ANO XVI.—2.a EPOCA.—NUM. 733
ANO XVI.—2.a EPOCA.—NUM. 733

SÁBADO 20 DE ABRIL DE I90Í

■

■

■

- ■■

-

: ■- •

SEMANARIO INDEPENDIENTE

PUNTOS DE SUSCRIPCIÓN:
Sóller: Administración. Francia: D. Guillermo Coiom—Quai Commandant Sa~
mary-5-Cette (Herault). América: D. Guillermo Marqués—«El Cañón»—Arecibo—
Puerto-Rico).

Fandador y Propietario
D. JUAN MARQUÉS Y ARBONA

Director

*$»

Administrador

D. JUAN TORRENS Y CALAFAT f D. DAMIAN MAYOL Y ALCOVER

REDACCIÓN: CALLB DE VIVES N.» ^.-ADMINISTRACIÓN: CALLE DE SAN BARTOLOMÉ N.» 17. SÓHjHiKR. (Baleares)

PRECIOS DE SUSCRIPCIÓN:

|Esxptarñaan:jero: 00;’7ó50 pfreasnectaoss aidl. mide.s.)j

adelantado.

Número suelto 010 pesetas.—Id. atrasados 0!20 pesetas*

La Redacción únicamente se hace solidaria de los escritos que se publiquen sin firma, seudónimo, inicial, ó signo determinado. De los que tal lleven, serán responsables sus autores.

Sección literaria
JUVENTUD
La última calaverada de Alfonsito le
puso á pique de perder la vida. Un alar¬ de de guapeza por estímulos del muje¬
río, delante de varias hembras, le costó una tremenda puñalada que, á no ser
por el recio cinturón de cuero que usaba
el señorito, le hubiese echado fuera los
redaños. El médico de la Casa de Socorro se
limitó á darle tres puntos de sutura á flor de piel, pronosticando el alta para
de allí á poco.
Repuesto á medias de la emoción que
le cohibiera al verse acometido airada¬
mente de su adversario, hízose conducir
Alfonso á su domicilio, y subió con fir¬ me planta los veinte escalones que en¬ caminaban desde el zaguán á su vivien¬
da. En el rellano se detuvo para enmen¬
dar el desorden de su traje, no porque le sobrecogiera la preocupación de su
desaliño, sino mirando á no herir el re¬
celo de su madre. Limpió el sombrero con la bocamanga del gabán, y como advirtiese manchas de sangre impresas á lo largo del rayado pantalón, se abro¬ chó de arriba abajo, colándose en su casa con aparente desgaire.
—¿Y mamá?—preguntó al criado que le recogía el paleto y el sombrero.
—La señora salió muy temprano á misa. Creo que ha ido, como de costum¬ bre, á la residencia de los padres...
El joven luego de mirar distraídamen¬ te el reloj quedóse pensativo. Eran las
ocho de la mañana. La claridad de un
día invernizo entraba cernida al través
de las cortinas y los visillos de los bal¬ cones, ó impetuosas ráfagas de viento
hacían tiritar los cristales. Andaba la
servidumbre de aquí para allá en el aseo de la morada, con escobas, zorros y plu¬ meros, y nadie extrañó que se recogiese el señorito ya entrado el día. Nocharniego empedernido, á matar con todo lo que tirase á regularidad, Alfonso autori¬ zaba una leyenda de calavera que corría de puertas adentro para tribulación de su madre y regocijo de los criados. La anciana, poco dispuesta-á la indulgen¬ cia. reprobaba con acritud los hábitos de su hijo; y aunque le creía temporalmen¬ te sojuzgado por el demonio, cada es¬ cándalo en que Alfonso se mezclaba era para doña Mercedes una pesadumbre más. Sola y sin otro apoyo que el de aquel hijo que se descarriaba de la sen¬ da honesta en que fué educado, la an¬ ciana se hubiera muerto de pena, á no sostenerle los piadosos consejos del pa¬ dre Miguel, jesuíta de aquilatada virtud, que era su asesor en todos los trances de la vida. No tenia que absolverse doña Mercedes de ninguna condescendencia culpable con su hijo.
De niño y de mozo le subordinó á la disciplina más severa, apartando de su camino cualquier sombra de tentación. Interno primero en los escolapios y so¬ metido después al sabio plan educador de los jesuítas, alcanzó Alfonso los vein¬ ticinco años con abundante copia de buenos ejemplos que imitar. Celosa doña Mercedes del recato de su hijo, le reco¬
mendaba incesantemente que se propu¬
siera por modelo á San Luis Gonzaga. cuyo temple espiritual podría servir de pauta reguladora á la juventud, exhor¬ tándole de pasada á ganar con la humil¬
dad la eterna bienaventuranza. Sin per¬ der ni un momento de vista que la oca¬
sión trae consigo el pecado, desvivíase doña Mercedes por que Alfonso no fre¬
cuentara el trato de personas poco teme¬
rosas de Dios, y hasta llegó á prohibir
itro de su casa otra servidumbre que
fuese masculina, con excepción, na¬
turalmente. de la doncella de la señora,
en quien los años y I03 padecimientos acabaron por borrar todo vestigio de
sexo. Así se crió Alfonso en un ambien¬ te de austeridad que la riqueza y el bien¬ estar hacían templado y llevadero,

De él no pudiera decirse sin manifiesta el pañuelo contra los ojos, para desva¬

injusticia que era malo. Su condición le necer la terca visión de su imaginada

empujaba al buen obrar, y si el primer muerte. El sobresalto de la pena fué tan estímulo de sus acciones no hubiera sido 1 rudo, que ni aun llamar un médico se le

la vanidad, pueril comezón de sobrepu¬ jar en todo á los demás, pasaría Alfonso por dechado de mozos.
El persuadirse temprano de que con dinero y audacia son contadas las em¬ presas que no se ganan, le maleó un

ocurrió. Creía asistir á la despedida del alma de su hijo, y no se apartaba de su
lado, temerosa de encontrárselo, al vol¬
ver, exánime. El, muy sobre sí, trataba
de calmarla.
•-Mamá, por Dios, si no es nada. No

tanto el carácter, pero sin desnaturali¬ pasa de un chichón, no hay motivo para

zar lo mucho noble que había en él. esa llorera...

Verle con dos carreras concluidas, la de

Doña Mercedes, callada, fué recobrán¬

leyes y la de filosofía y letras, fué para su madre algo así como un anticipo de gloria que le hacía Dios. Alentado por los benditos padres que continuaban asistiéndole con su consejo, ensayóse

dose poco ¿ poco. Cedía su dolor con lentitud, esquivo á los consuelos repen¬ tinos. De cuando en cuando una lágrima rodando por sus fruncidas mejillas iba á
caer sobre las frazadas de la cama en que

Alfonso con escaso lucimiento en el foro. yacía el herido. Los postreros latidos de

La profesión ardua requería estudio, y el chico era de los que creen á pies juntillas que fuera de lo que enseñan en la Universidad apenas si quedan unas cuan¬ tas bagatelas que aprender. Si alguna vez intentaba posar los ojos en un li¬
bro. disuadíale doña Mercedes de que se calentase la cabeza.

su pena fueron aquellas gotas de agua y tres ó cuatro suspiros muy hondos.
—Carmen—dijo dando cara á la mu¬ chacha que se había quedada en el um¬ bral,—diga usted que avisen al médico
de casa... A escape.
El herido se volvió para mirar á la
nombrada. Era esta una moza de aven¬

—Ya sabes bastante, hijo mío—decíale tajado talle, sanota, rubia, con ojos azu¬

con ternura, y por si vienen mal dadas, les y llena de carnes. Uu tipo del Norte.

cuando yo falte, tienes dos carreras...

Alfonso la examinó con atenta curiosi¬

La pereza de Alfonsito adormecíase dad, sorprendido de ver una mujer en
aún más con el beleño de la amonesta¬ su alcoba.

ción maternal, y les libros de derecho, y tomos de consulta fueron pasando por turno á un desván contiguo á las habi¬

—¿Quiéü es, mamá?—preguntó á doña Mercedes luego que se hubo marchado
la chica.

taciones de los criados. El chico, afanoso
por distinguirse en algo, buscó el des¬ quite en otro campo de más riesgo: se hizo pendenciero. Alternó en francache¬ las nocturnas con gente de dudoso vivir, y su espíritu sediento de aventuras en que ostentar la majeza encontró en los

—Viene á casa recomendada por las señoras de la conferencia, y también por el padre Miguel. Se ha educado en el co¬ legio doméstico y es muy hacendosa.
El herido guardó silencio. Trazaba su pensamiento quiméricos planes de eu-
mienda cuando retornó la muchacha

cafés de guitarra y pataleo lo que anhe¬ laba. Al principio, sus pujos de procaci¬ dad cayeron en gracia. La gente que bebe y se pelea en un dos por tres le to¬ leró porque sabía pagar muchas rondas

cumplido el encargo. Alfonso, buscando un pretexto para que se aproximara, pi¬ dió de beber. Y en tanto que ella dispo¬ nía el refrigerio sobre el velador de ca¬
becera, el mozo besaba con mimosa ter¬

de cañas; pero, al cabo, una noche en nura á su madre.

que Alfonsito se propasó alzando la ma¬ no más que la palabra, un guapo le asestó una puñalada que por poco le cuesta la vida. En plena calle lo reco¬
gieron manando sangre... No vivía doña Mercedes ajena al des¬
carrío de su hijo. Le constaban puntual¬

—¿Vida nueva?—preguntó la anciana exigiendo con la mirada 1». promesa.
—Vida nueva, mamá. Yo te prometo formalmente corregirme. Por de pronto, no salgo de casa en un mes.
Doña Mercedes sonreía complacida
mientras Rebeca daba de beber al he¬

mente sus travesuras; pero ia diligencia rido...

maternal era ineficaz para reprimirlas. Sus quejas iban á parar al padre Miguel,

Manuel bueno.

