ASO XX.—2.* EPOCA.--NUM. 982
ASO XX.—2.* EPOCA.--NUM. 982

SÁBADO 9 SEPTIEMBRE DE 1905

SEMANARIO INDEPENDIENTE

PUNTOS DE SUSCRIPCIÓN:
Sóller: Administración. Francia: J. Marqués Arbona,—Rué Montmartre, 26, Paris. América: Sres. Marqués, Delgado y C.a—Arecibo—(Puer¬
to-Rico).

Fundador y Director-Propietario:
D. JUAN MARQUÉS ARBONA.

Redactor en Jefe:

|

D. DAMIAN MAYOL ALCOVER.

REDACCION Y ADMINISTEACION: Calle de San Bartolomé, n.° 17

«==g*g=*»—SÓLLER (Baleares) *—***#*-

PRECIOS DE SUSCRIPCIÓN:

jPAG0 ADM'AKTAPO. España:

0’50 pesetas al mes. A. \_\_ .nw »vrmAno

Extranjero: 0’7b francos id. id.

Número suelto G'ÍO pesetas.—Id. atrasado 0’20 pesetas

La Redacción únicamente se hace solidaria de los escritos que se publiquen sin firma, seudónimo, inicial, ó signo determinado. De los que tal lleven, serán responsables sus autores.

Sección Literaria

escoja, antes de ocho días deseo que sea Rothschild nos haría el honor de venir: usted uua autoridad en cuestión de espero que le veremos el día de la ben¬

modas.

dición nupcial.

La butaca de Rothschild

Preguntándose si no sería juguete de Después de un momento de silencio, una ilusión, Amoldo le encargó seis me cogió la mano y apretándomela con

Había una vez un pintor joven que se llamaba Amoldo Raymond. Como no te¬ nía fortuna, daba lecciones de dibujo
para ganarse la vida, y con ese motivo penetró en el hogar del señor Joubert,

pantalones, dos levitas, tres fracs y ei mayor número posible de chalecos.
—A propósito,—dijo el sastre retirán¬ dose,—¿va usted mucho á la Opera, se¬ ñor Raymond?
—Todas las noches.

efusión exclamó:
—¡Qué buen conocimiento ha hecho
usted con eso, mi querido yerno! —Es cierto,—le respondí,—que se tra¬
ta de un buen conocimiento.
Al día siguiente de esta primera y

rico propietario francés. La señorita Francina, hija de este, fué
la discípula de Amoldo, y no tardó en encontrarlo de su gusto. El profesor tam¬

—¿Se coloca usted alguna vez en el rincón de la izquierda de la orquesta, en la silla en que le vi á usted antea¬
noche?

gran victoria, mi propietario, al que continúo debiendo dos plazos de alqui¬ ler, vino á hacerme una visita al taller.
—'Bien, mi querido Rafael,—me dijo

bién se enamoró de su alumna; pero el
señor Joubert'advirtió la mutua inclina¬
ción de los jóvenes y dijo al artista: —Oiga usted, señor mío; jamás ha de

—Jamás me coloqué en otro sitio. El sastre ya no preguntó más: saludó profundamente á Raymond, no sin re¬
novarle sus ofrecimientos de servirle

con voz cariñosa;—me han dicho que se casa usted y ¿con quién? ¿con una sobri¬
na de Rothschild?
—No, á fe mía,—respondí francamen¬

ser usted mi yerno; le ruego, por lo tan¬ to, que no vuelva á poner los pies en mi
casa.
Amoldo se consoló de esta desgracia frecuentando la Opera, en donde tenía

bien. Ocho días después, Amoldo brilla¬ ba en el boulevard, y por la noche en la Opera, con un traje que no hubiera des¬ lucido á un joven de primera clase del
Gimnasio,

te;—me caso con una hermosa joven de
la clase media.
—Y, ¿cómo es que el señor Rothschild
no está mezclado en un asunto tan gra¬
ve y que tanto interesa al porvenir de

entrada gratis.

El propietario de la casa en que vivía,

Allí volvió á ver á su adorada Franci¬ que estaba abonado á un cuarto tumo

na, encontrando además una economía - de palco, le encontró en un pasillo, le

de luz y de calor que aliviaba su pobre tomó amistosamente del brazo y dió en

presupuesto.

su compañía dos ó tres vueltas por el

Amoldo se colocaba siempre al lado foyer, haciendo ostentación de ello: y

izquierdo de la orquesta, en donde se le como el inquilino tratase de excusarse

veía invariablemente todos los días. En¬
tre las sillas de orquesta hay una que es más bien una butaca; pero una buta¬

por el retraso que llevaba en el pago de su alquiler, se apresuró aquél á taparle
la boca.

usted?
—¡Caramba!, exclamé riendo, ¿porqué
ha de estar el señor Rothschild ocupán¬ dose en mi matrimonio? ¿A él que le im¬ porta?
—¿Cómo? ¿Con las relaciones que us¬
tedes tienen?
—Por eso precisamente: esas relacio¬ nes me obligan á repetirle que no tiene ese señor por qué interesarse en mis

ca ancha, cómoda y con muy buenos

—Ni una palabra sobré ello—le dijo — asuntos.

muelles.

ó me incomodo con usted. Mi casa le es¬

Y oyéndome hablar así, el propietario

Seguramente, hasta Guillermo Tell ha de ganar cuando es escuchada su música desdó esa butaca encantada, que perte¬ nece á Rothschild; y como el célebre banquero no tenía las mismas razones que nuestro héroe para frecuentar la Opera, su sitio estaba siempre vacío; per¬ tenecía. por lo tanto, al primer ocupan¬ te, y con este título nadie con más de¬ recho qpe Amoldo Raymond, el cual llegaba á la silla en compañía del gas, y se marchaba con el último revisor.
Una noche, al salir de una función,
Amoldo resbaló en la acera de la calle

tá abierta como mi pecho; ¿quiere usted bajar al primer piso?; diga usted una sola palabra é inmediatamente despido al diputado que lo ocupa. Y si usted es¬ tá apurado en este momento, no gaste cumplidos conmigo; mi dinero está á su disposición, ¡Caramba! Ya me lo pagará usted todo alguna vez: con un joven de grandes disposiciones como usted, nun¬ ca se debe estar intranquilo por el dine¬ ro. Pero, perdóneme; dejo á usted; el
tercer acto de «Roberto» va á empezar,
y quiero oir el dúo del «Hombre hon¬
rado».

se levantó, me pidió con pocas palabras permiso para marcharse, y, saludándome apenas, se retiró. Poco tiempo después he recibido orden de pagar los alquileres vencidos ó dejar el cuarto sin dilación, y algunas horas más tarde se embargaba mi mobiliario, y si no hubiera encon¬
trado asilo en el diván de un camarada,
yo, esposo próximo de una rica herede¬ ra, habría tenido que dormir en lá calle.
Ayer el sastre me trajo la ropa de bo¬ da, un traje maravilloso, una obra maes¬ tra de corte. Después de probármela, que
me sentaba admirablemente, excepto

de Le Pelletier y quedó tendido en el

unas pequeñas arrugas en la espalda,

suelo. Cuando llegó á su casa advirtió

* **

me dijo:

con dolor que en esa caída desgraciada había recibido un golpe mortal su levita negra y su pantalón de color vientre de culebra. ¡Oh! aquella debió ser una no¬ che horrible, y no dudo en afirmar que Amoldo se entregó en presencia de su traje fuera de servicio á envenenadoras y trágicas reflexiones, llenas de aquel sombrío color que Víctor Hugo ha arro¬ jado á manos llenas en su célebre mo¬ nólogo de Carlos V.
Al día siguiente, un vigoroso campa-
nillazo le sacó de sus sueños matutinos.

Amoldo vivía en un sueño, como el
dormilón desvelado de las «Mil y una noches.»
Sus proveedores, menos tolerantes, habían adquirido una obsequiosa corte¬ sía; el portero le hablaba de usted, y no se le dirigía más que con el sombrero en
la-mano.
Un hecho inesperado puso el colmo á su extrañeza. El señor Joubert, el padre
de Francina, le escribió un día, dicién-
dole que desde la marcha, siempre sen¬

—A fe mía, señor Raymond, estoy en¬ cantado de lo que á usted le sucede. Des¬ pués de todo, usted es un hombre hon¬ rado y el señor Rothschild no puede co¬ locar mejor sus beneficios.
—¿De qué beneficios habla usted?—le dije casi con cólera, por esa manía que todos tienen de arrojarme á Rothschild
á la cabeza.
—¿Por qué quiere usted disimular lo que al fin y al cabo no es más que el se¬ creto de la comedia? Rothschild le quiere á usted bien y;vél es quien ha de pagar

A medio vestir abrió maquinalmente la tida, de su profesor de dibujo, su hija sus deudas.

puerta y quedó petrificado, reconociendo no progresaba, y en su consecuencia, —¡Váya usted al diablo! Si usted sé

en su temprano visitante#á uno de sus suplicaba á Amoldo que se dignara vol¬ hace esas cuentas, corre usted el peligro
sastres, el último en fecha, que era pre¬ ver á tomar sus funciones y aceptar sus de no reembolsarse basta ei día del Jui¬

cisamente el autor de la levita y el pan¬ talón, cuyos cadáveres yacían en un rin¬
cón del taller.
—Vamos, está bien,—dijo Amoldo pa¬ ra sus adentros;—heme aquí sujeto á diez minutos de injurias y de amenazas;

excusas por ciertas palabras pronuncia¬ das en un momento de deplorable viva¬
cidad.
Algunas semanas después, Amoldo dirigió la siguiente carta á uno de sus amigos, que me la lia comunicado:

cio final.
Bajo el pretexto de corregir el traje, el sastre se eclipsó llevándose mi atavío de bodas; y como para vivir en aquellos tiempos, había tenido que recurrir con
frecuencia al Monte de Piedad, me vi en

