ARO XVII.--2." ÉPOCA.-NÚM. 803
ARO XVII.--2." ÉPOCA.-NÚM. 803

SÁBADO 23 DE AGOSTO DE 1902

SEMANARIO INDEPENDIENTE

PUNTOS DE SUSCRIPCIÓN:

Sóller: Administración.

Francia: Sres. Bauzá y Marqués,—Rué Rambuteau, 74,
París.

América: Sres. Marqués, Delgado y C.a—Areeibo— (Puer¬

to-Rico).

'

.

Fundador y Propietario
D. JUAN MARQUÉS Y ARBONA REDACCION 7 ADMINISTRACION: Calle de San Bartolomé, n.» 17
—«3° SÓLLER (Baleares) «»—

PRECIOS DE SUSCRIPCIÓN:

España:

0’50 pesetas al mesA

Extranjero: 0’75 francos id. id. jPAG0 ADELANTADO.

Número suelto 0’10 pesetas.—Id. atrasado 0’20 pesetas

La Redacción tínicamente ae hace solidaria de loa escritos que se publiquen sin firma, seudónimo, inicial, ó signo determinado. De los que tal lleven, serán responsables sus autores.

Sección Literaria
LA CALUMNIA
I
Váyanse al diantre la geografía y la cronología; jamás he sabido recordar un lugar ni una fecha: asi, pues, todas las indicaciones que puedo hacer para pre¬ cisar el tiempo y el lugar de mi relación, se reducen á decir que se refiere á un hecho ocurrido en Europa y á principios del siglo XVIII.
Una hermosa mañana de primavera, lord X***, viajero inglés, alto, delgado, blanco, rubio y escéntrico como todos los ingleses de novela, oculto detrás de las cortinillas del balcón de su aloja¬ miento, se entretenía en mirar á una joven que en la casa de enfrente estaba regando sus tiestos.
La joven era. en verdad, digna de ser mirada. Jamás los pinceles de Rafael di¬ bujaron un rostro tan hermoso y tan virginal; su tez de,azucena y rosa, sus dorados cabellos, sus labios delgados y purpurinos, sus ojos melancólicos, su frente despejada, todo la asemejaba á
una de esas credciones de los poetas, pa¬ ra las cuales no buscan modelos en la
tierra, sino en los ángeles del cielo, su patria siempre amada. No era mujer,
era la encarnación de una melodía ce¬
lestial.
El inglés decía para sí:—Estoy á punto de cumplir cuarenta años, y empiezan á cansarme los viajesYpero solo en el mun¬ do* solo como un hongo, ¿qué haré si no viajo? ¿Ahorcarme en mi jardín inglés en que se ahorcó mi padre, habiéndose ahorcado antes mi abuelo y antes mi bisabuelo? Todos ellos se ahorcaron á los cincuenta y cinco años, cinco días, cinco horas y cinco minutos; yo no he de romper la tradición. Además de que cada uno de ellos cuando se ahorcó dejó un hijo que le heredase*, y yo no tengo ninguno, debo, pues, casarme., tener hijos, y esperar mi hora al pie del pino
tradicional. Y dado que me case, ¿no es
mejor hacerlo con una mujer bonita que con una fea? Esa muchacha que cuida de sus ñores vale más por sí sola que todos mis caballos juntos. Es pobre, á juzgar por su traje, y si su alma se ase¬ meja á su rostro, debe ser un ángel de
bondad. Sin embargo, en estas cosas no conviene fiarse de las apariencias, sino tomar informes. Tomémoslos, pues, em¬
pezando por el interrogatorio de la per¬ sona más curiosa y más habladora que conozco en todo el barrio, y plegue á Dios que salga todo como yo deseo.
Tendió la mano, y sin dejar de mirar á la joven, tiró del cordón de la campa¬
nilla.
La patrona se presentó. Era una mujer de la edad incierta que
se llama cierta edad, bastante bien don-
servada, y de facciones vulgares. Vul¬ gar era también su inteligencia, cuyo punto saliente, por decirlo así. erá la superstición. Una gitana la había predi¬ cho que su hija se casaría con un inglés muy rico, y esto bastó para que mirara
en lord X*** un futuro yerno, y espera¬
ba de un momento á otro pedirle la no siempre blanca mano de Caralampia, que si lo fuera porque sus ojos eran pe¬ queños como lentejas, su nariz gruesa y
colorada como una remolacha, su color
de pan dé munición, y su cuerpo algo
torcido, rivalizaría eu belleza con la
mismísima Elena,
—Señora Dionisia.—dijo lord X***— ¿quién es esa joven que está regando los
tiestos allí enfrente?
Dionisia se acercó al balcón, y admi¬ rándose de la pregunta, contestó:
—Es María, la costurera, una pobre muchacha huérfana, que no tiene más propiedades que sus agujas.
—Yo soy rico'para los dos, —murmu¬
ró lord X***.
Dionisia le miró aterrada. Su castillo
de naipes se derrumbaba.

—Y decid,—prosiguió lord X***,— ¿es honrada?
La más ligera maneha no empañaba
la reputación de María, paloma virginal1
digna dé anidar entre las palomas del paraíso; pero Dionisia no pensaba sino en su hija y en la predicción de la gita¬ na, así es que contestó con tono incisivo:
—En cuanto á eso...
—¿Qué?—preguntó el inglés.—Decid si sabéis algo, creed que me importa sa¬
berlo.
—Nada, yo no debo murmurar de na¬
die.
—Pero sí decir verdad cuando se os
pregunta. —Disimuladme, señor, no diré nada,
otros os informarán.
—Sois una buena mujer,—dijo el in¬ glés después de una pausa;—id con
Dios. Lo dicho me basta. Me ahorcaré
soltero.
Y se separó de la ventana. Un momento después cerró la suya María, muy ajena de creer que acababa de jugarse ,sn porvenir, y que merced á una trampa de feu vecina, le había per¬
dido.
II
Lord X*** continuó su viaje al día si¬ guiente; Caralampia, la hija de Dionisia, se casó, no con un inglés rico, sino con un pobre molinero que tenía la costum¬ bre inglesa de emborracharse diaria¬ mente, y que cada vez que se emborra¬ chaba sacudía una paliza á su mujer; y Dionisia, después de ' haber gastado Cuanto tenía en socorrer á su hija, fué echada de casa por su yerno, y tuvo que mendigar su sustento de puerta en
puerta.
María vió su miseria, se compadeció de ella, y la dijo:
—Venid á mi casa, os miraré como si
fuerais mi madre.
Y la llevó á su casa, y trabajó día y noche para sustentarla; pero el exceso del trabajo la hizo enfermar, y al poco tiempo murió.
Los ángeles en el mundo están mal, y se van presto,
ha dicho un poeta. Dionisia, desde aquel momento, no pudo sosegar. El recuerdo de su calumnia, y el no menos vivo de María, que la había sacrificado su vida, la perseguían por todas partes. Un día entró en una iglesia, y postrándose á los pies de un confesonario, pidió con¬
suelos á un sacerdote, confiándole su
remordimiento.
—Tu culpa es muy grande—la dijo el sacerdote;—pero mayor es la misericor¬
dia divina. Ve esta noche á.las doce al
templo en que descansan los restos de María, y ora por el descanso de su alma. Esta es la penitencia que te impongo. por tu pecado.
Dionisia, más consolada, aunque bas¬ tante agitada por el temor, esperó la no¬ che para cumplir su penitencia.
III
El templo en que debía cumplirla era uno de esos poemas ele piedra de la Edad Media que admiran aj. arte moderno, 'impotente para imitarlos. Todo en él respiraba la idea de la divinidad relacio¬ nada con ja humanidad. Mirándole des¬ de fuera un extranjero ignorante de nuestra religión, hubiera leído el miste¬
rio sublime de la fe cristiana con sólo
haberle visto de noche, cuando eleván¬ dose sobre la ciudad como el ángel de la
fe dejaba caer el eco de la fúnebre cam¬ pana desde lo alto de su$ góticas torres
terminadas en cruces de. flores, que in¬ dicaban que el alma religiosa reserva
para el cielo los aromas, de su pureza. Y penetrando en su recinto, mirando á la luz de la lámpara, eterna como la conciencia, aquellas altas naves en que la pintura y la escultura aparecían como
humihl'es esclavas de la arquitectura, aquellas coiurrinas semejantes á los ele¬ vados cedros del monte sagrado, aque¬ llas bóvedas obscuras, aquellas enverga¬ das capillas, aquellos altares dorados

aquel pavimiento compuesto de losas de tumbas, ¿quién no se sentiría conmovi¬ do dé rdfgícwA pavor?
Al llegar á la puerta del templo, Dio¬
nisia se detuvo vacilante. Parecíale que
las molduras estaban animadas, que las sagradas efigies de los altares y de las ojivas la miraban coa enojo y, sobre to¬
do, la obscuridad de las naves la infun¬
día un miedo indeterminado á peligros
desconocidos.
Oró brevemente, se animó y marchó. Su paso, resbalando por las losas, la pa¬
recía el siseo de la ronda del sábado:
Al llegar á la tumba de María se arro¬ dilló y volvió á orar con los ojos cerra¬ dos, por miedo á una aparición; pero su

