El Heraldo de Cristo 1974, n. 768
BERALDO DE CRISÍTO
MARZO 1»9'4

r

Suplicamos a todos aquellos suscriptores que nos pagan sin interven-

'

ción de nuestros corresponsales, quieran hacernos el favor de remitirnos el

importe de la suscripción del año en curso. Hay todavía quien tiene sin pa¬

gar la suscripción del año 1973. Por favor, piensen los perjuicios que nos

ocasiona tanto retraso.

Para pagarnos pueden hacerlo dejando el importe en la portería de i

S. Francisco o en nuestra Administración, o remitiéndonos un cheque, giro

■

postal, etc.

Importe de la suscripción en España: 100 ptas. como mínimo.

Importe de la suscripción en el Extranjero: 300 ptas.

<

^

r

NO TIRES LOS SELLOS USADOS. Con ellos puedes prestar un buen

'

servicio a las misiones. Puedes enviar los sellos usados que tengas a: Pro¬

curaduría Provincial Misiones T. O. R. - Convento de San Francisco. - Telé¬

fono 2112 12. - Palma de Mallorca.

'

L

)

r

\\

Todos hemos de ayudar a las misiones, según declaración expresa del Concilio Vaticano II. Al menos con nuestra oración y nuestros sacrificios ofrecidos por la dilatación del Reino de Dios. Y a más de un lector puede su conciencia dictarle la necesidad de ayudar también con alguna limosna. Si quieres que sea a favor de las misiones que regenta la Provincia Espa¬ ñola de la T. O. R., envía tu donativo al P. Procurador Provincial de Misio¬ nes, Fr. Jaume Tugores, T. O. R. (Convento de San Francisco. Palma de Ma¬ llorca). Si avisas al teléfono 21-12-12, pasará a recoger tu donativo el citado P. Procurador. Muchas gracias.

V

)

r

>

«Tú o cualquiera de tus familiares podéis precisar una transfusión de sangre.

Y no sólo en caso de accidentes o en operaciones aparatosas, sino en muchos

otros tratamientos es utilizada la sangre por la medicina moderna.

¡

Confiarás entonces en que el Banco de Sangre habrá sido previsor y tendrá

'

suficiente cantidad del grupo que a ti o a los tuyos conviene.

Pero no basta confiar; es preciso estar seguros. Y el único procedimiento para

j

acertar en esta seguridad es la donación periódica. Sólo así habrá siempre sangre

disponible. La sangre debe esperar a ios enfermos, y no los enfermos a la sangre».

Sé donante de sangre. Puedes llamar al Teléfono 282507.

V

lea en ei^te nümero:

MARZO 1974

Aff« LXV • Núm. 768

REDACCIÓN Y ADMÓNs
CONVENTO DE SAN FRANCISCO
TELÉFONO 212695
PALMA DE MALLORCA
• DIRECTOR:
P. MIGUEL COLOM MATEU, T. O. R.
VICE-DIRECTOR Y ADMINISTRADOR: Fr. JAUME TUGORES MESTRE, T. O. R
• CON LICENCIA ECLESIASTICA
•
IMPRESIÓN: ARTES GRÁFICAS GIMÉNEZ
•

Prados de
Ordinaria Bienhechor Protector

suscripción

.... ....

100 ptas. 300 >

1.000 »

•

DEPOSITO LEGAL P. M. 340-1958

¡Una Santa!

3

Anales de la Provincia Española de la In¬

maculada Concepción de la Tercera Or¬

den Regular de San Francisco . .

4

Mallorca y sus Pintores

....

6

Teresa Jornet Ibars, una nueva Santa

8

"El Cristo de cada Semana"

...

9

Corona poética luliana

.

.

. 10

Fisonomía de San Francisco .

.

.

.12

Retorn de la vida

13

Página literària

14

Emilia Suredo, una poetessa massa

oblidada

16

Nuestras misiones

17

Parroquia del Santo Niño de Cebú (Madrid) 19

Nuestras Hermanas Franciscanas.

.

. 20

Murió la Madre Superiora, pero permanece

vivo su recuerdo entre nosotros .

. 22

Nuestra pequeña historia

.

. 23

Página del terciario

24

Arquitectura defensiva de Mallorca . . 25

Una opinión - Crisis de creencios entre

los jóvenes

26

Bibliografía

27

MUBSTRA PORTADA

UNA CASA DE "POSSESSIÓ" MALLORQUINA (Artà). — Vieja casa del campo de
Mallorca, con una típica “porxada" de rama de pino. Ahí estáj exenta de la contaminación ciuda~
daña, bajo un inmenso pabellón de cielo, ora alto y limpio, ora bajo y costroso de nubes; ora rubio de sol, ora oculto en la noche y denunciado por miríadas de estrellas. Vedla ahora, la masada, con
su poético “cobricel" de florido almendro, como no lo tendría ni el mismo palacio de Salomón con toda su riqueza y magnificencia.

V

y

1

MANUFACTURAS RAMIS, S. A.
INDUSTRIA DE LA PIEL

Gran Vía de Colón, 28

INCA

*

«

•mOBriGS - f»eCORA€lOiV - TAI*IC»RfA
HIJOS DE JOSE LLABRES

Sindicato, 26 al 32 - Tel. 221213 - PALMA DE MALLORCA
★#
TALLER DE TAPICERIA
l/ícente 4^QtnánJ.Q'^
Especialidad en cortinajes, sillones gran confort, salones y nouebles de encargo

Arquitecto Reynés, 3

Teléfono 211451

PALMA DE MALLORCA

Discoteca ROCA
L. P. '^GOIG DE CANTAR'^

JaTtüaaes, 2 y 4-Pelalres, 32

T«lstob( 223933

Snoorsal: Enriqai Alzamora, 3
PALMA DE MALLORCA

♦

*

2

(FRENTE A LA DIPUTACION)-PALMA

EDITORIAL
¡UIVA SAMTA!
¿Una santa? Pues sí, una santa. No todo tienen que ser noticias terroríficas, por más que continúe la escalada del terror; por más que prosigan siendo la amarga comida de todos los días los secuestros, asaltos de bancos, sabotajes, explosión de bombas, muertes, etc.
Una santa —lo mismo que un santo— es hoy como un remanso de paz. Sienten la paz quienes se paran a su alrededor para ver y contem¬ plar de cerca. La santidad, mirada y admirada en un ser concreto, como nosotros, actúa a manera de substancia descontaminante, purificadora de la polución o putrefacción moral que ahora se respira en él mundo.
Una santa concreta, no antigua, no desgastada aún por el largo roce del tiempo, despierta ansias de Dios. Sugiere la idea de que todavía es Dosible desprendernos de lo vulgar, abrirnos paso por entre las espesas nubes del infecto polvo terreno y llegarnos hasta el mismo purísimo tro¬
no de la divinidad.
A nuestra santa no le vinieron siempre todas bien dadas. Tuvo que vencer no pocas dificultades para salir adelante con la empresa que el Señor le había inspirado. Pero fue resolviéndolas con paciencia, con espíritu cristiano; sin airadas protestas, sin discursos políticos, sin es¬ critos revolucionarios, sin bombas, sin desvalijamientos de bancos.
Los bancos no los necesitaba Teresa Jornet Ibars. Los tenía propios. Ella misma se los había montado. Allí estaban sus asilos para los an¬ cianos desamparados. Remedando a un primitivo antecesor suyo, qui¬ zás también habría podido mostrarlos y decir: Ved, éstas son mis ri¬
quezas.
Los pobres ancianos, los desvalidos, aquellos que la sociedad arram¬ bla como un estorbo, constituían la verdadera riqueza para la caridad y amor de la nueva santa. La caridad, el amor: eso es lo que falta a menudo en los lugares de asistencia estatal o civil, sostenidos a regaña¬ dientes por los ciudadanos. Y con todo, benditas sean las instituciones asistenciales de los Estados, pues del mal, el menos.
Teresa Jornet, una simple monja, supo realizar verdadera obra so¬ cial. Ella captó el auténtico sentido del Evangelio. «Sólo vivió el Evan¬ gelio (y ahora copiamos de una revista con cuya manera de enfocar las cuestiones no siempre estamos de acuerdo). A lo mejor por eso la olvi¬ damos todos los que estamos llenos de ideas, o mucho más antiguas o mucho más modernas, todos los ilustres tontos que vamos a salvar el mundo pegándonos los unos con los otros».
Teresa Jornet, la santa recién canonizada, se santificó haciendo obra social de la buena; regalando a la sociedad y a la Iglesia una nue¬ va fundación de caridad en beneficio de una de las porciones más desatendidas: los ancianos. Y lo hizo sin pegarse con nadie.
Efectivamente, no es pegándose con los otros, ni disparando revól¬ veres como se hacen los santos; ni pronunciando soflamas de mala o
de dudosa intención; ni con violencias aunque se etiqueten de «pa¬ cíficas».
(Continúa en lo pág. siguiente)
3

ANALES
DE LA
PROVINCIA ESPAÑOLA DE LA INMACULADA CONCEPCION
DE LA
TERCERA ORDEN REGULAR DE SAN FRANCISCO
I
(C ontinuación)

1882, junio.—En los exámenes de fin de
curso del Seminario Conciliar de Palma,
aprobaron
4° Latín, Lógica y Matemáticas (carre¬ ra abreviada), D. Antonio Ripoll y Sal\\’á, y D. Matías Cardeli y Tomás, aliimnos externos de Llucmayor;
3° Latín, Retórica, etc., D. Bartolomé Salvà y Salvà, alumno interno de Lluc¬ mayor, con nota de Meritissimus, y D, Agustín Puigserver y Jaume, alumno in¬ terno de Llorito, con nota de Beneme-
ritus.
Julio, 17.—Ansiosos, Ripoll y Cardeli, de vestir la sotana clerical, uniforme de los guardianes de la Casa de Israel y del Ministerio Apostólico, «signo esplendoro¬ so de la vestidura de la gracia» (Juan XXIII), y de recibir la tonsura, distinti¬ vo de los servidores del Altar, apenas terminados los estudios correspondien¬ tes, se apresuran a ser promovidos a
ella.
En Palma, a 17 de julio de 1882, firman parecidas instancias, diciendo así la de Ripoll: «Antonio Ripoll y Salvà, hijo le¬ gítimo de los consortes Bartolomé y Damiana María, natural de Lluchmayor, a V. S. I. humildemente expone: Que sin¬
tiéndose llamado a servir a Dios en el

estado eclesiástico y habiendo cursado y aprobado en el Seminario de esta Ciu¬ dad el primer año de Retórica y el pri¬ mero de Filosofía, desearía ser promovi¬ do a la primera clerical TONSURA, cuan¬ do sea el beneplácito de V. E. I. Por tanto, y acompañando los competentes
documentos:
A V. E. I. SUPLICA el exponente tenga a bien concederle la mencionada gracia, lo que recibirá a singular merced».
Julio, 18.—Les fue concedida dicha gra¬ cia, y el día 18, martes después de la do¬ minica séptima después de Pentecostés, confiriendo el Obispo de Mallorca, Orde¬ nes Menores particulares, en la capilla del Palacio Episcopal, fueron promovi¬ dos a la primera clerical Tonsura, con título de suficiencia y obligación de ser¬ vir a la Iglesia y asistir al coro de su propia Parroquia, los domingos y días festivos más solemnes: D. Antonio Ripoll y Salvà, y D. Matías Cardeli y Tomás, de Llucmayor.
Julio, 22.—^En este día Ripoll, gozoso y recatado, a sus 39 años, luce por las ca¬ lles de su pueblo la sotana, al ir manda¬ do a la Parroquia a recibir la cantidad que la iglesia del Convento percibe «pro culto»: «El infrascrito por comisión del
Sr. Custos del Convento de esta Villa he

(Viene de la pág. anterior)

¡UMA SAIVTA!

Se han querido romper los antiguos moldes de hacer santos. Pero nos tememos que las manos de hoy no sean demasiado torpes para crear los nuevos moldes sustitutivos. Y en nuestro orgullo y falsa sufi¬ ciencia va a costamos mucho el retorno a las viejas y acreditadas alfa¬ rerías espirituales.
Quedan todavía reservas de santos. Quizás no tantos por entre el fuerte oleaje que azota actualmente la nave de la Iglesia. Pero sí, exis¬ ten aún pequeños remansos de santidad.
Además: también la Iglesia «se parece a un dueño de casa que saca de su almacén lo nuevo y lo viejo» (Mt. 13, 52).
Santa Teresa Jornet, rogad por los ancianos, y por los jóvenes, desamparados de los hombres... y de Dios.

