AÜQ XIX.—2.a EPOCA.-MUM. m
AÜQ XIX.—2.a EPOCA.-MUM. m

SABADO 23 JOUO DE 1804

SEMANARIO INDEPENDIENTE

PUNTOS DE SUSCRIPCIÓN:
Sóller: Administración.
Francia: J. Marqués Arbona,—Rué Montmartre, 26, París. América: Sres. Marqués, Delgado y C.a—Arecibo—(Puer¬
to-Rico).

Fundador y Direetor-I*roptetarios
D. JUAN MARQUÉS ARBONA.

Kedactor en Jefes
D. DAMIAN MAYOL ALCOVER.

REDACCION Y ADMINISTRACION: Calla da San Bartolomé, n.° 17

—* SÓLLER (Baleares)

PRECIOS DE SUSCRIPCIÓN:

jPAG0 España:

0’50 pesetas al mes.)

Extranjero: 0’75 francos id. id.

\_\_\_ AA
adelantado.

vNúmero suelto OTO pesetas.—Id. atrasado 0’20 pesetas

La Redacción únicamente se hace solidaria de los escritos que se publiquen sin firma, seudónimo, inicial, ó signo determinado. De los que tal lleven, serán responsables sus autores.

DE REDACCIÓN
DIVAGACIONES
El sesudo periódico La Almudaina abrió lia tiempo un concurso para premiar el
mejor Estudio sobre él analfabetismo en Mallorca y manera de extinguirlo rápida¬
mente. A la invitación de dicho diario
han respondido algunos buenos mallor¬ quines, y sus escritos han aparecido sólo
con un lema en las columnas de La Al¬
mudaina, para que sus lectores emitieran
el fallo sobre el valor de los articulos
publicados, sin que existie'sen favoritis¬
mos.
El último aparecido, que lleva por lema Mallorca y que ha resultado ser de don Miguel Porcel, entraña, como los demás, verdadero interés, y llaman la atención del más escéptico los datos que el autor
ha sabido aducir á asunto tan delicado y
de tanta importancia para el porvenir de nuesta querida roqueta. Del estudio del
analfabetismo en Baleares copiaremos
algunos de dichos datos seguros de que
han de ser leídos y saboreados con gusto
por nuestros apreciables lectores; máxi¬ me ocupando Sóller en el terreno de la
instrucción el más brillante puesto entre
los demás pueblos de la isla, incluso la
capital. Vean sino lo que dice el articu¬
lista:
«Marcha al frente de la cultura en
la Balear mayor, el pueblo de Sóller, con solo el 52 por 100 de analfabetos, siendo la que menor proporción de ellos ofrece en toda la provincia. La siguen en la escala Eornalutx y Capdepera con el 60 por 100, y el cuarto puesto corres¬
ponde á Palma con el 62 por ciento de
ignorantes» «Los pueblos restantes tienen su por
ciento de analfabetos más elevado que la
capital, notándose más instrucción en
los de la montaña que en los del llano, dándose el caso de que entre la vía ferrea
y la bahía de Alcudia, y hácia la parte
miridional de la isla se extiendan dos
grandes manchones en que se ceba la ignorancia casi con igual intensidad que
en Ibiza, correspondiendo la máxima á San Juan, en cuya población se cuenta el 95 por 100 de analfabetos.»
Tengan en cuenta los lectores que la proporcionalidad del tanto por ciento de personas analfabetas está basada sobre la cifra total de población, en la cual entran niños y ancianos, tal vez en un 30 por 100, que por su edad tienen que ser lastre obligado en el número de los
no instruidos.
Continua el autor del estudio á que
nos referimos y dice: «Los datos apunta¬ dos delatan un estado lamentable de atraso en la población balear, pero al clasificar por sexos la masa ignorante, se observa otro hecho de grave trascen¬ dencia. La mayoría de analfabetos, en
proporción que puede considerarse como de 3 á 2 pertenecen al sexo femenino. Excepción hecha de Sóller y Binisalem en que el número de mujeres instruidas es superior al de varones, se encuentra en los demás pueblos una proporcionali¬ dad desastrosa, llegando el desnivel al
extremo de encontrarse solo una mujer instruida de cada doscientas en alguna comarca de Ibiza, y aún en Mallorca no
pasa del 10 por 100 en la mayoría de municipios el número de mujeres instrui¬ das, proporción hallada respecto á la población femenina.»
Basta ya de copiar párrafos de tan in¬ teresante artículo, y vamos ahora á tratar
de la cuestión en lo que ó nosotros atañe.
Sóller ocupa el más brillante puesto, según el estudio mencionado, y tiene un 10 por 100 de analfabetos menos que

Palma. El sexo femenino se halla aquí
instruido, mejor instruido que el sexo
fuerte, lo cual es, con Binisalem, una excepción. Todo esto es satisfactorio, consolador, y dá motivos á que nuestros corazones rebosen de alegría. Así nos sucede á nosotros; pero, con pena lo de¬ cimos, no quedamos del todo satisfechos.
Si damos una mirada retrospectiva, asoman en seguida á nuestra vista suce¬ sos impropios de una población civiliza¬
da. Los escándalos frente á la Casa de
la Villa y en la Sala Consistorial, á raiz del asunto del fielato del Puerto, y la
conducta reprochable de cierta parte del
vecindario contra la instalación del ser¬
vicio de coches fúnebres, cuyos solivian¬ tados ánimos eran, según versiones, alimentados por personas de saber y valer, constituyen una negra mancha en
nuestra historia de continuo progreso y
civilización. Si por otra parte miramos al presente, la deducción que del exámen
sacamos no es más consoladora. A me¬
nudo pueden verse por aquí espectáculos que gratuitamente nos ofrecen los jóve¬ nes de hoy, los padres de mañana, usan¬ do un lenguaje soez y sumamente molesto para los amantes de la cultura. Ya lo decía un querido amigo nuestro en una ocasión no lejana: «Nadie hay que no sea testigo de su desenfrenado libertina¬ je; de aquel raciocinio sin criterio, de aquellos criterios tan desquiciados sobre principios de religión y de ciencias; ha¬ blan solo para menospreciar su misma patria»... En vez de hablar dan muchas veces gritos desaforados, como si igno¬ raran que el grito es una revelación pa¬
tente de un estado de infantilismo...
Espectáculo nada edificante es también el que dan muchos jovenzuelos en las
veladas de los días festivos, en que las doncellas acuden á los paseos donde la
música nos deja oir sus armoniosos so¬ nes. Allí codazos á diestra y siniestra, palabras insolentes que hacen subir los
colores del rubor á la cara de toda per¬
sona bien educada, y otros actos nada cultos que igualmente molestan y aver¬
güenzan.
Las mujeres, sin embargo de su ins¬ trucción esmerada, toman también vela en todo asunto, ayudando á formar la bola de nieve, motivado por la envidia unas veces, por ignorancia otras, y por falta
de raciocinio las más, y vierten en mu¬
chas ocasiones el oprobio sobre la frente
de sus semejantes, siendo estos, la mar de las veces, inocentes de sus calumnias.
Entre el sexo débil hace verdaderos es¬
tragos el tan en boga y tan necesario «se
dice.»
Todo lo que acabamos de indicar exis¬ te entre nosotros, por desgracia. Necesa¬ rio se hace que todos procuremos que la cultura que se nos concede sea real, efectiva y no un tanto aparente como la que tenemos ahora. Es preciso que los padres en sus hogares y los maestros en las escuelas hagan conocer á la juventud, á ios hombres de mañana, cuales son sus deberes para con Dios, para consigo mis¬ mo y para con sus semejantes, verdadera base de la buena educación y de todo
progreso.
Una falta cometen los padres y apro¬
vecharemos ahora la ocasión para cen¬
surarla: la de enviar á sus hijos á lejanas tierras en una edad la más expuesta á que no sepan aplicar el freno á sus locas pasiones; «s esto á nuestro entender una temeridad grandísima. Haced que sean bien educados, procurad que su instruc¬ ción sea esmerada y en lo posible lo más ampliada, que tengan nociones de algún arte ú oficio, y luego, cuando posean uso claro' de su razón, que salgan en busca de un porvenir más dichoso ios que en él sueñan, que recorran ó residan en países

