ARO XXI.-2.a EPOCA.-NUM. 1014
ARO XXI.-2.a EPOCA.-NUM. 1014

VIERNES 7 SEPTIEMBRE DE 1906

SEMANARIO INDEPENDIENTE

FUNDADOR Y DIRECTOR-PROPIETARIO: D, Juan Marqués Arbona. REDACTOR-JEFE: D. Damián Mayol Alcover. REDACCIÓN y ADMINISTRACIÓN: calle de San Bartolomé n.° 17.-SÓLLER (Baleases)

Editorial

bos gobiernos el gestionar un arre¬ glo con objeto de reducirlas, por

Proteccionismo ó lo que sea

más que, como suele decirse, «mien¬ tras haya vida hay esperanza», no¬ sotros hemos de confesar que no la tenemos en que se salven de este

I

naufragio los intereses de la gene¬

ralidad de los sollerenses: el haberse

La felicidad completa no existe promulgado la ley en Francia, el

en este mundo; la dicha es cosa pa¬ haber acordado y publicado yá di-

'

sajera, y muy fugaz.

chas tarifas, es un signo muy fatal

No cabe duda de que ha sido muy (máxime siendo éstas consecuencia

dichoso algún tiempo el pueblo de del aumento de las nuestras) para

Sólier; pero, sujeto á la ley íatal que resume en pocas palabras aquel conocido refrán mallorquín de «benestá no pod duré»', la época del goce ha sido corta, demasiado breve por
desgracia.

que quede lugar á que puedan for¬ marse ilusiones los que conozcan la seriedad y aplomo con que suele obrar el gobierno de la vecina re¬
pública cuando de la defensa de sus
intereses ó de la satisfacción de sus

Los comercios sollerenses en Cuba
y Puerto-Rico que de tantas y tan sólidas fortunas fueron origen, que tanto contribuyeron á dejar satis¬ fechas necesidades y á enjugar lᬠgrimas, sufrieron rudos golpes con las insurrecciones primero, con la ^dominación extranjera después, y
con la terrible inundación en la
menor de estas dos Antillas últi¬

sentimientos patrios se trata. ¿Oreen los optimistas, si los hay, que las protestas de los productores espa¬ ñoles perjudicados van á conseguir
que nuestro gobierno modifique el arancel que aprobó poco tiempo ha, dejando para los productos que de Francia se importen la tributación
primitiva? Seguramente que lió: creerán, como lo creemos nosotros,

mamente; quedaban dando buenos que de las gestiones surgirá un

ingresos, asegurando casi diremos arreglo, y de éste una rebaja, mayor la vida de Sólier, pues que han sido ó menor según sean las mútuas

igualmente el sostén y el consuelo de muchísimas familias, esos otros
establecimientos comerciales que en número infinito continúan abiertos
en todas las poblaciones de alguna

concesiones, ó mejor dicho las pre¬
tensiones de cada uno de los go¬
biernos interesados; pero de todos modos la reducción será proporcio¬ nal entre unas y otras tarifas: luego

importancia de la nación vecina, y ya no volverán á regir los mismos ahora con las nuevas tarifas que reducidos derechos de ahora para la
impone el gobierno francés como introducción de nuestros productos

compensación á las con qué ha
visto gravados en el arancel espa¬ ñol los productos franceses, van á recibirlo aún más rudo que aquellos

en Francia: luego el perjuicio es evidente para nuestros paisanos co¬ merciantes y para la agricultura de este valle, que es como si dijé¬

y de consecuencias mucho más fu¬
nestas todavía.
Más funestas decimos, sí, y no hay en nuestras palabras exagera¬ ción: con los primeros quedaron

ramos para el pueblo entero, pues que por uno ú otro concepto todos
los vecinos resultan interesados. En
la imposibilidad, pues, de evitar el cataclismo, procuremos aminorar sus

perjudicadas directamente gran nú¬ estragos y las desdichas que han de
mero de farnilias sollerenses, é indi¬ ser su consecuencia: del mal el me¬

rectamente la población; con éste es nos, que es lo que hemos querido
á la población entera á la que de una decir al aprobar y aplaudir todo manera directa han de alcanzar enor¬ cuanto por conseguirlo se ha hecho

mes perjuicios, no solo porque re¬
ciben herida de muerte estos esta¬
blecimientos á que antes nos hemos
referido, basados todos ellos en la
venta de frutos de España, sino que además por lo que en la crónica local de nuestro penúltimo número señalamos: porque es Francia el único mercado de nuestros princi¬ pales productos agrícolas.
La noble y patriótica iniciativa del «Sindicato Agrícola Solterease»,

y se haga. Y examinemos al mismo tiempo
las causas, que no está reñida con ninguna clase de razonamientos ni
aún de censuras nuestra defensa.
¿Cuales son, pues, las causas que tan desastrosos efectos producen?
Muchos de nuestros lectores con
seguridad se nos adelantarán en la contestación diciendo que las mis¬ mas de siempre, por no variar: la imprevisión de nuestros gobernan¬

que aplaudimos oportunamente, ha tes, que se ha dejado ver esta vez sido secundada, como saben nues¬ bajo la forma de un mal entendido
tros lectores, con interés por el proteccionismo, de ese proteccionis¬

Ayuntamiento, (lo cual también
aprobamos y aplaudimos), siendo éste quién, como genuina repre¬ sentación del pueblo todo, ha ele¬
vado al Sr. Ministro de Hacienda
la exposición acordada. Esta expo¬ sición, la visita al señor Maura, lo

mo en que fian su presente y ci¬ fran su porvenir las calmosas cuan¬ do no aletargadas tortugas de nues¬ tra producción nacional, ese mismo
que, á pesar de ser considerado como única áncora de salvación por de¬ terminadas regiones de España, no

demás que en igual sentido y con
el mismo fin se resolvió en un
principio hacer (algo de lo cual no se ha hecho), cuanto vaya, en una palabra, encaminado á parar, ó por lo menos dulcificar el funesto golpe que amenaza aplastarnos, lo concep¬ tuamos lógico y acertado, porque, aún en el caso probable de no re¬ sultar eficaces nuestras peticiones y lamentos, esos esfuerzos que haya¬ mos hecho dejarán en nuestro ánimo apenado el mismo consuelo que deja
la visita del médico en la familia
del infortunado que fue víctima de un accidente mortal, para cuya sal¬ vación consideráronse ya de ante¬
mano inútiles los auxilios de la
ciencia.
Porque á decir verdad, á hablar

es sin embargo, en nuestro concepto, más que una de tantas soluciones erróneas del problema de nuestra tan llevada y traída regeneración.
Sección Literaria
EL GORRION CIEGO
I
Era el alborear de la fría mañana de
un domingo del mes de Marzo. Allá, muy cerca de la cumbre del Gor.
beo, la elevada montaña desde donde el observador aprecia el vivo contraste que
ofrecen las fértiles y pintorescas provin¬ cias vascongadas con la tradicional ari¬

con toda la franqueza en nosotros dez de la vieja tierra castellana, se alza habitual, por más que quede aún un ruinoso caserío envuelto en la nieve, tiempo para todo no habiendo de que cubre también las árgomas de los

empezar á regir las nuevas tarifas jaros y las verduzcas plantaciones de los hasta el día 2 del próximo Octubre, sembrados.

por más que esté resuelto por am¬ Densas nubes ocultan el fondo dei va¬

lle y aumentan la vibración del eco de las campanas que anuncian la primera
misa de la mañana.
. Desde la cima de la montaña se ve
salir de sus caseríos á los aldeanos de la
comarca que, en animados grupos, acu¬ den al templo con sus pipas de barro en¬ tre los labios y sus inseparables para¬ guas bajo el brazo.
La mañana es triste y silenciosa; todo lo que no cubre la nieve tiene ese me¬ lancólico tono gris t.an característico del pueblo vasco.
II
Santi y Josechu, los dos pequeños del caserío, aparecen en la puerta y se diri¬ gen hacia la ñjevana del pajar, donde,
la noche anterior, habían colocado un
pequeño cepo de alambre. Santi, el mayor, es un muchachote al¬
to y fornido que, á pesar de sus once años, maneja la laya y gobierna el ga¬ nado como un experto aldeano.
Josechu es una encantadora criatura
de cuatro años, rubio, con hermosos ojos azules y tez sonrosada.
El primero lanzó un grito de contento apenas llegó á la tejavana.
—¡Josechu!, ¡Josechu!, ¡un gorrión! — dijo á su hermano, que se había queda¬ do atrás porque se hundían en la nieve sus abarcas, y saltando de alegría fué á enseñarle un hermoso pájaro de cabeza parda, pecho negro y cuello castaño, que picoteaba de un modo desesperado, ha¬
ciendo inauditos esfuerzos por escapar
de la mano que oprimía sus alas grises con manchas negras y rojizas.
—Tenlo mientras busco la jaula y traigo un alfiler—agregó Santi; —¡caidado con que se te escape!, ya verás, ya verás, que pronto le dejamos ciego, y, después, qué bien canta.
El chiquitín lo cogió temeroso é im¬ presionado, porque no le parecía bien aquella idea de dejar ciego al pobre pᬠjaro.
III
Santi no se hizo esperar; volvió en se¬ guida con un grueso alfiler en una ma¬ no y una jaula mugrienta y desvencija¬
da en la otra.
Dejó aquélla eu el suelo y cogió el gorrión.
Lo demás fué cosa de un momento.
Bastó que introdujera la punta del alfiler por los ojitos del pájaro para que éste quedara ciego y la maldita hazaña
consumada.
El pequeñín contempló la escena con ojos espantados; una lágrima surcó por sus mejillas, en tanto que la brisa de la mañana agitaba sus rubios cabellos y los pálidos rayos del sol envolvían su cabecita de ángel en un nimbo de luz
con destellos de oro...
El gorrión, con las pupilas apagadas é inyectadas de sangre, piaba de un modo desgarrador.
De pronto hizo un esfuerzo, abrió el pico y lo lanzó sobre la mano de Santi, de uno de cuyos dedos brotó la sangre...
IV
El gorrión ciego no canta. Sólo se escucha su piar triste y que¬ jumbroso, al que parece responder desde
las estribaciones de la montaña el eco de
otros pajaritos que quizás estén solo3 en su nido, hambrientos y ateridos de frío,
llamando á su madre.
Santi y Josechu le contemplan, senta¬ dos en el suelo, con la jaula delante.
—No canta—dice el primero con cierto tono de decepción y de coraje.
—No canta, no—contesta compungido ei segundo.
El animalito encrespa las plumas, agita sin cesar las alas y, loco de dolor, se precipita sobre los alambres de la jaula cual si fuera á estrellarse.
Después, fatigoso y con el pico abier¬ to, restrega sus ojos con las patitas, que quedan cubiertas dé sangre.
V
Pasaron los días.
Santi, ocupado en preparar 13 siembra de la borona, no se acordaba ya del go¬ rrión, que hubiera muerto de hambre y

