AfiO XX.--2." EPOCft.-NUM. 97!
AfiO XX.--2." EPOCft.-NUM. 97!

II NOVIEMBRE DE 1905

PUNTOS DE SUSCRIPCION:
Sóller: Administración. Frangía: J. Marqués Arbona.—Rué Montmartre, 26, Paris. América: Sres. Marqués, Delgado y C.a—Arecibo—(Puer¬
to-Rico).

Fundador y Director-Propietario:
D. JUAN MARQUÉS ARBONA.

Redactor en Jefe:
D. DAMIAN MAYOL ALCOVER.

REDACCION Y ADMINISTRACION: Calle de San Bartolomé, n.° 17

-♦3o SÓLLER (Baleares) °S*-

PRECIOS DE SUSCRIPCIÓN:

): España:

0’50 pesetas al mes.

Extranjero: 0’75 francos id. id. PAGO ADELANTADO.

Número suelto O’IO pesetas.—Id. atrasado 0’20 Pesetas

La Redacción únicamente se hace solidaria de los escritos que se publiquen sin firma, seudónimo, inicial, ó signo determinado. De los que tal lleven, serán responsables sus autores.

Sección Literaria
LA MITAD DE LA DEUDA
I
Dios se lo pague todo, Hermana... Es V. la persona mejor que hay bajo la ca¬
pa del cielo... es V. un ángel... es Y. la mujer que más quiero en este mundo después de mi madre.
—Bueno, bueno. Juan; dó gracias á
Dios porque le ha salvado, y de mí no
vuelva á acordarse más en toda su vida
como no sea para encomendarme á Dios
en sus oraciones de cada día.
—¿Que no vuelva á acordarme yo de
Y.?... Vamos, Hermana, no diga V. dis¬
parates. Para eso es menester que antes
me olvide de Dios y deje de pensar en mi madre y se me seque el corazón en
el pecho como un pedazo de yesca, y de
hombre me convierta en un bruto... ¡eso
es!... porque ¿de quién quiere V. que me acuerde si no me acuerdo de V? A V. se lo debo todo; la vida, porque yo vine
aquí, es decir, yo no vine, me trajeron al hospital casi muerto por efecto de la
caída del andamio, y gracias á sus cui¬ dados he recobrado la salud, y me en¬ cuentro al presente bueno y sano como si nada hubiese sucedido... y después,
lo que vale más que la vida del cuerpo, la vida del alma, porque por V. he vuel¬
to á creer en Dios, y he rezado por vez
primera después de muchos años, mu¬
chos... desde chico. Además... —Sí, sí. cállese ya y acabe con todas
esas letanías, ó á última hora va á echar¬
lo todo á perder y vamos á dejar de ser amigos. Ni usted me debe á mí nada, ni hay para que decir lo que está diciendo...
¿entiende?
—Bueno, puesto que V. me lo manda,
obedezco y callo. Pero conste que yo
tengo derecho para publicar ea todas partes y bendecir á toda» horas su nom¬ bre. y para decir á la probe vieja, á mi madre que tantas lágrimas ha derrama¬ do por mí, que á V. le debo mi salva¬ ción... Con que. á lo dicho, Hermana; yo soy pobre, muy pobre, y no valgo ni sirvo para nada en este mundo como no sea para ejercitar la paciencia y la caridad de esos ángeles que se llaman sor Martas; pero mis fuerzas, mi sangre, mi vida, to¬
do es de V. No tiene más que desplegar
los labios, y me tiro de un tejado abajo
si esa es su voluntad.
—A ser bueno y honrado, Juan, y que
Dios le bendiga.
—Eso digo yo, que Dios eche sobre
V. más bendiciones que pelos tengo en
la cabeza, y forme para V. sola más cie¬ los que tejas tengo yo puestas por mi
mano en toda mi vida.
Y esto diciendo, el pobre mozo, en cu¬
yas mejillas había dejado la enfermedad
las huellas de una palidez intensa, se
enjugó con la punta de un pañuelo azul,
á cuadros, grande como una sábana, la lágrima que asomaba á sus ojos, y más despacio aún de lo que sus fuerzas débi¬ les todavía se lo consintieran, descendió la escalera' apoyado en el pasamanos de madera que brillaba de puro limpio, en tanto que sor Marta, ligera como un pájaro, se deslizaba á lo largo del corre¬ dor que daba paso á la sala de enfermos,
murmurando entre dientes:
—Pobre Juan... ¡qué agradecido es!..
¡Y qué alma tan grande y tan buena la suya... Dios le bendiga... Dios le bendi¬
ga...
II
Las campanas de la ciudad tocaban á rebato. De torre á torre y de campanario á campanario, las lenguas de bronce de cada iglesia, mandábanse en el viento la señal de alarma, y al pasar por el aire toda aquella lluvia de voces y sonidos diferentes dejaban en pos de sí estreme¬ cimientos de horror y gritos de angus¬ tia, congojas y temores alternando con voces de auxilio y llamadas de desespe¬
ra ansiedad.

Las gentes conocieron bien pronto lo que las campanas expresaban en su elo¬ cuente idioma, y por calles y ventanas sólo se oía la pregunta de
—¿Dónde es el fuego? —En el Hospital de Santa Cruz, res¬ pondían todos eorriendo en la dirección
del benéfico establecimiento.
¡Horrible espectáculo el que á la vista se ofrecía desde !a entrada de la plazole¬ ta en donde el Hospital se levantaba.
El cuadrangular edificio de ladrillo
rojo aparecía envuelto en una espesa nube de humo densísimo, que en largas
columnas se elevaban al cielo ennegre¬
ciendo la atmósfera diáfana y pura de
aquella ardorosa tarde de Julio, y por
cada uuo de sus huecos y ventanas sa¬ lían al exterior inmensas llamaradas que,
cual monstruosas serpientes de fuego, deslizábanse rápidas á lo largo de muros y paredes hasta romperse en torbellinos de chispas que daban al conjunto el as¬ pecto de una grandiosa función de fue¬ gos de pirotecnia.
Pocas veces se había visto en la ciudad
incendio tan voraz y destructor como aquel.
Los bomberos hacian desde el princi¬ pio desesperados esfuerzos por aislar el fuego, auxiliados por fuerzas de la guar¬ nición y por cuantos llevados de su arro¬ jo y habilidad podían prestar algún ser¬
vicio en tan terrible trance. Ante todo
habíase puesto especial cuidado en salvar á los enfermos, y en poco rato se había logrado trasladarlos á todos del mejor modo que fué posible á la calle, y luego
á distintos establecimientos de caridad.
Después se procuró hacer lo mismo con las Hermanas, que sorprendidas brusca¬ mente por el voraz elemento, pero sobre¬ puestas á su primer espanto, habían puesto toda su solicitud en la salvación de sus queridos enfermos, sin que ni por un momento siquiera pensaran en sal¬
varse á sí mismas ni salir de casa hasta
ver salvos á todos aquéllos.
El edificio comenzaba á cuartearse por
todos lados; el tejado se hundía con es¬ trépito, abriendo ancho cráter al volcán de llamas que en el interior ardían, y el
desplome completo del Hospital parecía inminente. Vigas que cual grandes ha¬
chones de resina se venían abajo ardien¬
do; tabiques que se desmoronaban como
si fueran de arena; muros enteros que
cedían y se derrumbaban no de otro modo que si se tratara de los muros de esas casitas de cartón que sirven de ju¬ guete á los niños; y por todas partes el fuego, el inmenso torbellino de fuego,
la tromba de llamas arrolladora y voraz
siguiendo su obra de destrucción, sin que de detener sus estragos fueran capa¬ ces ni el agua, ni las piquetas, ni medio
alguno.
¡Horrible espectáculo! —¿Falta alguna Hermana que salvar? preguntó á la superiora el jefe de los
bomberos.
—Sí, sí. contestó aquélla con indeci¬ ble expresión de sobresalto y angustia.
—Falta una, sor Marta... la pobre sor
Marta...
La noticia cundió con rapidez de re--
lámpago entre la compacta muchedum¬ bre, que, á alguna distancia del Hospital y formando espesa barrera de carne hu¬ mana, era á duras penas contenida pol¬
la Guardia civil destinada á mantener el
orden en medio de tanta confusión y
espanto...
De pronto, surgiendo entre el torbe¬
llino de llamas como el genio dantesco
de aquella escena aterradora y sublime
ea su misma desolación y grandeza,
apareció en el hueco de una de las ven¬ tanas del segundo piso un hombre, un
muchacho vigoroso y fuerte que entre sus brazos sostenía á sor Marta, pálida como la cera, el vestido en desorden y desmayada. Torrentes de llamas salpi¬ caban de chispas, á modo de encendida
espuma, sus pies, y oleadas de fuego pa¬
saban también rozando sus cabezas y
amenazando dejarles envueltos y sepul¬ tados entre aquellos dos abismos abrasa¬
dores.

