AÑO XIX.--2.* EPOCA.-NUM. 918
AÑO XIX.--2.* EPOCA.-NUM. 918

SABADO 5 NOVIEMBRE DE 1904

SEMANARIO INDEPENDIENTE

PUNTOS DE SUSCRIPCIÓN:
Sóller: Administración.
Francia: J. Marqués Arbona,—Rué Montmartre, 26, París. América: Sres. Marqués, Delgado y C.a—Arecibo—(Puer-
to-Rico).

Fundador y Director-Propietario:
D. JUAN MARQUÉS ARBONA.

Redactor en Jefe:
D. DAMIAN MAYOL ALCOVER.

REDACCION Y ADMINISTRACION: Calle de San Bartolomé, n.° 17 .

* SÓLLER (Baleares)

PRECIOS DE SUSCRIPCIÓN:

España:

0’50 pesetas al mes.)

Extranjero: 0’75 francos id. id. jPAG0 ADELANTADO.

Número suelto 010 pesetas.—Id. atrasado 0’20 pesetas

La Redacción únicamente se hace solidaria de los escritos que se publiquen sin firma, seudónimo, inicial, ó signo determinado. De los que tal lleven, serán responsables sus autores.

Sección Literaria

EL CAMINO

I

Está la casita en la hondonada, entre

las dos laderas, libre de los vientos, de¬

fendida de los temporales, hundida en un macizo de árboles y matas, muy al abrigo de las crudezas del invierno y de los ardores del estio. En el lugar llaman

Xa Teja á la casuca, porque arriba, en la cima del tejado, para señal de las pa¬ lomas, como una peineta de concha so'bre los cabellos de una maja, asoma una

teja, clavada allí Dios sabe cuándo, qui¬ zás por la época en que se colocó la
techumbre. Se descarrió la casa del pue-
blecillo, y se agazapa en un rincón apar¬ tado y silencioso, escondiéndose entre la frondosidad como un chiquillo travie¬

so que corrió la escuela. Sobre su cu¬ bierta roja cae la espesura de los árbo¬ les, y á veces los frutos en sazón, pica¬ dos de los pájaros, ruedan hasta los canalones, ó rebotan y van al huerto, ó
se cuelan en la solana. En las vecinas

praderas pasta el ganado, quietas allí
las vacas insaciables. El ruido de los

campanos es el único que altera el plá¬
cido silencio. Sumida está la casa en la

quietud de la siesta, más pesada que dormitar de perezoso; se oye el arrullo monótono, igual, pausado de los picho¬

nes, que en el poblado palomar del por¬ talón levantan un murmullo que ador¬

mece. Más ruidos hay, porque canta á
un lado una canción de dos notas, toda

estribillo, el agua de la fuente, corrien¬
do en busca del lavadero á vestirse or-

gullosa de espuma de jabón; luego en busca del regato, á dejar tristeventre las

guijas sus tenues galas; luego en busca
de la mar, á esconder sus vanidades y

sus desengaños.
Allí vive la Celia, y á este son que la

cantan el agua que corre y las palomas
que se arrullan, ella medita en un rin¬ cón del huerto, á la sombra de un higal,

mientras devoran las gallinas y los po-

lluelos las migajas que acaba de arro¬
jarles. La madre fué á la ciudad á entre¬ gar la ropa lavada; el padre, el tío Cos¬
me, en Santander está con el carro,

aplicado á ganarse un jornal con el tra¬ jín de transportar un cargamento. Celia, ni de su padre ni de su madre se acuer¬
da ahora: su oído se complace en escu¬

char aquellos ruidos; sus ojos no se
apartan de las aves, que se disputan las migas y los granos; pero su alma, ni oye los arrullos tiernos, ni repara en las
aves comilonas, ni atiende al rumor de

la fuentecilla. Se distrae allá, muy lejos,

hacia una heredad más peinada por el

arado que por el peine la cabeza de un pisaverde. Y vuela aquel alma joven por las alturas, y se mece en los aires, sin miedo, porque aún no tropezó con las crestas agudas de los montes, con los picachos que dejan las ilusiones cuando se resquebrajan. Piensa la Celia en Car¬ do, el mocetón de planta gentil, de ojos

azules, de pelo ensortijado, de sonrisa

retozona y picaresca.
Es el primer amor de la Celiuca. ¿Qué la dijo Ricardo un día, que ya no pudo rosegar la pobre? Nada extraño cierta¬ mente. ¿Pero como se lo dijo? Mirándola mucho; metiéndola todo el azul de aque¬ llos ojos en el alma; traspasándole el corazón; doblando, con dejadez infantil, la mano sobre la muñeca, y robándola
una caricia suave con las yemas de los

dedes; despertando en la muchacha una ¡sensación nueva, un hormigueo de hor¬
migas de miel, que primero fué una gran inquietud y una gran angustia, luego una gran alegría con mucha gana
de reir locamente, luego unas dulces

ansias de llorar

y luego, cuando la

niña se quedó sola.... un raudal de lᬠgrimas. También Cardo se enamoró de veras y se engolfó en la ternura de aquel afecto tranquilo y puro. En los comien¬ zos de este cariño los dos se querían con

igual pasión: Ricardo, el muchachote los cuatro miserables carros de tierra y

recio y sencillo de la aldehuela, y Celia, i aquel cubil de casa. Y contaba de su la virgencita de la casuca. Aquello era i madre, la anciana viuda, que trataba de

hermoso: uu idilio de alta poesía pasto¬ establecer en la capital una buena hos¬

ril, con todos los requisitos de la égloga. pedería para ganar muchos centenes con

Cardo tenía fuerzas hercúleas, muchas los habaneros. Cardo olvidaba la tierra,

fuerzas, adquiridas en el sano vivir de y aquellos cuadros de hortaliza que cui¬ la aldea, trabajando en las rudas labores dó tanto, los hallaba miserables; y aque¬

al aire libre, respirando siempre las au¬ lla casuca. cuyos desvanes llenaba siem¬

ras y las brisas, henchidas de pureza pre de grano, cubil la creía. ¡Era ya el nutritiva y saludable. La tierra blanda almacenero de un señor rico! El viento

y dócil, esponjada y dispuesta á recibir le favorecía con tai empuje, que estaba la semilla, le era fiel al muchacho; y tal dispuesto Cardo á desplegar todo el ve¬

maña se daban, él en requirirla y ella lamen en busca del mejor fondeadero.

en corresponderle, que los terrenos la¬ ¡Y en la olvidada heredad, las plantas brados por este mocetón eran los más se secaban tristemente!

fecundos de la aldea. Se habían enten¬ Una comadre, lavandera de oficio y

dido la tierra y él en el consorcio de mútuo auxilio, y allí estaba el lugar de Cardo, en el surco; allí estaba el puesto

charlatana de profesión, trajo un día á Celia noticias de Ricardo, que no había vuelto al lugar ni había mandado por

del robusto aldeanote. sobre el labrantío, nadie un mal recuerdo

¡Se había

ablandando el suelo, hendiéndole y za¬ hispido! Desde que era almacenero, ni
randeándole, sacando al sol con la uña saludaba á los de la aldea. Su madre

de acero la entraña escondida. Y allí traía gran jaleo con la posada, puesta

mismo tenía Ricardo el premio: la aldea, con los cuartos que dieron por las tie¬

á cambio de su labor, se lo ofrecía todo:
abundancia en las mieses, mucho revue¬
lo en el corral, gordos huéspedes en el establo, y en el hogar aquella hermosa Celia, dulce y cariñosa, rubia como las panojas de oro: una chiquilla que luego sería madre de unos mozos capaces de

rras. y una obrerilla juguetona, alegre y lista, había cogido á Cardo en sus an¬ zuelos. Todo iba al vapor en aquella
casa. La boda vendría á escape, porque
era muy del gusto de la flamante posa¬ dera. La charlatana había preguntado á su antigua convecina:

darle al camparión de la parroquia fuer¬ —¿Y la Celia?

za, de un solo arranque, para estar me¬ —¡Hija—contestó desdeñosa la madre

dio día volteando.

de Cardo,—cada uno es cada uno!

