XVIII.-2.* EPOCA.-NUM. 851
XVIII.-2.* EPOCA.-NUM. 851

VIERNES 24 JULIO DE I90§

SEMANARIO INDEPENDIENTE

PUNTOS DE SUSCRIPCION:
Sóller: Administración.
Francia: J. Marqués Arbona,—Rué Montmartre, 34, Paris. América: Sres. Marqués, Delgado y C.a—Arecibo—(Puer¬
to-Rico).

Fundador y Director-Propietario:
D. JUAN MARQUÉS ARBONA.

Kedactor en Jefe:
D. DAMIAN MAYOL ALCOVER.

EEDACCION Y ADMINISTRACION: Calle de San Bartolomé, n.° 17

-♦§9 SÓLLER (Baleares) ®8*

PRECIOS DE SUSCRIPCIÓN:

jPAG0 España:

0’50 pesetas al mes.)

Extranjero: 0.75 francos id. id.

ADELA1S|T‘

Número suelto 010 pesetas.—Id. atrasado 0’20 pesetas

La Redacción únicamente se hace solidaria de los escritos que se publiquen sin firma, seudónimo, inicial, ó signo determinado. De los que tal lleven, serán responsables sus autores.

Sección Literaria

de la ciudad no pronuncian sino con los pies cuando están borrachos los que tie¬

nen ese vicio. En aquel puebíeeito leja¬

EL MAESTRO TRISTE

no pensaba siempre la maestra ¡lo decían sus ojos!... y aquella tarde las flores no

■Ú

1

Ignoro si sería efecto del ardor comu¬
nicado á la sangre por el sol de mañana
primaveral que iluminaba aquel paisaje
de los alrededores de Murcia, cuya inun¬
dación de luz hacia* brillar las obscuras
hojas de los naranjos en ñor, tostaba las paredes de la pequeña ermita allí situada, y penetraba por la abierta ven¬
tana de la escuela pública pegada á.ella; repito que ignoro si tendría la culpa el sol, pero el caso es que los haraposos alumnos de la escuela, gritaban, al can¬ tar la lección, de tal modo, que el mismo
profesor, acostumbrado á aquel griterío,
hacía una mueca de dolor auditivo nada
común en él, y sin resultado alguno gritaba: «¡más bajol» «¡más bajo!»
La escuela ocupaba la planta baja de
aquel minúsculo edificio y su puerta daba á la carretera; esta disposición oca¬ sionaba visitas, si no muy favorables
para la enseñanza, en extremo diverti¬ das para aquellos diablillos semidesnu-
dos: consistían en la entrada brusca y
atolondrada de alguna cabra descarria--

la habían visto y el balcón por la maña¬ na permanecía cerrado y el maestro es¬ taba más triste que otras veces... Algo anormal ocurría, ramos d saberlo.
Por una puerta interior apareció pre¬ surosa una anciana que todos los chicos conocían; ^ra la madre del maestro. Ha¬ bló á éste unas palabras, y él con el ros¬ tro muy pálido y emocionada voz gritó: «¡Silencio! Ha terminado la clase; esta tarde no habrá tampoco; hasta maña¬ na...» Y desapareció azorado, encargan¬ do á la anciana que vigilase la salida de
los chicos. La mitad de ellos estaba ya
en la calle, alborozada, desde las primea¬ ras palabras del profesor; los demás ro¬ deaban á la anciana, preguntándole en¬ tre burlas y curiosidad qué ocurría. Y ella, dando un suspiro muy hondo, co¬ mo quien va á dar alguna mala noticia, exclama: «¡Pos hijos que la maestra ha
tenío un nene!.,.»
Esto y los rotos codos que ha mostra¬ do el maestro al retirarse, dan algún in¬
dicio de la causa de sus tristezas...
II

da de su rebaño; y el maestro era im¬

Por la noche del mismo día, á la puer¬

potente para contener el alboroto que se ta de una farmacia de la ciudad, tomaba

armaba: de los extremos de los bancos el fresco la tertulia; hablábase de un

salían taurófilos pañuelos con preten¬ caso trivial de prodigalidad llevado á

siones de capote de lidia, que se propo¬
nían dar un pase al cornudo pero pacífi¬
co animal; mientras los dueños de los-<?<?-

cabo por un miembro de la tertulia, au¬ sente aquel día: la noche anterior en¬ cendió, en el café, un pitillo con la lum¬

potes, sin respeto al lugar en que se en¬
contraban atentaban á la modestia del
animalito azuzándole y llamándole «to¬

bre prendida á un billete de quinientas pesetas... En esto surgió de las sombras de la calle una figura melancólica en¬

ro»... Otras veces la visita no era tan im¬ corvada y tímida; era el maestro triste;

portante, pero no menos alborotadora: al¬ preguntó al mancebo por el principal,

guna pacífica gallina entraba picotean¬ dijo aquél que estaba ausente, y ambos

do tranquilamente, pero en la mitad de entraron en la farmacia; hablaron un

su excursión por la sala ¡zas! surgía una rato, y á poco volvió á salir el maestro

mano traviesa que la asía de la cola; y con la vista baja y tan turbado que ni

allí eran las cacareantes protestas del dió las buenas noches.

volátil y el volar de leves plumas sacu¬ El mancebo dijo, dirigiéndose á la

didas por el desesperado y ruidoso ala¬ tertulia:

teo, y la gritería de la turba... y el ho¬ —Miren este: debe, hace meses, más

rrísono golpear de la palmeta maestril de ¡seis pesetas! y en lugar de pagarlas en la mano causante de todo, A veces el se atreve á venir á que se le fíe más.

visitante era un perro que no entraba; Ahora quería un biberón... por supues¬ se contentaba con ladrar desde la puer¬ to, que.no se lo he dado. Y él, «que si

ta; pero acababan por no hacerle caso y no cobra», «que si el chiquillo se va á

pronto su ladrido se unía á las voces morir por no poder mantenerlo su ma¬

que gritaban la lección... y sin duda sa¬ dre ni pagar nodriza...» siempre viene

bía tanto el perro lo que ladraba |pmo con cuentos por el estilo... ¿tenemos no¬

ios otros lo que cantaban.

sotros la culpa de que no cobren y de

Como decía, aquella mañana estaba de que se mueran de hambre?...

la gritería en su apogeo; el sol penetra¬ Uno de la tertulia interrumpiéndole

ba en dilatado chorro por la ventana, para echar de ella aquel asunto feo y

haciendo retorcerse sobre sí mismos co¬ poco interesante, volvió á referir lo del

mo sensibles á su potente luz, los carte¬ billete de quinientas pesetas ¡él lo vió! y

les de la pared donde daba; una atmós¬ añadió:

fera de flotante polvo aterciopelaba —Eso es ser rumboso; los dineros son

aquella luz, formando un caprichoso para lucirse con ellos, cuando sobran

torbellino de partículas en ignición y ¿digo bien ó mal?

las moscas que en su claridad se b$mi-

El que hablaba era un señor grueso

ban, eran partículas enormes, los soles con pesada cadena de oro (en el reloj

de aquel minúsculo sistema planetario. ¿eh?) y las manos llenas de sortijas, y al

En el estrado, el maestro, hombre de 30 hablar de rumbo parecía que hablaba de

años, pero de cara envejecida por secre¬ si mismo.

tos sufrimientos que en ella se adivina¬ Por adularle, todos los de la reunión

ban, afeitado por completo, encorvado convinieron en que los dineros, cuando

de espaldas, triste y pensativo, propina¬ sobran, son para eso, para lucirse tirán¬

ba á la mesa una tunda de palmetazos dolos...

marcando el compás de aquel descom¬ Mientras tanto, el insignificante maes-

pasado griterío.

trillo, andaba por las calles estrechas y

Las flores que adornaban el balcón ruinosas que conducían á la escuela... del edificio situado encima de la puerta, con el alma más triste y abandonada

siendo con ella y la ventana sus únicas que aquellos solitarios callejones...

aberturas, se inclinaban mustias y se¬
dientas colgando como si quisieran aso¬ marse á la puerta para pedir el agua que ansiaban; su dueña, la esposa del maes¬ tro no las había regado la tarde ante¬

