Aíro XXV (2.a EPOCA) NUM. 1231
Aíro XXV (2.a EPOCA) NUM. 1231

SABADO 29 DE OCTUBRE DE 1910

SEMANARIO INDEPENDIENTE

FUNDADOR V DIRECTOR: 0. Juan Marqués Arbona.

REDACTOR-JEFE: D. Damián Mayol Alcover.

REDACCIÓN y ADMINISTRACIÓN: calle de San Bartolomé n.° 17.-SÓLLER (Baleares)

—
:

”:

rr * ■

—^

SECCION LITERARIA

-No.

adalides en llegando la é]3oca, era frase de

Parnaso internacional

—Ni lo quiera Dios... Cuesta, cuesta...

ritual esta ó semejante:

ú el muchacho hacía acción de masticar

«¡Un año!... ¡Si parece que fué ayer!...»

PETÍ^OCHfl

con fuerza, y remataba en una risa franca,

Al separarse, y variando el tono, la frase

con toda la boca abierta, tomando su rostro sacramental era esta, con tonos de lamento:

LA CAMPANA RAJADA

Todos los años, por el mes de Junio y al
ser el sembrado enteramente de oro, llegaba

verdadera expresión de imbécil.
* **

«¡Hasta el año que viene, si hay vida y
salud!»
Ni el buen mosto, ni las coplas alegres, bo¬

(De Carlos Baudelaire.) Dulce y triste es sentir en noche fría

la cuadrilla segadoril, hoz en ristre y som¬

Aquel verano era de prueba. ¡Qué solazo rraban un si es no es de melancolía.

Renacer las memorias más lejanas,

brerazo en testa, comenzando lo que llama¬ en junio!... La mies, más que dorada, parecía

La de Isidrillo pareció acentuarse; la de Que acuden á nosotros todavía

ba Petrucha la sinfonía del pan.

tostada. El aficionado á la poesía bien pu¬ Petrucha también. El padre de ésta hubo de Al repique tenaz de las campanas.

No dejaba de tener razón la garrida hija do recordar aquello del cantor de la Alham- embromar al mozo, notándolo. Y el mozo, á

del colono: la siega viene á ser un preludio, bra:

su manera y con intermitencias, lúgubres,

y el tema lo que se le pide á Dios en el Pa-

«el sol, no alumbra, que arde;

contó al colono una atrocidad... Alguien, en¬

dre-nuestro.

quema, no brilla.»

tre burlas y veras, había mentado á la joven,

La verdad es que, á primera vista, aquel
grupo de hombres parecía algo vandálico. No ya sólo por las fachas, sino incluso por los
hechos.
Aquella extensión aurífera que daba gozo
verla, ¡cómo iba quedando, tan pronto en¬ traban en funciones!... A brazadas se lleva¬
ban el trigo, tajando sin piedad; y doblaban su tallo las espigas, tristonas; y quedaba el suelo raso, con aparente desolación y ruina...
Petrucha, toda sensibilidad maguer su ga¬ llardía, desde muy pequeña sentíase tentada
á presenciar aquel destrozo. Costábale tra¬ bajo á su padre convencerla de que no había de llorar por ello, y más de una vez soltó cada lagrimón y cada hipo.... Pues ¿y la cara que ponía á aquellos bandoleros, que venían á quitarle el solaz con bárbara complacencia y más bárbaro ardimiento?...
Ya no podría contemplar absorta, á los rayos del sol, aquel tesoro inmenso; ya no gozaría viendo ondular las mieses al beso del
aire sano; ya no podría adentrarse por aque¬
lla espesura, sintiendo el cosquilleo acari¬ ciante que la estremecía de contento, ya no podría hacer su ramo de amapolas y ofrecér¬
selo á la Virgen Madre...
Templóse con los años la animadversión y llegó á sonreírse con el recuerdo de la murria infantil. Prontito vino el cambio, antes de

Poco poético resultaba para aquellos in¬ trépidos varones que se las habían con el trigo, cercenando con empuje á pleno sol, soportando verdadera lluvia de fuego, sudo¬ rosos, jadeantes, con fatiga y rigor superio¬
res á las humanas fuerzas.
Algunos trataban á Petrucha, toda una real moza ya, casi familiarmente. La puntita de respeto por la disparidad de clases, desaparecía ó se atenuaba por la llaneza de la joven que se escapaba en el mirar y se afirmaba con la boca. Luego, conocíanla de
pequeña... Echándoselas de gracioso ó de avispado,
uno de aquellos hombres díjole una vez: —Ya no platicáis juntitos el jorobeta y tú
junto al rimero; mas jurara que de aquel fuego ha quedado rescoldo...
Hubo un coro de risas, y Petrucha replicó
amoscada:
—¿Qué fuego?
—No negarás que te atraía el mozo. ¡Y á
fé que lo merece!... Nueva explosión en el coro, y nueva sacu¬
dida de Petrucha.
—¡Bien me decía á mi el corazón que erais
malos!
Las bocas tomaron otra expresión, y no
hubo más palabras ni risas. Pero á Petrucha la hizo cavilar un tanto

y no para bendecirla. El tema era con él, con Isidrillo, porque...—¡lo soltó tan liso y llano que ni se dió cuenta de la confesión!— porque se le escapaba por los ojos el que¬
rer..., lo que la niña le inspirara. El colono sintió acudir la risa, aun con lo
grave de la revelación. Miró al jorobeta de
alto á abajo, y dijo con la voz tomada: —Dime quién es..., y hablaremos. El muchacho hizo que no, que no, con la
cabeza. Y repuso con un aplomo de que no
se le creyera capaz:
—Come de mi cuenta. Se lo he dicho á us¬
ted..., por si soy vencido. ¡Es un canalla, y
los demás imbéciles!
Petrucha oyó, oculta, la conversación. ¡Si algo le daba en el ánima!... Sorprendiendo
á Isidrillo hablando con su padre, se paró
á escuchar porque tenía el presentimiento arraigado. No perdió de vista al joven, y se fue hacia el sitio donde reinaba el holgorio.
Entre libaciones y cantos deslizábase la fiesta, que iba á rematar en bailoteo. Minu¬ tos solamente se llevaron en llegar Isidrillo
y Petrucha. Las bromas tomaron nuevo cariz, y fueron
ya algunas verdaderos dardos. —¡Anda, jorobín, tienes ya pareja! —¡No le tosáis, que respinga! —¡Petrucha, no-desaires al buen mozo!...

¡Benditas las de bronce vigoroso, Que, aunque antiguas, de timbre bien seguro, Lanzan fieles el grito religioso, Cual viejo centinela en alto muro!
La infeliz alma mía está rajada; Quisiera dar su lúgubre lamento Al aire de la noche encapotada; Pero se extingue, á lo mejor, su acento.
Parece el estertor de un pobre herido, En un montón de muertos olvidado, Que, apagando en los labios su gemido, Muere en aquel montón abandonado.
Teodoro Llórente.
Pequeñas Crónicas
Una cosa es predicar...
Es una cosa averiguada que\_ la posición
social, las circunstancias de la vida, el me¬ dio ambiente, en una palabra, influyen mu¬ chísimo en las opiniones del individuo. De seguro que si á más de la mitad, de. los que anclan vociferando por allí contra las insti¬ tuciones sociales y políticas les tocara el gor¬ do de Navidad sin participación con nadie, ó
por arte de encantamiento se encontraran de
la noche á la mañana con una fortuna sa¬
neada ó redondeadita que les permitiese vi¬

ser mujer, por advertencias del autor de sus días y explicaciones de Isidrillo, un zagalón
que acompañaba á la patulea, jorobeta él,
feo como Picio y más desdichado que un
yermo.
Poco se llevaban Petrucha y él. En la in¬
fancia, ni castas ni posiciones distancian. Además, á la niña le simpatizó el muchacho, no por su figura, que tiraba para atrás, sino
por verle objeto de tratos hoscos y.aun de
burlas de los mayores. ¡Vaya si eran malos
aquellos hombres!... ¡Con qué impiedad zu¬ rriagaban de palabra y obra al pobrecillo!...

aquella insidia. ¿Por qué dirían lo del rescol¬ do?... ¿Qué quería decir lo de fuego?... Y
dándole al asunto vueltas, se metió con la
imaginación por honduras tales, que llegó
á sentirse confundida.
Ya en el terreno de la cavilación, y la cu¬
riosidad con alas, la joven tuvo así como una
especie de presentimiento. En retorno men¬ tal al ayer, fué recordando dichos y cosas, detalle sobre detalle, nimiedades y todo, que ahora se le aparecían con agrandamientos
raros, estrafalarios casi...
De todo ello pareció resultar una chispa

—¡Niña, qué suerte!... Se miraron, sí, ella y él; mas sin responder

palabra. Y en la mirada de entrambos hubo
un asentimiento mutuo. Sí, estaban decidi¬

dos, emparejarían para el baile. Los sones de la guitarra parecieron plañer:

luego punteó el guitarrista con compás airo¬ so, formáronse las parejas y empezó el baile

entre nutrido palmoteo. Petrucha estaba encendida é Isidrillo pá¬

lido. Apuntó el eantábil y tomó voz la ví¬

bora:

y
Bien pintan al amor ciego

y á la vanidad horonda;

vir sin necesidad de bregar á brazo partido con las picaras patatas, dejarían sus vocife¬ raciones Como se deja una■ camisa ¡merca y se convertirían en celosos mantenedores del
orden público.
Sin llegar á tanto, menudean los casos en
que ha bastado una modesta plaza de mayor¬ domo ó capataz para convertir en explotador al explotado si cabe recurrir d los mismos
términos de la fraseología corriente.
Algo parecido ocurre en el orden político Los que en la oposición acusan de tiranos a
todos los gobiernos; los que siempre hable t

A la puesta del sol, junto á una parva ó un de luz con tonalidades de absurdo: ¿la ama¬

el uno no ve lunares,

de las violencias, arbitrariedades y abusos

rimero de haces, empezaba el dúo. Isidrillo ría Isidrillo?...

la otra no ve jorobas.

del poder, y prometen á boca lleno.i dichas

sonriente, con todo y su desventura; nuestra moza amargada, á pesar de todo.
Era aquello un contraste singular que pro¬ vocó más de un comentario. Linda ella y él
rústico; Petrucha alta, esbelta; Isidrillo des¬

Y he aquí que la súbita idea provocaba primero una sonrisa indefinible, un asomo de menosprecio y altivez, para!acabar en otra cosa muy distinta; en un dejo de compasión...
Petrucha se sintió intrigada, y en el acto

Oir esto y brincar Isidro, truncando el coro de risotadas, fué cosa de un decir Jesús.
Encarándose con el cantor, escupió como
quien dice en su rostro esta palabra:

arcadianas para el venturoso día en que
caiga en sus manos, se transmutan fregoli-
namente en autócratas cuando uno de esos
impetuosos remolinos que de tiempo en tiem¬ po agitan las corrientes sociales los eleva d

medrado y con corcova; parlanchína aque¬ lla, corto de palabra éste...
—Dime, dime, comenzaba Petrucha; ahora á segar, á dejarme el campo imposible, que
da lástima...
—¡Tonta!... Se iba á pudrir el sembrado.
¿Y cómo llenarías el granero?
—También es verdad.
—¿Y con qué sacar la harina?
—Eso si, cierto.
—¿Y cómo amasar el pan?... ¿Y qué haría¬ mos sin pan?... ¿A ti no te gusta?
—Gloria de los cielos...
.—Y cátate que, con volver á abrir surco y sembrar otra vez... ¿No recuerdas el ano pa¬ sado?... Quedó el campo lo mismo, trillado

meditó el modo de cortar aquello. Esquiva¬ ría el trato de aquel chico y haría valer el
orgullo con los demás. Sin embargo, no se avenía con sus senti¬
mientos ni lo uno ni lo otro. En primer lugar,
¿para qué castigar á un inocente? Por otra parte, ¿á qué dar importancia y gusto á lo
maldiciente?...
Isidrillo no era un buen mozo, pero si un alma buena... ¡Y lo que había padecido y sufrido!... En su cháchara infantil un tiempo,
con mayor aplomo más tarde, se lo había ido
contando entre risa y lloro... Huérfano de
padre y madre, viviendo de limosna, obliga¬
do á la labor temprana... En fin, casi un cal¬ vario. Ahora ya empezaba á respirar, á ga¬

—¡Canalla!
La protesta se impuso, y sonó una bofeta¬
da tremenda, seguida de risas. Isidro metió mano en la faja, relució una
hoja y adelantó aquel un paso... Ciego de ira y todo, la nube de sangre se desvaneció viendo junto á sí las dos luciérnagas de la hija del colono que le atravesaban, desar¬
mándole... No tuvo alientos sino para decir
al mal nacido:
—¡Ya ves!... ¡Le debes la vida!... Petrucha, abrazada á él entre temblona y contenta, tuvo un gesto magnífico. Miró con tanta firmeza como desdén á los circunstan¬
tes y exclamó:
—Pues, como quiera mi padre, suya voy á

la superficie desde las profundidades en don¬
de se debatían contra su suerte. Podrían citarse muchos nombres en coin¬
cidencia con semejantes casos, no sólo de
nuestra época, sino de cuantas cayeron en brazos de lo, historia y han de caer en lo fu¬
turo. Aquella frase bíblica: «si mi padre os azotó con varas, yo os azotaré con escorpio¬
nestiene adecuada aplicación d todo cam¬
bio de gobierno y á toda mudanza de ré¬
gimen
Ahí esta, paro, dar testimonio de su amor cd orden, el incipiente gobierno de la repú¬ blica lusitana que, como el conservador más recalcitrante de por acá, ha acordado casti¬
gar d quienes, sin pruebas de ninguna clase,

enteramente. Y..., ya viste en volviendo el
estío...
-—Pues mira: á mi los segadores me pare¬
cen demonios... ¡Qué caras más atezadas!...
¡Cómo traspira su piel, devastando el campo! - ¡Santo sudor del trabajo!...Ellos son bue¬
nos...
—¿Buenos?... ¡Que lo digas tú!... —¿Por qué, por algún que otro boleo y cuatro gritos?... ¡Anda!, eso es nada; el ham¬ bre es peor. Y en lleg’ando el invierno...
—¿Tú pasas hambre?
No..., si... A veces, no puedo comedlo que tengo gana... ¿Ves? Ahí tienes lo que dije del pan. Sí, gloria de los cielos, aunque
esté duro... Tú no comerás pan duro...

narse el sustento... Y de igual modo que no le habían malogrado ni el infortunio ni la
befa, tampoco le apuraba el trabajar de sol á sol, tan fuerte como el que más.
* **
Ya no quedaba en el campo ni rastrojo. Los haces habían sido transportados á la era.
La cuadrilla estaba de más.
. El colono, como de costumbre, iba á obse¬
quiar á los segadores con una fiesta, algo de sabor pagano. Aquella despedida bulliciosa
solía dejar todos los años cierto puntito de amargor en los espíritus...
Cuando irrupcionaba aquella caterva de

ser.
El colono, á tiempo, rubricó en esta forma:
—¡Sea!
Y dirigiéndose al grupo, observó como
final:
—Las jorobas peores son las que no se ven: ¡las del alma!...
Sebastián Gomila.

se dediquen por cualquier medio (entiéndase bien, por cualquier medio), d propalar noti¬ cias falsas, incitando con ello al desorden y
al asesinato.
O la lógica es una patarata echada d vo¬ lar por el socarrón de Avistóles, ó el gobier¬ no portugués resulta muchísimo más tirano, d pesar de su republicanismo, que los gobier¬ nos españoles. La incitación al desorden y al asesinato fructificó siniestramente en
nuestro suelo, porque durante años y años
temieron los gobernantes que se les acusara de tiranía y despotismo, sin atreverse á tra¬ zar la línea divisoria entre la libertad y el
desenfreno.

