¿ÑO XXXVI (2.a EPOCA)» Nülí. 1711
¿ÑO XXXVI (2.a EPOCA)» Nülí. 1711

SABADO 10 DE ENERO DE 1920

SEMANARIO INDEPENDIENTE

49 FUNDADOR Y DIRECTOR: D. Juan Marqués Arbona.
===-^—

REDACTOR-JEFE: D. Damián Mayo! Alcover. REDACCIÓN y ADMINISTRACIÓN: calle de San Bartolomé n.° 17.-SÓLLER (Baleases)

:

a; ■

■="-

■■

— --i

.

'.^v- ■.

,, "STffiT

Sección Literaria
MELCHOR, GASPAR Y BALTASAR
El pueblo donde uno de estos días suce¬ dió lo que voy a referir está muy cercano a la corte de España. Varios hotelitos mo¬ destos, con reminiscencias de jardín, ador¬ nan su entrada por la carretera de Madrid. Son viviendas con que nuestra capital se expande en busca de mayor sosiego y más oxigenado ambiente. Aquí, un alma de ar¬
tista realiza sus ensueños convirtiendo una
casita en museo de valiosas antigüedades. Allí, un pintor de decoraciones, que vino de Madrid en busca de taller amplio y ba¬ rato donde pintarlas. En esas casitas de moderna apariencia habitan empleados con más familia que sueldo; ellos van a su ofi¬
cina de Madrid en un tren de la mañana y
regresan en otro de la tarde. Añadamos la familia de algún militar retirado y las de los jefes y oficiales del regimiento allí acan¬ tonado. Todos estos elementos aportan ale¬ gría y vistosidad al pueblo y aumentan su número de lindas y elegantes muchachas, siempre dispuestas a inventar algo para di¬
vertirse.
Este año se les ocurrió celebrar la fiesta
de los Reyes Magos con arreglo al siguien¬ te programa: Salir a recibir a los Reyes con una improvisada carroza y farolillos de colores. Colocar los zapatitos al balcón, en¬ cargándose de llenarlos cumplidamente los jóvenes del pueblo. Ir todas a misa mayor el día de Reyes elegantemente ataviadas.
Todo se realizó como se tenía proyecta¬ do. Al salir de la misa, observóse en ellas una animación inusitada; reunidas en com¬ pacto grupo, hablaban todas casi a la vez, procurando no ser oídas. Verdaderamente era muy extraño lo que les ocurría. Una de ellas había confiado a sus. amigas que aquella noche pasada se le habían apare¬ cido en sueños los tres Reyes Magos. «¡A mí también! ¡A mí también!», dijeron las
demás. Describió detalladamente cómo iban
vestidos, cuál era el aspecto de cada uno y séquito que les acompañaba. «¡Lo mismo! ¡Exactamente lo mismo!», contestáronlas
otras.
Pero lo más extraordinario era que Mel¬ chor, el venerable de alba y luenga barba, le había dirigido la palabra en esta forma: «Agradecidos estamos los tres al homenaje

que nos habéis dispensado las señoritas de este pueblo simpático. Queremos corres¬ ponder a vuestra bondad. En la madrugada próxima, de una a dos, veréis aparecer en el cénit la estrella que en Oriente nos guió.
Salid de vuestras casas cautelosamente y
sin ser vistas; no abriguéis temor alguno, pues protegidas seréis por nosotros. Al sonar las dos apareceremos sobre la peque¬ ña altura que hay a la derecha de la carre¬ tera de Madrid, saliendo del pueblo. Allí esperadnos y recibiréis el merecido galar dón; mas, si de esto se entera persona al¬ guna que no pertenezca al grupo de las que nos habéis festejado, ni veréis estre¬
lla ni recibiréis nuestra visita.» Atónitas y
hasta trémulas quedaron las muchachas. Las mismas palabras, con iguales puntos y comas, había dicho el Rey Melchor a cada
una de las chicas durante el sueño. Podía
ser casual, pero era mucha casualidad.
¿Qué hacer? Pedir consejo a personas ma¬ yores era tanto como renunciar al premio ofrecido por los Magos. Encontraban bas¬ taste serio lo de salir de casa sin ser vistas,
pero tenían la protección de los Santos Reyes; además, las noches eran de luna; el lugar de la cita, inmediato al cuartel; el pueblo, tranquilo; yendo reunidas todas, poco había que temer; en caso apurado llamarían al oficial de guardia. ¿Y si luego no aparecieran los Reyes? Todo el día pa¬ saron las chicas cambiando impresiones. Para no darse el madrugón en balde, con¬
vinieron en asomarse al balcón o ventana
a poco más de la una, y, si estaba en el cielo la consabida estrella, ya no había que dudar, cada cual se reuniría con su amiga más próxima, y desde la salida del pueblo, todas juntas irían al lugar de la cita. No había que olvidar el engrase de los goznes de las puertas para evitar chirridos denun¬
ciadores.
Y aconteció que, a poco más de la una de la siguiente madrugada, todas se levan¬ taron; a tientas entreabrieron las ventanas
y, con gran alegría, vieron que el Rey Mel¬ chor no las había engañado: en el cielo ful¬ gía esplendorosa la estrella de Oriente con su larga estela de oro. Palpitantes de emo¬ ción, envueltas en capas, toquillas y pieles, abandonaron sus hogares y se reunieron en el sitio prefijado. Allí esperaron, cuchichean¬ do en voz baja. En el reloj de la iglesia so¬ naron las dos. Sobre la pequeña altura in¬
mediata a la carretera flotó una pequeña y tenue claridad nefeloide, que fué agrandán¬

dose y aumentando su intensidad luminosa hasta convertirse en aréola, dentro de la cual aparecieron los tres Reyes Magos tal y como aquellas señoritas los habían visto
en sueños.
—No os traemos joyas—dijo Melchor — ;
vuestra belleza no necesita adornarse.
—Tampoco flores—añadió Gaspar—; sus colores quedarían apagados junto a los
vuestros, —Tampoco perfumes—continuó Balta¬
sar—; del incienso y mirra donación hicimos al Rey de los Reyes.
—El galardón que os ofrecemos—conti¬ nuó Melchor— es superior a joyas, flores y perfumes; cada una de vosotras, durante un año, tendrá a su lado, sin ser visto por nadie más que por ella, un personaj; histó¬ rico o creado por la fantasía de los poetas; redivivo, si es de los primeros; vivo y en cuerpo y alma, que le daremos, si es de los segundos. Cada una dirá cuál personaje escoge y le será concedido. De Salomón podréis escuchar los santos proverbios. De los siete sabios de Grecia, Solón, Bías,
Anacarsis, Tales, Pitaco, Tuilón y Periandro, las más profundas filosofías. Fidias y
demás escultores os modelarán las más be¬
llas de sus concepciones. Alfonso el Sabio os adaptará sus siete Partidas a las costum¬ bres y usos modernos. Atila os aclarará su
historia un tanto falsificada en lo libros.
Don Pelayo, el Cid Campeador, Carlos V, Pizarro y Hernán Cortés os relatarán sus hazañas guerreras y admirables Beethoven, Haydn, Mozart y demás clásicos aca¬
riciarán vuestros oídos con deliciosas sona
tas. Cristóbal Colón os narra! i con todo
detállelas peripecias desús viajes al Nue¬
vo Mundo. Cervantes os dirá cuál fué su
verdadera intención al escribir su libro in¬
mortal, su cautiverio en Argel y su prisión en Argamasilla. Podréis ver a Velazquez, a Rafael, a Goy<'< pintar un nuevo c ¡adro. Juan de Mena, Jorge Manrique, Rodrigo Caro y cuantos pulsaron el plectro os ex¬ tasiarán con inspirados versos. Y si, en vez de personajes que en realidad existieran, preferís los creados por la fantasía del ge¬ nio, nosotros os los daremos vivientes; en¬ tre éstos tenéis a Don Quijote, que puede hacer nuevas salidas y dar materiales para una tercera parte de su famosa historia; a Sancho Panza, al que sabrosos comentarios han de ocurrírsele ante nuestros gobernan¬ tes. A Don Juan Tenorio no os lo reco¬ miendo; fué gallardo y calavera, mas la ga¬

