ANO XXV.--2.* EPOCA.--NUM 1210
ANO XXV.--2.* EPOCA.--NUM 1210

SABADO 4 DE JUNIO DE 1910

qAt T Li' |\_)
OUJ iJ j P i r~v

SEMANARIO INDEPENDIENTE

FUNDADOR Y DIRECTOR: D. Juan Marqués Arbona. REDACTOR-JEFE: D. .Damián Mayol Aicover. REDACCIÓN y ADMINISTRACIÓN: calle de San Bartolomé n.° 17.-SÓLLER (Baleares)

Sección Literaria

Anduvieron y anduvieron, patullando

—Este monigote no puede ser una ver¬ mente, ávido, que aturdía. El comadrón comenzar con la costumbre del «remojo»

las monturas en el barro pegajoso, cru¬ dad—exclamó respirando.

sintió impaciencia y enojo. ¿De que ma¬ diario, es mejor hacerlo á 30 grados.

zando bosques desposeídos de hoja, va¬ —Porque es verdad te parece fea al nera acallaría el grito de la verdad, ese Un niño de cuatro años en adelante

EL COMADRON

deando un río. salvando una montañita nacer—declaró el desconocido, que mi¬ grito tan molesto? Tapar la boca... Y puede bañarse de 22° á 24° por breves

y no parando hasta un valle, donde los raba con trasporte á la criatura.—Cuan¬ primero apoyó la palma de la mano, y minutos.

Era la noche más espantosa de todo el grisáceos torreones del castillo se desta¬ do las verdades nacen horrorizan á los después, furioso porque seguía el escán¬

Pero también, antes de llegar á este

invierno. Silbaba el viento huracanado caban con vigoroso y escueto dibujo. El que las ven. Hasta que las abrigamos en dalo, envolvió la cabeza de la criatura baño fresco, debe comenzar por tempe¬

trouchando el seco ramaje, desatábase la lluvia y el granizo bombardeaba I03 vidrios. Asi es que el comadrón, hun¬
diéndose con delicia en la mullida cama,
dijo confidencialmente á su esposa: —Hoy me dejarán en paz. Dormiré
sosegado hasta las nueve. ¿A que loca
se le va á ocurrir dar á luz con este tiem¬

comadrón, poseído de respeto inexplica¬ ble, se apeó en el ancho patio de honor, y guiado por el desconocido, entró por una puertecilla lateral, directamente á una cámara roja de la torre de Levante, donde, sobre una cama antigua y rica, yacía una bellísima mujer. Al acercarse, observó el facultativo que aquella desdi¬

nuestro pecho; hasta que las damos el calor de nuestra vida y el jugo de nues¬ tra sangre; hasta que afirmamos su be¬ lleza como si existiese; hasta que nos
cuestan mucho, no son hermosas. Esta—
ya lo veo—ha acabado con su madre... ¡No se lleva impunemente en las entra¬
ñas una verdad! Y ahora esta verdad

en la vuelta del impermeable, y por úl¬ timo apretó, apretó, hasta que se apaga¬ ron los quejidos... Cayó la noche; llegó el momento de vadear el río; y como la criatura, silenciosa ya, estorbaba en bra¬ zos, el comadrón desenvolvió el abrigo, cogió el cuerpo, lo balanceó y lo arrojó
á la corriente.

raturas más altas.
Luego influyela hora. No hace falta que sea en ayunas. Hasta conviene ha¬ ber dado á los niños un pequeño alimen¬
to dos horas antes. Si, en vez de baños,
damos un esponjazo al cuerpo ó una du¬ cha, cosa que nos parece más sana, en¬
tonces conviene hacerlo al levantarse de

po? Desmintiendo los augurios del faculta¬
tivo, hacia las cinco el viento amainó,
calló el eterno Jlac de la lluvia y un au¬ ra serena y dulce pareció entnr al través délos vidrios con las primeras azuladas
claridades del amanecer. Al mismo tiem¬
po retumbaron en la puerta apresurados aldabonazos, los perros ladraron con fre¬ nesí, y el comadrón, refunfuñando, se incorporó en el lecho aquel tan caliente

chada estaba muerta: y sin saber por qué, se entristeció mucho. ¡Es que era tan hermosa! Las hebras del pelo, tendi¬ do y ondeante, parecían marco dorado alrededor de una efigie de marfil; los la¬ bios color de violeta, flores marchitas; y los ojos, entreabiertos y azules, dos pie¬ dras preciosas engastadas en el cerco de oro de las pestañas densas. La voz del desconocido resonó, firme y categórica:
—Es preciso salvar á la criatura.

y tan fofo. ¡Vamos, milagro que un dia De mala gana se determinó el coma¬

le permitiesen vivir! Y de seguro el lan¬ drón á cumplir los deberes de su oficio. ce ocurría en el campo, lejos; habría que Le parecía un crimen lacerar aquel divi¬

pisar barro y mascar niebla... A ver, no cuerpo de mujer, aunque fuese cou

medias de abrigo, botas fuertes... Con¬ buen fin y objeto. Obedeció, no obstante,

denada especie humana, ¡y qué manía
de no acabarse!
La criada, que subía anhelosa, dió se¬

porque el desconocido repetía con acento persuasivo y terrible:
—No la respetes por hermosa. Está

ñas del cliente: un caballero respetable muerta, y nada muerto es hermoso sino

muy embozado en capa oscura, cho¬ en apariencia. La realidad ahí es des¬ rreando agua y dando prisa. ¡Sin duda composición y sepulcro. ¡Nunca veneres

el padre de la parturienta! La mujer del lo que ha muerto!

comadrón, alma compasiva, murmuró Y de pronto, en el instante mismo en

frases de lástima y apuró á su marido. que el facultativo se disponía á emplear

Este despachó el café frío como hielo, se el acero, el extraño cliente le cogió la

arrolló el tapabocas, se enfundó en el mano y le advirtió:

impermeable, agarró la caja de los ins¬ —¡Cuidado! Conviene que sepas loque

trumentos y bajó gruñendo y tiritando, haces. Ese seno que vas á abrir encierra,

el cliente esperaba ya montado en una no un ser humano, sino una verdad. Fí¬

yegua blanca. Cabalgó el comadrón su jate bien. Te lo advierto. ¿Sabes loque es

queda huérfana, queda abandonada. Yo no he de ampararla. Obligaciones estre¬ chas me llaman á otra parte. Soy el que anuncia, no el que protege. ¿Quieres tú encargarte de la recién nacida? ¿Tienes
valor?
Cuando así le interpelan, no hay hom¬ bre que no guste de fanfarronear un po¬ co. En el alma se despierta la viril arro¬ gancia y responde al llamamiento, como el corcel de batalla al toque penetrante
del clarín. Hace la vanidad oficio de re¬
solución, y por un instante es sincero el deseo de la gloriosa batalla y el ansia
del sacrificio. El comadrón tendió los
brazos, recibió en ellos al raquítico séry declaró gallardamente:
—Ya tiene padre.
El desconocido le echó una ojeada es¬ pecial, seria, escrutadora, hondísima— ojeada de abismo abierto. ¿Reconven¬ ción ó alabanza? ¿Duda ó fe? Nunca se supo. Lo cierto es que el comadrón en¬ volvió en paños blancos á la recien na¬ cida; que comió pan y bebió vino, para reconfortarse; que ensilló otra vez su ro¬ cín, y con la criatura en brazos y tapada y agasajada, emprendió la vuelta. De¬ clinaba la tarde; los rayos oblicuos del sol eran como miradas de severos ojos, nublados por el desengaño y enrojecidos

Emilia Pardo Bazán.
DE «TROVAS DEL JUGLAR»
Ya reiré cuando tú llores...
Si todo aquello acabó,
si olvidaste mis amores,
si hoy ríes y lloro yo, ¡ya reiré cuando tú llores!...
Todo en la vida se paga...
Tengo en el pecho una llaga que me la abrió tu desdén. Algún día - ¡Dios lo haga! —
la sentirás tú también.
¡Todo en la vida se paga!
Dios lo sabe solamente...
Eras sol que el negro oriente
de mi mente iluminaba
con su luz resplandeciente. Lo que yo á ti te adoraba, ¡Dios lo sabe solamente!
Ya reiré cuando tú llores... Da muchas vueltas el mundo.
Tal vez con dolor profundo
vuelvas á brindarme amores
cuando no quiera dar flores ya el jardín del amor mío. ...¿Que hoy ríes y yo no río?.. ¡Ya reiré cuando tú llores!...
Miguel de Castro.