extranjeros, en fin, que trabajen y que luchen por la vida, que para ello hemos
venido al mundo. Si eso se hiciera mucho
habríamos ganado. Y por último procure el Ayuntamien¬
to, no que se mantenga como ahora sino que vaya en aumento la instrucción del vecindario. Para ello preciso se hace
el establecimiento de un centro docente
que reúna cuantas condiciones sean ne¬ cesarias y donde puedan ir á proseguir sus estudios los que poseen los de la primera enseñanza. Sóller lo necesita.
Hagamos todos en conclusión cuantos
sacrificios sean necesarios para que
pronto sea mucho menor el número de
los analfabetos, aunque mejor sería no los hubiera, y procuremos también todos que nuestra cultura sea en adelante más real y positiva que aparente. Así lo de¬
seamos nosotros en bien de nuestro
querido pueblo.
D. M. A.
Sección Literaria
MIRANDO AL, ALMA
I
Marcialón saltaba de contento, como
un bendito de Dios, cuando se detuvo el tren allá en el apeadero de los Tres Ra¬ males y pudo convencerse á ciencia cier¬ ta de que, en efecto, estaba en camino de Mataflor, su aldea querida, el pueblucho olvidado en el mundo, pueblucho de to¬ dos sus quereres más grandes.
Dos lagrimones se le salieron de los ojos y su mirada se volvió viva y alegre, animada, encendida por la dinamo de las grandes satisfacciones, que es una mᬠquina dorada que funciona contadas ve¬
ces en la vida.
¡Mataflor!—Allá está la torre, con su veleta rota y su crucecita de hierro, que con los brazos abiertos parece que quie¬ re acariciar, para no dejarle escapar ya nunca, á Marcialón el dependiente.
Echó á correr con cuanta fuerza de
impulsión le permitían sus pulmones ga¬ ñotes y atléticos de mozo cruo, y, descan¬ sando á ratos y á trechos deteniéndose para beber en alguno de los muchos manantiales que tenía la montaña, llegó
al cabo, á las dos horas, á la aldea, cho¬
rreando sudor, gozoso y feliz. ¡Padre!... ¡Marcial!... —¡Si es el hijo, válgame la Virgen del
Carmen!
Y como una jauría de almas y amores, los padres de Marcialón corrieron hacia
su encuentro con los brazos extendidos
como aspas, escoltados por las hermanas, los vecinos, por media aldea de Mata-
flor.
Los abrazos dicho se está que fueron primero mudos, estrepitosos luego y aplastantes después..
¿Cómo en Mataflor? ¡Que vengo con licencia para ver á la
madre!
II
La llegada de Marcialón á Mataflor
fué el más saliente acontecimiento de la
temporada. No sólo en la aldea, en el importante
y cercano pueblo de Villafresca, en to¬ dos los caseríos agrícolas de los alrede¬ dores, en todas las haciendas del término en donde vivía una moza, hizo sensación la llegada del madrileño, como le llama¬ ban ya de «alias,» aunque tuviese de madrileño lo que de inglés.
Y una oleada sorda de recelos se le¬
vantó en su derredor, motivada por las en vi dias y rencores de los otros mozos, que advertían que sus mozas hablaban
de Marcialón cuando venía á cuento, sin
poder contener el entusiasmo. Esto no quita para que ei pobre chico
se metiese con nadie. Ni le «tiraban» las

mozas, porque él ya tenía en Madrid á

»He cortado con mano cuidadosa

su modistita de su alma, á quien quería Esos cabellos blancos que te envío;

con todo el espíritu, ni le hubiera pare¬ Son las primeras nieves de una rosa
cido noble ni digno ir al pueblo de sus 1 Que imaginabas llena de rocío.

amores á sembrar dolor.
—¡Eso sí que no!

»Tá me has dicho: «De todos tus hechizos
»Lo que más me cautiva y enajena,

III

»Es la negra cascada de tus rizos

Pero los mozos de Villafresca, pueblo »Cayendo en torno de tu faz morena.»

importante circunvecino, no transigie¬ ron con la llegada triunfal de Marcialón
el comerciante; contaban con ínsulas y con fueros,—para eso tenían botica y

»Y yo, que aprendo todo lo que dices, Puesto que me haces tan feliz con ello, He pasado mis horas más felices
Mirando cuán rizado es mi cabello.

tenían café,—y por lo mismo, considera¬ ban intolerable que un humilde aldeano de Mataflor diera que hablar así.
—¡Esto ya no pué ser!—dijo Bastián, el mozo más valiente y más favorecido

« Mas hoy no elevo dolorosa queja, Porque de tí no temo desengaños; Mis canas te dirán que ya está vieja Una mujer que cuenta veintiún años.

por las mozuelas de Villafresca y de Ma¬
taflor.
Y solo y templado, se fué á esperar
una noche á Marcialón.
—Oye, Marcial.

»¿Serán para tu amor mis canas nieve?
Ni á suponerlo en mis delirios llego.
¿Quién á negarme sin piedad se atreye Qué es una nieve que brotó del fuego?

—Bastián, Dios guarde. —Vengo á contarte cuatro cositas... —¡Cómo! ¿enfadado? —¿Y cómo no? —A ver, explica, que si es tan grave,

»¿Lo niegan los principios de la ciencia Y una antítesis loca te parece? Pues es una verdad de la experiencia:
Cabeza que se quema se emblanquece.

yo no rehuyo nunca las broncas, si son »Amar con fuego y existir sin calma;

de honor.

Soñar sin esperanza de ventura;

—Na, que la Carmen, mi prometida, Dar todo el corazón, dar toda el alma desde que has venido, me da de lao,... En un amar que es germen de amargura;

porque tienes aire de señorito... —Mándala enhoramala, es lo que te
aconsejo, y dame las gracias por haberte evitado ser infeliz. La mujer que se pre¬ cia de formas y no mira al alma, no es

»Buscar la dicha llena de tristeza, Sin dejar que sea tuya el hado impío, Llena de blancas hebras mi cabeza,
Y trae una vejez: la del hastío.

«pa mujer». Oye, Bastián; mi modistita
la de Madrid, fué un día acosada/honra¬
damente, para casarse, por un marqués. Y hoy me dice alegre, cuando le hablo de! pretendiente, por casualidad:

«Enemiga de necias presunciones, Cada cana que brota me la arranco; Y aunque empañe tus gratas ilusiones, Te mando, ya lo ves, un rizo blanco.

—¡Vale más el alma de mi Marcialón!
Bastián le dió la mano.
—Gracias, Marcial.

»¿Lo guardarás? Es prenda de alta estima
Y es volcán este amor á que me entrego; Tiene el volcán sus nieves en la cima,

IV

Pero circula en sus entrañas fuego.»-

...Se va el tren. En el apeadero de Los Tres Ramales están los padres, los her¬ manos de Marcialón, quien cumplida su
licencia se vuelve á Madrid.
Allí tiene un comercio que le hará hombre, que le hará rico.
Y una novia que le hará feliz...
Francisco de la Escalera.
NIEVE DE ESTIO
Como la historia del amor me aparta De las sombras que empañan mi fortuna, Yo de esa historia recogí esta carta Que he leído á los rayos de la luna:
«Yo soy una mujer muy caprichosa, Y que me juzgue á tu conciencia dejo; Para poder saber si estoy hermosa Recurro á la franqueza de mi espejo.
»Hoy, después que te vi por la mañana, Al consultar mi espejo alegremente, Como un hilo de plata, vi una cana
Perdida entre los rizos de mi frente.
»Abrí para arrancarla mis cabellos Sintiendo en mi alma dolorosas luchas, ¡Y cual fué mi sorpresa al ver en ellos
Esa cana crecer con otras muchas! v

Juan de Dios Pez a.
¡PUJANT!
Estima ’ns podem sens por puig ja hem vensut els obstacles; aném donchs, lo meu amor, aném al bosch á estimanse;
quantja hi serém, ubriagats
ab nostra ditxa tan gaya,
ja ben llnny de la ciutat qu’ entristeix las nostras ánimas,
fruhirém á pulmons plens d' aquell8 pins 1’ ardenta flayra refugint tot sufriment per la gent de térra baixa;
y quant encesos, á dalt ja siguém de las montanyas, juntats nostres pits aymants
ardents d’ amor al besanse
¡dona meva, qu’ en veurém de cors migrats per la plana!... no han volgut qu’ ens estimém y hem fugit de térra baixa.
Aném corrents tot cantant
qu’ ens rebrán també ab cantadas-.
Serán els nostres companys
els rossinyols y ’ls seus arbres.
Pkre Roca Forgást»

»¿Por qué se pone mi cabello cano? ¿Por qué está mi cabeza envejecida? ¿Por qué cubro mis flores tan temprano Con las primeras nieves de la vida?
»No lo sé. Yo soy tuya, yo te adoro Con fe sagrada, con el alma entera, Pero sin esperanza sufro y lloro: ¿Tiene también el llanto primavera?
»Cada noche soñando un nuevo encanto,
Vuelvo á la realidad desesperada; Soy joven, es verdad, más sufro tanto Que siento ya mi juventud cansada.
»Cuando pienso en lo mucho que te quiero Y llego á imaginar que no me quieres, Tiemblo de celos y de orgullo muero; Perdóname, así somos las mujeres.

