ANO XVI.—2.a EPOCA.—NUM. 745
ANO XVI.—2.a EPOCA.—NUM. 745

SÁBADO 13 DE JULIO DE 1901

SEMANARIO INDEPENDIENTE

PUNTOS BE SUSCRIPCIÓN:
Sóller: Administración. Francia: D. Guillermo Coiom—Quai Commandant Sa-
mary-5-Cette (Herault). América: B. Guillermo Marqués—«El Cañón»—Arecibo—
Puerto-Rico).

Fundador y Propietario
D. JUAN MARQUÉS Y ARBONA

Direetor

*$♦

Administrador

D. JUAN TORRENS Y CALAFAT $ D. DAMIAN MAYOL Y ALCOYER

REDACCIÓN: CALLE DE VIVES N.« ,6.—ADMINISTRACIÓN: CALLE DE SAN BARTOLOMÉ N.° 17. Sci5I\_.X\_.BK> (Saleares)

PRECIOS DE SUSCRIPCIÓN:

España. Extranjero:

0 50 0’75

pesetas
francos

al
id.

mide.s.))1pA^~brQü

a ad 1e^laannttaaddoo.

Número suelto 010 pesetas.—Id. atrasados 0‘20 pesetas

La Redacción únicamente se haee solidaria de los escritos que se publiquen sin firma, seudónimo, inicial, ó signo determinado. De los que tal lleven, serán responsables sus autores.

Sección Literaria
LA PACIENCIA
El conde Amoidel, señor de Cincovi11a*, era uno de los más temidos y pode¬ rosos en aquellos tiempos de feliz recor¬ dación para las horcas y cuchillas. Sia
mujer propia ni descendencia reconoci¬ da., ni herederos presuntos, malgastaba tiempo y fortuna en las no muy hones¬ tas diversiones que aun nuestros días
suelen ser entretenimiento de solterones
ricos, desocupados y egoístas. *
Pero los vasallos de Amoidel tembla¬
ban al pensar que su señor, y dueño de vidas y haciendas, pudiese morir sin dejarles otro amo que les azotase á su sabor cuando le viniere en gana. Y así íué que le suplicaron con toda reveren¬ cia y humildad, tomase mujer y les die ¬
se en ella un heredero de su nombre y señorío.
Amoidel, que no era feroz ni orgullo¬ so como la mayor parte de los feudales, contestó á sus vasallos diciendo: «Ilijitos míos, qnereia persuadirme á lo que había resuelto no hacer jamás, porque sé cuan difícil es encontrar una mujer que reúna todas las cualidades necesa¬ rias á un buen matrimonio, cosa en que casi nunca se acierta por lo rara; y figu¬ raos cuán infeliz y desdichada debe de
ser la vida de un hombre forzado á vivir
en perpetua desavenencia y discordia. Pero ya que os empeñáis en ello, tomaré mujer, escogiéndola yo mismo para no culpar á nadie de mi mala suerte si por acaso la tuviere; y fuere cual fuer© la elegida, pensad que la habéis de obede¬ cer, honrar, servir y respetar como á mi mismo ó habréis de arrepentiré* de vuestras instancias y solicitudes». Los villanos respondieron que á todo se ave¬ nían con tal que el señor se casara y les
diese un heredero.
Algún tiempo después, el conde Amoidel llegó á enamorarse perdida¬ mente de una pobre muchaeha del país, bonita, graciosa, modesta, honrada y hacendosa, cinco cualidades que valían seguramente por la Oincovillas de que
Amoidel era señor. Sin comunicar á na¬
die la secreta elección que había hecho, reunió en Asamblea á sus vasallos y les dijo: Hijitos míos, os habéis empeñado, y lo estáis todavia, en que tome mujer como Dios manda y la seguridad de mis estados aconseja, pero acordaos de la obligación que teneis jurada de honrar, servir, obedecer y amar á quien llegare á ser mi esposa como á vuestra legítima señora y dueña. Pues bien el amor ha prendido en mi pecho y pronto vereis en el castillo á la elegida de mi corazón. Preparaos á recibirla como merece serlo y quiera Dios quedéis tan satisfechos de mi como yo lo estoy de vosotros y de
vueitro solícito interés.
Desde aquel punto, nadie pensó en otra cosa que en los preparativos de la boda. El conde mandó hacer riquísimos vestidos para su futura esposa, tomando por modelo y guía á la jardinera del castillo, jóven déla misma edad, com¬ plexión y talla que la descosocida cas¬ tellana; compró joyas, velo, corona, y todo lo necesario, en fin. para el atavío, gala y aderezo de la novia.
Llegado el dia, montó Amoidel á ca¬ ballo con numerosa escolta de parientes, amigos y convidados, dirigiéndose á la
cercana aldea donde antes de entrar vie¬
ron á una hermosísima muchacha que
volvía de la fuente y apresuraba el paso por ver á la nueva condesa, creyendo fuera su córtela lucida tropa que se
acercaba.
Apena* la vió el conde, llamóla por su nombre, que era Luscinda. y preguntó¬ le donde estaba su padre.
—Señor—respondió la mocita hecha una grana—en la choza está esperando
mi vuelta.
—Pues guíanos á ella, porque á ella vamos—repuso el conde.

Hízolo así Luscinda, y en cuanto lle¬ garon á la pobre morada, echó pié á tierra el de Amoidel, y entre la sorpresa y la confusión de los acompañantes dijo al padre de la hermosa niña:
Has de saber, amigo Guillermo, que he resuelta casarme con tu hija, pero ante* de llevármela conmigo quiero que ella misma responda delante de tí á las preguntas que voy á hacerle.
Entonces preguntó el conde á la mu¬ chacha si haría todo lo posible por com¬ placerle en cuanto fuese esposa d@ él, si le sería siempre obediente, dócil y su¬ misa, y si sabría con-llevar paciente¬ mente los arrebatos y malos humores que pudieran sobrecojerle y despertar su
ira.
Luscinda respondió que sí á todas es¬ tas preguntas, y satisfecho de ello Amoi¬ del, entrególe los vestidos, joyas y pre¬ seas que á prevención traía para que allí mismo se adornase y compusiese antes de marchar al castillo. Compuesta la novia y ceñida que le hubo el conde una magnifica corona, tomó á la mu¬ chacha de la mano y presentándola á los admiradores ojos de la comitiva, les dijo: Caballeros, hé aquí á la que he elegido por esposa si ella me quiere por
marido. Y volviéndose á lá ruborizada
joven le preguntó: Luscinda, ¿me quie¬ res por marido?—Sí, señor, si esa es
vuestra voluntad, contestó la mucha¬
cha.
Después de casados con improvisada y alegre solemnidad en la misma iglesia del lugar, condujo el conde á su esposa
al castillo señorial, donde se celebraron
la» bodas con tanta magnificencia como si la desposada hubiese sido una infanta de España.
El nuevo estado y la fortuna que en él hallara, cambiaron pronto las costum¬ bres y refinaron el carácter de la re¬ cién casada. Amable y cariñosa con to¬ dos, obedienta á su consorte, amparo de menesterosos y sostén de desválidos, pa¬
recía la condesa Luscinda haber nacido
en señorial mansión y no en la cabaña del pobre Guillermo. Cuantos la cono¬ cieron en el humilde estado de lugare¬ ña. quedaban absortos de su elegancia, afabilidad y modestia, siendo opinión común entre los vasallos, que si las apa¬ riencias habían condenado en un prin¬ cipio la determinación del conde, la rea¬ lidad confirmaba su prudencia y acierto en elegir esposa y daba prueba* da su sagacidad para descubrir en ella las prendas que de labradora ocultaba y de tan extraordinaria manera resplandecían en la próspera fortuna que por lo común es eclipse de la virtud y centelleo del
vicio.
Al cabo del tiempo prescrito por la
naturaleza, filé Luscinda madre de una niña cuyo nacimiento transportó de jú¬ bilo al de Amoidel; pero por uno de esos caprichos que nadie explica, quiso el conde apurar la paciencia de su esposa por ver si la virtud de que tan excelen¬ tes muestras daba con su conducta, era verdadera y capaz de resistir »in desva¬ necerse el crisol del infortunio. Empezó el de Amoidel por Injuriarla diciéndole que la bajeza de su cuna había disgus¬ tado de tal modo á los vasallos, que és¬ tos no cesaban de murmurar de ella, llegando el descontento ai punto de atribuir á castigo del cielo el nacimien¬ to de la niña cuando todo el mundo es¬
peraba un heredero.
Al oir esta* invectivas contestó Lus¬
cinda sin alterarse ni descomponerse: Señor, haced de mí lo que vuestro ho¬ nor os mande y á vuestra tranquilidad aproveche; que no se quejarán por ello
mis labios ni 03 amará menos mi cora¬
zón. sabiendo como sé que valgo mucho menos que el más despreciable de vues¬ tros vasallos, y que no merezco sentar¬
me en el sitial á donde vuestra voluntad
y no la mía me levantó. Al llegar á este punto, acometióle á
Luscinda una congoja tan fuerte que la palabra no pudo pasar de sus labios y se extinguió la voz en su garganta.

