AÑO XVIII.-2/ ÉPOCA.-NÚM. 825
AÑO XVIII.-2/ ÉPOCA.-NÚM. 825

SÁBADO 24 ENERO DE' 1803

PUNTOS DE SUSCRIPCIÓN:
Sóller: Administración.
Francia: J. Marqués Arbona,—Rué de Turbigo, 5, París.
América: Sres. Marqués, Delgado y C.a—Arecibo—(Puer¬
to-Rico).

Fundad or y mractor-Propletarini
D. JUAN MARQUÉS ARBONA.

Redactor en ¿efe:
D. DAMIAN MAYOL ALCOVER.

REDACCION Y ADMINISTRACION; Calle de San Bartolomé, n.° 17

-cgH?»’ ■ *8» SOLLER (Baleares) °s*—

PEEOIOS DE SUSCRIPCIÓN:

España:

O’É Éesetas al mes.Y \_

Extranjero: 0’75 francos id. id. jPAG0 adelantado.

Número suelto OTO pesetas.—Id. atrasado 0’20 pesetas

La Redacción únicamente se hace solidaria de los escritos que se publiquen sin firma, seudónimo, inicial, ó signo determinado. De los que tal lleven, serán responsables sus autores.

Sección Literaria
EL IDIOTA
—¡Que me traigan á ese hombre!—di¬ jo el rey de Prusia.
—Ahí está.
Y el idiota entró.
Hubo un momento de silencio, duran¬ te el cual los ojos del rey no se aparta¬ ron del prisionero.
El aspecto de este hombre era en ex¬ tremo desagradable, no solo por la su¬ ciedad de su rostro y por lo enmarañado de sus cabellos, sino también por lo asqueroso del traje que llevaba.
—¿Y aseguran ustedes—dijo el rey, dirigiéndose á dos oficiales que estaban detrás del acusado, que ese hombre está en su sano juicio?
—Afirmo—contestó uno de los inter¬
pelados—que no es un idiota como pre¬
tende hacer creer. Puede vuestra ma¬
jestad interrogarle sin el menor escrú¬
pulo. —¿No eres tú—dijo el rey—el que se
escapó de entre las manos de mis gra¬
naderos la noche del 19? Llevabas ins¬
trucciones para Mr. de Chevert. El idiota no separó los ojos del suelo. —¿Quieres hacernos creer—exclamó
uno de los oficiales—que también eres sordo mudo? Es un hombre muy hábil.
—Tengo aquí una carta—dijo el rey —en que se me dá cuenta de tu misión. Bstá3 descubierto y te aconsejo que ha¬
bles.
El prisionero no se movió siquiera. Un general que acompañaba al rey, se acercó entonces al idiota y le dijo:
—Le he reconocido á usted, señor
marqués.
El pobre hombre no oyó lo que le de¬ cían, y se mostraba indiferente á todo
cuanto pasaba en torno suyo.
—Estoy seguro—añadió el general— de que ese hombre es el marqués Anto¬
nio de Kervescon. Tiene dos hermanos
que, como él, figuran en el ejército de
Chevert. Los tres son muy valientes y están reconocidos como hombres de
mucho ingenio. El 19 usaba barba y
ahora no la lleva, siendo ese el único
cambio operado en su fisonomía. Le he conocido á usted, á pesar de su disfraz.
Un caballero como usted tiene siempre
la dentadura muy limpia. Abra usted la
boca.
El idiota no se dió por entendido, en vista de lo cual dispuso el rey que lla¬ masen al granadero prusiano que estaba
de centinela á la puerta.
El soldado se acercó al prisionero, y á
viva fuerza le abrió la boca. La dentadura del idiota estaba sucia y
despedía un olor insoportable. —¡Todo lo ha previsto!—exclamó el
general un tanto desconcertado. —No hablará—dijo uno de los ofi¬
ciales.
—Creo lo mismo—repuso el rey—y sospecho que ese hombre es inoeente.
El general cogió una pistola, se colo¬ có detrás del idiota y la disparó al aire; pero el prisionero no pestañeó y siguió como si tal cosa, con los ojos fijos en el
suelo.
—Supongo—dijo el rey—que ya se
habrá usted convencido de que ese hom¬ bre es sordo. Todo cuanto hagamos será
inútil. ¿Quién le ha capturado? El capitán Kohn, un fidelísimo servi¬
dor de vuestra majestad.
—¡Pues repito que ese hombre es ino¬ cente!—exclamó el rey, disponiéndose á
salir de la habitación.
—Se equivoca vuestra majestad dijo
el general.—Ese hombre es un impos¬
tor, que está desempeñando admirable¬
mente una eomedia.
—El que se equivoca es usted, —Pido que el prisionero no se mueva de este sitio, y tengo el honor d© solici¬ tar de vuestra majestad una entrevista secreta de muy pocos minutos, —Sígame usted—contestó el rey.

El monarca y el general salieron de la habitación, hablando en voz baja.
—Juro á vuestra majestad que no me equivoco.
—Es usted un testarudo.
—Nada de eso. Suplico á vuestra ma¬ jestad que espere antes de tomar una resolución definitiva. Hay otros medios de averiguar la verdad, uno, sobretodo.
—¿Cuál? —Ese hombre es un francés suma¬
mente hábil que está interpretando de una manera prodigiosa el difícil papel que se ha impuesto.
Apagáronse las voces y no se percibió más que uu cuchicheo entre los dos in¬ terlocutores. Después, se oyó el ruido de un coche que, al parecer, llegaba precipitadamente, y al poco rato volvie¬ ron el rey y el general á la habitación
en donde estaba el idiota.
A excepción del monarca, que se ha¬
bía sentado en una butaca, todo el mun¬
do miraba al prisionero. La incredulidad del rey se iba apode¬
rando poco á poco de los oficiales, de los secretarios y hasta del granadero que estaba de centinela á la puerta. Durante la ausencia del soberano y del general,
el idiota había destrozado una silla, llo¬
rado, reído y gritado como si llamara á alguien en su auxilio.
La presencia de aquel desdichado cau¬ saba horror y lástima.
—Señor—dijo el general—vamos á confundir ahora mismo á ese hombre, reputado en Versalles como un terrible seductor. Aquí está casualmente laseñora de Halberstad, antigua dama de la reina Lecesynka, la cual conoce á todos los personajes de la corte francesa. La he hecho llamar, y si V. M. lo permite, vamos á presentarla ante el marqués.
—¡Que entre! Dos ujieres abrieron una puerta y en¬
tró la señora de Halberstad.
—Señora—dije el rey—¿conoce usted á este^francés?
—No. majestad—contestó la alemana
—mirando atentamente al idiota.
—¡Está bien!—exclamó el general.—
La llamaremos á usted dentro de poco.
Tenga usted la bondad de salir por la otra puerta.
Había que atravesar la sala y pasar por el lado del prisionero.
La mujer, al hallarse junto al desco¬ nocido, resbaló y cayó en tierra.
Esta circunstancia, al parecer casual,
dió al traste con todo. El idiota cambió
de cara, no pudo contenerse, é inclinán¬
dose hácia la alemana, exclamó:
—Acepte usted mi brazo, señora.
Y se detuvo en seco.
El rey se levantó, pálido como un muerto, y la mujer se alejó rápida¬
mente.
—¡La frivolidad de los franceses le ha perdido!—dijo uno de los oficiales.
II
Oyóse ruido de culatas y de botas en el patio, un grito y la voz clara y sono¬ ra del marqués de Kervescon:
—¡Viva el rey de Francia! Después se oyó una descarga cerrada;
veinte tiros contra un corazón.
—¡Ya sabía yo—exclamó el general— que la prueba había de ser decisiva! ¡No hay francés que pueda sustraerse al ins¬ tinto de su galantería!
JORÚE D‘ ESPARRBSi
¡ENAMORADA!...
Tus pupilas no brillan,
su luz se apaga*
y tus mejillas surcan nítidas lágrimas;
antes era tu rostro
de rosa y nácar; pero ya. bella niña*
se torna gualda.
Sé que gimes y velas, sé que en la gasa