III
Por la tarde del día siguiente, momen¬ tos antes de comenzar la clase, algunos chicos retardaban su entrada, corriendo,

rior, ni se había puesto á coser junto á gritando y golpeándose; una mujer de

ellas como solía, ni había fijado allá en el lejano horizonte los hermosos ojos azules-.de su rostro pálido y demacrado, llenos de nostalgia. Ni el maestro ni su

la huerta acompañaba á un niüito rubio de seis ó siete años de edad, y al pasar
por la ermita atóse á la cabeza el pañue¬
lo de bolsillo é intentó ir á mirar devo¬

mujer eran de Murcia: eran de un lejano tamente por la rojillo de su puerta... puebíeeito de Castilla; harto se lo habían ¡nunca hiciera tal! el pequeñuelo rom¬

conocido los huertanos en la pronuncia¬ pió á llorar desesperadamente y trataba

ción de las eses, que ellos y aun muchos, de desasirse de su madre dando visibles

muestras de aversión hacia el sagrado lugar. ¡Cosa más rara! La madre, por no darle una trompá (así se lo hizo saber), lo dejó en la escuela y se fue á cumplir sola su devoto propósito; pero apenas hubo pegado la cara á la reja retrocedió sobresaltada; desde dentro asomaba una cara de píllete, de verdadero golfo, que fumando un mal oliente cigarro, escu¬ pió hacia fuera, y por poco le dá á la mujer en la cara.
Uno de los que jugaban celebraron con risas el suceso; ya conocían ellos á aquel golfo; era un revoltoso, encerrado allí por haber alborotado la clase por la mañana... Ahora comprenderá el lector
la aversión del niñito rubio hacia la mi¬
núscula iglesia: .¡cómo que servía ésta
de calabozo á la escuela!
De pronto apareció en escena tina mujeraza de la huerta también, y de formidable aspecto; al ver la cara que asomaba por la reja gritó como si be¬ rrease «¡hijo de mi alma!» y el píllete empezó á llorar, cuidando de escupir disimuladamente para que no se le no¬ tara el olor del tabaco «¡Tú encerrao!... Y te habrá pegao también ese tío, ¿ver¬ dad hijico? la cabeza asomada decía que sí. que sí, «Espérate, que, ó te saca de ahí ahora mismo ó le saco yo á él los ojos...» -
Ya estaba el chiquillo junto á su ma¬ dre y ésta en la puerta de la escuela echando sapos y culebras por la boca. El maestro contra quien iban dirigidos (¡qué triste estaba!) oía con habitual re¬ signación como lo trataban de lio ani¬
mal, malas entrañas et sic de cceleris.
Sus ojos tristes fijábanse obstinados en una botella de tinta, quizás por su afi¬ nidad de color con las ideas que hervían
gn su cerebro...
La clase divertíase oyendo á aquella mujerzuela; reíase interiormente el pí¬ llete causante de todo, y su madre se¬ guía gritando: «¡miren como le ha pues¬ to el brazo!» pero no lo enseñaba, pues no había sufrido sino un ligero apretón
al resistirse su dueño á ser recluido.
«¡Miren como calla! ¡Porque tengo ra¬
zón! Claro, el señorito, como somos pro¬
des, nds trata así á los hijos... ¡Como se conoce que no sabe lo qué cuesta criar á un hijo!...
¡Hombre! el maestro fija de pronto con tal expresión la vista en la mujer, que retrocedió ésta, poniéndose á gritar á más prudente distancia; pero el maes¬ tro tornó á ponerse muy triste y dando un suspiro exclamó:
—Venga, la lección. ¡Jesús que gritería! cual gritan esos
«benditos» al cantar la lección. Benditos
sí, pues todos, sintiendo espontánea simpatía hacia el pobre maestro, pare¬ cían empeñados en poner una barrera de gritos entre los oídos del infeliz y las voces desaforadas de aquella fiera...
IV
Y... nada más.
¡Pero hombre! ¿en qué habría conoci¬ do la mujer aquella que el infeliz maes¬ tro no sabía lo que costaba criar á un

José Farran y Mayoral.

é

—

fi t—'Tjnti—

A ELLA

Sutiles hebras de oro
por la luz acariciadas, son tus pestañas doradas de tus pupilas dosel; y de tu faz el tesoro copiar quisieran en vano los pinceles del Ticiano, de Murillo y de Rafael.
Tu andar la garza preciada afanosa envidiaría; el ángel de la poesía sus dones te repartió; y en tu pupila azulada, que al mismo sol nueve gueria,
Dios las venturas encierra
de que á los hombres privó.
Unióse la nieve al fuego para formar tu mejilla';
oculta tu alma sencilla
de la virtud el poder; el hombre, en sus ansias ciego,
se esclaviza á tus amores,
y hasta se humillan las flores cuando te llegan á ver,
Yo miro tu imagen bella, como imán de mis anhelos,
envolverse de los cielos
en el trasparente tul; y tienen envidia de ella los astros de fuego y oro, que son el mejor tesoro
de ese firmamento azul.
Verte siempre me imagino en el monte que el sol dora,
en las tintas de la aurora, entre las olas del mar,
en el lago cristalino, en el valle perfumado, y hasta en el templo sagrado donde me postro á rezar.
Y te miro reflejada
del prado en la verde alfombra,
de la noche entre la sombra
rasgando el negro capuz-; en la playa dilatada,
en el relámpago ardiente, y basta del sol refulgente
en la vacilante luz.
¡Gh! Ven, mi prenda galana, y, en alas de amor profundo,
los anchos mares del mundo cruzaremos sin temor.
No turbe la pena insana nuestras dichas lisonjeras, y admite por compañeras
las caricias de mi amor-.
Cruzaremos afanosos
la alegre plana serena,
en blando lecho de arena
lograremos descansar;
pensaremos venturosos en nuestra dulce fortuna,
alumbrados por la luna y arrullados por el mar.
Anhelo pasar la vida unido á ti en castos lazos, y aprisionado en tus brazos tus caricias recibir; y al ver mi dicha cumplida, por el cielo realizada,
abrazarme en tu mirada
y mirándote morir i
Narciso Díaz de Escovar

Dulce prenda de mi vida, ángel de castos amores,
fresca flor entre las flores
rica en aroma y color: deja que el aura atrevida hasta ti lleve mi acento; deja que te lleve el viento
mis ambiciones de amor.
Hay en tus ojos rasgados destellos de amor ardiente, y hay reflejos en tu frente de la luz crepuscular; y en tus brazos torneados, y en tu piel sutil y breve, dejó sus copos la nieve y sus espumas el mar.

Notas alegres
Á LA VERBENA
í
¡Gracias á Dios que voy á tener la di¬
cha de hablar á mi Orosia! No me canso de leer su carta:
«Facundo mío: Ésta noche voy á la verbena con mamá y podremos hablar¬ nos, pues papá uo puede ir* porque con eso de la política anda muy ocupado y quiere ver si aprende alg’o de manipular la cosa para ofrecerse al gobierno, pues ya conoces su carácter; aun ayer le pe¬

gó á mamá y quiso arrastrar á la criada por los pelos sólo porque encontró una corredera en la tortilla de patatas. Ya vea que eso no tiene nada de particular; pues, sin embargo, él se enfadó mucho y destrozó con los dientes una servilleta
y un azucarero, y por poco me estropea á mí contra el aparador. A tí te aborre¬ ce, y me ha dicho que en cuanto te vea conmigo va á darte en la cabeza con el
puño del bastón, que representa un chi¬ no con la coleta de hierro; pero esta no¬ che vamos á ser felices. Adiós, espéra¬ nos á las nueve, junto al puesto de agua número 25; que lo tiene una aguadora, flaca ella, con la nariz partida, que ha sido de un golpe que le dió papá cuando
estuvo sirviendo en casa.
«Adiós. Facundo mío; procura llevar el chaquet de pintitas, que es el que me¬ jor te sienta, y lleva también el pañuelo que te di, pues lo quiero cambiar por otró nuevo, pues el que te di ya estará desmejorado. Adiós, adiós, adiós, tuya,
— Orosia.»
Sí, esta noche veré realizado ano dé
mis ardientes deseos. ¡Orosia! ¡Hasta el nombre es bonito! Quien no me gusta nada es el padre. ¡Qué bruto!
Una noche me encontró en el portal, y le pidió á la portera la mano del al¬ mirez para descalabrarme.
¡Cuánto más simpática es su señora!
Ella autoriza nuestras relaciones y me
quiere como á un hijo. Aun la otra tardé me regaló una caja de eoldeream, hecho por ella, para que me untase la nariz por dentro, que se me irrita con estos
calores.
¿Qué hora será? ¡Demonio! Las nuevo menos cuarto y me estoy con esta cal¬ ma... ¿Dónde lie puesto el frasco de la Colonia? ¡Ah, sí! Aquí está: voy á verter linas gotas en el pañuelo, porque á Oro¬ sia le gustan los perfumes finos.
Yo creo que con dos pesetas tendré bastante. Sí. ¿A cómo son los vasos de agua con azucarillo? A quince céntimos; justo. Aunque Orosia quiera tomar un merengue y su mamá otro y yo otro, to¬ davía quedan, lo menos seis reales. Es¬
toy por comprar un ramo de rosas y re¬ galárselo; no. le compraré dos yemas de coco, que le gustan muchísimo; una para ella y otra para su mamá... ¡-Eu* andando! ¡Qué noche tan feliz! ¡Bendita
sea la verbena!
II
—¡Orosia, qué placer! ¿Están ustedes
buenas?
—Buenas, gracias,—contesta la mamá. —¿Has esperado mucho,—cielín? — pregunta Orosia. —No, ángel mío,—dice él. —Hemos creído no poder venir, por¬ que mi esposo, á última hora, cogió una rabieta al ver que un periódico les daba la razón á sus adversarios, y quiso ir á la redacción y matar á uno para escar¬ mentarlos á todos; pero nosotras se lo quitamos de la cabeza, porque eso lo es¬ criben para ganarse la vida. — ¡Natural m entel- m u rm u ra Facundo. —Y es lo que le dije: Llegas, matas á cualquier infeliz y después te va á
pesar,
—¿De suerte que ya no lo mata? —Per ahora no; creo que lo ha dejado para más adelante. Facundo ya no se fija en lo que dice la mamá de Orosia. Lo que hace es be¬ ber la felicidad en los ojos de la mujer amada... ¡Qué hermosa está la noche y qué alegre la verbena! —¿Quieren ustedes que nos sentemos
en este aguaducho?—pregunta el ena¬ morado joven.
—Bueno,—dice la mamá;—pero con:
la condición de que no ha de gastar us-^ ted á tontas y á locas.
—Por de pronto, aquí traigo estas
yemas.
—¿No lo dije? Siempre está usted ha¬
ciendo desembolsos por nuestra causa. —¿Qué vale eso?... Oiga usted, agua¬
dora, traiga usted agua con azucarillo*

