AÑO XXV.--2.” EPOCA.--NUM. 1195
AÑO XXV.--2.” EPOCA.--NUM. 1195
r

SABADO 19 FEBRERO DE 1910

SEMANARIO INDEPENDIENTE

FUNDADOR Y DIRECTOR: D, Juan Marqués Arbona.

REDACTOR-JEFE; D. Damián Mayol Alcocer.

REDACCIÓN y ADMINISTRACIÓN; calle de San Bartolomé n.° 17.-SÓLLER (Baleases)

Editorial
Cambio de Gobierno
Moret ha caído del poder des¬
pués de haber gobernado tan solo
un centenar de días. La caída del ministerio que presidia este ilustre
hombre público no ha causado
sorpresa á nadie porque todo el
mundo se la tenía por cosa descon¬
tada.
Gobierno compuesto de personal
heterogéneo y ambicioso; gobierno
que carece de un jefe con la su¬
ficiente autoridad para imponerse á los suyos y regir los destinos de la nación con un programa bien definido; gobierno que solo de¬ manda el poder para saciar la sed de cierta parte de sus componen¬ tes y que para lograrlo tiene que
apelar á medios tan escasos de ló¬ gica, tan poco lícitos y tan faltos
de razón como los empleados por el Sr. Moret en aquellos graves momentos por qué pasaba la na¬ ción española; gobierno, en fin, cuyos sostenes radicaban en aque¬ lla prensa industrial y populache¬ ra que nos llevó al desastre de 1898, y en aquél conglomerado de demagogos que llaman semana de gloria á los trágicos sucesos de Barcelona, no podía disfrutar de larga vida. Séale la tierra ligera.
❖
Al Sr. Moret ha sucedido en la
Presidencia del Consejo de minis¬ tros el ilustre y prestigioso hom¬ bre público D. José Canalejas, te¬ niendo como compañeros ó colabo¬ radores á personalidades de reco¬ nocido prestigio en el partido li¬
beral.
Canalejas ha visto al fin satis¬
fechos sus anhelos de toda su vi¬
da, cuales eran los de ocupar la presidencia del Consejo. Y á pesar de sus antecedentes, de sus recien¬ tes campañas anticlericales y de ser uno de los políticos que po¬
dríamos llamar afrancesados, por
inspirarse frecuentemente en los gobernantes franceses, su nombra¬
miento ha causado excelente efec¬
to en el pueblo español, porque se confía que sus compañeros de ga¬ binete, más moderados que él, han de influir en que atenúe el Sr. Ca¬ nalejas sus radicalismos; porque
en sus manifestaciones ha decla¬
rado éste que será gubernamental, y porque lia echado á los cuatro vientos la noticia de que no quie¬ re intelig’encia alguna con los ele-

mentos antidinásticos y hará ade¬
más pinas elecciones sinceras, unas
elecciones verdad.

Nosotros,
\_

que

recordamos

las vi¬

cisitudes experimentadas por el

partido liberal en la etapa de 1906,

¡con sus cinco cambios de gobierno en

un año!, deseamos al ministerio Ca¬

nalejas feliz acierto en los delicados
asuntos á que tenga que dar solu¬ ción en la época de su mando; que éste contribuya al engrandecimien¬ to y prosperidad de nuestra amada
patria y, en ésta confianza, que su estancia en el poder sea duradera.
Como la mayoría de los españo¬
les,. somos nosotros partidarios en¬
tusiastas de los gobiernos estables, sean del color que fueren, mien¬ tras laboren pro patria. Porque,
para conocer las necesidades pú¬ blicas y buscar el mejor modo de atenderlas, es indispensable que los gobiernos dispongan de más tiempo y espacio para estudiarlas debidamente que el de que dispo¬ nen. los gobernantes españoles. Véase sino, como confirmación de
nuestra teoría, la labor realizada
por el último gabinete conserva¬
dor, con haber tan solo gozado del
mando unos treinta meses.

Unanse, pues, para que los go¬
biernos liberales sean estables

cuantos tienen á gala profesar es¬ tas ideas, y, dejándose patriótica¬ mente y para siempre de rencillas
y pequeñeces de partido, colabo¬ ren en-la obra del gobierno que acaba de constituirse. Prosiga éste las loables iniciativas del gobierno del Sr. Maura en Instrucción, Co¬

rreos, Telégrafos, Obras públicas
y cuantas beneficiosas para Espa¬ ña sugiera la preclara inteligen¬ cia de sus ministros, y así se ha¬
rán todos merecedores del recono¬

cimiento entusiasta y sincero de sus gobernados.

Sección Literaria
LA SORTIJA
En 1881 llegó á Nápoles, procedente de San Petersburgo, un caballero de dis¬ tinguido aspecto, que se hacía llamar conde de Vladimir, y llevaba, para dife¬ rentes personalidades, cartas de presen¬
tación de lo más selecto de la aristocra¬ cia rusa.
El conde de Vladimir fué pronto bien acogido en todos los círculos, sirviéndo¬ le de mucho para ello su porte elegantí¬ simo y su no común ingenio. Jugaba,
además, con bastante fortuna.
Cierto día, manejando las cartas en un

círculo, el conde ruso hacía brillar con
afectación un magnífico brillante en el
dedo anular de su mano derecha. Uno
de los presentes, inteligente aficionado á piedras preciosas, se fijó en la alhaja.
—Conde—dijo—lleva usted una piedra
admirable.
—Sí—contestó negligentemente el ru¬ so;—este diamante, por su tamaño y su brillo, ha llamado la atención de mucha
gente; me lo han querido comprar, ofre¬ ciéndome buen precio; pero yo nunca he querido venderlo. Cuando lo vea us¬ ted de cerca comprenderá el mérito de esta piedra y por qué no la he vendido; y si no, yo se lo explicaré.
Y uniéndo la acción á la palabra, el conde se quitó la sortija, la entregó á su interlocutor, el príncipe B***, y contD nuójugando.
El príncipe examinó la alhaja con
atención suma, le dió muchas vueltas y
á la postre, convencido Je que solo un monarca podía poseer una piedra seme¬ jante, la devolvió á su dueño, felicitán¬
dole.
— ¿Qué, no adivina usted el motivo de delicadeza que me ha impedido vender este diamante, aunque algunas veces no me hubiera venido mal para reparar des¬ venturas de juego?—preguntó el conde.
— No puedo figurármelo—repuso el príncipe.
—Pues es muy sencillo; no me conve¬
nía vender un diamante falso, ni aún
después de reconocido como tal. —¡Cómo! —Sí; este diamante es falso, y sin em¬
bargo, pocos habrá más bellos. No se sorprenda usted; ha dado chasco ya á otros más ejercitados, hasta á excelentes joyeros; de tal manera, que he visto á veces persistir la ilusión aún después de asegurar yo que esta piedra no vale 2.000 francos, cuando, á ser legítima,
valdría más de 20.000.
Concluyó la partida y el conde se des¬ pidió. El príncipe quedóse pensando en el prodigioso diamante.
* **
Varias veces volvieron á hablar el
príncipe y el conde de la alhaja. Hay gente—decía el príncipe—que
quiere hacer pasar por buenas piedras falsas; tentado estoy de creer que usted
intenta lo contrario.
Con un ingenioso pretexto, el principe logró tener la sortija por veinticuatro horas, y la llevó á un joyero, pregun¬
tándole si había visto imitación más pro¬
digiosa. —¡Imitación!—exclamó el joyero.—
¿Quién sería capaz de hacer una imita¬ ción tan perfecta?... Desafío á todos los falsarios del mundo... Es la piedra rnás hermosa que he visto, y tan legítima como el oro con que estoy dispuesto á pagarla, si usted me la vende.

