SEMANARIO INDEPENDIENTE
SEMANARIO INDEPENDIENTE

PUNTOS DE SUSCRIPCIÓN:

Sóller: Administración. ^

p

\_

Francia- D. Guillermo Coiom—Quai Commandant Sa¬

ín ary-5-Cette (Herault).

América: D- Guillermo Marqués—«El Caños»—Arecibo—

Puerto-Rico).

Fnndador y Propietario
D. JUAN MARQUÉS Y ARBONA REDACCION 7 ADMINISTRACION: Calle de San Bartolomé, n.° 17
-* SÓLLER (Baleares)

PRECIOS DE SUSCRIPCIÓN:

España: Extranjero:

0’50 0’75

pesetas
francos

al
id.

mes.)
id. j

PAGO

ADELANTADO.

Número suelto 010 pesetas.—Id atrasados 0’20 pesetas.

La Redacción nnieamente se hace solidaria do los escritos que se publiquen Bin firma, seudónimo, inicial, ó signo determinado. De los que tal lleven, serán responsables bus autores.

Seeción Literaria
LUISA
Poco importa saber como se conocie¬ ron Luisa y Andrés; ello fué que sim¬
patizaron desde el primer momento y que la simpatía “se convirtió en amor,
tanto más apasionado, tanto más ardien¬
te y profundo cuanto que nació y desa¬
rrollóse en dos corazones ya completa¬ mente formados.
Luisa tenía veinticuatro años; Andrés, veintinueve; no eran pues, dos adoles¬ centes, ni su pasión uno de esos fuegos de artificio que apenas han deslumbrado la vista se desvanecen en la obscuridad
d«l espacio. Tal vez^nunca se] ha empleado con
más propiedad el gastado cliché: «Parc¬
elan hechos el uno para el otro.» Pro¬
porcionadas sus edades; de hermosa faz.
angelical y soñadora, ella; de correctas y varoniles facciones, él; iguales en no¬
bleza de alma y hasta en armonía su es¬ tatura respectiva, no es de extrañar que
cuantos los conocían a»egurasen que
formarían una gentil pareja, notable aún entre las muchas de la villa y corte
que merecen tal calificativo.
Esta era también la opinión de la res¬
petable doña Amalia, tía. en tercer ó
cuarto grado, de la joven, de quien ha¬ bía tenido que hacerse cargo, á falta de más próximo pariente, cuando murió el
hermano de Luisa, á quien sus padres
la dejaron encomendada al precederle
en la tumba.
—¡Qué felices vais á ser!—decía doña
Amalia á su sobrina, refiriéndose al pró¬
ximo himeneo de ésta.
—¡Quién sabe!—murmuraba Luisa. —¿Dudas de las buenas cualidades de
tu prometido?
—No tal.
—Entonces...
—Pero es que aún no está efectuado
nuestro enlace.
—Andrés sería ti más miserable de los
hombres sí. llevadas las cosas al punte
en que están, se volviese atrás...
Iban corriendo las amonestaciones;
todos los amigos de ambas familias es¬ taban enterados de la proximidad del fausto suceso; todo, pues, parecía dar la
razón á doña Amalia.
Y, sin embargo, Luisa se limitaba á
responder: —¡Quién sabe!
¿Era que teníanla peor de las opinio¬ nes respecto de los hombres en general y particularmente de su prometido?
Este ni por un momento]]dió ocasión
á que de él pudiera sospecharse.
Enamorado de Luisa, deseando tan
sólo la llegada del feliz instante en que pudiera llamarla suya, pasó en la casa de ésta Guantas horas permitíanle ¡¡las
conveniencias sociales durante los días
que debían preceder ai de sujboda.J Siempre que á solas con su amada se
veía, atestiguaba con ardientes frases lo verdadero de su pasión.
Luisa no dejaba de corresponderle. Había momentos en que, cediendo también á los impulsos de su ternura, abría su corazón al joven como abre la flor sus perfumados pétalos para corres¬
ponder á las caricias del céfiro.
Pero pronto su rostro, radiante de fe¬
licidad, tornábase sombrío, semejando
un cielo de diáfano azul cubierto por los
obscuros tintes de una nube.
Varias veces, Andrés, al observar tan extraordinarias mutaciones, liabía que¬ rido averiguar su causa; al no conse¬ guirlo. y juzgando aquéllas hijas de in¬ justificados recelos, apresurábase á tra¬ tar de disiparlos con nuevas y sinceras protestas de su amor; más Luisa, no
contestando á las palabras de su prome¬ tido, sino respondiendo á su interior pensamiento, repetía el enigmático y fatídico:
—¡Quién sabe!...
Llegó la víspera de la boda.

Andrés, leyó á la que muy en breve iba á ser su esposa, la lista de las personas á quienes ambos habían invitado á que presenciaran la solemne ceremonia.
La joven, con rostro más sereno que de ordinario, hízole notar que había omitido á dos ó tres amigos, y añadió:
—Pasa á la habitación de mi tía; allí encontrarás recado de escribir y algunas invitaciones que yo no he aprovechado:
subsana con ellas la falta.
Andrés se apresuró á seguir el conse¬ jo, y entregado se hallaba á la susodi¬ cha tarea cuando se vió interrumpido por un criado, el único de la casa, que le dijo:
—De parte de su hermano de usted,
acaban de traer esto.
Y le entregó na sobre cerrado. ¿Son verdad los presentimientos? ¿Son fantasías de novelista? Lo ignoro; más puedo asegurar que el joven sintióse acometido de convulsivo temblor y fijó en aquel sobre una mirada reveladora de ansiedad tan grande como si, al rom¬ perle. se hubiera tratado de abrir cons¬ cientemente la coja de Pandora. Con nerviosa mano rompió el papel, extrajo su contenido y, apenas se hubo enterado de él. un grito ronco, inarticu¬ lado, escapóse de su garganta, á la vez que cubría su rostro densa palidez. Aquellas negras líneas que se desta¬
caban sobre el blanco fondo fueron ha¬
ciéndose borrosas, indefinidas á los ojos desmesuradamente abiertos de Andrés;
cuando no formaban sino un todo agri¬ sado, indescifrable, caótico, el joven es¬
trujó el papel y sepultó la cabeza entre
sus manos, murmurando:
—¡Infame! ¡Infame!
Así, en tal actitud, le encontró Luisa.
La fatal carta, escapada de la manó de Andrés, yacía en el suelo.
Apoderóse de ella la joven y la leyó, sin que su prometido tratara de oponer¬
se ni diera muestra de haber advertido
su presencia. También Luisa se puso pálida; tam¬
bién se sintió acometida de convulsivo
temblor, tanto más perceptible cuanto más avanzaba en la lectura; pero luego que la hubo terminado, levantó al cielo su mirada límpida, diáfana, serena, do¬ tada de la expresión que debieron tener las de las vírgenes inmoladas por el fa¬ natismo pagano en los primeros siglos de la Iglesia.
Vaciló un instante, uho tan sólo. Acercóse á Andrés; con acción resuel¬
ta apartóle ambas manos del rostro, le obligó á levantar la cabeza y clavando en sus asombradas pupilas otras dos pu¬ pilas radiantes de pureza y de indigna¬
ción, exclamó:
—¡Soy inocente! —¡Pero si tú misma has confesado tu culpa!—repuso trastornado Andrés. —¡Soy inocente! —¡Si te declaras culpable bajo tu pro¬ pia firma y ante un tribunal!... —¡Soy inocente!—repitió Luisa, con mayor energía. —¡Oh! Pues jura... jura que mi herma¬ no te ha calumniado, que el testimonio que me envía es falso y... no le mataré porque es mi sangre; pero romperé con él para siempre, después de haberle he¬ cho sentir todo el peso de mi desprecio. —Tu hermano ha procedido como hombre honrado y el testimonio que te ha remitido es auténtico,—dijo Luisa
con frialdad.
—¡Inf....! — ¡Detente! No pronuncies la palabra que abriría un abismo insalvable entre los dos, y escucha: «Mi pobre madre murió poco después de haberme dado á luz; mi padre la so¬ brevivió doce años y. cuando falleció á su vez, quedé al cuidado de mi hermano
Antonio.
»Fuí siempre para él una hermana sumisa y cariñosa, y él. por su parte, se portó bien conmigo, atendiéndome mu¬ cho mejor de lo que era de esperar de un joven atolondrado y lleno de impetuosas pasiones.

