aro XX.--2.* EPOCA.-NUM. 947
aro XX.--2.* EPOCA.-NUM. 947

SÁBADO 27 DE MAYO DE 1905

PUNTOS DE SUSCRIPCIÓN:
Sóller: Administración. ■ Francia: J. Marqués Arbona,—Rué Montmartre, 26, París. América: Sres. Marqués, Delgado y C.a—Arecibo—(Puer¬
to-Rico).

Fundador y Director-Propietario:
D. JUAN MARQUÉS ARBONA.

Redactor en Jefe:
D. DAMIAN MAYOL ALCOVER.

REDACCION Y ADMINISTRACION: Calle de San Bartolomé, n.° 17

—* SÓLLER (Baleares) ®8* •*#«§=>-

PRECIOS DE SUSCRIPCIÓN:

España:

0’50 pesetas al mes.

Extranjero: 0’75 francos id. id.

PAGO ADELANTADO.

Número suelto 010 pesetas.—Id. atrasado 0’20 pesetas

La Redacción únicamente se hace solidaria de los escritos que Be publiquen sin firma, seudónimo, inicial, ó signo determinado. De los que tal lléven, serán responsables sus autores.

Sección Literaria

por si te escapas, suelas y tapas: vino EL AMANTE MULTIFORME remozarlo, y de á cuantos espectadores . su casa en andas unos buenos amigos

ese mocosillo á echarle otra vuelta á la

de ambos sexos podría atosigar; á esas que de sus desventuras compadecié¬

llave del corazón.

(De Goethe)

cuentas quedara reducido el cuento á no ronse.

L.A GUARDABARRERA

Y diciendo esto salió del jardín, se

Pez quisiera ser yo de azul y plata,

aproximó al grupo, y cerrando la corvi¬ Y cuando al mar echases el anzuelo,

contar el más desagradable contratiem¬ po que le pudo pasar á neurasténico de

Guillermo Ripoll.

¡Qué rica de perfumes y de colores, qué exuberante de vida comenzaba aque¬ lla primavera, anunciada dos meses an¬ tes por la temprana flor de los almen¬ dros! ¡Con qué vigor subia la savia, la sangre nueva, pór los troncos y las ra¬ mas de aquellos árboles y de aquellos arbustos que poblaban el jardinillo con¬
tiguo á la alegre caseta del guardavía!
Duatro acacias, ya cubiertas de hojas y
empezando á abrir sus blancos y oloro¬

na, la echó sobre la falda de la mujer,
guardóla ella, y se incorporó, teniendo entre los brazos al niño, que dijo con voz tan gachona como argentina:
—Papaíto, ¿me quieres?
—¡A tí y á tu madre!—respondió Pepe
con ternura.
Y los tres se confundieron en un
abrazo, y sonaron besos, muchos besos, y una bocanada de viento hizo oír más distinta y Clara la cantata sin notas de los álamos vecinos, y vibrar más inten¬
samente, con vibración monoj’rítmica,

El cebo oculto que envenena y mata, Voraz tragara con ansioso anhelo; Pez quisiera yo ser de azul y plata.
Quisiera ser corcel, de tí querido, Y galopando en rápida carrera,
Sobre el sonante carro extremecido Llevarte en triunfo por la tierra enterá; Corcel quisiera ser, de tí querido.
Quisiera ser brillante doblón de oro Cuando el capricho tentador te asalta, Y en tu mano caer, limpio y sonoro,

entrambros hemisferios; y fué que, ba¬
ilándome sentado, como llevo dicho, en ño nada blanda butaca, á fuerza de gi¬
rar sobre mi eje y éste coa su antartico,
sobre el artefacto, sucedió la más estu¬
penda desventura del mundo, que yó jurara que andaba el diablo de por me¬ dio; lejos de pasar por ojo el asiento con el estrépito consiguiente, antes al con¬ trario por él me pasó á mí ¡pobre peca¬ dor!, y de manera que se me encrustó tan nalga adentro y con tal ahinco que peor yo, lo pasara si él pasara más.

Lecturas para
la mujeí
LA BELLEZA DE La MANO
La mano posee una belleza delicada^
una seducción sutil á la que en todas las

sos ramos de flores; una parra joven que
había trepado por el tronco de un cina¬
momo, como enamorada de sus platea¬
das hojas, ciñéndolo y rodeándolo lasci¬ vamente con apretado abrazo, y que
empezaba á extender sus nuevos sar¬ mientos, asiéndose con los tiernos alifes
á los alambres del rústico toldillo; me¬
dia docena de rosales lunarios cuajados
de rosas; unas cuantas matas de alhe¬
líes, desperdigadas aquí y allá, y, junto
al muro de la casita, en el rinconcillo
menos visitado por el sol, un prado de
fragantes violetas: esto era el jardín. Un enrejado de cañas, que lo cercaba por
los tres lados libres, defendíalo de los
picotazos de un corpulento gallo cochin-
cliino y de las cuatro ó seis gallinas que •se disputaban las caricias de aquel
sultán.
¡Qué hermosa mañana de Abril! ¡Qué
•sol tan esplendoroso! ¡Qué cielo tan ale¬ are, tan claro...... tan andaluz! A pocos
pasos dé la casita deslizábase blanda¬
mente por so pedregoso cauce la crista¬ lina agua de un arroyúeló, coñ su eter¬
no murmullo, cantando su cáncioncilla
juguetona; y, como emulando al agua, otro gran músico, el viento, entonaba
dos himnos': uno, de notas varias y de
pausas frecuentes, al quebrarse en las altas copas de los álamos temblones que
crecían en las orillas, y otro, monótono,
sostenido, pertinaz, al hacer vibrar los
tirantes alambres del telégrafo. Y allá,
pajarillos que cantan; y acá. insectos que zumban, también convidados á la gian fiesta de la vida; y lejos, manadas de ovejas balando y comiendo la fresca
hierba de los campos; y más lejos, don¬ de cerraban el horizonte, altas sierras
grises, nubecillas vaporosas y blanque¬ cinas que se esfumaban y desleían al to¬ car sus crestas; y en todas partes luz vi¬
va, colores brillantes, rumores alegres,
santo regocijo, vigorosa juventud La Naturaleza toda, que se despeluzaba, al
salir de largo sueño invernal. Todo sen¬ tía, todo respiraba, como un ambiente del cielo, la hermosa alegría de vivir.
¡Que lo dijera, si no, aquel mocetón, el guardavía, que allí se estaba, hacía
valiente rato, desbrozando con una cor-
villa los rosales, y cantando, con fresca
y bien timbrada voz, coplas' amorosas! ¡Que lo dijeran aquella mujer de veinte
años, de sano color trigueño, de pelo y ojos negros como la endrina, de recta nariz griega, de boca pequeña y sonro¬ sada y de torso abundante en turgide¬ ces, y aquel diablillo ó angelillo como de tres años, descalzo y medio desnudo,
que entre sus rodillas y á regañadientes se dejaba alisar la ensortijada melena! ¡Que dijeran los tres si no eran felices, si
no estaban contentos de la vida! Y bien

los alambres del telégrafo.

Siempre que alguna cosa te hace falta;

Trazas llevaban aquel triple abrazo y Quisiera ser brillante doblón de oro.

aquellos besos de no acabar pronto'; pero sonó á lo lejos el silbato de una locomo¬
tora* y Pepe, echando á andar á buen
paso, dijo: —Ya llega el mercancías á la estación.
Me voy á la aguja, y tú, de aquí á un
momento, á la barrera. Echa la» cade¬
nas. La vía está franca.
Alejóse y desapareció Pepe. María de¬ jó al niño junto á la puerta de la casilla y enganchó las cadenas á un lado y otro de la via, en el paso á nivel. Esto he¬
cho, entró en la casa, añadió un ceporro á la himbre en que hervía la andaluza
olla, y cogiendo el banderín verde se dirigió de nuevo á la barrera, llevándo¬
se de la mano al rapazuelo. El tren había salido de la estación y
asomaba sereno, majestuoso, magnífico, con su penacho de blanco humo. Dejaba atrás las agujas. Ya no resoplaba la lo¬ comotora; pero diríase que había escu¬ chado las canciones del agua en el arro¬

Viejo quisiera ser, rugoso y frío, Y así, cuando á mi amor inoportuno Contestase altanero tu desvío, Quizás no sentiría duelo alguno; Viejo quisiera ser, rugoso y frío.
Quisiera ser extravagante mono,
Travieso y ágil, y en los tristes días
El tedio obscuro ó el terrible encono
Con mis muecas quizá divertirías; Quisiera ser extravagante mono.
Quisiera ser, como el león, valiente; Tierno, como la oveja bondadosa; Perspicaz, como el lince del Oriente; Taimado, cual la pérfida raposo: Quisiera ser, como el león, valiente.
Por tí ser quiero cuanto ser ansio: Los tesoros que busco y loco anhelo, Pronto á tus pies los vieras, dueño mío, Si me los diese generoso el cielo. Por tí ser quiero cuanto ser ansio.

yo y del viento en los alambres y en los álamos, y que, tomando parte, á nombre
de la ciencia, en el rumoroso y general
concierto de la Naturaleza, decía: «¡Yo
también! ¡Yo también! ¡Yo también!»
Acercábase el tren velozmente, y

Mas, soy quien soy: ¿te gusto ó no te gusto?
Poco valgo, es verdad, te lo confieso; Pero, si á tu capricho no me ajusto, Otro galán encárguente ex-profeso;
Yo soy quien soy: ¿te gusto ó no te gusto?