—y volvió tristemente á su cama, en la

«Ya te he contado la breve manera la precisión de llevar el día de mi casa¬

que se tendió suspirando: parecía un que tuvo el señor Joubert para ponerme miento el traje que había arrojado como cristiano de los primeros tiempos, prepa¬ en la puerta. Gracias á Dios, mi desgra¬ desecho en las épocas de esplendor.

rándose para sufrir el martirio.

cia no ha durado mucho tiempo, porque

Salimos de la iglesia: mi suerte esta¬

No obstante sus temores,el sastre con¬ poco después he vuelto á entrar en la ba lig’ada para siempre á la de Francina,

servaba el sombrero en la mano y la plaza con todos los honores de la gue¬ á quién amo con pasión. Soy muy feliz,

sonrisa en los labios.

rra. El otro día, ei señor Joubert me Felipe; si estuvieras á mi lado serías di¬

—¡Dios mío!—dijo, después de un mo¬ dijo:

choso con mi propia felicidad.

mento de silencio,—estoy desconsolado, —Oiga usted, mi querido Raymond, Cuando íbamos á subir al coche, el se¬

6eñor Raymond, por haber turbado su no nos bagamos cumplidos; usted ama ñor Joubert me detuvo por el brazo:

sueño, pero no tengo yo la culpa, sino á Francina y no le sería desagradable —Querido yerno, eso está mal hecho,

usted. ¡Como do viene á verme, parece tenerla por mujer.

— me dijo;—no le hubiera supuesto ca¬

quiera retirarme su confianza!

—¡Señor!—balbuceé, enrojeciendo.

paz de semejante proceder.

Amoldo escuchaba sin comprender á —He tomado mis informes y resulta —¿Qué pasa?, le pregunté; ¿qué le ha

donde iría á parar.

que es usted un muchacho bien coloca¬ ocurrido?

—La otra noche,—siguió diciendo el do, que tiene en el mundo, muy buenas — El señor Rothschild no ha parecido

sastre, que se las daba de ilustrado,—le relaciones: usted irá lejos. Deme usted por la igdesia.

A’í á usted en la Opera y me extrañó el la mano, porque antes de un mes será poco cuidado que pone usted en su per¬ usted de mi familia.

—¿Le había invitado usted? —Sin duda. ¿No es el amigo de usted?

sona. ¡Qué diablo! señor Raymond; no¬ Hoy hace ocho días que firmamos el ¿su decidido protector? bleza obliga, según dicen, y el talento contrato; el señor Joubert se me acercó —¡Mi amigó! ¡Mi protector!, exclamé

es también una nobleza. Vea usted, ten¬ y me dijo:

en el colmo del furor.—No le conozco.

so un .muestrario encantador; co'mpare,

—Es singular; yo creía que el señor ; ¿oye usted? ¡no le conozco!

—Pero ¿no era él quien le dejaba todas
las noches su butaca eo la Opera? —¡Su butaca! Yo ignoraba que le per¬
teneciera la que yo ocupaba. Mi suegro hizo un gesto muy signifi¬
cativo y me lanzó una tremenda mira¬ da; pero poco me importa ya; estoy ca¬ sado y bien casado, y, á Dios gracias, la horrible ley del divorcio ha desapareci¬ do de la legislación francesa. Una ilu¬ sión más perdida, la última. Ese matri¬ monio que yo atribuía á los encantos irresistibles del mérito personal, es obra de una butaca de la Opera. ¡Oh, Provi¬ dencia! ¡he ahí tus designios! Si yo me
hubiera colocado al lado derecho de la
orquesta en vez de colocarme al izquier¬
do, otra hubiese sido mi suerte: hubiera
representado algún día sobre la cama del hospital el deplorable fin de Malfilatre, de Gilbert ó dé Hegesippe Mo-
reau.» >
Así tuvo lugar el matrimonio de Arnoldo Raymond. La noticia no tardó en esparcirse por la ciudad: y entretanto, todo el mundo está esperando ver quién octiparará la butaca de Rothschild. Has¬ ta la hora presente no se ha oído decir que baya producido nuevos milagros conyugales.
ÁLBERICO SECOND.
FLORS BOSCANES
Flors del camp que tu rebutjes jo les culi, ne fás ramefis per engalanar 1‘ iuiatgé mole bella, cPun Sant Grist meú.
Per Aquell que les flors cría mesquí n‘ es 1‘ oferimeut, mes Eli sap que jo som pobre y que de meues no hi tendí.
Mesclat ab les flors boscanes també hi ván mos pensaments,
sempre trits de moltes coses qu‘ Eli sol sap y les eutén.
Si no li port flors mes belles¿ liles, roses y clavells
ni violetes oloroses
per raras fins podeiii fer,
En canvi li don mes llágrimes, li oferesch. mos patiments,
mon cor, mon amor, ma vida, tot mon ser, tot, tot es d‘ EU!
Marcelina Moragues.
Variedades
Una estafa colosal
Es disculpable el vecino de Alcobendas que vá á Madrid por vez primera y se deja timar por un granuja listo y experimentado; lo inexplicable es que un hombre cuyo oficio consiste en viajar por el mundo, se deje engañar por cual¬ quiera .
Dicen que los viajes educan é instru¬ yen; es esta una verdad irrefutable, pero no hay regla sirí excepción. Lo qua aca¬
ba de sueederle á Ricardo de Chalón, fo¬
gonero de una Compañía de trasatlán¬
ticos de Nueva York, lo demuestra en
absoluto. Chalón recibió, en Diciembre del año
pasado, el avisó de que un número que poseía de una lotería había salido pre¬
miado con 150.000 dollars, ó sea con más de un millón de pesetas. Estaba enton¬ ces en las Antillas, telegrafió que le en¬ viaran un cheque para cobrarlo en Nue¬ va York, donde haría escala antes de
dirigirse el barco hacia Francia.'En nue¬
va York recogió su cheque, lo guardó en la cartera y se embarcó’ para él Havre con el propósito de ir á París y de diver¬ tirse allí en grande. Lo consiguió; con dinero se consigue todo, y Chalón gas¬
taba siñ tasa sus economías; ácu'mula-

das durante muchos años de constante
trabajo, contemplando de cuando en cuando el cheque que le aseguraba una
existencia futura, exenta de preocupa¬ ciones.
Chalón vivía en una atmósfera mara¬
villosa y mágica, muy distinta del aire que había respirado durante un largo período de su vida al lado de ías calde¬
ras de los trasatlánticos. La locuacidad, el deseo imperioso de expansionarse, es atributo natural de toda gran felicidad.
Noches pasadas, al regresar el fogone¬ ro á su hotel, tropezó con un individuo correctamente vestido, que después de hacerse el encontradizo y de decirle que le conocía de vista, porque había dado
la casualidad de que se encontraran eu muchos sitios del g-lobo al mismo tiem¬
po, le convidó á beber unas copas en un bar vecino. Chalón y su amigo ocasional cenaron bien; el fogonero refirió la his¬
toria de sus 150.000 dollars á su compa¬
ñero, á su compatriota, probablemente
tan enterado como él de la existencia
del cheque. Prolongase la cena, y á últi¬
ma hora el incauto Chalón, turbada lá memoria por el alcohol, no recordaba
dónde estaba su hotel y se dejó llevar á otro albergue por su compañero.
Al día siguiente, cuando se despertó, había desaparecido su amigo, y también la cartera con el famoso cheque y cuan¬ tos documentos tenía guardados;
Ahora está loco de desesperación, co¬ mo hace poco estaba loco de alegría.
¿Dónde se puso e! primer reloj de torre*
Es muy general la creencia de que él
primer reloj de torre que ha existido eri el mundo fué el del municipio de París, que se puso por orden de Carlos V de Francia, el cual lo había mandado cons¬
truir á un artífice alemán llamado Hen-
ri de Vic, quien acabó sü trabajo el año
1310.
Pocos años después un normando* Jean de Felanis, construyó otro reloj de esta clase que fué montado en Rúan, y que adquirió mucha fama porque sus campanas daban los cuartos.
La vida del pera!
La longevidad del peral es asombrosa,
Hay muchos árboles de este género qué
llevan más de tresciedtos años fructifi¬ cando.
Su vida es mucho más larga que lá del manzano, el cual rara vez pasa de
los ciento ó ciento cincuenta anos de existencia,
El peral crece también mucho más que el manzano. Hay árboles de dos siglos que tienen dimensiones enormes.
El juego en Berlín
Por iniciativa del Kaiser, la policía de Berlín ha emprendido una ruda campa¬ ña contra las casas de juego de la capi¬ tal del imperio para evitar los escánda¬ los que solían darse en ellas.
La casa más vigilada es la llamada «Club 1900», especie de Monte Cario tu¬ desco, que tiene un verdadero palacio’
por residencia. La construcción del edi¬ ficio costó millón y medio de pesetas y él mobiliario y decorado cerca de sete¬
cientas mil.
Los productos que deja el juego á es¬ te casino no bajan de ciento setenta mil pesetas mensuales, lo cual supone qué
en sus mesas se cruzan anualmente mu¬ chos millones de marcos entré ios cbn-X
cu rrentes;

