AÑO XXVI (2.a EPOCA) NUM. 1251
AÑO XXVI (2.a EPOCA) NUM. 1251

SÁBADO I.» DE ABRIL DE 1911

FUNDADOR Y DIRECTOR: D. Juan Marqués Arbona.

SEMANARIO INDEPENDIENTE
REDACTOR-JEFE: D. Damián Mayol Alcover. REDACCIÓN y ADMINISTRACIÓN: calle de San Bartolomé n." 17.-CÓUFR (Baleares)

SECCIÓN LITERARIA

tiempo; pero él se guardaba bien de ha¬ ansia suprema de volver al pueblo donde se está la villa Tartarin», ha dicho uno de cerlo. ¿Quién sabe si el tío Agapito, el deslizaron los días alegres y felices de vues¬ mis amigos. ¿Habrá tal vez existido este

tío Esteban, el tío Hermene, el tío Borja, tra niñez y de vuestra adolescencia?

demontre de Tartarin? Yo desearía visitar

etcétera, estarían allá fuera con el oído

Abandono Marsella después de veinte me¬ la villa; siento vivos deseos de visitarla. Pe¬

En la plaza de la villa se celebraba el
mercado semanal los lunes. Allí se con¬
gregaban las campesinas de los contor¬

pegado á la cerradura? Cuando nos fatigábamos de tocar el
tambor, nos entregábamos á las más
dulces confidencias. Nabor me contaba
su triunfo sobre Pepón, el hijo del carni¬

ses de voluntario destierro, en las primeras horas de una tibia tarde de Marzo. Quien no
ha salido nunca del suelo natal, no conoce este encanto supremo, indefinible, que tiene el volver á la patria después de una larga
ausencia.

ro lo escaso del tiempo, la salida del tren, el deseo irreprimible de llegar pronto á Espa¬ ña, me hacen desistir de ello. ¿Cómo se ha¬
llará la villa del heroico cazador de leones?
Existirán aún las chumberas, los gomeros, el boabab y otras plantas exóticas que fueron

nos con sus cestas repletas de huevos y cero. á quien había logrado hinchar las

He tomado asiento en un vagón; ha silba¬ el orgullo del gran Tartarin? ¿Se conserva¬

frutas y manteca. Gritaban las aldeanas narices, metiéndole adecuadamente para do la locomotora; luego el tren ha comenza¬ rá todavía el gabinete con sus fusiles, sus

ofreciendo sus mercancías, gritaban más ello la cabeza debajo del brazo izquierdo, do á moverse lentamente, y ha emprendido carabinas, sus flechas y sus tantísimas otras

alto aún las obreras y domésticas de la villa ofreciendo por ellas precios irriso¬

y ejecutando tan delicada operación con
la mano derecha. Yo le describía las tres

su marcha rauda, veloz, á través de los cam¬ pos provenzales. Atrás ha quedado la ciudad

armas de que disponía el inmortal tartarinés? «Son muchos los extranjeros que vienen á

rios, piaban las gallinas, gruñían los cerdos, mugían los terneros, relinchaban los potros. Todos estos ruidos envueltos llegaban hasta mí como un sordo rumor

batallas descomunales que había soste¬ nido contra Manoiín, el hijo del chocola¬ tero, de las cuales había ganado las dos primeras y perdido la última, porque,

atiborrada, inmensa, con su vida agitada y ruidosa. Y yo he experimentado esa grata é intima sensación que solemos sentir cuando llega, ó conseguimos, lo que tanto hemos de¬
seado.

visitar la villa», ha añadido mi amigo. Visitamos una casa amiga, y después de
saludar á dos tarasconesas, á dos lindas y encantadoras tarasconesas, que tuve el pla¬ cer de conocer en otro viaje que hice á Ta¬

que me producía somnolencia.

traidoraraente, me había echado la zan¬

Por la ventanilla del vagón corre, cual cin¬ rascón meses atrás, nos diiúgimos otra vez á

Los lunes por la tarde no teníamos es¬ cadilla. O bien, explorando con nuestra ta cinematográfica, el panorama xfiente de la estación.

cuela á causa del mercado. El Municipio dejaba generosamente al maestro todo este tiempo para proveerse de comesti¬
bles. No necesitaba tanto.
En casa no querían que saliese á la calle, por miedo á los coches, á los bo¬

imaginación lo porvenir, nos veíamos ya tenientes del Ejército, luego capita¬ nes, luego coroneles y generales. Nabor sería artillero, pero yo estaba resuelto á pertenecer al arma de Caballería.
—Escucha, Nabor—le decía, metién¬

los campos de Provenza. Ahora es un terre¬ no poblado de árboles frutales; después una viña extensa, indefinida; más tarde aparece un campo sembrado de olivos. Pero, ¡y qué diminutos son estos olivos provenzales! Ahora comprendo la justa admiración que muchos sienten por nuestros viejos olivos mallorqui¬

Y después de haber aguardado unos mo¬ mentos, he estrechado la mano á mis amigos, he subido otra vez en un vagón, y el tren ha vuelto á emprender su marcha rauda, veloz,
entre las sombras de la noche.
La hora—el reloj ha señalado ya las diez —convida á dormitar. Un señor, á pesar de

rrachos, á las brujas, etc. Tampoco que¬
rían retenerme dentro de ella, porque
molestaba con mis juegos ruidosos.

dole la boca por el oído—: cuando tú seas capitán y mandes una batería, yo
mandaré también un escuadrón. Si te

nes. Estos troncos añosos y retorcidos, estas formas corpulentas y enmarañadas de nues¬ tros olivos, que á veces se separan, se echan

la hora, lee un periódico; otro come en silen¬ cio; en un rincón dormita una señora; el tren, con sus sacudidas, la hace dar conti¬

Adoptábase un justo medio: me envia¬
ban al almacén.
Era éste una vasta pieza vacía y pol¬
vorienta, con ventana abierta al sopor¬
tal, pues la calle era de arcos, como otras muchas de la villa en que habitábamos. Prohibición absoluta de saltar por esta ventana al soportal. Llevaba, pues, mi pelota, mi peonza, mi escopeta de mue¬ lles/y me entretenía lo mejor posible en aquellas largas horas vespertinas. De
vez en cuando me acercaba ála ventana,
apoyaba los codos en el alféizar, y mira¬

encuentras en algún apuro, si los moros se echan sobre tí (para nosotros no exis¬ tían más enemigos que los moros) y quieren arrancarte los cañones, gritarás: «¡Aquí, Angelito! ¡Nabor te necesita!» Entonces cargaré como un rayo sobre ellos con mis jinetes, y, ¡zis, zas!, por aquí, ¡zis, zas!, por allá, cortaremos ca¬ bezas con nuestros sables hasta que tú puedas revolverte y poner en salvo los
cañones.
Nabor, conmovido por esta prueba de amistad y de valor, me abrazaba con efu¬

y se retuercen, cual columnas salomónicas; otras se unen, se inclinan y se abrazan de mil formas distintas, de mil maneras fantás¬
ticas, eso no se encuentra en los olivos de Provenza. Son todos pequeños, todos idénti¬
cos; parecen hermanos. El tren continúa su marcha rauda, veloz.
De pronto, como monstruo fatigado, amengua su marcha y se para. Nos hallamos en Arlés. Desde el vagón columbro á la vieja ciudad; contemplo sus calles antiguas y tortuosas, donde transitan unas lindas arlesianas. ¿No habéis visto alguna vez, acaso en una habi¬ tación de una casa amiga, quizás en una postal, tal vez en un libro, el traje típico de

nuos y bruscos cabeceos. Yo también he ce¬ rrado los ojos y he quedado medio dormido; luego se han sucedido estaciones á estacio¬ nes. Al abrirlos, nos hallábamos en PortVendres; después hemos pasado Cerbera, y unos minutos más tarde, una voz larga y monótona nos ha anunciado que habíamos lle¬ gado á Port-Bou. «Ya estamos», exclama exhalando un suspiro y con un aire expresi¬ vo de honda satisfacción, una señora que me
pareció española desde el primer momento. ¿De dónde vendrá esta señora? ¿Qué nego¬ cios la habrán traído allí? ¿Y á dónde irá? ¿Se detendrá en Port-Bou, ó acaso llegará
hasta Barcelona?

ba cruzar á los transeúntes.
El único que meinteresabaentreellosera

sión y me anunciaba proféticamenteque por aquella hazaña me darían, sin duda

una artesiana? Tiene un algo de parecido con el de nuestra payesa mallorquína. Sin

«Ya eátamos», ha dicho esta señora. Si, en efecto, ya estamos en casa, he pensado yo.

Nabor, mi amigo Nabor, un niño rechon¬ cho y mofletudo que pasaba tristemente
hacía su clase de latín con los libros ba¬
jo el brazo. Sólo tenía un año más que yo, y había asistido conmigo á la escue¬ la hasta hacía poco tiempo; pero, debien¬ do partir en breve al Colegio de Artille¬ ría, sus padres le habían sacado de ella

alguna, la cruz laureada de San Fernan¬ do. Yo, á mi vez, estaba persuadido de
que á él no podían dejarle sin la cruz roja del Mérito Militar.
Una vez condecorados, nos poníamos á engullir el pan y las ciruelas pasas que me habían dado para merendar. Después volvíamos á empuñar los palitroques, y

embargo, lo que más la distingue de ésta, es su peinado. La artesiana tiene por su peina¬ do una gracia especial, que le da un encanto profundo, un atractivo hondo y misterioso. Entre ellas, hay morenas vivarachas, y ru¬ bias de un rubio, encantador, sutil, delicado.
«Yé coumo soun poulido li chato de Prouvemjo
En vésent tant beú biai, moun cor á trefouli
Noun sabe chausi, da van talo jouven<jo

¿Por qué habrá quien dice, al llegar á la frontera de Port-Bou ó de Irún, que ya es¬ tamos en el Rif? «Ya estamos en el Africa», contóme un amigo mío que oyó exclamar una vez á un señorón panzudo, de bigotes cerdosos y ademanes rudos. No, no; no esta¬ mos en el Africa, estamos en nuestra patria,
en España, ¿lo oye usted?, le hubiera contes¬
tado yo.

para que aprendiese latín, convencidos otra vez á las marchas bélicas: ¡españo¬

La bloundo Miréio, o bruno Magali.»

Yo he cogido mi maleta; los demás tam¬

tal vez de que sin entender á Virgilio no les valientes, á vencer ó á morir!

¡Mireya! ¡Mistral! Cuando adolescente era bién han cogido sus equipajes, y hemos en¬

dispararía jamás bien un cañón.
La cátedra del latín funcionaba los lu¬
nes por la tarde. Nabor recordaba con pesar su tiempo de escuela á causa de
esta circunstancia. Por eso, al cruzar ca¬
bizbajo por delante de mi ventana, me miraba enternecido y me decía con acen¬

¡Qué dulces momentos! ¡Qué íntima y pura felicidad! ¡Qué obscuridad tan lu¬
minosa! Si echo una mirada al curso de
mi vida, no encuentro en toda ella un
minuto de dicha más perfecta que laque experimentaba en aquel polvoriento al¬
macén con las ventanas cerradas. Por

Mireya uno de mis libros favoritos. Y ahora, después de todo este tiempo transcurrido, tengo ante mis ojos á los campos provenzales; contemplo la vetusta patria del gran cantor de Provenza, y veo y admiro á las encanta¬ doras hermanas de Mireya. Y evocando los recuerdos de mi adolescencia, por mi memo¬ ria pasa rápida la historia toda de la gentil,

trado en una sala. En esta sala hay unos bancos; sobre estos bancos cada uno ha ido colocando sus maletas, sus líos, sus paquetes;
yo también he colocado mi maleta. Unos mozos entran y salen y van colocando en otro banco baúles y más baúles. He abierto mi maleta, y un señor, muy fino y cortés, me ha preguntado si llevaba algo que tuvie¬

to patético: «¡Adiós, Angelito!»—«¡ Adiós, Nabor!», respondía yo lleno de compa¬
sión.
Pero alguna vez se detenía, cambiába¬ mos algunas palabras, y yo le sugería
diabólicamente la tentación de abando¬
nar la cátedra y quedarse allí conmigo. El mofletudo Nabor vacilaba preso de

eso tal vez no he podido representarme jamás el cielo sino en tinieblas. No hay quien me saque de la cabeza que el día en que me muera, si Dios me tiene en su gracia, nadaré solo por los espacios tenebrosos hasta que un ángel se acer¬ que á mí, roce mi frente con sus alas, me eche los brazos al cuello, me bese y

de la enamorada Mireya. Y pensando en Mireya, en Mistral,—¿se
encontrará acaso Mistral en su casita blanca, al lado de su perro favorito?—-el tren vuelve á emprender su marcha rauda, veloz. Me he
puesto de bruces en una de las ventanillas del vagón; he cuidado de la indicación que tengo ante mi y que dice que es peligroso asomarse hacia afuera, y he contemplado

ra que pagar aduana. He respondido que no; luego este señor ha dirigido una mirada á mi maleta, y sin revolver nada, ha trazado en ella unas líneas blancas, incomprensibles,
misteriosas.
Después hemos penetrado en otra sala. Las paredes de esta sala están cubiertas de car¬ teles policromos y llamativos; á uno y otro lado hay unos postigos; cerca de estos posti¬

horrible incertidumbre, acometido de me invite dulcemente á tocar el tambor. durante unos momentos el paisaje. Un poco gos, hay una báscula.

negros presentimientos. Tenía miedo de

más tarde, un caballero que viaja en el mis¬

Afuera, al lado opuesto del edificio, unos

que le viesen el tío Agapito, ó el tío Es¬

Armando Palacio Valdés.

mo vagón, ha exclamado: «Llegamos á Ta¬ militares saludan á unos amigos; unos cara{

teban, ó el tío Hermene, ó el tío Borja, etcétera. Porque poseía una ristra inter¬ minable de tíos paternos y maternos, to¬
dos los cuales indefectiblemente habían
de pasar por allí, en su opinión. Por úl¬

REGRESO Á LA PATRIA
CAMINO DE PORT-BOU

rascón.» «Si, efectivamente,—he respondido
yo—ya estamos en Tarascón.» En Tarascón amigos míos me esperan; in¬
defectiblemente tengo que bajar en Taras¬ cón. Dejo el tren, y acompañado de mis amigos, atravesamos unas calles estrechas y

bineros pasean de un lado á otro del andén; unas señoritas suben en un vagón; yo tam¬ bién subo en este vagón. Y mientras á lo le¬
jos canta un gallo y en el horizonte empieza á clarear el alba, silba la locomotora, y el tren emprende su marcha rauda, veloz...

timo. me decía:

tortuosas. ¿Por qué en estos pasados tiempos

Vicente Mas.

