Ata XXXII (2,» EPOCA) NÜM. 1591
Ata XXXII (2,» EPOCA) NÜM. 1591

SABADO 22 SEPTIEMBRE DE 1917

SEMANARIO INDEPENDIENTE
>•-FUNDADOR Y DIRECTOR: D, Juan Marqués Arbona. REDACTOR-JEFE: D. Damián Mayol Alcover. Q REDACCIÓN y ADMINISTRACIÓN: calle de San Bartolomé n.# !7.-$Úbl¿£8 (Bamearss)

Sección Literaria
SOR DULCÍSIMA
La moojita era blanca como una azu¬ cena; sus ojos zarcos teuíaa suavidades de terciopelo; sus mejillas habían de ser al tacto como seda, y era su alma y toda ella, eu aquel hospital, como una ama¬ ble aparición de candor.
De las complejidades profundas y mis¬
teriosas de la virtud, lahermanita encar¬ naba al exterior la virtud fácil, sonriente,
feliz; las austeridades serían para ella sola; las espinas, clavadas bien adentro las llevaría; bien ocultas las áridas tri¬ bulaciones; bien guardada su cruz den¬ tro del pecho; porque afuera, todo era sonrisa angélica y tranquilidad imper¬ turbable; y una como transpiración de felicidad, que formaba en torno de ella un ambiente paradisíaco.
La llamaban sor Dulcísima.
Sus manos albeaban sobre la carne
sangrienta, o sobre las renegridas muti¬ laciones cárdenas, con un traslúcido re¬
flejo de beatitud; de aquellas manos se evaporaba y de todo aquel ser bendito
irradiaba una emanación luminosa, im¬
precisa, como claridad divina increada. ¿Quién metió a aquel ángel en aquel in¬ fierno de hospital?
Porque este hospital, improvisado muy cerca de la línea de fuego, era un pandemqnium de agonizantes; de recientes he¬ ridos maldecidores; de mutilados cuer¬ pos, sangrientos pingajos, en los que se dudaría residiera aún un alma; despojos de hombres ametrallados, que no ofre¬ cían al médico más que la desesperación del bisturí, y a la monja la llorosa ple¬ garia al Cristo de las agonías martiriza¬ das. Este era un hospital de primera cura, en la retaguardia de un Ejército.
Eran traídos allí, negros aún de la pól¬ vora y de la humareda del combate, los pobres soldados, medio locos todavía del infierno de la lucha; gritando enronque¬ cidos o de dolor o de rabia, con los ojos espantados de la visión de la muerte.
Hospital de peligro, donde se atendía a la vida ajena, arriesgado la propia; hospital inadecuado, lóbrego; habilitado de un edificio medio derruido por resien¬ te cañoneo; hospital sin gloria, donde entre mil peligros se practicaba la cari¬ dad sin halagos de públicas admiracio¬ nes o compensación de elogios. Y como era abrumadora la tarea, día y noche sin descanso; y como en los vaivenes de aquella batalla, que duró semanas, se vió envuelto el edificio en la refriega
varias veces, se había ido mermando el
personal sanitario, o por enfermedad, o por muerte de martirio anónimo. Y así ahora, sólo un médico heróico, con va¬ rios ayudantes, y sola sor Dulcísima, con su intrapidez mística de santa.
Otros, otros hospitales llenos de rique¬ za y de pública alabanza, y visitados por Reyes y damas tan caritativos, otros, es¬ tarían rebosantes de glorias médicas ,de prestigiosas mujeres de la Cruz Roja.
Pero este no..., no eran solicitadas sus
plazas. Los sanitarios iban y venían del campo al hospital../; más heridos... más
heridos; ¡cuántos! Las camas llenas, lle¬ nos los suelos, y hasta los pasillos; en
cada rincón un moribundo. La casa,
atestada de dolor, resonante de gemidos y estertores; el médico, con virtud mal¬ humorada, luchando a brazo partido con el dolor, contra la escasez de material, y
de tiempo y de espacio. Sor Dulcísima no tenía la virtud malhumorada; iba y

SjA CtKJJSBRáL

Ruinas de! castillo de Coucy

venía dulcemente de uno en otro, como j

ASPECTOS

una aparición, sin hacer ruido; siempre I

sonriente; siempre sus manos acarician- I
do frentes sudorosas por ia agOQÍa; siem¬

ESPAÑA Y LOS ESPAÑOLES

pre haciendo sonar a los oídos ensorde¬ cidos por los truenos de la guerra,- su vocesita de paz y dulcedumbre; siempre llevando a las almas espantadas el sosie¬
go de ia esperanza de un bien ya próxi¬
mo, en la verdadera patria del cielo.
¡Oh, sor Dulcísima santa! Sin reposo
semanas y semanas. ¿Cómo su cuerpo de mujer resistía aquéllo; cómo no se do¬ blaban sus piernas de niña bajo cruz tan ominosa? ¡Qué blancas sus manos, qué pálida la suavidad aterciopelada de su cara; qué exangüe y débil la envoltura de aquella alma fuerte, yunque broncí¬
neo del martillo de la virtud!

En mi tertulia de todos los días, ten¬
go como interlocutor habitual a uno de esos amigos que nunca faltan en sitios y casos semejantes.
Lo imprescindible de toda tertulia, o mentidero, lo que les da más sabor es un hombre, poco más que cuarentón,
de cultura corriente aun cuando sea de
kíosko o de impreso» prestados, pero sobre todo de polos cercanos y de «abul¬ tado ecuador, de aspecto grave con se¬ riedad algo fiGgida, sanchopancesco sin quitar alguna salida de Quijote y reve¬ lando siempre,—ello no falta en los ta¬

Llegaban y llegaban heridos. ¿Iba a ser aquéllo el fin del mundo? Hombres fornidos, destrozados en bárbaro alarde

les de que hablo,—una convicción pro¬ funda de su suficiencia y unos aires de redentor un poco pedantes.

de pujanza por el hierro; jovencillos im¬ Ingenuamente, he de confesar que

púberes, sangrienta la tersura de su me regocijan mucho esas personas, por¬

carne joven, y árabes, y negros gigan¬ que en todo momento demuestran su
tescos dando extraños alaridos én len¬ carencia absoluta de intenciones sospe¬

guas raras; heridos de muchos países, chosas o propósitos suspicaces.

como si toda la humanidad destrozada

Su círculo es limitado; pero a veces,

hubiera de venir a hallar su muerte muchas veces, se manifiesta en ellos to¬

bajo las manos pálidas de la monjita.

do un ambiente invasor, unas opiniones

La hermana sucumbía a la fatiga; su corrientes, muy del arroyo, toda la idio¬

frente se abatía abrasando de fiebre; sincrasia que roe la vida de los encerra¬

temblaban ya sus manos sobre las heri¬ dos en un quietismo espiritual, de los

das; y más gente moribunda; y sin cesar que obsesionados por una preocupación

el estruendo de aquella batalla eterna... adquirida, no hacen ya más que ali

Y un día comenzaron a pasar tropas mentaría o acrecentarla. Claro, es su replegándose en huida. ¿Se perdió la ba¬ cultura de kiosko y literatura ambu¬

talla? El estruendo se aproximó más y lante. más; estaba ya encima, era un infierno. Oid parte de la peroración que, mi su¬

A. la noche, comenzaron a estallar bom¬ sodicho interlocutor, a modo de resumen

bas en torno al hospital, y varias caye¬ de la tertulia, nos hacía la otra tarde, a ron sobre él. En las sombras retumba¬ la hora del crepúsculo, cuando las cam¬

ron desplomamientos humeantes, aho¬ panas esparcen suavemente por todo el

gando aullidos de muerte...

pueblo sus toques de oración envueltos

Y al sol del nuevo día, vieron los ven¬ en el aire tibio de calma de verano:

cedores, entre los escombros de aquel «¡Este Gobierno! ¡Esta España! Nues¬

hospital, sobre el cadáver de un soldado, tro país se despuebla, queda sin hijos.

el cadáver de sor Dulcísima; tenía unas ¡Cómo podemos regenerarnos, si se es¬

vendasen las manos, para las heridas de capa la esperanza de regeneración, si

aquel soldado; tenía los suaves ojos España huye de España!»

abiertos, tranquilos, ellos que vieron ve¬ Y, evidentemente, así, España no sólo

nir la muerte; teuía en el rostro una no se regenera, sino que se desangra* se

sonrisa feliz, y de toda ella irradiaba arruina. Pero el emigrante se marcha a

esa luz beatífica, destello del fulgor de otra patria porque nada tiene ni encuen¬

bienaventuranza.

tra en la suya de lo que imprescindible¬

Serafín Puertas

mente necesita. Busca un trozo de pan

en tierra ajena, que para él es tierra única de promisión como la esperaban
los israelitas.
¿Cómo podemos detenerlos? ¿Qué prin¬ cipio divino ni humano puede obligar¬
les a morirse de hambre?
—Eq nooíbre del patriotismo no os marchéis,—podréis decirles, exigirles, suplicarles.
—¿Qué patriotismo tiene derecho a exigirme eternamente a que me quede sin pan, que no coma mi esposa, mis hijos?...--será su contestación, ¡mere¬
cida contestación.!
E indudablemente, el emigrante emi¬
gra.
«¡Qué se marche! Hace bien, ya que de España no se lleva sino el hambre, esto es: ruina, miseria, desconsuelo; vergüenza nuestra, mejor dicho de
nuestros gobernantes. ¡Pobre España!»
Esta es la última exclamación de
nuestro amigo sanchopancesco, bona¬ chón, con aires de redentor.
Y sigue en este día o en otro día pare¬
cido:
«...Porque lo que dije. Como sabéis todos, ha llegado mi vecino de la Patagonia, rico, respirando plenamente y a dos pulmones. Un muchacho trabajador que, gracias a la idea que tuvo de mar¬ charse, podrá vivir hoy una vida des¬ ahogada y cómoda. El mismo me lo ha contado. ¡Aquéllo, aquéllo es un país delicioso! Se trabaja mucho; pero se ga¬ na más. Yo no sé como hay quien se queda por aquí. No se necesita la patria para nada: allí, dinero, vida, salud, tra¬ bajo. Si enfermos, mejor en aquellas quintas que en familia. Si seguridades, mejores las da el extranjero que las re¬ presentaciones que allá tenemos. Hubie¬ ra escuchado el patriotismo, y mi vecino
estaría sin un cuarto. Entre nosotros,
quedarse, es renunciar a sí mismos. ¡Todo por estos gobiernos que pade¬
cemos!
¡Pobre España!»
Y sale a relucir como final de discurso
la consabida frase.
Y en la primera ocasión que se pre¬
senta nos entera a los contertulios, el
amigo de siempre, de la siguiente noti¬ cia, acompañada del inseparable y re¬
dentor comentario:
«...El pobre Antonio está en camino de regreso, miserable, enfermo, después de seis años de amarguras en las Américas del Centro. ¡Si no puede ser de
menos!, porque, señores, estoy conven¬ cido, esto no tiene remedio. Este infeliz
muchacho fuése, cansado de arrastrar la
vida con solo un mendrugo de pan. Además las ilusiones... cosas de juven¬ tud... en aquellos países, ¡claro!, tiene que trabajarse mucho, y, para hacer al¬ go, hoy los súbditos tienen qüe ser pro¬ tegidos por sus respectivos países y atendidos, además, en caso de necesidad.
Este joven por desgracias de la vida se vió desamparado, enfermizo, explotado, y como los españoles por lo visto somos como los carneros, salidos de aquí, la patríanos abaudona totalmente. ¿Para qué somos españoles? ¿Para qué está la patria? Porque si bien Antonio no la tu¬ vo muy en cuenta, no podía olvidar nuestra representación que era uu com¬ patriota, Y gracias que el consulado le facilitó pasaje para el regreso.»
Y ¿por qué repetirlo? todo eso es para llegar a la exclamación eterna, ai tópico aprendido como frase de cajón. La cues¬ tión es aumentar cargos, culpas, defec¬ tos; hacer obra negativa desde una mesa
de café.

Todo eso es muy frecuente. Todos clara y bien entonada voz, sin el descoco ? para muchos nuevas; es que... no les dió cuartillas quisieran .ser—, fué muy opor¬

mis lectores de seguro tendrán amigos, que tanto temen los padres de familia y a los invitados esta vez por ahí, y es tuno, y posible es que resulte también

compatriotas parecidos, que se expresan en términos análogos porque esto si que
es cosa muy nuestra. ¿No repugna ya este discursear tan
hecho, tan manido? ¿No hace ello pen¬ sar en otra cosa más que en las flaque¬ zas de España?
En vez de asentir a las lamentaciones
hacia nuestro país yo creo que cabe me¬ jor exclamar ¡pobres españoles! Porque ante tal forma de pensar y de decir, an¬

los partidarios de la moral en el teatro aunque no lo sean, y sí con mucha gra¬ cia, con verdadero donaire y arte exqui¬ sito, cantó un sin fin de canciones que deleitaron a los aficionados y a los inte¬
ligentes y arrancaron a udos y a otros salvas atronadoras de aplausos. Sólo a los estragados que a nada más que a lo picante encuentran gusto, oímos despre¬ ciar la fina labor de la agraciada joven,

lástima porque esta cíase de paseos son además de agradables, instructivos e hi¬ giénicos.
Otra vez será, Dios mediante.
En Palma se ha autorizado la matanza
de cerdos para el consumo público, pro¬
hibiendo solamente la venta de embutidos
crudos; en Sóller no se ha autorizado todavía, que sepamos, y esto será proba¬

muy eficaz: en estilo ameno y claro, muy conciso, cáustico más bien, demostró la utilidad de la Institución y lo sensible que es el qua la mayoría de los vecinos no se haya percatado aún de ella, ni siquiera de los enormes esfuerzos que ha de hacer el Comité para, en medio de la general apatía, mantenerla y vigorizarla. Esa constancia, esa abnegación, no por proteger la política ni ningún sectaris-^

te tales españoles, es cuando me pareee y nos halaga hacerlo constar porque blemente porque aquí... «hace más ca¬ rao, sino por «hacer patria», como es la

nuestra patria más desventurada.

creemos hacer con ello su mejor elogio. lor.»

finalidad de los Boys scouts, bien merece

Je a.

