AfíO XXVIII (2.a EPOCA) NUM. 1346
AfíO XXVIII (2.a EPOCA) NUM. 1346

SABADO 11 DE ENERO DE 1913

FUNDADOR Y DIRECTOR: D. Juan Marqués Arbona.

REDACTOR-JEFE: D. Damián Mayol Alcover.

REDACCIÓN y ADMINISTRACIÓN: calle de San Bartolomé n.° 17.-SÓU£R

SECCION LITERARIA
LA PIEDRA EN EL CAMINO
Hace macho tiempo existió'un Rey que se complacía en enseñar buenas cos¬ tumbres á su pueblo.
—El infortunio viene solamente á los
perezosos, á los despreocupados-decía-; pero, en cambio, á los que tienen volun¬ tad y son trabajadores, les ocurren todas
las cosas buenas.

todos lo habían leído, abrió la cajita, la vació y cayeron un magnífico anillo de oro y 20 monedas del mismo metal.
Ante su vista todos aquellos perezosos se arrepintieron de no haber quitado la piedra del camino.
Y es que hay muchos que encuentran más fácil y más cómodo protestar con¬ tra el prójimo en vez de hacer el bien que pretenden de los demás.
G. M,

político muy semejante al actual; co¬ mentábamos entonces la crisis y señalᬠbamos peligros que más pronto de lo que esperábamos comienzan á presen¬ tarse; no creíamos que nuestras profecías y los periodos de historia que conparᬠbamos se asemejaran tan pronto en sus trámites. ¡Quiera Dios que cese aquí el parecido y la repetición de la historia! Que el señor Maura ha tenido razón so¬ brada para adoptar tan gravísima deter¬ minación, es indiscutible; que la patria podía aun exigirle mayores sacrificios

Una noche salió reservadamente de

palacio, y colocó una gruesa piedra en medio del camino. Después volvió á su real residencia y dispúsose á observar
desde una ventana.

No había aun despuntado el día, cuan¬
do un tintineo de cascabeles le advirtió

de que alguién se acercaba. Era un carrero que conducía á la ciu¬
dad un carro lleno de panochas.

—¡Oh, los perezosos!—exclamó, sepa¬
rando el carro hacia un lado para que
no tropezase en la gruesa piedra—¡Bien podían haberla quitado del paso!
Y pasó, sin pensar que lo mismo po¬
día haber hecho él.

Al poco acertó á venir por el camino un joven soldado, que marchaba can¬ tando alegremente una canción en bo¬

ga. Llevaba una airosa pluma en el som¬ brero y una larga espada al flanco. Co¬ mo no viese la piedra, dió un gran tro¬

pezón, que estuvo á punto de compro¬ meter su equilibrio.

—¡Qué vergüenza!—exclamó—. ¿Ha¬ brá gandules? ¡Bien podían haber desem¬
barazado el camino de obstáculos!

Y siguió su andar, reanudando la
briosa canción.

Una hora más tarde pasaron seis ricos comerciantes, que se dirigían á la feria
de la ciudad, conduciendo tres mulos

cargados de mercancías. Cuando llegaron junto á la piedra, ob¬

servaron que el camino era tan estrecho, que apenas podían pasar entre la piedra y el muro.
—¿Se ha visto nunca una cosa pareci¬ da...? Ninguno se ha cuidado de quitar este pedrusco. ¡Qué gente tan vaga!
Y maldiciendo la pereza de los demás,

Sus afligidos padres don Pedro
A. Alcovei Pons y doña María Mo-
rell y Castañer, hermanita, abuelo,

como pudieron, pasaron adelante. La piedra permaneció en el mismo si¬
tio durante tres semanas, sin que nadie se ocupase de limpiar el camino de se¬ mejante estorbo.
Entonces el viejo Rey dirigió un men¬ saje al pueblo, invitándole á reunirse en un día y hora determinados junto al pa¬ lacio, pues tenía nececidad de hablarle.
Llegó el plazo señalado, y entre la
multitud estaban el carrero, el soldado

tíos, primos y demás parientes, parti¬ cipan á sus amigos y conocidos tan £m m sensible pérdida.

y los tres mercaderes. Un toque de trom¬ pa anunció la presencia del Monarca, el cual acercándose á la famosa piedra,
habló así:
—Amigos míos; fui yo quien puso la gruesa piedra en el camino. Por tres se¬ manas espié vuestros pasos, y escuché innumerables comentarios é imprecacio¬ nes; pero todos echando la culpa á los demás, dejásteis siempre la piedra en el
mismo sitio.
Esto dicho, se inclinó, y entre el estu¬ por de la gente, movió la piedra y la re¬
tiró á un lado del camino.
En aquel preciso momento apareció como una pequeña fosa, en la cual ha¬ bía una caja de hierro. El viejo Rey la cogió y la puso en alto para que todos viesen lo que sobre ella había escrito.
Decía así:
“Para aquel que remueva la piedra.” Cuando el buen Rey se aseguró deque

La vida política
Escribimos hoy bajo la pesadumbre de un suceso que ha conmovido á toda España y cuya trascendencia para el porvenir no es fácil precisar: la retirada
del señor Maura marca en la historia de
nuestra patria un punto de partida para una serie de acontecimientos que solo la Providencia puede evitar; la retirada del señor Maura de la política no es un he¬ cho puramente personal, es el indicio cierto de que los sucesos se han compli¬ cado en tal forma que hacen imposibles y estériles los sacrificios de los que han puesto todo, hasta su vida, á disposición de la patria y de la monarquía para la
defensa del orden social.
En nuestro último artículo hicimos
un extracto de la historia de un periodo

de los que ha venido realizando en favor del orden, es un punto controvertible: todas las paciencias tienen su límite y todas las abnegaciones su término. Esto se habrá de tratar durante largo tiempo y ha de ser origen de no pocas criticas en pro y en contra del señor Maura; por hoy nos vamos á limitar á señalar los primeros efectos del acto.
Y ¿cuales han sido estos? El regocijo,
el contento ruidoso de los elementos re¬
volucionarios de todos los matices que
parecen haberse puesto de acuerdo para aplaudir la resolución de la última cri¬ sis. El hecho tiene bastante significación; son los enemigos de la monarquía quie¬
nes felicitan á los ministros, son los ene¬
migos de la monarquía quienes se ma¬ nifiestan satisfechos del curso que llevan los acontecimientos. ¿Se proponen con ello prestar á las instituciones el apoyo

que los republicanos más caracterizados acabaron por otorgarles en el primer pe¬ riodo de la Regencia merced á la política del señor Sagasta? No; ni siquiera se renuncia, aunque solo sea de palabra, á los procedimientos revolucionarios; al contrario, se afirma que con la retirada del señor Maura se prueba la fuerza de lo que ellos llaman la opinión popular y aprovechando lo que consideran un éxito de su política se aperciben á ma¬
yores empresas.
Resulta, por lo tanto, juzgando los hechos por sus consecuencias, que los republicanos ven con placer la destruc¬ ción de un partido monárquico y que aplauden á los demócratas gobernantes y les prestan el concurso de su propa¬ ganda para que continúen en el poder á costa de la desaparición de una fuerza absolutamente necesaria para la defensa y sostén de la monarquía. Y resulta que esos monárquicos demócratas proceden con tanta insensatez que se consideran fuertes y felices porque tienen el apoyo de los dueños del arroyo, y consideran
el acto del señor Maura como un hecho
sensible, según hipócritamente declaran; pero sin ninguna importancia ni tras¬ cendencia para el porvenir de la patria.
La fuerza de los republicanos no está en las urnas, como ya se ha vistoen una porción de ocasiones en las grandes ca¬ pitales: cuando van unidos á otros ele¬ mentos obtienen el triunfo electoral; so¬ los, jamás. Ellos mismos no pueden for¬ mar una masa compacta para acudir á
los comicios. Su fuerza está en la calle,
en la turba; la amenaza del motín es el
arma que esgrimen y que explotan. Los
Gobiernos, faltos de carácter, se asustan
de esta clase de vociferaciones y convier¬ ten en sus aliados á los mayores enemi¬ gos del Rey y de la monarquía.
A cambio de estas complacencias de la turba para con el gobierno ¿qué pide co¬ mo premio? Porque el gran Castelar ha¬ bló claramente á los monárquicos cuan¬ do era jefe de un numeroso partido re¬ publicano. Dadme el sufragio universal —dijo—el juicio por jurados, la ley de asociaciones, el Código civil con el capí¬ tulo del matrimonio y los republicanos
nos consideraremos desarmados, mi par¬
tido quedará disuelto, los que quieran de los míos irán á ayudaros, yo me retiraré de la vida pública satisfecho de haber cumplido con mi deber. Y este pacto se cumplió en todas sus partes; la monar¬ quía demostró que era una institución compatible con todas las instituciones progresivas, y muchos republicanos pa¬ saron á los Consejos del Rey, sirviendo lealmente la causa de la monarquía.
Pero los actuales republicanos ¿qué
solicitan á cambio de su benevolencia?
No tenemos noticia de una sola aspira¬ ción política y de nada referente á doc¬ trinas. Que no vuelvan los conservado¬ res al poder; que se vaya Maura de la política, que se inutilice para gobernar al señor La Cierva y que se perdone y
se indulte á los causantes de revueltas
sangrientas promovidas por ellos para trastornar el orden social y faltar á la disciplina militar.
La resolución de la última crisis no ha
significado que triunfaban éstos ó los otros principios políticos; y. sin embar¬ go, ha entusiasmado á las izquierdas re¬ volucionarias/irreductibles y jacobinas. El actual jefe del gobierno ha podido de¬ cir á la Corona, según cuenta la prensa: El partido liberal está gobernando hace meses sin que haya ocurrido la más leve alteración en la paz pública, y tiene ra¬ zón; pero la afirmación nos recuerdaque

SOLLER

en una ocasión hace muchos años, y en más pequeña dolencia amenazara una Italia sino estamos equivocados, había vida dedicada al trabajo, y embargada,

una ciudad marítima donde elementos para honra de España, por las ciencias

levantiscos hacían imposible la vida de y las letras. Presidió la Junta de la Co¬

las gentes pacíficas. El ministro Giolitti misión del Diccionario Vulgar, dió sus

tuvo el acierto de mandar un prefecto acostumbrados paseos y se acostó á las

bajo cuyo mando no volvió á producirse nueve de la noche, sintiendo ya ligeras

el menor desorden en aquel territorio, molestias. A la una y media de la ma¬

y admirado el gobierno de tan brusco ñana oyó su familia ruidos alarmantes

cambio hizo llamar á aquella autoridad en la alcoba del insigne académico, y

á Roma para explicar el milagro.

cuando acudió la sobrina del padre Mir

El prefecto fué franco. La paz—dijo— fallecía éste, víctima de una angina de

como ustedes ven ha sido completa: el pecho. El médico de la casa de Socorro,

que ha querido jugar á los prohibidos lo D. Eduardo Aldaya y el doctor Viñals,

ha hecho sin ser molestado por nadie; que llegaron poco después, no pudieron la inmoralidad pública se ha acrecenta¬ hacer más que certificar la defunción.

do en las proporciones que han tenido á

El hablista insigne, el maestro de gra¬

bien los explotadores del vicio; los ene¬ máticos y de filólogos, el latinista y el

migos de la monarquía se han despacha¬ castellanista que acababa de fallecer,

do á su gusto en reuniones y toda clase era desde hace muchos años uno de los

de actos públicos contra las instituciones cnienbros más preclaros de la Real Aca¬

y las personas reales; los elementos más demia Española, y sn archivero.

avanzados han predicado el asesinato y Mallorquín de nacimiento, desde muy la violación y el incendio donde y cuan¬ niño se consagró con verdadero afán al

do lo han tenido por/conveniente; en estudio de las Humanidades.

una palabra, cada cual ha hecho lo que A los quince años pertenecía ya al no¬

le ha dado la gana, y ya lo han visto us¬ viciado de la Compañía de Jesús, y poco

tedes. ni un motín, ni un disgusto para después señalábase por su gran talento

el gobierno, ni una bomba, paz comple¬ en las clases de Griego y de Latín, de

ta. Mejor garantido el orden, imposible. Filosofía y Teología.

A lo que el presidente del Consejo re¬

Ordenado de sacerdote, bien pronto le

plicó:

designó la Compañía para el profeso¬

—Pues, para garantir así el orden, so¬ rado.

bra una cosa.

En Burgos y en Salamanca explicó

—¿Cuál?

con notoria brillantez.