SÓLLER

-—fFacundo, por Dios! No queremos
3&er:gra vosas.
Y al decir esto, la mamá se precipita> -sobre el vaso como una pantera.
—¿Me quieres, alma mía?—pregunta ¿Facundo á Orosia en voz baja.
—¡Muuuuucho!—contesta ella ponien¬ do los ojos en blanco.
En aquel momento aparece el papá -echando chispas. Coge él botijo del aguaaducho, y...,¡puna! se lo tira al enamora¬
do galán á la cabeza. La mamá lanza un grito, Grosia otro;
*el papá, cada vez más irritado, se arroja
^obre Facundo, que apela á la fuga, y 3a gente se entrega á toda clase de co¬
lmen tarios, diciendo en conclusión:
— ¡Pobre muchacho! ¡Cualquier día
'-vuelve1 él á la verbena!...
Luis Taboada.

Agricultura

'EL ÁRBOL BEL SEBO

■Solo los animales'-tienen el privilegio ••&e suministrar el sebo necesario para la confección de las bujías; hay también 'vegetales que lo producen y en grandes
-cantidades.

S. S. EL PAPA LEÓN XIII

En Indo-China, especialmente el cay*soi de los Annamitas, es muy conocido.
-JSs un árbolde siete á ocho metros de
■ alto, cuyo follaje recuerda el del álamo. * Sus hojas cocidas, dan * una tintura ne¬ gra muy brillante, que se emplea para " teñir las sedas/Los pájaros gustan mli¬ ncho de los granos de este árbol, espar¬ ciéndolos por todas partes,:y ^poblando
"de esta clase de árboles inconsciente¬
mente, todas las comarcas aquellas. Su reproducción, como se ve, es fácil
- espontánea y no necesita de cultivo al¬
aguno.
Comienza á producir frutos á los cinco años, y cada año suministra de-25 á 30 ¿kilos de granos. Estos granos son reco¬
lectados desde Octubre hasta Diciembre,
vio mismo que nuestras aceitunas, y co¬

A las 4’4 de la tarde del lunes
de esta semana entregó sn alma
al Creador el Padre Santo.
Sn muerte, aunque esperada de¬ bido á la gravísima enfermedad que le tenía postrado desde hacía bastantes días, ba causado honda
consternación en el mundo católi¬
co, que ba visto con tristeza desa¬ parecer á su amado y bondadoso Pastor Supremo.
Que Dios haya acogido en sn
seno al alma del virtuoso Pontífi¬
ce, cuyo glorioso pontificado figu¬
rará entre los más ilustres de la
secular Historia del Papado.

obtener para el joven Pecci puestos de lucimiento, no quedaron desairados. A los veintisiete años, poco después de or¬
denarse, recibió el nombramiento de
protonotario apostólico de la provincia de Benevento. Fué enviado por el Papa, que conocía su talento y sus dotes de hombre enérgico y hábil, y cumplió de
tal modo su misión que en menos de dos años dominó una provincia levan¬ tisca y conquistó el respeto y el cariño de todo un pueblo. Las campañas de
Pecci contra los brigantes y los contra¬ bandistas que infestaban la región, pro¬ tegidos por los grandes señores de la
nobleza napolitana, no hacían esperar los triunfos más pacíficos del pastor de almasi Pero Joaquín Pecci era un hom¬
bre creado para dirigir y gobernar á los

cino ellas, son molidos y dan una sus¬

*

tancia, parecida al aceite, con la cual se

**

fabrican las bujías de sebo.

, Sin embargo de haber publicado en nues-

■ CadaHOO'kilos de esta ..grasa vale en ¡ tro penúltimo número la biografía de LEÓN

^China 40 francos.

XIII, á continuación insertamos algunos

Es exportada á las grandes fábricas de otros datos de su vida.

'estearina de América y de Europa. Sería, sin duda, muy conveniente, el
•'cultivo de este árbol en nuestras latitu¬
des, pues es-una especie vegetal muy ^robusta, y no necesita,para vivir los clismas tropicales.
‘Ya en Francia lia empezado á culti¬
varse con éxito, en los alrededores de
íPerpiñán.

Durante su larga vida de noventa y
cuatro años, no se alteraron un momento
las notas características de su espíritu delicado y firme. El niño que dejaba la casa solariega de Carpineto para entrar en el-'Colegio Romano, el que deseaba aprender á escribir como Santo Tomás, el que vacilaba en aceptar las órdenes mayores procurando confirmar el con¬

cepto que tenía de su propia fé, llevaba

•demás y cumplía su deber en Benevento como le cumplió luego en el solio ponti¬
ficio.
Pronto ocupó cargos de mayor empe¬ ño. Todavía era muy joven cuando to¬ mó posesión de la nunciatura de Bruse¬ las y allí dirimió cuestiones espinosas y
difíciles referentes á la enseñanza cató¬
lica. Desde Bruselas pasó al arzobispado
de Perusa. Ya había afirmado el carde¬
nal Pecci las extraordinarias aptitudes de que dió muestras desde su juventud. Empezaba á poblarse su cabellera de hi¬ los de plata; su rostro pálido, su nariz de líneas enérgicas, sus labios finos tenían
ya el carácter de sutileza y de bondad
bien conocido en todo el mundo. Tam¬

ya en germen al futuro delegado de Be- bién su criterio sobre la vida universal

.Ganadería

nevento, al Nuncio apostólico de Bruse¬ acabó de formarse. Al salir de la corte las, al Pontífice de la paz y la tolerancia romana, al descubrir en las ciudades

«HUBO COIYIEKE LIMPIAR. US CABALLERÍAS
Hay quien opina que se debe limpiar das caballerías por la noche, y sacudirlas -solamente el polvo por la mañana. Es¬ toy convencido, dice un propietario bel¬ ga del grabant, que con la práctica de la limpieza nocturna los caballos gozan de sueño más tranquilo, y no están tan sujetos á resfriados, porque el empleo
de la almohaza determina una sensibili¬
dad muy grande en la piel, y la acción

universal.
Carpineto, con sus frondosas vides, su
luminoso cielo, sus montes orientados
hacia la cumbre alpina, inspiró á Joa¬ quín Pecci el amor de la Naturaleza que no había de abandonarle jamás.
En sus versos latinos palpita siempre el mismo entusiasmo por la idílica vida del campo libre. Las fuentes de Carpi¬ neto como la fontana pura de nuestro poeta, tiene grabadas en la peña ins¬ cripciones lapidarias dictadas por una musa apacible y serena.
Desde la infancia aprendió Joaquín

extranjeras y especialmente en Bruselas el progreso creciente de toda una clase
oprimida comprendió que la cuestión social era el problema del porvenir. Es¬ cribió sus primeros trabajos, sus cartas
sobre el Monte de Piedad y en ellas afir¬ mó ya su criterio amplísimo. Por pri¬
mera vez se hablaba un lenguaje que los obreros no esperaban escuchar nun¬ ca. La Iglesia se acercaba á ellos y era la blanca mano del obispo de Perusa la que se tendía hacia ellos convocándolos al amparo de la religión de los hu¬
mildes.