*

Pues no está muy lejos la capital para el apoyo de todos los ciudadanos, de

**

que sea tan marcada la diferencia de cuantos amen el pregreso, de todas las

Poniente de Mallorca.—Verano del

La segunda jornada de El coche n.° 13 temperatura entre una y otra población. personas de buena voluntad.

año XVII.

—que no desmerece por cierto de la pri¬ Hay quien fundadamente opina que la tal Fué muy elogiada la peroración del

OQOOOOaOOOOOOOOOaOOOOQOQOOOO mera—se proyectó el jueves en el mismo prohibición ni aun durante el más ri¬ señor Blanco y felicitado efusivamente teatro y se repetirá mañana tarde y no¬ guroso de los veranos tiene razón de ser, éste por sus íntimos al terminarla; como

Crónica Local

che, según vemos en la sección de «Es¬ y que es ésta, por consiguiente, un abuso nos contamos en el número, a las de pectáculos» que publicamos en otro lugar. de la autoridad, como lo es el señalar los éstos unirnos también nosotros cordial

Un acuerdo de suma importancia, ver¬ daderamente trascendental para el por¬ venir de esta ciudad, tomó días pasados
la Junta Directiva de la sociedad «Marí¬
tima Soliéronse»; el de acceder a la peti¬ ción reiterada de un naviero catalán, y venderle el vapor «Villa de Sóller».
Bajo el punto de vista comercial, no cabe duda de que hace la mencionada Sociedad un buen negocio, pues que, des¬ pués de algunos años de servicios, se la da por el vapor un capital mucho ma¬ yor del que, cuando nuevo, le costó: 40.000 duros, que es un beneficio que comprendemos había de venir muy cuesta arriba despreciar; pero bajo el punto de vista patriótico, es decir de conve¬ niencia para la localidad, sí cabe dudar de si es o no ventajosa esta lucrativa operación.
Es muy delicado para la Sociedad el resolver, una vez ingresado en su caja el enorme capital que esa venta habrá producido, qué aplicación se le va a dar; por si pueden nuestras observaciones, oportunamente hechas, contribuir al acierto, pensamos escribir algo en nues¬ tro próximo número que podrá la Junta
Directiva tener o no en cuenta, pero
que de todos modos dejará expresado lo que pensamos nosotros acerca del parti¬
cular.
El sábado de la anterior semana lle¬
gó a esta ciudad, completamente resta¬ blecido de la dolencia que le aquejaba y

Para la velada de hoy se ha anunciado precios a qué los artículos han de ser

un programa colosal, con sólo dos obras, vendidos. Para los que así opinan, ¿qué

siendo la principal la tan renombrada abuso no vendrá a ser, si desean comer

película Carmen, de 2500 metros, en cua- carne de cerdo, lo de saber que a unos

tro partes, marca Cines; la otra es Salto j treinta kilómetros la comen ya y no
salvador, en dos partes, que gustó mucho pueden ellos sin embargo satisfacer su

también en la función del jueves.

capricho?

Conforme anunciamos en nuestro nú¬
mero anterior, celebraron el sábado y domingo últimos una fiesta popular los vecinos de la barriada de Les Argües, la que se vió muy animada.
El sábado y el domingo por la noche hubo baile al estilo del país y velada musical que corrió a cargo de la banda de ¡a «Lira Sollerense». El domingo por la tarde también hubo baile y además
se entretuvo a los concurrentes con va¬
rios divertidos pasatiempos. Toda la barriada, principalmente el
centro de la misma donde en especial te¬ nía lugar la fiesta, estaba adornada con mirto y banderitas de papel de diferen¬
tes colores.
El pasado domingo la sociedad «Fo¬ mento del Civismo», de Palma, celebró, con nn banquete en Inca, una reunión magna de fuerzas adictas de la Isla, con
asistencia de un centenar de comensa¬
les.
Se pronunciaron diferentes discursos, brindando, todos los oradores, por el progreso y prestigio de la Sociedad y por la extirpación del caciquismo, muy

La anunciada fiesta conmemorativa
de la fecha de fundación en esta ciudad
de la Sección local de los Exploradores Mallorquines, se celebró el domingo y el martes últimos con gran esplendor. Co¬ nocen nuestros lectores ya el programa de la misma; sin embargo, no creemos esté demás completar la información añadiendo a lo dicho que las pruebas oficiales de los heliógrafos obtuvieron el excelente resultado que se esperaba,
siendo éste sin duda el acto más intere¬
sante de los que constituyeron la men¬
cionada solemnidad.
La asistencia fué, si no numerosa, muy selecta, y ante ella se cursaron entre
las estaciones instaladas una en la ladera
del monte conocido por Sl Olivá d‘ es Fanás y otra en las inmediaciones del Con¬ vento, junto a la finca Bona Vista, de don Joaquín Aquiló, algunos telegramas de salutación con suma facilidad, y de ésta pudieron los presentes deducir— elogiándola por supuesto—lo útiles que han de ser estos aparatos para la Institu¬ ción y para estimular e instruir deleitan¬
do a los muchachos.
***

felicitación.
Dió principio ayer eu esta parroquia
la solemnísima oración de cuarenta-horas
que todos los años en este tiempo dedica
a su excelsa Madre la muy numerosa
asociación de Hijas de María. En la sección de «Cultos Sagrados»
del anterior y presente número van de¬ tallados los actos religiosos que consti¬ tuyen esta extraordinaria solemnidad, que continúa hoy y terminará mañana, día principal, en que se desplegará en aquéllos mayor esplendor.
El templo luce cou tal motivo sus me¬ jores galas, presentando hermosísimo as¬ pecto el altar mayor, cuyo retablo queda completamente cubierto por ricos da¬
mascos de los cuales destaca la Mesa
Eucarística, bajo precioso dosel, profusa y simétricamente iluminada. También aparece artísticamente adornada con vistosísimas flores y numorosas luces la capilla de la Santísima Virgen.
Por la Alcaldía de esta ciudad se ha
hecho público que el día l.° de Octubre próximo deben empezar las clases, en la Escuela Militar oficia!, para la enseñan¬
za de la instrucción de las distintas Ar¬
mas y Cuerpos del Ejército. Y se da pu¬
blicidad a la noticia con el fin de que los futuros reclutas de esta ciudad que deseeu aprenderla de cualquiera de ellas cursen sus instancias con tal objeto antes
de la mencionada fecLa. «

que motivó su partida, nuestro particu¬ arraigado aún, por desgracia, en los pue¬

La velada, el martes, eu el salón del

Eu dicho centro la instrucción es com¬

lar amigo el joven médico Dr. don Ma¬ blos de esta isla.

nuel Badía.

Reinó gran entusiasmo.

Vuelve de nuevo a dedicarse a su hon-

Dado el número de los asistentes, en¬

rosa profesión y tiene establecido su ga- tre los cuales podían distinguirse fáeil-
binete en la misma casa de la calle de ■ mente elementos de todas las poblacio-

Isabel II, donde recibe a su clientela en nes de Mallorca, cabe deducir que la so¬

las horas que anteriormente tenía seña- i ciedad «Fomento del Civismo», cuyo pre¬

ladas.

f grama y alcance de sus funciones no

«Fomento Católico» dió un lleuo, y esto que esta vez a las localidades se les ha¬ bía asignado un mínimum que debieron satisfacer por anticipado los ocupantes. Fueron bien interpretados todos los nú¬ meros del programa, así por los jóvenes aficionados al arte teatral, que en la
declamación han hecho notables progre¬

pletamente gratuita, debiendo los que la soliciten acompañar a sus instancias, di¬ rigidas al Excmo. señor Capitán Gene¬ ral de este Distrito, el certificado de su nacimiento y declaración subscrita por su padre, madre o tutor, para que por la Escuela de referencia puedan ser cursa¬
das a la nombrada Autoridad.

Sea bienvenido.

\\ tuvieron, anteriormente, mayores adep- sos, como por las bandas de música de la

I tos, va despertando el interés público y «Lira Sollerense» y de cornetas y tam¬

El mitin contra la blasfemia que diji¬

Si la nueva empresa cinematográfica i conquistando briosamente un puesto dig¬ bores de los Exploradores, que tuvierou mos en nuestro penúltimo número ha

se esmera en agradar, como dijimos, ; no entre las corporaciones isleñas.

a su cargo la parte musical. De todos organizado la Lliga del Bon Mot para

complacómonos también hoy en poder j Felicitamos a los sostenedores de ía estos números sobresalieron el monólogo mañana, en el vecino pueblo de Deyá,

expresar que el público sollerense corres- f Sociedad y a los organizadores del acto El despertar de una rasa, que dijo admi¬ empezará a las cuatro de la tarde.

ponde. Y lo prueba el que el sábado y do- i del domingo.

rablemente el joven dou Cristóbal Ma- Dirigirán la palabra al público los

mingo últimos, a pesar de la fiesta popu¬

graner Morell, y la hermosa pieza concer¬ jóvenes D. José Magraner Vicens y don

lar en Ses Argües, y de la rifa del Hospi¬ No habiéndose reunido número sufi¬ tada de la ópera Maruxa, que con gran Cristóbal Magraner Morell y los señores

cio en la plaza de la Constitución, y de los. ciente de excursionistas para visitar el precisión y ajuste tocó la referida banda. D. José Font y Arbós y el Rdo. D. Je¬

consabidos bailes y varietés eu la Huerta, domingo último las famosas Coves deis Fueron todos los intérpretes calurosa y rónimo Pons, vicario de aquella villa.

etc., el teatro de la «Defensora Solleren¬ Ams, en Manacor, se desistió de verificar unánimemente aplaudidos.

El acto empezará y terminará cantán¬

se» se vió en todas las funciones satis¬ la excursión que había organizado, como

Y lo fué de uu modo especial nuestro dose por el público el sencillo pero

factoriamente concurrido.

saben nuestros lectores, la Empresa amigo y colaborador don Cipriano Blan¬ expresivo y ya muy popular Himno

Y tanto de las películas que se proyec¬ Soler.

co, miembro del Comité, que dió una contra la blasfemia, última producción

taron, como de las excelentes cualidades La idea no fué simpática a nuestros sorpresa agradabilísima no sólo a los musical de nuestro paisano D. Pablo

de la canzonetista Blanca de Navarra, paisanos, al parecer; a pesar de poder concurrentes sino que a sus mismísimos Canals.

que era el verdadero atractivo, salió el inscribirse en las dos más frecuentadas compañeros de ¡a Dirección, pues que

público muy satisfecho. En efecto, la sociedades de la localidad, además de en sin previo anuncio salió al escenario y Dijimos en unestro penúltimo número

cinta El coche n.° 13 es uua preciosidad, la tienda «La Artística», en ninguna de tomando como base el deseo de expresar que el Comité local de la «Cruz Roja»

más aun que por su interesante argu¬ ellas se oyó jamás hablar con entusiasmo a los asistentes su gratitud en nombre organizaba una velada recreativa, pero

mento, por la esmerada factura de la de la excursión. Y no es que no estuvie¬ propio y del Comité, leyó algunas cuar¬ no pudimos precisar la fecha por no ha¬

film; y por lo que respecta a la bella y ra bien organizada para aprovechar el tillas que contenían verdades de las que berse todavía fijado al escribir. Hoy sí,

sumamente amable artista, motivos tuvo día y disfrutar con las menos molestias j en Sóller hace mucha falta repetir. El podemos informar a nuestros lectores

para quedarlo también, pues que con ; posibles de paisajes hermosos y vistas [ discursito—o lo que aquellas inspiradas que dicha velada tendrá lugar el miérco-

