SABADO 10 DE FEBRERO DE 1011
SABADO 10 DE FEBRERO DE 1011

SEMANARIO INDEPENDIENTE

*-■

•*

4.

■*,

‘J»-A

-

FUNDADOR Y DIRECTOR: D. Juan Marqués Arbona.

REDACTOR-JEFE: D. Damián Mayal Alcover.

REDAQCtÓM y ADMINISTRACIÓN: calle de San Bartolomé n.° 17.-SÓLLER (Baleares) G

^

,llr'

EL SERVICIO OBLIGATORIO
Publicó ya la Gaceta las instruccioaes provisionales para la apli¬ cación de la ley de Reclutamiento y Reemplazo del Ejército, de 19 de Enero último, en tanto se dicte el Reglamento para la ejecución de la misma, quedando de este modo establecido en España el servicio militar obligatorio. A su sola lec¬
tura, claramente se vé que es esta
innovación una de tantas que sue¬
len hacerse «de prisa y corriendo», más propias para salir de compro¬ misos políticos y acallar punzaditas del amor propio personal, los hombres que están en el Poder,
que para procurar por medio de la equidad y la justicia el bien del pais.
No nos ocuparemos de los demás españoles, habitantes en distinta región, cuyas conveniencias, cuyas costumbres, cuyo modo de vivir
nos son desconocidos, y que poco
en ellos, que no nos leen, nues¬ tras apreciaciones podrían influir;
concretémonos á examinar la re¬
forma por lo que á nosotros mis¬ mos, á los sollerenses en particular, puede perjudicar ó favorecer, y di¬ gamos ya de seguida que para la generalidad es tai la inconveniencia de esa ley, que aún á aquellos que más desearían prestarla acatamien¬ to les crea un conflicto que ha de serles, á no dudarlo, muy difícil
de resolver.
Sabido es que los jóvenes solle¬ renses tienen fijado en la emigra¬ ción su porvenir. Al entrar en la adolescencia suelen salir de aquí para hacer su práctica comercial en establecimientos que sus deudos ó allegados tienen abiertos en las grandes poblaciones de Europa y de América, y dedicados al negocio continúan viviendo largos años lejos de su pais natal. Puede decirse que á la edad en que la ley les obliga á servir á la patria es cuando más ne¬ cesitan ellos permanecer ausentes, por cuanto hánse establecido ya por su cuenta en su mayoría y es su presencia necesaria en el estable¬ cimiento, que no es todavía muy
antiguo ni muy sólido, por lo que
el confiarlo á manos extrañas pu¬ diera ser la causa de su desmoro¬
namiento, de su completa ruina. Claro está, pues, que quién se
encuentre en tales condiciones—y ya hemos dicho suelen ser en gran
número—vacilará entre confiar á
persona extraña sus intereses, el fruto de sus ahorros, el premio de largos años de sudores y privacio¬ nes que considera la base de su porvenir, ó hacer el sordo al lla¬ mamiento de la patria, á la voz imperiosa del deber.
P adiendo redimirse á metálico, el tal conflicto dejaría de existir, porque necesitando la patria hom¬ bres y dinero á la vez en tiempos de paz lo mismo que en los de guerra, podría servirla de un modo

aquel á quién no le es posible ser¬ virla del otro, y todos serla útiles por igual substituyendo por dinero su persona el que sabe que aban¬ donando sus negocios quedan en
peligro sus intereses y amenazado su porvenir. Es esta precisamente una de las razones que tenemos
para considerar que no es el servi¬ cio militar obligatorio un progreso democrático tan grande como ase¬ guran aquellos de sus partidarios que apasionadamente lo defienden: no puede serlo si con él se favo¬ rece más á los ricos holgazanes que á los pobres laboriosos, y si, so pretexto de establecer entre los ciudadanos la igualdad, déjase con¬
vertida la reforma en semillero de
injusticias... Pero es tarde yapara combatir esa innovación y por esto no hemos de intentarlo siquiera: es Ley á estas horas, y como tal tenemos todos la obligación de res¬
petarla y de cumpliría. Fuerza es decir, sin embargo,
que no debe estar nuestro criterio
muy fuera de razón cuando el mis¬ mo Gobierno que la ley implantó deja subsistentes en parte, podemos decir pues que le nom ne fait ríen á la chose, las tan aborrecidas redencio¬
nes á metálico. El mal está, pero,
en que esta parte no viene á re¬ solver el expresado conflicto, siuo que lo agrava más bién. No se
puede uno redimir «en absoluto» de la obligación de permanecer tres años en activo; puede solamente
reducir estos tres años á diez me¬
ses de servicio pagando mil pese¬ tas y á cinco pagando dos mil, y
como de todos modos se ha de in¬
gresar y permanecer en filas más ó menos tiempo en cada uno de los tres años, ó en el primero y segundo cuando menos, el sacrifi¬ cio que haga el que el menciona¬ do capital desembolse le ha de re¬ sultar por completo inútil si no consigue .con él evadirse de aban¬ donar sus negocios, si de todos mo¬ dos ha de verse obligado á confiar á algún dependiente de más ó me¬ nos aptitud ó confianza, su estableci¬ miento, ó á perder si no es todavía el amo una ventajosa situación comer¬
cial ó industrial á costa de muchos
afanes conquistada. Viene á. ser,
pues, esa concesión que la nueva
ley otorga, para el joven pobre en
los comienzos de su carrera, para
muchísimos pobres jóvenes solle¬ renses que tienen su residencia allende el mar, una concesión ab¬
surda, completamente ineficaz. ¿Vendrá á España anualmente des-'
de México, desde la Argentina ó desde las Antillas, por ejemplo, cualquiera de ellos, para incorpo¬ rarse á su regimiento y permane¬ cer en él (¡y á sus costas!) cuatro meses el primer año, tres el segun¬ do, y tres el tercero, ó bien tres el primero y dos el segundo, según que haya satisfecho mil ó dos mil pesetas en el concepto de cuota mi¬ litar? Parécenos que por mucho que sea su patriotismo, ante tantos gas¬

tos, tantos perjuicios, tantas moles¬ tias, optará al fin... por naturalizarse allá y privarse, si es preciso, por muy sensible que esto le sea, de volver más tarde á su pais, al seno de su familia, á los brazos de sus ancia¬ nos padres que abiertos le aguar¬ den para bendecirle.
¡Lástima que sea nuestra voz tan débil que no llegue hasta Ma¬ drid para dejarse oir del Jefe del Gobierno! Con seguridad si á él llegara le persuadiría de que son exactos los males apuntados, y,
como por el hilo se saca el ovillo,
también á través de nuestras indi¬
caciones podría descubrir que en
el mismo caso de los sollerenses
emigrados están ciertamente otros muchos españoles amantes de su patria que tienen un gran pesar de tener que serla infieles... y vi¬ vamente anhelan, por lo mismo, que se haga á la expresada ley la- con¬ siguiente rectificación.
Formen coro, pues, á nuestro lado para robustecerla todos los padres de familia interesados, y eleven ai Gobierno una protesta enérgica por el absurdo que les perjudica y amenaza deshonrar¬ les... ó bien sencilla y humildí¬ sima súplica al Trono por ver de
obtener la rectificación de referen¬
cia, que habrá de quitar á mu¬
chos de sus súbditos un peso enor¬ me del corazón.
SECCION LITERARIA
BU TOQUE DE ÁfiGELiUS
Rodando, rodando, fué á parar al hos¬ pital, á la sala de anémicos. Fué cómo ir á vivir, á vivir tristemente, entre una legión de espectros.
Aquellos enfermos no eran hombres; eran sombras escuálidas que suspiraban por falta de aire; y cuando un soplo de atmósfera, por tibio y suave que fuese, penetraba en los pulmones, lanzaban to¬ ses que parecían no tener nunca término.
Allí se cobijaban las muertes lentas, muertes silenciosas, sin quejidos de do¬ lor; agonía de pájaro que perece por as¬ fixia. La más negra melancolía brillaba en todos los ojos, única luz que aun no se había apagado en aquellos rostros de color de hojas secas.
Pero á la miseria de Marcelo no le fué
dado otro refugio. Nadie elige su prime¬ ro ni su último lecho. Siempre se reservó
al azar la elección de estos dos extremos
de la vida.
Cuando en aquella casa de la caridad
entró Marcelo, entró con una sola espe¬ ranza: desaparecer en breve de entre los
vivos.
Era su anhelo postrero. Los otros de¬ seos, sus ilusiones todas, se habían que¬
dado en el mundo, El mundo, con su
incesante oleaje, con sus traidores esco¬ llos, con sus tempestades siniestras, con sus indomables egoísmos, con sus pasio¬ nes encontradas que hieren como el rayo y fascinan como una sonrisa; la sirena
del mundo había hecho en él su presa,
y lo arrojaba exánime á la orilla hospi¬ talaria de los náufragos que perdieron la nave que conduce á las regiones del
triunfo.

—No hay para mí ningún remedio— dijo Marcelo, cuando el médico del hos¬ pital le examinó por primera vez.
—Veremos—replicó el doctor.—Otros más desahuciados que usted han reco¬ brado la salud. De la juventud debe es¬ perarse todo. Mientras dure la primavera, los árboles más rezagados aun pueden echar hojas y flores.
Marcelo era joven. Marcelo era poeta. ¡Juventud y poesía! ¡primavera doble!
Bien hacia la ciencia en confiar de
aquel desgraciado. ¿Cómo había caído en tan grande in¬
felicidad?
Preguntad á la carreta por qué aplasta á la hormiga.
Marcelo era uno de esos precoces con¬
quistadores de la gloria, que abandonan su patria oscura, un lugarejo hermoso, y se lanzan á esta capital monstruosa, llamada Madrid, que como un abismo atrae, y como un abismo mata. Sin for¬ tuna, solos, desconocidos, traen los ju¬ veniles campeones, para mover la rueda sobre la que reparte la caprichosa deidad de la dicha sus favores, por única pa¬ lanca, sueños.
La lucha es horrible. De un lado, el
entusiasmo que vuela; de otro, la indi¬ ferencia que se arrastra. Quimeras con¬ tra realidades. Imágenes de oro contra hambres de estómago. Ideas que solici¬ tan rimas de versos, y patronas de hués¬ pedes que piden pagas de meses. Se bus¬ ca la fama y se halla la vergüenza. Situación espantosa. La derrota se acerca. Tras la pobreza, la enfermedad. Tras el desamparo, la desnudez. La cabeza que imaginó alzarse coronada de laureles, se
dobla abatida, sin techo, vacía de ale¬
grías, rellena de desesperaciones, llevan¬ do, en vez de la guirnalda vencedora,
un sombrero raído.
Marcelo cruzó por todo este calvario. — ¡Venceré!—se decía para alentarse. ¡Celestes é infernales horas las del es¬ tudio de un libro nuevo! ¡Celestes é in¬ fernales horas las de la inspiración que se traduce en palabras bellas! ¡Celestes ó infernales horas aquellas en que se aguarda salir á la publicidad! Durante dos años probó Marcelo de estos goces y de estos Tormentos. Pero siempre, tras el esfuerzo, venía el fra¬
caso.
—¡Venceré! —se decía para animarse. Pero no vencía. La fama tenía para él muda su trompeta. ¡Ingrata!
Todo á ella se lo había sacrificado Mar¬
celo. ¡Hasta el amor! esa savia sin la cual el corazón envejece. El poeta había querido conservarse entero para su mu¬ sa. como para su religión el sacerdote.
Escribió prosa y verso, febrilmente, sin retóricas, derramando sobre el papel los chorros de sus sentimientos, como una fuente sus límpidos y sonoros cris¬ tales. Envió sus escritos á los periódicos, á todos los periódicos, chicos y grandes, exhaustos y con fondos. No reparaba ¡el infeliz! en el dinero; él que era su vícti¬ ma. El pan que más necesitaba no se componía de harina, sino de aplausos.
Más Marcelo fió harto en sus fuerzas.
Gastado su cuerpo en aquella carrera de¬ senfrenada del espíritu sobre la materia, llegó sólo á ser un alma. Y su alma, des¬ fallecida en aquella marcha loca á través de precipicios, de zarzas y de negruras, llegó á ser una cosa miserable.
Marcelo entró en el hospital en tal es¬ tado. Horribles fueron los primeros días.
Allí se amontonaban todos los descon¬
suelos infinitos; la enfermedad sin cura, el abandono sin familia, las aspiraciones sin cumplimiento, la vida devorada por

vznrrtr

g

iwaK«sgre:ga«MeBi»wMir^^

m reama

SOLLER

la muerte. De día era terrible mirar, y
era espantoso soñar de noche. A cada
momento, en cada lecho, tenía un dra¬

todo esto le habían dejado sordo para lo demás. Sí; también en la impía capital
había campanas.

ma de pena, un desenlace de estertores. Todo allí sollozaba; las puertas, las
ventanas, las camas, el farol que alum¬
braba la fúnebre sala. Gemían hasta los
pasos de las hermanitas que cuidaban
de los enfermos.

