ASO XXIII.--2.* EP0CA.--NUM. 1110
ASO XXIII.--2.* EP0CA.--NUM. 1110

SABADO 4 DE JULIO DE 1908

SEMANARIO INDEPENDIENTE

FUNDADOR Y DIRECTOR-PROPIETARIO: D. Juan Marqués Arbona. REDACTOR-JEFE: D. Damián Mayo! Alcover. REDACCIÓN y ADMINISTRACIÓN: calle de San Bartolomé n.° 17.-SÓLLER (.Baleares)

Sección Literaria

Vuyts y nóus

POR LAS TIERRAS POETICAS

establecidas en esas y otras muchas po¬ dél turismo, dé la «industria del forasteblaciones de la vecina república, dedica¬ ro.» Los excursionistas se encuentran allí

ELS FORMIGUERS

Sa lley d’ Administrado local, que tants y

Mallorca

das principalmente al comercio de frutas en todas sus formas, desde la carretilla ambulante hasta la tienda lujosa, cho¬

como en su casa, y ni siquiera producen expectación, ni curiosidad enojosa, ni co¬ rrillos de muchachos, los trajes más chi-

amb tanta passió combaten aquests díes (di-

Hi ha tots els anys, a Mallorca, una guém mesos y parlarém amb mes propiedat),

época que representa dins la vida de atentatoria d’es sufragi universal segons

1’illa un moment de gran relligiositat, diuen ets inimichs polítichs d’ el señó Maura,

un moment en que sembla que’s trans¬ molts creuráu tql vegada qu’ es cósa nóva,

figura tota dins un nigul d’adoració.

que s’ acaba de pastá y que just si s’ ha co-

Es en l’estiu. Després de la cullita, men^at á enforná fá póch.

la térra, extenuada per l’esfors realisat, Ydó nó, no’u és; es já de l’añy.... tiru-

se deixa guanyar per la peresa y te un rañy.

instant de laxitud. L’animació que casi

Molts antes de que s’ actual President d’ es

tot l’any poblé els camps de treball y Consey pensás en reformarla, es nóstro Ajun-

cansons, se concentra dins els patis de tament, y al tres de Mallórca, y casi tots ets

les cases, fugint del sol qui crema. L’es- d’ España, I’ hey temen já: «havien passat s‘

pai s’omple d’una gran vibracióy Taire arada devant es bóu», cóm se sól dir.

tremola demunt els rostolla dauratsy les En efécta, quant jó era atlót, qu’ escrivía

cíapes de térra roja... Y ilavó condensa la purificació de la
térra, acaramullada demunt la llenya Beca, fortnant els tradicionals formiguers

á sa Casa de la Vila, tenía per compañero de glóries y fatigues á méstre Meu Garbulla (el
cél sia), que molts de vóltros liáureu conegut,
y aquest per fé uu alé, cóm ell deya, devós

—que pareixen petits volcáns distribuits mitjan cap-vespra se posava ses uyeres de¬

ab Bimetria, baix deis arbres—d’aquella munt es front y pegantse dues gratades á

térra qu’ofereix a n’el cel Tholocauste cérta part que no importa anomená ni entre

del seu perfura aspre y sanitós, com el nóltros y tot, se dirigía sempre á mí (era es

d’un comellar banyat per les primeres que tenía llevó mes próp) pe‘ sa gran necessi-

pinjes tardorenques.

dat en que ’s trobava d’ obrí una válvula per

Aromes de pinar y de flors boscanes, pó de que sa caldera rebentás.

de garriga y verger. esencies de la térra —Veus, P.... (jó mateix), me digué moltes

mallorquina, forman Tencéns sagrat vegades, s’ Ajuntament, es nóstro Ajuntament,

ques’alsa poch a poch, borrant contorns no’s tal Ajuntament cóm tú y molts creys; ni

y detalle, y embolicant’ ho tot dins la boi- s‘ajunta may ni ajunta rés nat d’el mon: lo

rina del misteri.

línich qu’hey ha de vé dins aquesta paraula

Els arbres semblan gegants inmóvils és es final

Reparen, tots, manco dos, ó

en mitg de la fumassa del combat. Les tres, ó quatre, son noraÓ3 sinis y ñoñis, ó un’

montanyes guaiten per demunt del fum, espécia d’ hómos de bulto cóm ets que posen

com sospeses dins una mar ideal, surant á ses fasoleres, que no fau ni pó á’n ets aus-

per un mi ráele.

sells; tot lo més, si fan qualque cósa, es nósa

De nit, la fantasía, per dins la vagne- á ’n aquests dos, ó tres, ó quatre qu’ han prés

tat del espai, firigeix indecises figures ets manegóts y s‘ han encarregat de cohí ets

de sers desconeguts, plens de bellesa. A pesols. Suceelieix qualque piclx qu’ aquests se

la claror de la lluna, entre les soques divideixen, y llevó ets qui lian pogut ocupa

inverosirailment retor^udes de les olive- es caramull diuen á’n ets altres amb quí ju-

res, comenta la dan5a de les fades.

guen: «.basso del mió castello» y los impedei-

¿No veis aquella que te els uils blaus xen pnjarbi. Ets despavilats vencuts ó amb

y sembla que está encantada? Es la nos- mqnos ambicions de mando, s’ uneixen á‘n ets

tre mar llatina, enamorada del cel.

de paya y uns y altres apenes eucalenteixen

Miran les dones d’aigo: passansense ses cadires de sa sala d’ es costat; un parey

renou; el seus vestits son" suaus. com de mesos després d’ haversé possesionat d’ es

superficies d’estanys que dormen; ten en cárrech ja no venen més. ¿No tróbes que tant

els ulls atrayents. cora lo desconegut... s’ hi valdría qu’ en llóch de perderse es temps

¿Sentiu les princeses ideáis que deva¬ en elegirne sétze, se nombrás només sa comis-

nan. com rohada de poesía, deis castetls sió pennanent que de fet existeix?

abandonats, ab T harpa qu’ un día el nos-

Ja ’u veys: «sa comissió permanent que de

tre gran poeta, saéudint la pols de les’ fet existeix» me deya méstre Bartomeu fá

centuries, feu vibrar poderosament, des- mes de trent’ añys. De módo qu’ aqueixa idéa

EL VALLE DEL AZAHAR
[Sóller! En este nombre perdura la va¬ ga resonancia etimológica de un suspiro oriental. Suliar, «valle de oro,» le llama¬ ron ios árabes de la isla. ¿Y quién olvida¬ rá una excursión á Sóller, hecha en tiem¬ po propicio, allá á últimos de Abril? Rue¬ da el coche apresuradamente por la ca¬ rretera despejada, entre huertas y cam¬ pos de trigo, sombreados por el almen¬ dro; entre olivares casi milenarios. A los diez ó doce kilómetros, un‘ pequeño alto: es la hostería de Can Penasso, en el arranque de la sierra de Alfabia. Un pe¬ queño anticipo de vergeles perfumados, de frutales en flor, de ruiseñores que pa¬
recen estallar de melodía en la sombra
húmeda de las hiedras y laureles, sobre acequias y aguas despeñadas.
Después de un ligero descanso, conti¬ núa el viaje. Hay que atacar la sierra por
el Coll ascendiendo en ziszás de veinti¬
cinco ó treinta vueltas, amplias y desi¬ guales, de una carretera magnífica, para descender luego hasta lo más hondo del valle que las grandes masas de los mon¬
tes nos ocultan. Mientras el coche sube
lentamente, nos acercamos á los colosa¬ les peñascos, de azul de plomo, con pe¬ nachos de verde intenso, con manchones rojizos. La llanura parece que se hunde poco á poco, á nuestros pies, desde Alfa¬ bia á la ciudad con su bahía, en un seg¬ mento grandioso de muchas leguas. Es una sucesión continua de tonos, de ve¬ getaciones, de arboledas, de velos de oro, de nieblas luminosas, de lejanías encen¬
didas.
Advertimos un grato descenso de la temperatura. La carretera corre ya por la meseta del Coll; al otro lado aparece
un extremo del valle de Sóller.
Entonces de una manei'a súbita, as¬ cendiendo de las entrañas de ese valle, una honda de violento perfume, una po¬ derosísima ráfaga de azahar, nos toma, nos envuelve, nos hace suyos y nos ane¬ ga en un espasmo lírico inefable. Desde aquel instante el embriagador perfume os tendrá prisioneros hasta que salgáis de la agradable villa. En vano será que cerréis puertas y ventanas, que corráis los cerrojos, que tapéis las rendijas. Os perseguirá en la calle, en el campo, en la iglesia, en el dormitorio; filtrará por los tabiques. Y por la acción inefablemente sugestiva de los aromas, os sentiréis

