aro XVII.—2.a EPOCA.-NÚM. 778
aro XVII.—2.a EPOCA.-NÚM. 778

SÁBADO l.“ DE MARZO DE |$ü£

SEMANARIO INDEPENDIENTE

PUNTAS DE SUSCRIPCIÓN:

Sóllsk: Administración. Francia: Sres. Bauzá y Marqués,—Rae Rambuteau, 74,
París.

Imbrica: Sres. Marqués, Delgado y C.a—Arecibo—(VPuer¬

to-Rico).

I

Fnadador y Propietario
D. JUAN MARQUÉS Y ARBONA REDACCION 7 ADMINISTRACION: Calla de San Bartolomé, n 17
■ i O SoÓuLluLElhR (^BDaailecaetrreoss)] », .*»<§*

PBECIOS DE SUSCRIPCIÓN:

m®a'¡PAGO España:

O’aO pesetas *'

Extranjero: 0 75 francos id. id. )

adelantado.

j Número suelto 0*10 Número suelto 0’10 pésetaB.—Id atrasados 0’20 pesetas*

La Kcduolta laicamente se haoe solidaria <• les escrito* que se publiquen sin Arma, seudónimo, inicial, é signe determinado. De los que tal lleven, serán responsables shs autores.

Sección Literaria

nada. ¡Silencio, obscuridad! El soldado ño de marfil de mi sombrilla, y para no choso y fantástico, rodeado de árboles lado* aunque se las vé chocar y romper¬ había desaparecido con su fusil, con su ir cargado con un trasto inútil la dejo fondosos, de un jardincito cuya verj se en montes de espuma.

mochila y con los agujeros do sus en esta masía. Otro mal augurio.

tapizan tupidas enredaderas esmaltadas No hace calor. La brisa templa los ra¬

CONMEMORACION

sienes.

M. Martínez Barrionubyo.

¡Cómo lo recuerdo! Cogiéndole las
vueltas á mi madre me asomé tímida¬
mente á la ventana alguna véz. Menu¬
deaban los cañoneos; los proyectiles de

EN BROMA

Seguimos andando. Ya estamos en la
fuente del rincón. El frondoso cirolero
la sombrea y nos brinda con sus frutos
bien en sazón. Gon el fresco de la maña¬
na están riquísimos. De ellos hacemos copiosa provisión para mitigar la sed que acaso sintamos. Con los bolsillos

de millones de campanillas azules, con su torre señorial y sus almenas, con su ancho portalón y su iglesita, es la mo rada patriarcal soñada en un rincón des conocido, para descansar la vida azarosa de las grandes capitales.
Los niños se sientan en los poyos de

yos del sol y los pinos sombrean el ata¬ jo. La Costera requiere una hora de
marcha; por fin ascendemos el tercer contrafuerte, y desde él dominamos el valle de Tuent, el más interesante, éi más bello, el más poético de los que lie¬
mos visitado.

la tropa estrellábanse en los pedruscos
de la barricada, haciendo saltar una llu¬ via de afiladas piedrecillas que herían
con más precisión aún que las bayone¬
tas. La tropa subió á las casas, avanzan¬
do como por la calle, para lo que andu¬

¡K!
—Desde que estamos en cuaresma siento esklofríos en la barriga, excla maba D. Kndido Alkráz, kpitán de la
eskla de reserva.

llenos y un saco de reserva tendremos fruto bastante para la jornada.
Desde este momento el camino es ya
nuevo par* los excursionistas, y como
soy yo el único que conozco el terreno me pongo á la cabeza de la columna

piedra, una muchachita nos ofrece agua fresca, un perrazo viene á tenderse nuestros piés pidiendo nputis parte del almuerzo que olfatea y una docena de gallinas nos miran no sé si curiosas asombradas de ver reunida tanta gente

Los niños prorrumpen en exclamacio¬ nes de admiración y de entusiasmo.— Qué playa más bonita!—Qué agua más clara!—Nos bañaremos aquí?—Querrá Y. dejarnos tomar un baño?—Qué arena
más fina!

vieron la zapadores muy listos en derri¬ bar tabiques. Desde los balcones y ven¬ tanas hacían fuego á los de abajo.
Hallábase la barricada medio deshe¬
cha. Era un combate monstruoso. Oíase
algo muy parecido al estruendo de gran
ferrería, esa balumba espantosa que im

—¡Esto es insoportable!... D.* Ktali-
na!... si Y. no kmbia su manera de
guisar, buskré otra ksa y se habrá akba
do de una vez.
—Pero D. Kndido ¿porqué arma Y. es ta eskramuza? Kda día procuro kmbiar la comida. Ayer di á V... alkchofas re¬

p*ra guiarla. La cuesta es pesada y sendero pedregoso; por fortuna la lade¬ ra aun nos resguarda de los rayos del sol. El terreno que atravesamos es som¬ brío; en cambio, si nos volvemos, goza¬ mos de un panorama magnífico. Santa Catalina y el Puerto están á nuestros

Con tintín que desdice de la tranquili dad del paisaje, el reloj da las ocho.
—Una hora de descanso. Pueden al
raorzar los que gusten. Tengan presente que las provisiones que eada uno tiene le han de bastar para todo el día y que allí donde vamos no podemos adquirir

Descendemos. Pasamos junto ú Ca Fra Puig, franqueamos un torrente que conduce agua en pleno agosto y llega¬ mos á la playa. En ella morían dulce¬
mente las olas; olas de una agua azula¬ da y transparente que permitía ver el
fondo á muchas brazas lejos. Los colo¬

poae y ensordece; tronaba el fusil, tro¬
naba el cañón, caían los tabiques y las
techumbres; allá, detrás de los cañones,
chispeaban las herraduras de la caballe¬
ría en el desigual empedrado. Como do¬
lor de los huesos, que nos partiesen con un serrucho, percibíase entre la
gran nota trágica el sonsonete de boca¬ dos. de espuelas, de sables, del piñoneo

llenas, una eskroTa en eskbeche y como
postre* unos kkhuetes con knela que sabían á Ídem. Hoy ¿akso comió Y. lo mismo?... á no *er que quiera V. que por ktorce reales diarios le zurza los klcetines, klzoncillos, kmisetas y kmisas, le dé una kma superior, agua con azukrillos para la noche y á la comida le añada una copita de anis eskrchado y

piés, y distinguimos claramente la ban¬ dera enarbolada, y el diminuto Hércules columpiándose junto al muelle.
Un perro nos sale al encuentro aúllan do. Uuos pasos más y ya estamos en Bálitx. Desde e*te predio tendremos ya camino marcado y aceptable. Sentémo
no* un momento sobre esos troncos, en
tanto echamos un párrafo con estas bue

más* Repártanlas como quieran, pero no podré darles nada más hasta la no che que estaremos de vuelta.
Los colonos hacen dos partes de sus comestibles, casi todos consumen
menor y el queso, y guardan la porción restante para la comida del medio día Los más previsores hacen tres partes. por si acaso lucieran que Cenar fuera de

nos se extienden á la desbandada; pero, antes de que cometan alguna impru¬
dencia les llamo á la sombra de una pa¬
red, orillita del mar. y, llenando un va¬ so del agua de junto á una peña se la
ofrezco á los sedientos muchachos.
—Vaya un regalo! Agua de mar! Uno, más avisado que los demás, to¬ ma el vaso y lo lleva á los labios.

del gatillo, del retintín agudo que pro¬ ducen la faca y la bayoneta en pugilato
horrendo, y la maldición, el rugido,, el vibrar de cornetines, las voces enérgi¬
cas, el costalazo del que cae y el aullido
salvaje del que vence. Los republicanos embestía» como tigres, saltando sobre
la tropa, que se replegaba para volver á

kramelitos para la tos...
—¡Éracoles y que kkneo! parece Y. un knario que habla meknikmente. Kllese V. y no haga que rae knse. Kda vez que
me acuerdo de lo krifiosa que era V. con
los pupilos, y lo mal que nos trata hoy, me eskndalizo. Al principio de habitar
este kmarachon di una terrible kída

ñas gente*. Estudiad la orografía. He¬
mos remontado un valle, estamos en el
puntó culminante de una cordillera que es un contrafuerte de la principal de la isla y tenemos otro valle en perspectiva.
Estos valles son transversales, es decir,
perpendiculares á la costa y á la cordi¬ llera central. Ya veis que forzosamente

casa. Cuidado que hay chicos! ¿Sería es¬ to otro presagio?
La reserva de ciruelas disminuyó bas¬ tante, y en hora oportuna, pues con el vaivén del andar y lo poco adecuado del envase, muchas de ellas, exhibían su materia aunque habían perdido su for ma y lloraban lágrimas de color dudoso

—Mirad, qué rareza! Es agua buena. Es agua dulce, fresca.
Así era en efecto, y de encima de las rocas, quién de bruces, quién con una copiña, quién con la rtiántí, quién con el vaso, todos prueban y saborean con de¬ licia aquella agua de la fuente que brota
á la orilla del mar.

cargar. Entraban y salían los soldados
en mi casa como, con el flujo y reflujo,
se mete y vuelve á salir el agua del mar por entre los huecos de las rocas.
Una vez, un soldado, con el ros hacia adelante, la carrillera por la barba, el

de la que salí con una herida en la kui11a; V. me daba fricciones con espíritu alknfprado; pues bien, este pasado kr-
naval me dieron un estakzo en la nuk y
V. ni siquiera hizo kso...
D.a Ktalina se enternece, abraza á

han de ser muy reducidos y los torren¬ tes formado* por cata» diminutas cuen¬ ca* son de cauda] exiguo. pero de rapi¬ dísima corriente por el mucho declive de sn cauce. Hasta aquí pisábamos tie¬
rra de la cuenca del Torrente del Puerto

á través de la tela del saco que las con¬
téis.
—Yo no quiero más pan, dice Fullaua. —Pues, guárdalo para comer en
Tuent.
—Estoy cansado de llevarlo.

