ANO XVk*-2.a EPOCA.—MüM. 743
ANO XVk*-2.a EPOCA.—MüM. 743

VIERNES 28 DE JONSO DE 190!

PUNTOS DE SUSCRIPCIÓN:
Sóller: Administración. Francia: D. Guillermo Colom—Quai Commandant Sa-
mary-5-Cette (Herault). América: D. Guillermo Marqués—«El Cañón»—Arecibo
Puerto-Rico).
La Redacción únicamente se hace solidaria de los escritos que se pnbüguen sin

PRECIOS DE SUSCRIPCIÓN:

España:

0’50 pesetas al mes.}

Extranjero: 0’75 francos id. id. jiAG0 adelantado.

Número suelto OTO pesetas.—Id. atrasados 0’20 pesetas.

Sección Literaria

soportable la vida del hogar y lanzóse á la disipación sin disimulo, hasta sin arte

LA MUERTE DE MIMÍ

para ser un perdido. Solía ir ávsu casa borracho, caitando porquerías de «Mu¬ sic-Hall* barato y enamorando á su mu¬

jer con ademanes grotescos. La primera

Mimí abrió los ojos... La habitación aparecía envuelta en suave penumbra.
Encima de la chimenea había una lam¬
parilla de aceite, cuya luz velaba una pantalla de porcelana azul. Alrededor de la lamparilla columbrábanse frascos
de medicinas, una taza... En el diván dormía la condesa teniendo sobre sus
rodillas un libro de oraciones. Mimí se
incorporó y quedóse contemplando á su madre con profunda y melancólica aten¬ ción. La condesa suspiraba á intérvalos desiguales y entre las pestañas le brota¬ ba un manso lagrimeo. Mimí suspiró también y volvió á su postura de esta¬ tua yacente, con los ojos muy abiertos y fija la mirada en un punto del techo...
La niña empezó á conversar consigo misma. Hablábase de su madre, de
aquella enfermedad, del papá difunto sobre el campo de batalla que los perió¬ dicos describieron con gráfica expre¬ sión; pero todas sus frases, ó, por mejor decir, sus pensamientos, quedaban sú¬
bitamente cortados sin saber cómo. Mi¬

vez que esto sucedió, quedóse la Conde¬ sa pálida y sin voz. como á punto de morir, y solo á fuerza de cuidados pudo recobrarse y desahogar su pesadumbre con inacabable sollozar. En aquel ins¬ tante conoció que su vida matrimo¬ nial no volvería á recobrar el aspecto idílico que hasta entonces tuvo y que á ella se le antojó eterno, y por un esfuer¬ zo poderoso de su voluntad procuró lim¬ piarse de u» amor que ya no tenía nin¬ gún fin. No volvió á intimar con su marido, ni jamás le interrogó acerca de aquella conducta depravada. Tratábale con serena frialdad y atendía á sus nece¬ sidades por deber, con una regularidad
automática.
Poco después vino al mundo Mimí.
En el trance del alumbramiento parece
ser que el esposo tuvo para la Condesa halagos y atenciones sinceramente amorosos, pero le duró poco la conver¬ sión, pues aún no contaba la niña arri¬
ba de cinco días, cuando una noche le
trageron en coche dos criados del Casino

mí no acertaba á explicarse aquel terco y hubo que acostarlo sin que se diese

derivar de su imaginación hacia un cuenta de su persona de puro borracho

mismo punto, hacia una sola conclu¬ sión. sombría y misteriosa. Ya fuesen sus ideas por un camino, ya por otro, siempre concluían por dar en aquel i@-

y entontecido. En esta ocasión no pudo la Condesa demostrar tranquilizada... Al
notificarle la doncella el estado en que
su marido acababa de venir, volvió los

cuordo... S® acordaba Mimí del día en ojos hacia Mimí que dormía al calor de

que su madre supo la trágica muerte del papá.
La condesa estaba leyendo un periódi¬
co de modas... Entró la doncella y en¬

sus brazos, y sin intentar dominarse, lloró largo rato sobre aquella menuda carita de transparencia porcelanesca. Eso sí; no volvió á llorar por semejante

trególe un papel... Hubo un instante de causa. Aquellas lágrimas fueron las úl¬

silencio mientras lo leía. Luego dijo: timas que dedicó al naufragio moral de «Está bien... Mimí, oye... pero no llo¬ su maridó. El cuidado de su hija la arre-

res... Tu padre se ha muerto.» Y volvió i bato, por decirlo así, hacia una región

á su lectura sin que en su rostro apare¬ ciese la más pequeña alteración... ¡Oh! sí. de algo se percató la niña. Los ojos

de paz y cariño nuevos para ella y á los
cuales se abandonó llena de gozo. La educación de Mimí en los dos ó

de la condesa aparecieron súbitamente tres primeros años de su vida no tuvo

llenos de un fulgor risueño...

otra cosa de particular que la falta del

No se habló más de suceso tan espan¬ cariño paternal. Cierto que alguna vez
table. En cuestión de horas cambiáronse entraba el señor Conde en la habitación

los tonos de los vestidos, y aquel luto de trapos y perifollos fué la única mues¬ tra de dolor por la muerte del esposo y padre. Mimí estuvo varios días como en¬ tontecida, presa de una-angustia que pugnaba por romper en sollozos... pero la frialdad y rigidez del rostro de su madre contenían aquel deseo y plegaban la boca de la niña en un gesto de triste¬
za desgarradora. Más aún: ni á nombrar siquiera al muerto se atrevía por temor á provocar el enojo de la Condesa, que sin duda parecía dispuesta á que de su marido no quedase ni memoria.

de su hija y cierto que la daba un beso; pero esto era tan frío, tan rebuscado, tan superficial, que la Condesa no podía reprimir su enojo ante aquella profana¬ ción de la frente y da la boca purísimas de Mimí. Así pues, en cuanto él se mar¬ chaba, limpiaba su mujer el rostro de la
niña con la miel celestial de sus besos
de madre.
Un día cometió el Conde la última lo¬
cura alistándose como voluntario en un
batallón. Y en el segundo de los comba¬ tes librados una bala providencial dejó viuda á la Condesa y sin padre á Mimí.

De esta suerte el tierno cerebro de

III

Mimí desorientábase en busca de un se¬
creto que no entendía y que al mismo tiempo le aterraba por la misma dificul¬
tad de concretarlo. Era como el presen¬
timiento de una gran tragedia conyu¬ gal, honda y sin duda adornada de si¬
niestros detalles.
Poco á poco fué Mimí olvidándose de aquel señor á quien apenas conoció, pe¬ ro quedóle siempre una hez amarga que á lo mejor se removía y alzábase á la superficie turbando impíamente el apa¬ cible reposo de su espíritu infantil: la
frase de su madre... «Está bien... Tu
padre se ha muerto.» Y ya parecía com¬
pletamente desvanecida la siniestra som¬
bra, cuando una enferm«dad de lento
proceso, al entunair y aletargar el cuer¬
po de Mimí. dió un exceso de vida á su
pobre cerebro, que de nuevo, en tás len¬ tas horas de insomnio y calentura, tor¬ turábase en vano por hallar la explica¬ ción del pavoroso enigma.
II
El padre de Mimí había sido una mala persona. Casóse con la Condesa, mucha¬ cha cariñosa y sencilla, en un arrebato de su ardiente temperamento. Ya conse¬
guido el triunfo, parecióle insípida é in¬

La enfermedad seguía su proceso len¬ to y cruel, sin apresurarse en el exter¬ minio de aquel cuerpecito que forzosa¬ mente había de ser suyo; porque hay dolencias de imposible curación que pa¬ recen ir saboreando plácidamente, como el fumador que apura el cigarro, la na¬ turaleza en que se cebau, y poco á poco
van extenuándola sin violencias ni ex¬
cesos, para que dure más el macabro
festín. Como antes hemos dicho, la vida
que del cuerpo huía fué á refugiarse en el espíritu, y así Mimí pensaba con una lucidez impropia de su edad. Llegó un momento en que estuvo á punto de des¬ cifrar aquel enigma... Indudablemente su padre no íné bueno y la frialdad de la Condesa era una justa reciprocidad... La hipótesis de que fuese su madre la perversa no podía admitirse, es decir, no quería admitirla Mimí. qu« sentía hacia
su madre un amor ciego, sin reservas ni reflexiones... Si; el papá tenía la culpa del inolvidable «Está bien.» Este con¬
vencimiento apresuró el fin de la niña.
La fiebre aumentó en duración é in ¬
tensidad. Luengos ratos pasaba deliran¬ do y otros en moribunda laxitud. La Condesa vislumbró un gran trastorno

