JSfiO XXVII (2.a EPOCA) HUM. 1297
JSfiO XXVII (2.a EPOCA) HUM. 1297

SABADO 3 DE PEBBEEO DE 1912

SEMANARIO INDEPENDIENTE

FUNDADOR Y DIRECTOR: D. Juan Marqués Arbona.

P"™"' "■ ~

-s-aji

REDACTOR-JEFE: D. Damián Mayo! Alcover. * REDACCIÓN y ADMINISTRACIÓN: calle de San Bartolomé n.° 17.-SÓLLER (Baleares) U

BIEN VENIDO SEA'
El periódico El Grano de Mostaza, cuya publicación días pasados anun¬
ciamos, acaba de aparecer en nues¬ tra querida ciudad, y apresúrase
el Sóller á darle la más cariñosa
bienvenida.
Al dársela, no nos es posible
ocultar la viva satisfacción que nos
kan producido su visita y las ha¬ lagüeñas frases que nos dedica al ocuparse de nosotros. Una y otras prueban que más que «amistosas relaciones» y «armonía duradera», que es lo que manifiesta esperar, ha de unirnos con el simpático colega un afecto verdaderamente fraternal, que hermanos somos am¬ bos en realidad puesto que á una misma madre—y hasta á un mis¬ mo establecimiento tipográfico—
debemos el ser.
Hijo único de Sóller ha sido • hasta el presente nuestro humil¬ de, nuestro modestísimo sema¬
nario, V- como tal ha procurado cumplir ayudando á su madre es¬
timada á vencer dificultades y á
superar obstáculos, alentándola pa¬ ra que no detuviera la marcha hacia adelante que con buen pie emprendió, y poniendo cuanto ha estado de su parte, en fin, para honrarla y glorificarla, como es el deber de todo buen hijo. La misma gratitud que El Grano de Mostaza por nosotros manifiesta sentir, es demostración de que sur
pimos salir airosos en nuestro em¬ peño, pues que el apoyo que dice le prestamos desde los albores de su obra no es más que aquella ayuda y alientos á la madre co¬ mún, más solícitos y esmerados quizás durante el período dé ges¬ tación que ha precedido al feliz alumbramiento que con júbilo po¬ demos hoy celebrar.
No merece, pues, la antedicha gratitud una labor que solo en cumplimiento de nuestro filial de¬ ber realizamos, máxime cuando
para laborar no nos hemos separa¬ do ni siquiera en un ápice de nuestro programa. Entra de lleno en éste todo lo que sea cultura, progreso, prosperidad, moral ó ma¬ terial, de Sóller; está por lo mis¬ mo dentro de nuestra finalidad, es
la única finalidad del Sóller me¬
jor dicho, ser el propulsor de todo lo que signifique avance, de toda
innovación, de todo adelanto, de toda empresa, que haya de repor¬
tar honor ó bienandanzas á este
valle encantador en que nacimos; y honor y bienandanzas á la vez prometen reportar á nuestra pe¬ queña patria todas esas institucio¬
nes católico-sociales de Sóller cu¬
ya vida viene El Grano de Mostaza
á robustecer.
Así lo comprendimos, y he ahí el por qué desde la fundación del fomento Católico», alma pareas de aquéllas, estuvo el Sóller á su lado, como ha estado y estará
siempre al lado de todas las colec¬

tividades ó personas que quieran
moverse en idéntico sentido ó tien¬
dan al mismo fin.
Si nos alegra la aparición del nuevo colega local, es por demás que lo digamos, que egoísta ha de ser el hijo, y más si es en la casa el único, que no sienta hen¬
chido de satisfacción el corazón cuan¬

—Mira quién es. La zagalona se acercó al portón, pre¬ guntando quién llamaba. De fuera res¬ pondió la vocecilla doliente: —¿Dan posada para esta noche? Buena estaba la noche para ir peregri¬ nando por los caminos blancos. Sin em¬ bargo. los labriegos resistían á la pie¬ dad; seguían su rumia, mirándose los
unos á los otros, como si se consultasen

do nace en la misma casa otro her- sobre el caso. Y la voz clamante se

manito... Y en El Grano de Mostaza volvió á filtrar por los resquicios de la

vemos nosotros al hermano menor
que viene á compartir con nosotros las caricias maternas sí, pero también los trabajos, los desvelos, las fati¬ gas, y cuantas penurias y sinsa¬ bores haya que arrostrar para ha¬
cer á nuestra madre feliz.

puerta.
—Esa és la Mirla—dijo uno, con reso¬ plido de risotada.
—Pues á la que cuentan—añadió una de las mujeres,—á esa bruja no le falta su caudal en la faltriquera.
—¿Vístelo tú?
—Olio.

¡Bien venido sea!
Y ' al enviarle nuestro saludo
mas afectuoso, le deseamos muy
de veras vea colmados todos sus an¬
helos. Que en una muy dilatada existencia le sea propicia la suer¬ te, para bien de Sóller, al que grandemente ha de contribuir la obra regeneradora católico-social de la que se ha propuesto ser firme
sostén.

—Ser puede, que en su vida no hizo sino apañar limosnas, y comer en donde le dieran de ello, y dormir por los paja¬
res.
—Veces que durmió en éste. El abuelo oía como si recapacitara; hasta que dispuso con sequedad:
—Abre.
Abrió la zagalona, y entró la Mirla
tambaleando, hasta ir á acurrucarse á la
vera de la lumbre. Era como desvencija¬ da armazón de huesos y andrajos.
Le pusieron escudilla rebosante de

caldo, que engulló con torpeza de tem¬

SECCION LITERARIA

blequeo. Tras lo cual, más el reparo de la lumbrada, entró en sopor de har¬

ASÍ SUCEDIÓ Bfi JVII AliDEA

tazgo.
—Ahora podíamos registrarle la fal¬

Toda la familia se disponía para ia cena. En el hogar, á ras dei suelo, el
chisporroteo de la chabasca llenaba el cocinón de sonoridades y de resplando¬ res. En el espacio, más alobregado que esclarecido por la luz del candil, batalla¬ ban resplandores y sombras, y la pro¬ yección de esta lucha sobre los muros,

triquera-aventuró uno entre chancero y codicioso.
Todos rompieron en feroz risotada; menos el abuelo, que, reprendiendo la tentación, gruñó ásperamente:
—No seáis bestias. ¿Es esto una lobe¬ ra? Echarla allá, que duerma en el pa¬
jar.
A rastras ¡a llevaron, como alimaña.

negreados por una costra de hollín y ro¬ Y poco después todos los gañanes dor¬

ña, era como turbulento desfile de móns- mían en la casa, bajo el silencio solemne

truos.

de la nevada.

Uno á uno, con su roncera lentitud,
fueron entrando los labriegos. Ni se sa¬ cudían lós pellas de nieve, que salpica¬
ban de recamos brillantes la astrosidad
de las vestimentas. Todos iban con re¬
moloneo de somnolencia á sentarse en
el banco frontero á la lumbre. Callaban,
desentumecían los miembros, y de vez en vez, abríase el tosco resuello de un bostezo. Avezados á las inclemencias, la del nevasco y el cierzo no merecían men¬ tarse. La parquedad del palabreo se limi¬ taba á tardas preguntas sobre labores,

*'
**
Rayó el alba con serenidad de luz em¬ bebida de blancura; las últimas estrellas de la noche punteaban el firmamento raso. Siempre era el abuelo el primero en salir de su camaranchón para husmear las tierras labrantías. Aquella mañana salió también al primer claror. Sin tras¬ poner el umbral, á pocos pasos, sobre el ampo de la nieve, hundido en ella, vió un rebujo de andrajos. Avanzó á revol¬ verlos; era la Mirla. Estaba inmóvil. El

aperos y bestias. Las respuestas salían noventón sacudió recio: ni rebullía. Vol¬

remoloneando.

vió á zarandear más brioso; nada.

Una zagalona descolgó de los llares el Se dispuso á avisar á los de casa; me¬

pote humeante, para dejarlo con brío ce¬ tióse umbral adentro, pero aun yacían

rril sobre un escaño. Por turno, trasega¬ todos en silencio. En aquel instante, sin¬

ron á las escudillas el bodrio y comenzó tió el labriego, casi como una sensación,

á levantarse como abestiado paladeo de el zarpazo de idea repentina y brutal: la

rumia. El resoplo del viento por el cañón | faltriquera de la Mirla.

de la chimenea ponía á la escena su na¬ Todo su corpacho de viejo, estremeci¬

tural comentario.

do por el recuerdo, parecía trepidar; su

En el portón resonaron tres golpes. boca desdentada tuvo balbuceos extra¬

Nadie rebulló; ni lo violento de la noche ños. Sobre el umbral, delante de la pu¬

infundía curiosidad por la llamada.

reza del universo lleno de blancor, se

Golpearon de nuevo y más instante, al mismo tiempo que gimió una voz:— ¡Ave María Purísima!
—¿Quién llama?—bronqueó uno de los
gañanes.
Y de fuera, par respuesta, oyóse un gruñido plañidero, palabras imploran¬

detuvo. Aquello de la faltriquera bien repleta 1 encandecía el cerebro.
Urgía un arranque; iban á despertar
los de casa. Si la Mirla.’ estaba muerta, y
había sido una vagabunda solitaria,
¿para quién la pella que. según el decir,
llevaba en la bolsa? Si él no. otro la

tes.

arramblaría. ¿Iban á enterrar aquello con

El abuelo, noventón, seco y recio, en los huesos? Pues entonces...

cuyos ojuelos rojizos aun resplandecían Faé cosa de instantes palpar entre el

toscas malicias, dijo á la zagalona:

rebujo y extraer un taleguillo. Hundió

con ansia la mano y resonó metal entre papeles revueltos. Tiró de ellos: sí, bille¬ tes eran. Hizo trasiego del caudal á su bolso, y serenándose, metióse en la casa y despertó á la gente.
* **
Pronto hacían corro todos los de la
familia en derredor del cuerpo de la Mir¬ la. Comentaron el caso: para unos murió de frío, para otros de tanto embriagarse. Lo inexplicable era que hubiese muerto allí y el por qué de no estar en el pajar.
—Vendría bebida—inició uno.
—Eso fué—respondiéronle. Y el abuelo, con mucha dignidad y mucha firmeza, dijo:
—No hablar mal de los muertos, que
es pecado. Con lo que todos callaron, reconocien¬
do la gravedad de la sentencia. Y, en medio de aquel silencio, dispuso
el noventón:
—Tú, Tanislao, vas corriendo á avisar al señor cura; le dices el caso para que venga luego.
Muy presto vino. El abuelo, así que le vió delante, con arranque de resolu¬ ción, entre bravia y solemne, le dijo:
—Señor cura, disponga todo para en¬ terrar el cuerpo y recomendar el alma de esta mujeruca como á persona de la
familia.
Tanto fué el estupor de los gañanes, que ni replicar pudieron concertadamen¬ te. Y el viejo, percatándose de ello, aña¬
dió con más ahinco:
—La Misa funeral con canto llano y
tres presbíteros, que para algo dispuso Dios que esta mujer muriera en mi casa.
El asombro de los oyentes corrió pres¬ to por la aldeay después por la comarca. Embobecían de sorpresa; el que más y el que menos sabía las sórdidas costum.bres del abuelo, tacaño hasta la cruel¬ dad. Un acto de largueza nadie se lo hu¬ biera sorprendido en toda su vida, casi
centenaria. No tenían fin los comenta¬
rios de los labriegos, pero ante el viejo enmudecían, viéndole sereno, impasible y grave como un patriarca. Porque el arranque generoso le había serenado
hasta los últimos rincones de la concien¬
cia: estaba confiado, completamente con¬ fiado, en la aprobación de su conducta por el alma de la Mirla desde el otro mundo. Para el despojo mortal, huesa propia, y aun un poco de lápida había de ponerle; para el ánima muchos sufra¬ gios, que, si era menester, prestamente la sacarían del Purgatorio. En cuanto á lo sobrante de la faltriquera..,, ¿para quién mejor que para el que disponía
tan honradamente las cosas? El la ente¬
rraba y le encomendaba el alma como á uno de la familia; justo era ponerse á la recíproca.
Esta argumentación no tenía respues¬ ta; y asi se quedó el patriarca, en paz bí¬ blica, sin rastros de remordimiento y presenciando hasta el final con cuánta puntualidad se cumplieron durante el día sus disposiciones pródigas.
* **
A las horas de la noche en que todos dormían en la casa, decidióse el abuelo á sacar del bolso la pella de la Mirla. Has¬ ta piezas de oro rebrillaron, de las que ya no corren por el mundo, y se guar¬ dan cautamente en los escondrijos.
La emoción le hizo ahincar las rodi¬
llas. á $, que ya ni en la Misa podía hincarlas; y barbulló con fervores un Padrenuestro por el alma déla Mirla. Además, hizo promesa de repetir todas las noches la mis*n»a devoción. Tras este;