—¡Ya no estaré tan solo!—añadió Mar¬ celo, alborozado, como quien encuentra un antiguo camarada.
Su mejoría, desde entonces, fué cada día en aumento. El médico se engreía de sus aciertos. El hierro, la quinina, los

Marcelo veía llorar y lloraba. Y sobre la sequedad de sus agotados afectos el llanto era un riego que le hacía prove¬ cho. Sus ojos siempre estaban húmedos

fosfatos ¿no obraban verdaderos mila¬ gros?
Sonreía Marcelo en silencio, sin atre¬
verse á contradecir ai galeno.

de lágrimas. ^-No llore usted, joven—le dijo un día
su vecino de dormitorio.—Aun se puede aquí ser feliz. Aun hay aquí dulzuras

Las campanas sonaban en el alma del enfermo como música mágica, divina; le habiabao de esperanzas reverdecidas, como las flores que empiezan á abrir en

que usted no ha visto. El que hablaba era un viejo. ¿Un Dejo y con ilusiones? Es que el

primavera, no obstante de haber desa¬ parecido en invierno.
Al desenterrar el pasado, vió Marcelo

viejo era un trabajador, un domador de la materia, un picapedrero que en sus
años de mozo había cultivado el campo.
—¿Sabe usted lo que á mí mé va so¬
nando? Pues... mi tierra. Yo la veo desde
aquí. Asisto á las faenas, me monto en el trillo, sigo el arado, esparzo la simien¬ te. empuño la hoz, etc. Aquí no hay alondras. Pero yo las oigo cantar remon¬

brotar el porvenir. Acabó su curación un hecho de inmenso regocijo.
Un practicante del hospital le llevó un día un periódico. Era uno de los más po¬
pulares de aquella época. Sus suscriptores se contaban por miles y miles. Allí venía inserta, en lugar preferente, una de las poesías de Marcelo. Era la historia
de unos amores, de los amores del escri¬

tándose al cielo, en la fresca mañana,
cuando el sol empieza á barrer con su
escoba de luz las estrellas. Yo no sé si
esto que oigo y veo es lo que usted escri¬ bía en sus versos; ello es que á mí me gusta, me alegra y me remoza. Haga
usted lo mismo...
Marcelo no tenía ninguno de estos re¬ cuerdos. Huérfano desde edad temprana, su vida carecía de regocijos.
Llegaba entre tanto la primavera. Los árboles del jardincillo del hospital se estremecían de gozo, desentumeciendo sus ramas esqueletadas, y tiñendo de verdores su corteza. Los pájaros salidos de no se sabe dónde, ensayaban en los aleros de los tejados, maravillosas can¬ ciones. La fuente del patio de entrada vertía más de prisa sus perlas, cada vez más brillantes y más gruesas.
Nada había que no cantara, que no riera. Hasta los rincones más sombríos

tor adolescente, amores puros, purísimos, limpios como el armiño, balsámicos como el incienso. La composición era sentidí¬ sima. Dictada por el corazón, vista á través de una nube de luto, creyérase
trazada con tinta disuelta en llanto.
Rebosando gozo, se despidió del hos¬ pital Marcelo.
¿Quién pensaba en morir? El picapedrero tenía razón. En medio de las mayores desgracias aun se puede ser feliz en la tierra. ¡Adelante! La vida es un misterio, cuya clave sólo Dios po¬
see.
Tocaban las campanas, tocaban al An¬ gelus cuando Marcelo salió á la calle.
El doctor le recomendó al despedirlo: —¡Mucho vino y muchas chuletas! Las campanas le decían: —¡Mira al cielo! ¡mira al cielo!
Manuel Sienes Martirena

se vestían de gala para recibir la estación
de las rosas.
¡Vida! ¡vida! se veía escrito por tudas

oooooooooooooooooooooooooooo
Desde Marsella

partes. Sólo existía la muerte en el alma de
Marcelo. Algo se había robustecido su cuerpo; pero allá dentro, en las interio¬ res profundidades de su ser se escondía una llaga incurable, á la que no alcan¬ zaba ningún cauterio. Esta úlcera invi¬ sible y corroedora era el desengaño.
Una tarde, al anochecer, se hallaba
asomado á una de las ventanas del vasto
dormitorio. Aquella resurrección de la Naturaleza, aquel cántico interminable de hermosa vida, llegaban hasta él, en¬
volviéndole como en un baño delicioso
de venturas. Su corazón latía suavemen¬
te. Sus pulmones respiraban con desa¬ hogo. Casi no sentía su mal. Parecía hipnotizado, Súbitas olas de indefinible ternura recorrían sus nervios. Sus ojos

Sr. Director del Sóller
Muy señor mío y de mi distinguida consideración: Ruego á Y. se sirva dar
cabida en las columnas del semanario
que con tanto acierto dirige, á las ad¬ juntas cuartillas.
Estas, podrán tal vez carecer de interés para los sollerenses que viven en la plᬠcida tranquilidad de nuestro valle encan¬ tador, pero en cambio encierran una gran trascendencia para nuestros paisa¬ nos establecidos en las más importantes poblaciones de Francia y Alemania.
Gracias anticipadas de su affmo. S. S.
q. e. s. m.
Un Suscriptor
La labor constante é intensa de nues¬

se empañaban de una humedad tranqui¬ la... Al lado del hospital se alzaba una iglesia... Se ocultó el sol, tocaron las campanas el toque de Angelus, y por las mejillas de Marcelo rodaron dulcemente dos lágrimas.
¡Estaba salvado!

tros compatriotas que en la importante población marsellesa se dedican á la venta y expedición de frutas, ha sido tur¬
bada durante la semana anterior por
una huelga que, por fortuna, no ha re¬ vestido caracteres de gravedad, y ha sido sólo de algunos días de duración.

Aquel toque lento, melancólico, ma¬ jestuoso invitaba á la oración. Rezó Mar¬ celo. Una nueva vida, la vida de fecun¬

Nuestros paisanos aquí establecidos, tanto los que se dedican á la venta de
frutas como los dedicados al ramo de ex¬

dos recuerdos nació en él. También tenía
recuerdos Marcelo. ¿Cómo podía haber olvidado sus juegos de niño? ¿Cómo po¬ día especialmente habérsele borrado de la memoria el blanco, el alegre, el sen¬ cillo campanario de su aldea? En él pasó sus mejores ratos, junto á las doradas

pediciones, suelen hacer sus compras de las frutas frescas procedentes de Argelia y algunas de España, en casas de comi¬ sión, creadas exprofeso para este objeto, las cuales reciben aquéllas directamente del productor. Ultimamente, dichas ca¬ sas de comisión añadieron ciertos gastos

campanas tan sumisas y tan tremendas, que obedecían á sus manos y atronaban el pueblo, que expresaban, con el nom¬
bre dulcísimo de María sellado en su len¬
gua de bronce, la voz de los fieles que se
eleva al cielo.
—No creí que en Madrid hubieran

agravantes por cada bulto que saliera de sus almacenes, que venía pagando el comprador,
Y para protestar de esos gastos tan in¬ justos como perjudiciales á los intereses de nuestros paisanos, éstos resolvieron,
de común acuerdo con las revendedoras

campanas—se dijo Marcelo. En su delirante carrera, durante dos
años de lucha espantosa con su suerte, sólo había tenido oídos para sus ambi¬
ciones y sus angustias. Los gritos de

y portefaix de este mercado, que son en número considerable, no comprar nin¬ guna mercadería álas casas de comisión, mientras tanto éstas no suprimieran los
gastos agravantes.

La idea fué acogida por todos con gran entusiasmo, y los expeditores .de frutas (que en su mayoría son paisanos nues¬ tros, por no decir en su totalidad), las revendedoras y portefaix, en una reu¬
nión tenida en el vasto salón del café

Pelissier, prometieron y juraron, en
defensa de sus intereses, no favorecer en

sus compras á los comisionarios, hasta que éstos no se abstuvieran de cargarles los gastos causantes de la protesta.
En dicha reunión fué nombrada una

comisión para entrar en negociaciones con los comisionarios, y poder dar al
asunto una feliz resolución. Con íntima

satisfacción hacemos constar que, para
presidir dicha comisión, fué elegido por unanimidad nuestro activo é inteligente

compatriota don Bernardo Arbona. Poco tiempo habían de durar, por des¬
gracia, las promesas hechas ante el Co¬ mité de la huelga, pues algunos expedi¬ tores de frutas (precisamente los que al principio se mostraron los más entusias¬ tas) á la mañana siguiente y al favor de la sombra vespertina faltaron á lo que ellos los primeros habían prometido, quebrantando asi su juramento á espal¬ das y en perjuicio de sus demás compa¬
ñeros.

¿Y eran ellos los que hacían alarde de compañerismo y solidaridad?
¿Era este el camino que habían de se¬ guir para llegar á conseguir lo que se pedía, y que no tan sólo debía favorecer los intereses de ellos mismos, sino la de

todos los comerciantes paisanos nuestros de Francia y Alemania?
Nosotros, como buenos patriotas, co¬
mo buenos sollerenses que somos, sen
timos ante los extranjeros con quienes tratamos á diario, fueran paisanos nues¬ tros los primeros en cometer falta tan
pueril, y echaran piedras, de esta mane¬ ra, á su propio tejado.
Inútil es decir que los que así obraron fueron en extremo criticados por su ba¬ jo proceder, y no tan sólo recibieron de los demás compañeros singulares mues¬ tras de desagrado, sino que hubo ciertas amenazas que no llegaron á verificarse, gracias á la intervención y al espíritu
conciliador del señor Arbona.

Por otra parte, hubo en cambio, gran¬ des manifestaciones de simpatía y agra¬ decimiento ante las importantes casas expeditoras de los Sres. Bernardo Arbo¬ na é Hijos y Sres. Ripoll y C.a, por cuya perseverancia, por cuya conducta, fue¬ ron aplaudidos por todo el mercado en

masa.

Un Suscriptor

precios ordinarios, y abonos personales y para familias por 50, 100 y 200 viajes valederos por un año con la rebaja del 15, del 20 ó del 25 por- ciento, respecti¬
vamente.
Para las mercancías, además de la es¬ pecial para determinados artículos á pre¬ cios convencionales, habrá tarifas de tres clases y pagarán aquéllas en la 1.a
20 pesetas la tonelada, 8 pesetas en la 2.a y 5 pesetas en la 3.a.
Se procedió el domingo último al nom¬
bramiento de Jefe de la estación de Só¬
ller, que recayó por unanimidad en la persona [de nuestro Director, D. Juan Marqués Arbona, á quien por la distin¬
ción felicitamos.
No tenemos noticias de que haya acor¬
dado todavía la Directiva el número de
trenes diarios que deberán salir de esta ciudad ni el de los que hayan de llegar, pero sí sabemos que domina la idea de que lo menos el primero que salga por la mañana y el último que llegue por la no¬ che estén en combinación con el que sale de Palma á las 7‘40.para el interior de la isla y con el último que precedente del interior llega por la noche á la capital.
Daremos de este servicio noticia más
exacta tan pronto lo haya acordado la Junta y nos sea conocido.
El sábado último se recibió en el Go¬
bierno civil de la provincia una Real or¬ den del Ministerio de la|Gobernación de¬ negando la petición del médico habilitado del puerto de Sóller Sr. Enseñat, en la que solicitaba se le consignara gratifica¬ ción y asignación para material.
Se funda el Gobierno, al denegar la petición, en que en el puerto de Sóller no ha sido aún creada la Inspección sanita¬ ria y por lo mismo no se dispone de cré¬ dito para lo que se solicita.
Repetimos que es una anomalía inex¬ plicable el que á pesar de la importancia de nuestro puerto no cuente éste con Inspección sanitaria, lo cual resulta muy perjudicial para el tráfico marítimo en casos de epidemias, como se vió en el ve¬ rano pasado. ¿No podría el Ayuntamien¬ to interesarse por el asunto y acudir al Gobierno y solicitar el apoyo de nuestros representantes en Cortes para que se dote á Sóller de la deseada Inspección
sanitaria?

