ASO XX.--2.* EPOCA.-NUM. 944
ASO XX.--2.* EPOCA.-NUM. 944

SÁBADO 6 DE MAYO DE 1906

SEMANARIO INDEPENDIENTE

PUNTOS DE SUSCRIPCIÓN:
Sóller: Administración.
Francia: J. Marqués Arbona,—Rué Montraartre, 26, París. América: Sres. Marqués, Delgado y C.a—Arecibo—(Puer¬
to-Rico).

Fundador y Director-Propietario:
D. JUAN MARQUÉS ARBONA.

.Redactor en Jefe:
D. DAMIAN MAYOL ALCOVER.

REDACCION Y ADMINISTRACION: Callo de San Bartolomé, n.° 17

<8« SÓLLER (Baleares) *—

PRECIOS DE SUSCRIPCIÓN:

España: Extranjero:

0’50 0’75

pesetas
francos

al mes.) id. id. )

PAGO

ADELANTADO.

Número suelto 010 pesetas.—Id. atrasado 0’20 peseta»

La Redacción únicamente Be hace solidaria de los escritos que se publiquen sin firma, seudónimo, inicial, 6 signo determinado. De los que tal lleven, serán responsables sus autores.

Sección Literaria
AMORES PARALELOS
—¡Martínez!... ¡Martínez!... ¿Adónde
va usted, Martínez?... Y Martínez se volvió rápidamente.
Aquella voz femenina que le llamaba, le produjo en el alma una sensación in¬
mensa y dulce. Indudablemente, en el
verdadero amor debe vivir una electri¬ cidad desconocida hasta la fecha por los
tiombres, la electricidad espiritual: «elec¬
tros lm a».
Y al volverse Martínez, la vió; la vió allá, subida sobre el cerro; agitando un pañuelo blanco, bajo su sombrilla de
seda con tornasoles de aurora...
¡Qué linda estaba!... —¡Voy! ¡Voy!—gritó Martínez agitan¬
do al aire su sombrero de alas paveras. Martínez sintió en la vista todo un
deslumbramiento de placer cuando vió de cerca á Martina. Vivía en los ojos de ella, brillantes, negros y granadinos, algo de la mirada de las serpientes.
—¿Me da usted la mano, Martínez, para bajar de aquí? Tengo miedo.
El paleto la complació con delicioso atolondramiento de alegría y la joven no pudo menos de estremecerse al ás¬ pero contacto de la mano del hombre.
Y así, dijeron simultáneamente: El.— ¡Oh, tiene usted la piel de rosa! Ella.—]Oh. tiene usted la piel de or¬ tiga!
Instintivamente los dos corazones lan¬
zaron un mutuo latido de amor, y los
'dos semblantes una mutua mirada de
reto.
La valla social surgía como un muro
*entre los dos seres.
A Martina, el paleto le inspiraba un
interés invencible, una curiosidad enor¬ me: veía en él la balada, la sublime ba¬
lada; esa balada salvaje desconocida en
absoluto en el mundo de la seda.
—Un amor asi.—pensaba.—debe de
ser de una bravura colosal. Uu corazón
envuelto en una levita, ya sé lo que es;
un corazón envuelto en un casacón de
pana, ¡quién sabe las grandezas que puede sentir!
Y le contemplaba con arrobamiento y
asombro.
—Martinez. ¿no le parece á usted que debemos sentamos bajo aquella encina, antes de emprender tan larga caminata al pueblo?
Claro está que Martínez asintió. —¡Cuidado, señorita, antes de sentar¬
se: se va usted á manchar ese vestido de
seda tan bonito!
—¡Bah; tengo otros!
Ella se reclinó sobre el musgo con
negligencia aristocrática, y cuando él, por fin, se decidió á tomar asiento á su lado, ella le dijo con estudiada coque¬
tería:
—Usted no necesita tener esos reparos
con la ropa; ¿verdad? —¿Yo?... ¡Pa qué! Se tropezaron sin querer, latieron de
amor otra vez al unísono los dos corazo¬
nes... y otra vez en los dos semblantes brilló una mutua mirada de reto...
El, cohibido por el linaje, por el te¬ mor, no acertaba palabra. Ella tuvo ne¬
cesidad de darle vuelo con discretas fa¬ miliaridades de niña y... el hielo se
rompió. —¡Mire usted, señorita; si yo fuete rey
—dijo por fin,—la amaría á usted como
un loco!
—Y no siéndolo ¿no?... —No siéndolo ¡no! Al cabo de algunos minutos de silen¬ cio melancólico, él exclama: —Señorita, ¿cómo aman en los sa¬
lones?
—No lo sé. Yo busco un amor del
campo; ¿cómo aman en el campo? —¿En el campo?... Las flores lanzaban aromas; lo» pája¬
ros piaban cariñosos; el bosque susurra¬

ba en el misterio besándose la» hoja» al

LOS SOLDADOS

chocar...

—En el campo se ama con celo bestial

NOCTURNO

de tormenta, señorita. En elj campo se
ama á la luz del sol; ¡oh; y el cielo glo¬
rifica nuestros amores!

El viento resuena con ay lastimero Silbando estridente con lúgubre són; Su furia desatan los cierzos de Enero

—En las calmas de la siesta, como la
mariposa á la flor; en los momentos de hambrienta desesperación, como el true¬
no á la selva. Nuestro» cariño» son fir¬

Y crujen los goznes del alto balcón. Rechinan dolientes los viejos portales
Que en sordo golpeo se escuchan sonar, Y azota el granizo los frios cristales Con agrio sonido viniendo á chocar.

mes como las roca» del monte; plácidos
como la» noche» de luna: tenemos nues¬
tro palacio entre los trigos, el techo de

Silencio imponente la calle circunda, Ya el viento agitado cesó de rugir; La lámpara triste con luz moribunda
Mil sombras derrama brindando á dormir.

nuestro hogar es el espacio... ¡y se ama De pronto un sonido que viene de fuera,

hasta morir!

Turbando á la noche la tétrica paz,

—¿Sí?
Nueva pausa; nuevo éxtasis. Las mi¬
radas se devoraban una y otra con amo¬

Ahuyenta del sueño la sombra primera
Con sordo murmullo que avanza tenaz. Alerta se inclina curioso el oid<?,
Ya avanza el extraño creciente rumor;

rosa fruición; los pensamientos, en cam¬ Rumor compasado, veloz, sostenido,

bio. en reto y en celo, se repelían. —¿No le parece á usted. Martínez, que
el amor es muy hermoso?
Martínez asintió.

Cual rápido golpe de ronco tambor. Del húmedo suelo las piedras mojadas
Retiemblan al fuerte, robusto marchar; Ya suenan distintas las fuertes pisadas; Soldados anuncian en rápido andar.

Las horas en el reloj del amor, son breves como segundos; por eso en do» segundos, pasó la tarde.
Declina el sol; empiezan á subir por el Oriente las sombras; el día cierra su pai¬

Del lecho en el fondo les oigo, callados Andando en silencio, con sordo rumor, Y en larga columna de marcha formados, Del viento y la nieve sufriendo el rigor.
Su paso escuchando con pena y asombro Les veo la calle dejando detrás,

saje de luces; la noche gatea por las nu¬
bes lentamente.
Y las flores exhalan aromas, y los pᬠjaros pían cariños, y el bosque susurra

El saco á la espalda, las armas al hombro, La vista en el suelo, marchando á compás.
Robustos y sanos, potentes, membrudos, Sufriendo la escarcha partir se les ve, Gallardos moviendo los brazos nervudos,

en el misterio, besándose las hojas al Y hollando las piedras con bélico pié.

chocar.
—¡Oh, Martínez, que bello es el amor del campo!
El paleto sonríe...

Presiento en la sombra brillar las cornetas,
Crujir las correas que abriéndose van. Y el brillo siniestro de mil bayonetas, Que tintas en sangre mañana estarán.
Cortando al caballo la rauda carrera

—¿Verdad, Martínez, que me ama us¬
ted asi?
—¿Y usted á mí, señorita?

Guiando sus tropas irá el coronel, Mirando en la triste velada vidriera, La luz que le anuncia que sueñan con éll
Del frío ventisco sufriendo el azote

—¿Yo?

La espada en la tierra dejando rozar,

—Sí.

Se ciñen los jefes el burdo capote

—\\Pa qué!—dijo ella riéndose con burlona coquetería de salón.
—¿Pa qué?...—Y estas palabras las repitió el paleto mirando á Martina con

Y el rostro en el pecho pretenden guardar. El uno en el seno de esposa adorada
Dejó vida y alma llorando al partir, Y oculta un suspiro con voz entreahogada Pensando en las cartas que le ha de escribir.

cara de bobo.

El otro, recuerda que andando se aleja

—¿No le parece á usted. Martínez, que ya que hemos descansado debemos ir pensando en regresar?