—El prefecto. El gobierno liberal viene pareciéndose á esta singular autoridad porque se lla¬

Emigrado á Inglaterra cuando la Re volución, al regreso se estableció en Ma¬ drid y publicó sus primeros trabajos,

ma política de tolerancia á unas transi¬ que desde luego le otorgaron un puesto

gencias que por el momento producen la tranquilidad y que implantan la semi¬ lla de graves conflictos y profundos tras¬ tornos para el porvenir y entre estas tran¬ sigencias ha entrado la de tolerar una infame propaganda contra la persona de mayor intelectualidad efi la política es¬ pañola, de conciencia más severa y de carácter más enérgico: contra el jete del

por derecho propio entre los mejores prosistas, lo que se apresuró á proclamar
con su altísima autoridad MeDeodez y
Pelayo. Escribió entonces los notables pró¬
logos que llevan las obras del padre Rivadeneyra. y el prefacio á la Viclade San Gonzalo de la Palma, y poco, después,
como refutación al famoso libro de Dra-

partido conservador. Contra ningún hombre que haya gobernado y pueda gobernar se debe consentir esa propa¬ ganda y mucho menos las apoteosis de los delitos de que ya ha sido víctima.
Los enemigos del señor Maura que quieren ver en la retirada otras causas distintas de las que él ha hecho públicas pretenden atribuir el acto á temor. No conocen el temple del señor Maura los que así se expresan: nos atrevemos á afirmar que si hay en el fondo del alma del señor Maura otro sentimiento que el expresado en los documentos, no será el temor seguramente. Será el de repug¬ nancia hacia los procedimientos queemplean varios políticos.
Emilio Sánchez Pastor.
(De La Vanguardia).

per Los conflictos entre la Religión y la ■Ciencia, publicaba el padre Mir su Har¬ monía entre, la Ciencia y 'la Fe, déla cual se han hecho copiosas ediciones.
Compuso luego la Historia de la Pa¬ sión, alguno de cuyos capítulos costaron
á su autor más de mil horas de esfuerzo
intelectual; pero esta obra, que él juz¬ gaba su mejor trabajo, le originó una situación violenta en la Compañía y su separación de la Orden.
Sus famosos Estudios de la vida de
Santa Teresa levantáronle por cima de
los mas renombrados estilistas castella¬
nos, pues su lectura da la sensación de una obra clásica del siglo XVI. Con toda clase de méritos ocupa sitio preferente
en las bibliotecas selectas, su estudio
crítico de Bartolomé de Argensota y la Defensa de la influencia de los aragone¬

ses en el descubrimiento de América.

ACADEMICO FALL80ÍDO

Reciente está aún su último triun¬
fo, consiguiendo el premio del duque

de Wervik y Alba en la Academia de la

EL P. MIGUEL MIE

Historia, de 12.000 pesetas, y que logró
con el citado Estudio sobre Santa Teresa.
De su estilo dijo el gran Menendez y

Para rendir tributo á la actualidad, tuvo el Sóller que dedicar mayor espa¬ cio que de costumbre á su sección polí¬ tica, el sábado último, y esto fué la causa de que demoráramos una semana el dar
cuenta á nuestros lectores de la sentida
muerte de un distinguido paisano, de un

Pelayo que «era grave, llano y majes¬ tuoso, de ritmo un tanto semejante al de la Poesía, de solemne andar y de
pliegues amplios y rozagantes, como los de una toga romana; período clásico y latino por excelencia, que de los labios de Marco Tulio pasó con mayor fuego y no menos grandilocuencia á los de Fray

mallorquín ilustre, honra de esta isla y de Luis de Granada.

las letras patrias, del sabio sacerdote con cuyo nombre hemos encabezado estas líneas, que acaeció en Madrid el lunes
día 30 do Diciembre último.

Su cultura, honda y maciza, admiraba á quienes disfrutaron del trato llano y modestísimo y severamente alegre del
bibliotecario de la Real Academia. Para

Con seguridad han de dispensárnoslo obtener tan envidiable ilustración, sir¬

al comprender que el aconteo-imiento po¬ vióle el conocimiesto de varios idiomas

lítico á que nos referimos, dada su tras¬ vivos, á más de su dominio de las len¬

cendencia, había de ser precisamente guas muertas y su larga permanencia

objeto de preferente atención; y hoy, en tierras inglesas y alemanas.

aunque tarde, han de leer con el mayor Pobre vivió y sin más ambiciones que interés sin duda las siguientes líneas con las de sus estudios.

las que de dicha muerte, por todos muy

Cuantos foudos lograba reunir inver¬

sentida, da cuenta uno de los periódicos mas importantes de la corte:
« El Padre Mir ha muerto silenciosa¬

tíalos en comprar libros, que una vez leídos, regalaba á la Biblioteca Episco¬ pal de Palma de Mallorca.

mente. apaciblemente, tal como vivió.
El sábado «fía 2S de Diciembre realizó
sos habituales ocupaciones sin qae la

Cierta mente no es de extrañar esta ca¬
reada de reeorsos en quites por toda compensación y sueldo, como bibliote¬

cario de la Real Academia, recibía una peseta diaria, que es el sueldo que dis¬ fruta, asimismo, el presidente de tan al¬
ta institución.
Las letras nacionales y la Iglesia ca¬
tólica están de luto.
La muerte del padre Mir las priva de una gloria culminante, española y ecle¬
siástica.»
* **
En la Santa Catedral Basílica de Pal¬
ma, se celebraron en la mañana del sá¬
bado lucidos funerales para el eterno descanso del alma del Rdo. P. Miguel
Mir.

•. Asistieron la familia y muchos deudos
del finado, testimoniando el hondísimo
pesar que ha producido el fallecimiento
del sabio académico.
Ofició el M. I. Sr. D. Matías Company,
Chantre, actuando de diácono el M. I.
señor D. Sebastián Maimó, Maestres¬ cuela; de subdiácono, el Reverendo don
Melchor Tugores, Beneficiado; y de Pres¬
bítero asistente el Rdo. D. José Ferrer, también Beneficiado.
Se había levantado un severo túmulo.
Rogamos á Dios por el eterno des¬
canso del alma del finado.

La Asamblea de los Conservadores

La reunión

Inspirándome, por tanto, en la con¬
veniencia de la brevedad á que antes

Conforme habían acordado los ex mi¬
nistros conservadores, en la)reunión que
celebraron á raiz de la carta enviada por
el señor Maura á los señores Azcárraga y Dato, de la que tienen noticia nues¬

me he referido, y no queriendo molestar más vuestra atención, déjo la palabra al
señor Pidal.»
Discurso de Pidal

tros lectores, el miércoles por la tarde
se reunieron en el Senado los senadores
y diputados del partido conservador,v convocados para tratar asuntó tan tras¬
cendental como la retirada de su ilustre
jefe.
La concurrencia fué numerosísima.

El señor Pidal comienza á hablar ma¬
nifestando que como la obediencia en estos tiempos es la fórmula mejor del patriotismo, se levanta como se levantó Lázaro, movido por la obediencia, á dar cuenta de lo que ocurrió en la reunión
de ex ministros.

El ex ministro de la Gobernación se¬

De este modo quedarán desmentidos

ñor La Cierva llegó poco después de los chismes y cuentos que sobre esa reu-

terminado el acto (que fué |muy breve), i nión se han propalado.

por haberle retenido en el Tribunal Su¬

Asimismo, estad seguros de que de

premo deberes profesionales.

esta reunión solo puede salir un acuerdo

La reunión, como se había dicho, fué que refleje el sentir de todos los conser¬

á puerta cerrada, pero á la prensa se le vadores españoles y es que continúe al

dió toda clase de facilidades para su in¬ frente del partido nuestro ilustre jefe

formación, pues entraron taquígrafos ' don Antonio Maura.

que tomaron los discursos pronuncia¬ No me propongo pronunciar un dis¬

dos, facilitándose copia íntegra de ellos. curso. A esta reunión solo toca tomar

Presidió el general Azcárraga, quien un acuerdo que sea consecuencia de la

tenía á su derecha al señor Dato.

historia del partido conservador y re¬

cuerdo de los servicios prestados á la

Discurso dé Azcárraga
El general Azcárraga pronunció el si¬ guiente discurso:
«Señores: Todos los presentes saben que el día primero de este mes, nuestro ilustre y querido jefe don Antonio Mau¬ ra nos dirigió una carta al señor Dato y á mí, como últimos presidentes de'las Cámaras conservadoras, encargándonos
la tristísima misión de comunicar al
partido conservador su resolución, ya de todos conocida, de cesar en.la dirección

monarquía y á la patria, expresando la
voluntad unánime de mantener los
lazos de disciplina. Solo ésto es lo que esta brillante Asamblea puede acordar.
(Muy bien). Termina con un elocuente i párrafo que es muy aplaudido, diciendo que si el partido considera que la carta que va á leer es expresión de su sentir, es la mejor contestación que puede darse á la
carta del señor Maura.
El documento

del mismo, por las razones que explica¬ ba en una nota adjunta á aquella carta, y que también es conocida de todos.
Fácil es comprender la sorpresa y*la emoción grandísima que este acto nos produjo. Inmediatamente tanto el señor Dato como yo, hicimos gestiones perso¬ nales y directas para lograr que el señor
Maura desistiera de su resolución. No
habiéndolo conseguido y deseosos de
asesorar nuestro criterio con la valiosa
opinión de los demás ex ministros del partido, citamos á la reunión que se ce¬ lebró el día 2, y cuyos acuerdos son co¬ nocidos también por nota oficiosa, á la que se dió la debida publicidad.
Uno de estos acuerdos fué convocar á
todos los senadores y diputados conser¬ vadores para esta reunión, que me con¬ gratulo de ver tan concurrida.
Hemos recibido también el señor Da¬
to y yo varios telegramas y cartas de aquellos correligionarios que, por au¬ sencia ó por enfermedad, no han podido
asistir á esta asamblea, en los que rue¬
gan se les considere como presentes y se adhieren desde luego á los acuerdos
que se tomen.
Penetrado de que en esta reunión son más necesarios los actos que las pala¬ bras, hemos convenido eu que os dirija la palabra nuestro ilustre amigo don Alejandro Pidal. el cual á sus dotes de inteligencia é innegables prestigios, une
la circunstancia de ser no solamente el
más antiguo ex ministro del partido, simo también el más antiguo d& Sos pre¬ sidentes del Congreso.

La carta que en la Asamblea del par¬ tido conservador leyó don Alejandro
Pidal. dice así:
«A don Antonio Maura: El partido li¬ beral conservador español, enterado por conducto de los ilustres presidentes de
ambas Cámaras de las últimas Cortes
conservadoras, de la carta que se ha ser¬ vido usted dirigirles, acompañada de la consulta destinada á ser depositada re¬ verentemente en manos de Su Majestad
en el caso de haber sido consultado por
la Corona en la honda crisis producida por,el sangriento fracaso de la contra¬ producente política de abdicación que consiste en procurar sanamente calmar las aspiraciones irreductibles de la revo¬ lución cosmopolita, arrojándole astillas del Trono, se apresura á manifestar á usted, contestándole por el mismo auto¬ rizado conducto, que aprecia, estima y agradece en cnanto vale, pero no la aprovecha, porque no la necesita, ia ga¬ llarda prueba de suprema delicadeza de renunciar al acta de diputado para de¬ jarle paso franco á la libre y serena de¬ liberación sobre la organización y jefa¬ tura del partido que por una apreciación personal de las actuales circunstancias sospechaba que le vedaba dirigir por el instante, compartiendo aquella lícita res¬ ponsabilidad que se contrae en el juego de las instituciones políticas, cuando no se salva con la protesta más eficaz en lo posible toda aparente complicidad en la marcha convenida de los gobiernos en
aqoeCoe casos tac extremos en qot es evidente, hasta la escandalosa notoríe-

SOLLER

3

dad. y no puede menos que considerarse
como esencialmente atentatoria á los sa¬
grados intereses de la Patria y del Rey. Porque el partido liberal conservador
español, como partido brotado, nutrido y sustentado en las maternales entrañas de la patria en contacto vivísimo con la realidad española y con la cultura uni¬ versal y orientado ú, los eternos ideales del deber, por los caminos reales del De¬ recho, no quiere, no puede ni debe re¬ aparecer abandonando su historia, sus principios y procedimientos como orga¬ nismo viviente con representación parla¬ mentaria de las grandes fuerzas sociales que integran las glorias, los intereses, las libertades, el progreso y el porvenir de la patria, estando virilmente decidi¬ do á traducirlo en política, orgulloso de llevar á su frente para esta obra redento¬ ra, como su más genuino caudillo, al político honrado por excelencia, consa¬ grado por la aureola que le circunda del sacrificio y de la abnegación, y ungido dos veces por la sangre misma de sus venas que ha dejado indeleblemente es¬ crita con su cuerpo lacerado, la ejecuto¬
ria de su heroico amor al servicio de la
patria y del Rey. (Este párrafo produjo una verdadera
tempestad de aplausos, durando la ova¬ ción unos cinco minutos.)
Seguros de que siguiéndole de cerca
nos encontraríamos totalmente de lleno
y á todas horas en camino del honor, y porque el partido liberal conservador es¬ pañol, coincidiendo con los elevados y generosos puntos de vista de su jefe, en¬ tiende que sirve como ninguno por su histórico desinterés, por su patriotismo acendrado y su lealtad acrisolada pa¬ ra caminar en inteligencia recíproca, ar¬ mónica y fecunda por las alturas del po¬ der y por los campos de la oposición con todos y cualesquiera de los gobiernos li¬ berales y demócratas de S. M, que atentos á la naturaleza gubernamental y á sus compromisos jurados marchen desem¬ barazadamente por las anchas vías de la libertad política, administrativa, económica y hasta social, pero no sirve, ni debe, ni quiere servir para engañar con su ejemplo á la confiada opinión de la masa neutra del país, defraudar las justas esperanzas de la patria y hacer traición á la sagrada causa del Rey, au¬ torizando con su concurso (responsable por voluntario) á ninguno que pueda ha¬ berse olvidado de loque al Rey,á lunación y á sí propio se debe, arrojándose des¬ atentado no por las vías generosas de libertad, sino por despeñaderos ensan¬ grentados de anarquía, que no es otra cosa en su esencia y en sus accidentes la rebelión antimonárquica,antipatriótica, anticristiana y antisocial de que desafo¬
radamente alardea á todas horas, con sus
amenazas implacables de destrucción y
exterminio, como credo de sus irreducti¬
bles principios, la negación absoluta de todo orden moral y como fines prácticos
é intermedios la destrucción de todo el
orden social existente y como procedi¬ mientos políticos ordinarios, el desorden, la rebelión, los explosivos y la cínica y
cobarde excitación á la vileza del asesi¬
nato.
Por todo ello, el partido liberal conser¬ vador declara por voz unánime de todos sus individuos aquí solemnemente re¬ presentados por las minorías de ambas Cámaras, que entiende que el señor
Maura una vez aclamada con solemni¬
dad y repetida unanimidad, su tínica y no interrumpida jefatura, no pu&de ha¬
llar otro camino dentro de la estricta ló¬
gica de sus propias declaraciones, que
retirar la delicada renuncia de su cargo
de diputado, como logrado y cousumado ya en su partido el efecto que se pro¬ puso al presentarla.
Asimismo entiende que el señor Mau¬ ra tiene el deber moral, ante Dios y su
Patria, de corresponder á la absoluta confianza de todo el partido, ocupando á su frente el puesto de responsabilidad y de honor que la Providencia le ha se¬ ñalado y que le ha consagrado la histo¬ ria. prara apreciar en todo tiempo y apli¬ car en todo caso, con toda la prudencia de tan consumado estadista, la oportu¬ nidad y medida en que deben realizarse