Forzoso será, pue», acudir en su auxi¬ lio y aguardar á que vuelva em sí para continuar esta verídica aunque poco in¬
teresante historia.
*** Dejamos á Luscinda desvanecida por la congoja en que cayó al oir las malas razone» de su esposo, cuya impertinente curiosidad trocóse de pronto en zozobra por la vida de su mujer á quien verda¬ deramente amaba. Vuelta en sí, afirmó Luscinda su resignada sumisión á la voluntad del conde, que al ver el feliz resultado del toque, reconcilióse con su esposa, satisfecho de que no la hubiera ensoberbecido un tan sorprendente
cambio de fortuna.
Pasado algún tiempo, empezó el con¬ de á quejarse de la no disimulada aver¬ sión que los vasallos sentían por su hi¬ ja, cuales quejas despertaron en Luscin-
da el recelo de nuevas desventuras que
pusieran á prueba su paciencia. Y así sucedió pocos días después. Un
criado, advertido por Amoidel de lo que debía hacer, presentóse en los aposentos de la condesa, y le dijo con ademanes de fingida consternación: «Señora, la vida me va en no cumplir las órdenes que del conde vuestro esposo traigo, á pesar mío sin dilación he de llevarme á vuestra hija.»
Al oir estas palabras seguidas de sig¬
nificativo silencio, tuvo la condesa por
cierta su desgracia, y recordando las quejas del conde, coligió que estaba de¬ cretada sin remedio la muerte de su hija.
Reprimió, sin embargo. Luscinda la pena que conmovía todo su ser en una pura congoja interna, y sin dar mues¬ tras de emoción alguna, levantó ella
misma á la inocente niña del regazo en
que con los ángeles soñaba, y después
d© besarla cual besan las madres á un
hijo muerto, la dejó dejando el alma en los impasibles brazos del criado.
Fuese corriendo éste á dar cuenta de
su mensaje al conde, que sorprendido de la constancia y paciencia de su mu¬ jer. mandó al criado que se llevase la niña á la ciudad, donde gentes discretas y ya prevenidas la educarían en secreto sin descubrirle jamás su origen.
Los años fueron mitigando la pena de Luscinda. que á pesar de creer muerta á su hija por el rigor del conde, no faltó á la obediencia y respeto que como esposa ejemplar y sin parecido le debía. Pero el extraño capricho de Amoidel quiso coronar la prueba por ver si quedaba vencida al cabo la heroica paciencia de Luscinda; y asi, empezó á quejarse do¬
lientemente de haber tomado por esposa
á la de un villano y á decir que trataría
de recabar del Padre Santo la nulidad
de un matrimonio casi morganático que de tal suerte le robaba el cariño y consi¬
deración de sus vasallos.
A los pocos días proveyóse Amoidel de una falsa dispensa procedente de Ro¬ ma. según dijo, é hizo creer á las gen¬ tes que por ella consentía el Papa en
anular su matrimonio con Luscinda y
además le daba permiso para contraerlo con otra mujer de linaje igual al suyo. Divulgada la especie, mandó el conde comparecer ante sí á Luscinda y con ás¬ pera voz y severo continente le dijo: «Mujer, con licencia y permiso de quien de Dios lo recibió para atar y desatar en la tierra, sabe que de tí me desligo para unirme á otra más digna de mí. Porque nobles fueron mis antepasados, y seño¬ res del país; y los tuyos, villanos y pe¬ cheros. Vuélvete, pues, á lu choza de tu padre y lleva contigo lo que trajiste en
dote.»
Escuchó Luscinda la impía sentencia violentándose por no derramar las lᬠgrimas que arrasaban sus ojos, é invo¬
cando toda la fortaleza de su noble al¬
ma, respondió: Señor, siempre tuvo en cuenta la inmensa disparidad entre la alteza de vuestro linaje y la bajeza de mi extracción. Lo que para vos be sido, á favór del cielo y de vuestras bondades
lo atribuí desde la hora bendita en que
á buscarme vinisteis por vuestro libérri¬

mo albedrío sin que nadie os solicitara ni os indujera; pero jamás me creía dig¬ na de la fortuna con que os plugo honrarme. Y puesto que ahora os place quitarme lo que me disteis, deber mío es devolvéroslo agradecida por el tiem¬ po qu# de posaerlo me juzgásteis digna. Hé aquí el anillo de boda; tomadlo. En cuanto á mi dote, no necesito equipaje ni caravana para llevármela porque siempre estará mi tesoro donde estuvie¬ re mi corazón, y bien sé, que si pobre y humilde me quisisteis, por humilde y pobre me repudiáis.
Y si sois de opinión que la honestidad y el pudor no han de escandalizarse porque este mi cuerpo, que un tiempo fué tabernáculo de vuestra hija infeliz, se vea expuesto á las miradas lascivas de la plebe, enviadme desnuda para no dejaros el menor reconcomio de haber usado de misericordia conmigo. P®ro si en algo estimasteis la virginidad que aporté por única dote, más preciada pa¬ ra mí que cuantas riquezas atesoró la avaricia, permitidme al menos que cu¬ bra mi desnudez con los harapos del
más infeliz de vuestros siervos.
Amoidel estaba conmovido oyendo tales razones; pero resuelto á llevar la prueba hasta el extremo, se sobrepuso á su emoción y dijo á la repudiada: Sea como pides y agradéceme que use de misericordia contigo.
Sin replicar palabra salió del castillo la infortunada Luscinda seguida de las
secretas bendiciones de los circunstan¬
tes, y vuelta á la choza de su padre se despojó de las galas condesiles, reciñóse al esbelto talle las sayas de lugareña y puso mano á las rústicas faenas de su
oficio, dando buena cara á los combates
de la mala fortuna.
El mismo día. publicó Amoidel su próximo matrimonio con la hija única del marqués de Altozarán, vecino suyo; y para coronar el martirio de Luscinda la llamó al castillo y le dijo: Tú sabes que no tardará en llegar mi nueva es¬ posa. y como quiero recibirla cual á su estirpe corresponde, y no hay en mi castillo mujer alguna tan apropósito co¬ mo tú para disponer las fiestas con que
se han de solemnizar las bodas, he re¬
suelto encargarte para el caso del go¬ bierno de mi casa, y darte completa li¬
bertad en cuanto tu discreción prevenga
y determine. Convida á quienes quieras y á cuantos quieras, y recíbelos como si todavía fueses castellana y señora de la fortaleza. Después, volverás á la choza
de donde saliste.
Cumplió resignada Luscinda el encar¬ go del conde y llegado el día del casa¬
miento fné recibida solemnemente la
novia, cuya peregrina belleza y juven¬
tud lozana fueron embebecimiento y
pasmo de cuantos la vieron y admira-
ro n.
Acercábase Luscinda en traje de luga¬
reña á dar la bienvenida á la nueva se¬
ñora de Cincovillas. cuando el conde le
preguntó: ¿Qué te parece la nueva des¬ posada?—Señor, respondió Luscinda. si su virtud es tan grande como su her¬
mosura ciertamente os hará el hombre
más feliz del mundo; pero quiera Dios preservarla de los sinsabores con que amargastéis la vida de vuestra primera mujer, pues quizás ésta educada en la delicadeza y el mismo de los salones, no
conlleve vuestros arrebatos como los
conllevó la otra acostumbrada al duro
trabajo desde sus primeros años.
Persuadido entonces Amoidel de la
firmeza de Luscinda exclamó: Ya es
tiempo, esposa mía, de que recibas el premio de tu constante paciencia y que cuantos rae han acusado de cruel, impío y perverso, sepan que lo que hice, lo hice de propósito y fingidamente, ven¬ cido de curiosidad por ver si tu virtud resistía los rigores de la desdicha. Has triunfado de cuantas pruebas toqué, y
tu triunfo nos asegura una felicidad conyugal inquebrantable. Vuelva, pues, el júbilo á tu acongojado ánimo y rea!bérgaiese el gozo en tu corazón, porque

esa preciosa niña que aquí miras pre¬ sente es nuestra hija, la hija á quien
lloraste víctima de mi venganza, y ve¬
nida hoy, no á desposarse conmigo que soy tu marido y su padre, sino á resar¬ cirte en un momento de las penas du¬
rante tantos años sufridas. Amoidel abrazó estrechamente á Lus¬
cinda y dió orden de que las camaristas la vistieran y engalanasen cual á su re¬ cuperada dignidad correspondía.
Vuelta al salón, recibió Luscinda el
homenaje de los circunstantes y jamás desde aquel memorable día volvió á tur¬ barse en el hogar de Cincovillas la vic¬ toriosa paz lograda con las inofensivas armas de la paciencia.
Un Cartero.
Ecos de Ultramar
SE SUS AMÉRICA
Cuando llegamos á Villa Concepción, el telégrafo acababa de trasmitir la no¬ ticia que Uriarte con su expedición, que
hacía un año, que había sido enviada
por cuenta del Instituto geográfico ar¬ gentino, en busca de los restos del in¬ geniero Ibarreta, había llegado á la
Asunción con los huesos del célebre ex¬
plorador español. No se han acabado aun en España
aquellos grandes hombres que nada les arredraba; aquellos aventureros que con¬ quistaron un glorioso nombre en la his¬
toria del mundo.
El ingeniero Ibarreta era uno de ellos! Existe formando parte de las repúbli¬ cas de Bolivia, Paraguay y Argentina, un vastísimo territorio que comprende muchas miles de leguas cuadradas y del cual hasta ahora no ha sido posible explorar más que el litoral de los rio» que lo atraviesan. El resto, por las dificultades que ofre¬ ce el espeso bosque impenetrable, las fieras é insectos venenosos que allí abundan extraordinariamente y los in¬ dios salvajes dueños de aquel territorio, que en aquel bosque no son menos te¬ mibles qu© las fieras, no ha sido posible
conocerlo.
A pesar de todas estas dificultades ©1 explorador aragonés se propuso atrave¬ sarlo para subministrar á la ciencia geo¬ gráfica los datos que ignora sobre aque¬ lla parte del mundo.
Para el efecto el ingeniero Ibarreta, con la expedición que le acompañaba, compuesta de indios, salió de Chuquisaca. Bolivia y después de haber cruzado el Chaco, esplorando el rio Pilcomayo, fué sorprendido por una tribu de indios que le dió muerte.-
Fué aquella una grao desgracia para la colonia española en la República Ar¬ gentina, que perdió uno de sus miem¬ bros más distinguidos. No fué menos sensible la pérdida para la ciencia geo¬ gráfica. que sigue ignorando lo que aquel vasto territorio encierra, pues la muerte del malogrado español, la privó * de adquirir los importantísimos datos que en su estensa esploración había re¬ cogido.
Después de dos dias de permanencia en Villa Concepción, embarcamos para Corumbá. en el vapor Diamantino de la Compañía del Lloid Brazileiro.
El buque venía completamente lleno de pasaje, que iba para las diferentes poblaciones de Matto Irosso. Todo esta¬ ba ocupado y algunos pasajeros faltos
de camarote dormían en los sofás del
salón.
El sobrecargo, á quien fuimos reco¬
mendados, tuvo la amabilidad de ceder¬
nos un lugar en su despacho; más tarde viendo lo incómodos que allí íbamos, hizo que nos prepararan el cuarto de ba¬ ño. que fué nuestro camarote durante aquel viaje.
A pesar de que estábamos en Julio,

i

SOLLER

2

í|«een el hemisferio austral equivale á una de las empresas más poderosas del mos coñsagrado nuestros mejores dias, párense estos precios con los que han dos, por la carretera de Algeciras á Ta¬

limero en Europa, empezamos á -sentir Brasil, tiene allí estensos campos que batallando para llevarla al camino del regido en Sóller durante la misma tem¬ rifa, y particularmente por la parte del

