AfiO XX.--2* EP0CA.--NUM. 948
AfiO XX.--2* EP0CA.--NUM. 948

SABADO 3 DE JUNIO DE 1905

SEMANARIO INDEPENDIENTE

PUNTOS DE SUSCRIPCIÓN:
Sóller: Administración.
Francia: J. Marqués Arbona,—Rué Montmartre, 26, París. América: Sres. Marqués, Delgado y C.a—Arecibo—(Puer¬
to-Rico) .

Fundador y Director-Propietario:
D. JUAN MARQUÉS ARBONA.

Redactor en Jefe:
D. DAMIAN MAYOL ALCOVER.

REDACCION Y ADMINISTRACION: Calle de San Bartolomé, n.° 17

—* SÓLLER (Baleares) *—

PRECIOS DE SUSCRIPCIÓN:

|PAG0 ADELANTADO. España:

0’50 pesetas al mesA ' A .\_\_T . w.\_w\\

Extranjero: 0’75 francos id. id.

Número suelto OTO pesetas.—Id. atrasado 0’20 pesetas

La Redacción únicamente se hace solidaria de los escritos que se publiquen sin firma, seudónimo, inicial, ó signo determinado. De los que tal lleven, serán responsables sus autores.

Sección Literaria

novela...? ¿cómo se titula?.,, aquella de justamente, el primero del mundo. Hoy, El público se sirve por sí mismo, to- aún cuando fuere posible, se suprimirá que hablamos con doña Casimira. De situado el Kaiser á la cabeza del mundo mando la cerveza que le place y yendo tan solo la parte indispensable, para qué

esto hace más de un mes, y yo espera y comercial alemán, vésele dedicar todas luego al mostrador á satisfacer su im¬ las frutas vayan quedando poco á poco

POESÍA Y PROSA

más espera, y nada de novela. Bien sa¬ sus energías á la consecución de este porte.

descubiertas, sin que se vean expuestas

bes lo que me encantan los libros y los fin: que el Imperio germánico adquiera Durante la última visita hecha por el de repente á los ardores del sol. con lo

periódicos, pues son mi única distrac¬ una supremacía mercantil efectiva.

Kaiser á Munich estuvo en la Hofbrau, que se endurecerían las partes á él so¬

Don Robustiano Colorado, aunque ción. A propósito, también me ofreciste A ello obedece el que al verificar el acompañado de los príncipes de Ba¬ metidas, y el melocotón no podría ad¬

apenas frisaba en los cuarenta años y suscribirme á Pluma y Lápiz, y nada. príncipe Enrique de Prusia su viaje á los viera.

quirir la opulenta plenitud de sus for¬

era hombre de muchos haberes, física ni ¿Quieres el café con leche?

Estados Unidos, hace cosa de dos años, Como un simple particular, hizo cola mas. Pronto, bajo la influencia de estos

moralmente valía un cuarto. Mozo fatuo

Don Robustiano no comía, devoraba. le aconsejase el emperador que se pusie¬ á la puerta de la susodicha cervecería, cuidados bienhechores, alcanzará éste

y egoísta, obeso en extremo, de baja —¿No me contestas ni me cuentas ra en contacto con las grandes figuras pues ha de advertirse que para entrar en la época de su madurez.

estatura y con la cara más roja que un algo?

industriales y financieras; el que eviden¬ la misma hay que tomar vez á cualquier Los técnicos dicen que se debe4 cose¬

pimiento; pero eso sí, con una mujercita —Pero, mujer, ¿qué quieres que te cie tan marcada predilección por gentes hora del día que se llegue, y esperó pa¬ char en tiempo ni excesivamente caluro¬

rubia y espiritual, que era un verdade¬ cuente?... Déjame almorzar tranquilo que han conquistado su fortuna en la cientemente, jarro en mano, que le toca¬ so ni demasiado frío; ni muy seco ni

ro eu canto.

que ahora no estoy para cuentos..

banca, en las grandes manufacturas y ra el turno de llenarlo en el enorme ti¬ muy húmedo; lo cual nO les comprome¬

Acababa de llegar de una de sus ha¬ —¿Y cuándo lo estás?... ¡Ingrato!... en las empresas comerciales; el que, por najón que está emplazado en uno de los te, y deja al agricultor completamente

ciendas y, después de apearse de su ca¬ Comprendo bien que te fastidias de mí. último, haya efectuado su ruidosa cuan¬ ángulos del histórico local.

indeciso. Creemos* pues, conveniente

balgadura y entregarla á un sirvieute. —¡Vaya con lo que sales!

to fugaz estadía en Tánger, inspirada en

aconsejar, como más sencilla indica¬

penetró por el largo y suntuoso corredor —Sí: te aburro y te repugno: no lo miras de Dele y Haber, según él mismo

ción, que cuando el melocotón debo

de sus habitaciones, sacudiendo con el niegues. Ahora, todo tu amor es para declaró en comen tadísimo discurso.

La sonrisa de la reina Alejandra

entregarse al consumo imediato, se co¬

látigo el polvo á sus flamantes botas y los caballos y estos odiosos perros que El emperador Guillermo tiene además

seche tan pronto como se le vea madu¬

gritando:—¡Mercedes!,.. ¡Mercedes!... Con él venían gruñendo dos perrazos
chatos como su dueño y un encanijado galgo de pura raza.
Indolentemente recostada en uno de
los divanes de su alcoba, se entretenía

son todas mis culpas y pecados. —Dale con los pobres perros que á
nadie le hacen daño.
—¿Y los defiendes?... Y para mí nunca
ni el menor cariño.
—Mira que hoy estás insufrible.

un interés directo en que su patria pros¬ pere comercialmente, pues gran parte de su fortuna particular se encuentra invertida en las principales compañías de navegación y de colonización germá¬
nicas.

Los súbditos ingleses, y no pocos ex¬ tranjeros, saben que la reina Alejandra tiene Una sonrisa especial y encantado¬ ra, mezcla de bondad y melancolía, que presta al rostro de la soberana una gra¬
cia indefinible.

ro; á no ser que el tiempo sea tal, qué no permita la permanencia del hortela¬ no en la huerta, Las frutas que deban viajar, se cojerán un poco antes de la completa madurez, cuando permanecen algo duras aún. evitando entonces con

Mercedes leyendo unos versos que, de

—¿Insufrible, porque te digo la ver¬

El rey Leopoldo de Bélgica es comer¬

Las damas británicas admiran ésa cuidado el exceso de humedad atmos¬

soltera, le dedicara Arturo Rosales, joven poeta que mucho la quería y la decía cosas muy tiernas y sentidas; pero era tan pobre Arturo que los padres de Merceditas se vieron en 1a. imprescindible -necesidad de interrumpir ese idilio ven¬

dad?... Y la purísima verdad es que no piensas en otra cosa que en tus animales y negocios; que te estás haciendo cada día más positivista... y que me has arro¬ jado al negro osario del olvido.
—Pero, por Dios, Merceditas, ¿de qué

ciante hasta la médula de los huesos. El
éxito de sus empresas mercantiles ha
sido, en último término, base de la ri¬
queza del país. Por esta potísima razón el pueblo belga cierra los ojos indulgen¬
temente sobre otras deficiencias del mo¬

sonrisa y tratan de imitarla desde hace algún tiempo. Lo mismo en Londres, que en Birmingham, que en Glasgow, señoras y señoritas contestan con lina
sencilla é inmutable sonrisa á cuantas
observaciones se les hacen sobré la llu¬

férica y el calor excesivo. La oportunidad de la cosecha, en ge¬
neral. se manifiesta por el matiz de la fruta, que al llegar á su completa ma¬ durez habrá perdido todo rastro de color verde; y también se conocerá por el per¬

turoso que no tenía traza de concluirse nunca. Y sucedió lo de siempre: que ella, á pesar de su acendrado amor y su idealismo, cuando menos lo pensó vióse

te quejas?... ¿No tieues cuanto deseas: vestidos y sombreros á tu capricho, y carruaje, palco en el Teatro y alhajas y perfumes?

narca, y tiene por él verdadero fana¬
tismo.
En verdad, los belgas tienen contraída con su soberano una deuda de gratitud)

via, el buen tiempo, los acontecimientos del día ó el último libro publicado. Y hay más: varios profesores de estética
femenina recorren ahora el Reino Unido

fume. Cuando se halle una fruta resis¬
tente por razón de sn fuerte adherencia á la rama, convendrá dejarla para otro día. No se olvide, empero, que toda pre¬

convertida en la mujer de don Robus¬

— Eso es justamente lo que más me pues al mismo tiempo que éste realizaba enseñando, por la módica suma de me¬ sión es nociva para la conservación de

tiano Colorado, la más acabada personi¬ ofende de ti. ¿Acaso te figuras que soy una colosal fortuna privada en atrevidí¬ dia libra esterlina, el sonriso de la reina. los melocotones-; por consiguiente, eví¬

ficación de la prosaica y estúpida ma¬ tu muñeca: una prenda de lujo y nada simas empresas, subía la importancia