■■■■■■■■■■■■■BnHHaanaasBMBPiBanaBBrceianaaiBKMBnTmri-ffnnBBDgaBoaBSBM ■■■■■!! iiaaM*ssiaiiBBKnHBanR:nsBamrBE!Bna«ia»afaaBiic*FV««BBHiiHBanaaBaR3«Ras»isMBHaBaiiiaiinBaaanaBSasamiiBaB sni(3oap.nBBsgBauEBManBBS3BBaaHBtp.ga<aaiiov3a&;a-S!Ar)ranciaBsíuaaa^rii«tSBCBc3aaei«aBBsaBBenBBBBnns!a^aaniEin3H?s<:sunaesaRn^Bii2r2'<;eagB(iBaauBBBÍ?&NBHaMgiBnsuB!2QssB9BEBBBBMe9aBaaKnQaBnuanaHananja»QaBBBBB BBnaiBBaBSBBanMe«B«u»<piBnaB(iRBai¿:eMaaciifan?2BaaBnB»B93Q!e:v'9B.>r'r:aasacsaB«a5BBaaaBKanRBM>tfl»aMABQiBMsBaMHaHdiB:»jiBaB9^B^siBaiuusBu:Bua«iKav}«tirJK,i.>aíaiBeBB««jaarE?iaHa3aaBBnnBnnscHoa»MBnBEUBC33aBaBB .'íasHasyamasaBe'KOBiiB’Mtftf asi»» ansa usan wwwr« «na* so aMwwracBnaKaar-iafcrfiisBBHKBenjwBBiMeMeKKiDiLiasBGBisfcjipsBiowp aearS

mm

mm.

¡§gll§

; »uv< BfflaBnBBBBBMWaBBABMBní«»a»saBBaaBBns»«n«BB0Bm»*0R»BiHit>»4aa*BBBBBaB*B0BS9 0ABB«BBi»»aBBBBBinBRBB:*«isi«iBiaM«nBnniiB»BBBBiii;3iHB'Rn»« *70e n!BBaHraBB6aMnaae«¡ñ**M:iBaRsaR*EanB33r.s«3fflSfir¿a»aa^a*ttíBffo3»au»BQ3«Bsa«BaKiníüs¿R!nrjaürL'W‘¿!dr.nnfc£wn.W’WKsr«;!tfa£.:5saKnAKaOsM wO \\ii'«iHtKKiBi3Kat!2SU«sa£BoaH^r/Bug»nBtariBBnEJBMB»aannaaaAfi,KnsKnu sS/J. 5jBaaaaaEa,J»BMnKaK.,»'!«a«Bn»¡«UK««iEtf3Biagiát8»aiMaf3H*i£:Ha*,í;::-aKaBOKB*aeiKBaRMacB5?naa'3R*!riauaa¿iin^aic}3íji{ir!tsrlBBaatsnnww!..i3'!iar-— jn£üiawue6t:aoüaaiUnRE¡i:«*suxaBaaBC]BSBaaanraBsnHBMaBBasDiiaaMOI|nnan
,5tX! HanBaBBBHBEBB5BBaaaPMBBaBBnBcaBnnaaBaBaBKBgBBaaBaM5aBaMBBBBBBBBBBBBB«aaaBBagaiiaBBsaMeBBB«BBBBHa»BaagBcMiia aaaBaBU uB aEEEHf Q a£fika9M u HBHHI1BB BBBB BBBB BBBBilBaB IÍHBBIBat3||G(UnHa ■ana

BBBB

BBBB

uiac

Baña r«icS ñaua

aasa aaaiu sitúa asan
j|9SS9

■ amo (OCWU
A FRANCISCA CAÑAIS Y ESTADES

Falleció en Palma el día 9 de Enero de 1913, á la una de la madrugada

BBBB BBBB
9»:

BBBB

■ BBB

SS”

habiendo recibido los Santos Sacramentos

( E. P. D. )

95»

BBBB

BBBB1

BBBB

Sus hermanos D. Juan

y D.a Catalina,

hermana

política,

sisan
BBBB BBBB BBBB

■■■a

sobrinos (ausentes’y presentes) y demás familia, al participar

FKS ■■■■

á sus amigos y conocidos tan sensible pérdida,

les ruegan se

BBBB BBBB BBBB

BBBB

sirvan tenerla presente en sus oraciones y asistir al funeral BBBB

que en sufragio del alma de la finada se celebrará en la igle¬

BBBB BBBB BBBB BBBB

■ BBB BBBB
::::
■ BBB BBBB
ssa:
BBBB

sia parroquial de esta ciudad el martes, día 14, á las nueve y 9999

media de la mañana.

9999 9999

BBBB

BBBB

BBBB
BBBB
BBBB
BBBB asatBH BBBB BBBBBBBBBBBBBBBB BBBB BBBB BBBB BBBB BBBB BBBB BBBB BBBB BBBBBBBB BBBB BBBB BBBB (BBBB BBBB BBBB BBBBBBBB BBBB BBBB BBBB BBBB BB BBBB BBEIBBBD1B BBBB BBQB BBBB BBBB BBBB BBBB B BBB > inQ6IIIIRBRIIIIIIIRSIIIIBBSSBRBaBIBSniBSnBSRfllBISMIBIBBnilBBBnHBOBISÍHRSBSIIB BUBA BR^H BBatl BBE&BBMIfliS BBI9Í3 0!9IIBS3R!í4B BJBItStIBB fIREtB NBEIíO B^nnBBBBBBBGIflBBBnnBIB BBBB BBBB MBBVI HCIQ ti BBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBHBnBBHBBBIlNBBBBBBUBABBBBBBBHBHBBBBBB BBBB BBBB BBBB BBD O BBB a BBBB BDflUBBBB BBBB RIKnaaBnS BBBB BB HUBO t3KRlBnilU£i2infl 9 tfBBUfl W9BB BHBWBIIIIU BBBB BBB B 1 ' I» mbUIBBBBBBBB BBBB BBBBBBBB BBBB BBBB BBB» BBBB BBBB BBBB BBBB BBBB BBBB BBBB BBBB BBBB BBBB BBBB BBBB BBBB BBBB BBBB BBBB BBB BBBB 9 BBBB BBB BBBB PBB BBBB BPaB BBBB HBBPBBBBBBBBBBBBBBBB

m
■ BBB BBBB BBBB BBBB BBBBBIKBIiailBaMB.a aui» m&mb usa» iukuu tiKeJoaidtxsa asan RflMnRBaHBaBflMaMMHHBHNBuciiinnai
H BBB BBBB BBBB 2SBBBBBBBBBBB BBBB BBBB BBBB BBBB BBBB BEinKlunBB BBBB BBB IHBBBU BBBB OBI>BBB1BBBBBBBBBSIBatt9BD|iaBa PJBBB BBBB BBBB BBBB BBBB BBBBB BB BBBB BHBBBIBBUB BBBB BRBBBBQR NBinflBGIBUBBl&BnBBBEBEIBBBMKi BBBB BBBB BBBB BBBB BBBB BBBB BBBB BBBB BBBB BBBBBBBB BBBB BRIQ21 BBBB BBBB BiBBB BBSBKBBBIB B BBBBBBUBBBBI BfltiBBBBBBB BBBB BBBB BBIBB BBBB BBBB UBBlfl BBBB BBBB BBBBIMc&dIaID D BBBB BBBBBKBl:BBBB BBIflU BBBB BHBI/ BBBB BBBB BBBB BBBB BBBQ BBBB BBBB

los salvadores principios y generosos procedimientos que forman el credo eter¬ no de esta gran fuerza social, seguro de verse ayudado, secundado y seguido por toda la agrupación política que acaudi¬ lla, y que cifra en él sus más preciadas esperanzas; por loque, para allanarle el
camino restableciendo esta unidad, esta
forma accidental del procedimiento que pudiera aparecer sustancial á los ojos in¬
teresados en descubrir diferencias donde
sólo puede haber involuntaria y fortuita variedad de expresión espontánea de un
unánime sentimiento, nos apresuramos todos á concentrarnos en la misma uni¬
formidad y retiramos las dimisiones pre¬ sentadas, abriendo, preparando y hasta precediendo unos y otros, á nuestrojeíe, en el camino en que deseamos verle re¬ aparecer triunfante, lo mismo los que se apresuraron á acompañarle, que los que igualmente deseosos de no separarse, se detenían para llamarle, confiados en la infalibilidad de su vuelta, unidos to¬ dos juntos dentro de nuestro orga¬ nismo político, una vez demostrado hasta la evidencia que su momentánea separación sólo ha servido para que se presente mejor la fortaleza de nuestra unión y se remachen con mayor fuerza
las cadenas de nuestro afecto.
Y, por último, como coronación de to¬ do ello, el partido conservador pide á Dios que la voz noble, hidalga, sincera, desinteresada, leal, respetuosa y solem¬ ne que acaba de dar el alerta á todos los intereses amasados y á todas las clases aletargadas, con el acto realizado por el
señor Maura, con la diafanidad de la luz
meridional, sea oída sin prevenciones, pero con eficacia, por todos los hombres
de buena voluntad en todos los ámbitos
de la nación, que se enorgullece en el mundo con el glorioso nombre de la se¬ cular Monarquía española.»
La carta fué acogida con grandes aplausos y aclamaciones.
Discurso de Dato
A continuación se levantó á hablar el
señor Dato.
«Después de las nobles y elocuentes palabras pronunciadas por el señor Pi¬ ñal, solo nos toca aquí aprobar por acla¬
mación la carta leída.
El señor Pidal ha declarado, de mane¬
ra brillante y elocuente, que no debe
considerarse como hecha la renuncia del
señor Maura, y esto es lo que aquí de¬
bemos acordar.
El señor Dato cree que después de lo manifestado no puede menos de decla¬ rarse que en el partido conservador se albergan eo estos momentos dos solos sentimientos que del corazón de todos

surgen: la inquebrantable adhesión á Don Alfonso XIII y la personal á don
Antonio Maura.
Termina diciendo el señor Dato que
el entusiasmo del partido conservador debe exteriorizarse en dos gritos: ¡viva Don AlfonsoXIII!, y ¡viva don Antonio
Maura!»
Ambos vivas fueron contestados con
unánime entusiasmo por todos ios reu¬
nidos.
Enjos pasillos
Terminada la reunión, los senadores
y diputados conservadores salieron á los pasillos, mostrándose sumamente satis¬ fechos por la unidad de criterio exis¬
tente.
«Es una lástima que se haya incurri¬
do en el error—decía el señor Sánchez
Guerra—de no haber permitido la en¬ trada á los periodistas, para que hubie¬ ran podido apreciar mejor lo que pasa
en la familia conservadora.
Al salir, el señor Pidal fué saludado con una salva de aplausos y vivas á
Maura, y el ex-ministro conservador ex¬
clamó:
—Es el eco de la verdad de lo que ha
ocurrido dentro.
El señor La Cierva, que regresaba en aquel momento del Supremo, donde ha¬ bía tenido una vista, saludó al señor Pidal, y ambos se abrazaron efusiva¬
mente.
También el señor Dato, al salir, fué objeto de algunos aplausos.
Maura vuelve á la vida política
El Sr. Maura, que se hallaba ausente de Madrid, regresó á la corte el jueves por la noche. Ayer, viernes, los señores Azcárraga y Dato estuvieron á visitarle y le entregaron la carta que le dirige unánime el partido. El señor Maura les dijo que por la tarde les daría la contes¬ tación por escrito.
Efectivamente, el señor Maura contes¬ tó y llevó ayer tarde la carta al señor Azcárraga, en la que. entre otras cosas, dice que ante la negativa del partido á aceptar la renuncia que había presenta¬ do, permanecerá al frente del mismo. La noticia circuló rápidamente por toda
la nación, como habían circulado cuan¬
tas noticias relacionadas con la actitud
del jefe de los conservadores tenían su origen en Madrid.
En el próximo número reproduciremos
la contestación del señor Maura, por creerlo un documento histórico de gran valía.

