eÑO XXXVI (2.» EPOCA) NÜJ1 1715
eÑO XXXVI (2.» EPOCA) NÜJ1 1715

SALADO 7 DE. PÍLLELO DE 1S20

nm.

«

*

■■

—"11 —1—i-

n ..i.

■—■■■■

'■

FUNDADOR Y DIRECTOR: D. Juan Marqués Arbona.

SEMANARIO IND
REDACTOR-JEFE: D. Damián Mayol Alcover

REDACCIÓN y ADMINISTRACIÓN: calle de

n.° 17.-wÓLUER (Baleares)

Sección Literaria
LA BURGUES1TA
Se miró al espejo y se encontró desma¬ ñada, sin gracia, sin aquel chulón desgarre
de «la otra».
Seguía siendo, a pesar dél mantón de fle¬ cos largos y enormes, a pesar de las flores en el pelo y la falda de gigantescos volan¬ tes, la burguesita tímida y cándida...
Intentó sonreír con la careta puesta. De¬ bajo del terciopelo negro, abrillantado por las dos pupilas negras y acuosas de lágri¬ mas, su boquita menuda hizo una dolorosa mueca que a sí misma le dió lástima. En¬ tonces tiró la careta y volvió a buscar la opinión del espejo con su rostro moreno y triste. Se le doblaban, débiles, las piernas y la voluntad. En el enorme, casi sonoro, silencio de la casa dormida, le flaqueaban
las fuerzas. Incluso tuvo un instante de te¬
rror al ver cómo parecían de sangre las ro¬ sas anchas, carnales, bordadas sobre el mantón, y sangrientas las otras frescas que rojeaban entre la noche del cabello, y sur¬ cos temblorosos de sangre las cintas que remataban los volantes de la falda, y coa¬ gulada gota desuspopias venas aquel rubí que en el dedo índice de la mano izquierda chispeaba.
Se pasó la mano por la frente febril para borrar el pensamiento. Cerró los ojos para olvidar la visión. ¿Sangre, por qué? Todo
lo más terminaría la hazaña en asunto ma¬
noseado y vulgar de los juguetes cómicos y los cuentos festivos de otro tiempo: la mujer que acude al baile de máscara para sorprender al marido irfieT.
Quiso reirse, y otra vez los labios se contrajeron en una mueca dolorosa y se en¬ cristalaron de pena las pupilas moras. Lle¬ gó hasta despojarse del mantón y tirarle sobre el suelo, donde mintió con sus verdes y sus rojos exaltados el recuerdo de una pradera manchada por un crimen.
* **
¡Oh! ¡Aquel mantón! Carlota recordó el día en que se lo lleva¬ ron por torpeza del tendero a quien lo com¬ pró su marido. Al principio no creyó que
fuese error del comerciante al confundir las
señas impresas en la tarjeta con las escri¬ tas por Manolo Moneada. Hasta entonces

nunca había dudado de su marido. Ni si
quiera por aquellos retornos al hogar ya de madrugada, ni por los viajes repentinos y frecuentes para asutos de su bufete de abogado.
Pero al recibirle envuelta en el pañolón chinesco, ofreciéndole con sonrisas y besos su gratitud, y ver cómo Manolo Moneada palidecía y balbuceaba palabras inconexas y se mordía los labios, Carlota empezó a sospechar que aquel mantón no fué compra¬ do para ella.
Y, poco a poco, las indiscreciones de sus amigas, primero; los registros, después— cosa que jamás había hecho—de los cajones y de los bolsillos de su marido y las insol¬ vencias, demasiado repetidas, de algunos clientes, le descubrieron quién era «la
otra»
«La Tangerina», aquella cupletista cuyo nombre gritaba desde los carteles pegados en los muros de los edificios; cuyos retratos se asomaban a las planas de todos los pe¬ riódicos; cuyo repertorio, si la hizo popu¬ lar, no la consentía actuar más que en cier¬ tos teatros de ínfima categoría.
Carlota, educada en un medio pacato y tranquilo, no tuvo arresto para plantear el
dilema inevitable a Manolo Moneada. Se
avergonzó incluso de que el amor a él acre¬ ciera más, aún después de saberle alejado de ella. Contra los consejos de su madre y de sus amigas, se limitó a llorar y a su¬ plicar y a permanecer desvelada y febril durante las largas e interminables esperas de alta noche y de madrugrada.
¿Cómo se le ocurrió entonces esta auda¬
cia de disfrazarse con el mantón de Manila
—arrumbado en el fondo de un armario que
nunca se abría—y acudir al baile, donde seguramente estaría Manolo Moneada con «la Tangerina»?
**
Se decidió al fin. Apagó las luces del tocador. Salió a tientas por el pasillo. La casa estaba sepultada en sombra y en si¬ lencio. Bajo sus pies crujía de cuando en cuando el piso encerado. Se detenía enton¬ ces con profundos sobresaltos que la es¬ trujaban el corazón y la secaban las fau¬
ces.
Cuando, al fin, se encontró fuera del
piso, lanzó un suspiro de alivio y empezó a bajar las escaleras. De vez en vez se detenía a escuchar junto a las puertas de los cuartos. Detrás de una de ellas un reloj

dió doce campanadas lentas, de ondulantes vibraciones. En otra la enfriaron la espal¬ da y le aceleraron los latidos del corazón los gruñidos de un perro... Nadie la sor¬ prendió. Hasta tuvo la suerte de que al salir a la calle el sereno paseaba lejos al
otro extremo.
La calle era de las excéntricas del barrio
de Salamanca, con,sus casas altas y aisla¬ das, con sus salones como anchos estanques del silencio, con sus fugaces relampagueos de tranvías que estelan rumor tronitoso y se pierden en la noche que parece preñada
de misterio.
Hacía frío. Un frío húmedo, pegajoso, de niebla. Carlota tiritó debajo del mantón. Ya no le parecía tan pesado como antes. Sus pies se deslizaban, sobre el suelo hú¬ medo, sin ruido.
La misma soledad y el amplio silencio del sitio la dieron ánimo. ¡Qué distinta la calle a tal hora, de las otras soleadas y alegres de la mañana con su greguería de vendedores y sus risas de chiquillos!
Conforme avanzaba hacia el centro de
Madrid, su valor decrecía. Dos o tres ve¬ ces buscó con la mirada algún coche para
volver a casa... Se cruzaba con grupos
juraneros, máscaras que intentaban se reu¬
niera con ellos.
Ya en la calle del Arenal, más animada
que las otras, con su desfile de mujeres disfrazadas, de hombres engabanados y con sombrero de copa, de carruajes y auto¬ móviles, la tranquilizó al principio; pero 'en seguida la asustq con la posibilidad de encontrarse algún conocido, a sus herma¬ nos tal vez, al propio Manolo Moneada antes de que pudiera pasar inadvertida por la careta que en la cálle le obligó a quitar¬ se un guardia. Entonces se internó por las calles de la derecha, solitarias y oscuras.
Bruscamente, al pasar por delante de una taberna, salieron unos hombres dispu¬ tando. Sus siluetas negras y bronceantes se destacaron en la luz lívida del interior; luego, ya en el arroyo, cercaron a Car¬
lota.
Nuevamente las groserías, las palabras obscenas, las tufaradas a vinazo y a sudor.
Carlota quiso continuar su camino y no pudo. Uno de los dos hombres se abalanzó sobre ella y la cogió entre sus brazos y quiso acercar al rostro moreno y triste al plebeyo y acanallado rostro.