2

SOLLER

Así como el furibundo demoledor de todo lo existente trueca la piqueta por la llana en cuanto ve asegurada su posición social, así también el vehemente demagogo que pre¬ gona la gran revolución social con todas sus consecuencias, se metamorfosea en el hombre
del palo y tente tieso cuando^Los vaivenes de la político, y la caducidad de las cosas terre¬ nas lo pone al frente de la gobernación del
Estado.
Si una cosa es predicar g otra. dar trigo, tampoco es lo mismo injuriar al torero que empuñar la muleta.
Alfeñique.
0000000000000000000000300000
LOS HUIANOS DE LAS
ESCDELAS CRISTIANAS

BnKHOEHn WPT8HH ni!!! HBHWRHHH'flffB HHRBIiHBn»nnBB ■■■■■■!&■ BEBI BBHHBHHBB BIBBBHHBQBBHB HHB HE IIIIH B3B BB BB ■!>■■■ ■■HHHBBBHHHB O ■■■■■■HHBSSHBHB ■HHBBaBBHBBBB ■■■■!!■■ O BBPIHBHHEHBBB BHBB ■■BU B0H1BBBBE CIlltB HUBB&RBaSEaSIBSiaDBBBBDBOBQBHaBBBIBBaiBBHflRBBaiBEBlSISGaBaDBDlIBBBIIRiatBBtBIBBnilHBBBBgHIlBDHsaaBIIIBBBBBBBIlEBBBBBlBBBBBRBSBaKIBanBDinHISBBaiatnBBBnHaBtBRBBtBBBHBBDBaüISIRHISSnaeiSDBHlSaat IBnKnBSZaBBSBnaatSrjUSaiaBBnEBflBRBUBBUBESBRBnEaiBUBBBBSnCÜBlaaBBaBnBBEBBBQaEBBDEaBnHBrSBBRESBBaiSaBBBHBBaBBBBBBar&BKnBBDBflBBBBBBBBaBBnfaEiaBBBBnSBBHBBBaaBBBBBBailBIIBUnKBBBBKSaBigKBISBBeaníaiaBBB BHHtBBgBCBBBBHaBnBBBBHBPmBWBlBUBBlBBtBIüBBBBIIHBaBBMHHiaHBBltBBaBlgBBWaitBBBBaHgtfBBBBtBBBlBHaaHBBBBBSMWBBHfBaMBMBHlBBBBlBIfaHtaBtBaBBBBBBBBBEBBBEBBBMWBBBBHHBt
MR QSBnSSRI9SB3naaQB0SrvB BnB9flaBíBllBBIBOtinnEiSmB2}eBBSBXSQE9BflBBBE!lflBBBRBBBBI9IBSBBBBBCSiBBBBB|BBSBISBB9BIB BBBBBBEÍBEBISBBBBBCEBCÍlBfi3nBBBíMIE SU3B ■■ HES BE3H RIOnnBQB QHBB BBBB 0HE9 SUBI | ;C «£fC“°!9®id^“a®E®]{>®i&“2EH2faflBB[UaSKQB!HB!aHHKn:C BaBBHaBBD9BarBaSB!S«BE1HB«IBSEB;BnasS HBHBBHnBaBaiBaaeaeBEeHBBKS9BBBBGniH aíBBBnSBl«HIEBB BIBUnBBaSa»aH Ba!BBMa!«7WSaB»IBBBaSUDBigBBEBBBWGHÍBBaBCaSBBBBaBHnBBBHaHEK3HBBHBHBHBHBaBHHHBHBBRBaBBBHEBBHBKBaEBBHffa)Bg9tgE®2aSBaB HIBBBB«aBaBBBBiKBBBB|IBBBnBnBaBBBBBaBBBBaHBWQa«BlB»aaHBHDC MBffBlBBBc«aD BR BU SiHaB aaahfóV^ I. H oy&fU isC o BBBD aBDBIBIBBBQIBBKIBIBeiBBBBBBBBHBBBBQBCB QHBBBBBBnHBBBCBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBEBBBBBBBBHBBBBBBBHBBBSBBBBBBBBBBBBB9BEBO(SBBEBBBBBBBBBBBBBBBBBBIiSHBGDBBflBBBBElÚgBaiBsHeHa' I
nnna
SEGUNDO ANIVERSARIO DEL FALLECIMIENTO DE
OCURRIDO EN SÓLLER DÍA 2 DE NOVIEMBRE DE 1908
HABIENDO RECIBIDO LOS SANTOS SACBAIE1T0S T LA BENDICIÓN APOSTÓLICA
(Q. E. G. E.)

II

El lunes 31 del corriente se celebrará en esta Iglesia Parroquial un oficio y

Me hago cargo, Hermano, continué
diciendo, de las dificultades intrínsecas
y extrínsecas que habéis expuesto y pre¬ cisa vencer para dejar completa la co¬ lección de plantas que teneis entre ma¬ nos;’ pero, aún así, ¿no os sentís con fuerzas bastantes para terminarla en un tiempo más ó menos largo?.
—Estos son mis más vehementes de¬
seos, aunque no puedo deoir á Y. cuan¬ do los veré cumplidos, contando siempre con que Dios me conservará el don ina¬

un turno de misas en las capillas del Sagrado Corazón de Jesús y de la Inmacu¬ lada Concepción en sufragio de su alma.

Su esposa, hijo é hijas y demás familia, ruegan á sus amigos y conocidos le

HH3B 1

tengan presente en sus oraciones y se sirvan asistir á alguna de dichas misas, por

BE SB HBB3

fBBBI

EaracB QUISB UQ3B

lo

qJ- ue

recibirán

especial J-

favor.

■

sis:

ESDI

B<QBR

asina

nBBB

ÜEEC :Úi£. SUSO!

El Excmo. é limo. Sr. Obispo de Mallorca se lia dignado conceder 50 días de indulgencia á todos los fieles Üil

::jjjj!g B B B Q: í U.'.'C
BBBBií^V

pnan

cario '¡Sfi

1

°

que ofrezcan una Misa, Comunión ó parte de Rosario en sufragio de su alma.

°

asas
*j¡|!

Piaras
IKBHB

riBS3& BHB9

USB»

BBII

1 <Ji.”i5RS 3fflEtC0t13n Z:P1H3 aEiaSil'SKB 3EÜSB ERCS 7?G3aE£lK3Ein BS35J COSE RTEfS 3DKÍ3 ViiaSS: BCdlSGnHB BEHHHSBB BE SB2SH 1HPS! ráESS S5E5I3 ffiHHEQSSH BBHB BEBES SaES'EHSa BOdS! 3PSEE C5n3B CfflffiH BBOBRtflB «030 S&HaHMB»

K{fifsu'j!.BKH!U!aEiE?iraí3tSGaiaecaHHnas2BDCB0BMsas-aBMaaHBBaBRB!saMsMB«aa£:íSKiuB2iVHiaaHBSBHaBaBBiBBaK£!3*€J»£iCjaaiiEaaaraoEsaaaa5si2D»E2SPaaKjEBB£}«nw.'5fflaoBríiQt»EB!yfcjrai5SBE¡tftiaBCBHnaHnEHMBBBBts

aasnsBBz;uaHaasBaQaüB££aeBQS99aBDBD3QBoaBiB&aD&s]QaHBGflflS9GHauaiSiLT»RDSBi3BiaaBBinnaiaraEiNBiaaaESflidBURaNiaHaaHiEiBiaDnasKasQ£¡uasBaE:iL'K(sai];raBinüein<HHBBHBsaBaaBBuaBBBaaBBiHaaaa9Bsa; WEJOV3 KBacaaBRiB BBSEViat2B&IB9BH8&3&iBSflBBBB0BI!Htt BBBBHBflBBBEIB QHBRi£Q£BBBBHBBBBBBIIBBKlBflBiaSiBE3BBE3BD raHBBBMUBBBKiBlBBBBBHBBBBaiBHBiEB BEBEBIIBBBBBIBQS QBBIIBBKIIIBB BBBBBBBBBBBB!

preciable de la salud y con la venia de
mis superiores. Éstos no solo no poden
obstáculo, sino que me facilitan todos

BEiOBEBasaaeRQ ^sna^uab-uasa instsBBaaiB sesea si tan auanaBKatfiaBMfluaai:

n^uiscstsBBi» asas n«BiaaKKiBfiaaa essinaoBas eiiQnESBSBasaiBBBdB/iBaBBHBBRKBBaHaaBeaB arara» BBaaaBunfiaaetiBnnBBBnBBetssBBaBBBBB

KaaSRiaeSir.C:i2ffl«Ut2HffiHBariBE0ai2B3UenSlQBBH38SaaaBBa{¿lsnaSEar3aBBHBSaDBBBE3aaS!a5ff5!EOKaBlBKBH3S«aaHKBB¡SSraBBBaaS¿;BaEI2aBBaBS3BKaBCiaUMaaBBaE!OBí?.6:BBB53HEBSlBBraSlKBS5aBWL<ÍKaBBBaBBHaS3fflSaBEE3aEaffiBHsBBII

c:ati»osEaQSDQa[SL2aBBBUiaaaaikSiaBaKKHasaB3UB[suBaMisac¡&.'saaaa9aBQ3aBraBaussaBsDa»BaraBBBriBBBears]aB)BBBnBBiisBBQEiBSE!saaBSHBaBKaBBaRE3aacGiiBaBBMBBBECBSBnflBBBanaBBBBBBBBiiHcsHBaBBatsrasHQnBBsaB>:nas

UaBBISBBBtBBHHBBBBBBBBBBBaBBBOBBBaaaBBBaBaBBBBBIBBaBBiCnQHSUQBaaBBBaBBBBXBBBBBBIinBBBBBBBBBBBBBBaHBBSSBBBBiBBBBBBBaBBiaBBBBBBQUBBHBBBBBBBBBflMBBBBaBBBBBBHtíHBBBBBBDBaBBaBEBBBIlaaBBB I

los medios que están á su alcance y mé infunden alientos con sus palabras. A. este objeto destinaré las tardes de todos los jueves, que son de asueto en este co¬ legio, y los días que tenga libres en las vacaciones de Navidad y Páscua y du¬ rante el estío. Porque hay que tener en
cuenta que para las excursiones que ha¬ bré de realizar á puntos muy distantes de esta ciudad, por ejemplo al Gtorch Blau, Torrmit de Pareys y Puig Mcijor, donde se encuentran principalmente las riquezas del reino vegetal, se emplea todo un día por el camino. El itinerario
que indispensablemente hay que reco¬ rrer para ir en busca de una planta, su¬ pone fatigas las que hay que imponerse

—¿Porqué no designáis vuestras plan¬ tas siempre con el nombre castellano?
—Porque no es conveniente: y de ello se convencerá si tiene en cuenta que el
nombre castellano indicado á veces, va¬
ría de una provincia á otra y esto hace que no pueda servir para conocer bien la planta. Además, un mismo nombre castellano designa vegetales muy dife¬ rentes, según las regiones, y de ahí la confusión que originaría el empleo de la lengua vulgar, y esta es la causa porque se excluye de las ciencias y "sus aplica¬ ciones.— A nuestro parecer — continuó
diciendo el Hermano Bianor, vale más
para difundir la ciencia, dar la traduc¬ ción del nombre latino y señalar después

PARA EL SOBERBIO

’
Aquellos tiempos del feudalismo en

que los caballeros de horca y cuchillo

El primeio de los siete pecados capita¬ les, según el orden con que nos los pre¬
senta la Doctrina Cristiana es la sober¬

ejercían omnímodo poder sobre sus va¬ sallos, conocido con el nombre de poder arbitrario, han pasado ya y de aquellas

bia, ese vicio nefando, asqueroso é im¬ horcas, quemadas unas y escondidas

perdonable, que tanto daño ha venido otras en un rincón de algún porche,

causando siempre al individuo y á la so¬ donde el tiempo, el polvo y la carcoma

ciedad. Basta conocer su significado y se han tomado el trabajo de inutilizar

ver ¡as fatales consecuencias que arras¬ no queda ya ni el menor recuerdo y só¬

tra tras sí para huir de él como huiría¬ lo nos vienen á la memoria por la lectu¬

mos de un formidable enemigo que tra¬ ra de la historia ó por ia narración de

tara de envolvernos; para despreciarle algún hecho que solo la tradición ha po¬

como deben despreciarse las cosas malas: | dido conservar. Delante de aquellos ca¬

para aborrecerle como quiere Dios que balleros no podía uno ni chistar y sus

aborrezcamos todas las cosas que son vasallos al hallarse á su presencia iban

obra de Satanás.

siempre poseídos de aquel temor y de

y tomarlas con gusto. Y menos mal si, cuando la suerte le depara alguna de las que más acaricia, la encuentra en flor,

el nombre mallorquín, puesto que el objeto de una coleccióu es vulgarizar el conocimiento. A pesar de las muchas

El Diccionario de nuestra lengua la define diciendo que es la presunción y altivez del ánimo y apetito desordenado

aquella intranquilidad que sólo es pro¬ pia en aquellos animalitos indefensos que se encuentran frente á frente con

porque puede estudiarla debidamente en el punto mismo donde ha nacido y se ha desarrollado; pero si está en deshoje no

preguntas que be hecho, no me ha sido posible conocer la nomenclatura mallor¬ quína más que de las plantas princi¬

de ser preferido á otros: con lo cual vie¬ ne á suponer que es un exceso de vani¬ dad y de orgullo, de altanería y despo¬

una fiera; mas como esta diferencia en la sociedad era antirrazonable. injusta, inhumana,... no podía menos de ser

queda otro recurso que arrancarla cuida¬ dosamente, trasplantarla en el jardín del colegio hasta que consienta, ser estudiada con el detenimiento y amplitud debida. Con esto se logra el no haber de repetir la visita á aquellos parages, que aunque alegres é imponentes no pueden reco¬
rrerse sin cansancio á causa de su aspe¬
reza y escabrosidad. Creame: se necesita mucho tiempo y sobrada paciencia para un trabajo tan lento y penoso.
—¿Donde y como guardáis las plantas que forman vuestra colección?
A una invitación del Hermano paso
al recibimiento del colegio, situado en la planta baja del edificio. Adosado á la pared de enfrente, descubro una sencilla y modesta estantería, la misma que figu¬ ró en la Exposición Balear, que contiene seis g’ruesos tomos. Forman cada uno de estos volúmenes, que miden 52 centíme¬ tros de alto por 16 de lomo, 136 cartuli¬ nas sobre las que están conveniente¬ mente extendidas, bien estiradas, cada una de las plantas, que se disecaron en tiempo oportuno, prendidas por medio de agujetas ó tiritas de papeK Siempre

pales. —Dijisteis que la Sociedad Aragonesa
de Ciencias naturales había dado nom¬
bre á plantas por vos encontradas aquí en Mallorca ¿podríais decirme el nombre y el punto donde se han criado?
Después de una resistencia que me explico fácilmente, dada su modestia y
el deseo de vivir oculto á las miradas de
los hombres, me dijo el Hermano Bia¬
nor:
—Las plantas á que ha dado denomi¬ nación la Sociedad Aragonesa son dos, llamadas uua Aspleniim Balearicum por el nombre de la provincia; y la otra Áristolochia Bianorii por el del descubridor. Fué encontrada esta última en el Cdmp de Si Ma, en la parte más baja á la fal¬
da del monte de Muleta el 14 de No¬
viembre del año pasado; y la primera, en una pared horma de un olivar, á la izquierda de la carretera que conduce á
Palma, el día 8 del último mayo.
—¿Teneis otras plantas, además de las citadas, que estén pendientes de clasifi-
cación?
—Si. He enviado otras varias á dicha

tismo; y, como estas circunstancias se ha¬ llan en extremo opuestas á la ley natu¬ ral y á la Ley de Dios, he aquí la prueba más convincente para demostrar que no debiera existir, mejor dicho, que no pue¬
de existir ni en el individuo ni en la so¬
ciedad. En el individuo, porque le hace
un ser desventurado tanto en su vida
social como en su vida doméstica; como lo prueban los rasgos característicos de
la fisonomía del soberbio. Y en la socie¬
dad porque constituye en ella una ba¬ rrera que intercepta las relaciones indi¬ viduales, destruyendo así la harmonía, la paz, el amorque debería existir entre personas que forman una misma fami¬ lia. como es la gran familia humana.
Los hombres todos, sin distinción de
razas ni clases, ostentan en su frente el
mismo sello de la procedencia divina; todos tienen los mismos deberes y dere¬ chos; todos están sujetos á una misma Ley, y todos nacieron para un mismo fin. ¿Qué motivo pues existe para que en la sociedad haya de haber estas diferen¬ cias personales, con que muchossueñan. entre pobres y ricos, vasallos y magna¬

una cosa pasajera y cayó por su mismo peso como han ido cayendo siempre to¬ das las que se separan de la razón y de la Ley de Dios. Luzbel y todos sus com¬ pinches que le seguían perdieron la gra¬ cia y la gloria por ese maldito orgullo de querer rivalizar con el Supremo Hacedor; Napoleón I llegó á perder toda su in¬ fluencia y todo su poderío en castigo de su gran ambición y de su soberbia; has¬ ta nuestra misma patria ¡porque no de¬ cirlo! pobre y decadente hoy. pero asida fuertemente al recuerdo de sus pasadas grandezas, incurrió pocos años ha en el
más lamentable de los errores, sacrifi¬
cando sólo por su soberbia á miles y mi¬ les de hijos suyos y perdiendo para siempre nuestras más ricas colonias. Bien sabía la pérfida nación anglo-americana que el quijotismo español recha¬ zaría sus irritantes imposiciones y que el aceptar el reto era firmar nuestra de¬ rrota; pero lo firmamos porque no po¬
díamos menos de hacerlo dado el falso
concepto de honor patrio que la soberbia tiene aún arraigado fuertemente éntre
nosotros.