mental, y á vuelta de muchas dudas y temores aventuróse á explorar en el es¬ píritu de Mimí... Más esta se resistía á confesar su pesadumbre...
Sí,—mujer—decíale su madre,— Tienes un pesar oculto que no quieres echar fuera y confesármelo... ¿Crees que no te quiero, que te escatimo el cuidado y la compañía?... Si soy toda para tí., toda para mi nena...
Estos diálogos terminaban en mútuas caricias, pero los labios de Mimí perma¬ necía» plegados ó inflexibles, como guardianes de un tesoro inapreciable. La Condesa insistía en su pretensión y Mimí defendíase con el arma inrompi-
ble de su terco silencio. Otras veces pro¬ testaba de la existencia del tal pesar,
asegurando que era feliz y que confiaba e» ponerse buena precisamente por la virtud de los maternales mimos y aten¬
ciones. Pero la Condesa no se convencía
y tanto estrechó á su hija, que en poco estuvo que más de una vez no saliese á luz la escondida pesadumbre. Mimí va¬
cilaba entre los brazos de su madre y ya le venía la confesión á los labios cuando una súbita firmeza la contenía volvién¬
dola á su mutismo entre las sábanas del
lecho.
La vida del cuerpo era cosa leve; la del espíritu, como artificial y calentu¬ rienta, empezó á extinguirse también. A ratos no acertaba la pobre Mimí á pensar en cosa alguna y sus ojos, abier tos é inmóviles, parecían dormir en una paz completa. La Condesa se batía deses peradamente con la invencible enferme¬ dad en quien no hacia mella aquel ar
dor indomable.
Dióse á pensar que lo que mataba á su hija era aquel pesar ignoto, y de nuevo la apremió con cariñosa terque¬
dad...
Una noche la faz de Mimí se arreboló
con un tinte rosado y en sus ojos lucie ron alegres resplandores. Con voz suave llamó cerca del lecho á la condesa, y cuando la tuvo tan próxima que sus
alientos se confundían, habló así: —Perdóname, mamaita... He obrado
con poca nobleza ocultándote esta duda que me tortura, y ahora creo que si te la cuento me quedaré más tranquila... Oye... ¿Fué muy malo papá?
La Condesa se quedó rígida, blanca como el papel. Durante un minuto oyóse sólo el trajín imperturbable del reloj. Por fin consiguió serenarse, y atrayendo ¿ Mimí sobre su pecho respondióle con opaca pero firme entonación:
—Muy malo, bija mía... La niña suspiró y dejóse caer sobre la
almohada. La condesa añadió:
—Yo le perdoné... ¿Quieres perdonar¬
le tú?
Aquella vida acabábase por momen¬
tos. El color de la cara habíase vuelto
lívido. Los ojos sonreían aún. Mimí co¬ gió una mano de su madre y susurró un «si» que se oyó á penas. Después viósele
mover suavemente los labios... Parecía
rezar. Se oyó claro el nombre de su pa¬ dre. y con la última palabra de la ora¬ ción quedó inmóvil.
J. MeNÉNDEZ áGUSTY.
LA SINIA
Cuant era jovensann. que bufava á n'el bróu, pujava aygo romana, fenicia y africana
més que no ’n pión; més ara que som vella no ’n tréch per fé escuriella,
y cuant. n’ arrib próu, roy seguit s’esplava per fóra la ventaya;
ñiouñ... ñiñip.
Tres gegants m’ inventaren,
fará uns trés mil anys;
tots trés me trabajaren, y, llesta, aquí ’m posaren
per prende Ts banys;

El primé, qu’ ha nom Trodas, picant rae fé les rodes
amb barrerons,
y hem fé engraná amb estaques que tocan les matraques;
ta... ta... tra... ñiaons.
L’ altre gegant, Golabre. qu’ era ’1 més vey deis trés, barbut y peus de cabré,
me vá emberdissá 1’ abre
tan llarch cóm és,
y cóm es qui bu vól voure di ven que s’ lio ha de bou re,
ja hi va rodá,
clavant á sa cabota
aqueixa gran barrota;
ñii... ñiñ... ñiñá.
En Cloi el contemplara
badant, tal cóm heu cont;
li veyen fer la bava, y á estones se passava
la má p’el front; fins qu’ á forca de mufos
el médi deis cadufos
va descubrí, y amb una gran cadena m’ en penjá una vintena;
ri... ñia... u... niñí.
Sitada y ben posada, (sempre hu tendré preaent) junyiren ne Gelada:
somera devellada
de s- uy d- es vent, qu’ envestí de manera que tot, barra y Henderá
sen ho va dú; al punt ho adobaren, y la bístia achicaren;
ra... rra... ñiñ... ñiú.
De llevó ensá fas veta,
y amb aygo trempoleix. umplint á la raseta la Uarga pastereta
y el safereix; y cuant el sól ja tornba cayguent cóm una bomba
á dins la má. unesch la nit al día,
seguint la canturía:
nirr... i... ñiñá.
P. A. Magraner.
Ecos de Ultramar
DE SUE AMÉEICA
En uno de los vaporcitos que durante todo el dia hacen viajes de una á otra orilla, nos trasladamos de Pasadas á Vi¬ lla Encarnación, que como decíamos en nuestra última reseña, son poblaciones
situadas una frente á otra en el rio Alto Paraná.
Deseosos de conocer el interior del
Paraguay, decidimos hacer á caballo un viaje que por regla general se hace em¬ barcando por los ríos que ya describimos en nuestros anteriores apuntes y de los
cuales volveremos ha hablar más adelaute.
Una casa francesa relacionada nuestra de VillaEncarnación.se comprometió en proporcionarnos caballos y guías, y en
efecto, algunos días después de haber manifestado nuestro deseo, nos avisaron que estaba listo lo necesario para poner¬
nos en marcha.
La distancia que debíamos de reco¬ rrer era de sesenta leguas.
Habíamos realizado en Centro Améri¬
ca lo mismo que en el Ecuador y Bolivia grandes viajes á caballo, y juzgábamos por aquellos, que podríamos hacer este recorrido en tres días. Preparamos pro¬ visiones para este tiempo, pues, nos ha¬ bían advertido que era muy difícil ha¬
llarlas en el camino.
La época era propicia para el viaje; estábamos en pleno invierno, que en el Paraguay es para los europeos la esta¬ ción más agradable.
Nos pusimos en marcha por la madru¬

gada y durante seis ó siete horas fuimos
galopando por un camino irregular que en aquella vasta llanura se había for¬
mado, en el trascurso del tiempo, por el paso de las cabalgaduras. Luego fué siendo menos marcado el sendero, hasta
que por la tarde nos habíamos interna¬
do en un laberinto de palmeras y cedros que se apiñaban con otros árboles natu¬ rales de aquel país formando un bosque que á veces nos hacía difícil el avance y otras teníamos que retroceder en busca
de una senda de más fácil salida.
A las seis de la tarde nos hallamos frente á un estero, en donde fuimos sor¬
prendidos por una bandada de blancas
garzas, esas aves cuyo plumaje están apreciado en Europa; al vernos azoradas volaron en todas direcciones. Las seguía¬
mos con nuestra vista, cuando de re¬
pente un ruido en el agua, cerca de no¬
sotros nos llamó la ateación. Un animal
parecido al puerco que parado sobre las dos patas traseras tenía medio cuerpo fuera del agua y al vernos volvió á su¬
mergirse. Estábamos solos, como á docientos metros distantes de los guías que eu aquel momento buscaban el paso del estero y la sorpresa de aquel animal no3 hizo el efecto de una visión en aquella
seledad.
Habíamos querido disparar "nuestro rifle sobre él. pero no nos había dejado tiempo de soltar el arma de la montura.
Apretamos las espuelas al caballo para acercarnos á los guías y contarles lo que acabábamos de ver, los cuales se rieron diciéndonos que de aquellos animales anfibios llamados carpinchos, íbamos á ver muchos en aquel viaje. En efecto, momentos después los guías nos hicie¬
ron ver en otro lado dal estero cuatro ó
cinco carpinchos y apeándonos del ca¬ ballo hicimos fuego sobre ellos.
Las detonaciones de nuestro Winshester parecían más fuertes que de ordina¬ rio y producían en aquel desierto un eco dilatado.
Los guías habían hallado el paso del estero por un lugar en donde no había más que unos dos pies de agua. Nos dis¬ poníamos á internarnos, cuando uno de los hombres que nos acompañaban gritó en guarany: un yacaré; efectivamente,
al borde del agua se movía sobre la are- * na perezosamente un cocodrilo de más
de dos metros de largo. La vista de aquel reptil nos produjo una impresión horro¬
rosa; estábamos como helados sobre el caballo, sin saber si avanzar ó retroce¬ der.
Uno de los guías que estaba cerca de
nosotros le dijo tranquilamente á su
compañero: che! mátalo vos pague ved el patrón (1) que sabemos también noso¬ tros hacer blanco. Llevóse el otro su
Remigton al pecho y apuntó á la boca entreabierta del animal; la fiera empezó
á hacer contracciones revolcándose con. fuerza hasta sumergirse en el estero, eu
donde sin duda muriera luego, pues la bala había sido admirablemente dirigida,
Nosotros continuábamos bajo la im¬ presión del terror que nos había causado aquel animal visto de tan cerca, y nos parecía que aquellas aguas cenagosas es¬ taban cuajadas de reptiles peligrosos.
Entonces pensamos en todos los in¬
convenientes y peligros que nos habían advertido nuestros amigos antes de par¬ tir y teníamos más deseos de retroceder que de continuar nuestro viaje.
Los guías no imaginaban lo q»e pasa¬ ba en aquel instante por nosotros, y acercándose uno de ellos nos dijo que no había tiempo que perder, pues, para llegar á la posada, faltaba todavía más de una hora y era prudente pasar el es¬ tero antes que oscureciera; preguntamos si no se podía evitar aquel paso del es¬
tero vadeándolo por uno ú otro extremo.
Esto era posible, pero para dar esa vuel¬ ta había que perder cuatro ó cinco horas, en las cuales nos sorprendía la noche
(l) Tratamiento que en Sur América sé 4 tas amos y á los superiores.