Las miradas de todos los espectadores , detuviéronse como hipnotizados en la

tan sólo con mis recuerdos, siento que me arde la frente

aparición aquella, y un estremecimiento

y que va á estallar mi pecho.

de terror ahogó todos los gritos y mur¬

¡ Sí: yoestoy mala, muy mala!

mullos, conteniendo hasta la respiración

¡Madre mía, yo me muero!

en los labios. Hubo un momento solem¬

Veo en tropeles ridículos

ne de sepulcral silencio. No se compren¬ día como aquel muchacho pudiera haber

miles de fantasmas negros
que cruzan rápidos, rápidos...

llegado hasta allí, y mucho menos aún

¡Madre mía, yo me muero,

como pudiera sostenerse en aquel sitio.

me vuelvo loca, conozco

Un momento más, y él y sor Marta desa¬

que va á estallar mi cerebro!

parecerían para siempre en el abismo,

Mis ideas se consumen

aplastados, deshechos por ios muros ar¬

en llamaradas de fuego,

diendo.

y el corazón palpitante

—¡Una escala! gritó una voz.

quiere taladrarme el pecho.

Y cual rugido inmenso de cien mil

pechos exhalado por una sola garganta, ¡Una escala! repitieron millares de voces.
Lo que siguió fué obra de un momen¬ to. Acercóse una gran escala de madera; dos bomberos treparon por ella, y el

Las fuerzas ya me abandonan ¡Dios mío, acoged mi ruego! ¡Madre, madre mía, llévame, llévame contigo al cielo!

muchacho de arriba comenzó á deseen^

der poco á poco, pálido el rostro por la emoción, pero sonriente y tranquilo, sin

.Pelayo Vizuetk.

dejar nunca su preciosa carga, en el ins-

I-"1

taute mismo en que toda la techumbre del piso se desplomaba con horrible es¬

PENSAMIENTOS

truendo.
Abajo, en la agrisada heterogénea mu¬ chedumbre, un grito de aclamación y júbilo saludó al desconocido héroe, que de pie, jadeante, el labio convulso, con

Nada me saca tanto de quicio, como ver que me oponen una máxima insig¬ nificante y trivial, cuando mis razones
salen del fondo del corazón.—Goethe.

el cabello chamuscado, la brusa aguje¬

reada y casi hecha girones, y las manos llenas de heridas y quemaduras, parecía sonreír al sol, á la muchedumbre, al in¬
cendio... al universo entero con sonrisa
de santo orgullo y felicidad sin límites...

Un hombre no debería jamás aver¬ gonzarse de confesar sug yerros; porque haciendo semejante confesión, diría úni¬ camente que sabe más hoy de lo que sa¬ bía ayer.—Pope.

III

Cuando, gracias al agua fresca mez¬ clada con vinagre con que rociaron sus
sienes, sor Marta volvió en sí del desma¬
yo y fijó sus extraviados ojos en su sal¬ vador. toda su gratitud y todo su afecto lo expresó en esta sola palabra:
—¡Juan! Y Juan, correspondiendo con sonrisa
de inefable dulzura al cariño de la Her¬ mana. se limitó á decir:
— ¡Sor Marta! Aquellos dos nombres valían por todo
un poema. Y al retirarse á su casa, sin hacer caso
de la* aclamaciones y aplausos del pú¬ blico. decía Juan á los que le rodeaban:
—No me aplaudan Vds., recontra, por¬
que todavía no he pagado más que la mitad de la deuda que con sor Marta tengo pendiente... yo acabo de salvarle una vida, la del cuerpo, pero ella me salvó á mí dos vidas, la del cuerpo y la
del alma.
Norberto Toroal.
irr5==3*ftt5^SBBn—
LA HUÉRFANA
I
¡Madre, soy muy desgraciada! ¡Madre mía, tengo miedo! ¡Me encuentro sola, muy sola,
sin amparo ni consuelo!
¡Sí: me faltan tus caricias,
madre, me faltan tus besos!
¡Cuan feliz era contigo!
Y ahora que estás en el cielo,
¡cuán desgraciada! ¡Tan sólo
de ti conservo el recnerdo!
¡Diosmio! ¡Cuánta tristeza! ¡Qué soledad! ¡Qué aislamiento!
8in la madre de mi alma,
¡qué aborrecible, qué feo me parece el mundo! Madre; ¿por qué te fuiste tan lejos?
Ií
Me siento mala, muy mala:
mi corazón está enfermo.
¡Olí! ¡Qué ideas más horribles
cruzan por mi pensamiento!
¡Madre mia, sufro mucho,
siento un malestar inmenso!
Aquí, en este mundo, sola,

Agricultura
Yo quiero ser agricultor
Habla Manuel, un excelente tipógrafo, que tiene mucho de filósofo y que sabe muy bien lo que compone y lo que
dice: —Ya somos muchos los artesanos. La
vida se nos hace muy difícil: La competencia es grande. El trabajo escasea con frecuencia. Los empeños nos abruman. La carestía y la miseria agrian los
temperamentos de los miembros de la familia, y con frecuencia, la penuria convierte el hogar en un infierno, cuan¬ do con la holgura sería un paraíso.
La inteligencia del obrero, cada vez más desarrollada, y el perfeccionamiento de las máquinas, siempre en aumento, causan plétora de brazos.
Por lo tanto, hay que hacer otra cosa. La tierra es buena madre; nunca re¬ húsa los productos necesarios á la vida, sabiendo bien pedírselos: voy á hacerme agricultor. Bueno; está bien, ¿pero cómo? No puedo comprar terreno para culti¬ varlo, no tengo dinero. En cuanto á ser arrendatario, con las exigencias de los propietarios no hay que pensarlo, por¬ que no haría sino cambiar de miseria: Pero ¿será posible que yo, tanto como me aburro y sufro en la ciudad, no pue¬ da ir al campo á llenar mis gustos y vi¬ vir independiente? ¡Qué bien me las arreglaría yo en el campo! Si yo tuviera, para trabajarlas, sola¬ mente cuatro hectáreas de terreno, sería
el hombre más feliz de la tierra. Haría
üna casita de tres ó cuatro habitaciones
en medio del terreno: dividiría mi pose¬ sión en bastantes partes, como para te¬ ner muchas variedades de cultivos.
Tendría dos caballos aradores y carre¬ teros; los caballos son más propios para el servicio de la pequeña agricultura.
Me acuerdo haber leído que en los Es¬ tados Unidos del Norte, en muy pocas comarcas se sirven de los bueyes para las labranzas y los transportes, parque
son demasiado lentos en sus movimien¬
tos. Tendría, pues, dos caballos y dos

vacas para la cría de terneros y el pro¬
ducto de la leche.
Supongamos que ya soy agricultor. Veamos ahora que cultivaré yo: Construida la casa para la familia, hay que levantar unas cuadras para los ca¬ ballos y las vacas. Esto pida mucha atención. La comida no debe desperdi¬ ciarse; Jos pesebres han de estar limpios y algo alzados, para que el animal tenga la parte delantera más alta que la trase¬ ra, estando un poco inclinado el terreno para el escurrí miento del orín hacia la fosa que le será reservada; pues en agri¬ cultura lo más importante es la cuestión
de los abonos. Por esto tendré en un
punto á propósito del patio un esterco¬ lero cimentado, donde se depositará todo el estiércol de las cuadras, habiendo te¬
nido cuidado de echar paja debajo de los animales para que se impregüe bien de los principios amoniacales contenidos en las materias deyectadas y no deje perder ninguna.
En el montón de estiércol de cuadra
echaré un poco de sulfato de cal y tam¬ bién algo de la buena tierra vegetal, con el fin de aumentar lo más posible mis
elementos fertilizantes.
También haré terreros que rociaré A menudo con las aguas que se junten en
la fosa del orín.
Alimentaré y cuidaré mucho mis ca¬ ballos y vacas para que me den una bue¬ na suma de trabajo y productos de le¬ che, y, sobre todo, para que me den mu¬ cho abono, para mis sementeras.
Al efecto, dividiré mi terreno en ocha
lotes; tres para forrajes, en que cultivaré alfalfa, trébol y algunas gramíneas fi¬ nas; dos para cereales; dos para árboles frutales, hortalizas, patatas, garbanzos y otros productos leguminosos- y el otra lote para las casas.
Mi mujer y mis tres niños serán, mis
auxiliares más adictos.
Criaremos abejas que tanto producto en miel y cera dan en nuestro país, y cuán útiles son para !a fructificación det los árboles y de todas las plantas en ge¬ neral. Nos ocuparemos también del cul¬ tivo del gusano de seda.
Mantendremos gallinas, patos, ganzos y conejos.
Después de trabajar con inteligencia; y cuando veamos los productos llenar nuestros graneros y nuestra despensa, la vida nos será grata, porque nada nos faltará materialmente, y tendremos sa¬ tisfacción intelectual, porque los niños irán á la escuela, y recibiremos revistas amenas y científicas que podré yo ad¬ quirir con los productos que nos han de'
sobrar.
Y todo esto con solo cuatro hectáreas
de terreno.
¡Ah! Si los gobiernos supieran qué fe¬
lices harían, con mandar fraccionar las
tierras nacionales y arrendarlas á largos plazos, y á poco precio, á los millones de obreros que en número mayor van quedando, cada día, en la miseria y la zozobra, ¡cómo se apresurarían á ayudar á tantos necesitados, aumentando á la
7ez las producciones de la nación! También los propietarios deberían do¬
lerse de la miseria de los obreros, y di¬ vidir sus inmensas propiedades en pe¬ queños lotes y darles en arriendo enjitéutico á los artesanos que desean hacer¬ se pequeños agricultores.
Se despejaría así una de las incógnitas sociales más apremiante y se salvaría la humanidad de próximas é inevita ble desgracias.
De esta manera pensaba Manuel... Así piensan muchos obreros en la épo-
<?a actual.
Pero, las preocupaciones políticas def los gobiernos, aún de los más adelanta¬
dos, y la ceguera y el egoísmo de lo» feudos propietarios, hacen, que del desee? aí hecho, haya mucho trecho.

