AfjO XY!.—2 « EPOCA.—NUM. 727
AfjO XY!.—2 « EPOCA.—NUM. 727
r

SÁBADO 9 DE MARZO DE 190!

V
SEMANARIO INDEPENDIENTE

PUNTOS BE SUSCRIPCIÓN:
Sóller: Administración. Francia: D. Guillermo Coiom—Quai Commandant Sa-
mary-5-Cette (Heranlt). América: B. Guillermo Marqués—«El Cañón»—Arecibo—
Puerto-Rico).

Fundador y Propietario
D. JUAN MARQUÉS Y ARBONA

Director

4*

Administrador

$ D. JUAN TORRENS Y CALAFAT D. DAMIAN MAYOL Y ALCOYER

REDACCIÓN: CALLE DE VIVES N.« 6.-ADMINISTRACIÓN: CALLE DE SAN BARTOLOMÉ N.° 17.
SÓLIjER (Baleares)

PRECIOS DE SUSCRIPCIÓN:

España:

0’50 pesetas al mes.

Extranjero: 0’75 francos id. id. jPAG0 adelantado.

Número suelto 010 pesetas.—Id. atrasados 0’20 pesetas.

La Redacción nnieamente se hace solidaria de los eseritos que se publiquen sin firma, seudónimo, inicial, ó signo determinado. De los que tal lleven, serán responsables sus autores.

Sección literaria
LA VENDA
Y vió de pronto nuestro hombre venir una mujer despavorida, como un pájaro lerido, tropezando á cada paso, con los
¡/andes ojos preñados de espanto que parecían mirar al vacío y con los brazos
:ktendidos. Se detenía, miraba á todas
partes aterrada, como un náufrago en medio del Océano, daba unos pasos y se volvía, tornaba á andar, desorientada de seguro. Y llorando exclamaba:
—Mi padre, que se muere mi padre. Be pronto se detuvo junto al hombre,
la miró de una manera misteriosa, como
quien por primera vez mira, y sacando el pañuelo le preguntó:
—¿Lleva Yd. bastón? —¿Pues no lo ve Yd.?—dijo él mos¬
trándoselo.
—¡Ah! Es cierto. —¿Es Yd. acaso ciega? —No, no lo soy. Ahora, por desgra¬
cia. Beme el bastón.
Y diciendo esto empezó i vendarse los ojos coa el pañuelo.
Cuando hubo acabado de vendarse re¬
pitió: —Beme el bastón, por Bios, el bastón,
el lazarillo.
Y al decirlo le tocaba.
El hombre la detuvo por un brazo. —Pero ¿que es lo que va Yd. á hacer, buena mujer? ¿Qué le pasa? —Béjeme. que se muere mi padre. —Pero ¿adonde va Yd. así? —Béjeme, déjeme, por Santa Lucía bendita, déjeme, me estorba la vista, no
veo mi camino con ella.
—Bebe de ser loca—dijo el hombre por lo bajo á otro á quien había deteni¬
do lo extraño de la escena.
Y ella que lo oyó: —No, no estoy loca; pero lo estaré si esto sigue; déjeme, que se muere. —Es la ciega—dijo una mujer que llegaba. —¿La ciega?—replicó el hombre del bastón.—Entonces ¿para qué se venda los ojos?
—Para volver á serlo—exclamó ella. Y tanteando con el bastón el suelo,
las paredes de las casas, febril y ansiosa, parecía buscar en el mar de las tinieblas una tabla de que asirse, un resto cual¬ quiera del barco en que había hasta en¬ tonces navegado.
Be pronto dió una voz. una voz de alivio, y como una paloma que eleván¬
dose en los aires revolotea un momento
buscando oriente y luego como una ñe-

cha parte, partió resuelta, tanteando con su bastón el suelo, la mujer vendada.
Quedáronse en la calle los espectado¬ res de semejante escena comentándola.
La pobre mujer había nacido ciega, y en las tinieblas nutrió de dulce alegría su espíritu y de amores su corazón. Y ciega creció.
Su tacto era, aun entre los ciegos, maravilloso, y era maravillosa la segu¬ ridad con que recorría la ciudad toda
sin más lazarillo que su palo. Era fre¬ cuente que alguno que la conocía le di¬ jese: dígame, María, en ¿qué calle esta¬ mos? Y ella respondía sin equivocarse jamás.
Asi, ciega, encontró quien de ella se prendase y para mujer la tomara, y se casó ciega, abrazando á su hombre con abrazos que era una contemplación. Lo único que sentía era tener que separarse de su anciano padre; pero casi todos los días, bastón en mano, iba á tocarle y á oirle y acariciarle. Y si por acaso la acompañaba su marido, rehusaba su
brazo diciéndole con dulzura: no nece¬
sito tus ojos. Por entonces se presentó, rodeado de
prestigiosa aureola, cierto doctor espe¬ cialista, que después de reconocer á la ciega, á la que había visto en la calle, aseguró que le daría la vista. Se defirió la operación hasta que hubiese dado á luz y se hubiese repuesto del parto.
Y un día, más de terrible expectación que de júbilo para la pobre ciega, se obró el portento. El doctor y sus com¬ pañeros tomaban notas de aquel caso curiosísimo, recogían con ansia datos para la ciencia psicológica, asaeteándola á preguntas. Ella no hacia más que pal¬ par los objetos aturdida y llevárselos á los ojos y sufrir una extraña opresión de espíritu, un torrente de punzadas, la
lenta invasión de un nuevo mundo en
sus tinieblas.
—¡Oh! ¿Eras tú?—exclamó al oir jun¬
to á sí la voz de gu marido.
Y abrazándole y llorando, cerró los ojos para apoyar en la de él su mejilla.
Y cuando le llevaron el niño y lo tomó en brazos, creyeron que se volvía loca. Ni una voz, ni un gesto; una palidez mortal tan solo. Frotó luego las tiernas
carnecitas del niño contra sus cerrados
ojos y quedó postrada, rendida, sin que¬
rer ver más.
—¿Cuándo podré ir á ver á mi padre? —preguntó.
—¡Oh! No. todavía no—dijo el doctor. —No es prudente que Vd. salga hasta haberse familiarizado algo con el mun¬
do visual.
Y al día siguiente, precisamente al día siguiente de la portentosa cura,

cuando empezaba María á gozar de una nueva infancia y á bañarse en la ver¬
dura de un nuevo mundo, vino un men¬

tenelris lucet...—murmuró el sacerdote
como hablando consigo mismo.
Entonces se acercó á María su herma¬

sajero torpe, torpísimo, y con los peores rodeos le dijo que su padre, baldado desde hacía algún tiempo, se estaba

no, y de un golpe rápido le arrebató la
venda. Todos se alarmaron entonces,
porque la pobre mujer miró en torno de

muriendo de un nuevo ataque.

si despavorida, como buscando algo á

El golpe fué espantoso. La luz le que¬ que asirse. Y luego de reponerse mur¬ maba el alma, y las tinieblas no le bas¬ murando ¡qué brutos son los hombres!

taban ya. Se puso como loca, se fué á cayó de hinojos ante su padre pregun¬ su cuarto, cogió su Crucifijo, cerró los tando:

ojos y palpándolo, rompió á llorar, ex¬
clamando:

—¿Es este? —Sí, ese es—dijo el sacerdote señalán¬

—Mi vista, mi vista por su vida. ¿Pa¬ doselo, ya no conoce.

ra qué la quiero?

—Tampoco yo conozco.

Y levantándose de pronto, se lanzó á —Bios es misericordioso, hija mía; ha

la calle. Iba á ver á su padre, á verle por permitido que pueda Vd. ver á su padre

primera y por última vez acaso.

antes de que se muera...