SOLLEH

2

4§iae ofrecía dificultades; la falta de buen ^íatuino, los enjambres de mosquitos,
ute pican produciendo inflamaciones como si fuesen avispas, los insectos ve¬ nenosos y no fuera estraño, nos advertía el guía, que nos encontráramos con al¬ gún tigre, que por aquí no faltan, y -como no llevamos perros que nos avisen la proximidad de estas fieras, podrían
■tal vez darnos un susto; debemos pues .andar antes que nos coja la noche.

vender pieles de tigre y de nutria, plu¬ mas de garza y otros productos de su cacería, que habían cambiado por algu¬
nas municiones de caza y unas cuantas
botellas de ron de caña.
Les hicimos disparar una flecha, y para el efecto colocamos de blanco una alforja de nuestra montura á docientos metros de distancia y vimos con sorpre¬ sa que fué atravesada en el propio cen¬
tro.

Muy al contrario, estamos en un todo conforme y aplaudimos sin reservas ni ambajes el espíritu y letra de dicha mo¬
ción.
Pero mayor sería nuestro gozo, y ma¬ yor si cabe nuestro caluroso aplauso, si dicho señor y todos los demás que com¬ ponen el Consistorio, se convencieran de una vez, de que en nada pueden inver¬ tir mejor el dinero sobrante del erario municipal que en el de dotar á Sóller de

penas y procurar hacer más llevadera su
desgracia. No ha muchos días presenció la culta
población de Valence uno de esos espec¬
táculos edificantes, una de esas pruebas
de compañerismo que causan, como antes he dicho, la admiración de los extraños
y merecen los aplausos de todos. El día
7 del corriente mes sucumbió víctima de
una larga y terrible enfermedad, á la

considerables y cuando el odio humano no podría percibirlos sin ayuda de apa¬
rato.
Cuando un ruido cualquiera ha sido registrado por el topófono, el capitán ú
otro observador no tiene más que apun¬
tar el aparato en la dirección del sonido
y en pocos minutos puede determinar con una precisión matemática el sitio preciso y exacto de donde partió el soni¬ do. Esto será más que suficiente para

Haciendo un toar de forcé, como que¬ Quisimos sacar una fotografía de las escuelas que le faltan, con locales edad de cuatro años, el hijo único de mi evitar choques.

riendo salvar nuestro amor propio, diri¬ aquella familia, pero al ir á enfocarla capaces y arreglados, en un todo, á las estimado amigo D. Juan Castañer y Ru-

gimos nuestro caballo hacia el- estero y empezamos á cruzarlo acordándonos que •«pañoles fufiTon ios hombres, que hace '.cuatro siglos, invadieron el continente -americano y apesar de las,guerras que
.hubieron de sostener con los naturales
«leí pais, y además de luchar con las di¬ ficultades que el suelo les ofrecía, mucho aia vores, por cierto, ¡que las de ahora,
lo cruzaron en todas direcciones sin que
jamás encontrasen inconvenientes. Gran¬ des hombres eran aquellos, que realiza¬ ron la acción más grandiosa q ue la his¬ toria registra después del cristianismo.
***
Cuando estábamos atravesando el es-
. $ero nos decía uno de nuestros guías: • -este mojado, refiriéndose al estero, es el
.trozo de una .laguna que cuando la gue¬ rra, los paraguayos atravesamos una - noche á nado para sorprender á los bra¬
sileños.
Ya bien entrada la noche, llegamos á la posada; era una de- las pocas casas
que habíamos encontrado en catorce le¬ nguas que anduvimos aquel día.,Cenamos
-■•de las provisiones que llevábamos, pues ¡las gentes de aquel lugar no podían
ofrecernos sinó una-carne seca llamada
charque,'harina de mandioca y mate. Aceptamos el mate, siendo aquella la
primera vez-que probábamos esta infu¬
sión.
El mate son 1 as hojas ; de u n arbusto • paraguayo molidas hasta- ser reducidas
á polvo; para esta operación se han mon• tado grandes fábricas en los lugares - productores de la hierba mate.
La infusión se prepara en un porongo
' hecho de una especie de calabacitas aplastadas originarias de aquel pais; se
-ocha una-cantidad de hierba mate y se
llena el porongo de agua hirviendo y el ■líquido se absorbe por una bombilla ge¬ neralmente de plata. El défecto que le
■ encontramos al uso de estetá americano,

huyó sin que nos fuese posible conse¬ guir que se detuvieran.
A las ocho de la noche llegamos á la posada, aquellas dos largas jornadas nos habían rendido, sintiéndonos extraordi¬
nariamente cansados.
Con pesar nos enteramos que en aque¬
lla casa se estaba velando un difunto.
Un niño de corta edad había muerto ha¬
cía tres dias.
Los velorios de ios que mueren jóve¬ nes, se celebran en muchos lugares de América con una fiesta. En el Paraguay, en los campos, este festejo se prolonga hasta que la descomposición del cadáver se hace irresistible á los que cantando y bailando lo velan; luego se le dá sepul¬
tura frente á la casa, de manera que to¬
das las familias que viven en despobla¬ do, tienen su cementerio junto á su ha¬
bitación.
Un par de guitarras acompañando el canto melancólico y monótono de unas mujeres que entonan coplas que en el Perú y Bolivia llaman tristes, forman la orquesta de los que bailan. El cadáver
se coloca en un rincón de la sala de bai¬
le ó en una habitación contigua y de
cuando en cuando la madre le dedica
unos sollozos para continuar luego bai¬ lando como si aquel jolgorio fuese in¬ dispensable para que el angelito suba
al cielo.
Nos sorprendió encontrar allí bailan¬ do una parejo europea de aspecto dis¬ tinguido que en armonía con las gentes semi-salvajes del lugar, tomaba parte en aquella fiesta. Una señora de ojos azules, joven y guapa, vestida con ele¬ gancia. daba el brazo á uno de los con¬ currentes descalzo; y un caballero del mismo porte que hablaba con ella en
francés, llevaba también del brazo una
pareja que hacía un ridículo contraste. Un joven alemán que acompañaba á
Villa Encarnación á tan raros persona¬
jes. nos informó que la señora era una

necesidades que exige la Pedagogía mo¬
derna.
No negaremos de que la enseñanza en este pueblo, desde veinticinco años á es¬ ta parte, no haya progresado notable¬ mente; bien al contrario, consignamos el adelanto, y lo creemos debido, en pri¬ mer lugar, á la sentida necesidad y des¬ pués al firme convencimiento, no menos cierto, de que sin instrucción no puede haber adelanto ni bienestar posible. Es¬ tos móviles indujeron la corriente popu¬
lar á favor de la enseñanza no habiendo
sido acogida y secundada como se de¬ biera, por las respetables y dignas auto¬ ridades encargadas de ellas cuando tur¬ naron el poder; pues no basta, ni es su¬ ficiente que uno ú otro Alcalde ó Corpo¬ ración acredite que ha creado tal ó cual escuela incompleta (la del Puerto por ejemplo) y llevada á término la cons¬ trucción de un edificio escolar exprofeso;
todavía, aún más, mucho más, falta que hacer en el importante ramo de la edu¬ cación de la niñez si se quiere que este pueblo llegue á la cultura que en rigor le corresponde.
En efecto, hojeando la vigente Ley de instrucción pública veremos que*exige
en todas las localidades el sostenimien¬
to de igual número de escuelas de am¬ bos sexos, siempre que los pueblos ten¬ gan 2.000 almas, y en los de 4.000 habrá tres; y así sucesivamente aumentándose una escuela de cada sexo por cada 2.000 habitantes. De manera, que dentro la población de Sóller existe una sola de niñas oficial correspondiéndole dos al menos. Fáltale también otra pública de párvulos obligatoria, según dicha Ley, en todos los pueblos mayores de 4.000
al mas.
En la populosa barriada de la Huerta funcionan dos escuelas, de niños y de niñas; más con carácter que no puede considerarse oficial, apesar de subven¬ cionarlas el Ayuntamiento, regentadas

llán (d’ es Noguerá), y al siguiente día aquí estaban todos los sollerenses ami¬ gos de los justamente atribulados padres
de la encantadora criatura residentes en
Eomans, Grenoble, Yienne, Voiron, Tain, Crest, Montelimar y Lyon, para asistir al entierro, que fué, puede decirse, una verdadera manifestación de duelo, tan
numeroso y selecto fuó el fúnebre corte¬ jo. No solo los sollerenses que componen la colonia de Valence y los venidos de los nombrados pueblos acompañaron al cementerio el cadáver del angelical Bar¬ tolomé Castañer y Calvo; á aquellos unié¬
ronse muchísimos otros vecinos de aquí,
amigos también de la infortunada fami¬ lia Castañer, lo cual prueba las grandes simpatías de que goza en Valence y la conmiseración que por la desgracia que acaba de experimentar han sentido todos
los corazones sensibles.
Presidían el duelo el padre del niño fallecido y los tíos del mismo D. Jaime Castañer y D. Antonio Bernat, y los jó¬ venes parientes de la familia D. Guiller¬ mo y D. Vicente Pons y D. Salvador
Castañer. Numerosas coronas fueron de¬
positadas sobre el féretro, todas ellas hermosas y valiosísimas, regalo de los deudos y de las diferentes agrupaciones de compatriotas, mencionadas ya; hasta trece contamos, y éstas, juntamente con
otras muchas dedicadas á otros peque-
fíuelos anteriormente fallecidos, adornan todavía la artística tumba propiedad de la colonia sollerense de Valence, que
existe en el cementerio católico de esta
ciudad.
Reconocidos los atribulados Dv Juan
Castañer y D.a María de los Dolores Cal¬ vo á sus paisanos y á los vecinos de Va¬ lence que durante la enfermedad del niño y después de la defunción prestá¬