de sed á no ser por Josechu. que diaria¬ mente se cuidaba de ponerle agua y dar¬ le de comer, introduciéndole migas de pan en el pico.
VI
Santi estaba desesperado. La picadura del gorrión se le había enconado hasta tal extremo, que tenía la mano izquierda completamente hincha¬ da, y tan fuertes dolores, que llegó un día en que le fué imposible acudir al trabajo. Su madre, la buena Satur, una exce¬ lente aldeana, limpia y cuidadosa, que
contribuía al sostén de la casa vendiendo
leche, huevos y hortalizas en los pue¬ blos del llano, le aplicó unturas y cata¬
plasmas, sin conseguir que bajara la
inflamación ni cesaran los dolores; que cada vez eran más agudos é insopor¬
tables.
VII
Una tarde, y por consejo del médico (que al fin se decidieron á llamar), fué Santi al hospital más próximo, donde ingresó en la sala de cirugía.
La falta de asistencia facultativa y los
remedios caseros le habían infectado de
tal modo la mano, que era preciso ope¬ rarle á toda prisa para contener la gan¬ grena, que ya comenzaba á invadir el
brazo. El médico de la sala declaró que para
salvar la vida no había otro remedio que
amputar la mano, y al día siguiente después de cloroformizado y de una de¬ licada operación practicada por el jefe de la clínica, un hábil y bondadoso ci¬ rujano, Sao ti quedó manco.
VIII
El gorrión murió aquel mismo día,
mientras Josechu hacía inauditos es¬
fuerzos para que el pobre pájaro tragara una miga de pan mojada en agua.
IN
Desde entonces, y cuando alguien le pregunta á Santi por la causa de la pér¬ dida de la mano, las lágrimas empañan sus ojos y txclama mirando al cielo:
— ¡Dios, que protege á los buenos, cas¬ tiga también á los malos!
A. de Alcaíuz.
De Valldemosa
á Sólier
A las diez de la mañana dejamos este bello y querido pueblo de Valldemosa; vamos en el carruaje Torrendell, Salvá, Su reda y yo. No rae cansaré de elogiar á estos buenos amigos. Comenzamos á atravesar Miramar, la posesión del ar¬ chiduque Sal vador. Se ve á lo lejos, al pie de la montaña, el mar infinito y azul; el bosque se extiende á uno y otro lado del camino. De pronto el carruaje
se detiene.
—¿Qué sucede, querido Sureda?—di¬
go yo.
—Que éste es el sitio donde ha dicho Maura que debíamos bajar.
—Eutonces—replico yo—vamos á ba¬ jar.
Este sitio maravilloso, único, se llama
Son Marroig; el paisaje que desde aquí se descubre no.tiene igual en todo Mira-
mar. Estamos en un elevadísimo mirador
de piedra; tenemos bajo nuestros pies
una arboleda inmensa, cortada por ca¬
minos blancos que suben y bajan, que
se cruzan en mil direcciones, que atra¬ viesan diminutos jardines puestos entre la umbría, que llegan hasta pequeños
estanques. Después la roca bordea el paisaje, abrupta, de color de acero: roca que forma eminentes acantilados, que entra ó que sale en suaves ó angulosos recodos, que se mete en el mar forman¬ do una aislada lengua de piedra batida por ¡as olas. Y sobre el bosque y sobre el mar, una luz fina, viva, pone á través de un aire sutilísimo y transparente, violentos colores de añil y verde, tintas
de rosa ó de oro, matices suavísimos de lila ó de violeta.

En este paraje es donde más ha pinta¬
do el Sr. Maura. Subimos de nuevo al
carruaje y comenzamos á caminar ve¬ lozmente otra vez. Al poco rato, el ca¬ rruaje torna á pararse.
—¿Sucede algo, querido Sureda?—pre¬
gunto yo.
—Nada, que es preciso ver el Museoreplica Sureda.
Este Museo, ¿merecerá ser visto?¿Ten-' dremos que molestarnos para pasar la vista sobre cuatro bargueños, ocho cua¬ dros negros y seis vulgares panoplias? Expongo discretamente mis dudas.
—¡No, no,—exclama Torrendell;—no se trata de un Museo cualquiera; es un Museo que el archiduque Salvador ha
formado exclusivamente de muebles y
demás menaje de la casa mallorquína! No es preciso hablar más; hace mucho
tiempo que yo vengo pidiendo en mil artículos la formación en cada región es¬ pañola de un Museo de la casa. Mi sor¬ presa no puede ser mayor el encontrar¬ me ahora en pleno campo con lo que tanto yo deseo. El archiduque Salvador ha formado un Museo perfecto, irrepro¬ chable. Todo está limpio, brillante; des¬ de la estera que cubre el pavimento has¬
ta el menor detal lito de la cerradura de
una puerta, todo es pura y castizamente mallorquín. Hay aquí soberbias camas
de columnas salomónicas, sillas con el
asiento de esparto, cántaros, peroles, platos, tornos para hilar, velones, candilos, lamparillas, arcas, armarios... Los
balcones están abiertos de par en par; se
ve por ellos el mar ó el bosque. No se oye ni el más ligero ruido; no nos acom¬ paña nadie; circulamos por las salas de¬ siertas con entera libertad; no vemos ni
vigilantes ni cicerones. Y una profunda sensación de sosiego, de arte y de año¬ ranzas de tiempos que no hemos conoci¬ do, de generaciones que no hemos tra¬ tado, llevamos en el espíritu cuando nos
vamos.
Y otra vez corre rápido el carruaje. A
la hora de haber salido de Valldemosa,
Sureda dice:
—Aquí dejamos los dominios del ar¬ chiduque.
— ¡Pero esto es inmenso!—exclamo yo. —¡Un millón de duros!—contesta la¬ cónica y elocuentemente Sureda. Encontramos á poco junto al camino un pino solitario, que eleva su tronco recto, liso, y extiende en el axui su copa redonda perfecta. —Este pino—digo yo—¿no será yá del archiduque? El archiduque ama apasionadamente los árboles; en sus dominios no se corta jamás ni la rama más pequeña. —No—contesta Sureda;—este árbol no es del archiduque, pero él lo comprará. Una vez él vió una encina soberbia, gi¬ gantesca, y la compró, juntamente con el ruedo de tierra que cogía su copa, por
500 duros.
La carretera comienza á descender de
la montaña; á lo lejos, allá en lo hondo, en lo profundo del valle, se divisa ya el
blanco caserío de Sólier. Recorremos uu
puente, pasamos entre bardales de huer¬ tas y herrenales y nos encontramos eu un pueblecillo de calles estrechas y lim¬ pias. Todos los pueblos montañeses son limpios. Sólier tiene las casas de piedra gris y las ventanas verdes. Al pasar atis. bamos los zaguanes claros, blancos y anchos de las casas viejas. D. Jerónimo
Estades nos espera en su puerta; estre¬
chamos la mano de este correcto y afable caballero y entramos en la casa.
—Sería necesario—me dijo D. Jeróni¬ mo—que usted viviera algunos dias eu Sólier para que se formara usted idea de lo que es este pueblo. Vale la pena; Só¬ lier es un pueblo único en España. Hace algunos años una plaga destruyó los naranjos de Sólier; la población no tuvo más remedio que emigrar; se fué mucha gente á América y á la Francia de! Me¬ diodía; allí se enriquecieron casi todos,
montaron industrias, fundaron casas co¬
merciales. y como el mallorquín es muy amante de su patria, unos volvieron aquí definitivamente y otros no dejaron de
hacer una visita casi todos los años. Y
claro está que unos y otros emplearan parte de su capital eu hacer producir y mejorar sus tierras de Sólier. De ?st«

