ARO XVIII.—2.a EPOCA.--NUM. 86S
ARO XVIII.—2.a EPOCA.--NUM. 86S
r

SÁBADO 31 OCTUBRE DE 1903

SEMANARIO INDEPENDIENTE

PUNTOS DE SUSCRIPCIÓN:
Sóller: Administración.
Francia: J. Marqués Arbona,—Rué Montmartre, 34, París.

Fundador y Director-Propietario:
D. JUAN MARQUÉS ARBONA.

.Redactor en Jefe:
D. DAMIAN MAYOL ALCOVER.

REDACCION Y ADMINISTRACION: Calle de San Bartolomé, n.° 17

PRECIOS DE SUSCRIPCIÓN:

España:

(P50 pesetas al mes.) „, „. .

A„TmiTX\_

Extranjero: 0’75 francos id. id.

ADELANTADO.

América: Sres. Marqués, Delgado y C.a—Arecibo—(Puer¬
to-Rico).

—«• SÓLLER (Baleares) •»—*«*•

Número suelto OTO pesetas.—Id. atrasado 0’20 pesetas

La Redacción únicamente se hace solidaria de los escritos que se publiquen sin firma, seudónimo, inicial, ó signo determinado. De los que tal lleven, serán responsables sns autores.

Sección Literaria

de mi corazón el dulce y acendrado afec¬ to que por tí siento. Pero nuestra unión

LO DIA DELS MORTS

AMOR FIEL.

se viene haciendo imposible. Cumpliste ya, mi querida Emilia, veinte y dos años. Tienes á un hombre más poderoso

Beati mortui, gui in
Domino moriuntur.
Temps sumort, arbres sens fulles,

Mucho la amaba, Emilia era para mí
la mujer mas ideal. El amor que la tenía <no era ese amor que repetidamente y de
una manera recíproca suele latir en el corazón de .personas .jóvenes, como lo
era yo en les-tiempos en que ocurrióme el caso que voy á referir. Mi amor hacia
Emilia había nacido lentamente, de un
modo como si digiramos acompasado; era verdadero, todo bondad, .y nada ni
©adié hubiera sido'Capaz de borrarlo. He ahí como lo sentía y de que modo
había ido creciendo mi afecto hacia da
buena Emilia.
Era yo aún muy jóven cuando mi pa¬
dre me halló una colocación, que él de¬
bió creer inmejorable. Dos días después •de cumplidos mis quince años entré de
escribiente en el bufete de un conocido
yr notable abogado de la ciudad gadita¬
na. Procuré, como mejor pude, cumplir eon mi deber, lo cual no me privaba de
leer-, en mis horas desocupadas, obras de autores clásicos que en la biblioteca de mi principal casi se morían de risa. No
mencionaré cuales libros ni quienes au¬
tores leí, pero si afirmaré que en los mismos aprendí mucho y bueno.
Cada vez que había hojeado alguno de
esos libros, que entusiasman porque sus autores saben pulsar las fibras del cora¬

que yo que te ofrece su mano. Con él quizá será mayor tu felicidad porque te
hallarás en medio de la abundancia. Ya
sabes que este año entro yo en quintas, y si la suerte no me favorece tendré que permanecer en filas bastante tiempo. Sentiría en el alma que esta tardanza en unirnos destrozase tu porvenir. Toma, pues, la determinación que creas para tí más conveniente y comunícamela pron¬ to para poder reir ó llorar. En cuanto á mí, te juro que no amaré á otra mujer, porque tu eres el dueño de mi afligido corazón y siempre serás mi Emilia y de mi siempre idolatrada...» No pude decir más porque la angustia me lo impedía. Ella lloraba á lágrima viva... Dímonos un estrecho apretón de manos y nos ale¬ jamos uno del otro ppr opuestos cami¬
nos. ambos con el corazón destrozado y
abatido.
Estuve algunos días sin ver á mi ado¬
rada. Al cabo de ellos, una sirvienta de
la-casa me entregó una sencilla tarjeta de visita en la que con trémula mano había escrito estas palabras: «Juan: Sa¬ crifico mi amor sólo para complacer á aquellos que me dieron el sér. Pero qué¬ pate la satisfacción de que siempre será tuya de corazón y alma tu—Emilia.»
* **

Cel endolat, plora ardents,... De sers finits les despulles Yers miralls p’els sers vi venta!
Nius buits, camps sens flors galanes; Del tro llunya la remor,
Lo trist só de les campanes,
Sobre’ls vassos resplandor...
Lo ciprer al cel apunta, Plora el desmay al fossar,... Per un lo prech al cel munta,
Per l’altra baixa el pesar.
No vola l’au missetjera, No canta lo rosinyol;
Brama el mar fent sabonera,
Ulla el ca qu’ha romás sol.
Lo roser sois mostré espines
Com lo cor amant pesars,
Y les senroses gavines
Vesten sos negs^s collars (1)
Gisca 1’oliba asustada
Lluny del famós llantió,... Com jove á la que ha enganyada Una falsa passíó!
Corones de semprevives
Faxan deis marbres la creu!...
¡Oh fe! tu lo cor revives Que dins sos plors lo cel veu.

zón, procuraba y recomendaba á Emilia
su lectura. Eso era una señal de que ha¬
bía comenzado á quererla. Efectivamen¬
te. Porque Emilia, lejos de ser una de tantas mujeres que pasan las horas todas
del día charlando y discutiendo cosas
que ningún provecho puede llevarlas, era una joven que reunía todas las bue¬ nas cualidades que son de desear. Ade¬
más de su trato siempre atento y cari¬
ñoso, tenía el don de ser activa en todo
y hacendosa. Le era completamente igual manejar la escoba, permanecer en la cocina ó ejecutar al piano música de esa que impresiona á cualquier cuerpo
animado. Manejaba la aguja con maes¬

Se efectuó la boda. Yo, como aprecia¬ do auxiliar del padre de Emilia, fui tes¬ tigo de todos los actos; tomé parte en los banquetes; presencié el regocijo que rei¬ naba en aquella lujosa y espléndida mo¬ rada por haber casado Emilia con el primogénito de la respetable familia N., un jóven que vestía con elegancia, lle¬ vaba su cabeza coquetamente peinada y poseía el don de saludar con mucha á la par que ridicula afectación.
Lo que ocurrió en mi interior, pueden suponerlo mis pacientes lectores.
* **
Han pasado cerca de cinco años. Cua¬

L’arbre elena per les fulles
Y abrassa al fosá ab sa reí...
Cau lo plor sobre despulles Y lo sospir vola al cel!
Nencia altra volta espoltrida... Jorn de dol y trist recort, Avuy tu donas la vida
A lo casal de la Mort.
Sobre el núvol, que d’enfora
Cobreix la térra, el sol viu...
¡Quant tot en la térra plora, En el cel tot canta y riu!
B. Síngala.

tría; sus blancas manos no tenían rival tro cumplen hoy que, con motivo

en hacer trabajos primorosos de calados, de ser el día de difuntos, vengo á este relieves, bordados, etc. etc. En fin, Emi¬ lugar sagrado á depositar sobre la tumba

EN LA AGONIA

lia era el tipo de la mujer perfecta y de mi idolatrada Emilia, modesta coro¬ digna de ser adorada por quienes, como na de siemprevivas y á llorar una vez más

(Traducido del Alemán.)

yo, conocían su belleza de alma.

por el amor que perdí. Mi vida es cruel.

Lucho en mi lenta agonía

La frecuencia con que la veía y trata¬ ¡Y pensar que mis cenizas no descansa¬

con una duda infernal...

ba fué motivo de que el amor que por rán junto á las suyas!

Muriendo en la duda, ¡qué amargo sería

ella sentía aumentase más y más. Pero
no rae atrevía á comunicarle mis pensa¬
mientos. Conversábamos muchísimas
veces del amor, de la vida, y nuestros
pareceres eran iguales. Emilia sentía y pensaba como yo. Sin embargo de ser tan desequilibrada nuestra posición, ha¬
biéndome demostrado ella, con los ojos,
en muchas ocasiones, que también me amaba, rae revestí de corage y le decla¬ ré mi amor. Aceptó Emilia con frenesí mis homenajes, no sin recomendarme que no se apercibieran de ello sus pa¬
dres.
Continuamos así muchos meses: profe¬
sándonos mútuo amor. Pero como no
hay dicha que cien años dure, llegó un día, para mí fatal, en que un joven aris¬ tócrata pidió á los padres de Emilia su mano. Estos ponderaron á su hija los méritos del pretendiente, alabáronle la alcurnia de Jacinto, que así se llamaba, y, en una palabra, impusiéronle el gran
sacrificio del himeneo con un hombre
que ella no amaba, y que más bien abo¬
rrecía.
Consultóme el caso Emilia y yo quedé aún más anonadado que ella. Acudieron á mi mente infinidad de pensamientos más ó menos viables; proyectos inaudi-
tos; pero todo en balde. ¿Que podía ha¬ cer yo. pobre mortal? ¡Oh y cuanto sentí
no ser rico! Procuré tranquilizarme, me
resigné á los designios de Dios y la dije al objeto de mi amor: «Es verdad. Emi¬

