ARO XVII.-2.a ÉPOCA.-NÚM. 798
ARO XVII.-2.a ÉPOCA.-NÚM. 798

SÁBADO 19 DE JULIO DE Í90É

ll

SEMANARIO INDEPENDIENTE

PUNTOS DE SUSCRIPCIÓN:
Sóller: Administración. Francia: Sres. Bauzá y Marqués,—Rae Rambuteau, 74,
París.
América: Sres. Marqués, Delgado y C.a—Arecibo—(Puer¬ to-Rico).

Fundador y Propietario
D. JUAN MARQUÉS Y ARBONA
REDACCION Y ADMINISTRACION: Calla de San Bartolomé, n.» 17
—«<. SÓLLER (Baleares) +—

PRECIOS DE SUSCRIPCIÓN:

España:

0’50 pesetas al mea.¿

Extranjero: 0’75 francos id. id. jPAG0 adelantado.

Número suelto O’IO pesetas.—Id. atrasado Ó’20 pesetas

La Redacción tínicamente se hace solidaria de los escritos que se publiquen sin firma, seudónimo, inicial, ó signo determinado. De los que tal lleven, serán responsables sus autores.

Sección Literaria

y, sí V. E. lo permite, creo que debemos azules pegadas á los atléticos torsos; volvernos.—¡Adelante!—ordenó la da¬ tanto habían trabajado en el acarreo de

ma, que con tales noticias sintió redo¬ balsas y lanchas para transporte de ví¬

LA CASA Á FLOTE

blarse la inquietud por sus protegidos. veres y salvamento ó trasiego de gentes.

Los caballos partieron al galope exci¬

A una orden de la condesa atravesa¬

I

tados por la furiosa lluvia incesante; pe¬ ron, agua al pecho, el extenso patio, su¬

La condesa Clara, como familiarmente ro á la entrada de la calle de Castilla se bieron chapoteando la media escalera

llamaban mis paisanos á la ilustre de encabritaron espantados y se plantaron hasta llegar al descanso, y con gentil

Soto-Lindes, duquesa de Adbaflorida, en firme ante una laguna invadeable, desenvoltura echóse el uno á cuestas á

heredera por su casa de los más ínclitos donde chapoteaban enfangados coches, Curro, mientras el otro tomaba en los

blasones andaluces y entroncada por la hombres y bestias, que difícilmente lu¬ recios brazos á Salud, que alzaba en los

de su marido en la flor de la grandeza chaban ya contra las aguas en alarman¬ suyos al niño. Y en aquella guisa, agua

castellana, juntaba á las dos coronas de te crecida. La condesa, asomada al vi¬ adelante los marineros y por los borri¬

su escudo otra inmaterial y eterna que drio, reconocía, no sin susto, el terreno, quetes la condesa, llegaron todos al

parecía esplender en torno de su cabeza y por un instante pareció vacilar; pero punto en que había quedado el coche.

rubia.

como viera que la lluvia aplacaba:— Dejarou los jayanes sus cargas, reci¬

Era una santa, y todos, empezando Aguárdame aquí—dijo á su cochero;— bida generosa propina, volviéronse co¬

por el conde, inclinábanse respetuosa¬
mente delante de aquella virtud corona¬

y saltando ligeramente del coche, subió resuelta á los escurridizos «borriquetes»,

rriendo al tragín. Sobre los blancos al¬
mohadones de brocatel del landó ducal

da. Por su caridad inagotable la llama¬ que parecían muelles improvisados en acomodó la señora á su lado á Salud y

ban con justicia los sevillanos la madre calle veneciana. Apoyando en la pared enfrente a Curro, y despojándose de su

délos pobres, título que ella estimaba en más que todos los de su histórica no¬
bleza.

la enguantada mano para no perder el equilibrio al andar por las cimbreantes y estrechas tablas, volvió á la derecha y

capa de pieles, envolvió con ella á la madre y al niño, que estaba moradito de frío, mandó al lacayo que abrigase

En 1876 merecían, por infelices, la tornó á volveren igual dirección to¬ con su pelerina á Curro; y ya libre de

predilección de la condesa Clara, Curro,
un pobre mozo de veintidós años, á quien consumía la tisis, y Salud, su mujer,
que se hallaba próxima á dar á luz su primer hijo. Curro era zapatero, y cuan¬ do se casó ganaba buen jornal; pero la tos y las fiebres imponíanle continuas paradas, pronto se vió falto de recursos y obligado á refugiarse, con su mujer, en un cuartucho bajo y humedísimo de una de las calles más hondas y sucias
de Triana, que, más que calle, era ver¬ dadero infecto por donde bajaban al río
las inmundicias del barrio.

mando la inundada calleja donde vivía
Curro, hasta dar, arrostrando sustos y
peligros, con el destartalado portalón del «corral» en que habitaba el zapatero.
Con el borriquete de la calle empal¬ mábase otro aún más ruin y frágil, que llegaba hasta el portón del patio, donde
bruscamente se cortaba.
Decidida avanzó la condesa hasta el
extremo de la insegura tabla, y desde allí, agarrándose al viejo cerco de cuar¬ terones del portón, alcanzó á ver el an ¬ cho patio y toda la casa baja convertida en verdadera alberca. y en las galerías

sustos y confortada con el tibio ambien¬ te de su coche, ordenó satisfecha:
—A casa.
Rodaba el landó á todo el trotar del
poderoso tronco, y la condesa, que no era ciertamente una beata ñoña y lacri¬ mosa, sino un espíritu sano, un tempe¬ ramento bien equilibrado y un carácter jovial, casi infantil, tan pronto como se recobró de los sobresaltos, del frío y de la fatigosa marcha, sintió grandes ím¬ petus de risa al recordar el chistoso as¬ pecto de Curro, medio desnudo en la es¬
calera, cantando un trozo de Marina,

Allí vivían; él devorado por la tuber¬ culosis, ella próxima á la maternidad y
ambos sin alimentación ni cuidado al¬

altas amontonados los vecinos, que gri¬ taban, lloraban ó reñían furiosamente.
De improviso hirió sus oídos una voz

mientras sus pobres muebles y sus cua¬ tro trapos, su casa toda, fiotaba, en efec¬
to, sobre las desbordadas aguas.

guno. pero, en medio de su miseria, di¬ chosos, porque se amaban, y casi siem¬ pre alegres, con esa lozana alegría que es pura flor de la sangre andaluza.
Una ligera enfermedad de la condesa

ronca y débil que cantaba con alegre entonación estos versos de la popularísi-
ma zarzuela:
Dichoso aquel que tiene. Su casa á flote, su casa á flote...

A punto estuvo la condesa de soltar una de sus más sonoras carcajadas cuan¬ do al levantar los ojos hacia Curro, co¬ mo para completar el efecto de su cómi¬ co recuerdo, vió que el pobre mozo, pᬠlido como la cera, miraba de hito en

y los furiosos temporales de aquel no¬ viembre incomunicaron por algunos días á protectora y protegidos; pero cuando supo la dama que el Guadalqui¬

—¡Frescurase necesita!—pensó la con¬ desa; pero ella conocía aquella voz...
volvióse hacia donde sonaba, y su asom¬ bro no tuvo límites cuando en el donoso

hito el grupo conmovedor que formaban la madre y el niño, que envueltos en el rico abrigo de la señora, comenzaban á cobrar el calor y la animación de la vi¬

vir crecía por momentos y que toda la cantor reconoció al desventurado Curro, da; y como si toda el alma del mísero

parte baja de Triana se hallaba ya inun¬ dada. acordóse del desamparo de Curro y de Salud. Ella próxima á su alumbramiento--pensó,—él tísico, la casa ane¬

que en el descanso de la escalera tem¬ blaba de frío, procurando envolver con su rota chaquetilla á Salud, que tiritaba
con el recién nacido en brazos.

padre se derritiese en gratitud, dos gruesas lágrimas brotaron de sus ojos y resbalaron por sus demacradas mejillas.
La risa de la dama se resolvió también

gada, las camas y las ropas empapadas ó arrastradas por el agua, ¿qué será de
ellos. Dios mío?
T reprochándose duramente su aban¬

Si la condesa hubiera pertenecido al número de los espíritus fuertes, ó de los psicólogos al uso, que por el más leve
indicio externo descubren toda una con¬

en llanto, é inundado su espíritu en el goce inefable del bien realizado, pare¬ cióle que en aquellas lágrimas del pobre agradecido brillaba un destello de lo

dono. mandó enganchar el landó, echó¬ se sobre los hombros una capa de pieles —que harto había menester para preser¬ varse de la glacial humedad que envol¬ vía á Sevilla—y sin pensar en que se hallaba convaleciente y débil, sin calcu¬ lar los riesgos de la empresa á que se

ciencia y condenan sin formación de causa á cualquier prójimo que cae al alcance de su análisis, de fijo que sin aguardar á más, se marcha indignada ante semejante cinismo, y aun corrida de la sandia credulidad que la llevó á
meterse en tan andantescas empresas,

alto, y á la luz de aquel esplendor efusi¬ vo que parecía emanar de las almas uni¬ das por la caridad, percibió la condesa
Clara muchas cosas que no se razonan
en frío, y comprendió que aquella ex¬ traña alegría de Curro en medio de tan absoluto abandono, era la estóica y viril

arrojaba, subió ágilmente al coche, di¬ ciendo al lacayo que cerraba la blasona¬ da portezuela:—A Triana.

con riesgo de la salud y acaso de la vi¬ da, para acudir en socorro de unas bes¬ tias que se encontraban tan bien halla¬

alegría española, la misma que resonaba en el guitarrillo del soldado hambriento expuesto á infinitos riesgos en los are¬

