XIX.--2.* EPOCA.-NUM. 889
XIX.--2.* EPOCA.-NUM. 889

SABADO 16 ABRIL DE 1904

SEMANARIO INDEPENDIENTE

TUNTUS DE SUSCRIPCION:
Sóller: Administración.
Francia: J. Marqués Arbona.—Rué Montmartre, 26, París. América: Sres. Marqués, Delgado y C.a—Arecibo—(Puer¬
to-Rico) .

Fundador y Director-Propietario:
D. JUAN MARQUÉS ARBONA.

Kcdactor en Jefe:
D. DAMIAN MAYOL ALCOVER.

REDACCION Y ADMINISTRACION: Callo do San Bartolomé, n.° 17

-=§***•—* SOLLER (Baleares) *—

PRECIOS DE SUSCRIPCIÓN:

España:

O’óO pesetas al mes.)

Extranjero;.075 francos id. id. jPAG0 ADELANTADO.

Número suelto 010 pesetas,—Id. atrasado 0^20 pesetas

La Redacción únicamente se hace solidaria de los escritos que se publiquen sin firma, seudónimo, inicial, ó signo determinado. De los que tal lleven Beráu responsables sus autores.

Sección Literaria

cargo de mi conciencia, la pensión que en el pecho... Mira... tócala con tu ma¬ por ella cobro, ná, una bagatela; pero no, aquí está... cuando... muera... cóge¬

Tu mano dulce y suave; Y cuando el raudo vals se arremolina,

Desde hace cuatro años le dedican los
estudiantes sus ingresos por la cabalga¬

que cada año cuando rae la dan, la em la... buscas á los míos... ¿oyes? y se la...

Se cimbrea en mis brazos, cual un mimbre, ta de la Micareme, lo cual, unido á otros

LA BANDERA
Al oscurecer de una sombría tarde de
enero, y en un año que no hace al caso dos hombres próximamente de la misma edad, y ésta no muy avanzada, depar¬ tían amigablemente en la cocina de una

pleo en que un cura diga misas por el alma de un desgraciado, que tal día co¬ mo hoy, es decir, tal noche como ésta, expiró en mis brazos haciéndome jurar que cumpliría un encargo sagrado.,... Y yo fui tan cobarde que no Supe cumplirlo.
Al decir esto, la cara de Bastián se

entregas... di que he muerto con ella... y que la tela está manchada con mi pro¬ pia sangre... el asta está aquí: en ella me apoyé hasta encontrar esta cueva...
Yo, trémulo por la emoción, nada de¬ cía; temía hablar y que se amargaran sus últimos momentos al verse junto á un enemigo.

Tu cintura divina.
Luego, de tí, sin murmurar, me aparto;
Enciérrome en mi cuarto
Con mil recuerdos en la mente inquieta; Y por gozar mi gloria Abro, como el avaro su gabeta, Mi corazón, que llena tu memoria.

ingresos benéficos que se procuran con¬ tinuamente los escolares, permitirá, á la hermosa Lucía casarse á su tiempo, muy
convenientemente,
¿No es ésta la más convincente prueba de que los estudiantes, tan inconstantes y locos por lo general, tienen en su ma¬ yor parte un corazón de oro?

vieja casona, situada al borde del cami¬ no-carretera que conduce á una históri¬ ca ciudad española. Junto al hogar don
de lucía la azulada llama de los troncos
de encina dormitaba un gran perro de
presa, dando de vez en cuando pequeños
gruñidos.
Uno de los dos personajes llevaba las insignias de la guardia rural, y en el momento en que empieza nuestro relato inclinaba la cabeza al cargar su pipa
dejando ver dos ai rugas profundas entre las cejas, anuncio evidente de que un obstinado pensamiento le preocupaba.
—Mala noche se presenta para rondar
por el bosque, amigo Bastían, el viento
arrecia y los grandes goterones que se
desprenden de vez en cuando de esas nubes plomizas nos anuncian la tempes¬ tad que se viene encima, dijo el otro, en tanto que sacudía con la mano algunas pelusas de su burda chaqueta.
¡Psehl contestó el aludido encogién¬
dose de hombros, mientras apretaba ta¬ baco dentro de una gruesa pipa con el
dedo pulgar de la mano derecha.
Buenas son todas para los que como
yo las tienen tan conocidas en clase y
condición. Ya ves, amigo Atanasió, que
hasta hoy he sabido conservar dignamen¬

tornó lívida, despidiendo sus negros ojos fulgores sombríos.
Después, lanzó un hondo suspiro, y tornó á chupar con ahinco la enorme pi¬ pa que sostenían sus dedos.
—-Pero, ¿cómo no me has hablado nunca de eso?—le argüyó Atanasio, con una mirada entre sorprendida y rece¬
losa.
—Te diré, continuó el guarda sacu¬ diendo la ceniza de la pipa con la larga uña del meñique, el hombre siempre ha¬ bla de lo que puede engrandecerle y ele¬ varle, de lo que lo eleve mucho entre los demás, y se calla en todas ocasiones lo que le achica y envilece. Así, pues, como esto no me favorecía mucho, siempre me lo he callado por más que á toda hora
me atormente su recuerdo.
—Habla, hombre, habla y sepamos de una vez ese delito cometido por tí, que no eres capaz de hacerle daño á un conejo. y eso que hacen bastante daño en tre los huertos cuando vienen del bosque
á centenares.
Y cruzando una pierna sobre lo otra, se dispuso á cortar con su navaja la punta de un cig'arro puro que tenía po¬
cas trazas de veguero.
-Oyeme y verás cuán cobarde fué tu

Por fin, balbuceé algo, algunas pala¬ bras que le hicieron exclamar:
—¡Oh, sí! tú lo cumplirás... eres bue¬ no... júrame que entregarás la bandera.
Yo... lo juré... yo sostuve su cabeza entre mis brazos, yo oí el estertor de su agonía, yo sentí cuando exhaló el último suspiro... y no pude contener una lágri¬

Amo, y sé contestarte indiferente; Amo, y solo lo sabe el alma mía; Mi secreto me halaga dulcemente, Y su penar mi corazón ansia. He jurado, y cien veces juraría, Amar sin esperanza á mi deseo; Pero, no sin ventura, pues te veol

ma. Me arrodillé y recé. Pero oye, Atanasio, cuando amaneció

No nací, nó, para el celeste goce
De vivir á tu lado

le contemplé unos momentos y hasta creí que se sonreía; me incliné y saqué

Y morir á tus pies enamorado:
En mi mismo tormento se conoce.

de su pecho el sagrado depósito que, Mas, si las ansias mías

efectivamente, estaba lleno de sangre
roja y húmeda aún; busqué el asta y en él la puse pero... en vez de correr á cumplir mi juramento, como era debido, corrí á incorporarme á mi regimiento

Dijérate, afrontando tus enojos, ¿Quién sabe lo que tú responderías, Gentil morena de cerúleos ojos?
T. Llórente.

con aquella bandera, según dije, arran¬

cada al enemigo... Aquella bandera, por la que me con- ¡

PENSAMIENTOS

cedieron la cruz pensionada que tú cono¬ ces, por la que cobro la pensión que en¬ trego para misas...
¡Cobarde! ¿verdad? ¡perjuro! que no supe cumplir el encargo de un moribun¬ do... pero... ¿sabes por qué? Pues por¬ que... aquella bandera igual á la que yo

¿Quieres gozar de los placeres que proporciona una vida doméstica llena de armonía? Escoge mujer que te sea proporcionada, de modo que no tengas el trabajo de elevarla hasta tí. ni de ba¬ jarte hasta ella.—PitdgoraS.

había visto tremolar delante de mí... era

Puede uno amar, sin ser feliz; puede

la mia, con la que yo soñaba... ¡Si hu¬ uno ser feliz, sin amar; pero amar y ser

Las utilidades de la sal
La sal sirve para apagar el fuego de la
chira euea.
Empleada en la limpieza de alfom¬ bras. las libra de la polilla,
Haciendo gárgaras con ella desapare¬
cen los dolores de garganta.
Mezclada con vinagre, quita las man¬
chas de las tazas de té. Echada sobre una mancha de tinta
todavía fresca, hace que se quite más fá¬
cilmente.
Si se echa sobre el hollín que ha cal¬ do en la alfombra, impide que ésta se
manche.
Un poco de sal en los dedos cuando se
está lavando carne ó aves muertas ó
pescado, impide que la pieza resbale en¬
tre las manos.
Colocada en el horno debajo de la lata donde se asan pasteles, impideque aqué¬ lla se chamusque por debajo.
¿Por qué se hacen salvas cuando un soberano extranjero ó una
escuadra amiga llega á un puerto?