cuya buena voluntad no alcanzó éxitos

mejores. El virtuoso padre, que visitaba

á menudo á la familia, reprendía con

BUSCA, BUSCANDO

moderación al mozo, cuidando de no re¬

mover demasiado el fermento rebelde
que la libertad formó en su carácter. Quiso aficionarle á las ocupaciones se¬ rias. que traen sosiego al alma, é intentó despertar en él la noble ambición de dis¬ tinguirse en el Parlamento. Cabalmente, por aquella fecha, rehacía sus huestes el partido católico, y Alfonso hubiera lo¬ grado apoyo muy firme para su candi¬
datura. Todo en vano. El chico se obsti¬
naba en la irregularidad de un vivir

¿Por qué se casó usted? ¿Porqué no se ha casado usted? Una revista inglesa dirigió sucesiva¬ mente, hace cosa de dos años, esas pre¬ guntas á sus lectores de uno y otro sexo; primero á las señoras, luego á los caba¬ lleros. Contestaron los que lo tuvieron por conveniente, y oportunamente re¬ gistré algunas de las respuestas que me parecieron dignas de ser reproducidas. Otra revista, alemana ésta, inauguró

escandaloso, y no quedaba otro remedio recientemente algo parecido, pero con¬

que esperar la intervención milagrosa cretando su curiosidad á dos puntos, ó

de la Providencia.

mejor dicho, á un punto solo y á una

Aquella mañana, doña Mercedes, más cíase de personas. Se dirige exclusiva¬

inquieta que nunca por la tardanza de mente á distintas personalidades nota¬

su hijo, encaminóse muy temprano á la residencia de los padres jesuítas. Oyó misa con exaltado fervor y al volver á

bles, políticas, científicas, literarias, ar¬ tísticas ó financieras germánicas, que han guardado el que se dió en llamar,

su casa acompañada de una muchacha, tal vez impropiamente, el estado hones¬

preguntó á un criado si el señorito se to y les pregunta á todas y á cada una había recogido ya. Con la afirmativa, de ellas: ¿Quiere usted hacerme el obse¬

encaminóse á las habitaciones de Alfon¬ quio de decirme, si en ello no hay indis¬

so. que dormitaba entre espasmos de creción, por qué motivo no se ha casado

fiebre. Una oleada de aire cargado de usted?

iodofortno la contuvo en el umbral.

Es de creer que. en efecto, parecería á

Prendió en su alma la sospecha de que algunos de lo* interrogados indiscreta

su hijo estaba herido y á palparle en el la preguntilla. ya que no cuidaron de

acostado cuerpo se lanzó. Alfonso pro¬ contestarla, dando la callada por res¬

curaba tranquilizarla.

puesta. Pero otros no han tenido incon¬

—No es nada, mamá. Hemos ido tem¬ veniente en satisfacer la curiosidad de

prano Soto y yo al picadero y me he
caído de un caballo...
La anciana lloraba desconsoladamen¬

la revista, y hay entre las contestacio¬
nes algunas que quiero exponerá los ojos de mis lectores.

te. Rebelde al convencimiento de que su

Dice un respetable hombre público

hijo no corría grave riesgo, apretujaba que fué íntimo amigo del príncipe de

Bismarck y ocupó altos empleos en tiem¬ pos del Emperador Guillermo, abuelo
del actual:
«No me he casado, no por falta de ga¬ nas, sino por falta de tiempo. El casarse
—se entiende el casarse bien—es asunto
que merece meditarse mucho, y mis me¬
ditaciones las absorbían de tal modo la
política, que no me quedaba lugar para
otra cosa. Más tarde, cuando me retiré á
la vida privada, hubiese podido pensar detenidamente en mi matrimonio; pero en seguida echó de ver que era demasia¬ do tarde y me quedé como estaba y como estoy.»
Mr. L. P., publicista eminente, de¬
clara:
«No me he casado por veintitrés razo¬ nes. La primera y principal es porque nunca me vinieron ganas de hacerlo. Cuanto á las otras veintidós, estoy de¬ masiado ocupado y la Revista no dispo¬ ne seguramente de bastante espacio para formularlas y reproducirlas.»
Un escritor festivo, que goza de mu¬ cha popularidad, dice:
«He creído siempre que el casarse es una imprudencia temeraria y que no debe exponerse el hombre á querer re¬ solver un problema, cuya solución es tan... problemática. Hay un proverbio español que dice: lo mejor de los dados es no jugarlo. Conviene aplicar ese prin¬ cipio rebosante de sabiduría al matrimo¬ nio y pensar que el mejores aquel que
no se realiza.»
De un ilustre profesor de filosofía es la siguiente respuesta:
«Fui siempre y contiuúo siéndolo ami¬ go entusiasta d® la Belleza: así de la
físiea, como de la moral, como de la in¬
telectual. Y hubiera sido un tormento
verdadero para mí el pasar mi existen¬ cia al lado de una mujer que hubiese sido fea, ó que bonita resultara tonta ó perversa ó quizás las dos cosas á la vez. ¿Se encuentra alguna vez una mujer que
reúna las tres Bellezas? No lo creo; cuan¬
do menos lo veo muy difícil. Si existe, quién sabe donde para. Y si hubiese existido y por casualidad la hubiese en¬ contrado, de fijo que no hubiese ella querido á un hombre como yo feo, en¬ clenque y con frecuencia mal humo¬
rado.»
Un artista pintor que goza de justísi¬ ma reputación dice:
«No me he casado para no verme ja¬ más expuesto al peligro de tener que despreciar á mi mujer. Bien se que hay mujeres fieles, leales, incapaces de faltar á sus maridos. Si: hay muchas: quizás un 50 por 100; ¿Pero quién le garantiza & uno que le tocará una esposa pertene¬ ciente á ese 50 por 100 y no al otro? ¿y no es esta una lotería capaz de extreme-
cer á un hombre sensato?»
Sin duda... sin duda... pero si todo el mundo hiciera ese cálculo ¡que espanto¬
sa soledad no reinaría en las vicarías!...
Otro artista—músico muy celebrado—
da esta respuesta: «No me he casado entre otros motivos
para no tener jamás clavado en el alma el puñal de los remordimientos. Me co¬ nozco mucho á mismo, y si soy cons¬ tante en mis amistades, lo fui siempre muy poco en mis amoríos. ¿Habría sa¬ bido mantenerme fiel á mi esposa?... Me parece que no; casi me atrevería á jurar¬ lo. Y qué remordimientos entonces los míos!... ¡Engañará una consorte aman¬ te y confiada!... Eso habría sido vil y no rae ha gustado nunca cometer vilezas.»
He aquí un puritanismo que honra
verdaderamente á su dueño. Son tau es¬
casos los hombres que sienten el gusa¬ nillo de la conciencia en punto á infide¬
lidades...
Me gusta, aunque no sea del todo nue¬
va. la contestación dada por un nove¬ lista.
«No me he casado porque las mujeres que me quisieron yo no las quise; y las que yo quise no me quisieron.»
Un médico declara: Por tres veces hice
propósito de renunciar á mi soltería, po¬ niendo de mi parte todos ios esfuerzos

necesarios; tres veces estuve á punto de casarme y las tres se interpuso el diablo y deshizo mis planes... El diablo... ó la Providencia: ¡quién sabe!»
Un abogado ilustre contesta en esta forma: «¿Por qué no me he casado?... Pues seguramente por la misma razón que preside á muchas otras cosas. Tam ¬ poco he naufragado nunca, ni he con¬ traído el tifus, ni he estado jamás en la cárcel á pesar de mis ideas políticas, ni me ha gustado nunca el ajenjo: ¿por1 qué?... pues porque no.»
De un doctor en filosofía:
«No lo sé; si usted me hiciera el favor de decírmelo se lo agradecería mucho.»
Y voy á concluir las citas, con esta última opinión de un periodista muy reputado:
«No me he casado por virtud. El maJ
trimonio es como el fumar: un vicio.»
¡¡¡Oh!!!
Juan Buscón.
DE MI BALIJA
LAS BABUCHAS
Vivía en Damasco, hace ya muchotiempo, un viejo mercader llamado Ab-
delkader con nombradla de rico y mayor
fama de avaro. Sus arcas, en apariencia chicas, y recubiertas de orín y telarañas, estaban henchidas de fina pedrería orien¬ tal y de oro en moneda de buena ley. Siempre llevaba Abdelkader el mismo traje, que por lo raído y viejo había per¬ dido ya todo indicio del color primitivo, y entre sus pliegues estaba resuelto el problema de retener la mayor cantidad de pringue en el menor espacio posible.
Pero entre cuantas prendas componían la vestimenta del avaro, ninguna ocu¬ paba tanto la atención de los burlones como las babuchas con que desde lejos1 tiempos calzaba sus pies. Era el cubrempeine de las tales un puro remiendo y las suelas habían desaparecido bajo una yuxtaposición de clavos recios para re¬ tardar el desgaste. Los más hábiles za¬ pateros de viejo habían agotado su ha¬ bilidad y remendona ciencia en la deli¬ cada tarea de prolongar á fuerza de recosidos y claveteados la arrastrada
vida de las famosas babuchas cuyo peso-
acrecentado por la sucesiva acumulación de materiales llegó á ser proverbial en Damasco cuando de pesadeces ó pesan¬
teces se trataba.
Un día que Abdelkader discurría por'
el mercado de la ciudad olfateando gan¬
gas, ofreciéronle una partida de botellasvacías que nuestro avaro se apresuró á comprar con el secreto propósito de re¬ venderlas luego por el doble de lo que por ellas le llevaran. Informóle de paso’ el vendedor de que un perfumista en quiebra quería deshacerse por una bico¬ ca y á escondidas de sus acreedores de una porción de bombonas de esencia de rosa; y hondamente regocijado Abdel¬
kader con esta noticia se fue volando á
la tienda del pobre hombre y le compró* el perfume por la quinta parte de su pre¬
cio corriente. Con carita de Páscua vol¬
vió el avaro á su casa y trasegó cuidado¬ samente, sin derramar una gota, el pre¬ cioso líquido de las bombonas á las botellas que después de llenas alineó en un anequel de su bodega. Satisfecho de' si mismo y para solemnizar la feliz ter¬ minación del pingüe negocio salió á to¬ mar un baño de placer en: el más afa¬ mado balneario de la población. Hallᬠbase en la para él intrincada tarea de¬
desvestirse cuando acertó á entrar un
amigo suyo quien fingiendo gran inte¬ rés le dijo que sus babuchas habían lle¬ gado á ser proverbio é irrisión de toda la ciudad y que por lo tanto ya era tiem^ po de que se comprase otro par. Verdad es, contestó Abdelkader; días há que pienso en ello pero no acabo de re-^ solverme porque me parece que todavía pueden ir arrastrando otra luna. No re-* plicó el amigo y despidiéndose de él nuestro héroe se zambulló en la piscina

suntesaboreando los goces de una com¬ las tendió en el terrado para que el sol ma, y la paz y sumisión con que le reci¬

pleta y voluptuosa ablución.

las secase de modo que pudiese prender bían, representado en el ramo de olivo.

