Af¡0 XVIII.—2.a EPuv^.-NUM. 845
Af¡0 XVIII.—2.a EPuv^.-NUM. 845

SÁBADO 14 JUNIO DE 1903

SEMANARIO INDEPENDIENTE

PUNTOS DE SUSCRIPCIÓN:
Sóller: Administración.
Francia: J. Marqués Arbona.—Rué Montmartre, 34, París. América: Sres. Marqués, Delgado y C.a—Arecibo—(Puer¬
to-Rico).

Fundador y Director-Propietario:

Redactor en JTefe:

D. JUAN MARQUÉS ARBONA.

D. DAMIAN MAYOL ALCOVER.

REDACCION T ADMINISTRACION: Calle de San Bartolomé, n.° 17

-cgs#»» -»3° SÓLLER (Baleares) •»—

PRECIOS DE SUSCRIPCIÓN:

jPALrU España:

0’50 pesetas al mes.)

Extranjero: 0’75 francos id. id.

ADELANTADO.

Número suelto 010 pesetas.—Id. atrasado 0’20 pesetas

La Redacción Tínicamente se hace solidaria de los escritos que se publiquen sin firma, seudónimo, inicial, ó signo determinado. De los que tal lleven, serán responsables sus autores.

Sección Literaria
LA COSTUMBRE
—Pero diga Y., D. Plácido. —Digo yo, D. Ezequiel. —¿Como, teniendo tantos años y tan¬ tos miles de duros, sigue V. con su co¬ mercio de ropas hechas, cortando panta¬ lones y chaquetas de pana, camisas y calzoncillo^ de algodón, y blusas para los obreros? ¿No es V. bastante rico to¬
davía?
—Si, señor: tengo más, muchísimo más de lo que pudiera necesitar aunque
volviese á nacer.
—¿Lo hace Y. por aumentar la fortu¬
na de su familia?
—No tengo familia. —¿Es V. ambicioso?
—No tengo ambición ni soy avaro. —¿Prefiere Y. trabajar á divertirse? —Preferiría divertirme á trabajar. —Entonces ¿por qué no suelta V. las tijeras, traspasa el establecimiento y se
da buena vida?
—Diré á Y. Hace diez años, ai cumplir yo los sesenta, me hice esa misma refle¬ xión.—«Plácido.—me dije;—ya eres vie¬ jo, no tienes mujer ni hijos ni parientes, has trabajado cincuenta años sin haber descansado nunca ocho dias seguidos, tienes buenas talegas, y el tiempo que lias de vivir no ha de ser mucho. ¿Por que no descansas? ¿Por qué no te cui¬ das? ¿Por qué no vives á lo príncipe, en buena casa y con buena mesa? ¿Por qué en lugar de ir á pié. no has de ir en co¬ che? ¿Por qué no tienes criados que te sirvan, abonos en los teatros y libros que te entretengan? ¿Por qué no viajas en el estío y no adquieres una quinta en en el campo donde pasar el otoño?» y dicho y hecho: tiré las tijeras, traspasé el comercio y me di buena vida como V. dice ¡Ah! Jamás se me hubiera ocu¬
rrido tal cosa!
—Pues ¿qué le sucedió á Y.?
—Acostumbrado á vivir en un cuarti-
to reducido, con muebles y objetos tan viejos como yo. y á tener todo lo poco que necesitaba al alcance de la mano, lo primero que experimenté al trasladarme á una casa grande y lujosamente deco¬ rada fué un sentimiento profundo de soledad y abandono que me llenó de tristeza: imagínese V. una sortija á quien, en vez de su natural estuche, se le da el de una pulsera, pues tal me veía yo en aquellas habitaciones tan al¬ tas y tan anchas: no encajaba, y, cuan¬ do iba de una parte á otra, más que ir me parecía rodar, produciéndome ma¬
reos como si asi fuese.
— Eso sería al principio. —Luego, los hermosos cuadros, los espejos de cuerpo entero, los muebles de raso, terciopelo y maderas finas, me co¬ hibían hasta el punto de sentirme ex¬ traño en mi propia casa, produciéndome cortedad y torpeza; siempre acobardado, tímido é inquieto como el que está fuera
de su centro,
—¡Es natural! El cambio... —¡No quiero recordar los placeres de
la mesa! Hasta entonces había sido mi
constante desayuno una cazuela de so¬ pas; al mediodía mi pucberete, sota, ca¬ ballo y rey; por la noche un guisado ó algo parecido; los domingos café y copa por la tarde, antes de ir á paseo: esta
alimentación es humilde, pero sana.
Para comer á lo grande, busqué el me¬ jor cocinero de la ciudad. ¡Dios no se lo
tome en cuenta! Me daba á diario pesca¬
dos y carnes cuyos nombres me eran desconocidos y que, apenas pronuncia¬ dos. se me olvidaban. ¡Qué inanias por
las salsas! En una todo era vinagre, en otras todo sal. éstas picaban como guin¬
dillas, aquéllas parecían ajo crudo des¬ leído. cuales de zumo de limón, y algu¬ nas de mostaza pura; cada plato con tres dedos de grasa y sazonado con to¬ das las especias habidas y por haber. A

estos guisos del demonio los llamaba cocina francesa. No dudo de que lo fue¬ ra; pero á mi cada comida me producía una indigestión y un cólico, hablando
en castellano.
—Lo comprendo, lo comprendo. —Tenía diferentes criados, y... ¿lo querrá usted creer?... en aquella casa tan lujosa, cuyo imponente silencio me entontecía, ellos se movían con tal li¬ bertad, tomaban y dejaban las cosas con tal desembarazo, sus trajes eran tan sencillamente elegantes, su lenguaje tan escogido y sus actitudes tan correc¬ tas. que con solo verlos me avergonza¬ ba; reconociendo allá, en el fuero inter¬ no de mi conciencia, que ellos eran más señores que yo, y yo el criado de todos
ellos.
—Preocupaciones de Y. —En el teatro, á las primeras escenas ya estaba dormido en mi luneta, y, co¬ mo es muy posible que roncase, fui el hazme reir de cuantos espectadores me rodeaban. De libros, ¡qué le he de decir á V.! Para mi, los de ciencia como si es¬
tuvieran en latín, los versos nunca me
han llamado la atención, y en cuanto á
las novelas son unas mentiras tan mal
ideadas, sus personajes hacen tantas majaderías y les suceden cosas tan dis¬ paratadas, que nunca pude acabar de
leerlas.
—¿Hizo V. algún viaje? —Si, señor: en cuanto llegaron los
calores del verano, tomé el tren y me fui á San Sebastián.
—¿Se divirtió V.? —¡Mucho! Como si me hubieran pues¬ to en un potro. — ¡Hombre! —Lo que oye V. Mi primer tormento empezó en el tren. Había tomado un billete de primera clase, fui mirando compartimiento por compartimiento, y, como no viera ninguno vacío, no me determinaba á ocupar un asiento por temor de molestar á los viajeros. En el
momento de echar á andar el tren, un
mozo de la estación me metió á puñados
en un coche, con mi maleta de mano, la
manta de viaje, la sombrerera y un lio compuesto de un quitasol, dos para¬ guas y tres bastones. Deshice los pies á una señora; al retroceder caí encima de otra; los bastones, por un milagro de Dios, no sacaron los ojos á dos caballe¬ ros; la maleta aplastó un sombrero, y la manta anduvo por el aire lo mismo que una pelota. Corrido, abochornado y tem¬
blando como un delincuente, me hice un ovillo sobre mi asiento para ocupar el menos espacio posible. Entre las pier¬
nas llevaba el lío de los paraguas, debajo
la sombrerera, sobre las rodillas la ma¬
leta y sobre la maleta la manta, detrás de
la cual ocultaba el rostro. Si tenía ganas de toser contenía el aliento para que no
dijeran; por la misma razón no estiraba las entumecidas piernas; en las estacio¬ nes no bajaba á comer por no mover¬ me; por la ventanilla veía pasar hom¬ bres y,mujeres pregonando agua fresca, y yo. muerto de sed. sufría el suplicio de Tántalo temiendo molestar; otras ne¬ cesidades me aquejaron, y... me aguan¬ té como pude. En fin, llegué á San Se¬ bastián en la misma postura que había adoptado al salir de mi pueblo, ¡Que viaje. Dios mió, que viaje!
—Pero, una vez en la fonda, se des¬
quitaría V. con creces.
—Si; me sentí más aliviado... porque cambió de dolor.
—¡Como!
—Precisamente uno de mis sufrimien¬
tos era la comida. ¡Ah! ¡La mesa redon¬ da! Enfrente de mi, á mi derecha, á mi izquierda, y reproduciéndose en los es¬ pejos de las paredes, elegantes damas, apuestos caballeros, muchachas atrevi¬ das, jóvenes osados, y. en todas partes, rostros para mi altaneros, miradas des¬ deñosas. burlonas sonrisas y palabras de doble sentido. Posible es que ni re¬ parasen en mi siquiera; pero yo estaba persuadido de que no se ocupaban de otra cosa. En tal situación, imposible