te el puesto de guardia rural de estos bosques hace más de veinte y cinco años, pero te aseguro que lo que es esta noche
no asomaría las narices un palmo más
allá de esta puerta: estamos á 4 de enero y es una fecha que me pone siempre
triste y malhumorado.
—¿Tienes quizás en ella un mal re¬
cuerdo?. contestóle Atanasio. aproxi¬ mando el sillón de baqueta al encendido
hogar para añadirle nuevos troncos. Y tan malos como son los que dejan
en el corazón un rasguño que no es ca¬
paz de curar ni el tiempo ni el cambio
de lugares. Y ahora que miro la escope¬ ta así apoyada, cambia de sitio esa arma, porque el perro puede darla con el hoci¬ co y dispararse sobre uno de nosotros:
llévala al rincón.
\_¡pues qo estás poco aprensivo esta noche, que digamos! Déjate de malos augurios y cuenta algo de lo que te atormenta; estoy seguro que después
que te desahogues, te encontrarás ali¬

pobre amigo. ¿Recuerdas la última cam¬ paña contra el Pretendiente, en la que nuestras tropas perdieron tantos hom¬
bres?
Pues escucha, yo era sargento y esta¬ ba entonces en Vich; peleaba al mando del coronel Z. y en aquella gran expla¬ nada cayeron muchos hombres... y cinco por aquí y diez por allá... llegó el mo¬ mento en que casi luchábamos cuerpo á cuerpo y al vernos tan diezmados, tu vi¬ mos al fin que correr á la desbandada.
Yo también corrí mucho sin saber ha¬
cia dónde, hasta que me encoutré solo y
en medio de matorrales y zarzas que
destrozaban mis manos al separarlos. Era casi de noche y el cielo, como hoy,
amenazaba lluvia: me encontré de re¬
pente extraviado y rae aturdí. Me detuve para orientarme y en el silencio que ro¬ deaba creí oir un gemido. Escuché con
interés.
Sí. por allí había alguien que sufría, que necesitaba auxilio... ¡quién sabe! tal

biese sido otra, de otro color!, pero aque¬ lla tenía los mismos colores, rojo y
gualda...
Catalina Naryáez.
A NINON
Y si las ansias raías
Dijérate, afrontando tus enojos, ¿Quién sabe lo que tú responderías, Gentil morena de cerúleos ojos? Tú sabes que el amor es un tormento, Y muchas veces su rigor lamentas; Pero, al saber mi intento, Me ajustaras tal vez estrechas cuentas.
Si te dijera que en silencio mudo El torcerdor agudo Sufro, há do3 meses, de inquietud impía, Tú, que quizás discreta
Adivinaste mi ansiedad secreta,
Puede que contestaras: «lo sabía.»

feliz es un prodigio.—Balzac.
Todo lo debemos consultar con el
amigo, mas primero debemos consultar
si lo es.—Séneca.
Guando se escribe contra los vicios,
sin nombrar las personas, todo aquel que se enoja se acusa á sí mismo.—San
Jerónimo.
Variedades
La hija de los estudiantes
Entre su proverbial despreocupación, entre sus calaveradas, entre sus excentri¬ cidades, muestran los estudiantes en muchas ocasiones una generosidad y una delicadeza de sentimientos que des piertan la general admiración.
He aquí un conmovedor ejemplo de la exquisita bondad del alma de estos mu¬
chachos:

Claro está que á esta pregunta se con¬ testará que se trata simplemente de un saludo; pero la cuestión está en por qué
el saludo se hace en esta forma y no en
otra. El que un soberano ó un alto dig¬ natario llegue á un puerto, podrá ser motivo de regocijo y dar lugar á que so pongan colgaduras en los balcones y gallardetes en los barcos; pero parece á primera vista incomprensible que el in¬ feliz tenga que ser ensordecido á fuerza de disparos de cañón.
Sin embargo, no hay práctica militar ó naval que no tenga su explicación. En otro tiempo, cuando un extranjero de categoría llegaba á la vista de un puer¬ to, todos los cañones que en éste había
eran disparados para demostrar al visi¬
tante que se tenia tal fe en sus intencio¬
nes pacíficas, que no se juzgaba necesa¬ rio conservarlos cargados. Con el tiempo la prueba de confianza ha venido á con¬
vertirse en una forma de saludo.

viado del peso que te abruma.

vez un compañero de armas. ¿Quién va?

—Dame un tizón del fuego y encende¬ me aventuré á decir en voz alta, siendo

Si te dijera que quimera grata
Tras de tí me arrebata

Los estudiantes de París tienen una
hija adoptiva, reconocida en singulares

£1 color de los dientes postizos

ré la pipa, que el humo del tabaco suele á veces quitarme la murria que me
coge.
Y tomando con sus nervudos dedos la
astilla encendida que Atanasio le alarga¬
ba, la aplicó al tabaco, mientras con la uña empujaba el fuego dando al mismo tiempo sendo* chupadas. Pronto salió por entre sus gruesos labios una colum¬ na de humo, que, subiendo en espiral, fué á perderse entre las negruras del
techo.
Pues ya que quieres confidencias, hablaré, pero siento que después de oir¬ me no me has de mirar como ahora. Tu
siempre rae has creído valiente y soy...
es decir, he sido un cobarde.
—¿Cobarde tú? replicó Atanasio levan¬ tando sorprendido la cabeza, ¿tú cobar¬ de, cuando no has dejado tranquilo á
bandido alguno en toda la comarca, y
tú solo, con tu escopeta y tu perro has limpiado de malhechores estos intrinca¬ dos bosques? ¿Qué no lo acredita la cruz que honra tu pecho, y que por modestia nunca quieres dejarla ver sobre la sola¬ pa de tu chaqueta?
—Parece que vienes á dar en el clavo, hombre; precisamente la cruz ¡ojalá no me la hubiesen dado, ya que sólo de tor-

cortada por otro lamento más hondo que el primero. Avancé algunos pasos, y á pesar de la obscuridad, descubrí la en¬
trada de una cueva.
¡Aquí! ¡socorro en nombre de Dios!, oí que repetían desde aquel antro obscurí¬
simo.
No vacilé y entré casi á rastras por ser la entrada muy pequeña, y empecé á ex¬
tender los brazos tocando con el suelo.
—Ven. acércate, dame tu mano... es¬
toy herido gravemente, me muero, pero hace unas horas que ruego á Dios que acudiese alguien, no á socorrerme, por¬ que es imposible, siento que la vida se rne acaba, sino para hacerle un sagrado depósito.
lo nada dije, porque mi corazón opri¬ mido puso un nudo en mi lengua; pero mi mano apretó la suya en señal de
asentimiento.
—Soy capitán y militaba en las filas-
del... Pretendiente... allá arriba... lleva¬
ba la bandera cuando mi caballo fué
muerto de un balazo, tirándome de la
silla... Al levantarme... sentí un dolor
agudo aquí, en el lado izquierdo del pecho... comprendí que estaba... herido también, y con gran trabajo quité del
asta la bandera, me desabroché y por

Y encadena á tus pasos mi deseo, Tú sabes ¡inocente devaneo! Que una sombra de duda y de tristeza Realza tu belleza, Y quizás replicaras: «no lo creo.»
Si te dijera yo que bien guardada
Llevo en el alma mía cada noche
Tu plática feliz de la velada, Tú sabes que en relámpagos convierte Tus ojos bellos vengador reproche,
Y airada acaso me vedaras verte.
Si te dijera que en fatal desvelo
Paso las noches con ansioso anhelo
Y llorando los días, Tú sabes que al reir, la mariposa Toma tus labios por temprana rosa;
Y acaso reirías.
Mas no te lo diré. Vendré constante, Me sentaré á tu hogar, oiré tu acento,
Contemplaré dichoso tu semblante, Respiraré tu aliento! Adivinar podrás mi pensamiento; Pero razón de agravios No les daré á tus ojos ni i tns labios.
En jardín de fantásticos amores Cojo en secreto misteriosas florea: Oigo á tu lado el armonioso clave,

circunstancias.
Durante una de aquellas ruidosas con¬ mociones que tan frecuentemente se producen en la capital francesa y en las que nunca dejan de tomar parte los es¬ tudiantes, en el momento en que el des¬ barajuste era mayor. algunos alumnos
de la Sorbona encontraron sobre las gra¬
das de una iglesia una niña de pocos
días, abandonada.
Los enfurecidos jóvenes, impresiona¬ dos por tal descubrimiento, pasaron de la ira á la piedad, se calmaron, recogie¬ ron á la niña, y juraron que ésta sería siempre la «hija de los estudiantes»; y como se imponía comenzar por darle un
nombre, la Humaron Lucía, el santo del
día. añadiéndole el apellido Bagarre (al¬ boroto) en atención á las circunstancias en que había sido hallada.
Actualmente tiene Lucía Bagarre once
años. Los estudiantes se transmiten la
sacra atención de atenderla y educarla según los piadosos deberes de su pater¬
nidad.
Confiada Lucía á una familia de agri¬ cultores, se ha desarrollado espléndida¬ mente y es hoy una hermosa muchacha.
En tanto, sus jóvenes protectores han conseguido formarle una dote muy apre¬

Nada menos que 30 millones de dien¬
tes se venden al año en los Estados Uni¬
dos: pero lo más curioso es que tienen que ser de distintos colores, según los países á que están destinados.
Inglaterra y muchos otros países eu¬ ropeos. no quieren hoy más que dientes de un color blanco sucio; en cambio los
españoles, así como los italianos, prefe¬
rimos los dientes de un blanco de porce¬
lana.
Las Repúblicas de la América del Sur
solicitan constantemente dientes amari¬
llos, y en China, Japón y en algunas partes del imperio ruso, todos los dientes artificiales tienen que ser azules, negros ó de color de plomo.
Aparte de eso. se usan hoy dientes
imitando en el color á los naturales que
tenían las personas que han de usarlos, Hay dientes amarillos, para los fuma¬
dores; dientes verdosos, para las perso ¬ nas que acostumbran á cuidarse poco la boca, y dientes blancos como la nieve,
para las mujeres risueñas que los lucen
constantemente.
Sin embargo, por regla general, cada país los pretiere de un color determina' do, según hemos dicho.

jneqto ine sirw! Y gracias que para des¬ temor á que me la quitaran la guardé Cuando despierta su sonoio timbre

ciable.