Marsella 5 Febrero 1912

Por los periódicos recibidos de Puerto

OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO Rico nos enteramos de que la genial vio¬

Crónica Local

linista Cristeta Goñi, tan conocida del público sollerense por los conciertos en

que aquí la hemos oido y por residir en

En las últimas sesiones que ha celebra¬
do la Junta Directiva del «Ferrocarril
de Sóller» han quedado resueltos algunos asuntos importantes, entre ellos el de los precios que deberán regir entre todas las estaciones de la línea para viajeros y las tarifas para el transporte de mercan¬
cías.
Sin perjuicio de publicar más adelante dichos precios detalladamente, queremos adelantar hoy á nuestros lectores la no¬ ticia de que ha de haber para viajeros sólo dos clases, primera y segunda, que pagarán de Sóller á Palma, ó vice-versa:
Én 1.a clase, 2‘15 pesetas y en segun¬ da, 1‘65 pesetas.
En los domingos y días festivos se des¬

Sóller las temporadas estivales, ha dado tres funciones en San Juan, la capital de aquella isla, con grandioso éxito.
Las dos funciones primeras las dió en el llamado Teatro, y no queriendo los aficionados de San Juan que la precoz artista marchara sin haber ejecutado una vez más las piezas que de los más afar
mados autores sabe ser con el violín tan
fiel intérprete, se organizó otra función, patrocinada por las damas de la capital y la colonia española, la cual se celebró en el Teatro Municipal.
Recibió, como en las anteriores fun¬
ciones, muchos aplausos y felicitaciones y fué además muy agasajada Cristeta por los entusiastas del divino arte.

pacharán billetes de ida y vuelta al pre¬

cio de 3‘60 pesetas en 1.a clase y 2‘80 en

En la mañana del domingo celebró su

segunda.

anunciada Junta General la sociedad

Para dar mayores facilidades á los anónima «El Gas». En ella dióse cuenta

que más viajen, se concederán abonos á los señores accionistas del Balance y

personales por meses y trimestres con Memoria correspondientes al ejercicio de

rebajas prudenciales sobre los precios 1911, los cuales fueron aprobados.

ordinarios y con mayores rebajas toda¬ Según el citado balance, la sociedad

vía por seis meses, por nueve y por un «El Gas» ha obtenido durante el pasado

año.

año un beneficio de 24.718‘99 pesetas,

Se admitirán además abonos persona¬ superior, por lo que se vé, ál de los años

les por 30 viajes, valederos por un mes, | anteriores. | con el 25 por ciento de rebaja sobre los La Junta acordó que la expresada can-

SOLLER

tidad fuese distribuida en la siguiente
forma:
Pías. Cts,

Para un dividendo de cinco pese¬
tas por acción
Para satisfacer la contribución

de 3‘30 pg sobre el anterior dividendo, que corresponde á
los accionistas

Para amortización de material

industrial

Para amortización de gastos de
instalación

Para amortización de mobiliario.

Por el 12‘60 pg á la Hacienda

por el impuesto de utilidades.

Por el 10 p g reglamentario á la

Junta de Gobierno. .

.

.

Por el 1 p g fondo reglamentario

de recompensas .

.

.

Y á fondo de reserva las rema¬

nentes. .

...

.

.

.

10.000‘00
330‘00 9.238‘75
456‘12 25‘46
1.889‘83
2.282‘92
228‘29
267‘62

Total.

.

. 24.718‘99

Procedióse luego á renovar parcial¬ mente la Junta de Gobierno y fueron reelegidos por unanimidad los Vocales D. Pedro J. Mora Arbona, D. Bernardo Forteza Aguiló, D. Pablo Mayol Arbona y D. Miguel Castañer Castañer y Vocal Suplente D. Miguel Forteza Pomar, á quienes por tal motivo felicitamos.
Además damos con entusiasmo al Di¬
rector-Gerente D. Francisco Crespí Morell nuestra enhorabuena, pues que á su
acertada dirección se deben los brillantes
resultados obtenidos durante el pasado
ejercicio y por los cuales nos consta se muestran muy satisfechos los accionistas
de «El Gas».

Muy concurrida estuvo la función que el domingo dió en el teatro «Defensora Sollerense» la compañía dramática que dirige el actor Sr. Manera.
Como anunciamos,, fué puesta en esce¬ na la preciosa obra de Palou y Coll La Campana de la Ahnudaina, en cuya eje¬ cución estuvo muy acertado el personal de la compañía. Sobresalieron sobre to¬ dos la Sra. Alegría, y los Sres. Manera y Fuster, que escucharon repetidos aplau¬
sos.
Entretuvo un rato al auditorio el mo¬
nólogo en mallorquín Don Gori dicho por la niña Rado y la chistosa pieza Roncar despierto.
Durante el pasado mes de Enero ocu¬
rrieron en esta ciudad 11 defunciones:
2 varones y 9 hembras. Los nacimientos registrados en el mis¬
mo período fueron 12: 7 varones y 5
hembras.

En la sesión que el Ayuntamiento de
Palma celebró el lunes de esta semana,
fué nombrado por unanimidad para el cargo de Archivero municipal nuestro
redactor-corresponsal D. José M> Tous y Maroto.
Reciba el querido compañero nuestra
sincera felicitación.

El sábado último cesó en su publica¬ ción el periódico palmesano La Tarde. En su lugar aparece desde el lunes La Región, que dirige el culto periodista don Andrés Barceló y que se imprime en la imprenta propia que acaba de instalarse.
También ha visto la luz pública, en Andraig, el semanario Villa de Andraig, que viene al estadio de la prensa para trabajar por el fomento y desarrollo de los intereses morales, intelectuales y ma¬ teriales de aquella población.
Correspondemos con el nuestro muy sincero al saludo que ambos colegas di¬ rigen á la prensa balear y dejamos con ellos, gustosos, establecido el cambio. También lo establecemos gustosos con el diario republicano La Voz de Menorca, que se publica en Mahón hace seis años y que ha visitado nuestra Redacción.
Hasta el miércoles por la madrugada, á causa del temporal reinante en el mar, no emprendió el viaje para Barcelona y

Su afligida esposa D.a María Marroig, hijo, padres, padres políticos, hermano y hermanas, hermano y her¬ manas políticos, tios, primos y demás parientes, al participar á sus amigos y conocidos tan sensible pérdida les ruegan tengan el alma del finado pre¬ sente en sus oraciones, por lo que re¬ cibirán especial favor.

Cette el vapor «Comercio», que había, de salir el domingo.
Llevóse dicho buque gran cantidad de naranja.
Efecto del recio vendabal que soplaba durante la noche del miércoles al jueves, fué la caída, á la una, de la columna de hierro que se había levantado en «Mule¬ ta» para la estación de telegrafía sin hi¬
los.
Afortunadamente no ocasionó ninguna desgracia personal la caída de dicha co¬ lumna, que quedó bastante lastimada. Quedaron rotos los tornillos de los ca¬ bles que la sujetaban y produjo algún desperfecto en una esquina del edificio
destinado á estación.
Este accidente retrasará forzosamente
por algún tiempo la inauguración de la estación radio-telegráfica de Sóller.
En obras practicadas por administra¬ ción municipal durante el pasado mes de Enero, invirtió el Ayuntamiento la suma de 694‘89 pesetas.
Las obras de referencia consistieron
en una reparación practicada en el ex¬ convento de Franciscanos, otra en el matadero público y otra en el cementerio católico; limpieza pública; recomponer el piso de varios caminos vecinales; recons¬
truir un trozo de muro en el camino del
«Murtará»; picar piedras para una acera que se ha de construir en la calle de Ma¬ llorca; podar el arbolado público y re¬ componer el piso de varias calles.
La sociedad «Defensora Sollerense»
ha organizado para la presente tempora¬
da de Carnaval cinco bailes de máscaras,
exclusivamente para los socios. Se cele¬ brarán en los días 11, 14, 17, 18 y 19 de los corrientes y serán amenizados por la banda de música que dirige D. Mateo
Galmés.

A dichos bailes hemos sido invitados, por cuya atención quedamos agradecidos.
Durante toda la presente semana se han desencadenado sobre este término
fuertes vendábales, con gran descontento de los agricultores, pues que han visto con ello tronchados bastantes olivos y echa¬
das al suelo buenas cantidades de na¬
ranja, cúyo fruto, como sabe el lector, por ser de inmejorable calidad se paga este año á buen precio.
En algunos momentos el tiempo se ha presentado lluvioso, pero lo más que han caído fueron ligeras lloviznas que dura¬
ron corto rato.
f
¡Sección necrológica
En Neuchátel (Suiza), falleció el día 31 del próximo pasado Enero, víctima de penosa dolencia, nuestro paisano el joven comerciante D. Cristóbal Ferrer y
Rufián.
Su entierro, según las noticias que de dicha población recibimos, fué muy luci¬ do, y á él y á los solemnes funerales ce¬ lebrados en sufragio del alma del finado asistieron gran número de conocidos y amigos suyos.
El Sr. Ferrer ha bajado al sepulcro en la plenitud de su vida y cuando el porvenir, después de una labor comercial realizada con perseverancia, empezaba
á sonreirle..
Descanse en paz su alma y reciban sus afligidos esposa, hijito, padres, her¬ manos y demás personas que le lloran, la expresión de nuestro sentido pésame.

S6CCIÓN RELIGIOSA
Ayer, en la iglesia dedicada á Santa Catalina, en la barriada del puerto, se celebró la tradicional fiesta en obsequio de Santa Apolonia. A las diez comenzó la misa mayor cantándose por la música de capilla una del maestro Perosi. Des¬ pués del Evangelio pronunció el panegí¬
rico de la Santa el Rdo. D. José Pastor,
Vicario, demostrando como Santa Apo¬ lonia elevada por la Fe al conocimiento de Dios y haciendo objeto de su cotidia¬ na meditación sus infinitas perfecciones, sintió nacer y desarrollarse en su tierno
corazón el deseo cada día más vehemen¬
te de poseer á su Amado y gozarlo para siempre, poniendo en consecuencia los medios más conducentes y adecuados para conseguirlo. De ahí el consagrarse enteramente al divino esposo de su alma
hasta ofrecerla el sacrificio de su vida
muriendo en glorioso martirio. La concurrencia de fieles, apesar de lo
desapacible del tiempo, era bastante nu¬
merosa.
Cultos Sagrados
En la iglesia Parroquial.—Mañana do¬ mingo, día 11.—A las nueve y inedia de la mañana se dirán Prima y Tercia y seguida¬ mente la Misa mayor en la cual predicará el
Rdo. Sr. Ecónomo. A las dos de la tarde ex¬
plicación del Catecismo y actos de coro. Al anochecer se practicará el ejercicio de los Siete Domingos en obsequio del Patriarca
San José.
Jueves, dia 15.—A las nueve de la mañana Prima y Tercia y Misa mayor con exposi¬ ción de S. D. M. Al anochecer, expuesta también S. D. M., se celebrarán solemne¬
mente los actos de coro consistentes en Vís¬
peras, Completas, Maitines y Laudes. Viernes, dia 16.—A las siete y media de la
mañana y durante el tiempo de la Santa Mi¬ sa se practicará el ejercicio propio del día en obsequio de Nuestra Señoradel Carmen.
En la iglesia del Ex-convento.—Hoy sᬠbado, dia 10. Al anochecer se cantarán Com¬ pletas en preparación á la tiesta de la Tras¬ lación de las Reliquias de San Antonio de
Padua.
Mañana domingo, dia 11.—A las nueve y media, exposición, Tercia -y la Misa mayor, en la que predicará D. Andrés Bisbal, Pbro. A las cuatro de la tarde, exposición, Com¬ pletas y último ejercicio de los Trece Domin¬ gos, Te-Deum v reserva.
En la iglesia de religiosas Escolapios.— Jueves, día 15. A las seis y media de la ma¬ ñana se expondrá S. I). M., á las diez y me¬ dia Oficio, predicando el Rdo. D. Bartolomé Pons, Pbro. A las tres de la tarde Meditación y Ejercicio de desagravio. A las seis, Trisagio y sermón, y á continuación la reserva.
En el oratorio de las Hermanas de la Ca¬
ridad.— Mañana domingo, á las cuatro de la tarde, se celebrará el piadoso ejercicio de la Buena Muerte en obsequio del Santo Cristo
de la Salud.
Viernes, dia 16.—Se celebrará fiesta en
honor del Santo Cristo de la Salud. A las
diez se cantará tercia y después la misa ma¬ yor con sermón, que pronunciará el Rdo. se¬ ñor D. Sebastián Esteve, Ecónomo. Por la tarde se practicará un devoto ejercicio, con meditación y música. En ambos actos tomará parte el coro compuesto de los niños que con¬ curren á las escuelas de párvulos que dirigen
las Hermanas.
*«♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦»♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦
Adulón. Principal de toreos de Paleares •
ESTAFETA DE SOLLER
Por orúen de la Dirección General de
Correos y Telégrafos, se convoca á con¬ curso para dotar á esta Estafeta de Co¬ rreos de local adecuado, con habitación para el Jefe de la misma, por tiempo de dos años, que podrán prorrogarse por la tácita de uno en uno y sin que el precio máximo de alquiler exceda de quinientas pesetas anuales.
Las proposiciones se presentarán du¬ rante los treinta días siguientes al de la publicación de este anuncio en el «Bo¬ letín Oficial» de la provincia, á las horas
de oficina en esta Administración de Co¬
rreos, y el último día hasta las cinco de la tarde; pudiendo antes enterarse aquí quien lo desee de las bases del concurso.
Sóller 6 Febrero de 1912.—El Admi¬
nistrador, Antonio Colom.

