ARO XVII.--2.» EPOCA.-NÚM. 784
ARO XVII.--2.» EPOCA.-NÚM. 784

SÁBADO 12 DE ABRIL DÉ l&OÍ

SEMANARIO INDEPENDIENTE

PUNTOS DE SUSCRIPCIÓN:
Sóller: Administración. francia: Sres. Bauzá y Marqués,—Rué Rambuteau, 74,
París.
América: Sres. Marqués, Delgado y C.ft—Arecibo—(Puer¬
to-Rico).

Fundador y Propietario
D. JUAN MARQUÉS Y ARBONA
REDACCION Y ADMINISTRACION: Calla da San Bartolomé, *.♦ 17
■«§»»■—«. SÓLLER (Baleares) *—«***-

PRECIOS DE SUSCRIPCIÓN:

España:

0’50 pesetas al

Extranjero: 0’7b francos id. id.

ADELANTADO.

Número suelto O’IO pesetas.—Id. Atrasado 0’20 peseta»

La Redacción Tínicamente ge hace solidaria de Iob esorites que se publiquen sin firma, seudónimo, inicial, ó signo determinado. De los que tal lleven, serás responsables sus autores.

Sección Literaria

y velando el cadáver* un rayo de la luna rante dos turnos consecutivos, alternan¬ que acariciaba su rostro cual resplandor do con Morell y Horrach, y uno de los

—La fuente del poli, dijo el guía.

como para darme á entender que era cá*

Y «orno era de precepto ineludible qüe paz de llegar á Formentor.

enorme de un incendio de plata en,¡ el Maestros, si es necesario. El servicio el agua de todas las fuentes que topáse¬

—Entonces no sé como encuentra»

MUERTA DE AMOR,
Siempre que en éxtasis silencioso con¬ templo la belleza de una noche román¬ tica, de esas en que la argentada luz de la luna riela en el diáfano cristal de las corrientes, como ráfaga de colosal arco voltaico pendiente de la bóveda celeste, acude á mi mente el recuerdo de una triste historia, de un amor desgraciado.,.
Eulalia, la protagonista de mi histo¬ ria. era una mujer encantadora, llena de seducciones y atractivos.,. Su extra¬ ordinaria belleza debiera haberla hecho
feliz y, rio obstante fué la causa de su desgracia, pues una vez marchitas sus esperanzas é ilusiones, murió como mo¬
riría el más romántico enamorado... ¡Oh,
amor!
Soñando despierta, aspiraba á crearse dificultades para distrutar más del amor... Las noches serenas inspirábanla notas de la más encantadora poesía. Creía estar en entrevista amorosa con
un gentil y apuesto mancebo que la ha¬

espacio...

Angel Banzo.
i—i >aiw

Colonia Escolar

de Puerto-Sóller
AGOSTO DE 1901

Día 20.

ÉL BARRANCO

Veinte y cinco de infantería, dos ba¬ rros de movedizas orejas y sufrida epi¬ dermis, más un guía á quien no necesi¬ tamos más que para cuidar de las bestias. Hé aquí el cuerpo expedicionario,
La noche es muy oscura. Las estrellas que centellean y fulguran allá en lo alto producen una claridad ténue é indecisa.
Por fortuna el camino nos es famiüaren
su primer trayecto y podemos recorrerlo

queda así organizado, sin perjuicio de reducir luego la duración de los tur¬ nos y dar cabida en ellos á todos los co¬
lonos.
Continuamos la marcha. El camino
está á trechos bien empedrado, circuns¬ tancia que llama la atención de los pre¬
sentes.
—Para qué habrán empedrado este ca¬
mino* si no hemos encontrado á nadie?
dice Arrom.
—Este camino es de bantante tránsito, amigo Arrom. Es el camino vecinal que desde Sóller conduce á Lluch y sirve de medio de comunicación á una porción de predios escondidos entre estas montañas* predios que ahera no ves, pero que, cuan¬ do sea de día, comprenderás que con po¬ seer uno de ellos, tendrías más que su¬ ficiente para vivir.
A estas horas, sería peligroso transi¬ tar cargados por esta senda que pasa junto á un precipicio* pero cuando haga sol verás bajar mulos cargados de carri¬ zo y de carbón, de troncos de madera y haces de leña; de hortalizas y de aves;

mos debía ser probada, sirviéronse sen¬ dos vasos á todos los presentes y Catᬠronla igualmente las bestias auxiliares, pues fresca y cristalina como era hubie¬ ra sido heregía el despreciarla.
Momentos después* reanudamos la marcha sin apresuramientos, luciendo el sol de pleno en el horizonte, aunque
sin molestarnos con sus rayos, pues ca¬
minamos resguardados por las alturas de la sierra de V Ofre á Massanelld.
Una larga pared nos cierra el paso. Abrimos la tosca barrera y al trasponer
el seto se ofrece á nuestra vista una vas*
ta llanura. Es la planicie de Cuba.
LA PLANICIE DH CUBA
Aquella meseta por la que atravesa¬
mos llenos de curiosidad, se abría casi horizontal entre dos altas sierías. Su
suelo es cultivable y, eu varios trechos, cultivado, ofreciendo por su extensión
una de las rarezas de nuestra isla más
digna de ser conocidas por los que se interesan en el estudio de la Geografía
física.

tan mal hecho que vayan montado* los más pequeños, ni por qué censuras el que Torrens Cabalgue mayor tiempo qué
los otros.
—Yo no be dicho nada,
—Sí hombre* tú has dicho todo eso, y aunque nadie te ha dado la razón tú has insistido en tus trece. Yen acá y verás cuán poco motivo tienes para hablar mal, le dije.
Y llevándole al lado del borrico eú
que iba Torrens, le hice ver la herida apenas cicatrizada que tenía «n el pié derecho, cuya gruesa apostilla peligraba
saltar si «1 chico hubiese caminado por el sendero pedregoso que en aquel mo¬ mento seguíamos.
—Ya ves, gandulaZo, coü que poca razón censurabas, sitt saber el motiva
de lo que yo ordenaba. Creo qüe por ig¬
norancia has hablado de este modo. Sí
no lo ereyese así, te castigaría. Agachó mi hombrecito la cabera y{
abochornado, fué á ocultarse á la cola
de lafcCaraVana.

cía promesas de amor eterno, juramen¬ to# de fidelidad ardorosa, pero después
•e desvanecía el castillo de naipes de
sus ilusiones y veía con tristeza desmo¬
ronado el edificio de su amor.
Entregada á sus deliciosos eusueños de pasión, desoyó las infinitas preten¬ siones de muy dignos aspirantes á su mano, que hubieran podido hacer su fe¬ licidad. porque aquello... era demasiado prosáico para ella.
El único hombre que la hacía vivir intranquila y que fué causa de sus cons¬ tantes desvelos, no pululaba entre esa sociedad á la que ella {pertenecía. Mari¬ no. un pescador humilde y oscuro, era el amado en secreto por ella. Le conoció descargando la pesca de su lancha y lo
encontró hermoso.
Desde entonces principió á amarle; no podía separarse de su memoria la figura esbelta del pescador, en aquel cuadro

á paso largo sin titubear ni temer. Hemos partido á la una. Los borricos
van cargados de provisiones para un día.
Torreas, aún delicado de la planta del pié monta en una acémila. En las mon¬
turas turnarán los que se vayan cansan¬ do.
Avanzamos á paso vivo. Los 5 kilóme¬

de aceite, de cortezas y de mil otros productos de esta comarca, que no tiene otra salida para su riqueza que este mal camino por el que vamos subiendo.
Y escalón tras escalón, vuelta tras
vuelta, aquel empedrado parecía no de¬ ber acabarse jamás. Clarea el alba, una
luz incierta se filtra de lo alto al fondo,

tros que nos separan de Sóller son fran¬ queados en menos de una hora. Por las
calles, desiertas y oscuras, resuenan
nuestras pisadas con eco sepulcral. Los
niños instintivamente se aprietan en
grupo, dejando á los de caballería tomar
el frente de la caravana.

Destácanse los objetos con indecisos contornos y nebulosas formas; diez mi¬ nutos más y será de día.
A la luz azulada del crepúsculo, dis¬ tinguimos claramente el paisage y po¬ demos hacernos brevemente cargo de
nuestra situación. Hace más de una

El fresco, aunque muy sensible por el rocío que empapa nuestras ropas, no es
molesto. Uua marcha en estas condicio¬

hora que subimos y estamos ya en ia parte más alta del barranco. En lonta¬
nanza descubrimos el valle de Sóller

nes, para gente avezada á caminatas, entre girones de neblina. A nuestros como es la nuestra, en vez de fatiga, es piés hay una hoya formidable, á la que un delicioso paseo, fil sueño, á pesar los chicos tiran piedras y más piedras, de lo intempestivo de la hora, está bien, por el gusto de oir como se derrumban

La barrera que dejamos atrás marca la línea divisoria de dos importantes
cuencas- la del torrente de Sóller que
desciende por el barranco y la de otra corriente, en cuyas fuentes nos enconatramos, formada aquí por pedregoso, reducidísimo y seco cauce que bajando por suavísima pendiente atraviesa á lo largo toda la llanura para convertirse en el rápido torrente de Pafeijs-, des¬ pués de alimentar el lago del Gorch
Blau.
Ün hermoso bosque de colosales enci¬
nas sombrea la vereda. Seis colonos dátt*
dose las manos prueban inútilmente de rodear el tronco de la más corpulenta. Grujen las hojas sedas bajo las pisadas de los niños quienes encuentran en este
extraño ruido motivo de alborozo. Como
es natural, aplastan la hojarasca á pasos menudos y con fuerza, con grande al* gazara de la revoltosilla turba.

