El Heraldo de Cristo 1953, n. 524
■
BASILICA V COLEGIO'jDE SAN .FRANCISCO (PALMA)

El Heraldo de Cristo

Año XLIV

Palma de Mallorca, Julio 1953

Núm. 524

Confección, lav:ido y p/ancha-
do mecánico de cuellos
y puños con brillo.

PLANCHADO
AM ERICANO
SERVICIO RAPIDO y ESMERADO
== DIRIGIDO POR TECNICO =

Casa Central y Talleres'.
Obispo Maura, 56.
PALMA de MALLORCA
Sucursales:
<La Margarita» Reina Cristina y <Katia>
C. Sotelo, 43 '( Terreno)

LA

CERAMICA MALLORQUINA
Saneamiento - Ortopedia
Fumistería - Batería de cocina
JAIME VIDAL REBOLL

Materiales para Farmacias, Laboratorios y Clini¬ cas.-Loza, Cristal y Porcelana
Galera, 13 y 15 - Cordelería, 25 y 27 - Teléf. 2949.
PALMA de MALLORCA

FARMACIA LLOBERA
PLAZA SANTA EULALIA, 2. - TELEF. 2143
Palma de Mallorca

LA VELOZ Transportes
Obispo Berenguer de Palou, 3. - Teléfono 2161
PALMA DE MALLORCA
Principales Corresponsales: Barcelona. - Hijo de Vda. Offila. Plaza Medinaceli, I ( bis). Valencia.-Senerwo Rosselló.-Linterna, 7.
— Servicio combinado de domicilio a domicilio —

VENTA POR M AYO R Estampería - firticulos religiosos. - íllateriál escolar
FEDERICO SCHMIDT
llWIi
Muntaner, 140-Teléf. 82165. BARCELONA (11)

CASA VIÑALS
RECUERDOS DE MALLORCA
Souvenirs de Majorque - Souvenirs de Majorca Despacho'. Santo Domingo, 23.
PALMA de MALLORCA
Teléfono 3979

VIAJES IBERIA
AGENCIA DE VIAJES - TITULO 4 -S. A.
Billetes Ferrocarril - Avión - Maritimos - Kilo¬
métricos - Viajes a Forfait - Excursiones. Organización técnica de Peregrinaciones
P. Generalísimo Franco, 48 - Tel. 2222. - PALMA

Almacenes CASA BOU
TEJIDOS Y NOVEDADES PARA SEÑORA, LENCERIA, LANERIA, PAÑERIA Y TODA
CLASE DE GENEROS PARA CABALLERO
#
Siete Esquinas, 14 - PALMA

PARA SUS TRABAJOS TIPOGRAFICOS RECUERDE LA
POLITECNICA
Troncoso, 9 - Teléfono 2660 - PALMA

Antonio Mut Jaume
Calle Rubí, 9-2.°
CONTRATISTA DE OBRAS Teléfono 1 342
PALMA DE MALLO R CA

Mercería y Perfumería
SAN FRANCISCO

Quadrado, 1.

Troncoso, 15

PALMA

LOZA - CRISTAL

Junn #WMII ' Sf^rra

•

Arzobispo-Obispo

Mirones, 25
PALMA

Transportes MIRALLES
Servicio de Transportes de domicilio a domicilio
V/a Roma, 8. - Tel. 1873. - Palma de Mallorca
PRINCIPALES CORRESPONSALES
BARCELONA: Jaime Ripoll -Rech Condal, 8 y 10 VALENCIA: F. Albiftana-A. Guillem de Castro', 30 ALICANTE: J. Ramón-P. Gabriel Miró, 5-Tel.2310

FERRETERIA ALBERTI
IMl
Sindicato, 62. - Hostalets, 37 y 4- - Teléf. 1323 Palma de Mallorca

La mejor sobrasada, superior a toda sobrasada PEDfíO PUJOL
San Magín, Í95 - Tel. 2687 - Sta. Catalina (Palma)
GOLPES-DOLOBES-PEÜHQ
CflNSflNCIO MUSCULRB
^^^oJvcidoS pot^ DEPORTES
RCCIDENÍES
CANFORT RLf.

lA EXPEDITIVA
B. MIRALLES
Agencia de envíos postal es.-Cajas patentadas para PAQUETES POSTALES
Soledad, 29 y 31. Tel. 1426. Palma de Mallorca
RELOJERIA AMERICANA
PALMf°'"''°' “ * ■1“®” Miró
ANTONIO FAR
Cementos • Yesos - Materiales de Construcción
#
31 Diciembre, 23 - Tel. 2753
PALMA
FABRICA de CADENAS ORO y PLATA Rosarios y Collares Plata y Collares Oro en cadena • fílpaca - Restauración de objetos religiosos Especialidad de la casa: Barbada limada, etc.
■f)ntonio i/atli {/nlUtiola.
C. Zavellá, 23 -1.° Palma de Mallorca (Baleares)
— Esmero y prontitud en servir a sus clientes —
FABfiíCAS DE CUERDAS, ALPARGATAS Y LONAS
] y Riutort, S. L.
OBRAS DE PALMITO
nwn Lonjeta, 14 - Teléfono 1761
PALMA DE MALLORCA

MINERVA CALZADOS

Palma de Mallorca

J Il-fIF lL |HTIl-tlt lIIfVlifILrU fl

—*"*—

ANONIMA ESPAÑOLA DE SEGUROS.-MADRID ——

Vida, incendios, accidentes de trabajo, responsabilidad civil, etc.

Dg/ggojo en Baleares: D. JOSE CLOQUELL PERELLO.-Cort, 26 - Palma

♦ LIBRERIA JOVELLAISOS ♦ Misales, Devocionarios, Libros religiosos
Jovellanos, 5 - Teléfono 4131
PALMA

Confecciones en lencería fina y BORDADOS o MANO Eqnlpos • Canastillas - Encajes - Camiseria - Géneros de pnnto
ALFREDO BONET
Sucesor de MANUEL BONET
Antigua Casa PONS y BONET S. Nicolás, 15 - PALMA DE MALLORCA - Tel. 2117

DIfíBETICOS:

LA MODERNA

— Encontraréis pan especial recomendado por los médicos — Peletería, 22. - Teléfono 1930. - PALMA

fírfículos ¿orna. Hules, Tapetes, fímlantos, empa¬ quetaduras, Tubos, fJIanSueras Fajas y Bragueros,
• CASA CODINA •
(Junto al Borne).—PALMA

ELECTRICIDAD - RADIO - INSTALACIONES SANITARIAS - MECANICA

CASA CABOT

Paseo del Generalísimo, 9 bis.

Teléfono 1418

"
PALMA DE MALLORCA

Muebles - Decoración - Tapicería

. Hijos de José Llabrés

Fábrica: Socorro, 48, Despacho: Sindicato, 26 al 32

Teléfono núm. 1213

Palma de Mallorca

JOSEFA PINA

^/
j——h

PROFESORA DE PIANO
Clases particulares y a domicilio

Viryen de Llnch, 22-3.°-l.° -PALMA

FARMACIA

LABORATORIO

Especialidades Farmacéuticas

Colón, 18

Teléfono 1368

PALMA DE MALLORCA

DISPONIBLE
Pompas Fúnebres
LA FUNERARIA «LLORET»
Arcas para traslado — Coronas de todas clases — Arreglo de Capillas ardientes. G. Mola, 23-29. - Tel. 2017. - Palma Je Mallorca
Hija de SEBASTIAN FALCONER
JUANA FALCONER
Almacén de Cordelería, Alpargatería, Lonas y Obras de Palmito y Similares
Teléf 2067 - Calle Sindicato, 66 - Hostales, 43. PALMA DE MALLORCA
VISITE ALMACENES
9 La Primavera ^
SASTRERIA - MODISTERIA Atendida por personal competente
ARTICULOS DE VIAJE Quint, 6 - Jaime II, 79 - Monjas, 15
Para buenos retratos
- RUL-LÀN
General Goded, 10.- PMMX

PAPELERIA
PLANELLS

Gran surtido en cuadernos, libre¬ tas y demás artículos escolares.

