AftQ XXVI (2.* EPOCA) NUM. 1252
AftQ XXVI (2.* EPOCA) NUM. 1252
I

SÁBADO 3 DE ABRIL DE 1911

SÓLLER

SEMANARIO INDEPENDIENTE

® FUNDADOR Y DIRECTOR; D. Juan Marqués Arbona,

REDACTOR-JEFE; D, Damián Maya! Alcover.

REDACCIÓN y ADMINISTRACIÓN; calle de San Bartolomé n.° 17.-SÓLLER (Baleares)

BBHBBfBata sen® Ü«Í3B HSCP3 RBffl m b a b w tu d n rs a n ra n » n a s m a» a u
CP5 n b ¡a h a » h □ a n a b a b a u K2 a k a si

BBBBBBBBünnnBBBBBBBBRBBB R0E5E KBnHBBSIHnaBBBBHBBBBBaBniBniaDH

BRKBInSB!I-iy?s&sttn¡>is*BftlB2KraMBBaBK?HJNBBRIfBt¡BBHBBBBHBHHnBnfSBnBrcicBBEEfl9B!m iaBDiafffnlBBBnRaBals!SsIoEsasBmSBHRgha3nSfaHEBsffaMaBaBBBniasBnfal&nBB2iajanBBBiRBüBBBiEBaBBBBBBnnBEHBBniBSBíonBnBBBnBaBnBisBaBBBirBnaBsUHBHBBBnBBBBnaBBBaBBBoI

BBBBBBBBBBBOBHBBBBBaBaSBHaBKBaMBBBniintaBaBHBnnBBBBBBNBBBiaElBnSBnBBBBBBElBiaeiBBRBBSiBBBBBnBBeiBHKnX JBM»nKai8SHKaiHBBinnHHrai*BK!l£S-.SinHKO£BnBanaCÍIBH»WBrai8ElBBBHBHinBI3SnHBHnaBttBIHBMRBBBlEB BBBBBnBBBBBHBBBIIBBnBBIiaBnBaBB£lf9nE:a;i;U>3EiSBaBB

VBBuBBISNBBSIBBBaBMMOS’iOBHBB WBIBHHHS■■■MODBBBMBBRÍlBfl 00813 HBHHBttian 6DEIIBBfflra IEIBHUORfiansa IUC3Ü1C r«HH GIRUS

05
ííü=8

©§8 s>

O

y

Wk A
y

©.

fáSr \\

s\\

m

„v/

.N/

y

liss\\

A

■55Í
S/

53»

mA . -{fe v

MM fr:¿©

m >>

%>s WB

v

>/*

%S?

as®roflwniMasw«B3i3aKE3raaaanacinEi iimnaamámranaHsenaBauEEPEHaetmaria» HflaaBSBBannn unan Baña nasa anca HifiiiiffiacüaBaBiiflt bbbb bbbbbbeib nasa uaná RBM.nEanau anacíBatatasaaiuBBoaaDtn&ginasnRUBnHgHBenBHEBnBB^iiiMRRH'SannHDiiaaanco ttaHUBaBaunHBKHaBBMBBraHflBflnRnaBttBunHnmaflanHaBBHannnaBnna[nnBnsBBBnBEnafi3'.sarDnnaanaH»ran&asEflBNn£finanu9a<BHaBBmHflBaaflUBBRHBzsQftHaBKHBnanKflBnflK9BBaaHnBftflBmiaaL»!nMiaflBBRBnMaaBi»a
aBsnaBmBaaanaBBUQb'EiaaaBBaBBsu noHBBBsoeaaBBaoizaaiaiagHBauiR

23✓. V

::::
m©m

©
D. JUAN OLIVER V BUSQUEIS
FALLECIO EN SOLLER
el día 6 de Abril de 1911, ú la una de la madrugada
a Xja edad de es años
HAB1EIBO RECIBIDO LOS SAHITOS SACRAJIE1STOS

(E. P. D.)

©

mm.

Sus afligidos esposa, hijos (ausentes), hijas, hermam >s, hermanos

’sss:

y hermanas políticos, sobrinos, primos y demás parientes, partici¬

pan á sus amigos y conocidos tan dolorosa pérdida y les suplican

tengan el alma del finado presente en sus oraciones, por lo que

les quedarán sumamente agradecidos. El Excmo. é limo, señor Obispo de ésta Diócesis, se ha dignado conceder 50 días de indulgencia á los fieles que verdaderamente contritos y dispuestos ofrezcan una misa, comunión ó parte de Rosario en sufragio del difunto.

HaiíosrcHnflazarnfflEsciHnrearaHiaraBBiaaii ¡EínaaM!SíiKoaRjtf.BB«ta»*Bü;yiMaaH!SRii*p.ustainM»eRBBiai !HE»ñt»£,!W!íKJ«?d:i:BIUiBafiü.!a8i{l>HaBlü!í!:-íJHPT¿ar3eiaiaS5MWMQ(
inii«BRiaHippgagMB«B»ii3^g3ig3g»iaa‘JBKgggmin bbbb i

iii¡ñ ww/

santa

«»■■■. — ,.n..—-,

.,

i "■—■"■'

■ ■ .n -

r m muí. ■im.inr ——.rm» ■ n. , , i i

®sbo«Braei<ír3siSíiijaKKEOu»ffl»n»HBBH«BBMBffinrtHBonaiBEHiáiHP!ina!flaaaBSBHHnsaHBBBBBBiiKaRBBBiaBBnH!fflB.'OW»BnBnawivaks»,c;(a«cjiBtfBi«i¿ialtt&aaKiaBuaj*p ■

tttaiaBBifltiHaaBBBOBBanaRJBNnBBffiEHBüianflMBBBioaBiBUBKsr/jinaKfaKfciB'aüanBBffiMHBnRiaBBBwmRHiaKaKimnBaaicBrcwsiSH'JjfitilwoasiKKaBasaMr.awwRMinKFíanfe; aKsaaoc2!tiaiaaiaB*ii«aHBi«BnBBE5S9EK!MaiHR«En!rjKBHaaHHaejwKaE-!!.sir.ffl»wBaBjBBB«naiaBiBran¿í!i3t!jKMK!««üiiiií3!BBa?oiMRiifl-«s¿iaiíí!íiffii2a»c;!.’iMt2w*tóarj5iffiffS8aMs:;afl!an.

«BSBUBBSaaBBaattBBBBBaSBBflQHBiaBBBiBBHBBBBaBUBBIIQiUniDBISBiBaBBBBBBBHBBaBBBBflBIB¡SBBBSlBIBBBBBOBCaiBasa!flaynUSaU£¡a£SaB£3HaíQI]SEÉU20IS^¿aBEi-

(©)((©)
BBRaauutiBaBRamasi&BiflBtaiaHisnEsaBinaEUBfeiciiyta^BRiaBBBai&fanfflB KHXHaaRinHisBLies'ftEiiioBiiaBraicaB'jarjacsnarsmsEUiirznBernia HBC8SB ■B■ ! ■■MMMrí s bs! £i m ta a a ls na bb
UBDiuBnauiBiannnBHKBianiBEinaaniana Basi&auiBBBnsurca a a Diannan h u kh ek am< a a a b: ® « h u »rus is a b r b b b b
"¿M a ¡SURBÜBBUaBUiaU aaBBBB ■iUBBBBBBBBBUBaBBDÁlBCaiBHBBBBB

CRUCIFIXIÓN
La idea del Nazareno vive y se agran¬ da en el alma cristiana como visión del
cielo que envía á la tierra, entre suaves tornasoles, los calientes rayos de su su¬
blime doctrina.
La muerte de Jesús, sol de amor en la cumbre del Calvario, es además de un
recuerdo imperecedero que exita nues¬ tra compasión y nuestra gratitud, un suceso que al través de los siglos se so¬ brepone á todos los de la humanidad pecadora como enseñanza que aviva la fé, robustece la esperanza é inflama la
caridad.
Muy cerca de la gigantesca mole cua¬ dranglar de la torre de Hípico, una de ]a§ fres mayores que fortalecieron á Jerusaléú, construida por Herodes el Grande, fué levantada aquella Cruz ig¬ nominiosa en qué Jesús fue muerto á violencia de la impiedad y de la justicia.
Un viernes á las tres de la tarde, el 25 de Marzo del año 29 ó 33 de nuestra Era,
y el décimooctavo del reinado del empe¬ rador Tiberio, en esa Cruz divina que es ahora insignia y señal del cristiano, tuvo hambre El que creo todos los seres, tuvo sed El que derramó las aguas sobre la tierra, sintió frío El que encendió el sol é iluminó las estrellas, y murió El que es la fuente de toda vida.
Desde entonces, cuando se mira al
Calvario, se ve al Divino mártir de Ju-
dea pendiente de un patíbulo, abruma¬ do de tormentos y agonizando; sus ojos casi cerrados y moribundos, sus labios y la boca entreabierta pronunciando pa¬ labras de misericordia y de perdón, sus mejillas descarnadas, desencajadas las facciones, la nariz afilada, el rostro cu¬

bierto de tristeza, ia cabeza cuida sobre Ya pasó el furor del hierro de Longi-

el pecho, el vientre hundido en los riño¬ nos; el vinagre se evapora de los labios

nes, los brazos y las piernas yertas, su de Jesús; la esponja empapada en hiel

cuerpo cubierto de llagad y su costado está en el suelo; los vestidos de la vícti¬

manando raudales de sangre preciosa ma se han sorteado; la tinta con que es¬

que hacen comprender al hombre caído cribieron el Inri (1) está seca; Pilato

en las profundidades de la tierra que por duerme, Judas se ahorca y los discípulos

el amor del sumo sacrificio puede redi¬ huyen acobardados y observan desde le¬

mirse y escalar el reino de los cielos.,. jos con espanto al Divino ajusticiado.

¡Terrible tarde histórica!

Las. piedras se chocan con horrible es¬

El sacrificio de Dios está cumplido y trépito, los peñascos se hienden, los se¬

levantada ya la Cruz donde, en medio pulcros se abren, las osamentas de los de dos facinerosos, clavaron la grande¬ muertos se agitan, los justos resucitan,

za inenarrable de Dios.

las bóvedas de los cielos retumban, y el

El astro del día, amortecida la alba mundo entero da tan extrañas señales

lumbre, huyó por la esfera sombría es¬ de dolor, que un caminante filósofo de

pantado al ver á su criador en un patí¬ Atenas y después gran santo, dijo «que

bulo, no queriendo alumbrar con sus» la tierra perecía ó el Autor de la Natura¬

rayos la desnudez del que vistió de ga¬ leza exhalaba su último suspiro».

las las aves del cielo y las flores de la

La Iglesia viste de luto; sus campanas

pradera. Informes y obscuras nubes vuelan por
el espacio, están desconcertadas las armo¬ nías del universo; las tempestades salen de las cuevas en que las retenía la mano omnipotente: el trueno y el huracán mantienen un diálogo terrible y conti¬

y sus órganos enmudecen; están sin ves¬ tiduras y sin sacros las aras de sus alta¬ res, las lámparas apagadas y el tenebraris estinguiéndose y causando sucesivos escalofríos, como si el sepulcro se abrie¬ se á nuestras plantasó el juicio final vi¬
niese sobre nuestras cabezas . . . .

nuado, y en su furiosa ráfaga las forta¬

lezas tiemblan y las torres de la orgullosa Jerusalén oscilan y se bambolean.
La calle de la Amargura ha quedado
silenciosa; al griterío del pueblo deicida,
que tan ciegamente batía palmas por un soñado triunfo, sucedió una tranquili¬ dad fatídica y siniestra; los corazones de durísimo pedernal se han dispersado, haciendo resonar por los caminos los
ecos de sus rencores y de sus iras; sucediéndose poco á poco la admiración á la crueldad, el temor al desprecio, el llanto á la dureza y las lágrimas al es¬

Estos son los ecos de la catástrofe más
dolorosa ríe las historias; terribles esce¬ nas de la Pasión y Muerte del Justo Om¬ nipotente, que. resonando en el corazón déla humanidad con potente y aterrado¬ ra grandeza, son promesa inquebranta¬ ble hasta la consumación de los tiempos de nuestra infinita redención, pues Cris¬ to. el Hijo del Eterno, murió por salvar á nosotros los pecadores.
Ramón Méndez
Presbítero

carnio.

(l) Jesús Nazarenus Bex Judeorum.

REGRESO Á LA PATRIA
HACIA BARCELONA
Si un día habéis abandonado la ciudad y
os habéis metido en un vapor, ó habéis su¬ bido en un tren, ¿no habéis en vuestro cami¬ no encontrado una mujer, qué tan pronto como vuestros ojos la han visto, ha atraído vuestras miradas, y ha conmovido profun¬
damente vuestra alma? Este encuentro gra¬
to é inesperado, ¿no ha producido en vuestro
espíritu una sensación agradable de poesía, de belleza, de amor, que os ha hecho más dulce vuestro viaje, y os ha hecho pensar en lo preciosa y amable que es la vida? Si gustáis de la contemplación del paisaje, y si por azar os encontráis con una mujer de és¬ tas, vuestro viaje tendrá dos grandes y pro¬
fundos atractivos.
Me encuentro en un vagón; el tren corre raudo á través de los campos de Cataluña; atrás, envuelto aún en suave penumbra, ha quedado Port-Bou. Tengo ante mí á dos se¬ ñoras; por sus edades, por sus fisonomías, pa¬ recen madre é hija, á un lado hay, un señor; este señor ha abierto una maleta y ha co¬ menzado á revolver unos papeles.
Va haciéndose de día; la luz, por momen¬ tos, va siendo más clara y diáfana, A través de los cristales se vislumbra el paisaje; el horizonte se ha puesto rojo como un in¬ cendio, como una llama grandiosa, formi¬ dable. Es el sol potente de España, que después de veinte meses volvemos á ver sa¬ lir. La luz también tiene su tinte rojo; las montañas se han envuelto de esa luz rosada; después, á medida que ésta se ha hecho más intensa, aquéllas han ido tomando un tono
azul violeta.
Y mientras el tren confia, han aparecido á un lado, hacia atrás, en lo más hondo del paisa je, unos montes con sus crestas nevadas. Son los Pirineos que van internándose tierra adentro. Contemplándolos, sube á mi memo-