Entouces fué cuando la encontró el

—Sí, cuando ya él no me conoce, por

hombre del bastón, perdida en un mun¬ lo visto...

do extraño, sin estrellas por que guiarse

—La divina misericordia...

como en sus años de noche se había

—Está en la oscuridad—concluyó Ma¬

guiado, casi loca. Y entonces fué cuan¬ ría, que, sentada sobre sus talones, pá¬

do, una vez vendados sus ojos, volvió á lida, con los brazos caídos, miraba al

su mundo, á sus familiares tinieblas, través de su padre, al vacío.

y partió segura, como paloma que á su Levantóse al cabo, se acercó á su pa¬

nido vuelve, á ver á su padre.

dre, y al tocarlo retrocedió aterrada ex¬

Cuando entró en el paterno hogar, se clamando:

fué derecha, sin bastón, á través de co¬ —Frío, frío como la luz, muerto.

rredores, hasta la estancia en que yacía Y cayó al suelo presa de un síncope.

su padre moribundo, y echándose á sus Cuando volvió en sí se abrazó al ca¬

pies, le rodeó el cuello con sus brazos, dáver y cubriéndole de besos, repetía: le palpó todo, le contempló con sus ina¬ —¡Padre, padre! ¡No te he visto mo-

nos y solo pudo articular entre sollozos rirl

desgarradores:

—Hay que cerrarle los ojos—dijo á

—¡Padre, padre, padre!

María su hermano.

El pobre anciano, atontado, sin cono¬ cimiento casi, miraba con estupor aque¬ lla venda y alargó un brazo para qui¬
társela.

—Sí, sí, hay que cerrarle los ojos... que no vea ya... que no vea ya... ¡Padre, padre! Ya está en las tinieblas... en el
reino de la misericordia...

—No, no, no me la quites... no quiero verte; ¡padre, mi padre, el mío, el mío!
—Pero, hija, hija mía—murmuraba el
anciano.

—Ahora se baña en la luz del Señor—
t
dijo el sacerdote. —María—le dijo su hermano con voz
trémula tocándole en un hombro,—eres

—¿Estás loca?—le dijo su hermano.— madre, aquí te traen tú niño, que olvi¬ Quítatelo. María, no hagas comedias, daste en casa al venirte; viene llorando...

que la cosa va seria... —¿Comedias? ¿Comedias? ¿Qué sabéis
de eso vosotros?
—Pero ¿es que no quieres ver á tu pa¬ dre? Por primera, por última vez acaso...
—Porque quiero verle... pero á mi pa¬

—¡Ah! Sí. ¡Angelito! ¡Quiere pecho! ¡Que le traigan!
Y exclamó enseguida: —¡La venda! ¡La venda! ¡Tráeme pronto la'venda, no quiero verle!
—Pero, María...

dre... al mío... al que nutrió de besos

—Si no me vendáis los ojos, no le doy

mis tinieblas, porque quiero verle, no de mamar.

me quito de los ojos la venda...

—Sé razonable, María...

Y le contemplaba ansiosa con sus —Os he dicho ya que mi razón está en

manos cubriéndole de besos.

las tinieblas...

—Pero, hija, hija mía—repetía como La vendaron, tomó al niño, lo palpó,

por máquina el viejo.
—Sea Vd. razonable—insinuó el sa¬
cerdote separándola,—sea Vd. razo¬

se descubrió el pecho, y poniéndoselo á él, le apretaba contra su seno murmu¬
rando:

nable.

—¡Pobre padre! ¡Pobre padre!

—¿Razonable? ¿Razonable? Mi razón
está en las tinieblas, en ellas veo.

Miguel de Unamuno.

—Et vita erat lux hominum... el lux in

Muaxxaiww'

A LA MEMORIA DE MI BUENA AMIGA
yERESA ^AlLCOYER Y j^JJOL
Los recuerdos se cruzan por mi mente
envueltos en tu amorosa memoria
y al rozar, cariñosos, por mi frente paréeenme una quimera ilusoria.
Cual suspiro llevado por la brisa, cual huella de rocío entre las flores,
asi el recuerdo de tu amistad divisa
mi pobre alma entre tibios resplandores;-
Tu imagen va flotando vaporosa
de mi historia en sus dias más serenos,
en que el alma felicidad rebosa por llevarla iguorada en nuestros senos;;
¡Bien lo recuerdo! Era la edad aquella,
cuando la infancia veloz se retira
y en su penumbra juventud destella, y plácida el alma el porvenir mira.
Y á las dos en la senda de la vida
unió con lazo fuerte la Amistad; y felices, la una con la otra asida, platicamos en santa intimidad.
Horas de serenachucalma llenas
en que todas las ansias se cifraban en la muñeca, las flores... y de penas solo sabíamos lo que nos contaban.
¡Bolor! Aquellas horas tan fugaces tan solo me dejaron tu memoria, llevándose consigo ¡hay! tenaces lo más grato que registra mi historia.
¿No volverán á verte yá mis ojos sentada del naranjo en la frescura? ¿Como? ¡Hoy, solo quedan tus despojos encerrados en fria sepultura!
¡Oh, triste condición de los mortales! ¿Qué valen, poder, juventud, belleza,
si no bastan á detener los males
con que siempre la humanidad tropieza^
¡Y forjamos en mundo tan mezquino un ideal que á realizar no alcanza la vida, que, en manos del destino,
agosta siempre en flor nuestra esperanza!
Soñamos felicidad mentida,
engañosa de los sentidos;
así, soñando se nos va la vida,
y somos por la muerte sorprendidos.
Más, tu. que un ángel de piedad fuiste,™ previendo la miseria de este suelo y las penas solo presentiste,
te afanaste en buscar dicha en el cielo.
Excenta de bajezas y de enojos, sin apurar la copa de amargura, apartando zarzas, hollando abrojos, llegaste á la región de dicha pura.
Cual se dobla la rosa sobre el tallo, abatida por el cierzo furioso, así tu frente inclinaste ante el fallo
de Bios. que te llamaba, bondadoso.

(U)

S’OMjEMM

UMA MADRE COMO HAY MUCHAS
:'lijes á la casita blanca. A pesar de esto, su cuñada nunca le preguntó cosa al¬ guna. hasta que un diu Sabina regresó muy gozosa, y volviéndose á Engracia ie dijo:—¿Te gustaría trocar esta casita ■por una buena heredad plantada de viñ>*dos, bosques y olivares?
—No sé que te diga, contestó la infe¬ liz. Desde que estoy lejos de mi hijo to¬ do me es igual, y creé Sabina, que te¬
niendo que pasar una vida tan triste co¬ mo la mía. valdría más que Bios me llevara consigo cuanto antes.
—¿Te faltó algo? preguntó Sabiua. —Sí; contestó la pobre madre llorando. Me falta el cariño de mi hijo. —Que no se acuerda de tí, y que no se ha dignado venir á verte ni un dia tan sólo, dijo la cuñada. — Es verdad, exclamó Engracia: ya no soy nada para él, y ahora no tiene más que á su mujer. —Y á Mártir, dijo Sabina; aquel Judas que es capaz de poner discordias en el mismo cielo, pero las ha pagado todas juntas. A mí me regateó como á lina res

y á tí te arrojó de tu casa; pero yo ma¬ ñana tomaré posesión de la suya, y á su vez le arrojaré á él y á la desvergonzada de su hija. Función por función. En¬ gracia. Ayer Mártir me las pagó todas juntas, y hoy soy el ama de su casa sin haberme cabido la desgracia de ser su
esposa.
—¡Tú la dueña de la Viña Nueva! pre¬ guntó con estrañeza Engracia.
—Yo la he comprado con mi dinero, dijo Sabina: ¿qué quieres más? Mañana me acompañarás á la toma de posesión.
—¿Con tu dinero? dijo Engracia ad¬
mirada.
—Presumo, contestó Sabina, que no
vas á pensar que no lo he adquirido por
malos medios.
—Nada de esto, dijo Engracia; pero me pasma que siendo una simple hija de familia que ha cobrado solamente cuatro mil libras de dote, haya tenido dinero bastante para comprar dos here¬ dades. la de la casita blanca y hoy la de
la Viña Nueva.
—Es que encontré en un campo una olla llena de onzas de oro, dijo Sabina
riendo.
—En este caso tú sabes, observó la
cuñada, que las onzas y las ollas perte¬
necían ai dueño del campo,