De apremios y deudas y sino traidor; Aquél, va pensando las novias que deja, Aquél, del invierno maldice el rigor.
Los unos, de envidias y ofensas dolidos

Martínez asintió.

Blasfeman jurando la muerte buscar;

Y en una hora que tardaron en llegar al pueblo, apenas se cruzaron cuatro palabras. Los dos sentían la nostalgia del idilio bajo la encina; ambos soñabun

Los otros, soñando con muertos y heridos, Calculan los grados que esperan lograr.
La sombra los cerca, la lluvia los baña, Cumpliendo severos su ingrata misión, Los pobres soldados á entrar en campaña

con amores inmensos, con amores mu¬ Caminan marchaudo con lúgubre són.

tuos.
El paisaje sublime, la noche de estío, convidaban á la pasión.
Fueron llegando.

¿Qué van meditando? Sus nobles destinos Cumpliendo con suerte dichosa ó fatal, Irán dando tumbos por esos caminos Durmiendo en el fango, rompiendo el jaral.
Marchando repasan recuerdos que afligen;

Ya á lo lejos, carretera adelante, se divisaba el poblado, raquítico y contra¬
hecho. como una ciudad de muñecas. Y
atrás quedaba el monte solemne, dor¬

Suspiran algunos con hondo dolor, Y al cielo sombrío miradas dirigen Pidiéndole al cielo fortuna y valor.
Alguno presiente que en dias cercanos Su pueblo nativo de lejos verá;

mido en la sombra, reinando en ia Y á verle al camino saldrán sus hermanos

noche. Se detuvieron.
—Vaya, adiós; me voy á mi palacio. —Adiós; me voy á mi choza.

Y el plus que conserva feliz les dará. De gloria ambicioso, con alma sedienta,
Más de uno desea que empiece una acción; Y piensa en las glorias que el mundo nos cuenta De humildes soldados que alzó la nación.

Y se dieron la mano para despedirse. Sintió ella un estremecimiento al áspero contacto de la mano del hombre, él lo advirtió, y así dijeron simultáneamente:
El.— ¡Oh. tiene usted la piel de rosa!

Murmuran algunos con voz apagada Del jefe cercano que oyéndoles va. Y alguno hay que piensa, «imi madre adorada Soñando conmigo, rezando estarál»
Los ya acostumbrados á rudas campañas Contentos caminan pensando en vencer;

Ella.—¡Oh, tiene usted la piel de or¬ tiga!
—Adiós.
—Adiós.

Los mozos bisoños, leyendas extrañas
Medrosos recuerdan que oyeron ayer.
Sus pasos cortados, de igual movimiento, Curioso el oido se esfuerza en oir, Y al alma me llegan, y va el pensamiento

Se separaron.

Su ingrata jornada queriendo seguir.

Cuando ya estaban bien lejo3 uno de

Los veo subiendo peladas colinas,

otro, de pronto ella se detuvo.

Bajar al pantano, cruzar el fangal, Y en sangre tiñendo sus piés la3 espinas

—¡Martínez! ¡Oiga usted. Martínez! — 1 Del áspero abrojo y el seco zarzal.

gritó la joven.—¡Mi Cupido tiene galo¬ Mañana en la ruda sangrienta batalla

nes en el fraque! —¡Martina! ¡Oiga usted. Martina!—
contestó el hombre.—¡Mi Cupido tiene
entorchados en la blusa!

Caerán los más fuertes del plomo al rigor; ¡Sus miembros astillas hará la metralla, Con hórrido estruendo y en ronco fragor!
Los pechos nervudos que alientan fornidos Caerán en la lucha rabiosa y febril,

Las ... flores exhalaban aromas, los Regando de sangre los campos floridos

pájaros piaban cariños, el bosque susu¬ rraba en el misterio besándose las hojas
al chocar...

Que encharca la horrible contienda civil. De tantos que escucho marchar presurosos,
Si vuelven, á verlos su6 madres irán; ¡Vendrán muchos menos, los ojos llorosos

Francisco de la Escalera.

Querrán encontrarlos y no los verán I Las caras que adustas, severas y rudas
Resisten marchando del tiempo el rigor, De huérfanos tristes y madres y viudas Anuncian el hondo y eterno dolor.
Marchando se alejan en pos de la guerra, Mañana á estas horas llorando estarán,

¡La patria sin sangre, sin brazos la tierra, Las madres sin hijos, los hijos sin pan!
¡No importa, adelantel ¡luz brinda el camino, Del mundo son ellos la guarda y sostén; Que cumplan es fuerza su noble destino, La patria les pide que glorias le den!
Que en ánsia de gloria su pecho se inflama Declara en su marcha su bélico ardor, La guerra los pide, la patria los llama, ¡Ni hay más noble empleo ni empresa mejor!
Ya amengua el sonido del paso cortado, Se extingue, se alejan con rápido andar, Ya le oigo á lo lejos, igual, compasado, Tenaz, sostenido, distante, sonar.
La mente conserva sus gratos rumores..... Aun suena el distante monótono són.
iSeñor! ¡Que les oiga volver vencedores! ¡Su sangre es la mia, la patria ellos sonl
f Eushbio Blasco

PENSAMIENTOS

Unos reparten sus propios bienes y se hacen ricos; otros roban los bienes aje¬ nos y viven siempre en la miseria.—Sa¬
lomón.

¡Oh, hombre, te estimas demasiado, y aun no te estimas lo bastante!—Augusto
Nicolás.

—

■—i • —i

Ecos

LA ENSEÑANZA DE LA MUJER
De poco tiempo á esta parte se va ve¬ rificando, en todos los países civilizados del globo, un movimiento progresivo y espontáneo hacia la enseñanza del sexo
débil.
La sociedad de hoy estudia y compa¬ ra, medita y se resuelve á obtener el ma¬ yor grado de perfeccionamiento por me¬ dio de la educación, que es la base del estado civil de un pueblo, y de la moral, columna flrme'y piedra angular de toda
civilización bien entendida.
Los hombres de hoy tienen más traba¬ jo que los de ayer.
Estos, siguiendo los impulsos más ó menos legítimos de su conciencia, aspi¬ raban al bienestar común por caminos no siempre justificados ante el tribunal
de la Historia.
Aquellos, además de marchar, vía rec¬ ta, al ideal de sus aspiraciones tienen que volver los ojos hacia atrás, dirigir los rayos de su inteligencia á las tinie¬ blas del pasado, y encontrar en ellas
saludable lección y enseñanza para plantear con acierto la resolución de los problemas del presente.
Por eso la moderna sociedad se acuer¬
da de Grecia y de Roma, de Babilonia y de Egipto.
Allí la mujer era un ser inconsciente, semejante á la bestia, sin derecho» ni deberes, sin porvenir ni consideración alguna legal.
El hombre, siempre orgulloso, injusto siempre, había usurpado todos los dere¬ chos y fueros de la legislación.
El hombre era el todo: rey. súbdito, legislador, juez, soldado, magistrado, testamentario y heredero de si mismo.
La mujer, nada: una cosa con todas
las cualidades inherentes á ésta.
Pero llegó un día en que se verificó la consumación de los siglos.
Un hombre grande, venido de lo alto, se presentó en la capital de la Judea, predicando una doctrina tan nueva que para casi todos los que la oían era inve¬
rosímil.
Decía que todos somos iguales: el ri¬ co, el pobre, el grande, el pequeño, el hombre, la mujer.
Aquellas palabras, sancionadas más tarde en la Cruz, fueron el golpe de gra¬ cia que desató para siempre el nudo an¬ gustioso á que se hallaba sujeta la mi¬ tad del género humano.
Aquél fué el día de la redención de la humanidad, pero mucho más de la mujer.
La semilla estaba sembrada.
Los fruto», sin embargo, se hicieron esperar bastante tiempo.

