AÑO XXV.--2.’ EPOCA.--NUM. 1207
AÑO XXV.--2.’ EPOCA.--NUM. 1207
r

SABADO 14 DE MAYO DE 1910

SEMANARIO INDEPENDIENTE

FUNDADOR Y DIRECTOR: D. Juan Marqués Arbona. REDACTOR-JEFE: D. Damián Mayol Alcocer, REDACCIÓN y ADMINISTRACIÓN: calle de San Bartolomé n.° 17.-SÓLLER (Baleares)

Sección Literaria
EL MAS FELIZ
I
Nunca sintió D. Rodrigo Carbajosa el
menor deseo de abandonar la paz son¬
riente y dulzarrona de su viejo lugar, donde, entre comprar y vender vacas, cuidar el campo, almacenar el trigo y ca¬ zar una vez al mes, ó dos, si las piernas daban de si para este extraordinario, iba dejando transcurrir su vida sin zozobras ni fiebres ni forzada diligencia. Jamás le picó el aguijón ambicioso, ni envidió
la fortuna de nadie, ni tentóle la vani¬
dad por el deseo de competir con el po¬
derío de otros. Dedicado también á la
cría y educación de sus dos hijos Pedro y Juan, sentíase tan dichoso en aquel manso correr de los días, siempre igua¬ les y risueños, que apenas oía en boca de alguien el propósito de abando¬ nar la aldea y marcharse en busca de mejor vida á la capital, sonreía compa¬ sivamente, y dando un cachete amisto¬ so al que esto proyectaba, le decía:
—No se engolosine, amiguito. Mire que las ilusiones envenenan; mire que
la verdadera ciencia del saber vivir es la
mía y que la mayor fortuna consiste en no tener quebraderos de cabeza y vivir
blandamente en un contento seguro...
Claro está que no todos le hacían caso y que algunas veces le argüían con prácticos y aplastantes argumentos; pe¬

■■■■■■■■■■■■■■SBaBBBSBBBMnBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBaaBBBBBBBaBBBBBBBBBBBaCBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBaBBgBBBBBBBBBBBBBBBaBIBBBBaBaBBBaBBMBBgBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBaBBBaBBBBBBB

■■■■■■■■■■■i^aiBaaaBaBnBiBaaQaBiBaaiiBNiaaaaaaaBaaaaiiaaaaaiiBiiaaaaaaaaaBBBBaaBBBaaaBaaaBBBBaaaaaaaaaBHiaaMaiiaaBBaaBaaaaaaaaaiiaaiBaiiaaaaaaaaaaaaaiiaaaaaaaaaiiaaaaiiaaaaaaaaaBiMiaaaaaaaaa«-a¿aaai*
v. ¡‘ s
a r* £

aaaa BBBB aaaa aaaa
aaaa aaaa aaaa aaaa aaaa aaaa aaaa aaaa
aaaa aaaa

aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaibbbaaaa aia ■ ■ a a ■ ■ a ■ a a ■ a a a ■ i a a « a a a ■ a a a a ■ a a a ■ a a a b11bab■baaaaaaaaaaaaaaaaaaaaiBaaaaaaaBaaaaaaaaaaaaaaBBaBaaaaaaBBaaaa
— B aaBa1 Ba aBaBM aBBBB M aBaaBaaaH aaH aBaBaaaBH aaBaaBM aaBaaafalH M BaBBaM BC aaB |aBM BaaiB aBaB M aaB BaB aiaBBü aaaBüaaB aBBaaBaa aBaaBiaBB iaaa BaaBaiaBlBalBaalBlaaBlaalBBlaBlaalBBlaBlaaBlBalBlaaBlBalBalaBlBa■B la■iaaa aÍB aBaB i■ BBB■ BaB■ BB■ BB■ BB■ Ba■ BB■ Ba•Ba■Ba■BB■aB■BB■aBaaBaBBaBBaBBai^^aaasBaaaamBBaaBaBBnaBaBB*aBaBBaaBaaBaaBiBB BaBBiBs BBgiB( aBiaB BaBBiBaiiaBa BBBiBiaBiH BBaBiaBiaE BBBaiBa BBaiBBiBa aBBM BaBac BaaBiB BaaaiaBiam BBaBBiBiaiBBs BaiBBiaiaiBiaBB aBaiBas BBB BaBaiBBiiBBiBaiiBBiaiBiBBiiaBa BaaasaBiaaiBiaiBaiN BBBa« BBBatBaa aBaa Ba
aaaa
■aaa
aaaa

EL JOVEN

::::

::::

aaaa

aaaa

aaaa

aaaa aaaa
aaa a

aaaa

Juan Conte y Pomar

aaai
aaaa BBBB
BBBB BBBB BBBB BBBB BBBB

BBBB

BBBB BBBB
falleció en Sóller el día 8 de Mayo de 1910 á la una de la madrugada

sesb
aaaa aaaa BBBB ■■■■ ■■■■
::::
■■■■ BBBB ■■■■
:::: ::::
BBBB ■ ■■■
:::: :::: ::::

A LA EDAD DE ONCE AÑOS V MEDIO

BBBB BBBB
BBbBbBb

Eaa Eaa Eaa Eaa Kaa
■BBB ■■■■

HABIENDO RECIBIDO LOS SANTOS SACRAMENTOS

lili

::::

■■■■ ■ ■■■

BBBB

■ ■■■

■ ■■■

(E. P. D.)

—

cea
BBBB BBBB
BBBB BBBB

■■■■ ■■■■
:íí:

BBBB

■■■■

BBBB BBBB

::::

BBBB

BBBB

Sus atribulados padres D. Emilio Conte y D.a Catalina Pomar;

BBBB BBBB

■■■■

BBBB

-naa

hermana Adelina; abuelos paternos

D. Juan

Alejandro

Conte

sí::
::::

1 ‘ y D.a Adelina Vieulles; abuelos maternos D. Agustín Pomar y

■ BBB aaaa
::::

BBBB

■ ■■■

D.a Antonia Estades; tíos D. Fernando y D.a María Conte, pri¬

aaaa BBBB
::::

■BBB

mos y demás parientes, participan á sus amigos y conocidos tan

■ ■■■ ■■■■ ■■■■
■ ■■■

■ ■■■

I dolorosa pérdida y les suplican tengan el alma del finado presente

■■■■ ■■■■
■■■■ ■ ■■■

::::

8::
■ BBB |

en sus oraciones, por lo que recibirán especial favor.

::::
■■■■i ■BBB

m

■BBB

mmmmí

■■■■

i ■■■■
■■■■I

■BBBBB»BBBH BBi3iiERBB»B]BiiBaBeE2BBQ BBaBBuBBifBliBaBiBaBiBaBiBia8oBBHRB l!iaa£anBaBiBMB BHBBiiBiiBBBBiiBiiBiiBRBBNBaBBiiBaBiiBi■BR■Bi■agB■iBi■aB■Bi■HBlBUiH BaBaiB|BH BBBM G |nBBUBBBM aBBBHaBM aBBBaBaBiBaBBM BBBM BBBaM Ba■fM l■a■iM M ■■a|■BM ■a■|i■aH■B■Ha■B■||B ! atiflBMaBBBBBHaai¡■■I■B■B■B■8■B■B■B■B■B■B■B■■ B■B■BaB■■■■■■■■■■■■■■■■■■■■■■■!■■■■■■■■

uncí s k a «ara

ia y pj pí ninas

m te

w;u rs ebb

n aam agen

wu n aúna

E9 n C3 ra asan

ej k ra eí aaaa

f.t l3 ss a aaaa

¡u q n a aaaa

C3 re ■ r1 r< ,-fl s si n rj ta ti cu fj si :-j ■KFMH’taaannHaaKNe

i-j a tí h ¡aaaa

ana« ac aaBaaa

a ■a BBbBbb BbBBaaBaBaBBaaBaBBB|^AJf|liB!aBeB: ■BDBaBaBaBaBBBBBaBaBaBaBaBaBaBaBaBaBaBaBaBaBaBaBaBbBbBbBb

aaaaataaaBaBaBiBBaBaBaBaBaBiáaa■ a■ji■■■■■■ a■a■ia■■ia■H ■B!BBBBBBBHBBBBBgBBBI

HBHB ■ ■BM usas «Rae

aana

<$>.<$> <$>. :<$*:<$% 3§s <$>:

:<$>:<♦>. :<$*:<$>.:<$> :<$> <& :<$>. s>. :<&:<$> :<& :<$>.

oHwa MBMB9
^■E■BBaBaB

iBiamaatRBD bbbb flan %. dbbb a eibb bbbb bbbb aaaa aaaa aana aaaa bbbbbbbh bbbbbdbb aaaa bbbb aaa a (ibbbbbbb aaaa■■■■■■■■■■■■■■■■■■■■■■■■jbbba■■■■■■■■•■■■■■■bbbb■■■■■■■■aaaa«■■■■■■■■■■■>■■■u■■■■■■■
■lBBBBaBaBBBaBaBaBBBnBBBBaBBaBBBBBaBaBBBaBBBBBaBBBBBIBBBBBBBaaBBaBaBBBaBBgaBaBBaaBBBBBIBBBBBaBBBBBaBBBBaBBaBaBBBBBaBBgBBBBBBIBBBBBBBBBBBaBBaaBaBaBaBBaBBBBBBaBaaaBaSBBBaaaaBBBBB aaaaaaabbbbaaaaapBB aaBBaBBBBBBaaBBBBaaBBBaaaBBBaaaabbbbaaaaaaaaaaaaaBaaaaBBaaaaaBaaBBaaBaaaaBBBaaBBaaaaaaaBaaaBBaBBaaaaaaaaBBBBBBBBaaBBBBBaBBaaaaaBaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa aaaa
■h■■ M■■H■M ■■H «■H■■H■■M■■|■Í|■|■Ma MHHMMMIiailllliaBBaiBllHllHflBUIIIIflBlllflliaBBlaB»BBIBBIBlBaBBBBIlaflllBBIllBIIBBIIBIII»llBBIIaBIIBIBaaBIIBBIBimaBaiBllÍBBIl3BaBBB»M|M

tenía el carácter de su padre, sin adulte¬ ración alguna, y en todo lo que ponía mano advertíase la seguridad de D. Ro¬
drigo, sonriente ante la perspectiva de

cuanto tuvo unos ahorros se emancipó del comerciante y comenzó á trabajar por cuenta propia. Cayó aquí, levantóse allá y resbaló de nuevo, siempre febril,

las piernas funcionaban mal! El picaro
reuma las tenia casi destrozadas... Juan
sonreia compasivamente al escuchar el
relato de tanta miseria. En torno del