II

das en su zahúrda.

nales de Africa, la que confortó á nues¬

Los soberbios caballos del conde, los Pero la condesa conocía bien á su tra gente en todo peligro, la que ento¬

mejores que pacieron la hierba de sus dehesas, arrancaron á trote largo, sacu¬ diéndose gallardamente la lluvia con las encrespadas crines, cruzaron rápida¬
mente laberintos de calles angostas y
enlodadas; bajo un aguacero torrencial atravesaron el puente, desde cuya altura

gente andaluza, y sobre todo era tan profundamente cristiana y caritativa, que antes quería ser engañada noventa y nueve veces que abandonar á un solo
menesteroso.
Así, no pensó sino en la urgencia de auxiliar á aquellos infelices, á la conva¬

naba la jota entre los escombros épicos de Zaragoza, la que cantaba hace poco
amenazada de mil muertes en la ma¬
nigua. Esa alegría, salud del alma, que es
nuestra levadura étnica, miestra savia
nacional tan propia como lo es de las

se velan los grandes vapores volcados leciente Salud, al recién nacido, á Curro copas jerezanas el dorado mosto que

quilla arriba sobre el muelle; y man¬ chando de oro las aguas cenagosas, mi¬ llares de naranjas que la inundación sorprendió amontonadas para su emba¬

que temblaba de fiebre y de frío. Pero... ¿cómo llegar á ellos? ¿Cómo traerlos? La
señora reconoció entonces su imprevi¬
sión en no haberse llevado consigo al

inspira los cantares de mi tierra andalu¬ za. Y ¡ay de España cuando nuestros «civilizadores» acaben de aguarnos el vino y la alegría!

laje. El Guadalquivir venía tan bravo, lacayo; pero al vsr á un gitanillo que
que estremecía al puente sobre sus fir¬ diableaba desnudo por el agua, ofreció¬

Blanca be los Ríos.

mes estribos, y tan crecido que cegaba le unas monedas de piala si era capaz de

ya sus anchos ojos de hierro; y como de ir volando al río y traerse un par de ma¬

la parte de Triana se oyese de pronto confuso griterío y se viera correr hacía Sevilla numerosa turba de fugitivos as¬

rineros á quienes ofrecería pingüe pro¬
pina de parte de la condesa Clara, que
necesitaba al momento de sus servi¬

CARTA EXTRAVIALA

trosos y espantados, Juan, el cochero de cios.

Un' día d’aquella de vents

la condesa, paró en seco los caballos y Alejóse el Chava! braceando por la co¬

de la setmána passada,

preguntó en voz alta á su señora á tra¬ rriente, acudieron en breve al conjuntó

jusí devora Ca’n Torrens

vés del biselado vidrio: ¿Le parece á mágico dos mocetones tríaneros, desnu¬
S. E. que volvamos?—Pues... ¿qué pasa? dos de los cuatro reinos, y tan empapa¬

vaig trobar abandonada, una carta, qu’enseguida

~La gente grita que va subiendo el rio, dos en sudor que llevaban las blusas’

©bri’reafr títfs tyüvfM tftfttefaf/

carta qu’ era dirigida á ne Magdalena Pichs.

rebeu fíns altre revoure un abrás d’en

Comenqava: (*) «Chere mere
disfrut de bono santé
de sa mateixa manera

Per’ Antoni.» Guiyém Ripoll Deyá.

que per’vos demán á Dié. Es viatje ab el «León» el passarem bastant mal donchs no faltá rigodón ¡oh mere quin temporal! Rompent la negra foscor. qu’á la nit acompanyava de cent llamps la vermeyor la surface illumiuava;
bramulava fort es vent
y encare més fort es tró, s’al$ava la mer furient tan amunt que feya por. Onas pe’s Mestral infladas batían ab gran furor rail y cent y altras vegadas el «León» tan petitó
¡Pataplum!... una engronsada ¡per a valí! ¡Vive re-Deu!... vaig prometre una’nfilada
de missas á n’ es Sant meu.
Mé, an fen, tut allá bien et nu arrivames o port gracis a sa bona sort de Mussiú le Capitán. Dans le port de Barcelone hei ha ine magnifique
monumante de Colon
apuntant á Amerique. De Barcelone nu primes le tren qui nu conduit á Frunce \\la vitesse que nous fimes! perque le tren may es cause. Es cap d’ un parey de dias
d'avuar allá dan le tren
més buyt qa’ unas xeremías vaig arribá á la Muarén Mon metre il m' envuyá
á vandre per tot arreu
\\oh ma mere\\ no creureu totes ses que vaig passá.
Je me levé á bon maten
c'est-a-dire ben dematí
et bive un tassó de ven

Variedades
La imprenta en el mundo
Los periódicos ingleses indican qué se observa algún movimiento que tiende
á la unificación de los caracteres de im¬
prenta. Los caracteres latinos predominan eri
Europa, ó sea en Francia, España, Por¬ tugal, Italia, Bélgica, Inglaterra, Ho¬ landa, Hungría, Bohemia, Dinamarca; Suecia, Noruega y Rumania.
El carácter gótico reina en Alemanid y en parte de Austria.
El carácter eslavo se usa eri RusiasServia. y Bulgaria.
El griego en Grecia—corrió es natu¬ ral—y en la parte meridional de Al¬
bania. Los caracteres árabes sóri Utilizados'
por los musulmanes de Turquía. Los kalraukos del bajo Velga se sir¬
ven aún de los caracteres rñóngólicos.
Los israelitas del mundo eriteró usari caracteres hebreos.
Desde hace algún tiempo sé viene Ob¬
servando en Alemania un mcívimientó
de la opinión en favor del carácter lati¬ no, que es más Sencillo, más cidro y qué se presta á más Variación es que el gó¬
tico.
Los grandes periódicos de Alemanid emplean ya caracteres latidos para com^ poner sus cróuicas financieras.
Por último, en América casi toddá los' gaises emplean los caracteres latióos,
que fueron importados por Id imprenté española.
■¿-i.i iV ¡ ,r* -
La fuerza de los volcanes

je ve dire verre de vi.
Dans bocú d' ocasións
j'iu d’aguantar la pluié; me sorté uaes sedes pli grosses que le champifions. Dans le premier jur que je fit arrivé á ce peple-ci je vu tujurs rapellé. ¡ay mu-mareta cheri! Les heres que vaig passá pausan en Solle y en s’hort et pli vlis vaig estimar dés que sortirem d’es Port.
Je vandé á bon marché
especialement d' oranges pandan t t u le j ur dntié dans la gran rué des Arcangesi sas franceses tres jolí
ont úne fase charmante

¿Cual es la fuerza de los volcanes? El Cotopaxi. en 1728, arrojaba rocas á más de tres mil pied de alturd sobró su cráter, y en 1754 hacía úu ruido tan especial y tan fuerte, que se oía á la dis¬ tancia de 900 kilómetros.
En 1797, el cráter de Tunguragud que está en uno de los picos más gran¬ des de los Andes, arrojaba torrentes de lava que hacían subir el nivel de loé ríos, formando nuevos lagos de más de Í8 metros de profundidad. La corriente de lava del Vesubio en 1837 llegó á con¬
tener 10.500.000 metros cúbicos.
En 1869, el Etna cubrió más de 10(f
kilómetros de tierra cort las materias
que vomitaba, y que no bajarían de 3(7
millones de metros cúbicos. La corrien¬

\\gue puatrine, Die cheri. ine puatrine qui epuvante. Je portai une buated’ huile
ine fita avec ine men,
s’entregá un otommobile més afuyat que le chien;
et tal etait la vitessa
que no vaig porer fugir il me donná un cup aqui y ab aquest sa buate vessa:
tute V huil tombá sur muá
de fáson que je samblé mestre Xesch de ca ’n Gaspá a q u el 1 que fá d’ o lié.
Pe ’s bulevars y carrera
de nit y dia il y a truy et pur 7i etre pas fappés c' es quil fo bada molt d’ uy:
Prest mos tornarem á voure
si no si posa él dimoni

te que formó la lava arrojada por el Etna en 1810, siguió corriendo durante
nueve meses después de la erupción, y se dice que al cabo de diez años aún no"
estaba consolidada.
En la erupción del Vesubio del afío 69, después de Jesucristo, la escoria! y las’ cenizas que vomitó excedían del tamaño'
total de la montaña, mientras que en 1860 vomitó materias veinte veces mayor
que el volcán.
Cuéntase que el Vesubio lía arrojado'
sus conizas hasta Coristaritiriopla, Siria, Egipto, y lia lanzado piedras de más de 15 kilos de peso sobre Pompeya, que es¬ tá á una distancia de 11 Kilómetros, y á
veces las ha lazando' á más de 60’0 metros'
de altura.
El Cotopaxi lanzó una piedra dé más
de 100 metros de volumen á uria distan¬

(1) Transcrich sa carta tal y cora la trobarciri
y lletgirern; esper do sa seva bondat qu’ es lector tol-lerárá ses errades que d’ escritura francesa hagi comes en Per' Ántoni; f'ant y més que pe sa
seva part se cupa no es gayre grosse considerant es
poch temps que hi ha quo n’ es á Franca. En demés, si ell hagués sospitiat que se seva carta s' havia de püb-bliéar ós ée creuVe que s' M bugu'és' miraíí utí p'&Sk'm&iV

cia de 17 kilóníetros.
Et Sumb'awa, en Í8155, eri la épóca de la erupción más terrible que se’recuerda!
de este volcán, envió, cenizas h’asta ia-
va, que se halla á una distancia dé
nierito's cincuenta' kilóirietrcé,

i»
—
7*

7

—‘ r—

SÓLLER

Editorial

SERVICIOS CONTRA INCENDIOS
«Era una noche romántica de luna.
Jg£l gran disco pálido parecía una enor¬ me pupila que se asomaba por entre ia rasgadura de una nubecilla de pla¬
cía bruñida.
Sus rayos, tenues y enfermizos, se libraban por entre el ramaje dibujando *¡n el césped caprichosos arabescos y ¿enigmáticos versículos, y en las fron¬ das, el céfiro entonaba suavemente la «andón de ia alegría, la serenata de los amores, y el eco dulcemente se ¿«encargaba de repetirla en la rosa que,
.«encendida de pasión desfallece, en el
.tímido arroyuelo .que perezosamente se ^destrenza en el breñal, fraseando un
•poema de ternuras y caricias, y en ia nube que, como un copo de nieve
¿Inmaculada, vaga por la diafanidad
.azul de un cielo de turquesa.»