del dosal de los cielos
tu vista clavas; sé que triste suspiras.
sé, en fin, que amas, aunque tú me lo ocultes,
con tus palabras.
No esperes de mi boca, niña^adorada,
que condene los sueños que á tí te halagan;
pero, ¡ay! hermosa niña, si el tiempo mata
de tus sueños de ángel
las dulces ansias.
Los amores son hojas que el viento arrastra
á, su impulso, agotando
las esperanzas;
al principio seducen, después amargan...
nunca, nunca lo olvides,
niña del alma.
Armando Oliveros
JUEGOS INOCENTES
Si no existiesen los juegos de prendas ¿qué sería de las de Soplete, Limoncillo, Aguachirle y demá3 jóvenes anémicas que asisten á las reuniones de la vida de
Marcón?
Todos los jueves, ya se sabe, la viuda recibe á sus conocimientos y les obse¬ quia con agua fresca, en la que los in¬ vitados suelen verter unas gotas de aguardiente de anís, á instancias de la
señora de la casa.
—No beban ustedes el agua sola—les dice cariñosamente—porque es muy in¬ digesta.
Y todos siguen las indicaciones de la viuda, diciéndose en tono elegiaco:
—¡Qué amable es esta Paulina! —Es mujer que está en todo. —Por eso da gusto venir á esta casa. Allí reina una gran alegría las noches de reunión. Sin embargo, no siempre se baila; unas veces porque está con la ja¬ queca el vecino de abajo (un señor de muy mal carácter que suele armar es¬
cándalos horribles cuando los de arriba
meten demasiada bulla), y otras veces porque no ha podido asistir el joven de
la flauta. Este es un chico del comercio,
llamado Heliodoro, que toca divinamen¬ te y con un compás magnífico. En cuan¬ to llega á la reunión desenfuda el ins¬ trumento. pulsa las llaves para desen¬ torpecerlas, y rompe á tocar como pu¬ diera hacerlo un ángel.
—¡Qué ejecución—exclaman todos.
Y se lanzan al baile con frenesí. Pero cuando no asiste Heliodoro, los
jóvenes de ambos sexos se dedican al juego de prendas.
—Vamos á apurar la P.—propone uno. —No, la V.—replica otro.
—La M.—añade un tercero.
Por fin se acuerda apurar la eme y da
comienzo el tan divertido sonsonete: —De la Habana ha venido un barco
cargado de...
—Melocotones... de... —Merluzas... de..,
—Muñuelos.
—¡Prenda! ¡Prenda! —¿Prenda, por qué?—pregunta muy sorprendida la interesada. —Porque debo advertir á ustez, Nica¬ norcita, que no se dice. Muñuelos—re¬ plica un chico con la carrera de perito mercantil á punto de terminar. —¿Pues cómo se dice?
—Bu... bu...
—¡Discutible!—exclama un señor de edad madura ex empleado del ayunta¬ miento y persona, por consiguiente, muy ilustrada.
El juego de prendas ocasiona siempre discusiones; por lo cual, la señora de la casa, tiene que hacer uso de su autori¬
dad diciendo:
—Lo mejor es que renuncien ustedes

á ese juego, que propende á los disgus¬
tos. ¿Por qué no jugamos^ la lotería?
La proposición difunde cierta contra¬
riedad en el elemento masculino, porque
todo juego, en el que se cruzan intere¬ ses, es muy comprometido; y ¡á saber si alguno de los jóvenes carecerá de fon¬
dos! Pero al fin triunfa la señora de la
casa, que va por los cartones y el saquito de las bolas y una caja que ha sido de de sinapismos Rigolot y contiene algu¬ nas docenas de judías, partidas por gala
en dos.
—Que se agiten bien las bolas—dice
uno.
—A mí deme usted dos cartones.
—A mí, cuatro. —¡Ea, ya están! ¿Quién saca? —Que saque Paulina.
—Atención.
—Venga de ahí. Las señoritas, que se han sentado en
torno de la mesa entreveradas con los
chicos, guardan profundo silencio. To¬ dos los corazones palpitan.
—El 10,—grita la señora de la casa poniendo sobre la mesa una bola.—El
22.
Los patitos—objeta el ex funcionario del Ayuntamiento.
—El 15.
—La niña bonita.
—El 90.
—El abuelo.
—¡Ambo!—exclama una joven. — ¿Ya? ¡Qué suerte! —Yo tengo ambo también—agrega otra jóven. La reunión está en todo su apogeo; á medida que salen las bolas del saquito, despiértase la ambición de los jugado¬ res; las frases ingeniosas se suceden sin cesar, y el del ayuntamiento, que aun¬ que persona respetable es muy ocurren¬ te, produce á cada paso la hilaridad de
la concurrencia con sus salidas chis¬
tosas.
Así y todo, las mamás no están muy conformes con el juego de la lotería. ¿Por qué? Porque han observado que los jóvenes, protegidos por el tapete, suelen aprisionar entre las sii37as la mano de la chica que se sienta á su lado.
El jueves último, doña Socorro, una andaluza de genio fuerte, madre de Nicanorcita, pudo notar que la muchacha
había abandonado su diestra en la del
joven Aquilino, calavera de profesión. Doña Socorro estuvo tragando saliva
durante cinco minutos, al cabo de los Cuales sintió que se le revolvía la bilis, y sin poderse contener gritó lanzando á su hija una mirada de fuego:
—¡Niña, esa mano! Lo que pasó allí no es para dicho. Sorprendiéronse todos; Nicanorcita reti¬ ró el remo y dejó caer pesadamente la cabeza sobre el respaldo de la silla; el joven coleteral púsose colorado como un tomate; la señora de la casa se indignó muchísimo y el del ayuntamiento creyó que había llegado la hora de hacer uso de su autoridad, exclamando: —¿Qué ha pasado aquí? Nada. Un desahogo ligero, propio de la juventud. Por otra parte, todos somos personas de
educación aunque nos esté mal el decir¬
lo...
A pesar de estas elocuentes frases, do¬ ña Socorro cogió de un brazo á su hija y le habló así en voz baja:
—Vámonos, sinvergüenza, ¿es esa la educación que te han dao tus padres?
¡Oh, 1a. lotería! ¡Qué mal suelen aca¬ bar estos juegos... de manos!
Luís Taboada

que es capaz el cuerpo humano ¿qué le
ocurriría con sólo la mitad del cerebro ó
sin cerebro? En otras palabras ¿es el ce¬
rebro tan esencial á la vida y sus goces como los alienistas nos hacen creer?
Esta pregunta se hace el «New York
Herald» con motivo de un caso presen¬
tado en el Provident Hospital de Chica¬
go que está siendo motivo del interés y
de la admiración tanto de los médicos
como de los profanos. La gente forma cola para ver «al
hombre sin cerebro» pero después de ver al paciente salen completamente chasqueados porque solo encuentran un hombre igual á los demás en sus pensa¬ mientos y acciones y quizás algo mejor por que encuentran un hombre alegre
como una chicharra.
Daly era empleado en una granja de ganado en Chicago, y, estando traba¬ jando en lo alto de uno de los edificios, un compañero le tiró un martillo que, alcanzándole, le hizo perder el equili¬ brio y, al caer, se fracturó el cráneo. La lesión fué como de seis pulgadas de largo, extendiéndose desde dos pulgadas por encima del ojo derecho hacia atrás, por la región parietal, hasta casi el oido
del mismo lado.
Una cantidad considerable del cerebro
salió al exterior y al operarle se creyó necesario hacerla desaparecer, eliminan¬
do siete onzas de masa cerebral blanca y
gris. Como además de la fractura prin¬ cipal se produjeron varias líneas más pequeñas de fracturas en distintos sen¬ tidos. fué preciso, para practicar la ope¬
ración, realizar una sección del cráneo
de cinco pulgadas de diámetro. Esto permitió inspeccionar cuidadosamente el cerebero y cortar toda aquella parte que había sido lesionada. La cavidad fué cubierta después con un trozo del cuero cabelludo que había sido preparado an¬ tes de cortar los fragmentos de hueso y
cerebro.
Al principio la vida de Daly estuvo en. peligro, pero una hora después de lá operación las promesas de vida fueron, más sorprendentes de lo que se pudo imaginar. Daly hablaba, reía y no ma¬ nifestaba señal alguna, no vá de pena, ni siquiera de disgusto. Lo único que le molestaba era el vendaje sobre el ojo derecho y eso solo por que «si algún compañero le buscaba bulla, le gustaría tener los dos qvÁnqués para maniobrar.»
Desde el día de la operación. Daly es uno de los pacientes más agradables del hospital. Todo el santo día se lo pasa hablando y embromando con los com¬ pañeros de sala, pero si la ocasión lo exige, habla seriamente y, en su opor¬ tunidad hasta filosofa. Al principio los médicos, enfermeras y compañeros de infortunio creyeron que sus hechos y
dichos eran efecto de su cerebro defi¬
ciente, pero, después, nadie dudó de sil cordura. Sus parientes dicen que siem¬ pre fué así.
Ea teoría. Daly debía sufrir varias perturbaciones, porque la porción del cráneo que se le seccionó conocida téc¬ nicamente por la frontal derecha y parte anterior de los lóbulos de la parietal del mismo lado se supone que contienen importantes centros funcionales, tales como el de la visión y aquellos que di¬ rigen los músculos de la cara, las pier¬ nas y los brazos, pero, basta ahora, no se ha evidenciado, en aquellos perjuicio alguno por la pérdida de aquella sección
de un cuarto de cerebro.
Él doctor Mr. Herbert Anderson, in¬
terno del Hospital, hombre de color, qué es quien ha realizado la operación, con¬ sidera el caso como muy notable.

Sección Científica

¡SE PUEDE YM SIS CEREBRO?