PENSAMIENTOS
El amor mira con unos anteojos que hacen parecer oro al cobre, á la pobreza riqueza y á las légañas perlas.—Cer¬
vantes.
En nuestra juventud, vivimos para atriar; en edad más avanzada, amarnos para vi vi r.—Saint-Evremond.
La locura de un hombre vale más que
la sabiduría de una mujer .—Salomón. La coquetería es un lazo que la vanU
dad de las mujeres tiende á la vanidad
de los hombres.—Bruis.
■ «wyt «eW-i-r —r~

S OLL ER

Tribuna pública
Si jé formal al autor
Ya voy viendo, señor autor de «habla* 'Murías», que se tne hace imposible el con¬
tinuar . escribiendo artículos contra los
artículos de V. En primer lugar, porque
yo no debo servir de ocasión á que se multipliquen y se lean unos artículos que yo no vacilo en calificar de peste
contagiosa en el órden literario, pues que se ha dado ya el caso de que perso¬ gas dotadas de buen sentido, bajo este punto de vista y que al principio -se escandalizaron y se rieron al leer y al oir por primera vez expresiones co¬ mo estas: «sea cual se fuere», «por cual causa» que Y. se-sacó de su mollera ó mejor dicho de su ignorancia, han Ile. gado hoy, á fuerza de oirlas censurar, á jíq sentir por ellas la aversión primitiva \_y aún á correr riesgo de emplearlas, si si caso se presentare. Por esto doy yo á ■sus artículos el nombre de peste conta¬ giosa; por esto me considero en cierto modo en el deber de no prestarme á ser¬ vir de ocasión á semejantes artículos. En segundo lugar me temo no hubiera quien se burlara ele mí al ver que me empeñé en sério combate con un fautasana; pues en algo se parecen los artículos de Y. á un fantasma, ul cual, á pesar de que se descarguen contra él fuertes man¬ dobles, ni se le hiere ni mucho menos se le rinde. No atribuya V., señor arti¬ culista, á fortaleza el que no se le rinda; utribúyalo más bien á lo que yo le digo, esto es: á tener algo de común con los fantasmas. Pues, de ser V. un hombre
juicioso como los demás, debía Y. resen¬ tirse de la fundada censura que en pú¬ blico se le dirigió por su omisión, im¬ perdonable en un maestro, de los signos ortográficos y por la incorrección en su lenguaje.
Cuando menos, se le puede llamar á Y. recalcitrante y empedernido, pues que, si mal desempeñó V. su papel de .articulista hasta que hubo quien le llamó á Y. al órden, peor, si cube, lo desempeña V. en su artículo «habladu¬ rías». Como que á mí mé gustan pruebas y nó afirmaciones gratuitas, como V. sa¬ be darlas tan campante, un solo párrafo
de su artículo «habladurías» me será
.más que de sobra para darlas suficientes de que V. está empedernido en sus im¬ perdonables y deshonrosos errores.
Me permita V., señor articulista, y que me permitan los lectores el trasladarlo hasta el primer punto. Dice así: «Si has tenido, lector, la paciencia de leer el ar¬ tículo, ó lo que sea, etc. no te alarmes, ni temas que. al tratar ahora de él, vaya á emplear tres ó cuatro columnas para
censurar si han de llevar acento ó no las
mil y uua palabras que carecen de este signo, si sucede otro tanto con los pun¬ tos y con las comas y otras nimiedades por el estilo, en las que si te has fijado,
habrá sido por encontrarlas precisamen¬ te en un escrito, que las combate con saña digna de causa más elevada.»
Confuso escritor de mal zurcidos artí¬
culos, ¿no echa V. de ver que, atendiendo
al modo como V. embrolla estos térmi¬ nos: «si lian de llevar acento ó nó las
mil y una palabras que carecen de este signo», no se sabe si estas «mil y una palabras que carecen de este signo» son
de su articulo ó del mío? ¿Ni para ex¬
presarse claramente tiene V. habilidad? Si estas mil y una palabras pertenecen á mi articulo, procedía que V. probara su alerto, como yo lo he hecho al tratar de
los de V. Pero, si V. no se sintió con
«niiuo para demostrarlo aquel día, y hoy se siente capaz de demostrarlo, ven¬ gan hoy las pruebas y las veremos.
Pero señor articulista de los embrollos,
ahora viene lo gordo; otro meollo, como
podríamos decir, pues parece que cada
articulo de V. tiene el suyo peculiar.
A vosotros, lectores, os prevengo que
no os riáis, por más que lo que váis á leer tenga algo de que reirse; me parece que la cosa es pura ser tomada en serio. Dice el articulista: «que no va áemplear tres ó cuatro columnas para censurar si
han de llevar acento ó nó las mil y una
palabras que carecen de este signo; si sucede otro tanto, (es decir, lectores, si han de llevar acento ó nó) con los puntos y las comas.» Lectores de las más grandes tragaderas; ¿qué hacéis, si
no os santiguáis al leer cosa tan estu¬
penda? ¿Si hau de llevar acento los pun¬ tos y las comas? Articulista de los mii y
un embrollos, cou los signos ortográfi¬
cos ya establecidos, yo ya no pedia salir a fiut.c y Y. iba chapucean:1o á cada pat-o/úe manera q.ue yo temía no aca¬

bara Y. por ahogarse, y ¿aún se atreve á aumentar su número y á introducir puntos y comas con acento? ¡Qué picara invención! ¿Quién va á explicarnos el uso de estos nuevos signos? Desde hoy voy viendo que Y. es necesario en
Sóllér.
Señor articulista, si Y. no estaba bien de ¡a cabeza cuando dió principio á este artículo, ¿.porqué no se detuvo Y. y lo
reservó para ocasión más propicia? ¿Ó es
que los que le ayudaron á V. á zurcirlo
le trastornaron la cabeza? Pues, ó Y. ya la tenía así, ú otros se la trastornaron.
Y para que articulista y lectores.reconozcan en el párrafo ya indicado los efectos de un trastorno mental, que tengan en cuenta que el articulista, á eso de pun¬ tuar y poner las comas, Jo tiene por ni¬ miedades. ¡nimiedades! y que acaba por embrollar de tal manera ios conceptos
que se atreve á imputarme á mi lo que yo nunca he pensado, es decir: que yo combato esas nimiedades; imputación contra la cual yo protesto con todas mis
fuerzas. Mis dos artículos precedentes
dicen muy claro si yo combato eso que el articulista tiene por nimiedades, ó si yo combato á los articulistas que á lo dicho tienen por nimiedades. Lectores, ¿qué haríais, si alguien os dijera que el continente europeo es una nimiedad? Le miraríais de pies á cabeza y le desprecia¬ ríais como á nécio; así entiendo yo que
obraríais.
Ya es hora, pero, tratemos de obligar al articulista á que hable con reflexión y á que dé á las palabras que emplea el valor que en si mismas tienen.
Se ha desatado el autor de «habladu¬
rías» en una serie de afirmaciones gra¬ tuitas, es decir, ha afirmado, sin decir y
quizás sin saber el porqué: «que en mi primer artículo hay mil y una palabras que no llevan acento, y que lo debían llevar», también ha dicho que no quería detenerse en relatar las letras y palabrasenteras que sobran, faltan ó están mal empleadas, y que en las líneas cuarta y última de la primera columna se ven
casos.
Sigue diciendo «que no ha querido perder tiempo en tarea tan inocente, ex¬ cesiva, monótona y de poco provecho y que, aún cuando lo hubiera hecho, no
hubiera dado á los lectores la lata de
enumerar la infinidad de equivocaciones,
distracciones, erratas, errores ó lo que
sean que el lector, lo mismo que él, habrá visto y comentado.»
Ya más. eso es mucho afirmar; más diré, eso es hablar á lo ganso, pues que los gansos tampoco dan la razón de lo
que vocean.
Me propongo pues, señor autor de «ha¬
bladurías», reducir á V. al extremo de pa¬
sar ante el público por un charlatán que habla por que sí, porque tiene lengua y porque nunca faltan ideas destornilladas
á su más destornillado entendimiento, ó
á que pruebe de una manera concreta y con pruebas razonadasy convincentes, como yo lo he hecho respecto de sus artículos, no ya esa infinidad de equivo¬ caciones, distracciones, etc. y esas pala¬ bras enteras que sobran, faltan ó están mal empleadas, sino que en mi artículo haya una sola docena de todo eso que V. tanto cacarea. Y, para obligarle á
V. á uno de estos dos extremos indica¬
dos, le reto á V. á que convenga conmi¬ go en hacer una apuesta.
Facultado está ya el Redactor en jefe de este semanario para aceptársela á V. en la cantidad que piense poder ganar, ó muga V. el valor de arriesgar. Debe¬
remos atenernos al fallo de dos ó tres
personas de reconocida pericia en la
materia.
Si V. escurre el bulto y no se aviene á pasar por uno de estos dos extremos propuestos, cuente que. á mi entender, ha de quedar V. muy mal parado ante cuantos han leído los artículos que V. y yo hemos dado á la publicidad.
Cuente Y. también (y en eso ganará Y.) que \\o le he de dejar como á incapaz de tratar juiciosamente un asunto, pero no pierda V. de vista el concepto que so merecería ante un pueblo que ya empie¬
za á conocer sus habilidades.
Sospecho que bien podría ser este el último artículo que yo escriba sobre nuestro asunto, objeto de nuestra con¬ troversia; por esto, á título de despedida me permita Y. unas pocas pregmutas.
¿Me ha considerado V. como discípulo suyo al proponerme que le tradujera sus
versos escritos en francés?
Yo mismo creo que nó, pero asimismo tengo que. añadir que si yo pensara bus¬ carme uu profesor de francés, me lo buscaría más inteligente que V. en la materia, á no ser que me diera la humo¬ rada do ponerle á V. á menudo en alguu aprieto con mis preguntas y observacio¬ nes. Ya adivino lo que se.propuso V. con esto. Intentó prepararme mi lazo. ¡Tou-