* **
Hasta aquí llega el relato que me hizo Juan, mi antiguo condiscípulo, al inte¬ rrogarle por la causa de su tristeza. Y aho¬ ra añado yo: Jacinto, el esposo de Emi¬ lia, algunos meses después de haber pa¬
sado ésta á residir en la mansión de los
Justos, concurría ya á los salones de la Condesa X, donde todos los jueves se ce¬ lebraban veladas, animadas por la asis¬
tencia de muchas aristocráticas señori¬
tas. Allí podían verle bailando el minué
ó cake-walk, ó sosteniendo, en medio de
risueñas y al parecer forzosas risas colo¬ quios amorosos, que más bien parecían salidos de labios de un joven de diez y siete años, que no de un hombre que de
su matrimonio únicamente existía el re¬
cuerdo de una preciosa niña de cabellera rubia que era el consuelo de los atribu¬ lados padres de Emilia.
* **
Por eso es que creo tenía razón quien dijo que «estos amores tranquilos, que na¬
cen sin sobresaltos ni sacudidas, suelen ser los más profundos y duraderos» y no
aquellos cuyo objeto es efectuar bodas
modernistas, como las que nos vamos acostumbrando á ver todos los (liasen
perjuicio de la santa paz del hogar.
Sixto Gil.

mi trance final!...
Saber quisiera si—acaso del sol poniente á la luz— será estremecida por trémulo paso
mi fúnebre cruz...
Si Fila, en el solemne día
de los difuntos quizá, llorosa entre tumbas, buscando la mía,
con flores irá...
Si una guirnalda en mi losa tejerá con devoción; si en ella de hinojos, diciendo «¡Reposa!» ¡dirá una oración!...
¡Si!... rezará con profundo fervor... ¡Bien sabe que allí, como FUa no rece, ¡no habrá en el mundo quien rece por mí!
E. Florentino Sanz.
[■■lUia Q-i T" mi
AMOR DE ULTRA TUMBA
Si la vida es la humana ligadura que de mí te separa, esposa mía; si después de la tumba hedionda y fría
encuentra el alma la inmortal ventura; Si el recuerdo terrestre en ella dura
y el cariño subsiste todavía; si el sér que nos robó la muerte un día se recupera en la celeste altura;
Si allí te he de encontrar, como yo espero,

lia. que nos amamos mucho, muchísi-
mo. Jamás podré ni seré capaz de borrar I

¡ (1) El poblé creu que el día deis Morts surt á
í les gavines un collaret negre.

cuando la tierra cubra el cuerpo inerte; si allí te be de querer como te quiero;
Si allí hemos de tener la misma suerte;
si allí me esperas tú, vivir no quiero; si allí he de ser feliz, venga la muerte.
J. F. Sanmartín y Aguirre
LA VISITA ANUAL
Eran las seis de la mañana, soplaba un vientecillo suave que hacía mover lentamente las hojas de los árboles, ves¬ tidos con lo que tanto embellece á los
campos.
El cielo sin que una mancha cubriera su límpido azul, daba bonito contraste sobre lo verde; sólo á lo lejos una densa nube formada por el rocío, cubría el fondo del monte, cuya se disipaba lenta¬
mente.
Sentado sobre alta colina, contempla¬ ba aquel hermoso paraje que la natura¬ leza formó, recibiendo las dulces visitas del ambiente de la mañana, de aquel aire puro que refrescaba mis sienes y da¬ ba fuerzas á mí espíritu. ¡Que bello pa¬ norama, pero que triste mí corazón, y que destrozada tenia el alma! Otros con¬ templando extasiados aquel hermoso valle, serían felices, la cosa más insigni¬ ficante los atraería al estudio; serían poetas comparando las maravillas que encerraba aquel precioso lugar, pero yo, amador lector, en aquel momento nada veía, nada como el que está absorto en una idea, llamaba mi atención, sólo un recinto cerrado por cuatro paredes, gi¬ gantes cipreses que con su arrogante es¬ tirpe, parecían desafiar al globo entero, flores que por lo sagrado y respeto que merecía aquel triste lugar, nunca eran tronchadas por mano humana, tumbas, lápidas que servían de guía al desgra¬ ciado que iba á orar sobre la tumba de algún ser amado.
El camino que seguía conducía á una quinta de la cual debía tomar un her¬ moso alazan, para llegará..., pueblo que
encerraba toda mí dicha, toda la felici¬
dad que sentí por espacio de tres años, boy sin vida, inmóvil, descansando bajo lo que nos vió nacer.
A las seis de la tarde, las puertas de aquella hermosa aldea dieron paso á mí cabalgadura, cuya como si leyera en mi interior los deseos de llegar pronto al punto donde mis lágrimas habían de
humedecer á la tierra, avanzaba con ra¬
pidez á la par que en mi corazón iba en aumento la tristeza y latiendo fuerte¬
mente.
El sol hería ya débilmente con sus ra¬ yos á la tierra, marchando lentamente hacia su ocaso para ser reemplazado por el astro nocturno. Los trabajadores de regreso de sus cuotidianas faenas cruza¬ ban de una parte á otra con dirección á
sus hogares, al parecer contentos, felices
y con paso acelerado para poder pronto abrazar á aquellas angelicales criaturas que aguardaban en demanda de una ca¬ ricia con los brazos abiertos; la madre que afanosa preparaba la cena, á los gritos alegres que brotaban de aquellas inocentes boquitas, salía á recibirle con
la satisfacción de la persona que ama,
volviendo presurosa al fuego que calen¬ taba aquella, aunque pobre comida, pa¬ ra ellos sublime, rica como el mejor manjar.
Esta escena pude presenciarla al dejar
al noble bruto en una casa de aspecto
pobre, pero honrado, cuyos moradores me eran conocidos. Aquellas satisfaccio¬
nes tan intimas á la felicidad, causaron en mi corazón envidia, codicié muchas
veces este noble sentimiento y cuando más creia serlo, la desgracia quiso ceñir¬ me su corona; quiso interponer para que no llegara á bañarme en el gran lago una valla impenetrable, arrebatando pa¬ ra siempre de este valle de lágrimas á la que amaba con loca pasión.
Dos años han trascurrido desde que
Elena, la cariñosa y hermosa Elena, de¬ jó de existir. Aquel funesto desenlace

quebrantó notablemente á mi salud, dos años viajando han sido remedio estéril, ineficaz para cicatrizar aquella llaga.
Aquí, no muy lejos de este pueblo,
descansan los restos inanimados de la
que en vida fué modelo de virtud, de la que cien veces me dió pruebas de un amor verdadero, de estos imperecederos que cual fuerza mágica me atrae para cumplir lo que solemnemente juré sobre
el frió cadáver.
Después de atravesar las tortuosas y estrechas calles alumbradas por luces opacas, que ayudan á aumentar la tris¬ teza que siento en rededor mió, distin¬ go por entre las sombras, la silueta de dos personajes que al parecer se encami¬ naban también al sagrado lugar, pude
reconocer á una señora enlutada acom¬
pañada de un venerable anciano. ¿Que les llevaría allí? el recuerdo perenne de algún ser querido.
Al cabo de unos diez minutos llega¬ mos al cementerio, una verja enmoheci¬ da abría paso, seguían basta la capilla una linea de cipreses, cortados todos por igualdad, formando análoga hilera por todos los caminos ó dependencias. Al poner el pie sobre el frío mármol que cubría á la infeliz Elena, sentí una sen¬ sación, un escalofrío inexplicables, to¬ dos los recuerdos se agrupaban, mi ros¬ tro pálido debió volver amoratado, las piernas me flaqueaban, los ojos giraban en torno mió, y el corazón como si de¬ jara de latir, me dejó sin sentido. Al des¬ pertar me encontré tendido al suelo, los ojos parecían salir de sus órbitas, mira¬ ban espantados y sentía en todo mi cuerpo un frió glacial. Después de haber rezado largamente me levanté para salir de aquel lugar que tanto martirizaba á mí alma, lloré como un niño, dejando con este amargo llanto bañada la fria piedra que servía de pedestal á la artísti¬ ca cruz que sus bondadosos padres en
eterna memoria hicieron colocar.
La noche era sombría, el cielo encapo¬
tado por densas nubes presentaba cariz de tempestad, ya á lo lejos se sentía al¬ gún trueno acompañado de apagado re¬ lámpago. Aquel recinto, con las som¬ bras de los corpulentos árboles, que más bien parecían siluetas de montañas, era más lúgubre, más misterioso.
Aquellos dos personajes quedaron aun arrodillados frente á un magnífico pan¬ teón, cumplían su misión; la mía había terminado; hasta el siguiente año.
* **
Fáltame decir, amado lector, que el hecho de lo precedente, aunque me lo atribuya á mi, corresponde á un desgra¬ ciado amigo, quien me lo contó y facul¬ tó para que lo escribiera. Ahora si te sorprenden balbuceos de principiante y momentos psicológicos que mi mano inexperta no supo concluir, dispénsalo.
Jaime Casasnovas Pastor.
Sóller Octubre 1903.
Variedades
Las ventajas de los labios delgados
Para articular las palabras como es
debido, hace falta mover los labios con
la mayor facilidad. Una persona que tenga los labios gruesos no los puede mover rápidamente; los músculos que contribuyen á su movimiento están co¬ mo embarazados por un peso excesivo, y por consiguiente andan algo torpes.
Los labios finos, en cambio, se mue¬ ven con facilidad y permiten que la boca
emita libremente hasta los más difíciles
sonidos. El que tenga labios delgados
tinene mucho adelantado para ser ora¬
dor, cantante ó profesor. El bigote, sobre todo si es muy espe¬
so, también puede influir en que las pa¬ labras salgan con dificultad.
Su efecto es enteramente análogo al
de los labios gruesos.