BENEFICIO pE LAB HILADAS

Si Jhon Daly con una cuarta parte de

su cerebro de menos puede realizar to¬

Causan verdaderos desastres las hela-

das las funciones físicas y mentales de i das tardías de primavera y las muy terü"

•jwaaas del otoño; porque las cosechas Ofrece, pues, para nosotros vivo inte¬

■fie esta última época quedan destruidas rés la colonia española en -Tánger, que

ñor ó en fruto, sembrando la desola¬ ción entre las gentes de los campos. Las huertas quedan completamente arrasa¬
das por el hielo. Sin embargo, las heladas causan á la
tierra un beneficio grandísimo, espon¬ jándola y disponiéndola á una produc¬ ción más abundante por efecto de com¬ binaciones químicas á que dan origen
como consecuencia de sus efectos mecá¬
nicos.
Las tierras gredosas que sufren du¬ rante el invirno helad-as repetidas, no solamente quedan bien mullidas, sino que se enriquecen de sustancias 'fertili¬ zantes, capaces de-sustituir á los majo-
res abonos.
No todo había de ser calamitoso en el
‘descenso considerable de la tempera¬
tura.
La acción benéfica del frío, capaz de helar y endurecer es muy conocida tam¬
bién de los labradores, aunque no sue¬
len ponderarla tanto como merece. En la superficie de la tierra hasta-diez
ó quince centímetros de profundidad, es
donde las-heladas hacen sentir sus ad¬
mirables efectos conservando el calor
natural de la tierra é impidiendo al mis¬ mo-tiempo que penetre en su interior el
aire frío. Para facilitar su acción y ex¬
tenderla á la mayor cantidad posible de tierra laborable, es necesario remover el suelo de vez ®n cuando ya practicando labores profundas, ya abriendo algunas zanjas en el otoño con objeto de aumen¬ tar la superficie y facilitar el movimien¬
to natural de las tierras.

321..°°desde allí extiende ramificaciones por
todo el imperio del Mogreb, particular¬ mente por las costas. Verdadero ejército conquistador realiza, por medio del co¬ mercio y la industria, «1 gran ideal na¬
cional, el testamento de Isabel la Católi¬
ca, y lo hace inconscientemente sin la la ayuda que deberían prestarle nues¬ tros Gobiernos para esa obra, al par que patriótica, humanitaria y civilizadora.
Lo que hacen los españoles
En 6 ó 7.000 almas se calcula la po¬
blación española sólo en Tánger, cuyos individuos, reclutados principalmente en las costas andaluzas, constituyen con los hebreos y los relativamente poco nu¬ merosos representantes de otros pueblos, la parte activa y trabajadora de aquella capital marroquí.
Puede dividirse en tres grupos:
Elemento oficial, embajada, con¬
sulado, etc.
Familias antiguas, establecidas en el país desde remota fecha, muchos de cuyos fundadores han -muerto dejan¬
do sus descendientes al frente de acre¬
ditadas casas comerciales, que son la parte más influyente de la colonia por su acendrado patriotismo, unido á su cariño por el pueblo que les vió nacer ó en el que encontraron su fortuna y al que quisieran ver civilizado y próspero porque lo consideran como cosa propia, cuya lengua hablan, cuyas costumbres
conocen y aman; y
La gran masa de obreros y pe ¬ queños industriales, emigrados en fe¬

Excusado es decir que los tiempos se. eos contribuyen mucho al buen éxito de
estas operaciones, pues en este caso se puedemarar los terrenos y hacer con azadón cuantos surcos ó zanjas conven¬ ga;-¿fin de que los hielos penetren con
facilidad.

chas más recientes y más ó menos arrai¬ gados en el país, según la fortuna les es próspera ó adversa.
Estos monopolizan casi todos los ofi¬ cios que requieren inteligencia, dejan¬
do á los moros los de fuerza ó resisten¬
cia. Los carpinteros, albañiles, herreros,

La acción de las heladas puede com¬ pararse á la de la pólvora. Del mismo modo que ésta, inflamada dentro de la misma hace saltar la piedra en pequeñaspiezas y en todas direcciones, así el agua contenida enda arcilla se dilata al congelarse, destruyendo la cohesión d® sus moléculas y deshaciendo la masa en fragmentos al venir la primavera. La
división del suelo será tanto más com¬

etc., forman el núcleo de los obreros de las diversas fábricas que existen, y en
las de tabacos hallan ocupación no po¬ cas mujeres, que también se dedican al servicio doméstico, en el que son prefe¬ ridas á las indígenas, gaaando muy
buenos salarios.
Al llegar el viajero á la bahía de Tán¬ ger, ve ondear, sobre la blanca ciudad, ios pabellones d® todas las naciones del

pleta, cuando las heladas se repitan con mayor frecuencia; de aquí nace ese di¬ cho tan vulgar en los campesinos, de -que «las heladas purifican la tierra.»
Particularmente aquellas tierras que
contienen materias ácidus son las que se
aprovechan mejor de las heladas del in¬
vierno, á causa de las combinaciones

mundo, como significando que todos los pueblos creen tener derecho á algún pedazo del degenerado Imperio; pero al
acercarse la lancha de la Sanidad marí¬
tima para dar entrada al vapor, lo pri¬ mero que oímos es hablar español al delegado, que es nuestro compatriota D. José Atalaya.

tquímica-s que produce en su seno la ab¬ sorción de los gases que constituyen la atmósfera, dando origen á sustancias de
una importancia capital para la nutri¬ ción de las plantas.
En cuanto á la nieve, sus efectos son también muy importantes; la nieve pre¬ serva del frío la superficie del terreno,

En el muelle nos piden el billete de desembarco en español, y en nuestra moneda pagamos los dos reales que cuesta. En castellano antiguo muy cha¬ purrado, empleando en los verbos sólo el infinitivo, asaltan al viajero los guías y los mandaderos que en atronador vo¬ cerío se disputan el honor de llevar al¬

como se ve en el vigor y lozanía que te¬ nía el trigo después de haber estado por largo tiempo cubierto de nieve. «Año de nieves, año de mieses», dice un antiguo refrán, al que pudiera añadirse esta ver¬ dad: «Cada capa de nieve equivale á una capa de estiércol», no por los ele¬ mentos que consigo lleva, sino por la -serie de combinaciones químicas que inicia y por el vigor que toman las raí¬ ces bajo su influencia protectora.
A. L.

guna prenda de nuestro equipaje, y con interjecciones muy españolas y á veces
con estacazos, no menos nacionales, los
empleados del muelle abren camino franco cuando la chusma indígena se pone demasiado pesada.
En los hoteles, tenidos casi todos por
españoles ó gibraltarinos, el lenguaje que se habla es el nuestro, y al discurrir por la parte de la ciudad habitada por los europeos, no encontramos más que tiendas en cuyos letreros se leen cons¬ tantemente apellidos españoles.

-

.rrr1i-nna> ©«afiWBM»——

Las fondas de segundo orden y casas de huéspedes, casinos, círculos de re¬

Actualidades

creo, cafés, tabernas, confiterías, pelu¬ querías, y, en suma, todo el pequeño

LOS ESPAÑOLES DE TÁNGER

comercio, se halla invadido por nuestros compatriotas. En los grandes estableci¬

mientos y almacenes, aunque sean de

Tánger, con sus blancas azoteas, sus extranjeros ó judíos, al par de los letre¬

tortuosas y sucias calles y abigarrada ros en inglés, francés, «te., están los

población, es una ciudad casi española. anuncios en castellano, y los dependien¬

Si cualquier potencia se apoderase de tes todos hablan nuestra lengua, porque

ella, sentiríamos, y con razón, dolor se¬ ó son españoles, ó gibraltarinos, ó he¬

mejante al que uos produciría si nos breos europeizados, que son siempre al¬

arrebatasen algún pueblo de la Penín¬ go españoles, pue* descienden de los que

sula. No ya por la trascendental impor¬ fueren expulsados de nuestro suelo, co¬

tancia que para nuestro porvenir como mo se advierte en su hablar semejante

nación pudiera tener el hecho, que esto al de nuestros antiguos romances, y de

sólo lo apreciarían unos pocos, sino su origen hacen gala y alarde constan¬

porque en Tánger el español se halla en te, mencionándolo hasta en sus cere¬

su casa. Son allí tantos nuestros compa¬ monias religiosas.

triotas, que forman un pueblo. Los des¬ Españoles son los que llevaron allí heredados de la fortuna que aquí no en¬ inventos y curiosidades científicas mo¬

cuentran medios de vida, pasan el Es¬ trecho y en Tánger hallan pan y traba¬ jo. á veces el bienestar ó la riqueza; si¬ guen hablando su idioma, compran y venden con su moneda y en todas par¬ tes ven caras amigas, no sólo entre sus

dernas, corno el cinematógrafo y el fo¬ nógrafo. al que son muy aficionados los moros, que sin comprenderlo lo admi¬ ran y dicen, después óe oirlo, que los condenados cristianos son capaces de todo, menos de impedir la muerte.

compatriotas, sino entre los mismos mo¬

En las primaveras se aumenta transi¬

ros y judíos.

toriamente la población española con

El español que emigra á Tánger nc se numerosas flotillas de barcos pescado¬

«xpatría.