rreando oro y luz, en pleno boulevard. La base y muchas veces el pretexto de tales fruterías es la naranja del valle na¬ tal y su prestigio entre histórico y poéti¬ co. Hace años que, en Lis Isclo d' Or, les comunicó su gracia de homérida el insig¬
ne Mistral:
Lou lastimen ven de Majorco emé d' oranges un cargamén...
No sé qué hay de provenzalesco en el espíritu y la vida de Sóller, acentuado por la especial pronunciación del mallor¬ quín que tiende allí, de una manera in¬ sensible, á la desinencia en o de los feme¬ ninos, y por las importaciones del pinto¬ resco patués de los puertos mediterráneos de Francia: cierta alegría, cierta intrepi¬ dez, cierta bizarría de ánimo, cierta agi¬ lidad de imaginación, siempre pronta á la réplica y á la imagen. Los sollerenses conocen también, muy mucho, la derrota de las Antillas y empiezan á conocer la
de México. En la isla de Puerto Rico han
mantenido y mantienen todavía una no¬ toria preponderancia. Durante mucho tiempo poblaciones y comarcas, como Lares, estuvieron en poder de nuestros emigrantes, y hubo períodos en que el Ayuntamiento y la Diputación estaban formados principalmente por mallorqui¬ nes de Sóller. Esto basta para indicar el arraigo de aquel núcleo inmigratorio, al cual es ya comparable el que se forma en algunas poblaciones de México, como
Tabasco. Tiene buen cuidado elsollerense
de no emigrar á la buena de Dios, sin rum¬ bo fijo. El que sale de la isla sabe adónde va:cuenta de antemano con parientes que le precedieron y que en América ó en Fran¬ cia le reciben y guían. Dirígese á menu¬ do á reemplazarlos; y, de esta suerte, se escalonan familias y generaciones, que muy raramente se desarraigan del valle natal. Todos sus ahorros, todas las fortu¬ nas amasadas allá lejos, se acumulan en la simpática villa de origen, nutriendo bancos, empresas é iniciativas importan¬ tes y muy desproporcionadas á la corta extensión de la comarca. Así han logra¬
do establecer una línea marítima de va¬
por con Barcelona y Cette, y están ahora construyendo á toda prisa, sin subven¬ ción ni ayuda alguna del Estado, un fe¬ rrocarril entre Palma y Sóller, atrave¬
sando toda la sierra de Alfabia por me¬
dio de túneles, cuyo coste y longitud hu¬
bieran descorazonado á otros menos em¬
prendedores y patriotas. Todo ese exotismo y aire de extranje¬

llones del automovilismo, del deportista y del globe-trot-ter. Todo ello ha entrado en las costumbres y se ha hecho habitual y cotidiano. La ascensión al Puig Mayor (la más alta montaña de la isla) y la ex¬ cursión á Lluch por el famoso barranco constituyen dos números obligados en el programa dél viajero. Mas, aparte de ta¬ les atractivos, tiene la villa, por sí mis* ma, un encanto silencioso que llega á pe*
netrar el alma:
Peí cor qu' amor somnía l'hora d' avuy a" escola, la de demá s* atan<;a y la d' ahí no torna... sotnniem sota ’l.fullatje deis taronjers de Sóller.
Así logró expresarlo Pons y Gallarza en un momento de feliz efusión lírica, y el mismo hechizo perdura en la memoria del peregrino, como perdura en sus ro* pas la transpiración del azahar que lo en¬
volvió durante unas horas ó unos días.
Nueva sorpresa le está reservada si aban¬
dona el vallé tomando la carretera de
Deyá y Valldeniosa. Asciende y asciende las anchas curvas y, en un momento, des¬ pués de una brusca revuelta del camino, aparece á mano derecha la esplendidez de un mar azul, de una inmensa turquesa líquida, con una perspectiva intermina¬ ble de calas, promontorios y cabos que
avanzan unos sobre otros así como proas
de acorazados fantásticos, en términos distintos, con interposiciones de nieblas y velos sutiles, con gradaciones de tonos admirables, suntuarios, de aristocrática preciosidad: ágata, ópalo, ónice, madre¬ perla. Deyá aparece, como verdadero tipo de lo que antes se llamó un pueblo pintoresco. De un género pintoresco lle¬ vado á la exageración: correr de aguas, puentecillos rústicos, casas sobre una pe¬ ña, fuentes ocultas, hiedras abrazadas á los bancales, decoración de ópera senti¬ mental á lo Dinorah ó Sonámbula, con esquilas de . corderinos y vegetaciones frescas y retocadas para las necesidades de la villeggiatura; y todo ello flamante, vivo, lozanísimo, como telas en días de barnizado. Ei acicalamiento llega á pare¬ cer inverosímil, y entonces no puede de¬ jar de asaltarnos la duda de si toda aque¬ lla prolijidad de episodios es obra espon¬ tánea ó arreglo y preparación de la com¬ pañía Coock.
Miguel S. Olíver.
(De La Ilustración Artística)

pertant el cor de la patria? A darrera elles hi va \\a. balanguera que
fila de día y nit, mentres repeteix ses paraules sibiiítiques qu’enclouen el per-
vindre
de V infantesa que s' enfila, de la vellura que s' en va!
Mentres elles voltan y giran, baix de la térra roja crema tot lo dolent: les ma¬
les herbes, els insectes enemichs deis ar¬
bres, les irapureses acumulades per un any de treball y de vida. Y sembla que d’aquelles fogateres ne surt T ánima de la térra més neta, més sana, rejovenida pera tornar a comensar santament les transformacions que mai acaban, com el cor deis hornos després del sacriflci de lea passions baixas.
Y apar que les fades. sabent’ ho, ballin més alegres al veuré redimida la térra adorada, y que’ls seus brassos blanchs y fins se repengin a n’els arbres, ab tristeza de despedirse... Y es qu’elles sonl’ániraa de Mallorca; elles son les que canten en els jorns de gloria, elles les que ploren quant senten acostar-se ventados forasteres per demunt la mar
blava...
Félix Escalas.
ACOEJDEjS
¿Por qué tronchar queréis mis ilusiones,
Y crueles en mi oido murmuráis
Que es mentira el amor, que mi ventura Es sueño y nada más?
Con la dulce esperanza que acaricio Dejadme, por piedad!
Si este amor, que es mi vida, es sólo un sueño No turbéis mi quietud: quiero soñar!
Manuel M. Sama.

de D. Antóni, expressada dins sa lley que se discuteix, dins aquesta mateixa lley que no póden pahí tots ets qui tenen pó de que ses «frases lapidarias» d' es nóstro paysá: revolució desde d’alt, govérn per quinquénis (so¬ bre tot aquesta), etc., etc, venguen á conver¬ tirse en fets reyals que los alluñarien de ses maus es torró á que voldrien ells pegá caixalada prestét; de módo qu’ aqueixa idée, repetesch, surt.... ¿que se degué explicá qualque pich méstre Meu amb el señó Maura amb sa mateixa franquesa que s’ explicava amb mí quant, per des-suá, mos posavem tots dos amb sa ploma á s’ oreya á la miranda á una fiuestra de sa part d’ es torrent?
No m’ atrevesch á suposarhó; peró sí es có¬ sa clara que, sino tota sa lley per lo menos aquest article que tracta de sa comissió per¬ manent, haurá estat en vigor á Sóller, á Ma¬ llórca y seus dubta per tota España molts d’ añys antes d’haversé sa lley aprovada, per¬ qué á ’n aqüestes hóres encara no hi está, que jó sápiga, y Deu sab quant T hey veurém. Ergo sa tal lley, qu‘ ets progressistes, qu’ ets lliberals (Iliberal se diu ’vuy en día á un qui qualca *demunt sa llibertat) combaten amb tant de fóch y fum, no‘s cap novedat, sino cósa molt ranci, adaptada á ses costums solleriques de fá molts d’ añys.
Y, si no creys amb mí, no teniu més qu’ aguaytá á ‘n es saló de sessions en día de junta, ó mirá pasa una processó qualsevól, (¿no vereu sa d’ el Corpus?) y veureu quants de retgidors hey assisteixen: n’ hi ha d‘ havé sétze entre tots, si no vaitx errat, vóltros coraptau y prest vos haureu tret es gat d‘ es sach.
No hi veui’eu més que «sa comissió perma¬ nent» que méstre Meu deya, per mes uyeres que vos posen; aixó ja vos I10 assegur desd’
ara
Jo Mateix
ggguiii :

transportados á un ambiente de ilusión y de juventud acaso desde largo tiempo
desconocidas para vosotros.
Si queréis saber de dónde procede aquel encanto de vuestros sentidos, es preciso recorrer las calles, asomarse á las márgenes del torrente que atraviesa la población, mirar hacia lo hondo de los jardines ó escudriñar los patios de las ca¬ sas sólidas, pulcras y frescas, denotando bienestar y contento de la vida. Hay que intrincarse en la red de senderos, de arroyos, de barrancas, de alquerías, de molinos, de acequias, de huertos de ver¬ geles, de tapias, que hacen de aquel va¬ lle una cosa única y en apariencia artifi¬ cial y compuesta. Como horizonte de ca¬ da calle, como perspectiva de cada cami¬ no, enfrente de toda ventana ó abertura, aparece siempre la decoración de monta¬ ña, el anfiteatro de montañas, coronadas de nubes y brumas, en cuyo fondo sonríe
la villa. Las laderas están cubiertas de
olivos. En la hondonada domina y florece el naranjo.
Oro, nieve y esmeralda se combinan en la preciosa arboleda: flores, frutos y hojas que desprenden de sí una insólita fragancia y una coloración intensa y rica. Los rosales, los jazmines, las vides tre¬ padoras alternan á veces con el lujo y bi¬ zarría de los naranjales, defendidos de sus enfermedades y plagas por la tenaci¬ dad de los sollerenses, que los conservan con un esmero que tiene mucho más de encanto y honrilla que de sordidez eco¬ nómica. ¡Los sollerenses! Raza original y vigorosa que ha hecho de la emigración el secreto de su prosperidad por haber sabido encauzarla, dándole base y orien¬ tación firme; y por haber conseguido sos¬ tenerla con esprit de suite. Esa emigra¬
ción habitual toma dos direcciones: una
mediterránea y otra atlántica. La medi¬
terránea invade el Mediodía de Francia
por Marsella ó Nimes y llega hasta Bur¬ deos, Lyón y París. No puede reducirse á
cuento el número de familias soltereases

ría que penetra en el «valle del azahar» con el retorno de los emigrantes y con la
renovación ó continuo relevo de sus avan¬
zadas en el Mediodía de Francia y en el Nuevo Mundo, no ha conseguido borrar lo pintoresco y lleno de carácter de aque¬
lla hondonada. Unas mecedoras de mim¬
bre más ó menos, unas cuantas niñeras mulatitas ó unos quepis de «liceístas» franceses en vacaciones, no hacen sino añadir una nota de gárrula animación y abigarramiento á su antiguo y muy in¬ tenso color local. El traje campesino de las mujeres de la villa, alterna con el sombrero mustio de sus primas de Mar¬ sella ó de Tolosa que se encuentran allí de temporada. Todavía se acuerda Sóller de haber sido la patria de los más famo¬ sos glosadors, ó versificadores populares y casi siempre analfabetos, que perdura en Mallorca como último resabio y dege¬ neración del aedo antiguo ó de la jugla¬
ría medieval. Los nombres de Tambó y
Pau Sarol, dos grandes amigos y con¬ tendientes en las «glosadas» de picat (ó dígase tenzones y pugilatos satíricos en los cuales todo se fía al ingenio repentis¬ ta de la improvisación, alimentada por el jarro de vino) son nombres familiares al buen sollerense, para quien el gracejo es una imposición ó gravamen de estirpe. Cuando estaban en moda los andaluces, se
llamó á los sollerenses los «andaluces de
Mallorca.» Sin embargo, no es la hipér¬ bole ni la fanfarronada el género de gra¬ cia en que descuellan, teniendo la suya mucho más de cáustico y de punzante que de locuaz y jacarandoso. Yendo de ex¬ pedición con unos amigos oí la siguiente réplica de cierto lugareño, que nos sirvió de guía, á uno de mis compañeros que intentó ensayar sus malicias de señorito de la ciudad en la aparente candidez de
nuestro acompañante:
—¡Ah, sí! Ya caigo: usted es el señor que traen para hacer reir...
En ninguna comarca de la isla se ha comprendido como en Sóller el alcance