pasar bocado; asi es que. cuando el mo¬ zo me servía, al primer envite decía basta, si no rechazaba el plato, como
sucedía las más de las veces. Fuera del
comedor era un autómata que maneja¬ ban á su placer todos los industríales que en las poblaciones muy concurridas se dedican á explotar á los forasteros. Si tropezaba con un bañista, la conversa¬
ción se enredaba de tal suerte que con¬
cluía por zambullirme en el mar sin te¬ ner ganas y acaso comprometiendo mi salud ya quebrantada; ya cogia una in¬ solación con motivo de un paseo por el campo; un compañero de hospedaje, que se había propuesto vivir á mi costa, me hacía atracar en el café de indigestos pastelillos ó bien de esa cerveza amarga que nunca he podido atravesar. No te¬ nía carácter para resistir, por lo mismo que frecuentaba una sociedad que no era la mía: uno me dejaba y me tomaba otro. Al fin volví á mi casa baqueteado, lacio, mustio, como un costal que, fac¬ turado, se le arroja en cualquier parte y se le trasporta de su casa á la estación y
de la estación á su casa. Caí malo, llamé
al médico y me aconsejó que llevase una vida más modesta y tranquila.
—Sin ser médico, yo le hubiera dicho
á Y. lo mismo.
—Pues no por eso mejoré. Es verdad que ya no hubo laberintos de habita¬ ciones lujosas, de criados etiqueteros y de cocina francesa; pero si con esto aca¬ bó mi aturdimiento y comenzó mi repo¬ so, con ®1 reposo vinieron la melancolía, la tristeza, la pasión de ánimo y el no saber qué hacer de los dias y de las noches. Entonces la imagen de mi tien¬ da se me representaba constantemente
con hermosos colores. La rondaba como
un enamorado á su novia. De noche, en
eLestrellado firmamento, veía las tijeras resplandecientes de luz. Ambicioné aca¬ bar mis dias cortando pantalones y cha¬ quetas de pana, blusas para los obreros, y camisas y calzoncillos de algodón. ¡Con qué deleite recordaba los disgustos con mis parroquianos, las batallas que sostenía para cobrar á los morosos, las tertulias con mis colegas, en las cuales despellejábamos á todo bicho viviente,
sobre todo al Gobierno! Un día, el mé¬
dico. dejando los males del cuerpo, tomó el pulso á los del alma. Yo se lo confesé todo, y entonces él me dijo:—«D. Pláci¬ do, hay que volver al comercio.» Pagué á peso de oro el traspaso, me instalé de allí á poco y volví á recobrar la alegría y la salud.
—Una rutina como otra cualquiera. —No, señor; no es rutina.
—O manía: llámelo V. hache.
—Tampoco: es la costumbre adqui¬
rida.
—Lo mismo da costumbre que rutina.
—No da lo mismo. El médico me lo
explicó entonces divinamente. La cos¬ tumbre es una ley. El pájaro no vive en el aire ni el pez en el agua por rutiua.
Cada animal tiene su naturaleza, y se¬ gún su naturaleza son sus hábitos.
—Pero el hombre que vive en un pa¬ lacio es tan hombre como el que vive en
una choza.
—Si y no. porqué si los cambia V. de
habitación se morirá en la choza el del
palacio, y el otro convertirá el palacio en choza ó no podrá vivir. Una misma planta adquiere en cada zona distinto
desarrollo cuando se la cultiva en tiem¬
po oportuno; pero si una vez desarrolla¬
da la cambia Y. de zona, morirá irremi¬
siblemente aunque á su lado florezcan otras hermanas suyas en especie. Si es¬ tuviera aqui mi médico, le explicaría á V. lo que es la costumbre en el hombre,
como crea en lo moral su carácter y en
lo físico su temperamento, de que ma¬ nera su organismo se adapta al medio en que vive como si se vaciara en un molde, y... en fin. de esta suerte le de¬ mostraría á V. que la amistad, el amor, lo que pensamos y cuanto creemos, arranca de la costumbre y nada más que
de la costumbre.
—¿También eso?

—Pues, mire V., á mi me puso ejem¬ plos y me convenció. El que es maho¬ metano, ya puede V. asegurar que entre
mahometaeos ha nacido.
—Cierto, porque los mahometanos no se dan, que yo sepa, por generación es¬ pontánea.
—Ni los afectos tampoco. Asi se expli¬ ca que yo haya tomado tanto cariño á los objetos que me rodean. Hace veinte años, cuando compré esta butaca, 1® mismo me importaba que hubiera sido ésta que otra; pero hoy no la cambiaría por el trono de un monarca. Forma ya como parte de mi mismo, está ligada á
mi existencia con los lazos de muchos
recuerdos, y, si la perdiese, lo sentiría como una desgracia. Ahora comprende¬ rá V. por qué. llevando sesenta años en mi oficio y á pesar de tener miles de duros, no suelto las tijeras ni traspaso
el establecimiento.
Vicente Colorado.
MURIENDO DE AMOR
Blanca luna, que recorres lentamente el firmamesto, que das al alma contento, calma y paz con tus fulgores; tú* que adormeces las flores y arrullas, en dulce sueño,
de mi corazón al dueño
con tu luz tranquila y suave: dile que mi mal no agrave, di que cese en su desdeño.
Tú, que con tu luz la bañas y la besas y acaricias, gozando tantas delicias mientras conmigo se ensaña: dile que tanto me daña
con su fría indiferencia
que es martirio mi existencia, que es un continuo suspiro, que yo por ella deliro y que agrava mi dolencia.
Di que de tanto sufrir tengo el alma destrozada; dile que mi vida acaba, que pronto voy á morir. Di que de tanto sentir, di que de tanto adorar, dile que de tanto amar, mi vida se va extinguiendo,
la fiebre me va invadiendo, mi existencia va á cesar.
Luna, corre presurosa;
no te detengas te ruego: corre, corre y vuelve luego, porque mi alma está ansiosa.
Más, si acaso ella reposa,
vélala con dulce anhelo; y si en tanto mi alma el vuelo remonta, libre y dichosa, hacia la mansión gloriosa, di que aun la amaré en el cielo,
Pedro de Carpí.
Variedades
EL GORCH BLAU
LA G-ARGANTA MÁS HERMOSA DE ESPAÑA
No es posible encontrar mayor belleza para los ojos sorprendidos del viajero, cuando baja de risco en risco por el di¬ fícil sendero que conduce de Nuestra Señora de Lluch á Sóller, que la gar¬ ganta del Gorch Blaú.
Un tajo sobrenatural y esforzado de gigante hendió la montaña, y por la
brecha abierta en la roca dura discurren
las aguas formando á la entrada un in¬ menso remanso de algunas brazas de profundidad y de una agua mansa transparente y verde, como una inmen¬ sa esmeralda liquida.
Cuanto de sorprendente creó la natu¬ raleza. fué agolpado en aquella hendi¬
dura. Los árboles de tamaño colosal cre¬

cen por entre las grietas de las rocas; festones de verdura cuelgan en inmen¬ sas guirnaldas hasta tocar los bordes del abismo transparente y cristalino. Jamás peligro alguno atrajo al viajero con la atracción misteriosa que ejerce el fondo transparente de aquella esmeral¬ da líquida.
Cruzando el puente de origen celta con trozos de restauración arábiga, y pasando por la resbaladiza roca above¬
dada en medio del silencio solemne de
la naturaleza toda, siendo del cielo un
girón, una rasgadura azul cuyos reflejos se combinan con la transparencia verde
de las aguas, se siente un instante de abandono y de desmayo, un fugaz im¬ pulso de dejarse resbalar, de dejarse ir como atraído por una emanación tibia y
húmeda de caricia enervadora subida
del fondo de las aguas.
Jamás apareció el caído. Forma la ro¬ ca pozas y cavernas ocultas por plantas acuáticas. Las leyes de la gravedad ex¬ plican la desaparición lógica. La fanta¬ sía explica también la desaparición so¬ ñada. En el fondo misterioso de aquel remanso viven las ondinas de la balada; las ondinas de ojos verdes y diáfanos que atraen á sus cavernas misteriosas, para vivir entre caricias, la leyenda enloquecedora de los lotofagos.
No pases, lector, del otro lado del puente en el inmenso socavón que for¬
ma la roca, si de antemano no has sen¬
tido la cabeza firme y no purgaste de fantasías tu imaginación. Allí, en el in¬ menso y misterioso lago, desaparece el mundo real por otro lleno de misteriosos y fantásticos hechizos. En el silencio so¬ lemne, y ante la majestad serena de las aguas, toman las rocas lustrosas de la orilla turgencias de mujer. Misteriosos
riscos venidos del fondo de las cavernas
remedan llamarte; trae la brisa á tus oídos oquedad de suspiros, remedo de risas, susurro de frases. Y cuando vuel¬
ves los ojos atónitos, interrogando aquel rincón abandonado y espléndido, en el fondo, y al ras de las aguas, los nenú¬ fares antójanse pupilas de ojos femeni¬ nos abrillantadas por la diabólica y fu¬ gaz sonrisa de la promesa.
Es fama que jamás se enturbiaron las aguas de aquel lago. El Gorch Blau per¬
manece de un verde azulado durante
todo el año. Arrojáis grandes puñados de tierra, y antes de que lleguen al fon¬ do, las aguas tragaron el color, y la tie¬ rra y las piedras descienden con tono y
matiz azul verdoso.
Cuenta la tradición que en la gran matanza de los piratas berberiscos rea¬ lizada en Sóller, allí se refugiaron mu¬ chos. y sobre los bordes del lago fueron degollados.
El agua tragó sangre con avidez in¬ creíble. sin que se tiñera por un momen¬ to de rojo la verde transparencia de es¬
meralda.
Siglos más tarde, el virrey Velázqueg acuchilló en el puente los dispersos de la sublevación de pageros; al día si¬
guiente no se encontraron restos de san¬ gre ni de matanza.
Hay en el fondo del lago un no sé qué de perversidad misteriosa y atrayente.
Quien le viera una vez no olvidará sií recuerdo y huirá para siempre del mis¬ terio de los ojos verdes,

R. Burgukté,

(Del Alrededor del Mundo.)