4

SOLLER

ECOS REGIONALES

DE NUESTRO REDACTOR-CORRESPONSAL
EXPOSICIÓN MORELL
En uno de los salones del «Círculo Ma¬
llorquín», entre plantas ornamentales y profusión de bombillas eléctricas que á
la noche inundan de luz los ámbitos, de
la estancia, Fausto Morell, el aristócrata artista, ha expuesto una treintena desús notables lienzos. De lo dicho se despren¬ de ya de que se trata: de un verdadero acontecimiento artístico que nos atañe muy directamente; justo es, pues, que hagamos de él singular mención.
El aristocratismo de Morell trasciende
á sus telas con fluidez pasmosa y se re¬
fleja en la gallardía de la línea, en la armonía de la mancha y en la alteza del concepto; pero tal vez ese mismo aristo¬ cratismo que tan favorablemente influye en la producción pictórica de Morell ha¬ ya por otra parte restringido un poco el vuelo del artista, como ya creo haber in¬ dicado otras veces, y esto en el sentido de que su desahogada posición social,
libre del acicate de la necesidad, ha res¬
tado tal vez estímulos al pintor, en su carrera artística, pues con rayar muy alto, más alto hubiera podido llegar to¬ davía ya que para ello no le faltan ni vigor ni aptitudes.
En los cuadros expuestos cabe estu¬ diar el proceso artístico de Morell, su evolución discreta transigiendo con las
modernas tendencias hasta donde cree
el pintor que debe transigirse. Hay en la exposición lienzos de asunto
religioso, histórico, retratos, paisaje y
miscelánea.
Del primer género, la tabla que repre¬ senta la Adoración de los Santos Reyes constituye un gallardo alarde de imita¬ ción de la pintura del siglo XV, de la escuela flamenca. Hay en el cuadro pri¬ mores y delicadezas de miniaturista y la serena placidez característica de este gé¬ nero de pintura. Morell es en ella un verdadero maestro y las muchas obras de este género, á su pincel debidas, que cabe admirar en varios templos de Ma¬ llorca, así lo acreditan.
De asunto histórico propiamente tal figuran en la presente exposición tres grandes lienzos, y de entre ellos sobre¬ sale el que representa á Saúl consultan¬ do á una pitonisa, á cuyo conjuro surge el profeta Samuel. Cuadro de admirable composición y de un extraordinario vi¬ gor en el colorido. El artista vence brio¬ samente la serie de dificultades que se ha impuesto y que ofrece el amalgama de luces que resulta, de la que brota viva de la llama encendida por la pitonisa y

la que irradia suave de la luna en pleni¬ tud. flotando en la palidez del cielo.
En los retratos hay mucha exactitud en el parecido y algo spsíquico que afec¬ ta, naturalmente, á la fisonomía moral,
llamémosle así, de los retratados, y que
Morell, comprendiendo que en ello es¬ triba el secreto del acierto para un artis¬ ta, tiene muy en cuenta y sabe habili dosamente reflejar en la tela.
De los paisajes, el que reproduce el casal del predio «Sollerich» y parte del jardín es muy notable; en él se observa una bien equilibrada tendencia hacia las modernas orientaciones de la pintura.
El contraste entre la viveza de tonos de
las plantas y flores del primer término, tratadas por cierto con mucho amore, y los tonos más apagados del casal resulta
de un escelente efecto.
Hay además, de este mismo género, un pequeño cuadro muy hermoso: un estudio de agua, hecho en el predio «Alfabia», muy bien tratado también.
Pero á mi entender merece singular mención la tela que reproduce un inte¬ rior de uno de esos señoriales y colosa¬ les caserones que con tanta frecuencia puede admirar el excursionista que re¬ corre el monte y el llano de nuestra Ma¬ llorca; de este cuadro cabe decir, valién¬ donos de un símil, tomado de otra bella
arte, que viene á ser algo así como un canto sansparole y que no obstante tie¬ ne toda la intensidad y la belleza de la expresión y del sentimiento; así también en el cuadro de que venimos tratando, no obstante el no haber figura alguna, estas se presienten, se adivinan, mejor
diré, han abandonado el cuadro en el
momento en que el expectador fija en él sus ojos, pero han dejado la huella de su paso, flota algo de ellas en el conjun¬ to. Y por lo demás ¡qué verismo en la ornamentación, qué riqueza en el deta¬ lle y en la luz verde que asciende en cla¬ ras oleadas por el balcón del fondo tami¬ zada por la arboleda del jardín y del
olivar!
Otro cuadro notabilísimo es el de un
muchacho fregando un caldero de bron¬ ce, cuadro á lo Rembrand, de una gran valentía y de un extraordinario verismo.
La exposición en síntesis constituye .una nueva y gloriosa ejecutoria para el artista que ya antes logró consolidar justamente su fama de inspirado y ver¬ dadero pintor.
José M.a Tous y Maroto.
Palma 8 Febrero 1912.

Crónica Balear
Palma
Parece que el elemento joven de la Societat Arqueológica Luliana tiene en pro¬ yecto publicar un álbum artístico monu¬
mental de Palma.
En él serán recogidos todos los rasgos pintorescos de Duestra ciudad, especial¬ mente aquellos que la dan carácter. Por este medio quedará, al menos, algo de lo que irá desapareciendo con la futura reforma de nuestra población.
Como dijimos en la anterior crónica, el viernes 2 del actual, por la noche, reu¬ nióse en el palacio de la Almudaina la Junta regional de damas, al objeto de
tratar de la manera de arbitrar recursos
con destino á los soldados heridos y fa¬ milias de los muertos en la campaña del
Rif.
Presidió el acto la distinguida esposa del Capitán General, Exma. Sra D."Mer¬ cedes Manzanares de Molins, y asistie¬ ron las señoras que forman dicha Junta y buen número de invitados.
Una vez reunidos, el distinguido coro¬ nel-jefe del Regimiento Infantería de Palma, don José de Nouvilas, hizo uso de la palabra, indicando el objeto de la reunión: rer de ponerse de acuerdo res¬ pecto á la manera más práctica de alle¬ gar recursos con destino á los soldados heridos y familias de los muertos valero¬ samente en Melilla, Suplicó á los reuni¬ dos que se dignaran emitir cuantas con¬ sideraciones creyeran convenientes.
El Presidente del Veloz Sport Balear indicó que esta Sociedad estaba organi¬ zando una fiesta deportiva en el Veló¬ dromo de Tirador. «Nosotros—añadió—, al organizar esta fiesta, ya pensábamos entregar su producto á la dignísima Junta regional de damas, de la cual me complazco en solicitar el apoyo».
Hicieron después uso de la palabra muchos de los reunidos, acordándose:
Que las Sociedades se encarguen de organizar, en el próximo Carnaval, una cuestación pública con el fin de allegar
fondos.
Que los periódicos se encarguen de insertar los objetos y donativos en me¬ tálico que el público se digne hacer á la Junta de damas, cuya Tesorera será la distinguida señora doña Isabel Sureda
de Cárlos.
Que se celebre una tómbola en los sa¬ lones del «Centro Militar», toda vez que el edificio de La Lonja no reúne condi¬ ciones en esta época del año.
Entre los reunidos reinó el mayor en¬ tusiasmo.

Hablóse de gran número de proyectos á realizar con el fin de allegar recursos, pudiéndose augurar halagüeño resul¬
tado.
Y se dió por terminada la reunión.
La Diputación provincial había solici¬
tado del Ministro de la Gobernación que
se establecieran n uevas expediciones para la correspondencia en las líneas férreas de la isla, pues la única expedición aho¬
ra existente no llena las necesidades del
comercio ni de las fuerzas productoras. El Ministro ha contestado que el esta¬
do económico no le permite satisfacer los deseos de la Diputación, y ésta entidad, en la reunión celebrada el domingo úl¬ timo, acordó insistir en la petición para cuando se forme el próximo presupuesto.
Según la memoria leída en la Junta
de accionistas celebrada el dia 4 del co¬
rriente, la Sucursal del Banco de España en Palma obtuvo, durante el ejercicio de 1911, un beneficio de 259.523*71 pesetas, que representa un aumento de 27.144*07 pesetas, comparando con las ganancias
del año 1910.
El lunes, después de las diez, se per¬ cibió una humareda que salía de una
casa de la calle de Jovellanos. Los veci¬
nos entraron, encontrando muerta que¬ mada á la anciana Rosa Llabrés, de 92 años. Se supone que en un descuido se
prendió fuego con una lamparilla á las
ropas.
Felanitz
La Alcaldía de esta ciudad ha hecho
público, por medio de anuncio publica¬ do en el «Boletín Oficial», que la Junta municipal ha acordado la creación de un arbitrio sobre el transporte de. la uva por las vías públicas de esta ciudad y su término, siempre que haya de dedicarse á la fabricación de vino. Dicho impuesto no podrá ser mayor de 25 céntimos ni menor de 10 por cada 100 kilos y por una sola vez; y para el caso de que se
elaborara el vino dentro la misma finca
que produzca la uva, ó que por cualquier otro motivo ésta no haya satisfecho el arbitrio, lo pagará el vino que produzca por la uva que represente, al ser trans¬ portado este caldo por la vía pública.
El importe de este arbitrio ha de des¬ tinarse á cubrir los gastos de instalación de la Estación Enológica de esta ciudad.
"TEn este mercado se cotizaba el sábado último el almendrón á 110*00 pesetas los 42‘37 kilos.

Folletín del SOLLER -4-
LA PECADORA DE LA CIUDAD
(Tradición de los rabinos de Jerusalen)
nos que me predicen los Arúspices sa¬ grados; pero sí quiero declararte la pro¬ funda pasión con que te amo; la cons¬ tancia con que hace dos años te dedico todos mis pensamientos y desees, y la seguridad que tengo de hacer tu ventura con mi adoración y mi culto.
—¡Graóías, noble Tulio, gracias! mur¬ muró tristemente la joven.
—¡Déjate de gracias, Mirjhan! ¿Por qué este fuego en que me abraso no ha de lograr encender la llama del amor en ese corazón misterioso? ¿Acaso esos ojos que parecen arder como el Ethna en sus ho¬ ras de tormenta; esas sonrisas que bro¬ tan amor y placeres, y más dulces y voluptuosas que las auras del Pindó, acaso todo ese hechizo que en tí respira pasión, ternura y sentimiento, no son más que mentidos encantos, como las falsas, luces que extravían al viajero en las lagunas Meótidas?