tillo que es V.! El cogido va á ser Y.; y sino oiga. En primer lugar, (demostrán¬ dose ridículo una vez más.) porque á mi me gustan los puntos y las comas (cuando se emplean bien, por supuesto)
me escribe V. unos versos. Este sil modo
de discurrir no necesita comentarios, por
esto yo prescindo de hacerlos.. Además, digo que Y. no es poeta, si acaso pre¬ tendiera serlo, porque no posee la belle¬ za del lenguaje que es el indispensable ropaje con que se adorna la hermosa poesía. Pero ni versificador es V., como lo prueba basta la evidencia el caso de hacer rimar por consonancia blagués con gais, esto es, un acento agudo con un acento abierto. Como yo sé que Y. no se para en esas nimiedades, he querido ha¬ cerle notar á V. ese tropezón, para que, siquiera una vez, se diera cuenta de que
eso de acentos no son nimiedades. Eso
se lo dice uno que no conoce á fondo la lengua francesa, como V. se lo concede
con mal disfrazada intención.
Otra pregunta señor articulista. ¿A ver si le gustan las pregunta y respuesta que siguen?
¿Qué son melocotones? Concedido. Yo creo que Y. no las aprueba. Tam¬ poco podemos aprobar nosotros, en la forma que V. las presenta, la pregunta y respuesta siguientes: ¿Que es modes¬
tia? Concedido.
Otra pregunta aún. A ver si sabrá Y. decir porque, al escribir lengua france¬ sa, V. escribe Francesa con letra mayús¬ cula. Si lo sabe, que nos los diga en
otros artículos, á los cuales yo no cuen¬
to contestar.
Ultima pregunta. ¿Está V. hoy, señor
articulista, tan contento como manifestó
estarlo el primer sábado en que apareció en el Sóller la primera contestación á
sus articuló;-? Y. no habrá olvidado que
demostró estarlo mucho, Y. esperaría entrar en una lid en que la estrepitosa
derrota de su adversario le sirviera de
bombo para atraerse las miradas de este pueblo y reclutar hijos inocentes de pa¬ dres amantes del ruido que vinieran á oir de sus lábios l&s lecciones de que V. se considera depósito henchido é inago¬ table. Ufano y engreído, V. no contaba con que una pluma, nada diestra para escribir un artículo, podía hacer bambo¬
lear á ese coloso.
Aprenda Y. pues, y no nos ultraje con su petulancia. En Sóller hay quien sabe salir por su honor, cuando hay quien trata de abusar de su buena fé.
Señor articulista, dé V. muchos recados
á aquellos sus amigos que, antes de po¬ der conocer las habilidades de Y. quisie¬ ron recabar del Ayuntamiento de esta localidad una subvención para fomentar la enseñanza en Sóller, asegurando á esta población un maestro de la talla de V. Yo. por mi parte, me cuido de felici¬ tar á aquellos del mismo Ayuntamiento que, bastante más juiciosos, quisieron antes conocer el paño. Ahora es tiempo de pedir una subvención. Sea como fue¬
re, V. tiene derecho á vivir, y en eso yo no le he de molestar.
Un amante de las letras.
S’ article segou (le
"La Protectora le la caza”
S’article 22 de sa lley de cassa priva es cassar de nit, s’higiene lien reprova y els animáis heu han de menester, si no voleen que se perde sa mea; per aixó uoltros moa hem com p rom esos á no cassar mes que de día; sol alt.
Noltros trobarn qu’els animáis tenen ya prou y massa que fer per salvar sa seua pell des caixals ele ses cuses, ses tingles de ses fu res y es ploin de ses escopetas, de día, per no deixarlos ai menos sa nit per pasturar y anar de ses
seuas.
Es con i sabein qn’es un animal sedeutari, es dir, que no sol correr tnolt, neix, sa cría y el matan casi sempre á u’es mateix lloch; sois cuant es menjá li manca ó cuant vé es moment d’ajermanarsé s’alluña un poc des scu cau, de modo que hei lia prou temps de día per cassatdó; basta sabrer ahont es per posarlí sas mans detnuut; eu-haverló vist una vegada, es bó de trobar, perque
no s’alluña des seu revelet.
De día surt á pasturar, pero sempre té ses oroyas tirelas y ets uys hen oberts y á sa menor renou, á lies mes petit bulto que veja qui no li agrat, cametas ami¬
gas cap á n’es cau, y aixó fa que mai-
demeut el eassin cada día pót lograr s’ escaparsé mes ó menos temps. perque á u’es cap y la íi un día ó s’altre ses cu¬
ses li saltan á bordo ó sa fura el treu de
dins es cau y bona nit pastora. De modo que cassant de día s’en des-
troheixen molt menos de conís y per lo

mateix n’ hi ha mes y es cassadors en trobarían mes arreu, y com sempre n’ hi ha de descuidáis, es cassador estaría segú de devertirsé trobantné molts y segú de dursen cualcun á caseua.
Sa cassa de nit al contrari es molt

injusta; antihigiénica y perillosa y cap mica alegre; cuant s’animal surt á pas¬
turar, cuant tot descansa, cuant sa mon¬ taña sois deixa sentir sa renou des vent

y es plá sa de ses fuyas qui cauen, un homo qui se din cassador parteix de
caseua, sa fura á n’es coll, senderas á sa

cintura y ses cuses eneobladas, amb un

fret qui pela y sensa sebrer lo qui ven¬

drá mes tari, cap á sa montaña, com un

traidor, qui va á esperar un inimich de-

rrera un cantó perque no te coratje d’ ata-

carló cara á cara; amolla y venga correr

per mals llocs, botant marjes, mitx á las

foscas, eufangantsé á cada pasa, treva-

laut aquí y redolant mes eríllá s’asseu

per escoltar ses cusas que no veu, una

ha trobat un coní y nyp, niap ¡are! diu

éll, s’acheca d’ un brinco, aplega es pa-

nerét qu’ havíe posat en térra y j’ as per-

tit correes, aqui caig, aqui m’achech

cap á ses cusas; mentres taut ets agla-

pits paran y ja teni.m es cassador emper-

ternat sensa sebre si i’han perdut ó l’ha

eneonat, ni ahont sa troban y aqui co-

mensan ses bonas ¡uy Sirena! ¡Dassel

Dalia! y fosca y mes fosca y cuatre go¬

tas que comensan á caurer, venga cercar

una soca ó cove ahont abrigarsé perque

no sempre troba porches per esbocarlos

sa porta y entra dedins; aixo es un gust,

aigo del cel, un fret qui pela, es peas

bañats y qualque tosinada qui canta es

credo, y ses cusas qui no donan señal

de vida. ¿Qu’hei trobau á n’aquest cua¬

dro? Aixó es un divertiment sá, higienic

y alegre.

Es chubasco es passat, ses cusas' han

encauat y diuen ó ifies cau de lo milló,

ala idó prengem ets atapius y cap á ell,

peró es lluñet; justament han encauat

demunt un pujol y com s’auba no romp

encara no s’hi veu gota. Venga pujá un

marje y un altre, saltá una bardica qui

vos deixa uu recuerdo en forma de púa

dius una anca; travesá un torrentó qui

comenea á correr, afarrat per sas rocas

qui de tant en cuant s’amollan amb pe¬

rfil de durlosén cap avall. Arriba á n’es

cau, venga posá senderas y tapar bui-

dadós,
.

tren sa fura des

parieret,

li

posa

es cascavell y... silecci, es co li batega,

es segundos li pareixen horas, sois sent

ets alens de ses cusas ajupidas á nres

seu costat, sa fura ha trescat tot es cau y

no ha trobat res, ¿com volíeu que trobás

si cuatre pasas raes lluny hei ha un

buidadó, es coní es pertit sensa avisar,

y el pobre cassador cul batut cara ale¬

gre s’en torna á caseua amb sas mans

buydas-.
Aixó es una cassada de nit. De día

pasa tot lo contrari, després d’ haver barenat partiu en s’ hivern ben abrigadét cap á sa montaña veis ses cusas y les dirigíu pes llocs qui vos pareixen mes agrés, una en troba un, dona un ge mee, vos g-irau y veis es coní qui corra devant, devant y sa cusa afuada derrera ell, alió es hermós, sol alt qui vos treu es fret, aire pur qui vos umpl es pultnons de vida y salut, llura per tot. es día qui vé, un bon punt de vista y una cusa qui dona cassa á un coní los veis correr y si 1’encava hei anau tranquilamont á aturarlo, tapau tots es forats y si brulla teniu es gust de veuierli donar
un altre encals.

