ARO XXIII.-2.* EPOCA.-NUM. 1086
ARO XXIII.-2.* EPOCA.-NUM. 1086
w*

SÁBADO 18 ENERO DE 1908

SEMANARIO INDEPENDIENTE

FUNDADOR Y DIRECTOR-PROPIETARIO: D. Juan Marqués Arbona. REDACTOR-JEFE: D. Damián Mayo! Alcocer. REDACCIÓN y ADMINISTRACIÓN: calle de San Bartolomé n.° 17.-SÓLLER (Baleares)

Sección Literaria
CELOS DE HUMO
Raimundo nació y vivía en las condi¬ ciones mejores para ser feliz, y, sin em¬ bargo, era muy desdichado.
¿Por qué? Porque no tenía confianza en su mujer. ¿Merecía esa desconfianza
la honesta Julia? Habíase casado enamo¬
rada, y enamorada seguía.
Paro Raimundo era un celoso verdade¬
ramente inaguantable. Sólo una mucha¬ cha tan inteligente y sensata como Julia,
y tan acostumbrada á sacrificarse á su
aoior, hubiera soportado con paciencia
y hasta con íntima vanidad aquellos ce¬ los que ella llamaba salvas de cañón, porque si rugen y truenan, son á la vez
homenaje que el amor rinde á la hermo¬
sura.
Desde la pregunta dejada caer al aca¬ so y que parece de mera curiosidad, has¬ ta las preguntas encadenadlas, que pare¬ cen indagatoria de un delincuente; des¬ de la queja amorosa hasta la acusación indeterminada; desde el enojo pasajero hasta la amenaza formal; desde la vigi¬ lancia racional hasta el espionaje ofensi¬ vo. todo lo hacía Raimundo, y todo lo sufría Julia con la tranquilidad de una conciencia pura y la discreción de la mujer fuerte que sabe conocer y perdo¬ nar los excesos naturales de la pasión.
Y por su parte cuidaba con minucioso esmero de evitar, no ya razones, sino ocasión ó pretexto para la suspicacia conyugal.
Decía ella que no había dejado de ser niña ni aun cuando fué mujer de su ca¬ sa. Y era verdad. La potestad paterna se había prorrogado del padre al marido. ¿Salir sola á la calle? Nunca. Ni hubiera podido, porque, acostumbrada á cons¬ tante acompañamiento, hasta descono¬ cía el plano de Madrid.
¿Recibir visitas en ausencia de Rai¬
mundo? Jamás, Los criados sabían que
no estaba en casa para nadie. ¿Hablar aparte con un hombre en so¬
ciedad? Ó no se ponía en ocasión, ó si no podía excusarla, se ruborizaba como una colegiala.
Pero con tantos miramientos y precau¬
ciones no conseguía aquietar los celos de su marido, ni evitó que las que ella llamaba salvas de cañón llegasen á ser
tiros con bala.
Sucedió que Raimundo llegó una no¬ che á su casa y se dirigió al tocador de Julia tan apresuradamente, que ni si¬ quiera se cuidó de quitarse el sombrero. Diríase, al verlo, que, espoleado por oportuno aviso, iba á sorprender en fla¬ grante traición á su mujer. Ella no esta¬
ba en el tocador. Estaba en su saloncito
de música, entreteniendo la ausencia de
su marido.

Raimundo no registró cajones ni pa¬ peles ni bolsillos, como solía hacerlo otras veces, y siempre sin resultado. Se fué derechamente á la caja de cristal y plata, donde Julia guardaba sus guan¬ tes, y sacó de ella unos blancos, que Ju¬ lia había usado aquella tarde. Los olfa¬ teó repetidamente con avidez de perro que ventea la caza segura, y después los
mordió con rabia.
Entró seguidamente en el saloncito donde Julia tocaba el piano, y, sin de¬ cir palabra, le refregó bruscamente la
cara con los guantes. Julia, tamándolo á broma, aunque no
de buen gusto, se sonrió, apartando con
dulzura su hermosa cabeza.
—No te vale. Si has de saturarte hasta
que te hartes de ese olor—dijo Raimun¬ do refregando otra vez con más violen¬
cia.
—Raimundo, ¿qué es esto?—exclamó Julia ya sentida y levantándose rápida¬
mente de su asiento.
—¿Qué es esto? A ti toca explicarlo, que no á mí. No rae engañaban mis te¬ mores ni mi olfato. ¡Niega ahora!
—Efectivamente no se puede neg*ar que los guantes exhalan un olor inso¬ portable.
—De tabaco.
—De tabaco, sí.
—Y son los mismos que llevabas pues¬ tos esta tarde cuando te tejé en casa de
tu hermana.
—Sí serán.
—Como que al dejarlos sobre tu mesita, cuando volVimos aquí, creí percibir eso olor. Y no he dejado de pensar en ello toda la noche. Y por eso he regresa¬ do para comprobar si era verdad ó apren¬
sión mía.
—Pues es verdad, y verdad que yo tampoco sé explicar—añadió Julia con la ingenuidad de su perfecta inocencia.
—Pues yo sí me la explico. Esos guan¬ tes estaban puestos en tus manos. Y esas
manos traidoras han acariciado á un
hombre. Y ese hombre ha traspasado á tus manos, oprimiéndolas, la fetidez de su amor impuro
—Y de su tabaco—interrumpió Julia
con ironía punzante.
Raimundo, aunque no merecía ser tra¬ tado de mejor manera por su mujer, in¬ justamente agraviada, se exaltó con la burla tanto, que azotó con los guantes el rostro de Julia, la cual, rompiendo á
llorar, se fué á encerrar en un cuarto.
Raimundo abandonó la casa resuelto
á divorciarse de su mujer, ya que la fal¬ ta de pruebas no le autorizaba para una resolución sangrienta.
Los corazones que han amado de ver¬ dad quedan trabados para siempre. Aun¬ que el estallido.de una querella amoro¬ sa separe los cuerpos, las almas siguen en convergencia. Sólo que en los días de dulzuras convergen en el amor, y en los

días amargos en el aborrecimiento, ese aborrecimiento tan pronto en llegar co¬
mo en convertirse en reconciliación. No
hay enamorado que no haya aborrecido algún momento con tanta fuerza como
ama. Raimundo aborrecía á Julia por
traidora; Julia á Raimundo por injusto. Los dos esposos pasaron aquella noche
pensando en la imposibilidad de vivir maritalmente, pero al fin pensando uno
en otro.
Raimundo lloraba de ira por no haber sorprendido á la infiel para matarla.
Julia lloraba el infortunio que se le venía encima por camino tan extraño.
Ambos se desesperaban por acertar el enigma, que era para él acertar quién sería el amante; para ella acertar cómo y de dónde aquel maldito olor de tabaco fiabía llegado á sus guantes.
Y ni uno ni otro daban con ello.
Así pasaron algunos días; el matrimo¬ nio parecía definitivamente deshecho. Una tarde los esposos coincidieron en un pensamiento: el de ir á casa de la
hermana de Julia. La atracción miste¬
riosa de los amores les hacía converger
siempre en un mismo punto. Julia iba á contar sus penas á su her¬
mana. Raimundo á buscar la pista del
soñado amante.
El día del delito supuesto, el día de autos, Raimundo asistía á un banquete político, y Julia, por no quedarse sola,
había comido con su hermana Gertru¬
dis.
A la comida, puramente familiar, no asistió más hombre que el de la casa, un señor ya maduro y que no fumaba.
Esto declaró la hermana, sin tranqui¬ lizar á Raimundo, que casi la llamó en¬
cubridora de la infidelidad.
La declaración empeoró la causa. Si el
marido no fumaba, el olor tenía que pro¬
ceder de otro hombre, y ese no podía ser Raimundo, puesto que precisamente aquel día no comió con su mujer.
Y no cabía el negarlo; el olor era tan evidente y tan fuerte, que duraba toda¬ vía á pesar del tiempo transcurrido.
Todo, pues, conspiraba contra la infe¬ liz Julia, de quien ya empezó á sospe¬ char hasta su propia familia.
La entrevista de los esposos y los her¬ manos parecía preparada por el demonio para acabar en una discordia general.
Las acusaciones, amenazas y violen¬ cias se enredaban, y mientras. Raimun¬ do, que era gran fumador de pipa, no dejaba de encenderla y chuparla.
Los buenos fumadores entretienen sus
inquietudes y espantan sus males con el
tabaco. Y esta mala condición del vicio
resolvió, afortunadamente, la cuestión, cuando ya iba á tirar cada uno por su lado, después de la reñida conferencia.
Gertrudis, mujer observadora por na¬ turaleza. y serena y desapasionada por¬ que la cuestión no iba con ella, se cua¬

