año min (2.» efoca) srm .me
año min (2.» efoca) srm .me

SABADO 6 DE MAB20 DE 1920

■■■

-

1

* FUNDADOR Y DIRECTOR: D. Juan Marqués A-rima.

-7

SEMANARIO INDEPENDIENTE

'■

; v"" " '

'

■

■

“

'

■

-■

r

1 mmmmmmm-

■

-

REDACTOR-JEFE: D. Damián Mayo! Alcover. REDACCIÓN y ADMINISTRACIÓN: caite (te Sao Bartolomé n.° 17.-SÓLIEB (Baleares)

■ ■■ ■■■■■■■

•

-y.

,i. ■

■

—-

*!Ka«í«aaa®Bsoarsa«BwBoi»s*fEB«Bi»ffiíi:«>ww*BaisBaOB#siaaeí«Baüai9!?É:»is«BnawBBii?k:-ísiB«B,aBsaa«*«aii!nHi»tt* aigBBangBBOBB«i?B«HiipiiaraKa«wKia««ngBgBBBgpBg*

MRBB tt«ISSlB19H>

-4;*KK8K '3»*w V*R mtSCSUKBHKBW -iV>

.

....

|RiSSB9SBBSH|UK»!BKtt:2S»e * ZiV'¿ » S 51 Lf ftítS S bb aKjaBEBaaiiBVJKaDBBBHHHBMHHMBBHBHMHBMHHBSi

PBgg«»Bsggage!«EaMggggaBaBsae5BgBggBagB8BS8”aBggggagga8¡3gB5g8gmigBggig— ÍSS3 «CHB

i

MHHMIb «bbb vnin cetas a Mh bs»»« br»* smbb bbb»

MHMBMBBBaBBHBBBRBBBBBBBMBBUBXaBBmaiBflB

®B»BBBB«BB9BBBBBBRBSUeS KBBHBNIBIHBBBBBBBBgBBBBBaBBBBBBBg«»gMBHaBgaaBBKBaBS.SBaBaBaHRl» BBBB«BB

ssse

ilü

asan HBBM BBBB BBBB fi«8M BtMJ* «esa «BBB
sÜi

DE LLINAS

¡SSSKE5B3S ¡asssaaiiaisii
*««C?
gsgg
RIOME
OLIVER Bfca SKBB saae «R*
ESES BESE
«BBC
S3SS
BBBB

BBBB
0HR BBBB 0BBM BBBB BBBB BBBB! BBBB «anuí BBBB rf*HK BBBB BBBB BBS» 2B9B1 BBBB BBBB
BBBB
ñu
Sbbb
:::: «51
«BBB

wM

FALLECIÓ EN PALMA EL DIA 28 DE FEBRERO DE 1920

BBBB

RB«Í
«awn

A LA EDAD DE 52 AÑOS

SIBfSB

BBBB ■BHB bbsc ww»3

3í

S1SS

UBBSim

SESS

«oaw

HABIENDO RECIBIDO LOS SANTOS SACRAMENTOS

gaasi «BB«I

«ace

SBBB

aaatb

BBBB

BfiBB llGBB

:( A. E. R. I. P.)

«BBB
tesas
«■■a

sspiisg

BB9B

lili
BBBB
ssse

BBBB

SSsS

Sus afligidos esposo, D. Gabriel Liinás; hija D.a Catalina; hijos políticos, D. An¬

íiH
BBBB

::ss

3S!
[BBfFH

tonio Oliver y D. Cándido Trujillo; nietos, hermanos, hermano y hermanas políticos,

iisi

laaiS
3ÍSE
8855

tía, sobrinos, sobrinas, primos, primas y demás parientes (presentes y ausentes), parti¬

|5ü23

SSBS

cipan a sus amigos y conocidos esta sensible pérdida y, al pedirles una oración por

■ MBB
BBBB BBBB

el alma de la finada, les invitan al funeral que tendrá lugar en esta parroquia el lunes

¡íü próximo, día 8, a las diez de la mañana.
5S55

No se invita particularmente.

El duelo se despide en la iglesia.

Sección Iliteraria

tras economías serón mayores. ¿Aprue¬
bas mi idea?

Andrés no; respondió; pensar que So¬

LA MEJOR CAIDA

ledad fuese la que más dinero aportase

para la boda le repugDnba; pero al mis¬

Se conocieron en el escenario de un mo tiempo la impaciencia por ser feliz

teatro; é: era carpintero tramoyista, ella, le inducía a aceptar lo propuesto por la

bailarina del montón; ambos eran jóve¬ joveD.

nes y se amaron con la vehemencia del

—¿Por qué no respondes.—¿Temes

primer amor que nace en ei alma, con que si el público me aplaude me olvide

ese amor que, aún palpando diariamen¬ de tí?—preguntó Soledad.—No Andrés, te las contrariedades de la vida, no no; igual que ahora te quiero te amaré

quiere rendirse ante ellas. Huérfanos siempre. Ten confianza en mi amor,

ambos, a nadie tenían que dar cuenta como yo la tengo en el tuyo. Déjame de sus actos; pero su pasión era honesta, hacer lo que quiero; cuando nos,jase¬

pura, pasión eugeudrada por dos almas , mos no bailaré más.

que se comprenden y creen haber naci

—Sea—contestó el joven con tristeza.

do una para otra. Toda la ilusión, todo

Gracia ajina profesora de baile, tan

el afán de Andrés y Soledad, se cifraba hábil en el arte de Terspsicore como en

en contraer matrimonio cuanto antes; enseñar a perder la vergüenza a sus

pero faltábales el dinero necesario para comprar un ajuar modesto y sus ambi¬ ciones no podían realizarse.
Los meses transcurrían muy deprisa ^y los ahorros iban aumentando con la lentitud del que ha de acumularlos cén
timo a céntimo.

discípulas, pocos días bastaron a Sole¬ dad para hacer rápidos progresos. Por
entouces, íbase a poner en escena un
baile de gYan espectáculo y, hacien¬ do falta primeras partes, Soledad fué co¬
mo tal; la aumentaron el sueldo y su nombre figuró en el cartel con grandes

Una Docbe, concluida la función, An letras, como imán para atraer ai pú¬

drés salió del teatro acompañando a su blico.

amada; como de costumbre, recayó la

Mientras estuvo confundida en el mon¬

conversación sobre el tiempo que tarda¬ tón, apenas los abonados se fijaron en.

rían en reuüir el dinero que necesitaban
para casarse.
—Continuando como hasta aquí, tar¬

Soledad; pero desde el momento en que bailó fuera de fiias, notaron que la joven poseía grandes atractivos y pronto se

daremos cerca de un año—dijo Soledad. vió cercada por una nube de adoradores

— Un año; ¡qué plazo tan largo!—res¬ de los que infestan los teatros; gentes

pondió Andrés con tristeza—¿que ha¬ que consideran el amor como una mer¬

ríamos para abreviarle?

cancía cuya adquisición sólo puede de¬

—Más de una vez he pensado en ello pender del precio. Los celos mordieron

y creo haber encoñtrado el medio.

el alma de Andrés; pero Soledad les aca

—¿Caá!?—preguntó Andrés mirando Haba con palabras de amor y juramentos

a su amada con recelo.

de inquebrantable fidelidad.

—Aprenderé a bailar mejor, me au¬

—No hagas caso de lo mucho que se

mentarán el sueldo y por lo tanto nues¬ murmura entre bastidores—le decía.—

Deja a esos necios me envíen regalos, | iumbra, como los espejuelos a las alonque de nada han de servirles, pues sólo j dras. Tus juramentos son una mentira,

te amo a tí. Al terminar la temporada con la cual has querido engañarme, pues

habremos reunido el dinero que nos ha la mujer que acepta joyas de tanto valor

ce falta, entonces seré tu esposa, y te ju¬ no puede ser honrada, ni esposa de un

ro no pisar jamás el escenario de un tea¬ pobre. Ya lo sabes: escoge entre ellas

tro.

o yo.

Aute estas razones, aparentando con¬ formarse, Andrés nada respondió; pero
en el fondo de su corazón los celos se
iban acrecentando y hacían nacer ep su

Al oir estas frases, Soledad, fijó sus ojos en los de Andrés y adivinando jen ellos que la cólera, hija de ios celos,
amontonada en su corazón iba a estallar,

mente la idea de venganza.
—Si porque soy pobre—se dijo—si porque carezco de un puñado dé oro, al¬

tuvo miedo; pero confiando en el domi¬ nio que sobre su novio ejercía, se arrojó
en sus brazos murmurando con dulzura:

guien intenta robarme el bien que anhe¬ —¡Tonto! ¿por qué me hablas así

lo, mataré al ladrón y a la mujer perjura cuando de sobra sabes que eres el único

que destroza para siempre las ilusiones «hombre a quien puedo amar?...

de mi vida.
Aferrado a esta idea, de los labios de Andrés no volvió a salir una palabra de
celos, pero en c ambio espiaba a su ama
da continuamente.

En aquel instante se presentó el tras¬ punte llamando a Soledad. Iba a dar principio el baile.1
Fijo eu la primera caja de bastidores observaba Andrés a su novia, mientras

Una noche, celebrábase el beneficio de ésta permanecía en escena.

Soledad: sus más asiduos galanteadores

Llegó el instante eu que Soledad debía

eran los abonados a un palco proscenio, ejecutar sola una danza, y al terminarla,

y entre ellos librábase verdadero pugila¬ sus admiradores, pidiendo la recepción,

to por la posesión de la bailarina; creyen¬ aplaudían con frenesí. Los aplausos aca¬

do que la joven se adjudicaría al primer baron de desesperar al celoso que a toda

postor, cada cual había preparado su co¬ prisa huyó de su escondite.

rrespondiente regalo que hicieron llegar La danza se repite. Cuando todos los

a su poder antes de comenzada la fun¬ espectadores contemplan a la bailarina,

ción.

admirando su agilidad, lanza aquélla

Contemplando el valor de las joyas, admirando los destellos que lanzaban
las facetas de los brillantes heridos por la luz, hallábase Soledad tan abstraída
que no se apercibió de la entrada de An¬

un grito de terror y desaparece repenti¬
namente por ei escotillón. Cesa la or¬
questa, el público apenas se da cuenta de lo sucedido, algunos espectadores
asaltan el escenario apresurándose por

drés en el camarín.

acudir en socoro de Soledad; pero antes

Acercósele éste de puntillas, y murmu¬ que los más diligentes puedan descender

ró a su oído ías siguientes palabras, en al foso, Andrés saca a su amada en bra¬

que’se revelaba una amarga ironía y zos, conduciéndola a su cuarto, en don¬

una profunda emoción:

de fué auxiliada por el médico del teatro,

—Si, si; recrea, recrea tu vista fijándo¬ hallando que la joven en su caída se ha¬

la sobre el oro y la pedrería que te des- bía producido uua luxación en un pie

■* 2 9

SOLLER

que la impediría bailar durante algún tiempo.
* **
Pocos días después de este suceso, So¬
ledad decía a su dovío:
—Tu mano falseando la trampilla del
escotillón me hizo caer, librándome de
la peor caída que puede dar una mujer. jBendita sea!
M. Del Corral Caballé

D. José Mayol y Ripoll
falleció en Nantes (Francia), el miércoles, dia 3 de Febrero de 1920
A LOS @1 AÑOS DE EDAD
HABIENDO RECIBIDO LOS SANTOS SACRAMENTOS
( E. P. D.)

Los resultados, halagüeños en grado sumo, y más en razón de las circunstan¬ cias críticas que estamos atravesando, que ha obtenido la sociedad «El Gas» en el pasado año, bien demuestran la prudencia y aplomo de la Junta de Go¬ bierno, la actividad y celo del DirectorGerente, D. Tomás Morell, y la pericia de todo el personal, así industrial como
burocrático. A todos enviamos nuestros
plácemes por su acertada gestión.

