ANO XVI.,-2.» EPQCAüm&UM. 769
ANO XVI.,-2.» EPQCAüm&UM. 769

SÁBADO 28 DE DICIEMBRE BE k9Ói

PUNTOS DE SUSCRIPCIÓN:
Sólleu: Administración.
Francia: D. Guillermo Coiom—Quai Commandaut Samary-5-Cette (Herault).
América: D. Guillermo Marqués—«El Cañón*—Arecibo— Puerto-Rico).

SEMANARIO INDEPENDIENTE

-

-

■

-

-

-

■

■•

■

-

•

-

-

1

Fandador y Propietario

D. JUAN MARQUÉS Y ARBONA

REDACCION 7 ADMINISTRACION: Calla da San Bartolomé, a .• 17

—a SÓLLER (Baleares)

'

-

*

PRECIOS DE SUSCRIPCIÓN:

España: Extranjero:

0’50 0’75

pesetas
francos

al mes.)
id. id. j

PAGO

ADELANTADO.

Número suelto O’IO pesetas.-—Id atrasados 0’20 pesetas:

La R«daocióii Tínicamente se hace solidaria do los escritos qoo se publiquen sin firma, seudónimo, inicial, ó signo determinado. De los que tal lleven, serán responsables sus autores.

Sección Literaria

Zoilo y Teresa se creyeron los seres Zoilo prosperó mucho en su negocio según la edad y las condiciones de los

más felices del universo.

y se retiró de él.

que lo poseen!

Que vuestra riqueza tala! Muge el ala

LOS NÚMEROS PREMIADOS

Ambos eran de la misma edad. Vein¬
ticinco años,... y pobres.

Tenía verdadera ambición. La Bolsa
y la Banca le atrajeron. Con especialísimo tacto logró aumentar más y más su

Julio Víctor Tomey.

Del huracán, qüe violento Causa estragos con su aliento, Y del sol por el desvío

Dime, Zoilo, ¿porqué no ponemosála
lotería?
—¡Que cosas tienes, mujer! ¿Te pare¬ ce que quien, como yo, gana veinte du¬ ros a.1 mes, puede, así como así, des¬

Luciano y Zoilo vendieron la propie¬ dad de su invento y, como eran dos hombres aptos y activos, emplearon perfectamente la suma que tal venta les produjo; despidiéronse de la fábrica

capital, y un día, aquel que mucho an¬ tes fué modesto empleado, tuvo muchos
á sus órdenes.
La fortuna le sonreía. Había logrado tentar la suerte y ésta habíale sido ase¬

LA FONT DEL IDEAL
Baix d’ una augina secular y altiva que, com á reyna de la selva aspriva,

prenderse de tres pesetas? Mejor emplea¬ donde prestaban sus servicios y funda¬ quible. ¡Quién se lo dijera años atrás, té per trono les timbes d’ un penyal,

das estarían en la remonta de mis botas, ron un modesto establecimiento.

cuando él consideraba esto imposible!

a voltes fatigat m‘ hi recolsava;

cuyas suelas parece que quieren aban¬

Pronto los negocios fueron sucedién-

De año en año aumentaba sus rentas. de nit y día desficiós cercava

donarme.
—Pero es preciso tentar la suerte... —¡La suerte! Ya sabes que siempre
me es adversa.
Hace un año. cuando nos casamos, el
dueño de la fábrica prometió que me ascendería. La casa parece que ha dado un bajón, y no lia podido cumplir su

dose y nuestros probos iudustriales, al¬ gunos años más tarde, llegaron á obte¬ ner muy regulares beneficios.
¡Cuanta verdad es que el dinero llama
al dinero!
Un día Teresa le dijo á su esposo: —¿Quieres. Zoilo, que tomemos un
décimo de la lotería?

Un dia, Teresa entró en el despacho
de su esposo.
—Deseo uua cosa—le dijo. —Como si lo viera; una nueva riviére,
ó un tronco de alzanes negros como
cuervos, ú otro hotelito en Spá ¿No es eso, querida?
—Pues no, señor. Te has equivocado

la font del Ideal.

»

M‘ era tan dolga 1‘ hora de la sesta entre los plechs de la florida vesta que cubreix los boscatges de verdor, que, alenant sos aromes en 1‘ altura, un jorn m‘ hi dona ‘1 somni ab boca pura son. bes adormidor.

promesa. Hace seis meses, por las Bo¬ ches, me encargué de llevar la corres¬

—¿Un décimo? Me opongo.

eu todo. Deseo algo más sencillo que

Somiava les formes misterioses

—¡Bah! Una bagatela ¿No quiere* que todo eso.

ab que los Genis vesten tan ayroses

pondencia de otra casa y ésta se fué al cielo, y cou ella el pequeño suelda que allí tenía asignado. ¿Que más? Mi com¬

gaste tres pesetas? ¿De cuándo acá te lias vuelto tan roñoso? Tres pesetas... ¡sí eso no es dinero!...

—¿Qué será ello? —Una tontería. Que pongamos á la
lotería.

les nobles y sublima concepcions; y, com boyretes blanques y clarines, somiy fondrerse ¡ay! formes divines

pañero de oficina y amigo Luciano pre¬

—Pues por eso. No quiero que com¬

—Puedesjugar. ¿Quién telo impide? d‘ artístiques faisons.

tende haber descubierto una máquina plegadora. Después de mil desvelos, yo he podido completar su invento. Pues ya ves, por faltarnes und cantidad mez¬ quina, no podemos hacer formalmente el ensayo del aparato.
—Pues mira, Zoilo, yo había decidi¬ do... ¿Te lo diré?... Si me da vergüen¬ za... mira, no te ría*; un poco de traba¬ jo me ha costado y muchas cavilaciones, pero he legrado hacer un ahorro.
—¡Un ahorro! Dirás un milagro. Llámalo como quieras. Ello es que yo tengo tres peseta*. Había pensad» com¬ prar un décimo. Mañana es el sorteo. Si tú quisieras... —¿Cómo voy á quitarte este gusto? De ningún modo.
—Pero la remonta de tus botas...

pres un décimo. Toma un billete entero. —Si nos sucediera lo que la otra vez...
¿Te acuerdas? —¡Vaya si me acuerdo! ¡Cuánto goza¬
mos al obtener el premio! —¡Y cómo cambió nuestra suerte!
—Si ahora ocurriese lo mismo...
—Vamos, vamos á comprar el billete. Lo* dos juntitos como la otra vez. Y co¬ mo la otra vez, también, lo pagaré yo, que, ahora, tengo economizado más que entonces, y sin tantas fatigas.
**#
El número salió premiado con diez mil pesetas.
¡Hermosa cantidad! Zoilo y Teresa es¬ taban radiantes de alegría. Ellos mismos fueron á cobrar, no inmediatamente, pues no corría prisa, sino cuatro días

¿No lo haces cuando quieres? —3í, pero mi deseo sería que los dos
eligiésemos el número, como lo hacía¬ mos antaño. ¿Te acuerdas?
—¡Pues no he de acordarme! —¿Te acuerdas mucho? ¿Mucho? —Que tontería. Mucho, no, la verdad; mujer, me hablas de unas antiguallas... —Mira, compláceme. Vamos los dos á comprar el billete, conforme lo hacíamos en otros tiempo*. Quiero que también esta vez el número sea de tu gusto y del
mío. Pronto se verificará el sorteo de
Nochebuena, ya ves. el sorteo más céle¬ bre del año. Acompáñame. ¿Vamos?
—Pero si estoy tan ocupado... —¿Qué importa? Es cuestión de diez minutos. El coche está enganchado. —Varaos, pues.

Y en sech 1‘ Inspirado passa aviada, com una nit d‘ estíu que ab llampagada d‘ en tant en tant los núvols aclareix, y, ab la claror d‘ un llarap, crua y aspriva me mostra la corrent de 1‘ aygua viva, callant... y despareix,
Ratjant un balgam de flayror vitenca, com el vi de la verraa primarenca que fa esclatá ‘n suor. La túnica color de 1‘esperanza, ensemps que m‘ encalmava 1‘ auyoranca,
feu retornar raon cor.
Ma pensa quant veu l’aygua pren coratge; me deixa endormiscat dins el floratge, y ab les ales del Somni fuig volant. Per beure d‘ aquella aygua misteriosa axeca sa volada poderosa,

Solo sentís lo que siento,
Crudo frío.
Como secos esqueletos Que elevad brazos desnudos, Los árboles más copudos
Alzan sus ramos escuetos:
Ó ya inquietos Los cimbrean al antojo Del viento, que por despojo Llevó su verde atavío; Mas yo mis brazos recojo
Si liace frío.
Pues al amor de la liimbre, En pobre capa me envuelvo Y aguardar asi resuelvo Que un sol más vivo me alumbré:
A su cumbre
Tornará este sol enfermo,
Habrá flores en el yermo;
Más quizas mi antiguo brío No despierte si me aduermo
Cou el frío.
No es este rígido yelo. Que me tiene así transido. El que robarme ha podido La esperanza de consuelo;
Mayor duelo Mi cruel suerte me apareja. Pues como el invierno deja Sin calor el cuerpo mío, El alma también se queja
De igual frío.
Allá en un rincón del pecho El corazón me palpita, Como niño que tirita
Y se acurruca e!n sü lecho.
Por lo estrecho
De su albergue no murmura:
Lo que causa su amargura

—No, no; el billete.

después. ¿En plata ó en oro? No, dos

* * *■

com 1‘ águila gegant.