Carlota entonces, con un esfuerzo su¬
premo, logró desasirse y abofeteó aquel
rostro de barbas hirsutas, de hedores de taberna.
Y el rufián, somormujando una blas¬ femia, volvió a abalanzarse sobre ella.
Pero esta vez llevaba en la mano derecha
una navaja abierta y la hundió en el pecho
de Carlota.
* **
Cuando la vieron caer, los hombres co¬ rrieron. Carlota se quejaba débilmente. So¬ bre el suelo viscoso y resbaladizo sentía afluir su sangre, roja como las rosas del mantón, como las rosas del pelo, como los volantes de su falda, como aquel rubí del dedo índice que tantas veces rozaron los labios del amado en besos de gratitud...
José Francés

¿qué ES DIOS?

(de Aleardo Alhardi)
Cuando en noche clarísima el éter azulado se dilata
y en el cielo el temblor brillante empieza de puntos de oro, de átomos de plata; pregunto contemplándole: —¿Qué es Dios, qué es Dios? decidme luces
[bellas; y en el instante mismo, El orden, me responden las estrellas.

Cuando en abril el valle, el llano, la montaña y la floresta, vestidos de verdor y florecientes de la natura gozan en la fiesta; pregunto contemplándolas: —¿Qué es Dios, qué es Dios? decid, bellos co-
[lores y en el instante mismo, La belleza, responden me las flores.

Cuando miro tus ojos

y en ellos cariñosos centellea

\\

esa chispa brillante que promete

cuanto el amante corazón desea;

pregunto contemplándola:

—¿Qué es Dios, di, meusajera idolatrada

del corazón?...y en el instante mismo,

El amor, me contesta tu mirada.

Jacinto Labaila, Trad.

Folletín del SOLLER -13-
BRIGIDA
en León, esperándole con ansia, una mujer, que no es mujer, sino un ángel, bonita como una virgen, y buena co¬ mo... en fin, que es la única mujer bue¬ na que he conocido... se entrega en a venturas amorosas llenas de peligros, y se exponga sobre todo a perder la fe¬ licidad, si llega a saber la vida que Yd. trae aquella mujer tan buena y tan
hermosa.
—Mucho quieres a la señorita Brí¬ gida.
—¿Y por qué la quiero?... Porque le quiero a Vd., si señor, yo sé que le quie¬
re a Vd. sobre todas las cosas de este
mundo, y vamos, Vd. perdone, mi ca¬ pitán, pero es una picardía lo que usted
hace.
—¿Y crees que yo no la quiero? —No, señor, porque si la quisiera Vd. no pensaría en otras mujeres, ni haria guiños a la hija del comerciante
de enfrente, ni iría Vd. a distraer a la
cerera y a procurarle el gusto de que su

marido la deslome al mejor día... y mire Vd. que yo me he enterado, y es un tio muy bruto el cerero; ni habría Vd. hecho el amor en León a aquella señorita que iba a la iglesia con la tia sorda.
—Pues, mira, todo eso no te importa a ti, ¿Entiendes?
—Poco.a poco, mi capitán; me importa y mucho, porque se trata de la felicidad de Vd., y aunque Vd. no quiera, la fe¬ licidad de Vd. es la mia. Yo quiero ver¬
le a Vd. feliz, casado con la señorita
Brígida, que es una santa, y rodeado de hijos tan hermosos como ella, y ben¬ decido por Dios y por su señor padre de Vd. que tanto le encargó que se casara con la señorita Brígida.
—Bien, hombre, bien, y me casaré cuando sea oportuno, pero entre tanto...
—Nada, le dió a. Vd. por ahí... ¿Y si lo sabe la señorita algún día?
—¿Qué ha de saber, hombre? Como no
se lo escribas tú...
—Mi capitán, yo no soy soplón—dijo
Ibañez.
—Ya lo sé... no te me pongas tan serio. Parece que me vas a pedir una
satisfacción.
—Si fuera Vd. un soldado raso como
yo, sí señor que se la pediría a Vd.

—Bueno, pues, mira, ten entendido que no quiero que te mezcles en mis
asuntos, ni te vuelvo a tolerar que me
reconvengas...
—Mi capitán, si le sirvo mal, me envía
Vd. al escuadrón... y en cuanto encuen¬ tre a los facciosos, me hago matar, y allí acabó Ibañez.
—Anda, tunante, que demasiado sabes que no lo haré...
—Bendito sea Vd.. señorito... Sin usted
¿qué sería del pobre Ibañez?... Fui a ser soldado, y perdí de vista mi aldea, mi casa, y a mis padres, a mis hermanos, a
mi novia... A los ocho años volví, licen¬
ciado ya, a mi aldea, y ya no había allí ni padres, ni hermanos, ni novia, ni casa siquiera. Todo lo había perdido. Solo en el mundo ¿qué había de hacer?... Morirme de pena... Y me volví a ser soldado; ya que mi existencia no podía
ser útil a mi familia, lo sería a la pa¬
tria; y Dios se apiadó de mi proporcio¬
nándome la dicha de encontrar a Vd, que
es tan bueno, que me trata con tanto amor... que ha logrado consolarme de haber perdido padres, hermanos, amor, casa, todo. Por eso le quiero a Vd. tanto, por eso estaré con Vd., sirviéndole hasta que Vd. me eche de su casa como a un

perro, o hasta que ya esté tan inútil que no le pueda servir... Entonces me iré ai hospital... y... ¡Bendito sea Vd. seño¬
rito!...
Y asomaban las lágrimas a los ojos
del veterano.
Luis Espinosa le cogió la mano y se
la estrechó con verdadero afecto.
—Ibañez—le dijo—tú eres mejor que yo; dame un abrazo y anda a disponer¬ me la comida, que luego tengo que ir a pasar por delante de la cerería—añadió jovialmente.
—Pues, mire Vd., señorito, que el ce¬
rero...
—Es muy bruto, ya me lo has dicho. En un momento dispuso Ibañez la mesa y sirvióla comida a su amo, go¬
zando extraordinariamente en verle co¬
mer con apetito los manjares por él sa¬ zonados y aderezados, y esperando con ansiedad que el capitán le felicitase por alguno de los platos, cosa que el noble joven hacía siempre, porque le gustaba dar a tan poca costa una gran satisfac¬
ción a su fiel asistente.
Terminada la comida, le sirvió el ca¬ fé, primorosamente hecho, luego le ce-
(Continuará.)