ES «BUFADOR»
(sonet)
Póeh hei há qu' es Sol s‘ es póst dina lablavor de 1‘ ampie mar qu' empeny la mestralada, alcjant V ona de neu rivetetjada qu’ esbrava demunt la cósta es séu furor.
Es ímponent y ferést ea Bufador ahont rebrama s‘ aygo esvalotada; y pareix qu’ hei retruny la canonada quant hei rebotan las onas ab aspror.
Y arriban, se trepitjan y a* encalcan, s‘ endressan tot cuvérte3 de blancura, caven, se fonen y altra vólta s‘ alean.
S‘ espuma qu' allá bull esvermeyida per las ñamadas de Ponent, figura sanch quq brolla de róca malferida.

que se ramifican al infinito por todas
partes, bordeando el barranco, saltando el precipio, pasando el rio en atrevido y lujoso puente, costeando el mar para llevar por todos lados el hálito de vida
fecunda.
Si preferís tomar el ferrocarril qué atraviesa la isla del Sur al Norte y Le¬ vante; veréis la campiña llana siempre subdividida y surcada por carretera y poblada de árboles por modo increíble.
En todas partes la impresión es la misma: la satisfacción de que una tie¬ rra tan rica, tan hermosa, es la vuestra:
aquello es tierra de España aunque nó
lo parece.
¿Por qué?

precaución fué inútil. Sus párpados de¬ jaron de interceptar la luz, y al través de ellos, como al través de transparen¬

Guiyém Eipoll DkyA.

En él pecho de todo hijo de Mallorcá hay grabadas con caracteres imborra¬
bles las dos ideas fundamentales de tan¬

tes cristales, vió abrirse la tumbá y le¬ vantarse á la joven, adornada con un lucidísimo traje blanco y coronada de
rosas, blancas también. Brillaba en sus
labios la flor de una dulce sonrisa, pero
su mirada era siempre melancólica. —¡Perdón—murmuró Dionisia, aun¬
que María no la miraba enojada;—per¬ dón, señora, por el daño que os he he¬ cho; bastante castigada estoy!
—No es á mí á quien has hecho el da¬
ño—murmuró María, con una voz tan
dulce como las melodías del paraíso;—
no es á mi. Yo sufrí en la tierra, pero
por eso mismo es mayor en el cielo mi felicidad: ¿qué importa un día de lágri¬ mas, si con él se compra una eternidad de ventura? Los daños que has hecho á
los otros, los vas á ver.
En este momento tres personas más se
levantaron de la tumba de María. Eran
tres hombres: uno ceñía la toga, otro el sayal del misionero, y el último parecía ocupado en analizar unas yerbas que tenía recogidas eu un paño de su túnica.
—Hubieran sido mis hijos—suspiró María—tres corazones más para amar á
Dios.
—Yo, dijo el primero—hubiera guar¬ dado el santuario de la justicia, y arran¬ cando la cizaña del campo de la patria, le hubiera abonado para producir los frutos más opimos.
—Yo—dijo el segundo—hubiese ense¬ ñado la fe á pueblos enteros que gimen en la ignorancia, y abierto las puertas del cielo á desgraciados que esperan aún por largo tiempo quien rompa los grillos con que los tiene sujetos el rey
de las tinieblas.
—Yo—dijo el tercero—hubiese sido médico, y enseñado á curar males que
se creen incurables.

¡Mallorca!
I
Delante las cuartillas de blancura in¬
maculada, enfrente el tintero, la pluma
en una mano, la frente sobre la otra y
allá en las penumbras de la memoria, en primer término mis paseos, mis escursiones de hace un mes y la imagi¬ nación sin querer obedecer á la volun¬ tad, la fantasía negándose á seguir él recuerdo, en su viaje peregrino por mi vid.a de hace poco; la pluma quita las cuartillas blancas y las ideas sin expre¬ sión, sin forma, renegando en fin, de la empresa imposible de pintar lo que no puede pintarse, Mallorca, la isla en¬
cantada.
Pasen como sueño de dichas los re¬
cuerdos de mis correrías por la carretera de Deyá. colgada de jardines Cypricos sobre el azul Mediterráneo, con sus pa¬ noramas admirables de la Dragoneará,
Miramat y la Foradada de increíble,
poética, maravillosa hermosura;; pase la visión augusta del formidable Puig-mayor que mirado desde la vertiginosa, ini¬
mitable carretera de Sóller á Palma en¬
seña las venerables nieves coronando
eternamente su cabeza de titán; quede allá el inmenso horizonte de los picos del ddeix sin compañero en Europa, y quede atrás la apacible dulzura de la quinta Alfabia, delicia del rey Jaime, la riqueza de Eaixa, donde aristócrata ma¬ llorquín guardó en mármoles de perenne
belleza la historia verídica de Grecia y Roma, la excelsa hermosura de Vallde-
mosa, el museo cristiano de lujoexplendente. No recordemos las grutas dan¬ tescas de Artá y Manacor, libro de indes¬

ta graQ deza:
La creencia firme de que sin árboles no hay riqueza posible, y la de que cada cual debe cultivar tierra propia y pe¬ queña con arreglo á los elementos dé
que dispone y acumular sobre ella todos
los medios de acción.
Por la primera se ve el número, el es¬ fuerzo. el cuidado exquisito que se ejer¬ ce en todas partes sobre los árboles. Oli¬
vos y naranjos,- vides, algarrobos, al¬ mendros y nopales, olmos y almeces, nisperos, encinas y acacias, el árbol dé fruto, el de sombra, el de madera y el dé
recrecjjSoo igualmente cuidados con tal
minucia que encanta.
Una rama tronchada por eí aire eti?
una heredad es motivo de duelo serio en
la familia que sobre ella vive. La cabra
es considerada allí como animal maldi¬
to, que lleva en sus dientes la destruc¬ ción y la miseria: en los campos de Ma* Horca nadie tiene cabrios sino por causé de enfermedad, es decir, como medici¬
na, y aún así las tiene atadas con Cabe¬
zada, ni más ni menos que un mulo, y si aquella cabra se escapa y tiene la des¬ gracia de introducirse en heredad ajena-,morirá seguramente á mano airada, qué es sabido y ley sancionada por la cos¬ tumbre del cultivo de los árboles, que el que mata una cabra suelta hace una
acción laudable y por la que nadie le ha¬ de pedir cuentas.
Citaré, para honra de Mallorca y dé España, un hecho que seguramente no’’ tiene precedentes ni parecido étí el mun¬ do agrícola.
En los altos de Valldemosa, dando"
vista al mar, no lejos, y á la izquierda de la Carretera de Deyá. existe un predio, llamado Son Moragues, si no recuerde?'
mal.

Y todos tres, volviéndose indignados criptible belleza en que la naturaleza En este predio hay un pequeño bosque" á Dionisia, unieron sus voces para gri¬ con su pluma gigantesca ha escrito en de encinas, entre las cuales, hace mu¬

tar tres veces: «¡Maldita seas!» Y pareció que millares de voces repe-!
tían entre las sombras la solemne mal¬
dición.
Dionisia apenas alentaba.
Por fin, haciendo un esfuerzo titánico,
murmuró con voz apagada:—¡Perdón, perdón! ¿Qué he de hacer para reparar el mal que he causado?
—¡Repararle!—murmuró María—¡re¬

caracteres indelebles la historia del
«Geux», historia que acompaña por siempre con armonía inimitable el mar vecino; no pensemos en sus campiñas de luz explendorosa tamizada por inacaba¬ bles cortinas de verdor; olvidemos si es
pósible el natural bondadoso, amable, de patriarcal sencillez de los hijos di¬ chosos de aquel suelo y la gentil be¬ lleza, el encanto indefinible de la mujer

chos años, descuella una verdaderamen¬ te espléndida, de tronco que tendrá algo* más de dos metros de diámetro y caña dé más de veinte metros de altura.
Tan hermoso árbol no deja crecerá los que tiene á su lado, y sin duda por esto determinó su propietario cortarlo* aprovechando así el valor de su ma¬
dera. Enterado de tal. determinación Un ricé

pararle! Cogió una copa de oro llena de agua,
y presentándosela á Dionisia, la dijo:—
Derrama esa agua eu el suelo.

mallorquína, heredera legítima del tipo helénico conservado por milagro en aquellos montes para causar el pasmo del pobre mortal que tiene la suerte de

propietario colindante, y apenada por la próxima muerte de tan hermosa árbol,va a ver al dueño y propone la compra del bosque entero, sin más objeta qué

Dionisia obedeció.

admirarlas.

salvar la vida al codiciado.