«Dominado por el afán de hacer fortuna é imbuido por la idea de que en su patria, no podría conseguirla, trasladóse conmigo á Argelia. Si hubiera tenido otro carácter, es casi seguro que hubiere logrado realizar sus deseos; pero Anto¬ nio era esclavo de todos los vicios y los que más sujeto le tenían eran la bebida y el juego.
»En nuestra misma casa había esta¬
blecido una banca, é inútil es decir que, con tal motivo, reuníanse allí tantos
perdidos como pocas personas decentes. »Un día. los azares del juego dieron
margen á una pendencia entre mi her¬ mano y uno de sus amigos; ambos esta¬
ban bebidos, ambos se acaloraron.
»Sacó el uno un cuchillo, y el otro, inerme, buscó refugio en las habitacio¬
nes interiore*.
»Hasta allí le siguió mi iracundo y ebrio hermano que, en mi propio cuar¬ to, dió de puñaladas al infeliz.
«Intervino la justicia y se me hizo comprender que el asunto era serio.
»Precisaba, á todo trance, librar al
hijo de mi madre del patíbulo ó cuando menos de los trabajos forzados, del pre¬ sidio, como se dice entre nosotros, y pa¬ ra ello no había más que un medio.
»E1 defensor de mi hermano me lo hi¬
zo entender así.
«El medio era horrible, cruel... ¡era
mi deshonra!
»Y sin embargo accedí, porque se tra¬
taba de la salvación de Antonio.
»¡Acaso también porque á los diecisie¬ te años ni comprendía claramente la
transcendencia de mi sacrificio, ni te
había conocido aún!
»Me presenté al tribunal y declaré que el hombre agredido por Antonio era mi amante; que Antonio, ofuscado al ver mancillado su honor, había querido dar¬
nos muerte á ambos... El tuvo la debili¬
dad ó la bajeza de confirmar mi declara¬ ción; los demás testigos del hecho, talla¬ re* ó perdularios, poco amigos de en¬ tenderse con la justicia, callaron; el ju¬
rado absolvió á mi hermano... ¡y yo
quedé marcada para siempre con infa¬ mante estigma!
»Poco después murió Antonio, víctima
de sus excesos.
»Yo regresé á España y acogí me al amparo de doña Amalia, pues no tenía pariente más próximo.
«Durante algún tiempo viví tranquila, ya que no feliz.
«Te conocí, y por vez primera palpitó mi corazón de un modo para mí desu¬
sado.
»3in embargo, tú sabes bien cuán grande fué mi resistencia á que anudá¬
semos relaciones.
«Desde el primer momento te hubiera dado el sí que solicitabas, porque en pronunciarlo se cifraba mi ventura; pero el recuerdo de un pasado que no estaba en mi mano borrar y que temía pudiera llegar á serte conocid©, hacía expirar en mis labios una palabra que sólo en fuer¬ za de constancia, por tu parte, y en ftn instante de debilidad, por la mía. conse¬
guiste arrancarme, «Nuestras relaciones han sido para mí
un continuado suplicio, cuya causa co¬ noces ahora, merced á la diligente ofi¬ ciosidad de tu hermano que, como el resto de tu familia, ha creído siempre
que ibas á contraer un enlace desventa¬ joso, y ha logrado por fiu desbaratarlo.»
—¡No! ¡No!—exclamó Andrés.—¡Yo te creo! ¡Tu palabra vale más para mi que ese maldito papel!
—Me das crédito ahora; pero has duda¬ do hace un momento y volverías á du¬
dar acaso después de haberme llevado al
altar... ¡Nuestro amor es imposible!... ¿No comprendes que me mataría el do¬ lor la primera vez que te viese triste ó preocupado, la primera vez que de tu saliese una palabra dura, fruto quizás de un rapto de mal humor, y que yo
atribuiría á natural desconfianza?...
Créeme, Andrés: hagámonos cuenta de que hemos soñado y de que nuestro her¬
moso sueño ha concluido...

—¡Pero si yo te amo! ¡Si no dudo de tí, ni dudaré jamás! ¡Si necesito tu ca¬ riño como necesito el aire que respiro!... ¿Serás tan cruel que me condenes á
eterna desventura?
Antes que la joven, vacilante y tré¬ mula, pudiera contestar, penetró doña Amalia en la habitación, y dirigiéndose á aquélla, dijo:
—Por fortuna he oído vuestra conver¬
sación, pues era mi deber velar por ti hasta el último momento. ¡Alza la fren¬ te, sobrina mía! Desde que me confiaste el terrible secreto, he trabajado, sin que lo supieras, por til rehabilitación, y aca¬ ban de comunicarme que la he conse¬ guido. Aquí tiene usted—añadió vol¬ viéndose hacia Andrés,—otro testimonio que quiero creer era desconocido de su señor hermano y por el cual se invalida el primero: la sentencia ha sido anula¬ da; cuanto» presenciaron el hecho obli¬ gados á comparecer ante el tribunal, han declarado que la riña se sostuvo por cuestión de juego y en una habitación muy distante de la de Luisa; así lo ha confirmado el mismo agredido, que no murió de las graves heridas que le infi¬ rió Antonio y que ha protestado con in¬ dignación de la superchería empleada por el abogado de éste. La causa, nue¬ vamente abierta, se ha sobreseído, por¬ que es imposible seguirla contra un di¬ funto; pero tu honra, querida Luisa, está ya libre de toda mancha.
—¡Gracias, Dios mío!—exclamó Lui¬ sa. cayendo de rodillas.
Más no llegó al suelo; sostúvola An¬ drés. que la estrechó frenético contra su corazón y murmurando á su oído tier¬ nas frases, obligóla con dulce violencia, á continuar los preparativos para la
boda. Eduardo Blasco
ILUSION
Era ya mi corazón Mansión cerrada y desierta,
Y oí llamar á la puerta De esta cerrada mansión.
¿Quién, dije, en llamar porfía?
Y extraña voz sin tardanza
Respondió ser la Esperanza, Que un albergue me pedía.
Temeroso del engaño
Que tantas venturas pierde. Me asomé, y de manto verde
Yi cubierto el sér extraño.
Abrí incauto el pecho mío, Y luégo que estuvo dentro
No sentí en mi obscuro centro Su acostumbrado vacío.
A ser feliz me di prisa. Y á mi dicha me entregaba. Porque el huésped me miraba Con halagüeña sonrisa.
Llevaba acaso una ñor.
Cogerla mi mano quiso; Y. al tocarla, de improviso Mustia queda y sin olor.
Del caso extraño suspenso,
Helado me deja el pasmo,
Y «ucede al entusiasmo
Un dolor el más intenso;
Pues vi que del corazón. Donde entró por asechanza. Con el disfraz de Esperanza,
Se marchaba la Ilusión.
f Tomás Aguiló.
Ganadería
Ventajas de la trituración de la cebada para la
alimentación del caballo
Los animales domésticos son fábricas
que transforman los alimentos ó mate¬ rias primas en carne, leche, lana, fuerza

motriz, etc. Cuanto mayor sea la econo¬ mía de la alimentación, para una misma cantidad de principios nutritivos, mayor será el beneficio|rendido por los anima¬
les al hombre.
Siendo el aparato digestivo el destina¬ do á hacer asimilables esos principios, todo cuanto facilite su trabajo ha de ser de importancia indiscutible. Así lo han comprendido desde muy antiguo los zootecnistas, y por esto dedican prefe¬
rente atención á los estudios bromatoló-
gicos. La condimentación y las preparaciones
de los alimentos aumentan notablemen¬
te la digestibilidad de éstos. Hoy vamos á pas*r por alto las ventajas que ofrecen la maceración, germinación, cocción, fer¬ mentación acida, infusión, panificación, mezclas, etc., para tratar solamente de la división mecánica ]de las substancias
alimenticias.
Los alimentos llamados groseros ó pocolcondeusados,lcomo los forrajes, he¬ nos, pajas y raíces, se dan á los anima¬ les como temperantes algunos, y la ma¬ yoría como lastre, con el fin de aumen¬
tar los puntos de contacto entre la masa alimenticia y la mucosa digestiva y fa¬ cilitar los movimientos peristálticos. Los
citados alimentos son cortados en pe¬
queñas porciones para que los animales puedan hacer mejor la prehensión y pa¬ ra evitar que se desperdicien en gran
cantidad.
Los granos y semillas no suelen sufrir preparación alguna; se dan enteros, por ser poco conocidas las ventajas de su trituración ó aplastamiento.
Cuando en una caballeriza hay un solo équido, ó cuando los que en ella se albergan se hallan suficientemente dis¬ tanciados, comen con tranquilidad, efec¬
túan la masticación é insalivación per¬
fectamente, ios principios feculentos son completamente transformados por la plialina de la saliva y el bolo alimenti¬ cio pasa al esófago y entra en el estó¬ mago debidameme preparado. En di¬ chos casos la trituración previa es inútil, como dice un conocido higienista fran¬ cés, ó acaso hasta perjudicial, cual afir¬ ma un compatriota suyo.
Pero en los casos en que en un local reducido hay gran número de animales, cuando las plazas son estrechas y los pesebres carecen de divisiones laterales
que los incomuniquen y que impidan á los solípedos comer el pienso de los in¬ mediatos á ellos, la trituración es de su¬ ma necesidad, si se quieren evitar pér¬
didas de ración.
Basta examinar las deyecciones sóli¬ das. para hallar en ellas numerosos gra¬ nos enteros, que por llegar al estómago sin ser quebrantados, han atravesado
todo el tubo intestinal sin ser atacados
por los jugos digestivos. En la cebada, que es el grano dado
generalmente en España como pienso, la pérdida es por este motivo de una sexta parte, de modo que en el ejército, por ejemplo, donde la ración ordinaria es de seis cuartillos, viene á desperdi¬ ciarse uno diario por cabeza.
De ahí el que la inmensa mayoría de los autores higienistas veterinarios, así en nuestra nación como en el extranje¬ ro. aconsejen aplastar ó triturar los gra¬ nos para evitar los inconvenientes ante¬
dichos. Nosotros tuvimos ocasión de hacer un
ensayo de esta naturaleza con el caballo Derrote, perteneciente á la segunda ba¬ tería del 13.° regimiento montado de Artillería, que se hallaba desde su in¬ corporación al regimiento en un estado de enflaquecimiento extremado. Pesaba
antes de comenzar á alimentarle con la,
cebada triturada 315 kilógramos, y vein¬ tisiete días después 335, es, decir que ga¬ nó en tan corto espacio de tiempo 20 ki¬ logramos. Esto basta para demostrar la importancia de la trituración.
En bastantes cuarteles y empresas de tranvías se hace ya uso de las máquinas aplastadoras ó trituradoras, siendo ex¬
celentes los resultados obtenidos.