SOLLER

■f

-

^odOj lo que se consideró una desgra¬ aproximando, el carruaje pasa con len¬ taigne y reverenciar á Gracián, que 2.° Que se deroguen las disposicio¬ nombre de finques, lo qual significa au- j

cia,, fué un acaso feliz. Un solo dato bas¬ titud junto á nosotros y entonces ante compartimos con él su admiración para nes que determinaron la aplicación á ment de riquesa encara que no 'u sápi-

cará á usted para formarse idea de este ■■pueblo.-Sóller no cuenta más de 8.000 habitantes..Pues bien; hace poco acaban de reunirse en la población setecientos mil duros para construir un ferrocarril:
-eide Sóller á Palma...
Un criado viene á avisar que la comida fisfeá á punto. Comemos espléndidamen¬ te.; á los postres vienen el señor alcalde,

nuestros ojos, que se perdían, rígidos é inmóviles, en el lejano verdor de los na¬ ranjos ó de los olivos, se interponen las siluetas de los viajeros... Nosotros nos fijamos en uno: éste es joven, un poco .grueso, su cara es colorada, lleva afei¬ tados el bigote y la barba, es rubio, usa un pequeño monóculo. ¿Quién es ese viajero? ¿Cómo se llamará? ¿Qué nego¬

con el carácter altanero y raudo de Mau¬ ra, (¿le habrá comunicado Azorín, en su reciente entrevista, y para que Maura se lo diga á los académicos el significa¬ do de forcel?); también desconocerá Azo¬ rín que nosotros, como él, sentimos un íntimo desvío hacia los viejos, y que suscribimos con el mayor alborozo (ade¬ más del contra-homenaje á Echegaray)

dichos productos de la tarifa recargada con un 50 por 100.
En el preámbulo del real decreto se califica el acuerdo del convenio ad-referendim, pues por la índole de nuestras concesiones estipuladas habrá de ser presentado al Parlamento.
Dicho real decreto «ad-referendum»
regirá hasta el 20 de noviembre, plazo

guen comprender molts de rutinaria qui
han sentít á di, y s' empeñen en creurer, qu' una carretera par dins una propiedat lo mateix qu‘ una síquia amb corred ctj
aygo continua, son grands perjudicó
quant es tant lo contrari, que tots ets propietaris inteligents pagarien amb gust perqu'hey passás, en llóch de demaná

el señor juez, un periodista de la locali¬ cios le traen?

la afirmación enorme, rotunda y feroz en el que es de esperar que el Parlamen¬ indemnizacions, y se mostrarien encara

dad y otros amigos del Br. Estañes. -To¬ ¿Tendremos necesidad de añadir que que el Azorín iconoclasta estampó en to haya resuelto sobre el particular.

de lo més agrahits á qualsevól qui amb

dos charlamos hasta media tarde; luego, este viajero un poco grueso, afeitado, «Alma Española», hablando de los viejos

Como consecuencia de este conve¬ tais millores los volgués 'favorí. Un1 al- ¡

nosotros los expedicionarios, tomamos colorado, que lleva un pequeño monócu¬ en un momento en que Maeztu le infil¬ nio, desde el miércoles los productos tra sería es major tránsit, ó s‘ aument de

el carruaje y comenzamos á subir lenta¬ lo; qué ese joven rubio y taciturno es trara su nervioso verbo palpitante: «no¬ españoles exportados á aquella nación vida, perque á ses añades y vengudes d‘

mente á la raonta'fiarpor la ancha carre¬ tera que forma un zig^zag blanco entre las higueras,'los algarrobos y los almen¬ aros. Átrás; en’ lo hondo del valle, deja¬ mos el pueblo iluminado por los últimos rayos del sol.
Azorín.

Azorín, el querido, e! admirable Azorín?
*
¡Cómo! ¿Azorín está aquí'? ¿Es posible que le tengamos á dos pasos? ¿Azorín, el estimado Azorín ha permanecido y aca¬ so yantado en nuestro pueblo claro y

sotros (los jóvenes) valemos más, mu¬ chísimo más que éllos»
Arriba, el sol de Agosto ensangrienta con sus tintas los picachos bermejos; por
el valle se extiende una suave penum-
bra;‘los pájaros pían con suavidad, con

pagan con arreglo á la siguiente tarifa: Los vinos comnnes, por cada 100 li¬
tros, 8 francos.
Idem generosos, por el recargo sobre, el alcohol hasta los 18 grados, 8 francos.
Pescado» en conservas, en envases
hasta 3 kilos, 40 francos.

ets figuerenebs y demés interessats que se fessin per necessidat ó per gust, prest
s'hiunirien ses-d'es tourima universal
y ses de se sport gollerich (¡y vaja uns nóms mes estrambótichs qu'hem d'usá ‘vuy en día per pó de que'n mallorquí

iEe A-B C).

risueño como una pequeña ciudad le¬ somnolencia casi; al murmurio de una

Idem id. con más de 3 kilos. 1 franco. no mos entenguen!) lo qual aumentaría

vantina? Nosotros estamos un poco es¬ acequia se junta á intervalos el rumoreo

Naranjas y limones, libres.

s'animació dins aquesta valí pintoresca,

tupefactos, un ligero asombro nos con¬ tenue y quejumbroso de la brisa vesper¬ Uvas en paquetes postales franquea¬ alegre 'vuy dins sa seua etérna soledat

Ázorín
i jora rabio j iaeitaio
• Son las cinco de una tarde -domin¬
guera. Nosotros hemos escrito hasta dicha ho¬
ra; luego nos hemos aliñado un poco, hemos requerido algunas prendas de nuestro forcel. hemos agarrado nuestro pequeño bastón y con él hemos dado unos ligeros golpes en el suelo, y, sa¬ liendo de nuestro mechinal, nos marcha¬ mos ó paseo. Dos queridos amigos nues¬ tros, Julio y Pedro nos acompañan.
La carretera es blanca, reseca y polvo¬ rienta; el aire luminoso tiene vislumbres de añil purísimo encima de las monta¬ ñas rojas con sombras azules. Hablamos los tres no recordamos de qué asunto; sin duda nuestras,pulabras son irresolu¬ tas, frías, banales, como suelen serlo aquellas palabras con que se empiezan las charlas de los paseos; nuestra con¬ versación, que es tenue y casi tímida se apaga y queda en latencia, para brotar atrevida-con tonos calientes y acentos de sinceridad así quedos verdes bardales de
Los aledaños se esfumen en la mancha
dorada de las casitas del pueblo, así que el ambiente de las afueras esté limpio de la hipocresía, de la gazmoñería ingenua, del receloso espionaje de nuestros ama¬
bles convecinas: entonces sin temor de ser escuchados, sin el recelo que nos em¬
pequeñece ante ios atisbos de las co¬ madres, expondremos nuestra opinión
franca y atrevida sobre los indianos de nuestro pueblo, sobre política acaso y
sin duda no faltarán nuestros comenta¬
rios para Antonia. Pepita, Juana ó Isabel.

turba.

Azorín saca un papel y traza en él unos rasgos diminutos con un lápiz también diminuto, que luego hunde en su bolsillo; el pequeño filósofo con la cabeza apoyada en la palma siniestra

permanece impasible, mudo (esto es im¬

portante, su mámente importante) mien¬

tras sus compañeros parlotean y sonríen

á menudo; acaso no ha notado que nues¬

tra camisa es cómoda, blanda, holgada;

acaso no se ha fijado en que no ostenta

la pechera el gracioso bombeo nítido y

replanchado que denota, según la ex¬

periencia ha enseñado á Azorín, energía,

acometividad

quizás no se ha fijado

en nosotros y no sabe que los tres so¬

mos de esos hombres discretos que en

los pueblos llaman raro?; no sabe que

los tres somos fervientes admiradores

suyos, que con avidez leemos sus escri¬ tos, que conocemos sus libros, que ha¬ blamos de él, de Azorín, con mucha fre¬

cuencia y no menos simpatía; es fácil

quetampoco sepa que nosotros estamos enterados de un pequeño discurso que Azorín leyó á los ocho años en la blanca mesa de mármol de su Colegio
Con todo, nosotros creemos llegado el

momento oportuno, grave, solemne en

que nosotros lanzemos una pequeña ver¬ dad y es: que Azorín ea algo más que el cronista renombrado, que su estilo tiene además de la tersura y cristalinas trans¬ parencias de lago (esto, solo, sería exi¬ guo y demasiado vulgar) sino su azuli¬ na profundidad. En efecto, Azorín ha

transplantado al campo de la literatura el positivismo, la relatividad de Comte y Spencer, los pequeños hechos, los frívo¬ los sucesos de Maeterlinck; Azorín es un
modesto observador de la realidad y
discípulo de Montaigne que dijo: «la vida es varia, contradictoria y multifor¬

tina; pasan libélulas esbeltas y fugiti¬ dos, libres.

vas... Nosotros bajamos al torrente pará

Idem en id. hasta 5 kilos, 2‘50.

leer á Julio y á Pedro lo que hemos es¬

Idem en Otros envases, 5.

crito hasta las cinco de aquella tarde do¬

Almendras, libres.

minguera; con angustia vemos desapa¬ i recer la silueta lejana de Azorín entre -el

Corcho obrado, 30. Aceite de oliva en envases de más de

umbrío follaje de la angosta cañada que 10 kilos, libres.

atraviesa una blanca carretera, reseca y

Extracto de regaliz, 7.

polvorienta al igual de esos espíritus

rectos y envarados que no comprenden, que no pueden ni acaso llegarán nunca á paladear la sabrosa miel tempranera

El atentado contra Stolypine

que destilan las palabras del joven rubio Uno de los más brutales crímenes co¬

y taciturno.

Alonso Panza..

metidos por los terroristas rusos es el atentado que perpetraron el 25 del mes próximo pasado contra el presidente del

Consejo de ministros, Mr. Stolypine. á

Actualidades

quien atribuyen haber influido sobre ©1 Zar para que éste decretase la disolución
de k Dama.

La revolución en Cuba

Era día de recepción en la vivienda veraniega del primer ministro de Rusia.