2

SOLLER

ria la frase odiosa de Alejandro Dumas; y á mi espíritu, sube una oleada de indignación y rabia. No, no; Alejandro Dumas debió de ver á España desde los Pirineos, desde una
de estas cimas...
Pero no extengamos la vista tan lejos, ni busquemos elementos emocionales de triste¬ za. Ya sabéis que tengo ante mí á dos mu¬ jeres; una de estas mujeres, es una señora de cabellos grises, y no tiene para nosotros ningún encanto, ni nos ofrece nada de par¬
ticular. En cambio la otra, es una muchacha
encantadora. Las muchachas encantadoras
han atraído siempre mis miradas. Ellas de¬ ben de haber nacido para embellecer, endul¬ zar y hacer más agradable nuestra vida. ¿Queréis también contemplar á ésta que yo tengo ante mí? Contempladla; fijaos en ella: es una rubia que aparenta tener unos veinte años, de ojos castaños oscuros, soñadores y románticos. Sobre su pecho tiene una curva armoniosa; á uno y otro lado otras dos cur¬ vas señalan una hondonada, y salen luego en redondez admirable; en el centro de la bearbilla tiene un hoyito atrayente y miste¬ rioso como un abismo; encima de este hoyito, se entreabe una boca coqueta y diminuta. Y por bien que os fijéis en ella, no sabréis lo que es más grande: si sus ojos ó su boca.
Al subir en este vagón, se ha quitado un elegante sombrero, y lo ha colocado cuidado¬ samente en la rejilla; luego sus manos deli¬ cadas han pasado acariciadoras sobre sus fi¬ nos cabellos rubios; después ha sacado un diminuto espejo, y se ha dado en él una rᬠpida mirada. Todo esto con una gracia y dis¬ tinción inexplicables.
Yo he estado contemplando largo rato esta linda muchacha; tal vez se haya dado cuen¬ ta que hemos fijado en ella nuestra atención, y un poco ruborosa, haya bajado los ojos y haya dado maquinalmente una corta mirada á sus zapatos chiquitos, arqueados; acaso, algo más farde, se hayan encontrado nues¬ tras miradas, y haya sonreído con sonrisa si¬ lenciosa y reveladora...
El tren corría; atrás, habíamos dejado Figueras y Gerona. Al llegar á Granollers, nos
salen al encuentro los diarios de Barcelona.
Han subido unos caballeros y una señora. El señor del rincón ha adquirido La Publicidad: otro, uno de los que acaban de subir, lee El Poblé Catald: la señora aquella tiene ante sus ojos á La Vanguardia. La víspera había sido día de elecciones. Y hoy los periódicos han salido henchidos de júbilo; llevan en letras grandes títulos como estos: Reculada del
Lerrouxisme. Barcelona redimida. En el va¬
gón todo el mundo habla de política; hasta la señora habla de política. En España los periódicos, las gentes, hablan mucho de po¬ lítica. Siempre la eterna, la inevitable polí¬ tica. He aquí la primera diferencia que hé encontrado al entrar en España.
Más tarde hemos comenzado á ver Barce¬
lona. El Tibidabo, Montjuich,—el fantasma del que tanto se habló fuera de • España-—el monumento de Colón, el templo de la Sagra¬ da Familia, las numerosas y esbeltas chime¬ neas de sus fábricas, es lo que sobresale á vuestros ojos al llegar á Barcelona. ¡Y cuán¬ tas fábricas, cuántas chimeneas, hay en Barcelona! He aquí la mejor prueba del tra¬ bajo, de la actividad, de este pueblo laborio¬ so y trabajador.
Ha parado el tren; cada uno ha ido toman¬ do sus paquetes, sus maletas; aquella linda muchacha de cabellos rubios y ojos soñado¬ res, ha cogido su sombrero y lo ha sujetado con dos grandes y relucientes alfileres; des¬ pués hemos bajado del vagón y hemos entre¬ gado nuestro billete; y al internarnos en es¬ tas grandes é interminables avenidas de Bar¬ celona, hemos visto alejarse, desaparecer pa¬ ra siempre, á aquella linda muchacha de ca¬ bellos rubios y ojos soñadores, llevándose con ella aquel algo que cautivó nuestro es¬ píritu y enamoró nuestra alma...
Vicente Mas.
oooooooooooooooooooooooooooo
Terremoto en Murcia
A las once y quince de la mañana del’ lu¬ nes dejóse sentir en esta ciudad un fuerte temblor de tierrra, que duró seis segundos, causando grandísima alarma. Los vecinos echáronse á la calle, profiriendo gritos de es¬ panto, y los fieles que se hallaban en la igle¬ sia de S. Bartolomé salieron atropellada¬ mente del templo, siendo presa de síncopes algunas señoras, que fueron auxiliadas en una farmacia próxima.
El terremoto causó daños materiales en la
población y en los pueblos de Centi, Catillas, Alguazas y Larqui. En éste, la torre de la iglesia quedó cuarteada y está á punto de
derrumbarse.

Lñ VID A POLÍTICA

Crisis total - Canalejas contlntia en el poder - Ilefeate JFerrer

A consecuencia de divergencias sur¬ gidas entre los ministros, en la manera de apreciar la marcha del debate sobre el proceso Ferrer, que se inició el lunes de la anterior semana, se declaró el sábado la crisis total del Gobierno que presidía D. José Canalejas. Y van tres en los diez y siete meses que hace que gobiernan los
liberales.
La dimisión del Gobierno fué comuni¬
cada á S. M. el Rey, que se encontraba con su angusta esposa é tiijos en Sevilla. Don Alfonso trasladóse seguidamente á Madrid, y después de celebrada una con¬ ferencia con el Sr. Canalejas, le volvió á encargar del Gobierno»
El Sr. Canalejas visitó á los presidentes del Senado y del Congreso y á los prima¬ tes del partido liberal, y después de estas entrevistas, consiguió formar el nuevo ministerio, que juró á las dos y media de la tarde del lunes, escepto el ministro de Marina que, por encontrarse ausente de Madrid, no pudo jurar el cargo hasta el martes por la mañana.
El Gobierno quedó así formado: Presidencia. D. José Canalejas.
Estado, D. Manuel García Prieto.
Gracia y Justicia, I). Antonio Barroso. Hacienda. D. Tirso Rodrigáñez.
Gobernación, D. Trinitario Ruiz Va-
iarino.
Fomento, D. Rafael Gasset. Guerra, D. Agustín de Luque.
Marina, D. José Pidal.
Instrucción pública, D. Amafio Gi-
meno.
D. José Pidal y Rebollo, ministro de
Marina, es, como se vé, el único minis¬ tro nuevo del Gabinete recién constitui¬
do. Los demás lo han sido ya otras veces, en el Gobierno último muchos de ellos.
El Sr. Pidal. que actualmente era se¬ gundo jefe de la escuadra, no ha figu¬ rado nunca en política. Es capitán de navio de segunda clase y uno de los ma¬
rinos más ilustrados de nuestra Armada.
Nació el 6 de Junio de 1849 é ingresó
en la Armada en el año 1862.
Su hoja de servicios es muy brillante. Ra tomado parte en varias acciones de guerra y se halla en posesión de nume¬
rosas condecoraciones.
El último buque que mandó el señor
Pidal fué el «Nuuiancia». En él hizo par¬
te de la campaña de Melilla y llevó á Rabat las reliquias de la mehalla que el Sultán había enviado al Rif para comba¬ tir al Roghi.
Entre los marinos ha producido exce¬ lente efecto la designación del Sr. Pida! para la cartera que se le confía, y la opi¬ nión ha acogido también con simpatía
su nombramiento.
El Gobierno en el Congreso
Las Cortes, que habían suspendido sus sesiones, las reanudó el martes por la
tarde.
En el banco azul, se sentaron ftodos los ministros, de uniforme y con banda.
El señor Canalejas saluda en nombre del gobierno al Parlamento, y pasó á explicar la crisis.
Procuraré, señores— dijo—ser breve, y
sobre todo claro.
No ocultaré, señores diputados, que esta crisis fué planteada con motivo del debate surgido en el Congreso sobre la causa seguida contra Ferrer.
No hemos sido nosotros los que hemos planteado este debate; el último minis¬ tro de la Guerra del partido conservador, ya lo aceptó, á instancias del señor So¬ nano. y nosotros, sin impaciencias, pero
también sin dilaciones, lo hemos acep¬ tado.
El jueves de la semana última expuse
ant« S. M. el desarrollo de las tareas
parlamentarias. El general Aznar. á quien nunca agra¬
deceré bastante el concurso que me ha

prestado, y que deja estela gloriosa de su paso por el poder, como lo demuestra el proyecto de servicio militar obligato¬ rio; el general Aznar significó la conve¬ niencia de que el debate Ferrer termina¬ se pronto, muy pronto, sin que esto significara coacción alguna.
Intervine en el debate contestando al
señor Alvarez (don Melquíades), y cuan¬ do terminé mi discurso mis compañeros de gabinete asintieron á mis palabras sin que por parte de ellos se me hiciese observación alguna.
Sabe todo el mundo que el sábado ha bía proyectado reunir el Consejo, y á pri¬
mera hora de la tarde del viernes, el
Excmo. Sr. D. José Canalejas
Presidente del Consejo de Ministros
ministro de la Guerra se me presentó preocupado é insistió, como resolución irrevocable, en que se acelerase el deba¬
te Ferrer.
Desde aquel instante, mi persuación de que podia surgir una crisis me hizo
ser firme.
Yo dije al ministro de la Guerra que no estaba conforme, que mi criterio era opuesto al suyo, y cuando reuní el Consejo. ya había puesto en conocimiento del Rey la inminencia de que surgiera en el consejo la crisis.
Pedí á todos los ministros que expu¬
sieran su actitud y dijeran su opinión
sobre el caso del debate Ferrer, y por orden de antigüedad hablaron.
El de Estado coincidió en absoluto
conmigo; hablaron otros ministros, y al llegar al déla Guerra, éste pronunció un discurso, asegurando que en su áni¬ mo no influye más criterio que el propio, y anunció, resueltamente, su dimisión, en el caso de que no se presentara in¬ mediatamente una proposición de «no há lugar á deliberar».
Algún ministro manifestó la opinión de que se debía llegar á la sesión per¬
manente.
Yo dije que ni una ni otra solución me parecía bien.
Cuando se acepta la responsabilidad de un cargo como el que inmerecida¬ mente ocupo, se debe buscar siempre que sea preciso la ratificación de la con¬ fianza de S. M. y de la mayoría.
Yo no podía hacer una crisis parcial en ausencia del monarca, y menos sien¬ do aquélla originada por un debate par¬
lamentario.
Yo había anunciado al Rey la posibili¬ dad de la crisis, y por ello al terminar el Consejo conferencié con S. M.
El Rey se mostró sorprendido por la crisis, y me anunció que regresaba in¬
mediatamente á Madrid.

En la estación misma el Rey me sig¬ nificó la urgencia de conferenciar con¬ migo, y fué desde la estación á Palacio.
Allí el Rey me preguntó, después de exponerle la gestación de la crisis:— ¿Usted está seguro de contar con el apo¬ yo de la mayoría?
Y yo le dije que sí; algunos por afecto, por adhesión personal...
Voces en la mayoría: Todos, todos. El señor Canalejas: Otros por deber, por disciplina, y los demás por amor al partido. (Grandes aplausos). Yo acepté la responsabilidad y no fui remiso en contestar á lo que se me exi¬ gía. Si me equivoqué y con ello engañé al Rey, inconscientemente, él me absol¬
verá.
Varias voces: No, no; no se engañó. El señor Canalejas: Así, pues, seguiré trabajando honradamente para bien del país. (Aplausos en la mayoría, menos en los móretistas.) El ministro de Hacienda me rogó que le restituyera á su hogar para cuidar de su salud, y á ello no pude negarme. El ministro de Marina, que tantas sim¬ patías ha alcanzado en la Armada, influ¬ yó en mí para que nombrara á un gene¬ ral de la Armada para la cartera de Ma¬
rina.
El nuevo ministro de esa cartera tiene
un abolengo militar prestigioso, y con su modestia ha accedido á dejar los bar¬ cos, donde siempre vivió, para colaborar en la obra del gobierno.
Los señores Salvador y Alonso Castrillo me significaron los deseos de des¬ cansar de las tareas del gobierno.
Este gobierno representa las mismas ideas y tendencias que el anterior.
El programa del gobierno no se ha modificado ni el más mínimo detalle; nuestro programa es el del mensaje de
la Corona.
Respecto al asunto Ferrer, nuestro criterio unánime es el que expuse al ge¬
neral Aznar.
Ya indiqué, al contestar al señor Al¬ varez. que este asunto debía discutirse serenamente y sin perjuicio de otros pen¬ dientes también de debate, y muy inte¬ resantes para el país.
Yo os invoco para que os atengáis á lo que marca el reglamento; yo creo in¬ dispensable. después de iniciado, queeste asunto se discuta con amplitud, y des¬
de esta misma tarde, en cuanto regrese
de presentar el gobierno al Senado á con¬ tinuar en la labor pendiente con la frase: «Decíamos ayer». Yo no pienso que aquí se van á mermar las glorias y prestigios del honor del ejército, sé que eso no ocu¬ rrirá en el Parlamento español. Yo em¬ pecé mi carrera política defendiendo al ejército y así acabaré. Sé que ahora no podrá haber lugar á esa defensa, porque sólo en el respeto nacional pueden vivir las instituciones y sólo haciéndoles jus¬ ticia los sacerdocios se dignifican y en¬
noblecen.
(Algunos aplausos, observándose si¬ lencio en todos los móretistas.)
El soldado es el más subordinado pa¬
ra cumplir las leyes, y nosotros debe¬
mos ser los más deseosos de honrar al
soldado. Yo creo que en este régimen, la ciudadanía debe ser aquí debatida con todos los respetos que da el derecho
común de solidaridad humana. No he
disimulado en nada la verdad; si necesi¬ táis más explicaciones, las daré, aunque
he dicho todo lo necesario.
Y ahora, señores diputados de la ma¬ yoría, á continuar nuestra obra; mien¬ tras tengáis fe en mi aquí estaré; ya sa¬ béis quien «oy; yo podré someterme á toda coacción menos á una, á la de fal-

SOLLER

tar á mis deberes como gobernante y en con aportación de precisos y exactos docu¬ los malos tratos de que es objeto por recibos y facturas, se acordó satisfacer:

contra del interés de mi país.

mentos, la participación activa, continua, parte de sus hijos, por negarse á vender á varios individuos 25 pesetas por la des¬

