ARO XVIII.-2.“ EPOGfl.-NUM. 858
ARO XVIII.-2.“ EPOGfl.-NUM. 858

SABADO 12 SEPTIEMBRE DE 1903

SEMANARIO INDEPENDIENTE

PUNTOS DE SUSCRIPCIÓN:
Sóller: Administración.
Francia: J. Marqués Arbona,—Rué Montraartre, 34, París. América: Sres. Marqués, Delgado y C.a—Arecibo—(Puer¬
to-Rico).

Fundador y Director-Propietario:
D. JUAN MARQUÉS ARBONA.

Redactor en Jefe:
D. DAMIAN MAYOL ALCOVER.

REDACCION Y ADMINISTRACION: Calle de San Bartolomé, n.° 17

-=§34»* «3» SÓLLER (Baleares) pg» «£g»eg=>.

PRECIOS DE SUSCRIPCIÓN:

España:

0’50 pesetas al mes.)

Extranjero: 0’75 francos id. id. jI>AG0 ADELANTADO.

Número suelto 010 pesetas.—Id. atrasado 0’20 pesetas

La Redacción únicamente se hace solidaria de los escritos que se publiquen sin firma, seudónimo, inicial, ó signo determinado. De los que tal lleven, seráD responsables sus autores.

Sección Literaria
EL SEÑOR PEDRO
I
Se llamaba señor Pedro, á secas. No se le conocia otro nombre, de lo
cual, por otra parte, nadie se admiraba, pues era querido y respetado por su hermosa figura de anciano grave y apa¬
cible.
Decíase que debió de experimentar durante su vida alguna pena grande.
Vivía solo en un cuartito único, donde
nadie más que él penetraba. Salía poco
como no fuera de noche, durante las
horas de tinieblas; no parecía sino que
le asustaba la luz del día.
—¡Algún antiguo criminal! decían
malas lenguas.
—¡O algún loco!—no faltaba quien
añadiera.
Pero cuantos llegaban á conocerle sentíanse desde luego cautivados por su
bondad.
Se aseguraba que distribuía secreta¬
mente abundantes limosnas á cuantos
veía cerca de él sufriendo. Aquel hom¬ bre de apariencia sencilla, sería pues
rico.
Indudablemente, en otro tiempo había
vivido entre la buena sociedad, tan dis¬
tinguido aparecía en sus modales y tan correcto era en su lenguaje.
La casualidad me aproximó á él. Yo, á la sazón, hallábame estudiando y ha¬ bitaba un cuartecito precisamente junto al suyo. Encontrándonos alguna vez, cambiábamos algunas palabras, y en eierta ocasión, no recuerdo á que propó¬ sito, le dije ser oriundo de Saint Remy, en los Vosgos.
Oyendo pronunciar este nombre, pa¬ reció turbarse. Cruzó su frente un plie¬ gue que denunciaba inquietud. Desde entonces hablábame siempre emocio-
mado.
Vi claramente que me tomaba simpa¬ tía. Ignoraba yo la causa que pudiera habérmela ganado, como tampoco sabía de él más que su nombre: señor Pedro á
secas.
Un dia de verano, pues, como hubié¬ semos entablado conversación y le ha¬ blara de mi país, manifestándole cuán grande fuera mi alegría si durante las vacaciones pudiera volver allí é ir á tirar á los corzos con algunos compañeros de infancia, vi que el anciano de súbito pa¬ lidecía, á la vez que temblándole los la¬ bios, me decía, echándome una mirada
fosca:
—¡No caces, muchacho, no caces! Pero yo, con el entusiasmo propio de mis veinte años, me puse á llevarle la contraria, celebrando la tarea por él aborrecida, como un placer de los dioses y el ejercicio más saludable que pueda ofrecerse á la Juventud. En Saint Remy
abunda la caza.
—¡Insensato! ¡Insensato!—repetía, fi¬ jando en mi su mirada casi suplicante.
Y como yo me riera gozándome en su
inquietud me dijó: —Oye, muchacho, la historia que voy
á contarte, una historia de aquella tie¬ rra, de tu país.
II
—También yo cacé mucho en otro tiempo. Pero cerca de Saint Remy, fui testigo de una desgracia tan espantosa, que juré no volver nunca á tomar una
escopeta.
Desde entonces han pasado cuarenta años. He cumplido mi juramento.
¿Oíste alguna vez hablar del marqués
de Rieux? continuó.
—Sí, respondile. Efectivamente. A propósito de él se relata una historia muy antigua, considerada en el país co¬ mo leyenda. Cuéntase que le mataron yendo de caza.
—Precisamente. Pero aquello no es leyenda. M. de Rieux era propietario del castillo de Villeinon. situado á algunos kilómetros de Saint-Rcmy.

—Eso es. Un castillo hoy arruinado entre clomátides blancas y yerbas pa¬
rásitas.
—El marqués era el más afable de los huéspedes. Durante el período de caza,
se reunía en su castillo una sociedad
tan amable y elegante que hacía de aq-uél un lugar de fiestas célebres de aquellos contornos.
—Su hija Diana, preciosa criatura, tan linda como buena, hacía allí los
honores.
—Debido, ya á la influencia de su nombre, ya á la educación algo mascu¬ lina que recibiera de su padre (la señora de Rieux murió al dar á luz á su hija), Diana se hallaba apasionada por la caza, tal vez más que algunos de nosotros.
Digo «algunos de nosotros» por ser yo
uno de los más asiduos concurrentes á
tales reuniones.
La señorita de Rieux era una «escope¬
ta» de primer orden, algo viva quizás, como suele decirse, é imprudente á ve¬ ces, pero que no solía errar lo que se le ponía á tiro: algunas liebres y perdices lo sabían por experiencia.
A esta caza se reducían sus hazañas,
pues el marqués se había negado siem¬ pre á permitir que su hija se entregase á la caza mayor, especialmente á la del
corzo, en la cual el tiro, á la altura de
un hombre y con bala, ofrece particula¬ res riesgos.
Pero aquel año Diana suplicó tanto á su padre y tales fueron las instancias con que todos apoyaron sil ruego, que el marqués accedió á que se inaugurase en una gran batida.
Diéronle las recomendaciones más
precisas, á fin de que solo tirase al des¬ cubierto. Cargósele la escopeta con mi¬ nucioso cuidado y colocáronla bajo la dirección de un cazador especial y pru¬
dente.
Aún recuerdo aquel partir para la ca¬
cería tan ruidoso-, tan animada, durante el cual rodeábamos alegremente á la
heroína de la fiesta, quien, sintiéndose altiva y ya triunfante, parecía bella co¬ mo la diosa que lleva su nombre.
La señorita de Rieux y su director, que no debía dejarla, apostáronse en las
lindes del coto, al volver de los Brezos,
sitio que indudablemente ya conoces.
Para tirar, tenía detrás de la línea toda la anchura del camino.
El marqués se colocó en la línea mis¬ ma, á treinta pasos de su hija. . En aquella época había en dicho bos¬ que gran número de corzos; desde los primeros gritos de los ojeadores, el fue¬ go graneado de escopetas que se oía de todas partes iba exaltando á los caza¬
dores.
Diana, al pronto no estuvo de suerte. No llegaban á su alcance sino algu¬ nas liebres asustadas que en tal ocasión se despreciaban. La pobre novicia pata¬ leaba de impaciencia. Por fin, como un relámpago, saltó un corzuelo por el camino y rodó por tierra herido por la cazadora, que lo miraba
llena de emoción.
Apenas sus compañeros le hubieron cargado otra vez la escopeta, cuando los ojeadores aproximándose á aquel sitio, tanto que ya se le divisaba entre los ár¬ boles, gritaban:
—«¡Que llegan corzos!»
Acababan de saltar delante de ellos
cinco hermosos animales, lanzándose entre el marqués y su hija.
Yo me hallaba muy cerca, y vi á la joven apuntar de nuevo...
Abrí la boca para impedirle que tira¬ se. más no me dió tiempo.
Entonces sonaron dos tiros, uno tras
otro, á los cuales siguió un grito desga¬
rrador.
El marqués, agitando los brazos caía
en redondo.
Había recibido en mitad del pecho una descarga de postas, á treinta metros
de distancia.
Estaba muerto.
Acudieron todos los cazadores apresu¬
radamente, yendo unos hacia el muerto,