—Si cierras la ventana, me quedo con¬

Amo los viajes; tengo por ellos una afición se construían tan apiñadas las casas, se ha¬

tigo.

intensa. Si no habéis salido nunca de la ciu¬ cían tan estrechas y tortuosas las calles?

Sjn oponer ningún inconveniente, yo cerraba la ventana, y quedábamos en
completas tinieblas. Nos sentábamos en el suelo, y entre los dos poníamos una lata vacía de petróleo, sobre la cual to¬ cábamos con sendos palitroques marchas

dad, ¿no habéis sentido á la salida de un tren, ó á la partida de un vapor, un deseo vehemente de partir, de huir lejos, en busca de otras tierras, de otros pueblos, donde vi¬ ven otras gentes y existen otras costumbres?
Y si en cambio habéis residido durante
meses, ó tal vez años, lejos de la tierra que

¡Tartarin de Tarascón! ¿Quién no conoce á Tartarin de Tarascón? ¿Quién no ha leído la célebre obra de Daudet? ¿Quién no ha rei¬ do á solas al saborear la ironía picaresca de sus páginas? Si alguien nos dijera que todos tenemos un poco, un algo del valeroso tartarinés, yo creo que no podríamos decirle lo

PENSAMIENTOS
El que confía secretos peligrosos á sus ami¬ gos, les ama poco.—Cristina de Suecia.
Los puestos elevados son como las rocas de las cumbres; sólo llegan á ellas las águilas y los reptiles.—Taüleyrand.

guerreras. Yo las cantaba al mismo os vió nacer, ¿no habéis experimentado una contrario. «Allá, en la carretera de Áviñón,

2

SOLLER

mammón

La vida política
Se enlaza actualmente la gravedad de la situación política interior con las com¬ plicaciones exteriores. Hace ya muchos días, quizás llegue á meses, que los asun¬ tos de Marruecos están constituyendo un peligro para las relaciones cordiales en¬ tre España y Francia.
Empezaron los rozamientos en Casablanca y han contiuuadosurgiendoinci¬ dentes de mayor ó menor gravedad has¬ ta que han llegado asuntos como el de la carretera de Ceuta á Tetuán y el ferro¬ carril de Tánger á Alcazarquivir, que
han exteriorizado una situación difícil
para nosotros y un estado de cosas íeal-
mente delicado.
Ya un general francés descubrió en fecha reciente la poca simpatía con que
se veían en la nación vecina nuestros
pasos en el Norte de Africa; el gobierno de la República le impuso una correc¬ ción, pero de la opinión de ese general eran y son muchos políticos franceses
como se demuestra en cuanto surge el
menor rozamiento en nuestras relacio¬
nes internacionales.
Nuestros primeros pasos sirvieron ya para provocar la única revolución ocu¬
rrida en el actual reinado: la revolución
de Barcelona; por algunos políticos pers¬ picaces estaban ya previstas estas re¬ vueltas interiores, secuela inevitable de
los asuntos exteriores. No será la última
y con todo nuestro corazón deseamos que no se cometan desaciertos en los asuntos de Marruecos, porque cada error en que se incurra habrá de repercutiren la política interior y producir incalcula¬
bles efectos.
No nos hagamos ilusiones; se han aca bado los tiempos en que las guerras eran populares y en España popuiarísimo el pelear con el moro. En todas las nacio¬ nes hay una masa resistente á las em¬ presas marciales que tengan por solo fin la demostración de la superioridad de un pueblo sobre otro. Esa masa resistente, cuyo núcleo lo forman los partidos obre¬ ros, está apoyada, en casos tales, por los egoísmos de varias clases sociales, por los que desde un punto de vista filosófi¬ co condenan la guerra en todo momen¬ to y lugar, y por los partidos que hacen la oposición al que gobierna.
¿Es esto un bien, ó un mal para la hu¬
manidad?
¿Esta fuerza que proclama la solidari¬
dad entre los hombres de todas las na-
cienes. será la base para llegar á la paz universal y á los arbitrajes pacíficos, ó será la causa de que un conquistador audaz imponga su voluntad á quien lo tenga por conveniente utilizando la flo¬ jedad de los pueblos educados en hábitos de absoluta tranquilidad é inspirados en doctrinas que odian la preparación para el empleo de la fuerza contra sus semejantes?
Este es un problema que habrá de re¬ solver el tiempo, y si á la historia nos atenemos, se observará que al predomi¬ nio de una raza ha precedido siempre el
desfallecimiento de otra, el abandono de las costumbres guerreras por parte de los pueblos. Se han llamado bárbaras á todas las invasiones de pueblos nuevos que han acabado con civilizaciones de
pueblos antiguos en que la extremacul-
tura les había hecho abandonar la de¬
fensa nacional. Quizás deben calificarse de invasiones providenciales paraquelas generaciones sucesivas aprendan que la independencia, supremo anhelo de. toda
nación, no se conserva si se descuidan
la educación física y todo aquello que conduce á dar vigor material al hombre, al propio tiempo que se perpetúa en su espíritu el desprecio al peligro y el aper¬ cibimiento para la defensa.
Este período de intervención en Africa ha sorprendido á España en un momen¬ to histórico bien triste: en aquel en que los desastres coloniales habían inspirado á todos los pensadores la idea de que de¬
bíamos reconcentrarnos en nosotros
mismos, abandonando todo movimiento
exterior á fin de restituir nuestras fuer¬
zas, restañar las heridas y adquirir la

preparación necesaria para llevar los destiuos peculiares de nuestra raza.
A pesar de esta general creencia los sucesos superiores á nuestra voluntad nos han empujado á aventuras nuevas y para no desaparecer del concierto euro¬ peo hemos tenido que renovar, sin repo¬ sar de anteriores fatigas, hechos san¬ grientos y días gloriosos; es, pues, im¬ posible retroceder; pero no lo es proceder
en este asunto con la cautela, con la
parsimonia que exige nuestra situación interior. Con los rifeños hay todas las semanas algún conflicto; con los france¬ ses se suceden los incidentes diplomáti¬ cos desagradables.
Hay que sortear todos estos hechos te¬ niendo la vista fija en la paz, pero sin descuidar aquella energía que nuestra dignidad nacional exige.
La situación interior de la república vecina no es tampoco favorable á la po¬ lítica absorbente que susgobieruosquie¬ ren seguir en Marruecos. La masa re¬ sistente á la guerra de que más arriba hablamos es en Francia más poderosa que en ningún otro país; el antimilita¬ rismo ha hecho en el pueblo francés es¬ tragos que en ningún pueblo de Europa
se conocen: eso constituiría un freno pa¬
ra ciertos desplantes que acostumbran á usar las naciones que se juzgan podero¬ sas cuando se dirigen álosquesejuzgan
débiles.
Los gobiernos españoles sean de la opinión política que fuesen deberán pro¬ curar en el presente conflicto y en los que hayan de sobrevenir, mantener con Francia la cordial amistad que requiere el cumplimiento de la misión que á di¬ cha nación y á la nuestra han encomen¬ dado en Africa las demás potencias: pero
esa cordialidad ha de mantenerse sin to¬
lerar mermas en el poderío que España deba desarrollar en la zona legítima de su influencia. Lo que se ha hecho en el Riff exige para que sea fructuoso la con¬ tinuación de la obra. Nuestros gobiernos deben atemperarse á los acuerdos inter¬ nacionales y ajustándose á ellos al pie de la letra para no excitar recelos ni sos¬ pechas, fijar nuestro influjo en el terri¬ torio conquistado y mantener y agran¬ dar el predominio de nuestra lengua y
de nuestro comercio.
Si alguna potencia pretendiese exten¬
der su fuerza á costa de nuestros dere¬
chos no creemos que pueda realizarlo por fuerte que sea. Para fortuna nuestra no es este el caso en que todas las nacio¬ nes dejan que dos se disputen su poder
sin intervenir en la contienda. Los asun¬
tos de Marruecos interesan á varias po¬
tencias y no permitirán á ninguua que pretenda beneficiarse con perjuicio de
las demás.
En esta materia lo triste no son los in¬
cidentes diplomáticos, que por fortuna para todos acabarán en paz y no altera¬ rán las relaciones cordiales de España y Francia; lo triste es ver cómo nuestros gobiernos desaprovechan las ocasiones y
los momentos de influir en Marruecos en
la forma pacífica que nadie puede repro¬ char, esto es, fomentando continuamen¬ te el comercio, ayudando hasta metáli¬ camente á las colonias españolas que existen en varios pueblos del imperio, estableciendo comunicaciones rápidas, escogiendo cuidadosamente los represen¬ tantes del cuerpo consular y procurando que en los moros se desarrolle un afecto vivo hacia España y los españoles.
Todo esto puede hacerse y ha debido hacerse, sin necesidad del acta de Algeciras, ni de ninguna concesión interna¬ cional. La acción individual protegida por el Estado ha sido uno de los medios por los cuales Inglaterra ha conquistado medio mundo y eso es hoy la expansión alemana que va poblando la tierra de
súbditos del Kaiser.
Esta labor perpetua del comerciante, del comisionista y del viajero debida¬ mente protegido y auxiliado por su pa¬ tria, es la verdadera penetración pacífica y contra la cual no puede protestar nin¬ guna otra nación; es la que ahorra mu¬ cha sangre y la que prepara los triunfos
de las armas cuando la intervención de
éstas llega á ser precisa.

Esto se ha descuidado en España por
todos los gobiernos y como aún es oca¬ sión de recuperar el tiempo perdido, á esta labor deberán, á nuestroj uicio, con¬ sagrarse especialmente los gobernantes españoles sin distinción de partidos.
Si hemos de tener fuerza en Marrue¬
cos ha de ser procediendo en esta forma.
Emilio Sánchez Pastor
Madrid 24 de marzo 1911.
CENTELLEOS PARISIENSES
UNA HUELGA EDIFICANTE
Las huelgas de estudiantes son de ca¬
da día más frecuentes. No se pasa mes,
puede decirse, sin que los muchachuelos de alguna escuela levanten el estandarte
de la rebelión contra sus maestros. Pero
de todas estas huelgas de escolares, creo que hasta el presente no se había visto una de tan singular como la que acaba
de estallar entre los alumnos de la escue¬
la municipal de Epehy (Somrne). Figúrense Yds. que estos estudiantes,
laboriosos hasta el exceso, se han decla¬
rado en huelga... porque no se les hace trabajar bastante. Hé ahí un motivo de descontento bien inesperado, ¿no es ver¬ dad? Generalmente, es por la razón con¬ traria que se suele declarar una huelga. Pues bien, los escolares de Epehy no es¬
tán imbuidos de la filosofía del menor esfuerzo. Parecióles que su maestro no les señalaba suficiente labor, suficientes
lecciones para aprender. Entonces, des¬ contentos ellos deque no se les hiciera tra¬ bajar tanto como hubiesen querido, deci¬ dieron declararse en huelga, y no traba¬ jar, no hacer nada, absolutamente nada.
Me dirán Vds. que es ésta una manera especial de demostrar su amor al traba¬ jo, y que los estudiantes de Epehy se parecen un poco á Griboille, quién poí¬ no mojarse con la lluvia se echó vestido
al río... Por no acostumbrarse á una me¬
dia pereza, prefieren estos jóvenes huel¬ guistas imponerse el descanso absoluto... Y sin embargo, su teoría puede sostener¬ se: ¡nada de medias tintas!... ¡Trabajo intensivo... ó farnienle completo!... Los estudiantes de Epehy prefieren no ser pizca instruidos á serlo á medias.
No obstante, hé aquí una huelga en la que la C. G. T. (Confederación Gene¬ ral del Trabajo) no es fácil se mezcle1 Huelguistas que se quejan de no tener suficiente labor, no podrían encontrar ninguna simpatía cerca de esos teóricos de la «huelga con perlas» y del «trabajo con dulzura». No se deben paladear mu¬ cho, en la calle de Grange-aux-Belles, esta clase de paradojas. Y hasta me ima¬ gino que si los huelguistas de Epehy no
fueran muchachos, se les trataría como
á vulgares... Tenards. Pero, vaya, lo son, y muchachos animo¬
sos, llenos de sanas ilusiones, que pien¬ san que cuando va uno á la escuela no es para divertirse y perder el tiempo. De desear fuera que guardaran mucho tiem¬ po esta opinión, y que la pusieran en práctica más tarde, cuando irán al taller
ó á la fábrica.
Su huelga de hoy es una huelga edifi¬ cante. Que no las hagan de otra clasejamás, y que queden para toda su vida persuadidos de la verdad del axioma que expresa Boileau en estos dos versos:
...le trava.il, aux hommes nécessaire, Fait leur félicité plutót que leur misére.
Juan Lecoq.
EL VALLE DEL AZAHAR
No conocía este rincón de Mallorca. Había
oido hablar repetidas veces de él, y á pesar de que en mis frecuentes excursiones pedes¬ tres llevaba á Sóller en mi itinerario, nunca llegué á realizarlo hasta que una casualidad me ha deparado la ocasión de gozar de este grandísimo deseo. Soy un enamorado de la naturaleza, me gusta lo salvaje, admiro la poesía del campo y al aspirar el oxígeno puro y embalsamado de los montes, me feli¬ cito de vivir, ansio vivir más, y el vivir me alegra embriagándome en sus innumerables y continuos goces.
Asi es que al recibir la invitación de mi