La mujer, sí, quedó libre de una ma¬
nera material.
Sus derechos sociales fueron iguale» á los del hombre, así como su» faculta¬
des reconocidas y apreciadas por éste. A*í ha seguido la humanidad diez y
nueve siglo».
Pero quedaba sin hacer lo más esen¬
cial.
De nada servía á la mujer ser libre ante la ley y ante la conciencia, si con¬
tinuaba siendo esclava, en la más ab¬
yecta de las servidumbres. Esto es: la mujer estaba sujeta á las
tinieblas de la iguorancia.
El hombre ha abarcado la ciencia to¬
da, los trabajos todos hijo» de la inteli¬ gencia, y ha relegado á la esposa, á la hija y á la hermana al más oscuro
rincón de su casa, sin cuidar de cultivar
sus dotes intelectuales.
Esto no es justo, esto no es equitati¬
vo; esto no es conveniente á los más ca¬
ros intereses sociales.
La mujer no cumple sus fines con só¬ lo estar dentro del hogar doméstico cui¬ dando de los quehaceres y de sus hijos.
Esto, si bien muy loable, es imper¬
fecto.
La madre, no sólo ha de atender al
hijo en sus necesidades corporales; su
misión es mucho más alta: educar sus
facultades, dirigir su espíritu, para qu» algún día llegue á ser ciudadano útil á la patria y á sus semejantes.
Y esto, mal puede hacerlo si antes ella no está convenientemente ins¬
truida.
He aquí la necesidad da la enseñanza de la mujer, aparte de infinitas conside¬ raciones económico-sociales que lo ha¬ cen necesario, imprescindible.
Esto lo ha comprendido perfectamen¬ te la actual generación, y por eso trata por todos los medios posibleg de difun¬
dir la instrucción en todos los ramos
y esferas que abraza, entre las compa¬
ñeras de los hombres.
Por doquier brotan instituciones que no tienen otro objeto.
Enseñar á la mujer es ahuyentar de un soplo la espesa niebla de la ignoran¬ cia que. por desgracia, ciega los ojos de la inteligencia á una gran parte Lde nuestro pueblo.
Es fecundizar en su origen el árbol
de la sociedad.
Por eso todos tenemos el deber moral
de acudir á esta obra, con preferencia á
toda otra.
Nuestras caritativas damas de la aris¬
tocracia están llamadas á ello en primer
término.
Ellas son ilustradas: ellas conocen
profundamente la inmensidad de la obra
que hay que hacer para llegar á la re¬ generación completa de la mitad del gé¬ nero humano; ellas levantan y sostienen hospitales para cuidar al niño desvalido y al anciano enfermo y decrépito; ellas velan por el bienestar de la reelusa, que expía un delito en sucia y lóbrega cár¬ cel; ellas tienen los medios materiales de
poner su grano de arena en este edificio destinado á servir de templo á la resu¬ rrección moral de la mujer.
No dudamos de que así lo harán, por¬ que su caridad es inagotable y tan es¬ pléndida como su corazón.
Sea, pues, la mujer redimida por la mujer.
Si esto aconteciera, sería la más gran¬
de epopeya de los tiempos modernos; sería un cuadro grandioso el que pre¬ sentaría la parte más débil de la huma¬ nidad saliendo por sí misma de la pos¬ tración en que yace, siu deberle nada, ó muy poco, al »exo fuerte, que tan po¬ co ha hecho por su bienestar en el espa¬ cio de diez y nueve siglos que van transcurridos desde que en el Código de la conciencia quedó escrito el derecho de igualdad entre todos los seres racio¬
nales, sin distinciones de ninguna
claie.
José Nowy y Pereda.

■O*
-

.t.miu

u—

SÓLLER

Variedades

clase elevada ya usaban bastones altos mercancías que puedan transportar por cuten por el dueño ó arrendatario del f 30 de Junio próximo, se considera segu¬

con el nombre del propietario escrito en si mismos ó utilizando animales de car¬ suelo.

ro en las finanzas de los Estados Unidos

jeroglíficos.

ga ó vehículos de mano.

Las faenas también agrícolas de cual¬ un déficit, de 35 millones'dollarg, déficit

■ £| suero contra la pereza, descubierto

Pero el bastón que hoy conocemos, el

O. Las farmacias y los basares de ob¬ quier otra clase, cuando accidentes na¬ que se enjugará con grandes economías

que podríamos llamar bastón de paseo, jetos quirúrgicos v ortopédicos.

turales. como lluvias, nieves, etc., ha¬ por un lado y procurándose el Estado

De dar resultado» en la práctica los ex¬ perimentos de que nos informa la Muenúhener Medicinische Wochensehrift, la

sin indicación ninguna de rango ni ca¬ rácter oficial, lo emplearon por primera vez los elegantes del siglo xv, genera¬

P. bres.
Q.

Las empresas de servicios fúne¬ La venta de artículos de comer ó

yan hecho forzoso ©1 descanso en otro
día de la semana.
Las faenas agrícolas ó industriales

nuevas fuentes de ingresos, para lo cual votará en su más próxima sesión el Con¬
greso las leyes que convengan.

fatiga y el agotamiento físico serán una cosa del pasado.
Para desterrar el cansancio ó la som-

lizándose su uso después del descubri¬
miento de América, cuando se tr?ían de allá cañas flexibles y resistentes que

beber en los locales donde se celebren
los espectáculos públicos. R. La venta y distribución de perió¬

que no puedan realizarse más que en épocas determinadas del año.
La asistencia y herraje del ganado.

España reclama los cañones de Cyba

jnolencia, bastará propinarse una dosis
de cierta antitoxina obtenida reciente,

se prestaban á las mil maravillas para
el caso.

dicos y revistas, y los kioscos dedicados
exclusivamente á dicha venta en cual¬

Las industrias de pesca y de conser¬ va de pescado.

mente porel doctor berlinés Herr Wol-

En la época de Enrique II, en Fran¬ quier paraje.

Los mercados, las ferias y ramerías, de la Habana diciendo que España ha

fang Weichardt, quien con su flamante cia, el bastón acabó de ponerse de mo¬

S. Las expendedurías de la Compa¬ en los sitios, días y horas en que por reclamado los cañones que dejó en Cuba,

descubrimiento, no sólo ha hecho un-im¬ da. Los bastones que se usaban entonces ñía Arrendataria de Tabacos y del Tim¬ tradicional costumbre se celebren ó en que de acuerdo con las cláusulas del

pagable serYicioá la humanidad liber¬ tenían en el puño una cinta para col¬ bre del Estado, eu locales independien¬ adelante se autoricen por el Gobierno; tratado de París considera como propie¬

tándola de su tenaz enemiga la pereza, gárselos de la muñeca.

tes de todo otro comercio.

pudiendo permanecer abiertos los co¬ dad suya.

sino que viene á enriquecer el ya vasto campo de los conocimientos fisiológicos.
En pocas palabras, diremos qne’el re¬ ferido doctor alemán opina que el can¬ sancio y 4a tendencia al sueño producto son, no de lo limitado de nuestras fa¬ cultades físicas, sino de una toxina ó
veneno orgánico elaborado por el cuer¬ po humano durante los períodos de ac¬
tividad muscular.

Muchos de los bastones antiguos te¬ nían el puño de forma un tanto pareci¬ da á la de una muleta, á fin de ofrecer
un apoyo más sólido para la mano. En otros, el mismo puño estaba hueco y servía de caja, donde se llevaba nuez moscada, azúcar cande si el que lo usa¬ ba era un asmático, ó rapé.

T. Las Cajas de Ahorros y Monte de
Piedad.
U. La expedición, carga y descarga de mercancías, así como los trabajos de salvamento y su preparación, por las Sociedades ó particulares.
2.° Los trabajos que no son suscep¬ tibles de interrupción por motivos de carácter técnico, á saber.
A. Las industrias cuya primera ma¬

mercios de la localidad donde los mer¬
cados y las ferias ó romerías tengan lu¬ gar el tiempo que aquéllos duren. Tam¬ bién podrán establecerse puestos de co¬ midas y bebidas en dichos sitios.
(Se continuará)

El Gobierno cubano contesta á la re¬ clamación, que este asunto es de la ín¬ dole de los que se deben someter á un arbitrage, con lo cual parece no confor¬
marse España.
Se comenta mucho el hecho de que
después de haber pasado tanto tiempo se le ocurra á España ahora bacer tal
reclamación.

Actualidades De modo que. según esto, mientras De la Península andamos ó ejercemos algún esfuerzo fí¬

teria trabajada pueda producir su alte¬ ración espontánea de no someterla á

■La constitución del Transwaal

sico, lo que hacemos es envenenarnos

tratamiento inmediatamente después de

DESDE MADRID

:

I® • lentamente, siendo el cansancio un sín¬

REGLAMENTO

su extracción, ó por tratarse de primeras

Dicen de Londres que en breve ge le

toma de la auto-intoxicación.
pueden Veamos cómo ha demostrado Herr
Weichardt su teoría experimentalmente:

para la aplicación de la ley de 3 de
Marzo de 1904, sobre el descanso

materias que tienen un plazo limitado de tiempo para su aprovechamiento.
B. Las que reclaman la aplicación

Hacen lo que

concederá al Transwaal la Constitución
que le tiene prometida la Gran Bretaña. Con ella se convertirá la exrepública ea

• Después de atar por una pata á un

en domingo

continuada de un agente como, por

La gente de escalera abajo que se pa¬ una colonia autonómica por el estilo d«

conejo de Indias, lo arrastró buen espa¬ cio de tiempo sobre una estera, hasta

CAPITULO SEGUNDO

ejemplo, el calor durante un período sa la vida pensando en crisis y en caba¬ las que en varias partes del mundo tii

mayor de veinticuatro horas.

las políticas, preguntaba: pero, ¿que ha¬ el imperio británico.