4

lecibido del Sr. Ecónomo de la Parro¬
quia la cantidad de quince escudos, que importa el segundo trimestre del culto que percibe esta Iglesia del Convento.— Llucmayor 22 julio 1882.—Antonio Ri¬ poll».
Septiembre, 1°. — Se establece FOR¬ MALMENTE el Colegio de San Buena¬ ventura, situado en las calles del Con¬ vento y de Pi y Margall (Expediente pa¬ ra continuar dicho Colegio formado por el P. Pr. Amaldo Rigo, en 1904, para dar cumplimiento a un R. D. de l.° de julio de 1902).
1883, 7 enero.—«El Novicio Bartolomé Ciar y Barceló, habiendo cumplido el tiempo de probación, declara que está conforme y se obliga a cumplir las leyes o deberes que prescribe la Comunidad. Es admitido como profeso, y hermano hoy día 7 enero 1883, por los Congregan¬ tes, con aprobación del Superior.—Bar¬ tolomé Ciar. — Antonio Ripoll. — Matías
Cardeli. — Juan Garau. — Ante mí: Ga¬
briel Mir, Pbro. Custos».
1." abril.—«Hoy día 1° abril 1883, des¬ pués de haber leído la anterior Escritura (la de nobre., 1878: HERALDO, octubre 1973) ante el nuevo hermano D. Miguel Cardeli y Tomás Pbro. y estar conforme con todo su contenido, queda admitido en clase de Novicio por todos los Con¬ gregantes: de lo que doy fe, Miguel Car¬ deli, Pbro.—Ante mí: Gabriel Mir. Pbro. Custos» (Vide HERALDO, mayo 1972, y lo que se dirá más abajo sobre el Título
Patrimonial de su hermano Matías).
Mayo, l.“—Relevo de guardia en la Pa¬ rroquia: este día fue nombrado para el cargo de Ecónomo de Llucmayor, vacan¬ te por renuncia de D. Guillermo Sala. Pbro.. D. José Oliver, Pbro., Coadjutor Ordinario de la Parroquia de Sóller, po¬ sesionándose el mismo día (Libro Diario
Obispado).
Junio.—^Aprueban, en el Seminario, el 2° de Teología (carrera abreviada) los alumnos externos, D. Antonio Ripoll y Salvà, y D. Matías Cardeli y Tomás, am¬ bos de Llucmayor.
Anrueban 4.° de Latín, Poética v Geo¬ grafía, los intemos D. Bartolomé Salvà y Salvà, de Llucmayor, con notas de Meri¬ tissimus y Benemeritus, y D. Agustín Puigserver y Jaume, de Llorito, con nota de Benemeritus en ambas asignaturas.
Octubre.—Aún quedaban dificultades por zanjar a nuestros estudiantes, antes de llegar al colmo de su empresa. Pre¬ viamente a la recepción de las Ordenes Mayores, exigía la discinlina eclesiástica de entonces, la formación de un Título de Patrimonio, para atender a una sub¬

sistencia decorosa en el ministerio sacer¬
dotal, sin necesidad de acudir a la men¬ dicidad o al ejercicio de oficios consi¬ derados menos dignos del ministerio ecle¬ siástico, pues se admitía como válido aquello de «el que sirve al altar, viva del altar». Indudablemente esto choca hoy, no cuajando con la mentalidad moderna. Pero así andaban entonces las cosas. ¿Me¬ jor o peor? No son ni para nosotros ni de este lugar las disquisiciones.
El caso es que nuestros Congregantes
no tenían hacienda suficiente. Pero Dios
proveerá.
En efecto; D. Antonio Mir y Tomás, hermano del Custos D. Gabriel y amigo de Ripoll, acudirá en auxilio de éste. Y D. Miguel Cardeli y Tomás. Pbro., será
el valedor de su hermano Matías.
19 de octubre.—«Antonio Ripoll y Sal¬ và, clérigo de 36 años, natural y vecino de Llumayor..., a V. S. I. respetuosamen¬ te expone: Que este año cursa el ter¬ cero de Teología Dogmática, en el Semi¬ nario de esta ciudad, y deseoso de abra¬ zar el estado eclesiástico, intenta for¬ marse título patrimonial de ordenación conforme al derecho canónico y disposi¬ ciones sinodales de este Obispado, si fue¬ re del beneplácito de V. S. I. Por tanto
SUPLICA a V. S. I. se sirva concederle
la gracia de poder formarse canónicamen¬ te conírrua de ordenación, a cuyo favor el suplicante le será agradecido.—^Palma,
19 de octubre de 1883.—Antonio Ripoll»
(Sólo la firma del puño y letra del su¬ plicante).
Al margen de esta instancia se lee el siguiente decreto: «Palma, 20 octubre.—
Exhibida la cédula personal del exponen¬ te, n.° 2.615: COMO SE PIDE. Pase a nuestra Curia a fin de que se practiauen las diligencias del estilo. Así lo decretó
y firmó su Exea. lima, el Obispo mi Sr. de que certifico.—^Mateo, Obispo de Ma¬ llorca.—^Por mandato..., Guillermo Puig, Canóg. Secret."».
Matías Cardeli hace Instancia pareci¬ da, y se procede a las diligencias del ca¬
so.
CONTINUARA.
P. Francisco AMENGUAL, T. O. R.
^^
«La prensa católica ha
de florecer. Quisiéramos
que su voz fuese más
fuerte».
(PABLO VI)
J

5

MALLORCA Y SUS PINTORES

ELLIS

JACOBSON
por Gregorio Mateu, T. O. R.

Hemos visitado al pintor en su casa si¬
tuada en el barrio residencial de la Bo-
nanova. Nos estaba esperando y con una amplia sonrisa nos abre las puertas de su casa y de su amistad. Apenas entra¬ mos observamos los signos evidentes de una casa habitada por un artista. Muchos cuadros colgados por las paredes, todos ellos anárquicamente repartidos. Nos ha¬ ce pasar a una amplia sala, mientras él se marcha a prepararnos un café. Obser¬ vamos la curiosa decoración: muchos ob¬
jetos antiguos, algunos de ellos proceden¬ tes de la mal entedida limpieza de igle¬ sias. Candelabros, mosaicos, ladrillos e imágenes contrastan con algunas obras pictóricas de última hora. En el centro de la estancia nos llama poderosamente
la atención un cuadro abstracto de enor¬
mes dimensiones, muy bien entonado y con amplios espacios abiertos. No tene¬ mos tiempo de seguir observando, pues nos interrumpe el pintor, sirviéndonos un fuerte café con un plato repleto de ga¬
lletas.
Ellis es im hombre alto, delgado, de mediana edad. Unos gruesos lentes co¬ rrigen su vista. La extraña profundidad de sus ojos queda resaltada por unas grandes cejas. Una poblada cabellera, al¬ go descuidada, cubre su cabeza. Es un hombre algo tímido, poco hablador, pero muy educado y acogedor.
Nació en 1925 en San Diego, California. Estudió en el San Diego School of Art, The Chouinard Art Institute y San Diego
Académie de la Grande Chaumière de Pa¬
ris, el Studio Hinna de Roma y el David Friend Torremolinos Work Shop. Regre¬ só a los Estados Unidos en 1955 y en 1962, volvió para establecerse definitivamente
en Palma de Mallorca. Sus obras han
sido expuestas en numerosas colectivas en Europa y América y ha celebrado ex¬ posiciones individuales en Palma de Ma¬ llorca, Barcelona, Los Angeles, Italia, Ca¬ rolina del Sur, San Diego, La Jolla y
otras ciudades. Está renresentado en im¬
portantes colecciones privadas, en el Long
Beach Musseum of Art de California y
en el Museo de Arte Contemporáneo de Villafames (Castellón).
Antes de iniciar el diálogo nos invita a pasar a su estudio. Una amplísima sa¬ la. renleta de mesas, estanterías, marcos, cristales, cuadros, papeles, tintes, pintu¬ ras... Uno no sabe dónde posar su mira¬

da. Jimto a cuadros figurativos, de deli¬ cada factura, emergen obras abstractas
en interesante contraste. Uno se siente
sumergido en un clima extraño, poético y evocador. El artista nos va explicando alguna de sus obras. Nos llaman podero¬ samente la atención unos perfectos dibu¬ jos a lápiz de inquietantes caras de in¬
dios americanos. Sobre unas mesas está
realizando unos collages muy expresivos.
Todo ello a medio hacer.
Nos sentamos al calor de una estufa
y comienzan nuestras preguntas:
—¿Cuál ha sido su trayectoria profe¬
sional?
—No me he dedicado siempre al arte de la pintura, como profesión. Antes me dediqué a la publicidad, realizando dibu¬ jos, folletos, bocetos, etc., posiblemente motivado por el hecho de que mi padre poseía una fábrica de elementos publici¬ tarios. Poco a poco fui alternando mi pro¬ fesión de publicista con la de pintor. Pintaba por las noches y en mis horas li¬ bres. Para poder pintar, y debido a que
aquí se podía vivir con poco dinero, vine
a España, sin que pueda afirmar que me gustase demasiado. Probé también vivir en Francia, pero definitivamente me que¬ dé en España, pues aquí es donde se estaba mejor.
(Nos repite varias veces que él no es filósofo ni teórico de la pintura. Lo suyo es pintar, no hablar. Le encanta la paz y el silencio. Mientras hablamos, su hijo juega nerviosamente sobre sus rodillas. Quiere que repitamos varias veces las preguntas ya que quiere captar el exacto sentido de nuestras palabras. Habla que¬ damente un correcto castellano.)
—¿Qué desea expresar con su arte?
—No puedo decirlo exactamente. No me siento capaz de señalar la diferencia entre lo bueno y lo malo en arte. Cuan¬ do comienzo un cuadro no sé normal¬ mente lo que quiero hacer ni lo que va a salir. El cuadro se va haciendo poco a poco. Voy haciendo pruebas con lí¬ neas, formas y colores hasta que salga lo definitivo, a veces después de mucho tiempo. Cada ser humano es diferente y cada uno va haciendo lo que sabe y pue¬ de. La idea viene a través de un conjunto de imágenes que flotan y van cuajando en algo plástico.

ó

(Comenzamos a hablar del arte abs¬
tracto siempre tan misterioso y muchas veces incomprensible para tantas perso¬ nas. Nos afirma que en los cuadros abs¬ tractos todo tiene su finalidad: las líneas, las formas, los colores. Para confirmar sus palabras se levanta y dibuja imagi¬ nariamente con el dedo los perfiles de una figura sobre uno de sus cuadros abs¬ tractos. Cada uno puede dejar volar su imaginación y crear algo sobre la reali¬ zación ajena.)
—¿Se considera un pintor de vanguar¬
dia?
—Yo no soy un pintor de van^ardia
ni creo que en la actualidad exista la vanguardia en el arte de la pintura. Real¬ mente hoy ya no existen fronteras, se han roto casi todos los moldes. Se pinta con mostaza, con harina, con sal y con otros productos que a mí me dejan per¬ plejo y me producen hilaridad. El Arte, en otros tiempos, tenía unas normas que hoy están prácticamente olvidadas. Aho¬ ra, al parecer, se permite todo.
—¿A qué pintores admira?
—^Me resulta difícil contestar a esta
pregunta. ¡Hay tantos! Me encantan los del Renacimiento, los Flamencos, Gau¬ guin, Matisse. Vea este Matisse (hay uno colgado en la pared) que jamás cansa nuestra vista. Siempre me dice algo nue¬ vo y diferente. Es para mí una verda¬ dera joya. A mí me encanta todo el arte en general. También admito que Miró es

un gran maestro, indiscutible. Lo pone todo en su sitio. Si cambias un punto desequilibras el cuadro. Si bien hay que admitir que no todas las obras de im
m.aestro son necesariamente buenas. Ha
habido pintores que han realizado obras geniales en su vejez. A veces llega el
momento creativo cuando uno menos se
lo piensa. Conozco muchos pintores, ami¬ gos míos, y me gusta respetarles sus in¬
tensos momentos creativos.
(También le encanta el arte chino. Le hubiera gustado vivir allá. Nos dice que admira a los hombres de amplia y vasta cultura que saben descifrar las tenden¬ cias más dispares y que conocen todas
las culturas. Nos habla muy bien del pin¬ tor Gustavo, hombre estupendamente bien preparado. Nos recuerda también a A. Molina que posiblemente hará cosas importantes. Comentamos las obras de otros pintores mallorquines, sin profundi¬
zar demasiado.)
—¿Qué opinión le merece la Mallorca
turística?
—Es una verdadera pena la sistemáti¬ ca destrucción a que está sometido el paisaje. Mallorca me gustaba mucho más en otros tiempos, antes de la avalancha turística. El turismo, junto a evidentes beneficios, ha traído consigo numerosos factores negativos. Culturalmente, el ma¬ llorquín es un poco cerrado por el he¬
cho de vivir en una isla. Si bien creo
que en los últimos años se ha abierto
Continúa en la pág. siguiente)

7

TERESA JORNET IBARS, UNA NUEVA SANTA

Día 27 del mes de enero próximo pa¬ sado, en la basílica de San Pedro de Ro¬ ma, con el extraordinario esplendor que la ceremonia requiere, fue declarada ofi¬ cialmente santa, Teresa Jornet Ibars. Ha¬ bía sido beatificada en 1958 por Pío XII.
Teresa Jomet nació en la provincia de
Lérida. Hace un centenar de años fundó
el popular instituto de las Hermanitas de los Ancianos Desamparados. La Con¬ gregación cuenta ya con más de tres mil religiosas y con casas establecidas en los
diversos continentes.
Sor Teresa de JesTís Jornet falleció en
1897, a la edad de cincuenta y cuatro
años.

La canonización de esta nueva Santa
Teresa es la primera efectuada en 1974. A la solemnísima ceremonia, además de una ingente multitud de fieles y peregri¬ nos de España, asistieron los Cardena¬ les, Arzobispos, y numerosos Obispos de la Iglesia española, así como una represen¬ tación civil presidida por un Ministro del gobierno español. Un millar de Herma¬ nitas de los Ancianos Desamparados es¬ taban presentes también en el jubiloso acto de la glorificación de su Madre Fun¬
dadora.
Pablo VI, en su homilía, tuvo palabras de cariñoso saludo para las diversas re¬ presentaciones españolas, tanto civiles como de la Jerarquía eclesiástica.