la cama.
El baño no; para el baño se necesita que el niño no esté débil: la impresión que produce el baño de inmersión, frío ó fresco, precisa que coja á la criatura con cierta fuerza (aumenta la tensión de la sangre en los vasos) que facilite la reac¬
ción.
Y tiene importancia también la dispo¬ sición en que se halle el cuerpo. Si la lengua está sucia, si hay algún trastor¬
no intestinal, no conviene el baño fres¬
co, sería mejor la envoltura en una sᬠbana mojada.
Si se tiene frío, no debe darse el baño
tampoco. El cuerpo debe estar caliente, hacien¬
do un ligero ejercicio ó dando fricciones á la piel, masaje ó gimnasia de sala. Es un disparate el dicho vulgar de: «Voy á
enfriarme antes de meterme en el baño».
No se tiene presente que el baño fres¬ co roba calor á la piel, y si ésta no posee una temperatura algo superior á la nor¬ mal (valor de la piel, cubierta de ropa 26° en invierno, 34° en verano), el baño sustrae calor de todos modos, y el con¬ tragolpe nervioso es de excesiva intensi¬ dad, y difícil el restablecimiento de la temperatura conveniente. . El baño es más preciso en los niños

jacucbo y emprendieron la caminata. Apenas el sol alumbró claramente, el
comadrón miró al desconocido y quedó subyugado por su aspecto de magestad. Una frente ancha, unos ojos ardientes é

una verdad0! Una fiera suelta que puede acabar con nosotros, y acaso con el mun¬ do. ¿Te atreves, oh comadrón, á sacar á
luz k una verdad"!
Y el comadrón vaciló; el frío del ins¬

por la indignación secreta. Las aves ca¬ llaban, las pocas aves que se ven en los últimos meses del invierno; pero no tar¬ daría el mochuelo en exhalar su queja ronca, porque ya se acercaba la mala

De higiene
BAÑOS Á LOS NIÑOS

que en los adultos, porque la piel realiza en ellos funciones más importantes.
En relación con su peso, los niños tie¬ nen más superficie, ó sea más piel, y por tanto más facilidad de perder el calor,

imperiosos, una barba gris que ondeaba trumento que empuñaba se comunicaba consejera la—noche.

con tal de que esté limpia.

sobTe el pecho, un aire indefinible, de dignidad y tristeza, hacían imponente á aquel hombre. Con humildad involun¬ taria se decidió el comadrón á preguntar

á sus venas y á sus huesos. Temblaba de cobardía y de egoísmo. ¡Una verdad! Ni hay tea que así incendíe, ni rayo que así parta, ni torrente que así devaste,

Y el comadrón, sin dejar de apurar á su montura, pensaba en la llegada. ¡Pre¬
sentarse así. llevando en brazos un crío
¡Si al menos fuese un angelito, una mo¬

Hay muchas madres que no consien¬ ten que bañen á sus hijos—y hablamos de niños pequeños—, como no sea en
verano.

Una porción de substancias, que si se acumulasen en la sangre dañarían la salud, se eliminan ó arrojan por la piel. Es necesario, por eso, tenerla suave, fle¬

lo de costumbre: si la casa á donde iban ni peste tan contagiosa. ¿Y quién le nada, una manteca con hoyuelos, una

Tienen miedo al frío. El frío, en efec¬ xible, limpia, en fin.

estaba próxima; si era primeriza la pa¬ ciente. En pocas y bien medidas pala¬ bras respondió el desconocido que el cas¬ tillo distaba mucho; que la mujer era

había de agradecer que cooperara al feliz nacimiento de una verdad? ¿Qué mayor delito para su mujer, su» amigos, su pueblo? Quería arrojar el bisturí...

peloncita rubia ya sedosa, dispuesta á encresparse en sortijillas! ¡Pero aquel mónstruo! Desvió los paños, contempló la criatura... Estaba amoratada. Respi¬

to, es muy sucio. Por su causa, alguna gente se lava con «mano de gato» la ca¬ ra solamente ¡y gracias!, ó las puntas de
los dedos.

Agricultura

primeriza, y el trance tan duro y difícil, que no creía posible salir deél. «Sólo nos

Por último la conciencia profesional triunfó. ¡El deber, el deber! No se podía

raba bien. Parecía ya más fuerte y más grande. Entre sus labios asomaban ¡qué

Puesto que el verano facilita el lavado del cuerpo, consideramos al verano co¬

Abono tara los árboles Males y je adorno

importa la criatura», añadió con energía, como el que da una orden para que se obedezca sin réplica. Pero el comadrón, persona excelente, formó el propósito de salvar á la madre, y picó al rocín, deseo¬ so de llegar más pronto.

dejar morir al engendro; y con pulso se¬ guro, después de una faena angustiosa, presentó al desconocido una criatura que poco tenía de humano: una especie de
escuerzo, de trazas ridiculas, negruzco, flaco, informe.

asombro! cuatro dientes. ¡Qué robusta nacía la maldita! Y cual si quisiese de¬ mostrar el brío y el ansia vital con que
salía al mundo, la recién nacida buscó
el dedo del comadrón y le mordió. Des¬ pués rompió á llorar, con llanto vehe¬

mo más higiénico y limpio, y digamos cuatro palabras acerca de cómo se deben
bañar los niños.
Desde luego, según la edad. A un be¬ bé de pocos meses no debe metérsele en el agua que tenga menos de 26°, y para

Para conseguir grandes rendimientos en estas plantas, lo mismo que en en to¬ das las demás, es preciso que el árbol disponga de todos los elementos necesa¬ rios para la nutrición del fruto ó el vi¬ goroso desarrollo de sus ramas y flores,

FOlildBTÍlT (13)
—¡Una mujer! —Sí, una pobre cómica que tiene la
debilidad de amar con delirio frenético á Gualtero.
—¿Y esa pobre cómica, como Vd. la llama, dice Vd. que lo sabía todo?
—Todo, señora.
—¡Pero cómo, Dios mío, cómo podía
saberlo!
—¿Ha visto Vd. jamás que se ocultara nada á los ojos de una mujer celosa? El amor es un niño, y un niño imprudente casi siempre. Basta la menor impruden¬ cia para despertar la astucia de unos ce¬ los, como basta la chispa mas insigni¬ ficante para provocar la explosión de un barril de pólvora.
—Pero es que yo no amo á ese hombre, Alberto; nunca le he amado tampoco. Solo sé que ha pasado por mí una cosa inexplicable, tanto, que se me figura despertar de uu sueño, de un largo y pe¬ noso sueño. Solo sé que hace ocho días

obedezco á una emoción que me devora, á un malestar que me admira, á una obsesión que me mata; solo sé que he re¬ cibido una carta de ese hombre y que he contestado maquinalmente, sin saber lo que bacía, sin saber tampoco lo que me decía: solo sé, en fin,, que be cometido una imprudencia, una de esas grandes y terribles imprudencias que disponen del honor de una mujer á los ojos de la so¬ ciedad, y que á Vd., Alberto, le debo el que haya caído la venda de mis ojos, el que haya visto á tiempo el abismo en que iba á precipitarme...
—¿Quiere Vd. un consejo, señora, dijo de pronto de Ródez, un consejo cómo po¬ dría dárselo á Vd. un padre?
—¡Oh! sí, sí, diga usted.
—Pues bien, mande Vd. esta mañana
misma por una silla de posta y parta Vd. para París, para Londres. Coloque Vd. unas cuantas docenas de leguas en¬ tre Vd. y él. Dentro de dos meses, si acaso se acuerda Vd. de ese hombre, se¬
rá como de una sombra, será como de
una figura vista en sueños y que confu¬ samente se presenta á nuestra memoria cuando despertamos.
—¡Oh! no, Alberto, yo no puedo par¬ tir así, tan precipitadamente. Al salir del ambigú he oido como una cita, co-

rao una expresión de amenaza... Yd. vá
á batirse... Ese hombre vá á venir.
Un golpe dado en la puerta de la calle y que resonó en aquel momento, hizo
estremecer á la vizcondesa.
—¡Ah! tal vez ya esté aquí... él será, dijo Adela.
—¡Tan pronto! exclamó Alberto. Cuando apenas amanece!... Mucha prisa
tiene.
Y levantándose salió de la estancia. Su
criado no tardó en presentársele. —Un caballero busca á Vd., señor, le
dijo Pepe. —¿Te ha dicho su nombre? —Me ha dado esta tarjeta. —¡Gualtero Di Stela! murmuró de Ró¬
dez leyendo el nombre escrito en la tar¬ jeta. Dile que tenga la bondad de aguar¬
dar un instante.
Y volvió á entrar en su gabinete. —Tiene Vd. razón, Adela, dijo; ha
venido ya.
—¿Vé Vd.? exclamó la joven palide¬ ciendo, y viene para pedirle á Vd. una satisfacción, para batirse con usted.
—¡Oh! iuterrumpió solo Alberto. —Sí, si, para batirse con Vd., pero yo no lo permitiré, no puedo permitirlo. U*ha gota de sangre que se derramara
solo, caería sobre mi cabeza como una

maldición de Dios; quedaría sobre mi
corazón como un remordimiento eterno.
¡Oh! no, Vd. no se batirá, Alberto, us¬ ted no querrá hacerme tan iufeliz que llore toda mi vida una imprudencia.
—Tranquilícese Vd., Adela; no me ba¬
tiré.
—¡Ah! exclamó la vizcondesa suspi¬
rando.
—No, no me batiré porque un duelo no es una razón, y yo necesito una ra¬ zón para ese hombre.
—¿Cómo? —Me contentaré, pues, con relatarle simplemente una historia. —¿Y esa historia? preguntó Adela. — Es la de una trenza de cabellos. ¿No
es Vd. aficionada á oir contar historias,
señora?
La vizcondesa miró á de Ródez con
asombro.
—Es que en todo caso, la suplicaría á Vd. que se sirviera entrar en ese cuarto inmediato. Desde él se puede oir todo lo que aquí se hable, y puede que á Vd. no le disguste la historia que voy á contar.
—Alberto, dijo la vizcondesa, no le comprendo á Vd., no acierto á pensar lo que quiere Vd. decirme, pero me inspira
tal confianza la caballerosidad y pureza
de sentimientos de Vd., que cederé á

todo cuanto me diga, á todo cuanto me pida, á todo cuanto exija de mi.
—Solo pido á Vd. que nos escuche, contestó Alberto acompañando á Adela hasta un gabinete contiguo y cerrando la puerta después de haberla saludado respetuosamente.
En seguida de haber desaparecido la vizcondesa, de Ródez se dirigió al vela¬ dor y agitó la campanilla.
Entró el criado.
—Pepe, dile á ese caballero que me haga el gusto de pasar adelante.
Pepe salió á ejecutar la orden de su
amo.
VIII
Alberto cuenta la historia de la trenza
de cabellos 7 el autor dá fin con este capítulo á la historia del pañuelo.
Pocos minutos después, Gualtero se presentaba en la puerta del Gabinete.
Alberto se adelantó y le ofreció un
sillón.
—Vengo... dijo Gualtero inclinán¬
dose.
—Sé bien á lo que Vd. viene, caballe¬ ro, contestó de Ródez interrumpiéndole. Vd. se ha indignado al ver que lo que creía una cita de una hermosa dama, es