llardía del cuerpo es despreciable si no va
acompañada de la virtud. Os recomiendo, en cambio, a Manrique de Lara, el Trova¬ dor, pobre infeliz que con melancólica fren¬ te suspiraba tristemente por ;u Leonor; a Don Alvaro, tan caballero como desdicha¬ do; a Segismundo, el de La vida es sue¬ ño, y, en fin, escoged; la colección es tan completa, que si personajes de color quisiérais, Baltasar ©s ofrecería Muza, Tarfe, Boabdil, Otelo y demás gente cobriza,
bronceada o negra...
Mas daos prisa; la estrella de Oriente apaga su brillo y con ella hemos de desapa¬ recer. Quedan veinte minutos. ¿Habéis es¬ cogido cada una vuestro personaje?
Todas.—¡Sí! ¡sí!
Melchor.—Decidlo.
Todas.—¡Don Juan Tenorio! ¡Don Juan
Tenorio!
Melchor. —Hijas mías, deploro que to¬ das hayáis escogido el único hambre que no os recomendé. Sin embargo, os le trajéraramos de buen grado a ser una sola la que lo pidiera; mas sois treinta y ocho, D. Juan Tenorio no hay más que uno, y en la impo¬ sibilidad de complaceros a todas, quedad con Dios, y hasta el año que viene.
Melitón González.
03) ) 33 3)3333)33333 3 33)3)333;)
TARJETA POSTAL
LA CALUMNIA
Una mujer calumniada
es como rosa tirada
sobre el barro de un jardín. Según quien pase primero, un rufián o un caballero, tiene vida o llega al fin.
El rufián la ve manchada, pone en ella su pisada y la hunde en el barro más. Satisfecho de su obra, sin pesar y sin zozobra,
ni vuelve la vista atrá*.
El caballero la ampara,
y en un chorro de agua clara se purifica la flor.
La calumnia es cosa leve, que desaparece breve por la fuerza del amor.
Felipe Pérez Capo.

Folletín del SOLLER

-9- que con tanta impaciencia le esperaba.
—¡Ay, Sr. D. Rosendo de mi alma! —

dijo la señora, después de besar la mano

BRIGIDA

al reverendo—creo que hemos consegui¬ do nuestro deseo; creo que Estrellita va
a decidirse ya.

—¿Se lo ha dicho a Vd?...

Sor Bernarda, pensó que era cosa de lla¬ mar a D. Rosendo—que así se llamaba el confesor de ambas—y ver si entre los dos aprovechaban tan buenas disposi¬ ciones y obtenían de Estrella la resolu¬

—No, señor, pero... verá Vd. lo que ha
sucedido. Esta mañana fuimos a misa, como de constumbre, y en la iglesia hu¬
bo de caérsele del libro de oraciones la
milagrosa estampa de los Siete Dolores,

ción decisiva y se podía fijar para un > quede dió el otro día Sor Bernarda. Cer¬ plazo perentorio la solemne ceremonia. ca de casa estábamos cuando Estrella
Hízolo como lo pensó: llamó a una notó la falta de la estampa, y había Vd. criada que tenía, tan vieja como ella, y de ver, padre, a esa muchacha, loca, envióla a decir a don Rosendo que se vi¬ fuera de sí, echar a correr a buscar la es¬ niese lo antes posible, pues le precisaba tampa, sin que pudieran detenerla mis

hablarle de un asunto interesante.

voces.

Estrella no quiso almorzar, y se ence¬
rró en su cuarto.
Su tía fué muy quedito y aplicó el ojo a la cerradura para ver lo que hacía Es¬
trella en su cuarto. Y viéndola pensativa,

—Es natural que estime esa estampa, no sólo por lo que representa, sino por¬ que es obsequio de persona tan buena y digna como la venerable madre Sor Ber¬
narda.

absorta, imaginó la pobre vieja que en —Luego no ha querido almorzar, y se ninguna otra cosa podía pensar la mu¬ ha encerrado en su cuarto. Yo he ido a

chacha, a no ser en la ventura que la esperaba en el convento.
Más de dos horas tardó en acudir don

mirar por el ojo de la cerradura, y la he visto seria, pensativa, meditando, sin duda. Dios la ha tocado en el corazón;

Rosendo al llamamiento de D.a Rita, no tenga Vd. duda, padre mió, esto es

hecho; mi sobrina será esposa del Síñor. —Amén— dijo el reverendo—cogiendo
un polvo de tabaco de la caja que le pre sentó abierta la regocijada señora. Sor¬ biólo luego, saboreándolo, por decirlo asi, con visible satisfacción y añadió:
—Esto es de lo bueno, señora; yo ca¬ rezco de este bien desde que se murió mi
hermano el provisor que estaba en las Américas, y me lo enviaba de lo más rico.
—Un bote le tengo a Vd. ofrecido el día que mi sobrina entre en aquella san¬
ta casa.
En esto, como si hubiesen adivinado
que algo grave ocurría en la casa, llega¬
ron al estrado seis devotas, hermanas
todas, grandes amigas de la tía de Es¬ trella, y que también tenían gran inte¬ rés en la ventura de tan inexperta joven, y por consiguiente estaban deseando
que tomase el hábito, y no perdían oca¬ sión de aconsejarla lo que la convenía.
Mucho se holgó la buena señora de tan oportuna visita, y lo primero que hi¬
zo fué comunicar la buena nueva a las
de Cardillo,—que este era el noble apelli¬ do de aquellas seis hermanas—quienes
sintieron viva satisfacción al saber que
había indicios probables de la vocación religiosa de Estrella,

— Dios la bendiga—dijo una. —Dichosa ella que puede huir del mundo y sus peligros—añadió la más
fea de todas.
—Así hubiera yo seguido mi vocación, que a estas horas acaso sería abadesa de
una comunidad—observó otra.
—¿Cuánto más vale esa vida de per¬ fección que no la de este mundo perver¬ so!...—exclamó la más joven, de quien se contaban en la ciudad, por gentes
murmuradoras, anécdotas poco en con¬
sonancia con la devoción de que hacia alarde aquella señorita.
En esta conversación estaban cuando
la vieja que servía a la tía de Estrella asonó a la puerta del salón unas narices tremendas que tenía, y con la mano hi¬ zo seña a su señora deque algo tenía que decirle.
Y por el bien parecer añadió:
—Con licencia de sus mercedes.
Levantóse la señora de la casa, y se
dirigió adonde estaba la criada, que le dijo en secreto, a voces, lo siguiente:
—Uq chicuelo ha traído esto para la
señorita.
—¿Por qué estás frita?...—preguntó

,

(Continuará).