Sindicato, 59

PALMA

DISPONIBLE

Año XLIV

Palma de Mallorca, Julio 1953

EN EL VII CENTENARIO

Núm. 524

La leyenda de las rosas de la «Hermana Clara»
^|oMO Isabel de Hungría, como Isabel de Portugal, Clara de Asís tiene su leyenda de las rosas. La descubrió no ha mucho Humberto Cosmo y exhala
el mismo aroma suavísimo de las Florecillas Franciscanas. Dice así:
En los tiempos aquellos (en los primeros días de la Orden), San Francisco y Santa Clara andaban siempre juntos, evangelizando los alrededores de Asís. Un día de invierno, yendo a Valle Gloria, se detuvieron en Spello. Era un viernes, día de mercado. Penetraron en un albergue atestado de gentío, y pidieron de co¬ mer. Con el deseo de comprometerles, pusiéronles delante un pollo, para que lo comiesen, por razón de que la Regla franciscana ordena a sus seguidores que coman de lo que se les presenta; mas cuando hacia ellos estaban enfocadas to¬ das las miradas y se oían por lo bajo murmullos agrios y frases en contra suya, hizo Francisco la señal de la cruz, y el pollo, recobrando la vida, voló rápida¬ mente. Después de comer de prisa un poco de pan, y beber un poco de agua, salieron afuera para recobrar la marcha. Al hallarse a cierta distancia, Francis¬ co, qué iba pensativo, se volvió hacia Clara, y le dijo: —Hermana, ¿has visto cómo hablaban mal de nosotros aquella gente?— Y la Hermana Clara no le res¬ pondió, porque también ella los había oído, y tenía muy turbado el corazón. —Es preciso que nos separemos — exclamó al fin el Santo —.Tú llegarás a San Jerónimo antes que sea de noche, y yo iré solo, por otro lado, adonde Dios me guíe — . Así dijo él; y ella se arrodilló, sin decir palabra, para recibir la bendi¬ ción de su Padre espiritual. Luego, sin volver atrás la vista, se internó por los bosques que flanquean el Subasio. Francisco la siguió con los ojos. Luego, igual¬ mente conmovido, tomó maquinalmente por el sendero que va a Santa María ble los Angeles. Mas, de repente, retornó Clara corriendo y exclamó: —Padre, ¿cuándo volveremos a encontrarnos?— Y Francisco, mirando la tierra cubierta de nieve, respondió: —Cuando venga el. verano, cuando florezcan los rosales — . Y se separaron de nuevo. A los pocos pasos que llevaba andando, parecióle ver

124

El Heraldo de Cristo

a Clara que los enebros de la montaña se transformaban en rosales cubiertos de flores. Tendió la mano y quedó convencida que no la engañaba la ilusión. Re¬ cogió entonces Clara un cestillo de rosas, 57^, corriendo hacia el Santo, se lo puso
entre las manos.
Hasta aquí la leyenda. ¿Qué es lo que, en aquella circunstancia, se dijeron entre sí el Hermano Francisco y la Hermana Clara? No lo recuerda la le3^enda.
«Objetará alguno — diremos con el ilustre autor franciscano P. Fernando Fort — que estos episodios no son histórico,s y que no figuran en las páginas de los más antiguos biógrafos. En sustancia no nos atreveríamos a negar que con¬ tienen un fondo histórico. Mas, ¿quién osará poner en duda su verdad psicológi¬ ca y moral? No puede el símbolo ser más puro ni más bello de esta íntima fusión de almas, de corazones, producida por el fuego de la caridad divina, de forma que no puede hablarse de Francisco de Asís sin asociar a la suya la dulce ima¬ gen de Santa Clara de Asís». lOh, la amistad espiritual de los santos! ¡Oh, divi¬ na poesía de la hermandad de los espíritus! — M. C., T. O. R.

cflnc/onERO de smm ciara

LA YEMA QUE TIENE CLARA
A Santa Clara, Virgen, con el San-
tisimo Sacramento en las manos.
A fe, que éi alma medrara
si comiera deseosa de! ave tan misteriosa
la yerno que tiene Clara.
Como el alma en vivir rota
quiere en sí ¡amás volver
acostumbrando a comer
— como el pródigo—bellota,
a fe que presto tornara
(comiendo sin ser' curiosa)
del ove tan misteriosa
la yema que tiene Clara.
Que si tan flaca se ve
por ser) como es, desreglada, que no puede pasar nada,
yo otro remedio no sé si nO es que del ave rara en virtudes milagrosa llegue a gustar deseosa la yema que tiene Clara.
, GASPAR LOZANO Y REGALADO.
(B. A. C.; «Suma Poética». fUadríd, 1944, pá¿. 557.
\\

gN ei VII CmiEmiMO Dg SU SLOIUOSA MUEim

^^LARÀ de estirpe y de virtud más Clara,-
Dama Pobreza, varonil, que encarnas del Pohrecillo el ideal y el fuego,
¡ruega por todos!

I

Ebria del gozo que el Pesebre irradia,

ebria del llanto que el Calvario inunda,

‘

como Francisco, tu gentil belleza

vistes de saco.

Caen tus írerizas en tonsura blonda,-
tiras las joyas, y tus pies menudos dejan el raso, por calzarse alegres
tosca sandalia.

Buscan tus padres recobrarte en vano: ruegos, lisonjas y anienazas quiebran, cuando te agarras al altar, mostrando
. sacra tonsura.

Vence tu gracia la fraterna furia-, al ensañarse contra Inés, tu hermana,
que en Corderilla del Buen Dios conviertes,
fiel a su nombre.

y hasta tu madre, al enviudar, repara viejos agravios, reclamando el velo y la obediencia a tu cayado manso,
¡pía Abadesal
Horas prolijas de oración te embargan,pan y ceniza y agua casta, hermanas, nutren tu cuerpo, que en sarmientos toma
leve descanso.

Pides al Papa que, sin pasmo, apruebe el «Privilegio de ser pobre», haciendo guardia perenne en tu «invencible Torre
de la f)obreza».
Donde por años la envoltura ebúrnea hieres del cuerpo a disciplina recia,y la fragancia de tu alma exhala
cada hendidura.

II
Dulce agasajas a tus hijas fieles,cuidas enfermas, y a las que mendigan, cuando retornan, tú sus pies llagados
lavas y besas.

El Pohrecillo te convida un día, por complacerte, a visitar tu amada Santa María, nido y flor del puro
íranciscanismo.
Puesta en el suelo la frugal comida,
antes Francisco os refocila el alma:
místico fuego de un amor divino ya ós arrebata!
Corre azorado todo Asís, creyendo que arde el Convento, el bosque, la iglesuela,Y -¡oh maravilla!- ven que es vuestro arrobo
célica lumbre!
Das nuevo ejemplo de trabajo asiduo, que, si no basta, a la limosna acudes,tus abejuelas no las quieres «moscas»
del bien ajeno.
Hasta en el lecho de dolor transida, bordas estrenua corporales y albas, lienzos sagrados para las de Umbría
pobres iglesias.

III

Tú mereciste derrocar del muro,
que te escalaban, sarracenos torpes Y al Papa hostiles, con mostrar invicta
tú la Custodia!

Baja el llagado Serafín, de Alvernia:

blandas sandalias a sus pies dispones,

que evangelizan ¡Pasy Bien! con nuevas.

,

epifanías.