II
Pero pasaba cerca del pueblo una lí¬ nea blanca, que se perdía allá y allá, á un lado y á otro, entre las aldeas leja¬
nas: era la tangente de aquel circulo abrigado y delicioso de la vida sosegada; era la carretera, que llevaba á la ciudad

Celia entró muy adentro en la negra profundidad de la amargura; todo se le deshacía en briznas, y sus cándidas es¬ peranzas, al revolver en ellas la indis¬ creción de las comadres, trocáronse en
polvo seco de carretera y las esparció por los aires el leve soplo de un suspiro.
El terruño de Cardo tuvo otros dueños,

y que extraviaba por ios pueblos desco¬ nocidos; era la serpiente fascinadora, que se tendió allí para engañar á los ansio¬ sos de aventuras, á los inquietos y á los
curiosos; era el camino, el mayor ene¬
migo de la aldea: no ocultaba á los ban¬ didos para que asaltasen á los viajeros, pero iba despojando poco á poco al lugar
de sus moradores. Se odiaban quizá la

y volvió á vestirse de vegetación fresca y jugosa. El corazón de CUia á nadie se abrió jamás, y no vistió otro ropaje que el de luto. ¡Qué vergüenza tan grande aquel desdén, aquel olvido! ¡Qué dolor tan hondo aquella falsedad y aquel de¬ sengaño! ¡Y qué triste manera tuvo la Celiuca de emprender el camino de la
vida! En el caserío de la aldehuela se

tierra vegetal, hinchada y húmeda, comentó la acción de Cardo; no faltó

ávida de pagar ciento por uno, y la gra¬ quien se burlase de la Críia, y las madres
va del camino, seca, estéril, apisonada, decían á las muchachas:

polvorienta Ricardo menudeaba sus
visitas á la ciudad, y prestó al cabo en

—¡Pa que escarmentéis! La Celia huía de todo trato y buscaba

el puerto sus fuerzas á la industria, al

tráfago incesante y absorbente. Hizo

amistad con el camino, y pronto olvidó

su otra amistad: la tierra

Pronto de¬

jó de regresar á la aldehuela todas las noches; pronto se prendó de su salario,

pagado en plata reluciente, y desdeñó

ios aperos y juzgó labor de bestias la

ruda labranza. Como postre y remate,

en el apartamiento de su casuca retiros para sollozar sin que la oyese nadie; iba á la iglesia los domingos por la mies; por el camino acudían al templo la va¬ nidad y la alegría: por el atajo, el dolor y la modestia. Celia tomaba el atajo, y
en los rincones más obscuros del tem¬
plo, diez años después, aún enrojecía, temerosa de que alguien se acordase de

notició á Celia que estaba resuelto á vi¬ vir en Santander de pión, si no salía
más; de almacenero, si le resultaban bien las cosas. '[Oh! Pero la juraba que
iría á verla los domingos. ¡Mala señal!

que Ricardo la dejó plantada cuando aquel camino odiado se le llevó para siempre con el poder irresistible de atrac¬ ción de la serpiente blanca, devoradora
de tantas ilusiones.

que cuando en un idilio suena un jura¬ mento, quebrado anda el idilio; en el

palomar nada se juran, de seguro, las

avecillas que se arrullan; y el agua de

la fuente no le jura al regato que allá

va, ¿pues á qué juramentos, si va y no

se desvía?

Celia, cuando se alejaba

III
Cardo disfrutó bien de sus venturas,
pero á su casa llegó la mala. Quebró la hospedería, cerróse el almacén, murió á poco la vieja y se agotó en una tisis voraz la vida de la esposa. Veinte años

Cardo de la casuca después de aquellas de gozo que se acabó por un cruel ca¬

promesas solemnes, se tapaba el rostro
con la tela del delantal, y los hilos de
algodón estuvieron largo rato bebiendo
lágrimas.
Más se dolió la pobre niña en la tarde de un domingo, porque había venido muy ufano Ricardo á la aldehuela con traje fino de lanilla, con sombrero nue¬ vo y botines lustrosos, con camisa plan¬ chada y reluciente, con su golpe des¬ lumbrador de gemelos de doublé, con
corbata de seda y leontina de plata. Ya era un señorito Cardo, y ahora Celia se
avergonzaba más que cuando el mozo,
moviendo la mano como un bebé que
llama, quiso robarla una caricia, po¬ niéndola en la peínsilla del rostro las yemas de los dedos. Cardo volvía ciuda¬ dano y preguntaba quién le compraría

pricho de la suerte. No quedó nada en

aquella casa: ni un hijo que con su ju¬
ventud la alegrase. Ricardo perdió la sa¬

lud, y el trabajo le faltó enseguida; es¬

tos hombres de músculos de hierro y de

fuerzas de grúa no saben morir á tiem¬

po, y arrastran su vejez en el mísero agonizar de un despojo inútil. Las má¬

quinas rotas, ó se funden otra vez ó se tiran. Aquella inservible máquina, al

titán fatigado y rendido, le esperaba la

fosa común, la gran caldera

Ya no

tenía Ricardo albergue, porque las ha¬

bitaciones se destinan á los hombres vi¬

gorosos que ganan para abonar la renta;

¿dónde iban á admitir á un agotado? ¡Y tampoco quería nadie ocupar al infeliz

en cosa de provecho para aliviar uu po¬

co su penuria! En la ciudad, hervidero

de actividades, parecía que todos le re¬ chazaban. preguntándole con una cruel¬ dad terrible: «Viejo pingajo, estorbo,

¿por qué no te mueres?»
Una mañana de sol resolvió Cardo vol¬

ver á su aldea á contemplar de lejos la

que fué su casa, aquella que llamó cu¬ bil. ¡y en cuyo pajar dormiría ahora tan guapamente! La heredad que el labró en su juventud tenía hoy repletos los des¬ vanes, limpias las paredes, cubiertas de

vegetación las tierras y muy calientes

los establos. Habíanla adquirido los la¬

bradores del próximo caserío para ensan¬

char su propiedad, con los ahorros de

dos generaciones. El camino le llevó á

Cardo al recodo, y vió La Teja, medio

oculta entre los matorrales

Cardo se

acordó de Celia; ¡apenas se la dibujaba
con claridad su memoria, porque nunca
había él refrescado aquel recuerdo! ¡Qué mal se había portado! Esto se lo decía la conciencia, dándole mordisquitos de ra¬ tón en lo más sensible. No acabó aquel

amor con una despedida noble y franca:

le dejó Cardo que se extinguiese solo,

¡como la luz de una lámpara olvidada en

una ermita!

¿Qué sería de Celia?

Contáronle una vez, años atrás, que vivía

en triste recogimiento, dedicada á espan¬

tar la muerte de su anciano padre

Cardo, insensiblemente, siguió an¬

dando hacia allá, hacia La Teja

y

no tardó en plantarse en el umbral del

portalón, donde otros pinchoncitos se arrullaban en el mismo palomar de an¬ taño. En el fondo, junto á una ventana, con su frente arrugada y sus mejillas

secas y pálidas, con sus ojos sin brillo

¡apagado su antiguo fulgor por tantas lágrimas! Celia cosía. Cardo se que¬ dó allí mirando, quieto, apoyado en el pilar, como cuando esperaba ocupación recostado en una pared del muelle. To¬ da la estupidez de una vida robada á la aldea, le pesaba en el espíritu. Estaba
idiota, mudo, tan callado como un

muerto que arroja el mar á las playas y se queda inmóvil entre los peñascos.
Celia vió á Cardo y se fué á él con im¬ petuoso aturdimiento de chicuelo sor¬ prendido. Entonces le volvieron á brillar los ojos.

—¡¡Cardo!!—gritó.—¡Cómo has tarda¬
do, hombre!

Y toda la juventud y toda la alegría reprimidas y guardadas durante tantos años de pesadumbre, ahora estallaban

jubilosas, y triscando como en su ado¬ lescencia, moviéndose rápida con su an¬

tigua inquietud de zagaluca enredadora,
se asomó Celia al cuarto del tío Cosme,

que dormitaba pilongo y encogida, y le
voceó con gozo:

—¡Padre, padre! ¡Espabile! ¡Que está aquí Cardo, que está aquí Curdo!
Luego hubo en el corral gran algazara

para coger la gallina más gorda y el pollo mejor criado, y se avivó la lumbre de la cocina, y armó Celia mucho ruido
con sus cazuelas, mientras Ricardo, sen¬

tado en el umbral, mirando tristemente

aquel camino que conducía á la ciudad ingrata, ¡lloraba como un tonto!

Fernando Segura.

TREN EXPRÉS
Dices llorando que voló impaciente
La llama de mi amor.
Es posible, mujer; más ten presente que vamos al vapor.
Me recuerdas que fuiste mi alegría... Lo se, lo sé muy bien.
Pero no me detengas, vida mía, Que va á partir el tren.
Cien veces te juré que soy tu esclavo: Lo juro mil y mil;
Pero será un amor que al fin y al cabo Se irá en ferrocarril.
¡Que fuimos muy dichosos, muy felices!,... ¡Dulces recuerdos son!
Mas no me deja oir lo que me dices El ruido del vagón.