Nace una flor en el vergel sombrío, Vive un momento, do placer palpita, Y al llorar con las perlas del rocío
Deshójase marchita.
Nace un niño; la madre en su cariño Besos arranca de su frente pura; Y el locho blando donde duerme el niño
Se cambia en sepultura.
Pierde la flor sus cándidos colores,
El niño espira con amor profundo Porque las niñas y las tiernas flores
No nacen para ol mundo.
Los besa el sol que en los espacios arde, Los llama el cielo en dulce melodía; Y por eso la flor vive una tarde
Y los niños un día.
Borra el suspiro que gimiendo exhalas, Rompe, amigo, tu amargo desconsuelo. ¡Feliz el ángel que elevó sus alas
Desde la tierra al cielol
La vida es el morir, es el ocaso Do un sol que entre tormentas so derrumba, ¡¡Feliz el niño que al nacer da un paso
De la cuna á la tumbal!
Vuyts y nóus
¡Devegades diuen si et9 dichos popu¬ láis, maldement sien metáfores, resulten sempre veritats de molt de bulto! Avuy jó ‘n tench una próva dins ses mans, cóm aquell qui diu.
¿Qui de vóltros no ha sentit dir molts de pichs «que ses mates tenen uys y ses pareds tenen oreyes»? Ydó es ben vé. Un amich meu, venguent dies passats de veurer ses óbres de sa vía d‘ es carril, se sentí un póch cansat y á redós d‘ una pa¬ red s‘ assegué, en térra, cóm á Ca-‘s Coix.

ro también es cierto que nadie logró una buena venta de trigo, realizada leal¬ suspirante y temeroso; con cien ojos enfermo rebullían sus sobrinos colora¬ Per fer qualque cósa fé un xigarrét; peró

apearle de su macho, y como D, Rodri¬ mente, sin mentir ni engañar al com¬ puestos en cien resortes; previniéndose dos y fuertes, oliendo a vida, como apenes 1‘ havía acabat d‘ enrodillar, vá

go media la extensión de la dicha con relación á, sus aspiraciones particulares,
colmadas estas fácilmente, no hallaba
en la felicidad un más allá posible. Pedro y Juan crecieron al amor de es¬
tas predicaciones, en las cuales, cuando ásus hijos las dedicaba, era D. Rodrigo

prador, sin ocurrirsele que bien podría producir seis en lugar de cuatro á poca astucia que empleara en ello. En cambio Pedro, aconsejaba á su hermano que es¬ perase quince días más; que explorase el ánimo de los acaparadores; que tratase, en suma, de engañarlos con alguna

á todas horas contra la sorpresa, él en¬ gaño y la derrota. Del negocio pequeño subió al grande, tanteando el terreno con piés desconfiados, mirando á su al¬ rededor para que otros no se le adelan¬ taran, y cuando estaba arriba, sin des¬ cansar de la ascensión, empezaba inme¬

huelen los árboles y los campos en un
mediodía de Julio.
Apenas sentado en un sillón del anti¬ guo comedor de la casa y antes de tomar la taza de caldo que la propia Felisa le sirvió, tuvo que escribir varias cartas. Ni aun allí le dejaban tranquilo los ne¬

esser sorprés per una convérsa de lo mes interessant que dos hómos (suposá qu‘ heu eren pe‘ sa veu) sostenien A s‘ altra part. Cóm lo primé de tot vá sentí que m* anomenaven, ¡ja podeu pensá si ‘n fé tant póca cóm pogué de renóu per no perder un mot!; no sóls s‘ aíluixá de fumar, per¬ qué es fregar es misto ó una glopedeta de

pesado hasta la impertinencia. El buen trampa legal, á fin de obtener mayores diatamente á combinar un nuevo salto, 4 gocios... Escribió deprisa con el mismo fum no ‘1 traís, sino qu‘ A ratos fins suspe-

señor quería infiltrarlas hondamente en rendimientos. El otro respondía que bue¬ estudiar los medios de realizarlo 9in ries¬ gesto que en su despacho, haciendo nú¬ nía sa respiració.

el alma de los pequeños, para que no se las llevase cualquier día el soplo de la ambición, vestida de gancho de explo¬ tador ó de consejo de amigo. Más pena le daría ver á sus hijos corriendo al azar por culpa de la sugestionados charla de éste ó del otro aventurero parlanchín,
que mirarse á sí propio cubierto de le¬

no y bastante era lo que á la mano se venía sin expouerse á un susto por ir á buscarlo más lejos.
Esto motivaba entre ellos pequeñas discusiones que, en honor á la verdad sea dicho, jamás acabaron en disputa. Eso
sí, lo que ocurrió fué que Pedro empezó
á mostrar cierta tendencia al aislamien¬

go de estrellarse, siempre alerta, en un perpetuo insomnio, mirando á lo alto con una obsesión de grandeza que aca¬ baba por enloquecerle.
De tranquilidad no había que hablar. El descanso le estaba prohibido. Además, un minuto que se detuviera era un mi¬ nuto que le llevarían de ventaja otros.

meros en el margen deun periódico. Lue¬ go fué firmando con rígido ademán, sin levantar la mano del papel, con lo cual salía la firma de una pieza y se ahorra¬ ba tiempo.
Al cabo quedó en sosiego. Alrededor de él iba y venía Felisa asediada por los peqneñuelos que la perseguían con gri¬

Prengué nótes y les m‘ enviá. Ja que sou vóltros tant bóns-atlóts, amables lectors d‘ el Sóller, sobre tot ets qui teniu sa paciéncia de lletgir aquests «vuyts y nóus», escoltau cóm A prémi un trós, al manco, de sa convérsa que sentí... sa pa¬ red aquella de devóra es torrentó de Son Angelats:
—Pareix qu‘ aquesta vegada á ‘n en

pra, hambriento y abandonado. Por ésto quería que Pedro y Juan digeriesen por completo aquellas santas ideas de quie¬
tud, de amor á la modestia, de contento
con lo que buenamente les diese Dios, sin echarse á rodar detrás de quimeras
deslumbradoras.
Acababa de cumplir Juan los veinte años y Pedro los dieciocho, cuando don Rodrigo dijo que no podía más, que ya

to, como si estuviese preocupado y no quisiera ser distraído. Por la nochese en¬ cerraba en su habitación y en ella se es¬ taba hora tras hora con la lámpara en¬ cendida, cuya luz, ilumioando la calle en breve trecho, daba la impresión de un gabinete de trabajo con su trasno¬ cheo inquieto y sudoroso, jamás visto en tiempos de D. Rodrigo Carbajosa, que á
las nueve de la noche roncaba como un

No, no, imposible sentarse. El triunfo sería del que resistiese más tiempo sin flaquear, y dominado por este deseo,
su existencia entera estaba dedicada al
mismo fin, sin restarle nada, sin permi¬ tirse un punto de sosiego. Todas las co¬ sas bellas de la vida pasaban á su lado fugaces, sin forma, como se escapa ante los ojos del viajero el paisaje que se ex¬
tiende á los lados de una vía férrea.

tos agudos, revolviéndolo todo y metién¬
dole las manos en los bolsillos del delan¬
tal. Por una ventana inmediata entraba
el sol, trayendo en sus rasgos los aro¬ mas vigorosos de la montaña sobre la cual pasaba un viento tibio. En el inte¬ rior de la casa se oía canto de gallo, el
rechinar de las ruedas de un carro, voces
de la servidumbre, todo ello mezclado, pintorescamente con el olor áspero del