dró ante lá puerta del gabinete, é impi¬ diendo la salida, dijo:
—De aquí no salís peleados, ¿Conque por no recordar los sucesos va á disol¬ verse una familia y á morir la felicidad de toda vuestra vida? Vamos á ver: ¿qué hicisteis aquel día?
—Acompañé—respondió Raimundo— á esa mujer á tu casa, confiándola á tu honradez, que la descuidó malamente.
—Bueno, bueno. Y aquí permaneció con nosotros hasta qué volviste por ella.
—Y la acompañé á nuestra casa, y al llegar ya advertí el olor...
—Y cuando salisteis de aquí ¿llevaba, puestos los guantes?
—No—dijo Julia,—me los quité para comer, dejándolos con mi sombrero en este mismo gabinete. Y al salir, como yo no uso bolsillo, se los entregué á Rai¬ mundo para que los guardara en el de su gabán.
—Y se los guardó en la mala compa¬
ñía de estos chirimbolos de fumar.
Y, diciendo y haciendo, Gertrudis me¬
tió la mano eu el bolsillo de Raimundo, y sacó de él una bolsa de tabaco y una
pipa ennegrecida. — ¡Majadero! ¿Habian de oler á rosas,
si estuvieron más de una hora en con¬
tacto con esta asquerosidad? ¡Majadero y remajaderol
Julia, llorando de alegría, abrazó y
besó á su salvadora.
Raimundo quedó tan corrido y aver¬ gonzado de su ridículo papel, que casi sintió que su mujer no le hubiera enga¬ ñado de verdad. Tal es el orgullo huma¬ no, que á veces prefiere ser engañado á
engañarse.
Gertrudis rompió la pipa, y echó la bolsa al fuego de la chimenea, diciendo
á Raimundo:
—Para castigo de tu tontería, se te probibe el tabaco.
—No fumaré más. Es uua garantía de mi honor, porque de ese modo, si los guantes de mi mujer vuelven á fumar, no podréis decirme que es de mi tabaco.
Y después de este rasgo de celoso im¬ penitente, dió el brazo á Julia, y ambos regresaron á su casa.
Esta historia, trivial y desustanciada á primera vista, contiene su substancia y su moraleja, y es la de que las desven¬ turas, sobre todo las de los celos, salen casi siempre de nosotros. Los espejismos salen de los ojos de la cara, y los ojos del alma tienen también sus espejismos.
Eugenio Selles.
Vuyts y nóus
Pód ‘sser trobareu qu ‘es massa preguntá, peró..... ¿qu‘ anareu ahí á veure
corre ets ases?
¡Huey! vóltros que reys, no sieu mal intencionats: jó ara parí només d‘ ets ases

que van de quatres. Y vos fás sa pregum ta, no perque sia curiós, que no tench deféctes tant petits, sino que per sebre qu‘ es lo que trobareu á ‘n aquesta part tant populá de sa festa de Sant-Antóni.
Jó trób (y heu dich devant) qu‘ ha mudat molt y que de cada día es pórd més.
Ja sabém que corren ases, ara cóm un temps, y que son més encara ets que van á póch-á-póch qu’ ets qui corren, tal vegada perque tenen manco pressa d‘ essé beneyts; peró d‘ aquel! entussiasme d‘ ets nóstros avis, á ‘n es que sentim. tant ets qui prenen part en ses corregudes cóm ets qui les anam á veurer per passá el rato, sa diferencia es tanta cóm de sa nit á ‘n es día. Y es ben segú que tots ets de més edat sou d‘ es meu paré.
Aquells joves sapats, de roñó clós, amb sa clenxa feta amb bandolina, vestits en cós de camía (es frét no los cntrava) y tots enflocats amb mocadós de seda de vius colors ¿ahont son ara? En Blauy ensellat amb un matelás de pells negres y endiumenjat amb un cabreste nóu forrat de grana y adornat amb plateyons, Uassos y cintes, s‘ ha retirat per fé llóch á qualque cavall que corre en pél, vuy di sensa adornos p‘es cap y sensa siti de pells, amb sa coua embonada per mes burla y afronta, y amb un xitxirétlo demunt que vest cóm si hagués d'aná á 1‘ ofici ó á un entórro. Y d‘ aquelles atlótes totes gojoses amb sa falda plena de rulles de confits, ¿qu‘ hem dirém? ¿No ‘s
baratarien amb elles ses nóstres guapes
de ‘vuy qui se ‘n venen de sa festa amb sos uys plens y ses mans buydes?
¡Alió era satisfacción alió era alegría,
alio era un devertiment de bón-de-veres!
¡Y quina fantasía, y quin rumbo, germanéts! Si treyen es cap V amo ‘n PeraBósch y demés obrés d‘ aquell temps (jó donaría tot quant tench per veureu), vos ne podríen doná ralló: no erenxafarrótis, nó, que queyón dins sa bassina cóm á calabruix, sino columnaris, y no era tant raro cóm heu sería ara veurers4 hí passetjá p‘ en mitx qualque pessa d‘ ór. Una vegada un pairó de barca, sortint d‘ un pórt de France es dissapte de Sant-Antoni á mitx día fé promesa de que si arribava á Sóller á temps encara per fé una volta p‘ es cós y beneí en Fumat, hey tiraría un‘ unsa amb pessa; y Sant-Antoni 1‘ agafá de la paraula: vá essé un bon empeño per teñí vent en popa y fresquét
tot lo camí.
Diuen que no hi ha temps que no tora; pero ¿eréis voltros qu‘ aquell tornará?
Quant pens amb aquesta mudanza y veitx que ses bístiés f an menos papé qüant
més s‘ introdueixen ets adelantos modérns
(cosa per cért ben natural), me preguntsi ets carros feren la competencia á ‘n ets traginés de garrot y ara es carril arraco-
na o fá disminuí es nombre d‘ ets carros,
¿quins ases, vuy di quines bísties, parlant més en general, podrá beneí es vicari quant tot sien automovils y globos dirigi¬
bles?
Y, per més que calqueitx, no hi sé tro^
bá sa resposta.
Jo Mateix

FOIiliUTÍIV (3)
LUZ DEL SOL
menos que traían el temor constante para nosotros de que terminasen por un ataque de enajenación mental, mi des¬
dichada madre comenzó un largo calva¬ rio que había de durar veinticinco años.
Mi pobre hermanito fué recibido muy mal; mi padre no disimuló su repulsión;
no le concedió nunca una caricia; no se
ocupó de él sino para lamentar su llega¬ da á nuestro hogar, y para evitarse el tormento de su presencia, según decía, lo recluyó á unas habitaciones situadas
al fondo de la casa, donde una nodriza
excelente y uua doncella cuidaban de él bajo la inmediata vigilancia de Misa Lea, y también de la mía, porque yo sentía profunda compasión por aquel ser des¬ dichado que, sin ser culpable de nada, era blanco del disgusto general.
Mi madre tampoco le amaba. Sea que la enfermedad agriase su carácter, sea que el egoísmo que todos tenemos más ó ménos vigoroso allá en el fondo del co¬
razón, surgiese de repente para envene¬
nar más y más su existencia, ni quiso

ver nunca á mi hermano ni siquiera que
le hablásemos de él.
Gonzalo creció, pues, como un ser ex¬
traño y aborrecido en medio de su fami¬ lia, y para colmo de desventuras, resultó que era ciego.
He sentido yo siempre simpatía y atrac¬ ción irresistible por los seres desgracia¬ dos, y aquel pobre hermanito abandona¬ do en su hogar, aborrecido de los suyos,
abrumado con la indiferencia de mi ma¬
dre y el odio de mi padre, fué para mi corazón objeto de cuanta ternura en él
había acumulada.
Cual juegan otras niñas con 3usmuñecas, así jugaba yo, cantaba y me com¬ placía en recrearme con mi niño, según lellamaba. Los ratos que tenía libres de
lecciones, los dedicaba á mi madre en¬
ferma y á mi hermano abandonado, y el angelito me conocía tanto que se llena¬ ba de alegría al eco de mi voz y me teudía los brazos buscando en ellos refugio
en medio de su desventura.
Era un niño hermosísimo. Tenía sem¬
blante alegre, como de quien ignora las desgracias de la existencia, cabello rubio rizado, tez blanca y delicada, y hermo¬ sísimos ojos azules, ¡ay! pero ojos sin luz, sin expresión, sin vida; ojos muer¬ tos que nada decían, que causaban pe¬

nosa impresión en el que los contem¬ plaba y que era el signo de la desdicha de aquella criatura, el perenne manan¬
tial de donde brotarían todos los dolores
de su porvenir.
111
Sería interminable, amigos míos, si
hubiese de referiros los sufrimientos de
mi pobre madre, los extraños accidentes que padecía, y el valor de que daba
muestras en todas ocasiones. Su enfermedad no tuvo nombre: fué
la desesperación de los médicos: decían que era nerviosa, y á pesar de haberla
visto cuantas eminencias eran conocidas en el mundo médico, no tuvo sino muy
pasajeros alivios.
Cada día sufría un nuevo dolor: tan
pronto la atormentaba en la cabeza, co¬ mo en el pecho, como en cualquiera otra parte del cuerpo: perdió el sueño, y ape¬ nas dormía un par de horas; pasó larguí¬ simas temporadas sin lograr una hora de reposo como no se le diesen fuertes uarcóticos: padecía frecuentes alucina¬ ciones, crisis violentas que parecían re¬ ducirla á punto de muerto, y que pasa¬ ban sin dejar más huella que abatimien¬
to y quebranto profundos,.