Me juras que este amor es el primero. ¿Y á qué viene ese afán?
¡Mira qué confusión! ¡Cuánto viajero! ¿Los ves? Todos se van.
¿Dónde estaré, preguntas, á estas horas Mañana?.... ¡Claro esl
Lo menos á cien leguas.... ¿Por qué lloras? ¡No voy en tren exprés!
Dices que estás muy triste desde anoche: Lo siento, ¡pese á mí!
Mas espera, mi bien, que entre en el coche, No me quede yo aquí.
¡Ya me acusas, cruel, porque inconstante
Será mi corazón!
Imagínate tú que á cada instante
Se cambia de estacióu.
Serena tu inquietud.... ello es forzoso. ¿Te he de olvidar?.... No sé,
Porque al fin es un caso muy dudoso,
Si descarrilaré.
Tu pena es grande y tu pesar profundo. Muy bien; será verdad;
Pero es preciso recorrer el mundo En gran velocidad.
No llores más, que ofensa á tus encantos Tantas lágrimas son,
Ni detendrá por ti sus adelantos
La civilización.
Sonó el pito fatal.... último toque. ¡Estás gimiendo aún!
Mañana, dulce bien, si no hay un choque,
Te adoraré en Irún.
Adiós, mi amor.... mitiga tu esperanza, Que á ojos que no ven....
Ruge el vapor... la máquina se lanza.
—Adiós...—Al treu.- Al tren.
f José Selgas
Variedades
Una huelga de novias
Las jóvenes casaderas de Logansport (Estados Unidos) se han declarado en huelga, digámoslo así, porque sus no¬
vios son unos tacaños que no se gastan
un centavo en obsequiarlas con dulces,
flores ó libros, ni las llevan al teatro, ni las pasean en coche, mientras que ellos se refocilan con refrescos y licores.
Los novios, al conocer el acuerdo to¬
mado por las veinte novias, á las cuales
se unieron muchas más, han decidido
no hacer caso de ellas y cortejar á todas las forasteras que vayan á la población, mientras que las huelguistas emplean los ratos que dedicaban á los novios en jugar con los chicos pequeños del pueblo.
Las veinte jóvenes iniciadoras del movimimiento. enviaron á los periódicos un comunicado diciendo que estaban hartas de perder el tiempo hablando con sus novios sin sacar en limpio nada, co¬
mo no fuera mucha conversación. Los
galanes respondieron que también es¬
taban cansados de escuchar tonterías de
boca de las damas, y que podían éstas
dedicarse á buscar millonarios. Para és¬
to les han concedido un plazo que expi¬
rará en Enero de 1905. Mientras tanto,
se han comprometido á no mirar siquie¬ ra á las jóvenes de Logansport.
Cecilio Eliot, uno los novios, dice que para complacer en todos sus caprichos á
sus hermosas paisanas, hay que gastar¬ se semanalmente ocho dollars y treinta
centavos. Calculando en seis cincuenta
el gasto de casa y comida; suponiendo al novio, por termino medio, un ingre¬ so de quince dollars semanales, le que¬ dan veinte perros chicos para fumar y beber; de suerte que lo mejor es seguir el refrán español que dice: «el buey
sueluo bien se lame».

■£$£g¡*gggea¡'*

SOjLLER

salta á tierra, mientras con una mano temo carezca de ese respeto tan subli¬ grado joven nuestro más sentido

detiene á su mula-impaciente y con la me, temo le falte ese amor hacia los pésame.

Otra pono en el suelo el -banquito que muertos, cuya grandeza no ’l mata ’i de¬

llevan todos los coches por debajo. Rápi¬ sengany. Lo sucedido, lo que ocurre con

Sabemos que en la iglesia de Bi-

EDITORIAL
Previamente convocados por el señor Alcalde, se reunieron anteanoche en el salón de sesiones del-magnífico Ayun¬ tamiento, la mayoría de los Concejales que lo componen, el Sr. Cura Párroco, y

Rechazadas de plano por la concurren¬ cia las escusas que trataron de oponer, por excesiva modestia, algunos de los señores nombrados, quedaron elegidos por aclamación; y se dió por terminado
el acto.
Aplaudimos de veras tan acertada

damente baja la séñora; durante '-algu¬ dos coches fúnebres, paréceme una falta

nos instantes se ven medias de sedn de amor á los muertos, pues que el es-

-blancas que salen de calzado afiebrado con alto tacón, el manto bordado, el pei¬

péctacnlo no es placentero, sino repug

nado monumental y la señora desapare¬ nante para la vista, ¿Cuando desapare-

ce-detrás de! biombo que esconde la ca¬ rá la veuda de los ojos de esa gran ma¬

sa á losindiscretos de ía ralle. ‘‘Pero si yoría de vecinos de Sóller? Hora es ya

falta frescura, rincones verdes, bosques de que veáis la realidad; hora es ya que

niaraix el 13 del comente se cele¬
brará solemne fiesta, precedida de triduo con sentón por el Rdo. P,
Tomás de los SS. CC., para conme¬
morar el quinquagésimo aniversa¬ rio de la definición dogmática del
ministerio de la Inmaculada.

jWbj¡i.fc,

un buen contingente de. personas repre¬ sentativas de las corporaciones y enti¬ dades de Sóller, y del comercio americano
y francés. Abierta ía sesión por el Sr. Alcalde, se
concedió la palabra al Concejal D. Je¬ rónimo Estañes; quién con frase correcta y concisa explicó que el Ayuntamiento en sus constantes gestiones para dotar á

elección; y augui amo* muchos y opimos frutos, por poco que- arrimen el hombro
los señores nombrados.
Adelante, pues,, y á trabajar.
’
INFORMACIONES
FERROCARRIL DE SÓLLER

con pastos y flores, sin embargo, ios emperadores mandehués han sabido por casualidad hacer de esto el complemen¬
to Je sus tumbas.
-A las tumhas del Geste, las cercan
nnos pinos altos que dominan bosquecilios floridos, y el agua de los estan¬ ques vecinos y las violetas que siembran ei soelo. hacen olvidar que está uno en
Mande hu ría.

comprendáis lo imponente que ha de ser
la conducción de ara ser inanimado á su
última morada y cuan grande el respe¬ to que debe imponernos su presencia, hora es ya de que desaparezca de una vez la tontería que domina á esa parte retrógada del pueblo. De lo contrario tendremos que afirmar que no es verdad la cultura y la civilización que se atri¬

La semana que está á punto de finir se ha presentado en extremo
variada, pues ha habido días llu¬
viosos, como el lunes y martes,
bonancibles, el miércoles y jueves,
y días algo fríos como el de ayer y hoy, que nos han recordado esta¬ ba próxima la entrada de invier¬
no. De noche, sobre todo, es cuan¬

Sóller de una mejora tan importante

Una avenida con estatuas de anima¬ buye á la ciudad de Sóller.

do se deja sentir la baja tempera¬

como el ferrocarril secundario Palma-
íSóller, había creído conveniente ampliar
la Comisión mediante el concurso - de
otras personas; y que para ello había llamado á los Sres. concurrentes. Que éstos, como podía observarse, llevaban una ú otra significación de elementos ó autoridades ó corporaciones de Sóller; holgando por tanto toda extrañeza res¬ pecto á omisiones de otras personalidades . y particulares, puesto que se había hecho el firme propósito de no querer cansar - el público, con reuniones, hasta que la - Junta Organizadora, nombrada precisa mente en la sesión de anteayer, hubiese estudiado y preparado los trabajos que
tenían que someterse á la Junta magna, para la que se procuraría no hubiese olvidos, pasando invitaciones á cuantos . se precian de verdaderos amantes del

Con verdadera satisfacción sabemos
que este - proyecto, Utilísimo para Ma¬ llorca, va adelante, que en él se trabaja con fe, con cariño, con entusiasmo, por¬ que la inmensa mayoría de los mallor¬ quines presiente, comprende, está con¬ vencida, que este ferrocarril es entre los muchos medios el primero y priucipal, para implantar la ‘importante industria de viageros y retenerlos en la Isla -y procurar que no sean únicamente aves de paso, como lo son ahora.
Y que capitales, tanto del país como de fuera, han de aportarse á empresa tan buena y tan simpática no nos cabe
la meuor duda. Para la construcción del
de Palma á Inca hubo accionistas que se
suscribieron por 60 y 50 mil duros, al¬ gunos de ellos cada uno.
Y es así como las clases pudientes y

les'; una continuación de puertas con

Y aún no es ese e-1 peor mal; no es eso

kioskos de tres pisos y grandes plazas solo, lectores, lo que me hace temer que

conducen á una colina de tierra enorme, carezca Sóller de amor á nuestros antepa

en forma de bóveda, que contiene los sados. Existe un mal grave, amenazador,

sepulcros imperiales.‘-Las tumbas de los puesto de relieve en estas mismas co¬

grandes mongoles, en Agrá, en JDelhi. lumnas hace ya infinidad de años y

en él Norte de la Judia, tienen gran ana¬ logía con las tumbas de Mendchuria. La concepción del conjunto es la misma: el

que sin embargo no se le ha dado reme¬ dio: es el cementerio, cuya área desti¬

lugar de las tumbas está aislado en el nada á fosa común es insuficiente, ha¬

campo en medio de bosques y de es¬ biendo llegado á mis oídos noticias que

tanques.