2s

SOLLER m

<m # DEL AGRE DE LA TERRA « -m

LA FONTANELLA

Desdi ’l segón pis d’ una casa céntrica ella i ell s’ están mirant la llarga processó. No

I

feia molt havien despedit una familia amiga

Clara fontanella
qui saltironetjes i te sempentetjes sempre cap-avall, ¿qué tens, que tant frisses? ¿quia daler te mena per les moisés llises
de la fresca valí?

d’ ell i la porta romanía mitj oberta. Ella se ventava de tant en quant:iell,
amb el front suat d’ home que medita i no surt la volguda idea, conteinplava el ere-
puscleformat per la llum difusa de les bolles
eléctriques qui illuminen el passeig part da munt els abres verdosos; i a voltes s’ acalava i'mirava la gent qui semblava electrisada

Me sembla que cantes i altres pies que plores
per entre les vores
de ton reguero;
pens altres estones
qu’ éts ondina fuita, i perxó t’ afones
dins el torrentó.

per 1’ alegría i la satisfacció infinites. Alió era una corrúa interminable; i en mitj del trui maretjador i les rialles satisfetes parexia
eoure-s’ hi 1’ elixi de la vida ciutadana.
Tota aquella esclator de converses i rialles i frec de sedes era animat per una sinfonía bellísima—no sé qual -que la música tocava magistralment. Lo que recorl es que aquella pressa semblava fondrer-se en una ánima qui

II

vibrava amorosa, tiranta com una corda

Les flors de sa vora,
tenen per quimera, 1’ anar besant 1’ aigua qui molt joguínera les brufa d’ esquits; ses gotes son joies amb que s’ engalanen les margaridoies
í els bells carts florits.
I per entre ’ls códols qui li fan barandes ella sap fer randes blanques com la neu;
tix i destixina
una i mantés voltes
son escuma fina
qui s’ esflora breu.

eólica, escampant armonies peregrines, sí,
pero tant delicioses i benignes que deixaven en el fons nostre una tendresa ignorada i potent a la una.
El bon home sentía ’l cor glatir, i a raoments li agafava una fonda tristor al remem¬ brar les passades festes i saraus haguts dins la seua sala avuí fosca i meuyspreuda de tots els amics: treia a la memoria les amigues i amics qui hi acudien i 1’ enrevoltaven ale
gres tota la vetlada. Ara ell no sabia que tenia a dintre seu: tothom li semblava ditxós, tothom... ¿Seria una ilusió seua? Fácil es ..
Passada una llarga estona de somni mitj voluptuós, s’ exclama, girant se a ella:
— Mira que de gent hi ha en el passeig
avuy...
— Per paga es tanta la calor...

Dins bassa tranquila
sempre s’ extasía... Sa policromía
li dona ’l vergel’, llevors s’ hi enmiralla...
La llum tremolosa,
hi neda i li baila

— ¡M’ra , que ho son felissos!... Tota la vetlada passant i mil vegadas passant amb gatzara eterna... Y nosaltres aquí sensa
mourer-mos...
—¿Qué?... —Mira ’ls, mira ’ls .. Ses cares envermellides prou demostreu que ho son. En canvi,

amb peu falaguer.
I unes voltes brava i altres més sorrera, trista o riolera,

nosaltres...
—Ara t’ enganes, Manuel. ¿Per ventura no ho éts tú? ¿Per ventura no ho fores? ¿Com no ’t ferobes feliQ? Escolta.—digué ella més
baix:

cap-avall s’ esmuny;
passa siquioles, deis molins que troba remena les moles, i sa perd al lluny...

—¿Y ara creurás, tú, que tota aquesta gent qui passa amunt i avall es feÜQ? No sabs tú quantas coses s’ hi poren amagar dins el cor de 1’ home. ¿Aont trobarás un cor recte, obert, pie de franquesa? ¡Ah, Manuel! si po

María Mayol

guessem veure els cors trists de tanta gen¬

Sóllor—1920.

tada!... ¿Has vist tú mai plorar an el carrer

%*%*%*%*%**%%%«« les desgracies o apuros, els contratemps, per dua de bens, sia lo que sía?... Quants n’ hi ha

I L UjS I Ó

aquí que fan esfor^os per reteñir sa tristesa, o ses llágrimes... No coneis el mon, Manuel...

A I. O. I
Era a 1’ entrada de fosca d’ un día calorós
d’ estíu. Era un d’ aquelIs dies en que ’s fa palpable i fins i tot pesada la solemnitat del temps plauant sobre la naturalesa ja torrada peí baf de la canícula. En el passeig hi for-

—Pero... mira, mira; mira com traspassa 1’ alegría i la felicitat de cor a cor.
—No, Manuel: son moltíssims els qui pa-
texen; més que els altres. Escolta: anem hi abaix i amb una pedra farém dos tirs, com
aquell qui diu: tal volta veurem la tía, i tocarás amb les propies mans lo mentida que
es la teua idea...

miguejen espléndidament les parelles de jo

II

ves i dames i cavallers; sois se senten les

rialles o converses mitj apagades i el renou

Baixaren. Al entrar dins 1’ ampia passeig,

de les vestes sedoses qui ’s freguen unes í tots rebregant-se d’ alt a baix mirant frisso

amb les altres continuament.

? sos amb ulis com encantats i febrosos. Part

damunt ells s’ hi exhalava una polsina d’ or que, ab ses evolucions fantasioses, donava vida a la llum; semblant alé de Uibertat i amor, veritat i ideal: ona de perfums volan¬ dera, de del-liris i dolíjors desconegudes...
Tothom s’hi movía com en festa eterna: o tam¬
bé semblava dir la revolució de 1’ home cap
a la felicitat humana, que ’s forja dins sa testa pensadora, i 1’ espera baix del pes que du 1’ humanitat des que Adam regonesqué que estava núu: sLes ver. i’ esperará com a redemptora .. ¡Com s’engana!...—Pero tor¬
nero ais seuyors.
Al timbar se ella i ell en mitj de la gentada inmensa, ella diu-li gentilment:
— Vaja, Manuel; ara dirás que éts completament feli<¿...
— ¡Ah! no, Tant com abans, dona. — Dones, síes conseqiient. Pensa que la gent deis pisos qui nos miren, tal vegada pensen d’ aqueix modo. — ¡Oh! mirau-los. ¡Qué son de felissos! ¿es ver? Bé se ’ls pot teñir enveja de sa feli¬
citat...
J. B.

IMPRESSION5 d)

i•

RAI O DE LLUNA

Una 11 un a b Tanca,
lluna de tardo
quant la llum demanca guaita en Thoritzó,

Per un cel de seda

esblaimat i llis,

*

puja, tota freda,

amb callat encís.