2

SOLLÉR m

** «* DEL AGRE DE LA TERRA *® *»
i

A LA SARTA lReiRORIA

ELS CARA TERS

DE
la Rda, M. Sor Victoria de la Creu Salud
i Salud, Superiora de las Germanes de
la Caritat de la Ciutat de Sóller
qui passá d' aquest mún dia 29 de
Decembre de 1919.
Foreu tota penetrada
de divina Caritat
i ha deixat vostra petjada dolq perfum de santedat.
Vostre exemple encara exorta a la lluita i al fervor,
vostre ñora nos reconforta com un simbol d’ alt valor.
Que cercant-vos a la gloria qui a la térra ja no us veu, vol, com Vos, cantar victoria,
O Victoria de la Creul
M. A. S.
OOOOGOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO
HIVERH
Des del Puig Major al Coll s’ encamina la randa de boira qui ve de Llevant; ja quant era nin, deia la padrina,
veient la boirina tan blanca i tan pura:
«Boira pastura, aigua segura.» Abans de tres dies dona aigua ’l minvant.
I ara aqueixa boira acaramullada en el Puig del O/re, s’ estén per Ponent
damunt la carena tota rívetada
d’ una llarga fimbria, tan blanca i tan pura i tan malmenada
per 1’ ira del vent. S’ entela ’l paisatge d’ espessa aubaína. El blau va esborrant-se peí cel entristit.
Somriu al hivern la tanca vehina olorosa i blanca d’ atmetller fiorit.
I de la montanya devalla esqueixada la vesta de boira, peí cingle desnú; el liare pinar resa a dins la ventada embolcallat tot d’ espessa boirada que’l vent se n’emporta, que’l vent se n’en dú.
I la pluja tix 1’ auster paisatge qui semble allun5Tar se, perdut allá endins. Regalima I’ aigua en el meu vitratge; degota, degota el magre brancatge per totes les vores deis tétrics camins. Són mudes, desertes les cases llunyane3 que a voltes la pluja esborra passant.
Se senten confosos ressons de campanes;
en el jardi agónic com dues germanos
unes roses cándides s’ están esíullant.
NI una clariana se bada en 1’ altura;
la valí es voltada d’ un cel desolat.
Com una promesante vida futura,
1’ ametllerar canta ’l cant de 1’ albura,
I ’l Janer se mor, seré inmaculat.

(De Teofrast) D’ un home grosser.

Aquest carácter suposa sempve 'n 1’ home
una incorrecció desmesurada i una excesiva

negligencia en vers sa persona que repugna ais qui se ’n temen, El veureu qualque ve¬ gada cobert do lepra, amb les ungles Hur¬ gues i descuidades, no deixar d’ aflcar se per mig de tothom i creure quedar bé dient que es una malaltía de familia i que son pa¬ re i el seu avi ja la patien; té ulceres a les cames; rper les mans se li veuen fies i altres
bruticíes que ell no es fa curar i si pensa ’n

posar hi remei, es quant el mal, empitjorat peí temps, ha devengut incurable; está pié

de peí sota aixella i per totelcós, just una

bestia selvatge; té les dents negres, corcades i de tal manera que sa proximitat es in¬
tolerable.

Co encara no es tot: escup o se moca el

temps que menja; parla amb la boca plena; beu incorrectament, no empra mai al bany

mes que un oli qui escampa mal olor; i no sol compareixer a una assamblea pública

que ira porti un vestit vell i tot tacat. Si es

veu obligat a acompanyar sa mare a cá ’ls
endevinadors, només obri boca per dir pa raules de mal auguri (1). Un altra vegada fent libacions dins el temple, li caurá de ses

mans una copa o qualque vas, i esclatará de riure per aquesta aventura com si hagués fet qualque cosa de 1‘ altre mon,
Un home tan extraordinari no sap escol¬
tar un concert ni els excel-lents sonadors de

flauta; bat les mans amb violéncia com per aplaudir, o bé segueix amb veu desagrada¬ ble l’aire deis sonadors; s’avorreix de la
sinfonía i demana si acabará aviat

Finalment, si estant assegut a taula vol expectorar, lio fa precisament damunt el

qui está a derrera ell per abocar li les be-

gudes.

De 1’ home molest

Es diu homo enfados al qui sens que faci cap mala passada, aúna persona, li fa axí mateix molta de nosa. Qui entrant a la
cambra de son amic que es comenca a ador mir, el despert per enredar lo amb canta-re¬ lies buides; qui trobant-se a vorera de mar a 1’ instant que un home ’s disposa a partir i entrar dins la ñau, el destorba seuse cap motiu, el forga insensiblement a donar amb ell una volta per la riba; qui prenent un in¬ fante» deis braqos de la dida mentres 1’ alleta, li fa tragar qualque cosa que ell ha rosegat, fa mans-balletas al seu davant, 1’ acaricia i li parla en veu estranya; qui esculleix 1’ hora
de menjar, i que la sopa estiga damunt la taula, per dir que havent pres purga, fa dos díes ha anat elescompost de ventre i s’ extén amb detalls de mal gust; que a davant
tota una rotlada se li ocurreix demanar a
sa mare quin día ’1 va infantar; que no sabent de qué parlar fa a sebre que es fresca 1’ aigua de la se va cisterna, que al seu jardi

I passen les boires com un liare remat...
B. Barceló

(1) Els vells se fixaven molten les paraules qui eren pronunclades fins peratzar, pels qül venien de consul¬ " tar els augura i endevinadors, de pregar o saorlflcar ais temples.

s’ hi fan bous llegums; o qne se casa está oberta a tothom com una posada; qui es do¬ na presse a fer conéixer ais seus trastes un parássit que té a ca seva, i que’l convida a taula per a posar se d’ humor i per dever
tir la companyía. B. F. trad.
OO0OOO0DOOQ300OOO03O30000030
UNA MÉTLERA

(bpissodi d’ es sigle PASSAT)

¿Qui no coneix mestre Nicolau Estarelles,
es texidó d’ es "carré de 1’ Olivá?

Anau a sa plassa de Santa Eularia es diu-

menges demati, i el trobareu just en es cantó des carré de Sant Francesc, amb un parei

de gabies en térra, aont devegades s’ hi
troben dos o tres aucells mostiis i estufáis,

qu’ en seu di son es més bons de surá de tots
quants n’ a gafen es titiués.
Mestre Nicolau es es cassadó d’ aucells més

anomenat de Mallorca. Coneix totes ses

fonts, gores, degotissos, cocons, basses i

vessunys de tota s’ illa. Ha cassat desde es

torrent de Paréis a n’ es Rafal Garcés; desde

ses piques d’es capellá Moná a sa font de Son

Marti; fins i tot es. anat a cassá a Cabrera,

en es sec, s’ entén, per que a Cabrera nt hi
ha fonts ni basses.

Ido per qui no ’l conega li donarém ses

senyes.
Fei-vos compte qu e3 un homo d’una corantena d’ anys, de mitjana alijada, prim, sec,

bif; amb so ñas arromangat cap amunt, xerradó com un cadell de molí, afectat de posá

messions, aspriu cora una muía jove, un poc

donat a sa beguda, malfené de tot, fins en es

punt de que si no fos per sa seua dona, qu’ es

guapeta i jove, duria més fam qu’ ets soldats

de Tarragona, i més bruto que ses oreies
d’ un confés.