-2

SÓLLER

de ocupar los primeros puestos, sentán¬ partidos. Pero lo que había que decir á cabeza rala, mostró un sobre blanco Cuando desembocó por la plaza de dose á la mesa junto á la Reina. A poco Cataluña es que, para hacer sentir su cual si fuese un memorial y dió un paso San Jaime, el señor Espinós bajó á reci¬

D OÍ? A ISABEL II

rato se presentaron doce parejas de lin¬ benéfica influencia sobre la política ge¬ hacia el carruaje presidencial.

birle y con el gobernador civil ayuda¬

das jóvenes ricamente ataviadas, las neral de España, lo primero es hacer po¬ Cual si temiera perder aquella ocasión ron al señor Maura á que se apeara del

cuales en otras tantas cestitas ofrecieron lítica general é influir en ella. Quejarse de acercarse al señor Maura precipitó carruaje.

Ha fallecido lejos de su patria, allá en y?aris, donde vivía desde hace mucho 4iempo, llevando la amarga existencia, Jlena de recuerdos y tristezas, de la rei¬
ría destronada.
El reinado de D.a Isabel filé accidenta¬ dlo á todo serlo. -La paz, indispensable
ipara la reconstitución de los pueblos
había huido de España, y los dos espíri¬ tus que en ki..patria luchaban entonces
producían á diario desórdenes y motines, en los que la vida de la nación iba per¬
diendo su savia, gota á gota. Fué aque¬
lla la época de los pronunciamientos y
•su blevaciones.
Trazar la biografía de Isabel II val¬
dría tanto como hacer la historia de la
.nación en aquella época. Nació D.a Isa¬
bel del matrimonio de Fernando VII con
J).a Muría Cristina el 10 de Octubre de
1830 y, muerto su padre fué proclamada
-reina el 2 de Octubre de 1833. Las Cortes

presentes de frutas de la estación á SS. MM., obsequio que les fué suma¬ mente grato. En esto, la población en¬ tera se agolpaba frente á la casa del
Sr. Rubert. vitoreando sin cesar. La Rei¬
na no dejaba de conocer la impaciencia del pueblo que permanecía allí inaltera¬ ble á pesar de la lluvia que á intervalos caía; y, tan luego como pudo, salió al balcón, acompañada de toda la real fa¬
milia. llevando en brazos á su tierno
hijo el Serenísimo Príncipe de Asturias. ¡Qué agradable sorpresa fué la del pú¬
blico, al ver á su futuro Rey vestido con
el traje propio de solleiense! ¡Cuantos vítores y bendiciones resonaron cada vez que S. M. repitió el acto de manifes¬ tarse y d-e levantar en brazos á su hijo
D. Alfonso XII! No hay pluma capaz de describir el entusiasmo que la vista de aquel niño vestido depayés, y agitando su manecita en señal de agradecimien¬

del real gobierno desde Barcelona y no
tratar de mejorarlo, cuando se tiene el deber y los medios legales y reales de hacerlo, es cometer un pecado de crítica negativa, poco disculpable en espíritus que se precian de práclicos. Eso había que decir á Cataluña, y eso se ha dicho
desde el Trono.
Al oirlo, al ver que se afirmaba solem¬ nemente ia realidad de nuestro régimen constitucional y parlamentario, se ha desvanecido como por encanto toda esa fábula de camarillas palaciegas cuya
existencia habían hecho creer á la fanta¬
sía popular las complacencias ó las omi¬ siones de algunos gobernantes. En este
viaje, inmediatamente después del Rey ha aparecido la personalidad del Gobier¬ no, representando á las Cortes y al pue¬ blo, y el resto ha ocupado el honroso lugar que le corresponde; nada menos, pero tampoco nada más.

sus movimientos y dió un salto para ga¬
nar el estribo.
Al iniciar su acción hizo como si fuera
á entregar el supuesto memorial que lle¬ vaba en la mano derecha, y con la iz¬ quierda se quitó la gorra.
El señor Maura, creyendo en la acti¬ tud de súplica del que se le acercaba, adelantó la mano derecha para coger el sobre, pero el desconocido desvió su diestra y dirigió la carta hasta tocar el pecho del Presidente.
Entonces, con un movimiento rapidí¬ simo huudió un puñal en el costado iz¬ quierdo del señor Maura, dejando el arma entre los pliegues del traje, en la misma herida que acababa de producir.
En el momento de hundir el puñal, el
criminal resbaló del estribo.
Con rápido gesto el señor Maura, dan¬
do muestras de extraordinaria serenidad
le asió por el brazo homicida é intentó

El herido quiso subir la escalera por su propio pie y contestó afablemente á los saludos que le dirigían.
Fué tal la serenidad de que dió mues¬ tras que algunas personas le saludaron sin reparar en que hubiese recibido da¬ ño alguno.
En el rellano de la escalera encontró
al ministro de la Guerra, á quien dijo: — Ya lo ve usted, general; vengo herí,
do. ¿Quiere acompañarme á mis habita¬
ciones?
Ei general Linares le dió ol brazo, y juntos fueron hasta el dormitorio del
señor Maura.
El herido fué colocado en su cama é inmediatamente avisóse á los médicos de la Alcaldía.
Algunos momentos después llegaba el alcalde, el capitán general y el módico de Cámara de S. M. el Rey, doctor Ala-
veru.

Ja declararon mayor de edad el 8 de Nonietnbre de 1843, después de una regen¬
cia llena de luchas, salpicada de sangre
por la guerra civil que se declaró iu ru¬
cando la Ley Sálica.
En el perturbado período de la vida de
la nación durante el reinado de la mujer
nque hace pocos días ha muerto, se des¬ tacan dos hechos que no informa el es¬ píritu de la lucha intestina: la guerra deLAfrica y la del Pacífico. Por último,
tras un reinado azaroso, la revolución
-de 1868 derribó del trono de España á
0.a Isabel II, la que más tarde abdicó la corona en su hijo D. Alfonso XII.
Ha muerto D.a Isabel á una edad a van¬
eada, y en los días de su destierro y en
los de su ancianidad habrá seguramente
hallado, en los primeros, lágrimas y peuas de esas que borran anteriores erro¬ res y culpas, y en los segundos, á la orilla del sepulcro, consoladoras espe¬ ranzas en otra vida que le habrán ha¬ blado de las vanidades engañosas de este
mundo, en ei que más tarde ó más tem¬ prano la Muerte hace perder á todos los reyes la corona que la revolución arre¬ bató á Isabel II, cuya alma ahora enco¬
mendamos á Dios.
*

to, causaba á los espectadores. Sombre¬ ros, pañuelos, manos y cuerpo, de todos los espectadores, estaban en movimiento para demostrarle su entrañable afecto.
Bien habían hecho SS. MM. en no que¬
rer tropas que les acompañasen, ni aún por la carretera; sabían que en cada ve¬ cino tenían un impenetrable escudo que
los defendería hasta derramar la última
gota de sangre, si necesario fuese. La lluvia impidió que la real familia
verificase el paseo proyectado por nues¬ tros naranjales, en donde hubieran po¬
dido admirar la amenidad del valle de
Sóller.
A las cinco de aquella misma tarde salían de Sóller los.augustos huéspedes, de regreso á la ciudad, acompañándolos todas las autoridades y el pueblo hasta las afueras de la población, saludándose mútuamente, hasta que se perdieron de vista. La Reina empero, no se despidió, de sus amados sollerenses, sin dejar an¬
tes una limosna de seis mil reales á los
pobres del Hospicio, y otra de cuatro mil para socorrer al jornalero más nece sitado y más digno de premio por su buen comportamiento, cuya suerte, en¬ tre quince que se conceptuaron acreedo¬ res, correspondió á Sebastián Ferrer,