21

SOLLER

que dan buen porte y agradable aspecto rompía, á él plim, Sala levantó el bastón

También puedes recordar que replica¬ y cuyo fallo en estas materias es muchas se en discusiones que parece desconocer

al árbol ó arbusto. Cou mayor razón en

empezó á descargar furiosos golpes so¬ mos «sobi e el sentimiento religioso está veces tergiversado, solo manifestamos por completo,—como acontece en todas

los árboles ornamentales que en cual¬ quier otra planta, es conveniente fertili¬ zar el suelo en que vegetan, porque con
írecuencia se hallan reunidos en muy
poco espacio un gran número de vege¬ tales para que produzca buen efecto el conjunto, vegetando asimismo alrede¬ dor de ellos plantas herbáceas que les

bre el cuadro.
La rápida intervención de los herma¬ nos Fischer pudo evitar que Sala hiciera
añicos su obra. No le había hecho más
que algunas rozaduras de fácil recompo¬
sición.
Pero el pintor se retiró excitadísimo. Al siguiente día le duraba de tal mane¬

el sentimiento humano» y evocábamos la Historia para recordar las luchas del fa¬ natismo á la luz de las hogueras.
Pues bien; por todo esto hemos mere¬ cido de Z conceptos incalificables. No es de extrañar; dada la constitución moral y mental de Z. Como vés, declara ésta que entre los dos medía un abismo; y grande, añado yo, tan grande como de la

deducciones genuínas de nuestra razón pensando con nuestro cerebro y no con él de muchos de aquellos que si lo han manifestado no se valían de plagios.
Estamos dispuestos, pues, á entablar razones hasta en contra del Espíritu San¬ to, siempre que el señor Z le atribuya palabras inhumanitarias que nos. parecen nacidas de la mente degenerada de dicho

las cuestiones que ha pretendido tratar durante el curso de esta polémica—mejor hubiera empleado el tiempo dándonos á conocer en este semanario, el consabido diálogo; con el fin de que lo hubiésemos podido discutir bajo todos los puntos de
vista. X.
Sóller, Junio 1910.

disputan los elementos nutritivos que ra el enojo, que de nuevo se presentó en cima á la sima.

señor.

habían de servirles para su alimentación. el Salón, busca su lienzo, y al encontrar¬

Z se presenta como ardiente defensor

Nos parece estar leyendo un futuro

P. M. Wagner recomienda que en oto¬ ño se reparta por árbol, de medio á un kilo de la siguiente mezcla; Superfosfato 50 kilos, cloruro de potasa 20 y tierra mantillosa 30, que componen un total de 100, y en la primavera se completa
esta fertilización con 100 á 200 gramos
de nitrato de sosa, que se aplica en la misma zona donde se repartieron losanteriores abonos, y que es uua superficie circular que ocupa un espacio igual al de la copa del árbol.
La cantidad de abono que debe em¬ plearse es proporcional al tamaño del
árbol.
Las orplleas leí emperalor le Austria
Se ha hecho la estadística de la colec¬
ción de orquídeas que posee el empera¬ dor de Austria, Francisco José. Es esta la más bella que existe en el mundo. Cuenta con más de 20.000 plantas que cubren la extensa superficie de losjardi-
nes de Schoenbrunn.
El emperador en vez de hacer regalos

le saca un revólver, y sin cuidarse de las personas que contemplando estaban su
obra, la /usila con cuatro tiros.
Me parece que más cuerdo hubiera si¬ do que, si tan descontento le tenía el em¬ plazamiento de su cuadro, en vez de gol¬ pearle un día y fusilarle al siguiente, debía de haberlo descolgado y llevado 4
su casa.
Con esto se hubieran evitado dos cosas:
primera el echar á perder una obra de arte; y segunda, el que los periódicos franceses, no teniendo que dar cuenta
del fusilamiento del cuadro, hubieran
dejado de escribir muchas majaderías á propósito «del puntillo de honor espa¬ ñol», de la «fiereza de los hidalgos» y de la «hirviente sangre castellana».
Un veterano
San Petersburgo 27 mayo 3 tarde. Se encuentra en esta capital un ciudadano ruso, indudablemente la figura más in¬ teresante de este vasto imperio.
Trátase de un hombre, llamado Kiniaz-

de la Inquisición; y nosotros, como sabes amigo Demófilo, somos enemigos de la Inquisición. Z, con su sentimiento reli. gioso dice «matar al hereje»; y nosotros, con el sentimiento humano proclamamos «no matarás» ¿Quién debe prevalecer? Conoces, amigo mío, la gran fé que tene¬ mos en que á la larga triunfarán nuestros
ideales.
¿Qué te parece la cita de Z de los tex¬ tos en apoyo de la Inquisición? ¿Has visto nada más burdo é incongruente? ¿Merece que analicemos tales textos?
Declara Z que conoce que no nos va¬
mos á entender. Acertado. ¿No te lo pa¬ rece, amigo Demófilo?
Por último, Demófilo mío, una pre¬ gunta en serio: D. Modesto Lafuente, en su Historia de España, página 53, tomo primero, ¿por qué escribió «Una negra «nube aparece en el horizonte español. En «el reinado de la piedad se levanta un «tribunal de sangre, la institución más fu«nesta, la más tenebrosa, la más opresiva «de la dignidad y del pensamiento del «hombre, y la más contraria al espíritu y «al genio del Cristianismo. Se establece «la Inquisición y comienzan los horribles

artículo del señor Z, quizás en este mis¬ mo número del Sóller, diciendo, poco más ó menos: «Al fin ha aparecido el señor X de mis delicias; creía se había eclipsado, ó hecho tal ó cual cosa»—refi¬ riéndose sin duda al cometa Halley, por
creerse habernos derrotado con las razo¬
nes que expuso en su artículo «¡Dos al saco! y el saco...? Veremos», y otras dia¬ tribas por el estilo, que según parece son para este señor Z una serie de chistes satírico ingeniosos, pero que para noso¬ tros son majaderías, resultado d® su ena-
genación mental. De seguro que en las palabras que di¬
jimos en nuestro artículo «Seguimos di¬ ciendo que.en que reprobábamos los horrores hechos por ciertas instituciones pasadas verá que hemos querido referir¬ nos á la Inquisición, y seguramente nos mandará á leer su artículo [Ca... ni con muletas...! ¿Y que encontraremos allí? Una cita de Voltaire que dice: «Es nece¬ sario ser muy tonto para calumniar á la Inquisición y para buscar en la mentira pretextos para hacerla odiosa». Si el se¬ ñor Z no hubiese sido tan cojo, sin ser¬ virse de las muletas con que encabeza su

Ecos regionales
REACCIÓN LITERARIA
La intelectualidad mallorquína está de enhorabuena. Acaba de obtener un legí¬ timo triunfo en la persona del eximio poeta D. Juan Alcover, que en el Ateneo Barcelonés ha dejado oir su autorizada
voz tratando una cuestión de verdadera
actualidad y de trascendencia indiscuti¬
ble en nuestra literatura. «De reacción li¬
teraria; este fué el tema desarrollado por el docto literato, y cuantos se preocupen por las cuestiones literarias y singular¬ mente los jovenes encontrarán en la con¬ ferencia de que venimos tratando abun¬ dante doctrina y segura guía.
Oportuna sobremanera resulta la la¬ bor del Sr. Alcover en esta época de va¬ cilaciones ó por mejor decir de falsas orientaciones por lo que á la literatura catalana afecta. La ptétora de sávia, la exhuberancia de la nueva generación in¬
telectual tal vez en el momento de la con¬
creción del fruto haya defraudado funda¬

no desdeña el añadir á las rentas de la
corona los productos del comercio desús orquídeas.
El autor de la estadística mencionada
que es un periodista inglés, residente en Yiena, dice que en estos últimos meses han vendido los imperiales jardineros 1.700 de aquellas maravillosas plantas.