(Aplausos en la mayoría, excepto de los moretistas.)
El debate Ferrer
El espacio de que dispone un semana¬ rio no permite recoger, ni siquiera en extracto, lo que han dicho los muchos oradores que se han ocupado sobre el proceso Ferrer, cuya remisión solicitan los republicanos.
Parece que el dicurso más importante de cuantos se han pronunciado en el de¬ bate que se desarrolla, ha sido el del se¬
ñor La Cierva, ministro de la Gober¬
nación al ocurrir los hechos de Barce¬
lona pronunciado el martes. Al terminar la sesión y salir el Sr. La
Cierva del salón fué ovacionado. Los
aplausos y los vivas al hombre honrado estallaron entre el gran número de di¬ putados y periodistas que le esperaban.
El Sr. Maura le abrazó efusivamente, y toda la minoría conservadora le felicitó.
Muchos liberales elogiaban la ener¬ gía demostrada por el ex-ministro de la
Gobernación.
Azorín dedica al discurso citado el si¬

persistente, de Ferrer en la obra revolucio¬
naria. Escuchando al orador se veía la cohe¬
rencia, la lógica de la vida de este hombre desde 1885 hasta que llega á ser el director y organizador de la semana sangrienta bar¬
celonesa.
Pocas veces hemos visto en nuestra Cáma¬
ra seguir la palabra de un orador con tanto in¬ terés, con tan profunda ansiedad. Atendían los ministros, desde el banco azul, visible¬ mente impresionados; no perdía el auditorio
entero ni la menor frase del discurso. Ha ha¬
bido momentos—como cuando el orador tra¬
taba, por ejemplo, del asesinato de Cánovas —en que la emoción de la Cámara llegaba á un grado extraordinario; esta misma emo¬ ción la experimentaba el auditorio en lá última parte del discurso, cuando el Sr. La Cierva, con una gallardía admirable, dan¬ do pruebas de un valor cívico excepcional, hermosísimo, de dirigía como acusador á los bancos republicanos.
Y ésta era la impresión dominante entre los que ayer escucharon al Sr. La Cierva: no se sabía que admirar más en el ex ministro conservador: si al orador ó al hombre; si al dialecto escrupuloso, frío, intencionado, do¬ cumentado admirablemente, ó al político que en cumplimiento de sus deberes de pa¬
triota va al Parlamento á decir allí toda la

unos terrenos. Hamet cuenta 130 años; conoció siete sultanes; tiene una mag¬ nífica dentadura, pues hace 50 años que
le salieron nuevos dientes; consérvase ágil y conversa con afabilidad. Sus hijos parecen más viejos, pues andan encor¬
vados.
Las manifestaciones del anciano las
atestiguan los moros convecinos. Las autoridades han prometido castigar á los hijos y á los jefes de la kabila, por¬ que permiten que aquéllos maltraten á su padre. La oficialidad le obsequió con pastas y té.
30.000 hombres á Marruecos
Telegrafían de Madrid que corren in¬ sistentes rumores de que los Gobier¬ nos de Francia y España han acordado
mantener la soberanía del Sultán de Ma¬
rruecos enviando cada una de dichas po¬
tencias 30.000 hombres á aquel Imperio. Las expresadas fuerzas serán enviadas
á Tánger y á Fez para someter á las ka-
bilas.
Estas noticias han causado gran sen¬
sación. El Gobierno niega la veracidad

trucción de animales dañinos; á D. Gui¬ llermo Barceló 33'45 pesetas por leña para calefacción de las dependencias de la Casa Consistorial y otros objetos para servicio de la Secretaría; 15 pesetas por coches facilitados para ir al Puerto la Comisión de Obras; á O. Bartolomé Vi-
cens, 6 pesetas por jornales empleados en pintar persianas y una verja de bal¬ cón en la Casa Consistorial; á los señores The Remington Typerviter y C.a de Bar¬ celona. 7 pesetas por una cinta para la máquina de escribir, y á D. Juan Forteza 31’80 pesetas por una cadena y un po¬ zal para la cisterna del edificio de Santa
Catalina del Puerto, varios vidrios para
puertas de ventanas de dicho edificio, re¬ componer un farol de la barriada del Puerto y otro del fielato de Can Gotleu.
Quedó sobre la mesa, para su estudio, una solicitud suscrita por varios mora¬ dores y propietarios de fincas situa¬ das en la barriada de «Las Argilas». pi¬ diendo la instalación de faroles para el alumbrado público de dicha barriada, á partir de la casa llamada «Can Mesane».
Dióse cuenta de un dictamen emitido

guiente artículo:
PARLAMENTARIAS
Continuó ayer su interrumpido discurso el
Sr. La Cierva. Cuando se levantó á hablar

verdad. Quisiéramos que éste discurso de D. Juan de la Cierva, como el anterior, fue¬ ra leído y releído integramente. Mucho se ha escrito ya sobre la verdadera personali¬ dad de Ferrer; publicistas independientes, radicales, han hablado sinceramente de esta

de las mismas. Los círculos militares se han visto ani¬
madísimos, haciéndose en ellos muchos comentarios sobre este asunto.

por el Perito-Agrónomo D. Antonio Ru¬ llán Colom, nombrado para medir yjus-
tipreciar la faja de terreno del huerto co¬ rral de la casa de D. Juan Marqués Frontera, que el Ayuntamiento enagena

el orador se produjo en toda la Cámara el figura mediocre y vil. En el discurso del se¬ mismo movimiento de expectación profunda, ñor La Cierva queda trazado de un modo

EN EL AYUNTAMIENTO

en virtud de acuerdo del día 16 de Di¬
ciembre último, para dar á la calle del

intensa, que en la primera tarde. Con pala¬ bra sobria, sencilla, limpia, escueta, fué en¬
trando el Sr. La Cierva en la materia de su
oración. En la primera parte del discurso,
dedicóla el orador al examen minucioso del
proceso que se discute en la Cámara; añadió ayer algunas más observaciones á lo ya di¬ cho, y dedicó luego todo lo restante del dis¬ curso á dibujar y poner de relieve la figura del procesado.
Con gran copia y escrupulosidad de datos
fué viendo el auditorio desenvolverse la la¬
bor revolucionaria de Ferrer, desde los años lejanos en que este peronaje siniestro milita¬
ba al lado de Ruiz Zorrilla hasta la revolu¬
ción de Barcelona. Ferrer—lo hemos dicho
ya—era un hombre tortuoso, innoble, co¬ rrompido, perverso; no tenia ni la grandeza
ni el atractivo de los revolucionarios román¬
ticos, generosos, honrados. Carecía de la in¬ tegridad moral, de la inflexible limpieza de
un Salvoechea ó un Pérez de Alamo. Su vi¬
da deslizóse sinuosa en crímenes execrables.
Su nombre aparece unido al atentado come¬ tido en París contra el Rey de España y el presidente de la Repríblica. Ya anteriormen¬ te se destaca su silueta entre los manejos preparatorios del asesinato de Cánovas. Años después, en 1906, Ferrer organiza y dirige el espantoso atentado de la calle Mayor. Se ha dicho que Ferrer vivía, en los años ante¬

completo y exacto el retrato moral de ese personaje execrable. ¿Habrá alguien que siendo un espíritu amante de la justicia se atreva á defenderle? ¿Podrá nadie hacer la defensa de ese hombre, mezclado á tantos crímenes, preparador de ese horrible atenta¬ do de la calle Mayor, en que perecieron veinticuatro personas y fueron heridas ciento siete; director y organizador también de esa revolución que hizo presenciar á Barcelona tantos horrores? ¿Es ése el hombre á quien en el extranjero se ha comparado á Cervan¬ tes y á Galileo? ¿Es ése el hombre por quien tantas injurias, vejaciones y calumnias han caído sobre España? ¿Es ése el hombre por cuya memoria se enardecen y vocean inte¬ lectuales que se ufanan de progresivos y eu¬ ropeos?
La leyenda, confeccionada con tantas im¬ posturas, con tantas liviandades, con tantas vilezas, va terminando. La verdad se abre paso; no ha terminado todavía el debate, y ya ni los elementos más radicales ocultan su
desaliento. Azorín.
oooooooooooooooooooooooooooo
NOTICIAS DE MARRUECOS
Un moro centenario

Sesión del día 24 Marzo de 1911
La presidió el Alcalde señor Mora y asistieron á la misma los concejales se¬ ñores Solivellas, Colom (D. Antonio Jo¬ sé y D. Miguel) y Magraner.
Fué leída y aprobada el acta de la se¬
sión anterior.
Se concedieron las siguientes autori¬ zaciones que habían sido solicitadas: á D. Miguel Sabater Bennasar, para .enlu¬
cir unos tres metros de tachada de la ca¬
sa número 26 de la calle de la Luna en
los lados del portal de entrada, con el fin de inscribir anuncios, y á D. Juan Trías Rullán para enlucir á caras vistas la fa¬
chada de la casa número 292 de la man¬
zana 66, lindante cón el camino de «Son
Angelats».
Se dió cuenta de una comunicación de
la Comisión Provincial, acompañando el ante-proyecto formado por el Arquitecto de provincia de un camino vecinal para
unir la carretera del Puerto con Las Ar-
gilas pasando por el de La Figuera, Les Ausines y Las Murteretas, para que el Ayuntamiento en uso de sus atribucio¬

Pastor, de esta localidad, la latitud pro¬
yectada. Res-ulta que la faja de terreno
de referencia tiene ochenta metros su¬
perficiales, que han sido tasados dadas ias condiciones del valor alcanzado por los terrenos de aquel contorno y tenien¬ do en cuenta también el mayor gasto que la mejora ha de ocasionar al Ayun¬
tamiento, en 500 pesetas.
La Corporación enterada, acordó apro¬ bar este justiprecio, satisfacer su impor¬ te y realizar el ensanche de la calle del Pastor, con arreglo á las condiciones si¬
guientes, que fueron objeto del convenio con el señor Marqués:
Se construirá por cuenta del Ayunta¬
miento al huerto corral de D. Juan Mar¬
qués. una pared de manipostería careada (vulgo caras vistas al estilo del país) de la misma altura que la que existe actual¬ mente; se dejarán en dicha pared los mis¬ mos desagües del huerto que hay en la actualidad; y será de cuenta del Ayun¬
tamiento la construcción de una acera
en la parte encontrada de la calle del
Pastor.

riores á los sangrientos sucesos de Barcelona, ajeno al movimiento político de España; so¬
bre esta afirmación se levanta todo el arti¬
ficio del libro del Sr. Simarro: libro que ha servido para infamarnos y deshonrarnos en Europa. El Sr. La Cierva, en su discurso de

Comunican de Melilla que se ha pre¬ sentado á la posición de Atlaten Bajo un
moro llamado Hamet-Ben-Amil, natural
del poblado de Agamir y habitante en la kabila de Beni-Buifrur, distante 15

nes resuelva lo que entienda procedente. Enterada la Corporación, acordó some¬ terlo á una información pública, á efec¬ tos de reclamación por espacio de veinte
días.

A €É»EB,J dteandsev1illAelsimacpeo,rtuann-*
COMMERCE DE FRUITS, VINS, PRIMEURS
ayant bonne Clientele bourgeoise
Ecrire sous chiffre 1541 D, casier postal 43,

ayer, ha ido demostrando minuciosamente, kilómetros de la posición, denunciando

Previa lectura de los correspondientes Mulhouse (Alsace).

wkubssbc'íiíbs

nraEMJgyiMMWi

Folletín del SOLLER -23-
EL DEL CAPUZ COLORADO
el espaldar. Fué retirado del campo en brazos de sus escuderos, y las trompetas proclamaron segunda vez vencedor al del capuz colorado.
Este saludó entonces á toda aquella multitud que le aclamaba, y dirigiéndo¬ se de nuevo á la plataforma,, golpeó, po¬ niendo toda la cortesía posible en su re¬ to, ia tarja guerrera del señor de Balse.
El retado mantenedor dió un salto desde
el interior hasta la puerta de su tienda.
—Gracias, desconocido caballero, le
dijo, por hacerme el honor de medir vuestras armas con las mías, que quién ha vencido á las dos mejores lanzas de Alemania, debe ser muy grande y muy
noble caballero.
El del capuz colorado se contentó con
inclinar su lanza en cortés saludo, y su
cabeza en señal de galantería. En segui¬
da tornó á la liza, do'nde no tardó en ir á encontrarle Mice Roberto, pero solo
después de haber atentamente examina¬
i

do sus armas, de haber desnudado su es¬
pada para probar el temple, y de haber
colgado por si mismo del arzón de su
caballo la terrible hacha de armas.
Hubo entre los espectadores un mo¬ mento de angustia indecible, de curio¬ sidad extraordinaria y de palpitante in¬ terés, cuando vieron en el palenque, y frente á frente, á lo^ que podían muy bien pasar, atendida su fama, por los mejores caballeros de su tiempo. Cual¬ quiera que entonces hubiese observado
á la hermosa reina del torneo, la hubie¬
ra visto palidecer espantosamente bajo sus galas.
En cuanto á los espectadores de todas clases y categorías, tenían la vista fija, sin pestañear siquiera, en aquellos dos hombres, porque demasiado conocían que aquella iba á ser lajusta desisivadel torneo; jbor eso les vieron con terrible ansiedad precipitarse uno sobre otro en medio del palenque como dos gigantes.
Ambas lanzas habían dado en mitad
del pecho, rompiéndose en tres pedazos y quedándoles á cada uuo un trozo en la mano, pero ni ellos ni sus caballos ha¬ bían sufrido la menor desventaja. Hu hiérase dicho que ginetes y cabalgadu¬ ras todo era de una pieza de hierro.