Cultos Sagrados
En la iglesia Parroquial.—Hoy, sábado,
día 11.—Al anochecer se cantarán solemnes
Completas en preparación de la fiesta de la Sagrada Familia.
Mañana domnigo, dia 12.—Fiesta en honor de la Sagrada Familia, costeada por los co¬
ros de la Visita Domiciliaria.—A las siete de
la mañana habrá Misa de Comunión general. A las nueve y media se dirán Prima y Ter¬ cia y seguidamente se cantará la Misa ma¬ yor, con sermón por el Rdc. Sr. Ecónomo. A las dos de la tarde explicación del Catecismo, actos de coro y ejercicio de la novena de San Antonio Abad, con sermón por el Rdo. don Pedro Domenge, Pbro.
Jueves, dia 16.—A las seis y media de la mañana y durante la celebración de la San¬ ta misa se practicará el ejercicio en obsequio
de Nuestra Señora del Carmen.
En la iglesia del Ex-convento.—Mañana, domingo, día 12. A las cuatro y media de la
tarde se continuará la devoción de los 7rece
Domingos en honor de S. Antonio de Padua, con exposición del Santísimo.
En el oratorio de las Hermanas de la Ca¬
ridad— Mañana, domingo, á las cuatro de la tarde se celebrará el piadoso ejercicio de la Buena Muerte en obsequio del Santo Cristo
de la Salud.
♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦
Registro Civil
Nacimientos Varones 2.—Hembras 1.—Total 8.
Matrimonios
Dia 11.—Bernardo [CabotjJLladó, soltero, con María*Muntaner Vicens, soltera.
Defunciones
Dia 5.—Pedro Ant.° Alcover Morell, de 8 años, calle de la Luna.
Dia 9.—Catalina FerrerjMorev, de]27|años, casada, calle de Cocheras.
Dia 9.—Sabina Gil Andrés, de 89 años, viuda, m.a 56.
♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦*♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦
Banco de Sóller
La Junta de Gobierno de esta Sociedad, á tenor de lo que previene el articulo 17 de los Estatutos, ha acordado convocar á la gene¬ ral ordinaria para el día 19 del corriente mes á las diez y media, en el domicilio social.
Lo que se hace público para conocimiento
de los señores accionistas. Sóller 6 de Enero de 1913.—El Director
Gerente, J. Morell Pons.

Para alquilar

hay unas cocheras en la calle de la Alquería

del Conde, informarán en la casa

I de

fe misma calle.

m' m? mt> ECOS REGIONALES m

LO DEL DIA
Continúa siendo el tema de todas las
conversaciones, el objeto de todos los co¬ mentarios, á veces los más apasionados, el
asunto Maura. Podrá éste tener la solución
que se quiera, pero mientras se resuelve en plazo más ó menos largo, podemos afir¬ mar rotundamente que sacudida tan honda de la opinión raras veces se ha observado, y que el inmenso prestigio del Sr. Maura
ha tenido ahora la más luminosa de las re¬
velaciones.
¿Pero qué es lo que vá á suceder? ¿Có¬ mo se solucionará esa gravísima y trascen¬ dental cuestión? He aquí las preguntas que oís formular por doquiera y que podemos decir que constituyen en estos momentos la obsesión de los que se preocupan algo de la cosa pública.
Juzgar por lo que van informando las agen¬ cias telegráficas es punto poco menos que imposible, y después de leer el extraordi¬ nario fárrago de noticias se queda uno sin saber cual tomar, pues las hay para todos los gustos, lo que vale tanto como decir que se queda uno lo mismo que antes.
Hay un punto capital de cuya interpreta¬ ción nacen la diversidad de opiniones: el
alcance de la carta del Sr. Maura á los se¬
ñores Azcárraga y Dato. ¿Implica una re¬ tirada rotunda y definitiva? ¿Significa sólo un apartamiento temporal de la política has¬ ta que se inicíe un cambio radical en las orientaciones y marcha de la política? Par¬
tidarios acérrimos tienen ambas teorías, y
claro está que los que sustentan la primera y conocen al mismo tiempo la entereza de carácter del Sr. Maura y lo mucho que me¬ dita y pesa sus resoluciones, aseguran que el jefe de los conservadores no tordará á la política activa.
Una prestigiosa personalidad expresaba, á este propósito, su sentir de esta manera: Bueno, decía, demos por sentado que el alcance que quiso dar el Sr. Maura al acto por él realizado implique la resolución fir¬ me de no volver á ocuparse de política. ¿Significa esto que no pueda volver atrás? Yo entiendo, añadía, que no significa tal cosa, y hay un precedente elocuentísimo que lo abona: la propia histórica política del Sr. Maura, la serie larga y costosa de sa¬ crificios que ha hecho en aras de la Patria. Sacrificio grande es el sustraerse á los go¬
ces de la familia un hombre eminentemente
de su casa, como vulgarmente decimos, y tal es el Sr. Maura; sacrificio grande es el dejar poco menos que relegado al olvido, uno de los mejores bufetes de Madrid, y esto ha hecho el Sr. Maura; sacrificio muchísi¬
ma mayor todavía es el sellar con la propia sangre de las venas sus convicciones, y así ha obrado el Sr. Maura. Pues bien, quién tanto ha hecho, quién no ha cejado ante el puñal, quien no ha vacilado ni ante el sa-

crificio de la vida ¿no se impondrá el sacri¬ ficio de sus resoluciones aunque sea tal vez para él el mas costoso? Hasta aqui mi amigo.
Creo que ahora y después de celebrada la Asamblea conservadora y conocido el documento colosal, que bien merece este nombre, con que contesta el partido conser¬ vador al Sr. Maura, cabe augurar que pe¬
sará mucho en el ánimo de éste la voz ro¬
busta y unánime de su-s huestes. ¿Será empero de efecto inmediato? ¿Se¬
rá por el contrario remoto? He aquí el problema.
José M.a Tous y Maroto.
Palma 9 Enero 1913.
oooooooooooooooooooooooooooo
Crónica Balear
Palma
La Juventud Conservadora distribuyó el hiñes, fiesta de los Santos Reyes, 1500 jugue¬ tes entre niños de familias pobres de esta ciudad. El acto tuvo lugar en la sociedad «La Peña», presenciándolo un gentío inmen¬ so, en el que figuraban muchas señoras y se¬ ñoritas de la buena sociedad palmesana.
No es posible trasladar al papel la emo¬ ción de las tiernas criaturas al penetrar en el salón con los ojos muy abiertos, y ver allí en profusión de sueño, al alcance de la ma¬ no, los juguetes tantas y tantas veces atisbados á través del cristal de los escaparates y ahora allí cerca, próximo quizás á ser suyo
el más vehemente codiciado.
Nos fijamos en un muchacho á quién cupo en suerte un caballo grande, cuyo muchacho comenzó á bailar fuera de sí y salió del salón, abrazado á él con riesgo manifiesto de rodar los dos los pocos escalones que separan el salón de la calle. Otro, á poco si se desvane¬ ce, al ver que le había tocado en suerte una bicicleta, que, según manifestó después su madre, dos años hacia suspiraba por poseer una parecida.
Los miembros de la Juventud Conservado¬
ra, con su presidente señor Fons á la cabeza se desvivian para atender á los pequeñuelos y para que pronto se vieran en posesión de los juguetes que les habían correspondido.
Cerca de tres horas duró el reparto. La fiesta, que dejará perdurable recuerdo en el ánimo de los pequeñuelos, la dejó tam¬ bién en cuantos la presenciaron, y la Juven¬
tud Conservadora de Palma escuchó muchas
felicitaciones por su feliz y caritativa obra.
El martes por la mañana circuló por esta ciudad, dándole gran importancia, la noticia de que había ocurrido un derrumbamiento
en uno de los edificios del Cuartel de San Pe¬
dro, de resultas del cual había varios solda¬
dos heridos.
Procuramos confirmar la noticia, y efecti¬ vamente, si bien era cierto lo del derrumba¬ miento, resultaba falso el que hubieran ocu¬ rrido desgracias.
Lo ocurrido fué que unos obreros estaban trajando en el dex-ribo del edificio de referen¬ cia y de súbito, debido al mal estado del mis¬ mo, se deiTumbaron á la vez vai’ios tabiques pero por foiúuna sin ocunúr desgracias.

Se dió cuenta del hecho al Jefe del Cuei’po que acudió al lugar de la ocurrencia.
Con el ruido del derrumbamiento se pro¬
dujo la consiguiente alarma que dió lugar
al rumor cii'culado.
En la última sesión que ha celebrado la Cámara de Comei’cio, tomó, entre otros muy importantes, el acuerdo de que la Mesa y los
Vocales de la Cámara en la Junta de Obras
del Puerto estudién la conveniencia de cons¬
truir tinglados de hierro en el Muelle por cuenta de la Corpoi-ación, reintegrándose del importe con pequeños arbitrios.
El sábado por la noche se celebró una
asamblea en el local del «Centro de Unión
Republicana», situada en la calle de Danús, á la que asistió numeroso público.
Estuvo presidida por don Francisco Qui¬ jada.
Usaron de la palabi-a los señores don Fer nando Pou, don Francisco Villalonga, don Juan Llopís, don Benito Pomar, don Manuel Cirer, don Benito Pons, don Jerónimo Pou, don Agustín Palmer y el señor Daviu.
Todos los oradores se ocupaimn de la polí¬
tica actual con motivo de la retirada del se¬
ñor Maura, conviniendo en que los republi¬ canos de Mallorca deben unii’se y evitar las divergencias que entre ellos hayan sui-gido.
Las conclusiones aprobadas fueron las si¬ guientes:
Que los republicanos han visto con gusto la retirada de los señores Maura y Cierva y que no deben crear obstáculos al partido li¬ beral en el desarrollo de su política.
Finalmente, para acoi’dar la unión entre ellos y los socios del casino radical, acorda¬ ron nombrar una comisión compuesta por so¬ cios de cada uno de dichos centros, los que
se reunirán esta noche.
Por la Unión Republicana fueron nombra¬ dos los señores don Francisco Quijada, don Miguel Trián y don Benito Pons; y por el Centro Radical, donjuán Llopis, don Fran¬ cisco Juliá, y don Antonio Coll.
Inca
Ha sido la cuestión palpitante de esta lo¬ calidad en los últimos días, el proyecto de construcción de un teatro, con todas las con¬ diciones que de consuno reclaman la prospe¬ ridad de esta población y la imperiosa nece¬
sidad de dotarla de un elemento de cultura.
La idea, tan pronto lanzada á la publici¬ dad, encarnó en el unánime sentir. Apenas emitidas 100 acciones de 375 ptas. una, que¬
daron suscritas á las veinticuatro horas. El
solo nombre de los señores accionistas, es ya una sólida cuanto esperanzadora garantía, por lo mismo que son una genuina represen¬ tación de todas las clases sociales y de los dis¬ tintos matices políticos, con lo cual, dicho se está, demostrado queda como se trata de una obra eminentemente popular y no calcada en los moldes esti’echos de un grupo determinado.
El teatro será, pues, de todos los inquenses sin distinción. Y la reforma, de carácter áinplio, general.
Felicitemos á cuantos con su iniciativa y
con su cooperación decidida y pronta aporta¬ rán su dinero á mejora tan anhelada.

Lluohmayor
Una de las cosas que faltaban en esta po¬ blación, pai*a ponerla á la altura de los pue¬ blos mallorquines de igual categoría, era una imprenta. La tenían Sóller, Manacor, Felanitx é Inca, quedando Lluchmayor re¬ zagado en este ramo del progreso y adelanto.
Ahora la tiene yá. Los dos jovenes tipó¬ grafos palmesanos, Antonio Roca y Bartolo¬ mé Frau acaban de hacer los primeros ensa¬ yos con la máquina y material nuevamente adquii-idos, y por cierto que su obra resulta
delicadísima.
Como Lluchmayor ansiaba de veras esta mejora, se puede dar por segura la coopei-ación del vecindario al esfuerzo de los propietaifios de la imprenta,
Nuestro colega Lluchmayor, que á partir del pi’esente año ha aumentado de tamaño, por lo cual le felicitamos, se imprime ya en la citada imprenta.
Debido á las gestiones del diputado á Cor¬ tes por Mallorca, don Alejandro Rosselló, el Gobierno ha dispuesto se dote de estación te¬ legráfica á la industriosa villa de Lluchma¬ yor, en donde hace tiempo es necesario tan
útil servicio.
La noticia se supo el sábado por un tele¬ grama que del señor Rosselló recibió el jefe del partido liberal en Mallorca, don Bernar¬
do Amer.
Campos
Repetidas veces se han hecho en este pue¬ blo, en los- últimos días del pasado año y plu¬ meros del actual, ensayos de la iluminación elécti-ica en las calles más céntricas y en las casas particulares donde quedaba terminada
la instalación.
Dichos ensayos dieron un resultado exce¬ lente, así es que todo hace suponer que ya
no ha de tardar mucho en verificarse la inau¬
guración oficial del nuevo alumbrado, que es mejora que tiene el pueblo vivos deseos
de ver realizada.
Deyá
Una compañía de jóvenes aficionados re¬ presentó el miércoles en esta risueña villa la comedia en un acto y en mallorquín, titula¬
da «Un criat nou».
El protagonista representó maravillosa¬ mente su papel y los demás también estuvie¬ ron acertadísimos, logrando cosechar, por tal motivo, generales aplausos deLnumeroso público que allí se había reunido.
Los alumnos de la Escuela nacional Pedi-o
Ripoll, Miguel Bauzá, Juan Deyá, José Ripoll, Juan Vives y Bartolomé Marcús, pusie¬ ron en escena «La moneda falsa» y todos, y en particular Pedro Ripoll, que desempeñaba el papel de padre, interpretaron divinamen¬ te el papel que tenían á su cargo.
Amenizó tan divertida función la impor¬ tante banda de la Asociación Deyanense que con tanto acierto dirige nuestro buen amigo
D. Jerónimo Salas.
Además el pueblo correspondió, como siem¬ pre, á los esfuerzos realizados por aquellos, pues la colecta pública rebasó los límites de
las ordinaiúas.