En un la.ndó llegaron dos revoluciona¬

En algunos círculos de la Habana se cree que se pondrá fin al actual conflic¬ to entre los insurrectos y el gobierno, por medio de un compromiso mútuo, no faltando quién cree que es éste el único medio para poner término á los actuales
desórdenes.
Créese, sin embargo, que Palma ha modificado su actitud y que ahora se opone á toda clase de negociacioñes pri¬ vadas con la mira de llegar á un arre¬ glo. A pesar de todo se reunirá esta
misma semana una comisión de vetera¬
nos, en que están representados todos los partidos, que ha de redactar los tér¬
minos del convenio de paz.
,*
De Nueva York dicen que la situación general ©n Cuba ha empeorado todavía, pues los insurrectos van ganando par¬

rios, disfrazado el uno con uniforme de
oficial de gendarmería y vestido de pai¬ sano el otro, y entraron en el vestíbulo. El portero les impidió el paso, y enton¬ ces dispararon la bomba de dinamita que llevaban para realizar su crimen. La parte delantera del edificio y el interior de la casa quedaron completamente de¬
rruidos.
Hubo 30 muertos y muchos heridos graves, entre los cuales se cuenta una joven de quince años y un niño de tres, hijos ambos de Stolypine. Este resultó ileso providencialmente, pero la desgra¬ cia de sus hijos le produjo una impre¬
sión horrible.
De los revolucionarios autores de la
explosión, uno quedó muerto en el lugar del suceso, y el otro, ligeramente heri¬ do, fué hecho prisionero.

sois pe' sa verdor d' una vegetació es¬ pléndida; pe-sa música melodiosa, dins ets para tjes freschs y ombrívols, d'obligats de rossiñól amb acompañament de fúyes que se móuen y d‘ aygo que can, y pe' sa bellesa d' ets paysatjes amb que sa vista se recrea, lo tnateix dins uu racó
amagat de natura lesa seuvatja, que si 1‘ esplayam pe'ses hermoses perspectives
de lo lluñedá.
Podría continuá enumerant ventatjes per T estil, que s' han d'obtení segurament amb una carretera de circunvalado, si no tengués pó de cansarvós; per altra part, es sol s* amaga y nóltros encara hem d'aná ariit á S'Illót á péu. si Den heu vól. Vos deixaretn; pero nó sensa
donarvos un consey, ja que sa casualidat j
ha fet que vos trobasseu 'vuy reunits aquí 1 ets principáis interesáis en construí aquesta vía ele comunícació, encara més necessaria que no ha estat ni desitiada: j es de que vos deixeu perdí*© sensa repa¬
ros, mes tóst amb gust, terreno, arbres,i
y quant bey importi, eudémes, amb tal j
de podé teñí uu' obra acabada, una ca i
Tretera de bón-de-veres, no inferió á cap de ses que se diuen reais perque s'Estat
no hi plafly ses pessetes amb so fí de que 1
quedín millores ben fetes y de duradapegan cossa á sa jodiióla, 1' amo 'a Nóíre,
que sé cért que no vos ne penedireu. ! Conten que San Pera, quant es seuj
Méstre feya y renovava hómos á cóps de martell demunt s‘ encruya y amb sa fornal ben encesa, los treya llevó ell amb uu garbellet á'n. es sol per eoneixer es grau de vivó d'ets de cada nova paste, rada, y en solía trobá sempre de tres castes-, uns, ets mes vius, ál£aven es cap y

'Quizá vamos pensando en silencio en me»; por eso perdurará, porque es pro¬ tidarios fm toda la parte oriental de la

se'n anaven per lo menos sortíend'es

el punto hacia el cual nos dirigimos, si realmente tenernos intención de dirigir¬ nos á «lg4n punto, ó bien buscamos te¬ ína que debatir ó, acaso, no pensamos mi nada,—y éste es el mayor placer que conocemos.—Puede ser que Julioó Pedro trunquen súbitamente este silencio di¬ ciendo: tengo mucho calor ¿no os parece

fundo, porque encarna bajo la epider¬ mis tenue y finísima, una médula po¬ tente de león. Hé aquí, además, una pequeña paradoja desconcertante, lo con¬ fesamos, inconcebible, estupenda, pero exacta, rigurosamente exacta: Azorín no es comprendido de la mayoría de los lec¬ tores á quienes deleita.

isla.
Preguntado Bryan sobre la probable
intervención de los Estados Unidos en
Cuba, ha dicho que pueden solamente
intervenir en el momento de ser llama¬
dos á ello por el mismo gobierno cuba¬ no, creyendo que Roosevelt se atenderá al tratado firmado por los Estados Uni¬

Lo que el mar devora
Cuando una catástrofe grande, como
la recientísima del Sirio. ocurre, des¬
piértase un sentimiento universal de
conmiseración hacia las victimas del . mar. Pero este sentimiento, dormido

garbell per anar á prende es sol un tros j mes enfóra; al tres, no tant despavilats ó j coratjosos coto ets primes, se'n anaveñ, sí, pero no gosaven sortí d‘ es garbell y1
se quedaven demunt sa vorera; y per fí
n‘ hi havía d‘ altres tant castañóles (per
meteumé s' expressió) que no tenien eyma

que efectivamente hace un calor insopor¬ Azorín ha penetrado en la república dos y Cuba, pues de otra suerte parece¬ mientras no experimenta una de estas per móurersé, y en mitx d'es garbell

table? Pero ni Julio ni Pedro tienen ca¬ de las letras con el bagaje, con los per¬ ría que quiere sostener á ciertos capita¬ fuertes sacudidas, estaría constantemen¬ quedaven: aquests eren, sensa duptes, ets

lor, cosa verdaderamente estupenda, ó trechos de las ciencias: Azorín conoce listas yanquis que hay en Cuba, quienes te despierto si las gentes se hicieran car¬ mes assoleyats.

no quieren hablar de éllo como personas finos detalles de fisiología; Cajal y Clau¬ han sido realmente los fomentadores de go del tesoro de vidas y haciendas que

Lió bé, molts d'ets hornos que com¬

discretas que son y nada vulgares; noso¬ tros percibimos nuestros pasos que el polvo apaga y hace sonar opacos y sor¬ dos con monotonía irritante; nosotros
estamos desolados; nosotros buscamos con afán algún asunto que no hallamos; mientras callamos cogemos del revés nuestro.pequeño bastón que solemos He¬ lar á modo de tizona; nosotros estamos

dio Bernard no le son desconocidos; Azorin posee una cultura sólida y ex¬ tensa; puede hacer gala de una erudi¬ ción selecta y pulcra, depurada por su gusto refinado y exquisito. Azorín no viene á derramar los tesoros de su pala¬ bra para «los que andan encaramados
sobre las altas muletas de la trascen¬
dencia» según la frase de Littré; por eso

la insurrección.
*
Algunos funcionarios del gobierno de la Habana han declarado que La Guayra está, desde hace tres dias, completamen¬ te cercada por las tropas del Gobierno.
Créese que bien pronto se verán obli¬ gados los rebeldes á aceptar la batalla que han hecho todo lo posible para

el mar devora todos los años. Es verda¬
deramente aterrador, pues si nos fijamos en los datos publicados por el Burean Vevitas, resulta que en .1.905 se ha traga¬ do el mar 389 vapores y 649 barcos de vela, en junto 1.038 embarcaciones, que dan un promedio de tres diarias.

ponen s'Ajnntament que teníu ara, son d'ets qui sor tiren d‘es garbell (sensa qu' aixú vulga di que no n‘ hi baja també
alguus d'ets qui quedaren á sa vorera,y flus y fot qualqu'un d'ets qui no's mogueren d' en mitx); aquests hornos, desih josos d' and endevant y de deixá memoria d' es seu pas p' es Consistóri sollerich

agobiados y sentimos que una vaga me¬ no gusta á los que pierden el tiempo co¬ evitar.

lancolía se adueña de nuestro espíritu. lumpiándose en metafísicas esferas, por

El doctor Cañizares, antiguo presiden¬

Cátedra Popula

amb obres de gran importancia y de molí j de profit p‘ es present y encara mes p‘ es j

De repente Julio exclama: —¿Conoees eso le tachan de frívolo los soberbios, los te de la Cámara de los diputados, ha da¬ ésos que vienen detrás de nosotros? En¬ altisonantes palabreros casteíarinos, los do á la publicidad una proclama, en la

pervení, no sería res d‘ estrafíy qu'es dia i Per lo qu‘ heus he dit (continuá es menos pensat s'oeupassin de vól tros y

tonces comenzamos á percibir el agrio chirrido de un vehículo, pero no volve¬ mos la cabeza para ver si conocemos á ésos que vienen detrás de nosotros, y no la volvemos porque ésa es nuestra
costumbre, no porque nos cueste gran trabajo efectuar ese sencillísimo mo¬
vimiento, pues, los músculos que han de producirlo se hallan completamente
á salvo de la tiranía de cuellos altos,
-nitidos, envarados; el vehículo que nos

teorizantes y los generalizadores, los extrareales, los que discuten graves y hueras elucubraciones que han de deci¬ dir del porvenii\\de la humana especie (Jales son sus palabras); ésos, en fin. que ignoran lo fatal de los sucesos, preten¬
den detener el sol con el dedo de un ni¬
ño—como dice Emerson;—ésos que no han sentido el secreto, el sutil, el intimo
impulso de lo subconsciente, todos ésos desprecian, porque no saben apreciarle,

cual invita al país á la revuelta.
*
De la Habana han comunicado que se
ha librado una gran batalla cerca de Ci ni fuegos que ha durado dos días, su¬ friendo ambos bandos las mayores pér¬ didas, circulando el rumor de que las tropas gubernamentales han sido derro¬ tadas y que los rebeldes se han apodera¬ do de Cienfuegos.

