ARO XIX.--2.* EPOCA.-NUM. 900
ARO XIX.--2.* EPOCA.-NUM. 900

SABADO 2 JULIO DE 1904

SEMANARIO INDEPENDIENTE

PUNTOS DE SUSCRIPCIÓN:
Sóller: Administración.
Francia: J. Marqués Arbona,—Rué Montmartre, 26, París. América: Sres. Marqués, Delgado y C.a—Arecibo—(Puer¬
to-Rico).

Fundador y Director-Propietario:
D. JUAN MARQUÉS ARBONA.

Seductor en Jefe:
D. DAMIAN MAYOL ALCOVER.

REDACCION Y ADMINISTRACION: Calis ds San Bartolomé, n.° 17

—* SÓLLER (Baleares) *—

PRECIOS DE SUSCRIPCIÓN:

jPAG0 ADELAÍÍTALK>* España:

0’5° pesetas ai mes.)

Extranjero: 0’75 francos id. id.

adelantado

Número suelto 010 pesetas.—Id. atrasado 0’20 pesetas

La Redacción únicamente se hace solidaria de los escritos que se publiquen sin firma, seudónimo, inicial, ó signo determinado. De los que tal lleven, seráu responsables sus autores.

Sección Literaria
EL JUGLAR DE LA VIRGEN
I
En tiempos del Rey Luis había en Francia un pobre juglar, de Compiegne, llamado Bernabé, que iba por los pue¬ blos haciendo prodigios de fuerza y de
destreza.
Los días de feria tendía en medio de
la plaza un viejo tapiz bastante usado, y despuésade atraer á los muchachos y á los bobalicones con gracias que había aprendido de un juglar muy viejo, y que siempre eran las mismas, tomaba actitudes poco naturales y colocaba un plato de estaño en equilibrio sobre la nariz. La gente le miraba al principio
con indiferencia.
Pero cuando se ponía cabeza abajo, sobre las manos, y echaba al aire para
atraparlas con los pies seis bolas de co¬ bre que brillaban al sol, ó cuando, re¬
torciéndose hasta que la nuca tocaba los talones, daba á su cuerpo la forma de una rueda perfecta y en esta postura ju¬ gaba con doce cuchillos, la concurren¬ cia prorrumpía en un murmullo de ad¬ miración y llovían monedas sobre el tapiz.
Sin embargo, como casi todos los que
viven de su talento, Bernabé de Com¬
piegne pasaba grandes apuros para
vivir.
Gauaba el pan con el sudor de su frente y llevaba más parte de la que le correspondía en la carga de miserias que sufrimos por la culpa de nuestro padre Adán.
Además, no podía trabajar tanto como
quisiera. Para mostrar sus bellas cien¬ cias, como á los árboles para dar flor y
fruto, le hacía falta el calor del sol y la luz del día. En invierno, no era más que un árbol sin hojas, medio muerto. La tierra helada era dura para el juglar. Y,
como la cigarra de que habla María de Francia, padecía hambre y sed en la ma¬ la estación. Pero, como tenía el 'corazón
sencillo, llevaba sus males con pa¬
ciencia.
Nunca había pensado en el origen de las riquezas ni en la desigualdad de las
condiciones humanas. Creía firmemente
que si este mundo es malo el otro tenía
por fuerza que ser bueno, y esa esperan¬ za le mantenía. No imitaba á los malan¬ drines, ladrones y descreídos, que venden
su alma al diablo. No blasfemaba nunca el nombre de Dios, vivía honestamente
y aun sin tener mujer no deseaba la del prójimo, porque la mujer es la enemiga
del hombre fuerte, como se ve en la his¬ toria de Sansón, contada en la Sagrada
Escritura.
A decir verdad, su ánimo no se incli¬ naba á los deseos carnales y le costaba mucho más renunciar á las copas que á
las damas. Porque, sin faltar á la sobrie¬ dad, le gustaba beber cuando hacía ca¬
lor. Era un hombre de bien, temeroso de
Dios y muy devoto de la Virgen Santí-
sim a.
Cuando entraba en una iglesia no se olvidaba nunca de arrodillarse ante la
imagen de la Madre de Dios y de diri¬ girla esta plegaria:
«Señora, velad por mi vida hasta la liora de la muerte, y cuando Dios me llame haz que disfrute los goces del Pa¬
raíso.»
II
Cierta noche, después de un día de
lluvia, cuando caminaba, triste y encor¬
vado. llevando debajo del brazo sus bo¬ las y sus cuchillos envueltos en el viejo tapiz y buscando una granja donde
acostarse sin cenar, encontró un fraile
que seguía el mismo camino, y le salu¬ dó respetuosamente. Como iban al mis¬ mo paso, se pusieron á conversar.
—Cotjppañero—dijo el fraile,—¿cómo es que vais todo vestido de verde? ¿Ten¬ dréis que representar acaso el personaje de un lu-co en algún misterio?

—Nada de eso, padre—contestó Ber¬ cuidado de que los pliegues del vestido i el rostro contra las losas, salmodió estas

Amor á los pájaros

nabé.—Tal y como me veis, me llamo cubriesen los pies de Aquella por quien ¡ palabras:

Bernabé y soy de oficio juglar. Este sería
el oficio más hermoso del mundo si se
pudiera comer todos los días. —Amigo Bernabé—replicó el fraile—
¡cuidado con lo que decís! No hay nada más hermoso que el estado monástico. Allí se celebran las alabanzas de Dios, de la Virgen y de los santos, y la vida del religioso es un perpetuo cántico al
Señor.
Bernabé respondió: —Padre mío, confieso que be hablado como un ignorante. Vuestro estado no puede compararse al mío, y aunque ten¬ ga su mérito bailar llevando en !a punta de la nariz una bandeja en equilibrio
sobre un bastón, este mérito no se apro¬
xima al vuestro. También querría yo
cantar los oficios todos los días y. espe¬ cialmente, el oficio de la Santísima Vir¬
gen, á la que profeso particular devo¬ ción. De buena gana renunciaría al arte que me ha hecho célebre de Soissons á Beauvais en más de seiscientos pueblos y pueblecillos, para abrazar la vida mo¬
nástica.
El fraile quedó conmovido al ver la sencillez del juglar, y como no le falta¬
ba discernimiento, reconoció en Bernabé á uno de aquellos hombres de buena vo¬ luntad de los cuales dijo Nuestro Señor: «Que la paz sea con ellos sobre la tie¬
rra». Por eso le contestó:
—Amigo Bernabé, venid conmigo y yo haré que entréis en el convento de que soy prior. El que condujo á María Egigciaca por el desierto me ha puesto en vuestro camino para llevaros á vía
de salvación.
De esta manera Bernabé se hizo fraile.
En el convento los religiosos celebraban á porfía el culto de la Virgen Santísima y cada uno empleaba en servirla todo el saber y toda la habilidad que Dios le
había dado.
El prior, por su parte, componía libros que trataban, según las reglas escolás¬
ticas, de las virtudes de la Madre de
Dios.
El hermano Mauricio copiaba con sa¬ bia mano esos tratados sobre hojas de pergamino.
El hermano Alejandro pintaba delica¬
das miniaturas. Veíase la Reina de los
cielos sentada en el trono de Salomón, al
pie del cual velan cuatro leones, y alre¬
dedor de su cabeza nimbada, revolotean¬
do. siete palomas, que son los siete dones del Espíritu Santo: don de temor de Dios, de piedad, de ciencia, de forta¬ leza, de consejo, de inteligencia y de sabiduría. Por compañeras tenia seis

dijo el profeta: «Mi bien amada es como —¡Bienaventurados los pobres de espí¬

jardín cerrado».

( ritu, porque de ellos es el reino de los cie¬

Otras veces la representaba con los ras¬ los!

gos de un niño lleno de gracia y parecía decir: «¡Señor, eres mi señor!»— Dixi de
venire matris meoe‘. Deas mens es tu».
(Psalm. 21, ii.) También había en el convento poetas

—¡Amén!—contestaron los ancianos
besando la tierra.
Anatole Frange.

que componían en latín prosas é himnos en honor de la bienaventurada Virgen María, y hasta un picardo que ponía en

¡IJUIES PUDIERA 1,18 SIEMPRE SUMO!

lengua vulgar y en versos rimados los milagros de Nuestra Señora.