¿Cómo había sucedido aquello? El niño,

T. Llórente,

apartándose de su madre, habia metido !

un pie entre los rails dobles de la vía. i

Oyéronse dos gritos simultáneos: el del

PENSAMIENTOS

niño y el de la guardabarrera. Corre ella

desolada hacia el muchacho; tira de él

Mientras se ama á una mujer, se le

con hercúlea fuerza, hasta dislocarle el habla de ella; cuando ya no se la ama,

pie ¡como madre demente! Y sigue la hablamos de nosotros mismos.—Beau-

preso y llorando el niño. La pobre mu-, chetie.

jer, con las manos crispadas, intenta La mujer no sabe razonar, y siempre ¡loca! separar los dos rails, como si el quiere contradecir.—Mme. de Rémusát.
frío hierro entendiera de ternuras y de

espantos; ve en los ojos desmesurada¬
mente abiertos que el tren avanza como

un rayo, y grita con voz de furia, ele¬
vando los brazos:

—¡Para! ¡Para! ¡¡Mi hijo!! E! maquinista y el fogouero, ensorde¬

cidos por el doble ruido de la máquina y
de las ruedas sobre la vía, no se daban

cuenta del peligro; tampoco el jefe de

tren. «¡El banderín encarnado!», balbu¬ ció. Pero no quedaba tiempo. Y frenéti¬

ca, delirante, corrió hacia el tren, hasta

la barrera, y más allá, más allá

¡lo

más allá posible! Colócase, hermosa¬

mente trágica, en medio de la vía, á

pocos pasos de la máquina, que avanza¬
ba, avanzaba como un alud, y levantan¬

do los brazos convulsos, concentra todas

sus energías, para gritar al maquinista,

que la miraba con espanto:
—¡Mi hijo! ¡¡¡Mi hijo!!!
Y quedó muerta, pero salvóse el niño.

¡Válgame el cielo y qué de co«as se sabrían y saldrían de mis labios! más el temor á que se sepan y salgan dispara¬ tadas tíontiene éstos y los mantiene en el silencio de aquéllas y otras muchas, y, como dicen las comadres rebusconas, lenguaraces y tan llenas de malicia co¬ mo de mostachos que se me tornan pura agua los sesos, apeuas me atrevo á soltar la lengua, porque entiendo que mejor es callar que mal hablar.
¡Ah! si yo no fuera un pequeño neu¬
rasténico diría, con la venia de las se¬
ñoras comadres maliciosas y bigo¬
tudas...
Que.... yo no pensaba ir al teatro por¬ que, ni sé si les importe ni lo diga, el sueño, y el billar ó la malilla me suelen

Este desaguisado acontecer y lanzar mi pecho un lastimero ¡ay! fué todo uno; desprendíale como mejor pude con rubor y dolor en opuestas parles, y con el rabillo del ojo arriesguéme á echar una ténue, una leve miradita tímida
¡cuánto se reirían todo el público! Aun
en trance tan temible, sentí alborozo y alegría grandes de que nadie hubiese
echado al vuelo de la risa su mandíbula:
ello les parecerá increíble, como á mi me pareció, pero es la verdad del caso que no percibí el más sutil rumor ¡asombro el mió inexplicable! ¡nadie se
reía!
—¿Pero es posible—me decía—que de esos bárbaros se haya tornado el co¬ razón tierno y compasivo? A fé de quien soy que por unos momentos dudé, corno D. Juan, de si eran aquéllo y aquésto un loco devaneo ó una realidad y de si me rodeaban estatuas ó personas. ¿No eran positivos mis duelos y quebrantos? Por muy bien empleados hubiera dado los sinsabores de la pesadilla si hubiera re¬ sultado tal, si la punzada de un hierro, que entrado por la mano, acababa de asomárseme á la nuca, no me advirtiera por mi negra ó adversa fortuna que era el estropicio tan verdadero como que cogito y ergo sum. y que las estátuas eran personas de humanos mortales en¬ tregados al más apacible y reparador de
los sueños.
Como aun todavía seguía el telón echado, hubo espacio por recomponer, aplanar y domar la frágil tabla de mi perdición y una vez concluido ésto, pen¬ sé abandonarme en brazos de Morfeo, y
asi lo hiciera si el mucho maderamen y
herraje que llevaba dentro de mis carnes
metidos no lo hubiera estorbado con sus
continuas lanzadas agudísimas, ayuda¬ dos de la pétrea dureza de los que no habían logrado todavía penetrar y que era tanta que me ponía eu dudas de si la
colcha estaba encima de la tabla ó la
tabla encima de él la.
A todo esto seguía corrido el telón, yo más que él, y los demás poco menos que roncando, como ánimas justas entrete¬ nidas en el Limbo* esperando el místi¬ co advenimiento que, ¡mal haya el áni¬
ma de Judas! no advenía ni se mostraba
por lado alguno, ni en media hora le vi ni percibí, ni pensaba verle ya en mi vida y con este pensamiento y mal hu¬ morado iba á salirme de aquella tran¬ quila mansión, pero mis doloridas pier¬
nas no lo consintieron. Héteme, pues,
clavado en aquella butaca quieras no quieras, maltrecho, aburrido, burlado, doliente y habiendo pagado 1*25 por
todos esos pesares.
Luengos siglos pasé y no minutos en tal situación, echando chispas y pestes

épocas se han rendido los poetas y los
artistas. Tiene con nuestros pensamien¬ tos la misma relación que las emociones del rostro; el alma revela sus secretos lo mismo en lo que los labios balbucean que en el gesto con que rostro y manos
acentúan el sentido eiacto de la con¬ versación.
Observad en un salón cómo discuten
un grupo de lindas damas; sus manos agitan abanicos y encejes, y pareced alas de palomas que imprimen una gra¬
ciosa vivacidad.
La mano de raza, larga y delgada, es suave y blanda; sin embargo, la mano vulgar puede tener una gran atracción
si se la cultiva.
El pulgar es el termómetro de la vo¬ luntad; la palma de la vitalidad; los de-1 dos revelan la fuerza mental y física; entre el cerebro y la mano hay más nervios que en ninguna Otra parte del cuerpo, y hasta algunos sabios han sos¬ tenido que es imposible pensar sin qué la» manos se interesen.
La mayoría de los estudios de quiro¬
mancia están basados en la forma de lá mano, é indican con más ó menos pre¬ cisión los rasgos del carácter.
El origen de estas creencias sé píerdé en la noche de los tiempos; ya era cono¬ cida de indios y de israelitas; pero sin
necesidad de forzar estos argumentos; basta para comprobar sü encanto leer á los poetas más delicados y observar las
impresiones que les han producido. Be¬ llísimas páginas encontramos en lord Byron, Balzac, Heine y Becquer, can¬ tando la belleza y la espiritualidad dé
una mano.
De Arpentigne siete tipos de manos: la mano elemental, la manó delgada y utilitaria, la mano filosófica, la mano espiritual, y, én fin, la mano que reuné
todos los caracteres.
La duquesa Laureana, en su bello li¬ bro Para ser amados, que puede consi¬ derarse como la Biblia Ó él Quijote (pa¬ ra hablar ahora más á la moda) de las mujeres; da excelentes recetas respecto al color y pureza de la piel de las manos y basta para corregir algunos defectos
de forma.
El asunto interesa sietnpre á las mu¬ jeres; ser bellas es un deseo heredado de nuestro sexo, que durante muchos siglos no tüvo otro poder que el de su hermosura para ser tratada como cria¬
tura de amor en lugar de bestia dé
carga.
El amor es una necesidad del alma femenina. Sed buenas para ser amada»;
nos dirán los severos moralistas, y la experiencia añadirá á nuestro oído: Sed
también hermosas.
No creo que nadie pueda censurar el

que lo decían.

tener, detener y entretener, pero tratán¬ contra todo y dándome á todos los dia¬ inocente deseo de agradar; la palabra