■

MI ■

Sobre la longevidad

Dice un escritor:
«Hay que convenir que la longevidad
es, ante todo, proveniente del orden
moral.
Sólo la paz del alma la mantiene. To¬ dos los lougevos están de acuerdo en que la sobriedad y el método uniforme de vida que observaron les prolongó la
existencia.
El proverbio antiguo;

SÓLLER

«Levantarse á las seis, comer á las 1 anejo, y nombrará libremente, dentro

■ íez.

del vecindario, una comisión liquidado¬

<5enar á las seis, acostarse á las diez. ra é interventora para que asuma todas

Hacen vivir al hombre diez veces las facultades de las Corporaciones y au¬

Jiez,» no deja de tener en su favor la
«experiencia.
Considerando la cosa desde el punto

toridades ordinarias, inclusas las de la alcaldía; practique la liquidación, resol¬ viendo todas las cuestiones y dificulta¬

•de vista de la profesión que ejerce el in¬ des que ésta implique; administre y rija dividuo, la estadística nos dice que el el Municipio, la rnanconidad ó el anejo

oficio ó carrera, que más años de vida
proporciona es la del pintor artista. La •coüteoiplación plácida de la naturaleza y el reposo moral en que debe hallarse '«I alma del pintor/se honores nonmutant mores), é sea en buen romance, si la po¬
sición desahogada no acarrea costum¬
bres desarregladas, ha de contribuir por

puesto en tutela, y forme el inventario definitivo, el presupuesto extraordinario imprescindible y el presupuesto ordina¬ rio del subsiguiente año, de modo que luego se puede anudar ó emprender el régimen normal y alzar la tutela.
Si la comisión liquidadora nó hallase modo de cumplir su encargo, propondrá

- fuerza b prolongar la vida.

la incorporación del Municipio á otro ú

En cambio, la profesión que más sue¬ otros limítrofes, la disolución ó reforma

le acortar la existencia es la del hombre de la mancomunidad ó la fusión del

, ¿político. No obstante, Mazzini, Tiñera, anejo que estuviesen en tutela. Bismarck, Gladstoiie, Espartero y Sa- La comisión provincial intervendrá

gaata, muertos octogenarios los más y cuando la comisión liquidadora no cum¬

septuagenarios eon recargo el resto, ate¬ pla su cometido.

núan los datos de la estadística.

También las corporaciones municipa¬

sión turnarán anualmente los diputados por el orden de mayores á menores vo¬ taciones obtenidas, y según este mismo orden, sustituirán unos diputados á otros en los tales cargos, el de presiden¬ te ó cualquiera otra. Las vacantes de di¬ putado provincial, temporales ó definiti¬ vas, se cubrirán por los suplentes, guardando entre éstos aquel mismo
orden.
La Diputación celebrará dos sesiones
ordinarias al año, una dentro del cuarto
y otra dentro del décimo mes.
Habrá sesiones extraordinarias en los
casos que determina el proyecto. El presidente ordenará los pagos y
formará y rendirá las cuentas de la ges¬ tión de cada período ó presupuesto, las cuales serán censuradas y aprobadas ó reparadas por la Diputación provincial del modo que indica la base vigésima segunda.
El presidente, ó quien le reemplace, tendrá asignados gastos de representa¬ ción, y los vocales de la comisión pro¬

También se ha comprobado que los «asados- han vivido más que los solteros. Este es un dato precioso é indica que para vivir mucho no basta evitar las ■emociones, sino que es menester vida •ordenada. ¡Cuántas solteronas forzosas -se alegrarán con este dato y suspirarán para que sea persuasivo para los solteros
«¡recalcitrantes!»
—«*K3^

les cuyos presupuestos ordinarios se vincial, dietas, cuya máxima cuantía

saldaren con descubierto durante tres respectiva determinará la ley.

años consecutivos podrán ser puestas en

Base 20. Corresponderá á la Diputa¬

tutela, encargando á una comisión, por ción regir y administrar ios intereses

el tiempo y según las reglas antes ex¬ peculiares de la provincia, con sujeción

presadas, la reforma y organización de: á las leyes. Deliberará y acordará sobre

la Hacienda municipal, y si ello no fue- creación, conservación y mejora de ser¬

re asequible, la comisión interventora vicios; adquisición, custodia, disfrute,

propondrá la agregación á otro Munici¬ conservación y disposición de bienes;

pio. Acordará la comisión provincial lo autorización para celebrar, modificar ó

que importare al buen éxito de esta tu¬ cancelar contratos, formación de presu¬

De la Península

tela, y contra su decreto se admitirá al¬ puestos, censura; y aprobación de cuen¬ zada para ante el ministerio de la Go¬ tas y constitución de la Diputación

bernación, quien someterá al Consejo de misma.

'PROYECTOS DE MAURA

ministros y publicará la providencia de¬ Base 21. Define las atribuciones de

finitiva, sin ulterior recurso.

la comisión provincial, y deben ser co¬

-REFORMAS ES LA ADMINISTRACION LOCAL

Base 15. Para designar y ordenar sus nocidos íntegros sus términos.

recursos, las corporaciones tendrán la

Base 22. Se refiere ai inventario de

(Conclusión.)
Base 12. No se complicarán la admi¬ nistración municipal, ni su contabili¬ dad, con los auxilios ó cooperaciones que en cada localidad necesite la ges¬ tión de la Hacienda pública.
Mientras subsistan encabezamientos
vpor consumos ó cédulas personales, esta carga figurará en el presupuesto entre dos gastos forzosos, y será exigida de manera que no motive intrusiones de los agentes del Estado en la administra¬ ción del Municipio, salvo casos de tute¬ la, de que se hablará más adelante.
No podrá encargarse al Municipio de la cobranza de impuestos del Estado ó de la provincia ni constituirse en segun¬ do contribuyente con relación á estas
entidades.
Cuando necesiten apoyo de la autori¬ dad local los agentes recaudadores del
.Fisco, entenderán en ello los alcaldes
como representantes del gobierno, con *ó sin asistencia, según los casos, de las representaciones gremiales interesadas; pero siempre manteniéndose extraña al servicio de la Hacienda del Municipio.
Añade la base algunas instrucciones
'para hacer más eficaz la independencia
de la administración comunal.
Base 13. Para disponer en cualquier modo de los bienes del patrimonio co¬

libertad compatible con la necesidad de cubrir los gastos y la observancia de las disposiciones vigentes. Se hace enume¬ ración de los recursos permitidos, entre ios cuales se autoriza el impuesto sobre
el inquilinato. Los acuerdos sobre recursos para do¬
tar el presupuesto podrán ser impugna¬ dos por los vecinos.
En lo sucesivo no se formarán ni
aprobarán por los Ayuntamientos pre¬ supuestos adicionales.
Base 16. De la gestión de cada perío¬
do rendirá el alcalde cuenta formal y
comprobada. Su aprobación corresponde al Ayun¬
tamiento, con facultad de revisión por el
que se constituya con posterioridad. A
esta revisión definitiva podrá asistir con voz. aunque sin voto, un comisario fis¬ cal nombrado por el gobierno.
Base 17. Establece responsabilidad civil para quien quiera que ejerza fun¬ ciones públicas en la administración lo¬ cal. Los concejales que, conociendo los hechos ocasionales de la responsabilidad los huyan aprobado ó consentido con su voto, la as-muirán directamente como propia.
Base 18. El gobernador de cada pro¬ vincia representará en ella al Consejo de ministros y ejercerá la autoridad supe¬
rior en el orden civil.

bienes y deudas provinciales, en forma análoga á lo prevenido respecto de los Municipios.
También enumera los recursos con
que se podrán dotar los presupuestos y
el modo de ser administrados éstos.
Base 23. Se refiere á los empleados
de la administración local, é introduce en el régimen actual novedades de im¬
portancia. Base 24. Respecto de todas las mate¬
rias que integran el régimen y la admi¬ nistración de los Municipios y las pro¬ vincias, no tratadas en las bases prece¬ dentes, se acomodarán á lo estatuido en ellas y se incorporarán al texto de la ley los preceptos que rigen eu la actualidad, cuidando de que no resulten alteradas en las Provincias Vascongadas y Nava¬ rra las especialidades hoy subsistentes
en ellas.
IMPRESIÓN DE LA QUINCENA
El proyecto de organización de los municipios y diputaciones leído por el
señor Maura en el Senado, á nadie inte¬ resa tanto como á la clase agrieultora.
Puede afirmarse que toda la trascen¬ dencia que indudablemente entraña, de¬
riva del cambio de vida con que, por su

munal, que deberán ser inventariados, -el acuerdo se habrá de adoptar en sesión convocada con ciertos requisitos.

Todos los gobernadores tendrán igua¬ les facultades, y éstas serán las que hoy les asignan ó en lo sucesivo les asigna¬

medio, de pretender regenerar á los pue¬ blos rurales de España, que hoy carecen de medios hábiles para regir sus intere¬

Quedan autorizados los Ayuntamien¬ ran las leyes, con las modificaciones es¬ ses y acondicionarlos á sus necesidades

tos para conceder á I03 braceros de la tablecidas en estas bases respecto de la más primordiales.

localidad, mediante acuerdo que tenga administración local.