•calor desde nuestra salida y la tempera¬ tura fué subiendo hasta llegar á ser so¬ focante.
El rio continúa en aquellas alturas siendo ancho y profundo y la vegeta¬ ción ya siendo cada vez más frondosa; á uno y otro lado hay vastas llanuras sin que sea posible ver sus confines y sin

dan gran movimiento á aquel puerto y vida á la población.
La Compañía de Larangeira, que á pesar de ser un sindicato brasileño, tiene su asiento en Buenos Aires, se ocupa de la explotación de la hierba mate, (el té americano de que hablamos en nuestros anteriores escritos,) esta planta es sil¬

verdadero progreso, nos creemos dispen¬ sados de indicar las razones que noshan movido á presentar al público la discu¬ sión del tema que encabeza el presente
escrito.
En nuestros libros (1) y en artículos que vieron la luz en diferentes revistas y periódicos, hemos expuesto la necesidad

porada, y se hará mucha luz.
Se necesita mucha candidez para espe¬
rar mejoramiento en los precios, y mu¬ cha más todavía para pensar en la com¬ petencia. Nuestro fruto solo es viable en las costas del Mediterráneo, Agde, Ayguas Muertas, Cette y Marsella, vendida á bajo precio: no hay que pensar en lle¬

desfiladero de Guadalmesi, donde sacan numerosas fotografías.
Ese desfiladero domina la carretera
en una extensión de varios kilómetros,
al Nordeste y al Sudoeste.
Esta carretera es la única que pene¬
tra en la región que rodea la plaza de

que una »ola montaña los indique.

vestre en aquellas regiones y en cose¬ de mejorar nuestra agricultura y en varlo á los mercados del interior que, Gibraltar.

El rio sigue sus continuos zigzags y charla, molerla y exportarla la compañía particular el cultivo del naranjo, como apesar de hallarse casi todos en poder de Fuera de esta carretera, no existe, el vapor buscando la linea más recta ocupa durante todo el año á cinco mil igualmente de extender nuestros mer¬ muchos compatricios acuden á Valencia para ir de Gibraltar al interior de Espa¬

posible para aprovechar camino, acérca¬ hombres; la condución de los campos á cados.

para proveerse de la mercadería porque ña, más que la vía férrea de Bobadilla á

se algunas veces tanto á la orilla que las jarcias chocan con las cañas bambú
que crecen en las márgenes. Los yacarés ó cocodrilos se ven cada
vez más numerosos y al sentir que el barco se acerca se precipitan al agua.
A veces una' cadena de monos, uno
gogido de otro, agarrados de la copa de mi árbol se balancean, causando la di¬ versión dei momento á los pasajeros.
Este es á grandes rasgos, el panora¬ ma que ofrece aquel trayecto de sietedentas y pico de millas que separan á Villa Concepción «le Corumbá. Es sin duda hermoso, pero monótono.
Algunas veces nos encontramos con barcos de vela ó de vapor que venían en
dirección contraria á la nuestra.
Al día siguiente de nuestra salida fuí,mos agradablemente sorprendidos con la presencia de un vapor español; verda¬
deramente no esperamos ver flotar el emblema de nuestra pátria en aquellas aguas. La bandera era tan grande como el barco. Aquel vaporcito que remolcaba un gran pontón cargado de ganado va¬ cuno, pertenecía á don Carlos Casado, un acaudalado español, que murió hace poco en Rosario de Santa Fé, Argentina, en donde era propietario, entre otros
bienes, de un ferrocarril. Puerto Casado,
á donde hicimos escala con el Diaman¬
tino es también propiedad del mismo don Carlos. Su hacienda que se extiende - en la márgen derecha del rio Paraguay tiene una estensión de dos mil leguas cuadradas, que vendió el Gobierno del .Paraguay al Sr. Casado. Cuando se fun¬
dó en Buenos Aires la Sociedad «Patrió¬
tica española» para reunir fondos para
Ja construcción del crucero Rio de la
Ríala, don Carlos Casado regaló ¿aque¬ lla sociedad cien leguas de terreno. La fortuna del Sr. Casado ha sido una de
las mayores que se han labrado en la Argentina.
En Puerto Casado vimos otros buques •con bandera española. De aquella ha¬ cienda colosal solo se explotan los te¬
rrenos cercanos al rio con el fin de evi¬
tar conducción. Hay una gran fábrica .para la extracción del quebracho; se ex¬ porta madera y se cria ganado en los márgenes del rio, pero gran parte de

Porto Mortinho, se hace en carretas ti¬
radas por bueyes y para este servicio, posee la empresa, diez mil yuntas de bueyes. Estos datos darán una ligera idea de la importancia colosal de esta gran sociedad.
Había, en la época de nuestro pasaje por Porto Mortinho, dos tribus de indios que trabajaban en el puerto, eran unos seis cientos entre hombres, mujeres y niños; estaban con ellos sus respectivos caciques. Nos decía un señor español que está allí establecido con casa de ne¬ gocio, que aquellos indios iban todos los años á trabajar un par de semanas y con lo que ganaban durante aquel tiem¬ po compraban municiones de caza y otros géneros, desapareciendo luego en los lugares impenetrables que solo ellos conocen. Como medida de precaución, al
atardecer los contaban como si fuese uu
rebaño y en lanchas los conducían á la orilla opuesta y los retiraban las embar¬ caciones hasta el dia siguiente al ama¬ necer. Decíannos el señor Causo, que así se llamaba nuestro compatriota, que
cuando la indiada está en las cercanías,
tienen que estar de guardia noche y día, pues parece que al menor descuido de
los blancos, serían brutalmente saquea¬
dos por aquellos salvajes. Dos leguas más al Norte de Porto Mor¬
tinho, se había dado muerte el dia que llegamos allí en uno de los afluentes del Paraguay, á una enorme serpiente boa que medía más de veinte metros. Este mónstruo, que era la admiración aún de aquellas gentes que están habituadas á ver con frecuencia estos reptiles, fué vis¬
ta en un riachuelo en el cual estaba su¬
mergida la mitad del cuerpo y con la otra mitad enroscada en un corpulento árbol de la orilla; parece que esta es su posición para hacer alguna presa de los grandes anfibios que tanto abundan por allí. Fué muerta por una descarga de balas que le hicieron á la vez varios ve¬ cinos de aquel lugar. A estas serpientes les sacan el cuero, que parece se obtiene por ellos buen precio y su cuerpo se uti¬
liza para grasa.
Al hablar del fuerte Coimbra. dijimos que era aquella la frontera del Brasil con el Paraguay, pero debemos advertir

213..°°Hoynoshallamosamenazadosdeuna
verdadera catástrofe en el ramo de la
exportación del dorado fruto y es preciso que todos nos unamos para prevenir el peligro y sacar buenos réditos de nues¬ tros ágrios antes que venga la completa
destrucción de nuestros intereses, la mi¬ seria de muchas familias.
Nuestros propietarios, en su mayoría, no conocen más que los cargadores de oficio, á los cuales acuden en súplica de que se les despache la naranja, amena¬ zada de ser presa de los vendábales; y nada saben de las causas que dan lugar á que no puedan ser atendidos; y cuan¬ do lo sean, ignoran el por qué del bajo precio á que se les paga y que todavía irá rebajándose más si no se pone reme¬
dio al mal.
Examinemos la cuestión bajo los dife¬ rentes aspectos en que se presenta y oi¬ gamos lo que dice la Revista Exporta¬ ción Valenciana y Marciana en su núme¬
ro del l.° del corriente mes.
«La exportación de este año ha pasado de tres millones de cajas (2). La cosecha, al principio, se presentó muy floja é in¬
terior á las de los años anteriores. Su¬
frió después muchos descalabros de llu¬ vias, vientos y la gran helada del mes de febrero, y á pesar de todo esto la ex¬ portación total viene á ser igual á la del
año anterior.»
«Pero hay que tener en cuenta que estos diez últimos años han casi dupli¬ cado las plantaciones de naranjos, (3) porque cada año, los árboles jóvenes van dando mayor rendimiento y por esto una cosecha floja resulta un total muy grande.»
«La cosecha nueva se presenta en conditfbnes inmejorables, los árboles están muy cargados y estamos en vista del mayor rendimiento de naranjas que nun¬ ca se ha visto. Hay que esperar gran abundancia de producción, mayor á lo que pueda ser el consumo, aunque sean ios precios muy baratos.»
A lo dicho añádase:
Que el fruto de Valencia es de cualidad mucho más ventajoso que el nuestro para soportar las rozaduras y golpes que recibe en un largo viaje, ac¬ cidentes que no puede sufrir nuestra

la nuestra les causa la ruina de su co¬
mercio.
Y bien, se nos dirá: ¿á que viene esta lamentación sobre un mal que todos co¬ nocemos y nadie trata de remediar?
A procurar este remedio, porque el mal, aunque sea crónico, puede hallar algún alivio; y éste debemos buscarlo en la formación de una compañía ó so¬ ciedad fuerte, limpiada del virus de la política que todo lo envenena con su
hálito pestilente. Aunque sea á bajo precio debemos pro¬
curarnos medios de descargar nuestros naranjos en tiempo oportuno y sacar algún provecho de nuestros sudores.
Es muy probable que si la cosecha próxima acierta, en Valencia rijan pre¬ cios de 3 á 4 reales por arroba, que ven¬ dría á ser de 3 á 4 pesetas la carga para nosotros, precio completamente ruinoso y aún así, deberemos darnos por satisfe¬ chos si logramos realizar la venta, á no preferir que se pudra en los huertos: lo que urge pues, es la extracción á cual¬ quier precio; y como hemos indicado ya esto solo puede realizarse mediante una vasta red de puntos de venta.
Ocioso sería hacer la historia del buen
resultado que ha dado la sociedad Liga de Propietarios fundada el dia 11 de Di¬ ciembre 1898 que lleva hechas con buen éxito, tres campañas; pero que la expe¬
riencia ha demostrado no ser bastante
el ámbito desús operaciones y que su reglamento es muy deficiente, dando lu¬ gar á que la política meta el dedo en ella para fomentar abusos en perjuicio de
los asociadas. .
¿Por qué no se disuelve esta sociedad y se forma otra sobre mejores bases á fin de no dar lugar á la formación de una segunda que ha de llevar consigo la competencia cuando lo que necesitamos
es la unión?
¿Por qué la nueva sociedad que se for¬ me no ha de estar agregada al «Sindica¬ to Agrícola Solí eren se» que entra de lleno en ella según el art. 3.° de sus Es¬ tatutos? Esta la tendría al amparo de la política y al paso que la protegería au¬ mentaría sus fuerzas; y siendo la casa del «Sindicato» el punto de su adminis¬ tración, podría adquirir local indepen¬