Del Extranjero

sión, determinando bien su residencia y
punto de giro.

Mientras Abdelkader se recreaba en el fuego. Sucedió, pues, que un perro de

La causa de haberse tomado el olivo

«lia entró en los baños el cadí ó juez de la ciudad y después de desvestirse pasó á la estufa que para él estaba siempre reservada. Salió el avaro á poco rato y

la vecindad que en una azotea próxima dormitaba la siesta matutina, despavílose al ver el extraño par zarandeado por el viento, y saltando de azotea en

como símbolo de la paz parece ser aquel hecho que nos refiere el sagrado libro del Génesis del patriarca Noé, el cual, para saber si habían cesado las iras de

La guerra anglo-boer
Las noticias que se reciben del Africa del Sur señalan grandísima actividad

Según una estadística hecha reciente¬ mente, hablan la lengua castellana se¬ senta millones seiscientas ochenta y sie¬
te mil personas.

•al ir á vestirse vió que en el mismo sitio azotea hasta la de Abdelkader, se puso Dios contra el hombre, soltó desde el agresiva por parte de los boers, quienes

donde dejara sus asendereadas babuchas, ¿jugar con las babuchas como los pe¬ Arca una paloma, y como trajera en su siguen con éxito en muchos puntos del La nueva emisión de sellos de Telé¬

■que no parecían por parte alguna, había rros juegan con cuanto les cae entre pico un ramo de olivo, reconoció Noé teatro de la guerra en sus asaltos de tre¬ grafos, está compuesta de ocho clases,

nuevas, lujosas y ricas, que Abdelkader patas; pero con tan mala fortuna, que á que ya la divina justicia se había apla¬ nes y convoyes y en aniquilar por medio todos del mismo tipo, consistente en el

en su avaricia diputó por delicado obse¬ las dos revueltas se le cayeron por entre cado, y que reinaba la paz entre el Crea¬ de la fatiga á las fuerzas imperiales en¬ escudo de armas de España, rodeado de

quio del amigo con quien hablara al la balaustrada á la calle y fueron á dat¬ dor y la criatura.

tre las cuales ocasiona aquella clase de los simbólicos rayos del Telégrafo y de

desvestirse. Galzóselas, pues, sin el me¬ nor escrúpulo y orondo y satisfecho por la buena'fortuna que la amistad le de¬ paraba salió del balneario con babuchas nuevas y pellejo limpio.
Cuando el cadí, después de purificarse según costumbre y ley entre mahorae• íanos, salió á que le vistieran sus escla¬ vos, buscaron éstos por todas partes las • babuchas de su amo sin que fuera posi¬ ble dar con ellas, hasta que por fin topa¬ ron en un escondrijo con los inverosí¬ miles pingajos de Abdelkader demasiado

en la cabeza de una criatura que en bra¬
zos de su nodriza malacertó á pasar en
aquel instante. Recurrieron los padres en queja ante el cadí, presentándole las
babuchas de Abdelkader como cuerpo
del delito perpetrado en la cabeza de su hijo, y el mercader no tuvo más remedio que quitar otra telaraña de sus arcas y satisfacer la tercera multa á que le con¬ denó el jaez por la fechoría del travieso
can.
Puesto ya en el último extremo, hin¬
cóse Abdelkader ante el cadí diciéndole

También vemos que en los primeros siglos del Cristianismo el sacerdote co¬ ronaba á los recién desposados con una diadema hecha de un ramo de olivo, y que se conservaba en la iglesia como un objete santo.
Tan preciosa planta, como toda clase de árbol, se divide en dos partes, una subterránea y otra aérea: la primera se compone del cuello, punto donde dan nacimiento las raíces que sostienen y alimentan al olivo; y la segunda del tronco, donde nacen todas sus ramifica¬

campaña gran número de enfermos, de
los cuales desbordan materialmente ha¬
blando, todas las ambulancias y hospi¬
tales.
Desmintiendo los embustes de Kitche-
ner, dicen los mismos periódicos igleses no afiliados á los jingoes, que en vez de
estar los boers tan descalabrados como
erróneamente supone el generalísimo británico, Botha. Dewet y Delarey ope¬
ran al frente de numerosas fuerzas una
eficacísima guerra, de guerrillas en el Traasvaal, mientras que Kruitzinger y

dos ramos de laurel, con la inscripción Telégrafos en la parte alta, y el valor en cifra, repetido dos veces á los lados de la palabra cent, en la parte baja.
Los colores y valores de dichos sellos son: 5 céntimos negro; 10 id. azul claro; 15 id. naranja obscuro; 30 id. violeta; 50 id. rojo; 1 peseta azul fuerte; 4 idem rosa fuerte; 10 id. verde azulado.
Serán valederos todos ellos únicamen¬
te para Telégrafos.
Debiendo cubrirse cuarenta plazas de

- conocidos de todo el mundo para que
hubiese lugar á duda sobre el motivo de la desaparición de las babuchas del cadí.

con voz y mirada suplicante: «Señor juez, por Alá os ruego que
deis un edicto librándome de antemano

ciones con sus hojas y bolsas fructíferas
en toda rama nueva, cuando el árbol ha
adquirido el desarrollo para la fecunda¬

Scheppers hacen lo propio el primero entre el Orange y la Colonia del Cabo y
en el Bochuanaland ei otro, con la cir¬

aprendices de artilleros de mar con el fin de que embarquen en los buques es¬ cuelas «Numanda» y «Vitoria» el pri¬

Irritado éste, mandó á los esclavos que de toda imputación por cualquier otro ción.del fruto; pues como el olivo es de cunstancia de que á no tener éxito las mero de julio próñimo, los individuos

fuesen á prender al ladrón y lo trajesen á su presencia. Cumplida la orden no quiso el juez escuchar siquiera las escu¬

entuerto que sobrevenir pueda á causa de estas babuchas aquí presentes que sin duda, ocultan alguna nueva mala¬

la especie de los árboles de hueso, la preparación para su fruto está en la pro¬ longación de la ramificación.

operaciones de los boers. pueden éstos retirarse para rehacerse y continuar des¬ pués la lucha, á las quebradas é inase¬

que deseen ingresar en las mismas de¬ berán dirigir sus instancias al excelen¬ tísimo señor Capitán General del Depar¬

sas de Abdelkader y después de trocadas ventura en su maldito cuero.» El cadí

El olivo es planta de mucha vida, y quibles sierras de Zoutspanberg, en don¬ tamento acompañadas de certificado de

debidamente las babuchas lo metió en no pudo rehusarse á tan justa petición y desafía á los siglos con su existencia. de como se lia dicho ya, se hallan ahora nacimiento, permiso de sus padres ó tu¬

la cárcel sin hacer caso de sus plañide¬ el miserable avaro aprendió á su costa Aun sin cultivar fructifica; pero cuando establecidas la capital de las dos repú¬ tores y certificado de buena conducta y

ras lamentaciones.

lo que valen unas babuchas.

la mano del hombre es bien empleada, blicas sud-africanas y el cuartel general tener la edad de dieciocho á veinte años,

Sin embargo, como las garras de la

de viejo rejuvenece y da abundante y depósitos de los ejércitos de ambas.

los cuales deberán ser examinados de

.. justicia sueltan ó aprietan según se

Un Cartero.

fruto.

Gracias al nuevo plan de campaña de lectura, sistema de numeración y cuatro

abre ó cierra la bolsa del reo. hablo de

Olivos los hay de varias clases, y en los boers que se atribuye á Dewet, que reglas de aritmética.

aquellas tierras, pronto pudo rescatar el

cada regúón deben cultivarse los más no está loco como dice el «War Office»

avaro la libertad perdida. Vuelto á su

LA CREU DEL FORT

adecuados á la situación topográfica y británico, sino más cuerdo que nunca,

casa descargó su cólera en las malhada¬ das babuchas y asiendo de ellas las arro¬ jó al río que pasaba bajo sus ventanas. Pocos días después, llegando un pesca¬ dor á echar sus redes en aquel paraje, •notó que las oprimía un gran peso, y
gozoso con la esperanza de sacar al¬

Mon cór estima un arbré rebust corn la civina, sublirn cora la paumera y humil com el desmay; demunt faresta timba, com águila marina, defia les tempestes y viu de la brusquina
qu‘ escupen ab s‘ éstray. Es negra com la pnnya qu‘ el seu relum sustenta, ni espolsa ab lo brancatja poética remor:

climatológica del terreno de la misma. En Andalucía, la aceituna picual es la
más apreciada para la elaboración del aceite, y la gordal, para comer, es exce¬ lente. En Cataluña, la arbequina es la
más estimada, de la cual se obtienen
aceites muy superiores; y en la Rioja, se

reconocen los mismos periódicos ingle¬ ses independientes que la obra que tiene ahora que realizar lord Kitchener nada
tiene de fácil.
Esperemos, pues, ver todavía en el Africa del Sur cosas tan grandes como
extrañas.

Crónica Balear
El domingo último ocurrió en Felanitx un sangriento suceso, siendo dos muje¬ res las víctimas. El caso es que cierto
individuo sostenía relaciones amorosas

gún pez raro y enorme que le agen¬ mesl’ homo no'l colorabraqu'amors del cel no senta, cultiva la verdal, que se da bien.