Doctó Cosme) ja veys qual es sa meua opinió, que desitjaveu eoneixer: que vos heu d' uní, y qul heu de fé quants de sacrificis sien necessaris per arribó á teñí lo mes prest posible una carretera ampia y hermosa, que, partint d'es camp de Ca ‘s Pupnt, puji es cóll d‘ en Borrossá y costeitx Son Llampayes, através Sa Figuera y baixi.pe'sa vorera d'es torrent cap á sa carretera d‘ es pórt, amb lo qual

d' aquest'obra qu* hey ha tants d'afíysj j teniu en projecta y que de projecta no
passa á pesar de haverhí tantes persones'
riques interessades, y vos cridassín. per fervos una exigencia igual ó parescudaa sa que sol fé sa Diputado á ‘n ets Ajantaments d‘ ets póbles quant de construí camíns se tracía. ¿Que respondrieu vol¬ teos si vos diguós s‘ Ajnntament,uu dia: «anam á fervos una carretera, ó voléna

sigue nos alcanzará y aún nos dejará á al «pequeño filósofo», esa caterva de

coBseguireu amb un pich un sens fí de que construigueu vóltros una carretera,

su zaga: todo esto es perfectamente na¬
tural. es altamente ineludible, es fatal,
y nosotros creeríamos cometer una pue¬ rilidad imperdonable, creeríamos mal¬ gastar un esfuerzo en acercarnos á aquéllo que camina hacia nosotros. Ade¬ más experimentamos una viva satisfac¬ ción en poder hacer una cosa y no ha¬

Kantianos tremebundos, de echegarayistas truculentos, de dogmáticos á lo Fray Candil, de dicentescos de sangre agriada como alcohol rojo y espumante.
Azorín torna á sacar el papel y el lᬠpiz para hacer un nuevo apunte; no se cura poco ni mucho de nosotros que hollamos el polvo de la carretera sudo¬

El tratado con Suiza
La Gaceta de Madrid del lunes publica un decreto disponiendo:
l.° Que á partir del o del actual se aplique á los productos originarios de Suiza la segunda tarifa de los Aranceles,

ventatje.s. Sa protecció ó ajuda d‘ es Municipi y s' aument d' es nombre de paríícips, ó de coutribnyents, son dues já,
essencialíssimes una y altra per multiplicá ses provabilidats de teñí prest ca¬ rretera. Un1 altra sería es que, amb més kilómetros de camí estés per dins sa raa-

amb sa condició de qn'heu de cedí es terreno y heu de pagá la roitat de ses obres, posanthí es Municipi sc altra mitat»? Convé que tengueu apareyada sa contestació, per si acás sa proposició se fés, que tot podría 'ssé. ¡Diuen que may es mes fácil que plóga que quant hey

cerla.

rosos y jadeantes; Azorín no sabe que con las rebajas estipuladas en los trata¬ teixa comarca, estallen creuades, y per ha molt de temps que no ha plogntl

V con efecto el carruaje se ha ido nos ha hecho leer los «Bssais» de Mon¬ dos vigentes.

lo mot.eix mes hen servides, un major

Y amb aíxó períwetettmós que vos dei

SOLLER

r>

jera, per més que sa compañía mos agrad del Estado, economizando así las obras En el sorteo celebrado en la Audien¬ esto significaría por el absoluto cerra¬ blicación del mismo no se ha producido

molt, tant, qu‘ amb gust quedariem per de la contracurva proyectada. Además cia Territorial de Palma, de los indivi¬ miento del mercado francés á nuestros reclamación alguna, se considerará nulo

continuá parlaut amb vóltros d‘ assuutos con el proyecto del Sr. Steinberg podría duos que deben formar el Tribunal del productos, que implicarían aquellos exa¬ y de ningún valor el documento extra¬

tan agradables tota sa vetlada, Dignent aqüestes páranles es men
compañero, tots dos mos aixecarem per partí.
Pero vat-aquí qu‘ un criat ja ha posat
en mitx de sa carrera una taula redona,

prolongarse el tranvía hasta el puerto, lo cual conceptuamos de grandísima im portancia, y podríase construir además
la estación de Sóller en un punto más
céntrico que el señalado actualmente. Los trenes se compondrían de 2 coches

Jurado en las causas señaladas para el actual cuatrimestre, resultaron elegidos los vecinos de esta ciudad señores don
Amador Eusefíat Borrás, del grupo de Capacidades, y D. Francisco Pons Ma¬ yol, del grupo de Cabezas de familia.

gerados derechos, cuanto que además, quedarían también completamente pa¬ ralizados y sin negocios de ninguna cla¬ se, los cuatrocientos ó más almacenes y casas de comercio que hay de hijos de Sóller, esparcidos por Francia, apenas hoy resistentes al nuevo estado difícil

viado y se-entregará al señor depositante el duplicado que solicita. ....
Sóller 6 de Septiembre de 1906.—El Director Gereute, Damián Magraner.
Círculo Sollerense

y ses criades hey han posat demuut unes de 50 asientos cada uno y 2 vagones de

que Íes ha creado la súbita baja del.cam¬

estovayes mes blanques que la neu. Demunt aqüestes, amb un tancá y obrí d‘ uys, cóm si fos un catnvi de decoració á
un teatro es día de fundó de mágia, comparagné una palangana plena de galletó, un' altra de copes de crestay, dues botelles, y un garrafét forrats de verdnchs blanchs, amb una cinta p‘ es cóll
d‘ ets colors de sa nóstra bandera nacio¬
nal. Es mateix criat qui havía duyt sa taula, vengué póch després amb una gerreta blanca de Felanitx plena dl aygo fresca, es mateix temps quValtres copes mes grands devora ses petites eren colo-
cades.
—Es segú que teniu es cañó sech (digué es señó de la casa) y ño mos fareu es desayre de partí seusa havé acceptat qualque coseta qn‘ el vos puga refreseá. Ja que no podem brinda encara pe‘ s‘ iuauguració de sa carretera, ni pe‘ sa co-

carga de 5 toneladas, pudiendo desarro¬
llar una fuerza de 120 caballos nomina¬
les, con una velocidad de 50 á 60 kiló¬ metros por hora, en el llano, empleando en el trayecto de 45 á 50 minutos.
Las descargas admosféricas se harían desaparecer por multitud de pararrayos, instalados en los postes de la línea, en los coches motrices y en la central.
La compañía Ferrocarril Palma Sóller,
estudiará con detenimiento asunto tan
delicado, y optará el sistema que mas conveniente crea ha de ser para los inte reses que le están encomendados.
Estas son, en resumen, las noticias que nos es dado comunicar hoy á nues¬ tros apreciables lectores.
El sábado último tomó posesión de la escuela pública de niños de Biniaraix don Francisco Chavarria Domingo, nombrado

En la mañana de hoy ha fondeado en nuestro puerto el vapor de esta matrícu la «Villa de Sóller» con procedencia de Marsella, Cette y Barcelona, habiendo realizado el viaje sin novedad alguna. Ha sido portador de numerosos efectos y al¬ gunos pasajeros.
Dicho buque filé á Marsella para que se le practicara la limpia de fondos.
Saldrá nuevamente para los puntos de su itinerario el próximo lunes á la hora
de costumbre.
Mañana y pasado mañana celebra fies ta cívico-religiosa el vecino pueblo de Fornalntx, con motivo de la Natividad
de Nuestra Señora.
A pesar de que no sean muchos los atractivos de dicha fiesta, es probable que, como siempre, asistan á la misma muchos sqllerenses.
-V v ''

bio de los francos.
Por lo expuesto: Suplicamos á V. E. que en las. nego¬ ciaciones pendientes que se prantiquen
en lo sucesivo, respecto del tratado de
comercio con Francia, se tenga muy en cuenta la índole de Mallorca, esencial¬ mente agrícola y que se procure por tanto, por todos ios medios posibles, co¬ mo una cuestión de vida ó muerte para esta comarca, la rebaja de la tarifa fran¬
cesa, hasta alcanzar el nivel que actual¬ mente está en vigor, especialmente en naranjas y limones, mandarinas, higos secos, vinos y almendrón.
Dios guarde á V. E. muchos años, etc.» Enterada la Corporación acordó apro¬
barla. No habiendo otros asuntos de que
tratar se levantó la sesión.
CULTOS SAGRADOS

Habiendo terminado los trabajos de
reforma de Reglamento la Comisión nombrada por la Junta General ordina¬ ria de este año, se participa á los señores socios que. el proyecto del mismo se halla
de manifiesto en la Secretaría de esta sociedad á efectos de modificación. Al
propio tiempo se convoca á Junta Gene¬ ral extraordinaria para el día 9 do Sep¬ tiembre próximo, á las ciiatro de lá tar¬ de, para proceder a impugnar ó aprobar el referido Reglamento.
Sóller día 30 de Agosto de 1906.---El
Presidente, Lorenzo Alón.
Esta sociedad celebrará la Junta Ge¬
neral ordinaria pasado mañana, día 9, á
las seis de la tarde.

locació de sa primera pedra, ¡risquera, recientemente maestro en propiedad de sempre brindarém perque s‘ idéa no ‘s dicha escuela, en virtud de concurso de

Por los individuos de la guardia muni

Lo que se hace público para conoci¬ En la iglesia parroquial.—Mañana miento de los socios.