koff, de ciento diez y nueve años, que ha venido de una provincia, y se ha presen¬ tado al jefe de la Sección histórica del gran Estado Mayor.
Este veterano fué testigo de la entrada de Napoleón I con su ejército en Moscow
el año 1812.
Va á comunicar á la citada Comisión

«autos de fé. Los hombres, hechos á ima«gen y semejanza de Dios, son abrasados, «derretidos en hogueras, porque no creen «lo que creen otros hombres. Es la crea«ción humana de que se ha hecho más «pronto, más duradero y más espantoso «abuso. Los monarcas españoles que se «sucedan se servirán grandemente de
«este instrumento de tiranía que encon-

artículo del 28 de mayo y hubiera pedido quizá al señor V. un poco de este vé ha¬ bría comprendido lo que quería decir
Voltaire. Se lo vamos á decir. Pues Vol¬
taire en su «Ensayo sobre las costumbres» hablando de la Inquisición dice perfecta¬ mente que es ser muy tonto calumniar d la Inquisición. Si que lo es tonto y sir¬ viéndonos de una expresión del señor Z,

das esperanzas mas bien que por falta de potencialidad por sobrado prurito de imi¬ tar lo exótico lo cual resulta siempre en detrimento de la intensidad y de la expontaneidad.
Alcover con clarísima percepción crí¬ tica puso el dedo en la llaga como vul¬ garmente suele decirse y señaló los cau¬ ces por donde deben correr los raudales

El azufre aplicado contra las

sus recuerdos é impresiones de aquella «trarán erigido, de aquellos freidores de en su artículo del 14 de mayo—«¿qué pro¬ de la inspiración, confiando en que «si¬

época tan importante de la Historia.

«carne humana; y el fanatismo retrasará fanación cabe en lo profanado?»—pregun¬ guiendo los jóvenes escritores los impul¬

hormigas y otros iusectos

En aquellos tiempos era Kniazkoff de¬ pendiente de un comerciante, llamado

«la civilización por largas edades». Hasta tu respuesta, querido Demófilo.

tamos: ¿qué calumnia cabe en lo que se calumnia por sí mismo? ¿Qué mentiras

sos naturales, tornarán á las fuentes vi¬ vas de la inspiración, tornarán al dulce

Se confirma cada día los buenos efec¬ tos de la flor de azufre contra la invasión
de diversos insectos. Le emplean algu¬
nos labradores al sembrar los granos,
cuando los terrenos se hallan plagados de larvas que destruyen las pequeñas plantas al desenvolverse; pero especial¬ mente, asegura un periódico agrícola, que se consigue marcado efecto contra las hormigas, para evitar que suban á los naranjos y otros frutales, ligando el tronco con un trapo ó cuerdas sobre el cual se espolvorea el azufre. Este medio basta para impedir el paso délas hormi gas: conviene renovar el azufre de cuan¬
do en cuando.
■—kmh
Actualidades
Palos y tiros
El notable pintor español Juan Sala ha
sido durante una semana el hombre del día en París.
Diéronle notoriedad unos palos y cua¬ tro tiros de revólver que descargó casi
casi contra si mismo.
Nuestro paisano había presentado el
retrato al oleo de los hermanos Fischer en el Salón.
La dirección colocó el lienzo en sitio

Outzelewe.
En 1872 sufrió un accidente, y Kniaz¬ koff perdió una pierna.
Desde entonces usa muletas, y con
ellas marcha firme, sin sentir quebranto alguno de su salud.
Este contemporáneo de Napoleón con¬ serva un buen apetito y todas sus facul¬
tades mentales, siendo verdaderamente maravillosa su memoria.
Muerte repentina
París 28 mayo 1 tarde. En la iglesia
de San Justo de Marsella, ha ocurrido un
suceso que ha conmovido hondamente á cuantas personas le han presenciado.
Un venerable sacerdote, canónigo ho¬ norario y un hombre muy querido de to¬ do el mundo por su saber y sus virtudes, Federico Michel, ha muerto repentina¬
mente, en circustancias extraordinarias. Celebraba el 60 aniversario de su or¬
denación sacerdotal.
El obispo de Marsella, casi todo el cle¬ ro de la ciudad y centenares de fieles asistían á la misa que decía el anciano
sacerdote.
Terminado el Santo Sacrificio, dirigió una breve plática á la concurrencia para mostrar su gratitud.
Después de muy sentidas y conmove¬

Tuyo
V.
Sóller, 31 Mayo 1910.
(i)
Por muchos esfuerzos muemotécnicos
que hagamos de nuestras remembranzas escolares, por más que recordemos las explicaciones de nuestros maestros en los tiempos en que traducíamos á Demóste tenes y á Cicerón admirando la sutileza y espontacidad de esas admirables Filí¬ picas y Catilinarias sin iguales; en los tiempos en que estudiábamos á los clási¬ cos, desde los géneros lírico al bucólico jocoso, con cujms estudios nuestra alma se elevaba y sentía hácia aquellos gran¬ des oradores y poetas una admiración sincera y de respeto, no hemos podido colocar ninguno de los dos artículos que un tal señor Z ha hecho aparecer en las columnas de este semanario, en ninguno de los géneros precitados, ni hasta en el epistolar ni el sátiro-sarcástico.
Creemos que si el señor Z hubiera leí¬ do á Safo y á Píndaro, á Horacio y á Ju venal, sin olvidar á los sublimes Virgi¬ lio y Ovidio, y no hubiese limitado sus estudios á un libro de moralidad y de ca ridad sui generis, de un autor descono¬ cido, no hubiera hecho alarde dé una erudición que llegp. al pedantismo; sus
artículos hubieran tenido más diferencia

caben para hacer odiosa á la Inquisición, si no hay necesidad de decir mentiras porque sus verdades la hacen ya odiosa? ¿Qué odio, pues, cabe en lo que se hace odioso por sí mismo? Ese es el verdadero
sentido de Voltaire. Si el señor Z se vale

calor germinal que deshelaba la sangre dentro las venas de la nueva Cataluña, tornarán á la inspiración directa de la realidad que viven, tornarán á afirmarse y manifestarse tal como son; y para vol¬
ver á ello no habrán de renunciar ni al

de él para llamarla santa diciendo Santa Inquisición, nosotros la llamaremos El Tribunal de sangre, El Vampiro de la
Edad moderna.
No dudamos que también el señor Z nos querrá amenazar con el epíteto de herejes; mas eso nos tiene sin cuidado. Mucho tiempo ha pasado, señor Z, desde el Cisma de Occidente en que había cinco papas á la vez, los cuales se excomunica¬ ban y se llamaban herejes unos á otros sin que por eso dejasen de comer y beber. ¿Qué ha de hácernos á nosotros esta ame¬ naza que parece tener el señor Z, como la espada de Damocles sobre nuestra cabe za?. Si, de eso, estos santos varones no hacían caso de ello, pues... nada; porque si el ser hereje es oponerse á las creen¬ cias del señor Z, más vale serlo de sec¬ tarios degenerados de esa índole, que
serlo de la Humanidad: esta Síntesis de
Dios.

instinto humanismo, ni á la cultura». Combatió el concepto del arte cosmo¬
polita por considerarlo antiestético y has¬ ta negativo y comprometedor de nuestra
libertad.
Ocupándose el conferenciante de la moderna crítica dijo que peca esta de in¬ termitente y apricrística pues mientras
unos hablan de decadencia dedicando á
los viejos é inválidos lamentaciones lle¬ nas de añoranzá, como si se hubieran lle¬
vado á la tumba el verdadero secreto de
la inspiración, otros por el contrario des¬ precian toda la labor prístina como si
nuestra literatura nada bueno hubiera
producido con antelación á los últimos cincuenta años; lo cual, añadió el Sr. Al¬ cover, con muy buen acierto, hace sospe¬ char que hablan puramente de memoria sin tomarse el trabajo de renovar las im¬ presiones recibidas y sin hacer examen
de conciencia antes de fulminar frases

En los tiempos que corremos, no de eclecticismo convencional, sino deducido
de la observancia de las cosas, y por con¬
siguiente racional—que lea el señor Z á Sócrates—nunca se debe para atacar á un adversario, servirse de principios y dogmas más ó menos aceptados, sino que

imperativas que crean y deshacen las re¬ putaciones.
Habló después del clasicismo y del
romanticismo manifestando que «entre estas dos palabras es imposible establecer
la línea divisoria y mas bien que espíri¬ tus diversos representan estados diversos

apropósito para la luz que el cuadro ne cesitaba. El artista quedó contento de emplazamiento, cosa difícil de conseguir, pues raras veces los pintores están satis fechos de la colocación que se da á sus
lienzos.
Pero en fin, por extraordinario que es to sea, Juan Sala estaba satisfecho. Pero he ahí que un día va al Salón á contem piar su obra, que según los que la han visto es de bastante mérito, y con horror ve que su cuadro ha sido trasladado de sitio, habiendo perdido con el cambio.
Sala reclama á la dirección y ésta le da palabra de que le atenderá. Pero la palabra de los pintores suele ser como la de los cómicos y empresarios de teatros que cuando cumplen lo que han prome tido es á pesar de ellos ó por equivoca ción y perdónenme los.aludidos.
Como son así los pintores, dejaron por cumplir lo que á Sala prometieron. Por más que éste pedía y exigía que su cua