¡ hacen crispar los nervios, producto todo

Pero al regreso de este lugar frescG de la insuficiencia del lugar.

queda el viajero más decepcionado por A fia de evitar cualquier epidemia, á

la desolación de esa ruda tierra, de ese fin de mantener el respeto debido á los

país de contrastes que no visita la pri¬ mavera y todo lo que es intermediario, moderado; que pasa del fine terrible, al calor sofocante, y del polvo que ciega ai
lodo inmundo.

difuntos, urge un remedio prouto, eficaz. Urge que se ensanche el cementerio, en¬ grandeciendo el sitio destinado á fosa común, pues es muy triste que el pobre, cuya pobreza en la tierra ya le es sufi¬

«ss=>»<aa*w

ciente, no encuentre al morir el debido

tura, pues sin ser excesiva ni
extraordinaria vá reclamando el
uso de los gabanes y abrigos, pa¬ ra los que tienen la suerte de po¬
seerlos.
Los agricultores aprovechm el tiempo en la siembra de cereales y legumbres, al mismo tiempo que han empezado ya la recolec¬ ción de aceitunas, en laque se ha¬ llan ocupadas infinidad de muje¬ res y niños. El aceite de la pri¬ mera producción llamado el turré
es de un color hermosísimo, pocas
veces visto, y se han hecho las primeras ventas al precio de 65 á 70 pesetas la somada, ó sean unos 97 litros aproximadamente.
En obras practicadas- por Admi¬ nistración municipal se han inver¬ tido durante el pasado mes de

progreso. Dió cuenta el Sr. Estados, en ricas demuestran el amor á su país, el

reposo en ei Campo Santo,

Octubre 553’06 pesetas.

nombre de la comisión delegada ante¬ interés que se toman por su prosperidad

Al Ayuntamiento toca el dar un paso Dichas obras han consistido en

riormente, del resultado feliz de sus . gestiones para conseguir la inclusión en
la propuesta de nuestra línea, en el grupo oficial de esta provincia. De que se estaba estudiando actualmente por el ingeniero D. Pedro Garau, en líneas ge neroles, la ruta del Coll y Bailóla: Y por último, dió lectura, A una suscinta me¬ moria ó proyecto, como ensayo para ba¬ lancear las probabilidades de éxito del colosal proyecto, comparando las dos -•columnas, «ingresos y gastos», calcu
lados.
No podemos extendernos en largas
consideraciones sobre el proyecto pre¬
sentado por el Sr. Estados, porque ahora no disponemos del tiempo suficiente, y porque sabemos que en breve se publi¬ cará íntegra aquella memoria. Poro desde luego, no titubeamos en calificarlo de racional y prudente, puesto que la co¬ lumna de ingresos está basada en datos semioficiales, proporcionados por los mismos Ayuntamientos, y todavía muy mermados por una série de restas previ¬ soras del proyectista; y en cuanto á la columna de gastos, basta decir que se aumenta en 1000 ptas. anuales, por kiló¬ metro, el calculado por el Gobierno en la ley de ferrocarriles secundarios, y que se proponía el interés anual, exorbitante, del 5 por 100, del capital presupuestado.
Invitados los concurrentes por el señor Estades á que expusieran con toda libertad y franqueza, cualesquiera ob servaciones se les ocurrieran; las hizo breves pero atinadas el Arcipreste señor Maimó; y después de algunas otras en¬ miendas del Notario Sr. Alcovar, se acordó aumentar el capital proyectado en -cuatro millones de pesetas, fijando el interés de aquél al tipo de cuatro por ciento anual; y aceptar en principio las indicaciones competentísimas del inge¬ niero jefe D. Eusebio Estada, sobre va¬ rios puntos que se refieren al proyecto de que se trata. Y por último, á pro puesta del Ayuntamiento, y por indica¬ ciones de D. Juan Morell y D. Antonio Mayol, se nombró una comisión organi¬ zadora compuesta de los señores sigui. entes: D. Damián Magrauer Morell.— D. Juan Pizá Mayo!.—D. Juan Puig
Euliáu.—D. José Ferrer Oliver.—don
José Morell Mayol.—D. José Forteza
Pifia.—D. Juan Coli Peña.—D. Juan
Cas tañer Anglada.— D. Pedro Alcover Maspons.—D. Jaime Torrens Calafat.—
D. Ramón Casasnovas Miró.—D. Gui.
llermo Colom Muntauer. —D. Antonio
Mayol Simonet.—D. José Ripoll Ma. graner.—D. Francisco Castañer Casta-
fler.—D. Pedro Juan Coll Estades.—don
Pedro Antonio Riilláu Colom. —y 1). Je rónimo Estades DI abróe.

y el mejor medio que pueden emplear para que cese de un país rico, fértil y hermoso esta emigración que nos des¬ honra porque lo es y grande y sin dis¬ culpa el presenciar, indiferntes, que nos abandonan miles de conciudadanos, faltos de trabajo en su tierra nativa, para ir á otras extrañas á emplear su actividad ó tal vez en ellas dejar la vida.
Vale, pues, la pena de ser un poco generosos, de desprenderse de una par¬ te de sus riquezas para dedicarlas á em¬ prensas que tantas difunden entre todas las clases. Hasta el egoísmo nos lo acon¬ seja.
B. Pomar. (De El Noticiero)
m¡emes»®&gBBSSs-m
Actualidades
MUKDEN
Mukden, la ciudad en cuyas inmedia¬
ciones se están librando los combates
entre rusos y japoneses y se espera se
libren los más sensacionales de la actual
guerra, es la ciudad del mundo más simétrica, más regular, la más geomé¬
trica. La ciudad interior es un cuadro
perfecto; cada lado mide cerca de un kilómetro de largo, tiene dos puertas que le dividen en tres partes obsolutamente iguales.
De cada puerta parte una calle de¬ recha que llega á otra puerta, en el lado opuesto. La ciudad está dividida por cuatro vías perpendiculares entre si. Las paredes están perfectamente orientadas hacia los cuatro puntos cardinales. Para que esta regularidad fuese perfecta, se necesitaría que cada una de las cuatro calles fuese del mismo tamaño y que tu¬
viera la misma animación. Pero sería
pedir demasiado. Aquí el capricho de la gente intervie¬
ne. En Mukden, del Norte al Sur y del Este al Oeste, una de las dos calles es más populosa y ruidosa.
En esas calles es una profusión, un hormiguero de anuncios que cuelgan, delante de las tiendas más bonitas; hay mástiles plantados en la tierra, que tie¬ nen grandes ramas brillantes, doradas y rojas, con monstruos listos á lanzarse; en la parte superior del mástil está colo¬ cado un pavp real con la cola desplega¬ da; tales anuncios abundan.
Como complemento al bonito carro azul, todo forrado, en donde, por la au¬ gusta reja de la ventana se ve el alto peinado, las mejillas pintadas de una señora inmóvil, ó la cara con antiparras de un grave mandarín, los caballeros tártaros pasan rápidos sobre, sus peque-
ios cabellos.
En una calle lateral, un carro para á puerta la de un «yamen», el conductor

Amor á los muertos
Esfcimenilos ais mOrts.- respectuosos diguém secretameat una oració per aquella qu‘ en la vida ens coneixeren y s‘ endugué la Mort á trahteló.
Estimém 1‘ epitafi de la llosa escrlt en horas de crudel dolor; aquella soletat del cementerl, el oant de la xibeca, adormidor, aquell llumet petit de la capella, aquella xiprers altius y revellits, las euras que enfilan y s' enroscan y el pavorós misteri de tas nits!...
Els morts inspiran un sublim respecte, un amorque no ‘1 mata ‘1 desengany, el mon cada any hi pensa... tot un dial [Jo cada dia hi pensarla un any!...
J. M. Castellst t Pont.
La visita efectuada al cementerio de
esta ciudad y la lectura de los inspira¬
dos, sentidísimos versos transcritos, hánme impresionado y dado motivo á que trazara este escrito, para hablar de un asunto de innegable importancia pa¬ ra Sóller, para todos sus habitantes en general.
Seré lacónico, porque mis estudios no son suficientes á que yo descuelgue aquí
un lato escrito. Basta con que éste sea motivo á que el pueblo comprenda y se haga eco de nuestra queja y que el Ayuntamiento, su Comisión de Cemen terios, se ocupen del asunto y procuren
poner remedio al mal en el espacio más breve posible que le sea dado.
Y vamos al grano. Sóller, la hermosa ciudad del Norte de la isla, ha adquirido relevante importancia gracias al carácter emprendedor, activo de sus habitantes, que deseosos de un bienestar para su vejez no han osado trasladarse allende los mares. Y los vemos desparramados por las cinco pates del mundo, rnovién dose, todos poseídos del afan de poder, en un tiempo más ó menos luengo, dis¬ frutar en su valle querido, en el pueblo de sus pensamientos, de un dulce retiro y de la sosegada paz del hogar, tan agra¬ dabilísima para los seres que han man¬ tenido constante y animada lucha.
Por eso la población ostenta tan ele¬ gante corte, que diríamos. Y sus cons tracciones bellas y artísticas, sus ensan¬ ches, sus edificios, todo ha venido á au¬ mentar los encantos de la Naturaleza, que tan pródiga se mostró con nosotros,
concediéndonos maravillas sin caento. Y
el panorama de la población con sus blanquecinas, nuevas fachadas, visto desde cualquiera de las alturas es /mag¬ nífico, encantador.
Pero en medio de tantos encantos, de cosas tan bellas, se destaca una nota ne¬ gra, desconsoladora, que contrasta con el canto del poeta. Els morts inspiran un sublim respecto y el pueblo de Sóller