Lñ VIOLETA

Sus atribulados esposa, D.a Antonia M.a Bisbal; hijos, D. Pedro An¬ tonio, D. Francisco y D.a Catalina; hijos políticos, D.a Francisca Ar¬

La concurrencia a las funciones cine¬

(Da Francisco Dall’ Ongaro)
En la guirnalda de tu araor serena: ¿qué flor depondré yo?
Es mi vida un desierto, seca arena,
sin una sola flor.

bona y D. Guillermo Simó; hermanos, D. Juan, D. Pedro Antonio y D.a Catalina; hermanos políticos, D. Mateo Muntaner, D. Juan Albertí, D.a Catalina Arbona y D.a Magdalena Ferrer; tios, sobrinos y demás parientes, participan a sus amigos y conocidos tan sensible pér¬ dida y les suplican tengan e! alma dei finado presente en sus oracio¬ nes, por !o que recibirán especial favor.

matográficas que se celebran los jueves
en el teatro de la «Defensora Sollerense»
va en aumento paulatinamente a medida que el público se entera de las hermosas
proyecciones que tienen lugar en los ci¬

Si alguna queda, la regó la fuente del llanto qüe vertí:

tados días. Fué un éxito la exhibición
de la película La vuelta del pasado, in¬

¿cómo adornar con ella tu alba frente

terpretada por los artistas italianos Hes¬

en esa edad feliz?

Jaime Coll Arbona, que, con los miem¬ tástrofa el día del mencionado derrumba¬ peria y Carminati.

Si acaso llega (a quién no llega?) un día de pena y aflicción,
lanza al aire un suspiro, hermosa mía, y acudiré al dolor.

Sé de dolor. Confortación discreta
para las penas sé; y entonces en tus sienes la violeta
votiva enlazaré.

/

J. L. Estelrich, tr.

oooooooooooooooooooooooooooo

Crónica Local

Por vez primera expuso, el 22 del
mes anterior, la Junta Directiva del

bros de las diferentes secciones de ae-
luación, son los que llevan el peso de to¬
da la labor del Sindic&to.
* **
Bnjo la presidencia de D. Juan Puig y Rullán tuvo lugar el domingo último ia Junta General reglamentaria de la
sociedad anónima «Ferrocarril de Só-
ller», a la que asistió numerosa concu¬
rrencia.
Se dió lectura a una Memoria expli¬
cativa de la vida anormal de la Sociedad durante el año 1919 debido a las sitúa ciones extraordinariamente difíciles que

miento, haciendo constar al mismo tiem¬
po que ha cumplido fielmente con sus deberes todo el demás personal.
Fueron reelegidos en sus cargos de vocal®3 los señores a quienes por turno reglamentario correspondía cesar y se
dedicó un recuerdo a la memoria de los
Sres. D. Miguel Trías Alcover, vocal, y D. Pedro Garau Cañellas, autor del pro¬
yecto de nuestro ferrocarril e Ingeniero de la Compañía, fallecidos ambos duran¬ te el finido ejercicio.
Satisfechos, y con motivo, quedaron los asistentes a la expresada Junta Ge¬ neral de la buena marcha de la Sociedad,

* **
Esta noche se estrenarán los episodios 9.° y 10.° de la serie El Guante Bojo. En esta función debutará la aplaudida cupletista Blanca de Navarra.
Mañana, domingo, en las sesiones de la tarde y de la noche se exhibirá la ar¬ tística película en 4 partes titulada El caso Ware, repitiéndose los episodios antes mencionados y reapareciendo la cupletista «Blanca de Navarra.»
Hablamos en nuestra crónica anterior
de los hoyos que se han abierto en la

«Sindicato Agrícola Católico de San han creado las derivaciones de la guerra que con lo que llevamos dicho queda de¬ playa de la parte Sur de nuestro puerto

Bartolomé» a la Junta General la situa¬ europea, poruña parte, y por otra a las mostrada, la cual es debida, además de para la plantación de árboles que den ción económica de esta joven y ya flore¬ dificultades que opuso al tráfico el des¬ a la constante protección que la dispensa más adelante sombra agradable a aquel

ciente entidad. De ella dan cabal idea la
Memoria y los Balances, así de la Socie¬ dad como de su Caja Rural, que en di¬ cha reunión fueron leídos y de los cuales se ha dado un ejemplar a cada uno de
sus socios.
Como obsequio, hemos recibido tam¬ bién nosotros uno, y agradecemos al se¬ ñor Presidente, D. Bartolomé Color» Ferrá, la atención de que nos ha hecho ob¬ jeto.
Los concurrentes al acto de referencia
fueron en número considerable y reinó entre ellos el mayor entusiasmo, que au¬ mentó todavía más después de la lectura
de la iudicada Memoria al ver los . pro¬
gresos del Sindicato en los primeros sie¬ te meses de actuación, pues que trátase tan sólo del ejercicio que terminó en fin
del año 1919.
En efecto, motivos de sobra para estar
satisfechos de su obra tienen los socios
del «Sindicato Agrícola Católico de San Bartolomé», pues que en un lapso de tiempo tan corto y a pesar de lo difícil de las circunstancias que se ha atrave¬ sado—y continúa atravesándose—alcan¿
zó un movimiento de fondos el Sindicato
de 33.462'75 pesetas y de 29.586*33 la
Caja Rural; total 63 049*08 pesetas.
Los beneficios tócanlos a diario los
asociados, porque, gracias a las ventajas
que les ofrece la asociación, y a ésta
la «Federación Católico Agraria de Mallorca», han podido obtener muchos artículos de consumo, abonos e inecticidas a precios bastante más reducidos de los que regían en el mercado, lo cual les representa en sus gastos, así domésticos como agrícolas, una economía considera¬

prendimiento del terraplén en el punto denominado Sa Llema, que obligó a efec¬ tuar, durante 101 días, el servicio de pasaje con transbordo y a la completa suspensión del servicio de mercancías.
No obstante estas anormalidades, los pro¬ ductos brutos obtenidos, de 366 756*86

pesetas, acusan un aumento de 46.686’57 sobre los que se obtuvieron en el ejer¬ cicio anterior, lo que evidencia la firme¬ za de la creciente progresión de dicho

tráfico.

Los gastos han sido considerables, co¬ mo es consiguiente, pues que sólo en la
construcción del nuevo viaducto se ha¬

bía invertido eu 31 de Diciembre ¡a

suma de 34 759’69 pesetas, lo que ha hecho elevar la suma de los de explota¬ ción a 232 677*90; sin embargo, dedu¬
ciendo los indicados desembolsos ex¬

traordinarios, estos gastos resultan en 1919 menores en 9.485*72 pesetas a los
del ejercicio anterior. Según el Balance, el saldo de los be¬
neficios obtenidos durante el finido afío

se eleva a pesetas 18.755.44, cuya dis¬ tribución se propuso, y se aprobó, verifi¬
car en esta forma:
A la Junta de Gobierno el

4 p. 100 sobre las 105.000

pesetas que importa el di¬

videndo. ......

Y al pago de contribuciones

e impuestos que hay que

satisfacer a la Hacienda,

las restantes.

....

4.200 14.555*44

pagándose de la reserva de la Compafiía un dividendo activo de 15 pesetas por acción a las 7 000 que se tienen emitidas.
Se expresa en dicha Memoria la gra¬

el público, a la acertada gestión del Director:Gerente, Sr. Estades, y Junta Di¬ rectiva, gestión que, con los señores accionistas, aplaudimos y Ies enviamos por ello sincera felicitación.

* #*

También el domingo por la mañana celebró su Junta General reglamentaria la sociedad anónima «Ei Gas», en su edi¬ ficio social, bajo la presidencia de don Jaime Colom Muntaner, Presidehte de
la misma.

Dióse cuenta de las operaciones reali¬ zadas durante el año 1919, cuyo feliz resultado quedó plenamente demostrado

con números, que es de todos los argu¬ mentos que puedan emplearse el que más convence. De las cifras que especi¬ fica el Balance resulta que los beneficios obtenidos durante el finido ejercicio se elevan a la suma de 57.487*17 pesetas,
de la cual se destinan a amortización de

las diferentes cuentas 23.227‘81 y se sa¬
tisfacen a la Hacienda por sus derechos
5.029*36. Quedan a repartir 29 230 pese¬ tas, y se hace la distribución en esta
forma:

Por un dividendo de 4 pese¬

tas por acción

20.000*00

Por la contribución pagada

por cuenta de los accionis¬

tas, del 3*30 por 100 y por

concepto de intereses de

las obligaciones.

.

.

.

Parte que corresponde a la

Junta de Gobierno y lo

que se destina a los fondos

de reserva y reglamenta¬

rio

662*48
8.567*52

pintoresco lugar. Suponemos que es con el fin de iniciar, por la parte más fácil y económica, la realización del hermoso y útil proyecto de nuestro Director, expli¬ cado minuciosamente en épocas distintas en las columnas de este periódico, y que por lo mismo la construcción deí paseo semi-circular y la adquisición de los te¬ rrenos para la zona destinada a edificios vendrá después.
Por esto llamamos la atención de
nuestra autoridad municipal acerca de la distribución, algo defectuosa según diji¬ mos, de los mencionados hoyos; y segu¬ ros de que habrá sido nuestra indicación atendida por el señor Alcalde, hoy hemos de aconsejarle algo más, con respecto a la acordada plantación, que no dudamos ha de merecer su beneplácito como lo ha merecido de todas las persouas a quie¬ nes hemos adelantado la idea y lo obten¬ drá probablemente de cuantas de esta
nuestra proposición se enteren. Consiste ésta en que se dé al acto de
la susodicha plantación toda la solemni¬ dad posible, organizando, para hacerla, una fiesta escolar: la Fiesta del Arbol,
que está mandado se celebre en todos los pueblos de España anualmente y esta disposición gubernativa es en la. inmensa mayoría de ellos letra muerta. Podría el Ayuntamiento señalar el día para la ce¬ lebración de esta fiesta y tener apronta¬ dos todos los árboles que se bao de plan¬ tar junto a los hoyos—cuyo trabajo po¬ dría encargarse a la brigada municipal— invitando luego a todas las escuelas de niños y de niñas de esta ciudad y subur¬ bios, a las autoridades de todos los ra¬ mos, al Inspector de primera enseñanza

ble. Sin duda por esto ha visto aumentar titud de la Compañía hacia la de los

Total

29.230*00 de esta zona, y al vecindario en general.

en esos primeros siete meses el número «Ferrocarriles de Mallorca» por el auxi¬

Sin duda esta fiesta, más que otra algu¬

de sus socios de 60—que fué el de los lio sin limitación que, generosamente, Fueron reelegidos los vocales y su¬ na de su misma índole, habría de alcan¬

fundadores—hasta 173 de que constaba con notorio perjuicio de sus intereses y plentes de la Junta de Gobierno a quie¬ zar la finalidad que S6 propuso el Minis¬

la nómina en 31 de Diciembre, y hoy ya de su propio servicio, tuvo la bondad de nes por turno reglamentario correspon¬ tro al dejarlas establecidas de Real or¬

bastantes más.

prestar en trance de tener que suspender día cesar, y para llenar las vacantes que den en nuestra nación, por el sitio ame¬

Nuestros aplausos a las Juntas Direc¬ el servicio con motivo del desprendi¬ en la misma se habían producido duran¬ no y espacioso de la playa de esta parte

tiva y de Vigilancia por el brillante re¬ miento del citado terraplén. Y se citan te el año anterior fueron elegidos; voca¬ de la concha, por el número de árboles

sultado obtenido en el primer ejercicio, y con elogio los nombres de los empleados les, D. Ramón Coll Bisbal y D. Pedro que de una vez deberían plantarse y por

de un modo especial a los señores Presi¬ D. José Corredó, D. José Artiaga y Juan Oastafíer Ozonas; y Suplentes, don «1 objeto con que se acordó hacer ia plan-.

dente y Secretario, nuestros buenos ami¬ D. Vicente Roig, cuyo celo en el cumpli¬ Jaime Colom Casasnovas y D. Bernardo tación.

gos D. Bartolomé Colom Ferrá y don miento de su deber evitó tal vez una ca- Cabot Estades.