Folletín del SOLLER -35-
II MUJER DE LOS SIETE MUIDOS
Filomena no lo era verdaderamente;
la naturaleza había sucumbido ante el
peso de las miserias del mundo; su pe¬ cho no latía con desahogo; había algo en su cabeza que la abrumaba; se dejaba arrastrar, á pesar suyo, de una corriente que devasta cuanto á su paso encuen¬ tra; el orgullo era el úuico aliento de su alma, y había llegado á lo peor que pue¬ de ser una mujer en la tierra: mala ma¬
dre.
¿Pero tenía tiempo de serlo buena? Su tranquilidad estaba siempre inte¬ rrumpida por las personas que iban á exigirla el cumplimiento de sus compro¬ misos; tenía que esconderse, que negarse aun á sus visitas muchas veces, que fin¬ gir historias y supercherías para calmar
á los acreedores intolerantes, que supo¬
nerse enferma; ¿quien sabe? La paz ha¬ bía desaparecido de su alma, y jamás apuraba el último bocado de pan en su mesa sin algún sobresalto, ni dormía

toda una noche sin despertar más de
una vez azorada y temerosa. Una tarde acababa de resistir á una lu¬
cha terrible con un acreedor que le ame¬ nazaba con llevarla á los tribunales;
acababa de recibir la noticia de que ya
no le fiaban parte del sustento diario que
traía de una tienda cercana; había Cun¬
dido la voz de la verdad de su estado, y
empezaban á conjurarse contra ella to¬ dos los que podían temer la pérdida de sus intereses; empezaba á descorrerse el velo que cubría su situación horrible, cuando sonó fuertemente la campanilla.
—Si es algún desconocido, ó alguna de las personas que sabes, dijo á su cria¬ da, dique no estoy, que he salido para volver tarde, muy tarde, ¿lo oyes?
La criada hizo su mandato con el des¬
pejo y el mal humor que emplean todas
las maritornes cuando sus amas no les
abonan su salario con puntualidad. Todos los disgustos que hasta enton¬
ces había experimentado Filomena no significaban nada al lado del que iba á
recibir
Un instante después entraron en la habitación una señora y una niña.
—¡Mi hija! exclamó Filomena al ver á
la última.

—Sí, contestó la señora que la acom¬

pañaba; ha caído enferma, y como por las razones que Vd. sabe no es posible conservarla más tiempo en el colegio, me ha encargado la directora que se la

traiga á usted.

Aquel golpe era terrible. La pobre niña estaba lívida; todo
anunciaba en ella una de esas enferme¬

dades largas y de dolorosas consecuen¬
cias.

En peor ocasión no podía haber llegado
á casa de su madre.

Pero la mujer frívola desapareció en

presencia de la hija enferma, y deján¬
dola en el lecho al cuidado de la criada,

salió á buscar recursos.

/

Cuando volvió, su pesadumbre era ma¬ yor que antes; había,llamado á muchas

puertas, y á todas las había encontrado
cerradas.

Los acreedores se echaron encima de

los muebles, el que los había alquilado reclamó, la criada se despidió, y sola,
abandonada, sin recursos, sin amparo,

quedó Filomena al lado de una cuna que
iba á transformarse en breve en una

tumba.

En esta angustiosa situación transcu¬ rrieron algunos días.

La desesperación despertó en Filo¬
mena el deseo de morir. Una noche estaba en la desierta casa
al lado de la moribunda niña y se decía: —Pronto seguiré á este ángel, gozán¬
dose en la esperanza de la muerte, cuan¬ do oyó llamar á la puerta.
Abrió, y una mujer la siguió hasta el aposento en donde estaba la enferma.
—Señora, dijo la recien llegada, una persona que sabe el aflctivo estado en que se halla Vd. le suplica que acepte estos
recursos.
Y al decir esto, le entregó un bolsillo
lleno de monedas.
XIX
Contra envidia, caridad.
Inmenso fué el asombro de Filomena
al ver que cuando todos la abandonaban, cuando su hija estaba á punto de exhalar el último suspiro, cuando creía que se acababa el mundo para ella, había una persona caritativa que pensaba en su do¬ lor y que llegaba hasta su misma casa
á ofrecerla consuelo.
(Continuará).

m> m DEL AGRE DE LA TERRA m m

REGENERACIÓ SOCIAL???
Els profans creuen que aixó de posa sa cabota a un article literari es com qui bufá y fe ampolles; pero hi ha que haverhi posats ets dits qualque pich, per sebrer que, a voltes, ses manyes y trasses no están amb fé sa punta d’ es clau, sino en ferli una bona cabo¬ ta. Un té una idea, prem per veure si li treurá cera, la fa passa uns quants pichs per dins es foch de s’ imaginaeió fins que l’ha feta torna vermeya y flametjant; llavórs li pega cuatre cóps de may ben donats; ja es un punxó; després, un poch de raspa per llevarli es cóps, y finalment cuati*e passades de llima per treurerli sa punta... Pero alió, es un clau? no: ¡li falta sa cabota! Jo m’ hi he rompudesses banyes per ferli sa cabota a-n aquest article; y som tant desmanyotat, que no hi ha hagut homo per ferley. Y vet-assi perque li he posat per cabota sa mateixa idea fonamental que ha bollit una bona estona dins sa fornal d’es meu cervell. No sé que tal será sa forja¬ dura...! lo cért es que li manca cabota.
¿Cóm ho ferem? com...? no m’en posaré cap pedra a n‘es fetge: qui té frét de péus que los s’ escaufi. Diré lo que bonament poré; y si n’ hi ha qualcún de aquells qui a n’es lleu hey tróba óssos, y diu qu’ he estat esquerrá ab so titu'lá aquest article, jo m’ en fas un nii a sa coira, y, salva reverentia, li tornaré sa pilota a n’ es joch y li contestaré: hala, idó, tii qui ests tan agoserat, perque no pujas s’ ase a n’es porxo? Y tal volta heri¬ rás de confessá que no es lo mateix predicá que... doná blat. Perque de gat a gat...
Y are p’ els qui no han romasos com es blat de 1’ any tretze, comens a entrá ab olivetes ab un prefassi dins el qual no hi entra¬ rá D. Bonifassi, es meu amich, y sobre tot amich des poblé baix que éll ha pensat redimi ab discursos de regeneració social que son sa seua especialidat, máxime quant va oreya junyida y es conions no li corren per
dins es ventre.
Essent Don Bonifás un bon amich meu, lo vuy tratá bé; per aixó, abans de ferli sa bar¬ beta, el vuy ensaboná garridament per no ferli gens de mal. Sí, aniré així com li géu es pél, y en essé s’ hora de ferli es repél, que sól essé ahont els prims de cuiro o de pell fina solea veure ses estrelles de bell de día, 1’ en¬ tregaré en mans de na Pixedis, sa seua cuinera, perque ’l tiri com un munyich de padassos a n’ es públich, y diga: ¡poblé sobera¬ no! ¡un farsante más, á las fieras!! Vevs es clon de s’ article? Aquí, perque es cuadro sía al viu, hey manca una xaranga de músichs, gats com una sopa, que toquin sa Marcha ele Cádiz, y en son detecte, cuatre gats y un boy d’ aquells d’ es públich que (com aquells passerellets que, perque cantin tant en sa nit com de día, los treuen la vista) dugan cucales de batre, perque no se retgirin y sempre estigan contents valdement suhin la gota, sentint es trequetrech d’es carretó que duen redolant a-derrera. ¡Pobre públich...! ¡cóm te duen aclucat els qui hipócritament te donen gat per liebre! Qualque día caurás de s’ase...! Pero, ves alerta que quant ten¬ drás es cap batut..., te voldrás posá cervellera...! y guardet d’un ja’stá fet! Pobre

públich! quin día será que no’t deixarás prende ’s peí!
Per no sorti de botado, convé ana ab peus de plom. Y perque D. Bonifás no tenga s’ in¬ fló de creure que exclusivament per ell li llambroix aqüestes vasetes dins quin cuadret n’ hi cabrien de Bonifassis tant o més curros qu’ es nostro, es perque, abans de ferio ’m meu y donarli volta de garrot, fentli ballá ses seguid illes, vuy presentarlo vos tal com es: una vulgaridat, una de tantes monées sense coua que fan perque veuen fé, pero sempre vetlant es batut per veure si pillarán per embrutarse ses dents. ¡S’ homo-monea! N’ hi ha tants..., que casi un pot agafá arréu! No som deis avansats qui tenen s’ orgull de veni de nissaga tan clistingida com sa monea y es moneot; pero, moltes voltes debenant-debenant fil dins sa mollera, he sucat y tornat suca ets ays, sense porern-e treure trellat d’ es per qué s’ homo es tan monéa. Per aixó jo disculp un poch en Darwin; perque ¿qui sab si sa teoría evolucionista que 1’ ha fet heretje naturalista-materialista, la se forjá com a filosóf sociologista! Aixó no vol di que jo aprovi, sino que repróv el trasformisme, y entre alti-es rahons que ni son teológiques, ni filosófiques, ni cientifiques, perque pretendí essé, modestia apart, homo, molt homo, fiy, net, rebeynet y tetarenet d’ hornos que no
tenían res de moneots.
Ademés vos n' heu de riure d’ es materia-
lisme de molts d’ hornos soi discint trasfor-
mistes, hornos qui han presa aquesta curolla per posarse es barret de saviesa; peró que dins s’ intimidat, no hi creuen, valdement ho expliquin ex-cátedra.
Un pich, y perdonaume sa digressió, vatx saludá per broma a un naturalista darwinista pursang, diguentlí: bon día tenga, senyo Ximpansé...! Si no li vél es cóp, m’ entaférra una bastonada que m’ heuria xapat es
cap.
Perque vejeu: ¡en lloch de donarme les grades...!
Ara mateix acab de llegí dalt un periódic
de Palma:
«Se halla gravemente enfermo Don Fula¬ no de tal, habiéndole sido administrados los Santos Sacramentos». Aquest «D. Fulano de tal» s’ ha rigut sempre d’ els qui han cregut que tenim un’ ánima racional, s’ ha vanaglo¬ ria^ d’essé materialista...; ya s’hora de la mórt can vía els pensaments! Mes val així. Sa meua llarga experiencia tractant hornos, en moltes coses m’ ha fet un esceptic, peró tam¬ bé, grades a Deu, he apreses moltes llissons que m’ han servit de gran profit pe sa meua ánima. ¡No hi ha mal que per bé no venga! Y passem envant, qu’ es temps s’ acursa y ses cuartilles s’ allargan; y torném a ses mo¬ nées, perque aquest article, que sembla un jóch de gallin’ orba, no sé si acabará per marge o caramull de pedres. Provableinent será un clapé tapat d’ eritjes...
Perque... ¡vaja si heu som monées... sense
coua!
En sos anys que duch a-bé, ja n’ he vistes de verdes y madures, y sempre he notat que s’homo té es dó de s’imitació, per aixó es una veritat alió de: s’ exemple arrastra. Si aquest arrastrament es cap a n’ es bé, ¡be-

nehit exemple! pero ses més de ses vegades es fé de monées p’ es mal; y allavórs... ¡bona
nit sét sóus! Pero com duim s’ inclinació a
n‘ es mal aficada entre carn y cuiro, no sois imitam ses coses dolentes, si que facilment mos hi quedam aferrats com una pegellida a
sa roca de sa dolentia.
Era ben menudo, pero record sa moda d’es mirínyachs; idó, y be: totes ses dones, fins y tot ses més pudoroses, seguiren es mal exem¬ ple d’ inflarse. Llavórs s’ usaren ets escotes, y ¿qué? puis, així, a la fresqueta, ses senyoi*es anaven a missa... ¡El dimóni de sa moda no se desllapissa bufant-bufant! ¡Trista sa condició de sa dona qui ha arribat a creure que sense esclavisarse a sa moda í’idícula no se pót presenté en mitx del mon! Es un escenari qxxe cada punt canvia de decoració: sa moda en sos sombreros, gorres y capellets; en tot y per tot, sa moda fa fé s’ ase a n’ els filis d’ Adam. Peró, que sa dona sia un poquet jeujera no té res d’ extrany, perque es feble: lo que no té consol es que hi haja ho¬
rnos tant donetes...!
En a qué treu cap a carré parlá de módes dins aquest article sense cábótat ¡Ah! per deduhí, per un argument de pai-idat, qxxe així com hi ha modes en so vestí, també n’ hi ha amb altres coses: hi ha paraules y frases de
moda. Y are mos hi comensam a acostá a
D. Bonifás, gran amich de la pobréa.
Comensem per di que D. Bonifás era curtet de gambals y amplet de conciencia Casi está fet es retrato moral d’ un homo. Perque en que fos un poch bif, ixna mica xoroy, y tórt d’ un uy, aixó no fá ni desfá s’ homo. ¡N’ hi ha tants d’ esguei-rats!
En Matamoixos, un senvoretxo molt presumit, qui per lluhirse engai'bullava qualqu’ article de tóns fórts, carregat de totes espi¬ éis y salsa de vinagi’ella, sobre es tema cursi «Exxropeicémonos» (que es qui ho inventá a-n aixó de forjá, un vérb nou derivat d’ un sustantiu, nom própi, a bon segú sa bava li degué regalimá fins demunt es péus y ab tres flassades no li heurían tapat el senyor oncló), un día li ocoiTegué fé passá per fill llegitim seu un article d’ un auto valenciá contagiat tajnbé pe sá pésta de s’ europeisació, xxn de tants de bacil-lus africans que resideixen dins Espanya per empetitirla, enmascarai-la y arruinarla, encaraque tengan ells sa pre¬ tendo de dú es panó des progi’és, de sa vertadera civilisació, quin article, baix d’es titol sujestiu de «¿Por qué el retraso en España?» deya, entre altres causes que mereixían fusellá per calumnioses, que sa principal arrancava d’es f anatisme relligiós (propi d’ un po¬ blé atrassat com el Marróch), que infiltran dins s’infancia es frares y capellans; y treya per xíltima consecuencia que mentres d’ aqueys parássits d’es poblé no ’n fessin xxn penjóy, y fins que s’ ánima des poblé sebés viure sense es pulitxó d’ un Deu ridicul qu’ aquells havien inventat per fé pó, y élls posá bona muya, visquent esquena dreta demunt s’ ignorancia de sa gent senzilla y que ’s mo¬ ría de fam, entrá dins es consorci d’ Europa conscient, era una utopia. ¡Ventura que biaim d’ ase no puja al Cel!
Llavórs, molts d’ aquells qui en sa vida havían tengut pit sino per escriure cuatre mots