SOL LE R

Nosotros estamos convencidos de la ! Como el de otras muchas curiosidades conservará su mayoría parlamentaria primera vez fué ministro de Fomento, ' que regresar de París en febrero de 1869

bondad, de esa práctica, y por esto, aun¬ de la vida vegetal, el primer estudio de hasta el término de la legislatura actual. la segunda de Ultramar, la tercera de para ir por primera vez al Parlamesto

que de poco pueda servir nuestro voto, la fosforescencia de las plantas es debido Y también es probable, si las eleccio¬ Hacienda y la cuarta de Fomento.

en representación de la ciudad de Barce¬

-nos atrevemos á recomendarla, en espe¬ á Linneo. Observóla en una planta bien nes no presentan grandes sorpresas, que

Ministro de Fomento en la primera lona. Siguió tomando parte como dipu¬

cial para el caballo, cuya potencia di¬ común, el Tropceatum majus ó capuchi¬ la política actual de Francia sea mante¬ época «del partido liberal (1883), se dis¬ tado en todas las cortes del reinado de

gestiva para el leñoso es menor que eh na-vulgar, en cuyas flores, siendo niño, nida en el gobierno por algunos años. tinguió por la rebaja que obligó á ha¬ D. Amadeo.

la muía y casi sólo la mitad que en los descubrió diferentes veces una luz irisa¬ Esta previsión, sin embargo, no pasa cer á las Empresas de ferrocarriles del 10 Apenas se proclamó la República la

^rumiantes.

da que las hacía visibles en la obscuri¬ de ser hasta insegura pues el aspecto de por 100 en el transporte de viajeros. Es¬ noche del 11 de Febrero de 1873, nom-

Dos observaciones hemos de hacer pa¬ dad. El físico Wilcke, á quien el joven la política con mucha facilidad se modi¬ tas pruebas de s« energía, al par que lo brósele ministro de la Gobernación y

ra terminar. La trituración ha de ser pe¬ Linneo dió á conocer sus observaciones, fica.

brillante de la campaña parlamentaria después presidente de la República es¬

queña, la precisa para quebrantar el atribuyó á fenómenos eléctricos la fos¬

que sostuvo, le dieron gran crédito en pañola, de cuyo cargo dimitió en 18 de

..grano, porque si es exagerada, mucha forescencia de la flor de capuchina.

la opinión.

Julio, siendo reemplazado por Salmerón.

aparte de éste se reduce á harina y se Después de Linneo, muchos naturalis¬

Aguinaldo

Ministro de Ultramar en la segunda Durante la Restauración ha ocujpado

tas han descrito plantas fosforescentes.

é.poca del partido liberal (1887), intro¬ día tras día su sitio en los bancos de la

Algunos prácticos han hallado venta¬ Erasmo Darwiu cita como el tipo per¬ Según telegrafían desde Washington dujo una nueva organización en Filipi¬ minoría republicana. Cuando en el Con¬

jas en él cascamajado sobre el aplasta¬ fecto de dichas plantas el lirio de agua ál Morning Pos't cíe Londres, con refe¬ nas, y realizó, para aliviar la situación greso levantábase para hablar el ilustre

miento.

del Africa austral. Haggren, naturalista rencia á noticias'de Filipinas. Aguinal¬ del Tesoro de la isla de Cuba, un em¬ anciano estos últimos años de s,u vida,

Alberto Ciyera.

sueco, estudió deteuidamente el fenó¬ do goza de la mayor y más completa li¬ préstito de importancia. En la confec¬ cuando apenas se le oía por la debilidad meno que nos ocupa, demostrando que bertad; pero que, sin embargo, le acom¬ ción de los presupuestos de Ultramar, de su voz, llenábanse los escaños del

no es debido á animales fosforescentes, paña constantemente y á todas partes que no llegaron á regir porque no pu¬ Parlamento, y los diputados, sin distin¬

sino que depende de la propia vida de la un oficial americano, sin más objeto que dieron discutirse, disminuyó bastante ción de matices, agrupábanse cerca de

Variedades

planta. De sus observaciones se deduce el de protegerle contra alguna .posible los gastos, librando mucho de su pesa¬ la tribuna que ocupaba Pí para de este que la fosforescencia se produce so¬ venganza de los indígenas, «quienes es¬ da carga á la isla de Cuba y llegando modo oir su autorizada palabra.

¡Los casamientos en el Transvaal

bre todo después de un día de mucho tán persuadidos de que Aguinaldo les casi á la ansiada nivelación.

Ha muerto Pi y Margall, y sucumbe

sol y siendo la noche tranquila. La luz hizo traición y se rindió á los yanquis Ministro de Hacienda lo fué en 1892 como vivió, en medio de la mayor po¬

fosforescente aumenta en intensidad en voluntariamente.

Diciembre), al constituirse el llamado breza, sin ninguna pompa ni vanidad

Hoy que la heróica república sud¬ africana está llamando poderosamente la
•atención á causa de la guerra con-Ingla•terra, en cuya lucha demuestra un A fé \_y^un valor dignos de la idea santa por «qué combate, creemos que todo lo que á dos boers se refiera, tendrá algún interés para nuestros lectores, y más tratándose de un-asunto .ya de suyo interesante, cómo es el matrimonio.
Respecto al modo de realizar este acto *en aquel .país, vamos á hacer una ligera
¿reseña.
En cuanto un joven boer cumple la «edad necesaria para contraer matrimoma, empieza por formar una lista de -todas las muchachas solteras que exis¬
ten en los distritos cercanos al suyo,
siendo de suponer que en esa lista solo ¡figurarán das «doncellas más guapas ó
por lo menos las que á él más le agra¬
den. Luego coloca una larga pluma en su sombrero, moota en su mejor caballo

los meses de-Julio y Agosto, y aparece cosa de media hora después de la puesta
del sol, durando hasta el amanecer. Ca¬
non Russel, en 1891. citó la fosforescen¬
cia de la caléndula, qne se hace á veces completamente luminosa, y lade la fraginela, cuyas .flores despiden un aceite volátil que se ilumina formando una es¬ pecie de llamas pálidas alrededor dé la flor. La vid salvaje ó cipo de la América
del Sud. destila una savia luminosa que
durante la noche cae á gotas ¡parecidas á lágrimas de fuego. Algunos heléchos, musgos y bongos son visibles de noche como puntos luminosos entre la maleza. El Agctricus olearius, entre otros hon¬ gos, es digno de mención. En nuestro pais invade este parásito los troncos de los olivos en Noviembre y Diciembre .y
cuando las condiciones atmosféricas son
adecuadas, convierte dichos troncos en
una masa débilmente luminosa.

.y emprende su romancesca excursión en

•—

*—

busca de esposa.

Actualidades Cuando llega á la granja que se pro-(

pone visitar primero, entra en ella sin
•decir una sola palabra, .y dirigiéndose á':
da .familia, des presenta una cajita de ^ciruelas escarchadas, confitura estima¬ dísima entre los boers, y una vela de blanca cera: este lenguaje simbólico,-es -comprendido inmediatamente por Jos
interesados.