Ea, pues; estudie el Ayuntamiento sin

SOLLER

apasionamientos, con elevadas miras, nuestra proposición, y proceda sin pér¬ dida de tiempo en consecuencia.
E! jueves, con motivo de cumplir los cinco afios de edad la encantadora Miguí Conte, hija de nuestro particular y apre¬ ciado amigo, ausente, el módico D. Emi¬ lio, reunió en su casa a algunas de sus relaciones la sefiora esposa de éste, in¬ teligente profesora de piano, quienes pa¬ saron en la intimidad agradabilísima-
rnente la velada,
Claro es que la que hizo las delicias de los concurrentes fué la graciosa Miguí, una verdadera artista en miniatura, un prodigio musical, de la que pensamos ocuparnos con la detención que se mere¬ ce muy en breve y publicar en estas mis¬ mas columnas su retrato. Ella, ¡una niña de cinco años, que no aprendió todavía el solfeo! tocó en el piano con admirable precisión algunos bailables, un Allegro, de Diabelli, Les plaiñtes d' una poupée, de Jésar Franek, e infinidad de piececitas: Menuet rose, Cyrano de Bergerac, Chanson dans le style anden, Chaul du Soir, Air de Ronde, etc.
Y en la misma velada hicieron su de¬
but dos aventajadas alumnas de la señora de Conte, Srtas. Margarita Nadal y Jerónima Pomar, las que interpretaron muy bien Rondiro, de Zilcher, la prime¬ ra, y Minuetto, de Keller, y Sonatina, de Beethoven la segunda. Luego Ade¬ lina Conte ejecutó con mucho sentimien¬ to Arabesque, de Stephen Heller, y se¬ guidamente ésta con su mamá la pieza a cuatro manos Preludio, Fuga y Varia¬ ción, de César Franek. Por último la distinguida profesora Sra. de Conte hizo prodigios de ejecución al interpretar con sin igual maestría la sonata Claro de lu¬ na, de Beethoven.
En resumen, una velada deliciosísima, y con promesa de que ha de repetirse con alguna frecuencia en lo sucesivo, lo
que viene a ser miel sobre hojuelas para los tertulianos inteligentes en el divino
arte o simplemente aficionados. Por el buen rato y por esta promesa, que mucho nos halaga en verdad, hemos de expre¬
sar a la Sra. de Conte nuestra más sin¬
cera gratitud.
Durante la anterior semana se ha tra¬
bajado mucho y activamente en esta ciu¬ dad en la confección y embarque de na¬ ranjas con destino al mercado Jraucé3, habiéndose sacado del valle, además, otras muchas partidas a granel para los pueblos del interior de esta isla.
Esta madrugada ha salido para Cette con cargamento completo de frutas el velero «Vencedor»; y el laúd «San José», que regresó el jueves de Tarragona car¬ gado de harina para los comerciantes de esta localidad, está cargando de nuevo, de frutas también, y saldrá tan pronto termine, para Tolon.
El velero «Ramona» salió para Barce lona el miércoles, con carga general.
Sabemos que nuestro estimado amigo y colaborador el Dr. D. José Pastor dará una conferencia el viernes próximo a las nueve de la noche, en el «Club de los Exploradores» de esta ciudad, con¬ tinuándose así la serie que ya el año pasado se empezó para provecho de los jóvenes y para satisfacción de todos los
amantes de la cultura.
Disertará el Sr. Pastor sobre el tema:
Libertad y su ejercido.
Con atenta carta del Sr. Cónsul inte¬
rino de Bélgica en estas islas, D. Emilio Pujó, recibimos días pasados un folleto ilustrado, explicativo de la feria comer¬ cial que ha de tener lugar en la ciudad

D. Andrés Aleover Albertí
falleció en esta ciudad el dia 3 de los corrientes, a la edad de 69 años,
HABIENDO RECIBIDO LOS AUXILIOS ESPIRITUALES
<E P. D >
Sus desconsolarlos esposa, D.a María Ferrer Oliver; hijo D. Amador; hijas D.a Francisca y D.a María; hijos políticos D. Francisco Coil y D.a Clara Guerret; nietos y nietas; hermana D.a Francisca; hermanos políticos D. Francis co, D,a Vicenta y D.a Isabel María Ferrer, D. José Morell, D.a Esperanza Frontera y D.a Antonia Morell; sobrinos, primos y demás parientes, partici¬ pan a sus amigos y conocidos tan irreparable pérdida y les suplican tengan el alma del finado presente en sus oraciones, por lo que recibirán especial
favor. Los Excmos. Sres. Nuncio de S. S. y Obispo de Mallorca han concedido, respectivamente,
100 y 50 dias de indulgencia a todos los fieles por cada Misa, Comunión o parte de Rosario que apliquen en sufragio del alma del finado.

El mismo día déla defunción, previo
el rezo del rosario en la casa mortuoria, verificóse la conducción del cadáver al cementerio, a cuyo acto asistió numerosa concurrencia, y en la mañana del jueves se celebraron en la iglesia parro¬
quial los funerales a los que asistió tam¬ bién gran número de amigos que desfi¬ laron por ante los apenados deudos al
terminar.
Reciban los afligidos esposa, hijo e hi¬ jas, hijos políticos 3r demás familiares la expresión de nuestro más sentido pésa¬ me, y el alma del finado la eternal re¬ compensa que tiene Dios reservada a los Justos en la celeste mansión.
Culto» Sagrado»

de Bruselas del 4 al 21 de Abril próximo, plicándose con la ^afección cardíaca y la

y a la cual podrán concurrir todos los industriales y comerciantes españoles que lo deseen.
No es esta «Feria Comercial de Bru¬
selas» una exposición; su objeto es toda¬ vía más práetico, pues que consiste en poner directamente en relación a vende¬ dores y compradores, y en ella los nego¬ cios se hacen tan sólo por medio de mues¬

continua excitación nerviosa, que le ha¬ bían ocasionado tantas penas, la llevó en pocos días al sepulcro. Al circular en es¬ ta población la noticia, quedó verdadera¬ mente consternado el vecindario, demos¬ trando de un modo ostensible 1a. generali¬ dad ei sentimiento que les había produ cido, como no podía menos de suceder dadas las excepcionales prendas perso¬ nales que a la Sra. Arbona adornaban,

tras o modelos, estando prohibida la ven¬ con las que se conquistaba, más que las

ta al por meuor. A cada grupo le está asignado un sitio determinado, calle o sala, con lo cual la comparación se facili¬ ta muchísimo y el visitante encuentra, sin pérdida de tiempo, el producto que le
interesa.
Centro internacional de propaganda industrial y económica, la «Feria Comer¬
cia! de Bruselas» establece una compe¬
tencia estimulante entre los productores,

simpatías, el aprecio de cuantos la tra¬
taban.
Con seguridad será otra prueba de este
sentimiento la asistencia a los solemnes
funerales que en sufragio del alma de la
finada han de celebrarse en esta parro¬
quia pasado mañana, lunes, a las diez, conforme en otro lugar del presente nú¬
mero se anuncia.
Al unir a las-de la familia y de la.Igle¬ sia nuestras preces para que conceda

a quienes orienta para conocer las fabri¬ Dios a la amibilísima señora Arbona la

caciones más remuneradoras y ofrece a gloria eterna, pedírnosle consuelo y re¬

los industriales y a los artesanos la oca sión de informarse mutuamente acerca de sus especialidades al mismo tiempo que les descubre las fuentes de las pri¬ meras materias y de los productos nue vos que mucho les conviene no ignorar.
Por todo ello hemos de recomendar a
nuestros lectores esa feria-concurso de
Bruselas, que promete ser un éxito, al mismo tiempo que agradecemos al Sr. Pujó la atención de que nos ha hecho

signación para los justamente atribulados

esposo e hija, hijos políticos y demás deu¬

dos que esta irreparable pérdida lloran, a

quienes enviamos desde estas columnas

la expresión de nuestro más sentido pé¬

same.

* **

En Nantes (Francia), donde desde ha¬
cía muchos años se hallaba establecido
comercialmente, falleció el día 3 del pa¬ gado mes nuestro paisano y amigo D. Jo¬ sé Mayol Ripoll, y fué su muerte, entre

objeto.

la colonia sollerense de dicha población

y numerosas amistades que allá y. aquí

cultivaba, muy sentida. Lo demostraron

ieceidn

t
Hiecroldgiea

aquéllas con su asistencia al entierro y funeral y con las muchas y valiosas coro¬ nas con expresivas dedicatorias que de¬ positaron sobre el féretro como prueba de amistad y postrer tributo que, junto

Continúa cebándose, implacable, la con las oraciones por el eterno descanso

desgracia sobre nuestro muy estimado amigo D. Gabriel Llinás y apreciable fa
milia. No le bastaba a la Parca cruel el

de su alma, al paisano o al amigo podían ya dedicar.
Bajó el Sr. Mayol al sepulcro a la edad

haber cortado el hilo de la existencia en de 61 años y cuando disponíase ya a

pocos meses a tres de sus hijos, todos abandonar el negocio para venir a dis¬
ellos en el más bello y esperanzador pe- I frutar del producto de sus sudores pasan¬ riodo de su vida, y el sábado último ases¬ do, rodeado de seres amantes, una vejez

tó el golpe fatal de su guadaña sobre la bondadosa esposa, madre de aquéllos, en cuyo corazón tantas adversidades y tan¬ tas penas sucesivas y frecuentes habían abierto y continuamente avivado profun¬

tranquila en este su pueblo natal. Descanse en paz su alma, y reciban
consuelo en su aflicción los atribulados
esposa, hijos, hijos políticos, hermanos y
demás deudos que la irreparable pérdida

das llagas.

lloran, á quienes acompañamos en el sen¬

timiento.

Nos hacemos cargo de la grande aflic¬

*

ción, de la desolación inmensa, en que

**

quedan nuestro estimado amigo y su En esta ciudad falleció el miércoles de

amante hija D.a Catalina, únicos super¬ esta semana, y también victima de agu¬

vivientes ya,—con el esposo de ésta, au¬ da dolencia, otro antiguo amigo nuestro:

sente, otro particular amigo, D. Antonio D. Andrés Alcover Albertí, siendo su

Oliver, e hijos,—de la numerosa familia muerte muy sentida.

que, retirada de sus negocios en la isla A los 69 años de edad baja a la tumba

de Puerto Rico, había venido a fijar su el Sr Alcover, y cuando todavía por su

residencia en este su país natal y en él aparente robustez física creían los

vivía feliz. Sentimos por ellos, y sienten suyos y cuantas personas asiduamente

cuantos con su amistad se honran, y aún le trataban que podía vivir bastantes

los que solamente y de lejos les conocen, años más. Desde hacía muchos fué em¬

profunda conmiseración.

pleado del Municipio, y desempeñó su

Falleció D.a Francisca Arbona de Lli¬ cargo con celo y *a satisfacción de sus

nás el expresado día en su residencia superiores, gozando entre el público, por

tempo . al de Palma, víctima de una agu¬ su carácter franco y buen corazón, de ge¬

da enfermedad: una pulmonía que, com¬ nerales simpatías.