que se ha podido disponer de varios ejemplares de una misma planta, apare¬ cen separados el tronco, las hojas y la flor, lo que hace que el estudioso pueda
examinarla más detalladamente y con
mayor provecho. Y, para que no falte cosa alguna de lo que pueda contribuir á la clara inteligencia y completo cono¬

Sociedad para su estudio.
—¿Estáis en relación directa con esta importante entidad que habéis nom¬
brado?
—En rigor puedo deciros que no. Me entiendo con un Hermano, que es miem¬ bro de la misma y está en comunica¬
ción con todos los botánicos notables

tes. como si unos fuesen heredados y otros desheredados? Tan sólo una divi¬
sión. en mi concepto, tiene algo de ra¬ zón para ser admitida, debida aún á la incompatibilidad de su diferencia de for¬ mas en el trato social, y esta división es en civilizados y no civilizados; y aún á los primeros no se les puede conceder el

De modo que si la soberbiad produci¬ do siempre y en todo tiempo y lugar efectos tan desastrosos ¿no ha de ser po¬ co razonable que aún haya de haber personas que alimenten en su corazón ni un resto de vicio tan despreciable?
¿No parece mentira que por el prurito de querer aparentar ser más que los

cimiento de la planta, al pie de cada uua de Europa y es además miembro ho¬ derecho de despreciar á los segundos por otros se prive una persona de ciertos tra¬ va marcada la familia á que pertenece y norario de la Sociedad Botánica de por su falta de educación sino que con el tos y diversiones que le complacen y se

la tribu, si la hay; su nombre latino, el castellano y el francés y no pocas veces el mallorquín; la altura media de la plan¬ ta, la región donde se cria, fecha en que se encontró y usos domésticos á que está
destinada si éstos son conocidos.

Francia y Titular de la Medalla Cientí¬
fica de la Academia Internacional de
Geografía botánica. Este se llama el
Hermano Sennen.
N. B.

mayor placer deberían procurar allegar¬ se á ellos, relacionarse con ellos, intimi¬ darse con ellos, á fin de que con el roce llegaran á adquirir aquellos hábitos, costumbres y buenas formas que exige
la culta sociedad.

aleje de los que podrían ser sus más sin¬ ceros y verdaderos amigos?
¡Increíble parece que haya personas que vivan en tan lamentable ceguera en el siglo de las luces y de los inventos!
¡Cómo se conoce que no han querido

qaS.iy

ap

g

se|

e

‘U9i[ép\\¡

ap

¿

SB[

9

‘eiiopoaeg

ap

¿

sv\\

y—opeqpg

-sa

o.x.xaxq

ap

svovid

00T

9P

9P

uopxsxxxbpv

vi

v.xvd

svpsad

09d09

.xaAog

oospuv.xy

-g

v

A

ísaiqviod

sanopxpuoo

auxia.x

xs

.xaA

v.xvd

ífio£

ud tp

a^naxij

vi

ap

vxxSv

ap v.xisaxxxu vuxx

•e.ia.iqeQ ap

¿I

sei

e

‘epuaie^

X

eziqj

ap

6

sb|

y—sauaaiA

ap

sxsxpxiv

uxx

.xod

sv^asad

oq

sxxa.x.xoy

axxxpp

xxop

v

í.xxqx.xosa

ap

vuxnbvxxx

vi

ap

pvpxpxxs

■«U»s.íBj\\[ ap 6

s«|

9

‘upqejy

ap

A

euopoaeg;

ap

¿

sei

y

•saAaiif —

•ujejqHO

9P

¿X,

SBj se|

‘(eipnojy

vía)

euopojeg

ap 08<6

p

e‘Bziqj;

ap

¿

shj

y—-sapo.ipiiy

•euopó.ieg ap

¿

se|

y

—

•saj.iefti

••naa.iqeQ

ap

¿x

’svj

p

s«i

9

‘(eipnojy

vía)

‘euopo.ieg ap

¿

sv|

upqepv

ap

08,6

y—‘saung;

-xiaxxi

vxxxx

ap

apxodmx

svpsad

op

vxxopo.xvg

ap

b*q

A

.tapxAvadÁ’x xioiSuraag

aqx

sa.xou

-as

soi

9

¡.iaovjsxps

op.xoov

as

sv.xnpvj

A

svx

-naxxo

svAxpadsa.x

svi

ap

v.xxipai

vi

vpva.xg

•(pxiSxp

-q)

xnopg

.xvnas ptaoxxoQ

pp

vpxxai

-sxsv

uoo

A

appoiy

.xoxxas

pp

vpxxapxsa.xd

vq

ofvq

uv.xvupap

as

axxb

svi

‘apxaaxvAxpadsa.x

aoxio

svi

•

A

zaxp

svi

xx

£ouixxo.xd a.xqxuapxg

v

ap

q

vxp

p

svpvqxxs

svpxxxxSas

.xv.xqapo

op

-.xoov

uopv.xod.xo0

vi

gp6I

p

apv.xnp

v.x

-vd

ooxiqnd

o.xapvivxxx

p

xxa

uvogx.xovs

as

axxb

•ejueo

-qy

A

eziqj

ap

g

se¡

y—-oSuiujoq

,'erape¿[

9

svpv^sxT;

08.81 •vuoiao.ivgv.ivd

S^I

Y—’oppqyg

sasa.x

svi

a.xqos

A

voxiqxxd

vxa

vi

ap

uopvdxxpo

a.xqos

sopaxxdxux

saivdxoxxxxxxu

soxpa.xap

soi

ap

opuax.x.xv

p

v.xvd

svpvqxxs

svi

‘sa.xopvipn ap

vnvj

.xod

‘svpxaxsap

opv.xvpap

asopuaxqvjj

’sox.xai

-txaxuaQ

ap

xioxsxuioq

vi

ap

axxx.xojxxx

v

v.xvsvd

jvqvov

ap

soyspdojd

soi

ocuiupuv

un

ua

opvpunuv

apaqvq

ap

oqoaq

p

oaag

’B{[a

ap

asasa

-apodB

Biuodoad

as

‘pEpiuiBO

aiuvxjodcui

bi

ap

aypuoosa

p

opuaioouoo

‘pno

p

A

'opiAjas

ns

9

opiuai

Biqsq

vianag

¿ou

-as

p

anb

o.i.8au

opBiao

on^yuB

un

saa

ouisasB

p

anb

oidiouiad

p

osndns

ag

•sofaiA

sooippipd

A

sappaaeooo

sapded

ap

oaaonnu

uoa^

uaiquiBi

Biuapioo

anb

'BcuisfnbiiuB

voav

vun

ap

opuoj

pa

ua

(souvaaqos)

Bsaj^ui

vpauotu

ua

spBaiuoa

-ua

anj

Brans

vpa

ap

pviiai

vi

ap

s^jft

•SBpsad

000'090Y

9

aapuaoss

ao

-Bq

as

anb

Puniaoj

BpvauBS

Bun

vfag

•pvpa

ap

soga

sop

A

Biuax

-as

B.IU0I

A

‘Bpnag

pnSipf

BqvraBn

ag

'ppaqBj

anb

‘Bpiqpaa

upisaadrai

bi

pnj

apuvaS

ubi

oaad

íopipaons

01

jBiBpa

vipod

A

opguas

so[

ap

001a

spui

p

‘Janps

9p

pepnp

eg

•b^jbo

bj

uoo

Buoioepa

as

anb

o[

A

afesed

{B

epaje

anb

0[

aod

‘seCexuaA

sb[

sepoi

paiunaa

A

oseosa

oue

un

asaean.8

-neui

ua

qaepaex

iiaaeooaaaj

OAanu

jg

•epA

ap

sanbnq

ua

upioeáaAeu

bi

9

ops

aiqeoqde

‘BjinjBaJ§

uppBmage

eun

anb

spoi

sa

ou

oip

‘osaooe

qoijip

ap

aas

ap

buibj

ezo^

aaiipg

ap

opiand

p

uaiq

ig

•sopBZiaouiaiB

auaij

aeiu

aod

afeiA

p

sauainb

9

sepiani

soganbe

eaed

une

sepocupo

S9U1

se(

ap

eun

eas

anb

‘einsuiuaj

e{

ap

eojoneyu

9

eaedas

anb

aera

ap

ozeaq

p

axuaraeioajaad

bjoziab

as

bui[bibq

exuBg

ap

oaaao

pp

oye

o{

apsap

anb

opand

‘oduiay

uanq

uoo

aad

-cuais

asaaoeq

papod

BisaABax

epa

anb

ap

efeiuaA

bi

uoo

Peaoq

sps

ua

euopoaeg

ap

aaqpg

ap

opand

p

ueaedas

anb

seg

-ira

gg

sbj

paeznao

pno

p

Mepue

oqonm

•ajueoi|y

A

vziqj v.ivd

gj

svj

v

‘e.raiqep v.ivd 6

se]

y—‘sanjai^

•vaojao.ivg v.tvd 08>8I

svj

v

‘pg.iy

v.ivd ¿j

se(

y—'saAaup

•(euopoaeg

vía)

upqv]y

u.ivd

08-81

s«l

?

‘(vziqi

ap

ajuapaoo.id)

Buopo.ieg

v.ivd

08-81

s**|

‘v.ia.iqvQ

eaed

6

s'tq

y—'sajoo.iaixy

9

(•vipno

qy

vía)

noqejy

v.ivd

f\\

-v^

A

vziqj

v.iod

gj

se|

s*!

V

*'«iouo|

Y—‘sajaejy

v.ivd

sv|

9

(vuoiao.ivg

ap

ajuapaoo.id)

vziqj

gg

sv|

9

‘euopo.ieg

eaed

08-8T

‘vja.iquQ v.tvd

g

sv|

y—•saunq

-noiy

vía)

Uüqvf/\\f

e.ied

08>8X

sví

9

‘OdP

euopoaeg

v.ivd

f\\

se|

9

‘v||a,s

-avj/\\[

v.ivd

0A0UU

siq

y—oSuimóg

•euqej

sp

op.xoov

vpv.xayxa

xiqpv.xod.xoQ

vg

-gg

A

gg so.x

-axuxxxx

sv.xxxiixxdas

svi

a.xiua

vpvxiixs

‘ooxpivQ

ox.xaiuaraaQ

pp

vpojvd

vxjaxxbad

vxxxx

.xx.xxxxb

-pv

opxxvipxps

‘v.x.xag vxxoq.xy

axuxvp

-g

.xod

vpxAoxno.xd

pxxipxps

v.xp

ap

vqxxaxxo

oxp

ag

•VXA

VXpxp

ap

0X0XA.X3S

p

v.xvd

‘«pxiguaj

xxvq»

ap

ouxpux

p

opxpaxxxux

‘.xoüvux

ayxa.x.xoi

p

a.xqos

opvqxxvAai

aixxaxxd

p

vspa.xd

aovxi

uopvogxpoxxx

puo

(g ‘vno

ap

yxoq

vq

ap

A

v.xaiua.x.xog

vq

ap

sopvxxxxxxoxx

-ap -vd

soxxxuxvo

soi

8P

sayivsv.x

svi

.xvoqxpoxxx

v.x

‘«.xanqg-vxuivg

ix'.xjvoo.x.xaQ;» pvpapog vi

v

ía.xqxxxoxx

ouxsxxxx

pp

oxxxxuvo

p

xxoo

ayxvpuxi

‘vAvq

xxvq

vpvxxxxuoxxap

aasod

axxb

voxxg

vxxxx

xxa

uopi-xod

xxxx

.xx.xqv

v.xvd

‘vxxoq.xy

.xauvisvQ

auxxvp

'g

i?

íxxv.xvxxxxg

ap

vapp

vi

ap .xop

-VApg

pp

aqvo

vq

ap

j

o.xaxxuxxx

vsvo

vq

ap

vpvqovj

vq"

xxa

ppxod

xxxx .xx.xqv v.xvd ‘sxxuvg

saxx.xoj

oixuag

-g

v

:sopvixoxps

opxs

xxvxqvq

axxb

sosxxxx.xad

saixxam.9xs

soi

xxo.xaxpaoxxoo

ag

•vuxxSxxxxx

uoxo

-vziuxxxapux

.xvuxvpa.x

v.xpod

oxx

aixxvipxps

pa

p

vqBaqooaa

oaauvqBo

p

•opinq

Biqvq

ivuuuiao

p

spndsap

ssaog

oaad

‘sopviao

soi

uoaarpnov

vqoni

bi

ap

opina

iy

.