otros tratando de apartar á la desdicha¬ da joven de aquel desgarrador espectᬠculo, cuando ésta, fuera de sí, pálida co¬ mo un espectro y terriblemente amena¬ zadora, irguióse y preguntó:
—¿Quién ha sido? Es de notar que fueron dos los dispa¬ ros que á la vez se oyeron; Entonces, aún más pálido que ella, el cazador que la había acompañado, ade¬ lantóse y 'dijo:
—Yo.
La señorita de Rieux no pronunció una sola palabra.
Tendiendo el brazo señaló el camino
al culpable, que vacilante y baja la ca¬ beza, alejóse para siempre de allí.
III
—Aqpel culpable, añadía el señor Pe¬ dro—después de aquel espantoso drama,
se retiró del mundo.
Siendo oficial del ejército abandonó
su carrera.
Abandonó también su nombre, pues
cada vez que alguien lo pronunciaba, oíase á las gentes sobradamente infor¬ madas por los periódicos, cuchichear:
—El que mató al marqués de Rieux.
Desde hace muchos años ya no conoce
á nadie de aquellos tiempos, ni los de dicha época le conocen.
Pasa la vida como un paria, solo, tris¬ te, abandonado, y no obstante sin re¬ mordimientos, pues el llamado culpable
es inocente.
La señorita de Rieux jamás supo la
verdad de lo ocurrido.
El tiro que mató á su padre partió de
ella.
Su compañero no había tirado. Pero éste, en el momento fatal, com¬ prendiendo que aquella adorable joven viviría con el alma siempre desgarrada si llegase á conocer la verdad tan horri¬ ble, sacrificóse por ella. —¿Qué móvil—exclamé, no vacilando ya acerca de la personalidad del héroe— pudo inspirar á usted abnegación seme¬ jante en favor de la señorita de Rieux? —¡La amaba!
D.
UN QUE SE MOR (*)
LEMA: «Réquiem ceternam»
¡Ay!... ¡Jo’m muir!... ¡Ja som partit! Ja som partit Rambla arnunt... Me record qu’en aqueix punt
júgava, essent nin petit.
amb altres criatures innocents y purés;
y- al darmos juguetes feyem mambelletes;... y ara de mistures tench pié mon gavatx... ¡M'envatx! ¡¡M’en vatxü ¡¡¡M’en vatxü!
Ja’m mir en el Brollador
qu’está devora la Porta
de la Ciutat... Allá inorta
vatx plorar la meua amor;
ma estimada esposa, mon pare, má mare. mos infants... Mes ara
ni poncella closa
ni enfullada rosa
té per mi el trist Matx... ¡M’en vatx! ¡¡M’en vatxü ¡¡¡M’en vatxü!
Ja vetx les Quatre Campanes... l’aire pur reviure’m fá, y sent reviure les ganes d’anarm’en a passetjar...
Mes ¡ay!... Ja no püch perque si podía
no m’aturaría fins esser dins Lluch,
Capdepera o Andratx. ¡M’en vatx! ¡¡M’eu vatxü ¡¡¡M’en vatxü!
Ja som devora La Riera; abont, ab gent que m’estimava,'
(*) Composición que obtuvo en el Certamen Li¬ terario de Palma, el primer premio ofrecido por la Comisión organizadora á la mejor poesía escrita en mallorquín vulgar.

a ferhí vegas anava,
plena d’el tot la panera; y allá barenavam al bell raig d’el Sol; y reyam, cantavam
y ens acompanyavam
ab lo dols flaviol; sense por del Satx... ¡M’en vatx! ¡¡M’en vatxü [¡¡M’en vatxü!
Ja arrib prop de Ca Donya Ama; y me vetx... ¡Ayl ¡Quin cal frét! dins quatre pots, més estrét que l’espasa dins la vayna...
¡Oh! aquí... ¡Qué de gent quant els Reys venían! y quant coneixían
d’Herodes l’intent
d’ell tots tres fogían sense gens d’erapatx, ¡M’en vatx! ¡¡M’en vatxü ¡¡¡M’en vatxü!
Ja pas per devant Jesús y a Deu gir mos pensaments; som ja a mos derrers moments;... Ja no púc aleñar pus..*.
¡Gran Deu, clementíssim, per vos perdonáis sien mos pecats!... ¡Bon Jesús, dolcissim,
de 1’amor santíssim donaume’n un ratx!
¡M’en vatx! ¡¡M’en vatxü ¡¡¡M’en vatxü!
Ja m’entran al Cementeri,... lloch per mi sempre estimat... Lo qu’es estat sia estat... ¡Deu s’apiat de ma miseri...!
Aquí hey trob companys y amichs que m’hi esperan; mestres que volguerau curar mos afanys...
Defe usar mos anys
es lo qu’ ara ensatx. ¡M’en vatx! ¡¡M’en vatxü ¡¡¡M’en vatxü!
De veres som, ja difunt...
No se abont som ni d’hont vénch...
Solament repar que ténch tres palms de térra demunt.
¿Qu’ha durat mon viure? un llamp, un alé de dol y curt pler,...
un som ni dorat...
¡Ara’m sent reviure
dins PEternitat!...
¡M’en som anatl ¡¡Anatü ¡¡¡Anatü!
PERE D' ALCANTARA PENYA.
Variedades
La muerte en el beso
Los besos llevan en sí los gérmenes
de la muerte. Ya lo sabíamos desde que
principiaron á ser conocidos los progre¬ sos de la bacteriología. Pero ahora se han hecho pruebas que no pueden ser más
convincentes.
El Dr. Schlesinger y el Dr. Taylor, separadamente, han realizado la misma clase de experimentos, consistentes en dar á besar á jóvenes llenas de salud un cristal cubierto de gelatina, de la que sirve para cultivar los microbios, y per¬
fectamente esterilizada.
Los sonrosados labios, las puras bocas de las muchachas, no dejaron mancha alguna en la delgada capa de gelatina, que conservó su aspecto transparente; no se había efectuado cambio alguno
visible. Los cristales fueron metidos en una
incubadora cuyo interior había sido es¬
terilizado también con el mayor esmero,
y en ella los dejaron durante veinticua¬ tro horas á una temperatura un grado más alto que la de la sangre humana.
Cuando se sacaron de la incubadora
las placas, no estaban ya transparentes. La gelatina se había cubierto de colo¬
nias de bacterias. El Dr. Schlesinger contó nada menos que veintiocho colo¬ nias distintas en el cristal que había be¬ sado una de las muchachas más jóve¬

nes, más robusta, más bonita y de as¬ pecto más sano. El beso de aquella bel¬ dad, un sólo beso en que apenas rozó con los labios la gelatina, había trans¬ mitido á ésta aquel enjambre de espe¬ cies distintas de bacterias, cada una de las cuales, al grato calor de la incuba¬ dora y bien alimentada por la gelatina, había procedido á formar comunidades y reproducirse con rapidez extraordi-
naria.
No hay boca sana, por bella y por limpia que sea; y por lo tanto, no hay beso sin peligro, por dulce que sea.
Ya en 1885, según el Libro de texto de bacteriología del Dr. Sternberg, se había conseguido aislar y cultivar veintidós especies distintas de bacterias que ani¬ dan en la boca. Posteriormente, el mis¬
mo doctor ha descubierto en la saliva y
en los dientes ocho especies más. Estos microbios son los que hay en la
boca cuando ésta se halla en estado
normal de salud. Pero nuevos experi¬ mentos han probado que los gérmenes de la tisis y de otras enfermedades, se se hallan presentes en las bocas de los médicos y de las enfermeras que cuidan á tuberculosos. Y sabido es que muchos gérmenes de enfermedades se hallan en el aire, y con la respiración se depositan en las superficies húmedas y mucosas de la boca y de la nariz. En ellas encuen¬ tran auxilio favorable para su cultivo, y favorecidos por la temperatura y por la humedad, se propagan, y se multipli¬
can.
Si la persona está sana y no ofrece puntos débiles de ataque á esos micro¬ bios. éstos no la perjudican. Pero con un beso puede transmitirlos desde su boca á la de otra persona que, por ha¬ llarse en condiciones favorables para el desarrollo de alguno de aquellos microbios, coge así con aquel beso la enfer¬ medad destinada á llevarla al sepulcro.
En varios países se han formado ya li¬ gas y sociedades para combatir el beso, aun entre esposos, y en los parlamentos de algunos Estados de la confederación de los Estados Unidos se han presentado proporciones de ley estableciendo penas contra el beso. Una de ellas es muy ori¬ ginal: tiende á disponer que no puedan besarse mas que las personas provistas de certificado médico en que se haga constar que no corren peligro alguno realizando tan dulce operación. De tan extravagantes ideas sólo puede quedar en pie una cosa: la conveniencia de no besar á ios niños, pues su naturaleza es demasiado débil para resistir á los gér¬ menes perniciosos.
¡Cuántas criaturitas mueren á conse¬ cuencia de algún beso portador de con¬ tagios fatales!
¿Dónde está la mayor grúa del mundo?
La mayor grúa que hay en el mundo está en Kiel para el servicio de los arse¬ nales de la marina alemana. Esta grúa, que está accionando por la electricidad, tiene la forma de una torre, en cuya parte superior hay un eje sobre el que gira una larga pieza de acero, en uno de
cuyos extremos está colocado el carretón
que recoge los pesos que hay que levan¬ tar, la cual se puede alejar ó aproximar del eje central.
La grúa que nos ocupa puede elevar pesos de 150.000 kilogramos, equivalen¬ te al de tres locomotoras cargadas. El brazo elevador de la grúa tiene 50 me¬ tros de longitud.
La siesta
La costumbre eminentemente españo¬ la de dormir la siesta ha sido adoptada por el Emperador de Alemania, que es, como todo el mundo sabe, un modelo en lo de aprovechar el tiempo y arreglar
bien su vida.
Su Majestad imperial se levanta á la$ cinco en verano, á las seis en invienio;

’SSSetl--:

...

