AÑO XXV (2.» EPOCA) NUM. 1239
AÑO XXV (2.» EPOCA) NUM. 1239

SABALO 24 LE EICIEMBKE LE 1910

O/^T T Li1 U>
JLj J~J -1—J-Lv

SEMANARIO INDEPENDIENTE

9 FUNDADOR Y DIRECTOR: D. Juan Marqués Arbona.

REDACTOR-JEFE: D, Damián Mayol Alcover.

REDACCIÓN y ADMINISTRACIÓN: calle de San Bartolomé n.° 17.-SÓLLFR (Baleares)

LA PROLONGACIÓN DE LA CALLE DEL PRÍNCIPE

lización: y quien ha demostrado la im¬ portancia que encierra y ha indicado los medios para su realización, ha sido el
Sóller en dos meditados artículos. No

sentido y por tanto la cartera en que nuestro Ayuntamiento tiene metido el proyecto, será su mortaja si no lo saca pronto de ella.

de los innúmeros dolores que han encerrado,
aiín no eran las nueve. El matrimouio atra¬
vesaba el zaguán, de amplitud y sonoridades palatinas.
Un portero les saludó:

hablo de manifestaciones posteriores por

Y téngase en cuenta también que el —¿Cómo anda eso, Don Pedro?

MI VOTO
Como considero de suma importancia
este proyecto patrocinado por el Sóller, y como considero su realización de opor¬ tunidad, porque de no hacerse ahora ya no.se hará, me dispensarán los lectores de este periódico le dedique estas líneas, que bien quisiera fueran de pluma más hábil que la mía para bien del proyecto, pero que espero mirarán con benevolen¬ cia en gracia del buen deseo que las guía.
Una de las cosas que más me han lla¬
mado la atención de cuanto diariamente
oigo en tertulias y casinos y conversa¬ ciones particulares, es la casi unanimi¬ dad con que se deplora el que se hayan desaprovechado las circunstancias opor¬ tunas para hacer ciertas mejoras que se creían de mucha conveniencia para 'Só¬ ller y que ahora, variadas las circuns¬ tancias no pueden realizarse ó no pue¬ den producir los beneficios que hubieran producido de realizarse en tiempo opor¬
tuno. Y estas conversaciones y estas
críticas retrospectivas, que tienen una eficacia parecida á la de aquella famosa cebada colgada de la cola del burro muerto, suelen concluir siempre con esta

el sabor político que puedan tener; por¬ que yo desearía que ésta y todas las de¬ más cuestiones de interés general no se empequeñecieran mezclándolas con inte¬ reses políticos ó miras particulares. En estas cuestiones desearía que no hubiera más que sollerenses: lo cual no quiere decir que no reconozca la buena inten¬
ción de todos.
Que eF proyecto es hermoso, útil, en¬ cantador, no hay que decirlo; á nadie he
oido manifestar lo contrario. Al mismo
Ayuntamiento le seduce y por eso lo
tiene en cartera.
¿Es factible? Yo así lo creo mientras
no se me demuestre lo contrario. Es más, creo que si nuestro Ayuntamiento tuvie¬ ra para este proyecto, el mismo interés que ha demostrado por otros, podría con¬
siderarse su realización como cosa hecha.
Aquí viene bien aquello de querer es poder.
Cierto que nuestra Corporación muni¬ cipal ha dado sus razones en apoyo de no poder emprender de momento esta reforma; pero francamente, las tales ra¬ zones, buenas para salir del paso, no me han dejado convencido; es más, no creo que hayan convencido ni á los mismos

día que se inaugure nuestro ferrocarril, la entrada principal de Sóller no será co¬ mo ahora la calle de Isabel II, sino la calle del Príncipe, que Sóller necesita un paseo en sitio céntrico y fresco si con el tiempo ha de ser un pueblo donde vengan
muchos veraneantes; que es muy conve¬
niente dar acceso fácil á la parte alta de Sóller, puesto el más pintoresco, donde llegan más fácilmente las brisas del mar y por tanto el más fresco en verano, y téngase por último en cuenta que así co¬ mo ahora advertimos la pequeñez de nuestra plaza para la mucha gente que á ella acude los días de fiesta, mañana advertiremos la mezquindad de la calle del Príncipe, que apenas podrá permitir el tránsito de algunos carruajes y que en los días de mayor movimiento resultará muy dificultada la circulación.
No nos suceda con esto como con la
carretera del Puerto, como con Can Bordils... No nos vengau luego los indi¬ ferentes de hoy á recrearnos mañana los oídos, cuando ya no haya remedio, con la cantinela de siempre: ¡que lástima que no se haya prolongado la calle del Prín¬ cipe!
.Juan de Sóller.

—Muy mal: peor que nunca... Esta noche no he podido dormir.
—¡Caramba, hombre!... Pues, ¡si que lo
siento!
Metido en su holgachón y sobrado levitón azul, con botones de plata, el portero inspec¬ cionaba á su interlocutor con esa expresión, á la vez de desdén y bondad, con que sole¬ mos mirar á las personas que por algún con¬ cepto consideramos inferiores y que, sin em¬ bargo, nos son simpáticas.
Don Pedro Téllez agregó jovialmente: —Esta picara mano ha resuelto declararse independiente y hay que complacerla... Un órgano que se enferma es como pueblo va¬ sallo que se rebela: tarde ó temprano se pro¬
clama libre.
—¿Cuándo es la operación?
—Dentro de un rato.
—¡Ah! Mónica lanzó un largo suspiro entrecorta¬ do, y bajó los ojos. Sus manos blancas, que
los sufrimientos de la vida habían acobarda¬
do, cruzáronse en un gesto inconsciente de súplica.
Téllez continuó:
—¿Ha venido Don Higinio?
— Todavía no.
—Bien... Pues hasta luego. —Hasta luego... ¡Diantre! ¡Y buenos áni¬
mos!...
Sus facciones, un instante conmovidas, se serenaron, y dió media vuelta, indiferente bajo su traje azul de empleado, con ese es¬
toicismo filosófico de los hombres familiariza¬
dos con el dolor.

sempiterna exclamación: [que lástima que no se haya hecho aquello!
Así acontece con la carretera del puer¬
to que, se dice, hubiera podido servir de

concejales. Y es que le falta á este pro¬ yecto lo principal para conocerlo bien y
resolverlo con acierto: estudio. No con¬
viene precipitarse en cosas de interés y

SECCIÓN LITERARIA

Téllez y Mónica penetraron en un ámplio claustro abierto sobre un vasto jardín cua-
drangular donde varios árboles elevaban al cielo ceniciento la desesperación de sus ra¬ mas retorcidas y mondas. En el silencio de

hermoso paseo con otro trazado; con la finca Can Bordils, que adquirida en su tiempo por el Ayuntamiento, hubiera
servido además de Gasa consistorial para
plaza de abastos; con el plano general de la población, que de haberse hecho veinte
años atrás hubiera ahorrado muchos dis¬
gustos y-mucho dinero y mejorado algu¬ nas calles en beneficio del tránsito'y del ornato público; etc., etc.
Y no es esto solo: sino que proyectos como el de la adquisición de la finca Can
Bordils, que en su tiempo parecieron im¬ practicables y costosos, ahora compara¬

resolver de plano sin preparación sufi¬ ciente, y yo no tengo noticia de que se haya hecho el más ligero esbozo de este proyecto, ni por tanto el más ligero tan¬ teo de su coste. No tengo noticia tampoco que pública ó privadamente se haya di¬ rigido la Corporación municipal á la Com¬ pañía del Ferrocarril para buscar su
apoyo ó intentar una avenencia; y en todo caso, para cambiar impresiones y pesar las probabilidades de una posible inteligencia eñtre estas dos entidades. Es natural que si nuestro Ayuntamiento tiene interés en este proyecto, principie

Ltfl OPEf$ñCIÓfi

(Cuento de Nochebuena)

Muy temprano, apenas apuraron el desa¬ yuno, Don Pedro Téllez y Ménica, su mujer, salieron á la calle. La mañana, como de Di¬ ciembre, era fría y húmeda; los chaparrones de la víspera habían enlodado las calles, y una capa de sutil barro cubría las aceras; llenaba el vano del cielo niebla gris, espesa, compuesta de incontables gotitas silenciosas,

que mojaban como un aguacero.
Ménica exclamó:

—¡Qué tiempo...! ¿Llevas bien abrigada

la mano?

1

-Si.

la oquedad claustral el aire parecía más frío,
la humedad más intensa. El matrimonio se

detuvo ante una alta puerta que custodiaba

un viejecillo de patillas blancas.

'

—Buenos días, Ramírez.

—Buenos días, Don Pedro.

Continuó paseándose, las manos en los bolsillos del pantalón y azotando ruidosa¬ mente el suelo con sus botas de paño, para

amortiguar el frío en sus pies ateridos. —Mala Nochebuena se prepara,—dijo. Téllez replicó, pensativo:

—Muy mala. Hubo un silencio. El empleado, reparañ-

do en el brazo inútil de Don Pedro, inte¬

rrogó:

—¿Le operan á usted, por fin?

dos con lo que va á costar la nueva casa por ahí; porque no cabe duda que en la

—Procura resguardarla mucho del aire.

-Sí.

Consistorial y la futura plaza de abastos,
vienen á resultar beneficiosos. Y cuando
se piensa en la ocasión perdida, se con¬ cluye exclamando: ¡que lástima que no

Compañía del Ferrocarril Palma Sóller había de encontrar las mayores facilida¬
des para su realización. ¿Cabe dudar, en efecto, que una Compañía que ha em¬

Ya sabes lo que el médico ha dicho. Caminaban con paso ágil en derechura al
hospital, á través del ambiente brumoso. Ella era una mujer gruesa y bajita, que ya ha¬ bía pasado de la segunda juventud; sus ca¬

—¿Cuándo? —Hoy mismo. Mónica tornó á suspirar y miró también aquel brazo inexpresivo, vestido de negro, trágico en su inmovilidad como un cadáver.

se adquiriera Can Bordils! Hoy está sobre el tapete un proyecto
que como los nombrados, es de mucha
importancia; ahora es tiempo de tratar

prendido obra tan colosal como nuestro ferrocarril, por amor á nuestro pueblo; que tantos miles de pesetas se ha gasta¬ do para aumentar la comodidad del pú¬

bellos grises, casi blancos, peinados simétri¬ camente se hallaban sobre la amplitud tran¬ quila de la frente; leve expresión de dolor amargaba las comisuras de una boca que allá, en años ya lejanos de mocedad, debió

Acercóse á su marido mimosamente, cu¬ briéndole bajo una mirada amparadora, de infinita piedad maternal.
— ¡Pobre mío!—murmuró—pobre mío...
Eso... va á dolerte mucho...

de él, y como noto cierta indiferencia en blico, trasladando la estación á Can Ma¬ de ser bermeja y graciosa; sus ojuelos par¬ Sus dulces ojos humildes se arrasaron en

parte del público y poco cariño hacia el mismo por parte del Ayuntamiento, mo¬ mento es este de que se muevan las per¬ sonas de buena voluntad y estudien este

yol, no ampare y colaboreen un proyecto que daría mayor facilidad al tráfico y al pasaje, mayor belleza y explendidez á la entrada de la población y mayor desaho¬

dos tenían esa expresión humilde que el ma¬ trimonio impone á las mujeres dóciles.
El, Don Pedro Téllez, era nervioso y me¬ nudo: la dureza socrática de sus facciones, el llamear metálico de sus pupilas verdes, la

lágrimas, y sus manos piadosas oprimieron efusivamente la mano izquierda de Don Pe¬
dro.
Sacando bríos de flaqueza, Téllez repuso: —No llores, mujer. La operación, según el

proyecto, porque si lo estudian, por se¬ guro tengo que lo han de patrocinar; y si lo patrocinan y todos ponemos á con¬
tribución nuestros buenos deseos se hará

go y comodidad á todos aquellos contor¬ nos? No hay que pensarlo.
Creo, pues, que nuestro Ayuntamien¬ to debe hacer algo más de lo que ha he¬

curvatura de la aguileña nariz, el volunta¬ rioso desarrollo del mentó, acusaban el tem¬
ple ariscado de su espíritu; bajo el gabanci11o azul, eon cuello de terciopelo, todos los ademanes de su cuerpo tenían aquel ritmo

médico, durará poco. Además, ello es cues¬ tión de vida ó muerte: ó yo mato á la mano,
ó la mano me mata á mí.
Calló sombrío y luego suspiró, interrogán¬
dose á sí mismo si tendida alientos para sos¬

y yo no creo que de ello tengamos nunca cho hasta ahora. Y sobre todo, conviene suelto y firme, peculiar á los hombres que no tener hasta el fin la comedia de su valor.

que arrepentimos. Lo bueno, moral y materialmente, es siempre bueno.
Este proyecto no es nuevo ni mucho

insistir para rebatir ciertos argumentos, que este proyecto no puede escalonarse con otros más ó menos importantes, por¬

han sentido miedo nunca. El brazo derecho, -que sin duda hallábase aquejado de algún grave daño, llevábalo en cabestrillo, y la manga del gabán que quedó vacía balanceá¬

Un drama tenñble le amenazaba. El era
pintor paisajista. Pocos meses antes, Habajando en el campo, se clavó una espina en¬ tre la yema y la uña de su pulgar dei’echo

menos: personas ancianas cuentan que que ó se hace ahora ó no se hará nunca: base tristemente á impulsos del aire, dando y el dedo, que casi siempre estaba mancha¬

en sus mocedades ya lo oyeron patroci¬ nar; pero el escoger Can Mayol para es¬ tación de nuestro ferrocarril, le ha dado

pues una vez construida la estación y distribuidos los terrenos para las necesi¬ dades de la Compañía, se hará poco me¬

la sensación de algo muerto. Cuando llegaron al hospital, uno de esos
viejos edificios, negruzcos y altivos, que pri¬ mero fueron conventos y luego casas de sa¬

do de pintura, comenzó á hincharse. Aque¬ lla tumefacción iba acompañada de latidos, ténues al principio, fuertes y dolorosos des¬ pués, que delataban la formación disolvente

oportunidad y mayor posibilidad de rea¬ nos que imposible intentar nada en este lud, y cuyos muros parecen trasudar algo del pús. Necesitado como se hallaba de diñe-

=5 2

SOLLER

ro, Don Pedro continuó laborando, sobre¬ poniéndose bravamente al dolor. La ponzoña de los ingredientes químicos de que loú co¬ lores son compuestos fué agravando el cariz de la herida; la sangre regaba mal el pulgar tumefacto, y bajo la uña formó un coágulo violáceo y venenoso. De pronto, la enferme¬ dad se desbordó y la hinchazón, contenida hasta allí en la segunda falanje del dedo, in¬ vadió la mano, amenazando extenderse al antebrazo. En el espacio de pocas horas el mal dilató bajo la epidermis una sombra ne¬
gruzca, y los dedos se inmovilizaron, tume¬ factos, informes, en la descomposición de toda aquella carne que se podría.
Cuando Tóllez acudió á la clínica de Don

Higinio, el sabio profesor torció el gesto. Ante el grupo atento de sus ayudantes, Don Higinio dió, á propósito de aquella mano monstruosa, una larga explicación técnica que el paciente no pudo comprender, pero que hizo resbalar por su ^cuerpo el frío de
las adivinaciones terribles.
Con esa brusquedad que caracteriza la conversación de los médicos viejos, Don Hi-
ginío préguntó: —¿Qué profesión tiene usted?
Téllez repuso:
—Soy pintor. —Pues tendrá usted que cambiar de ofi¬ cio, porque la mano está gangrenada y hay que cortarla. A la vez, cual comparsas de un coro si¬ niestro, los ayudantes repitieron implacables: —No hay otro remedio: hay que cortarla. Como las grandes desgracias llevan, en su enormidad misma, la virtud sedante de no irritarnos, Don Pedro Téllez permaneció im¬ pasible y bajó la cabeza, aceptando su desti¬ no. Don Higinio le pulsó, le invitó á que se desnudase de medio cuerpo arriba y le aus¬
cultó el corazón atentamente.