amigo el inteligente y virtuoso presbítero D. Antonio Alcover, no pude decir que no; se trataba de ir hasta Biniaraix, pueblecillo cercano, de origen árabe, situado en uno de los puntos más deliciosos de la campiña
de Sóller.
He aquí pues, á mi persona empuñando un bastón y camino de tan ameno lugar, mientras que mi amable cicerone me antici¬ paba innumerables sorpresas, describiéndome infinidad de rincones pintorescos. A la salida del pueblo y en plena carretera, muy bien cuidada por cierto, ya empiezo á contemplar el admirable cuadro plástico que ante la vis¬ ta se presenta. ¡Aquello es sublime! El pica¬ cho de IJ Ofre y el Puig Major que, cual otros gigantes, aprisionan tanto tesoro de belleza; las faldas y laderas cubiertas de olivos y bastantes algarrobos que le dan una apariencia bíblica, invitando á la quietud y al recogimiento y el llano cuajado del dora¬ do fruto, como ofrenda galante de la agrade¬
cida naturaleza.
Caminábamos en animada conversación y e mbelesándome con las curiosas historietas
y anécdotas que el Sr. Alcover me narraba con gran prodigalidad, cuando empezamos á bordear el montecillo de Balitx... ¡Alto aquí, D. Antonio! le digo á mi discreto acompa¬ ñante al llegar á un pequeño recodo que domina las alturas. ¡Alto aquí! le repito y déjeme contemplar este bello panorama! mientras que el éxtasis se apoderaba de mi, creyéndome trasportado á regiones fantás¬ ticas y sobrenaturales... Los nuevos paisages se presentaban á mi vista coloreados de mil maneras, con celajes indescriptibles imposi¬
bles de narrar con la exactitud que se me¬
recen.
Allá á lo lejos el Teix, el orgulloso Teix, el monstruo de piedra, el centinela celoso, que parece guardar al industrioso pueblo, que con tantos afanes ha sabido conquistar su bienestar. La Serva con sus agudos dientes que recortan el cielo de caprichosas mane¬ ras; S‘ Arrom invitando á beber de sus fuen¬ tes de donde manan puras y cristalinas aguas; el Bcirranch, formando un estrecho camino que serpentea hasta Sa font de se ten¬ ia, camino africano y del que quedan encan¬ tados los turistas que lo transitan.
Confieso que hubiera seguido adelante en busca de nuevas sorpresas, pero el rubicun¬ do astro del día ya empezaba á esconder su disco de oro detrás del pico de Muleta, se ha¬ cia de noche y era hora de volver al tran¬ quilo pueblo para comentar los incidentes de la agradable excursión.
Juan Eleta Ozcoidi.
Sóller—31—3—11.

TRIBUNA PÚBLICA

A “Jó Mateix”

Muy Sr. mío: Para que sirva de contesta¬ ción á sus «Vuyts y nóus» del viernes últi¬

mo, hago constar: Que me ha había callado para no armar

un pugilato entre los dos. ¿Cómo había de contender con «Jó Mateix»
si me inutilizó tachándome de haber faltado

á lo convenido?

Naturalmente que le tengo miedo en ese terreno personalista. Miedo no; repugnancia. Se coloca Vd. demasiado alto, para que un
pigmeo como yo venga á pulsetjar. Dispen¬ se; será otra vez, no me atrevo ahora.
Le devuelvo asimismo la palabra «pobre» para que la guarde en paño.
Gracias mil por su misericordia en vez de aquellos partidarios que por dentro el Cen¬
tro reciben la luz de...

No obstante, conviene sepa Vd. que no te¬ nemos «El Progreso». También es convenien¬ te que no ignore Yd. que tenemos la clerical «Aurora»; el independiente (independiente

¿eh?) Sóller; la revista ilustrada «Nuevo

Mundo»; la monárquica «Tarde», otros focos de Vd. por el estilo.
¡Lástima no haber podido discutir la mo¬ narquía (lo que es el Rey no se puede discu¬ tir); ni la causa de la penúltima caída de Maura; ni el desastre colonial, ni la miseria de España! Nada; emigremos Sr. «Jó Mateix»

y dejemos que el régimen monárquico ani¬ quile el último hombre y la última peseta.
Pero no; antes de que llegue el fin, los hombres independientes, los hombres libres, habrán alcanzado, en formidables luchas, la
manumisión de la multitud de seres huma¬

nos; de esa multitud que con estoica y pro¬ longada resignación muere lentamente bajo
la férula de la sociedad actual sin entrañas.

Adiós amigo. Si algún día sois de los nues¬ tros, de los que padecen hambre y sed de justicia, os estrechará la mano este su afec¬
tísimo S. S.

Sóller 30 Marzo 1911.

Demófilo.

SOLLER

3

EN EL AYUNTAMIENTO
Sesión del dia 17 Marzo de 1911
La presidió el Alcalde señor Mora y asistieron á la misma los concejales se¬ ñores Colom (D. Antonio José y D. Mi¬ guel), Magraner, Enseñat, y Morell (don José).
Fué leída y aprobada el acta de la se¬
sión anterior.
Se concedieron los siguientes permi¬ sos que habían sido solicitados: á D. Bar¬ tolomé Miró Bauzá, para verter las aguas sucias y pluviales de la casa número 102
de la calle de la Luna á la alcantarilla
de esta calle; á D. Lorenzo Mayol Aleover, para blanquear el frontis de la casa número 13 de la calle de la Rectoría; á D.a Teresa Pons Coll, para rebozar la fa¬ chada del porche denominado S’ Hostelet lindante con el camino antiguo de Palma; y á D. Juan Pastor Castañer, pa¬
ra construir una acera adosada á la casa
que posee lindante con la calle de Santa Teresa, con los beneficios que otorga el
el artículo 26 de las Ordenanzas Munici¬
pales.
Dióse cuenta de una solicitud promo¬
vida por D. José Pizá Morell, en nombre propio y en representación de varios ve¬
cinos moradores de la calle de S. Jaime,
(trozo del ensanche del Seller), pidiendo al Ayuntamiento se sirva acordar la
construcción de una alcantarilla que par¬
tiendo de la calle de Moragues vaya has¬ ta la de Santa Teresa, con el fin de dar salida á las aguas sucias y pluviales de sus casas y gozar los mismos beneficios que disfrutan los vecinos de la mayor parte de las calles de esta localidad. En¬ terada la Corporación, acordó resolver de
conformidad con lo solicitado.
Previa lectura de los correspondientes recibos y facturas se acordó satisfacer: á D. Cayetano Aguiló 22 pesetas por la venta de 24 plumas-tintero; á D. Joa¬ quín Forteza 490‘50 pesetas, por 18 cajas petróleo suministradas á este Ayutamiento para alumbrado público y otras de¬ pendencias de este Ayuntamiento; á va¬ rios individuos 17‘50 pesetas, por la des¬ trucción de animales dañinos; á D. An¬ tonio Valls 30 pesetas, por varios objetos de su tienda suministrados al Ayunta¬ miento para diferentes servicios munici¬ pales; á D. Ignacio Pizá 203 pesetas por por cuatro révolveres, ocho sables y una caja de cartuchos para armamento y equipo de la guardia municipal.
Se dió lectura á una comunicación del
señor Inspector provincial de Sanidad, ordenando realizar algunas mejoras sa^ nitarias, que ya fueron acordadas por este Ayuntamiento en su sesión celebra¬
da últimamente.
El señor Alcalde manifestó que las gestiones realizadas cerca de D. Cristó¬ bal Magraner, propietario del predio Mu¬

leta Oran, para adquirir los terrenos ne¬ cesarios para instalar una estación radiotelegráfica cerca del faro de la Punta
Grossa habían dado buen resultado. Se
mostró conforme dicho señor en vender
al Ayuntamiento la porción de terreno necesario, por el precio de 750 pesetas, y en su vista se estipuló una escritura de compromiso fijando el plazo de dos meses para elevarla á definitiva, con el fin de saber positivamente si la Compa¬ ñía Nacional de Telegrafía sin hilos es¬ tá dispuesta á instalar aquí dicha esta¬
ción.
La Corporación enterada acordó; Pri¬ mero, aprobar y haber visto con gusto las gestiones realizadas por la Alcaldía; Segundo, comunicar á la Compañía Na¬ cional de Telegrafía sin hilos que de los terrenos escogidos para instalar la esta¬ ción radio-telegrafica, puede disponer el Ayuntamiento, los cuales pondrá en¬ tera y gratuitamente á su disposición si se deciden dentro del plazo de los meses estipulados á instalar la estación en ellos; y Tercero, que en el caso de que la Com¬ pañía expresada se decida formalmente á instalar la estación, se proceda á la compra definitiva de los terrenos esco¬ gidos, por el precio fijado por su propie¬
tario.
También manifestó el señor Alcalde
que. recogiendo las aspiraciones del ve¬
cindario manifestadas por sus represen¬
tantes en el Consistorio había gestionado del señor Cura-Ecónomo la pronta desa parición de los restos de las murallas que circuían la Iglesia parroquial y que aun permanecen en pié en la plaza de la Constitución. Añadió que es sabido que el Ayuntamiento tieue perfecto derecho á su demolición, pero que no se había realizado ya para facilitar más cómoda¬ mente la ejecución de las obras de la fa¬ chada de la Iglesia Parroquial. Dijo que
había encontrado al señor Cura-Ecóno¬
mo poseído de los mayores deseos de fa¬ cilitar la labor del Ayuntamiento, pero que le había suplicado un poco de espera hasta dar lugar á levantar los cimientos del atrio de la Iglesia, obra que se hubiera realizado ya si sehubiese dispuesto de fon¬ dos suficientes. Expuso los deseos que le manifestó el señor Cura de que el Ay untatamiento le ayudara en alguna cantidad para construir inmediatamente los ci¬ mientos del átrio y poder enseguida pro¬ ceder al derribo de la muralla expresada.
Enterada la Corporación y teniendo en cuenta que el Ayuntamiento viene obli¬ gado á indemnizar en una forma ú otra á la Iglesia, el terreno que ésta cede á la calle del Príncipe con motivo del nuevo proyecto para la continuación de la ver¬ ja y zócalo en las calles del Príncipe y Santa Bárbara, y hallándose por otra parte interesado á impulsar la termina¬
ción de las obras de la fachada de la
Iglesia Parroquial que han de contribuir al embellecimiento, ornato y engrande¬

Su desconsolada esposa D.a Rosa Planas, hijo D. Jaime Vicens, herma¬ & nos, hermanas, hermanos y hermanas
políticos, sobrinos, primos y demás parientes, participan á sus amigos y conocidos tan sensible pérdida y les
suplican le tengan presente en sus ora¬ ciones, por lo que recibirán especial
favor.

cimiento de la plaza de la Constitución;
acordó conceder al señor Cura Ecónomo
una subvención de 500 pesetas para ayu¬ dar á la construcción del áfrio de la Igle¬ sia parroquial; las cuales á la vez servi¬
rán de compensación á los terrenos que se ganan en la esquina de las calles del Príncipe y Santa Bárbara.
Y no habiendo más asuntos de que tratar se levantó la sesión.
oooooooooooooooooooooooooooo
Registro Civil
Nacimientos Varones 3.—Hembras 2.—Total 5.
Matrimonios
Ninguno.