Corrieron segundas lanzas, y esta vez entrambos habían elegido por blanco el yelmo, que era la lanza más difícil en la justa, por la destreza y tino que reque¬ ría el clavar la pica en la frente de su contrario. Acertóse el golpe, pero se mantuvieron firmes los jinetes, circuns¬ tancia que revelaba en efecto su maestría
de consumados caballeros.
Por un movimiento espontáneo y ma¬ quinal. conociendo que para ellos noservían, tanto el del capuz colorado como el de Balse arrojaron lejos de sí las lan¬ zas y echaron mano á las espadas. Em¬ pezó entonces una séria y verdadera lu¬ cha. las espadas rasgaban el aire como rayos, y los golpes eran dados y devuel¬ tos con tan asombrosa rapidez, que nadie hubiera advertido que habían tocado el escudo, el yelmo ó la coraza, á no ser por las chispas que en gran cantidad y seguidamente brotaban. Imposible era á la vista más perspicaz y más práctica se¬ guir los movimientos ni contar siquiera los golpes. De pronto vióse tremolar en alto el acero de Mice Roberto y precipi¬ tarse como una cuchilla sobre el yelmo de su cantrario, pero éste vió la inten¬ ción y paró el golpe con su escudo. La espada cayó sobre él ruidosamente y se

hizo añicos cual si de frágil cristal hu¬
biera sido.
Quiso el del capuz colorado detenerse, con objeto de dar tiempo al señor de Balse para pedir otra espada, pero éste, que se había embriagado con la lucha
como un bravo corcel al son guerrero
del clarín, descolgó del arzón de su silla su hacha de armas, y en un momento la blandió majestuosamente en el aire.
El silencio más profundo reinaba en el público; todos aquellos millares de es¬ pectadores parecían aletargados, reuni¬ dos sólo sus sentidos en la vista y dete¬ niéndose la respiración como un sólo hombre. Los golpes de los combatientes resonaban en el silencio y hallaban eco
como en la soledad. Doña Beatriz de
Guzmán estaba pálida como un sudario.
Con su escudo detuvo el desconocido
el primer hachazo que le descargó Mico Roberto, y empezó entonces á atacarle
con tal furia, á estrecharle tan de cerca
y tan vivamente, que por todas partes veía el mantenedor, rápida como una centella, la punta del acero contrario.
Era una velocidad asombrosa y nn ma-
(Continuará)

4
m>

s*

SOLLER
ECOS REGIONALES

COMENTARIOS

lla, la Diputación Provincial ha acorda¬ sobre la que ejerce jurisdicción esta Cámara.

do ofrecer al Gobierno para la instalación

Palma!.0 Aril de 1911.—Excelentísimo se¬

Asistió mucha concurrencia.
El Presbítero D. Francisco Sitjar, en un

La solución, referente á la Semana
Deportiva, en el sentido de nocelebrarla este año, cuya posibilidad apuntaba en mi pasada crónica, parece no es del agra¬ do de la mayoría de las personas que en aquella han de intervenir, ni del públi¬ co en general, y se comprende fácilmen¬ te: cuesta renunciar á la expansión ve¬ raniega que comienza ya á tomar carta de naturaleza entre nuestras costumbres; los festejos de la Semana Deportiva han dejado en su mayoría buen recuerdo y
conceptúase una verdadera lástima que no hayan de repetirse.
Desechada, casi con seguridad, la so¬ lución negativa, natural es que comien¬
ce á hablarse, como efectivamente se ha¬

de la citada Granja, los terrenos de la finca «Jesús» de su propiedad.
Acertada, conceptuamos, la determi¬ nación de la Corporación provincial, pues que ella armoniza todos los intere¬ ses: no desperdicia la ocasión que se le
brinda de dotar á Mallorca de una insti¬
tución útil; pero busca para hacerlo una fórmula que no grave en esceso el erario provincial sobre el que tantas atenciones pesan. La cesión de la finca «Jesús» es un acierto económico, que ha de ser aplaudido seguramente por todo el que prescinda de toda mira individual.
José M.a Tous y Maroto.
Palma 7 Abril 1911.

ñor:—El Presidente accidental, Jaime Morey.—El Secretario general, José Esteva
Boscana.»
En la sesión que el lunes celebró el Ayun¬ tamiento, la comisión de concejales que fué á Madrid á gestionar asuntos de interés pa¬ ra la población, dió cuenta de las gestiones
realizadas. Aun cuando no han traído re¬
sueltos los asuntos que se les encomendaron, los han dejado en trámites tan favorables que aseguran su feliz resolución, tanto es así que creen que vendrán resueltas en favor del Ayuntamiento la indemnización por los solares del ensanche de Son Suñeret, la con¬ cesión de 50.000 pesetas como subvención para la construcción de la escuela graduada y la concesión de un nuevo plazo para la presentación del proyecto definitivo del pa¬ seo de Sagrera, y hay esperanzas de que se

elocuente y claro discurso dió á comprender el objeto de la sociedad que se trata de fun¬ dar. Dijo, además, que se había alquilado una magnífica casa en la calle de la Torre, á la que los jóvenes solteros de esta ciudad podrán concurrir todos los días laborables y festivos, en donde además de enseñarles el verdadero camino para su salvación, encon¬ trarán toda clase de juegos y distracciones que les servirán de instrucción y recreo.
Acto seguido se nombró una Junta Direc¬ tiva interina para comenzar á formar la lista de los socios, los cuales al acabar el acto ya
ascendían á más de cien.
El domingo se celebró en esta ciudad un mitin organizado por los republicanos de Felanitx para pedir la derogación de la ley de jurisdicciones.
Asistieron representaciones de Palma, Ma¬

bla ya. de los festejos que cabría orga¬ 0030003000000000000000000000 ceda al Municipio el edificio llamado de la nacor y Campos.

nizar este año.

Cuarentena, qué es propiedad del Estado.

Presidió el acto, que se vió bastante con¬

El ilustrado Director de «La Almudai-
na» Jerónimo Amengual, ha lanzado
desde las columnas del diario una idea
■que conceptúo altamente feliz: la cele¬ bración en Palma de unas grandes re¬ gatas. Nuuca como ahora se nos brindó, ni probablemente se nos brindará oca¬ sión más propicia, porque á las ventajas de lugar que nuestra espléndida natura¬ leza y nuestro riente mar nos ofrecen, hay que juntar ahora las ventajas que
llamaremos de circunstancias.
El telégrafo nos anunció recientemen¬ te que merced á la última combinación
ministerial había sido llamado á los con¬
sejos de la Corona una persona aquí

Crónica Balear
Palma

El joven pintor D. Antonio Ribas Prats, acompañado de su señora madre y herma¬ na ha salido para Buenos Aires.

Teniendo que celebrarse mañana la tradi¬

La Dirección General de Correos y Telé¬

cional feria de Ramos, el paseo de la Rambla grafos abre concurso de propietarios para

está ya materialmente cuajado de casetas de que puedan ofrecer casa donde instalar las

madera para la venta de juguetes, tal vez oficinas de Telégrafos en esta Capital, por el

como no se había visto en ningún año.

alquiler máximo de 1 600 pesetas anuales y

También los escaparates de las tiendas re¬ I con las condiciones establecidas en el Real

bosan ya de juguetes, con no poco contento decreto de 2 de Mayo de 1876.

de la gente menuda y aun de los grandes,

El plazo de presentación de proposiciones

que hallan en ello una distracción y un pre¬ de los croquis correspondientes, es el de un

texto para el paseo por nuestras calles más mes á contar de la fecha del 3 del corriente.

céntricas que, al anochecer, ofrecen con tal

Las condiciones que ha de reunir son: ca¬

motivo muy animado aspecto.

pacidad para instalar las oficinas, casa habi¬

tación para el Jefe y almacén para la colo¬

currido, el presidente del partido republica¬ no en Felanitx don Fermín Quiñones.
Todos los oradores abogaron para la dero¬ gación de la ley de jurisdicciones.
En el acto, se afirmó en aquella localidad la conjunción republicano-socialista.
Lludimayor
Víctima de penosa y larga dolencia, falle¬ ció el sábado D.a Demesia Isabel Nieto, de Rigo, hija del Comandante del Regimiento
de Palma D. Vicente Nieto.
Al entierro y funeral asistió una numero¬ sa concurrencia, demostración de la gran es¬ tima que profesan en este pueblo á la familia
Nieto. \\
Descanse en paz el alma de la finada.

muy conocida,y á Mallorca muy afecta, D. José Pidal á quién se ha conferido co¬ mo el lector no ignora, la cartera de
Marina. D. José Pidal. conoce bien esta
isla, don.de desempeñó el cargo de Co mandante de Marina; nadie pues másin-

El Teatro Principal volverá á abrir sus puertas del 8 al 12 del próximo Mayo con la compañía del célebre actor italiano Caravaglia. Esta compañía trabajará antes una temporada en Bacelona.
Para Octubre se aguarda la venida de la compañía Guerrero Mendoza, que dará una

cación de postes telegráficos de 12 metros. En la Jefatura de Telégrafos facilitarán
detalles.
En la tarde del viernes, en la iglesia de la Concepción de Calatrava, de la Corte, tuvo lugar la ceremonia de armar caballero y

El Administrador de Correos de este pue¬
blo D. Juan A. López, ha sido destinado á prestar sus servicios en la Administración principal de Barcelona.—-A. P.
Muro

dicado que él para ser el primer factor para la realización del proyecto; él pue¬ de influir. como dice muy bien Amen-
gual, para llevar á Palma un ambiente propicio que invitase á los yachmens de la península á pasar á Mallorca y á to¬ mar parte en las regatas y puede gestio¬ nar cerca del Rey el envío de alguno de sus balandros y de una representación de nuestra Armada cuya presencia daría prestigio y resonancia.
Las otras ventajas, las de lugar, á que antes hice referencia son la mejor ga¬ rantía del éxito. ¿Por ventura puede
ofrecer más adecuado marco á unas
grandes regatas, que el que brinda nues¬ tra incomparable bahía, motivo de ad¬ miración y entusiasmo para todos los que la visitan?
Teniendo en cuenta tales anteceden¬

serie de funciones en nuestro primer coloseo.
En el Lírico debutará el sábado de Gloria
la compañía de opereta italiana de Mariani.
Cumpliendo el acuerdo tomado en la últi¬
ma sesión de la Junta Directiva de esta Cá¬
mara de Comercio, dicha entidad ha dirigi¬
do á los Excelentísimos señores Presidente
del Consejo de Ministros y ministro de la Go¬ bernación la siguiente interesantísima expo¬
sición: «Excmo. Señor:
Uno de los servicios á que en todas las na¬ ciones se ha prestado atención especial por parte de los poderes públicos, es al de los gi¬ ros postales.
Esta Cámara de Comercio, en cumplimien¬ to de los deberes que le corresponden, en re¬ petidas ocasiones y como resultado de sus
acuerdos colectivos ha elevado á los Gobier¬
nos de S. M. razonadas exposiciones sobre la implantación de estos servicios, que si nece¬

vestir el hábito da la orden citada, al Sena¬ dor por Baleares, señor Marqués de la Torre.
El acto revistió gran solemnidad. Además del gran Maestre y caballeros asis¬
tieron S. A. la Infanta doña Isabel acompa¬
ñada de su camarera la Duquesa dé Nájera y otras distinguidas damas y buen número de invitados, entre los que figuraban el ex¬ presidente del Consejo de Ministros, nuestro ilustre paisano don Antonio Maura, el ex¬ capitán general de estas islas don Ricardo Ortega, don Joaquín Gual de Torrella y otras distinguidas personalidades.
Ha sido nombrado Arquitecto director de las obras del nuevo Instituto, con el sueldo anual de 4.000 pesetas, don Jaime Aleñá,
con motivo de la muerte del señor Gómez
Acebo.
Probablemente el señor Aleñá en breve
saldrá para Madrid para recibir instruccio¬
nes.

En el punto conocido por Amarado d‘ en Calet días pasados, un individuo recibió una coz en el pecho de una caballería de su pro¬ piedad, cuya herida le causó la muerte á los pocos momentos.
Fornalutx
La semana pasada, sobre las once y media de la mañana, frente al café de can Benet, un carruaje de Palma volcó por haberse es¬ pantado la caballería que lo tiraba. Por for¬ tuna no hubo que lamentar ninguna desgra¬ cia personal, únicamente quedó inutilizado
el toldo de dicho vehículo.
Previo el dictamen de la Comisión de
Obras, se acordó conceder permiso á D. Pe¬ dro A. Alberti Escales, natural y vecino de este pueblo, para derribar la fachada de la casa n.° 7 de la calle del Sol y reconstruirla de nuevo, dejando todas las aberturas que

tes, entiendo que merece se preste todo el calor á la idea esbozada por el Direc¬

sarios en la península española y Marruecos á los efectos del desenvolvimiento progresivo del pais y bajo el aspecto de nuestra política

tor de «La Almuduina», ya que su reali- [ expansiva en aquel Imperio, son indispensa¬

zación habría de reportar complejos be- ! bles ya hoy dia en regiones como Mallorca

neficios. de orden moral los unos, acre¬ en donde tanta industria pequeña tiene su

ciendo con ello nuestra importancia á la vida y en cuyo suelo los productos y la acti¬

faz de las otras provincias y aun del extranjero; de orden material los otros por los ingresos que para el comercio é industria presupone la afluencia de fo¬ rasteros que llevaría consigo el nuevo festejo.
* **

vidad de nuestros agricultores tantas y tan diversas transacciones efectúan y necesitan
desarrollar en ventas al por menor.
Realmente en el actual proyecto de refor¬ ma de los servicios de Correos, aprobado el año xiltimo por las Cortes, se consagra prefe¬ rente lugar á cuanto se relaciona con la im¬ plantación de los giros postales. Pero, lo

En la sesión ayer celebrada por la Exorna. Diputación, =*e trató de la cues¬

anómalo es que no se haya implantado ya una mejora de tan imprescindible necesidad, que inclusive el decoro nacional reclama á

tión relativa á la Granja Instituto. Sabi¬ fin de que España no carezca de este servicio

do es que la Corporación provincial ha¬ y no tenga que continuar apareciendo ante

bía abierto un concurso para que los pro¬ pietarios de fincas pudieran ofrecer las suyas, que reuniesen condiciones aptas,
bien en venta, bien en arriendo.
La cuestión bien se desprende que es de las de verdadero interés para Mallor¬ ca; ya en otra ocasión me ocupé de este

el extranjero en un grado de inferioridad
verdaderamente bochornosa
Por todo lo expuesto, esta Cámara de Co¬ mercio que— como decimos al principio—ha elevado diferentes veces á los poderes públi¬ cos sus aspiraciones encaminadas al expresa¬ do fin, eleva hoy de nuevo á Y. E. la más respetuosa y patriótica suplica en demanda

asunto en estas mismas columnas y no de que no se demore por más tiempo la im¬

he de insistir ahora ponderando las ven ¬ plantación del giro postal, aunque sea des¬

tajas de la nueva institución. Pero sí he de consignar que si bien
fueron bastantes las fincas ofrecidas, no
obstante, ninguna de ellas reunió, á jui¬
cio de la Comisión nombrada al efecto,
las debidas condiciones y como conse¬

glosándolo por de pronto de las otras refor¬ mas anunciadas en Correos, y con cuyo an¬
ticipo del servicio de que se trata tanto han de beneficiarse por un lado los ingresos del Estado y por el otro lado el comercio en sus diversos aspectos, los intereses del público en general y el desarrollo de la producción

Manacor

tenga por conveniente para ventanas y bal¬

cones.
La Casa Rural de esta villa ha abierto una

escuela nocturna pai-a obreros, la cual se ha- i

lia provista de todo lo necesario para dar á | Hoy empezamos la publicación de algunas

los alumnos una sólida instrucción.

notas referentes á la Historia de este pueblo,

en la seguridad de que los lectores fornalu-

La «Caja de Ahorros y Monte Pío de Ma¬ nacor» ha publicado la Memoria correspon¬ diente al ejercicio de 1910.
Según la misma, se han depositado en la caja de ahorros durante el citado año 1.511.676’57 ptas. Se reintegraron 1.386.50375 ptas. Acreditaban los imponentes en 31 de
Diciembre último la suma de 1.963.530’30
pesetas. En la sección Monte-Pío, el mismo día úl¬
timo del año, el importe de los préstamos era de 1.207.412’88 pesetas.
Tiene esta benéfica asociación en fondos
de reserva 30.000 pesetas y en capital so¬ brante 179.000‘49 pesetas.
Nos consta que intenta construir una casa donde puedan pasar el día los hijos de los obreros. Excelente idea para que no pululen por la calle tantos niños cuyos padres traba¬ jan en el campo. Allí se les proporcionará alimento sano, limpieza, juego y puntuali¬
dad en la asistencia á las escuelas.
Felanitx

genses las leerán con gusto, por tratarse de hechos acaecidos.en su pueblo natal y en los que tomaron parte sus antecesores:
«En la villa de Fornalutx á los 15 de octu¬
bre de 1820. Convocados y juntados en la Sa¬ la Consistorial á fin de tener junta los Mag¬ níficos Sres. D. Miguel Busquets, D. Antonio Arbona y Busquets, D. Antonio Arbona y Borras, D. Bartolomé Estades, Gaspar Barceló, síndico, presidiéndola D. Juan Ripoll,
Alcalde.
En vista de que se hallan en ésta dos co¬ misionados por el Ayuntamiento de la villa
de Sóller sobre tratar de la división del te¬
rreno, fué propuesto por el Sr. Alcalde y Ayuntamiento de que su parecer seida con¬ veniente hacer la división por almas, á lo cual respondieron los dos comisionados que lo son D. Bartolomé Peña y D. Pedro Juan Colom, Regidores, que les parece más con¬ veniente por lo que pertenece por terreno inmediato y por almas y visto y entendido por el Ayuntamiento resolvió que quería la división de terreno empezando en el Coll de

El domingo por la tarde tuvo lugar en la
escuela elemental de niños de esta ciudad

Biniamar y consecutivamente. Ante mi Mi¬ guel Llambias Secretario».

una reunión preparatoria para la erección canónica de la Congregación Mariana, que

Andrés Andreu.

para ello está debidamente autorizado el

dignísimo Rector de esta parroquia don Se¬

cuencia del dictamen emitido por aque¬ especialmente en Mallorca, que es donde y bastián Planas.

