AlíO XX.--&* EPOCA.--NUM. 949
AlíO XX.--&* EPOCA.--NUM. 949

SÁBADO 10 DE JUNIO DE 1805

SEMANARIO INDEPENDIENTE

PUNTOS DE SUSCRIPCIÓN:
Sóller: Administración. Francia: J. Marqués Arbona,—Rué Montmartre, 26, París.
América: Sres. Marqués* Delgado y C.a—Arecibo—(Puer¬ to-Rico).

Fundador y Director-Propietario:
D. JUAN MARQUÉS ARBONA.

Itedactor en Jefe:
D. DAMIAN MAYOL ALCOVER.

REDACCION Y ADMINISTRACION: Calle de San Bartolomé, n.° 17

SÓLLER (Baleares) »S*———•*3°e§=~

PRECIOS DE SUSCRIPCIÓN:

España:

0’50 pesetas al mes.

Extranjero: 0’75 francos id. id.

PAGO ADELANTADO.

Número suelto OTO pesetas.—Id. atrasado 0’20 pesetas

La Redacción únicamente se hace solidaria de los escritos que se publiquen sin firma, seudónimo, inicial, ó signo determinado. De los que tal lleven, serán responsables sus autores.

Sección Literaria
EL MAESTRO DE VILLATORPE
Había fallecido el maestro de Villator-
pe á causa—según manifestaciones de la mujer del sacristán del pueblo,—de una exagerada estrechen del estómago, motivada por la falta de alimentación.
Hacía mucho tiempo que el infeliz mentor no había logrado comer lo sufi¬ ciente para llenar aquel órgano vital y cuando los vecinos más caritativos qui¬ sieron remediar la angustiosa situación del pobre maestro,'ya no les fué posible realizar sus humanitarios propósitos. Aquel estómago se había atrofiado y no estaba en condiciones de repartir por el organismo los jugos necesarios para dar
vida al individuo.
Ello es, que murió el que había con¬ sagrado su hambrienta existencia á de¬ sasnar., durante algunos años, á los mu¬ chachos del pueblo, por lo que, anun¬ ciada la vacante y cumplidos los requi¬ sitos de la ley, se nombró para Vi'llatorpe
un nuevo maestro.
Esperaba impaciente el vecindario, la llegada de aquel educador de los niños que, entregados á una libertad poco be¬ neficiosa, entretenían sus ocios en ape¬ drear á las gallinas y á los perros* no dejando tampoco libres de los efectos de sus perniciosos instintos, los árboles
frutales.
El alcalde se las prometía muy felices del nuevo maestro, pues, cumpliendo los delicados deberes que su cargo le imponía y acompañado del juez del pueblo, había acudido en tiempo opor¬ tuno á la capital, poniendo en juego su influencia pata que el cargo vacante re¬ cayese en persona laboriosa é inteligen¬ te, que lograra en pocos años hacer un
Salomón de cada muchacho de Villa-
torpe.
—¡Ya veréis lo que enseña!—decía á sus convecinos la primera autoridad de aquel pueblo, en cuanto se hablaba de las condiciones que debiera reunir el nuevo maestro, quien, enterado de las causas que motivaron la muerte de su antecesor, retrasaba su toma de posesión todo el tiempo que la ley le autorizaba.
Por otra parte, él necesitaba adicionar años de servicio á su hoja profesional y aunque temía después llegar á Villatorpe, gestionó con toda actividad su nom¬ bramiento y al acudir á quien debía ha¬ cerlo para que le favoreciese con aquella canongia, aseguran que se expresó en
estos términos/—«Por todo lo cual, es¬
pero que se firme mi sentencia de
muerte.»
Y lo dijo, bien persuadido de que su
nombramiento había de ser la sentencia
que diera fin á su vida de privaciones. Por fin, se anunció el día en que ha¬
bía de llegar á Villatorpe el nuevo maestro. Todo era júbilo y alegría en el pueblo; el alcalde convocó á sus compa¬ ñeros de Concejo para recibir dignamen¬ te á aquel funcionario; los chiquillos de¬ jaron en paz, por algunos momentos, á las gallinas y á los perros, y todo anun¬ ciaba algo inusitado en aquella locali¬ dad, que después no había de abonar sus mezquinos haberes á quien de tan cariñoso modo se proponía recibir.
—¡Ya veréis lo que enseña!—repetía el alcalde, orgulloso de que sus gestio¬ nes para dotar á Villatorpe de un buen
maestro, había obtenido un éxito feliz.
Llegó el momento dichoso; por el ca¬ mino que conducía á la capital se vió
venir á un individuo de aspecto extraño
y desconocido para todos. El pueblo, bullicioso, salió á su en¬
cuentro y... en efecto el alcalde no se había equivocado.
Tan sobrado de apetito, como despro¬ visto de ropa, llegó á Villatorpe el de¬
rrotado mentor de la niñez.
Después de los saludos de rúbrica, se dirigió al alcalde y le entregó-una carta cerrada, que firmaba el diputado del
distrito.

Abrióla la autoridad local, con verda¬
dera impaciencia y leyó así: «Como verá
usted, el dador enseña más de lo que
usted esperaba, pues, hasta se le ven los codos por los rotos de la cazadora. Con¬ téntese por ahora Villatorpe con ese maestro, y cuando él no enseñe lo que
ahora enseña, les enviaremos otro que
enseñe menos al vecindario y más á los muchachos del pueblo».
El Ayuntamiento comprendió la ense¬ ñanza de aquella lección, y pagó en lo sucesivo puntualmente al maestro de primeras letras.
José Rodao.

¡Y el de hijo en. vano mi cariño invoca, Que ya de un ángel no soy madre yo!
Triste ciprés, si el lúgubre murmullo Del viento airado te agradó tal vez, Si te complace el gemidor arrullo De tortolilla en mísera viudez,
Pasará el viento, cesará el gemido, Y tú en el yermo sólo quedarás;
Mas de esta madre el llanto dolorido
Será contigo sin cesar jamás.

Juan B. Arriaza.

i ■» M1MJ O

<»i

Agricultura

£1 cultivo del almendro

SÓLLER
Asseguda, de Sóller, en el port Ún capvespre, a sa posta dé sol,
De ‘1 mea cor sa retira lo dól
Y pié 'm queda de süau conhort. Jo admir, ¡hermosa ciutat!
Sa verdura de 'ls teus valls, De los puigs los alts cimals Y per axó t‘ adress un cant!
El Creador omnipotent De gloria te va daurá, Per fía te regal á La mar mes blave y corrent.
¿Quin pler, quina enhorabimá Avuy te podré donar? ¡Ja saps qu‘ es torpe una dóna
Per tas bellesas cantar!...,
La mar te done grandesa, Sas oliveres dol?or, Los taronjers rich olor, Y ‘ls sollerichs la sabiésa.
Imposible es explicar Lo qu‘ el méu cor aquí sent, Voldría teñí un torrent í)1 hermosas veus per cantar.
P‘ els teus jardins correguerit Plens de verdor y lozanía, Quin gust, quina poesía Hey troba T homo elocuenti
Sóller es un Paradís, Pegada per un riu d‘ or,
Ahont s‘ abeura ‘1 méu cor
D‘ el seu dolc y amatsonris. Si ‘m dexa van los poetas
La seva inspiració, Te feria, ¡Sóller bella! Tendrá y plahent caneó!
Ara qu‘ estig asseguda
A la vora de la mar,
Mirant T ampie penyalar, Molt t‘ estim, ¡Sóller volguda!
L‘ hermosura de ‘1 paratge, Aqueix sol tan imponent, Dins aquell Canyar un torrent, í Ay quin pler! en est estatge.
Ceroava blancas pedretas Cuant, de pronte, vaix notar, Que ‘1 sol que mos illumina Dins bréu temps mos vol dexar
Rioler ja s‘ ocultava L‘ astre hermós en aquell día,
Pero a dins la mar dexava
Grogue faxa de poesía. Espectacle mes herraos,
May mos ulls han divisat; Si preciosa es sa ciutat També T port es preciós.
Sa sent per dins aquells horts Lo cant dol? del rossinyol, Que sembla qu‘ ara saluda Aquesta posta de sol.
¡Benhaja, Sóller benheída Ahont sempra voldría estar,
Y a sa teva ombre exhalar
Es derrer suspir de vida! Si un día mes inspirada,
Puch, altra volta, tornar, Si estig emocionada Com avuy, tornaré cantar.
Qu‘ eu será Sóller per mí Un verger de poesía, Ahont vuy anar un día
Es derrrer caut a ferhí.
Juana Tous.
16 Maig de 1905.
EL LLANTO DE TOA MADRE
Triste ciprés, que entre las nubes meces Tu obscura cima y tu letal verdor; Tú, que obelisco de aflicción pareces,
Al cielo eleva mi infeliz clamor.
Una flor lloro que la Parca dura Kobo á mi seno en su primer matiz; Un hijo tierno, flor de mi ventura, Que voló al cielo y me dejó infeliz. Nunca á mi falda le verán mis ojos
Venir alegre y retozar gentil; Ni más mi rostro de sus labios rojos Sentirá el beso entre caricias mil.
¡Ay, para siempre en su graciosa boca De madre el nombre al espirar se heló!....