A lo mejor comenzaba á reir como una loca; brillaban sus ojos como brillan los del gato en la oscuridad, y una risa sar¬
dónica, histérica, verdadera risa de loca
nos ponía atemorizados y llenos de an¬ gustia. ¿De qué reía? ni ella misma lo sabía... ¿Por qué lloraba otras veces? ig¬
norábalo del mismo modo: apenas se ali¬ mentaba, y vivía agonizando cada hora, sin encontrar el deseado reposo de la
muerte.
Y asi pasaron seis años, y cumplidos mis dieciocho quiso mi madre presentar¬ me en el mundo, para que comenzara á gozar de sus placeres; y á pesar de mi repugnancia y de mis negativas, se or¬ ganizó una pequeña reunión, á la cual pudiese ella asistir reclinada en una có¬ moda butaca, y en la cual había de os¬ tentar yo mis conocimientos musicales, tocando el piano y el arpa y cantando una romanza delicada y difícil.
No era yo fea. dijo Luz sonriendo, y me halagaban las ilusiones propias de la juventud; pero una pena muy honda amargaba mis sueños... ¿Qué esperan¬ zas de realizarlos podía yo tener abru¬
mada con el doble sufrimiento de mi
madre enferma para toda la vida, según
aseguraban los médicos, y mi pobre her¬ manito privado de la vista, sola, siempre

abandonado y triste en su propio hogar? Aquella noche fué memorable para mí. Supe sin pretenderlo, os lo aseguro,
cautivaf la atención general: dijeron que estaba encantadora con un sencillo traje de tul blanco recogido con capullos de rosa, con mis negros cabellos ceñidos de una guirnalda de las mismas deli¬ cadas flores y mis gracias juveniles... ¿quién no tiene algunas á los dieciocho
años?...—
Los tertulianos de Luz de! Sol sonreían
al oirla, porque todos sabían que su be^ lleza había sido extraordinaria, que la
fama de ella se había extendido por mu¬
chas partes, y que la mujer aquella que
con tanta sencillez les hacía el relato de
su vida, había sido reina de los salones, sin encontrar jamás quien pudiese en manera alguna rivalizar con ella.
Ajena por completo á las satisfacciones del amor propio y de la vanidad, Lu^ hizo como que no veía aquellas sonrisas, homenaje rendido á sus perfecciones y á sus pasados encantos.
—Mi madre, prosiguió Luz, gozó mu¬
cho aquella noche. Envuelta en ricos chales para preservarse delirio que siem¬ pre la atormentaba, rodeada de sus ami¬
gas, contemplábame orgullosa, y logf
murmullos ae admiración que se e&ctí-»

SOLLER

porque encontró el «corderillo» que bus¬ más de 11.000 hombres del resto del quedado curada por completo, depués Todas esas discusiones y exposiciones

caba. Otórgasele por tal ceremonia la país.

de haber hecho recientemente una pere¬ de datos demuestran claramente que el

mano de la muchacha.

£1 Japón y el día del á&o

Llegado el día de las bodas, preceden al cortejo nupcial multituá de parientes

áComo eelebranel día del año losjja'’poneses? Con un empalagoso exceso de cumplidos.
&Se encuentran dos amigos? ¡Mueca al
canto! Se detienen uno enfrente del otro;
dan un paso atrás, se inclinan, ponen das manos sobre sus rodillas y se dirigen
mutuamente la fórmula de-felicitación:
iQmedeto! (¡Buen año!) Nuevos pasos :atrás y nueva inclinación cómica, clowaesca, diciendo siempre: ¡Qmedeto! / Ome-
udeto!...
Un japonés de alta posición, un gentJeman de Yeddo ó de Tokio, no retrasa
jamás su visita más allá debquinto ó sex¬
to día del mes.
Las tarjetas de felicitación son un pro¬ digio y jamás se mandan por correo á los amigos de la población. Es esta una

é invitados que llevan al esposo obse¬ quios, por lo regular monedas de oro, y que van dejando como es costumbre, en
la frente de la novia cada cual un ós¬
culo.
Celebrada la unión, él novio monta el caballo que se le tiene enjaezado, pone en el arzón á la esposa; sujetándola con sus brazos, y á carrera tendida se dirige á su nueva casa, entre los gritos de júbi¬ lo de los convidados y una verdadera nu¬ tridísima descarga de escopetas y fusiles.
Quien lo vió cuenta que el cuadro ro¬ mántico-caballeresco que ofrece esta fu¬ ga post-nuptias, entre nubes de pólvora y las voces alegres de la comitiva, es de lo más típico y hermoso que ¿ través de las costumbres populares se puede ob¬
servar.

• falta de cortesía,que no perdonan los.ja.poneses. Hay que ir entregando perso-

Una Exposición oanina

• mímente las tarjetas en casa de las amis¬

tades. Japonés hay, bien relacionado, Acaba de inaugurarse una Exposición

• que no gana para botas estos días.

canina en el Cristal Palace de Londres,

Asunto delicado, también, el de la elec¬ ción de sobre. No tienen la uniformidad
de los nuestros. ¡Un sobre blanco!... ¡Ni
á los criados! Ha de ser historiado, lleno
-de esencias y perfumes, cuajado de ador¬ nos chillones. Para un personaje eleva¬
ndo, la carta se coloca en uno de esos pre¬ ciosos estuches que nosotros tomamos
^¡oh ignorancia occidental!, por cajas de

y el público puede contemplar en ella algunos perros de lujo que cuestan ver¬ daderas fortunas. El que tiene más valor de cuantos han sido expuestos ahora, es un perro chino, enviado por lady Holland y que no vale menos de 250.008 francos. ¡Más de un millón de reales!
La Casa Real ha expuesto 50 bichos; el más magnífico es un admirable lebrel

aguantes.

blanco, que pertenece á la reina Alejan¬

Para la familia japonesa es de gran dra.

importancia esta fiesta. La casa se cierra ^para los extraños y’se llena de aseen-
dientes y descendientes, que se ponen -como unos"Pepes, devorando platos ex¬ quisitos del país, rque para nosotros, hombres que adn rendimos culto al gar¬
banzo y nos podramos ante el bacalao,
- serían vomitivos de infalible resultado.

Mr. Wonchnau ha presentado un her¬ moso San Bernardo que pesa 80 kilos.
Como novedad, señalaremos la pre¬
sencia en la Exposición de varios perros exóticos, algunos de ellos de origen af¬ gano, cuya raza era hasta la fecha com¬ pletamente desconocida en Europa.

La dueña de la casa se tumba en el

suelo y apoyándose en la punta de los

Un nuevo «serum»

dedos alza el busto, levantada cabeza y

lanza al espacio un discursíto sabiamen¬
te embotellado. En él felicita á su mari¬

El bacteriólogo Marpmaun. de Leip¬

do y á toda la familia, incluyendo á la madre del marido, que en el Japón vie¬ ne á ser algo así como ana cómoda des¬

zig, ha descubierto un nuevo,?mm con¬ tra la escarlatina. Para conseguir el ve¬ neno antitóxico hay que inyectar á un conejo sangre humana.

vencijada.

El serum conseguido produce un alivio

El marido tiene obligación de enterne¬ inmediato, y al cabo de pocos días desa¬

cerse y lanza un ruido gutural, un pro¬ parece la fiebre y empieza la convale¬ longado suspiro ó un silbido que expre¬ cencia.

sa su terneza. A este silbido se suman

Un módico de-Liepzig afirma que de

os de los hijos, y toda la familia-otorga 69 enfermos cuidados con el nuevo se¬

A la madre un meneíto regular. Cuanto termina este significativo mo¬
do de aplaudir, toma la palabra el mari¬

rum, sólo cinco han muerto, y que no hubiesen fallecido aquellos á quienes no produjo efecto el medicamento, si se les

do y se deshace en saludos á su señora y hubiese aplicado desde el principio de la

-au familia, las chales contestan con una enfermedad el nuevo tratamiento.

•silba.

i

* •*
Se dice que el acta de Algeciras queda convertida en un papel mojado, ¡qué
error! Cuando firmó su ratificación Abd-
el-Aziz, estaba perfectamente capacitado para ello; nadie podía ponerlo en duda. Los pueblos con quienes trató hicieron muchas abdicaciones de sus derechos; Eípaña-perdió allí—como dijimos en su tiempo y razón—todas las ventajas ad¬ quiridas en el Tratado de Tetuán;sehan creado muchos intereses y Marruecos perderá más aún que Europa. No; los moros que discurran no4a rechazarán; Hafid no ha dicho eso jamás; los nota¬ bles de Fez dicen que debe aceptarse todo menos lo de la Policía ¡naturalmen¬ te! como que es la única garantía de Europa y Américaypara que se cumpla lo acordado. Hafid, aunque diga eso an¬ te los moros, se cuidará de decirloA los Gobiernos extranjeros; como que ten¬ drían que substituirla por otra cosa que cualquiera que fuese, sería peor para Marruecos. Ahí es nada; ¡una Policía formada por jefes, oficiales -y soldados marroquíes que el Sultán puedecarabiar cuando le guste! Este fué el mayor de los errores de Algeciras, del que<cuantos diplomáticos intervinieron no tardaron en arrepentirse.
El descrédito de Abd-el-Aziz es grande; pero Hafid no da muestras de ser el Sul¬ tán que Marruecos necesita; sus ¿vacila¬ ciones, sus miedos, las exanciones á que la necesidad le han obligado en las tri¬ bus que se le sometieron, le han hecho perder muchos partidarios en el Sur, y
en el Norte le sucederá lo mismo en
cuanto de cerca le aprecien.
La verdadera causa de la insurrección
en Marruecos son las ¡reformas tributa¬
rias y el estado de anarquía en que se vive desde la desaparición de Muley Hassam-y de su primer ministro Bu-
Ahmed, continuador de su obra. Todo
el mundo ansia la paz, y se someterá á quien seda proporcione y no les sacrifi¬ que con tributos extemporáneos.
Se necesita allí un hombre ¿enérgico y capaz y de Hafid ya hemos dado nues¬ tra opinión: es bueno, respetable, enten¬ dido, equilibrado; pero Garece de la ener¬ gía y dotes militares de su padre.
Por eso las gentes deben esperar los acontecimientos sin hacer calendarios; por eso los extranjeros deben observar una conducta prudentísima; por eso venimos creyendo que se impone la neutralidad, compatible con los compro¬ misos diplomáticos, en divergencias de familia, para nodmposibiMtar relaciones que se podrían imponer por la fuerza de
los hechos.
Fkmpe Ovil©.
(De A B C.)