Es la niebla, es el vacío,

—No. las|botas.

mil duros ocupan mucho volumen y Llegaron á la administración de lote¬

—Yaya, venga ese fortunón. Ahora habría tenido que ir á recogerlos algu¬ rías. Un billete entero cien duros. Zoilo

mismo voy á comprar el décimo.

no de sus dependientes. Diez billetes, quiso pagarlo. ¡Que descuido! Había sa¬

—Vamos los dos. Que sea el gusto de sólo ocupan un rinconcito de la cartera. lido sin la cartera.

ambos.

Por la calle, después del cobro, habla¬ —No importa—dijo Teresa—Precisa¬

***■

ron alegremente, que, aunque emocio¬ mente llevo yo encima un billete de

¡Qué júbilo al dia siguiente! ¡Mil pe¬ nados, no lo estaban tanto que enmu¬ quinientas pesetas, que es lo que me ha setas! Un capital. A cobrar á escape. Por decieran, y en una joyería, en cuyo es¬ importado de menos la cuenta de la mo¬

supuesto, ¿en billetes? No, los billetes caparate. tentadores brillantes, heridos dista, á quien hoy he pagado.

abultan poco. ¿En oro? Total, unas por las luces de los mecheros, despedían ► cuantas monedas... Tampoco. En plata, vivísimas luces de fantástico* colores,

* **

todo en plata. Doscientas piezas de á duro, unas sobre otras... ¡doscientas!... formarían, á buen seguro, una pirámide argentífera altísima... porque altísima

dejaron más de la mitad de lo que aca¬ baban de adquirir.
También, como años antes, rieron mucho al llegar á su casa, piso primero

Tres días después se verificó el sorteo. El número elegido por Zoilo y Teresa había alcanzado el premio mayar.
¡Tres millones de pesetas!

tenía que resultar. ¿Llegaría al techo? ¡Quien sabe! ¡Estaba el techo tan bajo!...
Verificóse inmediatamente el cobro.
Ella y él cargaron con lss cartuchos de

de una lujosa morada que rentaba dos¬ cientas pesetas al mes. Ella, adoptando cierto aire de coquetería, le mostraba á él sus lindas orejitas adornadas con dos

Teresa, muy contenta, presentó á su esposo la lista grande.
Celebróse tan fausto acontecimiento y
la flor y nata de los personajes de la ca¬

plata. Apenas si por la calle se dirigie¬ preciosas piedras y que brillaban con pital honró el palacio del afortunado ron la palabra. Privábales de ello la vividos destellos; y él, fingiendo altiva matrimonio, asistiendo á un magnífico

emoción producida por lo que atesora¬
ban. Pusiéronlo sobre la mesa del co¬
medor, única mesa que formaba parte

petulancia, enseñábale á ella su dedo
anular aprisionado por un magnífico so¬
litario.
En conmemoración del suceso, cele¬

té.
Un mes después. Zoilo llamó á eu ad¬ ministrador y, haciéndole entrega, con

de su misérrimo ajuar; los duros super¬ bróse un banquete de gala al que asis¬ otros documentos, del billete premiado:1 puestos... ¡si no llegaban al techo! tieron escogidos comensales, entre ellos, —Tome usted,—le dijo—y vaya el día

Aquella pirámide medía poco más de
medio metro...
Bastante alta era para ellos... No ha¬ bían tenido jamás otra mayor.
¡Qué dia aquél! ¡Qué felicidad la del

naturalmente, Luciano, que fué el en¬ cargado de confeccionar el menú, en el que no faltaron aves trufadas, platos suntuosos y vinos de las mejores marcas.
Hubo una nota sentimental después

que bien le parezca á cobrar esa. —¿Cuánto es? —Tres millones de pesetas. Y tocó el timbre, á cuyo sonido apa¬
reció su ayuda de cámara.

matrimonio! Saltaban, reían á carcaja¬ das, bailaban, corrían de un lado áotro. como locos, por el reducidísimo pasillo de su pisito quinto que rentaba veinte pesetas mensuales...
Y hubo gran comida, vaya; jamón, un pollo, dulces, vino de Cariñena; ban¬

de la comida, Luciano dejaba de ser el socio comanditario de Zoilo. Separábase de él para establecerse en América. El modesto inventor de la plegadora no fué exigente al separarse de la casa, pues sólo quiso admitir, por la parte que
tenía en ella, los mil duros restante* de

—¿Qué desea el señor?
—Ver á la señora.
—Se ha acostado.
—¡Tan pronto! Son las ocho... —Va sabe el señor que está algo in¬ dispuesta. Persiste la tristeza que de ella se ha apoderado.

quete suculento al que, naturalmente
asistió Luciano.
Y Zoilo se compró botas, y Teresa un traje de lana y una mantilla de seis du¬ ros, y se renovó1 la ropa blanca, que
buena falta hacía.
Y los ciento cincuenta duros que res¬
taron de todos los gastos sirvieron para construir una plegadora completa que. al fin, fué ensayada del modo que Dios

la compra verificada en la joyería. Zoilo quedó, pues, completamente
dueño del negocio que explotaba. Un mes después. Teresa se acostum¬
bró á ver con indiferencia su* ricos pen¬
dientes; Zoilo' no se daba cuenta de su
sortija y ambos recordaban alguna que otra vez, y con cierta vaguedad, k> del número premiado.
Tenían entonces cuarenta años y eran

—Está bien. Diga á su doncella que1, al despertar mañana, le comunique que
he mandado cobrar el billete de la lo^ |

teria.

i

—Así lo haré. ¿Quiere el señor que se i
le sirva la: cena?

—No;- prefiero acostarme sin cenar. ¡

Tengo una jaqueca horrible.

Zoilo y Teresa tenían entonces s»sen^' :

fa años, y eran millonarios.

¡

manda, dando el ensayo resultado ex¬ ricos.

«

t

✓

S

J

•'

.

.

•'

•

*

.

•

celente.-

1

* * *•

$Qaé dbfami&W m *1

áfcü M&W&f ,

Sedenta de bellesa no s‘ altura
fins qu‘ arriba aglassada dalt 1‘ altura y, axí com salta a térra el mariner quant concirÓ3 de navegar se cansa, axí ella, ‘s posa plena d‘ auyoranca sobre ‘1 penyal derTér
El sol ixent d‘ envermellida cara
no espergeix tan aviat ab sa llum clara les tenebres espesses de la nit, com la claror brillant y esplendorosa d‘ un Ser diví, que ‘n forma misteriosa,' li compareix ardit.
Ma pensa com 1‘ humil sacerdotisa 1* adora, suplicantlí tot sumisa, que la porti a la font del Ideal. —¡Aguarda! li respón, es un raisteri; un jorn te portaré a 1‘ altre hemisferi, a la Font de lo ver y lo reyal.
'Joan Aguiló, Prb.

EL INVIERNO

Hermosa y tristeza blancura
Del monte ciñe la frente:
Su tristeza el alma siente,
Si los ojos su hermosura.
Ya murmura
El arroyo, que modesto Pasaba al olvido expuesto;1 Y ora á su orgullo de río Desdeñoso’ yo contesto:
¡Tengo frío!

Destructora, cual la' muerte,-
Es del invierno la marcha:

Huellas suyas son la escarcha Qúe en torno1 su planta vierte.’
Duerme inerte

La aterida sementera,

Y para medrar espera

Qlie entre gotas de rocío

El sol de la primavera

Dome el frío’.

.e

Campos VestíMoS de gala En sazón más apacible. ¡iCu'M es deja.- el soplo horrible

Es que en su atmósfera obscurd
Reina el frío.
¿Dónde está la llama antigua Que luz daba al pensamiento? ¿Dónde está que no la siento? ¿Quién su calor atestigua?
La amortigua De la edad el soplo interno: Tiene el corazón su invierno;
Mas renace el estío,
Que, una vez llegado, eterno
Es su frío.
Si nunca es tan delicioso’
Del día el fulgor sereno
Como al brillar en el seno
Del invierno1 riguroso; ¿Por qué, hermoso
Como el sol de primavera, Con su llama pasajera Un rayo déso‘1 tardío De mi pecho no madera
Ése frío?
Amor, dulce ardor del almá.-
¿Por q ué no abrasas la mía? ¿Acaso está ya tan fría Que temes perder tu palma?
De esa calma,’ Parecida á la de núfuéffeQ
Tu llegada me liberte. Veo, amor, tú ardor ansio; Y huirá del pecho' inerte
Tanto frío.
f Tomás AguilóA
-¡«s6S5S»3*35S38s»--.
Colonia Escolar
de Puerto-Sóller
AGOSTO DE 1901

DIARIO

Dia 4.—Nuestro modo d'e vivir ño'deja1

d'e ser original. Tiene el encanto de’ úñá!

novela aún no leída, y bien mifádb’fie’-

m cierto punto1 de ¡se mejana

M

2

SOL LE R

de Julio Yerne titulada «Dos años En el centro del círculo se disponen en Rigo explicó la diferencia del valor ¿de vacaciones». ¿No la conocéis? Trece ó otro mucho menor ocho quillas, y, bien entre las palabras esclavo y criado.—El