El guardavía cantaba:

Continuaba el alegre concierto de la dose de un drama tan extraordinario, blos ya que por fuerza lo estaba á los có¬ coquetería asusta porque no se fija sü

Yo te estoy queriendo á ti

Naturaleza.

por su asunto y ropaje literario como micos; ya no me cabía ni el consuelo verdadero sentido; la coquetería no con¬

Con la misma violencia

¡El heroico sacrificio de una madre es El Místico, entrevísteme con las sábanas, ¡valiente cosa! de que hubiera nadie siste en atormentar á los que admiran

Que lleva el ferrocarril.

un fenómeno tan natural como el mur¬ el mingo, y la de oros con objeto de re¬ «más triste y pobre que yo» pués el su¬ las gracias femeniles y ser una criatura

Y díjole la mujer, sonriendo: —Eso sería antes, Pepe. Ya hace cuatro

mullo de las aguas corrientes, como el
rumor del viento en los alambres del te¬

cabar su consentimiento; no voy á refe¬ rir la curiosa conferencia, porque fuera

afios que nos casamos, y ese ferrocarril
no llevará tanta violencia como al prin¬

légrafo y en las copas de los árboles, y corno el cantar de las aves y el zumbar

digresión, y, á cuenta de contarla algún día, sólo diré que lo obtuve por esta y

cipio.

de los insectos!

única vez.

—La mismita, María—repuso el ma¬
j rido.—Cuando se quiere bien y tropieza
uno con una mujer buena como tú, ¿por j

Francisco Rodríguez Marín.

Desacomodado en mi butaca, llamé¬ mosla así, recorría con los ojos el local y 1 echando la cuenta, en kilos, del mucho

I qué se ha de enfriar el cariño? Y luego,

* aibayalde que se acababa de emplear en

plicio tan decantado de Tántalo era, en comparación del mío. tortas y pan pin¬
tado. ó dicho de tnodoMnás avenido al
sediento tan traído y llevado agua de cerrajas.
La del alba sería cuando nuestro neu¬ rasténico salía de la «Defensora» tan es¬
tropeado y malferido qu@ lo llevaron á

egoísta y sin corazón; la coquetería es
el deseo de hacer felices á los que se ama
y de hacer agradable la vida, embellé" ciéndola y elevando el espíritu.
Óolombine,-

SÓLLER

Yariedades

toria siquiera, que han padecido los ru¬
sos durante la actual campaña.

El corresponsal de Le Journal de Pa¬

Curiosidades de los mosquitos

rís, que antes de la batalla de Mukden profetizaba la derrota de los japoneses y

creia en las grandes cualidades del ge¬ En los países tropicales, donde puede neral Kuropatkin. una vez caído prisio¬ 'decirse que no hay invierno, se ven nero y llevado á Tokio, ha variado de

mosquitos en todas las épocas del afio; parecer. r pero en nuestras latitudes no ocurre lo Cree que el ejército ruso está destina¬

mismo.

do á ser vencido cuantas-veces entre en

¿A. dónde se van tan molestos insectos lucha con el japonés. No por falta de va¬

^durante el invierno? En las regiones lor de sus hombres, no porque sus armas

• árticas se presentan en la cortísima es¬ sean inferiores á las del enemigo, no

tación del verano, un verano semejante porque sus generales sean menos aptos

á un crudo invierno español.

•que los generales japoneses, sino porque

Esta cuestión no podía pasar inadver¬ sus oficiales y sus soldados carecen de

tida para los hombres de ciencia, y por iniciativa, porque no están acostumbra¬

lo mismo algunos la han estudiado.

dos, como los japoneses, á ejecutar los

Según M. Theobald, los mosquitos de movimientos y las maniobras de la ma¬

ciertas familias pasan el invierno en las nera que la guerra moderna requiere. Los

bodegas, en los graneros ó en los depó¬ oficiales—según este corresponsal—sa¬

sitos de lefia.

ben que cuando empeñan un combate

La especieculex, á la cual pertenece tienen el deber de sacrificar su existen¬

•nuestro mosquito de trompetilla, hace cia por la patria, y cumplen como bue¬ lo propio en la estación tría. En las re¬ nos y no regatean su sangre. Pero nin¬

giones árticas también invenían, pues guno de ellos, en tiempo de paz, se toma de otro modo sus larvas, no pudiendo la molestia de estudiar la táctica moder¬

resistir las temperaturas muy bajas, se ■ estropearían, y la especie desaparecería.
En Siberia se han visto mosquitos antes

na, de aprender lo que después ha de servirle en los campos de batalla para
contrarrestar los movimientos del ene¬

.'de haber empezado ei deshielo.

migo. Los soldados saben igualmente

Hay, sin embargo, una especie que morir en su puesto; no abandonan los ••no inverna: un bifurca tus, que vive en puntos cuya defensa les está confiada

•Europa, desde la Laponia hasta Italia, sino con la vida; pero son incapaces de
vdel cual se han encontrado larvas en avanzar como se debe en estos tiempos

:Inglaterra, tanto en invierno como en de fusiles de repetición. No saben apro¬

(primavera; pero esto no es prueba con¬ vechar las ventajas que ofrece el terreno,

vincente de que esta clase de mosquitos no adelantan como es debido cuando es

¡no inverné en la Laponia ó en cualquier
otra región.
Por lo que se refiere á la alimentación de los mosquitos en general, es curioso el lecho de que son más vegetarianos ■de lo que se cree, aun cuando hay es¬ pecies que no pueden reproducirse sino

preciso hacerlo en orden abierto. Los huecos que quedan entre hombre y hom¬ bre les asustan; creen que combaten ais¬ lados; temen estar á merced del enemi¬
go no sintiendo el contacto de sus com¬ pañeros y esta es la razón de su inferio¬
ridad.

después de haber comido materias ani¬
males, es decir, sangre. Pero la mayoría
de las especies europeas y americanas ¡y algunas de las regiones árticas pueden vivir perfectamente sin chupar sangre, -y si se deciden á picar, sólo lo hacen las hembras. Por qué ocurre esto no se sa-

En la batalla de Mukden el generalí¬ simo ruso mandó que varias columnas atacaran la izquierda japonesa para des¬ baratarla y hacer perder el contacto á las tropas de Nogi y Oku. Ejecutáronse las cargas, pero de tal manera que, an¬ tes de llegar á las líneas japonesas, cada

he; es un problema muy interesante columna rusa había perdido más de la

que tienen que rosolver los biólogos. mitad de sus efectivos. ¿Por qué número

La sangre humana no les es indispen¬ tan crecido de bajas? Porque los rusos

sable, pues en muchas ocasiones les atacaban en masas compactas y las gra¬

presta iguales servicios la de los ani¬ nadas, los shrapnels y las balas de. fusil

males.

de los japoneses hacían destrozos enor¬

Hay mosquitos que pican á los inver¬ mes en sus filas. «Cuando estas colum¬

tebrados. á los gusanos, á las maripo¬ sas, á las aves y á los mamíferos; pero como antes hemos dicho, sólo hacen
«sto las hembras; los machos son estric¬

nas recibían la orden do cargar, dice Bennett Burleigh, sabían que marcha¬ ban á una muerte cierta, y, sin embar¬ go. ni soldados ni oficiales vacilaban un

tamente vegetarianos.

punto en arrostrarla. ¿Cómo no se les

ocurría á los generales mandar que los

soldados atacaran en otra forma; cómo

¿Cuál de los dos sexos tiene el

permitían hecatombes tan inútiles y tan

corazón más grande?

grandes, que por fuerza debían terminar
en un desastre?»