grinación y visita al santuario de Nues¬
tra Señora de Lourdes.
La exportación de naranja
Valencia, 11.—En el teatro Pizarro se
han reunido en Asamblea los exportado¬ res de naranja. Han asistido exportado¬ res y cosecheros de toda la comarca.
Se pronuciaron entusiastas discursos
defendiendo la idea de constituir Juntas
de defensa para remediar la crisis que viene atravesando el cultivo y exporta¬ ción de la naranja, y pidiendo que se regularice la salida de las cajas, que se abran mercados en el extranjero y que se gestione la rebaja de las tarifas ferro¬
viarias.
El "Reina Regente,,
El Ferrol, 14.—Las pruebas del nuevo crucero Reina Regente han terminado hoy.
El resultado de las mismas ha sido ex¬
celente, pues todas las máquinas han funcionado sin dificultad y con admira¬ ble precisión.
En la construcción de los pañoles y en
la instalación del alumbrado eléctrico y colocación de la artillería en el citado crucero se calcula habrá de invertirse
un año.
Asíes que hasta pasado este plazo no podrá el Reina Regente prestar, servicio.
Durante cuatro horas funcionaron to¬
das las máquinas, llegando á dar hasta
35 revoluciones.
Hasta la fecha no se ha probado más que un tercio de las calderas y el resto no se probará hasta dentro de cuatro meses.
Notas comerciales
Al ponerse en vigor el nuevo Tratado entre Italia y Rusia, experimentarán una rebaja de nn 33 por 100 los dere¬ chos sobre las naranjas y limones, ba¬ jando de 25,65 pesetas oro el quintal, á 16,28, con cuya reducción se ofrecerá un margen más amplio al desarrollo de la importación de dicho fruto en aquel mer¬ cado. Asimismo se establecen algunas rebajas para el aceite de oliva, los már¬ moles, los tartratos y algunos otros ar¬
tículos. Esta beneficiosa reforma se ex¬
tenderá igualmente á los mismos artícu¬ los de producción española, por existir entre España y Rusia el trato de nación más favorecida, y en su consecuencia nuestros productos se encontrarán en iguales condiciones que los similares

comercio italiano no pierde de vista los t* mercados que pueden ser consumidores de sus frutos. Aténganse á ellos nues¬ tros exportadores y estudien con interés el mercado ruso, eu la seguridad de que el asunto es de importancia, y verán re¬ compensados con largueza sus trabajos.
Crónica Palmesana
Palma 17 Enero
Cuando en la noche del sábado el Só-
ller era repartido á sus suscriptores, en Palma acababa de debatirse, con todas las solemnidades parlamentarias, el asun¬ to del derribo de la puerta de Santa Mar¬ garita. La sesión del Ayuntamiento estu¬ vo concurridísima, asistiendo las perso¬
nalidades más salientes de esta ciudad y
los Concejales sostuvieron sus respecti¬ vos criterios: Sureda, Martí, García Orell y Canet en favor de la conserva¬ ción y Calvet y Alemañy en pró del de¬ rribo. A las ocho de la noche, terminó la sesión, después de aprobar por 19 rotos contra 14, que la puerta fuera derribada. La satisfacción fué grande entre el públi¬ co, pues la mayoría es partidario del de¬
rribo. Ya en estas crónicas hicimos presente
que la Comisión provincial de monumen¬
tos Históricos había intervenido con el
objeto de conseguir su conservación, y para ello, tomó el acuerdo de declarar
monumento nacional dicha puerta; no
contenta con esto, la referida comisión in¬ teresó del gobernador que suspendiera el acuerdo, puesto que se trataba de de¬ rribar un edificio público que se había propuesto fuera declarado monumento
nacional.
El asunto pasó á informe de la Comi¬ sión provincial, de la Diputación, y en esta entidad, un sollerense, el diputado Sr. Estades, fué quien decidió el empate. Los Sres. Puigdorfila y Aguiló sostuvie¬ ron que dicha puerta era edificio público y por tanto que debía el Gobernador sus¬ pender el acuerdo; los Sres Molí, Barceló g Estades sostuvieron lo contrario. Por segunda vez salían victoriosos los parti¬
darios del derribo.
Pero no termina aquí la odisea de la puerta: hay presentado un recurso de al¬ zada en contra del acuerdo del Ayunta¬
miento del sábado. El Alcalde, así que lo
informó, remitiólo ayer al Sr. Goberna¬ dor, quien es de esperar que no resuelva sin que la Com isión provincial haya emi¬ tido informe. Suponemos, que dicha Co¬ misión, aconsejará á la autoridad guber¬ nativa que desestime el recurso; y supo¬ nemos más, supone rlos que el Sr. Irazazábal lo desestimará, pues según nues¬ tras noticias, además de que legalmente dicho recurso no puede prosperar, la re¬ ferida autoridad, particularmente es par¬ tidario de que la puerta sea derribada.
Si son ciertas las noticias que por aquí

, ¿Es curioso,-verdad?

italianos.

circulan, puede decirse que se han puesto

Parece imposible que haciendo tantas
tonterías se merendasen á los rusos y es¬
tén dispuestos á molerles las costillas A los yanquis.
.¡Son mucha eosa estos japoneses!

Actualidades
Marruecos

Las obrasen Cortegada
Continúan con gran actividad las obras empezadas en la isla Cortegada,

Al discutirse el referido Tratado se
dirigieron censuras, por parte de algu¬ nos Diputados, á las Compañías de na¬ vegación subvencionadas por el escaso
número de escalas que dedican al puerto

en juego todas las influencias para que la puerta sea conservada. Primero fueron los Concejales que recibieron cartas de altas personalidades, de autoridades, y
visitas de personas que ocupan cargos
públicos; después los diputados entraron

donde ha de levantarse la nueva residen¬ de Costanza, en Rumania, sobre el Mar en turno y recibieron aquellas súplicas...

Comunicaciones difíciles
En ninguna parte aguardan las gen¬ tes con más impaciencia el día de Navi¬ dad que en la isla de Tristán de Acuña,
situada en el Atlántico, á mitad de cami¬
no entre el Cabo y la América del Sur. Y es que el vapor encargado de traer el correo no llega allí más que una vez al año, la víspera de ese solemne día.
Entonces es cuando los habitantes tie¬ nen noticias del mundo exterior. Los
que están abonados á un periódico se¬ manal reciben juntos 52 números y pue¬ den enterarse eo un solo día de los prin¬ cipales acontecimientos del año.
El gobernador de la isla recibe instruc¬ ciones para un año entero.
Costumbres exóticas
Pintoresca y curiosa es la que, consa¬ grada por la tradición, se conserva en Cerdeña respecto de la petición de mano y nupcias.
Luego que la boda está acordada, el novio se presenta en casa de su prometi¬ da. y llama á la puerta.
—¿Qué queréis?—le preguntan desde
dentro.
—Un corderito que perdí—responde el
futuro.
El padre, entonces, abriendo la puer¬ ta al novio, le manifiesta que no tiene en casa corderinos que darle, y hace des¬ filar ante él á todas las mujeres que vi¬ ven bajo el mismo techo, incluso las de
edad provecta. Cuando la novia pasa, el prometido se
dirige á ella, besándola y abrazándola,

La proclamación de Hafíd en Fez, co¬ mo la de Mequinez, como la que se haría
en Rabat si Aziz abandonara esta resi¬
dencia, si no la deja guarnecida con tro¬ pas extranjeras, deben tenerse por des¬ contadas. Hace mucho tiempo que eu A B C se hizo la pintura exacta de la situación del Soberano legítimo, y muy
recientemente con mucha claridad.
Desde que se discutía el acta de Alge¬ ciras se dijo repetidas veces en estas co¬ lumnas, que por el Sultáu se trataba de hacer una revolución económica que el Moghreb repelía, y unido al estado de arnarquía del país, se explicaba lo qne habría de suceder y está sucediendo.

* **

A pesar de todo, y auuque en todas •■las ciudades habitadas por los moros-—

por los moros, entiéndase bien—se pro¬ clamara á Hafid. será preciso que este ju¬

re el cargo eu las proximidades de Fez

y que disponga de los medios indispen¬ sables para hacer efectivos los compro¬

misos que va á aceptar. Carece del prin¬

cipal elemento para estas empresas: el dinero; sin él no puede organizar un

ejército regular con el que pudiera le¬ vantar los contigentes de las cabilas,

que si se han de costear los gastos de

las expediciones no abandonarán sus

territorios.

