El Heraldo de Cristo 1938, n. 345
1 eraldode risio

AÑO XXX

Julio 1938

Núm, 345

Antigua casa Falconer
Sucesor
S. MAS REUS
Arinas—Arroces — Cereales
Salvados—Legu mbres
Derpaoho: Arbós, 1 Almi.oenes:HostaleB, 26 • 30 - 32 - 43
Teléfono 2123 - PALMA
/ OPTICA DP \\ \\ / PRECISION
GUILLERMO SOLER
Calle jaime II, 4 — Palma de Mallorca

DROGUERIA

JOSE VILA COLL

Aparatos, Productos, material fotográfico

^

á

^ 111

^

11 1" 1^^

|r

Drogas, colores, pinto*
ras, esmaltes, barnices,
brochas, pinceles, ]abonos, telas, tubos y colores al óleo, acuarelas
y pastel.

P. Sta. Eulalia, 2

Palma

l^madería Confitería Pastelería
Forn de Plassa
ESPEClflLiDílD EN ENSAlMflDIlS Idaza Mayor. 39 y 40
con sucursal en la
calle ele San Miguel, 33 esquina Gater.

¡Envíos Militares! se díspachan can toda upgeacia an
LA ACTIVIDAD
Plaza Rosario, 3 - Frente a la Fuente
por pesetas 1*15 todo comprendido
Familiares de ios que en el frente luchan! Tenedlo presente al preparar los envíos

DROGUIEHIA Y FEHMETEIRIA

^^SSS5ffS!5S!5S5RfiSR55SBSH5SS!8S8E5!' TFlffONO T2S6
CALLE SINDICATO 122 • PALMA DE MALLORCA

fASfttCA CERRAJERIA
EN SERIE TORNERIA MECANICA
LUIS HAiirtw («ilMMCUNSI

i

Pianos y Antoplanos de todos mareas
Vsnto sxeinsiYa de los

CHASSAIGNE FRERES

Al contado y a plazos

Anticua casa BANQUÉ
de José Balaguer

COLON, ••

Palma da Mailorea

FABRICA DE GUANTES
Abaniquería, Pelotería, Paragnas, Sombrillas, Sacos ds piel para vials y Objetos para regalo
PRECIO FIJO
JOSE ROVIRA
Plaza Antonio Maura, 16 y Orese, 1
PALMA DE MALLORCA

PENSION

Unión, Sl.-Pnlinn

I librería Escolar

Vicente Roig
VENTA DE TODA CLASE DE OBRAS AL CONTADO Y A PLAZOS. • ESPECIALIDAD
EN MATERIAL DE ENSEÑANZA

P. Cert, 4

Palma de Mailorea

OOOOOOOOOOOOOOOQOOQS^aSOOQD

I
Para completar la alimen¬ tación de vuestros hijos
H 3 I* i n a lacteada

i DIABETICOS
Ii •I
Encontrareis pan especial reco¬ mendado por los médicos en la panadería
LA MODERNA
Peletería, 22 ■ PALMA Teléfono 1930

Relojería San Miguel
DE
M. MIRÓ
Extenso y variado surtido en re¬ lojes de todas clases. Especiali¬
dad en composturas.
o, San Kigael, 27 - PALMA

Contratista ¿e OWas Maestro itltañíli LjluAmauor Gracia, %
í

MUEBLES • DECORACION ® TAPICERIA

Vda. de JOSE LLABRES

Fábrica: Socorro, 48.
Palma de Mallorca

Despacho: Sindicato, 26 al 32. ‘I» Teléfono núm. 1213

COLMADO
LA PAJARITA
San Nicolás, 5 Teléfono, 1844
9
VAIMA DB SIABLOBCA
FIAMBRES Y EMBUTIDOS

FBPBlsría y objstes de escfíIopíd

CA'N PLANELLS

Vda. de Antonio Cañellas

Papeles para fumar de las mejores marcas
DEPOSITO DEL PAY - PAY

Sindicato, 59

PALMA

Año XXX

Palma de Mallorca, Julio 1938

Núm. 345

Intimamente ligada con la vida y la gesta del Bto. Ramón Lull está la montaña donde se retiró, en distintas ocasiones, para hacer peni¬ tencia Y para entregarse a más recogida comunicación con Dios; y donde recibió una particular ilustración divina que hizo brillar con fulgores inextinguibles el diamante de su inteligencia.
Por esto, aquella montaña merece de todos los mallorquines vene¬ ración especial; y de un modo particular la reclama el Santuario de Cura, emplazado en el lugar en que ocurrió la iluminación del Beato, Y donde ya él hizo edificar la primera ermita, viviendo en ella varios meses de fervoroso retiro; y en la que recibió más tarde la visita del misterioso pastor, que besó y regó con sus lágrimas los primeros libros de Ramón, y lo bendijo efusivamente, desapareciendo luego, sin que ni antes ni después se supiera más de él.
Todas esas circunstancias, y muchas otras de carácter histórico hacen digno de estima, como hemos dicho, aquel devoto Santuario.
Pero por la versatilidad de las cosas humanas, aquel lugar cuyo esplendor duró siglos,- cuando la fama de las escuelas lulianas atrajo a las cátedras de Juan Llobed y de Pedro Daquí alumnos, no solo de Mallorca, sino de la Peninsula y de Italia y de Francia,- y cuando en sus notables Escuelas de Gramática se educaba y formaba una por¬ ción selecta de la juventud mallorquína,- cayó más tarde en abandono tan grande, que a principios del presente siglo, daba pena y vergüen¬
za visitarlo.
El 25 de Agosto de 1913” quedaron instalados en Cura nuestros reli¬ giosos. Sólo Dios sabe con cuantas incomodidades: y sacrificios se hubieron de pasar los primeros meses, y aún los primeros años, de su estancia en aquel lugar,- hasta que lentamente, a costa de mil esfuer¬ zos Y con la cooperación de personas protectoras, pudo irse reparan¬ do lo utilizable y construyendo lo preciso; llegándose al estado actual que todos pueden contemplar.

30?