SOLLER
DEL AGRE DE LA TERRA ^

TRESCANT PER LA SERRA
viOLeies v pins
També hi brosten les esquisides violetes per dins aqneis jardins de montanya, orlant d’ una fimbria perfumada el rosseg'ós mantell qu’ estenen els pinars penjants de les
espcátles de la serra. Les violetes, juntament amb les flors d’ ametler, son la poesía de 1’
hivern: elles embaumen les sorreres auba-
des y les postes de sol cm’tes y vermellenques. De violetes morades tixen llurs coro¬ nes els genis melangiosos de la boira.
Obrint les petites coróles, escolten embadalides els cantars helónichs qu’ entonen els pins sanitosos, inspiráis p’ el vent; y, quant lligades en agradosos pomells les s’ emporten a la ciutat, defalleixen d’ anyoramja recordant aquelles camjons harmonioses. ¡Pobres violetes!... Coll-tor^udes, mes aromoses en¬ cara, les he vistes guarnint els jerros esvelts de fina porcelana de Sevres, demunt les altes xemeneies que sostenen els grifos esculturats, plegant pacientment les llargues ales de pedra; o coronant els vióleters de crestall veneciá afiligranáis y delicadíssims com una randa de • Valenciennes cristalizada. Elles perfumen les paules aristocrátiques, reflec-
tint llurs cromatismes d’ amatista dins les
airoses copes bohémiques, aon la llum eléc¬ trica llambretja, argentada y radiosa...
Y llur aroma flota ténuement com un sus-
pir vagorós dins els salons confortables aon les flonjes catifes y els feixuchs cortinatges aufeguen la més subtil y atrevida ratxa del vent qui siula defora...
Al contemplarles, el contrast me fá recor¬ dar a voltes els jardins oretjats de la monta¬ nya aon floriren en les nits llargues del cor de 1’ Invernada: recort aquelles nits fredes y clares en que la lluna envía cascates de gebrada claror a la térra silenciosa y condor¬ mida; les nits quietes, sense tintineig d’ esquelles, ni tonades melangioses de fabiol, en que solament s’ escolta, fent sentir més en¬ cara el silenci y la soletat, el remoreig de 1’ aigua que ritmicament cau dins 1’ ampie safereig, allá a un recé del jardi desolat, obrint ampies cercles coronats de bambolles d’ irisacions esmeragdines, y portant caden¬ cies de fredolegues y exótiques balades; mentres p’ els espaiosos y solitaris camináis hi giravolten pausades les llargues ombres
deis arbres sense fulles.
Y pens també en los vehins de les violetes, els rehinosos pins, reis deis penyalars aon s’ aixequen dominadors, ben alta la testa jovenívola y perfumada, sense por del fret ni de lá neu, entonant cantars varonils qui onetjen serenament en les altures.
Y llavors, compatesch les esquisides violetes qui moren d’ anyoramja, lluny, molt lluny de la serra nadiva...
Joseph M.a Tous y Maroto.

A L' AVIA BLANCA
Com que vos veja, padrina, casta com marfil antic; vos feya esser purpurina
la flama del foc amic.

vaig haver d' anar á seurer, volgués ó nó, en el banquillo de los acusadosf
Ydó una cósa per 1' estil—¡ó molt pitjor!— voldrien fer ara amb aquests dos señors lo
manco, qui, molt á disgust seu y justperque.
governaven, se veren obligáis á posar fré y
á estirar fórt férm sa brilla á ses turbes re-

Com que vos veja, padrina, groga com marfil antic;
vostra canicie il-lumina
mon pensament cuant escric.
Ornada de cabells blancs,
filaven les vostres mans,
filaven cányom y llana;
la filaven ab 1' amor
y amb P augusta tremolor de missenyora Santa Ana.
Llorens Riber Pvre.
HMUHIMIIMIMIMIMIIM
Vuyts y nóus

volucionaries qui, cóm tots sebeu, robant, incendiant, assassinant, y demés actes de cul¬ tura per 1' estil, mos volien dú sa república á España, baix de s' inspiració, d' es plá, de ses enseñances y de s' acció d' aquell gran «mártir de s' idéa», que tots ets qui son cóm ell defénsen y voldrien veure glorificat.
De modo que podría esser molt bé que si don Juan La Cierva, no es coratjós de de-bó,
sa pór només li haja bastatper retrer; pero... ¿yEnSoriano—mepreguntaréuvóltros—, qui havía d' iniciar es debat, cóm es que se vá posartambé malalt á última hora, segons deyen ets diaris? ¡Qui sab! Tal vegada pe' sa mateixa rahó, que cassos se donen en que... ¿no heu sentit dir may qu' una escopeta buyda fá pór á dos?
¡Y qu' un Parlament d' una nació civili-

sada, qui amb tantes coses útils, necessaries,

¿Y ara no creys vóltros, benvolguts lectors, qu' á tots aquells hornos qu' ocupaven es Po¬ der fá un parey d' añys, sa camía no los toca sa pell d' es susto que duen? ¿Y no vos fan llástima, tan si sou cónserva-dós cóm... con¬

indispensables per millorar tot lo que millora necessita se podría ocupar, haja de perder
es temps en pórros-fuyes, en remóurer per dirhó millo aquest fang pudent que per fór<¿a ha de fer asco á tots ets qui tenen es ven-

serva-tres, es nóstro paysá don Antóni Mau¬ ra y es seu compañy don Juan de La Cierva, en particular, á quins s' ha de fer passar pel¬ la vergueta, segons pareix, amb aixé de tornar á estamenetjar á ‘n aquell malanat Ferrer, treguent una vegada més en mitj sa seua vida y miracles?
¡Mirau qu' heu ha d' esser cruél aixi ma-

trey una mica delicat!... Pero no res, paciencia, y, parlant ara un
póc en sério, entrera en materia just á s' ho¬ ra de sortirné: ¿Que creys vóltros qu' en pód resultar d' aqnesta «revisió» d' es procés Ferrer? Si creys que després d' haver molt discutit—podeu lletgir «disputat» si voleu, qu' es mes própi d' ets qui amb s' assumpto

teix aquest martiri per ells, després d' un afiy y mitj de no haver pogut, ninguns, ben segú, adúcar ets uys ni pasarse res p' es ca- , ñó, tants y tant fórts son ets remordiments de conciéncia que los amarguen sa vida des¬ de que los apareix cada vespra cóm un fan¬ tasma aquell injust fusellament—així, en
singular, que d' ets altres quatra no paga paríame—de Monjuich!...

aquest duen ses mel-les mes fortes—s' haja
obért cap finestró que mos ffssa mes llum,
anau de lo mes equivocáis. S' haurá cridat molt filis á quedar tothóm escañat; s' haurán
espeñat ets pupitres y s' haurán tirat ets di¬
putáis ses estelles p' es cap; s' haurá donat molta feyna á 'n ets taquígrafa y á ‘n ets impressors d' es «Diari de Sessions»; s' haurá fet badá sa boca a tots ets españóls qui ja

Jó, la veritat, fentme bé cárreg de sa seua situació compromesa y d' es seu estat d' ánim, y tenguent moltes simpaties endemés per un y altra encare que no mos fessém present en

van prenguent un póc de gust en ses coses d' España, y fins-y-tot á molts d' extranjers; sí, tot quant volgueu, pero... á ‘s cap y á la ñ tornarém á quedar tots així cóm estavem

matar es pórc, los compatesc de lo més.

abans, qu' aixó d' es Congrés vé. á ‘sser cóm

No he sentit dir qu' á ‘n el señor Maura cap ungía li fassa mal encara, debut tal ve¬ gada á qu' es d' una constitució molt íórta, havent crescut dins aquells ayres tant sans de sa Calatrava, y n' estig contení férm; pe¬ ro lo qu' es el señor La Cierva, qui no ‘u deu esser tant, ja ha tengut que fer llit, y veig segú qu' es tot aixó qu' ara se remóu lo qu' en té sa culpa. Y hey ha motiu, vaja, no digueu; que qualsevól cósa de mal pód esperar

ses polemiques d' ets periódics ó de ses per¬ sones de quantra partit, una mica més en
grós; ets «avantjats» promotors de sa tal re¬ visió no baixarán de s' ase, no tengueu pór; quedarán, ó seguirán fentmos veurer que queden, tant convenyuts cóm están ara de s' innocéncia d' En Ferrer, y tots ets qui may hey hem cregut, perque no duym du¬ cales devant ets uys, grades á Deu, ni de sa tal innocéncia n'hem de posar cap tros á s'

aquell qu' es amig de sa veritat, vól bé á ‘n el comú, y quand té un dever s' esfór^a per cumplirlo. Vos ho diu y assegura un ferit d' ala. ¿No vos recórda qu' una vegada, per voler donar callament á ses justes queixes

olla, seguirém opinant cóm un amig meu— republicá y lliure pensador, per mes señes, maldement paresca raro—á qui 'n vaig par¬ lar sa derrera vegada qu' he estat á Barce¬ lona: «que sa culpabilidat d' aquell. es evi-

de tots aquells propietaris de devés es Pont d' en Yalls, qui no podien teñir res segú dins ses seues finques, vá donar el Sóller un avis á ‘n es Batle y per ‘mor d' aixó jó vaig haver de pagar el pato, puis que sensa estar cansat y tenguent ganes d' estar drét, me 'n

dent, y que per lo mateix... está de lo mes ben fusellat».
No obstant, pód 'sser que si se prén s- his¬ toria de s' héroe de molt enfóra, de quand
posá sa tavérna á París antes de pescar sa marróta de na Meunier, per exemple, enca¬

ra modifiquém es nóstr > critéri, y trobém... que se ‘1 liavía d' haver fusellat molts d' añys
abans.
¿Que no ‘u creys vóltros així, ets qui lo qu' escrig llegiu?... Tots nó, ja ‘u veig cért-, fent un póc de memoria,
Jó Mateix
CARTES QUE NO LLIGUEN
Vat-aqui u-n cotxó de lo més cumplit y atent; vaja, un cotxé modélo.
Anaven dos señors dins es cotxo, per un cami molt accidentat. De prómpta es cotxo
trabuca, y es cotxó, qu' amb sa tombassétla havía pegat un parey de passes enfóra, s' aixeca aixi com pód, s' acósta molt respectuós á sa porteta, y, capell en má, diu:
— ¡Señors, particip á vóstes qu' hem ten¬ gut s' honor de trabucar!
Dos antigs coneguts se tróben á ‘n es Born y s' aturen á conversar un rato:
—No passen dies per v^sté—diu un—sempre jove, sempre alegre... Sa vida de famili próva, pareix, divinaraent.
—Si, ¿eh?—diu s' altra—¿Vól vósté sa re¬
ceta?
—Si, señor; la 'm don que ‘m ferá content. —Ydó sa dóna, lluñy; ets nins á 'n es collégi; sa sógra á cá-'l diable... Vat-aqui lo qu' es sa vertadera felicidat conjugal.
**
.
A 's cap de deu añys d' ausencia, se tróben dos amigs.
—¿Y que s' ha fet na Lluisa? ¿Amb quin vent navega á T hóra d' ara?—pregunta un
d' ells.
—A la fi va trobá un imbécil que se casá
amb ella.
—¡Pobrét! ¿Y el coneixs tú? —¡Vaja si ‘1 coneg!... Per que t' en convencis bastará que ‘t diga que s' imbécil que ‘t dig... som jó.
*«
A ses carreres de cavalls ¡pregunta á son pare un ninét de sét añys:
—Mon pare, ¿quant guaña es cavall qu' ai-riba primé qu' ets altres?
—Cinc mil pessetes. —Ydó ja sé quina carrera he d' elegir. —¿Quina, fiy meu?
—Sa de cavall.
Va dú un portugués á Felip II un diamant que li havía costat setanta mil ducats; y diéntli sa Magestat:
—¿Qué pensaveu quant emplearen tant gran cantidat en aquesta pedra?
—Pensava, señor—respongué s’ argenté— que reina va a España un Felip II.
Li vá agradá de tal modo á ’n el rey sa discreció é ingéni d' es portugués, que vá manar se li pagás es diamant amb ventatja.

——I "i WWW MHHHHHMHHHHHBBBEaBSKBBaHHBBBBHBHaHHBBM

Folletí del SOLLER -32-
FLOR DE CART
calment; ell la contemplava mitx-rient y embabayat fins que, cop-en-sec, s’ adoná que la fesomia de sa estimada s’esvaia en un desmay d’ angoxa.
—Que tens? Y ella, baxet-baxet, tota apenada, mermulá un parell de mots. El jove s’ alsurá violentament: —Y a.e! Per qué? Ella, més dolorida, en un esblancaiment de baticor, més baxet encare, li digué algunes paraules més a cau d’ orella. En Jaumet experimentó una especie de sotragada eléctrica y tot espantat, ab un involuntari arrevexinament de peí, la
vista esbarrada de tant concentrarla en
la jove, mitx bramulá: —Que t' has begut es seny! Ella se redressá penosament, empinó
la massa y reprengué la feyna tota-sola. A la mitja dotzena de cops en Bellu-
guins furiós 1’ agafá per un braó: —Nopotsé!... no será!...—remuga ab
concisió de llamp.