La agresión contra Roosevelt

amistoso del mismo ya que es muy po¬
sible que los pueblos de ambas naciones

«catorce niños embarcan en un buque de ¿recreo cuyas amarras se desatan, un temporal le arrastra y estrella contra

en medio, la reina. Ocho colonos toman cada uno una bola de madera de unos
doce centímetros do diámetro y á una

criado cobra un salario y puede dejar su señor cuando quiera; el esclavo era con¬ siderado como una cosa, no podía esca¬

Mientras á eso de la media noche pa¬
seaban departiendo sobre asuntos polí¬ ticos, por la Avenida Massachusetts, de

acaben por comprender que por una cuestión de territorio que casi no vale la pena, es muy triste que se maten dos

¡una islita del Pacifico, abundante en
vegetación, pero desierta, donde los «náufragos, abandonados á su propia in¬ ventiva y recursos, llegan á bastarse á sí misinos y ¿ erigirse ea una microscó¬ pica república.

señai dada echan á correr por la parte exterior del círculo, junto á la fila de piedras. Otra seña, y las bolas caen co¬ mo granizada en tora© de las quillas. Por cada una que cae se cuenta un pun¬ to «al que la derriba, si es la reina, tres

par del dominio de su amo y éste era dueño de su cuerpo y aun de su vida.
-La civilización moderna y el influjo
del cristianismo, añadí entonces, han
hecho desaparecer la esclavitud de casi todo el mundo y los piratas se atreven á

Washington, mister Roosevelt y el em¬ bajador británico en los Estados Unidos, lord Pauncefote, se acercó de improviso al presidente un individuo que luego se averiguó estaba beodo, dándole un pu¬ ñetazo en el pecho.

pueblos hermanos de la raza latina. Nótese que los argentinos son gente
muy patriota y valiente, pero que en ello no les van en zaga los chilenos. Es¬ ta circunstancia resultaría, pues, indu¬ dablemente, en una gmerra larga y san¬

Nosotros disponemos de un mes de puntos. A la primera vuelta caen tres aparecer solamente en los apartados ma¬ Roosevelt devolvió la agresión derri¬ grienta que hay grandísimo interésen

-vacaciones que debemos aprovechar pa¬ quillas, á la segunda dos y la reina res de Dceanía. La toma de Argel por bando al suelo al agresor de un sober¬ evitar por parte de los gabinetes de Bue¬

ra una doble série de trabajos: excursio¬ muerde el polvo. La algazara aumenta, los franceses destruyó el nido de los pi¬ bio trompazo, de donde lo levantó un nos Aires y Valparaíso.

nes, esploraciones, paseos, pesca, gim¬ la cosa se hace interesante, el placer se ratas dei Mediterráneo, y la invención agente de policía para llevarlo á la pre¬

Lo de las manifestaciones belicosas

nástica^ uegos, trqpar á las montañas, dibuja en los semblantes. Este juego era de ios buques de vapor hizo imposible vención.

callejeras no debe extrañar y mucho

«altar por las peñas, bañarnos, ejercitar desconocido de todos los presentes, pero la piratería.

El presidente y el embajador conti¬ menos alarmar á nadie, pues son pro¬

.y desarrollar las fibras todas y todos los su éxito ha sido completo. ¿Conseguire¬ En América hasta mitad del siglo pa¬ nuaron entonces su interrumpido paseo pias de las naturalezas meridionales

músculos del cuerpo; cantar, leer, escri¬ mos desterrar los juegos bárbaros de sado hubo esclavos negros que eran ca¬ como si nada hubiera pasado.

y son en consecuencia cosa poco consis¬

bir cuanto suceda, resolver problemas, toros y pedradas?

zados como fieras en el centro de Africa,

No se da al hecho citado ni la más pe¬ tente y duradera.

escuchar explicaciones, observar la na ¬ turaleza y los astros, visitar fábricas y monumentos históricos, adquirir algu¬

Pasada media hora, el pito llama al almuerzo y la campana de la iglesia á
misa.

conducidos á la costa bajo el látigo de los cómitres y embarcados á centenares en buques negreros mal alimentados

queña importancia desde el momento en que se trata de una escena que ocurre
con bastante frecuencia durante la no¬

Esperamos, pues, que nuestros queri¬
dos hermanos de la América del Sur,
pasados los primeros mementos de aca¬

nas miagitas de 'todos los ramos del sa¬ ber humano, enriquecer nuestra inteli¬ gencia con nuevos conocimientos.“Figu¬ rémonos también, para mejor cumplir

LA T0RR1 PICADA
Partimos á las cuatro y media, en fila india y á campo traviesa. El pabellón

morían á centenares. Su cuerpo servia de .pasto á los tiburones y ¡los que llega¬ ban con vida á las playas americanas eran vendidos para trabajar en los in¬

che en las calles de las grandes ciuda¬ des norteamericanas, en las cuales no
es raro tropezar con alguna frecuencia
oon individuos alcoholizados.

loramiento de la sangre, entren por el camino de la razón y comprendan que antes de arruinarse dos repúblicas, di¬ gamos jóvenes y florecientes, por una

-nuestro objeto, que estamos separados blanco nos precede y el pequeño aban¬ genios.

cuestión de amor propio más que de

del resto dei mundo y concentrémos derado tiene que andar á grandes zan¬

Hoy está reconocida por los pueblos

verdadero interés, valdrá más someterla

nuestra actividad para mejorarnos. La cadas para que no le pisen los talones. civilizados la igualdad de derechos de Rusia y Turquía en el Q-olfo Pérsico á un arbitraje de una potencia amiga de

^situación en que nos encontramos .y los Una cesta enorme con la merienda es los hombres sea cuales fueren su reli¬

las dos naciones contendientes, pero de

■elementos de que disponemos son inme¬ jorables.
Discos y pabellones, pelotas, bolas.y -quillas para losjuegos. copiosa bibliote¬ ca para instruirnos, vm mar de aguas limpias y transparentes que nos invita ¿al baño y meciéndose sobre las olas un lindo bote, el Hércules, que ha venido
^en nuestra busca desde Palma y que ar¬
bolando nuestro pabellón, espera, atra¬ cado al muelle, nuestras órdenes.
•el BAÑO

llevada por dos, por turnos de diez mi¬ nutos. Pinos y acebuches, diseminados por la ladera que trepamos, apenas nos resguardan de los rayos del sol que nos hieren ya de soslayo, pero bastante ardientes aún para hacernos sudar á ma¬ res á los pocos minutos de marcha. El sendero que seguimos se convierte en un derrumbadero; “bastantes colonos han besado el santo suelo.y emolía dado la gran voltereta; todo sin consecruen cias. Una cerca nos cierra el paso junto
á la cima del cerro, la saltamos á cam¬

Es domingo. Hecho el aseo matinal
•bajamos á la .playa. Los colonos se des¬ nudan para el baño, <en tanto que el jiHércules se aproxima lentamente para prestar su concurso en caso de acciden¬
te. Los niños se van tirando al agua.
••Contados son los que sepan -nadar. La b mayoría se contenta con sentarse sobre
dos guijarros de la «orilla y «que «1 agua
les cubra basta la cintura. El miedo,

bio de un desgarrón en forma de siete en dos pantalones. Desde este momento el caminifo reaparece y á la hora de ha ber partido de Sauta Catalina llegamos al pié de la Torre Picada.
Un pequeño cercado rodea la vetusta fortificación -cuya -ruina aceleran lo temporales que le azotan y el abandono en que se la ha djado. Por una estre¬
cha escalena adosada á su muro exterior

«que en algunos llega hasta el terror, no llegamos á la puerta, á más-defi metros les permite zambullirse en el mar, que sobre el suelo; está abierta y .peuetrasi bien algo fría, está completamente ; mos en la torre. Una sala circular con tranquilo. En «u superficie, tersa como bóveda de piedra recibe luz escasa por un espejo, se retratan la sierra de Mole- j dos aspilleras abiertas e® las gruesas
«ta, la costa del Lazareto y la Fortaleza. paredes. Dos escaleras de 'caracol ya Pasada la impresión de los primeros derruidas daban acceso, una al piso su¬
instantes viene la ¡reacción y ya hay perior, la otra bajaba al inferior, al ni quien se atreve ¿Juguetear con el liqui¬ vel del suelo. do,-éste chapotea haciendo saltar á su La vista que desde los veutanales se

gión, su raza y su color.
La bajada desde la Torre Picada al muelle fué muy rápida. Los colonos iban comentando lo visto y lo explicado y, organizándose espontáneamente -corno batallón desoldados, por poco se dividen en cristianos y piratas y dan na simu¬ lacro de desembarco y pelea.
Un toque de pito les lhma al orden y al cadencioso compás de una marcha cantada hacen gozosos una entrada
triunfal en Santa Catalina, donde les
esperaban ya la mesa puesta y la cena
servida.
Actualidades
La guerra anglo-boer
Numerosos han sido los combates, largos, reñidos y sangrientos que en es¬ tos últimos días ha habido en el teatro de la guerra sud-afrioana, con la circuns¬ tancia especial de que en ellos han sido
siempre los boers las que han tomado la
ofensiva.
Como es natural, telegrafía el genera¬
lísimo Lord Kitchener al War Office bri¬
tánico diciendo invariablemente que los