Muere Francisco, y a sollozos vivos cántale Umbría el Frate Sole riente,
ramos de olivo y encendidas hachas lleva el cortejo,-

ante la reja del comulgatorio
alzan los frailes el cadáver santo,-
bien le contemplas por la vez postrera, ¡lloras Y exultas!

Llega asimismo la Hermanita Muerte a tus achaques,- y te llora el Papa,
monjas y frailes, Gil, León, Silvestre,
flor de descalzos!

Y en tu Convento consagrado queda
del Pohrecillo el ideal más puro,
tierno y vibrante, por tu idilio virgen, ¡Dama Pobreza!

Palma de íllallorca, ÍPayo de 19S3.

ANDRES CAIMARI, Pbro.
Hermano Ministro de la V. O. T.

Noticias misionales
De una carta del P. Genovard, Misionero del Brasil: «No te preocupes de mi viaje misional. Será el primero pero voy a hacerlo con muchísima ilu¬ sión. No te creas que seamos muchos; el Padre que suele ir y yo, solitos, días y más días, ríos arriba y ríos abajo, ya que tendremos que recorrer los afluentes del gran río Guaporé. Va a ser muy divertido. Siempre iremos en barca, pues los grupos de barracas están junto al río. Los noches que tenga¬ mos que pasarlas lejos de los «ranchos» dormiremos en nuestras hamacas junto al río. Es lo que me da más miedo, pues en la canoa uno está siempre rnás o menos seguro; únicamente algún cocodrilo, cuando empieza a oscurecer, se acerca a veces a las em
barcaciones; pero no hay que temer. Hasta el presente no han tenido los misioneros desgracia alguna. Dios y la Virgen velan por nosotros. De vez en cuando hay que bajar de la canoa para empujarla, pues durante el verano el agua del río disminuye y no hay más remedio, si uno quiere seguir el viaje. Hace poco, a uno de los herma¬
nos misioneros, mientras estaba empujando la canoa, le picó en el pie un pez raro, una especie de rajada y sufrió bastante. Ha sido una lección. Con calzarnos unas grandes botas en parecidos casos, se evita este peligro».
Una visita misional
«No hace muchos días estuvimos con el Sr, Obispo a visitar una cristiandad a unos 40 kilómetros lejos de Guajará. Es la que tenemos más cerca. Como sabían que íbamos los nuevos misioneros, no os digo como se prepararon p^ra recibirnos. Todo el pueblo en masa, unas 100 personas, vino a espe¬ rarnos junto al río.' Nos recibieron con una verdadera salva de aplausos y acla¬ maciones mientras las niñas nos echaban flores. Saludaron todos al Sr. Obispo entregándole un bonito ramo de flores y otro tanto hicieron con nosotros dos. Nos cantaron con entusiasmo el himno del misionero. Visitamos la capillita, muy limpita y adornada, y después visitamos las demás casas que están escondidas en la selva virgen. Me emocioné ante la alegría, la pobreza y sencillez con que todos nos reci¬ bían. Atravesamos trozos de selva maravillosa, con una variedad de árboles y tanta
frondosidad que íbamos casi a oscuras a pesar^de estar en pleno día. Al dirigirnos
otra vez a la canoa para el regreso, era de ver la gente que corría ofreciéndonos sus presentes; gallinas, huevos, plátanos, etc. etc. Todos querían regalarnos algo. Una viejecita nos obsequió con un café riquísimo, como saben ellos hacerlo».
Catequesis misional
«Me siento feliz en medio de las dificultades, trabajos y desengaños del mi¬ sionero. Ahora mi trabajo principal es el catecismo de los niños. Son unos 650 entre niños y niñas. No os extrañe ese número. En Guajará todas las familias son muy numerosas con sus siete, ocho, diez y más hijos. No po-

128

El Heraldo de Cristo

déis imaginaros la ignorancia religiosa que ha5^ Pero lo que hace más difícil explicarles y hacerles aprender el catecismo es su poca inteligencia. Casi todos son hijos de padres que en su vida no han abierto libro alguno ni han oído explicación alguna. Parece que escuchan, con sus ojos muy abiertos... pero les hago después uña pregunta y no han entendido nada. Confío que Jesús y la Virgen me ayudarán para infiltrar en los corazones de estos pequeñuelos la doctrina de Cristo»,
Electricidad en las misiones

©«Aquí en Cuajará, sí, tenemos electricidad desde las seis de la tarde hasta las doce.*Es el único lugar en toda la Prelacia, una extensión de 1700 kilometros, que tiene electricidad. Por eso en estas regiones la vida va con el sol. A las cinco de la mañana todo el mundo está ya andando y a las ocho

de la tarde casi todos están

en cama».

Idilios misionales

«Tengo un Niño Jesús, que compré en Barcelona, muy bonito. Los niños no se cansarían de mirarlo y acariciarlo. Uno de ellos, pequeñito, me está pidiendo cada día si ya «falla», es decir si ya habla, pues se cree que es un niñito de verdad. Tengo también una Virgencita de Fátima luminosa. Es para ellos un verdadero misterio que no pueden comprender. Cada día, después de la función, no saben irse sin haber visto otra vez... el misterio. Hace unos días administré mi primera Extrema Unción. Un hombre viejecito ya y tu¬ berculoso; una casa pobrísima; las paredes de cañas de bambú y el tejado de hojas de palmera. El enfermo yacía en una hamaca suspendida de las paredes de la casita, iluminada con un pobre farol de petróleo. Confesó, pues estaba bautizado, repitió conmigo unas palabras para pedir perdón, pues lo ignoraba todo ya que había vivido siempre en plena selva. Rezó conmigo el Ave María y unas jaculatorias y le adminis¬ tré el Viático y la Extremaunción. Lo más curioso es que hice que me acompañasen dos «meninos». Así llaman aquí a los niños. Les dije que en aquella cajita de oro llevaba yo a Jesús. No pueden imagi¬ narse la atención y el interés con que me miraban y tenían prisa de llegar a la casa del enfermo para ver al Niño Jesús. Siguieron boquiabiertos todas las ceremonias, y, al salir de la casita me dicen: «Padre, cade do Menino Jesús?-» Padre, donde está el Niño Jesús? Entonces les expliqué como Jesús estaba escondido en la hostia blanca que había dado al moribundo».

El P. Miguel Rigo Bonet nos habla, en carta, del horri¬ ble tornado que azotó la ciudad de Waco (Texas) U. S. A.

O

«...Supongo que ya está enterado del horrible huracán que se nos vino a Waco, día 11 del pasado mayo. Fué tan tremendo, que costó más de ciento catorce muertos, cientos de heridos y daños materiales por valor de más de cincuenta y siete millones de dólares. Manzaiias enteras de casas que-

El Heraldo de Cristo

129

daron en ccmpletas ruinas. Pasó a unos cien metros de donde yo estaba con¬ templando las furias de la tempestad, no ligurándome el peligro en que me halla¬ ba. Más de cuatro horas antes me telefonearon que venía un huracán, pero yo no hice caso... ¡Y qué tornado. Dios míol Arrancó árboles centenarios de raíz, tronchó los grandes palos de la electricidad, tamo los de madera como los metálicos, tumbó to¬ rres, levantó personas a muchos metros de altura, y también autos, viviendas, etc. Casas de cuatro, cinco 3" más pisos quedaron reducidas a un montón de ladrillo... En una palabra, fué lo que nunca me hubiera imaginado yo que pudiera hacer un huracán. No parece posible. Sólo duró unos pocos minutos. Miles de personas se que¬ daron sin poder habitar sus casas y perdieron casi todo su ajuar por la insistente llu¬ via que siguió al tornado durante cinco días, pues como el huracán se llevó las tejas y el tejado entero, en las casas por donde pasó se llovía como debajo de un cedazo. Por colmo, aunque estábamos en mayo, hacía mucho fi ío. Fué una prueba durísima que sufrió la ciudad de Wacc. En nuestro salón y escuela se refugiaron unas trescientas personas. Yo me puse al frente de ellos y les dimos de comer a todos durante más de una semana. Más de cien dormían también aquí. Les entregamos ropa, colchones, co¬ mida, para llevar a sus casas. Repartimos cientos de mantas y miles de vestidos 3^ za¬ patos. Hablé dos veces por radio en inglés, pidiendo ayuda para aquellos necesitados y la Providencia fué can grande, que no sólo tuvimos recursos para tanta gente, sino que aún pudimos socorrer a otros que no podían venir».