Agricultores muy diligentes, de esos que piensan en el presente y en el por¬
venir, al verse con las viñas destruidas
se preguntan con zozobra: ¿Convendrá
plantar otras nuevas viñas? ¿Conven¬ drán plantar otras plantas y sobre todo otros árboles? Muchos hay que así lo creen y algunos se deciden por plantar
almendros.
El almendro es un árbol que puede llegar á ser muy productivo. No se com¬ para su producción ni las ganancias que proporcionan á las de la vid en sus me¬ jores años, pero tampoco exige los gas¬ tos de cultivo de ésta. Su producción es más eventual; pero también las pérdidas
son menos ruinosas.
Es preciso además tener en cuenta que
los mercados del vino se van cerrando y los de almendra abriendo, siendo de es¬
perar que en muchos se lleven al extran¬ jero cuanto produzca España. Según datos de aduanas que dice haberse pro¬ porcionado España Agrícola. en los nue¬ ve primeros meses del año pasado he¬ mos enviado al extranjero más de 12 millones de pesetas en almendra.
El almendro parece un árbol muy rústico y que vegeta bien en toda clase de tierras, á excepción de los terrenos húmedos, donde le ataca mucho la go¬ ma. El terreno más propio es el calcáreo, en que se desarrolla con gran vigor, y á su cultivo pueden dedicarse especial¬ mente los terrenos calizos pobres. Los terrenos pedregosos son adecuados tam¬ bién al cultivo del almendro, siempre que tengan cierta profundidad.
Los cuidados que el almendro requie¬ re y la poda que reclama, se asemejan, no poco, á los del olivo. Se le poda por lo regular en forma de globo ó acampa¬ nado, llevándose á cabo la operación du¬ rante el invierno, y más ó menos entre éste, según se presente que ha de ser frío ó benigno. Sobre todo esto debe pro¬ curarse suprimir las ramas que nacen en el interior y que impiden la libre
circulación del aire.

...

«roaat 9

Variedades

Apuesta de matrimonio
La señorita Meimie Brown pertenece á la categoría de mujeres que no tienen
predilección decidida en cuestión de
gustos.
,Su cuerda simpática vibra lo mismo
ante un hermoso moreno rostro mascu¬
lino que ante la presencia de un hombre
de semblante rubio.
Este eclecticismo, que es. por lo de¬
más, común á muchas otras señoritas de
las cinco partes del mundo, da cierta¬ mente ventajas á las pollitas que lo po¬ seen, en cuanto que les asegura una mayor libertad de elección en el merca¬
do matrimonial. Pero en ciertos casos
puede ser motivo de sinsabores. Y en
uno de estos casos se ha encontrado la
señorita Brown.
En un solo día ha tenido aquella dos
demandas de matrimonio: una de un
joven rubio, otra de uno moreno. La pobrecita se vió tan apurada que
pidió veinticuatro horas de tiempo para contestar, lo que ya es mucho para una americana, acostumbrada á deliberar á

pie firme aun en los más árduos asun¬
tos.
Lo peor del caso es que la pobrecita vió llegar la hora prescrita sin haber sa¬ bido escoger ó por el uno ó por el otro pretendiente.
Su corazoncito, repetidamente interro¬ gado, no había sabido darle ningún consejo.
¿Qué hacer, pues, para salir del paso?
La señorita Brown tomó una resolu¬
ción digna de su raza. Puso su mano á disposición del pre¬
tendiente que llegase primero á la meta
en una carrera ciclista de 50 millas.
Los dos aspirantes aceptaron la idea. Fijadas las condiciones, tuvo poco después lugar la carrera, en presencia,
naturalmente, de una muchedumbre

donde aún residen, y donde no habían estado jamás.
¿A qué puede atribuirse esto? La gen¬ te del país cree que se debe á la guerra, y quizá tenga razón.
Nuevo prodigio
Es una umita de Nueva York, llama¬ da Alina Borenisu.
Descifra al piano, á primera vista, los
trozos de música más difíciles de Cho-
pin, de Listz, de Bach y de otros compo¬
sitores.
¡Y no tiene aquélla más que siete
años!
¡Ya es correr!

inmensa de espectadores.

La señorita Brown siguió la carrera

en automóvil.
Los dos competidores se disputaban lá

Un testigo raro

victoria con entusiasmo extraordinario.

Al verificarse en Iondre3 la vista dé

Hasta que se hallaron á un centenar de metros del poste de llegada, la victoria sonreía al moreno, pero al llegar á dicho punto el rubio esforzó desesperadamente

un pleito con motivo de una testamen¬ taria, se presentó á declarar un testigo al cual se 1© dirigió, entre las preguntas
de rúbrica, la de si tenía hermanos ó

la carrera consiguiendo adelantar á su hermanas.

adversario por una docena de metros. El rubio, pues había vencido; pero,

El testigo respondió que había tenido
un hermano, el cual hacía ciento cin¬

por desgracia, el pobrecito no pudo al¬ canzar el premio tan fatigosamente ga¬
nado, porque media hora después falle¬ ció por congestión cerebral debida al
enorme gasto de fuerzas que se vió obli-j

cuenta años que había muerto, Al oir esta declaración, los jueces cre¬
yeron que el testigo estaba mal de la cabeza ó que quería divertirse con el res¬ petable tribunal, por lo que hubieron dé

gado á hacer.

llamarle al orden.

La higiene de los pianos
Tener un piano y no saber cuidarlo, es peor que no tenerlo. Lo primero que hay que hacer para conservar uno de es¬
tos instrumentos, es no tenerlo abierto
sino cuando se está tocando. Como mu¬
chas de las piezas interiores llevan pedacitos de fieltro, pueden calcularse los perjuicios que en tan complicado meca¬ nismo ocasionarán la polilla y el polvo, sin contar la humedad, que es fatal para todas las partes metálicas del instru¬
mento.
Si éste es vertical y se tiene colocado contra la pared, procúrese que no toque á ella; más bien debe estar separado unos ocho ó diez centímetros, y siempre junto á las paredes interiores, no junto á las que dan á la calle. Lo mejor es po¬ nerlo esquinado.
Es también muy conveniente tener
una tira de franela -de las dimensiones
del teclado para cubrir éste antes de ce¬ rrarlo. Cuando las teclas empiezan á ponerse amarillas, se humedece un poco de paño en agua de Colonia, y después de meterlo en polvos de tiza, se frota con él la superficie del marfil. En aque¬ llas localidades en que la atmósfera es muy húmeda, y donde hay. por consi¬ guiente. peligro de que las cuerdas en¬
mohezcan, conviene introducir en el
instrumento un saquito de tela gruesa lleno de cal viva, que absorberá la hu¬
medad.

El testigo, sin inmutarse, aseguró que lo que decía era exacto. Su padre se ha¬ bía casado al cumplir diez y nueve años de edad y había tenido un hijo que fa¬
lleció en el misino año.
Al cumplir los setenta y cinco años habíase vuelto á casar, y de este matri¬ monio nació otro hijo, que era el testi¬ go. Este tenía en el momento de prestar la declaración noventa y cuatro años. Añadiendo noventa y cuatro á cincuenta y seis (diferencia entre setenta y cinco y diez y nueve, que eran las edades en que se efectuaron los matrimonios del padre), quedaban exactamente ciento
cincuenta años.
¿Dónde se crían los mejores canarios?
Las montañas de Hartz ha sido la re¬
gión donde primeramente y con más
acierto se ha desarrollado la cria del ca¬
nario; pero sólo desde hace pocos años se crían allí los notabilísimos ejempla¬ res de pájaros cantores, que tanta fama han dado á la región.
El negocio se extendió hasta Eichsfelde, provincia de Hanover, donde los tejedores pobres, que allí abundan, sé dedicaron á criar especies más bastas y
baratas.
El mercado más importante de estos pájaros se halla en los Estados Unidos,-
donde se venden más de 100.000 al año.-
Inglaterra es el segundo mercado del mundo, pues cada doce meses no baja
de 50.000 el número de canarios vendi¬