Algeciras, propiedad de una compañía inglesa y conocida con el significativo
nombre de «ferrocarril de Gibraltar á Londres».
Hay que advertir que, en caso de con¬ flicto armado, las numerosas obras de si¬ llería de esta línea podrían destruirse
fácilmente. Estas observaciones demuestran que
los ingleses quieren estar preparados en caso de guerra, para tomar, antes de la llegada de un ejército enemigo, las altu¬ ras que dominan la bahía de Algeciras.
Hay 5.000 hombres de guarnición en Gibraltar, mientras que los españoles na tienen en la región más que dos batallo¬ nes de efectivo reducido, sumando en
todo 600 hombres, y sus cañones no se hallan en estado de poder resistir á un ataque de la artillería británica.
Añadiré, como complemento, que re¬ cientemente se ha inaugurado en el puer¬ to de Algeciras un expléndido Hotel In¬ glés, que viene á aumentar los intereses que por cálculo político viene creando Inglaterra en torno de Gibraltar.»
De la Península
La «Gaceta» ha publicado el decreta convocando á elecciones municipales.
He aquí la parte dispositiva:
«Artículo 1.‘* Las elecciones muni¬
cipales, que conforme al art. 44 de la ley de 2 de Octubre de 1877, debieron celebrarse en la primera quincena del mes de mayo último, tendrán lugar en la primera quincena de Noviembre pró¬ ximo. Los concejales electos tomarán posesión el día 1 o de Enero de 1902.
Art. 2.o Los actuales Ayuntamientos y alcaldes, no mediando otras cansas le¬ gales de cesación, continuarán en el ejer¬
cicio de sus funciones hasta que se pose¬
sionen de sus cargos los concejales elec¬ tos, conforme á las prescripciones de este decreto y demás disposiciones vi¬
gentes.

esta finca no se explota. Algunas tribus de indios que se han sometido, trabajan
en el corte de maderas, alcanzando á
cerca de mil los trabajadores en Puerto Casada, que asi se llama la propiedad; casi todos los altos empleados sou espa¬
lóles.
Eu un lugar estratéjico en donde el cauce del rio forma un ángulo, se le¬ vanta sobre un pequeño cerro, que vrranca desde la márgen derecha, una fortaleza que edificaron los españoles dándoles el nombre de Fuerte Olimpo.
Toda la falda del cerro está cercada de
ina muralla de piedra de dos varas de iltura, que servía de trinchera en los ataques que antiguamente los indios, •lirig;iuu al fuerte. Un pequeño puerto
pie allí hay, toma el mismo nombre de
a fortaleza.
Cuando se pierde de vista Fuerte Olimpo, se descubre por la proa, en el
horizonte de una llanura inmensa, una
montaña en forma de cono perfecto, lla¬
mándola por su aspecto Pan de Azúcar.
áquel pico señala la frontera del Brasil con el Paraguay.
El Pan de Azúcar se descubre de doce
*
eguas distante y aparece como un gran
fantasma mudo é inmóvil que como
centinela guarda el paso de aquel lugar. La vista de aquella montaña fué un
contecimiento, pues gran parte del pa¬ caje que venia á bordo procedía de Rio aueiro y no pudo menos que demostrar ü alegría al volver á ver a sua térra de■sois de vinte di as de viagem?
Dos horas más tarde llegarnos á la alda de aquel monte y el vapor dió
brido frente al fuerte Coimbra. Una for-
aleza que edificaron los portugueses
'■uando eran los amos del Brasil. Allí
dejó el buque un saco de correspondenia y embarcaron algunos carabineros.
Al día siguiente llegamos á Puerto -lortinho que á pesar de ser una pobla■ ón que se fundó hace solamente algu-

que por el lado del Oeste continúa la Re¬ pública del Paraguay hasta unirse con
Bolivia. El último puerto paraguayo se llama Puerto Pacheco, en donde el vapor hizo su correspondiente escala y tomó
provisión de astillas, pues siendo la leña tan abundante en aquellas regiones, ca¬ si todos los vapores usan este combusti¬ ble. En el embarque de rajas de leña se emplearon quince ó veinte paraguayos; nosotros contemplábamos aquella faena desde el puente, cuando observamos que el trabajo se había interrumpido, dos hombres se habían trabado de palabras,
uno de ellos echándose mano á la cintu¬
ra y sacando un cuchillo de hoja estre¬ cha y de una cuarta de largo, le dijo á su adversario: defiéndase don Pedro, y le enterró el arma hasta el mang’O. El cuchillo penetró por el lado izquierdo entre las costillas, cayendo el herido sin largaron solo quejido. El agresor fué preso por sus compañeros y con una im¬ pavidez que rayaba en cinismo decía que había quitado del medio á un per¬ vertido. La cuestión había sido por celos.
Al día siguiente llegamos al Ladario. Este es un apostadero del Brasil, hay un gran taller arsenal, cuya maestranza ha formado allí una bonita población. Cua¬
tro ó cinco cañoneros formaban la es¬
cuadrilla en aquellas aguas. Desde allí,
situada sobre unas rocas calcáreas que
se levantan perpendiculares sobre la margen del río. se descubro Corumbá, á donde llegamos pocas horas después.
Mateo Frontera.
San Pablo. Brasil, Junio 1901.
Agricultura
Cuestión de vida ó de muerte para nuestra agricultura

naranja cuando se ha de trasportar al interior de Francia: y hablamos por pro¬ pia experiencia.
Que los valencianos tienen un fe¬ rro-carril á sn disposición que traslada I03 géneros á todos los mercados de Eu¬ ropa, barato y en el momento que son reclamados por los comerciantes.
Que, además tienen la facilidad
de las diferentes líneas de vapores que
trafican por el Mediterráneo, amen del gran mercado de Inglaterra que les faci¬ lita la exportación por medio de los va¬ pores que vienen cargados de carbón de piedra y que se vuelven cargados de mi¬ les de cajas por un flete insignificante. • 4.° Que el cultivo del naranjo, en Va¬ lencia, es mucho más económico que el nuestro, porque el agua no cuesta nada, los abonos se están más barato y las
huertas reciben cuidados solícitos y ra¬ cionales, cuando nosotros luchamos con todo lo contrario.
5.° Los valencianos han hecho y es¬ tán haciendo los más costosos sacrificios
para obtener las variedades de naranja que más privan en el mercado y sopor¬ tan más fácilmente las peripecias de un largo viaje, etc., etc., cuando nosotros
nada hemos hecho, satisfechos con un
.cultivo primitivo; que lejos de mejorar el fruto, da por resultado la degenera¬ ción más lamentable y sin esperanza de mejorar porque los cosecheros, manos cruzadas, lo esperan todo de la Provi¬ dencia sin acudir á ella, siquiera con
una oración.
Dados estos antecedentes, nada debe¬
mos extrañar que en Valencia, durante la última temporada, el dorado fruto se haya vendido de 6-12 hasta 14 reales la arroba (nuestra carga, riatje, pesa por término medio, 6 y media arrobas). Corn¬
il) Cultivo del naranjo y del algarrobo. (2) En este número no entran las naranjas que en vapor y en ferro-carril salieron 'para Erancia y otras naciones que unidas á las exportaciones para

diente para establecer sus oficinas, don¬
de tomar los acuerdos, verificar los pa¬ gos. etc.
Estas son las cuestiones que deben ventilarse sin ninguna clase de apasio¬ namiento ni de interés personal, y to¬ mar acuerdos que resuelvan el problema que presentamos á los buenos patricios para su resolución, seguros de que ellos con más fuerza de inteligencia y mayor criterio práctico que nosotros, señalarán el camino recto para llegar al fin desea¬ do: una poderosa sociedad comercial.
Esperamos que no seremos los únicos en levantar la voz para alejar el peligro que nos amenaza; y estamos seguros que el Sóller ha de acoger con benevo¬ lencia y hasta con entusiasmo cuantos escritos se le remitan cooperando al lo¬ gro del objeto que perseguimos.
José Rullán Pbro.
Del Extranjero
«París Nouvelles» inserta la siguiente crónica enviada desde Cádiz, la cual re¬ produce toda la prensa parisién:
«Desde la venida de las comisiones
militares inglesas que visitaron Gibral-
tar en estos últimos meses, los vapores
de la Compañía Hall, que semanalmen-
te hacen escala en Gibraltar mismo, han desembarcado en el arsenal gran número de bultos, cuya forma y peso indican
claramente que contienen cañones de campaña, cureñas, ruedas, material de artillería, cosas todas ellas que no pue¬ den ser de ninguna utilidad para la de¬
fensa de Gibraltar en caso de ser sitiado.
Obsérvase también que las cuadras
militares contienen un número de mulos
mucho más considerable de lo que exi¬

Art. 3.° Siempre que en la ley Mu¬ nicipal, en el Real decreto de 24 de Marzo de 1891 ó en cualquier otra dis¬ posición complementaria se citen días ó meses del año económico por su número de orden, se entenderá que éste es el que corresponde al año económico estableci¬ do por la ley de 28 de Noviembre de
1899.
Art. 4» El plazo de 20 de Junio es¬
tablecido en el art. 7.o del Real decrete
de 24 de Marzo de 1891 para el despa¬ cho por las Comisiones provinciales de los expedientes electorales, se entenderá que es el de 20 de Diciembre.
Art. 5.° De este decreto se dará cuenta á las Cortes.»
Leemos en uu colega de Barcelona, que en Palma de Mallorca se ha reparti¬ do un proyecto para la compra y explo¬ tación de un vapor moderno de 5.000
toneladas de carga.
Ha fallecido en Barcelona el decano
de los periodistas españoles I). Juan Mañé y Flaquer director del «Diario de
Barcelona» desde hace más de medio-
siglo, persona respetabilísima, eximio escritor y modelo de periodistas honra¬ dos y consecuentes en la exposición j defensa de sus doctrinas políticas. Ha profesado ideas conservadoras y demos¬
trado ser tan buen cristiano como buen
español. Dios le haya concedido el galardón-
de los justos.
Crónica Local
Absorbiendo la dirección de este pe*

os años es la de mayor importancia de

Inglaterra nos darán un total de más de seis millo¬

as escalas que se hacen en aquel viaje.