(Viene de la pág. anterior)
notablemente y en irnos pocos más todo
cambiará enormemente. Pictóricamente
se van introduciendo rápidamente las
nuevas tendencia.
—¿Qué quiere seguir pintando?
—Yo no me siento importante. Quiero ser yo mismo, sin mixtificaciones, sin engaños. Pinto porque lo siento y lo vi¬ vo. Y esto es lo que seguiré haciendo, conformándome con lo que ello me pro¬ porciona. Pese a que haya sido publici¬ tario sería incapaz de hacer publicidad de mi obra. Mi obra está aquí con sus defectos, con sus méritos, pero siempre muy sincera. Pintar un cuadro a veces
me cuesta mucho. A veces me lleva va¬
rios años. Me cansa enormemente pintar

MALLORCA Y SUS PINTORES
a lápiz. Otra veces, sobre todo manejan¬ do el color, me divierto muchísimo.
Termina nuestra entrevista. El mes de febrero en Mallorca ha sido una remoza¬
da primavera, capaz de alegrar los áni¬ mos más turbados. Nos despedimos del hombre que ha venido a Mallorca a bus¬ car la paz, el clima y la amistad, capa¬ ces de estimular su arte inquieto y de gran calidad. Enfilamos el camino de la ciudad. El monstruo turístico sigue ha¬ ciendo de las suyas. Enormes moles de cemento siguen estropeando el paisaje. El ruido ensordecedor de las grúas que atacan violentamente la tierra deja en
nuestro ánimo una dolorosa sensación de
tristeza. Es el precio excesivo que tene¬ mos que pagar al progreso a que está sometida nuestra atormentada sociedad.

r
Sacerdotes, religiosas, seglares:

—-——^

¿Queréis que un misionero de la T. O. R. celebre misas a vuestra intención? Es una manera muy interesante de ayudarles y de ayudaros.

Podéis enviar las limosnas al Procurador Provincial de nuestras misiones. Fr. Jaume Tugores, T. O. R.

Teléfono: 211212. Convento de San Francisco - Palma de Mallorca.

Limosna para cada misa: según la tarifa de la diócesis de Mallorca.

"EL CRISTO DE CADA SEMANA"

Una nueva y original revista
semanal dedicada a Jesucristo.
«El primer hombre que se posa en la luna se persigna con la señal de la cruz bajo la mirada atónita de millones de hombres pendientes de su televisor.
Unos ven en Jesús al Hijo de Dios, otros a un mago, a un taumaturgo, a un re¬ volucionario, a un ser imaginario, en el
cual cada uno vuelve a encontrarse a sí
mismo, porque El sólo tiene la existen¬ cia que se le da. Hay, sin embargo, un
denominador común: Jesús existe siem¬
pre, él que era un pequeño provinciano
indemne».
Así empieza la presentación del redac¬ tor jefe de una nueva revista semanal, que se publica en París, con el título «Je¬ sús» y enteramente dedicada al crucifi¬
cado de Jerusalén.
Los hippies lo han saludado como a uno de los suyos. Como los socialistas, los maoístas, los contestadores.
Productores y guionistas lo han trans¬ formado en el personaje principal de fil¬ mes, comedias y espectáculos musicales.
Jesús ha llegado a ser una mina pre¬ ciosa para compositores de canciones, para fabricantes de hábitos, para filóso¬
fos revolucionarios. Ahora tiene un pe¬
riódico todo para él. Del primer número se han sacado trescientas mil copias.
Pero, ¿por qué sobre Jesús? Los edi¬ tores han obrado como profesionales, que conocen su propio trabajo, no como filósofos propagandistas de la fe.
Antes de lanzarse a la empresa encar¬
garon a una institución especializada en
el estudio del mercado: un sondeo so¬
bre personajes históricos y religiosos en quienes el público se interesa mayor¬
mente. Los resultados han sido totalmen¬
te tranquilizadores. Jesucristo figura ne¬ tamente a la cabeza, sobre todo para los jóvenes del 15 a 20 años, delante de Napo¬ león, de Martín Luther King, de Kare Marx, de Gandhi, de César y Buda, y en
este mismo orden.

Han preguntado a algunos personajes
destacados si era una idea loca la de ha¬ cer un semanario sobre Jesús. El carde¬
nal Marty, arzobispo de París, ha con¬ testado: «Me complace que una publica¬ ción ponga al alcance del gran público numerosas y diversas informaciones so¬ bre aquél que, de generación en genera¬ ción, apasiona tanto a los hombres y pro¬
voca tantas contestaciones».
Para evitar errores o inexactitudes los editores han recurrido a eminentes espe¬ cialistas.
El primer número contiene servicios sobre Jerusalén del tiempo de la predi¬ cación de Jesús, sobre el imperio roma¬ no, sobre las fuerzas de ocupación en Palestina, sobre Poncio Pilato, sobre el predominio cultural griego.
Pero se interesa también con pregun¬
tas que hoy podemos hacer sobre los Evangelios, de la revolución experimen¬ tada por el catecismo, del desplazamien¬ to hacia el sur del centro de gravedad cristiano, del fin del monopolio de la clásica parroquia, hasta del turismo ca¬ tólico (que va estupendamente: Londres
recibe cada año tres millones de visitan¬
tes, el Sagrado Corazón de París otros tantos, la catedral de Chartre dos millo¬ nes, Nevers 500.000, la basílica del Monte San Miguel, 450.000).
Cada mes se abrirá un debate en el
que tomarán parte escritores, científicos, artistas, filósofos y también los lectores. Periódicamente se propondrá una pre¬ gunta y las respuestas más significativas que se envíen, serán publicadas.
He aquí la primera: «¿Existen curacio¬ nes que la ciencia jamás podrá expli¬ car?». El primer número anuncia tam¬
bién interesantes servicios sobre argu¬
mentos de actualidad histérico-religiosos. «Nuestro objetivo —afirman los redacto¬
res de «Jesús»— es el de reconducir a Cristo a la realidad humana de su tiem¬
po y del nuestro, esclarecer su mensaje y comprender por qué y cómo él ha in¬ fluido en veinte siglos de civilización».

9

CORONA

POETICA
par L. Pérez Martínez

LULIANA

6.—FRANCISCO PRATS
Sacerdote y poeta mallorquín. Debió morir a fines del siglo XV o principios del siguiente. Su nombre va unido al Dr. Bartolomé Caldentey con
el cual se dedicó a la enseñanza luliana y tra¬
bajó en. los primeros impresos que aparecieron
en Mallorca hechos en los humildes obradores
de Miramar, de los cuales salió en 1487 su Devota contemplació y meditado de la via sacra. Existe alguna confusión entre este autor y otro sacerdote, después religioso franciscano, de igual nombre, que murió el 19 de febrero de 1614. Se¬ gún el Dr. Pedro Bennazar, lulista muerto a fi¬ nes del XVII, este último escribió un poema de¬ dicado a Ramón Llull con el cual contribuyó a un certamen poético el 15 de mayo de 1602 en honor de Llull, fecha equivocada pues dicho certamen fue en 1502. El P. Pasqual, por su parte, dice que el primer Prats escribió un poema en alabanza del Doctor Iluminado que se dio a la estampa. Dudosa impresión es ésta va que ni Bover ni otro bibliógrafo la eonoce. Re¬ cientemente Hillgarth ha descubierto en la Bi¬ blioteca de la Universidad de Harvard el texto
inédito de esta poesía. Aunque no aparece claro en la misma a cual de los dos Prats hay qu'f atribuirla, pero por el texto y sabiendo la afi¬ ción al lulismo que tenía el Prats más antiguo, parece que el poema es obra suya.
Obre feta en laor de Mestre Ramon Lull Molorquí
Per hun trobador nomenat mossèn
Fransesch Prats preverá
Deuotament assi vull contemplar A vós Jesús, señor posat en Creu, Deuotament penident me fareu E jo us promet hun sol Déu adorar Deuotament, pressa confessió Y satisfet, segons que e poscut, Deuotament sperant que m aiut Vostre poder, fas tal oratió.
Oratió en laor de Mestre Ramon Lull
O benfacior de tota creatura, Monarqua. Déu infinida bondat. En aquest lock, per Vós fonch inspirat Mestre Ramon mirant l’umil figura De crucifix, liberal donador A qui.s dispon ah dreta intentió, A Vós deman, bondat y no sols bo Qui accepteu, per vostre servidor.
Elegislo, de tanta vanitat En que.s nodrí, fet senescal del Rey En vill amor. ligat, no servant ley. Fins aquel jorn, que per Vós fonch tocat. Mitjà li fes, de sa anemorada Qui li mostrà, lo temps en que.s perdia.

El recordat, considerà la via
Y en instant ach la vida alterada.

Venc ah fervor, penident confessat En aquest puig, prompta per servirvós. Humil e franch, agenollat, plorós,
Y demanà mersè de son peccat
E que morir apparallat seria Per vostronor y dave.us lo voler Son appatit, y desig hi saber La creu segura, de bon grat consentia.
Lexa muller, fills e possessions. Rendas, sensals, mobles y violaris, Amichs, parents, honors, ills voluntaris Ab molt scarn li daven passions. Ell ab sfors, temtat se alegrava. Però un jorn la muller lo torbà Venint assi, lo deute demanat De hon ab plor trist se desconfortava.

Apparechli per donarii confort
En sos treballs la Sobra Santa Mare

D.ome y Déu, } ab alegre cara

,

Li dix, «Mira, vet mon fill que Faport

Infant petit», y ell besa lo peu.

¡C> visió de molt gran excellentia! Montràs Infant l’infinida potentia

E confirmàs aquell en lo vot seu.

Vegades sinch Vós li aparegués En creu posat dins aquesta celleta. La voluntat y la pensa discreta Del tant devot a vostronor prengués. E fet tot grat illustrasli la pensa. Fent-li sentir lo goig de paradís. Com a sanet Pau, e axí Vàbsurhís,
Que pus avant no us volgué fer offensa.

Vós infundis lo do de sapientia En los seus pits, per tal que ab fervor
Als no crehents mostràs un creador
En trinitat, dotant-lo de scientia.
1 de concell v de anteniment. De pietat y do de fortelesa. De so feu vot y seguit tal empresa Martyri pres, lo cavaller valent.

Assi Senyor, Vós permatentU vench L angelí baneyt, en forma de Pastor. Parlant ab ell, li dix: «No ages por. Los libres teus y art que devant tens Seran lensats y greument perseguidas. Però la fi, obtindrà gloriosa. Mira la ley de Jesús graciosa.
Qui trecents anys fonch per molts scamida».

Benayn tlo com a propheta sanet.
Besà aquell, ab lo senyal de Pau. Ho sagrat loch. ahon morir vos plau, Y fet absent noi ve dequí havant.
Los quy vindran, descalsense los peus.

10

Que sant loch és, y mostrenho les obres, ^4ssí són richs los voluntaris pobres A Vos loant. Señor, ab altes veus.
Papas y Reys, Studis y Ciutats Peregrinant, devotament cridave. «Oyu, oyu! la gran veu que sonave Deis apostéis!, per que no us despertats? Dormen aquells qui la Sanch de Jesús Prenen ab frau, al dur infern abrassa Tots los infels y no.s troba qui fossa
Provisió a ten cruel abús».

Lo seu desig. Señor, se cabarà
Quant serà temps per Vós ja ordenat. Però nigií no resta scusat Si ab tot sfors no y fa quant fer porà. Era que.s fes contínua batalla Per recobrar lo Sapulcra sagrat. Assò scriu y per foll reputat
Diu ell matex: «Ramon en va treballa».

Libres feu mill o pus si són comptats
E a Paris la sua Art aporta
Devant los grans doctors la publicà E forenli per oydós dotats Corant en lig mestres y batxalés. Entre los quals fonch lo Joan Scot. Ab jurament, sens discrepar un mot. Libres e arts juiaren vertaders.

D’emor ensès per lo Sant Sperit, Obtinguda del Pare Sant licentia Per què servàs iusta obedièntia Fonch a Tunis, ahon ha molt scrit;
E ya fet vell de setanta nou anys. Quant dels Nadals mil trescents comptàvem Y quinze més, los quals acompanyaven Tremes dessà, ab treballs y affanys,

Vingut tentost al Regna de Munida, Com bon vessal leyal a son Señor Pressa la Creu y scalfat lo cor De caritat qui no té ley ni mida, Isqué cridant: «¡Tot quant crets és Mahometans, la sola veritat
Es nostra fel». Per so apadregat Fonch cruelment al raval de Bugia.

falda.

E prop del Riu sobra hun munt de fems Lensat als cans, no.l gosaren tocar; E en la nit fonch vist hun lum molt clar,
Don los devots se instaren ensemps,
Dich cristians, al Rey lo demenaren Qui atorgant, menà que.ls fos donat. Així.l seu cors a Mallorques portat Als frares manors en guarde.l comanaren.

Miracles grans. Señor, haveu obrats Per los seus prechs, y mostrà’s aquell dia Quant se pres foch, cremant la sacrestia De Sant Franse[^sjch, ahon incinerats Tots los arreus, y les parets cremades. Restà lo cors de aquest gran doctor No lisiat, dins fust, y per honor Foren ses carns sots la trona posades.

En aquest munt de Randa qui lorer Interpretat és, de lengua morisca Ten gran bé.s veu, qual serà que no isca
Per insercar les muses hi aver
Cuyten lo pas, que tristor los seria
No haver vist lo munt de Déu sagrat.
Miren aquell com sta álevat Ab fixos hulls, a la font qui.l nodria.

Tornada
Port de repòs, Jesuchrist en qui.s fia Vostre sirvent, y sia collocat
Yo hon ell és crestiá.b veritat
Y zelador de la sagrada via.