--

2

WHR^gqSWPT 2W*t-«iy3B

SÓLLER

muy sigiloso por no despertar á los dur¬ mientes, fué en busca de su escondrijo, el de su pella, la que formó día por día, y así era, como él, casi centenaria.
Estaba en un esconce inverosímil, al
que sólo á rastras se accedía. Llegóse á tientas, como siempre, como todas las noches se llegaba, vigilante. Palpó, pero apenas su mano dió en el fondo, escapósele del alma un alarido feroz y desga¬ rrado. Volvió á palpar y volvió á bramar como si el pecho se le desgarrara.
Al alboroto acudieron los gañanes y las mujeres con candiles. Miraron aque¬ llo como si fuera caso de brujería ó ma¬ leficio de la muerta. El abuelo, tendido
de bruces, pataleando, golpeándose la
testa senil contra las losas, bramaba:
—¡Ladrona!... ¡Ladrona! ¡Te enterré con mí dinero! ¡Que en el infierno te veas!... ¡Ladrona!... ¡Ladrona!
Francisco. Acebal.
ALGO SOBRE LAS CORRIDAS
v
Perdonadme, Julieta, si ocupaciones ine¬ ludibles han hecho que dejara transcurrir algunas semanas, sin continuar contestando á la pregunta que tan amablemente me hi¬ cisteis. Hoy tengo unos momentos libres y, á vuela pluma, voy á emborronar algunas cuartillas, dedicadas á vos.
En los tiempos de Francisco Romero, la fiesta de los toros estaba reducida á experi¬
mentar la destreza ó la serenidad de un solo
Individuo; nada de banderilleros, ni segun¬ dos espadas, ni puntilleros.
Puede decirse, pues, que en los tiempos de que os hablaba el toreo moderno había naci¬ do; la muleta no se empleaba para castigar ó marear al toro sino simplemente para lla¬ marle la atención y obligarle á embestir. No se mataba más que recibiendo, sí bien es¬ critores citan alguno que otro caso en que se verificó en forma parecida á la que más ade¬ lante inventó Joaquín Rodríguez (Costilla¬ res) y que se llamaba volapié. No se conocía tampoco la suerte de parear rehiletes, asi, que la fiesta consistía tan sólo por lo visto en
dar muerte al toro.
A Juan Romero débese principalmente la, organización de cuadrillas completas que dieran más animación y accidentes á las co¬ rridas. El citado Juan Romero emprendió la misma profesión que su padre, sucediéndole cuando la edad le inutilizó para la lidia.
Las corridas de toros se aclimataron bas¬
tante en el suelo español, creció la afición hacia ellas y desde entonces fué un trabajo algo difícil, suprimirlas totalmente.
Cuando Carlos III vino de Nápoles para sentarse en el trono que ocupó Fernando VI, su hermano, presenció el bárbaro espectácu¬ lo y se asustó temiendo por la vida de los lidiadores, ó imaginando que pudieran cau¬ sar grandes catástrofes y numerosas victi¬ mas, ordenó su prohibición. A pesar de la orden prohibitiva se corrieron toros en mu¬ chos pueblos, con ó sin permiso de las auto¬ ridades. Los í’icos construían plazas en sus posesiones y fincas de recreo y hasta hay quien afirma que se corrieron reses en los patios de algunos conventos.
Hablando un autor de la popularidad de dicha fiesta en aquellos tiempos, dice: «Una de las causas que contribuyeron á su des¬ arrollo fué el odio que algunos mostraron ha¬ cia la misma; y la prohibición de dicho rey exasperó de tal modo la afición, que casi era epidémica, no teniendo el rey más remedio que ceder y volverse atrás de lo mandado. En un principio consintió corridas de novi¬ llos embolados, luego alguna de toros, con pretexto de que sus productos eran para fines benéficos, y más tarde, para obsequiar á un principe extranjero y para celebrar los desposorios de Carlos IV y María Luisa, vol¬ vió á renacer con toda magnificencia este espectáculo cada vez más aplaudido.»
Otro autor que debió sentir afición por las estadísticas, dice que durante el reinado de Carlos III, que comprendió veinte y ocho años, hasta 1788, se verificaron en la plaza
de Madrid unas cuatrocientas cuarenta co¬
rridas y se dió muerte á cerca de cuatro mil quinientos toros, que ocasionaron varias co¬ gidas aunque ninguna de muerte.
Fígense en eso de varias cogidas con mil quinientos toros y cambiando los conceptos puede aplicarse á la época actual. Hoy pue¬ de decirse mil quinimtas cogidas con varios toros. De lo cual se deduce que, ó bien estos son más fieros que en aquel entonces ó los
diestros son menos hábiles.
Con la organización de los picadores, vul¬ gar transformación del. alanceamiento de toros por los nobles y con las cuadrillas de

capeadores y parcheros ó sean pegadores de parches, arpones ó rehileteros, como entonces se llamaba á los banderilleros, estas fiestas tomaron el aspecto que hoy presentan.
El traje se reducía en un principio á una larga red en la cabeza pendiente á la espal¬ da, camisa agarrotada de cuello alto; coleto de ante, un poco largo y muy ceñido, abro¬ chado por la espalda y sujeto á la cintura con una correa de ancha hebilla á la parte de delante; mangas de terciopelo negro fuer¬ temente acolchadas, partiendo de debajo del chaleco, y la camisa vuelta sobre la boca¬ manga; calzón hasta rodilla, también de an¬ te, sumamente ajustado y de los que se cie¬ rran con botones á los costados, terminando en unas cintas que se atan sobre la parte alta de la pantorrilla; medias blancas y za¬ patos con hebilla.
Verdad es que el traje ese no era de los que más favorecen la agilidad y soltura de las extremidades. Sin embargo, al escogerle, tuviéronse presentes varios fundamentos.
Enfrióse un tanto la afición á los toros,
contribuyendo á ello en gran manera la par¬ te que tuvo España que tomar en las gue¬ rras extranjeras. Así transcurrieron varios
años.
Penetraron los franceses en España, se sentó en el trono el rey intruso José I, y cuando los españoles creyeron que éste pro¬ hibiría las corridas de toros, vieron con gran asombro que las autorizaba. Anunciáronse, pues, en nombre del rey como fué costumbre hasta mediados del otro siglo.
Presidían la plaza autoridades francesas y esto fue motivo más que suficiente para que casi nadie concurriera á ellas. Tanto es así, que algunas veces se dió el caso de que los soldados franceses, á la hora de empezar las corridas obligaran á las gentes que transita¬ ban por las inmediaciones de la plaza á pe¬ netrar en ella, y por fuerza les obligaban á
ver la función.
Los acontecimientos de aquellos años hi¬ cieron que necesariamente decayera la bár¬ bara fiesta y que la asistencia á ella fuera
cada vez más escasa.
Jaime Ferrer y Oliver.

la ley nueva para ellos? ¿Hay redención
á metálico en el actual sorteo? Nadie lo
sabe y menosque en ninguna parte en el ministerio de la Guerra. El gobierno pa¬ ra seguir halagando 4 la izquierda pre¬ tende apuntarse esta reforma entre las democráticas que han de constituir su haber; pero como las innovaciones no
se hacen lo mismo en la Gaceta que en
la práctica, resulta que es materialmente imposible plantear una reforma comu¬ nicada con tanto bombo y platillo. Ya establece la ley que primero y ante todo hay que hacer cuarteles y para construir estos edificios es preciso dinero, que no parece por ninguna parte. ¡Qué clase de servicio obligatorio es el que se va á or¬ ganizar sin ninguno de los elementos necesarios para su funcionamiento!
El gobierno ni se atreve á declarar que tal proyecto no regirá hasta sabe Dios cuando, ni encuentra medio de
proceder á su planteamiento, inmediato y los padres que tienen hijos sorteables andan de un lado para otro inquiriendo noticias que nadie les da acerca de lo que este año han de hacer. Este es uno de tantos conflictos en que el señor Ca¬ nalejas se ha metido por cumplir pala¬
bras lanzadas en elocuentes propagan¬
das, y el caso está agravado por hallar¬ nos empeñados en una guerra sin fin. lo que obliga á mirar con un mayor cuidado cuanto á la organización de la
fuerza armada se refiera.
No es menos curioso lo que está ocu¬
rriendo con otra reforma democrática:
la sustitución del impuesto de consu¬
mos, y buenoes que toda España sepa lo que en Madrid sucede para que no se dejen sorprender los pueblos que toda¬ vía no han comenzado á gozar los in¬ mensos beneficios de la supresión de los consumos. El Ayuntamiento de la villa y corte sustituyó el impuesto con el de

La vida política
Madrid, 31 de enero.

inquilinato y, como es sabido de todo el
mundo, el consumidor no encontró nin¬
guna rebaja en los precios de los artícu¬ los de primera necesidad que le compen¬ sara de la nueva tributación impuesta
á la vivienda.

La votación recaída en el Congreso en el día de ayer, con motivo de los suplica¬ torios para procesar á los diputados, ha regocijado á las huestes ministeriales grandemente. El gobierno mismo mani¬
fiesta su satisfacción como si se le hubie¬
ra quitado un gran peso de encima; co¬ mo si hubiera desconfiado de sus propias fuerzas y hubiera temido una catástrofe en la mayoría. Con esto habrá cedido la tensión nerviosa en que vive el presi¬ dente del Consejo, y en los círculos po¬ líticos se habrá dejado de hablar de cri¬ sis próxima.
Y, sin embargo, hay quien se halla tan aferrado á la idea de que los días del señor Canalejas como presidente del Consejo están contados, que tenemos noticia de una apuesta entre un diputa¬ do republicano y un ministerial, en la que aquél da por cierto que en el mo¬ mento que regrese S. M. del Ferrol, en el momento que termine la botadura del barco España, se verificará la botadura del señor Canalejas. Son palabras del profeta á que nos referimos. Nosotros, ni negamos, ni afirmamos, ni apostamos nada; sólo debemos consignar que en la
situación actual ocurre un fenómeno cu¬
rioso, y es que los republicanos suelen
estar enterados de sus interioridades me¬

Pero había gentes optimistas que á pesar de estas contrariedades exclama¬ ban:—Es verdad que la desgravación de los artículos de consumos no ha llegado
á nosotros, es verdad que pesa y no poco
el impuesto de inquilinato que nos ha encarecido la vida, es verdad que esta
reforma democrática sólo ha favorecido
á los intermediarios sin que el produc¬ tor ni el consumidor hayan experimen¬ tado la menor ventaja; pero todo lo da¬ mos por bien empleado con tal de que haya desaparecido el siniestro hombre del pincho que dificultaba el tráfico y causaba grandes molestias al viajero.
¡Almas cándidas las que así discurrían! Por de pronto el fielato se mantuvo para las carnes á propósito de una ins¬ pección sanitaria, y luego el ingenio municipal lo ha ido restableciendo para cobrar impuestos de almacenaje, de pe¬ sas y medidas y de no sabemos cuantas
cosas más.
Poco á poco y con estos pretextos las casillas del radio han ido apareciendo: los hombres del pincho han vuelto á en trar en funciones y la mayoría de los importadores de artículos de consumos
sufren á su entrada en Madrid todas las
molestias y todos los gastos que experi¬ mentaran con el antiguo impuesto.