res, que vienen hasta de los puertos de

Valencia á recorrer las costas de Marrue¬
cos. En ocasiones, he contado más de 80
de estos barcos reunidos en la bahía.
Aventureros y aventureras
Al par del elemento activo y trabaja¬ dor existe otro de gente holgazana y maleante que no puede vivir en España por su conducta irregular y que allí, por la baratura del país, viven cómodamen¬ te con el fruto dél trabajo de sus muje¬ res ó de la caridad oficial, muy desarro¬ llada y sostenida por el amor propio de
todos los europeos.
Dedicanse al contrabando, especial¬ mente de armas de fuego y municiones, y á consumir nuestros vinos y mantener la reputación de valor de los hijos del Cid, desacreditándonos, no poco, ante los moros que ya, de vez en cuando (con gran escándalo de los antiguos y criollos), se atreven con los europeos á quienes han perdido mucho el respeto, contribuyendo al desprestigio el increí¬ ble número de españolas sacerdotisas de
Venus.
Familias antiguas españolas
El comercio al por mayor de importa¬ ción de vinos, ropas, calzado, muebles y toda clase de artículos para uso de los europeos; de telas, loza, armas, azúcar, té, café, velas, maderas y otros artículos páralos indígenas, de exportación en gran escala; de lanas, cueros sin labrar, granos, ganado vacuo® y huevos (espe¬ cialmente de estos últimos géneros para Gibraltar y Andalucía), es compartido con los extranjeros y hebreos por espa¬
ñoles, muchos de ellos establecidos de
muy antiguo en el país, como Frasquito el Sevillano, humilde mariaero hace se¬
senta años, hoy acaudalado propietario y uno de los más importantes exporta¬ dores de huevos para Cádiz y Málaga; los hermanos Atalayas, familia antiquí¬ sima que tiene ramificaciones en toda la costa y en el interior, como los Ruiz, los Oriva, Masas, Sastre, exportadores de carne y >reses, dueños del gran Bazar Español, y otros muchos que por su res¬ petabilidad hacen olvidar la multitud de aventureros petardistas que, con nom¬ bres españoles ó extranjeros, nunca fal¬
tan en Marruecos.
Instituciones que honran á España
Entre las fundaciones españolas en Tánger descuella, en primer término, la misión de fraile» Franciscanos, con una
iglesia bastante grande y bonita, casaconvento en la ciudad y en el monte, donde hay también una capilla á la que
acuden á oir misa las familias de los pu¬
dientes que veranean en las suntuosas fincas de las pintorescas afueras de la ciudad. Pocos moros ó judíos han cate¬ quizado los frailes españoles, pero coa su conducta irreprensible, la escuela, cocinas de caridad y otras ocupaciones propias de su ministerio contribuyen á sostener el buen nombre de España.
Es importante también el hospital,
situado extramuros, en una bonita ba¬ rriada, habitada exclusivamente por españoles pobres. Está servido por los médicos españoles y hermanas de la caridad; se da asistencia, lo mismo á cristianos que á moros, cuando éstos quieren, y en sus clínicas han estudiado algunos. Asimismo hay un médico titu¬ lar que asiste gratuitamente á los po¬ bres, que gratis también obtienen los medicamentos en nuestra botica, la me¬ jor del pueblo.
Se publican dos periódicos en caste¬ llano, y hasta la policía es española.
Tenemos oficinas de correos y telé¬ grafos, por cierto bastante pobremente instaladas, en comparación con las de los ingleses y franceses.
La Compañía Trasatlántica, además
de un servicio mensual de vapores para toda la costa, tiene el correo diario lle¬
vado á Tánger con cronométrica pun¬ tualidad por el gallardo vapor Joaquín Piélago.
El alumbrado público es también de la. Trasatlántica, que ha instalado una fábrica de luz eléctrica que suministra fluido á toda la ciudad europea. Las chimeneas de esta fábrica y otras dos ó tres contiguas, dan cierto aspecto in¬ dustrial y moderno al barrio déla playa.
El alto personal de la poderosa Com¬ pañía. el numeroso de la embajada y consulado, correos, médicas, comisión militar, alto comercio y algunos aman¬ tes del país, que seducidos por la suavi¬ dad del clima, la belleza incomparable del suelo y la libertad y con*idera«ión d« que goza el europeo, han fijado en Tánger su residencia, forman lo que pu¬ diera llamarse la aristocracia, que hace vida social muy entretenida en agrada¬ bles tertulias, bailes y soirées, organi¬ zando jiras campestres. cacerías, carre¬ ras de caballos, cuando las sociedades

de aficionados no funcionan ó no hay alguna compañía dramática ó lírica es¬ pañola que extienda hasta Tánger sus
excursiones.
Por cierto que es sumamente curioso y pintoresco, cuando el Casino interna¬ cional ó alguna embajada da un baile de etiqueta, el ver á los invitados acudir en traje de etiqueta, montados en sen¬ dos borriquillos, y á las espirituales misses, demoisselles y señoritas envuel¬ tas engasas, sedas y encajes, agarrán¬ dose en los pasos difíciles al sucio morazo que guía y sostiene la cabalgadura, que es-el único coche que circula sin pe¬ ligro por las mal empedradas calles de Tánger.
CÉSAR Al/VARIZ DüMONT.
(Del Alrededor del Mundo.)
La miseria en Londres
Cada día son mayores los efectos de la miseria en esta capital, donde, á pe¬ sar de que á diario el sol alegra por ex¬ cepción sus calles, se deja sentir el frío
de un modo horrible.
Una población numerosísima sufre, no sólo hambre, riño privaciones de toda especie.
La liquidación de la guerra va áser, por lo visto, muy dun para los jóvenes obreros que se hallan sin trabajo, que en grupos de tres ó cuatro se dedican ¿ alquilar pianos de manubrio, para im¬ plorar la caridad de los transeúntes.
Verdaderas columnas de menesterosos
s® instalan en Hyde-Park para exponer su precaria situación, pidiendo que se haga algo con objeto de procurarles tra¬ bajo.
Se los forma en filas de cuatro ó cinco
hombres en fondo, y el numeroso gru¬ po. flanqueado por los policemens, se pone en marcha, cerrando el cortejo una
sección montada de la Policía.
Desde lejos creerlas© que se trata de un regimiento de reclutados para el Africa del Sur. Avanzan con fatigoso paso, la cabeza baja, demacrados y ma¬ cilentos, la mayoría destrozados, y en
actitud bien diferente á la d«l día de
Mafecking. La Policía qu® los acompaña les obli¬
ga á tomar, siempre que es posible, la dirección de las calle» alejadas del cen¬ tro, sea por temor á qu® s® interrumpa la circulación de las grandes arterias, sea porque se quiere evitar al público de la capital y á los extranjeros el espectᬠculo conmovedor de aquel considerable número de personas en tan precaria si¬
tuación
En marcha aqn®i ejército, lleva sus fianqueadores, que se destacan para im¬ plorar uaa limosna de los escasos tran¬ seúntes que encuentran á su paso.
Se realizan grandes trabajos eerca de de la Municipalidad para qu® active las obras en ejecución ó en proyecto, á fin de dar trabajo á cuantos se encuentran
sin él.
La Paíl Malí Gazette, ai ocuparse de esté asunto, dice que no es posible mi¬ rar con sangre fría esas procesiones de miserables en todas las esquinas de cada
calle.
Nuestro comeroio con Costa Rica
Notable es la disminución de nuestras exportaciones, durante el año que acaba
de finir, con la próspera y floreciente Re¬ pública de Costa Rica.
Es de esperar que en lo sucesiso au¬ mente el tráfico mercantil, pues impor¬ tantes casas de Barcelona han enviado varios y valiosos muestrarios, única ma¬ nera de fomentar y hacer algo en pro¬ vecho común de ambos países.
También se intenta importar de aque¬ lla República sus ricas producciones, co¬ mo son el café y cacao, que hasta hoy ha sido en pequeñas cantidades, á cuyo efecto respetables casas de comercio han solicitado , muestras de aquellos frutos tan apreciados en el extranjero.
Costa Rica, cuyo patrón monetario es el oro, es uno de los mejores mercados centro-americanos, y por su inmejorable posición geográfica, puesto que está si¬ tuada entre los dos canales que están en
proyecto (Panamá y Nicaragua), está
destinada á ser la de más activo comer-
cio, y por tanto, de mayor consumo pa¬ ra nuestras producciones tanto agrícolas como industriales.
Contra los borrachos
El día 1.® de este año empezó á regir en Inglaterra 1® nueva ley que tiende á combatir el alcoholismo.