—¡Nó, generoso Tulio! Yo he nacido para amar, es cierto. ¿Pero á quién, có¬ mo, dónde? ¡Hé ahí lo que ignoro yo misma, y que probablemente moriré ig¬ norándolo! Lo que sí te aseguro es, que si hubiera un mortal á quién yo pudiera entregar mi alma, ese mortal sería Tulio Assirio. ¡Pero mi corazón es un misterio, misterio que no ha conocido nadie hasta ahora; pero como el único hombre cuya estimación me interesa y cuyos buenos recuerdos deseo, vá á partir tal vez para siempre, la triste hebrea tendrá mucho placer en depositar en su noble pecho el secreto que amarga su vida, para que la compadezca y la olvide!
—¡Habla, hermosa Mirjhan. Tu acento melancólico y dulce resuena en mi cora¬ zón como el moribundo gemido de la
arpa Eolia! —Yo nací noble y rica y quedé huér¬
fana muy niña, en compañía de mis dos hermanos queridos Martha y Lathzaharr.
Lathzaharr es un verdadero israelita,
uno de los pocos, muy pocos varones
que no se contentan con aparecer justos y piadosos, sino que trabajan por serlo más cada día. Pero juzgando á los de¬ más por su sinceridad, profesa al Sanhedrin tan supersticiosa autoridad, que lo

que él condena, aborrece; y lo que él en¬ salza, adora; sin considerar que princi¬ piando desde ese viejo y avaro zorro Ananías, cuya familia parece que ha vinculado el pontificado y la autoridad del templo, hasta los últimos sacerdotes, no son más que unos hipócritas que se ríen de su credulidad y de la de otros como él. Martha por su parte, es un alma hermosa, que sin más amor ni más am¬ bición que amar á Dios y cumplir su ley, y sacrificándose por todo el mundo, vive entregada completamente á su hermano, á quién oye y respeta como á un padre. Por lo demás, uno y otro me quieren tan sinceramente como yo les quiero á ellos; y si algunos al vernos separados han llegado á sospechar que se han roto los lazos de nuestro cariño, se han equivo¬ cado. Pero mi irrespetuoso desdén á esos
pontífices venales, hechuras y adulado¬ res del César; mi incredulidad por las
supersticiosas prácticas con que han adulterado la ley de Moisés, y mis cos¬ tumbres libres é independientes, choca¬ ban con la austeridad y la rigidez de Lathzaharr; y como por otra parte, vino á provocar sus escrúpulos la especie de excomunión que lanzaron contra mí los sacerdotes y fariseos, comprendí que no

le pesaría mi separación, por lo cual dejé la casa paterna, pero en buena ar¬ monía y amistad. Mas si el respeto que
mostraban á mi hermano no fué bastan¬
te á contener el odio que me profesaban mis enemigos, figúrate, Cayo Tulio, con qué furor se desencadenarían contra mí al verme separada de él. Baste decirte que*ellos, los esclavos de Roma, tuvie¬ ron valor para liama-rme «la romana»; que ellos los que viven de la sangre y del honor de las huérfanas y viudas, me expusieron á la vergüenza pública con los nombres de «pecadora de la ciudad y
escándalo de Israel».
Al decir esto, la hermosa judía enjugó una lágrima que corría por sus mejillas.
Cayo Tulio, tomando su mano, excla¬
mó con vehemencia:
—¡Pues bien, Mirjhan, di una palabra, y ven conmigo á Roma. Tiberio es deu¬ do mío, y antes de las kalendas de junio volveré, si quieres, de presidente de la Judea, arrojando del puesto que tan mal ocupa á ese taimado de Pontio. Entonces todos esos orgullosos pontífices y sena¬ dores, fariseos y escribas, tendrán ágran honor echarse á los pies de la pecadora
de la ciudad!
(Continuará>

SOLLER

m* m? DEL AGRE DE LA TERRA

<m

65 GALL V SA GENETA
(FÁBULA)
A Son Neula, possessió de molt d£ aviram, hi havia molts de pollastres y un gall de 11avó, curro ferm. En Vermey, puis aixi se nomenava aquest Chantecler, era ‘1 rey d‘ es galliné, quin reinat havia conquistat a forsa de lluytes pit a pit ab tota casta de galls. Pe sa conquista havia derramada forsa de sanch y havia perduts bossins de sa seua corona, o sía puntas de sa cresta; pero... ja‘s sab... ¡ses
victories honroses s‘ alcansen aixi!
Regonesquesli tot-hom sos alt mérits, filis de sa seua forsa y valor, li temían y lo respetavan per temor més be que per amor desd£ es mes petit fins a n‘ es més gran: ho¬ rnos y clones, nins, joves y jays. Es pollas¬
tres, es di: es fadrins, sollament anavan de
puro enees y capell a la banda, quant éll estava becant; perque tambó becan qualque pich ets hornos estufáis. Pero, si per mala sórt éll s‘ en temía que qualcún fes de peti¬ metre, fent aleta de lluny o de próp a una gallina, o cantás ab pretencions o volgués essé en Jordi..., ja ¡Doria di oli m£ hi ha caigut; li donava una betcollacla que ‘1 deixava a punt de fe es batagot y sense ganes de torna alzá la ven. A derrera, tots murmurayen de son pare y en deyan la mala pessima sobre si era un tal o un qual, un déspota, un presumit; pero a devant..., tots feyan sa goteta, d£ es susto y per pó de sa rebetjada.
Ses gallines, encar que hey regonesquesin amb éll molts de grans defectes, y a demunt tots s‘ orgúll, sa bava los queya, vejentlo tan hermós, Aixó no es extrany tractanse de gallines...; a moltes dones les.n‘hi emprén igual.
No vé a lloch parla de gelosíes entr‘ elles, perque aixó es lo natural; y aixi tornem a parla d‘ en Vermey, y deixem-mos aná de gallines. Duya aquóix tanta estufera, qu'era com un‘ odre inflat: vanidós, orgullos, presu¬ mit; y com a tal, una ampolla de sabó que fa un nin bufant, y la desfá una bufadeta de vent. Tot-hom li havia llegida sa planeta: eaurá, deyan, com solen caure els vanido¬ sos. .. Caurá ridiculament, empés pe s‘ adulació, que es sa mél ab a que s£ hi envisquen aquesta casta de mosques: es vanidosos y presumits.
Un no pot teñí goig'd£ es mal d£ altri; pero
casi fa está contents veure un castell d£ or-
gull que tomba perque un borino ros hi fa brumi ses ales per entre ses aspilleres de sos murs; y ¡cía está, que un n£ está content de
veure sa mentida arruinada devall es pe-
dreny dé sa veritat!
*
Si en lloch d£ essé geneta, fos mart, be hi cabria alió de: du més picardía q£ un mart vey. ¡Be £n sabia de lletra menuda sa nostra geneta! era menuda, menuda, y ja li deyen sa batxillera, ¡que feria quant hagué prés es grau! era sa geneta més geneta entre la genetaría. Cada día havia de berená, diná y sopá de carn fresca, vengués d£ allá ont vengués, tan si plóu com si fa sól. ¿Es medís? a la bona o a la mala, de llevant o de ponent, de fat o de salat: es fi era robá, matá y manjfá; y... ja li anireu derrera ab un panet ca-
lent.
¡Be 1‘ hey duya entre seya y seya a n- en Vermey de Son Neula! cada volta que ‘1 sen¬ tía canta, feya es propósit de ferlí sa pell. Lo coneixía a fondo, y sabia ella qu£ eran faves contades, es día que li passás pe sa mollera, ferli cola sa sanch.
Sabia qu‘ en Vermey era un fátuo y es fátuos cauen tot-d£-una devall sa llósa. ¡Ja £t llevaré des vent! deya ella cada día. Quant no me topi sa cassada, aquell dia te tench segú... ¡canta, canta, Vermey! que sa teua veu t£ ha de du a n£ es suplici...
*
Havia feta una grossa nevada; dins sa
«lasta de Son Neida n£ hi havia cios paums;
í4 amo, sa madona y es missatjes guardaven es foch, dins sa cuina, y ningú treya es ñas a defóra per pó de que no los romangués espaumat... En Vermey y sa seua familia, a mitjan capvespre, després d£ un bon sopá de segonada, prengueren cobro d£ alt un lladoné milená de sa clasta., quines branques eran es llit de tot 1£ any de tot s£ aviram. Quant estigué agombolat entre es floret de gallines més guapes, li vengué sa cantera, supós per¬ que elles se dormissin més aviat. Y en efecte: a 1£ instant una becava, s£ altre roncava, y segurament totes somiaven en 1£ amor de les tres taronjes o en s£ óu d£ en Cristofol Colom. ¡Qui sab lo que sondan ses gallines! Es po¬ llastres bergantells ensayavan també de cantá; y éll, rey d£ es galliné, ab més preten¬ cions qu£ es vérro d£ Erviza, los feya: ¡ka...

kóch! que dins es llenguatje d£ aquejas ani¬ máis, vol di: callan o si nó... hi heurá garrot. Aquells, devant s£ imperiosa veu d£ es Sul¬ tán, se mossegaván sa llengo, enfonyavan es capet devrall s£ ala, y feyan moixonies a sa són... ¡Deu sab si també somiavan un dia essé-massas y poré pied, si sa madona, d£ ells abans no £n feya bróu.
Tot dormía. Dormía s£ oratje baig déla més solemnial quietut deis niguls, dormían els arbres devall un llanzól de neu, dormía £1 bestiá dins les boals, dormían els cans de¬ vall la porxada, dormían els missatjes tapats de paya, en el sostre, dormían els amos entre el matalás y sa vánava-cotonada; sóls a n£ es gall lo tenia despért sa benevtura, y a sa geneta sa fam de manjá gall.
Se senten bots per demunt s£ adormida neu; y es gall fa: ¡kéééch!
—Que no hi ha xubéch encara? li diu sa
geneta astuta a £n aquell gall fatuat. —No gaire. ¿Y tú de que vás? Quant te
veig... no m£ en treurían gota! —Jo era molt enfora, y he sentit ton ine-
lodiós cant; y atréta com ce per un imán, me tens aquí, un paum de boca liberta, estorada devant tú, no sabent qu£ he d£ admirá més, si es teu llustrós plomatje o sa teua veu de tenor... Per sentirte, un potpassá la ma...
— ¡Keke...ré. .kech! — ¡.Oh! aixó fa torná térbols! Torney, Gayarre...! Ni en Viñas, amb totes ses seues campanilles, t£ arriba a sa sola de ses saba-
tes...
—Keke...ré...kech!
—¡Hole, guapo! Viva la gracia! En Rostand te devía teñí a tú devant quant va fe el Chantecler. Es una llástima, Vermey, que a una veu tan másele no 1£ hajas educada! No vocalisas mav? Sabs qu£ es un sostenido? — Re, re, mi, re...; aqueix mi 1£ has de fe sostenido, y te sortirá més harmónica sa to¬ nada, vehamhó! No te sab greu que te fassi un poch d£ escola ¿eh?
---¡Ke-ke-ré-kech! Are hi ha sortit es mi com cal... ¿es vé?
— Un cuerno ha sortit... Un bunyol sense forat... Sabs qu£ es un bunyol? Torneu prová...; ensayant, ensayant... Me sembla qu‘ ets un poquet dú d£ oreya. Tornamhi... Sa paciencia tot ho alcansa...!
—Ke-ke-ré-kech!
—No diu encare aixó, Vermey! Tench molta pó qu£ aquesta falta d.£ entonació no provenga de que tengues ses glándules inflamades... Devalla y t£ ho miraré.
—Que m£ en ferás qualcuna? —De glándula? ca, homo! Pero miraré si hi ha llivell per corretjirte aquest defecte que tant te desllueix. —Si m£ has de fé cap guitsería, dígueu! —No sias aubercoch... ¿qué no sabs qui
som?
—No m£ en cab de fiá de ses teues ungles...
Tens tan mala fama...!
—Jo, si £t veya mort, te ressucitaria, si pogués, perqu £el mon no se ves privat de sa teua ideal hermosura, y £1 divi art, d£ una véu angelical com sa que te surt de sa teua boca, dolza y melosa, superió a sa des rossinyol... ¡Quant la sápigues galguetjá ab bemols y sostenidos, de la má es peixos sortirán per sentirte. Devalla, idó, y no refuis sa lissó que ferá de tú, gall oscur, una gloria mallorquína. No vench com a geneta; vench atreta pe s£ art, enloquida pe ses teues notes musicals; y are, devant tú, xaubeta y estassiada pe sa teua gran bellesa... ¡Oh! si jo puch fé que donis aquell mi sostenido... ses estrelles del Cel y tot suspendrán son curs embadalides per escoltarte; perque ets es gall més curro del mon, y serie es filarmónieh sense igual, si arribassis a sosteni aquell mi. Atraquet, idó, y jo qu£ he estudiat de curandera, te miraré dins sa gargamella... Tal volta sa petita desafinado d£ aquesta nota, es deguda a un petit defecte de ses córdes vocals. Si aixi fos, ab un buf te lleva¬ ría es mal. ¿No sabs que som bruixa? Hala, idó, bota, que jo vuy, de prim compte, admi¬ rá sa teua rara bellesa, orgull de sa teua rassa, gall ideal, únich dins tot lo mon; y sabori de próp sa ritma cadenciosa de sa teua véu, manlleu que Natura feu a n£ els ángels, per enriqui sa teua boca que sembla de coral. ¿Qné son devora tú es pavos ni es faissans? tú superas a tots els animáis... Abaixa y atraquet, y no refúis s£ honor de qui rendidament t£ adora.
Bernat Balee.
( Continuará).