Para ellas
LOS BAÑOS
Ahora, llegado el verano y muy pró¬ xima ya la estación de baños, es conve¬ niente dar algunos consejos á las bellas
lectoras acerca del arte de bañarse en el
mar para que su acción aproveche á la higiene del cuerpo. Sabido es que la be¬
lleza femenina aumenta con la vecindad,
del mar. En efecto, su aire vivificador remedia maravillosamente todos los ca¬
sos de agotamiento, de debilidad, de pa¬ lidez ó de linfatismo, y otras muchas dolencias que marchitan rápidafneote la frescura de los cuerpos y de los semblan¬
tes.
Esta acción refrescante, saludable y tónica, no se ejerce únicamente sobre el
físico, sino que también alcanza y modi¬ fica la parte moral. Las excursiones ma¬ rítimas, los paseos por la costa y esos viajes en lancha donde procuramos aprender el manejo de los remos, son pasatiempos que devuelven el apetito y la alegría. Cogiendo caracoles y piedrecitas y paseando nos procuramos regoci¬ jos infantiles. El aspecto, en fin, de aquella inmensidad azul, con su lomo eternamente cambiante y que siempre miramos gustosos, proporciona paz in-* finita al espíritu fatigado y á los nervios
rendidos.
Muchos buscan las playas en boga,
donde la vida es mundana, bulliciosa; cortesana, y hay casinos, carréras, salas de juego, fiestas de todas clases, y, por consiguiente, pluralidad de. fatigosas distracciones. Otros, mejor aconsejados
saben hallar pequeños rinconcillos solí tarios ocultos en parajes encantadores y

m

SO'LLER

;$3franc¿£>30s< en los cuales vienen á su- culo que se está desarrollando en el

Comentando el resultado de la Asam¬

Los comisionados del Estado trabaja¬

Este mes termina el contrato que R

isiarse, á los beneficios del-mar, las sere¬ Parlamento: esa actitud de las minorías blea Catalana, dice el diario ABC:

rán de acuerdo con los Comités locales. «Isleña» tiene con el Gobierno.

nidades moral .y física.
Er» estos casos, la obra anhelada se
realiza, él cuerpo descansa, el espíritu -ae duerme y la belleza parece su mergor-se en un triple baño de agua salada, >de aire y de sol.
Los baños de mar sirven de placer-y

porque el Sr. Maura gobierna con las Cortes abiertas. Se indignan contra el jefe del Gobierno porque éste quiere aprobar el proyecto de ley de Adminis¬ tración local, para lo que cuenta con la confianza regia, y mayoría en las Cortes

«Reunirse muchos, hablar poco y po¬
cos y resolver sobre la marcha es aso¬ marse á Europa; pero venir á las Cortes y gastar tiempo, horas y dias para ha¬
blar sin fin determinado es retroceder á
hace cuarenta años.
La Solidaridad catalana es práctica,

Si unos y otros convienen -en conceder una pensión, ésta quedará concedida, y si hubiere desavenencias, la apelación se hará al Consejo de Administración lo¬ cal ó á algún íuncionario nombrado por
éste.
Durante la discusión se modificó la

Caso de no haber resolución en q asunto de las comunicaciones «La Isleña»
después de espirar la contrata seguirá prestando interinamente los servicios.
El día 6 de Agosto próximo debe su¬
bastarse el arrendamiento del Teatro
Principal de Palma por dos años, que

t-de remedio. Siendo mucho más estimu¬ y á pesar de estas dos esenciales condi¬ ya lo había demostrado, y sólo en un cláusula que disponía que los viejos ca¬ empezarán en l.° de Septiembre de 1908

lantes y -tónicos que los baños de río, ciones para sacar adelante el proyecto, momento de ofuscación pudo dar un pa¬ sados que vivieran juntos disfrutarían y terminarán en 31 Agosto de 1910. el ti¬ ' ejercen, un influjo poderoso sobre la piel, atiende todas las enmiendas que se pre¬ so algo comprometedor para ella misma. de una pensión semanal de 7 y medio po señalado son 2.000 pesetas.

cuyos tejidos se aprietan, aumentando sentan, las deja discutir, admite parte Antes de la vista estaba dictado el fallo. chelines, en vez de los 10 chelines que

En el camino denominado De sa píela,

la tonicidad general. Esta acción se de ellas, rechaza lo que no le parece Sabíase ya que los elementos solidarios cobrarían de vivir separados, por corres¬ den Blanc de Son Miró, del término de

^ íraosmite enseguida á los diversos sis¬
temas de la economía: la circulación se
...anima, las fuerzas locomotrices se de'-senvuelven con más facilidad, el estó¬
mago- despierta,- el apetito se aguza, las digestiones son más rápidas. Hay, en í suma, un aumento en la energía de to¬ adas las funciones orgánicas. Por otra parte, ¿qué mejor masaje podéis desear,

prudente. A veces, en lo tocante á la Hacienda local, el gobierno ha tenido que defender la libertad á favor de la
vida económica de los municipios que las izquierdas monárquicas querían cer¬
cenar.
El país ha presenciado todos estos de¬ talles, todo el cúmulo de entorpecimien¬

de Cataluña querían la vuelta al Parla¬
mento de sus representantes; y es que
esos elementos, con un sentido práctico que es muy frecuente en las grandes masas, aunque no se haga ostensible por falta de ocasión, comprende que fuera del Parlamento no se consigue na¬ da. y, en cambio, se arriesga mucho, porque desde la rebeldía se va al ridícu¬

ponderles 5 chelines á cada uno. El partido obrero era enemigo de esta
cláusula.
«Queremos—decía el diputado obrero mister Bournes—que los padres ancia¬ nos no se separen, que vivan juntos, que su bogar se mantenga como centro de atracción, para que vuelvan á él los hi¬ jos y las hijas.»

Montuiri, fué encontrado el cadáver de una mujer llamada Margarita Vanrell Danús, de 50 años de edad, casada con Pedro Juan Serra Blanch.
Se supone que la difunta unció un mulo de su propiedad para regresar á su domicilio que lo tenía en' Porreras. Por el camino debió caerse del animal, pro¬ produciéndose varias heridas, las cuales
le ocasionaron la muerte.

■ lectoras.amables, que el del ritmo de las tos puestos al paso de la ley y ve clara¬ lo ó á la aventura. siempre preñada de

M. Makenna, en nombre del Gobier¬

El marido manifestó que fué en busca

?? olas?

mente los propósitos que guian á unos peligros.

no, se negó á dar cinco chelines á cada de su mujer, hallando el cadáver de ésta

No obstante, las personas de tempora- y otros.

Con la paz. que es el trabajo, se va á uno de los viejos, porque con ello se en¬ en el sitio indicado. Atribuye también la

vmentó irritable, los artríticos, los car¬

Ha venido á poner más aún al descu¬ todas partes. Con la rebeldía, á ninguna carecía el coste total del proyecto, y por¬ muerte de su esposa al accidente rela¬

díacos, los aquejados de debilidad bron¬ quial, los aquejados de eczemas ó de

bierto las intenciones de ciertos polí¬ ticos, esa interpelación que se está dis¬

parte, ó á la muerte, en todo caso. Y al ordenar Cataluña á sus diputados

que además es relativamente más bara¬ to para dos el vivir juntos que el vivir

tado.
El Juzgado interviene en el hecho.

«. otras enfermedades cutáneas violentas,
y las mujeres que acaben de ser ma¬
dres, no deben bañarse.
Es preciso, ante todo, saber tañarse.

cutiendo en el Congreso, pidiendo que
se cierre el Parlamento á causa del ca¬
lor. jQué escarnio, para los miles y mi*

que vuelvan á las Cortes ha querido de¬
cir:
«Vosotros, al Parlamento; nosotros, á nuestros talleres, y todos, á trabajar.»

separados. Pero como los conservadores se pusie¬
ron de parte de los diputados obreros, se levantó el ministro de Hacienda y diri¬

En el pueblo de Alayor (Menorca) se ha inaugurado con gran solemnidad el alumbrado eléctrico producido por la fᬠbrica que al efecto se ha construido.