muyra y perque dl aquesta reunió en sur¬ tí qualque cósa de profit; lo que no pód
*ssé de menos si tots ets reunits queden
tant conven^uts cóm jó amb ses rahons <d‘ es Poetó Cósme y acepten cóm jó ets 'conseys que mos acaba de doná.

traslado; habiendo cesado el maestro que interinamente la regentaba D. Jaime
Borrás Ferrer.
El domingo último buen número de personas de esta ciudad se trasladaron á

cipal ha sido detenido y puesto á dispo¬ sición del Juzgado, un sujeto llamado Antonio Tortella Cuart, natural de Cam-
panet, autor de la sustracción de un reloj de plata de una casa cíe la calle de San
Juan.

sábado, día 8, se celebrará solemne fies¬ Sóller 7 de Septiembre de 1906.—El ta en honor de la Coinpatrona de esta Presidente, Antonio Enseñat.

parroquia, la Virgen de Buen Año. A •

las nueve y media, se cantarán las horas

menores y después la Misa mayor con

sermón. A la tarde habrá explicación del

Por acuerdo de kv Junta de Gobierno

Respongueren tots que sí, qu‘ bey -quedaven y que los acepta ven, y 1‘ amo ‘n Nófre y tot va fé demostracións de que no ‘u prometía de llengo, sino de có.
Antes de comengá sa refrescada trób que ‘m convendrá tayá, no fos cósa que

Valldemosa para asistir á la fiesta de la Cartuja que se celebraba en aquel pueblo.
En el oficio de la mañana, que se dijo
con toda solemnidad en el convento de
la Cartuja, tomó parte el renombrado

En la Alquería del Conde mañana y pasado mañana habrá fiesta callejera, además de la religiosa que anunciamos
en la sección de Cultos. Amenizará las
veladas una banda de música.

catecismo; y al anochecer vísperas y completas y después tendrá lugar el ejer¬ cicio mensual en obsequio de la Concep¬
ción Inmaculada de María.
Domingo día 9.—A las nueve y media, horas menores y la Misa mayor con ser¬

se hace presente á ios señores accionis¬ tas que, desde el día 15 de Septiembre
próximo, hasta ei 15 de Noviembre dei
corriente año, quedara abierto el pago del segundo dividendo pasivo del 12 y medio por ciento, en Sóller, en las Ofi¬
cinas del Banco de Sóller, en las de la

llevó, amb sa boca dolqa just de pensá bajo JJetam, cantando el Salutaris de

—

;

món parroquial por el Rvdo. Sr. Cara Sucursal del Crédito Ralear y en las de

amb lo dol9 en que varem essé obsequiáis, Goula. Por la tarde hubo carreras de

EN EL AYUNTAMIENTO

Arcipreste. A la tarde, explicación de la esta sociedad, Príncipe 12, de 9 á 12, de

allargás tant aquest escrit qu‘ en el Só- niños y hombres en el predio Son Gual

doctrina cristiana; y al anochecer, víspe¬ todos los días laborables, y en Palma

ller no m‘ haguessin guárdat llóch abastament per publicarló. Tayém, ydó, y ja
5n toruarém parht d‘ aquí á vuyt dies.

y por la noche fuegos artificiales, música por la Banda Municipal de Palma y baile al estilo del país hasta avanzada

Sesión del día l.° Septiembre de 1906 La presidió el Alcalde Sr. Serra, asis¬

ras y completas.
En el oratorio de la Alquería del Con¬
de.—Fiesta dedicada al Dulcísimo Nom¬

quedará también abierto el pago de dicho
dividendo en las sociedades Crédito Ba¬
lear y Fomento Agrícola de Mallorca, durante el mismo tiempo y en las horas

Tófol.

hora de la noche.
La animación que reinó fné mucha.

tiendo á ella ¡os Concejales señores Es¬ bre de María.

de Oficinas que en las mismas tengan

calas, Rotger, Morell, Joy, Castañer Ar¬

i

establecidas.

Mañana sábado, día 8.—Al anochecer

bona, Rullán', Ripoll, Canals. Castañer

Sóller 10 de Agosto de 1906.,—Por ei

Crónica Local

La semana pasada estuvo algunos días en esta ciudad el Delegado Especial de

ÍF.), Castañer Bernat, Frontera y Co¬
lono.
Faé leída y aprobada el acta de la se¬

ejercicio en preparación á la fiesta. Domingo, día 9. —A las siete y cuarto,
Misa de comunión general. A las nueve

Ferrocarril Palma-Sóller. Ei Presidente, Guillermo Colora.

En nuestro penúltimo número prome
timos á nuestros lectores dar detalles de

la Cruz Roja en Mallorca M. I. Sr. don Víctor Valenzuela Pbro.-Licenciado, dedi¬ cado á organizar en Sóller, con la ayuda

sión anterior. Se acordó verificar varios pagos.
Se dió cuenta de la exposición que es¬

y media, exposición de S. D. M. se can¬ tará tercia y la Misa mayor con música, después del Evangelio predicará el

Stas Aeaiimta |g Ceit®

V

*

1a. memoria trazada por el ingeniero ale¬ de D. Salvador Elias, una sección y su¬ te Ayuntamiento tiene acordado dirigir Rvdo. Sr. D. Antonio Rullán Pbro. Por

CONFECCIÓN PARISIÉN

mán Sr. Udo Steinberg en apoyo de la cursal de tan caritativa y benéfica insti¬ al Exorno. Sr. Ministro de Hacienda en la tarde, á las seis y media trisagio con

SISTEMA MARTÍ

tracción eléctrica Palma-Sóller.

para

el

ferrocarril

tución. La labor de ambos se vió coronada

súplica de que en las negociaciones que se practiquen respecto al tratado de co¬

exposición del Santísimo Sacramento.
En el oratorio de las Hermanas de la

AUTORIZADO POR EL GOBIERNO DE S M,
CON REAL PRIVILEGIO EXCLUSIVO

Habiendo tenido el gusto de hojear dicha Memoria, vamos hoy á cumplir lo prometido, sintiendo no disponer de es pació suficiente para transcribirla ín
tegra.
El Sr. Steinberg enumera en la memo ria las ventajas que á su modo de enten¬

por el éxito, pues el domingo último, en una reunión celebrada, después de haber explicado el Sr. Valenzuela en breves palabras los beneficios que reporta la Cruz Hoja á lá humanidad tanto en las ciudades como en los campos, en la paz como en la guerra, dió, en nombre de la

mercio con Francia, se tenga en cuenta los intereses de esta.comarca, la cual di¬
ce así:
«Excmo. Sr: El Ayuntamiento de Só¬ ller (Baleares), por propia iniciativa to¬ mada por acuerdo unánime de la Corpo¬ ración, el día 25 del mes último; y ade¬ más por recomendación expresa del Sin¬

Caridad. — Domingo, día 9, á las cuatro y media de la tarde, se celebrará el pia¬ doso ejercicio de la Buena Muerte en ho
ñor del Santo Cristo de la Salud.
SUBASTA

Enseñanza rápida, á quien disponga de poco tiempo.
Se participa á ias señoras y señoritas de esta ciudad, que además de la clase que tiene abierta la profesora Sita. Cardell, el próximo mes abrirá dos clases

der tiene la tracción eléctrica sobre la de
á vapor, y en ella hace constar con razo nes fundadas que es más económica: pri mero, en los gastos de construcción; se¬

Asamblea Suprema de la Asociación y como Delegado Especial en Mallorca de la misma, por constituida en Sóller la Sección de la Cruz Boja, quedando for¬

dicato Agrícola Sollerense, La Defensora Sollerense, Banco de Sóller, La Hormiga,
La Unión, Círculo Soilerense y otras en¬
tidades representativas de todos los ele¬

A voluntad de sus dueños, se saca á
pública subasta, la finca Ramada Can Maguededeu, sita en la Huerta de Abajo
de este término, tierra huerto de supe¬

más; lina de nueve a once de la mañana
y la otra de siete á nueve de la noche, por la mensualidad de cinco pesetas.
Las que concurran á estas clases usa¬ rán de las mismas ventajas que las otras,

gundo, en el consumo de fuerza, si bien confiesa que la eléctrica tiene una pérdida de un treinta por ciento; tercero, en los gastos generales, por ser más reducido el personal y no existir las costosas re¬

mada la Juuta Directiva por los siguien¬
tes señores:
Presidentes honorarios.—Sr. Alcalde, Rvdo. Cura-párroco y Sr. Juez muni¬ cipal.

mentos productores de esta ciudad, con el mayor respeto á V. E. expone:
Muy bien se nos alcanza Excmo. se¬ ñor, lo ardua que es siempre la goberna¬ ción del Estado, mayormente, cuando se trata de problemas que no sólo atan en

rior calidad, cotí muchos y variados ár¬ boles frutales; con dos casas rústicas y otras dependencias; de extensión en jun¬
to cosa de dos cuarteradas tres cuartones
65 destres, ó lo que fuese; con el derecho

tanto cortarán corno confeccionarán cuan¬
tas prendas se les ofrezcan por difíciles que sean, y además podrán llevarse tra¬ bajo preparado para hacer en sus casas.
Todas las almonas que concurran á
esta Academia participarán de los ade¬

paraciones de locomotoras, talleres para

Presidente-Delegado.—D. Pedro Coll á los súbditos del mismo país en gene¬ anejo de 2 horas 23 minutos semanales lantos que han inventado este año de

este objeto, limpieza de las calderas, ele¬ Estarles.

ral, sino’que trmbién se refieren de mo¬ de las fuentes de la Olla, de la Vrillalon- 1906.

vación de aguas, etc., etc.; y cuarto, en el tiempo que se economiza, por ser de
menor peso el convoy eléctrico, llevar

Sub Delegado —D. Juan Coll Peña.
Vice-Presidentes.—D. Pedro Alcover
Maspons, D. Jaime Torrens Calafat y

do distinto, á diferentes regiones, y has¬ ta participan del carácter de internacio¬
nales.

ga y reclusa del torrente Mayor, y un
cuarto de hora también semanal de la
fuente de la Villalonga.