■ —•

SCLLER

lee le menos cuarenta periódicos; despa¬ ja su correspondencia particular, que

Vinicultura

El caíd Omar-Fusi al frente de 5.000 toda la buena acogida esperada si n-o se mojan hasta la piel; decídese de co¬ hombres marchaba por el camino de fueran paralelas á una campaña morali- mún acuerdo la parada y todos se apean.

us numerosa; conferencia y trabaja con

Tazza para franquear la línea. Los rebel¬ zadora como garantía de respeto á los Pero mientras que Baert y Beaugendre

€-us secretarios; pero cuando llega la ho¬
ra de sexta ó la sexta hora, como se de-

FABRICACIÓN DI FINO BLANCO CON OTAS ROJAS

des ocupando puntos estratégicos envol¬ vieron á los imperiales, que después de

derechos de los particulares y de cele¬
ridad en la tramitación de los expe¬

entran en sus estancias, cuatro de los competidores suben de nuevo sobre sus

' cía en los tiempos de nuestro esplendor "literario, el Soberano descansa, y des¬

pués de comer copiosamente se entrega
al reparador sociego4e la siesta.
Y no la duerme dando cabezadas, co¬

mo los canónigos en el coro, los magis¬ trados en sus sitiales y los senadores en «as escaños, sino que se desnuda y se órnete en la cama, como para dormir por 4a noche, y así pasa de una á dos horas,
volviéndose é levantar ágil. y dispuesto

para continuar sus trabajos ó para en¬
tregarse* á los ejercicios corporales, que
. nunca descuida.

'"La siesta, pierde, con esta costumbre
■4e uno de los hombres más activos de

.Europa, su fama de holgazana, y dormir
.-•■en esas horas de abrumador calor, tan

• admirablemente descritas por Zorrilla

• en la preciosa poesía que consagró á esi te asunto, es un tónico .que las fuerzas

necesitan para proseguir las tareas ,que
abruman la vida.

La siesta es necesaria álque madruga,

y es por eso costumbre-del labrador, que
se levanta en cuanto ál resplandor de

v ías estrellas sucede el canto de las alon-

- «iras.

:

No la necesita el que pasa la mañana. - en la ociosidad del lecho; pero le es in-

- dispeusable al trabajador que se preparó al apuntar la aurora para sus faenas.
La de la siesta es,., por lo tanto, costambre de laboriosos más.que de holga¬

zanes, de hombres de orden, que saben
distribuir con acierto las horas para sa¬

car de ellas el mejor partido posible.

No hay-café-mi licor que tonifique tan¬
to como ese suéñecito después de comer,.
-• cuando son más fuertes los ardores del

- sol y más intenso el canto de las ciga-

> rras.

‘;Es un paréntesis de reposo para el tra¬

bajador, que duerme á la sombra de la

• obra; para el labrador, que se tiende so¬ bre las pajas de la era.
fEl Emperador Guillermo está acredi'■ fado de hombre de.gran sentido, prácti¬

co, y confirma su fama esa costumbre de dormir la siesta, que ha copiado, sin

' sáberlo, de los castellanos viejos, tn-uy
« entendidos también en cuestiones de hi-

Teniendo en cuenta las consultas que
se nos han hecho sobre esta interesante
cuestión y la estima cada vez mayor que se dispensa á los vinos blancos, damos á continuación los procedimientos más sencillos para obtenerlos.
Algunos propietarios que tienen uvas poco coloradas, como las de Aramon, se contentan con prensar los racimos, ai¬ rear algo el mosto y dejarlo por espacio de 15 días en las cubas de fermentación.
Terminada esta se someté el vino á la
acción decolorante del negro animal.
Este procedimiento deja bastante que desear, pues los vinos resultan más ó menos rosados y pierden algo su sabor.
Es mejor seguir el método siguienteprensadas las uvas y separado el mosto se le deja en reposo 24 horas para que deposite sus impurezas, en cubas abier¬ tas y en sitio lo más fresco posible. La
fermentación se evita añadiendo 5 ó 6
gramos de ácido sulfuroso por hectólitro de mosto, los que se consigue quemando 4 gramos de azufre en terrón. Resulta así un desentarquinado que tiene la ven¬ taja, gracias al ácido sulfuroso de deco¬
lorar el mosto, si es que era algo rosa¬ do. En el caso de q uedar teñido se puede recurrir entonces ál negro animal em¬ pleando de 50 á 100 gramos por hectóli¬
tro. Se mezcla bien el carbón con el
mosto, agitando fuertemente con un pa¬ lo para dejarlo luego en reposo por 24 horas, trascurridas las cuales se trasiega ya á las cubas de fermentación.
Mr. Martinand ha propuesto el proce¬ dimiento que sigue para la vinificación
en blanco, basado en la oxidación enér¬
gica del mosto. Prensada rápidamente la vendimia y puesto el jugo blanco en cubas de manposteria se agita mucho, procurando que el recipiente sea de an¬ cha superficie, donde se oxida con gran prontitud. Cada dos horas se adicionan de 50 á 100 gramos de carbón animal la vado, por- hectólitro de mosto que vaya agregándose: se agita de nuevo á fin de oxidar el mosto y de mezclarlo intima¬
mente con el carbón. A medio día y por
la noche se bomba el mosto para pasarlo
á una cuba en donde se le añaden 30

grandes pérdidas viéronse perseguidos hasta el campamento del Sultán.
Conocedoras de lo ocurrido—agrega
un nuevo despacho,—las cabilas dé los contornos intentaron saquear el Zoco
inmediato á.Fez. Les han enviado cuatro
cañones, única existencia que quedaba
én la fábrica de armas.
* **
Se ha concedido extraordinaria impor¬ tancia al viaje del Rey de Inglaterra. Aun cuando algunos diarios ingleses y austríacos juzgan que la visita á Fran¬ cisco José ha sido de pura etiqueta, in¬ sisten otros en que los monarcas toma¬ ron acuerdos relativos al problema de
Oriente.
El Emperador de Austria, al brindar en el banquete ofrecido al Rey de Ingla¬ terra, manifestó que la visita de Eduar¬ do VII es una prueba más de las cordia¬ les relaciones entre ambas potencias y de que persistirán. El Soberano inglés
británico hacia el austríaco sería siem¬
pre tan sincera y leal como la manteni¬ da entre la Reina Victoria y Francisco
José.
* **
Pocas noticias del extranjero. Las úl¬ timas de la guerra en los Balkanes se refieren á la fecha señalada (el aniversa¬ rio de la subida del Sultán al trono) .pa¬ ra la proclamación por los revoluciona¬
rios de Macedonia de un levantamiento
general en todo el Norte de aquel país, y á la nueva versión del supuesto aten¬
tado contra el vicecónsul americano en
Beyruth. También se ha dicho que la rebelión
se extiende por Chergheli y Tikvesh; que el famoso jefe macedónico Boris Sarajoff se ha presentado en las inmedia¬ ciones de Salónica; que en Praslovo.y y Hobesh, al Oeste de Monastir, las tro¬ pas turcas han sido derrotadas; que Ser¬
via se inclina á favor de los revolucio¬
narios de Macedonia, y .por último, que
el ex-coronel Yankoff al frente de una
numerosa partida rebelde recorre el dis¬ trito de Sufli, al Sur de Dimotika, des¬
truyendo los puentes de las vías férreas sobre los ríos Arda y Manitz.

dientes.
A estos propósitos obedecen, á juicio de la prensa, las visitas giradas á dos provincias por consecuencia de algunas
denuncias contra funcionarios de Ha¬
cienda. Los diarios políticos recomien¬
dan al Sr. Gonzáles Besada la mayor severidad si las denuncias resultasen
ciertas.
También ha dicho el Sr. Villaverde
que no tienen fundamento los rumores que señalan para la segunda decena de
Noviembre la reunión de Corte. El Par¬
lamento abrirá sus tareas en el mes de
Octubre, pues aspira el jefe del Gobierno á que los presupuestos se discutan con tiempo y amplitud, toda vez que en la obra económica estriba la principal em¬ presa y significación del actual Gobierno.

(Del Boletín dn Tabacos y Timbre.)

«

-

-

Notas deportivas

La carrera de Beaugendre en Reubaiz
Por referirse en ellas á un paisano nuestro, copiamos, traduciéndolo de dos importantes publicaciones francesas, las presentes-reseñas:
«Ayer, por la mañana, el campeón de la Unión Ciclista de Orleans, Beaugen¬ dre, ha venido á visitarnos, acompañado de su adicto compañero el Sr. Ferrery nos ha contado las peripecias de la ca¬ rrera de 24 horas en Roubaix en que ha
salido victorioso de una brillante ma¬
nera^
Largo tiempo hacía que el Sr. Ferrer había notado en Beaugendre las cuali¬ dades necesarias para hacer de él un verdadero campeón. Por desgracia, las buenas cualidades no bastan; hay que
fomentarlas cuidadosamente y para pro¬
porcionarse cuidados se necesita de an¬ temano dinero, del cual carecía nuestro
distinguido corredor. Así es que el Sr. Ferrer, después de la
magnífica carrera de Beaugendre en la «vuelta á Francia», no vaciló en dispen¬ sarle sus cuidados en la prueba de Rou¬

máquinas y vedles ahí en marcha. En¬ tonces tiene lugar un incidente que hu¬ biera podido tener las más graves con¬ secuencias. Varios espectadores saltan por encima de las barreras y derriban á los corredores. Resulta de aquí un tu¬ multo en que se hallan confundidos los corredores, el público, organizadores y
managers.
En fin, la tormenta, que aumenta pro¬ gresivamente, se impone al público y los corredores van á descansar durante hora y media. Nada ha cambiado. De ahí que, según clasificación, antes de medio dia Beaugendre y Cateau haa logrado tomar una nueva vuelta á Baert, lo que haca que Beaugendre lleve dos vueltas de ventaja y Cateau iguale á
Baert.
Esa situación promete una bonita lu¬ cha para el segundo puesto que quedará á favor de Baert por una rueda de ven¬
taja.
Llegado há el fin de la carrera; y Beaugendre ha salido vencedor de una
manera maravillosa, después de haber obtenido todas las primas de las últimas
horas.
El público entusiasmado asalta la ba¬
laustrada, presenta una corona al ven¬ cedor Beaugendre, quien debe hacer la vuelta de honor y es frenéticamente aclamado.
Ese día ha sido <un día grande para el joven de Saldris. No descuidemos el fe¬ licitar al Sr. Ferrer, simpático Vice-Presidente de la U. C. O. á quién Beaugen¬
dre es deudor de tan brillante éxito.»