Por este acto de presencia del Gobier¬ no ha confirmado y robustecido el señor Maura los prestigios que había conquis¬ tado con su resuelta acción parlamenta¬ ria al frente Jel Gabinete. De pocos días á esta parte puede advertirse que ele¬ mentos que venían negando al Sr. Mau¬ ra hasta la sal y el agua suavizan su oposición, cuando no confiesan paladi¬ namente sus equivocaciones.
Felicitemos sinceramente al señor pre¬
sidente del Consejo. Pistas horas deben ser de gran consuelo y satisfacción para su espíritu. Pero nosotros quisiéramos que no olvidase, ni por un segundo, que su actual fuerza se la debe á la pre.-ión
social.
Esta presión, manifestada por actos como el famoso telegrama de la Cámara
de Comercio de Oviedo contra los deba¬
tes estériles de las Cortes, es lo que ha hecho el vacío en el que han muerto las conjuras fraguadas en los pasillos del Congreso. Y es que ha llegado á com¬ prenderse que serán inútiles los progra¬ mas más bellos, mientras no tengan los Gobiernos ni el reposo, ni la tranquili¬ dad, ni el tiem po necesario para llevarlos á la práctica. Con Gabinetes de tres me¬ ses es imposible cosa de provecho.

sujetarle. El criminal gritó: ¡viva la anarquía!
y logrando desasirse de la mano de su víctima escabullóse por la calle de Serra.
El presidente, cuando sintió el golpe y vióse con el arma entre sus propias manos, exclamó:
—¡Dios me asista! El grupo de gente que había perma¬ necido en el arroyo, casi sin darse cuen¬ ta del rápido atentado, corrió hacia el carruaje del presidente para auxiliar al
señor Maura.
El coche paró, pues con ser mucho el público que allí había, arremolinóse la gente con ímpetu extraordinario.
Los primeros auxilios
Un momento antes de que se cometie¬ ra el atentado, el coche del gobernador habia precedido al del señor Maura.
Cuando el señor González Rhotwoss
notó el movimiento del público, arrojóse de su carruaje y retrocedió yendo direc¬ tamente hacia el del presidente del Con¬ sejo.
Al llegar á su lado, el señor Maura tenía todavía en su mano el puñal cuyo
filo acababa de herirle.
En medio de aquel sobresalto general

El parte facultativo
El doctor Alavern practicó al paciente la primera cura, reconociendo la herida con minuciosidad y lavándola muy bien por si el puñal tenía herrumbre.
Cuando practicaron al herido la pri¬ mera cura, estaban presentes su hijo y
su yerno.
El doctor Alavern redactó el parte fa¬ cultativo que dice así:
«La herida es punzante y cortante en la región esternal inferior de dos centí¬ metros de extensión en la entrada, cuya
dirección es de arriba abajo y de izquier¬ da á derecha. La hemorragia inmediata ha sido pequeña. El estado general del paciente es bueno.»
Al oir esto exclamó el presidente del Consejo:
«En vez de bueno, diga usted que es
excelente.»
Conferencias telefónioas
Una vez terminada la cura y el ven¬ daje. el señor Maura demostró deseos de levantarse para poder celebrar alguna conferencia urgente por teléfono.
Desde un sillón avisó él mismo á Ma¬
drid para que su esposa asistiera al mi¬

**
.La Reina Isabel II visitó á nuestro
.pueblo con su Real familia en el año de 1860; pocos serán nuestros lectores que no hayan visto, ú oído por boca de sus padres ó abuelos relatar el entusiasmo

Donat.»
Actualidades

Esta presión social es el factor que ha fortalecido al Sr. Maura, prefiriéndole precisamente porque en él ha visto el valor necesario para hacer frente á esa falsa opinión que, forjada en dos ó tres tertulias y otros tantos periódicos, influía

el señor Maura aparecía corno el más sereno; y por comunicar esta serenidad á los que le rodeaban, dijo con voz en¬
tera:
—Si no ha sido nada.
La guardia de Palacio salió inmedia¬

nisterio de la Gobernación, con objeto de
enterarla de lo ocurrido.
También habló el señor Maura con el ministro de la Gobernación, señor Sán¬
chez Guerra, al que expresó muy espe¬ cialmente su voluntad de que se entere

que reinó, á su venida, y las brillantes fiestas celebradas en obsequio de la Re¬
gia familia. Dice el venerable sacerdote

RÉGIMEN Y GOBIERNO
En este viaje de D. Alfonso XIII no

tanto sobre el ánimo vacilante y débil de muchos de nuestros hombres pú¬
blicos.

tamente y rodeó el coche del presidente. Este con una sonrisa, agradeció los
solícitos cuidados de los que allí estaban,

á S. M* la Reina de todos los detalles
que él mismo comunicaba con objeto de que la augusta dama se convenza de que

Sr. Rufián en su Historia de Sóller que ha querido conformarse el Gobierno con

Gracias á ella, si no sobrevienen acon¬ y sin decaer ni un instante, pero no que¬ su hijo no ha corrido el menor riesgo.

«dos pueblos sola mente merecieron ver su soberana; y Sóller, uno de ellos, que, desde la época en que los Reyes propios
de Mallorca recorrían sus amenos huer¬
tos, no había tenido él honor ni la satis¬
facción de gozarse con ia presencia de ningún monarca, supo demostrar el

ocupar un lugar^ secundario, sino que el país le ha visto en el puesto que por derecho le corresponde: á la derecha del Monarca, en el primer lugar.
No había ocurrido hasta ahora así.
Por una abdicación no confesada, pero real y efectiva, nos habíamos acostum¬

tecimientos lamentables, si el ambiente
de Cataluña y del resto de España sigue bacieudo el vacío en torno de sus agita¬ dores profesionales, va á encontrarse el
Sr. Maura en condiciones más favorables
para realizar una obra de gobierno que las que han rodeado á sus predecesores

riendo prolongar aquella situación, puso su pañuelo de bolsillo sobre la herida, haciendo presión con su mano derecha, y ordenó que el coche fuera directamen¬
te hacia su casa.
Sin duda previendo que era conve¬ niente evitar toda manifestación por la

S. M. el Rey
A las dos y inedia, el Rey, que acaba¬ ba de enterarse del atentado, quiso ir personalmente á saludar á su primer mi nistro, y, en efecto, acompañado de duque de Sotomayor, del general Pola-

placer que le inundaba al recibir á tan augusta viajera.»
La llegada de la Reina fué á las pri¬
meras horas de la tarde del día 15 de
• Septiembre; el tiempo presentábase llu¬

brado á presenciar el curioso espectáculo de que los ministros, los mandatarios de las Cortes, y consiguientemente de la soberanía popular, se ocultaran tras las espaldas del Monarca en cuantos via¬

desde hace varios años.
Pero nosotros quisiéramos que el se¬ ñor presidente del Consejo no olvidara que su actual posición privilegiada le obliga, por ser privilegiada, á muchas

calle, añadió:
—¡De prisa! Y el coche partió á trote largo hacia la Diputación, donde, como es sabido,
reside actualmente el Presidente del Con¬

vieja y de otros personajes de su escolt a El público que estaba estacionado en.
la plaza de San Jaime, al apercibir al jo¬ ven monarca le dispensó una ovación
delirante.

vioso y todos los vecinos temían ver frustadas sus esperanzas; sin embargo ninguno cesaba de preparar adornos.
Se levantaron arcos de triunfo artísti¬

jes ha emprendido el Jefe del Estado
desde el día de su coronación. Y se daba
el caso de que espíritus preciados de li¬ berales hablaran del poder personal y

cosas. El elemento más vigoroso del país está poniendo cuanto está de su
parte para que haya Gobierno, no con las apariencias, sino con las realidades

sejo de ministros. El gobernador civil le acompañaba en
el mismo carruaje.

En el vestíbulo de la Diputación fué recibido S. M. por el señor Espinós, quien le acompañó hasta las habitacio¬
nes del herido.

camente adornados, la calle Nueva ri¬
camente colgada y convertida en un es¬ peso bosque despedía raudales del balsᬠmico aroma del arrayán. La entrada de
la Real familia fué un acontecimiento

del gobierno personal del Monarca, co¬ mo si esta clase de poderes y de gobier¬ nos fuera compatible con el régimen constitucional y parlamentario. Verdad que justificaba semejantes palabras el

de un gobierno.
Esta primera etapa está ya á punto de ser completada; sólo falta la otra: que el Gobierno gobierne bien, que sepa ha¬ cer buen uso de esta fuerza excepcional

Detención del agresor
Mientras rápidamente se desarrollaba en el lugar del suceso los detalles que
acabamos de reseñar, el criminal había
logrado escurrirse por la calle de Serra,

Cuando el Rey estuvo cerca del Presi¬ dente del Consejo, le tendió la mano y le pidió pormenores del hecho.
El señor Maura diólos prolijamente, y luego agradeció mucho el alto honor

grandioso; las campanas echaron al voluntario, aunque incomprensible, apo¬ que en su3 manos ponen el cansancio pero seguido de cerca por el inspector que recibía con la visita del Rey.

vuelo sus sones, la música hacía más camiento de algunos gobernantes.