—Ahora—añadió María,—tórnala á Dejemos al artista tamaña empresa, No acepta el propietario la venta total;?

coger.

y hablemos un punto de la agricultura propone el otro la compra de la encina

—Las junturas de la losa la han em¬ de Mallorca á las labradores de la Pe¬ totalmente; el objeto es salvarle la vida.

bebido; es imposible cogerla.

nínsula que no la conózcan, que me fi¬ Habla el uno y el otro: dice el pTimerof

—Pues así sucede con la calumnia; to¬ guro que son muchos.

que el hombre debe sólo gozar de loa

dos pueden derramarla, nadie recogerla; y para aspirar al perdón del mal que se ha causado, es preciso ante todo procu¬

Confieso á voz en grito que una vez
en mi vida he sentido satisfacción, no.
orgullo diré, positivo orgullo de ser es¬

frutos de los árboles, pero en modo al¬ guno quitarles la vida; alega el otra que" si él comete tamaño desafuero es porqué

rar resarcirle.
Y la visión desapareció.

pañol. cuando' he paseado los campos sus rentas están mermadas porque el ár¬ ricos de Mallorca esmeradísimamente bol grande no permite fructificar á loé

Dionisia cayó desmayaba, y cuando cultivados.

pequeños.

al día siguiente la recogieron y la pre¬

Efectivamente, si al saltar en tierra dé

Ya en este camino un rayo de espe¬

guntaron lo que le había Ocurrido, no Palma queréis recorrer la isla y elegir ranza ailimá la cuestión; el rico propone*

pudo contestar... Estaba loca.

cualquiera de las dos grandes arterias al otro que estime, eu pesetas, la renté

Carlos Rubío.

que traen á la capital la comunicación1 que pierde y la capitalice, que él le pa¬ de la costa y montañas del Norte y gará cuanto quiera con tal de que na Sé

——-—-í-JueES2n3t443cia^—^

Noroeste, os encontraréis siempre las ca¬ lleve á efecto la sentencia, rreteras admirablemente conservadas Aún reniega el dueñoy

SÓLLER %

truenas palabras todo lo logran. Al fin -ge otorga ante notario la escritura, y el primero entrega al segundo la suma de seiscientos¡'pesos j tres mil pesetas! por la «ola propiedad sin usufructo del árbol
«n cuestión, goh la condición deque ni él
ni ninguno de sus descendientes ni nadie-
pueda jamás cortar encina, que desde
este momento se llama ya con venera¬ ción «la encina de los seiscientos pe¬
gos.»
-En la idea madre de este hecho que
piuta con línea exacta á un pueblo, se
fundamenta todo el progreso material de este país rico y floreciente, j él nos
permite entrever los secretos de la agri¬ cultura próspera como la más del mun¬ do, de la que me ocuparé al detalle en
oto artícuio.
H;
‘Haciende vértice en lo más alto de la
■cabeza gigantesca del maravilloso Puiff. mayor, corre una linea quebrada que ba¬ ja por el lado S. O., dejando á la derecha
el vallecito encantado de Deyá, los pún¬ ateles de Son Manoig y Miramar y los balcones de Validémose,para tocar en Es¬
purias, y por Andruitx perderse en el mar allá en los picos de la Dragonera, y sube pur el N. E. dejando atrás los bajos ricos
de Sóller, corriendo derechamente á Polleusa.hasta .entrar en el mar por cabo
Pormentor.
Esta línea, casi divisoria hidrográfica
divide á Mallorca en dos trozos eseucial
y característicamente distintos bajo el punto de vista agrícola.
De un lado de ella la montaña, allá,
.abrupta, accidentadísima, de vista y va¬ lles siempre á Poniente y Norte; del otro la llanura, baja, á nivel del mar* sua¬ ve y plana toda ella, recibiendo los be¬ sos del sol desde que se levanta por -Oriente hasta que se acuesta en el mar
vecino.
Examinemos ordenadamente ambas
.regiones.
Voy á llamar á la primera región del .olivo y de ios bosques.
En ella hay dos cultivos, que llamaré de reuta, de productos para la explota¬ ción, el olivo y la encina.
Esta región debe muy poco á la natu¬ raleza. De suelo vegetal escasísimo, con laderas escarpadas, de rocas con saltos de muchos metros, de valí-tulas salvajes, el hombre para someter esta tierra al cultivo ha tenido que empezar por el ruar, por el escalón de abajo, y haciendo
bancales de uno en otro, ha convertido
.la montaña en escalera sin fin.
Ha hecho el primer escalóu y ha colo¬ cado en él un árbol, ,un olivo ó un alga¬ rrobo, y para que la ladera no se le cai¬ ga encima, ha hecho del lado del monte una pared vertical que contenga el de¬ rrumbe, y cuando la ha tenido hecha, ha pensado que puede soportar un poco de tierra, ha llevado esta tierra y ha puesto en ella otro árbol, y así, paso á paso, y desde el mar, ha llegado culti¬
vando hasta más de mil metros hacia
arriba, y ha trocado lo que fué murallóu natural y bravio, cuna del hondero pre¬ histórico, en maravilla de trabajo y de cultura, y eu prueba palpable de lo que el hombre puede hacer de la tierra cuando quiere cultivarla. No encontra¬
réis en toda la montaña de Mallorca la
punta de una peña donde no fructifique
un árbol.
Vive el olivo desde el mar arriba en
toda Mallorca con vida exhuberante y rica.
Los que están muy bajo y muy cerca, recibiendo á plano los embriones del
viento marino, tienen las dimensiones
ordinarias de los olivos grandes, cuatro,
cinco, seis metros de altura, de forma
regularredondeada.de ramas armóni¬ camente repartidas: el viento que los mueve por igual, y el sol que los baña por entero, han hecho la obra educativa á perfección, pero cuando se va por la montaña arriba, cuando nos metemos
por sus valles ruinosos, por sus cortadu¬ ras y torrentadas. cuando la luz sólo
viene de lo alto, los olivos crecen, van en su busca, se esfuerzan por encoutrar
el sol antes de medio día. lo que no lo¬ gran casi nunca, y suben á ocho y diez metros, y adquieren á veces proporcio¬ nes colosales; son olivos de leyenda, de gruesos troncos, preñados y retorcidos,
de altura inacabable. Ya he visto mu¬
chos de más de quince metros de alto, con troncos de más de uno de diámetro, que hacen recordar la primera población culta de la vida. Los griegos y fenicios pusieron estos árboles, cuya edad por su aspecto es imposible calcular.
Es verdaderamente extraordinario que tales árboles, viviendo como viven en
macetas, bancales, con área de tierra li¬ mitada. no solamente lleguen á esta edad, sino que mantengan en ella toda

su lozanía fisiológica y den regular¬ mente cosechas copiosas. La proximidad
del mar debe ser, á no dudarlo, la causa
de este hecho.
El cultivo del suelo en los olivos es
muy parecido al andaluz. Donde pue¬
den labran con arado la escasa tierra
anualmente, donde-no hay tierra, que es la mitad de las veces, y el árbol vive entre cajones de tierra, se labran con
arado los entrerriscos.
La tala consiste en cortar únicamente
la rama que se ha puesto inútil para lle¬ var ifruto. La limpia ó desclavillado es sumamente minuciosa, y con el produc¬
to de este desclavillado, las ramillas
menudas, que se dejan en el campo, se lleva á cabo una de las prácticas más racionales del cultivo arábigo, los hor¬
migueros.
Cavan profundamente la tierra en pri¬ mavera, y sus grandes terrones enteros los apilan sobre rnontadadas de leña, en
forma soléntica á los hornos de hacer
carbón; pegan fuego, y después que han ardido reparten la'tierra ya quema¬ da cuidadosamente por el suelo.
El resultad© de estos hormigueros,
que desearíamos ver imitados en nues¬ tras campiñas arcillosas, es inmejorable.
La tierra no solamente queda modifi¬
cada notablemente en su tenacidad y
propiedades físicas, sino que además se enriquecen con valiosos elementos que el fuego ha puesto en estado soluble, asimilable por las raíces.
La calidad de la aceituna, excelente;
la variedad dominante es muy parecida
al nevadilio blanco andaluz, un poco
más pequeña, más fina y más oleosa-.
La recolección se efectúa conforme el
fruto va cayendo del árbol; la altura de éstos y la configuración del terreno no permite otro método.
El aceite es de color paja claro, muy ligeramente dorado, de olor y sabor ca¬ racterístico, que remotamente recuerda
al fruto.
El olivo es el árbol de la región que sostiene la mayor parte de la exporta¬ ción, otra parte importante son cerdos cebados. Todos los predios de la monta¬ ña por pequeños que sean crían y en¬ gordan cerdos.
La bellota de encina y los hig09 fres¬ cos y secos, son los frutos de que se vaien para esta lucrativa industria.
El algarrobo vive asociado al olivo y á la encina, y vegeta y fructifica ea in¬ mejorables condiciones, constituyendo
su fruto la base de la alimentación de
todo el ganado mular y caballar, que es mucho y muy bueno.
La característica economía de la mon¬
taña es la división regular del terreno en fondos, en que de tiempo inmemo¬ rial vive una familia; la familia toma aquí el nombre de la finca en que habita siempre, y que cuida cotí cariño entra¬
ñable.
Esto ha producido el estado de perfec¬ ción del cultivo, y de los esmeros con que conservan la tierra, que podemos considerar, en su mayor parte, obra del hombre, que la ha llevado donde está para poblarla, cultivarla y enriquecerla.
El resultado definitivo es, que en unas cuantas hectáreas vive una comunidad
de familias, un pueblo, rico y feliz. Ejemplo, entre muchos, «1 pueblo ci¬
tado de Deyá. Su término no pasa de unas quinien¬
tas hectáreas, cultivadas.
En el viven unos doscientos vecinos,
pero viven no como en los poblados
desastrosamente miserables de la ma¬
yor parte de los campos peninsulares,
en horribles casucas de tierra metidas
en el polvo de una trocha intransitable, no; viven en lindas casitas, elegantes chalets y lujosos palacios; coquetas cons¬ trucciones de piedra, que parecen he¬ chas para regalo de su dueño, esparci¬ das acá y allá; rodeadas de preciosos jardines, y unidas unas á otras por ca¬ rreteras enarenadas, que colorean her¬ mosos frutales, nísperos, limoneras y naranjos casi siempre, que con sus fru ¬
tos os invitan de continuo, sin más tra¬
bajo que levantar la mano para to¬
marlos.
Se respira por todas partes un aire di¬ choso de bienestar y de riqueza.
Comparando este pueblo y esta mon¬ taña con los pueblos y las sierras anda¬ luzas. se siente el ánimo embargado de
doiorósas reflexiones.
Salid de Córdoba y subir á la rica sie¬ rra por cualquier parte, por los frutales de Almodóvar, por caso, y mirar al Nor¬ te; continuad por La Plata, á jurisdición de Pasadas; entrar siempre al Sur, al in¬ menso término de Hornachuelos, donde hay 'propietarios de treinta mil hectáreas, y otros de menos, que ni las pueden ver siquiera. Que inacabable tierra, por do¬ quier. donde podréis andar tres dias á