S C La L. E P

Actualidades
lina jornada histórica
El 29 de Agosto de 1905, día en que los plenipotenciarios rusos y japoneses, reunidos en Portsmouth, acordaron la
paz entre sus respectivas naciones, es una fecha memorable, una jornada his¬ tórica, cuyos detalles revisten excepcio¬ nal interés. Creyendo servir á nuestros lectores, reproducimos á continuación el relato más detallado que se ha escrito
de dicho día, el extenso telegrama que transmitió á le Matin su enviado espe¬
cial en Portsmouth.
Preliminares
El día amaneció esplnédido; el sol lu¬
cía radioso en un cielo de azul puro y
profundo. Poco después de las nueve de lo maña¬
na se detuvo un automóvil á la entrada del hotel. Komura, vestido con un largo
gabán y cubierto con un sombrero hon¬ go negro, baja la escalera del hotel ¡acompañado de Takahira y deSato; atra¬
viesan rápidamente el vestíbulo, contes¬ tando con un ligero ademán al saludo de los periodistas, que formábamos un grupo silencioso.
El rostro de Komura está impasible;
nada traduce la menor emoción en aque¬
lla cara de esfinge. Sube lentamente al carruaje; Takahira le sigue, impasible como él; únicamente Sato, contestando á nuestro saludo, deja advertir en su rostro una sonrisa algo triste. El auto¬
móvil echa á andar...
Pocos instantes después llega otro ve¬ hículo y se detiene ante el anejo del. ho¬ tel en que se alojan los rusos. Esperamos su salida. Witte aparece, apoyándose li¬ geramente en su bastón. Su aspecto es grave; se detiene un momento ante nues¬ tro grupo y estrecha en silencio las ma¬ nos de aquellos á quienes conoce; Rosen le sigue, y á Rosen Nabokoff. No se ha pronunciado ni una palabra; hay algo
emocionante en esta salida.
Con muy breve intervalo llegan al de¬ pósito de la Marina rusos y japoneses.
Sesión suprema
Cuando los rusos penetraron en la sa¬ la, ya estaban allí los japoneses. Witte y Komura se saludan sin pronunciar pa¬ labra; Rosen y Takahira cambian algu¬ nas frases en inglés; los secretarios se
estrechan la mano.
Witte tomo asiento ante la mesa gran¬
de, Komura ocupa su puesto enfrente de él; Rosen, Takahira.y los secretarios Se instalan á su vez. dejando dos sillones
vacíos entre ellos. Los secretarios some¬
ten á la firma de los plenipotenciarios el protocolo de la sesión anterior.
Cumplido este requisito, expone Witte que Rusia repite que no le es posible, en modo alguno, pagar indemnización al Japón, pero que consiente en cederle una parte de la isla Sakhalin, y que esto es
el ultimátum.
Mientras Nabokoff traduce estas pala¬ bras en francés á Adachi, que se las re¬ pite en japonés á Komura, Witte encien¬ de un cigarrillo y espera la respuesta.
Komura, sin mirar á Witte, contesta
en japonés, y da á conocer la opinión de
sil Gobierno sobre la situacóin actual.
Witte escucha con algo de impacien¬ cia; luego, Komura formula la declara¬ ción sensacional ds que «influido por los
sentimientos de humanidad, el Mikado
le autoriza á aceptar el acuerdo.» Nabo¬ koff, al traducir estas palabras, descubre la emoción completamente inesperada que le producen.
Witte escucha sonriente y satisfecho y suplica que le repitan las anteriores ma¬ nifestaciones. Ninguno de los rusos oculta su emoción, en tanto que los ja¬ poneses continúan con su aspecto de esfinges, aun al ver la satisfacción de
los rusos.
Witte contesta á Komura dándole gra¬
cias por tan prudente decisión, y propo¬ ne el armisticio, que Komura acepta so¬ meter á Tokio, dejando entender que será aprobado. En seguida se levanta la sesión para continuarla á las tres.
Los rusos saleu de la Conferencia y dan rienda suelta á su inmensa satisfac¬
ción y á su asombro. Witte y Rosen se marchan al hotel y los japoneses se que¬ dan, sin pronunciar una sola palabra
ante los rusos.
La nota oficial
A mediodía so comunica á la Prensa
la siguiente nota: «En la sesión de 29 de Agosto la Con fe¬
rencia ha llegado á un acuerdo completo
en todos los puntos. 'uSe ha decidido comenzar la elaboración
del Tratada de Paz.
»Queda, aplazada la sesión hasta las
tres de la tarde.*

Fué un verdadero efecto teatral. Los
miembros de la misión rusa que habían
permanecido en el hotel, Potiloff, Chipoff, Yermoloff, no podían creerlo, y só¬
lo al ver el Boletín se convencieron y no
trataron de disimular su sorpresa ni su delirante alegría.
—Es la primera victoria que alcanza¬ mos—dice uno de ellos—y esta victoria es mayor que todas las de Oyama. A
Sergio Witte es á quien se le debe el
triunfo.
Cuando Witte regresó al hotel, á la una y media, se le hizo una ovación en¬
tusiástica.
La muchedumbre, agolpada ante el
hotel, gritaba sin cesar; «¡Viva Witte!»
Habla el plenipotenciario ruso
El jefe de la misión rusa, muy emo¬
cionado, nos estrecha la mano. Regresa
al Hotel. Momentos después me concede
una entrevista.
Le felicito efusivamente en nombre de Le Matin y me da las gracias. No trata de disimular su profunda alegría., Acu¬ de á mis labios multitud do preguntas
y me contesta relatándome la histórica
sesión.
—Rusia—me dice—no pagará ni un céntimo, de ningún modo, y comparti¬ rá la posesión de Sakhalin con el Japón. Asi se lo dije á Komura al principio de la sesión; discutimos y. finalmente. Ko¬ mura aceptó. Luego convenimos en que
yo solicitaría del Zar y Komura del Micado, que autorizaran el armisticio. Co¬
mo es natural, esta proposición será aceptada. He reclamado la libertad de los prisioneros rusos y también se ha
accedido á ello.
Es una paz honrosa. Rusia no ha ce¬ dido en nada contrario al honor y ó los
intereses nacionales.
Los japoneses habían pedido el ferro¬
carril del Este chino hasta Karlin y yo
he insistido en que la concesión sea sólo hasta Kuen-Tchen-Si, punto situado muy al Sur de Kharlin. He vencido.
Los japoneses han pedido la limita¬
ción de nuestras fuerzas navales. Me he
opuesto y han cedido.
Han cedido también en la cuestión de
nuestros buques internados en puertos
neutros.
Han reclamado la sesión de Sakhalin.
He consentido en abandonar la mitad de
la isla, mitad poco importante para no¬ sotros, y también mis ideas han triun¬ fado en este punto.
Por último, los japoneses han recla¬
mado una indemnización á la cual me
he negado. Entonces pidieron el reem¬ bolso de los gastos de guerra, y al escu¬ char una nueva negativa se ofrecieron á revendernos, muy cara, una parte de la
isla Sakhalin. A todas estas reclamacio¬
nes contesté que Rusia no pagaría nada, y Rusia ha vencido en esto también. To¬ do el mundo me había aconsejado que se diera dinero á los japoneses. Mr. Roosevelt, Francia, Inglaterra, América,
hasta en Rusia, muchos de mis compa¬
triotas; pero yo he sabido librarme de la
obsesión.
No creía, sin embargo, que el Japón hubiera de ceder en un punto tan im¬ portante; por esto, mi sorpresa y mi alegría han sido enormes cuando Ko¬ mura me dijo: «Queda convenido.»
—Sé—añadió tristemente Witte—que
habrá muchas personas en Rusia que me guardarán rencor por haber concer¬
tado la paz en esta forma; pero creo, sin vanidad, que nadie hubiera podido ha¬ cerlo mejor. El sábado por la noche, cuando Komura vino á verme aquí, me pidió que ofreciese una cantidad de di¬ nero, y le contesté: «Cuando fui minis¬ tro de Hacienda, quedaron en reserva
mil millones de rublos en oro, á los cua¬ les no se ha tocado todavía. Tenemos
bastante dinero y podemos tener más
aún. Nos lo han ofrecido en Francia, en Berlín y en Nueva York. Rusia tiene to¬ do lo que necesita para continuar la lu¬ cha.» Takahira transmitió por el cable estas palabras á Tokio y el consejo pri¬
vado cedió.
La bomba de Barcelona
El suceso
El nuevo horrendísimo crimen se per¬
petró en la tarde del domingo. Tuvo por
escenario la Rambla de las Flores, frente
á la calle de la Petxina.
Era la uua y veinticinco minutos. De pronto un estallido que repercutió por toda la ciudad hizo presentir á muchos lo que había ocurrido, pues avezados ya á ello, presto los ciudadanos de Barcelo¬ na se dan cuenta de esas desgracias que llevan aflicción y dolor inmensos á mu¬ chas familias, y sublevan el ánimo, in¬ dignado por esos crímenes á los cuales parece que no hay modo de poner coto.