J. M. (aixó, per si no ‘u sebieu, vól dir... jó mateix) li pega per veurer señáis de qu‘ España vá á regenerarse. ¡Vaja una vista d‘ Aliga que té aquest bó d‘ hómo! ¿Y que ‘s deu pensar que tots nóltros no la tenim tan llarga cóm ell?
—¿Que 1‘ hey tens, tú? ¿Que n‘ has vist cap d‘ aquests señáis que diu?
—Jó sí, y tú també. Lo que pód ‘sser es qu‘ hajes aclucat ets uys per no veurerlós, cóm tants d‘ altres que ‘n conech

había cumplido su misión sobre la tierra y que era muy justo se le concediese el
descanso merecido. Más de tres meses
estuvo batallando entre la muerte y la vida, no porque él quisiera quedarse en el mundo, sino porque los picaros médi¬ cos estaban empeñados en que había de vivir, y para conseguirlo le torturaban con una porción de jaropes envenenado¬ res ó inútiles por lo menos.
Ello fué, al cabo, que la ciencia no sirvió de nada en aquella crisissuprema cuya resolución no era cosa de los nom¬ bres, y que D. Rodrigo murió una tarde de Mayo; rodeado de sus hijos y de va¬ rios amigos que le adoraban, teniéndo¬ le, tanto en vida como en muerte, por el más perfecto hombre de bien. Las últi¬ mas palabras que pronunció, según re¬ lato de los que estuvieron presentes en la
hora mortal, consistieron en una solem¬
ne ratificación de toda su vida. Moría
contento por no haber deseado nunca más que aquello que le vino á las menos

bendito acompañado de familia y servi¬
dumbre.
Alguna vez que Juan trató de averi ¬ guar el motivo de aquellas veladas,
contestóle su hermano, en tono un tanto
seco, que con el tiempo lo sabría.
Y con el tiempo lo supo. Un día ma¬ nifestó Pedro su firme propósito de rea¬ lizar la parte mueble de su fortuna, uniendo su producto á lo inmueble, y marcharse en busca de grandes empre¬ sas. Torció el gesto Juan al oír semejan¬ tes proyectos, y para convencer á Pedro de que debía quedarse en el pueblo, ago¬ tó todos los argumentos que le fué su¬ giriendo su modo de pensar, robusteci¬ do por el recuerdo de las predicaciones del padre; pero el pequeño no se dió por vencido, y en vista de que persistía en
llevar á cabo su proyecto con arrogante
terquedad, tomó Juan el partido)prudente de encogerse de hombros y poner fin
á la discusión.
Pocos días después, partió Pedro para

III
Llegó ese día y Pedro Carbajosa deci¬
dió ir á visitar á su hermano.
Por cartas de éste sabía que estaba ca¬ sado con una lugareña educadita y afi¬ nada, pero robusta y ágil, con grandes ojos negros de mujer cariñosa, sabia co¬ nocedora de sus deberes conyugales y sin
ambiciones ni deseos atormentadores.
El matrimonio era feliz con su fortuna, aumentada lentamente, escasamente, pe¬ ro sin desvelos, esperando con calma á
que llegase el momento del negocio, sin apresurarlo ni evitarlo, confiando siem¬ pre en su éxito como en una cosa lógica
é infalible.
El bueno de Juan estaba asustado de
la vida de su hermano y deseaba volver
á verle, instándole en todas sus cartas á
que se contentase con lo adquirido, sin apurar demasiado la ambición y tenien¬ do á cada momento el fracaso definitivo, como la explosión de una caldera carga¬
da hasta el exceso.

trigo recien traído de la era y el excitante de las fritangas que se preparaban en la
cocina. Estos detalles debieron dar á Pedro la
impresión de la verdadera existencia, fe¬
liz de un modo suave, sin oscilaciones
ni saltos, porque tratando de incorpo¬
rarse en el sillón con un gesto que puso
pálido á Juan y arrancó á Felisa una lᬠgrima, díjoles en tono de fingida jovia¬
lidad:
—Vamos á ver. ¿Quién es el más feliz de los dos, Juan Carbajosa ó Pedro Car¬ bajosa?
Juan acercóse á él y contestó mirán¬
dole tiernamente:
—Lo siento por tí, hermano mío, pero
el más feliz soy yo.
J. Menéndez Agusty.
-A. TTUST AJUHIO-O
en la muerte de su niño

á quins sa passió los tapa es coneixement. Mira, 1‘ España es una barca encallada: dins es llót de sa reacció y dins sa mólsa llarga d‘ es clericalisme hey está vertaderament desde fá molts d' añys perque tots ets esfór^os d‘ ets patriótes que no
duen llana á ‘n es clotell no han bastat
may per desencallarla. Ara... la cósa ha camviat, pareix, que «qui no se cansa al¬ canza», y cóm «s‘ unió fá sa fór<pa», aquests, en sa curólla de conseguir es seu intent, devés es Joriól de 1‘ añy passat
donaren una barbeta ó xicóti á ‘n ets pro-
gressistes forasters de per tot el mon, y quant se digué ¡sus! premeren tots amb un pie, empeñyguent ets d‘ aquí y estirant ets d‘ allá-d‘ allá, fins á lograr...
—¿Que sa córda se rompés? —¡Cá, hombre! (¡mira qu‘ heu ets malpensat!): que sa barca fés moviment. No se mogué tant cóm ets qui hi arrambaren es mosclo y posaren péu-á-baña haurien volgut, es vé, peró la mogueren lo bastant per fermos veurer que de s‘ encallament pód arribar á sortirné si se conti¬ nua prement. Vaja, aixó es un d‘ ets se¬ ñáis de regeneració que s‘ han comensat

por ley natural, sin violencias ni calen¬ Méjico. Al llegar á Veracruz hizo amis¬ Una mañana apareció Pedro en el lu turas, y, sobre todo, sin la malhadada tad con un ingeniero, el cual le habló de gar. Hubo que bajarle del tren en brazos

La vida es el morir, la vida humana Es la oscura ribera del desierto;

á veurer, y sensa cap dubta d‘ ets milloréts, perque lo difícil era que se remenás

ambición.
II
Muerto el padre, quedaron los dos hi¬ jos en posesión de una fortunita sanea¬ da por el ahorro y sabia economía. Dos años vivieron juntos después de la des¬ gracia, y los asuntos de la casa continua¬ ron fructificando tranquilamente. Juan

unas minas sólo comparables á las del famoso Potosí; mas á los pocos meses de empezar los trabajos fracasó todo aquel ensueño y en poco estuvo que el pobre
aventurero se muriese de hambre. Un
comerciante amigo le llevó á su casa y
le inició en los misterios tenebrosos del
agio y de la usura; Pedro estudió á con¬ ciencia, alentado por la ambición, y en

y llevarle á casa en una silla. Les había engañado. El objeto del viaje no era só¬
lo ver á sus hemanos, sino reponerse,
descansar. Estaba magullado; tenía la piel amarillenta, seca y arrugada, y los ojos miraban temblorosos é inquietos,
acostumbrados sin duda á la lectura rá¬
pida de los papeles de negocios. Se que¬ jaba del estómago y del pecho. ¡También

La vida es el rumor de una campana
Que toca á muerto.
La vida es el morir, es el ocaso De un sol que entre tormentas so derrumba; La vida es una lágrima, es un paso
De ia cuna á la tumba.
El mundo rueda en su estensión perdida, Y nunca el hombre sobre el mundo advierte, Que el mundo es ¡ay! la cárcel de la vida
Donde llora la muerte.

sa ñau varada; ara, amb unes cuantes estirades més... correrá, t‘ assegur que co¬
rrerá...
—Sí, tant, qu‘ aquell qui aclucará ets uys la perdrá aviat de vista, ¿no ‘s vé?; just cóm á ‘n es burrét d‘ en Tocassón, ni més ni pús.
—No te ‘n rigues, nó, que s‘ assumpto es mes sério de lo que pareix. Sa regene¬ ració de sa nóstra pátria ha de venir d‘

2

SOLLER

aquí, y fóris; si tú 1‘ hey v61s veurer un día, regenerada, es precís que no rnirs prémer amb ses mans dins ses butxaques, sino qu‘ empeñygues també amb tota sa teua fórga quant ets d‘ allá-d‘ allá qui per amor fraternal mos ajuden [tornin á es¬
tirar...
—Peró hómo, ¿cóm vóls que prémi jó quant aquells estirin si ja no hi han de tornar? ¿No sabs qu‘ es salt de la garru¬ cha no se pód fer á un tóro mes qu‘ una vegada? Has de sebrer qu‘ amb aquella primera estirada sa córda, si no se rompé d‘ el tot, cóm he dit, y pegaren de c... ets qui la tenien abraonada, comensá á fer filásiga, y ara tenen pór ja de qu‘ amb una segona... no arrib s‘accident. ¿Has comprés?
Y així per 1‘ estil sa conversa continúá. Sa substancia ja la sebeu; lo demés es paya, y cóm té el Sóller es payé petit y al instant es pié, convé deixarla perque la se menjen ets qui mos vendrán derrera, si p‘ el cás los agrada.
Ja veys que lo d‘ ets «señáis» ha fet efécte, y heu veureu encara mes ciar si no vos cánsau de lletgir aquests escrits meus, perque altres n‘ hi ha de sóllerichs qui m‘ han volgut passá devant y ja han dit lo que pensaven; vaja, vé á‘sser un‘ endevinaya, y no es aquesta conversa qu‘ en part coneixeu s‘ única solució que se li ha volgut trobar. Veurém qui ferá «tech» si qualqu* ü en fá; per de prompta no n‘ ha fet aquest qui tan Marga té la

ív i'4

^
ViV

V i'4

i*4 Sí

V i'4

& Sí

i'4 'Ss,

i'4

V i'4
vj?

i
& <

iV'4i? Sí

*
% ¥,i

AljAl. ¿1. aTa ¡3» ¿V Va aV,aTa ¿V ¿U aU a!¿ .U Va ¡9» }?> A?A ¿t¿

■■■

.1.1—

I

..I

Ej I\_i ETUsTO
ANTONIO PIZÁ

VjAV, }V V» Al. aV.

AlA

ENSERAT

Vi -I.

V* y)
M V
...

V *'4
V(V
¿'4
V V ;*4 ;f4 Ví'4i? & ¿V’4
'f/ V f'4

&

^4

v

VOLÓ AL CIELO

£'4

$

i’4

ED DÍA 13 DE MAYO DE 1910

í'4

vi? &

A LOS TRES AÑOS Y VEINTIOCHO DÍAS DE EDAD

V ¿f4 V i?4

»

¿?4

$

Sus afligidos padres D. Juan Pizá Mayol y D.a Margarita En-

í’4 iV '4

$ $

sefiat Oliver, hermano, hermanas, tíos y tías, tío y tía políticos,

¿'4
v*v
Á

V

iV '4 primos y demás parientes (presentes y ausentes), participan á sus ¿V'4

#

Af*
V

iV'4i? amigos y conocidos tan sensible pérdida y les suplican rueguen á

iV'4i?
&

Dios les consuele en su aflicción.