Huei, señores! Na Catalinaina es una dona

de bé, segons diu es seu homo, i si no fos un

poc llambrinera i no escoltás massa sa sogra i sa cunyada, ca-seua seria una bassa d’ oli,

viuríen com Sant Jusep i María; pero... ca-
vallés! aquella llengo seua ha menesté acursá, perque en día que se mou, flametja.
Per axó mestre Nicolau, amic de sa pau i
de sa quietut, fuig tot lo que pot de ca-seua

per no armá un escandol cada cinc minuts, i

per axo també es telessos están quiets i en
pau quatre o cinc días cada setmana. No té mes consol qu’ aná a cassá; i mentres

tant es gat jauría dins ets fogons la major

part de s’ any, si sa sogra, que ’s dona que viu de lo seu, i sa cunyada, qu’es persona

acomodada, no pensassen que na Catalinaina va fé un mal casament i no tenguessen com-

passió de ses senes desgracias, que no foren

cercados, perque En Nicolau, de fadri, era un bon jove que no tenia més mal vici qu’ es fumá i si qualque pie durant es jornal bevía

una tasseta deresolis o d’ anissat...

Pero es pas ja estava donat; a la fí eren casats i amb infantsji... Deu mos guard d’

un ja está fet.

4» v^

Ets dissaptes solien esser díes de jubileu a
cá mestre Nicolau.
Cobrava tres o quatre pessetes de jornal, tot en gros, tanta feina havia féta, i devés horabaxa tenia ja en torn de ca-seua tres o
quatre centinel-les qu’el vetlavan i l’espe-

raven a boca de sótlera per demanar-li pin-
xaloses.
Sa catalinera perque li acabás de pagá ses teles noves que li havia tornat feia dos
mesos.
Es gabié, an a qui devia dues pessetes de dos gabions que li havia fets aposta per dues
enses.
S’ atlot d’ es veló, que cada tres dies li ana¬ va a demaná quinze centims que li havia quedat a deure d’ una taleca de lona.
De modo qu’ en aquella hora d’ aquells díes, com tot eren encalaos i empirreumes, na Catalinaina anava orugada i pe^ava cada brufol qu’ algava una senaia de térra, axuxí que veia senyal de moros a la costa.
Mestre Nicolau s‘ arrufava com un poli
dins ets telessos i feia fó molta vía a n* es
pinta, qu’ amb so renou tapava ets crits de
sa dona. Era s’ hora única de tota sa setma¬
na en que s’ afanyava per acabá es jornal. A s’ hora de sopá eren ses bones.
Sa dona el se mirava amb una riaieta que
feia posá pell de gall’na, al entretant que treia una graxonera de sopes amb creixons,
—¡Jodio!... (li deia amb ses deuts estretesjj
has de fé sa meua desgracia i sa d’ ets meus infants. ¡Perdulari!... més valdría qu‘ en lloc d’ anar-ten a fó sa bandúa pe‘ sa font de Mestre Pere i p’ es pou d’ es Burotell, amb compte de du una bona cassada, fesses feina molta i bona, tanmateix no agafes res mai, en no essó qualque monéia com ses que tu
sabs.
— ¡Catalina, no ‘m provoques!.., — ¡Calla, juterd!... No’m fases malei es dia qu ’t vaig conexe!... No fas feine ni jor¬ nal; un día si i s’ altre no, t’ en vas a panderetjá, avui p‘es pía de Sant Jordi, demá p’es Cahulls 1 Son Sureda, i quant vens sá i totsol, t’entregues amb un parei de busquerets, un ferrerico, tres vitracs o dues titines. Ni un sol día has duit mitja dotzena de caderneres o de passarells, qu ’t valdríen bons do¬ bles per enviá a Barcelona, ni tan sois has agafat mai una dotzena de sótleres, de verderols o de gorroins berberiscos, qu’ amb so preu que tenen per plomá, podríes donar-mos diná un pie sisquera cada tres dies. —No ’s vé lo que dius. Es día de Sant Juan te vaig du sis trencapinyons i una
metiera...
— ¡Y bona que va essé se metiera!,.. Mira: encara ’n duc ses plomes senyades amb so repassó que ’n vares da, Gara de ca mé. ¡En a que!. . si no fos perque som de casa honra¬ da i que mai ha donat un que di, ja t’ hauria plantat, pues com tu bé sabs, no t’ he mesté per res; ¿e-hu entens? per res... per aixó m’ he deixat passá un carro per demunt, jo, que t’ he posat. . lo que t’ he posat en mitg
de sa cara.
Amb aqüestes i altres més grufxades sa conversa s’ animava; mestre Nicolau s’ arribava a enfadá de bondeveres, vessava s’ oli, treia es fetge per sa boca, i es cap derró s’ aixecava rabiós de sa taula, tirava un plat o dos a sa paret, pegava una cossa a una ca-
dirá, mostrava un puny a sa dona i ja era partit com un couet p’ es carré, seguit d’ en Mono, es ca nanell de ca séua, animalet md& empagaít que no lladrava mai, en no essó quant qualcú anava a demaná doblés
a son amo.
Adel-Selim.
(Seguirá.)

Folletl del S0LL6R -24-
QRIPAUS D’OR
rien llargament.-I mentres la María—sabent que quan sa eosina ’s tancava al seu quarto no obría a niugú féra de sos pares —aprofitavaT estona per arreglar les seves coses, la Rosalía, sortint per la por¬ teta d’ escape, anava a trobar a en Peret, que, impacient, se queixá déla seva tar¬ danza.
—Ja veurás, Rosalía —li digué:— aixó no pot continuar. Tu mateixa pots com¬ prende que '1 teu pare no v, ldrá mai que ’t casis amb un chauffeur. Per lo tant, caldrá que busquém la manera d’ arre¬ glar les coses. Jo així no hi puc viure; tu mai compareixes a 1’ hora, jo ’m canso d’ esperar-te, i ara ’ns podrém veure eneara menos, perque ja déus saber que m’ han despedit.
—No ’n sabía res, me pots ben creure. —Bueno, dones ara ja ho sabs; per lo tant, cal que t’ espavilis. —Es que joño séquéfer-hi! Ets tu qui s’ hauria d’ espavilar. —¿I que vols que faci, jo?

—Podríes entrar de dependent en al¬
guna casa; llavors ja no seríes chauffeur, i potser ens deixarien casar.
— Vaya un consoll No sería chauffeur, peré seria dependent, qu’ es una cosa per 1’ estil. Rosalía, tu no m’ estimes. Si m’
estimessis, prou sabríes trobar una cosa o altra. Ara mateix ton pare m’ ha des-
patxat; ja no’t podré veure més que al¬ gún día a cá la pentinadora.,.
—¿I qué vols que hi faci jo, pobre de mí? —Ja t’ho he dit moltes vegades: fugir. —No pot ésser. ¿No veuS que no tenim
diners?
—Peré tenim carinyo, qu’ es lo princi¬ pal! Mira, jo, en tenin-te a tu, ja ’m sembla que ho tiñe tot; peró tu, es natural, amb aqueixos lujos i amb tants senyoritus com te rodegen, me déus trobar ordinari.
—No, aixé no ho diguis; ja sabs que ’ls trobo ensopits; no saben dir rés; tu sí que sabs dir-me les coses!
—Dones, si ’m vols, ¿per qué no fugiui? —Mira, no m’ atribulis més. Ara ves-
ten, perque arribará la mamá i ens atra¬ pará! Gracies que la María, quan me tanco al quarto, no gosa dir-me rés. Creume, vesten!
—Rosalía, tu déus teñir algún ricatxo
reullat; algún deis que ’t volten te déu ha ver conquistat i t’ ha fet seva...