jor que los ministeriales más allegados al gobierno. Recuérdese á este efecto lo
ocurrido con el indulto de los reos de

Resúmen: que á la hora presente hay en Madrid impuesto de consumos con otro nombre é impuesto de inquilinatos,

Cullera y se verá que nuestra sospecha tiene comprobantes indubitables.
De todos modos es innegable que en el campo ministerial ha renacido la tran¬ quilidad perdida, y que no durarán mu¬ cho las alegrías porque el gobierno pro¬
cede en todos los asuntos en forma que
no le asegura una vida muy sosegada en el poder.
Ahora está produciendo en el ánimo de los padres de familia la mayor indig¬ nación lo que ocurre respecto del -servi¬ cio militar obligatorio. Este es el mo¬
mento en que nadie sabe á qué tenerse,
ni cual es la condición de los mozos que
han de sortear en el año actual. ¿Rige

impuesto sobre las localidades de los tea¬ tros, impuestossanitarios yotra porción de gabelas á pretexto de una sustitución fingida de tributos que se perpetúan.
Esta es la obra democrática realizada
por el actual Gobierno en materia de
contribuciones.
No podemos atribuir estoá torpeza del señor Canalejas, ni del ministro de Ha¬ cienda; lo mismo ó mejor que nosotros
sabían ambos el resultado d^ la reforma;
ambos tienen en Hacienda pública cono¬ cimientos excepcionales y cultura gran¬ de en la materia. Lo que se ha hecho es ir á sabiendas á una reforma impractica¬ ble por dar gusto á los elementos que

han venido ena>’bolando como bandera
de guerra la abolición de los consumos.
En esto como en otras tantas cosas el
pueblo que grita ha sido engañado. Los que han hecho motines pidiendo la su¬ presión de aquel impuesto no han grita¬ do nunca <jue querían la sustitución, que es lo que se ha hecho. JJon estos jue¬ gos de palabras se suele entretener á los pueblos cuando en el gobierno se buscan efectos de relumbrón y el aplauso déla galería.
Es lástima que la experiencia no sirva al hombre de nada, porque de otro modo ya se hubieran acabado hace muchos años los programas brillantes y los pro¬ cedimientos utópicos por la sencilla ra¬ zón de que no había quien los escuchare.
Emilio Sánchez Pastor.
(De La Vanguardia).
Crónica Local
Estos días pasados, al visitar por ca¬ sualidad las obras á punto de terminar
del edificio destinado á fonda del ferro¬
carril, aneja á la estación de Sóller, nos quedamos agradablemente sorprendidos de las magníficas condiciones del edifi¬ cio, para el objeto á que se dedica (espe¬ cialmente para viajeros-turistas) y co¬ mo digno remate de los naturales aperi¬ tivos que necesariamente habrán de producir á esta clase de viajeros los es¬ pléndidos panoramas que irán desple¬ gándose á su vista, al recorrer la línea de Palma á Sóller, y el gran confort desplegado, según noticias, en los trenes para pasajeros.
Emplazado el edificio-fonda en la casa llamada Can Mayol ó El Castellet, tiene numerosas aberturas y una magnífica terraza á la gran esplanada de la estación de Sóller, con vistas por tanto en pleno aire, á la huerta de Sóller, y en segundo
término á las montañas de la Sierra y
del Teix; un inmenso comedor á piso de los jardines contiguos, anejos al edificio; numerosísimos cuartos dormitorios, con profusión, de sol y de aire, cuarto de ba¬ ños, luz eléctrica, calefacción adecuada... Y todo ésto, al bajar del tren y á pocos pasos del centro de la población.
Aplaudimos de todas veras la idea ini¬ cial de la Junta del Ferrocarril, de esta¬ blecer una fonda en la propia estación de Sóller; y sube de punto nuestro entu¬ siasmo, y por ende nuestra felicitación, al comprobar con nuestra inspección ocu¬ lar el edificio, y al recojer impresiones
de la misma Junta en el sentido de que se trata de un edificio de condiciones
expléndidas é inmejorables para desti¬ nar á un hotel de primera categoría, digno «remate, como hemos dicho al prin¬ cipio, de la línea férrea de Palma á Só¬ ller, única en Mallorca y quizás de las privilegiadas del mundo como línea pa¬
norámica de turistas.
El domingo celebró Junta General la sociedad de ahorros «La Hormiga» y en ella, además de aprobarse el balance co¬ rrespondiente al finido ejercicio, se pro¬ cedió á renovar parcialmente la Directi¬ va, resultando reelegidos: Presidente, D. Damián Canals Coll; Secretario, don Juan Pizá Frontera; y Vocales, D. An¬ tonio Mayol Simonet, D. José Pons Estades y D. Nicolás Huguet Huguet, á quienes con tal motivo felicitamos.
Con el fin de facilitar el ahorro, tan generalizado entre los habitantes de esta ciudad, se tomó el acuerdo de ampliar el número de suscripciones de que ahora cuenta la sociedad y admitir todas las que se soliciten hasta el día 31 de Marzo próximo.
Ha quedado definitivamente instalada la línea telegráfica que ha de comunicar
la central de Sóller con la estación radio-
telegráfica de «Muleta». El sábado se hi-

SOLLER

3

cieron laspruebas, con excelente resulta¬
do. La comunicación entre ambas esta¬
ciones, como dijimos, es por medio de aparatos Morse.
La estación radio-telegráfica de «Mu¬ leta» queda también terminada. El sába¬ do, con motivo de inaugurarse la estación de telegrafía sin hilos de Madrid, insta¬ lada en Aranjuez, se tuvo comunicación cou S. M. el Rey don Alfonso XIII, que asistió al acto de la inauguración.
Nuestra estación de telegrafía sin hi¬ los no ha de tardar mucho á prestar ser¬ vicio. Hay en la misma el personal indis¬ pensable y se espera de un día á otro la venida de los técnicos que han de exa¬ minar la instalación y autorizar el fun¬ cionamiento para el servicio público.
Por la guardia civil de este puesto fuéron detenidos el domingo los mucha¬ chos Jaime y Sebastián Capó Pons, de 13 y 11 años de edad, respectivamente, por ser los autores de ciertos robos co¬ metidos en varias casas de campo de es¬ te término, propiedad de los vecinos don Pedro J. Bernat Mayol,D. PeJroCrespí y D. Vicente Castañer.
Dichos muchachos, para llevar á ca¬ bo sus intentos quitaban varias tejas y penetraban luego en las casas por el bo¬ quete que abrían.
Los objetos que sustrajeron son los si¬ guientes: una escopeta, siete cartuchos, una navaja y varios artículos alimenti¬
cios.
Los citados muchachos y su padre, co¬ mo encubridor de los mismos, fueron puestos á disposición del señor Juez mu¬ nicipal de esta ciudad.
En la mañana del jueves fondeó en nuestro puerto el vapor Comercio, proce¬ dente de Cette y Barcelona, siendo por¬
tador de numerosos efectos.
Dicho buque quedará despachado hoy, para emprender nuevamente viaje para los mismos puertos mañana domingo, por
la noche.
Se celebró anoche en el teatro de la
«Defensora Sollerense» la primera de las dos funciones que dijimos el sábado últi¬ mo habíase propuesto dar la compañía que dirige el primer actor D. Bernardo Manera. Púsose en escena, en castellano, el drama que escribió en catalán D. An¬ gel Guimerá y tradujo D. Enrique Gas¬ par, titulado Mar y cielo.
La interpretación dejó bastante que desear, pues que solo puede decirse estu¬ vo en su papel el Sr. Manera y que en algo le secundó el Sr. Forteza; el prime¬ ro cosechó merecidos aplausos. El públi¬
co en momentos determinados mostró su
descontento por lo nervioso ó violento en que le puso el apuntador, que se oyó en casi toda la representación del drama tanto, y á veces más, que los actores.
En la pieza Un musicli de regiment es¬ tuvieron mejor todos los que en la repre¬ sentación tomaron parte, y si el catalán que se hablaba hubiera estado menos «mallorquinizado», hubiera sido mas completa todavía la ilusión. De todos modos se divirtió el público y demostró á los actores su satisfacción aplaudién¬
doles calurosamente.
La concurrencia no fué muy numero¬
sa, debido sin duda á ser el de ayer un dia festivo «por fuerza»: hubo, sin embar¬ go, un poco más de media entrada.
Promete estar más animada la fun¬
ción de mañana, pues que el drama La Campana de la Almudaina es de los que aquí gustan y se tiene confianza en que la Sra. Alegría sabrá interpretar el pa¬ pel de D.a Constanza mejor que él de
Marta anoche la Sra. Salas.
Así sea.

Para hablar del tiempo esta semana tenemos que cambiar de tono. Ya no fueron todos días primaverales, y si el sábado mismo hubiéramos escrito algu¬ nas horas más tarde, ya nuestra gacetilla hubiera tenido que sufrir alguna modi¬
ficación.
En efecto, bajó la temperatura rápida¬ mente, lloviznó y el domingo por la ma¬ ñana aparecieron cubiertos de nieve los
montes de la parte de levante. Desde en¬ tonces ha habido lluvias abundantes, nieves aún más copiosas, vientos huraca¬ nados y días, como los de ayer y hoy, de
esplendente sol. El frío continuó siendo bastante crudo al principio de la semana y disminuyó luego, volviepdo á disfrutar ahora del clima benigno que antes tu¬
vimos.
Los agricultores muéstranse satisfe¬ chos, pues que las antedichas lluvias han proporcionado á la tierra un buen tem¬ pero, que es lo que empezaba yá á hacer¬
se desear.

La recaudación voluntaria de las cuo¬
tas de la contribución territorial, edi¬ ficios y solares, industrial, etc., corres¬
pondientes al primer trimestre del año
actual, se celebrará en esta ciudad en los días 4 al 9 del corriente mes, en la
casa de costumbre de la calle de la Rosa.

Mañana debe llegar á este puerto, pro¬ cedente de Valencia y Barcelona, el va¬ por de esta matrícula «Ciudad de Sóller»; y una vez descargado los géneros que trae para ésta, cargará una regular can¬ tidad de naranjas para salir el lunes di¬ rectamente para Cette.
El precio de las naranjas y limones que se exportan á Francia ha experi¬
mentado durante la presente semana una variación, favorable para el primero de
dichos frutos y perjudicial para el se¬ gundo.
Las naranjas se cotizan á 7‘50 pesetas la carga y los limones á 8 pesetas, tam¬
bién la carga.

El Veterinario é Inspector de víveres de esta ciudad, D. Rafael Vich, nos ha facilitado la siguiente relación de las re¬ ses sacrificadas en el matadero municipal
durante el mes de

ENERO

i Corderos
Ganado lanar . . < Carneros
(Ovejas.

.|0abritos n Ganadjo cart.n'o. (Cabras.

n Ganadjo vacuno

(Terneras
• (iperneros

Ganado de cerda. Cerdos.

.

.

436

.

.

11

.

.

23

.

.

.

.

10 1

.

.

1

.

.

O

.

.

13

Total reses.

.

.