Notas de la parroquia de la Divina Providencia de la capital de México.-La obra del P. Miguel Salom.

0E1 lector recordará que, no hace mucho, nuestros religiosos, amablemente invitados por el Excmo. y Rvdmo. Sr. Arzobispo de México, se instalaron en la capital de aquella república. De momento, tres son los Padres mallor¬ quines que tienen cura de almas en la referida ciudad: el Rdo. P. Juan Ru¬ bí. el Rdo. P. Juan Domenge y el Rdo. P. Miguel Salom. Mientras escribimos la presente apostilla, tenemos ante la vista una carta, recien re¬ cibida, de América, hecha toda elogios de la obra apostólica y social del P. Miguel Salom, al frente de su iglesia, solamente comenzada, de la Divina Providencia, en¬ clavada en una barriada obrera de los suburbios de la ciudad de México. Los feligre¬ ses le aman y veneran como a padre y'el Sr. Obispo Auxiliar de México, Dr. José ViHalón, le distingue, ama y aprecia como a su hijo muy amado. Frecuentemente le vi¬ sita en su parroquia, le alienta en sus trabajos y le ayuda en su labor, dando ciclos de conferencias y tandas de ejercicios a aquella gente sencilla que, aun siendo muy pobre, es espléndida en acudir a las llamadas del P. Salom en favor de la nueva igle¬ sia de la Divina Providencia. Es más: el Sr. Obispo Auxiliar distingue con su amistad al P. Salom y varias veces le ha invitado a pasar un día de descanso en su compañía y a sentarse a su mesa. ¡Loado sea Dios!
Para conocimiento y solaz del lector, insertamos, a continuación, un programa de las solemnes fiestasjpatronales de la Divina Providencia. Otro día hablaremos de la labor de los demás religiosos mallorquines que viven en México.

I
Solemnes Fiestas Cívico - Religiosas
que la Colonia Moctezuma dedica al Titular de su iglesia
LA DIVINA PROVIDENCIA
en los días 29, 30 y 31 de mayo de 1953.

PROGRAMA:

DIA 29.—A las 7 p. m. Exposición Menor del Santísimo, rezo del

Santo Rosario, ejercicio del Mes de María y solemne Trisagio cantado

por el pueblo. Al final se dará a los fieles la Bendición con el Santísimo.

DIA 30.--A las 10 a. m. Misa Solemne en sufragio de nuestros

feligreses fallecidos durante el último año.

A las 5 p. m., grandes carreras pedestres para los niños y niñas de

i nuestra Colonia. También podrán manifestar sus habilidades nuestros
I jóvenes que quieran subir al tradicional «Palo Encebado».

I

A las 6 p. m.. La renombrada Banda de Música de Atlautia, diri-

I gida por el Maestro Sr. Julio Barragán, recorrerá las principales calles

i* de la Colonia. A las 7 p. m., como el día anterior. Después de la función religiosa, habrá disparo de bonitos y artís' ticos fuegos artificiales por el renombrado pirotécnico de Ozumba Sr.

; Cándido Martínez.

I

DIA 31 .-Festividad de la

i

SANTISIMA TRINIDAD

i

A las 8'30, misa de Comunión General para los alumnos del Insti¬

tuto R. y demás devotos de la Divina Providencia.

I

A las 9’30, Recibimiento del EXIGUI, y RVMO. Sr. OBISPO AUXÍ-

i LIAR DE MEXICO. fJr. JUSE VILLALÓN.

I

A las 10, MISA SOLEAiNE y SEBMON POR EL EXMO. y RVMO.

I Sr. OBISPO.

i

A las 5 p. m. GRANDIOSA KERMESSE

I

Amenizada por la misma banda de Música y Bailes Regionales

i organizados por el Sr. Francisco López. Habrá Tamales, Pozole, Enchi¬

ladas, Antojitos, Atole, etc., etc.

A las 7 p. m., Función Religiosa como los días anteriores y ejercicio

final del Mes de AAaría con sermón y besa manos de despedida a la

Santísima Virgen.

La Kermesse finalizará con disparo de artísticos Castillos artifi¬

ciales, Toritos, una vistosa y ruidosa Traca final.

MEXICO, D. F., MAYO DE 1953.

LU
Cl
<<

El Cura-Párroco P. Miguel Salom, hablan¬ do con el Sr. Obispo Auxiliar de México.

Uno de los nutridos
grupos de niñas y ni¬
ños de la Divina Pro¬
videncia, que recibie¬ ron, por primera vea, el Pan de los Angeles.

La angelic-al niña Isabetita Torres Bosch s'e acercó, por primera ves, a la Mesa Eucarís¬ tica, día 27 de marso de 1953, en la iglesia parroquial de Son Sar¬
dina. Reciba nuestra
felicitación que liacintos extensiva a sus pa¬
dres.
i

I-a encantadora niña Carmen R. Sancho de Castellarr.au en el día de sii Primera Comuniór,
celebrada el 25 de mayo de J95P, en la iglesia parroquial ele .San Miguel, de Palma. Nucslra felici¬ tación a la niña y a S7is padres.

Los amantes hermanos
Juan y Catalina Solivellas Estrany recibieron, por primera ves, a fesús Sacramentado en la iglesia parroquial de la Inmaculada Con¬ cepción de Caimari, el día 22 de marso de 1953. Nuestro parabién a los comulgantes^ y a\\‘^us padres.

«A Gaieta»

T A «codolada» que, en este número, ofrezco a, los amigos del folklore mallorquín
parece, a ratos, prosa rimada o una canción un poco en ruinas. Con todo, la for¬ ma actual de esta canción puede ser la auténticamente popular y no efecto del tiem•po que todo lo corroe.
La poesía moderna, con una libertad que los quietistas han siempre anatematiza¬ do, se proyecta en múltiples direcciones e intenta continuamente renovarse. Las
aguas encharcadas se pudren. La inquietud y afán por hallar nuevos caminos en bus¬ ca de lo puro, lo original y sorprendente, es una de las características' de la poesía moderna. Y por esto, con razón o sin ella, los poetas de nuestra generación han que¬ brado los rígidos moldes antiguos y prescinden de la uniformidad en las estrofas, cambian continuamente de compás en los versos, y alirman, unos, que la poesía está en las simples palabras y en las reacciones que se suscitan en el lector; y otros llegan a decir que tiene poca importancia el entender o no entender los versos de un poeta.
Pero no hay que extrañarse si la poesía moderna es así, pues en el folklore encon¬ tramos, con cierta frecuencia, y por más que parezca inaudito, las mismas tenden¬ cias.‘inquietudes y libertades de las escuelas más avanzadas. Y decimos lodo esto a
propósito de la canción «A Gaieta» que, por su versificación desigual, a primera vista se ofrece como una «codolada» un poco en ruinas y, no obstante, dado el parentesco
que, a veces, existe entre el folklore y la poesía moderna, bien puede ser la forma ac¬ tual de esta «codolada» su forma propia.
El tema de esta canción se halla también en el folklore catalán. El «Romanceri-
11o Catalán» de Mllá y.Fontanals la registra con el nombre de «Xauxa». Jauja o «xauxa» es sinónimo de bienestar, abundancia y riqueza. Y la «códolada» «A Gaieta» tie¬
ne, exactamente, el mismo significado.. En efecto, esta «codolada» es la versión folklórijo humorística de las célebres des¬
cripciones de la edad de oro que encontramos, por ejemplo, en Virgilio (primer libro de las «Geórgicas») 5^ en Ovidio (primer libro de las «Metamórfosis») y en el «Quijote» (parte primera, capítulo XI); descripciones que no son otra cosa sino' reminiscéncias del Paraíso perdido.
El final chusco e inesperado de la «codolada» es un recurso rhás para excitar la risa. No obstante, el .deje cáustico de los últimos versos bien nos da a conocér el escep¬ ticismo del narrador y evoca, al mismo tiempo, la conclusión socarrona que Horacio
pone al admirable elogio de la vida campestre. (Libro ele los Épodos, Epodo'II.)
La nodriza de Eneas se llamó «Cayeta» (Véase final del libro sexto y principio del
séptimo de la «Eneida») y de esta mujer tomó el nombre la antigua ciudad italiana de «Gaeta», donde, en 1848, se refugió el Papa Pío IX. En Roma, hubo la ilustre familia
de los Gaetanos y, en Mallorca, son muy conocidos Ids «Serra,de Gaieta». Incluso en
Lluchmayor, existe o ha existido el sobrenombre ?Gaieta», «Madó Gaieta».
En el término municipal de Sa Pobla, al pie de las montaña^.del Norte, hay el predio de «Gaieta», una finca con almazara, nariinjos, almendros, olivos y bosque. Alrededor de «ses cases» chorrean algunas fontezuelas. Por aquellos parajes recogí, 'durante el próximo pasado invierno, esta canción;