doras frases, dijo: —¡Hoy es el día más feliz de mi vida! Su voz se apagó, cerró los ojos y no
volvió á moverse.
Había muerto repentinamente.
Tribuna pública
Querido Demófilo: Supongo habrás leído el artículo publicado en este sema¬ nario, el sábado último, en la Tribuna Pública, y suscrito por Z. Si así fuere, seguramente estás esperando mi contes¬ tación. Perplejo me hallo, empero, ante el temor de entablar la lid con un inquisidor, digo con un partidario de la Inquisi¬ ción, que comienza por un auto defé col¬ gándome la heregía, y con una insolencia en la forma, propia de... Pero siguiendo tus consejos que me dabas tiempo atrás
sobre «cuando se atraviese en el camino

les para poderlos clasificar. Lo que nos pa¬ rece es que si el señor Z se ha propuesto ser ó se ha presentado por didascálico, se ha olvidado de las más simples reglas de educación y cortesía, las que podrá leer en cualquier tratado de Urbanidad, á cu¬ ya lectura y enseñanzas le mandamos, á fin de que, en lo sucesivo emplee un lenguaje correcto y bien educado.
También nos acordamos de esas su¬
blimidades místicas de los mártires, cuya
historia inmaculada que como una aureo¬
la, forma una página gloriosa en el pana gérico de los tiempos primitivos del Cris¬ tianismo; como también recordamos con horror esas páginas negras de cruelda¬ des, escritas con letras de sangre, no tan
sólo en la Historia Mundial sinó que
igualmente en el corazón de todo hombre Estas crueldades, producto, no de la con¬ servación de una Fé sin igual, sinó man¬ dadas por las pasiones, la intransigencia y la inmoralidad de parte de los que es¬ taban encargados, no de obligar, sino de propagar, con mansedumbre, bondad y
Caridad las enseñanzas sublimes del Cris

se debe usar de ellos para defenderse, oponiendo así, á los bríos de un fanatis¬ mo irracional, una impasibilidad, cuyo resultado es una victoria obtenida por la sangre fría. El señor Z sale atacando, poniéndose al amparo de una escuela, que, si bien hoy se halla adelantada en lo que puede admitir sin perder su carac. ter, hasta ahora han demostrado sus doc¬ trinas estar en completa oposición con los adelantos del siglo.
¿Que queremos, pues? Destacar de esa pasividad en que se halla sumida la Hu¬ manidad, oponiendo á los razonamientos del señor Z, tomados de fuentes que tie¬ nen por orígenes los misterios, las profe cías, los milagros y los dogmas interesa¬ dos; las realidades, los descubrimientos y los ideales pensamientos, todos enca¬ minados á separar de esa tutela en que se abruteció el hombre desde el principio de la Edad de Hierro; oponiendo, por lo tanto, á su intransigencia nuestra tole rancia; á su egoísmo nuestra generosi¬ dad; á sus enseñanzas caducas, las núes tras razonadas: á fin de que los hombres

del espíritu que anima al mundo poético; por esto, al rodar del tiempo se van y
tornan como las estaciones».
Manifestó al final que «lo mas útil pa¬ sa al fomento y la depuración de la cul¬ tura y por lo tanto lo mas patriótico no es catalanizar haciendo poesía, sino ha¬ cer poesía catalana tan elevada y pura como sepamos procurando así que Cata¬ luña salga de sus fronteras y prospere su comercio espiritual con los pueblos civi¬
lizados».
La resonancia de la conferencia de
de Alcover y el triunfo que le ha mereci¬ do, huelga encarecerlo; basta ojear los periódicos de Barcelona que se muestran unánimes en prodigar grandes y justos elogios al conferenciante, y leer el efecto que al selecto auditorio produjo su auto¬ rizada palabra.
Al felicitarle felicitémonos también
todos los buenos mallorquines; así se la¬ bora pro Mallorca.
José M.a Tous y Maroto.
Palma 2 Junio 1910.

dro fuese trasladado de sitio, los mando de tu vida algún espíritu mezquino, das tianismo.

sanos, los que se respetan á si mismo, no

nes de la Sociedad Nacional no se daban un salto, como si hubieses de pasar un

Para nuestra demostración nunca ha sean en adelante juguetes de los pesca-in

ninguna prisa en hacerlo.

charco, y sigues en pos de tu ideal»; me entrado en nuestra mente el valernos de cautos y engaña-bobos.

Crónica Local

Sala estaba desesperado. Una mañana he propuesto acercarme á tí, que eres unos y otros hechos. Sabemos poner cada

Esperamos, el famoso tratadito de ca¬

se presentó en el Salón, acompañado de los hermanos Fischer, y pidió al conser¬ je que quitara su cuadro del lugar en que le habian puesto.
—Yo me guardaré muy bien de hacer¬ lo—contestó el conserje.
—Quítelo usted ó lo rompo en mil pe¬
dazos-replicó Sala colérico. Y como el conserje añadiera que si lo

todo franqueza; todo bondad, para que me alientes, para que me animes, ante
las fierezas del mal.
Debes recordar, amigo mío", que diji¬ mos era anacrónica y ridicula, y que lei¬ mos con espanto, la afirmación de Z: «Los restos de un impío no merecen ningún respeto: son como los de uti animal irra¬ cional: la Iglesia los expele con horror de
su seno maternal».

cosa en su lugar; sabemos también cuan do se tiene que hablar de ellos, buscando
en su testimonio la veracidad de nuestras
creencias y convicciones, sin ponernos bajo el amparo de ciertos autores, cuyos nombres, si bien respetados por nosotros,
(1) La palabra sintetizar de nuestro último artí¬ culo «Seguimos diciendo que...» debe leerse sinere. tizar unas opiniones.

ridad con que el señor Z quiere bombar¬ dearnos, sin temor de que sus cañones hagan muchas bajas entre nosotros, con el objeto de contestarle lo más pronto po sible sobre la oportunidad y caridad de la representación del diálogo «Preludios de una conquista».
Entendemos por lo tanto, que en vez
de molestarnos el señor Z con su artículo
¡Ca... ni con muletas...!, en vez de meter¬

Sabemos que hasta hoy día de la fecha
ascienden á 140 los industriales de Ba¬
leares que han solicitado terreno en la Exposición para exponer sus productos, y entre estos se cuentan de Sóller los señores siguientes:
Sindicato Agrícola Sollerense que preseuta productos del valle.

SOLLER

3

D. Jerónimo Estades Llabrés, Cemen Dios sabe donde, á no haber encontrado na. Ha sido un mes escepcional, un mes demostrado sentir verdadero cariño. Es una escuela pública, á los efectos de los

to y ladrillos.

unos enrejados que no le permitieron pa¬ salido de su órbita, pues tan pronto se ' el actual visitador de los P. P. Misione¬ artículos 101, 104 y 105 de la Ley de Ins¬

Srs. Morell y Compatiía, Tejidos. Hermanos de las Escuelas Cristianas,
Plantas de la flora Balear.
D. Andrés Albertí y Comp.a, Tejidos. D. Miguel Lladó y Bernat, Embutidos y Mantecas. D. Sebastián Oliver y Ferrer, un tin¬ tero de piedra hecho á mano. D. Ramón Casasnovas Miró, Zapatos.

sar mas allá. Otra suerte tuvo el chico
este y fué la de haber ido á aquel punto á lavar ropa una mujer la que, imitando la conducta de aquella otra, que nos cuenta la historia, sacó el bulto fuera de la acequia y con sorpresa vió que era un chico, que ya estaba asfixiado. Trabajo y no poco costó al Dr. Conte volverlo á la vida, pero al fin respiró y nos consta que

empeñaba, y lo conseguía, en imponer¬ nos la nota azul de los días alegres, como cambiaba, de repente, la decoración, en¬
señándonos la manera como cruzaban
por el firmamento enormes masas de negros nubarrones que, al poco rato,
diluviaban á mares, uuas veces, ó nos fastidiaban, otras, con una lluvia menu¬ da, insistente, la que, así y todo, calaba

ros de San Vicente de Paul; el mismo que estuvo en Sóllér, hace año y medio,
con motivo de la Santa Misión que pre¬
dicaron los Hijos del Apóstol de la Cari¬ dad. No necesita por lo tanto, de presen¬ tación porque su nombre no se borrará fácilmente de la memoria y del corazón
de cuantos hicieron sus delicias en escu¬
char por el tiempo de media hora, duran¬

trucción pública. Que el maestro de la escuela primera de niños, D. Francisco
Chavarría, reúne todas las condiciones
que señala el R. D., para que su escuela sea transformada en graduada, y se ha¬ lla muy conforme en que se solicite la transformación, y que el local ó edificio
donde está instalada dicha escuela, pro¬
piedad del Municipio, construido expre¬ samente hará unos quince años, reúne

D. Manuel Carrascosa, Un brazo para á estas horas está salvo.

hasta los huesos. En resúmen: que el te quince días, su elocuente palabra, en inmejorables condiciones, para instalar

gas y electricidad, un antepecho y otros. El chico este es hijo de Jaime Trias, año 1910 no ha tenido primavera, ni correcto castellano, en la iglesia parro¬ por de pronto tres secciones, sin perjuicio