Las fuerzas boers
De cuando en cuando se computan las fuerzas de que disponen los boers en su lucha contra Inglaterra. -Las últimas
noticias calculan-estas'fuerzas en seten¬

Las ciruelas son regaladas á la madre, •que no las rechaza nunca; y la vela se entrega á la hija, quien alguna vez sue¬ le ¡rehusarla, dando á entender con ello
que .00 acepta la proposición de matri¬ monio. Cuando esto ocurre, el desdeña¬ do galán vuelve á montar en su corcel j emprendiendo de nuevo la caminata •se dirige á otro lugar, donde practica la •misma ceremonia. Pero sí, por el con¬ trario. la muchacha elegida acepta la vela, ésta se enciende en seguida y la madre se retira con prudente discreción., para que los prometidos puedan hablar
sin estorbos, de su amor, pero no se marcha sin haber marcado antes el

ta comandos cuyos efectivos varían en¬ tre cuarenta y quinientos hombres.
De estos comandos veintiséis operan
en el Transvaal. treinta y uno en el íQrange. y trece en la Colonia del Cabe.
En el Transvaal. al norte de la línea
de Delagoa hay siete comandos que su¬ man unos 1.100 hombres, y que tienen como campo de operaciones una exten¬
sión de 30.000 millas cuadradas. Los más
importantes de estos comandos son los de Mu 11er á Hindon (400 hombres) y el de Viljoen (200 hombres.)
Al sur de dicha linea se hallan doce
comandos, con un total de unos seis¬
cientos hombres. El propósito de estos

tiempo que la dulce plática debe durar, para lo cual deja clavado un alfiler e.11 la cera á una ó dos pulgadas de la llama.
Lo que no sabemos es si los enamora¬
Sección De la Península dos, dejándose de inútiles recelos, cam¬
Biográfica bian ó no de sitio el célebre alfiler, en
cuanto la madre les vuelve la espalda. Lo más probable es que la conversación se prolonguey que la señal mude varias
veces de sitio.
En cuanto al padre, jefe de la familia
9.°delafuturaesposa,nosemezclapara

parece ser ei de pasar al norte de la
linear
Los otros ocho comandos transvalen-
ses operan en el distrito occidental y es¬ ta n bajo el mando de Delarey. Kerap
con cuatrocientos hombres se encuentra
al oeste de Krugersdorp y otro comando
con cuatrocientos hombres se halla al
oeste de Klerksdorp. fin el Orange hay veintitrés comandos
al este del ferrocarril. Al sur de la línea de blockhaus de

Castro 7 los alemanes
Un liberal colombiano, residente en Londres, y que conoce á fondo los asun¬ tos de Colombia y de Venezuela, asegu¬
ra que el general Castro cuenta con el apoyo de los alemanes residentes en Caraeasy con las simpatías del Gobierno
alemán. De ser esto cierto, el conflicto
alemán-venezolano podría ser sólo un pretexto, un valor entendido entre Cas¬ tro y la escuadra germánica, para per¬
mitir á ésta de intervenir en los asuntos del Dentro-América con la misma efica¬
cia que los acorazados yanquis; pero en sentido contrario. Alemania es hoy, la •única potencia europea capaz de contra¬ rrestar en aquellos parajes los proyectos del jingoísmo yanqui.
Los cautivos de los moros
Una persona llegada recientemente de Tánger ha comunicado noticias de aquella plaza que tienen algún interés.
Los cautivos españoles viven aún y andan de cábila en cábila, esperando «que llegúela deseada hora del rescate.
La noticia de que viven aquellos infe¬ lices ha sido fijada en las esquinas de las calles de Tánger por orden del mi¬ nistro de España, señor Ojeda.
Cree aquella persona que con la expe¬ dición militar qne está organizando el Sultán no se conseguirá nada favorable para los cautivos.
Los moros están dispuestos á sacrifi¬ car á los infortunados españoles en cuanto haya una víctima en las cábilas por este asunto.
Lo más oportuno, será lograr el res¬ cate de los españoles por medio de la di¬ plomacia. aunque sea valiéndose de es¬ pías.
El padre de los cautivos ha sido em¬ pleado en Tánger por el Sr. Ojeda. La cantidad que le corresponde de indem¬ nización no le ha sido entregada aún.
D. GERMÁN GAMAZO CALVO
Cristianamente y con una admirable
serenidad de ánimo falleció en Madrid
el 22 del pasado mes de Noviembre la

Gabinete de Notables. Se habló mucho, se discutieron mucho sus presupuestos
de 5 de Agosto de 1893, inspirados en un principio de economía, de reducción de los gastos y también en un propósito de gran rigor en la recaudación de los tributos, hasta el punto de haberse dis¬ tinguido en mayor grado como recau¬ dador que como reformista.
Fué, por último, ministro de Fomen¬ to en 1898, y contribuyó no poco á que se hiciera rápidamente la paz con los Estados Unidos, por creer que importa¬
ba ante todo concluir la lucha, restable ¬
cer la normalidad y cicatrizar las heri¬ das de la patria. En aquel Ministerio del verano del año terrible, para lo bueno Ó para lo malo, Gamazo llevó la voz can¬ tante. fue el alma de la situación, el que con sus consejos determinó todas, abso¬ lutamente todas, las resoluciones que condujeron, primero al Protocolo del mes de Agosto, y después al Tratado de
París.
La política española ha perdido una capacidad y una inteligencia. ¡Descanse en paz el ilustre parlamentario, el abo¬ gado eminente!
DON FRANCISCO PÍ MARGALL
El viernes de la anterior semana exha¬
ló su último suspiro el que fué segundo presidente de la República española.
Había nacido en Barcelona el 29 Abril
de 1824. Hijo de una modesta familia,
educóse en su ciudad natal, en la que cursó casi toda la Facultad de Derecho.
En los primeros años de su juventud se dejó llevar por la imaginación y compuso obras dramáticas y versos, que dió al olvido poco tiempo después cuan¬ do su razón, siempre fría y severa, do¬ minando á su rica fantasía, le indicó el camino que debía seguir.
Para cursar el último año de su ca¬
rrera se trasladó Pí á Madrid en el año
1847, y allí obtuvo el título de Doctor
en Derecho.
Dióse á conocer en la capital de Espa¬ ña como escritor de Artes, por los artí¬
culos relativos á la historia del arte mo¬
numental insertados en el periódico ar¬
tístico El Renacimiento. No mucho más tarde escribía las revistas de teatros en
otro periódico madrileño: El Correo. Luego escribió diferentes obras y pu¬
blicó concienzudos trabajos forenses en la Enciclovedia de Legislación, y Juris¬ prudencia, todo lo cual le acreditó de

humanas, al lado de los suyos, de su
mujer y de sus hijos, dejando como úni¬
ca herencia el tesoro de sus libros, una
biblioteca que era su solo caudal y pe¬ culio. ¡Y fué ministro, y fué presidente de la República, y fué un día soberano de España!
¡El señor Pí y Margall no era católico! ¡Era un propagandista tenaz contra las doctrinas y los dogmas de la Religión de los españoles!
Ante esos hechos y ante la muerte de impenitencia y el entierro civil siente el alma católica, junto con la triste impre¬ sión de espanto, una inmensa piedad hacia el hombre que ha bajado al sepul¬ cro. Una inmensa piedad y un deseo fervoroso de que no le haya faltado la misericordia divina, que es inagotable.
* *#
Ya que del Sr. Pí hemos hablado, pu¬ blicamos las siguientes líneas debidas á la pluma de nuestro particular amig*> el
Dr. Pastor, é insertadas en La Unión
Republicana, de Palma, correspondiente
al día 3 del actual:
Pí y Margall
D. Francisco ha muerto!... El sabio; el honrado y consecuente Republicano, Pí y Margall.
El Catón moderno... el que si fué po¬ lítico hizo menos «política», sinó, actos de consecuencia y honradez, cosa poco
común entre los «Políticos» de medio
siglo atrás... Apesadumbrado y dolorido de veras... por la muerte de mi «Maes¬ tro» y antiguo amigo... Nada más pue¬ do decir; sinó... Ha muerto Pi y Mar¬ gall!
Viva Pí y Margall. Imitémosle... Compañeros...
Andrés Pastor y Olives.
* **
Los hombres políticos de todos los partidos enaltecieron en nuestras Cáma¬ ras el talento, el patriotismo y las reve¬ lantes dotes que adornaron á los insig¬ nes españoles señores Gamazo y Pi Mar¬ gall.
A continuación publicamos íntegro, por su extraordinaria importancia, el proyecto de ley leído en el Congreso por
el señor ministro de Hacienda:
PROYECTO DE LEY

nada en el asunto de que se trata, simu¬ lando que no le interesa gran cosa, aun¬ que haya motivos para creer que no es asi; porque en todas partes hay diplo¬ macia, hasta en los que saben luchar contra sus poderosos enemigos.

Ladybrand-Bloenfontein apenas hay cuatrocientos boers muy perseguidos y con escasas provisiones.
De los trece comandos de la Colonia
del Cabo diez están al oeste de la princi¬ pal línea férrea del Cabo y tres en el

personalidad, importantísima en la po¬ lítica española contemporánea, que lle¬ vaba aquel nombre.
Nació Gamazo en Boecillo (Valladolid) en 1838. Tenía, por tanto, sesenta y tres años, muy bien llevados con su aspecto

critico eminente.
No intervino Pí directamente en la
política de su patria hasta 1830, año en que inició sus campañas por medio de la prensa. En la misma época comenzó
su dominio de las cuestiones económicas

Artículo l.o Se pagarán en oro los derechos de exportación y los de impor¬ tación de las mercancías comprendidas en las siguientes partidas del Arancel
de Aduanas.

distrito del noroeste.

de salud sólida, no obstante la última que ha sabido conocer como pocos.