El estallido fué formidable y seguido de gran estrépito producido por la caída de cristales rotos, al par que se oían gri¬
tos de terror y ayes lastimeros que par¬
tían el alma.
De extremo á extremo de las Ramblas
y en las calles afluentes á las mismas, el público echó á correr alocado, presa de ese pánico propio de sucesos como el que
describimos.
La confusión que se originó en los pri¬
meros momentos fué extraordinaria, y la noticia circuló abultándose á medida
que llegaba á conocimiento de los ba¬ rrios extremos de la capital, en algunos de los cuales, como el paseo de San Juan, se percibió claramente el es¬
truendo.
En un abrir y cerrar de ojos el trecho de la Rambla cercano al lugar del suceso quedó casi desierto, viéndose sobre el entarugado á las infelices víctimas cla¬ mando auxilio, que les fué prestado transcurridos los primeros segundos de estupor, por solícitas gentes que las tras¬
ladaron á las tecinas farmacias.
Al poco rato llegaron camilleros de la Cruz Roja y fuerza de la benemérita.
La indignación crecía por momentos y el público, exasperado, profería en pro¬ testas sólo comparables con la magnitud
del crimen.
Díjose que el autor del crimen había
sido visto como lanzaba á lo alto la bom¬
ba, y que se había logrado sujetarle por algunas personas, de las cuales logró desasirse y escapar, pero según otras
versiones no fué asi, antes bien estaba
colocada en el suelo, desde hacía largo
rato.
La bomba
Parece que estaba cargada de nitro¬ glicerina, conteniendo clavos y trozos de hierro y acero galvanizados, de los que se encontraron bastantes en largo trecho
de la Rambla de las Flores.
Fué tal su fuerza expansiva, que aun de los balcones de los últimos pisos de las casas cercanas rompieron cristales los cascos de la bomba y trozos de me¬
tralla.
En varias fachadas se echan de ver
también huellas de la explosión. También quedó hecho añicos el cristal
del gran reloj con horario de veinticua¬ tro horas, del almacén de relojes del se¬
ñor Trilla.
El proyectil estalló junto al tronco de un plátano, socavando la tierra algo pro¬
fundamente.
Por milagro, por verdadero milagro, salió ilesa la florista que tiene en aquel punto emplazado su puesto, pero quedó destrozada por completo la mesa.
Los heridos
Pedro Casasnovas, natural de Esplugas, de 39 años de edad, casado. Peque¬ ña herida por desgarro en el hombro iz¬ quierdo de pronóstico leve. Fué acompa¬
ñado á su domicilio.
María Qillart, natural de Barcelona, de 16 años de edad. Herida por desgarro en el pie derecho, teniendo el agujero de entrada en la parte externa y salida por la interna y varias erosiones en ambas manos, de pronóstico reservado. Fué tras¬
ladada á su domicilio.
Juana Cervera, natural de Jetafe, de 59 años de edad, casada. Herida por des¬ garro en el antebrazo derecho, de donde se le extrajo un proyectil. Grave.
Teresa Barbieri. natural de Barcelo¬
na, de 53 años de edad, viuda. Tres he¬
ridas por desgarro en ambas piernas;
grave.
Dolores Pulguera, natural de Berga, de 52 años de edad, casada. Herida con¬ tusa en el brazo izquierdo. En una casa de socorro se le extrajo un trozo de me¬ tralla del muslo derecho y otra de la ro¬ dilla izquierda.
Jaime Rovirosa, natural de Cubellas, 17 años de edad, heridas por desgarro en el tercio medio del muslo izquierdo y antebrazo derecho en la región cubital interesando el hueso del cúbito, grave.
Juan Dubray, según el parte de las Casas Consistoriales, y Juan Duaigues, según el de la casa de socorro de la ca¬
lle de Bárbara. Soldado de artillería, na¬ tural de Lérida, de 22 años de edad, frac¬ tura del cúbito y radio, herida contusa en el tercio medio del antebrazo izquier¬
do; grave. Pasó al hospital militar. Filomena Cornelias, de Vallvidrera, de
56 años de edad, casada. Contusión en la muñeca izquierda; pronóstico reser¬
vado.
Cristóbal Solsona, heridas en la cara
y muñeca izquierda, de pronóstico leve. Pedro y Francisco Pons, blondistas,
establecidos en la Ronda de San Pedro, presentan varios rasguños en la cara, de pronóstico leve. Pasaron á su domicilio.
Miguel Ponseti. dependiente. Heridas en el cuello y nalga izquierda, de pro¬
nóstico leve. Pasó á su domicilio.

Dolía Josefina García de Olaguer, de cuarenta y tres años de edad, esposa del coronel de Estado Mayor don José de Olaguer Feliu. Estaba comprando flores por ser el santo de una de las hijas, flo¬
res que adquiría para colocarlas ante una imagen del oratorio de su casa.
Tiene fracturada la pierna derecha y heridas penetrantes en la izquierda y también en el muslo del mismo costado-
Tuvieron que amputársele la pierna fracturada, en vista de la gravedad que
presentaba.
El capitán general de esta región, don Manuel Delgado, al tener noticia de la horrible desgracia sufrida por la familia del expresado coronel se trasladó á la
casa de socorro de la Ronda de San Pe¬
dro en compañía de un médico militar.
En vista del grave estado en que se encontraba la señora García de Olaguer, el señor Delgado Zuleta dispuso que en una camilla fuese trasladada al Hospital
militar.
El mismo señor Delgado acompañó la camilla hasta el Hospital.
También fueron auxiliadas en el re¬
ferido dispensario: Consuelo Olaguer y Garda, de 16 años
de edad, tiene herida penetrante en el pie derecho.
Rosario Olaguer y García, de 11 años
de edad. Heridas contusas en el brazo y
en la mano izquierda. Conchita Olaguer y García, de 6 años
de edad, tiene heridas en la mano y pie izquierdos.
Estas tres heridas son hijas de los se¬ ñores de Olaguer, é iban con su madre.
Fueron trasladadas á su domicilio.
Dionisio López, de 25 años de edad, ve¬ cino de Castellar del Vallés, tiene varias heridas en la pierna derecha, de pronós¬
tico reservado.
Rosa Rafa, de 21 años de edad, la cual tenía fracturada la base del cráneo y he¬ ridas en diferentes partes de la cara y del cuerpo.
Debido á su grave estado, quedó en el dispensario.
El cura párroco de la iglesia de los Santos Justo y Pastor le administró los
últimos sacramentos.
Angelina Surell, presenta heridas leves en varias partes del cuerpo.
Bonifacio Altarriba, de 43 años de edad, tiene varias heridas graves.
Emiliano Garcés, que también resultó herido gravemente, fué trasladado al hospital.
Santiago Ortis, de 48 años de edad, casado, tiene una herida leve y pasó á
su domicilio.
María Jesús Vache, de 41 años de edad.
Heridas de pronóstico reservado en dife¬ rentes partes del cuerpo, de pronóstico
leve.
Felipe Martin, de 55 años de edad. Heridas leves en diferentes partes del
cuerpo.
Josefa Rafa, que fué conducida inme¬ diatamente al Hospital, falleció poco des¬ pués á causa de las gravísimas heridas que recibió. También falleció su herma¬
na Rosa Rafa á causa de las heridas re¬ cibidas.
* **
En las farmacias de los señores Gor-
got, Genové y Herreros fueron auxilia¬
das también numerosas personas que resultaron más ó menos heridas ó con¬
tusas á causa de la explosión. Créese que fueron bastantes las perso¬
nas heridas ó contusas que marcharon
directamente á sus casas sin pasar por farmacias ni casa de socorro.
La familia del señor Oliver
Entre las víctimas figuran también la esposa, la hija y una sobrina de don Mi¬ guel Santos Oliver, ilustrado director del
Diario de Barcelona.
En el propio domicilio del señor Oliver fueron curadas por el doctor Ppns.
La señora de Oliver resultó con una
herida de pronóstico reservado en una pierna y con varias contusiones.
La niña presenta rasguños en la cara. La sobrina del señor Oliver es la que
ofrece más contusiones y heridas, algu¬
nas de ellas de cuidado.
No hay que decir cuán de verás lo sen¬ timos, y cuanto deseamos el restableci¬ miento de esos seres queridos del señor
Oliver.
La rambla de las flores
Pocas vías públicas habrá, aun en las
ciudades más bellas, que reúnan los en¬
cantos que el trozo de la Rambla de Bar¬ celona que lleva el poético nombre de
las flores.
Bajo los altos y frondosos árboles, los puestos resguardados por los enormes quitasoles de guarnición ondulante, y allí, artísticamente dispuestos, los ramos