Si desde el punto de vista moral es difícil decidir sobre quién tiene más co¬ razón, los hombres ó las mujeres, bajo el aspecto físico la cuestión ya varía. El corazón masculino es siempre mayor que el femenino. Dada su forma irregu¬ lar, no es fácil apreciar su volumen, pe¬ ro sí pueden compararse sus dimensio¬ nes. En un hombre de treinta y cinco años, el corazón tiene próximamente 98 milímetros de longitud por 107 de an¬ chura, mientras en una mujer de la misma edad la longitud es de 93 milí¬ metros y la anchura de 100. Esta dife¬ rencia aumenta con la edad, pues el co¬ razón no deja de crecer hasta los sesenta é setenta años; el del hombre no sólo es mayor que el de la mujer, sino que cre¬ ce un poco más deprisa.
En cuanto al peso del corazón en uno y otro sexo, es tambiéu muy diferente, y siempre superior en el hombre. A los
veinte años., un corazón de hombre pe¬
sa, por término medio, 265 gramos, y uno de mujer 260, y como la diferencia aumenta á medida que pasan años, á los setenta el primero viene á pesar unos 310 gramos y el segundo 285.
En general y salvo los casos anorma¬ les de atrofia ó hipertrofia, el peso del corazón humano representa P240 del pe¬
so total del individuo.
Actualidades
LA GUERRA

El corresponsal de Le Journal contesta á esta observación del corresponsal in¬ glés, diciendo que el modo de ser del soldado ruso no permite otra táctica.
Acostumbrado desde niño á obedecer
ciegamente las órdenes que recibe, hijo de padres y de abuelos que jamás han pensado por cuenta propia, más que un hombre que razona y que sabe prever los riesgos y peligros, es un autómata que va adonde le llevan, que hace lo que se le manda, pero en colectividad, sa¬ biendo que sus compañeros de armas están á su lado y comparten su buena ó mala suerte. Como los borregos que forman parte de un rebaño, marcha ha¬ cia donde dispone el guía; pero marcha á ciegas, marcha por el impulso común que mueve la masa de cual forma parte. Abandonado á su propia iniciativa, va¬ cila. no sabe que partido tomar, y si no
retrocede no avanza.
¿Cuál es la causa de tamaña inferiori¬ dad? El régimen político que desde haee siglos prevalece en Rusia. Hacen los go¬ bernantes todo lo posible para suprimir el pensamiento de los labriegos y de los obreros, que son los que forman el nú¬ cleo del ejército; procuran suprimir en el hombre todas las facultades que le caracterizan como tal, y claro es que luego no pueden conseguir que en un momento dado el hombre adquiera el uso de las facultades que de un modo sistemático y continuo se ha procurado
atrofiar.
Los japoneses, en cambio, conocen perfectamente la táctica moderna y sa¬ ben aprovechar las grandes ventajas que, conra las armas que ahora se usa,

Mientras se espera que una nueva ba¬
talla permita escribir largos artículos acerca de las operaciones militares de Manchuria, la mayoría de los críticos y corresponsales de guerra se esfuerzan en
desentrañar la causa de las continuas
derrotas, no compensadas por una vic¬

produce el orden abierto. Los soldados del Japón están acostumbrados á pensar
por cuenta propia. Sus jefes les han en¬ señado. desde que entraron en filas y tomaron parte en los primeros simula¬ cros de combate, las precauciones que deben adoptar para sustraerse en lo po¬
sible á los efectos de los fusiles de repe¬

tición, de las granadas llenas de explo¬ sivos potentes. Y cuando están en el campo de batalla ponen en práctica las
lecciones recibidas y avanzan cod gran
ímpetu y sin vacilaciones; pero cuidando siempre de resguardarse cuanto pueden; de tomar cuantas precauciones les su¬ giere su buen juicio para ponerse al abrigo de los disparos de sus adver¬
sarios.
Esto es lo que dicen los corresponsa¬ les; pero no cabe duda que hay otros motivos, más poderosos aun, que con¬ tribuyen á la inferioridad manifiesta del ejército ruso.
Los generales han demostrado desde el primer combate una ineptitud asom¬ brosa. Teniendo á su disposición milla¬ res de hombres dispuestos á dar sus vidas, no han sabido aprovechar las buenas disposiciones de sus subordina¬
dos. Si cuando se libraron los combates
del Yalú, de Nanshán, de Vufangkú las tropas no estaban acostumbradas á
combatir como manda la táctica moder¬
na, al cabo de dieciséis meses de cam¬
paña se les podía haber enseñado á pe¬ lear de otro modo, y por la cuenta que
les tiene, los soldados no vacilarían en
aprovechar las lecciones de sus jefes. Si al principiar la guerra no sabían los generales cómo adquirir noticias exac¬ tas acerca de la situación del enemigo, al cabo de tanto tiempo de luchar con¬
tinuamente debieran haber encontrado
un medio hábil de adquirir informes fidedignos, lo cual no es muy difícil te¬ niendo dinero á su disposición y hom¬
bres sin dinero á sus órdenes ó á su al¬
cance.
Y los soldados han demostrado otra
cosa: que no se baten gustosos, que lu¬ chan porque así se les manda, pero no porque sientan entusiasmo alguno por la causa que á la fuerza defienden. Y un ejército que lucha sin fe, lucha casi siempre sin esperanza de obtener la vic¬ toria. Lo de la gran inteligencia de los soldados japoneses es pura fábula. Son
tan tontos como los rusos, de lo contra¬ rio no se batirían como se baten. Tienen
mejores armas, mejores jefes, y esto es
todo.
A. Riera.
La América latina
Después de algún tiempo de silencio, vuelve á hablarse en la prensa interna¬ cional de los trabajos que se están reali¬ zando en los países de la América latina para llegar á constituir sobre bases sóli¬
das una Federación sud-americana que
pueda contrarrestar el peligro úe una intervención europea en su perjuicio é impida á los Estados Unidos ejercer nin¬ guna hegemonía al Sur del futuro. Canal
de Panamá.
Todo cuanto se relaciona con la Amé¬
rica latina, debe tener por España un interés primordial, no sólo por tratarse de países que hablan su idioma y tienen sus tradiciones, sus usos y aún sus leyes y organización social, sino también por¬ que, implicando un esfuerzo para con¬ servar su independencia, permitirá que los lazos de confraternidad y relaciones económicas y mercantiles con la anti¬ gua metrópoli, se estrechen y conso¬
liden.
Por el momento, á juzgar por las no¬ ticias que se reciben, no tendrá la fede¬
ración sud-americana el carácter exclu¬
sivista que tienen anualmente y entre
otras la confederación helvética, la fede¬
ración australiana y la de Norteamérica, pero si ha de ofrecer amplio campo á las iniciativas de todo género que puedan servir de garantía al omnímodo desen¬
volvimiento de la libertad nacional en
cada uno de los Estados confederados. Las bases constitutivas de la federa¬
ción sud-americana serán, á lo que pa¬
rece, la unión perfecta de todos los Esta¬ dos federados para tratar con el extran¬ jero, ya se trate de los del hemisferio á que corresponde la América, ya al de los países europeos y asiáticos y africanos, y prohición absoluta de llegar los Esta¬ dos que se federen por ningún inotiyo á
conflictos armados entre sí.
Desde luego se advierte que esos prin¬ cipios fundamentales revelan á la firme¬ za conque ahora surge la Federación sud-americana. pues no se limita como en un principio á esbozar una especie de alianza ofensiva y defensiva contra la absorción de los Estados Unidos, sino que ampliando su esfera ilega á unificar su acción para cuanto se refiere á la po¬ lítica exterior y á garantizar esa unidad, prescribiendo en absoluto las discordias
interiores.
Es decir, que en la política exterior y en la política interior los estados federa¬ dos se comprometen á desenvolver sus

iniciativas de tal forma que parece que no se trata de varios Estados sino de uno
solo, y esto, como se comprendará, da
una fuerza extraordinaria al nuevo pac¬
to de los países sud-americanos, Todas las Cuestiones que puedan sur¬
gir y todos los conflictos que puedan plantearse por discrepancia en los asun¬ tos de la política interna entre los dife¬ rentes estados federados, se resolverán por un Consejo arbitral, de modo que quedarán á salvo 103 intereses y las li¬ bertades propias de cada uno, en parti¬
cular dentro de la acción federativa.
No ha recibido todavía la sanción pú¬ blica este magno proyecto, pero ya exis¬ te el núcleo de la Federación sud-ame¬
ricana, que lo constituyen el Brasil, Chi¬ le y la República Argentina, que son los tres países sud-americanos que así en lo
interior como en lo exterior están en la
plenitud desús facultades y atribuciones
nacionales.
Por no estarlo y tener pendientes con Europa y los Estados Unidos algunas complicaciones y dificultades, han sido por ahora excluidas de la federación Co ¬ lombia, Venezuela y el Ecuador; y se espera en la federación, por mediación de ia República Argentina.
Hasta ahora, salvo Inglaterra y los Estados Unidos, no se ha dado impor¬ tancia á este movimiento, pero la tiene indudablemente, porque ha de efectar profundamente á las relaciones no sólo políticas de esas nacionalidades entre sí. sino también económicas y sociales, al comercio, á la industria, á la produc¬ ción, y en suma, al modo de ser, y como el idioma predominante en la federación es el castellano, huelga decir lo tras¬ cendental que para España puede ser en sus determinaciones y desenvolvimien¬ tos esta íntima unión de los países sud¬
americanos.
El viaje del Rey á Londres
Se ha acordado ya definitivamente el programa de los festejos que han de ve¬
rificarse en Londres durante la estancia
de Don Alfonso XIII en aquella capi¬
tal.
Saldrá Don Alfonso del puerto de Cherburgo para Portsmouth, donde lle¬ gará el lunes 5 de junio.
Allí estará la escuadra inglesa para saludarle y esperarán su llegada el prín¬ cipe de Gales, los altos dignatarios de la corte británica y el personal de la Em¬ bajada española, quienes acompañarán al monarca en el tren real que llegará á la estación Victoria, en Londres, á las
cinco de la tarde.
Por la noche, la familia real inglesa obsequiará con una comida intima á don
Alíonso XIII.
El martes, día 6, tendrá efecto, á las
once de la mañana, la recepción del cuerpo diplomático en Buckinghain-Palace, después de la cual el monarca es¬ pañol visitará la Catedral.
A las dos de la tarde ásistirá á un al¬
muerzo en casa del duque de Connaught.
En las restantes horas del día, el Rey visitará á las princesas de la familia
real.
Se servirá luego un té en la Embajada española, verificándose después la anun¬ ciada recepción.
Por la noche habrá banquete oficial en Buckingham-Palace.
El día 7, almuerzo en la City, comida en casa del marqués de Lansdowne y por la noche baile en Londoniery.
El jueves, día 8, tendrá lugar la re¬ vista militar en Aldersoth, celebrándose luego una comida intima en Buckingham-Palace y, por la noche, una función en la Opera.
Para el viernes, día 9, hay acordado el siguiente programa:
Después de la visita á Windsor se ce¬ lebrará un banquete en casa del príncipe de Gales y más tarde un baile de corte en Buckingham-Palace.
Al día siguiente, sábado. Don Alfonso saldrá de Londres, emprendiendo su re¬ greso á España.
Estadística de la peste
El terrible azote de la peste, que tan¬ tas víctimas ha hecho en la la ludia in¬ glesa. ha llegado á preocupar honda¬ mente á los políticos y hombres de cien¬
cia de la Gran Bretaña.
Los datos remitidos al India Office re¬ cientemente son aterradores. Según la estadística que dicho centro oficial aca¬ ba de publicar, y que acogen los perió¬ dicos de Londres, la peste hizo 126.526 víctimas en el mes de enero del presente
año.