-Og

‘«Saaaj, «XU«S

ap

8||T30

‘a.§U9ttlOQ

>«>11

uop ap

■bí^’B^ojví

«j

c

asatSiaip sautaojut

e.tü j

•XIBJ

-BtUiq

ap

BJ8í8JaB0

BJ

U8

OpBtlíTS

lUC(J

S,

VQ

ap

axuanj

bi

ap

btiSb

ap

oqaaaap

uoo

ibÍubj

-bu

o^janq

un

ap

ax-tud

apuaA

as

suúiapy

•bi.io^oj \\

B|

ap

aguo

«j

ua

«ptjnxts

-a’l as ‘.tBXB.tx b

so^unsB

■uotsas

bi

o;uba

so.txo opuetquij 0^

•Btouanoasuoo

ua Bt.tapaoO.td sauoto

-nqtJXB

ap

Bioa.tBO

opa

B.tBd

anb

B.tBXinsa.t

ts

anb

A

‘oto.tA.tas

|ap

BtouatuaAnoo

bi

ua opB.ttd

-sut

a

otdtatunj\\[

jap

Btutouooa

bi

b

SB.tiui

uoo

•npap

as

un°as

‘uxoano

ns

aod

uu.fBqB.ix

auatA

-uoo

sai

opunno

‘pdtotumu

BpBStaq

bi

ap

sota

-uaado

soj

anb

ap

pfanb

as

uaiquiux

'saiudio

-tunut

sopuox

soj

8P

ototnfaad

ua

bsqxsoo

sbui

uptoonaxsuoo

buu

oqoaq

nq

as

uxsa

ua

‘upS

-tut.toq

n

B-taatx

ap

opunag

uuq

as

SBganbu

SBaxuatui

sand

‘uaxsoo

oxuatutBxunAy

p

anb

sbj

ua

ojaaoBq

traquinxsooB

as

outoo

Btuaoj

bj

ap

axnauiaxúaaajtp

opts

asatqnq

Punq

bj

ap

bi

uxsuq

B^ag

anb

vpjivg

upj

ap

aqouusua

‘s

o'M

oiaaiNaiMao

aaa

qqqyO

.taggg

ua

asaiSiagí soptpad soj

uaug

•§aiBuotoaaAUOo

soto

-aad

b

‘ojpi

ap

A

Btpaut

ap

‘uqoaau

ap

‘sos

~t3d

soSiq

ep

seuofeo

©p

uoioo©j.uoo

bi

u.tud

SBaapBut

‘saaopuxjodxa

soj

b

aoaajQ

VONI

aa

OMSlNIdHVO

SIATffd

MIOTI

sBxaxiB

sBiouapuadap

a

iua.too

uoo

bsbo

Bun

oopiiai

an

CGCOOGOCGCOCOCGOCGGCOOCQCeo© ’sauuojui

sBraep

so[

UBJBíinoBj

as

t?xuaadim

«isa

uq

■u^Asap

A

sostd

soqotp

b

aonpuoo

anb

¿g

0'u I8P buSi^uoo B-iaiBO^a

«I

auzigin

B.iBd

bsbo

Bqoxp

b

soxauB

sotpaaap

soj

Á

‘nuAsap

A

sostd

sop

‘oiansaaxua

‘ubuS

-bz

ap

B?sanduioo

‘prapmo

B^sa

ap

‘cg 0-u

‘bu

-nq

bj

ap

aguo

«j

ua

«XTS

‘jbj.ioo a

bsbo

Bun

Btosq

01

anb

oisajtuBtu

aiuapisa.tg

.tonas

iq

•noto

-tsodo.td

Bpsa

b

ot.ttqpB

as

sbuozo

.tonas

jg

•sopuaidoia

sopuaja.t

soi

ap

oup

-sap

ap

sotqtuBO

A

uotOBztuBS.tosap

Bisa

b.xbs

-eo

anb

otptj

'oS.tBO ns

ap

otdoad

ia

apuagu

-sap

as

A

sopB.tquiou

uo.tauj

ou

anb

]a

B.tBd

oiotAaas

un

uuxsaad

ibuo

o[

uoo

‘iBdiotuntu

Btp.tBttS

bi

b

souinsuoo

ap

ouibj

pp

sopBajd

-uta

soi

‘BsaaA-aotA

A

saxuetqt.tosa ap pBppBO

ua

saiBdtotuntu

snutopo

sbi

8P

sotunsuoQ

ap

uotoB.txstnitupy

bi

ap

ocubj

ia

ua

otonuas

.xbx

-saad

b

saiBdtotuntu

SBtpaunS

soi

b

opuBugsap

japn^A

Rdfiiap

en

•gg

0

U

BpB^lO

VA

BS

-bo

bi

ua

8aia

anb

‘x«uaag

aaApQ

atuoioxJug

uop

‘ouatip

us

b

as.ttSi.np

‘sautaojut

«aug

•sauoto

-tpuoo

sa]qB.tofautut

uauna.t

sbsbo

s«qot(j

•buSb

uts

oaad

‘ouanbad

SBtn

oSjb

‘auatx

oj

uátq

-tuB?

8g

oaaranu

jap Bq

'pfifi

tS 8P 9^ua,nj bj

ap

BUBjatdojd

bbSb

ap

otpatu

A

soxnutui

gX

A

pBptoBdBo

a^uBXSBq

ap

i«.taoo

un

auatx

¿X

oaaumu

]ap

«q

^g

A

¿j

soaaumu

soj

uoo

supBiBuas

apuoQ

¡ap

Bt.tanbjy

bi

ap

aguo

B]

ua

SBpBU!)tS

SBSBO

SOp

.tapU8A

B9S8p

9g

sop

ap

apiBoiy

.tonas

p

anSts

anb

OAtsnqB

.tapaooad

jap

pxsaxo.td

(¡anSii\\i

uop)

ujojoq

.tonas

jq

•axna.t.tox p

uoo

axuBputi

‘spig

g, vp)

.tod

op

-pouoo

o^und

pp

sauotoBtpatuut

sbi

ua

‘xtB.t

-Btutg

ap

BapjB

bi

b

aonpuoo

anb

ouiuibo

pp

uotsua^uoo

ap

oanut

p

.tB.tBdaa

opaooB

as

(otu

-opy

uop)

uiojoq

.tonas

pp

upandoad

y

•o^uatuiB.tqn axuatpuodsa.t.ioo p

JBUi.ig

IB

saín

pp

pup

ib

sopBajuBo

uB.tas

8nb

oqp

-a.tB.quoo

a

Bxuasaad

anb

uotOBp.t

bi

ap^IP

-atu

axuatuiBUBtaas

sopB^uaAap

saiBuaof

soj

ap

aiaodrat

p

BpB.ot.tq

bi

ap

zupdBQ

p

jbx

-UBppB

OUtAUOO

as

SaiBdlOtUttUl

SBUIOpO

SB¡

ap

OÍBqB.t'4

p

.tBXUatUUB

OU

BJBd

A

‘opBp.tOOB

jsb

optiBpanb

‘apauijBUBtuas

.tBjqoo

ap

uuq

so.ta.tqo

sopa

anb

ua

sopox

opuatutAuoo

‘sapC

-aouoq

saaonas

so.qo

opuatutA.taxut

uotsnostp

bi

oSuopad

as

‘uotoBaodaoq

bj

BpB.taxuq

•oztq

as

tsy

•o¡noq.iB opiaajoa p

pp

aguo

bi

ua

upinaxsuoo

BaaoB

bi

ap

opuoj

p

anb

ap

pfenb

as

(pnSgyj

uop)

utopo

.tonas

p

suxuano

sujsa

ap

B.tnxoai

bi

BpButui.tax

•ajpo

Butsiut

uxsa

ap

ostd

p

.tauodtuooa.1

A

vpdvg

ut

vj

ap

aqouus

-ua

pp

aguo

uun

ua

A

«B.tanSiq»

bi

ap

outut

-bo

p

ua

SBJaoB

.ttnaxsuoo

B.tBd

'suxd q¿)0S6

A

o.tapBXBj\\[

oAenu

p

.iB.i.iao

u.tBd

Bpu.tq

-uiBiB

uun

jboojoo

u.tud

’suxd 01)65

‘0<Jstqo

.tonas

-oran

p

oztq

uptoBjqod

uxsa

b

anb

bxis

ia

B)

axuuanp

sagBO

sbijua

.iBu.topB

aod

suxas

-ad

51,25

íoaapBXUjv

OAanu

jap

BigauxuBOiu

bi

b

BpBojxoBJd

u9toB.tBda.t

Bun

aod

‘suxd

XLII

ísBgauBXuoq

suq

ap

pp

ajuand

pp

aqouBsua

a

xxnpuaoq

ap

ouiuibo

pp

ostd

p

jauoduioo

-aa

aod

‘suxasad

60.695

-Bogqnd

uzatdutg

na

suxasad

89,QX5

:oui¡xin

ognf

ap

saut

p

axuua

-np

iBdptunra

uptOB.txsiuiuipB

aod

SBpuzquaa

sbj

«i°d

‘SBogqnd

suaqo

ap

iBdtoiunj\\[

upuS

-uta

bj

ap

zBiudBo

‘sutoog

asop

uop

b

iputox

-stsuoo

bsb0

vj

ap

opBaqutnjB

p

aod

suxasad

55,05

a

oogqnd

-asad

‘«sb0

jq»

opuaquinju

p

pupatoos

bj

y

aod

‘5C,gQg sbx

:sB.tnxoBj A

sbx

-uano

saxuatn8ts

sbj

ap

oSud

p

9p.toou

ag

SBOug

suAixoadsaa

sus

ua

sa.iB¡notx.iBd

suaqo

auogtaaA

uaud

ostutaad

soutoaA

sot.tBA

b

aapaouoo

9p.ioou

as

‘sbioubx

-sut

suAtxoadsaa

sbi

8P

uanxoai

b¡

upa.tg

•go0

ipuiug

uop

A

u.taxuoaq

uunp

uop

‘utojoq

pn8tp

uop

‘sbuozq

ubiuibq

uop

‘uiojo0

otuoxuy

uop

‘aaAtjo

aopBAjug

nop

‘aaAooiy

-y

oapaj

uop

‘uzaxaoq

otuoxuy

uop

OOGOOGOOOOOPGOOGGOOOOOOCOOOO

•pBpniO

BXS9

U9

soraanax

anb

«npiooBUi»

ap

sonisno

soj

ua

o

sbsbo

sns

ua

sopBuoJxiodB

‘oioiojaía

uapeq

is

seuadB

anb

sosozajed

soj

BJBd

seijBsaoau

axnauiBOins

A

saiqupnjBS

aad

-tnais

‘saxuoiu

souioaA

soi

b

A

oduiBo

ib

sauoisjnoxa

BJBd

‘sand

‘odutaix

ueng

•sepuejd

sbjxo

noo

oiJenxsaA

ja

jBxuaranB

b

op

-BSqqo

jaqeq

ap

oxund

je

BjSBq

ejAepox

Bosajx

ou

o.ied

ísaqoon

sbi

sbxjoo

syui

A

sbjp

soi

soSjb¡

sera

ub.ia

s?jxb

SBUBOias

opunno

anb

esojnjBo

sonata

‘aqiOBxsa

ax

-nasajd

b{

ap

Bidojd

BcnisjiiqBpBjSe

bi

sa

Bxnjjsip

as

inbn

anb

Bjnxujaduiax

Bq;

inbjnx

|nzB

ojnd

spiu

jap

opsCadsep

ojap

nn

ap

asopuyoBXsap

‘ios

ja

osojopuaidsa

opioni

Bq

sbjp

so[

sopoj)

•soqoajsrxBS

oood

ua

iu

oqonui

ua

iu

oxsia

UBtfnq

as

‘sajBAiio

ap

soi.iBxaidojd

soj

UBiqnq

sauaiub

b

UBXjnoo

ou

anb

‘BiAnq

ap

soas

-ap

so¡

anb

nis

‘oduiaq

10

onajas

opanu

■iX«oo

Bq

enBuias

axuasajd

bj

axuBJUQ

•Bjjaidsap

as

socübxou

‘oxas 0.1x0 A

onn

COGOOOOdCCGCCOOGCOCCCCOOGCCQ

‘uod'ivptvj

dp

vBddnCv'j

v-f

•soaxaot

Oggq

‘sa;aBd

g-jiioui

ap

-bjom

-eq

‘o¿¿dd

p

íi

omu

jg

■o.in6vj jg

Bg
B-g '
*q

"Sduopodfiojg

•aAauu

sbi

b

‘aqoojtí

‘Bipara

A

oaxtmo

sbi

b

‘apauj,

15 i j

a-'b lu

©

u

oxo i

io

oSutuiop

‘bububj\\;

Ban^oai

Baatp

as

otptg

•apauipuBiuas uB.tB.tq

•00

anb

JBpaooB

Btaaqap

as

puptuBtunq

aod

‘asanj

ou

jsb

opunno

A

‘aotaaiuB

BUBtnas

bi

sBpBpoafa

uotoBaptuttnpB

aod

SBaqo

sbi

U8

SopqaaAUi

saptaapra

A

saiBuaof

soi

8P

U9P

-upa

bi

ootiqnd

p

B^uodxa

as

apauipuBtu

-as

anb

99X

>ib

p

ua

aauodsip

p

Pas

jsb

anb

pxsa

pdtotunjv Xaq

bi

ap

nxtatdsa p

ua

anb

of

-tp

rapauiBunpgai

opBUB^

‘oAns

01

ap

aauod

-sip

uupand

anb

BaBd

‘sopuSuaAap

saiunaoC

soi

apatupuBinas

aBaqoo

uaqap

soaaaqo

so^sa

aapuapa

ns

b

anb

osndxa

sbuozo

.tonas

iq

•pdtotunui

o^Bd

oap

opo?