¡

Mar. Dúiiánd-Savoy.vf..

9

SÚLLER

Actualidades

El empréstito ruso

plaza y por los buques de guerra japone¬ dad, que fueron unánimemente aproba¬ El miércoles á las diez se rezó el San¬ ses fondeados en el puerto, haciéndose dos; sa nombró la Junta de Gobierno to Rosario en la iglesia del ex-convento

La muerte da 0‘ Donnell
ILa estancia de los bravos voluntarios eatalanes en Madrid, evoca los recuerdos
gloriosos de la guerra de Africa, y hoy (día 5). aniversario de la muerte del ge¬
neral ©• Donnell, es más viva la memo¬
ria de aquel caudillo que condujo nues¬ tras tropas ála victoria realzando el pres¬
tigio de -la'Patria.
Don Leopoldo 0* Donnell fué durante

El Míase imperial autorizando la emi¬ sión de un empréstito de 1.250 millones
de francos, se ha firmado el día 26 de Oc¬
tubre. En Francia quedarán colocados
640 millones. En Alemania, 410, 100 mi¬
llones en los Estado* Unidos y otros 100 en Inglaterra.
La nueva deuda será un 4 por 100 y se emitirá á 90; producirá, por lo tanto, 4,44 por 100 de interés anual. Será de los cuatro por cientos que más renta den;
nuestro Exterior da 4,35, los valores

después las visitas de costumbre entre la oficialidad del barco ruso y la de los japoneses y las autoridades de la ciudad.
Las visita* entre los que hace aún po¬ co tiempo eran mortales enemigos, fue¬ ron de un carácter que más podía califi¬ carse de cordial que de cortés.
Un asunto que dará mucho juego
No» referimos al tratado comercial an-

compuesta de 25 vocales, cuyos nombres
van á continuación: don Guillermo Co¬
lom Muntaner, don Jerónimo Estados
Llabrés, don Lorenzo Roses Borrás, don Jaime Torrens Calafat, don Jaime Juan
Joy Castañar, don Juan Morell Coll,
don Antonio Rotger Serra, don José Ri-
poll Magraner, don Bartolomé Arbona Pona, don Damián Magraner Morell,
don José Morell Mayol, don Antonio Ensefiat Oaparó, don Miguel Trias Al¬

de Franciscanos, y acto seguido fué con¬
ducido el cadáver á la última morada
celebrándose luego solemnes honras fú¬ nebres en la iglesia parroquial.
A uno y otro acto asistió numerosa
concurrencia, compuesta de todas las cla¬
ses sociales de esta ciudad, desde la más
elevada á la más humilde. Vimos tam¬
bién detrás del féretro al señor Alcalde, señor Juez Municipal y al Diputado pro¬
vincial D. Jerónimo Estades. Terminado

''cinco años capitán general de la isla de Cuba, ocho años ministro, y de ellos cin¬
co presidente del Consejo, dos veces ge¬ neral en jefe de ejército, gozando cuando
^mandó el de Africa de facultades omní¬
modas para manejar los millones que la
Nación había reunido para la guerra, y
este hombre que murió sin dejar bienes de fortuna y en edad relativamente jo¬
ven, pues no tenía más que cincuenta y -ocho años, bien merece un recuerdo que
renueve de cuando en cuando las nota¬
bles cualidades que le adornaban y los relevantes servicios que prestó á su Pa¬

americanos, argentino* y mejicanos,
producen 4,25.
Aunque Rusia, al pedir dinero, ofrece ventajas que otras naciones no dan, puede suceder que la emisión sea un fracaso. Apenas se supo en los mercados extranjeros que el tipo de emisión era 90 por 100, el antiguo 4 por 100 ruso empe¬ zó á bajar, llegando A cotizar 89,50. ¿Có¬ mo podrán coloearse en estas condicio¬
nes los 1.250 millones?
En mal momento quiere Rusia pedir al ahorro europeo cantidades tan consi¬ derables. Las noticias de la agitación re¬

glo-cubano, á cuya ratificación por par¬
te de Cuba se ofrecen muchas dificulta¬
des.
Opónense principalmente á dicha ra¬ tificación los banqueros y comerciantes españoles de la Habana, los cuales lo mismo que los yankis, hombres de ne gocios, opinan que además de ser el tra¬
tado en cuestión un golge mortal para
la prosperidad de Cuba, provocará por parte de los Estados Unidos varias re¬ presalias, entre ellas la de una negativa
á renovar su tratado de reciprocidad co¬
mercial con los cubanos, los cuales apo¬

cover, don Ramón Casasnovas Miró, don Miguel Bernat Oliver, don Bartolomé Colom Morell, don Pedro J. Mora Arbo¬ na, don Antonio Oliver Oliver, don Juan Puig Rullán, don Francisoo Castañar Castañer, don Damián Canals Bernatj
don Pablo Coll Ballester, don Pedro
A. Ripoll Estades, don Juan Mayol Marqués, don Bernardo Colom Barceló, y doce suplentes que son: don Antonio Castañer Bernat, don Damián Orell Castañer, don Jaime Morell Arbona, don José Sastre Caropaner, don Pedro A. Al¬

el oficio desfilaron los asistentes ante los
Hermanos, quienes en el atrio del templo despedían el duelo.
Descanse en paz el alma del Hermano Teodoro y sea lenitivo al dolor que expe¬ rimenta la Comunidad la confianza de que Dios habrá premiado con el galardón délos Justos las muchas virtudes del finado. Reciban los Hermanos la expre¬ sión de nuestro más sentido pésame.
D. Jaime Font y Monteros, Alcalde de Palma, nos ha remitido uu folleto con

tria.
En Julio de 1866 se vió libre de los
cuidados del Gobierno después de haber vencido en aquella memorable jornada
del 22 de Junio, en la cual corrieron tan
grave peligro las instituciones. Dominado por profunda amargura y
sintiendo los sinsabores de la ingratitud,
se marchó de España, y en Biarritz, en
la liúda playa francesa que tantas veces se ha unido á la historia contemporánea
durante ei pasado siglo, alquiló un mo¬ desto hotelito para pasar el verano.
O-Donnell era un hombre de gastos
sencillos, encariñado con su hogar,
amante fidelísimo de su esposa doña
Manuela, y que uo necesitaba para nada la ostentación ni el lujo. No tenía hijos,
y su sueldo le proporcionaba un regular pasar. Los que le vieron en aquel vera¬
no de 1866 gozando de dulce reposo á orillas del mar, paseando y leyendo las Revistas militares, que constituían su estudio predilecto, no imaginaban si¬
quiera que su fin estaba trau próximo.
Pasó perfectamente los meses de Agos¬ to. Septiembre y Octubre; al llegar No¬ viembre, como no quería de ningún mo¬ do volver á Madrid, proyectó cambiar

volucionaria en todos los ámbitos del
euorme Imperio son cada día más alar¬ mantes. El dinero «o puede menos de recordar que a! principio de los distur¬
bios, los comités revolucionarios declara¬
ron que si la revolución triunfaba, res¬ petaría las deudas anteriores, pero no
rocouocería las deudas por emitir. La acogida dispensada por los merca¬
dos europeos á las condiciones del em¬ préstito, constituyen una nueva dificul¬ tad. y no de las menos graves para el Gobierno ruso. O tendrá que rebajar el tipo de emisión, en cuyo caso sufriría su crédito gran quebranto, ó tendrá que renunciar á un empréstito que le es in¬ dispensable.
La noticia de que el Zar va á otorgar una Constitución y la idea de que la marcha de la revolución puede detenerse ante una nueva orientación política, tranquilizará por ahora los ánimos y quizá facilite la emisión; pero el ahorro no olvidará fácilmente los peligos pasa¬ dos. temerá que se reproduzca la alarma y no acudirá ahora al empréstito con la confianza que tuvo á raiz de la alianza
franco-rusa.

yan el ajustado con Inglaterra en el principio de que un aumento de compe¬ tencia mercantil evitará que el coraereio de la isla sea monopolizado por los nor¬
teamericano». Por esto consideran estos
el tratado anglo-cubano como un acto de hostilidad á los Estados Unidos.