caballo sin encontrar un hombre ni una
choza.
¡Cuánta tierra perdida para la vida! No he de mojar, no, mi pluma en tin¬ ta amarga, pero bien otra sería la suerte
de Andalucía, y de España entera, con una racionalmente regular división de
la tierra.
Pero no nos alqjémos de Mallorca.
La montaña es con relación á la isla,
una quinta parte de su arca total. De la agricultura de las llanuras, mo¬
delo de perfección, de que tienen que aprender todos los labradores del país meridional, me ocuparé, Deo volente, en
otro número.
José Folefrün.
(De La Liga Agraria)
Tribuna Pública
LA VERDAL ANTE TOSO
—
Sin ánimo de entablar polémica algu¬ na por el asunto que vamos á tratar, para lo cual nos reconocemos impoten¬ tes ante la habilidad y raro ingenio del que habría de ser nuestro adversario, y si solamente para no dejar enmarañada la madeja, escribimos las siguientes lí¬
neas con el fin de desvanecer las sos¬
pechas que pudieran haberse... filtrado (como diría un amigo nuestro, tribuno de ocasión y orador inconsciente cuando
actúa de desfacedor de agravios y en¬ tuertos) en el ánimo de nuestros lectores con los diferentes escritos publicados por D. J. Enseñat.
Atraídos por el reclamo de las celebé¬ rrimas hojas, con tanta fruición reparti¬ das el domingo día 10 del actual, acudi¬ mos contra nuestra costumbre, á la Jun¬
ta General ordinaria de la Defensora
Solterease y una rez allí, echamos de ver bien pronto, que el Sr. Enseñat y sus compañeros no buscaban una repara¬ ción á los agravios que el proceder de la Junta Directiva pudiera haberles infe¬
rido.
El señor Enseñat quería meter mucho ruido, mucho bombo, imponerse con sus destemplanzas y procacidades; olvi¬ dando por ignorancia, ó malicia quizás, las prescripciones del Código fundamen¬ tal de la sociedad, á cuya sombra ha flo¬ recido y progresado.
Intentó y quiso convertir aquel sitio en campo de Agramaute para sacar á la superficie ambiciones personales, im¬ portándole poco el respeto y miramiento que se debe á una institución bajo cuyos auspicios se han creado multitud de in¬ tereses y sirve de paño de lágrimas á muchas familias pobres, que si por ella no fuera, se verían precisadas, tal vez. á implorar la caridad pública.
Debemos manifestar, en honor á la
verdad, que la insubordinación del se¬ ñor Enseñat. no queriendo sugetarse á lo dispuesto por el Reglamento, y sus provocativas insistencias acompañadas de gritos de energúmeno para usar déla palabra, menospreciando á cada mo¬ mento las órdenes presidenciales, dieron márgen al conflicto promoviéndose aquel desagradable incidente, que de no sus¬ penderse la sesión, luibiérase convertido
en tumultuoso escándalo.
Injustos é infundados uos parecen los cargos que el señor Enseñat acumula contra el señor Canals, por ir desprovis¬ tos de la sinceridad que debe resplande¬ cer en los actos realizados por quien se considera injustamente agraviado ó postergado y quiere volver á reconquis¬ tar el aprecio y estima de sus conciuda¬
danos.
Según la relación escrita por el Secre¬
tario de la sociedad de los hechos acae¬
cidos desde que se promovió esta enojo¬
sa cuestión, el señor Enseñat faltó repe¬
tidas veces á lo dispuesto por el Regla¬
mento; haciéndose acreedor, con su desa¬
tentada conducta, á los correctivos que
le impuso la Junta Directiva. Aquellas hojas sueltas, que inmortali¬
zarán ai señor Enseñat, más bien pare¬ cen libelos infamatorios para ciertas personas, que producto de un entendi¬ miento equilibrado. Con aquel escrito no consigue otra cosa más que hacerse odiar de todas las personas sobre las cuales echa inconscientemente un estigma, in¬ capaz de lavarlo, ni con el agua bau¬ tismal de esta parroquia, ni hasta con
toda la del río Jordán.
No crea el seqor Enseñat baste esta
rectificación de última hora inserta en
su comunicado. El oprobio que nos infi¬ rió; la mancha ó lunar con que preten¬ dió mancillar nuestra honradez, subsis¬ tirá, (por más dignificado que esté) mientras tanto no rectifique de una manera clara y categórica. Es preciso

expresar concretamente el nombre de las personas á quienes quería referirse ó con¬ fesar francamente su equivocación litera¬ ria por haber expresado lo contrario de loque quería decir;con lo cual vendida á
confirmar lo por todos sospechado, que el agua bautismal que recibió, diferen¬ ciándose de la que han recibido los de¬ más, ha tenido la virtud de trastornarle
sus facultades intelectuales.
No crea tampoco que el saber y la in¬ teligencia sean patrimonio esclusivode las personas con barba; imberbes hay, en Sóller y fuera de Sóller, que en cuan¬
to á nivel intelectual están á muchos
codos,por encima de hombres como el señor Enseñat, entre otros aquellos á quienes injustamente trata de zaherir en
sus escritos.
Como el señor Enseñat no ha tenido
ninguno de sus compañeros que se atre¬ viera á publicar su biografía, él mismo, para escarnio de la opinión pública, nos presenta un cuadro detallado de las vir¬ tudes cívicas que le adornan. ¡Como si
todos no estuviéramos en antecedentes!
Si alguno de sus conciudadanos duda de la sinceridad de sus afirmaciones, le
remitimos á ciertos individuos de la
Junta y á otras personas fuera de ella, quienes gustosos enterarán al lector (se¬ gún de público se dice) de ciertos pro¬ cedimientos de que se vale para merecer la estima y consideración de sus muy amados paisanos.
Por último, en vista de los relevantes servicios que lleva prestados á la patria
y para que las generaciones sucesivas puedan tomarle como espejo de morali¬ dad y honradez, proponemos al Ayun¬ tamiento le nombre al menos hijo bene¬ mérito del pueblo.
Virios Cosmopolita*.
Actualidades
Li conquista del Polo
Un navegante canadiense, Mr. Bernier, va á emprender, á principios del año próximo, una nueva tentativa para llegar al Polo Norte.
La expedición se compondrá de 14 in¬ dividuos y debe durar cuatro años.
Su jefe se propone dejar que su buque se deje llevar á la deriva durante tres in¬ viernos y llegar de esta suerte á menos
de 150 millas del Polo, al que se trasla¬
daría recorriendo en trineos esa dis¬ tancia.
El buque que se ha de utilizar en e viaje ha sido construido coii todo esme¬ ro y con sujeción al modelo del «Frara», en el qué. corno el lector no ignora, efectuó su célebre expedición polar el insigne Nansen.
Estará blindando de acero, y sus ins¬
talaciones dotadas de todo el confort que
la ciencia moderna facilita, y cuyos prin¬ cipales elementos en este caso consisten en calefacción y alumbrados eléctricos.
Llevará, además, una estación tele¬
gráfica, sistema Marconi, y de sus bue¬ nos oficios espera el capitán Bernier lo¬ grar hallarse en comunicación constan¬ te con otra estación de igual sistema es¬
tablecida en Hamraerfest, extremo lími¬ te europeo en la región septentrional del mundo.
Después de la guerra anglo-boer
La llegada de los generales boers Botha, De Wet y Delarey á Londres, que tuvo lugar el domingo último por la mañana, fué la señal de grandes ova¬
ciones.
En los muelles de la estación, invadi¬
dos por una inmensa muchedumbre, se distinguían claramente entre las acla¬ maciones gritos entusiastas tales como: «Este viejo De Wet.» «Este buen viejo De Wet.» «Todos bravos soldado»», etc.
Los generales boers saludaron al pú¬ blico desde su vagón; pero se negaron con firmeza á pronunciar una sola pala¬ bra. á pesar de la insistencia con que las masas les pedían que hablasen.
La Policía se vió obligada á cargar so¬ bre la multitud para separar á ésta del vagón en que venían los generales Bo¬ tha, De Wet y Delarey, y éstos tuvieron que salir del coche por el lado de la vía, por ser imposible el paso por, los an¬
denes.
La muchedumbre, al advertirlo, se precipitó desbordada, arrollando á la Policía y aclamando á los boers.
* **
Los telegramas recibidos de París di¬ cen que el público y la Prensa se con¬
mueven con honda emoción ante la ac¬
titud de los generales boers que se en¬
cuentran en Londres.