de sus enemigos y las ansias que el país señor Puente y el agente de la ronda

Cuando I). Alfonso XIII volvió á cru¬

imponente el acto con sus acordes y la Reina era obsequiada, al par por las ca¬ lles, -por una nube de flores despedidas

Esta vez no ha ocurrido otro tanto. Al
discurso del Sr. Ferrer y Vidal, en el Fomento del Trabajo, la más importante

siente de estabilidad en cuanto á las per¬
sonas de los gobernantes, pero no de estabilidad en el desgobierno.

secreta de policía Manuel Gutiérrez, am¬ bos lograron echarle mano y le detuvie¬
ron á los pocos pasos.

zar en carruaje la plaza de San Jaime se le tributó una ovación indescriptible.

de las ventanas. Llegó la regia comitiva á la plaza Mayor, convertida en un her¬
moso jardín. «El sonido de las campanas
—dice el historiador de Sóller.—el estru¬
endo de las músicas, las evoluciones de
ia caballería, y los continuos vítores que resonaron al momento de llegar la Rei¬ na, produjeron una especie de confusión, que desapareció tan luego como se apeó la real familia, y se presentó el Clero formado en procesión para recibir á SS. MM. bajo un palio y acompañarlos al Templo parroquial que en aquel día también ostentaba todo el primor de sus
adornos. Cantóse un solemne Te-deum
en acción de gracias al Todopoderoso por tan feliz viaje, y. terminado el acto, la comitiva se dirigió á la casa de don Andrés Rubert, antigua morada de los nobles y virtuosos Prhom. Allí mismo el Ayuntamiento ofreció un exquisito y
abundante almuerzo á la real familia,
en cuya ocasión el "¡señor cura-párroco D. Bernardo Planas y el señor alcalde
D. Sebastián Castaño* tuvieron la honra

Asociación industrial de toda España, contestó el presidente del Consejo, en presencia del Rey y en su nombre. A las
peticiones formuladas en el Ayunta¬ miento de Barcelona por el concejal ca¬ talanista Sr. Cambó, repuso breve y
oportunadamente el Rey que no á él, si¬ no á sus ministros, compete proponer y á las Cortes legislar.
No ha podido decirse nada más ni me¬
jor en menos tiempo. Son palabras que á la vez honran al Rey y al Gobierno. No ha podido tampoco contestarse cosa más oportuna á una petición de carácter catalanista. Porque en el catalanismo no todo son utopías medioevales, ni aspira¬ ciones separatistas, ni crítica negativa. Hay en ese partido hombres, é ideas y sentimientos que no deben malograrse para la vida nacional. Hay también en el catalanismo un sentido positivo, á la vez práctico ó histórico, de que nos ha¬ llamos muy necesitados para contrape¬ sar cuanto haya de excesivo en el jaco¬
binismo reformador é idealista de otros

(Do España.—9 Abril)
El hecho
Poco después de las doce el señor Maura, que había acompañado al Rey hasta Palacio, se dispuso á regresar á su domicilio accidental y tomó el coche descubierto que le aguardaba en el za¬ guán de la Capitanía general.
A las doce y veinte minutos salió el carruaje por la puerta principal y el pre¬ sidente del Consejo que iba de uniforme fué saludado respetuosamente por el grupo de curiosos que allí estaban esta¬
cionados.
Al hallarse el coche del presidente frente á la puerta principal de la iglesia de la Merced, un mozo delgaducho y con la cara toda afeitada, vestido decen¬ temente y cubriendo con una gorra su

Un momento después llegaron el jefe de vigilancia señor Tressols y el agente
Juan de la Parra.
Entre los cuatro sujetaron al agresor, llevándole por la calle de la Merced,
fuertemente atado.
El público increpóle y quería apode¬
rarse del detenido.
Este, aprovechándose de la excitación general, hizo un esfuerzo para escaparse pero no lo logró.
Entonces, según unos, dióse el agre¬ sor un golpe en la cabeza contra la pared de una casa, y. según otros, reci¬ bió un fuerte garrotazo en la cabeza.
No podemos precisar este detalle, ni le concedemos importancia, pero lo cier¬ to es que el detenido llegó al Gobierno,
civil con una herida en el cráneo y con
las ropas manchadas de sangre.
En la Diputación
El coche del presidente fué hacia la Diputación, tardando sólo siete minutos en llegar.

El agresor
Llámase Joaquín Miguel Artal. es na¬
tural de Barcelona, tiene diecinueve
años y manifestó repetidas veces qus no tenía domicilio; pero á reiteradas pre¬
guntas del jefe de policía señor Tressols
dijo por fin que estaba de criado en casa de don Juan Nadal, calle Ancha, núme¬ ro 35. principal.
Preguntó el señor Tressols al agresor
por qué había querido asesinar al presi¬ dente del Consejo y aquel permaneció en
el silencio más absoluto.
Tampoco contestó al preguntársele si
alguien le había inducido á cometer el
aten tado.
Mientras el jefe de policía interrogaba
al criminal, un cabo y un agente le ca¬ chearon, haciéndole que se desnudara para registrarle mejor.
El inspector de guardia, señor Rovira, se hizo cargo del detenido y le quitó el cinturón y los tirantes para que no in¬ tentase suicidarse, valiéndose de las he¬ billas de dicha prendas.

SÓLLER

3

El mismo inspector señor Rovira se

Barcelona 12 de abril de 1904.—Salva¬ sidente del Consejo de Ministros del rendimientos les dió en años anteriores.

Queriendo agasajar como se merece al

hizo cargo de lo que Joaquín Miguel dor, Cardenal Casañas.—José Espinos, bárbaro y vil atentado anarquista de Esta, que en un principio se creyó sería Jefe del Estado en su próxima visita á

Artal llevaba en ios bolsillos, que era lo en representación de la Excma. Diputa¬ que fué víctima.

abundante, ha quedado reducida á la na¬ nuestro puerto, que efectuará durante su

siguiente:

ción provincial.—M. Durán y Bas.— Al acto, que se celebró con toda so¬ da, pues todos los frutales sin excepción, excursión marítima proyectada por las

Una carta de un pariente suyo, que es Guillermo de Boladeres.—F. Bertrán de lemnidad á las siete de la tarde, en la tanto si son de la especie de los llamados costas de esta isla, se acordó: l.°, Dirigir

militar y persona dignísima; el sobre blanco que alevosamente fingió entregar
al señor Maura; un número de La Pu¬ blicidad correspondiente al día de antea¬
yer y otro número de El Diluvio del
mismo día.
He aquí algunos datos referentes á la
vida del agresor:
Cuando era niño demostraba costum¬

Amat.—José Monegal Nogués, etc.
(Siguen buen número de firmas de importantes personalidades de Barce¬
lona).
Crónica Local

iglesia parroquial, y al que fuimos aten¬ tamente invitados por el Alcalde señor Joy, asistió el Ayuntamiento en masa, todas las autoridades civiles y militares y numeroso gentío, prueba de la estima en que se tiene ai señor Maura y de ia satisfacción con que han visto todos ha¬ ya Dios conservádole su vida.

precoces, como de la de los tardíos, han sufrido igual percance: el fruto tierno, apenas desligado de su corola, se ha des¬ prendido del árbol, á causa sin duda del frío, de la nieve y de los fuertes vientos que tuvimos en la semana de Pasión.
En los bajos de la Casa Consistorial

una comunicación á la Dirección de la
«Marítima Sollerense» para solicitar el fletamento del vapor Villa de Sóller para todo el día en que haya de teuer lugar la
recepción del Monarca y 2.°, Invitar á
una reunión á todas las Autoridades y Presidentes de entidades de esta pobla¬
ción ai objeto de organizar los festejos

bres morigeradas y hasta llegó á mani¬
festar deseos de ser sacerdote, habiendo

ATENTADO CONTRA MAURA

se hallan expuestas al público, á efectos con se haya de recibir á S. M. el Rey El domingo tuvo lugar en el Puerto la de reclamación, las listas definitivas de Alfonso XIII.

sido monaguillo de un convento de monjas de Badalona.
Más adelante aprendió el oficio de es¬ cultor tallista, y, por último, por ser hijo de una sirvienta de la casa de don Juan Nadal de Vilardaga, fué también
criado de dicho señor, en cuya casa es¬
tuvo hasta el viernes último.
En dicha casa observaron hace algún
tiempo que Joaquín Miguel Artal había
cambiado bastante de carácter, que se
mostraba comedido¿y reservado jan te los dueños y que su laboriosidad no era la de tiempo atrás. Entre los demás criados de la casa hacía alarde de excéptico y de
ateo.
El viernes último se a-usentó del do¬
micilio del señor Nadal, diciendo que
había resuelto ponerse á trabajar en su
oficio de escultor.
Desde aquel día no se había vuelto á
saber de él.
Joaquín Miguel Artal es delgado, mo¬ reno, de regular estatura. Está recién
afeitado.
Un tío suyo que vive en Madrid reci¬ bió algunas cartas de él escritas en tales términos, que aquél preguntó el día 7 del actual por su sobrino al señor Nadal.
Por más que el agresor afirma que es anarquista, ni la policia judicial ni la gubernativa le conocen como tal.
El detenido confesó que había asistido á algunos mítines anarquistas y repu¬
blicanos.
Llevado al despacho del Gobernador civil, el juez especial señor Martínez Ji-
meno comenzó á instruir las correspon¬
dientes diligencias sumariales ante el fiscal del Tribunal Supremo señor MaUiquer, el fiscal de Audiencia señor Maroto y el delegado de la ronda de policía del Presideute del Consejo.
Como el detenido abrigara temor de