Una vez terminada la enseñanza y
práctica correspondiente, las alumnos que
deseen dedicarse cómodamente al .arte de
confecciones, .sin necesidad de intervenir

mayor velocidad y ser la línea 5 kilóme¬ tros más corta, por evitarse la curva que con tracción á vapor se ha de dar para llegar á Sóller, aduciendo que la tracción eléctrica puede desarrollar mayor veloci dad, sin peligro alguno, por la sencillísi¬ ma facilidad con que se frena, casi al

D. Jerónimo Estades Llabrés.
Secretario.—D. Damián Mayol Aleo
ver.
Vice-Secretarios.— D. Juán Pizá Fron¬
tera, D. Gaspar Borrás Ferrer y D. Gui¬
llermo Valls Valls.
Tesorero—-D. Jaime A. Mayol Arbona.

En este sentido, comprendemos per¬
fectamente cuan difícil ha de ser al Go¬
bierno de que V. E. forma parte, aunar y atender, en el tratado internacional que se está negociando con Francia, las aspiraciones é intereses de las diversas regiones de España, tan heterogéneas, haciéndolas compatibles y harmónicas

La subasta tendrá lagar por medio de pujas á la llana, en Sóller en la oficina del Notario D. Pedro Alcover, á las diez
y media del día 16 de los corrientes y demás dias sucesivos que conviniesen, á la misma hora, con arreglo al pliego de condiciones y títulos de propiedad que

con el público, la Academia les ofrece
trabajo todo el año, bien retribuido, para ejecutarlo en la Academia.
Para más detalles consúltese á la pro¬
fesora Sida. Cardell, calle do la Roma¬
guera n o 39. Catálogo- gratis á quien lo solicite.

segundo.

Contador.—D. Salvador Elias Capellas. con Ls de la otra nación contratante.

obran en poder de dicho Notario.

Luego manifiesta que la facilidad de

Vice Contador. — D. Miguel Seguí Oii

Por esto, no queremos molestar á

Sóller 6 de Septiembre de 1906.

frenar y arrancar un tren eléctrico per¬ ver.

V. E. con lamentaciones y protestas, de¬

Pruébese:, es la mejor recomendación.

mite la subida y apeaje, lo cual resulta Director de Ambulancia.—D. Ramón

favorable para los viajeros y puede im Lizana Ga^au.

pilcar aumento del número de los mismos.

Vocales.—D. Pedro Serra Cañellas,

No se puede negar que las comodida¬ D. José Pastor Castañer, D. Antonio

des del viajero serían infinitamente ma¬ Pons Estades, D. Damián Orell Casta-

yores en el coche eléctrico que en el fe fier, D. José Forteza Cortés y D. Fran

rrocárril á vapor, siendo una de las cisco Castañer Castañer.

principales el paso del túnel con esplen¬ Al felicitar á estos señores por la dis¬

dente luz y sin 'numo que tizne.

tinción de que han sido objeto, no pode¬

El trazado del ferrocarril* que es en mos menos de celebrar el establecimiento

el actual proyecto de 27 kilómetros, po¬ en esta ciudad de la benéfica institución

dría reducirse á unos 22 si se adoptara la de la Cruz Roja y ofrecerle nuestro mo

tracción eléctrica, pues desde la boca del desto apoyo.

túnel podría

aprovecharse

la

!
carretera

saforadas y estera poráneas,
Pero sí nos creernos en el deber inelu¬
dible de llamar su atención, sobre ias tarifas del arancel francés, referentes á
productos agrícolas mallorquines, que constituyen nuestra principal exporta¬ ción y por ende nuestra riqueza; tales como naranjas y limones, mandarinas, higos secos, vinos y almendrón y otros análogos, tan recargados, que alguno de ellos se ha quintuplicado, en el aran¬
cel que trata de ponerse en vigor el dos
del próximo Octubre. Y es tanto más importante este asunto
para Sóller, que además de ja'ruin o que

Mineo de Sídller

Se detalla en garrafones do á 2 litros y en botellas do a litro:

Un litro sin envaso. 0‘45 pesetas.

Habiendo acudido á esta sociedad don
Simón Vicens Barceló solicitando que se
le expida duplicado del depósito volunta¬
rio n.° 11932 constituido coU fecha 10 de

Una botella con envase, Pías. 0 60; sin envasé, 0150 Ptás,
Los garrafones de á- 2litros-, Ptas. 1‘50
menos 0!60'á la devolución del envase.
Los. garrafones van capsulados y íes

Jimio de 1904 por la cantidad de Pese corchos marcados ai fuego.y lo‘.mismo

tas 2472 40, reintegrable con previo, avi¬ so de 90 dias, que dice há extraviado, sa ba acordado hacer-presente por medio de este anuncio, á las personas á quienes

que das cápsulas marcan La Bastida, de P, Martínez. ~
El importe del garrafón se abona á
la devolución dé éste, en él único despa¬ cho, calle de San Bo.rtolO'fa¿, n.° 13, tn

pueda interesar, que si dentro el término Sóller.

« ,¡

.

•

de treinta dias á contar desde él de la pu¬

• • "IÜ®5El»»Mas**aaeeí5 tej»a«n»,ia

SOLLEH

j£5) FOULKrfM
LA a AMA ©JE SÁNDALO
—¡Cómo! ¿No es Yd. hijo también del ■ srfeor marqués? exclamó asombrada 4a
— «.Jifia na.
—No, señora: soy, como he -dicho, el - -ayuda de cámara de su hijo menor: el
primogénito está en alta mar mandando «n buque de guerra,., en fin. de todo es¬ to podrá informar á Yds. Margarita.
Esta se Labia-quedado inmóvil y como l petrificada; el Ungido parentesco de En¬
riquecen Santiago, le hacía ver que ha¬
bla caido en un horrible lazo: adelantó¬
se pálida y temblando hácia el ayuda de ■ cámara, y le dijo:
—Pero, señor, y© no estoy-casada con usted: yo lo estoy con Enrique... usted ine ha dicho que llegará esta tarde, y...
—E-3 verdad, el señorito Enrique debe llegar, no esta tarde, sino dentro de bre¬ ves instantes con su mujer, pues se ha •casado en Madrid con la hija de un du¬
que.
—¡Se ha casado! repitió maquinal men¬ te Margarita.

—38 ha casado, si, querida: luego ve¬ rás á su esposa, pues tú has de ser su
camarera.
—¡Mi hija criada! exclamó la señora
Cecilia con terror.
Pero se interrumpió porque había vis¬ to vacilar á Margarita, y solo tuvo tiem¬ po de correr á recibirla en sus brazos.
—No sé de qué se asombra, dijo San ¬ tiago con frialdad: se lo dije, y ahora, al verá Yds., parece llamarse engañada: lo siento, pero es mi mujer y no puedo
renunciar á ella.
En aquel momento se oyó un gran
ruido de coches.
— ¡Los señores! dijo Santiago: y salió presuroso al vestíbulo.
Sonaba en el patio un estruendo tu¬ multuoso: iban entrando carruajes en número crecido: de los dos primeros ba¬ jó la servidumbre: luego entraron otros
más suntuosos, de los cuales se apearon muchas señoras y caballeros.
Enrique bajó de una elegante berlina de viaje, y dió el brazo á una linda jóven, que no parecía pasar de los diez y
siete años.
El hijo del marqués estaba desconoci¬ do: la honda tristeza que durante sus
malhadados amores con la aristocrática
viuda había impreso tan profundas hue¬

llas en su semblante, dejaba lugar á una radiosa expresión de júbilo y bienestar: no era extraño; pues había hallado un corazón jóven puro como el suyo, que le había ayudado á romper el encanto fatal de su desgraciada y antigua pa¬
sión.
Enrique se había casado en Madrid, é iba á pasar la luna de miel á su castillo.
Los convidados debían irse por la no¬ che, y los jóvenes esposos se quedaban
allí con una reducida servidumbre.
XIY
«TULStioia, paternal
Así que Santiago salió á recibir á sus señores, quedaron solos Margarita y sus padres.
La jóven seguía desmayada, y su abuela la había acomodado en el canapé en que poco antes había estado recos¬
tada. Pronto invadió la multitud el vestíbu¬
lo, y los afligidos aldeanos pudieron ver los blancos vestidos de las jóvenes, que se precipitaron en él como una bandada de hermosas palomas.
Entre ellas iba Enrique dando el bra¬
zo á su esposa.