"No tomarlo, verbigracia, después de una noc.be de insomnio pasada en el baile, ó
pensiones á ios ancianos de ciertos g-randes ejercicios íísicos, co¬
mo el de la bicicleta. No tengáis prisa ..nunca de llegar á la playa.
dd al mar con el cuerpo reposado y los músculos flojos. Esto no quiere decir que vayáis sin antes haber hecho un po¬ co de ejercicio.
Otra recomendación esencial: no os
bañéis nunca hasta que la digestión ha*ya concluido, ó sea. aproximadamente, ; tres horas después de cada comida. La

les de obreros del campo que ahora, bajo un sol que achicharra, laboran la tierra todo el día; para tantos y tantos que á la industria y al comercio dedican sus trabajos y sus afanes desde la mañana hasta que anochece, aguantando el ca¬ lor, sudorosos, jadeantes por la faena, oir á los padres de la patria dolerse de tener que asistir durante cuatro horas á arrellanarse en los bancos del Congreso, y por principal ocupación presentar en¬ miendas y más enmiendas para dificul¬

Las
Proyecto del gobierno inglés
La Cámara de los Comunes ha apro¬
bado en dos sesiones el proyecto del go¬ bierno de pensiones para los ancianos.
Esta reforma tiene importancia ex¬ traordinaria. En lo futuro no podrán la¬ mentarse los pobres de Inglaterra de que al agotarse sus fuerzas físicas y ver se despedidos de sus talleres quedarán

giéndose á los liberales, que se revolvían contra el Gobierno, dijo:
«Es muy fácil votar en favor de las enmiendas ¡populares.»
A continuación meñifestó que tampo¬ co él es partidario de que los viejos ca¬ sados que vivan juntos cobren menos quedos que vivan separados, y que si ha exceptado la cláusula es sólo porque aho-
rra al Tesoro unas 400.000 libras anua¬
les.
:É inmediatamente propuso á la Cá¬
mara:

El semanario Heraldo de Inca dice
que con motivo de haber derribado los 1 herederos del malogrado don José Alon¬ so, Ja casa de su propiedad, que comple¬ taba la manzana Illeta de Ca’n Jané, frente á la Casa Consistorial, se ha des¬
pertado entre muchos que tiene acendra¬ do cariño á Inca, la idea de expropiar .aquella manzana de casas, al objeto de ensanchar la actual plaza mayor de la ¿ciudad, que, por lo reducidísima, es un desdoro para una población comercialmenté de las más importantes de la isla.

"¿hora mejor es aquella que precede á la tar la aprobación del proyecto munici¬ reducidos á optar entre la mendicidad

¿«Suponiendo que el Gobierno cediera

i puesta del sol. ó bien muy de mañana. pal! i Verdaderamente, hay que compa¬ el hambre. Viejos y viejas disfrutarán en este punto, ¿podría contar con el apo¬

Crónica Palmesana Desnudaos lentamente, y cuando os decerles! ¡Pobres diputados!

en el porvenir de su pensioncita semana yo incondicional de la mayoría para evi¬

* habéis vestidas con vuestro traje de ba¬

Otras causas aparecen también como de cinco chelines, suficiente en esa edad tar que se continúe recargando el coste

ño. envolvéos en una capa y pasead un motoras de esas campañas contra la polí¬ de la vida, en que los hijos están ya ha del proyecto de pensiones?»

Palma 3 Julio

ypoeo por la playa, á fin de que luego '■vuestro cuerpo tenga el vigor y el calor necesario para reaccionar contra la im¬ presión fría.
¿Las que tengan ordinariamente los i-piés;fríos se descalzarán momentos an¬ des-de entrar en el mar, para calentar así :.si! sol y sobre la arena sus extremidades
vinferiores.

tica del señor Maura,"'móviles que mo¬ mentos de ingenuidad han dejado al des¬
cubierto. Son los esfuerzos de un cuerpo
para conservar la vida, es la vieja polí¬ tica que se defiende como puede, con to¬ das las mañas imaginables para conser¬ var su preponderancia, que le merman en gran modo la ley electoral y el pro¬

ce años en edad de ganarse el pan, para no pasar hambre, ni frío, ni la humilla ción de mendigar.
En Francia hace tiempo que se habla de conceder pensiones á los viejos. Los socialistas las piden, pero los radicales
no se atreven á darlos. En Alemania
funciona un sistema de seguro obligato rio. al cual contribuye el gobierno con

¡Sí! ¡sí!—le gritaron de todos los ban¬
cos. entre una salva ensordecedora de
aplausos.
¿«.Pues entonces—añadió el ministro de
Hacienda,—confiando en que el apoyo de la mayoría evitará nuevos ataques al Tesoro público, estoy dispuesto á acep¬
tarla enmienda.»
É inmediatamente fué aceptada la en

El domingo, conforme anunciamos, en la plaza de toros de esta ciudad se cele¬
bró la anunciada corrida. Fué un desen¬
canto para los que á ella concurrimos. En nuestra crónica anterior ya decía¬
mos que nos parecían muchas pesetas las que se hacían pagar para ver una corri¬ da con espadas de la categoría de Bien¬ venida y Regatería y con un corral co¬ mo el presentado. Antes del domingo, no

Entrad en el agua rápidamente todo yecto de reforma municipal; es el centro el 40 por 100; pero cuyo resultado es tan mienda por unanimidad, y se aprobó to¬ hubo ninguna publicación que hablara en

el cuerpo. Ó por lo menos mójáos pronto que nota que se le escapa de las manos mezquino, que en una población de 62 do el proyecto.

esta forma. Después.... después los revis¬

el pecho y el rostro. De este modo, la sensación del frío será menos desagra¬ dable y no habrá agolpamiento sanguí¬ neo del exterior al interior y de los
miembros inferiores á la cabeza. No per-
í$nanezeáis quietas: movéos continuavcuente, caminad, ó, lo que es mejor aún,
ti a dad.
La duración del baño varía, según la temperatura del agua. Las personas dé¬ biles no deberán permanecer dentro del

la hegemonía, su omnímoda influencia; siente la liberación de las regiones de su poder absorbente y contra esto se rebela y trabaja para evitarlo. La lucha por la existencia ofrece sorprendentes lances. No extrañarse pues, ante esos espectᬠculos nunca vistos, de que jas oposicio¬ nes pidan la suspensión de la vida par¬
lamentaria.
Y luego dirán si Maura ha faltodo á

millones de habitantes no hay más que unos 126.000 ancianos pobres que dis fruten una pensión anual de 6 libras 13 chelines, que es la mitad de la que con¬ cede el proyecto del gobierno inglés á más de 500.000 ancianos en una pobla
ción de 44 millones.
Los únicos países en que funciona un sistema parecido de pensiones por el Es tado al que va á inaugurar Inglaterra son Dinamarca. Nueva Zelanda y Nueva

Como esta cuestión sólo afecta al pre¬
supuesto del Estado, en cuya discusión
no tiene derecho á intervenir la Cámara
de los Lores, á partir del año próximo, por el acuerdo adoptado por la Cámara de los Comunes, todo anciano inglés dis¬ frutará de la pensión y todo inglés jo¬ ven tiene la seguridad de que al llegar
á los sesenta años no se morirá de ham¬
bre.

teros se han despachado á su gusto. Bueno es hacer constar que fué el Só-
luer el único periódico que habló en aquel sentido.
Y esto que el cronista no es inteligen
te...
Ni muchísimo menos.
m
Hay que escuchar las acaloradas dis¬ cusiones que se promueven todas las no¬ ches, en el teatro Lírico, y las tardes en los cafés y reuniones, sobre el trabajo

agua más de diez minutos, ni más de su palabra de hacer la revolución desde Gales del Sur en Australia. Inglaterra va

que presenta Mlle. Nenima. ¿Es ó no trans

Crónica Balear •treinta las de constitución robusta. Si ai riba. Los temores expuestos por Moret á ser. por lo tanto, la única potencia de

misión del pensamiento? Sea ó no la trans¬

los calofríos se apoderasen de vosotras respecto á lo que quedarán reducidos los primer orden donde va á aplicarse en

misión directa del pensamiento por me¬

no prolonguéis el baño.
Al salir del baño cubrios inmediata¬
mente con vuestra capa y regresad pau¬
sadamente á vuestra caseta, donde, á fin
de que el aire no os lastime con una ca-

viejos partidos políticos con las reformas de Maura, y esta petición de cierre del Parlamento son elocuentes muestras de que lo anunciado comienza á realizarse.
(De La Almudaína)

gran escala uno de los ideales más gene¬ rosos del socialismo progresivo
Las líneas generales á que van á ajus¬ tarse las pensiones á los viejos, son las siguientes:
Sólo tendrán derecho á ellas los ancia¬

En aguas de Ibiza el vapor griego «Fi lini,» que se dirigía con cargamento de trigo al puerto de Valencia, abordó á las seis de la mañana del día 23 de junio abriéndole por el centro en casi dos mita¬ des, al vapor inglés «Kylere», de la ma

dio de las ondas, es el caso que Nenima ejecuta los trabajos de transmisión men tal, sin que aparentemente intervenga ninguna acción.
Siempre que llega algún espectáculo de esta clase, las discusiones son las mis¬

j-u-ia demasiado ruda, habréis de secaros ¡-con trapos secos y de sumergir los piés en agua caliente. Bebed también uu po¬ ja) de vino generoso. Vestios en seguida
0 pasead con objeto de producir pronto
:¡.i reacción.
La acción del agua del mar puede ex¬

Los solidarios*
En virtud de haber sido desechada la
proposición presentada al Congreso por la minoría solidaria pidiendo la inme¬ diata derogación de la ley de jurisdiccio-

nos que hayan cumplido los sesenta
años.
Han de ser ingleses ó han de haberse naturalizado en Inglaterra diez años an¬ tes, por lo menos, de que se les conceda las pensiones.
Quedarán excluidos de ellas los locos,

trícula de Glasgow, de dos mil toneladas y qué procedente de Dnustan, cargado de carbón, se dirigía á Cannes.
El capitán, la oficialidad, marinería y dos pasajeros del «Kylerea» se arroja¬ ron á los botes recogiéndoles el «Filini».
El «Kyrelea» hundióse antes de quince
minutos.

mas: quienes, se manifiestan partidarios de la transmisión mental directa, quie¬ nes solamente aceptan la transmisión del pensamiento pero por medio de una serie interminable de combinaciones adquiri¬ das después de muchos años de estudio y de práctica.
*

penderse más allá de la parte exterior de ¿nuestro cuerpo. Es una medicación an¬

nes, los senadores y diputados solidarios
acordaron retirarse del Parlamento y

los criminales y los que hayan recibido
socorros de la caridad oficial.