ELS M6US TARONJERS
Rablits de taronjes que no poden mes,
a 1£ hort de ma casa
teng uns taronjers.
A son pes se vincla lo seu vert brancam, que casi la térra
arriba a besar.
En du mes que fulles cada cap de brot; inclús per les branques n£ hi ha a perfallons.
Vos dic que goig dona contemplé £1 meu hort, per veure £n les rames penjar el fruit d£ or.
Elles son tan doltjes com la niel n£ abril; may may d£ he menjades de gustet tan fí.
Aixís, cada volta que jo los contempl,
me ve a la memoria
aquest pensament:
«Si coses tan belles
hey ha a n£ esta valí ¿qué no será £1 veure la gloria eternal?»
M. Gaya, Pre.
OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO
Vuyts y nóus
Bono, Biél; paga, Rafél. Ja tenirn implantat á España es servid mi¬ litar obligatóri, reforma «democrática» de sa major importancia y per tots ets avanpats d£ aquí y de fóra una de ses qu£ han sigut més desitjades. ¿N£ estau contents, vóltros, d£ una tal conquista d£ es. progrés, estimáis lectors? Ydó... jó tambó. Y vos vuy dir per qué hey estig, que ja sebeu que p£ ets meus bóns parroquians no teng ni may he volgut teñir cap secrét. No cregueu que sía perque jó.consider aquesta cósa sa més convenient del mon, ni sisquera sa més justa; nó, qu£ aixó d£ es principi d£ igualdat qu‘ amb una rasadora cóm aquesta se vól establir es pura teoria y rés pús: una de ses teoríes... de marras (cóm di¬ ría un castellá), de que tantes vegádes vos he parlat; pero qu£ á la práctica... vejemhó, sino, y ja me £n tornareu llevó sa respósta. ¿Creys que obligant á tothóm á anar á ser¬ vir s£ estableix una vertadera igualdat? Es¬ tig casi segú que nó, perque tots vóltros tant bé cóm jó sebeu que no tots ets hómos son iguals en inteligéncia, en disposicions, en aptituts; tampóc heu son ydó amb s£ utilidat que presten á sa familia ó á sa sociedat de que formen part, per lo qual n£ hi haurá sempre de més y de menos necessaris, y per
lo mateix sa seua falta será més ó menos no¬
table, perjudicial millo dit, y fins pód, sa d£ alguns, esser fatal y tot. Ja no se podrá, dones, obligar á totliom, si s£ ha d£ obrar en justicia, á anar á servir, y tal vegada per aixó és que sa mateixa lley qu£ estableix es servid militar obligatóri comén<¿a per admetrer un sens fi d£ excepcions.
Ets qui més vólen combatrer sa «desigual¬ dad de que un amb sos dobbés se puga redi¬ mir, tréuen cóm argument es de que indigna veurer qu£ un ric se puga lliurar d£ anar á la guerra mentres qu£ un pobre de cap ma¬ nera se £n puga escusar. Y amb aixó tenen molta rahó; aquest argument és de molt de pés, no cab dubte algún, y, amb ell devant, qualsevól qui tenga sentit comú s£ ha de do¬ nar per conveinjut. Pero...—també amb aixó y tot hey trobarém emperóns—si sa lley vól establir sa vertadera igualdat entre tots ets ciutadans, ¿cóm és qu£ exceptúa d£ anar á la guerra á £n ets fiys de viuda pobre, á £n ets de pare impedit ó xixantí, á £n ets expósits qui mantenen á sos protectors si se tróben á £n es cas d£ aquells primers, á £n ets néts oríes de pare qui mantenen es padri, y á tantissims d£ altres españóls qu£ están sans, y bóns, y tenen delit? Vat-aqui ja una desigualdat que no despareix amb sa nova lley, ni cap lley justa será capás de fer desparei-
xer en lo successiu.
Exceptúa sa lley—tant sa nóva cóm sa ve¬ ya—á tots aquests, perque sa seua ajuda «personal» es necessaria, es indispensable p£ es sustent de sa familia; ydó bé, ¿que ja no n£ hi ha més qu£ aquests exceptuáis pe£ sa lley, quina ajuda personal sia igualment necessari p£ es sustent d£ ets seus pares, ger-

mans menors y demés de ca-seua? ¿Y qué no n£ hi ha d£ altres igualment pobres qu£ aquests, á quins oblig’antlos á anar á servir se los perjudica en gran manera—á ells y á £n ets seus—molt mes encara que á £n aquells més rics que no tenen cap obligació ni rés que fer, y que per lo mateix tant los és viurer á un punt cóm á lin altre?
Lo qu£ és sa paraula «pobres» es una de ses més elástiques qu£ hey ha, reparauhó: és perque en aquest mon tot es relatiu. Podéin considerar cóm á tais: ets comerciants qui coméncen á trabayar ó recentment establórts; ets industriáis qu£ han aprós ja un ofici, coméncen á dominarlo bé y tenen una bóna col-locació, que pód esser sa base d£ un brillant pervenir; ets ag'ricultors qui han aprés d‘ esserhó y duen tot-sóls ó á £n es costat de son pare negócis en finques ó bestiá ahont sa seua presencia es necessaria; ets hómos de carrera—pobres de levita y bombét sa major part—de quin sóu «personal» viu tota sa fa¬ milia, y tants d£ altres d£ aquesta mateixa ó de semblants categories de s£ escala social. Ydó bé, si á £n aquests se los priva de redimirsé amb dobbés, ó si se los obliga á ausentarsé cinc ó deu rnesos d£ es seu negóci, d£ es seu taller, de sa seua oficina—qu£ és sa «gra¬ cia» que sa nóva lley los fá... pagant dos mil, ó mil pessetes—queden partits p£ en mitj, vertaderament «rebentats», perque just amb aixó poden perder una segura col-loca¬ ció, ses seues habiíidats, ¡y qui sab si també ses seues aficions y ets sants y honrosos habits d£ es trabay!... Y tot ¿per qué? ¿Per qui¬ na utilidat, sobre tot en temps de pau?
De modo que no és á £n ets rics tot-sóls á quins convé lliurarse d‘ es servici per médi de dobbés ó de substituís de carn y ós que sien aptes; convé tant ó més á molts de póbres, y sa nóva lley «democrática» qu£ el se¬ ñor Canalejas ha posat ara en mitj de pressa y á grapades, per pór d£ esserhi á temps, favoreix encara més á ‘n aquells qu£ á £n aquests, conforme hem vist.
Y és que de £hont-se-vuya venga es vent, és es póbre qui paga el pato, que «sempre s£ aygo sól anar á £n es cap mes baix». Aixi es que, encara que fos realment un fot es servi¬ ci obligatóri per tothóm, sensa aqüestes desigualdats, privilégis y excepcions que sa nóva lley «Iliberal» d£ en Canalejas dcixa subsistents ó, per dirhó millor, fá molt més odioses y repugnants de lo qu£ heu eren, sempre sería es póbre malanat, es vertader Juan soldat, s£ única victima, :perque á £n es quarté cóm per tot arreu «qui té dobbés vóla y qui no £n té... redóla». A Trance en te¬ nirn d£ aixó un bónexemple...
Peró... ara recórd que no £ns he dit—y ja £s hóra d£ acabar—es per qué estig content de que s£ haja introduit á España aquesta millora progressista tant suspirada y de la que fins avuy tant s£ ha parlat. D£ ánimes nóbles és teñir satisfacció de sa del germá prohisme: es per s£ alegría que compreng han de teñir ets republicans d£ haver conseguit veurer realisat á la fí un d£ ets seus somnis, y per lo tranquil y á pié qu£ es segú haurá quedat el señor Canalejas havent conseguit «romprer» aquest cólig tan endimoniat y que tant el feya sufrir, treguent de¬ fóra una de ses cóses que tanta nósa li feyen y tant de mal-de-ventra li havíen donat...
Aixi heu vegi de ses altres, y que sía tot per més salut li desitj de bón-de-veres, de tot mon cór,
Jó Mateix
oooooooooooooooooooooooooooo
Cartes que no lliguen
Trobantse de tertulia un d’ ets nóstros mes
engiñosos poetes, li vá dir una señora: —Me pareix haver tengut es gust de veu-
rerló, antes d’ ara. L’ añy passat, ¿no manja-
va vósté á Ca-’s Mahonés?
—Señora—respongué es poeta—1’ añy pas¬ sat no manjava jó á cap part...
**
Una señora cridá á sa criada despuisahí, y
li diu:
—Juan£ Ayna, vés á ca-£s carnicé y mira si té péus de pórc.
Obeieix tot-d£ una s£ atlóta, y es cap d£una estoneta torna tota mostia y diu á sa señora, returantse á cada paraula cóm un qui no gósa parlar:
—No £u he pogut veurer: es carnicé duya ses sabates posades...
OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO
PENSAMENTS
S£ amor á sa justicia, en sa major part d£ ets hómos, no es altra cósa més qu£ es temor de sufrir s£ injusticia.—La Rochefoucauld.