D. Miguel Colom Mayol, Mobiliario y
sillería.
D. Pedro Antonio Rulláu, Tejidos. D. Salvador Elias Capel las, Un cuadro. La «Artística Sollerense», Un trabajo perfeccionado. D. Jaime Benuasar Mayol, Zapatos. D. Miguel Forteza y Pomar, choco¬
lates.
D. Alfonso Pablo Caula, Un cajón y parece un libro.

dependiente del Sr. Bovio, quien el día anterior, y en el mismo sitio, había sa¬ cado á otro niño que también se había
caído.
Sabemos que el distinguido abogado D. Miguel Pons y Ripoll, ha abierto nue¬ vamente su despacho en Palma, Rambla 22, entresuelo. Deseamos á nuestro ami¬ go y paisano todo género de prosperida¬ des en el ejercicio de su difícil profesión:

tampoco mes de mayo. Veremos que tal se porta su sucesor. Por ahora, bastante mal, es la contestación que se nos ocu¬ rre; pues los días 1 y 2 no fueron prima¬ verales, sinó estivales, tanto fuó el calor que se dejó sentir; el 3 llovió por la no¬ che, con acompañamiento de relámpagos, truenos y viento, y esta mañana hemos disfrutado de nuevas lluvias, pero mal acompañadas, con piedras de grauizo del
tamaño de avellanas.

quial, sus conferencias repletas de alta sabiduría y tierna piedad, en los que fue¬ ron expuestos con sencillez y al alcance de todas las inteligencias, las más impor¬ tantes verdades de nuestra Religión so¬ bre la familia, el matrimonio, la sociedad, Jesucristo y los Sacramentos. Aprove¬ chando la ocasión de tener que predicar el octavario del Sagrado Corazón según anunció anoche desda el púlpito, tratará de lo que más interesa conocer al Cris¬

de las obras que pudieran realizarse pa¬
ra habilitar nuevas secciones.
Enterada la Corporación de todo lo expuesto, acordo solicitar del Excmo. se¬ ñor Ministro de Instrucción pública y Bellas Artes, la transformación de la pri¬ mera escuela de niños de esta localidad,
dirigida por D. Francisco Chavarría, en escuela graduada; ofreciendo para ello
el local en donde está instalada dicha
escuela, que reúne buenas condiciones, para instalar por de pronto tres seccio¬

D. José Rullán Mir, Historia de Só- y recomendamos sinceramente á nuestros

tiano respecto de la Religión. Es de es¬ nes; comprometiéndose á realizar las

11er, y otros de que es autor.

paisanos que se aprovechen de la pericia

Hemos recibido la visita del seraana- perar que los sollerenses no dejaremos obras que sean necesarias á juicio de la

77-j-— 21.a ¡Sagrados D.JaimeTorensyCalafat,Especia¬
lidades Farmacéuticas.
Se dice que el día 26 del actual se efectuará la apertura de la Exposición, á la que asistirá el Exorno. Sr. Ministro de Fomento y precisa que para esta fecha todo esté ya arreglado; que los exposito¬

del joven leguleyo.
Procedente de Barcelona y Cette llegó el domingo 29 del pasado, á este puerto, el vapor «Villa de Sóllér», con carga general y un corto número de pasajeros; y el martes 31 salió de nuevo para los

nario independiente, bilingüe, humorís¬ tico y satírico denominado «Es Pasarell» al que dárnosle la bienvenida y le deseamos próspera y larga vida, exenta de contrariedades y disgustos, cosecha que siempre abunda. Agradecidos, acep¬
tamos el cambio.

de asistir al templo parroquial para oir y aprovecharnos de las sabias lecciones que nos dará, ya que á todos dirigió ca¬
riñosa invitación.
EN EL AYUNTAMIENTO

Superioridad si el estado actual de las dependencias de dicha escuela, necesita¬
ran transformación ó aumento de capa¬
cidad para habilitarlas para el objeto que
se solicita.
Y no habiendo más asuntos de que tratar se levantó la sesión.

res hayan enviado allá sus productos, mismos puntos llevándose una regular y areglado sus escaparates, vitrinas, ar¬ cantidad de limones y ninguna naranja.

* **
También hemos recibido una obrita

Sesión del día 20 de Mayo

Cultos

marios ó lo que sea, y en la forma que mejor les parezca. Estos productos hau de ir dirigidos al Sr. Presidente de la Cᬠmara de Comercio de Palma, quien te¬ niendo á mano la Solicitud del expositor, les enterará del puesto que se les tenga
señalado. Finalmente nos consta que
la iniciativa tomada por el Ayuntamiento
de Sóllér de subvencionar con 250 pese¬
tas á dicha Exposición Balear, mereció de la Cámara sinceros plácemes, y hoy

Estos días hemos hablado con el Em¬
presario de las obras del Ferrocarril D. Luis Bovio, quién nos ha asegurado que deutro una semana, Dios mediante, las dos brigadas que trabajan en el tú¬ nel Mayor, la de Sóllér y la de Buñola, ya se habrán dado el fraternal abrazo, abrazo que, proponemos á la Compañía vaya acompañado de alguuas botellas de licor para escanciarlas entre los opera¬

denominada «Esclats de 1‘ Anima» idi¬
lio en un acto original del renombrado vate D. Pedro Rosselló y Orilla estrena¬ da con éxito en el Teatro Principal de Mahón el 27 de mayo del año último. Agradecemos el obsequio.

Ayer mañana recibimos un artículo

firmado por

referente á la cues-

tión que se debate en la «Tribuna Públi

La presidió el Alcalde señor Mora, y asistieron á ella los Concejales señores Colom (D. Antonio, José y D. Miguel), Forteza, Enseñat, Magraner Morell (don José, Frontera y Castañer (D. Francisco.
Fué leída y aprobada el acta de la se¬
sión anterior.
Dióse cuenta de una solicitud promo¬
vida por D. Miguel Lladó y Bernat, en la que expone: Que tiene instalada cerca de esta población, con las formalidades legales, la industria de matanza de cer¬

En la iglesia parroquial.—Mañana do¬ mingo, día 5.—Se celebrará la fiesta de la
conclusión del Mes de María. —A las siete y
media, Misa de comunión general.—A las nueve y media, expuesto el Santísimo Sacra¬ mento, se cantarán las horas menores y des¬ pués la misa mayor con música, en el que pronunciará el panegírico el Rdo. D. Barto¬ lomé Cortés Pbro.—A la tarde, explicación del Catecismo, y á las cuatro y media, se con¬ tinuará el solemne octavario en obsequio del

por lo visto ha tenido imitadores, pues los rios.

ca», que, por falta de espacio, nos vemos dos y confección de embutidos y mante¬ Sagrado Corazón de Jesús con sermón por el

municipios de Valldemosa, Porreras y Al¬

privados de publicar en el presente nú¬ cas en grande escala, para la exporta¬ Revdo. P. Jaime Gelabert, Provincial de los

cudia han votado á ese fin un crédito de

Según leemos en los periódicos de la mero. Lo haremos en el próximo.

ción y que por ser tantas las gabelas y Misioneros de S. Vicente de Paul.—Al ano¬

50 pesetas y el de Pollensa otro de 100 pesetas, confiando en que les seguirán
otros.

capital el miércoles l.° del actual y horas las 9‘36 de la noche, sintióse en el pueblo deLlubí un ligero temblor de tierra, perceptible, por cuyo motivo se puso el

tantos los pequeños obstáculos que pe¬ san y dificultan el desarrollo de esta in¬ dustria, que no solamente se ve en el ca¬ so de no poderla estender, sinó que se

checer, tendrá lugar el acto de consagración del piadoso ejercicio del mes de las flores á la Santísima Virgen con sermón por el indicado
orador Sr. Cortés.

La Congregación Mariana dió una ve¬ lada literario-iuusical, en el salón «Fo¬
mento Católico», durante la noche del
domingo último. El acto, aunque á decir verdad fuese
sobrado largo, gustó á la numerosa con¬ currencia, según lo demostró con sus rei¬ terados -aplausos.
La interpretación y declamación de los respectivos papeles se llevó á cabo por los artistas en miniatura con una perfec¬ ción y desembarazo admirables.

vecindario en continua alarma. El fenó¬
meno duró solamente, según dicen, un segundo no habiendo ocurrido ninguua desgracia personal, ni desperfecto alguno
en los edificios.
El miércoles estuvo en esta ciudad el
Ingeniero inglés D. Andrés Bell repre¬ sentante de la casa «Andrew Barclay
Sons et 0.a Ltd» de Kilmarnock para
tomar parte en el concurso para la cons¬ trucción de tres locomotoras para el fe¬
rrocarril Palma-Sóller.

Digno remate de las solemnidades del Corpus fuó la grandiosa fiesta que en ob¬ sequio al Sagrado Corazón de Jesús, se celebró ayer en la iglesia parroquial, á la que, si cabe decirlo, se imprimió este año más esplendor que en los anteriores. A la conmuión general se acercaron á
recibir á Jesús Sacramentado multitud
de personas. La misa mayor se cantó con música, y después del Evangelio, el Pa¬ dre Jaime Gelabert predicó elocuente panegírico del Corazón de Jesús. Con el

verá precisado, á seguir así, á dismi¬ nuirla y hasta suprimirla: Termina su¬ plicando al Ayuntamiento, se sirva con¬
certar lo conveniente con el exponente,
con referencia á los arbitrios, gabelas y fiscalizaciones, tales como derechos de
matadero y transporte de carnes, bajo la base de un número de cabezas fijo de de ganado, y por un tanto alzado; que corresponda y pueda corresponder al Ayuntamiento; en lo sucesivo, hasta el tiempo que se concierte.
La Corporación enterada, acordó que¬ dara 8 días sobre la mesa para su estudio.