<j>ue el animalejo. que naturalmente

DE LAS EXCEPCIONES DEL DESCANSO

C. Las que exijan energía mecánica,- cen los liberales?—Pero, señores mios.

pugnaba por escapar, dejó de hacer re¬ sistencia, agotadas sus energías por el
Crónica Local continuo esfuerzo. Estimulado el siste¬
ma nervioso del conejillo por medio de descargas eléctricas, continuó; el doctor
arrastrando á su víctima, cesando en
•tan cruel operación cuando el conejo dejó de existir por absoluto agotamiento físico; esto es, cuando, según las teorías de Herr Weichardt, se ‘hallaba comple¬
jamente intoxicado.
Sin perder tiempo procedió el experi¬ mentador á separar, macerar y desecar

EN DOMINGO
Art. 7.° Se exceptúan de la prohibi¬ ción del trabajo en domingo, conforme al párrafo l.° del art. 2.° de la ley:
l.° Los trabajos que no sean suscep¬ tibles de interrupción, ya por la índole de las necesidades que satisfacen, ya por razones que determinan un grave per¬ juicio al interés público ó á la misma
industria, á saber:
A. Las comunicaciones terrestres por
ferrocarril, tranvías y carruajes de ser¬ vicio público, así como las reparaciones

cuyo productor sea un motor de viento, hidráulico ó eléctrico, siempre que éste sea puesto en función por la acción del agua, ó sea esta misma utilizada direc¬
tamente.
D. Las que por la índole de las ope¬ raciones á que se someten las primeras materias, requieran para su desarrollo y terminación plazos mayores de veinti¬
cuatro horas.
F. Los trabajos preparatorios que para el ejercicio de las industrias sea indispensable hacer con un día de ante¬
lación.

—respondía toda persona de sentido común,—¿que quieren ustedes que ha¬ gan los liberales? ¿Que se subleven?
¿que acudan á las barricadas? ¿que ape¬ len al motín ó que se arrojen de cabeza por el Viaducto?
Han pedido el poder varias veces, con
mensajes, en sus discursos, desde sus
periódicos y en larga y fatigosa reunión á que asistieron los turbulentos magna¬ tes de la democracia. No lo han pedido por la tremenda, porque este procedi¬ miento, hoy por hoy, íes sería contra¬ producente.

Ferrocarril Palma -Sóller
El tráfico de la semana décimo sépl ma, ó sea del 22 al 29 de Abril ultime ocurrido en pasaje y carga según la e¡ tadística recogida por la Sub-Comisi<
Investigadora, es el siguiente: Mercancías: Exportación 37 toneladas

en el vacío los músculos del animal. A
las pocas horas pudo descubrir en la
inasa fibrinosa la toxina del cansancio.
Esta presenta la forma de delgadísimas

que exijan en su material fijo ó móvil y
el estado de las líneas recorridas.
B. Las comunicaciones fluviales y
marítimas y las reparaciones previstas

F. Los servicios de interés especial que puedan afectar la seguridad perso¬ nal de los obreros ó la general de las ex¬ plotaciones.

¿Por qué? Muy sencillo. Porque para exigir, amenazar y conminar es indis¬ pensable tener razón, y sobte todo-, te^ ner fuerza. De la primera carecen los li¬

con 632 milésimas. Importación 71 to¬

neladas oon 946 milésimas. Total 109

toneladas con 578 milésimas.

¡

Pasajeros. Entrados 683: Salidos 73!

escamas. de un color amarillo oscuro,
en extremo inestables, por lo que hay
necesidad de conservarlas, bien en tu¬

en el caso anterior.
C. Las líneas telefónicas y las repa¬ raciones que sean indispensables para su

Se hallan comprendidas en las dispo¬ siciones que preceden las fábricas de
hielo, las de cervezas, las de harinas, las

berales, porque el argumento del «quí¬ tate tú para que me ponga yo», le
parecerá aceptable é indiscutible á quien

Total 1422.

* **

bos de vidrio soldados, ó b’en en aire líquido.

funcionamiento.
B. La vigilancia y policía de cami¬

de extractos y las de conservas vege¬
tales.

espera obtener algo, pero lo juzgará ab¬

¥ el resúmen del cuatrimestre finido

surdo el que espera perderlo todo. En en 30 de Abril último, es el siguiente:

Inyectada dicha toxina ó veneno en otros conejillos de Indias, se produjeron
en ellos síntomas de cansancio, seguidos de muerte’á las veinticuatro horas.
Para obtener la antitoxina procede el doctor Weichardt de igual suerte que para conseguir la de la difteria, ó sea
O.Las>inoculandolatoxinaenlasangredelos
caballos. Las escatnillas de la antitoxi¬
na, á diferencia de las de la toxina, son

nos, canales, acequias y pantanos, y la conservación y reparación de ios mis¬ mos en caso de perentoriedad.
E. Los arsenales civiles, los diques y los talleres de reparación de buques.
F. Las fábricas productoras de gas ó de ñuído eléctrico para alumbrado ó aprovechamiento de energía.
industrias que tienen por ob¬ jeto alquilar medios de locomoción.

También lo están las operaciones ne¬ cesarias en las minas para la reparación y limpieza de máquinas, frenos, cables y planos inclinados; las de desagüe, sa¬ neamiento y ventilación de pozos y ga¬ lerías; las de reparación en los hundi¬
mientos; las de conservación de todo el
material de saneamiento, y las de trans¬ porte mineral cuando el agente motor
en el cable sea hidráulico ó eléctrico.

eso no se puede fundar, aunque se haya fundado siempre, un cambio de polí¬
tica.
La fuerza... declaro que no puedo me¬
dir con exactitud la de los liberales. Los
dinamómetros para calcular las fuerzas políticas no existen: pero creo que sus regimientos, sus batallones y sus cam¬ pañas no suman más. ni suman menos
plazas que los regimientos, batallones y

MERCANCIAS
Importación . 1849 ton. con 338 mils. Exportación . 996 ton. con 384 mils,

Total * 2845 ton. con 722 mils.

PASAJE

876 diligencias con pasajeros. .

587 carruajes con

id. .

2.377

784 carretones con

id. .. . 1.719

muy permanentes y conservan sus pro¬
piedades durante largo tiempo. El suero contra el cansancio puede admistrarse. bien disuelto en algún líquido, ya que el estómago lo soporta perfectamente, ó bien con auxilio.de la jeringuila hipo-
dérmica.
Calcúlase que la décima parte de un miligramo de antitoxina basta para neutralizar diezimiligramos de toxina.
En cuanto á los resultados de las in¬
yecciones del nuevo suero han sido, se¬ gún vemos, concluyentes. Todos los
animales inmunizados con la antitoxina
permanecieron en condición normal al
inoculárseles el veneno; en cambio, los
que no sufrieron la inmunización previa murieron rápidamente al penetrar la toxina en su organismo.
Una señorita, á la que se administraron cuatro dosis de un cuarto de gramo de antitoxina, en pastillas, piolo levantar con el dedo anular pesos de dos kilogra¬
mos á una altura de dos metros y me¬
dio, mientras que antes del tratamiento sólo levantaba un peso de un kilogramo á metro y medio escaso.
El maravilloso efecto estimulante de
21.°laantitoxinalohapodidocomprobar

H. Los establecimientos destinados á
la venta al por menor de artículos de comer, beber y arder.
En esta excepción no se comprenden
las tabernas.
A este efecto se entiende por taberna toda tienda, casa pública ó estableci¬
miento donde se vende al por menor
principalmente vino ó cualquier otra be¬ bida alcohólica, aunque por excepción se expendan artículos de comer ó de otra especie, y por casa de comidas, la que principalmente se dedica á servir comi¬ da y no expende más bebida que la .que
comiendo se consume.
Las Autoridades cuidarán por medio de la oportuna inspección, de que no se
disfracen tiendas de bebidas ó tabernas
combinadas en el mismo local con las
casas de comidas ó con las tiendas de
ultramarinos.
Sin embargo de lo dispuesto en los párrafos anteriores, los Alcaldes, de
acuerdo con las Juntas locales de Refor¬
mas sociales, podrán, en las poblaciones de menos de 10.000 almas, autorizar la apertura de las tabernas en domingo, y por el número de horas que estiman oportuno, cuando así lo aconsejen la ín¬