Otro manantial y otro altó* es la fu»n* te del Nogué. Probemos él agua y an¬
dando.
Una casa blanca á la derecha. Es el
predio llamado Cuba. La llanura se va
estrechando entre los murallones conver*
gentes que le limitan por ambas partes. El Puig Mayor no es visible. La cordi* llera que separa la planicie de Cuba dé la de Son Torrella nos cubre la silueta
del gigante mallorquín. Varias paredes
dividen en sementeras el terreno* la ve*
getación de un huerto verdea detrás dé
una casa predial de antigua data, Anmálhltx. El caminito pasa junto al por* talón de aquella enorme CasüCha. Un kilómetro más y encontramos un ma* nantial copioso. La fuente de la Roca.
—Esta agua es la mejor de las qué hemos bebido, asegura el Sr. Banús,
después de haberla paladeado sibarítica¬
mente.

rebosante de poesía á las orillas de un mar tranquilo;... si soñaba, veía en su
fantasía la llanura inmensa del mar, le¬
vemente rizada por la brisa nocturna, y
Marino y ella deslizándose en su bar¬ quilla por las té núes, ondulaciones de las
aguas. Cuando volvía de su letargo, en¬ contrábase sin Marino, sin barca y sin
mar... pero ahogándose en la triste rea¬ lidad. Marino no la había hablado jamás
de amor... ni de nada, no obstante ha¬ ber hecho Eulalia llegar á sus manos, anónimos en sentido favorable á sus de¬
seos, todos los cuales eran leídos por el pescador con una indiferencia iría como el agua por cuya superficie navegaba su barquilla, porque amaba á otra y las noches tranquilas y serenas destinábalas
á celebrar tiernos idilios con la dueña de
su corazón, cuyo sólo amor podía con¬
ducirle á su felicidad más ansiada,
mientras Eulalia sufría silenciosa y triste.
Todo esto y aún más llegó á saber la enamorada Eulalia; la noticia sonó en
sus oídos cual anuncio de un desenlace
fatal de aquella vida de sufrimientos.
Hallábase paseando desde un hotelito de recreo, hasta una floresta próxima á las orillas del mar, á hora avanzada de la noche; el recuerdo tenaz de su ilusión perdida vino á atormentarla y su pasión delirante, frenética, ahogando los lati¬

lejos de los infantiles párpados. El café y el deseo de ver lo desconocido lo ahu¬
yentan.
Ya han ido quedando atrás Sóller. la Alquería del Conde y Biniaraix. Estamos
en el abrevadero.
—Por la derecha!
Algunos pasos más y el camino carre¬
tero se acaba, transformándose en senda
para caballerías. Nuestros burros deben conocer bien la ruta, porque afianzan el pié como por la vía ordinaria y avan¬ zan seguros por el sombrío atajo.
La oscuridad, aumentada por el follaje de los árboles y por la sombra que pro¬
yectan los altos setos, es tan profunda, que no nos vemos á más de un metro de
distancia.
Fullana, que tiene un miedo cerval de
extraviarse, no suelta un momento las
beyasas del borrico número 2. y Campaner, que no le va en zaga de miedoso ya que no puede agarrarseá las beyasas por lo estrecho de la senda, se coge á Fulla-
na, y ante las protestas de éste acaba por asirse de la sotacola del paciente solípedo. A ser de día, estalla una carcajada
unánime.
El carainito atraviesa el cauce de un
torrente, sigue ascendiendo por su mar¬ gen izquierda; el piso empeora. Vuelta á pasar el torrente; subimos por la margen derecha largo trecho.
Una fuente muy copiosa desciende

en fragorosa caída, arrastrando en pos de sí á cada rebote una lluvia de pedris¬
cos. El fondo del abismo está aun tene¬
broso. De las paredes del barranco, en rápido declive, mejor dicho, en escarpa, asoman cabrahigos, alcaparras y acebn¬
ches de retorcido tronco.
Los gritos de admiración de los pe¬ queños son repetidos por el eco, circuns¬ tancia más que suficiente para estimu¬
larles á chillar como energúmenos. El eco, infatigable y sufrido, contestó ama¬ ble á todas las voces que le dirigieron, pero cuando anduvimos veinte pasos más, enmudeció, con gran sorpresa de
sus aficionados.
Estos, una vez explicado en que con* sistía el eco, se hicieron cargo del por qué había desaparecido de repente, y sabiendo que era causado por el reflejo
del sonido contra una montaña ó un
obstáculo, ensayaban, de vez en cuando, el dar voces, por ver si descubrían al¬ gún nuevo eco,
—Otra fuente.
—La fuente de la teja. Apeémonos y
descansaremos diez minutos.
Así se hizo con gran contentamiento de la tropa. Vénse en el cielo algunas nubes teñidas de púrpura por los rayos del sol naciente que aún no vislumbra¬
mos.
El barranco no es ya visible. La cum¬ bre cónica de V Ofre está á nuestra dere¬

Salimos del bosque y otra vez el in¬
menso llano se nos ofrece en perspec¬ tiva.
Los chiquitines se renuevan por turno
en la délicid de montar los burros.
—Está muy mal hecho eso de que To¬
rrens vaya montado más tiempo que los otros, oigo murmurará mis espaldas.
De reojo observé al murmurador. Era Eduardo. Para no tener que reñirle, apa¬
renté no haberle oído.
—No te parece á tí que está mal hecho hacer ir siempre á Torren» sobre el ba¬ rro y nosotros podremos ir menos? dijo en su togtío lenguaje á Juan Higo.
—Tu ves que nosotros todavía no he¬
mos montado, le contestó este.
—Pues, mira á Torrens, desde que he¬ mos partido no ha ido un instante á pié.
—No es verdad, dijo Campaner inter¬ viniendo, ha bajado dos veces y ha ca¬ minado el tiempo que yo y Canals ocu¬ pábamos su lugar encima del asno.
—Fero, ¿por qué él ha de ir más tiem¬ po qüe los demás y yo todavía no he ca¬ balgado?
—Yo sí, dijo Campaner. —Yo no, dijo Juan Higo. —Pues, ¿quienes han ido en burro?, dijo Barceló. —Morell una 7ez; Canals dos teces;
yo una tez; Fullana, otra; Torrens cua¬ tro veces; los demás no lo sé, pero creo que no han ido todavía.

A partir desde la boca dé la mina dé donde mana la fílente corre un arroytf
bastante caudaloso aunqu« nos encon¬
tremos en plena canícula. Por las már¬
genes de este arroyo nos conduce el atajo que seguimos hasta encontrar el ancho caiiCe del torrente en Cüyo fondo desaparece á iiltérvalos la poca agua que circula.
La llanura se inclina en pendiente' hácia el N. B. Columbramos el término
de aquélla planicie. Los murallones dé los lados se han ido aproximándo y jun¬ tándose á poca distancia más abajo, for¬ man im imponente talud cortado á pico, en él qüe la mirada más perspicaz no descubre brecha alguna de salida.
Por fin llegamos al pié dé la roca es¬ carpada. El camino empedrado reapare¬ ce. Los colonos de la vanguardia pro¬
rrumpen en gritos:
—Agua* agüa, mucha agua! Hay un lago! grita Capó, al mismo tiempo qué oigo ya el acostumbrado tiroteo cotí qué nuestros chicos se divierten* arrojando al agua cuantas piedras les vietien á la
mano, para gozar del estruendo qué produce sü caída, del tumultuoso oleaje resultante del choque y de las hermosas ondulaciones concéntricas qüe después de rizar la superficie Van á morir en la
orilla.
BL GORCH ÍÍLAÚ

dos de aquel corazón enfermo, la arre¬ con halagador murmullo por dentro cha y nos limita el horizonte. El pauo- —Deben ir los más pequeños, dijo Un tajo1 Vertical hiende la sierra. Ert

bató la vida, extendiéndose el frío de la una canal de tejas. Es la fuente del ba¬ rarna es triste, el suelo árido. No hay con toda calma y con su filosofía acos¬ sü fondo hay un pequeño lago aZul en

muerte por el escultural cuerpo de Eu¬ rranco. Hace dos' horas que andamos. aquí vegetación ni cultivo. Unos cuan¬ tumbrada Juau Rigo.

cuya superficie transparente y límpida

lalia...

Alto, bebamos y preparemos los turnos tos apriscos para el ganado, unas pocas —Pues yo digo que está mal hecho. se retrata el sorprendente corte de las

Muerta de amor, tuvo por lecho la que deben montar en las caballerías.

cabañas de leñadores y carboneros,- son Que tanto habla de ir Torrens como yo. peñas, encuadrando un pequeña retazo

florida alfombra que la naturaleza le

Sobre cada borrico irán dos niños, las habitaciones de esta agreste soledad.

No le contestaron sus compañeros pe¬ del aZul del firmamento, tíña brecha

ofrecía, rindiéndola tributo las flores montados por turnos de media hora. Los La pendiente se va suavizando á me* ro como había oído toda la conversación abierta en el murallón fie la izquierda

que inclinaban sus majestuosas copas; chicos que, por ahora, cabalgarán son dida que nos alejamos del barranco, quise dar al murmurador la lección que deja paso al estrecho camino, cuyo pre¬

por bálsamo para su bello pálido cadᬠlos reconocidamente débiles cuya fuerza Abundan los cardos que ensangrientan se merecía, que era la de hacerle ver la til de la derecha está apoyado sobre ar¬

ver, el mismo ambiente saturado por los conviene economizar, Canal con Castellá. las pantorrillas de Canal á causa de ves* injusticia de su murmuración.

cos. Un antiquísimo p'üente salvá éí mi¬

neos aromas de las plantas; por plañi¬ Higo menor con Campaner y Eullana tir de corto. Unos pocos minutos más y —¿Estás cansado,- Eduardo? le' pre¬ croscópico Gorch y conduce el camina

deras, las fuentes y las aves nocturnas con Barceló forman la dotación de una llegamos á ur> manantial rodeado de gunté.

por la margen derecha á la úifü püñ§

lanzando al aire sus monótonos cantos; cabalgadura. En la otra irá Torreas du¬ zarzas.