—¿Es usted cardíaco, verdad? —Sí, señor. ' —En tal caso, no podemos cloroformizarle: el cloroformo es fatal para el corazón. —¿Entonces?... Brevemente, Don Higinio expuso su opi¬ nión. La s ituación era muy peligrosa y el paciente tenia que optar por una de estas tres resoluciones: ó no se amputaba la mano, .lo cual equivalía á girar contra la muerte una letra á tres ó cuatro meses fecha; ó to¬ maba el cloroformo, con lo que, si bien se ahorraba el sufrimiento de la operación, se exponía á morir en ella; ó, finalmente, arros¬ traba el dolor en el pleno uso de sus sentidos, á fuerza de sangre fría y de heroísmo. —Ahora,— concluyó Don Higinio—usted
resolverá.

Lentamente, con aquella voz fría y pro¬ funda con que los mártires se negaban á re¬ tractarse de sus ideas ante la hoguera, Don
Pedro Téllez repuso:
—Está bien: me dejaré cortar la mano y no tomaré cloroformo. Lo primero, es vivir.
Y agregó: —¿Cuándo será la operación? Don Higinio miró el almanaque, reflexio¬
nó un momento...

—Pasado, mañana mártes,—dijo—día de
Nochebuena...

—Perfectamente.

Aquellos dos días pasaron pronto, mucho más pronto de lo que el enfermo, en su miedo natural al tormento, hubiese querido; al
cabo, la hora siniestra llegó, y Den Pedro, á pesar de su temeraria entereza, meditaba con pavura oculta en los bisturíes agudos y en las sierras tajantes que le esperaban á cortos pasos de allí, en la sala de operacio¬
nes. Pero la idea «Es necesario vivir» volvía

á su ánimo, caliente, confortadora,
dole valor. .
Notándole preocupado, Mónica rrogó:
—¿En qué piensas? ¿Qué tienes?
—Nada.

prestán¬ le inte¬

Viéndola llorar, tan débil, tan buena, Don Pedro sintió renacer sus energías todas. El dolor de su santa compañera y el deseo de abrazar pronto á sus hijos le inspiraron tran¬ quilidad sobrehumana: por evitar que su
pobre Mónica derramase una lágrima, el ad¬ mirable Don Pedro hubiese sido capaz de
morirse riendo.

— No llores,—dijo.—Lo que tengo no es miedo; si impaciencia de regresar á casa: no quiero que los niños estén alarmados.
La angustia de Mónica había atraído á otros enfermos, que conocían de vista al matrimonio y que también iban á la consul¬ ta. Todos compadecían su desgracia, y todos eran á prodigarla esas frases vulgares de consuelo ¡Ton que los hombres aumentan, estúpidamente, el dolor de los que sufren.
Cerca del grupo compasivo, pasó un ayu¬ dante, que saludó á Don Pedro; luego, pasa¬ ron otros dos, que también saludaron. Todos iban penetrando en la sala de óperaciones. Después, con aire apresurado, llegó Don Hi¬
ginio. Al verle, Mónica sintió que sus pier¬
nas temblonas se doblaban, y hubo de apo¬

yarse contra la pared. Fiero, magnífico en su

estoicismo, Don Pedro Téllez no se inmutó.

Al pasar, Don Higinio le hizo una seña:

—Hoy es usted el primero,—dijo.—¿Va¬

mos?

i

Sin responder palabra, Téllez le siguió. Sostenida por varias mujeres, Mónica,

muy pálida, los. ojos desmesuradamente

abiertos, se acercó á la puerta de la sala de

operaciones. Aproximóse á la cerradura, y sobre el fondo blanco de las paredes revesti¬

das de mármol vió las negras siluetas de los

alumnos, que iban y venían. El portero la

apartó de allí.

—Retírese usted, señora... ¿Cómo quiere

usted ver eso? Sería un disparate... se pon¬

dría usted mala...

Todos los circunstantes opinaban lo mismo. — Debía usted haberse quedado en casa,— decían.—Pero, ya que ha cometido usted la locura de venir, sea usted prudente. Mónica tuvo que ceder y retrocedió algu¬ nos pasos; pero quedóse rígida, el oído aler¬ ta, procurando sorprender los rumores más leves del drama. Transcurrieron dos, tres, cuatro minutos... A cada instante, la infeliz mujer preguntaba: —¿Qué es? ¿Qué sucede? El portero, de cuando en cuando, entrea¬ bría los batientes de la puerta un poquito y miraba. Luego, se volvía hácia el grupo,
anhelante.

—No,—decía—todavía no han empezado. De pronto, allá en la sala, vibró un ron¬ quido angustioso, una especie de estertor de horrible rabia y sufrimiento. El portero en¬ treabrió la puerta, pero desde dentro una voz furiosa, de inapelable autoridad—la voz de Don Higinio—le obligó á cerrarla. En los ojos de todos los del grupo había la misma interrogación: «¿Ya?...» El portero movió la cabeza afirmativamente, y Mónica perdió los
sentidos.
Cerca de una hora estuvo desmayada. Unas sales y unas compresas de agua fría la
devolvieron el conocimiento. Cuando abrió
los ojos, vió delante de ella á Don Pedro: es¬ taba lívido, con la lividez de los muertos, los ojos hundidos, los labios sin color; pero fir¬ me, entero y hasta un poco envanecido de su bizarría. Su valor pasmó al mismo Don Hi¬ ginio. No fué preciso atarle: la operación la había resistido en pié, con un pañuelo entre
los dientes.
Al regresar á su casa, Don Pedro Téllez almorzó ligeramente y se acostó. Durmió to¬ da la tarde, sumido en ese sopor profundo que producen los grandes agotamientos. Des¬ pertó al anochecer. Su vigoroso tempera¬ mento y, más que nada, su decidida volun¬ tad de mostrarse contento, habían reaccio¬ nado, y ni siquiera tenía fiebre. Junto al le¬ cho, Mónica vigilaba.
—¿Qué hora es?—preguntó él. —Poco más de las siete. ¿Cómo te encuen¬
tras?

—Muy bien; no me duele nada. ¿Y los ni¬
ños?

—En la cocina.

—¿Por qué están tan callados?... ¿Por qué no tocan las zambombas y los tambores que les compramos ayer?
—¡Qué ocurrencia! Dormías tan bien... Los pobrecitos no han querido molestarte...
—Pues díles que á papá no le duele nada, que papá ya está bueno, y que, de consi¬ guiente, pueden armar todo el ruido que
gusten... Y agregó, reprimiendo una mueca que
arrancó á su rostro los dolores de que sentía
en mano amputada: —Además, estoy resuelto á cenar con vo¬
sotros. No quiero que conservéis de esta No¬
chebuena un recuerdo amargo.
Tantos donaires dijo que la sencilla Mó¬ nica llegó á creer que todo aquel buen hu¬
mor era real.

—¡Es imposible,—repetía—es imposible que haya otro hombre como tú!
Los chiquillos, apenas informados de que su padre estaba mejor, arremetieron á los almireces y á las zambombas, haciendo cor¬ neta del embudo y de una maleta vieja bu¬ llicioso atabal. Con el estrépito vibraban los cristales. Ménica traginaba en la cocina; la sirviente había salido á comprar un poco de turrón, tarros de frutas en almíbar y otras chucherías de poco coste y sabroso comer.
Entre tanto, Don Pedro, sentado en un si¬
llón, cerca de lá chimenea, rememoraba la escena dantesca del hospital: el aspecto blan¬ co de la sala de operaciones, el frío de los bisturíes que hendieron su carne, la sensación inexplicable, enloquecedora, que en los hue¬ sos le produjeron los dientes voraces de la' sierra; y luego, la impresión que le causó ver su mano amputada, aquella mano que fué suya y que ya no le pertenecía, y su extrañeza al comprender que, antes de la opera¬ ción, su personalidad era mayor, que termi¬ naba más lejos. Después, al reparar en los cuadros á medio concluir que yacían dise¬ minados, aquí y allá, por la habitación, y su

paleta y sus pinceles que ya de nada le ser¬ virían, sufrió unos enormes, irrefrenables de¬ seos de llorar; que para congojas tan extre¬ mas nos dió la Naturaleza las lágrimas. Sin embargo, era prudente contenerse, no inte¬ rrumpir con un acto de debilidad el regocijo
de la buena fiesta familiar.
La cena, aunque improvisada, porque Mó¬ nica nunca previo que aquella trágica jor¬ nada tuviese tan amable desenlace, fue agradable. Los niños se despicaban charlan¬ do y riendo; el mayorcito derramó una bote¬ lla de vino, y todos acudieron á mojarse los dedos en él asegurando que esto significaba dinero y alegría; una granizada estruendo¬ sa de aplausos saludó la llegada del primer postre.
Don Pedro Téllez, entre tanto, iba abis¬
mándose en sus meditaciones. Paulatinamen¬
te, su probado valor flaqueaba. A cada rato, viendo la loca ufanía de sus hijos, se pre¬ guntaba: «¿Qué será de vosotros?» Y luego, cuando sus ojos se detenían, llenos de pie¬ dad, en la cabeza, casi blanca, de Mónica, redoblábase la angustia que la pérdida de su mano le producía. Era un sentimiento al¬ go fetiquista. «Cabellos míos, cabellos ama¬ dos,—pensaba—la mano que os acarició tan¬ to ya no volverá á jugar con vosotros...»
Y sus deseos de llorar crecían.
De pronto, uno de los niños gritó: —¡Dáme agua, papá! Inconscientemente, cumpliendo la costum¬ bre de hacerlo todo con la mano derecha, Don Pedro sacó del cabestrillo su brazo, su pobre brazo torpe y ridiculo; y la inutilidad de aquel movimiento fué como el símbolo de
la futura vacuidad de su vida. Yióse misera¬
ble, desarmado ante la adversidad, separado para siempre de aquella mano que durante tantos años había ganado el pan de todos. Y su coraje, como humano finito, se desplomó, y sus lágrimas corrieron á raudales copiosos.
Al rededor de la mesa prod ajóse instnatáneamente un grave silencio; sus hijos y su mujer rodearon á D. Pedro.
—Papá... ¿qué tienes?... ¡Papá, papá!
Y Mónica:
—Pedro... ¿qué es eso? ¿Qué te sucede? El, claudicante bajo su dolor, ya no trata¬ ba de fingir. —Lloro por mi. mano muerta,—decía.— Era la mano que os acariciaba, la mano que os vestía, que ganaba el pan que ahora estáis
llevándoos á la boca. Ella nos custodió este
año... Pero en el año que pronto empieza, ¿quién nos defenderá?... ¡Oh!... ¡Y que lla¬
men Nochebuena á una noche así!...
Eduardo Zamacois.
LA NOCHEBUENA
Son hija y madre, y las dos con frío, con hambre y pena, piden en la Nochebuena • una limosna por Dios.
—Hoy los ángeles querránla madre á su hija decía, que comamos, hija mía, por ser Nochebuena, pan.—
Y al anuncio de tal fiesta
abre la madre el regazo,
y sobre él á aquel pedazo,
de sus entrañas acuesta.
Al pie de un farol sentada, pide por amor de Dios... Y pasa uno... y pasan dos... mas ninguno le da nada.;
La niña, con triste acento, —Pero ¿y nuestro pan?—decía. —Ya llega—le respondía la madre... ¡Y llegaba el viento!
Mientras de placer gritando pasa ante ellas el gentío, la niña llora de frío, la madre pide llorando.
Cuando otra pobre como ella una moneda le echó, recordando que perdió otra, niña como aquella.
—Ya nuestro pan ha venido gritó la madre extasiada... Mas la niña quedó echada como un pájaro en su nido.
.¡Llama... y llama!... ¡Desvario! nada hay ya que la despierte: duérme, está helada, y la muerte
sólo es un sueño con frío.
La toca. Al verla tan yerta, se alza, hácia la luz, la atrae, se espanta, vacila,... y cae á plomo la niña muerta.
Del suelo, de angustia llena, la madre á su hija levanta, y en tanto un dichoso canta: —¡Esta noche es Nochebuena!...
Campoamor.