En la iglesia Parroquial.—Mañana, do¬ mingo, día 7.—A las seis y media de la ma¬ ñana, el ejercicio del mes consagrado al Pa¬ triarca San José. A las nueve y media, se cantará Horas menores y a las diez y cuarto la Misa mayor, con sermón por el Rio. Pa¬ dre Mudoy. Por la tarde, explicación del Ca¬ tecismo, Vísperas, el quincenario de la San¬ gre, con sermón cuaresmal, y seguidamente el ejercicio dedicado al Sagrado Corazón de Jesús, con exposición de S. D. M. y medita¬ ción. Al anochecer, rosario, y la devoción de los siete domingos en honor del Patriarca
San José, Lunes, dia 8. — A las siete de la mañana,
ejercicio en honor de la Inmaculada Concep¬
ción.
Jueves, dia 11.—Al anochecer, después del rosario, se comenzará la novena preparatoria de la fiesta del Patriarca San José, con ex¬ posición de S. D. M. y sermón por el Reve¬ rendo P. Mudoy de los SS. CC., la que se continuará en todos los demás dias siguien¬
tes a la misma hora.
Viernes, dia 12.—A las tres y media de la tarde, la devoción del Via Crucis.
En la iglesia de N.a N.a de la Visitación. —Mañana, domingo, dia 7. A las cuatre y media de la tarde, se practicará el ejercicio del Via Crucis, cuyo ejercicio se repetirá
todos los días hasta el miércoles Santo inclu¬
sive, a la misma hora.
En la iglesia de las MM. Escolapias.—Ma¬ ñana, domingo, dia 7. A las siete y media, Misa de comunión para los asociados a la Congregación del Divino Niño Jesús de Pra¬ ga; a las cuatro y media, continuación de los Siete Domingos consagrados a San José y el ejercicio en honor del Divino Niño.
En la iglesia del Hospital.—Mañana, do¬ mingo, día 29.—A las cuatro y media de la tarde se practicará el devoto ejercicio del
Vía- Crucis.
En el santuario de la Inmaculada Concep¬ ción, situado en el Olivar d' es Fanás.—Ma: ñaña, domingo, día 29.—A las tres media de la tarde, se practicará un devoto ejercicio.
COOOOOOoOOOSOOaOQOOOOOOOOOQG
Lira £o!leren»e
Por acuerdo de la Junta Directiva de es¬
ta Sociedad y a tenor de lo que expresa el Reglamento vigente, se convoca a los socios a Junta General ordinaria para el dia 7 de los corrientes, a las seis de la tarde, en el lo¬
cal social.
Sóller 4 de Marzo de 1920.==EI Secretario,
Guillermo Colom.
aooooaoooaoooooooaoooooooooo
Crédito Balear
Habiendo sufrido extravio un talen de
depósito voluntario señalado con el número 26406 expedido en 6 de Diciembre* de 1917 a favor de D.a Rosa Pons Santándreu por la Sucursal que esta Sociedad tiene en Só¬ ller; se previene por medio del presente anuncio que, trascurridos 15 días desde su publicación en el Boletín Oficial de esta provincia, será declarado nulo el talón extraviado, y se entregará a. la interesada duplicado del mismo, a no ser que previa¬ mente se aduzca reclamación que lo impi¬
da. Palma 27 de Febrero de 1920=Por el Crédito Balear=El Vocal de turno=Francisco Blanes.
Me «lesea vender
la casa de la calle de la Vuelta Piquera nú¬ mero 3, con corral, la adjunta cochera y un piso.
Para informes, dirigirse a la casa número 16 de la calle de San Jaime, o a la Notaría de don Manuel J. Derquí. -

m4

SOLLEB

wr m- m> ECOS REGIONALES m *&

La Mancomunidad Los Ayuntamientos rurales de Mallorca
que forman esta Mancomunidad, debían reunirse hoy en Palma, en el salón del «Cine Moderno», según dijimos, y se ha¬ brán reunido con seguridad a la hora en que aparezca el presente número, en Asam¬ blea extraordinaria, cuya convocatoria se hizo en 17 de Febrero próximo pasado, por medio de la siguiente circular:
«El Consejo Permanente de la Manco munidad, en uso de la facultad que le con¬ fieren la base 4.a del Estatuto y el art. 11 del Reglamento, acordó convocar Asam¬ blea extraordinaria para el día 6 del pró¬ ximo mes de Marzo y hora de las diez y
media de la mañana, en la ciudad de Palma
de Mallorca y local «Cine Moderno», si¬ tuado en la plaza de Santa Eulalia, para tratar y resolver los siguientes asuntos:
21..°° Modificación del párrafo 3.° base 8.a
del Estatuto y el artículo 8.° del Regla¬ mento, en el sentido de establecer que los repartos o derramas se hagan en propor¬
ción al número de habitantes de hecho de
cada Municipio según el último censo ofi¬ cial aprobado.
Publicación del periódico. Responde el primer asunto a que la práctica ha demostrado que la base del repartimiento no puede ser un dato que esté sujeto a apreciaciones de momento y
variables.
Y el segundo es con objeto de dar cuen¬ ta de las gestiones realizadas para la pu¬ blicación del periódico, exponer las difi¬ cultades que se han presentado, su solución y pedir a todos el máximum de sacrificio que representa la realización de la idea que se conceptúa de indispensable ejecu¬ ción para el desarrollo de la Mancomuni¬
dad.
Si en todos los actos de la Mancomuni¬
dad es de suma conveniencia la concurren¬
cia de todos los representantes de los Ayuntamientos asociados, para la reunión que se convoca es de indispensable nece¬ sidad, porque el Consejo desea ver en es¬ te acto de presencia una adhesión ferviente a la idea y causa que representamos, sin
la cual no se sentiría moralmente autori¬
zado para llevarla a cabo. La delegación del Ayuntamiento se
acreditará por medio de oficio dirigido a la Presidencia de la Mancomunidad, que se presentará en el acto de la Asamblea conteniendo la copia del acuerdo.
Dios guarde a V. muchos años.
Inca 16 de Febrero de 1920 —El Presi¬
dente, Pedro Ferrer.»
* **

de Ayuntamientos
A los Alcaldes de los pueblos
mancomunados de Mallorca
Ha pasado casi un año desde que se hi¬ cieron los primeros trabajos para la cons¬
titución de nuestra Mancomunidad, que ya
es un organismo legalmente constituido y en funciones; si bien no aún en la plenitud de su vida. Ante la opinión mallorquína, ante los sagrados intereses que representa¬ mos, ante el gran número de compatriotas que concibieron nosotros halagüeñas y estimulantes esperanzas hemos contraído un alto y honrosísimo deber, pero también una profunda responsabilidad: el de unir los pueblos de Mallorca, sus fuerzas producto¬ ras, llevarlas a una superior conciencia de sí mismas, desarrollar mancomunadamente su acción, luchar contra todos ios enemigos de la producción y fundamentar sobre - esta unión, sobre esta solidaridad de producto¬ res mallorquines, un elevado organismo—la Mancomunidad—que debe representar, por su política de cultura, por su fidelidad a los intereses tanto económicos como espiritua¬ les de nuestra amada isla, la conciencia, la
misma alma de Mallorca.
Provocó nuestra unión, que ya estaba
en la conciencia de todos, la sinrazón con
que éramos atropellados en nuestros dere¬ chos como productores agrícolas, cuando se produjo el desequilibrio económico du¬ rante la guerra a causa de la escasez de productos y la abundancia dé necesidades.
Todos los economistas del mundo buscaban
la solución del conflicto en el aumento de
la producción, en el estimuló para el traba¬ jo, en el impulso, que el mismo Estado de¬ bía iniciar a favor de las primeras fuentes de riqueza: la agricultura, las industrias
rurales... Pero en Mallorca ocurrió que,
cuando proclamábase por doquier la necesi¬ dad de proteger la producción, aquí trope¬ zaba con mil obstáculos, aquí era objeto de mil vejámenes. En vez de encontrar aten¬ ción y mejoras en las compañías encarga¬ das de las trasportes públicos sólo hallaba aumentos de tarifas e irregularidades de servicios; en vez de hallar los productores una justa compensación a sus trabajos, en armonía con la elevación de precios de to¬ das las materias que el agricultor para su vida particular y para sus industrias ha de adquirir, la acción de ciertas delegaciones del poder público les negaba una justa re tribución, tasaba los precios con una com¬ pleta ignorancia 4el vaivén económico, y amenazaba por este método con la muer¬

-~rn—rrn’rtT"1~— mrrrr-mrnr -mTmntimrwTnii nnumnTMiiiiwiiwi

te a muchas de las principales fuentes de la riqueza agrícola de Mallorca.
Precisaba luchar contra el absurdo, con¬
tra la ignorancia de la economía local que podía conducirnos a la ruina, contra todos los intereses excesivamente exigentes, con¬ tra todos los obtáculos que se oponían al libre desenvolvimiento de la producción, a la facilidad y buenas condiciones de los trasportes, a la fijación natural y espontᬠnea de los precios que no puede violentar¬
se sin herir de muerte el interés del que
trabaja y produce.
Esta fué la chispa que provocó la unión: pero este interés puramente material, pero vital y esencial para los pueblos de Ma¬ llorca, que nos congregó y lanzó a una ac¬ ción de mancomunidad, es sólo un aspecto, un aspecto formidable como que lleva en sí la prosperidad económica de la isla, pe¬ ro un aspecto al fin de otro mayor interés, que a todos globa y a todos armoniza: el de salvaguardar todas las eseticíalidades de nuestro pais; el de construir sólidas bases de prosperidad moral y económica para su futuro; el de elevar en todos los órdenes el nivel cultural de nuestro pueblo; el de fo¬ mentar todo cuanto pudiese ser apoyo efi¬ caz de nuestra economía e inteligente in¬ versión de los fondos que ella puede pro¬ porcionar a los erarios públicos.
La magnitud (la magnanimidad, diríamos, para unir al concepto material una idea moral 'patriótica) de la empresa a realizar por la Mancomunidad no es sólo de fría defensa económica contra las grandes empresas, contra el fisco, contra la igno¬ rancia burocrática, sino que debe desear más y realizar más aún. Se han iniciado ya las primeras gestiones para la instala¬ ción de una red telefónica interurbana,
cuya grandísima importancia es inútil pon¬ derar. Necesitamos que se mejoren los ser¬ vicios de trasportes; necesitamos escuelas de agricultura y de artes y oficios manua¬ les; necesitamos mejorar y completar nues¬ tras vías de comunicación; encaminar con
pie seguro nuestra exportación, algo de¬ sorientada después de la guerra; lograr por estos medios y muchos más de índole espiritual, el levantamiento de todas las energías del país, la coordinación de todos los esfuerzos en un plano situado más allá de la política de partido, por encima de los intereses de esa política.
Para llevar a cabo labor tan considera¬
ble necesitamos disponer por lo menos de
uno de esos dos elementos: o un hombre
de facultades extraordinarias para llevar sobre sus hombros la magnitud de la em¬ presa, o un estado de la opinión pública que sirva de estímulo en su actuación a un grupo de modestos patriotas. Aquí, desgraciadamente, en lo que a nosotros atañe, la opinión está algo dormida, indi-

ferente, es apática. Necesítase despertar¬ la, avivarla, removerla para dar concien¬ cia a nuestros pueblos de sus necesidades primarias y superiores, señalar a su am¬
bición ios medios de satisfacerlas e indicar
también a su furia los entorpecimientos y obstáculos. Por eso se creyó necesidad primordial fundar un diario digno, llevando a la redacción personas discretas, capaces y competentes, y procurando que su texto y su información correspondiesen con cre¬ ces a las necesidades actuales y a los más nobles y puros anhelos de los pueblos de Mallorca. Sin periódico no habrá estado de opinión activa, y sin ésta peligra la unión de los pueblos rurales, la Mancomu¬ nidad, y si muere ésta desaparece por lar¬ go tiempo de nuestro horizonte local toda posibilidad de una grande acción colectiva para salvaguardar los intereses económicos de los pueblos y desarrollar práctica polí¬ tica cultural al margen de ios partidos.
Todo está preparado para empezar la tarea. Pero antes de dar el paso definitivo, antes de lanzarse a labor tan árdua, y to¬ da vez que el proyecto que se sometió a
la Asamblea de Octubre último ha tenido
que sufrir variaciones y las circunstancias que atravesamos exigen mayores sacri¬ ficios que los calculados, el Consejo perma¬
nente de la Mancomunidad necesita de to-
des los Alcaldes, de todos los representan¬ tes rurales, una ratificación de confianza
y más que todo, una ratificación de entu¬ siasmo por la idea. A todos nos dirigimosy a todos ellos invitamos a meditar la in¬ mensa necesidad para Mallorca entera de cumplir cuanto nos propusimos, y de cum¬ plirlo por los medios más seguros y efica¬ ces. Grave es la responsabilidad que po¬
drá echársenos encima si desatendemos
por inmotivados y pequeñísimos escrúpulos el grande, el permanente interés de todos. ¿Cual es el camino? Ya se sabe. Garanti¬ zar sólidamente la publicación de nuestro diario como arma de propaganda y de defensa; y desarrollar con ánimo los pro¬ yectos en perspectiva, sin preocuparnos, en nuestra obra, de las luchas que se li¬ bran en otros campos, antes bien procu¬ rando atenuar con fe las divergencias que puedan, tal vez necesariamente, dibujarse
el día de mañana entre nosotros. No pe¬ dimos unanimidad de criterio en cada pun¬
to, en cada detalle, no. Queremos tan sólo unanimidad de entusiasmo. Porque así será, también para todos, el laurel de las victorias que se obtengan.
Inca 24 de Febrero de 1920—Pedro
Ferrer, B. Cladera Socias, Francisco Gomila, Salvador Valls de Padrinas, Felio
Morey, Pedro Mataró.