Crónica Local

Ferrocarril Palma-Séller

$

'-

• • ! ■ ;r \\' ■ •" ••

'

El domingo último por la tarde tuvo lugar eu el salón teatro de la «Defensora
Soliéronse» el acto de la constitución de
la sociedad que ha de explotar la proyec¬ tada línea ferroviaria que ha de unirnos con la capital.
Nuestro apreciable colega «La Almudaina» en su número del miércoles publi¬
ca la reseña de dicha reunión, trazada
por su activo corresponsal señor Torrens^
el mismo día de la Junta magna. Noso. tros, aunque asistimos al acto nos con¬

cover Pons, don Guilermo Bernat Bo¬ rrás, don Miguel Ripoll Magraner, don Andrés Canals Arbona, don Juan Pizá Mayol, don José Ferrar Oliver, don An. tonio Mayol Simonet y don Miguel Forteza Pomar, y se firmó finalmente la es¬ critura social por todos los presentes, excepto un cortísimo número que mani¬
festaron no saber firmar.
La sociedad está formada por 7000 acciones que, á 100 duros una, compo¬ nen un total de 700,000 duros.
Las acciones suscritas y firmadas por
los señores accionistas asistentes al acto
fueron 4499 y sólo 2501 estuvieron re presentadas, que es una prueba eviden¬ te del interés despertado en los accionis¬ tas para asistir á la sesión inaugural.»
* **
«La Almudaina», al ocuparse de nues¬
tro ferrocarril encabeza su escrito con
este hermoso título: El triunfo. Y escribe de cosecha propia las siguientes líneas que enorgullecen á todo soliéronse.
«La ciudad de Sóller está de enhora

los datos principales del proyecto de un nuevo Matadero, cuya subasta se cele¬ brará próximamente.
Agradecemos la atención y de desear es que se vea pronto realizada tan im¬ portante obra, cuyo proyecto ha formado el arquitecto municipal D. Gaspar Bennasar y Moner.
La higiene pública y ornato de la ca¬ pital reclaman esta mejora.
El presupuesto de contrata asciende á la cantidad de 462.31 ll90 pesetas y el
matadero se construirá en la finca llama¬
da Huerto de San Juan ó Cas Enegistas
situada casi á la entrada de la carretera
que de Palma conduce á Vtlldemosa.
Hoy se practican los trabajos de des¬ carga del vapor «Villa de Sóller» que procedente de Cette y Barcelona ha fon¬ deado en nuestro puerto esta mañana, siendo portador de variados efectos.
Para los mismos puutos saldrá dicho buque, salvo fuerza mayor, el próximo lunes por la noche.
A causa del duro temporal que reinaba

su casita de Biarritz por otra de Pau, pa¬

gratulamos en copiarla; por ser viva buena. Adalides de todo cuanto sea un en el golfo de León tuvo que arribar y

ra pasar allí el invierno. En este proyec to estaba cuando sufrió una indigestión

Declaraciones de Nebogatoff

reproducción de lo que vimos y de lo que avance para nuestra querida isla, senti¬ permanecer el «Villa de Sóller* un dia

pensábamos escribir. Dice así:

mos grande satisfacción en publicar en eu la bahía de Rosas, al dirigirse en sn

que fué fácilmente dominada. Pero se

«Hoy se ha celebrado en esta nov«i el sitio más ostensible de nuestra hoja último viaje de Barcelona al puerto do

presentó en seguida una úlcera de mal Comunican de París que ha llegado á ciudad, el acto más transcendental y el acto trascendental realizado el domin¬ Cette.

carácter en la garganta, y en pos de ella se declaró terrible, implacable, aso-
Udor. el tifus.
La enfermedad fué tan rápida, que sus deudos y amigos, su hija política la es¬
posa del general Smitch, y su ayudante
D. Fernando 0‘ Lawlor y el marqués de Ahumada, que marcharon á Biarritz en

Marsella el almirante ruso Nebogatoff, el cual ha explicado por qué se rindió en
la batalla naval de Tsushima.
Dice el almirante que se rindió á Togo por humanidad, por salvar la vida de sus tripulantes, que tantas pruebas de valor heróico habían dado antes y du¬ rante el combate tan infausto para Ru¬

grandioso que seguramente registrará la Historia en lo que resta del presente si¬ glo. Hoy se ha visto palpablemente lo que puede y vale un pueblo cuando todos
sus moradores unidos resueltamente, ca minan á un fin determinado. Hoy se ha consumado el milagro, iniciado el 30 del

go en Sóller: la consolidación y cristali¬ zación del proyecto del ferrocarril Palraa-
Sóller.
Es la consagración del triunfo, de la voluntad y del amor á lo propio, á la tierra nativa para cuyo encumbramiento han entregado los que eu ella tienen ci¬

Mañana domingo es el día señalado para verificarse en toda España las elec¬ ciones de Concejales.
En esta ciudad, sin embargo de pre¬ verse que no habrá lucha, los conspicuos
mauro-couservadores trabajan el cuerpo

cuanto tuvieron noticia de la doleucia, sia.

pasado julio, de recaudar en menos de frados sus amores, fatigas y dinero, lo electoral en apoyo de su candidatura, que

le encontraron muerto. Murió el 5 de Noviembre á las diez
menos cuarto de la noche. EL cadáver fué embalsamado para
traerle á Madrid, y al pasar por Bayona se le tributaron, por orden expresa de Napoleón III, los honores de mariscal del Imperio.
Vinieron al lado del ferétro D. Carlos
O* Donnell, heredero de su título, y el duque de Tetuáu. que todos hemos co¬ nocido; su hijo político ei Sr. Vinyals, padre de la hermosa marquesa de Ayerbe; el marqués de Claramonte, pariente de! difunto, y sus ayudantes Ahumada, O' Lawlor y Queipo de Llano.
En Venta de Baños se unió al fúnebre
cortejo una comisión, compuesta del duque de Tamanes. D. Agustín Ulloa, Mautilla, el que fué después marqués de Villa Mantilla, el general Jovellar, León

Nebogatoff recibió el dia 28 orden del almirante Rodjestvensky de dirigirse á Vladivostok, y el dia 29 por la mañana, puso sus barcos eu marcha, cumpliendo
la orden recibida.
Tog-o le salió al encuentro con 27 bar¬ cos de combate y 42 torpederos.
Su escuadra se componía sólo de cua¬ tro acorazados y un destróyer.
Además dice el almirante ruso que le
faltaban muuiciones, no obstante lo
cual la tripulación estaba dispuesta á dejarse matar luchando con tan superio¬
res fuerzas.
« —Consideré—dice Nabogatoff—que este sacrificio no conduce á ninguna parte, y dominado por verdadera piedad hacia mis soldados, me decidí á pasar la vergüenza de una capitulación necesaria
antes de consentir el sacrificio de dos
mil hombres.

dos meses 700.000 duros, cautidad nece¬ saria para verificar la colosal obra del ferrocarril. En una palabra: hoy, ante el notario don Pedro Alcover Maspons, se
ha firmado la escritura social del Ferro¬
carril Palma Sóller, ante una reunión ha¬
bida en el teatro de la «Defensora Solié¬
ronse», á la cual han asistido un crecidísi¬ mo número de accionistas, presididos por el buen patricio don Guillermo Colom
Muntaner.
Los que conocían, á priori, el poder avasallador del pueblo de Sóller, los que conocían y sentían las pulsaciones y lati¬
dos de nuestros comerciantes allende los
Pirineos y cuantos tenían roce más ó menos directo con payeses, industriales y propietarios, para ninguno de todos estos ha habido sorpresa alguna, en cuanto se

grando que los laboriosos hijos de la flo¬ reciente ciudad puedan lanzar con toda la fuerza de sus pulmones el alegre y
consolador Eureía.
Queremos hacer llegar hasta el más recóndito lugar de Mallorca ei ejemplo que ofrecen hoy los hijos de Sóller, para que á su influjo nazca la noble emula¬ ción del trabajo y de la iniciativa, que prolongue la serie de reformas que en nuestra isla van desfilando y cuya reali¬ zación la transforma, adaptándola á las aceleradas pulsaciones del progreso.
Llégueles á quienes con su perseve¬ rancia, su fé y su entusiasmo han logra¬ do hacer dar á su pueblo tan larga zan¬ cada, nuestro aplauso y nuestra admi¬
ración.»

es la siguiente y la cual ha merecido puede decirse la aprobación general:
Distrito l.9—Secciones Convento y Rectoría
D. Pedro Serra Cafiellas.
» Miguel Forteza Pomar. * Jaime J. Joy Castañer.
» Antonio Castañer Arbona.
Distrito 2 9—Secciones Casa Consistorial
y Hospicio. -
D. Juan Morell Coll.
* Miguel Ripoll Magraner. * Antonio Rotger Serra.
» Guillermo Rufián Colom.
Distrito 32—Secciones Huerta y Can Guixa.
D. Francisco Castañer Castañer.

y Medina y Shee Sa&vedra.
En la estación del Norte, de Madrid,
esperaba toda la Unión liberal en tnasa,

El almirante ruso se queja amarga¬ mente de haber sido expulsado de la ma¬ rina rusa sin juzgarle previamente.

ha venido operando desde el primer día en que el proyecto del ferrocarril empezó á ser comidilla del vulgo, hasta la colo¬

Por fin el Cielo nos ha prodigado las lluvias que tanto necesitaban los cam¬ pos. El sábado y domingo cayó el agua

* Damián Canals Arbona.
*

y trasladado ei féretro á un carro fúne¬

Afirmó que era víctima de habladu¬ cación de la primera y por lo tanto más en abundancia, siguiéndoles á estos días

