AÑO LIV Í2* EPOCA) NUM. 2659
AÑO LIV Í2* EPOCA) NUM. 2659

SABADO 12 DEZMARZOIDE 1938-2,° 1

SEMANARIO

FUNDADOR Y DIRECTOR PROPIETARIO: D. Juan Marqués Arbona

REDACCIÓN Y ADMINISTRACIÓN: calle de San Bartolomé n.° 17 -SÓLLER (Baleares)

omMí
É«|
s"

D.’ MARIA CANALS ALCOVER
falleció en Marsella el día 6 de Febrero de 1938 a la una de la tarde
HABIENDO RECIBIDO LOS SANTOS SACRAMENTOS Y LA BENDICION APOSTOLICA

sus amigos oraciones el

COLABORACIÓN
AL PARTIR..."

COLABORACION

PAGINAS LITERARIAS

Iam enim hiems transiit!...

En la tarde fría de febrero Sóller ha vibrado al calor de una emoción: Parte del destacamento local de sus soldad i
tos—pues que entre ellos se contaba un importante grupo de sollerenses — partía para la península. Y Sóller, en la
tarde fría vibró al calor emocional de
la despedida. Llovía... Nevaba... La ciudad se sentía temblorosa por el rigor, desacostumbrado en ella, de este invier¬ no; y las montañas se abrigaban con unas gruesas nubes blancas y grises...
En el andén de la estación la multitud
rodeaba a los expedicionarios. Conjun¬ to de capotes, de cascos, de mantas, de juventud vigorosa que se va a,.servir a España en un servicio activo de lucha, de peligro, de honor. La banda de mú¬ sica rompía el helado ambiente con el fuego entusiasta de los himnos patrió ticos. Sonó la campanilla del andén: uno... dos... tres toques. Y el tren, tras de lanzar al aire un silbido, arrancó a andar pausadamente, majestuosamente,
con cierto aire de solemnidad como pa¬
recía no haber tenido nunca, como si
quisiera ajustar su paso a las notas ma¬ jestuosas y solemnes del Himno Nacio¬ nal que lo llenaban todo en aquel mo¬ mento. A los sones de este himno bello, tiesos, erguidos en airoso saludo, par»
(*) Este artículo, no fué publicad» oportuna¬ mente por razones bien comprensibles. Hoy que ya no es más que un bello trabajo literario y ira cariñoso recuerdo para los que partieron, que¬
remos honrar con él nuestras columnas.

íieron los soldados. Y en la farde fría,
Sóller vibraba al calor de la emoción...
Partieron los soldados para cooperar
con su esfuerzo en la obra grande de esta segunda reconquista nacional. Par¬ tieron para servir más de cerca a la Pa¬ tria que los necesita... Seguirá aquí su vida cotidiana y pacífica nuestra tran¬ quila retaguardia. En tanto, ellos, esta¬ rán lejos, en la otra parte del mar, en un puesto donde la paz está turbada por la guerra, donde la calma está sustituida por la lucha, donde las bocas de los
cañones cantan roncas serenatas... Des
de aquí, desde su privilegiado lugar de retaguardia, Sóller no ha de olvidar a los que partieron. Y cuando algún o al¬ guna sollerense, subiendo hasta el Con¬ vento, vaya a postrarse ante aquella figurita obscura aureolada de siglos, confidente de penas, deposifaria de pro¬
mesas, dispensadora de favores; ante
aquella venerada figurita del Santo Cris¬ to, a las plantas augustas del *Sant
Cristeb amado, ha de tener un recuerdo
y una plegaria por aquellos a quienes el Santo Cristo hospedó en su misma casa, por aquellos que partieron en la far¬
de fría de un día de invierno... para que
el «San Cristeb los ¡guarde de peligros y los proteja, y los haga regresar vic¬ toriosos cuando sobre España broten, en fecunda primavera, las blancas flo¬ res de la paz ansiada.
F. A.

Visiones paradisíacas nos han traído estos días primaverales, al inundar de luz y de sonrisa beatífica este valle de Sóller. Los almendrales, desnudándose
de sus nupciales atavíos, empiezan a ornarse de verdores finísimos, y el cam¬ po, cubriéndose de exuberante vegeta¬ ción, parece saludar con un ademán de benevolencia y amor a la rica y encan tadora estación del año que ya en los ánimos se deja presentir.
Alárganse los días, muéstrase más complaciente el sol, las aves lanzan rau
dales de música divina, el torrente mur¬
mura letífico su canción que arrebata y en todas partes se eleva un vaho poéfi co y dulcísimo que embriaga los cora¬
zones.
¡La primavera que asoma sus hechi¬ zos, paz de las almas, júbilo!.., Las cítaras durmientes al rigor del invierno, que niela el espíritu, dejarán oír otra vez el himno de leticia santa y las har¬ pas tañerán el salmo de gloria.
Y en este tiempo en que ya el invierno pasa—¡oh bella esperanza!—nos visita ia Santa Cuaresma, el tiempo de la pe¬ nitencia y de los ayunos, fragante a
mortificación—como las moradas vio
Jetas que esconden sus encantos cabe
la frondosidad de selváticos arbustos—
cual ante-sala que nos ha de conducir al tiempo pascual, primavera cristiana, estación del júbilo de la naturaleza y de la paz espiritual.
Lectores: en este tiempo en que la
tierra sacude sus sueños de invierno

para prepararse, ricamente ataviada, a
recibir la visita de la Primavera ya ve¬
cina, preparemos también nosotros el alma con un lavado general de culpas, a fin de entrar limpios y sin mancha,
vestidos con la cándida estola de la
alegría cristiana en esta otra primavera pascual, que ya se deja presentir con dulzores de misticismo sagrado.
Escuchad como nos estimula a ello la
voz de la Sagrada Escritura: Iam enim hiems transiit, imber ablit, et recessit,
Flores adparuerunt in térra nostra,
tempus putationis adoenit: vox turturis
audita est in tena nostra. Ficus protu-
lit grossos suos: uineae flor entes dede• runt odorem suum. Surge, amica mea, speciosa mea, et veni! (Cant. Cant. //, 11-13).
«Porque ya pasó el invierno, se fué la lluvia, y se retiró, Las flores parecie¬ ron en nuestra tierra, el tiempo de la
poda ha venido: la voz de ia tórtola se ha oído en nuestra tierra. La higuera
brotó sus brevas: las viñas en cierne
dieron olor. Levántate, amiga mía, her¬
mosa mía, y ven.»
Al grito amoroso de este Pastor san¬ to de las almas, Cristo Jesús, levanté¬ monos todos y vayamos hacia El, aho¬ ra en que a ello nos invita el ejemplo de
la Naturaleza, las florecillas silvestres,
el arroyuelo solitario, el cantor de las selvas, este sol primaveral que inunda de luz y de paz los valles y los espí¬
ritus...
Miguel Gayá y Sitiar.
Sóller, 9 de Marzo de 1938.

s SOkLEB

1 :::is a»sí*«®sas!ssi®í8eis;íKsss5SSsss»í«¡5ís«sss«!Ssssa5ísssí4Ssa:»®SíasKa*aí»!m«ssí»BB;»388ea»8*$ífa«»!S®S3«ss«g5a

■ lllUt

—

NV

6U ,'jí

■ r»■ T;!;!' » avnHin a!Miinn»in gijuti'iiU >)>i«ntH inMnia uM in>nHH u<uiiin »»in iiw nananinH»n aiH mn inn uii«i«n|BaM nH iin u»nM Hnim na|iiH in!<in iirH a«nM|iHnM raniim m»nnim Hauan anin»i>iH ii«niiim ¡n|in(iiiugn< aM n> miuu»m iiiiu >n >iu iHnUnEn>iinin a«|

ny

■■■■awa«aaw»B«aaaaigai—■■«■■■««■«■■■■■■■■■■■■■■■■■■■■antna»»aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaiaaa^aá^janjiainiia■i« am aim miMiMai X rv\\''

ü SSUIk

/«X &V,

URL «OIR

■ lk “ii

Ü£

LA SEÑORITA

mmmm*** ¡ ii «UB BBBB KBBB BBBB »■■■ ■■■■ ■■■■

/J:i
^
CtN 'JV.
?-<
£Z
cr/

IIIIB

•

;:

■ :'

IIIB

8¡¡!il
m
■lililí «mis;
iinii

S£SS e;::
«■IB

D.*

MARIA REYNES COLOM
falleció en esta ciudad el jueves, día 10 de los corrientes,
A LA EDAD DE 48 AÑOS

SiSS -á
■■■■i

¡!¡8

& HUMMlBH
T.WH8

IIIB

Sí sen»*
BBBB

ÍB *K

BBBB
SSS3 SSSB
• BIH

sfí Sí cr$

IIHB IIIB
'!■■
lili lili

Sí Ibbbb
«9 ¿IBM

IKEE —IB

Ib i \_JÍ II» Sí

II»

Sí

KSS SHS£

Habiendo recibido los Santos Sacramentos y la Bendición Apostólica

1

R. I. R. ..-z-z-,

WG

8 Sí Sí SÍ-

SÍ aama

IIIIB

.

¡.

Sí M31H3
SMB
aofei Sí

IIIIB
'!!

no (ra
aaraa ■mal ornas ».w»¡r | ■ase

Sus desconsolados hermanos: D. Joaquín y Srta. Paula; hermana política,

II Sí

s

I
Sí

es BBI1U ■ 2a«ü «*%B
85

D.a Francisca Arbona; sobrinitos, tíos, primos y demás parientes, participan a

i Sí C", Sí

yS Sí

«BMB
5““S

sus amigos y conocidos tan sensible pérdida y les ruegan tengan presente en

Sí
E7»

Sí ama

i

„

Mí a¡a*o aioaíj
§§■£.5| SS5SÜS?a
&S3SS
L !S55 «í Bv.>ja
ny S«3i
IB Ü! SS KSS
85 H H«b3

sus oraciones el alma de la finada, por lo que les quedarán eternamente agra¬
decidos.
El Excmo. y Rvmo. señor Arzobispo-Obispo de Mallorca ha concedido indulgencias en la forma
acostumbrada.

Sí ÑY
Ii i nía! I II* !U III US !í¡
I

íü

■■■a!
¡Pjr,
|ny

8.11 m

■ ■■■■■«■■■■■■■■■■■ZBgRafHRBHMnRMUHBlíBDBeBBIfleBBBCCillKBBBBBiaya 'T/

)eRIPB8fiBK«iaBSB«KBRBIBKKaR>nMBBHBHBHBBBI¡V«IIBBaHNBCBHHBBiSBSMBa sA

r.3»B 5BSB *«a

^ BBBB WBBBBBH»^ ■■»*»*» BBBB BBBB ■■«O '

! ^iBBgSES35gaa^8a^BeSEaESSSBBgBSEgBSeSBSBSBaEglSB^@SPS^BgB5^aB^Bg8BSSBSSSBSEBe5BagSB^egSESEaESBSS^Basa5B5BBagEgag5a3S5aa83^S8aa^8a^ga5£S8a^ESE^i^iagg lili

■•5353SSS353333SS35SS5SSSS53S33SS5SSSS35S3SSS3SSS533355S335333SSS3SS33SS3353535353SSS5SS53S33S3SS5S55S5SSa35S3S3S3SSS5S5S53S3aSS0

COLABORACIÓN

Comentarios

Los Mártires de la Tradición HO SOLO DEPANYIYE EL HOMBRE

La gloriosa Tradición española ha tenido infinidad de mártires y defenso
res. Fuertemente tradicionalista la casi
totalidad de España, fueron sus mani¬ festaciones el amor al terruño y a las costumbres, el espíritu aventurero y caballeroso y el respeto a la Fe de nuestros mayores, enlazada profunda¬ mente con las gestas heroicas de nues¬ tros grandes Caudillos.
En medio de las mayores vicisitudes el espíritu español se mantuvo, durante siglos, fiel a sí mismo, imponiéndose a Europa y ensanchando el Mundo co¬
nocido
Nuestros sabios eran entonces los
más firmes sostenedores de la perenne
filosofía, y nuestros literatos proclama ban y enaltecían ideas de catolicidad y grandeza, mientras- los Reyes actua¬ ban con impulsos universales y de Im perio.
El español tenía un sello inconfun¬ dible, y actuaba y se desenvolvía en todas partes con la misma unidad de criterio y de señorío.
Luchando en todo el mundo con las
armas y con ¡a inteligencia persiguió el mejoramiento humano y la expansión de la Fe. El guerrero, hidalgo y pundo¬ noroso, abría los caminos imperiales de España que luego el misionero con su palabra persuasiva incorporaba de
finitivamenfe a la Civilización.
Pero en pleno período de esplendor
se inició un continuado esfuerzo para
adulterar la esencia de España, que re sistió durante mucho tiempo. Una labor tenaz y persistente logró infiltrar ciertos elementos en determinados medios, que al fin consiguieron los primeros triun¬ fos, hasta producir una dualidad entre el pueblo creyente y tradicionalista y ios elementos directivos, con todas sus
consecuencias,
Se perdió en el exterior el magnífico
esfuerzo de nuestros guerreros, nave
gantes y conquistadores, pero se con¬ servó el Imperio de nuestro espíritu.
En España hubo grandes resistencias, aunque inútiles. El enemigo estaba rr.üy bien situado, y se aferraba a sus posi ciones para desde allí combatir con más denuedo y osadía. En la locha política fué vencida la Tradición, no adaptada a
las nuevas formas de vida, Cültivado amorosamente su Ideal en
las provincias norteñas, permanece vi¬ gilante; y cuando el grito redentor de