SOLLER

jos Jueces ingleses suelen ir rigurosa'ínente afeitados, y es muy posible que
costumbre que los actores tienen de no usar bigote contribuya á la claridad fie su -pronunciación.
•El dentista y el gante
El Papa León XIII era muy aficionado
á recoger reliquias de santos, y entre «lias tenía algunas - verdaderamente no¬ tables. En una ocasión manifestó deseos *de obtener una parte del esqueleto de San Marcial,,que dorante - largo tiempo venía ocupando un puesto de honor en 4a'Catedral de Limoges; pero los canó¬ nigos de la Catedral no se dieron por •aludidos, y cuando el Pontífice, no ce¬ jando en su empeño, les ordenó que le enviasen algún trozo del esqueleto, ellos respondieron excusándose.
Como esmatural, el Papa se* disgustó, y á no haber mediado el obispo de Li¬ moges en la cuestión, los canónigos-hu¬ bieran-tenido que sentir. El obispo, eon .gran acierto, les dijo .que, puesto que Su Santidad sólo pedía una parte del santo esqueleto, sin especificar que po¬ dían regalarle-un diente; cuando León XIII supo esta decisión, la aprobó, é in¬
mediatamente buscó un dentista, que
í'ué á Limoges y extrajo el diente, con lo cual todos quedaron contentos.
Los reyes, y la'música
Con una sola excepción, los actuales ■ soberanos de-Europa son amantes de la -música, por más que no todos sean mú• sicos. La excepción es la reina Guillercmina de-Holanda, á la 'cual, según se ■ dice, desagrada mucho aquel bello arte. ¿E\\ Titán de Turquía, que al fin y al ca¬
bo es también un monarca europeo (más monarca .que europeo), se encuentra en el número de los que conocen la música tá fondo. Las melodías religiosas son su
* especialidad, y á veces improvisa algu-
iias verdaderamente sentimentales en
-nn órgano degran tamaño que tiene en .t's u s ha b i taci o n es. partícula res.
Entre los'-monarcas de fuera de Euro-
í,pa hay también algunos que gustan de fio, música más que de cualquier otra co¬
rsa. El sháh de Persia no. permite que se
"«toque en sus dominios ninguna pieza
cmusical si antes él no la ha oído.y dado ¡usu aprobación.
.' El aire viciado, causa de desáños
■En la Cámara de los diputados de IFrancia los debates degeneran con fre¬ cuencia en serias disputas, seguidas de ^duelos que algunas veces tienen resulta¬
dos funestos. Un hombre de ciencia, de¬
seando averiguar en qué consiste esto, •que rara vez acontece en otros parla¬ mentos, investigó, estudió y en conclu¬ sión sacó que la falta de ventilación en •el local era la causa de las disputas.
Cuanto uno está cierto tiempo sentado
en un local donde el aire está viciado, el ■sistema nervioso se afecta terriblemente;
la falta del oxígeno necesario conduce á explosiones de ira. En estas condiciones, el más pacífico es propenso á incomo¬ darse por la cosa más simple; si hay dos maneras de considerar una cosa, siempre se adopta la peor; los políticos se exci¬ tan, las palabras mal sonantes vienen solas á sus labios, y las consecuencias
-no se hacen esperar.
Esta explicación es muy plausible, y
•conviene no olvidarla, porque segura7
mente muchos disgustos de esta vida -podrían evitarse mediante una ventila¬
ción conveniente.
¡(Del Alrededor del Mundo.)
Ecos
1A VIDA SOCIAL EN ESPASA
POR D.
(Conclusión.)
El autor anónimo de este artículo.,
que. come podrán ver nuestros lectores, nos conoce bien, atribuye estas manifes¬
taciones. así como las burlas á los ex¬
tranjeros que puedan aparecer algo ex¬
céntricos, á cierto candor de raza. Y tra¬
ta de reconciliar esas costumbres con la
cortesía nacional pensando que el espa¬ ñol no pone malicia en sus palabras ni en sus pensamientos, que su espíritu es
esencialmente infantil, voluntarioso é
incontinente de palabra, con uu humo¬ rismo tan abundante que forzosamente se expresa, pero sin el menor deseo de hacer daño. No hay multitud más bon¬

dadosa que la española, y ningún país posee en sus capas inferiores gentes más
afables. Tal estado de absoluta subordinación
de la mujer parece que debería,producir en el hogar alardes de brutalidad .por

España se abrirá á las influencias mo¬
derna?, siendo uno de los peligros so¬
ciales que vengan estas influencias á la vida antes de que el pueblo esté prepa¬ rado para recibirlas y que una civiliza¬ ción exótica, mal digerida y degenerada

parte del marido y de servilismo por en corrupción, se filtre y envenene las parte de la mujer. Pero en este país la últimas capas sociales. Una nación, co¬ •simplicidad'de la vida ofrece soluciones mo un individuo, debe haber luchado

más fáciles para los problemas conyuga¬ les que las que se encuentran en socie¬ dades más avanzadas. La española se so¬
mete sin una queja á la sujeción física y mental; no demuestra nunca el menor

por las mejoras para ser capaz de bene¬
ficiarse con ellas. Las condiciones rudi¬
mentarias de la vida primaria en Espa¬ ña han sido su gran salvaguardia en épocas de letargo intelectual, contribu¬

descontento por su modo de vivir, y mi¬ yendo á la conservación de las mejores ra á la mujer enérgica é independiente cualidades de la raza: la sencillez de su

del Norte con una especie de horror carácter, la firmeza de los lazos familia¬

mezclado de burla. Esta -falta por parte res y la honradez de sus mujeres. de maridos y mujeres de otras aspira¬

ciones que las que emanan del simple

cumplimiento de -los deberes domésticos, puede á primera vista parecer falta de

Actualidades

interés; pero dadas ías'características de

esta raza meridional, es en la práctica
notablemente fundamental. Una de las

La sangría nacional

condiciones esenciales de la felicidad

conyugal es la conformidad de las par¬ tes en cuanto á sus respectivas esferas de acción. Si cada uno otorga al otro li¬ bertad de pensamiento y acción, santo y bueno; pero si el horizonte mental del
uno está más allá de la visual del otro,

En el vapor «Satrústegui», que hace pocos días salió de Cádiz para la Argen¬ tina, marcharon para América unos mitrescientos emigrantes españoles, ha¬ biendo quedado en tierra más de otros tres cientos, por no haber podido alcan¬

siempre -hay peligro de choque. En Es¬ zar pasaje; parte de la carga destinada

paña no es nunca problema lo que una al hermoso trasatlántico, tampoco pudo

mujer puede ó no puedé hacer ó pensar. ser embarcada por exceso de pasajeros,

Es, por decirlo así. una esclava domésti¬ habiendo sido necesario realizar traba¬

ca; pero lo es con contento suyo, y no jos extraordinarios é improvisar aloja¬

pueden encontrarse esposas ni madres mientos en los sollados; habitándolos

más abnegadas que las de este país. Los para recibir aquella numerosa falange

hombres son lo bastante listos para re¬ humana que huye de Europa.

conocer las superiores cualidades de sus

De esos emigrantes, más de seis cien¬

mujeres, y nada podría persuadirlos de tos procedían de Galicia, y fueron á Cá -

que una mayor libertad física é intelec¬ diz en el «Larache» para trasbordar al

tual no habría de ser de consecuencias «Satrústegui».

perturbadoras. Quizá, piensa el autor, huya algún fundamento para este temor, no debiendo olvidarse la gran diferencia que existe entre la naturaleza del Sur y la del Norte. La mujer del Sur es un sér
eminentemente sensible, apasionada *é
impulsiva. No tiene ninguna de las cua¬ lidades de calma calculadora y dominio de sí misma que caracterizan á su her¬ mana del Norte, y á las que la última debe en tan gran parte su actual posi¬ ción independiente en la sociedad. La
asimilación de las ideas avanzadas en

«Contristaba el ánimo y apenaba el espíritu, dice un periódico gaditano don¬
de encontramos las anteriores noticias,
contemplar tantas familias, tantos jóve¬ nes robustos y ágiles que abandonan el cultivo de los terrenos de la pintoresca Galicia, para marchar á las Repúblicas
del Sur de América en busca de un bie¬
nestar que no han logrado en su país. Sin pretender oficiar de profeta, bien
pudo añadir el autor de la noticia «bie¬ nestar que tampoco alcanzarán la mayor parte de los emigrantes en las lejanas

cuanto á los derechos de la mujer, aun¬
que fuera gradual, ofrecería gran peli¬ gro de caer en los riesgos que la mujer moderna se jacta de evitar.
Además, el encanto de la mujer espa¬

costas argentinas, á donde se dirigen con más ilusiones que sentido en la rea¬
lidad».
Ese espectáculo que acaba de verse en
Cádiz el 6 ó el 7 del corriente, se verá en