Aixó es cassar d’ un modo agradable, aixó es devertirsé sensa perfil y disfruté. Pasan es temps que teniu gust, agafan alguns conis y abans de que sa nit vo3 aplec vos ne tornau cap á ca vostra contení y dispost per una altre vegada.

Un socio.

I■

—

IR POR LANA....

Jamás tuve la vanidad de creer que
mi modo de pensar careciera de errores, ni que mi expresión estuviera exenta de defectos. Respecto ó lo primero., ya al principio del artículo «La verdadera sabiduría» hice la oportuna salvedad di¬ ciendo «que no son siempre iguales los
pareceres, por que se suelen mirar las cosas á través de distinto prisma». Con¬ vencido, pues, como estoy, de uo tener la exclusiva en estos apuntos, me resig¬ naría, mejor, agradecería que un critico
severo, peto competente, me indicase las faltas que cometiera, para corregir¬ las en la medida que mis facultades me lo permitiesen. Por lo tanto, hubiera
acatado el juicio que del citado artículo hace. Un amante de las letras, si este
criticón, al empuñar el lápiz rojo, con más palabrería que sensatez, no culpara al escritor de faltas que, únicamente., la malicia ó ligereza, pueden imputarle, y

diera á las mismas una importancia taR
exagerada como falta de fundamento. Aún á pesar de todo lo dicho, no hu¬
biera dado á su crítica la importancia de la réplica, si el autor no se hubiera hecho: primero, sospechoso de faltas se¬ mejantes y mayores, y después, con la publicación de la nota de erratas que sigue á la segunda parte de su trabajo «A todos los que sepan leer», reo confe¬ so, por deducción, de las que en la pri¬ mera parte de aquel escrito quedaron.
Mas no para aquí: puesto á censurar, nada perdona su pluma destructora: la
lógica, la moral, la política, la agricul¬ tura; todo lo combate. A ciegas, arreme¬ tiendo furioso á diestro y siniestro con¬
tra cuanto existe, ó cree que existe, en mi citado artículo, no advierte que, por falta de aptitud y habilidad, con su mis¬ ma arma se hiere lamentablemente.

Yendado con la de Cupido, se com¬
prenden sus frecuentes caídas, de todas las cuales me ocuparía si no fueran tan¬ tas; proponiéndome tratar solamente, y aun así con la brevedad posible, de las
dos ó tres más considerables sufridas

por el enamorado de las letras, cuando él se creía andar sobre el piso más firme y libre de peligros.
En la segunda parte de su expresado escrito, la emprende con la definición
que hice de la, sabiduría, diciendo «que es la supremacia del saber humano», y véase á qué consecuencias tan absurdas le conduce su sofística argumentación. Según él, tomando la palabra suprema¬ cía en su sentido más riguroso, no ha¬ bría en el mundo más que un sabio; pero dándole el más lato, lo serían to¬ dos. Más claro: que si por sabiduría se entiende, el conjunto de todos los cono¬ cimientos de la especie humana, como
éstos no los reuniría en sí nadie, á no
ser Un amante de las letras, éste se¬
ría el único sabio. Y si, por el contrario, se le da á dicha palabra «la extensión
más lata» en el orden de conocimientos

que se quiera, (estas sou sus palabras) y además (esto no lo dice, pero lo hace) ei

capricho del Fiscal de la razón, como él

mismo se titula, elimina del enunciado

el complemento «humano», que aquí es

equivalente á toda la especie, y lo subs¬

tituye por un grupo de hombres; como

entonces se tendría por sabiduría: el

conjunto de conocimientos en cualquier

ramo del saber de un grupo cualquiera de

personas, entonces, serían sabios todos

los hombres y mujeres (hay que hablar

con precisión) menos uno, en el caso más

desfavorable. Sí que es dar lata extenso.\\

á las palabras.

Este era el dilema aplastante; el golpe

de gracia

si el escamoteo no hubiera

sido descubierto.

Después, al intentar refutar la afirma¬ ción de que la verdadera sabiduría es la
dirigida al bien, da otro batacazo feno¬
menal, ¡Dos batacazos por dos ejem¬ plos!
De tener razón el Fiscal de la ídem,
habría que creer que la verdadera sabi¬ duría, la buena, no tiene sentido moral; ó. lo que.es peor, que puede dirigirse ai mal. Como único comentario, consigna¬ ré aquí la opinión en esta materia de Salomón, quien dijo: La verdadera sa¬
biduría consiste en el temor de Dios.

¿Por qué se lamentará el sabio enciclo¬ pedista de que haya escritores malos que se metan en lo que no entienden? ¡Ah! ya lo sé. Por dar á comprender que cuan
do él se mete en todo es porque lo sabe todo. Por eso; por meterse eu todo y que¬ rer ridiculizarlo todo, da un tropezón por cada paso. La toma con el vocabula¬ rio del artículo que censura, y lo declara de texto para los anarquistas; aunque haciendo la justicia (¡!) de no darme esa calificación por serle conocida mi probi¬ dad. Gracias y que dispense que. de un enmascarado no pueda decirse otro tan¬ to. Pudiera uno equivocarse. ¿No sientestodavía, lector, el estruendo del golpe?
Se lo ha dado contra la probidad y anarquía por juzgarlas incompatibles,
el Fiscal de la razón.
¡Lástima que no lo sea del Tribunal
Supremo de Justicia, para que acabarade una vez con esas gentes enemigas de «los poderosos y de los reyes»!
Lo demás de su trabajo, disparates
aparte, es pura charla; ¿quién dijo char¬ latán? y la única agudeza es la termina¬ ción, que acaba en punta.
Ahora cabe preguntar: ¿.¡Hiede recono¬ cérsele competencia al censor que, en gramática, desconoce lo más elemental;
en historia compara á un maestro do escuela cou Mecenas; en lógica, discurre tan torpemente como arriba se ha visto,
y en fin, eu política y en todo lo que. tra¬ ta cornete yerros de tal tamañoqueásnstan al más ignorante?

Constantino Buades Director déla Academia Mercantil Hispano-Francesa?

«kit*

SÓLLER

Crónica Local

Como en los demás días festivos, reinó Copiamos de la revista «La Agricul¬ asistió gran número de amigos y conoci¬ y del cual parte el caño que abastece de

bastante animación por la Plaza y Bor¬ tura Española» la siguiente consulta que dos de la familia.

este líquido la población, se acordó, como

ne el domingo por la noche. Las dos el «Sindicato Agrícola Sollerense» tuvo Descanse en paz el alma del finado y reformo inmediata, construir un trozo dü

La nueva Junta Directiva del «Círcu¬ bandas de música de esta localidad eje¬ á bien solicitar á instancia de un socio reciban su desconsolada esposa, hijos, acera en la calle de Ozonas, al objeto do

lo Sollerense», en la primera sesión cutaron escogidas piezas de su reper¬ del mismo, sobre una enfermedad obser¬ hijas y demás parientes la expresión de cubrir con la misma la superficie de la

celebrada acordó, .por unanimidad, nom¬ torio.

vada en los perales de este valle:

nuestro más seutido pésame por la irre¬ ácequía y evitar que las agiiás pluviales

brar Presidente Honorario á nuestro

Como estos días'celebran fiesta popu¬

«Enemigo del peral —Sindicato agrí¬ parable pérdida que acaban de experi¬ de aquella calle puedan filtrar en la mis¬

querido amigo D. Jaime Torrens Cala- lar los vecinos de Sas Marjadas, no ha¬ cola Sollerense.—Sóller (Mallorca).—En mentar.

ma acequia y mezclarse con las que con¬

fat, en prueba de agradecimiento pol¬ brá música en el paseo del Príncipe ni las peras que nos ha remitido para su

* **

duce.

los afanes y solicitud que ha dispen¬ sado á nuestra sociedad deportiva des¬ de su fundación hasta el día en que abandonó la presidencia de la misma.
Nosotros que conocemos los desvelos
y sacrificios del Sr. Torrens por el «Cír¬ culo Sollerense», no podemos dejar sin aplaudir sinceramente la determinación
de la Junta Directiva, al propio tiempo que enviamos cordial felicitación al agraciado.
Continúan viéndose animadas las pía.
yas de nuestro puerto, y no es de extrafiar que así suceda dado el asfixiante
calor de la estación en que nos ha¬
llamos.
Pero ocurren, con los baños, hechos impropios de una población que se pre¬ cia de culta y civilizada. Todos los años la Alcaldía dicta órdenes y señala los puestos donde deben bailarse las mujeres, hombres y caballerías. Por desgracia, tales disposiciones jamás se cumplen, con grave perjuicio de todas aquellas perso ñas que van á refrescar su abrasado
cuerpo y cumplir con un precepto higié¬
nico. Además de las imprudencias de
algunos bañistas, se comete uu abuso que merece las más acerbas censuras y