Es la existencia un cielo, Cuando el alma soñando embelesada,

III
Ante tal concurso de alabanzas y tan bella cosecha de obras, Bernabé se la¬ mentaba de su ignorancia y de su sen¬
cillez.
—¡Ay!—suspiraba paseando á solas por el patinillo sin sombra del convento. —¡Tan desgraciado soy que no puedo alabar dignamente como mis hermanos á la Santa Madre de Dios, aunque la quiero con toda la ternura de mi corazón! ¡Ay de mi! Soy un hombre rudo, y para tu servicio—¡oh, Virgen, mi Señora! —

Con amoroso anhelo, En los áug-eles fija su mirada.
¡Feliz el alma que á la tierra olvida Para vivir gozando! ¡Quién pudiera olvidarse de la vida! ¡Quién pudiera vivir siempre soñando!
En esta estrecha y mísera morada Es un sueño engañoso la alegría; La gloria es humo y nada Y el más ardiente amor gloria de un día.
Afán eterno el corazón destroza
Cuando los sueños ¡ay! nos van dejando.
Sólo el que sueña goza.

no tengo ni sermones edificantes, ni tra¬ tados bien divididos según las reglas, ni pinturas delicadas, ni estatuas talla¬ das exactamente, ni versos compuestos por pies y bien medidos. ¡Nada tengo, ay de mí!
De esta suerte gemía y se abandonaba á la tristeza. Una tarde en que los frailes se recreaban conversando, oyó á uno de ellos contar la historia de un religioso

¡Quién pudiera vivir siempre soñando!
De su misión se olvidan las mujeres, Los hombres viven en perpetua’guerra; No hay amistad, ni dicha, ni placeres; Todo es mentira ya sobre la tierra. Suspira el corazón inútilmente... La existencia que voy atravesando
Es hermosa entre sueños solamente.
¡Quién pudiera vivir siempre soñando!

que no sabía recitar más que el Avema¬ ria. Era despreciado este buen religioso por su ignorancia; pero cuando murió,
de su boca brotaron cinco rosas en honor
de las cin*o letras del nombre de María,
y de este modo quedó manifiesta su san¬
tidad.
Escuchando el relato, Bernabé admiró una vez más la bondad de la Virgen;

Sin mirar el semblante á la tristeza
Pasé de la niñez la dulce aurora,
Contemplando entre sueños la belleza De ardiente juventud fascinadora. Pero ¡ayl se disipó mi sueño hermoso, Y desde entonces siempre estoy llorando Porque sólo el que sueña es venturoso. ¡Quién pudiera vivir siempre soñando!

pero no pudo consolarse con el ejemplo de aquel muerto venturoso, porque su corazón ardía de celo y quería servir

José Rosas.

la gloria de su Reina que está en los
cielos.

PENSAMIENTOS

Buscaba medios sin poder encontrar¬ los, y cada día se desconsolaba más, cuando una mañana, después de levan¬ tarse muy gozoso, corrió á la capilla y
allí estuvo á solas más de una hora. Pol¬
la tarde volvió.
Y. á partir de aquel instante, todos los días entraba en la capilla á la hora en que estaba desierta, y allí pasaba gran parte del tiempo que los otros frailes con¬ sagraban ó'las artes liberales y á las ar¬

Muchos profesores de lenguas, de ar¬ tes y de ciencias se dedican á enseñar lo que ellos mismos no saben.—Montesquieu
El interés es un hábil comediante que
sabe representar todos los papeles; hasta el del desprendimiento.—Cervantes
En los negocios humanos no es la fé la que salva, sino la desconfianza.—Na¬ poleón.

Los chinos aman á los pájaros de tal modo, que no sólo los cuidan, los ali¬ mentan, los curan, sino que los sacan á pasear, llevándolos en la jaula los mis¬
mos amos.
Constituye un curioso espectáculo ver, á la caída de la tarde, en algunos paseos de las principales poblaciones chinas, gran número de personas cargadas de grandes jaulas, donde un pajarillo salta y se alegra con la caricia del aire libre y de la luz del sol poniente.
Cómo hay que regar las plantas
Cualquier aficionado á la jardinería habrá observado que el riego de las plan¬ tas, sea con manga ó con regadera, no da jamás tan buen resultado como la lluvia, por escasa que é3ta sea.
La razón no puede ser más sencilla-. La lluvia, cayendo á través de la atmós¬ fera desde una gran altura, arrastra consigo una cantidad considerable de ácido carbónico, partículas nitrogenadas y otros elementos nutritivos que ha re¬ cogido del aire; el agua que sale de una regadera no puede hacer otro tanto.
Si se pudiese iuventar un sistema de riego en que éste se efectuase desde una torre ú otra construcción muy elevada*
indudablemente lós resultados serían
mucho mejores. A falta de ello, lo mejor es regar con
regadera fina y desde lo más alto po¬
sible;
El órgano mayor del mundo
Entre todas las maravillas contenidas
en la sala de fiestas de la Exposición de San Luis, se destaca, en primer término el órgano mayor del mundo, á la vez que el más completo de los que hasta ahora
se han construido.
Su longitud es de 18.60 metros, su al¬ tura de 12 y medio y su anchura de 10.
Tiene 140 registros, 239 movimientos. 10.059 tubos y funciona por medio de dos
motores eléctricos de diez caballos de fuerza cada uno.
La madera empleada en su construc¬ ción mide unos 32.000 metros, y el hilo
de hierro 115. Los tubos de metal contie¬
nen unos 7.250 kilogramos de zinc. En las cañas de madera se han emplea¬
do cerca de 10.800 metros de pino de Ca¬
lifornia.

vírgenes de cabellos de oro: la Humil¬ tes mecánicas. dad, la Prudencia, la Circunspección, Conducta tan singular despertó la cu¬

Notas feministas

el Respeto, la Virginidad y la Obe¬ riosidad de los frailes. Preguntábase la

diencia.

Comunidad por qué hacía el hermano

A sus pies, dos figuritas desnudas y Bernabé tan frecuentes apartamientos.

blanquísimas permanecían en actitud El prior, cuyo deber consiste en no ig¬

suplicante. Eran almas que imploraban norar nada de la conducta de los religio¬

para su salvación, y, seguramente, que sos. resolvió observar á Bernabé en sus

no en vauo, su intercesión todopode¬ soledades. Así, pues, un dia que le vio en¬

rosa.

ce ríarse, como de costumbre, en la Capi¬

El hermano Alejandro representaba en lla, el padre prior, acompañado de dos

otra página á Eva frente á María, para ancianos del convento, se asomó á ver lo

que al mismo tiempo se viese la falta y que pasaba dentro, por las rendijas déla

la redención, la mujer humillada y la puerta^

virgen exaltada. Admirábanse también Y vieron á Bernabé ante el altar de la

en aquel libro el Pozo de aguas vivas, Virgen, cabeza abajo y les pies por el ai-

la Fuente, el Lirio, la Luna, el Sol y ■ re. jugando con seis bolas de cobre y do¬

el Jardín cerrado de que el cántico ha¬ ce cuchillos. Hacía en honor de la Santa

bla. la Puerta del cielo y la Ciudad de Madre de Dios las habilidades que le ha¬

Dios y todo esto eran imágenes de ia bían valido más alabanzas. Como no com¬

Virgen.

prendían que aquel hombre sencillo po¬

El hermano Marbode era igualmente nía de esta manera sn talento y su saber

uno de los más fervorosos hijos de al servicio de la Virgen Santísima, los

María.

dos ancianos gritaron:

Variedades
¿Ha habido alguna lluvia de naranjas?
Este sorprendente fenómeno ha existi¬ do en ia realidad, y tuvo lugar en las cercanías de Ñapóles el día 8 de Julio de 1833. Una joven que se encontraba en la
azotea de su casa sintió de pronto un golpe en la cabeza, y al levantar la vista se encontró con que le caía encima, desde las nubes, infinidad de hermosas
naranjas. Lo mismo ella que las demás personas
que presenciaron el hecho, debieron en un principio atribuirlo á milagro ó brújería; pero luego se supo que la causa del extraño chaparrón, sólo comparable á los que deben caer en la tierra de Jauja, era muy natural, aunque poco
frecuente.

Leo en La Fronde, periódico mensual
publicado en París bajo la dirección dé Margarita Dimitid para defender lós in¬ tereses de la mujer y procurar su eman¬ cipación, las siguientes noticias:
«Antéried,—En el Kansas, uno de los Estados americanos, las mujeres tieneri
derecho á votar.
El día’ 1 de Mayo, la pequeña ciudad dé Haddon procedió á la renovación de su Concejo municipal. Por vez primera en lá
historia de los Estados Unidos, ha tenido lugar el siguiente hecho; todos los candi¬ datos elegidos son mujeres. El alcalde es
una alcaldesa.
Rusia.— Ciertos derechos electorales
batí sido concedidos á las mujeres y soíi numerosas las ciudades moscovitas regi¬ das por Municipios femeninos.»

Tallaba sin cesar imágenes de piedra, — ¡Sacrilegio!

Pocas horas antes una tromba había

tanto que tenía la barba, las cejas y los cabellos blancos, de polvo, y sus ojos es¬ taban perpetuamente hinchados y lacii— mosos; pero, á una edad avanzada, esta¬ ba lleno de fuerza y de alegría y< sin duda, la Reina del Paraíso protegía la vejez de su hijo. Marbode la representa¬ ba sentada en un trono, ceñida la frente
por un nimbo de pedrería. Y tenía gran

El prior conocía el alma inocente de Bernabé, pero creyó que había caído en demencia. Los tres se preparaban á sa¬ carle rápidamente de la capilla, cuando vieron que la Virgen Santísima descen¬ día del altar, y con una punta de su man¬ to azul se llegaba á enjugar el sudor de la frente de su juglar.
Entonces el prior, prosternándose, con

pasado por el golfo de Ñapóles, y arre¬ bató dos grandes cestos de naranjas que estaban en la plaza. Como la carga era un poco pesada para las nubes, no es dé extrañar que éstas se deshicieran de ella sobre la azotea, como podrían haberlo hecho sobre cualquier otro sitió.