Era ésta una jovencita, como ya he dicho, de unos diez y siete años, algo delgada y de mediana estatura: tenía la tez morena, y los ojos y los cabellos ne¬ gros y hermosos: en su carita, fresca, rosada y graciosa, se pintaba una expre¬ sión llena á un mismo tiempo de viveza
y de bondad. Llevaba un vestido blanco y liso de
muselina; una manteleta de la misma tela, coquetamente guarnecida de volan¬ tes, y cerrada en el pecho con un lazo de cinta rosa y un sombrerito de paja: en la mano, que apoyaba en el brazo de Enrique, tenía su abanico de sándalo, y en la otra una sombrilla de seda blanca,
guarnecida de encaje. Cuando entró con su esposo en la sala
donde estaba Margarita con su abuela y su padre, empezaba aquella á volver en sí: su primera mirada se derramó lán¬ guidamente en derredor suyo, y se fijó en Enrique, que acompañaba á otra mu¬ jer.
Al verle pareció recobrar de repente toda su fuerza: levantóse rápidamente del sofá, corrió hácia él, y se dejó caer á sus piés, exclamando con una voz que partía de su corazón:
¡Enrique! La impetuosidad de su movimiento

había desprendido su papalina, que cayó
al suelo, descubriendo las hermosas ma¬
dejas de sus cabellos, rubios y sedosos. —¡Margarita! ¿qué me quieres? pre¬
guntó el jóven reconociéndola y mirán¬
dola con afectuoso interés: vamos, habla:
¿qué te sucede? —¡Enrique! ¡con que me han engaña¬
do! ¡no estoy casada contigo! exclamó
dolorosamente la desdichada.
Una carcajada general acogió aquellas palabras, incomprensibles para toáoslos concurrentes, é hizo cubrir de púrpura
la adusta frente de Benito.
—¡Pobre criatura! exclamó Enrique con una mirada de compasión: ¡ha per¬ dido la cabeza! ¿quién lo hubiera creído cuando cortaba, cantando por las tardes, las flores de la pradera?
—Señor, dijo entonces Benito adelan¬ tándose con firmeza, en tanto que la
buena Cecilia lloraba desconsoladamen¬
te: señor, esta infeliz no ha perdido la cabeza; ha sido, sí, el juguete de un in¬ fame que se abriga aquí en la casa de
V. E.
— ¡Qué dice usted, buen hombre? repuso Enrique: si alguno ha causado algún daño á Margarita, yo sabré cas¬ tigarle; pero antes necesito que rae diga...

ISLEÑA MARITIMA

POSTALES MR MUI VILLA DE SÓLLER

COIPASÍA mallobqijiia de vapores
VAPORES
.Míranjar«BeIíver«Catakíía,-Balea!,-IsIe83»Lulí5.
iba a: weeta
ENTRE

Ventas al por mayor y menor
y á precios reducidos, se sirven á los pueblos en embalajes á vuel¬ ta correo y sin aumento de pre¬ cio por el franqueo.
Catálogo y tarifa de precios gra¬ tis á quien lo solicite.
NOTA:—Cada pedido debe ir acom¬ pañado de su importe.
Dirigirse á
Juan Ferrer fwiiasp
PALMA DE MALLORCA

MARSELLA y PALMA-ARGEL

Servicio entre

SALIDA?

para Argel los Jueves,

para JVLrseüa los Sábados.

De Argel los Viernes.

De Marsella los Lunes.

'•Servicios combinados con fletes á fort-fait en conocimientos directos

-para Caüe5 Giferaltar, Tánger, Londres, Liverpool, Glagow, Manchester, Bristol, Ull, Baroburgo, Amberes, Rotterdam, Amsterdam y principales puertos de Italia, pa¬ ra les que igualmente se despachan pasajes via-Argel.
Los señores pasajeros que en Francia tomen billete para la Arge¬
lia, ó España via Palma, podrán permanecer en esta todos los días que les convenga, si bien combinando la salida con los vapores correos
de itinerario.

El vapor que sirve la línea Palma-Marsella, se reserva el derecho de hacer las escalas que le convengan.

Servicios esmerados y á buenos precios
MATEO COLOM
K.U.© Lazare-Carnot, 34
CETTE
Consignatario del vapor
“Villa de Stfller,,
SMMpm
VINO AL POR MAYOR

Salidas de Sóller para Barcelona: los dias 10, 20 y último de cada mes Salidas de Barcelona para Cette: los dias 1, 11 y 21 de id. id. Salidas de Cette para Barcelona: los dias 5, 15 y 25 de id. id. Salidas de Barcelona para Sóller: los dias 6, 16 y 26 de id. id.
CONSIGNATARIOS;—EN SÓLLER.—D. Guillermo Bernat, calle del Príncipe n.° 24.—EN BARCELONA. — D. J. Roura, Paseo de la Aduana, 25.—EN CETTE.—Mr. Mateo Colora, Rué Lazare -Oar-
not, 34.
NOTA.—Siempre que el día de salida de Sóller y Cette para Bar¬ celona coincida en sábado de día festivo, retrasará el vapor su salida 24 horas. —La salida de dicho buque del puerto de Barcelona para el de Sóller, será en todos los viajes á las ocho y media de la noche.
CASA ESFAÑOLA DE COMISION

COMISIÓN Y AJUSTE

REYNÉS PABLO COLL ^ F.
AUXOIIE (Cote cF Or)
SUCURSAL DE LA CASA COLL, de Dijón
Especialidad en patatas y demás artículos del pais.

JUAN ESTADAS

Exportación de productos industriales.—-Consigna' ción de frutos y primores.—-Subastas á los más altos

BIM11TI V PROPIETARIO
TELÉFONO
liEgilCAMAJSÍ (Ande)

precios de esta Plaza.—Comisión 5 por 100 arreglos inmediatos y se anticipan fondos y materiales á los
señores remitentes.

Expedición al por mayor de espárragos y toda clase
de legumbres.
Servido esmerado y económico

LA SOLLERENSE
DE
JOSÉ COLL CÉRBÍRE j PORT-BOC (Frontera Iranco-espaiola)

PASTOM-BS&BAT
Rk i( Joto ? t, d n i linii Hato ib tais II j 1!
BRUXELiIJE¡SI-(BelgiqHe)

LA ARTÍSTICA
CALLE DE LA LUNA N.° 30.— SÓLLER
rOfrece al público á precios sumamente económicos todos sus artículos como son: IMAGENES estatuarias de madera, piedra, mármol y fibra madera, decre tadas y ordenadas para su bendición ó indulgencias. CAPILLAS, ALTARES, ORNAMENTOS y sus reparaciones. ESTAMPERIA, CROMOS, OLEOGRAFIAS y FANTASIAS de todas cla¬

Aduanas, transportes, comisión, consignación y tránsito
Agencia especial para el trasbordo y reexpedición de naranjas, frutas frescas y pescados.
JARON FLUIDO GORGBT

tbahspobtib mnwMimmB
Comisión, — Representación, — Consignación, — Tránsito
Y PRECIOS ALZADOS PARft TODAS DESTINACIONES
Servicio especial para el transbordo y reexpedición de naranjas, frutas frescas y legumbres

ses en gran surtido.

MARCOS y MOLDURAS con rico muestrario y clase fina. ESPEJOS y CRISTALES de todas dimencioues en clase* superior. GRAN DEPOSITO DE TARJETAS POSTALES en colecciones y sueltas pa¬
ra felicitaciones.

Este jabón compuesto de hiel de
vaca, afrecho y salol, es de perfu¬ me finísimo y viene recomendado

AGENTES DE ADUANAS
CERBÉSE y PORT-BOU (Frontera Franco-Espafiola)

OBJETOS PROPIOS PARA REGALOS.
Clases y Precios ventajosos sobre todos los similares.
L' ASSIGÜRATRIGE ITALIANA

por la higiene moderna para la
limpieza del cutis, en sustitución del jabón en pastillas.
Indicadísimo y necesario para la¬ var la cara; por no producir esco¬

Corresponsales á GiVF.T, JEUM0NT y ERQUEUNNES (Frontera Franco-Belga)
TELEGRAMAS; Bauzá Cerbérs.—Bauzá Porí-Bou.
RAPIDEZ Y ECONOMÍA EN TODAS LAS OPERACIONES

Sociedad de seguros contra los
ACCIDENTES DEL TRABAJO

zor, consérvala tersa, sin manchas, granos, rojeces y arrugas prema¬
turas.
Usándolo en el baño preserva á

del Universo
DK

ESTABLECIDA. Eli MILÁN Y RECONOCIDA EN ESPASA

la piel y cuero cabelludo de toda enfermedad contagiosa.
Con su uso diario se conserva la

Vda. de j. serra
JM.AZA <>JG PALACIO-S.-BABCELOM

Capital social: 5.000.000 Liras
Habiéndose promulgado la Ley sobre los accidentes del trabajo de 30 de Enero último, esta importante Sociedad asegura todas- las indus¬ trias, mediante una prima, contra los riesgos indicados en dicha Ley.
Director de la Sucursal Española: D. MANUEL GES, Merced, 20, Barcelona.-—Para informes y demás, dirigirse al Agente principal,
HOMAR, Samarifcana, 16, Palma.—Agente en Sóller, ARNALDO
GASEELAS.

belleza eternamente.
Enviando Ptas. 3’00 se manda
el frasco á esta población, franco de porte, escribiendo al Centro de Anuncios de D. Juan González,—
PALMA DE MALLORCA.
Desde media docena frascos, des¬
cuentos según la importancia de los pedidos. A cada frasco acom¬
paña prospecto indicando la mane¬
ra de usarlo.

Hospedage desde 5 pesetas en adelante. Habitaciones desde una pe¬ seta, restaurant á 1a. carta, mesas particulares, se sirve á todas horas.
El Hotel del Universo está situado en uno de los sitios más im¬
portantes de la capital, dá plena fachada á la bonita y frondosa plaza de Palacio y paseos de la Aduana é Isabel II, donde cruzan todos los tranvías, y es el más próximo á la Aduana, Muelles, Compañías de Navegación, Bolsa, Gobernación y Estación de los Ferrocarriles de Francia, Tarragona, Valencia, Zaragoza y Madrid.
SÓLLER.—Imp. de «La Siaceri&ad»