En el mes de febrero se mantuvo pró¬ ximamente en ei mismo nivel aterrador* 126.041 personas fallecieron de resultas de la cruel eníermedad.
.
En el mes de marzo último, á que al¬ canza este cuadro demográfico, murie¬
ron 53.899, con un aumento en la últi¬ ma semana de 11.807, con relación á ia semana anterior.
De estas víctimas, 20.501 correspon¬ den á las provincias unidas; 18.778, al Sujab; 8.630, á Bengala; 2.548, á dife. rentes distritos de Bombay, y 618, á la ciudad; 968, á Rajputaña; 570, á Calcu¬ ta, y 95, en Rangoon.
La peste, en cambio, disminuye eu
intensidad en Aden, donde se hau re¬
gistrado últimamente, 32 muertos, cifra relativamente pequeña, comparada con otras que han alcanzado en otros perio¬ dos de epidemia.
La preocupación inglesa, repetimos, es grande, y lo prueba el hecho de que el India Office, de acuerdo con la Royal Societ y con el Lister ínstitute, ha nom¬
brado una Comisión técnica que precide
el jefe de la sección médica del ludia Office, y notable bacteriólogo, doctor Braufoi, con el encargo de haber análi¬ sis microbiológicos para descubrir la profilaxia adecuada y combatir la terri¬ ble plaga, que diezma la más rica é iraportaute de las colonias inglesas.
La copa del Océano
El emperador Guillermo no cesa de
estimular entre sus súbditos el amor á
las empresas marítimas. Lo prueba, en¬
tre otras cosas, el hecho de haber dota¬ do recientemente con subvenciones con¬
siderables á las principales compañías de navegación alemanas, habiéndose construido además por inspiración suya los grandes paquebots que hacen la tra¬ vesía del Atlántico, merced á la potencia formidable de sus máquinas.
La influencia, mejor dicho, la protec¬ ción imperial ha provocado igualmente la extraordinaria preponderancia de la Liga Marítima Alemana, que cuenta
actualmente con 600.000 miembros.
El Kaiser no ha dejado tampoco de utilizar los sports para estimular las afi¬
ciones náuticas de sus súbditos. Recien¬
temente ha creado la prueba anual de la Sonderklassc, cuyos competidores
han de ser necesariamente ámateurs de! sport náutico, habiendo fundado al efec¬
to un premio llamado «La copa del Em¬ perador», que debe ser disputada en el recorrido qne anualmente se ceelbrará entre Douvres y Heligoland. Este reco¬
rrido está exclusivamente reservado pa¬
ra yachts de motores auxiliares.
También ha fundado últimamente
«La copa del Océano», cuyo recori habrá de efectuarse por primera vez este año, pudiendo tomar parte en el con¬ curso toda clase de yachts del mundo con tal de que no sean inferiores á 200
toneladas.
El premio que se otorgará al que
triunfe en este recorrido es una verdade¬
ra joya y consiste en una copa de oro macizo que mide un metro de altura y ha sido cincelada y fundida por el orfe¬ bre imperial, con arreglo á un modelo ejecutado por el propio Guillermo.
El match consistirá en un recorrido
de 5.000 kilómetros y la fecha del mis¬
mo está muy cercana.
En el match tomarán parte once yachts,
de los cuales ocho son norteamericanos,
dos ingleses y solamente uno alemán.
Crónica Local
Ferrocarril Palma-Sóller
Nota del movimiento de pasaje y car¬ ga ocurrido durante la semana que me¬
dia del 14 al 20 de los corrientes, segtiu
la estadística que forma la Sub-Comisión Investigadora:
Pasaje: Entrados 10(32. Salidos 1670. Total 2732 pasajeros.
Mercancías: Importación, ton. 60*080. Exportación, ton. 32‘560. Total tonela¬
das, 92‘640.
El domingo último los señores D. dorónimo Estades, D. Juan Joy, D. Ramón Casasnovas, D. Miguel Colom, D. Jnan
Deyá, D. Antonio Castañer, D. Lorenzo Roses y D. José Morel!, que formad
parte de ¡a Sub-Comisión de Sóller del ferrocarril á Palma, pasaron al vecino
pueblo de Buñola con el fin de hacer propaganda y sumar adeptos á la gran¬
diosa obra en proyecto.

SÓLLER

3

■+

A cosa de las diez llegaron dichos se¬ ñores al citado pueblo, siendo recibidos por aquel Ayuntamiento, demás autori¬ dades locales y crecido número de ve¬
cinos.
Tras cordial bienvenida se trasladó la
comitiva ál salón de sesiones del Ayun¬ tamiento ocupando la presidencia nues¬ tro paisano el digno Párroco de Bullóla
D. Francisco Rullán sentándose á su
izquierda el señor Alcalde de Sóller. Acto seguido usó de la palabra el diputado provincial señor Estades, quien en her¬ mosos y entusiastas párrafos, después de hacer historia sobre el proyecto en cues¬ tión, indicó los motivos que impulsaron
á los sollerenses á concebir idea tan fe¬
liz; la general acogida que lia tenido en Sóller el proyecto; la importancia y be¬ neficios generales y particulares que ha de reportar su ejecución; y los positivos y halagüeños resultados obtenidos, pro¬
ducto de los estudios realizados hasta la
fecha, lo que le permitía asegurar (de¬ mostrándolo con números) que el capital
invertido rendiría más del 5‘30 por
ciento. Expuso además, que el objeto de la visita y en consecuencia el de la reu¬ nión, no era otro que solicitar la coopeperación del pueblo de Bullóla para poder llevar á la práctica empresa tan árdua; cooperación y apoyo que esperabau los
sollerenses alcanzar en dos formas: la
primera, cediendo los grandes propieta¬ rios gratuitamente los terrenos de la vía, y segunda, cediendo confiadamente sus capitales, adquiriendo acciones, cuyo importe podrá satisfacerse en cuartas partes y en el plazo de cuatro años.
Hablaron después el señor Rector y
otros varios de los concurrentes, mani¬
festando la conformidad en todo lo ex¬
puesto por el señor Estades y lo inmen¬
samente beneficiado que ha de resultar Buñola con la implantación del ferroca¬ rril proyectado.
Se acordó nombrar en Buñola una
Comisión propagadora y ejecutora de cuanto sea necesario para el auxilio de la de Sóller, marchando siempre de co inún acuerdo: y que ésta mandara una nota oficial y detallada de cuantos trabajos se han practicado hasta el presente.
Se sirvió luego un refresco consistente en pastas, licores y cigarros y terminó el acto brindándose por el pronto cum¬ plimiento del proyecto perseguido y por la unión moral y comercial de Sóller y
Buñola.
Los señores de la Sub-Comisión regre¬
saron á Sóller al anochecer, viniendo en extremo satisfechos y agradecidos de Buñola tanto por las facilidades halladas en el objeto de su visita, como por la singular y afable acogida que se les dis¬
pensó durante su estancia en aquel pueblo.
Todo el día del lunes próximo pasado hasta avanzada hora de la-noche, se vió muy concurrido de fieles el Oratorio del Hospicio por celebrarse con toda so¬
lemnidad la fiesta de Santa Rita que, como recordarán nuestros lectores, se
venera en dicho templo desde que fué objeto de notable restauración. Fué una nota muy simpática, en la función de la tarde, los cánticos que salieron de los
infantiles labios de las tiernas criaturas