—No señor, me contestó' irguiéndose del tajo.

SOLLER

En este pintoresco paraje descansare¬ Palma, mientras los colonos regresaban misma tierra ha dado cabida á sus cadᬠEl Africa, ó sea Marruecos, Argel y preferencia, formarán el día de la jura á

mos un buen rato y almorzaremos. To¬ á Sta. Catalina.

veres sin consideración, para otorgarles Túnez, producen lana en cantidad muy la salida de Palacio y á la; entrada del

davía no son las ocho. Partimos á la De los Diarios de los Auxiliares entre¬ tal merced, ni á los méritos patrios de apreciable y de calidad excelente.

Congreso.

zuna. Llevamos, pues, siete horas bien sacamos.

Joubert ni á las desmedidas ambiciones Rusia es la nación que ocupa el pri- El día de la revista formarán] parte en

aprovechadas, de ella más de cinco ca¬

POR BINI Y MONCAIRE

del Napoleón del Cabo. Ella es así, mer lugar en Europa como productora cabeza.

minando.

egoísta: ¿á que acusar al cuerpo inerte de lana; luego viene Inglaterra; después La idea es muy aplaudida, porque re-

Mientras que una ración de carrizo

A las diez, frescos y descansados, dejá de los crímenes que el espíritu fraguara? Alemania, Francia, Australia, Italia y suitará un bonito espectáculo ver reuni¬

«irve de pienso á las caballerías, los ex¬ bamos á la derecha el camino que con¬ Y á más, ¿no debía dar la preferencia á España.

dos estandartes y banderas que simboli¬

pedicionarios se constituyen en asam¬ duce á Lluch y, siguiendo las instruccio Rhodes en pago de un servicio, en re¬

Debe hacerse observar, como dato in¬ zan tantas glorías.

blea, ocupando, en vez de sillones, rocas nes de nuestro Director seguimos la ve¬ conocimiento de haberla proporcionado teresante y exacto, que si bien España

El Gobierno ha acordado, según se

Junto á la desembocadura del lago, ver- reda de la izquierda, atravesando poco millares de víctimas que la han nutrido no ocupa alto lugar en esa estadística, dice, que en las maniobras y revista que

daderos islotes,por entre los cuales fluye el agua en murmullo cadencioso. Un

después el puente de Ca els Reys. Un bosque de encinas sombrea el ca¬

con sus restos putrefactos? Cecil Rhodes, el Napoleón moderno,

es únicamente por lo que se

refiere á la se .. .

celebrarán

durante

las

fiestas de llaa

cantidad de su lana, pues su calidad no coronación de D. Alfonso XIII, figure

islote mayor sirve de asiento al canasto mino. Varios leñadores troceaba á ha¬ el cómplice de Chamberlain, ha dejado reconoce rival en el mundo

una compañía de desembarco.

-de provisiones, que son trasmitidas de chazos los gruesos troncos para convetir- de tener sed de oro y diamantes que es

Los magníficos vellones procedentes

mano en mano á todo el corro. El silen¬ los luego en carbón. Un carbonero nos decir que ha muerto. Y precisamente del ganado merino, genuino y exclusi¬ cio es general. Mientras se sacia el ape¬ explicó cómo se obtenía este combusti¬ donde tenia puesto sus ojos, ansiando el vamente español, son solicitados en to¬

En caso de longevidad

tito, se dirigen miradas de asombro á
cuanto nos rodea. La decoración ha cam-
-biado de repente, con sólo trasponer el lago. A la árida, desolada y triste pía ni cié <le Cuba, rodeada de descarnados pe¬ ñascales, agostadapor el sol, azotada por las nieves, y barrida por la tramon¬ tana,-ha sucedido una angosta cañada ^al abrigo de los ardores del estío y de
las heladas de invierno.
Un bosqueeillo de álamos temblones •oleva sus troncos gigantescos, bañadas
sus raíces en el torrente, alta su cima
en busca del sol, sin alcanzar por ello á ¿rebasar los bordes de la ciclópea hendi¬ dura. La vegetación es aquí exuberante y frondosísima. En este encantado lugar reina una eterna primavera. Nos senti•mos impresionados por la poesía del siño y el silencio se prolonga.
Estamos en las fuentes del torrente de
,JPareys, fantástica corriente de cauce se¬ an ej ante á los hermosos riachuelos alpi¬ nos que tantos viajeros atraen á Suiza, torrente que comienza en un lago y acaba en un fiurdo para que en este fe¬ nómeno geológico mallorquín se reúnan -ejemplares de la geografía noruega, ¿helvética y finlandesa.
Después de un descanso de más de una hora, emprendemos una corta ex¬ ploración del renombrado torrente. Sus márgenes altísimas continúan casi pa¬ ralelas. Por el cauce serpentean las aguas bullidoras, formando cascadas
entre borbotones de espuma, y reman
sos apacibles, donde tejen, sin momen *to de reposo, efímeras y mosquitos. De ¡las resquebrajaduras de la roca escarpa da brotan sarmientos de verdes pámpa¬ nas, laureles de penetrante aroma y.
coronando la cresta de los bordes, aso¬
man mirtos, pinos copudos y descabe¬

ble, explicación que le agradecimos por la claridad con que supo enterar á los
colonos, enseñándoles la muela de carbón
ya quemada y deshecha. Por pendientes sinuosas y desnudas,
y pedregales calcinados, discurrimos un
buen rato. Por fin, vimos la casa del
predio Caéis Reys, á la que llegamos después de subir una larga y áspera cues¬ ta. El esfuerzo de la ascensión y los te¬ rribles rayos del sol de agosto á medio día y á seiscientos metros de altura nos hacían sudar que era un gusto. Las ro¬ pas están tan empapadas que parece
salimos del baño.
—¿No hay agua por ahí? preguntaban jadeantes los sedientos muchachos.
Como providencialmente, por una an¬ gosta acequia de tejas bajaba un hilito de agua. Los niños se abalanzan á la acequia para beber.
—¡Está hirviendo! En efecto, venía de tan lejos que el sol evaporaba la mayor parte del raudal,
calentando el resto á tal temperatura
que no podía beberse. Los burros, me¬ nos aprensivos, se refrigeraron, bebien¬ do en una pila debajo de una higuera.
Al ganar la cúspide de la sierra descu¬ brimos las aldehuelas de Tuent y de la Calobra y, siguiendo adelante, no tarda¬ mos en ver la falda del Puig Mayor.
El camino es ya más llevadero, pues ro¬ cas y encinas lo abrigaban de los ardo¬
res del sol.
Al pié de un álamo mana una fuente con cuya agua fresquísima nos desqui¬ tamos de la sed que sufríamos y del chasco que nos dió la fuente de Ca’ els Reys.
A lo lejos aparece una casa. Es el pre¬
dio de Bini de T alt. En el umbral de la
puerta apareció una mujer, anciana easi

momento de nadar en el oro del Trans-

vaal amasado con sangre generosa de los boers; diríase que feneció al igual de Creso á quien para saciar su sed de oro
se lo echaron en la boca recién tundido.

No ha podido ver cumplidos sus dora¬ dos sueños como Joubert no ha podido

contemplar el valor indómito de sus hijos aguerridos Dewet, Botha y Dela-

rey; ambos cerraron por última vez sus ojos, si bien en circunstancias anímicas

diferentes. Paréceme presenciar los últi¬

mos momentos de Joubert; allí, bajo la tienda de campaña yacía el vencedor de
Majuba, sereno y tranquilo porque la conciencia no le recriminaba, y á su al¬ rededor lloraban presos de inmenso do¬ lor sus compatricios; aguardaba su hora

suprema y la desafiaba con igual ente¬ reza que en medio del combate desafió
el plomo astero y traidor de los ingleses. Pero Rhodes... ¡oh! Rhodes en su pro¬
longada agonía habrá sufrido tanto que haya expiado sus criminales desmanes y tropelías: ha visto lleno de espanto pa¬ sar ante sus ojos, fuera de la órbita, mi¬ llones de millones de ginetes comiendo con furia desatentada, cuyos caballos

galopaban impíamente sobre su cráneo; han golpeado sus tímpanos las culatas de todos los ejércitos juntos; han ator¬ mentado sus oidos en bárbaro tropel el

fragor de los combates, los alaridos ron¬
cos de combatientes, el relinchar brioso

de los caballos, el agudísimo son de los

clarines que penetraba hasta su ardien¬

te cerebro como finísimas agujas

sin

tener el consuelo de ver llorar á una su

familia y sin poder tender á nadie la mirada febril, delirante, ni siquiera á un amigo verdadero ¡Horrendo suplicio! castigo atroz revolcarse en cama de éba¬

no con incrustaciones de oro y pedrería

dos los mercados de Europa, y alcanzan un precio mucho más elevado que las
lanas de otras naciones.

La mayoría de edad

Le Matin de París consagró dias pasa dos un artículo á la mayoría de edad de
Alfonso XIII.

Después de haber recordado la admi¬ ración provocada en el mundo entero
por la Reina María Cristina, gracias á la digmidad de su vida y á la valentía con que cumplió sin debilidad la más pesada de las tareas, dice que, hasta ahora, no se conocen de Alfonso XIII más que vir¬
tudes.