Endressa
Mare de Déu, no cessa nit ne dia
Dir les laors de la vostra bondat.
Ell prech que us prech qui tinch per advocat Diga per mi: «¡Ave dolsa Maria!».

A Mestre Ramon Lull

Altre Abram conaxent lo Señor,
O bon Jacob inspirat en fer bé. Com a Moyses, Déu vos aparagué. Si he dit poch, no és falta d’emor. Flac tinch l’enginy y la causa de lira. No pot sonar en lo pus alt still. Baxa de veus, y ab periar humil. Fets resplendents, com a nocturn ta

mira.

Entre.ls alets, en obres de virtut Déu vos ha vist en la vostra edat, Y conaxent la eternal voluntat, lexant lo món, Jesús haveu sabut, Jesús al cor e Jesús en la boca, Jesús dormint, Jesús vetiant e dia, Jesús perlant, Jesús callant tenia Lo vostre cap ab caritat no poca.

Callen aquells invidiosos cans Qui us an posat nom d’infel rabiós. Amor e sanch vos mostren gloriós E collocat en los cels, entre.ls sants.
Si.l Pare Sant no us ha canonizat
La culpa és dels ingrats mallorquins. Plena de faust, y de pobresa dins Que.n sol regir cascú té voluntat.

No.ls sia greu si la veritat dich Qui sobra tot deu esser elegida. No per dir mal mes perquè corregida La vida lur, sia e cor inich. E vós. Doctor, pregau que.ns leu la plaga, Piadós sou, e si no us fem honor Perdonar deu, la vostra gran ardor De caritat, qui enloch no s’emaga.
Finis harum cobularum

Bibl.: Bover 11, 162; Jn. Hillgarth: Un poema inédito de Francesc Prats sobre Ramon Llull, en «Bol. de la Soe. Arq. Luliana» 33 (1969) 75-83.

n

Tisonomía de San Trancisco
“NUNCA SEAS DISTINTO DE
LO QUE EL MUNDO CREE“
«Había (Francisco) predicado en cierta ocasión al pueblo de Terni, y el Obispo del lugar, terminado el sermón, le recomendó a todos los fieles de esta suerte: «Dios ha ilustrado en nuestro tiempo a su Iglesia por medio de este hombre, pobrecillo y despreciable, simple y sin letras; por lo cual debemos siempre alabar al Señor, teniendo presente que no ha concedido
favor igual a otro pueblo». Oído esto por el Santo, alegróse sobremanera porque el Obispo le había
juzgado, con palabras tan expresivas y terminantes, ser un hombre digno de menosprecio. Y entrando en la iglesia, arrodillóse a los pies del Prelado y le dijo: Por cierto, señor Obispo, que me has dispensado grande honor, pues no teniendo en cuenta otros lo que es mío, tú sólo lo has recordado debidamente. Digo que has separado lo precioso de lo vil, como varón dis¬ creto, tributando a Dios la alabanza y dándome a mí el desprecio.
No sólo se manifestaba humilde el santo hombre de Dios con los supe¬
riores en dignidad, sino que estaba más dispuesto a escuchar la corrección y advertencia de los iguales y aun de los inferiores, antes que amonestarles
a ellos.
De aquí que cierto día, pasando nuestro Santo montado en un jumentillo, pues a causa de su debilidad y enfermedades no podía caminar a pie, junto al campo de un pobre labriego que allí trabajaba, aquel aldeano, co¬ rriendo a su encuentro, con mucho interés le preguntó si acaso él era fray Francisco. Como contestase el hombre de Dios afirmativamente, añadió el labrador: «Pues cuida de ser tan bueno como dicen las gentes que eres, por¬ que muchos hay que confían en ti. Por eso te aviso, para que nunca seas distinto de lo que el mundo cree».
Al oír esta reconvención, Francisco descabalgó del jumentillo, y, puesto de hinojos ante el rústico labriego, besó humildemente sus pies, dándole gracias porque se había dignado amonestarle. Siendo Francisco de tan cé¬ lebre fama que por muchos era tenido por santo, reputábase vil ante Dios y ante los hombres, no ensoberbeciéndose por su celebridad, ni por la opi¬ nión de santo de que gozaba, ni siquiera por los innumerables y santos re¬ ligiosos e hijos que le habían sido dados, como principio del galardón, a
sus merecimientos».
CELANO, Vida segunda.—P. II, c. XV.
12

RETORN DE LA VIDA

Amb nova il.lusió la terra mare cedeix al crit de la maternitat:
pertot esclata lida; pertot ara hi ha clars auguris de fecunditat.

En la vella paret brosta Varitja; l’albó florit solaça el llarg camí; fins i tot el margall que el peu trepitja pugna en la tasca d’aixecar el seu bri.

Dins el camp verd s’hi amaguen les roselles — sempre viuen un poc de contraban—^ tenint ja inflades totes les poncelles que en Vesmeragda el foc hi calaran.

La garriguenca estepa, que és rasposa i grisa i malgarbada i sens perfum, també ara vol parèixer graciosa i de ses flors elementals presum.

La tan poc comportívola argelaga —de moltes pues agressiu manyoc—
ara la veis estranyament manyaga,
l’aspror amansint amb un finíssim groc.

Semblaven les figueres cosa morta, d’espectrals ossos com a visions; mes els puja una ardor vital tan forta, que els caps de brot són ara verds mugrons.

Amb la decisió que el temps no espera s’enflorà l’ametler en el fred gener; aro. de blanc es posa la pomera, mes no es podrà casar ja amb l’ametler...

Tot es remou, tot bull amb nova saba; tot brotona i floreix... I també jo, mentre el delit de viure no s’acaba, trec del vell tronc encara alguna flor.

Febrer de 1974.

Fra M. C., T. 0. R.

13

VIDA
Dijis el rústic jardí de Son Cladera ohert enmig del bosc a tots els vents, un bellissim matí de primavera contemplava del camp els tons ardents.
A Ventorn, les muntanyes, els boscatges els cims pelats on nien els voltons; a mos peus la planura, verds fullatges i una retxa de mar allà en el fons...
Blavenca llum cobria Volta serra;
s’estenia per plans i llunyedars; i mil perfums s’alçaven de la terra com d’una immensa flor que el sol badàs.
Com fadrina, la terra s’enjoiava desplegant, en el sol, vives colors;
i el sol embadalit li retornava
torrentades de vida i resplendors.
Tot quiet i en repòs: només sentia passar, com un embat, entorn de mi poètica remor gue s’espargia per les ombres tranquil.les del jardí.
Grans esbarts falaguers de papallones arribaren de cop en gran estol: venien a fileres com les ones, esmelt finíssim llustrejant el sol.
Semblava que brollaven de la terra, ciuc en queien dels niguls a milenars.. En nerviosa inquietud i dolça guerra, tremolant com les fulles dels pollars.
14

PAGESA
besaven les floretes, les poncelles que s’obrien al sol d’aquell mati; mes, les fresques tan sois, només les belles, les que alçaven ben alt el capet fi.
Jo, mirant-les, vaig dir: Quantes vegades, seguijit d’inquieta vida el voleteig, correm també, les ales desplegades, darrera un fals i fugitiu llambreig!
Just com vosaltres, papallons d’un dia, batega el cor ses ales de colors, cercant la bella flor que ahir naixia i que avui sequen vents abrusadors.
Debades l’karpa d’or de la natura sa poderosa veu nos fa sentir, i els estels cada nit allà, en l’altura, nos mostren, en silenci, el ver camí.
No vull segar del món les sementeres on la fauç sempre talla engans novells; vull anar entre mates i felgueres escoltant les passades dels aucells.
Vull fer la vida sana i reposada que fa el carboneret dins l’alzinar, mentre la idea, com l’aucell alada, just el fum de la sitja pujarà.
1 lluny així dels piers i la fortuna, .seré lliure entre els arbres, com el vent,
i sols el curs del sol i de la lluna m’assaciarà els ulls i el pensament.

M’adormiré al ressò de les esquelles i a la dolça tonada del fàbiol; i desclouré gojosa les parpelles quan dauri ma finestra un raig de sol.

En ma vida pagesa i sanitosa, de les festes del camp podré gosar: faré ramells i gloses per la tosa i ballaré mateixes pel vermar.

Trescaré les garrigues i les closes, escometré el missatge i el pastor; i entorn de Vainpla llar contarem coses, d’un pobre llum de cruia a la claror.

M’aplegaré amb el tall de vermadores, amb elles compartint afanys i jocs; i en els carros, mesells de portadores, aniré pels camins pegant sodrocs.

Colliré negra oliva qualque estona, mentre colra ma cara el serení; i menjaré llavors, dins la tajona, una llesca de pa torrat per mi.

Que és d’alegre vermar tot lo sant dia! Arreu el most degota dels cubells, i apar que amb ell en ragi l’alegria que reforça lo cor dels jovencells.

M’asseuré damunt l’herba, baix dels arbres, beuré l’aigua estïl.lada de les fonts; i falaguera i forta, com les cabres, passaré siquioles sense ponts.

Horabaixa, entre verbes i rialles, los cups de portadores ben reblits, a la vila se’n van contant rondalles,
truiosos com aucells del niu eixits.

I quan l’oratge sa de les garrigues engronsi, com les ones, els sembrats i acalin, ja granades, les espigues cap a la terra los capets daurats.

I sonant castanyetes i guiterres arriben jovençanes i guerrers; i el perfum de la saba de les terres s’escampa amb les tonades pels carrers.

arribaran estols de segadores, brodant la groga mar de colors vius; i al sol llambrejaran les fauç traidores, segant i>er tot arreu els blats altius.

I les garbes ja fetes i apilades dins els carros, fins alt, a caramull, damunt l’era cauran, com les onades d'un torrent d’or, entre la gent que bull.

No vull segar del món les sementares; no vull que em besi més son vent fatal: vull sentir per los boscs i les riberes la potent alenada del mestral.

I jo espigolaré amb les jornaleres, de roselles voltat l’ample capell; i a l’antiga cantúria de les eres mesclaré mes cançons d’estil novell.
I en la palla groguenca mig tombada, condormida en el bat de l’ardent sol,
escoltaré la rústica tonada
i el tintinar vibrant lel picarol.

I enmig d’aquesta terra beneida, baix de la immensa volta d’aquest cel, vull que faça el meu cor llarga dormida que el past i el renovell de sol a rel.
Son Cladera, 1898.
Emília SUREDA (1865-1904).

15

EMILIA SUREDA, UNA POETESSA MASSA OBLIDADA
Tal volta no hi hagi hagut cap altre representant de nostra «Eseola mallorquina» al qual li sigui estat £et tm pòstum homenatge poètic tan copiós, tan amigable i sentit, com a Emília Sureda. Són sis, almenys, els poetes mallorquins del seu temps, entre ells els més de cap de brot, que, en l’ocasió del traspàs, li endreçaren belles complantes en vers: Costa i Llobera (Tribut), Joan Alcover (Morí jove), Maria-Antònia Salvà (dues composicions en vers: Morta i Impressió; i en prosa: Complanta per N’Emília Sureda, petita trilogia escrita durant els quatre primers mesos dea de la mort de l’amiga), Miquel R. Ferrà (Record, sonet poc madur, que no figura dins les Poesies Completes de l’autor), i Tous i Maroto (Visió nocturna).
Emília Sureda, que «morí jove», havia d’esser amb tota seguretat una gran senyora, una dama excepcionalment simpàtica i bona amiga, decorada amb tot el floret de les virtuts humanes i cristianes, a més de poetessa. Perquè, cosa notable, imànimement els sis poetes que li dediquen les esmentades composicions, quasi només de resquillada al·ludeixen a la dona de lletres; i, en canvi, exalten fins al capdamunt la bondat del seu cor.
«Cor tan ple de simpatia...», «dolç esperit», «i ta dolça simpatia» (Costa); «no mirava sa bellesa en l’espill de vanitat; mes... duia en el mirall del cor reflectida la bellesa que no mor», «duia al pobre i al malalt el perfum de son cor caritatiu, amb el ritme d’una santa...», «Morí jove, dolorós privilegi dels electes», «deixava una olor d’ambre en la miseriosa cambra dels in¬ fants de la dissort» (Alcover); «ton cor d’amiga», «Quin cor el teu! Gran i bo, com el sol que ens esealfa; senzill com una floreta del camp» (M.* A. Salvà), etc. Aquest mateix és el to que usa Mateu Obrador en el pròleg a les poesies d’E. Sureda.
No manquen les referències a E. Sureda poetessa, però són menys generals i no tan expres¬ sives, «Cor... tot absort dins un encant de somnis de poesia», «Lires de tu conegudes te donen ara l’adéu, posant-lo del llaüt teu damunt les cordes rompudes», «així el teu cant sentirà més gent que no el coneixia» (Costa); «Cantava d’esma, obeint a Tíntima ubriaguesa, com el rossi¬ nyol», «Oh campinyes odorants, oh trets de la pagesia, que cobràreu en els eants de la musa, vida nova», «L’heu pe“duda aquella amorosa fada, que. deixant la llengua apresa per amor de 1» viscuda, glosà la vida pagesa, quan eixa parla, beguda en la llet de la infantesa com un crit despertà la poesia que dormia al fons de son esperit» (Alcover). Maria-Antònia, fortíssimament eolpida de desolaeió per la pèrdua de l’entranyable amiga, quasi no fa res més que escriure els propis sentiments amb tinta trempada d’amor i de llàgrimes. Retallam solament aquesta bella al·lusió a la seva Emília poetessa: «Així, amb les bones inspiracions que tu m’obtendràs (des del cel), establirem una nova comunicació, fins i tant que ens retrobem altra volta per eseoltar el càntic, no ja d’aquesta lira terrenal que venturosament ens acoblà, sinó l’himne d’barmonja eterna que canta la glòria de Déu tres voltes Sant...».
Eserivim aquestes notes sense haver pogut fer la prèvia leetura total i reposada de les POESIES MALLORQUINES (Palma, 1905) d’Emília Sureda. Mes. així i tot, ja no tenim incon¬ venient en manifestar que l’obra de dita poetesa mallorquina ens sembla d’un gran interés lite^ rari. Serà tal volta perquè el «microcosmos» o petit món on ella va viure es troba ideològieament més acostat al propi nostre que aquest on actualment ens bellugam. Ella va cercar principolíssimament els motius de la inspiració dins el terrer natal, paisatge, costums, sentiments (tret des¬ favorable per a segons quins esperits d’avui), fent-ho sovint d’una manera molt personal.
Es ver que alguns dels versos d’Emília Sureda. al cap i a la fi filla del seu temps, denun¬ cien encara una ce*ta sapiditat romàntica, i que és quasi segur que la nostra autora havia llegit Les laboureurs de Lamartine i el Poemes barbares de Leconte de Lisle. I posats a voler desco¬ brir influències de més prop, potser que en algunes eomposicions de la nostra poetessa hi trobàssim punts de contacte amb el costumisme de Pere d’A. Penya i de B. Ferrà o també amb els versos de caiguda més solemnial de Costa i Llobera. Mes, ;,qui està completament lliure d’unes
tais simbiosis?
Dedicarem una altra «Pàgina literària» a la mateixa poetessa.
La composició que avui presentam es una «bellissima descripció» (Obradòr) de la Vida pa¬ gesa, tal com era a finals del segle passat, composició premiada en els Jocs Florals de Barcelona
de 1899.
Fra M. C., T. O. R.