Los funcionarios que otorgarán á los cafés y tabernas los permisos correspon¬ dientes para la expendición de bebidas, ó que procederán á renovarlos, tendrán facultades para castigar á cualquier beo¬ do y también á los dueños de los estable¬ cimientos en que hayan facilitado al mis¬
mo la* últimas copas.
El individuo que en una taberna, en un café ó en la vía pública, dé muestras
de estar sufriendo los efectos del alcoho¬
lismo, será condenado al pago de una multa de 40 chelines ó á un mes de pri¬ sión. El que haya sido castigado por
tres veces durante un año, será califica¬
do de «borracho crónico», y á toda per¬ sona que facilite bebidas alcohólicas du¬ rante un periodo de tres años á quien haya merecido tal calificativo, se le im¬ pondrá también una multa.
El borracho será encarcelado si en di¬
cho período trata de procurarse alguna
de las bebidas indicadas. Su retrato será
distribuido por la policía á todos los dueños de cafés y tabernas del barrio en que habite, con las correspondientes instrucciones para que no le sirvan be¬
bidas alcohólicas.
En todo matrimonio, cuando se trate de un borracho crónico, tanto el marido
como la mujer podrán pedir judicial¬ mente la separación, con pensión ali¬ menticia en el caso de decretarse aqué¬
lla.
Esta ley es calificada por muchos de
draconiana.
Los cafeteros y taberneros dicen que
dará motivo á numerosas celadas contra ellos y que un momento da distracción
puede ser causa de que se les retiren los permisos para la expendición de bebi¬ das, privándoles así del medio de ganar¬
se la subsistencia.
La policía encuentra asimismo que la aplicación de la nueva ley ofrece serias dificultades. Sus agentes pueden muy bien sufrir una equivocación y hallarse en el caso de tener que pagar daños y perjuicios.
En cambio, la ley de que se trata ha
sido bien acogida, como es natural, por los miembro» de la Liga antialcohólica.
A la mayor parte de Jas gentes le* parece demasiado severa, no hallando justificadas ciertas disposiciones de la
misma.
Crónica Local
En sesión general extraordinaria cele¬ brada por la sociedad recreativa «La Unión» el 11 del actual, fueron nombra¬ dos, para formar parte de la J unta Di¬ rectiva, los señores D. Salvador Miró
Oliver, D. Juan Umberty D. JosóPuig, y reelegidos D. Miguel Forteza Pomar y D. Antonio M.a Ramis y Palou.
Enviamos á todos nuestra felicitación.
En la tarde del sábado último, fiesta de San Antonio de Viana, tuvo lugar la bendición de caballerías. El número de j éstas que se presentaron á recibir la as¬ persión y recorrer el itinerario fué esca¬ so á causa de la llovizna que cayó du¬ rante algunas horas, viéndose con tal motivo algo desanimado dicho acto.
Ocurrieron algunas caídas, pero sin consecuencias dignas de lamentar.
Como no podía menos de suceder, re¬ sultó sumamente lucida la velada musi- j cal organizada por el Orfeón de la «Defensora Sollerense» para solemnizar el primer aniversario de su fundación. La
fachada del edificio social lo mismo que el salón teatro fué adornado con mucho
gusto, produciendo un sorprendente efec¬ to. Hubo numerosa concurrencia, entre
ella buena representación del bello sexo,
cuyas caras risueñas dabau mayor realce
á la fiesta.
Dió comienzo la velada del domingo, con el canto del «Arre Moreu» por el
Orfeón, cuya interpretación mereció los
aplausos de los asistentes. Luego las dis¬ cípulos de D. Juan Albertí Pbro. seño¬ ritas Rosa y Margarita Canals Pougin, ejecutaron al piano, á cuatro manos, una bella composición, que causó la admira¬ ción de cuantos la escuchaban, siendo por ello muy felicitadas. La niña Mar¬ garita Palou, alumna también del señor Albertí, tocó al piano una pieza que fué, al final de la misma, acogida con muchos aplausos. Las aiumnas de D. Miguel Rosselló Pbro., ejecutaron, bajo la dirección de su profesor, un selecto concierto de canto y piano, con acompañamiento de violín, que mereció la aprobación del au¬
ditorio. Como no recordamos en estos

SÓLLER

momentos, de una manera exacta, el nizará las veladas la banda de música ficies de las dos calles en proyecto que

curso de la velada, diremos solamente qite dirige D, Pablo Canals.

figuran en el plano de urbanización de

LIQUIDACION

que se acercaron al piano las señoritas Canals (R. y M.) Morell, Magraner, Ca¬ líais (C.), Rosselló, Bauzá, Marqués,
Mayol (R. y A.), Pastor, (M, y J.) Lli-
nás, Palou y Roses, y que recibieron to¬
das muchos aplausos. Pero las héroes de
la fiesta musical resultaron ser las her¬
manas señoritas Canals, en sus ejecu¬ ciones al piano, y la señorita Magraner
que cantó con delicadeza La mia ban-
diera.
El Orfeón cantó con mucho ajuste,
además del «Arre Moreu» las renombra¬
das composiciones «Rusinyol y Conte Arnau» «Flors de Maig» «Cansó de Nois» «El Mar» «Vals burlesco» y «El

Agradecemos la atención que con noso¬ tros se ha tenido, al invitarnos á dichos
bailes.
Según nuestros informes-, sabemos qüe el vapor León de Oro que á últimos de la pasada semana tuvo que refugiarse en Portvendres, vióse precisado á permane¬
cer allí durante siete dias á causa del tem¬
poral reinante en aquellas aguas, y que ayer fondeó en el puerto de Cette sin no¬ vedad, esperándose que el próximo martes estará de regreso á ésta.
Además se nos manifiesta que el pró¬ ximo viaje lo efectuará dicho buque di
rectamente á Cette.

la expresada finca, laterales á la calle de Cetra. Enterada la Corporación; acordó pasara á informe de la Comisión de Obras,
Dióse cuenta del dictamen emitido por
la Comisión de Obras, en la instancia promovida en el mes de Enero de 1901 por D. Pedro A. Rullán Colom y otros vecinos, solicitando la construcción de una carretera para unir la barriada de «Can Tamany» con la carretera del puerto, cuyo dictámen dice así: «Mag¬
nífico Señor.—La Comisión de Obras á
cuyo informe pasó la instancia firmada por D. Pedro A. Rullán y otros, propo¬
niendo la construcción de una carretera
desde la barriada de «Can Tamany» ha¬

de toda clase de artículos para SEÑORAy CABALLERO
Acudid en LA PALMERA que por arreglo del
local, liquida positivamente todas las existencias. «Píselo ijo»
pobres ¥ neos» mmmmm mwm.mmiém
JLA IPAXiMISMA.-Calles de la Bolsería, 4 y Cererols, 5
al lado Can Castellet y frente Can Canet.—PALMA,

Para proceder á la organización y formación de la Junta municipal que se ha de constituir para el corriente ejer¬ cicio, se acordó, con arreglo al párrafo tercero del art. 66 de la ley de 2 de Oc¬

MOVIMIENTO DEL PUERTO
Embarcaciones fondeadas
Ninguna.
EMBARCACIONES DESPACHADAS

Sereno».
Al final de la reunión tuvo lugar el sorteo de los valiosos objetos regalados
por el Ayuntamiento, sociedades locales y muchos particulares, los cuales se veían colocados artísticamente frente al
escenario. Dicho acto verificóse á pre¬ sencia de los Sres. Alcalde, Juez Munici¬
pal y Presidente de la Defensora Solle¬
rense.
La velada, en fin, resultó lucida co¬ mo hemos dicho al principio, por lo que enviamos nuestros plácemes á cuantos ayudaron al buen éxito de la misma.

Ayer, á las siete de la mañana, un perrazo que, aunque provisto de bozal, ejercita sus correrías en la propia plaza,
venía á todo escape por la calle de Bau¬
zá persiguiendo á otro can, cuando al
estar frente á la fuente dió tal embestida
á un chico que iba á la escuela, que, dando una voltereta cayó de cabeza, ha¬ ciéndole perder los sentidos. Conducido á la farmacia del Sr. Torrens, se le pro¬
pinaron los auxilios que el caso requería, y volviendo en sí, al cabo de algún tiem¬ po, pudo marchar por su pié hasta su
casa.

cia la carretera del puerto, con fecha de hoy ha emitido el siguiente dictámen.—
Es tan evidente la utilidad de dicha ca¬
rretera por el beneficio que de ella ha de reportar las importantes y estensas co¬ marcas de «Can Tamañy» y «Arjilas», que el tratar de encarecerla y demos¬ trarla, sería molestar la atención de
V.a Magda.—Üna sola Consideración se
le ocurre á la Comisión, y es, interesado el Ayuntamiento en fomentar los inte¬ reses materiales del país que administra; ha procurado siempre abrir y ensanchar las posibles vías de Comunicación, para facilitar la extracción de los productos

tubre de 1371, dividir el término muni¬
cipal en seis secciones y en la forma siguiente: La primera comprenderá los contribuyentes de la manzana primera á
diez; la segunda los de las manzanas once á veinte; la tercera los de las man¬ zanas veinte y una á treinta; la cuarta, los de las manzanas treinta y una á cua¬ renta y tres; la quinta lós de las manza¬ nas cuarenta y cuatro á cincuenta y seis y la sexta la formarán los contribuyen tes de las manzanas cincuenta y siete á setenta y dos inclusives. De la primera,
segunda, tercera y cuarta sección, se
nombrarán tres vocales de cada una de

Ninguna.
HiMie© «i© Üéííer
La Junta de Gobierno de esta socie¬
dad á tenor de lo que previene el artícu¬ lo 17 ele los Estatutos, ha acordado convocar á la general ordinaria para el dia 25 del corriente mes, á las diez y media de la mañana, en el domicilio so¬
cial.
Lo que se hace público para conoci¬
miento de los señores accionistas. Sóller 11 de Enero de 1903.—EI Di-*

El lunes último y con motivo de cele¬ brar al siguiente día su fiesta onomásti¬ ca, fue obsequiado con una serenata el Sr. Rector D. Sebastián Maimó, por el Orfeón de la «Defensora Sollerense» y el martes obsequióle igualmente la Banda Municipal.
El Sr. Maimó repartió á loa obse¬ quiantes pastas dulces y licores.