Prosigue enumerando los numerosos

conocimientos del j°oven Soberano, yJ confía por ello en que el cetro del Poder

no sea demasiado pesado para su mano
*^e n So*

Termina

,
comparando

las fiestas

,
de

Madrid y las de Londres, diciendo:

«Las fiestas de Madrid no serán menos

espléndidas que las de Londres, aunque no impliquen los mismos centenares de

millones

Todos los billetes de Banco del mundo
no podrían transformarse en el oro briliante del sol de España, ni jamás el fausto de la Iglesia reformada igualará á la pompa que la Iglesia romana tiene reservada para el ahijado del Papa.»

El testamento de Ehodes
Entre 1 as numerosas eláusu 1 as de que se
compone el testamento de Cecil Rhodes.
se encuentran varias creando becas en la Universidad de Oxford á favor de los

En la sala cuarta del Hospital Provin¬
cial de la corte se halla desde hace al¬
gún tiempo una mujer que cuenta la
friolera de ciento veintiún años, llama¬ da María del Rosario. Nació en Granada
el año 1781 y fué bautizada en la parro¬ quia de las Angustias de dicha capital.
María del Rosario conserva todas sus fa¬

cultades, y á juzgar por su aspecto exte¬ rior, nadie dirá que cuenta tan avanza¬

da edad. A lo sumo representa unos

oc^en^a años. Recuerda los hechos más
salientes del final del siglo XVIII y del pasado, relatándolos con tan prolijos detalles, que causa verdadera admira¬

ción la memoria de la centenaria. Habla de la entrada de María Luisa en Madrid

y de la primera boda de Fernando VII

como si se tratase de sucesos ocurridos durante la semana última. Los doctores

MuQoz Fom¡¡ ,, h¡m examinado Uetó.

ni(talnentei ,.esaltando de sus inve9tiga.

ciones que María del Rosario puede vivir

,

-

algunos años más; el corazón funciona

perfectamente sin que hasta ahora se adviertan grandes síntomas de debilidad

senil. Come con apetito y digiere lo»
alimentos sin dificultades.

Es de carácter irascible, y suele defen-

^erse íití las bromas que le dan las coin
pañeras de sala con una garrota en que se apoya para andar.

De su dentadura solamente conserva
los incisivos. Desde hace algún tiempo viene practicando gestiones para ingre¬ sar en el Hospital de Incurables; pero según dice, no puede conseguir su de¬ seo por falta de persona que le ande los

pasos.

«El Tenorio» en la ópera

llados. hiedras y zarzales cuyos vastagos cuelgan en festones de verdura.
--¿Seguimos explorando? preguntó el
43 r. Banús.
—Pero, ¿hasta dónde?
—Hasta la desembocadura.
La proposición era altamente seducto¬ ra. Seguir rio abajo, atravesar por la fosca, en que el cauce es casi subterrá¬
neo. ver el entreforch. admirable de¬
rrumbadero en que se junta al torrente de Pareys el afluente que aboca el agua de la cuenca de Escorca. llegar á la an¬ cha plazoleta de la desembocadura con su lago de agua salada y sus islitas de aluvión, formadas por la tierra acarrea¬
da en las avenidas, salvar á nado la
amarga laguna para luego salir á la ba¬ rra, desde donde pudiésemos admirar el Mediterráneo encajonado entre erradí¬
simos cantiles, como en un fiurdo de las
costas de la Islandia, era un programa
tentador del que sólo la conciencia del deber podía hacernos desistir.
—Un grave inconveniente se nos ofre¬
ce. Cuando estamos en la desembocadu¬
ra, ¿cómo volvemos á Puerto-Sóller? Re¬
troceder es imposible; salida por mar no la hay mientras no dispongamos de una embarcación; y ¿quién responde de que encontremos barco disponible en todo el
día?
— Pero, ¿por qué no hemos de volver
atrás?
—Porque necesitamos cuatro horas para llegar al mar. dos para descansar, seis para remontar el torrente. Después
de mil dificultades, estaríamos aquí á las nueve de la noche, muertos de can¬ sancio, de sueño y de hambre, sin saber
cómo ni donde pernoctar.

centenaria, pero de humor festivo á juz¬ gar por su conversación.
Al despedirnos de ella continuó mi¬ rándonos hasta perdernos de vista. ¿Qué debía pensar de nuestra caravana?
En frente de Bini se yergue un enhies to picacho dominando á cuantos le cir cuyen, no cabe duda que es el Puig’ Ma
yor.
A la parte del mar queda el otro pre dio de Bini d' abaix. Proseguimos la marcha hacia Moncaire cuyo bosque atravesamos á paso rápido. Las colinas están formadas de peñas que parecen trabajadas á cincel por algún esculto «litando pliegues de cortinas y ropa¬
jes.
Primero un manantial y luego otro
□os invitan á refrescar nuestras fau¬
ces.
Entonces fué cuando los Auxiliares nos decidí trios á montar un rato nues¬
tras cabalgaduras, que en todo el cami no habían sido utilizadas por los colo¬ nos, en riguroso turno.
Una carretera nos condujo hasta Bii-
lix d' aumunt desde donde descendimos
á Puerto-Sóller por camino no muy fácil de olvidar para el que ha vuelto vivo de
Tuent.
A las cuatro, ya muy agotadas las fuerzas de los excursionistas, llegamos á la hospedería.
A pesar del cansancio de muerte que
llevaban los niños no faltó la entrada triunfal en la sala-comedor con el indis¬
pensable canto y las vueltas á la mesa con los pabellones desplegados.
La vigilancia en el dormitorio fué

que se tomaban en acusadores rígidos estudiantes americanos y alemanes.

del agónico enfermo!

La creación de estas becas, que ascieo-

Y para colmo de sufrir, para refina¬ deu á cantidad muy importante, se des-

miento de crueldad, oir clamar venganza tina por el difunto á estrechar los lazos

á los soldados de Methuen (muertos po- ¡ entre Inglaterra, los Estados Unidos y

co ha) y desenvainando á un tiempo las Alemania, cuya inteligencia asegurará

armas acometerle en horrenda y verti¬ ginosa carira.

a paz.

¡Ojalá hubiese podido hablarle á mis-

ter Orquídeas! ¡Cuanto y de provecho
hubiese enseñado! Habríula dicho que
le pesaba, como mole de granito sobre el pecho, ser causante de tanta muer¬
te, y Chamberlain, por primera vez en su vida, hubiera oido el grito de su conciencia y haciendo un supremo es¬ fuerzo. Rhodes le hubiese encargado que resarciera el mal que uno y otro
acarreado habían.
Perdone Dios á Rhodes que mucho tiene á perdonar y toque el corazón de su malvado cómplice.

30 Marzo de 1902.

I)e Grado.

La causa ds una guerra
El corresponsal de The Times, en Pana. dice que ana ilustre personalidad holandesa con la que conversó hace poeos días en un banquete, atribuye la causa de la guerra sud-africana al telegrama enviado por Guillermo II á Kriiger á propósito del raid Jameson.
Envalentonados por esta verdadera
intervención del Emperador de Alemania. el Transvaal y el Orange no tuvieron más deseo que obligar á Inglaterra
á hacer la guerra, con ia convicción do
que, apenas disparados los primeros cañonazos, Europa intervendría, sometien-
do todo el territorio del Africa del Sur

La producción de lana
La producción de la lana en todo el globo terráqueo puede valuarse en 8.000
millones de kilos anualmente, que re¬
presentan un valor de 8.000 millones de pesetas.
Austria y Nueva Zelandia poseen 15 millones de carneros, los cuales produ¬

al gobierno de las dos repúblicas.
Al terminar nuestra conversación, me
dijo el referido personaje que lo» boers deben persuadirse de que no pueden reclamar la independencia y que los ingle¬ ses deben comprender que no pueden pe¬
dir la sumisión incondicional.
Partiendo de estos puntos est,remos,
los adversarios podrían encontrarse en
mitad del camino.

cen 100 millones de kilos de lana, con

un valor de 600 millones de pesetas.

En el Cabo de Buena Esperanza los rebaños producen 15 millones de kilos

De la Península

Uno de los escasos cultivadores dentro
lírico en España- cultivador de mérito, se entiende—músico de reconocida ins¬ piración y de grandes vuelos, se prepara; para realizar un trabajo que por su im¬ portancia y por lo difícil de darle cima ha de despertar seguramente gran ex¬
pectación en los circuios teatrales y en general el interés de cuantos se preocu¬
pan por el porvenir de nuestra ópera
nacional.
Trátase de Amadeo Vives, cuyo pro¬
pósito, atrevido sin duda, pero tentañor como ningún otro, es el de realizar ^ obra magna de poner en música las calaveradas y los amoriosdeD. Juan, los deliquios amorosos de doña Inés y la»
admoniciones de ultratumba delComendador, contando, para lograr tal empeño,' con la colaboración de un distinguidoliterato. cuya misión, también meritoria
y difieil. por cierto, ha de consistir en
seguir fiehneute las huellas imborrables de Zorrilla.
Ardua es la tarea, pero mucho es de
esperar de la laboriosidad é inspiración
del joven maestro, á quien de todas veras desearnos, en bien del arte español. el éxito triunfal que merece su iuiciativa.
Crónica Local
En la mañana del domingo y bajo la presidencia de D. Miguel Forteza Po¬ mar celebró Junta General reglamenta¬ ria la «Compañía de copropietarios del

—Es una lástima, ya que estamos aquella noche de puro lujo, pues los chi¬ de lana, que importan 50 millones de

vapor Leda do Oro» en el local de la casa

aquí...

cos quedaban dormidos como troncos en pesetas.

Noticias militares

consignatai ia.