Suena para ocupar la Alcaldía desde

bre, se dirigió en imponente cortejo á la rías llevadas á San Petersburgo por el fundamental piedra, efectuada en la tar¬ otros lluviosos.

l.° de Enero del próximo año, fecha de

iglesia de San José, donde el cadáver quedó depositado en el suelo, pues ex¬ presamente había dispuesto el general en el testamento que no quería túmulo
ni música eu su entierro.
Este se verificó al día siguiente con
gran pompa, siendo presidido por el general Narváez, que era presidente del Consejo d** miuistros, llevando i su de¬ recha al duque de la Torre y 4 su izquierda al Patriarca de las Indias.

doctor Paan y algunos enfermeros. Estos son. según Nebogatoff, los jue¬
ces á quienes se ha atendido para deci¬
dir de su honra.
Espera ser juzgado eu debida forma y quiere ser fusilado, si el crimen de co¬ bardía que se le imputa se comprueba.
Rusos y japoneses se saludan

de de hoy. El salón de la Defensora presentaba
hermosísimo aspecto; todas las localida¬ des estaban ocupadas por grandes y pe¬ queños accionistas, notándose también la presencia de las Autoridades civil y ecle¬ siástica; al lado de uu trabajador que, cédula tu mano apuntaba su nombre en
la escritura social con una sola acción 1
venía un comerciante en naranjas ó fru¬

Sin embargo de ser grande la sequía eu las tierras, éstas hau entrado en sa¬ zón, lo cual ha dejado satisfechos á nues¬ tros agricultores.
El martes de la presente semana, á las dos y media de la tarde, entregó su alma al Criador, después de haber sufri¬ do con verdadera resignación cristiana la enfermedad que venía minando sa

la constitución del nuevo Ayuntamiento, el nombre de nuestro particular amigo D. Pedro Serra Cafiellas, distinguido mé¬ dico que goza en la ciudad de generales simpatías.
Mañana por la noche, como en domin¬
go* anteriores habrá función en el teatro
de la «Defensora Sollerense* que correrá á cargo de la compañía cómico dramática

El cadáver fué depositado en la Basí¬

lica de Atocha hasta que tuvo sepultura

definitiva en el monumento elevado por

suscripción nacional e» la iglesia de las

Salesas Reales, hoy parroquia de Santa
Bárbara, doude todos los años se cele¬

bra una misa de réquiem el día 5 de No.

viembre.

Un Madrileño.

Telegrafían de Tokio al Daily lelegraph Je Londres, dando eueuta de que al llegar procedente de Vladivostock á
Nagasaki ei crucero ruso «Bogatyr» que conduce á la comisión encargada de ne¬ gociar el regreso de los prisioneros ru¬ sos que hay en el Japón, hizo los salu¬ dos de ordenanza que fueron contesta¬

tos secos, que se comprometía bajo su
firma á tomar 50. Cerca de cinco horas
ha permanecido abierta la seción y du rauta ese largo tiempo la quietud y el si¬
lencio han sido la nota dominante de to
da la tarde.
Una vez apuntados todos los accionis¬ tas, el señor Alcover empezó á leer los

existencia y le ha llevado al sepulcro, el
Hermano Teodoro de las Escuelas Cris¬
tianas, en el siglo Enrique-Augusto-Al-
fredo Barrot y Daurelle.
El Hermano Teodoro ha sido arreba¬
tado & la vida en la mejor de su edad, cuando apenas contaba diez y ocho años y mucho podía prometerse de su virtud,

Usera-Ferráu.
Se pondrá en escena el aplaudido dra¬
ma en tres actos y en verso, •riginal d«í
eminente poeta mallorquín D. Juan Palou y Coll, titulado La Campana de la Almudaina y la divertida pieza El novio de D9 Inés del malogrado autor D. Ja¬ vier de Burgos..

dos tiro por tiro, por los fuertes de la Estatutos por que ha de regirse la socie vasta ilustración y talento.

SOLLER

3

CRÓNICA TEATRAL
Don Juán Tenorio
No viéndole, al pasar los fúnebres dia3 (más tristes por los nublados del cielo que por los fingidos del corazón) estába¬ mos en la confianza de no tener que asis¬ tir por esta vez á sus fieros desplantes y sus otras barrabasadas de peor jaez, nuestras delicias de rapazuelo temeroso y bobalicón; más, héos aqui que, á des¬ hora, de un tajo quiebra el sostén de n-uestra desesperanza. Y no fuera tan grande nuestro enojo á presentarse y re¬ presentarse de modo más conveniente: quién le representó (Ferránj no heredó
ni su nombre ni sus hechos ni sus ga¬
llardas arrogancias, y dudamos muy mucho que Don Juán Tenorio gritase como un energúmeno ni perpetrara tan airados y descomunales gestos, más bién propios de persona á quien lleva el dia¬ blo que de quién tranquilamente se le lleva y á otros cién habitadores del averno; á menos que el Tenorio de ho¬ gaño quiera degenerar en tenor y, con fin de lograrlo, se entregue á violentas pruebas de resistencia vocal ó aspire á ponerse en harmonía con nuestro tiem¬ po desembarazando el cinto de la espada y sustituirla con puños de boxeador. Su infortunado rival (Perelló) pecó por lo contrario en punto á movimientos, pués ni aun la espada sabía manejar con sol¬ tura, y por esa falta de habilidad pone¬ mos en cuarentena sus veinte y trés muertes, en competencia con Don Juán, por más que no negamos su destreza en otras armas menos homicidas y más bárbaras; no por óllo su desempeño deja de ser acreedor en parte á nuestra apro¬ bación. La bellísima Doña Inés (V. lise¬ ra) se mantuvo no á tanta altura como acostumbra, Brígida (Busutil) y Ciutti (Quetglas) echaron á perder su buena labor con alguna que otra exageración impropia de actores más no de payasos. Peral y Pol en sus cometidos de Butarelli y Comendador nos agradaron.
No queremos hablar de otras menu¬
dencias como son la de no saberse los
papeles, falta de comparsas, no sobra de galanuras de dicción, y aun de persona¬ jes por lo cual se imitó á' Frégoli de lo
lindo, en perjuicio de la naturalidad del drama, á bién que es honra y prez pare¬ cerse á los ministros españoles que á lo mejor lo son de Marina y á lo peor de Agricultura y todos debieran pasar por Instrucción.... privada; otrosi el decora¬ do del panteón con tumbas parecidas á cómodas ó semejantes á sa trona del Roser, y encima de él las dos muchachos, vestidos de blanco con gorra de cocine¬ ro, que oscilaban de un modo altamente cómico, no tan cómico, sin embargo, co¬
mo la muerte de Don Gonzalo simulada
con pistola y muerta á espada, conforme
advertía un aviso.
Fué, en suma, un drama con todas las
de sainete, y tales que bastaran á regoci¬ jar los huesos de Zorrilla que tan mal quiso á su Don Juán, hasta llegar al ex¬ tremo de escribir contra él lo que la crí¬
tica más enconada no acertara á decir.
Con todo ese fárrago de desaciertos agradó muchísimo, juzgando por los aplausos, á gran parte del público, agra¬ do que justifica esas palabras de FernanJlor: «el día en que anunciándose el Te¬ norio, estén vacíos los teatros, España habrá llegado á su civilización, pero no será España». Pués, es de saber que esa

parte del público es aquélla que asiste al tsatro dos veces al año: por ver el Rey Herodes y la otra que es ésta, entre re¬ güeldos de turrón y relamidas de bu¬
ñuelos.
* **
Séanos permitido apuntar cuatro no¬ tas ó comentarios bibliográficos sobre Don Juán Tenorio, en su mayor parte aprendidas del estudio acabadísimo de Pí y Margal 1.
Aquél, como los otros personajes le¬ gendarios, tiene un fundamento real y verdadero; hubo alguióu dotado de ex¬ traordinarias cualidades que la fantasía de la gente fué agrandando y ponderan, do: Hércules, Bernardo del Carpió, El Cid, Juana d‘ Are, Guillermo Tell, todos éllos envueltos por la lejana bruma de tiempos dorados y heróicos, vistiendo el ropaje sagrado y majestuoso de le¬ yenda, son ejemplos de este asecto. %
A las proezas de Don Juán Tenorio se las señala como punto de partida las del libertino don Miguel de Mañara, Caba¬ llero de Calatrava que vivió en Sevilla allá por los años del siglo XVII, el cual, al regresar á deshora de sus devaneos se perdió en un laberinto de oscuras calle¬ jas por el cual anduvo errante hasta ve¬ nir al suelo preso de abatimiento y te¬ mor, y en tal estado vió llegar una larga y doble hilera de luces tde como un fú¬ nebre cortejo; tres veces preguntó á quién llevaban á enterrar y otras tantafué respondido que á Don Miguel de Mañara; luego que la comitiva hubo pa¬ sado oyó una misteriosa vozque le anun¬ ciaba poder proseguir su camino y al punto topó el de su casa. Tocado su co¬ razón por este milagroso sucedido se en¬ tregó á santa vida y piadosas obras.
El maestro Tirso de Molina fué quién primeramente le llevó á los corrales con
el nombre de Don Juán de Mañara. Pin¬
tó un Don Juan atrevido y calavera que se burla de la sociedad y desprecia los mandatos de Dios. No es apasionado de la mujer, sino que revolotea; entre éllas como de flor en flor las mariposas. No es perverso, puesto que no hace el mal por cálculo, ni matón sino caballero que de¬ senvaina su tizona ó en propia defensa ó para allanar obstáculos á sus desenfre¬ nados gustos que acaba por trocar en cristianas prácticas.
Vino luego Moliere con su Don Juán ó el Convidado de piedra, tipo razonador y escéptico que se burla de Dios y la Me¬ dicina. Es además hipócrita y tramposo, pués, no paga deudas y de añadidura se mofa de aquellos que con él las tienen pendientes.
En diez y seis cantos nos presenta otro Don Juán aquel gran poeta de vida bo¬ rrascosa y generoso corazón que respon¬ de al nombre de Jorge Byron. no siendo esta su obra más que el relato de sus aventuras (Taine no nos dejará mentir) y un reflejo de su libertinaje y ateísmo.
El de Maraña que escribió Dumas es fosco y terrible, no alegre y bello como el de Tirso. Seduce por sus blasones y doblones; por sus maldades y felonías,
entre éllas las calumnias á su hermano
y amenazas á su moribundo padre, es
bién merecedor al dictado de criminal
más que al de calaverón audaz y sin res¬
petos. Zorrilla escribió el Don Juán Tenorio
y pesóle amargamente haberle escrito, según llevamos dicho, y con razón. No es el caballero primitivo este Don Juan que prepara emboscadas á su rival Mejía