Los faisanes de la Manchuria
Decía un viajero que en.la Manchuria y el territorio ruso de los alrededores de
Vladivostok eran los faisanes tan nume¬ rosos como los cuervos en los campos europeos.
Semejante aserto es bastante exagera¬ do, pero sí es cierto que en las regiones designadas por el viajero abundan los
faisanes de un modo extraordinario. Entre ellos se encuentran muchas espe¬ cies diferentes. En los mercados de la
población de Vladivostok, donde Ja vi¬ da es muy cara, se venden los faisanes á 15 ó 20 kopeks, es decir, unos 50 cén¬ timos; pero este año ha ocurrido una cosa muy rara: parece que los faisanes han emigrado de la Manchuria, diri¬ giéndose en numerosas bandadas hacia la provincia siberiana de Transbaikalia,

dos, y tras de éste figuran, en razón dé la importancia de las ventas, el Brasil, Chile y la República Argentina,
Los tratantes en canarios poseen gran¬
des almacenes de material para hacer jaulas. Los aldeanos del país se~ encar¬ gan de la construcción, y gente experta
se cuida de las lindas avecillas en los
viajes de exportación, durante los cua¬ les cada canario va encerrado en su jau¬ la correspondiente, que aprovechan los viajantes al regreso de América para
traer loros á los mercados europeos.
Alemania exporta anualmente más dé 250.000 canarios, que valen por termino
medio un millón setecientas mil pesetas.Este dinero va á parar casi todo á ma¬ nos de los campesinos dedicados á laí
cría.

tasara

Lecturas para

nejos son otros tantos signos del flexible viejas y de escaso tonelaje. Y el Mono- para no perder su influencia, y la buro¬ prinz su aureola poética. Fresca está en idioma cuya índole tan profundamente mach, el Sevianin, el Apraxín y el Ucha- cracia, que comprende que ha terminado la memoria de todos su aventura con la

la mujer conoce la mujer, sin necesidad de gra¬ koff, viejos guardacostas remozados, su poder al terminar la lucha. Es, pues, hermosa cantante Geraldine Fawan. Pa¬

máticas ni diccionarios.

únicamente aptos para luchar con el posible que prosiga la guerra. El Czar rece que el Kronprinz estaba enamorado

-Ningún auxiliar más leal y sumiso Faso, el Matsushzma y otros buques si¬ debe temer también el balance de ella. perdidamente de esta interesante mujer,

EL ABANICO

que el abanico para encubrir una emo¬ milares japoneses, que figuran en el Pero no olvide que cada falta trae apare¬ que las revistas ilustradas nos presención, hacer más sugestiva una mirada, anuario de la marina del Japón como jado su castigo. La falta lia sido enor¬ taron con una belleza espiritual y algo

más insinuante una sonrisa, más encan¬ barcos de tercera fila. Los japoneses, en me; el castigo puede ser ejemplar. Ade¬ melancólica. Pero el Kaiser, como siem¬

Si entre amarillos es el abanico prenda tador un donaire cuando lo mecen ma¬ cambio, contaban con tres acorazados más de los grandes duques, chambela¬ pre, se atravesó, y Geraldine se vio oblé

masculina, entre blancos es arma feme¬ nos españolas. Cuentan del poeta inglés de 15t200 toneladas y uno de 12.500, to¬ nes, senadores, ministros, favoritos, gada ¿ pasar la frontera.

nina, porque, en nuestra tierra, dedos á Adisson que sabedor de la singular ha¬ dos nuevos, de gran marcha, superiores burócratas de toda categoría y laya,

Pero aquello fué una nube pasajera de

cual más temible y poderosa dispone la bilidad de las hijas de esta tierra solar á los cuatro acorazados rusos. Sus cru¬ existe en Rusia, un factor con el que na¬ verano. El Kronprinz quiere muchoá su

debilidad de la mujer: la lengua y el ; en el manejo idiomático del abanico, hi¬ ceros acorazados de 20 y 21 millas de die parece contar: el pueblo; la masa prometida, y el martes el futuro Kaiser

*&banico.<rDe la primera, que en eficacia zo un viaje á la región andaluza con el marcha, eran todos modernos y forma¬ enorme de ciento veinticinco millones fué el esposo de la gran duquesa Cecilia,

ofensiva con los letrados las iguala, se exclusivo fin de aprender aquel lengua¬ ban una división capaz de batirse contra de habitantes que padece las consecuen¬

valen preferentemente las mujerzuelas je y enseñárselo luego á sus compratrio- los acorazados rusos, siempre que se cias de esta guerra. ¿Querrá esta masa

en sus dimes y diretes; pero la mujer tas. El poeta llegó á ser maestro, según mantuvieran á conveniente distancia, dar más dinero y más sangre? Al desas¬

Atentados recientes

distinguida, desdeña por innoble el vo¬ dicen, pero no pudo remediar la torpeza cosa que les era muy fácil dada su ma¬ tre exterior, ¿no seguirá una revolución

cinglero empleo de la sin hueso y blan¬ do como arma favorita el abanico, el di¬
to iñuto mueble que, por sus manos es¬
grimido, es áun-tiempoy á su antojo, cetro y látigo/puñal y flecha, broquel y caduceo, beso y azote.
En los tendidos de los circos, en los
; balcones de las calles, en los palcos de los teatros, en las tribunas de los hipó¬ dromos, en las sillas de los templos, do¬ quier se congregan las mujeres más an¬
helosas de expectación que'deespectácuculo, se oye el incesante risrás de las
varillas, el intermitente aleteo de los
países que agitan el aire con oreos de
arrolladora brisa.
No sólo es el abanico prenda de aris¬ tocrático inventario, sino que también con el trato de los modestos y humildes se complace y no desdeña formar parte imprescindible del dominguero equipo de las plebeyas, en cuyas bastas manos risrea con el trémulo aleteo de aprisio¬ nada mariposa.'Abanico y eorpiña tanto grande como niña, pudiera decir un nuevo adagio en significación del gene¬ ral empleo de estas dos prendas que constituyen la esencialidad externa é
interna de la indumentaria femenina;
porque, según la posición que en socie¬ dad ocupe, podrá la mujer prescindir de guantes, joyas ó sombrero, más nunca, sin desdoro propio, del corpino que pres¬ ta avispina estrechez al talle, ó del aba¬ nico que apaga el calor del rostro y a vi¬ va el fuego del alma.
Desde niña revela la mujer eongémta úestreza en el arte de esgrimir la primo¬ rosa arma que reduplica sus atractivos y acrecienta la fuerza persuasiva de los gestos «y actitudes con que algunas veces reprime y otras explaya las determina¬ ciones de la voluntad. Dueña y señora por sus naturales encantos del corazón y el albedrío del hombre, hizo del aba¬ nico ej cetro inquebrantable de su reiñado en la saciedad civil y de él se sirve para recibir las ofrendas que á porfía le tributan el numen de los vates, el inge¬ nio de los galanteadores, el talento de los sabios y la pasión de los enamora¬
dos. En el abanico rubricaron sus rimas
los poetas, los filósofos sus máximas, los desdeñados sus quejas y los amadores sus anhelos, dando á la juguetona alha¬ ja con los mitos del espíritu, mayor pre¬ cio y valía que pudieran darle las deli¬ cadas labores de los artífices y el suaví¬ simo pincel de los ornamentadores.
Pero no satisfecha la mujer con el ho¬ menaje del talento y del amor, hizo
zo también del abanico un amuleto de
seducción, un talismán de coquetería que manejado á su capricho ora con dulce y desmayada languidez, ya con nerviosa y brusca agitación, es paraninfo de sus pensamientos, cómplice de sus intrigas, tapujo de sus deseos y delator de sus intimidades. No necesítala mujer valer¬ se de la lengua, porque sabe convertir

de sus compatriotas y disdpulas, que como en país frío nacidas, suelen echar de sobra la característica prenda de los países vernales.
La moda y la industria, sin menosca¬
bar la unidad constructiva del airoso
mueblecito, diéronle mil formas diver¬ sas, mil tamaños distintos, en indefinida serie que abarca desde la baratija de va¬ rillas toscas y papel grosero á brocha gorda pintarrajeado, hasta la joya de ebúrneo varillaje en cuyas primorosas
calerías entretuvieron sus ocios las ha¬
das, y de finísima tela donde el iris se complugo en armonizar todos sus ma¬
tices.
F. Climent Terrer,
Actualidades
LA GUERRA
!E1 deaeiatr*©
La leyenda de las razas superiores é inferiores, gracias á la cual los europeos querían cohonestar sus rapiñas, ha que¬ dado destruida á cañonazos por la flota
del almirante Togo. Hace algo más de
un año eran los japoneses una especie de macacos incapaces de resistir á una carga de cosacos. Sdn ahora los vence¬ dores do Rusia, el ithperio militar más poderoso de la raza blanca. En menos de la mitad del tiempo que emplearon 300.000 ingleses para vencer á 30.000
•boers, han vencido á Rusia hasta la hu¬
millación suprema de no poder conti¬ nuar la guerra con probabilidades de
buen éxito.
Se conoce ya con exactitud el resulta¬
do de la batalla. El desastre ha sido
completo. Todos los acorazados de la escuadra del Báltico están en poder de los japoneses ó en el fondo del mar. Tres almirantes, entre ellos Rodjestvenski, han quedado prisioneros. Todos los cru¬ ceros acorazados han ido á pique. Los otros dos almirantes, Enquist y Bobrikoff, quizá corran la misma suerte que sus desgraciados compañeros, porque, hasta ahora, ninguno de ellos ha llega¬ do á Vladivostok. De los 11.215 tripu¬ lantes rusos, más de 4.000 quedan muer¬ tos ó heridos; cerca de 3.000 están prisioneros. Para colmo de desdichas,
los rusos no han tenido la. triste suerte
de devolver golpe por golpe, herida por herida. Todos los grandes buques japo¬ neses, como los de Nelson después de Aboukir y Trafalgar, como los de Tegethoff después de Lissa, pueden continuar navegando.
La batalla del 27-28 de mayo puede no representar el fin de la guerra; significa sin duda alguna la desaparición del po¬ der naval de Rusia en Oriente—y en