Telegrafían de Bombay que el Sultán de Turquía ha enviado á Koweit un de¬ legado especial para ordenar al gober¬ nador de aquella plaza que se presente inmediatamente en Constantinopla para declararse en persona vasallo del Sultán y rendirle el debido homenaje.
Otro delegado que con igual misión llegó de Fao á Koweit, á bordo de un cañonero otomano, no pudo desembar¬ car por habérselo impedido los ingleses.
El gobernador de Koweit ha vuelto á pedir la protección de la Gran Bretaña contra el Sultán de Nojad quien á ins¬ tancias de Turquía ha reunido un nuevo ejército.
Quiere además el gobernador de Ko¬ weit, si se lo permite inglaterra, abdicar su gobierno en favor de su hijo.
En la rada de Koweit hay fondeados dos cruceros ingleses, mientras que otro crucero ruso llamado «Varyag» está á punto de llegar al mismo.
Los indígenas de aquel país están asombrados y llenos de temor desde que
han visto, estando en la orilla del mar.
los seis grandes reflectores eléctricos y
las cuatro inmensas chimeneas del cru¬
cero ruso cuyo comandante hizo una larga visita al sultán de Máscate.
Según el corresponsal de la Gacela de Fracfort en Constantinopla la situación
de Kow’eit en el Golfo Pérsico se ha

una nación que no sea tan lenta y tenga tanta trastienda como Inglaterra, cuya
estudiada lentitud en este asunto, es
causa de que tanto se haya agravado la
cuestión.
Crónica Local
El vapor «Isleño» que procedente de Palma hizo escala en nuestro puerto el sábado de la anterior semana, después de haber cargado una respetable canti¬ dad de naranjas y limones, salió directa¬ mente para Cette y Marsella el domingo por la mañana.
Llegó á los puntos de destino sin la
menor novedad.
Pasó á mejor vida en la tarde del pa¬ sado domingo, víctima de corta enferme¬ dad, D.a María Mayol Oliver, madre de nuestros estimados amigos D. llamón Colora Pbro., D. Miguel y D. Juan.
Por la tarde del siguiente día después del rezo del rosario en la casa mortuoria, fue conducido al cementerio el cadáver, á cuyo acto asistió extraordinaria con¬ currencia, como igualmente al turno de misas y solemne funeral que se celebra¬

•alrededor un diluvio de agua salada. 1 goza es digna de recuerdo: la torre aquel se tiende de espaldas haciendo el : construida en el vértice de un alto acan muerto y se dqja mecer por el ligero tilado está perpendicular sobre la costa

vaivén de las diminutas olas, les mis : y domina todo el valle, comarcano.

¡pusilámiíQes se hunden hasta el cuello y Penetramos en el recinto inferior en

los atrevidos bogan hasta agarrarse á los cuya plazoleta merendaron los colonos

Ncostados del bote. Cinco minutos de ba- y con una ingeniosa cuerda formada

iihs^on suficientes paré los más débiles. con pañuelos añudados por las puntas y
Timando salen del mar y se envuelven sirviéndonos de un vaso á guisa de cubo

en las toballas, Porsusescnálidos miem¬ sacamos y bebimos agua de la cisterna

bros ya chorrea el agua .y la respiración de la esplanada que mira al mar. En ella

es entrecortada y anhelante en aquellos se jugó alegremente, se hizo gimnástica

diminutos pechos no acostumbrados á y en el descanso se generalizó 4a con

tan brusco cambio de temperatura.

versación.

La tarea de vestir un cuerpo húmedo

Admírase uno del espesor de los mu¬

con manos inexpertas no es tarea fácil. ros de la torre, otro de que no tenga ca¬

Se resisten los calcetines á pasar más ñones. Campaner no atina como no tie¬

arriba del talón, y la recalcitrante cami¬ ne soldados que la guarden y Horrach

boers han sido rechazados con muchas
bajas bien que á costa de sensibles pérdi¬ das por parte de las tropa» británicas.
Nos parece (sin que aseguremos cosa alguna) por la manera demasiado lacó¬ nica y un tanto confusa de telegrafiar del Lord, que en «stos últimos días han tenido en verdad los boers algunos pe¬ queños reveses, pero han propinado tam bién á sus enemigos algunos cuya mag¬ nitud ó importancia sabremos induda¬
blemente más adelante.
En la mayor parte de los choques de
estos últimos días ha estado á la cabeza
de los boers el ínclito general Dewet lo cual es ya una garantia de que los in¬ gleses, aunque quizá vencedores, habrán sudado como vulgarmente se dice, la

hecho ahora muy grave puesto que el Gobierno ruso que se cree tener grandes intereses en dicho golfo, se ha converti¬ do ahora de mero espectador de lo que
allí suceda, en actor.
Acaba de poner más feo el asunto el hecho de haberse atrevido los ingleses á arriar del palacio del gobernador de Ko¬ weit el pabellón otomano, enarbolanio en su lugar el iDglés. La Puerta Otoma¬
na ha enviado instrucciones á su emba¬
jador en Londres para que insista en que el Gobierno británico le dé explica¬
ciones sobre lo ocurrido en Koweit.
Después de escrito lo que antecede se recibe en Londres un telegrama de Odessa con la grave noticia de que Rusia
envía otro crucero al Golfo Pérsico con

ron en nuestra parroquia el martes, en sufragio del alma de la difunta.
Al enviar nuestro más sentido pésame á sus afligidos hijos y demás familia que la lloran, elevamos al cielo nuestras pre¬ ces para que conceda Dios al alma de la finada el galardón de los Justos.
Vemos en el «Boletín Oficial» de la
provincia que, según el nuevo reparti¬ miento verificado por la Comisión Mixta
de Reclutamiento de los 940 hombres
que por R. D. de fecha 6 del actual han sido asignados á la Zona de Balerares en el reemplazo del corriente año para el Ejército activo, corresponden á Sóller 33

seta no quiere dejarse poner más abajo de los sobacos, quedando ciego é inváli¬ do de brazos el propietario y en posición ridicula y fatigosa. Entonces puede ver¬ se una hermosa muestra de compañeris¬ mo. Los mayorcitos sostienen á los pe¬
queños, los hábiles auxilian á los entu¬ mecidos, y al cabo de bastante bregar y

pregunta para qué sirve aquel baluarte tan lejos del puerto y sin que, al pare¬ cer, defienda nada.—Para que no vinie¬ sen piratas servía la torre, contesta Rigo. Ahora que ya no hay piratas la to¬ rre ya no sirve y no la guardan.—Y qué eran los piratas, objeta el pequeño Lli-
teras.—Eran moros ladrones de mar,

gota gorda.
En uno de los combates reñidos el 20
del corriente entre 800 boers y la van¬ guardia de la columna del coronel Da mant resultó herido gravemente este caudillo, mientras que sus fuerzas tu¬ vieron 2 oficiales y 20 soldados muertos y 3 de los primeros y 17 de los segundos

destino á Koweit, y añade que en el caso de que Inglaterra ocupe permanente¬ mente el distrito y ciudad de Koweit, Rusia exigirá una compensación ocu¬ pando otro puntos de dicho Golfo, lo cual puede muy fácil dar lugar á un
conflicto anglo-ruso.

de los 79 mozos que sirvieron de base para declarar el cupo de este pueblo.
La vecina villa de Fornalutx, deberá también aprontar para el ejército 3 sol¬
dados.
La función religiosa de la Calenda ce¬

de no pocas risotadas logramos ver ves¬ dice en su lenguaje incorrecto, pero pre¬ heridos.

lebrada el martes por la madrugada en

tidos y dispuestos á nuestros colonos.
A la otra parte de la carretera que cir¬ cuye la playa, y en tierras del predio que se llama también El Puerto, existe un pequeño arenal. No puede pedirse sitio más adecuado para juego. La arena del
suelo no es mos»ediza. Las raicillas de
los lirios marinos que allí crecen y per¬
fuman el ambiente con sus flores blan¬
quísimas, han ido trabándola, y presen¬ ta superficie resistente para la marcha, blanda para las caídas.
Pero el arenal no está dispuesto para servir desde luego; es preciso antes ur¬ banizarlo , esto es, prepararlo para el ob¬ jeto á que queremos destinarlo. Esto se hará pronto. Una sección de nuestra in¬
fantería desbroza las malezas, mientras
otra nivela el piso, y una tercera aparta las piedras que servirán para marcar los límites del campo de juegos, y en un abrir y cerrar de ojos queda cercado de piedras un vasto circulo á modo de era, de suelo raso y sin ningún

ciso Canal.
El diálogo se hace instructivo, y au¬ xiliares y Director intervenimos para animarla. Pronto se fijan en otra torre que hay en frente, sobre otro cantil distante y más elevado.—Es la torre Se¬ ca. Estas torres eran atalayas. es decir, vigías, que formaban en el litoral de
Mallorca un cordón de centinelas, cui¬
dadosos vigilantes que exploraban cons¬
tantemente el mar circunvecino ases¬
tándole sus anteojos 'y anunciaban por medio de palas durante el día y de ho¬ gueras durante la noche la presencia de buques sospeclios. Cundía rápidamente á lo lejos la noticia y preparábanse mi¬ licias y pueblos para repeler la invasión.
—Con qué objeto venían estos buques? —Para robar nuestras riquezas y apode¬ rarse de cuantas personas podían, que luego vendían en su tierra como escla¬ vas.—¿Qué eran esclavos?—Criados que tenían las gentes ricas, se aventuró á
decir Torreus.—Diferencia va entre es¬
clavo y criado, dijo lino. Yo preferiría cien veces estar por criado que ser es¬