La teoría del mismo consiste en levan¬ tese en lo posible tocarlos, hasta que

teria.
—¡Mercedes!... ¡Mercedes!...—volvió á gritar don Robustiano.
Ella, suspendiendo al punto la lectura de un apasionado soneto titulado «Tus ojos», corrió gozosa al encuentro de su
marido.
—¿De dónde vienes tan sudoroso?... ¿Qué me quieres?...—Así le dijo y le

más?... Te equivocas. Robustiano. te equivocas. Lo que siempre he ambicio¬ nado. lo único que ansio es una alma, un espíritu, un corazón, y tú no tienes
nada de eso.
—¡Mujer cruel!...—le repuso don Ro¬ bustiano y. levantándose de pronto, en dos sorbos apuró la taza de café y, hecho
una furia, salió del comedor murmu¬

económica del pequeño reino, hasta el extremo de ocupar hoy en el concierto de las naciones un lugar no relacionado con su tamaño y con el número de sus
habitantes.
La más notable de las hazañas comer¬
ciales del rey Leopoldo fué la creación del Estado libre del Congo, donde sem¬ bró muchos millones de duros, que rin¬

tar un poco, muy poco, la comisura de los labios, dejando caer algo el inferior y entornando suavemente los párpados.
Ensayen nuestras lectoras unos cuan¬ tos minutos ante el espejo, y llegarán á sonreír como la reina Alejandra, sin ne¬ cesidad de gastarse la media libra ester¬ lina que exigen los profesores de estética
londinenses.

definitivamente deban ser cosechados.
En el momento de arrancar una fruta-,
envuélvasela con toda la mano, con sua¬
vidad. y repartidos los dedos de un mo¬ do conveniente por toda la superficie dé la misma, con presión uniforme, retuér¬ zase con ligereza para separarla del pedínculo y tírese hacia el recolector. Cuando quiera verificarse la operación

echó los brazos al cuello.

rando:—¿Por ventura para estas cosas dieron luego espléndida cosecha. Posee

con mayor cuidado. coióque.-.e en la ma¬

—Déjate de monerías. Lo que quiero hizo Dios el matrimonio?

allí el buen monarca tan inmensas plan¬

no. antes de cojer el melocotón, una

es que me des pronto el almuerzo. Son

En seguida, pidió su volanta y se fué taciones de árboles productores del cau¬

las once y media y vengo con una ham¬ á paseo. Su mujercita entre tanto, des¬ cho, que le es fácil con sólo una orden

Agricultura

doble hoja de papel de seda, que evitará á la epidermis del mismo el contacto con

bre de todos los diablos.

hecha en un mar de lágrimas, exclama¬ telegráfica, alterar las condiciones del

los dedos; precaución tanto más necesa¬

Mercedes, todavía en bata, bajo la ba entre sollozos:—¡Ah, qué dichosa se¬ mercado europeo. Pueden, pues, calcu¬

Los melocotones

ria cuando no fuere el mismo dueño

cual veíase ondular su cuerpecito de ría si me hubiese casado con Arturo!...

larse los beneficios que por este solo

quieu colecte la fruta; pues no son de

curvas deliciosas, estaba adorablemente
hechicera con sus frescas mejillas y los destrenzados cabellos que caían en on¬
das luminosas sobre sus torneados hom¬
bros. Era la tentación viviente. Y al ca¬
minar iba mostrando sus menudos pies que. como tímidas palomas, parecían re¬ fugiarse en sus babuchas blancas.
—¿Con que traes mucho apetito, Ro¬
bustiano?...
—¡Por Dios, el almuerzo, el almuerzo pronto!

Emilio Pacheco Cooper.
PENSAMIENTOS
El bienhechor graba su nombre en la mano del que recibe el beneficio.—L.
Aprende á dar á cada uno lo que le toca, y á ofrecerle algo más.—/. S.
ni iIMBU^iHMIWWi
Variedades

concepto realizará anualmente el rey de Bélgica.
Otro soberano europeo que ha contri¬ buido poderosamente al desarrollo in¬ dustrial de su país es el rey Oscar de
Suecia. Goza éste en el mundo de más
fama de poeta, de compositor y de eru¬ dito que de negociante. Y sin embargo, ningún sueco tiene á su monarca más que por hombre de números, de cuenta y razón.
Sería larga tarea enumerar las empre¬

Para obtener hermosos melocotones* al empezar el verano se habrá previa¬ mente suprimido una parte de la fruc¬
tificación demasiado abundante, con¬
servando tan solo un número regular de frutas, elegidas entre las mayores y mejor colocadas. Nada más feo, cuando llega la cosecha, que hallar los meloco¬ tones oprimidos y deformados por la presión del encañado ó de las ramas. Cuando se tuvo el valor de arrojar-del
árbol los excedentes, se obtienen frutas

olvidar los microbios que todo lo inva¬
den actualmente.
Los melocotones se depositarán en cesta provista en su fondo de cascarilla de avena ó heno de hierba fina; ó mejor aún de serrín de madera müy desmenu¬ zado. cubierto de algodón en rama bas¬
to. Finalmente, cuando se desee con¬ servar intacto el melocotón durante un
día ó dos. es necesario ahorrarle has¬
ta la presión que ejerce su propio peso sobre su base; lo cual se logrará multi¬

—Mírame, Robustiano. ¿No te gusto asi?... ¿Estoy muy fea?...—Y con toda la ternura que rebosaba en su amante co¬ razón, clavó en él sus hermosos ojos azules; pero al verle de mal humor y

¿ánuiWMii ■ i M—t
Reyes comerciantes
El emperador Guillermo ha demostra¬

sas comerciales á que se halla asociado, figurando entre aquéllas varios hoteles y cervecerías.
El soberano, lejos de ocultar el asun¬ to, aprovecha cuantas ocasiones se le

de hermosas dimensiones, y los vecinos que pudieron criticar lo que quizás lla¬
maron vendalismo, tendrán que recono¬
cer la superioridad del fruto obtenido á favor de la precaución indicada.

plicando los puntos de contacto de ht
fruta con la materia en que se apoya;
formando, por ejemplo, en la capa elás¬ tica que se halla en el fondo de la cesta,unos corno alveolos que recibirán cada

tan obeso y repugnante, por no ponerse do tantas veces con hechos prácticos su presentan para elogiar los hoteles y cer ¬

Para favorecer, además, el crecimiento uno su fruta. Se adoptan en general

á llorar, echó atrás su blonda cabecita y
lanzó una ruidosa carcajada con toda la giacia juvenil de sus veinte años. En seguida, acercóse al marco de una puer¬
ta, tocó el botón de un timbre eléctrico
y. cogiendo á su marido del brazo, entró

convicción de que la fuerza de un país
reside en el desarrollo de la industria y
del comercio, que no cansará sorpresa el saber que ha dispuesto, recientemente, se dé á sus hijos menores los principes Augusto. Oscar y Joaquín enseñanza co¬

vecerías en que él tiene participación. Cosa muy natural.
Además es importante accionista de la Sociedad que explota los muelles de Stokolmo y dueño de varias manzanas de Casas en dicha capital.

de la fruta, riégúese con frecuencia por las tardes con agua templada al sol el espacio algo extenso, ocupado por las raíces jóvenes de los árboles; también una buena capa de estiércol, ó á falta de él. de una hierba cualquiera, conser¬

Cestas planas, de ancha superficie; y eli ellas se dispone una sola capa de melo¬
cotones.
Las precauciones que dejamos escrita* servirán para evitar los golpes con que se rompen las células de la carne y de la

con él al comedor.

mercial completa.