—¿Vale 2.000 rublos? —¡Y más de 20.000! —¡Pero si su propietario asegura que
es fa 1 sa!
El joyero examinóla de nuevo con mayor atención.
A lo dicho me atengo. Doy 20.000 ru¬ blos por ella.
Por la noche, el principe devolvió la sortija á su dueño y le pidió se la ven¬ diese. El conde se negó á ello. Pero el principe tenia ya. obsesión por aquella alhaja é insistió un dia y otro.
—Escúcheme usted—dijo por fin el ruso, delante de varias personas.—No quería deshacerme de esta piedra; pero un día ú otro tendré que hacerlo, y pre¬ fiero que sea usted el poseedor, por la simpatía que me inspira. Repito que es falsa; no quiero por ella lo que usted me ofrece, sino sólo 2.000 rublos, precio que fijo, y que acaso es excesivo, pues se trata de pagar únicamente la curiosidad.
Voy á hacer un viaje dentro de unos dias; si usted insiste, la víspera de mi marcha le venderé la sortija, por com¬ placerle; pero repitiendo siempre que, cualquier cosa que le digan, va usted á comprar un diamante falso.
* ±*
El príncipe B*** examinó infinidad de veces la piedra; y el día señalado, ce¬ rró el trato y entregó aí conde Vladimir
los 2.000 rublos. Poseedor de la codicia¬
da alhaja, fué á mostrarla al joyero. —Ya tengo el diamante—dijo;—y por
cierto que su dueño no ha querido, ni bien ni mal, más que 2.000 rublos.
El joyero cogió la sortija y la miró
otra vez.
—Este diamante es falso—dijo, devol¬
viéndolo.
—¡Cómo falso! ¿No dijo usted...? — Era bueno el que vi, pero no éste. —¡Si es el mismo! —Si fuese el mismo, no seiía yo joyero. Enséñeme usted el otro diamante y le
haré ver las diferencias.
—No hay otro. Este es el que compré.
—Entonces, ó ha habido error, ó ha
sido usted engañado. Esa sortija no vale
cien francos.
El principe, desilusionado, dudando en admitir la hipótesis, arrinconó la sor¬ tija. Meses después, casualmente, encon¬
tró en un balneario al conde de Vladi¬
mir.
—¿Y la sortija?—preguntó éste.—¿Có¬ mo no la lleva usted, tanto capricho co¬
mo tenía?...
El príncipe no sabía qué decir. —Sí, tenía capricho... Pero... ha dicho mi joyero que es falsa... —¿Eso ha dicho? ¡Pues me parece que bieu de veces se lo dije antes yo!... El príncipe, aturdido, titubeando, atrevióse á decir por fin que quería ha¬ blarle del asunto, ¡jorque el joyero, equi-

vocado tal vez, aseguraba que aquella piedra no era la que vió antes.
Entonces el conde exclamó con seve¬
ridad:
—¿Qué quiere decir esto, señor mío? Usted ha querido comprarme mi dia¬ mante, y ha insistido ante muchos tes¬ tigos. Yo siempre le aseguré que la piedra era falsa; ¿y ahora se hace el sorprendido porque un joyero le dice lo mismo que yo?... ¿O quería usted espe¬
cular con un error mío?... Nada tenemos
que hablar sobre el asunto. Yo dije y digo que he vendido á usted un diaman¬ te falso; usted dice lo mismo; estamos
de acuerdo...
J. S.
Vuyts y nóus
¡ Així mateix ja ’n fá de temps ¿eh? que no n’ hem parlat de política! Parlemné un póch, ydó, ’vuy, ja qué la cósa vé bé.
Sí, vé bé perque ja tornam teñir... la Séu plena d’ óus, tal y cóm 1’ hey tenguerem ara fá póch mes de tres mesos. ¿Vos
ne recordau? Es mateix jóch d’ es munt
de térra, de que vos vaitx parlar, en qu‘ ets politichs s’ entretenen sempre seguit, ha donat aquests dies passats un nóu git o, y á lo alt d’ el mío castello ha pujat amb un brinco, casi de cóp-de-descuyt, en Ca¬ nalejas per ’mór de sa redolada d' en Mo¬ ret, de qu’ es segú teniu noticies tots ets qui llegiu amb interés ses noticies que sa
Prempsa diaria escampa sens parar per
tot arreu.
De módo que, ja ’u veys, en Moret ha
redolat.
Y no es que li haja pegat ningú cap sempenta ni 1’ haja estirat p’ ets faldons de sa levita es qui s' ha posat á 'n es seu llóch, cóm el] á ’n en Maura, nó; ha llenegat sensa correr gens ni apenes reme-
narsé, cosa que sembla impossible á pri¬
mera vista peró no ’u és tenguent en
comple que no es un hómo d’ets mes fórts, sino d’ aquells que per tantaranetjar molt póch li basta. N’ hi ha qui diuen qu’ una
bufadeta de vent de no-rés li anava á
prendrer es capell, y qu’ ell per evitarhó se dugué ses mans á ’n es cap y vá perder s’equilibri... ¡Ja’u val! Si, y «Deu mos
guard d' un ja ’stá fet». ¿Qui hagués hagut de dir que tant
prest succehiría aquest accident quant amb tant de coratja, amb tant de frenesí milló dit, el verem pegá á ’n en Maura aquella fórta estirada qui ’l se ’n fé venir per avall? No obstant, ja llevó alguns s’ atreviren á fé pronóstichs, y... han endevinat. ¡Devien teñir esperit de Francina,
eh?
Jó pens qu’aquests sarracossans no miraren ets estels ni se posaren sisquera
ses uyeres per fer tais prediccions, sino que los bastá pegarsé un tóch en es front y recordar un grapat de provérbis mallorquins de lo mes apropiats per assantarhí
demunt tota casta de profecíes: «es pecat pesa just plom», «Deu no paga de bastó», «qui de contell mata de contell mór», «si

FOIjIjETIM (21-1)
i tm im w, mui)
—Por mi gusto, la de ingeniero; es la mas lucrativa, la de mas porvenir.
—No. hombre; se vería obligado á pa¬
sarse la vida en los caminos.
—Entonces le haremos ingeniero mi¬
litar.
—¡Militar!... no en mis días... ¡hijo de mi alma! ¡exponerle á las fatigas de una marcha, á los azares de una guerra!...
—Me parece que le vas á mimar mucho;
y créeme, los hombres no pueden estar siempre al lado de las faldas de su ma¬
dre.
— Pero el mío no se separará de mí.
— Eso es una tiranía...
—Calla por Dios, que vamos á desper¬
tarle.
—Es verdad... perdóname. Estas y otras conversaciones por el es¬
tilo entretenían á los dos esposos, au¬ mentando su ventura, porque aumen¬
taban y fortalecían su cariño.
Eos dos vivían para su hijo, todo lo sacrificaban al amor que le profesaban,

y el angelito pagaba con usura sus des¬
velos, recreándolos con sus sonrisas,
con sus monerías, con sus gracias, El tiempo pasaba sin sentir para Julia
y Antonio, y á él le faltaba después de terminar sus tareas para correr á su casa cargado de juguetes.
Julia le esperaba con ansia para con¬ tarle que el niño había dormido y soña¬ do, que ya decía papá, que le había da¬ do el primer beso, y todas esas minu¬ ciosas observaciones que pasan desaper¬ cibidas á los ojos de los que no son pa¬
dres.
—¿No te parece que nos queremos hoy mucho mas que cuando nos casamos? dijo un dia Antonio á su mujer.
—¡Ah. sí! —Me acuerdo que por entonces, aña¬
dió Villaverde, huías de mi, mis conver¬
saciones apenas te interesaban, y prefe¬
rías un rato de lectura, una sesión de música, á la enumeración de mis vastos
proyectos, de mis empresas... — Entonces pensaba yo que no me
comprendías, y era yo quien no acerta¬ ba á comprenderme; por eso ahora pro¬ curo resarcirte de aquellos dias perdi¬ dos para nuestra ventura.
—¿Con qué es decir que ahora me amas mucho más que entonces?

—Sí, mucho mas, infinitamente mas.

—¿Aún cuando soy prosáico? — Eres el padre de mi hijo, dijo Julia
estrechando su mamo con vehemencia,

del BELLO IDEAL de toda la mujer que
sabe ser esposa.

I
Que el autor consagra por entero

Aquí terminará mi historia; pero como

á sus lectoras

toda la fábula ó cuento, para ser digna

La historia que se vá á leer, el autor

de nuestra época necesita enseñar algo, empieza por confesarlo, se dirige mas

concluiré diciendo á mis lectores:

que á los hombres, á las mujeres; á esa

«Amigos mios. si después de ver este deliciosa mitad del género humano des¬

cuadro íntimo que os he enseñado no tinada por inescrutables designios á bur-
sentís un deseo irresistible de imitará * larse de la otra mitad.

Antonio y buscar una Julia, no os caséis; renunciad á oir la epístola de San Pablo; vuestra vida sería un infierno, me acu¬
saríais de falsificador de felicidad conyu¬

Por lo tanto, siendo escrita para ellas y no para ellos, el autor cree poder per¬ mitirse algunas observaciones.
Una flor, una de esas delicadas flores,

gal. y yo podría á mi vez calificaros de
calumniadores».

que se abren por la mañana á los prime¬ ros rayos del sol, no está tan henchida de aromas recogidos en su seno durante la noche, como lleno de curiosidad está

Julio Nombela.

el corazón de la mujer. El autor se apresura á declarar que es¬
tá muy lejos de mirar esto como un de¬
fecto. La curiosidad es otra de esas mil

y una encantadoras cualidades del bello

sexo. ¡Infelices de nosotros si las mujejeres no fueran curiosas!
Esto no obstante, por muy loable que pueda parecerle la curiosidad en el sexo

débil, se vé en la dura precisión de re¬
servar dos circunstancias en esta histo¬
ria:
El lugar de la escena; el año en que
acaeció.
Solo en estas condiciones y con la de suprimir los verdaderos nombres, se le permitió al autor publicarla.
Sensible le es en su consecuencia no
poder satisfacer tocante á estos puntos
la curiosidad de sus lectoras, Libre es
sin embargo cada una de ellas de fijar fecha y sitio donde mejor se le antoje ó
mas conveniente le parezca.
Dicho esto, pasemos á la historia.
II.
En el que ya es cuestión del pañuelo y de su linda propietaria.
Empezaba á anochecer. Alberto de Ró-
dez, con las manos metidas en los bolsi¬
llos de sus pantalones, se sentía ya can¬ sado de vagar por entre los árboles del paseo donde tres mortales horas hacía que paseaba su fastidio y su indiferencia.
Tres mortales horas hacía también
que, según su costumbre, estaba pen¬ sando en lo que podría hacer.
—¿En qué diablos mataré yo el tiem¬ po? se dijo de repente deteniéndose.