¿V’t, i?4

$

í»4 v¿?

iV'4i?

¿V ?4

Vi,i4? V¿j?,4Vji?'4Vji?'4Vij?'4Vij?'4Vij'?4Vij'?4Vij,?4Vij'?4Vij'?4Vij,?4Vij'?4Vij,?4V^j?iV'4j?i'V4j?¿V,j?4Vi,j?4Vi,j?4Vij'?4>¿j?,V4j?i'V4j?i'V4ji?'4>ji?'4Vji?'4Vji?'4Vij?'4Vij?'4Vij'?4Vij'?4Vij'?4Vij'?4Vi'j?4Vi'j?4Vi'j4?Vi'j4? Vi'j4?Vi'j4?Vi'4j?iV'4j?iV'4j?iV'4j?iV'4j?iV'4j?iV'4j?i'V4j?i'V4j?¿V'j4? Vi'4j? £>

Les echa también en cara el Sr. X
que aquel revolver la negra historia de Francisco Ferrer era pi ofannr sus ceni¬ zas.—¡Y qué tragaderas, repetimos, se ne¬ cesitarían para aguantar tales tonterías! Es sujeto de posible profanación lo santo y lo sagrado; y los restos mortales de los
cristianos son tenidos en respeto, porque estuvieron informados por un alma que
es muy cristiano suponer goce de la eter¬ na bienaventuranza y de la visión de Dios, y que informará otra vez, en el día de la resurrección, aquellos restos vivifi¬ cándolos. Pero los restos de un impío, que muere obstinado en la iniquidad, y que la Iglesia expele con horror de su seno maternal ¿qué respeto pueden merecer? ¿qué profanación cabe en lo profanado? Ferrer profanó su cuerpo negando á éste su destino á otra vida gloriosa y redu¬
ciéndose á si mismo á la esfera de los
irracionales; y luego aun el Sr. X, para abrumarnos con su charla nécia y vacía, pide para aquel hombre obstinado en la maldad, pide se le deje reposar tranquilo bajo la losa fría. Sí, Sr. X, goce el obsti¬ nado de tranquilo reposo bajo la losa fría, que es éste un lenguaje que yo no entiendo, aunque me sabe á pagano y muy frío en boca de un católico, pero se¬ pa V. ha dicho el Espíritu Santo que no hay pas para los impíos. No querrá V. ponerse en contradicción con el Espíritu Santo. ¿Qué espíritu, pues, le sopla á V. cuando pide paz para los impíos? No po¬

vista, y podeu estar segur de que, sensa parts ni quarts, amb gust á ‘n es qui acer¬ tará li penjaré sa medalla de mérit,
.16 Mateix
Actualidades
Muerte del Rey Eduardo Vil
EL MONARCA DIFUNTO
A los sesenta y ocho años de edad fa¬
lleció el día 6 del actual en Londres, en
su palacio de Buckingham, el rey Eduardo VII de Inglaterra.
Hacía tres dias que se encontraba en¬ fermo, á consecuencia de un enfriamien¬ to, ocasionado, según se cree, en su re¬ ciente viaje á Biarritz.
Recuérdase á este propósito que el día

Reyes de España y Portugal y en el mes de Mayo desembarcó en Inglaterra.
Llevó á la Exposición Universal de París de 1878, en la que figuró como pre¬
sidente honorario de la sección de la
Gran Bretaña, los magníficos presentes de todas clases (armas, alhajas, telas, etc.), que había recibido en las Indias, y en una de sus visitas á París acogió á Gambetta con grao afecto, hecho que fué muy comentado.
Era caballero del Toison de Oro, del
Aguila Negra, .caballero honorario de
San Juan y gran maestre de los Templa¬
rios desde 1873,
Era también capitán general honora¬ rio del Ejército español, almirante hono¬ rario de nuestra Marina y coronel hono¬ rario del regimiento de Infantería de
Zamora.
Profesaba á nuestro Soberano un en¬
trañable afecto, y así lo demostró en to¬

los reyes de|Italia, Suecia, Dinamarca,
España, Portugal y con los de otros países.
SU EXALTACIÓN AL TRONO
Subió al Trono el rey Eduardo VII el
22 de Enero de 1901, á la muerte de su madre, la reina Victoria.
Con motivo de su coronación,celebrᬠronse en toda Inglaterra grandes feste¬ jos, especialmente en Londres, adonde acudieron Embajadas y representacio¬
nes de todos los pueblos de Europa. Por cierto que estas fiestas de la coro¬
nación tuvieron que sufrir un aplaza¬ miento, debido á la grave enfermedad que puso en peligro su vida y que se re¬
solvió favorablemente merced á una ope¬
ración quirúrgica felizmente realizada.
Tribuna pública

punto á Religión y Moral y, con calar tan poco en tan fundamentales materias, se
mete V. á fallar sobre infracciones de la
más sublime de las virtudes cristianas, esto es, de la caridad, y habla de viola¬ ción de cenizas que —¡tanto desbarra V.! cabe suponer si le habrán dado en los ojos.
Díganos por de pronto el Sr. X, si se digna complacernos, en qué capítulo y en qué página de algún monumento autén¬ tico de la Religión y Moral católicas se encuentran estas palabras: «que se deba perdonar á los difuntos». Lectores impar¬ ciales,—no los que forman la claque — atended, que aquí es de esperar de la
cortesía del Sr. X una respuesta, pero
, atendamos sentados por si tarda, hojean¬ do páginas y más páginas sin dar con ella. Pero... ¡si que la dará á la respuesta! Dirá que el Divino Maestro dice en su Evangelio: «perdonad y se os perdonará»
esto es, perdonad en general á vuestros hermanos, á vivos y á difuntos. ¡Caram¬

drá ser otro sino el espíritu del error, el
maestro de la mentira.
Dejando para otro artículo el probar á V. que desconoce los preceptos de la caridad y lo que está conforme con ella en casos como el presente, voy á acabar diciendo á V. que les hace cargos ante el público por la representación del diálogo, no en nombre de la caridad, sino impul¬ sado por su desconocimiento de la misma, y que sus artículos no han sorprendido á nadie sino á los incautos y engañado tan sólo á los que calzan en la materia sobre que se discute tantos ó menos puntos que V.
Mas, si nobleza obliga, cerremos el presente artículo con la prueba de que
los de V. van envueltos en bien caracte¬
rizada forma farisaica. El Divino Maes¬
tro, el mismo mansísimo Jesús, este Jesús cuyas enseñanzas tan temerariamente V. invoca nos pinta al repugnante tipo de lós fariseos denominándoles graficamensepulcros blanqueados. Sus artículos, Sr. X, parécenme sepulcro en que V. en¬

que el Soberano británico estuvo en Za- das las ocasiones en que D. Alfonso visi¬

bola! replicaré yo á mi vez, ¿y así se ex¬ tierra la verdad, según llevamos demos¬

rauz llovió copiosamente, con una tem¬ tó el territorio británico.

presan entonces los maestros que calan trado, pero sepulcro blanqueado ó cubier¬

peratura muy baja, y en sentir de algu¬ nos, esto originó la enfermedad que le ha llevado al sepulcro.
La noticia de su muerte ha causado
muy honda impresión en Europa, espe¬ cialmente por lo inesperada, pues nadie podía creer que la indisposición que le hizo guardar el lecho fuera precursora
de un final tan funesto.
Era primogénito de la reina Victoria I, y había nacido en Londres, en el palacio de Buckingham, el 9 de Noviembre de
1841.
Recibió, desde su nacimiento, los títu¬
los de duque de Sajonia, principe de Sajonia Coburgo Cotha. gran Steward de Escocia, duque de Cornualles y de Rothsay, conde de Chestar Carrick y Dublin,
barón de Reufreck, lord de las Islas, etc.
Diez y siete años de edad contaba cuando fué nombrado coronel y caballe¬
ro de la Jarretiera.
Dió comienzo en 1859 á una larga se¬ rie de viajes, visitando Italia y América,
donde al desembarcar en Nueva York,
vió su vida amenazada por un marinero loco; Alemania, Austria, Egipto. Tur¬ quía, Grecia, Francia, siendo recibido por Napoleón III en Fontaineblau en junio de 1862, y en Ostende, por Cristiáu Fe¬ derico de Shlesvig-Holstein, luego Rey de Dinamarca, cuya hija Alejandra, na¬ cida en 1844; le estaba prometida en matrimonio, y con la que se casó en el palacio de Windsor, el 10 de Marzo de 1863, después de un viaje á Roma.
Durante la Exposición Universal de
1967 residió con frecuencia en París y
dió no poco que hablar á la crónica
mundana.