En Orleans

«Orleans es entre las ciudades del cen¬

tro de Francia, una de las que forman

número entre las más amantes del sporL

En ella se han organizado en esta época

pié numerosas carreras: carreras á

y en

bicicleta que han dado ocasión á muchos

sportmans de Orleans para hacer lucir

sus cualidades. Entre los más afamados

de aquellos ciclistas, hay que poner en

primer lugar á Pedro Bourdeau, que

acaba de obtener el premio de las carre¬

ras de 100 kilómetros organizada en Or¬

leans, gracias á un ejercicio razonado, á

,5 giene.
-Apicultura
IUS EXCURSIONES DE LAS ABEJAS
\\
■ Es creencia-muy corriente la de que una-abeja, cada vez que sale de la coi¬ s-mena pura buscar en las :flores los eleamentos de que se sirve para fabricar la miel, no visita más-que las plantas de una misma especie. Desde el tiempo de
Aristóteles nadie se había atrevido á re¬
futar este hecho singular, y el mismo Darwin afirme que «todas las abejas y -algunos otros insectos acostumbran vi¬ sitar las flores de una misma especie, antes de pasar á otra, durante todo el tiempo posible.»
Es decir, que en un jardín donde hu¬ biera muchas^especies de plantasen flor, la-abeja visitaría en su primera excur¬
sión todas las matas de una misma es¬
pecie, en la segunda todas las de otra y así sucesivamente acudiría en cada viaje 4 las flores de cada clase. Esta opinión ora muy digna de interés por su relación
con la fecundación cruzada de los vege¬
tales, pues si efectivamente las abejas éo visitasen más que una especie de flo¬ res, sería muy lógico que fuesen agen¬ tes de fecundación llevando el polen de unos pies de planta á otros.
Pero he aquí que ahora un naturalista de Inglaterra, Mr. G. W. Bul man, acaba
de-hacer una serie de observaciones que
echan por tierra las afirmaciones de

gramos de un bisulfito alcalino por hec¬ tólitro que impide la fermentación ó la suspende si hubiera comenzado: de seis á doce horas después se puede ya trase¬ gar el mosto claro separado de una par¬ te del carbón y de impurezas á otra cuba -en donde se le agrega levadura selec¬ cionada para que fermente natural¬
mente.
Un procedimiento más rápido puede conseguirse mezclando el mosto al ne¬ gro animal lavado dentro de una cuba
en la cual fermenta inmediatamente sin reposo previo. La fermentación se efec¬
túa rápidamente y una vez terminada se
adiciona al vino una materia tánica y se
deja reposar para luego filtrarlo. Se ob¬ tiene asi un vino perfectamente blanco, pero tiene menos finura que el prepara¬ do por los otros métodos.
Aunque mejor que todo lo expuesto es
-elaborar el vino blanco con uvas blan¬
cas, debemos advertir para los que quie¬ ran más datos y detalles, á fin de prácticar con acierto todas las operaciones mencionadas, que pueden consultar nuestras Memorias correspondientes á los años 1895 y 1896, las cuales servire¬ mos á quienes soliciten los pocos ejem¬ plares que restan.
Antonio Blavia
Director de la Estación Enotécnica de España en
Cette
Actualidades

*

baix.

sis sR

La Patrie ha publicado un telegrama muy interesante, expedido en Madrid, según el cual las conferencias celebradas por los Sres. Villaverde, León y Castillo, etc., han tenido por principal objeto los tratados de comercio y las modificacio¬ nes que han de introducirse en el régi¬ men económico de España y Francia.
El telegrama consigna que las tarifas protectoras de Francia aplicadas en 1892
tuvieron un carácter defensivo, en tanto

Cuando se anunció aquella carrera de 24 horas, pusiéronse en obra todas las diligencias necesarias con el fin de que Beaugendre tomase parte en ella.
El 13 de Agosto, por la mañana, la pequeña caravana orleanesa, formada por Beaugendre, Bourdeau y Furgeot se ponía en marcha bajo la dirección del Sr. Ferrer y llegaba á Roubaix á media noche. Al dia siguiente, por la mañana, levántanse á las 8, visitan el velódromo

que el arancel español se hizo entonces francamente contrario á la producción francesa. «Pero cuando han llegado años

para hacerse cargo del lugar, todo va bien; examínanse por última vez las máquinas y luego sigue el desayuno.

de escasez, cuando se ha visto obligada,

Empiezan las carreras.

sobre todo, á comprar sus trigos, sus ce¬

En la internacional Marsollier llega el

badas, en el extranjero, su posición se segundo trás Marcelli y Michiels; en el

ha hecho precaria, por no decir pésima. Desde este momento se comprende que

handicap, Bourdeau llega el segundo. Son las 5 y media. Se llama á los co¬

tenga hoy España interés en negociar con nosotros, porque una inteligencia

rredores de las 24 horas; después de ha¬ berles leído el reglamento, se les obliga

aduanera hará bajar el cambio ruinoso, á firmar, y á las 6 en punto se dá la

que soporta y permitirá al mismo tiem¬ po al Gobierno español hacerse más po¬

señal de partida á veintitrés corredores. Al momento de la partida Pagie lleva la
delantera, alternando en ella con Beau¬

pular entre la clase trabajadora.»

La Correspondencia, después de tradu¬ cir el anterior telegrama de La Patrie,

gendre y Baert; aprietan más y más á fin de dejar lo más posible atrás al pelo¬

cuyas principales aseveraciones trans¬ cribimos, ha dicho muy opotunamente:
«Tendría gracia que los españoles, de¬ bido al «tono del silencio» que con los
nacionales se dan nuestros Ministros,

tón; poco antes del fin de la primera hora, Pagie se cruza y corta la marcha á Laeser; síguese un tumbo general: Fischer, Laeser, Beaugendre, Elinamour
y Furgeot andan por los suelos; durante

para darse «el tono de la indiscreción» el tiempo empleado en cambiar de mᬠcon los corresponsales ajenos, tuviése¬ quina Beaugendre se pone en marcha y

mos que saber lo que en nuestra casa gana tres cuartos de vuelta; dá esto lu¬

sucede por las informaciones del ve¬ gar á una persecución desalentada; los

cino.»

quince corredores que persisten en ia

sus cualidades de velocidad y de resis¬ tencia y también, digámoslo, gracias á los cuidados con que le distingue su ex¬ celente manager Ferrer. el simpático sportman muy conocido en Orleans y en los pueblos ribereños del Loirs.»
Colaboración
UN CASA CONO NIICBÍSIIOS
En uno de estos días pasados me dirijí á la barriada del puerto con el objeto de visitar algunos amigos y parientes, y al pasar, al lado de mi compañero, cerca del «Pino» unos hombres que estaban bañándose en la próxima ribera pro¬ rrumpieron todos en voces inarticuladas y palabras de escarnio, hasta que, si¬ guiendo nuestra marcha, nos ocultamos
tras de las chozas.
Al tomar la pluma para ofrecer á la consideración de todo el público un he¬ cho tan poco digno de una nación culta, no lo hago movido siquiera por aquel natural resentimiento que suelen susci¬ tar las injurias personales, ni por deseos de tomarme satisfacción; pues fácilmen¬
te se comprende que, si por lo menos tuviere interés en hacer uso de mis de¬ rechos como español, hubiera reclama¬ do la aplicación de la ley, que impone pena de arresto mayor ó destierro á los reos de insultos proferidos contra las personas; sino que lo que principalmen¬

Aristóteles, de Barwin y de todos los de¬ más que se han ocupado del asunto. La

LA SEMANA

Desgraciadamente esto suele ocurrir
con frecuencia.

lucha se sustituyen sucesivamente en
llevarla delantera á fin de alcanzar al

te me mueve y debe mover á todo ciu¬ dadano que tenga algún amor al orden,

abeja, lejos de manifestar en sus gustos la constancia que se le venía atribuyen¬

Madrid 7 Septiembre 1903

* **

corredor de la U. C. O., pero Beaugen¬ á la civilización, al progreso, son esos dre aguanta y tras 16 vueltas de una gérmenes de desmoralización que se

do, es tan voluble como una mujer co¬

Se ha comentado una carta del Sultán

Ha manifestado el Sr. Villaverde en persecución encarnizada logra alcanzar empeñan en implantar en nuestro pue¬

queta. Mr. Bulmon ha seguido á muchos de Marruecos leída en las principales los últimos días de la semana que las al pelotón, lo cual le merece una ova¬ blo, en particular muchos de los mozos

de estos himenópteros separadamente, y mezquitas de Fez. Habla el Emperador negociaciones cou Roma para obtener la ción formidable del público de Roubaix. que vienen, procedentes de Francia, á

rara vez los ha visto ir de una anémona de la victoria obtenida sobre las cabilas reducción del presupuesto del clero las