Como puedes ver, ¡olí, cafó lector!, él feminismo se impone. La mujer triunfa.Nuestro despotismo, como la forma poé¬ tica. está llamado á desaparecer.
Retirémonos silenciosamente por el fo¬
ro. Nuestra misión ha terminado.
¡Abajo las caenas\\

:

"

1

’

S.

1 ■"

■

— —————————

1

SÓLLER

HIGIENE Y SALUBRIDAD
H\_A COSTUMBRE DEL BAÑO
Decía el insigue Monlau en uno de notables-escritos de propaganda hi¬
giénica, lamentándose de la poca cos¬ tumbre de limpieza corporal en España, que no es raro encontrar viejos que no se han bañado ni una sola vez en todos los días de su vida. Esta afirmación pa¬
recerá á algunos hiperbólica, pero es
rigurosamente exacta. En las poblacio¬
nes marítimas ó en las que están situa¬ das á orillas de un río, suelen bañarse • <m los meses de verano, en mejores ó
peores condiciones de comodidad y de
- decencia, hombres, mujeres y chicos de
todas las clases sociales; pero en aque¬
llas poblaciones del interior por cuyas
. proximidades no circula ningún río, la
práctica del baño es totalmente desco¬
nocida, lo mismo en invierno que en
verano. ,
Nos encontramos, pues, en este punto,
■ aunque por distintas causas, á la misma
altura de costumbres que nuestros ya
remotos antepasados de la Edad Media.
-Sabido es, en efecto, que la Iglesia, en
ios primeros siglos, mirando, como es natural, por los cuidados del alma antes que por los del cuerpo, y con el fin de
.refrenar los vicios á que dieron lugar en
ia Roma pagana las costumbres licen¬
ciosas de las termas, consideró como un
lujo las prácticas higiénicas, y sobre
•todo el baño, llevando su austeridad al-
,guñas personas timoratas hasta el extre¬
mo de no mudarse de ropa sino una vez
al año.
Bien caro, por supuesto, pagó la hu¬
manidad tan lamentable olvido de la
higiene. Aquel envidiable estado de sa¬ lubridad pública de que gozó el pueblo romano, merced á su exquisita policía sanitaria y á las grandes obras de sa¬
neamiento realizadas en todas sus ciu¬
dades, algunas de cuyas obras subsisten
todavía para admiración y ejemplo de das generaciones presentes, fué sustitui¬ do, no mucho después de la invasión de los bárbaros, por las más crueles calami¬
dades. Entonces se desarrollaron aque¬
llas terribles epidemia’sVle peste negra
que diezmaban con tanta frecuencia las poblaciones de Europa, y entonces se presentaron por primera vez algunas
enfermedades contagiosas entre ellas la
lepra, la cual, á pesar del transcurso de los años y de la nueva evolución de la
•historia de la humanidad, todavía se re¬
gistra. para vergüenza de nuestra hi¬ giene publica, en algunos puntos de
^España.
*’*
No tiene ya, por fortuna, la Iglesia, por lo que toca á las prácticas higiéni¬ cas. el mismo concepto que tenía en los tiempos medioevales. Porque si bien no
se recomienda desde el púlpito el cum¬
plimiento de aquellas prácticas, tampoco se rechazan ni proscriben, limitándose los oradores sagrados, como corresponde
á su misión meramente espiritual, á condenar la ostentación y el lujo eu los
adornos personales; pero sin que esta
condenación la hagan extensiva al aseo
y limpieza del cuerpo, cosa que no pue¬
de parecer mal á los ojos de Dios ni á los
de nadie.
La creencia equivocada de que el baño do es una necesidad higiénica, sino un
placer reservado á las personas distin¬ guidas. y lo costoso que resulta bañarse
á diario, tanto en las casas particulares como en los establecimientos públicos,
tales son en la época presente las princi¬ pales causas de esa indiferencia, y aban¬ dono. que por regla general se observa
en la costumbre del baño en todas las
clases sociales. Pero, aparte de esto, ¿qué costumbre ni qué afifión al baño puede haber en un país donde son numerosos los pueblos cuyos respectivos Ayunta¬ mientos, por incalificable olvido de sus deberes, no lian procurado todavía para sus administrados el agua necesaria pa¬ ra las más imperiosas necesidades de la
alimentación?
Nótase, sin embargo, desde hace a¿lgún tiempo un movimiento favorable á la práctica del baño. Raras son las fon¬ das y casas de lujo en Madrid, Barcelo¬ na, Sevilla y otras capitales que uo ten¬ gan como complemento indispensable á
ios demás servicios domésticos un cuarto
de baño. En muchas casas particulares se van in.-talamlo también aparatos de
ducha, y pocas son ya las poblaciones de importancia que no cuentan con al¬ gunos establecimientos de baños públi¬
cos. Este movimiento, sin embargo, li¬
mitado hasta ahora á reducido número
de personas de las clases acomodadas, se produce con mucha lentitud y no surte los efectos que fueran de desear en la sa¬ lud pública.

La clase obrera, que es precisamente la más obligada al baño, unas veces,
por instintivo desaseo, y otras, las más, por falta de recursos, uu satisface, en su
inmensa mayoría, aquella necesidad hi¬ giénica. Las ocupaciones materiales del obrero le obligan á sudar copiosamente
en las horas del trabajo, y esta secre¬ ción. mezclada con el polvo del taller, de la fábrica ó de la obra, forma una
capa más ó menos espesa que, no sólo
dificulta las funciones de la piel, sino
que puede ser origen de enfermedades
infecciosas. Hay. además de esto, que los obreros, por regla general, no pue¬ den mudarse de ropa interior con la fre¬ cuencia que lo hacen las personas aco¬ modadas; asi es que la limpieza del cuerpo se impone en ellos como medida higiénica de carácter individual y hasta por la repercusión de esta medida en el
estado sanitario colectivo.
En las poblaciones de Inglaterra, Ale¬ mania y Francia, que tienen suficiente
dotación de agua, se ha resuelto ya tan importante problema mediante la crea¬ ción de baños populares, donde las clases
pobres, y particularmente los obreros, pueden llevar á cabo en todo tiempo la limpieza corporal por una cantidad que
no excede de 10 á 15 céntimos.
Etos baños populares, cuya instalación es muy sencilla y económica, consisten en unos aparatos de irrigación ó ducha que tienen la misma eficacia del baño de inmersión para los efectos de la limpieza y ofrecen además la ventaja de no exi¬ gir gran consumo de agua ni el uso de bañera ó pila de mármol. El éxito alcan¬ zado por estos baños-duchas ha genera¬ lizado tanto su aplicación, que son po¬
cos los cuarteles, los hospicios, los cole¬ gios, las fábricas, los hospitales, las cárceles y los asilos nocturnos donde no se encuentren ya instaladas,
Con independencia de estos bañosduchas. y en los mismos establecimien¬
tos, ó en otros establecimientos aislados,
hay, además, en las poblaciones á que nos referimos, magníficas piscinas, don¬ de. á la limpieza del cuerpo, puede aña¬ dirse el ejercicio de la natación, ejercicio que se practica en todas las estaciones,
renovándose el agua, convenientemente
calentada, de una manera continua. Las
piscinas, sin embargo, ofrecen el incon¬ veniente para las clases populares de
ser más costoso el baño, cosa que se ex¬
plica, porque. aparte el gran espacio de terreno que necesitan para su instala¬ ción. lo cual supone el empleo de gran¬
des sumas, consumen en el invierno enorme cantidad de combustible. De to¬
dos modos, nunca resulta el baño tan costoso como en Madrid y en otras capi¬
tales de provincia.
* **
Se trata, pues, de un poblema higiénico-social, porque no hay que echar en olvido que el capital más precioso y
la fortuna entera del obrero es la salud;
así es que, cuantas medidas tiendan á facilitarle elementos para conservarla,
sobre ser una obra de caridad indivi¬
dual, es también una obra de interés
colectivo. Los habitantes de una ciudad
son solidarios y están expuestos á los mismos peligros en caso de alteración de la salud pública, cualquiera que sea la posición social de que disfruten.
Corresponde, pues, en primer término, á los Municipios de las grandes pobla¬ ciones alentar las iniciativas particula¬ res y proteger la instalación de baños públicos á precios reducidos, protección que puede consistir en ceder terrenos de su propiedad en los barrios extremos para la construcción de piscinas ó de
baños-duchas, eximiendo á estos esta¬
blecimientos de todo impuesto durante algunos años y rebajando el precio del agua destinada á este servicio, el cual debe permanecer abierto en todas las
estaciones.
No se pretende volver á las termas ro¬ manas. con su carácter voluptuoso y con el lujo y refinamiento de sus insta¬ laciones. Se pretende únicamente, como medida de salubridad pública, y á imi¬ tación de lo que se viene haciendo en
las demás naciones civilizadas, genera¬ lizar la costumbre del baño en todas las
clases sociales, y particularmente en la clase pobre.
N. G. Aürioles.
«oanoooBs»——
Tribuna pública
LA VERDADERA SABIDURÍA
No sé si resultará grato á mis lecto¬ res el modesto articulo que de impro¬ viso sugiere mi mente, porque no son siempre iguales los pareceres ni se enla¬ zan con igual lógica en el cerebro las