El «Filini», con grandes averías en la proa, pudo llegar al puerto de Valencia,

Al fin se ha resuelto lo que desde ha¬ cía muchos meses se debatía en el Ayun¬

tiquísima, pero eternamente buena: 600 consultar á sus electores, para que estos

Los que se juzguen con derecho á la empleando 14 horas para hacer la trave¬ tamiento. Los solares de la plaza de to¬

gramos de -esta agua, recogidos á 600 determinaran la conducta que habían de pensión, habrán de solicitarla á la Di- sía.

ros ¿son propiedad de aquella corpora¬

metros, por lo menos, de las costas y be¬ £s,eognruniír- en lo o sunc''eosciív"o''.

1 rección de Correos.

El capitán del «Kylerea» perdió con el ción? Si lo son ¿puede el Ayuntamiento

bido diariamente mezclados con agua
■dulce ó agua de cebada ó leche, para contrarrestar su amargor, constituyen un remedio excelente, sobre todo para los linfáticos.
231.®°Lasinyeccionesdeaguademarson

Al efecto, se celebró el domingo últi¬
mo una asamblea catalana en Barcelona,
á la que asistieron 1363 concejales y 18 diputados provinciales.
Dicha asamblea, después de las varias proposiciones presentadas, tomó el si¬

No disfrutarán de la pensión los an¬ cianos que ya gocen de un ingreso de diez chelines semanales ó de quince
chelines si son matrimonio.
La administración de las pensiones co¬ rre á cargo de comisiones nombradas

naufragio sus enseres y 100 libras ester¬
linas oro.
Dice «El Felanigense». «Van regresando de las Américas mu¬ chos emigrantes que no encontraron en aquellas tierras el soñado bienestar.

imponer un canon á los propietarios co¬ mo alquiler de dichos solares?
Hace muchos años, algunos señores solicitaron del ramo de guerra la instala¬ ción dentro del recinto amurallado, de un edificio destinado á plaza de toros, La concesión se hizo con la condición de que

buenas ta.mbién-contra los flujos blancos guiente acuerdo:

por las corporaciones locales (condados, Cuentan que el encontrar colocación es se derribara siempre que las necesidades

y las lesiones interiores; mezcladas con

Ratificar á los senadores y dipu¬ Municipios ó Concejos urbanos), que cosa bastante difícil, á causa de la aglo¬ lo demandaran. Pero ya se sabe q«e el

agua dulce y en proporciones iguales, sirven para lavatorios.
El mar, por consiguiente, ofrece gran¬ des ventajas á la salud, y la salud está jmuy cerca de la belleza.
P. E. M*

tados á Cortes de Solidaridad la confianza
que en ellos depositó el pueblo de Cata¬ luña al elegirles.
Pedirles que vuelvan á ocupar su
sitio en el Parlamento.
Rogarles que con todas sus fuer¬

pueden investigar mejor que el Estado las aptitudes y recursos de los solicitan¬ tes; pero como el dinero lo da el Estado, y no las corporaciones, habrá un Comi¬ té central nombrado por el Estado, y ese
Comité nombrará sus comisionados en

meración de trabajadores, y añaden que muchos otros no se repatrian por falta de
recursos.
Por el Ministerio de Fomento se ha concedido á D. Antonio Planas Franch
de Palma, una patente de invención por

recinto amurallado pasó á ser propiedad del Ayuntamiento y por tanto, los sola¬ res que ocupa la plaza de Toros. Y no ha mucho que la Comisión de Ensanche en¬ tendió que dichos solares debían deven¬ gar algún interés á la corporación y así
lo propuso á esta.

zas, y por todos los medios que las cir¬ cada uno de los distritos.

.«Un sistema especial de areonauta ó mo¬

Se debatió el asunto: unos eran parti¬

cunstancias permitan y su patriotismo

Estos comisionados serán los mismos lino de viento.

darios de que se debía imponer el canon,

Actualidades
insólita pretensión
El país, el gran número de dudarla* nos que no se mueveu por miras parti¬

les aconseje, luchen enérgicamente para que con la derogación de la ley de jurisdiciones y el reconocimiento de la per¬
sonalidad de Cataluña. queden satisfe¬
chos los ideales autonómicos de nuestro
pueblo.
En vista de este acuerdo, los solidarios

funcionarios encargados de recaudar los impuestos sobre bebidas alcohólicas y
consumo de tabaco. De esta manera la
impopularidad que sobre ellos recae co¬ mo recaudadores de impuestos se verá compensada por las simpatías que lo¬ gren como distribuidores de las pensio¬

En el vapor- correo salió el martes de Palma para Barcelona y Madrid el direc¬
tor de la Isleña Marítima don Sebastián
Simó.
Su viaje á la Corte tiene por objeto gestionar el asunto relativo á las comu¬
nicaciones marítimas de Palma con la

otros opinaban el derecho que tenían los propietarios de poseer aquellos sin de¬ vengar al alquiler alguno.
Al fin, como llevo dicho, en la sesión del miércoles, acordó por mayoría de vo¬ tos que el referido solar devengara de alquiler 600 pesetas anuales,
*

dista?, contemplan perplejas. el espectá- .han vuelto nuevamente á las Cortes.

nes.

Península,

ANO XXIII.-2.* EPOCA.-NUM. MIO

SABADO 4 DE JULIO DE 1908

FUNDADOR Y DIRECTOR-PROPIETARIO: D. Juan Marqués Arbona. REDACTOR-JEFE: D, Damián Mayol Alcover. REDACCIÓN y ADMINISTRACIÓN: calle de San Bartolomé n.° 17.-SÓLLER (13aleakes)

Sección Literaria

Yuyts y nóus

POR LAS TIERRAS POETICAS

establecidas en esas y otras muchas po¬ dél turismo, de la «industria del forasteblaciones de la vecina república, dedica¬ ro.» Los excursionistas se encuentran allí

ELS FORMIGUERS

Sa lley d’ Administrado local, que tants y

Mallorca

das principalmente al comercio de frutas en todas sus formas, desde la carretilla ambulante hasta la tienda lujosa, cho¬

como en su casa, y ni siquiera producen expectación, ni curiosidad enojosa, ni co¬ rrillos de muchachos, los trajes más chi¬

amb tanta passió combaten aquests díes (di-

rreando oro y luz, en pleno boulevard. llones del automovilismo, del deportista

Hi ha tots els anys, a Mallorca, una guém mesos y parlarem amb mes propiedat),

EL VALLE DEL AZAHAR

La base y muchas veces el pretexto de y del globe-trot-ter. Todo ello ha entrado

época que representa dins la vida de atentatoria d’es sufragi universal segons

tales fruterías es la naranja del valle na¬ en las costumbres y se ha hecho habitual

rilla un moment de gran relligiositat, un moment en que sembla qae’s trans¬ figura tota dins un nigul d’adoració.
Es en l’estiu. Després de la cullita, la térra, extenuada per l’esfors realisat,

diuen ets inimichs polítichs d’ el señó Maura, raolts creurán tql vegada qu’ es cósa nóva, que s’ acaba de pastá y que just si s’ha comengat á enforná fá póch.
Ydó nó, no’u és; es já de l’añy.... tiru-

[Sóller! En este nombre perdura la va¬ ga resonancia etimológica de un suspiro oriental. Suliar, «valle de oro,» le llama¬ ron ios árabes de la isla. ¿Y quién olvida¬ rá una excursión á Sóller, hecha en tiem¬ po propicio, allá á últimos de Abril? Rue¬

tal y su prestigio entre histórico y poéti¬ co. Hace años que, en Lis Isclo d' Or, les comunicó su gracia de homérida el insig¬
ne Mistral:
Lou lastimen ven de Majorco emé d' orauges un cargamén...

y cotidiano. La ascensión al Puig Mayor (la más alta montaña de la isla) y la ex¬ cursión á Lluch por el famoso barranco constituyen dos números obligados en el programa dél viajero. Mas, aparte de ta¬ les atractivos, tiene la villa, por sí mis¬

se deixu guanyar per la peresa y te un instant de laxitut. L’aniraació que casi tot l’aoy poblé els camps de treball y cansons, se concentra dins els patis de les cases, fugint del sol qui crema. L’espai s’omple d’una gran vibracióy l’aire tremola derannt els rostolls daurats y les

rañy.
Molts antes de que s’ actual President d’ es Consey pensás en reformarla, es nóstro Ajuntament, y altres de Mallórca, y casi tots ets d’ España, 1’ hey tenieu já: «havien passat s‘ arada devant es bóu», cóm se sól dir.
Eu efécta, quant jó era atlót, qu’ escrivía

da el coche apresuradamente por la ca¬ rretera despejada, entre huertas y cam¬ pos de trigo, sombreados por el almen¬ dro; entre olivares casi milenarios. A los diez ó doce kilómetros, un* pequeño alto: es la hostería de Can Penasso, en el arranque de la sierra de Alfabia. Un pe¬

No sé qué hay de provenzalesco en el espíritu y la vida de Sóller, acentuado por la especial pronunciación del mallor¬ quín que tiende allí, de una manera in¬ sensible, á la desinencia en o de los feme¬ ninos, y por las importaciones del pinto¬ resco patués de los puertos mediterráneos

ma, un encanto silencioso que llega á pe¬
netrar el alma:
Peí cor qu* amor somnía T hora d‘ avuy s‘ escola, la de demá s’ atarea y la d’ ahí no torna... sotnniem sota ’l fullatje deis taronjers de Sóller.