•pínq

Bpvin^usaxsa

vjopua^aao

A

‘bcu

-ipiA

ns

aaq.os

ozuBpqB

as

ouisasB

ig

•OlJBnO

pp

BUBJU9A

bj

aiaqv

A

bsbo

ns

ap

nipavr

pp

viaand

bj

avanbuvaj

opin^asuoo

viqvq

anb

oa®au

un

oiaoiiraaop

ns

na

papuad

laiuairiB(inb

-UBai

viraaop

opuB.no

A

“aqoou

vipam

y

•SBpipara

asBidopv

atxb

vavd

oiuacunoop

pp

vpii

-od

bi

9

vjuano

pip

in

uoronBoaad

vunJ§

-mu

pidopv

ou

‘vuniaoj

aaovq

oa.8oi

anb

ua

‘odraag

aovq

apsap

sRZBuarav

saiuvf

-amas

9

opBjqumisooB

oaad

íopejuaiv

un

ap

BiTigoiA

viaas

anb

BqviounuB

ai

as

anb

p

ua

ocuiupuB

un

oiqpaa

vip

0.110

ig

-oqira

un

vaa

bcuipia

qouBdsa

oiavu

b¿Cuo

‘uaunao

un

ap

aodeA

un

eaas

anb

Psaadraa

epa

ap

ox

-uaraaidraoo

p

paoaara

‘opuaiprajad

‘bi

-oq

ap

sopeno

oomo

ua

paeAps

01

aagpg

-erapg

ua.y

p

paeq

anb

oppaooaa

ig

•opand

opepaen^saa

uaiq

A

ouansp

p

ua

opuezipug

¿Casuaaanos

ag

-ba

pp

p^aaA

p

opue^ag

‘eaaap

esuaj

-xa

ap

aoiaaiui

p

aod

oaxue

oaupaaai*

-qns

ua

uaoaiedRsap

‘eanueg

bi

aod

b¿C

ueaiuadaas

sapia

sqi

orapo

aaA

Boaogej^

ap

aiuerae

opoi

ap

omiup

p

ege^g

•einsuiuag

bi

9

ounxpad

spra

p

‘opand

oosaaougd

ns

uoo

A

erapg

ap

bi

uoo

pepnp

visa

ap

aoefua

vaed

oidoad

pgdRO

uoo

ainajsuoo

ap

ueqeoB

aagpg

ap

pepino

ajnépod

-raí

a

roti

vi

ap

softq

soj

anb

ga.iR0oa.1aj

p

sa

opasv

oaisanu

ap

upioeaporaag

•ega

ap

aiuaraBAisnpxa

iseo

u

a

a

1a

anb

sasivd

soj

ap

ean^e

.bj

9

epauod

ea

S033303

30

0I3V33NIII

•••••••••••••«••••••••••••••

60’¿S
OT-¿ •
OQ-Gf'S
‘ OQ’SQf7
' 0Q-I6
• OO.TOT
00-88

svaipiéisa

se.iqiq

'

soouv.ig

•

•

•

v.iajvovqvjj sauoiooy

’

euvdsg

ap

ooueg

sauoiooy

‘

'

©d

f

I«

a]qvzji.ioiuy

'

■

od

9

I*

aiqvzipiouiy

8

d

f

l«

-lonainj

a.iqnpo

86

PRPm

siuonymoo

s^winn

oooooooooocoooooooocoooooooo

oapaq

‘(j

ap

Bjaejoj^;

v(

na

jaAooiy

‘saraaojui

vavg

’vnag

na

,p

dtuvQ

sap

a.iqmoti

ja

ofvq

vpponoo

‘voug:

vrasiui

vj

lia

vpvAvpua

vysva

van

A

’apuog

jap

vjaaub

-jy

vi

ap

ainanj

vj

ap

vnSv

ap

sajvnvuias

so?

-nuiui

oipara

A

aovo

‘vas

anb

oí

o

uoo

‘saysap

vjna.ivuo

ap

o^janq

oua.uax

ap

uopjod

vjxq

•apnoQ

pp

vuanbiy

vi

ap

aquanj

vi

ap

vnSv

ap

saivnvmas

soinutm

oxpaui

A

oanp

noo

ivas

anb

oí

‘o

’saaisap

soun

ap

‘«^vuag

nv0»

opvravn

‘oiaaiiq

ouajaa?

ap

nopioj

:svomi

sa^naiuSis

svi

arr

vjLicarA

oocxsoooooooooooooooooooooooo

•aSnauioQ

amivp

’Q

ap

viavío^j

vq

ap

ivppg

(S0,H)

A

nv

-ing

-g

nvnp

-g

v

asjiSiaip

sauuojui

vjvj

•pvpnp

visa

ap

•oqaanj

pp

vpvu.ivq

vi

ap

‘vnip^vg

vpivg

ap

aiivo

vi

ap

ss

oaaui

anTTa

A

-nn

ivaaoo

vsvo

vnn

ac<

•noxsas

vi

cquvAai

as

y

•opvsa.id

-xa

opCqo

p

v.ivd

sauoiDvpoSau

svi

.im.§as

sv.tqo

ap

uoisxraoQ

vj

v

opuvS.xvoua

‘oisatid

-o.xd

oí

uoo

pvpixir.TOjnoo

ap

.xaAiosa.i

op.ioov

‘uopv.tod.xoQ

vi

vpv.iaxug

-oua.i.iai

oxioip

ap

nopismbpv

vi

v.ivd

svpmSas

sanorpaS

svi

ap

ixopvpnuva.i

vi

osxxdo.xd

íopvasap

oixxa

p

.xvxx

-o.xoa

opixd

oxx

axxb

svq

‘svpvxxxxxivoxxa

xxp

apa

v

saxioxpa.o

opvorpv.xd

vxqvxi

o|xxauuviuxiAy

p

xxoxsvoo

vpo

xxa

vA

axxb

appiivpxxoa

A

‘.vpvpaAO.xd pxxpxvi vi

aipa

vxpxp

v

.xvp v.xvd

oi.xvsaoaxx

oxxa.x.xai ap vtvj

vi

.xvxxaCvxxa v

opaxxd

-sxp

vcpnvxi

as

jxoxxpap

opxxd

sapxxa

svi

ap

^saxxopvaxpxxx

«vpxaxo

oxiaax{

vxqvxi

ai

‘.xopvj

pp

anuo

vi

ap

oznaxxxxoa

p

uoo

vpxxxi

axxb

opxaxxxi

pp

ox.xvxaxdo.xd

‘v.xapxo.x^j A

saxib.xvj,^

xxvxip

'g

axxb

opajravxu

puasxxg;

.xonas

pi

qvxxpv

p

axxb

opxA.xas

ouxsxxn

p

.xvpa.xd

A

vxoua.xap.x

ap

vx.xapS

vi

apxvd

ua

o

pvpqvi

-oí

xxs

xxa

v.xa^xx.xisap

oyxoxxxxvi.xxxx.Ay

p

oiafqo

.xaxxxbivxxo

o.xp

xx

svxx.§v

ap

xxoxovzxivxxvo

‘svq

-x.xvíjuvoiv

ap

uoxooxi.xisuoo

ap

OAxpxu

xxoo

xs

A

íoiuaxxuvixixxAy

pp

pvpaxdo.xd

vi

‘vxpaj

xu

osvo

xxxxSxxra

xxa

opuaxqx.xosa.xd

ou

‘[v.iodaxoi

sa

apaouoo

as

axxb

xxoxovzx.xoyxv

vg

^-9

•aixxa.x.xoi

oxusxxxx

pp

aoxxvo

p

sopfqo

as.xvxpa

xxvpaxxd

.xvqxAa

ap

xxq

p

uoo

o.xxxxu

oxpxp

v

vpxpxu

-a.x

‘vsaclsa

voxivpux

vnxSa.x

vuxx

.xocl

vptaxqxxo

v.xas

aiua.x.xoi

p

v.xxtu

anb

o.xxxxu

pp

.xox.xai

-xa

p

.xx.xqv

ap

vxj

as

axxb

vuviuaA

vg

v‘c¡

•vx.xapS vi

ap uoxooxx.xisxxoo vi

v

vpad

-sa.x

axxb

oí

.xod

‘vSuodxux

ai

anb

saxxoxoxpxxoo

svq

v

as.xvpSus

aiuvyoxps

p

opuaxqap

‘oí

-xxaxuivpxxiAy

p

.xod

svpuxaAjaptx

.xas

ap

uvq

‘zapxps xxs ap vxpxv.xvS

v.xvd

sv.xqo

svg

.•opvpg pp

apxaud

p

xxx

v.xap.x.xvo

vi

ap

vxsaAv.xi

vi

v

oxuxxxxux

svux

oí

ua

v.xvpap

as

ou

vxoua.xap.x

ap

sv.xqo

svi

uoq

B-g

-aj

vi

qa

ap

osxx

oqoaq

asaxqxxq

as

ou

xs

vqo

ap

oxxv

p

v.xvoxxpvo

osxxu.xad

ig

’o.xao

-.xai

ap

oxoxxxLxad

xxxs

A

pvpaxdo.xd

ap

oxpa.x

-ap

p

oAps

osxxu.xad

apa

apaouoo

ag

yx

rsaxuaraSxs

sauoxoxpuoo

svi

v

oiSa.x.xv

uoo

opuxxoxps

osxxu.xacI

p

.xapaouoo

op.xoov

‘uoxoxpd

visa

axuaxuvpxuaxap

.xvxpxxx

-sa

ap

saudsap

‘vpv.xaxua uqxov.xod.xoQ vg

•axuaxuaiqv.xoAvj

oux.xojxxx vi

‘.xanqg

ap

ox.iaxxg

p

vxupg ap v.xaxa.x.xvo vi

ap

opvS.fvoxxa

o.xaxuaSuj

.xouas

pp

axu.xojux

v

uoxoxxad

v^sa

vpvsvg

’oqouv ap

vxxxauouxo

.xod

oyv

ap

so.xxaxuxxuao

v^uasas

souxx

ap

‘.xoAYxn

axua.x.xo'i

p

v.xxxu

anb

‘aipo

vxusxxu

vi

ap

uoxs

-uaxxxoo

ap

o.xnxu

p

vuvpaA

vun

.xx.xqv

v.xvd

uoxovzx.xoxnv

vyoxps

uaxqxuvg

•oqoxxv

ap

soy

-aux

08,0

-Tod

oyv

ap

so.xpxn

qcj

souaxu

o

svxu

oood

.xauax

ap

vq

vx.xap.§

vpg

-vxoua.xaja.x ap

aqvo

vi

ap

i

o.xauxnu

vsvo

vq

ap

ouvxos

p

ua

.xvpxsux

vsuaxd

axxb

>ou.xoxi

p

a.xxv

A

uoxovnx

-xi9A

.xvp

v.xvd

pvpxpuxxjo.xd

ap

so.xpra

sop

v

‘ayxaxxg

pp

aqvo

vq

ap

opxxsqxxs

p

vaxxv.x.xax

-qns

vx.xapS

vun

.xxxxysuoa

v.xvd

uoxovzx.xoxnv

opuaxpxd

‘.xaAooiy

Sxo.x.xvj\\[

oxuoxuy

-g

.xod

vpxAOxxxo.xd

‘vxouvxsxxx vuxx

ap

vguauo

oxp

ag

•.xox.xaxuv

xxoxsas

vq

ap

v^ov

p

vpvqo.xdv

A

vppi

axxg

•vxxoq.xy .xauvx

-svq

A

‘puasug

‘xvu.xag .xauvxsvQ

‘(asop

-g)

xxxopQ

sa.xouas

sapCaouoQ

soi

?

xxo.xaxx

-sxsv

a

v.xoj^[

.xoxxas

appoiy

p

oxpxsa.xd

vg

oppauioo

vq

as

objjeq

p

ua

anb

vniig

ap

uvoiunmoQ—-aaqnpQ

fZ

^[J0Y

^Aansj

-ed

oqoaq

eq

as

oqonm

‘oraesaoau

ogoai

-esap

p

opoj

Boaogep¡[

ua

opeiuaraiaadxa

ou£uo|!!tu

un

ap

o^ujsasy

IWMMMHIlilliillliVMIIlMIi •se tu

-isipeiuauxoo

uos

sauopeaB[oap

seg

•esoi^ipa

vaaan.§

bi

opuez

-uauioo

PfBjyn

Á‘

oipo

ap

nxiaidsa

uoo

9a

-BZipaa

as

uppeaedas

bj

A

“seiaepas

sau

-oisvd

opuRiiSv

uvainJgas

souiaaixa

op

-1XancJ

so{

‘vcuaiqoad

ja

enoionjos

ou

sef

•apuBO

-ag

p

is

‘anb

svaiuaiux

-visaiSi

bi

eaed

ojadsaa

uoo

upioeavdas

B{

asaao

-eq

eiapod

iCoq

anb

opuapip

euirnaa^

'soaBoqqndaa

soi

£

sepuaeo

so[

euieaS

-oad

uis

opuepanb

‘Bsoi^ipj

peiaaqn

bi

uoo

eiaaoaaedesap

anb

upiouaAaad

íupp

-u9Aaad

uoo

eaatmad

bj

b

UBaira

opepg

[B

vpiun

pisa

Bisai^j

e[

apuop

ua

sasied

eq

ou

oaafeiA

pp

Biajsnpui

bj

uaiq

ig

•ezing^ap A amv ,p

dpj

bi

ap

sopeaqraouaa

spra

so¡

uoo

eCej

-

ua a

uoo

uagdraoo

anb

sezanbia

A

safBs

-ied

ega

ua

Bajuanoua

‘ anb

ejsum

la

iod

Bpejuanoaaj

sera

bjsi

bi

sa

1 odiipjLMMpdffl

pp

vpdtf

‘vpvxop

- vpj

ej

‘Boaojiepc

•erago

nsap

pepiu^iuaq

bj

A

apeaedmoom

ezai

-eanieu

ns

aod

sopieap

‘soga

ap

oaaraiiu

ao¿Cera

aod

sepeysiA

uos

oue

epeo‘bj

-sianx

jap

opagpaad

oigs

uoaanj

eioraai

eoodp

apsap

anb

‘saavajeg

sepi

seg

•sopeuopoaj

-aad

spra

zga

epeo

upporaoooi

ap

soipara

soi

A

opuaiaqe

uba

as

eip

ua

eip

ap

anb

uppeoiunmoo

ap

sbia

sbi

Rporapo

A

aiqg

-obj

aaoeq

uejnooad

anb

‘a

1a

1a

pp

pepis

-aoau

eun

A^oq

uaÁngjsuoo

safeu

sog

soj

9P

saavindod

sbsbu.1

sb[

anb

Buido

•pepapos

B[

ap

uppnigsuoo

jenpe

ej

9

Biaeaiuoo

‘avind

-od

axuaiaaoo

bj

JBisaaaBguoo

ap

oipaui

ooiun

oraoo

‘sepuapiA

uis

A

aiuatuep

-vsodaa

vqoaq

‘opeisg

p

A

Bisaj^r

bi

ap

n

ia

1

wnoni

‘OI~X—QZ

‘Xieaeiuig

uppeaedas

bj

ap

oiaepuaed

aseapanj^

•Bisaj®!

B[

ap

sauoisiuioaxui

se[

gang;

SNaoiy

asop

9

opando

‘[iAp

aapog

pp

seAiie^oaaaad

sbi

ap

aosuajap

osopo

spoi

p

aaao

upinb

9

‘eanej^r

’ag

je

9/fnqiaxB

as

anb

oiaeuop

•oeaa

ap

OAgeopiieo

p

oisnfui

eaepaa

•Btpaaap

bi

ap

A

epaainbzi

bj

ap

sapoipea

soj

eaed

aiqeaoABj

oips

‘uppeii^B

esoa^rpd

ua

opicuns

sied

p

ejepanb

anb

aeiiAa

eaed

aiuauiBAiiiupap

opaAiosaa

eiqap

opezaduia

zaA

vun

anb

oaad

‘osoiSipa

eioaiqoad

p

aarauiooe

ap

uppnpsaa

ns

oqonm

aBanpeui

eiqap

sefaiBUBQ

*ag

p

‘opap

ua

‘anb

pisajiu

-bcu

ig

-oioexa

sa

oxepj

p

anb

oqoip

eq

pquiBQ

‘Jg

p

‘saiueiavA

seaa^ii

ajaedy

''Piv.tdjj qxo£

mdp[ di[j,

opeoipud

eq

anb

niAaaxui

vi

ap

eoaaoe

sauopfiaep

-ap

saiuBsaaayn

vVLunfV'j.vj

op

no/[

wj

ap

aopepaa

un

9

oqoaq

eq

pqraeQ

‘ag

ig

•oiaranu

otoixpad

p

ua

paeogqnd

aanpg

pp

aopaaip

pp

pep

-giqerae

bi

ap

oaadsa

anb

‘mqvp

vi

íi

v%

-d¡om

vj

epeinjij

‘poaBpí

ap

sptiuig

aeng

pp

eiaepí

euop

eaojiaosa

epioouoo

b[

ap

oiuaSui

9

pepipunoaj

ei

ap

epqes

visaod

esoraaaq

bi

ua

bjs[a

ns

aefg

ap

Biisapra

e

1

uaraoj

as

anb

A

‘uapA

anb

0[

A

uos

anb

o[

uaiq

uajjpara

anb

opuairaooaa

sai

oA

sapj

sosa

y

¡ouse

ns

ap

opieo.ueq

ou

eiABpoj

anb

soi

uos

sojuoj

ueno

A

viq

-xoqos

b[

sa

apepapp

ueno

sand

pay!