¿Podrá lograr esto el señor Maura?

los requisitos mencionados, sus bienes Los gobernadores de Madrid y Barce¬ No emitiremos, de momento, un cri¬

de aprovechamiento común ó de pro¬ lona percibirán la cantidad de 30.000 terio concreto acerca de la bondad ó de

pios, á censo, aparcería ó usufructo ó pesetas, sumados el sueldo para cuyo la insuficiencia del proyecto, porque nos

cualquiera otra clase de contratos que abono tengan aptitud legal, asignación falta conocerlo en los detalles de su apli¬

tío impliquen enajenación ó desmem¬ complementaria de dicha cantidad en cación; pero no hemos de ocultar que, á

bración del dominio patrimonial.

concepto de gastos de representación; primera vista, palpita en él un deseo, al

Detalla á continuación minuciosa¬
mente las condiciones en que podrán los Ayu ota mica tos contratar empréstitos,

los gobernadores de otras diez provin¬ cias, un total de 22.500 pesetas por la suma de ambos conceptos; los de otras

parecer sincero, vivo y nuevo de algo
que á voz en grito reclama hace tiempo el país, de algo que está en la conciencia

preservando de tales obligaciones los re¬ veintisiete provincias, 17.500 pesetas, y de todo el mundo, escepto en las redac¬

cursos ordinarios y asegurando la bue¬ los de las diez restantes, 15.000 pesetas. ciones de los periódicos madrileños de

na inversión de las cantidades tomadas
á préstaido. Base 14. En todo Municipio, manco¬

Haber sido diputado provincial, dipu¬
tado á Cortes ó senador, una ó muchas
veces no dará aptitud legal para ser

gran circulación que se irrogan el privi¬ legio de monopolizar la opinión pública, sin consultarla, y viviendo la vida de

munidad ó agregado, los alcaldes, los nombrado gobernador.

los políticos de eterna oposición, con¬

'presidentes de junta y los pedáneos de¬ La tendrán los que durante cuatro funden el interés de partido con el bien

berán llevar al corriente un inventario años cumplidos hayan sido vocales de de la patria.

-de los bienes y derechos de la pertenen¬ comisión provincial, antes ó después de En Madrid, prensa y políticos, han

cia de aquéllos.

la presente ley.

lanzado á los cuatro vientos un tremen¬

Formarán capitulo especial las deudas Base 19. Cada provincia elegirá, en do anatema contra el proyecto, como si

y obligaciones existentes, más las alte¬ raciones que sobrevengan.
Una vez constituidas las corporacio ¬

un solo escrutinio, los diputados pro¬ vinciales en número equivalente á la cuarta parte de los que ahora forman la

se tratara de un enemigo formidable que atentara contra nuestra vida, y todos, con perfecta unanimidad, dándolo ya

nes municipales, procederán á liquidar corporación. Se exceptúan: Alava, que por muerto, prescinden en absoluto de

las obligaciones que existan á cargo, elegirá cinco diputados, y Navarra, mencionar lo bueno que sin duda ofrece

respectivamente, de los Municipios, de donde no se hace novedad. Siempre se¬ y glosan y pregonan, á son de trompe¬ las comunidades ó de los anejos. La li¬ rán elegidos á la vez otros tantos su¬ tas y clarines, los defectos ó inconve¬

quidación se ajustará á las bases que de¬ plentes.

nientes de carácter político que puede

termina el proyecto, para separar lo pa¬

La Diputación nombrará de su seno contener y los posibles fracasos á que

sado de lo.futuro.

un presidente, que también lo será de puede conducir su torcida aplicación á

Si transcurre un año sin estar concer¬ la comisión provincial, formada con la práctica.

tada la liquidación y habilitados los re¬ otros dos diputados. El presidente diri¬ Per® esta cruzada, lejos de convencer¬

cursos para una normal cancelación de mirá con voto de calidad los empates en nos, lejos de prevenirnos en contra, nos

las deudas, el gobernador, oída la comi¬ cuantas deliberaciones ó votaciones in¬ predispone á favor del plan combatido,

sión provincial, declarará sujeto átatela tervenga.

porque nada hay humano, bueno y ex¬

el Municipio, la .mancomunidad ó el En los cargos de vocales de la comi¬ celente, que por este sistema de oposición

no pueda ser vituperado y puesto en en¬
tredicho.
Si todos los partidos aprecian la des¬
centralización administrativa como re¬
forma indispensable, ¿por qué ahora que
esta se halla sobre el tapete, no coope¬
ran á ella señalando los medios que pu¬
dieran completar la obra del señor Mau¬
ra, en vez de condenarla á muerte?
¿Pretenden acaso lograrla derribando
esta obra?...
Si la creen poco radical, que lo duda¬ mos, (aunque estarían tal vez en lo cier¬ to] ¿por qué no emplean sus energías en una campaña dirigida á puntualizar y ampliar el concepto de la administración municipal en el sentido de comprender la enseñanza, la higiene, los intereses materiales., la policía, la justicia, las obras públicas, etc., etc.?
Tememos que la atmósfera mortífera que se ha creado alrededor del.proyecto, acabará por inutilizarlo y por dejar al país tan mal parado como siempre, con los municipios rurales á merced de los más osados convertidos en órganos perpétuos del caciquismo, vivirán ejercien¬ do de agentes del fisco y de los gober¬ nadores, carecerán de recursos propios .y de facultades para mejorar y adminis¬
trar libremente los intereses de los pue¬
blos, y, como fatal resultado, la residen¬ cia en el campo seguirá siendo poco menos que incompatible con la vida ci¬ vilizada de los modernos tiempos.
¡Podrán quedar satisfechos de su obra
los autores de la cruzada!...
(De El Mundo Agrícola.)
Del Extranjero
LOS DRAMAS DEL MAR
Marsella 7.—-Próximamente á las cua¬
tro de la tarde comenzaron á circular
rumores de haber ocurrido un terrible
siniestro, que desgraciadamente no tar¬
dó en confirmarse, conociéndose poco
después muy tristísimos detalles de la catástrofe, que se produjo por el choque
de dos vapores.
El hecho, según las noticias conocidas hasta ahora, es el siguiente:
El vapor «Insulaire», de la Compañía Fraissinet, saltó á las once y media, di¬ rigiéndose á Bastía.
Cuando se encontraba á siete millas
del puerto, encontró al vapor «Líbano», de la misma Compañía, que venía de Córcega conduciendo 200 pasajeros.
Sin duda por causa de una falsa ma¬ niobra se produjo un choque terrible entre un© y otro, quedando destrozado el «Líbano», que desapareció á los pocos
momentos.
El «Insulaire», por su parte, también sufrió grandísimas averías en la parte de babor, viéndose obligado á regresar
á Marsella.
El vapor «Balkan», que había salido
al mediodía con rumbo á Constantina,
prestó los primeros auxilios; regresó con 31 cadáveres. El vapor pilato que se hallaba en aquellas aguas, trajo
otros 10.
Mato do un náufrago
París 8.—«Le Soleil» publica hoy un telegrama de Marsella dando cuenta del
relato de la catástrofe, hecha á uno de
sus redactores por un pasajero del vapor
«Líbano».
Dice el citado pasajero que á las doce de la mañana, cuando todo el pasaje se
hallaba sentado á la mesa, almorzando,
se produjo extraordinaria alarma al oir repetidísimos silbidos de la sirena del
vapor.
«Todos los pasajeros subimos á cu¬
bierta, é inmediatamente nos dimos cuenta de nuestra situación, al veravanzar á toda marcha al «Insulaire».
Desde aquel momento, los silbatos de los dos vapores no cesaron de funcionar
alternativamente, como haciendo seña¬
les, que más produjeron confusión que otra cosa, puesto que el «Líbano», no se desviaba de su dirección y el «Insulaire»
continuaba avanzando.
El capitán del «Líbano», sobre el puente, daba órdenes sin ton ni son; pero el movimiento del timón que pudo salvarnos no llegó á efectuarse.
Los pasajeros, trastornados por el pe¬ ligro é irritados contra lo que creían inercia culpable del capitán, hacían á éste observaciones muy vivas, dirigién¬ dole no pocos reproches».
El pasajero á que se refiere «Le Soleil» achaca toda la responsabilidad de lo su¬ cedido al capitán, por haber perdido por completo la serenidad.
«En efecto; después de algunos segun¬ dos de angustia se produjo el terrible choque, y, empujado el «Libano» por