Tenía razón sobrada mi interlocutor;
pero no había medio de complacer su deseo, que era también el de muchos,
como lo era mío. Las provisiones se ha¬
bían agotado, pues debíamos comer en
Puerto-Sóller.
Reprimimos nuestro entusiasmo geo¬ gráfico y renunciamos á continuar la deliciosa exploración.
Retrocedimos al Gorch Blau. El guia

la primera disposición que adoptaban, y alguno no pudo quitarse más que un calcetín, porque, antes de poner manoal
otro, le rindió el sueño.
Actualidades
Joubert-Ehodes

En la República del Río de la Plata se
cuentan, á lo menos. 100 millonea de
kilos, que dejan anualmente un produc¬
to de 250 millones de pesetas. En los Estados Unidos, que existen
más de 50 millones de carneros, no pro¬
ducen suficiente lana para abastecerla
ndustria americana, la cual se ve obli¬
gada á importar enormes cantidades de ese producto textil de Australia y del

El día 13 de mayo Su reunirán en Ma¬
drid los alumnos de todas las Acá < temías
militares, á las que pasará revista el Rey.
Para el acto de la jura y la revista, que se celebrará más tarde, cada unidad de los cuerpos armados de toda España enviará su escuadra de gastadores ó ba¬ tidores, al mando del capitán ayudante,

Una vez que fueron aprobadas la© cuentas y balance del finido ejercicio, se acordó repartir á los copartícipes un dividendo de 7‘50 pesetas por acción, el
cual se liará efectivo en casa del Navie¬
ro D. Guillermo Castaíler desde mañana
hasta el día 20 del corriente mes.
Además fueron designados para for
mar parte de la Junta de Gobierno nues¬

enjaeza los burros. Fórmase de nuevo

Río de la Plata.

y la bandera ó estandarte del cuerpo.

tros queridos amigos D. Jaime J. Joy y

la columna y emprendemos el regreso.

Han caído los dos al suelo, tumbados

La Europa posee 200 millones de car¬

Al mando de las fuerzas de cada re¬ D. Juan Moi’tíll Col!, á quienes porta

Mejor dicho, emprendieron, porque un á empuje de la Muerte: uno ácomienzos neros que dan igual cantidad de kilos gión irá un jefe nombrado por e capí- distinción felicitamos, como igualmente'

km. más abajo resigné la dirección en y el segundo hace pocos días, quizás los de lana, con un valor de 900 millones táo general respectivo.

felicitamos á esta Junta, al Naviero se¬

le Sr. Banús, marchando por LUuh á últimos de la lucha anglo-boer; una de pesetas.

Estas fuerzas, consideradas como de ñor Cas tañer y á cuantos se d jsv -Di>

SÓLLER

8

paraia prosperidad de aquella Compa¬

Los señores D. Juan Pizá Mayol, don mir sea este público más aficionado por una ventaua, reformar otras y enlucir la

Dia 11, D.a Margarita Morell Borrás*

ñía.

Ramón Coll Bisbal y D. Juan Morell la comedia del género lírico que por la fachada de la casa núm. 45 de la calle de de 84 años, soltera* manzana 51.

Con motivo de celebrarse en nuestro
puerto la tradicional fiesta religiosa que
aquellos vecinos dedican anualmente á gan Raimundo de Peñafort, el domingo
próximo pasado fueron muchísimas las personas que se trasladaron á la barria¬
da marítima. La carretera que á ésta conduce vióse con tal motivo muy ani¬ mada y por la tarde fué bastante regular el movimiento de carruajes.

Coll, individuos de nuestro Ayuntamien¬ to nombrados para que compongan la Comisión de festejos con que este pueblo
acostumbra conmemorar el aniversario
de la victoria obtenida por nuestros an¬
tepasados sobre las huestes marroquíes mandadas por Ochiali allá por el año 156^ se proponen dar más variedad á las ferias y fiestas que deben celebrarse en los dias 10, 11 y 12 del venidero mes de Mayo, aprovechando algo de lo an¬

del dramático, y, de idéntica manera creemos habrá pensado la Empresa, al
desistir de continuar el abono que tenía abierto.
Conforme estaba anunciado, dió co¬ mienzo la velada poniéndose en escena el tan aplaudido drama La Dolores de Feliu y Codina. La representación re¬ sultó bastante aceptable, por lo que re¬ cibieron repetidos aplausos los artistas que en dicha obra tomaron parte, espe¬

la Luna. Se dió lectura al informe emiti¬
do por la Comisión de Obras en dicha instancia que dice así: «Los individuos de la Comisión de Obras que suscriben, se han hecho cargo de las que solicita veri¬ ficar Bartolomé Joy Coll en su casa de la calle de la Luna núm. 45 y examina¬ do el edificio, opinan puede concederse permiso para construir la ventana y re¬ formar las que solicita, sin que ejecute obras de las prohibidas por la R. O. de

MOVIMIENTO DEL PUERTO
Embarcaciones fondeadas
Dia 6.—De Palma, en 2 dias, laúd
San Antonio, de 24 ton. pat. D. fe. To¬
más, con 5 mar. y carbón. Dia 6.—De Palma, en 2 dias, laúd
Joven Miguelito, de 24 ton. pat. D. A;

R1 domingo pasado cerca la una de
la tarde apercibióse un muchacho de que eu una cuneta de la barriada de la Huer¬ ta y en el punto denominado Can Pauet se hallaba el cuerpo de un hombre. Ca¬ sualmente pasaba por aquellas inmedia¬ ciones una pareja de la guardia civil y una vez avisada del caso, se dispuso á sustraer del sitio á la desgraciada vícti¬ ma, ya cadáver, que resultó ser el vecino Juan Umbert (Quench). Dado parte á las Autoridades se personaron en el lugar del suceso el Sr. Alcalde D. Juan Puig, el Sr. Juez municipal D. Damián Ma-
graner, el Secretario del Juzgado D. An¬
tonio Ramis y el Médico municipal don Juan Marqués. Después de practicadas las primeras diligencias sumariales se ordenó el levantamiento del cadáver, que fué conducido al cementerio, donde al sio-uiente día se le practicó la autopsia;
Descanse en paz el alma del finado.

tiguo, que es indispensable subsista, y creando algo nuevo de utilidad y buen
gusto en cousonaucia con las ideas mo¬
dernas.
Sabemos que al efecto se convocó una reunión ó junta en la Casa Consistorial, el jueves último, á la que asistió gran número de entusiastas jóvenes, y se es¬ bozó un programa que, de llevarse á la práctica, podrá competir con el celebra¬ do en este mismo pueblo en el año 1897 en que tuvo lugar la Exposición Balear. Esto es lo que hoy, sin pecar de indis¬ cretos, podemos adelantar á nuestros lectores, ofreciendo publicarlo íntegro tan luego esté redactado.
**
Y ya que de fiestas hablamos y vieudo que el deseo de la Comisión es dadas mucha lucidez, nos atrevemos á propo¬ ner á nuestro digno Ayuntamiento una
reforma que vendría á ser un número nuevo de aquellas y que obtendría segu¬

cialmente la Sra. Llobera y el Sr. Llinás que desempeñaron con singular acierto sus respectivos papeles de Do¬ lores y Lázaro. Es una verdadera lás¬ tima no esté dicho actor poseído de
una bien sonora voz, pues vemos que
sabe siempre hacerse cargo y represen¬ tar con mucho amore los papeles que se
le confían.
Para final de función fué representada la chistosa pieza eu un acto Esos son otros
López en la que se distinguió no poco el Sr. Palet, quién, juntamente con los de¬ más compañeros, recibió grandes aplau¬ sos del auditorio, que salió, satisfecho de
la velada teatral, á las doce de la noche.
EN EL AYUNTAMIENTO
Sesión del día 5 de Abril 1902.
Bajo la presidencia del Sr. Alcalde D. Juan Puig, y con asistencia de los

12 de Marzo de 1878; y en cuanto á en¬ lucir la fachada de dicho edificio, son de parecer que no procede conceder el per¬ miso solicitado, en atención á que se ha¬ lla sujeto á nueva alineación y las obras que se trata verificar, tenderían induda¬ blemente á darle mayor solidez y conso¬ lidarla, retardando indebidamente la rea¬ lización del plano aprobado de dicha ca¬ lle.—V.a Mag.a uo obstante resolverá lo que considere más couveuiente.—Sóller
l.o de Abril de 1902». Enterada la Cor¬
poración acordó resolver eu un todo cou arreglo á lo informado.»
Para satisfacer las obligaciones del presente mes, se procedió á la distribu¬ ción de fondos por capítulos.
Se acordó verificar varios pagos.
No habiendo otros asuntos de que tra¬ tar se levantó la sesión.
CULTOS SAGRADOS

Balves, con 5 mar. y lastre. Dia 6.—De Palma, en dias, latid Iu¿
ternaeional, de 27 ton. pat. D. j. Fleixas, con 6 mar. y lastre.
Dia 6.—De Cindadela, en 2 dias, pai¬ lebot Comercio, de 35 ton. pat. D. B. Mercadal, con 5 mar. y trigo.
Dia 8.—De Agde, en 3 dias, laúd San José, de 38 ton. pat. D. J. Mayol, con 5
mar. y lastre. Dia 9.—De Barcelouá, eil ÍO lioras*
vapor León de Oro, de 81 ton., capitán D. G. Mora, cou 18 mar. pas. y efectos.
EMBARCACIONES DESEACHADAS
Dia 6.—Para Felanitx, laúd San An¬ tonio, de 24 ton. pat. D. B. Tomás, con 5 mar. y lastre.
Dia 6.—Para Palma, laúd Joven Mi¬ guelito, de 24 tou. pat. D. A. Balves*
con 5 mar. y lastre. Dia 6.—Para Capdepera, laúd Inter¬
nacional, de 27 ton. pat. D. J. Fleixas*