a s’ atlota, se sentiren ab fximets d’ escriguidós; y ¿en voleu de firmes noves baix d’ articlets insustancial, demunt certa Prensa iú-
fenya que mos donava pica a n’ els espanyols de puny que encare no haviam oblidada sa Geogi*afía, ni renunciades ses antigües tradicions d’un poblé que com es nostro, era estat sa trompeta de sa civilissació d’ Eui-opa? ¡Que n’ hi ha de toix!
Pei-o es mal exemple s’ estenia; es poblé se contaminava; y alguns «cándidos» fent chór ab ses clépes arribaren a di mil pichs en lietres de mol-lo aquella frase tan pudenta de que «1’ Afi'ica comensa a n’ els Pirineus». Axó era llevó escampada, que més tart ha vía de neixe, y més tart havia de graná, y més tart 1’ havia de recohi es poblé, y més tart, avuy, havia de serví per alimenta intelectualment aquest poblé qui, descristianisat per doctrines mal anomenades exxropéas, es caigut dins sa barbarie de 1’ Africa. S’ es lograt son intent: ¡Espanya comensa a sér afri¬
cana!
Per aquell temps dins cada cap s’ hi esfotjava un savi, y cada poy entrat en costura se sentía orado de club. Sa febi’a de predicá s’ ei*a estesa tant, que fins y tot ets atlots, després d’ una raya o uns toros demxxnt sa murada, feyan discursos ¡y hey havia que sentirlos cleclamd (bramá) contra córps y baquellans... ¡era una gi’an nota de europeisació aquesta! Pobres atlots! eran es mateixos qixi es vespre anavan a ses Escoles gratuites, ahont corps y baquellans, per caridat y amor al germá prohisme, sense més remxxneració que s’ esperanza d’ es prémi a n’ el Cél, los ensenvaven de llegí, escriure, contá y ferlos bons-atlots! Feis bé..., y vos treurán ets xxj^s!
En Bonifás qxxi tota la vida fou un contrast, puis de seminarista beatet passá de cóp y boley d’ escrivent ab en Cama-Rotja, un anticlerical de piny ól vermey, d’ els més encesos d’ aquell temps; d’es celibat més auster a sa poligamia; de manyéfla gasatillé de L' Intranzigent a redactó del Llop volant, periódich de petróleo y sublimat, corrossiu, també se contaminá ab so mot de moda, y
era xxn pleher veure dins aquells parrafs in¬ fláis de frases buides, plágits d’ altres escrividors un poch manco clósos qu’ ell, peró tan carronyes com éll, en los quals parrafs, des¬ prés d’ afusellada sa gramática, donava volta de gai*rot a tot lo que fes oló de sacristía, desde el Papa a nes derré escolanet.
El senyo Bonifassi qui, en tot lo qxxe se posava, mostrava sa fillassa, y fins y tot els sócis de s’ Estrella de Fóch, ahont tot lo día s’hi matava ses pusses, li feyan aixamples perque (segons ells deyan) era un errat de contes, volgué prová si es sexx caire logué seria s’ oratoria. ¡El dimoni, qxiant se vó perdut, se feu predicado!

(Continuará)

Bernat Balle.

UEyS AMENTOS
Ses mudan ces d’ es temps despérten es va¬ lor d’ ets hornos, y sa duració d’ xxn bon estat
1’ adórm. - Setanti.

Folletí del SOLLER -15-
TdRDflNÍES
LLUITA DE BRAUS
vé daixo, daixo per la vorera del mar. Na Llissa allarga el bras dret significantli, sense dir cap mot. En Gamba descobrint el vell, mira la jova altra vegada ab espressió duptosa. Se resol a la fi de mala gana y fent una ganyota extranya y Uetja, fuig correntsos cap a l’espessura. Na Llissa d' aixó non diu res a ningú.
* **
Som a 1’ estiu de pie. El sol flametja y els díes son llargs y vessosos. Els anguilers fan males pescades. Na Llissa té esment ferm a no quedar tota sola a la casa per por del bouer y avuy no s’ en es poguda anar ab ells. El cor no 1’ enganya. Els hornos s’en son anats suara al estany y quant ja no ’s veu cap ombra en tot el sorral, just al fi del mig día, en Gamba qui 1’ ha afinada desde el coster, compareix an el portal de la caseta, retut

de cansament, suós, espellissat, ab la ro¬ ba xopa y tot brut de fanc, tastanetjant com si anás a caure, y queda parat en sec
a devant ella.
La jova visiblement trastornada y mu¬ da de terror, alsant i’ halé anguniós son pit de verge, se detura pálida, el mira in¬ quieta y redressantse altiva, ab veu resol¬
ta li diu:
—Que vols? —Teñe set—respon en Gamba ab roñe murmuri que fa mal an el cor y a 1’ orella. Na Llissa al punt li allarga una gerreta, que’l bouer pren ab ma insegura, y obrint sa boca ardent, beu bona estona en el raig fresquivol ab ávit gargotéix, fins que sadoll d’ aigua y famolenc d’ amor, cau de genolls an els peus de s’ es¬ timada, esclatant en plors y gemecs. Al alsar els ulls, na Llissa li diu:
—Vesten tot d’ una.
En Gamba baixa el front, s’ aixeca vacilant como si estás ubriac, s’ enretira humil y parteix al punt mujol y abatut, lo mateix que ’l ca que ’l pastor engega del
remat.
* **
Durant al temps més calorós del estiu cada diumenge hora-baixa venen del po-

ble deu o dotze jovenetes amigues de na
Llissa a nadar a la Caleta de 1’ Albufera.
En Gamba que ho ha reparat, s’en hi va un capvespre a bona hora, quant en¬ cara no hi ha ningú per la plaja, y, afanyantse tant com pot, fa depressa un clot fondo a dins 1’ arena húmida y s’ hi queda arrufat, guaitant per entre un poc d’ herbei qu’ estén ab esment per demunt el seu
caparrot. Les nadadores esburbades, no ’s torben
a compareixer deixant sentir festoses Uurs veus clares y fresques, com una piuladissa d’ esbart de cadarneres per dins el camp d’ ermás. Se redossen vigi¬ lantes vora un penyal brescat qu’ ombretja agradosament la retirada Calanca, a la que mai s’ hi acosta cap homo d’ un bon tros. Aplegantse se despullen tran¬ quiles y xelestes, llensant falagueres, so¬ bre la fina sorra, ses vestes enutjoses, y, donantse llavórs les mans, com un estol de ninfes, s’ en entren dins la mar. Al sen¬ tir an el eos el bes picant de ;1’ aigua freda, sa carn tota s’ aborrona de plaer. Aquell sobtat passigolleix suau y viu les ubriaga voluptuoses acostantles y allunyantles rioleres, con si trenassin joiosa dansa, sense amollarse les mans.
El cercol volta depressa sorollós. Les

coues bruñes, penjantes sobre les esquenes rosa, anquiletjen tremoloses y els caps despentinats s’acosten, menti'es gi¬ ren ab esment la cara per esqxiivar els u’ls deis esquits que ’l xipoteix alsa per llxirentorn. El polsim irisat embolcalla suaument les nadadores que riuen y folguen bacantejant.
En aquell instant en Gamba pega bot y surt del clot. L’esbart s’espanta, les joves criden, gisquen y corren, fugint lleugeres per dins 1’ aigua a resguardarse de les mirades impúdiques sota la bauma de 1’ altra banda del penyal.
Els hornos qui ho senten d’ enfora, hi acudeixen tot d’ una y tots plegats encalsen de 11 uny el bouer endiablat, qui prest arriba an els canyars, y mentres ell, belant com una cabridella, per afalconarse de la gent, se fa endins per l’espessura,
els altres ni tan sois hi gosen entrar.
* **
Na Llissa s’en va a la vila, peí cami polsós encaixonat entre dues parets gri¬ ses, caminant aviadet per arribar a temps a la missa darrera que la campana de la parroquia repica festosament.

(Continuará)

Juan Rosselló.

0

SOLLER

BETJSI

Crónica Local

| Entre los señores que han sirio desig¬ . Pl’opónensé algüños lió .perder ni una r rosor auditorio y que es éste de cada día nados para formar parte del Tribunal del sola de las seis óperas que han de can¬ mayor, creemos haberlo dicho todo en

Jurado en el próximo cuatrimestre, figu¬ tarse en el «Lírico» de Palma en esta su elogio. Efectivamente, dedica el señor

Con satisfacción nos enteramos deque ran: de Sóller D. Antonio Rufián Colom, tournée de la eminente tiple, y de desear Domenge la primera parte de su discurso

]a Diputación Provincial en su última como capacidades, y de Fornalutx, como fuera que á su vuelta procuraran de al¬ á explicar minuciosamente y. con la ma¬

sesión acordó adquirir, para el Archivo, cabezas de familia, D. Juan Estades gún modo despertar, el entusiasmo que yor claridad la vida del Santo anacoreta

25 ejemplares de la obra «Flprs de Tar¬ Bennasar.

ellos sienten en tantos paisanos indiferen¬ de la Tebaida, y la segunda á demostrar

do r» de nuestro estimado amigo el ex¬

tes á todo lo bello, verdaderamente «ma¬ con el estudio de la naturaleza, de las

quisito poeta y Maestro Nacional de es¬

Continúa el tiempo «metido en aguas» terializados», que por aquí vegetan.

leyes del universo, de los fenómenos de

ta ciudad D. Antonio Gelabert y Cano. Le felicitamos por la distinción mere¬
cida de que ha sido objeto.
El domingo último celebró solemne fiesta, en. honor de su excelsa Patrona, la Congregación Mariana de esta ciudad. Severo y magestuoso aspecto ofrecía el altar mayor de nuestra parroquia, en el que bajo dosel y destacándose de ater¬ ciopelado fondo encarnado, rodeada de luces y sobre artística peana de nubes plateadas ostentaba su airoso perfil la bella imagen de María Inmaculada.
Ofició el Rvdo. Sr. Esteva, ecónomo, en la misa mayor, y un nutrido coro de congregantes cantó, con acompañamiento de armonium, la misa Benedicamus Do¬ mino del celebrado maestro Perosi, que fué admirablemente interpretada. Los aficionados á la buena música polifónica pudieron deleitarse por espacio de más
de una hora, y lo mismo los que gozan
escuchando otra clase de armonías: las
de un lenguaje elevado, cultísimo, afili¬ granado, saliendo no de los labios, sinó
del oorazón rebosante de entusiasmo de
un buen orador. De tal no vacilamos en
calificar al joven sacerdote D. Miguel Aleo ver, quién por vez primera ocupó el púlpito y ya en este su primer sermón demostró lo mucho que, como orador sa¬ grado, cabe de él esperar, teniendo faci¬ lidad suma en la expresión y un estilo ameno, conciso, dulce y cáustico á la
par.
Hubo oferta después del sermón, cosa aquí inusitada no asistiendo á los divinos oficios el Ayuntamiento; y á dicho acto concurrió la Sección Mayor de señores Congregantes, ostentando en él su me¬ dalla respectiva.
Según se nos informa, al telegrama de adhesión que dirigió á S. M. el Rey por conducto del Mayordomo Mayor de Pa¬ lacio, nuestro distinguido paisano don Juan Can ais y Estades, en nombre del partido liberal de esta ciudad, ha reci¬ bido la siguiente contestación:
«Mayordomo Mayor S. M. á Juan Ca¬ líais.—S. M. agradece sentimientos que expresa su telegrama.»
La idea del Sr. Bernareggi, que dimos á conocer en nuestro penúltimo número,
de construir un artístico y ameno paseo
junto á la estación del ferrocarril, no so¬ lo ha sido bien acogida por parte de la juventud sollerense, y hablando mas en general de todos los progresistas cual¬ quiera sea su edad, sino que ha despierto
entre ellos verdadero entusiasmo. En