El martes por la noche, por teléfono^ se supo en esta población la alarmante
noticia de haber sido víctima de un aten,
tado anarquista, en la tarde del mismo día, el Excmo. Sr. D. Antonio Maura, Presidente del Consejo de Ministros, que, como saben nuestros lectores, se ha¬
llaba accidentalmente en Barcelona acom¬
pañando á S. M. el Rey en su excursión
por Cataluña. Al natural estupor que en los prime¬
ros momentos produjo la noticia, le su¬ cedió un clamoreo de indignación que
corrió por todas partes. Cuantos se ente¬ raron del brutal atentado, esperaban con avidez noticias menos confusas, se mos¬ traban ansiosos por conocer mas detalles, por saber si la herida revestía ó no ca¬ racteres de gravedad. El jefe del partido maurista en esta localidad, nuestro par¬
ticular amigo D. Jerónimo Estades, que á las once y media conferenció telefóni¬ camente con Palma, pudo devolver la
tranquilidad á muchos corazones pro¬ fundamente apenados por tan sorpren¬ dente nueva. Y las personas que en tal estado se hallaban, eran ya en gran nú¬ mero; las vimos nosotros á media noche en la Casa Consistorial, oyendo al señor Estades relatar el hecho, que fué comen¬ tado con vivas muestras de reprobación.
La prensa diaria nos enteró luego de los sucesos y tranquilizó el ánimo ape¬
sadumbrado de cuantos temíamos ver de¬
saparecer al hombre de mérito, al insig¬ ne estadista, al gobernante que vale. Nos refirió la serenidad, que nunca abandona á Maura, sostenida por éste, después de sufrida la agresión, y puso ante nuestros
ojos la indignación causada por tan vil

fiesta religiosa en honra á San Raimun¬ do de Peñafort, celebrándose, en el ora¬ torio donde el santo se venera, misa ma¬ yor con música y sermón por D. Andrés
Bisbai Pbro. Por la tarde fueron muchas las perso¬
nas que aprovechando la esplendidez del
día se trasladaron á la barriada maríti¬
ma, donde reinó completa animación. La «Banda Municipal» dió algunas
serenatas, ejecutando bonitas piezas de sil repertorio.
Durante el pasado mes de Marzo se registraron en esta villa 21 nacimientos y 17 defunciones.
Según hemos podido ver en el «Bole¬ tín Oficial», nuestro paisano y amigo D. Lorenzo Roses Borrás ha presentado en el Gobierno Civil de la provincia una solicitud de registro de 36 pertenencias de mineral de plomo con el título de «Ca¬ talina», sitas en el paraje nombrado Son Palou, del término municipal de Bu-
ñola.
Al anochecer del domingo último pren¬ dióse fuego un carretón en una cochera
de la calle de Ramón Llull. Los que se
apercibieron de ello intentaron salvar al artefacto, sin que pudieran lograrlo. No hubo que lamentar desgracia personal alguna.
Se hace saber por el teniente de Na¬ vio Sr. Sbert, Ayudante de Marina del distrito de Sóller, que el día 16 de fe¬ brero fué hallado en aguas de «La Calobra» un trozo de palo macho al parecer de una goleta.

los electores comprendidos en este tér¬

No habiendo otros asuntos de que tra¬

mino municipal.

tar se levantó la sesión.

Tenemos entendido que mañana, do-

miugo, habrá función dramática en el
teatro de la «Defensora Sollerense» por

CULTOS SAGRADOS

la compañía palmesana de los señores
Lliuás-Palet.
Las obras que se pondrán en escena

En la iglesia parroquial.—Mañana domingo, dia 17, á las nueve y inedia, se expondrá el Santísimo Sacramento, can¬

serán El Soldado de San Marcial y Mala
Sombra.
Nuestro paisano D. A. Castañer, co¬

tándose en seguida las Horas menores y la Misa mayor con sermón, que pronun¬ ciará el Rdo. Sr. Cura Arcipreste, y des¬ pués, tendrá lugar ia procesión propia de

merciante establecido en Playa Maya- la tercera djminica por el interior del

giiez, Puerto Rico, nos comunica, en atenta circular, haber conferido poder general á D. Enrique A. Rousset y á D. Antonio Vicens Sastre, paisano tam¬
bién nuestro este último.

templo. A la tarde, vísperas y comple¬ tas, y á continuación se celebrará uu pia¬ doso ejercicio en obsequio de Santa Ma¬ ría la Mayor.

Felicitamos á los señores Rousset y

Vicens, y agradecemos al mismo tiempo
la atención con nosotros tenida en anun¬

l£ef»istro Civil

ciarnos la noticia.

Nacimientos.

Varones 2.—Hembras 2.—Total 4

Matrimonios

Bibliografía

Dia 13.—D. Jaime Seguí Oliver, viu¬ do, con D.a Margarita Enseñat Oliver,

soltera.

Cereales.—Trigo.—Cebada.—Centeno —Avena.—Abono de primavera—El ni¬ trato de sosa.—Se ha publicado la se¬ gunda edición de este importante folleto,

Dia 16.—D. Jaime Trias Bisbai, sol¬ tero, con D.a Catalina Pastor Albertí,
soltera. Defunciones

que pueden pedir los agricultores á la Delegación Española del Permanent Nitrate Gommittée, calle de Pascual y Genis, 15, Valencia.

Dia 12.—D.a Rosa Gamundí Riutord, de 78 años, viuda, Alquería del Conde.
Dia 14.—D. Juan Rotger Barceló, de 39 años, casado, calle del Mirto.

Dia 14.—D.a Francisca Riutort Riu*

AYUNTAMIENTO

tort, de 90 años, viuda, manzana 62. Dia 15.—José Valls Rosselló, de 20

Sesión del día 9 Abril de 1904

meses, Mallorca (Puerto).

ser maltratado, el gobernador civil lla¬ atentado, no sólo en Barcelona, sino en La persona que se crea con derecho á

mó al inspector de guardia señor Rovira, todas partes de España.

él puede reclamarlo en esta Ayudantía.

y le dijo que le hacía responsable de A nosotros, que relatamos el suceso

La presidió el Alcalde señor Joy, y asistieron á ella, convocados por segun¬ MOVIMIENTO DEL PUERTO

cualquier atropello que se cometiese en del bárbaro atentado, copiándolo de La El domingo por la mañana fondeó en da vez, los Concejales señores Mora,

Embarcaciones fondeadas

ia persona de aquel sujeto.
Anoche continuaba Miguel Artal en uno de los calabozos del Gobierno civil
rigu rosa me n te i ncom u n icado.
Dentro del calabozo estaban con él un
guardia de orden público para que no pudiera atentar contra su vida.
Anoche cenó muy tranquilamente -y con buen apetito.

Vanguardia de Barcelona, no nos resta mas que unir nuestra protesta mas enér¬ gica á la que resuena de uno á otro con¬
fín de la nación. Experimentamos además viva satisfacción al enterarnos de que se
halla casi restablecido el señor Maura y
de que resultaran frustados los intentos de una cabeza desequilibrada, y damos,

nuestro puerto el vapor «Villa de Só¬ ller», habiendo sido portador de algún pasaje y variada carga.
Dicho buque zarpó con rumbo á Bar¬ celona y Cette el martes por la noche, llevándose una regular partida de naran¬ jas y limones y otros variados géneros.

Castañer, Joy (Jaime J.) Colom, Morell y Estades.
Fué leída y aprobada el acta de la se¬
sión anterior.
Se dió cuenta de la distribución de
fondos por capítulos formada por la Con¬ taduría para satisfacer las obligaciones del presente mes, siendo aprobada.

Dia 10.—De Barcelona, en 10 horas, vapor Villa de Sóller, de 190 ton., capi¬ tán D. D. Picornell, con 16 mar. y efec¬
tos.
Dia 10.—De Palma, en 1 dia, laúd Internacional, de 19 ton., pat. D. A. Balves, con 6 mar. y lastre.