flue siras fftisiones

SEMINARIO INTERNACIONAL SOBRE EL "STEWARDSHIP" Y CONGRESO MISIONERO DE LA T. 0. R.
III (conclusión)

12. Como misioneros nos damos cuen¬
ta que nosotros también tenemos expe¬ riencias que compartir y que pueden ser útiles a otras iglesias locales. Por ejem¬ plo, en nuestra creencia que las rique¬ zas de los hombres que trabajan en Amé¬
rica Latina dentro de comunidades de ba¬
se, pueden ser compartidas con todos los miembros de la Orden que trabajan en parroquias. ¿No sería posible emplear más tiempo —cuando nos. hallamos en nuestros respectivos países— en hablar con los miembros de la Provincia, sobre todo los jóvenes que están en nuestros seminarios, para promover más interés en favor de nuestras misiones y darles a conocer los nuevos enfoques de nuestra
actividad misionera?
13. Cuando hablamos de ayuda mu¬ tua, nuestra atención se vuelve hacia la formación de religiosos jóvenes en los países donde estamos trabajando. No ve¬ mos el por qué de seguir las líneas del pasado en el establecimiento de centros de formación. Sí, creemos que, como norma general, la formación debe ser realizada en el país donde nuestros jó¬ venes religiosos ejercitarán un día su apostolado. Pero, en ciertos países, hay dos y tres Provincias de la Orden traba¬ jando. Ante este hecho, exhortamos en¬ carecidamente a todos los responsables que traten de unificar nuestras casas de formación. A modo de ejemplo, en Para¬ guay, donde hay religiosos de dos Pro¬ vincias trabajando, nosotros creemos que debe haber un solo noviciado y un solo clericato, estudiando los medios prácti¬ cos para llevar a cabo esta unificación. Donde sea posible, debemos trabajar jun¬ tos en un espíritu de total unión para lograr nuestros objetivos.

ORACION Y COMUNIDAD
14. En verdad los objetivos particula¬
res de nuestras reuniones en Roma no iban centrados al estudio de este asunto. No obstante tratamos esta materia en la
asamblea general bajo el título «Oración y comunidad». Creemos que los dos tér¬ minos están íntimamente ligados. En el pasado nuestra orientación misionera se¬ guía este orden: apostolado, comunidad, oración. Hoy, nos damos cuenta que el
orden debe ser invertido. Debemos co¬
menzar por la oración. Tenemos que es¬ forzarnos para lograr lo que nos reco¬
miendan nuestras Constituciones: una li¬
turgia eucarística que nos reúna a todos, con laudes y vísperas, cuando sea posi¬ ble. Para lo restante en esta materia, ca¬ da comunidad debe organizar su propia vida de oración, que es tan esencial para un apostolado fecundo. Creemos que una intensa vida de oración, en la variedad de formas actuales en la Iglesia, afian¬
zará nuestra vida de hermanos en comu¬
nidad, y como consecuencia dará vigor y eficacia a nuestro apostolado tanto en su
acción misionera como en el testimonio comunitario.
LA TERCERA ORDEN SEGLAR
15. En nuestras remiiones hemos acen¬
tuado la importancia que la Tercera Or¬ den seglar tiene o debe tener en nuestro apostolado. Debemos promoverla espe¬
cialmente nosotros como terciarios regu¬
lares, que tenemos nuestro origen en es¬ te movimiento franciscano. En algunas
de nuestras misiones la Tercera Orden
seglar es floreciente. En otras, por va¬ rios motivos, no ha recibido gran aten¬ ción. La Tercera Orden seglar en España ha manifestado su deseo de proporcio¬ narnos su más reciente material post-

17

conciliar, que creemos va a sernos muy útil, especialmente en América Latina. Es evidente que la idea tradicional de la Tercera Orden tendrá que ser adaptada a las varias zonas del mundo en que traba¬
jamos. Aún donde las fraternidades no
existen (en su estructura usual) quere¬
mos explorar las posibilidades de intro¬ ducir los objetivos y los ideales de la Tercera Orden en las organizaciones ya existentes, p. e. en las comunidades de base, en los movimientos de jóvenes, de obreros y de campesinos cristianos.
16. Como conclusión, estamos agrade¬ cidos a la Orden por la oportunidad que se nos ha dado de vernos reunidos en verdadera hermandad franciscana duran¬ te estas dos semanas. También estamos agradecidos a la Comisión Pontificia de «Justicia y Paz», que en el decurso de nuestros trabajos nos ha dado coferenciantes y técnicos cuyos enfoques y orien¬
taciones van a sernos tan útiles en nues¬
tros futuros empeños. Sabemos que so¬ lamente estamos empezando en una nue¬ va dirección, pero es un comienzo muy interesante y fecundo. Creemos de suma importancia que nuestras ideas e ideales continúen tomando cuerpo en un serio programa después de estas reuniones. Los que son Procuradores de misiones aprovecharán esta oportunidad para ha¬
blar con las Curias Provinciales y con los hermanos de las diferentes casas so¬
bre estas direcciones de la vida misio¬
nera, presentadas en forma tan brillante
durante estos días en Roma.

P. Alberico Candela - Secretario Gene¬ ral - Roma.
P. José Catini - Ministro Provincial Provincia de S. Francisco - Asís.
P. Antonio Ramanattu - Ministro Pro¬ vincial - Provincia de Santo Tomás - In¬ dia.
P. Roberto Sisk - Comisario Provincial
- Provincia del Sagrado Corazón - Bor-
ba - Brasil.
P. Mario Capparuccini - Comisario Pro¬
vincial - Provincia de San Francisco -
San Estanislao, Paraguay. P. Andrés Grange - Custodio Provin¬
cial - Provincia de la Asunción - Francia.
P. Antonio Riutort - Delegado del Co¬
misario Provincial - Provincia de la In¬
maculada Concepción, España - Perú. P. Cipriano Merceica - Delegado del Co¬
misario Provincial - Provincia de la In¬
maculada Concepción, USA - Coronel Oviedo, Paraguay.
P. Jaime Tugores - Procurador de Mi¬ siones - Palma de Mallorca, España.
P. Colman McGarril - Procurador de
Misiones - Loretto, Pa. USA.
P. Marino Calderetta - Procurador de Misiones - Asís.
P. Mateo Puthenparampil - Provincia
de Sto. Tomás - India.

Que el Señor nos sostenga siem¬ pre con su gracia, y que nos ins¬ pire e ilumine nuestro Padre San
Francisco.
Fraternalmente,
P. Luis Secondo - Ministro General Roma.
P. Rolando Faley - Procurador Gene¬
ral - Roma. P. Bartolomé Nicolau - Deñnidor Gene¬
ral y Secretario Gen. de Misiones - Roma.
Fr. Pablo McMullen - Definidor Gene¬ ral - Roma.

World Reg Trade Mark Made in Spain
Producida* por
INDUSTRIA española DE PERLAS, S. A.
MANACOR (Malloroa)
Distribuidores mundiales INDUSTRIAS HEUSCH REUNIDAS, S. A
Numanela, 45 ae. BARCELONA (España)

18

PARROQUIA
DEL
SANTO
NIÑO
DE
CEBU
(Madrid)
El 15 de setiembre de 1971, la Provincia española de la T.O.R. de San Francisco se hacía cargo de una parroquia más en la archidiócessis de Madrid-Alcalá: la del Santo Niño de Cebú, cuya situación geográfica puede deducirse por el grabado que encabeza, esta página.
Desde aquella fecha, hemos sido testigos del auge extraordinario que ha tomado dicha pa¬ rroquia, bajo la dirección del dinámico P. Enrique Herrero y su eficiente equipo de colaborado¬ res (sacerdotes y religiosos de la T.O.R., presbíteros de otras procedencias, Monjas Salcsas, laicos de la misma parroquia, etc.). Los PP. Antonio Santandreu y Corpus Izquierdo son los Coad¬ jutores.
Una de las notas que llaman la atención al que se acerca a dicho equipo es la sencillez, eficacia y claridad que imprimen a sus múltiples actuaciones eclesiales.
A principios de este año, recibimos de nuevo el interesante y bien pensado folleto «Cebú 73». En él se recogen algunas de las muchas actividades de nuestra parroquia. Es una informa¬ ción que merece nuestra gratitud y que se convierte en un estímulo más para que colaboremos todos. «Seguimos —escribe el P. Enrique-— con el objetivo principal de hacer de la Parroquia una comunidad cristiana, viva, en la línea de las prioridades diocesanas y orientaciones de nues¬ tros pastores. Queda un largo camino que recorrer, pero no somos pesimistas ante lo que se va haciendo». Más adelante, añade: «En la Parroquia somos todos responsables del anuncio del Evangelio: sacerdotes y laicos. Ante todos los no creyentes hemos de ser signo de amor, de uni¬ dad y de verdad».
En el citado folleto, pidcramente editado v con un contenido altamente franciscano, quedan muy bien detallados todos los servicios normales de la parroquia, amén de las principales activi¬ dades llevadas a cabo, con carácter parroquial, durante el año pasado. Incbiso se informa sobre la profesión solemne emitida por Fr. Roberto Guerrero, T.O.R., en la festividad del Fundador de los Franciscanos, el Serafín de Asís. Fr. Roberto es aún estudiante de Teología, pero está muy vinculado a las tareas pastorales del Cebú.
Con lenguaje actualizado se tratan temas de palpitante interés eclesial. mientras se da cuen¬ ta del movimiento parroquial en lo que se refiere a formación, diferentes grupos de apostolado, bautismos, matrimonios, defunciones, colectas y donativos, etc. Leemos que sólo las colectas e.xtraordinarias hechas a favor de la Diócesis o de la Iglesia universal ascienden a 387.044 pesetas. Y en la «Campaña de Navidad» del 73, la parroquia recaudó 182.300 pesetas, cantidad total¬ mente distribuida por aquellas mismas fiestas, enjugando lágrimas y satisfaciendo muchas ne¬ cesidades incluso extraparroquiales.
Nuestra cordial enhorabuena a todo el equipo parroquial del .Santo Niño de Cebú. A los laicos y a los clérigos les hemos dedicado estas líneas con sumo grado.
Un observador
19

NUESTRAS HERMANAS FRANCISCANAS

LA CONGREGACION EN EL PERU
II

—¿Qué clase de apostolado externo rea¬
liza cada una de dichas Fraternidades?
—La respuesta tendría que alargarse considerablemente, puesto que resulta muy amplio el campo de apostolado que abarcamos. De todas formas, puede ano¬ tar las características principales.
Huamachuco: Tenemos dos religiosas que se cuidan del hospital (el único que existe en toda la Prelatura, que abarca tres provincias civiles). Las otras her¬ manas trabajan en el colegio que tiene allá la Congregación. Dos, dan clase de Religión y orientación en dicho Colegio y en los estatales. Por otra parte, nues¬ tras franciscanas organizan salidas a los pueblos de los diferentes distritos de la Prelatura. En aquellos caseríos ayudan al sacerdote franciscano encargado y des¬ pliegan actividades de carácter religioso, sanitario y docente. Es un trabajo muy apreciado por los campesinos. Se trata de una verdadera promoción humana, religiosa y social. (1)
Tayabamba: Para dar mayor acogida a las alumnas de distintas poblaciones ca¬ rentes de Centros Educativos, se cons¬ truyó un internado para unas 50 chicas. Para la formación integral de las mis¬ mas, le aseguro que no escatiman esfuer¬ zo alguno mis hermanas. Además, tam¬ bién éstas salen de la ciudad para aten¬ der al campesinado. Visitan los enfer¬
mos —acuden multitudinariamente cuan¬
do se dan cuenta de la presencia de las «Madresitas»—, imparten la «Enseñanza de Hogar», cuidan de muchas otras ne¬ cesidades de aquella gente y resultan una gran ayuda para el trabajo pastoral del franciscano que tiene a su cargo aque¬ llos pueblos.
La Perla: Tenemos un «Jardín de la Infancia» de 420 niños. Preparamos ni¬
ños y niñas para la primera Comunión. Atendemos también a los enfermos. Hay en marcha un grupO‘ de Liturgia, una Co¬ munidad de base, un grupo de jóvenes, visita a familias, a los presos, etc.