y le encierra por sorpresa en su bodega para soplarle la dama, procediendo como un bribón de siete suelas; ni su valor sale bien parado de asesinar al Comen¬ dador ni de abandonar á su hija por sal¬ var el pellejo de manos de la Justicia.
**
EN EL AYUNTAMIENTO
Sesión del día 28 Octubre de 1905
La presidió el Alcalde Sr. Mora, y asistieron á ella los Concejales señores Escalas, Castañer, Joy, Colom y Morell.
Fué leída y aprobada el acta de la se¬
sión anterior.
Concediéronse varios permisos para realizar obras particulares vistos, los in¬ formes emitidos por el señor Ingeniero encargado de la carretera de Palma á este puerto y la Comisión de Obras.
Se acordó verificar varios pagos. Dióse cuenta del acta de remate de la
subasta de los pastos de los cauces de los torrentes públicos para el año 1906, re¬ sultando que se remataron á favor de D. Antonio Pomar por la cantidad de 80 pesetas. Enterada la Corporación acordó aprobar el acto.
Dióse cuenta de que no se había pro¬ ducido reclamación alguna, durante el plazo al efecto señalado, contra el acuer¬ do de este Ayuntamiento que resolvió contratar en pública subasta al mejor postor el arriendo de los derechos rnuni cipales sobre los puestos públicos y ma
tadero de reses de esta ciudad. Enterada
la Corporación acordó señalar el día 26 Noviembre para la celebración de las su
bastas.
La Corporación señaló también el día 26 de Noviembre para la celebración de la subasta de las subsistencias para los caballos del Municipio.
Se dió cuenta de la escritura provisio¬ nal de compra-venta autorizada ante No¬ tario, en la cual constan las bases eon certadas entre el Ayuntamiento y D. Gui¬ llermo Rullán Estades para la adquisi¬ ción de la finea ofrecida y en principio aceptada para construir el nHevo matade¬ ro. La Corporación aprobó en todas sus partes las bases de referencia.
Dióse cuenta del R. D. de 13 de Oc. tubre último, del ministerio de Fomento disponiendo que todos los Ayuntamien. tos han de establecer un campo de de¬
mostración agrícola, con sugeción á las prescripciones que en el mismo R. D. se expresan. Se dió cuenta también de la
circular del señor Gobernador civil de la
provincia fecha 24 del misjQno mes, que previene que no podrá autorizar ningún presupuesto municipal para el año pró¬ ximo si no se consigna la subvención correspondiente para atender á los gastos que originará la creación y sostenimiento de aquel campo. Enterada la Corporación y resultando que el presupuesto de esta ciudad para el año próximo se halla ya formado y sometido á la autorización de la superior autoridad gubernativa de la provincia, no habiendo medio hábil de consignar en el mismo la subvención prevenida, acordó: l.o Practicar las ges¬ tiones necesarias para establecer el cam¬ po do demostración agrícola al objeto de

cumplimentar el R. D. citado. 2.o Anu¬ lar del capítulo de imprevistos del pre* supuesto para el ejercicio de 1906, la cantidad de 200 pesetas, y 3.o Remitir
certificado este acuerdo al señor Gober¬
nador civil de la provincia á los efectos procedentes.
No habiendo otros asuutos de que tratar se levantó la sesión.
* **

Dia 5.—Antonia Escalas Mofey, dé 80 años, viuda, Carrero d‘ eri Figue.
Diá 6.—Rosa Castañar Árboiia, de 24
años, ¡Soltera, M.a 48.
Dia 6.—Josefa Tocho Tocho, de 56
años, casada, M.a 60.
Dia 7.—María Rijíóll Miró, de 76 años, viuda, c. Lúna, rium. 82.
Dia 7.—Enrique-Augustó-Álfredó Ba-
rrót y Daurelle, de 18 años, religioso;
(Ex Convento).

Sesión del día 4 de Noviembre de 1905

Sollerensb Marítima La presidió el Alcalde Sr. Mora, y
asistieron á ella los Concejales señores

Escalas, Joy, Colom y Morell. Fue leída y aprobada el acta de la
sesión anterior.
Se acordó verificar varios pagos. Se dió cuenta de varias instancias So¬
licitando autorización para verificar obras particulares, acordándose pasaran á in¬
forme de la Comisión de Obras.

Tor disposición de la Junta Directiva queda suprimido hasta nueva resolución el itinerario fijo del vapor «Villa de Só11er» en sus viajes entre Sóller Barcelona y Cette. Para informes dirigirse á las ofi¬ cinas de esta Compañía calle del Príuci-
íinni. 26.

Dióse cuenta de la distribución de

Sóller 6 Noviembre 1905. El Navieró

fondos por capítulos para satisfacer las Director, Lorenzo Roses. obligaciones del presente mes, formada

por la Contaduría de este Municipio y fué aprobada.

Se dió cuenta del extracto de los acuer¬

dos tomados por el Ayuntamiento en las
sesiones celebradas durante el mes de
Octubre último y fué aprobado y acorda-
da su remisión al Sr. Gobernador civil

De acuerdó con lo que dispone el arti¬
culo 8.° capítulo 2.o del Reglamento por que se rige este Sindicato, se convoca á

de esta provincia á los efectos proce¬
dentes.
A tenor de lo dispuesto en el art. 26 del R. D. de 5 Noviembre de 1890, pro¬ cedió la Corporación á designar los loca
les donde han de constituirse la mesas

los propietarios de agua para el domingo diez y nueire del corriente mes á las diez
eu la Secretaría del Sindicato calle de la
Rectoría rium. 25, bajos, para lá elección de un Síndico por la primera sección, dos por la segunda y dos por la tercera, á

electorales durante las próximas eleccio¬ nes de Concejales y á determinar el nú mero de ellos que ha de elegir cada dis.
trito.

cuyo efecto quedan expuestas al público
las listas electorales eñ lá Casa Consis¬ torial.
Sóller 3 Noviembre de 1905.—El Di¬

No habiendo otros asuutos de que rector, Antonio Mayol.—El Secretario;

tratar se levantó la sesión.

Lorenzo Maytíl.

CULTOS SAGRADOS

MARÍA TERESA.—Herniosa no¬

En la iglesia parroquial.— Mañana domin' go, dia 12.—A las nueve y media, se cantarán las horas menores y después la Misa mayor con sermón parroquial por el Rdo. Sr. Cura Arcipreste. A la tarde, habrá explicación de; Catecismo; y al anochecer, se cantarán víspe¬ ras y completas.
Jueves, día 16.—A las seis y media, duran¬ te la celebración de una Misa, tendrá lugar el ejercicio mensual en honor de la Virgen
del Carmen.
En el oratorio del Hospital. — Mañana, á las cinco y media de la noche, se continuará el devoto quincenario en obsequio de la Pre¬ ciosa Sangre del Redentor.
En el oratorio de las Hermanas de la Cari¬ dad.—Mañana domingo, á las cinco de la
tarde, se practicará el ejercicio de la Buena
Muerte en honra del Santo Cristo de la Salud.
Registro Civil
Nacimientos
Varones 1.—-Hembras 3.—Total 4 Matrimonios

vel i ta escrita por DA María Troncosó de diz (Raquel). Se vende eü la Admi¬
nistración del Sóller.
-O-
p'óá EL
Vino Uranado Pépsicó
¿i©
J. TORRENS, FarmacéutícÓ
El primero y único elaborado eri esta forma en España, mucho riiáá económico y de mejores resriltadosi que sus similares del extranjero, está preparado con todo esmero por procedimientos científicos bien ex¬ perimentados y acreditado como un reconstituyente sobradamente? enérgico para suprimir la elimina¬ ción del azúcar de glucosa eri todasf las personas afectadas de lá enfer¬
medad denominada ^diabetes. „
DE VEJTTTA:

Ninguno;
Defunciones
Dia 4.—Antonia López Jofre, de 6 meses; Sta. Catalina (Puerto).