495

OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOGO
SECCIÓN RELIGIOSA

Según vemos, el Rdo. Sr. Ecónomo, con el fin de hermosear nuestra iglesia parroquial, en su parte interior, para que ofrezca mejor aspecto, se propone pintar las paredes laterales y el techo de las ca¬ pillas, dando á cada una color diferente, pero de tal manera armonizados, que el conjunto responda al carácter del templo y á la severidad de la Casa de Dios.
Se ha montado ya el andamio y em¬ pezado los trabajos en la capilla de San¬ ta María la Mayor, y terminada ésta se¬ guirán las restantes.
'I'
Aunque la devoción al Patriarca San José es antigua en esta ciudad como lo atestiguan los monumentos que posee¬ mos y de una manera especial la artísti¬ ca capilla levantada en su obsequio, en la iglesia parroquial, por nuestros mayo¬ res, parece que desde algún tiempo á esta parte ha experimentado notable creci¬

miento. He aquí el por qué, para respon¬ der á la piedad de los fieles, se han au¬
mentado en dos el número de fiestas en
honor del Padre Putativo de Jesús: la de
su glorioso Patrocinio y de sus desposo¬ rios con la Bienaventurada Virgen Ma¬ ría. El próximo pasado domingo tuvo lugar esta última, habiendo sido el encar¬ gado de predicar el sermón el Rdo. don Bernardo Oliver, quién puso á la conside¬ ración del auditorio la valiosa protección
del Santo é invitó á los fieles á honrarle
con la devoción de él más preciada: la de los siete domingos que empezarán, este año, mañana y seguirán en los domin¬ gos sucesivos.
*
La Archicofradía de Madres Cristia¬
nas establecida canónicamente en esta
iglesia parroquial, ayer, día de la Purifi¬ cación de la Bienaventurada Virgen Ma¬ ría, celebró fiesta solemne. Después de una comunión general, á la que acudieron á confortarse con el Pan de los ángeles, buen número de asociadas, á las diez, cantada prima y tercia, el Rdo. Sr. Ecó¬ nomo procedió á la bendición y distribu¬ ción de candelas en el modo y forma que prescribe el Ritual. Terminada la proce¬ sión que dispone la Rúbrica, comenzó la Misa Mayor, ejecutándose por la música de capilla una del‘ maestro Perosi. El ilustrado sacerdote D. Antonio Truyols,
catedrático del Seminario Conciliar de
Palma, pronunció el panegírico. Al atar¬ decer se cantaron vísperas y completas, y seguidamente se practicó el devoto ejer¬ cicio mensual de la Asociación con plᬠtica por el Rdo. Sr. Ecónomo, en la que dió oportunos y provechosos consejos á
las madres de familia.
*
En esta parroquia, durante la sema¬ na, se han celebrado dos matrimonios y
administrado el santo sacramento del
bautismo á tres criaturas.
*
Hemos visto en la iglesia parroquial un aderezo completo y muy bonito para altar compuesto.de seis elegantes candeleros, cruz esbelta y las correspondientes sacras, que está destinado para el servi¬ cio del altar mayor en las fiestas de se¬ gunda clase.
Se estrenó el día de San Sebastián,
fiesta onomástica de! Rdo. Sr. Ecónomo.
Ha quedado terminado el embaldosado de la última capilla de la iglesia parro¬ quia], donde está colocada la pila bautis¬ mal, y colocado en el lugar correspon¬ diente un cuadro de grandes dimensiones que representa el bautismo del Salvador, tallado sobre madera por el escultor va¬ lenciano D. Damián Pastor, con marco dorado, escultura de D. Miguel Amer, de Palma, que encaja admirablemente en otro marco de marmol rojo que consti¬ tuía, antes de la reforma, el portal mayor de la parroquia.
Como sabemos que ha de ser dicho cuadro solemnemente bendecido, aguar¬
daremos esta ocasión para ocuparnos dé
él debidamente.
Cultos Sagrados
En la iglesia Parroquial.—Mañana do¬ mingo, día 4.—A las nueve y media de la mañana se dirá Prima y Tercia y luego la Misa mayor en la cual predicará el Rvdo. se¬ ñor Ecónomo. A las dos de ki tarde explica¬ ción del Catecismo, actos de coro y ejercicio del Sagrado Corazón de Jesús. Al anochecer se dará principio á la devoción de los Siete Domingos en obsequio del glorioso Patriarca
San José.
Jueves, día 8.— A las siete y media de la mañana se practicará el ejercicio propio del dia, consagrado á la Inmaculada Concep¬
ción.
En la iglesia del Ex-convento.—Mañana domingo, dia 4. A las cuatro y media de la tarde, se continuará la devoción de los Tre¬ ce Domingos en honor de S. Antonio de Padua, con exposición del Santísimo.

Registro Civil
Nacimientos Varones 0.—Hembras 0.—Total 0.
Matrimonios
Día 3. — Antonio Ripoll Cerdá, soltero, con María Gamundí Amengual, soltera.
Defunciones
Dia 28.—Catalina Miquel Colom, de 64 años, casada, calle de las Almas.
Dia 29.—Margarita Bennasar Vicens, de 48 años, viuda, calle Sta. Apolonia, (Puerto).
Dia 29.—Mana Costa Riera, de 8 años, ca¬ lle de la Marina, (Puerto).
0000030000000000000000003000
Movimiento del Puerto
Embarcaciones fondeadas Dia 31 Enero.—De Mahón, en 1 dia, laúd J. Pablo, de 14 ton., pat. D. Jaime Mayol, con 4 mar y lastre. Dia l.° Febrero.—De Cette y Barcelona, en 1 dia, vapor Comercio, de 293 ton., cap. don M. Seguí, con 19 mar. y efectos.
Embarcaciones despachadas Dia 27.—Para Gandía, laúd N. S. del Car¬ men, de 42 ton., pat. D. G. Casasnovas, con 6 mar. y lastre. Dia 3 Febrero.—Para Mahón, laúd Joven Pabl), de 14 ton., pat. D. Jaime Mayol, con 4 mar. y frutas. Dia 3.—Para Gandía, pailebot Roberto, de 64 ton., pat. D. M. Cardell, con 7 mar. y
lastre.
Dia 3.—Para Barcelona y Cette, vapor Comercio, de 293 ton., cap. D. M. Seguí, con 19 mar. y efectos.
0000000000000000000003000000
EE oas
SOCIEDAD ANÓNIMA
En cumplimiento de lo que previene el
articulo 15 de los Estatutos por que se
rige esta sociedad, la Junta de Gobierno
de la misma ha acordado convocar á la
General Ordinaria para el dia cuatro de Febrero próximo, á las once de la maña¬ na, en el local que ocupan las oficinas de la Asociación, calle de Buen Año n.o 6.
Y á tenor de lo que previene el arti¬ culo 20 de dichos Estatutos, los accionis¬ tas deberán depositar sus acciones con veinte y cuatro horas de anticipación á la señalada, en las oficinas de la Socie¬ dad, y recojer al mismo tiempo su co¬ rrespondiente papeleta de asistencia.
Sóller 19 de Enero de 1912.—Por la Sociedad «El Gas»: El Director Geren¬
te, F. Orespí Morell.
0000000300000000000000000000
Marítima Sollerense
En cumplimiento de lo que previenen los artículos 18 y 19 de los Estatutos de esta sociedad, se convoca á Junta Gene¬ ral ordinaria para el domingo 18 del ac¬ tual, á las diez de la mañana, en el local que ocupan las oficinas de la Compañía, calle del Príncipe número 24, debiendo los accionistas, para asistir á ella, depo¬ sitar en dichas oficinas por lo menos con veinticuatro líoras de anticipación sus acciones y recoger la correspondiente papeleta de entrada.
Sóller 2 de Febrero de 1912.—-El Pre¬
sidente, Guillermo Colom.
Se desea vender
Una casa y corral en la aldea de Biniaraix, calle de la Trinidad n.° 8, pro¬ piedad de Miguel Bernat.
Darán razón, calle de Moragues nú¬
mero 27.
SE VMDE
Un solar, de unos quinientos metros cu-a¬ drados, sito en la «Gran Via», de Sóller ad¬ juntos al jardín de D. Juan Aguiló; con un bomto plano pana la construción de una ca¬ sa emplazada en el mismo solar, que contie¬ ne fachadas con luces y vistas al Oeste, Sur y Este, ó sea sobre el jardín de la propia ca¬ sa y sobre la Gran Via; y una buena canti¬ dad de piedra acopiada para lá construcción
de dicha casa.
Para informes D. Miguel Colom, D. Anto¬ nio Rullán, D. Jaime Enseñat; y en la Nota¬
ría de D. Pedro Alcover-.

4

SOLLER

m m* m ECOS REGIONALES m m m

El trabajo nocturno
de los obreros panaderos
El lector sabra el intento de huelga que han tenido en semanas pasadas los obreros panaderos de Palma.
Su actitud ante la coalición patronal
de la «Unión Industrial» es bastante
seria y noble. Sus peticiones las creemos
bien fundadas.
En loque-parece no se han fijado al hacer sus peticiones es en la convenien¬ cia .y necesidad de protestar contra el trabajo nocturno, que como tal, supone una acción abrumadora y peligrosísima para la salud. Por esto alguien ha di¬ cho: que justo es que quien nos ali¬ menta de día, descanse por la noche, y que, si el sol brilla para buenos y ma¬ los, debe brillar para ricos y pobres.
La elaboración diurna del pan no es una idea extraña, no es una reivindica¬
ción de ayer. Mucho tiempo hace que los obreros panaderos la anhelan. Ya en 1715 (la friolera de dos siglos) lamenta¬ ban esta vergüenza social; en 1871, en París, una corporación profesional acor¬ dó la supresión de la labor nocturna, acuerdo que no llegó á la práctica. Más recientemente, en 1900, el Congreso de Sindicatos de obreros panaderos de Fran¬ cia, y en 1902 el Congreso Internacional de corporaciones de la alimentación, pi¬ dieron enérgicamente la abolición del trabajo de noche.
En febrero de 1909 se presentaba á la Cámara francesa un proyecto de ley prohibiendo la fabricación del pan desde jas nueve de la noche hasta las cinco de
la mañana. La prensa, las ligas sociales de compradores, las Uniones federales de la alimentación, los Sindicatos patro¬
nales, intervinieron en favor del proyec¬
to unos y en contra otros. Sólo los cató¬
licos manifestáronse netamente defenso¬
res del mismo. El arzobispo de París, el hoy Cardenal Amette, en carta que en 20 de noviembre de 1909 dirigía á los Concejos parroquiales de su jurisdicción, pedía á sus feligreses todos que apoya¬ ran el movimiento, les decía que propio es de católicos figurar en primera fila entre los que se compadecen dé las mi¬ serias del pueblo y que, no pudiendo suprimirlas todas, debían desear, por lo menos, disminuir su número y su ri¬ gor. «Si fuera necesario—decía—que nuestros obreros panaderos puedan lle¬ var una vida normal, imponer alguna modificación en las costumbres, alguna
mortificación á la sensualidad ó á la
mayor comodidad, los cristianos ¿po¬ drían negarse á ello? Mostrémonos pron¬ tos á hacer generosamente estos sacri¬ ficios, y podamos así conseguir una

reforma que reclaman á la vez la huuanidad y la religión».
¿Quién no recuerda haber leído en su día, en los periódicos, que monseñor
Amette fué al terreno de los hechos, que
presidió y habló, en aquel mitin contra el trabajo nocturno celebrado en la men¬ cionada campaña en favor de la labor
di.urna? La lección de los hechos, por otra par¬
te, no puede venir más en apoyo de nuestra tesis. El ejemplo de otros países ha demostrado que la reforma no es absurda. En Limoges, en Uouai, en
Doullens, ciudades francesas, se ha abo¬
lido el trabajo de noche; en Finlandia, por ley de 4 de junio de 1908 y en No¬ ruega, por ley de 24 de abril de 1906, está prohibida la panificación desde las
ocho de la noche hasta las seis de la
mañana. Pero el ejemplo más importan¬
te nos viene de Italia, donde una intensa
y bien dirigida agitación de más de veinte años consiguió la implantación
de tan necesaria reforma en 22 de marzo de 1908.
En España esta injusticia está por desfacer aún. Y loque tardará... Tardará digo en realizarse la reforma: l.° por¬ que los patronos son contrarios á ella; y 2.° porque no hemos de esperarlo siem¬ pre y ante todo del dios Estado, tardo buey. Por esto, veríamos con gusto que el gremio de panaderos de Palma supie¬ ra y pudiera razonablemente imponerse al respetable bloque de la «Unión Indus¬ trial» y conseguir en breve tan justa as¬ piración de la escuela católica-social.
B.
Palma, l.° Febrero de 1912.
Crónica Balear
Palma
El lunes último, en el edificio de la
Sapiencia y sobre el tema La cintat qui se'n va, dió una conferencia nuestro co¬ laborador el joven poeta y archivero de
la Biblioteca Universitaria de Barcelona
don Miguel Ferrá. Empezó el conferenciante haciendo un
llamamiento á la juventud amiga del arte y del espíritu mallorquín, para que continué la obra de la Arqueológica Luliana, obra concebida, dijo, no por ran¬ cios eruditos, sino por poetas arqueólo¬ gos, enamorados de nuestra historia, de nuestro arte y de todo lo característico de nuestro pueblo.
Explicó la campaña que cree urge em¬ prender en defensa de los monumentos y aspectos artísticos antiguos que dan carácter á Palma haciéndola digna de