b

Btouaaapad

uoo

•saxaBd

soq

“BognoQ

■oms'iinqmvuog

fí,

uoiuy

v'g

•soaxaut

0005

‘sax>t«d f

•BpBU.tóf

BpunSag

-si

0'U

©MOOQ

13

B’g

•soaxattt

038

‘sajied

g

•uopvojvs

ojivg

„q

■sduopodñodj;

•Btpara

a

oqoo

sbi

v

‘aqoo^i

•Bipaiu

A

oaiuno

sbi

«

‘8P*t«iL

•oSutraop

‘bububj\\[

©suejegos

T2Josu0¿9a

soinoyioadisa

OOOOOGGGCOGCCCGCCGGCQGGGGGGO

‘soub

ff

’ff

v"m

‘BpniA

ap

‘tnojOQ

goQ

buiibxbq—qg

Btg

•o^uat^

jap

agBo

‘opus

•bo

‘soub

9Q ap

‘bui j

Bzax.tog

asof—*06

biq

SHiiotoNnasiQ

■ounSutjsí

sopuSuaAap

sapuaof

soj

apatupuButas

ubj

-B¿Bd

as

anb

otptd

A

uotsas

aotaapB

bi

opBX

-sajiuBut

01

ua

oraagu

as

Baapoaq

aonas

iq

•optpad

uuq

sbi

9n1°

soi

t*

Banano

b

sappasd

opB^a.qua

Bq

‘sop

-uoj

ap

opandstp

Bq

BpuStaq

bi

ap

ZB^BduQ

p

anb

aadutais

anbaod

‘auaqoo

b

oqotp

Bq

as

outoo

odtuaq

o;ubx

opupa

uuq

ou

sot.tB.tado

soqotp

ap

soqonut

anb

puiagB

A

‘b^bq

ua

oaau

-tp

sao9A

b

aaquq

ou

b

axuatnpdiouiad

optq

-ap

naa

anb

apapisaag

aouas

p

oxsaxuoQ

’sop

-B^uaAap

sapuaof

soi

JBaqoo

na

opux

UBqup

-.tBX

pdiotunui

BpBÍhaq

bj

ap

sotaB.tado

soj

sai

-Bno

soi

-iód

soAixoui

soj

opBuSiaaAB

Btqnq

ts

ax

-uaptsa.tg

.tonas

j

e

pxunSaad

sbuozo

aouas jq

-uatogap

sbi

'UBXstxa

anb

soto

aBtpatuaa

'A

as.tB.taxua opautoad

appoiy

aouas

iq

‘opuSnaan

A

opanduioosap

jímu

oxuasaad

as

saaaABpno

ap

sauotoonpuoo

SBUiign

sbi

8P

’8ian

118

anbaod

‘saaqaunj

saqo

-00

soi

8P

safBpqB

soj

ap

nzaidiug

ap

otopaas

pp

SBpuapgap

otounuap

Baaxuoaq

aouas iq

•oaBiq

duiBQ

pp

outtu

BOINOIÍIUiVW

'9

iB^oj.— 'Z, sBjqiuajj —

y

sanoaB^

80iNríIWtaV>I

-Bo

p

Bpnq

aa^OQ

ap

aguo

bj

ap

u910B.8uop.td

bi

Band

.tBtdoadxa

ap

UBq

as

anb

snoug

sb[

ap

uotOBdnoo

bi

ap

pnptsaoau

bj

aBaupap

oxpans

-aa

aaqnq

BXsagttiBm

anb

bi

ua

iiaio

aopBti

II

MÍÍ

04}S|S»a

OOOOCGOCCGCOOQCOCOOOCGCGOCOO

■BUBuaid

BtouaSinput

jbjoui

apand

as

oSutcu

-op

BpBO

•OOSTOUB.tg

UBg

ap

SB^Biq

sbpbjS

-Bg

sbi

9P

Jouoq

ua

‘soSuiutop

oouto

soj

ap

uotooAap

bj

b

oidtout.id

paisp

as

‘apjBX

bi

ap

oouto

sbi

Y

'85

BÍP

‘oSuituop

‘bububj\\¡—■uop

-vp.s'iA

V1

dP

'VJS

"OPK

dP

^pdjBt

vj

vfí

•BtpB.tjBotqojy

B^sa

ap

uotOBiB^sut

bi

ap

oijbs

-aaAtuB

0q9

‘a^uaujoo

iap

aaqtuepdag

ap

g

Btp

ia

B^SBq

.toptexuB

oub

jap

oxsoSy

ap

0q

Btp

ja

apsap

supioanBj

SBpBioosy

sbi

9P

otSB.tjns

ua

iBnxuaAuoo

BStj\\[

bi

A

soxuttj

-tQ

ap

saupiB^

ap

oujuxoou

un

bjbxubo

as

‘bububui

bi

ap

oqoo

sbí

y—

yg

Btp

‘saunq

•mndQ-dx

A

uotsaoo.td

ap

Bptpaoajd

‘BA.tasag A

‘.topBao

opBotput

ia

aod

BOtipid

‘iBnsuaut

ototo.tafa

ia

‘.taoaqoouB

ib

A

ísap

-nBq

A

sautxtBj\\r

‘SB^aidutoQ

‘sBjadst^

‘apaux

bi

aoj

•san.otpty

ug

'opg

oaistiu

ia

oitdind

ia

opuBdnoo

‘BOtsnut

uoo

joabui

Bst^

A

soj

-ouaui

sB.tojj

‘Btpaui

A

aAanu

sbi

V

’uoiotsod

-xq

oqoo

sbi

y

•SBpBioosy

sbi

BJBd

iB.iauaS

uoitmiuogap

bsij^

‘aiats

sbt

y

'gg

Btp

‘oSuuu

-op

‘bububju— ■\\mrihOAJLVd

vpd]B'i

vj

ug;

-aaqof)

pp

upiOBoiuntuoo

Bun

ap

oaaxua

ag

•sB.tqo ap pdptunut

BpBStaq

bi

ua

ubÍ

-BqB.q

anb

soiaBaado

soj

ap

pututon

uotoBpa

Bun

oxuatuiBxunA’y

p

BtaBXuasaad

as

uotsas

Buitxoad

bj

ua

aub

otputoad

axuaptsaag

aouas

p

(pn£tj\\[

uop)

utopo

aouas

pp

uoiotpd

y

■vpj,

■vj

ut

vj

ap

aqouBsua

pp

aguo

bi

ap

bi

outoo

Butaoj

Butsiut

bi

ua

ttBas

01

oxuaiutBXun.íy

p

BXnaxsuoo

anb

snaaoB

sbi

OAisaons

o{

ua

anb

ouitgn

aod

asopuatAjosaa

‘sapfaouoo

saaonas

soa^o

uptsnosip

bj

ua

uoaaiuiAayxut

íutopo

.tonas

pp

SBpnfc

sbi

9Aodn

sbuozo

aouas

iq

aguo

-U9tsas

Butstut

bj

ua

BpBpaooB

‘aaxaq

ap

bj

oiuatuiBXunÁ'y

p

ua

9Ün.txsuoo uatq

-uibx

8ní>

¿

Bptxnosip

B.taoB

bj

ap

u9toon.tx

-suoo

B{

ua

opBAaasqo

BiqBq

as

anb

Biouaa

-ajtp

bj

oxsagiuBut

ap

osnd

BpBututaax

A

op

-aanoB

pp

Banxoai

bi

ptptd

uiopQ

.tonas

¡q

•oxu9ttuBXun*íy

jap

sapuaof

stts

anaq

-00

ap

uBfap

apáons

ox^a

opunno

anbaod

‘oíd

-ptunj^

pp

saseaaxut

soj

Band

a[qtaaxaad

sa

bx

-uano

ns

aod

UB.faqB.tx anb

BpBSiaq

bj

ap

sota

-Baado

soj

b

oxubuo

uq

'aipo

BganbB

noipna

apuop

oixts

p

opnp

‘aiuamoAUOo

oi.tB.taptsuoo

aod

jsb

oziq

as

a

u9toonaxsuoo

ap

BUtaoj

bi

9uiui.iaxap

ou

‘opaanoB

p

oxuatutBxunAy

p

JBtnox

p

anb

oxsajiuBut

axuaptsaag

aouas

jq

•BpB^taq

bj

atonpaa

BtapuaAUOO

B.tap

f-isuoo

jsb

opuats

A

sotaBsaoau

uos

ou

bxso

ua

anb

nqanad

anb

of

‘snppi

SBXuano

sbj

ap

ao

sap.faouoo

saaonas

soj

noaagstsu

buisilu

bi

b

A

‘pA’B]fl

X'Bíjasuq

oospuuaq

uop

‘apiuojy

aouas

pp

Btouapisa.td

bi

ofeq

paqapo

ag

¿161

©P

©xsoSv

82

©!P

©P

©9ís©S

0

lN3IHVlNdAfí

13

H3

ap

sanaApf

soj

ua

]Bioadsa

ua

A

‘xnbs

anb

sbxjb

sBjjaq

sbj

b

npiopa

Bsa

osajSo.id

ap

soiaquB

A

‘boisuui

uj

ua

A

BjnxBJaxq

b{

ua

axiaiap

JBqBq

ja

«agináis

sajqranxsoo

ep

oxuaiuiB.iofaui

anb

‘sand

‘axuBiapy

•"nqiOBJBdajd

na

iBOisnui

BpBjaA

bjxo

anaix

anb—nq

od

-raaix

Bioixon

bj

sotnBXOBiapB

A— sooiaqBS

•aniB^d

opix-

-nas

syro

ojxsanu

ap

upisajdxa

bj

sopnap

sycuap

&

onucaaq

‘saaped

sns

ueqioaa

A

opunij

|9p

BOIIB

p

558d

U9

0SUBOSe(l

•pupnio

Bjpnbn

na

sapup

asnajagog

B.iiq»

BOinpuiJBig

Bj

ap

A

‘ibio

-os

oiogipa

jap

npiOBJnSnBui

Bj

ap

oijbs

-J0AIOB

ja

SBxsag

sBxsa

ap

Bnn

uoo

JBjq

-aiao

«asuajaqog

BJOSuaxa(]>>

bj

Bjamb

aiqeqojd

tCntu

sa

anb

sand‘BjABpox

awes

-aoora

sns

apsap

opipisaj

BiqBq

‘ajpud

ns

ap

opni

p

opaauioa

[u

opnoipap

‘anb

ua^

-oí

opuaSojucu

]a

oioaidu

oqonra

ua

u^iq

-uibx

opiuax

naa

anb

A

snixudcnis

sajujan

-aS

asJBxdno

odns

sajBosg

-jg

p

saaxsnQ

ua

9ipiS9j

anb

sogn

soqoncn

so(

ua

anb

■exnano

ua

opuaiuax

apuaidcnoo

as

anb

o]

bj

aniuijax

souiaajo

on

ibuo

oj

uoq

•ifoq

socnBiounnB

anb

«bijx

-bj-oj¿»

ap

bi

A

«bíoxí

znjQ»

b{

ap

bj

opuBJBdajd

n?xsa

as

A

‘eqoonB

qixjdaj

as

anb

‘saxJBiu

ja

sajopBJO|dxg[

so¡

ap

sep

-Bí9A

sbj

opBjqajao

nBq

as

‘bubx\\i

«X«^S

ap

oiSajoo

iap

soauiniB

soi

b

soicnajd

‘eiouajanouoo

esojauinu

oxoe

ajrqannj

je

qixsise

anb

soweqeg

-axuainSis

oSniuiop

p

uo.ie.iqajao

as

‘nenie

ns

-ns

na

‘anb

sajBaaunj

so¡

b

ap

oiSbjj

.iixsisb K

oC

-iq

opBunjJoxui

ns

ap

equinx

ni

a.iqos

jbz

-aj[

BJBd

‘oSioib

ojxsana

saax^o

b

qsajS

-aj

BUBtnas

aouaxuB

bi

ap

sauiau

ia

•jojop

ns

sai

-bijiuibj

A

SBjBOsg

jogas

jb

JBinoiujxsax

b

uoaanx

anb

sbSiuib

SBUosaad

sej

seqontn

opuais

‘oxuauuixuas

[BjauaS

‘pepnio

Bj

aod

asjBS¡nAip

]b

Bioixou

Bxsa

uaiqtuBx

qsneo

‘sanoiOBiaa

sns

ajxna

‘jnbe

A

ÍU910

-oige

npuoq

non

anb

odraaix

ouisira

}b

esajdjos

ubjS

Bun

‘sand

‘^n^

‘pn|BS

op

-uBsoqaj

uaAoC

opBJ§o|Bcn

ya

‘ax^araiBiod

ap

nqionquxsip

bj

ap

oaixoui

uoo

«ooqqx

-bq

oxuerao^»

ia

na

bjxo

ap

A

‘sjjb^

bosio

-ubj¿x

Bgop

BjuaSaj

anb

jenojOBii

Bjano

-sa

bj

na

A

sbuTbioosu

q^x\\[

ap

oiSaioo

ja

ua

oqonui

Bq

ou

uoja;p

as

anb

saiBOisnui

-oi.iB.iaxq

sapjBX

sbj

ap

sputapy

‘asnajaq

-os

pepaioos

axjeui

‘Bsoipisap

‘BpeouBXsa

ioq

BxsBq

bj

ap

zaxsnqo-i

Btmxqjd

A

pBp

-qBXiA

ap

boíoxujs

uanq

‘.iapuaxua un

ojx

-sanu

b

‘sa

oxsa

A

‘sajBJnxino

SBxsag

ap

asB|o

Bxsa

b

opuBuoiogB

ba

as

pnxuaAnC

sjxsanu

anb

uqiooBjsixus

uoo

souiaA.