•opaadsap

ap

A

bmijsy 1

ap

eaanj

pj

ou

is

es|a

ap

ojafqo

A

oinoipii

jas

un

ua

opera

-jojsubji

BI.10A

as

‘eaqeied

eun

ug

*sepeo

-npa

uaiq

seuosaad

sbi

ua

asaejou

apns

anb

ibcujou

npioengs

esa

ap

eaanj

aad

-raais

A

opaadsap

ap

e¿

opuera

ap

ouoj

0161'

<>V

ouqnpo

I

Z

m:V

PV

U9P8S

ua

e£

zoa

bj

opueoanqe

‘eaaipo

bj

jod

oj

ogwwo

3a

S3N0Dvywi03a

-uagiaeraB

seajo

A

upised

B(

aod

opipuao

-ua

saoaA

seun

oajsoa

ns

eiaay

‘BipiAua

0IM3JMVINÍIÁV

13

NI

■(p}Apvj\\r

ap op\\vj.aji

i0q)

B]

ap

ouauaA

p

‘pepiuvA

b[

ap

A

O[[n^ao

apBiaanej|B

aiqiajnsui

bj

‘eaaipo

bj

ojjsoj

•soueuxaaq

sop

auag

anb

apiq

•qquaopí

•£

p

ua

araiadmi

anb

seganq

p

soioaja

so{

aod

opingjsns

ueiaaA

0[

A

‘pRpiraaojuoo

noxavuixiaA

svxxx

.xaxxax

v.xpod

apxiop

Saixxa.x.toi

pp

vo.xao

op.xoov

as

‘oppxpa

pp

xxguoa

p

oi.xvpvpv.xi

‘oaxiqxxd

p

a.xdxxxaxs

opxaxqv

‘ivx.x

-opxsxxoQ

vsvq

vpa

ap

opvsxxosa

opva.xxv

oaod

p

apxdsap

axxb

.xop

ornxsad

p

uopxiap

ug

•svz

-vs

vq

as

oSani

oaad

‘sojapajaq

viuax

ou

vpiuo

’Jg

[a

anb

pA!aja

as

oidtouijd

[y

•opiuapp

opis

vq

ou

puiniua

ig

•puos.iad

ezuexíuaA

vun

ouis

•uam

-t.io

pp

uaJoiao

p

oqo.i

p

qnj

ou-anb

sap

•Bcueaoued

opipupidsa

A

ounsisop

-uoaj

ai

iba

ns

ap

OAipeaiB

pp

opeiueoua

‘epnp

uis

‘eapps

anb

‘epiani

p

biisia

ns

epooipo

eaapiq

anb

iiaaeooaaaj

un

epaa

-acu

uaiq

'upisanoxa

epoi

eaed

ope^nqo

ej

A

uppoBjsijRS

bj

osaadrai

efap

anb

oips

asa

ap

p

apraeraiue

eogpduns

b[

ap

‘era|eo

aojnp

e{

ap

oisiAOadsap

ajuejq

-mas

ns

ubij8a

souafe

sofo

soj

uoo

as

-avaira

uasaipnd

ig

¡eiqaaqos

A

BsognSao

-vpl

A

salivo

ap

xxopvixxp.x

vi

v.xvd

opvxpnx

-vpuoinv

sv[

9

aesuad

aovq

vpiA

ns

uoo

ogis

A

bis 1

bi

ap

aoiaaiui

pp

sojqand

euosaad

eun

ap

ojeapa

p

ua

uaiq

asaBfg

'wmatssiBam

Hamos

4

S53B5fl

SOLLER

m m m ECOS REGIONALES

m

POR LOS MUERTOS

mo el perfumado humo de una odorosa ses y 1 día de reclusión temporal á que fué Buñola

Festividad de todos los Santos! La tar¬
de otoñal declina vertiendo-matices de
púrpura en el horizonte lejano y croma¬ tismos morados en la sierra, que tienen algo de símbolo. El gran llanto de las campanas cae sobre el pueblo cristiano
lo mismo desde lo alto de las gallardas torres de las magníficas catedrales que desde las sencillas espadañas de las hu¬ mildes iglesias. El «gran llanto de las campanas que evoca el recuerdo de los que nos precedieron por el camino de la vida y pide oraciones para sus almas.
La tarde muere, y la enlutada muche¬ dumbre abandona el Cementerio,¡.donde las primeras sombras precursoras de la noche empañan el albo brillo de los fas¬ tuosos monumentos funerarios; crepitan les cirios amarillentos que se extinguen y se marchitan las flores esparcidas so¬ bre las losas sepulcrales, y el Campo Santo va recobrando paulatinamente el silencio y la soledad que son las más ca¬
racterísticas de sus notas.
Entonces una cristiana y consoladorá costumbre congrega en el hogar á pa¬ dres é hijos, esposos y criados para el
rezo en familia del Salterio en sufragio
de sus muertos.

pira y desde la montaña al llano unas campanas responden á otras y son sus notas plañideras, aladas cuentas de un Rosario inmenso desgranado en el silen¬ cio de la noche en sufragio de las almas.
José M.a Tous y Maroto.
Palma 28 Octubre 1910.
OQOOOOOOOOOOQOOOOOOOQOOOOOOO
Crónica Balear
Palma
Ha sido contratada para actuar en el Tea¬ tro Balear la compañía de zarzuela que di¬ rige el notable actor señor Mesejo. Debu¬ tará el 5 del próximo mes de noviembre.
En otras informaciones hemos puesto al corriente á nuestros lectores del proyecto de construcción de un ferrocarril estratégico dé Palma á Santañy.
Al concurso abierto por el Estado se habían presentado dos postores. La subasta ha sido adjudicada, según noticias recibidas de Ma¬ drid, á la Compañía de Ferrocarriles de Ma¬
llorca.
El proyecto presentado es obra del inge¬ niero D. Eusebio Estada y ha merecido la aprobación en el ministerio de Fomento.
La línea proyectada arrancará bien de la
estación actual ó de unos terrenos inmedia¬

condenado hace unos dos años por la Au¬ diencia de Palma, por haber muerto violen¬ tamente á un contrabandista en el predio de
Son Suñer.»
El jueves llegó á Palma, trasladándose después á sus posesiones de Miramar, S. A. R. el Archiduque de Austria Luis Salvador. Le acompañaba su servidumbre, compuesta de quince personas.
Continua el movimiento en el muelle con
el embarque de vino para el mercado fran¬ cés. El vapor correo de Argel se lleva sema¬ nalmente importantes partidas y los vapores de la Isleña han realizado viajes extraordi¬ narios á Cette con importantes cargamentos.
Manacor
Las maravillosas cuevas d’ els Hams, sitas en Porto-Cristo, inauguradas el día 13 de septiembre último, han obtenido un gran éxito entre el público.
Lo demuestra el solo hecho de que en me¬
nos de un mes y medio, á contar desde la inauguración, se hayan realizado á dichas grutas 118 expediciones, de cuatro personas cada una, por término medio.
Ha quedado ya instalado el servicio de carruajes entre Manacor y las cuevas, ser¬ vicio completamente gratuito y que será
aumentado.
Entre las muchas excursiones que han vi¬ sitado las nuevas cuevas d’ els Hams figuran

Los señores don Juan Aguiló Valentí y don Juan Valentí Aguiló, copropietarios del predio «Son Garcías» de este término muni¬ cipal, cuya finca adquirieron recientemente, han concebido el hermoso proyecto de ceder¬ la al pueblo de Buñola mediante la venta en pequeñas partidas.
Actualmente se están practicando las co¬ rrespondientes divisiones y subdivisiones de dicha finca, fraccionándola en lotes de media cuartelada, una, una y media y dos.
Los trabajos de medición, amojonamiento y demás corren á cargo del inteligente y práctico en la materia don Miguel Peña.
Las dos preciosás cercas, hoy huertas, de¬ nominadas «El Camp» y «Viñeta» serán ur¬ banizadas, ó sea distribuidas en calles y so¬
lares.
Nos consta se han realizado ya varias ventas, varios lotes están pedidos ó en trato,
y que hay gran efervecencia entre estos ve¬ cinos, movidos todos por la idea y afán de adquirir y hacerse su finiquita.
Todo lo cual hacemos público para que llegue á noticia de quien pueda interesar y muy. particularmente del crecido número de hijos de este pueblo que, en la actualidad,
residen fuera de él.
Digna de elogio y aplauso es la conducta observada por dichos señores, por las facili¬ dades que proporcionan al pueblo de Buñola para engrandecerse.
Ojalá sirva de estímulo á otros señores propietarios de este término y les mueva á

Las calles pierden entonces, temporal¬ mente, la animación habitual, y la vida
toda se concentra en el interior délas
casas, vida del espíritu, comunicación por medio de la plegaria con seres que¬
ridos, con seres no olvidados nunca.
Llegan, de cada vivienda, los ecos de la plegaria con rumores de colmena,
mientras afuera tiende la noche sus ve¬
los de tristeza y claman las campanas pidiendo sufragios, evocando recuerdos.
El volterianismo propio de la época presente, el indiferentismo que en el ambiente flota, tienden á borrar las vie¬ jas costumbres de un profundo senti¬ miento cristiano, á extinguir entre los
vivos el recuerdo de la muerte invocan¬
do para ello una sensibilería que más
bien merece el nombre de afeminamien-
to, y singularmente á hacer desaparecer¬ la cruz redentora que extiende sus bra¬ zos protectores sobre la ciudad de los
muertos.
No debe ser así. Conservemos las an¬
tiguas usanzas legado de las generacio¬ nes creyentes y vigorosas y trasmitᬠmoslas á nuestros hijos como un depósi¬ to sagrado, como la más preciada he¬
rencia.
Por fortuna aquí en Mallorca perduran las piadosas costumbres y ellas vienen á constituir el más típico rasgo de nuestra
fisonomía. En la noche de todos los San¬

tos, sirviéndose de la misma linea actual hasta pasado el caserío de los Hostalets, en que cursará hacia la derecha para ir á pa¬
rar al camino del Coll d'en Bebassa.
A partir de. este punto, recorriendo la cos¬
ta atravesará la marina de Son Suñer hasta
la Casita del Republicañs y playa de S’ Are¬ nal, hasta Lluchmayor.
Prosigue la vía desde, este pueblo en di¬ rección á Campos pasando muy cerca del Balneario de San Juan, donde se construirá un apeadero, siguiendo después por las Sa¬ linas hasta Santañy.
El trayecto de la nueva vía es de unos 63 kilómetros, la anchura de 915 milímetros, ó sea igual á la actual.
Relacionado con este proyecto está tam¬ bién el trazado de otra linea que desde la
Estación de Palma conduzca al Muelle por
el Ensanche y Ronda del Sur, la que susti¬
tuirá la linea actual del tranvía de carga
por el interior de Palma. El coste total del proyecto es de cinco mi¬
llones quinientas mil pesetas.
Como recordarán nuestros lectores, hace
varios años fué muerto violentamente en el
predio Son Suñer un joven contrabandista por un empleado de la Compañía Arrenda¬ taria de Tabacos, por cuyo delito fué con¬ denado por esta Audiencia.
Habiéndose solicitado el indulto á favor
del condenado, con fecha 10 del actual se ha dictado la siguiente real disposición:
«En vista de la buena conducta observada
por el penado y sus muestras de arrepenti¬ miento, se indulta á Bartolomé Andreu Ar¬

algunas de catalanas. El propietario Sr. Caldentey prepara la
publicación de un folleto de propaganda, con numerosos g’rabados, para repartirlo por toda Europa.
Felanitx
Tanta es la fe que tienen nuestros agri¬ cultores en los abonos químicos, que puede decirse no siembran ni un grano de simiente sin que antes hayan preparado sus respecti¬ vos terrenos con el citado abono. He aquí el motivo por el cual, á pesar de ser muchas las casas en donde se expende, las más de las veces todas se hallan exhaiistas y del to¬ do agotadas de dichos abonos.
Los habitantes de esta ciudad, en especial los viticultores, se hallan muy complacidos por la deferencia que han merecido del Go¬ bierno, acordando crear aquí una estación enológica, la cual, según personas entendi¬ das, será un medio para que los vinos se ela¬ boren con perfección, y, por consiguiente, puedan venderse á precios más aceptables y
elevados.
Han conseguido la creación de la citada es¬ tación las gestiones de los Diputados á Cor¬ tes por Mallorca, Sres. Rosselló y Valenzuela.
Inca
El domingo próximo se celebrará en la
Plaza de Toros de Inca una novillada con to¬
ros de la ganadería de Sala de Sierra de Alcaraz, los cuales serán lidiados por la cua¬ drilla de los diestros Cordobés y Sastrillo. La

imitar tan filantrópico proceder; pues lá ex¬ periencia bien claramente demuestra que este medio es uno de los principales factores que más influyen en la vida de progreso de los pueblos.
A las tres y media tarde del sábado, 22, dejó de existir en la «Alquería d’ Avall» la virtuosa señora doña Catalina Rullán Oliver, digna esposa del conocido propietario don Andrés Homar Simoriet, él entusiasta jéfe local del partido conservador y laborioso co¬ lono del citado predio, y madi-e del señor
Alcalde de esta villa don Andrés Homar
Rullán.
El domingo por la tarde fué conducido el cadáver de la finada al cementeiúo, siendo este acto una imponente manifestación de duelo nunca vista aquí, pues formaban el cortejo muchos centenai’es de pei-sonas á pié y una interminable cadena de vehículos re¬ pletos de amigos y conocidos de la familia.
El lunes celebráronse en la iglesia parroquial solemnes funerales en sufragio de la finada, los cuales se vieron igualmente muy concurridos. Luego desfilaron los concurren¬ tes por la casa-posada de la familia Homar, para testimoniarla su pésame.
Descanse en paz el alma de la Sra. Rullán.
OO0Q000OOO0OOCXX30OOO0O0OOOOO
VMTA
De una finca olivar y algarrobos, deno¬ minada La Copia, pago La Figuera, de ca¬
bida de una cuarteradá un cuartón siete des¬
tres poco más ó menos. Para informes dmgii*se á D. Antonio Cas-

tos el rezo en familia se eleva al cielo co¬ tigues del resto de la pena de 14 años, 8 me¬ corrida empezará á las tres en punto.

tañer calle de la Rectoiúa N.° 5.