Franco resuena en los ámbitos de Es
paña, los campos se llenan de bravos que empuñan el fusil para salvar a la Patria. Y son los boinas rojas los pri¬ meros en el sacrificio, en la lucha y en el entusiasmo con que ofrecen heroica¬
mente sus vidas.
Zaragoza, Somosierra, Villarreal y
otros sitios conocen al iniciarse el Mo
vimiento de Salvación de io que son
capaces los que vitorean a Cristo-Rey.
Hombres de todas las edades caen en
acto de servicio rindiendo homenaje a Dios y a la Patria, Los pueblos nava¬ rros dan soldados y más soldados, hi¬ jos dé carlistas descendientes de carlis¬ tas. Todas las virtudes heroicas del
español renacen con fuerte ímpetu, que
se hace arrollador al aumentarse el nú
mero de mártires por la Causa.
Pronto los defensores acérrimos de
la Tradición se ponen en contacto con el nuevo espíritu de las juventudes de
Falange, y unidos en la lucha riegan y fecundan con su sangre las tierras de
ia vieja Españej. Entrelazados y unidos
en los frentes de combate contra los
enemigos de la Patria y de la Religión derrochan valor y heroísmo derrotando a nuestros enemigos, las internaciona¬ les de toda índole y matiz, No hay obs¬ táculos que no venzan ni dificultades que no superen. Lo mismo en el llano que en las fragosidades montañosas los gritos de ¡Viva España! y ¡Arriba Espa ñal se mezclan y confunden. La Tradición hace vibrar los corazones, y el ímpetu juvenil de los camisas azules lanza el espíritu de la España eterna hacia el porvenir buscando un rosado y florido
amanecer.
Los Mártires de la Tradición y los caídos que iban en pos de un nuevo destino para la Patria a través de su peculiar estilo mueren en las mismas trincheras y vencen en los mismos com bates. Su amor a España no tiene lí¬ mites y se establece entre todos una noble pugna para ver quién será el pri¬
mero en el sacrificio. Unidos en mag nífico haz en los momentos difíciles se
cruzan y entrelazan sus vítores, se mez¬ cla ia sangre de sus heridas y la comu¬ nidad de peligro y el mismo afán de superación funde los ideales,. El Mártir
de la Tradición lo es de la Nueva Es¬
paña, y el de la Nueva España muere también por la Tradición. Unidos en la muerte, unámoslos en el homenaje sen¬ tido y ferviente que hoy la Patria les

He seguido con creciente interés la propaganda que se ha realizado durante estos últimos tiempos, especialmente la de carácter económico, y siempre me ha. producido cierta exírañeza el olvido casi absoluto en que se ha tenido a la indus¬ tria. Muchas veces oí, por radio o direc tamente, frases como éstas: España es un país agrícola; su porvenir está en la agricultura. La tierra es ia fuente de la riqueza española. Y cosas semejantes.
Estas afirmaciones, aun suponiendo que fuesen ciertas todas ellas, adolecen de miopía económica. Porque vamos a conceder, nada más que como hipóte sis, que Espaúa sea, efectivamente, una nación de estructura agraria como la Argentina, Uruguay, Hungría, Rumania o la india. Y vamos a suponer más: va mos a admitir que posea también un desarrollo pecuario paralelo al agrícola. Pues bien; en este caso, es evidente que no sería necesario fomentar lo que tenía una determinada inclinación, esto es,
una contextura económica delineada y
perfecta. A lo sumo, la propaganda que
debería desarrollarse habría de ser de
grado, de cantidad, de porcentaje, pero sin que en ningún caso tuviera carácter
decisivo en cuanto al futuro de la vida
nacional.
En caso contrario, es decir, en el su
puesto de que España fuese un país
industrial, entonces es cuando estaría
justificada, a nuestró entender, la pro¬ paganda agro pecuaria intensiva.
Pero nuestra nación, bien lo sabemos, tiene una economía ecléctica, con indu¬ dable inclinación agraria. Ante esta dua lidad productiva, cabe examinar qué ar tículos se fabrican en el país y qué otros importamos. Y aquí es donde puede verse con claridad nuestra pobreza in¬ dustrial Es cierto que tenemos excelen íes minas—de cobre y mercurio, las me¬ jores del mundo—, pero nos falta una potente industria manufacturera. No ca¬ recemos de trigo—excepto en años de mala cosecha—, ni de frutas, ni de le
gumbres, ni de aceites vegetales ni de patatas, ni de ganádo. Nosotros, ante un bloqueo militar, no nos moriríamos de hambre, pero pronto notaríamos la de ficiencia industrial, porque no sólo de pan vive el hombre.

dedica y consagra, pues ellos son el pedestal sobre el que levanta Franco el edificio del nuevo Imperio español.

Sóller, 10 III 38. 2.° T,

M. P.

Siendo esto así, es lógico admitir qese lo que hay que aumentar es el índice de producción industrial. Para ello nos
apoyamos en fres razones:
Primera, porque Francisco Quesnay,
fundador de la economía como ciencia
sistemática y del individualismo econó¬ mico y, en cierto modo, precursor de Adam Smifh, fué quien sentó los jalones de ia fisiocracia: aquella errónea teoría del siglo XVIII que consideraba a la agricultura como la fuente de todas las riquezas. Concepto tan mezquino y es trecho dió lugar a la famosa divisa dei «laissez faire, laissez-passer», — dejad hacer, dejad pasar—que fué la base del liberalismo y dei librecambio Y nos¬ otros somos, por convicción y por tem¬ peramento, anti liberales y anti indivf dualistas; y además, en los momentos actuales, proteccionistas.
Segunda porque desde hace 100 años la industria es más productiva que la agricultura. (Spann)
Tercera, porque los países más ricos, las grandes potencias, política y econó micamente, son naciones de economía
industria!-Inglaterra, Alemania, Fran¬ cia, Estados Un'dos -ninguno de cuyos países se escuenfra, dados los adeian
tos de ¡a ciencia moderna, en mejores condiciones naturales para haber des arrollado sus industrias que las que lo está España Y por último, porque el mayor porcentaje de nuestra importa¬ ción, que en adelante tendremos que disminuir, se refiere a productos indus triales.
Además, ün país facisfa, totalitario y autárqüico, lo he dicho muchas veces y lo repetiré otras ciento, tiene que orga nizar su economía de forma que, en ca\\ so de conflicto armado, pueda des¬ envolverse independientemente del abas -
íecimiento exterior La economía cerra¬
da se impone, De lo que carecemos es de artículos industriales, no de produc¬ tos agrícolas, salvo raras excepciones. He aquí por qué es necesario hacer pa¬ ralelamente a la propaganda que se efectúa—la cual me parece acertada—
otra de carácter industrial. ¿Batalla del trigo? Muy bien. Perfectamente. Pero organicemos también la «batalla de la industria». España tiene que ser un país industrial, si queremos elevarlo al ran¬ go de gran potencia.
Sería hermoso que en fecha próxima se celebrase en España el «Día Nacio¬ nal», en ei que, unánimemente, no se consumiesen más que artículos de pro¬ ducción española, y comprobásemos ser muy reducido, insignificante, el nú¬ mero de objetos de que tuviéramos que privarnos. El hecho sería elocuente. In dicaría que en nuestro país habría em¬
pezado a amanecer, no parcialmente, no fragmentariamente, sino para todos
los hombres de buena voluntad que, con
sus esfuerzos, han de formar la España
del futuro.
Queremos que amanezca de una ma¬ nera totalitaria Queremos elevar a Es¬ paña, porque creemos en su grandeza y realidad. Deseamos ser potencia de pri¬ mer orden, Hasta ahora, agrícolamente, hemos vivido de una manera precaria, indigente en muchos casos y zonas, y que nuestra agricultura nunca fué inten¬ siva, ni extensiva sino incipiente. No permitamos que esto continúe. Fo¬ mentemos, pues, la producción indus¬
trial, recordando en nuestras campañas
de propaganda y en nuestros escritos qüe el hombre necesita para vivir algo más que el alimento, lo cual no satis¬ face sino las necesidades fisiológicas; necesita también productos industriales, para rodear su vida de las comodida¬ des y elementos que exigen el espíritu y el carácter del siglo. No olvidemos en España, más que en ninguna otra parte, y precisamente en estos histó¬ ricos momentos en que se forja el porvenir de una nación digna y con honor, que el prestigio internacional no se mantiene con los puños, sino con las armas, y que éstas son produc¬
tos industriales.
Ernesto Ruiz.

SOLLER

3

Estelas gloriosas de la Escuadra Azul
La guerra en el mar, pródiga en episodios gloriosos de los que
son protagonistas nuestros
heroicos marineros...
(Diario de a bordo de un repórter en el crucero «Canarias»).
En la mar, a bordo del «Canarias». — Ya estoy en el «Canarias». El almirante X, que manda, con el «Canarias», el «Baleares» y el «Almirante Cervera», me presenta a los oficiales, estos bravos marinos de España, con quienes voy a vivir horas que no ol¬ vidaré jamás...
Hemos zarpado a las cinco y media de la tarde. El sol poniente empurpura tierras y aguas. El «Baleares» bate pabellón almiran¬ te y está ya en cabeza. Al pasar ante el «Almirante Cervera», que regula su andar con el nuestro, la tripulación rinde hono¬ res; el pabellón rojo y gualda flamea en lo alto del palo mayor. Magníficos barcos todos ellos, por sí mismos, modernos, mo¬ delos y por su historia gloriosa de tantos
meses.
Incursiones en zona roja
En la noche estrellada, navegamos a buen paso. Apoyado en la pasarela, miro a lo lejos los fuegos de posición del «Baleares». Noche de calma. Al amanecer, me despier¬ to y veo que vamos escoltando un convoy. Alta mar. Marejada. Navegamos, por cul¬ pa del convoy, que es lento, a diez millas. El «Canarias», mientras el «Baleares» y el «Cervera» vigilan a la escuadrilla de nues¬ tros mercantes, se acerca a la vista de un puerto militar rojo. No haya cuidado de que los barcos bolcheviques salgan. Nos ven desde tierra, pero callan... El «Cana¬ rias» se une de nuevo al convoy. Continua¬ mos nuestra ruta monótona. De pronto, una mañana, me despierta un fuerte rumor. Me levanto de un salto. Miro por el «ojo de buey». Nada percibo. ¿Qué pasa? El comandante. Y me lo dice. Los puestos de
escucha señalan aviones que se acercan a
nosotros. Subo al puente. Ya están, apun¬ tando al cielo, los 120, en cuarenta y cinco segundos, desde que se dió el alerta.
Un zumbido sordo allá arriba. Un grupo
de «cazas» y bombarderos, lejos y a gran altura, por babor. Viramos para salirles al
encuentro... Pero no bien observan nuestra
maniobra, huyen. Pregunto al jefe de tiro:
—Pero, puesto que precisamente han sa¬ lido contra nosotros, ¿por qué escapan?
Sonríe y me contesta:
—Casi siempre hacen lo mismo. Ya lo sabe usted; son aviadores extranjeros, mer¬ cenarios. Salen de sus bases, echan sus bombas lejos de nosotros. Y cuando vuel¬ ven dan cuenta a los que les pagan de que nos han bombardeado y que hacemos agua, y aún que nos han hundido.
En efecto, aquella misma noche, Radio Barcelona, y al día siguiente, otra, francesa, decían: «El Gobierno comunica que el cru¬
cero rebelde «Canarias» ha sido echado a
pique a la altura de Valencia.» Y cómo nos reíamos todos al oírlo. ¡Qué