El Heraldo de Cristo

Observándolo, se ve que las notas salientes son: por una parte, la limpieza y el cuidado; por otra, la modestia y aun la estrechez de las construcciones realizadas; y por otra, la evidencia de que la magnifica carretera, la belleza del paisaje, los recuerdos piadosos e históricos del lugar y el resurgimiento luliano de nuestro días, demandan un esfuerzo de los mallorquines para convertir el Santua¬ rio de Cura en un sitio donde puedan acudir todos, hallando faci¬ lidades de estancia y medios para satisfacer unos su piedad, otros sus deseos de estudio, otros sus ansias de contemplar las bellezas naturales, y otros su necesidad de aspirar el aire limpio de la montaña, aromatizado por las virtudes del Bto. Ramón y por las gracias de Ntra. Sra. de Cura.
En el próximo Agosto celebraremos. Dios mediante unas sencillas,
fiestas conmemorativas del 25.” aniversario de la instalación de
nuestros religiosos en Cura.
¿Serán estas fiestas el principio de una nueva etapa de esplendor y brillo para aquel Santuario?
Asi debe ser, y así esperamos que será. Los mallorquines tienen la palabra.
Fr. PEDRO J. CERDÁ

"PAZ Y BIEN"
La nueva España de Franco, representada por la Dipu¬ tación de Guipúzcoa, ha festejado con solemnes actos en la villa de Azpeitia, la promulgación del Decreto de reposición de la ínclita Compañía de Jesús, actos que fueron presididos por el Ministro de Justicia, Sr. Conde de Rodezno, que ostentaba la representación del Caudillo y del Gobierno de España. "El Heraldo de Cristo" celebra la promulgación del digno decreto que es una justísima reparación de la
odiosa injusticia cometida por el Gobierno nefasto de la República, y testimonia su acen¬ drada devoción y fervoroso cariño a la be¬ nemérita Compañía de Jesús, gloria de Espa¬ ña, solera de santos y de sabios y pilar de la Iglesia de Cristo.

È1 Heraldo de Cristo

308

Si tuviéramos un conocimiento perfecto de la personalidad del Beato Ramón Lull en su aspecto humano, nuestra admiración y amor hacia él se mul¬ tiplicarían enormemente, porque fué uno de los pocos sabios peninsulares que dejaron huella en el campo filosófico de la Edad Media; porque fué un artista auténtico en el coto de las letras, el primer artista en lengua vulgar, cuya obra —Contemplació en Déu, Blanquerna, Meravelles, Santa Maria—perdura aún, fresca y lozana como los «capolavori» que se imponen al tiempo y al espacio; porque fué el más acérrimo paladin de la civilización y cultura occidentales entre paganos, herejes y cismáticos, y propulsó la difusión del humano conocimiento entre las clases humildes y populares.
Pero es en el mundo sobrenatural donde la gloria de su santidad brilla con los destellos más refulgentes. Su vida se desarrolla en ininterrumpidas actividades apostólicas, para difundir el conocimiento y amor de Dios y llevar al prójimo a vía salutífera, desafiando trabajos y sufrimientos, humillaciones y burlas, tentaciones y desalientos, desamparos y soledades del alma, mar¬ tirios de sangre y de deseo, con profusión de lágrimas, en un acatamiento perfecto y resignación sobrehumana a la voluntad de Dios, el Amado, como quien dice, el que es amor. Él fué su refugio en medio de la tribulación; bajo sus alas halló cobijo y consuelo su alma, desecha en dolores, pero rebosante de virtudes, que exalaba en la magnífica floración mística de Amic o Amat, abismo de fe, océano de esperanzas volcán, de amores. Así Ramón Lull «abre la serie de nuestros grandes místicos, y sólo cede la palma a dos o tres de los mayores del siglo XVI, aventajándole los restantes en aquella cincelada forma artística, flor y fruto del Renacimiento; pero no (nótese bien) en la originalidad, ni en el brío de las concepciones, ni siquiera en la encendida y arrebatadora tem¬ pestad de los efectos». Así lo afirma Menéndez y Pelayo.
¿Y no serán éstos, acicates suficientes para excitar continuamente nuestra devoción? Como católicos, como españoles, como mallorquines, estamos obli¬ gados a ser devotos del Beato Ramón Lull: pero menguada devoción sería la que sólo se apoyase en el deber y no en el conocimiento directo. Para
adquirir éste tenemos por fortuna los maravillosos escritos del Beato, donde sobrevive, palpitante y profunda, el alma grande de Ramón Lull.
26 de junio de 1938.

309

El Heraldo de Cristo

El Beato Ramón Lull es indivisible. Hay que aceptarle
como es: sabio y santo. El que solamente venerara al sabio, no veneraría al Beato Ramón Lull auténtico, y le infligiría la más grave de las ofensas, al menospreciar la santidad que está por encima de todos los valores humanos.
¿Es que, tal vez, la bondad ya no merece ser honrada
cuando se remonta a las cumbres heroicas de la santidad?
|Tan escasos como andamos de virtud, y querer, no obstan¬ te, prescindir de ella cuando se la encuentra en un grado sublime! Hacer esto no sería justo, ni sensato, ni siquiera
elegante. Si queremos amar, de veras, al Beato Ramón Lull y serle gratos, hay que cotizar, como él, los valores humanos
a la luz de la eternidad.
Pero, no cabe duda, hay que estudiar las obras del Maestro insigne; hay que leerle y superar este olvido que nos abochorna. ¿Diréis, por ventura, que sus escritos son de lectura difícil? Puede que sí; ¿más, qué nobleza tiene un argumento que solamente sirve para defender la ignorancia y la pereza mental? Romped con un poco de esfuerzo la endeble corteza del lenguaje luliano y saborearéis el meollo de su pensamiento.
También son duras las almendras y las nueces y, no obstante, calificaríamos de mentecato al que dejara de gustarlas, por no tomarse el trabajo de romperlas. Son agrias hasta la virulencia las serbas y lo son, también, las níspolas, pero, metidas en un lecho de paja, pierden su sabor agresivo, se azucaran y se ablandan hasta ser un exquisito bocado.
¿Es que, solamente, para los manjares corporales tendremos prudencia y cordura, y esto no valdrá para los manjares del espíritu? ¿Qué diríamos de un italiano que dejara de leer y estudiar a Dante porque es un poeta arduo, o de cualquier hombre de letras que no quisiera saber nada de los textos antiguos de su idioma, porque su lectura ofrece alguna dificultad?
Pero, paralelamente al estudio, que debemos hacer de las obras del santo
Maestro, hay, también, que rezarle. Un lulisía que se satisfaciera con leer sus escritos y no, rezara nunca, no sería más que un lulisía a medias. El Beato Ramón Lull es, como hemos dicho, un santo, y al apostolado, en sentido reli-
gioso y cristiano, enderezaba todas sus actividades y sus libros. Si fué un sabio maravilloso, ello es debido a que era un santo excepcional. En él, la sabiduría
ÇS una consecuencia y una exigencia de su santidad. Ambicioso a lo divino, y deseoso, por consiguiente, de llegar a todas partes, necesitaba de la sabiduría y de los libros para hacer sentir la influencia del apostolado donde no podía llegar el eco de su palabra.
Sin la conversión, el joven apuesto y con la cabeza a pájaros, habría segui¬ do en su vida desgarrada y en sus locos devaneos, y su genio, que estaba enton¬ ces latente bajo el aluvión de su vida mundana, se habría irremisiblemente per¬ dido, pues no‘hubiera nunca encontrado su cauce natural y propio. Hubiera vi¬ vido extraño a si mismo, a su íntima y profunda manera de ser y fuera del am¬ biente en que fué posible que se desplegaran las alas enormes de su genio. El amor mundano le hubiera hundido en la sima de la vulgaridad. El amor divino, en cambio, salvó al Genio de la raza y lo encumbró en el ápice de la gloria.
Por consiguiente, aquellos lulisías que se empeñaran en desconocer al santo para honrar únicamente al sabio empequeñecerían, mejor dicho, destrozarían su figura y caerían en la incongruencia de menospreciar la santidad sin la que el Beato Ramón Lull no hubiera poseído nunca la maravillosa sabiduría que todos, justamente, admiramos.
Fr. RAFAEL GINARD BAUÇA, T. O. R.