No irradia encara
lluentors d’ argent:
les tendrá su ara,
dins la nit plaent,
Llevors amb s’ uliada
transfigurará la torre espigada del vell campará, quant sa llum s’esbrella
en 1’ alt finestral
ont una rosella
floreix, ideal.
Passá p’ el vitratge el raig més subtil i a una santa Imatge, dins 1’ alt camaril, ciny una corona de llambreig joliu, i quant 1’ acarona 1’ imatge sonriu.
I llavors la lluna
repren sos camins solcant la nít bruna, sempre cel endins!
II

TOT PASSANT

Per dins 1’ horta llevantina
Avanrjavem raudament;

(1) Premiada en els derrers Jocs Floráis de Girona, amb el premi concedit per el Mar¬ qués de Camps.

una lluna crestallina
tot heu brodava d’ argent.
Expandien dolijaflaire els terongerals en flor: era un pora d’ essencies Taire prometensa de fruits d’or.
Cantava en la siquia mora T aigo clara escumetjant
en el misteri de T hora
plena d’ ensoranis i encant.
Torbant la calma nocturna
una veu fresca! s’ oi; 1’ espai era com un’ urna de crestall, ont reflecti.
I aquella llarga cadencia
masella de sentiment
qu’ amb una dol<ja insistencia, sospirava per 1’ a usen t
les dormides remetnbrances
dins el cor va despertar
amb les fondes anyorances de la térra i de la llar.
Joseph M.a Tous i Maroto.
0003300000a03000a030aQ33030Q
ELS CARACTER
De la mesquinesa
Aquest vici es per 1’ home un oblit de 1’ honor i la gloria, quant es tracta d’ evitar la menor despesa. Si un home s’ en ha portat el premi de les tragedies, consagra a Bacus garlaudes o flocadures fetes d’ escoria d’ arbre, fent hi gravar el seu nom damunt un tan magnific present.
Qualque vegada, en temps dificils, el po¬ blé és obligat a reunir se per acordar una contribució capa<j de dar abast a les necessitats de la República; llavors ell s’ aixeca i guarda silenei o mes sovint s’ esmuny per mig la multitut i se allunya. Quant casa la seva filia i ofereix sacrifieis seguint la cos¬ tum, sois es despren de les parts de la victi¬ ma que han de ser cremades damunt 1’ al¬ tar; reserva les altres per vendrer-les, i com manquen domóslics per servir a taula i per encarregar-se del sopar de noces, lloga per¬ sones p’ el temps que dura el sarau que ’s mantenen per compte propi, i les dona de¬ terminada cantidat Si es capitá de galera, volguent estalviar sa llitera se aconhorta de geure amb els altres damunt T estora que manlleva al pilot. Veureu devegades aqnest home mesqui comprar en pié mercat viandes cuites, tota classe d’ herbes, i portar¬ les descarada ment dins el sí i davall sa roba; si un jorn T ha enviada a ca ’l tiutorer per treure les taques, com que no ’n té cap altra, no pot sortir de casa seva. Sap defugir dins la pla$a topar-se amb un amic pobre que pogués demanar-li com ais altres qual¬ que socors; se fa enfora d’ ell i repren el cami de ca-seva. No té criades per la seva do¬ na, s’ acontenta de llogar-n’ hi un parell per acompanyar-la per la ciutat cada vegada que surt.
En fí, no vos penseu que siga ningú més que ell qui agrana sa cambra, qui fa son Hit i 1’ espolsa. Cal a fagir que porta un mantell usat, brut i tot pié de taques, que fent li estuguedat, a ell mateix, el torna fer servir quant ha d’ ocupar son lloc a qualque assam-
blea. B. F. trad.

Folletl del SOLLER -27-
GRIPAUS D’OR
qüestions que tan complicades veia, per¬ qué en ell era sois en qui creia, i sois la seva ajuda esperava per a sortir bé de
tanta tribulació.
Sense donar-se‘n compte ’ls dos enamo¬
ráis havien arribat al lloc ont la María
havía de fer les compres, i s’ espantaren de veure ’l temps que havien invertit en el trajéete. Després ell la volgué acompa-
nyar fins a casa, més anaren tan depre-
ssa que no ’s digueren quasi rés durant el
camí dé retorn. Sois uns moments s’ atu-
rá en Moragues per a comprar unas ro¬ ses, que oferí delicadament a la seva esti¬ mada. Arribaren al brancal de la porta, i
abdós restaren uns moments ab las mans
encreuades, sense paraules per a despedir-se, prometent se ab llurs mirades esser més que mai 1’ un de 1’ altre.
Ella concentrá la seva emoció besant devotamet aquelles roses, i ell prometent-
se esser més fort que mai en la lluita de la vida, per a poder-la oferir hermosa i tranquila a la elegida del seu cor.

Quan la María entrá a casa, donya Gertrudis li feu saber, tota contenta, que don Miquel arribaría aquella mateixa tar¬ da, segons telegrama qu’ en Roqueta ha-
vía rebut. Verdaderament tenía motiu d’
alegrar se donya Gertrudis, perque 1’ atropellada carrera que demostraven, en el trajéete que don Miquel seguía en son viatge, els telegrames arribats, feia témer per la seva salut. En els pocs dies que mancava de casa, havía recorregut quasi tota Espanya, i les anades i vingudes de Madrid ais ports de mar del nort, s’ havien repetit d’una manera vertigi¬
nosa.
Durant el diñar donya Gertrudis dona les ordres per aquella tarda, car, ab 1’ arribada de don Miquel, calía cambiar tot el programa de les tasques i ocupacions.
La cambrera s’ arribaría a cán Mestres
per a dir a la senyoreta Beatríu que la senyoreta. Rosalía no hi aniría a brodar; la María donaría una repassada a tota la casa per a que no manqués la més petita cosa en son lloc corrésponet, i tothom estaría amatent a la arri bada del senyor. Inútil es dir que la cam¬ brera, a més del recado de donya Ger¬ trudis, portaría una carta de sa filia a cán
Mestres.

La tarda se li feia interminable a do¬
nya Gertrudis. Don Miquel tenía privat de sempre que la familia 1’ anés a rebre, i de sempre tenía establerta la costum d’ anar al despatx abans que a casa. De tot aixb ’n resultava que la seva familia no ’l veia fins una hora o dues després d’haver arribat, majorment d’ en$á que vivien a la casa nova, tan separada del despatx.
Per fi, després d’esperar-se una bona estona al baleó mare i filia, vegeren arri¬ bar el seu automóvil, i precipitadament anaren a rebre a don Miquel al replá de
1’ escala.
Tot seguit va fixar-se donya Gertrudis en lo mal humorat que venía ’l seu marit. Per molt que ’s volía mostrar alegre ab elles, se li coneixía que séries preocupacions el dominaven. Ab tot, ell s’ alegrá quelcom de trobar-les a totes tres tan bones, i ellps s’ alegraren forga de veure que, malgrat el cansament i les preocupacions, ell venía bé de salut.
Quan don Miquel entrá al lavabo per a rentar-se i treures la pols del viatge, la seva esposa li porta la roba interior neta i el vestit d’estar per casa; mes ell li de maná altre vestit, perque en havent sopat tenía de sortir, i al voler ella persua-