yor velocidad. En cuanto á cruceros pro¬ tegidos, naves auxiliares, destructores y torpederos, su superioridad era grande. Tenían, además, los japoneses la cos¬ tumbre de vencer y la seguridad que da
esta costumbre.
En tales condiciones, se trataba, por parte de los rusos, de forzar el paso del estrecho de Corea para lleg’ar, lo antes posible, á Vladivostok. Los japoneses debían impedir que se realizara el plan del énemigo.
El almirante Togo esperaba con todas sus naves en el puerto de Mashampo. Al saber, por medio do la telegrafía sin hi¬ los, que la escuadra del Báltico avanza¬ ba, formada en dos columnas, hacia el estrecho de Tsushima, se situó al sur de la isla de Ukoshima y en cuanto apare¬ cieron los buques rusos, abrió contra la columna de babor y contra la cabeza
de la de estribor. Al cabo de media hora
escasa de fuego, perdieron los rusos su formación, sus disparos eran poco certe¬ ros y el desorden se hizo general. Tener que pasar un estrecho bajo el fuego del enemigo es maniobra difícil, y las con¬ centraciones sucesivas de fuego de los japoneses echaron á pique dos acoraza¬
dos. Hubo uuos momentos de indecisión
y la escuadra del Báltico inició un mo¬
vimiento hacia atrás, viendo que no po¬
día forzar el paso. Por dos veces trataron de avanzar los rusos, queriendo un com¬ bate bordo á bordo si era posible; pero Togo, gracias á la superior velocidad de sus acorazados y cruceros, evitó el peli¬ gro y rechazó al enemigo. Los rusos se
acercaron al anochecer á la costa del Ja¬
pón, á las rocas de Liancourt y entonces ocurrió el segundo acto de la terrible ca¬
tástrofe.
Todos los torpederos y destructores disponibles/que eran unos setenta, se lanzaron á toda máquina contra la es¬ cuadra rusa, y en tres ataques rápidos y eficaces averiaron ó echaron á piqúe-á un acorazado más y á los tres Cruceros
acorazados.
A la mañana siguiente, los buques ru¬ sos continuaron adelantando, y al llegar
al estrecho oriental dé Tsushima fueron
atacados de nuevo por todas las fuerzas de Togo. Entonces fué cuando acribilla¬ do por los proyectiles japoneses, arria¬ ron el pabellón de San Andrés los acora¬ zados Orel y Nicolás I y los dos guarda¬ costas Afraxin y Sedarán. La batalla estaba perdida; la flota rusa aniquilada; pero continuaba la persecución y duran¬ te ella fueron echados á pique los acora¬ zados que aun podían navegar.
A Vladivostok sólo llegaron el buque hospital Orel, el crucero protegido Almáz y un contratorpedero. De una es¬ cuadra de treinta y cinco buques—sin contar el Orel. que no es buque de com¬ bate—sólo dos, de insignificante poder ofensivo, habían escapado casi indem¬ nes. El desastre fué, pues, completo;

interior? Pronto lo sabremos.
A. Riera.
EF Kronprinz
El martes se celebraron en Berlín las
bodas del Kronprinz Federico Guiller¬ mo, hijo primogénito del Emperador de Alemania, heredero del Trono y capitán del primer regimiento de la Guardia, con la gran duquesa Cecilia de Meklemburgo-Schewerin.
En el Heraldo de Madrid leemos los
siguientes pormenores sobre el carácter y costumbres del futuro sucesor de Gui¬
llermo II:
El novio tiene veintitrés años; la no¬ via, diecinueve:
El tiene seis hermanos: Eitel Federico, Alberto, Augusto, Guillermo, Oscar,
Joaquín y Victoria. Ella es hija dei gran duque de Meklémburgo Federico Fran¬ cisco III, muerto en-1897, y de la gran duquesa Anastasia, cuyas diferencias con su futuro consuegro, el Kaiser, han sido objeto de tantos comentarios en
Alemania.
La atención del mundo se fija hoy en el Kronprinz. ¿Cuáles son sus gustos, sus ideas, su personalidad?
Muy jóven todavía para tener «histo¬ ria», algunos rasgos permiten, sin em¬ bargo, vislumbrar en su carácter una reminiscencia del de su padre, cuyo
constante afán de «chocar» es bien co¬ nocido.
En una ocasión asistió en un teatro de
Berlín á la representación de una obra
de tendencias socialistas, siendo así que
su padre había dictado una -Orden re¬
comendando á la oficialidad alemana
se abstuviera de ir al referido espectá¬
culo.
Otro dia bajó las escaleras del paludo
de Postdam á caballo.
Y en ambas ocasiones el Kaiser casti¬
gó duramente esas genialidades, arrestrando al Kronprinz por espacio de va¬
rios días.
La educación de este príncipe durante
su infancia.corrió á cargo de su madre* la Emperatriz, que, siguiendo la tradi¬ ción de la familia Hohenzollerü, puso un empeño exquisito en dar á sü casa cierto tinte de burguesía modesta.
A los diez años fué el Kronprinz nom¬ brado cabo de ejército, y el rumor pú¬ blico hace coincidir con el primer grado del Príncipe heredero el cambio de su carácter. De sumiso y obediente, convir¬ tióse en altivo y déspota.
¡Qué diablo! Cuando se es nada menos que «cabo», ya no se es un chico con chichonera. Hay que rendir culto á las
circunstancias.
Y el Kronprinz, que ademáas debe á la Naturaleza y á la gimnasia una mus¬ culatura hercúlea, tenía á gala lucir sus

De pocos años á esta parte se han re¬ petido con alguna frecucmcia los atenta¬ dos revolucionarios contra los jefes de Estado y contra las figuras más impor¬ tantes de diferentes paises. Recordare¬ mos los principales:
El presidente de la República france¬ sa, Sadi Garnot, fuó asesinado en Lyón
en Junio de 1891, cuando se hallaba la
segunda capital de la nación vecina «a pleno periodo de fiestas.
Él italiano Santo Caserío le asestó una
puñalada en el pecho, llegando rápida¬ mente al coche éñ qne iba Mr. Carnot, después de romper las filas qua formaba la tropa tendida en las calles.
Angiolíllo asesinó á CánoVas'én Santa Agueda el 8 de Agosto de 1897. Los por¬
menores de este crimen están en la me¬
moria de todos.
El año siguiente, el 10 de Septiembre
de 1898, hallándose en Ginebra la em¬
peratriz Isabel de Austria, el anarqqistá
Luchossi la hirió mortalmente en el pa¬
cho, cuando la emperatriz se dispénía á embarcarse para dar an paseo por el lago. La emperatriz sucumbió pocas ho¬ ras después.
El 30 de Julio de 1900, en Monza, al
salir el rey Humberto de Italia del edifi¬ cio donde acababa de presidir un acto solemne para la distribución de los pre¬ mios en un concurso gimnástico, elanar. quista Bresi le disparó tres tiros de re¬ vólver, que le produjeron la muerte álos pocos minutos. El atentado ocurrió á las diez y cuarenta y cinco de la noche y el rey falleció á las once y media.
El presidente de los Estados Unidos, Mac Kinley, fué victima de otro crimen análogo el 6 de Septiembre de 1901. Después de pronunciar un discurso en el palacio donde se celebraba la Exposi¬ ción panamericana* en Búfalo, capital del Estado de Nueva York, el presidente
recorría los diversos salones cuando se
le acercó un individuo que llevaba ocul¬ to un revólver en un pañuelo y le dis¬ paró dos tiros. El asesino resultó ser un polaco llamado Gosgoloz. A consecuen¬ cia de las heridas, Mac Kinley espiró en la madrugada del día 14.
Cierran esta serie de atentados con fa¬
tales consecuencias, los realizados últi¬
mamente en Rusia—no anarquistas pre¬
cisamente como los anteriores, pero re¬
volucionarios también.—y en los que perdieron la vida el ministro del Iaterioi4 Plehve y el gran duque Sergio, tio del zar. Ambos son tan recientes que hacen
inecesario todo recuerdo.
Otros atentados, en la misma época, como los dirigidos contra el emperador de Alemania, el rey de Inglaterra, el presidente Félix Fuure, el Shah de Per¬ ada y D. Antonio Maura quedaron frus¬ trados, como el del Rey de España y el presidente Loubet en París, afortuna¬
damente.