En aquel momento modérase la mar¬ pasar los meses de calor en el seno de

á otra anémona, de un rosal á otro rosal.
Tal vez alguna abeja visite varias flores iguales consecutivamente, pero esto es una rara excepción: el cambio incesante constituye la regla general.

de Tzul y Brannes, de las muchas bajas y del considerable número de prisione¬ ros que han sufrido los rebeldes. El Sul¬ tán dividió su ejército en cuatro fraccio¬
nes combinadas con las huestes del Me-

emprenderá el Gobierno después de ter¬ minadas las que se tramitan en estos
momentos encaminadas á la reforma del
Concordato y ha desmentido el rumor acogido por algunos periódicos referen¬

cha; sobreviene la noche; Furgeot, que hasta entonces había ido muy bien, se enreda con Gerbe, al dar una vuelta; Gerbe se daña en la mañoca, Furgeot sale á buen librar; ambos abandonan la

sus familias.
No se comprende como quieran vio¬
lentar su carácter, sin duda bien infor¬
mad© desde su infancia por los ejemplos de su familia y en su mocedad por los

Probablemente, en una platabanda nehbi.

te á que se haya tratado en Consejo de lucha. La marcha sigue moderándose de un país que escede al nuestro en cul¬

exclusivamente de anémonas las abejas En Tánger se ha juzgado como un ar¬ una denuncia sobre irregularidades en más y más y pásase la noche sin inci¬ tura, por el miserable capricho de traer

volarían por todas las flores, una tras did del Gobierno imperial dicha carta. el estampillado de la deuda, añadiendo dente notable.

á su pequeña patria unas costumbres

otra, antes de ir á buscar otras de dis¬ Se ha escrito—dicen—con el propósito que era inexacta la existeocia de dicha Empieza el día á clarear; hé ahí el mo¬ tan incompatibles con la razón humana,

tinta especie; pero donde hay especies de restar importancia á la derrota del día denuncia.

mento crítico. Beaugendre se encuentra precisamente cuando todos los pueblos

diferentes reunidas, más bien tienden á 22, que, sufrió Omar-Fusi al evacuar á

También el ministro de Hacienda ha en un estado de frescura notable; lleva hacen esfuerzos supremos por conseguir

cambiar que á escoger separadamente Tazza. Pero un telegrama avisa un nue¬ manifestado que las reformas orgánicas la delantera de una vuelta sobre todo el un grado más de civilización.

una especie determinada.

vo descalabro sufrido por las tropas de y de procedimiento que realiza actual¬ resto del pelotón, pero la lluvia que ame¬ Nadie hay que no sea testigo de su

Abdel-Azis.

mente no tendrían en el contribuyente nazaba acaba por caer. Los corredores desenfrenado libertinaje; de aquellas

SÓLLER

8

orgias en que no se advierte un solo sen¬
timiento de honradez, de aquel racioci¬ nar sin criterio, de aquellos criterios tan
desquiciados sobre principios de reli¬ gión y ciencias; hablan solo para me¬ nospreciar su misma patria; usan un
lenguaje procaz con las inocentes don¬ cellas que más tarde han de ser compa¬
ñeras de sus infortunios y de su vejez; en los baños recorren desnudos la arena con aire de desvergüenza á diez pasos de la carretera pública; dan gritos desafo¬ rados; riñen entre si, cual si pretendie¬
ran representar alguna escena de las
playas de Guinea, y yo mismo he visto pasar al lado de su madre una joven cu¬ bierta de rubor bajo una lluvia de de¬ nuestos y expresiones provocativas. ¿A quién pues no indig’na ese menosprecio
tan insolente de nuestro código, que
•impone severísimas penas á los delitos
contra la honestidad y el honor?
Yo comprendo que absorban casi toda
la atención de nuestras Autoridades
otras mejoras de altísimo interés mate¬ rial, como son: la canalización de las aguas, facilitación de nuestro comercio
con Barcelona.y Palma, etc. etc.; pero
estén seguros de que ninguna de ellas llegará á realizarse mientras los jovenes hijos de nuestro pueblo sigan andando, al igual de muchas tribus africanas, por esos caminos de decadencia y embrute¬ cimiento; mientras no se sustituyan las
bondadosas reconvenciones de sus pa¬
dres de quienes huyen, y de las personas
que tienen celo por su religioso y noble comportamiento, con el azote inflexible
de las leyes civiles; como tiene que su¬ ceder en la vecina Francia, en Inglate¬
rra y en todas las naciones que más se precian de civilizadas.
La razón de esto es obvia: porque la
groseria es hija del abandono, el aban¬ dono lo es de la corrupción del corazón, la corrupción del corazón engendra la ignorancia y de la ignorancia estamos seguros que nunca podrán salir esos
maravillosos inventos de la razón, estas
grandes obras de la actividad y constan¬ cia del hombre que dan vida y gloria á
los pueblos.
P. A. M.
Crónica Local
A Ptas 816’40 asciende la cantidad invertida durante el pasado mes de
Agosto en obras practicadas por admi¬
nistración municipal.
Los peones del Ayuntamiento trabaja¬ ron en la reparación d© un muro de con¬
tensión lindante con el torrente del cami¬
no de Biniaraix y en otro muro del cami¬ no del Hurtará; en reconstruir un pretil en la carretera antigua que conduce al puerto y otro en el camino de La Villalonga\\ en recomponer el piso de varios caminos y calles de la población; en la
construcción de una cisterna en la escuela
del Setter, una alcantarilla en la calle de Isabel II y una acera en la calle del Mar; en la limpieza de la cañeria que conduce las aguas al matadero y lavaderos públi¬ cos y en podar el arbolado de la carre¬
tera del puerto.
El domingo hizo escala en nuestro
puerto el vapor Isleño, en su camino de
Palma á Marsella. Después que hubo to¬
mado algunos pasajeros prosiguió su via¬ je, de vuelta del cual fondeó el miércoles por la mañana, saliendo para la capital tan luego hubo dejado el pasaje que lle¬
vaba para esta población.
No asistimos nosotros á la tercera ño¬

villada de esta temporada como tampo¬ co asistimos á las anteriores, porque de¬ testamos este espectáculo por más nacio¬ nal que sea. Así es, que, para dar cuen¬
ta á nuestros lectores de la corrida del
domingo acudimos á la correspondencia que desde Sóller fué enviada al periódico palmesano La Almadaina. Dice así su corresponsal y querido amigo nuestro:
«Esta tarde en nuestra plaza de toros
se ha verificado la tercera novillada de
vacas bravas procedentes de la ganade¬ ría de «Son San Martí», las que han da¬ do mucho juego proporcionando algunos revolcones y achuchones á los aficiona¬
dos que han tomado parte.
El diestro Tortillo ha estado trabaja¬ dor y afortunado en la suprema suerte y el resto de la compañia ha hecho cuan¬ to ha podido para agradar al público,
que era numeroso.
La presidencia acertada.»
El domingo por la noche hubo música en la Plaza de la Constitución y en el
barrio del Convento.
La animación fué regular y las bandas de música ejecutaron escogidas piezas de su respectivo repertorio.
No es muy frecuente, por fortuna, el que podamos presenciar una tempestad tan mayúscula como la que se formó en breves horas, el mismo día de la Nativi¬
dad de Nuestra Señora. El astro-rey no
mostró siquiera su risueña faz; gruesos nubarrones, desde muy de mañana, co¬
rrían en dirección de N. á S. arrancando
ligeras lloviznas que apenas humedecían
la tierra. Al salir de misa de doce fuer¬
tes ráfagas de viento húmedo y frío die¬ ron á comprender que el temporal se acercaba, y al sonar la una tarde el agua caía á mares, las canales eran impoten¬ tes para contener el agua y las calles parecían verdaderos torrentes, por estar todavía tapadas las bocas de las cloacas.
Casi todas las casas de la calle de Vives quedaron inundadas, pues por ella pasó
toda el agua caída en la parte alta de la población, desde el Cementerio hasta el Convento. A pesar de esto no hubo des¬ gracia alguna que lamentar y hasta las pérdidas materiales, si las hubo, fueron
de escasa consideración.
Se nos indica llamemos la atención de
los individuos pertenecientes á la prime¬ ra reserva para que procuren cangear el pase por el cuaderno-pase. Pueden hacer¬ lo todos los días pasando por las oficinas de la Compañía instaladas en la calle del
Viento núm. 21 de ésta villa.
Se celebró en el vecino pueblo de Fornalutx la anunciada fiesta cívico-religio¬
sa en honra á la Natividad de Nuestra
Señora, resultando espléndidos todos los
actos.
El martes por la noche la animación fué extraordinaria, debido á que muchas personas de esta villa se trasladaron al lugar de la fiesta.
D. Juan Palmer, Presidente de la So¬ ciedad Republicana Sollerense, por me¬
dio de atento B. L. M. nos ha invitado á
la velada musical que con motivo de la inauguración de la misma tendrá lugar el domingo 13 del corriente á las nueve
de la noche.
Agradecemos la atención con nosotros
tenida.
Anteayer, á las dos de la tarde, des-