avante, fué proyectado á 200 metros del lugar de la colisión.
Corrimos aún algún tiempo I03 pasa¬ jeros sobre cubierta, porque el barco se fué hundiendo lentamente, dando lugar á que se lanzacen al agua algunos bo¬ tes, en los cuales se colocaron algunas
personas.
Momentos después se hundía el vapor, arrastrando consigo racimos humanos de pasajeros, que se agarraban á los pa¬
los y cuerdas del barco. Un grito horrible salió de todos los
pechos, y después... nada».
Más detalles
«Le Petit Journal», con referencias á
noticias de Marsella, dice que cuando el
vapor «Insulaire» regresó al puerto, después de la catástrofe, llevaba todos
sus botes colocados en los pescantes, he¬
cho que ha sido señalado á las autori¬
dades.
Supónese que la causa de haber tan¬ tas víctimas ha sido el apiñarse todo el pasaje del «Líbano» eu la proa, que fué
precisamente el sitio por donde se hun¬
dió dicho barco.
En la misma parte había varias tien¬ das de lona, dentro de las cuales perecie¬ ron algunas personas.
Marsella 7,—Siendo anos 200 los pa¬ sajeros que conducía el «Líbano,» se consideran perdidos la mitad de los
mismos.
No se conoce el número oficial, por estar hoy cerradas las oficinas de la
Compañía. Unos 40 pasajeros han sido salvados
por el «Blechap» y por el vapor austría¬ co «Rakocsy».
Un inmenso grito desgarrador se es¬ cuchó, seguido de un silencio de muerte.
Las máquinas hicieron explosión, pro¬ duciendo un burbujeo considerable, que
duró más de cinco minutos.
REVOLUCIÓN EN SERVIA
Madrid 12.—Telegrafían de Belgrado diciendo que ha estallado en Servia la revolucióu que hace tiempo se venía tramando para sacudirse el yugo del Rey tirano Alejandro.
Anoche fué asaltado por los cospiradores el palacio Real, penetrando en él después de escasa resistencia, que les opusieron los guardias.
Conseguido el asalto, el oficial Ranmovitch que estaba de ayudante de S. M., saltó por medio de la dinamita la puerta del dormitorio de los Reyes, obli¬ gando revólver en mano á Alejandro á que abdicaba; el Rey se apoderó del re¬ vólver que llevaba su ayudante, asesi¬
nándole.
Inmediatamente se escaparon los Re¬ yes casi desnudos huyendo por los teja¬
dos ante el temor de ser alcanzados por los revoltosos.
Varios oficiales notaron la fuga, per¬ siguiendo á los Reyes y acribillándoles
á tiros.
Después los cadáveres fueron arroja¬
dos al del Palacio Real.
* **
Han sido expuestos en el palacio Rea dé Belgrado los cadáveres de los Reyes, los que han sido visitadísimos por gen¬ tes del pueblo.
Esta noche llegará el Rey D. Pedro, el cual cuenta cincuenta y siete años de
edad.
Han sido asesinados los hermanos de
la Reina y todos los funcionarios pala¬
tinos.
Se ha proclamado la Constitución de
1901.
Han jurado su cargo los nuevos mi¬ nistros, quienes fueron vitoreados por el pueblo.
Reina en Belgrado gran entusiasmo,
ostentando casi todos los edificios col¬
gaduras.
Numerosas bandas de música reco¬
rren las calles de la ciudad.
* **
La revolución que lia estallado en Servia fué originada por haber tratado el Rey Alejandro de abdicar la corona
en uno de los hermanos de su esposa.
El jefe de los conspiradores ha sido
nombrado Ministro de Agricultura. El nuevo Gobierno ha dirigido una
proclama al pueblo manifestándole que los amigos del pueblo servio y de la Pa¬
tria. en estos momentos críticos se han
reunido y formado un gobierno al que deben agruparse todas las fuerzas vivas del país para mantener el orden y ga¬ rantir la seguridad de sus subditos.
Además se hace constar en este docu¬
mento que queda establecida la Consti¬
tución de 1901.

SOLLER

.3

LOS RESTOS DEL «CRISTINA»

zar los trabajos para su completo arre¬

glo. Allí se estorba, y es forzoso aban¬

El Mercantil, de Manila, llegado por el último correo publica un interesante artículo, firmado por D. Luis Moreno Pérez, en el cual se relatan los inciden¬
tes de la excursión organizada para vi¬
sitar los restos del crucero Reina Cristi-
tina, que sirvió de tumba á tantos héroes españoles en la luctuosa jornada de Cavite, y de cuyo fúnebre hallazgo nos dió
el cable noticias.

donar tan triste como curioso examen.
No tengo alientos para contar las im¬ presiones por mí recibidas en la visita del Reina Cristina. Aquello ya pasó á la Historia, que, maestra en el relato de los acontecimientos, los detallará, juz¬ gándolos, en su dia. Sólo se me ocurre
exclamar, como veneración ante esa re¬
liquia extraída de las aguas: ¡Gloria á los héroes! ¡Paz á los muertos!»

«La presencia del Cristina—dice el
artículo á que nos referimos,—-causó á

todos los excursionistas una impresión
extraordinaria.»

Crónica Local

«Aquella mole de hierro—continúa
el Sr. Pérez -extraída del fondo del mar
á costa de grandes trabajos, no se man¬ tenía derecha y gallarda. Por el contra¬
rio, estaba algún tanto torcida, como si
aun sintiera los dolores de la terrible
hecatombe sufrida á su bordo.
El casco, de un color indefinible, tenía adosadas grandes cantidades de algas y moluscos, tapando en algunas partes las
ventanas de los camarotes y las líneas
de planchas de hierro que forman los
costados.
Por todas partes lo mismo: herrum¬
bre, légamo, moluscos...

Las obras practicadas por administra¬ ción municipal durante el mes de Mayo último importaron 1284‘05 pesetas.
Consistieron dichas obras en recompo¬
ner el piso eu la calle de la Gran-Yía, pintar los faroles del alumbrado público, limpieza verificada eu las calles, plazas y
alcantarillas de esta localidad y cauce
del torrente mayor, colocación de varias farolas, construcción de dos muros de contensión, uno de ellos en el camino de «Las Argilas» y dos sumideros dentro la población y reconstruir un empedrado y un poyo en la Plaza de la Constitución.

Por raro contraste, la parte que más
limpia se presenta es aquella que dió
la cara al combate. Las planchas están
carcomidas; con sólo tocarlas se despren¬ den partículas de hierro, tanto han mi¬
nado eir ellas las sales marinas.
Todos buscamos con ansiedad algo que
justifique el poder de esas grandes mᬠquinas de hierro de que se componía la
entonces escuadra enemiga. Pero nada: el casco está terso; ni un mal boquete,
ni una rozadura.
Los encargados del salvamento de es¬
te barco habían colocado una esealera en

A la fiesta que tuvo lugar el domingo
último en Miramar en honor de la San¬
tísima Trinidad asistió escaso número de
personas de este pueblo.
Reinó mucha animación durante el
día en los caminos y carreteras de las
posesiones de S. A. R. el Archiduque de
Austria.
Con toda solemnidad se celebró, en
aquel oratorio, la misa mayor á las diez
de la mañana, con música, bajo la direc¬ ción del maestro Torres, predicando el M. I. Sr. D. Mateo Rotger, Canónigo.

la banda de escribor, por donde suben á
practicar las operaciones. Por allí subi¬ mos nosotros, sintiendo impresión bien
triste al contemplar la cubierta.
Los vigilautes impiden á los curiosos pasar más allá de un lugar muy limitado.
Cuanto abarca la vista sólo es ciégamo

El domingo último la «Banda Munici¬ pal» tocó en la Plaza de la Constitución variadas piezas de su repertorio. Tam¬ bién amenizó la velada del jueves, sien¬ do regular la concurrencia que vimos por dicho sitio.
*

confundido con los salientes de las esco¬

**

tillas, puente ventiladores y chimeneas.
Allí están los sitios que mantuvieron

La banda «Unión Sollerense» ejecutó
igualmente algunas piezas musicales en

los cañones, la rueda del timón, algún la noche del jueves en la barriada del

salvavidas y otros objetos que han res¬

Convento, en cuyo punto sabemos toca¬
rá todos los días festivos.

petado las corrientes marinas
años.

de

cuatro

I

Hubo por aquel punto bastante ani¬

Hacia la izquierda de la banda de es¬ mación.

tribar todavia no han dado principio las

\_\_

exploraciones; todo está en la misma Con la magnificencia acostumbrada se
forma como ha salido del mar.; pero aún celebró el jueves, en nuestra iglesia pa¬

así, eu aquellas capas de cieno parecen rroquial, la festividad del Corpus Chrisii. observarse los indicios del zafarrancho, A las nueve y media fué expuesto el

las huellas de aquellos valientes marinos Santísimo Sacramento; cantáronse acto

que sacrificaron su vida por la patria. seguido horas menores y la misa mayor
Al pié de la escala que conduce á los á toda orquesta, ejecutándose la partitu¬
camarotes vénse algunos restos huma¬ ra del maestro Sr. Torres. Ocupó la cá¬

nos.—:¿Serán los de Cadarso?—se oye preguntar. Y no cabe duda, porque un precioso detalle así lo justifica. Cerca de aquellos huesos se ha encontrado un re¬ loj de bolsillo con una C grabada en la
tapa.
No hay tiempo para observar más.
Las cuadrillas de obreros invaden la cu¬

tedra del Espíritu Santo el joven pres¬ bítero D. Miguel Rosselló, quien de una manera elocuente esplicó al numeroso auditorio el misterio de la Eucaristía.
Por la tarde se verificó la procesión,
que resultó lucidísima, pues asistieron á
ella muchísimos fieles é infinidad de ni¬
ños y niñas vestidos de santos y santas,

bierta del barco y se disponen á comen- además de los pendones y estandartes de

las cofradías. Las figuras de muchos santos y la grande imagen de la Reina de los cielos, eran llevadas en andas.
Precedidos de sus estandartes concurrie¬
ron al acto alumnas del Colegio de MM. Escolápias, la «Asociación de Hijas de María» y la «Cofradía del Santísimo.» Acompañados de sus respectivos profe¬ sores, vimos en la precesión á los alum¬ nos de la escuela de párvulos, á los del Colegio de 1.a y 2.a enseñanza de la ca¬ lle de Isabel II, á los de la segunda es¬ cuela pública, á los de la «Academia Mercantil» y á los de la escuela de la
Huerta. En último término era llevada
por sacerdotes la Sagrada Forma, bajo palio, cerrando la procesión la autoridad eclesiástica, el Ajuintamiento presidido por el alcalde Sr. Puig, las autoridades militares y la «Banda Municipal», que después de saludar á S. D. M. con la marcha real, tocó escogidas piezas du-
íante la carrera.
Las calles por donde había de pasar la procesión estaban engalanadas con ricas colgaduras, iluminadas y atestadas de gente.
* **
Pero en medio de solemnidad tanta, hu¬ bo una nota discordante, de la cual prefe¬ riríamos no haber tenido que dar cuenta. En la plaza, fué interrumpido el curso de la procesión, pues mientras una parte de ésta que fué la que iba delante y la más numerosa, al venir de la calle de la Luna se dirigió á la parroquia dando la vuelta per el lado derecho de la plaza, el resto tomó por el lado izquierdo de la misma, para llegar á la iglesia. Tal de¬ terminación del Sr. Rector, fué motiva¬ da, segúu de público se dice, á que el Sr. Alcalde se negó á que la Sagrada Forma pasara por encima de la bandera nacional que ondeaba en la Casa Consis¬
torial.
Nosotros al limitarnos á dar escueta
cuenta de lo que vimos, dejamos á dis¬ creción del público los comentarios.
Ni un solo día se ha presentado claro y espléndido, después de publicada nues¬
tra revista de la semana anterior. En
algunos, aunque pocos, á la salida del sol, el horizonte se encontraba despejado, pero antes de que estuviera á la mitad de su carrera, ya se cambiaba la decora¬ ción. Cielo cubierto de nubes, nubecillas y nubarrones, los hemos tenido á porfía durante toda la octava, pero de agua, ni una sola gota; de vientos, han soplado flojos, y de todos los cuadrantes, con una temperatura en extremo agradable y por lo tanto impropia del mes en que nos
hallamos.
Escribe el corresponsal en ésta de «La Almudaina», con mucha razón, que nues¬ tros apicultores, se han resarcido de las pérdidas sufridas el año anterior, pues en el presente, la cosecha ha sido abun¬ dante según manifiestan la mayoría de ellos. La miel extraída en el pasado mes es riquísima, impregnada del aroma es¬ pecial del naranjo, y de ahí que sea tan celebrada como lo es en la península la
famosa miel de la Alcarria.
En la mañana del domingo último fondeó en nuestro puerto, procedente de