Retablo (siglo XIV-XV) que perteneció al derruido Convento de
Trinitarios de Mallorca. Grabado de los "Acta Beati Raimundi Lulli"

(Amberes, 1708) de Du Sollier, reproducido por Francisco Sureda

i

Blanes en su obra "El Beato Ramón Lull". En dicho retablo aparecen

de izquierda a derecha: San Antonio Abad (que suplantó poste-

(

riormente a San Francisco de Asís), La Santísima Trinidad y el

Bienaventurado Ramón Lull, Actualmente solo permanecen en

Mallorca los autorelieves 2.° y 4.® (Colección A. Mulet).

ALBUM LULIANO DE «EL HERALDO DE CRISTO» N.° 7

■4
Monumental sepulcro del Beato Ramón Lull, obra de Sagrera, existente en la vetusta iglesia de San
Francisco de Palma de Mallorca. Grabado de los
“Acta Beati Raimundi Luli" (Amberes, 1708) del bolandista Du Sollier, reproducido por Francisco Sura¬
da Blanes en su obra «Ei Beato Ramón Lull»
ALBUM LUUANO DE "EL HERALDO DE CRISTO" N.° 8,

DE LLUCHMAYOR
Nueslra «Juventud Seráfica» está de luto. Dos de sus miembros preclaros han sucumbido en el campo de la lucha y del deber, con los nombres sagrados de Dios Y de la Patria en sus temblorosos labios. ¡Presentes! ¡Vivan -los caídos!
Nuestra «Juventud Seráfica» está de luto. Pero al mismo tiempo, se siente noblemente orgullosa de haber dado su generoso contributo a la grandeza de la España católica e imperial. En su bandera pende un lazo de crespón, junto a dos coronas de laurel. Dos nombres quedan grabados en oro en los pliegues de su alma: GABRIEL TOMAS MUT y ANTONIO PALMER CL\\R. Soldado de Artille¬ ría, uno; Alférez de Infantería y, últimamente voluntario de Regulares, el otro.
La Patria, crisol donde se funden nuestras más nobles aspiraciones, como ma¬ dre la más tierna y bondadosa, recogerá en su sagrado relicario, el sacrificio no¬ ble y heroico de estos dos hijos que, en el holocausto de la fe y del honor, su¬ pieron ofrecer sus vidas.
«Dios sabe sus nombres y los separa
en las nubes».
Lluchmayor, mayo de 1938, II Triunfal.

GABRIEL TOMAS MUT
Triunfó el 13 de abril de 1938, en el frente.

ANTONIO PALMER CLAR
Triunfó el 28 de mayo de 1938, en el frente.

Mientras el «ESPAÑA» se hundía, gloriosamente, en aguas del Cantábrico, en cu¬ yas torres de espuma ondeaba, ya victoriosa, la bandera de España, un religioso, vestido con el tosco sayal franciscano, postrado de hinojos junto a los cañones del veterano barco, rezaba por los que caían y por los que luchaban. Era el P. Juan Lesión, otro apóstol castrense del mar, amigo y hermano de hábito del malo¬ grado Padre Cepeda, e hijos, ambos, del Pobrecillo de Asís y ambos de la misma Seráfica Provincia de Santiago de Compostela. Los dos, y, como ellos, muchos otros de sus hermanos de hábito, al principio del Movimiento Nacional, se habían ofrecido, como voluntarios, a la Armada; y la Marina Española les agradecerá,
para siempre, su valioso y generoso desprendimiento. Cayó el "ESPAÑA" —¡Vi¬ va el "ESPAÑA"!-y el Padre Juan-así le llamaban amorosamente lodos los ma¬
rinos-pasó a Capellán del famoso barco artillado "MAR CANTABRICO" para continuar su abnegado apostolado, junto a los cañones invencibles de España que saludaban, a la romana, el nuevo imperio que amanecía en el mar. • Y, así como el "MAR CANTABRICO" hacía largas escalas en Mallorca, así el Padre Juan pasaba largos ratos entre nosotros, sus hermanos de hábito, principalmente en nuestro convento de San Francisco de Palma, que le proporcionaba, cuando lo necesitaba, pan y vino para el altar, y en donde siempre había para él un pla¬ to en la pobre mesa de la Comunidad y una celda y un lecho para reparar las fuerzas corporales. ¡Ved que bello y hermoso es habitar los hermanos en uno, decía ehsalmista! • ¡Cuántos actos de fe y heroísmo vió el Capellán del "MAR CANTABRICO", más numerosos que las cuentas de su rosario de oración! Toda¬ vía es reciente la heroica captura de un barco, cargado de armas, y la más he¬ roica salvación de sus tripulantes, en la ancha y profunda soledad de los mares, velada de peligros y de misterios! El barco de los marinos del honor intimó al bajel contrario la orden de rendición, y la tripulación enemiga, creyendo que los marinos de España iban a bombardear súbitamente su barco, presa de angustias y zozobras de muerte, abandonó el buque al necio albedrío de las indómitas aguas, y se lanzó, como un solo hombre, en un mar alborotado, cuyas olas lo mis¬ mo llegaban hasta el cielo como bajaban hasta las profundidades del abismo. Y ver, luego, a nuestros marinos luchar denodadamente contra el furor del mar y los espasmos de la muerte, para salvar a sus hermanos enemigos y conquistar para España, el rico trofeo de su barco. ¡Y lo consiguieron, despés de largas y