6
EN EL AYUNTAMIENTO
Sesión del día 12 Enero de 1912
La presidió el Alcalde D. Juan Puig y asistieron á ella los concejales señores Solivellas, Colom (José), Colora (Bartolo¬ mé), Colora (Bernardo) y Morell.
Fué leída y aprobada el acta de la se¬
sión anterior.
Previa la lectura de las respectivas
cuentas se acordó satisfacer á D. Barto¬
lomé A lcina'51 ‘34 pesetas, por976 kgs. de paja suministrados para manutención de los caballos del Municipio y á D. José Alomar 30 pesetas, por levantar los pla¬ nos de la prolongación de las calles de
Santa Teresa, San Jaime. San Bartolo¬
mé, San Ramón y Fortuñy.
Y se levantó la sesión.
* **
Sesión del día 19 Enero 1912
La presidió el Alcalde Sr. Puig y asis¬ tieron á ella los Concejales señores Soli¬ vellas, Canals, Colom (José), Rotger,
Enseñat, Castañer Arbona, Colom (Bar¬ tolomé), Magraner, Colom (Miguel), Co-
om (Bernardo) y Morell,
Se dió lectura al acta de la sesión an¬
terior y fué aprobada. Dióse cuenta de la liquidación del pre¬
supuesto del ejercicio de 1911 y demás comprobantes que la acompañan, como igualmente de las relaciones de las can¬ tidades que quedan pendientes de cobro y pago, cuyas partidas debidamente re¬ lacionadas se incorporan á los capítulos y artículos del presupuesto de 1912, vi¬ niendo con las partidas consignadas en este, á formar el refundido para este año, que también con la liquidación se acom¬ paña. Examinadas por la Corporación los expresados documentos y encontrán¬ dolos ajustados al R. D. de 21 Marzo y
R. O. de 18 de Abril de 1905, acordó
aprobarlos.
Dióse cuenta de la distribución de fon¬
dos por capítulos para satisfacer las obli¬ gaciones del presente mes, formada por la Contaduría de este municipio y fué aprobada.
También fué aprobado el extracto de losacuerdos tomados por el Ayuntamien¬ to y Junta Municipal durante el mes de Diciembre último y acordada su remi¬
sión al señor Gobernador civil de la pro¬ vincia.
Dióse cnenta del informe emitido por la Comisión de Obras, en la instancia
promovida por D. Jaime Bujosa Moranta, pidiendo autorización para alzar un cobertizo, que existe en un solar del en-

SOLLER

/

radio-telegráfica sanche del «Seller», y para instalar en
dicho solar un motor eléctrico de quince

En la Estación

caballos de fuerza para moler yeso. In¬ forma la Comisión que á su juicio proce¬ de conceder el permiso solicitado, salvo el derecho de propiedad y sin perjuicio de tercero. Enterada la Corporación, acordó autorizar, por de pronto, la ejecu¬ ción de las obras para levantar el cober ¬

El jueves último, día 8,.á las seis y cuarto de la mañana, principiamos á oir la sorpren¬ dente noticia de que el palo de la estación Marconi había sido derribado por el viento. Al principio creimos que se trataba de una
broma, pero al ver más tarde que un pesca¬ dor venido del puerto manifestaba también

tizo; pero en cuanto al emplazamiento del motor, someter la petición á una in¬ formación pública, A efectos de reclama¬ ción por termino de quince dias, á tenor de lo dispuesto en el art. 305 de las O. M.
El Sr. Solivellas usó de la palabra y manifestó que aprobado definitivamente, en sesión del día 4 de Agosto ultimo, el
proyecto de reforma de alineación y ra¬
sante de la calle de San Bartolomé y pro¬

que había caído el palo de referencia, dimos
veracidad á la noticia.
Como el cocinero de dicha estación baja diariamente á la plaza tuvimos ocasión de
acudir á él en busca de noticias más detalla¬
das del suceso. Pero nuestra curiosidad no se
vió satisfecha, por cuanto solo nos dijo que la columna se había caído y añadió que sus jefes le habían recomendado el silencio.
En vista de esto, preparamos nuestra cᬠmara fotográfica y nos encaminamos á la es¬

longación de la misma hasta la deSanta Teresa, siguiendo los deseos manifesta¬ dos por esta Corporación se habían prac¬ ticado gestiones cerca de los propieta¬ rios, cuyos inmuebles (ó parte de ellos) se han de adquirir para la prolongación de la expresada calle hasta la de Santa Teresa, con objeto de conseguirlos por la via amistosa; negociaciones que ha’bían sido infructuosas y sin resultado positivo, por cuanto si bien las preten¬ ciones de algún propietario son modes¬ tas y aceptables, en cambio las de los más son absurdas, siendo imposible ac¬ ceder á sus elevadas y exageradas peti¬ ciones, que detenidamente expuso. En¬ terada la Corporación, considerando la reforma proyectada de una utilidad pú¬ blica tan indispensable y necesaria para los intereses generales de esta población, como para facilitar el libre y, más cómo¬
do tránsito desde el centro de esta ciu¬
dad á las barriadas del «Seller» y «Can Pareta», que se están urbanizando y en

tación, sin temerle á la grava de la carrete¬ ra del puerto. Por el camino nos alcanzaron, y pasaron delante, al parecer impresionados, los ingenieros, que habían pernoctado en el hotel «La Marina».
Llegamos al lugar del suceso, y como la barrera de la finca que ocupa dicha estación permanecía abierta, nos fue dado penetrar
hasta el sitio mismo de la catástrofe. La en¬
tena de hierro estaba toda en tierra, con di¬ rección al mar, en forma de culebra, pues
hacia las ondulaciones de las rocas y en su
mayoría estaba aplastada y abollada. Las cabezas de los tornillos que sujetaban
la arandela del tubo con la plataforma es¬ taban casi todas arrancadas. Quedó intacta
la base ó pie de hormigón. Afortunadamente «al caer la pesada co¬
lumna de hierro no cogió más que unos dos metros de esquina del edificio, haciendo el
daño Unicamente en la cubierta. De caer
algunos metros más hacia el Norte hubiera partido el edificio de la estación y quizás el edificio del faro, lindante con aquél, con lo que hubiera podido causar sensibles des¬ gracias personales.
La entena se hallaba cortada únicamente

cuyas obras encuentra colocación la in¬ en el punto que chocó con la esquina de la

dustria y el elemento obrero de esta po¬
blación; acordó proceder á la realización de esta mejora, instruyendo el oportuno expediente de expropiación forzosa. Y habida cuenta de que no es necesaria la declaración de utilidad pública para las obras de policía urbana y en parti¬

casa.
A los cinco minutos de admirar el cuadro
y en el preciso momento de preparar nues¬ tra cámara fotográfica, como por resorte vimos acercársenos un criado, quien nos manifestó que no sacáramos fotografía al¬ guna y que desalojáramos la finca, á cuyo
mandato obedecimos inmediatamente.

cular las de reforma y ensanche interior de las poblaciones, según el art.0 11 de la Ley de 10 de Enero de 1879, se resol¬ vió suplicar á la Exma. Comisión provin¬ cial se digne disponer lo conveniente para que el señor Arquitecto de la pro¬ vincia pase á esta localidad á formar la
relación nominal de los interesados en
la expropiación, con arreglo al proyecto aprobado, y determinar el replanteo de las fincas y parcelas que han de ser ob¬

Tomando de nuevo el camino por donde habíamos subido, nos fuimos cuesta abajo, admirando los hermosos v sorprendentes pai¬ sajes que por allí se presentan á la vista. De vez en cuando comentábamos y lamentába¬ mos también la sorpresa que nos dió esta vez el viento, pues que, mientras no quiso arran¬ car por aquellos parajes ni un pino ni nin¬ gún árbol carcomido, en cambio arremetió y tumbó aquella pesada columna de hierro, montada por una compañía inglesa y sujeta¬ da por fuertes cables de metal...

jeto de expropiación.

C. Pérez.

Registro Civil
Nacimientos Varones 0.—Hembras 0.—Total 0.
Matrimonios
Dia 3.—Bartolomé J. Bernat Mora, soltero, con Antonia Manresa Vidal, soltera.
Defunciones
Dia 4.— Jaime Bauzá Rota, de 72 años, viudo, m.a 72.
Dia 7.—Concepción Forteza Bisquerra, de 43 años, casada, calle de Ramón Llull.
Dia 7.—Juan Vicens Mayol, de 73 años, casado, calle de la Rosa.
♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦
Marítima Sollerense
En cumplimiento de lo que previenen los artículos 18 y 19 de los Estatutos de esia sociedad, se convoca á Junta Gene¬ ral ordinaria para el domingo 18 del ac¬ tual, á las diez de la mañana, en el local que ocupan las oficinas de la Compañía, calle del Príncipe número 24, debiendo los accionistas, para asistir á ella, depo¬ sitar en dichas oficinas por lo menos con veinticuatro horas de anticipación sus acciones y recoger la correspondiente papeleta de entrada.
Sóller 2 de Febrero de 1912,-r-El Pre¬
sidente, Guillermo Colom.
0000000000080000000000000000
Eli RAH
SOCIEDAD ANONIMA
La Junta de Gobierno de esta sociedad ha acordado señalar los días 19 al 24 del
corriente mes, de nueve á doce de la mañana, y terminados estos días, el jue¬
ves de cada semana á las mismas horas
antedichas, para el pago del dividendo activo de cinco pesetas por acción fijado
en la reunión ordinaria celebrada el día de ayer.
Sóller 5 de Febrero de 1912.— Por la Sociedad «El Gas»: El Director Geren¬
te, F. Crespí Morell.
0000080000000000000000000000
LA SOLIDEZ
Por acuerdo de la Junta de Gobierno
de esta sociedad, se convoca á los seño¬
res Accionistas á J unta General ordina¬
ria que tendrá lugar el día 25 del co¬ rriente á las diez, en el local que ocupan
sus oficinas. Sóller 6 de Febrero de 1912.—Juan
Morell Roses, Srio.

JAOQDES COLL CASASNOÍAS

Tarjetas para visita Se confeccionan en esta Imprenta San Bartolomé, 17. -SÓLLER.

ÍSfiKÍBBEI£aSSS®'iSKXZW,
r
Almacén de maderas

:

:

:

PERPIGNAN
CASA FUNDADA EN 1903
Telegramas: CASASNO VAS —PERPIGNAN
Expediciones al por mayor de frutos y legumbres del país. Especialidad en alcachofas, espárragos, melocotones y otros frutos.
Precios reducidos y servicio rápido en los pedidos.

Comisiones — Representaciones — Consignaciones — Tránsitos PRECIOS ALZADOS PARA TODAS DESTINACIONES

Servicio especial para el transbordo y reexpedición de NARANJAS, FRUTAS FRESCAS Y PESCADOS

.UZA ¥w Mma ASSOT

AGENTES DE ADUANAS

CASA principal:
OERBBRB (Francia) (Pyr.-Orient.)

SUCURSALES:
PORT-BOU (España) hbndaye (Basses Pyrenées)

en CETTE:

Quai de la Republique 8-teléfono 3.37

» MABSEILLE: Ene Lafayette 3-teléfono 2.73

TELEGRAMAS: BAUZÁ

Villa de Sóller

— — Rapidez y Economía en todas las operaciones. — —
TTtTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTT

GO <c

: : : : Carpintería movida á vapor

CQ X
X E—<

Especialidad en muebles, puertas y persianas

UQ

tí

Pí

tí

f4

fí>

cn cu
X X tíJ

zo

o oo
H—I
UJ
oi

<<

z

z o

~
t>>
>0 A

\\

.ni
£

o
bQ

(¡1 Calles del Mar y Gran-Vía —

SÓLLER

E—1

» o
M

O C/3 «3

SE CONSTRUYEN *==.= .= = =

>- < E-1

tí < O
£ 2= O o cS

de inmejorable calidad con sujeción á la

OQ PPCQt

O
^

<

■<

.2 O

^ o O i—

sr

2 í3

OS
s-

(J)

O —

CD -+3 3H

tí GO W .5 z UJ P3 -= bO

o
bD

1

fH

siguiente tarifa de precios:

ANCHOS

1.a clase 2.a clase Pesetas Pesetas

<¡
OQ Ub O\_

Lü
hh-

o
►—<
tí
hh

•z om
oo
— i—i

£ ~
— *3 ctí fe
ic:
es a»

S UJ

o o a «tí

v>

O O

EV W L*J m

a

De 0’60 á 070 m. .

.

. 12’

LO 1 De 071 á 0’80 m. . . . 13’

00 ]De 0’81 á 0’90 m. .

14’

10’65 n’35 1275

OQ O >—J

ü

ctí .2

ci ''De 0’91 á l’OO m. .

14’90 12’30

E- O

1.1 uj P-i
co UJ

\\ 02 De l’Ol á Í’IO m. . . . 16’30 14’

X
O

O oc
Eh uj
I—i o

sa
uo
\_C3 O

|De l’ll GO 1

á 1’20 m. .

OC 1 De 1’21 á 1’30 m. .

.

17’20 18’30
.

14’90 15’65

X GQ

tí
£3

S) 52 £ .3

UJ
ü

[ De

17 31

á

1’40 m.

.

.

19’20
.

16’40

X X

o
CC =1 h<
o

oo ® o «rJ
o > -+3
CD tí

s De 1’41 á 1’50 m. .