El miércoles de esta semana dió fondo
en nuestro puerto el vapor «León de
Oro» procedente de Cette y Barcelona siendo portador de variada carga y re¬ gular número de pasajeros. Entre ellos vinieron á este su pueblo natal el her¬
mano del fundador-propietario del Sóller, nuestro querido amigo D. Guillermo Marqués Arbona y su distinguida esposa,
que vienen de Arecibo (Puerto Rico) á pasar una temporada al lado de su apre¬
ciable familia. Con el mismo fin vinieron
también D. Salvador Oliver, procedente
de Lares (Puerto Rico), D. Juan Ripoll J)eyá que viene de San Juan Bautista (Tabasco) y muchos otros paisanos nues¬ tros que en estos momentos sentimos no
recordar. A todos enviamos desde estas
columnas nuestra cordial bienvenida.
Dicho buque después que hubo verifica¬ do la descarga y cargado nuevamente de naranjas, limones y otros numerosos efec¬ tos, emprendió viajo para los puertos de itinerario el jueves por la noche á la
hora de costumbre.

ramente la aprobación del vecindario. Como saben nuestros abonados, hay en
medio de la Plaza de la Constitución un
surtidor de mármol del pais que si bien por su ornato embellece de algún modo dicha plaza, en cambio durante los meses de calor despide per su deficiente cons¬ trucción interior y por falta de agua que lo afluya, uu hedor insoportable que perjudica no poco la salubridad pú¬ blica. Proponemos, pues, estudie la Cor¬ poración Municipal la manera de suplir el mencionado surtidor por úna glorieta edificada con arte, que además de servir como tal para el mayor adorno de la plaza, quepa eu ella una banda de músi¬ ca con el fin de que pueda en días de fiestas amenizar las veladas.
Como el referido surtidor lleva en sí
un capítulo de la Historia de nuestro querido pueblo, sería de desear que en caso de efectuarse la mejora que propo¬ nemos se demoliese aquél con especia! cuidado y se guardasen las piezas todas que lo componen.
Esta es la idea que días pasados se

concejales señores D. Ramón Casasnovas, D. Juan Pizá, D. Jaime Marqués, D. Ramón Coll, D. Jaime J. Joy, y dou Jaime Yalls, celebró el Ayuntamiento, reunido eu segunda convocatoria, la se¬ sión ordinaria correspondiente á la pasa¬
da semana.
Dióse lectura al acta de la anterior y
fué aprobada. Entrando en el despacho de los asun¬
tos que figuraban á ia orden del día, se dió cuenta del dictamen emitido por el Sr. Ingeniero encargado de la carretera
de Palma á Sóller en la instancia promo¬
vida por D.a Margarita Morell solicitan¬ do permiso para construir un balcón y abrir uu portal para la construcción de
una escalera en la casa núm. 4 de la ca¬
lle del Príncipe. Enterado el Ayunta¬ miento, acordó conceder el permiso soli¬ citado, con arreglo á dicho informe.
Se dio cuenta de una comunicación
promovida por D. Miguel Vallcaiieras Gost como encargado D. de Antonio Ma¬ yol Simonet en la que solicita permiso para abrir un portillo en la finca deno¬

En la iglesia parroquial.—Mañana do¬ mingo, dia 13, á las nueve y media, se cantarán horas y después la misa mayor con sermón parroquial, que pronunciará el Rdo. Sr. Cura-Arcipreste. Por la tar¬ de, después de vísperas y completas, ha¬ brá explicación del Catecismo, practi¬ cándose á continuación el ejercicio men¬
sual de las Madres Cristianas.
Miércoles, dia 16, á las seis y media, durante la celebración de una misa, ten¬ drá lugar el ejercicio mensual eu honor de la Virgen del Cármen.
Sábado, dia 19, á las seis y media, al tiempo de una misa eu el altar de San José se verificará el ejercicio propio del
Santo Patriarca. En el oratorio de las Hermanas de Id
Caridad.^Mañana, dia 13, a las cuatro y inedia de la tarde, tendrá lugar el pia¬
doso ejercicio de la Buena Muerte.
Keg'Istro Civil

6 con mar. y lastre. Dia 7.—Para Ciudadeía, pailebot Co¬
mercio, de 35 ton. pat. D. B. Mercadal* con 5 mar. y lastre.
Dia 10.—Para Barcelona, vapor León de Oro, de 81 ton., cap. D. G. Mora, con
18 mar. pas. y efectos.
—-«s¡xrx|/(g/JwyT>sj>L.—
BANCO VITALICIO DE ESPAÑA
Seguros de vida y aooidentee
El seguro sobre la vida es patrimonio de la gente experta; el necio Con un ya haremos, pierde el tiempo y lo que esi peor pierde el porvenir de sus hijos.
Agente en Sóller* Salvador Elias.
(íARROYES
fes temps de sembrarlos y a n’ es carré de Sant Pere, núm. 19 u' hi ha de bous y barato.

Tenemos entendido que la sociedad sportiva Círculo Sollsrense tiene anun¬ ciado para mañana á las once una ex¬ cursión ciclista al vecino y pintoresco

nos sugirió y que acabamos de ente¬ rarnos que con ella están de acuerdo algunos concejales y seguramente lo es¬
tarán también todas las personas que

minada «Can Pat.i» lindante con el ca¬
mino del «Camp Llarch». Enterada la Corporación acordó conceder el permiso solicitado, de acuerdo con lo informado

Nacimientos. Varones 1.—Hembras 1.—-Total 2
Matrimonios

—-—
YENTA

pueblo de Deyá y que ya son en gran número los socios suscritos para concu¬
rrir á la misma.
A la hora en que escribimos y des¬ pués de haber caldo durante esta pasada noche una pequeña llovizna, vemos que el firmamento se halla algo encapotado.
Si el dia de mañana amanece claro y
despejado se efectuará la excursión, de
lo contrario se llevaría á cabo el próximo
domingo dia 20.

anhelan el embellecimiento de esta culta población.
22N EL TEATRO
A la función que tuvo lugar en el tea¬
tro de la «Defensora Sollerense» el do¬
mingo último por la noche, asistió nume¬ rosa y distinguida concurrencia, aunque
no tanta como en la de zarzuela última¬ mente celebrada. Esto nos hace presu¬

por la Comisión de Obras.
Se dió cuenta de una instancia promo¬
vida por D.a María Beruat Oliver en la
cual solicita autorización para reformar
una ventana de la casa núm. 10 de la
calle de San Cristóbal. Enterada la Cor¬
poración, de acuerdo con lo informado
por la Comisión de Obras, acordó conce¬ der el permiso solicitado.
Se dió cuenta de una instancia pro¬
movida por D. Bartolomé Joy Coll en la que solicita autorización para construir

Dia 8, D. Jíum Albertí Morell, solte¬ ro, con D a Catalina Mayol Ripoll, sol¬
tera.
Dia 12, D. Andrés Bauza, Marroig, soltero, cou D.a Margarita Üasasnovas Borras, soltera.
Defunciones
Dia 5, D. Amador Mayol Enseñat, de 72 años, viudo, mánzana 42.
Dia 6, D. Juan Umbert Colom, de 59 años, viudo, manzana 57.

Lo está uua porción de tierra denomi¬ nada Cdn Gdrí, contigua á la fuente1 llamada de S’ hort A es frares. Es de ud cúartón de extensión, poco mas ó menos* y está poblada de naranjos y otros árbo¬
les frutales.
En esta imprenta facilitarán más por¬ menores al que los solicito.

1.1 ir; i'i

liilv.A

■■

(44) F'OEililOTÍW
ARIEL A
descolorida que la gasa y los blancos azahares que me adornaban. Aquel tra¬ je delicado y virginal, el largo velo de desposada, mis ojos rodeados de un cír¬ culo azul y mi palidez me daban un as¬
pecto tan dulce, tan interesante, que yo
misma no pude reprimir un movimien¬ to de sorpresa al verme delante del es-
pejo.
Regresamos á la torre y cambié mi ri¬ co vestido por un peinador blanco, ce¬ rrado por lazos de cintas de color de rosa« y lo primero que hice fué hacer un obsequio á los criados para solemnizar
aquel fausto din.
Luego entregué al padre Juan dos mil reales para que los repartiese entre los pobres de la aldea y de la montaña.
Aquel día. como si Dios hubiera que¬
rido amedrentarme, la naturaleza cam¬
bió de aspecto. Negros y pesados nuba¬
rrones cubrieron en toda su extensión
la azulada bóveda del cielo; los pájaros asustados buscaban un refugio en sus nidos; los animales no quisieran salir al campo, el mar empezaba á agitarse

sordaraente y todo presagiaba una cer¬ cana tempestad.
Yo sentía el corazón oprimido porque veía la Naturaleza vestida de luto y me
parecía que lloraba mi desdicha. Hacia apénas seis horas que nos ha¬
bíamos casado, cuando se supo en la co¬
marca el fausto suceso y no hubo pobre, aldeano ó labrador que dejase de correr, hacia la torre para llevarme su ofrenda y sus votos por mi felicidad.
Los inocentes niños á quienes daba lecciones de Historia Sagrada, las jóve¬ nes á quienes enseñé á leer, escribir y bordar, los desvalidos que socorría con mano generosa, todos me traían ñores,
huevos, blancos corderinos,- cestitos de
mimbres, primorosamente adornados y llenos de frescas y sabrosas frutas; en todos los semblantes resplandecía un jú¬ bilo inocente que me hizo muy dichosa,
hija mía. porque era la dulce recompen¬
sa de mis bondades.
—¡Dios la bendiga!..-, decía una pobre anciana que. apoyada en su nudoso bas¬ tón. apenas casi podía verme, porque su vista era débil y no podían sus trémulas piernas acercarla á mi. estaba en lo alto de la pequeña escalinata de mármol que daba al parque; el Señor os colme de bendiciones, repetía conmovida, porque