2.
„>xsX»n»g»«Mrj»

■ ■ '■■

■■ ■ i

■ ■■ '"»'••■ ■ ■■ — i

SOLLER

de compañía vás sía de ton brag», «té venario para romper el fuego; aun no líos que militan en los extremos del hecha por el marqués de Lansdowe; pe¬

Este buque pertenecía á la matrícula

ventura qui la procura», «lo qui mal vé no fá hereté», «mala compañía mal dú qualque día», «qui fa bé li vé y qui fá mal no ’1 s’ alluña», «qui sembra mala llevó no Bogará segadó», «tal ferás tal trobarás», «si de mal-just es s‘ añell mala fí ferá sa pell», y tay en sech per evitarvos un* in¬ digestó, que sería de lo mes pesat fervos un quants «vuyts y nóus» de tira just amb

había tomado posesión de su cargo el señor Canalejas, cuando ya anunciaban que no apoyaría al nuevo gobierno ni se tenía por jefe del partido liberal. Los pe¬
riódicos adictos al señor Moret han co¬
mentado duramente la crisis y sus tiros han llegado á lo más alto. Se vé claro el enojo que la mudanza de gobierno ha

campo político y fuera de la monarquía por lo tanto. El jefe del partido conser¬ vador, con su gran patriotismo y certera previsión, hizo en las últimas elecciones que presidió esfuerzos impagables para que los liberales constituyeran una agrupación seria, fuerte y útil á la mo¬ narquía. A pesar de aquella retirada ri¬

ro... ¿y después? Tan pronto como se querrá atacar las
prorrogativas de la Alta Cámara, ¡que de complicaciones! ¡que de dificulta¬ des! La primera, y no la mas pequeña
por cierto, viene de la incertitud en que
se encuentran los liberales.¿Quequieren
hacer exactamente de los Lores? Mr. As¬

de Marsella, desplazaba 2.230 toneladas y hacía el servicio de correo entre Mar¬ sella y Argel.
De las 134 personas que llevaba, entre pasajeros y tripulación, solo se salvó un agente de Aduanas llamado Maycel Rodel, que ha relatado el heeho ante el
Cónsul de Francia en Ciudadela en la

adagis que molts de vóltros estau can- producido en el jefe del partido liberal dicula de las candidaturas de senadores, quith no lo ha dicho nunca de una ma¬ siguiente forma:

sats, ben segú, de sebrer de memória.

y en su grupo, y se vé más claro toda¬ el señor Maura no quiso llenar los hue¬ nera precisa. Quizás no lo sepa todavía.

«Salimos de Marsella—dice M. Rodel—

Quedam, ydó, en que s’ haver endevinat no té cap mérit, y per si encara heu dubtau puch añadir (amb gran secrét, aixó sí, no fos que se picás s’ interessat y no m’ agrada esser mal-vist de ningú) qu' un d’ets profetas era... jó mateix, que ja s quant se puga dir, perque, cóm cap d‘ ’ets meus lectors ignora, d‘ aixó de polí¬ tica no n‘ entench pelada ni en tota sa meua vida seré capás d’ aprenderné.

vía que, con el señor Moret, ha caído el «trust» periodístico.
Y aquí apunta el pecado original del señor Moret como gobernante. Desde el discurso de Zaragoza se dejó llevar por unos elementos que eran incompati¬ bles con la monarquía; diversas veces he¬ mos señalado el peligro que esto tenía para cuando el señor Moret fuese llama¬

cos con disidentes del liberalismo y si¬ guió reconociendo la ortodoxia que re¬ presentaba el señor Moret. • Después de esta prueba de considera¬ ción al adversario, el partido que se rom¬ pe y deshace por sus propios pecados pretende culpar ahora al señor Maura y atribuir á su influjo las desdichas por que atraviesa.

¿Es cuestión de una reforma ó mas bien
de una abolición disfrazada? Procuraremos hacer conocer á los lec¬
tores del Sóller el resultado de tan im¬
portante cuestión, y en nuestro próximo
artículo estudiaremos mas detenidamen¬
te dicho asunto. El reducido espacio de que disponemos hoy no nos permite con¬
cretar ni definir la cuestión.

el día 9, á la una de la tarde. A poco de dejar el puerto encontramos mar gruesa
con fuerte viento Norte. No obstante, el
buque siguió su camino sin modificar su
derrotero,
A eso de las cinco de la mañana me
despertó un ruido extraño, como si el
barco corriera de costado sobre las rocas.
Me vestí, salí al pasillo y, sobresaltado,

Peró (y parlant ciar s‘ entenen), es qu’ heu haja endevinat no vól dir que de sa redolada aquesta n‘ estiga contení: jó tench bón cór y braveitx també sempre que puch d‘ esser amich de sa justicia, per lo qual he de fer dos adagis mentidés y em sab greu férm. Per lo primé, no son riayes per mí lo qu‘ es mal d‘ altri, y per lo segon, crech qu‘ el señó Moret se ‘n dü aquest pich una penitencia molt mes gróssa de sa que pr es seu pecat mereixia.
En efecta, amb so batut s’ ha fet el póbre molt de mal: s‘ ha romput ses dues carnes, qu‘ es cóm si diguessem que, á sa seua edat, per bé que li vaja sa cura, ja no podrá caminá may més péu-plá per dins es camp pedregós y accidentat de sa política española; y aixó es una pena molt superior, á ‘n es meu entendrer, á sa que li pertocava per un tant petit moviment involuntari cóm es es que li ha turbat es cap, y al qual es degut que ses ca¬ rnes li fessen fíga. ¡Si hagués fet cabrióles ó de valent per ferse veurer devant ses corts, cóm s‘ altre pích! ¡Si ets qui li feren ajuda per bastar á ‘n es torró tant desitjat li haguessen amollat cóp en séch quant vá está d‘ altl... Perónó, res de tot aixó, ¡y per una llenegadeta tan senzilla havé dV estar perdut per á sempre!...
Vaja, competiguemló tots ets qui no tenim pié d‘ es mal d‘ el prohisme, y feys pregarles endemés perque cur aviat tots ets qui compreneu que p‘ es seu talent, pe‘ sa seua elocuencia, pe( sa seua sinceridat, pe‘ sa seua honradés, mereixia el señó Moret milló sórt, cóm les fas de tot
rnon cór,
Jó Mateix

—

—

La vida política

La crisis última ha producido una sor¬ presa tan general que los mismos con¬ sejeros de la corona del gabinete ante¬ rior han hecho el más ridículo papel que pueda representar un ministro que cesa. Algunos supieron que habían dimitido por conducto de periodistas diligentes que les dieron la noticia estando en las funciones de su cargo y sin esperar que hubiera acontecimiento político capaz de turbar su vida ministerial por ahora.
Es un caso nuevo en nuestra historia.
Se había anunciado un Consejo impor¬
tante para la tarde del 9: ningún minis¬ tro sospechaba que por 1* mañana del

do al ejercicio del poder; pronto se han tocado las consecuencias con perjuicio evidente para los liberales todos y para el país mismo, que nada gana con estas
mudanzas totales de ministerios.
A la crisis última se le achacan mu¬
chas causas, pero todas son aparentes; en el fondo no hay más que la especie de prisión moral en que el gobierno vi¬ vía sometido, de un modo permanente, á la obediencia de un poder que carece de color político, que tiene el aspecto de un negocio editorial y que aspira, por lo visto, á regir los destinos públi¬
cos en la sombra.
Ese poder derribó al señor Maura,, ó por lo menos produjo la agitación que originó su caída; ese poder encumbró al señor Muret, y ese poder pretendía regir
á la nación, valiéndose de la debilidad
de carácter del jefe del gobierno. No ne¬ cesitaban los llamados primates liberales
una razón tan fundamental para negar
la confianza á su jefe; pero el señor Mo¬ ret se la ha proporcionado, y ellos la han
utilizado con habilidad.
Muchas veces hemos hecho j usticia en
estas columnas á las condiciones perso¬
nales del señor Canalejas; en la presi¬ dencia del Congreso demostró condicio¬ nes de energía de carácter que sorpren¬ dieron á los que sólo le concedían las cualidades propias de un gran talento. Esta sería la ocasión propicia para que aquellas condiciones de carácter lucieran; pero repetimos que, tal como queda el partido liberal, le va á ser imposible go¬ bernar desahogadamente á este ilustre hombre pñblico. La batalla con los pro¬ pios correligionarios va á consumir to¬ das sus fuerza^; cada paso suyo va á en¬ contrar un obstáculo colocado por los amigos; cada movimiento ha de hallar una resistencia grande, no en los que se combaten de frente, sino de parte de los que se colocan á su espalda.
El señor Canalejas tiene ideas propias y compromisos con la opinión en el pro¬ blema social, en el problema religioso y en el problema político. Es el hombre que ha hablado más claro en estos tiem¬ pos, y esto ha hecho concebir en los ac¬ tuales momentos grandísimas esperan¬
zas entre los amantes de soluciones
avanzadas. Pero para realizarla obra que