Se reconoce la grandeza, verdadera¬
mente épica é inaudita en Europa, de
os caudillos surafricanos negándose á presenciar la apoteosis naval de Inglate¬ rra y la consagración en el mar de Eduardo VII.
La negativa de los boers rehusando
contribuir al triunfo á la romana del
Rey de Inglaterra, y desairando severa¬ mente al público, en cuyo programa de fiestas figuraba la presencia de Botha, De Wet y Delarey; desairando áRoberts, Kitchener y Chamberlain, y hasta al mismo Rey, que les esparaba en Gate,
sabiéndolo los boers, resulta un aconte¬ cimiento humano, premiado involunta¬ riamente por las aclamaciones de la mul¬ titud, que luego se burló del navio portu¬ gués Don Carlos que, vistiendo librea inglesa figuró en la revista, y pareció á
os periodistas un hidalgo pobre y pre¬
tencioso.
Se comenta la simplicidad y sencillez de los boers, que se presentan en plena metrópoli británica (el ama del mundo, como si dijéramos) calzando pesados za¬ patones de campo; el severo y frío saludo con que contestan á los hurras con que es acoge la multitud clamorosa; su mo¬ destia de titanes, olvidados de su fuerza; su alojamiento en humilde hotel, y su frase terrible: «No podemos presenciar fiestas porque nuestra tierra está de luto. No nos importa que se interprete mal nuestra negativa.»
La frase equivale á decir que, no ha¬ biéndose entendido con los ingleses du¬ rante dos años y medio, todavía dura la mala inteligencia.
Los periódicos, unánimes, declaran que De Wet, Delarey y Botha aparecen en estas circunstancias más grandes aun que venciendo columnas inglesas, de¬ teniendo trenes blindados y dando liber¬ tad á lord Methuen, herido y prisio¬
nero.
Isla asolada
Un telegrama de Yokohama (Japón)
da cuenta de una terrible catástrofe pro¬
ducida por una nueva erupción volcá¬
nica.
El hecho ocurrió en Torpschino, pe¬ queña isla entre el Japón y Bonin.
La isla entera ha sido aniquilada no quedando ni el menor resto de las anti¬ guas edificaciones.
Los ciento cincuenta habitantes con
que contaba han perecido en la catás¬
trofe.
La superficie de la isla ha quedado
cubierta de materias volcánicas.
Los habitantes de aquella isla estaban ocupados en los depósitos de guano que
allí existen.
La erupción ha durado tres días, del 12 al 15 de este.mes, siguiendo, aunque en menor escala, la erupción del volcán que va arrojando piedras, lava y ceni¬
zas.
Los habitantes, aterrorizados, se die¬ ron cuenta de la catástrofe desde los pri¬
meros momentos, y comprendieron que la muerte era inminente para todos, por falta de embarcaciones para salir en el
acto.
Es imposible desembarcar en la isla, y se hace peligrosa en sus alrededores la navegación.
Crónica Local
Sabemos que la Comisión nuevamente nombrada para la adquisición de un nuevo vapor, ha dado un gran impulso á sus trabajos, hasta el punto de haber hecho ascender á una porción de miles de duros la suscripción de acciones.
Falta muy poco para quedar cubierta aquella suscripción. Y en seguida, sa
procederá á dar cuenta á la Junta gene¬
ral, y á nombrar las personas que en de¬ finitiva han de organizar y dirigir la
nueva sociedad.
Una vez más, eseitaraos el celo, de 1°*» buenos sollerenses, para qne ayuden á dar cima á uua empresa que tantos be¬ neficios ha de reportar al comercio, i la agricultura y á la industria de nuestro querido pueblo, con la adquisición de u» barco de condiciones que llene cumplida¬
mente las necesidades de Sóller.
* **
Bueno será además de lo dicho mani¬
festar á nuestros lectores, que la suscrip¬ ción de acciones para la adquisición de un nuevo vapor, continua abierta en el domicilio del Sindicato Agrícola Solieren•
se, plaza de la Constitución 32, como
igualmente pueden dirigirse para el in¬ dicado objeto á los señores D. Antonio

i

SÓLLER

3

ftotger Serra, D. Bernardo Colora Bar dicado al pió de los mismos, son toma¬ las Islas Canarias, Puerto Rico, Maya- objeto de adquirir conforme á lo pro¬

BMBAltCACIONES DESPACHADAS

celo, D. Pedro *. Alcover Morell, don Bernardo Cabot Estañes, D. Damián Ca¬ ñáis y Bernat, D. Juan Mayol Muntaner y B. Francisco Pomar y Forteza.
La fiesta religiosa que dedicada al
glorioso San Roque se celebró en la igle¬
sia de San Francisco el domingo último,

dos del importante periódico La Liga güez, Punce, Santiago de Cuba, Habana
Agraria que ve la luz pública en Madrid .y New Orleaus.
y en ellos su autor pinta de una manera La puntualidad en las salidas de estos
ejemplar, además de las naturales ^atrac¬ vapores ofrecerá, sin duda, inmejorables ciones de la región, el preferente estado ventajas al comercio de Baleares, lo cual del suelo al lado dei de muchos puntos n® puede menos de satisfacernos. de la Península y las típicas costumbres de sus pobladores en cuanto se refiere

puesto en la sesión anterior, una faja de terreno para cierta construcción destina¬ da al referido servicio, habiendo resulta¬ do ser el propietario de dichos terrenos la señora esposa de D. J uan Canals Es¬ tañes, el cual como legítimo representan¬ te de ella se ha negado á ceder ni ven¬ der parte alguna de los mismos terrenos.

Dia 18.—-Para Alicante, laúd Espe¬ ranza, de 32 ton., pat. D. Juan Vicens, con 5 mar. y lastre.
Dia 20.—Para Barcelona, vapor León de Oro, de 81 ton., cap. D. G. Mora, con 18 mar. pas. y efectos.

resultó lucida en extremo. Estaba ador¬ á la agricultura. nada con excesivo gusto y profusamente Por ello y por ensalzar el articulista

EN EL AYUNTAMIENTO

Y no habiendo otros asuntos de que tratar se levantó la sesión.

VENTA

ilumiuáda la capilla dondó se venera el
Santo. Los fieles que concurrieron á todos los
actos religiosos fueron muchísimos.
Procedente de Cette y Barcelona fond«ó en nuestro puerto á las seis de la mañana del próximo pasado domingo el vapor de esta ma'tríóüla León de Oro, ha¬ biendo sido portador de un buen número de pasajeros* y variada carga., i
Siguiendo su acostumbrado itinerario emprendió nuevamente viajé para los in¬ dicados puntos qi anochecer del miórcocoles, llevándose una regular cantidad de carga y algún pasaje.
Según estaba anunciado, la sociedad Defensora Sálleteme celebró en la tarde del próximo pasado domingo la Junta
General que, por los motivos que ya sa¬ ben nuestros lectores, quedó suspendida el día 10 del actual.
Fueron leidasy aprobadas las cuentas mensuales y quedaron despachados todos los asuntos que atañan á la buena mar¬ cha de tan importante asociación de so¬
corros mútuos.
Esta Alcaidía ha anunciado que á efectos de reclamación permanecerá ex¬
puesto al público, por espacio de quince
días, en la Secretaría del Ayuntamiento de esta villa, el presupuesto ordinario formado para el próximo ejercicio de
1903.
Continúan siendo muchas las personas
que cotidianamente se trasladan á la ba¬ rriada del puerto con el buen fin de tomar
los tan saludables baños de mar.
Todas se lamentan de que no se ins¬ tale allí, en el Arenal d’ en Bepich por ejemplo, un establecimiento que reúna cuantas condiciones y comodidades sean indispensables para tal objeto. Eso mis¬ mo hace tiempo venimos lamentando también nosotros, sin que hasta la fecha haya habido ningún capitalista ó empre¬ sa que se le ocurriera poner en práctica tan feliz idea. ¿Llegaremos á ver implan¬ tada semejante mejora? El tiempo nos lo
dirá.