bien se navega «hundidos» por los aviones rojos...!
Barco rojo
El «Baleares» nos señala ópticamente un barco rojo. Se oye un disparo del «Baleares».
Ya veo el barco mercante. Nos ha visto y
vira cuan rápido puede. Trata de huir por babor. ¡Iluso...! Uno, dos, tres cañonazos de aviso. En tomo del «cargo», una, dos, tres columnas de agua. El rojo para. Lo declara con el telégrafo de banderas. «Es el «R», me dice el comandante Y. Va a
Valencia.
El «Baleares» acorta marcha. Echa una
lancha al agua. Seguimos acercándonos
lentamente. Advierto señales luminosas en
el «Baleares» A poco, el comandante me dice: «El almirante pregunta si quiere usted
asistir al reconocimiento del mercante...»
- ¡Ya lo creo...!
Se acerca a nosotros otra chalupa del
«Baleares». El mar está bastante movido.
Y salimos. No tardamos en llegar al cos¬ tado del barco rojo, negro y sucio. Un ofi¬ cial, seguido de cuatro hombres, sube a bordo. El capitán del mercante recibe ór¬ denes de quedarse junto a la escala. A po¬ co, subimos nosotros, con seis hombres
más ..
Sensación extraña la mía al poner pie en la cubierta del triste y sombrío vapor. El capitán español, moreno, de traje raído, lleva en el pecho la estrella roja de cinco puntas. Está pálido, y su palidez resalta más por el contraste del pañuelo rojo que lleva al cuello... Veo en él a aquellos mili¬ cianos de la F. A. I. que en mis primeros días de Barcelona pululaban robando y ma¬ tando... Veo en él a los que incendiaban iglesias y asesinaban sacerdotes, religiosas, gentes honradas de toda edad y condición.
Cuatro marineros, astrosos, nos miran desde la puerta del cuarto de máquinas. Uno de nuestros oficiales baja a la cámara. Otro, con sus hombres, a las bodegas. Otro

asciende al puente de mando a revisar li¬ bros, hojas, roles.
En las bodegas —he sido invitado a bajar también — , enormes cajas. Antes, toda la tripulación ha sido reunida en la cubierta de popa: son veintiún españoles y tíos
rusos.
Se abren dos de las cajas: una contiene trípodes de ametralladoras rusas; otra, largas tiras de cauchú con marcas de la hoz y el martillo. La prueba es suficiente. Los documentos del capitán la comprueban: están redactados en español y en rus©, el barco venía de Odessa, con destino a Ta¬ rragona, para el Socorro Rojo Internacio¬ nal. Y decía: «Cajas de medicamentos». ¡Singulares medicamentos estos trípodes y estas bandas de rodamiento para carros de asalto! Son medicamentos, si, de los que
receta el doctor Stalin...
En nuestra chalupa reembarcamos con el segundo oficial y diez hombres, entre ellos los dos rusos. En el «cargo» quedan dos de nuestros oficiales y diez marineros. El bar¬ co se coloca entre el «Baleares» y el «Cana¬ rias», y a poco queda incorporado a nues¬ tro convoy... En el barco rojo ondea ya, magnífica y gallarda, la bandera rojo y gualda...
Y seguimos ruta con esa buena presa. ¡Viva España!
Bloqueo.—Cañonazos
En el mar, a bordo del «Canarias».—Es¬
ta vez vamos nosotros delante. Tras de nos¬
otros, torpederos, destroyers... Por babor y estribor de éstos, el «Baleares» y el «Al¬
mirante Cervera».
- No hay modo —me dice el comandante — de encontrar flota enemiga. Ya lo vió usted el día pasado. Tal vez hoy... Por de pronto, vamos a reforzar el bloqueo. Y pa¬ sa una noche de calma, sin historia.
Al alba diviso la costa catalana. Aumen¬
tamos nuestro andar. Todo el mundo está
en su puesto. Va amaneciendo. Ya está aquí el sol.
Una andanada sobre las fortificaciones

FRANCISCO FRANCO

Caudillo de la nueva Reconquista, Señor de España, que en su fe renace, sabe vencer y sonreir. Y hace campo de pan la tierra de conquista.

Sabe vencer y sonreir. Su ingenio militar campa en la guerrera gloria seguro y firme. Y para hacer Historia Dios quiso darle mucho más: el Genio.

Inspira fe y amor, doquiera llega el prestigio triunfal que lo acompaña, mientras la Patria ante su impulso crece,

para un mañana, que el ayer no niega,

para una España más y más España

í

■

¡la sonrisa de Franco resplandece!

|

Manuel Machado.

costeras rojas, en la entrada de una bahía’
Los cañones de tierra permanecen mudos.
Las andanadas continúan. No sé ni pre¬
gunto dónde estamos. Lo que sé es que los rojos no replican. Las descargas, fulgu¬ rantes, se suceden. Cada uno de nuestros barcos tiene su objetivo militar señalado. El tiro es rápido, preciso... Al cabo de un cuarto de hora—¡por fin! —, un relámpago en una batería costera. Y otro y otro. Lejos de todos nosotros, o cortas o largas, las trombas de agua surgen. La «conversación» dura bien poco. Uno de nuestros proyec¬ tiles-uno o varios, no lo sé; quisiera mirar a todas partes, pero no acierto; estoy emo¬ cionado y exaltado —da de lleno en la bate¬ ría roja. De pronto, surge de ella una in¬ mensa llamarada. Una gruesa, lenta, densa columna de humo sube de ella en amplias
volutas... El humo se hace negro, muy ne¬
gro, al poco rato. Pero ya son dos columnas de humo. Es que no sólo hemos dado a la batería costera, sino que—como lo dirá lue¬ go una radio roja—, nuestros cañones han incendiado un gran barco petrolero que se hallaba en el puerto. Yo no lo sabía. Nues¬ tros barcos, sí...
El bombardeo ha terminado. Ganamos
tranquilamente la alta mar. Nuestros barcos caminan veloces, contentos.
Mar y aire
En el mar, a bordo del <?Canarias».—Los avienes rojos, decididamente, no «pitan»... Veintidós de ellos, muy alto, muy alto, por si acaso — estoy escribiendo en el mar, pero esto pasó ayer cuando estábamos en puer¬ to —, se acercan con sus perversas intencio¬ nes de siempre.
En un abrir y cerrar de ojos, nuestros
barcos tienden al cielo sus brazos antiaé¬
reos. Veo bien al enemigo Le rodean nubecillas blancas; les persiguen, les acosan. Los disparos ensordecen. Los «pajarracos» dejan caer su carga por huir más de prisa. Y se remontan más, a 3.500 o 4.000 metros. Pasan justo en nuestra vertical. Las bate¬ rías van rectificando posiciones; tiran a la velocidad increíble de un disparo cada seis segundos para los 120 y más rápidas aún para los 88, y prácticamente continuo para
las ametralladoras antiaéreas...
Un clamor extentóreo a bordo. Uno de
los «pajarracos» ha sido tocado. Y otro en seguida. Otro se ladea y cae más despacio. Este hacia tierra; los otros dos, hacia el mar. Los restantes se han perdido de vista.
Silencio.
Hemos tenido un herido. Bajo a la enfer¬ mería. Le están curando. Es marino joven, moreno, de ojos brillantes. El comandante le toma de la mano, se inclina sobre él, le felicita emocionado. ¿Cuál de los dos está
más emocionado, el comandante al oírlo o
el muchacho al decir con voz firme: «No es
nada, mi comandante; no me duele. Es por España. ¡«Arriba España!»?
El comandante me mira. Salimos. En la
plácida noche me dice: — Con hombres así... ¡hasta el fin del
mundo...!
Cuando voy a mi cabina, me dicen: — Nuestros aparatos han derribado once rojos entre Palma y Tarragona.
Vinieron 22; he visto caer tres; once aho¬
ra. Les quedan ocho... ¡Es un balance! ¡Vi¬ va España! ¡Viva Franco!

Folletín del SOLLER -6—
trmitaño Juan Mir y Vallés
(S. XVII)
Por Bartolomé Guasp, Pbro.
a su alma el recuerdo de la Virgen del Re¬ fugio, y quizás una lágrima grande empapó sus ojos dulces y grises. Y se perdió en la arboleda, mientras la soledad le abría los brazos amiga y festiva...
Juan de la Concepción establecido en Son Galzerán arregló sü pobre celda. Se pro¬ veyó de aperos de labranza; rompió la tierra y plantó un huertecito que le daría legum¬ bres para su mantenimiento. ¡Oh, bien¬ aventurada soledad, oh sola bienaventuran¬ za! Armado de cilicios, disciplinas y cade¬ nillas, se dispone a ganar el cielo a fuerza de ayunos y penitencias. La oración y el trabajo llenan su día. Duerme sobre la tie¬ rra, vestido y ceñido. Saborea el pan de la pobreza. Es un vivir lleno de azares y pri¬ vaciones, rico de renunciamientos; vivir de frontería en que hay que crearlo todo. Se
trata de una orientación nueva, un nuevo
sesgo de vida. La existencia es dura bajo el amparo de la selva virgen. En aquel recodo de la Isla, frente a las ondas lúcidas del

mar, en aquel paisaje selvático perfumado con bálsamo de pinares hace resonar otra vez, como los penitentes de antaño, la bron¬ cínea voz del esquilón, poniendo ecos por aquellos contornos. Hombre de fe, ha en¬
comendado su vida al silencio. En sus re¬
zos y en sus labores le acompañan los tri¬ nos de los pájaros y las arpas del aire que cruzan entre las ramas encrespadas. Eso de día. Y por la noche, al dispertar para los Maitines, rodeado de los miedos veladores,
cuando el silencio se enseñorea de todas las
cosas, por el ventanuco de la celda ve un jirón de cielo tachonado dé diminutas es¬
trellas. Todo le invita a la adoración de su
Creador y quizás exclama embelesado co¬ mo Ramón Lull: ¡Oh bondad!
Los días pasan sin cesar. La gracia de Dios dispone subidas en el corazón de Juan Mir y él va de virtud en virtud. Si en el Castillo de Alaró pudo aprovechar la sabia dirección del viejo ermitaño Julián de la Madre de Dios y los consejos de los dos ermitaños borgoñeses, aquí en Valldemosa cuenta con la benevolencia de los Cartujos
y especialmente con la dulce amistad de uno de ellos, el P. Miguel Monserrate Geli, a quien ha escogido por confesor y director espiritual. A la Cartuja de Jesús Nazareno acude el joven Mir todos los domingos y fiestas para oír misa, recibir los sacramen¬ tos de la Penitencia y Eucaristía y platicar después un rato con el meritado Padre ma¬ nifestándole el estado de su espíritu. Esto

ya desde el principio. Luego aprovecha el día para recoger limosnas de puerta en puerta, por la villa de Valldemosa, cuyos habitantes le parecen muy caritativos.
Nuestro biografiado Juan de la Concep¬ ción de María no sabía leer ni escribir; no
obstante, fueron tales los progresos que ba¬ jo la dirección del P Geli hacía en la vir¬ tud, que pronto empezó a ser la admiración de las gentes, resultando un famoso anaco¬
reta, cuyo nombre . se esparcía por toda la
isla. Todas las virtudes alcanzaban en él un
perfecto equilibrio. La bendición bajó sobre el desierto para hacerle germinar y florecer. Y surgieron vocaciones. Juan Mir se asustó sólo de pensar que él podía ser guía de otros. Y al primer mancebo que se le pre¬
sentó, por cierto otro alaronense, le llevó humilde y confuso a su íntimo Padre Geli para que éste le tomara bajo su experta di¬ rección. Mas el Cartujo le contestó con unas bellas palabras que son toda una con¬ sagración: Idos con él, Ermitaño, e ins¬ truidle vos, pues que «ya su divina Majes¬ tad os ha puesto sobre el candelero para que alumbréis a los que Dios os enviare.» En breve fueron catorce los que, cautivados por el ejemplo de Mir, se alistaron bajo sus órdenes. Recibióles en simplicidad de corazón porque sabía lo que había dicho Jesucristo: Plantel que no sea sembrado por mi Padre celestial, arrancado será de raíz.
Para unirlos en comunidad sirvióse de aque¬ llas normas recibidas de dos ermitaños bor¬

goñeses. No hubiera tenido necesidad de escribir Regla alguna, porque todos aque¬
llos valientes mancebos la veían viva en su
Director. Sus gestos, sus movimientos, sus palabras, sus actitudes revelaban al hombre perfecto. Como ya no era ignorante de los caminos de Dios, les hablaba con la segu¬ ridad de quien había explorado los escalo¬ nes de todas las virtudes, y les hacía pene¬ trar en la vorágine de la vida interior Tal vez, señalándoles el mar les diría que un
espíritu inconstante, como las olas que danzan, no consigue nada de Dios. Tal vez, ante el crujir de la arboleda, azotada por los vientos, les diría que es dulce sufrir con los sufrimientos de Jesús. Y siempre con palabras de bálsamo y suavidad.
En 1648 pone los cimientos para una nue¬ va Ermita, la actual dedicada a la Purísima Concepción de María, con cuyo nombre se enlazaba el suyo de Juan, apellidada vul¬ garmente de Trinidad por la proximidad a la que existió primeramente en Miramar. Es necesaria, porque los discípulos afluyen. Todos trabajan como abejas de una misma colmena. Levantan cuatro paredes, surge
la iglesita con ^u altar; y junto a ella el
huerto, la parra, la cisterna, el ciprés, las celdas, nidos de silencio. Juan Mir sonríe dando calor y aliento con los fuegos de su alma, sonríe complacido delante de la mies. Este hombre que sabe mandar, y organizar
(Continuará).