Siendo ya vulgar nuestro amor á la

nes de cargas.
(3) Se calcula que se han plantado más de seis

j La Compañía de Larangeira. que es tierra que nos vió nacer, y á la cual he- * millones.

ge el servicio de la plaza.

riódico á D. Juan Torrens y Calafat más-

Los oficiales de la guarnición se pa¬ tiempo del que le dejan libre sus tareas

sean de preferencia desdé hace un mes ó 1 escolares, vése precisado á cesar hoy en*

3

SOL LE F

el cargo que ha desempeñado desde que principios de esta semana, la triste noti¬ es de esperar sea muy concurrida la fun¬ ño se halla legalmente constituida por no ha- 1 íhisá, se practicarán respectivamente lóS

se alejó de este pueblo el fundador y propietario del mismo D. Juan Marqués Arbona. Le sustituirá á partir del nú¬ mero próximo D. Vicente del Valle Ló¬ pez, quien de la Redacción ha venido formando parte desde que fijó entre no¬
sotros su residencia.
Un amigo nuestro, al que abonamos

cia de haber fallecido en San Juan Bau¬
tista de Tabasco (México) nuestro paisa¬ no y amigo D. Pedro Rullán y Deyá.
Ños hacemos cargo del acerbo dolor que experimentarán su esposa é hijos á su llegada á dicha ciudad, para donde salieron apenas hace tres semanas con el fin de vivir en compañía de su amable esposo y cariñoso padre.

ción.
Las distintas compañías de buques ve¬ leras que han exportado, naranjas á gra¬ nel, desde los puertos del reino de Va¬ lencia hasta los de Marsella y Cette han terminado sus tareas por el presente año. Ha habido, como siempre, ganancias muy halagüeñas en unas, y pérdidas

berse nombrado en tiempo oportuno el conce¬ jal del Ayuntamiénto que ha de ejercer el cargo de Vice-Presidente de la misma con¬ forme previene el art. 33 del Reglamento de 30 septiembre de 1885, se nombró por unani¬ midad para desempeñar dicho cargo al primer
Teniente de Alcalde D. Pedro José Santan¬
dreu Ferrá.
La Corporación se enteró con agrado de
una comunicación del Sr. Teniente Coronel

ejercicios mensuales en honor de ía Vir¬
gen del Cármen y del Patriarca San José,
En el oratorio de las Hermanas de la
Caridad.—Jueves, dia 18, al anochecer, se cantarán solemnes completas en honra
de San Vicente de Paul.
Viernes, dia 19, se celebrará la festri
vidad del Santo Fundador. A las 7 ha1*
brá misa de Comunión para las asociá-

una peseta y diez céntimos para una en¬

A aquellos y demás familia enviárnos¬ bastante considerables en otras, pero primer Jefe de la Guardia Civil, en la que das á las conferencias de San Vicente. Á

trada de sombra, con el fin de que pudie¬ les nuestro más sentido pésame, al mis¬ afortunadamente no ha ocurrido ningu¬ expresa la satisfacción que experimentó al las 9 y media se cantarán horas y des¬

ra darnos cuenta exacta de la corrida de mo tiempo que pedimos á Dios, descanso na desgracia personal, pues todas las girar su última visita á la fuerza de este pués la misa mayor, siendo el panegiris¬

novillos celebrada el domingo último en nuestra plaza, nos comunica que «los bi¬ chos por su poder y bravura resultaron bravos, sobresaliendo el lidiado en se¬
gundo lugar que hubiera sido un verda¬ dero toro. La cuadrilla muy trabajadora y con deseos de agradar, lográndolo el Pedro Oliver (a) Tortülo que estuvo toda la tarde bregando como un maestro, pero también muy desgraciado, pues, al in¬ tentar dar muerte al segundo novillo fué -cogido por la ingle y volteado aparato¬ samente sin más consecuencias que la rotura del pantalón y un fuerte varetazo quo no le impidió continuar la lidia. Al querer ejecutar el salto de cabeza á rabo, también recibió el indicado Tortillo otro varetazo en el pecho, cayendo desplomado, por cuyo motivo tuvo que
ser sacado en brazos por sus compañeros. El parte facultativo dado por el Sr. Ma-
yol calmó las ánsias del público que se

eterno para el alma del finado.
El último número de la importante revista bilingüe Mallorca Dominical está dedicado única y exclusivamente al Bea¬ to Ramón Lull y contiene un variado sumario con las mejores firmas de nues¬
tros modernos escritores.
Las fiestas callejeras están en su ma¬ yor apogeo, pues pocos serán los domin¬ gos sin que, en un barrio ú otro, se pase sin celebrar, con mayor ó menor luci¬ miento el continuado jolgorio. El pasado domingo le tocó el turno á la calle de la Luna y con justicia hay que consignar que los vecinos de la misma, se esmera¬
ron en adornar el tránsito con infinidad
de papeles multicolores que, sobre todo, por la noche daban un aspecto fantásti¬
co á la calle. La música del maestro se¬
ñor Canals tocó, de 9 á 12 de la noche

tripulaciones han llegado sanas y salvas al punto de partida.
Un sujeto que en uso de su perfecto derecho, había contraido matrimonio el dia anterior, fué obsequiado anoche de
9 á 11 con una serenata. Con decir que
los principales instrumentos de que se valían eran cencerros, esquilones y hoja de lata, bastará para comprender lo agra¬ dable que resultaría y lo divertidos que
estarían los veciuos de la calle de Mora-
gues, que es donde vive el matrimonio
de referencia.
-es5~U>—cxn===¡=—
EN EL AYUNTAMIENTO
Sesión del día 6 julio de 1901
Bajo la presidencia del Sr. Alcalde D. Juan Canals, celebró este Ayuntamiento convocado por segunda vez, y con asistencia de los con¬

puesto, al ver el interés demostrado por este Ayuntamiento proporcionando á dicha fuerza
una casa-cuartel de excelentes condiciones
dándole por ello y por las obras y modifica¬
ciones llevadas á cabo en distintas ocasiones
las gracias en nombre del Cuerpo. Se acordó pasara á informe de la Comisión
de Cbras una instancia suscrita por D. Fran¬ cisco Bernat Casasnovas pidiendo permiso y señalamiento de línea para derribar y reedifi¬
car la fachada de la casa núm. 41 de la calle
de la Luna, propia del solicitante. Se aprobó el traspaso de la sepultura nú¬
mero 58 á favor de D.a Luisa Castañer Mo-
rey, según escritura de traspaso otorgada
ante el Sr, Alcalde.
Nombróse una comisión compuesta de los Sres. Coll, Deyá y Oliver para que practi¬ quen las gestiones necesarias y reúnan los antecedentes suficientes para contestar á una circular dirigida á este Ayuntamiento por la Comisión Organizadora del Congreso Agrí¬ cola que se lia de celebrar en esta provincia en el mes de Mayo del próximo año y consi¬

ta el Pbro. D. José Marqués. Por la no¬ che, se cantará con orquesta el Trisagid
de los Serafines.
Meglstr© Civil
Nacimientos.
Varones 1.—Hembras 0.—Totál 1
Matrimonios
Dia 11, D. Miguel Bernat Pizá. viudb con D.a Rosa Frontera Castañer, viiida.
— Dia 13, D. Francisco López Torre!,
soltero, con D.a Margarita Jofré Gárau, soltera.—Dia 13, D. Vicente Bisbal Es¬ cales, soltero, con D.a Margarita Rotger Rullán, soltera.
Defunciones
Dia 11, Fernando Berengel Castañer, de 26 dias, manzana 52.—-Dia 12, don Jerónimo Flores Canals, de 50 años,casado, manzana 43.

interesaba en la curación del herido. La escogidas piezas en el catafalco situado cejales señores D. Pedro José Santandreu, derando que dicho certamen ha de ser alta¬

presidencia que corría á cargo del Al¬ calde Sr. Canals, acertada; la entrada un

frente á la calle del Hospicio. Hoy y mañana la celebra el agregado

D. Ramón Coll, D. Jerónimo Estades, don Juan Joy, D. Andrés Oliver, D. Damián Riu-

mente beneficioso y de positivos resultados para Mallorca, la Corporación acordó secun¬

MOVIMIENTO DEL PUEFtTO

lleno completo, con gran contento de la Empresa.» Esto es lo que nos cuenta la persona á quien encargamos la reseña, la que trasladamos á las columnas del Sóller sin añadir ni quitar una coma.
El Sr. Gobernador civil de esta pro¬ vincia ha tenido la amabilidad de remi¬
tirnos, acompañado de un atento B. L. M. un ejemplar del folleto donde se hallan recopiladas las disposiciones vigentes en materia de epizootias publicadas en la «Gaceta de Madrid» en 25 de Mayo del
corriente año.
Agradecemos al Excmo. Sr. Naranjo la distinción que nos ha dispensado re¬
mitiéndonos el citado folleto.
También hemos recibido una Memoria
de la Estación Enotécnica de España en

de Biniaraix no faltando como es de rú¬
brica el consabido buey, como no faltará tampoco numeroso público que pasará á presenciar la fiesta.
El número de reses sacrificadas en el
matadero público desde el l.° de Enero
al 30 de Junio del corriente año, son:
3050 de lanares; 34 de vacunas y 133 de cerda, y pagado en total por derecho del mismo la cantidad de 1692 pesetas.
La brigada de operarios del Ayuntatamiento se ha ocupado en estos días en el ensanche del camino del Dragona, obra útilísima, tal vez la mejor que se ha he¬ cho de algún tiempo á esta parte, y que ha merecido el aplauso unánime del ve¬ cindario. De hoy más los vecinos de la Huerta y Camp de sa Má al regresar con