Después de descansar largo rato, to¬ man el baño solicitado, baño que se ha¬
ce extensivo al saco de las ciruelas que
estaba intocable de puro pegajoso. Es
mediodía. Ahora á ver Tuent.
—¿Donde está Tuent?—¿Qué es Tuent?"

capote sucio, roto, las puntas del faldón cogidas con botones á las caderas, el fu¬ sil afianzado y la bayoneta calada, ví¬
nose para mí como una furia,; vi la pun¬ ta de la bayoneta á una pulgada de mi

D. Kndido y muy akrameladitos con¬ vienen en sustituir la eskrola y los kk¬ huetes por ricos klamares y kzuela de
baklao á la bizkina

ó de sus afluentes. Ahora hemos pasado ya la línea divisoria y entramos en la cuenca del Torrente de Bálitx, que más
tarde vadearemos.
Acordios del aspecto típico de esta so¬

—Tu ya vés que cada cual lleva su ración; tu debes llevar la tuya.
Pocos instantes después, los gruñidos de un perro satisfecho me obligan volverme y veo el mastín de la masía

EN TUENT
Contorneando el pintoresco torrente ascendemos por un valle. Reina un silen¬ cio solemne, apenas turbado por el mur¬

pecho, di un grito de espanto y cerré los
ojos. Mi madre se abalanzó á él como una leona y le arrancó el fusil. ¡Ejemplo
misterioso del poder de una madre!

Utsardo Planklls.

litaria masía. Acordáos del pino de Bá¬
litx d' amunl.
Abrimos tabarrera y á paso acelerado seguimos por la carretera. Un conejo se

con una fenomenal rebanada de pan en¬ tre las mandíbulas.
—Quién ha tirado el pan al perro? pre¬
gunto.

mullo de las olas ó por el rumor de los
pinos. Este valle es una delicia; los ár¬ boles frutales lo ocupan con vegetación
frondosísima. Por encima del bosque cíe

¿Qué rápida transición fué la de aquel
hombre? Se vino á mí, desarmado ya;

Colonia Escolar

planta en mitad de ella, moviendo las —Es Fullana, rae contestan. Dice que naranjos y granados descuella la copa

orejas, limpiándose los bigotes con una está cansado de llevarlo.

descabellada de los plátanos y de las pal¬

mi madre le dejó, yo no temblé; cogió
me la barba con sus ásperos dedos,

de Puerto-Sóller pata delantera, luego rascándose la me¬

—Has hecho mal en tirarlo al perro meras. Alto anfiteatro de escarpadas pe¬

jilla y mirándonos siempre con ojos es¬ De seguro que tus compañeros lo hubie¬ ñas circuye el valle. Por su falda serpen¬

dijo riéndose: —De buena te has librado, chiquillo.

AGOSTO DE 1901

pantados. Con no muy sanas intencio¬ ran tomado de buena gana. Acuérdate tea el camino de erradura qne conduce á nes y blandiendo un bastón de tamaño de lo que be dicho, que cada cual lleva¬ a CcLlobra pasando junto á la humil¬

Y luego, á mi madre:
—Patrona, ¿hay agua para beber?

DIAVPLIO

regular se acercó al tímido rumiante el ba sus provisiones y que no podría daros de iglesia de San Lorenzo, El Puig' señor Rosselló; pero, sin apresurarse más hasta la noche. Acuérdate también Mayar preside el ejército de monta¬

Mi madre le dió el fusil y le dió agua.
(No quiso vino). Bebió el soldado.
—Ea—exclamó,— no fué nada.
Se inclinó, me besó, y añadió con risa
violenta:

Dia 14.—La expedición á Tuent es co¬ sa decidida para hoy. Iremos por tierra.
En marcha pues
A TUBNT

más que lo necesario para ponerse fuera
de su alcance, el bicho se escapó brin¬
cando, yendo á refugiarse en su madri¬ guera. Ün pastor continuó la caza; no¬ sotros proseguimos hasta la fuente de

de que tu has dado al perro tu comida. No podrás pues quejarte si sientes ham¬ bre más tarde. La culpa será bien tuya.
Fullana volvió la vista hacia el perro,
como para rescatar la comida que se le

ñas. como un gigante apoyado sobre
torres.
Bien pronto hubimos recorrido el corto cauce del torrente y llegamos al pié del talud que cierra el fondo del valle. Dos

—Dios quiera que tu padre te pueda
librar de quintas. Mi madre estrechó su mano; el hom¬

Sou las cuatro de la madrugada. Los
colonos, ya dispuestos para la excursión, pasa» al comedor donde recogen un*

Bálitx des milx, A todo esto aún no habíamos recibido ni un rayo de sol y
el día presentaba tendencia á nublarse.

escapaba; pero el perro se había engu¬ llido la ración sin decirle gracias.

casas, separadas por el arroyo, constitu¬ yen el principal núcleo de población de este caserío, sufragáneo de Escorca. y de’

bre se conmovió profundamente, y mur¬ doble ración de pan. queso, embutido y

-Podemos almorzar aquí? pregunta

muró con esfuerzo:

fruta que debe servirles para el almuer¬ Eduardo.

sus habitantes merecimos acogida frater¬ El cielo ha ido oscureciéndose. Esto nal, como ya en años anteriores nos ha¬

—Ahora al deber. Adiós, patrona.
Estábamos al pie de la escalera; se
alejó el soldado, atravesó el portal, salió
á la calle, nos miró otra vez, y nosotros

zo y la comida. Las provisiones, empa¬
quetadas ó envueltas con el pañuelo, se sujetan al cinturón á guisa de mochila.
Bastantes chicos se apoyan e«a cayados

No conviene que nos detengamos. En el otro predio almorzaremos y des¬
cansaremos media hora. Son las 6iete.
Llevamos dos horas y media de marcha.

templa bastante el calor; pero hace que el día sea muy triste y que sintamos cierta pesadez abrumadora en esta som¬ bría hondonada. Es preciso que salgamos

bían dispensado. Obsequiados con frutas y licores, lo único que en tan apartada re¬ gión podía ofrecérsenos, descansamos
junto al ojo de la fuente principal á la

le veíamos, ¡sí, le veíamos! Al saltar so¬ bre una losa, lanzó un rugido y «ayó de
bruces. Una bala habíale atravesado las
sienes. Mí madre se echó á llorar. Yo es¬
condí mi cabeza en su falda.
Después, mucho después, transcurri¬
dos muchos años, al quedarme dormido
en mi alcoba, y untes de dormirme tam¬ bién, parecíame escuchar que la puerta de la alcoba se abría; parecíame escu¬
char después pisadas lentas, y que venía hasta mí, acompasadamente, el soldado
muerto, con sus sienes agujereadas; oí muchas veces en las baldosas el golpe
de su fusil y el crujido de la silla al
sentarse el soldado á mi cabecera. Mirá¬

en previsión del posible cansancio. —Qué pabellón quiere V. que lleve¬
mos? me pregunta Juan Rigo ¿el negro?
Nunca lo hemos llevado.
—El negro? Aún no es hora, creo yo. Por hoy no necesitamos pabellón. Ya tendremos bastante con llevarnos á no¬
sotros mismo».
No teníamos pabellón negro. El chico
se refería al azul. Pero eso de despleglar
pabellón negro, en verdad, no me hizo gracia, y, á creer en presagios, hubiera creído que aquel incidente no auguraba
nada bueno.
Partimos. El primer cuarto del cami¬ no nos es ya co noel do. La Figuefa, Can

—Cual es el predio que encontraremos después de este?
Bálitx d'atall junto al torrente de su
nombre.
Continuamos. No hay una alma vi-4 viente en todo el valle, y,- excepción he¬ cha del huertecito, tiene poco de alegre esta comarca sin vista al mar y ahoga¬ da entre montañas. La casa del predio siu ningún atractivo; ni es nueva, ni antigua. Entrevemos un estanque y un arroyuelo que lo alimenta, pero no nos deteuemos. Después de una liona larga de an.lar sobre un roquizal donde no vegetan más que algarrobos y acebn¬ ches llegamos al sitio señalado páre el

pronto de ella. Las nutras bajan y nos
cubren las cimas de las montañas. Al¬
gunas ruedan por la falda de la cordi¬ llera y al terminar la ascensión del se¬
gundo contrafuerte nos encontramos envueltos par mía espesa neblina. Un fuerte viento.la despeja al llegar á la cima, luce el sol y dominamos el mar.
Estamos en el valle de la Costera. Esta
ensenada es Cala Rótja¿ Allá lejos está Tuent. Desde aquí divisamos la torre y
la boca del puerto; pero tenemos que andar un buen rato antes de llegar.
El sendero, empedrado antes del dilu¬
vio, sigue el contorno de la costa, á bas¬ tante altura. La pendiente es tan1 rápida

ombra de las peñas y de los olmos tía cuyas ramas pendían coloreados raci¬ mos de una parra enroscada por los ár¬
boles.
Se dá permiso para la comida. Las pro¬
visiones de muchos colonos desaparecen, sólo queda sobrante á cinco de ellos, que prefieren merendar á la caída del sol. Fullana muy compungido me pide ün poco'
de pan.
Lo siento, pero no puedo1 con»placer¬ te. Además, extraño que me lo pidas,cuando te previne que no sería posible
darte nada.
Yo tengo gana de comer.Te creo; pero de donde quieres qne'

bale yo con estupor profundo, pero siu miedo; permanecía un instante silencio¬ so; bebía después... un vaso de agua,
levantábase, sentía en mí rostro el rostro
ie s*sfríos dedos de muerto, y despaés...