—¿Que ’t creus que tothom es tan barra
com tu?
—¿Qué m’has dit, ara? ¿Barra? Ja veurás, sí! En fine, de barra!
I al dir aixé, en Peret agafá la senyoreta Rosalía perla cintura i, atraient la ab forga la petonetjá barroerament.
—Déixam!— anava dient ella, sense fer
grans esforgos per a desfer-se d! aquells bracos de ferro.—Mira que ’ns poden atrapar!...
—¿I qué? Millor qu ‘ns atrapin! En aquell moment la cambrera, qu’ es¬ tava vigilant, entrá violentament al quarto i els digué que ’l timbre de la por¬ ta del pis havia sonat tres vegades, tal
com sempre trucava don}Ta Gertrudis. En Peret encara tingué temps de dir a
!a Rosalía que ja qu’ella no’s volía de¬ terminar, ni ferré; per ell, ja trobaría qui 1’ ajudés; i la Rosalía, sentint aqües¬ tes paraules, s’ escabullí pressosa, entrá al seu quarto per la porteta d’ escape, i
la tancá.
Donya Gertrudis irobá tota la casa quieta i les dues noies cada una a la se¬ va habitació. Sa naboda, al sentir-la, sor*
tí i s’ excusá de no haver fet rés per a
aliviar la migranya de sa eosina, ja que aquesta s’havia tancat; i la Rosalía, al

sentir trucar en la seva habitacié, s’ aixecá del llit, ont precipitadament s’ havía ficat, i demaná una taga de tila.
Dos díes després rebien les senyores Lluciá la visita de la senyoreta Beatriu Mestres, que, amable com mai, anava a ensenyar-les-hi la mostra de la roba i el bocet del dibuix del tapig que per a la capgalera del Bit de sos pares estava brodant. L’ havia comengat el día abans, i pensant que tal vegada li agradaría a donya Gertrudis que ’n brodés un d’igual la seva filia, anava a fés-los-hi veure i s' ofería a ensenyar-li de brodar ella ma¬ teixa. La senyoreta Rosalía, enterada per la cambrera de que calía assentir a tot lo que proposés la senyoreta Beatriu, mostrá gran interés per aquella labor, i digué que la podría comengar tot seguit per a donar una sorpresa al seu pare. Donya Gertrudis se resistía un xic, dient que de tapig, sobre ’l capgal del llit, en Barnils ja ’ls en hi havia posat un de molt hermós; peré la senyoreta Beatriu repli* cá que no tenien rés que veure ’ls tapigos brodats a má amb els tapigos teixits, i la
convenceren fent-la consentir en que elles dues i la cambrera sortissin per a
(Seguirá).

MjiBBBBBMBB——HBgBayBE23S^tS3

SOLLER rm

3 -*

Crónica Loca!

día ocupó la sagrada cátedra, por la ma¬ cual aumenta en el público en cada episo¬

Sabemos que hasta la hora presente

ñana y por la noche, el elocuente orador dio el interés por conocer el final de la no se han hecho gestiones para que ame¬

Rdo. D. Pedro Doraenge, quien en muy aventura.

Son muchas las quejas quo hamos oído castizo castellano y florido estilo cantó

* **

nice la música, como otras veces, el acto de la expresada bendición, ni se ha acor¬

ya respecto a la actuación de nuestro Ayuntamiento por lo que a las proyec¬ tadas mejoras de mayor trascendencia se refiere; pero no hemos querido hacernos eco de aquéllas esperando que un día u otro tocaría Dios a nuestros representan¬ tes en el corazón, y se decidirían a com¬ placer a sus administrados, a satisfacer, mejor dicho, los anhelos de grandes re¬ formas locales que siente el vecindario.
Porque hay que hacer constar, en ho¬
nor de la verdad, que esos artículos que viene publicando nuestro Director cuan¬ do su humor y sus ocupaciones se lo per¬ miten, que titula él modestamente «Fan¬ tasías de un iluso», han despierto el in¬

las excelencias del Niño Jesús de Praga, desarrollando temas bien pudiéramos de¬ cir nuevos pues que no recordamos ha¬ berlos antes oído tratar, sobre todo en el
último de dichos sermones en que tomán¬ dolo del Cantar de los Cantares «Yo
duermo, pero mi corazón vela» explicó, poética y admirablemente, ese suefio del Divino Nifio en la eternidad primero, en el regazo materno después, y en el Sagra¬
rio últimamente.
La función de la nochs terminó con el
canto del Te-Deum por el orfeón del colegio y buen número de señores sacer¬ dotes de la comunidad parroquial.

Esta noche, en el teatro da la «De¬ fensora Sollerense» se proyectarán los episodios 9.° y 10.° de la extraordinaria
serie Las Joyas de un Imperio, los cuales se repetirán en las funciones de mañana juntamente con los episodios 11.° y 12.° de la serie Houdini y el Tanque humano.
* **
Según se nos informa, varaos a dis¬
frutar este mes de una serie de funcio¬
nes de comedia por una notable compa¬ ñía ya conocida de nuestro público. La
falta de tiempo nos impide dar hoy más
detalles. Los daremos en nuestro próxi¬
mo número.

dado ofrecer premios a quienes se pre¬ senten, jinetes y cabalgaduras, o carro¬ zas y caballerías, adornados con más propiedad. Sin embargo, es de esperar que, si el día favorece, concurrirán éstas en gran número y presentará el acto el aspecto festivo y la acostumbrada anima¬
ción.
Por disposición del limo. Obispo de esta diócesis ha sido trasladado al lugar de Llorito, para desempañar en aquella parroquia el cargo de Vicario, nuestro paisano y amigo D. Gaspar Aguiló Cor¬ tés, que, conforme dijimos en su día, a
raiz de su ordenación sacerdotal había si¬

terés de los buenos patriotas sollerenses y que éstos, considerando realizables y muy convenientes las mejoras señaladas para la riqueza, para el ornato y para el buen nombre de Sóller, sienten verdade¬ ra impaciencia por verlas ya, si no todas a la vez, una después de otra, en vías de
realización.
¿Por qué, pues, se ha parado el Ayun¬ tamiento, después de habar discutido al¬
guna de dichas mejoras y dado algunos pasos que nos hicieron concebir halagüe¬ ñas esperanzas de obtenerla brevemente? ¿Por qué ha dejado de hablarse oficial¬ mente del empréstito municipal, que es unánime parecer del público inteligente que sin él ninguna de dichas mejoras ha de ser posible alcanzar? ¿Por qué han
desatendido nuestras iudicaciones de es¬
coger por medio de un plebiscito el sitio
donde levantar el Mercado cubierto cu¬
yos plano y presupuesto quedaron tiem¬ po ha ultimados, si es que realmente quieren resolver los señores concejales sin prejuicios ni apasionamientos, y sí con grandes deseos de que resulte la an¬ tedicha mejora un verdadero acierto?
Se quejan, y con razón, esos vecinos que por el presente y por el porvenir de esta ciudad se preocupan, de la pa¬ sividad de los hombres que componen el actual Ayuntamiento, de su estaciona¬ miento, incomprensible aún más des¬