Si Kitchen»r confiesa 42 bajas, ya po¬ demos contar que tuvo más de 100, y en cuanto á la coletilla de siempre, de que
los boers fueron rechazados, claro es que
el Lord á quien se le mira ya en Ingla¬ terra por el rabo del ojo, no puede decir
otra cosa.
La moraleja de todo este negocio está en que los burguers se manifiestan aho¬
ra má» belicosos que nunca, que con sus
ataques y las enfermedades contagiosas que vuelve» á cebarse en los infelices soldados ingleses, van dando cuenta de la brillante juventud que manda Charnberlain á morir sin gloria en los campos de batalla sud-africanos, y que la espan¬ tosa guerra tiene trazas de durar toda¬ vía muchísimo tiempo, sin otro resulta¬ do que el bárbaro aniquilamiento de un pueblo heroico y la inevitable ruina de un imperio orgulloso cuyas característi¬ cas son ahora la injusticia y la terqua-
dad.
Sobre negociaciones de paz, parece que no hay absolutamente nada.

Los yankis en Filipinas
Se ha recibido en Washington un largo telegrama del general Chaffee, goberna¬ dor general de Filipinas, diciendo entre otras cosas que la historia universal no registra un hecho igual al que ocurre en el Archipiélago fiilipino, de que todo un pueblo, después de someterse se vuelva traidor, y que ningún país como el filipino posea tan bien el secreto del disimulo y de la ficción.
De la lectura de la comunicación tele¬
gráfica del general Chaffee, se sugiere en los Estados Unidos que la insurrec¬ ción de los indígena* contra el Norte¬
américa se extiende de una manera muy
alarmante en todo el territorio filipino.
Chile y la Argentina
A pesar de las graves noticias que se
reciben de la América del Sur referentes
al conflicto chileno argentino, resta to¬

la iglesia parroquial resultó solemne y á ella asistieron muchas personas. Confor¬
me estaba anunciado en la sección de
«Cultos Sagrados» de nuestro anterior número, estuvo encargado del sermón el jóven estudiante D. Juan Deyá, quien
estuvo acertadísimo en el tema desarro¬ llado.
* **
Las maitines y misa del Gallo que se celebraron en la misma iglesia por la noche, revistieron la solemnidad de cos¬ tumbre, y á dicha fiesta asistió numerosí¬ sima concurrencia, tanta, que nuestro vas¬ to y hermoso templo llenóse de bote en
bote.
A pesar de la gran aglomeración de gente, no tenemos noticia ocurrieran es¬ cándalos ni irreverencias, lo cual habla muy alto en favor de la cultura de este pueblo.
Poco afortunado ha sido este pueblo

estorbo.

clavo.

davía bastante confianza en un arreglo en el juego de la lotería de Navidad en

el presente año. Unos pocos reintegros y algunos premios insignificantes habrá
sido lo único ingresado aquí á cambio de
la gruesa suma que se jugaba. Lo mismo

to que sería necesario procurasen reme¬ diar los encargados en la faena de las tramoyas.
Por último representóse, por segunda

SOLI ^
los pobres, en la siguiente forma: la mi¬ tad para el médico municipal y la otra
mitad entre todos los médicos de esta
población. Enterada la Corporación, acor¬

cer, maitines con laudes solemnes y la
reserva.
Jueves, dia 2.—Concluirán las cua¬ renta-horas, siendo la exposición á las

23..°°Exposición Balear y Congreso Agrícola
Regional.
Cambio de domicilio del Sindi¬
cato.

ha sucedido á toda la provincia.

vez en este coliseo durante la actnal dó que la antedicha instancia quedara seis con misa matutinal. A las nueve y

Planteamiento de medios adecua¬

Nuestros lectores ya pudieron ver por temporada, la zarzuela de los señores sobre la mesa por ocho días á fin de ser media, horas y la misa mayor. Por la dos para combatir la nueva enfermedad

el suplemento del Sóller, que con la re¬ Arniches y Caballero titulada Los Apa¬ mejor estudiado y examinado el asunto. tarde, vísperas y completas; y al ano¬ del naranjo.

lación telegráfica de los números premia¬ recidos. La concurrencia prodigó muchos Se enteró luego la Corporación de una checer, maitines y laudes, precediendo á Lo que se anuncia para conocimiento

dos publicamos á las cuatro de la tarde y merecidos aplausos á los artistas que comunicación del Sr. Gobernador civil a reserva la solemne procesión de cos¬ de los Sres. socios, á quienes se suplica

del lunes, donde fueron á parar los pre¬ muy bien supieron interpretar sus res¬ de la provincia, fecha 21 del comente tumbre.

la existencia.

mios mayores. Pero como la referida re¬ pectivos papeles.

mes, por la que se accede á la escepción

En la iglesia de San Francisco.—El

Sóller 24 Diciembre 1901.—Por el

lación no fue completa con motivo de

* **

de subasta para terminar las obras de la próximo miércoles, dia de la Circunsi- Presidente, El Vice-Presidente, Pedro

haber salido rota la primera bola y teni¬ do que desembolar y embolar nuevamen¬ te, lo cual retrasó bastante el sorteo, in

Mucha gente acudió también al teatro el jueves. En el espacioso salón de la
«Defensora Solierense» vimos como en

alcantarilla de la calle de Serra y el em¬ pedrado de su piso, mientras no se in¬
vierta en las mismas obras determina¬

ción del Señor, por la mañana á las ocho y media, oficio solemne. Por la tarde, á las tres y tres cuartos, después de rezado

Alcover.

sertaraos hoy en estas columnas la lista de los números agraciados con alguno de los 35 principales premios, para que los conozcan y puedan consultar nuestros

la noche anterior á distinguidas señori¬ tas de esta localidad, cuya presencia daba mayor realce y animación á la fiesta.
La 8.a función de abono dió comienzo

ción para dicha alcantarilla y empedrado más que la cantidad calculada de sesenta pesetas.
También se enteró la Corporación de

el Santo Rosario, habrá plática que pre¬ dicará D. José Pastor, Vicario; inmedia¬ tamente se bendecirán y repartirán los patronos, se cantará un responsorio por

JLoterfe llaeioiaal
T"
Sorteo del día 23 Diciembre de 1901

lectores, especialmente los ausentes que no recibieron dicho suplemento.

con la zarzuela en un acto, original de D. Francisco Caparro y música del maes¬

otra comunicación de igual fecha y del mismo Sr. Gobernador civil, por la que

los terciarios difuntos, luego después la bendición papal terminando la función

Primer premio.—5.000.000 de pesetas Ha correspondido al número 30.565,

Nuestro particular y estimado amigo el Licenciado en Medicina y Cirujía don

tro Hernández que lleva por título /To¬ rear por lo fino! Esta obra agradó al pú¬ blico y por ello recibieron nutridos aplau¬

se deniega la escepción de subasta para
la construcción de una mina ó alcantari¬
lla que sirva de desagüe de la fuente del

con un Tedeum en acción de gracias por
los beneficios recibidos de Dios durante el finido año.

despachado en Lérida.
Segundo premio.—3.000.000 de pesetas Ha correspondido al número 16.694,

Pedro Serra y Cafiellas, desde el l.o de sos los artistas.

Rafal y demás manantiales que circulan

despachado en Salamanca.

Enero próximo volverá á sus tareas pro¬ fesionales, reanudando la visita ordina¬ ria que tuvo que suspender á causa de
su delicada salud.

Después de la segunda representación
de la bonita zarzuela El Alcalde interino
que fué dignamente interpretada por
cuantos en ella tomaron parte, se puso

por las mismas inmediaciones, cuya mina empalmando con otra que hoy existe
construida en las cercanías de «Can
Petlos» fuera á desembocar en el torren¬ te de «Can Carol».

Ke§£is&r© Ovil
Nacimientos.

Tercer premio.—2.000.000 de pesetas Ha correspondido al número 33.235 despachado en Madrid.
Cuarto premio.—500.000pesetas

El vapor de esta matrícula «León de Oro» que quedó completamente cargado el martes y en disposición de poder salir en la tarde del miércoles, no ha em¬

en escena la tan aplaudida zarzuela El somni de V Ignocencia. Las señoras Ro¬ mán y Reines y los señores Amengual, Planells y Forteza se distinguieron en sus respectivos papeles, recibiendo como

Siguiendo la costumbre de años ante¬ riores, se acordó satisfacer á los emplea¬ dos de este municipio sus haberes, dietas y gratificaciones, el dia de la víspera de
la fiesta de Navidad.