en gran manera la labor de nuestros agricultores, nos place el publicar tales crónicas. No obstante, aún falta mucho que hacer y no poco que allanar, pues
mientras reiue en el ánimo de estos pro¬
pietarios de fincas rurales la apatía que poco á poco va desapareciéndoles, gra¬ cias á las predicaciones y demostraciones de las gentes ilustradas y entendidas en la materia, no será del todo satisfactoria
la situación de nuestros campos.
Con motivo de haberse verificado la
descarga á últimos de la pasada semana y principios de la presénte, de varios buques que con cargamento de trigo fondearón en nuestro puerto; hubo algún movimiento en el muelle, y en la carrete¬ ra que allí conduce. Y por cierto que ésta se halla en muy mal estado, conforme ya decimos «algunas semanas ha, por lo que suplicamos, por segunda vez, al señor Ingeniero encargado de aquella Yía pú¬ blica, se sirva ordenar su recomposición, que de veras se lo agradeceremos noso¬ tros en nombre propio y del vecindario al mismo tiempo.
Desde hace algunos días tiene sus oficinas abiertas en los bajos de la Casa
Consistorial para la revisión de pesas y medidas, el Fiel contraste de esta pro¬
vincia D. Antonio Sol Rosselló.
Ha sido paseado esta mañana por nuestras calles al son de gaita y tambo¬ ril, como anuncio de la fiesta dedicada al Aposto! San Bartolomé, Patrono del pue¬ blo, un hermoso buey, que más tarde há sido sacrificado y repartido ehtre los co¬ partícipes.
Consistirá dicha fiesta, en cuanto á la
parte popular, eu música durante las ve¬ ladas de hoy y mañana en la Plaza de la Constitución, por la «Banda Munici¬ pal», y en baile al estilo del pais en la
Plaza del Arrabal.
Los ’Sres. Martínez y Planas nos ma¬ nifiestan por medio de circulíir que la Di¬ rección de la Compañía de Vapores Tra¬ satlánticos de los Sres. Pinillos, Izquierdo y C.a, de la cual son sus representantes en Mallorca, atenta al mejoramiento del

Sesión del día 16 de Agosto 1902.
La presidió el Sr. Alcalde D. Juan Puig, y asistieron á ella, convocados por segunda vez, los Concejales señores don Juan Pizá, D. Juan Joy, D. Ramón Coll, D. Jaime Valls, D. Jaime Marqués y D. Jaime J. Joy.
Fuó leida y aprobada el acta de la se¬
sión anterior.
Eiitrando á despachar los asuntos que figuraban á la orden del día, se dió cuen¬
ta de una circular del señor Gobernador
civil de la provincia, inserta en el B. O. número 5551, por la cual se dic¬ tan varias disposiciones referentes á la formación del presupuesto ordinario pa¬ ra el año 1903. El Ayuntamiento mani¬ festó quedar enterado.
So dió luego también cuenta del pre¬ supuesto ordinario para el ejercicio dei año 1903 formado por la Comisión de Hacienda de este Ayuntamiento. Estu¬ diado detenidamente por la Corporación
y estimándole conforme y arreglado á
las necesidades de la población, á las disposiciones vigentes y recursos de la localidad, acordó prestarle su aproba¬ ción y que se expusiera al público por espacio de quince días á efectos de re¬ clamación, sometiéndolo después á la
discusión y votación definitiva de la
Junta Municipal.
Se presentó una cuenta de J. Romá, Sociedad en Comandita, por servicios re¬ ferentes al ramo de instrucción pública de esta localidad; y examinada por la Corporación le prestó su aprobacióu.
Se dió lectura al extracto de las sesio¬
nes celebradas por este Ayuntamiento du rante el mes de Julio último, y enterada la Corporación acordó quedara aprobado
y para sil inserción en el B. O. de la provincia fuera remitido al Sr. Goberna¬
dor civil.
Se dió cuenta de una comunicación del
señor Gustos dei cementerio católico, de
fecha 7 del mes actual, por la que se
propone á este Ayuntamiento la realiza¬
ción de ciertas mejoras en dicho cemen¬ terio, unas de adorno y otras de utilidad,
y todas de muy urgente necesidad. Ente¬
rada la Corporación manifestó haber visto con gusto las proposiciones del se¬ ñor Custos y se acordó autorizarle para

CULTOS SAGRADOS
En la iglesia parroquial.— Mañana, domingo, dia 24, se continuará la Ora¬ ción de Cuarenta-Horas en obsequio de S. Bartolomé, siendo la exposición á las seis, seguida de misa matutinal. A las siete y media, se celebrará misa de co¬ munión para las Hijas de María. A las nueve y media, se cantará horas meno¬ res y dtespües la misa mayor, á toda or¬ questa, en la que pronunciará el panegí¬ rico del Titular y Patrono de ésta parro¬ quia, el Rvdo. Sr. D. Antonio Artigues, Gura Regente de Algaida. Por . la tarde, después de vísperas y completas, tendrá lugar el ejercicio mensual en honor del Santo Apóstol. Al anochecer se cantarán solemnes maitines y laudes, y á conti¬
nuación la reserva de S. D. M.
Lunes, día 25.—Se celebrará el último dia de Cuarenta-Horas, siendo la exposi¬
ción á las seis con misa matutinal. A
las nueve y media, horas menores y la misa mayor. Por la tarde, vísperas y completas; y ai anochecer, maitines con laudes solemnes y la reserva, precedida de procesión y Te-Deum.
Todos los fieles que, durante éstas Cuarenta horas, visiten al Santísimo Sa¬ cramento, preparados convenientemente con la recepción de la penitencia y Eu¬ caristía, pueden lucrar una indulgencia plenaria.
Registro Civil
Nacimientos.
Varones 5.—Hembras 0.—Total 5
Matrimonios
Dia 20.—D. Jorge Catalá Rotger,
soltero, con D> María Morell Castañer soltera.
Dia 21.—D. Sebastián Morey Perelló, soltero, con D.a Antonia Planas García,
soltera.
Dia 23.—D. Juan Frontera Rullán, soltero, con D.» María Serra Bisbal, sol¬
tera.

de una finca llamada Can Uyet sita en el punto Alquería del Conde de esta vi¬ lla, que consiste eu casa señalada con el número 12 de la calle de Rullán, corral ó jardín unido y porción de tierra naran¬ jal, midiendo un cuartón 81 destres apro¬ ximadamente y la casa con el corral
unos 778 metros cuadrados. Para infor¬
mes dirigirse al dueño calle de la Luz, n.o 5, piso 2.o en Palma. La titulación de la finca obra en poder del Notario don Miguel Ignacio Font.
Se desea vender una
finca llamada Can Magre de Deu, con¬ sistente en huerto regadío, cañaveral y dos casas; linda con la carretera del
puerto.
Para más informes diríjanse al nota¬
rio D. Pedro Alcover.
BANCO VITALICIO DE ESPAÑA
Seguros d© vicia, y aooldonta®
El seguro sobre la vida es patrimonio de la gente experta; el necio con un ya
haremos, pierde el tiempo y lo que ag peor pierde el porvenir de sus hijos.
Agente en Sóller, Salvador Elias.

'arjetas postales
con las mejores y celabradas vistas pano¬
rámicas de Mallorca. Se ha recibido y
puesto en venta un iaportante surtido en el establecimiento de «La Sinceridad», San Bartolomé, 17.—SÓLLER.

GARROVES
Es ternps de sembrarlos y a n’ es carró de Sant Pere, núm. 19 n* hi ha de bons y barato.

-

i——-

y*.

ÁTISIPORTANT

Por esta Alcaldía han sido impuestas en el espacio de algunas semanas bas¬ tantes multas por infracción de las Or¬ denanzas Municipales.

servicio comercial entre España y las Antillas, ha resuelto que á partir del l.o del próximo Septiembre sea fijo y
puntual el servicio que antes era irregu¬
lar, de todos sus acreditados vapores que venían al puerto de Palma para salir di¬

su inmediata realización.
Se acordó nombrar, por unanimidad, con carácter interino, conserje de este Ayuntamiento, á D. Guillermo Barceló
Palou.
La Comisión especial que entiende en

Defunciones
Ninguna.
MOVIMIENTO DEL PUERTO

Mr. Jean Estades, de Sóller, né-
gociant et propiétaire á Lézignan (Aude), enverra gratis et franco des
échantillons des vina de sa propre

Creemos serán del agrado dellector, y más por tratarse de nuestro pais, los dos hermosos artículos que bajo el título
de ¡Mallorca! insertamos en el presente

rectamente para los puertos de América. Por lo tanto, á contar, como hemos di¬
cho, desde l.o de Septiembre próximo inclusive, habrá vapor trasatlántico que

la instalación de un servicio de coches fúnebres en esta localidad, dió cuenta de
haberse avistado y conferenciado con el
propietario de los terrenos contiguos al

Embarcaciones fondeadas
Dia 17 —De Barcelona, en 10 horas,
vapor León de Oro, de 81 ton., capitán

récolte, garantís absolument natu-
rels, á ceux de ses compatriotes réaidant en France qui en feront la
demande.

número. Dichos escritos, como queda in¬ desde Palma, emprenderá su ruta para cementerio rural por su parte N. O. con D. G. Mora, con 18 mar. pas. y efectos.