PARLAMENTARIAS
Al terminar la sesión el jueves hici¬ mos propósito de dedicar unas líneas al debate sobre, los asuntos de Barcelona; nos impusimos sin embargo, una breve
demora. Habíamos acabado de escuchar
el discurso del señor Ventosa; fué esta oración una requisitoria clara, metódi¬ ca, exacta, precisa, concluyente; podía desde luego juzgarse ya el asunto. Con todo, era lógico, era natural, era justo, esperar á oir al Sr. Lerroux. Se trata—
como sabe el lector—del abastecimiento
de aguas á Barcelona; la mayoria radi¬ cal de aquel Ayuntamiento ha tomado un acuerdo en que van interesados mu¬ chos millones de pesetas; la Prensa bar¬ celonesa, y no solo la Prensa, sino la opinión, casi unánimemente, juzga tal acuerdo ruinoso para los intereses de Barcelona. La empresa de la traída de aguas va á ser realizada—si prevalece el acuerdo de la mayoría radical—en con ¬
diciones que no ofrecen garantías ^se¬
guridad, de feliz y eficaz éxito. Elem¬
presario de las obras se halla en viérta
situación legal—procesado por estafa— que no es la más propicia para que un Ayuntamiento le entregue su confianza y su dinero; por otra parte, las garan¬ tías que tal especulador ofrece al Cabil¬ do barcelonés se prestan grandemente á la discusión y á la duda. El Sr. Vento¬ sa, en su discurso, puso bien de mani¬ fiesto todas estas circunstancias equívo¬
cas, alarmantes. El Sr. Lerroux. repre¬
sentante y defensor de la mayoría radi¬ cal del Ayuntamiento barcelonés, estaba en el deber de levantarse en el Congreso á sincerar y á defender á sus correligio¬
narios.
Lo hizo ayer el jefe radical. Ya en la
sesión anterior el señor Lerroux insinuó
la idea de que ésta era una cuestión po¬ lítica; siendo política, tratándose de lu¬ cha de partidos, en el terreno político, no puramente económico y administra¬ tivo, debía él—según su propio entender —situarse. Sin embargo, instado insis¬
tentemente á colocarse en el terreno de
la discusión administrativa, de hechos
concretos, de cifras, de datos, el señor Lerroux tuvo que acudir á él. No podía, por lo tanto, derivarse el debate hacia otro campo. Se habían hecho acusacio¬ nes concretas, terminantes, y á esas acu¬ saciones había que responder. Comenzóel orador radical s udiscurso entre la pro¬ funda expectación de la Cámara. Como
en tardes anteriores el señor Carner ha¬
bía hablado también de otro asunto—el
de los arbitrios de la cal. el yeso y el ce¬ mento,—por él principio su oración el Sr. Lerroux. Pasó luego á ocuparse de la magna cuestión de las aguas. La Cᬠmara escuchó con gran atención al ora¬ dor. Con toda imparcialidad expondre¬ mos nuestra opinión; cada día nos ha¬
llamos más distanciados de las eferves¬
cencias políticas; cada día procuramos que nuestras palabras aparezcan despro¬ vistas de toda acritud y de toda animad¬ versión personal. Creemos que no hay retórica, por bella y cautivadora que sea. que pueda suplantar á la argumen¬
tación escueta. El Sr. Lerroux es un ha¬
bilísimo dialéctico; como orador parla¬ mentario, ocupa un lugar brillante en nuestro Parlamento. Ayer, sin embargo, á pesar de toda la maestría y de todo el aplomo del orador, le vimos menos se¬ guro y menos diestro que otras veces. La realidad se imponía de un modo abrumador. Dejando aparte el asunto de los arbitrios—obscurecido por la magni¬ tud de la otra cuestión,—la impresión
dominante en la Cámara fué la de que
el orador republicano no logró llevar el convencimiento al ánimo de losoyentes. Varias veces se rompió el silencio que
durante el discurso del Sr. Lerroux
guardaba la concurrencia; no fueron ciertamente sólo los conservadores quie¬ nes acogieron con murmullos y excla¬ maciones los argumentos que el orador iba presentando; eran éstos tan endebles, íbamos á decir tan candorosos, que ño sólo los conservadores, sino también la
mayoría, los liberales y demócratas, iba-

SOLLER

3

nifestaban de ese modo expresivo y os¬
tensible su extrañeza. El orador radical
hizo diferentes veces apelación á la fría y serena razón; expresó su deseo de que el auditorio juzgara, no por los apasio¬
namientos creados en torno de este asun
to, no atendiéndose á violentas campa¬ ñas de Prensa, sino por su propio y ra¬
zonado juicio. Tai apelación y tal deseo, viniendo
del representante de un grupo politico que del apasionamiento, de las circuns¬ tancias, de ias campañas iracundas ¿ in¬ justas en la prensa, ha hecho un medio de cauibate, un recurso, un arma para esgrimirla contra sus adversarios; tal apelación y tal deseo deben ser apunta¬ dos y subrayados, para cuando en dias próximos, ó cuando sea—los conserva¬ dores ansian que sea lo antes posible— —llegue á discutirse el proceso Eerrer.
El señor Lerroux, en su afan de defen¬ der á sus amigos, llegó á hacer una afirmación peregrina. Al concesionario de la traída de aguas á Barcelona ha de entregarle el Ayuntamiento 25 millones de pesetas ;las garantías que. á su vez, ofrece dicho concesionario no llegan, ni
con mucho, á esa cifra. Pero el orador
radical pretendió hacer ver á la Cámara que no sólo esa garantía es suficiente, positiva, sino que aun sobrepuja á la cantidad que el Cabildo barcelonés ha de entregar al concesionario. Sobrepuja esta garantía en cuatro millones á lo que de manos del Ayuntamiento el concesio¬
nario ha de recibir. Con lo cual, para
colmo de venturas y de felicidades, si la empresa fracasara y ese concesionario —puesto hoy en entredicho entre los Tribunales—dejara de cumplir suscom¬ promisos, todavía el venturoso, el afor¬ tunado Ayuntamiento de Barcelona sal¬ dría ganancioso en cuatro suculentos millones de pesetas. ¿Qué más pueden desear los ciudadanos barceloneses? ¿Po¬ drían ellos soñar nunca mayor y más
linda bienandanza?
No; no nos engañemos; no hagamos
humorismos ni esbocemos ironías sobre
cosas tan serias. El asunto ha quedado plenamente esclarecido en la Cámara; sin embargo, la discusión ha de conti¬ nuar, y todavía la Cámara y el país en¬ tero podrán ver más claro en la cuestión. Después que la materia haya sido sufi¬
cientemente debatida, el Gobierno habrá
de dar su dictamen autorizado. Se trata
de una importantísima suma de millo¬ nes; agiotistas y aventureros pueden ha¬ cer su logro á costa de la ciudad de Bar¬ celona. Es preciso que á tal peligro no quede expuesta la capital catalana. Ayer el orador republicano terminaba su dis¬ curso diciendo que acasd el partido radi¬ cal se halle próximo á gobernar en Es paña. Como atajaran ias protestas de los monárquicos estas palabras, el Sr. Le¬ rroux afirmó que de todos modos es evi¬ dente que con el partido radical se pue¬ de gobernar y que contra ese partido la labor del gobierno resulta imposible. Las palabras del orador republicano fue¬ ron comentadísimas. ¿Eran un reto al Gobierno? ¿Eran un aviso? ¿Eran una conminación? ¿Eran las palabras de un hombre fuerte y que está seguro, muy seguro, de lo que dice? Esas palabras, que quieren decir mucho y que pueden no decir nada; esas palabras, dichas, no por un orador inexperto, sino por quién es tan dueño del matiz y de la intención como el señor Lerroux, ¿no pueden re¬ velar un estado de conciencia política, un equívoco terrible y peligroso, de que aquí se ha hablado repetidas veces?
Azorín.
Madrid 17 Diciembre.
Crónica Local
Desde, hoy cuenta el Sóller para la sección Del agre de la Ierra con un nuevo y estimable colaborador: el joven poeta palmesano D. Jaime Ferrer y Oliver.
Sus producciones en el campo de la literatura son muy celebradas. La exqui¬ sita poesía que hoy publicamos dice más

que los elogios que pudiéramos-tributar¬ le. Nuestra euborabjiena y gracias mil por su colaboración..
El Ayuntamiento de esta ciudad tiene sometido á una información pública por espacio de quince días, á contar del dia 22 del actual, el proyecto para.continuar la construcción del zócalo con verja de hierro de la calle del Príncipe y parte de
la de Santa Bárbara.
El vapor «Villa de Sóller», que quedó despachado para salir para Barcelona y Cette el domingo por la noche, no pudo emprender el viaje, á causa del tempo¬ ral reinante, hasta el martes por la ma¬ ñana, habiendo llegado sin novedad al¬ guna á los puntos de destino.
Dicho buque se halla actualmente en Cette y se le espera de regreso á nuestro puerto el miércoles próximo.
¡Un año más de trabajar! Esta es la exclamación que sale de labios de muchos sollerenses (casi podría decirse de todos) que alguna cantidad tenían invertida en el sorteo de la Lotería de Navidad; pues solo algunos premios pequeños y varios reintegros han correspondido á billetes ó décimos que se jugaban en esta localidad.
Y no es que se jugara aquí poco. La
Administración de Loterías de Sóller había vendido billetes de dicho sorteo
por la cantidad de 18.000 pesetas y bas¬ tantes casas comerciales y muchos par¬ ticulares había que recibieron los billetes
de otros puntos.
El precio de las naranjas y limones no ha experimentado variación durante la presente semana.
Continúan, pues, cotizándose á 6‘25' pesetas las naranjas y á 10 pesetas la

sepan ó no puedan llenarlas poivsí mis¬ mos, facilitarán los datos necesarios al a ge n t.e,re p a r ti d o r, quien llenará la cédu¬ la y la-firmará de orden del Jefe .de la
familia.
Ningún Jefe de familia ó de colectivi¬ dad seá cualquiera su condición, fuepo ó catagoría, á quien se presente por el agente repartidor la correspondiente cé¬ dula, puede escusarse de recibirla, lle¬ narla con todos los datos que en ella se pidan, si sabe escribir, y devolverla al agente; bajo pena de incurrir, en la res¬ ponsabilidad señalada en el art. 5 ° de la Instrucción dictada para llevar á efec¬
to dicho Censo.
Los dueños de hoteles, fondas, casas de huéspedes, posadas, casas de dormir, ventas, etc., recibirán dos cédulas una de familia y otra colectiva; en la primera inscribirán las personas de su familia y en la segunda todas las personas que pernocten en su establecimiento en cali¬ dad de huéspedes ó sirvientes, tanto con carácter permanente como accidental.
Cualquier duda que se ofrezca á las personas que vienen obligadas á llenar cédulas, les será resuelta en las oficinas
municipales; las que estarán constante¬ mente abiertas durante los días que du¬ re la inscripción.
Inútil es encarecer á este culto vecin¬
dario la importancia social de este tra¬ bajo, compromiso de honor adquirido
ante el concierto de las naciones civili
zadas, y el empeño que tiene el Gobier¬
no de S. M. en obtener un Censo de los
habitantes, que responda á la realidad
de los hechos sin omisiones ni deficien¬
cias en cuanto al número y la clasifica¬ ción de los datos; y bajo este supuesto, es también escusado manifestar, la gran responsabilidad moral que contraeríamos ante el país, si por negligencia, descui¬ do ó desidia malográsemos el resultado

siastas aplausos) son piezas que todos los
grandqs violinistas tienen, en $u reperto¬ rio precisamente para hacer gala de su extrema habilidad y dominio del instru¬ mento. Cristeta supo ejecutarlas, no ya esmeradamente, sitio magistralmente, sa¬ cando todo e partido de las innumera¬ bles dificultades que encierran, no rehu¬ yendo ni únasola sino complaciéndose en ellas. No podía olvidarse én el programa al inmortal Sarasate y en tan difíciles composiciones, en que como en los Aires ' Bohemios, la Romanza Andaluza y la Habanera quiso condensar el genial ar¬ tista todos los primores de su maestría, es donde vimos que Cristeta Goñi es una esperanza que nos resarcirá algún día de la pérdida de nuestro genial violinista.
Pero siá todos nos sorprendió el admi¬ rable dominio que tiene sobre el violín Cristeta Goñi, más,- si cabe, nos admiró
la delicadeza de su sentimiento artístico.
La Romanza de Beethoven y la Mazur¬ ca n.° 2 de Chopin nos revelaron á Cristeta espiritual, á Cristeta creadora de sentimiento (permitásenos la frase) que
nos hizo sentir el alma de Beethoven que
c.on toda su esplendorosa fantasía y ar¬ diente inspiración parecía flotar en el am¬ biente, resucitada por una tierna y bella niña que en su violín hacía resurgir los ensueños y la poesía del más eminente
de los músicos.
Sería grave injusticia si olvidá. amos de mencionar á D. Miguel Rosselló Pbro. que acompañó con el piano á la peque¬ ña artista. Sus revelantes dotes de exce¬
lente pianista se pusieron una vez más
de manifiesto en tan inolvidable vela¬
da, pues es siempre dificilísimo el tener que adaptarse á las exigencias de ejecu¬ ción que requieren ésta clase de concier¬ tos y más si el pianista ha de hacer re¬ saltar como magistralmente lo hizo don Miguel, las dotes artísticas de su acom¬
pañada. El público estuvo absorto durante la
velada y mostró su agrado con numero¬ sas salvas de aplausos que evidenciaron
su entusiasmo. El éxito fué mucho mayor
del que podía esperanzarse dada esta cla¬ se de espectáculos, que requieren siem¬ pre cierta cultura en los oyentes, y nos
complació en sumo grado ver como en Sóller hay sinceros amantes del arte que

carga, los limones.
Eu la mañana de hoy, en nuestra igle¬ sia parroquial, después de Prima, el jo¬

de esta operación. Por todo ello, esta Alcaldía, solicita
el más decidido concurso de todo el ve¬
cindario, para ayudar á la realización de

gustan de ir á los conciertos que son, co¬ mo si dijéramos, las más espirituales de
las audiciones musicales.
X Y Z.

ven seminarista D. Gaspar Aguiló ha esta empresa, facilitando la gestión de

pronunciado, en correcto mallorquín, el los agentes repartidores cuyo resultado

sermón de la Calenda, siendo del agrado servirá después para medir y apreciar

f

de la numerosa concurrencia el modo co¬ nuestro grado de cultura y el interés con

mo lia desarrollado el tema «Sabed hoy que tomamos la cosa pública.