Colonia "boor en el África alemana con la hija del dueño del café Perú, ins¬

ciase una bonita ganancia tiró de la red y els dos cimals qu’ asampla son fita prou valenta

Conocidas las tres clases de aceitunas

talado en la calle del Mar de aquella

viendo estupefacto envueltas en ella las ■babuchas de Abdelkader. Porque ¿quién
c ao conocía las del avaro? Furioso el pes¬

qu‘ atura la maror. .Si ‘ls corps y les gavines allá per la ribera sen van fent voladuries en ell troben descans; també demunt ell baxa, cuant ve, 1‘ au missatjera;

para la elaboración del aceite, la más selecta es la arbequina, de la que se ob¬ tienen aceites muy exquisitos.

Hace algunos días que procedentes de Europa, á donde fueron después de la entrada de los ingleses en Pretoria, han

ciudad, á cuyas relaciones se oponían tenazmente los padres de la joven.
Una noche, cansados aquellos déla

cador con ellas, las hizo recorrer el cami¬ y del qui sen allunya la llágrima darrera

El olivo necesita un clima templado; llegado á Windoek, en la colonia ale¬ insistencia del galan le despacharon de

no de vuelta á la casa de nuestro hom¬

replega dins ses mans.

pues tanto le perjudica el excesivo calor, mana del Sudoeste de Africa, catorce la Casa de mala manera lo que no deses¬

bre donde entraron volando por la ven¬ tana yendo á topar con las botellas de íig’ua de rosa que alineadas sobre el ana¬

Gegant imperturbable, no ‘1 viuda la ventada, ni ‘1 llarnp en ell resquilla, ni ‘1 tr6 ‘1 fa treraolá; ni ‘ls ulls papallonetjan girats dins la boyrada que s‘ alsa á la rimeta, per robre ab sa brassada

como el exceso del frío.
Con el calor vegeta bien; pero es muy difícil el cuaje de la flor eu temperatura

familias boers que forman un total de
dieciocho individuos de ambos sexos, los cuales tratan de establecer en el distrito

peró á este que continuó rondando la
casa.
Hará cosa de mes y medio que el due¬

quel estaban, las cuales dieron mi el

al qui primé veurá.

elevada por los aires calientes que des¬ de Gibeón una colonia bajo la protec¬ ño del referido café agredió al joven

'■suelo con gran estrépito y entera ruina.
¡Imaginad, si podéis, la torturante agonía del infeliz Abdelkader! Como en¿juulado tigre discurría furioso por el aposeuto mesándose las barbas y dando roncas voces diciendo: ¡Malditas babu¬ chas! ¿no cesareis de perseguir al des¬ venturado Abdelkader? Apaciguado lue¬ go algún tanto, tomó un legón y fuése Merecbo al jardín, resuelto á enterrar en ■ él las babuchas; pero una vecina que
atisbando estaba desde su ventana, se-
vgún es costumbre entre vecinas, al ver -fique su prójimo andaba removiendo la
tierra del jardín, corrió ú informar al •cadí de que Abdelkader había descubier¬ to un tesoro. Nada más á propósito para ■excitar la codicia del.juez. Conducido el ■avaro á presencia de éste, no le valió
confesar la verdad y á pesar de sus que¬ jumbrosas protestas fué condenado á -pagar «na fortísima multa.
Molidoy apesadumbrado con ella, pen¬
só el avaro en desembarazarse definiti¬
vamente de tan funestas prendas, y sadiendo ¿á regular distancia de la ciudad las tiró á una profunda alberca con la
«ntera confianza de no volverlas á ver;
.pero el diablo, que no duerme, hizo que
•.fueran á dar en la misma boca del con¬

Oh Creu! arbre dolcissim fruyter de poesía, inspira dins el pobla de qu‘ ets V atalayer d' Aquell qui representas la 11 um y nobla aytnia, y llansa dins 1‘ abisma del golf la dolentia
que hi sembra lluoifer.
P. A. Magraner.
Sóllor 10 Abril de 1901.
——
Agricultura
CULTIVO DEL OLIVO
El olivo, como árbol fructífero, de hoja permanente, es el más hermoso de cuan¬
tos se conocen. Su forma ornamental, cuando la mano del hombre es bien
empleada en su dirección, le da una be¬ lleza tan peregrina que mi humilde plu¬ ma no llega á describir.
Como fructífero, son muchas las exce¬
lencias que en sí tiene, pues el líquido extraído de la materia que produce se ve en el templo santo, disipando con su apacible lumbre las tinieblas de la no¬
che, devolviendo, cuanto se ve su parte, la claridad del día en aquel misterioso recinto, donde mora el Creador de cielos
y tierra; ilumina también la vivienda

truyen el polen, sofocando la flor y per¬
diéndose el fruto. Con el frío tiene el
gran inconveniente de no poder evitarse la radiación atmosférica, pues la baja temperatura mata la planta.
El olivo debe cultivarse en países tem¬ plados. de los cuales existen en impor¬ tantes regiones de nuestra Península, con tierras adecuadas para el desarrollo de esta planta, de la que obtendríamos
buenas cosechas.
Los terrenos que reúnen mejores con¬ diciones para el cultivo del olivo, son los culcáreo-arcillosos, algo frescos y profundos, así como también los piza¬ rrosos y graníticos; siendo buenas por lo general todas las tierras de climas templados que contengan la mezcla de cal, arcilla y sílice, como elemento in¬ dispensable para la vida de la planta.
Si el subsuelo de la citada tierra reú¬
ne condiciones análogas en clase á las de la capa vegetal, el olivo será de mu¬ cha vida; lo que no sucedería así, si en
el subsuelo dominara un elemento solo,
como por ejemplo, arcilla ó sílice pura; pues en este caso el árbol tendría una vida anémica y moriría pronto.
La situación topográfica del terreno para el cultivo del olivo en nuestra Pe¬ nínsula. la hay excelente, del Este al

ción del gobierno de Berlín.
SI venerable Xrüger
Resulta ahora que el individuo que por confesión propia trató de asesinar al respetable Krüger, es un anarquista de los más peligrosos que se asilan en Ho¬
landa.
La indignación contra dicho individuo es tan grande y tan intenso el cariño que tieue todo el mundo en Holanda por Krüger, que las autoridades tienen que hacer grandes esfuerzos y tomar serias medidas para evitar un merecido lincha¬
miento.
**
Acaba de recibirse un telegrama de Londres, en el que se dice, con referen¬ cia á otro expedido desde Exter (Transvaal), que los boers han hecho prisionero al general inglés French y á quinientos hombres que mandaba.
Dícese que aprovechando la espesa
niebla, los boers efectuaron una contra
marcha, sorprendiendo á las referidas
fuerzas.
Aunque hasta ahora el Gobierno in¬ glés no lia recibido noticia oficial que
confirme el descalabro, las de carácter
particular lian producido hondo disgusto

tirándole encima un puchero de agua hirviendo produciéndole varias quema¬ duras que pusieron en peligro su vida.
Restablecido el joven en cuestión, se presentó anteanoche en el café Peni y aprovechando un momento de poca con¬ currencia se dirigió á la madre de su novia y sin mediar palabra le infirió dos tremendos cuchillazos en el pecho y uua en la espalda al huir aquella hácia el
corral de la casa.
A los gritos desesperados de la madre acudió la hija que también fué brutal¬ mente agredida recibiendo diversas he¬ ridas, que le privaron los sentidos.'
Los concurrentes al café trataron de
detener al agresor pero éste les amenazó
logrando huir.
Avisadas las autoridades se persona¬
ron en el lugar del suceso el señor Juez municipal, el Alcalde y varias parejas de la guardia civil, empezando el prime¬ ro la instrucción de las oportunas dili¬ gencias.
El agresor fué más tarde detenido y puesto á disposición de la autoridad competente.
El estado de ambas mujeres era gra¬ vísimo hasta el punto que se aseguraba que la madre había fallecido á conse¬
cuencia de las heridas recibidas.

ducto que surtía de aguas á la pobla¬ riel modesto labriego, así como el osten¬ Sudoeste, con inmensa extensión de te¬ en Londres.

ción, y como la cañería quedó obstruida, cesaron de manar las fuentes públicas. Avisados los fontaneros para inquirir la causa y reparare! daño, toparon después Me mucho trabajo con las recondenadas .babuchas del mercader y las presenta¬ ron al cadí, quien indignado sentenció -al infeliz al pago de otra multa mucho
.¡mayor que la primera, como indemniza¬ ción de los públicos perjuicios ocasiona¬ dos por las babuchas. Consolóse al fin Addelkader con la alagüeña esperanza de ver confiscadas ias malditas prendas; pero el cadí era magistrado de mucha -conciencia y rectitud, y después de ma¬ durar el caso resolvió que no estaba en sos atribuciones el retener los bienes de
los ciudadanos, y que por lo tanto las
babuchas habían de ser devueltas solem¬
nemente á su desconsolado propietario.
Volvió Abdelkader á su casa discu¬
rriendo la mejor manera de no dejar
rastro ni memoria de las babuchas., y al fin determinóse á quemarlas; pero como estaban todavía húmedas de los remojo¬ nes sufridos en el río y en la alberca,

toso palacio del magnate, para que el
hombre continúe sus estudios ó faenas
domésticas, mientras que la creación en¬ tera duerme silenciosa. ¿Y qué diré del aceite en cuanto entra á formar parte de la alimentación del hombre? Que no hay hogar, por humilde quesea, donde no
se halle.
Su acción benéfica se extiende, no sólo á suavizar el alimento del pobre,
sino que también penetra en los alcáza¬
res de los reyes y se presenta en sus
mesas.
Por manera que este precioso caldo
alumbra, alimenta y cura, pues cosa es
de todos muy sabida que el aceite es también elemento indispensable para
combatir muchas enfermedades.
Además, el ramo de olivo en la mano
del hombre es símbolo de paz, como así lo entendieron los pueblos antiguos. Por
eso los hebreos salieron con ramos de
palma y de olivo en las manos para re¬ cibir al Mesías, en la antigua ciudad de Jerusalén, para deuotar el señorío que sobre ellos tenía, significado eu la pal¬

rrenos que nada dejan que desear para su cultivo, que siendo éste esmerado, podríamos obtener abundantes cosechas de aceitunas con aceites muy selectos.
La distancia que ha de mediar de un olivo á otro, estará en armonía con las
condiciones del terreno donde se cultiva
este árbol, pues sería una imprudencia ponerlos claros en tierras estériles, y muy espesos en las de primera calidad. Por manera, que en las tierras de prime¬ ra clase, el olivo ha de estar á 14 metros de distancia uno de otro; de 12 en los de segunda, y de 10 en los de tercera clase.
Estas distancias están en relación á la
fuerza que puede desarrollar el olivo hasta el término do su vigor, suponien¬ do esté dirigido por persona competente, de las que por desgracia carecemos en España, por el sistema rutinario que se sigue en los trabajos agrícolas.
Manuel Mateo Conde.