Voldria que Déu me das So'n Ferragut i Gaieta,

So'n Corró i So'n Carreta, Ca'n Mari í So'n Borras.

134

El Heraldo de Cristo

Los dos primeros predios pertenecen ¿I Sa Pobla. Los otros cuatro a Campanet. A «Gaieta» no vi nada de particular. Las maravillas de que habla la canción deben
suceder en otra parte.
Es conocida la frase: *«aixó és com qui esta a Gaieta» que equivale a: «tenir una vida regalada; viure a boca qué vols, cor qué desitges». Si alguien se queja a causa de la comida o el trabajo se le dice: «Ido, que et pensaves que aquí és Gaieta?».

Eí vols embarcar
per anar a Gaieta? Allá van esquena dreta, no' passen caler. Mon companyó,
ens embarcam
i a Gaieta anam
i estarem millor?
A la Ciutat de Gaieta,
que és un gran imperi,
allà no s'hi passa
gens de cativeri.
El Rei vol i mana
que ningú trebai i, si n'hi ha cap que dugui avarícia, prompte el fan anar davant la justícia.
I l'hi diu ei Rei;
— Ni jove ni vei no vui que trebai
ni ara ni mai! —
No hi dugueu cap eina per a trebaiar, ,
només instruments
i devertiments
per riure i fclgar.
Fora pensaments de voler feina!
Hi va anar un ferrerèt coix, nat a Santanyí, i un pic s'atreví a fer-hi una aixada, molt ben esmolada, que ès cosa privada per aquella gent.
I li varen dir:
— Si el Rei ho sabia, v'os castigaria desterrat d'aquí!— Una altra vegada,
se sentí temptat, a lloc amagat,
de fer un guinavet.
I el duen tot dret
a la Providenci'.
Li feren sentenci'
de morir penjat a un abre llampat, tot ple de secáis, perque era afectat de passar trebais.
A Gaieta, es trespols són d'ensaimòdes;

sa terra ès de sucre

i es macs són bunyols i el que ès afectat de dolç va xucla qui xucla. Allà menjareu arròs
sec, de penyal groc,
que ès un mira'm i no em tocs. I rompreu ses sobrassades amb so genoi.
Hi ha fruites confitades

ençà i enllà. De lo que us agradarà
en fareu roi!

També hi ha estepes

qui fan faldetes;

desiara pinotells

'

qui fan capells

i barrets amb floc.

Ses parets d'es sementers són de peces de formatge
i, perque passi s’oratge,
fan finestres de travers.

Beuen vi a barralades:

vin blanc a's matins,
negre a la tarda.
En beureu tant com voldreu

i alegres 'nireu i amb penes coneixereu
es casats amb sos fadrins.

Com més fareu emblavins

més apreciats sereu.

Allà no hi ha mosques,
ni tampoc mosquits, ni puces an es llits. No hi ha caragols,
ni tampoc cap cuca ni res que crusca. Un dia hi botà
una puça llesta: per una- finestra
la hi varen tirar.
I la malanada
morí d'una arcabussada
de quatre confits
i no va tornar.

An això ho contava un vei
an es seus néts, per fer-los ballar. I la padrineta, cansada de trui, los deia: — Fotesa, fotesa!
A la Ciutat de Gaieta
només hi va
la gent boieta!

R. G. B.

Favores de la humilde Terciario Franciscana y Siervo de Dios,
SOR FRANCISCA-ANA CIRER y CARBONELL, Fundadora de
la Congregación de Hermanas de la Caridad de Sancellas.
000^000—

Continúa el (2.^ nota de

manuscrito del Rdo.
referencia).—Todo el

D Bartolomé Molinas: alcance del contenido en

esta

paso que es muy notorio, tinuación consignamos:

favorece

en

gran

manera

la

verdad

de

los

segunda Nota, al
hechos que a con¬

dhqabeuucreeablroeiogecseqiddenueoeep1roenda8ldeal5mm idd5cei,oioesncnmntposeounoteetsam reddnrieoalaaet,cdnivitupóeoeodnnlcalidyaoare..dsldNeiefnasotllpollaeeunséncísaitm mosdiifeenuáonéhnttaaiopmbbaeldoererashc.SaolNoocmsroeuFrvclergaaacaqrinenduccooíiíssamecdnádaeeslaAefuqsntuinaagedlevCausimilinrlaeaea,rny¿tybolres2vCeien7la>rrbrdqeeoeussnpeeFeeñestlaole¬, psm lplbelu prtiaalm oeir·ljn isaiieeóslmdaia uotsreieaccpsesais'de^eiotpnanteuiNneavndlqann idttlbacaruoteseaeoPaa,aecdrsdriaruacdpdd,sseaioraáesoensasscgmntuóruulseralldijaaniypurenebtovso,oasscfuoiseupdñiremeóoprsiiaeaedaomtnbrcuaprr.oaclaiapjidooiadsegFórVerudcraerndsaeeioceucnleulaslnctcindpaooesm uupoaid,nllóeaalabaqeauespnnrdullcpseeqoattrelch;oaospruesrai,sbipaettmspeom eeuyariaoavdjm eseepacdidalepsrvrootooooncílisi,assarsóisciyuuo;lsdtoiaudpdpotasevrñceeeaooscaaJiouvldrrejbsRu,dausolsasteenm ecdaitnovsarieilfpólelieoptobuaugalnnacaiétilcddóaocitrm yboaeiresm nom iesád.óiqp,1n,letsaaduu7ioglnrpesaet8ysaroutrr1eóem pddioclyb,naldoaataoipiácdrrteusrrraamsiaane eicpdnmncleiadaodsalipaéinslsllsusaudmioutemveftevrrddeceghcpiaaodaíodniaoaaagbnndaestscrtiaep^caoiea,iieojeuooclm lm epnaqtasaoapdeduaouñifn.reoreaaoóSotqnslevsljuaeunitrhmomreesggboaeirisnórpseoesrapivelismdsandoán oedetctaptno eriaeeovpltrndldaEsileam eaacectasuruiurfaiccic;m em am medoaoclsy¬n¬en¬¬¬n¬eDcdAeemiscHiisee<,inmjHaegbnasurlalSedáleendHddeleeao1rsVnC8eáa5am1car.aivddnaeatnesdz,,,alCaldoaaenqróueennec,icgeicoódonadndeec,nelpdasoiduSroacmapnsiotaacroIdSgne.dlelSupseciiatñaodo,yoríssaoVolMiiycc.aitcórIt.iia,adnetGulevúMnot.eilerIaf.eelscSttdaoeebñeloeelrcsdtDiim aa. iJeD7oniódsto¬eé