Defunciones
Dia 23.—María Palou Pujol, de 84 años, viuda, m.a 64.
Día 25.—Antonio Cabot Cabot, de 30 años, casado, calle de la Alquería del Conde.
Día 26.—Mateo Solivellas Cifre, de 25 años, casado, calle de Santa Catalina (Biniaraix).
Día 27.—Antonio Juan Caparé Albertí, de 54 años, viudo, calle de la Luna.
Dia 27.—Luis Arbona Bauzá, de 75 años, viudo, calle de S. Jaime.
Dia 28.—Lucas Oliver Canals, de 67 años, casado, m.a 57.
Dia 29.—Antonio Vicens Arbona; de 54 años, casado, ensanche del «Seller»

Folletín del SOLLER -22-
EL DEL CAPUZ COLORADO
tó sus piés delanteros, y rompiéndole la cincha, envió al jinete á rodar por el polvo.
En un abrir y cerrar de ojos estuvo en pié y desnudó su espada. El del capuz colorado se apresuró entonces á desmon¬ tar, y le recibió con el acero en la mano. Trabóse un combate terrible, y tanto más interesante cuanto que ambos mos¬ traban una habilidad superior en el ma¬ nejo del arma que empuñaban. Largo rato duró sin ventaja particular por uno
ni otro de los combatientes, hasta que cansado el de Vindeck de no concluir
nunca, empuñó la espada con ambas manos, y descargó un fuerte golpe sobre el yelmo de su adversario. Tan violento fué y tanta resistencia halló, que la es¬ pada voló rota en pedazos y solo el puño le quedó en la mano.
Las leyes del torneo permitían al des¬ conocido valerse de aquel accidente, apro¬ vecharse de aquella ocasión, pero con

una caballerosidad que hizo profunda sensación en todo el público y que con¬ movió más que á nadie al mismo de Vin¬ deck, el cual había completamente que¬ dado á merced suya, se hizo un paso atrás, y bajó el acero cuya punta ame¬ nazaba al enemigo pecho.
Gualtero alargó la mano para recibir otra espada, que acudía á ofrecerle su es¬ cudero, pero antes el incógnito le pre¬ sentó la suya por el puño, diciéndolecon aquella voz dulce y cortés que ya le co¬
nocemos:
—Tomad la mía, caballero. Es una ho¬ ja toledana, y el nombre de su autor res¬ ponde de su temple, aceptadlaen memo¬ ria mía y como un recuerdo de antago¬
nista tributado al valor de su contrario.
Gualtero vaciló un breve instante, pe¬ ro admitiéndola al cabo:
—La acepto, dijo, pero á Dios no ple¬ gue que la espada que tan leal y valien¬
temente os ha servido, se torne nunca contra vos. Me confieso vencido tanto
por vuestro valor como por vuestra cor¬
tesía.
E inclinó la punta de su espada salu¬ dando al del capuz colorado. Los dos ca¬
balleros se abrazaron entonces, y una
lluvia de aplausos cayó sobre ellos, con¬

fundiendo el público en sus mismos elo¬ gios al vencido y al vencedor.
El conde se retiró á su tienda, y el in¬ cógnito, después de haber embrazado otra lanza y tomado otra espada, fué á golpear la tarja de guerra de Rodolfo de
Eretein.
Salió éste, orgulloso con sus victorias precedentes y reputándose invencible, pues que había hecho morder el polvo á no pocas de las mejores lanzas de Casti¬ lla. A pesar de la aureola de nombradla con que se le presentaba rodeado el des¬ conocido, creyó fácilmente que su suer¬
te sería la de los demás combatientes que con él habían medido sus armas, y paso
á paso, y con cierta desdeñosa indiferen¬ cia, fué á colocarse en el sitio designado. Lanza en ristre le aguardaba su adver¬
sario.
Llegado el instante, los dos se arroja¬ ron con tal ímpetu que chocaron en me¬ dio de la gloriosa arena como dos mazas
que se encuentran en su precipitada ca¬ rrera y que una á otra se rechazan.
Esto sucedió en efecto; la violencia del golpe fué tal, que los caballos se queda¬ ron clavados, plegados sobre sus jarretes. Por lo que toca á los caballeros, el de
Eretein se dobló hácia atrás hasta la gru¬

pa del corcel, como un árbol que se in¬ clina. y el incógnito perdió un estribo, aunque volvió á recogerlo tan pronto que nadie apenas tuvo tiempo de advertirlo. Las lanzas se habían hecho pedazos.
Presentáronles otras los escuderos,Jy dispusiéronse á la segunda justa. Inmó¬ viles se quedaron en su sitio frente á frente aguardando la señal. Esta se dejó oir, pero sólo uno de los caballeros par¬ tió: el del capuz colorado.
En cuanto al de Eretein, permanecía en la misma inmovilidad, apoyada la mano derecha en la lanza que descansa¬
ba en el suelo. El desconocido se detuvo
en mitad de su carrera admirado ante
aquella extrañeza. y entonces fué cuan¬ do se vió á Rodolfo bambolear, soltar la laDza, extender los brazos y caer del ca¬ ballo como un roble en la montaña bajo
el hacha del leñador. Inmediatamente
acudieron los jueces del campo, y enton¬ ces advirtieron por la sangre de su cora¬ za que debía estar gravemente, herido. Nada más cierto; la lanza tenrible del competidor, después de haber atravesa¬ do el broquel, había ido á hundirse bajo
(Continuará)

4
■s^

SOLLER
^ ECOS REGIONALES *» #» m

DE NUESTRO REDACTOR-CORRESPONSAL

narse y bien en este año, bien en el si¬ derogación de dicha ley y la promulgación entusiasmo de estos habitantes, acordando

MI LA “HA DEPORTIVA,,

guiente conviene dar nuevo empuje ála «Semana Deportiva», procurando que resulte una fiesta culta de la que quede proscrita toda chocarrería.

de otra que prohíba el trabajo nocturno de la mujer.
La Comisión Provincial anuncia pública subasta para la construcción en el palacio

celebrar una manifestación, que tuvo lugar á las 7 del sábado por la noche, recorriendo las principales calles á la luz de las antor¬ chas, llevando á la cabeza una banda de música tocando alegres pasodobles.

Pasadas las crudezas del invierno, y

José M.a Tous y Maroto. porvincial de una crugía paralela al salón de

La manifestación iba precedida por el Al¬

actos públicos, destinada á salón de quintas calde acompañado de la Corporación muni¬

ya en la estación de las eflorescencias nuevas, agítase de nuevo la idea de la «Semana Deportiva», mejor dicho, de la
conveniencia ó disconveniencia de cele¬
brarla en el corriente año.
No ofrece duda que el año pasado nos
excedimos á nosotros mismos, como vul¬

Palma 16 Marzo 1911. ooooaooooooooooooooooooooooo
Crónica Balear
Palma

y oficinas, y habilitar en el lado opuesto una habitación para el portero primero. Dicha subasta tendrá lugar el 29 de Abril próximo y el tipo señalado son 30.340’43 pesetas.
El domingo por la mañana entró en nues¬ tro puerto el vapor Meteor, conduciendo 254
turistas alemanes.

cipal, y los Jefes de los partidos de la locali¬ dad. Seguía luego numeroso concurso de to¬ das las fuerzas vivas de la población, que sin distinción de color político se asociaron al
acto.
Los manifestantes, á su regreso á la casa consistorial, de donde habían salido, subieron en gran número al salón de seciones, en don¬

garmente suele decirse, y por lo mismo es poco menos que imposible intentar al¬ go este año que no resulte pálido, com¬ parado con lo del anterior; pero esto no quiere decir que se haya de desistir de realizar festejos.
Por lo que afecta al criterio sostenido por las personas y entidades que más di¬

Ha sido firmada por S. M. el Rey la Real Cédala que ordena la inmediata ejecución del arreglo parroquial de esta Diócesis, cuya cédula se halla ya en poder de nuestro ilus-
trísimo Prelado.
Con este motivo ha sido muy felicitado el diputado don Juan Valenzuela, que gestionó
la resolución de este asunto.

En 51 carruajes recorrieron la población, visitando la Lonja, la Catedral y el Claustro
de San Francisco. Por la tarde visitaron
también Son Rapiña Génova, la Bonanova y el castillo de Bellver. Se embarcaron á las seis saliendo el buque en dirección á Argel.
Los excursionistas no encontraron el tiem¬
po propicio, ¡mes fué el domingo un día gris, durante el cual cayó á ratos llovizna y sopló

de el Sr. Alcalde les dirigió la palabra, ma¬ nifestando que el beneficio obtenido se debía exclusivamente al General Luque, quién ha gestionado el asunto cerca del Ministro de la Guerra' General Aznar, hasta lograr lo que había ofrecido á estos vecinos cuando su
última visita verificada el año anterior á esta
ciudad.
Terminó con una viva al General Luque,

rectamente han de intervenir en la or¬

viento frió.

que fué contestado con entusiasmo por todos

ganización y realización de la«Semana» se nos antoja, á juzgar por algunos an¬ tecedentes. que &erán diversas las apre¬ ciaciones sobre el asunto; los habrá que
opinarán que se impone una tregua, un compás de espera que difumine, por me¬ dio de la distancia, el contraste lógico y

Con creciente entusiasmo se están cele¬
brando los ensayos del concierto sacro que ha de celebrarse, la festividad de Ramos, en el Círculo Mallorquín.
Dirigen los ensayos además del autor se¬ ñor Marqués, los profesores señores Balaguer, Puig y Miralles y el amateur don José
Casasnovas.

Se encuentra en Madrid eLseñor Marqués

de la Torre.

S

Su viaje tiene por objeto jurar el cargo de Senador por esta provincia y cruzarse Caba¬ llero de Calatrava, á cuya Orden pertenece

hace ya algún tiempo.

los presentes.
En la gran plaza de ganados de esta ciudad, hemos visto que se ha hecho la re¬ plantación de los muchos árboles que falta¬ ban, sustituyendo á los que habían desapa¬ recido por efecto de clorosis, y otras causas
aun peores.

necesario entre los festejos anteriores y los que de nuevo se intenten: otros en cambio juzgarán, sin duda, que toda so¬
lución de continuidad en este asunto,
implica amortiguamento de entusias¬ mos, embotamiento de estimuladas ener¬
gías. y que por lo mismo algo se ha de hacer, sea ello lo que fuera, al menos para no perder la costumbre como vul¬

Las obras que van á estrenarse, según los inteligentes en el arte divino, son muy inspi¬
radas.
El viernes de la pasada semana falleció en
esta capital la señora D.a María de la Con¬ cepción Picornell Gía, hermana del adminis¬ trador de Loterías señor Picornell y tia de nuestro amigo D. Domingo Picornell, capi¬ tán del vapor «Ciudad de Mahón».

El Capitán general Sr. March ha visitado al gobernador civil, con objeto de pedirle apoyo para mayor éxito del acto de la jura de la bandera por los reclutas, al que se tra¬ ta de dar gran solemnidad. El gobernador
se lo ha ofrecido. La fiesta se celebrará en el
paseo del Borne y se levantarán tribunas para las señoras y autoridades en el jardín de la Glorieta y en la terraza del teatro Lí¬
rico.

Merece plácemes la medida, que embelle¬ cerá aquel sitio, y con el tiempo proyectará sombra á las personas y animales durante los días que se celebra el mercado.
La numerosa Hermandad de Terciarios de San Francisco de esta ciudad ha establecido
una Biblioteca circulante para difundir las buenas lecturas entre las gentes de esta po¬ blación que sean aficionadas á leer é ins¬

garmente suele decirse. Razones muy atendibles entendemos
asisten á unos y otros; á los primeros porque para aquellos que no sepan colo¬ carse en el verdadero punto de mira, ha de parecer necesariamente, fracaso la «Semana Deportiva» de este año. y digo esto, porque no debe olvidarse que si bien la Exposición de Productos de Ba¬ leares, vino englobada en la «Semana
Deporti va» y de ella nació, no obstante son una y la otra, cosas muy distintas y hasta me atreveré á decir que no hay término hábil de comparación entre la una y la otra, mejor aún que el éxito de una y otra están en razón inversa; la prueba de ello estriba en que la «Sema¬ na Deportiva» del pasado año en sí re ¬

Descanse en paz el alma de la finada y re¬ ciba su afligida familia nuestro pésame.
Ha regresado de Génova el Director de la Isleña Marítima Sr. Simó, quien fué allá pa¬ ra inspeccionar los trabajos de construcción del nuevo vapor Jaime I. Se hallan éstos al¬ go atrasados, pero se trabaja con actividad y podrá estar terminado en Julio. Estos días
le han sido colocadas las cuatro calderas.
Tendrá 2 hélices, teniendo un andar algo mayor que el Jaime II. Sus dimensiones son 94 metros de eslora por 36 de manga, es de¬ cir, diez metros más largo que el Miramar y de 650 toneladas más que el Jaime II, que
tiene 1350.
El publicista don Gabriel Alomar, hablan¬ do con varios periodistas ha dicho que pro¬ yecta trasladarse á Barcelona y fijar en

Anunciase para el domingo una excursión
de los socios del «Salón Beethoven» á las
Cuevas deis Hams de Manacor. Un cuarteto
de cnerda ejecutará en su interior varios tro¬ zos de música de Mozart y de Behetoven.
El martes falleció en esta ciudad el vir¬
tuoso sacerdote D. Ildefonso Rufián, victima de aguda y pertinaz dolencia.
Era uno de estos hombres privilegiados que encerraban un gran corazón y una pre¬ clara inteligencia junto á un aspecto tan modesto como atrayente.
Era Bibliotecario Episcopal y sentía suma afición á las bellas letras, las que cultivó con
tanto cuidado como buen acierto.
Hizo, recientemente, una traducción en mallorquín de la hermosa obra de Cervan¬ tes «D. Quijote de la Mancha» y escribió no¬
tables artículos tan interesantes como ame¬

truirse.
En esta población cayó también el jueves, dia 23, una copiosa granizada, acompañada de vivo relampagueo, la cual habrá ocasio¬ nado no pocos males á los almendrales.
Ibiza
Quedó ya completamente montada la fᬠbrica de hielo que acaban de establecer en esta D. Antonio Ribas y D. Francisco Bonet.
El montaje de la maquinaria se ha efec¬ tuado con notable prontitud y con la precisión debida, bajo la dirección de los aventajados mecánicos D. Miguel Ferriol y D. Lorenzo Gener, que han pasado á Ibiza con este ob¬ jeto.
La fábrica inauguró sus trabajos á últimos de la pasada semana.

sultó. si bien se mira, inferior á la del aquella capital su residencia y dedicarse allí nos.