dir-lo de que aquell vespre li convenía descansar, ell la interrompé tan determinat, que la bona senyora no s’ atreví a fer-li cap més objecció.
Emperó no era donya Gertrudis de les que aviat deixen una idea. Fent com qui solament vol parlar de coses indiferents procurá encaminar la conversa cap al seu fi, i, discretament, aludí ais negocis i al resultat del viatge. Mes tot fou en va. A pesar de la confianza que don Mi¬ quel li tenía, considerant-la T únic conso ci en sos afers, aquell día continuá tan callat, a soles ab sa muller, com ho havía estat davant de sa filia i sa neboda, i donya Gertrudis hagué d’ acontentar la seva curiositat sabent tan sois que sortiría per a consultar ab el senyor Borrás quelcom que creia necessari realisar lo més prompte possible.
Una vegada habillat don Miquel, ja fou hora de sopar, i al anar ell i la seva es¬ posa al menjador, ja hi trobaren les dues noies que ’ls esperaven.
El sopar tingué quelcom d’ aquelles tardes d‘ estíu que, si són calmoses i ensonyades, es per la imminencia de grans
nuvolades de tormenta. Tots estaven
(Seguirá).

B?3SS

« SOLLER

m

antiguos socios A los protec“tFooremsento.,, de la escuela del

Los cultos que constituyeron la refe¬
rida solemnid ad estuvieron todos eilos
muy concurridos, pero de un modo espe¬

El jueves en dicho teatro empezarán los bailes de máscaras y por este motivo
se suspenderán las funciones de cine por

de la fiesta de Santa Apolonia con el fin de que, si el tiempo favorece, sean más las personas que hagan el higiénico paseo

En lo anormal de los tiempos presentes, no ya cada año sino cada semestre trae sorprendentes lecciones. Cuando el bene¬ mérito obrero vivía ajeno al empuje de las desatadas corrientes sociales de hoy, gus¬ toso, sin duda, hubiera dado su nombre
como socio numerario a un centro como el
que con noble intento se abrió hará próxi¬ mamente un año en la Calle de la Luna, y que brindaba al obrero un reglamento a todas luces ventajoso.
Pero el obrero de hoy, sin la necesaria formación para ser parte en cuestiones tan peliagudas como el conflicto social, y en contacto, por otra parte, con prédicas y teorías a menudo mal digeridas y peor co¬ municadas, no sabe de fijo ante que razo¬ nables proposiciones le convenga capitular; siente como un delirio de aspiraciones hasta... el vuelco social, si importa.
Por eso el obrero se hace difícil de guiar y contentar. Por eso tal vez debió de fallar aquel ensayo costoso y generoso a la vez.
Mas no porque aquel intento fallara ha de envolver en su suerte y destruir una obra buena que anteriormente existía; nos referimos a la escuela nocturna y gratuita que para hijos de obreros funciona desde
hace muchos años en el edificio llamado
Fomento Católico, gracias al auxilio mo¬ desto, pero de muchos socios protecto¬
res.

cial la comunión general, a las siete y la noche, celebrándose éstas en el «Ci¬

media, y la misa mayor. Cantóse por la nema-Victoria», y únicamente por la tar¬

capilla y pueblo una hermosa composi¬ de del domingo en el teatro de la «De¬ ción, y después del Evangelio ocupó la fensora Sollerense».

sagrada cátedra el Rdo, P. Juan Bauzá,

de los SS. OC., quien predicó también por la tarde en el ejercicio que tuvo lu¬ gar como conclusión de la mencionada
fiesta.

Para obtener perfecta proyección en el «Cinema-Victoria», la Empresa acaba de adquirir un grupo electrógeno de 5 H P.

que montará muy en breve, permane¬

En la plaza de Estiradors tuvo lugar el domingo por la tarde, al aire libre, un mitin de propaganda electoral, al que se
había invitado al público por medio de
papeletas que se repartieron por la loca¬ lidad, en la mañana del mismo día, cou gran profusión.
Asistieron algunos centenares de per¬
sonas y se pronunciaron fogosos discur¬
sos en defensa de los ideales que susten¬
tan los partidos de la coalición, o alguno de ellos, que el mitin de referencia ha¬

ciendo cerrado dicho local durante una
corta temporada. Sabemos que para el próximo verauo,
en las sesiones al aire libre, para las cua^ les se habrá ya obtenido la mejor proyec¬ ción, se exhibirán una serie de grandes películas, las mejores que se habrán es¬ trenado en España durante la presente temporada.
Nos place adelantar a los aficionados al cine estas noticias, de las cuales tene¬ mos la seguridad se han de alegrar.

bían organizado.

Reinó entre los partidarios gran- en¬ tusiasmo, pero éste no se trasmitió al público, según se nos informó, buena
parte del cual permaneció igualmente frío e indiferente que antes después de escuchar una y otra peroración.
La causa, para los que observan des¬

Por carta que acabamos de recibir, se nos participa que la sociedad regular co¬ lectiva que giraba bajo la razón social de J. Coll y J. Rullán, establecida en Bru¬ selas, calle de L’ Ecuyer n.° 19, ha sido disuelta, y se ha hecho cargo del activo y pasivo de la misma el socio Sr. Coll.

al mismo tiempo que visiten en su fiesta a la Santa por la que tienen especial de¬
voción.
La serie de variaciones atmosféricas
que se iniciaron en la anterior semana, según dijimos, han continuado en la pre¬ sente; la Candelera se presentó risueña, sí, paro su risa no fué franca, la que pre¬ cisa para poder completar con decisión y seguridad el dicho popular con la senten¬ cia de lluny es s' estiu. De modo que no lloró, pero frunció el ceño después de sonreír, y tal vez por esto no será fácil predecir ahora si s hivern es fora o si el verano está lejos aúu.
Los días nublados han alternado con
los serenos y hoy hasta ha habido en las primeras horas de la tarde un conato de
lluvia.
La temperatura, húmeda como lo es en los meses de riguroso invierno, ha si¬ do algo más templada, sin duda porque por las noches, con los nublados de refe¬
rencia, ha sido menor el rocío.
t

Hoy, con llamada amiga e invitación cordial, a aquéllos mismos nos dirigimos,
interesando sus nobles sentimientos para
que miren con la reconocida benevolencia aquella su obra de antaño, y rogándoles su modesto óbolo de antes y buena acogi¬ da a las papeletas de socio protector que

apasionadamente y saben sacar la conse¬
cuencia de todo lo que ven, es sumamen¬
te fácil de adivinar: es que ya no se tiene
fe en todas las teorías que se exponen,
ni confianza en promesas que lógica¬ mente no se pueden realizar.

El Sr. Rullán ha establecido un nuevo
comercio a su nombre en la calle Lessón n.° 26 de Rochefort-sur-Mer.
Hacemos pública la noticia por el gus¬ to de complacer a los mencionados pai¬ sanos nuestros, que nos lo suplican, y

lecdén necrológica
Por noticias particulares que recibi¬ mos días pasados de Barcelona, nos en¬
teramos con sentimiento del fallecimien¬
to de la anciana D.a Isabel Vila, viuda

en breve se circularán, a fin de que prosi¬ ga una escuela obra esencialmente de sano influjo social y que tanto recomiendan la necesidad de esos hijos de obreros y el hecho de contribuir a sacar a no pocos de la ignorancia que es predisposición nata para ser un día los más aptos elementos del
desorden social.
Por la Junta Directiva,
Antonio J. Qarau, Pbro.