Del Extranjero
Krüger en América
Telegrafían de Washington que moasieur Yan der Hooght ha declarado, en el curso de una interview, que asistió el lunes próximo pasado, en Nueva York, á una conferencia pro-boe?, cuyo objeto era preparar la visita que el presidente Krüger ha de hacer á América en el pró¬
ximo otoño.
Leyéronse cablegramas del directorio boer, de los cuales se desprende q,ue 15.000 boera operan todavía en el terri¬ torio de ambas repúblicas, y que otros 4.000, en destacamentos móviles, han
invadido la colonia del Cabo, de donde
envían reclutas á Botha y á De Wet.
A propósito- del general Frenoh
La «Gaceta del Rin y de Yestíalia» publica una información que su corres¬ ponsal asegura haber recibido de la se¬ ñora de Botha sn persona, y que de ser
cierta, confirmaría ciertos rumores que han circulada. Habiendo el general French. caldo dos veces prisionero en
poder de los boers, iba á ser fusilado por haber faltado á su palabra de honor, cuando lord Kitchener logró obtener el cange de French con 1.000 personas in¬ ternadas en Simonstown, obligándose French ó regresar inmediatamente á In¬ glaterra.
Dejamos la responsabilidad de esta in¬ formación á «La Gaceta», que añade:
«La señora de Botha no cesa de de¬
clarar que sn. marido luchará hasta sia último hombre, hasta el último cartu¬ cho. Los boers pueden prolongar la lu¬ cha durante años, mientras que Inglate¬ rra se halla en una situación «inexplica¬
ble».

os que lo mismo en las familias acomo¬ dadas que en las casas de ios pobres, - bey una sola bombilla, de -manera que -el porongo da vuelta á la mesa y todos chupan de la misma.
Por lo demás resulta unábebida muy
•agradable y muchos aseguran que reúne mejores condiciones tó alcas ¿y alimenti¬ cias-que el café y el té.
No nos cabe la menor duda que si el »3Paraguay fuese una colonia inglesa, el
•mundo entero tomaría mate en vez de
té, que por obra y gracia de los ingleses
•.se consume ivn i-ve roa luiente.
• =**>
Al día-siguiente al despuntar el alba, «os pusimos otra vez en marcha.
Casi todo el día anduvimos por terre¬ nos incultos muy feraces, atravesando de cuando en cuando pequeños riachue¬ los que culebreando aquellas llanuras ilevan sus aguas al rio Paraguay.
Nos llamaba la atención ver entre los
-cedros y quebrachos una gran cantidad de naranjos, cuya fruta se encargaban de cosechar los loros y los monos que cu aquellos campos abundan extraordi¬
nariamente.

princesa rusa, que divorciada de su pri¬
mer marido un coronel aristócrata ale¬
mán. se había unido al esposo que la acompañaba, el Barón de Judica, sici¬ liano. y que viajaban recorriendo Amé¬ rica en busca de nuevas y diferentes im¬ presiones.
Más tarde supimos que una de las impresiones más fuertes que tal vez ex¬ perimentara la Princesa en el Paraguay, fué la pérdida de su cofre de alhajas, que desapareció misteriosamente del Hotel, el cual contenía joyas por valor de más
de diez mil Libras esterlinas.
'
#
Tres días después llegamos á Villa Rica, población que está unida á la Asunción, capital de aquella República, por un ferro-carril que fué por cierto el primero que se tendió en la América del
Sur.
Docientos cincuenta kilómetros, que el tren recorre en diez horas, separan á Villa Rica de la Asunción.
En los campos de Villa Rica hay fron¬ dosos huertos de naranjos y limoneros y hermosos cultivos de café y tabaco.
El café ha dado hasta ahora poco re¬

algunas por persona sin título que le autorice. Corresponde, por lo tanto, á
dicha barriada si cuenta, con 500 almas,
la creación de una escuela elemental
completa de niños y de niñas y si no llega á dicha ciíra deben ser incomple¬
tas.
En el Puerto existe una escuela pú¬ blica incompleta; más no la de niñas que funciona todavía con carácter par¬ ticular. Urge elevarla al carácter y cate¬ goría de la otra procediendo al rigor de la Ley.
Con las dos propuestas ya por el señor Oliver que no las consideramos de tanta necesidad, como otra que debiera crearse
en las inmediaciones de «Can Palou,» ó
algo más extrarradios de la población se completarían las faltas, y quedaría mejor repartido este distrito escolar.
Los sacrificios y gastos que al Ayun¬
tamiento acarreasen tales centros de en¬
señanza con el tiempo serían recompen¬ sados por la fructífera semilla de la edu¬ cación é instrucción y ensalzada la idea de los gobernantes, cuyos nombres, á no dudarlo, serían bendecidos por todos
los sollerenses.

ronles servicios y compartieron con ellos sus penas, me encargan dé á todos en su nombre las más expresivas gracias; y yo cumplo el encargo suplicando á Vd. se sirva dar publicidad á estas líneas, al mismo tiempo que pido á Dios derrame
sobre el corazón de los infortunados pa¬
dres y demás familia el bálsamo de la resignación, único que puede cicatrizar con el tiempo la profunda herida que ha dejado abierta en el mismo la sensible pérdida que lloran y de la cual de veras, nos condolemos cuantos nos hemos podi¬ do hacer cargo de la intensidad de su
dolor.
Quedo yo á mi vez reconocido á usted por el favor que no dudo he de alcanzar, y, al agradecérselo, me repito su affrno. y s. s. q. h. s. m.
El Corresponsal.
Valence 16 Junio 1901.
Variedades

De la Península
Todos los pueblos siguen la cuestión de Marruecos leyendo con avidez los in¬
formes de la prensa.
A los vecinos del campo de Gibraltar hace tiempo que no se les oculta la as¬ piración de Inglaterra de poseer este te¬ rritorio por estar persuadida de que el ejército inglés necesita fortificar este campo para que Gibraltar se encuentre convertido en verdadera plaza fuerte.
Antes que Mr, Bovles, reconocióesto el jefe militar inglés, de reconocida com¬ petencia.
Lo que no creen los vecinos de La Línea es que el peligro sea inmediato, pe¬ ro si opinan que precipitaría los aconte¬
cimientos la cuestión de Marruecos ó la
ruptura de relaciones entre Inglaterra y
Francia.
Tampoco confian e» que la fundada alarma provocada por las manifestacio¬ nes de Bowles, sirva de provechosa pre¬
visión á nuestro Gobierno, dada la si¬
tuación de España, la cual habiendo empezado la ejecución de obras alrede¬

Por la tarde, nos habíamos detenido ó sultado; en cambio el tabaco se exporta la sombra bienhechora de unos cedros, en gran cantidad y de un tiempo á esta

A.

dor de Gibraltar. cuando la guerra con

El Topófono

los Estados Unidos, las abandonó de un

con objeto de comer y descansar un parte se dedican á sembrarlo y hasta lo Junio 20 de 1901.

Se dice que la ciencia acaba de mere¬ modo lastimoso al firmar ei tratado de

tanto, cuando inesperadamente fuimos elaboran allí mismo, un buen número

cer bien otra vez de la humanidad en paz.

sorprendidos, poruña familia indígena de españoles de las islas Canarias que

general y particularmente de los nave¬

que se nos acercó. Andaba completa¬ allí fueron desde Cuba.

gantes.

En un periódico, de la capital del

mente desnuda; las mujeres al vernos se cubrieron con una especie de sábana; las hombres usaban tonelete y terciada; á la espalda llevaban una bolsa de cuero
con flechas.
El aspecto de aquellos indios era an¬ tipático y sin embargo su presencia nos produjo un efecto fantástico; tenían los cabellos largos, los pómulos salientes,

Los campos por donde pasa el ferro¬ carril, están cubiertos de una vegetación completamente tropical y el viaje resul¬ ta en extremo pintoresco,
Mateo Frontera.
Curitiba, Brasil, Mayo 1901.

Sr. Director del Sóller
Muy Sr. mío y distinguido amigo: El compañerismo de la mayor, parte de los sollerenses que residen fuera de nuestro pueblo causa la admiración de los extra¬

En efecto, estos dias se ha descubierto
un aparato destinado á vencer los terri¬ bles inconvenientes de la niebla para la navegación.
Gracias á este aparato, los marinos,
aúnenlos casos de niebla más espesa,
podrán determinar exactamente la situa¬ ción de su buque y evitar los choques, casi siempre desastrosos, q ue se originan

Principado, leemos que por allí circulan billetes falsos del Banco de España. Son de 25 pesetas y llevan el busto de Quevedo. pertenecientes á la emisión de 25
de Noviembre de 1899.
Crónica Balear

la nariz muy chata, los ojos pequeños y sus cuerpos amarillentos quemados por el sol tropical despedían un olor re¬

BSCUJEIjA»

ños y merece los aplausos de todos. No quiero yo escatimarle los míos más sin¬
ceros.

de tales cerrazones.
El aparato, llamado topófono, es su¬
mamente sencillo como mecanismo,

El martes á bordo del vapor Bellver embarcó para Barcelona desde donde se

pugnante.