üeccióii Hecrolégica

que vendrá el Señor y mañana vereis su OOSOOOOOQOaQOOOOSOOOOOOQOOOO

gloria».

EL CONCIERTO

Enviárnosle, desde estas columnas

Nos escriben de Neuchátel (Suiza):

uuestra felicitación.
En virtud de lo que dispone la ley de 3
de Abril de 1900, el 31 del actual debe verificarse el Censo general de la pobla¬
ción de España.
La Alcaldía de Sóller, para recomen¬ dar al vecindario su ayuda en la realiza¬
ción del trabajo estadístico de referencia, publicó el martes el siguiente bando:
D. Pedro J. Mora y Arbona Alcalde Presidente del Ayuntamiento de la Ciudad
de Sóller.
Al vecindario:
El día 31 del actual mes de Diciembre, es el señalado por el Gobieno de S. M.
para realizar en todos los Ayuntamien¬ tos de la Monarquía, el Censo general de la población Española.
Para llevar á efecto esta inscripción, los agentes repartidores nombrados pol¬

CRISTETA GOÑI
Lo más selecto de la buena sociedad
sollerense se reunió el domingo pasado en el espacioso local que á espectáculos tiene destinado el «Fomento Católico», con objeto de admirar á la precoz violi¬
nista Cristeta Goñi.
El salón ofrecía brillante aspecto pol¬ la numerosa concurrencia que lo llenaba, lo que demuestra una vez más que el pue¬ blo de Sóller solo se manifiesta esquivo con los espectáculos de poco ó dudoso gusto. El escenario artísticamente ador¬ nado con profusión de plantas, ofrecía un hermoso conjunto de agradable y vistoso efecto.
El nombre de Cristeta Goñi ha adqui¬ rido ya la merecida popularidad entre los virtuosos para que nosotros, con nuestra humilde pluma, podamos realzar sus es.pecialísimos méritos. Niña de trece años,
cuando muchos violinistas eminentes no
han manejado todavía el arco, ejecuta ya las más difíciles composiciones, superan¬
do á muchos maestros en tan difícil como
bello arte.

El jueves 15 del actual falleció en Y ver¬ dón, cantón de Vaud, víctima de un ata¬
que al corazón, el joven don José Vicens y Planas, socio de D. Antonio Colon» eu la sucursal que este posee en dicha pobla¬ ción, y hermano de D. Jaime Vicens, socio de la casa Trias de Bélgica.
El sábado, día 17., fué conducido el ca¬ dáver á su última morada y el entierro
fué una verdadera manifestación de due¬
lo, púes el finado era muy estimado. To¬ dos los españoles de Suiza asistieron á su entierro y el número considerable de coronas que adornaban el féretro atesti¬ guaban una vez más la consideración de que gozaba don José Vicens.
Descanse en paz el alma del finado y reciban sus afligidos padres, hermano, socio y demás personas allegadas la ex¬
presión de nuestro más sen tino pésame.

la Junta municipal del Censo de pobla¬ ción, distribuirán de domicilio en domi¬ cilio, las cédulas necesarias, para la ins¬ cripción de todos los individuos que
habiten en cada uno de ellos.
Los Jefes ó cabezas de familia vienen

Cristeta Goñi es una realidad y una es¬
peranza. En ella se hermanan admirable¬ mente lá destreza y el sentimiento y no se sabe que admirar más si la exquisitez y delicadeza con que del violín sabe de¬ sentrañar todos los secretos1 que llegan al alma, ó bien la habilidad suma con que

ULTIMAS COTIZACIONES

Madrid 22 Diciembre

g. Interior al 4 p

.

.

..

.

.

85‘05

Amortizable al 5 p g. . . . 101‘15

obligados á recibir de dichos agentes re¬ se complace eu allanar las dificultades Amortizable al 4 p g.

.

.

.

00‘00

partidores y devolver á estos, con los

insuperables.»: Constituían el programa composiciones

Acciones Banco de España .

.

460‘00

datos precisos y firmadas, las cédulas que permitieron á la gentil artista lucir Acciones Tabacalera . . . . 35F00

que habrán recibido y en las cuales ha¬ todas sus facultades.. La Arabesca de Francos

715

brán inscrito todos los individuos de su
familia, tanto si se hallan presentes co¬

Brisson, el Aria sóbre la cuarta cuerda de Bach, La danza de las Brujas de Pa¬ ganini y la Serenata á Kubelik de Drja

Libras esterlinas .

.

.

.

.

mo ausentes, ya sean transeúntes Espa¬ (número fuera de programa con que ob¬

27111

ñoles ó Extrangeros. Aquellos que, no sequió al público agradecida a sus entu¬

4
^

SOLLER
ECOS REGIONALES ^ ^ ^

ar a vid ajd

tanto más grata cuanto que la despreo¬ de familia á quienes pueda interesar, vechan el tiempo favorable que reina en

cupación de nuestros tiempos tiende que á las tres de la tarde del día 31 del los trabajos de siembra.

Cuando la nieve cubre la dentada cres¬
tería de nuestra sierra, como un símbo¬
lo de pureza, y el frío invernal hace más dulce el calorcillo del hogar, conmemo¬ ramos la fiesta del Dios Niño, la que lle¬ va en sí algo de la simpática y atrayen¬ te alegría de los años de la inocencia y
tiene un carácter marcadamente fami¬
liar.
Ella conserva todo el encanto de. las
fiestas tradicionales, todo el suave perfu¬ me de lo antiguo, toda la bondad de las cosas santas, y el tiempo que rodo lo es¬ fuma y todo lo borra, no ha conseguido desfigurar esta fiesta que después de veinte siglos difunde sobre el mundo,
en la noche de Navidad, los célicos res¬
plandores que inundaron la cueva hu¬ milde, donde en su alta dignación quiso nacer Dios hecho hombre, y flotan todavía en el ambiente y seguirán flo¬ tando, las dulces melodías y las voces angélicas al anunciar la paz á los hom¬
bres de buena voluntad.
Lo mismo en las gigantescas catedra¬ les de afiligranadas agujas, en las urbes populosas, que en las pobres iglesias de humilde espadaña, de las aldehuelas ig¬
noradas, entre nubes de aromoso incien¬
so y pastoriles villancicos, evocan las
Maitines, á la media noche, uno de los más augustos y consoladores‘misterios de nuestra Religión sacrosanta. Y la voz melodiosa del órgano esparce por los
ámbitos del templo armoniosas é invisi¬
bles oleadas saturadas de aroma de rome¬
ro y tomillo, y típicas canciones, eco nostálgico de los remotos y felices tiem¬ pos de la niñez, arrebolados de color de
rosa.
La alegría de la Noche Bnena es con¬ tagiosa y tiene algo de niveladora. En los grandes palacios lo mismo que en la pobre'guardilla, reina la dulce expan¬ sión que sazona por igual la exquisita y opípara cena servida en vajilla de porce¬ lana dé Sevres. que el humilde agape del pobre presentado en basta loza.

principalmente á aflojar los vínculos de la familia, que son unos vínculos santos, y cuya conservación constituye sólida garantía de felicidad.
José M.a Tous y Maroto.
Palma 23 Diciembre 1910.
Crónica Balear
Palma
El sábado regresó del extranjero y de
Madrid el Director de la «Isleña Maríti¬ ma» don Sebastián Simó.
Su viaje al extranjero obedecía al ob¬ jeto de adquirir otro vapor, para tener desde principio de año los once buques con arreglo al pliego de condiciones del concurso para las comunicaciones marí¬
timas de Baleares.
Tenía á punto de adquirir el vapor Lacour. de una compañía de Copenha¬ gue, empero el día antes de firmar la escritura de compra recibió un telegrama de los propietarios diciéndole que ha¬ biendo perdido uno de sus buques se veían en la precisión de no poder proce¬
der á la venta del citado vapor.
Entonces, ante la premura del tiempo la Isleña logró de la Marítima de Mahón que le vendiera el vapor Monte Toro, el cual ha sido adquirido por 300.000 pese¬ tas y forma parte ya de la flota de la Is¬
leña.
El Monte Toro seguirá con los mismos jefes y tripulantes.
Preguntado el señor Simó sobre si es¬
taban ultimados los nuevos itinerarios
que han de regir desde l.° de Enero, manifesó que á su paso por Madrid los entregó á la Dirección General, la que los ha aprobado.
En Madrid el señor Simó tomó pose¬
sión del cargo de Consejero del Consejo Superior de Fomento por el que fué
nombrado de Real orden.

actual termina el plazo para la reden¬
ción á metálico de los reclutas del actual
reemplazo.
A las doce de la noche del lunes falle¬
ció en esta ciudad, víctima de una pul¬ monía, D. Guillermo Sampol y Pons.
El Sr. Sampol figuró en el campo del periodismo durante buen número de años, habiendo fundado, junto con don Juan L. Oliver y don Enrique Alzamora el periódico La Almudaina. al que desde el principio dotaron de vigor y lozanía.
Sampol tuvo felices iniciativas perio¬
dísticas: cuidaba de la información y
fué el primer periodista que fué en bus¬ ca de noticias á la Casa de la Villa y el primeroque acudió á las sesiones muni¬ cipales.
Sus críticas teatrales estaban repletas de sereno juicio y de depurado gusto.
Abandonado el periodismo, hizo opo¬ siciones y obtuvo uno de los primeros puestos en el Banco de España. Luego pasó á ocupar importante puesto en la
dirección de la acreditada casa comer¬
cial Alzamora Hermanos, en donde, has¬ ta la hora de su muerte desarrolló sus conocimientos mercantiles, tanto en la casa de Palma como en la de Londres.
Su muerte fué muy sentida en esta capital, por cuyo progreso había traba¬ jado siem pre.
Descanse en paz el alma del señor Sampol y reciban su familia, su primo
el Director de La Almudaina D. Jeróni¬
mo Amengual y los señores Alzamora nuestro sentido pésame.
El martes por la tarde ocurrió en aguas de este puerto, á unos trecientos metros de la pradera del Terreno, el si¬ guiente desgraciado suceso, del que se salvó milagrosamente el súbdito danés D. Enrique Miller.
Este señor, entrado ya en años, entu¬ siasta del sport náutico, salía casi todas las tardes, á bordo de su guairo Adelaida,

Debido á la actividad que en ellos se
desarrolla, han vuelto á agotarse en po¬
cos días las existencias de abonos quími¬ cos. cuyo empleo se ha generalizado en
esta comarca de una manera asombrosa.
Fiados muchos propietarios en lo ven¬ tajoso de dicha fertilización, se disponen á ensayarla este año con los viñedos, aplicándoles los superfosfatos de potasa para observar si habrá en la fructifica¬ ción diferencias aparentes.
Menorca
Habiendo surgido diferencias entre 1¡qs conservadores y liberales de esta isla, decidieron ambos partidos no tomar par¬ te en las elecciones que para cubrir el cargo de diputado á Cortes por Menorca, vacante por defunción del Sr. Hédiger, convocó el Gobierno para el día 25 del
actual.
En consecuencia de tales decisiones,
quedó el campo libre para los republi¬ canos, quienes el domingo último pro¬ clamaron Diputado á Cortes por Menor¬ ca á D. Federico Llansó. con arreglo al articulo 29 de la ley electoral.
El señor Llansó es menorquin de na¬ cimiento y amigo del diputado republi¬ cano señor Sol v Ortega. Ejerce su ca¬ rrera de Médico en Barcelona, y en las pasadas elecciones resultó derrotado en la misma circunscripción por poca dife¬
rencia de votos.
Ibiza
Para celebrar los beneficios que con la ley de Comunicaciones marítimas reci¬ birá esta isla, entre las cuales figura un viaje semanal directo á Barcelona, se proyecta una excursión á la ciudad con¬ dal, aprovechándose la misma para dar á los periódicos y entidades que se inte¬ resaron por la reforma las más expresi¬ vas gracias.
Formarán parte en la expedición, de¬ legados del Ayuntamiento de Ibiza y de otras fuerzas vivas del pais.

Esforcémonos para conservar en toda su pureza estas fiestas que hablan al co¬ razón. procurando no restarle ninguno
de sus atractivos sencillos, ya que en es¬
ta misma sencillez estriba su mayor en¬ canto. Extasíense nuestros hijos ante los típicos Nacimientos como nos extasia¬

En el Circulo de Bellas Artes se inau¬
guró el domingo la exposición perma¬
nente de cuadros.
Se han expuesto 41 obras, siendo los expositores don Jorge Anckermann, don
José Pons Frau. don Antonio Ribas.

del Real Club de Regatas, sin tener en cuenta si reinaba ó no buen tiempo.
El martes, uno de los dias en que el mar estaba muy agitado, fue á dar su paseo cotidiano por la bahía, mas al ha¬ llarse frente al terreno volcó el guairo
Adelaida.

Continúa dejando bastante que desear la salud pública en esta isla, pues lo mismo en la ciudad que en el campo es actualmente muy normal, por lo subido,
el número de los enfermos.
Treinta y siete jóvenes de la ciudad y del campo se embarcaron días pasados

rnos nosotros, como se extasiaron nues¬
tros abuelos; resuene en la paz augusta
del templo la argentina voz de la Sibila evocadora de días grandes y gocémosele

D. Antonio Ribas Prats. don Juan Fuster
y don Juan Pallicer. Don Juan Grauches ha expuesto un bajo relieve de mármol representando á la Virgen.