—No seas escrupulosa, Engracia, dijo la solterona; el dinero es mió. y bien mío y no me pedirán cuenta de él ni
Bios, ni los hombres.
En aquel momento la chicuela que servía á Sabina penetró en el aposento en donde estaban las dos cuñadas, y di¬ jo que un hombre procedente de la Ma¬ sía Roja traía una carta para Engracia.
La pobre mujer palideció. —¡Mi hijo estará malo! dijo la infeliz. — Y aunque se muriese, ¿qué te im¬ porta? exclamó Sabina. ¿Acaso se ha acordado poco ni mucho de tí? Engracia tomó la carta; pero la pobre mujer no sabía leer, la entregó á Sabina.
La cuñada la tomó con mal humor y
leyó lo siguiente: «Querida madre: Me encuentro enfer¬
mo y María Rosa también. Besde que vos salisteis de esta casa se ha perdido
la felicidad en ella. Venid, madre mía,
os lo ruego de veras, y volveréis á mandar como antes; pues tanto yo como
María Rosa deseamos obedeceros.
»Madre. volved: os lo pide en nombre de Bios vuestro hijo— Valentín.»
—¡Hijo mió! la desdichada madre Mo¬ rando. y añadió: voy allá: está enfermo ¡pobre hijo mió! me necesita, y yo no le
abandonaré.

—No tienes memoria, Engracia, dijo Sabina. No te acuerdas que te arrojaron
de casa.

temblando las llaves de la casa á la sol¬
terona. Recibiólas ella sin alarde algu¬
no. mostrándose noble con el vencido.

—Be nada me acuerdo, contestó En¬

—Esta casa dijo á Mártir al recibir lás'

gracia, sino de que soy madre, y de que llaves, hoy es mía porque Bios así lo ha

un hijo me necesita.
—Está bien, contestó su cuñada. Vete
con tu hijo enhorabuena; ya volverás;

dispuesto; pero como sé lo que es una casa payral y el apego que se la tiene,figúrate que es tuya aún y venid aquí

pues tu nuera y Mártir harán lo posible para que abandones otra vez la Masía Roja. Créeme esto es una treta de Mártir por que se ve perdido: á tí puede enga¬ ñarte. pero á mí, no.
Vete á la Masía Roja y di al suegro de tu hijo que mientras él quiere enga¬

tú y tú hija á todas horas y encontrareis'’ siempre la mesa puesta y la cama arre¬ glada. No digo más porque soy catalana y no sé hacer cumplimientos. Ofrezco de buena voluntad,y me ofenderás si no*
aceptas. Aquel hombre de torcidas intenciones,

ñarte por segunda vez, yo tomo posesión de su casa, pues si no logró engañarme cuando joven, menos lo hará ahora que me voy volviendo vieja.
Vete, bendita de Bios; ya volverás á

aquel sér qüe no amaba más que el di¬ nero. al oir á su antigua prometida, se' vió más humillado que si ésta le hubiese aplastado con su soberbia, y Mártir lloró'
como un niño,

mi lado, y fortuna tienes que yo velo por tí.
Engracia se despidió de su cufiada y se dirigió á la Masía Roja, mientras que Sabina acompañada de dos testigos, de! Notario de Sitjes y de B. Antonio An-

Tendió la mano á la solterona y dijo:1 —Gracias, Sabina; no te conocía; yaña-
dió con sentimiento: —Hice mal en re¬
gatearte; hice mal ¡vive Bios! —No hay que mentar historias viejas,
contestó Sabina; y me atengo áio dicho;

glada su testaferro, tomaba posesión de La Viña Nueva es mía, pero tú y tú hija la Viña Nueva, donde se instaló el mis¬ siempre podréis disfrutar de ella.

mo día, procurando que dos carruajes le Mártir se alejó.

trajeran los muebles más precisos,

Sabina quedó sola y pensativa. Mirá

í Mártir^ pálido cora© la cera, entregó ! desde una ventana de su nueva casa

SOLLER

Y, arrullada por cánticos divinos, tus párpados cerró sueño profundo; .j en brazos del que manda los destinos gozas, feliz con El, de mejor mundo.
Desde el cielo, al oir mi triste canto,
ruega, Teresa, por tu fiel amiga; -haz que borre mis faltas con mi llanto ,jy en la Gloria contigo, á Dios bendiga.
María Mayol y Colom.
Sóller, Enero 1901.
■
Sección Científica

AUXILIARES DEL AUTOMOVILISMO

La bencina

Preparación.—La bencina se prepara
y obtiene merced á varios procedimien¬ tos, entre los que figura el de Mitscher-
iich.

Este método consiste en destilar á un

calor suave el ácido benzoico, al que se adiciona un volumen de cal viva en la

proporción de

1 :3

respecto al peso. El producto de la destilación se lava
con potasa, se seca sobre cloruro de cal¬ cio y se rectifica al baño maña.
El ácido citado produce una cantidad de bencina casi igual á la tercera parte de su peso primitivo, ó sea antes de serle adicionada la cal viva que lo reacciona; la bencina producida por ei ácido ben¬ zoico es de mejor calidad que la extraí¬ da de los alquitranes de la hulla á baja temperatura, más las perfecciones que se han introducido en los aparatos des¬
tinados á la rectificación de los hidro¬

carburos procedentes de dichos alquitra¬ nes, permiten el obtener de los mismos bencinas de calidades muy aceptables, gracias á los esfuerzos del sabio Mahsfield, que ha logrado hacer de esta pre¬ paración una de las más importantes
fabricaciones.

Para obtener la bencina de los resi¬

duos varios del carbón de hulla en las

fabricaciones del gas, se reciben los al¬
quitranes en retortas cilindricas en plan¬ chas de hierro ó fundidas, un poco com¬ badas en su extremidad superior, para permitir así mayor espesor de metal en dicha parte, con objeto de hacer resistir á la retorta la presión de la alia tempe¬ ratura que al final de la operación debe

soportar. Estas calderas en retorta llevan un

refrigerante y á su extremidad se recoje un aceite muy fluido llamado esencia de hulla, que es todo lo que en ella pasa entre 160 y 200°: la densidad de esta esencia oscila entre 0.78 y 0.85.
Continuando la destilación se conden¬

san entre 200 y 220° los aceites llamados pesados, de una densidad comprendida entre 8.85 y 0.90. Estos aceites contienen substancias varias, que varían según la procedencia de las hullas que los desti¬ lan, pero que suelen ser habitualmeute fénol, anilina, naftalina, etc., etc.
Los aceites ligeros primeramente ob¬ tenidos son los que comprenden la ben¬ cina, más como que junto con ellos con¬ tienen todos los componentes extraños
-le los aceites pesados, es necesario hacer

sufrir á los ligeros una serie de mani¬

pulaciones, con objeto de que la benci¬ na quede sola y separada de dichos com¬
ponentes inferiores.

Los aceites ligeros s©n por tal razón tratados sucesivamente por el ácido sul¬ fúrico para sacar los alcaloides; otro tratamiento por medio del ácido sulfúri¬ co concentrado separa de la bencina los
carburos de índole alterable, tales como

el styrolenio. Los aceites así preparados son someti¬
dos á destilaciones fraccionadas, á fin de

despojar á la bencina de los carburos que siendo superiores á ella, aún le es¬ tán mezclados por razón de su fuerza inductiva; tales hidro-carburos son el toluenio, xylenio, cumolenio, cymenio, •etc., que afortunadamente son poco
abundantes en el aceite hullero ó de

hulla cuando es susceptible de hervir á los 80° centígrados: cada una de las fracciones de las destilaciones parciales es luego rectificada por medio del apa¬ rato Coupier. que no definiremos por no
creeno de interés á nuestros lectores.