Berdij Cas Bernads. hace pocos días que
recorrimos este valle. Todavía hay algu¬
no de nosotros que no ha digerido las
serbas de la desobediencia.
Junto k Cas- Bernads se rompe el pu¬

descanso.
Bálitx d' acall ts una mansión poéti¬ ca. En lo más hondo del valle junto á unos formidables peñascos cortado» á
pico, á la margen de an torrente eapri-

que en algunos puntos una piedra sol¬ saquemos la comida? He de tornar la de tada desde el borde del camino dando tus compañeros cuando tú has tirado' íá cien rebotes llega á saltar al mar. Desde tuya al perro de Báliti?
aquí no se percibe1 el fragor de las olas Mi hombre se quedó poco satisfecho'fíe* al estrellarse contra las rocas del acanti- j la aventura y vagando de as* éc

2

SOL-LER

¡tuvo que contentarse con un puñado
«le zarzamoras y una pera, viandas
|)Oco sólidas para aquella jornada. El jDobrecito, en el .pecado., llevó la peniten¬
cia.
Creo que la caridad de sus compañe¬ ros, en caso apurado, no-hubiera dejado
perecer de hambre á Juliana; mas esti¬
mé oportuno dejarle sufrir un rato de
.apetito algo marcado para hacerle ver la
•consecuencia de au genialidad de la ma¬

accidentado del terreno. Son más de las
ocho.
No hay más camino, dice el Sr. Com¬
pañy.
Me reúno á él y á la luz de un fósforo
retrocedemos veinte pasos y logramos
continuar por buena vía. De este modo,
fósforo tras fósforo fueron agotándose
as cajas de cerillas de los excursio¬ nistas y adelantábamos á kilómetros por
hora.

gasto que el de la recolección ó siega. Esta se practica en Otoño.
Las hojas de la caña se conservan ver¬ des y tiernas durante varios dias cuando se hallan en contacto del agua corrien¬
te, utilizándose en el campo por este
motivo para encauzar y canalizar los pequeños manantiales de agua potable que fluyen de sitios algo elevados.
En verano los cañaverales dan una
sombra muy fresea y agradable y su

inglesa al intimarles ésta que se rindie¬
ran á discreción.
A consecuencia de dicha descarga ca¬
yeron instantáneamente muertos el ci¬ tado coronel, un comandante que estaba á su lado y mal herido un sargento.
De los cuatro boers tres quedaron prisioneros, escapando el cuarto.
El 17 corriente sorprendió una fuerte columna inglesa, mandada por el coro¬ nel Park. en las cercanías de Nooitge-

2.° Se propone la asociación de los ayuntamientos pequeños para determi¬ nados servicios, especialmente los de sa¬ lubridad, abastecimiento de aguas, ins¬ pecciones sanitarias, demografía, higie¬
ne, etc.
3.o Se da capacidad á los ayunta¬ mientos para adquirir bienes con arreglo á ía ley.
4.o Respecto á hacienda municipal,

ñana.

Por fin , después de echar los bofes lla¬ perspectiva resulta bella y rebosando dacht, una partida boer, á la que hizo se determina una organización metódica

Cruzamos el saludo de despedida con mando y gritando, percibimos rumor de frondosidad. Tienen la indiscutible ven¬ 160 prisioneros, cogiéndoles, además, exigiendo la formación de inventario 4

las familias de Tuenty hádalas tres em¬ voces del fondo del valle, en tanto que

prendimos el regreso.

nos sale al encuentro un campesino. Es el

EL DESASTRE

colono de Bálitx que regresa á su cortijo

—Qué tiene Torreas que cojea? —Este pié que ine duele mucho. Lo examino. Un traicionero casco de

después de acompañar á los Sres. Forna¬ ris y Rosselló hasta la Fuente del rincón. Por él supimos que, aspeado el Sr. For¬
naris, había sufrido fuerte contusión

-cristal ó alguna peña puntiaguda ha pe¬ en el brozo al resbalar en la fuente

netrado la suela de la alpargata y produ¬
cido una herida de dos centímetro* cua¬

des vniix, y que allá abajo nos espera¬

ban.

drados, poco profunda, pero muy dolo- . Así fué eu efecto, calmándose nuestra rosa, en la planta del pié izquierdo. La¬ natural ansiedad al vernos reunidos,

vado y vendado como mejor supimos el miembro lesionado, emprendemos la re¬

alegría muy moderada por el estado de
ánimo de los colonos viéndose en tales

tirada.

Torreas se apoya sobre un compañero
para no fatigar tanto el pié. En cambio

apreturas y por el contratiempo sufrido por nuestro buen auxiliar. Pero enton¬
ces no era ocasión de amilanarse ni de

ilorell, ágil como un cabritillo, vá á la cabeza de la columna y hay que llamar¬ le algunas veces para que no tome de¬ masiada ventaja.
El trozo de la Costera fué recorrido
sin novedad, fíntouces pudo verse bieu la cantidad de resistencia á la fatiga que

lamentarse, sino de marchar, y segui¬ mos adelante aprovechando dos cajas de cerillas de los recien agregados.—Toda¬ vía no llegamos, dice Fullana.
El camino es mucho mejor y más practicado. Pasaban bastante de las nueve cuando llegamos á Cas Bernads

posee cada uno de nosotros. Morell y cuyos habitantes estaban ansiosos por Capó, enjutos de carne, esmirriados, és¬ nuestra demora. Los niños se caen de

tos son los que más resisten y van á sueño.—Aquí no debemos pararnos ni

vanguardia. Eduardo, Juan Rigo y Nadal, con el
señor Compañy y el Sr. Banús les pisan ios talones. Luego viene el núcleo de la
comitiva.

un minuto, porque de lo contrario les rinde la fatiga y se quedarán dormidos sobre las piedras. Sin embargo no pode¬ mos pasar más adelante en estas condi¬
ciones. El colono de la masía ha enten¬

Horrach y Bernardo Rigo, los más pesados, forman la retaguardia. El señor Fornaris y el Sr. Rosselló cierran la
marcha.

dido plenamente nuestra situación. To¬ ma un candil, prepara un farol y nos da á su hijo por guía.
Y continúa nuestra marcha fantástica

La distancia entre estos tres grupos con una luz á la cabeza, otra á la cola,

va siendo tan considerable que preeisa á campo traviesa por aquellos andurria¬ dejar intérvalos de diez minutos para les. Todos los colonos más ó menos

reunir nos.
—Cuando llegaremos? pregunta Fu-
llana.
Hay quien, realmente, está fatigado.

tarde besaron el santo suelo, pero sin lesiones graves en la epidermis; no podemos decir otro tanto de los panta¬
lones.

No es de extrañar. Falta la costumbre
y ésta no se improvisa como la buena
voluntad.
Al llegar «1 torrente de Bálitx, viendo que el sol declinaba y que forzados á

A poco más de las once entramos en la hospedería donde Fuilana pudo reparar sus fuerzas y donde pocos minuto* más tarde roncaban á pierna suelta todos los
excursionistas.

aquel paso lento nos fatigábamos doble

Hecho el recuento nos resultan dos ba¬

y llegaríamos muy tarde, resuelvo divi¬
dir las fuerzas. Los colonos con los se¬
ñores Banús y Compañy continuarán la marcha por el sendero á fin de estar

jas: un herido y un contuso. Podemos cantar victoria. Pensabaíbamos á quedar todos prisioneros.

en Santa Catalina al anochecer, y yo

con dos de los más robustos esperaré

que se me agrupen el Sr. Fornaris y el Sr. Rosselló que van rezagados

Agricultura

taja sobre muchos vegetales de contener con sorprendente eficacia las corrientes violentas de aire y aquellos vientos que puedan ser perjudiciales á determinadas plantaciones.
El viento las agita pero no las que¬
branta.
Son vallas naturales y ¿ la vez pro¬ ductivas sin ocasionar gastos especiales.
Actualidades
Los sucesos de Barcelona, apreciados
en Francia
Durante una porción de días la actua¬ lidad de la prensa francesa, la actuali¬
dad más culminante, hau sido los suce¬ sos de Barcelona. Decimos han sido por¬
que en realidad ya hoy van perdiendo algo de interés, aunque todavía preocu¬ pan bastante. Los periódicos parisienses han consagrado á dichos sucesos sendas columnas y se ha prestado á ellos tanta
atención como si hubieran acaecido en
Francia. La razón de esto, á nuestro pa¬ recer, consiste en que tales sucesos re¬ visten un carácter internacional que si no es nuevo en su fondo lo es en su de¬
sarrollo y marca como uua etapa en el camino hacia la verdadera huelga gene¬
ral, terror de tanta gente. En cuanto al juicio que estos sucesos
de Barcelona han merecido ¿ la opinióm pública francesa no es posible precisar¬ lo, pues las pasiones políticas, las teo¬ rías y principios de todos matices han hecho inclinar la balanza en opuestos sentidos. Por otra parte, son hechos aun no bien conocidos en Francia y esto hace que la opinión se mantenga en cierta especie de reserva. La unanimidad sin embargo, existe en un punto: en la¬ mentar las desgracias y desear vivamen¬ te que la represión no sea sangrienta.
D« (Parts-Nouvelles)—24 Febrero 1902.
La guerra anglo-boer
Las noticias particulares que del teatro de la guerra sud-africana se reciben en Bélgica y Holanda, pintan como muy poco satisfactoria la situación de las