En esta especie que trata de convertir
al señor Maura en un favorito de los
tiempos de la monarquía absoluta, anda
también la travesura del «trust», que no
perdona á los conservadores el que ha¬ yan gobernado sin su concurso y contra
su voluntad.
Las campañas que con tal motivo han iniciado algunos periódicos son peligro¬
sas.
La primera prueba de energía que tie¬ ne que dar el señor Canalejas y la pri¬ mera satisfacción que debe dar á la opinión es alejarse de los senderos por
donde vienen esas manifestaciones que
en el fondo no son más que ataques á lo que está por cima de todos los parti¬ dos y por todos debe ser respetado.
Emilio Sánchez Pastor.
Madrid 4 febrero 1910.
Colaboración
Las elecciones inglesas (1)
No podemos todavía dar hoy á nues¬
tros lectores el resultado definitivo de las elecciones Británicas, como hubiera sido nuestro deseo. A la hora en que es¬ cribimos estas líneas no conocemos mas
que el resultado de 663 puestos de los 670 que hay que elegir.
Los últimos días de escrutinio han si¬
do «un poco menos malos» para el go¬ bierno que los primeros. Al pricipio, re¬ cuérdese que los liberales unidos cotí los socialistas llegaban á penas á balancear
con los conservadores. Los dos caballos
concurrentes á la carrera no se dejaban; casi al final de ésta el guberna mental ha tomado un poco de avance. Actualmen¬ te los liberales dejan á los conservadores atrás de una unidad: hay elegidos 272 liberales y 271 conservadores; la mayo¬ ría gubernamental se compone, pues, de 40 socialistas y 80 nacionalistas (de
los cuales 8 no se someten á la dirección
del leader Mr. Redmond y son resuelta¬ mente opuestos al presupuesto). Mr. Asquith puede contar con una mayoría de cuarenta votos sin los irlandeses y de ciento diez á ciento quince con ellos.

París 5 Febrero 1910.

G. M. C.

Ecos regionales
MIS PROPÓSITOS
Condensar en un ligero esbozo, he¬ cho al correr de la pluma, cuanto re¬ sulte de interés para nuestra Mallorca y para las islas hermanas; consignar todo aquello que signifique verdadero progreso y pueda servir de estímulo y noble emulación, he aquí el principal objetivo de estos Ecos, que han de serlo siempré, heles, de la opinión sana y
de las buenas orientaciones.
De innegable provecho conceptúo el
ir estableciendo lazos de verdadera so¬
lidaridad entre los pueblos de las islas
ya" que de hermanos se trata; que se¬
pan unas lo bueno que en las otras se intente ó se realicé; para que el ejem¬ plo sirva de acicate; que no desconoz¬ can tampoco las equivocaciones en que hayan incurrido, para sacar de ello provechosa experiencia y puedan pre¬ caverse para las contingencias de lo porvenir.
Nótase, no cabe dudarlo, de algunos años acá, en nuestra Mallorca saluda¬ ble reacción, simpático movimiento que contrasta con nuestra proverbial apatía; y ese resurgimiento, esa efervescencia de la savia vivificadora, nuncio feliz de floraciones ricas, conviene que no pa¬ sen desapercibidos.
Altos ejemplos, muy dignos de ser imitados, podríamos citar sin salir de ese encantado valle del azahar, de la
poética Sóller: si la constancia de los
sollerenses no lia allanado montes, como
reza el adagio, los lia horadado, que quizás resulte mas difícil problema; y la peregrina idea de un ferrocarril atra¬ vesando el valle, despertando con las potentes estridencias de su máquina los recónditos ecos de los peñascales que cierran el paisaje, cual gigantesco cortinaje de piedra que tornasola la luz; esa idea, repito, está, como á nadie se oculta, en vísperas de convertirse en
hermosa realidad.

pregunté á un marinero que ocurría. «Nada, no es nada», me contestó.
La respuesta no logró convencerme, y con otros pasajeros, unos treinta, entre hombres y mujeres, que, comoyo, salían asustados de sus camarotes, subí á cu¬
bierta.
Un espectáculo aterrador se ofreció ante mis ojos. Enormes olas pasaban so¬ bre el puente, barriéndolo con horrísono estrépito. A duras penas intentaba cada cual asirse adonde podía para resistirlos cabeceos del buque y el embate de las olas, cuando, enorme, se desplomó so¬ bre cubierta, arrancó de cuajo las pasa¬ relas y se las llevó con los desdichados que á ellas se habían sujeto. Yo no sé por qué milagro quedé en el puente asi¬ do á una argolla.
Otra segunda ola barrió de nuevo el puente; me sentí subir y me encontré en
el agua.
Buen nadador, y dueño de mi mismo, creí empresa relativamente fácil llegar á nado hasta la costa, que veía muy cer¬
ca.
A las pocas brazadas sentí un ruido tremendo y rápido como una bala, y vi pasar un bocoy sobre mi cabeza.
Casi simultáneamente, un gran golpe me lanzó sobre la costa, en donde quedé agarrado, no sé cómo, á un peñasco. Oí desgarradores gritos, que cesaron á los pocos momentos. Subí á la cumbre del peñasco, y asido á él fuertemente, para que no me llevaran las olas, esperé que
líegara el día.
Cuando empezó á clarear el alba vi una pequeña cueva, y gateando por I03 acantilados me guarecí en ella. Del Ge¬ nerad Chanzy no quedaba en el mar más que algunos maderos juguete de las
olas.
Permanécí en la cueva hasta el ama¬
necer del día 11. ó sea un día y una
noche completos, manteniéndome con las patatas crudas del buque, que las olas arrojaban sobre la arena.
El dia 11, por la mañana, viendo que había amainado algún tanto la tempes¬ tad y que no eran tan fuertes las ólas,
me decidí á abandonar mi cueva y ern-
peeé á escalar las peñas que me rodea¬ ban. Larga, penosísima fué mi ascensión por aquellos peñascos y acantilados,

mismo día dejaría de serlo. Estas cosas no le pasan más que al
partido liberal y principalmente al se¬ ñor Moret. Es el hombre político de las crisis estupendas, de las caídas estrepi¬ tosas y de los períodos extraños. Una vez fué presidente del Consejo veinticua¬ tro horas; ahora lo ha sido cuatro meses. Presidente del Congreso lo fué media le¬ gislatura. lo que tampoco le ha ocurrido á nadie, por empeñarse en cambiar tan alto puesto por la cartera de Goberna¬
ción.
Ahora había constituido un gobierno en que era interina la cartera principal, la de Gobernación; como subió al poder

constituye el programa del señor Cana¬ lejas se necesita no sólo la confianza de la Corona, sino un partido disciplinado, entusiasta y adicto que secunde al jefe del gobierno, y esto último es lo que falta y lo que. por lo visto, no podrá ob¬ tener ningún gabinete liberal.
La crisis total á los cuatro meses de
haber llegado al poder es para el parti¬
do liberal un acontecimiento grave, un
descrédito más, un indicio de que el úl¬ timo período de oposición no ha servido de nada á los hombres que forman esta agrupación y de que se van á repetir otra vez todos los espectáculos bochor¬ nosos de la anterior etapa de mando.