Después aún hay que someter á la bencina á un método por demás senci¬ llo, gracias al cual pueden separársele todos sus hidro-carburos homólogos.
Para ello basta reaccionarla en un baño

al cloruro de calcium, cuya temperatura
sufra variaciones constantes.

Así aislada, la bencina se somete á la
cristalización, sé la prensa para despo¬ jarla de ciertos componentes que aún la ■ensucian y después de otras operaciones

parecidas hechas á baja temperatura, se
obtiene al fin la bencina pura. Propiedades.—La bencina es un lí¬
quido límpido, incoloro, de un olor nada desagradable si se la observa en un es¬ tado de pureza perfecta.
Su densidad tomada á 15°5’ es 0.85, se¬
gún opinión de Faraday; Mitscherlich la supone de 0,83 y el ilustre Kopp apre¬ cia que la densidad de la bencina á 6o de temperatura es 0.89—91.
Longuimine ha hallado por medio de cálculos, basados en doctos experimen¬ tos, la tabla que publicaremos en nues¬ tro número próximo.
D. Támaro Roig.

SOBRE ALGUNAS COCHINILLAS DE LAS PLANTAS
QUE DAN ORIGEN Á LA NEGRILLA

I

La negrilla, esa funesta vegetación ci'iptogáinica que cubre con una capa negruzca los órganos aéreos de muchos vegetales aprovechados por el hombre, como el olivo, naranjo, vid, higuera, etc., sirviendo de capa aisladora entre el vegetal y la atmósfera, impidiendo la acción de la luz y del aire sobre los órganos verdes, deteniendo los fenóme¬ nos de transpiración de la planta y difi¬ cultando que las hojas elaboren la savia; la negrilla, repetimos, es uno de los males que más teme el agricultor, por¬ que como observa muy juiciosamente, va siempre acompañada de multitud de insectos que con sus picaduras tienden más á debilitar las plantas. Ante tantos enemigos, cuya naturaleza desconoce muchas veces, en vista de ensayos in¬ fructuosos para librar al vegetal de ellos, se decide por cruzarse de brazos y espe¬ rar á que la naturaleza le libre de tantas plagas por los ocultos medios de que dispone.
A evitar esto precisamente, á no ver la inacción del agricultor y á darle ideas y medios de defensa se dirige este tra¬ bajo, sin más pretensiones que recoger lo que va disperso, con objeto de que el agricultor pueda tener reunidos en un solo lugar datos y notas que hoy ha de
buscar en diferentes libros.
La criptógama conocida vulgarmente con el nombre de negrilla, vive sobre los vegetales merced al medio que le preparan las deyecciones azucaradas de
ciertos insectos, conocidos con el nom¬
bre de cochinillas, y puesto que éstas realmente son la causa primera del mal, justo nos parece comenzar por ellas nuestro estudio, continuando luego con el de la negrilla.
Las cochinillas son insectos heraipteros-liomópteros. pertenecientes á la fa¬
milia de los eóccidos. De esta extensa
familia sólo nos ocuparemos de unos cuantos individuos pertenecientes á al¬ gunas de sus tribus, los cuales indica¬ mos en el siguiente cuadro:

If

Lecan ia m o cochinilla

leac (B e r n a
hemisférica

r d).
del

l olivo.

\\Pulvinaria vitis (Lineo), co-

j chin i lia roja de la vid. Lecánidosa Lecaniumhe'speridumiBuvvL)

j cochinilla roja del na-
I ranjo.
i Ceroviasles rusci (Signoret1 Colvée), cochinilla de la

\\ higuera.

/ Dactylopius vitis (Niedelsl ky), cochinilla blanca de
OorrÍTinoJ 1:1 vid' 1 Dactylopius citri (Signoret). f cochinilla blanca del n«—
v ranjo.

Diáspidos. í Aspidiotus vitis (Signoret), ( cochinilla gris de la vid.

II
Cochinillas del naranjo
(büRM) LECANIUM HESPERIDUM
ñinomia: Cocas hesperidum {L); Cker¬ mes hespiridum (Boisd.); Pulv inaria hesveridum (Targ.); Calypticus laevis (Cost.) chinche del naranjo; cochinilla roja; poli (en valenciano).
Además del naranjo sufren los ata¬ ques de este insecto otros vegetales, en¬ tre los que se encuentra el olivo.
Durante el mes de Mayo, la hembra está recubierta por un caparazón oval, de 4 á 5 rnm. de longitud, de color rojo obscuro; posee Aplacas, 2 arqnejos. 6 patas y una hendidura á su extremidad de color leonado obscuro, con algunas manchas negras poco perceptibles.
El macho tiene 2 mm. de longitud, tórax obscuro, abdomen rojo-ladrillo y alas blancas, algo más largas que ei
cuerpo.
En el mes de Mayo verifica la puesta la hembra, muriendo después, y deja protegidos por su cubierta los huevos, que descansan en gran número sobre una materia algodonosa y blanca; estos

huevos son muy pequeños, un poco alargados y de un color vinoso. En el mes de Junio dan estos huevos origen á
unas larvas muy pequeñas, de color ro¬ jizo y dotadas de tal agilidad que se des¬ parraman por el árbol y hasta son trans¬ portadas de uno á otro por el viento. Con la trompa introducida en los tejidos tiernos, especialmente la cara inferior de las hojas, pasan el verano alimentán¬ dose y aumentando de tamaño, pudiendo distinguirse los sexos en Septiembre. Algunas hembras vírgenes se reprodu¬ cen sin fecundación previa, pero es más general la unión de los sexos, que se
verifica en Octubre, muriendo el macho
en cuanto termina su misión procreado¬ ra; la hembra fecundada inverna en el tronco y ramas del naranjo, verificando la puesta en Mayo, como se ha dicho.
DACTYLOPIUS CITRI (SIGNORET)
Sinonimia: Coccvs citri (Boisd.); Dorthesia citri (Riss); Pactylopius brevispinus (Targ.); rogna cutunnedda, en ita¬ liano; cochinilla blanca; poli blanc y co-
tonet, en valenciano. La hembra es ovalada, de 3 á 4 milí¬
metros de longitud por 2 mm. de an¬ chura; cuerpo convexo, de color amari¬ llento; antenas con 8 artejos; abdomen de 12 segmentos, con apéndices en los
bordes laterales.
El macho apenas mide 1 mm. de lon¬ gitud y medio milímetro de ancho; de color amarillo pálido, con cabeza, tórax y abdomen diferenciados; dos alas trans¬ parentes, más largas que el cuerpo y otras dos atrofiadas; antenas de 10 arte¬ jos; carece de órganos digestivos, y no los necesita realmente porque su vida es corta, muriendo luego de fecundar á la
hembra.
En primavera y verano segrega la hembra una materia algodonosa y blan¬ ca que deposita sobre los frutos, espe¬ cialmente en los puntos de contacto de unos con otros; sobre esta substancia algodonosa deposita 150 á 400 huevos en las dos épocas citadas, los cuales avi¬ vándose á los doce días dan origen á larvas machos y hembras. Estas tienen el cuerpo más alargado que cuando son adultas; sus antenas se hallan formadas por seis artejos y las patas son peque¬ ñas. El macho, que es muy pequeño, implanta en las nerviaciones del envés de las hojas un nido algodonoso y en él
sufre las metamorfosis necesarias hasta
convertirse en alado y fecundar á la hembra. Esta recorre el árbol dejando
tras sí una materia azucarada, sóbrela
que más tarde se desarrollará la negri¬ lla. El invierno lo pasan generalmente en tierra, aunque algunas se quedan en
el árbol.
E. López Guardiola.
Algunos vejetales curiosos
inmensas variedades de seres del rei¬
no vegetal pueblan la superficie de la tierra y por lo tanto pocas especies, con
relación al total, son conocidas de los
que no han viajado por lejanos países. No solamente los productores almen¬
dros é higueras, el sufrido algarrobo, la
fuerte encina, el añoso olivo, el valiente
pino de nuestras montañas y tantas
otras variedades de árboles frutales, le¬
ñosos (permítase la frase) y de adorno que proporcionan al agricultor buenos rendimientos, al jardinero excelentes ejemplares y al leñador extensa tarea,
no solamente estos árboles conocidos
todos en nuestra isla, constituye, como no ignora ninguno de mis lectores, el reino vegetal.
Hay muchas otras especies á las que podemos dar el nombre de raras, aun¬ que acaso los habitantes de los países en donde crecen podrían dar el mismo nom¬ bre á las que nosotros conocemos.
Ofrecen algunas particularidades dig¬
nas de notarse. El árbol del pan. por
ejemplo, es uno es ellos. Descubiertos en algunas islas de la Oceanía. en vano trataron algunos viajeros de transplan¬ tarlo á Europa. Su tronco de leña ligera es por lo general recto y sus hojas gran¬ des formando una copa ancha y frondo¬ sa. El fruto que produce es mayor que el tamaño de los dos puños: su cáscara es bastante gruesa y parecida en su parte exterior por las eminencias de forma geométrica que presenta, á las pifias de nuestros pinos y contiene el pan ó sea una sustancia comestible que, por su semejanza al pan común, ha re¬
cibido este nombre. La isla de Otahiti es la más fértil en esta clase de árboles que
para los indígenas vienen á ser hongos
naturales. La recolección dura ocho me¬