caballos, fusiles, municiones, carros y
bagajes. Entre los prisioneros figuran dos capitanes y un teniente. Los ingle¬
ses no tuvieron baja alguna.
Han muerto a consecuencia de las heridas recibidas en la sorpresa y com¬
bate de Kliphan otros tres oficiales del regimiento de caballería de dragones de la guardia real inglesa.
* •*
Según lo que acabamos de transcribir resulta que la guerra en el Africa del
Sud continúa con las mismas alternati¬
vas que son su característica, desde los
comienzos de la lucha. Un día nos ha¬
blan los telegramas de una victoria al¬ canzada por las tropas inglesas, y al si¬ guiente nos anuncian que los boers han logrado, por milésima vez. franquear las lineas establecidas por el ejército británico, desplazando así continuamen¬ te el «ampo de batalla, lo que constituye al fin y al cabo su mejor victoria. Y á todo esto, más firmes que nunca los
boers en la defensa de sus libertades y
y menos dispuestos á transigir con sus ambiciosos enemigos; y éstos, más fir¬ mes también, cada día, en no querer ceder nada de sus primitivas pretensio¬ nes, malográndose de este modo los propósitos generosos de cuantos quisie¬ ran ver el pronto fin de una tan lamen¬
table guerra.
Presupuesto naval británico
Según un documento parlamentario que publican los periódicos de Londres, el presupuesto naval para el año 1902 á
1903, asciende á 31.255.000 libras ester¬
linas, contra 30.875.000 consignadas en el ejercicio anterior. Para nuevas cons¬
trucciones solo se destinan 700.000 li¬
bras.
Una parte del presupuesto se emplea¬ rá especialmente en aumentar los caza¬ torpederos y en la construcción de bu¬ ques de igual clase pero de nuevo tipo.
Respecto á calderas, nada se acordará hasta que la comisión técnica nombrada para estudiar los diferentes sistemas más modernos conocidos decida el que se de¬ berá adoptar para los buques de nueva
construcción.

todos los municipios, basta los más pe. quefios. Se exige contador á los ayunta¬
mientos que, por razón de población,
puedan y deban tenerlo. En los pequeños, desempeñarán esa función los secreta¬ rios, con igual responsabilidad.
5.o Los nombramientos de alcalde, excepción hecha en poblaciones de más de 150.000 almas, se harán por los ayun¬ tamientos, y en las que tengan más de 20.000 almas y capitales de provincia, el ayuntamiento propondrá una terna, para que el Gobierno, dentro de ella,
nombre el alcalde.
6.o Respecto á recursos, se restringe en el dictamen las facultades que hoy tienen las Diputaciones y Comisiones provinciales, llevando la resolución en los de cierta importancia, á los Tribuna¬ les Contenciosos provinciales.
7.o Se sostiene en el dictamen la or¬
ganización que el proyecto establece para las Juntas municipales.
8.o En cuanto á responsabilidades por la infracción de la ley, se establecen modificaciones en el dictamen con rela¬ ción á la ley vigente y proyecto del mi¬
nistro.
9.o Respecto á los procedimientos y atribuciones, inspírase el dictamen ea un sentido descentralizados
Tranquilidad
Según leemos en todos los periódicos, Barcelona y otras importantes poblacio¬ nes donde se hallaba el órden alterado,
han vuelto á su vida normal acudiendo
los obreros al trabajo. Ahora para evitar una segunda edi¬
ción de los sucesos acaecidos, sería con¬ veniente que el gobierno estudiara la cuestión económica y pusiera en práctica
medidas buenas que remediaran el mal que por todo cunde.
Crónica Local
Señor Alcalde: Ya que V. y el Ayun¬

y les serviré de guía hasta donde poda¬
mos.
Mi pensamiento era llegar con Ihz del día hasta la carretera y luego seguir por ella hasta Sóller de donde fácilmente hubiéramos bajado en carruaje hasta el
Puerto.
Pasa media hora, pasa una, y los reza¬ gados no llegan. El valle empieza á cubriráe de brumas y á oscurecerse. Por más que toco el pito y vigilamos los al¬
rededores, nada entrevemos.
Por fin oímos ruido de pasos—Son ellos! exclamé. Qué sorpresa! No fueron ellos, sino el cuerpo expedicionario que

LA CASA COMUN
Esta planta al parecer inútil ó insigni¬ ficante por lo que se refiere á sus aplica¬ ciones, constituye un r©nglon de explo¬ tación nada despreciable toda vez que en España las partirlas de caña que se recolectan, tienen segura colocación en el mercado y muchas vece*, en particu¬
lar cuando las caña» son de notable lon¬
gitud, se hallan solicitadas y se cotizan á precios muy aceptables. Tiene la caña común las ventajas de ser planta vivaz bastando plantarla una sola vez. además

tropas británicas en el Africa austral, añadiéndose que los boers, bien provis¬
tos de toda clase de elementos de com¬
bate, se hallan en estado de hacer durar
la guerra años enteros si asi les con¬
viene.
El ejército británico, cuyo estado sa¬ nitario y de disciplina, según dichas noticias, deja mucho que desear, está quebrantado de fastidio y de fatiga, pues la clase de guerra que les hacen
ahora los boers es irresistible á fuerzas
poco á propósito para la lucha de gue¬
rrillas.
Algo habrá de cierto en dichas noti¬

De la Península
Estadístioa agrícola
Según recientes datos estadísticos, los terrenos laborables de España ascienden aproximadamente á 50 millones de hec¬
táreas. De éstas está cultivada una ex¬ tensión total de 2.412.000 hectáreas.
Los montes constituyen una superficie de 7.014.000; de manera que lo no culti¬
vado asciende á 41.211.310 hectáreas.

tamiento que tan dignamente preside han dad© pruebas hasta hoy de ser amantes de todo cuanto signifique cultu¬ ra y progreso, haciéndonos eco de los deseos de sus administrados, nos permi¬ timos rogar á V. no tolere en lo sucesi¬ vo dejen de encenderse los faroles del alumbrado público las noches que sea
necesario, aunque sean días de lima, co¬ mo sucedió el pasado lunes, que además
de estar cubierto por densas nubes el. firmamento era ya el tercer día de luna
llena y no se encendieron aquellos.

que se había extraviado y después de hora y media de andar entre breñas, por una singular casualidad y, para bien de todos, volvía impensadamente al punto de partida.
Han dado ya las siete. El sol se ha
puesto y no hay que pensar en delegar el practicaje. Sacrifico la retaguardia. Pero, son hombres, sabrán arreglarse. Nos ponemos en marcha, y á través de malezas y arroyos, trepando por pare¬ des y por escalas archiprimitivas llega¬ mos á Balitx des mitx. Allá nos dijeron que los Sres. Rosselló y Fornaris. cru¬ zando por un atajo, nos habían tomado
fuerte delantera, forzando tal vez la má¬
quina para alcanzarnos.
En el otro Bálitx los encontraremos,
pensamos. Oscurecía cuando llegamos al pino d' amunt. Nada. Cerrado. Ni un a¡-

la de rendir una cosecha todos los años
y finalmente la ventaja de no necesitar cultivo de ninguna especie crecienda muchas veces en parajes poco utilizables para otra clase de plantaciones. Se desa¬ rrolla y multiplica prodigiosamente cuando el terreno tiene aptitudes para su cultivo y crecimiento. El mejor sitio para su cultivo son los remansos y las márgenes de los rios, arroyos, acequias y todos aquellos parages donde circulan las aguas corrientes, á las que sirven de resistente y eficaz contentivo por razón de la intrincada y sólida red que forman sus raicea más bien superficiales que profundas.
Las cañas, planta de la familia de las
Gramíneas, se desarrollan por vastagos sueltos, erectos, fistolosos. con hojas de peciolo abrazador y de limbo prolonga¬

cias particulares, considerando la prisa que se da el gobierno inglés en la orga¬ nización y envío de todas las fuerzas que puede para reforzar á las que man¬ da Kitchener y compras extraordinarias de caballos que siguen haciendo los agentes británicos en varios países, es¬ pecialmente en Hungría, en donde aca¬ ban de ajustar para remesa inmediata al
Africa del Sur. 32.000.
* **
El insigne general Dewet ha vuelto á burlarse de los ingleses, forzando al trente de sus 400 giuetes la linea de for¬ tines enemigos.
En un punto situado á unos 15 kiló¬ metros al Oeste de Lindley cortaron sus avanzadas tranquilamente las vallas de alambres de hierros espinosos, pasando

El rendimiento del trigo en nuestro
país es. término medio, de cinco hectólitros 71 litros por hectárea en las tierras de secano, y de unos 18 hectólitros 30 litros, por igual superficie, en las de re¬ gadlo.
Le aventajan, pues, en esta produc¬ ción, algunas con gran exceso, Francia, Escocia, Inglaterra, Bélgica, Holanda, Austria, Rumania, Rusia, Dinamarca, Alemania y Suecia y Noruega.
Esto se debe, indudablemente, al atra¬
so en los cultivos, que realmente dejan bastante que desear todavía en España.
Proyseto ¿e reforma de la ley municipal
Parece que próximamente se leerá el

La fácil y persuasiva palabra del pre¬
dicador cuaresmal D. Sebastián Domenech Pbro. atrae numerosos fieles á
nuestra iglesia parroquial todas las no¬
ches en que hay sermón y los días festi¬
vos por la tarde.
Hemos podido enterarnos por medio del bando publicado hace días por esta Alcaldía, que mañana domingo deberá reunirse el Ayuntamiento en sesión ex¬
traordinaria á fin de celebrar el acto de la clasificación y declaración de soldados
de los mozos del actual reemplazo. Dicho acto dará comienzo á las ocho
y tendrá lugar en la sala de sesiones pú¬
blicas de la Casa Consistorial de esta villa.

ma viviente, ni siquiera el perro. Llama¬ do y estrecho. En comarcas muy solea¬ el bravo caudillo Dewet y todas sus dictameu de la Comisión en la alta Cá¬

mos. Ni voces ni aldabón obtienen res¬ das la caña llega á alcanzar una altura fuerzas y sin contestar siquiera al fuego mara.