ya formados con exquisito gusto, los ja¬ rrones de que desbordan las hijas predi¬ lectas de aquellos jardines privilegiados
de las costas de Levante, besadas por el
sol y acariciadas por la brisa que ondula las aguas azuladas de su mar hermoso.
Muchachas jóvenes, primorosamente ataviadas con más limpieza que Injo, frescas, lozanas y sonrientes, dominan
en aquellos puestos entre las macetas con magníficas plantas de anchísimas hojas y la canastilla en que se agrupan los capullos de las rosas, las estrellas de los jazmines, los cogollitos de los nar¬ dos. Hay siempre allí aroma da violetas y perfumes deliciosos, encantos para la vista y para el olfato, recreos que llevan al alma efluvios de primavera.
897564321..°°PoraqueltrozodeRamblapaseancon
preferencia mujeres casi siempre hermo¬ sas y niños continuamente alegres y ri¬
sueños. Allí va el enamorado á encar¬
gar el ramo para su amada y la joven á elegir las flores que han de adornar la ventana á que se asoma ó el altar ante
el cual reza. Allí la madre de familia ha¬
ce acopio para embellecer su hogar, y la dueña de casa primorosa para adornar
su mesa.
Una de las manifestaciones de la cul¬
tura de Barcelona es el cariño que allí se profesa á las plantas y á las flores.
La modesta obrera que va á la fábrica suele llevar, prendido en el pecho, el perfumado ramito, y no hay señorita que vuelva á casa después de oir misa ó de pasear por la calle de Fernando, que no se detenga en los puestos de flores para elegir los ramos que adornarán las floreras de su sala y los bouqueteros de su gabinete.
Y ese ha sido el sitio elegido por los feroces anarquistas para colocar su bomba destructora y cobarde. Si en la maldad pudiera caber graduaciones, ese sería el colmo de la iniquidad, porque allí la bomba no podía causar víctimas más que entre séres inocentes y débiles como los que han sucumbido ó están gravemente heridos.
La Rambla de las Flores, uno délos trozos más bellos de Barcelona, ha sido convertido por los anarquistas en calle de la amargura, del martirio y déla muerte, y entre los puestos de donde desbordan los aromas y los colores, que¬
darán las manchas de sangre corno pa¬
drón de .ignominia de esa secta de cri¬ minales que ha causado tantas victimas
inocentes.
Kasabal.
Conocimientos útiles
Consejos para cuidar los ojos
He aquí algunos preceptos que deben tener bien presentes los que deseen con¬ servar los ojos en buen estado:
Para leer y escribir, la luz debe ser buena, suficiente y sin intermiten¬
cias.
La luz variable ó movediza es per¬
judicial á los ojos.
Al leer ó escribir es conveniente
tener erguida la cabeza y no tan cerca de la luz que se sienta el calor de la lla¬
ma.
Cuando los ojos estén doloridos, lo que puede suceder por haberlos forza¬ do mucho, no se deberá seguir leyendo, ni tampoco al sentirse mucho sueño.
El libro se debe mantener á la
distancia de dpee pulgadas, ó sean 30 centímetros, á excepción de los casos de
vista corta.
No se debe leer yendo en algún
vehículo ni tampoco acostado. En caso de la convalescencia de
alguna enfermedad larga ó de debilitar¬
se, se debe leer lo menos posible.
El aire corrom pido es dañoso á los ojos y, por consiguiente, urge evitarlo.
El mejor remedio casero para cu¬ rar la inflamación consiste en bañar los
ojos en agua simple, aplicándoles des¬
pués un paño mojado. 10. Lo más conveniente al sentir can¬
sancio ó inflamación en los ojos, es dor¬
mir bastaute.
11. Como las materias que suelen for¬
marse dentro ó alrededor de los párpa¬
dos, por efecto de alguna inflamación, son contagiosas, y pudieran ocasionar
la pérdida de la vista, será bueno, en se¬
mejantes casos, recurrir á un médico. Las personas aquejadas de esta enferme¬
dad harán bien en no servirse de la mis¬
ma jofaina, jabón ni toalla que usen los
demás.
12. Siempre que se introduzca en los ojos cualquiera substancia que, como la cal ú otras, producen quemaduras, so
deberá ante todo acudir á un facultativo;
más si esto no fuere posible, convendrá

SÓL.LER

8

aplicarles lavatorios suficientes de agua
«imple, siguiéndose este método cons¬
tantemente hasta que cese el dolor. La pronta aplicación de este remedio puede
salvar la vista.
13. No siendo de eficacia alguna los
sencillos remedios que anteceden, será necesario consultar sin demora á un mó¬
dico experto, síd hacer caso de los char¬ latanes, cuya ignorancia pudiera ser to¬ davía más peligrosa, ni usar medicinas de patente. La vista es un órgano tan importante y delicado que sería una im¬ prudencia jugar con ella.

Crónica Local

Ferrocarril Palma -Sóller

El movimiento ocurrido en pasaje y carga durante la semana 34.a ó sea del 20 al 26 Agosto último, ambos inclusive, según los datos recogidos por la Sub-Gomisión Investigadora ha sido el si¬ guiente:
Pasajeros: Entrados, 479. Salidos, 482. Total, 961 pasajeros.
Mercancías terrestres y marítimas: Importación, 117'024 ton. Exportación, 68‘718ton. Total, 185742 toneladas.
* +*

SUSCRIPCIÓN voluntaria para el ferrocarril Palma-Sóller,
mediante acciones de á 500

pesetas cada una, pagaderas por octavas partes durante el plazo de cuatro años.
En la lista publicada el sábado día 5 de Agosto aparecieron cuatro acciones á
nombre de D. Antonio Bauzá Eusefiat.
Debían apuntarse á nombre de D. Jaime
Ramonell Lladó,

Duros

Suma anterior.
D. Miguel Vallcaneras Serra.
» Pedro A. Alcover Morell.
» Bartolomé Mayol Rullán.
D.a María Castafíer Colotu.
D. Juan Deyá Trias, (ha au¬ mentado).
» Antonio Frontera Bisbal. D.a Florentina Frontera Bisbal D. Bartolomé Castañar Trias.
D.a Margarita Mayol Castañar
p. Juan Pizá Frontera.
D.®Isabel Ma Arbona Miró.
» Maria Castañer, viuda de
Pizá.
D. José Olivar Coll, Dean. » Cristóbal Ferrer Mir. » Antonio Canals Ballester. » Bartolomé Frontera Colom
» Francisco Trias (Biniaraix) » Juan Magraner Oliver. » Miguel Ferrer Frau.
» Pedro A. Frau.
» Miguel Galmés Mir.
D.a Antonia Morell Rullán. » Francisca Frontera Ba¬
llester.
» Catalina Zaforteza de To*
gores viuda de Villalonga D. Juan Mayol Canals.

533.800
200
400
200
200
1.000
100 100 400
100
100
100
100 600 400 100 100
100 5.000
100
100
200
100
200
500 100

Suma y sigue. 544.400

HS-Ul’OS

Suma anterior.
D. Miguel Cardell Vicens.
■» Jaime Fiol Poucell.
» Jaime Orell, por encargo,
aumentado.
» Antonio Gallard Servera. D.a Francisca Pons Llobera,
viuda de P. A. Alcover.
D. José Ferragut Alzamora. » Antonio Rullán Vicens, (ha aumentado). » Pedro Mayol Ooll, (ha au¬ mentado).
» Antonio Arbona Arbona.
D.a Maria Coll Mayol.
D. Pedro Bisbal Llaneras.
» Alfonso Bauzá Bisbal.
» Bartolomé Castañer Yicens

544.400 100 100
500 409
2.000
100
300
200
300
400 ) 200
200

(ha aumentado).
» Antonio Colom Enseñat.
» Mateo Freixa Oliver.
» Nicolás Oliver Miquel. » Vicente Mayol Oliver.
D.a Coloma Jaurne Sabaté.
D. Gabriel Calafat Arbona.
D a Catalina Ripoll Ferrer. » Catalina Canals Ripoll.
D. Gabriel Quetglas Creas. » Pedro J. Mayol Oliver. » Bartolomé C. Perelló (Pal¬
ma).
» Bartolomé Vives Ripoll. » Gabriel Mairata Llorapart. » Antonio Riera y C.a (Palma)
» Jaime Enseñat Garcías.
» Jaime Vicens Vicens.
» Francisco Oliver Oliver.

200
300 1.000
100 1.000
1.000 1.000
500 100 100 200
200 100 100 400
800 1.000 1.000

» Pedro Lucas Oliver Oliver

400

» Juan Mayol Oliver.
D a Maria Castafíer Garau.
D. Jaime Garau Serra.

400
100 100

» Juan Puig Enseñat.

100

» Lorenzo Femenías Xumet.

100

» Gabriel Garau Serra. » Antonio Frau Borras.