ses y antes de comerlo se corta en reba¬ nadas. lo mismo que nosotros hacemos cen el pan verdadero, y se tuesta á fue¬
go lento. Durante los cuatro meses que el ár¬
bol carece de fruto comen aquellos in¬ dígenas una pasta fermentada que han preparado de antemano con los frutos sobrantes. ¡Cierto que los naturales de Otahiti, y de otras islas de Oceaüía, vi¬ virán en un estado de cultura muy in¬ ferior al que nosotros vivimos, pero en cambio—y váyase lo uno por lo otro— cuán agradable y cómodo para ellos será tener sólo que alargar la mano para cojer el pan que los árboles les ofrecen!
El árbol de la vaca, que crece en la América del Sur, es otro vegetal digno de ser conocido por el líquido espes’o, dulce, oloroso, alimentici© y muy pare¬ cido á la leche, que produce, y por cuyo
motivo es llamado también árbol de la
leche. Los negros que la usan la miran como un alimento saludable y para ob¬ tenerla practican una incisión al tronco del árbol y la recojan en vasijas de cala¬ bazas. Lo más particular de ese liquido es que tiene propiedades tan parecidas á la leche común, que con él se fabrica un queso que, aunque sólo puede conser¬ varse durante una semana, poco más ó menos, tiene también mucha analogía con el verdadero, aunque, como es na¬ tural. difiera en composición. Posee esa leche, además otra ventaja: no está su¬ jeta á las numerosas falsificaciones y repetidos bautismos de la que bebemos, puesto que el agua ú otras sustancias la corrompen enseguida
El árbol del manná (variedad del géne¬ ro Fraxinus Ornas) originario de Sicilia y del mediodía de Italia, es llamado así porque en la época de los grandes calo¬
res se saca de él una sustancia nutriti¬
va, límpida al principio que se convierte después en espesa, hasta que la estación de las lluvias impide que pueda salir al exterior, practicando también, como en el árbol de la leche, un agujero en el tronco. Esta sustancia es poco apetitosa sin embargo el manná de Calabria es muy estimado.
El árbol del viajero (Urania Speciosa) que se encuentra en Madagascar crece, por lo general, en parajes secos, de hojas largas y arqueadas que forman una cavidad en la que se deposita el agua de las lluvias; y el árbol santo [Lauras indica ó Lauras /asteo) de la isla de Hierro cuyas hojas retenían (porque hoy día ya no existe) el vapor de agua de la atmósfera y lo condensaban deján¬
dolo caer en forma de lluvia.
Todas estas, curiosidades del reino ve¬
getal, son elocuente testimonio de que la sabia Naturaleza tiene un Creador y Rey omnipotente.
El telégrafo geológico
La telegrafía sin hilos, apenas nacida, está á punto de morir, porque la cien¬ cia. en su constante progreso, ha en¬
contrado un nuevo medio de comunicar
las ideas, que sustituirá con ventaja á aquel. Mr. Willot. inspector general de los telégrafos franceses ha descubierto que las ondas eléctricas á través del es¬ pacio sufren considerables retrasos, y que sus verdaderas líneas de comunica¬ ción son la tierra y el agua, y estos dos elementos son los que constituyen el hilo conductor del «telégrafo geológico.»
—La tierra—dice Mr. Willot—es un
enorme receptáculo de electricidad que
tiene sus fluctuaciones, sus mareas y
sus alas eléctricas, á semejanza del mar. Esta energía ha sido utilizada durante el siglo actual en pequeña escala, colocan¬
do á modo de ventosas ciertas llamadas
máquinas eléctricas ó dinamos de con¬
tinuas ó discontinuas, La electricidad
que guarda la tierra puede emplearse, por tanto, en la telefonía y telegrafía de un modo muy sencillo. En los dos pun¬ tos que quieran comunicarse se buscan capas geológicas que tengan el mismo nivel eléctrico, y es evidente que ponien¬ do uno de estos puntos de la capa geo¬ lógica en comunicación con una fuente de electricidad, se puede probar en el otro punto la presencia de la corriente, y, por lo tanto, pueden cambiarse seña¬
les entre ambos.
Este sistema sustituirá á la telegrafía sin hilos á través del espacio, que tiene el inconveniente de no poder salvar grandes distancias, porque se lo impide
la curvatura de la tierra.
Una comisión especial compuesta de las personas más competentes en la ma¬ teria, va á ser nombrada por la Administración francesa para estudiar el in¬ vento de Mr. Willot y determinar la na¬ turaleza del suelo y de las capas geoló¬ gicas entre dos puntos prefijados. Como