4

O» rf o

♦ CRONICA

LOCAL♦

La pérdida del “Baleares,,

La guerra impone continuamente grandes y dolorosos sacrificios* y la pérdida del glorioso crucero que llevaba sobre su proa gallarda el nombre de nuestras islas, es uno de los que hieren más a lo hondo en el corazón de todos los patrio¬ tas. Los mallorquines le queríamos entrañablemente y le considerábamos más íntimamente nuestro que a las demás unidades de nuestra Marina sin par. El era algo más de nuestro territorio, por su mismo nombre y por su presencia perma¬ nente en nuestras aguas, que compartía la satisfacción de vigilar nuestras costas con el afán de formar constantemente en primera línea de ataque. Por esto, a! perderle, hundido para siempre en la inmensidad azul que él cubrió con la gloria de sus hazañas, sentimos como si perdiéramos algo muy propio y como si la desgracia que su hundimiento supone nos hiriera más intensamente que a los demás españoles.
Por encima del sentimiento colectivo que la pérdida del «Baleares» represen¬ ta, por encima del hondo dolor que la muerte ejemplar y gloriosa de sus heroi¬ cos marinos nos produce, sobresale el legítimo orgullo por sus brillantes servicios a la causa santa de nuestra guerra, que había de coronar de un modo tan esplen¬ dente. Nuestra devoción más fervorosa, nuestra admiración más profunda acom¬
pañará perennemente a ésos bravos muchachos, a ia preclara oficialidad que les dirigía, que han sucumbido al peso de la adversidad pero con una grandeza, con una ejempíaridad, con un patriotismo tan manifiestos, que su sacrificio constitu¬ ye una de las más brillantes epopeyas del actual Movimiento de Salvación de España.
¡Gloria perpetua a los caídos inmortales del «Baleares»! ¡Viva siempre la gloriosa invicta Marina Española!

Las primeras noticias

su hazaña, huyeron amparados por ia velo cldad y por las sombras de ía noche.

Dos torpederos ingleses acudieron al

Eí domingo, a poco más de mediodía, llegó a esta ciudad la noticia de que en la madrugada de aquel mismo día había sido echado a pique el glorioso crucero nado-
nal «Baleares».

lugar de! suceso auxiliando a la tripulación y logrando, con su esfuerzo, salvar a 350
marineros.
Con el barco se hundieron todos sus je¬ fes y casi la totalidad de sus oficiales y el

Al principio no resistíamos a dar crédito
a esta versión. Otras veces se había dicho
lo mismo del «Baleares» y del «Cana¬ rias» y a lo último resultaban bulos fantás-

resto de la tripulación, superando todo
heroísmo con su comportamiento. La aviación roja bombardeó, durante el
salvamento, a los torpederos ingleses.»

ticos procedentes de las emisoras rojas. Pero algunas horas más tarde la noticia
tenía una dolorosa confirmación, y en el
rostro de todos los sollerenses se reflejaba

(Nota del Cuartel General del Gene¬ ralísimo adicional al parte oficial de
guerra de dia 6 de Marzo de 1938 11T.)

e! sentimiento que esta desgracia les pro¬

ducía.

Llegada a Palma de ios snperviYientes

En poco tiempo la noticia fué del domi¬

nio publico, fuerop conociéndose algunos detalles de lo desgracia^ del número def

A primeras horas de ía tarde del domin-

víctimas habidas, y fué genera! el pesar \\ go último llegaron a la bahía palmesana los

por quienes habían caído en defensa de supervivientes de! desgraciado accidente.

tan altos ideales.

Venían nuestros bravos marinos recogi¬

dos por el esfuerzo de quienes rinden

La noticia oficial do la desgracia

cuito con su caballerosidad y honor a las leyes del mar, a bordo de dos buques de

j guerra ingleses: los torpederos «Kempen
«En el mar hemos perdido al crucero

«Baleares», en un encuentro nocturno, en

Desembarcaron en primer logar los

Ifelt» y «Bóreas». que ün disparo afortunado deun torpedero
alcanzó con uno de sus torpedos a uno de
sus puntos vitales. Esto es un azar des
graciado de la guerra, es un nuevo y

supervivientes recogidos en ei «Kempenfelt», todos ellos atendidos y curados con gran solicitud, en medio de la más profun da emoción y cariño de los que allí aguar

heroico tributo de guerra qae rinde la daban.

Marina española al altar de ia Patria. La

A los héroes se les había prestado todas

suerte no permitió que estos marinos super¬ aquellas atenciones que su estado requería,

vivieran, hizo que se hundieran con el barco sirviéndoles cordiales y dándoles ropas pa-

para que no pudieran continuar en !a obra I ra cubrirse.

de levantar la potente marina española so¬ bre los restos de la destruida roja.

:

Ancló el
puerto, con

torpedero inglés en la bandera a media

nuestro asta; y

Rindan España y el mundo testimonio pronto se supo que de entre Sos recogido»

de admiración y gratitud a las víctimas por los marinos ingleses, tres habían

personales de la criminalidad moscovita, muerto víctimas de sus heridas.

aunque, a pesar de todo ello, hará que si¬

El desembarco de estos tres cadáveres

gamos fuertes en el camino de la gloria en
defensa de la Patria y de ia civilización

constituyó un momento de fuerte intensidad dramática. Del buque Inglés fueron des

cristiana.

! embarcados los cadáveres de los que a

Rindamos tributo de admiración asas bordo habían muerto. Con sencilla solem¬

Jefes y a sus oficiales más bravos, que su¬
cumbieron estando en el mando de la Ma-/
riña de guerra, de esta Marina española que ha arrostrado todos ios peligros y aza
res durante más de an año a base de en
tusiasmo y de fe. La obra de levantar a España se hace a

nidad se realizó la operación. Los cuerpos
de nuestros heroicos muchachos, envueltos
en la bandera rojo y gualda, fueron izados por las grúas y depositados en tierra. Las fuerzas de Infantería de Marina españoia y las británicas—éstas a bordo—presenta¬
ron armas. Los brazos todos de los pre¬

fuerza de daros golpes que la afirman en sentes se levantaron al Cielo. Del fondo

su temple.

de ia bahía, donde estaban fondeados nues¬

Este inevitable azar nada representa en tros buqaes, llegaban las notas del «Cara

su ejecutoria, ni en el camino del triunfo al sol...» entonadas virilmente por cente¬

total.

nares de gargantas.

¡Marinos del crucero ¡«Baleares»! ¡Pre¬

Poco después, la bandera del destructor

sente!

británico, que estaba a media asta, era le¬

Los destructores rojos, ana vez realzada vantada; 3as de ios buques de control,

fueron sabidas y arriadas tres veces con secutivas, como homenaje a ios caídos.
Presenciaban las emocionantes escenas, en
la cubierta del buque británico con el Co mandante de éste y oficialidad, el Cónsul Inglés Sr. Ilgarih y un ayudante del Almi¬ rante Jefe de las fuerzas de Bloqüeo.
El desembarco de los tripulantes heri¬ dos, muchos de eüos en camillas, se hizo lentamente, en medio de impresionante silencio, turbado tan sólo por los vítores a ia Marina Española, que eran contestados con briosa y enérgica voz por todos los presentes.
Les esperaban nuestras autoridades, servicios de Sanidad Militar y Cruz Roja, con sus botiquines de urgencia y ambulan¬
cias automóviles.
Al frente de nuestras autoridades,
rodeado de los altos jefes de nuestra glo¬ riosa escuadra, se hallaba el Almirante
Jefe de la escuadra y Fuerzas de Bloqueo, Excmo. Sr. D. Francisco Moreno, acom¬
pañado del Comandante General, Exce¬ lentísimo Sr. D. Enrique Cánovas.
Al mismo tiempo que se efectuaba este desembarco, al muelle de la Consigna llegaban también los supervivientes que traían a bordo nuestros gloriosos buques de guerra, siendo recibidos con Iguales maestras de entusiasmo y grandes vivas a España, a la Marina Española y a Franco, que eran contestados hasta enronquecer por los que llegaban y por cuantos ansio sámente Ies aguardaban. -
Las escenas de! desembarco, difíciles de narrar por su gran emotividad, y ei cari¬ ño que en el recibimiento se puso, supe raron a cuanto habíamos presenciado. Por encima del comportamiento de nuestro pueblo, hay que hablar aún del de los ma¬ rinos supervivientes.
Era algo que impresionaba el ánimo más templado. Los bravos muchachos, maltre¬ chos y no repuestos de la emoción de la tragedia, vitoreaban con más fervor que nanea, y hasta con coraje, a España y a
Franco. Y los vítores los lanzaban los he¬
ridos, en las camillas y ambulancias. Su moral, enorme, se contagiaba al pueblo que, por las calles, presenciaba el paso de aquéllos.
Entre Jos numerosos casos de heroísmo
registrados en el doloroso hecho—todos los tripulantes, Oficialidad como marinería, rivalizaron en serenidad y grandeza heroica —queremos citar el confortador proceder del Capellán del «Baleares», el P. José Cepeda Vidal, franciscano, y profesor de la Universidad de Santiago de Compostela. El P. Cepeda no dejó de dar la absoiu ción y encomendar a Dios a aquellos que en el trance supremo gritaban ¡Arriba España! y ¡Viva Cristo Rey!
El P. Cepeda pereció en el hundimiento, con la casi totalidad de la Oficialidad, como el periodista Fernando Bertrán,
cronista oficial del «Baleares» y que
había logrado escaparse de ía zona roja, después de sufrir grandes persecuciones
en Madrid.
Los Flechas Navales, esa admirable
juventud que con tanto fervor y entusias mo se ofrenda a la Patria, se mostraron
también heroicos. Nueve de los doce que iban voluntarios en el «Baleares» han
encontrado gloriosa maerte. Eran nueve mallorquines y tres gallegos: uno de Tuy y los otros dos de Bayona (Pontevedra),
De! heroísmo de nuestros gloriosos marinos es buena prueba el testimonio expresado por los misqi03 oficiales ingleses de los buques que acudieron al salvamento de los supervivientes. Cuando, el pasado Sones, hubo terminado la función religiosa en San Francisco, celebrada con motivo de la Fiesta del Patrón de los Estudiantes,
Sto. Tomás de Aqulno, el Claustro de
Profesores de los centros docentes, con el
Jefe provincial de Falange, señor Marqués de Zayas, y seguidos de gran número de
estudiantes, fueron a visitar ai cónsal de
la Gran Bretaña, Mr. Ilgarth, para testi¬ moniarle nuestra gratitud por la caballero¬ sidad con que habían procedido los marinos ingleses al prestar auxilio a ios supervi¬

vientes del «Baleares», manifestando mis ter Ilgarth qae se sentía orgulloso de ha¬ ber salvado los barcos ingleses a los heroicos marinos de ia España nacional, y qae expresaba su admiración por la sere¬ nidad, alto espíritu y heroísmo con que los marinos españoles morían por Dios y por la Patria.
Noticias del Servicio Nacional de Prensa
En el mes de septiembre de 1936 nues¬ tro destructor «Velasco» hundió al subma¬ rino «B-6» en aguas del Cantábrico; todo el mundo sabe, y de ello existen bastantes documentos fotográficos, que el destructor nacional estuvo salvando a ios náufragos del submarino, salvándose aquellos gra¬
das al esfuerzo de los marineros de nues¬
tros barcos, lanzándose incluso al mar, embravecido, contra los elementos, para salvar a los que iban a ser víctimas del desastre y de las olas. Esta conducta ge¬
nerosa y humana de bravura contrasta con 3a barbarie, sin precedentes en !a historia de ia guerra, de bombardear barcos que acuden en socorro del que fué hundido.
Testigos de mayor fe son estos barcos ingleses ametrallados por ios rojas caando, guiados por un espíritu de hamanídad, acu¬ dían en socorro de unos náufragos.
Ya el mando tiene una prueba' más de lo que es esta canalla. Inglaterra, sobre todo, So sabe.
Agradecemos este gesto de Inglaterra, que ha sellado con precio de sangre el
acudir en socorro de naestra marinería.
En relación con ql hundimiento del «Ba¬ leares» una serie de periódicos interna¬
cionales han iniciado una canallesca cam¬
paña, basada en supuestas informaciónes en las cuales se decía que la mayoría de los tripulantes salvados eran alemanes
e italianos.
En este caso concreto la propaganda roja, que es su característica actuación,
existe la necesidad más absoluta de decir
claramente qae se necesita estar faltos de toda la suficiencia mental para tratar de convencer al mundo de que los náufragos eran italianos y alemanes, cuan¬ do ellos misnios saben que el salvamento fué llevado a cabo por los mismos barcos ingleses de guerra.
A estos ponemos por jueces, ya que han sido testigos de esto y de! bárbaro bom¬ bardeo, a pesar de tener pruebas de su acreditada nacionalidad, y ya que estos ingleses, al salvar ios supervivientes de! «Baleares», han tenido muertos qae les ocasionó la metralla caando estaban en¬
tregados a !a labor humanitaria de salvar a los heroicos supervivientes del glorioso
crucero «Baleares».
La réplica a la pérdida del
« Baleares »
Por culpa sólo del azar, y no de anos barcos, se perdió el «Baleares», glorioso barco de r.uestra gloriosa escuadra. Espa¬ ña, la auténtica, la nuestra, ha dado ia réplica. Nuestros aviones, en los bombar¬ deos de estos días sobre Cartagena han
averiado seriamente al crucero «Libertad»
y han echado a pique a un destructor. Este es el principio de la contestación
que el Caudillo da a la pérdida de! «Balea¬
res». No en balde él es Generalísimo de
los ejércitos del mar y no en balde adqui¬ rió su fama contestando siempre en las \\ incidencias de la guerra a lo que los rojos pudieron calificar de éxitos.
Ahí está en la tierra Teruel recobrado,
ahí está Beíchite y Codo. El «Baleares» no podrá sacarse de los
mares, pero que nadie dude que serán vengados esos héroes del mar que murie¬
ron con su'barco, mientras anos aviones
rojos les bombardeaban. Las averías del «Libertad» y la pérdida
del destructor rojo son el principio de nuestra contestación. Y el Caudillo sigue en el uso de ia palabra.