Desde el púlpito dió cuenta el Rdo. se¬ ñor Arcipreste el domingo último de la
recaudación efectuada durante el mes de
Enero para continuar las obras de la fa¬ chada de la iglesia parroquial. Las can¬ tidades recaudadas son las siguientes:
Producto de las colectas, 247’35 pe¬ setas; limosna de una devota persona, 25; total 272’35 pesetas. Unida esta cantidad

por lo que a otros de los lectores de este semanario el conocerla pueda convenir.
En la sección de «Güitos Sagrados», del presente número, anunciamos una fiesta religiosa en el Puerto, en honor de San¬ ta Apolonia mártir, y hemos de llamar
acerca de la misma la atención de nues¬
tros lectores, primeramente porque cono¬

de Jover, persona muy conocida en esta ciudad medio siglo atrás y, por su afable trato, exquisita sociabilidad y bondado¬ so corazón, de todos sus contemporáneos muy apreciada,
En vida de su esposo, la Sra. Vila fué sollerense con él y sus hijos,—algunos de los cuales nacieron aquí, —y durante un largo periodo de su existencia se la vió
detrás del mostrador de una tienda de

Crónica Local
Con las formalidades prevenidas en la Ley electoral, el domingo último se pro¬ cedió en esta ciudad a la proclamación de los candidatos que presentan para concejales los diferentes partidos de la localidad que desean tener en el Consis¬ torio su representación. Los nombres de dichos candidatos son ya conocidos de nuestros lectores, pues que los publica¬ mos por adelantado en nuestra edición anterior, debiendo sólo agregar el de don Antonio Martí Oliver, que presentó el partido liberal, y no el reformista como equivocadamente se nos había infor-,
mado.

a la que quedó en caja en fin del mes an¬ terior, de 2.897’53 pesetas, forma la su¬ ma de 3.169’88 pesetas, que es la que re¬
sultó existente en l.° del mes actual por
cuanto no se efectuó ningún pago duran¬
te el anterior.
A medida que vamos acercándonos a los últimos días del presente carnaval, se nota una mayor animación lo mismo en los bailes de máscara que en los asal¬
tos de bulliciosas mascaritas a diferen¬
tes casas de la buena sociedad. Sin em¬
bargo, esta diversión ha venido bastante a menos desde que el año pasado sembró la epidemia del grippe el llanto y la de¬ solación en el seno de muchas familias; así es que, al decir que ha aumentado la animación en estos últimos días, debe

cemos la antigua devoción que tienen los
habitantes de esta ciudad a la Santa ad¬
vocada contra el dolor de muelas, y des¬ pués porque, dada la afición que se ha ido desarrollando desde cierto tiempo a esta parte de dirigir los paseos en invier¬ no hacia la barriada marítima, con segu¬ ridad serán muchos los que aprovecharán pasado mañana, lunes, la buena ocasión para «matar dos pájaros de una pedra¬ da», como suele decirse.
En efecto, el paseo más agradable du¬ rante la estación invernal, en los días de calma, es el de la carretera del Puerto, y de un modo especial el tramo íe la con¬ cha, al borde del agua, entre la Torre y
el caserío. Allá dulcifica el ambiente du¬
rante tofio el día el calor del sol, y como en dicho sitio por la influencia del mar

ropas que habían instalado en la casa n.° 2 de la calle de la Luna. Luego, en un solar que adquirió en el nuevo ensan¬ che de Barcelona, edificó una casa el Sr. Jover, que pasó a habitar con su fa¬ milia una vez terminada, y poco después murió el esposo, más tarde sus hijas se¬ ñoritas María y Lola, ambas en la flor de su edad, y luego Da Felicitas, ya ca¬ sada y con hijos. A todas estas desgra¬ cias, terribles para el corazón amante de una madre, las pudo resistir la Sra. Vila gracias a su cristiana resignación, a su espíritu de sacrificio, al temple de su al¬ ma grande, que en las luchas con la ad¬ versidad no se amilanó jamás.
Ultimamente la amable octogenaria había perdido la vista, pero tampoco

Mañana, a las ocho de la misma, de¬ ben quedar constituidas las mesas y em¬ pezarse la votación que, por más que se prevé ha de ser reñida, esperamos será

entenderse es en relación con la falta
casi podríamos decir absoluta que antes
se había notado.
Regularmente el jueves lardero, que

no se produce el relente durante la noche,
la temperatura, mientras no soplen vientos de! N. O y N., suele ser templa¬ da y casi puede decirse primaveral.

ante esta nueva desgracia se desesperó: la sufrió cou la misma resignación y fortaleza que a las demás, deslizándose
apaciblemente sus últimos años en com¬

ordenada y sin consecuencias desagrada¬
bles, como suelen verificarse esta clase
de luchas en los pueblos cultos.
Daremos cuenta del resultado en nues¬

es ya el de la semana próxima, y el do¬ mingo siguiente y demás días hasta el miércoles de ceniza, irá en aumento el bullicio, que la gente joven desea ex¬

Fué incomprensible aberración el se¬ ñalar dicho caserío del Puerto para el veraneo, pues que estando al abrigo de las brisas frescas durante el calor y dán¬

pañía de su hijo D. José, paisano y muy querido amigo nuestro, a quien pudo te¬ ner ella la dicha de ver disfrutar—y de compartir con él—una posición no sólo

tro próximo número.

pansionarse y no es cosa fácil hacer que dole de lleno en todo el día el sol, por desahogada sino muy brillante, fruto

desaparezca una tan arraigada tradi¬ fuerza ha de achicharrarse allí el que de su inteligencia y de su actividad, pues

El domingo último se celebró en nues¬ ción. tro templo parroquial esplendorosa fiesta

vaya a buscar refrigerio en la estación calurosa. Para la estación veraniega, el

que a estas bellas cualidades ya su hom¬ bría de bien débese el que la industria a

dedicada por la asociación de Madres

En el teatro de la «Defensora Solié¬ el arenal d’ En Repich, conforme ha in¬ que se dedicó se haya desarrollado con¬

Cristianas a su excelsa Patrona. Cou ronse» esta noche-tendrá lugar el estreno dicado repetidas veces y razonadamente siderablemente, proporcionándole una

tal motivo fue adornado el nuevo reta¬ déla serie El guante rojo, interpretada nuestro Director; el Puerto, para invier¬ muy saneada fortuna.

blo de la capilla de la Virgen de los Do¬ por la popular actriz María Walcamp. no, y es lástima que ni el Ayuntamiento,