El Sóller que siempre mostró espe¬

puesta. y con natural zozobra seguimos el camino que dificultosamente tantea¬
mos con los bastones.
Organizamos la caravana á fin de no estraviarnos. El Sr. Compañy va al fren¬ te, unos después de otros los coloco á uno de fondo y tocándose con las manos,
el Sr. Banús vá el último. Se da orden
de guardar silencio. La marcha en me¬ dio de la oscuridad que aumenta por ins¬

de 10 metros. Muchas industrias de se¬
gundo orden, pero de muy útiles y fre¬ cuentes apiicacioues las consumen en cantidad considerable, pudiéndose afir¬ mar. que difícilmente podría encontrar¬ se otro vegetal que fuera susceptible de substituirlas en gran uúmero de casos. Aunque en realidad se cotizan ¿ precios relativamente reducidos, resulta su ren¬ dimiento más positivo y ganancioso te¬

que de los fortines adyacentes se les hacia, y volviendo hacia el Norte regre¬ só aquella fuerza boer al campamento que tienen en Reitz.
Tuvieron en esta operación los boers 11 bajas.
El coronel inglés Evans, al frente de
100 soldados de caballería, trató de sor¬
prender cerca de Vryheid una granja en
la cual había cuatro boers, los cuales

La prensa ministerial puntualiza las
modificaciones introducidas en el proyec
to, y que dicen así:
l.o Se borra la actual distinción de
elegibles, dando capacidad á todos los ciudadanos mayores de edad, sin más condición que la de saber leer y escribir, reconociéndola también á los que sin saber estas cosas paguen alguna contribu¬

cial empeño en dar arraigo, desde sus
columnas, al Sindicato Agrícola Solierense, sociedad que para defensa de los in¬ tereses agrícolas de este pueblo fué fun¬ dada en Julio de 1899, siente de veras el tener que comunicar hoy á sus lecto¬
res la noticia de la probable disolución de la misma, insinuada en la penúlti¬
ma sesión y acordada en la Junta ge'

tantes, se vuelve peligrosa á causa de lo niendo en cuenta que no producen más hicieron una descarga contra la fuerza ción directa.

neral ordinaria celebrada en la

SÓLLER

9

del domingo próximo pasado. A ésta pachado y emprendió viaje coü rumbo á món Llull, frente las fachadas de los presentada por D. Francisco Fiol Cuart, asistió un reducido número de socios Agde el laúd «San José» de nuestra ma¬ edificios números 11 y 13. Enterada la de la que se dió cuenta en la sesión cele¬

Registro Civil

y una vez aprobadas las cuentas de' finido ejercicio el Presidente D. Guiller¬ mo Colom expuso si era conveniente la continuación del Sindicato ó si se impo¬
nía su disolución. De llevar á cabo ésta
filé el parecer de la mayoría, para lo que se convino en convocar otra Junta general extraordinaria que se celebrará el próximo domingo dia 9, por la tarde, según podrán ver en otro lugar del pre¬
sente número nuestros lectores.

trícula. Llevóse un cargamento de na¬
ranjas y limones por cuenta de la socie¬ dad «Liga de Propietarios» siendo ya
este el décimo que hace en la presente temporada la nombrada sociedad.
Según estaba anunciado emprendió viaje directo para Gette el domingo últi¬ mo por la mañana el vapor de esta ma¬
trícula «León de Oro» llevándose gran
cantidad de naranjas y limones para é

Corporación y de acuerdo con lo infor¬ mado por la Comisión de Obras acordóse conceder el permiso solicitado, debiendo sujetarse al modelo y rasante de la acera que existe construida en dicha calle.
Se dió cuenta de una comunicación del señor Gobernador civil de la provin¬ cia, en la cual, de conformidad cou lo
informado por la Comisión Provincial en el recurso interpuesto por D. Damián Riutort y otros tres Concejales de este

brada el día 18 de Enero último y en la cual solicitaba una indemnización por los
perjuicios sufridos por el hecho de haber fallecido una caballería de su propiedad,
de una herida que recibió transitando por la vía pública á consecuencia de ha¬ berse undido en aquel momento la bóve¬
da de una alcantarilla. En dicha instan¬
cia se hace constar que el hecho de que se trata constituye un caso fortuito de que no es responsable el Ayuntamiento,

Nacimientos.
Varones 1.—Hembras 3.—Total 4
Matrimonios
Ninguno,
Defunciones
Dia 22,—Damián Alcover Betraasar, de 28 horas, Manzana 47.
Dia 24.—D. Ramón Frontera Coll, de 67 años, viudo, Alquería del Conde.
Dia 24.—Francisco Martorell Vicens, de 13 horas, M.tt 5.a

Nosotros que conocemos el carácter apático de los agricultores de este valle, hacía ya tiempo temíamos tuviera que tomarse semejante determinación dado la vida precaria de la sociedad de que nos ocupamos. Pero la animación y los deseos unánimes de que se hiciera algo para aumentar la importancia de la aso¬
ciación en bien de nuestra amenazada
agricultura, demostrados en la reunión celebrada el domingo dia 20 de Octubre

mercado francés.
Acaban de informársenos que habien¬ do salido ayer de aquel puerto para el de Barcelona, se espera llegará á ésta ma¬ ñana domingo.
Durante ésta y parte de la anterior semana, fuertes vientos azotaron á los naranjales de este pueblo echando al suelo gran cantidad del dorado fruto que se hau cuidado de exportar á vecinos

Ayuntamiento, contra los acuerdos to mados por la Corporación en la sesión
celebrada el día 28 de Diciembre del año
último, por los que resolvió varias ce¬ santías y nombramientos de empleados y supresión y disminución de gratificacio¬ nes, resuelve que el Ayuntamiento deli¬
bere nuevamente sobre cada nno de los
asuntos que han motivado el recurso,
ratificando los acuerdos tomados sobre
los mismos ó rectificándolos en la forma

toda vez que al ocurrir la desgracia no existía señal alguna de que amenazase ruina ó pudiera hundirse la bóveda* y apoyado en estas y otras consideraciones opina que el Ayuntamiento no viene obligado á indemnizar cosa alguna á don
Francisco Fiol Cuart. Conformándose la
Corporación con el anterior dictamen, asordó resolver con arreglo al mismo,
desestimando la instancia de referencia.
Con arreglo al dictámen emitido por

Dia 25.—D. José Vicens Mayol, de 90 años, viudo, calle de Sta. Catalina,
(Puerto).
Dia 25.—D. José Planas Rotger, de 75 años, casado calle de Serra.
Dia 27.—D. Saturnino Calbo Nabarte, de 55 años, viudo, ensanche «El Seller».
Dia 27.—D.a Catalina Bernat Casas-
novas, de 73 años, viuda, ensanche «El
Seller».
Dia 28.—D. Miguel Coll Moreil, de 02 años, casado, calle de la Rectoría.

del pasado afío, de la que dimos oportu¬ pueblos algunos mercaderes venidos ex¬ que entienda procedente. Enterada la la Comisión de Obras en las instancias

namente cuenta, nos dejó algo esperan¬ profeso para ello.

Corporación acordó aplazar su resolu¬ presentadas por D. Jaime A. Mayol Bus- MOVIMIENTO DEL PUERTO

zados de que el Sindicato pudiera hacerse

ción para la sesión próxima, con el objeto quets y D. Antonio Juan Garau Arbona,

popular atrayéndose á todos esos agri¬ cultores que en perjuicio suyo miran con
indiferencia los adelantos de la ciencia.
Desgraciadamente no ha sido así, y

EN EL AYUNTAMIENTO Sesión del día 22 Febrero 1902.

de estudiar con más detención el asunto
y resolver con mejor acierto.
Se dió cuenta de una comunicación
del Sr. Administrador principal del

de las que se dió oportunamente cuenta, y en las cuales solicitaban el desbroce de las junqueras y cañaverales que crecen en ambas orillas del torrente mayor de

Embarcaciones fondeadas
Dia 25.—De Palma, en 2 dias, laúd Internacional, de 27 ton. pat. D. Jaime Fleixas, con 6 mar. y lastre,

nuestras esperauzas y la de algunos es¬ Puó presidida por el Sr. Alcalde don Cuerpo de Correos de esta provincia, en esta villa, acordó la Corporación levan¬

embarcaciones despachadas

timados amigos que como nosotros pen¬ Juan Puig, y asistieron á ella, convoca¬ la cual participa que tomará interés en tar un plano del tramo de dicho torrente Dia 15.—Para Puerto Colom, laúd

saban, se han convertido en desengaflos, lo que no podemos menos de lamentar
vivamente.
En la mañana del jueves dejó de exis¬
tir el conocido herrero D. Saturnino Gal¬

dos por ségunda vez, los concejales se¬ ñores D. Juan Pizá, D. Jaime Marqués, D. llamón Coll, D. Juan Joy, D. Da¬ mián Canals, D. Juan Deyá, D. Damián Riutort, D. Jaime J. Joy, D. Jaime Valls y D. Juan Moreil.

que queden corregidas cuantas deficien¬
cias se notan en la Administración de
Correos de esta villa, las cuales fueron denunciadas por este Ayuntamiento; ma¬ nifestando, además, que en cuanto á la situación algo excéntrica de la Estafeta,

comprendido desde el puente de madera
denominado de «Can Garau» hasta la desembocadura del mismo en la orilla del mar.
Acordóse verificar varios pagos y no habiendo otros asuntos de que tratar se

Internacional, de 27 ton. pat, D. Jaime
Fleixas, con 6 mar. y lastre.
Dia 25.—Para Ribeira bergantín go¬ leta Dos Amigos, de 361 ton./ cap. don M. P. Perez, con 12 mar. y cemento.
Dia 27.—Para Agde, laúd San José, de 38 ton. pat. D. Jaime Mayol, con 5

bo Nabarte, después de larga y penosa

Se dió lectura al acta de la sesión an¬ tendrá en cuenta los deseos apuntados levantó la sesión.

enfermedad.

terior, siendo aprobada.

en la exposición, cuando se celebre con¬

mar. y frutas.