Fornalutx

año precedente, y no obstante las fiestas en conjunto marcaron un notabilísimo crescendo, como hacíamos notaren estas

á trabajos políticos y literarios. Su principal idea es formar un gran par¬
tido socialista paralelo al que acaudilla Pa¬ blo Iglesias, para combatir con energía las

Que Dios haya concedido el galardón de los justos al meritisimo y ejemplar sacerdote.
Felanitx

Con motivo de tener el Rvdo. Sr. D. Juan
Aguiló á su padre gravemente enfermo, ha¬ ce próximamente unos quince días que se

mismas columnas, á raiz de su celebra¬ tendencias del partido lerrouxista.

halla en La Puebla, su pueblo natal, susti¬

ción.

Cuenta que apoyarán sus planes los ele¬

A poco más de la una de la tarde del jue¬ tuyéndole en los sermones cuaresmales, du¬

Argumento en favor del compás de espera, es el esfuerzo, el sacrificio que tuvieron que hacer el año pasado Corpo¬ raciones, entidades y particulares para el éxito de la Exposición, lo que les da derecho á un mayor lapso de tiempo pa¬ ra reponerse, para que el nuevo sacrifi¬
cio no les resulte tan costoso.

mentos disidentes del lerrouxismo.
Ha causado escelente efecto la noticia de
que la escuadra española visitará en breve el puerto de Palma.
Después de haber permanecido unos dias en Barcelona, salió la escuadra el lunes para Rosas, donde debía practicar ejercicios de cañón. De Rosas vendrá á Palma, marchan¬

ves de la anterior semana, cruzó sobre esta ciudad y su término, una corta pero terri¬ ble tempestad, que ha dado á muchos agri¬ cultores un golpe rudísimo, con la destruc¬
ción total de la futura cosecha.
Unos pocos nubarrones cargados de pedris¬ co y agua, dejaron caer el destructor meteoro con una violencia tal, que todo quedó des¬ truido á su paso. Los almendros, quedaron

rante su ausencia, el señor Vicario de este pueblo.
El domingo pasado empezó la novena de las siete palabras que Jesucristo pronunció en la cruz; con tal motivo el templo se llenó
de bote en bote de fieles.
Nuestro particulor amigo D. Bernardo

Y en favor de los partidarios de la no interrupción de los festejos, no faltan
tampoco argumentos y motivos: la difi¬ cultad de reemprender la subida llevan¬ do el lastre de nuestra apatía, he aquí un motivo. Y otro el que antes apuntᬠbamos, es á saber, que la comparación

do luego á Mahón.
El domingo por la mañana se celebró en el local de la «Unión Republicana» un mitin organizado por la Conjunción republi¬ cana socialista de Palma para protestar con¬ tra la ley de jurisdicciones y pedir la prohi¬ bición del trabajo nocturno de la mujer.

totalmente exhaustos de hojas y fruto; de los habares, no quedaron enhiestas más que las
cañas; y de las cepas fueron cercenados todos los tiernos brotes que empezaban á apuntar.
El granizo caído sobre la ciudad, no fué de tamaño extraordinario; pero en el campo el más pequeño no era menor que una ave¬ llana. Escusado es decir el aspecto que pre¬

Mayol, residente en Alcira (Valencia) nos participa que ha encargado para la «Banda Infantil Fornalugense» varias piezas de las últimas zarzuelas, estrenadas con gran éxito. Actos realizados por el Sr. Mayol son dignos de toda loa; y nosotros en nombre de los niños-músicos le damos las gracias más expresivas.

de la «Semana Deportiva» de este año.

Presidió el acto el concejal socialista don sentaba el suelo en los puntos alcanzados

caso de realizarse, ha de ser no con la Fi’ancisco Roca.

por el demoledor azote: la tierra permanecía

En la última sesión que tuvo el Ayunta¬

Exposición, sino con la «Semana Depor¬ tiva» del año pasado, ya que la primera fué un gallardo gesto, un esfuerzo que sólo con largos intervalos pueden hacer los pueblos, y la segunda, no precisa un ■esfuerzo inusitado para poder igualarla.

Hablaron varios oradores, abogando todos por la derogación de dicha ley y por la im¬ plantación de la prohibición del trabajo noc¬ turno de la mujer.
Don Luis Marti, que también tomó parte en el acto, pronunció un discurso exponien¬ do los graves perjuicios que la ley de juris¬

cubierta por los despojos de la despiadada trituración, llevando al ánimo del labrador ó propietario que visita sus fincas la amarga desazón de quien ve perdidos sus afanes y trabajos de todo un año, sin compensación posible á dicha pérdida.
Sin embargo, hay quien se consuela con

miento, se acordó que las sesiones ordinarias que se celebren en lo sucesivo tengan lugar
los sábados á las ocho de la noche.
La fiesta de la la Anunciación de Nuestra
Señora y Encarnación del Hijo de Di .s se celebró con toda solemnidad.

De todos modos, no ofrece duda que dicciones iroga y añadió que no debían con¬ la idea de que la destrucción no ha sido ge¬

En el oficio, pronunció el señor Vicario

los festejos de la índole de que venimos fiar con el éxito de la petición hasta que se neral, por cuanto la faja castigada alcanza hermoso sermón sobre el misterio de la Anun¬

tratando, si los preside una acertada y culta selección, resultan beneficiosos, y por lo que á Mallorca afectan, aparte de las ganancias materiales, sirven para es¬
trechar los vínculos entre nuestra ciudad
y la payesía. y ello es origen y manan¬

implantase la República, la, que derogaría todas las leyes cuyo espíritu tienda á casti¬ gar sin causa justificada.
El señor Roca hizo un resumen de los dis¬
cursos y encareció á los reunidos que incul¬ quen en el ánimo de sus hijos la unión, para protestar contra dicha ley, borrón, dijo, del

solamente unos cuatro kilómetros de an¬ chura.
Inca
La noticia recibida de Madrid de que el ex-Ministro de la Guerra General Luque,
había obtenido del Ministro de la Guerra fir¬

ciación de María, que inspira en el Cristia¬ nismo grandes ideas y surgen del corazón
tiernos afectos.
Sirviéronle de tema las palabras Dios te salve, llena de gracia, el Señor es contigo con que el Arcángel San Gabriel saludó á la hu¬
milde doncella en su casa de Nazaret.

tial de positivas ventajas en todos los ór¬ señor Moret, que la promulgó.

mara la propuesta eventual de 40.000 pese¬

denes.

Se acordó dirigir una exposición al Presi¬ tas para continuar las obras del cuartel des¬

El Corresponsal.

De aquí que la idea no ha de abando¬ dente del Consejo de Ministros pidiendo la tinado al Regimiento de Inca, desbordó el

I

DEL AGRE DE LA TERRA ^

PETITESES
I
Era un horabaixa estivenc, de calma i de
sol.
Vora la portalada del enrnnat castell de 1‘ edat Mitjana, i assegut á damunt els brinets d‘ herba que brosten en 1‘ estretor de les encletxes del rocam, mirava á Ponent,
ahont el rissos de la mar blava s£ eren ador-
mits en un mirall de plata.
Era un castell antich: sense murades per
poderse passetjar en nits de lluna melengiosa; sensa fossos hont porer veurer els refleigs de 1£ argentada vestidura deis peixos al de¬ negar dins les verdoses aigues que tenen per fites, jonchs, canyes i lliris blaus; sensa sa¬ les de linies gótiques, ornades amb tapissos i quadros de dames i cavallers.
Al meu costat, dos ó tres canons amb la vestidura roveiada que les plujes y roades li han teixit; un barrancal inmens, ubert ais meus peus, de parets llises i negrenques, besades per les ones que 1£ umplen d£ escuma, de perles i diamants; al meu redor, soques ruades de pins qu‘ aixequen ses copes de gegant y estenen branques llargarudes i enrevoltillades, que bramulen eternament. A poques passes de mi, á 1£ ombra de la negrenca portalada hi ha una joveneta que tixeix una randa, amb fileions d£ inmaculada
blancura. Te la cara de color d£ una auba
de primavera quant el sol matisa suaument de rosatles boirines escampades dins el cel; sos ulls humits y somniadors, s£ amaguen poc á poquet darrera les pai-pelles fines y llargues; sa cabellera de colors indefinits cau mitj descuidada sobre les seves espatles, i algún ris desfet del suau entrunyellat, guaita per demunt son front alt, blanc y assere-
nat.
La calma 1£ enrevolta de llanguidesa i beatitut; els murmuris de la mar esmeragdina li cantusetjen cansons d£ ensomnis; y les se¬ ves mans que ja no poren sostenir el ganxet d£ argent, deixen anar til y randa, que s£
aturan á ran del abism. S£ es adormisada.
Quimeres, ensomnis, mnrmuris: fugiu del seu costat, anau lluny á bresoletjarvos; ja vendreu mes tart saturats de perfum de ma¬
rina.
Yora seu, hi ha sobre un roca un mocadoret blanc, que jo voldría teñir per omplirló de caricies i guardarlo damunt el meu cor. Atreu les meves mirades com si estigués brodat amb brillants enliuernadors. Apar que m£ encisi, i que me cridi baixet, i que me parli dolsament...
No he resistit la tentació. Una sugestió potenta, mes que la meva voluntat, m£ ha fet estendre la má, i he pres el mocador. Y com un criminal, he tengut por, i 1£ he amagat sobre el meu pit. El cor batega fortament com si se volgués fer t'rossos...
L£ embat que rissa la planura de la mar, s£ acosta poc á poc; ja arriba á onetjar els rissos qui ombretjen lo seu front, i porta una
aleñada de frescor d£ aromes de marina.
Jo estic igual qu£ abans: lluny d£ ella, i

mirant la retxa de colors indefinits que li¬
mita 1£ horitzó. No la mir temorós que cone-
gui la emoció qui fa tremolar totes les célules del meu organisme. I sent la seva pu¬ pila qu£ al fitxarse en la meva presencia, fa vibrar él meu esperit, anhelos de beurer la
claror deis seus ulls. I sentía el murmuri
del mar, i els bramuls del vent i els gemecs deis pins...
I ella sonreia.
Estrenguent el mocadoret sobre el meu cor, teñe la mirada perduda en la retxa de colors indefinits que limita 1£ horitzó...
VA
Ja fá molts anys, molts. Era un nin, enca¬ ra. I al recordarho, encara sent la extranya impresió de goig, d£ esperansa i d£ inquietut, que vaig sentir aquell horabaixa estivenc,
de calma i de sol.
Joan Capó.
FLORS D' AMATLER
Com una gran catifa blanca qui va enjoyant la bella tanca
son les floretes d£ amatler; flors primarenques, rialleres qui £s bre^oletjen falagueres,
símbols de diches y plaer.
Son de 1£ hermosa primavera la vesta blanca, joguinera
com el sonriure femení; son de la próvida planura la nota alega-a, dohja y pura,
1£ habit de gala, alabastri.
Son missatjeres d£ estiuada, pluja finíssima, rosada,
perfumadores del ambent; flors d£ una inmensa poesía qu£ una divina melodía
semblen cantar quant van caiguent.
Jaume Ferrer y Oliver.
Palma Mars 1911.
Yuyts y nóus
No sé sí podría parlarvos avuy d’ una cósa de mes actualidat que de sa festa que se fá cad£ añy á París á mitjan coreina. Supós que n£ estau enterats, y que sebeu, endemés, que dita festa—que se vá celebrar dijóus de la setmana passada—sol esser sempre lluida de lo més: una qualcada de desfressats, amb vistoses carrósses, vestits magnifics, moltes músiques y gent á forfollons á póu y á cavall qu£ hey prén part. Quedarieu amb sos cabeys dréts de veurerhó si no £u vist may cósa consemblant, perque aquest passeitj trionfal de sa «Reyna de Reynes» amb un séquit tant pompos, atreu á centes mils persones, tal vegada un parey de millons y tot, y aixó es vertaderament lo qu’ acaba de fer sa festa, y lo mes de veurer qu£ en ella hey ha. Una concurrencia tal y un tan hermós espectacle,