figurar en la interesante serie de ciuda¬ des históricas españolas. Hizo una deta¬ llada descripción de la ciudad de Mallor¬
ca, lamentándose de la devastación y
desnaturalización de que ha sido y sigue siendo objeto su parte antigua y pinto¬ resca, la más apreciada por los artistas mallorquines y la única admirada por turistas y visitantes.
Explicó la conveniencia de que cuan¬ tos estimen estas cosas se unan para la¬ borar juntos en su defensa, promoviendo excursiones, exposiciones, campañas pe¬ riodísticas y conferencias encaminadas á despertar el sentimiento artístico en el público y propuso la formación de un Album pintoresco monumental de Palma antigua.
Añadió el señor Ferrá, que no trataba
de combatir sistemáticamente toda mo¬
dernización ó reforma, sino de inspirarse en el alto y verdadero sentido práctico, que no consiste en el estúpido espíritu materialista que se burla de los ideales,
sino en saber acomodar estos á las cir¬
cunstancias. Un espíritu equilibrado bus¬
ca la forma de conciliar los progresos modernos con la conservación de lo an¬
tiguo que merezca conservarse pero nun¬ ca desprecia y atropella esto último por
sistema.
El principal enemigo no es todavía el hombre práctico que levanta fábricas y almacenes, sino el filisteo que.destruye las obras de arte auténticas para susti¬ tuirlas por indignas falsificaciones.
El conferenciante fué muy aplaudido y felicitado por la distinguida concu¬
rrencia.
Al terminar el señor Ferrá dijo que muyen breve el poeta don Lorenzo Riber, Presbítero, invitaría en el mismo local, á los allí reunidos, al objeto de leerles algunos fragmentos de la Eneida de Virgilio, cuya traducción como sabe
el lector está realizando.
Recordarán nuestros lectores que hace algunos años la célebre carta de navegar de Gabriel Valseca, propiedad que fué del conde de Montenegro, fué llevada al extranjero para su venta, estaado en
tratos con el Gobierno italiano, el cual
la deseaba adquirir, ofreciendo por ella
100.000 francos.
Pero á pesar de estar depositada dicha
carta en el Banco Italiano, de Roma,
permaneció allí desde que fué sacada de esta isla, sin que el gobierno italiano se haya encontrado en disposiciones econó¬ micas para poderla adquirir;
Dicha carta ha sido traída de nuevo á
Palma y está en poder del abogado don Manuel Fiol, quien es el encargado de
venderla.
En primer término, se harán negocia¬

ciones para que dicho documento quede en España y en el caso de no ser posible, se venderá al extranjero, de donde, al parecer, se han recibido ofertas.
Han empezado en la Catedral Basílica las oposiciones á la Canongía vacante por
fallecimiento del M. I. señor don Juan
Garau y Vila. Toman parte en los ejercicios: el Li¬
cenciado Sr. D. Juan Quetglas y Prats, el Dr. D. Jaime Borrás Rullán y el Licen¬ ciado D. Juan Sabater y Serra.
De nuevo se ha constituido en Palma
la Junta de Damas para recaudar fondos para los soldados de Melilla.
Ayer, viernes, en uno de los salones de la Capitanía General se reunieron las citadas señoras, juntamente con otras personas, para continuar los trabajos á
la Junta encomendados.
Es siempre hermosa la misión de pedir para el necesitado; pero esta acción se ve enaltecida cuando se pide para el po¬ bre soldado, que lucha en el cumplimien¬
to de su deber.
La distinguida artista Sta. Pura Lagos se ha ofrecido para dar un un concierto en el Teatro Principal, á beneficio de los soldados que pelean en Melilla.
En el concurso abierto por el Ayunta¬ miento de esta ciudad para cubrir la pla¬ za de Archivero Municipal, han presenta¬
do instancias nuestro estimado redactor
corresponsal en Palma D. José M.a Tous y Maroto y D. Fernando de los Ríos Val¬
divia.
En breve procederá el Ayuntamiento al nombramiento del que haya de ocu¬ par el cargo.
Felanitx
La Sociedad «Banco de Felanitx», de
acuerdo con la Comisión de alumbrado
del Ayuntamiento, ha hecho estos días ensayos para la aplicación de mecheros
de incandescencia á los faroles del alum¬
brado público. Asegúrase que esta mejora, reclamada
desde hace tiempo, será un hecho en muy breve plazo.
En este mercado se cotizaba el sábado
el almendrón á 110‘00 pesetas los 42-38
kilos. Como se ve el alza se ha acentuado
bastante.
Se trata de montar en Felanitx una central de electricidad. Para ello se cons¬
tituirá una sociedad con un capital de 1.250.000 pesetas por acciones de á cien pesetas.

Folletín del SOLLER -3-
LA PECADORA DE LA CIUDAD
(Tradición de los rabinos de Jerusalen)
La muelle languidezdesus movimien¬ tos, la indolente elegancia de sus mane¬ ras, y en fin, todo su ser, revelaban una de esas naturalezas ardientes, ávidas de emoción y sentimiento, en que la pri¬
mera necesidad es la de amar, ya en
realidad ó en sueños, en el mundo ó fue¬ ra de él, sea por bien ó por mal.
Con una imaginación exuberante y rica, y un carácter independiente y fran¬ co, hasta el punto de odiar todo disimu¬ lo lo mismo en la virtud que en el vicio, y dotada de un fondo inagotable de ter¬ nura, de bondad y de nobleza, era Mirjhan una de esas naturalezas excepcio¬ nales capaces de elevarse en el sacrificio y la abnegación hasta el heroísmo, y en sus pasiones hasta el escándalo.
Antes de que se apagara el eco del tim¬
bre, entraba con la sonrisa en los labios

su sierva predilecta, Tirsa, que era una hermosa egipcia, la cual arrodillándose
á sus pies dijo con dulce acento: —¿Qué quiere mi señora? —¡Este manto meahoga... suéltamelo!
¡Los brillantes de esta diadema me hie¬ ren la frente, quítamela! ¡Las anillas de los pies me oprimen, aflójalas! ¡Oh! ¡todo me pesa y me cansa!
La joven, poniéndose en pie, fué ha¬ ciendo lo que la decía su ama, murmu¬
rando:
—Lo que á tí te fatiga, ¡oh flor de Ge-
nezareth! no es tu teristro de verano,
ligero como una pluma, ni la mitra con sus limillasy bellotas de color, tan arti¬ ficiosamente trabajada para tu frente: ¡No, señora mía! ¡Lo que á tí te fatiga, es el hastío que te devora el alma!
—¡Puede ser! Pero el caso es que ha llegado á irritar de tal modo mi sensibi¬ lidad, que todo me ofende y me hiere. Por ejemplo, en este momento mismo me está mareando el olor de tu piel.
—Es imposible, señora. No hace dos horas que he salido del baño, y me he lavado las manos al llegar aquí.
—Sí, pero no te habrás perfumado. —Es verdad... por no hacerte esperar,
señora.

—Pues vé al instante á mi tocador y
date alguna esencia. La muchacha salió y no tardó eñ vol¬
ver, diciendo con maliciosa sonrisa:
—Cayo Tulio Assirio, tribuno del ejér¬ cito y patricio romano, pide audiencia de despedida á mi señora, Mirjhan de Magdala, hija de Syr.
—Tráele aquí, pero aflójame antes las cintas de estas sandalias que me opri¬
men demasiado.
— Pues no están muy ceñidas, mur¬ muró la joven haciendo como que aflo¬ jaba, mientras decía: A bien que si mi señora acogiera los suspiros de ese ilus¬ tre romano, joven, hermoso, rico, ñola darían tanto que hacer las cintas y las diademas, ni pasaría gimiendo las no¬
ches.
—¡Despacha, habladora! La joven marchó, mientras la bellísi¬ ma judía decía para sí: —¡Los unos se ván, los otros se vienen y todo cambia y perece! ¡Triste destino de la humanidad, no tener una cosa fija en qué poner su alma! Al poco rato entró un joven como de veinte y ocho años, alto, blanco, de ca¬ bellos y ojos negros, frente espaciosa y altiva,[nariz cesárea, y revelando en todo

su porte uno de aquellos orgullosos pa¬ tricios romanos que llevaban en los plie¬ gues de su toga los destinos del mundo.
—Los dioses inmortales guarden á la perla de Judea, dijo saludando á la joven.
—¡El Dios de Israel proteja-al noble Tulio Assirio! respondió ella.
En seguida le alargó uno de los almo¬ hadones para que se sentara á sus pies.
El joven, tomando asiento dijo: —El augusto emperador me llama á Roma para mandar uno de los ejércitos de las Galias. La legión siriaca que ha de acompañarme, me espera en Joppe, pronta á embarcarse en los trirremes que esperan mis órdenes. Tengo, pues, que partir al punto, pero, Mirjhan, te amo; y si quieres retardaré mi salida hasta to> marte, según tus ritos, por esposa. —¡Gracias, noble Tulio! pero no puedo. —¡Oh! yo no he de hablarte como á una mujer vulgar de las cohortes de es¬ clavos que trabajan mis grandes bienes de Campania y Africa; no he de enorgullecerme ávlos pies de una mujer que
adoro como una diosa dé mi raza que desciende de los dioses, ni de mis dere¬
chos cúrales, ni de los brillantes desti-
(Continuará)

SOLLER

5

m m DEL AGRE DE LA TERRA m

Lñ BEN PLANTADA
Admirable Xenius:
Heu fet un petit llibre extraoi*dinari. Duyem en 1£ ánima una imatge borrosa. Vos
l4 heu destriada á la llum del sentiment pa-
triotich, y com una revelado 1‘ heu reproduida, guardantvos bó de retocarla sacrilegament. No li heu consentít á 1£ art més que les funcions eliminatories; y á pesar d£ aixó, millor diría, per aixó, cada linia, prenyada de trascendencia, suscita llarguíssims comen-
taris.
Enjelosit per altres temes importants, eus sorpreneu (no ab perfecta sinceritat, me sem¬ bla) del desvel-lament qu4 ha produit La Ben Plantada. Ab perdó vostre y deis Aforismes de Joubert y els llibres de Georges Sorel y altres coses per 1‘ estil, que sois parlen á la curiositat intelectual, es ben justa la prefe¬ rencia y 1£ espectació á 1£ entorn de la gentil minyona, providencialment escullida per esser superior á tots y de la familia de tots y
restaurar en 1£ ánima nostra la calor del vin-
cle gentilici. Se £ns apareix en un fons de diafanitat elénica,' y ens enamora y escalfa la sanch, aduch ab quelcom pecaminós (de que ella, sensilla y bona mes que £1 pá, n£ es¬ tá ben neta), com si una gota de matzina fos necessaria per encendre els grans apassionaments. Confesseu que vos també participeu del desfici. Aquest es el privilegi de certes creacions, que £s fan senyores del mateix que les ha infantades.
Amorosa Agua María
robadora de V amor...
Així com l4 amor á vegades premia la pa¬ triótica disciplina deis promesos que £s des¬ posen per conveniencies diplomátiques, així 1£ inspiració sobre vó desiara pera donar á 1£ obra concebuda ab designi filosofich, palpitacions de vida. Vos haveu recios en el laboratori, ab 1£ auxili, no del Diable, sino del esperit catalanesch, y n£ ha eixit una dona. El mite es criatura de carn y os; el simbol desperta la gola de clavarli les dents com á una codonya madura.
¿Es novela? ¿Es historia? Tant se val. La Ben Plantada entra desde avuy en la cate¬ goría deis essers vivents, ab una diferencia: que no morirá; pero diguemho ab veu baixa per no esvahir il-lusions, ja que sois criatura mortal pot esser tan fondament codiciada p4 els cors flachs que s4 ha de menjar la té¬
rra.
¡Qué ben vista la silueta, y que ben endevinades les adorables imperfeccions que l£humanisen y la fan ben nostra! El cap una mica cot, efecte de la rápida creixensa, la cintura un poch alta, les mans ampies y un poch bastes (com les heroínes de 1£ Odissea les devien teñir), la nuca ondulanta y com vensuda... ¡oh prodigi! ¿Y del parlar qu£ en direm? No espereu d£ ella acudits enginyosos px*opis ¡ay! deis qui tenim el vici d£ escoltar¬ nos. Sois una qu4 altra dita li sentim en tot el llibre, pero es prou pera mostrarnos 1£ áni¬ ma seua. oberta de pinta £n ampie.
Jo un dia escriguí: «Si la norma clássica signifiqués que la nostra Musa no £s pot dir Teresa... no m£ hi avindría». Per aixó, el cor m4 ha dat un salt al arribá al capítol Del dol¿íssim nom de la Ben Plantada. Ho hauría