Por la noche fué conducido su cadᬠEntrando en el despacho de los asun¬ curso para arrendamiento de local, si

ver al cementerio con gran acompaña¬ tos que figuraban á la órden del día, este Ayuntamiento no considera conve¬ miento y ayer mañana se celebraron en dióse cuenta de una instancia presentada niente facilitar á Correos un local apro¬

CULTOS SAGRADOS

nuestra parroquia solemnes honras fú¬ nebres en sufragio del alma del finado, á cuyo acto asistieron numerosos amigos
de la familia.
Descanse en paz y reciban sus descon¬ solados hijos y demás familia la expre¬ sión de nuestro más sentido pésame.
* **
También pasó á mejor vida ayer mafíana, nuestro querido amigo D. Miguel Coll y Moreil, víctima de aguda enferme¬ dad sufrida con resignación cristiana.
Su muerte ha sido muy sentida por cuantos tuvieron el honor de tratarle, y prueba de ello ha sido la numerosa con¬ currencia que tanto á la conducción del cadáver á su última morada que se veri¬ ficó anoche, como á los solemnes funera¬ les celebrados esta mañana en la iglesia parroquial, ha asistido.
Enviamos á la atribulada familia del
Sr. Dolí la expresión de nuestro profun¬ do sentimiento y rogamos á Dios conceda al alma del finado la gloria eterna.
Dias pasados fué detenido por fuerzas de la Guardia civil y puesto á disposi¬ ción del Juzgado municipal, un sujeto natural de Buñola que agredió á un ve¬ cino de este pueblo causándole algunas
contusiones en la cara.

por D. Miguel Palou, en la que pide per¬ miso para modificar una ventana de la casa que posee en la calle de la Victoria, en la parte que forma fachada con la ca¬ lle de Palou. Enterado el Ayuntamiento,
acordó de conformidad con lo informado
por la Comisión de Obras, conceder el permiso solicitado.
Se dió cuenta de otra instancia sus¬
crita por D. Amador Coll Enseñat como encargado de D.a Onofria Miró Oliver, en la cual solicita permiso para cons¬
truir una ventana en la fachada d8 la-
casa n.° 49 de la calle de la Luna. En¬
terada la Corporación, acordó conceder el permiso solicitado con arreglo á lo in¬ formado por la Comisión de Obras.
También se dió cuenta de una instan¬
cia presentada por D. Miguel Vallcaneras como eucargado de D. Pedro Lucas Serra Oañellas en la que pide le sea se¬ ñalada la alineación correspondiente pa¬
ra la reconstrucción de la casa n.o 8 de
la calle de la Rosa. Enterado el Ayunta¬ miento, acordó de conformidad con lo informado por la Comisión de Obras, conceder permiso para ello con sugeeión á la alineación del plano aprobado de di
cha calle.
Se dió cuenta de una instancia presen¬
tada por D. Miguel Vallcaueras Gost como encargado de D. Bernado Mayol

piado para la Estafeta en sitio céntrico de la población. Enterada la Corporación y en vista de los deseos manifestados por el señor Administrador principal y considerando beneficioso para los intere¬ ses generales de la localidad que la Es¬ tafeta se halle situada en el punto más céntrico de la misma; acordó facilitar el local necesario para ello eu una depen¬ dencia de la planta baja de la Casa Con¬
sistorial. Este acuerdo será comunica¬
do al referido Administrador principal del Cuerpo de Correos de la provincia, para que manifieste si se halla conforme y acepta el mismo, á fin de proceder en su consecuencia á practicar las oportu¬ nas obras para su pronta habilitación.
También se enteró de otra comunica¬
ción del señor Gobernador civil, en la
cual traslada la que le ha dirigido el se¬ ñor Administrador principal de Correos de la provincia, referente á la expesición que le elevó el Ayuntamiento sobre cier¬
tas deficiencias en el servicio de correos
de esta villa. De cuyo contenido se dió por enterada la Corporación.
Para tallar los mozos del actual reem¬
plazo en el acto de la clasificación y de¬
claración de soldados se nombró á don
Raimundo Ripoll, sargento retirado de
la Guardia civil.
Se dió cuenta del dictamen emitido

En la iglesia parroquial.—Hoy, al ano¬ checer se concluirá el quinario en obse¬ quio del Dulcísimo Nombre de Jesús con
sermón.
Mañana, domingo, dia 2, según lo or¬ denado por el Prelado de la Diócesis, se celebrará solemne función religiosa para dar gracias al Señor por el señalado be¬ neficio que ha conoedido á la Iglesia Ca¬ tólica, dilatando la existencia del actual
Pontífice, y también para impetrar de la Divina Bondad que multiplique y pros¬ pere los dias de tan preciosa vida. A este fin, se expondrá el Santísimo Sacramen¬ to á las nueve y media, cantándose en seguida las horas menores y después la Misa mayor con sermón, que pronuncia¬ rá el Rvdo. Sr. D. Sebastián Domenech, Pbro.—Por la tarde, después de víspe¬ ras, se dará principio al quinario de San Juan Bautista con sermón; y al anoche¬ cer se verificará el ejercicio mensual del Sagrado Corazón de Jesús, con exposi¬
ción de S. D. M.
Sábado, dia 8.—A las siete do la ma¬
ñana, se Celebrará el ejercicio mensual eu honor de la Inmaculada Concepción de
María.
En la iglesia de San Francisco— Ma¬ ñana por la tarde se verificará el ejercí*
ció del Via Crucis.

Por acuerdo de la Junta de Gobierno, se convoca á Junta General extraordi¬
naria, para el dia 9 de Marzo próximo, á las diez y ocho, en el local del «Círcu¬ lo Sollerense», para tratar y resolver la disolución del Sindicato, ó la fusión con
otro establecimiento; y demás cuestiones anejas.
Sóller 28 Febrero 1902.—El Presi¬
dente, Guillermo Colom.

-ÍJW-4

,

BANCO VITALICIO DE ESPAÑA
Seguros d© Vida y etoaidentesí

Asegura tu vida, que es como si dijé¬
ramos tu cabeza; la muerte es una flecha
lanzada al acaso, que igual puede alcan¬ zar al noble como al plebeyo; al sabio, como al ignorante; al pobre como al rico, asi pues la muerte, impide la formación del capital por el ahorro, le produce ins¬ tantáneamente por el seguro.
Agente en Sóller, Salvador Elias.

VENTA
A Voluntad de su dueño se desea ven¬ der una casa- señalada con los números
19, 21 y 21 bis de la calle de la Victoria y números 22, 24, 26 y 28 de la calis de Palou, de esta localidad.
Para más informes dirigirse á su due¬ ño, que vive en la misma casa.

Simonet, en la que solicita permiso para por D. Pedro Sampol, abogado consultor El jueves de esta semana quedó des¬ construir una acera en la calle de Ra¬ de este Ayuntamiento en la instancia

(39) JB'OJkljEVfcBí
ARIEL A
—Yo lo juzgo una acción heróica, dijo Julio fríamente: el hombre que tiene valor para quitarse la vida es digno de
admiración.
—El que por no sufrir los dolores de la vida se la quita, es un cobarde, Julio, le dije con firmeza.
—Bien: no quiero discutir sobre esto, porque, como en todas las cosas, tenemos ideas muy distintas; dejad que prosiga mi narración, si es que no abuso de vues¬ tra indulgencia excesiva.
—Hablad, amigo mío. —Os suplico que preparéis el caudal de vuestra bondad y de los benévolos sentimientos que os distinguen, porque
tendré necesidad de ellos.
—¿Ha sido, pues, muy borrascosa vues¬
tra vida?
—Mucho; pero, no anticipemos los sucesos, porque vos misma podréis juz¬
gar.
Muertos mi tio y mi prima, su inmen¬ sa fortuna pasó ámanos de unos pa¬ rientes miserables y ambiciosos que se

alegrarían mucho sin duda de aquella desafiar á su marido y rae batí con

desgracia, para salir por este medio de la él...

pobreza que les agobiaba.

—¡Oh, Dios mió!,., ¿también enzalzais

—Pero ¿cómo no decíais nada de esto el duelo?

á vuestra madre?

—Sin duda. ¿Qué manera de lavar

—¿Para qué?

las ofensas encontráis más digna que

—¡Era tan natural!

ésta?