ñola depende mucho de la total ausen¬ Santander el 18 y 19, y en la Coruña el

cia, por su parte, de todo intento de 20 y 21. al salir de ambos puertos el tra¬

apropiarse los atributos del otro sexo. satlántico que haga el viaje reglamenta¬

En ningún país hay mujeres más feme¬
niles en sus instintos ni más adecuadas
para el cumplimiento de los deberes de la vida doméstica; en ninguno son las mujeres en general más fieles á sus ma¬

rio á la Habana y Veracruz, y que irá materialmente repleto de jóvenes, en su casi totalidad niños menores de quince años, que abandonan estas provincias del Norte para encontrar en Cuba y Mé¬

ridos. Los matrimonios por amor son la jico la pobreza, el hambre ó la muerte;

regla, no la excepción en España; y para volver muchos de ellos igual ó

aunque sus ideas sobre el papel déla peor que fueron, pues irán sanos y vol¬ mujer no están de acuerdo con los pa¬ verán enfermos, y sólo algún privilegia¬

trones modernos, el español es excesiva¬ do de la fortuna, el uno por mil, á fuer¬

mente orgulloso y celoso del honor de za de trabajo, logrará reunir la fortuna

su casa. Por relajado que sea su código moral, siempre trata de impedir que la corrupción cruce sus umbrales, y soste¬ ner á su familia en los principios del

con que soñaba al abandonar las playas de la patria.
Esa es la sangría suelta que sostiene la anemia nacional: en Galicia, el caci¬

bien y de la religión.

quismo, transformación moderna de

Quizá es natural, dicho esto, que el aquel feudalismo medioval y la incuria grado de fidelidad conyugal impuesta á de los gobiernos mantiene el atraso de

la mujer no se aplique al hombre, y que la población y la pobreza del país: aquí

el espectáculo de esposas modelos vi¬ el rutinismo, el mismo cacique, el ágio

viendo resignadas con esposos infieles, no sea nada raro. Esta gran diferencia en la práctica y la teoría de la moralidad aplicada ó los sexos constituye una de
las características más distintivas de la
vida española.

perjudicando el desarrollo de la indus¬ tria y otras producen parecidos efectos y la juventud sana y vigorosa, la que es nervio de la sociedad que trabaja huye alucionada con la esperanza de riquezas á pueblos donde la crisis económica es

En este respecto son de notar dos pun¬ tan honda como aquí donde el pauperis¬

tos: el primero es la fuerza é intimidad
del lazo familiar en toda la Península,
notable ejemplo de solidaridad, confian¬

mo se presenta con tan perniciosos sín ¬ tomas. donde la producción se desen¬ vuelve con parecidas rémoras, donde la

za y amor que no ofrece ningún otro actividad más incansable y la inteligen¬

país de Europa. Y es el segundo, que la cia más despierta y la voluntad más fir¬

religión nacional es otra condición que me se gastan en la lucha diaria la exis¬

tiende á levantar el nivel moral de la tencia con escasas probalidades de alcan¬

mujer sobre el del hombre.

zar el legítimo medro que se propusie¬

Las cualidades y los defectos de la na¬ ron al cruzar el Atlántico en el sollado

turaleza española son los de los niños; de los vapores.

como ellos tiene, escaso poder de discer¬

Aquí podrían encontrar todos esos que

nimiento. La vida elegante en la capital demuestra que al adoptar nuevas cos¬ tumbres y nuevas ideas, tienen poca ca¬

marchan un relativo bienestar, si pusie¬ ran empeño en conseguirlo á poco que el Estado ayudase mejorando las condi¬

pacidad para separar el grano de la pa¬ ja: «n esa clase social las mujeres se ven
libres de las tareas domésticas, sin más
resultado que un código moral más to¬ lerante que el de las clases inferiores. El mal ejemplo de los círculos elegantes no
ha contaminado todavía la vida de los
demás; io que en parte se explica porque Madrid es el único centro de la elegan¬ cia. y su comunicación con las provin¬

ciones del país y dando facilidades á quien trabaje, aliviando tributos y desa¬ rrollando la riqueza; asi se conseguiría dar á esta considerable impulso y prepa¬ rar el camino para la restauración del
poder perdido, pues cuanto más poblado un país, más fuerte y más rico, que la población es siempre elemento de pode¬ río y producción; se concibe la emigra¬
ción en naciones como Alemania, Suiza,

cias es muy limitada. El tiempo mar¬ Holanda. Bélgica, Inglaterra donde la

cha; probablemente en pocas décadas densidad de población es grande, ó que

poseen extensas colonias necesitadas de
tener entre sus habitantes determinado
contingente del elemento dominador de la Metrópoli; pero no en España, empo¬ brecida, sin posesiones que sostener y una cifra de habitantes por kilómetro
cuadrado inferior á lo medio de los paí¬ ses de Europa, como no se concibe que un hombre anémico se preste á la tras¬ fusión de su sangre, operación que no debe tolerar quien no tenga sobra de ella que transmitir á los demás.
Alfonso XIII agricultor
Leemos en los periódicos que don Al¬
fonso está verdaderamente decidido á
que se mantenga lo dicho de que él es el primer agricultor de España.
Para ello no cesa de hacer estudios y
celebrar conferencias para la finalidad práctica de las cuestiones agrícolas.
Se ha decidido que comiencen las ta¬
reas de labranza en el Prado. Para la roturación se destinan 24 pa¬
res de muías.
El Rey ha elegido 3 cuarteles, Zayue la, Trofa y Valdepeñas. En estos 3 cuar¬ teles se sembrará esparceta, planta que sirve de forraje y bonifica el terreno.
Su Majestad se propone que la semen¬ tera se haga al estilo del país, emplean¬
do abonos minerales. Las tierras de los 3 cuarteles son de
secano. En el Prado se sembrará única¬
mente cebada y avena. Se empleará en las faenas el escarpador, utilizándose pa¬ ra la siega la maquinaria moderna.
El Rey está muy entusiasmado y se propone ante todo hacer crecer por un lado la afición por las faenas agrícolas y por otro conseguir que para el cultivóse releguen procedimientos rutinarios, en el convencimiento que con la enemiga sistemática al empleo de la maquinaria en las faenas agrícolas, las ‘-pérdidas
anuales son inmensas.
Colaboración
LAS PROXIMAS ELECCIONES
Al echar una mirada retrospectiva á
la política de nuestro pueblo, todavía nos parece descubrir los últimos arreboles del día solemne y majestuoso en que los prohombres de este valle, se dirigían, lle¬ vados en alas de su amor al bien público,
á la memorable asamblea, en donde ha¬ bían convocado al pueblo en general, pa¬
ra echar las bases al Partido Local. To¬
davía resuenan en nuestros oídos las pro¬ testas de adhesión hacia este nuevo hori¬
zonte de la administración local, formu¬ ladas por los caciques máximos de los
varios partidos. Entonces vimos que los que parecían aletargados bajo el peso del más frívolo indiferentismo, sacudieron su apatía preconizando una era nueva, nue¬ va por lo fecunda en mejoras, cultura
etc., etc.
Pero ¡oh deseucantol ¿iba á ser ver¬
dad tanta belleza? No: el valor cívico de
nuestros hombres anda por los cielos; los que entonces fueron ineptos para or¬ ganizar el Partido Local, van á contem¬ plar ahora sentados en la poltrona de la más absoluta indolencia, el espectáculo
harto desconsolador del renacimiento del
odiado caciquismo que aborda, malea y entorpece y corrompe la administración. Y después que se maldiga de los españo¬ les de Madrid. ¡Si todos somos iguales!
El mal ¿no tiene remedio? Vaya si lo tiene. Si esta dolencia, de pública se tro¬ case en particular veriáis el pronóstico perfectamente cumplido. ¿Que falta, pues, señores? —altruismo, ¿que sobra?—egoís¬ mo. Permutad pues de armas, y á la
lucha.
Organizad primeramente el Partido Local; separad la administración de la política; unios todos cuando se trate de asuntos municipales; asi conseguiréis de los Poderes Públicos lo que fraccionados seríais impotentes para obtener. Demar¬
cad bien estos límites: administración y
política. No los confundáis, porque su amalgama es la ruina de España. En po¬ lítica formad partidos, que son necesa¬ rios; luchad según vuestros ideales. Eu administración cada pueblo ha de ser un partido solo. Admirad los esfuerzos su¬ premos del ilustre paisano que intentó reformar la administración local; secun¬ dad y facilitad su obra salvadora. No toleréis que la política vuelva á plantar sus reales en el Municipio; no aticéis el fuego sordo que vá minando á la Espa¬

ña, porque al estallar, la revolución os
arrollará convirtiéndoos en ruinas y pa¬
vesas, cuyas huellas maldecirán á voz en coro los ayes lastimeros de vuestros hijos.
G. B.

""" 11

* '«O

¿CANSADOS... 0 SATISFECHOS?