sim m apedsdpclnatafbvdcdhuairpaixeeoeeohteoaeloaagvnhestilnrnanm ánddrccnbiom unatguetsesuoíot,dieidbaeaan sir•oatsaecna^smaidqsanno naeaannNoddieqtdtcrstnspis,etíeecdlea cuoosaeoyeoeeeleicaeanmapm sdseu vlesndsulqcqtdsootaaabn Diiiraéoioactuitesesd,rclósarldexigbeifniaeondesonaatttsteoaúdeotdaaem seVeocscolneenadndafsrnersseautilolilpeaeialrtldtbalsrelSírrm beaelraapstaaeoe.rscaltuCqSnarzu,bebdliacum oasnApuoctneeipah,easneenm eeepbáriaaúitrpvnrnqnjerdorrilisidtboSbdootdaeadsuiagoeeocaalotuldesenarariuovDnercfq,do totporzdulaeenaliruobtiiscaallrasradaoentream ie,acoaq.eda,os,ednomadelubhenncbNanam áapocolreaqaeatiosauoérdrvutsrtndlul,so,ieiacen,naibcpreutuidipeqsleacgiqmebioeusm oesaouoiodlnonuCaóosrayasspqem erserensaóstddilíuooodarrdaseaeoseeeeeojisneelcolannaose,eciIarqcesetotbndsngsilinoislduosa,óllleoudlaullsteipteosteicgemencsusurm méosuaesealnuhapsvpraxocpaamstiáem dC ueidoeatoeru.eoosansarbenncnapnrassea-stePeiucrtPe'iodee^rinébilariedseidzieaes.sdnbcsdtnld,rbhoaéleeererum epidamoissasrrqsvcpaolood,eooceulesm áyluinoalarnqlseipsoidlsualctotsragtuqoeoevitpvuaaiaddnauaDedrlim m boouelaslelteem doorreaiazelvcoofsuolá,usa,udjlabsenecancasspdndedondlecnaosh,oerlaeotsoneodeelctssaosqael,lnne,txoytnasdupasicqdesrtiddprnoeebunrcucauesltemíbaooonarrtigaoyñeeoueseesdfo otlpoouruaiarovsdnclirraoalssdeaanm oniaedbtsió,hpireseaosacióslibevoedauenqcnnils;elaaoennodraaaugroaadaltserelbesapaalirdog,sm gm üshpaaidroerol,rsvuealorysep,áairm edeoqesnseb,eserdesnm xeszuneaiisrlolan ias,oedem lsdtcoasn^ao nom m sleneoiqm aú,lasldDlclayuncm eioem tnm lcseoeietaoaaxiagCroem noen,penco uqaaarem acntsavrilrrtsm uotodedorraieaooolisaaoaeiaós,¬ioals¬¬ss¬,lei

(Continuará)

FR. FRANCISCO

POR LA SEÑAL DE LA SANTA CRUZ...

f JUIZAS, amigos lectores, os habréis imaginado que, al llegar a las Misiones, nos
encontramos con grandes serpientes... y otros animales feroces... con los indios salvajes dispuestos a atravesarpos con sus flechas... Aunque sabemos que semejan¬ tes peligros existen en los campos inmensos de nuestra Misión, gracias a Dios nada de eso nos ha acontecido. Lo que hemos encontrado es una multitud policromada de gente (pequeños y grandes) que no saben hacer la señal de la Cruz, que no saben re¬ zar y apenas conocen a Jesús y a la Virgen.
Yo, sin saber casi hablar el portugués, empecé a dar clase de catecismo, pues el Padre que lo hacía el año pasado fué destinado a la otra Misión, más al sur; otros dos estaban de viaje por el río; al P. P'rancisco, mi compañero, el Sr. Obispo le encomen¬ dó los centros de Yata y Vilamurtinho y aquí solo quedaba el P. Máximo, superior y párroco, y así me vi obligado a «enseñar... casi sin saber hablar».
. Como mis clases de Catecismo a esos niños y niñas de Cuajará no dejan de,tener toda su gracia e interés misional, os Yoy a contar algo de como doy y como son mis clases de Catecismo. Así que ya lo sabéis, soy el «profesor de Religión» en ese pueblecito de las orillas del Guaporé.
Camino de la Universidad

Así llamamos por aquí a una pequeña escuela o colegio. Pobre del Misionero que

no tenga optimismo suficiente para llamar catedral a una vulgar capilla y universi¬

dad a una escuela de barro y paja. Mi trayecto es corto, sólo tengo que atravesar dos

calles muy anchas 3'' llenas de hierba (la vejetación es tan exhuberafite que invade

hasta las calles del pueblo). Todos los días podríais contemplarme haciendo este corto

camino con el hábito blanco, el sarakof puesto (fel sol tropical siempre va en serio) y

con un pequeño librito en la mano qué dice

Catecismo da Dontrina Crista^.

Un colegio y dos escuelas.

En Cuajará tenemos tres centros de enseñanza: el Colegio de Ntra. Sra. del Cal¬ vario con sus 500 alumnos, que fundó Mns. Rey y lo dirigen las HH. Misioneras, el Grupo Escolar, que viene a ser la escuela pública, con unos 100 alumnos,' y la escuela protestante: el «pastor» es el dentista del pueblo y su mujer hace la escuela a los 25 alumnos. Yo voy a dar clase al Colegio y al Grupo, pues comprenderéis que el misio¬
nero católico no tiene entrada en la otra escuela.

Así son mis ciases de catecismo.

Empezamos rezando una Ave María con las manos juntas 3" santiguándonos, pero son muchos los que no saben responder y es divertido ver eLcruce de brazos y manos que hacen sobre su cara, al querer imitar mi señal de la Cruz. Con eso podéis ver que no saben nada de la doctrina cristiana, 3m que lo primero que se aprende es precisa¬ mente hacer la señal de la Cruz y pezar el Ave María.

Ei Heraldo de Cristo

. 137

Así como nosotros tuvimos la «gracia^ de aprender las primeras oraciones, senta¬ dos en las rodillas de nuestra madre o de nuestro padre, y eran sus manos, qué cada día cogían las nuestras para que aprendiésemos a santiguarnos, aquí os puedo decir que sólo existen mis rodillas y mis manos, o sea mi clase, donde aprenden esas pri¬ meras nociones de nuestra religión tantos hijos completamente abandonados, ya que sus padres son los primeros que no saben rezar...
De colores...

Sí, de colores es la «turma» infantil que asiste al Catecismo; negros (carbón), ne¬ gros (chocolate), cobrizos, morenos... blancos... y las facciones desús caras muy dis¬ tintas. Los tengo de toda edad y condición, y mis clases aunque todas sean de Cate¬
cismo, son muy distintas unas de otras. En una me limito a coger la mano derecha de ellos o de ellas y les voy enseñando
a hacer la señal de la Cruz, en otra tenemos que repetir la misma oración (Padre nuestro, Ave María...) durante toda la clase... A los más adelantados, si ya saben las oraciones, les explico alguna noción fundamental de nuestro Catecismo, y a todos cuento alguna historia o ejemplo que siempre escuchan muy atentos y les gusta
mucho.
Para que entiendan algo y puedan responder a mis preguntas, es preciso repetir muchas vçces lo mismo «con las mismas palabras», pues parece que el sol de ese tró¬ pico ha quemado un poco sus inteligencias, y les cuesta mucho aprender algo de
memoria.