—Me hacía daño pensar en todas estas —El perdón.

cosas, Ariela, y como, por otra parte,

—Esa es la virtud de los débiles,

creí que nada le importaba, guardé si¬ —¡Es la virtud de los grandes!... Los

lencio sobre dicha catástrofe.

espadachines me lian parecido siempre

—Proseguid.

unos pobres locos. ¿Acaso porque os ba¬

—Yo quedé, pobre y entré en una casa tieseis borrábate la falta que cometisteis

de comercio, donde recibía una crecida haciendo olvidar sos deberes á aquella

retribución por mi trabajo.

pobre mujer? ¿Y su esposo, olvidó la

Nunca como entonces me sirvió la afrenta?... ¡Oh, si los hombres pensara*

vasta instrucción que había adquirido. maduramente las cosas, si las vieran

El trabajo rae hizo olvidar algún tan¬ con los ojos del alma y á la luz de la

to mi dolor, y para curar la profunda fe. ¡de cuáu distinta manera se condu¬

herida que había abierto eu mi corazón, cirían!...

me lancé por completo al mundo y corrí —Le hice una herida, de resultas de

de placer en placer, de fiesta en fiesta la cual estuvo peligrosamente enfermo,

sin pensar en otra cosa que en el deleite y al fin, cuando recobró la salud, aban¬

de los sentidos, pues creyendo firme¬ donó á su esposa y emprendió un largo

mente que la muerte lo destruía todo, viaje.

quería gozar de todo cuanto me fuera Desde entonces no viví sino para el pla¬

posible y agotar hasta las heces la copa cer y los goces de los sentidos. De fiesta

del placer.

en fiesta, de banquete eu banquete, fre ¬

Tuve amores borrascosos para olvidar cuentando los salones y los más inmun¬

el de Marta. Una joven francesa, sedu ¬ dos garitos, pasé los primeros años de mi

cida por mi galantería, me obligó á' juventud.

Borróse por completo de mi alma la imógen de Marta y hubo día eu que no me acordé para nada de ella.
¡Es tan voluble el corazón humano! Llegaron á causarme hastío las muje¬ res más bellas, odiaba sus gradas que me parecían impotentes para hacerme sentir; aburrido de la existencia, sólo me quedaba uü punto azul en mi oscuro ho¬ rizonte; era esta torre donde me aguar¬ daba mi madre, esa mujer angelical á quien nunca olvidé PTr-inediO'tfé mis ex¬ travíos y que más de una vez llegó á de¬
tenerme en el momento de ir á cometer
ana mala acción,
Pues bien, cuando cansado de mi vi¬ da disipada y loca pensé refugiarme en el cariño de mi madre/ como la paloma en el Arca, llegó una carta del padre Juan á revelarme toda rui desgracia.
Vine á visitar estos lugares santifica¬ dos por su memoria y á buscar el ángel de mis sueños y mi desventura llegó á su colmo, Ariela, la Virgen de los valles, la hada de ilusiones que tantas veces me sonrvía, se muestra esquiva y severa,
inmola mi corazón en el altar do una di¬
vinidad misteriosa que, con tiránica do¬ minio, le exige tal sacrificio... y me deja por todo alivio la soledad y ladesespera-
ció».

Yo guardé silencio algunos instan¬
tes.
—¿No me decís nada?preguntó. —Sí, Julio, estoy pensando que are dijisteis al empezar que habíais sido tan desgraciado que aun cuando vuestra ra¬
zón no rechaza la existencia del Hacedor,
tendríais poderosos motivos para dudar
de ella,
Es cierto.
—¿Y por qué? no me lo queréis decir? —¿Acabo de cotaros mis desventuras y aún lo preguntáis? ¿Dónde estaba esa
mano invisible y eterna que no impidió
se consumara el horrible crimen?..,
—¡Callad!.,, exclamé con acento de suprema autoridad. ¡Estáis blasfemando, infeliz!... ¿Qué desdichas son las vues¬ tras?,.. La muerte de Marta y la de suí padre fueron justos castigas de los erro¬ res de su alma; la muerte de vuestra ma¬
dre fué uno de los decretas divinos que
es preciso respetar. ¿Hay cosa más na tu*' ral que la muerte? ¿Iba á ser eterna?... ¿Os llamáis desgraciadoy os veo únicas mente soberbio? ¿Queréis encontrar ea
la vida una cadena de satisfacciones? No:
es preciso que vuestras calaveradas* vuestros desórdenes tengan reparación ó castigo, y no habéis gustado aún nin¬ guna de estas cosas, Dios e* pacienta

4

SÓLLER

PUBLICACIONES RECIBIDAS
©TIBANTE LA PRESENTE SEMANA
£1 Mundo Agrícola,-=Sumario del nú-
miero 111.—Antisepsia invernal de las plantas, por M. Yallés. El algarrobo, $)or E. Oouturier. Abono y poda del olivo, por F. Bracci. Educación de las jemas de fruto, por E. Quvray. Des¬ fonde de los terrenos pedregosos, por L. Bernard. Notas útiles; Reconocí•miento de la falsificación de los vinos.-— Para impedir la pérdida del ázoe del estiércol. Abono primaveral de las le¬ guminosas. Buenos efectos del ázoe.— instalación de un frutero económico.— Para conservar los espárragos. Los
barbados sin filoxera. Tratamiento del
vino amargo. Conserva de guisantes.— Contra la carie del trigo. Contra las hormigas. Conservación de los melones. *—Ingerto del olivo. Mercados. Anun*
*cios.
Se suscribe en Barcelona, calle Dor¬ mitorio de San Francisco, 3.
* **

La Energía Eléctrica. Revista gene¬
ral cié electricidad y sus aplicaciones.—
Sumario del n.° 3 del tomó 5 o=A nues¬
tros lectores. Sobre la afinidad química (continuación), por José Echegaray.— Estación Central Eléctrica dé Praga, de Emilio Kolben (Conclusión), por Luis de la Peña. Aplicaciones de la electricidad en los buqués (conclusión), por Roberto López Barril. El papel de la tierra en la telegrafía sin hilos, por isidro Caito.
—Crónica científica: Indicador de sin¬
cronismo. Roturas de ejes motores á velocidades críticas. Nueva lámpara Kjeldsen. Timbre eléctrico para sitios húmedos. — Lámpara Nernst, modelo 1902. Información. España Automó¬
vil; Pasado, presenté y porvenir deí au¬
tomovilismo. Crónica científica é infor¬
mación.
Se suscribe en la Administración, cálle de lá Princesa n.» 18 provisional, Ma¬
drid.
* **
Revista de la Cámara Agrícola Ba¬
lear.—Sumario del n.° 21—año 3.o—

Crónica general. El Ayuntamiento de
Palma. Real Academia dé Medíciria y
Cirugía. Colegio Médico Farmacéutico. —Áfádo giratorio Saurí. El trabajo eb España. Lá Federación Agrícola Catalaúa. Bibliografía. Informaciones: Co¬
mercio de huevos en Marruecos. Vino
de naranjas. Para coüoeeí* el alcohol aguado. Orujos. Zumo de utas: su consertación. Caballos, ásnoS y mulos existentes en el mundo. Lá Glosopeda en Mallorca, II, por D. Antonio Bósch. —Variedades valencianas de almendro, por D. F. Abargues Ferrer. Recolec¬
ción de la aceituna. La mósca del oli¬
vo. Datos y noticias. Coquilis y piral:
sus caracteres diferenciales. Los superfosfatos en cobertura. La cóquiliá y el eudemis. Recolección de aceitunas.—
Las malas hierbas y los abonos químicos. —Mercados de Palmá, Incá y Sineu.
Se suscribe en el domicilio de la Cá¬
mara Agrícola, Plaza de la Constitu¬
ción, 36, Palma.
* **

La Esóúela Práctica.—Sumario del
u.o 4 de la 9.a serie.=Música y canto. I. Páginas de Amicis. Entre niños. La esbüela Alemana. Direcciones y Pro¬ gramas sobre ciencias físicas, químicas y naturales. Fisiología é higiene. La
educación del niño. XXVIII. Aldea
modelo. Variedades. Notas bibliográ¬
ficas.
Se suscribe eú lá imprenta y librería de Salvador Fábregues, Cindadela de
Menorca.
* **
Boletín de la Cámara oficial de Co¬ mercio, Industria y Navegación de las
Islas Baleares,—Sumario del número 73.—Cámara de Palma: R. O. declaran¬
do oficialmente reconstituida esta Cáma¬
ra, Sección Oficial: Patentes de inven¬
ción concedidas. Marcas de fábrica y de Comercio solicitadas. Iniciativas y Comentarios: Las Cámaras de Comercio
en el extranjero y en España. Penín¬ sula: Exposiciones de la Liga Marítima Española á diferentes Ministerios. Sec¬ ción Balear: Noticias varias. Exposi¬

ción Balear en 1902. Mercados. Pre¬
cios corrientes en Mallorca.
Se suscribe: Oficinas de la Cámara, Palacio, 20, Palma.
* **
Boletín de la Sociedad Arqueológica
Luliana.—Sumario del mes de Noviem¬ bre de 1901.—I. Revolueió deis pagesos
mallorquins en lo segle XV (Documentació del Arxiu Municipal de Barcelona) (continuació), per D. Aífons Damiáns y Manté.-—II. Acte de pau d’ un deis ban¬ dos de Petra (1368), por D. E. Aguiló.—
III. Monestir de la Real. Ordinacions
pera el régimen interior del convent estatuides per 1’ ábqfc D. Fr. Pere Mayans. 8 abril de 1618, (coutinüació) per D. Bartomeu Ferrá.—IV. Anuario bibliográfi¬ co de Mallorca—1900,—por D. Pedro Sampol y Ripoll.—V. Calviá. Apuntacions históriques, (continuación) per don
M. P. Pre.
Se suscribe en la tipografía de Feli¬ pe Guasp, calle de Morey, 6, Palma.