habéis sido siempre la Providencia de los pobres de la aldea!...
— ¡Yo quiero besar la mano á la seño¬
rita!... decía un niño lloroso tirando del
brazo á su madre.
— ¡Bendita, bendita sea!... exclama¬ ban á coro aquellas pobres gentes.
Les despedí afectuosamente, regalan¬ do á unos ropa, á otros una buena man¬ ta en que envolverse, á las niñas escapu¬ larios. medallas y rosarios benditos, á los más pobres una moneda de plata y á cada uno. en fin. lo que yo sabía le era más necesario. Filáronse todos com¬
placidísimos y Julio y yo quedamos so¬
los.
Un momento después estalló con fu¬ ror la tempestad que amenazaba. Caía á
torrentes la lluvia, silbaba el viento con
fuerza entre las ramas de los árboles, do¬
blaba la copa de los arbustos y ó tron¬ chaba el tallo de las azucenas y de los jazmines plantados en lindos y simétri¬ cos cuadros en el jardín; una estátua de Neptuno. que coronaba una linda fuen¬ te. que vertía sus aguas sobre multitud de plantas frescas, lustrosas y odoríferas colocadas en su borde, cayó de su pedes¬ tal y rodó en el cieno hecha pedazos co¬ mo ruedan y se confunden en el polvo vil de que fueron formados,- ciertos se-

res muy comunes en el mundo. Las nu¬ bes huían desgarradas por el viento co¬ mo vencidos escuadrones á quienes per¬ sigue un formidable enemigo y varios cristales de las ventanas cayeron hechos añicos por la fuerza con que les azotaba el viento y la lluvia que caía cada vez con más ímpetu.
Y contemplaba esta escena detrás de los vidrios de mi ventana, y puedo ase¬ gurarte q«e no comprendo si ¡o que sen¬ tía entonces era miedo ó admiración; tal
era mi estado.
A veces sentía una tristeza profunda, porque me parecía que una boda cele¬ brada en tan triste día no podía ser fe¬ liz; otras veces Contemplaba admirada ei poder de Aquel que de la nada hizo brotar los mundos y que rige el Univer¬ so con tanto acierto y bondad.
El mar estaba imponente. Enormes
olas de un color entre verdoso y negro
iban á estrellarse con golpes violentos en los altos peñascos de la orilla, como
las tentativas del vicio se deshacen y se humillan estrellándose contra la insu¬
perable barrera que le presenta la vir¬
tud .
El torrente que saltaba espumoso del fondo del valle, grandes piedras que ro¬ daban desprendidas de Ití montaña, las

ramas de los árboles que crujían desga¬ jándose. las olas al estrellarse entre tor¬ bellinos de espuma, el viento que ajaba las ñiores y alfombraba la tierra de hoja?
arrancadas á los troncos, presentaban uri
conjunto sublime, ofrecían un cuadra digno de ser admirado por un artista que le hubiera reproducido en sus can¬
tos ó en sus cuadros.
Al siguente día. como' para borrar la triste impresión que la tormenta de la víspera me había ocasionado, al abrir las ventanas de mi gabinete’, vi Un sol es¬
pléndido que secaba la tierra inundada; vi mis flores que iban alzando lentamen¬ te su tallo doblado por el viento;escuché con dulce y pura fruición el canto dé avecillas alegres y trinado'ras que, sal¬ tando de rama en rama llenas de júbilo,parecían alzar tín himno de gratitud al
Creador. Las vacas salían del corral y se
encaminaban hacia los lugares dónde comúnmente hallaban1 pasto fresco y abundante; las ovejas triscaban por los senderos de las montañas y del valle.Todo era animación, y mi alma, aver: gonzándose de sus ideas tristes y lúgu-f : bres, se abrió á la confianza y á la felU cidad como se entreabían los pétalos de? mis ñores á los fuertes rayos del sol.
A la tarde salí córí Julio,- qUe esláíM

4

SÓLLER

PUBLICACIONES RECIBIDAS
MIRANTE LA PRESENTE SEMANA
Eesúmen de AgriculturaSumario
<del Cuaderno núm.° 160.=Iustrucciones
para combatir á la langosta. El alcohol para el alumbrado y como fuerza motriz.
XjR caña común. El calcáreo en las cierras de Cataluña, por Casimiro B ru¬
ngues. Sobre una enfermedad de la viña
Sicilia. El Roncet. Calderas para
«limpiar los barriles, por X. La crisis «•vinícola francesa y sus remedios. Em¬
pleo del agua de mar en la preparación
4el caldo bordelés. La industria oliva¬
rera, por José de la Bastida. Reglas íjpie deben observarse en los establos.-— .Bibliografía, por M. M. Problemas -agrícolas, por C. B. Casos agrícolas, por E. C. Crónica agrícola. Revista
-comercial.
Se suscribe en la librería y tipografía católica, Bino, 5, Barcelona.
* **
El Magisterio Balear,—Sumario del

n o 13—Sección Doctrinal: Asamblea Na¬
cional de los Amigos de la Enseñanza. Ponencia de la sección primera. Tema VI. Formemos maestros, III, por Pe¬ dro G-arriga Puig. Sección Provincial: Enseñanza de Adultos, conferencia por D. Juan Benejam. Diario de la Colonia
escolar de Puerto Sóller. Iniciativa loa¬
ble. Sección Administrativa. Sección
de Noticias: De la Provincia.
Se suscribe en la Administración San
Pedro Nolasco 7, Palma.
* **
Boletín de la Cámara oñcial de Co¬
mercio, Industria y Navegación de las
Islas Baleares.—Sumario del número 76.—Sección Oficial: Reforma del alum¬
brado marítimo en las costas de España. —Iniciativas y Comentarios: Comité Cen¬ tral de arbitraje en New-York. Los fabricantes y los obreros de la cuenca del Ter. Extranjero: El Museo de Ex¬
portación de Berlín. Avisos del Minis¬
terio de Estado de interés para los ex¬
portadores españoles. Península: Tra¬ tados de Comercio. La Liga Marítima.

—Circular de la Junta de la Liga. Liga Naval Portuguesa. La escuela indus¬
trial de Tarrasa. Noticias de Barcelo¬ na. Sección Balear: Por Ibiza: datos sobre la bondad de sus Salinas. Noti¬ cias varias. Mercados: Precios corrien¬ tes en Mallorca.
Se suscribe: Oficinas de la Cámara, Palacio, 20, Palma.
* **
La Escuela Práctica.—Sumario del
u.o 7 de la 9.a serie.=Fuerzas redento¬
ras. II. Páginas de Amicis. Entre ni¬
ños. La escuela Alemana. Direccio¬
nes y Programas sobre ciencias físicas y naturales. Fisiología é higiene. La
educación del niño. XXXI. La ense¬ ñanza industrial en los Estados Unidos.
(Conclusión). El cuaderno de deberes
escolares. Variedades.
Se suscribe en la imprenta y librería de Salvador Fábregues, Ciudadela de
Menorca.
* **
Es Pagés Mallorquí. — Sumario del

número 72.—Henificación de las plantas —El cerdo agrícola. El Algarrobo.— Pérdidas que sufre el estiércol abando¬
nado en montones. Tratamiento del
aceite de oliva. Bibliografía.—Varie¬
dades: La miel entre los hebreos. In¬
gerto del olivo. Cera artificial. Los
Mandamientos del pastor. Punts de suseripció: á Palma, á ses
priicipals llibreríes. A Manacor, á s‘ im¬ prenta d’ en B. Frau. A Felanitx, á s’ im¬ prenta d’ en B. Reus. A Lluchmayor, carrer del Convent, 27.
* **
El Colmenero Español.-=SuMARio del
núm o 123.=La apicultura fijista ó anti¬ gua. La teoría y la práctica. Coloca¬ ción de las hojas de cera estampada en los cuadros. La abeja y el derecho (con¬ clusión). Estudio sobre las distintas ra¬ zas de abejas extranjeras. Bibliografía. —Trabajos en el colmenar. Miscelánea.
Anuncios.
Suscríbese: calles de Cervantes, n.° 1, y San Francisco, 2, Gracia-Barcelona.
**

Los Abonos Químicos.^Sumario del núm.o 14.—Aplicaciones del Sulfato de Cobre en Agricultura, por D. Juan Gavilán. Influencia de los abonos, por el Excmo. Sr. Conde de San Bernardo.— Cultivo del maíz, por D. José Nubiola.— Avanzadas. Aplicación de los nitratos
sobre los cereales. Nota de precios co-
mentes.
Esta Revista la publica la casa Ama¬ deo Cros, de Barcelona, y la reparte gra. tuitamente á sus clientes y á cuantos se interesan por el progreso de la Agricul-
tura.
* **
La ;Viticultura Moderna.=Sumam0 del núm.o 9.—Ciencia y Arte en Agri¬ cultura. Seamos hombres. Que es la hibridación. Cruzamiento. Hibridación.
Híbridos. Hibridación artificial. En¬
fermedad de la Vid. Notas.
Par* suscripciones dirigirse á D. E.
Germán, en Cardedeu, (Barcelona).

fiOB anuncio* que se inserten en esta sección pa gwan: Hasta tres mf ssjmoncs i razón de 0‘05 pesetas la linea; hasta cinco inserciones a íftzón de 0‘03 pesetas, y de cinco en adelante á raz'sn de 0'02 pesetas.
El valor mínimo de un anuncio, sea cual fuere ti número de línea»
a¡J© que se componga, será de 0‘50 pesetas. Las lineas, de cualquiera tipo sea la letra, y los grabados, se conta¬
rán por tipos del cuerpo 12 y el ancho será el de una columna ordina¬
ria del periódico.

ección

de

Los anuncios mortuorios por una sola vez pagarán; Del ancho de

una columna 1‘50 ptas., del de dos 3 ptas., y asi en igual proporcióoa,

Anuncios

En la tercera plana los precios son dobles, y triples en la segunda. Los comunicados y anuncios oficiales pagarán á razón de 0*05 pese¬ tas y los reclamos ¿ razón de 0‘10 ptas. la linea del tipo en que se compongan, siendo menor del cuerpo 12, y de éste si es mayor.
Los smcriptore* disfrutaran una rebaja de na 85 »«►»

elenco

SERVICIO DECENAL

LA SOLLERENSE
DE
JOSÉ COLL CERBÍRE j PORT-BOO (Frontera franco-espaíola)

Hotel lestaurant del Iniverso
DE
Vda. de j. serra

Aduanas, transportes, comisión, PLAZA DE PALACIO-8.-BARCELOAA

consignación y tránsito

Agencia especial para el trasbordo y Hospedage desde 5 pesetas en adelante. Habitaciones desde una pe¬

reexpedición de naranjas, frutas

seta, restaurant á la carta, mesas particulares, se sirve á todas horas.

frescas y pescado*.