100 200

Suma total. Duros. 559 800
(Se continuará)

El domingo último por la madrugada se perpetró un crimen en la Huerta de abajo, en el punto comprendido entre el camino de «Cas Puput» y la carretera del puerto, cuya noticia produjo gran consternación en esta ciudad. Se dijo ya en los primeros momentos que yacía he rido de gravedad un joven natural de Campanet, soltero, de unos 28 años, lla¬ mado Jaime Bestard Gamundí, y esta noticia se confirmó al apreciarle el médi¬ co señor Marqués siete puñaladas, dos
de ellas mortales de necesidad.
Tan luego se tuvo noticia del hecho se constituyó en el lugar del suceso el Juzgado municipal para cumplir con las formalidades que la ley prescribe, acom¬ pañado de los facultativos señores Mar¬ qués y Mayol, quienes prestaron al heri¬ do los oportunos auxilios, ordenando
además fuera éste viaticado.
Por las declaraciones del herido se
supo enseguida quien hahía sido el agre¬ sor, que fué habido por el guardia muni¬ cipal D. Fernando Berenguel, poco tiem¬ po después; siendo aplaudido el celo desplegado por dicho guardia en practi¬
car la detención. El criminal cuenta unos
44 años de edad, es casado, natural de

Caimari (Selva) y se llama Jaime Bennasar y Torrendell.
La manera como debió ocurrir el suce¬
so la explican en estos términos personas que suponemos enteradas del mismo: Ha¬ cía algún tiempo que existían entre am¬ bos sujetos diferencias, que se habían vuelto un tanto ásperas desde hace cosa de un mes, á causa de cuestiones de fa¬ milia. Sin embargo de ello, el sábado, según se dice, pasaron juntos algunas horas de la noche, viéndoles últimamente tomar unas copas en «Las Argilas» en la taberna de «Can Comas». Poco tiempo después ocurrió el trágico hecho, supo niéndose que debieron trabarse de pala¬ bras y que con tal motivo el Bennasar asestó á Bestard siete puñaladas. Este tuvo aliento para llegar hasta una casa próxima y llamar al dueño que la habi¬ taba, quien dió conocimiento á aquellos vecinos y á las autoridades.
El herido, después de acerbos y conti¬ nuados sufrimientos, entregó su alma al Creador el lunes á la una de la tarde, siendo conducido al cementerio pocas ho¬ ras después, con gran acompañamiento.
A cosa de las seis del mismo día los fa¬
cultativos señores Marqués y Mayol practicaron la autopsia al cadáver, de
clarando tener siete heridas de arma
blanca, dos de ellas mortales, una de és¬ tas en el estómago y la otra en el pecho, de cinco centímetros de profundidad que le interesó la séptima costilla.
Jaime Bennasar y Torrendell fué cap turado, como hemos dicho, por el guardia municipal señor Berenguel y quedó á disposición del Juzgado poco tiempo des pues de cometido el crimen, siendo ence¬
rrado en el cuarto de corrección de la
Casa Consistorial. En la declaración in
dagatoria que se le tomó el siguiente día
confesóse autor del atentado.
El miércoles por la mañana, á las cua¬ tro y media, fué conducido el agresor á Palma, acompañado de una pareja de la guardia civil, habiendo presenciado el hecho una numerosa multitud que justa mente indignada dirigía duros calificati¬
vos al criminal.
Sentimos vivamente el haber tenido
que dar cuenta de este suceso y espera¬ mos que la justicia castigará al culpable tal como se merece por el criminal hecho
realizado.
Y para la víctima pedimos á Dios descan¬ so eterno, al propio tiempo que enviamos nuestro pésame á su atribulada familia.
El domingo último, á la hora de cos¬ tumbre emprendió viaje para Barcelona y Cette el vapor de esta matrícula «Villa de Sóller», llevándose regular cantidad de carga y buen número de pasajeros.
Dicho buque regresó de su viaje en la mañana de ayer, y según informes que tenemos saldrá nuevamente para los puertos de itinerario mañana domingo
al anochecer.
La fiesta callejera celebrada el sábado y domingo últimos por los vecinos de las calles del Cementerio, Unión, La Palma y adyacentes se vió sumamente concu
Trida.
Amenizó la velada de dichos dias la
banda «Unión Sollerense».

Después que hubo dejado el cargamen¬ to de carbón mineral de que fuó porta¬ dor, se hizo á la már, el miércoles de
la presente semana el vapor mercante
inglés «Haugesund».
En el sorteo celebrado en la Audien¬ cia Territorial de Palma de los indivi¬
duos que deben formar el Tribunal del Jurado durante el actual cuatrimestre, resultaron elegidos como Capacidades nuestros paisanos D. Pablo Mayol Ar¬ bona y D. Jaime Rullán Miró.
El miércoles por la mañana ocurrió una desgracia on la casa núm. 17 de la
calle de la Luna. Se estaba abriendo una
zanja para destinarla á cisterna y al fon do de la misma se cayó un operario al¬ bañil que iba cargado con una gruesa piedra, produciéndose algunas heridas que le han tenido postrado en cama va¬ rios días. Nos place poder manifestar que el herido continúa muy bien, espe¬ rándose que pronto quedará restablecido.
Sin embargo del calor que se dejaba sentir, fueron muchos los sollerenses que ayer por la tarde y por la noche se trasladaron al vecino pueblo de Fornalutx, donde se celebraba la fiesta mayor que aquellos moradores dedican anual¬ mente á Nuestra Señora la Virgen María
en el dia de su Natividad.
Las funciones religiosas celebradas en aquella iglesia se vieron muy lucidas, habiendo cantado la misa mayor el Rector
de esta ciudad señor Maimó.
El baile popular que con música tuvo lugar en la plaza vióse como siempre muy animado.
Se nos dice que hoy y mañana habrá
también fiesta.
Mañana domingo es el día señalado para celebrarse en toda España las elec ciones para Diputados á Cortes.
Según hemos, leído en los periódicos de Palma, por Mallorca se presentan sola¬ mente cinco candidatos, número igual al que pueden elegirse. A pesar de esto, prometen verse animadas dichas eleccio¬ nes en Sóller, dado el afan con que son solicitados los votos por los personajes políticos de la localidad.
He aquí las candidaturas acordadas por los partidos liberal y conservador:
Candidatura liberal: D. Alejandro Rosselló y Pastors, D. Bernardo Amer y Pons y D. Bartolomé Font.
Candidatura conservadora: D. Antonio
Maura y Montaaer y D. José Cotoner Allende Salazar, Conde de Sallent.
EN EL AYUNTAMIENTO
Sesión del día 2 Septiembre de 1905
La presidió el Alcalde Sr. Mora, y asistieron á ella los Concejales señores Escalas, Castañer, Joy, Colom y Morell.
Fué leída y aprobada el acta de la se
sión anterior.
Se enteró la Corporación de una cir
cular del Sr. Gobernador civil de la pro¬
vincia, dando instrucciones para la for¬ mación del presupuesto ordinario para el próximo ejercicio de 1906.

Se dió eueuta del proyecto de presu¬ puesto ordinario, formado por la Comi¬ sión de Contabilidad para el próximo ejercicio de 1906; á las tarifas de arbi¬
trios sobro permisos que se concedan pa¬ ra obras públicas y certificados munici¬ pales, y se acordó que ambos documen¬ tos quedarán ocho días sobre la mesa pa¬
ra ser examinados.
A tenor de lo dispuesto en el art. 45 de la ley electoral vigente, procedió la Corporación á designar los locales donde
han de consumirse las mesas electorales
durante las próximas elecciones de Di¬ putados á Cortes, habiendo sido disigna¬ dos los siguientes.
Distrito primero
Sección 1.a Convento: en la casa nú¬
meros 5 y 7 de la calle del Obispo. Sec¬
ción 2.a Rectoría: en la casa num. 5 de la calle del Mar.
Distrito segundo Sección 3.a Casa Consistorial, en el
local del mismo nsmbre. Sección 4.a Hos¬
picio: en el edificio del mismo nombre.
Distrito tercero
Sección 5.a Alquería del Conde: en la
casa núm. 15 de la calle del misino nom¿
bre. Sección 6.a Huerta: en la casa nú¬ mero 29 de la M.a 57. Sección 7.a «Can Guixe»; en la casa núm. 6 de la M.a 47.
No habiendo otros asuntos de que tratar se levantó la sesión.

i.,,

i

CULTOS SAGRADOS

En la iglesia parroquial.—Mañana domin¬ go, dia 10.—A las nueve y media, se canta¬ rán las horas menores y después la misa ma¬ yor coa sermón parroquial por el Rdo. señor Arcipreste. A la tarde, habrá explicación del catecismo; y al anochecer, después de vísporas y completas, se celebrará el ejercicio
mensual de las madres cristianas.
En el oratorio de la Alquería del Conde. —
Fiesta al Dulcísimo Nombre de María.
Sábado, dia 9.—Al anochecer, ejercicio ea preparación á la fiesta.
Domingo, dia 10.—Por la mañana, Misa de comunión general. A las nueve y media, expuesto S. D. M., tercia, acto continuo la Mi¬
sa mayor con música y sermón por D. Anto¬ nio Alcover Pbro. Por la tarde, á las seis y media, trisagio con exposición del Santísimo
Sacramento.
En el oratorio de las Hermanas de la Cari-
dad —Mañana domingo, á las cinco de lá
tarde, se practicará el ejercicio de la Buena
Muerte en honra del Santo Cristo de la Salud;

Hegbíro Ovil
Nacimientos
Varones 8.—Hembras 2.—Total 10
Matrimonios
Día 6.—Damián Canals y Frau, solte¬ ro, con Ana Trias y Bisbal, soltera.
Día 7.—Autonio Castafíer y Oliver* viudo, con Bárbara Vicens y Mayol, sol¬
tera.
Día 7.—Antonio Ripoll y Coll, solte¬ ro, con Catalina Timoner y Colom, sol¬
tera.
Día 7.—Andrés Rullán y Rullán, sol¬ tero, con María Palou y Bernat- soltera.
Día 9.—Pablo Ripoll y Coll, soltero, con Francisca Colora y Coll, soltera.
Defunciones
Día 4.—Antonio Oiiver Busquets, de> 52 años, casado, calle del Mar n.° 46.
Día 4.—Jaime Bestard Gamündí, sol¬ tero, Manzana 54, n.° 669.
Día 4.—Juan Marqués Rullán, de i mes, calle de San Bartolomé, n.° 7.
Dia 5.—Catalina Alcover Casasnovas*
de 67 años, viuda, Manzana 60.