Folletín del SOLLER -2-
EL DEL CAPUZ COLORADO
—¡Dejadnos en paz, tío Cornejal ex¬
clamó otro. El mesonero se llamaba en efecto el
tío Corneja. —¡Pero, caballeros, por la honra de mi
posada, por el crédito de la Cruz de hie¬
rro!
—¡Qué honra ni qué calabazas! gritó un tercero, hombre fornido y de récios miembros, que dando un manotón por la espalda al mesonero le envió á rodar á varios pasos de distancia como quién despide una pelota.
El tío Corneja, en su obligada carrera tropezó con un banco, enredóse en uno de sus piés, y perdiendo el equilibrio, ca¬ yó á la otra parte de cabeza, dando la vuelta más acabada y graciosa que pu¬ diera dar cualquiera de losafamadossal¬ timbanquis que pocos días antes habían llegado á Segovia procedentes de Italia, para divertir al infante.
La voltereta del mesonero hizo lo que
no habían logrado aquella vez 'sus pru¬

dentes advertencias. Desapareció la ex¬ presión airada que mostraban todos los semblantes, suspendiéronse las amena¬ zas antes de atravesar los labios, y la hilaridad más completa y más unánime sucedió á las ojeadas que furiosos se lan¬
zaban un momento antes los agresores.
El tío Corneja se levantó con toda la prontitud posible, y blanco de las bur¬ las, se cuadró con cierta dignidad y frunciendo las cejas ante sus huéspedes, que redoblaron entonces las carcajadas.
—Caballeros, exclamó con ridicula
gravedad, puestos los brazos en jarras,
caballeros, mi honra...
—Es una honra que anda por los sue¬ los, dijo el mismo que le había impulsa¬
do á dar la voltereta.
Las más ruidosas carcajadas resona¬ ron de nuevo y aquel bullicio aturdidor amenazaba prolongarse á costa del po¬
bre mesonero, si una voz bronca, domi¬
nando el ruido, no hubiese hecho volver
los rostros de todos los circunstantes há-
cia la puerta.
—¡Eh! ¿qué mil demonios de infierno es el que hay esta noche en la Cruz de
hierro? había dicho la voz.
Pertenecían estas palabras á un nuevo personaje que acababa de presentarse en

el umbral. Era un hombre bajo, rechon¬ bolsillo, que despidió un simpático so¬ cho de cuerpo, ojos biscos, color more¬ nido de oro puro.

no, enormes bigotes retorcidos, coleto —¿Con que estás en grande? le pre¬

de ante, arrugadas botas y un inmenso' guntó uno de los jugadores.

espadón colgado de un anchísimo y mu¬

—Ni el mismo don Juan Pacheco,

griento tahalí. Todo esto acompañado de un desdeñoso aire de matón y perdo¬ navidas que hacía oler su vida aventu¬ rera á dos leguas de distancia.
La atención del concurso se desvió del

marqués de Villena, con todos sus seño¬ ríos y privanzas es más rico que yo, contestó Rompetejas alargando el labio inferior con un supremo gesto de desdén.
—Hola, hola!

mesonero con la llegada de este perso¬

El matón sacó dos ó tres puñados de

naje.

oro y los puso sobre la mesa. Era una

—Bien venido, Rompetejas. dijeron á verdadera riqueza. Todos alargaron el

coro varios de los huéspedes de la Cruz cuello para cía var en el dinero sus mi¬

de hierro.

radas.

—Gracias, caballeros, exclamó adelan¬

—¡Rayo! murmuró uno de los hués¬

tándose el que había recibido tan sonoro pedes del mesón: aquí hay la vida de

y pomposo nombre. ¡Hola, parece que diez hombres. se pasa el rato! añadió en seguida al lle¬ —Pues os engañáis, contestó Rompe-

gar á la mesa y al ver sobre ella las mo¬ tejas mirándole de reojo, no hay más

nedas y los cubiletes de los dados. —Se mata el tiempo.

que la vida de uno. —Será uno de los primeros nobles.

—¿Y que tal está el tesoro?

—Era un pájaro de cuenta. Dios le ha-

—¡Pse!

va perdonado y á mí también por ha¬

—De buen grado os desafiaba si os su¬ berle cortado sus alas.

piera en posición de resistir á mi ejér¬

Con esta conversación se había com¬

cito.
—¿Tan numeroso es? dijo uno cuyos ojos brillaban de codicia.
Rompetejas dió una manotada á su

pletamente desvanecido el accidente que

(Continuará)

V. Balaguer.

!=•

SOLLER

DEL AGRE DE LA TERRA

PORQÜERET DE SA PELLISSA..
i
Porque-ret de sa qoellissa el temps que serás porquer no guanyarás cap doblar y anirás deseáis á missa.
El dijous serás a Inca, el dimecres a Sineu; hi anirás brinca que brinca y tot- el mon será teu.
Serán teves sense esperes,
tant teves com deis godins,
les mores de les voreres
y ’ls garanyons deis camins.
T’ enfilarás a tot ábre
siga gran, siga petit; y ’t saltará dins el pit
el teu cor com una cabra.
Com cadernera pintada
volará de brot en brot
ton pensament qui se bada
'
y ’s meravella de tot;
y de ta boca gentil qui sembla un fruit, desiare
ta conversa será clara
com un reguero d’ abril.
Flor o agostenca que siga o deixada per descuit, te va es la primera figa y teu es el darrer fruit
que en el cor de 1’ Invernada madura per a Nadal
en la branca enrevenada
del fredolec figueral.
Teva será la cirera
dolsa picada d’ aucell: recada de primavera recada o pedra d’ anell
Será per tú 1’ aubercoc qui té la pell satinada, bel! com un caliu de foc, y dols com una besada.
Quant caurá fina la brusca d’ un cel baix com a de plom, tu per haver la llambrusca t’ enfilarás demunt 1’ om
qui creix ran de torrentía. Ja 1 codony será madu que no sé quin perfum dii de Betlem y pastoría.
Baxará tota roada
de la montanya, la nit,
com cullidora atrossada
qui dú banyat el vestit;
y com una fada nina la ñamada del fogá,
devant tos ulls bailará
amb sa falda purpurina,
amb sa falda acampanada qui salta sobre ’ls tions
amb sa falda rivetada
qui congria visions.
Bailan t bailant esburbada la fadá s’ esvenirá...
¿qui será qui trobará
sa falda dins la cenrada?
Devall la boca de cova
del fumeral, amb nou joc, cada pie que baila el foc
ha de treure falda nova!
^ La cuina ja será plena d’ ombra espessa, a caramulls: será pié de son serena el gorc blau deis teus dos ulls!
II
Dins la nit plena d’ estrelles qui s’ apleguen a redols, palpitant de meravelles, senglotant de picarols,
regalant 1’ olor fexuga de 1’ herba sana distant; ja encén sa llantia poruga la lluerna vigilant.
Ja flota un cant d’ alegría tota multada de plor y canta una xeremia com un aucell qui se mor.
Ja cruix y ’ls membres estira dormit 1’ olivar recuyt y molt vagament delira y somía flor y fruit.
Fé coxi de senyorida de rostoy compon un Hit y ferás llarga dormida
tot embolcallat de nit

com un fill de patriarca

poria veure pobres que li demanassin almoi- ridat y de justicia. Ido bé, á la práctica es es

allargat devora ’l cá;

na; fora, fora. Ni la mort, ni desgracies més «smclicalisme» una opressió, un1 esclavitut,

com a un antic monarca

cruels que la mateixa mort porien fer vibrar una tiranía major y de pitjor especie encara

frescament te vetlará

lo seu cor amb un só de compassió. Per ell que sa de que, esgrimint cóm armes de com¬

ull viu y tota amorosa
I' estréllela del porquer dormit devall el dosser
de 1’ ampia nit gloriosa.

no hei havia humanitat, ni^ermans, ni ho¬ rnos. Tot eran máquines...
Y ell també; que cada any que passava acotava les seves espatles y esblancahia los seus cabells. ¿Y qué? Res li importava; que

ba! ses hermoses, seductores, santes paraules de «llibertat», «igualdat» y «fraternidad, (¿utópies també?) se la pretén lliurar.
Si no n‘ estigués ben persuadít d‘ aixó fá temps, bastaría per con vencer mén ara sa

III
Un dia que tu no esperes un raig de sol entrará dins ton pit sense quimeres y ’l teu cor se hadará

les coses grans ja no les sabia sentir... Eran lletra morta; eran cosa vana, que no produia riqúesa... Y á P entretant lo seu capital creixía, creixia ajudat per una ratxa de bona sort... L’ arredoniría y podría tornar á la se¬ va térra... El seu recort era P unic que des-

lectura cl£ ets periódics de Paris de tots aquests pagsats dies de fólga. P£ ets fets que compten, se veu cl£ una manera clara, resplandent:
Que s£ obrer no té sa «llibertat» d£ estar sindicat ó no: bey lia d’ estar per fórqa, tant

com magrana qui s’ esflora y desborda de robins,

pertava de tant en tant el seu cor, de la fredor qu‘ el gelava.

sa propia corona ignora

y ’ls tresors que té dedins,

III

qu’ es un tresor sense mida la simplicitat del cor:
t’ obrirás a nova vida

N‘ Andreu havia tornat. La seva ambició
estava satisfeta. Era rich: duya la cartera

plena de saba y llavor
porqueret de sa pellissa
dexáras de ser porquer
guanyarás cualque dobler y anirás calscit a missa...!

ben plena... Podría comprar una possessió y una casa gran. Seria el mes rich del poblé. La seva mare y la seva atlota...
¡Quant de temps feya no havia sabut res drelles! La feina, els mals de caps, els inte-
ressos, la lluita, no li havien donat temps.

Llorens Riber.

Set anys llarchs, casi vuit 1‘ havia entreten-

Del llibre A sol ixent que está a punt de sortír.

gut la fortuna. Bé es veritat que ni en somnis havia pensat arribar a tant.

Y tornava a pensar amb la seva veyeta y

L’ EM1GRANT

amb aquella nina que tant P estimava... I ¿Perqué no les havia vistes a ni el Móll? Tal I vegada no haurien rebuda la carta. ¡Oh,

i

quina alegría mes gran! Tornar a la seva térra; tornar comensal* la vida qu‘ havia

Finiren els adeus.. Amb un gemech inmens deixat abans... ¡Com sei’ía feiliq al pervenir!

se desferen les cadenes, y la ñau palpitant y Y guaitant per la finestra del tren, mirava

tremolosa sortí del port. Dins la mar ampie, la plana hermosa y la montanya augusta y

sensa més lites qu‘ un horitzó ont mai arri¬ el cel més blau y més pié de dolqura...

ben, se sentí més lleugera y més potent. Y 1‘ estela fou més blanca y el fum se desplegá amb espiráis més gegantines, que quedaren en darrera y aletetjant amb 1‘ embat arriba-
ven fins a la costa.

Peí poblé vá passar una onada de febror. N‘ Andreu havia tornat. Un altre que ja era ric. Un altre que ja era senyor, que ja may hauria de fer feina. Y els joves sentien el

Deixant-hó tot, sentiments y vida, amis¬ táis y amor, N‘ Andreu era un deis il-lusionats que s£ acaramullaven dins el vapor per anar á 1‘ altre térra d‘ allá la mar y ferse rich. Allá no lii ha mesquineses. Els hornos
guanyen doblés, tots els que volen. Hi esta¬ ría dos, tres 6 quatre anys, y allavores tor¬ naría... La seva vía estava uberta; ampia y

seu cor pié d£ enveja. També hi aniñen.... Anau, anau, joves. Allá hei ha doblés.
Allá hei ha riquesa... Anau, anau. N£ An¬ dreu n£ ha duita molta. ¿Qu£ importa qu£ al tornar trobeu la llar buida? ¿Qu£ importa qu£ una veyeta acabi la seva vida tota soleta, plorant 1£ ausencia del seu fill? ¿Qu£ importa qu£ una nina, creguentsé olvidada,

si vól cóm si no vól; y una vegada qu£ hey

está, tampóc té «llibertat» per trabayar si li

plau, ó es trabay li es necessari, quant ets seus nóus amos, ets nóus patrons, de quins

dependeix y amb despotisme el comanden, han determinat que se passeitx ó s’ estiga

mans plegades. Qu’ entre ets obrers sindicats y ets profes-
sionals de ses fólgues, vuy dir, ets directors

qui les acórden, les anuncien, les organisen,

y... d£ elles viuen, por supuesto, (¡es ciar que qui altari deservit, de altan, yirére débet!), no existeix gens ni mica d’ «igualdat», puis qu’ uns son ets caps y ets altres ses coues, uns ses inteligéncies qui manen en imperatiu

y ets altres ets xotéts de cordeta que de grat ó per fói'Qa han d’ obrir.
Que p’ ets mateixos trabayadoi*s sindicats, tant entre ells cóm respecte d£ ets qui no hi han volgut estar, no hi ha «fraternidad» al¬

guna, pues qu’ aquesta queda encara molt

mes trapitjada que sa «llibertat» y que s’ «igualdat»: si qualqu’ un s’ atreveix á desobeir ses ordes d’ ets tirans, ó si qualque ma-

lanat, que d’ una tal obediencia se creu es-

tarne lliure, se veu obligat á trabayar, bé

pód dir «óli nv hi ha caygut» y resignarse á ser victima, perque ses ires d£ ets seus com-

pañys d£ infortuni son tant brutals y amb tanta crueldat manifestados, qu’ el pobrét

queda cónvertit p’ ets butxins d£ aquesta in-

quisició moderna en vertader mártir. ¿Yoldrieu coneixer alguns, ja que tots no

es possible, cl£ aquests fets, per creurer amb
mi?

Idó vos donaré aquest gust, pód ’sser dis-

sapte qui vé,

Jó Mateix

plana, que s£ en anava ben colocat á casa d£ uns paisans... Solsment sentía la tristesa de 10 desconegut, la intranquilitat pels qui quedaven, per ell mateix que ‘s veuria entre estranys, enemich de tots los qui com ell, no pensen sino amb 1£ or, amb arribar al seu tenue, sensa girarse en darrera, al escoltar els gemechs y els plórs deis que tropessen,
deis que cauen...
¿Perqué se ‘n anava? Ni ell mateix lien sabia. Perque s£ en havien anat altres amichs seus, perque s‘ en anava tothom. Perque no poria'desenrollar tota la seva actividat, en un país tan petit ont se sentía miserable, incapás de vencer fins y tot á si mateix, incapás d‘ obtenir una vida cómoda. Y allá... Allá, ell no sabia com 11 aniría, pero n* havia vist d‘ altres, més tossuts qu‘ ell, més torpes qu£ ell, més aco* quináis qu£ ell, tornar amb un grapat de mils
de duros.
Y ell, pié.de vida, pié de joventut, pié de forsa y de il-lusións ¿havia d‘ esser eterna-

hagi donat el seu cor y la seva estimació, a

qui, no essent rich, 1£ ha feta ditxosa? Anau, anau. Al tornar—si tornau—senti-

Cartes que no lliguen

reu 1£ arpada més cruel de la vida destrossarvós les entranyes. Vos trobareu tot-sols, envehits, aniquiláis per una vida de trafeig. El cor destrossat, y de les il-lusions perdudes, ni tan sois el recort.

Un comerciant en vins tenia sa mala cos-
tum de comenQá sa séua correspondencia de seguida qu£ havia dinat. Pero un día no li va anar bé (la mórt sempre té escuses), puis que

Com n£ Andreu, al qui mai haveu vist riure, com ell, sereu richs. Anau, anau. ¿Qu£ importa tot aixó? Son tíaqueses del esperit. El clarí de redempció vos crida.
Joan Capó.

es temps que dictava una carta á un empleat d£ es seu escritóri, vá caurer en séc, y... vá £sser mórt. Tots ets remeys no serviren de
rés.
S£ empleat cregué convenient, no obstant, acabar sa carta y enviarla á £n es parroquia

á qui estava destinada, y aixi heu fé; pero

hey afagí després dues reixetes cóm á post-

Vuyts y nóus

scriptum per enterarlo de sa novedat, y escrigué:

«A penes he acabat aquesta carta, lie mórt;

Hev ha teoríes que son de lo mes hermoses, es possible que quant vosté la rebrá ja estiga

no cal dubtarhó; pero ¿que n’ hem de fer si I enterrat».

practicament resulten després unes perjudi-

Vat-aqui un jove viu cóm una centella, y

cials, altres irrealisables? Y molts de «pro¬ recomanable... pe£ sa seua iniciativa y tot.

ment esclau de la térra, havia de sufrir 1‘ in¬ gresos» moderas, qu’ entussiasmen de lo més

clemencia del temps, la calor y. el sol del estíu, les gelades y les plujes de 1‘ hivern, sempre, sempre, dins aquella llar estreta que ja era deis seus avis- y ah ont havia vist la
claror del sol...?