El Hotel del Universo está situado en uno de los sitios más im¬

«Salidas de Sóller para Barcelona: los dias 10, 20 y último de cada mes. ‘Salidas de Barcelona para Gette: los dias 1, 11 y 21 de id. id. «Salidas de Cette para Barcelona: los dias 5, 15 y 25 de id. id. ¿Salidas de Barcelona para Sóller: los dias 6, 16 y 26 de id. id.
CONSIGNATARIOS*.—EN SÓLLER.—D. Guillermo Bernat, calle
«del Príncipe n.° 24.—EN BARCELONA.— D. J. Roura, Paseo de la Aduana, 25.—EN CETTE.—D. Guillermo Colom, Quai Comman-
'áant Samary-5,

VENTA
A voluntad de su dueño se desea ven¬ der una casa señalada con los números
19, 21 y 21 bis de la calle de la Victoria y números 22, 24, 26 y 28 de la calle de Palou, de esta localidad.
Para más informes dirigirse á su due¬ ño, que vive en la misma casa.
AVISIMPORTANT

portantes de la capital, dá plena fachada á la bonita y frondosa plaza de Palacio y paseos de la Aduana ó Isabel II, donde cruzan todos los tranvías, y es el más próximo á la Aduana, Muelles, Compañías de Navegación, Bolsa, Gobernación y Estación de los Ferrocarriles de Francia, Tarragona, Valencia, Zaragoza y Madrid.
LA SINCERIDAD
Establecimiento comercial é industrial de J. Marqués Arbona
San Bartolomé, -17, - SOLLER

NOTA.—Siempre que el día de salida de Cette. según el presente itinerario, corresponda al sábado ó día anterior á uno festivo, la retrasará el vapor veinte y cuatro horas y saldrá el domingo ó día festivo que sea, á la misma hora.

Mr. Jean Estados, de Sóller, ne-
gociant et propiótaire á Lézignan (Aude), enverra gratis et franco des
échantillons des vins de sa propre

SECCIÓN PRIMERA.—IMPRENTA Y TALLER DE ENCUADERNACIONES
Se hacen toda clase de impresiones á una ó varias tintas: Acciones para sociedades, títulos nominativos y al portador, láminas de emisión de valores, bonos y demás traba¬ jos de esta índole, tarjetas de visita, esquelas mortuorias, talones, membretes, facturas, programas, carteles. circulares, estados de todas clases, invitaciones, etc., etc., etc.; y encua¬ dernaciones económicas y de lujo.

DIRIGIDA POR EL PROFESOR
D, SALVADOR ELIAS
Clases especiales para la enseñanza práctica y teórica de Cálculo Mercantil, Teneduría de Libros, reforma y adorno de letra, y todo lo perteneciente al comercio, según las vigentes leyes.
Calle de ¥ives, n.° 5
L‘ ASSICDRATR1CE ITALIANA
Sociedad de seguros contra los
ACCUfrEETTES ©»JE!j TRABAJO ESTABLECIDA EN MILÁN Y RECONOCIDA EN ESPAÑA

récolte, garantís absolument naturels, h ceux de ses compatriotes residant en France qui en feront la
demande.
CIACI DE LA MEEIS
POR EL
Vino Uranado Pépsico
d&
J. TORRENS, Farmacéutico
El primero y único elaborado en esta forma en España, mucho más económico y de mejores resultados que sus similares del extranjero, está preparado con todo esmero por procedimientos científicos bien ex perimentados y acreditado como

SECCION SEGUNDA.—PAPELERÍA, LIBRERÍA Y ARTÍCULOS DE ESCRITORIO Véndese en la tienda de esta sección: resmillería y sobres de todas clases desde los más eco¬ nómicos á los de más luje, papeles de hilo y de algodón en blanco y rayados, papel de embalaje cortado y taladrado para la confección de cajones de higos, y de seda para la de cajas de na¬ ranjas, de limones y de mandarinas, libritos de fumar de infinidad de marcas, naipes, estampas y cromos, tarjetas de lujo y sorpresas para felicitaciones, libros en blanco y rayados, cuadernos y libretas de todos tamaños y precios, libros de texto y menaje para las escuelas de niños y de niñas de este pueblo, tinta negra y de colores, en botellas, para escribir y para sellar, efectos variados para escritorios y oficinas, coronas, flores artificiales y objetos para hacerlas, sacos y cinturones de piel para señoritas, carteras para niños, etc., etc.
LADRILLOS HIDRAULICOS. BAÑERAS,
IMIOS, FREGADEROS ITOM CUSI DI HUIS DI UNID MCI
DE LA CASA
ESCOFET, TEJERA Y CV de BARCELONA
Único representante en Sóller: Miguel Colom, ca¬
lle del Mar.

Capital social: 5.000.000 Liras

un reconstituyente sobradamente
enérgico para suprimir la elimina¬ ción del azúcar de glucosa en todas

Habiéndose promulgado la Ley sobre los accidentes del trabajo de 30 de Enero último, esta importante Sociedad asegura todas las indus¬ trias, mediante una prima, contra los riesgos indicados en dicha Ley.
Director de la Sucursal Española: D. MANUEL GES, Merced, 20, Barcelona.—Para informes y demás, dirigirse al Agente principal, B. HOMAR, Samaritana, 16, Palma.—Agente en Sóller, ARNALDO
CASELLAS.
¡¡CABELLO ABUNDANTE Y ONDULADO!!
Hace crecer el cabello y evita su caída; le devuelve su color primi¬
tivo y natural. Quita la caspa y priva que se reproduzca. Mantiene la cabeza limpia de todo insecto y mioróbio, pues es antiséptico por escelencia. Cura toda enfermedad del cuero cabelludo y evita las que se adquieren por contagio, como tiña pelada, etc.
DE VENTA: en perfumerías, droguerías y farmacias. UNICOS DEPOSITARIOS: Cortés hermanos, Barcelona (España).

las personas afectadas de la enfer¬
medad denominada "diabetes. „

PÍLDORAS FERRUGINOSAS
DE
INULA HELENIUM

Con estas píldoras, preparadas por J. Torrens, se cura pronto y radicalmente la Leucorrea ó (flujo blanco), la Anemia y Clorosis (colo¬ res pálidos), la Dismenorrea (ó difi¬ cultad en el ménstruo), la Ameno¬
rrea (ó supresión del mismo), la
debilidad, flaqueza y cuantas mo-
léstias ó enfermedades reclamen un
exitante poderoso y enérgico.
3DH5 VBNTA:
En Barcelona, Sociedad Farmacéutica Española. —Farmacia del Dr. Pizá.—Palma, Centro Farma¬ céutico.—Farmacia de las Copiñai.—Málaga, Far¬ macia del Dr. Felaez y Bermudez.—Sóller, Far¬
macia de J. Torren».

VV AU1r1ifLnct

de una Porc*óu d® so^*
res en el punto más cén¬

trico de la Huerta conocido por el Camp
de sa Creu barriada de Can Peños.

El dueño informará.

Ptai.Cto-

HISTORIA DE SOLLER en sus relaciones con la general de Ma¬ llorca. Dos tomos en 4.° mayor de mil páginas cada uno, encuadernados en rústica, obra premiada con medalla de cobre en la Exposición Universal de Barcelona y con me¬ dalla de oro en la Exposición Balear de Sóller

INUNDACION DE SOLLER Y FORNALUTX, en 1885, capí¬
tulo adicional á la Historia de Sóller. Un tomo en 4.° de

120 páginas, encuadernado en rústica, premiada con meda¬ lla de oro en la Exposición Balear de Sóller

CULTIVO DEL NARANJO en las Baleares. Obra de reciente

publicación, que forma un tomito en 4.° de 190 páginas, encuadernado en rústica, premiada con medalla de oro eu las Exposiciones de Sóller y de Manacor, y con medalla de

plata en la Féria-Coucurso de Barcelona .....

.

CULTIVO PRACTICO DEL ALGARROBO. Un tomo en 4.° de

158 páginas, laureada con iguales premios que la anterior. GUIA DE SOLLER. Un tomo e\_i 8.° menor de 152 páginas. LITERATURA POPULAR MALLORQUINA. Gloses de ‘n Pau

Noguera y Ripoll (á) Sarol, (Tom I); de N‘ Andrea Coll

y Bernat, (á) Tambó, (Tom II); y de‘n Sebastiá Marqués y Ortegas, [de sa Porlella) (Tom III). Es tres Toms valen . .
Véndense en la tienda de artículos de escritorio de «La Sin¬

ceridad»—San Bartolomé, 17—SOLLER.

20‘00
1‘75
1‘50
1‘50 0‘50'
2‘75

SOLLER,—Imp de «La Sinceridad»,