duras horas de noche! Y, entretanto, el Padre Juan rezaba por los victoriosos y por los vencidos. ¡Gloria a los marinos de España! • El Padre Juan no es jo¬ ven: cuenta más de sesenta años. Por eso, ahora, en que los servicios de esos ab¬ negados voluntarios ya no son indispensables, los Superiores del incansable franciscano, pidieron a los altos Jerarcas de la Marina y del Clero Castrense que dejaran en libertad al benemérito Capellán de dos barcos de guerra, para que pudiera reintegrarse a la augusta paz de su convento de Betanzos, en donde son, también, preciosos sus servicios. ¡Adiós, Padre Juan, hermano dulcísimo, y ruega por nosotros ante el sepulcro secular de Nuestro Señor Santiago, Patrón de España!
El Padre Juan Lestón fué misionero en el Oriente, y, durante la Guerra Europea, organizó, en Constantinople, el Hospital de la Cruz Roja y la obra de la Sopa de los Pobres, que tantas necesidades remedió en aquellas tristes circunstancias. El celoso misionero, con grandes sacrificios y llamando a las puertas de la caridad de otras personas, consiguió que, durante el período de la guerra, se repartiesen, diariamente, 500 raciones de comida a otros tantos niños, pertenecientes en su mayor parte, a familias musulmanas pobres, por lo cual el gobierno turco lo condecoró con la Meda¬
lla de la Media Luna. # Por estos y por otros
servicios prestados por el P. Lestón, el Emperador de Austria le impuso la Placa de Oficial de la Or¬ den Imperial de Francisco José, el Gobierno Espa¬
ñol le nombró Comendador con la Placa de la
Real Orden de Isabel la Católica, y el Gobierno Francés le concedió la medalla de segunda clase de la Reconessanse Franeaise. Más, de todo eso, nunca nos habló palabra el P. Lesión. ¡Sea gloria
al Pobrecillo de Asís!
Fr. M. CALDENTEY, T.O.R.
El P. Juan Lestón en el alustro de San Francis¬
co, de Palma.

NOTAS GRAFICAS

Día 4 del pasado mes de junio, fiesta íntima en
nuestro Colegio de La Porciúncula mansión de oración de estudio y de paz. El Excmo. y Rvdmo. Sr. D Juan Perelló, MM. SS. CC. Obispo de Vich,
confirió el diaconado a nuestros hermanos Fr. Jor-
ge Mut y Jaume, Fr. Francisco Cual Jordá y Fr. Miguel Rigo Bonet, que, en breve sacrificarán, y ofrecerán a Dios la oblación munda, propiciatoria para vivos y difuntos.
¡Bendiga el Señor a sus nuevos ministros!

Nueva fotografía de La Por ciúncula, en donde están
instaladas las Escuelas Será¬
ficas de nuestra Provincia
de la Inmaculada Concep¬
ción.

Excmo. Y Rvdmo. Sr. D. Juan Pere¬ lló, MM. SS. CC., Obispo de Vich.
Detalle de los Vía-Crucis de peni¬ tencia por la paz de España, cele¬ brados por la V. Orden Tercera de Artá en la Ermita de Belén, oía 15 del pasado mes de mayo.

El Heraldo de Cristo

316

NECROLOGIA

Santa Catalina, (Palma). - Día 1 del pasado ma¬ yo, entregó su alma a Dios, después de lar¬
ga Y muy peno¬ sa enfermedad
cuyos dolores ofrecía por la
salvación de
las almas, el
virtuoso sacer¬
dote Y Tercia¬
rio de N. P. S.
Francisco, don
Sebastián Oli¬
ver Más. Cantó su primera misa en 28 de septiembre de 1902. Fuó director de la Con¬ gregación de Hijas de María, Conciliario del Círculo de Obreros Católicos, Secreta¬ rio de la Tercera Orden, establecida en es¬ ta parroquia y Capellán de las Rdas. Ma¬ dres del Sagrado Corazón de Son Espanyolet, amén de otros cargos, entre ellos el de Director de almas, a las cuales recibía siem¬
pre, con solicitud, en el tribunal de la Pe¬
nitencia.
Reciba su familia la expresión de nues¬ tro más sentido pésame, en particular su padre y hermana Catalina.
Muro.-Día4 del
pasado mes de junio, durmióse en la paz del Se¬ ñor, después de larga dolencia,
sufrida con cris¬
tiana resigna¬ ción, el fervoro¬
so cristiano y
suscriptor de
«El Heraldo de
Cristo», D. Mi¬ guel Florit Or¬ dinas, a la edad
d® 57 años. Fué
el finado muy
devoto de N. P. S. Francisco y todo un pa¬ triota muy conocido y amado de todos.
Reciba su familia, especialmente su es¬ posa D.® María y su hijo D. Miguel, como también Sor Tásila Cirer, Superiora del Convento de Religiosas Franciscanas de Calviá Y sobrina del difunto, nuestro más sentido pésame.
Artá.-Día 19 del pasado mes de mayo, falle¬
ció cristianamente D.® Anronia Sancho Lli-
íeras, de 82 años de edad, fervorosa Tercia¬
ria de N. P. S. Francisco. Era la finada muy
solícita del decoro de la Casa de Dios, te¬
niendo a su cuidado la Capilla de los San¬ tos Alejandro, Octavio y j^compañeros már¬

tires, de nuestra iglesia de San Antonio de
Padua de Artá.
Nuestro pésame a su familia.
Palma.-Día 28 del pasado mes de mayo, entregó su espíritu al Señor D." Margarita Ramis Carbonell, de 75 años de edad, Ter¬ ciaria de N. P. S. Francisco. Madre ejemplarísima, enseñó a sus hijos el santo te¬ mor de Dios Y les inculcó grandemente la devoción a S. Francisco de Asís y a sus Hi¬ jos de Mallorca, cuya visita la colmaba de espiritual consuelo.
Nuestro pésame a sus hijos y demás fa¬
milia.
Buñola.-Día
30 del pasa¬ do abril, fies¬ ta de Santa
Catalina de
Siena, entre¬ gó su alma a Dios, des¬
pués de muy
penosa en¬ fermedad to¬
lerada con
gran resig¬
nación cris¬
tiana, la Ter¬
ciaria de N.
P. S. Fran¬
cisco D.^ María Bujosa Font. La finada era muy devota de la práctica del Vía-Crueis, Y todos los días confortaba su espíritu con el Pan de los Fuertes y visitaba, todas las tardes, al Divino prisionero de nuestros sa¬ grarios.
Nuestro más sentido pésame a sus des¬ consolados hermanos y parientes. Pefra.-Día 22 del pasado mes de enero, acabó piadosamente sus días, a la edad de 75 años, D.® Antonia-Ana Roselló. Desde muy joven pertenecía a la V.O.T. de San Francisco y a varias asociaciones piadosas. Era muy humilde y sacrificada y muy de¬ vota del Santo Rosario, la Corona Francis¬ cana Y el Vía-CrucÍ3.
Nuestra condolencia a su familia, en es¬
pecial a su hija Sor Jerónima M.*, Religio¬
sa Franciscana.
Andraifx.-El 12 del pasado junio y a la edad
de 71 años falleció cristianamente el Tercia¬
rio de N. P. S. Francisco D. Esteban Mora-
gues Y Pujol. Amado de cuantos le cono¬ cieron e idolatrado de sus numerosos hijos, distinguióse por el exacto cumplimiento de de sus deberes, habiendo sido especialmen¬ te devoto de la Preciosísima Sangre.
A sus hijos, hermanos y familia, envia¬ mos la expresión de nuestra condolencia.
DESCANSEN EN PAZ
Amén

VELADAS ESCOLARES

Medallas y Cruces de la Guerra
(Cuadros históricos de la Cruzada Española)

III
En las Trincheras ¡A 20 metros del enemigo!
PERSONAJES
CARLOS, voluntario. CAPITÁN, encargado de la posición.
CAMILLERO l.° CAMILLERO 2.“ ORDENANZA
Soldados azules y rojos, y milicianos pasados.
Una trinchera nacionalista con sus bélicos arreos.

remos la victoria y aplastaremos a los ene¬ migos de España y de Dios.
SOLDADOS
-¡Viva nuestro Capitán! (Un soldado al cual conteftan los demás): ¡Viva el Generalísimo! ¡Viva Santiago, Patrón de España! ¡Viva la Virgen del Pilar! (Cantan todos):
«Hay en la tierra una Virgen,
hermosa cual la azucena.
Señora de gracia llena, graciosa y bella sin par. De este Pilar al abrigo, un pueblo nace esforzado, vencedor siempre,
nunca humillado.
Oue por la Virgen guiado, se hizo célebre, inmortal...
ESCENA SEGUNDA
Soldados ROJOS y AZULES, entre
bastidores.