6.0 Carbones minerales y el cok.

enfermedad, que ha sido tan larga y tan

En los días de la revolución de Julio

8.0 Petróleos y aceites minerales que

Plantas fosforascentes
Del mismo modo que ciertos animales despiden luz propia en la obscuridad, hay plantas que en determinadas cir¬
cunstancias se hacen fosforescentes y
aun llegan á brillar de un modo nota¬
ble. El fenómeno no es ciertamente muy
frecuente; en los climas templados y en

Gran banquete político en París
El acontecimiento más comentado hoy en la política interior de Francia es el banquete celebrado en la noche del miér¬ coles día 27 de Noviembre último por la Asociación republicana del comercio y la Industria. Asistieron al banquete to¬

dolorosa.
Cursó la carrera de Derecho en la Uni¬
versidad de aquella capital, donde co¬ menzó á distinguirse ventajosamente entre sus condiscípulos, y alcanzó gran
consideración como orador forense y
hábil polemista. En 1863 se trasladó á Madrid é ingre¬
só en el bufete de D. Manuel Silvela.,

de 1854 su nombre iba ya sonando en las redacciones, e*i las casas editoriales
y en los Ateneos. Verificado por la fuerza, en Julio de
1856. el cambio político que valió el po¬ der á O’Donnell. se retiró Pí á Vergara. donde residió diez meses ocupado en re¬ dactar artículos históricos y de costum¬ bres. Volvió después á Madrid y siguió

dejen por destilación á 300 centígrados más de 60 por 100 de residuos.
Dichos, de 20 á 80 por 100. 10. Dichos, de menos de 20 por 100. 11. Alcanfóres, aceites lubrificantes
minerales, vaselinas, y las mezclas de estos productos con aceites ó grasas ani¬ males y vegetales.

los fríos es más bien muy raro, pero, no dos los ministros. El presidente del Con¬ ganando justo renombre en el foro, al colaborando en varias publicaciones,

12. Bencina, gasolina y otros pro¬

obstante, una persona dotada de espíri¬ sejo Mr. Waldeck-Rousseau pronunció cuál estuvo casi exclusivamente dedica¬ pues necesitaba de su pluma para vivir. ductos semejantes.

tu de observación puede descubrir algu¬ nas veces en ciertos órganos de las plantas una fosforescencia más ó menos evidente. En los climas tropicales la fos¬ forescencia vegetal es un hecho más
frecuente, no siendo extraordinario dis¬
tinguir en los troncos de las lianas ó en musgos que tapizan las márgenes de los arroyos, séries de puntos luminosos que

un gran discurso afirmando el propósi¬
to que el gobierno tiene de oponerse á todas las reacciones y á toda clase de imperialismos. Sus declaraciones han si¬ do acogidas con entusiasmo. Los anti¬ guos presidentes del consejo y hoy jefes de agrupaciones parlamentarias señores Henri Brisson y Léón Bourgeois se inanifestaron resueltos á apoyar al actual

do desde 1871. año en qué dió.comienzo á su historia parlamentaria como repre¬ sentante por Valladolid. Diputado desde esta fecha, sin interrupción, ni siquiera
en la Asamblea famosa del 73. supo con¬
quistarse un puesto eminente en las Cortes españolas.
Gamazo fné cuatro veces ministro, y las cuatro veces con Sagasta, uo obs¬

Procuró desde 1864 el triunfo de la re¬
volución. es decir, la caida de los Borbo-
nes. Vencidos los revolucionarios en
Madrid en la sangrienta jornada del 22 de Junio de 1866, huyó Pí á Francia, es¬
tableciéndose en París, donde se consa¬ gró á tareas literarias y científicas, con las cuales ganaba el sustento.
El triunfo de la revolución de' sep¬

324. Bacalao y pez palo. 325. Polvo de pescado. 332. Trigo. 333. Harina de trigo. 342. Cacao en grano, sin tostar, y la cáscara de cacao producto y procediendo
directamente de Fernando Poo.
343. Dichos de otras procedencias.

producen en la obscuridad de las nuches gabinete. En estas condiciones parece tante lo cual no puede decirse que estu¬ tiembre de 1868 señala el comienzo de

344. Cacao molido, el en pasta y

tranquilas fantástico aspecto.

muy seguro que Mr. Waldeck-Rousseau viera nunca totalmente á su lado. La la fase más importante de su vida. Tuvo la manteca de cacao.

SOLLER

S

345 Café en grano, en tortas, pro¬ mucho ajuste escogidas piezas que fue¬ Por los talonarios que, se han hecho que García Alvarez y D. Antonio Paso,

CULTOS SAGRADOS

ducto y 'procediendo directamente de ron muy aplaudidas.

en la imprenta de este periódico vemos y música del inmortal Chueca. Ha sido

Fernando Poo.

que son bastantes los que, esperando su muy aplaudida en cuantos teatros de Es¬ En la iglesia parroquial.—Hoy, al

346. Dichos de otras procedencias.

Leemos que en la secretaría del «Sin¬ futuro bienestar de la caprichosa suerte, paña se haya representado, lo cual nos anochecer se cantarán completas con

347. Café tostado molido de achico¬ dicato de Riegos» de esta villa, se halla se apresuraron á adquirir participaciones hace suponer que al estrenarse en el música en preparación á la gran festivi¬

ria tostada y sin tostar y otros predac¬ expuesto para las reclamaciones á que de la letería de Navidad.

nuestro, se verá sumamente concurrido. dad de la Purísima Concepción de María.

tos semejantes.

haya lugar, el reparto de gastos genera¬ Seguramente habríase jugado aún mu¬

Mañana, dia 8.—Continuarán las cua¬

348. Canela de todas clases y sus les y particulares de dicho Sindicato co¬ cho más si no se hubiesen agotado los

imitaciones.

rrespondiente al año actual.

billetes correspondientes á dicho sorteo,

EN EL AYUNTAMIENTO

renta-horas en honor del mismo misterio,
siendo la exposición á las seis, seguida

349. Pimienta, clavo'Jy demás espe¬

pues ya hace tiempo que quedaron ex¬ Sesión del día 30 de Noviembre de 1901 de misa matutinal. A las siete y media,

cias y sus imitaciones.

Acompañado de atento B. L. M. del pedidos los 35.000 de que constaba.

La presidió el Alcalde señor Canals se celebrará misa de comunión general.

350. Té y sus imitaciones y la yerba Presidente del «Centro Balear» hemos

Esto habrá dado ocasión á que este y asistieron á ella, convocados por se¬ A las nueve y media, se cantarán horas

f

21."°mate.

Art. 2.° En las liquidaciones, las de¬

claraciones de exportación y las de

importación de las mercancías especi-
ficadas en el artículo anterior se hará,

según sea el tipo medio del cambio so¬

bre el Extranjero, una reducción de

derechos con sujeción á la siguiente

escala; Tipo medio del cambio.

Tipo de reducción de derechos.

Del 40 por 100 inclusive

en adelante . . . . 30 por 100.
Del 30 inclusive al 40

exclusive Del 20 ídem id. al 30 id. Del 10 ídem id. al 20 id.
Cuando el tipo i.medio

25 por 100. 20 por 100. 10 por 100. del cambio no

llegue á 10 por 100, no se hará reduc¬ ción alguna.
Se entenderá por tipo medio del cam¬ bio el del beneficio que hayan tenido las letras á la vista de Madrid sobre París,

según el Bolsín oficial de cotización de
la Bolsa de Madrid en el mes anterior á

aquel en que proceda hacer la liquidación de los derechos de importación ó de ex¬

portación. El ministro de Hacienda fijará el dia
último de cada mes dicho tipo medio del cambio á que se han de sujetar en el

mes siguiente las reducciones en las li¬

quidaciones de derechos, cuyo tipo de

recibido un ejemplar de la Memoria de
la «Sociedad Balear de Beneficencia»
establecida en la Habana y una lista de los señores que fueron elegidos para for¬ mar la Junta Directiva que ha de regir
los destinos de dicha sociedad de 1901 á
1902.
Agradecemos la atención.
En la tienda de artículos de escritorio
de «La Sinceridad», además de las agen¬ das de bufete, calendarios americanos y
almanaques Bailly-Bailliere que hace poco tiempo se recibieron y todo lo cual se vende á precios reducidos, se ha reci¬ bido también una gran remesa de tarjetas y papel fantasía para felicitaciones y otra infinidad de artículos propios para las próximas páscuas de Navidad y año nuevo, que tenemos la seguridad han de ser del agrado de los numerosos parro¬ quianos del nombrado establecimiento.
Según anuncio publicado por la Admi:
nistración de Hacienda de Baleares en
el «Boletín Oficial» de esta provincia correspondiente al día 26 del pasado Noviembre, el cupo de consumos, sal y alcoholes, ajustado al Real decreto fecha 5 de Abril de 1900 y declarado vigente al pueblo de Sóller para el próximo año
de 1902, asciéndela 34.Ó97’75 pesetas.

año correspondan á Sóller muchos rein¬ tegros.
Conforme decíamos salió para Barcelo¬ na y Cette en la noche del domingo últi¬ mo el vapor de esta^matrícula León de Oro, llevándose abundante carga y bas¬ tantes pasajeros.
De regreso de su viaje ha fondeado dicho buque en nuestro puerto esta ma¬ ñana, habiendo sido portador de algúu pasaje y variada carga.
Para los mismos puertos de itinerario emprenderá nuevamente viaje el próxi¬
mo martes.