fan qu£ aquest dia feyner de «sa jaya serra¬ da» qued convertit en festiu, per cert mes animat y alegre que cap altra de tot s£ añy.
Bono, ydó, si ja £u sebeu no importa du¬ res més; y si qualqu£ uns no £u sebieu, amb lo dit hey ha abastament perque £n quedeu
tant enterats cóm ets demés. Podém passar endevant.
Si volguesseu coneixer s£ opinió de tants de paysans nóstros cóm hey ha establits per tota la France respecta d£ aquesta festa de la Mi-Caréme, estig per assegurar qu£es fa¬ vorable; que casi unánims la vos aplaudirán sens reserves, y fins pód ‘sser amb un entussiasme igual ó major á £n es qui fá bategar es cór á ’n ets mateixos parisiens... mes entussiastés. No £s res extrañy aixó: som nóltros d£ una pasta tant molla, tan blana, cóm sa cera calenta, y vat-aquí perqu£ es qu£
aviat mos amol-lam á totes ses formes amb
sa major naturalidat, sensa que impórt ter¬ mos gens de pressió. Lo mateix en llenguatje qu£ en costums, en idees qu£ en temperament, apenes tralladats d£ es nóstro planté mallorqui á £n ets taulás de ses demés provincies ó de qualsevól altra nació ahont hem emigrat per gust ó per necessidat, ja £s pód dir «qu£ hem aferrat»: mos hi aclimatam, mos desenrollam y fruytam de lo mes bé.
Aixó es sa regla general; hey ha que dir, peró, que té també aquesta—cóm totes sólen teñir—ses seues excepcions.
Y aquell amig meu, tan amíg, que teng á París, de qui vos he parlat moltes vegades, n£ es una, segons pareix. A propósit de sa tal festa, m£ acaba de dir que, tant cóm es lluida y de veurer, es una demostrado que ja no pód esser mes elocuent de que sa llibertat de con¬ ciencia es també en France, cóm moltes aitres llibertats, d£ aquells «progressos mo¬ deras» mes teórics que práctics, mes nomi¬ náis qu£ efectius, cóm vos vaig dir y provar qu£ heu es es sindicalísme, y cóm heu son— y pód ‘sser vos ho provaré mes endevant— tantíssims d£ altres, cóm per exemple sf abo¬ lido de sa pena de mórt, s£ enseñanpa laica, es divórci, y un sens fí més per 1£ estil, qu£ enlluernen á tots aquells qui cercant dia-
mants s£ embamben devant ses lluentons d£
un vidrét de solomo.
També amb aixó mos avenim férm es meu
amig y jó, y estig ben persuadit de que si ’m quedás llóc abastament ara per esplicarmé,
molts de vóltros serieu en acabar d’ es ma¬
teix paré. ¿No consisteix sa llibertat de con¬
ciencia en deixar lliures á tots ets ciutadans
per professar ses creencies relligioses qu£ es¬ tán convenyuts son ses millors? Es ciar, ydó, qu£en ús d£ aquest drét que se mos concedeix no deuen, no poden ets uns, fent ostentado pública de ses seues idees ó sentiments, ofendrer, «insultar» á £n ets qui tenen idees ó sentiments contraris. Aquesta ralló alegaren y demunt ella se basaren es governants anticatólics per prohibir ses processons qu£ ets católics feyen altra temps p£ ets carrés de to¬ tes ses ciutats y viles de France, cóm se fán encara entre nóltros. Y ets católics, tot y essent en gran majoría dins sa nació á les hóres, baixaren es cap, y de grat ó per fór$a aquesta disposició massónica acataren.
Resulta, peró, que si á n£ ets fracmasons los passa p£ es cap de fer una manifestado

pública de ses seues idees ó sentiments, prenguent un pretexte qualsevól surten en mitx y la fan, y es mateix govérn, qui no perinet de cap manera una processó católica per fóra de ses iglesies, los autorisa y hey fá anar molta policía y ses trópes necessaries p'er evitar que s£ orde s£ alter. Exemples que jó he presenciat: s£ enterro civil d£ en Zola, ses dues protestes «ferreristes» quantra 1£ Espa¬ ña 1£ añy passat, y totes ses demés manifestacions folguistes, politiques, etc., que cada día, per nabs ó per xirovies, se fán. Y aques¬ ta festa pagana de que parlam, á mitjan corema, temps de recuhiment, d£ oració y de penitencia p‘ ets católics, ¿no es un vertader insult á ses seues creencies que se permét á £n ets qui com ells no pensen ó d£ elles se £n vólen fer befa? ¿Ahont está, ydó, sa llibertat de conciencia que tenen, si no poden mani¬ festar en públic ses seues opinions y se veuen en camvi ofesos p£ ets contraris qui poden sens obstacles manifestar ses que sustenten?
Ets goveras «reaccionará» d£ España, mal que mal obren encara amb mes justicia autorisant ses unes y ses altres, mentres qu£ es d£ ets nóstros veynats qui tant «avancen» te, cóm veys, llibertat per uns y p£ ets altres opressió: Yaja, sa lley de sf embut, á una nació qui preten esser—y se £n infla molt per cert—es bra<jól de totes ses llibertats. Ai¬ xó es lo qu£ hey trób, y heus ho dig tal cóm heu sent, per acabar,
Jó Mateix
Cartes que no lliguen
Entre dues pajeses de 1£ hórta de la ciutat, se sostenía aquesta conversa:
—¿Que regalarás tií á £n En Francesc, si esta ves á £n es meu llóc? Tu sabs qu£ es un xot de pasta; está enamorat de mi cóm un burrét y sería capás de fer, si jó 1£ hey manava, qualsevól bestialidat.
—Ydó mira, jó creg que li regalaría... un
aubardá.
»*
Dins un restaurant, un individuo, després d£ haver menjat, cridá á 1£ amo de s£ establiment, y li diu sense riurer:
—Quand té vosté molta talent y vól menjar bé, ¿ahont vá?
Y” 1£ amo, qui creya que li anava á dema¬ nar es compte, romangué tot estorat amb sa pregunta. Aquell continuá amb sa mateixa
serenidat.
—¡M£ ho diga, per amor de Deu, y jó tam¬ bé hey aniré!...
VA
Sa contesa réb tots ets dies á un metje molt famós, hómo de gran ingéni, amb qui li agra¬
da molt conversar.
Ahí, cóm de costum, se presentá es doctor, y vá sebrer aquest amb sorpresa que sa seua amiga no £1 volía rebrer.
—M£ ha dit sa señora que no £1 deixás passar á vósté £vuy—diu es criat
—¿Y per quina rahó, si es pód sebrer?— preguntá es metje.
—Perqué se tróba una mica indispósta.

Folletí del 5ÓLLER -31-
FLOR DE CARI
—Callau!...
Sentien un tró llunyá, sort, esfilegassat,
condonant a la bollidissa d’ una caldera
de caragols. —En sentí aqueys trons tan enfosquits
sempre pens en sa pó de ca ’n Monserrat. —Y que va essé aquexa pó, tia Bet? —Foy, que va essé!? Negú e-hu ha po-
gút aclarí. Com jo era atlota sentía contá a mun-pare, al cel sia ell, que cada vespre hi sentien una fressa d’ aquexa con-
formitat.—Ab lo devantal se torca una
goteta trasparent qui s’ engronsava en el cap del ñas. Ell era jovenot y un vespre ab altres fadrins agoserats volgueren anarhi a romandre, peró com varen sentí sa fressa prop d’ ells e-hu donaren a ses
carnes...
Y contá que dalt el sótil sentien mesu¬ rar el blat a ras y les faves a caramulls; que s’ oía trencadissa d’ olles y plats dins la cuyna;. peró quant anaven a veure el matx qur havia fet sa Pó no hi trobaven
res trastocat.

—Digau ido, tia Bet, que ses oreyes les feyen dos!
—Jo també hu diría, si no fos estat que trobaven ses mules des parey desfermades dins s’ estable, y axó que sempre les
dexaven ben re-de-fermades...
En Belluguins s’ era assegut devora n’ Angelina.
Aquesta acaba va la manada de cárritx picat.
Defora s’ hi sentía el rebomboretx sor-
dament trist del vent y la pluja. Una campanada solemne trencá aquella
monotonía invadint la cuyna sonorosa-
ment p’ el cañó de la xemeneya. —Germanets del Senyó! S’ Oració... Passaren un Pare-nostro per «ses ani-
metes del Purgatori, bon repós y bon remey tenguen elles».
La vella havia acabat el capdell: arreconá les debanadores y prengué 1’ áspia.
El soroll de la tempestat anava en cre-
xensa. Desiare la claror esblaymada d’ un llamp esmortuia la del llum d’oli penjat a-n el pinta casi en mítx de la rol-lada. Els trons s’ intensificaven y espessien com apilotaments d’ ombres fóniques.
Sobre els escudellers superiors, les olles inmóvils, ventrudes y negres, semblaven dues fileres de caps-de-mort amagats dins

1’ ombra. Els plats mitjansers de cayre, reflectien la claror trémula del foc y el llum, llambretjant espaumódicament com el pipellets d’un ull enmaleit sense bessó.
Sa tia Bet aspiava ritmicament, projectant 1’ ombra sobre la paret vermell-negrenca d’ es moro, com un conjur de bruxes. Per més retiransa, la claror del llum
li pegava de costat dibuxant T ombra d’ un ñas disforjo y d’ unes faccions esquelétiques.
Sa xerradissa mancabava poc-a-poquet.
Sobre la rol-lada hi plananava el callament de lo sublim, nn silen involuntari, com si 1’ intuició de la conciencia vegés tota la petitesa humana dins la selvatge grandiositat de la natura.
Ab la fulgor del llamp, 1’ espetec del tro y la cansucta grisa de la tempura semblava óu’invadien la cuyna onades subtils de malestar, d’ aquex malestar esparverador qui guarda la llinda del ignot inesperat.
N’ Angelina acabá la manada de cᬠrritx. Apenes havia encetada la festeja¬ da ab en Bellugins.
—Jaume, que m’ aydes a pica aquesta
manada?!
—Si, hermosa meva, y de molt bon
grat.

Pora, pero vistable de la cuyna, hi ha¬ via una pedra plañera, rodonenca, qui s’ alsava dos palms de la térra en forma d’extormia. Si les vel-ladores no duyen el cárritx picat, de dues en dues le hi pi¬ ca ven demunt ab manes de fusta, aydantse mutualment, atupantlo a tall de donarli una calda de ferrer, fins que roma¬ nía ben blan y hómil, perque no raspás ni pogués fer talls a les mans. Ses qui festetjaven no’l so lien dur picat may y 1’ enamorat les aydava, aprofitant els mornents de repós y de descuyt voluntan per cobrarse la feyna ab qualque pessic ó besada, defiánt el risc d’ esser vists de dins la cuyna, de la renyada, envermellida ella y empegaits tots dos.
N’ Angelina y en Jaumet sortiren de la
cuyna. Dins el soroll de la tempestat ressona-
ven acompassadament els cops de les masses, sorts y pavorosos com batees d’ un monstre agónic.
Després de la primera empelada els dos joves se aturaren per reprendre halé. Ella se tombá cap endevant ab la má so¬ bre el mánec de la massa posada verti-
Salvador Galmés y Sanxo
(Se continuará).

6

SÓLLER

WM

Crónica Local

van las salas de máquinas, de aparatos, cesidades de la especie humana. La en¬ lloran el testimonio de nuestro sincero de transmisión y de batería, como tam¬ señanza religiosa pues, se impone, para pesar.

bién una cocina, comedor, etc., y sala desarrollar el sentimiento religioso inna¬

* **

El domingo por la noche emprendió viaje para Barcelona y Cette el vapor «Ciudad de Mahón», con pasaje y carga.
A bordo de dicho buque se celebró el mismo dia un banquete, con que la em¬
presa quiso obsequiar á sus favorecedo¬
res.
El lunes quedó cerrada, en las oficinas del «Ferrocarril Palma-Sóller», la con¬ trata para la adquisición de tres locomo-
toras-tenders de 30 toneladas cada una,
indispensables para el servicio de la línea
férrea.
Quedaron encargadas á la «Maquinis¬ ta Marítima y Terrestre» de Barcelona, cuya casa viene obligada á entregarlas montadas sobre los rails de la compañía en el espacio de siete meses, á partir del día de hoy, bajo multa del 3 por 100 por el primer mes que faltare á su compro¬ miso y del 6 por 100 por el segundo.
Costarán dichas locomotoras 43.000
pesetas cada una.
El lunes recibióse un telegrama de Madrid comunicando que quedó estipu¬ lada, ante notario, la escritura de la con¬
cesión definitiva del ferrocarril Palma
al puerto de Sóller á favor de D. Pedro Alcover Maspons, con garantía por el Estado del interés del cinco por ciento sobre el capital empleado.
Estos días han comenzado á derribar¬
se los restos de la muralla que circuía la iglesia parroquial que aún permanecían en pié en la plaza de la Constitución.
Al propio tiempo se han dado comien¬
zo á las obras de construcción del atrio
de la citada iglesia, inmediato al muro que se derriba.
El lunes salió para Barcelona y Cette el vapor de esta matrícula «Villa de Só¬ ller», llevándose algunos pasajeros y
variados efectos.

para el público. En el primer piso figuran cuatro cuar¬
tos dormitorios y un almacén. Esta noticia, como es natural, llena
de júbilo á todo aquel que siente en su pecho el amor á nuestro querido pueblo, por las ventajas morales y materiales que dicha instalación ha de reportar. Y como no es dudosa la aprobación por la Dirección General de Correos y Telégra¬ fos, podemos asegurar que en breve se dará comienzo á los trabajos, los cuales, según una de las cláusulas de la memo¬ ria, deben terminarse en el espacio de 45 días, y que en fecha no lejana disfru¬ taremos de las ventajas de la maravillosa invención de la telegrafía sin hilos.
Mañana domingo, á las once, debe ce¬
lebrarse en las oficinas de la sociedad
«Ferrocarril Palma-Sóller» la subasta
de las obras del edificio principal y acce¬
sorios de la estación de Buñola.
Tenemos noticias de que en el corrien¬ te mes se propone la compañía subastar
también las obras de la estación de Só-
ler, como igualmente la adquisición de vagones y coches para el servicio de car¬ ga y pasaje. Todo, con el fin de inauga-
ar la línea antes de fin de año.