tort y D. Juan Deyá la sesión ordinaria co¬ rrespondiente á la anterior semana.
Se dió lectura al acta de la anterior y fué aprobada.
Reprodújose la lectura de la circular inser¬
ta en el «Boletín Oficial» núm. 5372 en la
cual el Administrador de Hacienda de la
provincia, previene á los Ayuntamientos que pi'oeedan á la renovación parcial de las Jun¬ tas Periciales y Comisiones de evaluación con arreglo á lo dispuesto en el Reglamento de la contribución territorial vigente. Acto seguido se dió lectura al capítulo 4.° de dicho regla¬ mento que trata de la renovación de las cita¬ das Juntas y en cumplimiento de lo dispuj|to
en su art.° 31, la Corporación acordó pouünianimidad nombrar á D. Pedro A. Ripoll Esta¬
dos, D. Jaime Castañer Castañer, D. Francis¬ co Trías Bernat, propietarios vecinos de esta villa y D. Miguel Palou Barbarin, vecino de Palma, en concepto de vocales y á D. Ramón Marqués Mayol y D. Francisco Pastor Morell

dar en la medida de sus fuerzas á dicha Co¬
misión en todo aquello que esta crea que pue¬ da prestarle su concurso para alcanzar el más lisonjero éxito.
En cumplimiento de lo dispuesto en la ley municipal vigente se procedió á la disposición de fondos por capítulos para satisfacer las obligaciones correspondiente á este mes.
El Sr. Estades manifestó que tenía noticia de que en el fielato del Puerto se cometían faltas que juzgadas de lejos parecian graves, por lo que llamaba la atención del Ayunta¬ miento y especialmente de la Comisión de Consumos acerca de este particular. En su vista la Corporación acordó que la expresada Comisión se reuniera el dia siguiente, á la que podian agregarse todos los Concejales que quisieran, al objeto de proceder al exa¬ men y revisión de todos los documentos de recaudación pertenecientes á dicho fielato, citando á dicho acto, al fiel del mismo, á fin de responder á las preguntas que pudieran

E u 8 AIÍC ACION ES FON D E A O AS
Día 5, de Palma, en 2 dias, laúd Viigen del Cármen, de 14 ton., pat. don A. Balves, con 5 mar. y lastre.—-Dia 7, de Barcelona, en 10 horas, vapor Leórt de Oro, de 125 ton., cap. D. G. Mora, con 17 mar. y efectos.
EMBARCACIONES DESPACHADAS
Dia 8, Para Porto-Colom, laúd V. del Cármen, de 14 ton., pat. D. A. Balves, con 5 mar. y Cemento.—Dia 10, pará Barcelona, vapor León de Oro, de 125 ton., cap. D, G. Mora, con 17 mar. y efec¬
tos.
CÍRCULO SOLLERENSE
A tenor de lo que previene el articule 4.° de los Estatutos porque se rige está Sociedad, y por acuerdo de la Junta Di¬

•Cette, ó sea un resumen de las tareas en

que se ha ocupado la Enotécnica durante

el pasado año de 1900. Agradecemos al

Sr. Jefe de aquella dependencia Doctor

D.

Antonio

Blavia

Codolosa i

la

atención

-que le hemos merecido.

Con variada carga y algún pasaje fon¬ deó en nuestro puerto el domingo último el vapor de esta matrícula «León de Oro»; el miércoles al anochecer se hizo
de nuevo á la mar con rumbo á Barcelo¬
na y Cette llevándose carga general y buen número de pasajeros entre ellos el
Administrador de la Sucursal del Crédito
Balear D. Antonio Enseñat Caparé y D. Juan Marqués Arbona.

El telégrafo, con su acostumbrado la¬

sus vehículos á sus hogares, podrán uti¬
lizar la nueva vía sin tener necesidad de
pasar por el interior de la población.
Como verán nuestros lectores en la
sección de cultos, se celebrará el viernes próximo, en el oratorio de la Caridad,
fiesta solemne en honor de 8. Vicente
de Paul; y con tal motivo, según tenemos entendido, á las cinco de la tarde del ex¬ presado día, tendrán lugar en la escuela que regentan las Hermanas, los exámenes de los párvulos que á ella asisten, prac¬ ticando éstos los ejercicios que acostum¬ bran hacer para el ^desarrollo de sus fa¬ cultades, terminando el acto con la dis¬ tribución de premios. Como son muchísi¬
mas las familas de esta localidad que
confian al celo de' las Hijas de San Vi¬

en concepto de suplentes. Después se procedió, con arreglo á lo pre¬
venido en el referido artículo, á la formación de las siguientes propuestas eu terna para remitirlas al Sr. Administrador de Hacienda
al objeto de que elija los vocales y suplentes que tiene derecho á nombrar.
Para vocales—Primera Terna: D. Miguel Pastor Castañer, D. Juan Pons Castañer y
D. Juan Nicolau Alorda.—2.a Terna: D. Da¬
mián Canals Coll, D. Antonio Arbona Colom
y D, Ramón Mayol Muntaner.—3.a Terna: D. Jaime Borrás Colom, D. Lorenzo Mayol Alcover y D. Guillermo Rullán Estades.—
4.a Terna: D. Juan Aguiló Valentí, D. Juan Esteva Tarrasa y D. Pedro Aguiló Forteza.
Para suplentes.-—Primera Terna: D. Gui¬ llermo Castañer Bernat, D. Antonio Caparó Coll y D. Damián Bauzá Ebiseñat.—2.a Ter¬ na: D. Juan Horrach Rosselló, D. Guillermo Bujosa Quetglas y D. Jaime Enseñat Oliver.

hacerle para el esclarecimiento de la verdad.
No habiendo otros asuntos de que tratar se levantó la sesión.
CULTOS SAGRADOS
En la iglesia parroquial—Hoy al ano¬ checer, se cantarán solemnes completas en preparación á la fiesta de la Virgen
del Carmen.
Mañana, domingo, dia 13, á las nueve y media, se cantarán horas y después la misa mayor en la que publicará las glo¬ rias del Carmelo, el Pbro. D. Miguel Ferrer. Por la tarde, después de víspe¬ ras y completas, habrá explicación del Catecismo, practicándose á continuación el ejercicio mensual de la Asociación de
Madres Cristianas.
Martes, dia 16 y viernes 19, á las 6 y

rectiva, se convoca á los señores socios para la Junta General ordinaria, que se celebrará el día 14 de los corrientes, á
las 4 de la tarde, eü el propio domicilio
de la Sociedad. Sóller l.° de Julio de 1901.—El Vocal
Secretario, Ramón Coll.
—

VV ntJiIiliLe cl

una Porc^u d0 sola-
res en el punto más cén¬

trico de la Huerta conocido por el Camp
de sa Creu barriada de Can Pellos.

El dueño informará.

)QOaiJ

f? AQAíl

& <Qhilar ó vender dos horas de agua pro¬

cedente de la fuente llamada de «S‘ Uyet»

ó «Alquería del Conde».

Para informes ó ajuste, diríjanse á

D. Antonio Vicens y Mayol en la casa

«Oan Burdils», Plaza de la Constitución.

conismo, se encargó de participarnos á cente la educación de sus pequeñuelos, Teniendo en cuenta que la Junta Pericial media, durante la celebración de una

(ii) wmjíM’wtm
ARIEL A
puso á mi lado para que copiase sus perfecciones.
El padre Juan era un anciano venera¬ ble que envejecido en la aidea, sin aspi¬ raciones de ninguna clase, solo quería el bien de sus hijos espirituales, y celo¬ so pastor, alejaba cuidadosamente de su rebaño las fieras que podían devorarlo.
El era el que había bautizado á mis Re¬ beca y á su hijo, de quien te hablaré más tarde. El había desposado á mi ma¬ dre. él había sido quien recogiera sus últimas confidencias, sus postreras lᬠgrimas y suspiros; él era, en fin. un ser casi identificado con nosotros y á quien todos amaban y respetaban en la torre, la aldea y la montaña.
Su caridad era ardientísima, razón por la cual llevaba siempre una sotana raída y el manteo descolorido y viejo; sus za¬
patos podían pertenecer, ocupando dig¬ no lugar, á un museo de antigüedades; su camisa parecía una tela de araña, tantos eran los zurcidos qué ostentaba. En una palabra, el vestido de aquel san¬ to anciano le daba un aspecto humilde y

pobre que armonizaba en gran manera con su semblante lleno de angélica man¬
sedumbre.
Todo cuanto tenía, el padre Juan lo daba á los pobres. Su comida era en ex¬ tremo frugal, reduciéndose siempre álas legumbres, pan y frutas que le enviába¬ mos de la torre; su lecho era pobre y duro; mártir de la caridad veía la ima¬ gen de Jesús en cada necesitado y mu¬ chas veces al querer mudarse de ropa se hallaba con que sólo tenía la puesta, porque había dado toda la demás.
Cuando se había agotado su pobre des¬ pensa. cuando no tenía un pollo, ni una paloma, ni una fruta en su huerto, to¬ maba un cestilio y subía á la torre para que le diésemos alguna provisión no tan sólo para él sino para sus pobres: subía luego á la montaña y de puerta en puer¬ ta iba implorando la caridad de algunos labradores acomodados, que nunca le dejaban ir sin socorrerle.
Su inteligencia nada común, sus vas¬ tos conocimientos en diversas materias, su bondad, su celo evangélico, me re¬ cordaban á los apóstoles dé la Iglesia:
como su caridad ardientísima, su ama¬
ble y serena indulgencia me traían á la memoria á San Francisco de Sales, de

quien parecía haber heredado el espíri¬ con la vista el vuelo de un pájaro ó en rales rizos prendidos con dos agujas de

tu, como yo le decía siempre.

ver una hoja, uo animalillo. una pie- plata.