Varones 3.—Hembras 1.—Total 4
Matrimonios
Ninguno.
Defunciones

Ha correspondido al número 4.235, despachado en Madrid.
Quinto premio.—250.000 pesetas Ha correspondido ai número 8.073, despachado en Carmona.

prendido su viaje gara los puertos de Barcelona y Cette hasta esta mañana, siendo debido tal retraso al temporal que

justo premio de su trabajo repetidas pal¬ mas y aplausos de los espectadores.
*

Y no habiendo más asuntos de que tratar se levantó la sesión.

Dia 22, D.a Bárbara Bujosa Quetglas, de 84 años, viuda’ calle de la Victoria.
Dia 22, D.a María Mayol Oliver, de

Premio? de 100.000 pesetas. — Han correspondido á los 'números 27.015 y

reinaba en nuestras costas.

♦*

71 años, viuda, calle del Mar.

8.437, despachados en Barcelona y

La esbelta y bella Raquel,

Podemos adelantar hoy la noticia de que mañana domingo no se celebrará

CULTOS SAGRADOS

Huelva.
Dia 26, D.a Margarita Vicens Cardell

de 30 años, viuda, calle de San Rai¬

Premios de 90.000 pesetas.—Han co¬

La siempre jóven Ninón
Debieron su cabellera
A usar Petróleo Sansón.
ENaEL ¿TEATRO
Numerosísima concurrencia asistió el
miércoles último por la noche al teatro de la «Defensora Solierense». La compañía que dirige el Sr. Ribas puso en escena las zarzuelas que por medio de progra¬
mas se habían anunciado.

función en nuestro teatro. Suponemos la habrá, el miércoles próximo pero ignora¬ mos las obras que hay escogidas para la velad'a. Lo que sí sabemos es que el do¬ mingo día 5 se verificará el beneficio de la tiple Sra. Román, cuya función la dedi¬ ca á la sociedad sportiva «Círculo Solié¬ ronse». Ha escogido para representar en dicho beneficio, las aplaudidas zarzuelas Los baturros, La Señora Capitana y La Revoltosa, cuyas obras han de ser segu¬ ramente motivo de que haya un lleno completo.

En la iglesia parroquial.—Mañana do¬ mingo, dia 29, á las nueve y media, se cantarán horas menores y después ten¬ drá lugar la publicación de la Bula de la Santa Cruzada; y terminada la cere¬ monia, se cantará la misa mayor, en la que publicará los privilegios y gracias que confiere el diploma pontificio, el Rvdo. Sr. Cura-Arcipreste. Por la des¬ pués de vísperas y completas, habrá ex¬ plicación del catecismo; y al anochecer,
continuará la novena en honor de la Sa¬
grada Infancia del Niño Jesús.

mundo (Puerto). Dia 26, D. Bartolomé Vicens Seguí,
de 67 años, viudo, M.a 15.
MOVIMIENTO DEL PUERTO
Embarcaciones fondeadas
Dia 21, de Palma, en 5 horas, vapor Isleño, de 314 ton., cap. D. R. Piña, con 23 mar. y lastre.
Dia 21, de Agde, en 3 dias, laúd San José, de 32 ton., pat. D. J. Mayol, con

rrespondido á los números 6.315 y 4.337, despachados en Valladolid y Madrid.
Premios de 80.000 pesetas.—Han co¬
rrespondido á los números 12.101 y
2.469, despachados en Málaga y Barce¬
lona.
Premios de 70.000 pesetas.— Han correspondido á los números 21.316 y A 21.136, despachados en Madrid y San
Sebastián.
Premios de 60.000 pesetas.—Han correspondido á los números 10.903, des¬ pachado en Sevilla.—20.036, despachado

La primera, Los Trasnochadores, era

Martes, dia 31.—Se dará- principio á 5 mar. y lastre.

en Madrid.—'26.438, despachado en

ya conocida del público solierense por haberla representado la misma compañía

EN EL AYUNTAMIENTO

una solemne Oración de cuarenta-horas, que una devota persona consagra al Dul¬

EM B A RCAC10NES D ESPACHA D AS

Puente-Arenas. — 394, despachado en
Barcelona.

que actúa en nuestro teatro. Obtuvo bue¬

císimo Nombre de Jesús, siendo la ex¬

Dia 21, para Cette, vapor Isleño, de

Premios de 50,000 pesetas. — Han

na interpretación por parte de los acto¬ Sesión del día 21 de Diciembre de 1901. posición á las seis, seguida de misa matu¬ 314 ton., cap. D. R. Piña, con 23 mar. y correspondido á los números 3.244 des¬

res y muchos aplausos de los concurren¬

Convocados por segunda vez los con¬ tinal. A las nueve y media se cantarán efectos.

pachado en Tafalla.—20.859, despacha¬

tes.

cejales que componen este Ayuntamiento horas y después la misa mayor. Por la

Dia 24, para Barcelona, vapor León do en Villagarcía.—26.717 despachado

Siguióle después la obra en un acto y para celebrar la sesión ordinaria corres¬ tarde los actos de coro; y al anochecer, de Oro, de 125 ton., cap. D. G. Mora, en Barcelona.—18.179, despachado en

en prosa Las doce y media y... sereno, que pondiente á la anterior semana, se reu¬ se verificará la devota y tierna función con 18 mar. y efectos.

Madrid —13.182, despachado en Madrid.

si bien tuvo escenas algo mal represen¬ nieron en la sala capitular el Alcalde de acción de gracias al Altísimo por los

Dia 26, para Agde, laúd Esperanza, —29.272, despachado en Valencia.--

tadas hubo otras que merecieron los D. Juan Canals y el concejal D. Ramón beneficios recibidos durante el año 1901, de 32 ton., pat. D. J. Vicens, con 5 ma¬ 440, despachado en Bilbao.—32.406, des¬

aplausos de los espectadores. Pero lo Ooll.

pronunciando el discurso alusivo al acto, rineros y frutas.

pachado en Barcelona.

/

que causó la risa del auditorio durante algunos minutos fué el caprichoso borriquillo del señor Hilarión que parece se había propuesto atraerse las miradas del

Leída el acta de la anterior, fué apro¬
bada.
Entrando en el despacho ordinario se
dió lectura á una instancia suscrita por

el Rvdo. Sr. Cura-Arcipreste. Miércoles, dia l.o Enero.—Continua¬
rán las cuarenta horas, siendo la exposi¬
ción á las seis con misa matutinal. A

Premios de 30.000 pesetas.—2Jío5, despachado en Barcelona.—21.611, des¬
pachado en Barcelona.—15.423, despa¬
chado en Madrid.—24.030, despachado

público. Además y para aumentar el mal efecto causado por la interpretación de la obra, al ir el viejo organista á abrir la puerta del corral lo hizo de tal manera
que fué á parar al suelo la tapia del mis¬ mo. Nosotros creemos era aquello debido

todos los médicos de esta localidad, de fecha 19 del mes actual, la cual basada
en que correspondía á la plaza de médico titular de Sóller la asignación de 1500 pesetas, piden que esta cantidad dado e sincero compañerismo y fraternal afecto

las siete y media, misa de comunión ge¬ neral como consagración del año nuevo al Niño Jesús.—A las nueve y media, se cantarán horas menores y la misa mayor, en la que pronunciará las exce¬ lencias del Dulcísimo Nombre de Jesús,

Por acuerdo de la Junta de Gobierno
se convoca á Junta General extraordina¬
ria, en el domicilio social (Príncipe 20), para el día 29 de los corrientes, á las 17 (5 tarde), para tratar y resolver los

en Valencia.—10.346, despachado en. Sueca.—14.298, despachado en Madrid. —6285, despachado en Bilbao.—22.222, despachado en Madrid.—14.955, despa¬ chado en Tarrasa.—31.828, despachado
en Almería.

no á la valentía del tío de Varónica sinó que entre sí se profesan, sea distribuida, el Pbro. D. Bernardo Oliver. Por la asuntos siguientes:

á la poca solidez de la decoración, defec- lo mismo que el trabajo de asistencia á tarde vísperas y completas; y al anoche¬ l.o Concurso de Sóller á la próxima