se vé del éxito de estas investigaciones depende una de las más grandes con¬ quistas de la ciencia.
La fisiología del sueñe
La Revue des Revues dedica un artícu¬ lo al sueño, una de las hermosas crea-* ciones del Padre común de los fieles...
Nos parece tan interesante, que no re¬
sistimos á la tentación de extractarlo,
siquiera al hacerlo corramos el peligro de que se duerman nuestros lectores.
Comienza el articulista por explicar las diferencias que existen entre los es¬ tados de sueño y de vigilia.
En aquél, cambia por completo la marcha de nuestros organismos: la res¬ piración se hace más lenta; el corazón late más despacio y con menos fuerza; la sangre experimenta los mismos efec¬ tos, como es de suponer; baja la tempe¬ ratura del cuerpo, y por esta razón debe¬ mos ir abrigados, aun cnando nos acos¬
temos vestidos.
No es higiénico echarse á dormir in¬ mediatamente después de las comidas-, esto retrasa y dificulta la digestión.
Hay, no obstante, personas de buen estómago que, todavía con el bocado en la boca, entornan los ojos inconsciente ¬ mente, y dan unas cabezaditas al lado
mismo de la mesa del comedor.
**
Durante el sueño continúa velando el sistema nervioso, como habrán observa¬ do ustedes muchísimas veces,
«Corramos un velo» sobre el rostro de
una persona dormida y se verá que ésta,
aun sin salir de su estado de adormeci¬
miento. arroja lejos de sí el estorbo que
le cubría la cara.
Colocad sobre el cuerpo de un hombre dormido cualquier objeto, un poco frío ó up poco caliente, y vereis como se de-j
sembaraza de él acto continuo.
Estos fenómenos revelan que los ner¬ vios han conservado, íntegra ó parcial¬ mente su sensibilidad y su fuerza mo¬
triz.
Aún los nervios paramente sensitivos
se mantienen en vela durante el sueño.
Así, un rayo de luz que entre de im¬ proviso en la alcoba de un durmiente, le hace despertar sobresaltado.
Otro tanto ocurre al molinero apenas
deja de funcionar el.molino.
Se ha hecho también esta observación:
Un hombre que duerme en un carrua¬ je el movimiento, se despierta al dete¬
nerse el vehículo.
❖ **
¿Cuánto tiempo se puede estar sin
dormir?
Para responder á esta pregunta se han verificado algunas experiencias sobre los animales..., y aún sóbrelas perso¬
nas, como Vds. verán.
Varios perros, á quienes se ha impe¬ dido dormir ad majorem scientioe glo¬ riara, perdieron al poco tiempo la mitad de su peso... ¡y acabaron por perderlo
del todo!
Los doctores Patruck y Gibert quisie¬ ron hacer en sí mismos la prueba, lo¬ grando parar desvelados cuatro días y tres noches... y pico. Entonces hincaron el pico, por haber llegado á un inso¬ portable estado de debilidad, viéndose
forzados á desistir de continuar el en¬
sayo.
El doctor Hammond lia registrado un
caso de completa’ abstención del sueño por espacio de nueve dias; pero el caso fué seguido de muerte: la excepción
confirma la regla.
La necesidad de dormir era conocida
por los antiguos... En China, la priva¬ ción del sueño aplicábase como tortura y hasta como'pena de muerte, para cas¬ tigar á los criminales que, en la ejecu¬ ción del delito, habían dado pruebas de ser excesivamente despiertos...
Productos medicinales obtenidos por la vid
A título de curiosidad insertamos la
siguiente relación de remedios que pue¬
den obtener de la vid. Las uvas maduras convienen á las
personas atacadas de gastritis. Las pepitas de uvas trituradas son un
gran remedio contra la disentería y los
vómitos de sangre. Las cenizas de sarmientos son diuré¬
ticas.
Las hojas secas á la sombra y reduci¬ das á polvo son un remedio eficaz con¬
tra las hemorroides rebeldes.
El jugo que escurre de los sarmientos
cuando «lloran» es un colirio de muy

mili I..

3

SOLLÉP

buenos resultados para combatir la in¬ un barreño ú otro objeto de tierra vi¬ se mantienen muy flojos y la aplicación rácter, es más que seguro que su paso do, dia 9, al anochecer se dará principio

flamación de los ojos.

driada, vertiendo encima un poco de

La uva es un excelente pectoral de agua pura. Entonces se observa si des¬

gran utilidad en las afecciones del pe¬ pide la tierra algún olor extraño, en

cho.

cuyo caso no debe usarse, pues el olor

El vino tinto es un fortificante precio¬ puede comunicarse fácilmente al vino.

so. y el vino blanco aperitivo reconsti¬ Se arroja la primera agua y se susti¬

tuyente.

tuye con otra limpia en cantidad sufi¬

21.° Crónica Local El vinagre en pequeña dosis se em¬ ciente para sumergir toda la tierra, de¬

plea al interior como refrigerante y al jándola así por espacio de toda una no¬

exterior para pediluvios, contra las que¬ che.

maduras, y como gargarismos en las A la mañana siguiente se arroja el

inflamaciones de la garganta.

agua y se echa en el barreño un poco

En fin, que las vides son una verda¬ de vino enfermo; si se trata de vino vis¬

dera farmacopea.

coso sefimplea un poco de bueno, se

amasa la tierra con la mano y bien re¬

Contra el granizo

ducida al estado de barro, se echa en la
cuba del vino que debe clarificarse.

Sa agita enérgicamente la masa con

Creemos útil dar algunos datos sobre un instrumento de madera, revolviéndo¬

el sistema de oponerse á cañonazos con¬ la en todos sentidos durante unos cuan¬

tra las nubes que amenacen las cose¬ tos minutos; se tapa y se deja en reposo.

chas.

Al cabo de uno ó dos días, si se advier¬

En la Italia Septentrional es donde te que la clarificación ha tenido efecto,

llama más la atención este asunto: cons- se trasiega el líquido, teniendo cuidado

trúyense, bajo numerosos modelos, di¬ de separar bien el poso formado en el

versos aparatos, y se organizan Socieda¬ fondo de la cuba.

des y concursos con tan beneficioso fin;

en Casale, Monferrato (Piaraonte) ofrece

el Ministerio de Agricultura 15 medallas

de oro para premiar cañones de fuertes

disparos contra las nubes.

El Congreso organizado para el estu¬
dio de esta cuestión ha tomado nota de
los resultados obtenidos con las expe¬
riencias en Piamonte, Lombardía, Venecia, Toscana, Emilia y Estiria, y de ellos

Habiéndose ausentado de esta isla pa¬ ra asuntos comerciales el fundador y
director-propietario del Sóller D. Juan Marqués y Arbona, que salió ayer para

resulta:

Barcelona, ha quedado encargado de la

Que el grave problema de evitar dirección de este periódico el antiguo el granizo está en vías de resolución por redactor del mismo y conocido profesor

medio de los efectos de las detonaciones. de instrucción primaria D. Juan Torrens

Que los resultados obtenidos son y Calafat, á quien por la distinción que

por demás lisonjeros.

este ascenso representa felicitamos cor¬

De Italia, Francia, Austria y Suiza dialmente.

se han adherido á estas Sociedades mu¬

de la ley Hollander tal vez ya votada por los amigos de Mr. Mac-Kinley, las hará
declinar todavía más, pues muchas pe¬ queñas fábricas que ayudaban á sostener su alza con sus constantes pedidos ten¬
drán que suspender sus trabajos si se les exije la fianza que prescribe dicho
bilí.
El domingo últim® estuvieron en ésta el distinguido abogado D. Jerónimo Pou Magraner, D. Juan Oliver (Manen) pai¬ sano nuestro, y su hijo D. Carlos, y
con tal motivo tuvo efecto á las cinco de la tarde en el «Gasino de la Unión Re¬
publicana Sollerense» una reunión en la que usaron de la palabra el Presidente del Comité Sr. Llambías, el Sr. Pou y el
seior Oliver (hijo).
Finida ésta, el Orfeón del partido pasó á obsequiar á los huéspedes en la casa del Sr. Maneu, cantándose el «Arre Mo¬ ren» y «La Marsellesa».
Dichos señores salieron para la capital
en la noche del mencionado día.
Las instancias presentadas por el Ayun tamiento y «Sindicato Agrícola Solleren¬ se» solicitando de los poderes constitui¬ dos se ampliara la habilitación de la Aduana para importar del extranjero entre otras cereales, harinas, algodones maquinaria y primeras materias para abonos químicos, han sido denegadas,
fundándose en un sin fin de consideran¬
dos de los que hacemos gracia á nuestros lectores para evitar un berrinche, cuan¬ do no otra cosa peor. Otro dia tratare¬ mos este asunto con mayor detención.