•del aire frío de la madrugada, contras¬
tando con la del aire caliente de la cua¬
dra, les predispone á resfriarse, mien¬ tras que si la limpieza se hace al ano¬

Pecci que la vida no es camino de rosas. Nació de familia a ristocrática pero arrui¬ nada. Estaba acostumbrado ácontemplar los retratos de sus antecesores; la beata

Pió IX le nombró camarlengo y poco después, al morir aquél, el cardenalPecci, como decano del sacro colegio y pre¬ sidente de la Cámara Apostólica reunió

checer, la irritabilidad producida desa¬ Margarita Pecci, el misionero de las In¬ el Cónclave que había de elegirle sobe¬

parece durante la noelie.

dias que ganó la corona del martirio. rano pontifica. El día 19 de Febrero de

Dicha práctica, añade, parece racional Para el adolescente esas dos figuras ab¬ 1878 comenzó el reinado que el lunes

bajo varios puntos de vista, y sobre todo negadas significaban mucho más que acabó. Al mismo tiempo cambió radi¬

es mas agradable y más higiénico para los estirados diplomáticos que le mira¬ calmente la política vaticana. Desde las

los caballos estar desembarazados del ban desde los viejos cuadros con una intemperancias agresivas de Pió IX pasó sudor, del polvo y del barro antes de la expresión fría y recelosa. Luego, á la sin transición á una benévola cordiali¬

noche; los animales se encuentran con muerte de su padre, cuando se encontró dad con todos los poderes seculares;

mucha mas comodidad limpios de todas á los dieciseis años con el porvenir in¬ León XIII comenzó atrayéndose todas

impurezas acumuladas sobre ellos por el cierto y oscuro de un pobre huérfano las voluntades; en las cortes europeas, trabajo del día; descansan y duermen entregado á sí mismo, comprendió que en las repúblicas americanas, los dele¬

mejor; y de ahí se vean preservados de vivir es luchar y empezó á estimar la gados pontificios adoptaron una actitud

muchas enfermedades, y se hallen más habilidad y la astucia de sus abuelos de simpatía. Fué su política verdadera¬

dispuestos á las fatigas de la labranza cortesanos. Recién entrado en el colegio mente católica en el más recto sentido

hasta una edad bastante avanzarte.

de nobles escribía á su madre y á sus de la palabra y al dirigirse á sus minis¬

No puede negarse que el tratamiento •hermanos cartas inspiradas en la mayor tros supo poner de relieve el sentido de

propuesto es teóricamente muy razona¬ prudencia. El niño sabía ya que el espí¬ !a máxima cristiana: A Dios lo que es de

ble y lógico, pero dudamos que llegue á ritu de sacrificio y de abnegación anula Dios y al César lo que es del César.

prevalecer sobre el de la limpieza matu¬ muchas veces las mejores cualidades,y

De esta manera, con su política opor¬

tina. porque en el campo y en todas par¬ para sus ambiciones necesitaba ante to¬ tunista, ha hecho por la Iglesia León

tes se cambian con dificultad los hábitos do de habilidad, de discreción y de fir¬ XIII mucho más de lo que hubiera po¬

inveterados.

meza.

dido hacerse luchando frente á frente

Los primeros triunfos de estudiante le •valieron avances rapidísimos en los co¬
mienzos de su carrera. Su tío Antonio
Pecci. que le protegía en Roma, y el Cardenal Costa, que ayudó también á

La sangre de Rienzi circulaba por sus venas como herencia de su madre, la
condesa de Pecci. pero más que el tri¬ buno revolucionario influyeron en su conducta los diplomáticos florentinos.

Inspirándose en ellos logró aumentar el prestigio de la Santa Sede; llegó á ser el árbitro de las conciliaciones imposibles; las naciones volvieron á apelar, como en otros tiempos, á la autoridad inde¬

de la Constitución expendía los ¡yMículos con un peso que le faltaban 15 gramos
por cada libra.
Fué raultada’por la Alcaldía.

pendiente del Papa. La Iglesia aparece, gracias á su voluntad, como una fuerza que dirige desde la altura, trabajando por la paz del mundo.
Las encíclicas sobre La Libertad, la
Democracia Cristiana y la Rerum Nova-
,nm, sobre la condición de los obreros,

Deseando fomentar la lectura, nuestro estimado colaborador D. José Rufián Pbro. ha establecido una gran rebaja de precios en las obras que lleva publica¬ das. Basta fijarse con el anuncio que va inserto en otro lugar del presente núme.

determinan el criterio social de León ro y comparar los precios antiguos con los XIII. La última—harto conocida para corrientes. Estos serán de hoy en ade-

que sea necesario repetir su síulet-is en ‘ante los que á continuación se expresan-.

estas breves notas de actualidad—esta¬

Peseta»

blecía las primeras bases para resolver «Inundación de Sóller y Forna-

la lucha entablada entre el capital y el trabajo. Todos los pasos dados por la Iglesia en el camino de las soluciones
sociales, se deben al venerable anciano
que ha acabado su vida, descendiendo á la tumba en un ocaso glorioso.
«No hay más remedio que acomodar¬
se á la condición humana—decía el Pon¬

iutx, en 1885,»

1‘00

«Cultivo del Naranjo en Ba-

eares»
F00
«Cultivo práctico del Algarro¬

bo».

.

ll00

«Guía de Sóller»

0‘25

«Literatura popular mallorqui-

tífice.—En la sociedad civil no pueden na.-Gloses d’ en Sarol, Tambó y Se-

ser todos iguales, altos y bajos. Necesita bastid de sa Portella, cada tomo. . 0‘50

para su gobierno la vida común de fa¬

«Memoria sobre el algarrobo». . 0‘50

cultades diversas y oficios diferentes; y

La «Historia de Sóller» no ha sufrido

lo que á ejercitar estos oficios diversos, principalísimamente mueve á los hom¬
bres, es la diversidad de la fortuna de
cada uno. Los que al desgraciado pueblo

variación alguna, y como ya son muy po¬ cos los ejemplares que el autor tiene de esta obra, pronto se venderá á un precio
más elevado.

prometen una vida exenta de toda fati¬ ga, lo inducen á error, del cual brotarán algún día males mayores que los pre¬
sentes.

Aprovechad pues la ocasión, todos los que deseáis poseer las obras de nuestro
historiador.

El mal capital consiste en figurarse que las clases de la sociedad son, por su naturaleza, enemigas unas de otras. Pa¬ ra evitar la lucha dice la Religión á los
proletarios:
«Pon de tu parte, íntegra y fielmente, el trabajo que libre y equitativamente se ha contratado; no perjudiques al capital ni hagas violencia á tus amos.»
Y á los ricos y á los amos dice: «No tengas á los obreros por esclavos ni dejes de respetar en ellos la dignidad
de la persona.»
El principal deber del Estado es pro¬ teger toda clase de ciudadanos por igual, guardando inviolablemente la justicia llamada distributiva. Y por cuanto los ríeos se pueden amurallar con sus re cursos propios, los pobres deben ser más especialmente defendidos con el patroci¬
nio del Estado.»
De este modo procuraba León XIII
adelantar en la tierra el reinado de la
justicia.
Crónica Local
Concurrida se vio'el sábado y espe
cialmeute el domingo, la fiesta callejera de la Huerta. Hubo baile y música en
ambos días hasta las doce.
En la alquería del Conde se bailó tam¬ bién en la plazuela de Rullán hasta hora avanzada de la noche del domingo.

Los portales mayores de las iglesias
de esta villa están enlutados con motivo
del fallecimiento del Papa. Las campa¬ nas tocan á muerto desde hace algunos
días.
Parece que mañana, sábado, los veci¬ nos de la barriada del Puerto piensan celebrar con todo esplendor la fiesta cívi¬ co-religiosa en honor á San Pedro, pa¬
trón de los marineros.
Según los informes que tenemos, á las
diez habrá en el oratorio de Santa Cata¬ lina misa mayor con música y sermón
que dirá D. Miguel Rosselló Pbro. Por la tarde tendrán lugar carreras de hom¬ bres, niños y niñas y cucaña marítima.
Además de estos divertimientos, de
las cinco á las diez de la noche la «Ban¬
da Municipal» ejecutará escogidas piezas de su repertorio, y es de suponer que tampoco faltará el acostumbrado baile al estilo del pais.
No obstante el mal estado en que se halla la carretera, es probable sean mu¬ chas las personas que se trasladen á
aquella barriada para presenciar la fies¬ ta de referencia y respirar al propio tiempo las saludables brisas marítimas.
En casi todos los días de la semana se han echado al sumidero en más ó menos
cantidad y por orden del Sr. Veterinario asaduras que no reunían las debidas condiciones para el consumo público.

Y en la barriada del Convento la banda «Unión Sollerense» tocó variadas
piezas de su repertorio ante regular con¬
currencia.

Se nos manifiesta que mañana hará
escala en este puerto el vapor Cataluña
y que luego emprenderá viaje directo
hácia Marsella.

Consideramos acertadísima la elección
que ha tenido el Sr. Alcalde de Palma al nombrar Delegado, en esta localidad, para cuanto sea referente á la Exposi¬ ción, á nuestro caro maestro y antiguo
colaborador del Sólleu D. José Rullán
Pbro. Y decimos que consideramos acer¬
tado dicho nombramiento porque es,
quizá, la única persona capaz de hacer quedar bien á su querido pueblo en ese concierto regional próximo á celebrarse.