La familia real de Baviera disfruta vará á la tierra su frescura. Igualmente epidermis, y que sé manifiestan poco

Tras ellos colóse el galgo encanijado,

Esta iniciativa del Kaiser constituye, desde tiempos antiguos de renombre en se vertirá por las tardes sobre el follaje después, por manchas, amarillentas en su

que fué á sentarse á los pies de don Ro¬ con todo, un punto de partida completa¬ Alemania dentro de la esfera industrial. del árbol, con una regadera ó con un principio, oscuras después, y qtie indican

bustiano.
Poco después presentóse un sirviente con las viandas, y principió el diálogo siguiente:

mente nuevo en la educación de los
príncipes de la sangre, demostrando ello que la vieja realeza, penetrada de las ne¬ cesidades de los tiempos, no sólo cuida

La célebre Hofbrau. de Munich, ó Cerve¬
cería Real, fué fundada en Septiembre de 1589 por el duque Guillermo de Ba¬ viera. llegando á ser algo así como una

pulverizador, una abundante rociada de agua pura. Con esto, los melocotones precoces alcanzan pronto el máximum de sus dimensiones, y se podrá comen¬

siempre un principio de deseomposición.Los agricultores previsores colocan so¬ bre la tierra una capa de heno para re¬ cibir las frutas que maduran y escapan

—Con que ¿con mucho apetito?... Y de mejorar sus ejércitos y sus buques de institución nacional.

zar la cosecha. Cuando la obra de la tie¬ cayendo, á su vigilancia; igualmente

yo siempre con desgana. Te envidio. Es¬ combate, sino de procurarla prosperidad Quien no haya visitado el real estable¬ rra está casi terminada, le-toea al sol co¬ puede colocarse, en la base del melocoto¬

tas chuletas huelen muy bien. Por lo industrial y mercantil de las naciones, cimiento no puede formarse idea de na¬ lorear la fruta con su mágico pincel; nero una tela gruesa en forma de hama-

visto están riquísimas. Pruébalas. Ro¬ con objeto de mantener íntegro el pres¬ da más mezquino, lóbrego y mugriento. para facilitar esto último, convendrá se¬ ca, suspendida por un extremo al enca¬

bustiano. Mira: te aguardaba impacien¬ tigio de la Corona y el de los Estados.

Y eso que la Hofbrau forma parte del parar el follaje que obstruya sus rayos, ñado y por otro al punto de apoyo quef

te y no te puedes figurar para qué. Pues

Cuando Guillermo de Alemania ascen¬ antiguo palacio de los duques de Ba- lo cual podrá lograrse separando las tenga más á mano;

voy á decírtelo: para reñirte cual mere¬ dió al Trono, hace diez y seis años, atri¬ i viera.

ramillas y hojas que den sombra, y su¬

ces por lo mal portado que eres con tu buyesele decidido propósito de dedicarse Uua de sus particularidades consiste jetándolas unas con otras, para evitar

X.

mujercita que tanto te adora. ¿No re¬ en cuerpo y alma á la constitución de un en que no hay en ella camareros oí ca¬ el suprimirlas, pues esto último solo

i

cuerdas que me ofreciste traer aquella Imperio militar, que pudiera llamarse, mareras.

debe hacerse en casos irremediables, y

■'Ti

•ÍSfflJW

-

SÓLLER

Como orador político merece ocupar de Port-Arthur sería consecuencia inevi¬

el nombre de Silvela uno de los puestos table de la derrota de Togo?

preferentes en la brillante historia de la Es de ánimos poco generosos herir al

D. Francisco Silvela

elocuencia parlamentaria. No fué un caído. Rodjestyenski, mejor que los pe¬ verdadero tribuno en él sentido que ge¬ riodistas y que los marinos de escasa

SI ilustre estadista, de cuyo tallecísniento nos ha dado cuenta el telégrafo,
'
faabía nacido en .Madrid el 15 de diciem-
* bre de 1843. Llevado por sus aficiones al 1 estudio de la jurisprudencia, cursó la
carrera de leyes en la Universidad cen¬

neralmente se da á esta palabra; no te¬ nía de tal el temperamento, ni á ello se amoldaban sus.gustos ni su educación política y -filosófica; en sus discursos, siempre pensados y meditados, en sus réplicas improvisadas, no^demostró ai la magnífica vehemencia de' Cánovas, ni la

graduación, sabía los defectos y deficien¬ cias de los buques que tenía á sus órde¬ nes. Lo sabia por haber estado durante mucho tiempo al frente del Estado Ma¬ yor de la marina. Pero una voluntad superior á la suya le encargó el mando de una escuadra sin homogeneidad, de

tral. distinguiéndose entre sus eondiscí- poética grandiosidad de Castelar, ni los

■ pulos y distinguiéndole sus profesores, sugestivos arranques de Sagasta, ni el entre los cuales se contaban hombres co¬ soberbio vigor de Maura! La oratoria de

mo Gástelas Figuerolav Colmeiro y otros Silvela, atildada y correctísima, siempre

nomenos ilustres, por la clarísima viva¬ fácil y elegante, no arrebataba, pero se¬ cidad de su espíritu y su constante apli¬ ducía; no poseía el don de electrizar al

cación .vDe estas fueron la mejor prueba auditorio, de hacer vibrar sus nervios,

las oposiciones que-hizo cuando aun no excitando su entusiasmo ó su cólera;

¿ había cumplido sus 20 años, para una pero razonada, hábil, llevaba en su mis¬

.plaza de auxiliar del Consejo de Estado, ma serenidad una fuerza poderosa, bas¬

- que le fué concedida. Luego Obtuvo la tante tpara imponerse y sentar la autori¬ licenciatura, seguida del "doctorado en dad de la jefatura. A aquella caracterís¬

Derecho, ingresando en el Colegio de tica frialdad de sus oraciones, algo des¬

Abogados de la Corte y dedicándose con deñosa,s-por más que la irreprochable - incansable ahinco á las tareas del foro, corrección de la forma velara algo la

en el cual no debía tardaren distinguir¬ impertinencia del fondo debió Silvela no

se por sus privilegiad-as dotes y adquirir pocos de sus éxitos; sabía ser tan incisi¬

■ «n poco tiempo Mino de los prestigios vo, deslizar tan diestramente una pro¬ más sólidos. De’ Sil vela puede decirse funda y certera estocada envuelta en un

i que si como político ha sido muy discu¬ > par de frases tan corteses como preñadas

tido,'como abogado ha logrado una'de las reputaciones mejor establecidas é in’ -discutibles de nuestro tiempo.

de mala intención, que había que reco¬ nocerán aquel orador de pulcro lengua¬ je de fría sonrisa y aristocrático gesto,

■ Estaba en plena juventud y piona po■ sesión de su espíritu combativo y yafor-
mado por el estudio, cuando estalló la > revolución de Septiembre. Como tantos

á- un maestro de la palabra, á un. jefe de partido habilísimo, á un parlamentario de primer orden.
Como estadista, es decir, como hom¬

otros de sus compañeroson la abogacía bre de gobierno encargado de la dirección

y. en el periodismo—-en el cual había y administración de la cosa pública, fué

hecho ya-brillantes ensayos-^Silvela se . "el- señor Silvela... lo que tantos otros

lanzó briosamente á la política militan¬ lian sido. Político, indudablemente, de

te; presentóse cuando las elecciones del excelentes intenciones, honrado, probo,

uño 1865 candidato á la diputación á de vasta cultura y poderosa perspicacia

Cortes por el distrito de Avila; fné elegi¬ hubiese sido quizá un gran ministro en

do, tomó parte activa en varios debates . ■otro país bien organizado, sometido á

parlamentarios, empezó á granjearse co- costumbres y á principios del todo dis¬

uno orador una reputación muy lisonje¬ tintos y de los que aquí imperan. Minis¬

ara que fué cimentando más tarde, cuan¬ do en la legislatura del 1871 pronunció dos ó tres discursos que merecieron

tro español y avezado á una atmósfera enteramente española, faltáronle al se¬
ñor Silvela dos condiciones absoluta¬

escasa marcha, compuesta en su mayo¬ ría de buques viejos. ¿Tenía que confe¬ sar los defectos del arma que se ponía en sus manos y que razones políticas aconsejaban dar por buena? Se le man¬ dó avanzar hacia el enemigo y cumplió el mandato. Pero es seguro que á nadie dijo que iba á vencer. Los otros lo dije¬ ron por él, é hicieron mal. De sobra de¬ bía saber que sus treinta y cinco buques
de combate—ni uno más ni uno menos
—entre los cuales había quince destruc¬ tores y torpederos, no podían sostener el choque de los ciento cincuenta y uno de Togo—incluyendo en este número los ciento veinte torpederos y destructo¬ res.—Debió prever que se estrellaría con¬ tra la flota japonesa, cuando aconsejó que Birileff fuera á Vladivostok. Pero á fuer de marino pundoroso, marchó al combate y. seguro de que no podía evi¬
tarlo, tomó el camino más corto para
topar con el enemigo. Se produjo el choque. Aun no sabemos
en que condiciones, pero sabemos las
consecuencias: la escuadra del Báltico
ha quedado destruida. Se puede ver ahora que los japoneses
no tenían el miedo que se supuso; que
Togo no es un marino que sólo supo vencer por sorpresa, sino un soldado en¬ tero que sabe aceptar los combates en las condiciones que se le ofrecen. Des¬
barató la escuadra de Port-Arthur el 8-9
de febrero por medio de una sorpresa, porque sus adversarios no vigilaban. Des¬
trozó la misma escuadra el 10 de agos¬
to en alta mar, dando cara al enemigo, menudeando lo» golpes, avanzando á
bordo del Mikasa contra el Czarevitch