ESCENA PRIMERA

ROJOS

SOLDADOS y CAPITÁN, entre
bastidores.
CAPITÁN
(A la pequeña guarnición que termina de rezar el Rosario. En voz fuerte:) ¡Soldados! Esta guerra es sania y debe ganarse con armas santas,- y la principal es la plegaria. Mien¬ tras recemos, nuestra victoria es segura. ¿No sabéis que el Rosario fué el arma con que
las heroicas fuerzas de Don Juan de Austria
vencieron, en aguas de Lepanto? Ved, ahí, a Miguel de Cervantes Saavedra, débil y consumido por la fiebre que quiere ganar, a todo trance, el puesto de mayor peligro. Combate como un león, vomitando fuego,mas, en breve, recibe un balazo en el vien¬ tre y otro en la mano izquierda. - «Retírate - le dice su capitán. - Y él replica con tan¬ to respeto como bizarría: - «Mi capitán: quien reza el Rosario con fe, no teme a los enemigos ni a la muerte». Oidlo bien, mu¬ chachos: con la espada y el Rosario gana¬

-Fasistas: ¿a qué no sabéis cantá la Inter¬
nacional?
AZULES
(Con gracejo): - ¡Holé, soldaos de Rusia! ¿Toavía sois vivos?
ROJOS
-¡Granujiyos! Los muertos sois vosotros, que no tenéis pa comé.
AZULES
-¡Mentira! Comemos como archiuques y menistros, mientras que vosotros os jartáis de jambre y de promesas.
ROJOS
-¡De maná llovío del sielu!
AZULES
-¡Que se caye esa boca susia, que no jay sielu pa los rojos!

El Heraldo de Cristo

318

ROJOS
-¡Del sielu de Rusia, mardesicosi
AZULES
-¡Hécheli usté un galgu! ¡La Madre de Dio
de este sielu debe ser la Pasionaria!
ROJOS
(Con rabia): - Si te coju t'haugo, esclavo de la España Fasista.
AZULES
-fAquel c'hable mal de España un castigo ha di tener Y es: llévalo a tierra extraña Y no déjalo golver». — Fuego os Yuve del sielu. ¡Rediez! Ya lo sabemos nosotros que habéis comío urejas de derechistas y di menistros de Dió. Los antropófagos van en cuero e sin vestío. ¿Por qué us vestís vosotros, si no sois mas que bárbaros? (Se oyen algunos Uros de fusil, de parte de los rojos).
ROJOS
-¿Toavía no se us ha escapao el humó de jablá?
AZULES
-¡Masiau! ¡Nos habéis matao a toosi (Risas).
ROJOS
-¡Viva Rusia!
AZULES
-¡Viva España! ¡Arriba España! !ViVa
Franco!
ROJOS
-¡Mueraaa! (Débi/menfe); ¡Vivaaa!
AZULES
-¡Holé! Tamién entre vosotros jaY fasistas? (Cantan algún himno patriótico).
ESCENA TERCERA
CARLOS y soldados, entre basti¬
dores.
AZULES
-¡Por la Virgen del Pilar! Un rojo que se

acerca, arrastrándose como una serpiente. (Dispara su fusil).
CARLOS
-¡Ay, madrecita mía! Me has herido. ¡Vi¬ va España!
AZULES
Con estupor): - Es Carlos. ¡Infeliz de mí! Lo he herido en una pierna.
CARLOS
-¡Auxilio!
AZULES
-¡Qué valor! Ha logrado infiltrarse entre los rojos. Carlos es muY valiente. (Rumores de pasos precipitados y algunos ayes lastimeros. Entran el Capitán y dos camilleros que llevan a Carlos, sobre una tosca camilla).
ESCENA CUARTA
CARLOS, CAPITAN y dos cami¬
lleros.
CARLOS
(Tentando vanamente de incorporarse): A sus órdenes, mi capitán.
CAPITÁN
-¡Infeliz! ¿Dónde se ha metido usted? ¡Y sin pedir permiso! ¡Eso es faltar a la disci¬ plina!
CARLOS
-Lo sabía el alférez... Perdón, mi capitán... El enemigo había clavado una bandera roja, a quince metros de nuestras posiciones.
CAPITÁN
-Lo sé.
CARLOS
-Y era preciso arrebatársela o morir. Y aquí la tiene usted, (Le entrega un banderín rojo que lleva, estrecho, en su diestra).
CAPITÁN
(Abrazándole): - Eres un héroe. Pero veo que estás herido.
CAMILLERO l.°
-Está herido en una pierna,- pero, por for¬ tuna, la herida no parece de gravedad.

S19

El Heraldo de Cristo

CAMILLERO 2.°
-Se la hemos vendado con un pañuelo. Antes que todo, padece un agotamiento de
fuerzas. CARLOS
-No es nada.
CAPITÁN
-¿Sufres mucho?
CARLOS
-Muchos dolores; más estoy contento. CAPITÁN
-¿Contento?
CARLOS
-Sí; el balazo este fué un regalo del Co¬
razón de Jesús.
CAPITÁN
-¿Regalo?
CARLOS
-Sí, señor. Yo le pedía que me hiciera sufrir para aligerar la redención de España. Esta mañana, antes de hacer el relevo, he comulgado y he ofrecido mi alma y mi cuer¬
po al Sagrado Corazón de Jesús, para el
triunfo de nuestra causa. Y mi Jesús se ha
contentado con una pierna. ¡Bendito sea! (1) CAPITÁN
[A los camilleros): - Dadle alimento, mucho alimento y que sea desalojado, en seguida, do la posición, y lo lleven al hospital. Su vida vale por mil y no se nos debe escapar.
CARLOS
-Gracias, mi capitán, pero no hay para tanto; sólo es un ligero rasguño en una pierna.
CAMILLERO l.°
-La herida no es importante.
CAMILLERO 2.°
-Yo también lo creo así, mi capitán. CAPITÁN
-¡Hojalá, sea así, como todos deseamos!
CARLOS
-Y sus órdenes, mi capitán.
CAMILLEROS
-A sus órdenes. {Salen. Enfra un ordenanza, con una taza de café y una botella de coñac.)