folletín del SOLLER -17-
BRIGIDA
—El señorito tiene una pasión de ánimo que puede que se nos muera. Conque no digo más.
—No eres mal abogado de tu amo. —¡Ah. señor! por él diera mi vida. Don Ramón fué a decir a su mujer y a su hija que Luis había llegado a León.
La madre recibió la noticia con ale¬
gría; aún esperaba la pobre anciana que la presencia de Luis bastaría a hacer va¬ riar de propósito a Brígida.
Esta oyó la nueva con indiferencia. —Me ha enviado a preguntar—aña¬
dió D. Rstnón—si le recibiríamos, y ahora acabo de decir a Ibañez que le diga que puede venir cuando quiera.
—¡Oh, sí. que venga!—exclamó la afligida madre. ¿No es verdad, Brígida, que le querrás ver?...
—Si, madre mía; con gusto le veré para despedirme de él.
—¡Daspedirte! —Es natural; no creerá Vd., madre mía, que porque Luis venga iré yo a

abandonar mi resolución. Le agradezco mucho que haya venido, y le veré en estos momentos con el mismo placer que a uu hermano querido.
—Hija mía, medita aún, reflexiona todavía en lo que vas a hacer.
—Padres míos, éi Vds. me mandan
que no entre en él convento, lo haré, obedeceré a Vds.; pero si Vds. quieren, come han diche repetidas veces, no con¬
trariar mi voluntad, entonces entraré en
la próxima semana en el convento, y no me tengan Vds. lástima, porque allí se¬ ré más feliz que en el mundo.
—Pero Luis...
—Luis no es más qne un hermano
mío.
La resolución de B igida era irrevoca ble, y por nada del muüdo desistiría de su propósito de consagrarse a Dios.
Sus padres no insistieron y esperaron la llegada de Luis.
No se hizo esperar.
Eutró Luis, besó las manos respetuo¬ samente a los ancianos padree, y estre¬ chó amorosamente la de Brígida.
—¿Es posible?—preguntó a ésta—; ¿vas a ser religiosa?...
—Sí, Luis.
—Pero si yo vengo a cumplir mi pa¬

labra, el deseo de mi padre, de los tu¬

yos, el que hace poco era el tuyo tam¬

bién...

■

—Es tarde. Luis.

-

—Miente quien te haya dicho qu8 no te amo. o que amo a otra.
—Tú eres quien me lo ha dicho.

-¿Yo?...
—Tú mismo.

—No entiendo...

—Mira, Luis, aquí tengo—añadió Brí

gida, sacando de un cajón un paquetetodas las cartas que ms has escrito, que había encargado a mi querida madre y señora que te las devolviera. De la últi¬ ma de esas cartas tiene una copia exac¬ ta, a no ser que la mía sea copia d© aque¬ lla, la bella señorita Estrella Arango.

¿Dices ahora también que miente quien me haya dicho?...
Luis calló.

Brigida contiouó:

—Nadie te ha hecho traición; tu men¬

sajero, el comandante Garrido, fué dis¬ creto y te sirvió lealmente; pero yo le habla pedido fervorosamente a Dios que me descubriera si tú no correspondías

dignamente a mi amor, y Dios hizo que en el pavimento de la iglesia, allí mis¬
mo donde había estado arrodillada Es-

trella Arango, encontrase yo la prueba de tu falsía. Sigue; pues, tus relaciones con Estrella, que ella no sabe todavía quien encontró tu carta, y por consi¬
guiente creerá que a ella sola está con¬ sagrado tu corazón.
—Confieso mi falta, Brígida, pero yo nunca he ainado más que a tí... Mis re¬ laciones con Estrella eran un pasatiem¬ po, y nada más.
—¿Y tú eres capaz de jugar así con el amor de las mujeres?... Es decir que si te hubieras casado conmigo, me hubie¬ ses amado mucho, eso sí, pero habrías tenido tus pasatiempos...
—¡Por Dios, Brígida! —Desengáñate, Luis; casándome con¬ tigo sería muy desgraciada, porque yo
comprendo el amor de otro modo que tú. Yo te consagraba mi existencia en¬ tera; para mi no hubiese habido nunca otro hombre en el mundo; mi pensa¬ miento no era otro que tu felicidad; co¬ nocida tu conducta, no puedo amarte,
y como tampoco podría amar a otro
hombre, he tomado la resolución que
mi padre creyó deber poner en tu cono¬ cimiento, segura de que en el claustro
[Continuará,.)

s S OLLS R
\_\_
«•DEL AGRE DE LA TERRA# «»

UNA EIXIDA
(recorts)
A trenc d’ auba, amb un parei d’ amics, vaig arribar a Cala Santanyí, qu’ es una cala petiteta tancada dius un córcol de penyals altius, per damunt d’ els que guaiten els pins sempre verts. Haviern d’ anar, amb barca, a tirar an els coloras. La mar estava calmosa, com un mirai que retratava els de-
talls de sa costa. L' aubada de color de rosa
comen «java a treure es capet ros per damunt 1’ horitzó, aont hi havía qualque llautet blar vos com una boireta lleugera, amb ses veles no gaire inflades per 1’ oratjol de sa demati-
nada,
Obrírem ses humides i corcades portes de sa nostra'barraca, i es botet, pintat de blane amb una riveta blava, comenta a relliscar per damunt un pía inclinat de taulons, fins qu’ arriba a la mar, aont va romandre quiet, com una paieta dins un ribell d’ aigo. Una volta que noltros estiguérém col locats i asseguts, els rems comencjaren a empenyer sa
barca mar endins.
Quant arribárem a sa boca d’ es port, el so!, lluent com una brasa de foc, s’ aixecava a damuut s’ aigo, omplint-la de colorios, que ses dolces onades bregolaven. Els primers raigs de llum calenta ferien amb sa seua claror ses altes ponyes. Els eants de co¬ rrióla de ses gavines sa confoníen amb so remoreig suau de la mar. Semblava que sa diada se despertava acariciant tendrement a la natura, encara mig enterbolida per¬
sa son.
A 1’entretant els ulls no se cansaven de
mirar: ara una profonda cova d’ una blavor fosca i húmida; llavers un pont quí s’ aguantava per miracle, seuse tocar a. sa costa, sostengut, an el pareíxe, per sa mateixa aigo, grandiós, monumental, amb corona de vegetació verdesca a damunt el seu are airosíssim, obert i grós com ún ui de gegant...; mes envant uns altres penyals altíssims, amb cabaiera de pins, i a damunt ells un parei de voltors que s’ en pujaven formant eércols, cada volta mes grossos, a dins s’ at¬ mósfera calitjosa d’ es mati.
Amb tot i amb aixó no s’havia oblidat
s’ objecte de s’ eixida, i ses escopetes ja estaven cárregades i els uis d’ els ca<jadors ben oberts, esperant que sortissen els coloms qu' havíen de posar a pro va sa nostra pun¬
tería. De sobte, verem una encletxa a una
penya, i es qui remava va dir:
— ¡Ala! ja vos podeu preparar: ara entra¬
ren* aquí dins. Jo ei vaig mirar riguent. ¡Qué baviem
d’entrar, si era un forat que per passar-hi es llaut havía d’ esser fregant per ses voreres! Pero, fos com fos, hi apuntarem sa proua, ¡i per endins s' ha dit! Enlluernats com estavem, de tot d’ una ningu va veure
res. I mentres tant tots feiem tant de renou
com podiem, cridant fius a treure-mos es carcabós'eom atacats d’ una bogeria aixordant Pero per molt que fessem tant mateix no va sortir un colomet per remei.
Ja acostumats an aquella llum esmorfcida de dins sa eova, comemjarem a destriar els detalla meravellosos que 1’embellien. Feia una feredat atractiva,propia de tot lo sublira,

es veure aquella volta que se pérdia a dins s’ ombra, allá dalt, aont pes cosa rara s’ hi veia qualque iiuerna que la mar hi enviara en moviment mai acabat; adormien, com un vou verivou, ses remors de ses ones qu' entraven a roegar ses roques i a menjar-les se poc a poc cantant s’ eterna can<jó de s’ aigo sense fons, tant misteriosa com els plors d’ els animáis marius que semblaven singletar amb la mar, a devora ses roques que escupien s’aigo, formant una sabonera espessa... tot a dins sa foscor tenebrosa, mentres qu’ allá defora, sa claretat eteisadora d5 es día ballava damunt ses ones, sense poder entrar a dins sa cova, per molt que hall... A dins aqueixa cova, aont venen a dormir tranquilament els veis-marins, ¡quina pau tant dolqa s’ hi respira!
* **
Ja a defora, un d’ els que van amb nol¬
tros mos diu, senyalant una altura:
— Veis, allá dalt; diuen que hi ha un tre-
sor que hi enterraren els moros. Molta gent de la vila ha anat a picar-hi,
empero no 1’ han pogut trobar. Primer trobarán un oalapot, Uavo una serp, i picant, pican t, a la fl descubrirán el tressor. ¡Jás,— va afagir—¡ell n’ hi ha un, d’ homo! ¡I es de vila externa!...—I allá dalt, va sortir un capet que mos mira una estona i s’ enforinyá després a continuar sa tasca, remoguent sa térra, cercant el tresor dins ses entra-

i s’ éco repetí s’ estrépit d’ els trons. I per dins es núvol de fura de sa pólvora, caigue-
ren dos coloms: un d’ ells ferit d’ ala. Lla-
vors comen<já una Multa feresta per la vida. Es colomet nadava de cap a sa costa, de cap a ses penyes aont havía nat, aont tenía es niu calentet, amb sos colomins encara sense
plomes, Fugía de noltros qui el perseguiem amb ferocitat de tigres. S’ aferrava a ses roques, i ses ones 1’ arrebassaven d’ elles. I per dins s’ escuma bullenta treia forces de flaquesa, energías formidables. A la fí li po¬
saren* sa ma a damunt, f Ja era nostr®! !E1 rei
de la creado, podía estar satisfet! En sortiren més, de coloms, en mataren d’ altres; jo no vaig tirar pus, perque trobava casi cri¬ minal s’ anar a rompre sa solemnitat augus¬ ta de sa pau d’ aquells paratges solitaris. No sé si m’ entendrá qualqu’ u; pero ’m sa¬ bia greu que per causa meva, un niu ro mangués gelat, i els fiets sense mare. Certa
ilevadura lamartiniana fermentava dins es
meu pit, omplint-lo de tendresa. Per aixó me vaig contentar amb sa contemplaeió, ca¬ si relligiosa i panteista, de ses belleses de la costa, i sa puresa de s’ aire lluminós; i sa grandiosa sublimitat de la mar que sembla¬
va una tela de seda blava brodada de bri-
Ilants amb els quals juguetetjaven els delfias, que passaven per sa proua d’ es botet, en trant i sortint de s’ aigo, i aixecant un broll
d’ escuma irisada ..

nyes de sa roca. Va-t-aquí tota una llegenda. L’ etérn
afany d’ illusió, el desig mai acabat de es¬ perar ho tot de sa sort, d’ una ratxa de for¬ tuna qui mos umpli sa casa d’ unces; mentres noltros 1’ esperam, mans creuades, amb els uis mig closos, perduts dins sa elarafcat suau i color de rosa d’ un somni de ventura... ¡Ah! Aqueix somni, 1’ han tengut tots els vagos qui esperen sa grossa de Nadal, i no aprofiten s’ unic tresor segur: sa forija d’ els seus bracos; es traba!.
Anavem van d’ els panyals, qui eren buits a baix, semblants a una gran volada qui mos hagués de caure damunt. D’ en tant en tant e-hi véiip arribar qualque auceUet qui venía retut p’ es cansament d’ una volada presa a ses llunyanes costes d’ Africa, perdudes dins sa boira, més en-llá de sa

Quant fórem en es poblé, ja era entrada sa nit; una nit d’ estiu clarissima i plena de lluna. Assegudes en els portáis, ses veies passaven el rosari, pegant qualque becada
entre misteri i misteri. Ses atlotes conver-
saven, riaieres, amb els enamorats. Un es¬ bart de jovenqans amb guiterres, passaren cantant canqons de la nostra térra. Eren V alegría que passava, s’ esclat de sa vida, sa sava de sa joventut desbordant-se en eants anacreóntics d’amor alegre... Jo’mvaig ax-reeonar a la vora d’ es carrer, per deixar-los passar, i mentres passaren me paregué sentir, dins una casa tancada i fos¬ ca, singlots de pena sense consol. ¿Qui sab si per allá hi havia passat la mort, s’ eterna ca<jadora negra, qui deixa els nius buits i gelats?
En sen Félix

retxa de 1’ horitzó qui no s’ acaba mai.