.grandes elogios en el campo monárqui¬ mente precisas para obtener algo como y el Retvisan. Ha destrozado ahora la

co, siendo don Antonio Cánovas del gobernante: la convicción de que en es¬ escuadra del Báltico en un combate

'Castillo, uno de los prohombres que ma¬ te país se podía intentar aquel algo y la largo y empeñado, en el mar libre. Ha

yores esperanzas declaró fundar en los volición necesaria para perseguir un re¬ patentizado que tiene más talento que

"talentos y las energías de aquel joven sultado. Excéptico, desconfiado y pesi¬ sus adversarios, que dispone de mejores

'■leader dela causa alfonsista.

mista, ha sido, corno tantos otros, pese. nave», de oficialidad más inteligente, de

Cuando éste triunfe definitivamente ■ á sus raros talentos, uno de esos políti¬ ■marineros y soldados más hábiles, y

con la proclamación de don Alfonso XII, cos que, convencidos de que «en este que A bordo de sus buques reina mejor

constituyéndose el año 1874 el primer país no seqnrede hacer nada», -no hacen disciplina.

ministerio Cánovas, del cual formó par- efectivamente cosa alguna, y. faltos de

El resultado de esta batalla naval ha

<t-e el señor Romero -Robledo corno mi¬
nistro de Gobernación, fué elegido el señor Silvela para desempeñar la subse¬ cretaría de dicho departamento. Y al formarse el ministerio Martínez Campos, cinco años más tarde, el primer colabo¬ rador & quien recurrió el general para llevar adelante su difícil empeño, 'difícil

fe, faltos.de energía, limitan la ciencia de gobernar á los procedimientos pasivos dé fatalista espectación, del «sucederá lo que tenga que suceder.»
E. B*

sido tremendo para los rusos. Más de la mitad de sus buques de alto bordo que¬ dan en el fondo del mar ó en poder del enemigo. Tres mil hombres, dos acorazados, dos cruceros, dos guarda¬ costas y un almirante forman la presa que Togo llevará á Sabebo ó á Naga-
saki.

por las circunstancias especialísimas en que se encontraba el nuevo primer minis¬ tro respecto á supropio partido, el con¬ servador, fué do n Fra nci.seoSil vekv.qu i en . ■se encargó de lacartera de Gobernación.
Prolijo sería el querer seguir todas las fases deda activa carrera política de un

Actualidades
LA GUERRA
Los japoneses han alcanzado otra vic¬

Les rusos, maltrechos, desmoraliza¬
dos, huyen hacia Vladivostok, el nuevo
Port- Arthur si continúa la guerra.
Mañana ó pasado veremos las conse¬ cuencias probables de esta derrota na¬ val, que ha sido completa.

h o m b re q u e fué un 1 u ch ador i n c an s o - toria ruidosa. La escuadra del Báltico,

A. Riera.

ble... hasta lince muy poco tiempo, y en la cual fundaban tantas esperanzas

■c u y o n o m b re fi g u ra co n s tkn teniente en los misos, ha sido vencida y aniquilada.

la historia parlamentaria de nuestro La fama de Rodjestvenski, á quien hace tiempo, des ríe que empezó á ocupar pree¬ pocos días comparaba un periódico á

La voladura del “Maine,,

minentes puestos, ora en los bancos gu¬ Nelson en cuanto á rn-alas pulgas y hu¬

bernamentales. era en los de la oposi¬ mor poco acomodaticio, no lia pasado de

B1 asunto de la voladura del «Maine»

ción. Fué uno de los más hábiles cola¬ la categoría de esas famas que dan lo.s vuelve á reaparecer ahora, con toda una

boradores de la política del señor Cánovas papeles. Verdad que la culpa no es suya, serie de complicaciones que ponen de

y fué también uno de los que más que¬ sino de los periodistas que con poco seso manifiesto la abaokra inculpabilidad de

brantaron la. autoridad del celebre esta¬ le juzgaban antes de saber lo que era ca¬ España, y arroja importantísimos datos

dista, cuando «urgieron aquellas tan paz de hacer. Calificábanlo de hábil por¬ para la veracidad de la historia. Por más

sonadas disensiones, cuya causa fuera que había sabido llegar á Madagasear que dicho asunto ha querido permane¬

preciso buscar más que en discrepancias primero y al mar de la China después, cer en una impunidad que parece con¬

de ideas y de procedimientos, en antipa¬ sin advertir que, como ningún obstácu¬ vencional. para que la verdad no surja tías y cuestiones personales. Nadie pue¬ lo se había opuesto á sil marcha, como á reivindicar á las uíctirnas de una trai¬

de haber olvidado las singulares peleas ningún enemigo se había atravesado en ción histórica, sin precedente en el pro¬

y acerbas discusiones que mediaron en¬ su ruta, si se exceptúa los pescadores de ceso de las grandes perfidias humanas.,

tre el señor Silvela y el señor Romero Huí!, lo natural, lo lógico era que llega¬ en virtud de las cuales se sometieron

Robledo, su antiguo maestro, bajo cu¬ se adonde llegó sin tropiezo. De perder pueblos al imperio brutal de la fuerza, la

yas órdenes hizo sus primeras campañas varias na ves h ubiese sido un desgracia¬ conciencia, rebelde por momentos, á

ministeriales en calidad de subsecreta¬ do ó un inepto; no le daba patento de esos convencionalismos absurdos de la

rio,.y del cual fué el más terrible adver¬ hábil haberlas conservado todas.

política del siglo, revela los hechos de¬

sario durante largos años.

Pero llegó para él la hora crítica. Ha¬ nunciados de la trama facticia con que

A la muerte de don Antonio Cánovas, bíase metido audazmente en el atollade¬ fueron revestidos al principio.

bajo cuya dirección y jefatura había sido ro del mar de la China. Lo difícil no era

Las declaraciones hechas por uno de

ministro Silvela por tres distintas veces, la entrada sino la salida. Y si entró au¬ los prisioneros que aguardan el fallo de

vióse éste encargado de la suprema di¬ reolado, ha salido como Dios le ha dado la justicia en la cárcel de esta ciudad de¬ rección del partido conservador. Fué á entender, pero no con exceso de nominada «The Toinbs», han causado

presidente del Consejo, y gracias á cir¬ gloria.

profunda sensación en el público y en

cunstancias que seria prolijo é inútil el La opinión pública, que ahora censu¬ la prensa.

querer puntualizar, concluyó por sentir ra á Rodjestvenski. no tiene razón algu¬ Scssler Rosseau. que así se llama dicho

lo que Gambetta, llamaba le dogo til du na en hacerlo. ¿Fué él acaso quien dijo prisionero, ha dicho ante el tribunal

pouvoir. Retiróse ostensiblemente, por que disponía de doce acorazados? ¿Fué que lo juzga que él fué quien fabricó y

pública declaración, de la política mili¬ -él quien afirmó que reconquistaría casi mandó á Cuba la bomba que destruyó al

tante, del combate cotidiano á que hacía sin lucha el predominio de los mores, acorazado «Maine». causando la muerte

más de treinta años se consagraba, y perdido por los rusos, por la ineptitud de tantos marinos, destrucción que trajo

dedicando desde entonces toda su activi¬ indigna de Alexieff, Stark y demá.s ma¬ por consecuencia la inmediata guerra

dad á las tareas del foro y á las especu¬ laciones filosóficas 4 que su espíritu mos¬ trara siempre singularísima afición.

rinos de agua dulce? ¿Fué él quien pro¬ metiera que Oyama tendría que reem¬ barcar sus huestes v que la reconquista

entre España y los Estados Unidos. Leamos algunos párrafos de su decla¬
ración:

«En aquellos días en que los cubanos luchaban por su independencia, y en
que miles de americanos se unían áellos pura ayudarlos materialmente en la gue¬ rra, yo también quise ser uno de tantos parciales, y ofrecí mis infernales bombas y mi persona, para cooperar en el empe¬ ño de echar á los españoles de Cuba.
»En aquel tiempo, y admirado por los esfuerzos que dicha isla hacía por obte¬ ner su libertad yo concebía la idea de
fabricar una bomba, de tan incalculable
fuerza explosiva, que fuera suficiente á destruir todos los buques españoles an¬
clados en la bahía de la Habana.
»Someü mis planes á la Junta Cubana de esta ciudad, y fueron aceptados.
»Después se me dió orden para embar¬ carme en un pequeño buque expediciona¬ rio llamado «El Destróyer» que salía de New Orleans, péro cuando me disponía á cumplir dicha orden, los jefes de la expedición me persuadieron de quesería mejor quedarme en los Estados Unidos, porque así podía prestar mejores servi¬
cios á la causa cubana, fabricando ex¬
plosivos para usarlos en la guerra. »Dueños los expedicionarios de.las
bombas qiie yo mismo debía conducir ú
Cuba, é instruidos de la manera como
debían usarlas, me instalé en Jacksou-
ville, Florida, para continuar mis tra¬ bajos.
»Pocos días después, estando yo en Tampa, obtuve la triste noticia de que dos patriotas de aquella expedición ha¬ bían sido capturados por los españoles, y fusilados en la Habana. Algunos de aquellos expedicionarios son hoy perso¬ nas prominentes; pero yo no revelaré
sus nombres.
»De los individuos que estaban en el secreto, solamente uno regresó á los Estados Unidos. Lo vi poco tiempo des¬ pués de haber comenzado la guerra con España, y me contó la triste equivoca¬ ción que había,dado lugar á la destruc¬
ción del «Maine».
»Oigase el relato que me hizo: «El hombre á quien le fué encomendada la
Insistí diciéndole que mi interviw se¬ ría publicada en la prensa de Puerto-Ri-
tarea de destruir uno de los barcos del
Rey Alfonso, lanzando la terrible bom ba durante la noche, entorpecido, sin duda, por la magnitud de tan siniestro plan, lanzóla sobre el «Maine» por la asimila¬ ción que tenía ésto con los buques espa.
ñoles». Sessler Rosseau. se halla detenido por
haber mandado una caja conteniendo una bomba de dinamita al vapor «Um¬
bría», de la' «Cunard Line», momentos
antes de salir éste del muelle de esta
ciudad el dial! de Mayo de 1903. Debió ser juzgado el 31 del próximo pasado marzo; pero en virtud de la anterior de¬ claración, el juicio fué suspendido y han dado comienzo nuevas averiguacio¬
nes acerca de los hechos confesados por el mismo.
Rosseau ha hecho además, entre otras
confesiones iinportantas, la de haber si¬ do él quien puso la bomba á la estatua de Federico el Grande, en Washington, y quien mandó una caja conteniendo explosivos al muelle de la Compañía
«Ounard».
También confiesa haber hecho á los
boers ofrecimientos iguales á los que hizo á los cubanos; pero dice que estos
le fueron rechazados.
En mi tenaz deseo de dar una buena
información sobre un asunto tan intere¬
sante y sensacional, solicité de la Junta de Presiones un permiso especial, el cual
me fue bondadosamente concedido.
Provisto del referido permiso me per¬ soné ayer al medio día-en la cárcel «The Tombs». siendo, según mis deseos, con¬
ducido á la celda 221 donde se halla Res-
sean.
Después de haberle expTiendo el objeto
de mi visita, el procesado me manifestó que le era imposible aceder á mis de¬ seos. por motivos de haber celebrado
anteriormente una interview con un «re¬
pórter» de un periódico de esta ciudad, el cual «repórter» se perra5tió atribuirle frases que le perjudicaban en gran ma¬ nera; que después que se verificara la vista de su causa y fuera sentenciado, tendría mucho gusto en concederme
una interview si así lo deseaba yo.
Acerca de Rosseau, los periódicos de esta ciudad han publicado infinidad de
datos durante estos últimos días. Uno
de estos datos se refiere á que Rosseau
héredó de su madre una inmensa fortu¬
na. parte de la cual ha gastado en sus continuos viajes á Europa. Posee una vastísima ilustración y en su aspecto re¬ vela un refinado geni lemán.
No oculta su animadversión hacia loa
ingleses, y dice que trató de destruir la
estatua de Federico el Grande, porque le chocaba ver en la tierra libre de Amé¬
rica el monumento erigido á un rey.

Es acérrimo partidario de la doctrina
de Monroe.
Rosseau es generoso y gasta su dine¬ ro sin tasa, pues dice que con ello ayuda á sus paisanos.
Refiriéndose en una de sus declara¬
ciones á la impresión que le produjo la voladora del «Maine» dijo:
«Uno délos más amargos sentimiento» de mi vida, me embarga recordar que una de las máquinas infernales por mi construidas, para ayudar á la causa de la libertad cubana, haya sido usada pa¬ ra destruir un barco de guerra america¬ no, y que por tanto haya sido yo el cul¬ pable de la muerte de tantos de mi» queridísimos paisanos.»
Reputados alienistas han sido envia¬ dos á la prisión de Rosseau para exami¬ nar su estado mental y todos dicen qus está en su cabal juicio.
Uno de los informes emitidos por una
junta especialista dice: que su cabeza es completamente perfecta, y que todo revela en él al hombre amante del peli¬ gro, en todos los casos que su convic¬ ción le asegure que,procede justamente;
Espero poder ampliar extensamente estos informes en mi próxima revista.
Alfonso Aguilar.
New York., 31 marzo 1905.
Crónica Local
EL VIAJE DEL REY
El anunciado viaje de S. M. el Rey D. Alfonso XIII á París y Londres dió comienzo el martes último con su llegada triunfal á la capital francesa.
Según las noticias que han transmitido por telégrafo, á su llegada del Rey de España á Paris, fué objeto de un recibi¬ miento entusiasta y grandioso, no recor¬ dándose se haya tributado otro semejaute á ninguno de los monarcas que han visi¬ tado aquella capital.
El programa del viaje se ha cumplido en todas sus partes, y todos los actos han resultado brillantísimos. Ha habido, sin embargo, una nota desconsoladora, cual ha sido la del atentado de que fueron objeto S. M. el Rey y el Presidente de la República Mr. Loubet al salir el miérco¬ les por la noche del teatro de la Opera Veanel telegrama dirigido por el Gobierno á sus representares en provincias, por medio del cual se dá cuenta del aten¬
tado: «Ministro Gobernación á Gobernador.
—Al regresar S. M. del Teatro de la Opera en donde había sido muy ovacio¬ nado y en el momento en que desembo¬ caba en la calle de Roban, esquina á la de Rivoli, fue arrojado un petardo al ca¬ rruaje que conducía á S. M. el Rey y al Presidente de la República, sin que afor¬
tunadamente les hubiese causado daño
alguno, aunque si hiriendo á dos corace. ros de la escolta y cinco caballos.— S. M. el Rey con gran serenidad se puso en pié en el carruaje, saludando á la multitud que le aclamaba protestando del
atentado.»
Celebramos hayan salido ilesos dd percanee S. M. el Rey D. Alfonso XIIIy Mr. Loubet, Presidente de la República, y protestamos en la medida de nuestras fuerzas contra los autores de semejante crimen y contra quienes con sus doctri¬
nas arman el brazo de esjs abominables asesinos.
Ferrocarril Palma-Sóller
Nota del movimiento ocurrido en pasa¬
je y carga, durante la última semana, ó sea lo que media entre los días 21 al 27 de Mayo último, según la estadística for¬ mada por la Sub Comisión Investiga¬
dora:
Pasaje: Entrados 434 pasajeros. Sali¬ dos 513. Total 947 pasajeros.
Carga: Importación 166 ton. con 560 mils. Exportación 65 ton. con 880 mils.
Total 232 ton. con 440 mils.
La función dada por la compañía del Sr. Manera el domingo por la noche en
el teatro de la «Defensora Sollerense:» vióse bastante concurrida.
La interpretación de las obras Otelo y Los Monigotes resultó esmerada, por lo que el publicó aplaudió á los artistas
en diferentes ocasiones.
* **

¡y|iUs

■

SOLLER

El jueves se celebró el beneficio de la simpática primera actriz señorita Vicen¬ ta Usera, poniéndose en escena El octavo no mentir, La mano derecha y Tarjeta
postal.
Dichas obras y la feliz interpretación dada á las mismas por la beneficiada y demás personal de la compañía hizo que resultase agradable y entretenida la ve¬ lada, saliendo satisfechos de la misma
los concurrentes que en numeio íegulai
asistieron.
La función iba dedicada á la sociedad «La Unión», la que obsequió á la señori¬ ta Usera con un precioso bouquet del cual pendía hermosa cinta de seda enri¬ quecida con dos billetes de 25 pesetas.
La beneficiada recibió otros regalos, en¬
tre ellos un florero de cristal guarnecido
de flores y confituras obsequio de La
Empresa.
En uno de los entreactos un terceto