Un joven que presenció el hecho des¬ de la Pradera, Gabriel Bestard, dirigióse en auxilio del náufrago en una embar¬ cación. recogiéndole cuando poco le fal¬

en el vapor correo para dirigirse á la Ar gentina.
A este paso pronto la emigración será aquí asunto de verdadera alarma, pues

la paz dulce del hogar, junto á la alegre

taba para perder sus fuerzas.

pocos puntos de España habrá en qu'e,

y crepitante llama, saboreando el encan¬

El Delegado de Hacienda de esta pro¬ iTelanitx

to de estas Pascuas cuya nota caracterís¬ vincia ha comunicado á la prensa, para

proporcionalmente, den á aquella tan crecido contingente como Ibiza.

tica es como antes decíamos la familiar, que llegue á conocimiento de los padres

Los agricultores de este término apro¬

Folletín del SOLLER -10-
EL DEL CAPUZ COLORADO
árboles llenos de hojas cantaban himnos,
las enramadas sombrías llenas de miste¬ rio trovaban amores, las flores llenas de
perfumes lanzaban suspiros. El príncipe se dijo: —Yo'estoy inquieto, yo tengo algo en
el corazón.
El fuego busca el agua. Arturo se vol¬ vió á la fuente y tornó á contemplarse en su frió cristal. Allí estaban los ojos. El príncipe volvió los suyos al cielo para demandarle la causa de aquel misterio, y entonces tropezó su mirada con la de una mujer que estaba inclinada sobre el espejo de la fuente.
Y era una mujer bella para hacer mo¬
rir de amor.
Y era Edita, la de los ojos negros. Y el príncipe sintió caer’sobre su al¬
ma, una tras otra, una lluvia de saetas.
¡Pobre corazón herido! ¿quién le cura
ahora?
—¡Edita, yo te amo!

—¡Príncipe, yo te amo! Se aman, ya lo veis: ¿Cómoimpedirlo? Quién le dice al corazón: ¡Detente! Tan¬ to valdría decirle á un muerto: ¡Leván¬
tate!
El príncipe le dijo á Edita: —¡Yo te sentaré en un trono, yo te ha¬ ré reina, yo seré tu esposo! Mientras espera ser reina y sentarse en un trono. Edita es la esposa de Arturo.
Se han casado en secreto, se aman, su
felicidad no tiene límites, porque su di¬ cha es ignorada. Se ven en el fondo de un castillo como dos palomas en el fon¬ do de una floresta. El príncipe es el hom¬
bre más feliz de la tierra.
Si yo hubiese estado entonces en aquel reino y hubiese conocido el secreto de Arturo, le hubiera gritado: «Príncipe, príncipe, tu tienes corazón. La elfa te lo ha dicho, serás desgraciado.»
Pero probablemente el príncipe no hu¬ biera hecho caso tampoco de mis pala¬
bras.
Arturo pasaba los días mirándose en los ojos de Edita; Edita pasaba los días mirándose en los ojos de Arturo.
Una mañana el padre del príncipe, el rey de aquel país cuyo nombre ya os he dicho que tengo olvidado, llamó á dos

de los primeros nobles de su reino y les dijo:
—Llevaos mi bandera de honory mis heraldos, montad en corceles enjaezados con gualdrabas cuajadas de oro y pedre¬ rías. haceos acompañar por la más rica y lujosa tropa de caballeros, y partid al reino vecino, cuyo soberano he sabido que tiene una hija doncella. Pedídsela por esposa para mi hijo. Si regresáis con
su consentimiento os daré tanto oro co¬
mo pueda bastar á cubritos de pié y aña¬
diré nuevos títulos de nobleza á los
vuestros. Si volvéis sin el consentimien¬
to, os daré dos horas para prepararos, un sacerdote que os ayude á morir y un verdugo para que os corte la cabeza.
Los dos embajadores cabalgaron en sus caballos y partieron con las bande.ras desplegadas que azotaban los aires.
El rey de lac omarca vecina, cuyo nom¬ bre he olvidado también, les dijo que su hija Leonor se daría por muy feliz dete¬ ner por'esposo el hijo de un rey tan nombrado, y les colmó de presentes y regalos. Añadió asimismo que con todos los caballeros de su casa partirían antes del noveno día para acompañar á la in¬ fanta al altar donde la esperaba el prín¬ cipe.

Arturo, que no sabía nada, solo se en¬ teró cuando vió llegar al rey del país ve¬ cino con la infanta Leonor, que era be¬ lla. muy bella, preciso es decirlo, pero no tanto como Edita, la amada de su cora¬
zón .
Y aquí empiezan las desgracias del príncipe y lo lamentable de la historia.
Arturo abrazó á Edita, la besó en la
frente, sentó en su falda el hijo que de ella había tenido, que era una criatura inocente y bella, con la tez varonil y morena de su padre y los ojos negros y hermosos de su madre, y montó á ca¬
ballo.
En una carrera del noble animal llegó á las puertas del palacio donde estaba alojada Leonor, la infanta que había ve¬ nido á casarse con él.
Y se apeó, y entró, y la vió, y la ha¬ bló. y la dijo como tenía por esposa á Edita, la de los ojos negros, y como ha¬
bía en el mundo una criatura bella co¬
mo un cielo que le tendía cada mañana sus manecitas y le llamaba su padre.
La infanta Leonor palideció visible¬ mente y desde aquel día empezó á derra¬ mar copiosas lágrimas.
(Continuará)

SOLLER

5

m . m DEL AGRE DE LA TERRA •m <m

LA COVETA DE BETHLEM
La maujaflora, Bresól flel mlnyonet Jesús
Traducció libre d’ es francés, d‘ un fracrnent de Choses vues, extrét d' Au País de Jesús, per
Mathilde Serao.
La Coveta de Bethlém ahont hi nasqué lo Divino Infant, malgrat ses vicissituts, es res¬ tada intacta. Per un’ escala molt empinada, d’ escalons de pedra, s’ hi devalla desde 1’ Esglesia, a la Cóva Santa ahont gran nombre
de llántis vos hi desllumbren ab llur cente-
lletj d’ ór y argent. La Santa Gruta es una cavérne natural de roca calcárea, cubérta de volta artificial. Té dotze metros de llarg per quatre d£ ampie; encar que tenga tres portes, no rep claró de defóra. El paviment es de marbre blanch, lo mateix que .les parets, y constantment hi están enceses cinquanta lámpares. A 1£ esquerra, com entram, hi ha un ábrida, y, su-baig, una claraboya que dexa veure una pedra blavenca jaspea¬ da; dita claraboya du envoltant son disque un estel de plata clavat sobre el marbre y la segiient inscripció: Hic de Virgine María
Jesús Chnstus natus est.
Aquí els jonoys se dobleguen, y els llabis ávids d’ adoració besen demunt el metall, com qui cercanthi el front del Bonjesuset y
sa seua maneta innocent... Just á n’el cos-
tat de la roca y formant part de la mateixa, fa un n’ espéci de coco o sia una cavidat: es el bresól ont la SántisSima Verge hey colgá ’l minyonet, passanthi tota la santa nit en constant y fervorosa oració; aquest es el lloch ah mt hi acudiren els pastors per rendirli á 1’ Iüfant-Deu els homatjes humils de 1‘ado¬ ració; aquést es es siti ahont, baig de les ales de salmódichs ángels, sa Justicia y sa Pau se donaren un1 aferrada p’es cóll... Y devant vostres uys desapareig la marevellosa esglesia, edificada demunt lo miserable khan que doná abrig a la mare y a lo recent-nat; s£ oblida que ‘1 fanatisme deis Grechs cismátichs es més violent aquí qu’ altres bandes, y qu’ el govérn turch ve obligat a manteni un zaptieh devora cada altá per evitá un‘ altre guerra de Crimea, motivada perque els Grechs, 1£ any 1847, robaren s‘ estrella de plata de la Nativitat; no vouen ni soldats, ni capellans armónichs ni preveres grechs ni ningú nat del mon; no vos ficsareu ni en les llantis de plata ni en los altas de marbre ni en sos tapiso's brodats ni en sos cuadros d‘
indiscutible valor artistich...
¿Qu£ es tot aixó? res... Aquí hi nasqué un nin, anomenat Jesús, vers qui hi allarg'an ?os brassets, després de déu mil anys, tots los infantons cristians de la térra; aqui s£ hi troba ’l bresól ahont Eli hi fou colgat per les mans carinyoses de sa dolza mare, María; aquí Ella canta per adormí son tresór qnalque cansoneta d£ aquell dolz y suau idioma hebráich; aquí, en fí, está sa manjadora... de Bethlém... Sí, aqueixa mandadora inge¬ nua, cándida, familiar qu£ es el sómit de to¬ tes les imaginacions...; si, aqueixa mangado-
reta ahont hi van les oracions més purés,
les aspiracions més elevades, els desitjos més casts; sí, aqueixa manjadoreta... ¿S’hi pód

veure altre cosa? Ah! mirem-la be; perque si totes les animes que sufreixen ferides rebudes en les lluytes y combats de la vida de¬ manen al pelegrí que retorna á sa pátria, lo qu’ es el Gólgota o lo Sant Sepulcre;... si to¬ tes les ánimes ardents y sentimentals volen saber lo qu£ es lo Mont Olívete y 1£ hort de Gethsemaní;... en camvi totes les ánimes tenres, sencilles y humils volen saber noves de Bethlém y de sa Coveta.
Els infants ignoren los dolors de la Passió; ells sois coneixen aquesta Coveta, situada dins un camp masell de seuvatje verdura, tupit d’ arbres, pié de violetes.—¿No es aquést es paisatje de Bethlém?—ahont hi vi¬ vían sencills pastors qui, sabidor de la bona nova, corrían pressosos per tots els camins, per veure lo minyonet recent nat, dins son bresól de pedres, en mitx de doméstichs ani¬ máis que P encalantian amb sos teps halens.
Les manetes deis menuts infants tremolen d£
emoció quant, la nit santa de Nadal, veuen dins sos bethlemets, fets de suro, barbad£ oli¬ vera y musch d£ el camp, un petit Jususet de cera o térra cuita, nü y sonrient, dins la Coveta sois allumada per un grisolet blau. Que hi están de satisfets els infats devant es bethlém...! no s£ hi cansan may de contem¬ plarlo, y sempre rient! Hi ha que dirlos que tot está molt be, y explicarlos lo qu£ es aque¬ lla cóva. y aquella manjadora y qui son aquells personatjes que hi ha devant... ¡pero no importa que los digueu qui es aquell ninet mitx despuyadet... Saben qu£ es el Bon¬ jesuset a £n aquí adoran.
¿Qui obliderá may aquesta roca viva, cer¬ dada d£ argent, ahont hi bategá per pri¬ mera vegada el Cór de Jesús?
Bernat Balle,
FLORS DE PRIMAVERA
Flors d’ hermosa primavera impregnadés de perfum; flors de dicha joguinera totes flaii’a, totes llum.
Flors que a P hora de P aubada despertau el bosch soliu quant s’ esfuma P estelada
dins les celisties d’ estiu.
Flors d’ amor y d’ alegría qui la vida anau passant
dins ressons de cantoría
y entre raitjs de sol brillant.
Sou les bones amigúete^
dél torrent escoladís
qu’ entre cantichs y amoretes se fa lluny com un encis.
Sou fades de la planura, missatjeres del bon sol, sou la ma qui s’ estén pura
a demunt P ánima en dol.
Sou la nota riolera, sou la mare del perfum; belles flors de primavera, totes flaire, totes llum.
Jaume Ferrer y Olíver. Palma, Octubre 1910.

NIT DE NADAL
Els tions de la foganya cremaven lentament y les flames acariciant les retjoles lluentes de la paret s’ enfilaven per la xeme-
neia.
—Yoleu que vos conti una historia?—digué el padrinet á n’ els nins qu’ estaven al seu costat al revolt de la fogatera.
—Ydo era... Haveu de callar un poquet y
haveu d’escoltar bó... Era una nit freda.
Els carrers, les plasses y els arbres estaven plens de neu. De la montanya devallaven les arpades del vent de tramontana. Y era
Nadal...
—¿Com anit? Com anit. Passaven els estols de gent
alegre al anar á matines cantant y riguent. De les xemeneies sortia fum que ’s descapdellava com una cinta de coto pardernupt les
teulades. Y á dins les cases preparaven neu-
les ensucrades, torrons, moscatel y golosi¬ nes per quant sortirien de P iglesia...
—¿Com anit, padrinet, com anit?
Com anit. A una casa no hi havia res
preparat. Tan sois la xemaneia estava ence¬ sa. Una dona jove, seia á una cadira de re¬ pos, y en térra, á n’ els seus peus, un ninet ros, d’ ulls blaus com esmeragdes, mirava les llengos de les flamades y escoltava els cruixits de la llenya resseca y el degotís de la
neu al fondrersé en gotes grosses^qui llene-
gaven per les teules y tamborinaven en els
vidres de la finestra...
—¿Feia fret, ¡padrinet? Feia molt de fret; molt de fret. Y
aquell ninet sentía que trapanava el seu cor un altre fret mes gran. Feia molt de temps no havia vist el seu pare; molt de temps. Sen era anat á la guerra allá lluny, á P altre part de la mar, á matar moros...
—¿N’ hi ha de moros,*encara?
Si: Encara n’ hi há; pero ara son bons. Ydo, feia molt que no sabien ont era. La seva esposa, el plorava nit y día. El ninet ha¬ via sentit moltes vegades les llágrimes de la seva mare, banyarlí ses galtetes y son front. Y llavores ell també plorava...—¡Mareta, mareta, quant vendrá?... Que trista passarien aquella nit de Nadal, tot solets, asullá, ran de la foganya, ont hi havia buida, mes buida que mai, la cadira de pell negre dél espos y del pare! Y ploraven tots dos; y entretant les flames se vinclaven y se revincla¬ ven per demunt els tions...
— ¿Y que mes, padrinet? El ninet se va aixecar; y acostantse á
la seva mare li posá els brassos peí coll y li demaná, baixet, baixet:—Mareta nieva, el Bon Jesús no dona á n’ els nii\\ets petits, tot lo que li demanen?—Si, va dir la mare— Ydo, anit mon pare vendrá, perque jo li demanaré. No ploreu mes, mareta meva...
—¿Y vengué, padrinet? . ...El ninet se torná seure ais peus de la seva mare, mirant el foch. De dins el seu cor deguó brollar com un perfum diví la prega¬ rle mes santa y mespurísima. Y á Pavores, les flames, revintclantseen un darrerespasme, se tornaren mes lluminoses, mes color de rosa, y
s’ aixecaren humils com una flor uberta en-
gronsada peí tremolor d’un suspir. El nin hi vegé el Bon Jesuset assegudet demunt les