¿Por ventura, vosotros, los que for¬
máis al novel partido que llamasteis local, os halláis ya cansados y abatidos en el camino de verdadera regeneración que tan generosa y noblemente empren¬
disteis para evitar ai vecindario de Só11er males que le agobiaban y desastres que se pronosticaban?
¿O tal vez os mostráis satisfechos por haber cumplido fielmente vuestra misión y hallaros coronados de gloria?
Ni lo uno, ni lo otro. Vosotros que con tanto fervor empu¬ ñasteis las armas para luchar en bien del vecindario; vosotros, que al entrar en el Ayuntamiento querías que os apo¬ yasen y os respetasen para conseguir la felicidad de vuestros convecinos; voso¬ tros, que sin ningún interés y por pura filantropía quisisteis ser concejales y asumir tanta responsabilidad como llevan en si estos peligrosos cargos, y por esta razón es de suponer que os hallabais bien pertrechados y dispuestos á vencer, aún á costa de grandes sacrificios, para poderos considerar en el dia de mañana nuestra salvación y levantaros la subli¬ me estátna de la alabanza; vosotros, que nos prometíais reformas sin cuento
y que nosotros esperamos con los brazos abiertos, y vosotros, en fin, que como los demás partidos no estáis gastados, por¬
que es un partido joven, que nace, y vuestra existencia aún es corta, es impo¬ sible creer que ya os sintáis cansados y deseeis abandonar al Ayuntamiento para retiraros tan pronto, cuando tal vez os fuera dado hacer, si quisierais, mucho
bien.
Tampoco creo hayais llegado á la cum¬ bre de la gloria, porque si habéis hecho algo bueno, en medio de algunos desa¬
ciertos, mucho falta por hacer y que no importa yo os lo diga porque todos voso¬
tros veis las necesidades.
¿Cual será, pues, la cansa de vuestra apatia, de vuestra pasividad en circuns¬
tancias tan decisivas para vuestra suerte, cual la presente, en que se halla la Casa
Consistorial dispuesta á recibir nuevos concejales? Imposible es de todo punto su explicación. ¿No veis á vuestros ene¬ migos como se deshacen, y se lo aplau¬ do, para obtener votos y sacar triunfan¬ tes sus candidatos, y que si ya ahora teníais dificultades para desarrollar vues¬ tro plan, mayores serán cuando os sen¬
téis al lado de vuestros encarnizados
enemigos? ¿Porque, pues, no trabajáis y
á vosotros solos os deberíamos el bienes¬
tar si lo alcanzaseis; y sino, también os culparíamos porque no podríais escusaros
con decir,—no éramos solos nosotros y
por consiguiente no podíamos obrar li¬
bremente?
Yo no sé de cierto si trabajáis, pero lo seguro es que no lo parace y en con¬ secuencia sereis vencidos y derrotados y
entonces vuestros conciudadanos os pe¬
dirán cuentas, porque á vosotros os con¬
fiaron poderes cuando los pedisteis y ahora os mostráis negligentes y pere¬
zosos.
¿Acaso os falta ya la fé?
Un Sollerense.
Sóller 30 Octubre.

Crónica Local
Como de Chopín en Valldemosa y d©
Jovellanos en Bellver, día vendrá que
serán muy rebuscadas las noticias de Rusiñol, durante su permanencia en Só»
11er.
Constituye realmente un acontecimien¬
to notable, la circunstancia de haber co¬ bijado en Sóller, durante largas tempo¬
radas, al eximio pintor, poeta y escritor, Santiago Rusiñol. Y sube de punto lo
extraordinario y la razón de nuestro no¬ ble orgullo, al considerar que entre no¬ sotros, eu Sóllar, ha concebido y ejecuta¬ do Rusiñol, una buena colección de sus
hermosos cuadros, y ha escrito, entre

/

SOLLER

8

otras de sus obras geniales, L héroe, El la Comisión del Concurso se hará cargo vapor León de Oro que no es fácil sea oportunos cuando la única residencia media, se cantarán las horas menores y

Pati blau y ahora últimamente El Mislic.
Anteanoche, invitados por nuestro dis¬
tinguido amigo D. Jaime Torrens, asisti¬ mos á la primera lectura de «El Mistic».
Allí, en la rebotica — donde tantas
ocasiones hemos tenido de saborear
los buenos ratos que nos supo pro¬
porcionar el incansable Torrens, cul¬
tivando con el amore que él sabe, todo lo
bello y todo lo grande; allí, reunidos unos

de las palomas que deban concurrir á esa primera prueba. Los premios que, por ahora, sabemos se concederán, son los siguientes:
Primer premio: Del «Círculo Sollerense», 30 pesetas en metálico.
Segundo premio: De D. Damián Magraner, un precioso Remontoir.
Tercer premio: De D. Jaime Torrens, 20 pesetas en metálico.

por ahora vendido. •
Bastante concurrida se vió la función
dada por la compañía ecuestre que diri¬ ge D. Alejandro Nava el domingo por la tarde en la plaza de toros. La concurren¬ cia salió satisfecha del espectáculo.
El jueves hubo función en la Defensora Sollerense y sabemos Ja habrá también en la noche de hoy y mañana.

tenga carácter permanente. En lo sucesivo, todos los que deban
cambiar de residencia ó ausentarse tem¬
poralmente deberán pedir permiso á los jefes militares de que dependan, lo cual podrán hacerlo de palabra sin necesidad de instancia, poniéndoseles en el pase la anotación correspondiente. A los que, por su profesión, necesiten estar viajan¬ do constantemente, se les darán permi¬ sos especiales.

la misa mayor con sermón, que pronun¬
ciará el Rvdo. Sr. Cura Arcipreste. A la tarde, los actos de coro, y después se
cantarán en el cementerio por la Reve¬ renda Comunidad los responsorios de costumbre. A las seis de la noche, se cantarán solemnes maitines de difuntos.
Lunes, día 2.—A las cuatro empezará
la celebración de las misas cantadas, y á las once se dirá la principal, cantándose
después por el interior del templo los
nueve responsos en sufragio de los fieles

■cuarenta amigos, permanecimos tres ho¬ Cuarto premio: De D. Jaime Arrom,

A partir de Enero próximo se aplica¬ difuntos.

ras mudos y absortos, pendientes de los labios de Rusiñol, sugestionados, como •un solo oído, por los rasgos y escenas verdaderamente Shaksperinianos, de su
■drama inédito El Mistic.

profesor en Medicina y Cirujía residente
en Alcudia.—Un nidal, un bebedero de zinc, nidos barnizados y tarjetas para anotar las posturas de las mensageras.
Quinto premio: De los señores concu¬

Las casas que se dedicaban á la con¬ fección de cajones de higos han acabado ya sus tareas. El número de los cajones ha sido reducido este año comparado con
los confeccionados en anteriores.

rán los rigores de la ley á los que no cumplan estos requisitos. Se excita el ce¬ lo de todas las autoridades para el cum¬ plimiento de la circular.
* **

Todos los fieles que, habiendo recibido los santos sacramentos, visiten la iglesia parroquial desde la tarde del día de To¬ dos los Santos hasta la puesta del sol del día de Difuntos pueden ganar una indul¬ gencia plenaria, aplicable á las Almas

Come nota simpática, apuntamos la de que estaban allí, en tensión nerviosa, intimamente unidas al maestro, por los lazos invisibles espirituales del arte y de la inspiración, la esposa, la madre y la hija del poeta. Las tres llorosas ó son¬ rientes, atentas al más pequeño equívo¬ co de Rusiñol, seguían tan de cerca la

rrentes al Concurso, á razón de un real
por paloma—tantas pesetas. Sexto premio: De D. Francisco Ense-
fíat. Dos pares de pichones de las mejo¬ res razas existentes en su palomar.
Séptimo premio: De D. Juan Forteza. Un par de pichones, raza del primer pre¬
mio—Cabrera—Sóller.

Debido á los temporales reinantes en el Mediterráneo, no ha rendido aún á ésta su acostumbrado viaje el vapor León
de Oro. Actualmente se halla en Barce¬
lona y sabemos que tan luego como amai¬ ne el mal tiempo saldrá con rumbo á
nuestro puerto.

En otro cuadro se expresa que los mo¬ zos en Caja pueden viajar, por el territo¬ rio de su zona, con permiso del jefe, pe¬
ro no cambiar definitivamente de resi¬
dencia.
Los sargentos, cabos, soldados y reclu¬ tas con licencia ilimitada pueden viajar por la Península y cambiar de residen¬ cia con permiso del jefe de su Cuerpo.

del Purgatorio. / En el oratorio del r Cementerio.—Como
todos los años, en el presente, habrá en
el Cementerio de este pueblo, el día de Todos los Santos, por la tarde, un sacer¬ dote para servir á los fieles que quieran
mandar rezar algúú responso sobre la
tumba de sus parientes ó amigos.
Terminada la función quedará otro sa¬
cerdote dispuesto á recibir los restos de

escena, que más de una vez notamos
■observaciones de íntima coneción que re¬
velan la presencia interna desús amadas,

Octavo premio: Del «Círculo Solierenre». Un par de pichones, raza escogida.