•

La verdadera fuerza de Marruecos está

en las cabilas, y éstas, que hacen heroi¬
cidades en la defensa del terruño, como

no se las pague bien, no pelean lejos de
sus tierras. Proclamada en 1859 la gue¬

rra santa, los españoles pelearon con los
bereberes de los territorios que atrave¬

saron, pues ni Muley Abbas ni su her¬ mano Hamed pudieron llevar consigo

cia veraniega de los Reyes.
En las canteras de donde se extrae la
piedra para los estribos del puente, tra¬ bajan actualmente 100 obreros.
Las obras de alumbramiento de aguas
para abastecer la isla siguen con gran actividad, obteniéndose ya un caudal de 20 litros por segundo.
A toda prisa hácense las excavaciones para la cimentación del estribo de entra¬

Negro, toda vez que dicho puerto, estan¬ do siempre abierto, es uno de los más indicados para dirigir la naranja que de¬ ba mandarse al Sur de Rusia, abandono
que obliga á que una gran parte de la naranja italiana tenga que sufrir trans¬ bordo en Constantinopla, con los consi¬ guientes aumentos de gastos, pérdida de tiempo, deterioro de la mercancía y de¬

¡Pero todo fué en vano! El espíritu públi¬ co estaba por el derribo. Y ahora que se han agotado las influencias locales, se acude á las del centro; y se telegrafía al Sr. Maura, á los arqueólogos de Madrid y se ponen en juego todos los medios para conseguir que el acuerdo del Ayunta¬
miento no prospere.
Nosotros entendemos que no valía la pena de dar tanta importancia al asunto.
El abastecimiento de aguas no se ha

da del puente, llegando ya aquéllas á más perjuicios que siempre origina dicha tomado nunca con tanto empeño, á pesar

media profundidad y esperándose las próximas mareas vivas para activar aun más los trabajos, en los que actualmente toman parte unos cien obreros.
Las obras del palacio comenzarán en Marzo, y para realizarlas ya se está orga¬ nizando el servicio de transportes, que, en tierra, se hará por un tren de vagone¬ tas, y, en el mar, por un centenar de gabarras y galeones.
El puente estará concluido en Septiem¬ bre, y el palacio en la primavera del pró¬

operación, especialmente si se hace en
malas condiciones.
Quizá esta circunstancia pueda influir en que el mercado de Granitza sea uno de los más importantes para el comercio de naranja, negocio que monopolizan ca¬ sas austro-húngaras, aprovechándose de la franquicia de que disfruta dicho artí¬
culo en Austria.
Llamóse también la atención sobre la
diferencia, verdaderamente despropor¬

de ser mucho más necesario para Palma aquella mejora que la conservación de la
puerta.
*
Si tienen feliz resultado las gestiones que se han comenzado á hacer, dentro breve tiempo en Mallorca se desarrolla¬ rá un importantísimo suceso deportivo.
Véase de lo que se trata. El gobierno francés ha suspendido las carreras de automóviles que tenían que celebrarse en Dieppe. Este circuite era uno de los de más importancia. Ello ha hecho pensar á

ximo año de 1909, pues parece ser que cionada, entre el precio de la mercancía los elementos automovilistas de la Real

S. M. el Rey ha expuesto su deseo de ha¬ en Sicilia y el á que se vende en el mer¬ Sociedad La Veda, de aprovechar la oca¬

bilitarlo en aquel estío.
Señorita yanqui curada

cado de Rusia, diferencia que oscila en un margen de 13 á 29 liras de sobrepre¬ cio por cada media caja, que cuesta en Sicilia solamente 5,50, por término me¬

sión para que los que tenían que tomar parte en dicho circuito pasaran á Mallor¬ ca y al efecto, se organizarían unas ca¬
rreras internacionales de automóviles.
La idea es hermosa. De realizarse, con¬

en Lourdes

dio. Atribuyese esta difereucia á la exce¬ seguiría que vinieran á ésta centenares

siva codicia de los intermediarios, por lo de extranjeros.

Cablean de Nueva York, que de acuer¬ do con varias cartas que se han recibi¬ do en aquella ciudad, después de haber estado nueve años sufriendo una paráli¬

que se aconsejó á los exportadores que procuren suprimirlos hasta donde les sea posible, y en todo caso reducir á térmi¬
nos razonables su beneficio; consejo que

En breve, el sportman D. Manuel Sa¬ las marchará á^París y lleva el encargo de gestionar cerca del director de Le Ma~ tin si este diario quiere encargarse de la organización de dicho circuito.

sis total que los médicos más notables
de París habían declarado incurable, la
señorita Dairy Grenet, de 19 años de

igualmente puede hacerse extensivo á nuestros exportadores, pues no es de su¬

Nosotros desearíamos que se realizara dicho acto, pero dudamos de que pueda
llevarse á término. Además de otros in¬

edad, hija de mister Eduardo Grenet, poner que resulte más costosa la produc¬ convenientes, existe el que las carreras

residente en Nueva York y muy conoci¬ ción de la naranja en Valencia que en de esta isla son muy estrechas para una

do en el mundo artístico de París, ha 1 Sicilia

| carrera de esta categoría, si es que no se

SOLLER

quiere exponer á que haya desgracias llerano, se vieron medianamente concu¬

personales.
*
Se ha recibido en Palma la noticia de
que el Consejo de'Ministros ha acordado que este año empiecen las obras de cons¬ trucción del nuevo edificio de segunda
enseñanza.
La noticia es en extreno grata. Hace muchísima falta que en Palma se levan¬
te un edificio de esta clase. La cultura lo demanda.
El nuevo instituto se ha de emplazar en terrenos de Tirador, junto á las Cua¬ tro Campanas, terrenos que han sido ce¬ didos al Estado, por el Ayuntamiento y Diputación.
Ya hace tiempo que hubieran comen¬ zado las obras, pues ya está. elegido el proyecto, que es el del Sr. Gómez Acebo; pero se ha demorado la ejecución d cau" sa de que uno de los propietarios de aque¬ llos terrenos no llegó á una avenencia con dichas corporaciones, respecto del valor de los mismos. Según nuestras no¬ ticias, este pleito todavía no se halla re¬ suelto; pero la noticia transmitida, nos hace suponer que se habrdn hecho ges¬ tiones para llegar d una inteligencia en el precio de los solares de referencia.
Nuestro paisano. D. Miguel Torres, ■que se halla establecido en Lourdes, ha organizado para el mes de abril próximo
una excursión á Mallorca. Entre las ex¬
pediciones que se verificardn “figura el visitar d esa de Sóller. Según el pro¬ grama itinerario, los excursionistas llegardn d Palma el jueves 23 de abril y el

rridas.
Los trabajos de transformismo ó ilu-
sionismo resultaron bastante entreteni¬
dos, particularmente los ejecutados en la velada del jueves.
El limo. Sr. Obispo de la diócesis de
Mallorca ha nombrado custos del orato¬
rio del colegio de reverendas Madres Escolapias, al Presbítero don Antonio
J. Garau. Le felicitamos.
En virtud de la nueva Ley de presu¬ puestos, ha ascendido ó la clase de cuar¬
to el oficial de Correos don Antonio Co-
lom, encargado de la Administración
subalterna de Sóller.
En los bajos de la Oasa Consistorial se hallan expuestas, á efectos de recla¬ mación, las listas electorales de los ha¬ bitantes do este término municipal, for¬ madas por la J unta provincial del censo.
Durante la presente semana han con¬ tinuado los días espléndidos y de tempe¬ ratura templada.
tSolo por la mañana de estos últimos se ha dejado sentir el frío, efecto del
rocío caído durante la noche.
En la mañana del jueves fondeó en nuestro puerto el vapor de esta matrícula

Sección Necrológica
A la avanzada edad de 82 años falle¬
ció en la madrugada del domingo último, víctima de rápida dolencia, don Benito Ripoll Miró.
Duramte su vida había sido el finado
hombre trabajador y activo, de nobles sentimientos y muy cariñoso con sus se¬ mejantes, por lo cual no es de extrañar fuera muy sentida su muerte por sus convecinos y amigos.
Al entierro, que tuvo lugar el mismo día por la noche, como á los solemnes funerales celebrados en sufragio de su alma el lunes en la iglesia parroquial, asistieron gran número de personas, prueba de las muchas simpatías con que
cuenta la familia del finado en esta ciu¬ dad.
A su atribulada esposa, hijos é hijas, hi¬ jo ó hijas políticas y demás parientes, les acompañamos en el sentimiento que les aflige, al propio tiempo que pedimos
á Dios conceda al alma del Sr. Ripoll el galardón de los justos.
EN EL AYUNTAMIENTO

■¡í■ 5^55aBB5a5?5■ saS5aBK5naS■ 5fiSj5ga5j»BB!■ HH i aHBBBBSBBinfflBBB aaaDKE<9nir.8i!iB«3nB«Q0BfiASfis»s:fl£nE9s ansia BBHiaacBae!
RBMisssaESEasBSBiiBH&uasaúBaasHciaianBtsS’SaaEi1s1;32 E E¡ 55 E S £

3 B 3 tí;.“ÜSBHE-.UíHKESaSEHrJ

■■BttaaeaaaanaeiaasanaaMnarits'^itrtnaiiHE'aEciiivR HSaBBBBBB|K[BBBBi

■BiaBBBBBBBBBBBBBBBaBBflBBflBBaBBQBBOKBHBBBVBBBBI

I

nuum
83K

«aag

•¿aso

amar*

SCM
*«.:Jffl SMtfW
uaíig
■BBB /1UBM

DON BENITO HIPÜLL Y

fseaa

•431610

33» 3333

FALLECIÓ EN SÓLLER

sss?

If el día. 12 de Enero de 1HOS

I-ISS3
Slot sana
A LA EDAD DE 82 AÑOS

Sao” habiendo recibido ios Santos Sacramentos
lana
«BBB santa

mi

««■

■ssi
IubbbI

E. P. D.

Él

acaa

■32

Risa

fnoo

■32

[sica

3IBBB

losa sí«BB kiana
*iB9B

Su desconsolada esposa y atribula¬

13232

UBBB 3 KB»
lili

dos hijos, hijas, hijo é hijas polí¬

iooa

isss
aasa ■Biai

ticos, hermanos políticos, sobrinos,

nietos y demás parientes, participan

viernes, día 24, después de las seis de la mañana, se emprendería el viaje d esa, en automóviles, pasando por Valldemosa .y Deyá. El regreso á Palma se efectuaría

Villa de Sóller, con procedencia de Cette y Barcelona.
Después que hubo desembarcado los

Sesión del día 11 Enero 1908
SSS3
La presidió el Alcalde D. Raraóa Escalas y

á sus amigos y conocidos tan sensi¬ ble pérdida y les ruegan una oración

iBbB

■el mismo día.
*

numerosos efectos de que era portador asistieron á ella, convocados por segunda vez, para esta plaza, salió para Palma, para los Concejales señores Rotger, Castañer Arbo-

para el alma del finado.