No es nuestro ánimo al emborronar

Las mujeres llevaban á la cabeza una las presentes cuartillas combatir en lo

especie de diadema hecha con semillas más mínimo la proposición del concejal

relucientes y en un trapo cruzado á la Sr. Olí ver. presentada á la Corporación

espalda traían envueltas sus criaturas. municipal en la sesión del dia 8 del co¬

Uno de los hombres tenía la cabeza rriente mes, referente á la creación de

adornada con plumas.

una escuela de niños y otra de niñas en

Gomo nuestros guías hablaban guara- el arrabal de la Alquería del Conde con

¡nj. pudimos hacerles varias preguntas. el fin de que los vecinos del extrarradio

Venían de una hacienda cercana de no tengan que enviar sus hijos á las que

. qisel lugar, á donde habían llevado á • existen dentro del casco de la población.

Si es siempre sensible y hace asomar
al rostro los colores del rubor el ver
que en la lucha por la vida se entablan á veces, por desgracia, competencias rui¬ nosísimas, es en cambio altamente edifi¬ cante y consolador el ver que cuando siente alguno oprimido su corazón por la pérdida ele un ser querido, á su lado otros muchos acuden presurosos desde lejanos puntos para compartir con él sus

muy ligero, de manera que con facilidad se puedo trasladar de un punto á otro, pudiendo utilizarse en cualquier parte del buque.
Desde luego permite á los marinos el percibir distintamente los diversos soni¬ dos que se producen en la superficie del mar: pitadas de buques, trepidaciones de máquinas, ecos, gritos, cantos, etc. y permite recoger estos sonidos aún cuan¬ do se producen á distancias sumamente

dirigirá á Roma, para hacer la visita á S. S. el Papa, el limo, señor Obispo de esta diócesis D. Pedro Juan Campins,

acompañado del M. I. señor D. Mateo

Rotger. canónigo.

Acudieron al muelle á despedirle el

señor Capitán general, el señor Gober¬ nador civil de la provincia, el señor Ge¬

neral Gobernador, el señor Alcalde de

Palma, el M. I. señor Vicario general de

la diócesis, una comisión del limo. Ca-

IT- v-jyv.tftiav:'-

•

-v , •

3

SOLLER

bildo Catedral, los Rectores de todas las seando honrar de esta manera al glorio¬ jeto de pasar la revista de inspección re¬ Riutort celebró el Ayuntamiento, en la noche dose á las 9 y media las horas menores $

parroquias y gran número de sacerdotes. so Santo por el que tenemos los. solleren- glamentaria á la fuerza de este puesto, del expresado día, la sesión ordinaria corres¬ á continuación la misa mayor con ser¬

Dice El Diario de Mallorca del viernes ■21 del actual.
Personas llegadas esta mañana en el tren de las nueve nos dicen que hoy ha
■ocurrido una fuerte riña entre varios su¬
jetos entre las villas de Campos y Porre¬ ras y ha sido detenido por la Guardia civil uno de los individuos qufe había

ses especial devoción.
El pueblo de Deyá celebró sil fiesta mayor el lunes último en honor de su Patrón, San Juan el Evangelista. Esta consistió en baile al estilo del país, ca¬ rreras de hombres, mujeres y niños, amenizando las dos veladas, la Banda de

saliendo altamente satisfecho de la bue¬
na marcha y sólida instrucción que ha sabido imprimir á sus subordinados el sargento D. Ramón Lizana.
D. Miguel Mestres representante del establecimiento tipográfico de D. José Ortega de Valencia, nos ha enviado un

pondiente á la anterior semana. Se dió lectura al acta de la anterior y fuó
aprobada. Entrando en el despacho ordinario se dió
lectura á una instancia presentada por don Juan Pons Castañer, fecha 20 del corriente, en la que pide autorización para modificar una de las dos ventanas que existen en la planta baja de su casa n.° 15 de la calle de

món. Por la tarde, después de vísperas y completas, habrá explicación del cate¬ cismo; y al anochecer, se terminará el ejercicio del mes consagrado al Deífico Corazón con exposición solemne del San¬
tísimo Sacramento.
En la iglesia de San Francisco.—El próximo domingo, por la tarde, los ter¬

sacado un cuchillo de grandes dimen¬ música que dirige D. Mateo Galmés. La prospecto de una de las especialidades Ampurias; habiéndose acordado pasara á in¬ ciarios tendrán su reunión mensual con

ciones. Un vecino de Campos que, al afluencia de gente moza, que desde esta de la casa, que agradecemos.

forme de la Comisión de Obras.

plática.

llegar á la estación de Porreras para to¬ localidad pasó á presenciarla fue nume¬

El Sr. Estades dió cuenta al Ayuntamien¬

En el oratorio del Hospital.—Lunes>

mar el tren y venir á Palma, ha comen¬ tado con gran calor la citada riña, se ha
exaltado hasta el punto de que al venir en el tren y antes de llegar á Santa Ma¬ ría le ha dado un ataque apoplético. Sus compañeros de viaje y los empleados que venían en el tren le han prestado ^auxilio y en esta última estación le han asistido algunos médicos disponiendo, •en vista de la gravedad de su estado, que fuera conducido otra vez al pueblo de su
residencia.

rosa, viéndose también bastantes fami¬ lias del inmediato pueblo de Valldemosa.
A principios de semana vino á este pueblo desde Barcelona, en donde tiene su residencia habitual, nuestro paisano y estimado amigo D. Damián Frontera, el que se propone pasar una temporada en este su pueblo que le vió nacer. Sea
bienvenido.

Nuestro amigo del alma D. Damián Canals y Coll, Moscatéll, acaba de sufrir el rudo golpe de perder á su amante es¬ posa, D.a María Pastor y Albertí, vícti¬ ma de grave dolencia, sufrida, durante los largos meses que estuvo en el lecho del dolor, con una resignación, casi ra¬ yana en el heroísmo. Algo más que el amor de los suyos, habrá venido á de¬ mostrar á nuestro buen amigo Sr. Ca¬ ñáis, con motivo del funeral celebrado en

to de que había procedido á practicar el des¬
linde de la finca denominada «Pinar del Puer¬
to» para cuya comisión fué nombrado por el Ayuntamiento en la sesión del 18 de Mayo último, supuesto el señor Gobernador había desaprobado la suspensión hecha por el señor Alcalde de dicho acuerdo y porque desde este
momento lo considera firme. El Sr. Alcalde
manifestó que no estaba conforme, porque según la ley no será firmé hasta que hayan transcurrido tres meses, durante cayo plazo tiene derecho para recurrir en contra de la

dia l.o de Julio, al anochecer, se dará principio á un devoto quinario en honor de la preciosísima Sangre de Jesucristo y se continuará á la misma hora en los dias siguientes.

»r. I.

'fasSmm

Civil

Nacimientos.
Varones 1.—Hembras 0.—Totál 1

Hemos recibido la visita de un nuevo la mañana de ayer, que cuenta con un decisión del Sr. Gobernador. El Sr. Estades

Matrimonios

El Juez de instrucción del partido semanario, escrito en mallorquín, que se buen núcleo de paisanos que le quieren le invitó para que manifestara en que artícu¬

Dia 26, D. Guillermo Socías Alcover*

1 de Palma cita, llama y emplaza á todas publica en la ciudad de Inca con el títu¬ y aprecian, como lo dieron á conocer des¬ lo de la ley se funda para asegurar que el viudo, con D a Antonia Vicens CardeH*

das personas que tengan noticia del pa¬ radero de Agueda Cañellas y Costa, na¬ tural del pueblo de Sansellas, soltera, de diez y siete años de edad, que faltó
hace varios dias de la casa en donde es¬
taba en calidad de criada para que se
presenten en el Juzgado á fin de prestar declaración en el sumariro quese intruye

lo de Es ca d Inca.
Al mismo tiempo que le agradecemos la atención que le hemos merecido le de¬ seamos larga y próspera vida, dejando
con él establecido el cambio.
Nuestro apreciable amigo el Dr. Con¬

filando ante su precencia en aquellos mo¬ mentos de angustia y pena intensa. A la distinguida familia y demás deudos del Sr. Canals ofrecemos, desde estas colum¬ nas, el testimonio de la gran parte que tomamos en su sentimiento, rogando al Todopoderoso, quiera concederles, al

acuerdo del Ayuntamiento no es firme; con¬ testándole el señor Presidente que en aquel momento uo lo recordaba. Después el Sr. Es¬
tades manifestó sentía no se le citara el artí¬
culo privativo de la firmeza del acuerdo por¬ qué se le designó para proceder al deslinde de
la finca denominada «Pinar del Puerto» y
manifestó que aunque efectivamente fuere

soltera.—Dia 27, D. Tomás ítipoll Sas¬ tre, soltero, con D.a Margarita Olivél1
Llompart, soltera.
Defunciones
Dia 23.—Mercedes Elias Figuerdla> de 2 años, calle de Vives.—Dia 25, doña María Pastor, Albertí, de 47 años, casa¬

á causa del hallazgo de un cadáver den¬ te comunicó á la Alcaldía en las prime¬ mismo tiempo, consuelo en su acerbo do¬ cierto que en la ley municipal constara dicho da, Plaza del Arrabal.