Sa costa mos oferta nous detalls d’ una
hermosura sorprénent. Encletxes ferestes,

SA JflIA SERRADA

grosses, com a boques obertes de monstres mitológics; inverossímils equilibris de pedres colossals, herboles nascudes, per alzar, de¬ vora els forats aont fan niu els falcons; ma¬ tes de fonoi mari qui mai será envinagrat, i qualque earabiner qui surt, Deu sab d’ aont, i qui mos mira, temorc de que siem eontrabandistes. No vos podeu imaginar es mal efecte que fá es veure, dins aquell tros grandiós de natura, els callona amb retxa vermeia d’un earabiner. Pareix un betlém,
aont els infants hi han aficat soldats de

plom.

'

;

I, a la fí, un esbart de coloms sortí d' una I

* cova. Tots noltros desparárem ses escopetes,

Teñe un ninet que m’ estima que no ’m pot estimar més: cad’ any li fas fer sá bulla quant sa coretna s’ en vó.
Jo lidie: —Ninet, a vina,
ninet, avina cox-rens, farém sa Jaia serrada
en sét carnes i sót dents.
Agafa es Diari depressa; dam quatre fuis de papé, dam lapis, dam estisores 1 pastes: dam-ho rebent.
Eli me creu, ja hu teñe devora; ja li pint es ñas i es gep:

guinavet amb sa ma tüeta, bacallá per s’ altre vent,
un rosari de beata
i es sét péas i ses sót dents. L’ aférr i pos amb pesteta,
retaiada ja la teñe, i a un clau de sa traginada amb cordellina la penj’.
¡Ai, llavors, quina alegría i quin saltar més xalest, quins bots, quines mans-balletes i quin riure més conlent!
De llavors, cada dissapte, cada dissapte que vó, per taiar un péu a sa Jaia feim sa festa, jo i ell.
Es nin espera es dissapte
com el sant adveniment:
apareia sa candela per cremar es péu que li llev;
i eanta oraeions llatiues com un frare de convent.
Cada péu que li ha de caure es un aconteixament, * cada dissapte qu’ arriba es una alegría més...
Jo ’l me mir pié de ventura, jo ’l veig corre satisfet, mentres qu’ a mi me tormenta un dolrós penediment.
Desde es péus de sa Jaieta puja i puja es pensament
fins altres coses més altes
de la vida, en desgavell. ¡Tantos Jales que ja he fetes,
tantos que n’ he vistes fer!
tantes coremos ombrivoles!
tants de dissaptes ferests! tants d’ anys que la vida posa, sempre afegint a n’ es feix!...
I jo fermat a sa roca d’ un etern anyoramént, vent passar amb esbart els dies, sempre, sempre lo mateix!
Ditxós qui en la vida passa dues vides amb un temps:
una vida a fio de térra
i s’ altra en es colomó, contemplant s’ escampadissa
des coloms des pensament que s’ esplaien i asoleian dins un cel que mai veuró.
Clavell de Móro
Solusió a s’ endenvinaia d’ es número 1717:
UÑ MOLÍ.
ENDEYINAIA
De másele i famella es nat, Engendrat dins un instant, I si té aliment bastant
Pot abrigar la Ciutat;
No té boca i ben aviat
Menja tot quant té davant.
Jaume des Castbll

FolíeU de! SOLL6R -3i-

GRIPAUS D’OR

-.-i - í\\.r:

■

•

:

••

:

Al sortir de casa estigué més amable

que mai; feu un petó a sa neboda al trobar-la arreglant una habitació, i a sa

muller, al anar lo a despedirá la porta, li digué que nos’oblidés d’enviar a dir

a en Moragues que 1’ esperaría d’ onze a dotze en son despatx.
Lo primer que feu al arribar-hi, fou dictar dues o tres cartes per a les prin¬

cipáis editoríals, demanant audiencia

per a aquella tarda. Després s’ enterá de lo més urgent, i sortí encarregant al

senyor Roqueta que si el demanaven

digués que a les onze tornaría. Sense

perdre un minut, se ’n aná a can Mestres, tenint la mala sórt de no trobar hi ningú,

circumstancia que podía ésser casual

peró que’ 1 contraria molt i li feu molt

mala espina, car ell' volía esbrinar lo

que hi havía de cert de la conxorxa que
allí ’s tramava.

Quan retorná al seu despatx ja hi trobá ’1 senyor Moragues que 1’ espera va, i

sense gaires més paraules que les pre¬

cises per a saludar lo i un aném molt » la bona fé, i ’s posa en guardia. Si no s*

deter minat, sortiren, pujaren a T auto hagués tractat de la familia. Lluciá, a pe¬

que quasi sempre tenía a la porta, i ben, sar de la seva prudencia, hauda protes-

prompte arribaren al despatx del senyor tat enérgicament d’ aquella manera de

Borrás.

procedír, pero tractant se d’ ells, se limitá

Durant el curt trajéela prová discreta- a dir:

ment el senyor Moragues de fer alguna

-Perdoni, don Miquel, peró pensó que

pregunta a don Miquel respecte a la abans de donar la meva cooperació com

qüestió per la qual el cridava, peró tot segura en aquesta qüestió, podía al meis

fou en va.

haver rae indicat de lo que ’s tractava.

Arribáis a cSn Borrás, els digueren

—I ben nétl—contestá naturalment el

que passessin tot seguit, i ja trobaren senyor Borrás.

ei propi senyor Borrás que ’ls estava —Home, aixó es natural—digué don Mi¬

esperant. S’assentaren com tres bons quel, a qui no deixá de sorprendre 1’ acti-

amics, i, després d’ensendre cada hu un tut del senyor Moragues. I continua, com

cigarret, en Borrás afrontá de cap i volta qui no veu el valor de les frases:—Jo

la qüestió.

compto ab que acceptará ’l negoci, que

—¿I qué hi diu 1’ amic Moragues a tot no altra cosa será per a ell, perque ’l co-

aixó?

nec, i sé que si no fos qüestió de lletres

—No sab encara de qué ’s tracta—res- no fariem rés. Perque ja veurá, amic Mo¬

pongué, un xic escorregut, don Miquel— ragues: aquí ’s tracta de la fundació d’ un

Com que no 1’ havía vist més desde el día diari.

que varem parlar a casa, no he tingut —¿D’ un diari?

temps de dir-li.

—Sí, home, si, d’ un diari! Un diari a la

—Així sí que li vendrá de nou. Jo ’m moderna, com si diguessim un petit Ti¬

pensava, tal com m’ havíes parlat ahir, ntes de Londres, ab moltes noticias, ab

que la intervenció d’en Moragues era molts telegrames, i algún article de co¬

cosa feta.

ses del día; i he pensat que vosté podría

Llavors en Moragues comprengué que ajudar-nos molt.

de lo que ’s tracta va era de sorprender-li —Peró ¿i 1’ esperit d’ aqueix diari?

—¿Qué vol dir, 1’ esperit? —Me sembla que ho diu prou ciar—obr servá ’l senyor Borrás, que s’ anava interessant ab 1’ actitut del senyor Moragues. —L’ esperit que 1’ha d’animar; el desllorgador, que diría jo, amic Lluciá. —Es ciar, perque tota acció té una espiri tualitat, una forga qué la porta. L’ acció que tindría de desarrollar aqueix diari, ¿quina tindría d’ésser? —No está mal la pregunta, Miquelet, no está mal!—deia’l senyor Borrás, mitj en iserio mitj en broma. —L’ acció que ’n diu vosté—respongué don Miquel, que s’ obstinava en sostenir la qüestió sempre peí mateix caire—té d’ ésser més comercial que altra cosa. Molts telegrames comerciáis, moltes cotisacions de valors i notes de mercats estrangers... —¿I a mi 'm criden? Si jo no hi entenc rés en tot aixó! No la sabría pas fer aquesta feina. —Tota aquesta feina ja buscarém qui la fací. La qüestió es la direcció, el con-
feccionament del diari.
—Menos, don Miquel, menos! Jo no serveixo per a dirigir un diari; es massa gros aixó per a mi. Ni ’m sentó ab forces
(Seguirá.)

•«5 6

SOLLER

Tribuna pública

Y si vas siguiendo en tu establecida n de cien pesetas, y me atengo al fallo de Obrero de Nuestra Señora de la Victoria,

afirmación y escribes: «...venia Vd. obli¬ maestros competentes.

que de manera pública manifestaba su

gado a no votar por la coalición...»—Yo

¿Es que me queréis recordar que tengo adhesión a la causa de la coalición con¬

POR EL MISMO CAMINO,

voté por un candidato a concejal, es¬ compromisos contraidos con el Centro, servadora liberal reformista socialista tando antes bien informado de que mi a los que no podría faltar sin incurrir sindicalista de esta Ciudad.

FIRME Y CON PIE

voto a él sólo y personalmente favo¬ en la nota de traidor? ¡Conformes! ¡Pero

Pero nosotros también somos un poco

recía—venía Vd. obligado a no votar ei yo voté con ánimo de salvaguardarlos ciudadanos libres, y antes de acusar cora

Ramón mi querido Ramón: ¿Verdad que no te sabrá mal que así te trate, aún aquí, en confianza como siempre? Qui¬ siera que en vez de estas líneas leyeras
en el fondo de mi corazón mis sentimien¬
tos, todo benevolencia y consideración contigo.
Veo te insinúas en tu articulo del sá¬
bado pasado con un preámbulo que me hace gracia, jtan propio de gente moza! Ya que te gusta el preámbulo, te brindo estotro que me sabe a miel: Es la prime ra vez que he tenido ocasión de leer al¬ go, producto de tu pluma, y ¡cómo me he complacido en ello! ¡Qué corrección en
la frasel ¡qué mesura' y qué dignos mo¬ dos en la forma! ¡Asi me gusta, gallardo
mozo!
Mas, no vaya nadie a pensar que son eso polvillos que intento echarte a la vista para después arremeter contra tí, como contrincante, a mansalva.
Son estas mis palabras todo ingenui¬ dad. Cada cosa en su lugar; y en la liza que triunfen el derecho y la verdad.
Pero habrás notado, querido, que has¬ ta aquí me he limitado a poner de relie¬ ve y a ensalzar la forma de tu articulo que, en cuanto al fondo, ya es muy otra
cosa!!!
Dícesme que soy objeto de la muy Ugica censúra te la mayor parte de la opi¬ nión sollerense. ¡Vamos! Si me dijeras simplemente que soy objeto de la censu¬ ra de ia mayor parte de tal opinión, te (liria... ¡tantas cosas pudiera decirte!..: Que eso depende del punto vista en que e»iá colocado el observador y del cristal con qué se mira; que mientras unos cen¬ suran mi proceder, otros, por lo mismo,
me dan testimonios de consideración y
pruebas de aliento que valen por vein¬ ticinco; que precisa resignarse; que en casos análogos no se pueda contentar
a todo el mundo, etc, etc. Pero del de¬
cir que soy objeto de censura a afirmar que lo soy de la muy lógica censura, va todo un superlativo, va una inmensi¬ dad, va de tu parte toda una afirmación sin pizca de lógica, precisamente cuan¬ do tratas de algo lógico en grado super¬ lativo. ¡Vamos, querido Ramóu! aquí empiezas a tambalear, como verás.
La censura, que, como sabes, es una pena, supone una falta culpable, una falta cierta, indiscutible. Y entonces la censura será tanto más lógica, es decir, conforme y puesta en razón, cuanto ma¬

por la coalición, por aquello de dime con quién andas... y por fin por las pasto¬ rales de nuestros Obispos».
¿Son éstas tus palabras afirmativas de faltas, terminantes, categóricas? ¿Si o no? Sigamos, pues, leyendo y verás

y sin riesgo, añadiré, de que mi candi¬
dato en el Consistorio lesione el funcio¬
namiento de la escuela, única obra que
realiza el CeDtro, como decís! ¿O pensáis vosotros que si? Yo no soy tan malpen¬
sado.