como suele decirse, pues que en casi to¬
dos los días de esta semana ha llovido.
No han sido tan copiosas dichas lluvias como lo fueron la semana anterior; pero de todos modos, por lo persistentes, el resultado habrá sido el mismo, que sa¬ bido es aquél refrán mallorquín molts de pocs jan un molí.
Y lo prueba el que las fuentes todas
han aumentado el caudal de sus aguas,
por lo que corren también caudalosos los torrentes que en diferentes direccio¬
nes cruzan este valle.
La temperatura es poco más ó menos la misma de que tienen noticia nuestros lectores ausentes que leyeron la crónica del anterior número: húmeda y fría, si bien un poco mas templada que en Di¬
ciembre siendo menos los relentes por causa de los nublados tan continuos con
que ha permanecido cubierto nuestro
zenit.
El día de Reyes al anochecer fué heri¬ do en la parte iuferior del antebrazo, por disparo de una pistola, en una taberna
de la calle de Bauzá denominada «Es
Fondét» un joven natural de Campos llamado Juan Sitges, y según todas las
versiones la bala que le hirió no iba á él
destinada.
Parece que un sujeto natural de Denia, llamado Salvador Fornés A randa,
de 58 años de edad, sostuvo una cuestión
con Pedro Cabot, hijo del dueño de dicho establecimiento, y que al sacar el prime¬ ro una pistola para agredir á éste, otro de los concurrentes quiso detenerle y al desviarle ei brazo se produjo el disparo. La bala, como hemos dicho, fué á herir al mencionado Sitges, ageno á la cues¬ tión, quién por el mero hecho de hallarse allí presente tiene que sufrir ahora esas tan poco envidiables consecuencias.
El herido fué acompañado á casa de
varios médicos sin que se encontrara á
aquella hora á ningano, y lo fué luego al hospital, en donde le practicó la pri¬ mera cura el médico municipal, D. Juan Marqués Frontera. Más á la mañana si¬
guiente llamó éste á su compañero don Jaime A Mayol en son de consulta, y de común acuerdo ambos, en vista de la gravedad del mal, resolvieron ingresara el paciente en el hospital provincial.
El autor del disparo fué desarmado y conducido incontinenti á la cárcel, que¬ dando á disposición del Juzgado munici¬ pal que ha instruido las primeras dili¬ gencias sumarias. Terminadas éstas, esta mañana ha sido conducido el preso á Pal¬ ma por una pareja de la Guardia civil.

Efecto de las lluvias, derrumbóse an¬ teanoche el alero del tejado de una casa de la calle de San Jaime, sin que causara afortunadamente desgracia alguna per¬
sonal.
Los vecinos, entregados al sueño yá, despertaron asustados por el estrépito que el derrumbamiento produjo, y esto fué todo el mal que tenemos que registrar por este accidente fortuito si se exceptúa la ruptura de los cables del alumbrado eléctrico que por debajo del mencionado
alero estaban tendidos.
Era lo menos que podía suceder.
Hállase detenido en Barcelona por su¬
frir algunas reparaciones el vapor de es¬ ta matrícula «Villa de Sóller», y, «según tenemos entendido, no quedará en dispo¬ sición de regresar á este pueblo autes de quince días.
Por esta razón la carga que se había preparado para expedir por su conducto á Francia tuvo que remitirse á Palma. El mismísimo consignatario del vapor expi¬ dió dias pasados un considerable número de cajas de limones.
Han acudido á esta Redacción algu¬
nos vecinos de la calle de Batach en que¬
ja de que se ven muy incomodados por la gritería inaguantable de las niñas del colegio, sobre todo uno de ellos que dice tiene en casa un enfermo al que dicha al¬ garabía molesta en extremo. Desean di¬ chos vecinos que llamemos la atención del señor Alcalde para que pueda dispo¬
ner se les eviten tales molestias.
Que es lo que hacemos, deseando com¬ placerles, y con el fin de que, mientras sea posible, todo el mundo esté bien.
Ha visto la luz pública estos días en
Barcelona una hermosa revista de cultu¬
ra é industrias agrícolas, minería, caza, higiene rural, turismo y deportes, que lleva por título «La Vida del Campo» y está presentada con un esmero hasta aquí nunca visto en España para publi¬ caciones del mismo género. Es una ver¬ dadera ilustración, y el buen gusto con que está confeccionada se observa tanto
en la variedad de su labor literaria como
en el de la artística, estando impresa con suma perfección y siendo la parte gráfi¬ ca la última palabra, puede decirse, de
los adelantos modernos. Es el Director de la nueva revista
nuestro paisano, antiguo colaborador y estimado amigo D. Juan B. Enseñat, á quien sinceramente felicitamos al mismo

toda clase que se producen en el mundo físico la gran armonía que existe entre la ciencia y la fé. Estos sermones, en alto grado instructivos y por todo extre¬
mo edificantes, son la continuación de
aquellos otros que ya el año pasado des¬ de estas columnas al mismo orador aplau¬ dimos, pues que con ellos, también en la novena de San Antonio, nos llamó la atención y atrajo al templo numerosa
concurrencia. No es extraño: las perso¬
nas ilustradas, con ellos se deleitan, y las que siendo menos instruidas tienen afán de saber, con ellos aprenden, pues que es tal la claridad con que el Sr. Domenge se expresa que aun en las inteligencias menos cultivadas consigue penetrar su sencilla explicación.
Y dejamos al P. Roberto Redal para lo último porque no fué en la iglesia don¬ de dirigió al público su elocuente pala¬
bra esta vez. Saben nuestros lectores que
con motivo de la fiesta de la Congrega¬
ción Mariana hubo dos veladas literario-
musicales en el «Fomento Católico», y saben también, por haber publicado el
programa de las mismas, que el más in¬
teresante de los números de ambas fue¬
ron las conferencias del P. Redal, Pues bien, el público respondió aun con mayor entusiasmo que de costumbre á la invi¬ tación y el vasto salón fué en una y otra noche insuficiente para contener á las muchas personas que habían querido asis¬ tir. Todos los números fueron del agrado de los concurrentes y de un modo espe¬ cial los musicales; á todos se aplaudió, pero fueron más nutridos y más frenéti¬ cos los aplausos que obtuvo la bien es¬ crita y muy detallada Memoria de la Congregación, que leyó el Secretario de la misma D. Mateo Colom Puig, y los que se prodigaron uno y otro día á la
meritoria labor del P. Redal.
Los temas que había escogido: «Incon¬ veniencias de la incredulidad» y «La Iglesia debe ser independiente en el ejer¬ cicio de su ministerio» fueron magistral¬
mente desarrollados, lo que creemos ex¬ cusado probar, pues que casi todos los que nos leen conocen yá las dotes de in¬
teligencia y sinceridad, los entusiasmos y la fácil palabra del fogoso orador. Sin tiempo ni espacio hoy para extractar sus hermosos discursos, nos limitamos á aplaudirlos y á felicitar por ello á su
autor.
f
üección necrológica

todos los centros de cultura se habla de
la mejora y se aplaude, manifestándose deseos de que sea en breve hermosa rea¬
lidad.
A nuestro entender, sería conveniente
que de dicha mejora, necesaria entre nosotros, (como todo el mundo opina y desde antiguo manifiesta, aunque sin pre¬ cisar el punto) se ocupara en serio el Ayuntamiento, mientras que continúa el señor Bernareggi dibujando croquis di¬ ferentes para que se pueda escoger en su día el que mas guste. Y como lo mas di¬

Se ha aprobado por el Gobierno civil de esta provincia el presupuesto de in¬
gresos y gastos de la Cárcel del partido judicial de Palma y el repartimiento que se ha hecho para cubrir el déficit entre los diferentes pueblos de que dicho parti¬ do se compone. Según dicho reparto, co¬ rresponde satisfacer á esta ciudad mil 111T0 ptas. y al vecino pueblo de Forna¬ lutx 10978 ptas., cuyas cantidades de¬ berán consignarse en el presupuesto mu¬ nicipal respectivo.

tiempo que agradecemos á la empresa editorial la distinción de que hace al Só¬ ller objeto, dejando con éste establecido el cambio. Inútil nos parece añadir, des¬ pués de lo dicho, que deseamos á la «Vi¬ da del Campo» larga y próspera vida.
Los católicos de gusto refinado, aque¬ llos que todo lo dejarían para poder oir un buen sermón, estos últimos días de fiesta y desde entonces todas las noches, bien han podido y pueden todavía apro¬ vechar. Del que pronunció en la parro¬

Apenas secas en los ojos de nuestro esti¬ mado amigo D. Pedro Antonio Alcover Pons y distinguida familia amargas lᬠgrimas que les arrancó la pérdida de un ser querido, la Muerte despiadada oblí¬ gales de nuevo á verterlas por otra pér¬ dida que nos atrevemos á decir mas sen¬ sible. Estando ya enfermo de cuidado su primogénito, vió bajar al sepulcro rápida é inesperadamente en Octubre último á una niña de muy corta edad, angelical
criatura que era su encanto, y esta se¬

ficultoso ha de ser la adquisición de los

Los dilettanti sollerenses están muy quia el domingo ei joven sacerdote don mana sucumbe aquél, á los ocho años,

terrenas, esto debería resolverse lo pri¬ satisfechos y motivos les sobran, pues Miguel Alcover hemos hablado yá en víctima de la misma enfermedad larga y

mero, si es que nuestra Corporación mu¬ que ahora, teniendo mayor facilidad de otro lugar de esta crónica; pero nada he¬ penosa que ya entonces le aquejaba, sin

nicipal se halla convencida de la utilidad comunicación, en el tren podrán trasla¬ mos dicho aún de los que pronunció don que ni todo el cariño de los padres, ni los

de esta obra y se siente dispuesta á com¬ darse con toda comodidad á la capital ca¬ Pedro Domenge Pbro. el lunes mañana solícitos cuidados que le han prodigado.,

placer á esa ya gran parte de sus admi¬ da vez que les convenga para extasiarse y tarde y continúa pronunciando diaria¬ ni los excesivos gastos que se han hecho,

nistrados que arden en deseos de poder oyendo buena música y aplaudir á la ce¬ mente desde el mismo púlpito en la no¬ ni todos los auxilios y esfuerzos de la

«disfrutarla» cuanto antes mejor.

lebrada tiple María Barrientes, que es vena dedicada á San Antonio Abad, que ciencia, hayan bastado para evitar, ni si¬

como si dijéramos miel sobre hojuelas.

con decir que tiene encantado al nutne- quiera para prolongar por mas tiempo

SOLLER

7

ya, el desenlace fatal, no por lo esperado . tientes, de las clases trabajadoras, con¬

menos cruel y doloroso.

tra la persona del Sr. Maura. Criticó

De su aflicción, como de la de su esposa acerbamente la política de transigencia

y demás allegados, nos hacemos cargo, y mal entendida que han seguido los go¬ es por esto que al dar á nuestros lectores biernos liberales cuyo resultado ha sido

hoy la infausta nueva, pedimos consuelo la punible concomitancia con los elemen¬

para todos los atribulados que lloran esta tos de la izquierda que solo puede llevar¬

muerte prematura, ó cristianó resignación nos á la revolución. Elogió al Sr. Maura

que es lo único que puede darlo.

por su entereza y virilidad y especificó

Esperando al Sr. Alcover, que se ha¬ ,1a multitud de leyes liberales que son su

llaba en Carcassonne al ocurrir la defun¬ obra, implantadas por el partido conser¬

ción, se guardó en la casa mortuoria el vador, y manifestó que quien de esta

cadáver de su hijo hasta el martes. Lle¬ obra es autor no ha cambiado un ápice

gó aquel en el tren de las ocho y media, de su programa, siendo tan solo la polí¬

y pocas horas después se verificó la con¬ tica que ha evolucionado á su alrededor.

ducción al cementerio, acto solemne al Terminó diciendo que la Juventud no

que asistió el clero parroquial con cruz ha de querer ser cómplice de la situación

alzada y numeroso acompañamiento, á difícil, del peligro inminente en que se

pesar de ser dia laborable y á hora en' coloca á la Corona, como no ha de que¬ que no todo el mundo está libre de rer ser el partido responsable de los fu¬

ocupaciones para poder asistir. Del co¬ nestos sucesos que puedan sobrevenir.

che de gloria de primera clase pendían

Durante el discurso frenéticas salvas

muchas, vistosísimas y valiosas coronas de aplausos interrumpieron repetidas ve¬

con expresivas dedicatorias, y por todas ces al orador, que se prolongaron con

las calles del tránsito apiñábase el públi¬
co siendo muchas las personas que no
podían ocultar su emoción y lloraban. Estas lágrimas pueden también servir

mayor entusiasmo si cabe al final.
Mostráronse conformes todos los asis¬
tentes con lo expresado por el señor Pre¬ sidente, ‘ y por unanimidad acordaron

de lenitivo al dolor de nuestro amigo, aprobar la resolución que la Junta Direc¬

pues que prueban que son muchos tam¬ tiva había tomado, con lo que se dió por bién qué le compadecen y, como noso¬ terminada la sesión.

tros, comparten Con él su pena.

* **

.

.

* **

Hoy, al conocerse telegráficamente la

Breve pero muy aguda enfermedad ha resolución del Sr. Maura, de que en otro

llevado al sepulcro esta semana á la lugar del presente número damos cuenta,

bondadosa y amable D.a Francisca Ca¬ se ha reunido la Junta Directiva para

líais y Estades; es por esto que la ines¬ cambiar impresiones y por unanimidad

perada noticia de su muerte ha apenado se ha acordado telegrafiar al ilustre Jefe

y consternado á la vez á las muchas per¬ del partido conservador lo siguiente:

sonas que, aparte de sus relaciones ínti¬

«Reunida Junta, acordado comunicar

mas (que eran numerosas), en esta ciudad V, E. inmensa satisfacción por vuelta je¬

la conocían y apreciaban.