Cette y Barcelona, el vapor «León de

Oro», siendo portador de variada carga

y numerosos pasajeros.

Empredió nuevamente viaje el martes

al anochecer, llevándose gran cantidad de carga y algún pasaje.
* **
El vapor Cataluña puso anclas en este

puerto el miércoles. Vino de Palma y salió para los puntos del itinerario anun¬

ciado el mismo dia, habiéndose en él

embarcado algunos pasajeros y variados

efectos.
* **
Para Burriana salió el lunes el

vapor

noruego Ino. Había fondeado el viernes

de la anterior semana y fué portador de

un cargamento de carbón mineral con

destino á las fábricas de tejidos de esta

localidad.

La cosecha de albaricoques dará en el presente año buen rendimiento á los agricultores, pues actualmente se paga aquí ►dicha fruta á 16 pesetas quintal.
En Felanitx, el precio en las ventas que se realizan flutua entre 20 y 22 pe¬ setas, también el quintal.

Nuestro particular amigo D. Andrés Oliver y esposa, lloran en estos momen¬ tos la irreparable pérdida de su encanta¬ dora hijita Catalina, que voló al cielo en la mañana de hoy, víctima de cruel en¬
fermedad.
Pedimos á Dios resignación y consue¬ lo para los desconsolados padres y fami¬ lia, al mismo tiempo que les acompaña¬
mos en el sentimiento.

EN EL AYUNTAMIENTO
Sesión del día 6 de Junio de 1903
La presidió el Sr. Alcalde D. Juan Puig, y asistieron á ella, convocados por segunda vez, los Concejales señores don Juan Pizá y D. Jaime Valls.
Pasando á despachar los asuntos pues¬
tos á la orden del día, dióse lectura al acta de la anterior sesión, siendo aproba¬ da sin alteración alguna.
Para satisfacer las obligaciones del presente mes se procedió á distribución de fondos por Capítulos, de acuerdo con lo prevenido en las vigentes disposi-
siones.
En este estado entraron los Conceja¬ les D. Juan Deyá y D. Andrés Oliver.
Dióse cuenta de una comunicación del
Vice presidente de la Comisión provin¬ cial, en la cual remite el proyecto de re¬ forma de alineación y rasante de la ca¬ lle del Lavadero, formado por el Arqui¬ tecto de la provincia, para que el Ayun¬ tamiento, en uso de sus atribuciones, re¬ suelva lo que tenga por conveniente. En¬ terada la Corporación, después de ha¬
berlo examinado, acordó someterlo á una información pública por espacio de vein¬
te días.
Se acordó verificar varios pagos. En este estado entraron en el salón
de sesiones los Concejales Sres. Joy, don Juan y Estadas.
Se dió cuenta de una circular dirigida á los Ayuntamientos por la Comisión organizadora de la Exposición Balear de
Agricultura, Industria, Bellas Artes, Antigüedades y Labores de la Mujer, en la cual suplica al Ayuntamiento coad¬ yuve á su propósito, convocando á las asociaciones y particulares que crea pue¬ dan contribuir al mayor lucimiento del concurso, animándolos á que remitan

los objetos dignos de figurar en él. En¬ terada la Corporación acordó que por el Sr. Alcalde se diera cumplimiento á la
misma.
CULTOS SAGRADOS
En la iglesia parroquial.—Mañana do¬ mingo, dia 14.—A las nueve y media, expuesto el Santísimo Sacramento, se cantarán las ¿lloras menores y la misa mayor con sermón que pronunciará el Rvdo. Sr. Cura-Arcipreste. A la tarde, después de los actos corales, tendrá lu¬ gar la procesión de costumbre.
Martes, día 16.—A las siete, durante la celebración de una misa, se verificará el ejercicio mensual dedicado á la Vir¬ gen del Carmen.
Jueves, 18.—Al anochecer, se cele¬ brará la procesión propia del último dia de la octava del Corpus.
Viernes, dia 19.—Se celebrará solem¬ nemente la festividad del Sagrado Co¬ razón de Jesús. A las seis y media ten¬ drá lugar el ejercicio mensual en honor
del Patriarca S. José. A las nueve se
expondrá á S. D. M. cantándose en se¬ guida las horas menores y la misa mayor con sermón. Por la tarde, los actos de coro, y al auochecer, se verificará el ejercicio del mes del Sagrado Corazón, con sermón, y después se reservará al Santísimo Sacramento, que habrá estado expuesto todo el día.
En la iglesia de S. Francisco.—Hoy, al anochecer, se cantará solemne Trisagio con música en honor de S. Antonio
de Padua.
Mañana, domingo, á las seis de la tar¬
de, continuará el Triduo en honor del
Doctor Seráfico San Buenaventura.
Martes, á las 6 y media, durante la celebración de una misa, tendrá lugar la devoción de los Trece Martes dedicados al glorioso Taumaturgo San Antonio do
Padua.
En el oratorio de las Hermanas de la
Caridad.=Mañana, domingo, dia 14, á las cuatro de la tarde tendrá lugar el ejercicio de la Buena Muerte en honor
del Santo Cristo de la Salud con medita¬
ción y música.
MOVIMIENTO DEL PUERTO
Embarcaciones fondeadas
Dia 5.—De Cardiff, en 10 dias, vapor Ino, de 702 ton. cap. D. B. Crischsen, con 13 mar. y carbón.
Dia 7.—De Barcelona, en 10 horas, vapor León de Oro, de 81 ton., capitán
D. G. Mora, con 17 mar. pas. y efectos. Dia 9.—De Palma, en 1 dia, laúd San
Antonio, de 19 ton. pat. D. B. Tomás, con 6 mar. y lastre.
Dia 10.—De Palma, en 5 horas, va¬ por Cataluña, de 662 ton. cap. D. G. Pu¬ jol, con 33 mar. pas. y efectos.
embarcaciones despachadas
Dia 8.—Para Burriana, vapor Ino, de 702 ton. pat. D. B. Crischsen, con 13 mar. y lastre.
Dia 9—Para Cette, vapor León do Oro, de 81 ton., cap. 1). G. Mora, con 17 mar. pas. y efectos.
Dia 9.—Para Andraitx, laúd S. Anto¬ nio, de 19 ton. pat. D. B. Tomás, con 6 mar. y madera.
Dia 10.—Para Barcelona, vapor Ca¬ taluña, de 662 ton. cap. D. G. Pujol, con 33 mar. pas. y efectos.
Se vende la casa se-
ñalada con el número 22 de la calle del
Pastor.
Para más informes pueden dirigirse á
D. Miguel Marqués Marqués, que vive
en la casa número 30 de la misma calle.

(17) FOIíUSTÍM
EL ÁNGEL DE LOS TRISTES
milia, pero que había probado grandes desgracias, la había acostumbrado á ser¬ virse por sí misma en todo cuanto le era posible, sabiendo por experiencia la ins¬
tabilidad de las fortunas humanas, y no
queriendo exponer á su hija á sufri¬
mientos inútiles, si la voluntad del To¬
dopoderoso la sumergía algún día en la
pobreza. Delante del balcón del aposento de
Esther había una fila de macetas que
contenían plantas olorosas, y que mira¬
ban con envidia el sol de la casa del cie¬ go. que ellas no podían alcanzar.
Hacia el fondo se veía la alcoba, cu¬
yas puertas de cristales estaban abiertas, y en ella el blanco lecho de El Angel de
los tristes, velado por cortinas de muse¬ lina blanca bordada.
Los muebles eran de limonero y muy
sencillos; algunas sillas de esta madera
con asientos de raso azul, dos sillones
iguales, un costurero de laca, y muchos y hermosos cuadros, obras todos del

pincel de Esther, adornaban la estancia
de lajóven. Esta acabó de peinarse; y en tanto
daba la última mano á su tocado, empe¬
zó á cantar con voz pura y armoniosa la plegaria de El Profeta.
El corazón de Guillermo saltó en su
pecho con insólita violencia: ya había oído aquel canto dos ó tres veces más, y le parecía que al escucharle circulaba por sus venas una nueva vida.
En efecto, nada había más dulce y melodioso que la voz de Esther, limpia, ágil y fresca como el canto del ruiseñor cuando en las alboradas de estío sa¬
cude sus alas en las ramas de las aca¬
cias.
Apenas se reconocía el arte en aque¬ llas notas llenas de grandeza y sencillez; mas en cambio, pudiera decirse que eran un himno entonado por el genio y la inspiración.
Aquellas notas caían como un rocío
benéfico en el alma ardiente y atormen¬
tada del pobre ciego; porque una de las grandes verdades que el lenguaje hu¬ mano ha sabido expresar, es que la mú¬ sica es el lenguaje del alma.
Esther acabó de alisar sus cabellos
dorados, recogidos con sencillez extre¬ ma en gruesas trenzas, y por un movi-