Industrial Sollerense», de la que era ge. rente, y de la Junta de Gobierno de «La Solidez», de que era Vocal.
Mañana en la iglesia parroquial se
celebrarán solemnes funerales en sufra,
gio del difunto señor Frontera, por cu¬ ya alma pedimos á Dios descanso eterno, al propio tiempo que enviamos á sus desconsoladas hijas y demás familia la expresión de nuestro más sentido pésa¬ me por la irreparable pérdida que aca. ban de experimentar.
El pié de fábrica construido de grani¬ to, donde ha de sentarse la fachada en
proyecto del templo parroquial, quedó terminado en la pasada semana.
En la presente se ha empezado el de¬ rribo de las dos alas de la antigua fa¬ chada, y, según manifiestan los operarios albañiles, se encuentra la pared en esta¬ do ruinoso, lo cual demuestra la necesi¬

en todo tiempo y por-todos los medios que estuvieron á su alcance, el defender los intereses de la Liga que eran los suyos propios, llevando, al efecto, una nota detallada de entradas y salidas, á fin de poder dar cuenta, en su día, de lo distribuido y lo recaudado. Este día ha llegado ya y á continuación presentamos un extracto de dichas cuentas que dice
así:
Recaudado desde mayo de 1904 á 31 de mayo de 1905, en siete partidas, 225
pesetas.
Pagado 140 pesetas por 7 halcones á
20 pesetas uno. Más pagado 70 pesetas por 7 halcones
á 10 pesetas uno.
Más pagado 15 pesetas por 3 halcones, de nido, á 5 pesetas uno.
Total pagado 225 pesetas. Queda, pues, saldada nuestra cuenta.
Ahora sólo nos resta hacer saber á los

siguiente los resultados que se habían presumido.
Por ello, pues, este Ayuntamiento an¬ te la imposibilidad de atender con regu¬ laridad al pago de ciertas obligaciones que tiene contraídas y confiando que en el próximo ejercicio podrá normalizar con más desahogo la Hacienda munici¬
pal, ha acordado solicitar de V. S., que haciendo uso de las facultades que le
confiere el art. 14 de la R. O. de 28 de
Enero de 1903, tenga á bien relevar á este Ayuntamiento de la obligación de efectuar los pagos con cargo al presu¬ puesto corriente, con estricta sugeción á las disposiciones del R. D. de 23 de Di
cierabre de 1902».
No habiendo otros asuntos de que
tratar se levantó la sesión.

$

O

**

Sesión del día 27 Mayo de 1905

bendición, cantándose después el Te¬ deum. Acto seguido, se celebrará la misa mayor con música, pronunciando el panegírico el Rdo. Sr. Cura-Arci¬
preste.
Registro Civil
Nacimientos. Varones 1.—Hembras 1.—Total 2
Matrimonios
Día 3.—Antonio Colom Oliver, solte¬ ro, con Margarita Cáldentey Ramón,
soltera. Defunciones
Dia I.—Antonio Coll Frau, de 9 años, calle de la Victoria, n o 42.
Dia 2.—Jorge Frontera Mayol, do 58 años, viudo, calle de Real n.° 32.

de mandolinas nos dejó oir algunas pie¬ dad de su reparación con el proyecto que individuos que componen la Liga contra La presidió el Alcalde Sr. Joy, y

zas musicales de bonito efecto.

se intenta realizar.

halcones, que desde hoy damos por ter¬ asistieron á ella, convocados por segun¬

* **
Mañana se celebrará en nuestro coli¬ seo la novena función de abono de la
temporada actual. Para la misma queda
anunciado el popular drama en tres actos, de D. Joaquin Dicenta, titulado Juan José y la comedia en un acto
Champagne frappée, de D. Miquel Eche-
garay.
Para el domingo siguiente, despedí* da de la compañía, se prepara selecto
programa.
En la anterior semana reinó en esta
ciudad un tiempo desapacible, nuboso, impropio de la estación primaveral en que nos hallamos.
En la presente, en cambio, han sido
los dias totalmente distintos, pues se
han presentado claros y la esplendidez del sol ha hecho que fuesen calurosos y

Sabemos que el plano definitivo de la monumental obra pronto quedará traza¬ do por ,el inteligente Arquitecto señor Rubió, de Barcelona, el cual es esperado para dar principio á las obras.
Mañana domingo, por la mañana, se
celebrará solemne fiesta en el oratorio de
las Hermanas de la Caridad, conforme podrán ver anunciado nuestros lectores en la sección de cultos del presente nú¬
mero.
El objetivo de la fiesta es la bendición de una figura de San Vicente de Paul, que acaba de regalar á dicha iglesia el
acaudalado señor D. Joaquín Aguiló, cuyo desprendimiento es digno de loa y por el cual le enviamos nuestro sincero parabién.
En dicho acto dirá hermoso panegí¬
rico el Reverendo Rector Sr. Maimó.

minada nuestra misión y que al efecto, y sirva esto de anuncio, no pagaremos cantidad alguna á los que presenten hal¬ cones, ni cobraremos tampoco ni un cén¬
timo más á los señores socios abonados voluntariamente.
Sóller 31 de mayo de 1905.—El Pre¬ sidente, Damián Magraner.—Vocales:—•
Pedro J. Mora.—Jaime Torreas.
EN EL AYUNTAMIENTO
Sesión del día 20 Mayo de 1905
La presidió el Alcalde Sr. Joy, y asis¬ tieron á ella, convocados por segunda vez, los Concejales señores Mora, Castañer, Frontera, Joy, Colom y Morell.
Filé leída y aprobada el acta de la se¬
sión anterior.

da vez, las Concejales señores Mora, Joy, Frontera, Colom y Morell.
Filé leída y aprobada el acta de la
sesión anterior.
Se concedieron diferentes permisos
para verificar obras particulares.
Se dió cuenta del extracto de las se¬
siones celebradas por el Ayuntamiento durante el mes de Abril último y fué aprobado y acordada su remisión al se¬
ñor Gobernador civil.
Se acordó verificar varios pagos.
Se dió cuenta del proyecto para la
construcción dei nuevo matadero, que comprende la memoria, planos, presu¬
puestos y condiciones facultativas y eco¬ nómicas para la subasta. Enterada la Corporación, después de haberlo exami¬ nado, acordó quedara sobre la mesa para
su estudio.
No habiendo otros asuutos de que

Bonitas colecciones de Bellezas
artísticas.—Escenas campestres.—-
Escenas familiares.—-Fantasía. Vistas de Mallorca en negro y
en color.
De venta en "La Sinceridad^,
S. Bartolomé 17.—Sóller.
CESTERO
FU cestero Francisco Ripoll par¬ ticipa á sus parroquianos haber
trasladado su domicilio á la calle
de la Rectoría n.° 44. Al propio tiempo anuncia al público sollerense que confecciona cortinas de caña, además de cuanto concierne
al arte de cestería.

muy semejantes á los de la estación ca¬
nicular.
Solo por la noche es agradable la .temperatura, por lo que no es raro que muchas personas la aprovechen dando paseos .per la .población y sus alrede¬
dores.

La cosecha de albaricoques de este
año ha resultado sumamente abundante
en esta comarca.
Si el precio á que se cotice el fruto se asemeja al que regió en anteriores cose¬ chas, la actual dará buenos rendimientos á nuestros agricultores.

Se acordó verificar varios pagos. Teniendo en cuenta la difícil situación
económica creada á este Municipio con motivo de la supresión de los derechos de consumos sobre los trigos y sus hari¬ nas y tropezando con dificultades insu¬ perables para sujetar los pagos que vie¬ nen á cargo del Ayuntamiento, á la

tratar se levantó la sesión.
CULTOS SAGRADOS
En la iglesia parroquial.—Mañana domingo, día 4.—A las nueve y media se cantará la Misa mayor. A la tarde, des¬

VENTA,

se una casa

con corral situada en la calle de Vi¬

ves n.° 1, de esta ciudad.

Para más informes diríjanse á su dueño Francisco Morell, calle
del Mar.

Abanochecer del jueves salió de iraes-

preláción establecida por el R. D. de 23 pués de vísperas y completas, se conti¬

firo puerto con rumbo á los de Barcelona ;y Gette el vapor de esta matricula «Villa de Sóller», llevándose algunos pasajeros y variada carga, entre ella regular can¬ tidad de limones en cajas y á granel.
Dicho buque regresará á esta el pró¬ jimo miércoles por la -mañana.

Lamentándose, en cierta ocasión, un crecido número de aficionndcfs al Sport colombófilo, de que sus palomares experi¬ mentaban sensibles bajas, en las sueltas que efectuaban, tanto á cortas como á

de Diciembre del año 1902; la Corpora¬
ción acordó solicitar del Sr. Gobernador
civil de la provincia, que releve á este Ayuntamiento de aquella obligación, di¬ rigiéndole el sigílente comunicado:
«M. I. S.—Desde que el Estado con la ley de alcoholes suprimió los derechos de consumos sobre el trigo y sus harinas,

nuará la devoción del mes consagrado al Corazón de Jesús con exposición de
S. D. M.
En la iglesia de S. Francisco.—Al anochecer, se cantáVán completas en preparación á la fiesta del mes de María.
Mañana domingo, día 4.—A las diez de la mañana, expuesto el Santísimo Sa¬

Máquina á vapor
Desea venderse una máquina á vapor que reúne inmejorables con¬
diciones.
Informarán calle de la Victoria
n.° 685.