’oxdoudf

pp

ouiodci

ejaiuBS

osoiobjS

iap

A

nou

jduo

ujj

‘Bgaj

*y

ap

ojpaj

uop

ap

SBumbiojiBoa

sajqranxsoo

ep

Bzaid

bj

ap

'vipjLty¡

uo¡j;

-inax

apisaj

A

soiooSan

sns

sopBjBXsni

ao

-aix

soflB

soqonut

aonq

apsap

apuop

Bsao

-ubjj

uqioejqod

Biianbn

na

opeCap

Bjqeq

A

Biparaoo

iBxuaraixuas

bj

ap

upioBxuas

-ajdaj

bi

yjas

i^nbe

ap

jBdiouud

oj

ojad

ípBpauBA

syui

apiep

ap

ug

ja

uoo

‘Boisgui

oSioib

ojxsanu

pepnio

uxsa

b

operan

Bjq

-eq

saxnB

sejp

soood

anb

sand

‘upioeoiax

ep

sojauinu

sounSjB

A

sBoixpux^d

sau

-oioisodraoo

jod

axuatuBuosaooB

opBrajoj

-snoo

Bpnnjojd

opeuq

jap

sopnap

s?tcap

A

sejped

soj

na

BJtesnBO

oqejxxa

sa

on

A

‘aOpBJJaXB

OUJSIUOOBj

R8

UOO

‘OJB.I^jaj

ja

BAanu

bxsubjui

bi

ap

JopBXJod

^n^

•{BnxoB

pp

xi

Bjp

¡a

(ejoue.qg)

sajxsBQ

ua

?jbxs9

uqionnj

Bjsa

ap

BoiBjáojd

ig

•«asuaj

-aqog

BiosuajaQ»

u[

na

‘saín

axuaijj

-00

jap

qg

Bjp

‘orajxqjd

saxinui

ja

?jboi.j

-IJ9A

as

anb

‘jbjxb0x

BpnpA

non

uoo

sba

pioanBj

‘Biauapp

Bpn^B

ap

bcuixoja

‘anb

‘Xa.io]/\\[

sBjBosa;

oinoxuy

uaAoC

ooix?d

-ixoadsa.i

SBqiuiBj

A

sopBioosB

s^tuap

soj

b

jBinbasqo

oxjansoJ

nBq

«BiJXBd-ojj»

-mis

p

‘ofjq opj.ianb

ns

ap

Bpipj^d

ajqis

pBpaioos

«i

ap

sanaApr

so[

u^iquiBX

-ñas

iínui

bj

soxuauioia

soxsa

na

ubjoh

bij

-lutBi

spiuap

a

Bsodsa

ns

‘?tÍ9Q

SB¡Bosg

U9511BXJ

nop

oSiuiB

opeujixsa

oaxsanj^

•ooqqnd

osojauinn

un

axueuiaiqBq

-oíd

yjaBJXB

anb

‘oxoajas

Ánru

A

opbijba

yjas

BoiBjSojd

ja

anb

A

«asuajapog

bi

-iq»

bj

ap

Bpueq

bj

‘Bjanj

ap

A

pBpnio

b{

4-

ap

sojnaraaia

sosoqBA

so.ixo

ap

spraapu

‘aXJed

^jboiox

«qa

na

anb

¡«asnajaqog

bj

-osnajaQ»

bj

ap

0JXB9X*up|BS

ja

ua

yiB.iq

-ajao

as

anb

íoraixpjd

ajqnjoQ

9P

2

8ÍP

S9[

Q

’mmtBammaissimmmiméeeimBmmBm

^ñm^~#ñiiifriiiitiiBiwHÍÍTOÍBH«

H

3

11

O

S

»^-nniw^¡iiwiiwiMüiiiiFiiiiiii i!i«ii«iB[»nnMñÍMñ^waB8iwaÍB^^

«SB5

4

S DLL E R

«sí* mr » ECOS REGIONALES « <m <m

MESA REVUELTA
Cunde la espectación. Mañana, domin¬ go, debe celebrarse la segunda reunión de
accionistas de la «Isleña Marítima» para
resolver sobre la dimisión de la Junta de Gobierno y acerca de la petición hecha por el antiguo Naviero Director, señor Simó, que, como saben mis lectores, tiene solici¬ tada su jubilación.
El silencio sobre esta cuestión interesan¬
tísima y trascendental para la Compañía, se ha hecho más persistente en los últimos
días.
Ignorando la opinión los preparativos que hayan podido hacerse para la reunión magna de mañana, y comprendida por la generalidad la trascendencia del acto, ha brotado, justificada, la insustancial especdación que suele preceder a los aconteci¬ mientos previstos, pero cuyo desenvolvi¬ miento se fía a la expontaneidad.
Sin embargo, esta vez el silencio parece significar que no hay prevención ninguna y que los resultados serán consecuencia lógica del razonamiento que la mayoría individual y serenamente haya depurado en el espacio de tiempo transcurrido desde
la última reunión.
❖
El domingo último varios compañeros de
la Prensa, atentamente invitados, se tras¬ ladaron al pueblo de Pina para visitar las
Cuevas propiedad de don Gregorio Aloy
Ribas, cuya existencia fué recientemente
advertida.
En ellas pudieron apreciar bellezas nota¬ bles y de seguro que muy pronto serán puestas a explotación, terminados que es¬ tén algunos trabajos necesarios para hacer
más cómodo el tránsito del visitante por
las hoy escabrosas concavidades. La magia del tiempo, con su poderosa
.concepción y pacienzuda laboriosidad, se
ha revelado otra vez en el fondo de la tie¬
rra mallorquína en forma de caprichosas estalactitas, que vienen a multiplicar la sorprendente maravilla de una Creación cuyos misterios, al revelarse paulatinamen¬ te al hombre, asombran impávidamente a
la Humanidad.
Las cuevas de Pina, menos grandes que otras ya en explotación en Mallorca, pero tan sorprendentes como todas ellas, al re¬ sultar un atractivo más que podremos ofre¬ cer al turista que constantemente nos visi¬ ta, ávido de nuestras bellezas naturales,
constituirán también una nueva fuente de
riqueza y un motivo de popularidad envi¬ diable para el modesto lugar donde quedan enclavadas. Y quizá—, ¡oh humana flaque¬ za!—, constituirán también un agiujón más que despierte la envidia en el extranjero

que se acerque a ellas para desentrañar el
misterio de su formación, en ansias de imi¬
tarla por la mano industriosa de un opera¬ rio terrenamente genial.
¿A quién no se le ha ocurrido, contem¬ plando la labor afiligranada del interior de esas cuevas de Mallorca, pensar en la edificación de semejante y soberbio palacio

Segura Forteza unos talleres para la fabri¬ cación de paraguas, sombrillas y parasoles.
La manera como han sido montados los
talleres permite que sus productos puedan
ser lanzados en buenas condiciones al mer¬
cado.
Es de desear que el público acoja con cari¬ ño y preste su apoyo a la iniciativa del señor Segura.

natural, imitando sus casi increíbles concep¬

ciones?

Mas, nadie osó emprender la tarea. To¬

El Gobernador civil de la provincia ha

dos hemos esperado que el acontecimiento de una nueva inauguración se deba a la

¡
;

recibido las órdenes para la subasta de cons¬ trucción de los tinglados del Puerto de Pal¬

ma.

casualidad y al tiempo. La naturaleza, en

Este acto tendrá lugar el dia 10 de Octu¬

este punto, no ha encontrado ningún atre¬ bre próximo, siendo el tipo señalado de

vido falsificador. Ha sido soberanamente 412.981*75 pesetas.

exclusiva.

Los proposiones podrán presentorse en el

*

Ministerio de Fomento y en este Gobierno

La leyenda se ha repetido. El trágico civil.

secuestrador de niños ha reaparecido malé¬

ficamente entre nosotros y ha renovado el El Alcalde señor Suau ha autorizado, desde

pánico en el medroso corazón infantil. Su ayer dia 21 del presente mes, la matanza de

figura deforme y carnívora se alza de cerdos, sin que puedan fabricarse embutidos.

nuevo en la sobresaltada imaginación de

las criaturas débiles que sentirán sobresal¬ i El «Reina Regente» visitará diferentes tarse en un terror horrible cuando oigan la puertos españoles, entre los cuales, figuran

amenaza de los mayores que surgirá a cada algunos de Baleares.

instante ahora, porque nadie podrá evadir¬

El dia 27 de octubre llegará a Mahón en

se,—chicos ni grandes—, a la influencia del diabólico personaje.
La versión de que un viejo exótico, de barba blanca y cutis cobrizo, había intenta¬ do secuestrar a una niña de pocos años, ha circulado por la prensa diaria. El Juzgado

donde permanecerá hasta el dia 29 que sal¬ drá para Alcudia. Llegará el mismo día a dicho puerto saliendo el dia 2 de noviembre
para Palma. En este puerto permanecerá hasta el dia 4
que saldrá para Cartagena.

entenderá probablemente en el asunto. El

supuesto ladrón de niñas no ha sido hallado
aun, cuando escribimos estas líneas...
Mientras la Justicia tranquiliza al pueblo, en cada casa la madre habrá dirigido a sus hijos un vibrante consejo, mientras que ella ha aprendido, en un lamentable ejemplo de abandono, una espantosa y saludable lec¬
ción.

Entre los Decretos que el Ministro de la
Guerra sometió últimamente a la firma del
Monarca, figura uno promoviendo a General de Brigada al coronel del regimiento de infantería de Palma, nuestro distinguido amigo don José de Nouvilas y de Viiar.
La noticia, que nos transmitió el telégrafo, al ser conocida en esta ciudad fué acogida con satisfacción, pues el señor de Nouvilas

A. Carrió Salas.

es altamente distinguido y apreciado en la

sociedad palmesana.

OOOOOOOOOOOOOOOODOOOOOOOOOOO

El nuevo general es paisano nuestro, pues

nació en Mahón el 4 de Junio de 1856.

Crónica Balear

Enviárnosle cordial felicitación.

Palma
El viernes de la anterior semana regresó a Palma en el vapor correo de Valencia nues¬ tro Hiño, y Rdmo. Prelado, Dr. Domenech, acompañado de su capellán de honor Rdo. se¬
ñor Bonet.
Fue recibido en el muelle por los M. I. se¬ ñores Mur y Balanza, Vicario General y secretario del obispado respectivamente, el
Fiscal Eclesiástico Rdo. señor don Francisco
Esteva y otx-os señores sacerdotes. Nuestro Prelado ha sido objeto en Valencia
de inequívocas muestras de aprecio.
Sea bien venido.
En la calle de Jaime II de esta capital, en su numere 50, ha montado don Francisco

El Ingeniero Jefe de Obras públicas de esta provincia ha manifestado que en virtud de las gestiones de los diputados señores Socias y Conde de Sallent, el Director Gene¬ ral de Obras públicas ha concedido 16.400 pesetas para la reparación de los kilómetros
1 al 7 de la carretera de Palma a Estallenchs
53.950 pesetas para la reparación de los kiló¬
metros 6 al 21 de la carretera de Palma al
Puerto de Alcudia y 59 mil pesetas para la reparación de los kilómetros 20 al 70 de la carretera de Palma a Capdepera.
Inca
El domingo a las diez de la mañana en la iglesia de Monjas Jerónimas de San Bartolo¬ mé de esta ciudad, tuvo lugar el acto de
vestir el hábito la novicia conocida en el si-

glo por la señorita doña Antonia Montaner y
Gual.
Estaba presente en aquel acto enteroece¬ dor, su hermano el Marqués de Vivot y la familia de la misma señorial casa, sus otras hermanas doña María y doña Luisa Monta¬ ner, con sus respectivos esposos el Procura¬ dor y Administrador sabalterno de Inca, don Lorenzo Nicolau, y el capitán de esta guar¬ nición don Adolfo López de Soria, y distin¬ guida concurrencia de amistades de las cita¬
das familias.
Después de celebrada una Misa cantada seguida de las ceremonias de costumbre, el superior de los Franciscanos Rdo. Pedro J. Cerdá, pronunció sentida y conmovedora plática alusiva a aquel acto tan piadoso, que logró conmover el corazón de los oyentes.
Con tal motivo, las repetidas familias de la nueva Monja en clausura Sor María del Car¬ men, recibieron numerosas felicitaciones.
Arta
En esta villa sé ha declarado una epide¬ mia de disenteria y fiebres gástricas. La mayor parte de ataca ios son niños de corta
edad. Los enfermos son numerosos.
La Comisión de Instrucción Pública que tiene en estudio la construcción de edificios
escolares, en vista de que el Ayuntamiento ha votado dos mil pesetas para la compra de un solar, acordó publicar el anuncio de con¬ curso para la compra de solares para dicho objeto, con arreglo a las condiciones expues¬
tas en la Casa Consistorial.
Ha dejado de existir a consecuencia de una herida que con una coz le produjo una caballería, el colono don Juan Alzamora,
El accidente ocurrió el día 1 del actual en
ocasión de que el citado Alzamora estaba domesticando a la citada caballería, que era de corta edad, la cual le hirió en el bajo vientre, produciéndole una herida de pro¬
nóstico reservado.
A medida que pasaron los dias fué empeo¬ rando el estado del enfermo, hasta llegar el
fatal desenlace.
Campanet
El señor Alcalde de este pueblo, con el fin
de calmar la excitación reinante entre el
vecindario publicó el martes un bando sus¬ pendiendo la cobranza del impuesto de con¬ sumos que había dado origen a aquélla.
El Jefe de la benemérita de la linea de
Sineu puso eu conocimiento de la Autoridad Gubernativa que habiéndose restablecido la calma, había ordenado que se retirara la fuerza que había concentrado en esta villa.
El vecindario ha acogido con muestras de aprobación la medida de la Alcaldía, espe¬ rando que se encontrará una fórmula para salvar el presupuesto municipal.