.

,

fatura partido, asegurando estabilidad

Ya algo delicada de salud marchó á trono y mantenimiento paz España.—Por

Palma D.a Francisca el martes por la Juventud Conservadora Sóller.—Presi¬

mañana, y apenas hubo llegado tuvo que dente, Magraner».

acostarse sintiéndose muy molestada por

la bronquitis que dos días después la hi¬

zo sucumbir. Pudo recibir los Santos Sa¬

Ferrocarril de Sóller

cramentos, y el mismo día del óbito se le

rezó él rosario en la parroquial iglesia de S. Miguel, siendo acto seguido conducido el cadáver á su última morada, cuyos ac¬
tos estuvieron en extremo concurridos.

No habiéndose completado él pago de los dividendos pasivos en las acciones números
2528—3640—3641 - 4469—4753-5146—5668-
' 5669—5844.-5909-6084 —'6035— 6141 — 6460
á 6469—6661 —6682—6683—6709—6710—6812

Descanse en paz el alma de la finada y reciban sus hermanos D. Juan y doña Catalina, su hermana política, sobrinos y demás familia, la expresión de nuestro muy sentido pésame.

y 6840; se hace saber que esta Compañía procederá ala expedición de nuevos títulos,
quedando anulados los antiguos, con arre¬
glo al artículo 164 del Código de Comercio y al 9.° de los Estatutos de esta Sociedad, si
dentro dél plazo de quince dias, á contar
desde la inserción de este anuncio en el Bo¬

En la “Juventud Conservadora”

letín Oficial, no se presentan los tenedores de dichas acciones á satisfacer los respecti¬ vos dividendos, con sus intereses.
Sóller 3 de Enero de 1913.—Por el «Ferro¬
carril de Sóller»: El Presidente, Juan Puig.

Aun sin ser político el Sóller, cree¬ mos de oportunidad ocuparnos de la Jun¬ ta General extraordinaria que celebró esta sociedad el domingo último por la tarde, por la importancia que tuvo en
razón de las anormales circunstancias
que la habían motivado. Asistió á ella un número muy consi¬
derable de socios.

* **
A los efectos del buen servicio de trenes de
esta Compañía, se advierte al público que el despacho de equipajes y encargos se cierra con rigurosa exactitud 5 minutos antes de la salida de cada tren. Todo .equipaje ó encar¬ go que se presente ;con posterioridad íá' la ho¬ ra establecida, no podrá ser despachado has¬ ta el tren siguiente.
Esta Compañía suplica insistentemente á los señores viajeros la mas estricta observan¬

Usó de la palabra D. Cristóbal Magraner Ripoll, Presidente de la «Juven¬
tud Conservadora Sollerense» para ex¬

cia de esta disposición para evitar los perjui¬ cios consiguientes de su incumplimiento.
Sóller 7 de Octubre de 1912.—El Director
Gerente.—Jerónimo Estades.

presar el objeto de la reunión, y manifes¬

tó que la Directiva había acordado sus¬ pender toda actuación política mientras

DEFENSORA SOLLERENSE

no se conociese la resolución de la Asam¬

blea de diputados y senadores que debía

SUBASTA

celebrarse en Madrid el miércoles de

Habiendo acordado esta Sociedad realizar

esta semana. Recordó' seguidamente el fin por que fueron instituidas las Juven¬ tudes Conservadoras y la labor que les estaba encomendada. Luego con la ma¬ yor naturalidad y con toda la energía de su estilo peculiar que á la vez deleita
y entusiasma, trató de la campaña de di¬ famación, de esa campaña vil y degradan¬ te hecha por los enemigos del orden con la aquiescencia de los monárquicos libe¬ rales, sin otro objeto que el de sembrar

algunas obras fie reforma del teatro, me¬ diante subasta pública, queda fijado un plazo
dé cuarenta días á contar del 15 del corrien¬
te, terminando el 24 de Enero próximo, para la presentación de proposiciones, en pliego cerrado, con arreglo al plano, pliego de con¬ diciones y presupuesto que obran de mani¬
fiesto en la Secretaria de esta Sociedad.
El dia 25 de Enero á las ocho y1 media de la noche, se abrirán lós pliegos de las propo¬ siciones que se hayan presentado, y después de examinadas hacer la oportuna adjudica¬ ción al autor de la que resulte más ventajosa.
Sóller 13 Diciembre de 1912.—El Presiden¬
te.—Miguel Forteza.

el odio en el corazón de las masas incons-

438**88**88**88**88**88**88**8S**88**88**88**88**88**8áb r
ROIG iF. <05
éb

05 PUEBLA GARCÍA - Valencia

<%?

05

Exporta buena naranja.

(05 CarGajeitíe- Puebla Larga —Alclra—Mamiel
Telegramas: Í^OIGr — PUEBLA LARGA <áb>
*"@8* *88* *88* <88**88* *88* *88* *88* <88* *88* *88**88* *88* *88*

LOS
MEJORES Tinos y Frutos de Málaga
SON LOS DE
Miguel de Guzmán
Para informes y precios, dirigirse á la Casa ó á su Agente en Francia
^MIGUEL MIRO^
1 bis, Rué des Vignerons á IZineennes (Seine)

MC&Almacenes jtiontaner fíb Sindicato, 2 á 10 y milagro, 1 á 11 PALMA DE MALLORCA

UI Pañería, Sastrería, Novedades para Señora y Caballero. §
Camisería, Lencería, Mantelería, Confección de blanco, Géneros de
punto. Estatuaria Religiosa, Plata Meneses, Medallas, y Rosarios. |

OBJETOS PARA REGALOS

Efectos Militares, Uniformes, Gorras, Espadería, Corbatería,

Q

Tapices, Alfombras y Cortinajes. ¡ *■■■ —=

En la Sucursal 'Can Bitla55

GJ
'iU

IC0Í0IIGA QJ

-
vi-.y-:,

% Exportación de Fpp RT UTTTOnSs m

g

ESPECIALIDAD EN

g Naranjas, Mandarinas y Uniones Mandarinas gran lujo, envase especial de cartón Patentado

VICENTE GINER

CAgCAGENTE (Valencia)

~~

■

-

Telegramas: GTINTER,

wwm«mC

LOS MÁS IMPORTANTES DE LAS BALEARES

#

t Grandes Almacenes SAMir .JO

?

DE

I IGNACIO FIGDEROLA

CENTRAL: Brondo, 7, 9, y 11—Esquina Borne, 118—PALMA

|||

SUCURSALES: Jaime II, 59 y 61 esquina Vicente Mut.=BINISALEM, calle @

Truch—LA PUEBLA, calle Mayor, 58—INCA, Plaza Iglesia, Palmer.

$

1 — Sastrería == Camiseríá = Confecciones —
Equipos,para novios—Corbatería—Bisutería—Mercería—-Sedería— Lanería—Alfombras—Lencería—Pañuelos—Géneros punto—Cortinajes

©mitos mm mmmñ + psiei© fu© i

*r 8

SOLLER

Almacenes MATAS

> (C’A A PERICO) ‘

^

COLÓN, 17, 19 y 21—MAURA, 1, 3 y 7 y JAIME II, 68

♦ ❖ ♦ PALMA DK MALLORCA ❖ * ❖

EXPOSICION PERMANENTE

- - Abrigos y Sombreros para Señora - - Sastrería y Camisería - "

1

—

-

Gran Surtido en Peletería =====

E.sta casa á pesar de obsequiar con Cupones á sus favorecedores, de¬

m moossltrará siempre ser la que vende más barato.

iotel testaran! leninsnlar

Satl Pablo, 34 y 36 - Teléfono, 1083

©

BARCELONA

$

w

w

Coche á la llegada de todos les tre¬
nes y vapores.
Intérprete. On parle francais.-English Spoken. - Man spricht Deutsck.

■■■■■■

BE

Edificio construido para
Hotel y completamente
renovado.
El más moderno, ele¬ gante y confortable con relación á sus precios.
Espléndida y recreati¬
va terraza.
Ascensor y alumbrado eléctrico. Instalaciones higiénicas
modernas. SO habitacio¬
nes pintadas al esmalte claras y ventiladas. De¬ partamentos especiales pa¬
ra familias con salón par¬
ticular. Baños y Duchas.

PAPEL estracilla paja De venta en la «La Sinceridad», San Bartolomé 17.—Sóller.

PABLO GOLL T F. REINES
P1IEEI BUSQUEIS Suocrssmup
A UXORIOS (Cote d‘0r)
SUCURSAL DE LA CASA COLL, de Dijón
Especialidad en patatas y demás artículos del país. Expedición al por mayor de espárragos y de toda
clase de legumbres.
SERVICIO ESMERADO Y ECONOMICO —
Dirección telegráfica: Pierre Busquéis — AUXOTTNE

BB BBBB BB BBBB BBBB BBBBBB B BBBB BBBB El BHBBBBBBBBB El BBBB BBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBB BQBBBBBBBBBBBDUBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBSBBBaBBBBBBBBBBBQBBBBlIflBB

IBIBIBII1IIBI BBBBBBBBBBBBB

Comisión, exportación é Importación

bE CARDELL Hermanos

Quai des Célestins, 10.-—XjITOJSE (Rhóne)

■■IB

Expediciones al por mayor de todas clases de frutos y le¬

BUBB BBBB BBBB

gumbres del país. Naranjas, mandarinas, limones y otros frutos

Sucursal en I-jHj THOR (Vauoiuse)

Expecialiadad para expediciones de uva de mesa, doradas y

BBBB ■BBI BBBB ■ »BB

de conserva, y para vendimias de la mejor calidad, por vago¬ nes completos.

5SSS S5SS

Telégramas [ CARDELL Le°Thor. ’S* Teléfono, 34-41

:: IBBBBBBBSBBBBBflBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBMBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBanBBBBBBBD iniBBIBlaBBBBBIBIBflBRBBBBIBBBBBBBBBBBIlBBBIBBBBBBIIBaiaBBIBBBBiaiBBIBBBHBBBBaBIIBa

Precios alzados para todas las destinaciones

Servicio especial para el trasbordo y reexpe¬

dición de naranjas, limones, frutas frescas, secas

~
...==

y demás artículos.

Expediciones de frutas y primores al por mayor.

ESPECIALIDAD DE ESPAÑA Y ARGELIA.

MXCHEL BERNAT
XQuui du Sud, 3CETTE (Herauit) Dirección telegráfica: M1CHEL BERNAT, Cette. ^ SA Teléfono, 4-08

Maison Guillaume Coll

FONDEÉ EN 1902

Expéditions de toute sorte de fruits et primeurs. Spécialité de peches mol les, pruues reine-claude, raisin cbas-
selas, abricots, etc.

Artichauds, asperges, salades et toute sorte de légumes.

—=$34*

«s» TRES BONS EMBALLAGES

Serme ceuplei te eolis-pestaen te 19 L poar la Francs et l'Etraipr
ADBESSE: GL COLLAvenue de la Pepiniere (en face
du Marché en gros) á Perpignan (Pyrenées Orientales) Adresse télégraphique: COLL GROS MARCHÉ Perpignan

álna&eii de FRUTOS SSPAROLSS
ESPECIALIDAD EN FRUTOS DE PRIMERA CALIDAD
AL POR MAYOR Y MENOR

•M

y

Libourne—Place de I’Hotel de Ville, 6

MJIU ®
Libourne

Naranjas, Limones, Mandarinas, Granadas de España,
8 Dátiles, Pasas, Uva fresca, Higos de Mallorca, Ciruelas
— — PRIMEURS DE ESPAÑA — —

Bananas, Ananas, Nueces, Avellanas, Cacahuetes, Castañas, Ajos, Cebollas, Charlotas

TELÉFONO, 131

j

COMISIONES, REPRESENTACIONES, IMPORTACIONES Y EXPEDICIONES
id larcli Mérmanos ¡
Boulevard du Musée, 70. MARSEILLE—Teléfonofi.°37-82
Expediciones al por mayor de naranjas, mandarinas, limo¬ nes y bananas. Especialidad en toda clase de frutos y pri-
meuis. Frutos secos de toda calidad.
Telegramas: MARCHPRIM MARSEILLE
Rapidez y Economía en todas las operaciones

Importaciones y Exportaciones
DE
i FRUTOS, LEGUMBRES Y PRIMEURS

FRANCISCO ARBONA

6. Cours Julián. 6.—MARSEILLE

^

Expediciones, al por mayor de naranjas, mandarinas,
limones, bananas, dátiles, higos, uvas pasas y en fresco. ||
Especialidad en toda clase de frutos y prii-eurs de
España y Argelia.

FRUTOS SECOS DE TODA CALIDAD m

Telegramas: EAI3BONA--Marse¡lle—Teléfono 29.68 || Servicio rápido y económico en todos los servicios

aSras

ss?

MAISON <§—'<>g*——«i=8°cS3=—
28, COURS JULIEN — MARSEILLE
Adresse télégraphique: A.BE3DE3 (iMarseille).—Téléphone, 15-04
Succursale á LAS PALMAS (Gran Canaria) Gran Vía ÁlfüIlSO lili
Télégrammes: ARBONA Las Palmas Succursale á HAMBOURG: Ekuchthoe.
Télégrammes: ARBONA Hambourg
Eruits frais, secs et primeurs de toutes provenan'ces. Importation directe. —Exportation.
SÓLLER.—Imprenta de «La Sinceridad»