El martes de esta semana, festividad de los Santos Reyes, salió la banda in¬ fantil de música que han orgauizado re¬ cientemente los Exploradores de Espafia en esta ciudad, con objeto de felicitar a las autoridades y a otras entidades de esta población. Acompañaban a los mu¬ chachos el Presidente, D. Loreto Viqueira, y algunos otros miembros del Comité, quienes pasaban a saludar en nombre de éste a las personas que eran por dicha banda obsequiadas.
Frente al domicilio de éstas tocó la re¬
ferida músiGa infantil sendas tocadas, las más escogidas de su hoy todavía limita¬ do repertorio, que merecieron calurosos aplausos de los circunstantes.
Siendo el Director de este semanario
uno de los obsequiados, nosotros, en su
nombre, agradecemos lo mismo al Sr. Viqueira y demás miembros del Comité de su digna presidencia que a los muchachos que componen la banda infantil de los Ex¬ ploradores, las atenciones de que se le hi¬ zo objeto.
El día despejado que tuvimos el sába¬ do después de otros nublados y vento¬ sos, fué una excepción, pues que ya al
cerrar la noche volvieron a cruzar nuba¬
rrones por nuestro horizonte y el día si¬ guiente fué exactamente igual a los de la

Con satisfacción continuamos en la
presente crónica la agradable noticia de que nuestro distinguido paisano y muy apreciado amigo el R io. P. Mateo Colora, Agustino, secretario particular del Nun¬ cio de S. S. en Espafia, ha sido condeco¬ rado por S. M. el Rey con la señalada
distinción de Comendador de la Real
Orden de Isabel la Católica. Con ello ha
querido premiar el Monarca los méritos contraidos por el Sr. Colom durante su residencia en Colombia, ya con su bellí¬ simo discurso allí pronunciado cuando las fiestas del Centenario de la Indepen¬ dencia de aquella república, ya con su labor patriótica, constante y fecunda, en¬ tre aquellos habitantes de nuestra raza, que mucho contribuyó al provecho y glo¬ ria de nuestra querida patria.
Los amigos del Sr. Colom residentes en Colombia han costeado y regalado al agraciado las insignias de la mencionada condecoración, lo cual viene a ser una
prueba más de la justicia del premio y la más elocuente del aprecio en que en aquellas apartadas regiones se le tiene
todavía.
Enviamos a nuestro amigo cordial en¬ horabuena, que hacemos extensiva a su anciana madre, hermanos y demás fa¬
milia.

do nombrado vicario de Las Salinas.
Para llenar la vacante de éste ha sido
nombrado uno de estos días otro paisano y amigo nuestro, D. Francisco Frontera Bernat, también recientemente ordenado
de sacerdote.
El Sr. Frontera ha tomado hoy pose¬ sión del nuevo cargo que le ha sido con¬ ferido, y por el que le felicitamos cordialmente; el Sr. Aguiló, que ha recibido hoy su nombramiento, tomará posesión el sᬠbado próximo.
A ambos deseamos el mayor acierto én el cumplimiento de los deberes inherentes a un tan espinoso como delicado ministe¬
rio.
Llamamos la atención de nuestros
lectores, y de un modo especial de los que son socios del «Sindicato Agrícola Cató¬ lico de San Bartolomé», acerca de los anuncios que publicamos en otro lugar del presente número. Es de sumo interés la resolución que ha de tomarse en la Junta General a que por medio de uno
de dichos anuncios se les convoca, pues
que ha de tratarse de la adquisición de trigo argentino, ya que a ello les invita la Federación Agraria de esta isla, y son ventajosas al parecer las condiciones en que, siendo algo importante la parti¬ da, dicho trigo se podrá adquirir.

pués de haber demostrado deseos de ha¬ cer algo que se salga de lo vulgar y de¬ je gratos recuerdos de su paso por el Consistorio. Tampoco nosotros acerta¬ mos a comprender cual pueda ser la cau¬ sa que ha extinguido o aletargado el pri¬ mitivo entusiasmo y les mantiene aho¬ ra uno y otro día cruzados de brazos, sin energías para seguir adelante, no só¬ lo en el estudio de nuevos proyectos si¬ no que ni aún en la realización de los es¬ tudiados y resueltos.
Tengan presente que «el tiempo es oro», y que el dejarlo pasar sin aprove¬ charlo convenientemente es malgastarlo, es perderlo miserablemente; lo que en conciencia nadie, y menos todavía ellos, que administran intereses del común,
debe ni puede hacer.
La oración de Cuarenta-Horas que ha dedicado al Divino Niño Jesús de Praga la cofradía instituida en la iglesia del colegio de M M. Escolapias de esta ciu¬ dad, ha revestido en el presente afio inu¬ sitado esplendor.
El templo, adornado con sumo gusto con vistosos cortinajes y profusión de flores e iluminado espléndidamente con cirios y luces eléctricas, presentaba be¬ llísimo aspecto; y los actos que constituyeróu la mencionada solemnidad, todos ellos muy solemnes, viéronse extraordi¬ nariamente concurridos, tanto, que en algunos, y de un modo especial el martes, fué insuficiente el templo para contener a los muchos fieles que hubieran deseado
asistir.

semana anterior, desde el día de afio nuevo, si bien no se reprodujo ya, por fortuna, el furioso y molesto vendaval.
Cayó agua en abundancia durante la noche siguiente, y el día de Reyes conti¬ nuó, apareciendo, al despejarse, cubiertos por completo de nieve los montes de la parte de Levante, y de un modo especial el Puig Mayor.
Desde entonces continúan despejados los días, pero son bajas las temperatu¬ ras reinantes, muy propias de la presen¬ te estación, en especial por las mañanas, pues que después de la abundante eva¬ poración diurna el relente es más inten¬ so y en algunas noches se ha convertido
en escarcha.
Aprovechan las horas de sol, aquí muy escasas por la excesiva elevación de las montañas, los desocupados; así es que se
ven animados todos los camiuos que cir¬ cunvalan la población, sobre todo de dos
a cuatro de la tarde.
Las funciones de cine y variedades que tuvieron lugar en el teatro de la «Defen¬ sora Sollerense» el lunes y martes de es¬ ta semana, se vieron muy concurridas,
celebrando los asistentes a las mismas la
proyección de la bella cinta El camino más largo, interpretada por la gran ar¬ tista María Jacobini y el actor A. Carminati, así como el canto de la canzonetista Auita Ramis, que cosechó los aplau¬ sos de los inteligentes.
* **
En el «Cinema Victoria» el jueves se

E| día de Reyes, por la tarde, se dió principio, como todos los años, a la no¬ vena preparatoria de la fiesta religiosa de San Antonio Abad, cuyos sermones están a cargo del joven y distinguido orador D. Pedro Domenge, del que ya en otro lugar de la presente crónica nos hemos ocupado.
El público, que suele mostrarse retraí¬ do de asistir al templo en este tiempo, en los días laborables, al anochecer, por causa del frío unos y por no haber ter¬ minado las veladas en los talleres y fᬠbricas los que trabajan, ha ido aumen¬ tando, no obstante, de día en día, a me¬ dida que la fama del predicador ha cun¬ dido por la población. Durante la primera parte del sermón narra algunos pasajes de la vida de San Antonio, y en la segun¬ da desarrolla un tema de tan palpitante actualidad como lo es en los tiempos presentes la cuestión social, que, por su forma y por su fondo, mantiene al audi¬ torio en constante atención, pendiente de los labios del orador, como suele de¬
cirse.
* **
La fiesta de San Antonio se celebrará
el próximo sábado, pero en su parte po¬ pular no creemos revista la misma so¬ lemnidad que en los años anteriores. Nos suplica la Obrería invitemos por medio de este periódico a todos los propietarios de caballerías para que concurran a ben¬ decirlas, conduciéndolas enjaezadas con¬ venientemente, bien cabalgándolas, bien enganchándolas a un carretón, cuyas

Se nos participa que el afinador da pianos de la casa Ghassaigne Fréres, per¬ manecerá en esta ciudad los primeros días de la próxima semana*
Recibirá encargos el maestro de músi¬ ca D. Antonio Rotger, a quien pueden
dirigirse las personas que necesiten los servicios de aquél.