Folletín del SOLLER -1-
DEUDA DEL CORAZÓN
primera parte
Un duelo a muerte
CAPITULO I
ELLA
En el momento en que empiezo a escri¬ bir estos renglones, el nombre de la se¬
ñorita de Miramar, corriendo de boca en boca, da la vuelta al gran mundo.
Su nombre es el de una piedra precio¬ sa, que es al mismo tiempo el nombre de una preciosa flor; se llama Margarita, combinación delicada que sirve admira¬ blemente para nombre de mujer.
En él se reúne lo que más brilla y lo que más adorna, lo más rico y lo más frágil, un reflejo y un perfume, lo que más deslumbra y lo que más embellece, las dos cosas que más codician las muje¬ res: los diamantes y las flores.
Los periódicos, en las Crónicas de los salones y en las Gacetillas de Madrid, lle¬

van casi diariamente hasta el confín del
último lector la celebridad de la señorita
de Miramar, no perdonan detalle ni por¬ menor, cuentan los pliegues de sus ves-
tinos, las ondas de sus cabellos. Es im¬
posible do conocerla, y, por consiguien¬ te, no admirarla, pues dan de su perso¬ na, de sus adoraos y de sus caprichos pelos y señales con tanta minuciosidad, como si se tratara de uu objeto raro que ha de adjudicarse eu pública subasta.
Y en efecto, desde el punto de vista de los encajes, de los diamantes, del terciopelo y de la seda, Margarita es una
criatura encantadora.
Eu cuanto a su belleza, consiste en la extraña mezcla de dos tipos diversos, que en ella se confunden, formando un tipo original. Sus ojos pardos son de día casi azules, y de noche casi negros; sus cabellos castaños dejan ver a la luz ondas casi rubias, y a la sombra on¬ das casi negras; es casi blanca y casi morena. Su nariz, fina y correcta, se
detiene discretamente sobre una boca
grande, fresca, movible y graciosa. Cuando está seria, la expresión de su
fisonomía es dura, pero sabe suavizarla
cou la sonrisa más dulce del mundo.
Mira como una mujer y sonríe como

una niña; y es que hay en su mirada esa penetrante malicia de la mujer que todo lo sabe, a la vez que resplandece eu
su sonrisa la atractiva inocencia de la
mujer que todavía no sabe nada.
En cuanto a su edad, do es fácil averi¬
guarla a punto fijo, sin tener a la mano el dato fehaciente de su partida de bau¬ tismo. Sus miradas dicen: «Voy a cum¬ plir 25 años.»
Pero su sonrisa protesta diciendo con sencillez ingenua: «Todavía no he cum¬ plido diez y seis abriles.»
Y este mismo contraste se observa en
toda su persona. En ciertas ocasiones se
la ve doblar la cabeza humildemente,
como si quisiera decir: «Obedezco.» En otras, irguiendo la frente, descubre en la firmeza del entrecejo la expresión enérgica de una voluntad imperiosa.
Entonces dice: «Yo mando.»
Su talle, flexible y bien contorneado, se presta a movimientos de armoniosa cadencia, en los que el observador aten¬ to puede advertir dos impulsos opuestos que suelen ir juntos, como van juntos el cuerpo y el alma; hay en ellos sensua¬ lidad y pudor; su paso, firme y vacilan¬ te a la vez, es al mismo tiempo volup¬ tuoso y casto.

Una vez metido en el minucioso in¬
ventario de las prendas que constituyen su persona, será preciso que añadamos doe pormenores, sin los que el retrato resultaría cojo y manco.
Las lectoras querrán saber qué espe¬
cie de manos le ha concedido la natu¬
raleza, y no hay para qué ocultarles que sus manos son blancas como la nieve, que en su transparente blancura dejan ver a intervalos las líneas azules de sus limpias venas, que los dedos re¬ dondos se prolongan disminuyendo has¬
ta terminar en unas uñas finas y sonro¬
sadas, que en el nacimiento de cada dedo aparece y desaparece un hoyo gracioso, según se abre o se cierra la mano, y en fin, que tal conjunto de perfecciones se halla contenido en el menor espacio po¬ sible, porque la mano de Margarita es todo lo pequeña que debe ser para no faltar a la ley armoniosa de las propor¬
ciones.
Los- lectores, más curiosos todavía
que las lectoras, querrán de seguro que levante un poco la onda del vestido y descubra el pie correspondiente a seme¬ jante mano; mas yo no debo permitirme
(Continuará.)

SOLLER

S ■**5*

DEL AGRE DE LA TERRA *

EL PUIG DE GflLflTZÓ
III
La Baixada
El sol se póxi.—Baixém de penya en penya; atlots, no vos fieu deis pedregais; pitjau sobre les roques 1’ espardenya; passau, sens mullar-vos, els xaragais.
Torna aixecar-se el cim pió d’ altivesa; ni el tirany hem trobat en la pendent; i el cel se va tapant; la teia encesa ja tenim... ¡hala, envant, i ben rebent!
Rogenca ós la claror i misteriosa; 1’ ombra deis troncs se mou sobre el pedreny; del pi la seca fulla relliscosa per 1’ enroscada costa mos empenv!
¿Sentiu d’ aquí la dol<ja cantarella d’ un pastoret i 1’ eco d’ un flaviol que se mesclen al so de cualqu’ esquella? hi ha un pageset adins la valí tot-sol...
Ja hi arribana.,, ¡ja hi som!... 1’ óliba xiulá crida el granot ¡quin crit més esquerdat! el gri incansable entre el rematge piula;
...i el conrador se ’n va a dormir cansat...
¡Ai Mallorca, Mallorca, patria mia! ¡me ’n ha duit lluny de tú ma sórt impía! ¡lluny de tú, mare meua, pié d’ amó record tes maravelles!... ¡Jó voldria ma vellesa passar amb alegría a 1’ ombra d’ els penyals de Galatzó!
Jaumb Pomar
CARTES DESCLOSES
ii
A mon atnlc Ciar i Llampant.
Benvolgut amic: An aqueix moment s’ empleát de s’ oficina me du sa cox*respondencia: m’ enter de ses missives i, deixant ses altres publicacions, don preferencia an es setmanari Sóller, que sempre m’ ha estat simpátic. ¿Te ’n reeordes quant estudiavem es Batxi11er, que molts de dilluns passatjant-mos per dins s’ Institut llegiem aquest setmanari i feiem manjaret d’ algunes de ses seues noti¬ cies? ¡N’han passat d’anys!... ¡quin temps era aquell!... s’ ánima se sent jo ve quant re-
corda ses nostres reunions i covérbos... Des¬
de llavors som suscriptor i m’ enter de ses no¬
ticies de sa nostra vila...
En s’ uiada que avui 1’ hi he dada, he tengut es pleer de veure que has contestat totd’ una a sa meua carta; i jo també te vui correspondre deixant-ho tot per complaure ’t en lo que me de man es.
Desde que don Felip, com te dic en sa meua, va fer aquella geniada i tots ets ho¬ rnos de bona voluntat han pegada cossa a sa política i sois miren s’ ennaltiment i progrés de sa nostra ciutat, tot va vent en popa; per¬ qué hem de convenir que tots ets mals venen

de part damunt, que ets qui están per davall tenen poca influéncia: son ets qui tenen ses corretjades, ets cridats a posar ordre.
Grades a sa nostra autoridat, que sab lo que té entre mans, no se troba entre noltros cap xibiu de jóc ni casa malsana. ¿Sabs per qué? perque aquí no hay tu tía: es que hi troben paga el pato i... gat escaldat d’aigo freda tem... aixi es que si vó un día en que ’n tornen teñir ganes, se ’n recorden de sa na¬
fra.
Ara veurás com se deverteix sa majoria d’ es nostro jovent.
Tenim una sociedat que hi ha molts d’ anys que se fundá, que se titula «Sa Progressiva de Bell Puig». Es seu fí principal es protegir ets socis quant están malálts i infiltrar a sa joventut s’ afició a s’ ahorro per quant tenguen una necessidat. Desde que ets nostros ciutadans han posat seny i tot s’ ha arre glat, aquesta sociedat, per entretenir a tothom i principalment a ses joves,, s’ ha dividi¬
da en varíes rames: a una d’ elles se li dona es
nom de Centre de Cultura'. An aquest hi fi¬ guren ets dos sexos; hi ha escola de declama¬ do i quedarles admirat si veiesses ses representacions que se donen an es seu teatre. Hi ha també sport de tir. un día-per setmana se destina a ses joves i un altre día, que sol esser es diumenge capvespre, an ets joves. Allá
veuries ses massions que se posen per una
joveneta o per un jove, aumentant aixi es
caudal de sa sociedat.
No cregues, per més que hi Huitín ets dos sexos, que s’ hi sentin grosseríes. Res d’ aixó. Desgraciat d’ es qui s’ hi atrevis: s’ Autori¬ dat el castigaría amb má forta. Ni que ses atlotes estiguin empagaídes de presentar-se an aquest sport. Son en general relligioses i molt dignes; pero no fañátiques, perque aixó, lluny d’ esser virtut, seria un defócte. Aixi es que després d’ haver curaplit amb sos seus devers relligiosos, se presenten amb molta dignitat an aquests actes recreatius; i de to¬
tes ses clases de sa nostra societat acudeixen
an aqueix sport que de cada día agrada mes.
N’ hi ha d’ altres de diversions molt hones¬
tes també i dignes, de que te parlaré ün altra día, perque avui no puc esser molt liare. Teñe clients an es despaitx que ja m’ espe¬
ren.
¿Qué li ti’obes an aqueix entreteniraent? Sa Junta d’ aquesta sociedat ha comprés que a sa joventut se li ha de donar divertiments perque se puga entretenir; perque si no se n’ hi donen de lícits, llavoi-s es quant s’ Auto¬ ridat se veu obligada a aixugar abeurades d’ aigos pudentes.
Aixó que pretenen alguns mestres, de que ets seus deixebles estiguin sempre amb sos llibres, o algún bó d’ homo que s’ humanidat s’ ha de donar sempre cops p’ ets pits, fugint de toda classe de divertiments, aixó es fum de formetjada; es desconeixer sa vertadera psicología individual.
Lo que me dius d’ ets vostros politics,... me fa llástima. A veure si a sa prempsa local feis ambent, i, donant algiins mitins, com fórem noltros, lograu unir voluntats i aprofitar sa dinámica d' aquests mateixos politics, que tan miserablement ara se perd.
Jo no puc creure que tots síexi tan caparruts que no vulguin sortir d’ es tretze. A