■ SOLLER
♦ CRONICA

■-■TCJ

5-

LOCAL ♦

Boletín de información de Falange Española Tradicionalista y de las
J. 0. N. S. de Sóller

¡¡GLORIA A LOS MARINOS DE ESPAÑA!!
...Estirpe de bravos que fatigó a la Gloria. Raza de leones que venció al Dolor...

¡MARINOS DEL «BALARES», MUER¬
TOS POR DIOS Y POR ESPAÑA!

¡iPRESENTESü

«...es un nuevo y heroico tributo de guerra que rinde la Marina Espa¬
ñola al altar de la Patria... Rindan
España y el mundo testimonio de admiración y gratitud...»
(Adicional al Parte oficial de guerra de día 6 Marzo de 1938)

Nuestra dudad de Sóller es quizás la que más hondamente ha tenido ocasión de sentir la tragedia de! glorioso crucero «Baleares», tan alevosa y cobardemente perseguido por los piratas marxistes. Y es que Sóller ha visto llegar a sus valerosos supervivientes con las caras que reflejaban en toda intensidad la grandiosa tragedia sufrida en aguas del Mediterráneo.
Ello ha servido para que nuestra ciudad mostrara todo su entusiasmo y adhesión por la sagrada causa de la Marina Espa
ñola, al sentir con toda su intensidad los
zarpazos de la guerra, este duro temple en que se está forjando la Nueva España.
En todo momento hemos visto corres
ponder a esta ciadad de Sóller a sus senti¬ mientos caritativos y patrióticos para con los heroicos supervivientes del crucero, «Baleares» llegados a esta ciudad.
Pero culminó cuando el jueves pasado se celebró el solemne funeral en sufragio de aquellos Marinos que hallaren su tumba y su gloria en el mar, junto a la mole gi¬ gantesca del «Baleares».
Sea para ellos todo el honor y la gloria. ¡Eterno recuerdo de admiración y gra¬
titud!
¡¡Marinos del «Baleares», muertos por Dios y por España!!
¡¡¡PRESENTES!!!

¡Viva nuestra gloriosa Marina!

¡Viva el Caudillo!

¡Arriba España!

Llegada de los supervivientes
A primeras horas de la tarde de! pasado domingo empezó a cundir por esta pobla clón la noticia de que el crucero «Balea res», de tan gloriosa tradición guerrera, había sido cobardemente atacado por ía piratería marxiste, con tan mala fortuna que, desde el primer momento, estuvo pri¬ vado de sus medios naturales de' defensa, pereciendo junto con sus más destacados Jefes y ocíales y numerosa parte de la Marinería.
Al propio tiempo se deda que a! ano checer debía llegar a esta ciudad desde Palma y en tren extraordinario una nutrida expedición de supervivientes del «Balea¬ res», que debía hallar acomodo en la Base de Aprovisionamiento de! Puerto de esta
ciudad.
Efectivamente. A eso de las siete llegó a esta ciudad el tren que conducía dicha expedición, siendo recibida en la estación del ferrocarril por las dignísimas autorida des Militares, de Marina, Civiles y de Falange de esta población. Un gentío real¬ mente numerosísimo e imponente se agolpó en !a estación y demás puntos céntricos de la población.
A! entrar el tren en agujas no cesó la multitud de vitorear a España, a! Caudillo y al «Baleares», mientras los marinos su¬ pervivientes, de pie y en las ventanillas, cantaban el himno del glorioso Crucero.
El mismo tren tomó directamente la vía del
Puerto, donde marchó seguidamente. Allí
fueron recibidos los heroicos marinos por
les señores Jefes y Oficiales de ía Base, siendo luego alojados en las casas que previamente se habían dispuesto. Las
Autoridades de Sóller habían subido a este
tren en la estación de esta ciudad.
Espontáneos ofrecimientos y entrega de los mismos
Inmediatamente después de llegados los

Pasearon la verdad incontrastable de su Ideal Asul, mil vecés glorioso, por los lomos de ese mar, color del cielo en donde ya están.
Eran de los mejores y, por tanto, de los elegidos. La Patria sonríe, dolorida de gratitud; sus lágrimas son las escalas de diamante por donde ascendieron, deteniendo las estrellas en su camino es¬ pléndido. No kan muerto; en cada monte hay un altar, en cada flor hay un re¬ cuerdo, en cada estrella hay más fulgor. No kan muerto; en el alma de los que les sobrevivieron hay resonancias de arpegios desconocidos, que son el reflejo de la canción heroica, con páti¬ na de siglos, de la Rasa inmortal. No kan muerto; en el cofre de oro de la Noche hay más quilates, tantos, que saldrán en el Amanecer de España, iluminando las rutas que .trasafon
en el mar con su heroísmo.

¡GLORIA A LOS CAIDOS!

¡VIVA LA MARINA ESPAÑOLA! ¡ARRIBA ESPAÑA!

P. Sóller, 11 de Marso 1938 III.

Tuan de España.

Marinos del «Baleares» empezaron a cundir pn los diversos locales de Falange Espa¬ ñola Tradicionalista y de las j.O.N.S. no¬ bles y patrióticas y caritativas personas ofreciendo donativos en metálico y especies
con destino a los mismos.
En vista de los numerosos ofrecimientos,
la Delegación Local de Falange creyó con¬ veniente encauzar la entrega de los mis¬ mos, para lo cual se montó un servicio es pedal, que dió un resultado realmente asombroso, puestq que se recogieron en metálico 3.400 pesetas y prendas de ves¬ tuario por un valor similar.
El pasado martes se trasladaron a la Base de Aprovisionamiento del Puerto el señor Comandante Militar de este Sector, el señor Alcalde y los Camaradas Delega¬ do Loca! y Secretarlo de Falange Española Tradicionalista y de las J. O. N. S., a quie¬ nes acompañaban una nutrida representa¬ ción de la Sección de Falange Femenina.
En el Puerto fueron recibidos por el se¬ ñor Jefe de la Base y señores Oficiales de la misma, y habiéndose procedido a la for¬ mación de la tropa superviviente del «Ba leares», se procedió al reparto equitativo de las cantidades en metálico recogidas, reparto qus llevaron a cabo las Falangistas de la Sección Femenina.
Terminado este acto se dieron entusias¬
tas y emocionantes vivas a la Marina, a! Caudillo, a la Falange y a España.
Resoltó un acto realmente hermoso y lleno de emoción.
Durante estos días y mientras los Mari¬ nos .se paseaban o pasaban por las calles de esta población, este vecindario les ha dado pruebas de admiración y aprecio, saludando a su paso brazo en alto.
Ha sido formidable la labor desarrollada
por las afiliadas de la Sección Femenina, dando una nueva prueba de un alto espíri¬ tu falangista, puesto que el éxito de lo hasta aquí expuesto se debe a su incansa¬
ble laboriosidad.
Solemne funeral
La Delegación local de Falange Española Tradicionalista y de las J. O. N. S. orga¬ nizó en sufragio de las almas de los seño¬ res Jefe3, Oficiales y Marinería del «Ba¬ leares», muertos por Dios y por España, un solemne funeral, que se celebró el pasa¬ do jueves, a las diez, en la iglesia parro¬ quial de esta ciudad.
El templo lucía sus mejores galas fúne¬ bres, y frente al altar mayor se levantó se¬ vero túmulo que cubrían las Banderas Na¬ cional y de Falange. Durante la religiosa ceremonia daban guardia de honor seis señores oficiales de Marina y de Infantería de Marina y a su alrededor formaron con bayoneta calada un soldado de Infantería de Marina* un Artillero, un Requeté de Fa¬ lange, un cabo de Marina, un Guardia civil, un Falangista de Marina y un Cara¬

binero, en representación de las diversas
Unidades existentes en esta ciudad.
Celebró el oficio de difuntos el Rdo. señor
Cara-Párroco, cantándose por la Comunidad parroquial, a la cual se habían unido re-, presentaciones de las Ordenes Religiosas y clero de las diversas iglesias de este tér¬ mino municipal, la austera misa gregoriana de Difuntos, con acompañamiento de armo-
nlum.
Tomaron asiento en !a parte del Evan gelio el señor Jefe de la Base, que llevaba la representación del Excmo. Sr. Aimiran te Jefe de las Fuerzas del Bloqueo del Mediterráneo; el señor Comandante Mili tar de este Sector, > que ostentaba la representación del Excmo. Sr. Comandan te General Militar de estas Islas; el Dele¬
gado Local de Falange Española Tradicio¬ nalista y de las J. O. N. S., en representa ción del Jefe Provincial Excmo. Sr. Mar¬ qués de Zayas; el señor Comandante Jefe de Milicias; el señor Capitán de Carabine
ros; el Sr. Teniente de Línea de la Guar
día civil; el -Sr, Teniente de la Guardia Civil, Jefe del Campamento de Prisioneros del Lazareto, y el señor Teniente de Cara¬ bineros; el pleno del Consejo Local de Falange y nutridísima representación de señores Oficiales de Marina, junto con los
de! Destacamento de Artillería de esta
ciudad e Infantería de Marina.
Desde la parte de la Epístola presidieron
el acto el Excmo. señor Presidente de la
Audiencia de Palma, el Alcalde de esta
ciudad y Comisión Gestora en pleno, el Juzgado Municipal, los señores Jefes de Aduanas y Telégrafos de esta ciudad y las Jantas Directivas de las sociedades «El Gas», «Ferrocarril de Sóller» y «Banco de
Sóller».
Ocuparon sitio destacado los señores Oficiales y supervivientes del glorioso «Baleares», que aquel día se hallaban en
esta localidad.
También ocuparon sitio preferente nu¬ tridas representaciones de la Guardia civil, Carabineros, Infantería de Marina, Mari¬ nería de la Base, Requetés de Falange, Artilleros y Falange de Marina.
Concurrieron igualmente las Secciones de Falange Femenina, las Organizaciones Juveniles y las Flechas Femeninas.
Con lo dicho hasta aquí ya podrá for¬ marse el lector una idea del aspecto solem ne e imponente que ofrecía nuestro templo parroquial durante la celebración de este
solemne funeral.
Sin embargo, falta aún dar cuenta de! numerosísimo público que asistió a esta luctuosa ceremonia. Para que pueda for¬ marse una idea de la grandiosa concurren¬ cia bastará décir que tuvieron que abrirse las puertas centrales y laterales de la pa¬ rroquia para que el público que no había podido entrar en la Iglesia pudiera asistir
a la celebración del solemne oficio fúnebre

desde la plaza de Calvo Soíelo. Excusado es decir que todas las capillas y coro dei órgano se hallaban abarrotados de público.
Terminado el solemne funeral, el nume¬
roso gentío se congregó en la plaza de Calvo Sotelo para aplaudir a los Marinos del Baleares a la salida de la iglesia. Se
dieron entusiastas vivas al «Baleares», á
la Marina, al Caudillo, a la Falange y a
España.
Durante ía celebración de este acto, los
comercios e industrias de este término mu¬
nicipal cesaron en sus actividades, a fin de que todo el pueblo pudiera asociarse a la fúnebre ceremonia. La Alcaldía publicó el
día antes un cariñoso bando invítenlo al
vecindario a ía misma.