De su matrimonio con la reina Alejan¬ dra nacieron cinco hijos.
De éstos viven: el principe heredero, Jorge Federico, y las princesas Luisa, Alejandra y Maud.
Hermanas y hermanos del Rey son las princesas Elena, Luisa y Beatriz, gober¬ nadora de la isla de Wigth y madre de Su Majestad la Reina de España, y el príncipe Arturo, duque de Connaught.
El rey Eduardo fué un buen amigo de Francia, y un admirador de la vida pari¬
siense.
Recuérdanse de él muchas y curiosas anécdotas, pues durante mucho tiempo el Rey de Inglaterra hizo vida mundana, y en todos los espectáculos de París y en los balnearios de moda aparecía siempre como un correctísimo é irreprochabe gentlcman. árbitro de la elegancia y del buen gusto.
Hace pocos años visitó las poblaciones españolas de Cartagena y Cádiz, cele¬ brando en la primera una afectuosísima entrevista con el Rey D. Alfonso.
SU FIGURA POLÍTICA
La falta de espacio nos impide trazar como desearíamos un bosquejo de su importante personalidad y del influjo que ejercía en la .política mundial)
En momentos difíciles para Europa, ocasionados unas veces por la cuestión de Oriente y otras por las alianzas y pac¬ tos internacionales, siempre sirvió de contra peso y mediador, evitando con frecuencia graves conflictos internacio¬
nales.
Su parentesco con el Emperador de Alemania y con algunos Soberanos de

Cuando aún el más templado, al béli¬
co son de los excitantes títulos «Contes¬
tación á un reto». «En legítima defensa» y «Defendiéndonos» que han encabezado
otros tantos artículos de la actual y co¬
nocida polémica sostenida en las colum¬ nas de este semanario, pudiera sentir despertarse en su pecho ardor bastante para lanzarse á la palestra en pró de la una ó de la otra de las partes beligeran¬ tes, según fueran sus aficiones; cuando esa entablada polémica entre Congregantes y un señor X ha llegado á revestir bas¬ tante interés para llamar la atención del público sollerense, pronunciándose quien más quien menos, por el uno ó por el otro
bando, á nadie ha de causar gran extra-
ñeza que yo venga á prestar mi modesto homenaje á la verdad y á la razón, que
intento demostrar están á favor de los
Congregantes. Ahí teneis, pues, benévolos lectores
del Sóller la razón de mi venida á la
arena.
Dejando al Sr. Magraner el honroso puesto que ocupa en la polémica, digo: Dos cargos, en suma, hace el Sr. X á la Congregación Mariana con motivo del consabido diálogo; l.°,que su ejecución era inoportuna; y 2.°, que en ella y en él se faltó á la caridad; que los Congregan¬ tes «no saben interpretar la religión de Jesús»; que «no son capaces de perdonar á sus enemigos, y que llevan empezado ya un camino por el cual practican una moral mal entendida». No son pocos los cargos, ni menos el desbarrar del Sr. X.
Prescindiendo de la discutida oportu¬
nidad de 1a. ejecución del diálogo, que al fin es punto muy accidental y que, en el gratuito supuesto de ser inoportuna, no pasaría de ser un pecadillo, una ligera

un poco en materias de Religión y Moral? Y ved por ahí que empezamos á probar el poco calado del Sr. X en el caso y, co¬ mo por consecuencia, que no tiene apti¬ tud ni conocimiento bastante para juzgar
si faltaron ellos ó no con su conocida con¬
ducta pública á las enseñanzas de la Re¬ ligión y á los preceptos de la Moral.
Prosigue el Sr. X intimándoles que «no saben interpretar la religión de Je¬ sús». Y á fé, si se trata de poner en paran¬ gón la conducta de los Congregantes en la ejecución del diálogo con su interpre¬ tación ignorante; si el Sr. X se erige eaintérprete temerariamente y pensó que habían de seguirle, lleva sobrada razón si les tacha de antojadizos, pero permítame el Sr. X le diga yo que hacen bien en re¬ husar sus interpretaciones ó su tonta ma¬ nera de entender la «religión de Jesús» y en atenerse al dictamen de maestros más bien cimentados. Y difiero para más abajo la directa refutación de este cargo.
Como el que parte de un mal principio no puede decir sino disparates, el Sr. X, apoyando todos sus cargos contra ellos
en un desconocimiento notorio de las
prescripciones de la caridad, los suelta que es una lástima...
Dice que la Religión católica prohíbe
exteriorizar las faltas de los difuntos.—
Señor X, le recomiendo á V. el repaso de algún tratadito de Moral y aprenderá V. que sus palabras vienen á cuento cuando se trata de faltas que han podido quedar ocultas; pero si las faltas son publicas como las del nefasto Ferrer, ¿á qué viene
eso de no exteriorizar faltas? Mire V. se¬
ñor X, que no dá pié con bola, como vul¬ garmente se dice. Y para remachar el clavo quiero recordarle á V. un principio que veo se tiene olvidado y es que, cuan¬ do la falta es pública, y sobre todo si es audazmente sostenida, no hay injuria en

to con engañadora apariencia de verdad.
Z.
Sóller, Mayo 1910.
Ecos regionales
DE POLÍTICA
Queda ya despejada la incógnita de las elecciones para diputados á Cortes. Estas, por lo que á Mallorca afecta, rea¬ lizáronse en medio de la mayor tranqui¬
lidad. No así en Menorca donde la efer¬
vescencia y el encono de las pasiones po¬
líticas rebasó los límites del orden.
En Palma resultó la elección tan si¬
lenciosa, tan encauzada que puede decir¬ se hubiera pasado el acto poco menos que desapercibido á no pesar la imperativa obligación sobre cada hijo de vecino, ma¬ yor de edad, de emitir el sufragio.
Y no quiere esto decir que en un prin¬ cipio no existiera el afan de lucha por parte] de importantes elementos, sino que este afán hubo de enfrenarse ya que así lo exigían los intereses de la alta política y en este sentido venían inspiradas las
instrucciones dictadas en Madrid. Y na¬
turalmente, la consecuencia lógica de ello, una vez apagado el fuego del entu¬ siasmo, fué la calma verdáderamente chicha que se notó en las elecciones ve¬ rificadas el pasado domingo.
Los sufragios del partido conserva¬ dor, una vez lograda una elección muy nutrida para los propios candidatos, fue¬ ron principalmente para el candidato canalejista Sr. Valenzuela y e§te reconoci¬ do estuvo en La Peña, en la noche del domingo para expresar su agradecimien¬ to. El diputado canalejista fué objeto en
el Círculo Conservador de una ovación calurosa.
Pero si la disciplina triunfó, con re¬

En 1868, estando de caza en Compieg- Europa contribuyó muy principalmente imprudencia, he de abordar otros puntos decir lo que está á la vista de todos.

lativa felicidad, en las elecciones para

ne, fué arrojado del caballo y recibió graves contusiones, y á fines de 1871 amenazó su vida repentinamente una
fiebre tifoidea.
Su restablecimiento fué celebrado con
fiestas públicas y solemnes acciones de
gracias.

á este objeto.
Fué acérrimo defensor de la paz euro¬
pea y continuador fiel de la política ex¬ pansiva y democrática de la Reina Vic¬
toria.
Por su iniciativa Inglaterra concertó importantes tratados de comercio, al que

de muchísima mayor importancia, puntos capitales en que, pese al Sr. X, no ha de llevar él la mejor parte; y si le viereis, lectores, quedar mal parado por su des¬ conocimiento de ellos, apesar de tratarlos hasta con aires de magistral autoridad, á vuestro criterio dejo el juzgarle en
cuanto á lo demás relacionado con el

Decía además el Sr. X en su artículo
«Contestación á un reto» que creía á Fe¬ rrer capas de haber realisado lo que Sa¬ tanás mismo no se atreverla, y algo más abajo, en forma muy insinuante, muy propia para sorprender á incautos, les in vitaba á los Congregantes á practicar la caridad con aquel émulo de Satanás, ar¬

diputados á Cortes, entiendo que, aunque triunfe, ha de hallar no obstante muchos
mayores obstáculos en el camino de la elección de senadores, si se confirma la
designación de candidatos liberales que á la hora en que escribo, se cotiza en los círculos políticos de esta capital.
Algún nombre de los señalados por

Más tarde, en 1875, la Cámara de los dió gran impulso durante su reinado.

asunto.

chivando de una vez el diálogo que con¬ dicho partido, no ha sonado bien á oidos

comunes votó un crédito para los gastos

Como buen inglés, una de sus cons¬

Sin más preámbulos, y en gracia á la tenía una historia tan espeluznante. Es¬ conservadores y entre los elementos de

de viaje del entonces príncipe de Gales á
las Indias.
Embarcóse en Dover, atravesó Fran¬ cia y Egipto, y tras varios dias de des¬ canso continuó su viaje á Borabay, don¬ de llegó en 8 de Noviembre, verificán¬
dose con tal motivo innumerables fiestas
y recepciones oficiales.
En 13 de Marzo de 1876 embarcóse pa¬
ra Europa, pasó por el Canal de Suez,

tantes preocupaciones fué la del desarro¬ llo y fomento de la marina británica, y prueba de ello es la construcción de esos soberbios Dreadnoughs, temibles armas de guerra y verdaderos alcázares flo ¬
tantes.
Su trato con los soberanos y jefes de Estado europeos fué muy afectuoso, y muy frecuentemente celebró entrevistas con el zar Nicolás, con el Kaiser, con el

brevedad y también al Sr. X, á quien los argumentos aducidos por el Sr. Magra¬ ner, fundados en la práctica de la Histo¬ ria y en la doctrina fundamental sobre la caridad se le antojaron paja—peor para él—, vengamos derechito al grano, al grano, eh? no sea que al Sr. X se le ant )je ahora alfalfa lo que yo diga.
En sus artículos de pesca-incautos y engaña-bobos por su forma dulzarrona y farisaica (eso se lo probaremos, no se tur¬

fuerzo grande se requiere para contener el enojo que causa tamaña necedad, esa voz falaz y seductora de sirena. Sr. X, ¿por qué no les pide V. que usen de cari¬
dad también con Satanás para que que¬
den equiparados en el íavor esos dos ti¬ pos que V. equipara en la malicia? Abo¬ na V. unas premisas espeluznantes, y no admite V. las consecuencias, como si se
empeñara en discurrir en tonto de capi¬ rote—¿A ver si destruye V. este argu¬

La Peña ha producido verdadero revuelo la mentada designación y la mayoría
muéstranse francamente hostiles á que
prospere por lo que respecta á determi¬
nado candidato.
Y he aquí planteada sobre el tablero de la política local otra jugada difícil, que por lo mismo ofrece gran interés y que es el tema obligado de todos los que se preocupan mas ó menos de]la cosa pública
José M.a Tous y Maroto.

fué recibido en Madrid y Lisboa por los presidente de la República francesa y con be V., Sr. X) demuestra V. calar poco en mento?