Estava eczaltat, nirviós, pres d’ esbojarrament.
La pál-lida claror del llum les pegava de biax sumergintlos dins un esgrogai-
ment de cadavre. Més enllá d’ ells s' hi
projectava llur ombra informe, monstruo¬ sa, de positura inmóvil. Ell restava assegut a un tibulet, ab convulsions comprimides de fúria epiléptica; ella, agenollada devant la pedra, descansant el eos sobre els talons, sumisa, devota just una mare qui empeña la pigota a son filló, desolada
com devant la resisténcia d’un esser es-
timat a pendre un remey salvador. Tota trémula, presa de les ansies del
écsit o del fracás, continuó parlant baxetbaxet, persuassiva, insinuant, anhelosa; peró tot el seu raonament rebotía sobre la negativa arrogant y superba del pos-
seidor:
—...no será!
—Re-capso, Angelina! Si no mudau de punt, no la picarás en tota sa vel-lada.
—’xau los fé, tia Bet; «es temps que
nuen no fan corda.»
—Germanets del Sen-yó!... Esclatá un llamp y tró: —«Sant Den, Sant Fort, Sant Inmor¬ tal: alliberaumos Senyor de qualse'úol mal».

La fulgor cadavérica de la verga enlluerná d’ esglay les cares aprimades de
la rol-lada. El tró s’esbombava paorosament en cascata axordadora fent tron-
tollar tota la casa.
La flama del llum tremolava, remena-
da per la trepidació, en un revinclament d’ agonía.
—Vaja una nit de condemnats!... Els de la cuyna se miraven espomguits. Una ratxa de ventegada encanoná la xemeneya fentla roncar com un trompot d’orgues. El llum s’apagá: el foc encés a la foganya llengoteijava ñames esperitades, tenyint els rostres de vermellors de llegenda infernal; les ombres ballaven com un aplec de bruxes. Dins 1’ oscuritat qui envoltava els dos joves en BeUug’ ins saltá com llansat per una molla y enrondant ab los brazos el bust de la estimada 1’ estrenyia sobre son pit mermulant ab folla frenesia: —No, no; no será! N’ Angelina, eyma-perduda, ab convul¬
sions d’ olivera emboleada dins el trebo-
lí, malevetjava departars’ en vivament y ab un gemec debilíssim, amarat d’ angoxes y tendrors li suplicava:
— Decantet, Jaume! —Germanets, quin retgíró!

L’ áspia li havia cayguda, a sa tia Bet, y passada la primera impressió asustadissa s’ axecá dreta y despenjá el llum per tornarlo encendre. Acabava l’oli; no feya temps d’ anarne a comprar.
—No fa res; ja hi anirem demá: per anit acabarem sa vel-la a les fosques.
—Sí, re-capso; ja teniu ravo. Entrau, Angelina: avuy es dissapte y porem dexá sa feyna per un altre die.
Els dos enamorats tornaren entrar dins
la cuyna.
S’oia el ventaguer redolant sobre les teulades qui bramulava gemecs planyívols. El portam debategava en un con-
vulsionament de tortura.
En les portes del finestró y del corral hi
rebotia una calabruxada.
—Com jo era atlota sentía contá a munpare—al cel sia ell y tots los defunts—qu’ una nit d’ aquesta casta va fogí des Castell de Nápols...
—Y vostro pare qu’ era estat a Nápols,
tia Bet?
—Si-fa; ja hi era estat ell. —Y per on mos cau Nápols?
Salvador Galmés y Sanxo
(Se continuará).

QfdZ 0^8 oo,ese OOJOf-
09,66 00,101 0?,S8

•

•

•

SBugagisg

SBjqiq;

SOOUB.I¿[

•

•

BjgiBOBqBj, sguopoy

BUBdsgi

gp

oouBg

sgiropoy

'8

d

f

IB

giqBZipiorav

•

’8

d

q

jb

giqBZixJoray

•

•

•

■§

d

f

JB

jopigiuj

n-iqy

i

pfp^n

.—}—■

S3NODtfZ!JLCO

StfWIJLin

•Baguios

‘pag.y agAooxy

buiibxbq

uoo

‘oaapos

‘agAog

bubziq

uoiuBg—y

biq

soiNOMnia:yj\\i

‘9

IBXOX—’p

SBaquigpx—y

sguoaB'A

soxnaiiviov^r

IfAfO

oooooooooooocooooocooococooo

•Bjp

igp

oidoad

oiopo

xa

bububui

b{

ap

sias

sbi

y—-oxuBg

sauaaiA

•BXUBg

Baog

‘gouo

B

zgip

gp

‘aqoou

bj

y

•uoiuuuioq

A

oiogo

‘bubu

-bui

bi

ap

sias

sbi

y—-oxuBg

saAatif—’pvppi

-vq

vi

dp

svuviuddjp

sv2

dp

opiofVdo

p

iifí

-oq

A

irenng

0¿I

‘II

pq^si)

rnoi

oraoxuy

’.q

ouiouoxSy

oxuaj

p

opBS.tBOua

oraoo

b.tbxhPbj

anb

saqBxgp

A

SGtioponj^snx

‘oubicI

ye

oiSa.i.iB

noo

‘uoibq

A

S8tib.n?j\\[

souBuiaaq

‘souaiip

sus

9p

pBXUtqoA

‘pBpmo

lipa

ap

nunq

bi

ap

ajina

bj

ua

Bija

v

‘■Bp.tgj ubq

naui;

t?[

gp

sa.iBjos

a

sBiaa.tBcI

gp

vjcjcaíA

OOOOOOOOOOOOOOOOCGOOOOQGCCOO •¿oq

-ojjb®[b

{9

jnuoqn

gp

uapino

as

sajorno

-ij.8b

so[

0nb

gp

nuad

di

030j0j\\r?

•ppidm

-rrpvvmxojdv

•uoponpoxd

vi

opvotidui

uv^i

sou.oqe

soi

gnb

‘ojuni

aod

‘niinsaa

2b9I 969

’ 002,85
' 002,8

’

bpbtiocjb

Biaa.iBj

'

ouoqB

uis

Bjaa.iBj

■somnuSgp^

•sowoxBgiyx

(soqoiieSiBOi)

eaj^paq

joj

.,oqJB i0¿ u

■biiuIbo

axa

Boisnxn

bi

aod

‘o^g

‘BuixsaiBQ

‘Biao^oiA

ap

sooiuojixod

saxaxoui

uuaBXUBO

as

IBtio

¡a

axuBaup

‘otóioagfg

osopBid

un

aB.onj

Bapuax

‘opinSas

oxoy

’oaqj

opassoa

ianSij\\[

uop

'oxiAxiia

aod

uoiuaas

uoo

o^siaonsaf ap aa.§

-uBg

Bsoioaa j

bi

ap

aouoq

ua

auuiaios

uoio

-unj

Baquq

oiaBSoa

oxtiBg

xap

ozaa

¡ap

sand

-sap

‘apaBX

bi

ap

Btpaui

A

stas

sbi

b

‘oSuiui

-op

BUBUBJA—'ivpdsoj-f

pp

OUOfVM

f)

Vtf

•Bip

pp

SBidoad

sauoioutij

sbi

?

oidxouiad

na

-Bp

as

‘Bipaui

A

sias

sbi

Y—'21

^ÍP

opBqBg

•sp

-ruQ

vjy[

pp

oioioaafg

ia

BaBopoBad

as

‘gpaux

bi

gp

saax

sbi

Y

’soiogo

souiAip

soi

UBaBzgd

-uia

‘Bipgui

A

sias

sbi

y—

bi

Bip

‘sauagiy

•sauix

-tbx\\[

uibibxubo

as

‘apaux

bi

aoj

-cxuaiunuoi^

IB

BUiaoQ

BpBaSus

bi

axuauiiBuoisaooad

BpBp

-BiSBax

Baas

‘bsij\\[

bi

BpBuiuiagp

‘saiag

soi

?

uoiuiuuoo

bi

BaBaxsiuuupB

as

‘uuudiosip

buS

-qub

bi

gp

oya

ia

un.oas

‘anb

bi

ua

‘aoABra

bsiui

bi

BaBaqaiao

as

‘oqoo

sbi

y—’6X

Bip

‘saAanf—’opidauoo-scff

pp

vpdiBt

vi

ug

íSmlímo

•JBOip

-ui

q

sooiba

©nb

sdjjio

sb[

unaisanra

oj

gauojaoo

‘upponpoad

gp

ojugrann

giqmou

un

uojgfnpoad

sgiutiziipagjso{

*ox

-so

gp

aesgd

y

‘sopuioaq

u£

unqnisa

soq

-o.ijrJ§[d

soi

sand

‘nipaex

OpDISBCUgp

uoio

-noqdn

íjoqnj

nun

gp

oipara

aod

‘sgjoqj?

soi

gp

Jopapaqu

seiopupjjgxug

‘ozanj\\[

gp

sgup

y.

uoaeoqdn

os

seiaaiura

snqoi(j

025,1 025,1 025,f

bsos

®P

oxb.ixtN

bsbxoíí

gp

oxBjing

*001

Jtod

9T

pp

SBuioqj,

SBi.ioasg

sowvjb5giv¿£

qoqi^ jo j

:axuatn.§is

uraaoj

b[

ug

pzqixagj

nj

oaxo

£

ouoqu

uisofgp

ni

npoandBafi

’saioqaq

gp

oaamna

jun®!

eipuaadraoo

sg[BnosB{

gp

Bun

BpBO

•snpojnd

sop

tig

‘osoqioae-oo

-Uis

ouBogs

op

ougjjgi

ug

opnxue{d

‘soub

B1UI3J1

gp

IBqOJJBj)

IB

un

pipiAip

‘(bio

-091BA)

pÍBjiugg

gp

‘uqaxpa

oqnp

-q;

•jb;b(9J

qsorauA

gnb

ojaaraijgdxa

osouno

un

nax

-sanraap

oí

oraoo

‘soiJuzqixagj

nand

au.8

-Bq

gs

gnb

soxsu.8

soi

nzanSani

nxunx

uoo

UBSugdraoo

sajoqjq

soood

‘oíjjuqrag

uig

•OAiiino

ojio

BJBd

soidoadrax

‘sosoSgapacI

'Bip

iap

sBidoad

sauoiounj

syuiap

A

saaouaui

SBaojj

‘bububui

bi

ap

oqoo

sbi

y—’O^UBg

opBqug

•BiaBpi

ap

pBpapg

-oo'iy

’q

'

p

bi

ap

oioioaafa

a

uoisaooad

‘aaA

aod

uornaas

uoo

oxuauuipuaosaQ

A a

sBiqaiuix

ap

sauixiBui

apaux

bi

ap

Bipaui

ooup

sbí

y

‘Bip

pp

oidoad

otoqo

p

A

saa

-ouaui

SBaojx

‘oqoo

sbi

y—

’O^uBg

sauaaiA

•aaAOoiy

-q

ja

aod

uoiu

-aas

uoo

ouioxbabi

p

A

uoisaooad

BpBaquinx

-sooB

bi

BaBoqiaaA

as

aaoaqoouB

iy

•SBiqatu

-IX

ap

sauixiBiu

apaBX

bi

ap

oaxBno

sbi

Y

'9U

-uiaps

aoABiu

bsix\\t

A

saaouaui

SBaojx

bububui

bi

ap

Bipaui

A

aAanu

sbi

Y~~

'oxuBg

saAanf

•SBiqaiuix

ap

saurxiBiu

soi

UBaBXUBO

as

gpaux

bi

ap

B]paui

A

saax

sbi

Y—'sapoaaij^

•oxsiaQ

oxuBg

ib

opBoipap

onpiax

un

Bauaqapo

as

aaoaqoouB

iy—’BXUBg

BUBuiag

ap

sapoaaiui

A

saxaBiu

‘saunq; •aaS

-UBg

bi

ap

ai.oqa

BpuBaauaA

bi

pxidsoQ

pp

oiaoxBao

ib

BaBpBpBax

os

pno

p

opBuiraaax

‘•p

-g

‘aaAOOiy pn.§ij\\[

p

aocl

uouiaas

uoo

spnJQ-wiA

pp

ororoaaCa

p

A

SBaadsiA

apaBX

bi

ap

Bipaui

A

sop

sbi

Y

'ooiuqjTiod

oxubo

b

auuiaios

opsvj

uoo

aoABra

bsij\\[

A

uoisaooad

ap

BpinSas

souiuy;

ap

uoioipuaq

bi

BaBoqiaaA

as

‘BioaajL

ap

sandsap

‘aAanu

sbi

Y~*°Suiui

-op

bububj\\i—-ivmbo.uvd

vpd\\Bi

v\\

£

soppq

sqm

sougaagi

soi

09

uagdsoad,

gnb

joqaq

un

gp

asanjuai

aod

‘sojoaani?

p

soqoaaB^jB

sof

y.

ouoqB

unSuiu

BOiidB

os

ou

‘siBd

oajsgnu

ug

‘9iugraiBa3ug£)

sow

soi

i

oooiroif

i

•jujns

gp

unqDOD

gnb

Bpip.i^d

giqDjndgajx

«[

aod

oxngioiiings

opunjoad

oaxsgnn

gp

uqisgadxg

v.\\

'ciBaou

gj

gnb

sqnosagd

s'qoigp

Á

sonDcnagq

‘s^Ciq

‘soCiq

‘epniA

DpiSipB

ns

d

sotuDuag

&

agA

oooooooooooooooooooooooooooo

•so^ogjg

A

mbui

21

uoo

‘pgj

-bibq aodBA

-q

-dBO

‘-uo^

i6X

op

‘.teiios

gp

biha

‘g^gQ

a

Duoigo.iBa

B.iBg—

btq

•sgivl.tj

A

mbui

f

uoo

‘suoj

asop

’q

qBd

£,uox

fj

gp

‘oiqBj

ugAop

pnBq

£uoqBj\\[

b.ibj—-c biq

•soxogjg

A

mbui

05

uoo

£ngu

-aooxg

oSuiuioq

uop

-dBO

£,uox

0f2

9P

‘uoq

-BJ\\[

gp

’Q

aodBA

‘BIOUgiBA

B.IBJ—y

BIQ

svpv'qovdsdy)

sduopvo.ivqmyy

•S0X09J9

A

MBUI

91

UOO

‘ligjBJBQ

'£)

uop

-dúo

£-uox

T6I

8P

‘agpog

gp

biíia

aodBA

(Bip

i

ug

'Btioigo.iBg

A

g^O

9G~‘9

^TQ

■ga^sBy

A

mbui

uoo f

‘suoj

asop

-(j

qrcd

‘‘uoxfigp

<0iquci

ug a

op

puBq

‘Bip

x

ug

‘u9qBj\\r

9Q—y

biq

•S0X09J9

A

MBUI

05

UOO

‘naUJOOTQ

O.oUIUIOQ

’Q

U^XldBO

£-UOX

0f2

8P

‘uoqBJ/\\[

gp

'O

aodBA

¡Bip

‘BuojgoaBa

A

9^X90

9G—

paqy

f

ug X

biq

svpvdpuoj

SduoiovdJ,vqiu,[>[

-ijO

aoqgs

jgp

DnqB

¡gp

osuBOsgp

onag^g

¡g

yiDd

npioDao

Don

opio

ye

soraBA9¡a[

•gcmxs^d

ns

niasiuooi

-ixsg^

Yi^d

iqiininj

d¡

g^un

oSgnj

uoaniq

-sgp

soxiginb

‘op^nq

pp

sopponoo

£

soS

-iran

soqonui

uoaoipnon

oxon

oaxo

£

oun

y

'nrap

ns

gp

oiSeajns

ng

‘guiopxaisg

msg

gp

nisgi^i

ni

ng

snmbgxg

sgnragios

noa

-naqgpo

os

‘niiniinai

v.[

aod

‘njp

axiiomS

-is

ig;