A las primeras horas de ayer tarde largas distancias, que atribuían sino este Ayuntamiento vé tan mermados los cramento se cantará tercia y después la

falleció repentinamente, en el jardín de su casa de la calle de Real, el señor don Jorge Frontera Mayol, víctima de un ataque cardíaco.
Sil cadáver ha sido conducido al ce¬ menterio en la mañana de hoy, con asis¬ tencia del clero parroquial con cruz alza¬

siempre, las más de las veces á su eterno y constante enemigo el halcón, surgió como por encanto la idea de regalar 20 pesetas, al principio, que más tarde que¬ daron reducidas á 10, por cada halcón común ó viajero que se presentase vivo ó muerto, cantidad que se iría recaudando,

ingresos municipales, que se halla en la imposibilidad de aténder regularmente á las obligaciones que tiene contraídas y sobre el pesan, si se han de realizar los pagos en la forma determinada en el
R. D. de 23 de Diciembre de 1902.
Este Ayuntamiento ya cuidó en tiem¬

misa mayor, en la que cantará las glorias
de la Madre de Dios el Rdo. D. José
Marqués. A las cinco de la tarde, expo¬ sición, trisagio con música, acto de con¬ sagración á la Purísima Virgen y ben¬
dición con el Santísimo Sacramento.
Lunes, día 5.—A las seis y tres

Se desea alquilar
una cochera situada en la calle
de Moragues, en la que caben
unos cuatro ó cinco carros.
Informará D. Miguel Frau.—• Galle Alquería del Conde.

da y de numeroso y selecto acompaña por suscripción voluntaria, entre los ver¬ pos oportunos de prevenirse contra esta cuartos de la mañana se continuarán

miento, prueba de las muchas simpatías con que el señor Frontera contaba en
esta ciudad. Sobre el féretro han sido colocadas
hermosas boronas de flores artificiales,
con sentidas dedicatorias de sus atribu¬

daderos amateurs á la colombofilia.
Al efecto, á la primera reunión, quedó nombrada una junta para que se encarga¬ ra del reconocimiento y clasificación de dichas aves, y pago ó remuneración al dueño que las presentare, etc. etc. Esta

inevitable contingencia que forzosamen¬ te tenía que sobrevenir, llevando al presupuesto de este año nuevos recursos, creando determinados arbitrios; pero estos, á pesar de ser modestos, llevan en
sí las dificultades de toda nueva contri¬

sucesivamente las novenas de S. Anto¬
nio de Padua y del Espíritu Santo.
En el oratorio de las Hermanas de la
Caridad. —Mañana domingo, se celebrará
fiesta solemne con motivo de la bendi¬
ción de una nueva figura de S. Vicente

SO

la casa seña¬

lada con el n.° 27 de la calle

de la Luna.

Para más informes diríjanse á su propietario D. Bernardo Cabot.

ladas hijas, de la fábrica de tejidos «La junta, que al final va firmada, procuró bución al establecerse, no dando de con¬ de Paul. A las diez, tendrá lugar dicha

—

(S) FOLLETÍN
MARÍA TERESA
santidad para canonizar tan fácilmente? Mira, todavía quiero decirte otra cosa: ¿no te ocurre que tal vez Dios, que me ha inspirado esa idea salvadora, me pre¬ para gracias que van ligadas á ella, y que perdería si no la pusiese en prác¬
tica?
—¿Y quién nos dice que Dios te pide
ese sacrificio? —Mi' conciencia, Primitiva, que no
me engaña. Lo he pensado mucho, lo he consultado, lo he dejado en manos de Dios, poniéndome indifente para oir sus
inspiraciones, y no me cabe duda de que estoy en lo cierto. No me lanzo á la lucha sola; voy con El. y en tan bue¬ ña compañía, ¿qué puedo temer?
—Bueno; me persuades, porque ha¬
blas de tal modo que convences; pero
me has de prometer una cosa, María
Teresa. —Lo que quieras.
—Me has de ofrecer muy de veras que
gi no te consideran en la casa á donde

vayas, si te tratan mal, si quieren hu¬
millarte, si no saben conocer todo lo
que vales, no seguirás allí; vendrás á casa, donde te queremos tanto: ¿me lo
ofreces?
—Si, monina. te lo prometo, contestó la joven cubriendo de besos los llorosos ojos de su hermanita; y tú en cambio me ofrecerás estudiar cuanto puedas,
ser cariñosa con la buena Leocadia, di¬ simularle sus defectillos, procurar en
todo parecerte á nuestra madre, que era
tan buena.
—Convenido; haré cuanto tú quieras, y espero estarás contenta de mí. Yo también quiero ser buena, y para serlo no tengo que hacer otra cosa que imitar tus ejemplos. Quiero que al verme digan aquello que te oido decir muchas veces: No es la rosa, pero ha vivido d su lado.
María Teresa abrazó de nuevo á Pri¬
mitiva, y le selló los labios con un
beso.
III
—Tiene las mismas energías de su madre, y temo que al llegar á ser mayor nos ocasionará disgustos. El carácter es todo nuestro; se rompe, pero no se do¬ bla, como el acero. En cambio la parte

física, como su odiado nombre me re¬
cuerda tanto á su padre, que me pone nerviosa su presencia; ¡no la puedo so¬ portar!
—En cambio la pequeña es el vivo
retrato de mi hermana.
—Si. y por esa razón parece menos antipática; como además es tan dulce, casi llegaré á quererla.
—Pero, mamá, dijo el conde de Villa-
flores con acento un tanto severo; ese odio al través de la tumba resulta an¬
ticristiano y no encaja con la severidad de tus principios.
—No hables de eso. Alberto, porque
no se debe hablar jamás de lo que no se entiende. Si fueses madre y hubieres educado una hija con entrañable amor, cifrando en ella todas tus alegrías y y confiando que sería el báculo de tu vejez, y tuvieses la desgracia de ver que olvidando todas las consideraciones sociales, el respeto debido á la autori¬ dad maternal y desoyendo la voz del de¬
ber. se hubiese casado con un hombre
de otra clase muy inferior; cuando tu corazón se hubiera desgarrado de dolor
y tus mejillas enrojecido de vergüenza, entonces y sólo entonces podrías juzgar
con acierto en esta cuestión.
El conde se encogió de hombros y

guardó silencio, reconociendo la inuti¬
lidad de sus observaciones.
Extremadamente altanero, desdeñoso
y serio, Alberto había llegado á los treinta y cinco años sin amar á ninguna mujer lo necesario para hacerla su espo¬ sa. Orgulloso de su sangre azul, de sus
blasones, de su inmensa fortuna, po¬
seyendo noble corazón y vastos conoci¬ mientos, no hallaba la compañera que él necesitaba, y permanecía soltero con gran disgusto de su madre, que deseaba un heredero del nombre á que rendían
ambos fervoroso culto.

perpetuar su nombre tenía á Alberto. Elena debía ser toda para ella.
Este egoísmo feroz que la dominaba invadía todos sus actos, y debía ser ori¬ gen de profundos pesares para su cora¬ zón endurecido. El conflicto estallópronto y en inesperada forma. Elena, casi niña todavía, se enamoró apasionada¬ mente de su profesor de piano, gallardo mancebo que no aspiró ciertamente á las riquezas de la joven, sino á la dicha da
poseer aquel corazón generoso y ar¬ diente que le cautivaba con irresistible
encanto.

La condesa es terriblemente egoísta y

La cólera de la condesa fué terrible.

de carácter frío como el hielo. Como lo Echó de su casa al atrevido á pesar de

acaba de expresar, cifró en su hija Elena las súplicas y del llanto de la niña, qne

un mundo de ilusiones, y la amó cuanto no pensaba en la diferencia de clases,

podía amarla. Dotada de maravillosa y que enamorada con toda la ilusión de

hermosura, la joven se vió asediada des¬ los primeros años no le importaba la

de su adolescencia por multitud de ga¬ sangre plebeya de su pretendiente, y

lanes que aspiraban á obtener su amor; aseguró decididamente que antes que

pero su madre había resuelto que no se dar su consentimiento para tan disigual

casaría. ¡Cómo! aquella niña mimada, enlace, preferia ver á su hija muerta.

aquel ángel que era delicia de su aristo¬

Elena, irritada con su madre por esta

crática mansión, que tantos encantos oposición fundada solamente en la di¬

atesoraba y á quien ella se había consa¬ ferencia de clases, comenzó á separarse

grado con maternal ternura, ¿había de de ella, á tratarla con suma frialdad y A

irse con un hombre, fuese quien fuese, ahondar el abismo que las alejaba. En¬

dejarla sola, preferir otro hogar al suyo? fermó gravemente, y su madre, enlo¡Imposible! Elena no se casaría. Para ¡ quecida de pena, la cuidó con caris®

’lSGSSír:

SOLLER

de Anuncios

)L VILLA DE SOLLER

ISLEÑA MARITIMA

d©

COMPAÑÍA MALLOB41ISTA DE VAPOR]

L. STEINER

PARA DESTRUIR LAS RATAS Y RATONES

VAPORES

Se vende á 30 Cts. en la Far¬
macia de J. Torrens.—SÓLLER.