«La luna sigue su curso por aquel ^océano siempre diáfano, como nave so¬ litaria y misteriosa, y en la copa de una
¿acacia el ruiseñor cuenta al viento sus
.amores, y en el cáliz de una rosa dos luciérnagas,improvisan su idilio de luz. De repente suena un toque de arreba¬ to en la torre de la aldea; las cam¬
panadas violentas, en su rudo lengua¬ je de bronce, hablan á los habitantes de la dormida aldea, les despierta, les llama; y en ese instante, por éntrelas verdes hojas de un emparrado, se ven grandes lenguas de fuego que se alizati, se retuercen y pugnan por acari¬
ciar á la nave solitaria de ios cielos,
que indiferente sigue su lenta marcha.»
«Y el incendio crece, y la gente
■|mye, y las mujeres lloran y los hom¬
bros luchan sin descanso para dominar
la voracidad de las llamas.»

Estos ó parecidos párrafos que ha¬
bíamos leído días antes en un cuento
de no sabemos qué revista literaria
ilustrada, los estábamos recordando ano¬
che en tenebroso ensueño. Y ello fue,
que, después de haber despertado con tm pequeño dejo de malansolía, pen¬
samos con una mejora, digna de todo
aplauso al implantarla nuestro Ayunta¬ miento y que sin duda merecería la aprobación del vecindario. Nos referi¬
mos á la organización de los servicios
contra incendios.
Todos sabemos que Sóller es la vi¬
lla más industriosa de Mallorca y que
á la industria no le va en zaga el co¬
mercio, pues que aquí se ejerce éste
en bastante gran escala. Al hacer tales manifestaciones no podemos menos de añadir con tristeza quo, no obstan¬
te la importancia de la población y haber gastado el Municipio, antes de
ahora, muchos miles de pesetas en obras de más ó menos importancia, de más ó menos utilidad púdica, nunca
han pensado nuestros ediles en dotar¬ nos de una brigada de personal idóneo con el correspondiente material de in¬ cendios que en un día aciago pueda, indudablemente, prestar grandes servi¬
cios á los intereses del vecindario y de la humanidad al mismo tiempo.
Quizás exclamarán algunos de los que poseí los de paciencia nos lean, que no hemos tenido que lamentar hasta la fecha ninguna desgracia personal ni
pérdidas materiales de muchísima im¬ portancia, á lo que anticipadamente
contestamos que si bien es ello verdad, casi siempre resulta muy acertado te¬ ner en cuenta aquel adagio que dice «para luego es tarde»
Pedim s pues á la digna Carperación Municipal de este pueblo, estudie y lleve cuanto antes á efecto la orga¬
nización de un buen servicio de perso¬
nal y material de incendios, que de veras se lo agradecerá el Sóller en nombre propio y en el de todos su.»
convecinos.
Si veremos atendida nuestra súplica, lo ignoramos; pero sí sabemos, que al hacerla, solo anhelamos el bien de los
habitantes de esto encantador valle.
1). M. A.

18 Julio 1902.

—.

mwrr fr-ccaas»—

DISCURSO
DE
®. BAHIÁH! IS1M
EN EL ATENEO DE MADRID
RESUMIENDO LAS CONFERENCIAS ORGANIZADAS
POS, 3L
FOMENTO NAVAL
BLi SO 13El ABRIL 13 HJ 1902
(Conclusión.)
Por esto tenía razón sobrada el señor
Navarro Reverter cuando decía que de¬ bía pensarse antes en tener Marina de guerra que en tener Marina mercante;
por esto tiene razón el Gobierno alemán, que constituye sus buques de combate para la guerra ofeusiva; por esto tiene
razón el Gobierno de Londres cuando, á
pesar de los graves contratiempos econó¬ micos que le ocasiona la guerra del Sur
de Africa, acrecienta considerablemen¬
te su poder en los mares. Y adviértase que las guerras de lo porvenir serán más despiadadas aún que las guerras de lo pasado. En ellas no se luchará por el
honor, ente de razón en la ciencia estatuul moderna, destinado á desaparecer, si no ha desaparecido ya, de la política de los Estados; allí no se luchará por dogmas, ni por principios y doctrinas,
sino por los medios de vida. En esta si¬ tuación. ¿de qué serviría una Marina
mercante sin una escuadra en que apo¬
yar su acción? ¿De qué uua escuadra de defensa para buscar mercados á los pro¬
ductos de nuestra industria y asegurar
el predominio en ellos de nuestro co¬ mercio? Es preciso que el Gobierno y el pueblo se convenzan de la verdad de es¬ te axioma: las naciones que no dispon¬ gan de fuerza en los mares deben re¬
nunciar necesariamente á todo progreso
en su producción, y todo pueblo que renuncia á todo progreso en su produc¬ ción se condena á inacciones que son la muerte en plazo no lejano. Industriales que me escucháis: cerrad vuestras fábri¬ cas; comerciantes que me escucháis: re¬
nunciad á vuestros lucros, si no se res¬
taura en breve término el poder naval de España. Los extranjeros nos compra¬
rán sustancias alimenticias, como en
efecto nos las compran en cantidades considerables, y con ello nos perjudican no poco, porque nos llevan mucho que
nos hace falta, encarecen la vida, hacen
que se consuma en muchísimos casos
menos de lo necesario, con lo cual se de¬
bilita la raza, y en cambio nos importan géneros labrados que en muchísimas ocasiones hacen la competencia á nues¬ tros géneros, obligándonos á venderlos en condiciones deplorables. ¿Sucedería esto si España dispusiera de una escua¬ dra respetable que paseara su pabellón por el inundo, que abriera á nuestra in¬ dustria y á nuestro comercio mercados nuevos, aun sin disparar un tiro? ¿Por qué Italia, de menos territorio que Es¬ paña, de inferior producción minera, de inferior producción agrícola, tiene, sin embargo, una Marina mercante superior á la nuestra y encuentra mercados para los productos de su industria, y no los encuentra España? ¿Los encontraría Ita¬ lia si careciese de su poderosa escuadra
de combate?
Aquí se nos dirá, tal vez: todo esto es exacto, exactísimo; pero no puede pen¬ sarse en reconstruir el poder naval de España sin reorganizar antes la admi¬
nistración de la Marina, Realmente, ha¬
ce muchos años que esto se repite á menudo, y el hecho es que no se restau¬ ra el poder naval, ni se da un solo paso en la reorganización de la administra¬ ción de la Marina. ¿Por qué se vive así? No debo penetrar en el fondo de este problema, porque de plantearlo y de re¬ solverlo está encargado un ilustre compaxero nuestro, e.1 Sr. D. Francisco Ca¬ brerizo, obligado en pasados días á salir urgentemente de Madrid por deberes profesionales. Pero si he de preguntar: ¿es culpa de la Administración de la Marina que en los arsenales haya invᬠlidos que cobran y no trabajan? ¿Quie¬ nes los imponen? ¿Por qué lo consintie¬
ron desde el Gobierno los detractores de
la Marina? ¿Es culpa de la Administra¬ ción de la Marina que los Gobiernos den dinero para jornales y no lo den para
materiales, con lo cual las construccio¬
nes se eternizan, porque se cobra y no se puede trabajar? ¿Por qué no clamaron
contra esto á la hora los detractores de
la Marina? ¿Es culpa de la Administra¬ ción de la Marina que las Cortes doten tan imperfectamente el presupuesto de este ramo, que los arsenales resulten siempre con medios de acción difíciles para llenar sus necesidades? Bien paten¬ tes están los caminos por donde Inglate-