Lunes, dia 6.—Al anochecer, se continua¬
rá solemne octavario en honor del Corazón
Deífico, con sermón por el expresado P. Ge¬ labert, y seguirá en los demás días consecuti¬
vos en la misma forma.
En la iglesia delEx-convento.—Mañana domingo, día 5. —A la tarde, se continuará
la novena de S. Antonio de Padua: en los de¬ más días feriales, se hará á las siete de la
mañana, durante una misa.
Registro Civil

Merecen especial mención: Anem á sa doctrina, triálogo muy entretenido; Salu¬ do á la Bandera Española, ejecutado por

Nos escriben de Marsella que el sába¬
do último celebró Junta General «La

lenguaje de su corazón, habló de las grandezas del Corazón Divino, presen¬
tándolo como el centro de todos los amo¬

Previa la lectura de las respectivas cuentas y facturas, se acordó satisfacer: á D. Juan Enseñat, 125’89 pesetas, por

Nacimientos durante la anterior y presente semana
Varones 4.—Hembras 3.—Total 7.

un coro de niños de siete ú ocho años;
El Cometa Hálley, canto al piano, en el que lucieron sus habilidades Miguel Bennasar y Jaime Ferrer, y, por último Los tres gibosos de Egipto, pieza dramᬠtica interpretada á maravilla, por varios
congregantes de la Sección Mayor. Pero la nota principal y más saliente déla velada, por lo que á la parte musical se refiere, fue sin duda alguna el juguete cómico El arte musical, que fué cantado por un nutrido coro de jovencitos, ele¬ gantemente vestidos, con una tal maes¬ tría y gracia que cautivó á la numerosí¬ sima concurrencia y fuó la admiración de las personas inteligentes en el divino
arte.
En el intermedio de la primera á la segunda parte del programa, el Presi dente de la Congregación, D. Mateo Co¬ lom Puig, con un bien hilvanado discurso hizo la proclamación del Abogado D. José Font y Arbós, para Congregante Hono¬ rario, haciendo resaltar las relevantes
dotes del Sr. Font, sus campañas y sus
trabajos en pro de las Congregaciones Marianas, que tanto auge han tomado hoy día; recordó las diferentes conferen¬

Unión Española», sociedad de socorros rnútuos que cuenta con once años de existencia, habiéndose elegido la Junta Directiva, resultando reelegido por una gran mayoría de votos nuestro paisano y amigo D. Pedro Juan Coll, presidente.
Por unanimidad fueron también reele¬
gidos: para Vice-Presidente, D. Luis Cabello; para Tesorero, D. Juan Cubí; para Vice-Tesoiero, D. Miguel Arbona; para Secretario, D. Ramón Oorredo; para Vice-Secretario, D. Daniel Conesa; para Contador, D. Juan Mayol; para ViceContador, D. Bartolomé Muntaner; para
Oidores de Cuentas, D. Antonio Arbona y D. Lorenzo Mayol; para Secretarios auxiliares, D. Miguel Canella y D. An¬
tonio Canals; para Vocales, D. Francis¬ co Armella, D. Carlos Jiménez, D. Ra¬ món Castañer y D. Pablo Frontera; y para Visitadores, D. Francisco Ruiz, don Juan Flechas, D. Antonio Vives y don
Bartolomé Frontera.
Les felicitamos.
Se hallan expuestos al público, á efec¬ tos de reclamación, en la Secretaría del Ayuntamiento, por un plazo de quince

res. Jesús ha querido demostrar en estos tiempos de indiferencia y frialdad que ha amado siempre y ama á la Humanidad. Los hereges desde Arris á Lutero, guia¬ dos por su entendimiento egoísta, no supieron comprender este amor. El Pe¬ sebre, donde Dios salvó la distancia infi¬ nita que le separaba de la criatura; la Cruz donde quiso inmolarse, aceptando el mayor de los sacrificios; y la Santísi¬ ma Eucaristía, donde agotó todos los recursos de su sabiduría, poder y bondad, son pruebas evidentes de este inmenso amor. Este amor de Jesús, terminó di¬ ciendo el docto orador, es el nudo que mautiene unidos el corazón del individuo, de la familia y de la sociedad. Por más portentosos que sean los inventos si el fuego de este amor no empuja la socie¬ dad, no podrá camiuar por la senda del
verdadero progreso.
Podemos decir aquí con toda verdad, aunque la fiase, á fuerza de ser repetida, esté un poco gastada, que el orador tuvo pendiente de sus labios, por espacio de más de media hora, al númeroso y selecto auditorio que llenaba las naves de nues¬ tro templo parroquial. Por la noche, tuvo

algarrobas suministradas para manuten ción de los caballos del Municipio; á la Sociedad «El Gas» 5’82 pesetas, por flui¬ do suministrado al Ayuntamiento, para calefacción de esta casa Consistorial, du rante el mes de Abril; á los señores Typervriter y C.a, 40 pesetas, importe de la 12.a mensualidad de la máquina de escri¬ bir; á D. Lorenzo Alou, 73 pesetas, por un traje confeccionado para la guardia municipal y otros objetos de su tienda, suministrados para diferentes servicios municipales, y á D. Guillermo Barceló 2.067’27 pesetas importe de todos los gastos acasionados con motivo de los festejos celebrados durante las fiestas de
la Victoria.
El señor Presidente, en nombre de la
Comisión nombrada en la anterior sesión, para estudiar el R. D. de 6 del actual disponiendo que las escuelas en donde la matrícula y asistencia media excedan
de 70 niños ó niñas se transformen en
escuelas graduadas; para aplicarlo áesta localidad, dió cuenta de las gestiones realizadas y de la visita efectuada á la es¬ cuela primera de niños de esta localidad, dirigida por D. FranciscoChavarría. Ma¬ nifestó, como resultado de ellos: Qué el R. D. es, bajo todos los aspectos, benefi¬ cioso á los intereses de esta localidad;

Matrimonios
Día 2.—Vicente Nicolau Pons, soltero, con Catalina Rosselló Vidal, soltera.
Día 4.—Manuel Serra Labios, soltero, con Magdalena Saez Garcias, soltera.
Defunciones
Día 22.—Bartolomé Enseñat Seguí, de 7 meses, calle de las Almas.
Día 24.—Miguel Castañer Castañer, de 21 años, soltero, m.!l 54.
Día 29.—Cristóbal Darder Albertí, de 47 años, casado, m.a 31.
Día 31 de Mayo.—Juan Casasnovas Castafier, de 97 años, viudo, m.a 65.
Día l.° de Junio.—Antonia Pons Rullán, de 7 5 años, viuda, calle de la Luna.
Día 2.—Nicolás Fontanet Gamundí, de 70 años, viudo, m.a 24.
SUBASTA
A voluntad del Sr. Miguel Miró propieta¬ rio; y del Sr. Luis Faucheux liquidador ju¬ dicial nombrado por el Tribunal de Comercio de Orleans (Francia); debidamente autoriza¬ dos ambos, por el mismo Tribunal, se subas¬ tarán y rematarán, en Sóllér, el día 29 de Junio del corriente año, á las diez; ante el Notario D. Pedro Alcover, las siguientes
fincas:
Casa y corral número 53 de la calle

cias que ha dado en Sóllér, y el amor días, que empezó á contarse el día l.o lugar el ejercicio del Divino Corazón con tanto para la enseñanza, como para el del Mar, de esta ciudad, bajo el tipo de 5.555

que siempre ha demostrado tener hacia del corriente mes y terminará el día 15 plática por el mentado P. Gelabert, diri¬ erario municipal; es beneficioso para la pesetas.

sus compañeros de este valle.

del mismo, los apéndices al amillara- gida á los socios del Apostolado, hacién¬ enseñanza, porque al frente de ella ha¬

Pieza de tierra huerto, llamada «Tan¬

Las palabras del Sr. Colom fueron miento de esta ciudad, formalizados para dose después la procesión con las cinco brá más profesores, estará más dividida que d‘ en Frontera», de cabida de unas seis

contestadas por calurosos aplausos.

el año de 1911, por los conceptos de las visitas de Reglamento.

y mejor atendida, realizando el deseo áreas 38 centiáreas, de este término; bajo el

Un chico de unos dos y medio años de edad jugando á la vera de la acequia que,

riquezas rústica, pecuaria y urbana. Pasó ya el mes de mayo, el que no ha

* **
Ya que la ocasión se brinda, bueno será decir dos palabras de este docto y

desde tiempo anhelado, de que á cada sección ó escuela, concurra solamente el número de alumnos que señala el R.D.; y es beneficioso también para los fondos

tipo de 1010 pesetas. La subasta tendrá lugar en dos lotes, con
arreglo al pliego de condiciones y títulos de propiedad, obrantes en la Notaría del señor

destapada, (y no sabemos porque causa) tenido, en el presente, ni un átomo si¬ piadoso sacerdote pues, apesar de sus municipales, porque el sueldo de estos Alcover.