á sa jovintut, amiga sempre de sa novedat y de s£ hermosura, son, per desgracia, d£ aqües¬ tes utópies.
Aixó heu sabém ja de memoria tots ets
qui, á fói*qa de cóps de lliura, hem tengut

—¿Per qué no has partít amb sa tena germaneta es mélicotó que t£ lie dat?—deya sa mare á un ninét de quatra á cinc añys tot lo
més.
—Si, ma mare—respongué aquest—jó l£he

No. No. El clarí de redempció havia sonat qu£ aprender un póc d£ experiencia de la vi¬ partit, y ha tengut ella sa part mes gróssa.

fort. A lluita, criden; criden á batalla... Y N‘ Andreu deixá P arada, la térra y la casa pairal... Les gotes de suor del seu front no

da; pero ‘u ignoren encara molts, y entre
aquests, ben segó, alguns joves lectors del Sóller qui m£ han fet á sebrer qu’amb so

Miran, jó li he donat es pinol, que podrá sembrar, y tendrá un mélicotoné que li ferá melicotons per ella tota-sóla.

caurien dins la pols que se va beura la del meu escrit de ‘vuy fá quinze dies no están

t.ét

seu pare...

del tot conformes. Jó voldria teñir manes per

El rey Lluis XIV teng’ué un primer minis¬

Aixi mateix sentí el cor que no cabía dins convencerlos de tot lo que jó estic convin<jut, tre qu£ era un homo de lo mes tranquil y amb

son pit quant vá dir adeu á la seva atlota; pero amb so póc llóc que teng setmanalment molta... «frescura» sobre tot. Un dia qu£

casi vá plorar al veurerla plorar á ella; mes per enrahonar amb ells, heu veig difícil; no aquest havia de despatxar amb el rey, se

no volia esser covart. Tan sois al donar el obstant, si no £s cansen de llegir ni jó d£ es- desembotoná ets guárda-pits y se posa amb

derrer abray á la seva mare, no va porer criurer, pód £sser si que, tira-tira.-., qualque tota sa seua comodiclat. Després, treguentse

contenir dues llágrimes, grosses, que deva¬ dia será bón dia.

sa petaca, ets guants, ses uyeres, sa cartera,

llaren per les seves galtes y que li semblaven

¿Pód haverhí res millo qu£ es «sindicalis- etc., tot lien vá anar coloeant demunt sa

de foc...

me» per ajeujerar es pobre trabayador de taula-despaitx real.

tota esclavitut, per. salvarlo de sa tiranía d£

El rey, qui £1 se mirava ferm sensa dir rés,

II

es capital, per emanciparlo d£ ets seus opres- á la fí, cóm aquell qui s£ afalcona un póc, li

sors, per fer valer ets seus dréts, y, amb una diu:

¡Quina vida feya el pobre Andreu a la té¬ paraula, per ferió lliure? Teóricament, s£ —¡Pero señor de Corbiéres vosté sa buyda

rra americana! Per ell ni hei havia amichs, idea aquesta, exposada en meetings, defen- ses butxaques!

ni diversións, ni diumenges. Traballava sem¬ sada per oradors elocuents y divulgada pe’ —Señor—respongué es ministre sensa apu¬

pre, sempre,de nit y dé dia, com un esclau, sa prempsa ad hoc de tots ets paysos, no po¬ rarse gens ni sisquera tornar venney—¿és

com lina máquina, sens volea* sabré del mon drá menos qu£ entussiasmar no sois á £n es que Vosa Magestat s£ estimaría más que les

sino lo que era negoci. Brut, malvestitv des- proletaria! mundial, á tots ets obrers inte- m£ umplís?

cuidat, amb una barba llargue, no £1 preo- ressats en sa millora, sino que á quantes

Historie.

cupava sino el seu somnh «doblés, doblés.»Bé persones, endemés, anima un espei’it de ca-

£55223 0 ligawHaagB^^jwawgiBiwwiiróggBiH^HM

SÓLLER

Crónica Local

nuevo estado, marchan hoy á Beauvais (Francia) donde tiene el Sr. Morell esta¬

blecidos sus negocios.

La guardia civil de esta ciudad detu¬

vo el sábado, poniéndolo á disposición del Juzgado, á un sujeto llamado José Pereiló Xatnena, de 29 años de edad,
acusado de haber intentado disparar una
escopeta, de la que solo se disparó el pis¬ tón, contra la vecina Bárbara Moyá Bestard, de 39 años, casada.
Se acusa además al detenido de haber
abofeteado en la plaza de Maura á la citada mujer, produciéndole un lijero

La recaudación voluntaria de las cuo¬
tas de Contribución Territorial, Edifi¬ cios y solares Industrial y de Carruajes de lujo é impuesto de canon por superfi¬ cie de Minas y Casinos ó Círculos de re¬ creo correspondientes al 4.° trimestre del actual año de 1910, tendrá lugar en esta ciudad en los días 5 al 9 del próxi¬
mo mes de Noviembre.

rasguño.
Se ocupó al Pereiló una escopeta que fué entregada, como prueba, al Juzgado.

Estos días han dado varias casas de esta localidad comienzo á la confección
de cajones de higos pasos, para ser lue¬

go exportados á Francia.

Nuestro distinguido compañero en la

La escasez del fruto que se registra

m

prensa 1). Jerónimo A mengua 1, director este año y los elevados precios que rigen

de La Almudaina, nos ha favorecido con en los pueblos productores, serán motivo

el envío de un ejemplar del folleto titu¬ de que los. cajones que se confeccionen

lado El abaratamiento délas subsistencias sean en partidas insignificantes.

en Palma de Mallorca.

Segundo aniversario del fallecimiento
de
BARTOLOMÉ OANALS CABOT
ocurrido en Sóller el 6 de Noviembre de 1908

Agradecemos el obsequio.

Por la Administración de Hacienda
se ha publicado el repartimiento formado de peset.es 1.690.836 del cupo que por la contribución territorial y pecuaria ha correspondido á cada pueblo para el año de 1911, con inclusión del 16 por 100 sobre los cupos para atender á las obli¬ gaciones de primera enseñanza.
Según dicho reparto, corresponde á
Sóller satisfacer 14 526’81 pesetas.
La subasta para dar en arriendo, du¬ rante el año 1911, los arbitrios munici¬ pales impuestos sobre la vía pública que¬ dó desierta. En consecuencia, el Ayunta¬
miento acordó celebrar nueva subasta el
día 3 de Diciembre próximo, fijando para la misma la cantidad de 3.000 pe¬
setas.
También quedó desierta la délos arbi¬ trios municipales impuestos sobre las reses que se sacrifican en el matadero y
ha de celebrarse nueva subasta el mismo
día tres de Diciembre, siendo la cantidad fijada de 6.500 pesetas.
El martes por la noche emprendió via¬ je para Barcelona y Cette el vapor de esta matrícula Villa de Sóller, llevándose abundaúte carga y buen número de pasa¬ jeros.
En uno de estos días ha sido nombra¬
do guardia jurado de los predios de L Ofre y Binimorat, del término de Escor¬ en, D, Juan Marqués Oanals.
Cumpliendo lo mandado por las dispo¬ siciones vigentes, desde el día tres del próximo noviembre, se reanudarán las clases de adultos en la escuela pública de
niños 2.a de esta ciudad.
Lo que se anuncia para conocimiento de los padres y adultos á quienes pueda
interesar.
* **
En las demás escuelas públicas de
esta ciudad se dará también comienzo á
las clases de adultos, cuya matricula permanece abierta desde el comienzo de la segunda quincena de mes.
Ei jueves de esta semana se unieron con perpetuo lazo en la iglesia de Biniaraix, el comerciante sollerense Q. Lucas M'oreli Timoner y la virtuosa y simpáti¬ ca joven D.a María Magdalena Reines Rotger. Bendijo la unión el Dr. D. José Pastor, Vicario, y fueron padriuos de la boda D. José Vicens Rubí y D. Lucas
Coli Oliver.
Terminado el acto se dirigieron los
invitados á casa de la novia donde fueron
obsequiados con un bonito refresco.
Los noveles esposos, á quienes deseam< s roda suerte de prosperidades en su

UNA EXPOSICIÓN DE CUADROS
No soy crítico, ni pintor; nada entien¬ do ni nada valgo en cuestión de pintu¬ ras, y no obstante al contemplar unas buenas telas, quedo admirado, perplejo,
cuando los similes é ideales, expuestos en el lienzo, corren parejas con la facti¬ ble realidad. Algo de esto me ha sucedi¬ do en varios días de la presente semana en que, gracias á la buena amistad que me uue con el Farmacéutico Sr. Torrens, he podido contemplar y admirar una pe¬ queña exposición de cuadros expuestos
en el saloncito de su rebotica.
Hablaré, pues, ya que es una semi-ley hablar y escribir de lo que uno no en¬ tiende, de exposiciones y de pinturas, en estos momentos en que los Maestros y los críticos del arte andan á la greña, en Madrid, por mor del reparto de medallas, y escribiré, precisamente en esos mismos momentos, en que las ondas sonoras nos hacen saber desde allá que Antonio Gelabert, autor de esta primera exposición sollerense, ha sido agraciado con una mención honorífica. Componen dicha ex¬ posición una veintena de cuadros, de pe¬ queños tamaños, la mayoría de ellos, y, cosa rara, entre esos pequeños se hallan los más hermosos, los que encuentro de más mérito. El tríptico tomado desde las murallas de Palma en que se dibuja ia Catedral, el palacio del Obispo y el puer¬ to es una obra meritísima. Aquel peque¬ ño boceto, ó nota, como lo llaman los del arte, con aquellas monísimas pinceadas, en que se vé un trozo de parte¬ rre del vasto-jardín de Son Moragues, es¬ tá inimitable, al igual que aquellas hile¬ ras de árboles floridos de la poética Valldemosa, son todos ellos, de un vigor, de una tonalidad y de un realismo que nada dejan que desear.
Podría decir algo más de la fecunda paleta del genial pintor Gelabert, pero como he dicho, y es la pura verdad, que no entiendo, ni valgo, ni tengo estudios bastantes para meterme, de golpe y po¬ rrazo. en esos berengenales, es por lo que prefiero hacer punto final, no sin antes aconsejar á los verdaderos amateurs que visiten dicha exposición para despertar, cuando menos, los dormidos sentimientos, estéticos de uu pueblo que, por ser prác¬ tico, debe ser también artista.
J OTATE.
f
üecció n B¡Tecrolégica
Recibimos carta de Hautmont (Fran¬ cia) comunicándonos la triste noticia de que el día 12 del actual voló al cielo, á

(E. P. D.)
Tanto el oficio como todas las misas que el próximo sábado, día 5 de Noviembre, se celebra¬ rán en la capilla de la Inmaculada Concepción de la iglesia parroquial de esta ciudad, serán apli¬ cadas en sufragio de su alma.
Su atribulada esposa é hijos, al recordar á sus amigos y conocidos tan sensible pérdida, les ruegan le tengan presente en sus oraciones y se sirvan asistir á alguna de dichas misas.

©0® ©<5®©0®©0©©0©©0®©0©

a edad de cinco años, el bello y encanta¬ dor niño Antonio Juan Castañer, vícti¬ ma del sarampión.
Era el finado hijo de nuestro paisano el comerciante D. Pablo Castañer, resi¬ dente en dicha población, quien ha visto desaparecer de este mundo, desde el año 1901, á seis de sus queridos hijos.
El día 13, á las dos de la tarde, tuvo lugar la conducción del cadáver al ce¬ menterio, habiendo sido el acto una ver¬
dadera manifestación de duelo. Sobre el
féretro fueron depositadas gran número de coronas artificiales y naturales, tribu¬ to de los amigos de la familia.
Desde las poblaciones del Norte de Francia acudieron á Hautmont, para to¬ mar parte en el entierro, muchos paisa¬ nos nuestros, cuyos nombres dejamos de publicar por no hacer interminable esta crónica y á quienes ha quedado muy re¬
conocida la familiaa Castañer.
Consuele á los padres de la criatura en su gran aflicción la seguridad de que tienen en el cielo un ángel más que intercedará por ellos.
Cultos Sagrados
En la iglesia parroquial.—Mañana do¬ mingo, día 30.—A las nueve, y inedia Horas menores y Misa mayor con sermón por el Rvdo. D. José Pastor, Vicario. A las dos de la tarde explicación del catecismo, vísperas y novena de Animas. A las seis y media, Ro¬ sario con exposición del Sagrado Copón.
Martes, día l.° de Noviembre.—A las nue¬ ve y media Rosario con exposición de Su Divina Magestad, Tercia y Misa mayor con sermón por el Rvdo. Sr. Ecónomo. A las dos de la tarde actos de coro y seguidamente re¬ zo de Responsorios en el cementerio rural de esta ciudad. Al, anochecer, solemnes maiti¬
nes de Difuntos.
Miércoles, día 2.—A las cuatro de la ma¬ ñana se dará principio, á la celebración de los oficios propios del dia. A las seis y media

de la tarde se concluirá el rezo de.l Santo Ro¬ sario con exposición de S. D. M.
Viernes, día 4.—A las siete y media, misa de Comunión general para los asociados al Apostolado de la Oración.
En él oratorio del Cementerio.—Como todos
los años, en el presente, habrá en el Cemen¬ terio de esta ciudad, el día de Todos los San¬ tos, por la tarde, un sacerdote para servir á los fieles que quieran mandar rezar algún responso sobre la tumba de sus parientes ó amigos.
Terminada la función, quedará otro sa¬ cerdote dispuesto á recibir los restos de los cirios que los fieles hagan quemar sobre la tumba de sus allegados, si es que quieran
hacer donativo de ellos al mencionado ora¬
torio. Dicha cera quedará después en sufra¬ gio de las almas, á intención de los donantes, durante el Santo Sacrificio de la misa y de¬ más actos religiosos que se celebren en el re¬
ferido oratorio durante el año.
I&egistro Ovil
Nacimientos
Varones 4.—Hembras 3.—Total 7.
Matrimonios
Día 20.—Bartolomé Mayol Pons, solterol con Margarita Serra Alberti, soltera.
Dia 23.—Bartolomé Castañer y Castañer, soltero, con Francisca Morro Pizá, soltera.
Dia 27.—Lucas Morell Timoner, soltero, con María Magdalena Reinés Rotger, soltera.
Defunciones
Día 20.—Isabel M.a Liado Colora, de 55 años, casada, calle de Canals.
Dia 22 —María Casasnovas Vicens, de 85 años, soltera, calle de Isabel II.
Dia 24.—Guillermo Morell Reinés. de 52 años, casado. M.a 37
Dia 27. —Magdalena García Delgado, de 6 años, M.a 49.
oooooooooooooooooooooooooooo
D^UILADOK
El que quiera hacer esquilar caballerías diríjase á Mateo Quetglas, plaza de toros, persona muy práctica en este trabajo y que sirve á precios módicos.