El arma

por último, gracias á Dios por haber li¬ brado deja muerte á nuestro paisano, al

El lunes por la noche hubo una reu¬ nión en la Casa Consistorial para tratar

Se aprobó el traspaso de la sepultura número 425 del cementerio católico, á

EMBARCACIONES DESCACHADAS
Dia 11.—Para Mahón, laúd Interna¬

El arma con que Joaquín Miquel Ar¬ mallorquín ilustre, al hombre de quien la del recibimiento que se ha de dispensar favor de D. Antonio Serra Sampol.

cional, de 19 ton., pat. D. A. Balves,

tal realizó el atentado es un antiguo cu¬ chillo de monte que figuraba en una pa¬
noplia en casa del señor Nadal de Vilar¬

mayoría de los españoles esperan la re¬ generación de nuestra querida y desgra¬ ciada patria.

al Rey, el día que se detenga en nues¬ tro puerto. Fué unánime opinión de todos el recibirle dignamente, y al efecto se

Se acordó satisfacer varias cuentas por
servicios municipales.
Dióse cuenta del extracto de las sesio¬

con 6 mar. y cemento’ Dia 12.—Para Barcelona, vapor Villa
de Sóller, de 190 ton., cap. D. Domingo

daga.

*

acordó fletar el vapor «Villa de Sóller» nes celebradas por el Ayuntamiento y Picornoll, con 16 mar., pas. y efectos.

Tiene una longitud de unos veinte centímetros y un mango negro de unos diez. La hoja tiene la forma de un cuchi¬ llo de cocina, pero muy afilado y pun¬ tiagudo. Estaba algo engrasado.
El pañuelo que lo envolvía es de seda negro y tiene rota una de las puntas.
Alocución al vecindario
A las ocho de la noche fué fijada en los sitios públicos de costumbre, la si¬ guiente alocución de protesta del aten¬
tado:
«El atentado cometido á las doce y media de esta tarde contra el Excmo. se¬
ñor Presidente del Consejo de ministros,
ha producido unánime y sentida indig¬
nación en toda Barcelona que, al pro¬ testar con energía del hecho, se felicita
de que se haya frustado la criminal in¬
tención del asesino.
Por expontáneo impulso se han encon¬
trado reunidos en el domicilio acciden¬ tal de la víctima los abajo firmados y deseando hacer ostensibles sus senti¬ mientos de que sin duda participan todos los habitantes de esta ciudad, han acor¬ dado: invitar á que se cierren todos los establecimientos, mañana (13) á las
diez y que todas las clases sociales ó re¬

**
El Ayuntamiento se reunió el miérco¬ les por la noche, en sesión extraordinaria, para ocuparse del atentado de que fué
víctima el señor Maura. En ella se tomó
el unánime acuerdo, digno de loa, de di¬
rigir al hijo predilecto de Sóller, el si¬ guiente telegrama:
«Presidente Consejo Ministros, Pala¬ cio Diputación — Barcelona. — Reunido Ayuntamiento sesión extraordinaria con motivo criminal atentado perpetrado el dia 12 en la persona de Y. E., interpre¬ tando fielmente sentimientos población entera, acuerda consignar solemne mani¬ festación de protesta contra bárbaro y vil atentado anarquista, y que se cante un Te-Deum en acción de gracias á la Divina Providencia que en bien de la Patria ha querido salvar la preciosa vida
de V. E.—El Alcalde, Juan Joy». En contestación á este telegrama se
recibió ayer, á las primeras horas de la mañana, el despacho que á continuación
se expresa:
«Presidente Consejo Ministros á Al¬
calde de Sóller.—A todos agradezco mucho protesta y felicitación.—Maura».

para que le salga al encuentro en las
inmediaciones del «Torrent de Pareys», donde el joven Monarca será saludado con una suelta da gran número de palo¬ mas. El vapor de esta matrícula acompa¬ ñará al yate «Giralda» hasta el punto que se designe.
En el puerto acudirán las bandas de música y se procurará que todo perma¬ nezca adornado, á fin de que presente bo¬ nito aspecto.
De entre los reunidos se nombró una
Comisión ejecutiva de los preparativos que se hayan de hacer con motivo de la visita regia. La forman el Alcalde señor Joy, el Juez Municipal señor Deyá, el Ayudante de Marina señor Sbert, el Ad¬ ministrador de Aduanas señor La Rosa, D. Guillermo Colom y D. Jaime Torrens.
La visita no se sabe aún en que día
recaerá, por haberse cambiado al itinera¬ rio; sin embargo hay quien supone si se¬ rá el próximo domingo día 24.
Estos días se decía también que pro¬ bablemente D. Alfonso subiría á la po¬
blación. Si así sucediera los festejos po¬ drían ser mas numerosos y lucidos.

Junta Municipal durante el mes de Mar¬ zo último, siendo aprobado y acordada
su remisión al señor Gobernador civil
de la provincia para su inserción en el
«Boletin Oficial».
En vista de los antecedentes que obran en este archivo municipal, se acuerda certificar, á instancia de D. Juan Marqués Frontera, que dicho señor fué nombrado Médico titular de esta villa el día 14 de
Agosto de 1887, desde cuya fecha ha venido desempeñando el expresado cargo sin interrupción, á satisfacción de este cuerpo municipal y lo ejerce en la actua¬
lidad con el haber anual de 999’90 pe¬
setas.
Invitado el Ayuntamiento á cooperar en una solicitud colectiva que proyectan varios Alcaldes de esta isla, para cons¬ truir una carretera que empalmando con
la carretera de Palma á Sóller en las
inmediaciones de S' Hostalet, vaya por
Orient hasta el pueblo de Alaró, cuya so¬ licitud se trata de entregar colectivamen te al Excmo. Sr. Presidente del Consejo de Ministros, aprovechando su venida á esta isla durante el viaje regio, la Cor¬ poración, considerando conveniente para

Círculo Sollerense
La Comisión del Concurso Ibiza Sóller
hace presente á los señores que compo¬
nen la Sección Colombófila de esta socie¬
dad, que el lunes 18 del actual y hora de 5 y media á 6 tarde, admitirá las pa¬ lomas que le presenten para la tercera suelta preparatoria que se verificará, á las primeras horas de la mañana del martes 19, desde la villa de Andraitx.
La cuarta suelta preparatoria de esre Concurso se hará en la mar, á 30 millas del Puerto de Palma, dirección Ibiza, en el domingo 24 del corriente, y en su consecuencia las palomas se entregarán en el lugar do costumbre y hora de 9 á 9 y media de la noche del sábado 23 del
actual. Sóller 13 Abril de 1904.—El Presiden¬
te de la Sección, Francisco Ballester.
Venta.— Por falta de salud
de su dueño, desea venderse un almacén

*

presentación de ellas, se reúnan, á la

**

Los agricultores de esta comarca, por los intereses generales del pueblo la establecido en una población de Francia,

misma hora, en la plaza de San Jaime

El jueves la Alcaldía hizo público el si no fuera bastante la pérdida que vie¬ construcción de dicha carretera, acordó que reúne inmejorables condiciones y

para ir en manifestación á la iglesia de
Nuestra Señora de la Merced, donde se
cantará un solemne «Te-Denm» para dar

acuerdo del Ayuntamiento de cantar un Te-Deum en acción de gracias á la Di vi¬

nen sufriendo con sus naranjales, debido á la plaga que en ellos se ceba, van á

delegar al señor Alcalde para que la re¬ presente en dicho acto y se asocie en

tiene muy buena clientela. Dicho alma¬ cén expende frutos, legumbres y licores.

las gracias á Dios por haber salvado la lla Providencia, por haber salvado la tener de menos, en el presente año, la nombre de este Ayuntamiento á la peti¬

En esta imprenta informarán,

vida al Excmo. Sr. D. Antonio Maura. preciosa existencia del Excmo. Sr. Pre cosecha de albáricoques, que tan buenos ción indicada.

'.¡gstg axnoeto* ce e« inserte a en esta sección pagarán. Hasta tres in'■V'$k”E*g-ÍTaaá?i*de 0'05 peeetas la linea; hasta cinco inserciones á
i¿ü de 0'03 j( setas, y óe-cinco en adelanto a razón de 0*02 pesetas. ?'S£tl T8lor mlil*io de uu aimncio, sea cual fuere el número de lineas
qze te coccf cnga.-será de 0'50<pesetós. Je-a lineas, do-cualquiera tipo sea la letra¿y.los -grabados, se conta*
isi por tipos del cuerpo 12 y el aucho gori el de uua colina na-ordiua-
dil periódico.

Sección

de

Anuncios

Los anuncios mortuorios por una sola vez pagarán: Del ancho de una columna 1*60 pías., del dedos 3 pías., y asi en igual proporcióon,
En la tercera plana los precios son dobles, y triples en la segunda. Los comunicados y anuncios oficiales pagarán á razón de 0*05 pese¬ tas y los reclamos á razón de 0'10 ptas. la linea del tipo en que se coid nongan, siendo menor del cuerpo 12, y de éste si es mayor.
1®« *o*criptorea disfrutarán tina rebaja de na 2S a»( ciento

La Ilustración Española y American a,-La

¡ATENCIÓN AGRICDLTORESI

Ilustración Artística.-El Moda Elegante,-La

Si queréis abonar vuestros campos, seguros de ob¬ tener resultados eficacísimos, emplead el

Salón de la moda,-Album Salón.-La Borda¬

UTA

ti

dora.-! ,a Perla Artlstiea.-La Mariposa.-Blan- que se expende en la acreditada droguería de

eo y Negro.-La Zapatería Ilustrada.-Nuevo ARNALDO CASELLAS~i^a, ir

Sombra.-La Ultima Moda.-Por Lapiz.-El Teatro- Mundo-Sol y
Esos Mundos.....-Pluma y

En este establecimiento encontrareis toda clase de
primeras materias para composición de abonos; sul¬ fates y azufre gris Biaubaux puro; fuelles y aparatos

Hojas

Selectas.-La

Patria

de

Cervantes.-Alre¬

para rizar

azufre; bombas
arboleda.

y

demás utensilios
)

para

pulve¬

periódi¬ dedor del Mundo, y otra infinidad de
ilustradas de España sirve el cos y revistas

Instalaciones completas de cañerías para agua y gas. Fabricación de envases de hojalata para aceites, al¬ mendrón y toda clase de conservas.