que el pueblo en masa ha de aplaudir. Venga pues, no el estudio, sino la rea¬ lización cuanto antes de la mejora que considero y que conmigo la consideran las personas inteligentes de imprescin¬
dible necesidad.
Porque no basta que se construyan caminos vecinales, que se ensanchen las calles estrechas, que se procuren anchas vías encaminadas á embellecer la pobla ción y facilitar el tránsito público, que se estudien proyectos grandiosos que nos unan rápidamente con los pueblos her¬
manos. Es necesario también que se
piense en mejoras ineludibles, aunque
naeuos retumbantes, cual es la que mo¬
destamente acabo de proponer.
El Magnífico Ayuntamiento tiene la palabra.
Juan del Rio,

construir un maro de contensión
en el camino de Son Pons, recom¬
posición del piso de varios caminos vecinales, limpieza practicada ai torrente i' es Jayol, derribo del muro de la calle del Príncipe, y materiales suministrados para el desagüe que se ha construido en la huerta de abajo.
Desde el día 4 del actual per¬
manece abierta en esta ciudad, en
la casa de costumbre de la calle
de la Rosa, la cobranza voluntaria de la contribución industrial, te¬ rritorial y urbana correspondiente
al 4.° trimestre del corriente año.
Según edicto publicado, el pró¬
ximo lunes es el último día seña¬
lado para el pago de dichos tri¬
butos.

Crónica Local

Las funciones religiosas propias del día de Todos los Santos y de
Difuntos se han celebrado en ésta
población con la acostumbrada so¬
lemnidad.

Por esceso de original, no nos fué posible insertar en nuestro nú¬
mero último, la noticia, nada ha¬
lagüeña por cierto, de haber fa¬
llecido, el que en vida respondía al nombre de Bartolomé Rotger y Rámis y entre sns amigos, por En Meu Tort. Era el finado de genio dulce, afable y cariñoso y por lo
tanto estimadísimo de todo el pue¬
blo y especialmente de los capita¬ nes, pilotos y marineros á los que visitaba, en el puerto, tres ó cua¬ tro veces al día, llegando á ser el hombre de confianza y hastas cier¬ to punto el indispensable á todos
ellos.
Enviamos á su esposa, á sus desconsoladas hijas y al hijo polí¬ tico D. Arnaldo Casellas, el testi¬ monio de nuestro más profundo
dolor.

El martes por la mañana, á las nueve y media, se cantaron en la iglesia parroquial horas y la Misa mayor con sermón que estuvo á cargo de nuestro Rdo. Cura párro¬ co. Por la tarde, después de los actos de coro, se dirigió al cemen¬ terio el clero de esta parroquia con cruz alzada para cantar como de costumbre los responsos en el lugar donde reposan los restos de nuestros antepasados. La concu¬ rrencia á dicho sagrado lugar fué
numerosa. Había muchas coronas
artificiales y naturales depositadas sobre las losas de ios sepulcros en¬ tre blandones y cirios que ardieron
toda la tarde.
Por la noche cantáronse en la
parroquia maitines solemnes y el
miércoles se celebraron los oficios
y demás sufragios propios de la
conmemoración de los fieles difun¬

tos con asistencia numerosa, prue¬
Nos escriben de Lyon que el día ba de la religiosidad del pueblo so-
27 de Octubre recibió cristiana se¬ llerense.

pultura en Rive de Gier (Loire) nues¬

tro compatriota Bartolomé Mayol, A las ocho y media de la noche

hijo de nuestro buen amigo Bsrnar- del martes dió comienzo en el tea¬

do Mayol, fallecido á los 18 años de tro de la Defensora Sollerense la anun¬

edad.

ciada representación del drama Don

Al entierro, que fué una gran Juan Tenorio por la compañía de los

manifestación de duelo por parte señores Llinás-Palet, con asistencia

de los habitantes de Rive de Gier, de numeroso público.

donde la familia Mayol goza de Los actores desempeñaron fiel¬

muchas simpatías, asistieron, para mente su papel, pero en el cuarto

rendir el último tributo de amis¬ acto hubo una escena algo natural

tad, gran número de hijos de Só¬ y de lamentables consecuencias,

ller, venidos con dicho objeto de que dió motivo á que tuviera que

St. Chamond, St.- Etienne, Macón, suspenderse la función. En la esce¬

Givors, Roanne, Lyon y otros di¬ na de don Juan con don Gonzalo y

ferentes puntos de la región.

don Luís, el señor Llinás que repre¬

Enviamos á la familia del malo¬ sentaba el don Juan empuñó la pis-

SOLLER

3

tola y apuntó á don Gonzalo de cuyo papel estaba encargado don Caye¬ tano Cortés; sale el fogonazo y don
Gonzalo cae redondo, con una caida
que el público aplaude estrepitosa¬ mente; cuatro cintarazos y don Luís cae también y termina el acto.
Los actores una vez bajado el te¬ lón y apercibidos del desgraciado
accidente llenos de sobresalto se
acercaron al Sr. Cortés y vieron su rostro bañado en sangre. Fuó que al dispararse el fogonazo, el taco fué á darle contra un ojo, causán¬ dole además una herida en la ceja.
El público, fuertemente impresio¬ nado, abandonó el teatro y el Teno¬ rio ya no se terminó.
Las autoridades pasaron á la es¬ cena para esclarecer lo ocurrido.
El hecho lo relataron los actores
de la siguiente manera: Casual¬
mente el mismo Sr. Cortés cargó
la pistola con un cartucho al que le extrajo la bala, pero que atacó con papeles fuertemente, para que saliera un buen fogonazo, para la mejor ilusión escénica, y este taco, desgraciadamente fuó á darle en un ojo, casi á quema ropa. Sus com¬ pañeros quedaron anonadados por 'la desgracia.
El distinguido oculista Sr. Doinenge, que casualmente se encon¬ traba en esta ciudad, y el Médico •"Sr. Marqués, procedieron á la cu¬
ración del herido, que, según ver¬
siones, quedará imposibilitado del njo que recibió el fogonazo.
VENTAJAS
El proyecto de las obras, que han de realizarse en nuestra parroquial iglesia, •es muy notable y digno de todo encomio, por las múltiples ventajas que de él se derivan, y que bien pueden colegirse de
la carta circular de nuestro Cura-párro¬
co, que hemos tenido ocasión de leer. Será suficiente, por lo tanto, hacer de
ellas lacónica enumeración, para que
aparezcan de relieve á los ojos de todos
los sollerenses.
$ **
Con el ensanche del templo, prolon¬
gando su nave en lo que corresponda á las dos nuevas capillas, tendéamos el
edificio más correcto y hermoso, porque esultará con la debida proporción de
partes; lo cual, como es sabido, constiuye el principal fundamento de toda belleza y hermosura; y además, podrá
caber más cómodamente en él, la com¬
pacta multitud que allí acude, ciertos c as, en cumplimiento de sus religiosos
deberes.
Si se arguyera, con respecto á ese extremo, que nuestra iglesia es una de las más capaces de los pueblos de la Isla, y que, por lo mismo, no hay neet^ sidad de ensancharla, contestaríamos,
que es un hecho inuegable, que, en mu¬ chas ocasiones, resulta estrecha, debido en parte á que casi todos los fieles con¬ curren á la parroquia, tal vez porque las demás iglesias auxiliares, enclavadas en esta ciudad, resultan excéntricas ó pe-