pasa por la Vuelta Piquera, se cayó en quiera de aquel bienestar, de aquella poe¬ multiplicadas ocupaciones, ha venido ex¬ nuevos profesores, correrá á cargo del Sóllér 3 de Junio de 1910.—-Por poder de

ella, la corriente lo arrastró un cente¬ sía con que nos embriagaban sus perfu¬ presamente de Barcelona para dirigir la Estado, y las nuevas secciones que se los Sres. Miró y Fancheux, Gaspar Borrás.

nar de metros, y hubiera llegado, hasta mes en las fresquitas horas de la maña¬ palabra á los sollerenses para quienes ha creen, se considerará cada una como

SOLLER

ITT.1 A jlAjLvnJT T TUTJTLJLAja

DE SOPAS OOHFE

assKXsmsBBasasQ

PARA CABALLEROS Y NIÑOS

® Casa, fundada- en 1850 © © Denominación y marca registrada ® ® ® ® ®
Colón, núm. 39. ■■■ Palma de M;il 1 c >r*o a

laiagci^ Cartagena, Santander, Sevilla, Valencia, Valladolid j

HECeiON IME ROPAS CONF£€OOMDAS PARA CABALLERO

• -•

AMERICANAS de alpaca negras y colores

de

CAZADORAS y GUERRERAS para el campo

GUARDA POLVOS para viaje

CHALECOS de piqué blanco y colores

PANTALONES de dril crudo y colores

lana, tricot, paño y armoure novedad

TOGAS de seda ó pañete con vueltas de terciopelo

ERACHS de paño y casimir negro

8
3 1/2
8 4
3 1/3
6 100
30

30 12 40
12 1/2
11 25 150 75

ptas.
u

LEVITAS CRUZADAS de paño y casimir negro de 50

SACOS y SOBRETODOS de entretiempo

ií

25

AMERICANAS y CHAQUÉS de lanilla, vicuña y

tricot

10

TRAJES completos de dril crudo y colores

8

de lanilla, vicuña y tricot

15

de alpaca negra y colores

25

á 65 á 100
á 50 á 32 á 80 á 60

ptas,
u
u ce
U
cc

SECCION DE ROPAS CONFECCIONADAS PARA NIÑOS

TRAJES Americana de lana, vicuña y gerga para l ifiOS de 10 i 10 afi TRAJES Americana de dril crudo y colores para 11Í1Í0S de 10 á 10 aíll TRAJES Marinera de lana gerga vicuña y alpaca paraHÍÍ10S de 4 á 10 TRAJES Marinera de dril, piqué y franela para li líOS de 4 á 10 aílOS
TRAJES Blusa y otros modelos de lana dril y alpaca para
de 4 í 10 arios
CHALECOS piqué para niños de 10 í 16 anos

de 14

“

6

“

4

“

4

á 40 á 16 á 38 á 20

ptas.
a
“ “

á 26 “ á6 “

AMERICANAS de alpaca negra para QÍfiOS de 10 á 16 aflOS
GORRAS de lanilla, dril y seda, forma Alfonsina para C
GORRAS de lana y dril forma Japonesa para caftlkos J HÍEÍ0S
SOMBREROS de dril blanco y de imitación Panamás
SOMBREROS de paja para niños
de piqué blanco para niños

de 8

cc

2

á 14 ptas.
á4 “

cc

3

á5 “

u

2

á3 “

cc 1 1/2 á 6 “

á2 “

S E O O X O JXT ID 13 XsZC edida

Selecto surtido de Novedades en géneros nacionales y extranjeros—Surtido completo de gorras para caballeros y niños.—Mantas para viaje. Impermeables.— Todos los artículos llevan los precios marcados en sus respectivas etiquetas.

m PRECIO FIJO

* VENTAS AL CONTADO # -#

*Sa-

EXPOSICIÓN DE TODOjS LrOjá ARTICUEtOjS DE DA TEMPORADA ofr •‘t=3°eSr=-°

°8»—

HOTEL IBTAlMAIf i
Hotel Universo
- BARCELONA
Con la reforma del edificio propónese el nuevo propietario recuperar la fama universal que este establecimiento había alcanzado. Al efecto, em¬ bellecidas las habitaciones y ampliada la renombrada cocina española y francesa, peculiar de esta casa, no duda el propietario verse favorecido por los hijos de estas Baleares, que siempre honraroa el citado hotel con su presencia.
Representante en todos los trenes y vapores.—Coche particular de la casa.—Habitaciones exclusivas para familias.—Timbres eléctricos en to¬ dos los departamentos.—Hotel el más próximo de las estaciones, muelle, aduana y centros oficiales.
Plaza de Palacio, 3.—BARCELONA.
TBAISP0BTKS IITIEIáCIOláLIS
Comisiones—Representaciones—Consignaciones—Tránsitos
PRECIOS ALZADOS PARA TODAS DESTINACIONES
Servicio especial para el transbordo y reexpedición de naranjas, frutas frescas y pescados
BAUZA Y MASSOT

i

OS
£

JACQUES COLL. CASASNOVAS

£

PERPIGNAN

O

- rH

oo

C/D

CU
C/3

a;

oá

O •!

CASA FUNDADA EN 1903
Telegramas: CA3ASN0VAS-PERPIGNAN

<u

O

8 j* S

O

*ai ft

Expediciones al por mayor de frutos y legumbres del pais.

+-»
#
<u cZ
r^ r—{ QJ OS c=¡

q W

Especialidad en alcachofas, y otros frutos.
^

spárragos,

melocotones

£ O ja ri ^
'S Sli A 03
pq | O
cu

Precios reducidos y servicio rápido en los pedidos,
Importaciones y Exportaciones

00 en
oS oS
’B +-» c
oí Fh

^IS
s #H

<u
oS T3
•H r—* i
03
• rH
o cu
CL,
en
w

*O m o
Oh O
•a!
¡*
• rH
>

DE
FRUTOS, LECt UMBRRS y PRIMEURS
FR ANCISCO ARBONA
6, Cours Julien, 6—MARSEILLE
Expediciones al por mayor de naranjas, mandarinas, limones, ba¬ nanas, dátiles, higos, uvas pasas y en fresco.
Especialidad en toda clase de frutos y primeurs de España y Argelia.
FRUTOS SECOS DE TODA CALIDAD

AGENTES DE ADUANAS

CASA principal:
CERBÉRE (Francia) (Pyr.-Orient.)
en

A

sucursales:

PORT-BOU (España)

Y

HBNDAYB (Basses Pyrenées)

Gtuai de la Republique 8-teléfono 3.37

TVTJirbii'Nvrm1 Aa .

Se desea vender una casa situada en la

Vuelta Piquera, núm o 11.—Darán más

Informes: calle de la Romaguera, 11.

» MARSEILLE: Rué Lafayette 3-teléfono 2.73
TELEGRAMAS: BAUZÁ

LA SOLLEREN8E

Teleoramas: EAI{BONA — MARSEILLE — Teléfono 29.68 Servicio rápido y económico en todos los servicios.
GRAN CORSETERÍA “LA CATALANA,,
Costa de Brossa, 12-PALMA. ^ % % %

REPRESENTANTE EN SÓLLER: D. Miguel Seguí, calle de la Luna 10, al que pueden dirigirse para todo informe.
RAPIDEZ Y ECONOMÍA EN TODAS LAS OPERACIONES

DI
JOHN COLL
PORT-BOU (Frontera franco-española)

i

Jiuiyjiyii»

Aduanas, transportes, comisión, consignación y tránsito

FONDEÉ EN 1902

Agencia especial para d trasbordo y

reexpedición de naranjas, frutas

Expéditions de toute sorte de fruits et de primeurs.

frescas y pescados.

Spécialité de peches molles, prunes reine-claude, raisin

chasselas, abricots, etc.

FINOS AL POR MA YOR

Artichauds, asperges, salades et toute sorte de légumes

• » ELEGANCIA.—HIGIENE. - ECONOMÍA
Inmenso surtido en corsés de diferentes modelos á pre¬ cios sumamente económicos.
Especialidad en la medida y en la confección de Corsés, Corte Sastre, Imperio, Rectos, Sport, Soutieu-gorge. Fajas ventrales con ó sin placa umbilical. Corsés higiénicos para
Señoras en estado interesante.
Esta casa ha recibido ya el modelo de corsé que será
moda en París este verano.
Modelos y figurines de los principales centros europeos de la moda, exclusivos para la
CORSETERÍA CATALANA, Brossa-12.
Composturas de todas clases. Ligas y artículos para
corseteras.

Tres bons mnballages—Service complet de colis-postaux de 10 i pour la France et 1‘Etranger
ADRESSE: G-. CODU—Avenue de la Pepiniére (en face du Marché en gros) á Perpignan (Pyrenées Orientales).
ós Adresse télégraphique: GOLL GROS MARCHÉ - Perpi¿natl s&-

JUAN ESTADAS
COMERCIASTE Y PROPIETARIO
LEZIONAN (Ande)

ÚLTIMAS CREACIONES DE PARIS, ** RICOS CORSÉS PARA MIA.
NOTA:—Cualquier encargo que se haga á esta oasa, se cumple con puntua¬
lidad y esmero.
SOLLER.—Imp. de «La Sinceridad»