Este buen anciano me enseñaba el Ca¬ drezuela, admirando á Dios en sus obras

Se ocupaba casi siempre en coser ropá

tecismo y en sencillas y cortas lecciones y bendiciendo la omnipotencia Suprema para los niños y los pobres de las cerca¬
iba desarrollando mi inteligencia y dis¬ que tantas maravillas hizo brotar de la nías: en bordar lindos manteles para los

poniéndome para el banquete de los nada.

altares de la ermita de la montaña y de

úngeles, al cual deseaba asistir con ar¬
doroso empeño.
Desde aquellos días perdí el aturdi¬ miento de mi carácter y me torné séria, pensativa y formal. Las admirables pᬠginas de la Biblia, la vida de los santos que leía en el año Cristiano de mi her¬
mana. la historia de los mártires, de
aquellos celosos defensores de la fé de
Cristo, las dulces é interesantes relacio¬
nes de ios primitivos cristianos forma¬ ban mi delicia y exaltando hasta un alto grado mi imaginación de niña, me ha¬

Todo esto se lo referia á veces al padre Juan, que me daba sanos consejos, me decía que moderase mi imaginación y que no me entregase á aquellas ideas locas que me hacían llorar.
Constantemente me ofrecían por mo¬ delo á tu tía, mi inolvidable Fernanda.
Era esta dulce y bella niña tan piadosa, tan modesta, tan pura, que se hubiera dicho que había venido á la tierra para servir de modelo á la juventud de su
sexo.

la pobre iglesia de la aldea: ella conocía todas las necesidades de los pastores, de las familias de la montaña y les prepa¬ raba alimentos, confeccionaba jarabes y drogas para los enfermos á quienes-vi¬
sitaba frecuentemente, siendo muy co¬ mún verla cómo una solícita enfermera
mullirles el lecho, darles las medicinas
y proporcionarles todo el alivio y con¬ suelo que era posible.
En el fondo de aquellas pobres caba¬ ñas, junto al lecho del enfermo, vestida sencillamente, Fernanda, con su figura

cían soñar con religiosos y mártires, con

A los frece años era formal, juiciosa y delicada y bella, su rostro de ángel y sú

santos y profetas, y mi corazón se llena¬ reflexiva como si tuviese veinte. Su bon¬ modesta dulzura, asemejábase á una ce¬

ba del santo fuego de la devoción, cre¬ dad y su paciencia eran inagotables. Ja¬ lestial aparición,

ciendo mi fervor religioso de una mane¬ más se la veía enfadada y nunca al re-

Por su caridad y su benevolencia sé

ra impropia de mi corta edad.

, prender á los criados óá mi—que tan hacía adorar; todos en casa la querían

A veces me sentaba debajo de los ár¬ amenudo le daba ocasión para ello — entrañablemente: los aldeanos la llama¬

boles. ó sobre la blanca losa que cubría mostró enfado, cólera ó soberbia. Su ban el ángel de lá torre y no había ma¬

los restos de mi madre en el jardín de la modestia y su humildad eran grandes: á dre que no bendijese el nombre dé mí

torre, é en el cementerio de la aldea, y pesar délas grandes sumas que papá herma ña;

ocultando el rostro entre las manos, llo¬ destinaba para vestirnos, ella no’ cambió

Janiás estaba ociosa. Cuando concluía

raba desconsolada sin saber por qué.

nunca sus trajes efe latía y su focado-que sus estudios se paseaba á la sombra cié

Otras veces me entretenía ea seguir5 consistía en sus anchas trenzas y na tu?- V los? árboles oo» el rosario ó uw líbiév ééi

4

S O JL L, el n

-PUBLICACIONES RECIBIDAS ¡ cisión anular en las cepas, por J. Fari- j La fiebre aftosa ó glosopeda: Obra de

.

.

...

-V •

.■ -v .

,

.

V' - v. '■ i,

i(1-1 ni. Conservación de la patata, por M. actualidad. Loables propósitos, por Lá¬

*17» ANTE LA PRESENTE SEMANA

Alvarez Muñíz. Cultivadora «Irón Age» zaro Lechuga. Las vías pecuarias y las

—El jazmín, la violeta y la tuberosa Comunidades de labradores. Sección de

La Escuela Práctica.— Sumario del cultivadas para perfumería, por E. Au- consultas: Los alcaldes y el nombramien¬

n.° 13 de la 8.a serie.=Impresiones de Audisio. Notas útiles: El trasiego de to de guardas jurados. Vías pecuarias.

la escuela. Ejercicios de lectura y len¬ los vinos; El melocotonero y el trigo; —Sindicatos para ferias, por Pérez.—

guaje. Lecciones progresivas de com¬ Contra los ratones campestres; Espárra¬ Juntas locales de ganaderos. Ecos de

posición castellana. Dirección para la gos blancos y espárragos verdes; Conse¬ la quincena. Sección comercial: Cerea¬

enseñanza de varias materias por Eve- jos relativos á la compra del azufre y del les y leguminosas. Ganados y carnes.

rett. Ejercicios orales y escritos sobre sulfato de cobre; Un nuevo aglomerado Mercado de Madrid. Mercado de Zara¬

conocimientos generales. Ensenañza ob¬ de corcho; Desgrasamento de las pieles goza. Lanas. Anuncios.

jetiva. II. Ejercicios sobre el mapa en de carnero: Ensilado de la remolacha:

Se suscribe en la Administración,

presencia del mapa mudo-Porcel. La Reparto simultáneo de las semillas y los Huertas, 30, segundo, Madrid.

educación del niño. Variedades.

abonos. Crónica. Mercados.

*

Se suscribe en la imprenta y librería

Se suscribe en Barcelona, calle Dor¬

**

-de Salvador Fábregues, Cindadela de mitorio de San Francisco, 3.
Menorca. * **

La Agricultura Española—Sumario
del n.° 69.=±Duración de los abonos mi¬
nerales en las tierras arables, por Rafael

La Industria Pecuaria.—Sumario del López M. Buenrostro. I. Propiedades

El Mundo Agrícola.^SuMARio del nú- ¡ uúm. 23.—La peste bovina, por Juan retentivas de las tierras en general. II.

mero 96.—El principio de la Agricultu- j Aráeríus. Rusia hípico-militar, por Ra¬ Propiedades retentivas de las tierrás con
ra intensiva en Inglaterra, por P. R. de I món Pérez Baselga. Extinción de ani¬ relación á las primeras materias. Una

4a Tréhonnais. Cómo se practica la in- I males dañinos, por Tiburcio Alarcón.— nueva aplicación del nitrato de sosa.—

Destrucción de las malas hierbas, por el Dr. Llórente. Algo sobre el almendro, por F. Abargues Ferrer. La pulpa de la remolacha como alimento del ganado. (Continuación), por el Dr. Llórente.— Crónica: Pedriscos. Granja experimen¬
tal en Vall&dolid. Los almacenistas de
abonos, por La Redacción. Sección de
Consultas, por Id. Correspondencia. Punto de suscripción: Plaza de Caje¬
ros, 6, Valencia.
* **
Boletín de Tabacos y Timbre.=SuMA-
rio del n.° 506.—La semana. La pena¬
lidad de las huelgas, por B. Fernández Miguel. Oficial. Nuestro comercio.—
Situación del Banco de Santander en 28
de Junio de 1901. La «Gaceta» en la
semana. Revista de mercados. Admi¬
nistradores Subalternos de la Compañía
Arrendataria de Tabacos. Movimiento
de personal. Noticias. Anuncios. Se publica en Madrid, calle de la Liber¬
tad, 16 dup.°, bajo.

Boletín de la Cámara oficial de Co
raercio, Industria y Navegación de Pal¬
ma de Mallorca.—Sumario del número 58.—Cámara de Palma: Telegrama al Excmo. Sr. Ministro de Hacienda ro¬
gando se suspenda la subasta de contri¬
buciones en Barcelona. Sección Oficial: Real decreto relativo á la Constitución de las Cámaras Oficiales de Comercio. —Península: Discurso del Excmo. señor D. Antonio Maura en la sesión de clau¬
sura del Congreso naval celebrado en
Madrid. Precios corrientes en Mallorca. Se suscribe: Oficinas de la Cámara.
Palacio, 20, Palma.

VALORES LOCALES

Valor nominal

Valor desem¬ bolsado

Papel

Dine¬
ro

Banco de Sóller. El Gas La Solidez. . . . León de Oro. . .

100 20
100 25

20

»

50

20 22 21

100

100

25

»

22

RED METEOROLÓGICA DE CATALUÑA Y BALEARES
SERVICIO DE LA ORARIA EXPERIMENTAL DE DARCELONA«.* qnineei.it de Junio

OBSERVATORIO DE D. JOSÉ RULLAN PERO.—CALLE DE SAN PEDRO.

OBSERVATORIO DEL FARO DE «PUNTA GROSSA»

BAROMETRO FuBES

TIENTO

CO
M Manana

Tarde

P,» ululad

Clasifica-
cían

Dirección

Fuerza

G

{=-—

Bar. Ter. Bar. Ter. Vna Mna Tde. Mna Tde. Tde ina Tde

TEMPERATURA PSICRÓMETRO

la" M Al sol

A
somlirp.

Mañana

Tarde Observaciones

c-eá
Máx Mín Max Mín Seco fifin. Seco líiim.

TERMÓMETROS. MAÑANA

TARDE

VIENTO Atmosfera Pifio.

2

Termó¬

Termó¬

Anemó¬

o

03 Mañana.
C3

Tarde.

Dirección metro Baró¬ metro Baró¬

del

metro del

metro

metro. n.o de vueltas

jj
£

A Máxi¬
ma.

Míni¬
ma.

Máxi¬
ma.

Baró¬

Baró¬

Mna. Míni¬ metro. Milí¬ metro. Milí¬
ma. Grados metros Grados metros

Tde.

las 24 horas.

i.a

Tarde Milis.

P<
í>
W

Observaciones

16 756 22 755 24 0 0 O. 0.

00

17 755 22 755 22 0 0 0. 0. N. E. 2 2

18 758 22 755 20 0 0 0. 0. — — 0 0

19 755 20 754 22 6 6 N. N. — S. 0 2

20 755 20 755 22 4 2 c. c. N. N. 2 2

21 loó 22 756 23 0 0 0. 0. N. — 2 0

22 756 23 755 23 0 0 0. 0. E. N. 2 2

23 750 24 751 24 0 1 0. c. — — 0 0

24 750 24 754 24 0 0 0. 0. .