El Veterinario é Inspector de víveres de esta ciudad D. Rafael Vich, nos ha facilitado la siguiente relación de las re¬ ses sacrificadas en el matadero municipal
durante el mes de

MARZO

j Corderos

477

J Ganado lanar: Ovejas.

38

(Carneros

9

3 Ganado cabrío:
1

Ganado vacuno: Terneras

2

Ganado de cerda: Cerdos.

10

Total reses.

540

to en el hombre.

El querer la enseñanza neutra es re¬
clamar la más bochornosa tolerancia pa¬
ra los adversarios á la Religión y la más injusta intolerancia para los católi¬ cos; es un atropello irritante de los sen¬ timientos más nobles, de los derechos

más sagrados del pueblo español en es¬ pecial á trueque de satisfacer los odios

de un sectarismo arrogante é intruso.
Descubre lo artero de los sofismas de

a impiedad que aboga por la escuela neutra, sopretexto de evitar la división entre los ciudadanos, y dice muy bien el Sr. Morey que la tal neutralidad lejos de evitar aquella división la multiplica, por¬ que, faltando la enseñanza religiosa, só¬ ida y uniforme, y siendo innato el sen¬ timiento religioso, cada individuo ha de formarse una especie de religión á su

antojo. Combate la pretendida moral laica de¬
mostrando ser nulos ó vanos sus funda¬

mentos, y ella mudable, y por lo mismo errónea, como el humano pensamiento. La infancia sin una verdadera guía mo¬ ral ha de perderse, y de hecho con todas

as reglas de moralidad laica va á su más alarmante ruina, como lo prueba la cri¬ minalidad siempre en aumento desde que rige el laicismo en la escuela en Francia y en el Norte-América.
Acabó el Sr. Morey su concienzudo

trabajo con estas categóricas preguntas: Las escuelas laicas ¿han traído práticamente algo de bueno? ¿Son ellas fuente de paz? ¿Lo son en cambio las escuelas católicas? Que respondan la experiencia

y la conciencia á la vez, y la execración por la escuela neutra, y el respeto por las escuelas sanas y cristianas tendrán

que ser el fallo decisivo sobre la tan bien debatida materia por el experto confe¬
renciante.

Reciba por tanto nuestro más sincero

aplauso.

Expectator.

El miércoles falleció en esta ciudad,
después de haber sufrido larga y penosa
dolencia, D. Antonio Vicens y Arbona, socio que fué durante muchos años de la importante casa comercial Trias de Be-
ziers.
Tanto á la conducción del cadáver al
cementerio como á los solemnes funera¬
les celebrados en la iglesia parroquial asistieron muchos amigos de la familia.
Acoja Dios en su seno al alma del fi¬ nado y reciba su atribulada esposa (afli¬ gida aún por la reciente muerte de su hijo losé), hermano y demás familia, la ex¬ presión de nuestro muy sentido pésame.
Cultos Sagrados
En la iglesia parroquial.—Hoy sábado, dia 2 de Abril.—A las seis y tres cuartos de la tarde se continuará el quincenario en ho¬ nor del Santo Cristo de la Sangre.
Mañana, domingo de Pasión.—A las nueve y media de la mañana, después de Tercia, se celebrará la Misa mayor con sermón por el Rvdo. Sr. Ecónomo. A las tres de la tarde, explicación del Catecismo, Vísperas y ser¬
món.
Martes, dia 5, y Miércoles, día 6.—A las seis y tres cuartos de la tarde, continuación del quincenario.
Viernes, dia 8.—A las nueve y media de la mañana, después de Tercia, se cantará la Misa mayor en honor de los Dolores de la Virgen, con sermón por el Rvdo. Sr. Ecóno¬ mo. A las tres y cuarto de la tarde se prac¬ ticará el devoto ejercicio del Vía-Crucis. Al anochecer, continuación del quincenario en honor del Santo Cristo de la Sangre.
En el oratorio de las M M. Escolápias.— Mañana, domingo, en obsequio del Niño Je¬ sús de Praga habrá Comunión general á las siete y media, y por la tarde, á las 5, el ejer¬
cicio acostumbrado.
En el oratorio de las Hermanas de la Ca¬
ridad.—Mañana domingo, por la tarde, des¬ pués del ejercicio de la Buena Muerte, ten¬ drá lugar con toda solemnidad la bendición de dos Angeles destinados al monumento del
Jueves Santo.
Se cantará un Te-Deum por los niños que

A causa del temporal, dicho buque tu¬ EN EL FOMENTO CATÓLICO

asisten á las escuelas de párvulos que diri¬

vo que permanecer fondeado en el prime¬ ro de dichos puertos dos días. Actual¬ mente se halla en Cette y se le espera aquí el martes, siendo probable vuelva á
salir el miércoles.
El Arquitecto provincial D. Guillermo Reynés ha emitido su informe sobre la proyectada prolongación de la calle del Príucipe.
La Comisión provincial, en la sesión
celebrada el martes acordó enviar el ci¬ tado informe á la Alcaldía de Sóller.
Las naranjas continúan cotizándose á 10 pesetas la carga y á 7 pesetas los li¬
mones.
La demanda es en la actualidad muy
floja, sobre todo en el dorado fruto.
En la Alcaldía se ha recibido una car¬
ta de la Compañía Nacional de Telegra¬ fía sin hilos, aceptando la oferta que el Ayuntamiento hizo á dicha entidad de los terrenos necesarios para instalar en Muleta una estación radio-telegráfica;

La conferencia del pasado domingo fué una obra acabada que enaltece al se¬
ñor Morey, y honra á aquel centro de cultura que tan plausiblemente se pone en contacto con el público sollerense y hace proyectar la luz de la verdad sobre puntos tan trascendentales.
Empieza el conferenciante por evocar
el recuerdo de otra fecha anterior en que tuvo Ib satisfacción de hablar desde el
mismo puesto á los distinguidos hijos de Sóller propone el tema de su discurso que es; Neutralidat relligiosa en l edu¬ cado; indica los motivos que le han inducido á tratar el asunto propuesto y que son: la trascendencia del mismo y el silencio sobre el particular de los maes¬ tros en Mallorca, si bien hace excepción á favor del aventajado maestro D. Juan Capó.
Entra en materia, (en campaña podría mos decir) y, denodado adalid de la Re¬ ligión menos preciada por la escuela mal llamada neutra, (impía ó absurda debiera llamarse) saca de la razón, de la ciencia

f
Sección JVecrológfica
Nos escriben de Valence (France), que el día 21 del pasado Marzo falleció en aquella ciudad el joven dependiente de la casa Montaner Gaspar Bonet y Pujol, víctima de corta enfermedad. Era el finado natural de Andraitx y contaba
14 años.
El entierro, que tuvo lugar el día si¬ guiente, resultó solemne y estuvo muy concurrido, pues asistieron al mismo la colonia española de Yalence y buen nú¬ mero de paisanos nuestros residentes en los pueblos vecinos, además de los mu¬ chos amigos y conocidos de la casa Mon¬
taner.
Descanse en paz el alma del finado y reciba su afligida familia nueatro pé¬
same. *
**
El lunes entregó su alma á Dios, des¬ pués de haber soportado con cristiaua

gen las Hermanas y celebrará la bendición el Rdo. D. Sebastián Esteva, Ecónomo.
oooooooooooooooooooooooooooo
Movimiento del Puerto
Embarcaciones fondeadas Ninguna.
Embarcaciones despachadas Dia 28.—Para Barcelona y Cette, vapor C. de Mahón, de 540 ton., cap D. Domingo Picornell, con 20 mar. y efectos. Dia 27.—Para Barcelona y Cette, vapor Villa de Sóller, de 191 ton., cap. D. G. Calafell, con 15 mar, y efectos. Dia 21.—Para Cartagena, pailebot Apolot nia, de 38 ton., pat. D. Juan Pámies, con 6 mar. y algarrobas.
oooooooooooooooooooooooooooo
Ferrocarril Palma-Sóller
Por acuerdo de la Junta de Gobierno se
ha señalado el día dos del próximo Abril, á las once de la mañana, para efectuar la su¬ basta de las obras del edificio principal y ac¬ cesorios de la Estación de Buñola, con suje¬ ción al proyecto que estará de manifiesto en las oficinas de la Sociedad, todos los días la¬ borables, de nueve á doce de la mañana.
Las proposiciones se presentarán en plie¬

participando que comunica ála Dirección psicológica y de la experiencia argumen resignación larga y penosa enfermedad, gos cerrados, con arreglo al siguiente

General de Correos y Telégrafos el sitio escogido, con objeto de obtener la apro¬ bación de dicho centro y prometiendo comunicárselo tan pronto la haya ob¬

tos de incontrastable lógica, con que aco¬ sa, desbarata y destruye la artera sofis¬ tería del racionalismo de nuestros días,
propagador y panegirista de las escuelas

nuestro apreciado amigo D. Luis Arbo-
na Bauzá.
S» muerte fué muy seutida, pues con su carácter franco y bondadoso había sa¬

Modelo de proposición.—D. N. N. vecino

de

con cédula personal que acompaña,

enterado del anuncio, planos, pliegos de con¬

diciones y presupuesto relativos al edificio

principal y accesorios de la Estación de Bu-

tenido.

sin Dios.

bido captarse las simpatías de cuantos le ñola, se compromete á efectuar dichas obras

Acompaña dos copias del plano y con¬ diciones de las proyectadas obras y rue-
^a se comuniquen al Ingeniero señor
Yyvyan las ofertas de los contratistas que

La escuela neutra, dice el conferen¬ ciante, es contraria á la naturaleza hu¬ mana, porque ésta siente una aspiración innata hacia un bien supremo y hacia

trataron.
El señor Arbona había desempeñado
durante buen número de años el cargo
de Depositario de los fondos municipales.

con sugeción á lo que se dispone en los ex¬ presados documentos por la cantidad de (se expresará la cantidad en pesetas y cénti¬ mos, escrita en letras).
(Fecha y firma del interesado).

deseen encargarse de ellas.

una verdad sin sombras de error que no

A la conducción del cadáver á su últi

Sóller, 11 marzo de 1911.—Por el Ferroca¬

Según los planos, se proyecta cons¬ se encuentra en el ambiente en que aque¬ ma morada, como también á los funera¬ rril, Palma-Sóller, El Director Gerente inte¬ truir un edificio de unos 15 metros de lla vive, y por tanto la escuela neutra es les, acudieron muchos amigos y conoci¬ rino, J. Estades

fachada por 9 de íondo, compuesto de á la vez contraria á toda educación ver dos del finado.

planta baja y un piso. En la planta baja dadera que debe conformarse con las ne

Descanse en paz y reciban los que le

SÓLLER

7 s™—

A LAS SEÑORAS Y SEÑORITAS
La Modista de Corsés JOSEFA C. ROVIRA, directora
de la acreditada
Ti,^) Corsetería Catalana
de Palma, tiene la satisfacción de participar á las Señoras que ha llegado á esta ciudad con un precioso y extenso sur¬ tido de CORSÉS RECTOS, IMPERIO, CORTE SAS¬
TRE, SOSTENEDORES ' Y FAJAS VENTRALES,
últimas creaciones de la moda Parisién.
Invita á todas las Señoras para que pasen á visitar su rica exposición de Corsés que ha instalado en la
PONDA DE “CÁ# PENTINADÓ,,
donde permanecerá hasta el miércoles próximo.
líeos Corsés para novias.—loríelos y figurines exclusivos para esta casa
ELEGANCIA — HIGIENE — ECONOMIA
PRECIOS ECONÓMICOS
Días de exposición: 2, 3 y 4 del presente Abril.
Previo aviso pasará á domicilio á tomar medidas y á probar Corsés.