Si bien no vino á este puerto el vapor
Lulio, conforme dijimos en nuestro nú¬
mero anterior, sabemos que es seguro
que á últimos de este mes hará escala en ésta dicho buque en su viaje á Cette y Marsella, admitiendo carga y pasaje para los indicados puntos.

de las diferentes comarcas qüe cottstitú-
yen el municipio.—Siguiendo y desarro¬ llando en el presente caso estas plausi¬ bles y bienhechoras iniciativas, sería
sensible limitar la construcción de la
carretera á la proposición presentada;
que no tiene más objeto que unir la ba¬
rriada de «Can Tamañy» con la carre¬ tera del puerto.—No lejos de esta ba¬

ellas y sexta dos. Este acuerdo se hará público en cumplimiento de lo que pre¬
viene el art. 67 de la mencionada ley.
Á propuesta del Sr. Presidente y para
el servicio de la escuela de párvulos, se acordó construir una cisterna en la es¬
cuela del «Seller».
En virtud de la reclamación del señor
Estades, se acordó continuar en la lista

rector Gerente; Damián Magraner.
SOCIEDAD ANÓNIMA EL GAS
En cumplimiento de lo que previene
el artículo 15 de los Estatutos porque se
rige esta sociedad, la Junta de Gobierno
de la misma ha acordado convocar á la

El martes de la presente semana, se
celebró en esta iglesia parroquial fiesta
solemne en honor del invicto mártir de Jesucristo San Sebastian y que costeó la

EN EL AYUNTAMIENTO
Sesión del día 17 Enero de 1903
Fué presidida por ©1 Sr. Alcalde don Juan Puig y asistieron áella, convocados

rriada, hay la de las «Arjilas», de mucha más importancia mercantil y no menos agrícola y tanto ó más necesitada de nuevas comunicaciones para el desarro¬ llo de su industria, que quedaría tan

de mayores contribuyentes, que tienen
derecho á la elección de compromisarios para la de Senadores, á D. Ramón Co¬ lom Arbona, quien satisface una cuota de contribución de cuarenta y ocho pe¬

general ordinaria para el dia quince de Febrero próximo, á las once de la maña¬ na, en el local que ocupan las oficinas de la Asociación, calle de Buen Año nú¬
mero 6.

familia Rubert. Después del Evangelio por segunda vez, los Concejales señores aislada como ahora se encuentra. En¬ setas anuales, superior á las que satisfa¬

Y á tenor de lo que previene el artí¬

predicó el panegírico del Santo D. Anto¬ D. Jerónimo Estades, D. Ramón Coll, tiende la Comisión que es deber del cen los últimos continuados.

culo 20 de dichos Estatutos los accionis¬

nio Juan Garau, Pbro. Al oficio mayor, lo mismo que á las
completas que se cantaron en la noche anterior, acudió numerosa concurrencia
de fieles.
❖ **

D. Juan Deyá, D. Jaime J. Joy y don
Juan Morell.
Pasando á despachar los asuntos pues¬ tos á la orden del día, dióse lectura al acta de la anterior sesión, siendo apro¬ bada sin alteración alguna.

Ayuntamiento, dotarla de las vias de comunicación compatibles con la impor¬ tancia que tiene.—Atendida la configu¬ ración del terreno, sería fácil y poco
costoso comunicar las dos barriadas con
la carretera del puerto por medio de un

Se acordó verificar varios pagos. No habiendo Otros asuntos de que tra¬
tar, se levantó la sesión, siendo las vein¬
te y tres.

tas deberán depositar sus acciones con veinte y cuatro horas de anticipación á la señalada, en las oficinas de esta socie¬ dad, y recoger al mismo tiempo su co¬ rrespondiente papeleta de asistencia.
Sóller 22 de Enero de 1903.—El Di¬

Al caer de la tarde del mismo dia, sa¬ lió de la parroquia la Reverenda Comu¬ nidad con el fin de cantar un Te-deum
ante las capillitas de dicho santo, en las -calles de Cocheras y de la Luna.
Equivocadamente dijimos que los bai¬ les de máscara habían de empezar en la
«Defensora Sollerense» el martes último, cuando en realidad será mañana que ten¬
drá lugar en aquel salón el primero de la
serie de bailes que piensa dar La Juven¬ tud Sollerense durante la presente tempo¬

En este estado entraron en el Consis¬
torio los Concejales señores D. Ramón Casasnovas, D. Juan Pizá y D. Andrés
Oliver.
Dióse cuenta de que durante los quin¬ ce dias que han permanecido expuestas al público, á efeetos de reclamación, la rectificación del padrón de este término, y listas en extracto del mismo, no se ha¬ bía producido reclamación alguna. En su vista la Corporación acordó declarar ultimado el padrón.
Se dió cuenta de una instancia, pro¬

camino que arrancando del vecinal de las «Arjilas», pasando por «Son Avifíona», atravesando el camino de la «Figuera» y bordeando la falda del predio «La Mola», fuera á empalmar con aque¬ lla.—De esta manera quedarían servidos
los intereses de ambas barriadas y se habría accedido á lo solicitado.—En
atención á lo expuesto, la Comisión ha acordado informar á V.a Magcia. que á su juicio procede construir la carretera de referencia, pero que en lugar de par¬ tir de la barriada de «Can Tamañy»,

CULTOS SAGRADOS
En la iglesia parroquial.—Mañana domingo, dia 25.—A lás siete y media,
se celebrará misa de comunión para las
Hijas de María. A las nueve y media, se cantarán horas menores y á continuación la misa mayor con sermón parroquial, que pronunciará el Rvdo. Sr. Cura-Arcipreste. A la tarde, después de vísperas y completas, habrá explicación del Ca¬ tecismo; y al anochecer, tendrá lugar el ejercicio mensual de las Hijas de María.

rector Gerente, Francisco Crespí Morell.
LA SOMME25
Por acuerdo de la Junta de Gobierno de esta Sociedad se convoca á los seño¬ res Accionistas á Junta General ordina¬
ria que tendrá lugar el dia dos del pró¬ ximo mes de Febrero á las diez, en el local que ocupan sus oficinas. Sóller 23 Enero de 1903.—Juan Morell Roses, Se¬
cretario.

rada. A los bailes ha sido invitado nues¬ movida por D. Pedro J. Aguiló Forteza, arranque del camino de las «Arjilas»:—

tro Director y nosotros en su nombre agradecemos la atención.
* &*
También hemos recibido un abono de
invitación á los bailes de máscara que se
celebrarán durante esta temporada en «La Palma», nuevo salón que se ha abierto en la calle del Príncipe, en el

vecino de Palma, en la cual expone que en el ensanche del Noguerá, lindante
con la plaza de América y la calle de
Cetra, posee un edificio que habilita para fonda ó casa de comidas; y para dotarlo de sus correspondientes jardines y de¬
pendencias accesorias que deben reunir
los de su clase; solicita se le conceda

V.a Magcia., no obstante, acordará lo que considere más acertado.—Sóller 12 de Enero de 1903». Enterada la Corpo¬ ración, acordó resolver de conformidad con lo informado y suplicar á la Exce¬ lentísima Comisión provincial se digne disponer que el Arquitecto de la provin¬ cia pase á esta localidad á formar el an¬

Registro Civil
Nacimientos.
Varones -2.—Hembras 2c—Total 4
Matrimonios
Ninguno.
Defunciones
Ninguna;

Finca para v.ender
á 9 kilómetros de Palma carretera do
Manacor, de 8 cuarteladas, huerta rega¬ dío hortalizas, con casa, molino estanque, y precio 42.500 pesetas, resultando un rédito del 4 por ciento. Para informes M. Bernat y Catnpañía, calle de Rubí 20
Palma.

primer piso del café El Comercio. Ame¬ autorización para ocupar las dos super¬ teproyecto de la carretéra propuesta.

—

(4) FRMíETÍM
UN DRAMA
de cuba, con viñetas y finales de Vierge, nunca faltaba algún crítico académico y docto que le enviase bocanadas de in¬ cienso rancio, en artículos empedrados de arcaísmos, y que por otra parte nadie leía. Uua especie de discreta reputación, una reputación mate, sin reflejos, rodea^
ba el nombre de Jacinto Castellá, pres¬ tándole vaga aureola de distinción, más
bien de persona culta que de literato. El no aspiraba á otra cosa, La belleza del arte la sentía como recreo, como algo
que se hace á su hora y que presta á esa
hora el encanto peculiar de un goce tranquilo.
Jacinto era una naturaleza linfática,
perezosa, y lo revelaba bi*n su fisono¬
mía. Frisaba, cuando le conocemos, en
los treinta y ocho, y nadie podía llamar¬ le feo, pues sus facciones eran finas y
aniñadas, mediana su estatura> y su
cuerpo, aunque algo encorvado como si conservase la posición del que lee ó se inclina para examinar un cachi¬
vache curioso, no carecía de soltura
y elegancia bajo la bien cortada ropa.