clapes de térra roja... Y llavo comensa la purificació de la
térra, acaramullada demunt la llenya Beca, formant els tradicionals formiguers
—quepareixen petits volcóos distribuits ab simetría, baix deis arbres—d’aquella

á sa Casa de la Vila, tenía per compañero de glóries y fatigues á méstre Meu Garbulla (el
cél sia), que molts de vóltros liáureu conegut,
y aquest per fé un alé, cóm ell deya, devós mitjan cap-vespra se posava ses uyeres de¬ munt es front y pegantse dnes gratades á

queño anticipo de vergeles perfumados, de frutales en flor, de ruiseñores que pa¬
recen estallar de melodía en la sombra
húmeda de las hiedras y laureles, sobre acequias y aguas despeñadas.
Después de un ligero descanso, conti¬ núa el viaje. Hay que atacar la sierra por

de Francia: cierta alegría, cierta intrepi¬ dez, cierta bizarría de ánimo, cierta agi¬ lidad de imaginación, siempre pronta á la réplica y á la imagen. Los sollerenses conocen también, muy mucho, la derrota de las Antillas y empiezan á conocer la
de México. En la isla de Puerto Rico han

Así logró expresarlo Pons y Gallarza en un momento de feliz efusión lírica, y el mismo hechizo perdura en la memoria del peregrino, como perdura en sus ro¬ pas la transpiración del azahar que lo en¬
volvió durante unas horas ó unos días.

térra qu’ofareix a n’el cel 1’holocausto del seu perfum aspre y sanitós, com el d’un comellar banyat per les primeres pinjes tardorenques.
Aromes de pinar y de flors boscanes, de garriga y verger, esencies de la térra mallorquína, forman l’encéns sagrat ques’aísa poch a poch, borrant contorns y detalla, y embolicant’ ho tot dins la boi-
rina del misteri.
Els arbres semblan gegants inraóvils

cérta part que no importa anomená ni entre nóltros y tot, se dirigía sempre á mí (era es que tenía llevó mes próp) pe1 sa gran necessidat en que ’s trobava d’ obví una válvula per
pó de que sa caldera rebentás. —Veus, P. ... (jó mateix), rae digué moltes
vegades, s’ Ajuntament, es nóstro Ajuntament, no’s tal Ajuntament cóm tú y molts creys; ni s'ajunta may ni ajunta rés nat d’el mon: lo línich qu’hey ha de ve dins aquesta paraula és es final Reparen, tots, manco dos, ó

el Coll ascendiendo en ziszás de veinti¬
cinco ó treinta vueltas, amplias y desi¬ guales, de una carretera magnífica, para descender luego hasta lo más hondo del valle que las grandes masas de los mon¬
tes nos ocultan. Mientras el coche sube
lentamente, nos acercamos á los colosa¬ les peñascos, de azul de plomo, con pe¬ nachos de verde intenso, con manchones rojizos. La llanura parece que se hunde poco á poco, á nuestros pies, desde Alfa¬ bia á la ciudad con su bahía, en un seg¬

mantenido y mantienen todavía una no¬ toria preponderancia. Durante mucho tiempo poblaciones y comarcas, como Lares, estuvieron en poder de nuestros emigrantes, y hubo períodos en que el Ayuntamiento y la Diputación estaban formados principalmente por mallorqui¬ nes de Sóller. Esto basta para indicar el arraigo de aquel núcleo inmigratorio, al cual es ya comparable el que se forma en algunas poblaciones de México, como
Tabasco. Tiene buen cuidado elsollerense

Nueva sorpresa le está reservada si aban¬
dona el vallé tomando la carretera de
Deyá y Valldemosa. Asciende y asciende las anchas curvas y, en un momento, des¬ pués de una brusca revuelta del camino, aparece á mano derecha la esplendidez de un mar azul, de una inmensa turquesa líquida, con una perspectiva intermina¬ ble de calas, promontorios y cabos que
avanzan unos sobre otros así como proas
de acorazados fantásticos, en términos distintos, con interposiciones de nieblas

en mitg de la fumassa del combat. Les
raontanyes guaiten per demunt del fum, com sospeses dins una mar ideal, surant per un mi ráele.
De nit, la fantasia, per dins la vaguetat del espai, fiñgeix indecises figures de sers desconeguts, plens de bellesa. A
la claror de la lluna, entre les soques
inverosimilment retorqudes de les oliveres, coraenqa la danqa de les fades.
¿No veis aquella que te els uils blaus y sembla que está encantada? Es la nos-
tre mar llatina, enamorada del cel.
Miran les dones d’aigo: passansense renou; el seus vestit3 sons suaus, com superficies d’estanys que dormen; tenen els ulls atrayents, cora lo desconegut...
¿Sentiu les princeses ideáis que deva¬ llan. com rohada de poesía, deis castetls

tres, ó quatre, son nomé3 sinis y ñoñis, ó un’ espécia d' hómos de bulto cóm ets que posen á ses fasoleres, que no fan ni pó á’n ets aussells; tot lo més, si fan qualque cósa, es nósa á ’n aquests dos, ó tres, ó quatre qu’ lian prés ets manegóts y s‘ han encarregat de cohí ets pesols. Succelieix qualque picli qu’ aquests se divideixen, y llevó ets qui han pogut ocupa es caramull diueu á’n ets altres amb quí ju¬ guera «.basso del mió Castellón y los impedeixen pujarhi. Ets despavilats vencuts ó amb monos ambicions de mando, s’ nneixen á ‘n ets de paya y uns y altres apenes encalenteixen
ses cadires de sa sala d’ es costat; un parey
de mesos després d’ haversé possesionat d’ es cárrech ja no venen més. ¿No tróbes que tant s’ hi valdría qu’ en llócli de perderse es temps en elegirue sétze, se nombrás només sa comissió permanent que de fet existeix?

mento grandioso de muchas leguas. Es una sucesión continua de tonos, de ve¬ getaciones, de arboledas, de velos de oro, de nieblas luminosas, de lejanías encen¬
didas.
Advertimos un grato descenso de la temperatura. La carretera corre ya por la meseta del Coll; al otro lado aparece
un extremo del valle de Sóller.
Entonces de una manera súbita, as¬ cendiendo de las entrañas de ese valle, una honda de violento perfume, una po¬ derosísima ráfaga de azahar, nos toma, nos envuelve, nos hace suyos y nos ane¬ ga en un espasmo lírico inefable. Desde aquel instante el embriagador perfume os tendrá prisioneros hasta que salgáis de la agradable villa. En vano será que cerréis puertas y ventanas, que corráis los cerrojos, que tapéis las rendijas. Os perseguirá en la calle, en el campo, en la

de no emigrar á la buena de Dios, sin rum¬ bo fijo. El que sale de la isla sabe adónde va: cuenta de antemano con parientes que le precedieron y que en América ó en Fran¬ cia le reciben y guían. Dirígese á menu¬ do á reemplazarlos; y, de esta suerte, se escalonan familias y generaciones, que muy raramente se desarraigan del valle natal. Todos sus ahorros, todas las fortu¬ nas amasadas allá lejos, se acumulan en la simpática villa de origen, nutriendo bancos, empresas é iniciativas importan¬ tes y muy desproporcionadas á la corta extensión de la comarca. Así han logra¬
do establecer una línea marítima de va¬
por con Barcelona y Cette, y están ahora construyendo á toda prisa, sin subven¬ ción ni ayuda alguna del Estado, un fe¬ rrocarril entre Palma y Sóller, atrave¬
sando toda la sierra de Alfabia por me¬
dio de túneles, cuyo coste y longitud hu¬

y velos sutiles, con gradaciones de tonos admirables, suntuarios, de aristocrática preciosidad: ágata, ópalo, ónice, madre¬ perla. Deyá aparece, como verdadero tipo de lo que antes se llamó un pueblo pintoresco. De un género pintoresco lle¬ vado á la exageración: correr de aguas, puentecillos rústicos, casas sobre una pe¬ ña, fuentes ocultas, hiedras abrazadas á los bancales, decoración de ópera senti¬ mental á lo Dinorah ó Sonámbula, con
esquilas de corderinos y vegetaciones frescas y retocadas para las necesidades de la villeggiaturci,* y todo ello flamante, vivo, lozanísimo, como telas en días de barnizado. Ei acicalamiento llega á pare¬ cer inverosímil, y entonces no puede de¬ jar de asaltarnos la duda de si toda aque¬ lla prolijidad de episodios es obra espon¬ tánea ó arreglo y preparación de la com¬ pañía Coock.

abandonats, ab 1’ harpa qu’ un día el nos-

Ja ’u veys: «sa comissió permanent que de iglesia, en el dormitorio; filtrará por los bieran descorazonado á otros menos em¬

Miguel S. Olíver.

tre gran poeta, sacudint la pols de les’ fet existeix» me deya méstre Bartomeu fá tabiques. Y por la acción inefablemente prendedores y patriotas.