ideas, por ser fácil mirar las cosas á trasluz de distinto prisma; pero sea cual se fuere, meditando acerca la ciencia
moral, debo hacer algunas demostra¬ ciones relacionadas con ia supremacía del saber humano, á la que denomina¬
mos sabiduría; pues sabiduría y sabidu¬ ría concebimos hay; por cual causa, permitido nos sea afirmar que el saber
encaminado hácia el bien resulta verda¬
dera sabiduría, talento sublime, digno de gloria imperecedera en el terreno de
la suprema bondad; mas, el saber, el talento, el génio mismo, dirigido al mal, permitido sea el decirlo, es la ma¬ yor peste que imaginarse puede.
Al pretendido sabio, que no tiene su pensamiento, su inteligencia, su cora¬ zón, sujetos al bien general; que con su sed ambiciosa de houores, de gloria ó de riquezas, se aparta de la senda del bien, este es ciertamente el alma, el engendro del mal; porque se sirve de los propios dones que la naturaleza le confirió; pa¬ ra engañar y pervertir la humanidad con su ejemplo y producir á granel con sus propias obras, perniciosas conse¬
cuencias.
No pretendo hacer un estudio de la moral, no quiero profundizar acerca la ciencia de las costumbres, pero sí debo hacer constar que lo que se denomina sabiduría no es tal si la virtud no guia sus pasos; si existe alguna pasión egoís¬ ta que la domina incitándola al placer
ó si un trozo de áureo metal herido de
un rayo de sol impresiona su retina, de suerte que su masa cerebral tiemble y
no acierte contener la voluntad arrastra¬
da por falsos derroteros. Recuerdo que uno de mis amados pro¬
fesores. decía alguna vez en plena clase: «Es muy costoso ganar el cielo, pero mucho más lo es ganar la tierra».
Aplicada sus tesis á nuestro asunto,
indica que el verdadero calificativo de
sabio no de balde se alcanza, que para
obtenerle justamente son convenientes circunstancias especiales, virtudes que solo se adquieren por el pleno dominio
de nosotros mismos. No basta tener eru¬
dición ni conocer muchas cosas relativas
á las ciencias, á la naturaleza y á las artes, ni saber explicarlas con precisión y elegancia, es necesario la perfección del alma, porque una cosa es declamar
contra los vicios, como muchos hacen,
y la otra es dejar de corromperse en
ellos.
Consecuente á lo expresado v con el criterio más vivo conceptúo que el que no tiene por guia la razón es un ciego, un insensato; y el que no se mueve á impulsos de los dulces sentimientos del
corazón, es un autómata, un mónstruo.
Contemplad á los hombres de todos los tiempos.
El hombre cruel y tirano que no oye los gemidos de sus víctimas, es porque jamás sonaron en su corazón los melo¬
diosos ecos de la buena educación. Ese
avaro que se encumbra y explota á los infelices que caen bajo su dominio; ese hombre calumiador y feroz que arroja
dardos en artera emboscada, á través de
la cual reconozco la personalidad no tan digna como él se pinta ante incautos entre los cuales algunos honrados ciu¬ dadanos se hallan comprendidos y no contento aún por los honores recibidos, detiene ellos, la audacia de lanzarse so¬
bre su hermano y se complace en arre¬ batarle la honra tan dignamente gana¬ da,}’ no satisfecho aún quiere atravesarlo con el puñal.traidor, sí ese hombre es peor que el ladrón mas infame aún que el criminal; porque roba y mata lo que hay de más noble, de más digno de
envidia en la sociedad como la honradez.
El hombre sin educación, el hombre sin
civilización y de mala fé, no puede amar al prójimo; y eu vez de amistad, de cariño, de compasión, de socorro, tiene por amigo común el egoísmo, el odio, la calumnia, la crueldad, la estafa
y luego el desamparo. Cierto es que sin sembrar tiernos sentimientos y faltando
á la caridad con su hermana la mentira,
no se coge más que crueldad, desgracia y tempestad en el faro del amigo hon¬
rado.
Así Grispo Salustio nacido de una ilustre familia y educado con esmero por su propio padre á fin de presevarle déla corrupcción de costumbres que en¬ tonces imperaba en Roma no supo sus¬ traerse de los vicios, de modo que llegó al extremo de ser degradado de sus ho¬ nores y de la dignidad de Tribuno de la plebe, por su conducta irregular.
Fedro por el contrario, llevado á Ro¬ ma. no se sabe como, y sin ninguna clase de recomendación pero si calumnia¬ do de pies á la-cabeza, atentido su inge¬ nio y mayormente sus buenas costum¬ bres, conquistó la simpatía del pueblo, mereciendo luego ser contado entre los mejores ciudadanos.

¿Ahora bien, á cuál de los dos confe¬ , El martes por la noche empezóse ya á

riremos concientemente los honores de ver por estas calles buen número de fo¬

la honradez? bajo mi coucepto, Salustio rasteros y la noticia de que las listas de

no fué más que un bruto cargado de ambición; y en cambio el sencillísimo Fedro tiene bien conquistado el diclámen de prudente, porque además de su intachable conducta é inmejorables
virtudes, supo conocerse á sí mismo y dominar sus pasiones, encaminando sus actos todos al bien general.

pasajeros estaban á punto de cerrarse, nos dieron clara idea de que el viaje re¬
sultaría verdaderamente animado, como
así sucedió.
El miércoles muy de mañana comenzóse á ver á los expedicionarios que se dirigían al puerto, uuos á pié gozando de las

brisas matutinas y otros en coches y

Constantino Buades

carruajes. La banda de música «Unión

Director de la Academia Mercantil Hispano-Francesa Sollereiíse» recorrió algunas calles de la

localidad y el alegre son de la diana

Crónica Local

alborozó no poco á los excursionistas.
En el oratorio de San Raimundo de
Peñafort un señor sacerdote celebró

EXCURSIÓN ESCOLAR
Unos cincuenta alumnos de la escuela
pública 2.a de esta ciudad, dirigidos por su maestro D. Antonio Ferrer, en la noche del domingo último practicaron una excursión escolar, dirigiéndose al Gorg Blau para contemplar y conocer una de las más sorprendentes bellezas
de la naturaleza tan admirada por cuan¬ tos la han visitado.
Una vez subido el Barranch, camino de herradura bastante penoso para los excursionistas, atónitos contemplaban el extensísimo valle que forman los pre¬ dios L' Ofra, Cuba y Aumalluchs, ha¬ ciéndolo más grato todavía el sorpren¬ dente panorama que ofrecían las dos cordilleras de montes, en aquella hora bañados por los clarísimos rayos de la luna; todo lo cual animaba á los peque¬ ños expedicionarios á seguir su anhelada
excursión.
Llegados cerca la una al Gorg Blau, una exclamación general ó instantánea brotó de sus tiernos corazones, gritos de admiración resonaban por el aire, con templando la elevación de dos montes cercanos, separados por un reducido puente que da paso á la otra vertiente, bañando sus pies el silencioso murmullo de las aguas que magestuosas se desli¬ zaban entre las piedras y reconociendo allí el sello de una mano poderosa como
autora de tan extraordinaria belleza.
Después de un rato de descanso, de nuevo emprendieron la marcha hacia el santuario de Lluch, término de la excur¬ sión, donde y después de saludar á la Virgen con un canto religioso, de ante¬ mano preparado, dieron descanso á sus miembros bastante fatigados por la lar¬ guísima distancia que habían tenido que
recorrer.
Sobre las tres y media de la tarde los excursionistas se despedían de la Virgen con otro canto religioso, emprendiendo de nuevo la marcha de regreso; y al llegar otra vez al Gorg Blau, pudieron hacerse cargo de un edificio de nueva construc¬ ción que se levanta casi contiguo á Turichant, destinado á la obtención de fluido eléctrico para el servicio de la ciudad de Inca, debiendo recorrer para
ello ana distancia de unos 19 Km.
También pudieron observar la coloca¬
ción de un tubo de unos 34 centímetros
de diámetro y de unos 5 metros de largo, que tomando el agua de dicho Gorg Blau, la conducía á una acequia de unos 80 centímetros de ancho y ésta después de atravesar una parte saliente del monte, por medio de un pequeño tonel, la con¬ ducía á unos arcos de bastante altura, por cuya parte alta continuaba la acequia, siguiendo luego la colocación de una serie de tubos que en una pendiente ra¬ pidísima iban á empalmar con el edificio mencionado, aprovechándose de la poten¬ cia de fuerza, que las aguas en su rápida corriente, han de producir fuerza mo¬ triz para la obtención del fluido eléc¬
trico.
La excursión, pues, resultó amena é instructiva, puesto que se perseguía la educación física, intelectual y religiosa de los excursionistas, grabando en su memoria un tierno recuerdo que difícil¬