Las obras ejecutadas por administra¬

ción municipal durante la anterior sema¬

na importaron la cantidad de 159’26 pe¬

setas.

v

Trabajaron los operarios en la recom¬

posición del piso de las calles de la Gran-

Yía y Paloti y el del camino de «Las

Argilas» y en la construción de cuatro

puentes de madera en el torrente que

cruza el camino del «Barranch»

EN EL TEATRO
Como en números anteriores, daremos hoy cuenta á nuestros lectores de la
grande y extraordinaria función celebrada

gunda vez, los concejales señores Santandreu y Coll.
Leída el acta de la sesión anterior, el señor Coll manifestó que el permiso que
se había concedido á D. Antonio Juan
Garau Arbona, debía entenderse limita¬
da á la reconstrucción del desmorona¬
miento que había sufrido el muro que sirve de sosten á su finca, toda vez que
la Comisión de Obras había informado
solamente sobre este extremo, dada su urgencia, no habiendo dictaminado toda¬
vía sobre el otro extremo de la instancia.
Manifestándose conformes los señores
asistentes á la sesión, fué aprobada el acta con la expresada rectificación.
Se acordó pasara á estudio de la Co¬
misión de Obras una instancia de don
Antonio Juan Garau y otros, fecha 28 del actual, en suplica de que se dé ma¬ yor latitud al torrente mayor de esta vi¬ lla y se limpie su cauce desde el puente de madera que existe en el sitio conocido por «Can Garau» hasta la desembocadu¬
ra del mismo torrente.
El Sr. Presidente expuso que no era
factible según la opinión de los faculta¬ tivos al efecto consultados, colocar la tu¬ bería que ha de conducir las aguas de la fuente del Rafal á la barriada del puerto por debajo el afirmado de la carretera, según el proyecto, ni por debajo la cune¬ ta de la parte Este, conforme se había

menores y después la misa mayor Agran¬ de orquesta, pronunciando el panegírico de la Purísima Virgen, el Rvdo. Sr. don Juan Alejo Muntaner. Por la tarde, vísperas y completas; y al anochecer, maitines con laudes solemnes y la reser¬
va de S. D. M.
Lunes, dia 9.—Exposición á las seis y en seguida la misa matutinal. A las nueve y media, se cantarán horas y la misa mayor. Por la tarde, los actos del rezo divino; y al anochecer, se practica¬ rá el ejercicio mensual en honra de la Inmaculada Concepción de María, con plática y orquesta, y seguidamente la re¬ serva de S. D. M., precedida de proce¬ sión y Te-Deum.
Jueves, dia 12.—Al anochecer, se can¬ tarán solemnes completas en preparación
á la fiesta de Sta. Lucía.
Viernes, dia 13.— A las nueve y media se cantarán horas menores y después la misa mayor, en la que pronunciará el pánegírico de la Santa Virgen y Mártir, el Pbro. D. José Marqués.
En el oratorio de las Hermanas de la
Caridad.=Mañana, dia 8.—A las 4 de la tarde, tendrá lugar el ejercicio mensual
de la Buena Muerte.
Mef^tstr© Civil

cambio se publicará en la Gaceta de Ma¬

En uua correspondencia que de un an¬ en el teatro de la «Defensora Sollerense» Ultimamente acordado, en atención á

Nacimientos.

drid.

tiguo suscriptor al Sóller en Marsella el domingo último por la noche.

las dificultades que indefectiblemente se

Varones 2.—Hembras 0.—Total 2

Art. 3.° En el pago de los derechos hemos recibido, se nos da cuenta del fes¬

Después de la sinfonía ejecutada por presentaron, ya por parte del Cuerpo de

Matrimonios

en oro se¡admitirán por todo su valor:

tival celebrado por gran parte de la co¬ la orquesta que dirige el Sr. Marqués, Ingenieros, ya al abrir las zanjas para

Dia 3, D. Miguel Frontera Vila, sol¬

Monedas de oro de cuño español. lonia española con motivo del 8.° ani¬ la compañía que actúa en nuestro coliseo emplazar la tubería del segundo y tercer tero, con D.a Catalina Nadal Mayol, sol¬

Monedas de oro de las naciones
que forman parte de la Unión latina.
3.o Billetes del Banco de Francia.
4.o Letras ó cheques sobre París ó

versario de la fundación de la sociedad «La Unión Ibérica».
A las once de la mañana del domingo último tuvo lugar en la iglesia de los

puso en escena La Sultana de Marrue¬ cos, que, por lo bien representada, fué muy aplaudida.
Siguióle luego La Señora Capitana,

tramo; mientras que esta, una vez tras¬ pasados unos cien metros el puente de «Can Carol», puede cruzar la carretera y tomar la dirección de la parte Oeste,

tera.

Defunciones

Dia 27 Noviembre, D. Jaime Gual
Payeras, de 93 años, casado, M.a 32. — Dia 4 Diciembre, D.a María Coll García,

Londres, Bruselas ó Berlín, siempre que Agustinos de aquella ciudad y con asis¬ zarzuela en un acto y en verso, original para lo cual no se ofrecen tantas dificul¬ de 30 años, soltera, calle de Palou.—

estén librados, respectivamente, en fran¬ tencia numerosa, la bendición de un va¬ del inspirado Jaksón Veyán y música tades. En sil vista, la Corporación acor¬ Dia 5, Florentina Ballester Mayol, de 2

cos ó marcos, debidamente garantidos.

lioso pendón destinado á dicha asocia- del maestro Valverde. Los actores que dó que la tubería expresada, se coloque años, calle de Batach.

Art. 4.° Las fracciones inferiores á ciación, habiendo sido padrinos en tan en ella tomaron parte supieron imponer¬ desde la barriada de «Can Petlos» hasta

10 pesetas que resulten de las liquida¬
ciones de los derechos que se paguen en

solemne ceremonia la señora D.a Trini¬
dad Cabellos y nuestro paisano y amigo

se bien de la obra y en especial la seño¬ ra Román y los Sres. Forteza y Martí

unos cien metros traspasado el puente de «Can Carol» por la cuneta del lado Este,

MOVIMIENTO DEL PUERTO

oro, se abonarán en moneda española, que se admitirá por todo su valor repre¬
sentativo. Art. 5.° El ministro de Hacienda
adoptará las disposiciones necesarias para

D. Bartolomé Alcover Colom. Más tarde se reunieron en la sala de
fiestas de la «Cervecería Marsellesa» en
fraternal banquete numerosos socios de «La Unión Ibérica» y muchos otros invi¬

en sus respectivos papeles de Capitana, Rubiales y General. La numerosa con¬ currencia les premió prodigándoles mu¬ chos aplausos.
Por último púsose en escena la zar¬

y, desde este punto hacia el puerto, por la cuneta del lado Oeste; introduciéndo¬ se en el proyecto las modificaciones acor¬
dadas.
Se aprobaron los extractos de los

EMBARCACIONES FONDEADAS
Dia l.o Diciembre.—De Palma, en 2 días, laúd Esperanza, de 32 ton., patrón L). J. Vicens, con 5 mar. y lastre.— Dia 4, de Ciudadela, eil 2 dias, pailebot Los

el cumplimiento de esta ley.

tados, entre ellos algunos representantes zuela en un acto y tres cuadros, en prosa, acuerdos tomados durante los meses de Amigos, de 28 ton., pat. D. A. Marqués,

Crónica Local

de la Prensa. Al destaparse el champag¬ «letra de Arniches y música del maestro ne hubo los indispensables discursos y Caballero, titulada Los Aparecidos. Esta brindaron por la prosperidad de España obra, por la gran crítica que encierra,
y Francia el presidente de la sociedad agradó á los asistentes á la velada, quie¬

Julio, Agosto y Septiembre últimos,
acordándose su remisión al Gobernador
civil de la provincia para su inserción en
el «Boletín Oficial.»

con 5 mar. y trigo.—Dia 7, de Barcelo¬ na, en 10 horas, vapor León de Oro, de 125 ton., cap. D. G. Mora, con 17 mar. y
efectos.
embarcaciones despachadas

Sr. Mestre, el cónsul de nuestra nación nes elogiaron al mismo tiempo la buena

En cumplimiento de lo dispuesto en la

Dia l.o Diciembre.—Para Cette y Bar¬

El «Orfeón Republicano Sollerense» Sr. Coude de Torrijos, el vice-consul se¬ interpretación obtenida, pues estuvieron ley municipal vigente se acordó verificar celona, en 10 horas, vapor León de Oro,

obsequió con agradables serenatas el sábado de la anterior semana, á D. An¬ drés Pastor Oliver, á D. Andrés Sancliment y á D. Andrés Ramón que celebra¬

ñor Silvoniz, el presidente de honor Sr. Alcover y muchos otros que creemos
innecesario nombrar.
Terminó la agradable fiesta con un

bien todos los artistas sin excepción. Para mañana domingo y como 6.a fun¬
ción de abono, está anunciada la repre¬
sentación de las zarzuelas Los Carbone¬

duraute el mes de Diciembre, la rectifi cacióu del padrón de los habitantes de
esta villa."
Por último acordóse verificar varios

de 125 mar., cap. don G. Mora, con 17
mar. y efectos.—Dia 2, para Agde, laúd Esperanza, de 32 ton. pat. D. J. Vicens, con 5 mar. y fruta.—Dia 4, para Palma, laúd S. Antonio, de 14 ton. pat. don

ban en dicho día su fiesta onomástica.

concierto musical que estuvo animado.

ros, En las astas del toro y La Alegría de pagos, y se levantó la sesión.