(18, FOLLETÍN
MARÍA TERESA
espigas y amapolas hacen mucho campo? Paro para que no sean todos iguales,
otro lo adornarán con cerezas y guirnal¬ das de hiedra... ¡qué lindas estaránl Convendría que tuviesen paletós de lana
muy fina para las tardes frescas; los del
año anterior los tienen inservibles...
json tan descuidadas!... La única que no es revoltosa, la mejor de todas, es María Teresa; tal vez porque se llama como ella. ¡Cuánto qué hacer le dan las muñecas! Las ha de vestir por la maña¬ na muy temprano antes de empezar los
estudios; por la tarde las ha de llevar á paseo, á la noche meterlas en la cama
con su bata blanca adornada de cintas,
para que duerman cómodas...
María Teresa la contesta con tanta se¬
riedad como si faesen iguales en ideas, en edad y en gustos y aficiones: parece que no tiene otra cosa que hacer que re¬ solver aquellas cuestiones de orden do¬ méstico que preocupan á Elena: alguna "fQa ádriana se mofa de lo que llama

tonterías de su hermana, y María Tere¬ sa la reprende, aconsejándola que pro¬ cure prolongar cuanto sea posible aque¬ llas aficiones y aquella encantadora ino¬ cencia, que se preocupa de las muñecas con el mismo afán con que una buena madre se cuidaría de sus pequeñuelos.
Identificada así con ambas niñas, ha¬
ciendo la misma vida que ellas, partici¬ pando de sus juegos, de sus estudios, de sus distracciones, el cariño se acrecienta
y parecen hermanas. ¡Si Primitiva pu¬
diese estar con ellas! ¡que contentas es¬ tarían todas! ¡qué bien lo pasarían y cuántos ratos de tristeza y soledad se
evitaría aquella pobre niña, que vive con una anciana, y por consiguiente no tiene con quien charlar, de esas mil co¬ sas agradables á la infancia y á la adolencencia... muñecas, pájaros, flores, jue¬ gos inocentes!... ¡PobrePrimitiva! ¡María
Teresa sería tan feliz teniéndola en su
compañía! Mas en esto no debe pensar: el austero debar exige cosa muy dis¬
tinta. El 3 de Junio es el Santo de la conde¬
sa: se llama Clotilde. María Teresa ha
hecho que las niñas preparen sus obse¬ quios para la abuelita. Adriana, con una buena fotografía á la vista, y con el
imborrable recuerdo en el alma, ha he¬

cho un retrato de su madre, admirable. le los regalos. Ella las acompañará; quie¬

María Teresa asegura el mérito de la re ver el efecto que hacen.

pintura, así corno el parecido con la fo¬ Entran seguidas de un criado, que

tografía, y cree que puede la niña estar lleva cubierto el retrato, al que han

contenta, porque no es una obra vulgar puesto un hermoso marco dorado; y de

lo que ha hecho. ¿Que le parecerá á la la doncella Juana que conduce el pre¬

condesa? ¿Se enternecerá ó se enfadará cioso almohadón. Las niñas felicitan á

cuando le presenten aquella imagen tan su abuelita, así como María Teresa, de¬

querida, que parece que vuelve del otro seándole larga vida y mucha felicidad:

mundo para festejarla en su día? María ella está aquel día bastante amable, y

Teresa presiente que estará satisfecha,

contesta con frase conmovida:

Elena ha bordado un precioso almo¬

—Veamos, dice con cierto interés,

hadón de raso cón un ramo de flores del
campo, que parecen naturales... espigas maduras, margaritas, Meas, amapolas, todas estas bellas hijas de la naturaleza
se confunden en artístico desorden y se
esparcen sobre la rica seda negra del
fondo. María Teresa lo ha armado con

¿qué es eso que traéis? Elena, encarnada como una amapola,
se adelanta á ofrecerla su obra. Se pone
los lentes, y la examina silenciosa, re¬ tratándose en su impasible rostro agra¬ dables impresiones. Está aquel bordado admirablemente hecho, y la complace

su habilidad extraordinaria, adornándo¬ que su nieta haya empleado tantas holo con hermosos lazos de cinta... es un 'ras en obsequio suyo: la felicita, y ex¬

obsequio encantador. Las niñas esperan agradar á la abue¬
lita, y sueñan desde la víspera* con la sorpresa que le van á dar. Habrá gran

tiende esta enhorabuena á la profesora
de bordado que en tan poco tiempo ha logrado hacer adelantar tanto ¿ la dis-
cípula. —Elena ya sabe bordar.

comida... hay varios invitados... María —Sí, raadamoiselle; pero la combina¬

Teresa ha pedido permiso para visitar á ción de los variados matices, el claro

su hermana, que está enferma, y lo ob¬ obscuro, las sombras, los detalles, son

tiene. Las niñas comerán con su abuela;
pero antes, por la mañana, después de la Misa, irán á sus habitaciones para dar¬

de V.: á V. debo que mi abuelita esté
complacida, y no puedo decir cuanto lo agradezco.

—¡Ven acá, gitanilla; eres muy zala¬ mera! exclamó sonriendo la condesa, acariciando á la niña, que rebosaba de júbilo.
—Y tú, Adriana, añadió mirando á la
adolescente, que estaba pálida como tin lirio, ¿qué traes ahí? acércalo, vea mos¬ tos primores.
La pobre niña se acerca temblorosa; toma de manos del criado, ayudada por
María Teresa, que clava en el rostro de' la condesa sus grandes y hermosos ojos, como si quisiera leer en su corazón, aquel retrato tan querido, y se lo pre¬
senta.
La condesa palidece al verlo; la más viva emoción se dibuja en su semblan¬ te; calla; axamina la obra... dos lágri¬ mas corren á lo largo de sus mejillas. Al verlas, Adriana conoce que ha ven¬ cido, deja el cuadro en manos de la institutriz, y rompe en sollozos cubrién¬
dose el rostro con las manos.
La condesa no puede decir palabra alguna; quiere hablar; y la voz se aho¬ ga en su garganta. Hace una seña á la adolescente, que se acerca, y la estrecha
sobre su corazón. El hielo se ha roto:
la primera batalla está ganada. Ahora es cosa de hábiles recursos; no perded posiciones; ir ganando terreno;- gua?éa¥

4L

SÓLLER

ÚLTIMAS COTIZACIONES

Valores 3^a.llox*q[-aines

Palma 7 de Septiembre

Crédito Balear

98'

fomento Agrícola

90‘80

Isleña Marítima

68‘ÜO

IFerro-©añiles de Mallorca

70'00

Salinera Española.

140'00

Alumbrado por Gas ......... 96‘00

.La Económica

ÍO'OO

Bonos Municipales

43 00

Id. Obligaciones Salinas 6 pg

•
104‘

Idem 5p§

1CL‘

Obligaciones 1.a M.\\ lU4‘ ........

-Sóller 8 de "Septiembre

Banco de Sóller El Gas. ............. La Solidez Marítima Sollórense

5o 2o loo 5o

"
Valores p-ublioos

Madrid 6 Septiembre

4 pS interior Araortizable al 5 p§. Banco de-España,

.......

Tabacos. -....,*

Francos

Libras

79 65 98 85 430 50
395 50
31 60
33 10

1T11UR10 DE LOS SERVICIOS IARÍIIMOS
DB LAS ISLAS SALEARES
Salidas de la Península
De Barcelona para Palma, directo, todos los lu¬ nes, miércoles y jueves á las 18‘30.
De Barcelona para Mahón, directo, los domingos
álas 18‘30.
De Barcelona para Mahón Con escala en Alcudia,
los martes á las 16.
De Valencia para Palma con escala en Ibiza, los domingos á las 12.
De Barcelona para Ibiza con escala en Palma,
los sábados á las 18‘30.
De Alicante para Palma con escala en Ibiza, los
viernes á las 12.
Salidas de las Islas Baleares
De Palma para Barcelona, directo ios lunes, mar¬ tes y sábados á las 18‘30.
De Palma para Valencia con escala en Ibiza, los
viernes á las 12.
De Ibiza para Barcelona con escala en Palma, los
miércoles á las 24.
De Palma para Alicante con escala en Ibiza, los
miércoles á las 12.

De Mabón para Barcelona directo, los viernes á
las 16.
Do Mahón para Barcelona con escala en Ciudadadela y Alcudia, los domingos á las 6.
SERVICIOS ENTRE US ISUS i MUM i IEIÍBM
Do Palma para Mahón, los jueves á las 18‘30. De Mahón para Palma, ios martes á las 17.
Servicios con el Extranjero
Do Barcelona para Palma y Argel (vapor español)
los miércoles á las 18‘30.
De Palma para Argel (vapor francés quincenal) los miércoles. No tiene hora fija.
De Palma para Argel (vapor español) los jueves á
las 17.
De Argel para Palma y Barcelona (vapor espa¬
ñol) los viernes á las 17.
De Alicante para Palma y Marsella (vapor espa¬ ñol) los viefnes á las 12.
De Palma para Marsella (vapor español) los sába¬
dos á las 12.
De Marsella para Palma y Alicante (vapor espa¬
ñol) los lúnes á las 18. NOTA.—Para el interior de la isla salen todos
los dias de Palma á las dos de la tarde y llegan á la capital por la mañana á las nueve.