en la Plaza mañana domingo ni el lunes,
como era costumbre en los días fes tivos.
Tenemos noticias de que en las inme¬
diaciones de Biniaraix se han cometido
algunos robos y otras fechorías dignas de severo castigo, caso de ser habidos los culpables.
En la noche del .19 al 20 fuero-n des¬
trozados los ramajes de algunos naranjos
del huerto de D. Bartolomé Ozonas.
El miércoles, de ocho á nueve de la mañana, aprovechando este intermedio que faltó el dueño de la casa «Taúca d’
en Cafiellas» fueron robados diez pesetas
y un reloj de dentro los bolsillos de uu chaleco, habiendo sido además abiertos cajones y revuelta la cama, sin duda en
busca de más valores.
El mismo día ó siguiente fue asaltada
también la casa de «Can Vert» robando los ladrones 150 pesetas.
De. todo ello tiene conocimiento la Guardia Civil y suponemos practica pesquisas para dar con el autor ó autores
de los delitos.
El domingo por la mañana llegó á ésta el «Villa de Sóller» siendo portador-de regular número de pasajeros y numerosos

reconocimiento, hemos encontrado una larva de cólor blanco sucio, con la cabeza negra, que mide 6 milímetros de longi¬ tud y del grueso aproximado de medio milímetro. Pertenece á piral de la pera Carpóbapsapiri y está comprendida en tre ios lepidópteros dañosos de la agricul¬
tura.
El daño principal lo produce en esta¬
do de larva.
Una vez fecundada la hembra, deposi¬ ta uu huevecillo en el ombligo del fruto recién cuajado, del cual se aviva una pe¬ queñísima oruga que penetra hasta el centro de la pera, practicando una gale¬ ría hacia el exterior, haciendo un aguje¬ ro por donde arroja sus escrementos.
Entonces es cuando se observa que el fruto está agusanado, porque cesa en su desarrollo, se marchita y cae del árbol.
Cuando la larva llega al estado adulto,
se esconde en el suelo ó en el tronco en los
intersticios de la corteza tejiendo un ca¬ pullo, y espera en esta forma la llegada de la primavera para experimentar su
matamórfosis en crisálida.
El insecto perfecto aparece en Junio ó Julio, siendo su vida corta, pues muere en cuanto tiene lugar la unión de los dos sexos y la hembra desova. El insecto

Sentido pésame enviamos también á D: Cristóbal Sbert, hijos é hijas por la pérdida de sti esposa y madre, respecti¬ vamente, D.a Catalina Cañellas Rullán, que abandonó el mundo de los vivos el jueves de esta semana.
Su cadáver fué llevado al cementerio
con acompañamiento del clero parroquial y cruz alzada y numerosos amigos de la familia, viéndose también concurridos los
funerales celebrados ayer mañana, Descanso eterno pedimos para el alma
de la finada.
EN EL AYUNTAMIENTO
,
Sesión del día 16 Julio de 1904
La presidió el Alcalde señor Joy y asistieron á ella los Concejales señóles Mora, Castañer, Joy, (J. J.), Colom. Morell y Estados.
Fué leída y aprobada el acta de la se¬
sión anterior.
Se enteró la Carpo ración de una comu¬ nicación del «Sindicato Agrícola Solle¬ rense» relativa á la ampliación de nues¬
tra Aduana. Concedióse autorización á D.a Catali¬
na Morell Ballester para construir una

No habiendo otros asuntos de que tratar se levantó la sesión.
CULTOS SAGRADOS
En la iglesia parroquial.—Mañana domin¬ go, día 24.—Se celebrará fiesta votiva en honor de S. Marcial. A las siete, se practica¬ rá el ejercicio mensual en obsequio de San Bartolomé. A las siete y media, se celebrará misa de comunión para las Hijas de la Purí¬ sima. A las nueve y media, se cantarán la» horas menores y después la misa mayor con sermón, que pronunciará el Rvdo. Sr. Cura Arcipreste. A la tarde después de vísperas y completas, habrá explicación del Catecismo; y al anochecer, tendrá lugar el ejercicio men¬ sual de las Hijas de María.
Lunes, día 25.—A las nueve y media, ca n tadas las horas menores, habrá misa solemne en honor del Apóstol S. Jaime. Por la tarde, vísperas y completas.
En la iglesia de San Francisco.—Mañana domingo, día 24.—Empezarán las cuarenta
horas dedicadas al santo Cristo. A las siete
de la mañana exposición del Santísimo y oficio matinal. A las nueve y media se canta¬ rá tercia y la misa mayor, en cuyo ofertorio predicará el P. José Atiba filipense. A las cinco y media de la tarde solemnes vísperas, sermón por el mencionado orador y estación-

que preciso se hace se aplique el debido efectos.

perfecto ó mariposa es de color gris alcantarrilla en la calle"dela Unión que del Santísimo. Al anochecer completas y la

correctivo á los que infringen las leyes

Para Barcelona y Cette emprendió sucio.

vaya á empalmar con la acequia que pol¬ reserva de S. D. M.

de la Alcaldía y de la buena educación nuevamente viaje dicho buque el miérco¬

El medio de defensa debe comenzar en la misma calle conduce las aguas de la

Lunes, día 25.—A las seis y media de la

Se trata de que ciertas personas que van les al anochecer.

invierno, destruyendo con pulverizacio¬ fuente llamada del «Pairó Lau», al obje¬ mañana, exposición, y oficio matinal,

á la playa no tienen escrúpulo alguno en bañar sus caballerías, algunas de ellas de lastimoso y repugnante estado, en el mismo puesto donde se bañan los caba¬ lleros, lo cual, como pueden comprender los lectores, nada agradable resulta para
los bañistas.

Ayer tarde en el Colegio de las Reli¬ giosas Escolapias tuvieron lugar los exámenes de párvulos, á cuyo acto asis¬
tió selecta concurrencia.
Las tiernas niñas dieron muestra pa¬ tente del satisfactorio estado de su ins¬

nes de lisol al 1 por 100 las larvas que se guarecen en el suelo ó la corteza.
En esta época no podemos aconsejarle
más medios de acabar con el insecto, que
cojer todos los frutos atacados y des¬ truirlos antes que salgan de ellos la
larva.

to de conducirlas á su vez al corral de la casa de dicha señora.
Fué aprobado el estracto de las sesiocelebradas por el Ayuntamiento dufante
el mes de J unió. Dióse cuenta de una comunicación de
la Diputación provincial solicitando el

A las diez tercia y la misa mayor, con música y sermón, por el ya citado P. Auba.
A la tarde maitines y laudes solemues y la
reserva.
Martes, día 2G.—A las seis y media de la mañana, exposición y oficio matinal y á con¬ tinuación el ejercicio de los trece martes en
honor de S. Antonio de Padua.

Por la cultura del pueblo, es de nece¬ sidad imprescindible que la autoridad municipal tome alguna determinación

trucción, y los concurrentes al acto pro¬ digaron por ello muchas felicitaciones á aquellas Religiosas.

Otra de las enfermedades que hay en sus perales, es la fumagiua ó negrilla;
para acabar con ésta solo tiene que en¬

edificio «El Lazareto» para instalar en é!, durante este verano, una colonia esco¬ lar de niñas. Enterado la Corporación y

A las nueve y media, tercia y la misa ma¬ yor. A la tarde á las cinco y media, vísperas. Al anochecer solemnes completas, meditación,

que tienda á evitar justas quejas de los que á las playas acuden, y así lo espera¬ mos nosotros que conocemos las dotes que de buen gobernante adornan á nues¬ tro Alcalde Sr. Joy.
* **
La instalación de un establecimiento
de bafíos en la playa de nuestro puerto
lia llamado infinidad de veces nuestra
atención y hemos demostrado siempre su
necesidad. De ello se ha ocupado recien¬ temente un querido compañero nuestro, escribiendo las siguientes líneas, que ha¬
cemos nuestras;
«Lástima que uo se haya instalado un establecimiento donde pudieran ba¬
ñarse cómodamente cuantos alli asistie¬
sen, sin esponerse á las miradas del público al desnudarse y vestirse como
ahora sucede.