EL AGUILA
Grandes Almacenes de ROPAS CONFECCIONADAS para
CABALLEROS Y NIÑOS
Colón, 39.--Palma de Mallorca — Casa fondada en 1850—Teléfono n.° 148
TEMPORADA DE INVIERNO DE 1011911
Selecto surtido en géneros nacionales y extranjeros para la medida. Grandes existencias en trajes confeccionados de Patén, Vicuña, Tricot, Gerga y Armure.—Abrigos de todas clases y precios. Surtido completo de GORRAS para caballeros y niños. — Mantas para viaje, Impermeables, Portamantas, Perchas, Ligas, Tirantes, etc., etc.
Todos los artículos llevan marcados los precios en las etiquetas
PRECIO FIJO — VENTAS AL CONTADO
SUCURSALES: Madrid, Barcelona, Alicante, Bilbao, Cádiz, Cartagena, Gijón, Málaga, Santander, Sevilla, Valencia, Valladolid y Zaragoza,

PABLO COLL Y F. REYNÉS
Al XOX A Si (Cote d’ Or)
SUCURSAL DE LA CASA COLL, de Dijón
Especialidad en patatas y demás artículos del país. Expedición al por mayor de espárragos y de toda
clase de legumbres.
SERVICIO ESMERADO Y ECONOMICO —

Tarjetas para visita
Inmenso y variado surtido en Tar¬ jetas para visita. Tarjetas fantasía para participaciones de matrimonio y nacimientos.
Imprenta «La Sinceridad»
San Bartolomé, 17.—SÓLLER,

Maison Guillaume Coll

FONDEÉ EN 1902

Expéditions de toute sorte de fruits et primeurs. Spécialité de peches molles, pruues reine-claude, raisin chas-

selas, abricots, etc.

Artichauds, asperges, salades et toute sorte de légumes.

TRES BONS EMBALLAGES °f*

**#*5=’-

Service complet ele colis-postaux de 101. pour la Franca et l'Etranpr
ADRESSE: (N. CCODD+Avenue de la Pepiniére (en. face
du Marché en gros) á Perpignan (PjreiÉS Orientales) Adresse télégraphique: COLL GROS MARCHÉ Perpignan

Precios alzados para todas las destinaciones

Servicio especial para el trasbordo y reexpe¬

dición de naranjas, limones, frutas frescas y secas

•-=

—— y demás artículos.

M. BERNAT Y A. PONS

Quai du Sud, ^CETTE-(Herault)

= Teléfono, 4-08

Telegramas: Bernat Pons =

Importaciones y Exportaciones
DE
1 FRUTOS, LEGUMBRES Y PR1MEURS
FRANCISCO ARBONA
6. Cours Julién. 6.—MARSEILLE
Expediciones al por mayor de naranjas, mandarinas, limones, bananas, dátiles, higos, uvas pasas y en fresco.
Especialidad en toda clase de frutos y primeurs de España y Argelia.
FRUTOS SECOS DE TODA CALIDAD
S: EAI^BONA—Marseille—Teléfono 29.68 Servicio rápido y económico en todos los servicios

Maison |KffHIT Fréres
EXPÉDITEURS
53, Cours Berriat, 53—GRENOBLE (Isére) FRANGE
FSW1TH ® P11MWEI ® LÉfiWIÜB!
Expédition pour la France et l‘Etranger.= Spécialité de pommes á couteau par wagons, poires, primes, péclies et abricots. =Petits oignons en chaines et en vrac.=Cerices et bigarreaux. =Noix de Grenoble.=Exportation directe d'oranges, citrons, mandarines, grenades et fruits secs.
Télégrames: MOREY GRENOBLE. Tólephone 22-36

Suscripciones
á REVISTAS y PERIÓDICOS na¬
cionales y extranjeros.
Se reciben encargos en
”La Sinceridad”
San Bartolomé n.° 17.—SOLLER.

emanes

Boulevard du Musée, 70. MARSEILLE-

n. i

Expediciones al por mayor de naranjas, mandarinas, limo¬ nes y bananas. Especialidad en toda clase de frutos y pri-
meurs. Frutos secos de toda calidad.
Telegramas: MARCHPRIM MARSEILLE

Rapidez y Economía en todas las operaciones

£3C

‘
on

la

reforma

Jlotel Restauran!

del edificio
propónese el

ANTES

nuevo propietario re¬

cuperar la fama uni¬ versal que elste esta¬
blecimiento había al¬

canzado. A efecto,
embellecidaslas habi¬
4 4 4 B A f^CEDONA 4 4 4 taciones y ampliada
r la renombrada cocina

k española y francesa, peculiar de esta casa no duda el propietario
w
verse favorecido por los hijos de estas Baleares, que siempre honraron el citado hotel con su presencia.
Representante en todos los trenes y vapores.—Coche particular de la casa.—Habitaciones exclusivas para familias.—Timbres eléc-j tríeos en todos los departamentos.-Hotel el más próximo de las

estaciones, muelle, aduana y centros oficiales.

Plaza de Palacio, 3.=BARCELQNA

m
Exporta bue¬ na naranja.
Carcagente — Puebla Larga — Alcira — Manuel
Telegramas: YplG — PUEBLA LARGA

flanco y Jlegro
IU1V0 HUIDO
De venta en
(La Sinceridad4
S. Bartolomé, 17
SÓLLER
\\w,

8

SÓLLER

LA SOLLERENSE
DE

Vapor “UIVIOIV64

«FOSOE COJjIí CKRBERE v PORT-BOD (Frontera íraiieo-

: : : SERVICIO REGULAR
PARA LA EXPORTACIÓN

VINOS AL POR MAYOR

Aduanas, transportes, comisión, consignación y tránsito
Agencia especial para el trasbordo y reexpedición de naranjas, frutas frescas y pescados.

DE NARANJAS ENTRE : :
Este magnífico y veloz vapor expresamente adecuado para el tras¬ porte de frutas, saldrá todas las semanas de Gandía para Marsella con cargamento de naranjas á la orden de los señores
RIPOLL Y C1^ 15, Cours Julien — Teléfono, 21-50

JUAN ESTADAS
COMERCIASTE Y PROPIETARIO
IíEZIGNAN (Ande)
'•o"xt«owt\\ »owtvio»wTv ot»owi\\

JACQUES COLL CASASBOVAS PERPIGNAN CASA FUNDADA EN 1903
Telegramas: CASASNOVAS —PERPIGNAN
Expediciones al por mayor de frutos y legumbres del país. Especialidad en alcachofas, espárragos, melocotones y otros frutos.
Precios reducidos y servicio rápido en los pedidos.

Comisiones — Representaciones — Consignaciones — Tránsitos PRECIOS ALZADOS PARA TODAS DESTINACIONES
Servicio especial para el transbordo y reexpedición de
NARANJAS, FRUTAS FRESCAS Y PESCADOS

AGENTES DE ADUANAS

CASA principal:

SUCURSALES:

OBRBÉRE (Francia) PORT-BOU (España)

(Pyr.-Orient.)

HBNDAYE (Basses Pyrenées)

en CETTE:

Quai de la Republique 8-teléfonc 3.37

» MAESEILLE: Ene Lafayette 3-teléfono 2.73

TELEGRAMAS: BAUZÁ

REPRESENTANTE EN SÓLLER: D. Miguel Seguí, calle de la Victoria 5, al que pueden dirigirse para todo informe.

— — Rapidez y Economía en todas las operaciones. — —

GQ W
fX E—1
GQ Lü
CX
UJ
E—1 &a
>-
GQ gOQ
O
Shq
E—• p

C

¡Zi >—1

GQ 3£0

W

E-

CX
O

L5

ex

GQ

523

ex E-1

00 <c

«JO
(/)

w

zo

o GO

hH LjJ

O

cS

< z ü
t—1
0)
,z .2 O

<c

.iü

z

o

o ca O

<c o

o

o o

oc w cu

O
«
■—l
c3

oü

2 en
t, w
LÜ o t—(
I— 0) I-
«O
o
(/)
o h
hH
(O
z
oc h

— P»

00 W .2 S

LU P3

z

£o
— t>

O CO

- «8

ce ¡3
BS reí o

O O o\_ nj

LU r¿j a.
P3
Phi

£ ttí
ctí c« Q\_
Ph

6 oo
o I\_ o

\_ctí O

O Q

ca

«P oí

cj
.—i

<C

Q

ca o

J*o S

l
<

O > +J

O

S Oí

LU

^ ba

a\_

oo

LU

Almacén de maderas : : :
: : : : Carpintería movida á vapor
Especialidad en muebles, puertas y persianas

L¡
♦

MtfsrilJL OOLOtt
Calles del Mar y Gran-Vía - SÓLLER

$¡!

SE CONSTRUYEN = = = ,= = =

ii

de inmejorable calidad con sujeción á la siguiente tarifa de precios:

§0 /

ANCHOS

i

1.a clase 2.a clase Pesetas Pesetas

l s

De 0’60 á 0’70 m. .

.

. 12’

' LO De 0’71 á 0’80 m. . . . 13’

oo *De 0’81 á 0’90 m.

14’

sí

1
<

De

0’91

á

l’OO m.

.

\\ -4-» , cn De l’Ol á Í’IO m. .

.

14’90 16’30

|De oo 1

l’ll á 1’20 m. .

17’20

oc | De 1 ’21 á 1’30 m. . . . 18’30

SE De 1’31 á 1’4Q m. . . . 19’20

S De 1 ’41 á 1 ’50 m. .

20’

O cn

v De i’41 á i’50 m. eu dos piezas 25’

10’65 11 ’3 5 12T5 12’30 14’ 14’90 15’6 5 16’40 17’ 15 23’

A los clientes que tomen de una vez dos ó mas sommiers se les concederá un descuento del 5 por ciento.
J

COMPAÑÍA MADDOE{QUINA DE VAPORE^

— Domicilio social: Palma de Mallorca— Dirección telegráfica: Marítima-Palma

vaporcs:Mirani8.r-Bel ver-|alíorca-Balear-Cataluña-Li lio-Isleno-Ciu(la(lde Continuarán durante el presente año los viajes semanales

vlce-versa Palma á Marsella y WBKS'-'W.ZUMftiüttl
En los periódicos de Palma se ciaranunán con anticipa la ción posible los días de salida. — Los viajes para Argel continuarán también.
CONSIGNATARIOS:

l. Sucursal “Isleña Marítima,, ALICANTE. Sucursal “Isleña Marítima,,
VALENCIA. Sres. Carbonell Hermanos.
GRAO. D. Juan Domingo*.

MARSELLA. Sres. Majol, Brunet y C.a Rae Republique
ARGEL. Sres. Sitiar Hermanos.,
CETTE. Mr. BartMemy Tous.
IBIZA. Sres. J. é I. Wallis y CU

Servicios combinados á íort-fait en conocimientos directos para los principales puertos de Inglaterra, Alemania, Bélgica, Holanda, Dinamarca, Suecia, Canadá y
Estados-Unidos..

•i i•
AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA
jVíartín Carcasona
rrrrrrrrrrrvrrrrrrrrr El más cerca de las Estaciones: Junto al Muelle : Habitaciones
para familias y particulares : Esmerado servicio á carta y á cubierto : Cuarto de baño, tim¬ bres y luz eléctrica en todos los departamentos de la casa : Intérprete a la llegada de los
: : : : trenes y vapores : : : :
wwwwwwwwwwv
Plaza Palacio, lOd-BARCELONA

MARITIMA SOLLERENSE

COMPAÑÍA FRANCO-ESPANOLA
SERVICIO FIJO Y DECENAL
entre los puertos de Valencia, Sóller, Barcelona y Cette y viceversa
POR LOS VAPORES

Manuel Espaliu : : : :

Salidas de Sóller para Barcelona los días 10, 20 y último de cada mes

„ de Barcelona para Cette: los días 1, 11 y 21

de id. id.

„ de Cette para Barcelona: los días 5, 15 y 25

de id. id.

„ de Barcelona para Sóller: los días 6, 16 y 26

de id. id.

CONSIGNATARIOS: —EN SOLLER. — D. Guillermo Bernat, calle

del Príncipe n.° 24.—EN BARCELONA.—D. J. Roura, Paseo de la

Aduana, 25.—EN CETTE.—Mdme. Vve. Beanat, Quai de la Ville, 15.

NOTA.—Siempre que el día de salida de Sóller y Cette para Barcelona coincida
en sábado de día festivo, retrasará el vapor su salida 24 horas.—La salida de dicho
buque del puerto de Barcelona para el de Sóller, sera en todos los viajes á las ocho
v media de la noche.

SÓLLER.—Imprenta de «La Sinceridad»

: : y Ciudad de Mahón

De Valencia para Sóller los días 9, 19 y 29 de cada mes.

De Sóller para Barcelona »

11 y 21

iDe Barcelona para Cette »

2, 12 y 22

De Cette para Barcelona »

5, 15 y 25

De Barcelona para Sóller »

6, 16 y 26

De Sóller para Valencia »

7, 17 y 27

CONSIGNATARIOS

En VALENCIA: Sres. Borrás y Plá.—Grao.
En SOLLER: D. Ramón Coll.—Calle del Mar.
En Barcelona: Sr. Mitjavila.—Comerio n.° 29, frente la estación de Francia.;
En CETTE: Sra. Viuda de A. Bernat.—Quai de la Ville, 15.