tirios i troyanos feis-los comprendre ses ventatjes de s’ unió pe’ sa conveniencia de sa ciutat, i estic segur de que, si son í’eflecxius, sortirá un don Felip, com te deia en sa meu carta, que fent-li eostat tots ets sollerics de pux*a rapa, convertirá Sóller amb una bassa d’ óli; i lo que es mes, sa vostra ciutat anirá prosperant i se conveiúirá amb un Bell-Puig.
Al entretant, arreglau aqueix desgavell, perque no hi torn haver un Campo de Agra¬ mante en ses sessions d’ es vostro Ajuntament, de qüe me parles en sa teua; tú que ets amic d’ un apotecari, prepara amb ell, es dia de sessió, una tonelada de bromuro i una caldei’a de fió de til-la i, com a mida pre¬ ventiva, que s’ ho repai’tesquen ets retgidors antes de comenpar sa batalla, i aixi serán més reflexius i evitarán esqueres inútils.
A re-veure. Saluda a tots ets confrares.
Ton amic,
Feliu.
Bell-Puig, 19 Septembre.
UN MATRIMON! DEL DIA
Una pagesa que va anar fa poc temps a Ciutat, se trobá devós es Pés de sa Paia amb una ciutadana amiga seua molt antiga.
—-¡Bones tardes, Margalida!—li va dir. —¿Quin seny al qu’ éts per Ciutat?—pi‘eguntá a sa pagesa sa ciutadana. —Fieta, coses del mon. ..Som venguda a comprar quatre frioleres qu’ he mesté i estic
de lo més cansada.
—Digues-me, ¿i qu ’has comprat? —Me ’n duc una pessa de drap per fer llansols, una de cotonet per camíes, molt de coto de Manresa per fer calces amb mostres de moda, un vestit negre, unes faldetes d’ escambrai, altres dues d’ indiana cartona de ses més fines, dues d’ indianeta més senzilles, devuit mocados de fil, quatre volants i sis rebosillos. I la setmana qui vé, si Deu ho vol, tomaré per comprar un cantarano, roba per xjns marfagons i per uns matalassos, plats i escudelles, un póc d’ obi’a fina i algunes
cosetes més.
—Vaja, vaja, ja estic contenta—respongué sa ciutadana;—a lo que veig aixó es cosa de
casament.
—Si, fieta; aquest pie, si no s’ espenya la cósa, cree que es cap i a la íi casarém Na
María.
. —¿I la deus casar amb aquell mossonetxo que la festetjava ja fá temps?
—No, fieta; ell ja fa devés tres meso3 que la va deixar, i de llavó ensá festetja amb so que la vui casar.
—¿I de qué fa aquest enamorat nóu? —De ferré; i tot-d’ una que serán casats vol pará botiga, i ella será sa mesti’essa. Cree que’s podrán passar una vida... com Sant Jusep i María, perque an es meu veui’e esta¬ rán de lo més bé. Fieta, ¿qué vols que ’t diga! jo tot-d’ una que vaig veure sa mala passada de s’ altra, que després de tants d’ anys 1’ havía deixada, vaig fer es meu pensament i vaig comprendre que no era del tot fácil per sa meua fiia pescar un partit un poc regular, i me vaig proposar es casar-la amb so primer que la ’m demanás. La vaig sermonar una mica; li vaig fer ses reflexions que sol fer

una mare; la vaig enllestir; la vaig fer anar de festes i balls, i tot d’ una que li sortí aquest partit li vaig aconseiar que li fés sa traveta; en úna paraula, totes aquelles coses que sab una dona d’ experiéncia bónes per enganxar un homo.
Ella, com era propi, pensava encara amb so primé amor i li pareixia que no podría esser feliQ amb un altiva; a la fí de prompte e-hi repara una miqueta, perque ell ja té coranta un anys, no es d’ ets més guapos, es un póc cui’t de convéi*sa, i, a més de tot aixó, bastant geperut, cósa que no sól agradar gaire a ses fadrínes d’ avui en dia. Ara ja s’ es conformada perque veu que no hi ha altra romei, i per quedar fadrína val més que veja d’ agafar aquest...
Algunes vegades he tengut es disgust de sentir que li diuen: «María, tu has quebrat. ¡Tan vei i el vols per casar!... María pensa-hi, que en esser casada ja no hi ha remei...» Ella baixa ets uis, fa sa mitja riaia i respón amb apagada veu: «Qui no pod inés,
morir se deixa.»
No te cregues que a pesar d’ esser geperut i teñir coranta un anys, sia un horno qualsevo!; lo que’s diu jo el ti-ób de lo més bón atlót i prenidor. Unicament té un mal vici, qu’ es s’ esser un poc jugador, i de vegades s’ es seguit pérdx'e ets bobbés i haver de de¬ manar sa setmana an es seu méstre per adelantat, segons m’ han informada; pero aixó no es res, perque es ben í’egular que se com¬ ponga en esser casat. També me digueren qu’ ets vespres anava de cassinos fins a les dues, i que qualque vegada en sortí a un poc turbat; pero aixó es cosa de fadrins: ja se sab, ells s’ han de devertir en esser en temps.
En esser casat tot aixó s’ haurá acabat.
—¿I encara e-hu trobes poc?—no pogué
menos d’ esclamar sa ciutadana—: «Bossa de
jugado no ha mesté tancadó». —Ja ’hu sé, fieta; pei’ó ¡qué hi hem de fer!
«Qui no té altra gat, amb aquell se combat», i una de nolti’os ha de prendre ses coses aixi com venen. Jo no vui que se qued per tía.
—Pero a sa teua fiia no li passa d’ hora en¬ cara, i pod esperar un jove confoi’me...
— ¡Ca, ca; aixó no! De casar-se prest no se ’n paneden mai. Que ’s cas, que tot lo demés
son violes.
—Si tant determinada estás, no sé que dir te més. Recorda’t, pero, de que... lo que vares sentir que deien a Na María: «en esser casada ja no hi ha rernei», i no esperes com¬ postura d’ ell, perque s’ adagi ja ’hu diu, i es ben ver: genio y figura hasta la sepultura.
Pod ’sser vos diré un altre dia amb un
exemple, estimáis lectors, si sólen esser o no aeertats aquesta casta de matrimonis.
M. D-
ENDEYINAIA
Aqui ’n tens una de bona: ¿Qui és que d’ homo torna atlot I puja i creix poc a poc, Fins qu’ ax-riba a fer-se dona9
Un Solleric
Sa solució an es número próxim.

Folletí del SOLL6R -2-

EL SALT DE LA BELLA DONA

fTradició Mallorquína)
viva formant com un carrer llarg, que té més de trenta pams d‘ ampiaría per més d‘ un centenar de profundidat, vé un marge de formidable altura assentat damunt es fort d‘ una pendent que s‘ amolla casi
vertical dins es Torrent d' es Guix que
després de recorrer llargues hores arriba
a desembocar a s‘ Albufera: aquest marge altíssim está casi a s‘ endret d‘ es Salí de
la Bella Dona, i per aixó recordant aquest fet prodigiós tothom e-hi vol tirar una pedra que, pegant salts, no s‘ atura fins baix de s‘ abisme esglaiador.

, /■

III

,

/

Paratjes d’ Escorca

Abans de comptar fil per randa i amb
sos adornos de sa fantasía sa tradició o
miracle d‘ es Salt de la Bella Dona, en¬ care que sia un cas molt extraordinari, hem dl advertir que no hem de teñir re-;

pugnancia en admetrer-lo, perque per Deu o per la seua Mare res e-hi ha impossible.
¿Qui és s‘ homo per midar es poder de Deu? ¿Qui és capaq d‘ explicar com és que tenen copinyes-fósils incrustades es Pe¬ nyals Punxats, de su-ran del Santuari de Lluc, dins un raié o mal lloc que T diable no ‘n pod sortir, i que están a una al¬ tura de més de 2 600 pams sobre es niveli del mar? Els sabis pretenen explicar ^ aquest mistéci; i mos diuen que son ro¬ ques volcániques que sortíren deis abis¬ mes mesclades amb llamarades de foc; i altres asseguren que son penyals que alfre temps foren batuts i rebatuts per ses ones de la mar. ¡I pod ’ sser molt bé que
uns i altres endevinen!
¿Qui no veu es poder de Deu en ses altíssimes muntanyes que rodetjen el San¬ tuari, en 1‘ imponent Clot d' Atibarca, en el grandiós Gorc Blau, estreta peró enor¬ me bretxa en alta muntanya de pedra viva, uberta, com se veu claríssimament, per un terrible cop de sa ma de la Providéncia per donar sortida a ses inmenses aigos de ses muntanyes i d‘ es Plá de Cú-
ber?
¿Qui no veu es dit de Deu en el sublim Entreforc i en La Fosca espantosa i en

la colossal Desembocadura d‘ es Torrent
de Paréis, ubert per horrible terratremol causat amb una mirada que doná 1‘ Omnipotent un día qu‘ es passetjava amb la
seua Carrossa?
¡O miserable cuquet que és s‘ homo que se rossega per la térra sense ales per re-
muntar-se a ses altíssimes e inaccessibles
regions de sa Divinidat. ¡O menuda copinya de s‘ inteligencia humana aont sois e-hi cap una gota de roada que es sol eva¬ pora, i e-hi volen fer quebrer s‘ inmensi-
dat de la mar!
Vejem, idó, s‘ hermosa tradició presa de quatre o cinc llocs, principalment d‘ un antic llibre que se va publicar la més de 230 anys, de sa bellíssima poesía de don Ramón Picó Campomar, Mestre en Gai Saber, i de sa preciosa Guía de Lluc, publicades una i altre 1* any 1881.
IV
Terrible combat
Feia alguns anys que eren casats dos joven?ants que si bé no eren gaire ríes, eren no obstánt felinos, perque vivíen en santa pau i alegría: ell nomía Mestre
Llull i feia de carboner per ses munta-

anyes d‘ Escorca; ella sois es conegud
amb so nom de la Bella Dona perque era
molt guapa i molt bella de cós, i sobre tot
modesta i bellíssima d‘ ánima. Ella no
era, com moltes, un ángel de part de fóra i un dimoni de part de dins; sino que pareixía i era vertaderament un ángel.
El dimoni, envejós, que no pod sofrir que estiguem bé, se serví d‘ un perdut per omplir s‘ enteniment i es cór de Mes¬ tre Llull, quantra sa seua esposa, d‘ una gelosía furiosa que vé a esser un f«c te¬ rrible, una malaltía funesta que roba sa
felicidat an es matrimó u més ditxós.
Un día hora-baixa la Bella Dona venía
de la sitja del seu espós an a qui sense sabrer el motiu ha vía deixat trist i funest, i aixó que mestre Lull, algún temps antes
dins la seua barraca i tot era s‘ homo més
alegre i felig del món; i ella anava a caseua resant el Rosari, i no poguent-se treurer d‘ es cap sa tristesa del seu espós, amb so cór pié d‘ amargura, exclamava moltes vegades: ¿Qué se ‘s feta s‘ alegría del meu espós, Bonjesús?
Seguint es camí de la vila, que no se sab quina era, sa mestressa passá per un caminoi que va per dins un bosc d’ ausi-
(Següira)

SOLLER <m3SHHBnK

Este eáiieio situad© entre las estaciones de los ferrocarri¬
les de Palma j Sóller, c®a fachadas 4 los cuatro vientos, reúne todas las comodidades del confort moderno,
Luz eléctrica, ft§ua á presión fría y caliente, Depar¬ tamento de bañes, Extensa carta, ¿torcido esmerado y económico.
Directores pripittartos: Covas y Sampol
TRANSPORTES TERRESTRES Y MARÍTIMOS

Casa Principal en CERBÉRE

^ CETTE: Francois Solatjes—Rué Lazone Carnot, 1 ( BARCELONA: Sebastián Rubinosa —Plaza Palacio, 2

ADUANAS, COMISION, CONSIGNACION, TRANSITO

Agencia especial para el transbordo y la reexpedición de frutos y pvímeura

SHiRVIGIO «.AlPIESO Y SCONÓMIOO

Tlepiieorfonnno*

‘
,

Gérbere, Cette,

1.69 O.OO

|I|I

‘e!e§ramas<< JyoOséLACToGll E- CSE-CREBTETREE..

SECCION ESPECIAL PARA
vumfjijmm* wwjmm® ir camiías
Primera y única casa en Mallorca DIRECCIÓN Y TALLERES:
SAN MAGÍN, 211, interior (Sta. Catalina. — PdLMfl
SUCURSAL:—Hermanas Estades, Plaza de la Constitu¬ ción.—(SOLLER).

Importaciones y Exportaciones
DE
FRUTOS, LEGUMBRES Y PRIMEURS
FRANCISCO-ARBONA
6, Cours Juliéü, 6.—MARSEILLE
Expediciones al por mayor de naranjas, mandarinas, limones, bananas, dátiles, higos, uvas pasas y en fresco.
Especialidad en toda clase de frutos y primeurs de España y Argelia.
FRUTOS SECOS DE TODA CALIDAD
Telegramas: BA^BONA-Marseille—Teléfono 29.68
Servicio rápida y económico en lodos los servicios

mmm, «me», iiiipis y mmrnm 11

|| David March Fréres

|1 0VíD J. Ascheri & C Suecesséurs

Boulevard du Musée, 70. MARSEILLE—Tdéíeae fi.° B7-82

||

Tslisramas: MASOHPRIM MARSEILLE

| j|

Expediciones al por mayor de naranjas, mandarínas, limo- 1${

-nes, bananas, frutos secos, etc. Especialidad en primores de | |H

Argelia, España y. del País.

| |l

Rapidez y Economía en todas las operaciones |«f

SOLLER.—Imprenta de «La Sinceridad

CARCAQENTE (Valencia)

TELEGRAMAS: GINER-CAR CACENTE

EXPORTACIÓN:

Hara.nfas9

. y .EJanones

Frutos escogidos ❖❖ Lo mejor del país
Envío de precios corrientes sobre demanda

SOLLER

11, Rué de la République, 11—PERS6U6ÜX (Dordegne)
Expéditions par wagons et en saca de ——
Noix, Chataignes et Marrona
Spóois.lltó d® ooJ.is - postaux des 10 Icllos*
Téléphone, 0.87 ^ Átefl ÍÍ|rafíl|lÍe: RiPOLL Périgueux
;s Almacén di 717TQS ESPAVQL2S
ESPECIALIDAD EN FROTO 5 DE PRIMERA CALIDAD
AL POR MAYOR Y MENOR

Libourne—Place de l’Hótel de Vilie, 6 —Libourne

Naranjas, Limones, Mandarinas, Granadas de España,

||Í Dátiles, Pasas, Uva fresca, Higos de Mallorca, Ciruelas

|j¡

— — PRIMEURS DE ESPAÑA — —

Bananas, Ananas, Nueces, Avellanas, Cacahuetes, Castañas,

i|

Ajos, Cebollas, Charlólas ——

TEBL.ÉrF’OJSTO, 131

Médico y Odontólogo
ÚNICO EN MALLORCA CON AMBOS TÍTULOS DEfMADRID
ENFERMEDADES DE BOCA Y DIENTES © © © ® © © © © © © © © ■ ©. • Y MEDICINA GENERAL
ESPECIALIDAD EN DENTADURAS DE ORO
Consulta todos los miércoles y domingos en Sóller
Calle de Batach, n.° 19. En Palma: Calle de San Francisco, n.® 18.