Registro Civil

Resumen del año 1919

Varones Hembras
Niños Niñas

DEFUNCIONES

67
) 125 j 58
10
]• 19
J 9

Total defunciones.
NACIMIENTOS
Niños Niñas. ......

•

144

90 1

¡ 68

158

AUMENTO
Aumento de varones. . Idem de hembras. .

í 13 1 14 1

MATRIMONIOS

Matrimonios

,

t

100

Año 1920

Nací iientos

Varones 3. -IJembrasO. -Total 3.

Matrimonios

Día 8, —José Miquel Craxell, soltero, coa Catalina Busquéis Busquets, soltera.
DEFUNCIONES
Día 4.—María Oliver Castañer, de 85 aiios, viuda, m.a 68.
Día 7. —Antonia Coll Pastor, de 90 ano3, viuda, calle del Mar.
Día 8.—María Mayol Ripoll. de 68 años,

Empezaron dichos cultos el domingo estrenaron los episodios 11.° 12.° de la horas para unas y otras serán señaladas casada, calle de San Pedro.

y terminaron el martes. En este último * serie Hondini y el Tanque humano, la oportunamente.

SOLLER.—Imp. de «La Sinceridad»

4f 4

SOLLEH

EN EL JUNTAMIENTO
Sesión de! día 25 de Diciembre
Presidióla el señor Alcalde, D. Juan Ma
graner Oliver, y asistieron a ella los conce jales Sres. Ripoll, Bauza, Coll (D. Bartolo¬ mé), Pifia, Forteza, Coll (D. Ramón) y Co
lom.
Se dió lectura y fue aprobada sin altera¬ ción alguna el acta de la sesión anterior.
Se dió cuenta de una comunicación del
Vi ce Presidente de la Comisión Provincial, con la que se acompañó el duplicado de un
proyecto que encargó el Ayuntamiento pa¬ ra cubrir, mediante bóveda de hormigón, la paito del torrente Mayor comprendida en¬ tre la que está cubierta en la calle del Prin¬ cipe y la plaza de la Constitución. Se acordó qu >dara ocho dias sobre la mesa para su ex-imen y estudio.
So enteró la Corporación de una comuni¬
ca ión del señor Gobernador civil de la pro¬
vincia con la que devolvió autorizada una transferencia de crédito que el Ayunta
miento había acordado.
Previa lectura de las respectivas cueutas y facturas, se acordó satisfacer: a D. José Socias 929 29 pesetas por jornales y mate¬ riales invertidos en obras ejecutadas por administración durante el mes de Noviem¬
bre último; a D. Pedro Colomar 26 pesetas por reparar guarniciones de los caballos del Municipio durante el tercer trimestre de es te ejercicio; al Mayordomo de la Casa Pro¬ vincial do Misericordia 1570 pesetas por in
serción de varios anuncios de subasta en el
«Boletín Oficial»; a D. Bernardo Oiiver Ga mundi 100 pesetas por 50 quintales de leña para calefacción en el fielato del Pont d’ En Valls; a D. Gabriel Buadas 545’20 pesetas per una estufa de las llamadas «Salaman¬ dras» para la sala Capitular y oficinas déla Casa Consistorial; a los Hijos de Bauza Her¬ manos 355 pesetas por trabajos de herrería confeccionados para diferentes servicios mu¬ nicipales que se detallan en facturas se¬ paradas; al Secretario del Ayuntamiento 64’20 pesetas por gastos suplidos en diferen¬ tes comisiones a la capital, y a la agencia Estelrich y Fontanet 6'85 pesetas por trans¬ porte de la estufa de que se ha hecho refe¬
rencia.
Habiéndose enterado la Corporación de que la sociedad «Fomento del Turismo» tie ne acordado solicitar sea declarado Parque Nacional los parajes bellísimos y grandiosos llamados Miramar, de nombradla universal, y cuyo nombre va intimamente ligado al de Ramón Lull, gloria la más grande de Ma Horca y figura preeminente en la Historia de la Humanidad, acordó adherirse a dicha petición, por estimar que responde al anhelo
unánime e intenso de Mallorca.
A propuesta del señer Presidente se acor dó, por unanimidad, hacer constar en acta la protesta del Ayuntamiento contra el bárbaro y vil atentado cometido en el domicilio del Diputado a Cortes D. José Socías en la mad- ugada del día anterior al en que se cele¬ bró la sesión; telegrafiar el acuerdo al señor Socias, expresándole también la satisfacción del cuerpo municipal por no haberse tenido que lamentar desgracias personales, y tele¬ grafiar, además, al señor Gobernador, a propuesta del concejal Sr. Bauzá, para pro¬ testar del atentado y alentarle a la práctica de enérgicas instigaciones por ver de descu¬ brir a los autores materiales del hecho, para que no quede impune su delito, como igual¬ mente a adoptar las disposiciones del caso para atajar las campañas en las que se in¬ duce al atentado personal, única manera de salvaguardar a la sociedad de estos mons¬ truosos y criminales procedimientos.
Dió cuenta el señor Presidente de haberse
recibido una oferta de trigo argentino hecha por el comisionista D. Eduardo Garzón, se¬ gún la cual pnede adquirirse de 78/78 al precio de 53‘50 pesetas los cien kilogramos puesta la mercancía c. i. f. Palma de Ma¬ llorca, debiendo efectuarse el pago exferictamente, contra entrega documentos de em¬ barque, y al hacer el pedido e*. preciso abrir
un crédito con carácter irrevocable a favor
de la casa Bunge y C.a por el importe total del mismo, reservándose la casa exportadora cinco dias, a partir de la fecha de la deman¬ da, para la aceptación del pedido. La Corpo¬ ración, enterada, acordó aprovechar la ofer ta de que se ha hecho mérito y contratar con la casa BungeyC.Ma adquisición de docientas toneladas de trigo argentino de con¬ formidad con las condiciones expresadas, y
autorizar al señor Alcalde para que, en re¬
presentación del Ayuntamiento, pueda fir¬ mar el correspondiente contrato, arbitrando los créditos que sean necesarios para su cum¬ plimiento.
No habiendo otros apuntos de que tratar,
se levantó la sesión.

€u!to§ (Sagrados

He desea vender

Se desea vender

Una pieza de tierra huerto, con una casa

en olla enclavada, llamada Ca 'n Dent, de

En la iglesia Parroquial. - Hoy, sábado, este término.

día 10 —Completas solemnes en preparación de la fiesta de la Sagrada Familia, y acto seguido se continuará la novena de San An¬ tonio Abad, con sermón por el Rdo. D. Pe¬ dro Domenge.
Domingo, dia 11.—Fiesta de la Sagrada

Otra finca huerto, denominada Ca 'n Mo¬
yana, sita en la calle de la Romaguera y linda por Oeste con la linea férrea Tiene anejo el derecho de cuatro minutos semana¬ les de agua de la fuente de S’ Olla.