03) FOLLETÍV
ARIEL. A
no calentaba demasiado, pedí que rae deja»en ir á dar un paseo por el jardín, apoyada en el brazo de Julio y segui¬ dos por una criada, pues no rae agradó nunca dar pasto á la maledicencia; y además podía ofrecérseme alguna cosa y no tener con quien pedirla ó hacérmela
buscar. Salí envuelta en un manto de cache¬
mira blanca, apoyada en el brazo de Ju¬ lio, que me amaba con locura y á quién amaba yo también, sin que hubiésemos hablado ni una palabra de ese mútuo
afecto. La mañana era hermosa. La brisa
gemía con blando murmullo, el mar al¬ zaba en lontananza olas de menuda es¬
puma que iban á estrellarse con monóto¬ no vaivén en las gigantescas rocas de su orilla; los pájaras revoleteaban buscando semillas para su alimento ó pajas para formar su nido; otros cantaban en las copas de los árboles y las flores abrían por todas partes su cáliz perfumado. La naturaleza parecía haberse vestido su

traje de gala para saludar mi aparición, después de tantos días de ausencia.
Yo amaba á Julio, no con ese amor gro¬
sero y torpe de los sentidos, sino con el purísimo afecto del alma que dignifica y eleva el corazón. Mi cariño era, según
la acertada idea de un escritor francés, «el
reposo de haber hallado al fin el objeto buscado siempre y nunca encontrado, de esa adoración que sufre por falta de ído¬ lo. de ese culto vano é inquieto por falta de divinidad á quien tributarlo, que ator¬
menta el alma con su sublime belleza,
hasta que hemos entrevisto el objeto de ese culto, y nuestra alma se ha adherido
áél como el acero al imán ó se ha confun-
didoy aniquilado en ella como el soplo de la respiración en las ondas del aire que se respira.»
Largo rato paseamos sin decir palabra; al fin, él me obligó á tomar asiento en un banco rústico, sombreado por un ár¬ bol corpulento, y me preguntó:
—Afiela, ¿os acordáis de las últimas palabras de mi madre, que me han sido reveladas por el padre Juan?... ¿os acordais de sus postreros ruegos?
—Sí, Julio, le dije ruborizada y con¬ fusa. porque comprendía que iba á ha¬
blarme de amor.
—Pues bien, amiga mía; yo deseo que

me habléis francamente y me digáis lo todo lo que se ostenta en nuestro derre¬

que sobre esto habéis pensado. Hace más dor murmura palabras de cariño y de

de dos años que mi pobre madre me ha¬ ternura; imagino que desde el fondo de

blaba de sus delirios maternos y de los los valles, entre el ramaje de los pinos,

sueños de su alma; era el más bello de en los más ocultos lugares de la monta¬

estos unirnos con eternos lazos, si nues¬ ña resuenan voces melodiosas queme

tros corazones se interesaban y llegába¬ dicen: ¡te amo!

mos á querernos; yo. que os adivinaba

Muchos años han pasado desde enton¬

bella como lo sois y que sabía por otra ces. mi querida Armandina. pero toda¬

parte, educada por mi madre, seríais vía couservo el recuerdo de aquella tarde

una perfecta señorita, di cabida en mi encantadora. ¡Aún creo escuchar el eco

corazón á todas las bellas esperanzas de de la voz de tu padre! ¡aún me parece

nuestro amor: ¿serán ellas defraudadas, verle coloreado por la emoción palpitan¬

A riela?...

te de entusiasmo, henchido de felicidad!..

—Julio, le dije con noble franqueza, Yo creía haber despertado de un sueño

yo os amo: y ¿cómo podía suceder otra penoso. Armandina. Me figuraba á ve¬ cosa?... Educada en la soledad, oyendo ces que mi vida pasada no era más que

repetirá cada instante vuestro nombre; una noche oscura, tenebrosa; imaginaba

recibiendo más tarde los consejos de que aquella mañana me iluminaba el vuestra madre y sus ardientes súplicas sol por la vez primera; y era que vertía

para que fuese el ángel de vuestro ho¬ sobre mi cabeza sus dulces resplandores

gar, mi corazón fué disponiéndose al el astro de la felicidad y del amor!

amor y hoy lo llena todo vuestra imá- —¡Qué hermosa mañana! exclamó Ju¬

gen!...

lio tendiendo una mirada por el campo.

—¡Oh, repetidlo. Afiela, repetidlo!... ¡La belleza de este paisaje influye hoy

Yo no rae cansaría nunca de escuchar de una manera extraña en mi corazón y

semejante confesión desprendida de vues¬ me parece que os amo más y mejor!

tros labios. La felicidad que disfruto es

—Es porque aquí comprendemos me¬

tan grande, tan inefable, tan sublime, jor á Dios, le dije, y el amor entusiasta,

que todo lo reviste de celestial hermosu¬ sincero y puro es religioso y bueno; más

ra. Paréceme que la brisa, el arroyuelo, 1 aún: yo creo que el amor santo y casto

procede de Dios y que es una chispa de su infinita grandeza. Aquellos que no profesan una tierna devoción, que no rinden culto al Eterno; esos fríos mate¬ rialistas que suprimen en todas sus cosas el nombre de Dios, esos que viven como los animales, sin esperanzas de una vida futura, no pueden sentir el amor verda¬ dero, tal como lo concibo yo!...
Tended la vista en torno nuestro, Ju¬
lio: arrojemos una mirada sobre nues¬ tras cabezas, á nuestros pies; en todo lo que alcanza la vista contemplaremos la infinita grandeza del Criador.
Sobre nuestras frentes el cielo con sus
nubecillas, sus rayos de luz, su manto de poesía; á nuestras plantas el mar,
con su inmensa llanura de azuladas on¬
das. sus espumas, sus gigantescas olas y su perpéfuo movimiento. A nuestra espalda esta cadena de dilatarlos bosques y montañas, el negro perfil del horizon¬ te, y á nuestro lado la blanda y perfu¬ mada alfombra de flores, los árboles, los pájaros, las ovejas; y desprendiéndose
de todas estas maravillas, un mundo de
perfumes, de misteriosos murmullos, de vagos é indefinidos rumores. ¡Oh, Julio, amigo mío!... ¿No es verdad que la na¬ turaleza está proclamando siempre la grandeza del Hacedor? ¿No es verdad

IOLLSH

RED METEOROLÓGICA DE CATALUÑA Y BALEARES
SERVICIO DE LA GRANJA EXPERIMENTAL DE RARCELDNA.—1.' quincena de Diciembre

OBSERVATORIO DE D. JOSÉ RULLAN PBRO.—CALLE DE SAN PEDRO.

j-

j BARÓMETRO PEES

VIERTO.

TEMPERATURA. PSICRÓMETRO

Ala" j ce

Mas < " i-i

m

Q

Ta É

Cantidad

Clasifica¬ ción.

Direción

Fuerza

<r^

4=5
Al .sol

sombra

Mamina

N
Tarde Obserraciones

Bar Ter. Bar. Ter. Mna Tde. Mna Tde. Mna Tde Mna Tde

Seco MAx Min jfda: Mir. Húm. Seco Hnm.

| 1 751 16 751 16 8 4 c. N.

00

1 2 752 16 753 15 2 2 c. c. — 0 — 0

1 3 755 16 754 16 0 0 0. c. — — 0 0

I 4 755 16 754 16 0 0 0. c. — 0 — 0

5 756 16 750 15 4 0 c. 0. 0. — 2 0

1*0 16 1*0 18 1*0 16 1*2 20 1*0 19

1 10 1 12 0 13 G 13 0 12

2 1P4 2 12’0 2 12’0 2 12’0 3 12’0

ÍO’O ÍO’O 10’0
8’8 9’8

ll’O 13*0 12’0 12’0 ÍO’O

10’0 8’8
ÍO’O ÍO’O
8’0

6 755 16 754 16 6 6 N. c. — 0 — 0

0*8 19 0 12 2 8’0 6’0 ll’O 9’0

: 7 759 16 760 15 0 2 0. c. — — 0 0

1*0 21 0 12 3 7’0 6’0 iro 9’0

1 8 760 16 760 15 0 0 0. 0. — — 0 0
9 760 14 760 15 0 0 0. 0. — — 0 0
fio 751 12 755 13 0 0 0. 0. — — 0 0

1*0 20 1*0 23 1*0 23

0 15 0 12 3 13

3 8'0 6^0 15*0 9’0 4 9’0 3’0 10’0 2’G 3 10’G 8’0 ll’O 3’0

11 750 16 752 16 0 0 0. 0. 0. N. 2 2

PO 22 3 15 o 9'8 7’8 1*2’0 ÍO’O

112 752 16 750 15 0 0 0. 0. 0. — 2 0

1*0 23 0 16 5 iro 8’0 12’0 10’C

113 754 16 745 16 4 4 c. c. — 0 — 0

PO 23 2 14 5 1*2’0 ÍO’O 13’0 10’C

1L4 758 15 746 14 2 4 c. c. — 0 — 0 5'0 1*( 23 2 lo 4 12’0 10'0 12’0 10’C Granizo.

r 750 14 746 14 4

4

0. c. — — 0

0

0*0 22 4 13 4 12’0 ÍO’O 12’0 10’(

OBSERVATORIO DEL FARO DE «PUNTA GROSSA»

TERMÓMETROS. MAÑANA

TARDE

VIENTO Atmósfera Pifio.

Termó¬

Termó¬

Anemó¬

s

«3 Mañana.
cc

Tarde.

Dirección metro Baró¬ metro Baró¬

del

metro

del

metro

metro. n.° de vueltas

I

5 Máxi¬
ma.

Míni¬
ma.

Máxi¬
ma.

Baro-

Baró-

Mna. Míni¬ metro. Milí¬ metro. Milí¬
ma. Grados metros Grados metros

Tde.

dorante

las 24 horas.

M.a

Tarde Milis.