Los anuncios que se inserten en esta sección pagaran: Hasta tres in-
fetirciones i razón de 0‘05 pesetas la línea; hasta tinco inserciones á sfazón de 0‘03 pesetas, y de cinco en adelante á razón de 0'02 pesetas.
El valor mínimo de un anuncio, sea cual fuere el numero de lineas de que se componga, será de 0'50 pesetas.
Las lineas, de cualquiera tipo sea la letra, y los grabados, se conta¬ rán por tipos del cuerpo 12 y el ancho será el de una columna ordina¬ ria dfel periódico.

Los anuncios mortuorios por una sola vez pagarán: Del ancho <Je una columna 1‘50 ptas., del de dos 3 pías., y asi en igual proporción
En la tercera plana los precios son dobles, y triples en la segunda. Los comunicados y anuncios oficiales pagarán á razón de 0‘05 poe¬ tas y los reclamos á razón de 0‘10 ptas. la línea del tipo en que na
comoongan, siendo menor del cuerpo 12, y de éste si es mayor.

Loi sueeriptorea disfrutarán una rebaja de uu 86 s**

ciento

1

SERVICIO DECENAL

L' ASSIGURATRICE ITALIANA

ENTRE

DE
FLOR de XABAIJO

Sociedad de seguros contra los

Se vende, al por mayor y me¬

ACCIDENTES DEL TRABAJO

nor, en la Farmacia de J. Te- ESTABLECIDA EN MILÁN Y RECONOCIDA EN ESPAÑA

VICE-VERSA •ir yT

| "i

^ jr •y~’i T"\\

él

mmm*$**;

rrens,-Sóller.

flor el magnifico y veloz vapor

LA SOLLERENSE

Capital social; 5.000.000 Liras

LIOH DE ORO
Salidas de Sóller para Barcelona: los dias 10, 20 y último de cada mes.

DÉ
JOSÉ COLL (MÍRE j PORT-BOI (Frontera Imco-espasola)

Habiéndose promulgado la Ley sobre los accidentes del trabajo de 30 de Enero último, esta importante Sociedad asegura todas las indus¬ trias, mediante una prima, contra los riesgos indicado# en dicha Ley,

Salidas de Barcelona para Cette: los dias 1, 11 y 21 de id. id. Salidas de Cette para Barcelona: los dias 5, 15 y 25 de id. id. Salidas de Barcelona para Sóller: los dias 6, 16 y 26 de id. id.
CONSIGNATARIOS:—EN SÓLLER.—D. Guillermo Bernat, calle
del Príncipe ».° 24.—EN BARCELONA. — D. J. Roura, Paseo de la Aduana, 25.—EN CETTE.—D. Guillermo Colom, Quai Comman-

Aduanas, transportes, comisión,
consignación y tránsito
Agencia especial para el trasbordo y reexpedición de naranjast frutas
frescas y pescados.

Director de la Sucursal Española: D. MANUEL GES, Merced, 20,

Barceloña.—Para informes y demás, dirigirse al Agente principal,

B. HOMAR, Samaritana, 16, Palma.—Agente en Sóller, ARNALDO

CASELLAS.

‘i

dant Samary-5.

NOTA..—Siempre que el día de salida de Cette. según el presente itinerario, corresponda al sábado ó día anterior á uno festivo, la retrasará el vapor veinte cuy atro horas y saldrá el domingo ó día festivo que sea, á la misma hora.

D. Juan Estades de Sóller, ne¬

¡¡CABELLO ABUNDANTE T ONDULADO!

gociante y propietario en Lézig-

nan, (Aude), enviará gratis y franco

DIRIGIDA POR EL PROFESOR
D, SALVADOR ELÍAS

de porte muestras de los vinos de su propia cosecba, garantidos co¬ mo naturales, á aquellos de sus compatriotas residentes en Fran¬ cia que se las pidan.

Hace crecer el cabello y evita su caída; le devuelve su color primi¬ tivo y natural. Quita la caspa y priva que se reproduzca. Mantiene la cabeza limpia de todo insecto y micróbio, pues es antiséptico por escelencia. Cura toda enfermedad del cuero cabelludo y evita las que
se adquieren por contagio, como tiña pelada, etc.

Clases especiales para la enseñanza práctica y teórica de Cálculo

CtlCl í! LA DIABETES

Mercantil, Teneduría de Libros, reforma y adorno de lo perteneciente al comercio, según las vigentes leyes.
Calle de Vives, n/ 5

letra,

y todo

POR EL
Vino Uranado Pépsico
de
i. T0RRENS, Farmacéutico

El primero y único elaborado en

DE VENTA: en perfumerías, droguerías y farmacias. UNICOS DEPOSITARIOS: Cortés hermanos, Barcelona (España).
LADBILLOS HIDRAULICOS, BAÑERAS,

DE
Vda. de j. serra
PLAZA DE PALAOO-a.-BARt’ELOAA
Hospedage desde 5 pesetas en adelanté. Habitaciones desde una pe¬ seta, restaurant á la carta, mesas particulares, se sirve á todas horas.
El Hotel del Universo está situado en uno de los sitios más im¬
portantes de la capital, dá plena fachada á la bonita y frondosa plaza de Palacio y paseos de la Aduana é Isabel II, donde cruzan todos los tranvías, y es el más próximo á la Aduana, Muelles, Compañías de Navegación, Bolsa, Gobernación y Estación de los Ferrocarriles de Francia, Tarragona, Valencia, Zaragoza y Madrid.

esta forma en España, mucho más económico y de mejores resultados que sus similares del extranjero, está preparado con todo esmero por procedimientos científicos bien ex perimentados y acreditado como un reconstituyente sobradamente enérgico para suprimir la elimina¬ ción del azúcar de glucosa en todas las personas afectadas de la enfer¬ medad denominada “diabetes.„
PÍLDORAS FERRUGINOSAS
DE
INULA HELENIUM

lilis, MMOS110M CUS! I FIEIS 1 Ctil HCIIl
DE LA CASA
BSCOIMEV, TEJEKA Y CV de BARCELONA

Único representante en Sóller: Miguel Colom, ca-

lie del Mar.

’

j

LA SINCERIDAD
Establecimiento comercial é industrial de J. Marqués Arfona
San Bartolomé, -17, - SOLLER

fibras de l§ Intonío Sol y lesselló FIEL CONREASTE DE PESAS Y MEDIDAS

DE ESTA PROVINCIA

Ptas, Cts.

Mamial práctico de Aritmética del sistema métrico-decimal. . roo

Reducción completa de todas las pesas y medidas de Mallorca

(en rústica).

175

Reducción completa de quintales á kilógramos y vice-versa,

con el 4 p§ y 'sin él .

075

Reducción completa de cuartines de vino á litros y viceversa. 0’50

Catálogo que contiene las equivalencias de todas las unidades

de pesas y medidas de Mallorca al sistema métrico decimal

y vice-versa

025

Libro de cuentas hechas por pesetas y céntimos de id. . . . 1’25

De venta en la librería de «La Sinceridad», calle de San

Bartolomé, 17.—SOLLER,

Con estas píldoras, preparadas por J. Torrens, se cura pronto y radicalmente la Leucorrea ó (flujo blanco), la Anemia y Clorosis (colo¬ res pálidos), la Dismenorrea (ó difi¬ cultad en el ménstruo), la Ameno¬
rrea (ó supresión del misino), la debilidad, flaqueza y cuantas mo¬
lestias ó enfermedades reclamen un
exitante poderoso y enérgico.
DE1 ‘VSnSTTA.:
En Barcelona, Sociedad Farmacéutica Éspañola.
—Farmacia del Dr. Pizá.—Palma, Centro Farma¬
céutico.—Farmacia de las Copinas.—Málaga, Far¬ macia del Dr. Pelaez y Bermudez.—Sóller, Far¬
macia de J. Torren*.

VVaUyÍi1I'LQrct

de una porción de sola-
res en el punto más cén¬

trico de la Huerta conocido por el CaMp

de sa Creu barriada de Can Retios.

El dueño informará.

SECCIÓN PRIMERA.—IMPRENTA Y TALLER DE ENCUADERNACIONES
Se hacen toda clase de impresiones á una ó varias tintas: Acciones para sociedades, títulos nominativos y al portador, láminas de emisión de valores, bonos y demás traba¬ jos de esta Índole, tarjetas de visita, esquelas mortuorias, talones, membretes, facturas, programas, carteles, circulares, estados de todas clases, invitaciones, etc., etc., etc.; y encua¬ dernaciones económicas y de lujo.
SECCION SEGUNDA.—PAPELERÍA, LIBRERÍA Y ARTÍCULOS DE ESCRITORIO
Véndese en la tienda de esta sección: resmillería y sobres de todas clases desde los más eco¬ nómicos á los de más lujo, papeles de hilo y de algodón en blanco y rayados, papel de embalaje cortado y taladrado para la confección de cajones de higos, y de seda para la de cajas de na¬ ranjas, de limones y de mandarinas, libritos de fumar de infinidad de marcas, naipes, estampa y cromos, tarjetas de lujo y sorpresas para felicitaciones, libros en blanco y rayados, cuaderno
y libretas de todos tamaños y precios, libros de texto y menaje para las escuelas de niños y & ninas de este pueblo, tinta negra y de colores, en botellas, para escribir y para sellar, 'efecto
variados para escritorios y oficinas, coronas, flores artificiales y objetos para hacerlas, sacos) cinturones de piel para señoritas, * carteras para niños, etc., etc.
SOLLER.—Imp de «La 'Sinceridad*