tro del depósito de agua del cementerio ras horas de la mañana del lunes, que lor.

artículo por el que los acuerdos suspendidos

del Marratxí.

en la calle de Vives número 5 había en¬

de los Ayuntamientos no son firmes hasta des¬

Crónica Local
Los soldados del Batallón Provisional
de Baleares Cristóbal Ripoll. Ferrer de Só! ler y Juan Barceló Ginestra de Fornaluig pueden pasar á cobrar sus alcan¬ ces, mediante solicitud, del Sr. Coronel -Jefe de la Comisión Liquidadora.
El domingo y lunes último, á la hora sexta de la tarde, salió de la parroquia la 2.a y 3.a procesión del jubileo, reco¬ rriendo las calles de la población y re¬ gresando al punto de partida en comple¬ ta tranquilidad, lo cual dice mucho en
favor de los humanitarios sentimientos de los sollerenses.
En la Junta General extraordinaria
celebrada por el Partido Republicano Soliéronse en la tarde del domingo últi¬ mo, fué nombrado por mayoría de votos, Presidente del mismo, D. Jaime Bennasar y Mayol, á quien felicitamos.
El domingo, de 9 á 11 de la noche, tocó en el catafalco, situado frente á la sociedad «La Unión», la música del Maestro Sr. Canals, pasando después á obsequiar con serenatas á un gran nú¬

contrado una niña, de unos dos años de edad, atacada de angina diftérica. Inme¬ diatamente la primera Autoridad local
ordenó el aeordonamiento de la casa,
procurando enviar antes cuantos desin¬ fectantes y remedios aconsejase la cien¬
cia.
Desgraciadamente, ésta fué impotente, pues á cosa de las diez del mismo día falleció la infeliz ñifla, Mercedes Elias Figuerola víctima de tan terrible enfer¬
medad.
Reunida, acto seguido la Junta local
de Sanidad ordenó la conducción inme¬
diata del cadáver al cementerio, por la vía más corta, y sin acompañamiento al¬ guno, cremación de los vestidos y ropas usadas por la criaturita, desinfección de la casa y de las personas que hicieron el traslado y sepelio del cadáver y aislamien¬ to completo de éste en un cuarto apropia¬ do del. cementerio, hasta que llegara la hora del entierro. Tenemos especial satis¬ facción en consignar que todos los emplea¬
dos de la Casa Consistorial se esmeraron
en el desempeño de las comisiones que les fueron encargadas, y que, debido tal vez á esta causa, se habrá evitado el contagio de una enfermedad cpie tan funesta resulta siempre para los niños de corta edad. Al mismo tiempo enviamos desde estas co¬ lumnas nuestro más sentido pésame al amigo querido D. Salvador Elias Cape-

En la mañana del jueves, á poco más de las seis fondeó en este puerto proce¬ dente de Cette y Barcelona el vapor de
esta matrícula «León de Oro» siendo
portador de numeroso pasaje y carga ge¬
neral.
Entre los pasajeros llegados á bordo de dicho buque figuraban nuestro buen amigo, residente en Cette, D. Guillermo Colom y Rufián y su señora esposa.
Los vecinos del, de cada dia más im¬ portante, caserío del Puerto, han tomado á empeño el honrar solemnemente á San Pedro Apóstol, Patrón de los pescadores, con una lucida fiesta, y al efecto en la tarde del 29, dia del Santo, se matará un hermoso buey, repartiéndolo después entre los copartícipes y más tarde se ce¬ lebrarán regatas de botes al remo, ca¬ rreras de niños y niñas y cucañas marí¬ timas, amenizando los intermedios una Banda de música y terminando la fiesta con el indispensable baile, que durará hasta muy avanzada la noche.
Con motivo del 4.» aniversario de la
defunción de D. Miguel Bennaser, rector que fué de esta villa, todas las misas que se celebren el próximo domingo en la igle¬ sia parroquial desde las cuatro y media hasta las ocho y media serán aplicadas en sufragio de su alma.

pués de tres meses de desaprobadas las sus¬ pensiones de los mismos; y aunque así fuera,
sería firme el acuerdo que nos ocupa por cuan¬
to la suspensión de este mismo acuerdo ya fuó desaprobada en 10 de septiembre de 1900 por la superioridad Gubernativa y siendo fir¬ me de consiguiente el mismo, dá por cumpli¬
mentado el deslinde de referencia.
Fueron declarados prófugos en cumpli¬ miento de lo dispuesto en la vigente ley de reclutamiento, los mozos del reemplazo de este año, Jaime Colom Miró, Miguel Aguiló Forteza, Juan Coll Gelabert y Pedro Reus Frau, núms. 13, 30, 31 y 48 del sorteo verifica¬ do para el citado reemplazo, por no haberse presentado al acto de la clasificación y decía
ración de soldados ni haber remitido la certifi
cación consular á que hace referencia el art. 95 de dicha ley.
Se acordó verificar varios pagos. Y se levantó la sesión.
CULTOS SAGRADOS
En ¡a iglesia parroquial.—Al anoche¬ cer de hoy, viernes, se cantarán solemnes completas en preparación á la festividad del Príncipe de los Apóstoles.
Mañana, sábado, dia 29, á las 9 y me¬ dia, se cantarán horas menores y des¬ pués la misa mayor, en la que pronun¬ ciará el panegírico de San Pedro, el Rvdo. Sr. Cura Arcipreste. Por la noche después de vísperas solemnes, se canta¬ rá en la capilla del Santo Apóstol, el

MOVIMIENTO DEL PUERTO
Embarcaciones fondeadas
Dia 21, de Palma, en 1 dia, goleta Pa¬ quita, de 79 ton., pat. D. Pedro Oliveiq con 7 mar. y lastre.—Dia 27, de Barce¬ lona,, en 10 horas, vapor León de Oro>
de 125 ton., cap. D. G. Mora, con lá
mar. y efectos.
EMBARCACIONES DESPACHADAS
Dia 25, para Palma, laúd V. del Carí
raen, de 60 ton., pat. D. M. Sodas, corl 7 mar. y lastre.—Dia 25, para Barcelona, laúd San José, de 38 ton., pat. D. O. Vicens, con £ mar. y algarrobas.

El día 3 de julio próximo á las diez y seis y media, (cuatro y media de la tarde) se subastará en el despacho del Notario D. Miguel Ignacio Font, una finca lla¬ mada «Can Diego», sita en el término dé
Marratxí, paraje Pont d’ Inca, consiste en tierra, de cabida aproximada de siété
cuarteradas, con huerto de naranjos, casá rústica y urbana, con sujeción á las con¬ diciones que se hallarán de manifiesto eii
dicha Notaría.

TVT0A1j-1j-Lfncl

de una porción de solá-
res en el punto más cén¬

trico de la Huerta conocido por el Caníp

de sa Creu barriada de Can Pellos.

El dueño informará.

mero de Juanes entre los que recorda- llas, padre de la infeliz criatura que voló

Te-Deum del inmortal P. Aulí, practi¬

.•mos la que se dió al concejal D. Juan Joy, Alcalde D. Juan Canals, D. Juan Conte y otros que no recordamos.
El lunes, apesar de no ser día festivo, hubo mucha gente en fábricas y labores ■del campo que no acudió al trabajo, de-

al cielo en la mañana del dia 24 del ac¬ tual.
E1 jueves último estuvo en esta villa el Sr. Teniente Coronel, primer jefe Sub¬ inspector de la guardia civil de esta provincia, D. Luis López Mijares, al ob-

EN EL AYUNTAMIENTO
Sesión del día 22 junio de 1901 \\
Reunido en segunda convocatoria, bajo la presidencia del Sr. Alcalde D. Juan Canals, y con asistencia de los concejales señores Santandreu, Coll, Estades, Joy, Deyá, Oliver y

cándose á continuación el ejercicio del mes consagrado al Corazón de Jesús con exposición de S. D. M. Al anochecer, se cantarán solemnes completas en honra
de San Marcial.
Domingo, dia 30, se celebrará la fiesta del Santo Obispo de Liraoges, cantán¬

O QUa

ttlIUafceiU aocl

a’Quilar ó vender dos horas de agua pro¬

cedente de la fuente llamada de «S‘ Uyet»

ó «Alquería del Conde».

Para informes ó ajuste, diríjanse á

D. Antonio Vicens y Mayol en la casá

«Can Burdils», Plaza de la Constitución.