Podrá concederse también excepción temporal del descanso en domingo á las industrias que por sus condiciones es¬ peciales ó por causas fortuitas no pue¬ dan prosperar, si son comprendidas en el régimen común. En este caso, con
informe del Instituto do Reformas so¬
ciales, resolverá el Gobierno lo que es¬
time más justo.
Art. 8.° Se exceptúan, además, de la prohibición del trabajo, conforme al pᬠrrafo 2.° del art. 2.° de la ley, los tra¬ bajos de reparación ó limpieza, para no interrumpir con ellos las faenas de la
semana en establecimientos industria¬
les; entendiéndose que sólo se conside¬ ran indispensables para este efecto los trabajos de limpieza y reparación que, de no realizarse en domingo, impidan la continuación de las operaciones de las industrias ó prodúzcan grave entorpe¬ cimiento y perjuicio á las mismas.
No se reconocerá excepción alguna por este concepto á los establecimientos
puramente comerciales.
Art. 9.° Se exceptúan igualmente de la prohibición, conforme al párrafo 3.° del art. 2.° de la ley, los trabajos que

compañías de los conservadores.
De la confusión conservadora tampoco se puede hablar sin que se le ponga en¬
frente la Babel fusionista. Maura tiene
su contrafigura en Montero; Villaverde, por lo avinagrado, en Vega Armijo: por lo débil é irresoluto en Moret.; Dato en
Romanones. Media docena de idiomas
habla el liberalismo conservador; otros tantos idiomas y dialectos usa la demo¬
cracia liberal.
¿Programa? No hablemos del progra¬
ma. «Cada maestrico conservador tiene
su librico;» cada prócer fusionista su manera de «matar pulgas». Este prefie¬ re una batería— de cocina—radical; aquel las armas del liberalismo templado. Se sabe lo que quieren, pero se iguora para qué lo quieren.
Es claro que más pronto ó más tarde recibirán los liberales, fundidos ó con¬
fundidos. el Poder. A Nocedal no han de
dárselo. A Mella ó á Salmerón tampoco. Pero se lo otorgarán á aquéllos no por los propios merecimientos, no por el caudal de esperanzas que represente pa¬ ra el País, sino por un acto de la volun¬ tad soberana, por la real munificencia.
Y corno saben eso los liberales, care¬

531 carros con

id. ,. . 1.291

Y peatones , » . . ó . v 1.358

Total pasajeros. ¿ i. . 12.867

El domingo, último dia del mes de abril, quedó cerrada la admisión de soli¬ citudes para el Concurso de Bandas
musicales que ha de efectuarse en esta localidad el dia 14 del actual. En dicho
dia se contaron los pliegos recibidos, que resultaron ser en número de tres; dos para el primer premio, ó para la primera sección, que fueron el de La Aldeana de Son Serra, suburbio de Palma, dirigida por el maestro Sr. D. Antonio Torrandell
y el otro La Harmonía de Alaró dirigida por el maestro Sr. D. Baltasar Moya.
El otro pliego presentado, único aspi¬ rante al premio de la segunda sección,
resultó ser del maestro í). Mateo Gal-
més, Director de la banda de esta loca¬
lidad denominada Unión Sollerense.
El jurado, con facultades amplias para

el doctor alemán en alletas, jugadores de foot-ball, ciclistas, acróbatas y otros in¬ dividuos que hacen gran abuso de sus energías físicas, quedando convencido
de la excelencia de su descubrimiento.
Inútil nos parece añadir que este be¬
néfico suero, estimulante de las ener¬
gías individuales, ha de tener en Espa¬ ña. el país clásico de la pereza, ancho
mercado.

dole del establecimiento y las circuns¬
tancias de la localidad.
I. Los establecimientos cuyo trabajo tenga por objeto el aseo, limpieza ó hi¬ giene.
J. Las fotografías.
L. La venta de flores, frutas y ver¬
tí urag.
Ll. Los transportes de alimentos á
domicilio.

sean eventualmente perentorios: Por inminencia de daño, á saber:
Los servicios destinados á combatir
las plagas del campo. Las demoliciones y reparaciones de
carácter urgente.
Las operaciones de dragado en los puertos, de idéntico carácter.
Por accidentes naturales ó por circunstancias transitorias que sea me¬

ciendo, como los conservadores, de ra¬ zón para pretenderlo y de fuerza para exigirlo, lo piden suavemente, dulce¬
mente, por las buenas, como las gracias y los favores, con mensajes del género cursi que obtienen respuestas del género
tonto...
No pueden hacer menos; pero nada autoriza á creer que pueden hacer más.

dictaminar y fallar, estará formado
por los competentísimos profesores se¬ ñores: Presidente, D. Juan Marqués Luigi; Vocal l.o, D. Melchor Oliver, Vocal 2.o, D. Pablo Col!.
Sóller 6 de Mayo de 1905.—La Co¬
misión.
De muy solemne podemos calificar la

■i"1*

M. Las droguerías al por menor, nester aprovechar, á saber:

Miguel Peñaflor.

fiesta que el sábado próximo pasado so

¿Cuándo empezó á usarse el bastón?
Como simple forma elegante del borbón de los patriarcas, el bastón es un objeto antiquísimo. Los egipcios de la

siempre que no expendan más que los artículos de su especial comercio.
N. Los vendedores ambulantes; en¬ tendiéndose por tales aquellos que, sin
ocupar un espacio determinado y fijo de terreno en la vía pública, expendan las

Las taenas agrícolas, de riego y fores¬

tales. en las épocas en que son indispen¬ sables para la siembra, plantación y

Gran déficit en perspectiva

cultivo, así como para la vendimia, re¬

colección, trilla, acarreo, ahnacenaj demás análogas, y todas las que se

Telegrafían de Washington ser segur ^ que para el año fiscal que terminará e

celebró en la iglesia de M.M. Escolapio
con motivo de la bendición de una ar¬
tística figura de la Purísima, donativo-
de una piadosa persona, destinada para recibir culto público en el altar mayor de la mencionada iglesia.

SÓLLER

3

A la» diez, tuvo lugar la bendición, que efectuó el Rvdo. Si’. D. Sebastián Mairaó, apadrinando el acto D. Pedro A. Ripoll y la Sra. D.& Ana Lesen. Termi¬ nada la ceremonia, el Cura-párroco ento¬
nó el Te-Deum que fuó cantado por la Reverenda Comunidad parroquial. Acto seguido comenzó la misa mayor siendo
el celebrante el mentado Sr. ilector, eje¬ cutándose una notable partitura de don Juan Albertí, Pbro., nueva en esta ciu¬
dad, estrenada en Palma con motivo de
la bendición de la iglesia del seminario. Tomaron parte en su ejecución algunos profesores, venidos expresamente de Palma y esto solo es garantía, más que suficiente para demostrar que resultó
ésta esmeradísima.
No queremos ni podemos analizar la obra del Sr. Organista de esta parroquia ni ponderar su mérito, porque no nos
consideramos competentes; podemos afir¬ mar sí que fué del agrado de la selecta concurrencia que llenaba el templo. Des¬ pués del Evangelio subió al pulpito el distinguido orador sagrado P. Monjas,
predicando, en lengua castellana, un elo¬
cuente discurso sobre la Virgen María,
que fué escuchado con religiosa atención, ponderándonos su grandeza* pintando con
mano maestra las prerogativas de sU maternidad y presentándonosla como mo¬ delo á quién debemos seguir é imitar en cualquiera de los órdenes y condiciones
de la vida.
El templo ostentaba sus mejores galas, cubrían sus paredes ricos damascos de
color azul, precisamente los mismos que •se estrenaron el afio pasado con motivo del quincuagésimo aniversario de la De¬ finición Dogmática de la Inmaculada Coacepción, y multitud de cirios simétri¬ camente distribuidos daban al templo
aspecto imponente. Felicitamos á las Religiosas por la
notable adquisición, á la generosa donan¬
te y á cuantos contribuyeron al mayor
lucimiento de la fiesta.
Él próximo pasado domingo se dió principio en todas las iglesias de esta ciudad, á la tierna y popular devoción del
mes de María, celebrándose á las siete de la mañana, durante una misa. En la
parroquia se repite además al anochecer
con toda solemnidad. >
El domingo último tuvo lugar en él
Puerto la fiesta religiosa que todos los
años acostumbra Celebrarse en honor á San Raimundo de Peñafort. Por la ma. ñaña hubo en el oratorio del santo misa
mayor con sermón) que dijo D. José
Marqués Pbro.
Por la tarde, gran número de perso¬
nas, aprovechando la esplendidez del día bajaron á la barriada marítima,
viéndose con tal motivo gran movimien¬ to de carruajes en la carretera del
puerto.
La tan deseada reforma del teatro de
la «Defensora Sollerense» quedó termi¬ nada en la segunda quincena del mes de Abril con gran contento de los aficiona¬
dos al arte de Talía;
En la platea del salón se ha colocado Una rampa á bastante declive; el viejo