jurat: ha nom Teresa, y no per etzar, sino perque mil rahons imposaven aquest nom
entranyable. Cas digne de notai-se, que la Ben Plantada
ens fos duta d£ Ultramar. La mare probablement la bresolá cantantü corrandes que, á mercé de la llunyania, recobraven 1‘ esquisitesa del perfum originari. De qué arribés de les Amériques fa pochs anys y 1£ oreig occeanich li batés els polsos, gracies ne sien dades al geni protector. Així dugué en la clara serenitat deis ulls el prestigi deis grans horizonts, sense ombra de superbia; 1‘imatge
exótica se recullí modestament en la memo¬
ria per fer lloch á 1£ imatge mestressa, la visió familiar de la patria. L£ apartament, com un filtre, restaura y clarifica; y el diari con¬ tacte ab 1£ actualitat grollera, deforma y mostía les impressions. L£ apartament convé pera servar «una Barga y fidel obediencia ais designis silenciosos de la rassa». Per aixó, la fresca melodía Qué li darem d nl el noy de la mare, el llenguatje sentit allá enfora, com eco isolat y dolcíssim de la térra embebida per 1£ anyoransa materna y la reverencia filial, sonen ara mes purs y escayents en els llabis de la nou venguda que en els nostres.
A vos mateix es possible que alguns anys d£ ausencia eus despavilessin els sentits, ja tan de mena penetrants, per descubrir la figura arquetípica dins la térbola confusió deis accidents y degeneracions que s£ inter¬ posen entre 1£ observador y la realitat essen-
cial.
Jo bé voldría parlarvos de \_1£ habillament de la Ben Plantada, del poblé hont estiueja, de la casa hont viu, de la fisiología, de 1£ inmersió del eos de deesa en la transparencia mediterrania, y sobre tot del promés, temut y presentit com una tragedia; pero no aca¬ baría may. Aquest promés donará molt que esbrinar ais futurs historiaires, y ara segurament ja es objecte de cavilacions y dispu¬ tes acalorades. Qui dirá qu£ es 1£ ideal classich, qui l4 intervencionisme, qui En... (ana¬ va á citar noms, més crech prudent reser¬ varlos). També es possible que qualcú trobi escessiva la severitat ab que tracteu aquell actcn’, y cregui que si ens deixa temporalment, sense desvincularse per aixó, la culpa no es seua sino deis que aquí li regatejam lo que fora li aboquen á mans plenes.
Belles coses podrien dirse de 1£ Intermedi, de Una bailadora, poemet volátil, y punyent, que en sa primera aparició dins el Glosari, ja va clavarme el seu fibló d£ abella; de Una dama excursionista, que xiscla en les altu-
res «pera que la seua veu ompli les grans concavitats de la térra»; de la visió de Tívoli, de Ies paraules profétiques y emocionants que hi sentireu, y de tantes págines harmonioses, inflades com vela de navili per un fort alé de poesía. No les heu escrites, no, ab atropellada negligencia. Tenen la gravetat y el dechor y la volguda elegancia de qui s£ habilla curosament pera fernos la presentació de la dilecta filia, criada ais pits de la mes pura catalanitat, que així pogué ma¬
nifestarse al devot cavaller: «Tu formulares
ma definició, que es una manera de conquis¬ ta... Millor me sabs tu que jo mateixa... En veritat sé dirte, Xenius,,que la gloria futura de la teva rassa cap criatura nada en dolor será próu á contar.»

Be dieu. Siam fidels á les ensenvanses de la «Doctora d£ harmonía» Pensem en les con-
suetuts del nostre vell Dret; pensem en el Lli¬ bre del Consulat de Mar; pensem en Empu¬ ñes y en les excavacions <F Empuñes; pen¬ sem en Esculapi, mimen tutelar de la nostra restauració clássica; pensem en les Cróniques y en 1£ Art Magna; pensem en l4 esculptura d£ en Ciará; pensem en el nostre parlar que, després d£ un sigle de barboteig literari, ressucita avuy á ni vell de cultura...
Y, si us plau, tinguem també un recort de reconeixensa p£ el bon senyor de Yilanova y Geltrú, pare de la gentil minyona, flor de la
Rassa.
Per relligar la rompuda cadena de la tradició, que tan lluminosament evoqueu, calía la paternitat del modest vuitcentista, anell necessari entre els avis y la Ben Plantada. Sense els dies febrosenchs deis Segadors no
haurían arribat els dies serens del Instituí d’ estudis catalans. Sense la llavor del vuitcents, no hauría florit la maravella.
Joan Alcover.
0009000000000000000000000000
PETITES CANSONS
IX
AUSENCIA
«Tot un día, tot un día...» Altre temps el cor sagná perque el belí sol no sortía. ¿Com porerló aquieté
si som tan a lluny aimia que hi ha tei’ra y hei ha má
separant la vostre vía tant que no heus puc aguaitar?
Mes cada dia he resat
mots d£ amor qu4 han murmurat
vostre coret i mon cor.
Quant vendré al vostre costat tot seré santificat, de les llágrimes que plor.
X
PLANT
Quant el vostre bell parlar aquieté 1£ ánima mía pensava mai més cantar altre rima d£ ag’onía. Mes al cor torna argollar lc anyoransa i melangía. Vulgaulo m£ aconsolar amb la vostre parla pía. Que sou sol de primavera i estau sempre rialera i duis llum de paradis.
La mar del cor tost s£ amansa
si un esguart de vos alcansa i amb 1£ esguart vostre sonris.
Joan Capó.
oooooooooooooooooooooooooooo
UN MAL SOMNI
Dijous de la setmana passada £m vaig ador¬ mir llegint la primera plana de La Ultima Hora, y vaig somniar coses tan rares, qu4 ara les vull contar ais meus lectors per si qualcún les m£ interpreta.

Vaig somniar qu4 era inspector de policía de Huesca, (figurauvos quins carrers tan trists, quines atlotes tan cursis y quins militars tan mostiis!), y me trobava de tertulia amb la meva senyora a ca £1 Delegat d£ Hisenda. Ella parlava així com poría en la de Cervantes, y jo que suava de sentirla. Un empleat gallego, qui me llegia el sufriment a la cara, s£ acostava y me deia a 1£ orella:— «Si ustedes lus mallurquines hablasen siem¬ pre en castellanu comu nusotrus, otru gallu
les cantara».
—Molt senyor meu, dispensi,—li contestava jo tot cremat,—si vosté parlás en la llengua que Deu li ha dada, en lloc d£ escarnir la del próxim, perventura els castellans de
bon de veres no se riurien tant de vosté y del seu aséntu.
—«Hola! saltava aquí el Delegat,—ahora voy á meter yo mi cuarto á espadas en la
discusión de ustedes. Esto son doctrinas sepa¬
ratistas, y á buena hora se me viene ustez .con ellas. Pronto les ajustaría yo las cuentas á esos tíos catalanes, que no sé lo que se ha¬ brán figurado. Con solo aplicarles la primera columna del arancel, veríamos si sus paños arrostran ó no la competencia de los paños ingleses.»
—Per de prompte, — replica va, — vosté £s cuidi d£ aplicar an el sen castellá les regles de la Real Academia, y...
En aquest punt sentíem una partida de trous y de riayes, y sortint a la finestra véiem
una cosa
com un fantasma, com una ombra, com un dormit entre desperts,
dins una casaca vella y manllevada d£ académic qui, agitant furiosament la carabina de Ambrosio, desparava gran profusió de tirs al aire contra en Tous y Maroto, el qual mostrantli el llibre de La Ben Plantada, li
deia:—Vosté llegesca el capitol vint y hou, y
llavó ja 4n tornarem parlar d4 aixó de proses poé tiques.
Pero el revenant, girantse al Delegat de Huesca, qui assentía amb grans móstres de aprovació, exclamava:—«Crea V. que el ideal de los cantonalistas literarios, como todo lo que no tiene razón de ser, está herido
de muerte».—Y calantse unes ulleres en tela-
des, estenía amb fecha 25 janer de 1912, la papeleta de defunció a una Resucitada.
Amb aixó entrava un bon sol per totes les finestres, pero defora 4s sentía el gemec d£ una óliva cantant en punt de mitjdia.
Adanís de da Lduna.
oooooooooooooooooooooooooooo
PENSAMENTS
Molt sovint sa prudéncia no es mes qu£ una precaució de s£ egoisme.—De Chesnel.
Pera jutjar de s£ importancia d£ un indivi¬ duo s£ ha de pensar en s4 efecte que causaría
sa seua mórt.—Levis.
Es laboríos paga sa seua vida; es peresós
la roba.—Focilides.
Viurer illat es es castig d£ es qui vól ele¬
varse en demasía.—Saintine.

Folletí del SOLLER -31-
EN AUPIT
llibertad. Al descobrirla el pastor a 1’arri¬ bada, li sortí a 1’ encontré alannat. La dona, tot-d4 una, li ficá el fibló de la mala nova, y ell, al sentir el dolor de la picada verinosa, partí com un bou orat quant li agafa mosca, cap-dret a Inca a contarho an el micer, pera veure qué hi havía que fer llavors que la ferida era fresca.-
A la nit el sen Foguer y sa dóna se trobaren a ca-seva, a la Rota de 1’Ermita, junts y sois, desconsoláis y abatuts.Lo que s’ havía de fer era anar a ciutat y robar en Rupit d’ amagat de son pare. Aixó era bo de dir; peró,ferho, ja era altra cosa. En Rupit voldría fogir amb ells y deixar son pare? Qui havía d’ anar a cercarlo. Un cop trobaven que era mes convenient que hi anás el sen Ramón, y suara los pareixía que la dida el ginyafía 'mes aviat a partir.
En parlaren moltes vegades y molts de dies; havía passat més d’ un mes quant

s.’hi encaminá el sen Foguer. S’ eren entressentit, y sabien que en Rupit anava á fer feyna a una fábrica de flaqades del
carrer de la Travessa.
Allá, un troq lluny, amagat a dins una reconada del carrer, l’esperá el pastor a la sortida, no volent anar a la fábrica
pera no fer fressa. Era prop de la una quant amollaren la gent, y a la fí li va semblar qu’era en Rupit amb dos atlotets més de la seva talla. Veient que se ’n era separat, s’ acostá an en Rupit y, agafant10 per un braq, se le ’n va menar á un al¬ tra carrero mes solitari. En Rupit estava desconegut y desmillorat. El sen Ramón 11 doná menjar y diners y li parlá d’ anarsen amb ell a la Rota, aon la dida 1’ esperava plorant desde que era partit. En Rupit 1’ escolta va trémolos y assustat: mirant per totes bandes, quasi no deya res, ni tant sois contestava; y de sobte va ex¬
clamar, espantat:
—Vet-allá mon pare,—y fugí correns, dient an el pastor, mentres partía:—Ja
tornareu un altre día a cercarme.
En Rupit, de día, anava a la fábrica a traginar carbó de pedra desde el pati an el deposit del costat de la caldera, amb aquells dos atlotets qu’ el sen Ramón havía vist. Eren dos pillets desvergonyits y