Descanse en paz el alma de la bonda¬

lores cóndores, distribuidas con tal gus¬ Hoy se proyectarán los episodios 10 y 2.® ni la Compañía del ferrocarril hayan dosa señora, y reciban su mencionado

to que el conjunto formaba bellísimo y muy artístico aspecto. La iluminación,

de esta sensacional serie y debutará también la atracción BhodresJci, músico

procurado la comodidad de los paseantes facilitándoles sitios agradables de des¬

hijo D. José, su bija política, nietos y
demás familiares que con ellos lloran en

mixta, de cirios y bombillas eléctricas, que toca infinidad de instrumentos.

canso o de expansión, pues que ni un estos momentos esta irreparable pérdida,

reflejándo en el reluciente dorado de di¬

Mañana se repetirá dicha función por mal poyo hay en todo el caserío donde la expresión de nuestro más sentido pé¬

cho retablo aumentaba de un modo fau- j la tarde y por la noche, proyectándose pueda el público sentarse.

same.

tástico su brillo: quizás nunca con más ’ además la película artística en cuatro

Ya hablará de esto mismo ei Sr. Mar¬

propiedad pudo decirse que «parecía j partes titulada Los dos yugos.

aquello una ascua de oro».

¡

* **

qués, en sus «Fantasías de un iluso», otro día; hoy nos limitamos a dar noticia

SOLLER.—Imp. de «La Sinceridad»

«p

4

SOLLER

EN EL BTONTAMIENTO
Sesión del día 22 de Enero de 1920
La presidió el primer Teniente de Alcalde, D. Miguel Ripoll Magraner, y a la misma asistieron los señores concejales D. José Bauzá, D. Bartolomé Coll, D. Antonio Piña, don Ramón Coll y D. Miguel Colom.
Pué leída y aprobada el acta de la sesión
anterior.
Previa la lectura de las respectivas cuen tas y facturas, se acordó satisfacer: a D. José Socias 995 ’57 pesetas por jornales y mate¬ riales invertidos en obras realizadas por ad¬ ministración municipal; a la sociedad «El Gas» 1.41197 pesetas por energía eléctrica y carbón de cok suministrado durante el mes de Diciembre último; a D. Juan García Moyá 485 pesetas por unas puertas para el portal del salón Capitular y unas vidrieras para el mismo; a los Srs. Marqués, Mayol y C a 527 pesetas por impresos, material de escritorio y encuadernaciones suministrado al Ayun¬ tamiento; al Secretario de la Junta Munici¬ pal del censo electoral 25 ’50 pesetas por 8 dietas y media empleadas en la confección
de las listas clasificadas de los electores de
este término municipal. Dióse cuenta de una reclamación produ¬
cida por D Miguel Estados Castañer contra la inclusión en las lisias de mayores contri¬ buyentes que tienen derecho a nombrar compromisarios para la elección de Senado¬ res a D. Miguel Robles Punjón. La corpora¬
ción. una vez estudiado el caso, resolvió la exclusión de D. Miguel Robles Punjón de las expresadas listas, y continuar en las mis mas al de mayor cuota que le sigue, que re sultó ser D. Jaime A. Mayól Busquets.
Se concedieron varios permisos a diferen¬ tes vecinos para realizar obras particulares que habían solicitado.
A propuesta de D. Ramón Coll, se acordó que la Comisión de Alumbrado vea de llevar
a efecto el acuerdo de cambiar de situación
el farol del alumbrado público déla carre¬ tera del puerto inmediato a la fábrica del gas, con objeto de ponerlo un poco hacia abajo para alumbrar un pasadizo de aque¬
llas inmediaciones,
Se acordó pasara a estudio e informe de la Comisión de Obras una proposición del señor Colom para colocar puertas vidrieras a las ventanas de la pescadería pública.
A propuesta del señor Coll (D. Bartolomé) se acordó arreglar el pasamano del puente
de Ca 'n Ahí.
A propuesta del señor Presidente se acordó constara en acta la complacencia con que la Corporación ha oido la lectura del arti culo «Un recuerdo a Sóller y a su hijo ilustre D. Bernardo Nadal Obispo de Mallorca» del que es autor el Dr. D. José I. Valentí, publi¬
cado en la Revista en el número correspon¬
diente al mes de Junio del pasado año, de cuyo periódico, el autor del mencionado trabajo se ha dignado enviar un ejemplar al Ayuntamiento.
Dióse cuenta de una solicitud promovida por D. José Pons Ferrer manifestando al Ayuntamiento haber resuelto dar por ter¬
minado el contrato de arrendamiento de la
casa, para escuela y habitación del maestro de la segunda escuela de niños de esta ciu¬ dad. Enterada la Corporación, acordó queda¬
ra sobre la mesa.
No habiendo otros asuntos a tratar se le
vantó la sesión.
Cu S tos iagradoi

tarde se continuará la devoción de los Siete
Domingos consagrados a San José. Jueves, día 12.—Solemnes cultos de des¬
agravio. A las seis y media de la mañana se pondrá de manifiesto el Santísimo, celebrán¬ dose acto seguido la Misa conventual. A las diez y cnarto, Oficio solemne, predicando el Rdo. D. Pedro Domenge. Por la tarde, a las seis, ejercicio con sermón por el mismo ora¬ dor de la mañana y reserva de S. D. M.

En el oratorio de las Hermanas de ia Cari¬
dad-Jueves, dia 12.—Al anochecer, se practicará un devoto ejercicio.
Viernes, dia 13.— Fiesta en honor del San¬ to Cristo de la Salud. A las siete y media, se celebrará Misa de comunión. A las diez, Misa mayor, con música del Rvdo. don Ber nardo Cerdo, Pbro., cantada por las alumnas de la escuela dominical; predicará el Rdo. don Pedro Suasí; acto seguido Expo¬ sición Menor, y al anochecer, Trisagio de don B. Torres, Te Deum de don Antonio Vi cens, y la Reserva de S. D. M.
En el santuario de ¿a Inmaculada Concep¬ ción, situado en el Olivar d'es Fanás.-Muñana, domingo, dia 8. —A las tres y media de la tarde se practicará un devoto ejercicio.

En el oratorio de Sta. Catalina, del Puerto.
—Mañana, domingo, dia 8. —Al anochecer se cantará solemnes Completas en prepara ción de la fiesta de Santa Apolonia, mártir.
Lunes, dia 9.—Fiesta de dicha Santa: a las diez se cantará Tercia y la Misa mayor, en la que hará el panegírico de la virgen y mártir el Rdo. Sr. D. Sebastián Guasp, vi
cario de Establiments.
Por la tarde se cantará Vísperas.

0030000000000000003000000000

MATADERO

El número de reses que han sido sa¬ crificadas en el Matadero público de esta ciudad, durante el mes de Enero último, asciende a 545 en esta forma:

Corderos

433

Ovejas
Carneros castrados

.

.

.