palles d’ or del caliu, y era un ninet tan ros com ell, amb els ulls color de cel.—¡Mareta! vendrá! vendrá! Mon paret vendrá!... Enca¬ re no heu havia dit quant tocaren á la porta, fort, ben fort, com si tenguessin molta fris-
sance...
—Y fou son pare, padrinet? Fou son pare, qui tornant de la guerra
havia caminat llargues hores malgrat el vent y la nevada per pasar la nit de Nadal á ca-seva, devora el seu ninet y la seva bo¬ na esposa... ¡Qu’estaren de contents! Plora¬ ven d’ alegría, se besaven, s’ estrenyien!...
—'Fá molt de temps padrinet? Si. Ja fá molts d’ anys. Han passades
moltes nits de fret y de vent. Aquell ninet ja ha caminat casi totes les passes de la vida.
Es un vellet amb los cabellets blandís com
la neu qu’ ara cau, com la neu que caia en aquell altre Nadal...
—Com vos, padrinet?
Els tions de la foganya cremaven lentament y les flames al bailar demunt els calius brodaven recorts de temps que foren...
Joan Capó.
Vuyts y nóus
¿Per qué deu esser que sa J. D. d’ es «C. R. S.» (veys cóm així resulta mes abreviadét es nóm y totlióm heu entén lo mateix?) no contesta á ses meues preguntes amb sa ma¬ teixa amabilidat y franquesa amb que con¬ test jó á ses seues? Vat-aquí una cósa qui ’m te preocupat y fins-v-tot m’ ha llevad un parey de vespres sa són. ¿Será que ’m vaig equivocar en creurer que sa seua «protesta» tenia per objecta indirecta es muyarme es ñas de saliva per qué sortís á provarmos sa forcea, amb sos flrmants, devant es públic? ¿Será qu’ aquests no s’ haurán sentit amb coratja de premer sensa passar de sa retxa de condicions que jó havia señat per aceptar sa lluita? ¿Será per qué essent ells molts y fórts y jó tot-solét y un pigméu consideren que no pag es tir? ¿Será qu’ esperen per contestar á lo que los teng preguntad qu£ acab jó de respóndrer á tot lo que ’m pre¬ guntaren ells? ¡Qui sab!,..
Per si es aixó derrer, convendrá aprofitar es temps, y malevetjar á no perder ses níanades p’ es rostoy.
«¿De ’liont trég aixó?» es sa pregunta que segueix y no he contestat encara, vénguent aquest aixó després d’ haverme assegurat que «no pretenen basar sa república demunt ódis ni malevoléncies personáis». ¿De ’hont heu trég?... Y per tant sa cósa es clara: no se pód treurer rés d’ allá ’hont rés hey lia; ergo á qualque part havia d’ estar lo qu’ he tret quand heu he tret, y lo que se veu no se pregunta. ¿De ’hont treys, vóltros qui pre¬ guntan, tot alió altra de que «no me pug acostar á cap oficina de s’ Estat per lo engo¬ rrosa, y... etc., etc.?» Es segú qu’ heu diguereu perqu’ heu haureu observat; y heu observat bó aquest pie, cóm ja vaig dir, essent ses vóstres queixes de lo mes justes y ben fundades. Ydo lo mateix me pasa- á mí:

Folletí del SOLLER -20-
FLOR DE CART
Un vespre, al principi de la temporada, s’hi presentá en Belluguins inesperada-
ment.
Les figueraleres assegudes en térra, fora del sequer, enrevoltaven un canyís, aplanant ligues a la claror de la lluna plena,Brometjaven, reyen, cantaven. Una se quexava de figuerols. (1).
—No t’ en temeries si venía en Miguel ab sa guitérra?!
—Pentura no; peró are me fan mal ferm,—y presa d’ una ballera maleida provava de fer esclafits.
La roblada reya. L’ arribada d’ en Be¬ lluguins 1’ esvalotá una mica. N’ Angelina experimentá un trabucament de cor. Ve¬ nía més prest que les colles de fadrins rondayres.
—Quin senyal? La més esburbada dexá cop-en-sec la
(1). Figuerols — Tumefaccions coentesen el cap deis dits, efecte de la irritació de la sane per la Ile¬ trada de les flgues.

ley na y ágafant dos pedrolins comensá a
fer els tres toquets demunt un caxó pe-
trolier.
—No poreu bailar fins qu’ acabarem sa tasca. Afanyauvos, en Jaume mos ay-
dará!
Aqüestes paraules dites, ab imperi, més sens’ aspror, per la majorala abessivaren el trull y totes reprengueren la feyna. La de 1’esquerra de n’Angelina s’enretirá una mica fent lloc a-n el jove qui s’ assegué al costat de sa estimada posantse en feyna.
—Quin senyal a-nit, y tan dejorn?—li pregunta ella ab dexos d’ inquietud
—Senyal d’ aygo y no plou—li contesta ab aparent despreocupado, de manera que totes el sentissen; y després ab inflecsions insegures afegí a cau d’ orella: — Tenía ganes de veuret: hem de conversa plegats.
L’inquietut de la jove prengué alsura-
ments d’ alarma:
—Deu meu! Que hi ha de nou? —Res; no passes ansí. Arribaren altres fadrins, sense capell, mocador a coll, en eos de camisa y els
faldars alloure. Cercaven lloc al costat
de la estimada 6 de la preferida y les aydaven per acabar aviat.

Cumplida la tasca s’ arma una mica de bal!, acompanyat deis tres toquets eldssics de la majorala, les mansballetes sordes deis fadrins expectadors y els escla¬ fits de la parella qui ballava.
Era un respir d’ alegría, un estirament dins la fexugor lassa del treball quotidid.
La deis figuerols cuydava a fer el tró,
ab uns esclafits sonors com llanderades
de mercader.
N‘ Angelina y en Belluguins s’ eren de¬ cantáis un poc del rol-lo y restaven drets
a un cantó del sequer.
La lluna escampava una claror homida; les estrelles pipelletjaven com ulls adormissats; tristors plomoses circuien 1’ ho-
ritzó.
Su-devant els dos joves s’ empinava un
coster conradís aon s’ hi destriaven les
taques negrenques de les figueres, com paparres de grossária monstruosa aferrades a la térra. Més enllá, dins el misteri
de les ombres clares s’ hi afinava la silue¬
ta de sa Fas, amb sa grollera retiransa a una testa humana ajaguda, d’ aon colava melangiosament la tonada d’ un fabiol entr’el só mate d’esquelles y picarols. D’ el regueró s’ alsava una boyrina suti¬ lísima com un entelament de miopía.
L’ embatol de la vesprada regullava

amorosivament dins el fullam. L’ arbreda

projectava se‘s ombres irregulars y capritxoses com una sobtada inmovilisació
de monstruosa dansa fantástica.

No ’s distingien més que tonalitats mortes y apilotades.
Dins el maregall de les voreres hi tre-
molaven fosforescéncies de lluerna.

Dos mussóls siulaven monotónicament,

y llur cant s’esblaymava dins la quietut,

com notes errátiques d’ un cant funérari.

Desiare creuava 1’ espay un vol esbur-

bat de ratapinyada en una bojeria de

pensaments desvarietjants.

Cap al Llebetx s’estergia la silueta fe-

xuga de ses cases de la masía.

—Que hi ha de nou, Jaume?

,

.

—Vene a dirte adeu!

N’ Angelina experimenta un pessigoletx emocionant a les juntes de les coste-

lies qui s’ escampava per 1’esquena y s’

estenía p’ els brassos.

El jove continua apenat:

—Mun-pare, s’ altra diassa qu’ era a

Ciutat va fe tracto ab un mestre de fuste,

y avuy hem tenguda carta que si vuy fé

es mossatge a ca seva e-hi vaja demá

metex: sino, en pendrá un altre.

Salvador Galmés y Sanxo

(Se continuará).

6

SÓLLER

fá temps que veng observant , qu’ <<ets qui mos vélen fer sa república mes sim¬

■BBB8B8BBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBaBBBBBBBBBBBBBBBBBBBSBBBBBBBnBBBaBBBBBBBaBnBBBBBBBBBaBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBnBBBBSBBBBBBBBBEttflBBBBBHBHHHBaBBBBaBaaSnB

*RBSBIE3l|{lliaB'<!aaH!OaRDHaa»EBBCHBBBHI»RIBBIHIingiRBIBIHBHBII»>IBIIHBIBBRIlBnBBB!BailBIIRBBeiBBBBHBOBBRHAERBIIBaBBBIIBBB[IIEBBaflBBfBHEE!BHIIBIRBBI9DlEieHB8IBBBaBBHBCE:iaRBailBa(!SíaBEB,BRD'üCliasilUBHS

.eBUManmBnnu«aiSEnsnnaaKBBEsasMoB»KKniieBaBBiBR]EiaB!9BHaBBBaBC3NBnBaflBaBaaBBBBB'BfiaiBejKBsiuaBeEEiB!,:BnarxEae}DEgR3S]aRME;BBBBBBBBaHaBBaKiaMBBBBaaiin»ESLL)Bae]DBEBBBai!ria3r2]Bt3£BBPHaaeEEZtic¿F>3:3r]n!aasES

MEaauanB HflnansrcnnpaBBBBE naos Ha9«a»nBBBnsBBBHC9PnHBBBuaB«'aaaBiBino9 «ano anaii BBREEBisopnHn BizERBBBa BBBaBoan niaras BCB3BEIS1BC3 Eina«HPJaaBBBBBBV'BBBBSBSiB aii isa BBBBaB3ffQaeo ns&aasna anas a<ir.jO«saB

OB61E

:"

•

r

...

~

-.

r\_r:

-■

—.r—■i1.- ——: =zrr-.-:.------ BBBB

pática, la mos presenten basada demunt ódis

y malevoléricies personáis,. - mentidos é in¬ sulta, calumnies y difamacions», y no m’ he

jBnKEiaRaHNiiasijevaEtcKisiOBuiKVBBiaBoaBncaaEHaasiBsasDKEBoncBBBBBiaaDBBaBau&iQSBEEBBBXBflaByHiQBaQRcsnGBasinaKaBaaQaBBanaBBSBaBBisiisafiasnHBBH.BKRnBBSBCBBitiBaHFü. aDaBBEta&mBsasafi

EBEEBriBXiaaSBMDaBKBn&UiiaKEBaaUaKBaBBBBBBBUBBiSiBEBBBBBBBBCCEBaBUBSE-BBBBPBCBSiaBBXIEMaBMBaMilIQaQBarjaBZIBiaBaUBa'dBaBBKBBBBgBBI

BOBEtflBDUQaBBBDaCCIBBinBaaHaaUBBBaSSB,:

A»<rBl^flB»£fiSBID!DBBIS!)B2aBaBanaBBDBBBHflBBaBIBBBBBBBI3iaBEBUB8BBIUBGBRBBBBIQI3aBSBtBBBBBaBBBaBia>aiCniE|M BS||al|B|M BQMIéMaBil|BgBMBM BU||aMBifflaBBBBBBUBBBBBBBaBaiBBBBBBBUBaBUBBBaBa&lQaiSB1

excedit per dir aixó, conforme vóltros asse-

gurau casi á ’n es final d’ es véstro.' escrit, puis qu’ es una veritat qui á ’n es «Plá d’ en Bialeta» mateix vá queda una vegada mes

EL JOVEN

¡1

BIHI

nnai

:

«Esaas

uum

confirmada. ¿Que no ’u confessau vóltros y tot, quand deys que «cóm ets predicadora; qui anatematisen el mal esperit, vituperan á ’n ets elements qui tenaces s’ opósen... etc.?» ¿Que tó d’ éxtrañy, dones, que jo ’u diga, essent ver, y sabentlió per propia observació, que vóltros mateixos me veniu á dir qu’ es
exacta?
En efecte, allá, en aquell mitin al ayre lliure, gran part de lo que se digué fou una

D. José Vicens y Planas I

K

BROS

W

BBBB

uaaa

falleció en Vverdon (Suiza) el dia 15 de Diciembre 1910 ls|¡

ancas

HNHB

J,

^

BBDD

A DA EDAD DE 22 ANOjSÍ

f|

BHDB

oania

BEBO

próva evidént de qu’ es vóstro sistema de

propaganda es es mateix que teñen ets republicans «moderns», de per tota 1’ España;
y á mi ’m pareix que, donat es fí de sa manifestació,—puis que venía á ’sser un núme¬ ro d’ es programa d’ una festa solemne qu’ ets republicans sollerics celebraven amb mo¬ tín de s’ inaugúració d’es seu «Centre»—s’
havía d’ haver camviat es mól-lo de fe dis¬

\\

/

anua

BBBB

BBBB

BBBB

#

•

•

1

BBBB

Sus afligidos padres D. Antonio Vicens y D.a Rosa Planas, ¡¡

BBBB BBB
«BBB

hermano D. Jaime Vicens, tíos, primos y demás parientes y fifi

su socio D. Antonio Colom, participan á sus amigos y cono- ||

cursos. Mes encara: tractansé de Sóller, y de vóltros, tots persones aquí conegudes y simpátiques, ets tóns havien d’ esser mes suaus qu’ ets que s’ empleen á ’n ets mitins de Bar¬ celona, de Madrit y d’ altres capitals dins quin públic, mes mesclat qu’ es nóstro, hey ha paladars forrats de cóure y oidos avesats á ’n ets renóus mes estridents. Pero, per lo

cidos tan sensible pérdida y les suplican tengan el alma del
finado presente en sus oraciones, por lo que recibirán espe¬
cial favor. ansa BBBB BBBB OBOE» BBBB BBBBBBBB BBBB BBBB BBBB BBBBBBBB BBBB BBBB BBBB BBBBBBBB BBBB BBBB BBBB BBBB BBBB BBBB BB BBBB 3BHD BBBB BBBB BBBBBBBB BBBB BBBB BBBB BBBB BBBB BDBBBCQBS!BDI9BQBBBBaB BIBBBBEIQBatailH BBBB SI BBBB BBB BBBB BBBB BBBB BBBB BBBB BBBB BBBB BBBB BBBB BBBB BBBB BBBB BBBBBBBB BBBB BB BBBB 9 B BB BBMB U BBB BBBBBBBBBBBB BBBB BBBB BBBB BBBB B DIB BBIBB BBBB BBBB UHBBIK1BB3 flBRBGlBEllSHHBBl B»RBaEiaBRHBBRIBBBBBBHBBRBBIBBIBBBBiaBBIIBRIBRBBBBIIBBBBBBNaaBIBDBBIIBBIQRBRHEBflaflBBHI«BBRilBBBIHBBIRaRBBRHflBREBBnBiaBBBBBBRIIBBRBHBnBiaBHBRBBIIIBIlllRE!RHiaaDGBBaaa BBBBaBBBBDBBBBBBaiBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBaBB*BBBBRBaaanBaaBBIBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBIBBBBBBBBQBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBEBBBBBBHBBBBEIQIBflIBD

que se veu, já ha passat del tot de moda s’

estil castelariá; ara es es lerrouxista qui do¬ mina, y d’ un á s’ altra, p’ es profit de sa cau¬