misa, que oyó con recogimiento nu¬ meroso público allí apiñado. Una vez terminada, los expedicionarios dirigié¬ ronse á bordo del vapor, efectuándose ef embarque con el mayor ordeu, empren¬ diendo el buque su viaje á las seis y al¬ gunos minutos con rumbo al pintoresco
Torrent de Pareys.
Iba á bordo del «Villa de Sóller» nu¬
merosa y selecta concurrencia, que se ex¬ tasiaba aspirando las brisas marítimas y contemplando el sorprendente panorama de la costa, viendo pasar con rapidez los pintorescos paisajes de 6” Jlleta, los acantilados de la brava costa, las rápidas pendientes de La Costera y los frondosos olivares de Tuent y La Calobra.
A poco mas de las siete entraba raagestuoso el «Villa de Sóller» en las tranquilas aguas de la ensenada que forman la Mola de Tuent y el árido peñon de la Vaca. Algunos expedicionarios y expedicionarias, molestados por el mo¬ vimiento del buque que encontró en la travesía mar de leva, no pudieron re¬
crear su vista en las bellezas de la
costa.... Menos mal que les quedaba el
recurso de la vuelta.
Echó el ancla el vapor y apenas lo
había efectuado dióse comienzo al desem¬
barco, en el que se empleó bastante tiempo, verificándose pero sin la menor novedad. Una vez en la playa, la mayo¬ ría de los expedicionarios almorzaron para emprender luego la excursión alpina por el agreste Torrent de Pareys.
Algunos de los excursionistas se detu¬ vieron apenas hubieron caminado una media hora por el cauce; otros llegaron hasta la fuentecilla del Degolís, otros hasta S’Esteló, que se encuentra una hora y media tierra adentro; los menos
hasta una media hora mas allá de la
Cova d' es Rtmengueral, y seguramente hubieran seguido éstos hasta el límite á uo existir unos lagos que impedían el paso. Vimos á algunos que, deseosos de continuar peñas arriba, para salvar el paso de dichos lagos, se subieron por un despeñadero, abau donando pero poca después sus propósitos por ser demasia¬
do difícil la subida.
Luego que hubieron admirado las ma¬ ravillas de esa obra imponente, digna de ser descrita por plumas mejor cortadas que la nuestra, regresaron los expedición narios á la orilla del mar para saciar su apetito, despierto con camiuatas tan sa¬ ludables para el cuerpo humano. Llega¬
ron también á la desembocadura del to¬
rrente un buen número de excursionistas,
que habían dado la vuelta por el Barraneh, Gorg Blau y bajado por el To¬ rrent de Pareys. para continuar después la expedición por mar.
Saciados los apetitos, los excursionis¬
tas demostraron la satisfacción que rebosaba de sus corazones. Hubo chistes
de buen género, risas y brindis entusias¬ tas. Se improvisaron divertimientos, entre ellos una corrida de toros, ameni¬ zada por una banda de músicos que en tal día hicieron su presentación al público selecto, acomodado por aquellos encanta¬ dores lugares. En una palabra: hubo algunas horas de verdadera y satisfac¬ toria expansión.
**

mente podrá ser borrado de su inteli¬ gencia.
EL VIAJE AL TORRENT DE PAREYS
Conforme anunciamos á nuestros lec¬

A las cuatro y media anunció el pito del vapor la hora de salida y con orden completo tuvo lugar el embarque de pasajeros. A las cinco y media zarpó el buque, emprendiendo la marcha hacia el puerto de Sóller. El mar no podía estar

tores, se llevó á cabo el miércoles, festi¬ vidad del Aposto! San Pedro, el viaje de recreo al Torrent de Pareys. A dar cuenta del mismo dedicaremos hoy algún espa¬ cio de las columnas del Sóller, pues el
acontecimiento bien lo merece.

ya mas tranquilo y la fresca brisa era sumamente grata; el viaje fue delicioso; á todos pareció corto, entretenidos como estábamos en admirar las bellezas de la
costa.
La llegada al puerto fué uu acontecí-

SÓLLER

¡miento agradable. Coronados de gente
estaban los montes de Santa Catalina, y atestados también la terraza del faro de
la Cruz, la carretera y el muelle. La variedad de los trajes, los pañuelos que se agitaban para saludarnos, la empave¬ sada del buque, los acordes de la música y los burras de ja multitud; todo produ¬ cía grata satisfacción, que retratada se
veía en los semblantes del numeroso
gentío. Sin contratiempo alguno se verificó el
desembarque y subida á la población, y satisfechos quedaron los expedicionarios de tan solemne fiesta, cuyos gratos re¬ cuerdos retendrá mucho tiempo su me¬
moria. A buen seguro que todos sienten deseos de volver á admirar aquella obra magna de la naturaleza, y es probable lo efectúen á la primera ocasión que se les presente. ¿No es verdad, expedicio¬ narios del Torrent de Pareys?
Nosotros celebramos que el viaje re¬ sultara tan feliz, y lo fué de tal suerte, que la distinguida concurrencia que llena¬ ba la cubierta del «Villa de Sóller» quedó encantada del mismo. A hacerlo agrada¬
ble contribuyó todo: el hermoso día, la tranquilidad del mar, la fresca brisa y los cultos pasatiempos con que todos nos
regocijamos. Daremos fin á esta reseña enviando
nuestra felicitación á la «Marítima So-
llerense» y de una manera especial á D. Lorenzo Roses, alma y organizador del viaje, al capitán del buque señor Picornell y á cuantos en una ú otra forma contribuyeron á que resultara amena la higiénica excursión, digna de ser en
breve repetida.
El sábado último al anochecer fué con¬ ducido á su última morada el cadáver del
anciano propietario D. Pablo Miró Ozo¬
nas, habiendo asistido al acto numerosos
amigos de la familia y el clero parroquial
con cruz alzada.
El siguiente dia se celebraron en la parroquia solemnes funerales que se vie¬ ron igualmente concurridos.
Descanse en paz el alma del finado y
reciban sus desconsolados hijos, sobrinos
y demás parientes la expresión de mies
tro sentido pésame.
En estas pasadas fiestas tuvimos la
visita de un huésped distinguido, pues el vate mallorquín D. Juan Aleo ver
Maspons nos honró con eu presencia. Verdad es que su permanencia, en la
morada de su señor hermano D. Pedro, duró muchísimo menos de lo que hubie¬ ran deseado los muchos amigos y admi¬
radores con que cuenta en la localidad, pero asi y todo tuvimos la dicha de poder estrechar la mano del sabio maes¬ tro y en nombre propio, y por ende en
nombre del Círculo Sollerense, del que es Socio Honorario el Sr. Alcocer, felici¬
tarle sinceramente por el nombramiento
de Académico correspondiente de la
Academia de la Lengua con que ha sido agraciado por su mucho saber y valer.
Procedente de Marsella entró en nues¬
tro puerto, el martes á medio dia, el va¬ por Cataluña, que fué portador de regu¬
lar número de pasajeros.

Después que éstos hubieron desembar¬ cado, prosiguió dicho buque su viaje ha¬
cia Palma.
Se nos participa que varios verdaderos amantes de justicia y placeres lícitos é higiénicos se han unido para formar una sociedad que tendrá por objeto la pro¬
tección de la caza. Dicho fin se prometen
lograrlo dando lugar á que se apliquen con todo rigor las leyes que prohíben: l,° la caza en tiempo de veda, 2S> la caza de noche, 3.° la caza de perdices con re¬ clamo y 4.° la destrucción de los pájaros útiles á la agricultura.
No dudamos que la futura sociedad verá coronados sus esfuerzos dado lo jus¬ to y noble de su objeto.
Interin se somete á la aprobación del Excmo. Sr. Gobernador el reglamento por el cual deberá regirse, queda abierta al público las insciipción de socios; para formar parte de dicha sociedad no es preciso ser cazador, basta ser amantes de justicia y estar animado de deseos de proteger las aves y demás caza contra la destrucción de que están amenazadas en gran detrimento de la agricultura.
Los estatutos y libros de actas se ha¬ llan depositados provisionalmente en casa de D. José Frontera (Carrero) calle de la
Luna.
En la barriada de la Alquería del Con de se celebró fiesta callejera el martes y
miércoles de esta semana.
El domingo por la mañana, al son de bonito paso-doble fueron colocadas las banderas anunciadoras, y el martes fué paseado por estas calles un corpulento buey que después de sacrificado se repar¬
tieron los accionistas.
En la noche del martes y miércoles
hubo música en las inmediaciones de la
cruz y baile al estilo del pais en la pla¬
zuela de Rufián. Con tal motivo reinó mucha animación
en aquella barriada.
Desde el martes de esta semana pue¬
de vanagloriarse Sóller de ostentar el tí¬
tulo de ciudad.
Los periódicos de Madrid nos dicen que por el Ministerio de Gobernación fué puesto á la firma de S. M. el Rey don
Alfonso XIII el Real Decreto por medio del cual honra á Sóller con dicho título,
y tal noticia ha sido posteriormente con¬ firmada por conducto particular.
En nuestro próximo número publica¬
remos el Reai Decreto de referencia, pa¬ ra que íntegro lo conozcan nuestros
lectores.
La noticia de haber sido declarado Sóller ciudad ha causado en sus habitan¬ tes satisfactoria impresión.
El jueves al anochecer salió de nues¬ tro puerto el vapor «Villa de Sóller» con dirección á los de Barcelona y Cette, llevándose carga general y algún pasaje.
De los mismos puntos había regresado dicho buque el martes por la mañana, siendo portador de variados efectos y gran número de pasajeros.
Nuestro Ayuntamiento se reunió eu
sesión extraordinaria el miércoles día 29,
por la noche, con objeto de solicitar de