Mañana es el día señalado para pro¬
ceder á la proclamación de candidatos y

Los de licencia temporal no pueden viajar más que entre los puntos para donde la tengan concedida.

los cirios que los fieles hagan quemar sobre la tumba de sus allegados, si es
que quieran hacer donativo de ellos ai

en toda la gestación del drama.
Lo hemos dicho otras veces: una sola
lectura no es suficiente para formar ca¬ bal juicio de una obra; y mucho menos
para nosotros, poco avezados á esta cla¬
se de lides literarias.
Pero como sabemos que Rusiñol busca la impresión y se fía algo de la masa plebeya abigarrada del público, conside¬ rada como parte del que ha de juzgarle un dia en el teatro: en este sentido, obe¬ deciendo á sus mismas indicaciones y á nuestra propia sinceridad, le diremos
{valga por lo que valiere), que nos pa¬ reció el motivo del drama, lo mejor y más trascendental de las concepcio¬
nes dramáticas de Rusiñol. La figura del protagonista mosen Ramón, de un relieve tan extraordinario, que resulta agigantado, en desproporción evidente (quizás adrede) con los otros personajes de la obra; los cuales, éstos, sin ser malos ni mucho menos, no responden á la gran¬ deza de la concepción de «El Mistic».
En una palabra: el alma del drama, nos parece muy superior á la factura. Hemos notado repetidas veces en Rusi¬

A los dias serenos y apacibles de que hemos disfrutado durante el período oto¬ ñal, han seguido otros nubosos, bastante fríos y en extremo tristes, cual si se pre¬ pararan para la conmemoración de los fieles difuntos. Por esta causa, y debido además á la regular cantidad de agua caída el lunes, martes y miércoles, á la
carencia de luz solar que nos tiene casi á obscuras y mas que todo esto á haber
rolado los vientos al primer cuadrante que ha originado bajas temperaturas, es por lo que empezamos á ver por esas ca¬ lles algunos gabanes, capas y otros abri¬ gos, indicio seguro de que se aproxima la temporada de invierno.
Conforme anunciamos, el vapor Ba¬ lear hizo escala en nuestro puerto el martes por la mañana. Después que hubo tomado un pico de carga y buen número de pasajeros, prosiguió su viaje directo
hacia Marsella.
Ante el altar de la Purísima Concep¬ ción de nuestra iglesia parroquial, unié¬
ronse con el indisoluble lazo del matri¬
monio, en la mañana del jueves, la dis

designación de interventores para las próximas elecciones municipales.
LA REVISTA ANUAL
Ha publicado el «Diario Oficial del Mi¬
nisterio de la Guerra» una circular im¬
portante y cuyas disposiciones más in¬ teresantes son las siguientes:
Se prorroga hasta fin de Diciembre el plazo para la revista de este año, á la que podrán concurrir, sin que se les exi¬ ja responsabilidad alguna, los que ha¬ yan cambiado de residencia sin autori¬ zación. Para ello deberán presentarse á la unidad correspondiente, no sólo los que pertenezcan á ella, sino también los que residan en ella. Es decir, que el que pertenezca á una zona y esté en el terri¬ torio de otra, se presentará ante esta úl¬
tima.
Si pertenecen á Cuerpos activos, resi¬ dentes en otra localidad, se presentarán al jefe del regimiento ó Depósito de su Arma; si no lo hubiera, al comandante militar; á falta de éste, al alcalde, y don¬ de no lo haya, al comandante del puesto
de la Guardia civil.
Los de reserva activa y segunda reser¬

Los de reserva activa pueden cambiar de residencia definitivamente, viajar por la Península, Baleares, Canarias y pose¬ siones de Africa y navegar por las costas, con permiso del jefe de la reserva, y del capitán general cuando salgan de la re¬ gión.
Los de segunda reserva se hallan en igual caso; pero pueden además ir al ex¬ tranjero y navegar en buques mercan¬ tes, con permiso del capitán general.
Los reclutas en depósito, si son redi¬ midos ó sustituidos, cortos de talla y ex¬ ceptuados, pueden hacer lo mismo que los de segunda reserva; los excedentes de cupo, igual, pero después de los dos primeros años; los sujetos á redimir, ten¬ drán los mismos derechos que los de re¬ serva activa; pero no pueden cambiar de
residencia definitivamente.
EN EL AYUNTAMIENTO
Sesión del día 24 de Octubre de 1903
La presidió el Alcalde Sr. Puíg, y
asistieron á ella, convocados por segun¬
da vez, los Concejales señores Casasno vas, Estades, Deyá, Yalls, Joy y Morell.
Fué leída y aprobada el acta de la se¬

mencionado oratorio. Dicha cera quema¬
rá después en sufragio de las almas, á
intención de los donantes, durante el Santo Sacrificio de la misa y además ac¬ tos religiosos que se celebren en el refe¬
rido oratorio durante el año.
Registro Civil
Nacimientos. Turones 3.—Hembras 1.—Total 4
Matrimonios
Dia 29.—D. Andrés Bruuet Tidal, soltero, con D.a María Pons Estades,
soltera.
Dia 29.—D. Jorge Llinás Oliver, sol¬ tero, con D.a Magdalena Morell Coll,
soltera.
Defunciones
Dia 26.—D.a Catalina Miquel Castañer, de 40 años, soltera, manzana 66.
Dia 29.—D. Miguel Gomila Martorell Expósito, de 60 años, casado, Ensanche
«El Sellé.»
MOVIMIENTO DEL PUERTO

ñol (y lo atribuimos al genio) que obli¬ gado por la fuerza de la prosa de la vida, á plantear y ejecutar las cosas, le falta la paciencia del ejecutor, del obrero. Asi como tiene un corrector de pruebas, ne¬ cesitaría una escogida colección de obre¬ ros inteligentes (digámoslo asi) que se encargaran bajo su dirección, de la fac¬ tura de sus grandes y extraordinarias concepciones.
Porque si no, resulta algo de lo que les pasa á algunos de sus cuadros: muy bien escogidos; magníficamente concebi¬ dos; pero concluidos á grandes rasgos (permítaseme la frase), á pinceladas, siu detenimientos, como el que lleva prisa de acabar, empujado por los otros que nacen y bullen y pugnan por salir del titánico magín del genio.
El segundo domingo del próximo mes empezarán los preparativos para el con
curso colombófilo—Ibiza— Sóller— En
ese dia, ó sea el 8 se verificará la prime¬ ra suelta, á 30 millas del puerto de Pal¬
ma y en el anterior, de 8 á 9 de la noche

tinguida señorita D.a Magdalena Morell Ooll y nuestro particular amigo D. Jor¬ ge Llinás Oliver.
Deseamos á los desposados eterna
dicha.
Ampliando las noticias comunicadas á
nuestros lectores referentes al nuevo va¬
por, diremos hoy que per informes que hemos recogido, es muy probable que el Villa de Sóller venga á este puerto á últimos de la primera quincena de No¬
viembre.
Al efecto se embarcó ya á principios de esta semana el personal que hacía falta para formar la tripulación de dicho buque.
A nuestras interrogaciones sobre la información que del nuevo vapor ha publicado un colega palmesano, se nos ha contestado: que el buque Villa de Só¬ ller fué mandado construir para hacer el tráfico entre Sóller-Barcelona-Cette, pero que, si las circunstancias obligan, podría muy bien ser que tocara en el puerto de Palma, máxime teniendo la compañía el

va con instrucción militar que estén fuera de la capital de la zona harán lo mismo; los mozos en caja, reclutas en depósito y los de segunda reserva sin
instrucción militar, revistarán en la zo¬
na que haya en la localidad, aunque no sea la suya, y si no la hubiese en los re¬ gimientos ó Depósitos de reserva, co¬
mandante militar, alcalde ó Guardia ci¬
vil, por el orden que se indica, Los que estén en el extranjero revista¬
rán ante el cónsul, y si se hallasen en población distinta á-la de residencia del mismo, podrán dirigirse á él por escrito, remitiéndole el pase militar para su re¬
frendo.
La Guardia civil y todos los funciona -
rios militares tienen orden de indicar á
los reclutas y reservistas donde deben revistar, y lo mismo los Ayuntamientos donde no haya militares.
Se dan reglas para que las autorida¬
des revistadoras remitan los datos obte¬
nidos á las zonas y demás unidades co¬ rrespondientes, así como para normali¬ zar la situación de los que, pertenecie¬ ron á una, residan en otra localidad, ha¬
ciendo los cambios de zona ó reserva

sión anterior.
Se enteró de una comunicación del se¬
ñor Gobernador civil de la provincia en la que autoriza el presupuesto adicional al ordinario formado por el Ayuntamien¬ to para el ejercicio de 1903.
Se enteró también de una circular de
la misma superior autoridad, inserta en el B. O. de la provincia, relativa á las instrucciones que se han de tener presen¬ tes en las próximas elecciones de Conce¬
jales.
Se acordó verificar varios pagos.
No habiendo otros asuntos de que tra¬
tar se levantó la sesión.