miento natural se volvió hácia su de¬
recha. que era donde estaba situado el
balcón.
Entonces vió á Guillermo, y su rostro
se cubrió de un rosado rubor.
No obstante, reflexionando que era
ciego aquel desgraciado jóven, y que por consiguiente no podía haberla visto peinar, su turbación dió lugar á una ex¬ presión de tierna y dolorosa piedad.
Acercóse al balcón y le comtempló con
tristeza.
Pocos instantes le bastaron para cono¬
cer cuán costosos sacrificios imponía á la desgraciada madre del ciego al man¬ tener las ilusiones de su hijo,
Observó el amargo contraste que for¬ maban las paredes desnudas del cuarto y sus míseros muebles, con la elegante bata, el gorro de terciopelo y las babu¬ chas de tafilete de Guillermo; y al ver el casi suntuoso negligé del jóven, no pudo menos de recordar los humildes trajes de su madre y de su hermana.
Aun estaba sumergida en estas refle¬ xiones, cuando entró su madre, que la
abrazó con íntima ternura.
—¿Qué hacías, hija mía?—le pregun¬ tó;—ya te veo peinada; vén, y yo te ayu¬
daré á vestir.
—Mamá,—respondió Esther, que mi-

raba en su buena madre á su mejor amiga;—estaba comtemplando á ese jóven, que me parece muy culpable.
—¿Qué jóven? ¿de quién hablas, hija mía?—preguntó admirada la madre de lajóven.
Esta señaló á la ventana de enfrente,
la señora de Valladares columbró en
medio do un foco de luz la bella y seve¬
ra cabeza del ciego.
—¡Ah! ¡hablas de ese pobre jóven! ¿y te parece culpable? ¡No te entiendo, en verdad, hija mía! ¡á mí me parece sola¬ mente muy desgraciado!
—¿No le ves, mamá, vestido como una persona rica, mientras su madre y
su hermana van cubiertas apenas con
unos trajes miserables? —¡Sí! ¿y qué deduces de eso? —¿No ves la expresión sombría y casi
dura de su semblante?
-¡Sí! —¿No sabes los costosos sacrificios que se impone su familia por disfrazarle la
verdad?
-¡Si! —¡Pues bien! ¡el carácter de ese jóven debe ser muy malo! ¡muy violento debe ser su enojo, muy poco elevada su alma, cuando no se hallan en él el valor y la fortaleza necesarias para sufrir la po¬
breza!

— ¡Ay hija mía! ¡qué sabemos lo que pasará en ese triste asilo!—exclamó la señora de Valladares;—¡jamás debemos juzgarlas acciones de los demás solo por las apariencias!
—Pero, mamá, ya sabemos que esa
pobre señora oculta á su hijo la pobreza en que viven, temiendo los arrebatos de su,tristeza: su carácter sombrio é impe¬
tuoso, sin duda, es lo que impone á su madre y hermana sacrificios sin cuento;
y á mi modo de ver, seria mucho más
laudable el que supiese resignarse con su
suerte.
—Es cierto, mi querida Esther; la exa¬ geración en nuestros sentimientos jamás conduce á nada bueno; pero quizá su pobre madre terne por la paz de su hijo también de una manera exagerada: ¡alii yo puedo comprender todos los temores, todas las angustias de esa desgraciada madre, porque soy madre también; tú no puedes juzgarla aún, hija mía!
—Pero vamos á vestirte,—añadió la
señora de Valladares tra3 una pausa; —
es tarde, y creo que tendrás una gran impaciencia por realizar tu proyecto.
La madre de Esther entornó el balcón
dichas estas palabras; y la conversación, que había llegado corno un suave mur-

SOLLER

RED METEOROLÓGICA DE CATALUÑA Y BALEARES
SERVICIO DE LA GRANJA EXPERIMENTAL DE BARCELONA.—3.a quincena de Mayo

OBSERVATORIO DE D. JOSÉ BULLAN PBRO.—GALLE DE SAN PEDRO.

OBSERVATORIO DEL FARO DE «PUNTA GROSSA»

BAROMETRO

TIENTO

TEMPERATURA PSICRÓMETRO

'1 93 &j <
H
1o Bar.
756 Ó 756
750 740
120 749 "21 752 ’;Í22 752
23 755 24 751 125 752 126 752 27 751
750 748 746 746

íTarde

Direcidn

lar. Ter. Mna la Tde. Una Tde Tde

15 7758 15
14 758 15 14 750 16 16 750 15 16 751 15 16 754 18 15 754 15 15 754 14 18 751 18 18 754 18 18 753 18 16 751 18 16 751 10
16 746 14 15 744 10 16 750 16

2 O. 0 o. 1 o. 2 G. 0 C. 0 O. o O. 2 O. 4 O. 2 C. 0 C. 0 O. 0 o. 10 N. 2 N. 6 c.

s. E. o.
E. E

Fuerza cé
Tiiel

<=> Al sol.

Ala sombra

Man ia

Ta ’de Observaciones

CT¿

pa— Seco Máx Min Máx Min Húm. Seco Húm.

ro 35 10 3-0 34 6 3-0 34 6 2-0 36 11 2*0 36 14 3-0 39 10 4-0 36 10 3-0 36 10 6-0 40 18 3-0 40 20 2-0 39 16 * 3*0 39 16 TO 38 16 8’0 1-0 38 16 1’5 1-0 35 11
2’2| 1*0 36 11

25 9 19’0 13’0 22’0 16’0 25 11 24’O 16’0 23'0 16’0 25 10 20'8 16’0 23’4 15*0 24 13 20’0 15’0 23’0 16*0 26 15 22’0 18’0 23’0 18'0 28 11 21'0 18’0 20’0 18*0 22 11 23’0 19*0 24’0 18'0 29 11 24’0 19’0 24'0 19’0 33 14 24ñ 19*0 26’0 21'0 31 13 26'0 20'0 25‘0 19’0 32 14 28’4 20’0 24’0 19'0 32 13 22’O 18’0 22’0 19*0 30 13 21’0 16’0 22'0 18*8 25 17 2 l’O 17’0 22'0 19’0
25 1 12 19’6 16’0 2 l’O 18*0
25 n 18’8 16’4 18’0 15*0

TERMÓMETROS. MAÑANA

TARDE

VIENTO

Atmósfera Fhio.

fermó-

Termó¬

Anemó¬

on Mana■na.

Q Máxi¬
ma.

Míni¬
ma.

Tarde.

Máxi¬
ma.

Míni¬
ma.

metro del
Baró¬ metro. Grados

Baró¬ metro metro del
Baró¬ Milí¬ metro. metros Grados

Baró¬ metro
Milí¬ metros

Dire(iclón
Una. Tk

metro. n.° de vueltas
durante las
24 horas.

i.a

Tarde Milis.

Kvaporlmet.

16 23-0 17 23-4 18 24-6 19 25-2 20 23-4 21 24‘6 22 24-6 23 242 24 28-2 25 24-0 26 29-0 27 33-0 28 26-0 29 26’8 3C 22-8 31 25-0

12-0 13-4 12-7 13-8 14*4 13-6 15-4 19-2 15*6 15*6 19-0 18-0 15‘8 16-8 16-0 14*8

24-0 25‘0 23‘6 23-6 246 252. 26-0 26-0 29-4 29*4 33*2 24‘2 27-0 22‘8 122-4
¡26-8

17-2 17-0 18-0 18-6 17-2 18-2 19-8 19*2 21-8 21-8 20-0 20-0 20-8 17-6 17-2 19*6

17* 6 17*4 18*4 18‘2 18-8 18*0 19*0 20*4 21*2 21*2 21*8 21-8 21*0 20-8 20-2 20*2

765-0 18-2 762-0 19*4 759-5 18*7 754*0 190 754-2 18*2 759-5 18*2 762-0 20-6 761*4 20*4 757-2 22-0 757*2 23-0 754-1 24*4 749-1 21*4 748-2 21*8 747-8 20*2 749-6 20*4 751-0 20-8

763-9 NE. 760*7 SO. 756-5 SE. 753*8 N. 755-0 SO. 759*9 NE. 760*9 NE. 760*9 NE. 757-2 O. 755-9 O. 751*9 SE. 748-1 SO. 748-0 N. 747-3 SE. ¡750-9 SO.
¡ 751*0 E.

SE. NO. SE. NO.
N. NE. NE. NE.
E. NE. SE. NE. SE. SE.
o. O.

4.370 D. 9.250 D. 18.105 D. 9.100 D. 10.725 D. 13.260 D. 86.935 I). 4.720 D. 28.230 D. 16.120 D. 15.150 D. 17.150 C. 19.075 C. 15.210 O. 22.075 D. 21.745 C.

D.

4’5

D.

7’4

D.

8’5

D.

6'0

D.

72

D.

7’5

D.

8'0

D.

5’5

D.

9’5

D.

6’5

D.

3'0

1).

3’0

D.

3’0

C. 5’3

D.