En el último Parlamento esta mayoría era de 334 con los irlandeseses y de 251 sin ellos. La disminución es, como se vé, muy considerable.
De las dos grandes cuestiones propues¬ tas á los electores, por los liberales de un lado y por los unionistas del otro, nin¬ guna ha obtenido una respuesta clara y definitiva. Mr. Asquith pedía al pueblo le ayudase á destruir el privilegio anti¬
democrático de los Lores. Toda la pro¬
paganda de losjefes liberales se ha im¬ pugnado y rebatido á la indiferencia del público. En vano han probado de exci¬ tar á John Bull contra los Pares; John Bull rehúsa de dejarse arrastrar á esta

El ejemplo de Sóller lia sido fructí¬ fero y Lluchmayor y Santañy se agi¬ tan también para llevar á la práctica su ferrocarril, y así vá extendiéndose
progresivamente por los campos de la
Roqueta la urdimbre de venas de hierro
por donde lia de circular su riqueza que la encumbra, como por las venas del cuerpo humano la sangre que lo
vivifica.
Para demostrar ese resurgimiento de
que venimos hablando, podría citar ade¬ más otros ejemplos, aunque pasados, recientes todavía; pero no se trata de hacer aquí historia retrospectiva, sino
de dar tan sólo cuenta de los asuntos

cuya altura supongo que no sería infe¬ rior á 50 metros. Por fin conseguí alcan¬ zar la cumbre, á la que llegué rendido, ensangrentadas las manos y también los pies, pues estaba descalzo.
Desde allí divisé en lontananza unas
casas (el predio Son Escudero), á las que
me encaminé tras brevísimo descanso.
Monsieur Marcel Rodel termina sus
declaraciones manifestando su gratitud por los cuidados que para con él han
tenido todas las autoridades y personas
que á primera hora le auxiliaron. El superviviente del General Chanzy
es natural de Epinal (departamento de los Yosgos), tiene veintitrés años de

en un momento impensado, no pudo por

El desequilibrio entre las dos tenden¬ nueva cruzada.

palpitantes y de los buenos proyectos edad. Su familia reside en Le Havre calle

lo visto organizar un gabinete que re¬ cias que en toda monarquía y en toda En cuanto á la propaganda proteccio¬ acariciados, y creo que con ello no ha de Normandie.

presentara fielmente á su partido; esto república se disputan el mando es en nista, es verdad que obtuvo un éxito, de faltar materia para animar esos Ecos.

El sitio dpnde ocurrió el naufragio es

ha precipitado su ruina, pero no nos ha¬ España evidente; la derecha tiene un pero que está lejos de haber conquistado Tan grato lia de ser al cronista ver¬ una pequeña cala en forma de orla ro¬

gamos ilusiones, el partido no lia gana¬ partido robusto y sólido que la represen¬ la mayoría del pais. El tarijf reforme re- ter en las cuartillas frases de aliento y deada de peñascos muy escabrosos y

do nada con el cambio. Los moretistas ta debidamente en el poder; la izquierda cruta incontestablemente muchos adep¬ de loa, como ingrata la tarea de esgri¬ que en efecto, no tiene menos de 50 me¬

son en estos momentos furibundos ene¬ no tiene un partidoá quien encomendar tos en el pueblo rural. Las grandes ciu¬ mir el flagelo cuando lo estime conve¬ tros de altura.

migos del señor Canalejas, los descon¬ la defensa de sus doctrinas; está repre¬ dades industriales y comerciales quedan niente; pero la repugnancia no ha de La prensa española y francesa se ha

tentos se sumarán á ellos y la anarquía sentada por grupos y por gobiernos de hasta ahora ligadas al libre-cambio.

ser óbice para que lo realice, procuran¬ ocupado de este terrible naufragio con

dominante en el liberalismo se agrava¬ fracciones. Solo tiene parecido la situa¬

Este escrutinio no dá ninguna indica¬ do empero que anime sus conceptos la toda extensión de detalles. Porque son

rá en un breve plazo.

ción del partido liberal en la actualidad ción realmente clara y precisa. Es un es¬ mayor serenidad.

de todos conocidos dejamos de reprodu¬

El señor Canalejas tiene otras condi¬ con la del partido moderado en los últi¬ crutinio neutro y sin color. No se puede

Y sirvan estas cortas líneas de preám¬ cirlos. Solo diremos, por ser noticia más

ciones personales muy distintas de las del mos años del reinado de Doña Isabel II; apoyar sobre iguales resultados para ha¬ bulo, de algo así como boceto de pro¬ reciente, que el casco del General Chan¬

señor Moret; es más consecuente con sus es esto lo que el señor Cánovas llamaba cer un cambio constitucional ó económi¬ grama, y al propio tiempo de saluta¬ zy se encuentra en el fondo del mar,

doctrinas, tiene más carácter para poner¬ gráficamente el caudillaje. De caudillos co.

ción afectuosa al lector benévolo.

dentro de la caleta denominada de los

las en práctica y se deja influir menos por las circunstancias. En otra ocasión y momento, el señor Canalejas habría

se trata exclusivamente, con más ó me¬ nos fuerza en la masa y con más ó me¬
nos prestigio en el pais. Los que perso¬

El ministerio guarda una mayoría; pero es una mayoría exigua. Puede, en rigor, gobernar sin los irlandeses; pero

José M.a Tous y Maroto. .
Palma 18 de Febrero de 1910.

Enderrosaris, á doce metros de profun¬
didad.
\\

conquistado desde la presidencia del Con¬ sejo la jefatura definitiva del partido; en la actualidad es difícil que consiga todo esto, porque los odios que ha creado la
última crisis han de ser duraderos, esta¬

nalmente estimamos al señor Canalejas en lo mucho que vale, no podemos me¬ nos de deplorar las circunstancias en que va á ensayar sus aptitudes induda¬ bles para el mando.

no puede gobernar contra, ellos, lo que
le hace esclavo de Mr. Redmond leader
nacionalista. El presupuesto de Lloyd George será, sin duda, aceptado por los Lores, según la promesa solemnemente

Crónica Balear
En la costa Norte de Menorca naufra¬

En el antepuerto de Barcelona, el lu¬ nes por la tarde, cuando el vapor correo Miramar salía para Palma, ocurrió un incidente, del que afortunadamente no resultaron desgracias personales debido

llarán pronto en violentos ataques y ha¬ La terrible enfermedad que al partido

rán trabajosa la labor del gobierno.

liberal consume no puede ser motivo de

El señor Moret no ha esperado el no- * regocijo para nadie, excepto para aque-

(I). Recibimos este artículo, con retraso, poco después de haber entrado en la máquina nuestra edición anterior.—N. de la R.

gó, á mediados de la anterior semana, el vapor francés General Chanzy de la Compañía Transatlántica Francesa.

al buen tiempo que reinaba y á la pericia de los que intervinieron en el suceso.
Se hallaba el Miramar frente á la es-

'lea

■'

I —■ . . i,

SOLLER

\\

3

collera nueva de la derecha, cuando de
repente salió de detrás de ésta un vaporcito remolcador que desde Garraff se diri¬ gía hacia el puerto de Barcelona. El vaporcitoen cuestión apareció sin haber an¬
tes sonado la sirena, lo cual fué causa
de que no fuese divisado por la tripula ¬ ción del Miramar hasta que estuvo atra¬ vesado en la proa de este buque.
El momento, como supondrán los lec¬ tores. fué terrible; el Miramar se encon¬ traba en una situación muy difícil: á la derecha tenía las rocas y en frente, im¬ pidiéndole el paso, tenía el remolcador. En aquel momento el capitán señor Terrasa, dando una prueba de sangre fría admirable, ordenó retroceder, pero este retroceso no pudo ser tan rápido que evitase el que la proa del Miramar róza¬ sela popa del remolcador; la menor de las desgracias que podía ocurrir dada la situación de los dos buques.
A efectos del choque se le abrió al re¬ molcador una vía de agua y rápidamen¬ te se hundió, quedando sólo los palos á
flor de agua.
Así que ocurrió el choque, los tripur
lantes del Miramar dieron comienzo á
los trabajos de salvamento, lanzándose al mar los botes y salvavidas y graciasá ello se logró sacar con vida á los diez tripulantes del remolcador.
Terminado el trabajo de salvamento, el Miramar volvió al puerto de Barcelo¬ na y alli se le hizo un detenido recono¬ cimiento por los prácticos de puerto y por el capitán señor Tarrasa, y en vista de que el buque se hallaba en buenas condiciones, pues sólo tenía unas abolla¬ duras en las planchas de proa, se acordó proseguir el viaje á Palma á las 9 de la noche, llegando á las seis y media de la mañana del martes al puerto de destino.

gentes leyes, el sorteo de los 106 mozos del reemplazo de este año.
Durante el acto del sorteo se notó bas¬

tante concurrencia en la plaza de la Cons¬
titución.

La lista de los mozos sorteados, con expresión de los números que les cupo eu suerte, liéla aquí:

Jaime Vicens Rufián. José Giner Serra.

.

1

.

2

Juan Oliver Oliver.

.

3

José Colom Enseñat.

.

4

Salvador Sastre Mayol.

.

5

Ricardo Autouio Cervera López. . 6

Francisco Gamundí Gauals.

.

7

Jaime Vidal Arbona.

.

8

Antonio Juan Serra Alcover.

.

9

Miguel Caparó Busquets.
Juan Rosselló Vidal.

. 10 . 11

Ignacio García Oruz.
José Oliver Colom.

. 12 . 13

Juan Oliver Oliver.

. 14

Juan Castañer Arbona.

. 15

Pedro JnanPalou Busquets. Lorenzo Amengual Negre. Miguel Riera Brunet. Guillermo Marqués Coll.
José Arbona Ferrer.