ios altos poderes sea ampliada la admi¬
nistración de Aduanas de Sóller. Al
efecto fué trazada una exposición en la que, en forma clara y correcta, se solicita lo que tanto tiempo há anhelamos en bien de nuestra agricultura, industria y
comercio.
Dicha exposición la publicaremos en nuestro número próximo, pues hoy no disponemos de espacio suficiente en
nuestras columnas.
Pero no dejaremos de dar en estos
momentos nuestra enhorabuena mas sin¬
cera al Ayuntamiento, que sabe trabajar sin descanso en pro de los intereses gene¬ rales de la población. La ampliación de la Aduana fué sbíicitadá por nuestra Corporación Municipal en no lejana fe¬ cha y vino desde Madrid denegada. Como prueba de que no ceja en sil empeño y justas pretensiones, igual solicitud se hace ahora. ¿Seremos mas venturosos?
Mucho lo deseamos.
Los limones que últimamente se han
embarcado con destino a! mercado irán,
cés fueron pagados de 12 á 15 pesetas la carga, según clase.
La demanda de naranjas es nula.
En el oratorio del Hospital se celebra¬
rá mañana la fiesta dedicada á la Precio¬
sa Sangre de Nuestro Señor Jesucristo, la cual prométe verse lucida como es
costumbre en todos los años.
La parte popular de dicha festividad
consistirá en música durante las veladas
de hoy y mañana por la «Banda Munici¬ pal», que tocará escogidas piezas de su repertorio.
EN EL AYUNTAMIENTO
Sesión del día 25 Junio de 19 Oí
La presidió el Alcalde señor Joy y asistieron á ella, convocados por segun¬ da vez, los Concejales señores Mora, Castafíer, Joy (Jaime J.), y Morell.
Fué leída y aprobada el acta de la se¬
sión anterior. Dióse cuenta de una comunicación sus¬
crita por el Sr. Presidente del Sindicato de Riegos de esta villa, en la cual mani¬ fiesta que aquella Corporación, en sesión celebrada el dia 12 del actual, acordó significar á este Ayuntamiento la con¬ veniencia de que por su parte practique, durante la segunda quincena del mes de Agosto de cada año, una limpia general á la acequia principal de la segunda sec¬ ción, que pasa por el interior de la po¬ blación; fundándose en que el vecindario aprovecha las aguas que por ella discu¬ rren para el lavado de ropas, ensucián¬ dolas y depositando al fondo de la misma objetos estraños y desperdicios que im¬ piden la buena circulación de las aguas, todo ello sin recibir la corporación soli¬ citante, subvención alguna del municipio.
También solicita la autorización corres¬
pondiente para construir un muro que
linde con la finca denominada «Can Mala
Parte», inmediato á la represa, con obje¬ to de impedir que las aguas del torrente mayor socaven el empedrado antiguo á dicha represa, que hay que reconstruir en parte y solicita también autorización,

asi como para utilizar las piedras sueltas existentes en el cauce del expresado to¬ rrente. Enterada la Corporación acordó acceder al primer extremo y conceder la autorización solicitada en el segundo,
debiendo pero la Comisión de Obras de¬ marcar la alineación correspondiente.
En vista de una comunicación de la
Alcaldía de la ciudad de Zaragoza, se
acordó abonarle la cantidad de 2‘50 pese¬
tas por .mi reconocimiento practicado en aquella capital, á un mozo de este pue¬ blo perteneciente al reemplazo actual.
Se aprobaron los traspasos de las se¬ pulturas números 288 y 289 del cemen¬ terio católico, á favor de D. Andrés Cu¬
náis Arbona.
No habiendo otros asuntos de que tratarse levantó la sesión.
CULTOS SAGRADOS
En la iglesia parroquial.—Mañana, do¬ mingo, día 3, á las nueve y media, se canta¬ rán las horas menores y la misa mayor. A la tarde, después de vísperas y completas, ter¬ minará el ejercicio del mes consagrado al divino Corazón de Jesús con exposición- del
Santísimo Sacramento.
Viernes, día 8.—A las seis se cantará en el altar de la capilla de la Purísima Concep¬ ción la misa votiva propia de aquel día, y después tendrá lugar el ejercicio mensual en honor del mismo misterio.
En el oratorio del Hospital. — Al anochecer, se cantarán vísperas y demás actos del rezo divino, en preparación á la fiesta de la Pre¬ ciosa Sangre de Nuestro Señor Jesucristo.
Manarla domingo, se celebrará solemne¬ mente la fiesta de su Titular. A las diez, ,se cantará Tercia y después la misa mayor, con música, en la que pronunciará el panegírico el Rvdo. Sr. D. Antonio Alcover, Pbro. *A1 anochecer, se cantará la corona de la Divina Sangre del Salvador.
En la iglesia de San Francisco.—Mañana, día 3, á las 6 de la tarde, se dará principio á un piadoso iriduo, con exposición del Santí¬ simo,, en honor del Doctor Seráfico San Bue¬
naventura.
Jueves, día 6.—A las 7 de la mañana, y durante una misa, empezará la novena en
honor del mencionado Santo Doctor.
Registro Civil
Nacimientos. Varones 2.—Hembras 1.—Total 3
Matrimonios
Dia 28 Junio.—Juan Oliver Amengual, soltero, con María Sastre Pericás, soltera.
Defunciones
Día 24 Junio.—Magdalena Coll Rotger, de 64 años, soltera, calle del Sol.
Día 24.—Pablo Miró Ozonas, de 87 años, viudo, M.a 69.
Día 26.—Antonia M.a Solivellas Vicens, de 31 años, soltera, calle de la Victoria.
Día 28.—Catalina Ripoll Miró, de 76 años, viuda, calle de la Luna.
Día 30.—Catalina Castañer Casasnovas, de 72 años, soltera, calle de Isabel II.
MOVIMIENTO DEL PUERTO
13 M [3 A RC ACION ES FONDEADAS
Junio día 26.—De Castellón, en dos días, laúd Esperanza, de 32 ton., cap. Juan Vicens, con 5 mar. y lastre.
Día 28.—De Barcelona vapor Villa de Só¬ ller, de 190 ton., cap. D. Picornell, con 15 mar. y efectos.
Día 28.—De Marsella, en 1 día, vapor Cataluña, de 666 ton., cap. G. Pujol, con 35 mar. y lastre.
Día 29.—De Valencia, en 2 días, Jabeque San Miguel, de 54 ton., pat. A. Vicens, coa 7 mar. y lastre.
EMBARCACÍONES DESP ACH A D AS
Junio día 28.—Para Palma vapor Cataluña, de 666 ton., cap. G. Pujol, con 35 mar. y
lastre.

Dia 20.—Para Barcelona, vapor Villa de Sóller, de 190 ton., cap. D. Picornell, con 15 mar. y efectos.
SUBASTA
A voluntad de su dueño, se subastará
y rematará (si la .postura acomoda) en la Plaza Mayor de esta villa, á hora'y sitio
de costumbre, el domingo tres de los corrientes, y demás domingos sucesivos que convengan, la casa y corral n;o 61->
antes 28 de la calle de la Luna de esta
villa, con el-derecho de-medio cuarto de hora de agua semanal de la fuente Al¬ quería del Conde; y con arreglo al pliego de condiciones que obra en poder del
Notario I). Pedro Alcovei'. •Sóller 2 Julio 1903.
Círculo Sollerense
A tenor de lo que previene el -artículo 4.° de los Estatutos porqué se rige esta Sociedad, se convoca á los señores socios para que se sirvan asistir á la Junta Ge¬
neral ordinaria que se celebrará el día 10 del corriente, hora las 7 de la noche, en el edificio social, con el fin de aprobar los balances y cuentas anuales, al mismo
tiempo que renovar, .pa-r-cia-fmeiite, la
Junta Directiva. Sóller l.o de Julio de 1904.—P. A. de
la J. D., Ramón Col-i, Srio.

Las cantidades cobradas á los
suscriptoresj en la primera co¬ lecta, ascienden á En la segunda id. . , . . .

-Peaeta*
32‘25 30*25

Total recaudado. . .

Entregado á Bartolomé Fonta-

net, por un halcón muerto . . Id. á Juan Vicens, por un ídem
ídem»

Id. á José Pastor Castañer, por

un id. vivo .

......

02‘50
20‘00
20400 20 00

Total repartido . . . (>0‘00

Sobrante para el mes de Julio

próximo.