Notas finales.

dejar en aquel muelle una buena partida na, Forteza, Castañer Bernat y Colora.

—La Cámara de Comercio de esta ciu¬ de sacos de abonos químicos.

Fué leída y aprobada el acta de la sesión

dad ha nombrado á D. Ricardo Roca, ¡presidente de la misma.
—Hoy ha regresado el director de la Isleña Marítima D. Sebastián Simó, quien en su viaje á Barcelona ha ultima¬ do los detalles para instalar en aquella población una sucursal de dicha compa¬ ñía, la cual se dice estaría regentada por personal de la Isleña. Se dice que los pi¬ lotos Sres. Bauzá y Llompart serían los que estarían'al2frénte de dicha sucursal.
—Anoche, en el teatro Lírico debutó la compañía ecuestre Alegría. Los artis¬ tas fueron del agrado del público. Se ex¬ hiben unos leones amaestrados por MissMargeritte, que es un número de verda¬
dera atracción. —X
Crónica Local
Como en las anteriores, acudió nume¬ roso público á la velada literario-musical celebrada el domingo último en la sala d® la Congregación de María Inma¬ culada y San Luis Gonzaga.
Los congregantes encargados de la velada cosecharon aplausos por lo bien que supieron interpretar sus respectivos papeles.
Al final de la velada el Pbro. D. José
Áuba dirigió á los asociados calurosas y expresivas frases y les alentó para que coutimuarau siempre el santo camino

Regresó ayer á nuestro puerto y sal¬ drá hoy dicho buque para Barcelona y Oette á la hora de costumbre, llevándose variada carga, entre ella algunas parti¬ das de naranjas y limones..
En la noche del jueves, víspera de San Antonio Abad, siguiendo tradicional
costumbre se encendieron buen número
de fogatas en diversos puntos de la po¬ blación, viéndose con tal motivo más ani¬ madas que de ordinario nuestras calles.
Ayer se celebró con toda solemnidad, en la iglesia parroquial, la fiesta en hon¬ ra del santo anacoreta, acudiendo al ofi¬ cio mayor numerosos fieles. Dijo elocuen¬
te sermón el Rvdo. Sr. D. José Auba> que había ya predicado durante la nove¬
na.
Por la tarde tuvo Ingar fia bendición de caballerías, y á este acto asistió mu¬
cha concurrencia. Las carreras duraron
poco tiempo y no hubo que registrar nin¬ gún incidente desagradable.
Uno de los próximos días es esperado en nuestro puerto un vapor extranjero, con cargamento de carbón mineral para
la fábrica «El Gas» de esta ciudad.
Mañana domingo, á las diez y media, debe celebrar Junta general ordinaria la
sociedad de crédito «Banco de Sóller».

anterior.
Se dió cuenta de una instancia promovida por D. Jaime Rufián y Arbona, pidiendo au¬ torización para agrandar parte del camino
denominado de las «Fontanellas». Enterada
la Corporación, acordó pasara á informe de la
Comisión de Obras.
Se concedió permiso á D: Miguel Cardell Vicens para enlucir á caras vistas la fachada
de la casa núm. 45 de la calle de San Ramón
de la barriada del puerto. También se concedió permiso á D. Jaime
Castañer y Castañer para verter á la alcan¬ tarilla de la calle de Moragues, las aguas su¬ cias y pluviales de la casa núai.° 12 de dicha
calle.
Se dió cuenta de la relación de bagajes fa¬
cilitados durante el año 1907 á fuerzas de la
Guardia civil y Carabineros, que ascienden á la suma de 62‘50 pesetas. Enterada la Corpo¬ ración acordó aprobarla y remitirla á la Ex¬ celentísima Diputación provincial para su reintegro.
Se dió cuenta de una comunicación remiti¬
da por el señor Gobernador civil de esta pro vincia, en la cual traslada la resolución recaí¬ da en el expediente instruido á instancia de este Ayuntamiento, pidiendo la reducción de categoría de las escuelas de Biniaraix; habien¬
do acordado la Subsecretaría del Ministerio
de Instrucción pública declarar que no proce de reducir la categoría de dichas escuelas y que será ocasión de determinar cual será aque¬ lla al aprobar el arreglo escolar de Baleares.
Se acordó satisfacer, con cargo al capítulo

ssai:

[ *auB .*BB« uoa* ituaa ¿san ¿aan ^kbbuboj
i :siBBaacia I4HBB .MU*

CULTOS SAGRADOS

En la iglesia parroquial.—Mañana do¬ mingo, dia 19. A las nueve y inedia, expuesto el Santísimo Sacramento, se celebrarán los divinos oficios propios de la tercera dominica de mes, con sermón que pronunciará el Reve¬ rendo Sr. Cura Arcipreste. A la tarde, habrá explicación del catecismo; y al anochecer, se cantarán vísperas y completas en preparación
de la fiesta de San Sebastián.
Lunes, día 20. —Se celebrará solemnemen¬ te la festividad del Santo Mártir. A las nueve
y media, se cantarán las horas menores y la Misa mayor con sermón, que dirá el Rdo. don Andrés Bisbal, Pbro. A la tarde, después de vísperas, tendrá lugar la procesión de costum¬
bre.
En la iglesia de San Francisco. —Mañana domingo, á las cuatro de la tarde, se conti¬ nuará la devoción de los trece domingos en obsequio de S. Antonio de Padua, con exposi¬
ción de S. D. M.

Registro Civil
Nacimientos Varones.—1. Hembras 2.—Total 3
Matrimonios

Defunciones
Día 11.— Gerónima Timoner Bauzá,
de 17 meses, M.a 57 n.° 650. Día 12.—Benito Ripoll Miró, de 82
años, casado, M.a 71 u.o 46. (barrio Ce¬ menterio.)
Día 13.—Jaime Jaiiraa Sabater, de 52 años, casado, Cementerio, u.o 13.
Día 15.—Francisca Bauzá Canals, de 73 áfíos, viuda, M a 63 n.° 153.
Día 17.—Francisca Barceló Bisbal, de 70 años, viuda, calle del Mirta n.° 3.
Maneo de Sdller
La Junta de Gobierno de esta socie¬
dad, á tenor de lo que previene ei artí¬ culo 17 de los Estatutos, ha acoidado convocar á la general ordinaria para el día 19 del corriente raes, á las diez y me» dia, en el domicilio social.
Lo que se hace público para conoci¬
miento de los señores accionistas. Sóller 5 de Enero de 1908.—El Direc¬
tor Gerente, Damián Magraner.
Ocasldm
Por no poderla atender su dueño se

que saben trazarles sus respetables di¬

En dicha sesión se dará cuenta á los de imprevistos, á D. Francisco Castellet 2'50

Día 11.—Simón Vicens Barceló, sol¬ desea vender, ó traspasar la salchichería

rectores.
Las funciones dadas en el teatro de la

señores accionistas de la Memoria y Ba¬ lance correspondientes al pasado ejerci¬
cio de 1908.

pesetas, por la adquisición de un pesa-leches.
No habiendo otros asuntos de que tratar se levantó la sesión.

tero, con Antonia M.a Gabot Estades,
soltera.
Día 16.—Jaime Costa Tur, soltero,

y tienda de comestibles más antigua y
más acreditada de Palma situada en el
punto más céntrico de la capital.

«Defensora Sollerense» por el Oav. Pe-

con Margarita Sastre Reines, soltera.

(3) drá con la debida anticipación el pro¬ aquéllas, ni en los átrios ó vestíbulos, ni en la carrera que las procesiones hayan ferias y romerías, fuera de4a población,
grama de los festejos, iluminaciones situar puestos de venta, juegos, ni es¬ de llevar, deberán mantener la cabeza se prohíbe correr en carruajes, vehículos

etc., que en cada caso hubieren de tener pectáculos en sus alrededores ni tampo¬ descubierta, desde que éstas empiecen y caballerías por los caminos de tránsito

lugar, dictando asimismo las reglas á co cantar ó dar voces en dicho sitio, hasta que acaben de pasar por el sitio á aquellas, en los días y horas en que-

que aquellas han de ajustarse para evi¬ mientras se celebren los Divinos oficios en que dichas personas se encuentren, tuviesen lugar.

tar todo desórden, peligro y perturba¬ ú otras funciones religiosas.

absteniéndose de ejecutar actos ó hacer Art. 42. Se prohíbe dar músicas ni

ción, con motivo de dichos actos, sobre

Art. 33. Las autoridades dictarán las ademanes contrarios al respeto que me¬ serenatas, ni hacer otra clase alguna de

tándola. si fuese preciso, hasta la deter¬
minación de la autoridad.
Art. 27. Todo vecino puede utilizar
loa servicios de los celadores nocturnos,
en caso de necesitar los auxilios de mó¬
dicos, cirujanos, farmacéuticos, notarios, matronas, siervas, ú otras persouas anᬠlogas.
Art. 28. Igualmente recurrirán á di¬ chos dependientes en caso de incendio, robo ú otra circunstancia, en que se juz¬ gue indispensable su auxilio, ó á los agentes municipales, si los hechos ocu¬ rrieren durante el día.