. 16

. 17

.

18

. 19

. 20

Guillermo Rufián Coll.

. 21

Gabriel Amengual Jaurne. Juan Berenguel Castañer. Miguel Morell Trías. Guillermo Bujosa Sancho.
Antonio Frau Colom.

. 22 . 23 . 24 . 25 . 26

Teodoro Ferrer Alemañy.
Antonio Miguel Rufián Xumet.
Jaime Arbona Ferrer.

. 27 . 28 . 29

Francisco Vicens Casasnovas. Sebastiáu Pascual Casasnovas.

. 30 . 31

Ramón Arbona Coll.

. 32

Miguel Dols Trias.
Antonio Bennasar Garau. Bartolomé Ouart Serra. Guillermo Sastre Coll.
Guillermo Payeras Muntaner.
Gabriel Far Palou.
Juan Mayol Joy.

. 100 ffi
. 101
i¡ . 102
. 103
. 104
. 105
y . 106

Bajo la presidencia de D. Jaime Co¬
lora Muntaner celebró Junta General or¬
dinaria, el domingo último, la sociedad
anónima «El Gas».
Dióse cuenta á los accionistas, en di¬ cha reunión, de la Memoria y balance
correspondientes al finido año 1909, los cuales fueron aprobados. De los mismos se desprende que los resultados obteni¬ dos no podían ser más lisonjeros, pues los beneficios líquidos, después de haber¬ se cubierto las atenciones reglamentarias, ascienden á 19.671’93 pesetas, superior en 1.673’39 pesetas á los conseguidos en
1908.
La Junta acordó que dicha cantidad fuese distribuida en la siguiente forma: 10.000 pesetas para un dividendo activo de cinco pesetas por acción y las restan¬ tes 9.671-93 pesetas para amortización de material y fondo de reserva.
Procedióse luego al nombramiento de cargos y resultaron reelegidos los Voca¬ les D. Pedro J. Mora Arbona, D. Gui¬ llermo Rufián Colom, D. Bernardo Forteza Aguiló y D. Pablo Mayol Arbona y el Suplente D. Miguel Forteza Pomar.
Fué además elegido Vocal D. Francis¬ co Crespí Morell en sustitución de D. Se¬ bastián Arbona Escalas, recientemente
fallecido.
Los accionistas de «El Gas» se ente¬

el «lía 38 «le Febrero «le 1007
(E. P. D.) =x=A
El miércoles próximo se celebrará en esta igle¬ sia parroquial, ante los altares del Sagrado Co¬ razón de Jesús y de la Virgen del Cármen, nn turno de misas en sufragio del alma del finado.
Su viuda, hijo é hijas, hijo político y nieto, al recordar á sus parientes y amigos tan sensi¬ ble pérdida, les suplican le tengan presente en sus oraciones y se sirvan asistir á alguna de ^ dichas misas, por lo que recibirán especial favor.

Ha quedado aprobado por la Comisión especial nombrada por el Ayuntamien¬ to de Palma el proyecto formado por el Arquitecto Municipal señor Bennasar para la construcción del edificio destina¬ do á Escuela graduada.
Según los datos que han sido facilita¬ dos, el nuevo edificio estará rodeado de jardines destinados al recreo de los niños.
Las salas serán espaciosas y provistas de ámplios ventanales, que permitirán que entre luz abundante en ellas.
Habrá además una sala destinada á
gimnasia para el desarrollo de los niños. Dichos planos, con el informe favora¬
ble de la Comisión, serán enviados á
Madrid á la aprobación de la Junta Cen¬ tral de Instrucción pública.
Tan luego vengan aprobados se anun¬ ciarán las subastas para la construcción del edificio, viendo con ello realizados sus propósitos el actual Alcalde que fué el iniciador de la mejora.
Leemos en el último número de El
Felanigense: «La sequía continúa en este término
con igual persistencia, haciéndose de cada día más ostensible la intranquili¬ dad del agricultor. Arbolado y semente¬ ras resiéntense ya de la falta de hume¬ dad, notándose que los habares, con su aspecto macilento, son los que más in¬ dican la perentoriedad de que la lluvia
acuda en su auxilio».;
El domingo llegó á Palma, procedente de Valencia, el joven é ilustrado redac¬ tor de Las Provincias de aquella capital
don Manuel Carballeda.
El viaje de este periodista tiene una alta significación patriótica, pues viene, en nombre de los Centros Hispanos-Marroquies. en busca de muestrarios de los prouuctos de Mallorca para llevarlos gra¬ tuitamente en la excursión que el mes próximo han de realizar dicos centros por Marruecos, primer y fundamental jalón de la penetración pacífica, que pro¬ teje y subvenciona el Estado.
Ya tienen ofrecidos muestrarios los fa¬
bricantes siguientes: don Jaime Magraner, de mantas; don Pablo Taronjí, de bolsos y cadenas de plata; «La Roqueta», de mosaicos hidráulicos; «La Alfombre¬ ra»; don Antonio Esteva de conservas; «La Azucena», de ropa blanca y bordados de don Benigno Palos; don F. Fuster. de licores de Santa Margarita y los de cal¬ zado señores, Garáu y Rubert.
Es de esperar que á estos industriales
se sumarán muchos otros de la isla, pa¬ rade esta manera estar bien representa¬
dos los productos mallorquines y conse¬ guir colocación en aquellos nuevos mer¬
cados.
Crónica Local
Según anunciamos, el domingo por la
mañana celebróse en el entresuelo de la
Casa Consistorial, con arreglo á las vi-

Antonio Juan Caparó Albertí.

. 33 raron con verdadera satisfacción de los

Juan Oliver Puig.

. 34 beneficios obtenidos por la sociedad de

Gabriel Solivellas Cifre.

. 35 que forman parte y elogiaron como se

Miguel Oliver Colom.

. 36 merecían á los señores de la Junta de

Juan Isidro Moger Borrás. Antonio Puig Enseñat. Antonio Coll Mayol.
Francisco Cardell Vicens. Jaime Oliver Casasnovas.
José Colom Puig. Agustín Fernandez Bauzá. Antonio Martorell Llompart.
Antonio Castañer Bauzá.
Gaspar Aguiló Cortés. Bartolomé Muntaner Alemañy. Miguel Alcover Castañer. Lucas Rufián Mayol.
Guillermo Perelló Qués. Juan Clemente Homar Garau»
Miguel López Estades.
Joaquín Miró Aguiló.
Pedro Juan Coll Morell.
Antonio Rotger Verd.
Nicolás Frontera Oliver.
Guillermo Colom Soto.
Gabriel Castañer Colom.

. 37 Gobierno y especialmente á su Director- quía, la savia ascendente no tiene fuerza |

Marítima Sollerense

. 38 Gerente D. Francisco Crespí por su acer¬ y no circula con aquel vigor que debiera, I En cumplimiento de lo que previenen los

. 39 tada gestión. •

y este es el motivo porque no se hayan artículos 18 y 19 de los Estatutos de esta so¬

. .

40 .41

A ios elogios y felicitaciones de los ac¬ cionistas unimos los nuestros muy since¬

podido hacer injertos, en el presente año, con la seguridad de acierto que en

ciedad, se convoca á Junta General ordinaria para el domingo 20 del actual, á las cinco de la tarde, en el local que ocupan las oficinas

. 42 ros.

los anteriores. De aguas, diremos que en de la Compañía, calle del Principe n.° 24, de¬

. 43 • 44

la tarde del lunes cayeron una docena de biendo los accionistas, para asistir á ella, de¬

El Ayuntamiento de esta ciudad, en la

gotas, y nada más, ni durante

la noche

positar en dichas oficinas por lo menos con veinticuatro horas de anticipación: sus accio¬

. 45 sesión celebrada el cinco de los corrien¬ que los horizontes estaban aturbonados, nes y recoger la correspondiente papeleta de

. 46 tes, acordó emprender nuevos trabajos ni al siguiente día que amaneció nublado entrada,

-

47 encaminados á la busca de aguas en una y siguió con igual tesitura hasta la no¬

Sóller l.° de Febrero de 1910.—El Presi dente’, Guillermo Colom.

. 48 finca situada en las inmediaciones de la che.
. 49 «Font de S’ Olla», con el fin de dotar á la

"TWW

. .

50 51

parte alta de la población de dicho líqui¬
do.

Conforme adelantamos en nuestro an¬
terior número, en el salón del Fomento

SOCIEDAD .AJSrálSriMlA, La Junta de Gobierno de esta Sociedad lia
acordado señalar los di as veinte y uno al

. 52

Católico habrá mañana una conferencia veinte y seis del corriente mes, de nueve á

. 53

El miércoles por la mañana fondeó en sobre «Relaciones entre la Iglesia y el doce, y terminado estos dias, el jueves de

.