Familia.— A las siete y media, Misa de Co¬

Una casa señalada con el número 5 en la

munión general. A las nueve y media, se calle de Morag es.

cantará Horas menores, y a las diez y cuarto

Una pieza de tierra, pinar, encinar y o!i

la Misa cará el

mayor, con Rdo. Sr. D.

música, en 1^ que predi¬
Pedro Domenge. Por la

;

var, llamada nombre.

Sa

Bleda.

pago del

mismo

tarde, explicación del Catecismo Vísperas, j Otra porción de olivar, llamado Sa Sunye
la novena de San Antonio Abad, con sermón ra, pago Rocafort.

por el mentado orador, y acto seguido Impo¬

Para informes, dirigirse a esta imprenta,

sición del Escapulario Azul. Al anochecer,

se practicará un ejercicio dedicado a la Sa¬

Se deesa vend^f

grada Familia. Viernes, día 16.— A las seis y media de la
mañana, ejercicio en honor de la Virgen del Carmen. Al anochecer, Completas solemnes en preparación de la fiesta de San Antonio

j

Una porción de tierra y huerto de cabida 22 áreas más o menos con una casa, denomi¬
nada Ca 'n Capó sita en el torrentó de Ca 'n Creveta colindante por una parte con las

Abad.

Tanques de Ca'n Serva y huerto de Ca'n

Sábado, día 17.—Fiesta de San Antonio Menut por la otra.

Abad.—A las nueve y media, se cantará Ho¬

—Para informes calle de San Jaime n.°39.

ras menores y a las diez y cuarto la Misa ma oooooooooidooooooo ooooodood

yor, en la que pronunciará el panegírico el Rdo D. Pedro Domenge.

AVISO AL PUBLICO

Por la tarde, se verificará la acostumbra¬

El Platero de Ca‘s Botó compra a buen

da bendición de las caballerías, procesión, y precio dentaduras usadas, plata vieja, obje¬

acto seguido se cantará Vísperas y Com¬ tos de oro, platino y toda clase de piedras

pletas.

de valor.

En la iglesia del Hospital. — Mañana, do¬ mingo, día 30 —A las cuatro y media de la tarde se practicará el devoto ejercicio del
Via Crucis.

Cambia alhajas antiguas con modernas. Compra monedas de oro con buen au
mentó.
Gran surtido en géneros novedad y fanta¬

En la iglesia de N.a S.a déla Visitación. — Mañana, domingo, día 19. -A las cuatro de la tarde, Rosario y continuación de los Trece Domingos, en honor de San Antonio

sía a precios baratísimos. No vender nada viejo ni comprar nada
sin antes visitar el Platero de «Ca ’s Bstó»
Plaza de la Constitución, 32.

de Padua, con exposición del Santísimo.

VENTA

la casa de la callo de la Vuelta Piquera nú¬ mero 3, con corral, la adjunta cochera y un piso.
Para informes, dirigirse a la casa número 16 de la calle de San Jaime, o a la Notaría do don Manuel J. Derquí.
3 30033030030 JOO3O33000000300
Venta de solares
A voluntad de su dueño se vende, a pre¬ cios convencionales, varios solares de la finca Cd'n Cheliu, muy bien situados, inmediatos a la calle del Capitán Angeláis, en Sóller.
Para informes dirigirse a Gaspar Borras, Pastor, 11.
Jeune homme de Sóller
tnarié, complétement au courant du commerce de primeurs ou autres, demande gerartce ou empleoi se Ion appointements. Références de premier ordre. Reponse urgent á Mr. Salvador, chez Mr. Arbona.
4 Rué Bujeaud-Lyon. (Fi anee)
003030303003330303 033303000
SINDICATO AGRClOLA CATÓLICO DE SAN BARTOLOMÉ
Calle del Mar 15
El Presidente de este Sindicato participa a los Sres. socio s que han de encargarse pa¬ tatas para la siembra. Los socios a quienes interesa dicha semilla, pueden pasar por el domicilio sreial para hacer anotar su pedido.
Sóller 10 Enero 1920. — El Pres'dente,
Bartolomé Colora Ferrá,
Por acuerdo de la Junta de Gobierno de
.
este Sindicato se convoca a los 8res. socios a

MATADERO
El número de#reses que han sido sa¬ crificadas en el Matadero público de esta

Se desea vender el olivar nombrado Ca ‘n
Bisbal, del término de Fornalutx, situado en punto muy alegre y reúne muy bnenas condiciones. Para más informes dirigirse a D. Antonio Castañer, Rectoría, 5, Sóller.

Jnnta General extraordinaria para el día 11 del corriente, a las diez de la mañana, para tratar de la compra de trig’o argeutino.
Sóller 6 Enero 1920. —El Presidente, Bar¬
tolomé Colom Ferrá.

ciudad, durante el mes de Diciembre
último, asciende a 538 en esta forma: 00000000000© §00®®®

Corderos

383

Ovejas
Carneros castrados Cabras Machos cabríos. ...... Cabritos. Terneros. Cerdos

i Vicente Giner 64

CARCAGENTE

7

11

(Valencia)

10

—

®

0 48 7

TELEGRAMAS: GINER-CARCAGENTE

0

0 17

EXPORTACIÓN:

0

Total

0 538 Naranjas, Mandarinas y Limones

0 Pollos 111.—Gallinas 77. — Pavos 4

—Conejos 60.

Resumen del año 1919

^

Frutos escogidos ❖* Lo mejor del país

0

Corderos. .

5.140 0 Envío de precios corrientes sobre demanda 0

Ovejas
Carneros

907
72

00000®00®0000®00000

Cabras

76

Machos cabríos. ......

9

Cabritos Terneros
Bueyes

252

39

Maisons D‘ aprovisionnemet

.

3

Yacas Cerdos

5

COMISSiON ~ IMPORTARON -: EXPORTARON

3 958

Total

10.461

FRU1TS EXOTIQUfS ET PRIMEURS DE TOUTES PROVENANCES

Y además: Pollos 1.874.—Gallinas
1.401.—Conejos 1105.—Pavos 14.

: 6. Alcocer preres:

L4 UMOHÍ

= M ETZ =

En cumplimiento de lo que preceptúan los artículos 14 y 21 del Reglamento porque

i Adresse télégraphique: ALCOPRIM-METZ. — Telephone 225.

se rige esta Sociedad, la Junta de Gobierno

de la misma, en sesión celebrada ayer, acor¬

dó convocar a Junta General ordinaria para

el día 25 del actual a las 17 en el local social,
para proceder al examen y aprobación de cuentas del año anterior y renovación de la mitad de la Junta Directiva que ha de ac¬ tuar durante el presente.
Lo que se hace público para conocimiento
de los señores, socios

La Fertilizadora-S- AFÁBRICA DE ABONOS QUÍMICOS -♦ DESPACHO: Palacio, TI.—PALMA

Sóller 9 Enero 1920. —El Secretario, Ra¬
món Lizana. O30333CO33O33333Í3 033 J33 9003
fie desea alquilar

Superfosfates de cal, sulfato de amoniaco, hierro y cobre. Abonos completos para toda clase de cultivos
ÁCIDOS: Sulfúrico y muriático de todas graduaciones
SERVICIOS GRATUITOS

una casa, mediana, con corral, no muy lejos del centro de la población. Para informes en la imprenta de este periódico.

!

Consultas sobre la aplicación de envío de varios folletos agrícolas.

los

abonos;

análisis

de

tierras

y