•sqiaoxnoipgp

snpixngs

uoo

sgaop

gp

snuoaoo

snsoraagq

oapagj

p

gaqos

snpnoojoo

opugis

‘np^zp

znao

uoo

pmb

-oaand

oagp

pp

npuoxsisn

uoo

‘oiagxugra

-90

p

a0Ai[Q

aoqgs

¡gp

agAupno

p

oppnp

-uoo

gnj

gpaux

u[

aod

soAanf

ouisiui

q¡j

•B[nojaxnui

nxsg

gp

npA

gp

gubnq

aoümu

¡g

‘«oxagqoy»

pp

aopmuan

p

gingiupiix

-on

nag

’jguog

gp

npunxaoduii

ni

uagpgx

o^jonj

pp

OP0IUIIAOW

oooooooooooooooooooooooooooo

•BaouSBuiog

bi

gp

gpBO

‘opusuo

‘soub

g9

gp

‘s^gubsiiQ

agAijo

uBup—y

biq

’II

igqBSJ

9p

9IIB0

‘opBSBO

-pug

gxngrapiagxnui

q

pao cu

gnb

nsgadrag

npox

V

o/fodn

ns

nanxaodn

gnb

‘oana

‘sgnd

opuois

on

‘aaonu

piA

g¡

gnb

ojqgnd

p

aod

aoran

opunjoad

un

urinas

opnnq

qq

•oxugiuiixngs

paguoS

pnpnp

msg

ug

psnuo

giaouia

ns

pno

oí

aod

Pianinax

-oiaoqni

ns

oiuuanp

£

oonnaj

£

oxoaa

Ánui

'oaana

gp

sana

orasuu

p

ua

‘ou

aaxopano

un

gp

nao

agAiio

aouos

¡g;

•sxanbsng

aaAqo

unnp

yj

sanb

-aoiAUt

onajd

ua

njAnpox

soranaxnooifí

sou

‘naaaano

ns

ua

opiuiaop

asaaquq

aod

‘anb

-nq

ap

xopumau

£

gxnnioagraoo

oppou

-oo

p

‘eonipano

upioogjn

nun

gp

buuxoia

‘9109IPJ

S9A9ní

pp

npnSnapmu

n¡

ug

souanaxsoraap

ua

opungdraa

qxs9

‘oxsia

o¡

aod

‘odrnaix

p

£

oim

pp

sgra

oxanno

pp

Buaoap

naaraiad

v.\\

gp

pup

p

soranxsg

■dSUdM¡¡Og

I

viuijuvjyf

iq

ap

sasaaaxui

so[

nand

sop

-nqnsga

soraixdp

gp

qaas

sotuuaadsa

anb

‘oxnaunnaquiou

ns

aod

xossbjy

£

qznwg

•ugpao

pga

nqoip

sganAip

gp

souuxaidoad

so¡

q

aildrano

y

uqanSqqo

sgaopnuaoqoS

sog

•«nniraop^»

npurauu

niragpidanigiioaansgp

os

anb

anx

-ua

nand

‘[oqaq

oqoip

gp

upod

n¡

gp

oxonp

-oad

p

ouaaaai

p

gaqos

ugCgp

ou

soaijo

gp

sgaopuAix¡no

sop

gnb

nand

’q

g

nun

opnxoip

nq

opugraog

gp

oaxsiuira

¡g

saaoqas

so¡

q

nuauqnaoqug

naxsaiijq

•soqsuqax

£

sanopnuSisuoo

‘saxaodsunax

‘sauoisiraoo

q £

‘axx90

9P

?1

IBl19

‘snpuoipap

‘nÁnpnajj

nog-xaog

‘eipsanpj;

ua

saiuuxaodiui

sapsanons

uoo

nxnano

‘aaaqaaQ

no

P:dio

-uiadnsaaugx

ap

sqraapu

‘opiqns

sa

oraoo

‘nsno

nxsg

’gnbnq

oqoip

gp

upionuSisnoo

e¡

opnxdaon

nq

anb

nj

‘g

0

sa

u

gnbqqnd

-aguí

gp

pn^>

p

ug

oxx90

U9

^pioapnisa

‘ooqqnd

oaisonu

op

npioouoo

axuaransofnx

•npugnoonpunaS

np

-pouooga

ns

gp

squi

nxou

nun

nags

aauod

-ns

gqno

gnb

'osanosip

un

upupA

nqoip

ug

qanpnnnoad

£

Dtp

pnbn

aajpg

q

qapuaA

‘anqmbsng

£

¡paoxanj\\[

'jg

soi

‘l°d

snp

-noipgad

snrasganno

sui

ua

pnSi

oaxo

np

-aanoaa

gs

ojos

qon

uqoaj

npagto

gpsgp

gnb

-naA

‘fossvjy

fivznvg;

pioos

upzna

nq

•souasaqoinmn

-oo

ap

nqnon

unSas

‘axxao

ng

uiauimiSis

-uoo

nsno

nAanu

nun

q

opiSiaip

ba

‘eqoou

nxsa

uxsnq

npips

ns

pipuadsns

odraaix

pra

pp

nsnno

q

anb

£

ag¿fu

opnqondsap

pponb

anb

‘udugg

ep

vpiA

JodnA

jg

oiaoxtpnn

osoaarann

nnx

q

up

oppaxn

nq

npnaSns

npuanoop

n^no

£

‘nuipj

ap

¡DjpgxuQ

ni

ug

nrasaanno

ni

gp

oqn

gxsa

aopnoipaad

‘snopoag

gapnj

'opAg

¡g

•soppix

-nog

sopnxsg

sni

ap

uqpndansn

ni

gp

oía

-uuaxuanoup

aouiiad

p

exsq

anaoraguinoo

ye

ouniimi

onaaiqo£)

p

aod

axngnqnnx

-on

opipuajo

‘x

oig

‘goqjxuog

ouing

¡n

oxgdsaa

£

uptsaqpn

gp

oiuoraixsax

un

anp

so

‘oxon

px

noo

oaxugg

pnbn

aod

opnxuax

-ni

oxafqo

¡g

-nianagxii

npnpA

npipuqidsa

•soaxora

ooe

V

OQS

9P

oitraw

-nianip

unoojoo

os

soxsp

gg

-saipa

soj

n

asnq

ap

9Aais

onb

‘npnonqonui

napgid

ap

ndno

nnn

uoo

opuaiaqno

ua

as

nouq

nq

-soa i

-gaqo

oe

sonn

sopndnoo

sopa

na

opunxsa

‘aaupg

gp

iiaanooaaaj

pp

nanq

e\\

ua

sg{

-ina

ap

opipuax

£

snsaiAnax

ap

upionoopo

nj

nand

sofeqnax

soi‘naSansuoQ

nnnpQ

nop

oiAog

Mg

pp

oaaiuaSni

pp

uppoaaip

n¡

oCnq

‘nrapj

ng

uoanzadraa

sauiq

¡g

nun

«ooipxno

oxuamog»

p

ua

asuaqd

-aad

‘paqy

oxugiaaoo

pp

gx

“ejp

p

nand

•pira

gp

nnnj

nnjgxg

soranasap

£

soranxpipj

sapno

so{

q

‘sopusodsep

soi

tmiuano

sapnxsiran

sDiíno

uoo

sniiiranj

snsoagrann

sn¡

oxon

ye

sopnxuui

noaanj

on

‘jpaooiv

■bixiuibj

n¡

ap

opnp

gxuapaa

p

upionain

ng

•IPX

9¿>0eg'ei
’P!

‘oxsandnsaad

-.q^a

£

usoraapipA

aod

aaipg

q

nrapj

0Q

•snxasad g6,6P¿'QI

‘ojsaudns

-aad

tnrapg

ap

oxaand

p

nxsnq

upionííuoi

-oad

£

aaqpg

op

oxaend

ye

nrapd

eq

:sgxuaingis

sui

unan%

sapno

sn¡

aaxua

‘saanapg

ap

snaaxaaa

-no

oqoo

op

'gi6I

£

gX6T

‘1161

sojjn

so{

oxunanp

‘araaq

pp

nppnAagsuoo

n¡

nand

-soq

opanuaag

-g

njaaxunjuj

ap

uqxidnQ

p

£

nnoqay

spunQ

uqiniBQ

’Q

gppo

-IV

op

oxugiuax

p

oiaou

pp

axand

aod

£

‘pCng

aauoiy

snjxnpj

-q

£

‘oopiponra

-ang

‘suoaaox

onipp

-q

niAon

nj

ap

ox

-and

aod

soniapnd

opnais

‘oianoi^

‘aoxsnj

asop

q

'^a

'opAg

p

ipiun

nj

ofipngg

•paa^

aaAoojy

nuipxnQ

b'G

nxiaorjas

noixqdrais

£

njpq

ni

noo

aaAog

nunzig

upraug

‘a

guug¡g

ua

oppoiqnx

-sa

oxunpagraoo

U0Aof

p

oSiran

opuraiisa

oaxsanu

^oiuoraiaxnra

pp

oznj

oxnns

p

ua

opiun

osnqq

‘praboaaud

nisaiSi

naxsann

gp

nianp\\f

op

uppdaonoQ

upuponranj

ni

ap

auxp

p

oxun

‘ioq

ap

nunqncn

ni

ng

napaid

ap

oidoon

ap

snaqo

sn{

gp

uxsuqns

noqqnd

ua

uppnoipnfpn

ni

nand

‘oraixyid

o^nj\\[

ap

xi

YP

p

opnposs

nq

as

snoqqqd

snaqo

9P

paana-o

uppoaaiq

n¡

aoj

•saxnaiaaoo

so¡

ap

61

9JP

p

nuiraaax

nianxaaogg

e\\

ua

sauopuraup

-aa

sni

aiqioaa

nand

opupLias

ozupl

ig

•«snxaaaxanj^

snq»

£

«sgnisny

soq»

‘«naanSig

nq»

ap

p

aod

opunsnd

‘«sn|iC

-ay

snq»

gp

npniaanq

v\\

uoo

oxaand

19P

naoxaaano

n¡

aran

nand

‘nioniAoad

ap

oxoax

-rabay

p

aod

opuraaoj

pnpaA

ouirano

gp

oxoaifoadgxun

p

‘nppnraupaa

ap

soxoaja

q

‘noqqnd

upiouraaojui

nun

n

oxsandxa

auaix

pnpnp

nxsa

gp

oxnairanxuiUy

ig

•naaAnraiad

ni

uja

-npox

opnaxua

nq

ou

anb

£

'ouaauui

ua

soranxsa

anb

-.oidiooiad p

oqoip

oí

anaix

-unen

‘pnopdaosa

nzapnao

ns

aod

‘aaaa

•sasoen

ooup

gp

ouiuiapi

p

ug

supuuimaax

anpanb

gp

unq

snaqo

sn¡

£

‘snjp

aouinb

oaxugp

anzadraa

usqap

soCnqnax

soq

anb

aaaa

‘odraaix

p

oaad

^Jiaqn

ap

g

p

£oq

npqas

oianpuapo

p

‘.uarausaa

ng

•snjp

soun

oaxngp

oiaaqus

ap

upisnoo

soraoapnax

zaA

‘sapinaj px

soj

ap

njaoünra

nj

ug

‘sorand

-as

anb

‘oqup

oqoaq

nq

ou

is

anb

nunziu

-naS

‘sauaaiA

pp

apanx

nj

ua

aonani

o§p

uaio

£

saAonf

pp

aqoon

n{

ua

‘sonanax

£

soSndraqpa

‘nnSn

ap

npnqndraoon

^npnzin

-naS

axagnj

nun

anasap

ap

souara

£

‘anaad

-sa

ap

nag

on

pno

ouia

:noiaxqraoanq

nn

-raiqoo

ni

ua

sopnaS

ua

osuaosap

aiquxou

un

puoisnoo

opo

anb

apap

gnb

nand

Áuq

on

£

snqnxuora

snxp

sqra

suaxsanu

sno

-un|q

njAnpox

auaixnnra

onb

‘npnAgu

pu

-nraoosap

nun

oxsa

q

pinSis

ísandsap

oood

uxsuqns

u[

npipaouoo

pnj

ai

‘usofuxnoA

sqra

n¡

naa

aaAog

aouas

pp

nxaajo

n¡

anb

nxunp

nj

opunaapisnoQ

•snxasad

¿g,80g'ST

Jod

‘nraind

9P

‘IPÍ

-sno

opannaag

q

£

ÍX8S'SI

Jod

‘upung

ap

‘pnSuaray

opinuay

-g

íoOt'21

J°d

‘npyng

ap

‘snpog

oiuoxuy

Q

ísnxssgd

T88'Xl

J°d

snaqo

snj

anzqnaa

ppgajo

anb

‘njanx\\r

nxung

ap

'aaAog

oospunag

’a

:saaopnx

-pq

saxuainSis

so[

uoanxngsaad

gs

A

snx

-asad

006‘SI

9P

^l9

nxsnqns

gp

od;x

jg

•npg

-ng

ap

uppuiso

n¡

ap

soiaossoon

£

¡ndp

-uiad

oppipa

pp

snaqo

sn¡

gp

nxsnqns

np

-upunuu

n[

‘«aaiipg-naqnd

qaanooaagg»

q

opnuBonanq

ug

ppaiAuoo

gs

anb

‘oosaaj

opnaqos

opioaiugiA

un

‘nipannSunA

ap

naaunra

q

‘souaniAna

opnxsnq

nq

aj

taaaao

pnpapos

n¡

gp

snuiopo

sn¡

ua

anSiq

oaiix

‘nungnra

n¡

ap

aouo

sni

q

‘o^uiraop

¡g

‘soub

f9

gp

‘Bsofng

sibubq

oiiuquy—

-g

biq

SaKOIONÍl^IUQ

gp

npisnoo

noagiAnx

snnosagd

snxunno

opouaponq

p

sozjanpa

soqonra

opnxsoo

gp

nmixsg

n¡

opugfucaS

gsuiqnq

npiA

ns

nq

aj

on

gnb

sa

oxsa

opox

ap

aoed

og

peooq

noiupaq

ÜBSX&JZiSSSm&SBBBESaz:

H31TOS

9

SÓLLER

7

MMI»

| II 118WI A BOMXOKLXO #

9999999999999® 99999®

999999999999999®

S I = FABRICA DE ASERRAR =

lcs#

®<
I“

FRANCISCO MAYOL FRAU I

II

00 ^

Por su gran existencia de madera aserrada de

® <c

•

9

cajas para LIMONES y NARANJAS, las ofrece al

i Ui f
|o

púbico confeccionadas á

fgf«ac © \_
@09
I GC 1 tss
|9 £t•

4y medio reales una
Los demás envases en relación á dicho precio. Para evitar contusiones, toda clase de envase irá
marcado con él nombre de la casa al fuego.

s § INACABABLE EXISTENCIA de madera para dicha fabricación.