54

nuestro puerto, de arribada forzosa, el

Estado», que correrá á cargo del joven

cada semana, á las mismas horas antedichas para el pago del dividendo activo de cinco

. 55 cañonero español Temerario, que desde abogado D. José Font Arbós, conocido pesetas por acción fijado en la reunión ordi¬

. 56 Valencia se dirigía á Cindadela para ya del público sollerense.

naria celebrada el día: de ayer.

. 57 coadyuvar al salvamento de los restos

Para que el acto resulte más

ameno,

Sóller 14 Febrero de 1910.—Por la Socie¬
dad «El Gas»: El Director Gerente, Fran¬

. 58' del naufragio del trasatlántico francés se le agregarán los siguientes números: cisco Crespí Morell.

Pedro Antonio Enseñat Canals» . 59

Pedro Antonio Ripoll Nadal.

, 60

Antonio Juan Deyá Trias.
José Colom Colom.

. 61 . -62

Ramón Arbona Serra.

. 63

Bartolomé Fiol Poucel.

. 64

Cristóbal Pons Castañer,

. 65

Juan Lluis Reys.

. 66

Antonio Estarás Pericás.

. 67

Miguel Morro Perelló.

. 68

Francisco Vallcaneras Basquéis. . 69

Antonio Ouberta Mercant.

. 70

Antonio Colom Llull.

. 71

Bartolomé Bauzá Bisbal.

, 72

Antonio Eugenio Guillermo José

Mora Pons.

..

73

Juan Coll Miquel.

.

74

Antonio Vicens Frontera.

.

75

Damián Cabot Lladó.

.

76

Bartolomé Bernat Rosamor.

.

77

Jaime Alemañy Rufián.
J uan Ramis Tous.

.

78

.

79

Bartolomé Bernat Marqués.

. '80

Juan Miró Cardona.

.

81

Amador Canals Pizá. Bernardo Castañer Castañer.

.

:S2

. r83

José Rufián Mayol. Antonio Janer Llompart.
Antonio Rosselló CarbouelL

.

84

.

85

.

86

Pedro Lucas Oliver Colora.

. :87

«General Chanzy». El mal tiempo obligó á dicho cañonero
á refugiarse primero en el puerto de Ibiza y luego eu el de Sóller. Aquí perma¬ neció hasta el jueves á las nueve de la mañana, en que, ya tranquilo el mar, hizo rumbo hacia Giudadela, á donde lle¬ gó á las seis de la tarde.
Ignorándose el actual paradero de los mozos del reemplazo de este año José Colom Enseñat, Jaime Vidal Arbona, Antonio Juan Serra Alcover, Ignacio García Oruz, Juan Isidro Moger Borrás, Antonio Puig Enseñat, Guillermo Co¬ lom Soto y Antonio üuberta Mercant, la Alcaldia, por medio de edicto, les cita para el día 6 de Marzo próximo en que tendrá lugar el acto de clasificación y de¬
claración de soldados.
De no comparecer á dicho acto, se les instruirá expediente de prófugo.
El tiempo, en la segunda semana de cuaresma, ha sido igual que eu la pri¬
mera, del todo idéntico á la anterior, y muy parecido á las siete que vau trans¬ curridas durante el presente año. El ele¬ mento dominante, en todas ellas, ha sido como siempre, el viento, fuerte bastantes

poesías Es gat del Pare Ganges y La Vir¬ gen de las Batallas; una composición en prosa titulada Burla burlando; La Espe¬ ranza de Rossini (coro á tres voces) y algunas piezas al piano.
* **
Continuando la serie iniciada, para el domingo siguiente día 27 se. anuncia otra conferencia en el citado salón, de la cual está encargado D. Alfredo Llompart, Abogado, y cuyo tema versará sobre la
«Cuestión social».
Según noticias recogidas en las ofici¬ nas de la «Marítima Sollerense», el va¬ por «Villa de Sóller» es esperado en nuestro puerto el martes próximo.
Tomará cargamento para salir para Barcelona y Cette el viernes por la noche.
Cultor Sagrados
lia la iglesia parroquial.—Mañana domingo, día 20.—-A las nueve y media, ex¬ puesto el Santísimo Sacramento, se celebra¬
rán los divinos oficios con sermón y proce
sión por el ámbito del templo. A la tarde, después de la explicación del catecismo, se cantarán vísperas y se continuará el quince¬ nario en obsequio de la Preciosa Sangre de

Sindicato Agrícola Sollerense
Por acuerdo de la Junta de Gobierno, á te¬ nor de lo prevenido en el artículo 10 de los Estatutos, se convoca á Junta General ordi¬
naria, en segunda convocatoria, para el dia veinte de los corrientes,; las diez y .siete (cinco tarde), en el domicilio social (Isabel II—26).
Sóller 3 Febrero 1910.—P. A. de la J. de
G.: El Secretario, Antonio Rufián.

Venta

Se desea vender una casa de un vertiente,

planta bajo y altos, con exida ó carrera, si¬

tuada en la manzana 72, barrio «Can Refa-

lico.»

Para

más

detalles, ,

diríjanse

á

su dueño

D. Francisco Castañer Bauzá.—Can Guita¬

rro—Torrentera.

Ün joven de 18 años desea, colo¬ cación para cualquier
punto de Francia. Para informes dirigirse al café de «Can
Capellane» Plaza.

¿te¿te¿te¿te¿te ,Ste¿te¿te¿teAteAfAAb ¿te¿te¿te¿te 7*77*77*77*77*7 vÍí?vV|Í>1?V <1? W «r*7 Íj¥

Ate

7*7

7*7

tshunpas ^ ❖ V
<vte
7*7

ij cu4presas 7¿*te7

Ate

para primera Comunión

7*7
*

27**$7,

Se acaba de recibir un rico y ¿7*te7

¿7¿te7 variado surtido en el estableci¬ ¿7*te7

«te
7*7 ¿7*te7
Ate
7*7
7*7
#

miento «LA SINCERIDAD»,

San Bartolomé, 17; á precios re¬

ducidos.

♦> ♦> ♦>

♦>

Se sirven también CARNETS última moda. ♦> ♦> ♦> ♦> ♦> ♦>

¿7*te7 ¿7*te7 ¿7*te7 ¿7*te7 ¿7*te7

¿7*te7

¿te 7*7

¿te¿te ¿te #*7 **77*7

¿te¿te ¿te¿te ¿te¿te¿te 7*77*77*77*77*77*77*7

A7*te77A*te77A*te7,¿7*te7

Juan Martí Mayol. Antonio Busquets Arbona.
Jerónimo Pons Roca.
Vicente Mas Coll. Simón Arbona Colom.

. 88 días y huracanado en muchísimas mas Jesucristo con sermón, practicándose á conti¬
. 89 ocasiones de lo que era de desear. Su nuación el piadoso ejercicio del Via-Crucis. Al . 90 procedencia, también como siempre, la anochecer, tendrá lugar el cuarto ejercicio de . .91 misma, S. O. mas ó menos neto, sin va¬ la devoción de los Siete Domingos en honor . '92 riar desde hace larguísimo tiempo. Ape¬ del Patriarca S. José.

CORSETERIA
DE
ROSITA GOMEZ
143, Luna 143.-—SÓLLER

Antonio Morell Casasuovm, Francisco Forteza Fortezat. Antonio Ballester Oliver.
Luis Gonzaga Colom Canadá.
Pablo Arbona Rufián.
Pedro Calonge Castro. Juan Canals Marqués.

. 93 sar de estos continuos vendábales, propios

LA SOLIDEZ

Se hacen Corsés de todas clases y he¬

. 94 Unicamente del mes ventoso Marzo, no

churas, á precios reducidos, desde 2‘50

,

95

sabemos que hayan ocasionado desper¬

Por acuerdo de la Junta de Gobierno de esta sociedad se convoca á los Sres. Accionis¬

pesetas uno.

. .

96 97 98

fectos en edificios, ni destrozos en las ar¬ boledas, debido sin duda alguna á que
estando los árboles mas de una mitad se¬

tas á Junta General ordinaria que tendrá lu¬ gar el dia 20 del corriente á las diez en el lo cal que ocupan sus oficinas.
Sóller l.° de Febrero de 1910.—Juan Mo¬

Fajas ventrales con ó sin placa lumblical y se hacen toda clase de compos¬
turas.
Previo aviso se pasa á domicilio á to¬

. 99 cos y mustios, á causa de la pertinaz se¬ rell Roses, Srio.

mar medidas y á provar Corsés.

4

5QLLER

ISDN ©IILLAIMIOOLL

OBRA NUEVA

TBAismns iifiiiáoioiáus

FONDEÉ EN 1902

ESPÍRITU DEL B. RAMÓN LULL Comisiones—Representaciones—Consignaciones—Tránsitos

Masa^3M^<BáiEB.iir¡r»»-'

-

POR

PRECIOS ALZADOS PARÍ TODAS DESTINACIONES

Í1* “ “ Expéditions de toute sorte de fruits et de primeurs.
Spécialité de peches molles, prunes reine-claude, raisin chasselas, abricots, etc.