Pero los ojos de un azul apagado y frío; la barba castaño pálido; el pelo suave, raloya, y las sienes despojadas de él; la boca inteligente, de delgados labios y de indolente expresión; las ma¬ nos larguiruchas y marchitas, como de viejo, todo delataba en Jacinto Castellá al individuo de sangre pobre .y escasa ener¬ gía física producto de unas cuantas ge¬ neraciones nerviosamente agotadas por el trabajo sedentario y la devoradora an¬ siedad del tráfico y la ganancia. En efec¬ to, la fortuna de la casa Castellá y Amblera, cimentada oscuramente por el bi¬
sabuelo de Jacinto, no se consolidó has¬
ta que su padre se hubo lanzado á gran¬ des negocios de carbón y de mineral, en
los cuales más de una vez vio cara y
amenazadora la quiebra, y despertó de
noche con el estremecimiento que prece¬
de al suicidio. Jacinto, liquidada su par¬ te, no tuvo ánimo para arrostrar tales sustos, y vivía apaciblemente, entrete¬
nido con sus aficiones, deslumbrado un
momento por la belleza de Teodora, de quien se había prendado corno se pren¬ daría de un objeto de arte, de una esta¬ tuilla griega ó de una soberana testa de Venus encontrada en alguna excavación. Aquellas puras líneas, aquella soberana forma modelada por un artífice que

cuando quiere se deja atrás á los escul¬ tores paganos, ejercieron sobre Jacinto una atracción que por algún tiempo pa¬ reció amor, y amor ardiente y profundo. Sin embargo, incluido ya en colección el precioso objeto, calmóse, como suele
suceder, la fiebre del coleccionista.; pero
no el empeño de conservar aquella inestinable joya en lugar preferente y visi¬ ble. sobre fondo que la hiciese resaltar, de manera que envidiasen á sü afortu¬
nado poseedor, don el mismo esmero con que editaba y encuadernaba sus tomitos de poesías, Jacinto Castellá pre¬
sentaba en público á su hermosa mujer, ataviada y prendida con estudio y arte. Hasta tal extremo llegaba la inocente vanidad de Jacinto; y tal era la fs de Teodora en la natural inteligencia esté¬ tica de su esposo, que tenía empeño en llevarle consigo á esas escursiones á ca¬ sa de modistos, zapateros y joyeros, á las cuales prefieren siempre ir solas las
damas. Doucet, el célebre sastre de se¬
ñoras, profesaba gran consideración á Jacinto, y le consultaba gravemente so¬
bre ciertas restauraciones arcáicas, des¬
tinadas á refrescar y acentuar la moda Contemporánea.
En Fermina, la hermana d« Jacinto,
—mucho más jóven que él, como que

representaba veinticuatro años á lo su¬ mo—notábase que la tragedia, lejos de producir el deleite y la refinada compla¬ cencia que en su hermano, causaba una
extrañeza unida á cierta curiosidad más
bien repulsiva, del género de la que ha¬ ce que al cruzar por la calle y ver un co¬ rro formado alrededor de un objeto de
espanto, un hombre muerto de muerte
violenta, en vez de pasar de largo, nos in¬ corporemos al corrillo é intentemos ver, para cubrirnos luego confias manos los ojos y estar todo el dia reviendo la horri¬ ble imagen. Es evidente que á Fermina le parecía monstruosa aquella mujerago-
niznndo de incestuoso amor, declarán¬
dolo en un impulso invencible, solici¬ tando al propio hijo de su esposo, incre¬
pando á los dioses por que encendieron
en su seno y en el de toda su raza una funesta hoguera; y ni la sonoridad y
armonía de los versos, ni la admirable
profundidad del estudio psicológico, ni la verdadera grandiosidad de la catás¬
trofe moral de Fédra, existían para
aquel alma joven y virgen, que conser¬
vaba frescas las nociones de estricta mo¬
ral y de normalidad sana aprendidas en el hogar de la familia y corroboradas en la atmósfera de un pueblo de provincia influido por la probidad comercial y

guiado por el confesonario. Fermina; tardío fruto de una. unión que duró cer¬ ca de cuarenta años, criatura engendra¬ da en nsdiferente abrazo conyugal por un padre devorado de inquietudes que sada tenían que ver con el amor, había salido en todo y por todo, figura y ca¬ rácter. á su madre, que, libre de los cui¬ dados que al negociante abrumaban, y en la edad robusta de los treinta y siete años cuando concibió á Fermina, impu¬ so su temperamento bien equilibrado y su excelente complexión á aquel último
No cabía tipo más opuesto al de Jacin¬ to que el de Fermina. Esta lucía una frescura vulgar, semiplebeya. y era de correctas facciones, algo carnosas; ds buenos ojos rasgados y francos, duros cuando se enojaba; blanca,* pelinegra, guapa sin expresión y sin el encanto indefinible de una sonrisa inteligente; do trato más cordial y alegre que dulce*
aferrada á sus ideas, y, como niña pro-* vinciana, algo recelosa y suspicaz. Pa¬ rís no entraba en ella, solía decir á sus horas de impaciencia y tedio, poco des¬
pués de haber llegado á la populosa ca-t pital. Sólo estaba en París desde hacía año y medio, el tiempo transcurrido des * de la muerte de su madre, que había sv~

SÓLLER

Xoo «amnelM que sa rnserten en esta sección pagiran: Hasta tres ini ones á-• azón de 0‘05 pesetas la línea; hásta cinco inserciones á if) % de 0‘03 pesetas, y de cinco en adalante á razón de 0‘02 pesetas. B1 valor mínimo de un anuncio, sea cual fuere el número da líneas
'■® qn» *8 componga, será de 0‘50 pesetas. Las linees, de cualquiera tipo sea la letra, y los grabados, se conta-
v&n por tipos del cuerpo 12 y el ancho será el de una columna ordina-
« del periódico.

de

Los anuncios mortuorios por una sola vez pagarán: Del ancho de uya columna 1‘50 ptas., del de dos 3 ptas., y así en igual proporcióon.
En la tercera plana los precios son dobles, y triples en la segunda.
Anuncios Los comunicados y anuncios oficíales pagarán á razón de 0‘05 pese¬ tas y los reclamos á razón de 0‘ 10 ptas. la línea del tipo en que se coronongan, siendo menor del cuerpo 12, y de éste si es mayor.
Los snscriptores disfrutarán una rebaja de un S5 pe*
ciento

SERVICIO DECENAL

¡¡CABELLO ABUNDANTE Y ONDULADO!!

ENTRE
VICE-VERSA
por el magnifico y veloz vapor
XifiOlf DE OH®
¿Salidas de Sóller para Barcelona: los dias 10, 20 y último de cada mes. ¿Salidas de Barcelona para Cette: los dias 1, 11 y 21 de id. id. Calidas de Cette para Barcelona: los dias 5, 15 y 25 de id. id. Salidas de Barcelona para Sóller: los dias 6, 16 y 26 de id. id.
CONSIGNATARIOS’—EN SÓLLER.—D. Guillermo Bernat, calle del Príncipe n.° 24.—EN BARCELONA. — D. J. Roura, Paseo de ,3a Aduana, 25.—EN CETTE.—D. Guillermo Colom, Quai Commandant Samary-5.
NOTA.—Siempre que el día de salida de Cette, según el presente itinerario, -corresponda al -sábado ó día anterior á uno festivo, la retrasará el vapor veinte y cuatro horas y saldrá el domingo ó día festivo que sea, á la misma hora.
mtmfmm nTimcioialis
Comisión,—Representación,— Consignación, — Tránsito
Y PRECIOS ALZADOS PARA TODAS DESTINACIONES

con las mejores y celébradas vistas pano¬
rámicas de Mallorca. Se ha recibido y
puesto en venta un importante surtido en el establecimiento de «La Sinceridad»,
San Bartolomé, 17.—SÓLLER.
LA SOLLERENSE
DE
JOSÉ €OLL CERBÍRE j PORT-BOU (Frontera france-espasela)
Aduanas, transportes, comisión, consignación y tránsito
Agencia especial para el trasbordo y reexpedición de naranjas, frutas
frescas y pescados.
Se desea vender una
finca llamada Can Magre de Leu, con¬ sistente en huerto regadío, cañaveral y dos casas; linda con la carretera del
puerto.
Para más informes diríjanse al nota¬
rio D. Pedro Alcover.

Hace crecer el cabello y evita su caída; le devuelve su color primi¬ tivo y natural. Quita la caspa y priva que se reproduzca. Mantiene la cabeza limpia de todo insecto y micróbio, pues es antiséptico por
eseelencia. Cura toda enfermedad del cuero cabelludo y evita las que se adquieren por contagio, como tiña pelada, etc.
KM MARAVILLOSOS. ® ÍSIIO MIO É HITO.
DE VENTA: en perfumerías, droguerías y farmacias. UNICOS DEPOSITARIOS: Cortés hermanos, Barcelona (España).
L’ UNION
COMPAfíA FRAKSSA H SEGUROS CONTRA INCENDIOS FUNDADA II i®

Esta Compañía, LA PRIMERA DE LAS COMPAÑÍAS FRAN¬
CESAS DE SEGUROS CONTRA INCENDIOS POR LA IMPOR-
TANCIA DE SU CARTERA, asegura además del riesgo de incen¬ dio, los daños que pueden ocasionar la caída del rayo, la explosión de gas dé alumbrado, del vapor, de LA DINAMITA Y OTROS
EXPLOSIVOS.