paraíso de madera ha sido reemplazado por otro de manipostería más grande y más elevado, con entrada por el piso que se ha levantado en el ala izquierda del edificio; y todo el salón ha sido pintado
con gusto.
De modo que la «Defensora Solleren¬ se» cuenta hoy con un teatro que ha ga¬ nado no poco, con dicha reforma, en
elegancia, en comodidad y capacidad y en condiciones ópticas. Solo falta ahora
que sea reformada la sillería, para que forme todo agradable conjunto.
A los autores de la plausible reforma de nuestro coliseo damos nuestra sincera enhorabuena, y principalmente al presi¬ dente de la sociedad D. Antonio Eusefiat y Caparó, cuyo amor é iniciativas en pro de la «Defensora Sollerense» son
de todos conocidos.
Al anochecer del domingo emprendió viaje para los puertos de Barcelona y Oette el vapor de esta matrícula «Villa de Sóller», llevándose variada carga, en¬ tre ella una regular cantidad de naran¬ jas y limones en cajas y barriles.
Dicho buque es esperado mañana en
nuestro puerto.
La Expedición científica que estuvo en esta ciudad en los dias de Pascua, mar¬
chó sumamente satisfecha de la cordial
acogida y finas atenciones de que fuó objeto durante su permanencia en esta ciudad, según se desprende de la carta dirigida al señor Alcalde, que publicamos en otro lugar del presente número.
Las cien pesetas que acompañaron con dicha carta serán distribuidas por la Al¬
caldía entre los pobres, con cuya deter¬ minación se cree interpretar los senti¬
mientos caritativos de nuestros visi¬
tantes.
La función dada el domingo último
en el teatro de la «Defensora Solleren¬
se» por la compañía del señor Manera, vióse, como las anteriores, en extremo concurrida. Representóse, conforme es¬ taba anunciado, el drama Despertar en la sombra, de Cavestafiy, y la chistosa comedia de D. Miguel Echegaray Los Hugonotes, cuyas obras agradaron al auditorio) que premió con aplausos en
diferentes ocasiones la labor de los ar¬
tistas. Estos procuraron desempeñar fielmente sus papeles, y quienes lograron con más éxito imponerse del suyo fué
la señora Busutil tanto en una como en
otra obra, como igualmente la señorita Usera (V.), y los señores Manera y
Sacanell.
La compañía del señor Manera, según nuestro entender, debería procurar po¬ ne)- en escena obras en prosa y de menos efecto dramático, lo cual verían con buenos ojos los aficionados al teatro. Además opinamos que las exageraciones
cómicas del actor señor Carreras des¬
componen el buen cuadro de la compañía y quitan en parte el valor artistico de las producciones.
A última hora se nos dice que mañana
domingo, la función será de zarzuela por una compañía que actúa en La Protectora de Palma, á la cual se han agregado las
señoritas Usera.

Se pondrá en escena escogido pro¬
grama.
Mallorca está de enhorabuena, y tiene razón para estarlo; pues de entre la
constelación de estrellas luminosas que
con motivo de los juegos florales se dan
anualmente cita en la ciudad de los
Condes, las dos de mayor brillo, las dos que han presentado mayor potencia lu¬ mínica han resultado ambas originarias de la dorada isla, como decía el poeta, bañada por las ondas azules del Medite¬
rráneo. Y si Mallorca está de enhora¬
buena, algo, si bien en insignificante cantidad, corresponde, también á la ciu¬ dad de Sóller; en primer término, porque el poeta premiado con la flor natural y por consiguiente árbitro en elegir la reina de la fiesta que ha de presidir los Jochs floráis que se han de celebrar el domingo próximo en Barcelona, es don Juan Aleo ver Maspons, hermano de nuestro caro amigo D. Pedro, Notario de esta localidad, y además porque el señor Alcover (D. Juan) es como si dijéramos, hijo de Sóller, pues es, nada mónos, que socio honorario del Círculo Sollerense, gracia concedida á tan escasos mortales, que solo tres dq ellos, han logrado me¬
recerla. El otro mortal favorecido con el
primer accésit á la ñor natural, es don Gabriel Alomar, al que sinceramente felicitamos, al igual que á D. Juan Al¬ cover, al que anhelamos ver pronto cu¬
bierto con la honrosa corona de Maestro
en Gay Saber.
El limo. Sr. Obispo de esta Diócesis
ha nombrado al Rdo. D. Jaime Martorell
para el cargo de Cura-Ecónomo de la iglesia parroquial de Sansellas.
El señor Martorell ocupaba actual¬ mente, á sastisfacción de todos, la Vica¬ ria de la iglesia de Éornalutx, para cuya Vacante ha sido designado D. Mateo Coll, Vicario de la filial de Galilea.
Los limones que para ser embarcados
con destino al mercado francés se reco¬
gen en nuestros huertos, vienen pagán¬ dose al precio de 10 pesetas la carga.
En las naranjas los precios son varia¬ dos, según sea la clase y demanda del
dorado fruto.
Durante estos días ha caído sobre
este término una regular lluvia, no tan abundante pero como era de desear.
Sin embargo, el agua caida habrá sido
muy beneficiosa para nuestros campos y habrá ayudado en gran parte á que la cosecha no sea tan pésima como se temía en un principio.
EN EL AYUNTAMIENTO
Sesión del día 29 Abril de 1905
La presidió el Alcalde Sr. Joy, y asis¬ tieron á ella, convocados por segunda vez, los Concejales señores Mora, Frontera, Joy, Colom y Morell.
Fuó leída y aprobada el acta de la
sesión anterior.
Se acordó pasaran á informe de la Co¬
misión de Obras varias instancias soli¬
citando permiso para efectuar obras particulares.

Se concedieron varios permisos para la ejecución de Obras de interés parti¬
cular.
Se aprobó el estracto de las sesiones
del mes de Marzo último.
Se acordó suprimir la gratificación
que percibía D. Pablo Tomás Cauals Bauzá en concepto de Director de la «Banda Municipal».
Se enteró el Ayuntamiento Con satis¬ facción, y acordó constara en acta una carta dirigida al Sr. Alcalde por los Di¬
rectores de la excursión científica que visitó esta ciudad. Dice así:
«Sóller 23 de Abril de 1905.
Sr. Alcalde:
La Naturaleza ha sido bien pródiga con Sóller. Cuantos vengan por acá han de guar¬ dar imperecedera memoria de este valle in¬ comparable lleno de luz, matizado de flores, perfumado por el aroma del azahar.
Pero sobré todo han de admirar el carácter
afable, culto, hospitalario de los habitantes. Los individuos que componen la excursión
científica que tenemos él honor de presidir, marchan contentos, sorprendidos, agradecidí¬ simos á Vd. señor Alcalde, al Ayuntamiento, á la población entera.
Gracias mil á todos. Hasta otro año. Recibid señor Alcalde nuestros homénages. G. Pruvot.—Ch. Flahault.—É. G. Ro-
covitza.—Odón dé Buen.—P. S. Rogamos á
Vd. se sirva dedicar á la obra benéfica que
crea más oportuna, la modesta suma de cien pesetas que le remitimos, como manifestación de simpatía á Sóller.»
No habiendo otros asuntos de que tratar se levantó la sesióu.
CULTOS SAGRADOS
En la iglesia parroquial. —Al anochecer, se Cantarán solemnes completas en preparación á la fiesta del día siguiente, y después se
continuará la devoción del mes de María.
Mañana domingo, dia 7.—Se celebrará la fiesta de la Virgen de la Rosa. A las nueve y media se cantarán las horas menores y des¬ pués la misa mayor, en la que pronunciará el panegírico el Rdo. D. Andrés Bisbal, Pbro.
A la tarde, después de vísperas tendrá lugar la procesión de costumbre y á conti¬ nuación el ejercicio mensual en honor del Sagrado Corazón de Jesús, Con exposición de S. D. M. Al anochecer, se continuará la de¬ voción del mes de Mayo.
En la iglesia de San Francisco.—Mañana por la tarde, á las 5, continuará el ejercicio del mes de María con música y sermón por el Dr. D. José Pastor, Vicario.
Ovil
Nacimientos.
Varones 2. —Hembras 2.—Tutal 4
Matrimonios Dia 3.—Gabriel Colom, Castañer, soltero,
con Margarita Morell Mayol, soltera. Dia 3.—Jacinto Ribas Magdaleno, soltero,
con Catalina M.a Castañer Arbona, soltera. Dia 6.—Bartolomé Mayol Morell, soltero,
con Francisca Colom Mora, soltera.
Defunciones
Dia l.°—José Morell Pastor, de 69 años* casado, calle de Jesús n.° 7.
Dia 2.—M.a Ana Ozonas Deyá, de 61 años, soltera, M.a 44, num. 52.
«-

MOVIMIENTO DEL PUERTO
Embarcaciones fondeadas
Mayo dia 2.—De Marsella, en 3 dias, ja¬ beque S. Miguel, de 46 ton., pat. Antonio Vicens, con 6 mar. y cemento. Arribada.
Dia 4.—De Palma, en l dia, laúd S. José de 19 ton., pat. F. Frau,- con 5 mar. y lastre.
EMBARCACIONES DESPACHADA»
Dia 4.—Para Marsella, pailebot Providen¬ cia, de 64 ton., pat. A. Bernat, con 6 mar. y
lastre.
Dia 4.—Para Palma, laúd S. José, de 19 ton., pat. F. Frau, con 5 mar. y lastre.
Se desea ceder por
un año ocho minutos semanales de
agua de la fuente de H Uiget. Para más informes diríjanse á D. Barto¬ lomé Oanals, calle de la Victoria
n.° 38.
Fábrica de aserrar
Está para alquilar la fábrica de aserrar situada en el puente dü en Devela, calle de la Romaguera. Pa¬ ra más informes diríjanse á su pro¬ pietario I). Ramón Mayol, que vive
en la misma casa.
—
VENTA.—Desea vender¬ se una casa
con corral situada en la calle de Vi¬ ves n.° 1, de esta ciudad.
Para más informes diríjanse á su dueño Francisco Morell, calle
del Mar.