G. Rigo, con 5 mar. y lastre.

La mencionada masa coral cantó con

la Huerta. Esta es original de D. Enri¬

(30) FOljfjWffíW
ARIEL A
dad verdadera. ¿Qué ventajas tienes so¬
bre mí?
—La de amar. Toda joven aborrece á otra que está próxima á casarse y de bue¬ na gana se cambiaría por ella.
—Pues estás completamente eqaivo-
cada. Ni te aborrezco ni te envidio. Ade¬
más, tú no amas á Agustín, y es muy probable que no le ames nunca.
—Es cierto; pero yo no creo necesario el amor. Mi felicidad será completa mientras pueda lucir, triunfar y hacer rabiar de envidia á todas las muje¬
res.
—¡Triste felicidad!...
—Cada cual la entiende á su moflo.
A la mañana siguiente á aquella en que tuvo lugar esta conversación, Blan¬
ca fué atacada de una cruel enferme¬
dad, peligrosa doblemente porque era contagiosa.
Apenas supo esto Eugenia, huyó del lado de su hermana por temor de ser acometida y se conformaba con pregun¬
tarme dos ó tres veces al día por su estado.

Mis Rebeca y yo la asistimos con in¬
cansable esmero. Cuando el sueño ren¬
día á la buena inglesa, la obligaba á en¬ trar en un aposento cercano y entregarse ua rato al descanso, mientras que una criada y yo cuidábamos de la. enferma con exquisita vigilancia.
Agustín también estaba casi todo el día á su lado dándole mil pruebas de apasionada ternura; arrenpentido un día de los insultos que me había dirigi¬ do tan injustamente, me pidió mil per¬ dones rogándome que olvidara lo pasa¬
do.
Indignábame sin poderlo remediar, hija mía, el comportamiento de Eugenia; era su carácter tan frío, tan egoista. tan hipócrita, que fingió estar mala y se acos¬ tó para que no la culpásemos de los de¬ fectos de que adolecía.
Al fin. después de muchos dias de ansiedad, Blanca empezó á mejorar rᬠpidamente, devolviéndonos la tranquili¬ dad; pero entonces una nueva desdicha cayó sobre nuestros: Eugenia y mis Re¬
beca fueron acometidas, en un mismo
día de la horrible enfermedad.
No sé. querida Armandina. como pude resistir tantas fatigas; iba de un lecho al otro constantemente, pues para poderlas asistir mejor, las hice colocar en la inis-

rna habitación, no cerraba los ojos un instante y podía á Dios constantemente que me diese fortoleza para servir aque¬ llas dos pobres enfermas, de las cuales una me era querida en extremo y la otra tne infundía gran lástima.
Entonces pude convencerme de que sólo las personas religiosas tienen pa¬ ciencia y resignación para soportar los reales de la vida. Eugenia, cuyo indi¬ ferentismo religioso tanto me apesadum¬ braba, exasperada por los continuos dolores que agobiaban su frágil natura¬ leza. en vez de pensar en Dios y buscar en Él bálsamo para sus penas, blasfema¬ ba de la bondad divina, prorrumpía en
amargas quejas y se dejaba arrastrar por la desesperación.
Blanca estaba convaleciente y yo ñola permitía salir de sus habitaciones; iba á
estar con ella un rato todos los días, man¬
daba un criado á cada momento para in¬
formarme del estado de su salud, y no
perdoné ocasión de mostrarle que ningún rencor le guardaba.
EL estado de ambas enfermas era gra¬
ve; el de mis Rebeca, sobre todo, inspi¬ raba sérios temores, y el padre Juan me dijo que. acostumbrado á ver morir mu¬ chas personas, creia que mi segunda ma¬ dre estaba próxima á entregar su alrnaá
Dios.

En la noche del mismo día en que me
fué dado por el santo sacerdote este fatal aviso, velaba yo sentada junto al lecho de mi aya: una anciana sirvienta qne había nacido en la torre y pasado su vida
á nuestro servicio, siéndonos por esto su¬ mamente adicta, dormitaba á diez pasos
de distancia del sitio en qne me hallaba; junto al lecho de Eugenia, que dormía tranquilamente después de muchas no¬ ches de insomnio, estaba una joven don¬ cella que me ayudaba en mis funciones de enfermera, y cerca de lap«erta de en¬ trada un enorme perro, que era mi amigo
desde la niñez, echado sobre las cuatro
patas, dormía y velaba al mismo tiempo por nuestra seguridad.
Yo rezaba el rosario, cuando mis Re¬
beca me llamó; me apresuré á respon¬ derle y la pobre anciana me dijo asiéndo¬ me de la mano y llorando con profunda
tristeza:
— Ariela mía. mañana temprano dirás al pudre Juan que quiero dispoñertne pa¬
ra la muerte.
—Querida amiga, la dije sollozando, no penséis en cosas tan lúgubres; tra¬ tad de dormir, porque el insomnio es quien trae á vuestra mente esas tristes
visiones.
—No. Ariela. no, me dijo ya sosegada

y enjugando; su llanto no pretendas alu¬ cinarme. puesto que sabes muy bien que estoy grave y que esta es mi última en¬ fermedad. Yo sólo me aflijo porque te de¬ jo en el mundo y porque no he podido ver á mi hijo, á mi querido Julio, de quien he vivido siempre lejos por no faltar á la sagrada promesa que hice á tu madreen su lecho de muerte, de amaros y dedi¬ carme á vosotras como si fueseis hijas mías; pero Dios lo quiere y yo me resigno gustosa, ofreciéndome como víctima para cuanto quiera disponer.
La muerte no me asusta, hija del al¬ ma, prosiguió la bondadosa dama con dulce y perfecta serenidad; vista de lejos me llegó á inspirar serios temores; pero ahora que la veo cerca, la considero no el fin. sino el principio de la vida. ¡Oh. Ariela!... ¡de qué diferente manera se
ven las cosas cuando se está cerca del
sepulcro!... Nunca me be felicitado tanto
por mi vida austera y solitaria, toda con¬ sagrarla á Dios, el amor y el deber, como en esta hora solemne en que voy á em¬ prender mi viaje á la Santa Sión. Tengo
una confianza casi temeraria de que
seré llevada en brazos de los ángeles á los pies de mi excelsa madre María que rae dará la corona que ofrece á aua hijos.

oo8 antnelo* que se inserten en esta sección pagwán: Hasta tres inqrarcioEes á razón de 0'05 pesetas la línea; hasta cinco inserciones á a-azón de 0‘03 pesetas, y de cinco en adelante á razón de 0'02 pesetas.
H1 valor mínimo de un anuncio, sea cual fusre el número de líneas
que se componga, será de U‘50 pesetas. Las lineas, de cualquiera tipo sea la letra, y los grabados, se contatyán por tipos del cuerpo 12 y el ancho será el de Una columna ordina¡riu del periódico.

Sección

9'OLLEn

de

Los anuncios mortuorios por una sola vez pagarán: Del ancho de una columna 1‘50 ptas., del de dos 3 ptas., y asi en igual proporcióon.
En la tercera plana los precios son dobles, y triples en la segunda.
Anuncios Los comunicados y anuncios oficiales pagarán á razón de 0‘05 pese¬ tas y los reclamos á razón de 0‘10ptas. la linea del tipo en que se com oongan, siendo menor del cuerpo 12, y de éste si es mayor.
l.o« DOicriptorei disfrutarán una rebaja de un 25 por
•lento

PARA

económicos.

de diferentes tamaños, de lujo y

cuadernación económica ó de lujo, de uno ó de dos dias cn“plana.

á 1*50, 2*50, y á 3 pesetas una, según sea su en-

U0S Bailly■tSailliere pequeña enciclopédia popu-
lar de la vida práctica, á 1*50 ó á 2 pesetas ejemplar, según sean encuadernados en rústica ó encartonados.
LA SINCERIDAD.-San Bartolomé, 17.--SÓLLER.