E. 0 2

25 755 24 755 24 2 0 c. 0. V. — 2 0

26 755 24 755 24 0 0 0. 0. — N. 0 2

27 756 24 755 24 0 2 0. c. — N. 0 2

28 750 24 750 24 0 0 0. 0. E. N. 2 1

29 755 25 750 28 0 0 0. 0. — E. 0 2

3C 756 26 750 28 6 0 c. 0. — E. 0 o
I* *

4-6 26 12 33 15 23’Q 20’0 22'8 18’0 6*4 26 13 24 16 234 18’0 23’0 18’0 3*3 24 13 23 16 22’0 16’0 21’0 15’0 3*3 24 13 23 16 23’O 16’0 22'0 16'0 1*5 28 15 26 18 24’8 20’0 24’4 18’0 3*0 34 13 28 16 26’0 20:0 25’0 15’0 3*4 34 15 31 19 28Ú 22'0 19’0 18*0 7*0 32 15 32 19 30'8 22'0 19'0 19’0 3*0 32 17 29 20 28'0 21’0 18’4 190 4*0 32 17 29 20 28'0 24’0 28’0 20’0 5*0 38 17 29 20 28'0 25ú 28’0 20'0 3*5 32 17 31 20 28’0 23'0 28’4 22'0 7*0 37 17 31 20 28'0 23‘0 28'0 2P0 3*5 34 20 34 24 30’*2 24’0 30’4 26’0 7*0 32 17 33 21 30'0 24’0 30’8 22’0

16 29*0 15*0 26*0 20*0 22*2 761*0 23*0 761-0 so. 0. 22.868 D. D.

9*0

17 26*0 17*0 25*0 20*0 22*0 761*0 23*0 760*7 so. 0. 12.620 D. D.

6*4

18 27*0 17*0 26*0 19*0 22*0 760-3 22-4 759*0 0. 0. 26.172 D. C.

9-6

19 26*0 16*6 26*0 19*4 21*4 759-0 22-0 759*0 0. so. 21.609 C. C.

6-4

20 27*0 17*0 27*0 21*0 23*0 760-8 23-4 761*2 0. 0. 12.132 D. D.

7-2

21 27*4 18*0 30*0 24*0 23*0 760*0 24-6 759*0 0. 0. 19.818 D. D.

8-6

22 30*0 19*0 32*0 23*0 23-4 757*6 26*0 757*0 0. 0. 19.827 D. D.

8*0

23 34*0 20*0 34*4 27*0 26-0 756*0 26*0 757-0 — N. 22.808 D. D.

9-2

24 34*6 20*4 35*0 20*4 24*6 759-4 25*0 759-6 — NE. 12.661 D. B.

8*4

25 35*0 20*4 34*0 24*0 24-4 762-0 25*0 762*0 N. NE. 15.369 D. D.

7*6

26 29*6 20*0 31*0 24*0 24*6 760*6 25-0 760*0 NE. O. 14.020 D. D.

7-2

27 31*0 20*0 31*0 24*0 24-6 758-6 25*2 758-0 N. SO. 12.600 D. D.

8-6

28 31*0 20*0 32*0 25*0 25*0 756*7 26*0 757-7 SO. 0. 19.760 D. D.

8-0

29 32*0 21*0 34*0 26*0 25*4 757-3 28*0 757*0 s. so. 18.632 D. D.

9*1

30 34*0 22*0 39*0 27-0 26 ‘4 750*0 26*6 751-0 0. so. 36.598 C. C.

7-6

NOTA.—El barómetro se halla, en Sóller, á 52'53 metros, y en «La Punta Oro83a», á 101‘620 metros, sobre el nivel del mar. Las horas de observación, á las 9 de la mañana y á las 3 de la tarde.—En la casilla de la fuerza de los vientos, el 0 indica.oalma, lashoja» están inmóviles: 1, débil, mueve ligeramente las hojas: 2, moderado, agita las hojas y pequeñas ramas: 3, bastante fuerte, agita las ramas gruesas de los árboles: 4, fuerte, dobla las ramas gruesas y los troncos de pequeño diámetro: 5, violento, sacude violentamente los Arboles, rompe las pequeñas ramas: 6, huracán, derriba tejados y chimeneas, arranca ios árboles.—La cantidad de las nubes se expresa en décimas do cielo cubierto, basta 10 que significa cubierto. La clasificación por C que significa Cirros; K Cúmulos; S, Stratos; N
Nimbos; CK, Cirrocúmulos.

S»®« «asados que se insertea en esta sección pagarán: Hasta tres in¬ serciones á razón de O'Oy pesetas la linea; hasta tinco inserciones á razón de 0‘03 pesetas, y de cinco en adelante á razón de 0‘02 pesetas.
SI valor mínimo de un anuucio, sea cual fuere el número de líneas de que «'Componga, será de 0‘50 pesetas.
Las límeos,*de cualquiera tipo sea la letra, y los grabados, se conta¬ rán p#r tipos del cuerpo 12 y el ancho será el de una columna ordina¬ ria del periódico.

Sección

de

Anuncios

Los anuncios mortuorios por una sola vez pagarán: Del ancho de una columna 1‘50 pías., del de dos 3 ptas., y así en igual proporeióon.
En la tercera plana los precios son dobles, y triples en la segunda. Los comunicados y anuncios oficiales pagarán á razón de 0‘05 pese¬ tas y los reclamos á razón de 0‘10 ptas. la línea del tipo en que se comoongan, siendo menor del cuerpo 12, y de éste si es mayor.
Los sntcriptorea disfrntariiu tmis rebaja de un 25 p»i ciento

L' ASSimmiGE ITALIANA
Sociedad de seguros contra los
A€€IlESfl§ WMIj flAMJ®

POR EL
Vino Uranado Pépsico
d©
J. TORRENS, Farmacéutico

SERVICIO DECENAL

SSTáBLECIDA EN MILÁN Y RECONOCIDA EN ESPAÑA

El primero y único elaborado en esta forma en España, mucho más

Capital social: 5.000.000 Liras
Habiéndose promulgado la Ley sobre los accidentes del trabajo de 30 de Enero último, esta importante Sociedad asegura todas, las indus¬ trias, mediante una prima, contra los riesgos indicados en dicha Ley.
. Director de la Sucursal Española: D. MANUEL GES, Merced, 20, Barcelona.—Para informes y demás, dirigirse al Agente principal, B. HOMAR, Samaritana, 16, Palma.—Agente en Sóller, ARNALDO
CASELLAS.

económico y de mejores resultados que sus similares del extranjero, está preparado con todo esmero por procedimientos científicos bien ex ¬ perimentados y acreditado Como un reconstituyente sobradamente enérgico para suprimir la elimina¬ ción del azúcar de glucosa en todas las personas afectadas de la enfer¬ medad denominada “diabetes.,,
PÍLDORAS FERRUGINOSAS

por si magnifico y veloz vapor
LEON DI ORO
©elidas de Sóller para Barcelona: los dias 10, 20 y último de cada mes. Salidas de Barcelona para Cette: los dias 1, 11 y 21 de id. id. Salidas de Cette para Barcelona: los dias 5, 15 y 25 de id. id. Salidas de Barcelona para Sóller: los días 6, 16 y 26 de id. id.
CONSIGNATARIOS:—EN SÓLLER—D. Guillermo Beraat, calle del Príncipe n.° 24.—EN BARCELONA. — D. J. Roura, Paseo de

DE
INULA HELENIUM

la Aduana, 25.—EN CETTE.—D. Guillermo Colom, Quai Commandaat Samary-5.

DE LA CASA
E&C0FE2T, flJEEA H €V de BARCELONA

Con estas píldoras, preparadas por J. Torrens, se cura pronto y radicalmente la Leucorrea ó (flujo blanco), la Anemia y Clorosis (colo¬

NOTA.—Siempre que el día de salida de Cette, según el presente itinerario, eorreeponda al sábado ó día anterior á uno festivo, la retrasará el vapor veinte y cuatro horas y saldrá el domingo ó día festivo que sea, á la misma hora.

res pálidos), la Dismenorrea (ó difi¬
Único representante en Sóller: Miguel Colom, ca¬ cultad en el menstruo), la Ameno¬

LA SINCERIDAD

lle del Mar.

rrea (ó supresión del mismo), la debilidad, flaqueza y cuantas mo¬

Establecimiento comercial é industrial de J. Marqués Arbona

lestias ó enfermedades reclamen un
SOCIEDAD BARCELONESA DE GUANOS exitante poderoso y enérgico.

San Bartolomé, -17,- &OI¿ljl3It

BARCELONA

GUANO POiWÉS-POMAR

el más acreditado, el más barato y el de más con¬

sumo de España

A 21. pebetes saco.

ú

SO pesetas M.

IDE VENTA:
Ea Barcelona, Sociedad Farmacéutica Española. —Farmacia del Dr, Fiza.—Palma, Centro Farma¬ céutico.—Farmacia de las Copiñas.—Málaga, Far¬ macia del Dr. Pelaez y Bermudez.—Sóller, Far¬
macia de J. Torrens.

~LA SOLLERENSE

DE

«IO&É €€&]L1j

CERBÍM y PQRT-B01Í (frontera too-espalda)

\_\_\_\_\_\_

/

SECCIÓN PRIMERA.—IMPRENTA Y TALLER DE ENCUADERNACIONES
Se hacen toda clase de impresiones á una ó varias tintas: Acciones para sociedades, títulos nominativos y al portador, láminas de emisión de valores, bonos y demás traba¬ jos de esta Índole, tarjetas de visita, esquelas mortuorias, talones, membretes, facturas, programas, carteles, circulares, estados de todas clases, invitaciones, etc., etc., etc.; y encua¬ dernaciones económicas y de lujo.
SECCION SEGUNDA.—PAPELERÍA, LIBRERÍA Y ARTÍCULOS DE ESCRITORIO
Véndese en la tienda de esta sección: rmnillería y sobres de todas clases desde los más eco¬ nómicos á los de más luje, papeles de hilo y de algodón en blanco y rayados, papel de embalaje cortado y taladrado para la confección de cajones de higos, y de seda para la de cajas de na¬ ranjas, de limones y de mandarinas. libritos de fumar de infinidad de marcas, naipes, estampas

DEPÓSITO EN CASA DEL REPRESENTANTE

y cromos, tarjetas de lujo y sorpresas para felicitaciones, libros en blanco y rayados, cuadernos
Aduanas, transportes, comisión, y libretas de todos tamaños y precios, libros de texto y menaje para las escuelas de niños y de

D. MIGUEL COLOM
CAIALE BEL MAM,,-®OIjIiE®-(BáÍear¿i9)

consignación y tránsito
Agencia, especial para el trasbordo y reexpedición de naramias, frutas rrescasy pescado ?,

niñas de este pueblo, tinta negra y de colores, en botellas, para escribir y para sellar, efectos variados para escritorios y oficinas, coronas, flores artificiales y objetos para hacerlas, sacos y cinturones de piel para señoritas, carteras para niños, etc., etc.
SOLLER.—ímp. de «La Sinceridad»