rra primero, Italia después, Alemania en estos instantes, han llegado á la posible perfección en materias de arquitectura naval. ¿Tiene la culpa la Administra¬ ción de la Marina de que estos caminos no se sigan en España? ¿Depende de ella ó depende de las Cortes y de los Minis¬ terios responsables que estos caminos no se sigan? Lockroy lo dice, y sus pala¬ bras deben ser repetidas desde esta cáte¬ dra: «De todas las arquitecturas es acaso la naval en la que se .tropieza con difi¬ cultades más temibles, pues no edifica sobre la roca, ni siquiera sobre la arena, sino que construye sobre el agua, -y se propone luchar contra todas las fuerzas del mar. Es, por lo tanto, una arquitec¬
tura de combate.» Y á continuación
añade: «El problema que la arquitectura
naval debe resolver está todavía, á la
hora presente, lleno de incertidumbrts y de oscuridades.» Prosigue luego: «Las mismas formas del buque, las de la proa y las de la popa, pueden ser construidas de maneras muy diferentes. Todos bus¬ can metódicamente las mejores, y piden á la observación, ul estudio y á la cien¬ cia que se las proporcionen.» Con efecto, también nuestros ing*enieros navales pi¬ den á la ciencia, por el estudio, que les proporcione las formas mejores del bu¬ que modelo; pero ¿pueden pedirlas por ventura á la observación cuando aquí no hay estanques do experiencias como los de Inglaterra, Italia y Alemania, y, por otra parte, aqui apenas se construye?
No quiero penetrar en el fondo de un problema que anoche /indicaba con su gran perspicacia el Sr. Navarro Rever¬ ter: «los buques de la futura escuadra de combate, ¿han de construirse en Es¬ paña ó en el extranjero?» El problema
es de fácil solución en el orden de los
principios; pero de dificultades sin cuen¬
to en el orden de los hechos. Cuando el
proyecto de escuadra consagrado por la ley de 12 de Enero de 1887. se invirtie¬ ron los términos de este problema, y por esto salió todo mal. Las escuadras se construyen para la defensa nacional, y de ningún modo para engendrar y dar
nueva vida á industrias nacionales, por
apreciables que sean y por recomenda¬ das que estén. Por otra parte, debiendo estar siempre los medios en relación con el fin, es evidente que los buques deben
construir se en donde se sepan cons¬
truir y por quienes hayan dado prue¬ bas de que saben construirlos. Cla¬ ro es que debe tenderse, y ahora con más razón por el estado de nuestros cambios con el extranjero, á que se cons¬ truya en España todo lo que aquí pueda construirse, con garantías completas de éxito seguro en la empresa. Pero no ha de olvidarse que construir buques inúti¬ les es arrojar millones á las inmensida¬ des del Océano, y que ciertas tristísimas experiencias no pueden repetirse sin menguas considerables en el prestigio nacional, que á todos importa acrecen¬ tar y no disminuir. A los técnicos toca la aplicación de estos principios á las
realidades de la construcción de la es¬
cuadra de coinbaté. Indudablemente sa¬
brán cumplir con su deber, y aun al¬ go más, porque quizás algo más sea preciso para sustraerse á la atmós¬ fera en que se vive, á la acción de los aires que se respiran. Porque no todo es culpa de los individuos en los males que han afligido á España. Quizás la parte principal toca á la sociedad, y aun á los directores de los partidos; á aquélla, porque tolera que los aires se envenenen, y á éstos, porque no aplican inexorables, á pesar de sos promesas, la ley de la selección, que tantos servicios podría prestar á la Patria española.
Permitidme que termine, pues harto
he abusado de vuestra atención. Cuando
el barómetro baja y el oficial de guar¬ dia en el buque advierte á lo lejos casi imperceptible nube, toma acto seguido las disposiciones necesarias para defen¬ derse de la tempestad que puede desen¬
cadenarse. El Fomento Naval desea que
los que llevan en su mano el timón de la nave del Estado imiten en sus previ¬ siones á los hombres de mar. Así, Espa¬ ña tornará á ser lo que era. cuando el sol no se ponía en sus dominios.—He
dicho.
Actualidades
Después de la guerra anglo-boer
Parecen comprobarse los rumores de que los territorios sudafricanos, conver¬
tidos ahora en colonias británicas, ha¬
brán de contribuir en una ú otra forma á
cubrir parte de los tres millones de libras que el Gobierno londonense, en virtud del Tratado de paz firmado con los boers,

se obligó á destinar directamente á la
reconstrucción de las haciendas más ri¬
cas del Transval y deOrange. Dicen á esto los boers que entendieron
siempre, como todo el mundo entendió, que esos tres millones constituían una
donación gratuita enteramente, y que obligando ahora á los contribuyentes sudafricanos al reembolso de una parte de esa suma, se falta al artículo 9 del Tratado de paz. Dícese también que va á levantarse un empréstito de ocho mi¬ llones de libras, destinándose á la exten¬ sión de algunas líneas férreas, al pago
de la deuda que dejó la construcción del
•ferrocarril de la Colonia del .0800, á la
repatriación de las familias boers y á la
colonización del territorio.
* **
A pesar del tiempo transcurrido desde que se ajustó el convenio entre ingleses y boers, continúa ejerciéndose la censu¬
ra británica con más rigor que nunca,
de suerte que no se tienen más noticias de lo que ocurre en el Africa austral que las que conviene á dicha censura.
Por eso se espera con gran impacien¬ cia la llegada á Holanda de los genera¬ les Botha, De Wet y Delarey. pues es se¬ guro que entonces se tendrán pormeno¬ res por los que Europa pueda comenzar
á enterarse de la verdadera situación en
que han quedado las cosas. La prensa inglesa se guarda muy bien
de consignar, por ejemplo, que los ca¬ fres, á quienes los generales británicos
armaron echándolos contra los boers á
falta de tropas regulares, recorren ahora los campos matando y robando por to¬
das partes. Según comunica el señor Fynje de
Salverda, hace pocos días ha recibido
carta del señor P. L. A. Golmán, canci¬
ller del doctor Leyds, manifestándole que su hermano Frits, ex-jefe de un
commando, habiendo llevado 56 hom¬
bres de su fuerza á Holkrans, distrito de
Vryheid, en el Transvaal, para entregar su armamento, á su regreso, ja comple¬
tamente indefensos, fueron atacados por una horda de cafres, vestidos con khaki
(uniforme inglés) siendo todos los boers
asesinados.
Se ha hecho la reclamación consi¬
guiente y no ha sido atendida, pero los cafres han cobrado una gratificación del puesto militar inglés próximo.
Se han de saber, por lo tanto, cosas muy sorprendentes cuando los jefes boers lleguen á Europa y puedan hablar
claro.
Buque modelo
En todos los países se ha sacado pa¬ tente para la construcción de un nuevo tipo de barco que, según se dice, está llamado á revolucionar la navegación, permitiendo que los vapores, al mismo tiempo que dupliquen su capacidad de transporte, economicen la mitad del tiempo que actualmente emplean en la navegación.
El inventor de esté buque del porve¬ nir es el capitán F. C. Ishoy, de Copen¬ hague, y su proyecto consiste en la
construcción de una nave de mucha
manga y poco puntal, que desplace lo menos posible, y cuyas máquinas vayan
colocadas inmediatamente encima de la
quilla, sirviendo así de lastre, en tanto que los motores, que son ocho en núme¬ ro y éstán situados «1 nivel de aquélla, y por consiguiente actúan bajo el agua, elevan la popa y dan á la marcha una
inclinación diferente de la obtenida por
el antiguo sistema. Para el pasaje, las ventajas serán muy
apreciables, porque un buque de mucha anchura y poco calado ofrecerá induda¬
blemente bastante más estabilidad.
Ya se ha formado en la capital de Di¬ namarca una importante Sociedad, que
tiene en construcción un barco de este
tipo, el cual, una vez terminado, pasará á Inglaterra á someterle al juicio de los
náuticos.
Celebraremos que tan risueñas espe¬ ranzas se vean confirmadas por la expe¬ riencia. porque todo lo que acorte las distancias que separan á los pueblos, lo mismo por mar que por tierra, sirve pa¬ ra estrechar los lazos que deben unir á los hombres y unificar la Humanidad,
dividida hasta ahora en interés de los
menos y con grave perjuicio de los más.
El pais pobre
Cuatrocientos millones de pesetas—di¬ ce un periódico, y nosotros lo creemosgasta el pueblo español anualmente en tabaco y lotería.
¿Y este pueblo puede considerarse po¬ bre? Se dice que la vida da hoy es impo¬