2‘50

Sóller 30 de Junio de 1-904.—El Pre¬

sidente, Damián Magr-auer. — El Secre¬ tario, J. Forrens.

Ultimas cotizaciones
"Va-lores Is/L a-llor^Ciiiioá

Palma lJulio

duros

duros

Crédita Balear. . .
Fomento Aerícola. .
Isleña Marítima. . .
Ferro-carriles de M® .
Salinera Española. . Alumbrado por Gas .
La Económica . . .
Bonos Municipales. . Id. Obligaciones. .
Salinas 6 p§.... Idem 5 pg... . Obligaciones I.® M.® .
Sóller a Julio

loo loo loo loo 2oo
6o 2o 5o

4o 0'° 75 » todo

•

B

»

>

101'úo lol'oo 50‘
6o ‘ 149 ‘
89 ‘ 10* 41'

:
loo loo loo

todo

•

«

»

»

lo4‘ lo2‘ lo4‘

Banco de Sóller. . . El Gas La Solide?. . . . . Marítima Sollerense .

loo 2o
loo 5o

■So 6o

2o 22

loo loo

5o

*

Valoras ídÜ-OIíoOs

Madrid 3o.

4 p§ interior. ...........
Amortizable al 5 p=? Banco de España

77 66 97 30 487 50

Tabacos. . . . . .

.

.

.

.

425 00

Francos.

............

38 45

Libras . .

34 87

■ iM^irSK w>Hina»rií—in-fc»i¿i>wim»ii> wi a n mu » n».i n« mw mm-i

^ nn m'liiii iiiiiimim—i irá i ai rri-^-f——urú

(35) FOIilJETOT
LA VÍRGEN DE LAS LILAS
en su naciente amor que en aquella lu¬ cha mortal de pasiones que se había de¬
sencadenado á su vista en el corto espa¬ cio de dos meses.
Su hermana, culpable; el Marqués, apasionado de ella y quizás matando por su causa al hombre que la amaba y que había amado á Clara; aquella madre que iba á quedarse sin hijo; aquel esposo que se había quedado sin esposa; todas estas imágenes pasaban por su mente como
otros tantos fantasmas aterradores.
Al rayar el alba se oyeron en el patio Jas ruedas de un carruaje; la alcoba de la Marquesa caía al patio, y aquel rumor llegó distintamente á sus oídos y la hizo
salir de su letargo.
Incorporóse violentamente y escuchó. —¡Oh, va á matarle!—gritó retorcién¬ dose las manos; y volviéndose de súbito con uno de sus movimientos rápidos y nerviosos, vió á su hermana que derra¬ maba lágrimas silenciosas.
—¡Tú aquí!—exclamó;—¿no ves, des-

graciada, que van á matarse?... ¿por qué no corres á impedirlo? ¡Ah!... ¡el carrua¬ je parte!... ¡misericordia, Dios mío! ¡mi¬ sericordia para los dos!...
Eu efecto, el coche del Marqués arran¬ có con violencia, rodando por el enlosa¬ do del gran patio.
Ciara, pasado el primer instante de su estupor, se arrojó del lecho: aun llevaba su elegante traje y sus espléndidos dia¬ mantes; recogió detrás de la cabeza sus cabellos destrenzados, y antes de que su hermana pudiera apercibirse de su inten¬ ción, se lanzó fuera del aposento, cruzó las antecámaras bajó la escalera volando
y salió á la calle. Caía una lluvia fría y menuda. Los za¬
patos de raso de la Marquesa se empapa¬ ron muy pronto; pero ella no sentía más que la angustia de su horrible situación.
A no ser por la fiebre que la devoraba,
no hubiera tenido fuerza ni para una ter¬
cera parte de aquella larga carrera; pe¬ ro su frente ardía y sus sienes daban latidos como las de una persona privada
de razón.
Atravesó por fin ei largo espacio que separaba su casa del lugar del duelo; es¬ pacio que, andando, no hubiera en otra ocasión recorrido en una hora, y que sal¬
vó en media con una velocidad casi fuñ¬

tástica; llegó al Retiro, dió la vuelta á él por fuera, y la presencia de dos carruajes le indicó que no debía estar lejos el si¬
tio del duelo.
Los dos coches estaban preparados pa¬ ra camino, pues cualquiera de los dos contendientes que sobreviviera tenía que huir del rigor de la ley y de las murmu¬ raciones de que forzosamente debía ro¬ dearle aquel ruidoso acontecimiento.
Los ojos escandecidos de Clara no pu¬ dieron reconocer la librea de su casa; la desgraciada joven se hallaba en el esta¬ do más lamentable: sus mejillas ardían; su respiración era ruidosa y entrecorta¬ da, y todo su cuerpo estaba agitado por
un temblor convulsivo.
De repente, y cuando miraba sin ver y escuchaba sin oir, dos uros llegaron á
estremecerla.
Lanzóse desolada al sitio donde habían
sonado, y en él encontró á su marido y
al Conde de Torrenueva.
Aquél estaba mirando asombrado el cuerpo del joven, que yacía sin vida en un lago de sangre.
Eugenio.había disparado al aire; en sus sanas y honradas creencias, había tenido siempre el duelo por un asesina¬ to, y había preferido á ser verdugo ofre-

cerse como víctima de aquel esposo ul¬ trajado.
Clara, sollozando, se dejó caer de rodi¬ llas junto al cadáver; en el movimiento desesperado con que le abrazó estaba es¬ crita la profunda pasión con que había
amado al Conde.
Mas de repente se sintió asida por los robustos brazos de su marido que la arrancaba de allí. Clara dió un grito de horror, y empleó todas las fuerzas que le quedaban para desasirse de aquel odio¬
so lazo.
—¡ A parta!...—gri tó—¡asesi no! ¡asesi¬ no! ¡huye tú solo, y déjame morir en
paz! Pero el Marqués, como si nada hubie¬
ra oído de aquellas desesperadas frases, la colocó en el carruaje, la envolvió con su misma capa, y subiendo después, gri¬
tó al cochero:
—¡A escape!
El soberbio tronco partió rápidamente,
mientras los servidores del. Conde reco¬
gían su cuerpo inanimado.
XX
Era la noche de aquel día que alumbró con su luz primera el combate, ó más
bien, la muerte del Conde de Torre-
nueva.

Llovía sin cesar y el agua azotaba los cristales de la habitación del pobre Eu¬ genio.
En medio de la estancia se veía un le¬
cho mortuorio cubierto de terciopelo ne¬ gro y al timbrado por ocho blandones,
en el cual descansaba el cadáver del
Conde.
Arrodillada á los pies del lecho, con las manos unidas y la cabeza inclinada* estaba la Condesa, su madre.
No rezaba, no lloraba; permanecía in¬ móvil y como absorta en su dolor, tanto
más terrible cuanto era más silencioso y concentrado.
De cuando en citando# una lágrima so¬ la. pero ancha como las gotas tempes¬ tuosas que azotaban los cristales de la ventana, corría por su lívida mejilla y se perdía en su pecho.
Serían las nueve dé lá noche cuando
se oyó un débil rumor á la puerta del aposento, y se abrió de golpe, aparecien¬
do en ella Magdalena.
Detrás de la joven venían dos camare¬ ras que no habían podido impedirle el
paso.
La Condesa volvió la cabeza, pero no manifestó sorpresa por aquella apari¬ ción; antes bien, se levantó, tomó la

SO L- L ER
m
Sección de Anuncios

VILLA DE SOLLER

PASTA FOSFOREA
de
L. STEINER
PARA DSTRUR LAS RATAS Y RATONES

PRIMERAS MATERIAS PARA ABONOS

'Sinfólo:latee Sálte, SMeétaa, Otile y ?te§Yüs&
Salidas de Sóller para Barcelona:- los dias 10, 20 y último de cada mes Salidas de Barcelona para Cette: los dias 1, 11 y 21 de id. id. Salidas de Cette para Barcelona: los dias 5, 15 y 25 de id. dd. Salidas de Barcelona para Sóller: los dias 6, 16 y 26 de id. id.
CONSIGNATARIOS:—EN SÓLLER.—D. Guillermo Bernat, calle -del Príncipe n.G 24.—-EN BARCELONA. — D. J. Roura, Paseo de la Adnana, 25.—EN CETTE.—Colom fréres & J. Cantó, Quai Com¬ mandant Samary-5.
NOTA.—Siempre que el día de salida de Sóller y Cette para Bar¬ celona coincida en sábado de día festivo, retrasará el vapor su salida 24 horas.—La salida de dicho baque del puerto de Barcelona para el de Sóller, será en todos los viajes á las ocho y media de la noche.

Se vende á 30 Cts. en la Far¬
macia de J. Torrens.—SÓLLEB.

II lummwn

————————————

Se desea vender d0;““|ta0*

lindante la primera con el camino de Deyá, denominada Cas Sorell, de unos vein¬ te y cinco destres de estensión, y la otra
denominada Cas Cuscanti de unos cua¬
renta y cuatro destres. Para informes, dirigirse á D. Nicolás
Morell, Can Lau.