pues de haber sufrido con resignación cristiana una larga enfermedad, entregó el alma al Creador, confortada con los Santos Sacramentos, D a Catalina Estades y Oliver, á la edad de 83 años.
Ayer, á las 8 y media, después de re¬ zado el santo rosario, fué conducido el cadáver al cementerio, con cruz alza¬ da y acto seguido, se celebró en la parro¬ quia solemne funeral en sufragio de su
alma.
Pedimos al Cielo conceda al alma de
la finada el premio de los justos y á la
atribulada familia el bálsamo de la re¬
signación cristiana, y reciba la expresión de nuestro más sentido pésame.
El vapor León de Oro llegó á nuestro puerto el martes procedente de Cette y Barcelona, siendo portador de algún pa¬ saje y numerosos efectos. Volvió á salir para los mismos puntos el jueves al ano¬ checer, llevándose carga varia y buen número de pasajeros.
Después de haber permanecido algu¬ nos meses en Barcelona ayer vino á ésta el notable pintor Joaquín Mir. Hoy debe haber salido para el Torrent de Pareys, donde proseguirá su tarea de trasladar á la tela por medio del pincel los admira¬ bles cuadros que encierra aquella gran
obra de la Naturaleza.
Los periódicos de Palma, en sus sec¬ ciones telegráficas, nos dan cuenta estos días de algunos casos de peste bubónica que se dice han ocurrido en Marsella. Y
como Sóller tiene actualmente comuni¬ cación semanal con el antedicho puerto,
suplicamos que por quien corresponda se tomen toda clase de precauciones á fin de evitar el contagio. Así lo esperamos
de nuestras autoridades.
EN EL AYUNTAMIENTO
Sesión del día 5 de Septiembre de 1903 La presidió el Alcalde Sr. Puig. y
asistieron á ella, convocados por segun¬
da vez, los Concejales señores Pizá, Es¬ tados, Deyá y Joy.
Fué leída y aprobada el acta de la se¬
sión anterior, Se dió cuenta de la distribución de
fondos por capítulos para satisfacer las obligaciones del presente mes.
Dióse cuenta de una instancia promo¬
vida por D. Antonio Rotger Serra en representación de varios propietarios de fincas situadas en el paraje conocido por Bimbassí, en la que suplica al Ayunta¬ miento se digne acordar que los caminos que desde el puente uuo y desde «Can Gaspá» el otro, conducen á Biuibasí, sean declarados vecinales. La Corpora¬
ción acordó acceder á lo solicitado y su¬
plicar á la Excma. Comisión provincial que el señor Arquitecto pase á este pue¬ blo á formar el correspondiente ante¬
proyecto.
Dióse cuenta de las instancias presen¬
tadas por I). José Lladó Pizá á nombre de D. Andrés Bisbal y por D. Francisco Castañer solicitando permiso para hacer obras particulares. Acordóse conceder
las autorizaciones solicitadas. Se dió cuenta de una instancia promo¬
vida por D. Antonio Vicens como encar¬ gado de D. Damián Frontera, en la que solicita autorización para colocar una lᬠpida en las sepulturas números 308 y
309 del cementerio católico. Se acordó acceder á lo solicitado.

Se acordó satisfacer varias cuentas
por servicios municipales. Se enteró la Corporación de una co¬
municación suscrita per el Concejal don Damián Canals en la cual participa que habiendo sido honrado para desempeñar el cargo de Juez municipal suplente de de esta villa, había optado para desem¬ peñarlo, renunciando de consiguiente el de Concejal de este Ayuntamiento.
No habiendo otros asuntos de que tra¬
tar se levantó la sesión.
CULTOS SAGRADOS
En la iglesia parroquial.—Mañana, dia 13.—A las nueve y media, se canta¬ rán horas menores y luego después la misa mayor con sermón parroquial por D. José Pastor, Vicario. Por la tarde, después de vísperas y completas, habrá esplicación de doctrina cristiana.
Miércoles, dia 16 y sábado, dia 19, á
las siete, durante la celebración de una misa, tendrá lugar el ejercicio propio del
dia dedicado á Nuestra Señora del Car-
men y al Patriarca San José respectiva¬
mente.
En el oratorio de la Alquería del Con¬
de.—Fiesta del Dulcísimo Nombre de
María.—Sábado 12, al anochecer ejerci¬ cio en preparación á la fiesta.
Domingo 13, á las siete y un cuarto misa de comunión general. A las nueve y media expuesta S. D. M. tercia y acto continuo la misa mayor con música y sermón por D. Antonio Juan Garau Pbro. Por la tarde trisagio con exposi¬
ción del Santísimo Sacramento. En el oratorio de las Hermanas de la
Caridad.^Mañana, domingo, á las cinco de la tarde, tendrá lugar el ejercicio de
la buena muerte en honra del Santo Crista de la Salud.
Registro Civil
Nacimientos.
Varones 0.—Hembras 2.-—Total 2
Matrimonios
Dia 6.—D. Ramón Vidal Rosselló, viudo, con D a Catalina Arbona Gasasnovas, soltera.
Dia 10.—D. Ramón Reinés Rotger, soltero, con D.a Margarita Ribas Bauzá,
soltera.
Dia 10.—D. Antonio Mayol Oliver, soltero, con D.a Francisca Alcover Castañer, soltera.
Dia 12.—D. Antonio Morell Colom, soltero, con D.a María Arbona Oliver,
soltera.
Dia 12.—D. Lorenzo Aloy Vicens, soltero, con D a Catalina Vicens Mayol,
soltera. Defunciones
Dia 4.—D.a Antonia María Fluxet
Canals, de 18 años, soltera, calle del Ce¬
menterio.
Dia 6.—María Miró Más, de 3 años,
La Gran Vía.
Dia 7.—D.a Margarita Deyá Canals, de 55 años, casada, calle de Batacli.
Dia 9. —Pedro Benito Vives Magraner, de 6 años, calle de Rullán.
Dia 10.—D a Catalina Estades Oliver, de 83 años, viuda, calle del Pastor.
MOVIMIENTO DEL PUERTO
Embarcaciones fondeadas
Dia 6.—De Palma, en 5 horas, vapor Isleño, de 314 ton., cap. D. R. Piña, con 27 mar. y lastre.
Dia 8.—De Barcelona, en 10 horas,

vapor León de Oro, de 81 ton., capitán D. G. Mora, con 17 mar. pas. y efectos.
Dia 9.—De Marsella, en 1 dia, va¬ por Isleño, de 314 ton. cap. D. R. Pifia, con 27 mar., pas. y lastre.
Dia 11.—Pe Palma, en 1 día, laúd San José, de 20 ton. pat. D. F. Frau, con 5 mar. y piedra.
EMBARCACIONES despachadas
Dia 6.—Para Marsella, vapor Isleño, de 314 ton., cap. D. R. Piña, con 27 ma¬ rineros y efectos.
Dia 7.—Para Marsella, laúd Pepito, de 20 ton. pat. D. J. Botella, con 6 ma¬
rineros y patatas.
Dia 9.—Para Palma, vapor Isleño, de 314 ton. cap. D. R. Piña, con 27 mar. pas. y lastre.
Dia 10.—Para Barcelona, vapor León de Oro, de 81 ton., cap. D. G. Mora, con 17 mar. pas. y efectos.
Dia 11.—Para Torrevieja, laúd San
José, de 21 ton. pat. D. J. Pamies, con 6 mar. y cemento.
Dia 11.—Para Palma, laúd San José, de 20 ton. pat. D. F. Frau, con 5 mari¬ neros y lastre.
SOCIEDAD MUI SOLLERENSE
La Junta Directiva de esta sociedad, pone en conocimiento de los señores so¬ cios de la misma que mañana domingo á las 9 de la noche tendrá lugar una vela¬ da musical con motivo de la inaugura¬ ción de la misma, terminando el acto con un espléndido lunch.
Al mismo tiempo se avisa á los mis¬ mos para la reunión general que tendrá lugar el mismo dia á las 10 de su maña¬
na, para tratar un asunto en extremo interesante.
Sóller 12 Septiembre de 1903.—El Secretario, Luis Sánchez.
..
Sanco de Héller
Habiéndose extraviados los talones de
depósitos voluntarios constituidos en
esta sociedad á favor de D. Francisco
Puig y Castañer y reintegrables con prévio aviso de 90 dias número 10.233
del 22 de Julio de 1901 de pesetas
2.073'30, número 10.326 del 10 de Sep¬
tiembre de 1901 de pesetas 15.250’00, número 10.955 del 13 de Septiembre de 1902 de pesetas 3.000’00, número
11.034 del 29 de Octubre de 1902 de
pesetas 2.640’00, se hace presente por medio de este anuncio á las personas á quienes pueda interesar, que si dentro el término de treinta dias contaderos desde esta fecha no se ha producido reclama¬ ción alguna se considerarán nulos y de ningún valor los documentos extravia¬
dos y se expedirán los correspondientes duplicados conforme solicita el referido señor depositante.
Sóller 5 de Septiembre de 1903.—El Director Gerente, Damián Magraner.
Dos jóvenes desean hallar
una buena colocación en Francia. Uno
de ellos está al corriente de la lengua
francesa.
Para más informes dirigirse á esta im¬
prenta.
Hay un piCo de algarroba nueva
para vender. En esta imprenta darán razón

po) FOLLETÍN
EL ÁNGEL DE LOS TRISTES
al ver entrar corriendo á Mercedes en la
habitación.
—¡Dios mío, hermano! ¡conque ya ves!—dijo la niña, á quien Guillermo
estrechaba entre sus brazos. Mamá me
encargó que viniera, porque estaba con un desasosiego, con una impaciencia... ¡Virgen santa, va á volverse loca de ale¬
gría! J
—El sudor ha empezado... y el letargo se disipa por instantes—observó el otro
médico, acercándose al generoso opera¬
dor;—ya ha conocido á Esther. —¡Gracias á Dios!—murmuró el an¬
ciano, alzando al cielo una mirada de
gratitud ardiente, y en tanto que acaba¬ ba de colocar los vendajes ante los débi¬
les ojos de Guillermo.