Én Barcelona, Sociedad Farmacéutica Española. —Farmacia del Dr. Pizá.—Palma, Centro Farma¬
céutico.—Farmacia de las Copinas.—Málaga, Far-' miada del Dr. Pelaez y Bermüáez.—Sóller, Far¬
macia de J. Torreñs,

(27) FOLLETÍSÍ
MARÍA TERESA
cribirles con frecuencia, y las abrazó
con el corazón destrozado.
—¡Qué vacío tan grande en Villaflores! ¡qué soledad y qué silencio! La condesa se limitó á decir á sus nietas que cuando regresaran á la ciudad, después del ve¬
rano. les buscaría otra institutriz, y que hasta entonces se divirtieran y pasearan con Juana, la fiel doncella, que merecía toda su confianza: ellas no contestaron, y su abuela pudo convencerse de que re¬ probaban lo que había hecho, y que las había herido con tanta crueldad.
Escribieron á su tío: la carta de Elena,
encantadora en su inocencia y sencillez,
merece ser conocida.
«Querido tío, le dice, ven pronto, por¬ que volvemos á estar muy tristes. María Teresa y Primitiva se han marchado,
despedidas por )a abuelita. No ha pa¬
ndo nada: uua tarde al venir de paseo,
^atentas y dichosas, recibió nuestra *wiga una carta de la abuelita ordenándol« éOR palabras muy duras que se

marchase sin intentar hablarle: le in¬
cluía un billete de mil pesetas, que ella
le devolvió. Lloramos mucho todas. No
sabes lo triste que está Villaflores; yo le llamaría Villamuerta, porque lo está: he
vestido de luto todas las muñecas, como
lo hice cuando murió mamá, porque he tenido una pena muy parecida. ¿No te parece que he hecho bien, tío Alberto? Abuelita no ha sido justa. ¡María Teresa era tan buena para nosotras y para to¬ dos! Adriana está muy enojada y vivi¬ mos muy retraídas: todo el día estamos en nuestras habitaciones, que respiran tristeza, y por la tarde, cuando salimos con Juana á dar un paseo por el campo, siempre lloramos; todos los lugares nos
recuerdan á nuestra querida María Tere¬ sa... yo quiero mucho á Primitiva, pero
muchísimo más á ella...
«Aquí está Sabina, que no parece dis¬ gustada; cada día rae es más antipática,
porque sé que no quería á María Teresa
ni á su hermana. Ven, querido tío. pero no digas á la abuelita que te he contado lo ocurrido, porque se enfadaría mucho conmigo. Recibe un abrazo de Adriana y otro de tu sobrina
«Elena i
«No sé si serán ilusiones mias, pero

desde que se fué nuestra amiga me pa¬ rece que los pájaros no cantan, y hasta el jardín tiene menos flores; las muñecas están muy tristes, ya no tienen quien las haga vestidos y sombreros.»
Apenas recibió esta carta, tan hermo¬
sa en su sencilla inocencia, Alberto, lle¬
no del más profundo disgusto, anunció
á la condesa su vuelta á Villaflores; y se
puso en camino. ¿Qué había pasado? ¿tendría que ver Sabina en aquel asun¬ to? ¿sería su mano pérfida la que había desencadenado aquella tempestad? ¡Oh si él adquiriese este Convencimiento!
Llegó á Villaflores una tarde: no lo esperaban tan pronto, y la condesa ha¬
bía salido con Sabina á liaoer una visita.
Las niñas lo recibieron con alegría, lo abrazaron y le Contaron cuanto había pasado: tenían muy presente la carta; la repitieron letra por letra; refirieron el
desconsuelo de ambas hermanas al ver¬
se tratadas tan indignamente, su resig¬ nación y la profunda amargura con que se habían marchado, sin que nadie fue¬ se á despedirlas.
Alberto las oyó en silencio: sé apode¬
ró de su corazón mía cólera sorda: que¬ ría á todo trance volver á ver á María
Teresa. Menos inocente que ella, com¬ prendía perfectamente la causa por que

la habían alejado. ¡Qué inútil era lo que
habían hecho! Todos los esfuerzos, todas
las tentativas resultarían contraprodu¬ centes: hay lazos que cuando se quieren romper se estrechan más.
Tranquilizó á sus sobrinas,- ofrecién¬ doles que las volvería á reunir con María Teresa: ¿Cómo? ya lo verían: un poco de paciencia para aguardar era lo únicó que las pedía, y discreto silencio. Que para nada la nombrasen. Locas de con¬ tento las niñas, se arrojaron á su cuello, dándole gracias, y Elena corrió á parti¬ cipar en secreto á las muñecas qué pron¬ to les quitaría el luto, porque la amiga querida volvería.
Aquella noche Alberto tuvo una entre¬ vista con su madre. Le preguntó el mo¬ tivo por qué había despedido á la joven, y la madre ofendida en sü orgullo, dejó que se desbordase la cólera mal conteni¬ da eu sü corazóü egoísta y altivo. Le
acUsó, le echó en cara su amor á Una
mujer á quien pagaban; la ingratitud con que correspondían ambos á tantas bondades suyas, y le aseguró qué nun¬ ca daría sü consentimiento para aquella unión desigual qüe reprobaba.
En vano Albeító le dijo que nada sa¬ bia María Teresa, y qué él mismo1 se ha¬ bía dado perfecta orienta dél amor que le

había inspiradberó. ál sá que había sido' tan duramente arrojada dé aquel hogar que había embellecido con sus virtudes. Ella rió quiso creerlo: llamaba intrigante y ambiciosa á la joven', y aseguró que todó había concluido para siempre entre
ellas.
—Pues bien, mamá, dijo Alberto le¬ vantándose cómo para terminar la con¬ versación, si es tu última palabra la que acabas de pronunciar, yó quiero tam¬
bién decirte mi postrera resolución. Escribiré hoy mismo á María Teresa, y si me acepta por esposó me casaré cori
ella.
—¡Tú rió harás eso. Alberto! gritó lá
condesa morada dé cólera.
—Lo liaré, mamá. He visto las funes¬
tas consecuencias del orgullo de ciasen
mi hermana mu rió' abrumada Coa tu.,
desdén y tri injústisia. No eá cristiano el sentimiento que inspira tu negativa. María Teresa es tan buena, aunque rió corra por sus verías' sangre azul, como la más éricopetada señora: he podido co¬
nocer s'U’s bellas cualidades y desterrar mis ueciós prejuicios: lá amo, y qriiárÓ ser feliz. Esp'éfo. pueé, maná, qne rió persistirás eri fus resoluciones: piérisaló
bien; depóri tu eriojo y deja que t&dtfi
seamos felices;

SÓLLER

ÚLTIMAS COTIZACIONES

Valores Mallorquines

Palma 10 Noviembre

Orédito Balear. .
Fomento Agrícola
Isleña Marítima. .
Ferro-carriles de Mallor
Salinera Española. Alumbrado por Oas
La Económica. .
Bonos Municipales. Id. Obligaciones
Salinas 6 ,p§. . . ídem 5 p§. . . ■Obligaciones 1.a M.'

W 90‘80 70‘25 70*00 140‘ 96 ‘ 10' 48'
104' 101* lü4‘

Sóller 11 Noviembre

-Banco de Sóller

6°

El Gas

2o

La Solidez

1°°

Marítima Sollerense

5o

Valores pútolioos

Madrid 9 Noviembre

'4 pS interior Amortizable al 5 p§ Banco de España,
Tabacos. ..... *
Francos
Libras

79 10
99-5 425 50 385 50 27 85 32 16

ITINERARIO ȣ LOS SERVICIOS MARITIMOS
DE LAS ISLAS BALEARES

Salidas de la Península
De Barcelona para Palma, directo, todos los lu¬ nes, miércoles y jueves á las 18‘30.
De Barcelona para Mabón, directo, los domingos
á las 18'30.
De Barcelona para Mahón con escala en Alcudia,
los martes á las 16.
De Valencia para Palma con escala en Ibiza, los
domingos á las 12.
De Barcelona para Ibiza con escala en Palma,
los sábados á las 18‘30.
De Alicante para Palma con escala en Ibiza, los
viernes á las 12.

Salidas'de las Islas Baleares

De Palma para Barcelona, directo los lunes, mar¬

tes y sábados á las 18‘80.
De Palma para Valencia con escala en Ibiza, los

viernes á las 12.

.

De Ibiza para Barcelona con escala en Palma, los

miércoles á las 24.

De Palma para Alicante con escala en Ibiza, los

miércoles á las 12.