quenas; lo cual no sucede en los demás pueblos importantes de Mallorca.
Además, hay que tener en cuenta que la parroquia, en una población cualquie¬ ra, tiene casi la misma significación que la catedral en las grandes capitales: tra táudose, pues, de la iglesia principal ó matriz, es muy propio y razonable que sea grandiosa y magnífica, para darnos una idea de la magnificencia y grandeza de Dios, que, siendo inmenso, de una manera especial, reside en nuestros templos.
* **
Con las obras proyectadas, desaparece el gran lienzo de pared que constituye la actual fachada, que, además de carecer de la correspondiente solidez, como ad¬ vertimos en nuestro primer artículo, es
lin verdadero lunar en medio de los in¬
numerables edificios notables con que
cuenta nuestra ciudad, que son la admi¬ ración de los que visitan este hermoso valle; y será aquella, sustituida por otra, que, según pudo comprender el público examinando el croquis que fuó expuesto, debido al aventajado arquitecto catalán D. Juan Rubió, será un verdadero mo¬ numento de arte, que dará mucha im¬ portancia á nuestra floreciente pobla¬
ción.
* **
Desaparecerá, al propio tiempo, gran parte del antiguo muro, existente en la callede Santa Bárbara, y todo el que circuye la iglesia por la calle del Príncipe y por •la plaza mayor; porque en la actualidad no tiene importancia alguna, por haber
cambiado las circunstancias que, en otra
época, aconsejaron su construcción. Y sí, tocante á este punto, se opuciese algún reparo, dijéramos que dicho muro, ade¬ más de que no tiene, hoy, significación alguna, no forma parte integrante del edificio; y que con su derribo, no se hace más que seguir la iniciativa de nuestros ascendientes; pues, así como ellos, al proyectar el actual templo parroquial, emplearon para su construcción la mitad de las murallas, existentes en aquel en. tonces, ahora, para proseguir y terminar las mismas obras, según lo exigen la necesidad y la importancia de Sóller, se utilizará la otra mitad, empleando los
materiales de que se compone.
* **
Contando con el beneplácito del señor Obispo de la Diócesis, y, mediante espe¬ cial convenio con nuestra Corporación municipal, que generosamente ha res¬ pondido al llamamiento del Párroco, se construirá en la calle del Príncipe una acera, que dará mucha importancia á aquella calle tan céntrica y mayor co¬ modidad á todo el público; siendo susti¬ tuido el consabido muro por un zócalo y verja, que reúnan las condiciones de soli¬ dez, seguridad y buen gusto: y para que este ornamento exterior corresponda á la monumental fachada del templo, se construirá todo, bajo la dirección del mismo arquitecto Sr. Rubió.
* **
En nuestro concepto, pues, la obra proyectada es digna de todo encomio, pol¬ las grandes ventajas que reportará á

todo el vecindario. Sólo falta que los hijos de Sóller, sin distinción de clases, secundemos las nobles aspiraciones de nuestro Cura párroco para poder reali¬ zarlas; y, de esta manera, nuestra ciudad
que, con paso de gigante, avanza por la vía del progreso, podrá gloriarse de te¬ ner en su centro, una iglesia magnífica, que será el principal florón entre todas las bellezas que encierra este frondoso

dida que las necesidades del estableci¬ miento lo requieran; todo ello añadió, sin que el municipio haya de subvencio¬ narles en cantidad alguna, pues sola¬
mente con facilitarles el local correspon¬
diente, podemos obtener las reconocidas ventajas que se mencionan.
Enterada la Corporación délas anterio¬ res manifestaciones y considerando que la enseñanza práctica de los hermanos de las escuelas cristianas, de utilidad

valle.

universal mente reconocida, puede re¬

S. C.

portar incalculables beneficios á ésta

ciudad, puesto que se adapta á las nece¬

sidades, carácter y modo de ser de los

EN EL AYUNTAMIENTO

sollerenses y viene á llenar un vacio y satisfacer una necesidad, desde tiempo

Sesión del día 29 Octubre de 1904

sentida y por muchos deseada; acordó aprobar y haber visto con gusto las

La presidió el Alcalde Sr, Joy, y asis¬ tieron á ella, convocados por segunda vez, los Concejales Sres. Mora, Escalas, Pizá, Castañer, Frontera, Joy. Colom, Morell y Estades.
Fué leída y aprobada el acta de la an¬
terior sesión.

gestiones llevadas á cabo por la Comi¬ sión. aprobando desde luego la crea¬ ción de este centro de enseñanza bajo la
dirección de los hermanos de las escue¬
las cristianas; poniendo á su disposición la parte necesaria del ex-Convento de Franciscanos, á cuyo objeto se verifica¬

Se enteró la Corporación de una co¬ municación del Sr. Ingeniero Jefe de Obras públicas de la provincia autori¬ zando al Ayuntamiento para proceder á la expropiación de los edificios que lin¬ dan con la travesía por ésta población
de la carretera de Palma á Sóller, siem¬
pre que las nuevas fachadas de las casas en parte expropiadas á que se levanten como consecuencia de las expropiacio¬ nes, se sugeten así en sus nuevas ali¬
neaciones como en sus rasantes al pro¬
yecto de carretera aprobado por R. D. de
23 de Noviembre de 1887,

rán, en el mismo, las obras necesarias
para su conveniente habilitación.
Como consecuencia del ofrecimiento
del ex-Convento para el objeto que se ha expresado, se hace preciso trasladar de local la segunda escuela de niños de esta ciudad, y para ello, se acordó bus¬
car un locar suficiente capaz y que reú¬
na todos los requisitos legales, siguien¬ do la tramitación prevenida para reali¬
zar este traslado.
Prosiguiendo el Ayuntamiento los
estudios sobre la construcción del ferro¬
carril de Palma á Sóller, después d» lar¬

Se acordó verificar varios pagos.
Se aprobaron los traspasos de las se¬ pulturas números 419 y 420 del Cemen¬
terio católico á favor de D. Juan Pizá
Castañer.

ga y laboriosa discusión, acordó convo¬
car una reunión algo más amplia que la celebrada el día 27 de Septiembre último, en la cual á más de estar repre¬ sentadas todas las sociedades legalmen¬

También fueron aprobados los traspa¬ sos de las sepulturas del mismo cemen terio números 421 y 422 á favor de don Damián, D. Juan y D. Bartolomé Mayol Puig.
Pasando á tratar sobre la instalación

te constituidas en esta ciudad, tengan
representación la banca, la agricultura, la industria, el comercio y el elemento francés y americano, al objeto de nom¬ brar ya una Comisión organizadora, en¬ cargada de continuar los trabajos para

en el ex-convento de Franciscanos, de
una escuela mercantil y de segunda
enseñanza, el señor Estades en nombre
de la Comisión nombrada á este objeto, dió cuenta de las gestiones que habían practicado, manifestando que después de asiduos trabajos encaminados á con¬ seguir el fin indicado, la suerte les ha¬ bía proporcionado la ocasión de celebrar una entrevista con varios profesores,
miembros del Instituto de los hermanos

llegar al fin que se persigue. En virtud del expontáneo concurso
prestado por la Excma. Diputación pro¬ vincial, por el Excmo. Ayuntamiento de Palma, por la Cámara de Comercio, por la Junta de Agricultura, Industria y Cormercio, por la Sociedad de Amigos del pais y por la Camara Agrícola, para
la inclusión de nuestro ferrocarril en ei
grupo de los ferrocarriles secundarios de esta provincia, subvencionarlos por

de las escuelas cristianas que visitaban esta población, quienes después de oidos los deseos y propósitos que movían á la Comisión y visitado el local disponible del ex-convento, cuya situación y espa¬ ciosidad les había altamente satisfecho,

el Estado, la Corporación Municipal acórdo tributarles un expresivo y calu¬ roso voto de gracias, haciéndolo esten-
sivo á la prensa de Mallorca por su pa¬ triótica campaña á favor de dicha in¬
clusión.

habían manifestado por conducto del

No habiendo otros asuntos de que

hermano Lauvan, representante de di¬ tratar se levantó la sesión.

cho instituto en las Baleares (con quien

la Comisión ha celebrado ya, porterior-
mente diferentes entrevistas, que me¬

CULTOS SAGRADOS

diante varias modificaciones, fáciles de

hacer en el local referido y que no con¬

En la iglesia parroquial.—Al anochecer, se

sisten más que en hacer correr algunos tabiques y construir otros nuevos, para dar capacidad y aislar habitaciones; po¬

cantarán completas, en preparación á la fiesta del siguiente día.
Mañana domingo, día 6.—Se celebrará la

díamos contar para el día primero de fiesta de la Cofradía de las Almas, estable¬
Enero próximo, con un cuadro de profe¬ cida en esta parroquia. A las siete y media, sores suficientes para establecer una es¬ i habrá Misa de comunión para los cofrades.

cuela mercantil práctica, con enseñanza I A las nueve y media, se cantarán las horas

de lenguas vivas y un colegio de segun¬ menores y después la Misa mayor, en la que

da enseñanza domiciliaria; sin perjuicio pronunciará el panegírico el Rdo. Sr. Cura

de aumentar el persorral docente, á me¬ Arcipreste. A la tarde, después de vísperas y

completas, se celebrará el ejercicio mensual en obsequio del Sagrado Corazón de Jesús, con exposición del Santísimo Sacramento.
Martes, día 8.—A las siete, se cantará la Misa votiva en honor de la Concepción In¬ maculada de María, y á continuación tendrá
lugar el ejercicio mensual, dedicada al mismo
misterio.
En el oratorio del Hospital.—Mañana do¬
mingo, á las cinco y media de la noche, se dará principio al devoto quincenario, en ob¬ sequio de la Preciosa Sangre de Jesucristo, continuando en los días siguientes á la misma
hora.