IÉ UAL DE DE

TIMBRES ELÉCTRICOS

IDA Y VUEM;1

■BsirieioMtf®

Y Yicmrsa

DE LUJO Y ECONÓMICOS

ENTRE

Calidas de Sóller para ¡Barcelona: los dias 10, 20 y último de cada mes
Salidas de Barcelona pap Cette: los dias 1, 11 y 21 de id. id.
Salidas de Cette para Barcelona: los dias 5, 15 y 25 de id. id. Salidas de Barcelona para Sóller: los dias 6, 16 y 26 de id. id.
CONSIGNATARIOS:—EN SÓLLER.—D. Guillermo Bernat, calle del Príncipe n.G 24.—EN BARCELONA. — D. J. Roura, Paseo de la Aduana, 25.—EN CETTE.—Mr. Mateo Colom, Rué Lazare -Car-
no t, 34.
NOTA.—Siempre que el día de salida de Sóller y Cette para Bar¬ celona coincida en sábado de ‘día festivo, retrasará el vapor su salida 24 horas.—La salida de dicho buque del puerto de Barcelona para el de ■Sóller, será en todos los viajes á las ocho y media de la noche.
¡ATENCIÓN AGRICULTORES!!
Si queréis abonar vuestros campos,, seguros de ob¬ tener resultados eficacísimos, emplead el

PRESUPUESTOS GRATIS
Informes: Francisco Bover, Es¬
tación telefónica.—SuLLER.
Servicios esmerados y á buenos precios
MATEO COLOM
K.U.© Lazare-Carnot, 84
CETTE
Consignatario del vapor “Villa de ¡Sóller,,
JÓSE PONS
Kue aliónale, 18

para Argel los Jueves. De Argel los Viernes.

para Marsella los Lunes.
De Marsella los Jueves.

Servicios combinados con fletes á fort-fait en conocimientos directos
para Cette, Gibraltar, Tánger, Londres, Liverpool, Glagow, Manchester, Bristol, Ull, Hamburgo, Amberes, Rotterdam, Amsterdam y principales puertos de Italia, pa¬ ra los que igualmente se despachan pasajes via-Argel.
Los señores pasajeros qne en Francia tomen billete para la Arge¬ lia, ó España via Palma, podrán permanecer en esta todos los días que les convenga, si bien combinando la salida con los vapores correos
de itinerario.
El vapor que sirve la línea Palma-Marsella, se reserva el derecho de hacer las escalas que le convengan.
illl.

CETTE

que se expende en la acreditada droguería de
ARNALDO CASELLAS-I'Mía, i*
En este establecimiento encontrareis toda clase de
primeras materias para composición de abonos; suliatos y azufre gris Biaubaux puro; fuelles y aparatos para azufre; bombas y demás utensilios para pulve¬
rizar arboleda.
Instalaciones completas de cañerías para agua y gas. Fabricación de envases de hojalata para aceites, al¬ mendrón y toda clase de conservas.
mmmm, riifieeiéi y
¡¡No equivocarse, LUNA, 17— SÓLLER!!
LA ARTISTICA
CALLE DE LA LUNA N.° 30.—SÓLLER
Ofrece al público á precios sumamente económicos todos sus artículos como son: IMAGENES estatuarias de madera, piedra, mármol y fibra madera, decre¬ tadas y ordenadas para su bendición é indulgencias. CAPILLAS, ALTARES, ORNAMENTOS y sus reparaciones. ESTAMPERIA, CROMOS, OLEOGRAFIAS y FANTASIAS de todas cla¬ ses en gran surtido. MARCOS y MOLDURAS con rico muestrario y clase fina. ESPE.ÍOS y CRISTALES de todas dimenciones en clase superior. GRAN DEPOSITO DE TARJETAS POSTALES en colecciones y sueltas pa¬
ra felicitaciones. OBJETOS PROPIOS PARA REGALOS.
Clases y Precios ventajosos sobre todos los similares.
T2JJSF0BTKS IlTllfACIOIáLlS
Comisión, — Representación, — Consignación,— Tránsito
Y PRECIOS ALZADOS PARA TODAS DESTINACIONES
Servicio especial para el transbordo y reexpedición de naranjas, frutas frescas y legumbres

AGENJES DE ADUANAS

OIKBftltl y

(Frontera Franco-Española)

Corresponsales á GIVFT, JEUMONT y ERQUEL1NNES (Frontera Franco-Belga)

TELE G-B AMAS: Bauza Cerbére.—Bauza Port-Bou.

RAPIDEZ Y ECONOMÍA EN TODAS LAS OPERACIONES

flei universo
Vda. de j. sehha
FliAKA ©13 PAIiACIO-3.-BAKCML.OaiA
Hospedage desde 5 pesetas en adelante. Habitaciones desde una pe¬ seta, restauraut á la carta, mesas particulares, se sirve á todas horas.
El Hotel del Universo está situado en uno de ios sitios más im¬
portantes de la capital, dá plena fachada á la bonita y frondosa plaza de Palacio y paseos de la Aduana é Isabel II, donde cruzan todos los tranvías, y es el más próximo á la Aduana, Muelles, Compañías de Navegación, Bolsa, Gobernación y Estación de los Ferrocarriles de Francia, Tarragona, Valencia, Zaragoza y Madrid.

Trasbordos, consignación y tránsito, á precios moderados.
VINOS AL POR MAYOR
COMISIÓN Y AJUSTE
JUAN ESTADAS
cmjsu y mnmnt
TELÉFONO
gjEMfejVAW (Ande)
LA SOLLERENSE
DE
jr«©lili
CERB'ERE j P0RT-6011 (Frontera franco-española)
Aduanas, transportes, comisión, consignación y tránsito
Agencia especial para el trasbordo y reexpedición de naranjas, frutas frescas y pescados.
CURACION DE 1A DIABETES
POR EL
Vino Uranado Pépsico
d©
J. TORRENS, Farmacéutico
El primero y único elaborado en esta forma en España, mucho más económico y de mejores resultados que sus similares del extranjero, está preparado con todo esmero por procedimientos científicos bien ex perimentados y acreditado como un reconstituyente sobradamente enérgico para suprimir la elimina¬ ción del azúcar de glucosa en todas las personas afectadas de la enfer¬
medad denominada “diabetes.,,
PÍLDORAS FERRUGINOSAS
DE
INULA HELENIUM
Con estas píldoras, preparadas por J. Toirens, se cura pronto y radicalmente la Leucorrea ó (flujo blanco), la Anemia y Clorosis (colo¬ res pálidos), la Dismenorrea (ó difi¬ cultad en el ménstruo), la Ameno¬ rrea (ó supresión del mismo), la debilidad, flaqueza y cuantas mo-
léstias ó enfermedades reclamen un
exitante poderoso y enérgico.
IDE VENTA:
En Barcelona, Sociedad Farmacéutica Española. —Farmacia del Dr. Pizá.—Palma, Centro Farma¬ céutico.—Farmacia de las Copiñas.—Málaga, Far¬ macia del Dr. Pelaez y Bernaudoz.—Sóller, Far¬ macia de J. Torrens.

ENTRE
BARSKMMA, PAMBA,
ARGEL
Y
VICE-VEHSA
POR EL ACREDITADO VAPOR

de la Compañía francesa CAILLOL DOUVILLARD.

Despacio le pasaje j carga para Helios paisi-Coifistalor, 45. -

Agente: FEDERICO MARET.

M

PABLO COLL y F. REYNÉS

ArXOOTE (Cote d’Or)
SUCURSAL DE LA CASA COLL, de Dijon

JÉJ
I

Especialidad en patatas y demás artículos del pais.

Expedición al por mayor de espárragos y toda clase

*

de legumbres.

Servicio amerado y económico

J

} CASA ESPAÑOLA DE COMISION

Exportación de productos industriales. Consignación de frutos y primores.
Subastas á los más altos precios de esta Plaza.
Comisión 5 por 100 arreglos inmediatos y se anti¬
cipan fondos y materiales á los
señores remitentes.

o l L, et 11 lii !i
!IRIJY12IjIjl3$'-(XBcl|giquc)

LADRILLOS HIDRAULICOS, BAÑERAS,

)

> 1 tía clase i nos m cuín uii

DE LA CASA

ESCOFET, milKA Y C.a de BARCELONA

Ünico representante en Sóller: Miguel Colom, ca*

lie del Mar.

*i

—

4

SOLLEIL—Imp. á@ «ha Sinceridad»