(De La Ilustración Artística)

centuries, feu vibrar podefosament, des¬ mes de trent’ añys. De raódo qn’ aqueixa idéa sugestiva de los aromas, os sentiréis

Todo ese exotismo y aire de extranje¬

pertar! t el cor de la patria?

de D. Antóni, expressada dins sa lley que se transportados á un ambiente de ilusión y ría que penetra en el «valle del azahar»

A darrera elles hi va la balanguera que discuteix, dins aquesta mateixa lley que no de juventud acaso desde largo tiempo con el retorno de los emigrantes y con la

Para ellas

fila de día y nit, mentres repeteix ses paraules sibilítiques qu’enclouen el per-
vindre
de l' infantesa que s' enfila,
de la vellura que s’ en va!

póden pahí tots ets qui tenen pó de que ses «frases lapidarias» d’ es nóstro paysá: revolució desde d’ alt, govérn per qninquénis (so¬ bre tot aquesta), etc., etc, venguen á conver¬ tirse en fets reyals que los alluñarien de ses

desconocidas para vosotros.
Si queréis saber de dónde procede aquel encanto de vuestros sentidos, es preciso recorrer las calles, asomarse á las márgenes del torrente que atraviesa la población, mirar hacia lo hondo de los

renovación ó continuo relevo de sus avan¬
zadas en el Mediodía de Francia y en el Nuevo Mundo, no ha conseguido borrar lo pintoresco y lleno de carácter de aque¬
lla hondonada. Unas mecedoras de mim¬
bre más ó menos, unas cuantas niñeras

LOS BAÑOS
Ahora, llegado el verano y muy pró¬ xima ya la estación de baños, es conve¬

Mentres elles voltan y giran, baix de maus es torró á que voldrien ells pegá caixa- jardines ó escudriñar los patios de las ca¬ mulatitas ó unos quepis de «liceístas» niente dar algunos consejos á las bellas

la térra roja crema tot lo dolent: les ma¬ lada prestét; de módo qu’aqueixa idée, repe- sas sólidas, pulcras y frescas, denotando franceses en vacaciones, no hacen sino lectoras acerca del arte de bañarse en el

les herbes, els insectes enemichs deis ar¬
bres, les irapureses acumulades per un any de treball y de vida. Y sembla que d’aquel les fogateres ne surt 1’ ánima de la térra més neta, més sana, rejovenida pera tornar a corneusar santament les transformacions que mai acaban, com el cor deis hornos després del sacriflci de les passious baixas.
Y apar que les fades. sabent’ ho, ballin

tesch, surt.... ¿que se degué explica qualque pich méstre Meu amb el señó Maura amb sa mateixa frauquesa que s’ explicava amb mí quaut, per des-suá, mos posavem tots dos amb sa ploma á s’ oreya á la miranda á una finestra de sa part d’ es torrent?
No m’ atrevesch á suposarhó; peró sí es có¬ sa clara que, siuo tota sa lley per lo menos aquest article que tracta de sa comissió per¬ manent, haurá estat en vigor á Sóller, á Ma¬

bienestar y contento de la vida. Hay que intrincarse en la red de senderos, de
arroyos, de barrancas, de alquerías, de molinos, de acequias, de huertos de ver¬ geles, de tapias, que hacen de aquel va¬ lle una cosa única y en apariencia artifi¬ cial y compuesta. Como horizonte de ca¬ da calle, como perspectiva de cada cami¬ no, enfrente de toda ventana ó abertura,
aparece siempre la decoración de monta¬ ña, el anfiteatro de montañas, coronadas

añadir una nota de gárrula animación y abigarramiento á su antiguo y muy in¬ tenso color local. El traje campesino de las mujeres de la villa, alterna con el sombrero mustio de sus primas de Mar¬ sella ó de Tolosa que se encuentran allí de temporada. Todavía se acuerda Sóller de haber sido la patria de los más famo¬ sos glosadors, ó versificadores populares y casi siempre analfabetos, que perdura en Mallorca como último resabio y dege¬

mar para que su acción aproveche á la higiene del cuerpo. Sabido es que la be¬
lleza femenina aumenta con la vecindad
del mar. Eu efecto, au aire vivificador remedia maravillosamente todos los ca¬
sos de agotamiento, de debilidad, de pa¬ lidez ó de iiufatismo, y otras muchas dolencias que marchitan rápidamente la frescura de los cuerpos y de los semblan¬
tes.

més alegres al veuré redimida la térra adorada, y que’ls seus brassos blanchs y fins se repengin a n’els arbres. ab tristeza de despedirse... Y es qu’elles son 1’ánima de Mallorca; elles son les que canten en els joras de gloria, elles les que ploren quant senten acostar-se ventades forasteres per demunt la mar
blava...
Félix Escalas.
———ni»»— i.

llórca y sens dubta per tota España molts d’ afiys antes d'haversé sa lley aprovada, per¬ qué á ’n aqüestes kóres encara no hi está, que jó sápiga, y Deu sab quant 1’ hey veurém. Ergo sa tal lley, qu‘ ets progressistes, qu’ ets lliberals (Iliberal se diu ’vuy en día á un qui qualca 'demunt sa llibertat) combaten amb tant de fóch y fum, no ‘s cap novedat, sino cósa molt ranci, adaptada á ses costums solleriques de fá molts d’añys.
Y, si no creys amb mí, no teniu més qu’

de nubes y brumas, en cuyo fondo sonríe
la villa. Las laderas están cubiertas de
olivos. En la hondonada domina y florece el naranjo.
Oro, nieve y esmeralda se combinan en la preciosa arboleda: flores, frutos y hojas que desprenden de sí una insólita fragancia y una coloración intensa y rica, Los rosales, los jazmines, las vides tre¬ padoras alternan á veces con el lujo y bi¬ zarría de los naranjales, defendidos de sus enfermedades y plagas por la tenaci¬

neración del aedo antiguo ó de la jugla¬
ría medieval. Los nombres de Tambó y
Pau Sarol, dos grandes amigos y con¬ tendientes en las «glosadas» de picat (ó dígase tenzones y pugilatos satíricos en los cuales todo se fía al ingenio repentis¬ ta de la improvisación, alimentada por el jarro de vino) son nombres familiares al buen sollerense, para quien el gracejo es una imposición ó gravamen de estirpe. Cuando estaban en moda los andaluces, se
llamó á los sollerenses los «andaluces de

Esta acción refrescante, saludable y tónica, no se ejerce únicamente sobre el
físico, sino que también alcanza y modi¬ fica la parte moral. Las excursiones ma¬ rítimas, los paseos por la costa y eso9 viajes en lancha donde procuramos
aprender el manejo de los remos, son pasatiempos que devuelven el apetito y la alegría. Cogiendo caracoles y piedrecitas y paseando nos procuramos regoci¬

ACOrpEfS

aguaytá á ‘n es saló de sessions en día de junta, dad de los sollerenses, que los conservan Mallorca.» Sin embargo, no es la hipér¬ jos infantiles. El aspecto, en fin, de ó mirá pasá una processó qualsevól, (¿no ve- con un esmero que tiene mucho más de bole ni la fanfarronada el género de gra¬ aquella inmensidad azul, con su lomo

reu sa d’ el Corpus?) y veureu quants de ret- encanto y honrilla que de sordidez eco¬ cia en que descuellan, teniendo la suya eternamenie cambiante y que siempre

¿Por qué tronchar queréis mis ilusiones,

gidors hey assisteixen: n’ hi ha d‘ havé sétze nómica. ¡Los sollerenses! Raza original y mucho más de cáustico y de punzante que miramos gustosos, proporciona paz in--

Y crueles en mi oido murmuráis
Que es mentira el amor, que mi ventura Es sueño y nada más?
Con la dulce esperanza que acaricio Dejadme, por piedad!
Si este amor, que es mi vida, es sólo un sueño

entre tots, si no vaitx errat, vóltros comgtau y prest vos haureu tret es gat d‘ es sach.
No hi veureu més que «sa comissió perma¬ nent» que méstre Meu deya, per mes uyeres que vos posen; aixó ja vos ho assegur desd'
ara

vigorosa que ha hecho de la emigración el secreto de su prosperidad por haber sabido encauzarla, dándole base y orien¬ tación firme, y por haber conseguido sos¬ tenerla con esprit de suite. Esa emigra¬
ción habitual toma dos direcciones: una
mediterránea y otra atlántica. La medi¬

de locuaz y jacarandoso. Yendo de ex¬ pedición con unos amigos oí la siguiente réplica de cierto lugareño, que nos sirvió de guía, á uno de mis compañeros que intentó ensayar sus malicias de señorito de la ciudad en la aparente candidez de nuestro acompañante:

finita al espíritu fatigado y á los nervios
rendidos.
Muchos buscan las playas en boga, donde la vida es mundana, bulliciosa,
cortesana, y hay casinos, carréras, salas de juego, fiestas de todas clases, y, por

No turbéis mi quietud: quiero soñar!
Manuel M. Sama.

Jo Mateix

terránea invade el Mediodía de Francia

—¡Ah, sí! Ya caigo: usted es el señor consiguiente, pluralidad de fatigosas

por Marsella ó Niraes y llega hasta Bur¬ que traen para hacer reir..,

distracciones. Otros, mejor aconsejados

«tm » i=3lH

deos, Lyón y París. No puede reducirse á

En ninguna comarca de la isla se ha saben hallar pequeños rinconcillos solí

cuento el número de familias soltereases comprendido como en Sóller el alcance i tarios ocultos en parajes encantadores y

SOLLEB

MARÍTIMA

SISGIIMMIS

LA SINCERIDAD

al Album Salón, Mojas Selectas, Blan¬
co y Negro, Por esos mundos, La Ilus¬ Establecimiento comercial é industrial de J. Marqués Arbona

tración Española y Americana, Nuevo Mundo, La Moda Elegante, La Ilus¬

San Bartolomé, 17-SOL.IiER

tración Artística, Gedeón, La Última

Cette y viceversa

Moda, El Cmsidtor de los Bordados, Industria é Invenciones, Diario Uni¬

SECCIÓN PRIMERA IMPRENTA 7 TALLER LE ENCUADERNACIONES

"Salidas de Sóller para Barcelona: los días 10, 20 y último de cada mes

de Barcelona para Cette: los días U ii y 21

de id. id.

de Cette para Barcelona: los días 5, 15 y 25

de id. id.

de Barcelona para Sóller: los días 6, 16 y 26

de id. id.

versal, La Mariposa, La Época, A B C
y otras revistas y periódicos.— Se
admiten en la Administración del
Sóller, San Bartolomé, 17.

Se hacen toda clase de impresiones á una ó varias tintas: Acciones para sociedades, títulos nominativos y al portador, láminas de emisión de valores, bonos y demás trabajos de esta índole, tarjetas de visita, esquelas mortuorias, talones, membretes, facturas, programas, carteles,,

circulares, estados de todas clases, invitaciones, etc., etc., etc.; y en¬

CONSIGNATARIOS: —EN SÓLLER. — D. Guillermo Bernat, calle

cuadernaciones económicas y de lujo.

del Príncipe n.° 24.—-E3ST BARCELONA.—B. J. Roura, Paseo de la

SECCIÓN SEGUNDA

Aduana, 25.—EN CETTE.—Mr. A. Bernat, Quai de la Ville, 15.