que frecuentan la escuela de las Herma¬
nas de la Caridad, como también la es¬ cuela pública de niños que dirige el distinguido é inteligente profesor D. An¬ tonio Ferrer que; en número de ciento diez, acudió á elevar su plegaria ante la
Santa, dirigiéndoles el Rdo. Cura-Arci¬ preste espresiva y entusiasta plática.
Hemos observado que en la carretera del puerto, en las inmediaciones de Sa Mola, se están haciendo grandes acopios de piedra machacada, la cual ha de ser¬ vir, según noticias, para practicar una radical reforma al piso de aquella vía, que por desgracia se halla actualmente
en bastante mal estado.
Dicha reforma era ya necesaria, y con su realización se viene á atender las jastas quejas del vecindario.
La anunciada fiesta religiosa de Biuiaraix se celebró el domingo último en aquel oratorio con toda solemnidad. To¬ dos los actos se vieron muy concurridos de fieles y en ellos predicó bellos sermo¬
nes alusivos al mes de María el Rdo. se¬
ñor D. Antonio Truyol. Aquellos moradores quisieron también
celebrar su miajita de festejo popular, y al efecto una banda de música ejecutó en la plaza de dicha aldea escogido progra¬
ma durante la velada del mencionado día.
El lunes de esta semana, en Madrid se celebraron las subastas de acopios de
varias carreteras de Mallorca. La de la carreterra de Palma al puer¬
to de Sóller fué adjudicada á D. Jaime Crespí por una suma de 46,636 pesetas.
En la tarde del jueves fué conducido al cementerio, con acompañamiento del clero parroquial con cruz alzada, el ca¬
dáver de la anciana señora D.a Antonia
María Gamundi Coll, fallecida en la madrugada del mismo dia.
En la iglesia parroquial se celebraron ayer mañana solemnes exequias en su¬ fragio de la finada, á cuyo acto asistió gran número de amigos y conocidos de
la familia.
Reciba D. Bartolomé Coll Presbítero, hermano y hermanas nuestro pésame
más sentido por la pérdida irreparable de su bondadosa madre, por cuya alma pedimos á Dios descanso eterno.
El precio á que actualmente se cotizan
los limones que se recogen en nuestros
huertos para ser embarcados con destino al mercado francés, es el de 15 pesetas la carga, siendo algo notable la demanda
de este fruto.
Ésta mañana, poco antes de las siete ba fondeado en nuestro puerto el vapor
de esta matrícula «Villa de Sóller» pro¬
cedente de Cette y Barcelona, habiendo sido portador de carga variada y nume¬ rosos pasajeros.
Dicho buque, emprenderá nuevamen¬ te viaje para los mismos puntos el jue* ves próximo al anochecer.
A la función dada el domingo último en el teatro de la Defensora Sollerense

por la compañía del señor Manera, asis- j Hacienda, dictando disposiciones para tió numerosa concurrencia, ávida sin 1 proceder á la formación del Registro

duda de conocer la interesante obra EL Final de edificios y solares.

Místico, trazada por D. Santiago Rusiñol

Se autorizó al Sr. Alcalde para for¬

durante una de sus estancias en esta malizar en representación del Ayunta¬

ciudad.

miento los contratos de alquiler de

La obra, efectivamente agradó mucho los edificios destinados á escuelas públi¬

al auditorio y su interpretación, bastante cas oficiales, cuyos contratos habrán de

esmerada, valió aplausos á la compañía ser sometidos á la aprobación definitiva

y en especial á su director Sr. Manera, del Ayuntamiento, sin cuyo requisito

y á la Sta. Usera (V).

no tendrán validez.

El diálogo El chiquillo fué muy cele¬

No habiendo otros asuntos de que

brado por los asistentes, que premió con tratar se levantó la sesión.

repetidas palmadas á la Sta. Usera (Y), y

al Sr. Carreras, quienes desempeñaron á

maravilla su respectivo papel.

CULTOS SAGRADOS

La función terminó á la una y media

de la madrugada, debido á la falta de puntualidad en el comienzo de la fun¬ ción, lo cual fué con razón muy censurado

En la iglesia parroquial.—Al ano¬ checer, se cantarán completas, en prepa¬ ración á la fiesta del día siguiente, y

por el público. Mañana habrá también función* po¬
niéndose en escena Otelo ó El Moro de
Venecia y Los Monigotes.

después se continuará el ejercicio del mes de Mayo.
Mañana domingo, día 28.—Se cele¬
brará la fiesta del mes de María. A las

El jueves se celebrará el beneficio de la simpática primera actriz Sta. Vicenta
Usera, anunciándose para dicho día el drama Mariana, nuevo en este teatro.

siete y media habrá misa de Comunión general para las Hijas de María y demás fieles. A las nueve y media, expuesto
el Santísimo Sacramento, se cantarán

las horas menores y después la Misa

EN EL AYUNTAMIENTO

mayor con música, en la que pronuncia rá el panegírico el Rdo. D. Bernardo

Sesión del día 13 Mayo de 1905
La presidió el Alcalde Sr. Joy, y asis¬ tieron á ella, convocados por segunda vez, los Concejales señores Mora, Joy, Colom

Oliver, Vicario. A la tarde, después de Vísperas y completas, tendrá lugar el ejercicio mensual de las Hijas de la Pu rísima, y al anochecer, se continuará la
devoción del mes de las flores.

y Morell. Fué leída y aprobada el acta de la se¬
sión anterior.
Se acordó expedir á D.a Francisca Colom Frontera el título de propiedad de la sepultura n.° 150 del cementerio
católico.

Miércoles día 31.—Tor la tarde, se cantarán Vísperas solemnes y demás actos del rezo divino en preparación á la fiesta del siguiente día; y al anochecer, se practicará el último ejercicio del mes consagrado á María.
Jueves día l.° de Junio.—Se celebra¬

Dióse cuenta de una comunicación de la Excma. Comisión Mixta de Reclu¬
tamiento de esta provincia remitiendo, para que lo informe el Ayuntamiento, un recurso interpuesto por Catalina Pons

rá solemnemente la gran festividad de
la Ascensión del Señor. A las nueve y
media, se cantarán las horas menores y la misa mayor con sermón, que pronun¬ ciará el Rdo. Sr. Cura-Arcipreste. Du¬

Ferrer, madre del mozo Jaime Estarellas, n.° 41 del sorteo verificado en esta ciudad para el reemplazo de 1902, que

rante la Misa de doce, expuesto el San¬ tísimo Sacramento, se cantará la hora
canónica de Nona.

eleva al Excmo. Sr. Ministro de Gober¬
nación, en alzada del acuerdo de aquella Comisión por el que resolvió declarar

En la iglesia de S. Francisco.—Maña¬ na domingo, dia 28, por la tarde conti¬
nuará la devoción del mes de María con

soldado al referido mozo. Dada cuenta
del recurso de que se ha hecho mérito,
la Corporación acordó emitir el corres¬ pondiente informe.

música y sermón que dirá D. Miguel
Rosselló, Pbro. En el oratorio de las MM. Escolapias.
—Miércoles día 31.—Se celebrará la

Se aprobó el traspaso de la sepultura fiesta de conclusión del mes de María

n,° 441 á favor de Gaspar Coll Canals.
Se acordó verificar varios pagos. Se dió cuenta de la R. O. de 18 de
Abril último del Ministerio de la Gober¬
nación inserta en el B. O. n.° 5978 que
dispone la forma en que se han de do¬ tar las titulares de Farmacia por razón

con comunión á las siete y misa solem¬
ne á las 10 de la mañana en la que pre¬
dicará el Rdo. D. José Pastor, Vicario, y por la tarde á las seis y media el último ejercicio y besamanos á la Vir¬ gen Santísima.

de su residencia fija en la localidad y

prestación de servicios sanitarios, Dióse cuenta de un informe y división

Registro Ovil

de este Municipio en barrios, con arre¬ glo á un anteproyecto formulado por la Alcaldía, y después de un detenido es¬ tudio del mismo, la Corporación acordó
.
aprobarlo, siguiéndose para ello la tra¬ mitación marcada en el art. 38 de la ley

Nacimientos. Varones 0. —Hembras 0.—Total 0
Matrimonios
Dia 27.—Antonio Coll Mayol, soltero, con María Ramis Amengual, soltera.

municipal.