Invitación familiar

Son muchas las familias de esta ciudad

que se han acercado a la Delegación Local de Falange Española Tradicionalista y de las J. O. N. S. en súplica de que se les permitiera invitar a uno de ios Merinos su¬
pervivientes del «Baleares», para así poder demostrarles su consideración y estima.
La Delegación Local se ha hecho cargo de estes numerosas peticiones, y es por ello que ha dispuesto un servicio de organiza¬
ción de esta Invitación familiar.
Por esto, pues, el día de mañana, do¬
mingo, serán muchas las familias da Sóller
que sentarán a su mesa a uro de estos bravos Marinos españoles, en cuyo honor se ha organizado esta invitación familiar.
En el próximo Boletín de Información
detallaremos lo que haga referencia a este particular, cuyo espirita simbólico no pue¬ de ser más ennoblecedor y patriótico.

Franco.

Franco.

Franco.

¡Arriba y Viva España! ¡Gloria al Ausente!

Delegación Local de Prensa y Pro¬ paganda de Falange Española Tra¬ dicionalista y de las J.O.N.S. —Sóller
Segundo Año Triunfal—Era Azul 12-3-1938.

¿Tenemos “ten tiempo,, hogaño?

He aquí un interrogante que no es tan fácil de contestar cemo a simple vista pa¬
rece. A ios días serenos, hermosos y so¬ lé ados que disfrutamos ahora—al parecer
en serie que como que ae haya de prolon¬ gar- solemos llamar «buen tiempo» por¬
que es para nosotros bello y agradable el ambiente después de haber sufrido las molestias de olios húmedos y fríos, con nieblas, lluvias, vientos, granizos, nieves y... frío. Pero, en realidad, para un invier¬ no tan tempÍ8do como el adoal que, a
pesar de dichas lluvias, no puede consid erarse lluvioso, y, no obstante las bajas temperaturas que por dos veces nos han hecho tiritar, tampoco merece el nombre de frío, de seguro no tendrán los terra¬ tenientes experimentados, ¡ni fa pueden tener!, la susodicha calificación.
Porque es lo cierto que hasta el pre¬ sente no han llevado gran caudal de aguas a! mar los torrentes que cruzan este valle, ni aún después de la copiosa nevada que cubrió por algunos días estos montes, y lo es también que las fuentes no han ex¬
perimentado la crecida que era de esperar, lo cual demuestra que las tierras secas, sedientas en grado sumo, han necesitado, absorbido y retenido toda el agua en una u otra forma caída. Aún asi, no puede considerarse suficiente el riego obtenido

para que puedan hacer frente el uíbolado

y las sementeras, para la floración y gra¬

nazón de las próximas cosechas, a los ri¬

gores de una sequía prolongada si con¬

tinúa negándonos el cielo ios beneficios

de la lluvia en lo que resta de !a presente

estación.

i

En una palabra, qué si por efecto de estos despejados y deliciosos días que
actualmente disfrutamos esta abundante

rapa que ya empieza a notarse en los oli¬ vos, con gran contentamiento de propie¬ tarios y colonos, no consigue abrirse y cuajar luego por falta de la necesaria hu¬ medad, este tiempo bueno de ahora no habrá sido «buen tiempo», sino todo lo con¬
trario.

5£

MBMR

SOLLER

CUARENTA AÑOS AT1^Á$ @c>c>o<i>c>c>c>

OOOOOI DIA TRAS DIA

12 Marzo de 1898
El último vendaval causó destrozos de mu
cha consideración en una extensa zona de
txiu comarca, sobre todo por la parte de Es Porí y Sa Ffguera, donde se veían infinidad ó> r mas desgajadas en los olivos y hasta oli vos enteros. En al otro lado del Coll, en los prr.iH.os de A'fábia, Biniforanl, So’n Cava1‘v í- y demás de aquéllas laderas fueron mayores todavía que en ésta los destrozos cau¬ sólos por el huracán en los olivares y alga rrnh'iles. Los naranjales sufrieron también br " nte, pero no tanto, puesto que están casi todos ellos descargados de fruto; los propieta¬ rios que todavía lo conservan fueron los únicos perjudicados.
Con el fin de evitar a los interesados los disgustos y perjuicios que podría irrogarles el incumplimiento de una disposición judicial emanada de la Comandancia de Marina del
puerto de Almería, reproducimos la cita que se hace a nuestros paisanos Francisco Ferrer Arbona, Francisco Marqués Marqués, Ber nardo Estades Alomar, Antonio Bernat Castañer, Bartolomé Enseñat Arbona y Damián Deyá Bullán, para que en el término de trein¬ ta dias comparezcan ante dicha autoridad al objeto de declarar en el expediente que se ins truye con motivo del naufragio de la balandra
*Sm Francisco de Asís».
El sábado último fué presentado por la Guardia Civil al Juzgado Municipal de Fornalutx un individuo del mismo pueblo que había hurtado del predio Montcaire varias reses lanares que se proponía vender a un cortante de Alaró. Después de haberse ins fruido en dicho Juzgado las primeras dili¬ gencias del sumario, el martes fué conducido a este pueblo el detenido, por una pareja de la Benemérita, y en la mañana siguiente a
Palma.
Se ha dicho de público—y aplaudimos nos¬ otros sinceramente la idea—que él Ayunta¬ miento de este pueblo tiene el propósito de pu blicar una hoja volante para dar cuenta a sus
administrados de la verdadera situación en
l.° de Enero último, fecha en que se encargó de la Alcaldía D. José Serra y Aulet, de las cuentas municipales y de otros detalles de la administración dignos, en su concepto, de que sean del público conocidos.
Por uno de los Guardias del Fielato del
Pont d’ En Valls fué encentrado el lunes de esta semana un cuartín de aguardiente oculto en el fondo de m carro que venía cargado de cajones de higos, después de haber declarado el conductor que no contenía dicho vehículo ninguna especie sujeta al adeudo. Decomisado el aénero aprehendido, dió seguidamente el Fiel parte por escrito al señor Alcalde, quien
convocó a la Junta Administrativa de Con¬
sumos para aquella misma noche. Declaró ésta oída la acusación y la defensa del inte resado ser válida la aprehensión, e impuso al matutero la correspondiente multa.
El jueves reuniéronse en la Casa Consis torial el Ayuntamiento y Asociados de la Junta Municipal, al objeto de acordar los medios de cubrir el cupo de Consumos de este pueblo para el próximo año económico de 1898 a 1899, y, después de oír la lectura de
una circular de la Administración de Haden
da de esta provincia referente al asunto, se acordó por unanimidad adoptar el de admi nistración municipal, conforme se ha venido cobrando el mencionado impuesto desde aque lias campañas del Sóller que tanta polvo
reda levantaron en 1887.
Después de algunos días primaverales, esta semana ha sido lluviosa, ventosa y fría, pro pia del mes de Marzo, que tiene fama de ser
de los más variables del año. Desde el martes
no ha dejado de llover todos los dias, y en alguno de éstos con abundancia. El torrente Mayor ha ido engrosando paulatinamente el caudal de sus aguas, y hoy corre ya impetuo¬ so, lo mismo que los que a él se unen en la Torrentera y junto al molino de Ca’ n Carabasseta, y los menores de So’n Pussa y des Jalo!.

Jabón de tocador

desde 0'35 pe&etas la pastilla

CASA MARQUES

: SOLLER

ALMACENES DE MUEBLES

AFAEL MORA

o Calle del Mar, 4, 5 y 6

Bauzá, 16 - SÓLLER

o

Extensa variedad en modelos económicos y de lujo

GRANDES EXISTENCIAS para poder satisfacer el gusto

de todos los clientes

VISITE NUESTRAS EXPOSICIONES

SECCIÓN DE LOZA Y CRISTAL

Gran surtido en juegos de café, vajillas, cristalerías y

0

objetos para regalos

SECCION DE ARTICULOS VARIOS

0 o

Lanas,

Hules, Tapices, Alfombras, etc., y demás propios para la decoración del hogar.

objetos

De Teatros
FANTASIO
En las funciones de la pasada semana fué estrenada la bella producción «Ufllms» Violines de Hungría.
Gracias a la dirección impecable de Max Neufeld un asunto de línea argumenta! sencillo ofrece, entre elegancias y sonrisas, un buen sentido psicológico y hasta un mo mentó de comprimido dramatismo que se resuelve con fina intención y humanidad. Descritas con garbo, burla burlando, con¬ tiene observaciones muy logradas, vistas siempre desde un ángulo netamente humo¬
rístico.
Otro factor merltislmo en el afortunado
conjunto, es la música, de Paul Abraham, vibrante y sentimental en los violines de la famosa orquesta tzigana de Rodé.
La labor de los protagonistas Marcelie Chantal y Fernand Gravey, es también
maravillosa.
También se estrenó la película «Metro» La voz que acusa, film periodístico y po¬ licíaco, presentado con aquella habilidad propia de la editora americana y desarro Hado con naturalidad y con aquel movi¬ miento que caracteriza a esta clase de
films.
Spencer Tracy realiza en esta cinta una labor interpretativa excelente.
Esta noche y mañana tendrá lugar en el «Fantasio» la proyección de! film dialoga do en español Eskimo, verdadera joya cinematográfica para la realización de la cual la «Metro Goldwym Mayer» desplazó a la Reglón Artica la más completa de las expediciones, a las órdenes del mago de la dirección W. S. Van Dyke.
Este laureado director concibió y estruc¬ turó Eskimo de acuerdo con la fórmula
establecida para los films documentales, en los que se evoca, realzándolo con el valor del contraste, parajes, costumbres y pslco logias de un ambiente que tiene para nos¬
otros el matiz de lo exótico.
Hábil compositor de fotogramas, sopo plasmar el mundo de la vida de los esqui¬ males con gran acopio de valores docu mentales, engarzados a una trama argu mental qae, al propio tiempo que valora las imágenes, da continuidad y ritmo a la obra. Rasgos de una moralidad primitiva, inge¬ nua y sublime a un tiempo, detalles intere¬
santísimos de la lucha con los elementos y
de la habilidad y arrojo de los cazadores nativos, se suceden en la acción, y en el centro de ella, llenándola siempre con su prestancia y espíritu noble, la figura de «Mala, el magnifico», hombre fuerte, con corazón, resoluciones y mirada de ángel, caracterización formidablemente propia del protagonista esquimal.
Eskimo es, pues, mucho más que una película documental; es un drama candente, basado en la apasionante novela del célebre explorador Peter Freuchen. Un film esen¬ cialmente humano cuyos valores emotivos subyugarán ai espectador, realzados por la

brillantez de un fondo de imágenes pocas veces conseguido.
Completará el programa de estos días la original y divertida comedia De pa¬ rranda, interpretada por el simpático actor Reginald Denny y (a bella artista Leyia Hyams.
KURSAAL
La reposición de Morena Clara, que tuvo lugar el domingo último, revistió caracteres de acontecimiento, viéndose
este salón extraordinariamente concurrido.
NI que decir tiene qae Morena Clara obtuvo un éxito tan grande como cuando se estrenó. El público siguió cautivado el argumento del film, se rió de lo lindo con Miguel Ligero y se entusiasmó con la formidable labor que realiza Imperio Argentina en la parte de protagonista.
Las funciones empezaron con el drama americano Enemigos léales, por el caballista Tim Me. Coy.
En el programa que ha de proyectarse mañana figura el film El encanto de una noche, comedla de ia «Ufa», dialogada en
francés.
Un pequeño estanco vienés es el centro de un sin fin de intrigas y de equívocos inesperados. Un hijo que es confundido con su padre; una muchacha cuya actitud se presta al equívoco; un marido excesi¬ vamente confiado y una madre siempre llorosa, andan mezclados en las más
divertidas aventuras.
Realizado con un ritmo lleno de grada, El encanto de una noche está interpre tado por la gentil Kate de Nagy, el galán Paul Bernard y el excelente cómico Luden
Baroux.
Será presentada también en las fundo¬
nes de mañana la maravillosa realización «Radio» El perro de Flandes, un ro
manee de niños, delicioso como una sinfo¬ nía de delicadezas, como una rapsodia de sublimidades. La indescriptible emoción que despierta esta obra, es verdadera¬ mente inenarrable. Es un dulce cariño pu ro, sereno, que hace aparecer la obra como algo perfectamente natural en los albores de la juventud.
El perro de Flandes, es un film que deleitará a cuantos sepan admirar en el ci¬
nema un fondo noble, una tendencia amable
y espiritual. Así se explica sea la película
recomendada a la juventud en todos los países donde se ha proyectado.
Su intérprete principal es el prodigioso luminar infantil Frankie Thomás, que rea¬
liza una formidable creación.
Lea Vd.
ABC i! Sevilla
Se halla en venta regularmente
en LIBRERIA MARQUE S

VJ TIT W C2.