D JAIME BORRÁS RULLÁN Pbro.
Lie. en Teología j Dereclio Cancinico j Dr. i
Se vende al precio de una peseta en

Servicio

especial

para el transbordo y reexpedición frutas frescas y pescados
W 1/

de

naranjas,

«La Sinceridad», Sóller, y en las princi¬

Artichauds, asperges, salades et toute sorte de légumes pales librerías de Palma.

AGENTES DE ADUANAS

Tres lioiis emballages -- Service complot de colis-postaux de 10 i pour la France et FEtranger
ADRESSE: Q. COLL—Avenue de la Pepiniére (en face du Marchó en gros) á Perpignan (Pyrenées Orientales).
Adresse télégraphique: G©LL GMS MAMOME - 'Perpignan sp

cu
DE PALMITO
ESPECIALIDAD EN ESPUERTAS

CASA principal:
CER.BBR.E3 (FreuriGia.) (Pyr.-Orient.)

A

sucursales:

❖❖

PORT-BOU (España)

Y

PlHnsrrDA.'VE (Basses Pyrenées)

en CETTE:
CASAS

Quai de la Republique 3-teléfonc 3.37

MARSEILLE: Rne Lafayette 3-teléfono 2.73

CASA DAMIAN CANALS
FUSDADA ffiM 1878
Gran Diploma de Honor obtenido en la Exposición Internacional de París; medallas de oro,

para manipulación de naranjas y frutas
a
á precios económicos

TELEGRAMAS: BAUZÁ
REPRESENTANTE EN SÓLLER: D. Miguel Seguí, calle de la Luna 10, al que pueden dirigirse para todo informe.
RAPIDEZ V ECONOMÍA EN TODAS LAS OPERACIONES

cruz de Mérito y miembro del Jurado en la Internacional de Marsella.

Sé facilitan notas de precios y detalles

Expediciones de toda clase de frutos del pais, para á quien los solicité.

Francia y el Extranjero. Especialidad en uva de mesa, procedente de las viñas Gard y /‘ Herault. Flor de

jMiguel

Caldentey

y

jVíoll

LA SOLLERENSE
Ga?a española de comisión y de exportación

Chasselats dorados primera calidad en cajitas de 5 CAPDEPERA-(Baleares)

de

kilos marca D. C.
Rapidez y economía en todas las operaciones. Teléfono 21. Telegramas: Canals Tarascón Rhone.

JACQUES COLL CASASNOVAS

£
'O

PERPIGNAN

a

KH
Q u

CASA FUNDADA EN 1903

Ph O

s p

«\\

•s

Telegramas: CASASNOVAS-PERPIGNAN

■s

fe fe

Expediciones al por mayor de frutos y legumbres fe

O o

del pais.

© <1
©m

Especialidad en alcachofas, spárragos, melocotones

y otros frutos.

fe

<j
O
<1

Precios reducidos y servicio rápido en los pedidos,
Importaciones y Exportaciones

fe fe fe

O fe fe
© fe

fe

fe

fe
<1

DE]

S

m
fe

FRUTOS, L1GK1BMM y PRI3EFÚRS

o fe

fe
o

fe

fe
GG

FRANCISCO ARBONA qq

6, Cours Julien, 6 —MARSEILLE
fe
Expediciones al por mayor de naranjas, mandarinas, limones, ba¬

co
• r-H
Cv¡

tu co Ct3
Tj
Oj

•i
pioii m
8, - Rué Fran«?aise-S, - PARIS

Uu
fei
to
JD 3
u
“-r-H
+-> V-H

fe O
00
O bU c\\3
V-h V-h

o

g

Ofrece servir con la mayor prontitud, esmero y economía lo mis¬

•rt
a
<© a

mo á los que importan á este mercado sus productos que á los co¬ merciantes establecidos fuera á quienes pueda convenir surtirse en
esta plaza.

© g

Su dirección telegráfica es: DAMIACOL-PARIS Teléfono: 163.52

-oí

co
fe

Oh co

0O

tU

<U

V-H

iinuiuHiu, imraiMBniiMMiM, iiruaimim’iiiS í EXPEDICÍÍ

<U

fe) <D

S

fe

fe¡

DAVID MARCH Hermanos

O V-H bU

98

O <u

§

Boulevard du Musée, 47.—MARSEILLE

co

►fe

v?
4—*
C\\3

03

<L)

fe

a
m

Expediciones al por mayor de naranjas, mandarinas, limones y bananas.

4~>
03

G

Especialidad en toda clase de frutos y primeurs.

V-H

Oh

O

©

Frutos secos de toda calidad.

Oh G
<U

•m
g

Telegramas: MARCHPRIM MARSEILLE

fe

o3

O

u

fe

fe

©

• r-H
"fes

• r-H
tu
• r-H

m

• T—t
O

fe

cu

CJ

Oh

Oh

cn

X

Rapide; y Economía en todas las operaciones. Calle Colón, 34—PALMA

Cfe w

nanas, dátiles, higos, uvas pasas y en fresco. Especialidad en toda clase de frutos y primeurs de España y Argelia.
FRUTOS SECOS DE TODA CALIDAD
Telegramas: EAI^BONA — MARSEILLE — Teléfono 29.68 Servicio rápido y económico en todos los servicios.

VINOS AL POR MAYOR
JUAN ESTADAS

(le lm, Milite Armáis j
Depósito exclusivo de las incomparables maquinas
PFAFF

CASA DE COMISIÓN Y EXPEDICIÓN

COMERCIASTE Y PROPIETARIO

para coser, bordar, fruncir, hacer calados, encajes, realces etc,

lifiZICLSTAN (Ansie) REPRESENTANTE EN SÓLLER: Bartolomé Castañer

CARDELE Hermanos

Calle de la lama n.°

Quai de Celestins, IO.-I/ÍT0W (Kladiie)

^.,-nk

*

Especialidad de frutas del país de todas clases.—Na¬ ranjas y limones.
Vinos al por mayor.—Bodegas á la comisión.
Servicio esmerado y económico.
TELÉFONO 34, 41

LA EXPORTADORA NARANJERA
PUEBLA LARGA (Valencia)
La más bien situada por la naranja extracolorada.
Rapidez en los envíos. TELEGRAMAS: «EXPORTADORA»

MARÍTIMA

SOLLERENSE

COMPAÑÍA MAErIrO£(QUINA DE VAPOlfe

MIÉ

Servicio

VAPORES

Salidas de Sóller para Barcelona los días 10, 20 y último de cada mes „ de Barcelona para Cette: los días 1, 11 y 21 de id. id. „ de Cette para Barcelona: los días 5, 15 y 25 de id. id.

Miramar-BsllveP'Cartalufta-Balear'IíUlio-Ishíií.
Continuarán durante el presente año los viajes quincenales de los va¬ pores de esta compañía desde

„ de Barcelona para Sóller: los días 6, 16 y 26 de id. id.
CONSIGNATARIOS: — EN SÓLLER. — D. Guillermo Bernat, calle del Príncipe n.° 24.—EN BARCELONA. — D. J. Roura, Paseo de la
Aduana, 25.—EN CETTE.—Mr. A. Bernat, Quai de la Ville, 15.

4> ♦ Palma á Marsella y vice- versa ♦ ♦
En los periódicos de Palma se anunciarán con la anticipación posible los días de salida. — Los viajes para Argel continuarán también. Saldrán de Palma los vapores los días 25 Enero y 8 y 22 de Febrero y de Argel para

NOTA.—Siempre que el día de salida de Sóller y Cette para Bar¬

Palma los días 26 Enero y 9 y 23 de Febrero.

SOLLERENSE LA celona coincide en sábado de día festivo, retrasará el vapor su salida
24 horas.—La salida de dicho buque del puerto de Barcelona para

CONSIGNATARIOS:

el de Sóller, será en todos los viajes á las ocho y media de la noche.
S3L

DE
JOSM COJLiIi
PORT-BOD (Fronte franco-espanola)

BARCELONA. Sucursal “ísleüa Marítima,, ALICANTE. Sucursal “Isleña Marítima,,
VALENCIA. Sres. Carlonell Hermanos.

MARSELLA. Sres. Mayo!, Brunet y C. ARGEL. Sres. Sitjar Hermanos. CETTE. Mr. BartWemy Tous.

Aduanas, transportes, comisión, GRAO. D. Juau Domingo.

BIZA. Sres. J. 61. Wallis y

I

OI

PUEBLA LARGA (Falencia)

consignación y tránsito

Servicios combinados á fort-fait en conocimientos directos para los

Agencia

especial para

el trasbordo y

principales puertos de Inglaterra, Alemania, Bélgica, Holanda, Dinamar¬ ca, Suecia, Canadá y Estados-Unidos.

reexpedición de naranjas, frutas

Telegramas: ROIG.

y frescas pescados.

SOLLER.—Imp. áe «La Sinceridad^