«Nossa Mama! do Ceu»

Cuando llegué al Catecismo, muy pronto pude cerciorarme de que mis alunónos no

tenían apenas la mínima noción y conocimiento de Jesús y la Virgen. Les hice algu¬

nas preguntas y nadie supo responder. Mis primeras clases las empleé para explicar¬

les y decirles muchas cosas de la Virgen, ya que a Ella he consagrado mi vida misio¬

nal. Ahora cuando les pregunto quién es Nuestra Sra., todos muy contentos respon¬

den con su acento característico; ■^E Nossa Mamai do

y si les preguntáis cómo

se llama, oiréis un grito de toda lá clase que dice: ^se chama María*.

Amigos misioneros

Sois todos vosotros, queridos lectores, que sentís en vuestro corazón el anhelo apostólico de salvar almas y de ayudarnos en nuestro trabajo misional. Vosotros sois los que nos proporcionáis las mayores alegrías y los más agradables consuelos ya que, aquí, los misioneros, sentimos el contacto y vemos el fruto de vuestras oraciones y sacrificios.
Lo sabemos por las cartas que ños llegan. Todas tienen frases como estaS: «es grande el entusiasmo que hay por las misiones...», «da gusto ver como rezan los. ni¬ ños por vosotros...», «pido al Señor penas para que os dé alegrías...», «me emociona .rver a la pequeñiná rezando con las manos juntas por las misiones», «todos rezamos mucho por vuestra misión...».
■Por eso, desde esa página que viene a ser «la ventana misional» por donde con¬ templáis nuestra misión, os damos a todos las más más sinceras gracias, y os deci¬ mos que sigáis adelante con vuestras oraciones, sacrificios y limosnas, ya que, -sin vuestra ayuda, no podríamos dar un paso en la ardua conquista de las almas.

Abril de 1953.

P. JERONIMO GENOVARD, T.O.R. Misionero en el Guaporé. (Brasil).

DE LA PORCIUNCULA

MBS DB MAYO

MES DE MARIA.-En el cotidiano ejercicio del mes de María el coro y la escolanía ha ido estrenando nuevas composiciones musicales en loor de la Virgen. El altar de Ntra. Señora ha sido adornado todos los días con arte y primor. Entre cirios y en¬ tre flores sonreía la Virgen Inmaculada, agradeciendo nuestros obsequios espirituales.

OPERADO.-Ha sido hospitalizado en la clínica del Dr. Andrés Llopis, en Puerto de Pollensa, el Rdo P. Juan Llabrés, después de haber sufrido delicada intervención
quirúrgica, por paralización, desde años atrás, del juego de rodilla por inarticulación ósea. Hemos ofrecido nuestras oraciones por el éxito de la operación médica y por el
pronto restablecimiento de nuestro querido P. Llabrés. La intervención fee practicó el día 5 por la noche.

FESTIVIDAD DE LA ASCENSION. —El 14, fiesta de la Ascención del Señor, can¬

tóse misa mayor que ofició el Rdo. P. Superior del Colegio, asistido por los Rdos P.

JorgeMutyP. Vicente Ortiz en calidad de diácono y subdiácono respectivarhente.

Fué interpretada una partitura de Mons. Perosi.

La solemnidad del día nos trae a la memoria la consabida copla del cancionero

español:

.

Tres jueves hay en el año

que rehimhran como el sol:

Jueves Santo, Corpus Christi

y EL DIA DE LA ASCENSION

.• Esta noche en la sala de actos ha tenido lugar una velada recreativa, a cargo de los colegiales de la Sección Menor. Presentóse el drama <San Tarsicio» de la galería
teatral salesiana: Actuó de protagonista en dicha obra Antonio Villalonga y repre¬ sentaron respectivamente al diácono Lorenzo y al patricio Vincio íos alumnos Eladio
Manzaneque y Miguel Ramón. Tras breve interludio declamaron composiciones en verso los alumnos Jaime Estarellas, Antonio Campins y E^ Manzaneque.
La laureada escolania ofreció un precioso recital de canto de las diversas regiones de España.
En segunda parte fué puesta en escena la divertida zarzuela ^El Maestro Cani¬ llas^ con acompañamiento de piano y violín. .
A los organizadores de la amenísima v^elada Rdos. P. Rafael Sastre y P. Gabriel
Fernández nuestra felicitación

DE RETIRO ESPIRITUAL. —Día 17, domingo, los miembros de la Juventud Serᬠfica del convento de San Francisco de Palma practicaron en La Porciúncula un reti¬ ro espiritual reglamentario. Llegaron a nuestro colegio por la mañana, acompañados de su Director Rdo. P. Rafael Genestar y su Presidente D. Angel Cortés. El P. Di-' rector predicó las pláticas y el fervoroso Vía-crucis que se tuvo al aire libre.
Nuestros niños — finalizados los actos del santo retiro— bisaron la velada del an¬
terior jueves, en honor de los visitantes y fueron muy aplaudidos por los concurrentes.
UN OBSEQUIO. —D.^ Leonor Servera de March ha hecho entrega al Rdo. P. An¬ tonio Mas, Prefecto de la Sección Mayor, de un valioso juego de futbolín de mesa, como regalo a nuestros alumnos de La Porciúncula. Va montado en precioso mueble 'y asciende su coste a las 8 OOO’OO ptas.
Para la distinguida bienhechora nuestro más sincero agradecimiento.

LA PUEBLA.-Día 12 de febrero pasó a
' mejor vida en el Seminario Conciliar de
San Pedro de Palma de Mallorca el estudio¬
so Y ejemplar seminarista D. Francisco Caimari Crespí, hijo de los propietarios de La Puebla D. Francisco y D.® Esperanza. Su paso por el Seminario se deslizó bajo el lema de oración, obediencia y trabajo. Su muerte fué muy sentida por los alumnos y Superiores de aquel centro docente. Nues¬ tro pésame a sus atribulados padres y'de¬
más familia.
BINISALEM.-Día 28 de mayo bajó al se¬
pulcro, confortada con los santo sacramen¬ tos, D.® Ana Pons Martorell, de 50 años de edad. Si su larga y dolorosa dolencia le tuvo targo tiempo postrada en el lecho, ello sólo sirvió para robustecer más su fe y con¬ fianza en el Padre celestial. Nuestro pésame a su esposo D. Jaime Martí Nicolau, herma¬ nos D. Juan Y D. Miguel, hermanas políticas D.“ Apolonia y D.® Jerónima Martí Nicolau
Y sobrinos. S'HORTA (Felanitx).-Día 5 de mayo ce¬
rró sus ojos a la luz de este mundo D. Juan Binimelis Vadell, de 71 años de edad, ejem¬
plar padre de familia, amante terciario de San Francisco, devoto de la santa Eucaristía,
que recibía con frecuencia, y del Rosario de la Virgen, que rezaba todos los días en familia. Nuestro pésame a su afligida espo¬ sa D.® Antonia Oliver, hijos, hijas e hijos
políticos, nietos y demás familia.
CAMPOS DEL PUERTO.-Día *8 de abril
murió en el Señor D Juan Juliá Vadell. Es¬
peramos que el Señor haya premiado con la santa gloria la vida laboriosa y cristiana de su siervo que pasó por este mundo de¬ jando el buen olor de Cristo. Viéndose cercano a la muerte, recibió con gran devoción los santos sacramentos y, ayudado por su
hijo el Rdo. D. Guillermo, rezó las letanías de los Santos y de la Virgen. Nuestro pésa¬ me a su familia, en particular a su hijo el
Rdo. D. Guillermo.
MERCADAL (Menorca).-Día 3 de mayo durmióse en el Señor, llena de virtudes y
de méritos, la Religiosa Franciscana Sor
Margarita.del Buen ¿uceso Serra, a la edad de 57 años. En su larga y penosísima enfer-