La relación de actividades podría alar¬ garse muchísimo, pero me imagino que
no le interesa a Vd. una entrevista tan larga.
—¿Tiene ya la Congregación muchas
vocaciones nativas?
—Sí, gracias a Dios. En América ha florecido nuestra Congregación maravi¬ llosamente. Y espero que ocurra lo del grano de mostaza. Tenemos vocaciones del Perú y de Bolivia, según indicó ya
«HERALDO DE CRISTO» en otra oca¬ sión.
—¿Nombres de las bolivianas?
—Sor Corina, Sor Victoria, Sor Felicia, Sor Nely, Sor Cristina, Sor Paulina y Sor
M.^ Lourdes.
—¿Y las peruanas?
—Sor Eusebia, Sor Elvira, Sor Juana, Sor Margarita, Sor Martha, Sor Victoria, Sor Angela y Sor María Sol.
Como puede Vd. observar, se trata de un grupo bastante numeroso en relación con los pocos años que lleva la Congre¬ gación en los dos países citados. Además, contamos con algunas aspirantes que, D. m., iniciarán pronto su formación reli¬ giosa.
—¿Puede recordar a nuestros lectores
los nombres de las «Madresitas» que ya
trabajaron en el Perú desde la primera
fundación hecha en Huamachuco?
—Sor Eulalia Porras, actual Secretaria General; Sor María Genovard Ferrer, De¬ legada de la M. General para las Fra¬ ternidades de la Península; Sor Gregorià Collado Carrasco, Superiora de Pl. Vir¬ gen de la Cabeza, 9 (Palma); Sor María Ramis y Sor Catalina Deyá, enfermeras en Sa Pobla; Sor Margarita Caldentey Darder, profesora en Llubí; Sor Juana Andreu, residente en Mercadal, y Sor Ma¬ ría Martorell, en S. Agustín (Palma).

20

—¿Religiosas actuales en cada Frateni- tores amen las misiones, es decir, el bien

dad?

de la Iglesia.

—En Huamachuco: Sor Josefa Ruiz, (Madrid), Delegada; Sor Micaela Socies (Sa Pobla); Sor Josefa Garrido (Madrid) y Sor M.® Cristina Arroyo (Sucre, Boli¬ via).
En Tayabamba: Sor Francisca Mestre (Ariany), Superiora; Sor Juana María Marqués (Ferreries); Sor Victoria Pérez (La Paz, Bolivia) y Sor Juana Arauju (Huamachuco).
En La Perla: Sor María Elisa Raspa (Bastía, Perugia, Italia), Superiora; Sor Francisca Negre (Maria de la Salut); Sor Antonia Comas (Sa Pobla); Sor María Pi¬ lar Espases (La Real, Palma); Sor Ana Serra (Sa Pobla); Sor Eusebia Escudero (Tayabamba); Sor Elvira Valdivieso (Chilia, Pataz, Perú); Sor Margarita Mo¬ rales (Ancón, Lima); Sor Paulina Arma¬ za (Sucre); Sor Marta Castillo (Cañete, Lima); Sor Victoria Vázquez (Callao); Sor Angela Plaza (Pativilca, Lima); Sor María Sol Imperio (Callao); Sor Lour¬ des Zorrilla (Sucre) y esta servidora.
No extrañe este gran número de reli¬ giosas en La Perla. Recuerde que es la casa de formación.
Muchas gracias. Sor Magdalena, por su
detallado informe. Se lo merecen sus
hermanas y lo agradecerán cuantos lec¬

Fr. Jaume Tugores, T. O. R.
(1) Después de unas semanas de haber teni¬ do lugar la entrevista que hoy publicamos en su segunda parte, el religioso entrevistador recibió una carta (5 febrero) de Monseñor Damián Ni¬ colau, Obispo de Huamachuco, en la que, entre otras cosas, le decía: «El próximo mes, D.m., encargaré a nuestras Hermanas Franciscanas de Huamachuco y a las de Tayabamba una serie de pueblos. Irán los sábados y domingos; enseñarán el catecismo, harán paraliturgias, bautizarán, ad¬ ministrarán la Sagrada Eucaristía, etc., etc. Uno
de nuestros hermanos sacerdotes irá cada mes o
coda dos meses para confesar, celebrar la Euca¬ ristía y dejar Formas consagradas. Pensamos que así —confiando el mencionado trabajo a las Fran¬ ciscanas— quedará bastante aliviada la agobiante
escasez de sacerdotes en mi Prelatura)).
POBLACION ECLESIASTICA DE ROMA
La población eclesiástica de Roma es de 30.000 personas (120 cardenales, 5.000 sacerdotes, 2.000 seminaristas, 2.000 reli¬ giosos, 16.000 monjas; 275 parroquias, con un promedio de 12.000 habitantes cada una; 210 basílicas, 279 casas generalicias, 1.013 comunidades religiosas que llevan el 15 por 100 de la enseñanza libre y di¬ rigen 349 escuelas, 85 clínicas, 13 hospita¬ les, 203 orfanatos y 13 hospicios).

LLAMADOS A LA CASA DEL PADRE

Tulsa (U. S. A.).—^Día 2 de diciembre 1973, D.“ Lula Hardesty, madre del P. Ja¬ mes Grenwell, Religioso de nuestra Se¬
ráfica Provincia y Coadjutor en la Pa¬ rroquia del Sagrado Corazón en Waco, Texas, U. S. A.
Inca.—D.“ Amparo González Vicente (5 enero), D.^ María Rubert Martorell (27 enero), y D.“ Catalna Beltrán Beltrán (7 febrero), todas ellas terciarias francisca¬
nas.
Artà.—Otra seglar franciscana: D.“ Ro¬ sa Gil Sureda (15 enero), contando 80
años de edad.
Palma de Mallorca.—En el Convento
que tienen las Franciscanas Hijas de la

Misericordia en la calle Antillón, 80, Sor Margarita Serra Pol (del Corazón de Je¬ sús). Tenía 82 años y era hermana fran¬
ciscana desde los 22 años. Falleció el 23 de enero.
La Puebla de Almoradiel (Toledo).— Cuando contaba sólo 43 años. Sor Satur¬ nina López (de los Angeles), también Franciscana Hija de la Misericordia. Re¬ cibió la visita de la hermana muerte temporal el 29 de enero.
Muro.—Día 23 de enpro, a la edad de 91 años, nuestro suscriptor D. Antonio
Maimó Corró.
¡Dales, Señor, el descanso eterno. Bri¬ lle para ellas la Luz eterna!

21

MURIO LA MADRE SUPERIORA, PERO PERMANECE VIVO
SO RECUERDO ENTRE NOSOTROS
Con fidelidad constante las Hermanas de la Caridad conme¬ moran todos los años, el 27 de febrero, la santa muerte de Sor Francisca Ana Cirer. En el presente se cumple el CXIX universa rio de aquel hecho. Con asistencia de todo el pueblo y de muchos peregrinos llegados de toda Mallorca, en tal día se celebran, en Sencelles, solemnes cultos religiosos con la finalidad de impetrar del Señor la pronta beatificación de la Venerable, gracia tan anhelada por todos los mallorquines.
Nos complacemos en insertar en nuestra revista el presente tra¬ bajo, debido a la pluma de una de las Hermanas de la Caridad, en el cual se detalla la persistencia del recuerdo de la “Madre Superiora" por antonomasia, y de la confianza en su valimiento.

Verdad es que, tras el paso inexorable de la muerte, el tiempo cuida de borrar, de la memoria de los vivos, el recuerdo
de los muertos. Pero eso no sucede con
los santos. Dios hace su recuerdo per¬
durable a lo largo de los siglos. Sin atre¬ vernos a canonizarla antes que lo haga la Santa Madre Iglesia, nos limitamos a decir que eso precisamente está suce¬ diendo con nuestra humilde campesina, fervorosísima cristiana e intrépida fun¬ dadora, Sor Francisca Ana Cirer.
Elocuente testimonio de ello es la fa¬
ma de santidad de que goza y el presti¬ gio de su valiosa intercesión ante el Al¬ tísimo, confirmada por ios frecuentes fa¬ vores que, de continuo, manifiestan los
fieles haber obtenido.
Cada año son más los devotos que, con¬
fiados o agradecidos, acuden a Sencelles tanto desde los pueblos vecinos como desde los más distantes de la Isla, a im¬
plorar su protección o a dar gracias, en cumplimiento de promesas, por favores recibidos. No faltan quienes con sacrifi¬ cio, hacen el viaje a pie, sencillo o el doble trayecto —ida y vuelta— y no só¬ lo desde "los pueblos vecinos sino desde otros más distantes —Santa Margarita, San Juan, Pórtol e incluso desde Pal¬ ma—. En 1973 fueron 126 personas las
que peregrinaron a pie a Sencelles, su¬ peradas en 1972 con la cifra de 198. Una señora de Inca hizo el trayecto a pie —9 km.— la mitad descalza y el resto cal¬ zada. ¡Vale devociónl ¡Y lo merecería la gracia obtenida!...
Y no son simples favores, sino a me¬ nudo, con más frecuencia de la que po¬ dríamos suponer, la fe de sus devotos arranca, de la omnipotencia de Dios, por la intercesión poderosa de la Madre Su¬

periora, muchas gracias extraordinarias, que sería interesante pero prolijo enu¬ merar y relatar.
Entre sus fervientes devotos —como
durante su vida— no sólo se cuentan los
sencillos y pobres, más afines con su hu¬ milde condición de campesina, sino tam¬ bién gente de toda la escala social: no¬ bles y plebeyos, cultos e ignorantes, es¬ tudiantes y obreros, ancianos, adolescen¬ tes y jóvenes.
Sencelles no viene de paso a los viaje¬
ros. Carece de líneas de comxmicación
fáciles. Pero eso no es obstáculo. Allí se
va exprofeso para visitar el Sepulcro y
Convento de la Venerable fimdadora. Los
que van por primera vez, movidos por la fe que allí se respira, prometen vol¬ ver, quedando prendados y prendidos del amor y devoción a la Madre Superiora.
Los hombres llevan su estampa en la billetera y colocan su sello junto al vo¬ lante del coche invocando su protección; las señoras compran su estampa grande para que, puesta en un marco, ocupe un sitio honroso en su hogar.
En la tumba acaba la fama de los
grandes de la tierra. Puede ser que el nombre de algunos logre pasar a la his¬ toria, pero el olvido, más duro y frío que la losa sepulcral, los borra a todos
de la memoria. Sólo los santos —repe¬ timos— viven eternamente. Tratándose
de la Venerable, ¿no será que Dios quie¬
re damos el testimonio de su santidad
haciendo progresar más y más su re¬ cuerdo y devoción? Sin duda alguna es la mano divina la que mueve este testi¬ monio humano. Quiera el Señor confir¬ marlo con su pronta gloriñcación.
Sor Inocencia

A

«

Con tus oraciones y tus sacrificios, con tu donativo en metálico, enviando sellos usados, así como también encargando misas, puedes ayudar a las misiones
de la T.O. R. Para informes o envíos: Procurador Provincial Misiones T, O. R.
Teléfono: 211212. Convento de San Francisco. Palma de Mallorca.