Eegkíro Civil
Nacimientos.
Varones 3.—Hembras 4.—Total 7
Matrimonios
Dia 30 Octubre.—Raimundo Mayol Oli¬ ven, soltero, con Catalina M.a Marqués Trias,
soltera.
Dia 30.—Gaspar Coll Canals, viudo, con Antonia M.a Noguera Colom, viuda.
Dia 5 Noviembre.—Damian Arbona Bauza
soltero, Juana M.a Tous Frau, soltera.
Defunciones
Dia 30 Octubre.—Guillermo Marcús Ros-
selló, de 15 meses, calle de la Palma. Dia l.° Noviembre.—Miguel Rosselló La-
nuza, de 63 años, soltero, Manzana 54. Dia 2.—Francisco Estades Pastor, de 1
año, calle del Pastor. Día 3.—Sebastián Más Ferrá, de 3 años,
Manzana 38.
Dia 3.—Antonio Rufián Rufián, de 70 años, Casado, M.a 62.
Dia 4.—Francisco Colom Enseñat, de 64 años, casado, Manzana 15.

MOVIMIENTO DEL PUERTO
Embarcaciones fonoeadas
Día 30.—De Cette y Barcelona vapor Vi¬ lla de Sóller, de 190 ton., cap. D. Picornell, > con 18 mar. y efectos.
EMBARCACIONES DESPACHADAS
Día 2.—Para Barcelona, vapor Villa de Sóller, de 190 ton., cap. D. Picornell, con 15 mar. y efectos.

SUSCRIPCION
Con el fin de allegar recursos para las obras de reparación y ensanche de la iglesia parroquial.
Pesetas Cts.

limo. Sr. Obispo.

.

Rvdo. Cura párroco.

.

Magco. Ayuntamiento (en dos

partidas de 500 pesetas.) .
Eivda. Comunidad de esta pa¬

rroquia (en varias partidas).

M. I. Sr. D. José Oliver, Deán

(en varias cantidades) .
D Guillermo Colom Munta-

l.OOO'OO 1.000‘00
1.000‘00 1.500‘00
500‘00

ner (en cuatro partidas.) . 1.000 00

D. Miguel Arbona.

. 120'00

Suma.
(Continuará)

. 6.120‘00

SUSCRIPCIÓN MENSUAL

Pesetas Cts.

D. José Palón.

.

D.a Catalina Reines Albertí .

10‘00 2‘00

Suma. (Continuará)

.

12‘00

Plantel de algarro-
bos superiores, en macetas, apropiadas para el fácil trasporte.
Almacenes de los Sres. Alzamora her¬
manos, al lado de la estación del Ferro
carril.—PALMA.

(9) F©LLB®Í®
LA SORTIJA
guerte logre alguna mudanza favorable.
» Adiós, hermana mía; escríbeme con
frecuencia y no dudes del amor de tu
hermano. Fernando.»
Esta carta cambió el curso de los pen¬ samientos de Lucila.
Desistió por completo del propósito
de huir de la casa de su padre; pero es¬ to la abatió mucho, pues su espíritu era
muy débil para soportar las rudas prue¬ bas que parecía la esperaban.
Apagóse su viveza natural y la gra¬ ciosa petulancia que daba antes á sus
modales la certeza y el convencimiento
de su felicidad.
Sumergida en un abatimiento profun¬
do rehusaba salir de casa, ni aun para
ir ó misa, faltando así á la vez á los
preceptos de la religión y á las reglas
de la salud.
Ya no trataba ó su madrastra con ira
y con desprecio; pero oponía á sus man¬ datos la más triste y pasiva indiferencia.

La ociosidad la consumía, y Juanita,
cuyo carácter era frívolo y ligero, y cuya afición á las diversiones había cre¬
cido desde su casamiento, acabó por
olvidar á la pobre muchacha en medio de la vida agitada que llevaba con sus visitas, paseos y tertulias.
Sin embargo, en medio de su tristeza,
de su soledad, de su abandono, un pen¬
samiento consolador y dulce se desliza¬
ba en el alma de Lucila como un rayo
de sol en un cielo nebuloso y sombrío.
Pensaba en Enrique, el amigo de su hermano, al cual había parecido her¬
mosa.
Entonces se sonreía y se preguntaba
á sí misma:
—¿Por qué no seré yo buena, como me encarga Fernando?
¡Pero qué es ser buena, Dios mío!— añadía después con dolor.—¿Qué es ser buena, ni para qué debo serio si nadie,
nadie me lo ha de agradecer? Y Lucila volvía á su vida ociosa,
abandonada y estéril. Había olvidado hasta las labores de
aguja que había aprendido en el colegio, y ya no tenía gusto ni aun para leer.
Su belleza, lejos de extinguirse, se había, al parecer, sublimado, por decir¬ lo así. Sus mejillas estaban blancas co-

mo el mármol, sus ojos parecían mayo¬ res, había crecido su estatura y cada día
hallaba en ella Juanita encantos nuevos
que la hacían aborrecerla más, aunque su odio daba paso muy pronto en aquel corazón versátil á una profunda lástima.
Así pasó un año y durante él no sólo se gastaban el sueldo del coronel, sino que cada mes tenía que empeñarse por
una cantidad cada vez mayor.
Los gastos de Juanita eran cada día más y más cuantiosos; gustábale cuan¬ to veía en las demás, y su marido, que tan rígido había sido para la pobre Car¬ men, no sabía negar cosa alguna á su segunda esposa.
Juanita no sabía ó había olvidado el
coser, el bordary el cuidado de la casa, completamente abandonada á las cria¬ das; se levantaba muy tarde, pasaba la mañana en haeer ó recibir visitas, las tardes en pasear con sus amigas y las noches en los teatros y tertulias.
A pesar de su desaliento y tristeza, era Lucila la que algunos momentos del día se ocupaba en alguna labor, siem¬ pre casi siempre porque su madrastra la enviaba á decir que la compusiese ó variase de forma, ya un vestido, ya un canesú de encaje, ya, enfin, un prendido
de cabeza.

Luc ia había llegado ya á un estado

de pcüiva indiferencia; las exhortaciones

acer

e la conformidad que debía te¬

ner o a su suerte habían llegado á serle

odiosas, y no veía á ninguna de las po¬

cas amigas que antes había tenido.

En cuanto al coronel, su carácter se

hacía cada día más sombrío y taciturno;

veía la ruina de su casa sin poder hacer

nada para evitarla; los acreedores le aco¬

saban por todas partes, y ni podía salir

por no encontrarse con ellos, ni quedar¬

se porque no cesaban de ir á pedirle.

En tal estado llamó un día á su mujer

y le dijo que era preciso reducir los

gastos.

—¡Cómo!—exclamó Juanita—¡reducir

los gastos! ¡Yo no sé cómo puede ser
eso!

—Piénsalo—respondió D. Joaquín— porque tío hay más remedio que hacerlo; las salidas son mayores que los ingresos.
—Pero ¡Dios mío! ¿Qué quieres que haga? ¡No tenemos más que dos criadas!
—Es preciso despedir una.
—¿Y entonces quién coserá y cuidará de mis trajes?
—Tú misma,
—A mí me hace mucho daño la labor,
¡jamás me dejó mi papá coser! —Entonces que cosa Lucila,

—Tú se lo dirás, porque ya sabes que yo apenas la veo.
—Es necesario, además, suprimir al¬ gún plato en la mesa.
—¡Pero si no comemos más que la so¬ pa y tres entradas!
—Nos contentaremos con dos ó con
una; además, es preciso que despidas á la peinadora.
—¿Y quién me peinará?
—Tú.
—Yo no sé... siempre he tenido quien me peinara.
—Que te peine entonces Lucila; por último, es preciso que dejemos esta casa y que nos vayamos á vivir á otra que nos cueste una mitad de alquier.
—¿Pero dónde hemos de meter los muebles, y sobre todo, los de mi to¬
cador?
—La casa, aunque sea más barata, puede tener el mismo espacio que ésta;
todo consiste en el barrio.
—Y qué ¿nos iremos á un barrio soli¬
tario?
—Es preciso. —¡Dios mío; pero eso es una inhuma¬
nidad!—exclamó Juanita casi llorando
de enojo.—¡Mi papá siempre ha tenido su casa en un barrio concurrido y ela* gante!