(03) FOIiliMffíW
ARIEL A
un hombre igual á tí, porque está en lu¬ gar de Dios, y así debes confesarlo. Está representando á Jesucristo cuando escu¬
cha tus miserias én el tribunal de la Pe¬
nitencia; tiene del Eterno la facultad de absolverte y de aplicarte los méritos infi¬ nitos de la sangre del Redentor para re¬
conciliar tu alma con El. Jesucristo dio á
sus Apóstoles la facultad de perdonarlos pecados;- los confesores son instrumentos de su Otniiipofeucia, son los encargados de curar las sangrientas llagas que cau¬ sa el pecado en el alma. ¡No! no te pos¬ trarás á lJs pies de mi hombre como
tú. sino del mismo Dios. Estas cosas
debes verlas con los ojos de la fe... ¡Ah! Llega un instante, Julio mío. en que cerca de la Eternidad los ojos del alma
se abren á la verdad desnuda... se ve la.
farsa, la mentira y el engaño en toda su repugna n te. deformidad, y el pobre peca¬
dor. luchando con los remordimientos y
asistido por su ángel, que no le abando¬ na nunca, tiembla, vacila, cree, y quiere reconciliarse con el Todopoderoso.
—¡Tú no sabes quienes son esos hom¬
bres. Ariete!

—¡El que no lo sabes eres tú!... ¿Qué motivos tienes para conocerlos? Yoles he tratado continuamente y sé que la vida del cristiano sería horrible $iu ellos, por la desdicha de ofender á Dios y no saber si á pesar de nuestro arrepentimiento nos había perdonado... ¿Sabes cuánto
vale ea las horas de amargura, de des¬ consuelo. de duda, ese amigo inapre¬ ciable, siempre dispuesto á escuchar¬ nos, á darnos alivio y sostén? Julio, el hombre necesita un amigo á quien hacer su confidente; pues bien, ninguno más desinteresado que el sacerdote cató¬ lico. ese ministro del Altísimo que está
á nuestro lado en los momentos más so¬
lemnes de la vida: ese buen consejero
que disipa nuestras dudas, que afirma
nuestras creencias, que ilumina las os¬ curidades de nuestro espíritu... dice Seint Foix que «el confesor es el mismo Jesucristo que se hace nuestro confiden¬
te y amigo. La confesióu es la amistad
elevada al grado de sacramento y tan acertada á él en la escala de los afectos
humanos.» Di, Julio, ¿quieres que ven¬ ga á verte un sacerdote sabio, anciano y
santo?
—No. Afiela: tus razones no me con-
venceu. pero empiezo á vacilar en mis creencias. ¡Ora!... Ora con perseverancia y Dios te escuchará y me enseñará á

creer... Yo te prometo rezar una Ave María todas las noches para obtener un cambio de vida; yo quisiera imitarte y cuando te veo tan fuerte y llena de ab¬ negación siendo una débil mujer, y yo tan cobarde y desesperado, conozco que se necesita algo que yo no tengo para tanta heroicidad!... comprendo por fin que Dios existe ¡que eran ciertas mis
creencias de niño!...
Llena de júbilo por esta confesión de la Divinidad, que tanto tiempo hacía
deseaba escuchar de los labios de tu pa¬ dre, Armandina, caí de rodillas y ver¬ tiendo un torrente de lágrimas, excla¬ mé. con indecible gratitud:
—¡Gracias, Señor! ¡Está salvado!...
XXI
Trascurrieron rápidamente dos meses desde aquel día venturoso en que me pi¬ dió Julio que rogase por él, pués se sen’tía inclinado á la virtud y á la piedad. Yo los pasé en oración continua, porque todos mis pensamientos, mis obras y mis palabras, las ofrecía al Señor por la salud de aquella alma que rae era tan querida.
Tu padre, Armandina, luchaba con el orgullo y la vergüenza que le impedían
revelar sus miserias á un confesor; este

era ya el único lazo que me restaba para desatar para complemento de rni ventu¬ ra. Un día me dijo que apenas se acor¬ daba de la doctrina cristiana, que vivía en la más completa ignorancia de nues¬ tra sacrosanta religión, que deseaba le leyese algunas páginas de buenos auto-r res y le preparase para confesarse, por¬ que estaba decidido á manifestar su
conciencia á un ministro del Señor.
Empecé desde aquel día á explicarle
los artículos de nuestra fé. á rezar con
él. porque apenas sabía decir el acto de contrición, á leerle algunos trozos de la Imitación de Cristo y de Fray Luis de Granada, y él á veces quedaba con la cabeza apoyada en la palma de la mano, sumergido en profunda meditación y otras ocasiones dejaba correr por sus mejillas lágrimas de entusiasmo, de arrepentimiento y de amor.
Porfío, una tarde, sentado en una
vieja poltrona, con el rosario en la ma¬ no. pues yo se lo había dado para que fuese su compañero, aunque él no su¬ piese ni siquiera rezar esta piadosa coro¬ na en obsequio de María, empezó á ha¬ blar consigo mismo, como si luchase con una idea fija, y murmuraba á media voz palabras que en vano quería yo es¬ cachar, pues me hallaba al otro extremo
de la habitación.

—Ariela, exclamó de pronto, ¿sabes que tengo unas ideas muy tristes?
—Disípalas, mi pobre Julio, le contes¬ té con dulce afecto, y piensa en Dios,
todo bondad, misericordia y amor.
—Se me ocurre que rae puedo morir cualquiera de estos días. Ariela, y que de fijo me condenaría. Yo creo; creo en un Ser Supremo. Ariela, y quiero morir
cristianamente. Hazme llamar á un con¬
fesor.
A la mañana siguiente vino un sacer¬ dote amigo mío, que más de una vez me dió consuelo y fortaleza en mis penas. Escuchó la confesión de tu padre, habló con él más de una hora y al salir de la habitación, me dijo con acento conmo¬
vido:
—¡Hija, ha ganado usted un alma par
ra el Cielo!...
No he tenido día más bello en mi vida, Armandina. Me parecía que el sol bri¬ llaba con más vivos fulgores, que el cie¬
lo sonreía, que los pájaros cantaban ale¬ gremente y que todo en torno mío esta¬
ba de fiesta... rai corazón rebosaba de
santo júbilo, mis ojos estaban llenos de lágrimas, mi boca no cesaba de sonreir con alegría y en el exceso de mi dicha y
de mi reconocimiento al Criador, convi¬ daba á los vientos, á los árboles, ó tea

liOsanantíjiDii que se inserten en esta sección pagarán: Hasta tres intpgrcio xes & rszrtn de 0‘C5 pesetas la linea; hasta cinco inserciones á tazón de 0‘0S pesetas, y de cinco en adelante á razón de 0‘02 pesetas.
El valor mínimo de un anuncio, sea cual fuere él número de lineas
tíe que se componga, será de 0'50 pesetas. Las lineas, de cualquiera tipo sea la letra, y los grabados, se conta¬
rán por tipos del cuerpo 12 y el ancho será el de una columná ordina¬
ria del periódico.

de

Anuncios

En la tercera plana los precios son dobles, y triples en la segunda Los comunicados y anuncios oficiales pagarán á razón de 0‘05 nei*. tas y los reclamos á razón de 0*10 ptas. la línea del tipo en««««

com nongan, siendo menor del cuerpo 12, y de éste si es mayor.

*

*-

sn*criptorc* diifrntarán ana rebota de un oK ..

ciento

P»l

La Ilustración Española y Americana.-La SERVICIO DECENAL

Moda Elegante.-La Ilustración Artística.-El

BNTRB

Salón de la moda. - Album Salón.-La Borda-

dora.-La Perla Artistica.-La Mariposa.-Blan-
eo y Negro.-La Zapatería Ilustrada.-Nuevo per el magnifico y veloz vapor

VICE-VERSA

Mundo.-Sol y Sombra.-La Ultima Moda.-Por

»

Esos Mundos -Pluma y Lápiz.-El Teatro.-
IIojas Selectas.-La Patria de Cervantes.-Alre¬
dedor del Mundo, y otra infinidad de periódi¬
cos y revistas ilustradas de España sirve el “Centro de Suscripciones,, sección tercera de

Salidas de Sóller para Barcelona: los dias 10, 20 y último de cada mes. Salidas de Barcelona para Cette: los dias 1, 11 y 21 de id. id. Salidas de Cette para Barcelona: los dias 5, 15 y 25 de id. id. Salidas de Barcelona para Sóllér: los dias 6> 16 y 26 de id. id.
CONSIGNATARIOS:—EN SÓLLER.—D. Guillermo Bernat, calle del Príncipe n.° 24.—EN BARCELONA. — D. J. Roura, Paseo de la Aduana, 25,—EN CETTE.—D. Guillermo Colom, Quai Commandant Samary-5.
NOTA.—Siempre qqe el día de salida de Cette. según el presente itinerario, corresponda al sábado ó día anterior á uno festivo, la retrasará el vapor veinte y cuatro hóras y saldrá el domingo ó día festivo que sea, á la misma hora.

LA SINCERIDAD, Scm Bartolomé, 17.—SOLLEE.

IASSICDRATRÍCE ITALIANA

DIRIGIDA POR EL PROFESOR
D. SALVADOR ELIAS

Pías.