★ ——

♦

22

NUESTEA pequeña THedio siglo
HISTOBIA

Recordemos, otra vez aún, que EL HERAL¬ DO DE CRISTO nació —ahora, en este mes de marzo, se cumplen los sesenta y cuatro
años exactos— con una bien definida preo¬
cupación religioso-piadosa, aunque sin inten¬ ción de excluir otro cualquier honesto tema o asunto que pudiese procurarle interés o amenidad. Manifestación de lo primero fue siempre su sensibilidad ante las fechas más señaladas del calendario litúrgico.
La festividad de San José, santo tenaz¬ mente cuaresmal, es uno de aquellos desta¬ cados acontecimientos. Por eso Fr. Luis (Fr. Miguel Llompart) dedicaba al popularísimo Santo, el primer artículo del número de mar¬ zo de 1924. El título de «Poderoso valimiento de San José» reclamaba casi necesariamente
la cita del conocido texto de Santa Teresa, como de hecho lo hacía Fr. Luis: «Es cosa
que espanta...; que a otros santos parece les dio el Señor gracia para socorrer una
necesidad: de este glorioso Santo tengo ex¬ periencia que socorre en todas...».
Un grabado con una vista de Mal-Pas (Al¬ cudia). Tal vez serían ya pocos quienes hoy supiesen reconocer el punto desde donde se tomó la foto, aunque haya la referencia de dos solitarios pinos (que ya habrán sido
víctimas de la actual fiebre de las urbaniza¬
ciones) .
El P. G. Tous, T. O. R., instalado ya en Estados Unidos, describía la manera cómo se celebra el Christmas en aquella nación, adornando su relato con atavíos poéticos y nostálgicos.
Entonces había llegado a Mallorca la her¬ mosa moda de promover al árbol entre los niños y la gente mayor. Y se celebraban «fies¬ tas del árbol». Varios grabados daban fe de este hecho en aquel número.
Blanquerna (Fr. R. Ginard Bauçà) dedicaba unos hermosos versos, en tres estrofas de nueve cada una, «A mon amic...», amigo in¬ nominado para los lectores. Aunque al P. Gi¬ nard ya no le interesa ahora la paternidad de dichos versos (porque hoy es otro su gusto), llevan, no obstante, su propio sello. Al P. Ginard, escriba en verso o en prosa, le agra¬ da más el cincel que el pincel, esculpir más que simplemente pintar. Y creemos que éste no es pequeño elogio.
Santo Tomás de Aquino solía también es¬ tar avecindado en la Cuaresma. Tenía su do¬ micilio en marzo, n.° 7. Ahora se ha mudado y vive en enero, n.“ 28. Iba un grabado en

honor del «Doctor Universal y Patrono de
las Escuelas Católicas».
Fr. J. Caldentey, T. O. R., era un fervoroso admirador de Gabriel y Galán. Y los versos que publicaba, bajo el epígrafe de «El in¬ vierno de la vida», sabían al famoso poeta extremeño. Hasta aparecía en ellos una «seña Antonia». Por más que «señá» (señora) sea un aragonesismo.
Y este pecador, empedernido en la manía de querer escribir según el afectado estilo de los clásicos valencianos y catalanes del s. XV, sabiamente imitado por Riber, metía un bodoque cuyo solo título de «El meravellós multiplicament del pa i del peix» es ya todo un poema. Suscribía Tirant lo Blanch.
«El meu Sant-Crist». Son unas breves lí¬
neas, de carácter íntimo y tierno. Era éste el estilo literario peculiar de Lleó d’Iran (Fr. M. Quetgles). En este caso el autor se refe¬ ría al Santocristo que había estado en las manos de, su madre difunta.
En un pie de página se anunciaba, para el 18 del próximo mes de mayo, la Peregrina¬ ció Franciscana, que tendría como meta el
Santuario de nuestra Señora de Sant Salva¬
dor, Patrona de Artà.
Es Vey de Son Alegre ponía por título de
su contarella una exclamación: «Que de ro-
vey hi ha pel mónl». En un vivaz diálogo, algo entorpecido por las habituales muleti¬ llas, iba directamente a lo suyo, a decir que está muy enmohecido el conocimiento de la religión en la sociedad moderna.
Seguía una sección de «Noticias varias»,
todas ellas de carácter franciscano. Véanse
los títulos: «La Tercera Orden en Holanda»
(82.000 terciarios por solo cinco millones de habitantes): «Peregrinación Franciscana de Levante a Roma, Asís y Monte Alvernia» (18 días, todo comprendido, por 1.100 ptas. en primera clase; 800, en segunda y 500, en tercera); «Fruto de una Peregrinación» (en Asís 75 peregrinos profesores franceses de Universidad, recibieron el hábito de la T. O. F.): «La Tercera Orden en Norte Amé¬ rica» (más de 70.000 miembros): «De Te¬ niente General á fraile» (el alemán Barón Luis de Reichlin von Meldegg); «La insignia de los Terciarios» (100 días de indulgencia a los que la lleven cada día); «El primer már¬ tir de la China» (el religioso franciscano Fr. Ricardo de Bourbonge, francés): y «Saritos franciscanos» (canonización del Bto. Juan M.“
(Continúa en la pág. siguiente)

23

pagina ^el teroiario

JORNADA TRIMESTRAL DE FRATERNIDAD EN ARTA
DOMINGO, DIA 10 DE MARZO

A los Directores y Discreto ríos de la T. O. F., PAZ Y BIEN.
Estimados hermanos: Esta vez es¬
peramos vernos en el simpático pue¬
blo de Artà.
La llegada de las Hermandades está programada para las 11 de la mañana, en el Convento de Padres Franciscanos. Para que toda la Jor¬ nada sea un éxito, les invitamos a ser puntuales.
En seguida, Celebración Eucarís¬ tica, con homilía por el P. José Luis López, Asistente Provincial.
A las 12’30, en el Cine Oasis (ca¬ lle Parras, Artà), Conferencia audio¬ visual, «Donantes de sangre». San¬ gre y amor, los dos son vida. Ac¬ ción de auténtica caridad cristiana, amor al prójimo con obras.
Ahora mismo, quizá agonice un hombre porque no hay un donante de sangre. Dar sangre es, además,
una función social. La sangre no se fabrica en las factorías. Su fábrica es el amor.
«Donantes de sangre», oportuna charla de orientación social y de rea¬ lización de fraterna ayuda.
A continuación, subida, en cami¬

nata y compañerismo, al Santuario
de Nuestra Señora de San Salvador.
Sacrificio generoso hacia la panorᬠmica capilla de la Virgen. Allí el P. Jaime Fe, Asistente de la Herman¬ dad de Palma, enmarcará con sus palabras, el significado de la devo¬
ción mariana.
Al final. Salve de despedida.
Con esto habrán terminado los ac¬ tos oficiales de la Jornada.
Fraternidad podrá continuar el iti¬ nerario apetecido y previsto: Cue¬ vas, playa, urbanizaciones...
Para la comida, póngase cada pue¬ blo de acuerdo, días antes mejor, con alguno de los Restaurantes, Ho¬ teles, Barbacoas, etc., que hay en abundancia por aquella comarca.
O si prefieren no ir a Restauran¬ te, podrán hallar rincones de en¬ canto para comer, no lejos de Artà: a orillas del mar, debajo de los pi¬ nos, etc.
Que la asistencia y el buen ánimo ha.gan de este próximo encuentro, un espectáculo de cristiano compa¬ ñerismo y franciscana alegría.
JUNTA PROVINCIAL DE LA T. O. F.

(Viena de la pág. anterior)
Vianney, y heroísmo de las virtudes de la vidente de Lourdes, M.® Bernarda Soubirous).
La «Crónica franciscana» la llenaba el «Ca¬
pítulo General de las Hijas de la Misericor¬ dia, Terciarias Franciscanas». Unos nombres llenos de prestigio: Sor Micaela Ripoll, Sor Coleta Sastre, Sor María Natalia Obrador,
Sor M.a de la Victoria Sala, Sor M.“ del 01-

NUESTRA PEQUEÑA HISTORIA
vido Sureda y Sor Nicolasa Regis. Todas fa¬
llecidas.
En «Necrología» figuraba el nombre de An¬ tonio Mir Monserrat, fallecido a los 19 años, condiscípulo y compañero en el canto, du¬ rante el curso de Ingreso, del que ahora
evoca su nombre. Salióse antes de termi¬ nar las Humanidades.

24

ARQUITECTURA
DEFENSIVA DE MALLORCA

XVIII

ILLOT DE SA PORRASSA.—Al parecer, no sólo en la tierra firme de Sa Porrassa
había una fortificación, sino que también había otra, tal vez más antigua, en el islote que tiene enfrente y que recibe aquel mismo nombre. ¿Se referiría a es¬ ta Torre y no a la que mencionamos en el capítulo anterior, la nota de D. Juan Ensenyat, quien dice que, en primero de enero de 1344, el usurpador D. Pedro man¬ dó se pagasen las obras de varias torres de la costa, entre ellas la de Sa Porrassa? La única vez que vemos figurar esta for¬ tificación es en la obra de S. A. I. y R. el Archiduque Luis Salvador: «el islote Llamado illa de Sa Porrassa semeja una ballena gigante. En este islote, y sobre los conglomerados estratificados de su parte posterior, vense las ruinas de una torre o de un castillejo del que únicamente queda una pirámide cónica y un foso a
su alrededor... En este desierto islote vi¬
mos muchos saltamontes y encontramos un boliche» (1).
En el transcurso de una breve visita
efectuada al islote en junio de 1971 pude
constatar la existencia de unos restos en
la parte que da a la playa, pero debido a la falta de tiempo no exploré la parte opuesta. Regresado a la costa, me co¬ municaron algunos comarcanos que aque¬ llas ruinas no eran de una fortaleza, sino de una casa de juego. Ahora bien, entre otras muchas acepciones de la palabra «boliche» figura la de «casa de juego». Así que, por eso mismo, es indudable que el Archiduque hablaba de dos edi¬ ficaciones, una fortificación y un garito. En el Mapa Militar, sector 698, cuarto,
únicamente se señala la existencia del
«casino».
En cuanto a esto es curioso que una
porción del referido islote reciba, según el «Corpus de Toponimia», el nombre de «Sa Rodella», pues es sabido que la Rodella era el ejercicio de tiro que se efec¬ tuaba para practicarse en el manejo de
las armas.
Y una vez dejada constancia de esta fortificación, cuyo recuerdo seguramente se habría perdido si no hubiese sido por «S'Arxiduc», pasemos a hablar de la Guar¬
da Secreta.
GUARDA SECRETA DE SA PORRAS¬
SA.—^En el mapa del Emmo. Cardenal
Despuig, levantado en 1784, se sitúa una guarda enfrente del islote, antes de Cala

Vinyes; lugares entonces desolados y hoy llenos de hoteles y otras modernas edi¬
ficaciones.
Diré aquí que los «guardes» son el an¬ tecedente de los puestos de carabineros:
allí donde no era factible la ubicación
de una torre, fortín, batería o castillo, fuese por lo bajo de la costa o por di¬ ficultades de transporte de materiales, fuese por el elevado precio de la obra, se construía una choza o barraca; o bien se buscaba una simple cueva en la que pu¬ diesen estar, por regla general, dos hom¬ bres. Estos tenían obligación de perma¬ necer vigilantes, y al descubrir enemigos, contrabandistas o buques sospechosos de morbo, dar aviso a la fortaleza más cer¬ cana, o al baile o al capitán de la villa de su distrito. Como es natural, carecían ñor completo de artillería, y en ocasiones hasta de armas de fuego, sirviéndose úni¬ camente de las que ellos mismos pudie¬
ran procurarse.
Estas «guardes» solían ser puestos fi¬ jos; pero había muchas que únicamente se instalaban en tiempos de malas noti¬ cias, quedando abolidas una vez pasado el peligro. Por eso no es extraño que un autor las cite y otro las omita, que en una determinada época se sitúen acá y en la temporada siguiente uno o varios
kilómetros más hacia allá. Concretamen¬
te, la que ahora nos ocupa no la he visto tratada en ninsfún otro lugar.
GUARDA SECRETA DEL SEC.—Inme¬
diata a la torre de Portals (que veremos en el capítulo siguiente) existió otra «guarda».
En un interesante impreso, «Reglamen¬ to que manifeista (sic) el número de guar¬ das secretas, que se necesitan, y deben
existir en las Marinas de este Revno para
ru resguardo, con los importantes obgetos de preservar la salud pública, bien del Estado, y resguardo de los Reales in¬ tereses, con corta variación à su antiguo establecimiento, y ventaia al público, por la disminución» (2), se lee que en el tér-
fContinúa en la pág. siguiente)

25

Una offÍHÍÓH,-^Z^\\m DE CREENCIAS ENTRE LOS JOVENES

En el Centro de Estudios Sociales del que este aparente problema está resuelto

Valle de los Caídos se ha venido cele¬ desde hace siglos en las Tablas de la

brando una de esas denominadas mesas Ley, y que los representantes de la Igle¬

redondas, en la que se trataba el tema sia docente no tienen autoridad para en¬

«Juventud y formacidn religiosa». Una mendarle la plana a Dios.

de las deprimentes conclusiones a que

Han llegado a mis oídos tantas noti¬

llegaron los reunidos se resume en la cias fidedignas sobre las anomalías que

afirmación de que «los estudiantes están se están produciendo en la enseñanza re¬

pasando por una crisis de creencias». Se¬ ligiosa de muchos centros docentes, que

gún uno de los congresistas, «incluso en si me dedicase a confeccionar una anto¬

los centros docentes de la Iglesia la aten¬ logía de los disparates pedagógicos que

ción que se presta a esta formación es se están cometiendo, se le pondrían al

muy inferior a la que se dedica a otros lector católico los pelos de punta. Uno

campos de la educación, por lo que, con¬ de los puntos que parece que más atrae

siguientemente, es también mucho menor a cierto grupo de profesores de religión

(1)DIEelrendimientopositivo». Referente a este asunto, mi opinión es que la llamada «formación religiosa», está evolucionando rápidamente hacia la antonimia (la deformación), y que la educación que se da sobre tan importan¬ te tema va poco a poco conduciendo a la pérdida de la fe, a la desorientación reli¬ giosa y hacia la sustitución del Catoli¬ cismo Apostólico por un agnoticismo que no conduce a parte alguna. He estado le¬ yendo ciertos párrafos de un libro de educación religiosa en el cual se dedican varios capítulos al problema moral de la castidad y de la pureza. Curiosamente en ninguno de sus párrafos se menciona para nada la existencia del sexto manda¬ miento de la Ley de Dios. Es decir, que
los mandatos divinos van siendo sustitui¬
dos por disposiciones al estilo parlamen¬ tario democrático, en las cuales puede llegarse a la conclusión de que la forma¬ ción sea buena o mala, perjudicial o ino¬ cua, moral o inmoral, pero olvidando

es el de la conducta sexual, hasta el ex¬ tremo de que a veces las clases de esta materia semejan más a las lecciones de ginecología, y los textos a manuales de sexualidad. El desmontaje de los diver¬ sos puntos de la fe y del dogma suele en
ocasiones llevarse a cabo con verdadera
pericia y a poco tiempo que transcurra con estos regímenes de enseñanza, no va a quedar títere con cabeza ni en el dog¬ ma ni en la moral.
¿Resulta extraño, entonces, que los es¬ tudiantes pasen crisis de creencias? Lo extraño será que dentro de unos años, cuando las actuales promociones salten a la palestra de la vida con tales cimien¬ tos espirituales, sobreviva algún resto de la religiosidad de nuestros mayores. Pe¬ ro los prelados parecen no darle mayor importancia a este fenómeno destructor. ¡Y si ellos no se la dan...!
(Tomás MONTERO ENTRIALGO,
en «La Voz de Asturias»)

(Viene de la pág. anterior)

ARQUITECTURA DEFENSIVA DE MALLORCA

mino de «Calbiá» debe haber cinco, de ellas sólo una pagada por la Villa, las otras cuatro pagaderas por la Ciudad. De estas cinco guardas la primera que encontramos es la que debería estar «En el Sech de Yerbas», en una «Barraca del
predio Saporrassa». Las otras cuatro se hallaban más a poniente y las iremos viendo en próximos capítulos.
Para concluir, y ya que estamos por la mitad del litoral de Calvià, diré que
en 1715 se distribuyeron varios hombres de la Compañía de Artilleria del Rey. Sin contar los de Santa Ponqa, en las mari¬
nas de Calvià había catorce artilleros.
En ese mismo año se extinguió dicha Com¬ pañía (3).