(9)
ARIEL A
de la torre. Mis Rebeca tenía sus habita¬
ciones junto ó las nuestras y nunca se entregaba al sueño hasta que no nos de¬ jaba acostadas y sellaba nuestra frente
con un ósculo de amor. Antes de acostarme sentábame en su
falda y me obligaba á hacer la señal de la cruz y recitar una tierna oración, mientras que Fernanda, envuelta en su bata de noche y postrada en un reclina¬ torio de terciopelo azul oraba con el ros¬ tro oculto entre sus pequeñas manos.
Nuestras habitaciones eran lindas y sencillas. El buen gusto de la dama in¬
glesa había precidido á la colocación de cada mueble, y allí se notaba la total ausencia de todo lo supérfluo.
Nuestros dormitorios no podían ser
más deliciosos.
Era una salita tapizada de azul, como las sillas, el reclinatorio y los pabellones del lecho de cada una. pues eran igua¬
les en todo. Estaban coronados por un
ángel que sostenía con una manólas cortinillas de raso y encajes que se des¬ lizaban hasta e,l suelo, y con la otra cer¬

ca de los labios parecía indicar el silen¬
cio.
Aquella figura celestial me hacía siem¬ pre una dulce impresión y la miraba hasta que el sueño me cerraba los ojos
con su cetro de ébano.
Nuestro cuarto de estudio tenía los
tapices del mismo color; pero los mue¬
bles eran de madera oscura como los
estantes de libros: allí teníamos el arpa,
el piano, cuadros de dibujo y todo lo necesario para nuestra educación, como mapas, y otros objetos que no me deten¬ go á enumerar.
Dos anchas ventanas daban luz á esta
habitación, embellecida por un reloj de alabastro colocado bajo un globo de cristal y dos jaulas de marfil, que ence¬ rraban lindos y alegres pajarillos.
Además, teníamos un lindo saloncito
donde leíamos ó jugábamos y un peque¬ ño tocador am.ueblado con exquisito g’llStO.
A la derecha, en nuestro dormitorio,
entre los lechos, mis Rebeca había colo¬
cado un pequeño altar, coronado por una imagen de María, bajo la dulce ad¬
vocación de la Purísima.
No lie visto nunca una virgen de ros¬ tro más dulce y seductor que aquella, hija mía.

Llevaba un traje de raso blanco y en¬ cajes y un manto de terciopelo azul, bordado de oro por la mano de mi ma¬
dre.
Largos rizos color de oro caían por su espalda: ceñía su inmaculada frente una coronita de oro y perlas ricas alhajas ornaban su pecho y su redondo cuello.
;Ay!... cuando recuerdo el modo cou que perdí esta virgen, mi corazón siente que se desgarran y aniquilan todas sus fibras al rudo golpe del dolor.
Detrás de la virgen, un cuadro repre¬
sentando á Santa Teresa de Jesúg. la
mística doctora de la Iglesia, delante un pequeño crucifijo de plata; doce bujías de cera perfumada y cuatro jarros de china llenos de flores, componían el pre¬
cioso altar ante el cual hacíamos nues¬
tras oraciones y que tantos años presi¬ dió nuestros sueños virginales.
Todos estos pormenores. Armandina, serían indiferentes para el vulgo; pero estoy cierta de que tendrán para tí inde¬ cibles encantos, porque me amas y de¬ searías conocer hasta el más insignifi¬
cante detalle de la historia de mi vida.
No puedes figurarte el contraste que formaban nuestras habitaciones tapiza¬ das de blanco y azul, llenas de ñores y de pájaros, respirando yo aroma de buen

gusto y de virginal encanto, con el resto de la torre, que ostentaba alfombras y tapices oscuros y muebles que habrían servido, por lo menos, á tres generacio¬
nes de nuestra familia.
Yo recuerdo que Fernanda le llamaba
su sanctasanctórum.
Al cumplir yo seis años, mi hermana y mi padre se empeñaban en que apren¬ diese á leer y comenzara mis estudios, porque era una vergüenza que todavía
no conociese las letras.
Mis Rebeca decía que era demasiado viva y podía perjudicarme mi delicada salud haciéndome perder algo de aque¬ lla dulce libertad que formaba mis deli¬
cias.
En efecto: yo me afligía y hasta me
enfermaba, si me hacían estar dos horas
sentada. Mi gozo era correr por los jar¬ dines cortando flores, persiguiendo las mariposas y haciendo acopio de piedre-
zuelas á orillas de las fuentes. Otras ve¬
ces me quedaba dormida á la sombra de los árboles y tenían que buscarme so¬ bresaltados temiendo que me hubiese dirigido á algún sitio peligroso y le jano.
De este modo pasé un año más y lle¬ gué á los siete, sin que todavía supiese leer «na palabra; mi hermana, que se

había hecho una encantadora criatura
de doce años, se afligía por mi apatía y me reñía porque era desaplicada; mas. á mí todo me era indiferente y continuaba libre y dichosa corriendo por valles y
montañas sin hacer caso de las adver¬
tencias de mi familia.
En aquellos días mi padre emprendió un largo viaje para llevar á cabo un ne¬ gocio, dejándonos como Otras Veces al cuidado de mis Rebeca y encargándome que estudiase mucho para que á su vuel¬ ta supiese va leer.
A pesar de todo, yo no me ocupaba dé esto; pero un día se me ocurrió la si¬ guiente pregunta:
—¿Qué viene á ser la Biblia? —¡Oh! es un libro admirable, querida niña; es una obra magnífica donde aprenderás sublimes bellezas, cuando la puedas leer. ¿No sabes aquellos libros ricamente encuadernados, que siempre
están en la mesita de noche del dormi¬
torio y que tienen unas láminas tan bo¬
nitas?...
—Sí.
—Pues esa es la Biblia. Tú sabes mu¬
cho de ella.
—¿Quién?... ¿yo?...
—Sí: ¿no ti; acuerdas de Adán y Évá,-
de Sara, de Moisés, de Abrahan y

■SO LLEÜ

¡PUBLICACIONES RECIBIDAS
U USANTE LA PRESENTE SEMANA
La Escuela Práctica.— Sumario áel no 12. de la 8.a serie.--Impresiones de la escuela. Ejercicios de lectura y len¬
guaje. Lecciones progresivas de com¬ posición castellana. Dirección para la enseñanza de varias materias por Everett. Ejercicios orales y escritos sobre conocimientos generales. Primeras lec¬ ciones para cultivar la observación y el uso del lenguaje. La enseñanza objeti¬
va. La educación del niño. Variedades.
—Notas bibliográficas. Se suscribe en la imprenta y librería
de Salvador Fábregues, Cindadela de
Menorca.
* ■ * **
El Mundo Agrícola.^Sumario del nú¬
mero 95.—Los males de la Agricultura, por F. Crespo. El carbón y la carie de los cereales, por A. Marescalchi. La

concentración de los mostos para obte¬ ner vinos buenos con uvas inferiores, por E. A. Las sales potásicas, por C. G. Conservación de la fruta por el formol, por Julio J. Bolla. Notas útiles: Culti¬ vo de las plantas en barriles; Oportuni¬ dad de la poda de la vid: Renovación de los sauces viejos. Bibliografía.—Cró¬
nica. Mercados.
Se suscribe en Barcelona, calle Dor¬ mitorio de San Francisco, 3.
* **
La Industria Pecuaria.—Sumario del
núm. 22.—Peste bovina, por Juan Arderius. Las inoculaciones preventivas, por P. Moyano. De cómo el consumi¬ dor suele mejorar la producción agríco¬ la, por José Zulueta. Licencias gratui¬
tas de armas. La fiebre aftosa en la
provincia de Zaragoza. Digna de aplau¬ so. Enfermedades de los ganados, por
José María Ubreva. El número de ca¬
ballos, asnos y mulos del mundo. Jun¬ tas locales de ganaderos. Ecos de la

quincena. Sección comercial: Cereales y leguminosas. Ganados y carnes. Merca¬
do de Madrid. Mercado de Barcelona.
Lanas. Sección bibliográfica. Se suscribe en la Administración,
Huertas, 30, segundo, Madrid.
* **
Mallorca Dominical.—Sumari del nú¬
mero 228.—Amor despreciat, per Fra Pere. El cor de Jesús al pecador, per A. T., Pvre. Festa de la Santíssima Trinidat en 1‘ oratori de Miramar, per B. Ferrá. Sans y festes. Gloria á Je¬ sús Sacramentado, por Jaime Pomar.— Un cas ben salat, per El Sen Garroví.— Gois al gloriós Sant Antoni de Padua, per Jaume Barceló, Pvre.—Noticies liistóriques. Complanta, per Joachím Domenech. Folk-lore Mallorquí, per Un Replegador. Año Santo. Entreteni-
ments. Anuneis.
Se suscriu en la Direcció y Administració: Cadena de Cort, núm. 11, Palma.
* **

Hevista del Instituto Agrícola Cata¬
lán de San Isidro.—Sumario del Cua¬ derno 6.°—Sección oficial: Zona neutral.
—Asociación para el fomento de la Ins¬ trucción agrícola. Inauguración de la Exposición Monográfica del tubérculo la
patata. Memoria del Secretario de la
Comisión Organizadora de la Exposición Monográfica del tubérculo la patata é industrias derivadas, D. Francisco X. Tobella, leída en el acto iuaugural, cele¬ brado en el Salón de la Reina Regente del Palacio de Bellas-Artes, de Barcelo¬
na, en 14 de Mayo de 1901, con motivo de las bodas de oro, ó sea del quincua¬
gésimo año de la fundación del Instituto Agrícola Catalán de San Isidro. Sec¬ ción doctrinal: La agricultura del porve¬ nir, por Juan Serra. Patología y tera¬ péutica vegetales, por Juan Angel Genis.
—Determinación del tanino en los vinos,
por el Dr. Ramón Casamada y Maurí.— El Crédito agrícola, por G. de Boladeres.—Crónica mensual: Jurado y comi¬ sión de estudios de la Exposición Mono¬

gráfica de la patata. Mitin agrícola de Vendrell. Exposición Monográfica de la patata. Cámara Agrícola de Yallés.— Carta recibida.—La Agraria.—Sección comercial: Precios medios de los princi¬ pales artículos de producción peninsular y extranjera.
Se suscribe en Barcelona, calle de la
Puertaferrisa, 21, principal.
* **
Boletín de Tabacos y Timbre. ^Suma¬
rio del n.° 505.=La semana. D. Arnés
Salvador, senador vitalicio. Oficial.-— Fabricación de gas acetileno. Regla¬
mento sobre instalaciones eléctricas y
servidumbre forzosa de paso de las mis
mas. Sección de Timbre. El consumo
de cigarros. La «Gaceta» en la semana.
—Revista de mercados. Movimiento de
personal. Noticias. Anuncios. Se publica en Madrid, calle de la Liber¬
tad, 16 dup.o, bajo.