todo cuando hubieren de quemarse fue¬ gos artificiales ó darse otros espectácu¬ los que puedan ocasionar desgracias ó
siniestros.
Art. 30. Toda persona que de cual¬ quier modo faltare al respeto debido á la religión y objetos sagrados de ésta, ú ofendiere de obra ó de palabra á la Reli ¬ gión del Estado ó á la moral pública, será puesta á la disposición de la autoridad competente para que se proceda con arre¬ glo á las leyes.
Art. 31. Siempre se guardará en los templos la compostura que requiere el respeto debido á la Divinidad y á los sa¬

disposiciones que juzguen convenientes para la conservación del orden público
con motivo de la concurrencia á los tem¬
plos en las fiestas de Navidad, y en todas.aquellas funciones religiosas que ha¬ gan precisa dicha intervención.
Art. 34. Las procesiones religiosas deberán seguir el curso previamente acordado por las autoridades Eclesiásti¬ ca y Municipal.
Art. 35. El Alcalde y los tenientes en sus respectivos distritos adoptarán en cada caso las disposiciones oportunas pa¬ ra el aseo de las calles por donde haya de transitar la procesión, así como para

recen las cosas y ceremonias sagradas. Art. 38. Desde que se aviste la proce¬
sión hasta que concluya de pasar, se prohíbe colocar en las calles de la carre¬ ra estorbo alguno que embarace el trán¬ sito público; y el interrumpir ni estorbar el curso de la procesión con carruajes, caballerías, ni otro obstáculo alguno.
Art. 39. Cuando el Ayuntamiento, en corporación, concurra á las procesio¬ nes, estará presidido por el Alcalde ó el que haga sus veces; sin que pueda ce¬ derse á personas extrañas la presidencia, ni admitir ingerencias extrañas á la cor¬ poración, salvo la concurrencia de supe¬

ruido en las calles, plazas y demás para¬ jes públicos, sin permiso de la autori¬
dad.
Art. 43. Quedan prohibidas las rifas y loterías, que no se hallen autorizadas por las leyes, ó permitidas expresamen¬ te por la Superioridad con algún fin be¬
néfico.
Art. 44. En los días de Carnaval se
permitirá andar por las calles con dis ¬ fraz. caretas ó máscaras; pero se prohíbe llevar la cara cubierta después de las
diez de la noche.
Art. 45. Toda persona que con oca¬ sión de las fiestas de Carnaval se presen¬

CAPÍTULO II

grados Misterios que en ellos se conme¬ que durante ésta se observe el orden, riores gerárquicos.

te en público con algún disfraz que ofen¬

moran.

compostura y recogimiento propio de Art. 40. Siempre que salga el Viático da á la moral pública ó la decencia, será

Art. 32. En los días de grandes so¬ tales actos.

por las calles, los transeúntes guardarán detenida inmediatamente y sometida á la

Funciones religiosas, fiestas,

lemnidades religiosas y, especialmente,

Art. 36. Las calles y plazas por don¬ el debido respeto y compostura, y deja¬ acción de los Tribunales que deban co¬

espectáculos y diversiones públicas en los de Semana Santa, se dejarán ex¬ de hayan de pasar las procesiones debe¬ rán el paso expedito. Los individuos de nocer del delito ó falta que hubiere co¬

peditas constantemente las puertas de rán estar perfectamente barridas y asea¬ la guardia raunicipal están obligados á metido.

Art. 29. Cuando hayan de celebrarse los templos para la entrada y salida de das, con una hora de anticipación, por hacer obsevar lo dispuesto en este artí¬ Art. 46. Se prohibe emplear disfraces

fiestas populares ó garandes solemnida¬ los concurrentes, no permitiéndose for¬ lo menos.

culo.

que representen estado religioso ó imi¬

des religiosas, un bando especial dispon. jar corrillos en las inmediaciones de Art. 37. Las personas que se hallaren Art. 41. Cuando se celebren fiestas, ten los trajes de la Magistratura, órdu-

*

SOLLSW

VINOS AL POR MAYOR
afl»sssaBCMigy¡ mr-Ntniinnni -
¡ARTHELEMY TOUS-CEM (Hérault)
PROPIETARIO NEGOCIANTE.-Casa fundada el año 1383. LAS MAS IMPORTANTES BODEGAS DEL MEDIODIA

Especialidad en vinos de Montagne, Aramón, Corbieres, Roussellon, Picpoul blanco y Muscat. - Almacenes de compras en Algérie, Málaga, Samos y Jerez de
la Frontera.
Pulcritud á toda prueba en la
elaboración de estos vinos garan¬ tizados naturales sobre factura.

COMPRA DE BODEOAj^ Á DA COMISIÓN
Para muestras ó informes dirigirse directamente, ó á su agente general Mr. Jaime Rosselló, Rué Thiers #6, Boulogne-sur-Mer.
Negociantes, no compréis vuestros vinos de la próxima cosecha antes de recibir nuestra visita.

ISLEÑA MARÍTIMA
COMPAÑIA MAIfiLORQUIYA DE VAPORES
VAPORES
Míramar-Bellver-Cat<tfta-Balear-Ishfto-LuUo.
A SERVICIOS
DE
IRA Y VUELTA
ENTRE

MARITIMA

SVSCBZFCIonS
al Album Salón, Hojas Selectas, Blan¬

PALMA-ARGEL |
SALIDAS

SOLLERENSE

co y Negro, Por esos mundos, La Ilus¬ tración Española y Americana, Nuevo

Para MARSELLA.—Dias 10 y 25 de cada mes á las 10 de la mañana. De MARSELLA.—Dias 13 y 23 de cada mes á las 10 de la mañana.

Mundo, La Moda Elegante, La Ilus¬
tración Artisiica, Gedeón, La Última

Para' ARGEL los jueves.—De ARGEL los viernes.
Servicios combinados con fletes á íort-fait en conocimientos directos

Por acuerdo de la Junta Directiva, durante los próximos meses de Diciembre Jaa3ta Abril inclusives, el vapor VILLA DE SOLLER hará el siguiente itinerario:
Viajes entre Sóller, Barcelona, Cette y viceversa

Moda, El Consultor de los Bordados, Industria é Invenciones, Diario Uni¬
versal, La Mariposa, La Época, ABC
y otras revistas y periódicos.— Se

para Gette, Gibraitar, Tánger, Londres, Liverpool, Glagow, Manchester, Bristol, Ull, Hamburgo, Amberes, Rotterdam, Amsterdam y principales puertos de Italia, pa¬ ra los que igualmente se despachan pasajes via-Argel.

Salidas de Sóiler para Barcelona y Cette: los dias 1 y 16 de cada mes

» de Barcelona para Cette:

los » 2 y 17 de » »

admiten en la Administración del
Sóller, San Bartolomé, 17.

Para informes y despacho: Oficinas de la ISLEÑA MARÍTIMA.

» de Cette para Barcelona y Sóiler: los » 10 y 25 de » »

» de Barcelona para Sóiler:

los » 11 y 26 de » »

LA SOLLERENSE

SBAISP0ET1S IITI1IMIQIALIS

Viajes entre Barcelona, Cette y viceversa

DE

Comisiones—Representaciones—Consignaciones—Tránsitos

Salidas de Barcelona para Cette: los dias 7 y 22 de cada mes

JOSÉ COI.!.

Piros ALMOS PARA TODAS DESTINACIONES

»

de Cette para Barcelona: los » 5 y 20 de »

»

CERBlRE j PORT-BOD (Frontera franco-española) Servicio especial para el transbordo y reexpedición de naranjas,

'NOTA:—Como en esta época de invierno no puede asegurarse que el vapor sál¬
ga precisamente en los dias señalados, se cuidarán los interesados de informarse con los señores Consignatarios:
En SOLLER: D. Guillermo Bernat, calle del Príncipe n.o 24. En BARCELONA: D. Jerónimo Roura, Paseo de la Aduana, n.o 25.
En CETTE: Mr. A. Bernat, Quai de la Ville, n.o 15.

áLlálápi M EOEáEIO

1EOTA

Aduanas, transportes, comisión, consignación y tránsito
Agencia especial para el trasbordo y reexpedición de naranjas, frutas frescas y pescados.

frutas frescas y pescados

AGENTES DE ADUANAS

, 'CASA PRINCIPAL:
'OE3R.BH3K.E3 (Kreuaoia.)
(Pyr.-Orient.)

SUCURSALES:

❖❖

PORT-BOU (España)

Y

KLEnSTD^YTE] (Bass@s-Fyr.)

para .1008
Se halla de venta, al precio de 30 céntimos, en el establecimiento "La Sinceridad,, calle de San Bar¬
tolomé, 17.—SOLLER.

Se vende una casa rústica con una
porción de tierra contigua, denominada «Can Deyá», situada en las inmediacio¬
nes de la fábrica del gas.
Para más informes diríjanse á don Damián Canals Arbona, de la Huerta.

VINO AL POR MAYOR
COMISIÓN Y AJUSTE

^ETTE:

18 CUai de la Kepublique.

, MARSEILLE; 40 Rué de V Arsenal.

TELEGRAMAS: BAUZA

REPRESENTANTE EN SÓLLER: D. Miguel Seguí, calle de la Luna 10, al que ¡pueden dirigirse para todo informe.