De la Península
Se anuncia que se han rendido en Fi¬ lipinas el General A rejola con 30 oficia¬ les y 800 hombres, Pablo Teeson con 19 oficiales y 170 hombres, en San Miguel y Mayatno. Bulacán y otras plazas 16 oficiales y 70 hombres. Por otra parte se dice que la insurrección sigue su marcha
hacia adelante.
De 686 repatriados del batallón caza¬
dores de Alfonso XIII, número 24, de
Puerto Rico, que tienen que cobrar al¬
cances. sólo los han solicitado 338, fal¬
tando por hacerlo 348 apesar de haberse publicado en varios periódicos y eu los «Boletines Oficiales» de las provincias la terminación de los ajustes.
Los que faltan deben solicitarlo del
señor teniente coronel del batallón Alba
de Torojes, número 8, jefe dq la comi¬

La Junta de Gobierno de «La Isleña Marítima» ha acordado la emisión de
2.000 obligaciones al portador, á tenor de las Bases y condiciones que están de manifiesto en las Oficinas de la Compa¬
ñía en Palma.
Según n uestros informes-esta emisión tiene por objeto reunir el capital nece¬ sario para la adquisición de material para el servicio de las que hoy explota dicha compañía. Esta se propone comprar al¬ gunos vapores de gran porte y de mu¬ cha velocidad que reúnan todos los ade¬
lantos de la moderna construcción naval
para la seguridad y comodidades délos pasajeros.
Crónica Local
El domingo último, aprovechando el tiempo primaveral fueron muchísimas las familias que bajaron al puerto para asistir á la fiesta religiosa que, dedicad^

3

á San Raimundo de Peñafort, se celebra (Q. E. G. E.), y que es á todas luces im¬ jarse sentir, lo cierto es que desde que

EN EL AYUNTAMIENTO

Para organizar los festejos y el simu¬

en tal día, en el oratorio de su propio prescindible y de absoluta necesidad. estamos en el florido Abril, lejos de au¬

lacro que es costumbre celebrar durante

I

nombrealíexistente. Esta consistió en oficio mayor con música y sermón que
corrió á cargo de D. Jaime Sastre, Vi¬ cario, y fueron tantos los devotos que pasarou á escuchar su palabra, que hubo

Aludimos al camino del «Dragona», tra¬ vesía de cada día más frecuentada, por su proximidad al convento, y en donde se tiran piedras y escombros, amen de otras cosas que no huelen á flor de azahar.

mentar han perdido su buen aspecto, su lozanía y vigor y solo con una abundan¬ te lluvia, tal vez, volverían al ser y esta¬ do de antes. Los habares, en particular, están totalmente perdidos, pues si bien

Sesión del día 13 de Abril.
Bajo la presidencia del Sr. Alcalde D. Juan Canals y con asistencia de los concejales señores Santandreu, Coll, Estades, Joy, Deyá y Riutort, celebró el Ayuntamiento reunido en segunda con¬

las fiestas de la Victoria, Se nombró una comisión compuesta de los señores Coll, Deyá y Riutort.
Por último acordóse verificar varios
pagos. Y se levantó la sesión.

necesidad de colocar asientos fuera de la

Suplicamos al Sr. Alcalde fije por un los tallos son altos y de un grosor nunca vocatoria, la sesión correspondiente á la

capilla, puesto que dentro la iglesia ya momento su atención en aquella olvida¬ visto, y la florescencia nada dejó que de¬ anterior semana.

I no cabía más gente. Con tal motivo la da travesía y de seguro no se pasará sear, el pulgón en cambio se ha cuidado

Se dió lectura al acta de la anterior y

CULTOS SAGRADOS

animación por la carretera del puerto fué grande, viéndose también muy con¬ curridos los alrededores de la población

mucho tiempo sin que dicte alguna me¬ dida que resulte provechosa para cuan¬ tos frecuentan aquel camino.

de destruir el pequeño grano y no que¬
darán, de seguro, ni para comerlas tier¬
nas.

fué aprobada. El concejal Sr. Deyá presentó una pro¬
posición y suplicó al Sr. Secretario diera lectura íntegra á la misma, cuyo conte¬

En la iglesia parroquial.—Mañana, do¬ mingo, dia 21, á las 9 y media, se can¬

y especialmente la carretera de Deyá que

nido dice: «Proposición.-—El concejal tarán horas y después la misa mayor con

parecía una verdadera romería tantas Los Sres. Conde Puerto y C.a dueños El miércoles por la tarde empezó á que suscribe tiene la honra de proponer exposición del Santísimo Sacramento,

eran las personas que transitaban por aquella vía en busca de aire puro para sus pulmones.

de los grandes almacenes de «El Siglo» de Barcelona, nos han remitido un catᬠlogo anunciador de los géneros de pri¬ mavera y verano, puestos á la venta por

cargar naranjas, á granel, el laúd de esta matrícula «Esperanza», concluyendo al día siguiente, en que se hizo para la mar con dirección á Agde. El Cargamento es

á este Ayuntamiento lo siguiente.—Ha¬ biendo protestado el Sr. Alcalde acci¬
dental D. Pedro José Santandreu en la
sesión celebrada el dia 30 de Marzo pró¬ ximo pasado del acuerdo tomado por esta

ocupando el pulpito el Rdo. D. Ramón
Colom, Pbro. Por la tarde, después dé vísperas y completas, habrá explicación
del Catecismo.

Toda la pasada semana, según leemos aquella importante casa.

por cuenta de la compañía «Liga de Pro¬ Corporación en la sesión correspondiente Miércoles, dia 24, á las seis y media,-

en la revista La Unión Balear, estuvo en Barcelona el afamado dentista palme¬ sano D. Domingo Casasnovas, quién ha sido objeto de atenciones y agasajos, sin

Es atención que agradecemos.
Después de aguda enfermedad sufrida con cristiana resignación, pasó á mejor

pietarios». El viernes hizo lo propio el laúd San Bartolomé, y este medio día quedó cargado, habiendo ya solido á es¬
tas horas con rumbo á Cette.

al veinte y tres del mismo mes referente al aumento de sueldo del Depositario de este Municipio y habiéndose pedido en dicha protesta la anulación del mismo
por haberse éste tomado en votación no¬

durante la celebración de una misa, ten¬ drá lugar el ejercicio mensual en honor
ele San Bartolomé.

cuento, por parte de sus colegas de aque¬ lla capital, hasta el puuto de obsequiarle con un banquete, en el que se deseó vita¬ lidad á la Asociación, que ha sabido
constituir en Palma con el nombre de
«Círculo Odontológico Balear» y del que es digno Presidente. Consignamos con
satisfacción los honores concedidos á
nuestro paisano y amigo por lo que en sí valen y significan.
Leemos en un periódico del continente que, á D. Francisco Ensefiat, Teniente de navio de primera clase, paisano y f amigo nuestro, se le ha concedido exce¬

vida, el martes de esta semana la ancia¬ na señora D.a Magdalena Deyá Mayol, madre de nuestro estimado amigo don
Ramón Escalas.
El mismo día por la noche rezóse en la casa mortuoria, el rosario, siendo lue¬ go conducido el cadáver á su última mo¬ rada con gran acompañamiento. Nume¬
rosa fué también la concurrencia que en
la mañana de ayer asistió á los funerales que se celebraron en esta iglesia parro¬ quial.
Al dar nuestro más sentido pésame á su hijo, hijas y demás familia, pedimos á Dios descanso eterno para el alma de la

Pasadas las fiestas do Pascua y Sema¬ na Santa, y restablecido el Alcalde don Juan Canals, de una indisposición que le privó durante algún tiempo de aten¬ der á sus quehaceres habituales, se reu¬ nió ayer, en la casa-Ayuntamiento de esta villa, la «J unta para la adquisición en Sóller de un nuevo vapor. Reinó mu¬
cha animación entre los concurrentes, y
se trazaron líneas generales para em¬ prender los trabajos con toda actividad. Y considerando indispensable el nombra¬
miento de una comisión permanente, para
llevarlos á cabo, sin perjuicio de la eficaz

minal cuando debía ser secreta según
manifestación del referido Sr. Santan¬
dreu; después de hacer constar que en casos exactamente iguales esta misma Corporación y el mismo Sr. Santandreu
ha tomado acuerdos en votaciones nomi¬
nales entre cuyos casos merece y debe citarse el acuerdo que recayó á una soli¬ citud presentada por D. J uan Canals y Estades á nombre de su señora esposa la cual se votó nominal mente.—Después de hacer constar esta desigualdad de cri¬ terio y procedimiento del Sr. Santandreu, el concejal que suscribe.—Considerando que el 31 de Marzo del año último el con¬
cejal Sr. Oliver presentó una proposición
referente al aumento de sueldo del em¬
pleado mencionado.—Considerando que