sible, que los gastos superan á los ingre¬ sos; que la industria desfallece; que el comercio agoniza; que las artes mueren; que la agricultura está perdida; que el obrero en general no puede vivir.
Pero cuando se fija uno en ese lujo
escandaloso que domina á todas las cla¬ ses sociales, sin exceptuar ni aun á las más humildades, no puede uno menos que preguntarse:
—¿Cómo se entiende que estén tan mal la industria y el comercio, la agri¬ cultura y las artes y que sea imposible la vida, si es real y efectivo este lujo que rae deslumbra? ¿Quién sostiene esto? ¿De dónde sale este dinero, que tan esté¬ rilmente derrocha todo el mundo? ¿Pue¬ de ser pobre un puebjo que viste á las
señoras de clase media como reinas y ¿ las criadas de servicio como las señoras de hace cincuenta años?
Tribuna Pública
POR LA SENSATEZ
Enemigo acérrimo de las polémicas que degeneran en personales me reves¬ tiré de la parcidad necesaria para ir en busca de aquella sensatez que se impo¬ ne. Bien quisiera no tener que replicar á nadie ni conocer á contrincante algu¬ no, porque abomino toda pasión y de¬ testo á vencedores y vencidos. Si no fuera porque mi silencio 3e pudiera to¬ mar á mala parte no habría vuelto á coger la pluma, y así evitaría al público la molestia de endilgarle cosas que poco le importan.
Conste, ante todo, que es un error de¬ cir que yo haya prodigado suposiciones gratuitas referentes á no querer el ac¬ tual Ayuntamiento seguir las obras proyectadas por sus antecesores. Dije que el público, al nombrar á los nuevos concejales, les creia exentos de tal vani¬ dad, y esperaba de ellos que aprovecha¬ rían gran parte de las miles de pesetas gastadas en obras empezadas, y que á pesar de no haber visto cumplidos sus deseos, no se podía dudar todavía de su valía como hombres públicos.
He de observar que si el Ayuntamien¬
to actual trató de la canalización de
aguas en el pueblo y en el puerto, fué debido á la iniciativa del concejal don Juan Joy.
Respecto á «entiendo que no puede tildarse á esa nueva gente del Consisto¬ rio de gente vanidosa y refractaría en
reconocer como buenas las obras de sus
sus antecesores que en realidad lo sean» remito á su autor á lo expuesto anterior¬
mente.
En cuanto á «no quisiera que el artí¬ culo Los hombres de pro fuera inspirado por personas á quienes tal vez convenga
sembrar discordia entre los nuevos con¬
cejales y establecer bandos que imposi¬ bilitan toda acción grande y beneficio¬ sa» debo expresar mis sinceros aplausos por los excelentes deseos del señor pseu dónimo. y debo declararle también que detesto con toda mi alma á tales inspi¬ radores. Pero ahora, una reflexión: su¬
puesto que este buen señor no tiene el gusto de conocerme, según confiesa ¿co¬
mo demontre señe habrá ocurrido dar
con tal maldita idea?
Anticipo mis plácemes por los buenos propósitos del Ayuntamiento sobre en¬
señanza.
Y ahora voy á lo último. Véase en la siguiente transcripción, si tenía motivos ó no, al lanzar mis censuras por el di¬
choso proyecto: «La Corporación se adhirió con entu¬
siasmo al proyecto del Sr. Casasnovas, y acordó estudiarlo con detenimiento para llevarlo á la práctica á la mayor brevedad posible.»—«Dióse cuenta del dictamen emitido por los letrados don José Alcover y D. Mateo Obrador en la
consulta elevada á los mismos para co¬
nocer la naturaleza jurídica del cauce del torrente mayor de esta villa, antes de realizar el proyecto propuesto por el Sr. Casasnovas en la sesión celebrada el
día l.° del mes de Febrero último de
cubrir su superficie desde las inmedia¬
ciones del Matadero á las del lavadero
de la calle del Principe al objeto de des¬ tinar el área que resulte á paseo y otros servicios público. Enterado el Ayunta¬ miento y en vista de que en dicho dicta¬ men se hace constar que el cauce del to¬ rrente de que se trata es de carácter pú¬ blico en el paraje en que se han de efec¬ tuar las Obras de referencia, acordó nombrar una Comisión compuesta de los Sres. Presidente, Casasnovas y Coll, que cuide de encargar á persona técnica la formación del proyecto de dichas
obras.»
F. G.

SÓLLER

Crónica Local
En la Junta general ordinaria cele¬
brada por la «Defensora Sollereuse» el domingo próximo pasado por la tarde, fué nombrado por unanimidad Presidente de la sociedad de socorros mútuos, nuestro
particular amigo D. Andrés Oliver Ber-
nat, en sustitución de D. José Forteza Cortés que dimitió dicho cargo.
Reciba el Sr. Oliver nuestra sincera enhorabuena con motivo de su nombra¬ miento.

ceremonia numerosos amigos de las res¬
pectivas familias. Al felicitar á los noveles esposos les
deseamos eterna luna de miel.
* **
En el mismo altar de la Purísima
Concepción de esta iglesia parroquial, se
han unido con el santo lazo del matri¬
monio, en la mañana de hoy, D. Mateo Seguí y Umbert y la señorita D.a María Canals y Alcover. Bendijo la unión don José Pastor, Vicario.
Felicitamos á los desposados y les de¬
seamos toda suerte de felicidades.

También celebró Junta general ordi¬ naria la sociedad deportiva Círculo Solié¬ ronse enJa noche del pasado domingo, conforme se había anunciado.
Después de leidas y aprobadas las cuentas del finido ejercicio, procedióse á la renovación, parcial de la Junta Direc¬ tiva, habiendo quedado reelegidos en el

El miércoles de esta semana el Ins¬
pector de carnes y víveres Sr. Oliver, ordenó fuera enterrada una oveja que resultó estar enferma. Ayer mandó tam¬ bién se echase al sumidero una regular
cantidad de asadura que no reunía las debidas condiciones de salubridad pú¬ blica.

cargo de Presidente, D. Jaime Torrens Calafat; en el de Contador. D. Salvador Elias Oapellas; en el de Vocal, D. Jaime Castañer Castañer y elegidos para el cargo de Vocal, D. Jaime A. Mayol Arbona y para Vice-Secretario, D. Pedro A. Casasnovas Borras.
Deseamos á nuestros amigos feliz acierto en el desempeño de su cometido y les enviamos nuestra felicitación por la distinción de que han sido objeto.

Anteayer por la mañana y procedente de Cette y Barcelona, dió fondo en nues¬ tro puerto el vapor de esta matrícula «León de Oro» habiendo sido portador de numerosos pasajeros y variada carga.
Emprenderá de nuevo viaje para los mismos 'puntos de destino, mañana do¬
mingo.
Además sabemos y nos complacemos en publicarlo para conocimiento de los cargadores, que en el viaje venidero, en

En la tarde del domingo último se ce¬ lebró en la Plaza de Toros de esta villa, con un lleno completo, la extraordinaria novillada que oportunamente habíase
anunciado.

vez de emprender dicho buque su salida el dia 31, como está anunciado en su iti¬
nerario, la efectuará el dia 29, con el fin de adelantar algunos dias, que se nece¬ sitarán para verificarle la limpia de cal¬
deras.

La presidió el Veterinario D. Juan

Oliver, y fueron capeados, banderillea¬ Esta mañana ha sido paseado por es¬

dos, y muertos á estoque, tres bravos no¬ tas calles un hermoso buey como anuncio

villos, cuya faena no fué muy del agrado de la fiesta que celebran los vecinos de

del numeroso público, que salió fasti-; la barriada de la huerta, inmediaciones

diado del espectáculo.

de Ca's Ferré.

Se nos dice que tomará en ella parte

Según estamos enterados, gracias á la «Banda Municipal.»

los desvelos del sargento de la guardia

civil Sr. Lizarna y fuerzas á su mando, ha quedado completamente cortado el vi¬

3>e Marsella.

cio de los juegos prohibidos que tenía
lugar eu algunos establecimientos de De una estensa correspondencia reci¬ bebidas de esta localidad. Al mismo bida el sábado último, de un amigo nues¬

tiempo nos consta que han sido despe¬ didos algunos jugadores de oficio, que sin duda debían hacer aquí su agosto.
Nos alegramos de poderlo así consig¬ nar en estas columnas y felicitamos al Sr. Lizana por el celo desplegado para la extinción del juego.

tro, residente en aquella gran ciudad, copiamos las siguientes líneas,
«En la noche del dia 6 del actual tuvo
lugar en los salones de la «Braseríe Fhossiennee» la fiesta que con. motivo de
la tómbola celebra todos los años la so¬ ciedad de socorros mútuos La Unión Es¬
pañola, habiendo asistido una gran y dis¬

Conforme anunciamos, amenizó la ve¬ lada del pasado domingo, la «Banda Municipal», tocando escogidas piezas de ■su repertorio sobre el catafalco de la
Plaza de la Constitución.
Por este sitio se vió, con tal motivo,
bastante animación.

tinguida concurrencia. La simpática profesora de piano seño¬
rita D.a María Cataluña, ejecutó algu¬ nas piezas españolas que causaron la admiración de los que da escuchaban. Acompañáronla al piano en varias com¬ posiciones un violinista y un tenor (cuyos nombres no recordamos), formando todo

El martes por la mañana y ante el al¬ tar de la Purísima Concepción de esta parroquia se unieron con el indisoluble lazo del matrimonio, la señorita doña Margarita Arbona Pastor y D. Miguel

ello un sorprendente conjunto. Cantaron á duo dos amigos, los seño¬
res Vidal y Cabañes, y recitaron hermo¬ sas poesías los Sres. Conte, Dútil, y algunos otros asistentes al acto.
El Profesor D. José García Torres

March Alcover, habiendo acudido á dicha abrió y cerró la velada musical y litera-

ria, y al hacer uso de la palabra elogió los sacrificios que La Unión Española viene haciendo para llevar á cabo la pro¬ tección mútua de los españoles.
Acto seguido se empezó el baile de sociedad y á las doce y media se proce¬ dió al sorteo de los lotes que constituían
la lista de la tómbola.»
Mucho más nos dice nuestro amigo, como igualmente nos envía la lista de la tómbola de referencia, todo lo cual sen¬ timos vivamente no poder publicar poí¬ no disponer de espacio suficiente en nues¬
tras columnas. Hacemos pero votos para
que sigan, como hasta la fecha, mante¬ niendo nuestros paisanos el espíritu es¬ pañol eu aquellas regiones y les envia¬ mos por ello nuestra afectuosa felicita¬
ción.
EN EL AYUNTAMIENTO
Sesión del día 12 de Julio 1902.
La presidió el Sr. Alcalde D. Juan Puig, y asistieron á ella, convocados por segunda vez, los Concejales señores don Ramón Casasnovas, D. Juan Pizá, don Jaime Marqués, D. Ramón Col!, D. Juan Canals, D. Jaime J. Joy, D. Jaime Valls y D. Juan Morell.
Fué leída y aprobada el acta de la
sesión anterior.
Pasando á despachar los asuntos que figuraban á la orden del día, dióse cuen¬
ta de uua comunicación del Sr. Goberna¬
dor civil de la provincia, fecha 9 del ac¬ tual, trasladando una R. O. del Excelen¬
tísimo Sr. Ministro de la Gobernación
del día 27 de Mayo último, por la cual S. M. el Rey (q. D. g.) ha tenido á bien revocar la providencia de la referida autoridad provincial, por la que dejó sin
efecto el nombramiento de Secretario de
esta Corporación á favor de D. Amador Canals Pons, declarando en su virtud firme el expresado nombramiento hecho por la mencionada Corporación. Entera¬ do el Ayuntamiento acordó haber visto
con satisfacción la R. O. de referencia y
ratificar la confianza depositada en dicho empleado á quién se pondrá desde luego en posesión de su nuevo destino.
También se acordó consignar en acta la lealtad y celo desplegado por D. Fran¬ cisco Pastor durante el tiempo que ha desempeñado interinamente el cargo de
referencia.
El señor Presidente dió cuenta de ha¬
ber nombrado con carácter interino y
sin perjuicio de lo que resolviera la Cor¬ poración, Castos del cementerio católico
al venerable anciano D. José Rufián
Pbro., quién había desempeñado ya, en época anterior, el mismo cargo. Entera¬ da la Corporación y mostrándose confor¬ me con la providencia de la Alcaldía, acordó confirmar en propiedad el expre¬
sado nombramiento á favor del señor
Rufián.
Se aprobó el traspaso de las sepultu¬ ras números 159, 215 y 354 del cemen¬ terio católico, á favor de D. Guillermo Alcover Morell, D. Francisco Berio Ramella y D> Margarita y María Snau Morell, respectivamente.
Se acordó verificar varios pagos.
Careciendo la sala de autopsias del