JUAN ESTADAS

RAPIDEZ Y ECONOMÍA EN TODAS LAS OPERACIONES

Representaciones—ImpoFtacioneá.—Expediciones.
DAVID MAIiCH Hermanos
Boulevard du Musée, 47.—MARSEILLE

«MOHTI íltmiM»
TELÉFONO
(Aia SÓLLER
SEMANARIO INDEPENDIENTE

Expediciones al por mayor de naranjas, mandarinas, limones y bananas. ADMINISTRACIÓN.—Sección de anuncios Especialidad en toda clase de frutos y primeurs.

Frutos secos de toda calidad.

Los anuncios que se inserten en esta sección pa¬

garán: Hasta tres inserciones á razón de 0'06 pese¬

tas la línea; hasta 6 inserciones á razón de 0‘03

Telegramas: MARCHPRIM MARSEILLE

pesetas, y de cinco en adelante á razón de 0‘C2 pe-

L. setas.

El valor mínimo de un anuncio, sea cual fuere el

Rapide^ y Economía en todas las operaciones.

número de líneas de que se componga, será de 0‘60
pesetas.

Las líneas, de cualquiera tipo sea la letra, y los

grabados, se contarán por tipos del cuerpo 12 y el

EXPOHTCAION A PIMIAS Y AL EXTRANJERO ancho será el de una columna ordinaria dol perió¬ dico. Los anuncios mortuorios por una sola vez paga-

rón: Del ancho de una columna 1‘60 pesetas; del de

DE FRUTAS, TIERNAS Y SECAS, LEGUMBRES PRIMERIZAS

dos, 3 pesetas, y así igual en proporción. En la tercera plana los precios son dobles, y tri¬

Y DE TODA CLASE DE PRODUCTOS

ples en la segunda. Los comunicados y anuncios oficiales pagarán á

razón de 0‘05 pesetas y los reclamos á razón de 0‘10

pesetas la línea del tipo en que se compongan,

DAMIAN COLL

siendo menor del cuerpo 12, y de éste si es mayor.
»IM«EEÍCIA

PABIS
ofrece sns servicios al público en general y á los sollerenses en par¬ ticular, y promete á quienes le honren con sus pedidos PRONTITUD, ESMERO Y ECONOMIA .

Saldrá de Sóiler para Palma todos los sábados á la 1 y media de la tarde y sa¬ liendo de Palma para Sóiler todos los domingos á las 4 de la madrugada.
Punto de salida de Sóller: calle de la
Luna n.° 2.

Su dirección telegráfica es: €oll YLomfes&rds París

Punto de salida de Palma: Ramón
Valls, calle de San Miguel n.o 33.

J. POLO, CAMA RASA & COMPAGNIS
GRANDE M AIS O N FONDÉE EN 1890
ALdEISElf (Valencia)
2^,
Oranges et Citrons en vrac et en caisses.
Mandarines,
Fruits divers d’ Espagne.
Primeurs.
marques registrées: *‘Joié Polo„-HCMBi8ft IscoMo ds Folo„
ADRESSE télegraphique; POLO—ALGEME8Í (Valencia)
PABLO COLL y F. REYNÉS
AUXOJSTMJE (Cote d9 Oa*)
SUCURSAL DE LA CASA COLL, de Dijón
Especialidad en patatas y demás artículos del pais.
Expedición al por mayor de espárragos y toda clase
de legumbres.
Hervido esmerado y económico
SOLLER.—Imp. de «La Sinoeridad»

lies militares ó los uniformes de las cla¬
ses oficiales; hacer parodias que puedan ofender ó cualquier religión, ó á la de¬ cencia y buenas costumbres; y el insul¬ tar, ofender ó molestar á las personas, á la moral y al decoro, con cualesquiera bromas, expresiones ó gestos.
Art. 47. Las personas enmascaradas deberán quitarse el antifaz para entrar en las fondas, cafés, botellerías, taber¬ nas, ó cualquier otro establecimienio análogo. Los dueños ó encargados de ellos, podrán exigir el cumplimiento de esta prevención, debiendo dar parte de
las contravenciones á la autoridad local
ó á sus agentes. Art. 48. Se prohíbe el uso de toda cla¬
se de armas, debiendo ser fingidas las
que se lleven por las máscaras. Art. 49. Se prohíbe también el arro¬
jar sobre los transeúntes agua, harina, ceniza, latas, ó cualquier otra clase de efectos molestos ó dañinos; así como también todo juego que cause molestia al público.
Art. 50. Solamente la autoridad ó sus
delegados podrán obligar á quitarse la careta 4 la persona que hubiese cometi¬ do alguna falta, ó producido algún de¬ sorden, disgusto ó cuestión con su com¬
porta miento.

Art. 51. No podrá darse espectáculo alguno, ni celebrar función de ninguna clase, de carácter público, sin que pre¬ ceda el permiso de la autoridad compe¬ tente, para la debida inspección del lo¬ cal, y cerciorarse de su solidez, capaci¬ dad, ventilación y demás circunstancias requeridas para ei objeto. La autoridad, en todo caso, fijará el número máximo de las personas que podrán admitirse.
Art. 52. Los empresarios darán parte á la autoridad de los días y horas en que han de celebrarse las funciones; y pos¬ teriormente lo harán de cualquier alte¬ ración que en este punto se hiciere.
Art. 53. Los espectáculos empezarán á la hora anunciada en los carteles, y si fueren nocturnos podrán durar hasta las veinte y cuatro; siendo potestativo en la autoridad local la prolongación de di¬ chos espectáculos, cuando lo considere conveniente, á petición de la empresa.
Art. 54. Las férias que se celebren en esta Ciudad, tendrán lugar en los días que se designen en los programas en
que sean anunciadas. Art. 55. La Comisión de festejos,
nombrada al efecto, de acuerdo con el
Sr. Alcalde, propondrá al Ayuntamiento los parajes en donde han de celebrarse las férias, y señalará oportunamente

los sitios para la colocación de tiendas, espectáculos y puestos de toda clase, así como para la estancia de los ganados que se expongan á la venta.
Art. 56. Los dueños de teatros mecá¬
nicos, panoramas, juegos de caballos, cajones y otros espectáculos análogos, no podrán establecerse sin el prévio per¬ miso de la Alcaldía; la cual no lo conce¬ derá sin convencerse de que no existe peligro, ni ofensa para la moral; y me¬ diante el pago del arbitrio que correspouda.
Art. 57. Los llamados tíos vivos y de¬ más aparatos semejantes, estarán pro¬ vistos de una empalizada ó cerramien¬ to que evite atropellos y daños en sus movimientos giratorios.
Art. 58. Queda prohibido á los ven¬ dedores ambulantes ofrecer sns géneros con voces descompuestas ó en otra for¬ ma que pueda molestar al público. Y en cuanto á las casetas de espectáculos, ór¬ ganos, organillos, músicas etc.; deberá procurarse que molesten lo menos posi¬ ble; prohibiéndose en absoluto que estén movidos por otra fuerza que no sea la del hombre, y que funcionen después de las veinte y tres horas (once noche).
Art. 59. En días de feria, se señala¬
rán por la Alcaldía los sitios por donde

hayan de transitar los carruajes y caba¬ llerías, de suerte que causen las menos molestias posibles á las personas concu¬
rrentes.
Art. 60. No se permitirá la coloca¬ ción de puestos de venta en la vía públi¬ ca, sino mediante la oportuna licencia
del Alcalde, señalamiento de sitio, y pa¬ go de los arbitrios establecidos ó que en lo sucesivo se establezcan.
Art. 61. Todo espectáculo teatral será presidido por la autoridad, si lo tiene á bien, que fijará el tiempo que han de durar los intermedios; reprimirá á los actores que con ademanes ó palabras afecten la moral ó falten al decoro; con¬ servará el órden para que no se inte¬ rrumpa ni perturbe la representación por medio de gritos, aclamaciones, gol¬ pes ó censuras contrarios á la urbanidad y buenas formas sociales, y atenderá á
las justas reclamaciones del público. Art. 62. Eu los salones de espectácu¬
los públicos, queda prohibida la entra¬
da á toda persóna que conduzca perros ú otros animales, y á las personas que lleven armas, escepto las que deben usarlas por razón de su instituto.
Art. 63. El espectáculo deberá co¬
menzar á la hora anunciada en los carte¬
les, debiendo ser ejecutado en los térmi¬

nos ofrecidos en los mismos; pudiendo variarse únicamente cuando lo exija la necesidad, prévio permiso de la autori¬ dad y anuncio al público.
Art. 64. Los concurrentes se absten¬
drán de fumar y escupir eu la sala de espectáculos; pudiendo solamente fumar en los pasillos y corredores, y escupir en los sitios destinados al efecto; y des ¬ de que comience la función permanece¬ rán descubiertos y ocupando sus locali¬
dades, evitando á los demás toda clase
de molestias.
Art. 65. Se prohíbe la reventa de bi¬ lletes en la vía pública, y el contraven¬ tor perderá los que se encuentren en su poder.
Art. 66. Eu las formalidades de los
anuncios de obras literarias se observa¬
rán las disposiciones vigentes sobre pro¬ piedad intelectual, recordadas por R. de¬ creto de 11 de Junio de 1886 y R, 0. de
21 de Marzo de 1891.
Art. 67. La autoridad podrá suspen¬ der en todo tiempo las funciones, por lu¬ to nacional, alteración de orden público, ó en casos de epidemia.
Art. 68. A la conclusión de los espec¬ táculos no se formarán corrillos en los
pasillos, corredores ni escaleras, ni se interrumpirá de otra suerte la salida del
público,