Defunciones

La Corporación se enteró de una co¬ Dia 20.—Margarita Miquel Coloro, de

municación de la Administración de 63 años, viuda, calle de Ramón Llull.

Dia 21.—Damián-Femenias Seguí, de 44 años, casado, M a 24.
Dia 23.—Guillermo Barceló Banzá* de 78 años, viudo* calle de S. Antonio.
Dia 25.—Antonia M.a Gamundi Coll> de 74 años, viuda, calle de Bauzá.
Dia 27.—Francisco Rullán Ripoll, de 43 años, casado, calle del Padre Baró.

SUSCRIPCION
con el fin de allegar recursos para las obras de reparación y ensanche de la iglesia parroquial.
Pesetas Cis.

Suma anterior.
D. O.
D.a Antonia Morell Bauzá,
residente en Ponce.
D. Antonio Deyá Rullán, Cura-párroco de Muro.
D. Lucas Ferrá Colom.
D. Vicente Enseñat, resi¬
dente en Inca.
Una devota persona.
D.a Esperanza Riera Bonet.

18. QOO‘00 25‘00
25‘00
100‘00 SOTO
50‘00 50‘00
roo

(Continuará,)

Suma.

18.30 P00

Bonitas colecciones de Bellezas
artísticas. —Escenas campestres. —-
Escenas familiares.—-Fantasía.
Vistas de Mallorca en negro y en color.
De venta en "La Sinceridad14,
S. Bartolomé 17.—Sóller.

Se desea alquilar
úna cochera situada en la calle
de Moragues, en la que caben
unos cuatro ó cinco carros.
Informará D. Miguel Frau.—* Calle Alquería del Conde.

Fábrica de aserrar
Está para alquilar la fábrica da aserrar situada en el puente d' eú Beveta, calle de la Romaguera. Pa¬ ra más informes diríjanse á su pro-^ pietario D. Ramón May oí, que vive
en la misma casa.

VENTA.

Desea vender»
se una.casa

con corral situada en la calle de Vi¬

ves n.° 1, de esta ciudad. Para más informes diríjanse á
su dueño Francisco Morell, calle

del Mar,

Máquina á vapor
Desea venderse una máquina á vapor que feune inmejorables con¬
diciones. Informarán calle de la Victoria
n.° 685.
Se desea ceder por
un ano ocho minutos semanales de
agua de la fuente de Sc Üyet. Para
más informes diríjanse á D. Barto¬ lomé Canals, calle de la Victoria
n.° 38,

(5) FOMJ2TÍ1T
MARÍA TERESA
dones del desengaño: sus penas han sido únicamente las producidas por la muerte de sus padres, y está dispuesta, si no á olvidar, á buscar su parte de fe¬
licidad en la tierra.
Por añora sueña con pájaros y flores: ama sus tórtolas, su gato, sus bibelots, los niños pobres para quienes hace trajecitos y viste muñecas: es un ángel en forma de mujer, la alegria de la casa, el pedacito de cielo azul entre las sombrías
tintas del oscuro horizonte. Es bonita
como una ñor que entreabe su cáliz. Tiene ojos grandes, azules, de mirada soñadora, cabellos rubios, que caen en desordenados rizos sobre sus hombros, labios de coral y dentadura que semeja rica sarta de menudas perlas.
Quiere á su hermana con pasión, y no puede soportar la idea de perder su com¬ pañía. Le parece que vá á faltarle todo:
acostumbrada á consultarle hasta el menor detalle, á confiarle hasta el más
sencillo de sus pensamientos, á verla

cada día cuando sus ojos se abren á la luz. y cada noche cuando los cierra al sueño: ¡cuánta tristeza se le prepara! ¿A. quién contará sus cosas’? ¿Con quién reirá á todas horas, y llorará y rezará por sus padres?
Insiste, pues, rogándole que no se vaya: le dice que trabajarán unidas, que venderán sus cuadritos, sus labores, sus
artísticos dibujos: la ofrece ayudarla en todo, y le pide por la memoria de sus padres que no la deje.
—No me desconsueles, Primitiva; no me quites el valor cuando lo necesito tanto. No tenemos bienes de fortuna;
estamos muy mal acostumbradas, y nos sería sumamente difícil soportar las privaciones que trae consigo la pobreza.
Yo sufriría doblemente viéndote sufrir
á tí; me abrumaría la pesadumbre del trabajo diario mal retribuido é incierto, y no sé si podría soportar la prueba sin desfallecer... Déjame seguir los impul¬
sos de mi corazón. En vez de una labor
ruda é incesante que marchitaría tus encantos y nos robaría la salud sin dar¬
nos lo que necesitamos, á C03ta de ese sacrificio, que no te niego es grande, de separarnos por algún tiempo, vivirás tranquila, acabarás tu educación, te formarás para la penosa lucha de la

existencia, y yo tendré la satisfacción de seros útil, de emplear mis talentos y lo que tu llamas mis habilidades: después Dios dirá; ¿á qué pensar muy lejos si no nos pertenece siquiera el dia de ma¬
ñana?
—¡Ay, María Teresa; tú no quieres
entenderme!
—¿Qué quieres decir? —Me tratas como una niña, y piensas que no tengo corazón... que no sé que¬
rer con toda el alma.
—Ven acá, pobrecita; siéntate aquí en
mis rodillas, y hablemos ahora que Leocadia nos ha dejado solas. ¿De dónde sacas esos disparates que dices? ¿Por qué piensas de mi io que no es? ¿Quién dice que yo creo que no tienes corazón?
—Yo no sufro tanto por la soledad en que me quedo, María Teresa, como por lo que tú hayas de sufrir en casa ajena. Has sido siempre la reina de la casa; papá se miraba en tí; mamá te quería sólo menos que á Dios, y yo no se dar un paso sin consultarte. Pues bien; cuando eches de menos tu inde¬ pendencia, cuando seas esclava del de¬ ber penoso, cuando estés obligada á complacer y servir á quien te paga, ¿no
sufrirás? Dime la verdad, ¿no es cierto
que vas á sufrir?

—Puede que si y puede que no, Pri¬ mitiva. No quiero negarte que siento dejar nuestra casita tan risueña y tran¬ quila, tu compañía tan amable para mí, la libertad en que vivo y que á tan caro precio he comprado; pero me sonríe la esperanza de seros útil, de no tener que sujetarme á uu trabajo asiduo y mal
retribuido, de encontrar una familia en
la que yo no sea una extraña. Sabes bien cuanto me gustan los niños; como g’ozo depositando en ellos la semilla del bien, que más tarde producirá sus frutos: por
lo tanto, no es tan dura la carga que echo sobre mis hombros...
—¿Y qué has de decir tú, María Te¬
resa?
—Te digo la verdad, como la siento... Escúchame, monina: tú dices que te trato como á una niña; pues te voy á probar que no es asi, confiándote algo de mi interior, para que estés no sólo tranquila, sino contenta. Yo tengo va¬ lor, Primitiva, mucho valor, y ante el peligro me siento fuerte, me crezco, no
retrocedo. Entiendo, saboreo la dulzura
del sacrificio, y tengo una limitada con¬ fianza en la bondad divina. Espero que
no me han da faltar nunca los auxilios
que necesito para llenar á conciencia la misión que el Señor me confía, y des-

Canso en su amor, sin que me inquieto la oscuridad (peí porvenir hasta el extre¬ mo de producirme turbación. Yo te ase¬ guro. monina del alma, que estoy per¬ fectamente tranquila, que no temo sufrir lo que prevees, que si estuviese' cierta de que estás contenta, yo lo esta¬ ría completamente.
—Peroyo no tengo seguridad de que me dijas toda la verdad.
—¿Y por qué dudas cuando te estoy hablando como si pensara en alta voz,-
Primitiva? No te engaño ni te. oculto la verdad siquiera. Tengo mucha, muchí¬ sima confianza en Dios, pienso que es nuestro Padre, que nos ama y que vela por cada una de nosotras como si estu¬ viésemos solas en el mundo; y con esa certidumbre consoladora, entregándome? á El cada mañana para que disponga de mi y de todas mis cosas, descanso tranquila, y se que no ba de permitir que me suceda nada malo.
—¡Qué buena eres, María Teresa! ex¬ clamó Primitiva con los ojos llenos do
lágrimas, echando los brazos al cuello de su hermana, y uniendo á la suya sií linda cabecita, reposando así como dos1 ñores de un mismo tallo... ¡Tú eres1
santa!...
—¡.Calla, toniuela! ¿qué sabes tú daf

SÓLLER

Sección de Anuncios

)L VILLA DE SÓLLER

ISLEÑA MARITIMA

el©

COTI IV, \\ i \\ H II.I.UIIUI I V1 DE VAFOII8

L. STEINER
PARA DESTRUIR IAS RATAS Y RATONES

VAPORES .