O
1

1 16*0 2 17*0 3 17*0 4 16*4 5 13*2 6 15*0 7 L5‘4 8 16*0 9 16*4 10 21*0 11 21*0 12 20*2 13 19*0 \\4 16*0 17 15*0

7*0 7*0 7*6 7*8 6*0 7*6 6*8 7‘0 7‘6 9*0 9*0 10*2 12*0 8*0 7*0

17*0 18*0 16*0 16*8 14*6 19*0 16*0 15*4 16*8 19*0 20*0 19*0 15*0 15*0 15*0

11‘0 12‘6 12*0 13*0 11*0 13*6 10*0 L3f2 10*2 13*2
9*6 13*0 8*4 12*8 8*4 12*8 8*8 13*4 9*0 15*0 8‘8 15*0 14*0 15*0 11*0 15*0 10*0 13*6 10*0 13*0

764*0 13*0 762‘0 L3*4 761*2 13*4 757*8 13*8 758*0 13*8 760*2 12*4 763*2 12*6 764*6 13*6 763*4 14*0 759*4 16*0 757*0 16*0 755*0 15*6 755*5 14*4 748*0 13*4 751*5 13*6

762*6 so. 761*7 so. 759*5 s. 756*2 SE. 758*2 N. 759*8 O. 763*2 N. 763*8 NO. 762*0 SO. 757*5 so. 755*3 NO. 751*0 SO. 745*5 O. 748*6 NO. 750*9 NO.

N« SO.
N. N. N. NO. NO. NO. SO. O. O. s. O. NO.
\_

16.889 c. 12.725 JD. 11.338 D. 13.256 D. 26.741 C. 14.955 c. 13.600 D. 10.954 D. 14.631 D. 20.145 D. 15.641 D. 19.015 D. 54.239 C. 44.560 C. 35.620 D.

c.

1*6

D.

2*0

D.

2*0

C.

2*0

c.

2*0

c.

1*8

D.

2*2

D.

3*0

D.

2*0

D.

2*0

D.

2*0

C.

1*8

C. 1’0 1*0

C. l’O 2*0

C. 2’6 1*0

NOTA.—El barómetro se baila, en Sóller, á 52’53 metros, y en «La Punta G-rossa», á 101*629 metros, sobre el nivel dél mar. Las horas de observación, ¿las 9 de la mañana y á las 3 de la tarda.—En la casilla do la fuerza de los vientos, el 0 indica calma, lashoja» están inmóviles: 1, débil, mueve ligeramente las hojas: 2, moderado, agita las hojas y pequeñas ramas: 3, bastante fuerte, agita las ramas gruesas de los árboles: 4, fuerte, dobla las ramas gruesas y los troncos de pequeño diámetro: 5, violento, sacude violentamente los árboles, rompe las pequeñas ramas: 6, huracán, derriba tejados y chimeneas, arranca los árboles.—La cantidad de las nubes se expresa en décimas de cielo cubierto, hasta 10 que significa cubierto. La clasificación por C que significa Cirros; K Cúmulos; 8, Stratos; N Nimbos; CK, Cirrocúmulos.

Los ancnolOB que se inserten en esta sección pngiran: Hasta tres inesrciones á razón de 0‘05 pesetas la linea; hasta cinco inserciones á razón de 0'03 pesetas, y de cinco en adelante á razón de 0‘02 pesetas.
£1 valor mínimo de un anuncio, sea cual fuere el número de lineas de que se componga, será de 0‘50 pesetas.
Las lineas, de cualquiera tipo sea la letra, y los grabados, se conta¬
rán por tipos del cuerpo 12 y el ancho será el de una columna ordina¬ ria del periódico.

*f

Los anuncios mortuorios por una sola vez pagarán: Del ancho d« una columna 1‘50 ptas., del de dos 3 ptas., y asi en igual proporción*.
En la tercera plana los precios son dobles, y triples en la segunda.
Anuncios Los comunicados y anuncios oficiales pagarán ¿ razón de 0‘05 pesotas y los reclamos á razón de 0'10 ptas. la linea del tipo en que se comoongan, siendo menor del cuerpo 12, y de éste si es mayor.
Lot antcriptore* disfrutarán una rebaja de un St pos
«lenco

cuadernación económica ó de lujo, de uno ó de dos dias en plana.

á i*5Q, 2‘50, y á 3 pesetas una, según sea su en¬

pequeña enciclopédia popu¬ lar de la vida práctica, á 1*50 ó á 2 pesetas ejemplar, según sean encuadernados en rústica ó encartonados.
LA SINCERIDAD.-San Bartolomé, 17.--SÓLLER.

SERVICIO DECENAL
INTRB

COLOCACIÓN CON-
tínua. Se desea un jóven sério, honrado y al corriente del francés para ayudar al
servicio de un café. Escribir condiciones
á J. Rosselló et Lanuza, rué de la Station n o 9 4 Charleroi (Belgique).

LITOGRAFIA ARTISTICA
3DH3
GUILLERMO ORDINAS
Calle de San Nllguel n.* lSO.~PAI.aiA.

Süfiiiif’1
p®r et magnifico y veloz vapor

VICE-VERSA

Salidas de Sóller para Barcelona: los dias 10, 20 y último de cada mes. Salidas de Barcelona para Gette: los dias 1, 11 y 21 de id. id. Salidas de Gette para Barcelona: los dias 5, 15 y 25 de id. id. Salidas de Barcelona para Sóller: los dias 6, 16 y 26 de id. id.
CONSIGNATARIOS:—EN SÓLLER.—D. Guillermo Bernat, calle ¿el Príncipe n.° 24.—EN BARCELONA.— D. J. Rouina, Paseo de ia Aduana, 25.—EN CETTE.—D. Guillermo Colom, Quai Commandant Samary-5.
NOTA.—Siempre que el día de salida de Cette, según el presente itinerario,
corresponda al sábado ó día anterior á uno festivo, la retrasará el vapor veinte cuy atro horas y saldrá el domingo ó día festivo que sea, á la misma hora.

Cura radicalmente las almorranas (vulgo morénes) y llagas de la matriz á los tres días de usarse.
Véndese en Sóller, en las Farmacias de J. Torrens y
de Jaime Castañer.

DE LA CASA
ESCOFMT, TEJERA Y

de BARCELONA

Único representante en Sóller: Miguel Colom, ca¬
lle del Mar.

ÁTIS importakt
Mr. Jean Estades, de Sóller, nógociant et propietaire h Lézignan (Aude), enverra gratis et franco des
©chantillón» des vins de sa propre
récolte, garantís absolument natürels, h ceux de ses compatriotes résidant en France qui en feront la
demande.
LA SOLLERENSE
DE
JOSÉ COIxli CERB&RE j PORT-BOÍ (Frontera frara-espart)
Aduanas, transportes, comisión, consignación y tránsito
Agencia, especial para el trasbordo y reexpedición de naranjas, frutas frescas y pescado*.
PÍLDORAS FERRUGINOSAS
DB
INULA HELENIUM
Con estas píldoras, preparadas por J. Torrens, se cura pronto y radicalmente la Leucorrea ó (flujo blanco), la Anemia y Clorósis (colo¬ res pálidos), la Bismenorrea (ó difi¬ cultad en el menstruo), la Ameno¬ rrea (ó supresión del mismo), la debilidad, flaqueza y cuantas mo-
léstias ó enfermedades reclamen un
exitante poderoso y enérgico.
DE VENTA:
En Barcelona, Sociedad Farmacéutica Española. —Farmacia del Dr. Pizá.—Palma, Centro Farma¬ céutico.—Farmacia de las Copinas,—Málaga, Far¬ macia del Dr. Pelaez y Bermudez.—Sóller,, Far¬ macia da j. Torren*.

Esta casa, la más antigua en su ramo, establecida en Palma, mon¬ tada con todos los elementos y procedimientos modernos, ofrece al pú¬
blico, juntamente con la superioridad de los trabajos, como lo tiene
acreditado, la más ventajosa competencia dentro y fuera de la Isla, tanto en impresiones en negro, como en colores y en relieve para la Industria y el Comercio.

r^..r—

,,

ívuluiiiÍ jj uuiiuuLnnun

ESPECIALIDAD en: Carteles, Etiquetas al cromo para envases de

conservas y licores. Papel «Celulosa» con impresión de lujo, para ul¬

tramarinos y comercios.

Representante en Sóller: L18ARPO PLÁMELLS

¡CABELLO ABUNDANTE Y ONDULADO

Hace crecer el cabello y evita sn caida; le devuelve su color primi¬ tivo y natural. Quita la caspa y priva que se reproduzca. Mantiene la cabeza limpia de todo insecto y micróbio, pues es antiséptico por escelencia. Cara toda enfermedad del cuero cabelludo y evita las que se adquieren por contagio, como tiña pelada, etc.
RESULTADOS MARAVILLOSOS. ® ÉXITO SEGURO I INMEDIATO,
DE VENTA: en perfumerías, droguerías y farmacias. UNICOS DEPOSITARIOS: Cortés hermanos, Barcelona (España).

lotel lestaurant del Universo

PLAZA

PALACIO-B.-BABCELOM

Hospedage desde 5 pesetas en adelante. Habitaciones desde uua pe¬ seta, restauran! á la carta, mesas particulares, se sirve á todas horas.
El Hotel del Universo está situado en uno de los sitios más im¬
portantes de la capital, dá plena fachada á la bonita y frondosa plaza de Palacio y paseos de la Aduana ó Isabel II, donde cruzan todos los tranvías, y es el más próximo á la Aduana, Muelles, Compañías de Navegación, Bolsa, Gobernación y Estación de los Ferrocarriles de Francia, Tarragona, Valencia, Zaragoza y Madrid.
BOLLBB.-—Im$. -de «La Sinceridad»