ESCENA QUINTA
CAPITÁN, ORDENANZA, GUAR¬
DIA y doce milicianos pasados.
GUARDIA
-Mi capitán. Ahí están esos... CAPITÁN
-¿Quiénes son esos? GUARDIA
-Los doce milicianos que se presentaron,
de madrugada. ¡Se han portado muy bien...! CAPITÁN
-Tráelos acá. (Entretanto, se le sirve el café y el coñac. Pocos minutos después, entran aquellos
doce milicianos en busca de autor... Doce soldados
rojos. Doce rostros demacrados. Doce barbas hir¬
sutas. Doce miradas de curiosidad y de sorpresa.
Veinticuatro ojos inquietos. Dos docenas de manos sucias en posición de firmes.
CAPITÁN
-¿Quienes sois? MILICIANOS
-Nosotros somos «pasaus».
CAPITÁN
-Ya; pasados por agua, porqué venís ca¬
lados.
MILICIANOS
-Hemos cruzado a nado tres ríos...
CAPITÁN
-Con uno me bastaba para reconocer que
sois buenos chicos. ¿A qué brigada perte¬
necéis?
MILICIANOS
-A la 80.
CAPITÁN
-¿Os han dado de comer? MILICIANOS
-Si señor. (Uno del grupo): Allí nos decían que los síacciosos» se morían de hambre...

El Heraldo de Cristo

S20

CAPITÁN
-|Vamos viviendo...! En fin, os voy a ob¬ sequiar, en la medida de nuestras fuerzas. {i4 un mHiciano): ¿de dónde eres tú?
MILICIANO 1."
-De Ciudad Real.
C APIT aN
(Ál ordenanza): - Bien. Darle un trozo de queso manchego. (A este y a los sucesivos en¬ cargos, el ordenanza asiente, sonriendo, con la ca¬ beza- A otro:) ¿Y tú?
MILICIANO 2.*
-De Valencia.
CAPITÁN
(Al ordenanza): -Que traigan, de la despen¬ sa media docena de naranjas, de las buenas. (A otro): —Y tú ¿donde naciste?
MILICIANO 3.®
-En Logroño... CAPITÁN
-Sacarle una botella de Rioja. (A oíro): —
Y tú?
MILICIANO 4.*
-Yo soy andaluz, para servirle. CAPITÁN
(Al ordenanza): - Media de «jandilla» para este...! (Risas).
MILICIANO 5.“
-A mi sí que no me puede dar lo que me corresponde. Estamos oastante lejos.
CAPITÁN

CAPITÁN -¡Mala suerte que tuviste! (Al ordenanza): -A ver una caja de mantecadas de Astorga de las que me mandaron la semana pasada. ¿Quedan aún?
ORDENANZA
-¡Ya lo creo! CAPITÁN
-Pues dársela. (Al iexfo).'-Y tú?
MILICIANO 6.“
-Yo soy de Guadalajara... CAPITÁN
-Se harón unos bizcochos borrachos para
ti. Aquí todo es posible!
MILICIANO 6.*
-Pero viví siempre en Alicante. CAPITÁN
(Muy serio, al ordenanza): - ¿Queda turrón de Alicante...? (Lo alegría se desborda. Risas, comentarios, frases intencionadas. Doce miradas sorprendidas. Veinticuatro ojos asombrados. Les doce milicianos, sonríen confiadamente. ¡Que les den cafó a todos! Y tabaco .. (2)
TELÓN RÁPIDO
Especial para EL HERALDO DE CRISTO
(1) Histórico. (£) Tamamos casi literalmente esta ouiiosa anécdo¬ ta, rigurosamente histórica de BERNARDO DE CARTE según apareció en "La Voz de España" de S. Sebastián. Escenas parecidas de buen humor pululan en to¬ das las Crónicas de la Guerra, vertiendo una sonrisa de gracia, sobre layarte y triste realidad de la tragedia.

-¿De dónde eres?
MILICIANO
-De Astorga. CAPITÁN

~¿Y cómo estás aquí?
MILICIANO

-Porque, al estallar el Movimiento, me
encontraba en Madrid...

]A LAS TRES... SUSÏ
•
En el claustro de San Francisco. Un Padre franciscano
enseña a un chiquillo una estampa del Beato Ramón Lull, tapando con la mano la inscripción, y le pregunta:
-¿A que no sabes de que santo es esta imagen? -¡A que sí! Es el Beato Ramón Lull. -¿Es verdad que el Beato Ramón Lull era de Inglaterra? -No, Padre. El Beato Ramón Lull fué palmesano como
yo.
-Muy bien. ¿Y sabes alguna cosa más de él? -Sé que fué muy sabio, y que escribió la mar de libros y que fué a predicar a los moros y a los judíos y que que¬ ría ser mártir y que lo fué. -Pero, ¿A que no sabes donde se venera su cuerpo? -¡A que sí! En la iglesia de este Convento. -¿Le has rezado alguna vez algún padrenuestro? -Cada día mi hermanito y yo le rezamos uno, porque mamá dice que fué él y Santa Catalina Thomás que pusie¬ ron en fuga a los rojos que querían matarnos. -¿Tenéis en casa una estampa como esta? -Como esta, no. La que tenemos es muy pequeñita. -¿Y si te regalara esta? -¡Hay que contento estaría! -Pues toma, pero no te olvides de rezarle, con tu her¬ manito, el padrenuestro. -Gracias, Padre. Voy corriendo a enseñarla a mamá.
¡Amiguitos! ¿Os gustaría tener, también, una estampa, grande, del Beato Ramón Lull? En la Administración de
"El Heraldo de Cristo" se venden a 50 céntimos. Pero el P. Ad¬
ministrador, que quiere mucho a los niños, quiere regalá¬
rosla. Una sola cosa debéis hacer; buscar 5 personas que
quieran adquirirla y recibiréis una de regalo para vosotros. ¡A ver quien será el primero! ¡A la una, a las dos, a las
tres... sus!

d'un pagès acomodat, -segons el vulgo comentaque té onze bous granats, que pasturen per tal terra i perqué no's fassin guerra
los vol posar separats. Per evitar un denou
que pogués sobreven! l'home ha pensat de ferhi un corral per cada bou. I pensa, moltes vegades, perquè és curtet de gambals,
com tancar onze corrals
just en quatre mitjanades. Qui es pensa tenir gambals que provi de fer projectes,
dibuixant-hi quatre rectes
que tanquin onze corrals.
(F. Fuster).
Soluciones al mes de Mayo
26. Viver, Vivero.
27. La letra A.
28. Venid y vamos todos
con flores a María
con flores á porfía que Madre nuestra es. 29. Las que quiere.
30. Sombra.