—Hijo mío—dijo el doctor,—hasta dentro de cuarenta días no puede usted
tener el consuelo de ver á su madre; pe¬
ro sufra usted por Dios esa mortificación: feliz yo, si el día en que despoje á usted de estos vendajes puede presenciarlo mi esposa, libre de la terrible enferme¬ dad que la ha tenido al borde del se¬ pulcro.
—¡Oh bienhechor mío!—exclamó el jóven, besando con trasporte las manos del médico;—¡qué haré yo para pagarle
su caridad!
—Si acaso está usted obligado á algu¬
no, es á mi hija—repuso el doctor;—si ella no hubiera querido subir á pintar sus violetas, no hubiera conocido á Mer¬
cedes, y yo no hubiera conocido á us¬
ted... Pero silencio—añadió el señor Va¬
lladares;—mi mujer empieza á dormir, y es preciso guardar ese sueño, termina¬
ción feliz de su terrible crisis.

XI
Pasemos dos años, queridos lectores, y os hallareis en una linda y cómoda habitación de la misma casa en que tan pobres conocimos á Doña Marta y á sus hijos.
Han dejado su mísero cuarto tercero y se han bajado á uno de los segundos que
dan á la calle.
Son las doce del día, y están acabando de almorzar seis personas, servidas por un criado y una criada.
Estas seis personas son: Doña Marta, sus dos hijos, Esther y sus padres,
Guillermo con sus hermosos ojos no ya parados y sin luz. sino brillantes, vivaces y expresivos, parece otro jóven distinto de aquel melancólico y sombrío que conocíamos.
Difícil sería hallar una belleza «eme-
jante á la suya, unida á una elegancia más natural y perfecta y á un carácter más tierno y expansivo.

A su lado está Esther, con su belleza
dulce, suavey algo triste. Más allá Mercedes, tan alta, tan linda,

vas á recibir en este instante los quince mil duros que tantas veces has rehu¬
sado.

tan alegre, que da gozo mirarla.
Por último, el doctor y su esposa, en
cuyas frentes se refleja una satisfacción profunda, y Doña Marta, cuyo semblan¬ te respira una inefable felicidad.
—Vamos, vamos—dijo el doctor;—
abordamos la cuestión ahora, sin levan¬

—¡Jamás!—exclamó Guillermo, cuyas mejillas se cubrieron de un generoso rubor;—jamás; mi madre, mi hermana
y yo vivimos holgadamente con los do¬ ce mil reales de mi sueldo: ¿no tengo en él una renta honrosa? ¿no ha sido usted, quien me ha dado mi destino?

tarnos de la mesa. Hoy cumple mi hija —¿Es esa tu última resolución, Gui¬

diez y siete años, y hay que solemnizar llermo?

su natalicio fijando el porvenir.

—La última: ¿verdad, madre mía?

—¡Doctor, por Dios, no hablemos de Doña Marta hizo un signo enérgico
eso!—murmuró ruborizada Doña Marta. de asentimiento.

—Por el contrario, hablemos, ha¬ El doctor dejó un paquete de billetes

blemos.

sobre la mesa y sacó otro de su bolsillo.

—Amiga mía—observó la madre de Esther,—ya he manifestado á usted que mi esposo en estos dos años ha triplica¬ do sn fortuna: parece que Dios ha ben¬
decido su mano desde la cura de Gui¬

—Guillermo—dijo levantándose y con voz solemne,—¿quieres por esposa á mi hija única?
El jóven dejó escapar un grito de alegría,

llermo.

—Yo sé que os amais—continuó el

—Hijo mío—dijo el doctor al jóven,— doctor;—asi, toma, hija mía.

m

SÚLLER

METEOROLÓGICA DE CATALUÑA Y BALEARES
SERVICIO DE LA GRANJA EXPERIMENTAL DE BARCELONA.—quincena de Agoel»

OBSBBYATORIO DE D. JOSÉ RULLAN PBIiO.—CALLE DE SAN PEDRO.

OBSERVATORIO DEL PARO DE «PUNTA GROSSA»

1
ia RÚMETRO

SUBES

YIEITO

i
í M Mañana
iQ

Tí rd@

Clasifica¬ Direeión Cantidad ción.

Fuerza

-

lar. asr. Bar. Ter, Mn a Tde. Una Tde. Ina Tde lina Tde -üE?

TEMPERATURA PSICRÓMETRO

Ala

sai
C5 Al sol.

sombra

Man ana

Tafde Observaciones

Seco Mcix Min Máx Min Sai. Seco HáEi.

a 6 749 20 749 20 0 0 O. o. s. — i 0

i 17 748 20 746 20 0 0 0. 0. — — 0 0

a 8 750 20 749 21 0 0 0. 0. — —: 0 0

í 19 750 21 748 24 0 6 0. c. E. s. 6 4

120 746 20 746 20 0 0 0. 0. — — 0 0

¡21 746 23 749 20 0 0 0. 0. — — 0 0

122 750 22 750 20 0

0

0.

0. —

—

0

0

6*0 46 16 6‘0 46 16 3‘0 45 17 8*0 36 16 5*0 45 14 5*0 46 16 5*0 46 18

33 17 *27’0 23'0 30’0 24’O 33 17 37’0 33'4 32’0 26’0 33 17 30’0 25’0 34’0 26’0 33 16 30’0 24’0 33’0 22'0 33 20 28'8 23’0 30’0 25’0 33 18 27’0 24’0 33’0 23’0 33 19 30’0 22’0 32‘0 24*0

i 23 749 22 749 20 0 0 c. 0. — s. 0 4

6*0 40 16 31 17 30’0 20’4 330 24’0

j 24 749 20 748 22 0 0 0. 0. — — 0 0

3*0 43 17 30 20 30’0 24*0 34’0 24’0

i 25 748 22 749 23 6

4

N. N. —

—

0

0 4’0 3*0 39 15

28 20 26’0 23’0 28’0 24’0

Í26 749 22 750 23 8 0 N. O. — — 0 0
¡27 750 22 750 20 0 0 O. 0. — — 0 0 28 749 23 750 24 0 0 0. 0. — — 0 0

3*0 43 12 3*0 46 11 2*0 46 15

29 16 26’0 23’4 30’0 20’0 30 17 26’0 21’0 30’0 23’0 30 16 *26’0 22’0 30’0 22’0

$29 750 24 754 23 0 0 0. 0. — — 0 0

¡30 750 24 750 24 0 0 0. 0. — E, 0 1

131 750 23 754 23 0

0

0. 0. —

—

0

0

3*0 48 14 3*4 48 14
1 3‘4 46 12

32 16 30’0 26’0 33'0 24’0 32 16 33’0 29'0 33’0 25’0 33 16 30’0 25’0 33’0 25’0

TERMÓMETROS. MAÑANA

TARDE

VIENTO Atmósfera Pino.

Termó-

Termó-

o
Anemo-

</; Mañana.
ce

ft Maxi-
ma.

Míni-
ma.

> Tarde.

metro Baró¬ metro Baró¬ del metro del metro

Baro-

Baró-

Máxi- Míni- metro. Mili- metro. Mili-

ma.

ma. Grados metros Grados metros

Dirección
Mna. Tde.

metro. n.° de vueltas
M.a las
24 horas.

Tarde Milis,'

<9
a V.
O
íf :
w

16 33*0 21*2 32*0 24*8 26*0 760*7 27*0 761*1 E. O. 43.245 D. D.

17 32*0 19*8 32*8 246 27*0 760*8 28*0 759-1 NO. so. 12.360 D. D.

18 32*8 21*4 33*2 27-0 26*2 758*7 27-6 757-4 NE. NE. 11.065 D. D.

19 37*0 22*8 38*0 25*2 28*0 752-1 27*4 753-5 SE. NE. 62.310 D. D.

20 38*4 21*0 31*0 25*0 25*6 760*3 27*0 760*1 NE. O. 50.865 D. D.

21 3P0 20*0 31*4 26*0 25*6 758*2 27*6 757*0 — —

D. D.

22 31*4 20*4 32*0 25*6 26-4 756*0 26*6 756-0 NE. O. 11.260 D. D.

23 32*0 22*4 31*0 26*0 26*8 755*0 27*8 756*6 — 0. 8.736 D. D.

24 3*2*8 20*4 31*2 25*2 26*4 756*9 26*8 757*9 — — 3.260 D. D.

25 31*6 22*8 29*0 22*6 26*4 756*7 26*2 757*0 NE. NE. 52.775 C. C.

26 29*0 19*2 26*0 21*2 24'8 761*0 24*6 760*8 NE. NE. 126.140 C. C.

27 27*0 19*4 27*4 23*0 24-0 763*0 24*0 761-8 NE. NE. 85.990 D. D.

28 29*0 19*6 31*6 25*2 25*0 762-9 25*8 762-2 O. O. 9.540 D. D.