Calle del Príncipe n.° 15.—j^ÓDLíBt{

En este establecimiento, situado en la céntrica calle de! Príncipe, encontrarán los aolíerenses un completo y variado surtido en objetos de dicho ramo, todo á
PRECIOS ECONOMICOS

-

-

Especialidad en bolsos de plata para Señora, á - -

PRECIOS DE FÁBRICA

¿¡¡OSl

SOLLER m

❖❖
♦♦♦»♦♦
❖❖ ❖❖
♦♦♦^ ♦>
v♦
♦♦ ♦♦
^ *
❖❖ ❖❖
♦
♦
♦ ♦
♦
♦

Expeditions Commission
MAISON FERRAGDT JOSEPH
6 rne Carreterie 11 et 12.—HALLES CENTRALES
AVIGNON (VauelMse) ” ss bs Telephone 435
EXPEDITIONS JOURNALIERES DE TOUTES SORTES
DE FRUITS ET LEGUMES DU PAIS ET ETRANGERS
La Maison se recommande par les bons soins et Sa
célérite qu‘ elle apporte aux ordres que s‘ oíi vent bien
luí confien
MAISON DE PREMIER ORDRE
Telegrammes: FERRAGÜT CARRETERIE (AVIONON)
MAISON FONDÉE EN 1910
Expeditions de toute serte de fruits et primeurs
Cerises, bigarreau, peches, abricots, tomates, choux-fleurs
sraéoísLlité d© melosas verts qxialité espagnole ©t d© melons d© poohe, piments d‘ Bapagne
mus it siiiM
24 Rué Vieux Sextier—A VSGNON-(Vaucluse)
Télégrames: COLOM-SEGURA, AVÍGNON-Téléphone 4-77

>;*$ *><♦
4$b4^ ❖❖
4j>^ ♦♦ ♦♦
♦♦♦♦♦♦
❖❖ ❖❖
♦ ♦ ♦
♦ ♦
I

ir á
Im
COMPAÑÍA MADDOÍfQUINA DE YAPOÍflBjg (S, Á-)
Servicio de Comunicasioses Marítimas, postales y comerciales entre PALMA, IBISA y CONTINENTE —Itinerarios provisionales y transitorios

SALIDAS DI PALMA PARÍ EL C9NTMTE
Lunes, 6 tarde, para Barcelona. Martes, 6 tarde, para Valencia. Miércoles, 8 y media noche, para Barcelona
(rápido). Jueves, medio dia, para Alicante, (escala en
Ibiza). Viernes, 6 tarde, para Barcelona. Domingo, 8 y media noche, para Barcelona,
Rápido).

SALIDAS DEL flTIlST! PARA PALM
Miércoles, 8 y media noche, de Barcelona (Rápido).
Miércoles, 6 tarde, de Barcelona. Jueves, 6 tarde, de Valencia. Viernes, 8 y media noche, de Barcelona (Rá¬
pido). Sábado, 1 tarde, ’ de Alicante (Escala en
Ibiza). Domingo, 6 tarde, de Barcelona.

SERVICIO DE IBIZA

Salidas de Palma para Ibiza, martes 6 tarde. Salida de Ibiza para Valencia, miércoles 6
tarde.
Salida de Valencia para Ibiza, jueves 6 y
media tarde.

Salidas de Ibiza para Barcelona, viernes 4
tarde.
Salida de Barcelona pai’a Ibiza, domingo 4
tarde.
Salida de Ibiza para Palma, lunes 6 tarde.

Vapores de 1.a clase: Rey Jaime I - Rey Jaime II - iiramar
- BeSIver - Mallorca » Balear - Cataluña - Luisa - Isleño -

Ciudad de Palma - Tormentera

Domicilio social: Palma de Walioroa — Dirección telegráfica; Marítima-Palma

álillá i#i ffii
Inaportatlon - JSxportatfon

FRUITS FRAIS, secs et primeurs

«maEMK^isgnsEgmsmsgmHiiaEa^^

V»WK*) i(*.'S W»WIW.H*)' mu

Comisión, exportación é Importación

CARDELL Hermanos
Qxxss.i d® Celestina, 10.-L.Y0N.

Expedición al por mayor de todas clases de frutos y legumbres del país. Naranja, mandarina y toda clase de frutos secos.
Telegramas: Cardell — LYON.
Sucursal en XjEJ THOR (VaL-uoiua©)
Para la expedición de uva de mesa y vendimias por vagones completos y demás.
Telegramas: Carden — LE THOR.

Maison principale á MARSEILLE: 28, Cours Julien
Téléph. 15-04—Telégrammes: ABÉDÉ MARSEILLE
Succursale á LAS PALMAS: 28, Domingo J. Navarro
Télégrammes: ABÉDÉ LAS PALMAS
PARIS— Maison de Commission et d5 Expéditions
SAMANES, FRUITS SECS, FRAIS, LÉGUMES 8 et 10, Rué Berger—Télégrammes: ARBONA-PARIS—Télépbone: Central 08-85

Sucursal en ALCIRA (Valencia)

Para la expedición de naranja, mandarina y uva moscatel Frutos superiores.

MAISON FONDÉE EN 1905

= Caroagente = = AJolr-a, = — IF’u.etols, Xjetr*g«.

l

Telegramas: Cardell — ALCIRA.

(0«5>.Us> * ®! «1 © « ©.« © H9M lW® I.&)©<©.

©

v© j

©i©i ©i© j ©i © t ©t®i® i.o i ©>©i ©« ©i ©

Sipiiitiois áirectss de trates sortee de primeáis

Pour ia Franos et 1’ Étranger

dSION. I

IOS, EXPORTAGII I

9

SXPEDÍCÍO'ÍKS AL POS MATOE

m

de toda clase de frutes y legumbres del pais. -

—======= Naranjas, mandarinas y limones.

FRANCISCO FIOL y Hermanos

-
;

- Rué des Oleres II, \\7IENNE-(lsére) -

—

. T©l©gra.ncia.s: FIOL—VIENNE-(Isére). TKü.nteF’Olsro 2B—&T.

i CASA I ALCIRA (falencia) ¡m la eipáciín ie naranja y mandarina Telegramas y Correspondencia: FIOL.-AL.CIRA

I JUVENTUD ETERNA S^IgSSEí

La única verdad para hacer desaparecer las canas.
Se garantiza no contener nitrato de plata ni sustancia alguna nociva ji¬
para la salud. No mancha el cutis ni la ropa.

PRECIO: 5 PESETAS FRASCO.

De venta en PALMA: en la Perfumería Inglesa, Cadena 6—Perfume¬

ría La Oriental, Quint 1 y 3—Perfumería de D. Lucas Canals, Brossa

10, y en SOLLER, Hermanas Estades, Plaza Constitución 16 y en la j

Perfumería La Artística, Luna 5 y en todas las principales perfume- g£ i

J rías de España.

§•-1

Cerises, Bigarreau, Péches, Abricots, Tomates du pays et de Majorque, Chasselas et Clairettes dorées du Gard

TI i

®Tr Alio:
PROPRIET AIRE
Boulevard líam.—SdRdSCOH - sur-f^H0T16

Adresse Télegraphique: ARBONA, Tarascón. —Téléphone n.° 11 Sucursale a REMOULINS.—Téléphone n.° 7

Exportación de Pasas y Vinos Pinos

BERNARDO GONZÁLEZ i

❖

SUCESOR DE

♦

♦

PABLO DELOR

t X

♦

*

MALAGA

♦ ♦

♦

♦

CASA FUNDADA EN 1863

%
♦

: Se suplica á los comerciantes españoles estable¬

x cidos en el extranjero, consulten á esta casa antes

de comprar.

♦

#

8

SOLLER

MAISON D‘ EXPEDITIONS ET COMMISSIONS
Michel CASASNOVAS
55, Place des Capucins, 55
SUCCURSALE: Cours St. Jean, 73
Ispisialité ei Baiaiü, Oraigts, Mandarme®,
Sitas et Ffiits sscs i© fsites swtes
Ato Télégraphiqie - Casasnovas - Gapucins, 55-BORDEAÜI
TÉLÉPHONE 1106

4 Norberto Ferrer X

♦

CARCAGENTE (VALENCIA)

♦

:

~— %

^ EXPORTACIÓN de Maranjas, Mandarinas, ^

^

Limones y Cacahuetes.

^

^ Dirección telegráfica: BERTOFERRER-CARCAGENTE ▲

Eipéditions de tente serte de FilUS &, FRIMEtfBS

XMPGRTüTIOJSf

EXPORTATIOM

MAISON CANALS FONDÉE EN 1872

JIAl PASTOS Successeur

16, f^ue des Halles - TARASCON-(B-du-Rh.)
Diplome de rand prix Exposition Internationale. París, 1*906.
Hors eoncours : Membre du Jury Exposition Internationale Marseille 1906 Croix de mérite Exposition internatiouale. Marseille, 1906
Télégrammes: PASTOR - Tarascón - s - Rhone, Téléphone: ErsLtr,e»p>óts &c MffiLgsusín rx,° si

F. ROIG
P CEBLA IjAMUA> Valencia
® Exporta buena naranja.
GarGaJenfe—Puebla Carja Ildra-Maaflsl
Telegramas: I^OI(«r— PUEBLA LARGA
:: Transportes Internacionales ::
Comisiones-Hepreseiitaciíiiies-Coüsigüacieses-Tráasitás-Pmiios alzados ¡tara ledas destinaciones
Servicio especial para el transbordo y reexpedición de NARANJAS, FRUTAS FRESCAS Y PESCADOS

FÁBRICA DE ABONOS QUÍMICOS
—-«* DESPACHO: Palacio, Tí.—PALMA ♦ *»f-
Superíosfatos de cal, sulfato de amoniaco, hierro y cobre. Abonos completos para toda clase de cultivos
ÁCIDOS: Sulfúrico y muriáfico de todas graduaciones
SERVICIOS GRATUITOS
Consultas sobre la aplicación de los abonos; análisis de tierras j envío de varios folletos agrícolas.

ALM&CEN DE MADERAS FSomiers de inmejorable calidad con sujeción á ios siguiente tama-

ESPECIALIDAD EN MUEBLES, PUERTAS Y PERSIANAS

í

ANCHOS

i De 0‘60 á . . 070 m.
\\De 071 á . . 0‘80 m. IDe 0‘81 á . . 0‘80 m.
JDe 0‘91 á . . 1‘00 m.

Calles del Mar y Granvía
SÓLLER (Mallorca) |
MARITIMA
SOLL ERENSE
Serviola tato Sílir, Baresloaa, Ostia j vieivtrss.

AGENTES DE ADUANAS

CASA PRINCIPAL:

I

SUCURSALES:

(Franoia)

P05Í,T-B0IT (España)

(Pyr.-Orianí.)

| !€SlsriDAV5írH3 (Basses Pyrenées/

Can ©a Ostia: Qaai de la Repnbliqie, 8.—Teléfono 8.37
TELEGRAMAS: BAUZA

.tepÉfil'CEÜIi vaper Villa de Sóller

—

—

Rapidez y Economía en todas las operaciones.

——

VICHY CATALAN
Balneario de primer orden.—Temporada de l.° de Mayo á 30 de Octu¬ bre. Montado a la altura de los mejores del extranjero.
Situado entre la estación y el pueblo de Caldas de Malavella (Gerona).
Teléfono de la red de Gerona combinada con la red de Barcelona.
Distancia de Barcelona: En tren ligero, 2 horas 30 m.; en tren correo,
3 horas.
Aguas minero-medicinales termales de 60°, alcalinas, bicarbonato, sódicas, de fuerte mineralización, son las más aconsejadas por todas las eminencias médicas para la completa curación del reumatismo y artritismo en todas sus formas, y de la gota, así como también para combatir las afecciones del estó¬ mago é instestinos, los trastornos del hígado y la diabetis. ADMINISTRACIÓN: RAMBLA DE LAS FLORES, nftm. 18, entresuelo.—BARCELONA

© Transportes Internacionales ©
LA FRUTERA
de Jétenla &o!om ♦
CIRBSRfi y PO&T-B0U (Frontera Franco-Española)
Cerbére LA FRUTERA
TELEGRAMAS port^ou LA FRUTERA
TELÉFONO
Casa especial para el transbordo de wagones de naranjas y todos otros artículos. Agencia de Aduanas, Comisión, Consignación y Tránsito ♦ ♦ ♦ PRECIOS ALZADOS PARA TOBO PAIS ♦ ♦ ♦

-\\