Embarcaciones fondeadas
Dia 25.—De Palma, en 1 dia, laúd Internacional, de 19 ton. pat. D. A. Balves, con 5 mar. y piedra.
Dia 27.—De Palma, en 5 horas, vapor Balear, de 386 ton. cap. D. R. Terrasa, con 28 mar. y lastre.
embarcaciones despachadas
Dia 27.—Para Marsella, vapor Ba¬ lear, de 386 ton. cap. D. R. Terrasa, con 28 mar. y efectos.
Dia 28.—Para Mahón, laúd Interna¬ cional, de 19 ton. pat. D. A. Balves, con mar. y cemento.

cGs*" 1 *

-

CULTOS SAGRADOS

AMtnsrcio

En la iglesia parroquial.—Al ano¬
checer, se cantarán solemnes completas
en preparación á la festividad del dia siguiente, y después se rezará la tercera parte del Santo Rosario con exposición
de S. D. M.
Mañana domingo, dia l.°—Fiesta de Todos los Santos.- -A las ocho, durante la celebración de una misa, tendrá lugar el ejercicio mensual en obsequio del Sa¬ grado Corazón de Jesús. A las nueve y

Se desea vender una casa situada en
la calle de Isabel II núm. 32.
Una pieza de tierra de unas cincuenta
destres con una casita situada detrás la
plaza de toros y otra porción de tierra huerto con su derecho de agua situada cerca del Camp d’ en Mayol. Informar á D. Miguel Oliver en Palma calle de la paz, 35.

(6) FOLLETÍHí
LA VÍRGEN DE LAS LILAS
tristes meditaciones que nos arrojan en
los abismos del dolor.
Pocas horas después vinieron á buscar el cadáver. La joven se levantó con el semblante pálido y la mirada profunda¬
mente abatida.
Buscó en un armario pequeño que ha¬
bía en la alcoba, la sábana más fina, y
envolvió en ella á su padre con una tranquilidad aterradora.
Los sepultureros pusieron e! cadáver en el ataúd. Magdalena dió el último beso la frente de su padre y permaneció in¬ móvil oyendo los golpes con que clava¬ ban la caja mortuoria, cada uno de los
cuales resonaba en su corazón.
Luego se envolvió en su mantilla y acompañó el cadáver hasta el cemen¬
terio. Pero al verlo cubrir con la tierra lan¬
zó un grito lastimero y se desplomó en
el suelo sin sentido.

La señora Ménica y Juana, que habían acompañado también los restos mortales del padre de Magdalena, recogieron á
ésta en sus brazos.
Juaua fué á buscar un coche, y poco después la desgraciada niña, presa aún
de un largo desmayo, yacía en el mismo lecho en que su padre había terminado el largo y penoso camino á que llama¬
mos vida.
IY
Si alguno de mis lectores ha estado en Madrid, no dejará de recordar las tiendas de las modistas de portal; más para aquellos que no hayan llegado nunca á la corte de España, fuerza será
que yo describa una. segura por otra parte, de que no les desagradará conocer esta humilde industria femenina, que, á pesar de ser industria, tiene mucho de poética y encantadora.
Figuraos, pues, lectores míos, un por¬ tal ó patio de reducidas dimensiones, cuyas paredes están cubiertas de una te¬
la de color de rosa, llamada lustrina.
Sobre este fresco y gracioso fondo, las modistas de portal colocan, pendientes

de pequeños clavos, multitud de gorritos blancos y de faldas de bautismo, to¬ do bordado ó guarnecido de encajes ba¬ ratos, pero de lindos dibujos.
Además de estos objetos, se ven tam¬ bién pañoletas y cuellos de ínfimo pre¬ cio, pero de elegante hechura, que se lucen en los bailes de Capellanes, en la Camelia, ó en la Juventud Española, pues es sabido que en Madrid las jóve¬ nes que se ocupan en los talleres visten con un buen gusto muy semejante al que respira en la clase elevada.
A un lado de la tienda se coloca siem¬
pre el mostrador, que es muy pequeño, pero de madera pulimentada; y en la
misma dirección, é inmediato á la entra¬
da. se ve un escaparate de cristales que contiene los objetos más preciosos de la modista, ó aquellos que dedica para muestra á incentivo de los compradores.
Así. pues, no es extraño ver á través
de estas humildes vidrieras, delicadas
flores que no desdeñaría para sus cabe¬ llos una joven y elegante condesa: cofias de noche rizadas á la inglesa, y magní¬ ficos pañuelos y toquillas de batista.
Algunas veces se ve en las tiendecitas

de los modistas de portal una linda jau¬ la, dentro de la cual salta alegremente un canario que ha sido comprado con
el fruto de las economías de la modista.
Porque muchas, ¡ay! muchas priva¬ ciones tiene que imponerse para reunir
veinte ó treinta reales que cuesta un ca¬
nario, y cien, valor de una jaula, pen¬
diente de un cordon de seda que se su¬
jeta en el techo de la tienda, tapizado, como las paredes, de una tela rosada.
Casi siempre es joven la modista de portal: á las seis de la mañana en ve¬ rano. y á las ocho en el invierno, se la ve ya sentada detrás de su mostrador, cosiendo ó haciendo flores: obligada á un trabajo asiduo, pues no tiene quien la ayude, apenas levanta la vista de su labor; y por la noche, cuando las veci¬
nas se retiran á sus casas, aún está la
pobre modista trabajando á la luz de su
lámpara. Es imposible imaginarse hasta qué
punto son agradables las tiendas de las modistas de portal. En verano, sobre to¬ do, cuando las adornan con algunos ra¬ mos de flores que en jarros de loza blan¬ ca colocan sobre el mostrador, su aspee-

to encanta á la vista por su graciosa
frescura.

En una de estas tiendecitas es donde

volvemos á encontrar á Magdalena, un

mes después de la muerte de su padre. Apenas hubiérais conocido el húmedo

y oscuro portalillo de su casa, tapizado ahora de rosada tela nueva; pero las pa¬ redes estaban poco provistas de objetos,

pues la larga enfermedad de su padre había privado á la jóven de poder dedi¬ carse al trabajo.

Penoso contraste hacía el luto de la

infeliz niña con el risueño aspecto de su
tienda.

Vestía un traje de indiana, muy po¬ bre y completamente negro; sobre el ce¬
rrado escote volvía un cuellecito estre¬

cho de crespón, y sus cabellos bajaban

en apretadas trenzas, como sirviendo de

marco á aquel semblante puro y encan¬

tador.

:-

Magdalena estaba muy pálida; su

cuerpo y su espíritu habían sufrido

igualmente, porque la energía de la mu¬ jer nace casi siempre de un esfuerzo su¬ premo y doloroso de su voluntad.
Mucha energía había tenido que em-

SOLLER

3&r -5®íiaole« Tte-se inserten en esta sección pagarán: Hasta tres m''-aiOEís á rozón de 0‘05 pesetas la línea; hasta cinco inserciones a >án de 0‘03 pesetas, y de cinco en adelante á razón de 0‘02 pesetas. 3¡S1 talor mír i no de un anuncio, sea cual fuere el número de líneas
que *8 componga, seraje 0‘50 pesetas.
ÍStára lineas, de'cualqmera tipo sea la letra/y los grabados, se conta¬ sa por tipos del cuerpo 12 y el ancho será el de una columna ordma- .
se d*l periódico.

de

Anuncios

Los anuncios mortuorios por una sola vez pagarán: Del ancho da

una columna 1‘60 ptas., del de dos 3 En la tercera plana los precios son

ptas., y así en igual proporcióon, dobles, y triples en la segunda.

Los comunicados :-y anuncios oficiales pagarán á razón de 0‘05 pese¬

tas y los reclamos á razón de 0‘10 ptas. la linea del tipo en que se

com nongan, siendo menor del cuerpo 12, y de éste si es mayor.

cíeni«W*rl,,t0,e* áUfrotaráB «na rebaja de un 25 pe?

SERVICIO DECENAL
ENTRE

LA SINCERIDAD

DE
hmmnmmk (á) Serrié

Establecimiento comercial é industrial de J. Marques Arbona

LUNA, 6—SOLLER

San Bartolomé, -17, - SO LLER

§or el magnifico y veloz vapor

VICE-VERSA

tBulidas de Sóller para Barcelona: los dias 10, 20 y último de cada mes.
Calidas de Barcelona para Gette: los dias 1, 11 y 2211 de id. id. «Salidas de Oette para Barcelona: los dias 5, 15 y 2255 de id. id. ISalidas de Barcelona para Sóller: los dias 6, 16 y 2266 de id. id.
CONSIGNATARIOS:—EN SÓLLER.—D. Guillermo Bernat, calle
"del Príncipe n.° 24.—EN BARCELONA. — D. J. Roura, Paseo de ®ta Aduana, '25.—EN CETTE.—D. Guillermo Colom, Quai Comman-
«dant Samary-5. NOTA.*—Siempre^que el día de salida de Cette, según el presente itinerario,
«corresponda al sábado ó día anterior á uno festivo, la retrasará el vapor veinte cuatro horas y saldrá el domingo ó día festivo que sea, á la misma hora.