Se vende á 30 Cts. en la Far¬
macia de J. Torrens.—SÓLLER.

í mm DE DE!

TIMBRES ELÉCTRICOS

SHA X VUELTA

Séllef, Bateíta®, Cstti j ?iei?iiia

DE LUJO Y ECONÓMICOS

•ENTRE

iSalidas de Sóiler para Barcelona: los dias 10/ 20 y último de cada mes •Salidas de Barcelona para C'ette: los dias 1, 11 y 21 de id. id. Salidas de Cette para Barcelona: los dias 5/15 y 25 de id. id. Salidas de Barcelona para Sóiler: los dias 6, 16 y 26 de id. id.
CONSIGNATARIOS:—EN SÓLLER.—D. Guillermo Bernat, calle 'del Príncipe n.° 24.—-EN BARCELONA. — D. J. Roura, Paseo de la Aduana, 25.—EN CETTE.—-Mr. Mateo Colom, -Rué Lazare - Car-
not, 34.
NOTA.—Siempre que el día de salida de Sóiler y Cette para Bar¬ celona coincida en sábado de día festivo, retrasará el vapor su salida 24 horas.—La salida de dicho buque del puerto de Barcelona para el de "Sóiler, será en todos los viajes á las ocho y media de la noche.
Si queréis abonar vuestros campos, seguros de ob¬ tener resultados eficacísimos, emplead el
ftfs m /«:

PRESUPUESTOS GRATIS
Informes: Francisco Bover, Es¬ tación telefónica.—SOLLER.
Servicios esmerados y á buenos precios
MATEO COLOM
3R,ui© Lazare-Carnot, S4
CETTK Consignatario del vapor ■“Villa de Hóller»
JOSÉ PONS
Mué Muífonule, CETTE

l&liIBAl

para Argel los Jueves. De Argel los Viernes.

para Marsella lós Lunes.
De Marsella los Jueves.

Servicios combinados con fletes á fort-fait en conocimientos directos
para Cette, Gibraltar, Tánger, Londres, Liverpool, Glagow, Manchester, Briátol, Ull, Hamburgo, Amberes, Rotterdam, Amsterdam y principales puertos de Italia, pa¬ ra los que igualmente se despachan pasajes via-Argel.
Los señores pasajeros que en Francia tomen billete para la Arge¬ lia, ó España via Palma, podrán permanecer en esta todos los días que les convenga, si bien combinando la salida con los vapores correos
de itinerario.
El vapor que sirve la línea Palma-Marsella, se reserva el derecho dé hacer las escalas que le convengan.

que se expende en la acreditada droguería de

Trasbordos, consignación y

tránsito, á precios moderados.

’

ARNALDO CASELLAS-s^xa, iv

i

En este establecimiento encontrareis toda clase de

primeras materias para composición de abonos; sul¬ VINOS AL POR MAYOR

ENTRE
MABIELLA,
PALIA,
ABOEL

fates y azufre gris Biaubaux puro; fuelles y aparatos para azufre; bombas y demás utensilios para pulve¬

COMISIÓN Y AJUSTE

VICE-VEBSA
POR EL ACREDITADO VAPOR

rizar arboleda»
Instalaciones completas de cañerías para agua y gas.

JUAN ESTADAS

Fabricación de envases de hojalata para aceites, al¬

COMERCIANTE Y PROPIETARIO
TELÉFONO

de la Compañía francesa CAILLOL DOUVILLARD.

mendrón y toda clase de conservas.

IíEZICIXAX (Ande)

mm-Tirm* Mismeii» y mmmmíá

j¡No equivocarse, ZUNA, 17-SÓLLERÜ

LA SOLTEREASE
DE

Agente: FEDERICO MARET.

«ros® ce®®

PABLO COLL y F. RE Y NFS

LA ARTÍSTICA

CERBERE j PORT-BOU (Frontera franco-española)

A1IXOMVE (Cote «1* Or)

DALLE DE LA LUNA N.° 30.—SÓLLER

Aduanas, transportes, comisión,

SUCURSAL DE LA CASA COLL, de Dijon

Ofrece al público á precios sumamente económicos todos sus artículos como son: IMAGENES estatuarias de madera, piedra, mármol y fibra madera, decre¬
tadas y ordenadas para su bendición é indulgencias. •CAPILLAS, ALTARES, ORNAMENTOS y sus reparaciones.
ESTAMPERIA, CROMOS, OLEOGRAFIAS y FANTASIAS de todas cla¬

consignación y tránsito
Agencia especial para el trasbordo y reexpedición de naranjas, frutas frescas y pescados.

Especialidad en patatas y demás artículos del país.

—■

-

...

...

,

Expedición al por mayor de espárragos y toda clase

ses en gran surtido.
MARCOS y MOLDURAS con rico muestrario y clase fina.

MACHIN DE U HUBE

de legumbres.

ESPEJOS y CRISTALES de todas dimenciones en clase superior.

POR EL

GRAN DEPOSITO DE TARJETAS POSTALES en colecciones y sueltas pa¬

ra felicitaciones.

Vino Uranado Pépsico

hervid©

y econéssiic©

OBJETOS PROPIOS PARA REGALOS.
Clases y Precios ventajosos 'sobre todos los similares.

de
J. TORRENS, Farmacéutico

CASA ESPAÑOLA DE COMISION

Comisión, — Representación, — Consignación, -— Tránsito

Y PRECIOS ALZADOS para TODAS DESTINACIONES

Servicio especial para el transbordo y reexpedición de naranjas,

frutas frescas y legumbres

y

K

m

•É áM

AGENTES DE ADUANAS

0111111 y JroaiHMWF (Frontera Franco-Española) Corresponsales á GIVF.T, JEUMONT y ERQUELINNES (Frontera Franco-Belga)
TELEGRAMAS: Bauza Cerbére.—Bauza Port-Bou.

RAPIDEZ Y ECONOMÍA EN TODAS LAS OPERACIONES

estaurant M Universo DE
Vda. de j. serra
PXjAZA HE PAEACI0-3.-BÁRCIÚL02IÍA
Hospedage desde 5 pesetas en adelante. Habitaciones desde una pe¬
seta, restauran! á la carta, mesas particulares, se sirve á todas horas.
El Hotel del Universo está situado en uno de los sitios más im¬
portantes de la capital, dá plena fachada á la bonita y frondosa plaza de Palacio y pasoos de la Aduana ó Isabel II, donde cruzan todos los tranvías, y es eL más próximo á la Aduana, Muelles, Compañías de Navegación, Bolsa, Gobernación y Estación de los Ferrocarriles de Francia, Tarragona, Valencia, Zaragoza y Madrid.

El primero y único elaborado en esta forma en España, mucho más económico y de mejores resultados que sus similares del extranjero, está preparado con todo esmero por procedimientos científicos bien ex perimentados y acreditado como un reconstituyente sobradamente enérgico para suprimir la elimina¬ ción del azúcar de glucosa en todas las personas afectadas de la enfer¬
medad denominada "diabetes.,,
PÍLDORAS FERRUGINOSAS
DE
INULA HELENIUM
Con estas píldoras, preparadas por J. Torrens, se cura pronto y radicalmente la Leucorrea ó (flujo blanco), la Anemia y Clorosis (colo¬ res pálidos), la Dismenorrea (ó difi¬ cultad en el ménstruo), la Ameno¬ rrea (ó supresión del mismo), la debilidad, flaqueza y cuantas mo-
lésiias ó enfermedades reclamen un
exitante poderoso y enérgico.
DE! VENTA:
En Barcelona, Sociedad Farmacéutica Española. —Farmacia del Dr. Fizá.—Palma, Centro Farma¬ céutico.—Farmacia de las Copinas.—Málaga, Far¬ macia del Dr. Pelaez y Bermudez.—Sóiler, Far¬ macia de J. Torrens.

Exportación de productos industriales. Consignación de frutos y primores.
Subastas á los más altos precios de esta Plaza.
Comisión 5 por 100 arreglos inmediatos y se anti¬
cipan fondos y materiales á los
señores remitentes.
(le Jcriclio 11, et 11 ái Vieux Marée atix Grains 51 j kl
LADBILLOS HIDRAULICOS. BAflERAS.
DE LA CASA
ES€©®\\ET, TEMBAI C.n de BARCELONA
Único representante en Sóiler: Miguel Colom, cp
[le del Mar. SOLLER.—Imp. de «La SinoeridacD