DEC
TIMBRES ELÉCTRICOS
DE LUJO Y ECONÓMICOS
PRESUPUESTOS GRATIS
Informes: Francisco Bover, Es¬ tación telefónica.—SuLLÉR.

ÜLTIMAS COTIZACIONES
Valoras ^/tallorqu.in®®

ACCIONES Valor nomial Desm¬ bolsado Dinero Papel

Palma 4 Mayo

duros

duros

Crédito Balear . .

Fomento Agrícola. .

Isleña Marítima.

.

.

Ferro-carriles de Ma .

Salinera Española, .

Alumbrado por Gas .

La Económica . . .

Bonos Municipales. .

Id. Obligaciones. .

Salinas 6 pg....

Idem 6 pg . . .

Obligaciones I.4 M.a.

loo loo loo loo 2oo
6o 2o 2o

4o , • 75 > todo

»

»

.

.

»

a

»

»

»

»

90‘oo 98‘oo 59‘25 66‘50 149‘oo 90‘oo 10‘oo 43 oo

oo todo lo4-‘

00

» * lol’oo

00

• > lo4‘

Sóller s Mayo

Banco de Sóller. . . El Gas La Solidez .... Marítima Sollerense .

loo 2o
loo 5o

2o 6o

2o 2o

loo

6o

*

■Va,lo:r©s ;p-ufc>lioos

Madrid 4 Mayo

4 pg interior;

78 90

Amortizable al 6 pg. . . . , . . .

98 10

Banco de España,

4gg 00

Tabacos

408 00

Francos

SI 6S

Libras

...

.

SS C7

(2) FOLLETÍN
MARÍA TERESA
papel de victima dulce y apocada. La puerta del cuarto se abre despaci¬
to... una liúda carita pálida y cubierta de lágrimas, como flor bañada de rocío, asoma silenciosamente... mira á la jo¬ ven arrodillad^; quiere llegar hasta ella y no tiene valor para tanto... prefiere pronunciar este simpático y hermoso
nombre:
•—¡María Teresa!... Tan quedito lo dice, que la joven que llora á los pies de la cama no lo oye, y es preciso que lo repita con voz más fuerte entrecortada por el Danto. Alza la joven la cabeza descubriendo
su semblante, dotado de indecibles en¬
cantos, y mira hacia la puerta sin decir palabra... la pequeña manecita de su
hermana le hace señas para que vaya donde ella está.
María Teresa se levanta... vacila un
instante á causa del largo tiempo que estuvo de rodillas y de las agitadas

emociones que la combaten, se apoya en el lecho, mira al Crucifijo de ébano y plata que su padre querido tiene en¬ tre las manos, hace un acto de resigna¬ ción, besa su frente de cera helada, y
va á donde la llama su hermana.
—Mamá está muy mala, dice con an¬ gustioso acento... parece muerta... se ha desmayado otra vez. y por más que la he rociado la cara con agua fria y
frotado las sienes con éter, no vuelve en
si... ¿se morirá también María Teresa? —No lo querrá Dios, Primitiva, excla¬
mó la joven siguiendo á su hermana
con acelerados pasos.
Penetraron en la estancia contigua...
en su lecho está acostada la viuda: to¬
davía es joven y hermosa, aunque el pesar ha hecho estragos en ella en pocas horas... parece muerta efectivamente. Tiene el semblante pálido, los labios
descoloridos, el cabello castaño desor¬
denado, las manos lánguidamente caí¬ das sobre la colcha de seda; pero respi¬ ra, aunque trabajosamente...
María Teresa, con la serenidad de los
espíritus superiores se acerca á su ma* dre, le hace respirar un frasquito de sales inglesas, levántale la cabeza in¬ troduciendo un brazo por debajo de su cuello, y deja caer en sus entreabiertos

labios algunas gotas de su antiespasmódico... la dama se agita un poco, y mientras la joven la hace aire con un abanico, lanza un profundo suspiro, abre los ojos espantada, los fija en el semblante de su hija mayor inclinada sobre ella, busca luego el de la menor que está allí llorando silenciosamente*
y exclama con desgarradora congoja: —¡Hijas de mi alma! —¡Valor, mamá! le dice María Teresa
con dulzura; él descansa en el seno de
Dios, y tú has de vivir para nosotras. —¿Para qué os sirvo? enferma y casi
inutilizada... más quisiera irme con él... —Mamá, por Dios, no digas eso; el
dolor te extravía: tú eres buena cristia¬
na y te conformas con los decretos de Dios... ¿verdad que si, madre mía?...
—Si, si, que sea bendita la voluntad
del Señor.
—Bueno, llora, que las lágrimas te aliviarán; toma un poco de esta poción calmante y procura descansar... ¡Noso¬
tras te necesitamos ahora más que nunca!
—¡Qué triste porvenir adivino para vosotras, mis pobres bijas!... ¡oh, cuan¬
ta falta os hará vuestro padre!... —No te acongojes más ahora pensan¬
do en eso, querida mamá; Dios cuida

del pajarito y de las ñores del campo que no siembran ni siegan... EL cuida¬
rá de nosotras.
—¡Oh! tú eres fuerte. María Teresa, pero yo siempre he sido débil, y la po¬ bre Primitiva es una niña.;. Ven, pobre-
cita mia. añadió mirando amorosamente
á la pequeña, que se arrojó llorando al
cuello de su madre.
María Teresa, erguida como la palma que resiste el empuje del vieuto. con¬ templó serena en apariencia, más en
realidad con el corazón destrozado,
aquel cuadro digno del pincel de su padre... la pobre viuda abatida por la desgracia, y ia gentil adolescente ani¬ quilada por su primera pena, como lirio que se dobla en su tallo tronchado y marchito antes de que acabe de entrea¬ brir su perfumado broche.
Como si la naturaleza se asociara á
su duelo, la tempestad ruge allá fuera; el agua azota los cristales; el viento em¬ puja las persianas; y la luz del relám¬ pago ilumina la estaucia con siniestros fulgores, aumentando la angustia de Primitiva, que es medrosa, y cuyos die¬
ciseis años deslizados entre las caricias
de sus padres y hermana y los mismos de ía fortuna, no han sido la mejor es¬ cuela para hacerla fuerte contra la amar-

gura. Pero ambas, madre é hija, buscan con los ojos de María Teresa el valor que les hace falta... diríase que poneu su confianza en ella y descansan en las energías de su corazón.
Oyen ruido de pasos y voces de hom¬ bres... Primitiva asoma la preciosa cari¬ ta y vuelve pálida, temblorosa, vaci¬ lante... casi no puede decir palabra.
—¿Qué sucede, niña? le proguntó sii
hermana.
—¡La caja! ¡la caja! exclamó con vosé ahogada, escondiendo el rostro entre las manos, como si quisiera alejar aque¬ lla fúnebre visión que la atormenta.
La pobre criatura sentía ese invenci¬ ble terror que todos hemos experimen¬ tado al contemplar de cerca por la pri¬ mera vez la pavorosa magestad de la muerte... María Teresa la anima con caricias y palabras tiernas, y dejándola junto á su madre vuelve á rezar cerca de su querido difunto, avara de no per¬ der un instante de las pocas horas que' le quedan de tenerlo en casa.
II
Dos meses después la soledad de las
hermanas Peñalver era completa. Su madre, enferma del corazón sin que na-

-V

SOLLER

Sección de Anuncios

VILLA DE SOLLER

PASTA FOSFOREA

ISLEÑA MARITIMA

d©

COIIPASÍA 9EALLOB41HAA DE VAPORES

L. STEINER

PARA DESTRUIR LAS RATAS Y RATONS

VAPORES

Se vende á 30 Cts. en la Far¬
macia de J. Torrens.—SÓLLER.

l;if&iaar-B@llv®r-C&tdift&-Bdear-I§l9lo-LiiUe.