el abanico en expresivo signo de elo¬ Europa cuando menos por mucho tiem¬ mucho mayor que lo que pudieron espe¬ brusquedades cou los camaradas de las

■

—rran»- ■ -'

cuentísimo lenguaje para estayar parlo¬ po;—da á los japoneses el predominio in¬ rar los mismos japoneses. Y con la clases aristocráticas y media que el Em¬

teos telepáticos y establecer alianzas te¬ contestable del mar en el teatro do la agravante de que ningún navio de alto perador había agrupado á su alrededor

mibles, zasonados unos y otras con la guerra.

bordo del Japón quedó inutilizado.

para evitarle los peligros dé la educación

Crónica Local

apetitosa salsa del secreto. Ni las flores Rusia se jugaba su última carta; ha La impresión producida por esta nue¬ aislada y puramente familiar.

con los brillantes matices de sus corolas, perdido la partida. Ya no puede pensar va victoria de los japoneses es grande.

Estos pobres muchachos pagaban bien

Ferrocarril Palma -Sóller

dí los dedos con la movilidad de sus fa¬ en cortar las comunicaciones entre el En Alemania, en Inglaterra, en Austria, caro su privilegio, porque jamás tuvie¬

langes, ni los ojos con el destello de sus pupilas, ni el semblante con la riquísima variedad de sus gestos, sobrepujaron jamás en exactitud y delicadeza á la

Japón y el ejército que, á las órdenes del mariscal Oyama, continúa su mar¬
cha invasora en Manchuria. Ya no le es
dable abrigar la esperanza de que Vla¬

en Italia, reconoce todo el mundo que
Rusia ha recibido un golpe del que tar¬
dará mucho en reponerse.
Parece que la consecuencia inmediata

ron el gusto de «ganar» á ningún jue¬ go. ni siquiera pudieron permitirse el lujo de cometer alguna diablura, ¿Bus¬
caban los maestros al autor? Pues antes

Nota del movimiento ocurrido en pa¬
saje y carga, durante la semana que inedia entre los dias 28 de Mayó último

clara y breve expresión de un abanico divostok sea el baluarte donde se estre¬ de esta derrota debiera ser la paz. Rusia de que pudiera éste confesar su falta se y 3 de los corrientes, según la estadística

convertido en lengua cifrada del amor, llen los esfuerzos del Japón. Si pierde no puede esperar que sus tropas tomen levantaba el Kronprinz, exclamando:

recogida por la cub-Oomisión Investiga¬

del odio, de la ternura, de la caricia y otra batalla en Manchuria, la guarnición un clamoroso desquite del desastre de. —Yo he sido.

dora:

de la burla, de cuantas emociones con¬
turban el alma de la mujer.
El abrirlo ó cerrarlo un cierto número
de veces, el disimulado jugueteo de ios dedos entre las varillas como si pulsaran las cuerdas de una lira, á cuyos acordes sólo vibrar pudieran las fibras del cora¬ zón amante; su estudiada colocación, ya sobre la derecha mano, ya sobre la iz¬

de Vladivostok aumentará, en los depó¬ sitos del Japón, el número de prisione¬ ros capturados en Port-Arthur y en
Mukden.
Durante las últimas semanas se había
exagerado el poder ofensivo y defensivo de la flota de Rodjestvenski; por esto ha sido más tremendo el efecto producido por la noticia del desastre. En realidad

su flota. Mientras el Transiberiano no
sea capaz dé transportar más gente; mientras los japoneses puedan recibir refuerzos, es inútil pensar en victorias.
Y aun cuando Linievitch derrotara á
Oyama en tina batalla, los japoneses quedarían siempre victoriosos. Siempre quedarían en posesión da Port-Arthur. Si continúa la guerra es casi seguro que

Imprudente vanidad, que humilla al
favorecido y le mortifica tanto ó más que la delación.
Más tarde, en la Universidad, el Kron¬
prinz mostró más disposición para el «tennis», que para la Filosofía, y para la Historia que para las Matemáticas. Pero esto último no es de extrañar, porque la Historia que en Alemania se enseña no

Mercancías: exportación (terrestres y marítimas) 24 toneladas. Importación:
terrestres 78 toneladas con 600 milési¬
mas. Total 102 toneladas con 600 milé¬
simas.
Pasaje: Entrados 537. Salidos 525. Total 1062 pasajeros.
* **

quierda. alternando entre la palma y el revés; el servirse de él como de nube
que eclipsa el brillo de la mirada, de ce¬ losía que eutrevela el resplandor de la hermosura ó de escudo que protege con¬ tra el golpe de invisibles armas arroja¬

no tenía el almirante ruso más que cua¬ tro acorazados de combate. Orel. Boro-
dino, Alejandro III y Principe Savaroff. El Osliablia era un buque mixto, entre acorazado y crucero, con protección insu¬
ficiente. El Almirante Nakhvmoff, el

asistiremos á la torna de Vladivostok, Dadas estas consideraciones es induda¬
ble que á Rusia le conviene hacer la
paz.
Pero á ella se oponen el partido mili¬ tar, la camarilla que aconsejó la funesta

está inspirada en la imparcialidad y en la crítica desapasionada; es un ditiram¬ bo constante para Alemania, el pais más grande del universo, y para los Ho¬ henzollern sus representantes genuinos,
natos é indiscutibles.

El martes por la noche se reunió la Comisión organizadora del ferrocarril
Palma Sóller en la sala de sesiones de la
Casa de la Villa. Como á ella no asisti¬
mos, copiamos á título de información el

dizas; cada una de sus posiciones y ma¬ Sisso i Ve¿iski y el Nicolás 1 eran naves guerra y quiere continuarla á toda costa, No le falta á la cabeza rubia del Kron¬ siguiente escrito referente al particular

S ÓLLER

8

que «La Almudaina» publica de su co¬ la bendición de una preciosa figura de f apoyo al proyectado ferrocarril una Co¬

EN EL AYUNTAMIENTO

Vicario; y al anochecer se cantará coú

rresponsal en esta ciudad. Dice así:

San Vicente de Paul, regalada por el misión compuesta del Alcalde señor Joy,

música el Trisagio de los serafines.

«Ayer noche en el salón grande de las acaudalado señor D. Joaquín Agilitó.

del J nez Municipal señor Deyá, del Di¬

Casas Consistoriales se reunió la Comi¬

A las diez dió comienzo el acto, efec¬ putado provincial señor Estades y de los

Sesión del día 3 Junio de 1905

Todos los asociados á la Pía-Unión y
terciarios pueden ganar indulgencia ple-

sión organizadora del ferrocarril Pal- tuando la bendición el Rvdo. señor Cura señores D. Guillermo Colom y D. Loren¬ La presidió el Alcalde Sr. Joy, y naria aplicable á las almas del purga¬

ma-Sóller. Estuvo presidida por el entu¬ Arcipreste y siendo padrinos los dos hi¬ zo Roses.

asistieron á ella, convocados por segun¬ torio.

siasta don Guillermo . Colom y entre
otros extremos, se trató uno, de tanta trascendencia, que bien merece le dedi¬

jos de la distinguida familia Aguiló. Acto seguido se cantó por la música de capilla la partitura del maestro Torres,

Como el objeto de la venida del señor Ortega ha sido el de conocer las bellezas que encierra nuestro valle, ha visitado

da vez, los Concejales señores Mora, Castañer, Frontera, Joy, Colom y Morell.
Filé leída y aprobada el acta de la