Concurso de 1938
(Conlinuación)
36.
Tarjeta
Sra- Da. Vicenta E. de Verges
Mula
Combinando estas letras formar el nombre de un cé¬
lebre escritor español.
37. Problema
Tomad doce bolas y colo¬ cadlas de modo que formen
seis filas de cuatro cada una.

38

Anagrama

* o X * I enredo
* lo® «n. de mujer * I • * X extinguir

Surtituir los signos por letras

39 Fuga de vocales.
Tr.s s b .s h. h.b.d. .n .1 m.nd.
.d.n S.l.m.n y R..ni.nd.

40.

(En mallorquín)

Aquest cuadre representa un íroç de terra tancal

Números obtenidos
Antonio Caldeníey, 5. Pelayo, 5. Francisco Sitjar, 5. Francisca Fuster, 5. Miguel Canals, 5. Juan Riera, 4. Dominguito, 4. Franco, 4. Miguel Sorá, 4. Flecha, 4. Pedro Bestard, 4. Juan Bonafé, 4. Isabel Llompart, 2.

El Heraldo de Cristo

322.

Nuestra Correspondencia
Juan Bonafé, Biniamar. - En in carlita me dices que te ha gusta¬ do tanto la fotografia de nuestro Colegio ¿l'e gustaría ser aquí nuestro compañero y nuestro hermanito? ¿Es esto lo que que¬ rías decirme? Saluda de mi par¬ te a tus padree y a tus tres ami¬ gos de Biniamar.
Cataíina Caldentey, Ariany.Muy contento de tu hermosa cartita. Me dices que estás para¬ lizada. ¿Sabes que el Niño Jesús
la Virgen mucho ?r aman muy a as niñas enfermitas? Saluda a tus
hermanitos, especialmente a An¬ tonio. Dile bajito al oído... [que no sea tan perezoso!
Isabelifa Llowpart, Selva. - El mes que viene pondremos la se¬ gunda de las poesías que me has enviado. Me gusta mucho. Salu¬ da a tu hermanito Jorge.
A. Rigo, Palma- - jCuidaditoi Cuando miras al Capitán Bom¬ bón, nó te rías tanto, sino van a
caerte los dientes.
Catalina Nicolau. Villafranca.-
He recibido con las hojitas, la lista de las que rogáis mucho por la salvación de España La he puesto junto al Sagrado Co¬ razón para que Él os bendiga a todas. Dirás a Angela que es¬ tá muy de enhorabuena.
Pedro Rigo, Palma. - ¿Quien te ha enseñado aquello tan hermo¬ so del Niño Jesús mendigando

Mira un ratito sin moverte y sin pesta¬ ñear, este garabato, fijando la vista en el puniito negro que se ve en el centro. Cuan¬ to más iluminado esté el dibujo, mejor. Mira después una pared blanca poco iluminada y verás... una sorpresa. Al mirar la pared, si pestañeas un poquito, te irá mejor.

corazones? De veras que quie¬ res darle el tuyo? í aludos a tus papás Y diles que se acerca es Septiembre. ¿Entiendes?
T Manolo González, Palma. - No se quien me habia hablado ya
de tu voz de ruiseñor. En nada
puedes emplearla mejor que cantando a Jesús y María. jSi yo
la tuvieral
Miguel Homar, Palma. - Me di¬ ces que cada día haces la comu¬ nión espiritual. ¡Muy bien! Re¬ cibes, también, a Jesús sacra¬
mentado con frecuencia?
Juan Ripoll, Palma.-Ya se ve en tu carta que eres un buen mona¬ guillo, pues hasta con los ojos
abiertos estás soñando roquetes.
Si tuviera uno, mejor si fuera de canónigo, te lo regalaría. Me gustaría verle ayudando a misa.
Juan Bonnin, Palma. - A ver si preparáis otra peregrinación in¬
fantil como la última. Asi te ve¬
remos. ¡Hace tanto tiempo! Con aquella letra de médico que sa¬
bes hacer no he entendido bien el final de tu cartiia.
Vicente Caimari, Palma. - ¿De modo que hacéis un Círculo de estudios? ¡Carambiia! j.lo hacéis poco! Por eso sabéis tantas cosas.
Saludos a Carritos.
Francisca Fuster, Atrá.-Veo que eres maestra para hacer versos. Así podremos poner de vez en cuando alguna poesía luya en la Página Inlanlil.

EL CAPITAN BOMBON CON SU PELOTON

IDe frenfel

{De tres en fondo!

lUn, dóü lUn, dó!I

"VENGA A NOS EL TU IREINO"

Cruzada de oraciones y sacrificios por la salvación de España

Misas

2.845

Comuniones

1.300

Comuniones espirituales. .29.482

Rosarios

1.045

Visitas al Santísimo . , . 20.001

Avemarias

79.948

Salves

49.311

Viacrucis ....... 1.240

Padrenuestros

38.452

Coronitas de oro

27.111

Mortificaciones ..... 50.288

Jaculatorias 30.025 ......

Coronas varias ..... 984

Florecillas varias

1.456

Obras de caridad

2.400

Letanías

852

Reguemos al Sagrado Corazón de Jesús por España.

323

El Heraldo de Cristo

CRONICA FRANCiSCANA

Procesión de El 5 del pasado Junio,
rogativas por i a en la pequeña iglesia * paz de España, de las franciscanas del
risueño puebleciio de S. Francisco, solemne fiesta religiosa. El Rdo. P. Rafael Ginard Amorós T O.R., que,
desde largo tiempo, instruye y catequiza la risueña villa, vestida de verdes huertos y
engalanada con los penachos de los incan¬ sables molinos de agua, reunió, hace unos años, en torno de la Virgen, un nutrido
grupo de doncellas, fundando la Asocia¬ ción de las Hijas de María. El ya menciona¬ do día, celebró esta Asociación la festivi¬
dad de la bendición de su bandera.
Por la mañana, el Rdo. P. Ginard cantó Misa Solemne, celebrando en bellos y bri¬ llantes párrafos las glorias de la Reina de los cielos. Y, por la tarde, bendijo el rico estandarte mariano, que es una verdadera joya de arte, y del cual fueron padrinos los encantadores niños Margarita Salvá Vidal y Juan Tomás Nicolau, y, acto seguido, el Director con una breve pero sentida alocu¬ ción, hizo entrega de la bandera a las de¬ vota Hijas de Maria.
Poco después, empezó la solemne pro¬ cesión de rogativas por la paz de España Hombres y mujeres, niños y ancianos, ca¬ minaban religiosamente recogidos, hacia la Capilla de nuestro seráfico Colegio de la Porciúncula. El nuevo pendón, con una blanca escolta de inocentes niños, que aquel mismo día se habían acercado, por
vez primera, a la Mesa de los Angeles, on¬ deaba triunfalmente, besado por el aura vespertina. Entre sus pliegues flotantes, re¬ camada de perlas, brillaba, sonriente, la imagen de María Inmaculada. Detrás iba el
pueblo, cantando, alternando, la dulce sa¬ lutación angélica: Ave-María.
Los campos y los prados, ai pasar la de¬ vota romería, oraban extáticos, y, entre el espeso ramaje de los árboles y entre las inieses doradas, que mecía la brisa soño¬ lienta, se oían murmullos de santas plega¬ rias, rumores de rosarios...
Llegó la procesión a nuestra Capilla. El
altar de María estaba artísticamente ador¬
nado con luces y flores. Arrodillóse el pue¬ blo ante la Divina Señora, para ofrecerle el incienso de sus oraciones e implorar su bendición sobre la atribulada España, ma¬ dre de mártires y de héroes, mientras los ni¬
ños de nuestra Porciúncula entonaban dul¬
ces trovas y cánticos marianos a los que res¬ pondía el pueblo, uniéndose así los cora¬ zones y las voces de todos los hijos para aclamar y cantar las glorias de su Reina y demandar sus gracias y favores sobre la
madre Patria.
Es la hora del regreso. Las presidentas