cementerio, de mesa para practicarlas cómodamente, se acordó adquirir una para dicho objeto que responda á los ade¬ lantos de la ciencia, para lo cual, se solici¬
tará del médico titular informe referente
á las condiciones que debe reunir y mo¬ delo que conviene adoptar.
El señor Presidente expuso lo muy conveniente que sería la canalización de las agitas por el interior de la población á fin de dotar del líquido elemento á las distintas barriadas que carecen de ellas; proponiendo se nombrara una comisión para entender en ello y empezara con urgencia á practicar los trabajos preli minares para realizar esta mejora. Ha fiándose conforme la Corporación con lo propuesto, acordó nombrar para formar dicha comisión á los señores, Morell, Joy (J. J.) y Coll.
El señor Canals manifestó que el pro¬ pietario del edificio número 19 de la cajle de la Trinidad de la aldea de Biniaraix, le había indicado que,si el Ayuntamiento se hallaba dispuesto á dar mayor latitud á dicha calle, cedería gratuitamente, la
faja de terreno de la propiedad contigua á dicha casa, que el Ayuntamiento con¬ siderara necesaria para la mejora de referencia, y debiendo el generoso ofre¬ cimiento dei citado propietario redundar en beneficio del público proponía á la Corporación acordara la reforma de que se ha hecho mérito. Enterado el Ayunta¬ miento acordó pasara la proposición á
informe de la Comisión de Obras.
Y no habiendo otros asuntos de que tratar se levantó la sesióu.

renta Horas dedicadas al Santo Cristo;
exposición á las seis y media de la maña¬ na y acto continuo oficio matinal; á las diez se cantará tercia y la misa mayor con música y sermón por el P. José
Auba.
Por la tarde níaitines y laudes solem¬ nes y la reserva.
Sábado, dia 26.—Continuarán las Cuarenta Horas; exposición á las seis de la mañana y oficio matinal; á las nueve y media tercia y misa mayor.
Por la tarde vísperas, y al anochecer solemnes completas y la reserva.
Civil
Nacimientos. Varones 3.—Hembras 2.—Total '5
Matrimonios
Dia 15.—D. Miguel March Alcover, soltero, con D.a Margarita Arbona Pas¬ tor, soltera.
Dia 17.— D. Antonio Pastor Balies-
ter, soltero, con D a Florentina Frontera Arboúa, soltera.
Dia 17.—D. Vicente Coll Buenmozo, soltero, con D.a Margarita Costa Riera,
soltera.
Dia 19.—D. Mateo Seguí Umbert. soltero, con D.a María Canals Alcover,
soltera. Defunciones
Dia 12.—D a Antonia Mayol Pons, de 71 años, viuda, calle de Cocheras.
Dia 13.—Juana María Colom Oliver, de 6 días, calle de Moragues.
Dia 14.—D. Antonio Marcús Garau.

CULTOS SAGRADOS
En la iglesia parroquial.—Mañana, domingo, dia 20.—A las nueve y me¬ dia, expuesto el Santísimo Sacramento, se cantarán las horas menores y á cjutinuación la misa mayor con sermón, que dirá el Pbro. D. Ramón Cclom, verifi¬ cándose después de la misa, la procesión propia de la Tercera Dominica,
Por la tarde, terminados ios actos de
coro, habrá explicación del Catecismo. Jueves, dia 24.—A las seis y media,
durante la celebración de una misa, ten¬ drá lugar el ejercicio mensual en honor
de Sa» Bartolomé.
En la iglesia de San Francisco.—Hoy, al anochecer, se cantarán completas so¬ lemnes en preparación de la fiesta de
San Buenaventura.

de 70 años, casado, calle de la Palma. Dia 14.—D.a Margarita Albertí Rie¬
ra, de 75 años, viuda, M a o4. Dia 16.—Francisca Colom Oliver, de
10 dias, calle de Moragues. Dia 16.—María Serra Vicens, de 17
dias, calle de Ampurias. Dia 17.—Catalina Barceló Calonge,
de 3 años, calle del Príncipe.
MOVIMIENTO DEL PUERTO
E M tí AII c A C IONES F O N D F. A 0 A S
Dia 17.—De Barcelona, en 10 horas, vapor León de Oro, de 81 ton., capitán
D. G. Mora, con 18 mar. pas. y efectos.
EMBARCACIONES DESCACHAD A S
Ninguna.

Mañana, domingo, dia 20.—A las siete comunión general; á las nueve y media se cantará tercia y en seguida misa solemne con música, siendo el pa¬

COMISIÓN OE LA COMPAÑÍA
DE COPARTÍCIPES
DEL LEÓN DE ORO

negirista del Seráfico Doctor el P. Nico¬
lás Arbona.
Por la tarde á las cinco y inedia, vís¬ peras solemnes y conclusión del triduo con música y sermón por el mencionado
orador.
En todos los antedichos actos religio¬ sos estará expuesto el Santísimo Sacra¬
mento.
Martes, dia 22.—A las seis y media de la mañana y al anochecer, se practi¬ cará el ejercicio de los trece martes en
honor de S. Antonio de Padua.

Se convoca á los señores copartícipes del León de Oro y á los suscriptores de acciones para la adquisición de un nuevo vapor, á Junta General extraordinaria, para el dia 3 de Agosto próximo, á las diez, en el local del Sindicato Agrícola Sollerense, Plaza de la Constitución, 32, á fin de dar cuenta de las gestiones prac¬ ticadas por esta Comisión, en virtud de las facultades delegadas en Junta Gene¬
ral de 14 de Julio de 1901.
Sóller 4 Julio de 1902.—Por la Comi¬
sión: El Presidente, Guillermo Colom y
Muntaner.

Viernes, dia 25.—Empezarán las Cua¬

(58)FOLLETÍMf
A RIEL A
—¡Pobre mujer!... exclamó con tierna compasión. ¡Que noble y generosa eres!... ¿Cómo hemos de vivir sin aquellas co¬ modidades, sin aquel lujo, sin aquellos placeres á que estamos acostumbrados?
¿Cómo vamos á vivir del trabajo si ni uno ni otro estamos acostumbrados áél?
Y por fin, ¿crees que yo podría verte trabajar á ti. tan delicada, tan bella, tan acostumbrada al bienestar que da la ri¬ queza?... ¡Nunca, prefiero morir!...
—¡Eso es, cobarde! exclamé con apa¬ sionada exaltación. ¿No quieres que te deba el pan que me alimente y el traje que me cubra?... ¿no quieres acostumbrar¬
te á la vida laboriosa, ni ver cómo gozo
yo arreglando mi casita y economizando de lo que tú ganes?... Escucha, es nece¬
sario tomar una resolución y ahora mismo lo haremos. Se franco: ¿estamos
completamente arruinados?... —Sí. todo lo he perdido al juego...
¡hasta esta casa, Afiela mía, ya no es
nuestra!
—Lo sé, y ves que me hallo tranquila, porque no cifraba mi dicha ni la cifra¬ ré nunca, sino en cumplir la voluntad

divina. Pero di. ¿nada, absolutamente
nada nos resta?

—¡No! Si consentí en que vinieses á estos lugares, fué para evitar que pre¬ senciases el despojo que iban á hacer de nuestra casa. Muebles, tapices, adornos,

todo, se ha vendido para pagar mis deu¬

das, y nada nos resta. Este torreen, con los bosques y terrenos que le circundan y que eran tuyos, han pasado á la pro¬ piedad del infame Germán, que después
de arrastrarme á excesos vergonzosos,

me ha puesto en la calle, como se dice; de aquel pérfido amigo, que al decirle yo que nada poseía, pues toda nuestra
fortuna la habías heredado de tus pa¬

dres, respondió qne tú no eras capaz de deshacer lo que yo hiciera y que de to¬ dos modos cuando se presentase á decla¬ rarte mis trampas como les decía á mis deudas—tú las pagarías al punto, aun¬

que hubieses de empeñar las joyas y tus
vestidos.

—Y dijo la verdad. ¿Has pagado á
todos?