En el oratorio del Hospital.—Mañana domingo, día 11.—Se dará principio á
una solemne Oración de Cuarenta horas

quemos algunas líneas. De todo el mundo sabido es, que tan
luego la «Gaceta de Madrid» publicó la ley de ferrocarriles secundarios, nues¬ tro Ayuntamiento, con un celo que le honra, se apresuró á pedir se incluyera
en la red de Baleares la línea Palma-
Soller por Valldemosa, supuesto se te¬ nía un perfecto plano de aquella línea,

ocupando el púlpito el señor Maimó, quien en brillantes y elocuentes párrafos
describió á los numerosos fieles allí con
gregados la vida del santo y estimuló además al generoso donante á que en lo
sucesivo no desmaye en sus obras de ca¬
ridad.
Terminada la función el señor Aguiló obsequió eou un refresco á sus amigos;

en estos días el Colegio de los Hermanos de las Escuelas Cristianas, el hermoso jardín de Son Angeláis, propiedad de D.a Catalina Zaforteza, el puerto, lá fá¬
brica de cementos de D. Jerónimo Esta¬
des, el pintoresco sitio llamado «Sas Piquetas», desde donde se domina coni pletamente el magnífico panorama de nuestra ciudad, y otros puntos no menos

sesión anterior.
Se dió cuenta de lá distribución de
fondos por capítulos para satisfacer las obligaciones del presente mes, siendo aprobada.
Se acordó aplazar la resolución rela¬ tiva al proyecto de construcción del nue¬ vo matadero-, para que pueda ser mejor
estudiado.

en obsequio de la Preciosa Sangre del Redentor, siendo la exposición á las ocho con misa rezada. A las diez, se cantará tercia y después la Misa mayor, con música, en la que pronunciará el pa¬ negírico el Rdo. Sr. D. Antonio Alcover, Pbro. Por la tarde, se cantarán Maiti¬ nes; y al anochecer, Trisagio y la reserva
de S. D. M.

hecho una docena de años antes, por un invitados y clero parroquial.

agradables para la vista del espectador.

inteligentísimo ingeniero catalán; pero

El señor Ortega regresó ayer á la capi¬

tan pronto se hubo estudiado las venta¬ El domingo por la mañana un carretón tal y no dudamos que su estancia en este

jas é inconvenientes que reportaba aque que iba guiado por un vecino de Fornalutx valle le habrá sido sumamente grata.

lia vía, comparada con los de ferrocarril atropelló en la calle de la Luna á una

directo Palma-Sóller, con un túnel en la sierra de Alfabia, se desistió de la pri¬ mera, optando de lleno por esta última, por una infinidad de razones, á cual más poderosa. Hubo que pedir por lo tanto,

niña de unos siete años de edad, pasán¬ dole una de las ruedas por encima de los muslos. Filó seguidamente curada por el facultativo señor Mayo!, quién apreció en la niña algunas contusiones, de las

El miércoles por la mañana entregó
su alma á Dios D.a Francisca Alcover y
Oliver, después de penosa enfermedad sufrida con santa resignación.
Al anochecer fue conducido el cadáver

nueva concesión en el cambio de línea, euales se halla casi restablecida según de la finada al cementerio con asistencia

y una razonada solicitud enviada en los informes que tenemos.

del clero de esta ciudad con cruz alzada

época oportuna á los Poderes Públicos, ‘filé lo suficiente para que quedara com¬ prendida en la red de los ferrocarriles secundarios de la provincia con garantía del 4 por ciento por el Estado, la que
debía unir directamente á las ciudades
Palma y Sóller.
Hay todavía algún iluso, que no lia 'querido dar su brazo á torcer, é insiste en que la línea de Valldemosa es más

Durante la actual semana la demanda de
limones para ser embarcados en el vapor
«Villa de Sóller» con destino al mercado
francés ha sido notable en esta ciudad, por cuyo motivo ha experimentado una re¬ gular alza dieho frúto. Su precio ha sido el de 20 pesetas la carga en la mayoría de las compras efectuadas por los expedi¬
dores.

y distinguido acompañamiento, y al si¬ guiente día se celebraron en la parroquia solemnes exequias en sufragio de la difunta, cuyo acto vióse muy concurrido de amigos y conocidos de la familia.
Descanse en paz el alma do la señora Alcover y reciban sus hermauos políticos D. Pedro Mora y D. Damián Oreil y demás personas que la lloran la expre sión de nuestro sentido pésame.

factible y económica; con lo cual no es¬

tamos conformes en lo uno ni eu lo otro.
Pero como no es nuestro ánimo hacerle
ia contra, allá él se las entienda y buen provecho le haga.
Y entrando de lleno en el asuhtó que motiva este escrito, forzoso nos será el
decir, que al tomar la palabra el Secre¬
tario de la Comisión señor Alcover y
Maspons, á quien se había confiado de
antemano la delicada misión de que es¬
tudiara detenidamente la ley de los fe¬ rrocarriles secundarios, supo hacerlo con 'caúdál tan grande de datos, notas, ven¬ tajas, reparos é inconvenientes que él, que antes y después y siempre se había mostrado partidario de la garantía, acabó su informe aconsejando se desechara la garantía por venir á resultar casi utópica y poco aplicable á la línea de Pahua á
Sóller.
El efecto causado por las palabras del
Señor Alcover á la numerosa Comisión
que atento le escuchaba fúé grande, acor¬ dando por unanimidad acogerse á la lejr
de ferrocarriles secundarios sin garantía
del Estado. Y con lo dicho se compren¬
derá que si el ferrocarril no marcha to¬ davía, empieza á acumularse vapor que suponemos será suficiente, para cuando llegue la hora de encenderse las cal¬
deras».

Leemos que D. Antonio Torrandell,
director de la banda de música «La
Aldeana» de Son Serra, que tomó parte
en el Concurso musical celebrado en esta
ciudad en Mayo último, ha obtenido en reñidas oposiciones la plaza de músico mayor del Regimiento de Mahón.
El señor Torrandell, que apenas cuen¬ ta 25 años de edad, ha obtenido ya varios premios y distinciones, habiendo dado al frente de «La Aldeana» y de la banda de la Misericordia sobradas pruebas de un temperamento artístico nada vulgar y de profundos conocimientos musicales.
Celebramos su triunfo y le enviadlos
nuestra sincera felicitación.
El domingo último, al medio día, se cantó en nuestra iglesia parroquial un solemne Te-Deum eu acción de gracias al Altísimo por haber salido ileso S. M.
el Rey Alfonso XIII del atentado anar¬
quista de que fné objeto en París.
Asistieron al acto las autoridades lo¬ cales.
Él martes por la tarde llegó á esta ciudad, acompañado de su señora esposa, el Exorno. Sr. Capitán General de Ba¬ leares D. Ricardo Ortega Diez, hospe¬ dándose en la hermosa quinta que el se¬

En la mañana del jueves y con un día de retraso, debido á haber llovido en Barcelona, lo cual le impidió el poder realizar las operaciones de carga y des¬ carga, llegó á nuestro puerto el vapor «Villa de Sóller», siendo portador de carga variada y buen número de pasa¬ jeros.
Para Barcelona y Cette emprenderá nuevamente viaje dicho buque mañana domingo al anochecer.
Con una entrada regular se celebró el domingo último la anunciada función
teatral en la «Defensora Sollerense».
La obras representadas fueron Juan José y la chistosa comedia Champagne Frappeé, las cuales obtuvieron una in¬ terpretación magnífica por parte de los actores y repetidos aplausos del audi¬
torio.
Mañana se despide la compañía de este público con el grandioso drama en tres actos y un epílogo, original de D. José Echegaray, que lleva por título María na, cuya función es á beneficio del señor Manera, quien la dedica á la sociedad
«Círculo Sollerense». Además con dicha función abandona las tablas el director
D. Bernardo Manera, según rezan los

ñor Marqués de Xayas posee en Binia- prospectos, todo lo cual será motivo sin

Se dió cuenta de una comunicación
del señor Gobernador civil de la provin¬ cia, en la cual manifiesta haber resuelto de conformidad con lo informado por la Diputación provincial, declarar incluido en el plan de caminos vecinales de este municipio* ai que partiendo de la carre¬ tera de Palma al puerto de Sóller, en el
punto denominado Boca Botge, conduce
al camino Vecinal de Sas Arjilas pasan¬ do por Cau Tamañy, por Can Solé, y por las canteras de cemento; cuyo ante¬
proyecto, formado en unión de otros, por el Arquitecto dé la provincia, había sido aceptado por este Ayuntamiento.
Se enteró la Corporación del Regla¬ mento publicado con carácter provisio¬ nal para la aplicación de la ley de cami¬
nos vecinales de 30 de Julio de 1904. Se dió cuenta de los contratos forma¬
lizados por el señor Alcalde en represen¬ tación del Ayuntamiento con Ü. José Pons Ferrer, D. José Forteza Cortés y D. Sebastian Alcover Morell, para el
arriendo de locales destinados á escuelas
públicas y habitación de los maestros, siendo aprobados en la forma estipu¬
lada.
Se dió lectura á una cuenta presenta¬ da por el arquitecto D. Jaime Aleñá, por los honorarios devengados como perito representante de la Administración, en
la expropiación forzosa de varias parce las de terreno para la reforma de lá callé
de la Trinidad de Biniaraix. Enterada
la Corporación acordó quedara sobre la mesa para su estudio.
No habiéndose acordado la retribución
que había de percibir el recaudador de arbitrios municipales, cuando se hizo su nombramiento, se acordó señalarle una comisión del tres por ciento, sobre las
cantidades que recaude.
No habiendo otros asuntos de que tratar se levantó la sesión.
CULTOS SAGRADOS
En la iglesia de S. Francisco.—Lunes,
día 12.—Al anochecer se cantarán so¬
lemnes completas, en preparación á la
fiesta de S. Antonio de Padua.
Martes, día 13.—A las seis y media
de la mañana habrá Misa de comunión