SOLLER

Sección de Anuncios

II VILLA DE SOLLElt PASTA FOSFOREA

ISLEÑA MARITIMA

de

Compañía Mallorquína ele % apures

L. STEINER

4 sA
•••' '•’* • ;"*^.?3k-.ícáí:í£«jfSfe.>:
y fietTiiia

PARA DESTRUIR LAS RATAS Y RATONES
Se vende á 30 Cts. en la Far¬
macia de J. Torrens.—SÓLLER.
Hay un pico
para vender. En esta imprenta darán razón.
LA SOLLERENSE

DE
I®A Y VUELTA
ENTRE
ALICANTE - PALMA - MARSELLA - CETTE

Salidas de Sóller para Barcelona: los dias 10, 20 y último de cada mes Salidas de Barcelona para Oette: los dias 1, 11 y 21 de id. id, Salidas de Cette para Barcelona: los dias 5, 15 y 25 de id. id. Salidas de Barcelona para Sóller: los dias 6, 16 y 26 de id. id.
CONSIGNATARIOS:—EN SÓLLER.—D. Guillermo Bernat, calle del Príncipe n.° 24.—EN BARCELONA. — D. J. Roura, Paseo de la Aduana, 25.—EN.OETTE.—Colom fréres & J. Cantó, Quai Com¬ mandant Samary-5.
NOTA.—Siempre que el día de salida de Sóller y Cette para Bar¬ celona coincida en sábado de día festivo, retrasará el vapor su salida 24 horas. —La salida de dicho buque del puerto de Barcelona para el de Sóller, será en todos los viajes á las ocho y media de la noche.
¡¡ATENCION AGRICULTORES!!
Si queréis abonar vuestros campos, seguros de ob¬
tener resultados eficacísimos, emplead el

DE
JOSÉ COLL (MÍRE y PORT-BOU (Frontera franco-española)
Aduanas, transportes, comisión, consignación y tránsito
Agencia especial para el trasbordo y reexpedición de naranjas, frutas frescas y pescados.
•HA-
AGENCIA M. BERNAT Y C.MtÉ'20, PALMA
Fincas y casas de diferente importan¬ cia dando un rédito del dos y medio al seis por ciento anual. Las hay á la venta
en esta Agencia.

PALMA - ARGEL

Salidas de Alicante para Palma—Marsella—Cette. . . . Domingo" 12 mañana.

Salidas de Palma para Marsella —Cette,

Lunes 3 tarde. M

Salidas de Marsella para Cette

Miércoles noche. i

Salidas de Cette para Palma—Alicante

Jueves

noche.

Salidas de Palma para Alicante

Viernes 12 mañana.

Salidas de Palma para Argel. Salidas de Argel para Palma .

Jueves 4 tarde. Viernes 4 tarde.

Los señores pasajeros que en Francia tomen billete para la Arge¬ lia, Alicante ó Valencia via Palma, podrán permanecer en Palma to¬ dos los días que les convenga si bien combinando la salida con los
vapores correos de itinerario.

El rápido y acreditado vapor

A
( '’St CAPITÁN Mr. PRABES

que se expende en la acreditada droguería de
ARNALDO CASELLAS-traiA. ir

VINOS AL POR MAYOR
COMISIÓN Y AJUSTE

Saldrá de Palma para Argel, los miércoles á las 4 tarde, Id. id. id. para Marsella, los sábados á las 10 mañ.a

En este establecimiento encontrareis toda clase de
primeras materias para composición de abonos; sul¬ fatas y azufre gris Biauhaux puro; fuelles y aparatos para azufre; bombas y demás utensilios para pulve¬
rizar arboleda.
Instalaciones completas de cañerías para agua y gas. Fabricación de envases de hojalata para aceites, al¬ mendrón y toda clase de conservas.

JUAN ESTADAS

Precio pasajes 3.a 10 pesetas

miioiin y pimmot
TELÉFONO
(Ande)
DE

ig@i y algarrobas á 1 peseta les 100
DE MUELLE A MUELLE SIN MAS GASTOS

NOTA.—Después del 15 de Septiembre la salida para Marsella será á las 4 de la tarde.—Forfaits, con conocimientos directos, para puer¬ tos del Norte de Europa, Américas, Filipinas y otros.

ra más informes, á D. BENI

j, niiir i-

PEO!TITO», PIlFIOCléS ¥ lOOIOlU
¡¡No equivocarse, LUNA, 17—SÓLLER!!

(á) Serrié
LUNA, 6—SÓLLER
Ofrece á sus clientes y al público

NATALE SICCARDI
PINTOR-DECORADOR

II

sus varios artículos de obra de pal¬

Alumno áe la Eeal Academia de Bellas Artes en Torino

mas, pita, cáñamo y otros muchos

ti
DE LA CASA
ESCOFJBT, TIEJISSSA Y C.a de BARCELONA
Único representante en Sóller: Miguel Colom, ca¬
lle del Mar.

objetos de su ramo, que tiene en su
nuevo establecimiento.
Su mejor recomendación será, la superior calidad de todos sus artí¬ culos á precios los más económicos.
Se pasa á domicilio de quien lo solicite para alfombrar las habita¬

ESPECIALIDAD EN SALONES MODERNISTAS « * CARRUAJES Y MOBILIARIO DE LUJO
Trabajos en oro y plata sobre hierro, madera y cristales
Dibujos á frescos, fachadas, letreros, etc., etc.

SU wt
Comisión, — Representación, — Consignación, — Tránsito
Y PRECIOS ALZADOS PARA TODAS DESTINACIONES

ciones y demás trabajos del ramo.
UNO OLVIDAR AL ANTIGUO SERRIÉ!!
JOSE PONS

TRABAJOS A EMPRESA
PRESUPUESTOS Y PROYECTOS

Servicio especial para el transbordo y reexpedición de naranjas, frutas frescas y legumbres

Mué Yatlonale, CETTE

Lesa, 2—SéLlSE.
MANUEL SORIANO Y COMPAÑÍA

AGENTES DE ADUANAS
eisiill y P0ET-B0W (Frontera Franco-Española)
Corresponsales á GIVET, JEUIVIONT y ERQUELINNES (Frontera Franco-Belga)
TELEGRAMAS: Bauza Cerhére.—Bauz,á Port-Bou.

Trasbordos, consignación y tránsito, á precios moderados.
C1C1 DI | DIAOS
POR EL

MECÁNICOS ELECTRICISTAS
rolla General Española le Electricidad A. E. G.
BABCEEOST A

RAPIDEZ Y ECONOMÍA EN TODAS LAS OPERACIONES
PRIMERAS MATERIAS PARA ABONOS
mmm titmoei pasa tobos los mmwm

Vino Uranado Pépsico
de
J. TORRENS. Farmacéutico
El primero y único elaborado en esta forma en España, mucho más económico y de mejores resultados que sus similares del extranjero, está preparado con todo esmero por procedimientos científicos bien ex

INSTALACIONES completas de alumbrado eléctrico, transportes de fuerza, Reparaciones de dinamos, alternadores, transformadores, motores, ventiladores y toda clase de aparatos eléctricos, etc.
Instalaciones de luz eléctrica, timbres, teléfonos, pararrayos, etc.
Catálogos de material, Presupuestos y Proyectos gratis
Y TALLERES: falle ¿8 la Fábrica 1° 2b, lis, SANTA CATALINA,—PALMA

INSECTICIDAS Y PARASITICIDAS

perimentados y acreditado como un reconstituyente sobradamente

DIRIGIDA POR EL PROFESOR

REPRESENTACIÓN DE LAS MEJORES FÁBRICAS CONSTRUCTORES DE INSTRUMENTOS, PUVERIZADORFS Y MAQUINARIA AGRICOLA
GUANO ESPECIAL PARA NARANJOS; de CULI
deposito y REPRESENTACION BU SOLLER:
D. JOSE FORTEZA (bibí) Um. 24

enérgico para suprimir la elimina¬ ción del azúcar de glucosa en todas las personas afectadas de la enfer¬
medad denominada "diabetes.,,
DE "VENTA.:
En Barcelona, Sociedad Farmacéutica Española. —Farmacia del Dr. Pizá.—Palma, Centro Farma¬ céutico.—Farmacia de las Copinas.—Málaga, Far¬ macia del Dr. Pelaez y Bermudez.— Sóller, Far¬ macia de J. Torren».

D, SALVADOR ELIAS

Clases especiales para la enseñanza práctica y teórica de Mercantil Teneduría de Libros, reforma y adorno de letra, lo perteneciente al comercio, según las vigentes leyes.
Calle de la Luna, n.° 80

Cálculo y todo

SOLLER.—Imp. de «La Sin^eríSad»