—-Atiri quedan algunos acreedores, pero de pequeñas cantidades. Sin embar¬

go. yo nada poseo.

t

—A. mí me restan muchas joyas, que

venderé, y dos mil pesos que guardo de

mis economías. ¿Crees que para saldar

todas tus cuentas bastará el dinero qne me den por mis joyas?...
—Sí. Ariela: solo debo cinco mil pesos
á diferentes personas. Es decir, adeudo pequeñas cantidades y todo no asciende más que á ¡a suma ya citada.
—Pues bien, yo estoy segura de que las alhajas que tengo valen más aunque sé que cuando se venden no dan los compradores ni la cuarta parte de su valor; pero en fin. yo espero que podre¬ mos pagar á todos, Julio mío.
—Bien, ¿y después?... exclamó mirán¬ dome con una especie de desesperación.
—Iremos á Madrid al momento, por¬
que no quiero permanecer más tiempo
en casa de Germán.
—¿Y qué haremos en Madrid, sin una peseta?
—Trabajar; tú encontrarás muy pron¬ to un empleo; yo tengo una feliz idea sobre esto, que no te revelo porque ca¬ rezco de seguridades: pero confio en la bondad divina que no defraudará mis esperanzas. Alquilaremos una pequeña habitación que no nos cueste mucho, la amueblaremos con algún dinero de mis economías, yo tomaré una criada, si la puedo pagar, y sino trabajaré un poco, qne bastantes años he tenido de reposo; viviremos tranquilos, olvidados del

mundo y de sus vanidades y aún me quedarán algunas monedas con que comprar una linda envoltura á mi Chi¬ quitín ¡verás, Julio mío. verás que
felices vamos á ser!...
Y con una alegría verdadera, abracé á tu padre, Armandina. y separando los rizos de sus cabellos, que caían desorde¬
nados sobre su frente, le colmé de tier¬
nas caricias.
—¡Eres una santa!... exclamó tu pa¬ dre. correspondiendo á mi afecto: pero debes considerar que tus sueños son casi
irrealizables.
—¿Por qué. esposo mío?
—¿Quién rae dará un empleo? No tengo amigos, rk> tengo protectores y ninguno se fiará do un jugador, liberti¬ no y tramposo, que ha dejado en la mi¬ seria á su mujer. Yo no estoy habituado ya al trabajo y quizás no sirva para de¬ sempeñar ningún destino: tú, mi buena y querida Ariela. desde la cuna has vi¬ vido rodeada de los halagos déla suerte, has tenido comodidades, placeres, cria¬ dos v te será muy penoso acostumbrarte á la vida, pobre y escasa del que come el pan mojado con el sudor de su frente. La inocente criatura que llevas en tu se¬ no participará de nuestras desdichas y

yo nie volveré loco ó me mataré muy pronto para no veros sufrir más!...
—¡Que empeño de acongojarme, Ju¬
lio!... Ninguno de nosotros sufrirá... te
aseguro que seremos felices con nuestro
amor y con la gracia de Dios. Tendrás un destino; tendré yo una criada y una
habitación donde no falte nada de lo ne¬
cesario... nuestro hijo no sufrirá priva¬ ciones. y ¿quién sabe? Somos jóvenes y aún podemos ser ricos otra vez. Cesa;
pues, de pensar en cosas lúgubres y de llenarme de angustirs con tus vaticinaos dolorosos. No pienses en nada. Mañana mismo saldremos para la corte: tú de nada tienes que ocuparte: déjalo todo por mi cuenta y verás que ese camino que piensas hallar erizado de espinas, se te presentará sembrado de rosas. Mi
amor y mi confianza en Dios harán mi¬ lagros, porque yo digo como 8. Pablo: todo lo puedo en Aquel que me conforta'.
—¡Qué dichosa eres!... Tú á lo menos
tienes el consuelo de esperar en Dios..¿ A mi. desgraciado, no me resta alivio
alguno. —¡Tú creerás, Julio, me lo dice el co¬
razón!... Te ruego solamente que no te
hagas sordo á las inspiraciones de Dios, Yo espero verte reconciliado con Él, por¬ que tu santa madre orará continuaraenN?

/

•<&

SÓLLER

PUBLICACIONES RECIBIDAS
TUSANTE LA PRESENTE SEMANA
El Mundo Agríeola.-—Sumario del nú¬
mero 120.—Modelo de Estatutos de las
Cajas Rai££eisen.--El algarrobo y su ¿fruto, por C. Pabts. Exigencias nutriti¬ vas del moral. Su abono, por E. Audisio. —El ganado y el cultivo, por R. López Parra. Notas útiles: A que profundidad
•deben enterrarse los abonos. Trata¬ miento de la cloque del melocotonero.— „El sabor verde de los vinos. Cultivo del ■•ultrainuz blanco. Saneamiento de las «cubas de cemento. Clarificación del vino
Illanco. Para obtener,perejil tierno du¬ dante todo el invierno. Selección de las -cotufas según la forma. Plantaciones espesas. Purificación del agua. Mer¬
cados. Anuncios.
Se suscribe en Barcelona, calle Rose¬ tón, 106.
*
La Escuela Práctica.— Sumario del n.o 13 de la 9.a serie.^Colonias escola¬ res. Una lección sobre el vidrio, por

Ernesto Legouvé. La escuela Alemana. —Direcciones y Programas sobre cien¬ cias físicas, químicas y naturales. Fi¬ siología ó higiene. La educación del niño. VXXVII. Leyes físicas (Conti¬ nuación). Variedades. Notas biblio¬ gráficas.
Se suscribe en la imprenta y librería de Salvador Fábregues, Cindadela de
Menorca.
* **
Revista de la Cámara Agrícola Ba¬
lear,—Sumario del n.° 6.—Crónica ge¬ neral. Congreso de obreros en Málaga. —Congreso de ganaderos en Pontevedra. —El nuevo Ministro de Agricultura.— Peticiones del diputado por Vendrell D. Juan Matheu. Informaciones: Cura¬
ción de la goma de los árboles. Contra los tábauos y las moscas. Abono del
olivo. Vitalidad de las semillas. El
Tricholoma nudura. Un desnaturalizan¬
te del alcohol. La industria lechera.—
Autracnosis. Cenizas de lefia. Con¬
greso Agrícola de Madrid. Enferme¬ dades del almendro: El Ceroplastes

Rusci, por D. Pedro José Gili. El olivo mallorquín, por D. José Rufián. -EL sis¬
tema Solari, por M. Le Inghen. Datos y Noticias. Mezcla de abonos químicos. —Abono de la cebolla. Las abejas y
las uvas. Mercados de Palma, Inca y
Sineu. Se suscribe en el domicilio de la Cá¬
mara Agrícola, Plaza de la Constitu¬
ción, 36, Palma.
* **
El Magisterio Balear.=SuMARio del
n.o 28.—Sección Oficial: R. O. de 17-
VI-02 referente á organización de tribu¬ nales de oposición.—Sección Doctrinal: La Enseñanza cíclica, por M. Porcel (continuación). El honor, por Alfredo Calderón. Bibliografía. Geografía de España, por J. Osós Larumbe. Sección
Provincial: Extracto de la sesión de la
J. P. de I. P. de 19 VI-02. —Sección de
Noticias: De la provincia. Cosas de
Niños.
Se suscribe en la Administración San
Pedro Nolasco 7, Palma.

Boletín de la Cámara oficial de Co¬
mercio, Industria y Navegación de las
Islas Baleares.—Sumario del número
82.—De otras Cámaras: La de Zarago¬ za. Reformas que deben introducirse en la organización de las Cámaras.—
Carta del Sr. Presidente de la Cámara
de Zaragoza á la de estas islas. Sección
Oficial: Condiciones del marchamo co¬ mercial. Sobre admisión de determina-
dosdocuaientos y cupones para el pago en oro de los derechos de Aduanas.—
Iniciativas y Comentarios: Los cambios por Manuel Rey.—Extranjero: Marcas
de fábrica. Península: Petición atendi¬
ble. Sección Balear: Noticias. Precios
corrientes en Palma.
Se suscribe: Oficinas de la Cámara,
Palacio, 20, Palma.
* **
Es Pagés Mallorquí. — Sumario del
número 78.—Sobre s‘ametler. Conferen¬
cia 8.a j El problema del pan, por el se¬
ñor Conde de San Bernardo. La recons¬ titución de los viñedos filoxerados. El Salt-Busch. Fiebre aftosa en España.
—Variedades: porque á menudo las plan¬

tas son más perjudicadas por los parási¬ tos. Tapón inatacable por los ácidos.—Destrucción de las criptógamas subterráneas. Medios de destruir la altisa ó pulgón de la vid. Influencia de los abonos químicos sobre la calidad de la pa-
tata.
Punts de suseripció: á Palma, á ses principáis llibreríes. A Manacor, á sf im¬ prenta d’ en B. Frau. A Felanitx, á s’ im¬
prenta d’ en B. Reus. A Lluchmayor,
carrer del Convent, 27. / * **
La Agricultura Española.—Sumúeio
del n.o 93.—La reconstitución de los vi¬
ñedos filoxerados. Adaptación al terreno de las vides americanas, por el Doctor Llórente. Hortalizas: Lechugas, por Miguel Mayol. Algo sobre el almendro. Enfermedades, insectos y demás agentes que dañan al almendro, por J. Abargues Ferrer. Crónica: La próxima cosecha de vinos en Francia. Granja experi¬
mental de Valencia. Cultivo de la pata¬
ta, por La Redacción. Libros y folletos.
—Sección de Consultas.
Se suscribe en la Dirección, Redacción
y Administración: Plaza de Cajeros, 6,
Valencia.
■i i¡-ii r i i¡ • i