Lunes, día 12.—Exposición á las siete y medía, seguida de una misa rezada. A las nueve y media, las horas menores y
á continuación ¡a Misa mayor con sermón por el Rdo. D. Miguel Roseiló, Pbro. A la tarde, los actos de coro; y al anoche¬ cer, meditación, la coronilla de la Divina Sangre y la reserva.
Martes, día 13.—A las siete y media, Exposición con Misa. A las nueve y media, horas menores y la Misa mayor. A la tarde, los actos de coro; y al ano¬ checer meditación con el Trisagio de los Serafines, Te-Deum y la reserva dé
S. D. M.
Registro Civil
Nacimientos.
Varones 2.—Hembras 2.—Total 4
Matrimonios
Día 8.—Jaime Frontera Busquets; soltero, con Antonia M a Llabrés Morell,
Soltera. Defunciones
Dia 7.—Francisca Alcover Oliver, dé 61 años, viuda, calle de la Luna u.° 68;

Bonitas colecciones de Bellezas
artísticas.—Escenas campestres.—•
Escenas familiares.—-Fantasía.
Vistas dé Mallorca eu negro y en color.
Ue venta en "La Sinceridad",
S. Bartolomé 17.—Sóller.

VENTA.

Desea vender¬
se una casa

con corral situada en la calle de Vi¬

ves n.° 1, de esta ciudad.

Para más informes diríjanse á su dueño Francisco Morell, calle

del Mar;

Máquina á vapor
Desea venderse una máquina á

Conforme anunciamos en nuestro nú¬
mero anterior, se celebró el domingo úl¬
timo solemne fiesta en el oratorio de las

raix.
El Ayuntamiento le obsequió con una serenata el mismo día de su llegada, y á la mañana del siguiente pasó á ofrecerle

duda de que se vea muy Concurrida la velada de mañana domingo.

general para los asociados á la Pía-
Unión, terciarios y devotos del Santo. Á
las nueve y media, horas y la Misa ma¬ yor con música, en la que pronunciará

vapor que reúne inmejorables con¬
diciones.
Informarán calle de la Victoria n.° 685.

Hermanas de la Caridad* con motivo de sus respetos y darle las gracias por su

el panegírico el Rdo. D. José Pastor,

(7) FOMJEZMW

participaron á la condesa: el silencio religión exigía, y después de rudas ba¬ cada ocho días.

sencillamente vestida de negro, con

fue la respuesta. Elena habia muerto, tallas, domada, pero no vencida, hizo

Así estaban las cosas cuando una ami¬ sómbrenlo de crespón inglés, sombrilla

para tila.

venir á dos niñas, que eran las únicas ga recomendó mucho á la condesa una de luto en las manos cubiertas de finísi¬

Los años de soledad y de tristeza au¬ que quedaban de seis que había tenido joven de buena familia, huérfana, que mos guantes, é irreprochable calzado’

MARÍA TERESA

mentaron el odio que la condesa tenía su hija.

por desgracias y reveses de fortuna se nuevo.

á su yerno, y en el cual envolvía á su

Recibió á sus nietas como á extrañas, veía en la dura necesidad de aceptar el

Todos estos detalles los abarcó el con¬

hija; endurecieron más su corazóu, como á enemigas más bien. La mayor cargo de institutriz en alguna casa de de una sola ojeada.

extremado, procurando disuadirla de aquilatando su inmenso orgullo, y la tenía catorce años y llevaba el nombre aristocrática donde fuese generosamente —'Sea V. bienvenida, dijo la condesa

sus proyectos; todo inútil... la niña se hicieron misántropa y egoísta hasta lo de su padre, á quien se parecía extraor¬ retribuida.

con acento ligeramente imperioso. Me

negaba á tomar medicinas, procuraba sumo; parecía tener en el pecho un co¬ dinariamente; la menor acaba de cum ¬ —¿Has hallado por fin la persona que la recomienda una amiga muy querida,

empeorar cada día en su dolencia, y razón de granito.

plir nueve, y era tan parecida á su ma¬ buscabas para confiarle la educación de y deseo que nos entendamos. Siéntese V.

trataba á su madre con tal despejo, que Resumió en su hijo Alberto1, orgulloso dre, que la condesa sintió allá adentro, las niñas? preguntó el conde.

María Teresa se sentó en una buta-

■tm día ésta, desesperada y aburrida, la como ella, las esperanzas de dicha para en lo más recóndito de su pecho, algo

—Creo que sí. Me lían hecho grandes quita con perfecta desenvoltura, sin ti¬

dijo que eligiese entre su novio y ella.

el porvenir; pero, con gran disgusto su¬ extraño: era la voz de la sangre que re¬ elogios de una joven que debe venir es¬ midez, con el aplomo que da el trato

Elena optó por él. Con calma terrible yo, veía que iban transcurriendo los clamaba siís derechos; era el remordi¬ ta mañana: veremos si realiza lo que de social.

la condesa hizo los preparativos para la años sin que manifiéstase deseos de ca¬ miento que la quería echar en cara su ella dicen.

—Permítame V . que la interrogue:

' boda, que se verificó en la capilla de su sarse. ¿Tendría la pena de ver extinguir¬ orgullo y su dureza.

Sonó un golpecito en la puerta: la ¿tiene V. familia?

palacio, y una vez terminada la ceremo¬ se su apellido? Esta idea atormentaba Impuso silencio á los dos. y no demos¬ condesa dijo con voz imperiosa:

—Si, señora: una hermana y una pa-

nia, entregó á su hija la herencia pater¬ secretamente á la altiva señora de Villa- tró el menor afecto á las pobres huérfa¬

—¡Adelante!

rienta lejana que vive con ella.

na y la dijo que todo había concluido flores.

nas. Esclava de las conveniencias socia¬

—La institutriz que esperaba la señora

—¿Qué edad tiene V.?

entre ellas para siempre.

Un día llegó la noticia de la muerte les, las destinó habitaciones ricamente condesa pide permiso para verla, dijo —Veinticuatro años.

La joven quiso arrojarse á los brazos de Elena: su marido había fallecido dos amuebladas, puso una doncella á su una doncella.

—¿Conoce el francés y el italiano?

de su madre. Esta ia rechazó helada co¬ años antes, después de comprometer la servicio, y buscó una institutriz para

— ¡Qué entre!

¿Puede enseñar la música, el Canto, y

mo el mármol, y se encerró en sus ha¬ fortuna que le había llevado en dote su que las educase.

—Me voy. dijo el conde haciendo ade¬ nociones de pintura?

bitaciones, ordenando á los esposos que mujer. La condesa no se conmovió al Alberto, que no participaba de ’os mán de levantarse.

—Puedo dar lecciones de todo eso y

se alejaran de su presencia.

leer la carta en que la detallaban los úl¬ rencores de su madre, era menos duro é

—Quédate, no estorbas.

algo más, señora. Recibí educación es¬

Partieron. Los primeros meses fueron timos momentos de su hija, y encerrada indiferente con sus sobrinas. Entraba á

—Tal vez á ella no le guste mi pre¬ merada y sólida, y aprendí á conciencia1

felices: después una sombra enlutaba en el hielo de su odio y de su egoísmo, verlas casi todos los días, Ies llevaba sencia.

lo que rae enseñaron,

aquella felicidad: la cólera materna, que dijo que no quería ver á sus nietas.

dulces, flores y juguetes, y las miraba —¿Y qué nos importa?