de mal cor, amb el barret ben ficat, elgec mes ampie de lo necessari, calqons mal lligats que de tant en tant s’ aguantaven amb la má esquerra, y núes les carnes, y els peus bruts y serolosos com. llurs robes. Sovint se reyen del pageset, 1’ insultaven y a voltes li pegaven. Un dia, mentres en Rupit se ’n anava carregat amb la sanalla de carbó, un d’ els dos pillets, de part darrera, li va ficar una agulla a una anca. En Rupit va fer un gemec ofegat, llanpá la sanalla, s’ abraoná a 1’ atlot y el va tirar a térra amb un esclat. Un obrer que en aquell moment va compareixer els va departir, y escoltant lo que li deyen els pillets, qui donaven la culpa de tot an en Rupit, li va pegar un parell de galtades. Aquest se posá a plorar y no va badar la boca.
En Rupit habitava amb els seus pares un piset interior del carrer de la Gerrería, sota la teulada. En el piset no més hi
havía una cambra de dormir vora 1’ en-
tradeta, la cuyna en el fons amb un finestró amb vista en el camp per damunt la murada, y al costat de la cuyna un rebostet dins el qual quasi no hi cabía el Hit de tela sobre el que dormía en Rupit. Lo que més el molestava era 1’ olor de rescús, d’ acubat y de brutor que tot feya,

inclós el menjar, que sois amb gran esforq s’ enviava.
Sa madrastra era una senyora, més ben dit, una dona morena, de bones carns y de mitja edat. Usava sempre veslits clars vistosos y de mal gust y anava pontinada de l’hora, la cara ben empolsada, esbravantse del seu eos forta olor d’ au-
mesc. Quasi tot el dia jeya, lo mateix que en Sidoro. Passaven 1’ un y 1’ altre les níts fora de casa. Així era que en Rupit ja no los veya gayre, y sempre que los sentía se barallaven. Aquest menjava lo que li deixaven aparellat a dins la cuyna, y se ’n tornava a la fábrica si era al migdía, y si era a la nit se ’n anava a descan¬ sar sobre el seu ja^. A voltes les veinades li donaven un poc de sopa calenta y esta¬ va qualque estona amb llurs infants, Pin
Sidoro no ho volia.
A últims d’ Agost en Rupit va teñir escarrufaments de fred. Ja feya temps que tossía, una tossineta seca, com si tengués aresta a la gargamella. Dins el Setembre se li va descompondré el ventreil y li oomenejá la febreta seguida, amb suors fre¬ des durant la nit. Llavors vengueren les

(Se continuará).

Juan Rosselló.

\\]

0)

0

r

r

a

(/)

tn

m

s

w

r

>

c

> Hl S5

3

Mw

O Hl
ss

o’
cd’
o' o’
'5

5o

o-,^•CD CDr>S

rij

OU 2 c

B B

rn

§- 05 S5, O

^

P

fcq
E. O-

►>

¡—

CD

o

«H p 2 p

®

¿2.

Q5 ~ p O

»

P

p o o
“ •

2 P>

bo

E H3
v-
Óq

3t® O 3 ®o Q 3

O

3

p

tgüSOdi P"-tS* Oxp>

V3 o'OQ 2 «I íl O §

O?

td

hcl CO 3 2. CD 31

2 -¡

^

p O O"

OP

p

¡>

o

o

CD'

3 a & o

td CD *"S P td

33
-3 CD

so

o 3 3 aq o Q O 2.

gB

- 11 s P b

>

^

a

5 o P CD

3' \_ ^a

p

03

80 7 *<

O

p cr

Cl P

®

Ho CDc n *T3 2. O o. CD g. CD S

2. i «r 0°cDQ pp

D

op

O

cl

-3

2. CD Da 3 p 2.

Cl

3

p

^5-

ex

p

2

z?. CD"O pIo \_pU3 p> P <-* I P“ P

p

p r*

p ®

pp

-3

1

*P

CDPP

-p

%Cl

a

cn

-3

' B o C O CD O5:

3

<

O

CD

CD

3 p <J O 2.

O'

p

3 S 3

p

P p• — ° 2®CD \_ NCD ~ ® T3 CD mp

o ^ B2.

-

-3 05

CD

CD OVJ
ae CD
1—

o. cd —o 02®“cdC5oP05OCD'—• Í— U> 22B T3g 3

3

p

3

i'

O2
ZL

y-' 1 \_

o

»

ef P o O rE ®

p*

O

-3

Sí:

CD CD

cd

p
Oq
■CD
c

O cjj

»- o 2 3

-*
aq-

c\_ OOO CD -
••-

B

55,

Oe O
CD

$• 55
O

S. 55, O- & ^ B

p-

3

5O 4
»

P

o as rr

•

*" aq rjP 3 *-v (-J td CD 2C1- O o ; o

■-s cd 1

-

O CD
* I—

.D
Íí>

o

ÍJ

p “ O

H-, o

í33

<r» aq

O2

O F g Cl

CD

\_Oorqr- o C)—
<1
<T>

«2

0s*
O

?'

•

•"

-
pl

td

gO
«H

?? PE1 CD § o O

p O B

pO

CD p

h

¡>

O CD

o

¡>

ff§3° - C • ^ PSt)5 *-a

w

O

^

Qo

o 2. o 3 5. §.

S' ^

g-

-\_

er-2CD* ®^ td -s ¡>

qP • ° O O »

On

3 O
o

©• 11»

o

3

O

ÜO

aq2

eo

td

03

OEOI gí." f—1 «HcBg» p CN'- CD pt CD -3 2* n so

-o

O B5

O

D

g-

O

CD'

- 1—1

—iO» Cdcrq dO CT¡ Ed . •
O

i

2-O Cü;2 td o>c> 5£ o

b

p

50

cd

B

Q> v¿.OOo•• IO—I *p

°

2 W

O

S te
a

31 CD CD

P
<rf

CD\_ rr Td o. —i 1-5 g o 2.

*

2O

r“ o

\_

05

. a p

Pi

cd -o

ü°

t»

cf

*

s. O c? 5§
£0 O te
O

O

p

O 1*0 05.

•
gca

03

o

ae

CD

ir • *Tj o

C
b»

td

cd

cp -

C?

O

LJ>¡— ~s K 0 C/3 CD-

2 cd“

C

td

td

-5

b 0 O < CD ¡> te i

2.

uj

O

O*

CD

C • ^ 03Z.D cp Cft

^
Sí ^ 03

-s CD

O

td

CD

¡* üO F

°e

5. o teW O oc* ^D

^O- O

p O

bd cp

03 »-5

? i

||^ ?üS;* 5>-* l£0a <>o§v-S.55 OP O

O

°

mw

O*I-J

’

a\_ p c 03 »aq 2 p c~

p

2

p.5

te o
pp

as

3>

P®

td

t>

te

O

O ® - O O

^'

O

o

3

tesr 2. r k<g 2 o

55,

O

o

cd

l>r P cd gq < CD OD

o — O

D

5-

°

O

e-L

oo

CD

í\_
»

Op

td

5 te

<» te g P p! ° ° e\_, o s CD'

td

05

C

pN aO’

ex o o o- o

o

73
td

P o§o. P CtN ^ 2P O

O

p o ^

os

55.

O

te

P7

u.

^E

55 sxo § o O

23

-

oq

«-i CD- . ^ o
2—1

®>

td

o CD P

c7

p’ o’

O

3 te
teP te
tB
te

W p 3iCD
P■

O

s0 ex

te

O

oaq pp

c- O 3 p te O

g'
Uj. a>

«H 05 exoq 0 • Bt

p

g 3 te g

B

2.

td

? §

**

-

p

p

te p
*<

3

c 3 -p -• c

o 2.

C5

73
PO

te c

CD

-cl

P

OP

q ex — 03 g> “S O -3 P 2o CD

0 3

o

3

“ cr

03

B

te P

p

O

r-+-

CD

cr p—
p

ex
oq

73

aq te S

o

O

Bt

o

o\_ td “ 2.

3

p

ptd

p

p

Oí c

te

o

o

p-

Q. P

-~c

03 r<3 Pehx cP p o te V—Nw 73

W

CD

Q<35- 7p. 5

^ p

p

S <¡

O2

íh
o

E

Q

*■

<1

o

7.

o

p

cr

ex

te p 3-o05t-3e. o m 3 CD 05^3 üa^P

Nv'-

pp

o
O — p os-

te‘ te O W

p —2. ex p

— P

3 • 0 X3 3

—

CD

ex
P 05

o

O 7.

t^i ^E B

p

s

o3

p

p 05 2P td

—•
-¡

'

te

73 —■ 2 o

2 P p

31 o

td

•

p cr

ex

p

te

CSJp p-p

p’

¡>

te

p ex

o

O

p

t6”

2' q\_ ex 3

O

o p 2 o O

°

O

o

B

O

p

p

cr

¡>

o’
o"
p’
.td

O
a\_i o05 •

>

cr

o

p

p

cr

<1

o.

p

«HOas C5' tj> pbd
t>°q p

3 p sr 3 p

*

2 Cl

O

O-

2

2. CB

p

CDP~ O CD CD

aq
^= CD- Uj

C
CD'

p aq

05

Cl

O

p CD tü S Cb CC 2 GQ 2. ® 0733 S

32

d ® & p

2.

3

®

Td

1

CX

<35

CD

p

« ^

eT

0-1 2 3

,—p

2.

t-d

' P
p'73 p r-

H ® <í r-

a-

rs

D

03 -ro 03 *-»• CD oT 03 05 ~- ex p ^ 5 2g-'*3 2 oi

^

OO

3

b

td

O 03

p ^ c & 2

o

3

g-S O)'

t7

op

a

ex

o

CD aq

CD

p

-i

p 5' 2. ex \_\_ ff2 3
td

PO

3

3. P'

o “ ^O o

o

B

<—

CD

W Mi a> CD“ 3 3 ^03CD ■.

^

p? O ^ “ ,p
aq

I 3

05 05 r~ ^ O °>

P

C

P

3

p

o- p

c

B

P

<

CD

POB

o> 3

PP

P

gS05 2

ex

cr. 3

o

p

OO 3

o

CD

c aq

3

CT*

K><!¡act—1qCoD7d® CD OCDt—1

^o

p-3

1— Pi»p—■P' CL -•o

cr“

-3

CD

73

P

CL

P

Si

O

E CD

3

p

o

aq

o

c

®

70 CD LJ- 03 ®, 05 Bi p aqo \_ O

p

p

E

M

"V p ^ ^

3

CL

p

B

<-l

CD

CD

o - P w

Cl. ®

mo
aq

E CD

3

O

p

O 05

05 00 CO

ob o<

te«a

-1

ao

LÓ

co ■

O

05

->

OT

O

0I51 ¡1 o>

2»

00

I «>

co 4-

!

11

| | ! C5 qq

05

LO

LO

vx

O't co

4^ IÍP

o

p

p

o*

”2.

DO

es

os o O p

B

ex

TERS CONSIGAEFDRTULC(MMa>nyvrjic—eu-rso,«PItluSgp»YMARIiTOSCASTEL COMISNE,REXPDICONSIEtsapliñ,NvegcóADUN REDUCIOS(Franci)DEAGENCIA CETE PRECIOS

padComeías TRANSPOTE LOUIS TRÁNSIO,=

regulsDEESPCIAL

lasServicos Adgeente
—Ijpl

SOLLER

7

9

t

♦ ♦ TRANSPORTES TERRESTRES Y MARITIMOS

t

♦

LA SOLLERENSE

♦

❖ de JOSé COII

f t

♦ Casa Principal: CERBERE.-Sucursal en CETTF-12, Quai (le la Republique ADUANAS, COMISIÓN, CONSIGNACIÓN, TRÁNSITO

*

♦

Agencia especial para el transbordo y la reexpedición de frutos y primeurs
SERVICIO RÁPIDO Y EOOISTCbiMlIOO

♦

* é

♦

TI pelipefrnonnno,l

Cérbere>
Cette?

i-09
4>18

C -.4

Ti pelipepgrraammaaqs,!