SOLLER

3

BBBB BBBB BBBBBBBB BBBB BBBB BBBBBBBB BBBB BOBB BBBB BBBB BBBB BBBB BBBBBBBB BBBB BBBB BBBB BBBBBB BBBB BBBB BBBB BBBB BBBB BBBB BBBB a BBB BBBB IBBB BBBB BBBB BBBB BBBB BBBB BBBiaBBI BBBI BBBB j irTQ IBBBIBBBBBBBBBBIBBBBBBBBBBBBIBBBBBBBBBBBBBBMBBBB BBB■BBBBIBIIBBBB BBBBBBBBBBBBBB ■■■BBBBBBBIBBBBBBHBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBIBlilliii|||B||BiHlliiBMMi , VC"

BBBB BBBBBBBBBBBB BBBBBBBB BBBB BBBB BBBB BBBB BBBB BBBB BBBB BBBB BBBB BBBB BBBBBBBB BBBB BBBBBB BBBBBBBB BBBB BBBB BBBB BBBB BBBBBBBB BBBB BBBB BBBB BBBB BBB■IBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBB

BBBBBBBBBBBBBBBBBBBB BBBBBBBB BBBB BBBBBBBB BBBBBBBB BBBB BBBB BBBBBBBB BBBB BBBB BBBBBB BBBB BBBBBBBB BBBB BBBB BBBB BBBB BBBB BBBBBBBB BBBB BBBB BBBB BBBI

1BBB BBBBHitIBBBBBBBB

aaaalKft
■■■■

oo
©0®©0©©0® ©O®©O®©O© ©O® ©O©

©O® ©00 ©o®©o®©o®

■ ■■■ ■■■■ ■■■■ ■■■■
■■■■ ■■■■

D. Guillermo Rullán Colom

■■■■

■■■■

::::

BUS
■■ ■■

FALLECIÓ EN SÓLLER

BBBB
■ BBB
■ ■■i

SB■I

BBBB BBBB

■ BBB

■ BBB

BL DIA 7* MAYO IDE 1910

BBBB

■■■■

*■■■

BBBB

■ ■*•

lili

A DA EDAD DE 57 AÑO$

BBBB

lili

::::
■■■B

DESPUÉS DE RECIBIDOS LOS SANTOS SACRAMENTOS

■■■B

BBBB

BBBB

BBBB

BBBB
ÍBBBBBB
BBBB BBBB

::::
BBBB

(E. P. D.)

-BBB BBBB

BBBB

BBBB

BBBB

BBBB

m

BBBB

^

Su atribulada esposa D.a Antonia Coll; hijos D. Guillermo y

D. Miguel; hijas D.a Florentina, D.a Catalina y D.a Antonia; hijo

BBBB

■ IBS

BBBB

político D. Antonio Rullán; hermana, hermanos políticos, nieta,

BBBB
Si» ssss

sobrinos, primos y demás parientes, al participar á sus amigos y

BBBB

■ BBB BBB

conocidos tan dolorosa pérdida les suplican tengan el alma del

HSS

::::

BBBB BBBB

finado presente en sus oraciones, por lo que recibirán especial favor.

BBBB

BBBB

BBBB

BBBB¡ M

BBBB

BbSb? ■ ■■Bí!BBBB BBBB fjS BBBJBBBBBBBBBB

HE2BB BUBB

BBBB BBBB

BBBB IBiaS

BBBB BBBB

BBBBBBBB BBBB BBBB

BBBB BEBO

BBBB BBBB BBBB ERBBBBBÍBSBBB

BBBB BBBB BBBBBBBB

BBBB BBBI

BBBB BBBB

BBBB BBBB

BBBBBB BBBBBB

BBBB BBBB BBBBBBBB

BBBB BBBB

BBBB BBBI

BBBBBBBB BBBBBBBB

BBBB BBBB BBBB BBBBBBBBBBBB

BBBB BBBB

BBBB BBBB

BBBB BBBB BBBBBBBB

BBBB BBBB BBBBBBBB

BBBB BBBB

BBBB BBBB

BBBB BBB BBBBBBBflR

BBB

I tt

■BBB BBBBBBBB

BBBB

BBBBBBBB

BBBI

BBBB

BBBB

ailHBHilHM

BBBB

.
BBBB

BBBB

BBBB

BBBBBIBB

■■■■■■BBBBaaiBBIBBBBBBflBBB1

BBBB

HBBB

■■■■■■■■■■■■■■■■

BBBBBBBB

BBBB

■■■■■■■■

BBBBBBBB

■■■■■■■■

■■■■■■■■■■■■'

fBBÍi ■■■■”” BBBBBBBB BBBBaBBBBBBBBBBBBBBBBBBB JBBB BBBBBBBBBBBBBBBB BBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBaBBBBB«BBB
■■■■■■■■■■■■■BBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBB ■■■■■■■BBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBB■BBBBIBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBIBBBBBBBB BBBB BBBB BBBB ■■■■■■■■ BBBB ■ BBB
BBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBIBBBB

D.* MARGARITA RIPOLL Y COLL
EALrEfECIÓ EN jSÓEDE¡q
el día 10 Mayo de 1910, á las seis de la mañana A LA EDAD DE 48 AÑOS
-=== (E. P. D.) ===■
Su afligida madre D.a Margarita Coll y Bisbal, hermanos (ausentes), hermana, hermano y hermanas po¬ líticos, sobrinos, primos y demás

La vida política
El futuro Congreso
Empieza á vislumbrarse la composi¬ ción del futuro Congreso, en el que exis¬ tirán 235 ministeriales, 104 conservado¬ res, 44 republicanos y el resto carlistas, católicos, integristas, regionalistas y un socialista, Pablo Iglesias, que al fin ve
colmados sus deseos.
La mayoría que tendrá el gobierno se¬
rá de 60 votos con relación á todas las
minorías coligadas, que es un tanto exi¬ gua, si se tiene en cuenta la pasividad con que suele cumplir sus deberes, pre¬ cisamente en la época que se avecina, en la que varios republicanos harán una campaña vivísima para estorbar toda obra que pueda resultar beneficiosa al país, puesto que su política, al menos la de los que más figuran, consiste en con¬ ducir el régimen al descrédito.
El período parlamentario será inúy rudo, y sólo presentando el gobierno sa¬ bias leyes y teniendo detrás una mayoría disciplinada, podrá contrarrestar la ava¬ lancha que se le viene encima.
De entre los nuevos diputados, desta¬ ca la personalidad de Pablo Iglesias, re¬ presentante de ideas que, por primera vez, tiene entrada en la Cámara española.
Nos parece muy bien que allí pueda, como legislador, cooperar al mejora¬ miento de la clase obrera, aunque esta¬ mos seguros de que será poco lo que pueda hacer, que no haya sido realizado por otros, especialmente por el el go¬ bierno conservador, que ha estudiado y procurado resolver, en cuanto era posi¬ ble, el problema que no es privativo de España, sino que se presenta, acaso con más agudos caracteres, en otros países.
Se propone el jefe del gobierno, como
enseñanza deducida de las últimas elec¬
ciones, orientar su política en un franco
sentido democrático. Si no incurre en
radicalismos, perseverando en este cami¬ no; ; alcanzará resultado satisfactorio, pues mellará las armas de los que preten¬ den combatir el régimen, por in compatir con la libertad, cuando lo que es incompatible con el libertinaje que al¬ gunos pretenden entronizar.

Crónica Local

Eu medio de la mayor tranquilidad se celebraron el domingo último en esta ciudad las elecciones para Diputados á
Coi tes siendo el resultado de las mismas

el siguiente:

Votos

D. Antonio Maura, conservador. 1015

Sr. Conde de Sallent, id.

995

D. Alejandro Rosselló, liberal

552

» Antonio Weyler, id.

377

» Juan Valenzuela, id.

358

Sr. Conde de Ayamans, tradicio-

nalista.

269

D. Francisco García, republicano. 160

» Jerónimo Pou, id.

101

» Lorenzo Bisbal, socialista.