tanto rigor al- señor Garau como lo han hecho todas las clases de orden de Sóller, sin distinción de color político, habría¬ mos de oir al acusado, antes de conde¬
narle. Nos explicaremos.
Si el señor Garau al votar al candida¬

como tu mismo y en el mismo articulo
te inhibes de fallar sobre si cometí falta
o no cuando dices: «El probarle si ha faltado o no, no es asunto de mi incum¬ bencia» Y por fin y por contera ahí va la contradicción cuando dices: «ignoran¬ te me considero... para demostrarle ha¬
ber faltado a las sabias normas que con
motivo de la emisión del voto el Obispo ha publicado». ¡Canastos, querido, lo que es no andar con pie firme! Pues ¿y aquello de la muy lógica censura, en que viene a parar? No lo olvides; para la
censura debe haber falta indiscutible,
probada, y para la muy lógica censura,

Si yo discurro bien o no, el lector lo dirá, y, por ende, si el castillo en que os pertrecháis para impugnarme es de pa¬ pel,
Siempre vuestro afectuosísimo amigo,
Antonio J. Garau, Pbro.
P, D.—Tened en cuenta, mis queridos, que al escribir por primera vez—acerta¬ da o desacertadamente, no lo sé—lo hice únicamente con miras a que la escuela que estimo no sufriera, ya que yo, fuera de la paz con todos, aspiro a poca cosa
de ios hombres.
Vale.

to de ia coalición señor Colom, lo hizo
por convicción, sintiendo la causa de es¬ tos coaligados, persiguiendo sus mismos fines político-sociales, el señor Garau tal vez sólo fuera culpable de haber he¬
cho las cosas a medias.
Si en vez de ocultar su voto a favor de
un candidato de dicha coalición, como
nos consta en absoluto fué su propósito ocultarlo, se hubiera presentado ante la mesa electoral, que si mal no recordamos estaba intervenida por el Notario señor DomeDge, y dirigiéndose a este funcio¬ nario le hubiera dicho: «señor Notario, tengo entendido que Vd. está aquí para

mucha certeza y no fluctuaciones y

consignar en acta cuanto ocurra digno

tambaleos.

de mención en esta mesa electora). En

He de acabar, querido Ramón, pero CIMENTANDO UNA
no sin brindar a los de la muy lógica

este supuesto, hágame el favor de con¬ signar en acta lo siguiente:

censura esa flor. Cien pesetas—mitad

FRASE Y UN RETO «Aquí donde Vd. me ve, señor Notario,

para ei Hospicio de Sóller y mitad para

no soy sacerdote ni soy vicario de la Pa¬

prendas a los obreritos alumnos de la escuela—en apuesta de que voté lícita¬

rroquia de San Bartolomé, ni soy Direc¬ La frase es del ciudadano libre don; tor del «Centro Obrero de Nuestra Señora

mente y en buena conciencia cristiana; y como que eo cuanto a la moralidad de los actos y en el terreno de la concien¬

Antonio Juan Garau y el reto lo ha lan- j de la Victoria». Soy, no se asuste el señar zado el propio señor, como Presbítero y Notario, soy el compañero Garau, que
como Director del CeDtro Obrero de vota a favor de la coalición conservado¬

cia compete especialmente el dictaminar Nuestra Señora de la Victoria, cuyos ra liberal reformista socialista sindicalis¬

a los teólogos-moralistas, atengámonos
al fallo de dos o tres los más acreditados
y de más nota. Después de todo lo dicho, yo debería
probarte que no falté, y que. por lo mis¬ mo, lo de la muy lógica censura es un yerro, pero ¿adonde iríamos a parar?

títulos también ostenta ei señor Garau.
De modo que, don Antonio Juan, según él mismo afirma, es a un tiempo ciudadano libre y sacerdote y Director
del Centro Obrero de Nuestra Señora de
la Victoria.
Examinemos los hechos, al parecer

ta de esta Ciudad, porque profesa sus mismos ideales y porque los compañe¬ ros socialistas y sindicalistas que forman parte de esta coalición, desde el fracaso de su última revuelta, están un poco
quebrantados y hay que fortalecerles, hay que vigorizarles, hay que darles

Me atengo al dictamen de los citados un poco extraños, motivo de la frase y aliento y prestarles ayuda a todo trance,

maestros.

el reto que hemos de comentar.

para que puedan realizar un día, en bien

Antonio J. Garau Pbro.
CARTA ABIERTA

Es el caso, que el ocho de Febrero último, dia que se celebraron las últi¬ mas elecciones municipales, don Anto1 nio Juan Garau emitió su voto a favor
de determinado candidato de una coali»

déla humanidad y en bien del ornato de nuestro pueblo, su programa máxi¬ mo, de unir la plaza de la Constitución con la plaza de Antonio Maura que repe¬
tidas veees nos han dado a conocer nues¬

Mis muy queridos dimisionarios: Bien sabéis cuan sincera es la benevolencia

ción político social que aquí padecemos, compuesta de conservadores, liberales, reformistas, socialistas y sindicalistas,

tros avanzados y yo ansio ver realizado».
Si efectivamente este fuera el pensar
y sentir del señor Garau, que llevara

que siento por todos vosotros, desde ei más jovencito de rubio bozo hasta el más entrado en años, y que a cada uno,

cuya actuación y finalidades, perturban nuestra administración municipal, di¬ ficultar la marcha progresiva de núes

oculto por falta de valor cívico, nosotros no le liaríamos cargo alguno; lo que ha¬
ríamos, si asi fuera, sería, con honda pe¬

en su respectivo puesto, os considero co
mo una nota saliente en el concierto so
cial sollerense. Pero en punto a racioci¬
nar en carta abierta como la del sábado
pasado en el Sóller, he de' llevaros la

tro pueblo y provocar alteraciones de orden público, de vez en cuando, e.%
harto conocida de este vecindario todo.
Y es lo cierto que, al conocerse en Sóller el hecho de que don Antonio

na, asistir a un triste y doloroso caso de demencia del señor Garau y lamentaría¬
mos, con toda el alma, la pérdida de un buen amigo y excelente y eficaz colabo¬
rador de la causa del orden de esta Ciu¬

contra, y empiezo por deciros que a pri¬ Juan Garau había votado ai candidato dad.

yor será la falta; y tú, querido, me in¬ mera vista parece entráis muy discipli¬ de dicha coalición señor Colom, se pro¬

Pero mientras el ciudadano libre don

fliges la muy lógica censura y, en punto nados en la contienda, pero que yo, dujo no poco asombro en ei morigerado Antonio Juan Garau, en aquella acta a establecer ia certrza de mi falta, te guerrillero viejo, abrigo la esperanza de valle. Las beatas, escandalizadas, pusie¬ Notarial no haga constar dichas mani¬

veo, al.leerte, ora afirmativo, ora inhi¬ biéndote del fallo por considerarte ig¬ norante y finalmente contradiciéudote.
¡Canastos! gallardo, si eso no es tam¬ balearse, no sé lo que será.
Y para que no pienses que no estoy

desconcertaros en corto trecho; que vues¬
tra argumentación, muy aparatosa, só¬ lo puede enredar a incautos; que el cas¬ tillo en que os pertrecháis es... de papel.
Aquí—decís, refiriéndoos a mi vota¬
ción—no se trata de ciudadanos libres.

ron el grito en el cielo; los sacerdotes compañeros del señor Garau hicieron .la señal déla cruz, como suelen hacer¬
la cuando se encuentran frente a frente
con el pecado, y la opinión sana de Só¬
ller condenó severamente al Director

festaciones a modo de posdata, o las con¬ signe en documento público, que bien podría ser las columnas de este semana¬ rio, resultarán justas las severas censuras que el Director del Centro Obrero Católi¬
co ha merecido de todas las clases de or¬

en mis cabales, ahí está tu articulo; lea¬ ¡Válgame San Pedro Nolasco! ¿Y quién del «Centro Obrero Católico», mientras den’de nuestro pueblo.

mos. «¡Cuán equivocado anduvo usted se atreve tan fácilmente a privar a un que idóneos, liberales, socialistas y sin¬ Y respecto al reto del señor Garau a

aquel día!—me dices—¡Cuan erróneofué hombre de la santa libertad que merece dicalistas alborozados, en tabernas y cualquiera que haya puesto en tela de

eu proceder»... ¿Es eso afirmativo, o no qué el hombre mismo que la estima le cafetines, empinaban a la salud de su juicio su conducta electoral, nosotros

de que falté, equivoqué, erré, en aquel cante un himno magnífico, amplio, su¬ nuevo correligionario con sotana.

nos permitiremos una observación al

día? Y luego, como para corroborar tu blime como don de Dios el más estima¬

Y por si no bastara al señor Garau presbítero y vicario y Director del Cen¬

aserto, añades el argumento fundado ble después de nuestro ser? ¿Y en qué la enérgica repulsa, casi unánime de tro Obrero Católico.

en la fuerza del adagio, del refrán, que código, ley o estatutos se consigna que Sóller, por el acto realizado el citado Nosotros entendemos que mientras el

es mucha cuando el refrán encaja bien. el Director de un centro obrero católico ocho de Febrero último, ocho días des¬ señor Garau no haya gritado públi ca¬

Pero en e3te punto debo decirte y apostólico y romano no es un ciudada¬ pués hizo lo peor que podría hacer, rneóte ¡Viva el Noy deSucre! ¡Viva Pes¬

lo del arte de las castañuelas que pres¬ no Ubre para i o bueno. incluso para vo según la pública opinión: cometió la taña! como nosotros debe evitar ía dis¬

cribe no tocarlas o tocarlas bien ¡Y pa¬ tar licitamente^-¿O es que la libertad tie¬ do menos lamentable equivocación de cusión de temas que en el posible apa¬

ra que veas, querido!: El adagio Dañe ne intervalos, y antaño era yo libre, y memallo. En las columnas del Sóllbr sionamiento de una polémica periodística

con quien audas—y Guyas ideas y cu¬ libre para votar, y este año no lo soy? publicó un articulo, 'en el que entre pudiera perjudicar la causa de la Iglesia,

yas obras compartes—y te dire quien

Y por si os ocurriera decir que esta mi varias tonterías que no son del caso, que lo mismo él que nosotros estamos

eres, es de una fuerza aplastante; de forma es capciosa y que no procedo con se declaró ciudadano libre, a la vez en el deber de defender; pero si el señor

esotra manera: Dime con quien an¬ lealtad, no os regatearé ni luz ni acla¬ que heróico defensor y principal sostén Garau quiere saber a ciencia cierta si das—buscando en ellos simplemente raciones. Quiero suponer que a vuestra de la escuela de obreritos del «Centro acertó o anduvo equivocado al votar un

un apoyo, una escala para subir, algo frase «aquí no se trata de ciudadanos Obrero de Nuestra Señora de la Victo¬ candidato de una coalición de la que for¬

lícito en sí considerado, sin compartir libres» queréis darle este sentido: aquí ria», restos de un esplendoroso pasado man parte socialistas y sindicalistas; y

ni las ideas ni las obras de aquellos— no 89 trata de ciudadanos libres para de dicha Institución.

quisiera saber si hizo bien o mal al pu¬

es, respecto a la conclusión te diré quien hacer un desplante ¡R-quetebien! Para

Y el señor Garau volvió a ser objeto de blicar el articulo que comentamos, nos

eres, como la carabina de Ambrosio. hacer desplantes no hay en el mundo las más acres censuras por parte de la permitimos indicarle el camino recto y

¿O dirías que el candidato de mi elec¬ libertad. Pero yo presumo haber hecho opinión sana sollerense con motivo de seguro para hacer estas averiguaciones.

ción, por ciertos contactos—que no pue¬ una cosa lícita, y tanto, que al otro con¬ aquel artículo, mientras que en la acera Tenga la bondad de exponer ambos

do alabar,—es socialista o bolchevique? trincante, o mejor dicho a los de la muy de enfrente volvió a reinar el alborozo hechos a la consideración del Papa o del

¡Sería cosa de reirse!

lógicd censura, les brindo una apuesta batiendo palmas al Director del Centro señor Obispo, poniéndoles en anteceden-

SOLLER i

tes, y si los actos del señor Garau mere¬ acerca de los caracteres graves que en

cieran la absoluta reprobación de dichas Sóller reviste este problema, llamándo¬

Superiores Autoridades, sin necesidad le también su atención acerca de la

de que sea pública la sanción de su ye¬ completa inhibición, o acaso hostilidad,

rro, podría enmendarse.

de aquellas personas que, por el cargo

© Transportes Internacionales ©

Este es el camino recto y seguro, a
nuestro juicio, en el caso en que se en¬ cuentra el señor Garau, para averiguar

que ejercen, debieran, con su asistencia, ayudar eficazmente a la solución del
mismo.