SERVICIO DE TRENES PARA VIAJEROS (¡DE RISA
DESDE EL LO ABRIL DE 1888
De Palma á Manacor y Felanitx: á las 7’40 m., 2 y 6’15 (mixto entre Empalme y Manacor y Santa María y Felanitx) t.
De Palma á Manacor y La Puebla: á las 7’40 m., 2’30 y 6’15 (mixto desde Em¬ palme) t.
De Manacor á Palma: á las 2’30 (mixto)
6’30 m. y 515 t. De Manacor á Felanitx y La Puebla:
álas 6’30 m. y 515 (mixto en los ra¬ males) t.
De Felanitx á Palma. Manacor y La Puebla: á las 6’40 m., 1215 (mixta hasta Santa María) y 5’25 (mixto desde Em¬ palme) t.
De La Puebla á Palma. Manacor y Fe¬ lanitx: á las 6’55 m., 1 y 5’25 (mixto hasta Empalme) t.

MERCADOJDE INCA
Los precios que han regido en las transacciones verificadas el jueves son las que siguen:
Almendrón, de 75’00 á OO'OO pesetas los 42’32 Kg. (quintal).
Trigo, de 18’0Q á OO’OO pesetas los 70 litros (cuartera).
Candeal, de 18’00 á OO’OO id.
Cebada del país, de 11 á OO’OO id. Avena del país, de 9’00 á O’OO id. Habas para cocer, de 22’00 á OO’OO id.
Id. ordinarias, de 19’00 á OO’OO id.
Maiz, de 18’00 á OO’OO id. Garbanzos, de 24’00 á OO’OO
Fríjoles, de.36’00 á OO’OO id. Habichuelas (confits), de46’00 á 00 id.
Id. blancas, de 36’00 á OO’OO id.
Higos pasos, de 8’00 á O’OO los 42’32 Kg. (quintal).
Azafrán, de 2’75 á O’OO onza.

Sección de Anuncios

VILLA DE SÓLLER

PASTA FOSFÓBEA

ISLEÑA MARITIMA

de

COMPAKlA OALLOB^miíA IE VAPORES

L. STEINER

PARA DESTRUIR LAS RATAS Y RATONES

VAPORES

Se vende á 30 Cts. en la Far¬
macia de J. Torrens.—-SÓLLER.

Umm&P

er-Catatafia-Balear-Xelefio-Lalío.

no i DE

Servicios esmerados y á buenos precios

* IBA Y VUELTA

Servido entre Sóller, Barcelona,

j mmtm

MATEO COLOM

ENTRE

Rué Lazare-Carnot, 34

alidas de Sóller para Barcelona: los dias 10, 20 y último de cada mes Salidas de Barcelona para Cette: los dias 1, 11 y 21 de id. id. Salidas de Cette para Barcelona: los dias 5, 15 y 25 de id. id. Salidas de Barcelona para Sóller: los dias 6, 16 y 26 de id. id.
CONSIGNATARIOS:—EN SÓLLER.—D. Guillermo Bernat, calle del Príncipe n.° 24.—EN BARCELONA. — D. J. Roura, Paseo de la Aduana, 25.—EN CETTE.—-Mr. Mateo Colom, Rué Lazare - Car-
not, 34,
NOTA.™Siempre que el día de salida de Sóller y Cette para Bar¬ celona coincida en sábado de día festivo, retrasará el vapor sn salida 24 horas. —La salida de dicho buque del puerto de Barcelona para el de Sóller, será en todos los viajes á las ocho y media de la noche.

CETTE
Consignatario del vapor “Villa de
VINOS AL POR MAYOR COMISIÓN Y AJUSTE
JUAN ESTADAS

y PALMA-ARGEL

SALIDAS

para Argel los jueves.
De Argel los Viernes.

para Marsella los Sábados.
De Marsella los Lunes.

Servicios combinados con fletes á íort-fait en conocimientos directos
para Cette, Gíbraltar, Tánger, Londres, Liverpool, Glagow, Manchester, Bristol, Ull,
Hamburgo, Amberes, Rotterdam, Amsterdam y principales puertos de Italia, pa¬ ra los que igualmente se despachan pasajes via-Argel.
Los señores pasajeros que en Francia tomen billete para la Arge¬ lia, ó España via Palma, podrán permanecer en esta todos los días que

LA ARTÍSTICA
CALLE DE LA LUNA N.° 30.—SÓLLER
Ofrece al público á precios stimamente económicos todos sus artículos como son: IMAGENES estatuarias de madera, piedra, mármol y fibra madera, decre¬
tadas v ordenadas para su bendición é indulgencias.
CAPILLAS, ALTARES, ORNAMENTOS y sus reparaciones. ESTAMPERIA, CROMOS, OLEOGRAFIAS y FANTASIAS de todas cla¬ ses en gran surtido. MARCOS y MOLDURAS con rico muestrario y clase fina. ESPEJOS y CRISTALES de todas dimeuciones en clase superior. GRAN DEPOSITO DE TARJETAS POSTALES en colecciones y sueltas pa¬
ra felicitaciones. OBJETOS PROPIOS PARA REGALOS.

■un í «wb»
TELÉFONO
IíBZIBYAY (Ande)
REPARACION EITALICI
DB
TIMBRES ELÉCTRICOS
DE LUJO Y ECONÓMICOS
PRESUPUESTOS GRATIS

les convenga, si bien combinando la salida con los vapores correos
de itinerario.
El vapor que sirve la línea Palma-Marsella, se reserva el derecho de hacer las escalas que le convengan.
Oficinas le k íM lili
CASA ESPAÑOLA DE COMISION
Exportación de productos industriales.

Clases y Precios ventajosos sobre todos los similares.

Informes: Francisco Bover, Es¬
tación telefónica.—SOLLER.

Consignación de frutos y primores.

TEáüMflS lITIEMKIáLIS

Comisión, — Representación, — Consignación, — Tránsito

Y PRECIOS ALZADOS PARA TODAS DESTINACIONES

Servicio especial para ei transbordo y reexpedición de naranjas, frutas frescas y legumbres

O) k ¥W W

“

S!

LA SOLLERENSB
DE
CERBERE ] PORT-BOU (Frontera franco-española) Aduanas, transportes, comisión,
consignación y tránsito

Subastas á los más altos precios de esta Plaza. Comisión 5 por 100 arreglos inmediatos y se anti¬
cipan fondos y materiales á los
señores remitentes.

AGENTES DE ADUANAS
eillÉES y PSRT-BGR (Frontera Franco-Española)
Corresponsales & GIVF.T, JEUMONT y ERQUEUNNES (Frontera Franco-Belga)
TELEGRAMAS: Bauza Cerbére.—Bauza Port-Bou.
RAPIDEZ Y ECONOMÍA EN TODAS LAS OPERACIONES

Agencia especial para el trasbordo y reexpedición de naranjas, frutas frescas y pescados.
CURACION DU1 DIABETES
POR EL

Roe le Jériclio 1 i,, el roe lo fieui Marclié aoi Grains 41 y 41
BttUYEIiUES^BftlgiqBe)

L‘ ASS1C0RATRICE ITALIANA

Vino Uranado Pépsico lotel lestaurant del Universo de

J. TORRENS, Farmacéutico

DE

Sociedad de seguros contra los
ACCIBBITES Blli T1ABAJO
ESTABLECIDA EN MILÁN Y RECONOCIDA EN ESPAÑA
Capital social: 5.000.000 Liras
Habiéndose promulgado la Ley sobre los accidentes del trabajo de 30 de Enero último, esta importante Sociedad asegura todas las indus¬ trias, mediante una prima, contra los riesgos indicados en dicha Ley-
Director de la Sucursal Española: D. MANUEL GES, Merced, 20, Barcelona.—Para informes y demás, dirigirse al Agente principal, B. HOMAR, Samaritana, 16, Palma.—Agente en Sóller, AENALDO
CABELLAS.

El primero y único elaborado en esta forma en España, mucho más económico y de mejores resultados
que sus similares del extranjero, está preparado con todo esmero por procedimientos científicos bien ex perimentados y acreditado como
un reconstituyente sobradamente
enérgico para suprimir la elimina¬ ción del azúcar de glucosa en todas las personas afectadas de la enfer¬ medad denominada "diabetes.,,
IDE VENTA-:
En Barcelona, Sociedad Farmacéutica Española. —Farmacia del Dr. Pizá.—Palma, Centro Farma¬ céutico.—Farmacia de las Copiñas.—Málaga, Far¬ macia del Dr. Pelaez y Bermudcz.—Sóller, Far¬
macia de J. Torrens

Vda. DE J. SERRA
PLAZA BE PALACIO-3.-BARUELOAA
Hospedage desde 5 pesetas en adelante. Habitaciones desde una pe¬ seta, restaurant á la carta, mesas particulares, se sirve á todas horas.
El Hotel del Universo está situado en uno de los sitios más im¬
portantes de la capital, dá plena fachada á la bonita y frondosa plaza de Palacio y paseos de la Aduana ó Isabel II, donde cruzan todos los tranvías, y es el más próximo á la Aduana, Muelles, Compañías de Navegación, Bolsa, Gobernación y Estación de los Ferrocarriles dtf Francia, Tarragona^ Valencia, Zaragoza y Madrid.
SOLLUR.—Imp. de «La Sinceridad»