OIBBBKia£jBIBBBUUUBlk.BQBB>iaBB BBBB BBBB BBBB BBBB BBBB BBBB BBBB BBBB BBBB WlMMMteKUHiBiaaBbKBBBUaiaeBBiBanaB BBBBBBBB BBBB BBBB BBBBBBBB/JBBBBRBBBBBaaaBBBBBB BBnB BBBBBBBB BBaailBHBBQBBaBBBQBBBanraBtlBBB BBHB KIMnB BIBBBQBBBBBSI BBBB BBBB «BBB Q BBB BBBB BBBB BBBB BBBB BBBB BBBB aarBBBBBBBBUB BBBB BBBB BBQD BBBB BBBBBBBB BBBB BBBBBBBB ■ BBB BBBB BBBB BBBklBBBDEIBBB BBBB BDBBBE3BnaBBnBBBB1 BBBB BUQBBBE3BI^DR]&aaBBB UnBnBaCJnBBBBBBnBRaBBBBBBBBaBBaaBBBBBBBBBBBBBBBBBBBflBBBBBaBBBBHBBBBBQBaBBBHBBBBBflaBBBnnBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBB■ BBB BBBB BBBB BBBB BB BB BBBB BBBB BBBB BBBB BBBDBRBD BBBB BBOa EaBBBUIlClB BBBB BBBB BBBB BBBB BBBB BBBB BBBB BBBB BBBB BBBB BBBB BBBB BBBB BBBB BBB7 BBBB BBBB BBBB BBBB BBBB BBBB BBBB BBBB BBBBBBBB BBBB BBBB BBBB BBBBBBBBBBBB■■■■BBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBB KIBBWBBEBBBBBBBBBBBBB

sa republicana, hey vá tanta diferencia cóm

ne vá d’ es día á sa nit. Fá trenta ó corant£
añvs, eren idees, rahons, nobles excitacions, política de bóna llev lo que se predicava, per conquistar es poblé y formar un partit, amb una forma mes tóst poética que vulgar, que don ava gust de sentir; ara son grosseí’ies, falsedats, injuries, amenaces, excita¬ cions crimináis, que donen atacs de ñirvis á qui les sent, y amb una forma encara me¬ nos que vulgar, puis que ja ha dégenerat en tavernaria. ¡Es qu’ ets republicans españóls de llevó ensá han «progressat» molt, y «avancen» de cada día tant... qu’aviat s‘

El señor Presidente de la Comisión de
Obras dió cuenta de las gestiones realizadas cerca de D. Juan Marqués Frontera, propie¬ tario del huerto que linda con la calle del Pastor, al objeto de enagenar una parcela de terreno del mismo, para dar á dicha calle la latitud proyectada» Manifestó que el señor Marqués se había mostrado propicio á los deseos expresados por la Comisión y había
dado toda suerte de facilidades para que
la Corporación municipal pudiese rea¬ lizar la mejora que proyecta, sometién¬
dose en cuanto al valor del terreno al

Lotería Nacional
Sorteo del día 22 de Diciembre de 1910
\_
Primer premio, 6.000,000 de pesetas
Ha correspondido al número 22.101, despachado en San Sebastián.
Segundo premio, 3.000.000 de pesetas
Ha correspondido al número 1.565, despachado en San Sebastián.

Premios de 80.000 pesetas
Han correspondido á los números 30.868, despachado en Barcelona, 15.865, en Cartagena, 38.946, en Barcelona.
Premios de 70.000 pesetas
Han correspondido á los números 41.161, despachado en Barcelona, 13.803 en Málaga y 18.211, en Madrid.
Premios de 00.000 pesetas

haurán perdut de vista! Ells nó, porque cap me fá gens ni mica de
nósa, maldement no mos avenguém en so modo dé pensar; pero lo qu’ es ets ideáis que sustenten sí que, p”es bó de sa nóstra patria, no feria cás que s’¿hl perdessen prestét,

justiprecio que emita el perito que nombre el Ayuntamiento, pero poniendo la condi¬ ción de que realizada la mejora, se constru ya al huerto una pared de la misma altura que la que ahora existe. Enterada la Corpo¬ ración, acordó haber visto con gusto las ges¬

Tercer premio, 2.000.000 de pesetas
Ha correspondido al número 3.711, despachado en Avilés.
Cuarto premio, 1.000.000 de pseetas

Han correspondido á los números 44.254, despachado en Gijón, 17.277, en Mahón y 7.533, en Madrid.
Premios de 50.000 pesetas

Jó Mateix
EM ELgAYUNTAMIENTO
Sesión del día 16 Diciembre de 1910
La presidió el Alcalde señor Mora y asis¬ tieron á ella los Concejales señores Colom (D. José), Forteza, Colom"(D. Miguel), Ense¬ ña!, y Morell (D. José).
Fué leída y aprobada el acta de la sesión
anterior Se concedió á I). Bartolomé Colom Trias •
la autorizacióiTpedida [para derribar y vol¬ ver á construir coní arreglo á la alineación vigente la casa’n.0 66 de la calle de la Al¬ quería del Conde.
Dióse Cuenta de una solicitud promovida por I). Antonio Pons Estañes, en su nombre y representación de nueve vecinos morado¬ res del caserío de «Can Refalico», cerca del Cementerio, pidiendo la instalación en dicho caserío de un farol del alumbrado público. Enterada la Corporación, acordó acceder á lo solicitado y' que'- la ['Comisión de Obras se¬
ñale el sitio donde ha de ser colocado.
Se enteró la Corporación de una comuni¬
cación del señor Gobernador civil de esta
provincia, en la cual manifiesta haber acor¬ dado acceder á la petición de este Ayunta¬ miento, de recaudar por administración mu¬ nicipal, durante el año 1911, los arbitrios municipales impuestos sobre ocupación de la vía pública v matanza de reses en el mata¬
dero.
Se aprobó el traspaso de la sepultura nú¬
mero 1.8 A del cementerio católico á favor de D. Cedro A. Crespi Enseñat.
Se acordó efectuar varios pagos por servi¬ cios- municipales.
he i rajó extensamente de la conveniencia
para esta localidad, de la adquisición de un carro inodoro para vaciar letrinas, y se dió cuchí í de los antecedentes reunidos por la comisión al efecto nombrada (presupuestos, modelos y condiciones para su adquisición), de los cuales una vez enterada la Corpora¬

tiones efectuadas por la Comisión, y acep¬ tando las proposiciones del Sr. Marqués, re¬ solvió llevar adelante la reforma proyectada
nombrar al perito-agrónomo I). Antonio
Rullán Colom para .efectuar el ^justiprecio
del terreno que se ha de expropiar.
OO^DOOOOQÜOOOOOODOOOOOOOOOOO
Cultos Hagradosi
En la iglesia parroquial.—Hoy dia 24.—
A las nueve de la noche se cantarán maiti¬
nes solemnes; después de las lecciones de música de capilla, alternando con el pueblo, cantará el correspondiente responsorio. A
las doce Misa solemne en conmemoración del
Nacimiento del Salvador, con música. Mañana dia 25.—A las nueve y media, ho¬
ras menores y la Misa mayor. A la tarde, Vísperas, á las cuatro se dará principio á la Novena del Misterio de Belén, y al anoche¬ cer completas solemnes en preparación á la fiesta de Nuestra Señora de la Esperanza.
Lunes día 26.—A las siete y media, Misa de Comunión general para las Hijas de Ma¬ ría. A las 9 y media horas menores y la Misa mayor con música y sermón por el Rdo. se¬ ñor Ecónomo. Por la tarde el ejercicio men¬ sual de las Hijas de María.
En la iglesia del Ex-convehto.—Hoy sábado, fiesta en honor de la Natividad
de Nuestro Señor Jesucristo. A las doce de
la noche Te-Deum y Misa solemne, en la que se administrará la comunión á los fieles, si¬ guiendo misa rezada, que será solemnizada con varios cantos pastoriles por el orfeón del Colegio de Sta. María. A las doce, se cerra¬ rán las puertas de la iglesia.
Domingo, dia 25. A las ocho, Misa solemne y Te-Deum. A las tres de la tarde, Comple¬ tas, absolución general con indulgencia plenaria á los Terciarios, sermón por D. Ra¬ món Colom Pbro. y á continuación se prac¬ ticará el ejercicio de los Trece Domingos, en honor de S. Antonio de Padua, con exposi¬ ción del Santísima.
En el oratorio de las Hermanas de la Ca¬

Ha correspondido al número 25.452, despachado en Cartagena.
Quinto premio, 500.000 pesetas
Ha correspondido al número 3.796, despachado en Reinosa.
Sexto premio, 250.000 pesetas
Ha correspondido al númer.o 2.428, despachado en Barcelona.
Premios de 100,000 pesetas
Han correspondido á los números 8.881, despachado en Madrid, 7.599, en Bilbao y 24 532, en Gijón.
Premios de 90.000 pesetas
Han correspondido á los números
44.314, despachado en Grano! lers, 23.273, en Madrid y 34.622, en Barce¬
lona.

Han correspondido á los números 35.781, despachado en Barcelona, 17.366 en Teruel y 43.051 en Madrid.
Premios de 40.000 pesetas
Han correspondido á los números 9.613, despachado en Cádiz, 41.304, en Barcelona y 14.068, en Madrid.
Premios de 25.000 pesetas
Han correspondido á los números 16.334, despachado en Madrid, 28.890, en Barcelona, 43.508, en Valencia, 17.365 en Teruel, 8.400, en Barbastro, 23.263, en Coruña, 31.200, en Madrid, 10.083, en Zaragoza, 43.436. en Málaga, 44.167, en Barcelona, 18.153, en Ma¬ drid, 7.494, en Bilbao, 13.386, en Va¬ lencia, 4.780, en Alicante, 3253, en Barcelona, 32.106, en Barcelona, 1.683, en Granada y 27.459 en Bilbao.

»•

®@@@@®

••©••••••••©•••••••••••0®®®®®®®®®©®®0®®®®®®®®

• 11 SXKYtf á &o,íkxoxxü;xo I ■ »®@@®®©©®©©

.. FABRICA DE ASERRAR =

cc

<c cc

FRANCISCO MAYOR FRAC

cc

UJ

en <c

Por su gran existencia de madera aserrada de

cajas para LIMONES y NARANJAS, las ofrece al

I a púbico confeccionadas á

si
9 — a

CC
m

|®

| <C
®Lu

|S

4 y medio reales una v Los demás envases en relación á dicho precio. Para evitar confusiones, toda clase de envase irá
marcado con el nombre de la casa al fuego. INACABABLE EXISTENCIA de madera para dicha fabricación.

|g
m—
m cc

ción, acordó que por dicha Comisión se pro¬ siguieran los estudios con el fin de compro¬ bar si la aplicación: de estos carros á esta locali le 1, resultará práctica y adecuada á los

ridad..—Lames, dia 26.—Por la tarde, á las cuatro y media tendrá lugar un piadoso ejer¬ cicio dedicado al Nacimiento del Salvador,
en cuyo acto tomarán parte los párvulos de

I
i

lÉr ■

!©®®®®®@®®®®®®®®9®®®®®®®®©®®®®®©©®o®©e®<9®@©®!
Ii©®®®L®e®ñ®a@®p®a®r®a®©e®s®tu®f®a®®á©®©®®®®®p®t@as®.®®e®l ®q®u®i©n@ta®l®©®®

fines que persigue .esta Corporación.

la escuela que dirigen dichas Hermanas.

SÓLLER

EL

AGUILA

0 0

Juan Llopis Llopis

Grandes Almacenes de ROPAS CONFECCIONADAS para
CABALLEROS Y NIÑOS
^ Colón, 39.-Palma de Mallorca — Casa fundada en 1850—Teléfono n,° 148

0 ©

PROPIETARIO - EXPEDIDOR
■ : jkh€m&-®áR€mwMVM
OOOOOOOOOOOOOOOQOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOGOO

TEMPORADA DE INVIERNO DE 1910 Á1911

0

Exportador de naranjas, limones, granadas, cacahue¬

0 tes, arroz y toda clase de frutas secas á precios muy reducidos.

0 Selecto surtido en géneros nacionales y extranjeros para la medida. *
Grandes existencias en trajes confeccionados de Fatén. Vicuña, Tricot,

Expediciones por vía férrea y por vía marítima.

IGerga 0 SurytidAormcoumrep.le—toAbdreigoGsOdReRtoAdSas pcalarasescaybaplrleecroioss. y niños. — Mantas para

ESPECIALIDAD PARA MANDARINAS DE LUJO

J viaje, Impermeables, Portamantas, Perchas, Ligas, Tirantes, etc., etc.

I

Todos los artículos llevan marcados los precios en las etiquetas

PRECIO FIJO — VENTAS AL CONTADO

©

Rapidez y economía en las expediciones

0

La casa no se ocupa de naranjas en cajas, se dedica exclusivamente en la naranja á granel.