P»rece que la Isleña Marítima ha dis¬ puesto ahora un servicio decenal, en vez de quincenal, entj-e Palma y Marsella, con escala en Sóller, dejando de recalar en Barcelona y Cette. Al regreso de Mar¬ sella vendrá á este puerto cada vez que el número de pasajeros sea regular.
EN EL AYUNTAMIENTO
%wn del día 18 de Julio de 1903

Al anochecer del lunes emprendió viaje con rumbo á Barcelona y Cette el vapor de esta matrícula «León de Oro».
Llevóse una regular cantidad de li¬ mones, variados efectos y buen número de pasajeros.

La presidió el Sr. Alcalde D. Juan Puig, y asistieron á ella, convocados por segunda vez, los Concejales señores don Juan Joy, D. Jerónimo Estades, D. Da¬ mián Canals, D. Jaime J. Joy, D. Jaime Valls y D. Juan Morell.

El Profesor de primera enseñanza don
Juan Torrens ha continuado en el pre¬ sente curso las excursiones escolares que,
muy á satisfacción de alumnos y fami¬ lias. empezó á poner en práctica al inau¬ gurar su colegio. A principios de sema¬ na. en unión de sus discípulos, de los más aventajados, emprendieron el cami¬
no. hacia Miramar en donde pernoctaron, visitando á la mañana siguiente las magníficas propiedades de S. A. el Ar¬
chiduque Luis Salvador y pasando poco después al predio de Raixa para admirar el museo de antigüedades tan alabado
por propios y extraños.

Pasando á despachar Jos asuntos pues¬
tos á la orden del día, dióse lectura al acta de la anterior sesión, siendo aproba¬ da sin alteración alguna.
Se dió cuenta de una instancia promo¬
vida por D. Miguel Vallcaneras Gost co¬ mo encargado de D. Bartolomé Arbona Pons, en la que solicita autorización pa¬ ra construir una acequia para conducir aguas de riego desde la casa denomina¬
da de «Can Solé» al solar número 42 de
la calle de la Grauvía-Vía. Enterada la
Corporación y visto el informe emitido por la Comisión de Obras, acordó con¬
ceder la autorización solicitada.

Uno de estos días el guardia munici

Dióse cuenta de otra instancia, pro¬

pal halló que una vendedora en la Plaza movida por D. Antonio Coll Morell soli-

SOLLER

3

citando autorización para abrir una ven¬
tana y reformar otra en la fachada de la
casa núm. 119 de la calle de la Luna. Enterada la Corporación y visto el in¬
forme emitido por la Comisión de Obras,
acordó conceder la autorización solici¬
tada.
fíe dió cuenta de una instancia promo
vida por D. Antonio Colom Casasnovas como encargado de D. Juan RipollTrias, en la que solicita autorización para ele¬ var un piso, modificar el portal de entra¬ da y abrir varias ventanas en una casa de su propiedad, lindante con el camino denominado de «Son Bou» y que le sea señalada la alineación para reconstruir una pared, contigua á dicha casa. Ente¬ rada la Corporación y visto el informe emitido por la Comisión de Obras, acor¬
dó conceder la autorización solicitada.
Dióse cuenta de otra instancia pro¬
movida por D. Miguel Vallcaneras Gost
á nombre de D. Damián Orell, solicitan¬ do autorización para modificar el portal de entrada á la casa núm. 16 de la calle
de Serra. Enterada la Corporación y visto el informe emitido por la Comisión de Obras, acordó conceder la autoriza¬
ción solicitada.
Dióse cuenta . de que durante los vein¬ te días que ha sido sometido á informa¬ ción pública, á efectos de reclamación, el
proyecto de alineación y rasante de la
calle del Lavadero de esta villa, no se
había producido ninguna reclamación ni
observación contra el mismo; en su vista
el Ayuntamiento acordó su aprobación.
Se dió cuenta de una comunicación,
del Vice-Presidente de la Comisión pro¬
vincial, en la cual remite el anteproyec¬ to del camino vecinal que partiendo de
la carretera de Palma íl puerto de Só-
11er, conduce á las comarcas de «Las Arjilas» y de «Can Tamany», para que el Ayuntamiento, en uso de sus atribucio¬
nes resuelva lo que entienda convenien¬ te. Enterada la Corporación acordó so¬ meterlo á una información pública por
espacio de veinte días, en cumplimiento de lo prevenido en el art.° 50 del Regla¬ mento 10 de Agosto de 1877, dictado para la ejecución de la ley de carreteras.
Se acordó verificar varios pagos. La Comisión nombrada en la sesión
del día cuatro del actual para pasar á
Palma al objeto de imprimir la mayor
actividad posible á la tramitación del proyecto de canalización de las aguas de la fuente del 'Rafal á la barriada del puerto, dió cuenta de su cometido, ma¬ nifestando que había visitado al Sr. In¬ geniero encargado de la carretera de Palma al puerto de Sóller y al Sr. Ar¬ quitecto de la provincia, autor del pro¬ yecto, á quienes expusieron los deseos y acuerdos del Ayuntamiento, variando la tubería proyectada por la de cemento y su colocación por un lado de la carretera del Estado. Añadieron que había encon¬ trado muy favorable acogida por parte de
dichos funcionarios, los cuales se mos¬
traron dispuestos á facilitar en la medi¬ da de lo posible, los proyectos de la Cor¬ poración, allanando los obstáculos que pudieran retardar la tramitación del
proyecto.
La Corporación en vista de la favora¬ ble acogida dispensada á la Comisión y los resultados en su gestión, acordó dar un voto de gracias á los funcionarios ex¬ presados; y solicitar de la Cbmisión pro¬ vincial que por el Arquitecto de la pro-

vincia se introduzcan en el proyecto re¬ dactado, las modificaciones acordadas por el Ayuntamiento, debiendo tener en cuenta que en todo el trayecto que reco¬
rra la tubería conductora del agua por
un lado de la carretera del Estado, sola¬
mente se ha de establecer una fuente en
la barriada de «Can Retios.»
El señor Estados manifestó que que¬
ría ocuparse de la proposición hecha por
el señor Morell en la sesión última y
dijo: Aunque como Concejal deba im¬ pugnar la proposición del Sr. Morell, por cuanto se trata de un gasto que con¬ sidero perfectamente inútil al Ayunta¬ miento, no puedo menos de felicitarle por la simpática y patriótica iniciativa que significa esta proposición. Me parece muy bien en cuanto á los buenos deseos que revela y la inspira; pero los mejo¬
res deseos á veces se estrellan contra lo
imposible, y en este caso los buenos de¬ seos, los buenísimos deseos que siente el Sr. Morell, se estrellan contra el espesor de las montañas que nos rodean.
El Sr. Morell propone que el Ayunta¬ miento encargue el estudio de un plano y presupuesto de un túnel por el Goll de Sóller, partiendo del principio que la fan¬ tasía popular ha acrecentado la cifra del coste de este proyecto, y suponiendo que
al saberse el coste real del mismo habría
alguna empresa que se encargare de la construcción del túnel; y aunque nada diga la proposición acerca de si esta em¬ presa que supone el Sr. Morell se encar¬ garía también de la construcción y ex¬ plotación de una línea férrea, he de creer que este ha sido su intento al decirlo y que al redactar la proposición ha omiti¬ do involuntariamente este concepto. No suponiendo el Sr. Morell que haya em¬ presa para construir y explotar la línea férrea, después de construido el túnel, no puede suponer lógicamente la hubiese para construir el túuel. Hago esta consi¬ deración porque no deja de extrañarme el que durante todo el curso de la propo¬ sición no se nombre una vez siquiera el ferro carril, lo que me hace creer en la posibilidad de que el Sr. Morell trate del estudio de un proyecto sin ierro carril y esto equivaldría á proponer gastar dinero en uua máquina que de antemano se supiera había de carecer de fuerza motriz para funcionar y lo que conside¬
raría un absurdo.
Si hasta el presente sólo se hubiera fantaseado acerca de este asunto, cual
parece creer el señor Morell, me parece¬ ría bien que el Ayuntamiento (si su si¬ tuación económica se lo permitiese) to¬
mase la iniciativa del descubrimiento de
este horizonte desconocido, aclarando el punto negro que en este caso existiría acerca del coste del túnel, pero yo (debo hacer constar que el excesivo coste de este túnel es invención de la ciencia. Que ingenieros encargados del estudio de un proyecto de ferro-carril entre Sóller y Palma dictaminaron no ser práctico ni industrial la realización del proyecto perforando estos montes, no tan sólo por el coste excesivo de este trabajo de per¬ foración, extraordinariamente excesivo comparado con el coste de este mismo proyecto por Deyá, Valldemosa, Esporlas y Establimeuts, sino también porque al unirnos con Palma ú otros pueblos de la isla por medio del túnel, se prescindía de un contingente de fuerzas y movi-