por el Ministerio de la Guerra será be¬ neficioso para la patria grande, no olvi¬ dándose por eso de la patria chica, en
donde le consta es numeroso el número
de los que le quieren y aprecian.
Después de corta permanencia entre su familia y amigos a;yer tarde embarcó para el continente con dirección á Ad¬ juntas (Puerto-Rico) nuestro particular amigo D. Alfonso, Castañer al que desea¬ mos un viajo feliz y un pronto retorno á la madre patria.
En estos pasados dias se ha notado en los naranjales de una parte de La Huer¬ ta un fenómeno igual ó muy parecido al que acaeció eu el mismo punto pronto hará un año; todas las ramas y brotes tiernos de los naranjos que dan á la par¬ te N. O. y S. O. aparecen completamente quemadas y esto se vé mucho más con los limoneros en que las hojas secas del todo, están en mayor número que las
verdes. Si la tan deseada lluvia fuera
pronto un hecho y viniera á humedecer por largos dias el estado de sequedad de nuestros campos, es muy probable que esos mismos naranjos volvieran á reto¬ ñar con más vigor, tal vez, del que te¬ man antes; pero si en vez de agua el firmamento vuelve á regalamos fríos, vientos, granizo y hasta nieve, como ha
sucedido anteayer y ayer, entonces para
estos frutales enfermos la florescencia
tendrá forzosamente que ser anómala y, como es consiguiente, nula ó bastante escasa la cosecha siguiente.
El vapor de esta matrícula, León de

al novenario en honor del Patriarca San
José, con sennóu y exposición del Santí¬ simo Sacramento, y continuará en los dias consecutivos con igual solemnidad.
Mañana, domingo, dia 10, á las 9 v media se cantarán horas y después la misa mayor con sermón cuaresmal.
Por la tarde, después de vísperas, se continuará el novenario de San José,
practicándose en seguida el ejercicio deí
Via-crucis. Por la noche, rezada la Coro¬ na de la Vírgeia, tendrá lugar el ejerci¬
cio mensual de las «Madres Cristianas».
Sábado, dia 16, á las G y media, al tiempo de una misa se celebrará la prác¬ tica mensual en honor de la Virgen del
Carmen.
Registro O .vi 8
Nacimientos.
Varones 1.—Hembras 2.—Total 3.
Matrimonios
Ningnuo.
Defunciones
Dia 3.—D. Francisco Rufián Reynós, de 76 años, casado, Manzana 38.
Dia 4.—Catalina Colora Arbona, de
15 meses, calle de San José (Biniaraix).
Dia 5.—Catalina Serra Cifre, de 14 meses, Manzana 64.
Dia 7.—Magdalena Rosselló Biaba), de 20 meses, (Las Marjadas).
Dia 7.—Lorenzo Magraner Deyá, de 4 años, Manzana 45.
Dia 7.—Paula Frontera Oliver, de 15
meses, calle de la Trinidad (Biniaraix).
Dia 8.—Catalina Fioi Riera, de 3 años, Manzana 52.
Dia 8.—María de los Remedios Her¬
nández y Santos, de 16 meses, M.a 61.
MOVIMIENTO DEL PUERTO

chos agricultores convencidos de la efi¬
cacia del sistema. Se han establecido estaciones forman¬
do redes de tiros que funcionan desde algunos años, y afirma Mr. Saschaig que en ’Wi'ndisch Freistritz desde los cuatro años en que funcionan las esta¬ ciones no ha caldo granizo, mientras que antes de dicha época la región era muy castigada por aquel meteoro.
Se observó en las estaciones al E. de
Graz que las nubes, con la acción de las detonaciones, se dividían para volverse luego á formar, y después de rechaz® se volvían á dividir bajo la impresión de los cañonazos repetidos.
Para clariñcar el vino
La tierra de Lebrija es un clarificante recomendable, especialmente paya los vinos de mucho consumo yfsobre todo
los nuevos.
Las dosis que deben emplearse por hectolitro, son las siguientes:
Vinos de pasto, 60 á 70 gramos; ídem blancos de pasto, 50 á 60; id. tintos ó blancos feculentos, 80 á 100; id. densos, licorosos y viscosos, 200 á 250.'

Entre las muchas personas, unas por
gusto y otras por necesidad, que empie¬ zan á'visitar nuestro hermoso valle, po¬ demos contar al digno Juez de primera
instancia é instrucción de la ciudad de
Palma y su partido D. Pedro Armenteros y Ovando, el que acompañado del magistrado Sr. Iribarne fué nuestro huésped el lunes y martes de la presen¬
te semana.
Deseamos que su corta permanencia
les hubiese resultado al Sr. Armenteros
y demás acompañantes asaz agradable.
Entre las varias noticias que particu¬
larmente recibimos de Puerto-Rico las
hay de bastante halagüeñas unas, y de nada consoladoras otras; entre las pri¬ meras podemos contar la de que los ar¬ bustos productores del cafó se han re¬ puesto de los destrozos que sufrieron en el último ciclón y solamente esperan se les dé el inmediato cultivo para producir, cual antes, buenas cosechas.
Los trabajos de la zafra se han rea¬
nudado en casi todos los distritos con
rendimientos aceptables; pero tocante á

Tenemos á la vista una carta escrita
en Nantes y firmada por nuestro caro amigo D. Francisco Castañer, padre de dos hermosas criaturas que sucumbieron del sarampión en la pasada epidemia, y ante el dolor que embarga á tan desgra¬ ciado padre, y en la imposibilidad de contestar personalmente á cuantas per¬ sonas le han escrito dándole el pésame, nos suplica les manifestemos en su nom¬ bre su más sincero agradecimiento. Que¬ da complacido nuestro amigo de la in¬
fancia.
El telégrafo portador de malos á la par que buenos sucesos, nos adelantó el miércoles la noticia de que el Sr. Sagasta habia sido encargado por S. M. la Reina para la formación de nuevo Ga¬ binete y de que uno de los llamados para dirigir la nave del Estado, por sus pro¬ longados servicios prestados á la patria, era el Sr. Marqués de Tenerife nuestro paisano el ilustre gesneral D. Valeriano Weyler. Dada la ilustración y compe¬ tencia que en el ramo militar todos re¬ conocen en el general Weyler, mucho bueno puede esperarse del nuevo Minis¬

Oro, rindió viaje á este puerto el lunes por la tarde siendo portador de algunos pasajeros y variada carga. El jueves quedó despachado para salir directamen¬ te para Oette no habiendo podido verifi¬ carlo hasta hoy á causa del fuerte tem¬
poral reinante.
* **
También ha salido esta mañana para
el puerto de Agde el laúd de esta matrí¬ cula San José con cargamento de naran¬ jas por cuenta 4e la sociedad «Liga de Propietarios».

Embarcaciones fondeadas
Dia 4.—De Agde, en 3 dias, laúd San José, de 38 ton., pat. D. C. Vicens, con 5 mar. y lastre.
Dia 4.—De Barcelona, en 10 horas, vapor León de Oro, de 125 ton., capitán D. G. Mora, con 17 mar., pas. y efectos.
E MBA RC ACIONES D E S P A C El ADAS
Dia 6—Para Cette, vapor León do Oro, de 125 ton., cap. D. G. Mora, con 17 mar., pas. y efectos.
Dia 8.—Para Agde, laúd San José, de 38 ton., pat. I). O. Vicens, con 5 ma¬ rineros y frutas.

Mañana deben verificarse en este pue¬
blo las elecciones para diputados provin¬
ciales.

Mi ©as

Según noticias preséntanse como can- ¡

didatos para el partido de Palma, D. José

La Junta de Gobierno de esta Socie¬

Alcover Maspons, D. Gregorio Vicens,

dad, ha acordado señalar los dias 15 al
25 de los corrientes de 10 á 12 de la

D. Jerónimo Pon Magraner, D. Juan mañana todos los dias laborables, y ter¬

Oliver Castañer, D. Guillermo Sancho y minado este plazo, queda sefralado el

Mas y D. Francisco Socías y Ciar, y tal vez algún otro que no sepamos.
Daremos cuenta del resultado de las
mismas en nuestro próximo número.

jueves de cada semana, á las mismas ho¬ ras antedichas, para el pago del dividen¬ do activo de cuatro pesetas por acción,
fijadas en la reunión general ordinaria
celebrada el 17 de Febrero último.