Jfieg'is&ro Civil
Nacimientos. Varones 0.—Hembras 1.—-Total 1
Matrimonios
Ninguno.
Defunciones
Dia 15, Francisco Martorell Vicens,do 4 años, calle del Padre Baró.—Dia 16, D.a Magdalena Deyá Mayol, de 85' años, viuda, calle del Mar.—Dia 16, Ana Bisbal Alcover, de 4 años, Manzana 60.
MOVIMIENTO DEL PUERTO

dencia para Palma y Sóller.
A eso de las 5 de la tarde del pasado domingo, entró en nuestro puerto el va¬ por «León de Oro» procedente de Barce¬ lona y Cette con carga varia y un limi¬ tado número de pasajeros, y el lunes á las 11 salió para Palma al objeto de que la casa Manea hiciera algunas repara¬ ciones en la caldera. Hoy todavía sigue en Palma, más se confía en que, si no se presentan nuevos inconvenientes queda¬ rá completamente arreglado allá el jue¬ ves de la semana entrante y sin pérdida de momento empezará nuevo itinerario. Más para que el comercio no sufra me¬ noscabos, la Empresa ha contratado,
cual decíamos la semana anterior, á otro vapor el «Correo de Cartagena» que estará en nuestro puerto pasado mañana
lunes, y embarcará al siguiente dia toda la carga que de antemano se le tendrá preparada, emprendiendo el viaje para los puntos de destino, Barcelona y Cette.
Gustosos debemos consignar que los Ayuntamientos que se han sucedido de

finada.
Parece que entre los señores barberos y peluqueros cunde la idea de cerrar sus respectivos establecimientos en las tar¬ des de los domingos y dias festivos, para abrirlos de nuevo por la noche.
La hora en que empezaría el cierre sería, por lo menos, á las dos de la tarde. Adelante, pues, y á descansar un rato, siquiera sea una vez á la semana.
Después de haber pasado una corta temporada en el pintoresco chalet que posee á orillas del mar, el martes salió para Palma, algo mejorado de sus do¬ lencias, el M. I. Sr. I). José Oliver, Deán de la Santa Iglesia Catedral.
Con cargamento de algarrobas salió el miércoles por la mañana con rumbo á Barcelona el laúd «Los A migos», de la
matrícula de Ciudadela.
D. Pedro Estelrich, Catedrático de Agricultura en el Instituto de Palma, ha
tenido la amabilidad de enviarnos un

cooperación de toda la Junta, fueron de¬ signados los Sres. D. Juan Canals, don Guillermo Colom, D. Pedro Alcover y D. Guillermo Castañer, con encargo es¬ pecial de seguir las gestiones sin levan¬ tar mano, y de atender en principio, y
estudiar detenidamente las indicaciones
que se hicieron dias pasados á aquella Junta, por una importante empresa na¬ viera española.
El Ayuntamiento, en la sesión última¬ mente habida, acordó celebrar, el segun¬ do domingo de Mayo, la féria acostum¬ brada. con el simulacro en el puerto y demás fiestas de todos los años, nombran¬ do, al efecto, una comisión de su seno, compuesta de los señores Coll, Deyá y Riutort como encargados dé ¡levarla á la práctica. Más como han corrido dife¬ rentes versiones de si, por cansa de las elecciones de Diputados á Cortes, se pro¬ rrogará dicha féria para otro domingo, en el número próximo tendremos al co¬
rriente á nuestros lectores de si ó no de¬
deberá celebrarse en el segundo domin¬ go, ó en otro del mismo mes.

aquella proposición ya fué tomada en consideración, y que si bien no se tomó
acuerdo definitivo acerca de la misma
fué debido á que no dictaminó la Comi¬ sión á la que se le dió un voto de con¬ fianza para que resolviera si se debía aumentar en pesetas doscientas cincuen¬ ta ó trescientas setenta y cinco el sueldo del Sr. Bernat cuyas cantidades eran las que se discutían habían de aumentarse. —Considerando que desde el 31 de Mar¬ zo del año último ya era unánime el pa¬ recer de esta Corporación de aumentar en doscientas cincuenta pesetas el refe¬ rido sueldo, y que la diferencia de pare¬ ceres en el seno de la Corporación acerca
de este aumento se manifestó solamente
en si el sueldo del Sr. Bernat se debía
aumentar en doscientas cincuenta pese¬
tas ó trescientas setenta y cinco pesetas. —Y considerando que si no se tomó acuerdo definitivo respecto al aumento de sueldo del Sr. Bernat fué por no ha¬ ber dictaminado oportunamente la Comi¬ sión que al efecto se nombró de cuya falta de negligencia no 'se puede hacer responsable al empleado de que se trata; el Concejal que suscribe á la vez que propone á la Corporación el aumento de 250 pesetas de hoy en adelante el sueldo del Sr. Bernat, propone que se le bonifi¬ quen ptas. 250 por los servicios presta¬
dos desde el 31 de Marzo del año último

EMBARCACIONES E O N O E A L) A S
Dia 15, de Barcelona, en 10 horas, va¬
por León de Oro, de 125 ton., cap. clon G. Mora, con 16 mar. y efectos.—Dia 151 de Palma, en 1 dia, laúd N.a S.a del Cármen, de 24 ton., pat. D. A. Balves, con 5 mar. y carbón.—Dia 16, de Agde, en 2 dias, laúd Esperanza, de 32 ton., pa¬ trón D. J. Vicens, con 5 mar. y lastre.—• Dia 18, de Cette, en 2 dias, laúd S. Bar¬ tolomé, de 32 ton., pat. D. J. Pons, con 5 mar. y lastre.
EMBARCACIONES DES TAC IIA DAS
Dia 15, para Palma, vapor León de Oro, de 125 ton., cap. D. G. Mora, con 16 mar. y lastre.—Dia 15, para Palma,laúd N a S.a del Carmen, de 24 tonela¬
das, pat. D. A. Balves, con 5 mar. y las¬ tre.— Dia 18, para Agde, laúd Esperan¬ za, de 32 ton., pat. D. J. Vicens, con mar. y frutas.—Dia 19, para Barcelona, pailebot Los Amigos, de 24 ton., patrón D. B. Sorá, con 4 mar. y algarrobas.— Dia 19, para Cette, laúd San Bartolomé, de 32 ton., pat. D G. Valent, con 5 ma-' rineros y frutas.

algún tiempo á esta parte, en este pue¬ folleto titulado «Mis Campañas», que es

El importe de los jornales y materia¬ á esta fecha y que dicha bonificación se

blo, todos, cual más cual menos, fijaron una reproducción de cuanto ha escrito en preferente atención en el ensanche de las -estos últimos tiempos referente al arbo¬ vías que afluyen, desde sus suburbios, al lado público y sobre agricultura. centro de la población: la actual munici¬ Agradecemos el obsequio.
palidad se ocupó también y sigue ocu¬

les empleados en la recomposición del piso del camino de «Can Tés» y transpor¬ tar piedra triturada para la conservación del piso de los caminos de «La Figuera» y de «Las Argilas», cuyas obras se han

consigne y pague del presupuesto ordi¬ nario del año próximo.—Sóller 13 Abril de 1901. —Juan Deyá.»
Acto seguido el firmante de la propo¬ sición usó de la palabra para pedir que se pasara la misma á votación á lo que

Se convoca á Junta General extraor¬
dinaria para el dia 21 del actual á las 4 de la tarde, para nombrar el cargo de

pándose, en obras por el mismo estilo y en otras análogas y similares; pero unos y otros han postergado siempre una obra iniciada y llevada en parte á la práctica

Durante todo el año presentaron as¬ pecto hermosísimo los sembrados de la
comarca; más hoy día, sea por los fuer¬ tes vendábales que los azotaron bastante,

verificado por administración municipal,
asciende á 116’80 pesetas.

se negó el Sr. Presidente manifestando que no había lugar á ello toda vez que el Ayuntamiento había ya tomado acuer¬ do sobre el mismo asunto; entonces el Sr. Deyá protestó contra la negativa del

Presidente del Comité. Lo que se avisa para conocimiento de los Sres. socios.— Sóller 17 Abril de 1901.—El Secretario,
Amálelo Casellas-.

por el malogrado D. Antonio Pons, sea por la sequía, que ya empieza á de¬

Sr. Presidente y pidió constara en acta.

""i»

1

-

(17) VOMiWEÍN
UNA MADRE COMO HAY MUCHAS
La joven cayó de rodillas llorando amargamente. Aquel carácter se había doblegado por la desgracia. La madre de Valentín la levantó en sus brazos y la retuvo en ellos largo rato.
—¿Quieres ser mi hija? le dijo. —¡Oh! sí, sí; contestó la joven. Estaba loca; perdonadme. —Toma de nuevo estas llaves, dijo Engracia: ñolas quiero: manda tú como siempre, pero permíteme que ame á mi hijo, si bien que esto no me basta, pues me has de permitir que te ame también á tí, porque siendo esposa de mi hijo, te considero hija mía.
—Esto mismo me decía Mossen Fu¬
rrio!, pero yo no lo creía: pero las llaves y el mando no los quiero y os los de¬
vuelvo. 1
—¿Me devuelves el mando, María Ro¬ sa? dijo Engracia: pues cuidado con lo que haces.
—Sí, sí; dijo la joven. —Pues yo lo tomo, y en prueba de obediencia, dijo Engracia, te mando que tomes las llaves y que lleves de aquí en
adelante la casa.,