de loi siete coros de la Congregación dis¬ pútense el honor de llevar, sobre sus espal¬ das, el pendón de la Virgen. El astro rey, entre celajes de purpúreas nubes, va despi¬ diendo ya, en su ocaso, la solemne proce¬ sión. Le luna derrama lágrimas de devoción que, como perlas plateadas, van cayendo
sobre el azul moribundo del mar; y entre
los campos de doradas mieses vuelven a oírse murmullos de santas plegarias, rumor
de rosarios...
Terminó la solemne función con unas
fervientes palabras que el P. Director diri¬ gió a la nutrida multitud de fieles, estacio¬ nados ante las gradas del Oratorio de las Religiosas Franciscanas, después de lo cual, el pueblo, entusiasmado en santo fervor, dió vivas a Cristo Rey, a María, a España y al Generalísimo Franco,
Votos solemnes Día 1 del pasado Abril
emitieron los votos so¬
lemnes, en manos del M. Rdo. P. Pedro-Juan Gerdá, Mtro. Provincial, nuestros hermanos coristas siguientes: Fr. Jorge Mut Jaume, de Lloseta,- Fr. Francisco Gual Jordá, de María de la Salud; Fr. Miguel Rigo Bonet, de Ma¬ nacor,- Fr. Antonio Ferrer Riera, de Artá; Fr. Juan Ramón Cañellas, de Lloseta; y Fr. Ber¬ nardo Riutord Serra, de Muro.
Nuestra más efusiva felicitación para
ellos y sus familiares.
Orden.. Sagrado.
iglesia abacial de La Real, tan ungida de recuerdos lulianos, recibieron la tonsura, de manos de el Excmo. y Rdmo. Sr. Dr. Don Juan Perelló, MM. SS. CC., Obispo de Vich, los religiosos coristas-. Fr. Juan Vallespir Ballester, de Muro,- Fr. Rafael Genestar Se¬ rra, de Moscari; Fr. Jaime Lladó Bortone, de Lluchmayor,- y Fr. Jorge Garí Barceló, de Villafranca de Bonany
Los mismos estudiantes, al día siguiente en el mismo lugar y de manos del mismo limo, y Rdmo. Obispo, recibieron el ostianiato y el lecíorato. Y el subdiaconato: los ya mencionados, Fr. Jorge Mut Jaume, Fray Francisco Gual Jordá, Fr. Miguel Rigo Bo¬ net, Fr. Juan Ramón Cañellas, y Fr. Bernar¬ do Riutord Serra. El mismo Prelado, día 4 del mismo mes, en la misma iglesia, otorgó el exonistadoy el acolitado a los, arriba di¬ chos, Fr. Juan Vallespir Ballester, Fr. Ra¬ fael Genestar Serra, Fr. Jaime Lladó Borlone, y Fr. Jorge Garí Barceló Y, el 25 del si-
?oúrfgeentMe umteys Jdaeummea,yoF,r.eFl rdainaccisocnoadGouaalFJroar¬y
dá y Fr. Miguel Rigo Bonet, en la capilla de nuestro Colegio de La Porciúncula.
Mil plácemes a todos los nuevos ordenados y a sus respectivos familiares.

FABRICAS
DE
CUEROilS, aiFAREOTAS Y LOROS
Oatalá y Riutort S. L.
OBRAS DE PALMITO
Lonjeta, 14 - Teléfono 1761
Palma Je Mallorca
ooooooooooooo

mmm cí)*ií
BOU
TEIIDOS NOVEDA¬ DES PARA SEÑORA Lencería, Lanería, Pa¬ ñería y toda clase de géneros para caballero CASA DE
CONFIANZA
PRECIOS LIMITADOS
Siete Esquinas, 14
PALMA
<(

PASTAS PARA SOPA

Fá Lri ea Jo FaJena Uro y Piala
ROSARIOS V COLLARKS PLATA YCOLLARLS ORO LN CADENA ALPACA

Vu viaoRia/

Restauración de objetos religiosos. Especialidad de la Casa
BARBADA LIMADA DE
Anfonío YaIL

son de pura sémola

FABRICA: J. A. Clavé 14

Teléfono 1528

D.SPACHO: Sindicólo, 123

2520

PALMA Oe MALLORCA

Yaileriola

Calle Zavellá, 23 - 1.°

BaleaI e^

PALMA DE MALLORCA

Esmero y prontitud en
servir a sus clientes
•ooooooooB^>uuucxx>oeaóoüooooe

Si precisa artículos de vestir
Acuda a los
ALMACENES LA PRIMAVERA
Le Prinfemps
y encontrará de lo más módico a lo mejor
Sastrería - Modistería Teléfonos 2133 - 2252 - 2560
Bombones
ESTEVA y lofl a clase Je dulces a
prtcios de Fábrica
P. Juanot Colom, 7
Palma de Mallorca

Casa CalN»t
Plaza Libertad, 9 Borne ELECTRICIDAD
RADIO SANITARIO
TALLER MECANICO
SEMILLAS
seleccionadas de hortalizas
y forragaras FrancisicO Gallen!
Calle del Aceite, 3
PALMA DE MALLORCA

Oaliriel Esteva
SUCESOR DE
ItOSCAKA
PLAZA DE CORT, 28
PALMA
DROGUERIA ARTICULOS PARA LA
FOTOGRAFIA PINTURAS AL OLEO
PARA ARTISTAS PINCELES Y BROCHAS
OPTICA
Qraduación gratis de ía vi^ia
Dor médico Ocuíi^ía

9Í0 contrata
$i] ENTIERRO, a$equrán«lo§e en
PUES CADA 10
AÑOS LE ABONA
EL VALOR DE UN SERVICIO. Francisco Sancho, 35. Teléfono 2529. Palma de Mallorca
Vich - 12741