“Centro de Suscripciones,, sección tercera de
LA SINCERIDAD, San Bartolomé, 17,—SOLLEB.

PROiTnm mmmmim y mmmt&
¡¡No equivocarse, L TJNA, 17-SÓLLER!!

VILLA DE SOI.LEU

PASTA FOSFORE!
d©
I. STEINER
PARA DESTRUIR LAS RATAS Y RATONES

IA

ÍVJj iS/í

|1|Di;

DIRIGIDA POR EL PROFESOR
D. SALVADOR ELÍAS

1i

Se vende á 30 Cts. en la Far¬ Clases especiales para la enseñanza práctica y teórica de Cálculo macia de J. Torrens.—SÓLLER. Mercantil Teneduría de Libros, reforma y adorno de letra, y todo
la perteneciente al comercio, según las vigentes leyes.

"Ssrrolo entre Séller, Bareeleia, Cette y vieeveria
Saldrá de Sóller para Barcelona y Cette los días 10, 20 y último
«de cada mes.
■Consignatarios:—En Sóller, D. G-. Bernat.—En Barcelona, D. J. IRoura.—En Cette, Sres. Cdlom Fréres y J. Canté.
PRIMERAS MATERIAS PARA ABONOS
mmm miMwm para tobos los oolti?©i
INSECTICIDAS Y PARASITICIDAS
REPRESENTACIÓN DE LAS MEJORES FÁBRICAS
^CONSTRUCTORAS DE INSTRUMENTOS, PULVERIZADORES Y MAQUINARIA AGRÍCOLA

II AGENCIA M. BERNAT Y C.a~RÉ' 20, PALMA
Fincas y casas de diferente importan¬ cia dando un rédito del dos y medio al seis por ciento anual. Las hay á la venta en esta Agencia.
11 LA
POR EL
Vino Uranado Pépsico
de
J. TORRENS, Farmacéutico
El primero y único elaborado en esta forma en España, mucho más económico y de mejores resultados que sus similares del extranjero, está preparado con todo esmero por procedimientos científicos bien ex perimentados y acreditado como un reconstituyente sobradamente enérgico para suprimir la elimina¬ ción del azúcar de glucosa en todas las personas afectadas de la enfer¬
medad denominada "diabetes.,,

Calle de la Luna, n.° S©
TBAH8F0BTZS IUfllIAOlOIALlS Comisión, — Representación, — Consignación, — Tránsito
Y PRECIOS ALZADOS PARA TODAS DESTINACIONES
Servicio especial para el transbordo y reexpedición de naranjas, frutas frescas y legumbres
BAUZA Y MASSOT
AGENTES DE ADUANAS
CIRBÉtS y P0RT-B0® (Frontera Franco-Española)
Corresponsales á GIVET, JEUM0NT y ERQUELINNES (Frontera Franco-Belga)
TELEGRAMAS: Bauzá Cerbére.—Bauzá Port-Bou.
RAPIDEZ Y ECONOMÍA EN TODAS LAS OPERACIONES
! ASSICÜRATBIOE ITALIANA
Sociedad de seguros contra los
ACCIDESÍfBS DEL TRABAJO

GUANO ESPECIAL PARA NARANJOS, de «1X1

PÍLDORAS FERRUGINOSAS

ESTABLECIDA EN MILÁN Y RECONOCIDA EN ESPAÑA

DEPÓSITO Y REPRESENTACION EN SOLLER:
D. JOSÉ FORTEZA (BIBÍ) Luna, 24
estaurant del Universo
DK
Vda. DE J. SERRA
PXA25A D£ PAXACIO-3.-BARCEXOIIÍA

DE
INULA HELENIUM
Con estas píldoras, preparadas por J. Torrens, se cura pronto y radicalmente la Leucorrea ó (flujo blanco), la Anemia y Clorósis (colo¬ res pálidos), la Dismenorrea (ó difi¬ cultad en el menstruo), la Ameno¬ rrea (ó supresión del mismo), la debilidad, flaqueza y cuantas mo¬
lestias ó enfermedades reclamen un
exitante poderoso y enérgico.

Capital social: 5.000.000 Liras
Habiéndose promulgado la Ley sobre los accidentes del trabajo de 30 de Enero último, esta importante Sociedad asegura todas las indus¬ trias, mediante una prima, contra los riesgos indicados en dicha Ley.
Director de la Sucursal Española: D. MANUEL GES, Merced, 20, Barcelona.—Para informes y demás, dirigirse al Agente principal, B. HOMAR, Samaritana, 16, Palma.—Agente en Sóller, ARNALDO
OASELLAS.

Hospedage desde 5 pesetas en adelante. Habitaciones desde una pe¬ seta, restaurant á la carta, mesas particulares, se sirve á todas horas.
El Hotel del Universo está situado en uno de los sitios más im¬
portantes de la capital, dá plena fachada á la bonita y frondosa plaza de Palacio y paseos de la Aduana é Isabel II, donde cruzan todos los tranvías, -y es el más próximo á la Aduana, Muelles, Compañías de Navegación, Bolsa, Gobernación y Estación de los Ferrocarriles de Franina, Tarragona, Valencia, Zaragoza y Madrid.

DE VEJ3STTA:
En Barcelona, Sociedad Farmacéutica Española.
—Farmacia dol Dr. Pizá.—Palma, Centro Farma¬
céutico.—Farmacia de las Copiñas.—Málaga, Far¬ macia del Dr. Pelaez y Bormudez.—Sóller, Far¬
macia de J. Torrens
DE

LA SINCERIDAD
Establecimiento comercial é industrial de J. Marqués Arbona
San Bartolomé, -17,-SOXXKB
SECCIÓN PRIMERA.—IMPRENTA Y TALLER DE ENCUADERNACIONES

FINOS AL POR MAYOR COMISIÓN Y AJUSTE
JUAN ESTADAS
C01RCUNTE í PROPIETARIO
TELÉFONO
LEZI01M (Ande)

LA SOLLERENSE
DE
CERBER.E j PORT-BOU (Frontera feo-española)
Aduanas, transportes, comisión, consignación y tránsito
Agencia especial para el trasbordo y reexpedición de naranjas, frutas
frescas y pescados.

AltOIIO iAVZÁ W Serrié
LUNA, 6—SOLLER
Ofrece á sus clientes y al público sus varios artículos de obra de pal¬ mas, pita, cáñamo y otros muchos objetos de su ramo, que tiene en su
nuevo establecimiento.
Su mejor recomendación será, la superior calidad de todos sus artí¬ culos á precios los más económicos.
Se pasa á domicilio de quien lo solicite para alfombrar las habita¬ ciones y demás trabajos del ramo.
UNO OLVIDAR AL ANTIGUO SERRIÉJf

Se hacen toda clase de impresiones á una ó varias tintas: Acciones para sociedades, títulos nominativos y al portador, láminas de emisión de valores, bonos y demás trabaios de esta índole, tarjetas de visita, esquelas mortuorias, talones, membretes, facturas, programas, carteles, circulares, estados de todas clases, invitaciones, etc., etc., etc.; y encua¬
dernaciones económicas y de lujo.
SECCION SEGUNDA.—PAPELERÍA, LIBRERIA Y ARTÍCULOS DE ESCRITORIO
Véndese en la tienda de esta sección: resmiÜéiría y sobres de todas clases desde los más eco¬
nómicos á los de más lujo, papeles de hilo y de algodón en blanco y rayados, papel de embalaje cortado y taladrado para la confección de cajones de higos, y de seda para la de cajas de na¬
ranjas, de limones y de mandarinas, libritos de fumar de infinidad de marcas, naipes, estawPaS y cromos, tarjetas de lujo y sorpresas para felicitaciones, libros en blanco y rayados, cuadernos
y libretas de todos tamaños y precios, libros de texto y menaje para las escuelas de niños y de niñas de este pueblo, tinta negra y de colores, en botellas, para escribir y para sellar, efectos variados para escritorios y oficinas, coronas, flores artificiales, y objetos para hacerlas, sacos y
cinturones de piel para señoritas, carteras para niños, etc. etc.
SOLLEB.—Imp» de «La Siuceri&acU