Los grifos que manan en la fuente de la Plaza están deteriorados, y. su recom¬ posición se hace á todas luces necesaria.
A causa de la acción corrosiva del aire
y del tiempo, en uno y otro grifo apa¬ recen varios agujeros que, poco á poco, se han ido agrandando y hoy sirven para juguete de los chiquillos, tapando con
la mano el orificio de salida para que á
manera de biberón puedan chupar conti¬ nuamente y depositar sobre el caño sus mocos y bavas que el agua misma se ciiida de hacer desaparecer.
Esperamos que el Sr. Alcalde atende¬ rá nuestro ruego, ya arreglando los des¬ perfectos causados en los grifos ya sus¬ tituyéndolos por otros de sistema mo¬ derno, más cómodos, más limpios y sobre todo más higiénicos.

calar el tronco y desaparecerá. Este me¬ dio lo hemos empleado en las vides, en el olivo y en otras muchas plantas en su comienzo con éxito seguro. Creemos que ha de producir análogos efectos en el peral, pues reconoce.las mismas causas.»
Dicho estudio y consulta son dignos de elogio, toda vez que el «Sindicato» dá pruebas de que vigila los intereses de los agricultores, a quienes suplicamos desde estas columnas, que estudien y practiquen el medio indicado para hacer desaparecer el enemigo de referencia.
•
Necrología
En la madrugada del miércoles entre gó su alma al Criador el conocido pro¬

teniendo en cuenta el humanitario fiu
por que se solicita, acordó ceder con gusto el expresado edificio para el objeto
indicado.
Se acordó verificar varios pagos. Se enteró de una comunicación del
Sr. Admor. de Hacienda de la provincia, en la cual comunica á este Ayuntamiento la resolución dictada por la Dirección general de Contribuciones en la R. O. ,de 28 de Octubre de 1902, habiendo acor¬ dado: l.o Declarar cumplimentada en todas sus partes la R. O. referida, apro¬ bando el deslinde practicado y desesti¬
mando la denuncia formulada contra don
José Oliver por apropiación indebida de terrenos pertenecientes al Estado. Y 2.o. Investigar el terreno dolido está en¬ clavada la iglesia de Santa Catalina, dando conocimiento de la investigación

procesión, Te-Deum, y la f'éáerva de S. I). M.
Ovil
Nacimientos. Varones 1.—Hembras 3.—Total 4
Matrimonios Dia 19—Juan Berra Bisbal, soltero, cotí Francisca Rullán Xumet, soltera. Dia 20-—Jaime Manresa Barceló, soltero, con Margarita Maternales Pastor, soltera.
Defunciones Dia 17.—María Gallard Ser vera, de 56 años, Casada, M.a 5.a Dia 17.—Antonio Desclaus Bauzá, de 25 años, soltero, ensanche del «Sefler.,
Dia 18.—Lorenzo Bauza Deyá, de 17 años;
soltero, calle de San Pedro. Dia 19.—Margarita Cañáis Rullán, de 80

Si nuestro celoso Ayuntamiento ó

Esta mañana ha sido paseado un cor¬ pietario D. Damián Canal» Mayol, des¬ al Ayuntamiento y al Prelado para que años, viuda, M.a 54.

una empresa llevara á cabo tal mejora, pulento buey por las calles de esta pobla¬ pués de larga enfermedad sufrida con aleguen lo que estimen conveniente.

Dia 20.—Damián Cañáis Mayol, de 6S

lio le escatimaríamos muestros sinceros
aplausos». Tampoco los escatimaríamos nosotros,
y por anticipado los tributamos á quienes implanten mejora tan deseada.

ción. Ello era el anuncio de que los mo¬ radores de Sas Marjadas celebraran hoy, mañana y el lunes fiesta popular, que consistirá en música y baile el estilo del pais.

resignación cristiana.
El mismo día fué conducido el cadáver del finado á su última morada con acom¬
pañamiento del clero parroquial y cruz alzada, y á este acto como á los solemnes

A propuesta de la Comisión que se nombró para estudiar y proponer al Ayuntamiento ciertas reformas, encami¬ nadas á evitar los abusos que pueden en¬
suciar y adulterar el agita que circula

aüós, casado, calle de Isabel II. Dia 21.—Catalina Cañellas Rullán, de 77
años, casada, Calle, de Isabel II. Dia 21.—Miguel Bernat Miquel, de 14
años, soltero, M* 5.a

funerales celebrados al siguiente día, por la acequia denominada de «S’ Uyet»

(38) FC&MiETÍM
LA VÍRGEN DE LAS LILAS
que ella vive con su esposo y que éste la ha perdonado!
Un carruaje que se detuvo á la puerta la interrumpió en estas reflexiones. Rosa, que estaba á su lado, se asomó á la ven¬
tana.
—Una señora de luto ha bajado del coche y ha entrado aquí—dijo á la joven
enferma.
Magdalena tembló: sus desg'racias la
habían hecho mirar con horror todo lo
que pertenecía al gran mundo. Aun estaba bajo esta triste impresión,
cuando la señora Ménica abrióla puerta
para que pasara la dama enlutada.
Esta alzó el velo de su sombrero y descubrió las facciones marchitas y los cabellos blancos de la Condesa de Tórre-
unova.
Parecía haber envejecido diez años: la plácida y tranquila expresión de su fiso-

nornía había desaparecido para dar lugar á otra de profundo y desolado dolor.
Magdalena se estremeció al verla. —Hija mía—dijo la Condesa á la jóven, —ayer he recibido una carta de la Mar¬ quesa, en la cual incluye otra para usted: aquí está. Magdalena tomó la carta; estaba fecha¬ da en Bruselas, y al verla comprendió la piadosa estratagema del doctor. Sin embargo, y por una caritativa intuición, éste uo se había equivocado respecto al estado moral de Clara. —«Estoy buena, decía ésta; mucho mejor de lo que podía esperar después de mis terribles dolores: si quieres, herma¬ na mía, habitar sola en el palacio donde has vivido dos meses á mi lado, puedes hacerlo: yo no sé cuando volveré á Espa¬ ña, y por tanto, esa casa te pertenece.»—¡Yo volver á esa casal—exclamó horrorizada Magdalena;—¡oh! jamás! ja¬
más!
—Sabía que tú pensarías así, hija mía —dijo la Coudesa coa una sonrisa triste; —pero ahora oye otra cosa que voy á proponerte por mi parte. Yo no quiero dejar la casa donde ha nacido y ha muer-

to mi hijo; vivo en ella como en una velación del amor del Conde á mi her¬

tumba, pero en ella acabaré mis días; ¿quieres habitarla conmigo, Magdalena? Hay en ella una puerta cuya existencia

mana; un cuadro la ocultaba por el laido1
de mi cuarto.
—Y otro por el lado del cuarto de mi

yo sola sé, y que comunica con la hijo. habitación que tú ocupabas... vente allí, —¡Oh, cierre usted esa puerta, señora! y vivirás entre todos tus recuerdos, por¬ —exclamó Magdalena;—¡¡ciérrela, para

que viviendo en mi casa podrás pasar que no vuelva á dejar escapar más terri¬

cuando quieras algunas horas en la de bles secretos! Y ahora—añadió—déjeme

tu hermana.

usted darle gracias por el amparo que

—¿Quién abrió esa puerta de comuni¬ quiere conceder á mi desvalida ju¬

cación?—preguntó la ióveu, cuyo cora¬ ventud.

zón palpitó violentamente al recuerdo —¿Aceptas, pues?

del dia que descubrió á través del gran —No, señora—repuso con entereza la

cuadro el secreto de la fatal pasión de su jóven;—he padecido tanto en eso que

hermana.

llaman gran mundo, en el poco tiempo

—Yo he nacido en la casa que habito —dijo la Condesa;—la en que vivía tu hermana la compró un hermano de mi

que lie vivido en él, que no quiero vol¬ ver á habitarle; aquí donde he sido feliz' é inocente á pesar de mi pobreza, aquí

padre, y abrió aquella puerta para verse viviré, y seguiré siendo- para todos la

con más comodidad; muerto él, la puer¬ pobre modista, la huérfana honrada, La

ta fue condenada por sus herederos, y Virgen de las Lilas.

nadie más que yo sabe que existe, pires

L-a Condesa no respondió nada; pero

ni Ciara ni mi desgraciado hijo llegaron al abrazar á la joven para despedirse de

á sospechar su existencia.

ella, una lágrima cayó sobre la frente

—Yo la descubrí, sin embargo,'señora de Magdalena como una celeste bendi¬

—repuso tristemente Magdalena;—sí, á ción.

través de esa puerta oí yo la terrible re¬

XXII
Algunos días después de estos sucesos'; y en una estancia que formaba parte de una de esas bellas casas de antigua ar¬ quitectura que tanto abundan en la ciu¬
dad de Bruselas, se hallaban solos el Mar¬
qués de Albarreal y su esposa.
Clara entraba en la convalecencia do
úna cruel enfermedad que la había teni¬ do á las puertas del sepulcro; estaba en? extremo flaca, y sus grandes y áfegros*
ojos, aunque hundidos por los padeci¬ mientos que había sufrido; parecían mu¬ cho mayores que de ordinario'.
Su palidez era extremada; apenas ha¬ bía color ni aun en suJs labios, que taxr
hermoso carmín habían ostentado siem¬
pre.
A la habitual expresión de dureza v petulancia de sír fisonomía había suce¬ dido otra de profundo dolor, de tristezadesgarradora, de amargo desaliento;
En el instante en que la presento do' nuevo á mis lectores, la Marquesa de' Alborreal estaba en vuelta en un peinador de batuta que sujetaba á su eníiaq,ueeL
do tulle una cinta de luto,

SÓLLER

Sección de Anuncios

IL VILLA DE SOLLER

PASTA FOSFÚREA
de
L. STEINER
PARA DESTRUIR LAS RATAS Y RATONES

ISLEÑA MARITIMA
Compañía Mallorquína de Vapores

Se vende á 30 Cts. en la Far¬

macia de J. Torrens.—SÓLLER.