—Tendría V. dos discípulas de catorce

lejos de disminuir se acrecentaba. Pasa¬

Pero el conde la hizo presente las con cierta lástima. En cambio, la con¬

Alberto se puso de pie en el preciso y nueve años: la pequeña es algo tra¬

ron los años; tuvieron varios hijos; se lo condiciones sociales, su deber, lo que la desa sólo las permitía entrar á saludarla momento en que entraba Mari» Teresa viesa y alguna vez apurará su paciea-

2t ■MkJjma*

SOLLER

Sección de Anuncios

L VILLA DE SOLLER

PASTA FOSPDBEA

ISLEÑA MARITIMA

el©

COMPAÑÍA MALLORQOAA DE VAPORES

L. STEINER
PARA DESTRUIR LAS RATAS Y RATONES

VAPORES

Se vende á 30 Cts. en la Far¬
macia de J. Torrens.—SÓLLER.

lite

Tie«?®fsa

I ¡ 1NSTAL
3DE3
TIMBRES ELÉCTRICOS
DE LUJO Y ECONÓMICOS

jyg!,
yyétr
üüüiéIíu ■

DE
IRA Y VUELTA
ENTRE

^Salidas de Sóller para Barcelona: los dias 10, 20 y último de cada mes Salidas de Barcelona para Cette: los dias 1, 11 y 21 de id. id. Salidas de Oette para Barcelona: los dias 5, 15 y 25 de id. id.
Salidas de Barcelona para Sóller: los dias 6, 16 y 26 de id. id.
CONSIGNATARIOS:—EN SÓLLER—D. Guillermo Bernat, calle del Príncipe n.° 24.—EN BARCELONA.— D. J. Koura, Paseo de la Aduana, 25.—-EN CETTE.—-Mr. Mateo Colora, Rué Lazare-Car¬
net, 34.
NOTA.—Siempre que el día de salida de Sóller y Cette para Bar¬ celona coincida en sábado de día festivo, retrasará el vapor su salida 24 horas.—La salida de dicho buque del puerto de Barcelona para el de Sóller, será en todos los viajes á las ocho y media de la noche.
Si queréis abonar vuestros campos, seguros de ob¬ tener resultados -eficacísimos, emplead el

PRESUPUESTOS GRATIS
Informes: Francisco Bover, Es¬
tación telefónica.—SüLLER.
Servicios esmerados y á buenos precios
MATEO COLOM
R.U.© Liazare-Oarnot, 34
CETTE
Consignatario del vapor
“Villa de múller99
JOSE PONS
Mil© Mationale,

Y PALMA-ARGEL

SALIDAS

para Argel los Jueves. De Argel los Viernes.

para Marsella los Lunes.
De Marsella los Jueves.

Servicios combinados con fletes á fort-fait en Conocimientos directos
para Cette, Gibraltar, Tánger, Londres, Liverpool, Glagow, Manchester, Bristol, Ull, Hamburgo, Amberes, Rotterdam, Amsterdam y principales ¡puertos de Italia, pa¬ rados que igualmente se despachan pasajes via-Argel.
Los señores pasajeros que en Francia tomen billete para la Arge¬
lia, ó España via Palma, podrán permanecer en esta todos los días que les convenga, si bien combinando la salida con los vapores correos
de itinerario.
El vapor que sirve la línea Palma-Marseíla, se reserva el derecho de
hacer las escalas que le convengan.
informes ? desoaclio: lias le la EEÜ MÍTIll

“GUAMO SA1MT GOBII1”

CETTE

que se expende en la acreditada droguería de
ARNALDO CASELLAS-^oía, it

Trasbordos, consignación y tránsito, á precios moderados.

En este establecimiento encontrareis toda clase de

primeras materias para composición de abonos; sul¬ VINOS AL POR MAYOR

fatas y azufre gris Biaubaux puro; fuelles y aparatos para azufre; bombas y demás utensilios para pulve¬

COMISIÓN Y AJUSTE

#i¡t

ENTRE
MARNELLA.
PALMA,
ARGEL
Y
VICE-VEKSA
POR EL ACREDITADO VAPOR

rizar arboleda.
Instalaciones completas de cañerías para agua y gas.

JUAN ESTADAS

Fabricación de envases de hojalata para aceites, al¬

C0MCMTE t PMIPimitlU

de la Compañía francesa CAILLOL DOUVILLARD.

mendrón y toda clase de conservas.
psMTitm wmmemrn y

TELÉFONO
IiEiaiéJSr.A]»' (Ande)

¡¡No equivocarse, LTJNA, 17-SOLLER!! LA ARTÍSTICA

LA SOLLERENSE
DE
COJÁLt
CERBERE y P0RT-B00 (Frontera franco-española)

Agente: FEDERICO MARET
PABLO COLL y F. REYNÉS
AIJXOME (Cote cl? ©r)

CALLE DE XA LUNA N.° 30.—SÓLLER

Aduanas, transportes, comisión,

SUCURSAL DE LA CASA COLL, de Dijon

Ofrece al público á precios sumamente económicos todos sus artículos como son: IMAGENES estatuarias de madera, piedra, mármol y fibra madera, decre¬ tadas y ordenadas para su bendición é indulgencias. CAPILLAS, ALTARES, ORNAMENTOS y sus reparaciones.
ESTAMPERIA, GROMOS, OLEOGRAFIAS y FANTASIAS de todas cla¬

consignación y tránsito
Agencia especial para el trasbordo y
reexpedición de naranjas, frutas frescas y pescados.

Especialidad en patatas y demás artículos del país. Expedición al por mayor de espárragos y toda clase

ses en gran surtido. MARCOS y MOLDURAS con rico muestrario y clase fina. ESPEJOS y CRISTALES de todas dimenciones en clase superior.
GRAN DEPOSITO DE TARJETAS POSTALES en colecciones y sueltas pa¬
ra felicitaciones.
OBJETOS PROPIOS PARA REGALOS.
Clases y Precios ventajosos sobre todos los similares.

;i DE LA
POR EL
Vino Ueanado Pbpsico
d©
J. TORRENS, Farmacéutico

de legumbres.
Servicio esmerado y económico
CASA ESPAÑOLA DE COMISION

TBAVSFOBTXS llfIllAOIOláLIS
Comisión, — Representación, — Consignación, — Tránsito
Y PRECIOS ALZADOS para TODAS DESTINACIONES
Servicio especial para el transbordo y reexpedición de naranjas, frutas frescas y legumbres
m
AGENTES DE ADUANAS
0ISBÉEI y POftT-BOV (Frontera Franco-Española)
Corresponsales á GIVET, JEUMONT y ERQUELINNES (Frontera Franco-Belga)

El primero y único elaborado en esta forma en España, mucho más económico y de mejores resultados que sus similares del extranjero, está preparado con todo esmero por procedimientos científicos bien ex
perimentados y acreditado como
un reconstituyente sobradamente
enérgico para suprimir la elimina¬ ción del azúcar de glucosa en todas las personas afectadas de la enfer¬
medad denominada "diabetes.,,

Exportación de productos industriales. Consignación de frutos y primores.
Subastas á los más altos precios de esta Plaza. Comisión 5 por 100 arreglos inmediatos y se anti¬
cipan fondos y materiales á los
señores remitentes.

TELEGRAMAS: Bauza Cerbére.—Bauza Port-Bou.

RAPIDEZ Y ECONOMÍA EN TODAS LAS OPERACIONES

PILDORAS FERRUGINOSAS

1

DE

Hotel Jtestaurant del Universo DE
Vda. DE J. SERRA
PLAZA IME PAIíA€I0-3.-BARCEIí03ÍA
Hospedage desde o pesetas en adelante. Habitaciones desde una pe¬
seta, restaurant á la carta, mesas particulares, se sirve á todas horas.
El Hotel del Universo está situado en uno de los sitios más im¬
portantes de la capital, dá plena fachada á la bonita y frondosa plaza Re Palacio y paseos de la Aduana é Isabel II, donde cruzan todos los tranvías, y es el más próximo á la Aduana, Muelles, Compañías de Navegación, Boisa, Gobernación y Estación de los Ferrocarriles de Francia, Tarragona, Valencia, Zaragoza y Madrid.

INULA HELENIUM
Con estas píldoras, preparadas por J. Torrens, se cura pronto y radicalmente la Leucorrea ó (flujo blanco), la Anemia y Clorosis (colo¬ res pálidos), la Dismenarrea (ó difi¬ cultad en el ménstruo), la Ameno¬ rrea (ó supresión dél mismo), la debilidad, flaqueza y cuantas mo~
léstias ó enfermedades reclamen un
exitante poderoso y enérgico.
DE VENTA:
En Barcelona, Sociedad Farmacéutica Española. —Farmacia del Dr. Pizá.—Palma, Centro Farma¬ céutico.—Farmacia de las Copinas.—Málaga, Far¬ macia del Dr. Pelaez' y Bérmudez.—Sóller, Far¬ macia de J. Torrena,

11., et 11 lo fiei lardé aux Grains 41 j 41
HHVXIS8j£JEIS-(J*eIg'f«pie)
LADRILLOS HIDRAULICOS, BAÑERAS,
uiffi, FREUDSKOSI Til CUSÍ I IMS I (Mili
DE LA CASA
EÜC0FJET, TEJERA Y CV de BARCELONA
Ünico representante en Sóller: Miguel Colom, ca*
lie del Mar.
SOLLER.—Imp, de «La Sinceridad»