miento importantísimo que los expresa¬ dos pueblos han de aportar al negocio.
Después de todos estos estudios, una empresa particular, de la que formo par¬ te, (y al formar parte de esta empresa comprenderá el Ayuntamiento que no me han contado lo que digo), por inicia¬ tiva propia acordó realizar y realizó el estudio definitivo del proyecto de ferro¬ carriles de Sóllery Palma por Deyá, Vall¬
demosa, etc. etc.
Esta empresa tiene gastadas cuarenta mil pesetas en este proyecto; ha obteni¬ do su aprobación en Cortes y las Cortes tienen otorgada á esta empresa la corres¬ pondiente concesión para realizarlo. Es¬ tudios de ingenieros. Dictámenes de in¬ genieros y proyectos que cuestan cua¬ renta mil pesetas entiendo que no son fantasías populares.
Sabiendo pues á ciencia cierta que un proyecto de ferro-carril (único objetivo posible del túnel) es extraordinariamente más económico y de consiguiente extra¬ ordinariamente más industrial, por De¬ yá, Valldemosa, etc.; si el estudio que el Sr. Morell propone haga el Ayuntamien¬ to con fondos municipales está ya hecho con dinero de particulares, ¿podemos no¬ sotros aprobar la repetición de estos gas¬ tos inútiles, habiéndolos de pagar con fondos del municipio? Entiendo que no.
Considerando, pues, que está ya estu¬ diado y es conocido el punto que trata de estudiar y conocer el Sr. Morell en su proposición, y considerando de consi¬ guiente ser inútiles los gastos qoe oca¬ sionarían estos estudios innecesarios, propongo al Ayuntamiento sea rechaza¬ da la proposición.
El Sr. Morell.—A lo manifestado por
el Sr. Estades debo exponer que al no
mencionar ferro-carril ni tranvía eléctri¬
co no ha sido omisión involuntaria, es porque considero que una vez aclarado el valor del túnel, lo demás es fácil de
apreciar, tanto si se trata de ferro-carril como tranvía eléctrico; yo me limito á que el Ayuntamiento se interese en el plano y presupuesto del túnel solamente, cuyo coste entiendo no escedería de tres mil pesetas. El dictámen de los ingenie¬ ros á que hace referencia el Sr. Estades no ha pasado á ser del dominio público, y estarán enterados solamente del mis¬ mo los interesados en la obra, ó mejor dicho, los concesionarios del ferro-carril
por Deyá, Valldemosa, etc., etc. Tendría grandísimo interés en que el
valor del túnel fuera de dominio público,
porque tengo mucha confianza en el pa¬ triotismo de ios sollerenses, quienes se apresurarían á interesarse en la empresa, fijándose más en la comodidad que íes re¬ portaría que eu el beneficio que pudieran obtener. Además me consta que hay en Palma capitalistas que tienen mucha fe en las utilidades que reportaría un tran¬ vía eléctrico que nos uniera con Palma atravesando el Cóll de Sóller, los cuales han manifestado estar dispuestos á tomar parte activa ó sea interesar mucho dinero
en esta empresa, si ven un poco de en¬ tusiasmo por parte de los sollerenses.
A las ventajas que hace resaltar el
Sr. Estades contando con la suma de
fuerzas y movimiento de los pueblos de Deyá, Valldemosa, Esporlas y Establiments, he de hacer constar, que pasando por los mencionados pueblos la vía fé¬ rrea ó eléctrica, tendría cuando menos, un recorrido de cuarenta kilómetros,

siendo el recorrido de la línea que nos
uniría á Palma por el Goll de Sóller de unos veinte y tres kilómetros; cuya di¬ ferencia de recorrido, representa ya gran
economía, aparte de que se podría contar desde luego, con el contingente de pasa¬ jeros y mercancías del pueblo deBufíola, de mucha más importancia, á mi enten¬
der, que ninguno de los pueblos de Deyá; Valldemosa etc., etc.; esto, además de la
gran ventaja que ofrece para unirnos
fácilmente con el centro de la isla por
medio de un ramal que nos uniera con Santa María, donde enlazan todos los
trenes de la compañía de ferro-carriles
de Mallorca.
Hechas estas manifestaciones, resuel¬ va la Corporación si procede, ó no, tomar en cuenta mi preposición.
El Sr. Estades.—Como lo expuesto por el Sr. Morell no destruye la argumenta¬ ción por la que creo haber demostrado era innecesario el gasto que proponía á esta Corporación; esto es: que estaba es¬
tudiado y conocido el punto que se trata de estudiar y conocer, he de limitarme á ratificar lo dicho, pues aunque no hayan
pasado al dominio público los hechos mencionados, no dejan de ser meuos
exactos y desde luego los tengo á dispo¬ sición del público que quiera conocerlos.
Siendo muy avanzada la hora, el se¬ ñor Alcalde aplazó la discusión.
CULTOS SAGRADOS
En la iglesia parroquial.—Mañana sᬠbado, dia 25.—A las nueve y media, después de las horas menores, se cantará la misa mayor.--Por la tarde, vísperas; y al anochecer, se cantarán solemnes completas en preparación á la fiesta de
la Beata Catalina Tomás.
Domingo, día 26.—Se celebrará so¬
lemne fiesta en honor de nuestra Ilustre
Paisana.—A las siete y media, habrá misa de comunión para las Hijas de Ma¬ ría. A las nueve y media, se cantarán las horas menores y la misa mayor, eu la que pronunciará el panegírico el Re verendo Sr. Cura-Arcipreste. Por la tar¬ de, después de vísperas y completas, ha¬ brá explicación del catecismo, y al ano¬ checer, tendrá lugar el ejercicio mensual de las Hijas de María.
En la iglesia de S. Francisco.—Ma¬ ñana sábado, dia 25. —Exposición á las seis y media de la mañana y oficio mati¬ nal. A las diez tercia y la misa mayor con música y sermón, que pronunciará el Rvdo. P. Antonio López del Oratorio. A la tarde maitines y laudes solemnes y
la reserva.
Domingo, dia 26.—Exposición á las seis y media de la mañana y oficio mati¬
nal. A las nueve y media horas menores y la misa mayor por el Rvdo. P. Carde11a. A las cinco y media de la tarde so¬ lemnes vísperas, sermón por el P. Anto¬ nio López, estación, y solemne reserva precedida de procesión y Te-Deum.
Todos los que, habiendo confesado y recibido la sagrada comunión, visiten el
Santísimo en los tres dias de cuarenta-
horas, podrán ganar indulgencia plenanaria aplicable á las almas del purga¬
torio.
En el oratorio del Hospital.—Domin¬ go, dia 26.—Se dará principio á la devo¬ ta seisena, que la Congregación Maria¬ na dedica á su insigue y excelso Patrón, el Angélico San Luis Gonzaga. Por la mañana á las siete comunión general pa¬ ra los congregantes. Por la tarde á las 5 rosario con letanía cantada y acto con¬ tinuo el ejercicio con plática.
Se continuará este ejercicio durante los 5 domingos consecutivos.
Todas las personas de ambos sexos,

que preparadas convenientemente asis¬ tan al mentado ejercicio, pueden ganar la plenaria indulgencia concedida por el Papa Clemente XII.
En él oratorio de San Raimundo del
Tuerto.—Mañana sábado, dia 25.—Se celebrará solemne fiesta, en obsequio de los Santos Pescadores, S. Pedro y Jai¬ me, Apóstoles.—A las nueve y media, se cantará tercia y después la misa ma¬ yor con música, pronunciando el panegí¬ rico el Rvdo. Sr. D. Miguel Rosselló,
Pbro.
Registro Ovil
Nacimientos. Varones 2.—Hembras 0.—Total 2
Matrimonios
Dia 22.—D. Pedro Pons Femenia, viudo, con D.a Margarita Tomás Llabrés, soltera.
Dia 23.—D. Jaime Llaneras Bernat, soltero, con D.» Catalina Mayol Ferrer,
soltera.
Defunciones
Dia 21. —D.a María Bernat Oliver, de 56 años, viuda, manzana 63.
Dia 22.—D. Bartolomé Sastre Canals, de 60 años, casado, calle de Pastor.
DEFENSORA SOLLERENSE
Habiéndose de proveer eu Junta Ge¬ neral del 9, Agosto próximo, la plaza de Conserje de esta sociedad, , se hace pú¬ blico, para los socios que 'deseen solici¬ tarla, que las*condiciones están de mani¬ fiesto en el edificio que ocupa dicha so¬ ciedad.—El Presidente, Antonio En-
señat.
Subasta
A voluntad del albacea testamentario de la herencia de D. Damián Palou y
Tous, se vende en pública subasta, la
casa número 20 de la calle de la Victoria
de esta villa, con arreglo al pliego de condiciones, que obra en poder del Nota¬
rio D. Pedro Alcover. La subasta ten¬
drá lugar el dia veinte y cinco de los co¬ rrientes, y demás dias que convengan, en la Plaza Mayor de esta villa y hora de costumbre; rematándose á favor del más beneficioso postor, si la postura aco¬
moda. Sóller 24 Julio de 1903.
Aviso
Acaba de abrirse en la calle de Isabel II núm. 20 un taller de
marmolería, el primero en esta lo¬
calidad. El dueño del nuevo estableci¬
miento tiene el gusto de partici¬ par al público sollerense que al mismo tiempo que se preparan toda clase de mármoles para mobilia¬ rio, construye panteones, lápidas, chimeneas y grabados en toda cla¬ se de piedra.
No equivocarse. Calle de Isabel
II núm. 20—Sóller.