LA FRUTERA

si acertó o fué equivocado su proceder.

Ello nos obliga a rogar con todo res¬ o»

Y antes de terminar, puesto que de cuestiones político-sociales se trata, nos hemos de permitir un respetuoso ruego a nuestro Ilustre Prelado,

peto y encarecimienro al Ilustrísima señor Obispo de esta Diócesis, tenga la bondad de hacer llegar hasta nos¬
otros, en cuanto a cuestiones sociales

> •>

[I
CERBÉRE y P0RT-B0Ü (Frontera Franco-Española)

Ya que nuestro Ilustre Prelado se preocupa y afana tanto en encauzar y resolver el problema societario de esta Isla, cuya acertada y sabia labor le aplauden sin reservas todas las clases de orden de Mallorca, nos permitiremos

se refiere, la sabia y previsora voz de la Iglesia y aquella confortante acción católico-social que las difíciles circuns¬ tancias presentes demandan, de las que están completamente huérfanas las
clases de orden de esta Ciudad.

Abalom—Cerbére

TELEGRAMAS

Abalom—Port-Bou

*

TELÉFONO

Casa especial para el transbordo de wagones de naranjas y todos otros artículos.

llamar la atención de su Ilustrísima

Un ciudadano de orden

Agencia de Aduanas, Comisión, Consignación y Tránsito

♦ ♦ ♦ PRECIOS ALZADOS PARA TODO PAIS ♦ ♦ ♦

0*ééé*#«******é*****éé*éé*2

t Norberto Ferrer t ♦

CARCAGENTE (VALENCIA)

'!§••••••<

♦®

. •. TRANSPORTES Y NAVEGACION . •.

EXPORTACIÓN de Warsaitjas., Mandarinas, ^

^

Limones y Cacahuetes.

^

Dirección telegráfica: FERRER-CARCAGENTE

^

©♦♦♦♦♦♦♦♦©♦♦♦♦♦♦♦♦©

:: Transportes Internacionales ::
f’flffligiooÉ-RepregeDtaénes-Consigiiaciones-Tráuitos-Precios alzados para todas destinacionei?
Servicio especial para e! transbordo y reexpedición de
NARANJAS, FRUTAS FRESCAS Y PESCADOS

i Ramírez Hnos. y Delgado, s. a.

©

CONSIGNACIONES-ALIJAIS AS-FLETAMEXTOS

H Agentes de la Compagnie de Navigation Cyp. Pabre & C.e, de Marsella; de la Níppon ^usen Kaisha, de To¬ kio; de la Havraise Peninsulaire, del Havre, y de la
Compagnie de Navigation Mediterraneenne, de Cette.

Rambla de Santa Ménica, 14.—Barcelona*
TELEGRAMAS: RAM1RHÓS.—Teléfono n.° A 1933

Corresponsal en Cerbére y Port-Bou:

ANTONIO COLOM : :

BAUZA ¥ MA

T

AGENTES DE ADUANAS

CASA principal:
(Franotsi) (Pyr.-Orient.)

sucursales:
fort-bou (España) eikjn'da.yh: (Basses Pyreí.ées;

C&sa as Ottte: Qnii de la Repnbliqne, 8.—Teléfono 3.37

TELEGRAMAS: BAUZA

—

—

Rapidez y Economía en todas las operaciones.

——

Antigua casa PABLO PJ FUNDADA HJJST 1 S S O
expediciones de frutos, primeurs y legumbres del país.
Especialidad en espárragos, melones, tomates y todo clase de fruta de primera calidad.
ANTONIO FERRER
46, Place du CkateUt—HALLES CENTRALES—ORLEANS.

<$>:.<$>. <s>:

niaiiimBiHiiiiBniNii mSiMBBBBBBBBBBBBBBBBBaaBa!

S55S ■HHHIIinnHHEl
Ibbbbbbbbbbbbbbbbi

Maison d’Expedition

ftNTOINE VICENS

#

m

!

FRUITS, LEGUMES ET PRIMEURS

f

© 9

Specialité en Raisins par vagons complets

1 ADRESSE TELEGRAPHIQUE: Vicens Cavaillon. Correspondencia española—English correspondence—Correspondencia italiana

IBM
I

IMPORTACION — EXPORTACION

K
■■

lili

ÜSB)

s VICENS, COLL Y C:

m

Unión, 6 — SOLLER — Mallorca

TELEGRAMAS: ViceCOll

m

especialidad en Hijos pasos de Mallorca, Bor~

disot? y Cautines de primera calidad» Almendras,

Almendrón, Pulpa de Albaricoques, Aceite puro de oli¬

va, etc., etc.

Expéditions de tente sorte de fUTOS & FIIMiraS

—

■

jaovxx- la. :FVe.n.oe» Se 1‘ Étranger

®‘ 1

aiMWMmw^^iiasaaaaaggagai 3la*■a■B■B■a■a»B■B■B■a■a■B■a■a■a■a■a■a■aB ■■B

HKPORTATIOM «-**&*"* IXPORTATIOM
MAISON CANALS FONDÉE EN 1872

JEAH PA

Successeur

PROPKIlfi TAIRE

16, que des Halles - TARASCON - (B - du - Rh.)
Diplome de grand prix Exposition Internationale. París, 1906. Hora concours : Membre du Jury Exposition Internationale Marseille 1906
Croix de mérito Exposition Internationale. Marseille, 1906

MAISON D‘ EXPEDITIONS ET COMMISSIONS
Michel CASASNOVAS
55, Place des Capucins, 55
SUCCURSALE: Cours St. lean, 73
Ispeciditá as Suuas, Orugas, Huduises,
Oitraas at Fritos ates ia Tóales sartas

Télégrammes: PASTOR - Tarasoon - s - Rhone.

■i Téléphone: H3ntr=<spe>ta <Se AAa.ga.sir>. n.° ai

©0©:©0©|©0©I©0©‘

u :^o©íeo@:©o@í©<)©©ó©iÉX)0Có®

Adresse Télégraphique - Casasnovas-Capucins, 55-BORDEAUX
TÉLÉPHONE 1106

&8

gjgsygjggíj
I®
I

OK-Íiwf®!®'®i®
Comisión, Exportación é importación
CARDBLL Hermanos
Qu.a.1 de» Célestln's ÍO -L. YON

Expedición al por mayor de todas clases de írutos y legumbres del paí*. Naranja, mandarina y toda clase de frutos secos.
Telegramas: Os-r-ctoii — LYON.

Sucursal en XjHJ thor CVecu.oii3.esoj

Para la expedición de uva de mesa y vendimias por vagones completo» y demás.
Telegramas: Carden — LE THOR

íes

Suoursal en ALCIEA (Valencia)

Para la expedición de naranja, mandarina y uva moscatel Frutos superiores.
= ==== A1L.OIK.A = VILLARffiAL ==== =

I

Telegramas: Oa/rcioii — ALCIRA.

i«

Importatlon - Exportution
FRUITS, LÉGUMES & PRIMEURS
Spéciaíité des produts de Provence
JosepA h Castañer EXPÉ DITEÜR Avenue des L6nes—CH ATE AUBENABD—( PRO VENCE)
Télégrammos: Castañer Expéditeur, Chateaurenard—Téléphene 49

FEUTOS FRESCOS Y SECOS — IMPORTACIÓN DIRECTA —
^ DAVID MARCH FRERES * - J. ASCHERÍ & C.ia ^
M. Seguí Sucesor EXPEDIDOR
70, Bouievard Garibaidi (antiguo Museé). MdR56iLL6
Teléfono n.° 37-82. ♦ ♦ ♦ Telegrama: Marchprim.
Sil!
Importation - fixporíation
FRUITS ERAIS , secs et primeurs
Maison principale á MARSEILLE: 28, Cours Julien
Téléph. 15-04—Telégrarrimes: ABÉDÉ MARSEILLE
Succursale á LAS PALMAS: 28, Domingo J. Navarro
Télégrammes: ABÉDÉ LAS PALMAS ——— PARI S— Maison de Commission et d* Expéditions
BANANES, FRUITS SECS, FRAIS, LÉGUMES 8 et 10, Rué Berger—Télégrammes: ARBONA-PARIS—Téléphone: Central 08-85

MAISON BARTHÉLEMY ARBONA, PROPRIÉTAIRE
FONDEBI HS3ST 1 © O S

i Espéditions díñeles de tontee serles de primen»

ja

Pour la Prance ot 1' Étranger

i'

Cerises, Bigarreau, Péches, Abricots, Tomates

Chasselas et Clairettes dorées du Gard

SPÉCI ALITÉ DE TOMATES RONDES

ICHEL MORELL

S ÚCCESSEUR

ai Bouievard Itam. ® CdRdSCOIl - sur- Rhóne

g Adresse Télegraphique: ARBONA TARASCON.

Téléphone n.° 11

BIOS, I
3XPKDICI0HKS AL POR 11ATOE
Naranjas, mandarinas, limones, granadas, frutos secos y toda clase de frutos y legumbres dei país
Antigua Gasa Francisco Fiol y hermanos

Bartolomé Fiol Succesor

\\7!ENNE (Isére)-Rue des Clercs 11

Telogx'H.meLB: FIOL—VIENNE

TIDXjjáSB'OISí O B-67

Alerta! Alerta! Alerta!
Se ofrecen en esta, población aguas meneralés como proce len¬ tes de los manantiales VICHY CATALAN, sin serlo.
Llamamos la atención de los consumidores para que no se dejen sorprender y para que se fijen bien en las botellas que les ofrezcan,
puesto que las de los manantiales VTCHY CATALAN llevan tapones,
cápsulas, precintos y etiquetas con el nombre SOCIEDAD ANONI¬ MA VICIiY CATALAN, y por lo tanto dejan de proceder de dichos manantiales las que no los lleven.

í

imPORTATIOn — COMISSION - EXPORTATIOT]

MAISON D'EXPÉDITION DE FRUITS

et primeurs de la Vallée du Rhóne et de l'Ardéche

Espécialité en cerises reverchon, abricots, péches, prunes, poires Willam, chasselas, pommes á couteau et a cídres.-Pommes deterre par vagons complets
Oranges, citrons et fruits secs (Importation dirécte)
Antoine Montaner
12—14 Place des Oleres 12 — 14
Suooursales: 5 Avenue Viotor Hugo 5
VALENCE-SUR-RHÓNE- (DROME)
Télégrammos: Montaner Valence.—Téléphone: O. 94. MAISON Á PRIVAS
Pour 1‘expédition en gros de noix, chataignes, marrons, combailes de FArdéche.
Télógrammes: MONTANER — PRIVA

80LLER,—Imprenta de «La Sinceridad*

HOTEL “LA PAZ 9 9 3P

Gran

de Viajero^

¿Ib
qp

RAMÓN YALLS

¿Jh

Grandes locales reformados

¿Ib

<qp Comedores planta baja. Luz eléctrica en toda la casa.

qp

¿fe SP

Casa situada en el centro de la Capital y en una de las calles más comer¬ ciales y más próximas a las estaciones de Ferrocarriles y al Muelle, para

db qp

embarque, con vistas a la nueva calle Reina Regente, abierta por la re¬

forma cerca de la Rambla. *

HOSPEDAJES A PRECIOS ECONOMICOS

PLATERIA, 37, BARCELONA

Teléfono 4280

FRANCISCO FIOL
ALCIRA (VALENCIA)

Exportador de naranjas, mandarinas

y demás frutos del país

-

Telegramas Francisco Fiol-Alcira - ¿r^—