IkSUCURSALES: Madrid, Barcelona, Alicante, Bilbao, Cádiz, Cartagena, Gijón, Málaga, Santander, Sevilla, Valencia, Valladolid y Zaragoza,

0

Dirección telegráfica de rigor: DDOPUF DDOPIj^- carcagente

PABLO COLLIF. REINES
AUXOrai (Cote cr ar)
SUCURSAL DE LA CASA COLL, de D,jón
Especialidad en patatas y demás artículos del país. Expedición al por mayor de espárragos y de toda
clase de legumbres.
— SERVICIO ESMERADO Y ECONOMICO —
Precios alzados para todas las destinaciones
££ Servicio especial para el trasbordo y reexpe- j|{¡¡
dición de naranjas, limones, frutas frescas y secas.
^ y demás artículos.
X M. 1ISIAT i POIS j¡
j| Quai du Sud, 3-CETTE-(Herault)
Importaciones y Exportaciones
DE
FRUTOS, LEGUMBRES Y PRIMEURS

Tarjetas para visita
Inmenso y variado surtido en Tar¬ jetas para visita. Tarjetas fantasía para participaciones de matrimonio y nacimientos.
Imprenta «La Sinceridad»
San Bartolomé, 17.—SÓLLER

Maison Hf a» itp T. Fróres
EXPÉDITEURS
53, Cours Berriat, 53—GRENOBLE (Isére) FRANGE
FSWlTi ® FEXMIUEi ® MSTOfli

¡>>

9

9

9

tí Cs
c¿
£ ce
&

a ?© tí

9

3

'ce

TI

m

ce

a

hn

©

GO

nd

e ce 03

T5 O

pq

rs

-*->
tí
O

s T3 O

<z>
.E

s ce

E>> ce

^ .s

tn 0
<D TS

í-l o

«■

&

O

9

•N

03

•mi

c5

03
T3 í>

k

=3 nd

C> ce

Expédition pour la France et l‘Etranger.= Spécialité de pommes á couteau par wagons, poires, primes, péches et abricots. =Petits oignons en cliaines et en vrac.=Cerices et bigarreaux. =Noix de Grenoble.r= Exportaron directe d'oranges, citrons, mandarines, grenades et fruits secs.
Télégrames: MOREY G RENOBLE. Télephone .22-36

AMIAN MANAES

- n .\\I) 41»A EM 1S7S

Gran Diploma de Honor obtenido en la Exposición Internacional de
París; medallas de oro, cruz de Mérito y miembro del Jurado en la Inter¬
nacional de Marsella.

Expediciones de toda clase de frutos del país, pura Francia y el Extranjero. 0 Especialidad en uva de mesa, procedente de las viñas Gardy VHerault. 0 Flor de Chasselats dorados primera calidad en cajitas de 5 kilos marca D. C.

—

—

Rapidez y economía en todas las operaciones

— ±±

Telefono, 21 ^ Telegramas: CANALS TARASCON RHONt

COMISIOSES,' REPRESENTACIONES, IMPORTACIONES Y El»

FRANCISCO ARBONA
6, Cours Julien, 6.— MARSEILLE
Expediciones al por mayor de naranjas, mandarinas, limones, bananas, dátiles, higos, uvas pas-ns y en fresco.
Especialidad en toda clase de frutos y. primeurs de España y Argelia.
FRUTOS SECOS DE TODA CALIDAD
Telegramas:' EAEjBONA-Marseille—Teléfono 29.68
Servicio rápido y económico en lodos los Servicios

O 03
Ph
03
i
Suscripciones
á REVISTAS y PERIÓDICOS na-
ciónales y extranjeros.
Se reciben encargos en
??La Sinceridad”
San Bartolomé n.° 17.—SOLLER.

latid lartli Hermanos §
Boulevard du Musée, 70. MARSEILLE—Teléfonofl.°37-82
Expediciones al por mayor de naranjas, mandarinas, limo¬ nes y bananas. Especialidad en toda clase de frutos y pri-
meuvs. Frutos secos de toda calidad. Telegramas: MARCHPRIM MARSEILLE
Rapidez y Economía en todas las operaciones

‘on la reforma

jíotel Restauran!

del edificio
propónese el

ANTES

nuevo propietario re¬

cuperar ia fama uni¬

universo

versal que elste esta¬
blecimiento había al¬
canzado. A efecto,

embellecidaslas habi¬
T -h 4- BAI^CCEBONA + n taciones y ampliada

la renombrada cocina

% española y francesa, peculiar de esta casa, no duda el propietario ^ verse favorecido por los hijos de estas Baleares, que siempre

honraron el citado hotel con su presencia.

Representante en todos los trenes y vapores.—Coche particular

de la casa.—Habitaciones exclusivas para familias.—Timbres eléc-|

tríeos en todos los departamentos.-Hotel el más próximo de las

estaciones, muelle, aduana y centros oficiales.

Plaza de Palacio,-3,=BAECELOHA

Maison Guillaume Coll

FONDEÉ ÉN 1902

£

Expéditions de toute sorte de fruits et primeurs. Spé¬
cialité de péches mol íes, ..primes reine-claude, raisin chas- ^
selas, abricots, etc.
Artichauds, asperges, salades et toute sorte de légumes.

* TRES BONS EMBALLAGES «

Service cuplet de colis-postaux de 101 pr la France et 1‘Etranger
ADRES5E: GL GOXfDTAvenue de la Pepiniére (en face
du Marché en grosj á Perpignan (Pjrenéés Orientales) Adresse télégraphique: COLL GROS MARCHÉ Perpignan

ESTUCHES de papel y sobres
blanco, de color y ele luto, en variedad de clases.
Tienda «LA- SINCERIDAD», S. Bartolomé, 17.—Sóller.

Obras de texto, li¬ terarias, históricas,
sociales y científicas.
Se sirven por encargo en el es¬
tablecimiento de «LA SINCERI¬
DAD», calle de San Bartolomé
núm. 17.—Sóller.
Braulio 6onzá!ez
VICTORIA, 6
Instalaciones eléctricas de to.
das clases, á precios reducidos-
Gran surtido en material pa¬ ra.instalaciones de alumbrado,
electromotores y timbres. Se repara gratuitamente
cualquier desperfecto en ías
instalaciones.

SOLLER

JAGQOGS COLL CASASBOVAS PERPICNAN CASA FUNDADA EN 1903
Telegramas: CASASNOYAS — PERPIGNAN
Expediciones al por mayor de frutos y legumbres del país. Especialidad en alcachofas, espárragos, melocotones y otros frutos.
Precios reducidos y servicio rápido en los pedidos.

TBA8SFGISTES iaxanaaiuu.
Comisiones — Representaciones — Consignaciones — Tránsitos PRECIOS A1ZAD0S PARA TODAS DEST1NAJCI0NES
Servicio especial para el transbordo y reexpedición de
NARANJAS, FRUTAS FRESCAS Y PESCADOS

BAUZA Y MAMUT

AGENTES DE ADUANAS

CASA principal:

sucursales:

CERBÉRB (Pranoia) PORT-BOU (España)

(Pyr.-Orient.)

PiHJiN IDA-YB (Basses Pyrenées)

( en CETTE:

Quai de la Republique 8-teléfonc 3.37

( » MARSEILLE: Rué Lafayette 3-teléfono 2.73
TELEGRAMAS: BAUZÁ

REPRESENTANTE EN SOLLER: D. Miguel Seguí, calle de la Yictoria 5, al que pueden dirigirse para todo informe.
— — Rapidez y Economía en todas las operaciones. — —

GQ tu
oí E—•
GO CU
Oí Oí
Oí
&3
co P-OQ
o <<
o ~ H
oí <<
co
o
5 GQ O
o CU <1
E—'
Oí u
O cu GO :z; <c
Oí e-

en <c

re t¡Q

(J)

S tí

W

03 Ul

zO

o GO

HH

UJ

ü

I

cj

< <C zz
o
o

.£S25

"o
tí

*= &o

re tí.

♦—i o ca o ca

U) < o

~

O

.£2

z o

-2

GO •—I
O c3
O -+3 <D I—I

'o o

=3

^

| 5 s=
CC
U) — fi

LÜ
LÜ Ü

w co m -tí

z LU P- .5 *30

o *2ü

^£

H-H o w 22 re

cn o o ™- »

I—I )sr tu

A QO

re «d Q\_

o Lu n

r¿j 7

•

■

ca

üX
? LU fU
S. t/f LU

£*
re
“•

O OC

GO 5Z* OO

L.

O

h LU

cd o

►—i O
m

=3 r/>
too 53

ZQ <C
*<! O
ce

o *tí

h

o

LU

bO

CU GO

<J

ITIM4

COMPAÑIA MAULOT^QUINA DE VAPO^EjS

— Domicilio social: Palma de Mallorca — Dirección telegráfica: Marítima-Palma —

fapoKliraiir-IIdlihlalloii-SárCatáidiilioliiodkÉáiePáalwntera Continuarán durante el presente año los viajes semanales

vlce-versa á Mamila Palma ti mirrfMáaaeaaa

y

■ ——

En los periódicos de Palma se ciaranunán con anticipa.la ción posible los

días de salida. — Los viajes para Argel continuarán también.

CONSIGNATARIOS:

BARCELONA. Sucursal “isleña Mima.,, ALICANTE. Sucursal “isleña Marítima,,
VALENCIA, Sres. Carbonell Hermanos.
GRAO. D. Juan

MARSELLA. Sres. Majol, Brunet y C,
ARGEL. Sres. Sitiar Hermanos.
CETTE. Mr. Bartlielemy Tous.
IBIZA. Sres. J. é í. fallís y c:

Servicios combinados á íort-fait eu conocimientos directos para los principales puertos de Inglaterra, Alemania, Bélgica, Holanda, Dinamarca, Suecia, Canadá y
Estados-Unidos.

m

KD

üi

£ 5

EÜI

o

d

u

tí

re

m

'tí PQ

CQ

Ct$ al
I-i BgrHl
m ©>

G

CD f-i
Pí a

i—i

u

m

re

o

’> z

o

i—i

tí co

re <t¡

f-t re

u

tí.

a

¡>
OJ
Q

Almacén de maderas : : :
: : : : Carpintería movida á vapor
Especialidad en muebles, puertas y persianas

Calles
*

del

Mar y

Gran-Vía

—

SÓLLER

I

SE CONSTRUYEN =,: = = = = =

de inmejorable calidad con sujeción á la siguiente tarifa de precios:

i o
b£
r-i

U1

s 1 De

íO ' 1 De

00 ] De

re i De

-4-» en

) De

1 De
GO 1 □c i De
LU f
s De

s De

o\\

co

De

ANCHOS
0’60 á 0570 m. . . . 0’71 á 0’80 m. .
0’81 á 0’90 m.
0’91 á l’OO m. . . . l’Ol á 1’10 m. . . . 1’ 11 á 1’20 m. . 1 ’21 á 1’30 m. . . . 1 ’31 á 1’40 m. . . . 1’41 á 1’50 m. .
T41 á 1’50 m. eü (IOS piezas

1.a clase Pesetas
12’ 13’ 14’ 14’90 16’30 17’20 18’30 19’20 20’ 25’

2.a clase Pesetas
10’65 117 3 5 12T5 12’30 14’ 14’90 15’65 16’40 17’ 15 23’

los clientes que tomen de una vez dos ó mas sommiers se les concederá un descuento del 5 por ciento.
l

AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA
jVíartín Carcasona
vrrvvvvvvwvvvvvvwwrv El más cerca de las Estaciones : Junto al Muelle : Habitaciones
para familias y particulares : Esmerado servicio á carta y á cubierto : Cuarto de baño, tim¬ bres y luz eléctrica en todos los departamentos de la casa : Intérprete á la llegada de los
: : : : trenes y vapores : : : :
Plaza Palacio, 10*fBARCELONA

MARITIMA

SUCURSAL
DE LOS

SOLLERENSE

Almacenes MflTONS

CAN JUANET

j merma

Salidas de Sóller para Barcelona los días 10, 20 y último de cada mes

„ de Barcelona para Cette: los días 1, 11 y 21

de id. id.

„ de Cette para Barcelona: los días 5, 15 y 25 de id. id.

„ de Barcelona para Sóller: los días 6, 16 y 26 de id. id. CONSIGNATARIOS: —EN SOLLER. —D. Guillermo Bernat, calle del Príncipe n.° 24.—EN BARCELONA.— D. J. Roura, Paseo de la

Aduana, 25.—EN CETTE.—D. Pedro Pí y Suñer.—Quai de Base, 6.

NOTA.—Siempre que el día de salida de Sóller y Cette para Barcelona coincida
en sabado de día testivo, retrasará el vapor su calida 24 horas.—La salida de dicho

buque del puerto de Barcelona para el de Sóller, será en todos los viajes á las ocho y media de la noche.

NOVEDADES paea Señora.*

— Casa especial para ♦ ♦ ♦ ♦ ♦

♦♦♦LANflS*SEDAS**^
PAÑERÍA para Caballero.
LIENZOS ♦ MADAPOLANES

♦♦♦ EQUIPOS DE NOVIOS
HAMPAS de LAMA ♦♦♦♦
YUTES ♦ ALFOMBRAS ♦ RETORTS.

PUNTILLAS ♦ ENTREDOSES

Cualquier artículo que no tenga esta

— SOMBRILLAS ♦ PARASOLES —

Sucursal, es pedido telegráficamente,

PARAGUAS

para complacer al cliente.

♦ ♦ Y OTROS MUCHOS ARTÍCULOS.

® ® PRECIO FIJO. ® ®

ESPECIALIDAD BIST 3-.03STA.S PARA CARRUAJES

DOMICILIO Eltf HOLLEB:

Plaza de Antonio Maura y Calle de Santa Bárbara.

mn
VINOS AL POR MAYOR
JUAN ESTADAS
COMERCIANTE í PROPIETARIO
LEZICCSAiV (ilude)
0W0W'0*0*ftf

Fonda Balear

de
JOSÉ FLORES

C. Mayor MCA

(Subida calle Rubí, n.° 1) (MALLORCA)

situada en la mejor calle y la mas céntrica.

Dependiente y carruaje s*—=s> «*=3»eS=«i» á la llegada de todos los trenes.

Dietario
Agenda de Bufete.
para el afio MI
Los hay de 4, 6, 10 y 12 reales uno, en la tienda de “LA SINCERIDAD“ S. Bartolomé, 17.-Sóller.

LA SOLLERENSE
DE
CKRBÍRE y PORT-BOU (froDiera Íraiíco-cspaaola)
Aduanas, transportes, comisión, consignación y tránsito
Agencia especial para el trasbordo y reexpedición de naranjas, frutas frescas y pescados.
SÓLLER.—Imprenta de «La Sinceridad»