Sociedad de seguros contra los
ACCIREMTE® »11 TEABAJ® ESTABLECIDA EjST MILÁN Y RECONOCIDA EN ESPAÑA

Vino de mesa superior, mar¬ ca Él Cometa, (estilo Bur¬
deos) . . . La botella. El rico licor "Benedetto,, de
los Sres. Fuster Molinas.

1‘00

Clases especiales para la enseñanza práctica y teórica de Cálculo Mercantil, Teneduría de Libros, reforma y adorno de letra, y todo lo perteneciente al comercio, según las vigentes leyes.
Calle de Vives, n.° 5

Capital social: 5.000.000 'Liras
Habiéndose promulgado la Ley sobre los accidentes del trabajo de 30 d© Enero último, esta importante Sociedad asegura todas las indus¬ trias, mediante una prima, contra los riesgos indicados en dicha Ley.
Director de la Sucursal Española: D. MANUEL GES, Merced, 20, Barcelona.—Para informes y demás, dirigirse al Agente principal, B. HOMAR, Samaritana, 16, Palma.—Agente en Sóller, ARNALDO
CASELLAS.
\_
¡[CABELLO ABUNDANTE IOHDDLADOIÍ

£1)

,

Hace crecer el cabello y. evita su caida; le devuelve su color primi¬ tivo y natural. Quita la caspa y priva que se reproduzca. Mantiene la cabeza limpia de todo insecto y mieróbio, pues es antiséptico por escelencia. Cura toda enfermedad del cuero cabelludo y evita las que se adquieren por contagio, como tiña pelada, etc.
unos iMiiias. ® éxito san í inmediato.
LE VENTA: en perfumerías, droguerías y farmacias. UNICOS DEPOSITARIOS: Cortés hermanos, Barcelona (España).

Vale la botella . ... 5'00
La tc Chartresse Sotlerique. „ La
botella vale . . . . . 3'50 Están de venta en el Estanco
de Can Putxet, Plaza de la Constitución, n.° 16—SOLLER.
LA SOLLERENSE
DE
JOSÉ COEE MÍRE j PORT-BOD (Frota franco-espalóla!
Aduanas, transportes, comisión, consignación y tránsito
Agencia especial para el trasbordo y
reexpedición de naranjas. frutas frescas y pescado?,
mciMUims
POR EL
Vino Uranado Pépsico
d©
i. T0RRENS, Farmacéutico
El primero y único elaborado en esta forma en España, mucho más económico y de mejores resultados

L’ UNION
COMPAÑÍA' FRAMSA DE SEGUROS COSTRA INCENDIOS FONDADA 11828

Esta Compañía, LA PRIMERA DE LAS COMPAÑÍAS FRAN¬

CESAS DE SEGUROS CONTRA INCENDIOS POR LA IMPOR¬

TANCIA DE SU CARTERA, asegura además del riesgo de incen¬

dio, los daños que pueden ocasionar la caida del rayo, la explosión

de gas de alumbrado, del vapor, de LA DINAMITA T OTROS

EXPLOSIVOS.

.

,,

Capital social. . .

Reservas .

.

....

Primas á cobrar ....

10.000,000 8.705,000 74.287,038

Francos

Total

92.992,038

Capitales asegurados . . 15.127.713,242

„

Siniestros pagados . . .

194.000,000

„

SECI1TBO DE COSECHAS

Esta antigua Compañía asegura también contra el incendio, los de
trigo, cebada y avena, tanto en pié como segadas, en gavillas y so¬
bre la era.

Sucursal española: Barcelona, Paseo de Colón y calle Merced, 20, 22 y 24.^—Director, M. Gés.—Subdirector en Mallorca: B. Homar, Sama¬ ritana, 16, Palma.—Agente en Sóller, Arnaldo Casellas, Luna, 17.

que sus similares del extranjero,

IPIL ASE A.

del fniwso
BE
Vda. de j. serra FAEACXO-8.-BABCJfflLO]£A

está preparado con todo esmero por procedimientos científicos bien ex perimeñtados y acreditado como un reconstituyente sobradamente
enérgico para suprimir la elimina¬ ción del azúcar de glucosa en todas las personas afectadas de la enfer¬ medad denominada "diabetes.,,

DE LA CASA
ESCOFET, TEJERA Y C.“ de BARCELONA
Único representante en Sóller: Miguel Colom, ca¬
lle del Mar.

Hospedage desde 5 pesetas en adelánte. Habitaciones desde una pe¬
seta. restaurant á la carta, mesas particulares, se sirve á todas horas.
El Hotel del Universo está, situado en uno de los sitios más im¬
portantes de la capital, dá plena fachada á la bonita y frondosa plaza de Palacio y paseos de la Aduana é Isabel II, donde cruzan todos los tranvías, y" es el más próximo á la Aduana, Muelles, Compañías de Navegación, Bolsa, Gobernación y Estación de los Ferrocarriles de
Francia, Tarragona, Valencia, Zaragoza y Madrid.
lVsinceridad
Establecimiento comercial é industrial de J. Marqués Arbona
San Bartolomé,-í7,"
SECCIÓN PRIMERA.—IMPRENTA Y TALLER DE ENCUADERNACIONES
Se hacen toda clase de impresiones tí una, ó varias tintas: Acciones para sociedades, títulos nominativos y al portador, láminas de emisión de valores, bonos y demás traba¬ jos de esta índole, tarjetas de visita, esquelas mortuorias, talones, membretes, facturas, programas, carteles, circulares, estados de todas clases, invitaciones, etc., etc., etc,; y encua¬ dernaciones económicas y de lujo.
SECCION SEGUNDA.—PAPELERIA, LIBRERÍA Y ARTÍCULOS DE ESCRITORIO
Véndese en la tienda de esta sección: resmillaría y sobres de todas clases desde los más eco¬ nómicos á los de más lujo, papeles de hilo y de algodón en blanco y rayados, papel de embalaje
cortado y taladrado para la confección de cajones de higos, y de seda para, la de cajas de na¬
ranjas, de limones y de mandarinas, libritos de fumar de infinidad de marcas, naipes, estampas y cromos, tarjetas de lujo y sorpresas para felicitaciones, libros en blanco y rayados, cuadernos y libretas de todos tamaños y precios, libros de texto y menaje para las escuelas de niños y de niñas de este pueblo, tinta, negra y de colores, embotellas, para escribir y para sellar, efectos variadas para escritorios y qficiñas, coronas,, jlores artificiales, y objetos para hacerlas, sacos y cinturones de piel para seJwritas, carteras para niños, etc. etc.

PÍLDORAS FERRUGINOSAS
DK
INULA HELEN1UM
Con estas píldoras, preparadas por J. Torrens, se cura pronto y radicalmente la Leucorrea ó (flujo blanco), la Anemia y Clorósis (colo¬ res pálidos), la Dismenorrea (ó difi¬ cultad en el ménstruo), la Ameno¬ rrea (ó supresión del mismo), la debilidad, flaqueza y cuantas mo-
léstias ó enfermedades reclamen un
exitante poderoso y enérgico.
DE VENTA:
En Barcelona, Sociedad Farmacéutica Española.
—Farmacia del Dr. Pi’/Á.—Palma, Centro Farma¬ céutico.—Farmacia de las Copiñas.—MálcOga, Far¬
macia del Dr. Felaes y Bermudez. — SóUer, Far¬
macia de J. Torrens
AGUA DESTILADA
DE
WIAKk de MBMJO
Se vende, al por mayor y me¬ nor, en la Farmacia de J. To¬
rrens,-Sóller.

te de

Ptas. CU.

HISTORIA DE SOLLER en sus relaciones con la general de Ma¬ llorca. Dos tomos en 4.° mayor de mil páginas cada uno, encuadernados en rústica, obra premiada con medalla de cobre en la Exposición Universal de Bardelona y con me¬ dalla de oro en la Exposición Balear de Sóller
INUNDACION DE SOLLER Y FORNALUTX, en 1885, capí¬
tulo adicional á la Historia de Sóller. Un tomo en 4.° de
120 páginas, encuadernado en rústica, premiada con meda¬ lla de oro en la Exposición Balear de Sóller
CULTIVO DEL NARANJO en las Baleares. Obra de reciente
publicación, que forma un tomito en 4.° de 190 páginás, encuadernado en rústica, premiada con medalla de oro en las Exposiciones de Sóller y de Manacor, y con medalla de plata en la Féria-Concurso de Barcelona
CULTIVO PRACTICO DEL ALGARROBO. Un tomo en 4.° de
158 páginas, laureada con iguales premios que la anterior. GUIA DE SOLLER. Un tomo ea 8.° menor de 152 páginás. LITERATURA POPULAR MALLORQUINA. Gloses de‘n Páu
Noguera y Ripoll (á) Sarol, (Tom I); de N* Andrea Coll y Bernat, (á) Tambó, (Tom II); y de ‘n Sebastiá Marqués y Ortegas, [de sa Porlella) (Tom III). Es tres Toms valen . .
Véndense en la tienda de artículos de escritorio de «La Sin¬
ceridad»—San Bartolomé, 17—SOLLER.

20'00
D75
D50 P50 0‘50
2f75

SOLLER.—lap. de «La Sinceridad >