Si .queréis abonar vuestros campos, seguros de ob-
vtener resultados eficacísimos, emplead el
cque se expende en la acreditada droguería de ARNALDO CASELLAS-^oía, it

Ofrece á sus clientes y al público sus varios artículos de obra de pal¬ mas, pita, cáñamo y otros muchos objetos de su ramo, que tiene en su
nuevo establecimiento.
Su mejor recomendación será, la superior calidad de todos sus artí¬ culos á precios los más económicos.
Se pasa á domicilio de quien lo solicite para alfombrar las habita¬ ciones y demás trabajos del ramo,
iiNO OLVIDAR AL ANTIGUO SERRIÉU
LA SOLLERENSE
DE

SECCIÓN PRIMERA.—IMPRENTA V TALLER DE ENCUADERNACIONES
Se hacen toda clase de impresiones á una ó varias tintas: Acciones para sociedades Ututos nominativos y al portador, láminas de emisión de valores, bonos y demás trabaios de esta Índole, tarjetas de visita, esquelas mortuorias, talones, membretes, facturas programas, carteles, circulares, estados de todas clases, invitaciones, etc., etc., etc.; y encua¬ dernaciones económicas y de lujo.
SECCION SEGUNDA.—PAPELERÍA, LIBRERIA Y ARTÍCULOS DE ESCRITORIO
Véndese en la tienda de esta sección: resmillería y sobres de todas clases desde los más eco¬ nómicos á los de más lujo, papeles de hito y de algodón en blanco y rayados, papel de embalaje cortado y taladrado para la confección de cajones de higos, y de seda para la de cajas He na¬ ranjas, de limones y de mandarinas, libritos de fumar de infinidad de marcas, naipes, estampas y cromos, tarjetas de lujo y sorpresas para felicitaciones, libros en blanco y rayados, cuadernos y libretas de todos tamaños y precios, libros de texto y menaje para las escuelas de niños y de niñas de este pueblo, tinta negra y de colores, en botellas, para escribir y para sellar, efectos variados para escritorios y oficinas, coronas, flores artificiales, y objetos para hacerlas, sacos y cinturones de piel para señoritas, carteras para niños, etc. etc.

JOSÉ COLL

CERBÍRE y PORT-BOD (Fronte franco-española)

Aduanas, transportes, comisión, consignación y tránsito
Agencia especial para él trasbordo y reexpedición de naranjas, frutas
frescas y pescados.
ESPARTERIA
DE
lias Antonio C&Idsitey
Calle M lar, ním. 5—SÓLLER
-Sucursal en Sineu, calle de la Cuartera 1

PRIMERAS MATERIAS PARA ABONOS
¿BOTOS QUÍMICOS PARA TOBOS LOSlOTOTIfOS
INSECTICIDAS Y PARASITICIDAS
REPRESENTACIÓN DE LAS MEJORES FÁBRICAS CONSTRUCTORAS DE INSTRUMENTOS, PULVERIZADORES Y MAQUINARIA AGRÍCOLA
GUANO ESPECIAL PARA NABANJ0S, de «IH

En este establecimiento encontrareis toda clase de
¡primeras materias para composición de abonos; sulifatos y azufre gris Biaubaux puro; fuelles y aparatos ¡para azufre; bombas y demás utensilios para pulve¬
rizar .arboleda.
Instalaciones completas de cañerías para agua y gas. Fabricación de .envases de hojalata para aceites, alrmendrón y toda clase de conservas.
wmmTwm, pi&fsoozds w icotomIa
.¡¡No equivocarse, LUNA, 17-SÓLLEBÜ
mmmmm iinmaroAus
íComisión,—Representación, — Consignación, — Tránsito
Y PRECIOS ALZADOS PARA TODAS DESTINACIONES
Servicio especial para el transbordo y reexpedición de naranjas,

Al público consumidor: En este establecimiento hay en venta
toda clase de artículos de espartería, alpargatería; cuerdas en todas clases, to¬ do á medida y á la mauo. Grau surtido en cofas desde el núm. 8 con cuatro ani¬
llas hasta el nútn. 4 con dos anillas. Ce¬
nachos finos y comunes con anillas y sin ellas. Asientos para cofas y muchos otros objetos. Todo lo encontrarán con un 5 por ciento de rebaja.
Visitad dicha tienda antes que otras,
pues en ninguna otra parte hallarán los precios tan económicos como en este es¬ tablecimiento. El trabajo es el mejor que
se fabrica en su clase»tanto en los espre-
sados artículos, cjibo en muchos más del
ramo.
li 1U MI
YOR EL
Vino Ueanado Pépsico
d©

DEPÓSITO 7 REPRESENTACION EN SOLLER:
D. JOSÉ FORTEZA (bibí) l™, h
inverso
BE
Vda. DE J. SERRA
PLAZA I»IÜ PALAOO-3.-BARCELOAA
Hospedage desde 5 pesetas en adelante. Habitaciones desde una pe¬ seta, restaurant á la carta, mesas particulares, se sirve á todas horas.
El Hotel del Universo está situado en uno de los sitios más im¬
portantes de la capital, dá plena fachada á la bonita y frondosa plaza de Palacio y paseos de la Aduana é Isabel II, donde cruzan todos los tranvías, y es el más próximo á la Aduana, Muelles, Compañías de Navegación, Bolsa, Gobernación y Estación de los Ferrocarriles de Francia, Tarragona, Valencia, Zaragoza y Madrid.

frutas frescas y legumbres

J. TORRENS* Farmacéutico

1/ UNION

AGENTES DE ADUANAS
CEEBÉES 7 F0ET-B0W (Frontera Franco-Española)
^Corresponsales á GIVET, JEUMONT y ERQLJELINNES (Frontera Franco-Belga)
TELEGRAMAS: Bauza Cerbero.—Bauza Port-Bou.
RAPIDEZ Y ECONOMÍA EN TODAS LAS OPERACIONES
L‘ ASSICDHATRICE ITALIANA

El primero y único elaborado en esta forma en España, mucho más económico y de mejores resultados que sus similares del extranjero, está preparado con todo esmero por procedimientos científicos bien ex perimentados y acreditado como un reconstituyente sobradamente
enérgico para suprimir la elimina¬ ción del azúcar de glucosa en todas las personas afectadas de la enfer¬
medad denominada "diabetes.,,

COMIA FRANCESA DE SE610S CONTRA INCENDIOS FONDADA EN 1828

Esta Compañía, LA PRIMERA DE LAS COMPAÑÍAS FRAN¬
CESAS DE SEGUROS CONTRA INCENDIOS POR LA IMPOR-
TANCIA DE SU CARTERA, asegura además del riesgo de incen¬ dio, los daños que pueden ocasionar la caída del rayo, la explosión de gas de alumbrado, del vapor, de LA DINAMITA Y OTROS
EXPLOSIVOS.

Capital social
Reservas
Primas á cobrar. . . .

10.000,000 Francos

8.705,000

„

74.287,038

„

Sociedad de seguros contra los

ACCIDENTES

TRABAJO

ESTABLECIDA. EN MILÁN Y RECONOCIDA EN ESPAÑA

Capital social: 5.000.000 Liras
Habiéndose promulgado la Ley sobre los accidentes del trabajo de 30 de Enero ultimo, esta importante Sociedad asegura todas las indus¬ trias, mediante una prima, contra los riesgos indicados en dicha Ley.
Director de la Sucursal Española: D. MANUEL GES, Merced, 20, Barcelona.—Para informes y demás, dirigirse al Agente principal, B. HOMAR, Samaritana, 16, Palma.—Agente en Sóller, ARNALDO
OASELLAS.

LADRILLOS HIDRAULICOS, DAÑERAS,
ÍL
DE LA CASA
ESCOFJET, TEJERA Y €.“ de BARCELONA
Único representante en Sóller: Miguel Colom, ca¬
lle del Mar.

PÍLDORAS FERRUGINOSAS
DE
INULA HELENIUM
Con estas píldoras, preparadas por J. Torrens, se cura pronto y radicalmente la Leucorrea ó (flujo blanco), la Anemia y Clorósis (colo¬ res pálidos), la jDismenorrea (ó difi¬ cultad en el ménstruo), la Ameno¬ rrea (ó supresión del mismo), la debilidad, flaqueza y cuantas mo-
léstias ó enfermedades reclamen un
exitante poderoso y enérgico.
DES VE3STTA:
En Barcelona, Sociedad Farmacéutica Española. —Farmacia del Dr. Pizá.—Palma, Centro Farma¬ céutico.—Farmacia de las Copinas.—Málaga, Far¬ macia del Dr. Pelaez y Bermudez.—Sóller, Far¬
macia de ,T. Torrens
PASTA FOSFÓEEA
de
L. STEINER
PARA DESTRUIR LAS RATAS Y RATONES
Se vende á 0*30 ptas. el bote
en la Farmacia de J. Torrens.

Total ....

92.992,038

Capitales asegurados . . 15.127.713,242

„

Siniestros pagados . . .

194.000,000

„

H£«UBO BE COSECHAS

Esta antigua Compañía asegura también contra el incendio, los de trigo, cebada y avena, tanto en pié como segadas, en gavillas y so¬
bre la era.
Sucursal española: Barcelona, Paseo de Colón y calle Merced, 20, 22
y 24.—Director, M. Gés.—Subdirector en Mallorca: B. Homar, Sama¬ ritana, 16, Palma.—Agente en Sóller, Arnaldo Casellas, Luna, 17.

Se vende la casa se-
Salada con el número 22 de la calle del Pastor.
Para más informes pueden dirigirse á D. Miguel Marqués Marqués, que vive
en la casa número 30 de la misma calle.

VINOS AL POR MAYOR
COMISIÓN Y AJUSTE

AGENCIA M. BERNAT Y C.a-
Fincas y casas de diferente importan¬ cia dando un rédito del dos y medio al seis por ciento anual. Las hay á la venta en esta Agencia.

JUAN ESTADAS
iiirir
TELÉFONO
LEZIOarAU (Ande)
S0LLEB.—Imp. de «La Sinceridad»

9