VINOS AL POR MAYOR
COMISIÓN Y AJUSTE
JUAN ESTADAS
un
TELÉFONO
ifcEZICÍÍfAar (Ande)

mmm mtmims pam tobos los cultivos
INSECTICIDAS Y PARASITICIDAS
REPRESENTACIÓN DE LAS MEJORES FÁBRICAS
CONSTRUCTORAS DE INSTRUMENTOS, PULVERIZADORES Y MAQUINARIA AGRÍCOLA GUANO ESPECIAL PARA NARANJOS, de filU
DEPÓSITO T EEPRESENTACION EN SOLLEB:
D. JOSÉ FORTEZA (bibí) ima, 24
L‘ ASSICDRATRICE ITALIANA
Sociedad de seguros contra los
ACOIBIinilS BEL TRABAJO ESTABLECIDA EN MILÁN Y RECONOCIDA EN ESPAÑA
Capital social: 5,000.000 Liras

■J? I

Si

.,
queréis

abonar

vuestros campos,

seguros

de o^ b¬

tener resultados eficacísimos, emplead el

rain

ESPARTERIA Habiéndose promulgado la Ley sobre los accidentes del trabajo de 30 de Enero último, esta importante Sociedad asegura todas las indus¬ trias, mediante una prima, contra los riesgos indicados en dicha Ley.
DE

álf0110 BAUZA (á) Serriá
-LUNA, 6—SÓLLER

Director de la Sucursal Española: D. MANUEL GES, Merced, 20, Barcelona.—Para informes y demás, dirigirse al Agente principal, B. HOMAR, Samaritana, 16, Palma.—Agente en Sóller, ABNALDO

que se expende en la acreditada droguería de

OASELLAS.
Ofrece á sus clientes y al público

rus varios artículos de obra de pal¬

ARNALDO CASELLAS-^uma, ir mas, pita, cáñamo y otros muchos

En

este

establecimiento

encontrareis

toda

clase

de

objetos de su ramo, que tiene en su
nuevo establecimiento.

-primeras materias para composición de abonos; sul¬ Su mejor recomendación será, la

LADRILLOS HIDRAULICOS, BAÑERAS,

)

$I MI CUSE 81 «lis 8161118 illlHl

fates

y

azufre

gris

Biaubaux

puro;

fuelles

y

aparatos

superior calidad de todos sus artí¬ culos á precios los más económicos.

para azufre; bombas y demás utensilios para pulve¬ Se pasa á domicilio de quien lo

DE LA CASA
TDJ111IA Y €.a de BARCELONA

rizar arboleda.
Instalaciones completas de cañerías para agua y gas. Fabricación de envases de hojalata para aceites, al¬

solicite para alfombrar las habita¬ ciones y demás trabajos del ramo.
¡|N0 OLVIDAR AL ANTIGUO SERRIÉM

Único representante en Sóller: Miguel Colom,
lle del Mar.

ca¬

mendrón y toda clase de conservas. PE01TITWB, FlEFieCIÓM T EmmBÍM.
¡¡No equivocarse, LUNA, i7—SÓLLER!!

LA SOLLEREN8E
DE
CERBÍRE j PORT-BOU (Frontera franeo-espafiola)

LA SINCERIDAD
Establecimiento comercial é industrial de J. Marqués Arbona
San Bartolomé, - 17,-SOMjER

DIRIGIDA POR EL PROFESOR
D, SALVADOR ELÍAS
Clases especiales para la enseñanza práctica y teórica de Cálculo
'Mercantil Teneduría de Libros, reforma y adorno de letra, y todo
3a perteneciente al comercio, según las vigentes leyes. Calle de la .Luna, ia.° 8©
Comisión, —-Representación, — Consignación, — Tránsito
Y PRECIOS ALZADOS PARA TODAS DESTINACIONES
Servicio especial para el transbordo y reexpedición de naranjas,
frutas frescas y legumbres

Aduanas, transportes, comisión, consignación y tránsito
Agenda especial para el trasbordo y reexpedición de naranjas, frutas frescas y pescados.
Piano en venta
Hay uno en muy buen estado, marca “Liado,, á precio relativa¬ mente módico. En esta imprenta
informarán.
Se alquila una casa amue¬ blada ó sin
amueblar, con agua en los pisos y coci¬ nas y agua de cisterna para beber. Tiene además un huerto cercado de regida.
Está situada en las iumediaciones del
Camp d en Prom. Para más informes diríjanse al mismo
dueño Can Lau.

SECCIÓN PRIMERA.—IMPRENTA Y TALLER DE ENCUADERNACIONES
Se hacen toda clase de impresiones á una ó varias tintas: Acciones para sociedades, títulos nominativos y al portador, láminas de emisión de valores, bonos y demás trabaios de esta índole, tarjetas de visita, esquelas mortuorias, talones, membretes, facturas, programas, carteles. circulares, estados de todas clases, invitaciones, etc., etc., etc.; y encua¬ dernaciones económicas y de lujo.
SECCION SEGUNDA.—PAPELERÍA, LIBRERIA Y ARTÍCULOS DE ESCRITORIO
Véndese en la tienda de esta sección: resmillería y sobres de todas clases desde los más eco¬ nómicos á los de más luje, papeles de hilo y de algodón en blanco y rayados, papel de embalaje cortado y taladrado para la crnfección de cajones de higos, y de seda para la de cajas de na¬ ranjas, de limones y de mandarinas, libritos de fumar de infinidad de marcas, naipes, estampas y cromos, tarjetas de lujo y sorpresas para felicitaciones, libros en blanco y rayados, cuadernos y libretas de todos tamaños y precios, libros de texto y menaje para las escuelas de niños y de niñas de este pueblo, tinta negra y de colores, em botellas, para escribir y para sellar, efectos variados para escritorios y oficinas, coronas, flores artificiales, y objetos para hacerlas, sacos y cinturones de piel para señoritas, carteras para niños, etc., etc.
y
Ptas. Gis.

1 jssl mv m m»
AGENTES DE ADUANAS
.CllBtel y P6RT-B0V (Frontera Franco-Española)
Corresponsales á GIVF.T, JEUMONT y ERQUELINNES (Frontera Franco-Belga)
TELEGRAMAS: Bauza Cerbero.—Bauzá Port-Bou.
RAPIDEZ Y ECONOMÍA EN TODAS LAS OPERACIONES
estaurant del
DE
Vda. de j. serra
PLAZA ©-E PALACIO-3.-BARCELOAA
Hospedaje desde 5 pesetas en adelante. Habitaciones desde una pe¬ seta, restaurant á la carta, mesas particulares, se sirve á todas horas.
El Hotel del Universo está situado en uno de los sitios más im¬
portantes de la capital, dá plena fachada á la bonita y frondosa plaza
de Palacio y paseos de la Aduana é Isabel II, donde cruzan todos los tranvías, y es el más próximo á la Aduana, Muelles, Compañías de Navegación, Bolsa, Gobernación y Estación de los Ferrocarriles de Francia, Tarragona, Valencia, Zaragoza y Madrid.

JOSE PONS
Miae Mationale, 1$ CETTE
Trasbordos, consignación y tránsito, á precios moderados.
Bellezas artísticas y vistas de
Mallorca.
Se venden en “La Sinceridad,, San Bartolomé, 17—SOLLEB.
AGENCIA M. BERNAT Y C.a-Rabí20, PILMA
Fincas y casas de diferente importan¬ cia dando un rédito del dos y medio al seis por ciento anual. Las hay á la venta en esta Agencia.

HISTORIA DE SOLLER en sus relaciones con la general de Ma¬ llorca. Dos tomos en 4.° mayor de. mil páginas cada uno,
encuadernados en rústica, obra premiada con medalla de cobre en la Exposición Universal de Barcelona y con me¬ dalla de oro en la Exposición Balear de Sóller

INUNDACION DE SOLLER Y FORNALUTX, en 1885, capí¬
tulo adicional á la Historia de Sóller. Un tomo en 4.° de

120 páginas, encuadernado en rústica, premiada con meda¬

lla de oro en la Exposición Balear de Sóller. . .

.

.

CULTIVO DEL NARANJO en las Baleares. Obra de reciente

publicación, que forma un*tomito en 4.° de 190 páginas, encuadernado en rústica, premiada con medalla de oro en las Exposiciones de Sóller y de Manacor, y con medalla de plata en la Féria-Concurso de Barcelona

CULTIVO PRACTICO DEL ALGARROBO. Un tomo en 4.° de

158 páginas, laureada con iguales premios que la anterior.

GUIA DE SOLLER. Un tomo e.i 8.° menor de 152 páginas.

LITERATURA POPULAR MALLORQUÍNA. Gloses de ‘n Pan

Noguera y Ripoll (á) Sarol, (Tom I); de N‘ Andrea Coll

y Bernat, (á) Tambó, (Tom II); y de‘n Sebastiá Marqués y
Ortegas, (de sa Porlella) - (Tom III). Es tres Toms valen . V

Véndense en la tienda de artículos de escritorio de «La Sin¬

ceridad»—San Bartolomé, 17—SOLLER.

SOLLER. ~Imp. de «La fenoeridad»

20*00
LOO
1(00
P00 0‘25
V59