9 ség •
twt

999999®®®®®®
Leña para estufa á

909999999999
pías, el quintal |
999999999999999999999 ©999999

EL AGUILA
Grandes Almacenes de ROPAS CONFECCIONADAS para
CABALLEROS Y NIÑOS
Colón, 39.-Palma de Mallorca — Casa fundada en 1850—Teléfono n° 148
TEMPORADA DE MIE10 DE 1910 i 1911
Selecto surtido en géneros nacionales y extranjeros para la medida. Grandes existencias en trajes confeccionados de Patén. Vicuña, Tricot, Gerga y Armure. —Abrigos de todas clases y precios. Surtido completo de GORRAS para caballeros y niños. — Mantas para viaje, Impermeables, Portamantas, Perchas, Ligas, Tirantes, etc., etc.
Todos los artículos llevan marcados los precios en las etiquetas
PRECIO FIJO — VENTAS AE CONTADO
SUCURSALES: Madrid, Barcelona, Alicante, Bilbao, Cádiz, Cartagena, Gijón, Málaga, Santander, Sevilla, .Valencia, Valladolid y Zaragoza.

PABLO COLL Y F. REINES

MXtlII

d’ Or)

SUCURSAL DE LA CASA COLL, de Dijón

Especialidad, en patatas y demás artículos del país. Expedición al por mayor de espárragos y de toda , clase de legumbres.
"
SERVICIO ESMERADO Y ECONOMICO —

Precios alzados para todas las destinaciones

Servicio especial para el trasbordo y reexpe-

dición de naranjas, limones, frutas frescas y secas

•••.

=

^ y demás artículos.

M. BERNAT Y A. PONS

Quai du Sud,,3-CETTE^(Herault)

Teléfono, 4-08

Te leo-ramas: Bernat Pons =

Importaciones y Exportaciones
DE
FRUTOS, LEGUMBRES Y PRIMEURS
FRANCISCO ARBONA
6. Cotirs Julién. 6.—MARSEILLE
Expediciones al por mayor de naranjas, mandarinas, limones, bananas, dátiles, higos, uvas pasas y en fresco.
Especialidad en toda clase de frutos y primeurs de España y Argelia.
FRUTOS SECOS DE TODA CALIDAD
BA^BONA-Marseille—Teléfono 29.68 Servicio rápido y económico en todos los servicios

Tarjetas para visita
Inmenso y variado surtido en Tar¬ jetas para visita. Tarjetas fantasía para participaciones de matrimonio y nacimientos.
Imprenta «La Sinceridad»
San Bartolomé, 17.—SÓLLER

y

-4

C
P
03
S
03
W
h-3
Q
< O

©

©

©

£a

c o3

pSA

?H ce

N©

a

©

©

o? 'co ©

rS ce ce

QD

CD

00

© rj ce CP

N¡I
O

1
-4-J

PQ

r a

o z o

„

en

<*> vSe

.E

rf4 O
>» ce

&k tt
sJ

5® w

03 73
03 H3

o

©h

<33

O

ce -+=

3

03 U

T3 M-l

<P

©
•N
©
•N

í>
33 Ti
O

u ©

TÍ

m

rc3
• rH
o

o

CLi

en

W

A

Suscripciones

á REVISTAS1 y PERIÓDICOS na¬

cionales y extranjeros.

Se reciben encargos en

.

”Ijíi Smceridad”

San Bartolomé n.° 17.—SOLLER.

Maison Guillaume Col!
FONDEÉ EN 1902
Expéditions de toute sorte de fruits et primeurs. Spécialité de peches medies, primes reiné-claude, raisin chasselas, abricots, etc.
Artichauds, asperges, salados et toute sorte de légumes.
♦ TRES BONS EMBALLAGES °t*
Service complet de colis-postaux de 10 i pour la Prance et PEtranger
ADRESSE: Gh GODDTAvenue de la Pepiniere (en face
du Marché en gros) á Perplgnan (Pjreilées Orientales) Adresse télégraphique: COLL GROS MARCHÉ Perplgnan
Maison JXORSY. Fréres EXPÉDITEURS
53, Cours Berriat, 53—GRENOBLE (Isére) FRANGE
FSWITg ® FRXKSVK8 ® LÉSfMB
Expédition pour la France et 1‘Etranger.— Spécialité de pommes á couteau par wagons, poires, primes, péches et abricots. =Petits oignons en cliaines et en vrac.=Cerices et bigarreanx. —Noix de Grenoble.=Exportation directe d'oranges, citrons, mandarines, grenades et fruits secs.
Télégrames: MOREY-GRENOBLE. Télephone 22-36
COMISIONES, REPRESENTACIONES, IMPORTACIONES i EXPEDICIONES
avid Haré Hermanos
Boulevard du Musée, 70. MARSEILLE—TelÉllO 11.°37-82 /
Expediciones al por mayor de naranjas, mandarinas, limo¬ nes y bananas. Especialidad en toda clase de frutos y pri-
meuvs. Frutos secos de toda calidad. Telegramas: MARCHPRIM MARSEILLE
Rapidez y Economía en todas las operaciones

'
on

la

reforma

jdotel Restauran!

del edificio
propónese el

ANTES

nuevo propietario re¬

cuperar la fama uni¬

ffUVBFBO
4- 4- 4- BARCELONA 4 4 4

versal que elste esta¬
blecimiento había al¬
canzado. A efecto,
embellecidaslas habi¬
taciones y ampliada
la renombrada cocina

^* española y francesa, peculiar de esta casano duda el propietario
verse favorecido por los hijos de estas Baleares, que siempre honraron el citado hotel con su presencia.

Representante en todos los trenes y vapores.—Coche particular de la casa.—Habitaciones exclusivas para familias.—Timbres eléc-^ tríeos en todos los departamentos.-Hotel el más próximo de las

estaciones, muelle, aduana y centros oficiales.

Plaza de Palacio, 3.=BARCEL0NA

L

-1(1

flanco y jlegro

Exporta bue¬ na naranja.

Carcagente — Puebla Larga — Alcira — Manuel
Telegramas: £{OIG — PUEBLA LARGA
• 99999999999999999 ©

vS'MST'
De venta en
Da Sinceridad1
S. Bartolomé, 17 SÓLLER

8

?8TO

SÚLLER

jA SOLT,ERENSE
JII^É COIjIj VERBERE y FORT-BOU (Frontera íranco-espanoiai
Aduanas, transportes, comisión, consignación y tránsito
Agencia especial para d trasbordo y reexpedición de naranjas, frutas frescas y pescados.

Vapor “TJIVIOrV

: : : SERVICIO REGULAR

PARA LA EXPORTACIÓN
DE NARANJAS ENTRE : :

♦ |$:

Este magnífico y veloz vapor expresamente adecuado para el tras¬ porte de frutas, saldrá todas las semanas de Gandía para Marsella con cargamento de naranjas á la orden de los señores
RIPOLL Y C1:4—15, Cours Julien — Teléfono, 21-50

1
VINOS AL POR MAYOR
JUAN ESTADAS
COMERCIANTE I PROPIETARIO
LEZIGMX (lude)

IJACPS COLL CASÁSNOVAS

r
Almacén de maderas : : :

PERPIGNAN
CASA FUNDADA EN 1903
Telegramas: CASASNOVAS —PERPIGNAN
Expediciones al por mayor de frutos y legumbres del país. Especialidad en alcachofas, espárragos, melocotones y otros frutos.

CO

: : : : Carpintería movida á vapor

o

U,

Especialidad en muebles, puertas y persianas

m
8

Precios reducidos y servicio rápido en los pedidos.

O Cti

CO

o

i Calles del Mar y Gran-Vía -- SÓLLER

TBA JN SL „...... Comisiones — Representaciones — Consignaciones — Tránsitos
PRECIOS ALZADOS PARA TODAS DESTINACIONES Servicio especial para el transbordo y reexpedición de
NARANJAS, FRUTAS FRESCAS Y PESCADOS

Y?n É-S fi O
O

z

p

o —

53

SE CONSTRUYEN

|

TpOQ de inmejorable calidad con sujeción á la
IJLlllu siguiente tarifa de precios:

p
be

ANCH 0 s

1.a clase 2.a clase

?h

Pesetas Pesetas

BAUZA Y MAM©

UJ

OO

1 S De 0’60 á 070 m.
m i De 0’71 á O GO 0 m.

12’

10’65

13’

11 ’ 3 5

AGENTES DE ADUANAS

ej¬

o° 1 De 0’81 á 0’90 m.

14’

12’ 15

casa principal:

sucursales:

CERBÉRB (Francia)

port-bou (España)

(Pyr.-Orient.)

hendayb (Basses Pyrenées)

en CETTE:

Q,nai de la Republiqne 8-teléfonc 3.37

» MARSEILLE: Ene Lafayette 3-teléfono 2.73

TELEGRAMAS: BAUZÁ

REPRESENTANTE EN SÓLLER: D. Miguel Seguí, calle de la Victoria 5, al que pueden dirigirse para todo informe.

es O
<c TÍ

i De 0’91 á roo m. .

14’ 90

-4—1

De j en

roí á rio m. .

16’30

| r-^H De rii á 1’20 m.

17’20

00 cc

| De

1 ’21

á

1’30 m.

.

.

. 18’30

s 1 De 1 ’ 31 á 1’40 m. .

19’20

De 1 ’41 á 1’50 m. .

20’

0
00 v De 1 ’41 á 1’50 m. eu (los piezas 25’

12 ’ 3 0 14’ 14’90 15’6 5 16’40 17’ 15 23’

— — Rapidez y Economú en todas las operaciones.

A los clientes que tomen de una vez dos ó mas sommiers se les concederá un descuento del 5 por ciento.

ISL1SA H II

m
n

eS

COMPAÑÍA MADIrOUQUINA DE VAPOqEg'

0
BUl c3í

— Domicilio social: Palma de Mallorca - Dirección telegráfica: Marítlma-Palma

ó •te!

vaporestMiraraár-Beliver-lal orca-Balear-Caklüña-LulioTsleño-Cklai ePali ia-Fori ien

Continuarán durante el presente año los viajes semanales

— 1* a lina a Marsella y vtce-versa

ai

En los .periódicos de Palma se ciaranunán con anticipa la ción posible los

días de salida. — Los viajes para Argel continuarán también.

fetO

CONSIGNATARIOS:

BARCELONA. Sucursal “isleña Marítima,, ALICANTE, Sucursal "isleña m

MARSELLA. Sres. MMaayiooll,, BBrruunneett 1y C.a Rué
ARGEL. Sres. Sitiar Hermanos.

m o

VALENCIA. /Sres. Carkiell Herma,dos.

CETTE. Mr. Bartiielemy Tous.

si

GRAO. D. Juan I

IBÍZA. Sres. J. 61/Wailis y CU

Servicios combinados á fort-fait en conocimientos directos para ios principales

puertos de Inglaterra, Alemania, Bélgica, Holanda, Dinamarca, Suecia, Canadá y

Estados-Unidos..

jVíartín Carcasona
vvrvvrwrvwvvvvvrrrr El más cerca de bis Estaciones: Junto al Muelle : Habitaciones
para familias y particulares : Esmerado servicio á carta y á cubierto : Cuarto de baño, tim¬ bres y luz eléctrica en todos los departamentos de la casa : Intérprete a la llegada de los
: : : : trenes y vapores : : : :
Plaza Palacio, IOaBARCELONA

MARITIMA
SOLLER EN SE

COMPAÑÍA FRANCO-ESPANOLA
SERVICIO FIJO Y DECENAL
entre ios puertos de Valencia, SolSer, Barcelona y Cette y viceversa
POR LOS VAPORES

Manuel Espaliu : : : :

Salidas de Sóller para Barcelona los días 10, 20 y último de cada mes

„ de Barcelona para Cette: los días 1, 11 y 21

de id. id.

„ de Cette para Barcelona: los días 5, 15 y 25

de • id. id.

„ de Barcelona para Sóller: los días 6, 16 y 26

de id. id.

CONSIGNATARIOS: —en

SOLLER

D. —
-

Guillermo

Bernat,

calle

iel Príncipe n.° 24.—EN BARCELONA. — D. J. Roura, Paseo de la

Aduana, 25.—EN CETTE.—Bauzá y Massot, Quai de la Republique, 8.

NOTA.—Siempre que el día de salida de Sóller y Celte para Barcelona coincida en sábado de día festivo, retrasará el vapor su calida 24 horas.—La salida de dicho
buque del puerto de Barcelona para el de Sóller, será en todos los viajes á las ocho
” media de la noche.

SÓLLER.—Imprenta de «La Sinceiidad»

y Ciudad de Malión

Valencia para Sóller los días 9, 19 y 29 de cada mes. 1 De Sóller para Barcelona »
SALIDAS 'De Barcelona para Cette »
De Cette para Barcelona » De Barcelona para Sóller » De Sóller para Valencia »

—?

"-«1-

P- CONSIGNATARIOS

E11 VALENCIA: Sres. Borrás y Plá.—Grao.
En SOLLER: D. Ramón Coll.—Calle del Mar.

En BARCELONA: Sr. Mitjavila.—Comerlo n.° 29, frente líl estación (lfi Francia.
En CETTE: Sra. Viuda de A. Bernat.—Quai de la Ville, 15.