REVISTA
SEMANAL

De venta en la LIBRERIA MARQUES

(Jalones de la victoria)
Sábado J.- En el frente de Granada se
efectúa una rectificación a vanguardia de nuestras lineas, lográndose todos los objetivos señalados.
Domingo o.-El enemigo ha intentado recuperar la posición de Cabeza del Mo¬ lino en el sector de Alcalá la Real (Gra¬ nada) que le había sido tomada ayer. Ha sido rechazado, dejando más de cien
muertos delante de las alambradas.
Los azares de la guerra nos deparan hoy una nota particularmente dolorosa,. la pérdida del crucero Baleares, que al ser atacado, de sorpresa, con torpedos, por varios destructores rojos que acerta¬
ron acercársele en la oscuridad de la no¬
che, fué desgraciadamente alcanzado por uno de ellos en uno de sus puntos vitales, incendiándose prontamente para hundir¬ se luego, a las pocas horas.
La tripulación de dos buques de guerra ingleses se esforzó noblemente en el sal¬ vamento de nuestros marinos y logró
traer a Palma varios centenares de ellos.
En estos momentos de justo dolor, afir¬ memos nuestra fe en Dios, en el Caudillo y en los gloriosos destinos de España, y
con redoblado entusiasmo exclamemos:
¡Viva la Marina Nacional!
Lunes 7.—En un combate de aviación
ha sido abatido un aparato enemigo mar¬
ca Curthis
Martes 8— Han sido derribados en
combate dos aviones enemigos. Miércoles 9.—En Aragón comienza una
nueva arrolladora ofensiva de las armas
nacionales. El frente enemigo ha sido roto por cuatro sectores, avanzándose en una profundidad media de ocho kilóme¬ tros en un amplio frente de más de se¬ senta. Se han ocupado las posiciones de El Frontón, el pueblo de Fuendetodos, Vértice Cruz, alturas al norte de Valsepe de Vancalada, vértices Umbría y Pe¬ zón, Desgarradero, Portichuelo, Las Suertes, Los Planos, Aliegares, pueblo de Aguilón, Minas de Segura, Casas de Antonio, Armillas, cotas 1.213 y 1 776, pueblo de Son del Puerto, Las Fuentes, vértices Herrero y San Jorge, vértice Cruz Santa, pueblo de Rudilla, Anadón y Huesa del Común. Se han cogido más de 500 prisioneros y numeroso material, entre el cual una batería del 75, una pie¬ za de 70 y 2 cañones antitanques. Varias reacciones enemigas en el sur de nuestro avance han sido deshechas por el empuje
de nuestras fuerzas.
Jueves 10.—Se ha vencido fuerte re¬ sistencia en la línea comprendida entre las alturas de la Virgen del Pueyo y es¬ tribaciones del macizo de Sansa, después de lo cual, con hábil maniobra envolven¬ te, nuestras fuerzas han recuperado la población de Beichite, que nos había sido tomada por los rojos durante el verano último. Después se han ocupado los pue¬
blos de Azuara, Codos, y Almonaciíi de
las Cubas, el vértice Carnicero, la Puebla de Albertón y alturas de Balsanueva, Herrera de los Navarros, Villar de los Navarros, Bádenas, Nogueras y Santa Cruz de Nogueras.
Las fuerzas del centro han ocupado Muniesa, Blesa, Plou, Maicas y Cortes de Aragón. Las de la derecha han ocu¬ pado La Planilla, Cabezos Altos, La Muela, Collado de la- Virgen, alturas al norte de Martín del Río, Miranbueno, Las Fuentes, alturas sobre Valdeconejo y el pueblo de Moneva.
El enemigo ha súfrido un número de bajas considerable. Se han cogido unos 3.500 prisioneros, y cinco tanques rusos.
En el frente del Centro, en la sierra de Guadarrama, nuestras fuerzas han ocu¬
pado las posiciones de los puertos de Malagosto, La Frecha y el Rebentón. El enemigo ha efectuado luego cuatro ata¬ ques contra nuestras líneas del Rebentón con numerosas fuerzas de infantería, ar¬ tillería y tanques, siendo rechazado y perseguido. Nuestras tropas han reco¬ gido centenares de cadáveres de los rojos y numeroso armamento y material.
En combates aéreos han sido derriba¬
dos 4 cazas enemigos.
Léqon.

SOLLER

TALLERES DE CARPINTERIA Y EBANISTERIA ALMACEN DE MADERAS DE

CU B RA
los gastos que le ocasionaría una defunción en su hogar

MIGUeL COLOM

La “FUNERARIA LLORET,,
UNICA NETAMENTE MALLORQUINA

Construcción de muebles de lujo, estilos clásico y

moderno : -; Especialidad en puertas y persianas

enrollables sistema americano : -: Persianas catala¬

nas

Restauraciones de todas clases

Decora¬

ción e instalación general de mobiliarios

CALLE DEL MAR, 77

SÓLLER (Mallorca)

AVENIDA DEL GENERAL GODED (Antes Gran-Vía)

L. &

responde oon capital propio General Mola, n.° 23 (antes Unión) R A L M A
Teléfono n.° 2017

Soller^.^^ S -5, ucursal. en

(Calle Juan Marqués Arbona, n.° 44

Representante. JAIME FEMENIAS, Tamany, 9

Vida Religiosa

cultos sagrados

Teléfono, n.° 99 - Sóller

Las funciones del culto en la
iglesia parroquial
El próximo pasado domingo, I de Cua¬ resma, se practicó, por la mañana, du rante la misa de las seis y media, el ejer¬ cicio del Mes de Marzo, consagrado al Patriarca San Jo«é, y luego, durante la délas siete y media, el mensual corres¬ pondiente al Primer Domingo, dedicado al Sagrado Corazón de Jesús.
Mas tarde, a las nueve v tres cuartos, se empezó el canto de las Horas menores y acto seguido de la Misa mayor, en la que oficiaron los Rdos. D. José Morey, D. Antonio Alcover y D. Nicolás Frau, celebrante el primero y ministros estos últimos. El Cuaresmero recitó y explicó el Evangelio de aquella dominica.
Por la tarde, a las tres, cantó la Comu¬ nidad Vísperas y Completas; seguida¬ mente se continuó el Quincenario dedica¬ do a la Preciosa Sangre del Salvador, con sermón cuaresmal, y al anochecer, empezando a las seis y tres cuartos, se rezó el Rosario y se practicó la devoción! de los Siete Domingos, en honor del Pa¬ triarca San José, con meditación y cán¬
ticos.
/ El martes, día 8, se practicó por la ma¬ ñana, en la misa de las siete, el ejercicio mensual propio de este día, dedicado a la Inmaculada Concepción.
Y anteayer, jueves, se dió principio, a la misma hora y en igual forma, al tri dúo mensual consagradlo a Nuestra Se¬ ñora del Pilar, el cual continuó ayer y
ha terminado esta mañana.
Los actos religiosos de la semana en
la iglesia de la Visitación
La Comunión general que tuvo lugar el domingo último en la misa de las seis, para los cofrades del Santo Cristo y aso¬ ciados de los Sagrados Corazones, estu¬ vo, al igual que todos los meses, suma¬ mente concurrida Durante aquélla se practicó el ejercicio de los Siete Domin¬ gos dedicados a San José y después ai rigió a los fieles fervorosa plática el re verendo P. Guillermo Pont, superior de
esta Residencia de Misioneros de la men¬
cionada Institución.
A las once celebróse la misa para las tropas, a la que asistieron las fuerzas d** Artillería, y, con armas y precedidos de la Banda de música, los Requetés de Fa¬ lange, como ya es costumbre.
Por la tarde, a las cuatro, dió princi¬ pio la función dominical, consistente en dicho dia en rezo del Rosario, plática por el mencionado P. Pont y meditación con motivo del «Dia de Retiro*, para pre¬ paración de una buena muerte, terminán¬
dose con el canto de un le-Deum en ac¬ ción de gracias al Sagrado Corazón de Jesús.
Las demás funciones de la semana
fueron, conforme ya anunciamos en nues¬
tra crónica anterior: la Novena prepa¬
ratoria de la fiesta del glorioso Patriarca San José, que empezó el jueves durante ia misa primera y ha continuado en los demás días en igual forma; rezo del Ro¬ sario, devoción del Via-Crucis, y sermón cuaresmal, por el Rdo, P. José Vanrell, el mismo día al anochecer; y áyer, a las seis de la tarde, ejercicio semanal, propio de los viernes, en honor del Santo Cristo, que fué aplicado en sufragio de la co¬ frade difunta Srta. María Colom Mar-
torell,

En la iglesia de las MM. Escolapias,— Mañana, domingo, dia IB: A las siete y me¬
dia, Misa conventual. Por la tarde, a las cinco, se practicará la Hora Santa y los Síe te Domingos, con manifiesto.
Sábado, dia 19: A las siete y media, Misa cantada. Por la tarde, a las cuatro, se prac tlcará el ejercicio propio del día, en honor
del Patriarca San José.

i1 « *&■

'& ■ —B ■ ''!rB~risr«=€l. —1 B-

Mercado de Inca del último jueves
Pesetas

(los 100|kgms.)

Almendrón (precio provisional) . Cebada del país. ....
Cebada forastera ....

150’00 56’00 56’00

Avena del país . . i
Avena forastera. ....

44’O0 55’00

Habas para cocer. ....
Fríjoles. ......
Maíz .......

58’0Q 115’00 60’00

FRUTOS FRESCOS y SECOS

PRIMICIA S

IMPORTAC1ON E XPORTACION

CONSIGNACION TRANSITO

ESPECIALIDAD EN BANANAS © IMPORTACION DIRECTA

FIA

SCO MAS

9, Place y 108,

Paul Cézanne Cours Juilen
TELÉFONO,

MA Ft SEL,LA

29-87

Telegramas: PACOMAS

é

FRUTOS FRESCOS Y SECOS-PRIMICIAS

♦

t

Sollerenses: Como buenos espa¬

ñoles debéis prestar vuestro apoyo
a las Organizaciones Juveniles de

l

Falange Española Tradicionalista y

de las J. O. N. S.. Si sois padres, inscribiendo a vuestros hijos en la

s

i Milicia Juvenil para su provecho y

porvenir. Si sois ricos, dando un 9

poco de vuestro dinero para las im¬ prescindibles necesidades de los pe¬

*

$ queños militantes. Si sois pobres,
aportando vuestro entusiasmo y

propagando nuestro Ideal.

t

SOBRASADA

Especialidad en DATILES,

*** <g-**?Í5£? HIGOS,
LHfcJK NARANJAS, f

BANANAS, ' AKt

LIMONES f

•

,

*

LLABRES PADRE E HIJO I

lí y 15 Cours Julieta antiguamente Si Malí

i

Dirección ieleg<áfíct: JASGHERi ElARSELLA

M.A RSE L, J\_ A

TELÉFONO m
Colberf 21 -18 4

VARIA NEGRA
La «Sobrasada» garantizada de puro Cerdo y de conservación, exqüisita y siempre roja, precio 25 frs. Kilo.
La «Varia Negra» extra deliciosa, me¬ jor que !a que comía, tan buena, cuando
niño. /Precio 20 frs. Kilo. Si no fuera a su gusto puede devolver¬
la. No importa si faltase una Sobrasada
o una Varia.
Expediciones postales a toda Fran¬ cia.—Condiciones especiales para los revendedores grosistas.
Dirigirse a JACQUES ROSSELLÓ,
12, Rué de la Pelleterfe, NEVERS (Niévre)
(Antiguamente h Lons - le - Saünier )
COMPRA-VENTA Y
ADMON. DE FINCAS PRESTAMOS HIPOTECARIOS
LUCAS GLADERA
CORREDOR MATRICULADO
Avda. A. ROSSELLO, 86
TEL.° 1870 PALMA DE MALLORCA

Jefatura del Sob-Sector de Sóller

Suscripción Pro-Movimiento Nacional
Relación de los donativos entregados en esta Jefatura, por entidades y fabricantes de te¬ jidos de esta localidad, al objeto de engrosar
]ob fondos de la indicada Suscripción:
Pesetas

Del «Banco de Sóller* (Empleados del mismo)

D Amador Canals Pons .

» Gaspar Borrás Ferrer.

» Jaime Colom Orell

.

.

.

i

» Antonio Castañer Rullán .

» Ramón Oiiver Ferrá .

» Gaspar Borrás Roig . * Miguel Frontera Puig.

» Miguel Serra Pastor .
» Juan Rnllán Ense&at .

» José Canals Rullán

» Miguel Calafell Castañer .
* Juan Frontera Arbona

50!00 25’00 15’00 lO’OO
5’00 5'00 5’00 5’OQ 5’00 5’00 o’OO 10’00

De la Fábrica de Tejidos *Mayol y C.a»

De los obreros de dicha fábrica

(semanas 1.a, 2.a, 3,a y 4.a del mes de febrero y 1.a del mes de
Marzo) .......

20 °/0 aportación personal del pa¬

trono .