José
Coll>

Co11" CERBERE.
Transítaire - cette.

♦é

9
igoivBernard Ripoll 9 Fondée en 1898
11, Rué de la Répub ique, 11—PÉRIGUEUX (Dordogne)

Expéditions par wagons et en sacs de — -
Noix, Ohataignes et Marrons
Sjpéoia-lité de oolis - postaux de ÍO Kilos

Télépbone, 0.87 $ Adresse Ttíltígrapilique: RIPOLL Périgueux

é

é^LéééééééééééééééééiééWWW é

©©©©©©

©©©©©©i©

©©©©©

Exportación de FRUTOS ¡p

ESPECIALIDAD EN

j¡¡

Naranjas, mandarinas y Limones

'VICENTE OINER

CARCAGENTE (Valencia)

PROPIETARIO DE LAS “ MANDARINAS - GINER „

.MUI
L©I©I@J

Telegramas: C3-1IST E R,

M ^
lqiqtqiq]

LA SOLLERENSE

Gaja española de comisión y exportación
de
¿5
Damián Coll

3, Itue Fraii^ai§e9 3.-PARIS

Ofrece servir con la mayor prontitud, esmero y economía lo mismo á los que importan á este mercado sus productos que á los comerciantes establecidos fuera á quienes pueda convenir surtirse en esta plaza.

— Se sirven encargos de toda clase de PESCADOS FRESCOS —

Dirección telegráfica: DAIVIIACOL-PARÍS

163-52

*r*)9p* Á30"5- ,ty3045‘ <v30v5,

*?*)£?*

cip

"\\ <3P

JE

=F. ROIGi “§■

PUEBLA LARBA - Valencia

¿fe

op

Exporta buena naranja.

¿fe

<p

Garcagenie—Puebla Lar^a—Alcira—Manuel ¿fe

C

Telegramas: TJOK? — PUEBLA LARDA

c■ripr ¿V*iJxXírL3U

í¿304>

433^

*438^* «SS* <^3S’5’ <€8* «89*

vapor lindad de lóller

DIPLOMA DE HONOR

IMPORTACIÓN DIRECTA

EN LA EXPOSICION DE BURDE03 1908

24, RUE RAVEZ, 24 — BOgOEAUX

♦> ♦>

o

♦> ♦> ♦>

O ♦> O ■

-

►> *:♦

♦> ♦>

Comisiones, Consignaciones y exportación de frutos del País
Mandarinas - Ananas - BANANAS - Cocos - Nueces

del Brasil - Ciruelas cT Ente - Uva fresca del país -

Dátiles inuscades - Kakis del Japón - Naranjas y Limones
Especialidad en frutos de primera calidad á precios moderados Dirección Til i gráfica: ENSENAT - Bananes * BORDE AUX

£hp

ai

•4

-Oí

m

S
O

MI

■tí

eJ

fí nd CQ

m
m
ctl GSi
«■=*]

CQ

Q

t*

<1

Í2. Q-

M

tó

cq

o

m

HH

CO

cS <1
f-t ClJ

AAAAAAAAAAAAAAAAAAÁAA
jVíarlín Carcasona
rrrrrrrrrrrrrrrvrrrrr
El más cerca de las Estaciones : Junto al Muelle: Habitaciones
para familias y particulares : Esmerado servicio á carta y á cubierto : Cuarto de baño, tim¬ bres y luz eléctrica en todos los departamentos de la casa : Intérprete á la llegada de los
: : : : trenes y vapores : : : :

Plaza Palacio, IOtBARCELONA
“
lili

■tsr

6ran jdoíel Qltrairjar

]ON la reforma del
edificio proponen-
se los nuevos propieta¬

Hotel Universo

rios recuperar la fama
universal que este es¬ tablecimiento había al -

canzado. Al efecto,

embellecidas las habi¬

Propietarios: OLIVtRAS Y SANVISENS
BAQCEDONA + T +

taciones y ampliada la
renombrada cocina es¬
pañola y francesa, pe

cubar de esta casa, no

r% dudan los propietarios verse favorecidos por los hijos de estas Baleares, que
*
siempre honraron el citado hotel con su presencia.

Representante en todos los trenes y vapores—Coche particular de la casa.—

Habitaciones exclusivas para familias. —Hermoso cuarto de baños.— Timbres eléc¬

tricos en todos los departamentos.— Hotel el más* próximo de las estaciones,

lie, aduana y centros oficiales.

Plaza de Palacio, 3. BARCELONA

: : : de Domingo Picornell : : :

SERVICIO FIJO Y REGULAR

entre los puertos de Sóller, Barcelona, y C.ette Valencia y viceversa

El CIUDAD DE SOLLEE tieoe 540‘6‘6 toneladas de registro, posee dos es¬
paciosas cámaras con amplios camarotes con luz eléctrica toda la noche y trato esmerado por todo el personal de abordo.

De Sóller para Barcelona los días 5, 15 y 25 de cada ines.

i De
*

Barcelona

para

Cette

»

» 6, 16 y 26 »

»»

De Cette para Barcelona » » 9, 19 y 29 » » »

'

De Barcelona para Sóller » » 10, 20 y último » »

De Sóller para Valencia » » 1, 11 y 21 » » »

De Valencia para Sóller » » 3, 13 y 23 » » »

CONSIGNATARIOS -4-

En SOLLER: D. Ramón Coll.—Calle del Mar.

En BARCELONA: Sr. Mitjavila.—Comercio n.° 29, frente la estación (le Frailtid.
En CETTE: Mrs. A. Alqnié y C.ié—Quai Republique, 17. Teléfono, 74. En VALENCIA: José Borrás.—Grao, y despacho de Aduanas Sres. A.
Ferrer Peset Hermanos.—Grao.

ISL
COMPAÑÍA MADUOL^QUINA DE VAPO^E^
Servicio oficial de Comunicaciones Marítimas rápidas y regulares entre las Islas Baleares, Penínsela, Extranjero y viceversa

« Salidas fijas de Palma para Marsella >
Todos los Domingos á fas 9 mañana

i Salidas fijas de Marsella para Palma >
Todos los Miércoles á las 8 mañana

——— CONSIGNATARIOS •

ALICANTE. “Isleña Marítima,, (Sucursal) Bilbao, 4 MARSELLA. Sres. Mayol, Brunet y C.a Ríe Republique

ARGEL. Sres. Sitjes Hermanes.

VALENCIA-GRAO. D. Juan Domingo.

BARCELONA..“Isleña Marítima,, R. Sta. Mtínica, 29 1B1ZA. Sres. Wailis y C.a

Vapores de 1.a clase: Rey Jaime I - Rey Jaime II - IVliramar
- Bellver - Mallorca - Balear - Cataluña - Lulio - Isleño -

Ciudad de Palma - Formentera

Servicios combinados á fort-fait en conocimientos directos para los principales puertos de Inglaterra, Alemania, Bélgica, Holanda, Dinamarca, Suecia, Canadá y para todos los que concurren los vapores de la Trasatlántica Española y de la Compañía Correos de Africa.
— Domicilio social: Palma de Mallorca — Dirección telegráfica: Marítima-Palma —

S5Ü 8

SÓLLER

■ATAS

(C’Aar perico)
COLÓN, 17, 19 y 21—MAURA, 1, 3 y 7 y JAIME II, 68 ■ ♦ ❖ ❖ PALMA BE MALLORCA ❖ ❖ ❖

para Siftsra j SASTRERÍA, CAMISERÍA,

I YY S C OMBREROS PARA SEÑORA

l

Esta casa á pesar de obsequiar coa Cupones á sus favorecedores

N*mostrará siempre ser la que vende más barato.

Almacene; jVlotttanerG\\ 0 Sindicato, 2 á 10 y milagro, 1 á 11 PALMA DE MALLORCA

IjJ Pañería,, Sastrería, Novedades para Señora y Caballero. |||
Camisería, Lencería, Mantelería, Confección de blanco, Géneros de

punto, Estatuaria Religiosa, Plata Meneses, Medallas, y Rosarios.

OBJETOS PARA REGALOS

Efectos Militares, Uniformes, Gorras, Espadería, Corbatería,

—Tapices, Alfombras y Cortinajes. =====

^

En la Sucursal Can Bitla
leehas ? BASTB1BÍA 100ÍÓM1GA t'it! A9

PIELO COLL IF. REINES
fililí BUSQUEIS Successeur
AUXOHÍBÍE (Cote d‘ Or)
SUCURSAL DE LA CASA COLL, de Dijón
Especialidad en patatas y demás artículos del país. Expedición al por mayor de espárragos y de toda
clase de legumbres.
— SERVICIO ESMERADO Y ECONOMICO —
Dirección telegráfica: Pierre Basquéis — AUXONNE

PLATERIA
DE
Calle del Príncipe n.° 13.—SÓLLEIj
«»=3i<S=-
Este establecimiento, situado en la céntiica calle del Príncipe, ha venido a satisfacer una necesidad ya sentida en Sóller de tener una PLATEBIA PERMANENTE.
Encontrarán en ella los solierenses un completo y variado surtido en objetos de dicho ramo.
- PRECIOS ECONOMICOS -

Precios alzados para todas las destinaciones

Servicio especial para el trasbordo y reexpe¬

dición de naranjas, limones, frutas frescas y secas

—

y demás artículos.

M. BERNAT Y A. PONS

Quai du Sud, 3^CETTE^(Herault)

Teléfono, 4-08

Telegramas: Bernat Pons =

Maison Guillaume Coll
FONDEÉ EN 1902
Expéditions de toute sorte de fruits et primeurs. Spécialitó de peches mol les, pruues reine-claude, raisin chas-
selas, abricots, etc. Ai’tichauds, asperges, salades tóate sorte de légumes.
* TRES BONS EMBALLAGES <*
cempiet de coUs-postaux de II i poiir la France et FEtranger
ADRESSE: G. CCODDTAvenue de la Pepiniére (en face
du Marché en gros) á Perpignan (Pjreilées Orientales) Adresse téiégraphique: COLL GROS MARCHÉ Perpignan

Almacén is F1UT0S 1SPASTDL1S
ESPECIALIDAD EN FRUTOS DE PRIMERA CALIDAD
AL POR MAYOR Y MENOR
Libourne—Place de 1’Hotel de Ville
Naranjas, Limones, Mandarinas, Granadas de España, Dátiles, Pasas, Uva fresca, Higos de Malloica, Ciruelas
— — PRIMEURS DE ESPAÑA — — Bananas, Ananas, Nueces, Avellanas, Cacahuetes, Castañas,
Ajos, Cebollas, Charlólas TELÉFONO, 131

$

Importaciones y Exportaciones
DE
i FRUTOS, LEGUMBRES Y PRIMEURS I

fg FRANCISCO ARBONA i
i

i

6. Cours Julién. 6.—MARSEILLE

1 Expediciones al por mayor de naranjas, mandarinas,

¡¡
i
i n

¡imanes, bananas, driles, higos, uvas pasas y en fresco. Especialidad en toda clase de frutos y primeurs de
Eapaia y Argelia.

i

FRUTOS SECOS DE TODA CALIDAD

i

BARBONA-MarseiI le—Teléfono 29.68

ll Sérmelo rápida y económico en Lodos los servicios

§

SÓLLER.—Imprenta de «La Sinceridad^

A^A 4^A MM A¡f¡A AÍA AfeA AfA AfA AfA AfA AfA A,f,A AfA AfA AfA MM AfA AfA AfA A¡fA AfA AfA AfA
MAISON

vm IS0B MUIDOS

28, COURS JULIEN — MARSEILLE
Adresse téiégraphique: ABEDB Marseille

De venta en la librería

Succursale á LAS PALMAS (Gran Canaria) Calle PerdoillO, 16
Télégrammes: A-I^BOISTA. Las Palmas

“La Sinceridad,, Fruits frais, secs et primeurs de toutes provenances.

San BitoW, 17.—SÓLLER

Importation directe. —Exportation.