DE

"Sel?ida ifiifi Séllü, B&mlo&a, Caite j ?I®t?itia
Salidas de Sóller para Barcelona: los dias 10, 20 y último de cada mes Salidas de Barcelona para Cette: los dias 1, 11 y 21 de id. id. Salidas de Cette para Barcelona: los dias 5, 15 y 25 de id. id. Salidas de Barcelona para Sóller: los dias 6, 16 y 26 de id. id.
CONSIGNATARIOS:—EN SÓLLER.-—D. Guillermo Bernat; calle del Príncipe n.° 24.—EN BARCELONA. — D. J. Roura, Paseo de ía Aduana, 25.—EN CETTE.—Colom fréres & J. Cantó, Quai Com-
mandant Samary-5.

Se desea vender dosh®^
lindante la primera con el camino de Deyá, denominada Cas Sorell, de unos vein¬ te y cinco destres de estensión, y la otra
denominada Cas Cuscanti de unos cua¬
renta y cuatro destres. Para informes, dirigirse á D. Nicolás
Morell, Can Lau.
VINOS AL POR MAYOR
COMISIÓN Y AJUSTE
JUAN ESTADAS

ALICANTE

IDA Y VUELTA
ENTRE

PALMA - ARGEL

Salidas de Alicante para Palma—Marsella—Cette. Salidas de Palma para Marsella —Cette, . , . Salidas de Marsella para Cette Salidas de Cette para Palma—Alicante. . . . Salidas de Palma para Alicante ......

Domingo 12 mañana

Lunes 3 tarde. ‘

Miércoles noche,

jueves

noche.

Viernes 12 mañana.

NOTA.—-Siempre que el día de salida de Sóller y Cette para Bar¬ celona coincida en sábado de día festivo, retrasará el vapor su salida 24 horas.—La salida de dicho buque del puerto de Barcelona para el de Sóller, será en todos los viajes á las ocho y media de la noche.
¡ATENCIÓN AGRICULTORES!!

COMERCIANTE Y PROPIETARIO
TELÉFONO
JjE&IftíYAV (Ande)
ESPARTERIA
DE

Salidas de Palma para Argel. Salidas de Argel para Palma .

jueves 4 tarde. Viernes 4 tarde.

Los señores pasajeros que en Francia tomen billete para la Arge¬ lia, Alicante ó Valencia via Palma, podrán permanecer en Palma to¬ dos los días que les convenga si bien combinando la salida con los
vapores correos de itinerario.

Si queréis abonar vuestros campos, seguros de ob¬ álf0110 Mili'(«

tener resultados eficacísimos, emplead el

LUNA, 6—SOLLER

NATALE SICCARDI

BHP

Ofrece á sus clientes y al público

PINTOR-DECORADOR

:que se expende en la acreditada droguería de
ARNALDO CASELLAS-^ota, 17
En este establecimiento encontrareis toda clase de
¡primeras materias para composición de abonos; sulíatos y azufre gris Biaubaux puro; fuelles y aparatos ¡ para azufre; bombas y demás utensilios para pulve-
; rizar arboleda.
Instalaciones completas de cañerías para agua y gas. Fabricación de envases de hojalata para aceites, alrmendrón y toda clase de conservas.
pftoxrxTV», Piifieeiéi ¥ mmmí&

sus varios artículos de obra de pal¬ mas, pita, cáñamo y otros muchos objetos de su ramo, que tiene en su
nuevo establecimiento.
Su mejor recomendación será, la superior calidad de todos sus artí¬ culos á precios los más económicos.
Se pasa á domicilio de quien lo solicite para alfombrar las habita¬ ciones y demás trabajos del ramo,
íjNO OLVIDAR AL ANTIGUO SERRIÉ||
JOSE PONS
Mué Mutionule,
CETTE

Alumno So la Real Academia de Bellas Artes en Tormo
ESPECIALIDAD EN SALONES MODERNISTAS *
* CARRUAJES Y MOBILIARIO DE LUJO
Trabajos en oro y plata sobre hierro, madera y cristales
Dibujos á frescos, fachadas, letreros, etc., etc.
TRABAJOS A EMPRESA
PRE8IJPIJESTOS Y PROYECTOS
2-Calle de k £iaa, 2—SÓLLSB.

¡¡No equivocarse, LTJNA, i7-SÓLLER!!

Le 1

¡m#ir

i

DIRIGIDA POR EL PROFESOR

D. SALVADOR ELÍAS

Clases especiales para la enseñanza práctica y teórica de Cálculo Mercantil Teneduría de Libros, reforma y adorno de letra, y todo la perteneciente al comercio, según las vigentes leyes.
Cali© de la JLuna9 n*°
f¡

Trasbordos, consignación y tránsito, á precios moderados.
AGENCIA M. BERNA! Y C.a~R*'20, PALMA
Fincas y casas de diferente importan¬ cia dando un rédito del dos y medio al seis por ciento anual. Las hay á la venta en esta Agencia.
IONDE LA DIABETES
POR EL
Vino Uranado Pépsico
ele
J. TORRENS, Farmacéutico

MANUEL SORIANO Y COMPAÑÍA
MECANICOS ELECTRICISTAS
lila General Espióla le Electricidad A. E. G.
BARCELONA
INSTALACIONES completas de alumbrado eléctrico, transportes de fuerza, Reparaciones de dinamos, alternadores, transformadores, motores, ventiladores y toda clase de aparatos eléctricos, etc.
Instalaciones de luz eléctrica, timbres, teléfonos, pararrayos, etc.
Catálogos de material, Presupuestos y Proyectos gratis
OFICIAS I TALLERES: Calle fe la Fábrica n.° 21, bis, SANTA CATALINA,—PALMA

Comisión, — Representación, — Consignación, — Tránsito
Y PRECIOS ALZADOS PAR TODAS DESTINACIONES
Servicio especial para el transbordo y reexpedición de naranjas, frutas frescas y legumbres

JS Allá Y

SSfi m

AGENTES DE ADUANAS

©IllÉRS y F0RT-B0W (Frontera Franco-Española)

Corresponsales á GIVFT, JEUMONT y ERQUELlNNES (Frontera Franco-Belga)

TELEGRAMAS: Bauza Corbére.—B-auzá Port-Bou.

RAPIOEZ Y ECONOMÍA EN TODAS LAS OPERACIONES

em

U

DE

Vda. de j. serra

PAliACIO-8.-BABCaSIiO]!rA

Hospedage desde 5 pesetas en adelante. Habitaciones desde una pe¬ seta, restaurant á la carta, mesas particulares, se sirve á todas horas.
El Hotel del Universo está situado en uno de los sitios más im¬
portantes de la capital, dá plena fachada á la bonita y frondosa plaza
do Palacio y paseos de la Aduana é Isabel II, donde cruzan todos los tranvías, y es el más próximo á la Aduana, Muelles, Compañías de
Navegación, Bolsa, Gobernación y Estación de los Ferrocarriles de Francia, Tarragona, Valencia, Zaragoza y Madrid.

El primero y único elaborado en esta forma en España, mucho más económico y de mejores resultados que sus similares del extranjero, está preparado con todo esmero por procedimientos científicos bien ex perimentados y acreditado como un reconstituyente sobradamente enérgico para suprimir la elimina¬ ción del azúcar de glucosa en todas las personas afectadas de la enfer¬
medad denominada "diabetes.,,
PÍLDORAS FERRUGINOSAS
DE
INULA HELENIUM
Con estas píldoras, preparadas por J. Torrens, se cura, pronto y radicalmente la Leucorrea 6 (flujo blanco), la Anemia y Clorósis (colo¬ res pálidos), la Dismenorrea (ó difi¬ cultad en el ménstruo), la Ameno¬ rrea (ó supresión del mismo), la debilidad, flaqueza y cuantas mo-
léstias ó enfermedades reclamen un
exitante poderoso y enérgico.
IDE VENTA:
En Barcelona, Sociedad Farmacéutica Española. —Farmacia del Dr. Pizá.—Palma, Centro Farma¬
céutico.—Farmacia de las Copinas.—Málaga, Far¬
macia del Dr. Pelaez y Berraudez — Sóller, Far¬ macia de J Torrens.

1‘ ASSICDRATRICE ITALIANA

Sociedad de seguros contra los
ACCIBEMES DEL TRABAJO ESTABLECIDA EN MILÁN Y RECONOCIDA EN ESPAfA
Capital social: 5.000.000 Liras
Habiéndose promulgado la Ley' sobre los accidentes del trabajo de 30 de Enero último, esta importante Sociedad asegura todas las indus¬ trias, mediante una prima, contra los riesgos indicados en dicha Ley.
Director de la Sucursal Española: D. MANUEL GES, Merced, 20, Barcelona.—Para informes y demás, dirigirse al Agente principal, B. HOMAR, Samaritana, 16, Palma.—Agente en Sóller, ARNALDO
OASELLAS.

LADRILLOS HIDRAULICOS, BAÑERAS,
mis, nnsos iiobcusí m «hs de
DE LA CASA
ESCOFE-T, TJBJRRA Y €.* de BARCELONA

Ünico representante en Sóller: Miguel Colom, ca¬

lle del Mar.

S0LLEB.—2mp. de «La Siap@rida&