100

Los cinco primeros candidatos son los que lian sido proclamados por Mallorca-

Sería muy conveniente que, por quie¬ nes corresponda se diera un vistazo, ó se
pasara una visita de inspección ó reco¬ nocimiento á las fondas, hostales y ta¬ bernas, en donde se vende de toda clase

de comestibles, sin cuidarse de si es bue¬ no, como alimento, ó para enviarnos pronto al otro mundo. La queja esta, nos la ha sugerido una docena de intoxica¬ ciones, por lo menos, que sepamos, habi¬ das en personas de Sóller que comieron queso vendido en el hostal do Can Penasso. Ojo alerta, pues, soltereases, con los quesos tiernos, no sea que por comer una simple golosina, os expongáis ú un serio disgusto.
El martes do la presente semana se unieron con el indisoluble lazo del ma¬
trimonio, ante el altar de la Purísima Concepción de la parroquia, el joven co¬ merciante establecido en Agen don Mi¬ guel Oliver Colom y la distinguida se¬ ñorita D.a Catalina Estades y Llompart.
Bendijo la unión el Rvdo. D. Bernar¬
do Oliver Vicario.
Deseamos á la joven pareja eterna
dicha.
Por circular de los Sres. Márquez y Compañía de Lares, recibida en esta Re¬ dacción, nos enteramos que, según escri¬ tura otorgada ante el notario de Arecibo don Manuel Paz Urdaz, ha entrado á for¬ mar parte de aquella sociedad, en calidad de socio gestor, nuestro paisiano D. Juan Marqués Colom.
Al propio tiempo se ha conferido po¬ der general para llevar la firma social, al antiguo empleado D. Bernardo Fiol ó
Isern. Les felicitamos.
Hemos recibido la visita del semana¬
rio El Ideal, órgano del partido republi¬ cano, que aparece en Palma los sábados desde hace algunas semanas.
También hemos recibido el número
correspondiente al 15 del actual del Bolletí Dominical de les paroqivies de Ma¬ llorca, de cuya aparición dimos cuenta
meses atrás desde estas columnas.
Dejamos gustosos establecido el cam¬
bio.
El martes por la noche emprendió via¬ je para Barcelona y Cette el vapor «Vi¬ lla de Sóller», llevándose abundante car¬ ga y algunos pasajeros.
Dicho buque regresará á nuestro puer¬ to el martes próximo.
Para las carreras de cintas que han de celebrarse el lunes eu la plaza de la Constitución, el «Círculo Sollerense» ha
destinado 25 pesetas, eu cinco vales, en obsequio de los ciclistas que en el festi¬
val tomen parte.
Por el escaso movimiento que se nota, es fácil augurar que las ferias y fiestas que se celebrarán estos días en Sóller, para conmemorar la victoria alcanzada por nuestros antepasados en 1561 contra los moros, van á resultar poco animadas.
En la sesión que anoche celebró nues¬ tro Ayuntamiento quedó acordado que sean colocados tres faroles públicos del
alumbrado eléctrico en al llamado Carre¬
ro d: en Figue.
Esta mañana ha tenido lugar en la Casa Consistorial la elección para el

nombramiento de Compromisarios que han de tomar parte en las elecciones de
Senadores.
Han resultado elegidos los señores D. Lucas Solivellas Vicens y D. José Morell Mayol.
En nuestro número anterior decíamos
que el tiempo en la primera semana de mayo más se había asimilado al ventoso marzo, que no al mes de las flores, y hoy que está á punto de terminar la segunda,
debemos ratificar nuestro aserto, aumen¬
tándolo, empero, en un ciento por ciento
de cuanto escribimos anteriormente. Nun¬
ca habíamos'visto, en mitad del verano,
tanta insistencia en continuar el mal
tiempo, pues ni un día siquiera, en toda la semana, ha llegado á mediano; el lu¬ nes amaneció nublado, y llovió algo aunque fuera poco, dejándose sentir, en cambio, un frió intenso, impropio de la estación que atravesamos; el martes, au¬ mentó, si cabe, la intensidad del frió y la cerrazón en los horizontes, inas no el agua, de la que no cayó ni una sola gota apesar de haberla tocado casi con las manos; el miércoles continuó el N. O. en¬
viándonos vientos frescos todo el día, y por la noche á eso de las once y cuarto descargó sobre este término una fuerte granizada con un ruido ensordecedor, causando, en general, bastante daño á la arboleda, pero no pudo dañar á las frutas, por la sencillísima razón de que este año no las hay, pues escasean mu¬ cho. El jueves los horizontes continua¬ ron aturbonados, si bien la temperatura fué menos fria que en los días anteriores: el viernes amaneció mal y anocheció peor, pues ni por un momento cesó de
soplar un fuertísimo poniente, que re¬ sultó además de pesado, escesivamente
molesto.

f
Sección Necrológica

Al anochecer del sábado fué conduci¬
do á su última morada el cadáver de
nuestro amigo D, Guillermo Rullán Co¬ lom, de cuyo fallecimiento dimos ya
cuenta en el anterior número.
Al acto asistieron muchísimos amigos del finado y de la familia, la Junta Di¬ rectiva de la sociedad «El Gas» y la de la
«Defensora Sollerense» con notable con¬

tingente de socios.
Al finado le fueron dedicadas hermo¬

sas coronas por la familia, por nn grupo de amigos íntimos y por la sociedad «El
Gas».
El domingo se celebraron en la parro¬ quia solemnes funerales en sufragio del Sr. Rullán y á ellos asistió numerosísi¬ ma concurrencia, prueba de las generales simpatías que en vida supo captarse.
Reiteramos á su familia nuestro pé¬

same.

* **

En la madrugada del domingo la te¬ rrible guadaña de la muerte cortó una vida en la flor de su edad: la del simpᬠtico Juauito Coute Pomar, que baja al sepulcro á los once años y medio.

parientes, participan á sus amigos y conocidos tan dolorosa pérdida y les suplican la tengan presente en sus oraciones, por lo que recibirán espe¬
cial favor.

Unas terribles fiebies que le tuvieron
sumido en el lecho más de dos meses,
pudieron más al fin que los constantes auxilios de la ciencia y la robustez del
enfermo.

criatura al cementerio, con asistencia del clero parroquial, de distinguido acompa¬ ñamiento y de la banda de música «Unión
Sollerense».
Del ccche fúnebre, severamente ata¬

La hermosa capilla mortuoria que se
levantó en la casa del difunto fué duran¬
te el día visitadísima.

viado, pendían hermosas coronas de flo¬ res artificiales con expresivas dedicato¬
rias.

Al anochecer fué el cadáver de Jua-

Por el domicilio del Sr. Pizá desfila¬

nito conducido al cementerio, con asis¬ tencia del clero parroquial con cruz al¬ zada y la música de capilla.
El cadáver era llevado á brazos por
los más íntimos compañeros del difunto y sobre la carroza fúnebre fueron colo¬
cadas buen número de coronas de flores

ron, con motivo de tan sensible pérdida, numerosísimos amigos para testimoniarle su pésame.
Cousuele á nuestro amigo, esposa y de¬ más familia, justamente apesadumbra¬ dos por tan irreparable pérdida, la segu¬ ridad de que tienen en el Cielo un ángel

naturales y artificiales.

más que intercederá por ellos.

Asistieron al fúnebre acto los alumnos

—mim—jura—i

del colegio de los Hermanos de las Es¬ cuelas Cristianas, los jóvenes de la Con¬

De Fornalntx

gregación Mariana, gran número de so¬
cios del «Circulo Sollerense» con una
hermosísima corona y muchos amigos de
la familia.
Resultó el acto una verdadera mani¬
festación de duelo, pocas veces registra¬ das de igual en esta población.

Las elecciones se verificaron en nues¬

tro pueblo sin el menor incidente, acu¬ diendo la mayoría de los electores á

cumplir su obligación.

He aquí el resutado de las mismas:

Maura.

53 votos.

Sallent.

48 »

A las exequias celebradas el lunes Rosselló.

131 »

asistió también grandísima concurrencia. Reciban nuestro querido amigo el doc¬
tor D. Emilio Conte, esposa y demás fa¬
milia el testimonio de nuestro sincero

Weyler.
Valenzuela.
Ayamans.
García.

100 » 95 » 10 » 13 »

pesar por tan dolorosa pérdida.
* **
El martes por la mañana entregó su alma á Dios, víctima de rápida é inespe¬ rada enfermedad, la Sta. D a Margarita Ripoll Coll, hermana de nuestros apre¬ ciables suscriptores y amigos D. Lucas, D. Benito y D. Jaime Ripoll y hermana
política de nuestro también suscriptor y amigo D. Bernardo Cabot.
Tanto á la conducción del cadáver al

Como se vé, los liberales obtuvieron una gran mayoría en nuestro pueblo.
Se nota gran animación por las de compromisarios que deben verificarse mañana sábado. Veremos su resultado, siendo de esperar que también será el partido liberal quien obtenga mayoría.
El Corresponsal.
Culto» Sagrados

cementerio como á los funerales celebra¬
dos en la iglesia parroquial, asistieron muchos amigos y conocidos de la familia.
Descanse en paz el alma de la finada y reciban sil atribulada madre, herma¬ nos, hermana y demás parientes la ex¬ presión de nuestro sentido pésame.
* **
Nuestro querido amigo D. Juan Pizá Mayol y esposa acaban de pasar por el duro trance de ver desaparecer del mun¬ do de los vivos á su encantador hijo An¬ tonio, precioso niño de tres años, que era
el encanto de la familia.
Víctima de rápida dolencia ha pagado taa tempranamente su tributo á la muer¬ te, sin que fueran posible á salvarle ni los constantes cuidados de sus padres ni
los auxilios médicos.
Voló al Cielo ayer mañana y por la
noche fué conducido el cadáver de la

En la iglesia parroquial.—Mañana do¬
mingo, día 15.—Se celebrará solemnemente la fiesta de la Virgen de la Victoria. A las nueve
y media, se cantarán las horas menores y des¬ pués la Misa mayor con música y sermón, que pronunciará D. Antonio Truyols, Pbro. Cate¬ drático del Seminario. A las cinco y media, se cantarán vísperas, y después saldrá la proce¬ sión que recorrerá el trayecto acostumbrado. Al anochecer, se confinará el ejercicio del Mes
de María.
Lunes, día 16.—A las nueve y media, se celebrarán los divinos oficios con exposición del Santísimo Sacramento y procesión por el ámbito del templo. A la tarde, después de víspe¬ ras, será trasladada procesionalmente la ima¬ gen de la Virgen de la Victoria al oratorio del Hospital. Al anochecer, se celebrará el ejercicio del Mes de María.
En la iglesia del Ex-convento.—Mañana
domingo, día 15.—A las ocho, durante el Santo Sacrificio, se practicará la devoción del
Mes de María.