Capital social.
Reservas . . .
Primas á cobrar.

10.000,000 8.705,000
74.287,038

Francos

Servicio especial para el transbordo y reexpedición de naranjas, frutas frescas y legumbres
BAUZÁ ¥ MÁlüSOT
AGENTES DE ADUANAS
ÜERB3ÉRB y PORT-B0U (Frontera Franco-Española;)
¿Corresponsales á GIVET, JEUMONT y ERQUELINNES (Frontera Franco-Belga)
TELEG-EAMAS: Bauza Cerbére.—Bauzá^Eort-Bou.
RAPIDEZ Y ECONOMÍA EN TODAS LAS OPERACIONES
i ASS1CDRATB1CE ITALIANA

TINOS I LICORES

¿Ptas.

Vino de mesa superior, mar¬ ca El Cometa, (estilo Bur¬ deos) ... La botella.
El rico licor "Benedetto,, de
los Sres. Puster Molinas. Vale la botella ....
La "Chartresse Sollerique. „ La
botella vale
Están de venta en el Estanco
de Can Putxet, Plaza de la

1‘00
5'00 3'50

Total .

92.992,038

Capitales asegurados . . 15.127.713,242

„

Siniestros pagados . . .

194.000,000

„

ÍII©IJM§ U>E COSECHAS

Esta antigua Compañía asegura también contra el incendio, los de
trigo, cebada y avena, tanto en pió como segadas, en gavillas y so¬
bre la era.

Sucursal española: Barcelona, Paseo de Colón y calle Merced, 20, 22 y 24.—Director, M. Gés.—Subdirector en Mallorca: B. Homar, Sama¬ ritana, 16, Palma.—Agente en Sóller, Arnaldo Oasellas, Luna, 17.

Á6A111IA maCAITPIir
DIRIGIDA POR EL PROFESOR

Sociedad de seguros contra los
ACÍ1IOEVTKS BEL TRABAJO ESTABLECIDA EN MILÁN Y RECONOCIDA EN ESPAÑA
Capital social: 5.000.000 Liras

Constitución, n.° 16—SOLLER.
GARROVÉS
Es temps de sembrarlos y a n’ es carró de Sant Pere, núm. 19 nf hi ha de bons y barato.
miu

D. SALVADOR ELÍAS
Clases especiales para la enseñanza práctica y teórica de Cálculo Mercantil, Teneduría de Libros, reforma y adorno de letra, y todo lo perteneciente al comercio, según las vigentes leyes.
Calle de "Vives, n.° 5

Habiéndose promulgado la Ley sobre los accidentes del trabajo de 30

POR EL

¡de Enero último, esta importante Sociedad asegura todas las indus¬ Vino Ujunado Pépsico
trias, mediante una prima, contra los riesgos indicados en dicha Ley. cié

LADRILLOS HIDRAULICOS, DAÑERAS,

Director de la Sucursal Española: D. MANUEL GES, Merced, 20, Barcelona.—Para informes y demás, dirigirse al Agente principal, B. HOMAR, Samaritana, 16, Palma.—Agente en Súller, ARNALDO
GASEELAS,
lotel lestaurant del Universo
DE
Vda. de j. serra
PLAZA BE PALACI0-8.-BABCEL09ÍA
Hospedage desde 5 pesetas en adelante. Habitaciones desde una pe¬ seta, restauraut á la carta, mesas particulares, se sirve á todas horas.
El Hotel del Universo está situado en uno de los sitios más im¬
portantes de la capital, dá plena fachada á la bonita y frondosa plaza de Palacio y paseos de la Aduana é Isabel II, donde cruzan todos los tranvías, y es el más próximo á la Aduana, Muelles, Compañías de Navegación, Bolsa, Gobernación y Estación de los Ferrocarriles de Francia, Tarragona, Valencia, Zaragoza y Madrid.
LA SINCERIDAD
Establecimiento comercial é industrial de J. Marqués Arbona
San Bartolomé, -17, - SOLLER
SECCIÓN PRIMERA.—IMPRENTA Y TALLER DE ENCUADERNACIONES
Se hacen toda dase de impresiones á una ó varias tintas: Acciones para sociedades, títulos nominativos y al portador, láminas de emisión de valores, bonos y demás trabaios de esta índole, tarjetas de visita, esquelas mortuorias, talones, membretes, facturas, programas, carteles, circulares, estados de todas clases, invitaciones, etc., etc., etc.; y encua¬ dernaciones económicas y de lujo.
SECCION SEGUNDA.—PAPELERÍA, LIBRERÍA Y ARTÍCULOS DE ESCRITORIO \\ Véndese en la tienda de esta sección: resmillerta y sobres de todas clases desde les más eco¬
nómicos á los de más lujo, papeles de hilo y de algodón en blanco y rayados, papel de embalaje cortado y taladrado para la confección de cajones de higos, y de seda para la de cajas de na¬
ranjas, de limones y de mandarinas, libritos de fumar de infinidad de marcas, naipes, estampas y cromos, tarjetas de lujo y sorpresas para felicitaciones, libros en blanco y rayados, cuadernos y libretas de todos tamaños y precios, libros de texto y menaje para las escuelas de niños y de niñas de este pueblo, tinta negra y de colores, en botellas, para escribir y para sellar, efectos variados para escritorios y oficinas, coronas, flores artificiales, y objetos para hacerlas, sacos y Cinturones de piel para señoritas, carteras para niños, etc. etc.

J. TORRENS, Farmacéutico
El primero y único elaborado en esta forma en España, mucho más económico y de mejores resultados que sus similares del extranjero, está preparado con todo esmero por procedimientos científicos bien ex perimentados y acreditado como un reconstituyente sobradamente enérgico para suprimir la elimina¬ ción del azúcar de glucosa en todas las personas afectadas de la enfer¬
medad denominada "diabetes.-
PÍLDORAS FERRUGINOSAS
DB
INULA HELENIUM
Con estas píldoras, preparadas por J. Torrens, se cura pronto y radicalmente la Leucorrea ó (flujo blanco), la Anemia y Clorosis (colo¬ res pálidos), la Lismenorrea (ó difi¬ cultad en el ménstruo), la Ameno¬ rrea (ó supresión del mismo), la debilidad, flaqueza y cuantas mo-
léstias ó enfermedades reclamen un
exitante poderoso y enérgico.
DES VENTA:
En Barcelona, Sociedad Farmacéutica Española. —Farmacia del Dr. Pizá.—Palma, Centro Farma¬ céutico.—Farmacia de las Copiñas.—Málaga, Far¬ macia del Dr. Pelaez y Bermudee.—Sóller, Far¬
macia de J. Torreas
BANCO VITALICIO DE ESPAÑA
Seguros» de vida, y a,ooideriteA
El seguro sobre la vida es patrimonio de la gente experta; el necio con un ya
haremos, pierde el tiempo y lo que es peor pierde el porvenir de sus hijos.
Agente en Sóller, Salvador Elias.

DE LA CASA
EISCOFJET, TEJDBA Y €.R d@ BARCELONA
Único representante en Sóller: Miguel Colom, ca¬
lle del Mar.

fe de

5 lailán Iboi

Ptas. Oís.

HISTORIA DE SOLLER en sus relaciones con la general de Ma¬ llorca. Dos tomos en 4.° mayor de mil páginas cada uno, encuadernados en rústica, obra premiada con, medalla de

cobre en la Exposición Universal de Barcelona y con me¬ dalla de oro en la Exposición Balear de Sóller. . .

INUNDACION DE SOLLER Y FORNALUTX, en 1885, capí¬
tulo adicional á la Historia de Sóller. Un tomo en 4.° de

120 páginas, encuadernado en rústica, premiada con meda¬ lla de oro en la Exposición Balear de Sóller

CULTIVOS ARBOREOS Y HERBACEOS. Memoria premiada con el pensamiento de oro y plata en el certamen del

quincuagésimo aniversario de la fundación del Instituto

Balear, y con medalla de oro en la Exposición de Sóller. Un tomo en 8.°, encuadernado en rústica

CULTIVO DEL NARANJO en las Baleares. Obra de reciente

publicación, que
encuadernado en

forma un tomito en 4.° de 190 páginas rústica, premiada con medalla de oro en

las Exposiciones de Sóller y de Manacor, y con medalla de

plata en la Féria-Concurso de Barcelona .

CULTIVO PRACTICO DEL ALGARROBO. Un tomo en 4.° de

GUIA

DE

SOLLER.

Un

corL i§‘ULaIes premios que la anterior.
tomo ei 8.° menor de 152 o á ¿riñas

LITERATURA POPULAR MALLORQUINA. Gloses de <a Pan

Noguera y Ripoll (á) Sarol, (Tom I); de N‘ Andrea Coll

y Bernat Ortegas,

(á) Tambó {Tom II); y {de sa Porlella) (Tom III).

de ‘n Sebastiá Es tres Toms

Marqués
valen .

v

Vendense en la tienda de artículos de escritorio de «La Sin¬

ceridad»—San Bartolomé, 17—SOLLER.

20'Oí l‘7f
2lol
1‘5( 1'5< 0'5( 2‘7,

SOLLEE.—Xmp. de «La Sinceridad»