PAPELERÍA, LIBRERÍA 7 ARTÍCULOS DE ESCRITORIO

NOTA.—Siempre que el día de salida de Sóller y Cette para Bar¬

celona coincide en sábado de día festivo, retrasará el vapor su salida 24 horas.—La salida de dicho buque del puerto de Barcelona para el de Sóller, será en todos los viajes á las ocho y media de la noche.

Véndese en la tienda de esta sección: resmillería y sobres de todas

clases desde los más económicos á los de más lujo, cajas papel y so¬

Ofrece á sus parroquianos y al público

bres blancos, luto y de colores de infinidad de clases, papeles de hilo y de algodón en blanco y rayados, papel de embalaje en rollos, papel

en general, gran rebaja de precios en las cortado y taladrado para la confección de cajones de higos, y de seda

CASA DE COMISIÓN T EXPEDICIÓN ampliaciones ó sean los retratos tamaño para la de cajas de naranjas, de limones y de mandarinas, libritos de

natural, CUADROS PARA SALA.

fumar de infinidad de marcas, naipes, estampas, postales muy varia¬

Reproducciones, retratos en traje de das; tarjetas de lujo y sorpresas para felicitaciones, libros en blanco y

CARDELL Hermanos
Quai de Celestins, lO.-X/STOlí (Rltone)

Primera Comunión, retratos de niños, rayados, cuadernos y libretas áe todos tamaños y precios, libros de

grupos de familias, Colegiales y obreros, texto y menaje para las escuelas de niños y de niñas de esta ciudad,

tanto en su casa como á domicilio.

tinta negra y de colores, en botellas, para escribir y para sellar, efec¬

tos variados para escritorios y oficinas, carteras para niños, petacas,
ESPECIALIDAD E» POSTALES boquillas, cortaplumas, carteras piel de bolsillo, etc., etc.

Especialidad de frutas del pais de todas clases.—Na¬
ranjas y limones. Vinos al por mayor.—Bodegas á la comisión.

C. PÉREZ.-Fotógrafo
Calle del Pastor, 47— SÓLLER

ISLEÑA MARÍTIMA
COffiPAfÍA MAIfiLORQUIMA DE VAPORES

ierficio esmerado y económico.
TELÉFONO 34, 41
COMISIONES
Representaciones—Importaciones.—Expediciones.
DAVID MARCH Hermanos

VINO AL POR MAYOR
COMISIÓN Y AJUSTE
JUAN ESTADAS
COMERCIANTE Y PROPIETARIO
TELÉFONO

VAPORES
Mr&raar-Bellver-Cataltt&a-Balear-IsleSo-Lttifo. SERVICIOS

Boulevard du Nlusée, 47.—MARSEILLE

LEailOIlíAl (Ande)

Y VUELTA

Expediciones al por mayor de naranjas, mandarinas, limones y bananas. Especialidad en toda clase do frutos y primeurs.
Frutos secos de toda calidad.
Telegbamas: MARCHPRIM MARSEILLE

LA SOLLERENSE
DE
JOSÉ COUL CERBERE y PORT-BOU (frontera franco-española!

ENTRE
PALMA-MI
B&LIBAS

Rapidez y Economía en todas las operaciones.

Aduanas, transportes, comisión, consignación y tránsito

Para MAESELLA.—Dias 10 y 25 de cada mes á las 10 de la mañana. Pe MARSELLA.—Dias 13 y 23 de cada mes á las 10 de la mañana.
Para ARGEL los jueves.—De ARGEL los viernes.

PABLO COLL F. REYNÉS y

Agencia especial para el trasbordo y reexpedición de naranjas, frutas

Servicios combinados con fletes á fort-fait en conocimientos directos

AUXraii: (Cote d’

frescas y pescados.
~~

para Cette, Gíbraltar, Tánger, Londres, Liverpool, Glagow, IVIanchester, Bristo!, Ull, Hamburgo, Araberes, Rotterdam, Amsterdam y principales puertos de Italia, pa¬

SUCURSAL BE LA CASA COLL, de Bijón

SÓLLER
SEMANARIO INDEPENDIENTE

ra los que igualmente se despachan pasajes via-Argel. Los señores pasajeros que en Francia tomen billete para la Arge¬

Especialidad en patatas y demás artículos del pais.

lia, ó España via Palma, podrán permanecer en esta todos los días que

ADMINISTRACIÓN.—Sección de anuncios les convenga, si bien combinando la salida con los vapores correos

Expedición

al

por

mayor de espárragos de legumbres.

y

toda clase

Los anuncios que se inserten en esta sección pa¬ garán: Hasta tres inserciones á razón de 0‘05 pese¬ tas la línea; hasta 5 inserciones á razón de 0‘03
pesetas, y de cinco en adelante ó razón de 0‘02 pe¬

de itinerario.
El vapor que sirve la línea Palma-Marsella, se reserva el derecho de hacer las escalas que le convengan.

setas.

Servido esmerado y económico

El valor mínimo de un anuncio, sea cual fuere el número de líneas de que se componga, será de 0‘50

pesetas.

Las líneas, de cualquiera tipo sea la letra, y los

EXPORTACION A PROVINCIAS! AL EXTRANJERO grabados, se contarán por tipos del cuerpo 12 y el ancho será el de una columna ordinaria del perió¬ dico.

DE FRUTAS, TIERNAS Y SECAS, LEGUMBRES PRIMERIZAS

Los anuncios mortuorios por una sola vez paga¬ rán: Del ancho de una columna 1‘50 pesetas; del de dos, 3 pesetas, y así igual en proporción.

Y DE TODA OLASE DE PRODUCTOS

En la tercera plana los precios son dobles, y tri¬ ples en la segunda.

Los comunicados y anuncios oficiales pagarán á

razón de 0‘05 pesetas y los reclamos á razón de 0*10

pesetas la línea del tipo en que se compongan,

DAMIAN COLL—M, rae te LoniMs

siendo menor del cuerpo 12, y de éste si es mayor.

otel lestaurant del Universo
DE
Yda. de j. -SERRA
PLAZA RE PALACIO-S.-BARCELOM

PARIS

CURACION DE LA DIABETES

ofrece sus servicios al público en general y á los sollerenses en par¬ ticular, y promete á quienes le honren con sus pedidos PRONTITUD, ESMERO Y ECONOMIA

POR EL
Vino Uranado Pépsico
<3l&
J. TORRF.NS, Farmacéutico

Hospedage desde 5 pesetas en adelante. Habitaciones desde una pe¬ seta, restaurant á la carta, mesas particulares, se sirve á todas horas.
El Hotel del Universo está situado en uno de los sitios más im¬
portantes de la capital, dá plena fachada á la bonita y frondosa plaza de Palacio y paseos de la Aduana é Isabel II, donde cruzan todos los

Su dirección telegráfica es: Coll &ombard$ Parí»

tranvías, y es el más próximo á la Aduana, Muelles, Compañías de El primero y único elaborado en Navegación, Bolsa, Gobernación y Estación de los Ferrocarriles de

tbabsfobtzs mmmmmm

esta forma en España, mucho más Francia, Tarragona, Valencia, Zaragoza y Madrid. económico y de mejores resultados

Comisiones—Representaciones—Consignaciones—Tránsitos

que sus similares del extranjero, está preparado con todo esmero por

PRECIOS ALZADOS PARA TODAS DESTINACIONES

procedimientos científicos bien ex

Servicio especial para el transbordo y reexpedición de naranjas, perimentados y acreditado como

frutas frescas y pescados

un reconstituyente sobradamente enérgico para suprimir la elimina¬

ción del azúcar de glucosa en todas

las personas afectadas de la enfer¬

medad denominada "diabetes.,,

AGENTES DE ADUANAS

DE VEHSrTA.:

L‘ ASSIGDRATRICE ITALIANA
Sociedad de seguros contra los
ACCIREMTES DEL TRARAJO ESTABLECIDA EN MILÁN Y EECONOCIDA EN ESPAÑA
Capital social: 5.000.000 Liras

CASA PRINCIPAL*.

SUCURSALES:

CHRBÉRE (Francia)

❖❖

PORT-BOU (España)

(Pyr.-Orient.)

(Basses-Fyr.)

/k & A «den CETTE:

18 Q,uai de Bepublique.

» MARSEILLE: 40 Rué de 1’Arsenal.

TELEGRAMAS: BAUZA

REPRESENTANTE EN SÓLLER: D. Miguel Seguí, calle de la Luna 10, al que pueden dirigirse para todo informe.

RAPIDEZ Y ECONOMÍA EN TODAS LAS OPERACIONES

En Barcelona, Sociedad Farmacéutica Española. —Farmacia del Dr. Pizá.—Palma, Oentro Farma¬ céutico.—Farmacia de las Copinas.—Málaga, Far¬ macia del Dr. Pelaez y Bermudez.—Sóller, Far¬
macia de J. Torrens
CULTIVO PRÁCTICO del OLIVO
POR
D. José Bullan y Mir, Pbro.
Se halla de venta al precio de U50 ptas. en uLa Sinceridad,,.

Habiéndose promulgado la Ley sobre los accidentes del trabajo de 30 de Enero último, esta importante Sociedad asegura todas las indus¬ trias, mediante una prima, contra los riesgos indicados en dicha Ley-
Birector de la Sucursal Española: B. MANUEL GES, Merced, 20, Barcelona.—Para informes y demás, dirigirse al Agente principal, B. HOMAR, Samaritana, 16, Palma.—Agente en Sóller, ARNALD0
CASELLAS.
SQLLEB.—Imp. de «La Sinceridad»