De Mahón para Barcelona directo, los viernes á
las 16.
De Mahón para Barcelona con escala en Ciudadadela y Alcudia, los domingos á las 6.
SERVICIOS EITRE LIS ISLAS BE IIILUMI1IEMJ
De Palma para Mahón, los jueves á las 18‘30. De Mahón para Palma, los martes á las 17.
Servicios con el Extranjero
De Barcelona para Palma y Argel (vapor español)
los miércoles á las 18‘30.
De Palma para Argel (vapor francés quincenal) los miércoles. No tiene hora fija.
De Palma para Argel (vapor español) los jueves á
las 17.
De Argel para Palma y Barcelona (vapor espa¬
ñol) los viernes á las 17.
De Alicante para Palma y Marsella (vapor espa¬ ñol) los viernes á las 12.
De Palma para Marsella (vapor español) los sába¬
dos á las 12.
De Marsella para Palma y Alicante (vapor espa¬
ñol) los lunes á las 18. NOTA.—Para el interior de la isla salen todos
los dias de Palma á las dos de la tarde y llegan á la capital por la mañana á las nueve.

SERVICIO BE TRENES PARA VIAJEROS .QUE RICE
DESDE EL 10 ABRIL DE 1888
De Palma á Manacor y Felanitx: á las 7’40 m.. 2 y 6’15 (mixto entre Empalme y Manacor y Santa María y Felanitx) t.
De Palma á Manacor y La Puebla: á las 7’40 m., 2’30 y 615 (mixto desde Em¬ palme) t.
De Manacor á Palma: á las 2’30 (mixto)
6’30 m. y 515 t. De Manacor á Felanitx y La Puebla:
á las 6’30 m. y 515 (mixto en los ra¬ males) t.
De Felanitx á Palma. Manacor y La Puebla: á las 6’40 m., 1215 (mixta hasta Santa María) y 5’25 (mixto desde Em¬ palme) t.
De La Puebla á Palma. Manacor y Fe¬ lanitx: á las 6’55 m., 1 y 5’25 (mixto hasta Empalme) t.

MERCADO DE SINEU
Los precios que han regido en las transacciones verificadas el miércoles último son los que siguen:
Trigo, de 20’50 á OO’OO pesetas l0g 70 litros (cuartera).
Candeal, de(21’00 á OO’OO id. id. Cebada del pais, de 11‘50 á OO’OO id. Avena del país, de 9’50 á O’OO id.
Habas para cocer, de OO’OO á OO’OO id. Id. ordinarias, de 21’00 á OO’OO id. Maiz, de 16'00 á OO’OO id.
Garbanzos, de 27’00 á OO’OO id. Fríjoles, de 38’00 á OO’OO id. Habichuelas (confits), de39’00 á 00 id, Id. blancas, de 39’00 á OO’OO id. Azafrán, de 2’50 á O’OO onza. Cerdos cebados, de 12 á 13 pesetas
arroba.

Sección de Anuncios

L VILLA DE SOLLER

ISLEÑA MARITIMA
COMPAJVÍA MALLOBQVOA CE VAPORES

Fotógrafo

VAPORES

"*0301*-

Servicio entre Sóller,
Salidas de Sóller para Barcelona: los dias 10, 20 y último de cada mes Salidas de Barcelona para Cette: los dias 1, 11 y 2211 de id. id. Salidas de Cette para Barcelona: los dias 5, 15 y 2255 de id. id. Salidas de Barcelona para Sóller: los dias 6, 16 y 2266 de id. id.

Participa á sus parroquianos y al público en general, que por una temporada ha hecho una gran re¬ baja de precios en los retratos ta¬ maño natural, ó sean de los llama¬
dos «cuadros para sala». En esta temporada, de los retra¬
tos que antes se pagaban 12 duros, solo se pagarán 9; de los de 10, 8; de los de 8, 6; de los de 6, 4; etc., etc.; resultando magníficos trabajos
tanto si se retrata la persona como
si es reproducción de otros retratos
por viejos y antiguos que éstos
sean.

CONSIGNATARIOS:—EN SÓLLER.—D. Guillermo Bernat, calle del Príncipe n.° 24.—EN BARCELONA. — D. J. Boura, Paseo de la Adnana, 25.—EN CETTE.—Mr. Mateo Oolom, Ene Lazare -Car-
not, 34. NOTA.—Siempre que el día de salida de Sóller y Cette para Bar¬
celona coincida en sábado de día festivo, retrasará el vapor su salida 24 horas.—La salida de dicho buque del puerto de Barcelona para el de Sóller, será en todos los viajes á las ocho y media de la noche.

Calle del Pastor.-SOLLER.
Servicios esmerados y á buenos precios
MATEO COLOM
R/u© Lazare-Carnot, 34

CETTE

NOVEDADES

Consignatario del vapor
“Villa de Sóller»

Hkomeur

Catalifia°laltai'

DE
IBA Y VUELTA
ENTRE

IlUBái

para Argel los Jueves. De Argel los Viernes.

para Marsella los Sábados.
De Marsella los Lunes.

Servicios combinados con fletes á íort-fait en conocimientos directos
para Cette, Gibraltar, Tánger, Londres, Liverpool, Glagow, Manchester, Bristol, Ull, Hamburgo, Amberes, Rotterdam, Amsterdam y principales puertos de Italia, pa¬ ra los que igualmente se despachan pasajes via-Argel.
Los señores pasajeros que en Francia tomen billete para la Arge¬ lia, ó España via Palma, podrán permanecer en esta todos los días que les convenga, si bien combinando la salida con los vapores correos
de itinerario.

El vapor que sirve la línea Palma-Marsella, se reserva el derecho' de hacer las escalas que le convengan.

m y faaclio: Oficinas de la ISLEÑA MARÍTIMA.

OTOIO Í2
Surtidos considerables
vendidos á precios redu¬
cidos.

DE
IlfSEMO
Numerosas ocasiones en artículos alta nove¬ dad.

€MJE1>IT0 CATA-
MI de seguros sobre enfer¬ medades humanas, solicita activos y honrados representantes en to¬ das poblaciones de importancia.
Gobernador, n.° 16, entresuelo,
Barcelona.

VINOS DE JEREZ
MANUEL GUERRERO Y C.A
PROVEEDORES DE LA REAL OASA
JEREZ DE LA FRONTERA

Panas, Sedas, Terciopelos, Veludillos, Pañería, Cha-

111

De venta en todos los buenos establecimientos.

viots, Franelas, Géneros negros, Algodones, Tejidos, VINOS AL POR MAYOR Estampados, Alfombras, Cortinajes, Tapicerías, Man¬

CASA ESPAÑOL! DE COMISION

tas de lana, Pañuelos de abrigo, Paraguas, Cubre-ca¬ mas, Cepillos, Corbatas y Boas.

COMISIÓN Y AJUSTE
JUAN ESTADAS

Exportación de productos industriales.—Consigna¬ ción de frutos y primores.—Subastas á los más altos

IMPORTANTE

ctmtum v puno
TELÉFONO

precios de esta Plaza.—Comisión 5 por 100 arreglos inmediatos y se anticipan fondos y materiales á los

Después de grandes reformas ha permitido montar LEZIBAAIlí (Ande) señores remitentes.

grandes talleres de

CULTIVO PRACTICO del OLIVO

m

<is§>

AT

HITRB'&lA Y OAKZ&i-SlA

POR

como también una sección especial de abrigos para Se¬

D. José Bullan y Mir, Pbro.

fine le Jálelo l A., et rae É Yieiii í m Grains 41 j 43

ñora y trajes para niños.

Se halla de venta al precio de

lirondo, 7, Sí y 11.—Borne, 118—I*AIjMÁ

1‘50 ptas. en “La Sinceridad,,.—
Lecciones preparatorias para ei

TRANSPORTES IHTERIACI0NAL1S

Hotel Mamut del Universo

estudio de Perito en industrias textiles,
adaptadas á los programas del Instituto de Tarrasa. Las dá en su domicilio, Isa¬

Comisión, — Representación, — Consignación, — Tránsito

DE
Vda. de j. serha
PLAJEA BE PALACIO-3.-BAKCELOAA

bel II 54, el Profesor D. Antonio Ferrer y Cabot.
LA SOLLERENSE

Y PRECIOS ALZADOS para TODAS DESTINACIONES
Servicio especial para el transbordo y reexpedición de naranjas,
frutas frescas y legumbres

DE

Hospedaje desde 5 pesetas en adelante. Habitaciones desde una pe¬
seta, restaurant á la carta, mesas particulares, se sirve á todas horas.
El Hotel del Universo está situado en uno de los sitios más im¬
portantes de la capital, dá plena fachada á la bonita y frondosa plaza
de .Palacio y paseos de la Aduana é Isabel II, donde cruzan todos los tranvías, y es el más próximo á la Aduana, Muelles, Compañías de Navegación, Bolsa, Gobernación y Estación de los Ferrocarriles de Francia, Tarragona, Valencia, Zaragoza y Madrid.

JOSÉ COJLIi
CERBERE j PORT-BOÜ (Frontera franco-española)
Aduanas, transportes, comisión, consignación y tránsito
Agencia especial para el trasbordo y reexpedición de naranjas, frutas frescas y pescados.

¿m iyi m
AGENTES DE ADUANAS
C1E1ÍE1 y PORT~BOV (Frontera Franco-Española)
Corresponsales á GIVF.T, JEUMONT y ERQUELINNES (Frontera Franco-Belga)
TELEGRAMAS: Bauza Cerbére.--Bauza Port-Bou.
RAPIDEZ Y ECONOMÍA EN TODAS LAS OPERACIONES
SOLLER.—Imp. de «La Sinceridad»