20’

o oo

^ De 1 ’41 á 1’50 m. en dos piezas 25’

1775 23’

E—1

UJ

GO

Q\_

los clientes que tomen de una vez dos ó mas sommiers

GO

<\\

se les concederá un descuento del 5 por ciento.

l

SOLLER

7

♦ ❖ TRANSPORTES TERRESTRES Y MARÍTIMOS

♦

LA SOLLERENSE

JTosé C oll ♦ -

♦

♦ Casa Principal: CERBERE.—Sucursal en CETTE-12, Qliai (le la Repilbiique ♦

♦

ADUANAS, COMISIÓN, CONSIGNACIÓN, TRÁNSITO

♦

♦

Agencia especial para el transbordo y la reexpedición de frutos y primeurs
SERVICIO RÁPIDO Y EOOISTÓIUEIOO

♦

♦

T1 peileéTfnonnon!|

Cérbere>
Cette,

i-09
4.18

N "'í

T1 Pa|gpraarammaass

' i

Josó
CoU,

Co11 ‘ CERBERE-
Transitare - CETTE.

♦

i. 9999999»»»»»»»»»9999999 9

W)

9

♦ 9

ison Bernard Ripoll 9

Fondée en. 1808

9

9 9

11, Rué de la République, 11—PÉRIGUEUX (Dordogne)

9 9

Expéditions par wagons et en sacs de —y.

—

9

é

9 Noix, Chataignes et Marrons 9

9

Spéeialité ele colis-postaux de ÍO kilos

9

-a

9 <x> a\_ x

TéJépbone, 0.87 ¿ó,- Atese TéMgraphique: RIPOLL Périgueux

i CTCí

9 99999999999999999999999 9

Exportación de FRUTOS
ESPECIALIDAD EN
Naranjas, Mandarinas y Uniones
'VtceñteTcíiner
CARCJLGENTE (Valencia)

1ü 1 •m
m[§>J

Telegramas: G-INER

LA SOLLERENSE

Gafa española de comisión y exportación
cié

Damián Co11

2, llue Fraii^atse, S.-PÁRM
Ofrece servir con la mayor prontitud, esmero y economía lo mismo á los que

f

importan á este mercado sus productos que á los comerciantes establecidos fuera á quienes pueda convenir surtirse en esta plaza.
— Se sirven encargos de toda clase de PESCADOS FRESCOS —

M
I

Dirección telegráfica: DAMIACOL- PARÍS — Teléfono, 163-52

r

QG
4

efe

¿fe

ROIGi iF. CID

¿fe

<w

¿fe)

PUEBLA LARGA - Valencia

¿fe

cid

w

Exporta buena naranja.

(fe
cid

efe Cansamente—Psí&Ma Lar^a-AIelra—Manuel

Qp
HSh, V.

Telegramas: j^OIGr — PUEBLA LARGA

¿fe

i*

4*

vapor lindad de ¡fe

DIPLOMA DE HONOR

IMPORTACIÓN DIRECTA

EN LA EXPOSICION DE BURDEOS 1908

24, RUE RAVEZ, 24 — BOL{DEAUX
♦j» *** »** *** *** *i* +** *** »*. «j» »j» **« *j» »j. .j» *2« *** *** .j» *l* »** .j. *** »*» «j. *j» »2« «2*
Comisiones, Consignaciones y exportación de frutos del País
Mandarinas -Ananas - BANANAS - Cocos - Nueces
del Brasil - Ciruelas d’ Ente - Uva fresca del país Dátiles muscades - Kakis del Japón - Naranjas y Limones
Especialidad en frutos de primera calidad d precios moderados Dirección Telegráfica: ENSENAT - Bananes - BORDEAUX

>d m

I!
AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA
jYíartín Carcasona
rrrrvvvjrrrvvrvrrrrw
El más cerca de las Estaciones • Junto al Muelle : Habitaciones
para familias y particulares : Esmerado servicio á carta y á cubierto : Cuarto de baño, tim¬ bres y luz eléctrica en todos los departamentos de la casa : Intérprete á la llegada de los
: : : : trenes y vapores : : : :
••e09fi9990«0«9Ot«l9M
Plaza Palacio. KHBARCFLONA

Q

■tsr

Gran jlotel Ültranqar

]ON la reforma del
edificio propónense los nuevos propieta¬

Hotel Universo

rios recuperar la fama
universal que este es¬ tablecimiento había al¬

canzado. Al efecto,

embellecidas las habi¬

Propietarios: OLIVERAS Y SANVISENS taciones y ampliada la

renombrada cocina es¬

4 A 4- BA^CEDONA 4 4 4

J

pañola y
culiar de

francesa, pe¬
esta casa, no

^ * *

dudan

los

propietarios

verse

favorecidos

por

los

hijos

de

estas Baleares, que

siempre honraron el citado hotel con su presencia.

Representante en todos los trenes y vapores.—Coche particular de la casa.—

Habitaciones exclusivas para familias.—Hermoso cuarto de baños.— Timbres eléc¬

tricos en todos los departamentos.—Hotel el más próximo de las estaciones, mue¬

lle, aduana y centros oficiales.

Plaza de Palacio

: : : de Domingo Picornell : : :
4fTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTT

SERVICIO FIJO Y REGULAR

entre los puertos de Sóller, Barcelona, y Cette Valencia y viceversa

El CIUDAD DE SOLLER tiene 540‘6‘6 toneladas de registro, posee dos es¬ paciosas cámaras con amplios camarotes con luz eléctrica toda la noche y trato esmerado por todo el personal de abordo.

, De Sóller para Barcelona los días 5, 15 y 25 de cada mes.

[ De Barcelona para Cette » >> 6, 16 y 26 »

»»

,De Cette para Barcelona » » 9, 19 y 29 » » »

jDe Barcelona para Sóller » » 10, 20 y último » »

f De Sóller para Valencia » » 1, 11 y 21 » » »

v.De Valencia para Sóller » » 3, 13 y 23 » » »

CONSIGNATARIOS -*4

En SOLLER: D. Ramón Coll.—Calle del Mar.

En BARCELONA: Sr. Mitjavila.—Comercio n.° 29, frente la estación de francia.
En CETTE: Mrs. A. Alquié y C.ié—Qnai Republique, 17. Teléfono, 74. En VALENCIA: José Borrás.—Grao, y despacho de Aduauas Sres. A,
Ferrer Peset Hermanos.—Grao.

COMPAÑIA MADDOL^QUINA DE VAPOQE^
Servicio oficial de Comunicaciones Marítimas rápidas y regulares entre las Islas Baleares, Penínsela, Extranjero y viceversa

9 Salidas fijas de Palma para Marsella 9
Todos los Domingos á las 9 mañana

i Salidas fijas de Marsella para Palma >
Todos los Miércoles á las 8 mañana

CONSIGNATARIOS

—

ALICANTE. aíslena Marítima,, (Sucursal) Bilbao, 4 MARSELLA. Sres. Mayol, Brunet y C.a Rué Republp

ARGEL. Sres. Sities Hermanos.

VALENCÍA-GRÁO. D. Juan Domingo.

BARCELONA. “Isleña Marítima,, t Sta. Ménica, 29 IBÍZA. Sres. Wallis y C.a

Vapores de 1.a clase: Rey Jaime I - Rey Jaime II - Miramar
- Bellver - Mallorca - Balear - Cataluña - Lulio - Isleño -

Ciudad de Palma - Formentera

Servicios combinados á fort-fait en conocimientos directos para los principales puertos de Inglaterra, Alemania, Bélgica, Holanda, Dinamarca, Suecia, Canadá y para todos los que concurren los vapores de la Trasatlántica Española y de la Compañía Correos de Africa.
— Domicilio social: Palma de Mallorca.—Dirección telegráfica: Marítima-Palma —

8

SOLLER

<C’A ÜT PERICO)
COLÓN, 17, 19 y 21—MAURA, 1, 3 y 7 y JAIME II, 68 ♦ ❖ ❖ PALMA PE MALLORCA ❖ ❖ ❖
i para Señora y Caballero SASTRERÍA, CAMISERÍA,
SOMBREROS PARA SEÑORA
Esta casa á pesar de obsequiar coa Cupones á sus favorecedores, de¬ mostrará siempre ser la que vende más barato.

&Almacene; jiliontanera Sindicato, 2 á 10 y milagro, 1 á 11 PALMA DE MALLORCA

Pañería, Sastrería, Novedades para Señora y Caballero. ®
Camisería, Lencería, Mantelería, Confección de blanco, Géneros de

punto, Estatuaria Religiosa, Plata Meneses, Medallas, y Rosarios.

OBJETOS PARA REGALOS

Efectos Militares, Uniformes, Gorras, Espadería, Corbatería,

8 —= Tapices, Alfombras y Cortinajes. ■■ ■ ■ ■■■ ■ ■ ■■

§

En la Sucursal Can Bitla Éai y S&STB1BÍA ECONÓMICA K? QJ,

PABLO COLL Y F. REYNES

Fililí BUSQU1TS Suecesseur
AIXOWK (Cote d‘0r)
SUCURSAL DE LA CASA COLL, de Dijón

Especialidad en patatas y demás artículos del país.

Expedición al por mayor de espárragos y de toda

clase de legumbres.

l

SERVICIO ESMERADO Y ECONOMICO —

Dirección telegráfica: Pierre Basquéis — AUXQNNE

Precios alzados para todas las destinaciones

Servicio especial para el trasbordo y reexpe¬

dición de naranjas, limones, frutas frescas y secas

....

—r

y demás artículos.

M. BERNAT Y A. PONS

Quai du Sud, 3-CETTE^(Herault)

= Teléfono, 4-08

Telegramas: Bernat Pons

Maison Gnillaume Coll

FONDEÉ EN 1902

Expéditions de toute sorte de fruits et primeurs. Spé-
cialitó de peches mol les, primes reine-claucle, raisin chas- ^
selas, abricots, etc.

Artichauds, asperges, salades % toute sorte de lógumes.

<£*£>•

* TRES BONS EMBALLAGES »*

Service cuplet de colis-postaux le 10 i pour la France et FEtranger
ADBESSE: G?. CODL-PAvenue de la Pepiniére (en face
dn Marché en gros) á Perpignan (Pjreilfe Orientales) Adresse télégraphique: COLL GROS MARCHÉ Perpignan

PLATERIA
DE

mil

Calle del Príncipe n.° 13.—jSfÓIrLrEQ

-=£*#*■

°S*

Este establecimiento, situado en la céntrica calle del Príncipe, ha venido a satisfacer una necesidad ya sentida en Sóller de tener una PLATERIA PERMANENTE.
Encomiarán en ella los sollerenses un completo y variado surtido en objetos de dicho ramo.
- JPKECIOS ECONOMICOS -

f?

$ mura» ISPAfOLlS
ESPECIALIDAD EN FRUTOS DE PRIMERA CALIDAD ®
AL POR MAYOR Y MENOR

IGUEL

-AMd ®

Libourne—Place de l’Hotel de Ville, 6 Libourne

Naranjas, Limones, Mandarinas, Granadas de España, Dátiles, Pasas, Uva fresca, Higos de Mallorca, Ciruelas
— — PRIMEURS DE ESPAÑA — — Bananas, Ananas, Nueces, Avellanas, Cacahuetes, Castañas,
Ajos, Cebollas, Challólas
TELÉFONO, 131

Importaciones y Exportaciones
DE

FRUTOS, LEGUMBRES Y PRIMEURS i

I FRANCISCO ARBONA

6. Cours Julién, 6.—MARSEILLE

|

Expediciones al por mayor de naranjas, mandarinas, ^

limones, bananas, dátiles, higos, uvas pasas y en fresco. ^

^ Especialidad en toda clase de frutos y primeurs de

España y Argelia.

I

1i ERUTOS SECOS DE TODA CALIDAD
Telegramas: EAE¡BONA--Marseille—Teléfono 29.68 m

Servicio rápido y económico en todos los servicios g

SÓLLER.—Imprenta de «La Sinceridad):

I Itfil
Nuevo Mundo f01 ESOS XDVD06

MAISON
¿Sitié «I iii
28, COURS JULIEN — MARSEILLE
Adresse télégraphique: ABEDE Marseille

De venta en la librería

Succursale á LAS PALMAS (Gran Canaria) Calle PerdoillO, Id
Tólégrammes;. ARBONA Las Palmas

“La Sinceridad,, Fruits frais, secs et primeurs de toutes provenances.

Su Bartolomé, 17.—SÓLLER

Importation directe. —Exportation.