(23) FOLLETÍN

—¡Andando á la escalera!

humilde postura que no conviene á la oíase subir á algunas personas con paso en las almohadas la lívida cabeza de

—¡Pero esto es infame!—gimió la sol¬ amistad.

tardo la escalera de la casa.

Doña Marta.

terona, que se sentía arrastrada como —¡Cómo podremos expresar á usted De pronto cesó el rumor y se oyó so¬ —¿Qué ha sucedido?—preguntó des¬

EL ÁNGEL DE LOS TRISTES
¡un ciego y dos muñecas contra mí!

una pluma:—¡ponerme la mano encima
una zafia criada!
Lupercia, que así se llamaba la criada, no contestó; abrió la puerta de la esca¬ lera, sacó afuera á Doña Rita, y volvió á

nuestra gratitud!—continuó Guillermo, levantándose y sin atreverse á llevar á sus labios la mano de Esther;—sin us¬ ted. sin su presencia, no sé hasta cuán¬
do nos hubiera estado martirizando esa

nar la campanilla.
Lupercia fué á abrir, y dos mozos de esquina entraron en la salita. sostenien¬ do un cuerpo inerte y al parecer sin
vida.

pués á los mozos de esquina, en tanto
que Guillermo, sentado en un lado del 1
aposento, y sombrío, dejaba escapar de cuando en cuando un ahogado sollozo.
—¡Toma, señorita...! ha sucedido que

¡pues bonita soy yo...! —¡Luz...! ¡un rayo de luz, Dios mió...!
¡y después tinieblas para siempre...!—
exclamó Guillermo, alzando al cielo sus
ojos, de los cuales se desprendían amar¬
gas lágrimas.

cerrar en seguida. Ya no se oyó más la agria voz de la
vieja, quien sin duda por no hacer un ridiculo papel con los vecinos, tomó el partido de bajar callandito la escalera.
— ¡Oh señorita!—exclamó Guillermo

odiosa mujer.

—¡Madre...! ¡madre mía...!—gritó Mer¬

—Lupercia la sacó de aquí—dfjo Es¬ cedes. arrojándose hócia él y tomando

ther,—y á ella debo yo también darle ■ sus^manos heñidas.

gracias porque nos ha libredo de un-'te- £-¡Eh! señorita... es preciso que pon¬

rrible apuro.

gamos á esta pobre señora en una cama,

estando nosotros en la esquina de la ca¬ lle de Carretas, vimos venir á esta pobre señora muy despacito y de un modo tal, que parecía no podía arrastrarse; cuan¬ do la vi así tan descolorida y además con un traje tan miserable, dije á mi

—¡Vaya, señora, afuera de aquí!—dijo enjugando las lágrimas que aun tem¬ —¡Noque no!--repu^-la ]^uesa do¬ porque debe estar bien enferma.

compañero: ahí viene una persona que

á espaldas de Doña Rita una voz ro¬ blaban en sus largas pestañas negras méstica;—que la hubiera yo dejado un

—¡Mi madre...!—exclamó Guillermo, se muere de hambre.—Es cierto, me res¬

busta.

y dejándose caer de rodillas en medio poco más, y de fijo que les pega á uste¬ ¡mi madre enferma...! ¿dónde está? ¿qué pondió: ¡pobre mujer! si no tuviera la

La solterona se volvió con asombro. de la estancia;—¡oh señorita! déjeme des: ¡si las solteronas viejas son el de¬ ha sucedido?

tnía y cinco hijos, le daría dos pesetas que

No había pensado en que se hallaba aún usted que bese su mano, esa mano ge¬ monio! ¡tienen el corazón más duro que Y el desgraciado empezó á andar há- tengo en el bolsillo; pero, amigo, lo pri¬

allí la criada que había acompañado á nerosa que ha sabido derramar un rayo un canto...! vio á este pobre señorito cia el sitio en donde sonaban las voces, mero es lo primero.

Esther.

de alegría sobre el corazón de mi pobre ciego, y á ustedes dos que parecen dos extendiendo las manos con ansia dolo- —¡Buen hombre! Dios recompensará

—¡Cómo, palurda! ¿te atreverías...? —He dicho que va usted á salir de aquí—interrumpió la muchacha, que

hermana.
—Aquí está la mano de una amigadijo Esther, adelantándose noblemente

alfeñiques, y dijo: ¡ahora es la mía! ¡po¬ ro no contaba con la huéspeda; es decir, con los puños de Lupercia!

rosa.
—¡Un médico! anda á llamar al de casa, Lupercia—dijo Esther;—no vive

tan noble pensamiento—dijo Esther en voz baja y al mismo tiempo que se en¬ jugaba sus ojos llenos de lágrimas.

era una fornida aldeana llegada hacía y poniendo su blanca y pequeña mano Un rumor sordo que se oyó al otro la¬ lejos de aquí.

— Pues sigo, señorita, y Dios mismo

pocos meses de su pueblo; y asiendo el entre las del ciego;—pero solo se la doy do de la puerta de la habitación siguió La criada salió corriendo, y la jóven la bendiga, que me parece usted un án¬

flaco brazo de Doña Rita, añadió:

para que apoyándose en ella, deje esa á las palabras de la animosa campesina; se acercó al lecho y colocó con cuidado gel de caridad: esa pobre señora habia

SÓLLER

38*» tksthmíÍo* que se inserten en esta sección pagarán: Hasta tres m* . 3105.38 á razón de 0‘05 pesetas la línea; hasta cinco inserciones á ¿e o'03 pesetas, y de cinco en adelante á razón de 0‘02 pesetas.
~ül valor mínimo de un anuncio, sea cual fuere el número de líneas
qae se componga, será-de 0‘50 pesetas. Man lineas,-de cualquiera tipo sea la letra, y los grabados, se conta-
tía-por¡tipos del cuerpo 12 y el ancho será el de una columna erdma-
djl periódico.

de

Los anuncios mortuorios por una sola vez pagarán: Del ancho

utansE Laonysc..ol-acloluostm m errunceneacirlcaa1a‘m5pd0looasspntayaáslao.r,nsaudzpnóercnleidcoiedsoesdoofsOisco‘1ina30ldepposttaabpssle.a.,sg,ylaayraásltnírinipáeelnaeraisdgzeóuenlnatlliadppeorsoe0ep‘g0nou5rnacduinóaeeniP »**"

compongan, siendo menor del cuerpo 12, y de éste si es mayor.

sa

l-OB soicriptorea cierno

disfrutarán

una rebaja de

mu

2S°

pe» ....

ERVICIO DECEN AL PISTA FOSFOREA

ISLEÑA MARITIMA

ENTRE

ele
L. STEINER
PARA DESTRUIR LAS RATAS Y RATONES

.HALL
íDE

Se vende á OTO ptas. el bote
m VICE - VERSA en la Farmacia de J. Torrens.

¡sor el magnifico y veloz vapor

NUEVO SERVICIO REGULAR QUINCENAL DE IDA Y VUELTA
ENTRE

rSuliilas de Sóller para Barcelona: los dias 10, 20 y iiltimo de cada mes. Calidas de Barcelona para Cette: los dias U1, 11 y 2211 de id. id. «Salidas de Cette para Barcelona: los dias 5, 15 y 2255 de id. id. Salidas de Barcelona para Sóller: los dias 6, 16 y 2266 de id. id.
CONSIGNATARIOS:—EN SÓLLER.—D. Guillermo Bernat, calle Nel Príncipe n.° 24.—EN BARCELONA.— D. J. Roura, Paseo de f.a Aduana, 25.—EN CETTE.—D. Guillermo Oolom, Quai Oomman-
Hant Samary-5. NOTA.—Siempre que el día de salida de Cette, según el presente itinerario,
corresponda al sábado ó día anterior á uno festivo, la retrasará el vapor veinte » • cuatro lloras y saldrá el domingo ó día festivo que sea, á la misma hora.
L’ UNION
C0MPA1ÍA FIA1ESA BE SEGUROS COSTRA ÍCE

Y TODA CLASE DE
Los hay en venta á módicos pre¬
cios en el establecimiento de
JOSÉ FORTEZA (Blbí)
calle de la Luna—SOLLER.
LA SOLLERENSE
DE
CERBERE j PORT-BOU (Frontera franco-espafloJa) Aduanas, transportes, comisión,

StoSl-B!R€IL#lA-MáESiLM~'0ITTI
Los acreditados vapores

CATALUÑA e ISLEÑO

servirán la expresada línea con arreglo al itinerario siguiente:

Salida de Palma para Sóller—Barcelona—Marsella—Cette:

»., de Sóller

» Barcelona—Marsella—Cette:

» de Barcelona » Marsella—Cette:

» de Marsella » Cette—Barcelona—Sóller—Palma:

» de Cette

» Barcelona—Sóller—Palma:

» de Barcelona » Sóller—Palma:

Dias 9—24 de cada mes.