C. 1’2

Observaciones

NOTA —El barómetro se baila, en Sóller, á 52'58 metros, y en -La Punta Grossa», á lül‘620 metros, sobre el nivel del mar. Las horas de observación, á las 9 de la mañana y á las 3 de la tarde.—En la casilla de la fuerza de los vientos, el O indica calma, las hojas -■están inmóviles- 1 débil mueve ligeramente las hojas: 2, moderado, agita las hojas y pequeñas ramas: 3, bastante fuerte, agita las ramas gruesas de los árboles: 4, fuerte, dobla las ramas gruesas y los troncos de pequeño diámetro: 5, violento, sacude violentamente los ■ árboles, rompe ías’pequeñas ramas: 6, huracán, derriba tejados y chimeneas, arranca los árboles—La cantidad de las nubes se expresa en décimas de cielo cubierto, hasta 10 que significa cubierto. La clasificación por C que significa Cirros; K Cúmulos, S, Stratos; N
Nimbos; CK, Cirrocúmulos.

Lc« anuncios que se inserten en esta sección pagaran: Hasta tres ín3 iones á razón de 0*05 pesetas la línea; hasta cinco inserciones á trabón de 0'03 pesetas, y de cinco en adelante á razón de 0‘02 pesetas. El valor mínimo de un anuncio, sea cual fuere ti número de líneas
«•-di «se se componga, será de 0‘50 pesetas.
Las lineas, de cualquiera tipo sea la letra, y los grabados, se eontaazi por tipos del cuerpo 12 y el ancho será el de una columna ordina¬ ria dal periódico.

Sección

de

Anuncios

Los anuncios mortuorios por una sola vez pagarán: Del ancho de una columna 1‘50 pías., del de dos 3 ptas., y así en igual proporcióon.
En la tercera plana los precios son dobles, y triples en la segunda. Los comunicados y anuncios oficiales pagarán á razón de 0‘05 pese¬ tas y los reclamos á razón de 0‘10 ptas. la línea del tipo en que se compongan, siendo menor del cuerpo 12, y de éste si es mayor.

Los suscripto res disfrutarán ciento

una rebaja de un

SB

por

SERVICIO DECENAL
ENTRE

Y TODA CLASE DE

ISLEÑA MARITIMA

JD
eÉ||Ppp:T
VICE-VERSA

Los hay en venta á módicos pre¬
cios en el establecimiento de
JOSÉ F0RTEZA (Bibí)
calle de la Luna—SOLLER.

DE
VAPORES

for e! magnifico y veloz vapor
íBulidas de Sóller para Barcelona: los dias 10, 20 y último de cada mes. íSalidas de Barcelona para Cette: los dias 1, 11 y 21 de id. id. tSalidas de Oette para Barcelona: los dias 5, 15 y 25 de id. id. ¡Salidas de Barcelona para Sóller: los dias 6, 16 y 26 de id. id.
CONSIGNATARIOS:-—EN SÓLLER.—D. Guillermo Bernat, calle ¿el Príncipe n.° 24.—EN BARCELONA. — D. J. Roura, Paseo de Ha Aduana, 25.—EN CETTE.—D. Guillermo Colom, Quai Comrnan¿dant Samary-5.
NOTA.—Siempre que el día de salida de Cette, según el presente itinerario, ^corresponda al sábado ó día anterior á uno festivo, la retrasará el vapor veinte ■<¡v cuatro horas y saldrá el domingo ó día festivo que sea, á la misma hora.
TSAisrans iiiisiáoioiátis
Comisión, — Representación, — Consignación, — Tránsito
Y PRECIOS ALZADOS PARA TODAS DESTINACIONES
Servicio especial para el transbordo y reexpedición de naranjas,
frutas frescas y legumbres
BA1ZÁ ¥ MASSOT
AGENTES DE ADUANAS

LA SOLLERENSE
DE
JOSE IPOIíIj VERBERE y PORT-BOD (Fronte franco-española)
Aduanas, transportes, comisión, consignación y tránsito
Agencia especial para el trasbordo y reexpedición de naranjas, frutas frescas y pescados.
Se desea alquilar una
casa nueva con todas las comodidades; agua de algibe para beber; pozo para usar lavador; situada en la calle del Mar
n.° 265. Dicha casa ha estado habitada
hasta hace poco tiempo por el Ayudante
de Marina D. José Gómez Santaella. El
que desee habitarla puede entenderse con D. José Serra que vive en «Cas Puput», Huerta de abajo.
;i DE LA
POR EL
Vino Uranado Pépsico
de
J. T0RRENS, Farmacéutico

NUEVO SERVICIO REGULAR QUINCENAL DE IDA Y VUELTA

ENTRE

S0LLIR~BARCSL0HA~CETT®~MARSELLA

Los acreditados vapores

CATALUÑA é ISLEÑO

servirán la expresada línea con arreglo al itinerario siguiente:

Salidas

de Palma de Sóller

para
»

de Barcelona »

de Marsella »

de Cette

»

de Barcelona »

Sóller—Barcelona—Marsella—Cette:
Barcelona—Marsella—Cette: Marsella—Cette: Cette—Barcelona—Sóller—Palma: Barcelona—Sóller—Palma: Sóller—Palma:

Dias

9—24 de cada mes.
.10—25 11—26 13—28 14—29 15—30

Para informes y despacho: En Palma, «Isleña Marítima».—En Sóller, D. Ramón Coll.—En Barcelona, Sres. Sureda y Robirosa.—En Oet¬ te, D. Bartolomé Tous.—En Marsella, Sres. Mayol Brunet y C.a

mi TSTa.viero-Dir’eotoi*,

ote! lestaurant Bel Universo
DE
Vda. de j. serra
PLAZA I>JE PALACIO-S.-BARCELOAA

C1RBÉRI y P0ET-BOW (Frontera Franco-Española)
Corresponsales á GIVET, JEUM0NT y ERQUELINNES (Frontera Franco-Belga)
TELEGRAMAS: Bauza Cerbére.—Bauza Port-Bou.
RAPIDEZ Y ECONOMÍA EN TODAS LAS OPERACIONES

LADRILLOS HIDRAULICOS, DAMAS

)S 1 IBA CLASE BE PIEZAS BE GRANITO ARTIFICIJ

DE LA CASA

EÍC8FET, fEJEM Y

de BARCELONA

Único representante en Sóller: Miguel Colom, ca¬
lle del Mar.

El primero y único elaborado en esta forma en España, mucho más económico y de mejores resultados que sus similares del extranjero, está preparado con todo esmero por procedimientos científicos bien ex perimentados y aoreditado como un reconstituyente sobradamente enérgico para suprimir la elimina¬ ción del azúcar de glucosa en todas las personas afectadas de la enfer¬
medad denominada "diabetes.,,
PILDORAS FERRUGINOSAS
DE
INULA HELENIUM

Hospedage desde 5 pesetas en adelante. Habitaciones desde una pe¬ seta, restaurant á la carta, mesas particulares, se sirve á todas horas.
El Hotel del Universo está situado en uno de los sitios más im¬
portantes de la capital, dá plena fachada á la bonita y frondosa plaza de Palacio y paseos de la Aduana é Isabel II, donde cruzan todos los tranvías, y es el más próximo á la Aduana, Muelles, Compañías de Navegación, Bolsa, Gobernación y Estación de los Ferrocarriles de Francia, Tarragona, Valencia, Zaragoza y Madrid.
¡ATENCIÓN AGRICDIiTOEES
Si queréis abonar vuestros campos, seguros de ob¬ tener resultados eficacísimos, emplead el
BUIL

L‘ ASSIGDHATRICE ITALIANA

Sociedad de seguros contra los

ACCIDEITES

TRABAJO

ESTABLECIDA EN MILÁN Y RECONOCIDA EN ESPAÑA

Capital social: 5.000.000 Liras
Plabiéndose promulgado la Ley sobre los accidentes del trabajo de 30 de Enero ultimo, esta importante Sociedad asegura todas las indus¬ trias, mediante una prima, contra los riesgos indicados en dicha Ley.
Director de la Sucursal Española: D. MANUEL GES, Merced, 20, Barcelona.—Para informes y demás, dirigirse al Agente principal, B. HOMAR, Smnaritana, 16, Palma.—Agente en Sóller, ARNALDO
GASEELAS.

Con estas píldoras, preparadas por J. Torrens, se cura pronto y radicalmente la Leucorrea ó (flujo blanco), la Anemia y Clorosis (colo¬ res pálidos), la Dismenorrea (ó difi¬ cultad en el ménstrno), la Ameno¬ rrea (ó supresión del mismo), la debilidad, flaqueza y cuantas mo¬
lestias ó enfermedades reclamen un
exitante poderoso y enérgico.
DE VENTA:
En Barcelona, Sociedad Farmacéutica Española. —Farmacia del Dr. Pizá.—Palma, Centro Farma¬ céutico.—Farmacia de las Copiñas.—Málaga, Far¬ macia del Dr. Pelaez y Bermudez.— Sóller, Far¬
macia de J. Torrens
AGENCIA M. BERNAT Y C.a-Riibí 20, PALMA
Fincas y casas de diferente importan¬
cia dando un rédito del dos y medio al seis por ciento anual. Las hay á la venta en esta Agencia.

que se expende en la acreditada droguería de
ARNALDO CASELLAS-í-uka, it
En este establecimiento encontrareis toda clase de
primeras materias para composición de abonos; sul¬ fatas y azufre gris Biaubaux puro; fuelles y aparatos para azufre; bombas y demás utensilios para pulve¬
rizar arboleda.
Instalaciones completas de cañerías para agua y gas. Fabricación de envases de hojalata para aceites, al¬ mendrón y toda clase de conservas.
PE0HTITB©, mmwEQmém y mmmíá
¡¡No equivocarse, LTJNA, 17— SÓLLER!!
SOLLER.—Imp. de «La Sinceridad»

j