DE

■Servido catre Sóiler, Barcelo&a, Cstte y viceversa

Z I®A Y WEUIA
ÉsillSjfJü '
ENTRE

Salidas de Sóiler para Barcelona: los dias 10, 20 y último de cada mes Salidas de Barcelona para Cette: los dias 1, 11 y 21 de id. id. Salidas de Cette para Barcelona: los dias 5, 15 y 25 de id. id. Salidas de Barcelona para Sóiler: los dias 6, 16 y 26 de id. id.
CONSIGNATARIOS:—EN 8ÓLLER.—D. Guillermo Bernat, calle 4el Príncipe n.° 24.—EN BARCELONA. — D. J. Roura, Paseo de la Aduana, 25.—EN CETTE.—Mr. Mateo Oolom, Rué Lazare - Car-
not, 34.
NOTA.—-Siempre que él día de salida de Sóiler y Cette para Bar¬ celona coincida en sábado de día festivo, retrasará el vapor su salida 24 horas. —La salida de dicho buque del puerto de Barcelona para el de Sóiler, será en todos los viajes á las ocho y media de la noche.

Toda clase de trabajos en fo¬ tografía. Reproducciones de cua¬ dros y retratos por antiguos que sean. Ampliaciones á tamaño na¬ tural en el procedimiento inalte rabie al platino, entregándolo, si lo desean, con su marco dorado, de cuyos marcos encontrarán va¬ riedad en tamaños y clases.
Especialidad en retratos en traje de primera comunión.

E&hm&s

para Argel los Jueves. De Argel los Viernes.

para Marsella los Limes.
De Marsella los Jueves.

Servicios combinados con fletes á fort-fait en conocimientos directos
para Cette, Gibraltar, Tánger, Londres, Liverpool, Glagow, Manchester, Bristol, Ufl, Hamburgo, Arrvberes, Rotterdam, Amsterdam y principales puertos de Italia, pa¬ ra los que igualmente se despachan pasajes via-Argel.
Los señores pasajeros que en Francia tomen billete para la Arge¬ lia, ó España via Palma, podrán permanecer en esta todos los días que les convenga, si bien combinando la salida con los vapores correos
de itinerario.

Si queréis abonar vuestros campos, seguros tener resultados eficacísimos, emplead el

de ob¬

Servicios esmerados y á buenos precios
MATEO COLOM
R/u© Liaza/re-Oa-mot, 34

El vapor que sirve la línea Palma-Marsella, se reserva el derecho de 'hacer las escalas que le convengan.
Morra ? desoaclio: Oficinas le la MIA MÍ®.

“GUAIO SAIHT 60BH1”
que se expende en la acreditada droguería de

CETTE Consignatario del vapor “Villa de Sóiler,,

ENTRE

ARNALDO CASELLAS-^™, iv

JOSE PONS

En este establecimiento encontrareis toda clase de
primeras materias para composición de abonos; sul¬ fatas y azufre gris Biaubaux puro; fuelles y aparatos

Mué Nationale, CETTE

para azufre; bombas y demás utensilios para pulve¬ Trasbordes, consignación y

rizar arboleda.

tránsito, á precios moderados.

MARJSEMtA, P'.AJEjIfttAL.9.
ARCHEÍ
Y
VICE-VJmSA; |
POR EL ACREDITADO VAPOR

Instalaciones completas de cañerías para agua y gas.

Fabricación de envases de hojalata para aceites, al¬

de la Compañía francesa CAILLOL DOUVILLARD.

mendrón y toda clase de conservas. mmrmm* Fmwmmém y moMomm
¡¡No equivocarse, LUNA., 17— SOLLER!!
LA ARTISTICA

VINOS AL POR MAYOR
C01ISIÓN Y AJUSTE

Despacio le pasaje y carga para dichos pitos:-fonquistador, 45. -Palma

Agente: FEDERICO MARET.

'. |

JUAN ESTADAS PABLO COLL y F. REYNÉS

«lililí 1 PItflPffiMD

AIJXOMíl (Cote d’ Or)

CALLE DE LA LUNA N.G 30.—SOLLER

TELÉFONO

(Ande) Ofrece al público á precios sumamente económicos todos sus artículos como son: IjWíWjIUNAW

SUCURSAL DE LA CASA COLL, de Dijon

IMAGENES estatuarías de madera, piedra, mármol y fibra madera, decre¬ tadas y ordenadas para su bendición é indulgencias.
CAPILLAS, ALTARES, ORNAMENTOS y sus reparaciones. ESTAMPERIA, CROMOS, OLEOGRAFIAS y FANTASIAS de todas cla¬ ses en gran surtido. MARCOS y MOLDURAS con rico muestrario y clase fina. ESPEJOS y CRISTALES de todas dimencioDes en clase superior. GRAN DEPOSITO DE TARJETAS POSTALES en colecciones y sueltas pa¬
ra felicitaciones.
OBJETOS PROPIOS PARA REGALOS.
Glasés y Precios ventajosos sobre todos los similares.

LA SOLLERENSE
DE
CWLiIj
CERBlRE y PORT-BOD (Frontera franco-espanola)
Aduanas, transportes, comisión, consignación y tránsito
Agencia especial para el trasbordo y

Especialidad en patatas y demás artículos del pais.
Expedición al por mayor de espárragos y toda clase de legumbres.
Servicio esmerado y econémico

TBAHSFQBTfcS XVT1BVACXQVAL1&

reexpedición de naranjas, frutas frescas y pescados.

LADRILLOS HIDRADLIC08. BAÑERAS.

Comisión y

—

Representación,

—

Consignación,

—

Tránsito

Y PRECIOS ALZADOS para TODAS DESTINACIONES

Servicio especia) para el transbordo y reexpedición de naranjas,

frutas frescas y legumbres

Y MAS!

AGENTES DE ADUANAS
CIRBtai y PORT-BOtf (Frontera Franco-Española)
Corresponsales á GIVFT, JEUMONT y ERQUEL1NNES (Frontera Franco-Belga)
TELEGRAMAS: Bauza Cerbére.—Bauza Port-Bon.
RAPIDEZ Y ECONOMÍA EN TODAS LAS OPERACIONES

lote! Mamut del traverso DE Vda. de j. serra

1 M ii i
POR EL
Vino Uranado Pépsico
d©
J. TORRENS. Farmacéutico
El primero y único elaborado en esta forma en España, mucho más económico y de mejores resultados que sus similares del extranjero, está preparado con todo esmero por procedimientos científicos bien ex perimentados y acreditado como un reconstituyente sobradamente enérgico para suprimir la elimina¬ ción del azúcar de glucosa en todas las personas afectadas de la enfer¬
medad denominada "diabetes.,.

)
DE LA CASA
TOJEEA Y C.» de BARCELONA
Único representante en Sóiler: Miguel Colom, ca¬
lle del Mar.
L' ASSIGDRATRICE ITALIANA
Sociedad de seguros contra los
ACCIDENTES DEL TRABAJO ESTABLECIDA EN MILÁN Y RECONOCIDA EN ESPAÑA
Capital social: 5.000.000 Liras

PICABA 91! PALACIO-3.-BA8CELOM
Hospedage desde o pesetas en adelante. Habitaciones desde una pe¬ seta, restaurant á la carta, mesas particulares, se sirve á todas horas.
El Hotel del Universo está situado en uno de los sitios más im¬
portantes de la capital, dá plena fachada á la bonita y frondosa plaza de Palacio y paseos de la Aduana ó Isabel II, donde cruzan todos los tranvias, y es el más próximo á la Aduana, Muelles. Compañías de Navegación, Bolsa, Gobernación y Estación de los Ferrocarriles de Francia, Tarragona, Valencia, Zaragoza y Madrid.
#

IDE ■VEUSTT^:
En Barcelona, Sociedad Farmacéutica Española. —Farmacia del Dr. Pizá.—Palma, Centro Farma¬ céutico.—Farmacia de las Copinas.—Málaga, Far¬ macia del Dr. Pelaez y Bermudez.—Sóiler, Far¬
macia de J. Torrens
Se alquila la casa seña¬
lada con el n.° 27 de la calle
de la Luna.
Para más informes diríjanse* á su propietario D. Bernardo Cabot

Habiéndose promulgado la Ley sobre los accidentes del trabajo de 30 de Enero último, esta importante Sociedad asegura todas las indus¬ trias, mediante una prima, contra los riesgos indicados en dicha Ley.
Director de la Sucursal Española: D. MANUEL GES, Merced, 20, Barcelona.—Para informes y demás, dirigirse al Agente principal, B. HOMAR, Samaritana, 16, Palma.—Agente en Sóiler, ARNALDO
CASELLAS.
SOLLER.—Imp. de «La Sinwridad*