10—25

»

11—26

»

13—28

»

14—29

»

15—30

»

Para informes y despacho: En Palma, «Isleña Marítima».—En Sóller, D. Ramón Coll.—En Barcelona, Sres. Sureda y Robirosa.—En Oette, D. Bartolomé Tous.—En Marsella, Sres. Mayol Brunet y C.a

El 2STa,vi©r-o-IDl3?eotor,

IB. H!mé.

consignación y tránsito Esta Compañía, LA PRIMERA DE LAS COMPAÑÍAS FRAN¬ Agencia especial para el trasbordo y

{¡¿TENCION AGflICDLTQHESÍÍ

CESAS DE SEGUROS CONTRA INCENDIOS POR LA IMPOR-
TAN CIA DE SU CARTERA, asegura además del riesgo de incen«4io, los daños que pueden ocasionar la caida del rayo, la explosión

reexpedición de naranjas, frutas frescas y pescados.

Si queréis abonar vuestros campos, seguros de ob¬ tener resultados eficacísimos, emplead el

de gas de alumbrado, del vapor, de LA DINAMITA Y OTROS •LA fSIWCORR]J»Jdfr
.¿EXPLOSIVOS.

Capital social.

10.000,000 Trancos

San Bartolomé, 17—SÓLLER

Reservas . ¿Primas á cobrar.

8.705,000 74.287,038

Total . .

92.992,038

Capitales asegurados Siniestros pagados .

15.127.713,242 194.000,000
ÍME €§iH€MM

Se hacen toda clase de impre¬ siones á una ó varias tintas, ac¬ ciones para sociedades, títulos no¬ minativos y al portador, láminas de emisión de valores, bonos y demás trabajos de esta índole, tar¬

que se expende en la acreditada droguería de
ARNALDO CASELLAS-i-iim*, ¡r
En este establecimiento encontrareis toda clase de
primeras materias para composición de abonos; sul¬ fates y azufre gris Biaubaux puro; fuelles y aparatos

'Esta antigua Compañía asegura también contra él incendio, los de jetas de visita, esquelas mortuo¬ para azufre; bombas y demás utensilios para pulve¬

¿trigo, cebada y avena, tanto en pié como segadas, en gavillas y só-
¿bre la era.
Sucursal española: Barcelona, Paseo de Colón y calle Merced, 20, 22 y 24.—Director, M. Gés.—Subdirector en Mallorca: B. Homar, Samaxitana, 16, Palma.—Agente en Sóller, Arnaldo Oasellas, Luna, 17.

rias, talones, -membretes, facturas, programas, carteles, circulares, es¬ tados de todas clases, invitaciones, muestrarios, prospectos, etc., etc., y toda clase de encuadernaciones

rizar arboleda.
Instalaciones completas de cañerías para agua y gas. Fabricación de envases de hojalata para aceites, al¬ mendrón y toda clase de conservas.

económicas y de lujo.

wmwmm, mmmmóE y mmmú

Comisión, — Representación, -— Consignación, — Tránsito

¡¡No equivocarse, LUNA, 17—SÓLLER!!

Y PRECIOS ALZADOS PARA TODAS DESTINACIONES
Servicio especial para el transbordo y reexpedición de naranjas, frutas frescas y legumbres
o
a

AGENCIA M. BERNAT Y C.a-Rul)í2Q, PALMA
Fincas y casas de diferente importan¬ cia dando un rédito del dos y medio al seis por ciento anual. Las hay á la venta en esta Agencia.

u<m ttei ffiiwso
DE
Vda. de j. serra

AGENTES DE ADUANAS

II BE TA

PLAZA

PALACIO-8.-BAaCEIi»IlíA

m

|y

©W (Frontera Franco-Española)

Corresponsales á GIVET, JEUMONT y ERQUELlNNES (Frontera Franco-Belga)

TELEGRAMAS: Bauza Cerbére.—Bauza Port-Bou.

RAPIDEZ Y ECONOMÍA EN TODAS LAS OPERACIONES

¡IMS, M1»S I Til CLASE K FIES Ot OMITO ARTIFICIAL
DE LA CASA
MMÍÓBWWW, TfiJKRA Y <V de BARCELONA
Ünico representante en Sóller: Miguel Colom, ca¬
lle del Mar.
L1 assTcpbathice italiana
Sociedad de seguros contra los
ACCIBiraiS ím TIABAJ®
ESTABLECIDA EN MILÁN Y RECONOCIDA EN ESPAÑA
Capital social: 5.000.000 Liras
Habiéndose promulgado la Ley sobre los accidentes del trabajo de 30 de Enero último, esta importante Sociedad asegura todas las indus¬ trias, mediante una prima, contra los riesgos indicados en dicha Ley.
Director de la Sucursal Española: D. MANUEL GES, Merced, 20, Barcelona.—Para informes y demás, dirigirse al Agente principal, B. HOMAR, S amantan a, 16. Palma.—Agente en Sóller, ARNALDO
OASELLAS.

POR EL
Vino Uranado Pépsico
dL&
J. TORRENS, Farmacéutico
El primero y único elaborado en esta forma en España, mucho más económico y de mejores resultados que sus similares del extranjero, está preparado con todo esmero por procedimientos científicos bien ex perimentados y acreditado como un reconstituyente sobradamente enérgico para suprimir la elimina¬ ción del azúcar de glucosa en todas las personas afectadas de la enfer¬
medad denominada “diabetes.,,
PÍLDORAS FERRUGINOSAS
DE
INULA HELEN1UM
Con estas píldoras, preparadas por J. Torrens, se cura pronto y radicalmente la Leucorrea ó (flujo blanco), la Anemia y Clorosis (colo¬ res pálidos), la Dismenorrea (ó difi¬ cultad en el ménstruo), la Ameno¬ rrea (ó supresión del mismo), la debilidad, flaqueza y cuantas mo-
léstias ó enfermedades reclamen un
exitante poderoso y enérgico.
XDE3 ‘VEEtSrT.A.:
En Barcelona, Sociedad Farmacéutica Española. —Farmacia del Dr. Pizá.—Palma, Oentro Farma¬ céutico.—Farmacia de las Copinas.—Málaga, Far¬ macia del Dr. Pelaez, y Bermudez.—Sóller, Far¬ macia de <J. Torrens,

Hospedage desde 5 pesetas en adelante. Habitaciones desde una pe¬ seta, restaurant á la carta, mesas particulares, se sirve á todas horas.
El Hotel del Universo está situado en uno de los sitios más im¬
portantes de la capital, dá plena fachada á la bonita y frondosa plaza de Palacio y paseos de la Aduana é Isabel II, donde cruzan todos los tranvías, y es el más próximo, á la Aduana, Muelles, Compañías de Navegación, Bolsa, Gobernación y Estación de los Ferrocarriles de Francia, Tarragona, Valencia, Zaragoza y Madrid.

de

o
r$

Ptas. Cts.

HISTORIA DE SOLLER en sus relaciones con la general de Ma¬
llorca. -Dos tomos en 4.° mayor de mil páginas cada uno, encuadernados en rústica, obra premiada con medalla de cobre en la Exposición Universal de Barcelona y con me¬ dalla de oro en la Exposición Balear de Sóller INUNDACION DE SOLLER Y FORNALUTX, en 1885, capí¬
tulo adicional á la Historia de Sóller. Un tomo: en 4.° de

20*00

120 páginas, encuadernado en rústica, premiada con meda¬

lla de oro en la Exposición Balear de Sóller

T75

CULTIVO DEL NARANJO en las Baleares. Obra de reciente

publicación, que forma un tomito en 4.° de 190 páginas,

encuadernado en rústica, premiada con medalla de oro en

las Exposiciones de Sóller y de Manacor, y con medalla de

plata en la Féria-Concarso ale Barcelona

1^0

CULTIVO PRACTICO DEL ALGARROBO. Un tomo en 4.° de

158 páginas, laureada con iguales premios que la anterior. 1*50 GUIA DE SOLLER. Un tomo e:i 8.° menor de 152 páginas. 0‘50

LITERATURA POPULAR MALLORQUINA. Gloses de *n Pan

Noguera y Ripoll (á) Sarol, (Tom I); de N‘ Andreu Coll y Bernat, (á) Tambó, (Tom II); y de‘n Sebastiá Marqués y Ortegas, (ele sa Portella) (Tom III). Es tres Toms valen . . 2*75
Véndense en la tienda de artículos de escritorio de «La Sin¬

ceridad»—San Bartolomé, 17—SOLLER.

SOLLEB.—Imp. de «La Sinceridad»