Sureda Blanes. La Costa de Mallorca, p. 16.
(2) Firmado por el Excmo. Sr. Coman¬ dante General, D. Antonio de Alós, en el Castillo Real, el 30 de marzo de 1770. Se enviaron ejemplares a todos los Ayunta¬ mientos, incluso a los que carecían de costas, pues los pueblos del interior de¬ bían ayudar a pagar las guardas de los pueblos costeros más inmediatos. El de Binissalem, con recibos de los guardas que pagaba la villa en los pueblos de Ar¬ tà, Estallencs y Andratx, se halla en la División V de la sección histórica de su
Archivo Municipal (catalogado por el be¬ nemérito D. Jaime Lladó y Ferragut).

(Continuará)

(3) HISTORIA MILITAR DE MA¬

Josep S. SALADO

LLORCA, Fdo. Weyler, p. 144, e HISTO¬ RIA DE MALLORCA, coordinada por Jo¬

sé Mascaró Pasarius; artículo «De lo Bé¬

lico Mallorquín», por el Coronel Estabén,

BALEAREN, traducción de p. 624 del t. IV.

26

bibliografía

Bartolomé Font Obrador. — MALLOR¬
QUINES EN CALIFORNIA. — Palma de Mallorca, 1973.
El Dr. Font Obrador no descansa. Tra¬
baja mucho y bien. Efectivamente, no
basta ostentar un brillante título univer¬
sitario. No es suficiente haber adquirido
en las aulas un buen caudal de conoci¬
mientos para después no servirse de ellos más que en un plan meramente pragmᬠtico o para transmitirlos desde una cᬠtedra sin otras aspiraciones. La investi¬ gación científica personal debiera ser una ocupación casi normal entre los que han pasado por la universidad.
El Dr. Font Obrador explota su cien¬ cia y su talento. Le saca jugo a su es¬ pecialidad universitaria. Investiga en nuestra historia, en la historia de Mallor¬ ca. Ya era hora de que ésta no estuviese sólo en manos de aficionados (cuyas aportaciones, sin embargo, no dejan de ser a menudo muy meritorias y lauda¬ bles). Se progresa en todos los órdenes; se van imponiendo nuevas técnicas, nue¬ vas metodologías. La historia no puede quedarse ajena a dicho progreso general. La seriedad y la crítica, sobre todo, no deben faltar hoy en la obra del historia¬
dor.
MALLORQUINES EN CALIFORNIA es un nuevo título que se añade al ya co¬ pioso elenco bibliográfico del Dr. Font Obrador. Es una monografía interesantí¬ sima donde se muestra al lector la de¬ cisiva intervención que tuvieron los mi¬ sioneros franciscanos mallorquines en la evangelización y civilización de la región costera de la Alta California. Salta a la
vista que la monografía del Dr. Font Obrador ofrece un muy especial interés para todos los hijos de Francisco de
Asís.
No intentaremos resumir en esta re¬
censión el contenido de las ochenta y
tantas grandes páginas del opúsculo (so-
bretiro de la «Historia de Mallorca» coor¬
dinada por J. Mascaró Pasarius). Sólo destacaremos el detalle de que fueron
en número de dieciséis los franciscanos
mallorquines que intervinieron en la obra ovangelizadora y civilizadora de la Alta C'alifornia. Y que si bien Petra puede rauv justamente enorgullecerse, con Fr. Junípero Serra, de ser la cuna del pione¬ ro de aquella empresa misionera, otras poblaciones mallorquínas participan, en m^avor o menor cuantía, de una gloria se¬ mejante. Así Palma se decora con seis

clarísimos nombres: Fr. Juan Crespí, el de los famosos «diarios», Fr. Francisco Dumetz, Fr. Antonio Jaume, Fr. Francis¬ co Palou, primer historiador de Califor¬ nia y autor de la biografía de Fr. Juní¬ pero Serra, Fr. Miguel Fieras y Fr. An¬ tonio Ripoll; Llucmajor, con Fr. Jeróni¬ mo Boscana, el estudioso de la etnología californiana, y Fr. Mariano Rubí; Artá, con Fr. Juan Bautista Sancho y Fr. Bar¬ tolomé Gili; Bunyola, con los hermanos Fr. Juan y Fr. Pedro Cabot; San Juan, con Fr. Luis Jaume, que murió asaetea¬ do por los indios; Inca, con Fr. Maria¬ no Payeras, digno sucesor de Fr. Juní¬ pero Serra; y Porreras, con Fr. Buena¬ ventura Sitjar, quien, con Fr. Miguel Pieras, compuso un pequeño diccionario del idioma hablado por los indígenas de aquella región. Resulta también simpáti¬ ca la figura del marino Juan Pérez, asi¬ mismo mallorquín, pero no religioso. No confundan los lectores: el opúsculo trata de los misioneros, y otros, que labora¬ ron en California; no en las demás par¬ tes de América. Muy claro lo expresa el título: MALLORQUINES EN CALIFOR¬
NIA.
Del mismo autor, Dr. Font Obrador, hemos recibido igualmente un ejemplar del folleto editado por el Excmo. Ayun¬ tamiento de Alcudia, con motivo del 450 aniversario de la concesión del título de Ciudad Fidelísima a dicha población y de Fidelísimos a sus moradores. En el opús¬ culo van los Reales Privilegios y el Diplomatario de las Cartas Reales, relacio¬ nados con aquella concesión hecha por el Emperador Carlos V. La introducción y la transcripción de los documentos es obra del mismo Dr. Font Obrador (la tra¬ ducción de los Reales Privilegios del la¬ tín al castellano es del Dr. Garcías Pa¬ lou),
Agradecemos a nuestro amigo Dr. Font Obrador el envío de ambos opúsculos.
Fr. M. C.
En el mes de diciembre del pa-
pasado 1973, recibimos de la Edito¬ rial Herder, S. A. (Barcelona) los siguientes libros: ¿ES ESTO DIOS? y «¿HACIA UNA MISMA EUCA¬ RÍSTICA?». Señalamos algunas ca¬
racterísticas de cada uno.
La pregunta «¿Es esto Dios?» es muy propia de nuestro tiempo y procedente

27

de Kurt Tucholsky. Es un interrogante sin ironía y sin tono de polémica. Re¬ sulta una mezcla de curiosidad y de no poco interés. Además, cada día es más frecuente la pregunta, obteniéndose raras veces la adecuada respuesta.
Los artículos de este libro de Hans Jür¬
gen Schultz (traducción de Francisco Fer¬ nández y Claudio Gancho) y de otros destacados colaboradores, pretenden dar una respuesta sincera e idónea. Lo con¬ siguen bastante. Considerando la citada pregunta desde diversos puntos de vista, al menos aportan ima respuesta con ar¬ gumentos inteligibles para todos. El libro (288 páginas, 280 pesetas) merece nuestra
recomendación.
¿HACIA UNA MISMA FE EUCARÍSTI¬ CA?. Volumen de 80 páginas (12,2 x 19,8 cm.). Rústica, 75 pesetas. Versión caste¬ llana: Alejandro E. Lator Ros.
Esta obra, fruto del esfuerzo del re¬ nombrado «Grupo de Les Dombes (fun¬ dado en el convento trapense de dicho nombre en 1937 y por Paul Couturier), grupo que suponía un inteligente equipo de sacerdotes católicos y pastores protes¬ tantes, nos brinda una interesante res¬ puesta a la pregunta que formula el mis¬
mo título del libro. Los católicos y pro¬
testantes del mencionado «Grupo de les Dombes» han trabajado no unos frente a otros, sino unos al lado de los otros, intentando formular una profesión de fe
común sobre la Santa Eucaristía. La lec¬
tura de los distintos argumentos nos se¬ ñala puntos de elevado interés y no me¬ nos progreso doctrinal en lo que se re¬ fiere a la problemática que encierra la pregunta del título del librito. Puede aprovechar a muchos lectores.

Gancho). 248 páginas de 12,2 x 19,8 cms.
Nadie podrá negar esta afirmación: la mejor lectura espiritual es acudir direc¬ tamente a la Palabra de Dios. Con todo,
nos encontramos con más de una dificul¬
tad para hacerlo, puesto que el cristiano en general no suele estar muy familiari¬ zado con los libros sagrados. Y de ahí que, en la práctica, a muchos no les diga nada lo que ha de ser el fundamento de
nuestra vida cristiana.
La intención que ha movido el equipo que colabora en la colección «El Nuevo Testamento y su mensaje» —a la que pertenece el libro que hoy damos a co¬ nocer— ha sido salir al paso de la cita¬ da dificultad, y ayudar a un mejor cono¬
cimiento de la Palabra de Dios. El nue¬
vo tomo que recomendamos comenta con profunda claridad la epístola de ma¬ yor importancia teológica: la que escri¬
bió S. Pablo a los Romanos.
Josep Pombo ha pasado a la lengua de Cervantes el libro de F. Roger Schütz, Prior de Taizé, QUE TU FIESTA NO
TENGA FIN. Es un tomo de las mismas
dimensiones que el anterior, pero con menos páginas: 132.
Todos aquellos que vienen interesán¬ dose por la acción ecuménica del Monas¬ terio de Taizé, leerán este libro con in¬ terés. Y quienes desconozcan todavía la esencia y significado de aquella Comuni¬ dad de Hermanos separados, se maravi¬ llarán al conocer el pensamiento de su máximo inspirador, el citado F. Roger
Schütz.
Fr. J. T. M., T.O.R.

A principios de este año, recibimos de
la misma Editorial Herder las tres obras
que reseñamos a continuación:
Claude Tresmontant, en EL PROBLE¬ MA DE LA REVELACIÓN (versión cas¬ tellana de Francisco Herrero Martín) y a través de 348 páginas, responde a esta pregunta: ¿Se ha manifestado en la his¬ toria humana el ser absoluto, creador, al que llamamos Dios? Partiendo y sirvién¬ dose siempre de los libros bíblicos, el autor dilucida cuestiones de palpitante
interés.

*
’k ARTES GRÁFICAS
ir GIMÉWEZ
FOLLETOS - CATALOGOS - REVISTAS- CARTAS SOBRES - FACTURAS-TARJETAS-ETIQUETAS PUBLICIDAD COMERCIAL - CREACION OF
DIBUJOS Y MARCAS.

Karl Kertelge. CARTA A LOS ROMA¬ NOS (Traducción castellana de Claudio
28

LutSo, 12 — Teléfono 211708 — PALMA
»

GRANDES ALMACENES
ia) s. í.
Pañería - Lencería-Tapicería - Modistería - Sas¬ trería - Pañería - Gomíserío - Géneros de punto
Novedades -Bordados - Perfumerío
Artícuios de Viaje
P.Csrt, S al 12 y General Goded, 6 y 8. Tels. 224200-224201
PALMA DE MALLORCA

CONSTRUCCIONES MUT, S. A.
Contratistas de obras

Santhago Rusiñol, 4

Tel. 211342

PALMA DE MALLORCA

PAPELES PINTADOS Y PINTURAS
ÓLEOS Y ACUARELAS PARA ARTISTAS
MARCOS Y MOLDURA?
Casa Pomar Flores

S. Miguel^ 187

Teléfono 221483

PALMA DE MALLORCA

EL CALZAOO DE MAYOR DURACION
@©IRDILA

Venta exclusiva en: Velazquez, 35

PALMA DE MALLORCA

MUEBLES ROMAR

EXPOSICION:

TALLER Y ALMACÉN CON EXPOSICIÓN

Conquistador, 24 -Tel. 503

Paz, 97,101 y 103-Te!. 468

MANACOR (Mallorca)

r

^

¡I ACPORT.A.NrTE: NOVEDAD*.

MALLORCA MUSICAL Y RELIGIOSA EN DISCO

“GOXG r»K CiVNTA.Il“
Autor: Mtro. A. Martorell, T. O. R.
Casa discogràfica: Pax. - Madrid. Información y venta: Además de los lugares de costumbre, en
esta Administración.
J

r
RADIO - PHILIPS - TELEVISION
^istrUmidLor eacidusio-o cL^scLe f9^8
&íectradi(Hnésiicos en general
FACILIDADES DE PAGO
>
RECUPERE SU EQUILIBRIO
A G GIMÉNEZ.-LULIO. 12-PALMA DE MALLOR»*