.

.

.

.

.

.

446 ’50 89’30

De la Fábrica de Tejidos «Unión
Textil S. A.»
De los obreros de dicha fábrica
(semanas 1.a, 2.a y 3.a del mes de Febrero) 20 °/0 aportación personal del pa¬
trono

124’80
25’00

De la Fábrica de Tejidos «Vda. de Miguel Arbona Rullán.

De los obreros de dicha fábrica

(semanas 1 a, 2.a y 3.a del mes

de Febrero). .

.

20 °/0 aportación personal del pa¬

trono

De la Fábrica de Tejidos « Vicente
Alcover Colom*
De los obreros de dicha fábrica
(semanas 1.a, 2.a y 3.a del mes de Febrero). ..... 20 °/e aportación personal del pa¬
trono

De la Fábrica de Tejidos * Fronte¬ ra y Puig»

De los obreros de dicha fábrica

(semanas 1.a, 2.a y 3.a del mes

de Febrero).

.

' .

.

.

.

20 °/0 aportación [personal del pa¬

trono

De la Fábrica de Tejidos «Hijo de Juan\\Pizá Castañer»
De los obreros de dicha fábrica
(semanas 1 a, 2.a y 3.a del mes de Febrero) 20 °/0 aportación personal del pa¬
trono

31'00
6’2Q
354’05
7080
150’50
BQ’10
148’55
29’7Q

De la Fábrica de Tejidos «Hijo
de Pedro A. Rullán*

De los obreros de dicha fábrica

(semanas 1 a, 2.a y 3.a del mes

de Febrero). .

.

.

,

2Q °/0 aportación personal del pa¬

trono

Total .

.

.

56’50
11’30 1.719’89

Sóller, 8 de Marzo de 1938—2.° T.

SSB 8 «■■■"«f'M»-

"I

; SOLLEK — ■ ■ ■

L

~~~ '

♦ C K. O H I C .A X, O C A L

■ - ISE
♦

El peso de los cerdos para
el consumo familiar

E; señor Alcalde de esta ciudad, don

Jaime Casasnovas, ha reproducido me
diante un Bando ia circular del señor Go¬

bernador Civil como Presidente de la Jun¬

ta Provincial de Abesíos, en la que pe especifican las condiciones que deben reu¬ nir las reses de cerda para que puedan

ser sacrificadas.

Según dicha circular, por disposición
ministerial de fecha 15 de Diciembre úl¬

timo se prohibió ei sacrificio de cerdos con peso inferior a 115 y 135 kgs. según la variedad; pero ante los inconvenientes que
significa su aplicación en esta provincia, fué elevada una consulta a la Superioridad,
Recientemente se han recibido instruc¬

ciones sobre este particular, y en su con¬ secuencia ha sido comunicado a los Ins¬

pectores Municipales, Veterinarios y en¬

cargados de fábricas de embutidos, la

siguiente Orden:

*

«Desde esta fecha podrán autorizar eS

sacrificio de cerdos destinados al consumo

faro'liar sea cual sea el peso de los mismos,

y con la condición de que estén cebados,

Igualmente podrán autorizar el sacrificio

de los cerdos de la variedad llamada vul¬

garmente de montaña, o de bellota, también con la condición de que lleven el cebamien¬ to psopio de ellos.
Los Inspectores Municipales Veterinarios
cuidarán rigurosamente y cumplirán con debido uso las atribuciones que por la pre sente Orden se les confiere.»

Exceso de original
Por exceso de original nos vemos obli¬ gados a dejar paro nuestra próxima edi¬ ción artículos de colaboración y algunas
informaciones,
Para salvar su actualidad queremos men¬
cionar, entre oíros, los trabajos siguientes: D' Annunzlo visto por Marinette, por Alvaro Tarfe; La Memoria del Ferrocarril de Sóller, y Mejoras de gran inte¬ rés: La canalización de aguas al Puer¬ to y La construcción de Refugios en
Sóller.

El pago de la Contribución
Tendrá lugar en Sóller del miércoles al viernes próximos
Durante ia próxima semana, tendrá lu¬ gar en nuestra ciudad, en el sitio y horas de costumbre, la cobranza de las contribu¬
ciones.
Los días señalados para efectuar la co¬
branza son del 16 al 18 del actual.

Mercado local de frutos
Los precios a que se han pagado ests semana ios frutos que produce nuestra comarca, han sido los siguientes:
Limones, a 8 pesetas la carga. Naranjas, de 25 a 45 ptas. id. Mandarinas, de 30 a 45 ptas. id. Algarrobas, s 7’50 ptas, quintal.

Papel Higiénico
varios tamaños
Precios económicos
IMPRENTA MARQUES SÓLLER
VÉRTICE
La revista más artística y completa de la España Nacional
De venta en la LIBRERIA MARQUES

«t-

*

Frutos frescos, secos y primicias

%

Bartolomé Mayol Importación
ff Exportación

Comisión

%

Tránsito

|

27, Cours Julien, 27

•#

-5*

MARSELLA

♦

*

#
€

Especialidad en Bananas de Canarias y la Guinea Francesa, Dátiles, Higos, Cacahuetes, etc.

*

«f

*

#

Servicio rápido por veleros a motor, para la importación de1 Naranjas y Mandarinas

át* Telegramas: BAMAYOL Marsella

Teléfono: Meilhan, 21.78 "j#

#

V#fÍnininínlniF^ntninÍr^nNnlninÍnininlntnlnlntnNNntritntntr#oNFéfiinifiinlninlFal

Notas de Sociedad
RESTABLECIDO
Tenemos la satisfacción de poder Infor¬ mar hoy a nuestros lectores que nuestro apreciado amigo el joven Alférez de Mili¬ cias, vecino de esta ciudad, D. Celestino Bonnín, que, conforme dijimos en su día, ei 4 del próximo pasado mes fué víctima
de un accidente automovilista en la carre¬
tera de Palma a Valldemosa, del cual resultó gravemente herido, hállase ya completa¬
mente restablecido,
Reciba por ello nuestra muy cordial
enhorabuena.
* **
Agradecido el Sr. Bonnín a las muchas personas que por é! se han interesado da rente su enfermedad y expresado, a él o a sus familiares, sus deseos de una pronta y total curación, nos suplica les exprese¬ mos desde estas columnas, en su nombre, su profundo reconocimiento.
Y así lo hacemos nosotros gustosamente,
NECROLOGICAS
D.a María Canals Aleo ver
En Marsella falleció, el día6 del próximo pasado Febrero, nuestra paisana D.a Ma¬ ría Canals Alcover, esposa del comer¬ ciante allí establecido D, Mateo Seguí Umbert, y la infausta nueva fué comuni¬ cada seguidamente a los familiares de los esposos Seguí-Canals aquí residentes por me dio de un lacónico telegrama. Ignoraban, por lo mismo, éstos los detalles de la enfermedad que había acabado con la vida de la infortunada señora, doliente desde hacia algunos años, y en esta ignorancia han permanecido hasta el principio de esta semana, en que ha recibido D. Miguel Coll Mayol unas cartas con gran retraso— pues que fueron escritas los días 17 y 18
del referido mes—no obstante haber sido
cursadas por avión vía Italia (Roma-Po líense), en las que la fatal noticia tele gráfica quedaba bastante más ampliada.
Se ha sabido por ellas que la paciente estuvo en tratamiento, con un afamado especialista de Lycn, para la curación de su parálisis, y que hallábase ya bastante me jorada, a satisfacciónlde todos; pero que a su regreso a Marsella complicóse la primi¬ tiva dolencia con una congestión pulmonar y afección cardíaca, y a tanto mal no le fué posible resistir.
Entregó su alma al Criador, después de recibir cór. gran devoción y claridad de juicio los Santos Sacramentos, rodeada de sus queridos esposo e hijos, que han quedado con una tan sesible e irreparable pérdida sumidos en el más acerbo dolor. También la desaparición de este mundo
de la amable Sra. Canals ha sido muy sentida entre las numerosas amistades con
que contaba en Marsella y aquí la extinta y cuentan todos sus allegados.
Se lo demostraron al Sr. Seguí y demás

■«■■■■«BWiKWi»—»»—» a—

{ Antigua casa PABLO FERRIR f

iEF TJ S^T 13

lO

BM 1 O O C*

|j ixpedldones dt frutos primerizos f logymbres ps{$. J

0 Eapesidid&d en espárragos, melones, tomates y toda ekst

® áe frata 4® primer® calidasL

•

1

ANTONIO F,ERRE1

I

é$, £lace Chátelet—HALLE 0SNTBALE8.—ORLEüit

deudos sus amigos y conocidos, allá en ayer, a las nueve de la mañana, se celebró

Marsella, y de un modo especial la colo¬ nia española de aquella populosa ciudad, de fa que forman parte en gran número los mallorquines, con su asistencia a! en¬ tierro y demás honras fúnebres que a ia
difunta se tributaron.
Descanse en paz ésta, y reciban sus atribulados esposo, hijos e hija, hijas po líticas, nietos, hermana política y demás que con ellos lloran la separación eterna del ser querido, consuelo en su aflicción y

en la Parroquia solemne funeral en sufra¬ gio del alma de la finada, A la terminación
de éste desfiló numerosa concurrencia
ante los apenados deudos, al Igual que la
noche anterior a la terminación del Rosa¬
rio, para expresarles su condolencia. También nosotros íes expresamos la
nuestra muy sincera, y a las suyas y a las de la Iglesia unimos nuestras preces para que conceda Dios a ia malograda señorita Reynés la eterna bienaventuranza.

la expresión de nuestro muy sentido pé¬

same.
Srta. D.a María Reynés Colom Antes de haberse secado las lágrimas en los ojos de nuestro distinguido amigo

Jefatura del Sub-Sector de Sóller
Estado de, cuentas de la Tómbola organizada en él Colegio de las MM. Escolapias de Sóller
Pro-Heridos de guerra*

D. Joaquín Reynés, de sü hermana, seño¬ rita Paula, y de sus demás familiares, por la sensible pérdida de su querido tio don
Antonio Colom Casasnovas—de la que en
nuestro penúltimo número dimos cuenta—
ya de nuevo la guadaña de la Muerte, al segar con golpe fatal la preciosa vida de
otro ser para ellos muy querido, la de la Srta. D.a María Reynés Colom, ha vuelto a llenárselos. Por esta gran desgracia familiar ha sentido la población entera, y
de un modo especial los numerosos amigos de la difunta y de los supervivientes, pro fundos conmiseración y sentimiento.
Cuidó ia Srta. Reynés a su estimado tio con gran solicitud durante toda su vida,
y muy particularmente durante su última
enfermedad no obstante encontrarse ella

Resumen
Total de ingresos . . , » » gastos....

1.273’69 ptas. 253’60 »

» líquido .... 1.020’00 »

Dicho tota] líquido se ha distribuido de la siguiente forma:

Para los heridos del Colegio
Calasancio de Sierra de Cór¬

doba^
Para Hospitales (Pro heridos de guerra)
Para una misa en sufragio de

500’00 ptas.
500’00 *

los que han dado su vida por

Dios y por España, y para

los gastos de giro .'

•

20’OO *

Total . . . 1.020’00 »
Nota: El estado detallado y completo de dichas cuentas se halla depositado en esta
Jefatura de Sub-Sector.

en estado bastante delicado, hasta el pun¬

to de que ya el día de ia defunción de aquél hubo de rendirse y no le fué posible

Registro Civil

asistir al funeral que se celebró en sufra¬

gio de su alma. Desde entonces fué acen¬

Nacimientos

tuándose su dolencia; atacada de paliuonía agravóse de cada día más; se le fueron administrados los Santos Sacramentos, que
recibió con el fervor propio de una buena
cristiana, como lo fué siempre, y victima
de la aguda y dolorosa enfermedad indi¬ cada sucumbió anteayer, jueves, a las cin co y media de la mañana.
A las seis y media de la tarde del mismo día asistió la Comunidad parroquial a le
casa mortuoria y después de rezarse eü
Rosarlo, de cuerpo presente, se verificó»

Día 5,— Bernardo Sltjes Alberti, hijo de Jaime y Catalina.
Día 7 —Margarita Darder Matas, hija de Gabriel y María.
Día 8.—Antonio BIsbal Mas, hijo de Bar¬ tolomé y Antonia,
Defunciones
Dia 4.—Catalina Joy Colom, de 90 años, viuda, M,1 42 n.° 273.
Día 6.—Antonia M.R Alcover Oliver, de 77 años, soltera, calle del General Mola, n.° 68,

IDía 8,—Catalina Deyá Canals, de 76 años, la conducción del cadáver a su última mo¬
rada, con asistencia de buen número de vecinos con sendos* blandones o cirios; y

viuda, M,a 45, n.° 94. Día 10, —María Reynés Colom, de 48 años,
soltera, calle de la Palma, n.° 16,