50

5

Cabras

10

Machos cabríos

3

Cabritos

23

Terneros

7

Cerdos

14

Total

545

Pollos 129. — Gallinas 81. — Cone¬
jos 76.
NOTA.—Durante dicho mes fueron
decomisadas 2 ovejas de caquexia acuo¬
sa.
O0OOOOOOOOOOOOG3OOCOOOOO3OQO

Banco de Sóller

Por acuerdo de la Junta de Gobierno de
esta Sociedad, queda abierto todos los días laborables, de 9 a 12 de la mañana, el pago del dividendo activo de 20 pesetas por acción fijado en la General ordinaria del día de
ayer.
Lo que se anuncia para conocimiento de
los señores Accionistas.
Sóller 26 de Enero de 1920.—El Director
Gerente, Jaime Marqués.

Se desea

ISe deesa vendar

Una porción de tierra y huerto de cabida
22 áreas inás o menos con una casa, denomi¬
nada Ca 'n Capó sita en el torrentó de Ca 'n Creveta colindante por una parte con las
Tanques de Ca'n Serva y huerto de Ca'n Menut por la otra.
Para informes calle de San Jaime n.° 39.

»-=M

)=#==*)==* —~-4

Se desea vender

AVISO AL PUBLICO
El Platero de Ca‘s Boté compra a buen
precio dentaduras usadas, plata vieja, obje¬ tos de oro, platino y toda clase de piedras
de valor.
Cambia alhajas antiguas con modernas. Compra monedas de oro con buen au¬
mento.
Gran surtido en géneros novedad y fanta¬ sía a precios baratísimos.
No vender nada viejo ni comprar nada
sin antes visitar el Platero de «Ca ’s Boté».
Plaza de la Constitución, 32

en uno o varios lotes la casa núm.0 26 y 28 de la calle de Isabel II, conocida por Ca ’n Veri, con corral de unos sesenta destres y derecho a percibir semanalmente quince mi¬
nutos de agua de la fuente de S' Olla. Para más informes dirigirse al Notario
D. Manuel J. Derqui, quien tiene el título de propiedad y la llave.

Venta de solareis
A voluntad de su dueño se vende, a pre¬ cios convencionales, varios solares de la finca Cá 'n Chelín, muy bien situados, inmediatos a la calle del Capitán Angelats, en Sóller.
Para informes dirigirse a Gaspar Borras, Pastor, 11.

*68* *68* *€8*«68* *68* *6( *68**68**68*

0* *88* S?S5

¿fe HOTEL “LA PAZ 99 qp

¿fe

Gran

de Viajero^

¿fe

<qp

qp

¿fe qp

Sl m 0M m

l

Grandes locales reformados

¿fe qp

qp comedores planta baja. Luz eléctrica en toda la casa.

¿fe
'■$’

Casa situada en el centro de la Capital y én una de las calles más comerciales y más próximas a las estaciones de Ferrocarriles y al Muelle, para

efe qp

¿fe embarque, con vistas a la nueva calle Reina Regente, abierta por la re- ¿fe

GT^V) forma cerca de la Rambla.

¿fe

HOSPEDAJES A PRECIOS ECONOMICOS

¿fe

<3? PLATERIA, 37, BARCELONA

Teléfono 4390 qp

¡: y
EXPORTACION OE FRUTOS FRESCOS Y SECOS

B. MAYOL
CALLE DE S. JAIME N.° 37 - SÓLLER (MALLORCA)

Especialidad en la confección de palpas y cajones de higos, JAN TINAS y BORDISSOTS.—Exportación rápita de limones, aranjas, mandarinas, manzanas, etc., etc.

DIRECCIÓN TELEGRÁFICA: MAYOL-SÓLLER

■■ ■■

■■ ■■

■■ BQ

¡I

Importation - Exportation
FRUITS, LÉGUMES & PRIMEÜRS
Spécialité des produts de Provence
Josep* h Castañer EXPEDITEUR

En la iglesia Parroquial. - Mañana, do¬
mingo, día 8. —Fiesta votiva en honor de la Virgen de Lluch y de Lourdes. Por la ma¬
ñana, ejercicio dedicado a la Inmaculada Concepción. A las nueve y media se cantará Horas menores y a las diez y cuarto la Misa mayor, en la que predicará el Rdo. Sr. Cura Arcipreste. Por la tarde, explicación del Ca¬ tecismo. Al anochecer, Vísperas, Completas,
Rosario y la devoción de ios Siete Domingos
en honor del Patriarca San José.

comprar un piano o alquilarlo. Dirigir las ofertas a esta imprenta.
Se desea vender
Un olivar, de cabida de una cuarterada y media, poco más o menos, situado en el tér¬ mino de Fornalutx, en el sitio denominado Sa tira el ’es pins, cerca de Sa Corretjera.
Para informes en esta imprenta.

En la iglesia de N.a S.a cíela Visitación. —Mañana, domingo, día 8.—Fiesta en con¬
memoración de la Traslación de las Reliquias de San Antonio de Padua. A las siete, Co
munión general para los miembros de la PiaUnión y demás devotos del Santo. A las nue¬ ve y media, exposición, Tercia y la Misa mayor, en la que predicará el Rdo. P. An¬ tonio Tomás, de los SS. CC. Por la tarde, a las cuatro, Rosario, exposición y último ejer¬ cicio de los Trece Domingos.

Se desea vender
el edificio Hotel Marina, que forma chaflán en la plaza de América, con fachadas a las calles Gran Via y de Cetre. Se dará facilidad
de pago.
Para informes: En Sóller, Miguel Colom, calle del Mar, núm. 77; y en Palma Juan A. Cetre, calle de San Miguel,
0003000000000000000000000000
Se desea vender

En la iglesia del Hospital.— Mañana, domingó, día 8.—A las cuatro y media de la tarde se practicará el piadoso ejercicio del
Via Crucis.

la casa de la calle de la Vuelta Piquera nú¬ mero 3, con corral, la adjunta cochera y un piso.

IPara informes, dirigirse a la casa número En la iglesia de las MM. Escolapios.—Ma 16 de la calle de San Jaime, o a la Notaría
ñaña, domingo, día 8.—A las cuatro de la de don Manuel J. Derqui.

Avenue des Lones—CHATEAURENARD—(PROVENCE)
Téiégrammes: Castañer Expódíteur, Chateaurenard —Télóphone 49

3¿fe¿fejh¿fe¿fe¿fe¿fe¿feífe¿fe¿fe¿fe¿fe¿fe¿fe¿fe¿fe¿fe¿fe¿fe¿fe¿fe¿fe^

| UBIfCXA DI ADUANA I TMNSB01DQ “

\\

COMISION Y TRÁNSITO

ZAIHALLOA áá M . H . ,

.

^

„
8*

C E R B É R E CPYR. ORS.S)

8*

CORRESPONSALES EN:

8*

IRÚN, HENDAYE, CETTE, VALENCIA Y BARCELONA 8*

Despacho y reexpedición de frutas, legumbres y toda clase 8*

de mercancías

8*

Servicio especial y económico para el transbordo de NARANJAS 8*

8*
ACTIVIDAD, ESMERO, ECONOMÍA

Telegramas y telefonemas: “ZANIALLOA„"CERBÉRE 4*