Los aaaiis>ios que se inserten en esta sección pagarán; Hasta tres inmeicres á razón de 0’05 pesetas la línea; hasta cinco inserciones á ¿asou de 0‘03 pesetas,y de einco en adelante á razón do 0‘02 pesetas.
El valor mínimo -de »n anuncio, sea cual fuere el número de líneas ás que se componga, será de 0‘50 pesetas.
Las lineas, de cualquiera tipo sea la letra, los grabados, se conta¬ rán por tipos del cuerpo 12 y el ancho será el de una columna ordina- . .••ia del periódico.

Los anuncios mortuorios por una sola vez pagaran; Del ancho de una columna 1*50 ptas., del de dos 3 ptas., y así en igual proporeióon.
En la tercera plana los precios son dobles, y triples en la segunda. Los comunicados y anuncios oficiales pagarán á razón de 0‘05 pese¬ tas y los redamos á razón de 0‘10 ptas. la línea del tipo en que se com nongan, siendo menor del cuerpo 12, y de éste si es mayor.
Loa sn«eriptorea (lisfrntaráu una rebaja de un 26 pos
«lento

SERVICIO DECENAL
ENTRE

ACM DE PUBLICARSE EL

VICE-VERSA

por e! magnifico y veloz vapor

OI DI OSO
oalidas de Sóller para-Barcelona: los dias 10., .20 y último de cada mes. Calidas de Barcelona para Cette: los dias I, 11 y 21 de id. id. Salidas de Cette para Barcelona: los dias 5, 15 y 25 de id. id. Salidas de Barcelona para Sóller: los dias 6., 16 y 26 de id. id.
CONSIGNATARIOS:-EN SÓLLER.—D. Guillermo Bernat, calle del Príncipe n,° 24.—-EN BARCELONA. — 0. J. Roüra, Paseo de la Aduana, 25.—EN-CETTE.—0. Guillermo Colom, Quai Commandant Samary-5.
NOTA..—Siempre que el día de salida de Cette. según el presente itinerario, corresponda al sábado ó día anterior á uno festivo, la retrasará el vapor veinte ;y cuatro horas y saldrá el domingo ó día festivo que sea, á la misma hora.

INDUSTRIA Y COMERCIO para 1901
CONTIENE: Las señas de Barcelona por apellidos y profesiones. Las del resto de España. Las de todas las naciones de Europa y de las ^Amérícas latinas. Aranceles de Aduanas dt las mismas naciones. Informaciones para el desarrollo comercial. Estadís¬ ticas de exportación é importación, etc., etc.

L'
Sociedad de seguros contra los
A.ecí.».®sr®.®s -©jes» 'tkaiíaj©

f*ída®e em IPalma en ©1 ‘^Centro de ^iiseripclenes99 de C. Mfg'tiel

Alvarez, calle® IFeltii y Santo Xtepírltu

Sdllei*9 en el estable»

cimiento de 66JLa Sinceridad99 San Martolome 17, y en toda® la® li¬

brerías.—f&AKCEJLOlSíA, Paseo de Isabel Sl9 núm. 8.

ESTABLECIDA EN 3HLÁN Y RECONOCIDA EN ESPAÑA LA SOLLERENSE

LA SINCERIDAD

DE

Capital social: 5.000.009 Liras

dTUSÉ COML

Establecimiento comercial é industrial de J. Marqués Arbona

GlMRE j FORT-BOU (Frontera fraiieo-espalela)

San Bartolomé, - 17,-SOMLER

Habiéndose promulgado la Ley sobre los accidentes del trabajo de 30

de Enero último, esta importante Sociedad asegura todas las indus¬ trias, mediante una prima, contra los riesgos indicados en dicha Ley.
0irectór de la Sucursal Española: 0. MANUEL GES, Merced, 20, Barcelona.—-Para informes y demás, dirigirse al Agente principal, B. HOMAR, Samaritana, 16, Palma.—Agente en Sóller, ARNALDO
GASEELAS.
UVE
PLAZA DE PALACIO, 2 Y 3, Y ESPADERÍA, 20 Y 22 BAB€EEí§1A

Aduanas, transportes, comisión, consignación y tránsito
Agencia especial para el trasbordo y reexpedición de naranjas, frutas frescasy pescados.
DE
de lAlAIJb
Se vende, al por mayor y me¬ nor, en ia Farmacia de i. To-

SECCIÓN PRIMERA.—IMPRENTA Y TALLER DE ENCUADERNACIONES
Se hacen toda clase de impresiones á una ó varias tintas: Acciones para sociedades, títulos nominativos y al portador, láminas de emisión de valores, bonos y demás traba¬ jos de esta índole, tarjetas de visita, esquelas mortuorias, talones, membretes, facturas, programas, carteles, circidares, estados de todas clases, invitaciones, etc., etc., etc.; y encua¬ dernaciones económicas y de lujo.
SECCION SEGUNDA.—PAPELERÍA, LIBRERÍA Y ARTÍCULOS DE ESCRITORIO
Véndese en la tienda de esta sección: resmillerla y sobres de todas clases desde los más eco¬ nómicos á los de más luje, papeles de hilo y de algodón en blanco y rayados, papel de embalaje cortado y taladrado para la confección de cajones de higos, y de seda para la de cajas de na¬ ranjas, de limones y de mandarinas, libntos de fumar de infinidad de marcas, naipes, estampas y cromos, tarjetas de lujo y sorpresas para felicitaciones, libros en blanco y rayados, cuadernos y libretas de todos tamaños y precios, libros de texto y menaje para las escuelas de niños y de niñas de este pueblo, tinta negra y de colores, en botellas, para escribir y para sellar, efectos variados para escritorios y oficinas, coronas, flores artificiales y objetos para hacerlas, sacos y cinturones de piel para señoritas, carteras para niños, etc., etc.

Conocidos como son de todos los solierenses los servicios de este acreditado esta¬
blecimiento, ninguna necesidad habría de llamar la atención de aquellos acerca de la bondad de éstos si no hubiera quien, con motivo del fallecimiento del antiguo
propietario D. José Serra y Mir y con una intención que muy á las claras se deja ver, ha propalado la calumniosa especie de que su señora viuda D a Concepción Salvó,
que durante mudaos años compartió con su esposo las tareas de la dirección y ad¬ ministración del Hotel, habíase retirado del negocio y que por lo mismo había éste pasado á manos ajenas.
Sépase, pués, la verdad; esto es: que la señora Viuda del fundador del aparro¬ quianado Hotel del Universo es la que continua de éste al frente. Y aprovecha la ocasión de desmentir la falsa especie propalada, para ofrecer de nuevo á sus asiduos favorecedores el servicio esmerado y ecouómico de siempre, mejorado á medida que las circunstancias lo aconsejen, ya que reúne el expresado Hotel excelentes condi¬ ciones por su proximidad á los muelles, á la Bolsa, á las Aduanas, á los Parques y a los ferro-carriles para Francia.

FREGADEROS I T0D.\\ CUSE I PIEZAS M Mi ARTIFICIAL
DE LA GASA

JE»COFEl%

H €V de BARCELONA

Único representante en Sóller: Miguel Colom, ca-
;le del Mar.

rrens,-Sóller.
CURACION DE LA DIABETES
POR EL
Tino Uranado Pépsico
ci©
J. TORRENS, Farmacéutico
El primero y único elaborado en esta forma en España, mucho más económico y de mejores resaltados que sus similares del extranjero, está preparado con todo esmero por procedimientos científicos bien ex¬ perimentados y acreditado como un reconstituyente sobradamente enérgico para suprimir la elimina¬ ción del azúcar de glucosa en todas las personas afectadas de la enfer¬ medad denominada “diabetes.,,
¡DE» VENTA:
En Barcelona, Sociedad Farmacéutica Española. —Farmacia del Dr. Pizó.—Palma, Centro Farma¬ céutico.—Farmacia de las Copiñas.—Málaga, Far¬ macia del Dr. Pelaez y Bermudez.—Sólkr, Far¬
macia de «T. Torreas.

CENTRO JUDICIAL Y ADMINISTRATIVO
EN —•
PALMA DE MALLORCA
DE
Miguel Borrás y ^Francisco Plzá9
Gestión de asuntos así judiciales como extrajudiciales. Colocación de capitales á rédito y administración de toda clase de
bienes.
Compra y venta de fincas mediante una comisión de lj2 pg y un o por mil según su importancia.
Titulación y redención de censos. Cumplimentación de exhortos en los Tribunales de Palma y del Con¬
tinente.
Obtención de certificados del Registro general de actos de última vo¬ luntad y de toda otra clase de documentos en la Nación.
Representaciones de la propiedad intelectual. Informes comerciales de todas las plazas del Continente. Corresponsales en todas las provincias de España, Cuba y Puerto-Rico..
PALMA DE MALLORCA—Luí, 35 y 37, Pral.
SOLLER*—lap. de «La Sinceridad»