SOLLER

EL AGUILA

ajuj

la» fff%iipi

IOMABAS

PARA CABALLEROS Y NIÑOS

® ® ® ® ® Casa fundada en 1850 ® ® Denominación y marca registrada ® ® ® ® ®
Colón, núm. 39. — Palma de Mallorea
0teif8alts: Madrid, Barcelona, Alicante, Bilbao, Cádiz, Hijén, Málaga, Cartagena, Santander, Sevilla, falencia, falladolid y Zaragoza^

SEÍ(’IO\\ DI ROPAS CONFECCIONADAS PARA CARAEUSRO

AMERICANAS de alpaca negras y colores

de 8

CAZADORAS y GUERRERAS para el campo

*

3 1¡2

GUARDA POLVOS para viaje

“

8

CHALECOS de piqué blanco y colores

4

PANTALONES de dril crudo y colores

“

3 1|3

lana, tricot, paño y armoure novedad

u

6

TOGAS de seda ó pañete con vueltas de terciopelo “100

FRACHS de paño y casimir negro

“30

á 30 á 12 á 40 á 12 l¡2 á 11 á 25 á 150 á 75

ptas. “ “ “ u u “ “

LEVITAS CRUZADAS de paño y casimir negro de 50

SACOS y SOBRETODOS de entretiempo

25

AMERICANAS y CHAQUÉS de lanilla, vicuña y

tricot

10

TRAJES completos de dril crudo y colores

8

de lanilla, vicuña y tricot

15

de alpaca negra y colores

25

¡SECCION DE ROPAS CONFECCIONADAS PARA NIÑOS

á 65 á 100
á 50 á 32 á 80 á 60

ptas.
u

TRAJES Americana de lana, vicuña y gerga para DÍÍÍ0S de 10 á 16 afiOS de 14

TRAJES Americana de dril crudo y colores para BÍÑ0S de 10 í 16 aHOS “ 6

TRAJES Marinera de lana gerga vicuña y alpaca paraniHOS de 4 á 10 afiOS “ 4

TRAJES Marinera de dril, piqué y franela para fi fiOS de 4 á 10 afiOS

“4

TRAJES Blusa y otros modelos de lana dril y alpaca para

de 4 á 10 afios

4

CHALECOS piqué para nifios de 10 í 16 afios

4

á 40 á 16 á 38 á 20

ptas.
u

á 26 á6

AMERICANAS de alpaca negra para llillOS de 10 á 16 aííOS
GORRAS de lanilla, dril y seda, forma Alfonsina
GORRAS de lana y dril forma Japonesa para Caballeros J
SOMBREROS de dril blanco y de imitación Panamás SOMBREROS de paja para niños
de piqué blanco para niños

de 8

«

2

3

2

1

á 14 á4 á á á á

ptas.
u

SEOCXOIST D E MEDIDA

Selecto surtido de Novedades en géneros nacionales y extranjeros.—Surtido completo de gorras para caballeros y niños.—Mantas para viaje.—Impermeables.* Todos los artículos llevan los precios marcados en sus respectivas etiquetas.

A A PRECIO FIJO

A VENTAS AL CONTADO A A

-=5*£*

»-=s*e* ♦ EXPOSICIÓN DE TODOS LíOj£> AIJTICULOS DE LA TEMPORADA *——*3°e5=-0% *3*5=»-1*— *3*5=>-d

Ikfiiñ

Fonda Balear GRAN CORSETERÍA "LA CATALANA,,

COMPAÑÍA MALLORQUINA DE YAPOgE^

de
JOSÉ FLORES

Costa de Brossa, 12-PALMA.ett*

\_ UOICIII

-uwion mu

0. Mayor § (Subida calle Rubí, n.° 1)

INGA

(MALLORCA)

Vapores Miramar-Bellm-Catalufta-Balear-Lulw-Meftoi situada en la mejor calle y la mas céntrica.

Continuarán durante el presente año los viajes quincenales

SERVICIO ESMERADO. —PRECIOS MODICOS,

vice-versa ♦ ♦ ♦ Palma á Marsella y

♦ Dependiente y carruaje s*—* *3*5=-

En los periódicos de Palma se anunciarán con la anticipación posible los

*• á la llegada de todos los trenes.

días de salida. — Los viajes para Argel continuarán también.

LA SOLLERENSE

—— CONSIGNATARIOS:

DB

• ^ ELEGANCIA.-HIGIENE.-ECONOMÍA.
Inmenso surtido en corsés de diferentes modelos á pre¬ cios sumamente económicos.
Especialidad en la medida y en la confección de Corsés: Corte Sastre, Imperio, Rectos, Sport, Soutieu-gorge. Fajas ventrales con ó sin placa umbilical. Corsés higiénicos para
Señoras en estado interesante.
Esta casa ha recibido ya el modelo de corsé que será
moda en París este verano.
Modelos y figurines de los principales centros europeos de la moda, exclusivos para la

BARCELONA. Sucursal “Mella Marítima,,

MARSELLA. Sres. Majol, Brunet y C.£

JOSÉ COIíIí

CORSETERÍA CATALANA, Brossa-12.

ALICANTE. Sucursal “Islefia Marítima,,

ARGEL. Sres. Sitjar Hermanos.

CERBlRE j PORT-BOt (Frontera fanco-espallolal

Composturas de todas clases. Ligas y artículos para

VALENCIA. Sres. Carbonell Hermanos.
GRAO. D. Juan Domingo.

CETTE. Mr. Barthelemy Tous. IBI2A. Sres. J. é I. Wallis y C.*1

Aduanas, transportes, comisión,

corseteras.
ultimas creaciones de parís. ** ricos corsés para novia.

Servicios combinados á fort-fait en conocimientos directos para lo-

consignación y tránsito

NOTA:—Cualquier encargo que se haga i esta casa, se oumple con puntua¬

principales puertos de Inglaterra, Alemania, Bélgica, Holanda, Dinamars Agencia especial para el trasbordo y lidad y esmero.

ca, Suecia, Canadá y Estados-Unidos.

reexpedición de naranjas, frutas frescas y pescados.

LA SOLLERENSE

cusiís, «muís, IMS i mam,

«o

DAVID MARCH Hermanos m

<£>

Boulevard du Nlusée, 47.—MARSEILLE

U
-4-=>

m

25
•
00 w

Q

52

QC
0)
w

Q
O

so El

z

Ca?a española de comisión y de exportación
de
Damián Coll

cv
§ Expediciones al por mayor de naranjas, mandarinas, limones y bananas. Especialidad en toda clase de frutos y primeurs. Frutos secos de toda calidad.

j

o 00
t-H UJ
o

I
So

c

55

V.

2, - Rué Franjaise-*,-PARIS!

n bO

Ofrece servir con la mayor prontitud, esmero y economía lo mis¬

Telegramas: MARCHPRIM MARSEILLE

o
t-H o CQ

ti
* P« CQ

mo á los que importan á este mercado

sus productos que á los co¬

Rapidez todas las y Economía en

operaciones.

P—c

Ü) <c U

z

o Í4

ti O

m ~

*

qq
O

£> fi

CQ
^

.22 ’o
s

o ü

g.'a

cd (f) — Pl

tí
.o ■rH

merciantes establecidos fuera á quienes pueda convenir surtirse en esta plaza.
Su dirección telegráfica es: DAMIACOL-PARIS Teléfono: 163.52

•rH P3 r O

W co W

c

O

ICION I Y CASA DE COMISIÓN Y EXPEDICIÓN « « « « * de BRUSELAS #«««*»
ABRIL Á NOVIEMBRE DE 1910
a CAR DELL Hermanos La casa Española de JOSÉ PASTOR, fundada en 1880, ofrece sus servicios
(Rli.ee) al público y particularmente á los señores expositores. La práctica y buen gusto
lo prueban los ocho grandes diplomas de honor y seis medallas de oro, etc etc.,
obtenidas en las exposiciones ó concursos que ha tomado parte.

^
&
m o ÍH o

p <
HH
O
pg

CQ
>—<
í=3 O

LJ
I-
O

z

P5

o CQ
co o o
HH

o o
(/) LU
O “= H LU

53

t>0

B *52

G>

Q

l> ci

■§-< u O

H ■tJ V» ti

irt
ti

P4

s

Ü
O
O

del de todas SECCIÓN COMERCIAL

limones. Se recomienda á las casas productoras y exportadoras de frutos y legumbres pri¬

m
fl

ü5 Q

DI

ZQ

55

ti

<S

O
•Ti

mayor.—Bodegas merizas para la venta en Comisión.

DC¡ =¡

la Exportación de productos del país. ® Uva fresca en toda estación del año.

-H

h<
o

«o
•a

O +>
tí

<U

CONSIGNACIÓN DE VINOS GENEROSOS Y DE MESA.

LU

•

O.

oo

feo
<¡

Qnai de Celestas, IO.-IíYON

Especialidad de frutas pais

clases.—Na¬

ranjas y

Vinos al por

á comisión.

Hervido esmerado y económico.

TELÉFONO 34, 41

UJ
Dirección postal y telegráfica: Pastor-Bruxelles

SOLLER.—Imp. de «La Sinceridad»