D ° Francisca Ana
(Villafranca)

D. Juan Biniamelis
(S'Horla)

D. Juan Ji
(Campoi

medad que le retenía en cama exclamaba
con frecuencia: «Todos los sufrimientos son
pocos para la conversión délos pecadores». No deseaba alivios, ni menos curarse, sólo suspiraba para volar al cielo y unirse con
los bienaventurados ante el Trono de Dios.
A las Religiosas Franciscanas y a los fami¬ liares de la difunta nuestro sentido pésame.
VILLAFRANCA DE BONANY.-Día 29 de
abril durmióse en el Señor, confortada con los auxilios .espirituales nuestra suscritora
D. Francisca Ana Sansó. Amante esposa y
ejemplar madre de familia, militaba en las filas de A. C., dejando a todos el ejemplo de sus virtudes.'Nuestro pésame a sus afli¬ gidos hijos, hijas, nietos y demás familia.
SON RAPINYA (Palma).-Día 5 de abril bajó al sepulcro, víctima de breve enfer¬ medad, D.® Antonia Ginard Moll, de 49 años de edad, recibidos los santos sacramentos.
La noticia de su muerte fué tan sentida co¬
mo inesperada y sus funerales se vieron muy concurridos. Nuestro pésame a su des¬ consolado esposo, hijo Y demás familia.
LLUBI.-El 19 de mayo bajó al sepulcro, a la edad de 75 años, D. Jaime Nadal Galmés, caballero ejemplar que, durante mucho tiempo, gobernó el pueblo de Llubí, mere¬ ciendo por su buen comportamiento y des¬ velos en bien del público el calificativo de padre. La numerosa concurrencia que asis¬ tió a sus exequias bien puso de manifiesto

D. Jaime Nadal,
de Llubi .
D.° Ana Pons
(Binisalem)

D. Antonia Ginard, de Son Rapinya
D. Francisco Caimari
(La Puebla)

PAGINA
PARÀ NIÑOS DE 5 A 95 AÑOS

ALEGRE ESA CARA

—Buenos días, D. Bruno. —No recuerdo de usted, señora.
^
—Soy Tecla Clarín, viuda de Trom¬
peta.
— ¡Ah, sí! Me suena, me suena.

En el Bar
—Hombre, D. Jacinto, usted siem¬ pre toma café solo.
—No, señor, a veces lo tomo con mi mujer.
Una desgracia
Un empleado se presenta a su direc¬ tor* y le dice:
— Necesito que influya usted para que me den un ascenso, porque me he
casado.
—Lo siento mucho, amigo mío, pero no soy responsable de una desgracia ocurrida fuera del trabajo.
Baturrada
—Pero, hombré, ¿cómo viene a un Banco para que le curen un panadizo?
.—¡Otra! Porque he leído un cqrtelico que dice: «Se hacen toda clase d^ope-
raciones».
Un caballero ve entrar a su criado en la taberna.
—Juan—le dice—me sorprende mu¬ cho verte entrar en semejante sitio.
—Ah, señorito, pues mucho más sor¬ prendido quedaría usted si me viera
salir.

DISCURRE CABEZA
ACERTIJOS GRAMATICALES
l.° ¿Cuál es la palabra trisílaba que, si le quitas una, se queda con una sola?
'
2.° ¿Cuál es la palabra bisílaba que, si le quitas solamente una, se queda con ninguna?
3.° fCuál es, finalmente, la trisílaba a la que puedes quitar ocho 3^ tendrá todavía una?
SOLUCIONES DE JUNIO
1 Una casa que está ardiendo se di¬ ferencia de una casa desalquilada en que de la primera salen llamas y de la segunda llamas y no salen.
2 El colmo de un hojalatero es te¬ ner un hijo soldado.
3 Rombo:
A ANA NATAN TIOOTIA NONIO TIA
O

el aprecio en que era tenido en toda la vi¬ lla. Nuestro pésame a su atribulada familia, hijos Y nietos, en particular al hermano. Se¬ cretario de la V, O. T. de Llubí, D. Jaime
Nadal, que tanto trabaja para gloria del

Serafín de Asís.
-Día 7 de junio descansó en el Señor D.^
Francisca Perelló Ramis. Era terciaria y muy
devota del Pobrecillo de Asís. Nuestro pé¬
same a su familia.

j| FOTOGRABADOS

» MALLORCA •

Toda clase de Fotograbados - Dibujos - Retoques

Calle Luis Salvador, 171 y 172.

-

Teléfono 2263

PALMA DE MALLORCA

VEA en NUESTROS ESCAPARA TES: íïlofociclefas; Derbi - Iso - Lube Velomotores: Ducatti - RatÓU
Bicicletas: Super Minaco - Minaco y CIL
Miguel Nadal Comas Tei. 1324. - Palma
TALLERES RAPIDO
COMPOSTURAS DE CALZADO TEÑIDOS EN TODOS LOS COLORES
Fideos, 9-11 - PALMA

Mercería CASA PEPE

CASA ESPECIAL EN NOVEDADES BOLSOS, MEDIAS Y CALCETINES

Sindicato, 56.

PALMA

GOMAS ■ AMIANTOS - CORREAS HULES - ORTOPEDIA - DEPORTES

SUMINISTROS FRAU

Plaza San Antonio, 17 -18-19.

Palma de Mallorca

(SUCESOR DE BLANCH Y GRIMALT, S. L.)

Teléfono 1236

Ventas al por mayor y detall

Casa fundada en 1918

Ferreteria - Cerrajeria en general - Drogas - Pinturas - Carburos - Loza - Porcelana - Cristal

Sindicato, 122 - 126

Palma de Mallorca

MERCERIA Y JUGUETES

JAIME BIBILONI

Calle Sindicato, 76

Palma de Mallorca

EL BARATO Gaspar Llinás

TEJIDOS DE LANA, SEDA, HILO Y ALGODON

Calle Hostalets, 33.

Palma

DROGUERIA
-MATERIAL FOTOGRAFICO-
Santa Eulalia, 2 - Teléf. 2461
Palma de Mallorca

Transportes Reunidos de Mallorca, S. A.
TRANSPORTES MARITIMOS Y TERRESTRES
Servicio de domicilio a domicilio para todos ios puntos de España Calle Escuela Graduada, 2 - Teléf. 2469
PALMA DE MALLORCA

SERVICIO DE ALQUILER de automóviles, autocares y camiones de carga
EMPRESA NICOLAU Mateo Enrique Lladó, 25 - Teléf. 3421 - PALMA

JABONES

-- '

^

EL NIDO

■

PERFUMERIA

RUÑOLA-MALLORCA

IA VIDA DE m ANTOMD EE GRAIE
m

Escrita por S. Atanoslo y completada con notas

geográficas e históricas por el sacerdote mallorquín

Rdo. D. Juan Pascual y Massanet, ha sido elogiada

m

recientemente y bendecida por el Sumo Pontífice.

Pídala en las Librerías o el autor: C. San Andrés, 15 - Manacor

Anisette
Super fino
IRanda
La Porciúncula
Palma de Mallorca

JUAN ESTELA
Aragón, 60-PALMA DE MALLORCA- Tel. 2320
ESPECIALIDAD en MOSAICOS IMITACION MARMOLES y MADERAS NUEVO SISTEMA DE TEJA Y, TEJA BOVEDILLA
PATENTADOS

Chí^TALEfílA BALEAR
ESPEJOS - CRISTALES - VIDRIOS nwn
Avda. Gral. Primo de Rivera, 51 - (Antes E. Fi¬ gueras) TEL. 1965 - PALMA DE MALLORCA

GRAFICAS COLON.. INCA