SÓLLER

EL AGUILA
Grandes Almacenes de ROPAS CONFECCIONADAS para
CABALLEROS Y NIÑOS
"] Colón, 59.-Palma de Mallorca — Casa fundada en 1850—Teléfono n.° 148 '
TEMPORADA DE INVIERNO DE 1910 í 1911
Selecto surtido en géneros nacionales y extranjeros para la medida. Grandes existencias en trajes confeccionados de Patén, Vicuña, Tricot, Gerga y Armure. — Abrigos de todas clases y precios. Surtido completo de GORRAS para caballeros y niños. — Mantas para viaje, Impermeables, Portamantas, Perchas, Ligas, Tirantes, etc., etc.
Todos los artículos llevan marcados los precios en las etiquetas
PRECIO FIJO — VENTAS AL CONTADO
SUCURSALES: Madrid, Barcelona, Alicante, Bilbao, Cádiz, Cartagena, Gijón, Málaga, Santander, Sevilla, Valencia, Valládolid y Zaragoza.

IK8&a9EB
!©[
:1
¡aí
© © © © ® © ©

■

■

'P

Joan Llopis Llopis ¡ ®!

■■■
PROPIETARIO - EXPEDIDOR

■
ALCISA-€A»€A61»TI
OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO0OOOOOOOOOOOOOOOOOÜTO0©

¿Ski
.wJ

Exportador de naranjas, limones, granadas, cacahué-

1

tes, arroz y toda clase de frutas secas á precios muy -A :

reducidos.

Expediciones por vía férrea y por vía marítima.

ESPECIALIDAD PARA MANDARINAS DE LUJO

i

Rapidez y economía en las expediciones
La casa no se ocupa de naranjas en cajas, se dedica exclusivamente en la naranja á granel.

0|
1w¡

Direccitfn telegráfica de rigor: IíLOPlS UDOPIjSf- CARCAGENTE
IBSBIVi vfAO...

PABLO COLL Y F. REINES

MXtlII

cF Or)

SUCURSAL DE LA CASA COLL, de D¡»tón

Especialidad en patatas y demás artículos del país. Expedición al por mayor de espárragos y de toda
clase de legumbres.
SERVI CÍO ESMERADO Y ECONOMICO —

Precios alzados para todas las destinaciones

Tarjetas para visita
Inmenso y váriado surtido en Tar¬ jetas para visita. Tarjetas fantasía para participaciones de matrimonio y nacimientos.
Imprenta «La Sinceridad»
San Bartolomé, 17.—SÓLLER

® • •
Maison M DJ) Y Fréres i®
EXPÉDITEURS
53, Cours Berriat, 53—GRENOBLE (Isére) FRANGE
rüVXTS ® FSIK1WRS ® LiSWKSg
©©
Expédition pour la France et l‘Etranger.= Spécialité de ponímes á coute.au par wagons, poires, prunes, péclies et abricots. =Petits oignons en chaines et en vrac.=Cerices et bigarreaux. —Noix de Grenoble.—Exportatiou directe d‘ oranges, citrons, mandarines, grenades et fruits seos.
Télégrámes: MOREY-GRENOBLE. Téleplione 22-36 ©

Servicio especial para el trasbordo y reexpe¬

^ dición de naranjas, limones, frutas frescas y secas

:

^ y demás artículos.

í. BEHHAT t

Quai du Sud, 3-CETTE^(Herault)

Importaciones y Exportaciones
DE
FRUTOS, LEGUMBRES Y PRIMEURS

a
05
£

Casa ¡§AMIAN #ANAL8

- FMBADA El 187S -

Gran Diploma de Honor obtenido en la Exposición Internacional de
París; medallas de oro, cruz de Mérito y miembro del Jurado en la Inter¬
nacional de Marsella.

Expediciones de toda clase de frutos del país, para Francia y el Extranjero. © Especialidad en uva de mesa, procedente de las viñas Gard y VHerault. # Flor de Chasseiats dorados primera calidad en cajitas de 5 kilos marca D. O.

=

—

Rapidez y economía en todas las operaciones

—=

Teléfono, 21 ^ Telegramas: CANALS TARASCON RHONE

no,

ES IEJ

FRANCISCO ARBONA
6, Conrs Julien, 6.-MARSEILLE
Expediciones al por mayor de naranjas, mandarinas, limones, bananas, dátiles, higos, uvas pasas y en fresco.
Especialidad en toda clase de frutos y primeurs de España y Argelia.
FRUTOS SECOS DE TODA CALIDAD
Telegramas: EAí$BONA--Marse¡lle—Teléfono 29.68
Servicio rápido y económico en lodos los servicios
mw&smm

X

/

O **

cu
^
te
HA

!&!& &!&•& •&«&«&•&!&!&

Suscripciones
á REVISTAS y PERIÓDICOS na¬
cionales y extranjeros.
Se reciben encargos en
"JLa ^SiieerMacF9
San Bartolomé n.° 17.—SOLLER.

¡c M
Boulevard du Musée, 47. MARSEILLE—TdéíullOH.°37-82
Expediciones al por mayor de naranjas, mandarinas, limo¬ nes y bananas. Especialidad en toda clase de frutos y pri¬
men'. s. Frutos secos de toda calidad. Telegramas: MARCHPRIM MARSEILLE
Rapidez y Economía en todas las operaciones

on la reforma

jdoíel Restauran!
iverso
BARCELONA T T +

del edificio
propónese el nuevo propietario re¬ cuperar la fama uni¬
versal que elste esta¬
blecimiento había al¬
canzado. A efecto,
embellecidaslas habi¬
taciones y ampliada
la renombrada cocina

española y francesa, peculiar de esta casa, no duda el propietario verse favorecido por los hijos de estas Baleares, que siempre honraron el citado hotel con su presencia.
Representante en todos los trenes y vapores.—Coche particular de la casa.—Habitaciones exclusivas para familias.—Timbres eléc-i tricos en todos los departamentos.-Hotel el más próximo de las

estaciones, muelle, aduana y centros oficiales.

Plaza de Palacio, 3.=BáEQEL0NA

Maison Guillaume Coll

FONDEÉ EN 1902

Éxpé.ditions de toute sorte de fruits et primeurs. Spé¬
cialité de peches atolles, primes reine-claude, raisin chas-

selas, abricots, etc.

Artichauds, asperges, salados et toute sorte de légumes.

*20 TRES BONS EM BAUL AGES *

^S=-

ServiGe couplet le colls-postaux le 18 i per la France et 1‘Etranger
ADRESSE: GL GOUDTAvenue de la Pepiniére (en face
du Marché en gros) á Perpignan (PjreiÉS Orientales) Adresse télégraphique: COLL GROS MARCHÉ Perpignan

E l TUCHES «le papel y sobres
blanco, d.© color y de luto, en variedad de clases.
Tienda «LA SINCERIDAD», S. Bartolomé, 17.—Sóller.

Obras de texto, li¬
terarias, históricas,
sociales y científicas.
Se sirven por encargo en el es¬
tablecimiento de «LA SINCERI¬
DAD», calle de .San Bartolomé
núm. 17.—Sóller.
Braulio González
VICTORIA, 6
Instalaciones eléctricas de to¬
das clases, á precios reducidos.
Gran surtido en material pa¬
ra instalaciones de alumbrado, electromotores y timbres.
Se repara gratuitamente cualquier desperfecto en las
instalaciones.

EKSÜ)

Q

SÓLLER

JiCQDES COLL CASASNOVAS
F1RFIGMAM
CASA FUNDADA EN 1903
Telegramas: CASASNOVAS — PERPIGÑAN
Expediciones al por mayor de frutos y legumbres del país. Especialidad en alcachofas, espárragos, melocotones y otros frutos.
Precios reducidos y servicio rápido en los pedidos.

Comisiones — Representaciones — Consignaciones — Tránsitos
PRECIOS ALZADOS PARA TODAS DESTINACIONES
Servicio especial para el transbordo y reexpedición de
NARANJAS, FRUTAS FRESCAS Y PESCADOS

BAUZA Y MASSOT

AGENTES DE ADUANAS

casa principal:

sucursales:

CBRBÉRB (Francia) port-BOU (España)

(Pyr.-Orient.)

HE33STDA.YHÍ (Basses Pyrenées)

en CETTE:

Quai de la Republique 8-teléfonc 3.37

» MAESEILLE: Rué Lafayette 3-teléfono 2.73

TELEGRAMAS: BAUZÁ

REPRESENTANTE EN SOLLER: D. Miguel Seguí, calle de la Victoria 5, al que pueden dirigirse para todo informe.
— — Rapidez y Economía en todas las operaciones. — —

CQ
Een CÜ
Cd w e- <1
cogW

tp
vpd <rr.

S>

V

en O >—'

o Oh en
¡z; <
e-

co <c
cí

U)

w UJ

zo

o oo

H—t UJ

ü

I

£ £>0
03 F¡ > FU o^
o
■> rn
oo

<
z o

<t 2: o
o CO

cá cr 03 O

S=! Í50 rS
FU CO

c/3 < O

,z

1=1

cS

- 0 s-

«O

£ ít/o3

w co m

ra

o cij

z

u-i P3

-=
f"

Í30
O

o>—I ° K»

> cj
\_

CS &

E£S >E= ce o

O O o. >tí
oo
O UJ pq UJ M

ü

ce -2

fU £ »«

c/f UJ
O oc
h UJ
t—í O
C/3

FU
oo g £o je O
WD “

ZO

<c

O

Q

•rí

£T¡ H <C
O
UJ
D\_

03
CO 130

CO

£41

r
Almacén de maderas : : :
: : : : Carpintería movida á vapor
i Especialidad en muebles, puertas y persianas
f~ MIGUEL GOLOM I
^ Calles del Mar y Gran-Vía — SÓLLER * SE CONSTRUYEN =
de inmejorable calidad con sujeción á la siguiente tarifa de precios:

0

/

!

%
DJ 1

Q W OS

1.a clase Pesetas

Is De 0’60 á 070 m.
10 1 De 0’71 á 0'80 m. .
00 ] De 0’81 á 0'90 m.
i De 0’91 á roo m. . .

12’ 13’ 14’ 14’90

] De H—’

en

roí á rio m. .

16’30

[De r-^—1

m á 1’20 m. .

co 1
co j De T21 á 1’30 m. .
UJ f

s ! De 1 ’ 31 á 1’40 m. .

17’20 18’30 19’20

s De 1’41 á 1’50 m. .

20’

0
co VDe 1 ’41 á 1’50 m. en dos piezas 25’

2.a clase Pesetas
10’65 11 ’ 3 5 1275 125 3 0 14’ 14’90 15*65 16’40 1775 23’

los clientes que tomen de una vez dos ó mas sommiers se les concederá un descuento del 5 por ciento.
l

COMPAÑÍA MADIfORQUINA DE VAPORES

— Domicilio social: Palma de Mallorca— -Dirección telegráfica: Marítima-Palma —

vaporcsiiiraiiiar-Bellra’-iallorca-Biilcar-Cataliiiia-LiiIio-ísleíio-CiiKladdePalnm-Foraientera
Continuarán durante el presente año los viajes semanales

JPalma á Marsella y vice-versa i—
En los periódicos de Palmase anunciarán con la anticipación posible los días de salida. — Los viajes para Argel continuarán también.

CONSIGNATARIOS:

BARCELONA. Sucursal “Isleña Íntima,,
ALICANTE. Sucursal “Isleña ¡Minia,,
VALENCIA. Sres. Caiijoneli Hermanos.
GRAO. D. Juan Domina

MARSEL . Sres. Majo!, Bruuet y C.a Rué Republique ARGEL. Sres. Sitjar Hermanos.
CETTE. Mr. Bartnelemj Tous. >
IB1ZA. Sres. J. 61. fallís y C7

Servicios combinados á fort-fait en conocimientos directos para los principales puertos de Inglaterra, Alemania, Bélgica, Holanda, Dinamarca, Suecia, Canadá y
Estados-Unidos.

DI

191

O
Ti

\_o
o

Al CÍ

m

ij

W

cd

OI
iis=ai
m
19) ©> -

r^

IU

<

FU Q

F-H

tí

H

O

Z
1—1
gg

cS \\ <lj

a
CU
tí

>
03
Q

rat !¡
aaaAaaaaaaaaaAaaaaaaa

jVíartín Carcasona

vvrrvvrvwrvrvrwrrrrr

a.

a .

El más cerca de las Estaciones:

Junto al Muelle : Habitaciones

para familias y particulares : Esmerado servicio á carta y á cubierto : Cuarto de baño, tim¬
bres y luz eléctrica en todos los departamentos de la casa : Intérprete á la llegada de los

: : : : trenes y vapores : : : .

Plaza Palacio, 10 A BARCELONA

MA RÍTIMA

SU.GUR L
DE DOS

SOLLERENSE

Almacenes MATONS

CAN JUANET

y 71G9?ma

Salidas de Sóller para Barcelona los días 10, 20 y último de cada mes

de Barcelona para Cette: los días 1, 11 y 21

de id. id.

de Cette para Barcelona: los días 5, 15 y 25

de id. id.

de Barcelona para Sóller: los días 6, 16 y 26

de id. id.

CONSIGNATARIOS: —EN SOLLER. — D. Guillermo Bernat, calle del Príncipe n.° 24.—EN BARCELONA. — D. J. Roura, Paseo de la Aduana, 25.—EN CETTE.—D. Pedro Pí y Suñer.—Quai de Base, 6.

NOTA.—Siempre que el día de salida de Sóller y Cette para Barcelona coincida
en sabado de día festivo, retrasará el vapor su calida 24 horas.—La salida de dicho
buque del puerto de Barcelona para el de Sóller, será en todos los viajes á las ocho y i edia de la noche.

NOYEDADEjS' paba Señora.

— Casa especial para ❖ ❖ ❖ ♦ ❖

♦♦♦LANflS»SEDAS*«*
PAÑERÍA para Caballero.
LIENZOS ♦ MADAPOLANES

♦♦♦ EQUIPOS DE NOVIOS
«ASTAS ^ .¿ASA ♦♦♦♦
YUTES ♦ ALFOMBRAS ♦ RETORTS

PUNTILLAS ♦ ENTREDOSES

Cualquier artículo que no tenga esta

— SOMBRILLAS ♦ PARASOLES —

Sucursal, es pedido telegráficamente,

ZPY^IR/YYG-TT AS ♦ ♦ ❖ ♦ ❖ para complacer al cliente.

♦ ♦ Y OTROS MUCHOS ARTÍCULOS.

® ® PRECIO FIJO; ® ®

ESPECIALIDAD EUST DONAS PARA CARRUAJES

DOMICILIO M §OLL£R:

Plaza de Antonio Maura y Calle de Sar|ta Bárbara.

CASA FUNDADA DI 18/6
VINO AL POR MAYOR
VIAN ESTADAS
COMERCIANTE Y PROPIETARIO
7 .®I€}MA1S (Ande)

Ponda Balear

de
JOSE FLORES

GIBELLINO Fréres
Place Marché auz Pleurs

C. Mayor INGA

(Subida calle Rubí, n.° 1) (MALLORCA)

situada en la mejor calle y la mas céntrica.

táuu. —
Dependiente y carruaje á la llegada de todos los trenes.

IszIOlÑr'TT^EXjTjIEE^
Expediciones de uva superior de las viñas de 1‘ Herault en colis postaux y vagones completos.
Embalajes cómodos-Rapidez en los servicios.
♦♦♦♦♦♦♦♦♦ ♦♦♦♦♦♦♦>♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦

LA SOLLERENSE
DE
JOSE COLL
LERBERE y PORT-BOÜ (Frontera franco-espisolaj
Aduanas, transportes, comisión, consignación y tránsito
Agencia especial para ti trasbordo y reexpedición de naranjas, frutas frescas y pescados.
SÓLLER. —Imprenta de «La Sinceridad*