29 31*6 21*0 31*8 21-0 25*6 761*0 26*8 760*5 NO. O. 7.235 D. D.

30 32*0 21*8 32*4 25*8 26*6 760*4 28*2 759-9 NO. O. 11.365 D. D.

31 32*6 22*0 32*0 26*6 26*4 759*9 27*6 759*4 NE. NE. 8.370 D. D.

6’5 8'0 ÍO’O iro 9'0 8’0 8’0 7’8 7’6 5’6 8’0 7’0 7’0 ll’O 10’4 9’4

Observaciones

NOTA.—El barómetro se halla, en Sóller, á 52'53 metros, y en «La Punta Gtrossa», á 101‘620 metros, sobre el nivel ¿leí mar. Las horas de observación, á las 9 de la mañana y á las 3 de la tarde.—En la casilla de la fuerza de los vientos, el 0 indica calma, lashoi

M®stáa inmóviles: 1, •árbotlie«sa, T roitm inprteA llna«s

débil, mueve ligeramente las hojas: 2, moderado, agita las m peuq-m ueaññaass rraam ma as s-: 66., hhuurraaccáánn,, ddeerrrriibbaa ttaeij»addooss yv cchhiiminaennoenass,

hojas y
a arrrra an nc ca a

pequeñas ramas:
llooss áárrbboolleess..— —LLaa

3, bastante fuerte, agita las ramas gruesas de los árboles:.4, fuerte, dobla las ramas gruesas y los troncos de pequeño ccaannttiiddaadd ddee llaass nnuubbeess ssee e exxm pr-eessaa oonn ddéécciimmaass ddee cciieelloo ccuubbiieerrttoo,, hhaassttaa 1100 a quuee ssiiegrnniiffiiccaa ccuubbiieerrttoo.. LLaa ccllaassiiffiiccaacciióónn ñ poorr fCi

dm qiáuíema sesiitgorom n:iiffi5icn,aavfCiH oilw reronnosto.; ,KTTsarCcwuú« dmem uvlionios.,l;enSat,aSamit— rea,nt¿otseA,¿!i

'iflirabos; GK, Cirreeúmulos.

fice ¿arañe! oí que se inserten en esta seoción pagarán: Hasta tres in-
oioneg á razón de 0*05 pesetas la línea; hasta cinco inserciones á éti de 0‘03 pesetas, y de cinco en adelante á razón de 0‘02 pesetas. AHI valor mínimo de un anuncio, sea cual fuere el número de lineas
qse se componga, será de 0‘50 pesetas. lis lineas, de cualquiera tipo sea la letra, y los grabados, se eonta- a por tipos del cuerpo 12 y el ancho será el de una columna ordina* díl periódico.

de

Anuncio^

Los anuncios mortuorios por una sola vez pagarán: Del ancho de unE Laonscloacloutm m eruncneairca1a‘5dp0olaspntayaslao.,nsudpnercleidcoieso,sdoofsiscoina3 ledpostabpsle,a,sg,yayraástnrí ipeálneraisgzóuennalladperos0ep‘go0ur5onidpóaeosn ■ tas y los reclamos á razón de 0‘10 ptas. la línea del tipo en que ¡ compongan, siendo menor del cuerpo 12, y de éste si es mayor.
l os suecriptores disfrutarán una rebaja de un 35 no* © neo

DE
áif0110 BAVZÁ (á) Serrié
LUNA, 6—SÓLLER

ISLEÑA MARITIMA j
JiiLOUllIU
DE

FALLECIÓ EN ÉSTA, EL DÍA 10 DEL CORRIENTE
á las 2 de la tarde
A LA EDAD DE 83 AÑOS

- Ofrece á sus clientes y al publico sus varios artículos de obra de pal¬ mas, pita, cáñamo y otros muchos objetos de su ramo, que tiene en su
nuevo establecimiento.
Su mejor recomendación será, la superior calidad de todos sus artí¬ culos á precios los más económicos.
Se pasa á domicilio de quien lo solicite para alfombrar las habita¬ ciones y demás trabajos del ramo.
¡¡NO OLVIDAR AL ANTIGUO SERRIÉM
VINOS AL POR MAYOR

VAPORES

SERVICIO SEMANAL Y DIRECTO

ENTRE

PALMA - SÓLLER - MARSELLA

Salidas de Palma » de Sóller » de Marsella

para Sóller—Marsella
» Marsella. » Sóller—Palma

Todos los viernes por la noche. Todos los sábados por la mañana.
Todos los martes á medio día.

ADVERTENCIA.—Si el Capitán no juzgara prudente la entrada en el puerto de Sóller, no vendrá obligado á efectuarla.
Para informes y despacho: En Palma, Oficinas de la Isleña Marílrn —En Sóller, D. Ramón Coll, Calle del Mar.—En Marsella, Seño¬ res Mayol Brunet y C.a, Rué de la Republique.

Eli ISTa.viero-Direotox’,

St. iluté.

HABIENDO RECIBIDO LOS SANTOS SACRAMENTOS
^3E3=3s(E. P. !».)= Sus desconsolados hijos, hijas,

COMISIÓN Y AJUSTE
JUAN ESTADAS
COMERCIASTE Y PROPIETARIO
TELÉFONO

¡ATENCIÓN MRICDLTORESII
Si queréis abonar vuestros campos, seguros de ol tener resultados eficacísimos, emplead el

hijo político, hijas políticas, nietos, hermanos políticos, sobrinos y de¬ más parientes, participan á sus ami¬ gos y conocidos tan irreparable pér¬ dida y les suplican tengan presente
en sus oraciones al alma de la finada. II
i
mi
S E II V1CI O D ECENAL
ENTRE

LETOIAS (Ande)

DJiy

LA

SOLLERENSE
DE

que se expende en la acreditada droguería de

JOME COLL
CERSf.EE j PORT-BOU (Frontera franco-española)

ARNALDO CASELLAS~^oía, it
En este establecimiento encontrareis toda clase de

Aduanas, transportes, comisión, primeras materias para composición de abonos; sul¬

consignación y tránsito fatas y azufre gris Biaubaux puro; fuelles y aparatos

Agencia especial para el trasbordo y para azufre; bombas y demás utensilios para pulve¬

reexpedición de naranjas, frutas rizar arboleda.

frescas y pescados.

ESPARTERÍA

Instalaciones completas de cañerías para agua y gas.
Fabricación de envases de hojalata para aceites, al¬

DE3

Jim áiioiti 0sU§it@j mendrón y toda clase de conservas.

Calle del Mar, nía. 5—SÓLLER

Fi0iTiT®»f Fwmmmiéw y

SÓLLER!! Sucursal en Sineu, calle de ¡a Cuartera 1 ¡¡No equivocarse, LUNA, 17—

Al público consumidor:

por el magnifico y veloz vapor

VICE - VERSA

LIO! DE 010

Salidas de Sóller para Barcelona: los dias 10, 20 y último de cada mes. Salidas de Barcelona para Oette: los dias 1, 11 y 21 de id. id. Salidas de Oette para Barcelona: los dias 5, 15 y 25 de id. id. Salidas de Barcelona para Sóller:- los dias 6, 16 y 26 de id. id.
CONSIGNATARIOS:—EN SÓLLER.—D. Guillermo Bernat, calle
del Príncipe n.° 24.—EN BARCELONA. — D. J. Roura, Paseo de la Aduana, 25.—EN OETTE.—D. Guillermo Colom, Quai Comman-
dant Samary-5.
NOTA.—Siempre que el día de salida de Cette, según el presente itinerario, corresponda al sábado ó día anterior á uno festivo, la retrasará el vapor veinte v cuatro horas y saldrá el domingo ó día festivo que sea, á la misma hora.

En este establecimiento hay en venta
toda clase de artículos de espartería,
alpargatería; cuerdas en todas clases, to¬ do á medida y á la mano. Grau surtido en cofas desde el núm. 8 con cuatro ani¬
llas hasta el núm. 4 con dos anillas. Ce¬
nachos finos y comunes con anillas y sin ellas. Asientos para cofas y muchos otros objetos. Todo lo encontrarán con un 5 por ciento de rebaja.
Visitad dicha tienda antes que otras,
pues en ninguna otra parte hallarán los precios tan económicos como en este es¬ tablecimiento. El trabajo es el mejor que
se fabrica en su clase tanto en los espre-
sados artículos, cano en muchos más del
ramo.
AGENCIA M. BERNAT Y CMnlí 20, PALMA
Fincas y casas de diferente importan¬
cia dando un rédito del dos y medio al seis por ciento anual. Las hay á la venta en esta Agencia.

L‘ ASSIGDRATRÍCE ITALIANA
Sociedad de seguros contra los ACCIDENTES DEL TRABAJO ESTABLECIDA EN MILÁN Y RECONOCIDA EN ESPAÑA
Capital social: 5.000.000 Liras
Habiéndose promulgado la Ley sobre los accidentes del trabajo de 3^ de Enero último, esta importante Sociedad asegura todas las indus¬
trias, mediante una prima, contra los riesgos indicados en dicha
Director de la Sucursal Española: D. MANUEL GES, Merced, 20> Barcelona.—Para informes y demás, dirigirse al Agente principal? B. HOMAR, Samaritana, 16, Palma.—Agente en Sóller, ARNALÜ^
0ASELLAS.
SOLLEE.—Imp. de «La Sinceridad»