María Rosa bajó la cabeza y besó la mano á su madre política.
Valentín fué mejorando, y Mossen Fu¬ rrio!, que se hizo cargo de la misión que se había impuesto, visitó á menudo la Masía Roja, y no dejó á María Rosa ni
escaseó los sermones.
La tranquilidad volvió á la casa: pron¬ to Valentín recobró la salud y María Rosa su belleza primitiva.
Mártir estaba triste por la pérdida de su hacienda, pero Engracia le repetía todos los días:—Vuestro patrimonio está
en manos de Sabina: ella ama mucho á
Valentín y el día que mi cuñada muera todo lo suyo será para mi hijo, y nues¬ tra hija volverá á ser el ama de la Viña
Nueva.
Engracia estaba contenta. ¿Que más podía desear? Retirada en el humilde aposento que tenía antes de marcharse de su casa, hilaba lino al torno, y allí su hijo le hacía compañía.
María Rosa mandaba como siempre: su voluntad era ley; pero á la madre ¿qué le importaba esto si su nuera le permitía amar á su hijo, y no la insul¬ taba porque ya no tenía celos? Para la pobre madre todo lo demás era muy se¬ cundario, y con tal que se le permitiera

amar á su Valentín, lo demás le impor¬
taba poco.
¡Cuán feliz era Engracia!... ¡Pobre
madre loca!
XIII
EL SECRETO DE SABINA
Ha pasado cosa de un año. En la Masía Roja todo lia cambiado. Es iina mañana de primavera, y en la entrada de la casa Engracia hace rodar torno. A su lado una joven bellísima teje encajes de hilo blancos, trabajo para el cual las catalanas se pintan solas. Los encajes que labra en su almohadilla la joven, son de esos llamados de Flandes, cuyo trabajo es sumamente difícil pol¬ la paciencia que requiere. La bella encajera es María Rosa.
La hermosa Puóilla está más gruesa
que cuando era soltera, pero esto dista mucho de afearla, pués le dá nuevas gra¬
cias. María Rosa es el verdadero ideal de un
cuadro de Vateau. si bien que en lugar del sombrerito ó cofia de las pastoras francesas, adorna la cabeza de nuestra
bella la redecilla catalana de seda negra
coa sus laxos de terciopelo qué caen gra-

dogamente sobre su alabastrina frente,
haciéndola doblemente hermosa.
¡Lástima grande que nuestras payesas hayan abandonado este tocado que tan
bellas las hacía!
La joven trabaja y canta una canción muy sabida de nuestras abuelas; la can¬
ción de Santa Inés.
La joven con su hermosa y sonora voz y con tonada lastimera, como la de una balada alemana, de las cuales son hijas las tonadas de Cataluña, repite:
NT hi ha una ovelleta
que n’ es tota blanca. Está Santa Agnés
en cambra sentada
y pregava á Den per qui mes ay maya que es lo bou Jesús y la sera Mare.
Maná ’l President
que ’n fos flagel-lada. —No ’t cansis en vá;
seré deslliurada.
—¿Qui ’t deslliurará? —Lo qui mes rn’ ay nía va, que es lo bou Jesús y la seva Mare.
Si la tira al £ách¿*

s’ apaga la flama.
—No ’m cremaré, no:
de Deu só esposada.
Maná ’l President
que fos degollada pe ’l nom de Jesúsy la seva Mare.
Vuit días després
de ser enterrada
Agnés s’ apareix
á la seva esclava, vestida de blanch
ab corona y palma,que ’s dó de Jesús y la seva Martí.
Porta al seu costat
una ovella blanca
de P Auvell Pasquai la parella aymada. Ne porta creu d’ or, creu d’ or y arracadas. Son dons de.Jesús y la seva Mare.
La bella canción era repetida por En¬ gracia. formando un dno que no se oye' en nuestros teatros donde puede haber más arte pero no la centésima parte' de' la poesía que encierran esas preciosas canciones populares cantadas por 1$3> campesinas de nuestra tierrav

PUBLICACIONES RECIBIDAS
£17-15ANTE LA PRESENTE SEMANA
El Mundo Agrícola,—Sumario del hú¬ mero 91.—El impuesto de consumos so-
1)1-6 el vino debiera suprimirse, ,poi*
.'M. Vallés y Vallós. Consejos á los vi¬ nicultores meridionales, por A. Marescaichi. Composición de la manteca, por
C. Pabst. Utilidad de la sal común en
la alimentación de los animales, por Al¬ berto Civera. El opio. -Notas útiles: Injerto por incrustación de la yema. Destete de los potros. Poda de las ce¬ pas débiles. Los insectos y la fructifi¬ cación de los árboles -frutales. Limpie¬ za y conservación de los pulverizadores. ¿Basta el alcohol para-mejorar los vinos débiles? Cría de las ranas. Reglas pa¬ ra aumentar la producción del trigo. Los residuos de la depuración del gas
como abono. Cebamiento de los gansos.
Se suscribe en Barcelona, calle Dor¬ mitorio de San Francisco, 3.

La Veterinaria Moderna—'Sumario
del n.° 31.—Seamos perseverantes. Es¬ tatutos para el régimen de los Colegios de Farmacéuticos. De la indigestión en los solípedos. Apuntes históricos sobre la castración. Suero equino antidiftéri¬ co. Notas y Noticias.
Suscríbese en la Administración, ’Cestilla, 6, Falencia.
* **
Revista de la Cámara Agrícola Ba¬
lear.—Sumario del n.° l.° del 3.° año.
Cámara Agrícola Balear. Informe so¬ bre reforma del impuesto de consumos. Crónica general. Gran Guía general para las Baleares. La Cámara de Co¬ mercio y los cambios con el extranjero.
Consumos. Informaciones: La Sociedad
Colombófila de Mallorca. Cuajos Hausen. Fomento Agrícola Pecuario de Gijón. Compañía Arrendataria del Mono¬ polio de cerillas y fósforos. Sal por día al ganado. La triquina del cerdo. Con¬
servación de castañas frescas. Nuestra

exportación de vinos á Inglaterra. La aplicación de abonos 'químicos. Las va¬ riedades nuevas de patatas. Abono del olivo. — Datos y noticias. Abonos
de hortalizas. Cultivos intercalares en
los viñedos. Nudosidades en las patas de las gallinas. Camas del ganado. Mercados de Palma, Inca y Sinen.
Se suscribe en el domicilio de la Cá¬
mara Agrícola, Plaza de la Constitu¬ ción, 36, Palma.
£ **
Boletín de Tabacos 7 Timbre.=SuMA-
rio del n.° 495.=E1 nuevo Presidente de
la Compañía Arrendataria, por X. La
semana. Oficial. La Gaceta en la se¬
mana. Revista de mercados. Movi¬
miento de personal. Noticias. Anun¬
cios.
Se publica en Madrid, calle de la Liber¬ tad, 16 dup.o, bajo.
* **
Resúmen de Agricultnra.— Sumario
del Cuaderno n.° 148.—Variedades de

remolacha azucarera, por Juan Santonja. Cultivo del olivo, por Manuel Mateo Conde. Cañones contra el granizo, por X. Aplicaciones del maiz. Limitación
de la deuda territorial, por J. H. B.
Prensas para vino (continuación), por
Manuel Raventós. El ácido sulfuroso y
la vinificación, por L. Joué. Empleo del tanino en la elaboración del vino, por Labor. Sobre el geotropismo de las raíces de la vid, por T. M. Guillon. Bi¬
bliografía. Crónica agrícola. Revista
comercial.
Se suscribe en la librería y tipografía católica, Pino, 5, Barcelona.
* **
La Energía Eléctrica. Bevista gene¬ ral de electricidad y sus aplicaciones.—
Sumario del n.° 11 del tomo 3 o=Sobre
la Afinidad química (continuación), por José Echegaray. Aparato indicador de las descargas de electricidad atmosféri¬ ca, por Isidro Calvo. La electricidad en la Exposición de París de 1900 (conti¬

nuación) por E. M. Más aún sobre la ley de aguas, por Joaquín Nolla y Alíu. Sobre aislamientos, por Luis León Nú-
fíez. Aparatos salvavidas para tranvías eléctricos, por Enrique Milián. Crónica científica: Sobre el empleo de los motores de gas de gran potencia. Nueva lámpara incandescente de alto voltaje, Salvavidas para tranvías eléctricos. Nue¬ vo acumulador eléctrico. Nueva perfora¬ dora portátil. Caja de unión para ca¬
bles eléctricos submarinos. Informa¬
ción. Libros y revistas. Se suscribe en la Administración, calle
de la Princesa n.° 18 provisional, Ma¬
drid.

VALORES LOCALES

Valor uominal

Valor desem¬ bolsado

Papel

Dine¬
ro

Banco de Sóller. 100

El Gas

20

La Solidez. . . . 100

León de Oro. . .

25

20

»

50

20 22 21

100 » 100

'

25

22

RED METEOROLÓGICA DE CATALUÑA Y BALEARES
SERVICIO DE LA GRANJA EXPERIMENTAL DE BARCELONA—1.- quincena de Abril

OBSERVATORIO DE D. JOSÉ RULLAN PBRO.—CALLE DE SAN PEDRO.

OBSERVATORIO DEL FARO DE «PUNTA GROSSA»

BAROMETRO SU BES

TIENTO

-T'

\\ 1=0 X
<
n

B
\_

Tarile

Clasifica¬ Dire :cióii Can tillad ción.

Fuerza

. sá

Bar. Ter. Bar. Ter. Mna Tdc. Mna Tde. Mna Tde Mna Tde

i 752 14 756 14 0 0 O. O.

E. 0 2

2 762 14 761 14 6 6 N. N. c. — 2 0

3 754 14 764 14 6 0 C. o. — N. 0 2

Ó. 4 766 14 764 18 4 0 c.

—

0 —

0

L 764 15 762 16 0 0 0. 0. — 0 — 0

6 762 15 764 14 0 0 0. 0. — — 0 0

7 764 15 766 14 0 2 0. c. E. N. 2 4

8 756 18 760 19 0 2 0. c. — N. 0 2

9 759 18 760 18 2 2 G. 0. — N. 0 2

10 759 18 760 18 0 0 O. 0. N. N. 2 2

11 759 16 760 18 6 4 C. N. — N. 0 4

12 758 16 750 16 6 6 N. N. — 0. 0 2

13 760 16 750 16 6 4 N. c. S. N. 4 2

14 762 16 752 16 0 2 O. c. E. S. 2 2

15 762 18 766 16 0 0 O. 0. — s. 0 2

TEMPERATURA PSICRÓMETRO

0-3

A la

Al sol. son lira lailana

Tarde Obseruciones

cs~a MAx Min Mdx Min Seco Húa. Seco Hiím.