Lo» anuncio* que se inserten en esta sección pagaran.- Hasta tres inesrcio nes A razón de 0‘05 pesetas la linea; hasta cinco inserciones a #azón de 0‘08 pesetas, y de cinco en adelante á razia de 0‘02 pesetas.
H1 valor mínimo de un anuncio, sea cual fuere el número de líneas
¿die que se componga, será de 0‘50 pesetas. Las líneas, de cualquiera tipo sea la letra, y los grabados, se conta-
¿yvin por tipos del cuerpo 12 y el ancho será el de una columna ordma-
; pía del periódico.

eccion

Los anuücios mortuorios por una sola vez pagarán: Del ancho una columna 1‘50 ptas., del de dos 3 ptas., y así en igual proporcióoa.
En la tercera plana los precios son dobles, y triples en la segunda.
Los comunicados y anuncios oficiales pagarán á razón de 0‘05 pese¬ tas y los reclamos a razón de 0‘ 10 ptas. la línea del tipo en que g*
coronongan, siendo menor del cuerpo 12, y de éste si es mayor.

l-oe su«eriptore« disfrutarán ana rebaja de nn 2t pon

cierno

ÍJI :

SERVICIO DECENAL

LA SOLLERENSE
DE

llGiEELLO ABUNDANTE T ONDULADO!!

u

ENTRE

--.L,

CERBlRE y PORT-BOÍÍ (Frontera fmco-esjttüok)

F'- #
el magnifico y veloz vapor

VICE-VERSA

Aduanas, transportes, comisión,
consignación y tránsito
Agencia especial para el trasbordo y reexpedición de naranjas, frutas frescas y pescado*.

Hace crecer el cabello y evita su caida; le devuelve su color primi¬ tivo y natural. Quita la caspa y priva que se reproduzca. Mantiene la cabeza limpia de todo insecto y micróbio, pues es antiséptico por escelencia. Cura toda enfermedad del cuero cabelludo y evita las que se adquieren por contagio, como tiña pelada, etc.
I

Salidas de Sóller para Barcelona: los dias 10, 20 y último de cada mes,
Salidas de Barcelona para Cette: los dias 1, 11 y 21 de id. id. íSalidas de Cette para Barcelona: los dias 5, 15 y 25 de id. id. •Salidas de Barcelona para Sóller: los dias 6, 16 y 26 de id. id.
—EN SÓLLER.—D. Guillermo Bernat, calle del Príncipe n.° 24.- -EN BARCELONA. — D. J. Roura, Paseo de la Aduana, 25.—EN CETTE.—D. Guillermo Colom, Quai Comman-
<dant Samary-5.
NOTA.—SiempFe que el día de salida de Cette. según el presente itinerario, corresponda al sábado o día anterior á uno festivo, la retrasará el vapor veinte
cuatro horas y saldrá el domingo ó día festivo que sea, á la misma hora.

Ep]

SU

DIRIGIDA POR EL PROFESOR

D. SALVADOR ELIAS

Clases especiales para la enseñanza práctica y teórica de Cálculo Mercantil, Teneduría de Libros, reforma y adorno de letra, y todo lo perteneciente al comercio, según las vigentes leyes.
Calle «le "Five®% ra.° 5

DE
FJLOK de MAKAMO
Se vende, al por mayor y me¬ nor, en la Farmacia de J. Torrens,-Sóller.
i
POR EL
Vino Uranado Pépsico
de
J. TORRE NS, Farmacéutico
El primero y único elaborado en esta forma en España, mucho más económico y de mejores resultados que sus similares del extranjero, está preparado con todo esmero por procedimientos científicos bien ex perimentados y acreditado como un reconstituyente sobradamente enérgico para suprimir la elimina¬ ción del azúcar de glucosa en todas las personas afectadas de la enfer¬
medad denominada "diabetes. „

DE VENTA: en perfumerías, droguerías y farmacias.
UNICOS DEPOSITARIOS: Cortés hermanos, Barcelona (España).
LA SINCERIDAD
Establecimiento comercial t industrial de J. Marqués Arbona
San Bartolomé, - 17,-SOMIER
SECCIÓN PKIMERA.—IMPRENTA Y TALLER DE ENCUADERNACIONES
Se hacen toda clase de impresiones á una ó varias tintas: Acciones para sociedades, títulos nominativos y al portador, láminas de emisión de valores, bonos y demás traba¬ jos de esta índole, tarjetas de visita, esquelas mortuorias, talones, membretes, facturast programas, carteles, circulares, estados de todas clases, invitaciones, etc., etc., etc,; y encua¬ dernaciones económicas y de lujo.
SECCION SEGUNDA.—PAPELERIA, LIBRERÍA Y ARTICULOS DE ESCRITORIO
Véndese en la tienda de esta sección: resmillería y sobres de todas clases desde los más eco¬ nómicos á los de más luje, papeles de hilo y de algodón en blanco y rayados, papel de embalaje cortado y taladrado para la confección de cajones de higos, y de seda para la de cajas de na¬ ranjas, de limones y de mandarinas, libritos de fumar de infinidad de marcas, naipes, estampas y cromos, tarjetas de lujo y sorpresas para felicitaciones, libros en blanco y rayados, cuadernos y libretas de todos tamaños y precios, libros de texto y menaje para las escuelas de niños y de niñas de este pueblo, tinta negra y de colores, en botellas, para escribir y para sellar, efectos variados para escritorios y oficinas, coronas, flores artificiales y objetos para hacerlas, sacos y cinturones de piel para señoritas, carteras para niños, etc., etc.
LADRILLOS HIDRAULICOS, BAÑERAS,
PEDAIS, MUIOS T Mi CUSI OI FIEIS OI CUBO Mlffll

Sociedad de seguros contra los

PILDORAS FERRUGINOSAS
D15

DE LA CASA
ESCOFET, TEJERA Y CV de BARCELONA

ESTABLECIDA- EN MILÁN Y RECONOCIDA EN ESPAÑA
Capital social: 5.000.000 Liras
Habiéndose promulgado la Ley sobre los accidentes del trabajo de 30 de Enero último, esta importante Sociedad asegura todas las indus¬ trias, mediante una prima, contra los riesgos indicados en dicha Ley.
Director de la Sucursal Española: D. MANUEL GES, Merced, 20, Barcelona.—Para informes y demás, dirigirse al Agente principal, B. HOMAR, Samaritana, 16, Palma.—Agente en Sóller, ARNALDO
CABELLAS.
otel testaarant del Universo
DE
Vda. de j. serra
PIíAEA ®-E¡ PALACIO-3.-BABCELOM
Hospedaje desde 5 pesetas en adelante. Habitaciones desde una pe¬
seta, restanrant á la carta, mesas particulares, se sirve á todas horas. El Hotel del Universo está situado en uno de los sitios más im¬
portantes de la capital, dá plena fachada á la bonita y frondosa plaza de Palacio y paseos de la Aduana é Isabel II, donde cruzan todos los tranvías, y es el más' próximo ó la Aduana, Muelles, Compañías de Navegación, Bolsa, Gobernación y Estación de los Ferrocarriles de Fruida, Tarragona, Valencia. Zaragoza y Madrid.

INULA HELENIUM
Con estas píldoras, preparadas por J. Torrens, se cura pronto y radicalmente la Leucorrea ó (flujo blanco), la Anemia y Glorósis (colo¬ res pálidos), la Dismenorrea (ó difi¬ cultad en el menstruo), la Ameno¬ rrea (ó supresión del mismo), la debilidad, flaqueza y cuantas mo¬
lestias ó enfermedades reclamen un
exitante poderoso y enérgico.
3DH1 -STEUSrTAw:
En Barcelona, Sociedad Farmacéutica Española. —Farmacia del Dr. Pizd.—Palma, Centro Farma¬ céutico.—Farmacia de las Copinas.—Málaga, Far¬ macia del Dr. Pelaez y Bermudez.—Sóller, Far¬ macia de J. Torrens.
AV1SIMPORTANT
Mr. Jean Estades, de Sóller, négociant et propiétaire á Lézignan (Aude)r enverra gratis et franco des
échantillons des vins de sa propre
récolte, garantis absolument naturels, á ceux de ses compatriotes résidant en France qui en feront la
demande.
GARROVES
Es temps de sembrarlos y a n’ es carré de Sant Pere, núm. 19 n‘ hi ha de bons y barato.

Único representante en Sóller: Miguel Colom, ca¬
lle del Mar.

L’ UNION
COMPAÑÍA FRANCESA M SEGÜEOS CONTRA INCENDIOS FUNDADA M 1828

Esta Compañía, LA PRIMERA DE LAS COMPAÑÍAS FRAN¬
CESAS DE SEGUROS CONTRA INCENDIOS POR LA IMPOR¬
TANCIA DE SU CARTERA, asegura además del riesgo de incen¬ dio, los daños que pueden ocasionar la caida del rayo, la explosión de gas de alumbrado, del vapor, de LA DINAMITA Y OTROS
EXPLOSIVOS.

Capital social.
Reservas .
Primas á cobrar

10.000,000 8.705,000
74.287,038

Francos

Total

92.992,038

Capitales asegurados . . 15.127.713,242

„

Siniestros pagados . . .

194.000,000

»

8E6VBO

COSECHAS

Esta antigua Compañía asegura también contra el incendio, los de’
trigo, cebada y avena, tanto en pió como segadas, en gavillas y so¬
bre la era.

Sucursal española: Barcelona, Paseo de Colón y calle Merced, 20, 22
y 24.—Director, M. Gés.—'Subdirector en Mallorca: B. Homar, Sama*

ritana, 16, Palma.—Agente en Sóller, Arnaldo Casellas, Luna, 17.

SOLLER.—Imp. de <La Sinceridad»