SERVICIO

DECENAL
BKTRB

COLOCACIÓN CON-
tínua. Se desea un joven sério, honrado y al corriente del francés para ayudar al
servicio Úe un café. Escribir condiciones á J. Rosselló et Lanuza, rué de la Station n.o 9 á Charleroi (Belgique).
AVISO IMPORTANTE

LITOGRAFIA ARTISTICA
IDE!
GUILLERMO ORDINAS
Calle de (San Miguel n.° ISO.—PAMA.

y veloz vapor

VICE-VERSA

D. Juan Estades de Sóller, ne¬
gociante y propietario en Lézignan, (Aude), enviará gratis y franco de porte muestras de los vinos de

Esta casa, la más antigua en su ramo, establecida en Palma, mon¬ tada con todos los elementos y procedimientos modernos, ofrece al pú¬ blico, juntamente con la superioridad de los trabajos, como lo tiene acreditado, la más ventajosa competencia dentro y fuera de la Isla, tanto en impresiones en negro, como en colores y en relieve para la

^Salidas de Sóller para Barcelona: los dias 10., 20 y último de cada mes. Salidas de Barcelona para Cette: los dias 1, 11 y 21 de id. id. Salidas de Cette para Barcelona: los dias 5, 15 y 25 de id. id. Salidas de Barcelona para Sóller: los dias 6, 16 y 26 de id. id.
CONSIGNATARIOS:—EN SÓLLER.—D. Guillermo Beraat, calle del Príncipe n.° 24.—EN BARCELONA.— D. J. Roura, Paseo de la Aduana, 25.—EN CETTE.—ü. Guillermo Colom, Quai Com man¬

su propia cosecha, garantidos co¬ mo naturales, á aquellos de sus compatriotas residentes en Fran¬ cia que se las pidan.
AGUA DESTILADA
JDE

Industria y el Comercio.
ESPECIALIDAD en: Carteles, Etiquetas al cromo para envases de conservas y licores. Papel «Celulosa» con impresión de lujo, para ul¬ tramarinos y comercios.
Representante en Sóller: LI BARBO PLAHELLS

dant Samary-5.
NOTA.—Siempre que el día de salida de Cette. según el presente itinerario, corresponda al sábado ó día anterior á uno festivo, la retrasará el vapor veiute cuy atro lloras y saldrá el domingo ó día festivo que sea, á la misma hora.
LA SINCERIDAD

FJLOR deMBAMO
Se vende, al por mayor y me¬ nor, en la Farmacia de J. To¬ rrens,-Sóller.

LADRILLOS HIDRAULICOS, DAÑERAS,
}
DE LA CASA

Establecimiento comercial ¿ industrial de J. Marqués Arbona

LA SOLLERENSE
DB

ESCOFJST, TEJERA Y CV de BARCELONA

San Bartolomé,-17,-1
SECCIÓN PRIMERA.—IMPRENTA Y TALLER DE ENCUADERNACIONES

JBiÉ VÚ1AL CERElRE y PORT-BOU (Frontera franco-espalola)

Único representante en Sóller: Miguel Colom, ca¬
lle del Mar.

Se hacen toda clase de impresiones á una ó varias tintas: Acciones para sociedades, títulos nominativos y al portador, láminas de emisión de valores, bonos y demás traba¬ jos de esta índole, tarjetas de visita, esquelas mortuorias, talones, membretes, facturas, programas, carteles, circulares, estados de todas clases, invitaciones, etc., etc., etc.; y encua¬ dernaciones económicas y de lujo.
SECCION SEGUNDA.—PAPELERÍA, LIBRERÍA Y ARTÍCULOS DE ESCRITORIO
Véndese en la tienda de esta sección: resmillería y sobres de todas clases desde los más eco¬ nómicos á los de más lujo, papeles de hilo y de algodón en blanco y rayados, papel de embalaje cortado y taladrado para la confección de cajones de higos, y de seda para la de cajas de na¬ ranjas, de limones y de mandarinas. libritos de fumar de infinidad de marcas, naipes, estampas y cromos, tarjetas de lujo y sorpresas para felicitaciones, libros en blanco y rayados, cuadernos y libretas de todos tamaños y precios, libros de texto y menaje para las escuelas de niños y de niñas de este pueblo, tinta negra y de colores, en botellas, para escribir y para sellar, efectos variados para escritorios y oficinas, coronas, flores artificiales y objetos para hacerlas, sacos y cinturones de piel para señoritas, carteras para niños, etc., etc.

Aduanas, transportes, comisión, consignación y tránsito
Agencia especial para el trasbordo y reexpedición de naranjas, frutas frescas y pescado*
i¡
POR EL
Vino Uranado Pépsico
J. TORRENS, Fabmacéutico

L' ASSICDRATRICE ITALIANA
Sociedad de seguros contra los
ACCIDENTES DEL TRABAJO ESTABLECIDA EN MILÁN Y RECONOCIDA EN ESPAÑA
Capital social: 5.000.000 Liras

Cura radicalmente las almorranas (vulgo morénes) y llagas de la matriz á los tres días de usarse.
Véndese en Sóller, en las Farmacias de J. Torréis y
de Jaime Castañer.
PLAZA DE PALACIO, 2 Y 3, Y ESPADERÍA, 20 Y 22
lAM€ILOIA
Conocidos como son de todos los sollerenses los servicios de este acreditado esta¬
blecimiento, ninguna necesidad habría de llamar la atención de aquellos acerca de la bondad de éstos si no hubiera quien, con motivo del fallecimiento del antiguo propietario D. José Sorra y Mir y con una intención que muy á las claras se deja ver, ha propalado la calumniosa especie de que su señora viuda D.a Concepción Salvó, qu© durante muchos años compartió con su esposo las tareas de la dirección y ad¬ ministración del Hotel, hablase retirado del negocio y que por lo mismo había éste pasado á manos ajenas.
Sépase, pués, la verdad; esto es: que la señora Viuda del fundador del aparroqaiaiado Hotel del Universo 'és la que continua de éste al frente. Y aprovecha la ocasión de desmentir la falsa especie propalada, para ofrecer de nuevo á sus asiduos favorecedores el servicio esmerado y económico de siempré, mejorado á medida que las circunstancias lo aconsejen, ya que reúne el expresado Hotel excelentes condi¬ ciones por su proximidad á los muelles, á la Bolsa, á las Aduanas, á los Parques y a los ferro-carriles para Francia.

El primero y único elaborado en esta forma en España, mucho más económico y de mejores resultados que sus similares del extranjero, está preparado con todo esmero por procedimientos científicos bien ex perimentados y acreditado como un reconstituyente sobradamente enérgico para suprimir la elimina¬ ción del azúcar de glucosa en todas las personas afectadas de la enfer¬
medad denominada “diabetes. „
PÍLDORAS FERRUGINOSAS
DK
INULA HELEN1UM
Con estas píldoras, preparadas por J. Torrens, se cura pronto y radicalmente la Leucorrea ó (flujo blanco), la Anemia y Clorósis (colo¬ res pálidos), la Dismenorrea (ó difi¬ cultad en el menstruo), la Ameno¬ rrea (ó supresión del mismo), la debilidad, flaqueza y cuantas mo¬
lestias ó enfermedades reclamen un
exitaute poderoso y enérgico.
DB VH!NTA:
En Barcelona, Sociedad Farmacéutica Española. —Farmacia del Dr. Pizá.—Palma, Centro Farma¬ céutico.—Farmacia de las Copiñas.—Málaga, Far¬ macia del Dr. Pelaez y Bertnudez.— Sóller, Far¬
macia de J. Tarreña.

Habiéndose promulgado la Ley sobre los accidentes del trabajo de 30 de Enero último, esta importante Sociedad asegura todas las indus¬ trias, mediante una prima, contra los riesgos indicados en dicha Ley.
Director de la Sucursal Española: D. MANUEL GES, Merced, 20, Barcelona.—Para informes y demás, dirigirse al Agente principal, B. HOMAR, Samaritana, 16, Palma.—Agente en Sóller, ARNALDO
CABELLAS.

iras le 9§ Intonío Sol y lossel FIEL CONTRASTE DE PESAS Y MEDIDAS

DE ESTA PROVINCIA

Ptas. Cls.

Manual práctico de Aritmética del sistema mótrico-decimal. . roo

Reducción completa de todas las pesas y medidas de Mallorca

(en rústica), . .

1’75

Reducción completa de quintales á kilogramos y vice-versa,

coa el 4 p§ y sin él

075

Reducción completa do cuartines de vino á litros y vice-versa. 0’50

Catálogo que contiene las equivalencias de todas las unidades

de pesas y medidas de Mallorca al sistema métrico decimal

y vice-versa

0 25

Libro de cuentas hechas por pesetas y céntimos de id. . . . 1’25

De venta en la librería de «La Sinceridad», calle de San

Bartolomé, 17.—SOLLER.

SOLLER.-—Impde «La Sinceridad».