3-0 25 5 20 10 18-0 14*0 10*8 8*0 4*0 25 6 18 11 180 15*0 13*8 12*0 1-6 24 10 18 12 168 14*0 16*0 15*0 2‘4 29 9 20 11 168 140 16*0 14*0 3*4 30 10 23 13 19'6 16'6 20*0 16*0 4*6 35 10 24 11 20-0 17*0 21*0 18*0 4‘0 34 12 27 16 27’8 21’0 18*0 12*0 9*0 30 11 20 14 232 18*0 24*0 20*0 3*0 27 11 29 14 2*2'8 17*0 21*0 17*0 5*0 26 7 25 11 21'0 16’0 19*0 13*8 5*0 25 7 22 11 18*0 15*0 19*0 13*0 5*0 23 8 23 11 17*0 14'8 16*8 15*0 3*0 20 6 19 9 15'0 ll’O 16*6 120 5*0 30 8 19 11 20*0 16*0 18*0 13*0 5*0 28 10 24 12 24*0 18*0 23*8 18*0

niebla niebla

TERMÓMETROS. MAÑANA

TARDE

VIENTO

Atmósfera Plvio.

Termó-

Termó-

Anemo-

o
—

m Masana.
es

Tarde.

Dirección metro Baró¬ metro Baró¬ del metro del metro

metro. n.c de vueltas

1

s

Q

durante

Mna. Tde. M.a Tarde lilis, Máxi- Míni¬ Máxi¬ Míni¬ metro. Milí¬ metro. Milí¬

las

ma.

ma.

ma.

ma. Orados metro* Grados metros

24 horas.

> w

'so. 1 26*0 12*0 22*6 17*2 15*6 752*5 18*4 753*7 so.

50.391 D. D.

6*0

2 22*6 10*0 18*0 12*0 15*6 759-8 15*2 760*5 so. O. 20.148 C. C.

1*4

3 18*0 11*0 20*0 13*0 15*0 762*5 16*6 763‘U 0. 0. 22.950 C. I).

3*0

4 20*2 11*6 20*0 11*4 15*6 766-0 17*0 765*7 so. N. 19.152 c. C.

4*0

5 20*0 17*0 24*0 11*0 16*2 764*0 18*6 761*7 0. 0. 16.970 c. D.

5*2

6 24*6 16*0 23*0 17*0 18*0 760*6 18*6 759*8

0. 12.338 D. D.

4*4

7 26*6 14*0 32*0 21*0 20*0 757-6 20*0 755*7 0. 0. 19.100 D. D.

5*8

8 32*0 17*2 26*0 21*0 19*6 755-5 20*6 755*0 0. N. 23.010 D. D.

6*6

9 26*0 13*0 23*0 14*0 19*0 754-9 18*6 753-6 so. SO. 14.210 D. C.

4*2

10 23*0 12*2 22*0 16*6 18*0 755-4 19*0 757-0 0. so. 15.856 C. D.

5*0

11 22*2 13-4 23*0 15*4 18*0 756-3 18*2 753-0 s. 0. 46.724 c. C.

5*4

12 23*0 14*6 19*0 15*0 10*8 751-4 16*6 751-4 0. 0. 38.464 c. C.

3*0

13 19*0 9*6 19*0 10*0 15*6 758-0 16*4 759*8 NO. NO. 92.316 c. D.

6*4

14 19*0 10*0 21*0 15*0 15*4 761*5 17*0 759*6 O. O. 27.096 D. D.

5*0

15 26*0 14*0 28*0 21*0 17*2 755*0 19*G 754*0 O. O. 1.974 D. D.

7*0

Observaciones

1

NOTA.--El barómetro se halla, e n Só ler, á 52'í>3 metros, y en.' «LaP unta Grossa», i 101 '620 a otro». sobre el nivel del rnar. Las horas do observación, á las 9 de la mañana y á las 3 de la tardo.—En la casilla de la fuerza de los vientos, el 0 indica calma, lashojas están inmóviles:-'!, débil, mueve ligeramente las hojas: 2, moderado, agita las hojas y pequeñas ramas: 3, bastante fuerte, agita las ran »s gruesas de los árboles: 4, fuerte, dobla las ramas gruesas y los troncos de pequeño diámetro: 6, violento, sacude violentamente los árboles, rompe las pequeñas ramas: 6, huracán, derriba tejados y chimeneas, arranca los árboles.—La cantidad de las nubes se expre.u en décimas do cielo cubierto, hasta 10 que significa cubierta. La clasificación por C que significa Cirros; K Cúmulos, S, Stratos; N
Nimbos; CK, Cirrooúmulos.

'Los anonoios que se inserten en esta sección fia giran: Hasta tres in«orcicres á razón de 0‘05 pesetas la linea; hasta cinco inserciones á *ís.zon de 0‘03 pesetas, y de cinco en adehmte á razón de 0‘02 pesetas.
El valor mínimo de un anuncio, sea cual fuere «1 número de líneas te que se componga, será de 0‘50 pesetas.
Las lineas, de cualquiera tipo sea la letra, y los grabados, se conta¬
ran por tipos del cuerpo 12 y el ancho será el de una columna ordinaia del periódico.

ección

de Anuncio

Los anunoios mortuorios por una sola vez pagarán: Del ancho de una columna 1*60 ptas., del de dos 3 ptas., y asi en igual proporcióon.
En la tercera plana los precios son dobles, y triples en la segunda. !■
Los comunicados y anuncios oficiales pagarán á razón de 0‘05 pese¬ tas y los reclamos á razón de 0‘10 ptas. la linea del tipo en que se compongan, siendo menor del cuerpo 12, y de éste si es mayor.
Loo luicriptores diNfrutaráu ana rebaja de un 25 per ciento

SERVICIO DECENAL

por el magnifico y veloz vapor

INDUSTRIA Y COMERCIO para 1901

profesiones. CONTIENE: Las señas de Barcelona por apellidos y

oulidas de Sóller para Barcelona: los dias 10, 20 y último de cada mes.
Las del resto Salidas de Barcelona para Cette: los dias 1, 11 y 21 de id. id.

de España. Las de todas las naciones de Europa y de las tAméricas latinas. Aranceles 8alidas de Cette para Barcelona: los dias 5, 15 y 25 de id. id.

de Aduanas de las mismas naciones. Informaciones ticas de exportación é importación, etc., etc.

para

el

desarrollo

comercial.

Estadís¬

|

Salidas de Barcelona para Sóller: los dias 6, 16 y 26 de id. id. CONSIGNATARIOS:—EN SÓLLER.—D. Guillermo Bernat, calle
del Príncipe n.° 24.—EN BARCELONA.—Señores Rosich, Roura y

Precio i Barcelona, I2‘50 pesetas j en el resto de España, 15 pesetas

I Comp.a, Paseo de la Aduana, 25.—EN CETTE.—D. Guillermo Co¬ lono, Quai Commandant Samary-5.

Pídase en Palma en el 6í€entro de Suscripciones” de C. Miguel NOTA.—Siempre que el día de salida de Cette. según el presente itinerario,

Alvares, ©alies Peliti

y $$anto Espíritu 33.—Üfóller, en el estable¬

corresponda al sábado ó día anterior á tino festivo, la retrasará el vapor veinte y cuatro horas y saldrá el domingo ó día festivo que sea, á la misma hora.

cimiento de 66JLa sinceridad" San Martolome 17, y en todas las 11-

brerlas.—AARCJQliOMA, Paseo de Isabel II, núm. 8.

L‘ ASSICDHATRIGE ITALIANA

PÍLDORAS FERRUGINOSAS
DK

PLAZA DE PALACIO, 2 Y 3, Y ESPADERÍA, 20 Y 22

Sociedad de seguros contra los
ACCIDElíl'Ei DEL TRABAJO
ESTABLECIDA EN MILÁN Y RECONOCIDA EN ESPAÑA
Capital social: 5.000.000 Liras
Habiéndose promulgado la Ley sobre los accidentes del trabajo de SO de Enero último, esta importante Sociedad asegura todas las indus¬ trias, mediante una prima, contra los riesgos indicados en dicha Ley.
Director de la Sucursal Española: D. MANUEL GES, Merced, 20, Barcelona.—Para informes y demás, dirigirse al Agente principal, B. HOMAR, Samaritana, 16, Palma.—Agente en Sóller, ARNALDO
GASEELAS.

INULA HELENIUM
Con estas píldoras, preparadas por J. Torrens, se cura pronto y radicalmente la Leucorrea ó (flujo blanco), la Anemia y Clorósis (colo¬ res pálidos), la Dismenorrea (ó difi¬ cultad en el menstruo), la Ameno¬ rrea (ó supresión del mismo), la debilidad, flaqueza y cuantas mo-
léstias ó enfermedades reclamen un
exitante poderoso y enérgico.
X3XD VENTA;
Xa Baretlona, Sociedad Farmacéutica Xapañola. —Farmacia del Dr. Pizá.—Centro Farma¬ céutico.—Farmacia de las Copifiae.—Málaga, Far¬ macia del Dr. Pelaez y Bermudez.—Sóller, Far¬ macia de J. Torntn». .

BABCELOXA
Conocidos como son de todos los sollerenses los servicios de este acreditado esta¬
blecimiento, ninguna necesidad habría de llamar la atención de aquellos acerca de la bondad de éstos si no hubiera quien, con motivo del fallecimiento del antiguo propietario D. José Serra y Mir y con una intención que muy á las ciarás se deja ver, ha propalado la calumniosa especie de que su señora viuda D.a Concepción Salvó, que durante muchos años compartió con su esposo las tareas de la dirección y ad¬ ministración del Hotel, habíase retirado del negocio y que por lo mismo había éste pjisado á manos ajenas.
Sépase, pues, la verdad; esto es: que la señora Viuda del fundador del aparro¬ quianado Hotel del Universo es la que continua de éste al frente. Y aprovecha la ocasión de desmentir la falsa especie propalada, para ofrecer de nuevo á sus asiduos favorecedores el servicio esmerado y económico de siempre, mejorado á medida que las circunstancias lo aconsejen, ya que reúne el expresado Hotel excelentes condi¬ ciones por su proximidad á los muelles, á la Bolsa, á las Aduanas, á los Parques y á los ferro-carriles para Francia.
SOLLEB.—Imp. de «La Sinceridad»