Sóller 4 Marzo de 1901.—Por la So¬

ciedad «El Gas»: El Director Gerente,

CULTOS SAGRADOS

F. Crespí Morell.

Se emplea la cantidad necesaria, en la recolección de la hoja del tabaco, aun¬ tro, pues tanto por sus relevantes dotes

terrones, tal como llega, colocándola en que según el curso ordinario, los precios de mando como por la energía de su ca¬

En la iglesia Parroquial—Hoy, sába¬

16 LITERATURA POPULAR MALLORQUINA

U aprecien es cunyats. Es veys qni son arribáis ¡qué diferencia no fan amb tú y en Pero-Juan,
tant ella chin ses se ves fies!
Tots t£ aprecien a tú: no ’s avurrit de ningú, Francisca, aquest casament.

Porque tot vaja current

y tengueu un ben está
ara vus vaitx a duna

nuticia d‘ un document;

,

mes ben dit, de ’s testament,

que di setiyó Pórch va dictá:

Per marmessors va deixá

tots aquets habitados; y d£ hereus ne crida dos:

es senyó y sa seuvora,
y sa liescensi que dona, en haverné de menjá,

que de tot puguen triá;
no dona mes 1 libertáis.

També deixa encarregat

que cuyden de s'óbra pía: vól qir amb un any y un día baja d£ está definít,
que sino será flurit.
Si no ‘1 poreu acaba
teniu en Sebastiá.

Marqués y de sa Purtella,
qui s£ agrada de custella, de xuya y butiíarró: lu que vus fa mes caló, que no puguen acaba,

0L0SES Y C0D0LADES S0LLERIQUES
a ell P bey pureu duna:
es difunt bou mana així.
Si pensau dunarlí fí diñs es temps que té tatxat, es pursell ha reservad per ell un butifarró. Que no se pens es seyó P baja de sufrunetjá, esperant si arribará fins a un any y un día. Ara qui ‘s frésch s£ aprecia.
Ara ‘1 trob mes saburós.
Valtrus qui sou marmassors, Francesch y Pere Juan, no vulgueu que tot sól-any es pórch estiga penjat, qu£ ell ja n¿ estava enfadat cuant va dictá ;s testament, y vól sal abastament, pebre lu qiP ha menesté. Tirau a pusarlu bó; feys sa seva vuluntat.
A ne £s llegáis qiP ha deixat dunaulus es cuinpliment, que úi tendría sentiment si no vulguessen duná lu qu £s pórcb vus va maná
cuant dictá aquest testament.
Es casament el© n.’ Andreu Oóll.
Dia dotze vaitx pensá y dia tretze vaitx fé

POR D. JOSÉ RULLAN PBR0.
lu que diu aquest papé; escultaulÚL, bona g&nt, vóureu quin divertiment que dü tant amuderat, parlant de sa vuluntat d‘ un juvenét agrados.
Jó no som molt abluidos
ni nr agrada bravatjá, sino que vuy prupusá
una certa veri tai.
Un fedrí enamúrat
d£ una fedrina trassista, qui la so menja amb la vista. Oóm vé qiP apartat está y amb ella no pót parlá, ¡Quina pena deu teñí! N‘ Andreu Cóll mus bu pót di qui £s ell qui está enamúrat; y en aquest cas se £s trubat mes de coranta vegades: amb bónes paraules dades qiP han turnat a reculá. —Jó no sé de que se vá
ne Catalina Albertí.
pensa de fermé mirrí de mal d‘ enamurament; y jó bi don cunsentiment.
Amb ella nr be de casa,
ó fedrí m£ be de quedá, ó de pena muriré. — ¡Vóls que £t diga que no sé, Andreu, cóm vus barayau
si tots dos vus estira au
amb una amor vertadcra!
¿Perque li dones guerrera?

&

sOLLÉn

PUBLICACIONES RECIBIDAS
DURANTE LA PRESENTE SEMANA
11 Mundo Agrícola.^Sumario del nú-
inero 88.—Al campo... al campo..., por J. Rosoli. Las labores eléctricamente,
por C. Pabst. Cultivo de la pita en Es¬ paña. Campos ele demostración. Re¬
molacha azucarera. Barniz para hacer impermeables las cubas y los toneles pa¬ ra alcohol, por M. Goutran. Notas úti¬ les: Medio de que las gallinas pongan en todo tiempo. Conservación del estiér¬ col. Mejoramiento de los vinos verdes.
—Las habas en la alimentación del ga¬
nado. Para sanear y quitar el mal gus¬
to á los envases vinarios. Determina¬ ción del extracto seco de los vinos.— Purificación de los aceites. Abono de les árboles frutales. Germinabilidad del
trigo tratado con súlfuro de carbono.— Preparación de la sidra. Modo de endu¬ recer las rejas de arados. Mercados.

Se suscribe en Barcelona, calle Dor¬ mitorio de San Francisco, 3.
* **
Mallorca.—Sumario del np 84:=Ex-
posició del sistema científich luliá (con¬ tinuación), por D. Salvador Bové, Pres¬ bítero. «La poesía», I, por D. B. C.— «Lo temps», (poesía), por D. Juan Aguiló, Pbro. «El Doctor Bousseau» (conti¬ nuación), por Pablo Féval. Bibliografía.
—Miscelánea.
Se suscribe en Palma, calle de Palacio,
número 81.
* **
Bevista de la Cámara Agrícola Ba¬
lear.—Sumario del n.° 22 del 2.° año. —Crónica general. Balance de situa¬ ción del Ayuntamiento de Palma. Re¬ visión de las tarifas ferroviarias. Los pantanos de Aragón. Cacao y café de Fernando Póo. Informaciones: Simien¬

te de gusano de seda. Sindicato de ga¬ naderos. Exposición de productos espa¬ ñoles en Nicaragua. Exposición inter¬
nacional de Avicultura en Madrid. Las
golondrinas. Impuesto á las naranjas en París. Transplante de jóvenes injer¬ tos de naranjo. Para que duren las flo¬
res. Microbios tintoreros. Una nueva
variedad de almendro, por D. Francisco Satorras. Excursión agrícola pecuaria á Son Rossiñol de Sineu, por D. Antonio Bosch. Heladas y nubes artificiales, II, por D. José Monlau. Conservación del nitrógeno del estiércol. Los árboles y el rayo. Datos y noticias. Nitrato de sosa y sulfato de amoníaco. Orujo de uva para alimento del ganado. Vino de moras. Mercados de Palma, Inca y
Sineu.
Se suscribe en el domicilio de la Cá¬
mara Agrícola, Plaza de la Constitu¬ ción, 36.
* **

La Energía Eléctrica. Revista gene¬
ral de electricidad y sus aplicaciones.=
Sumario del n.° 8.u del tomo 3.°==Sobre
la Afinidad química (continuación), por José Echegaray. Tranvías y teléfonos (ilustrado), por Jorge Roussel. Aplica¬ ciones de la electricidad á los buques (conclusión), por Roberto López Barril.— Del campo electromagnético, por M. Gó¬
mez Vidal. Las industrias eléctricas y
la vigente ley de aguas, por Joaquín Nolla. Bibliografía, por José G. Bení-
tez. Crónica científica: Obtención del
hidrógeno por electrólisis. Amalgama¬ ción de los cines de las pilas eléctricas. —Ensayos de conductibilidad de las jun¬
tas de los carriles. Un nuevo freno eléc¬
trico. Información. Correspondencia
particular. Se suscribe en la Administración, calle
de la Princesa n.° 18 provisional, Ma¬
drid.
* **

Es Pagés Mallorqní. — Sumario deí
n.° 46:—Nocividad del perclorato de po¬
tasa contenido en el nitrato de sosa. Cul¬
tivo del melocotonero. Una plaga agrí¬ cola en el término de Palma. Tercerajy última conferencia entre don Gil y 1‘ amon Pere, sobre s* importancia de ses
labors profundes. Cañones contra el granizo. Para la AgriculturasVarie¬
dades. Modos distintos para reforzar las
colonias de abejas. Preparación de las
pasas en Málaga. Punts de susorlpció: á Palma, á ses
principáis llibreríes. A Manacor, á sf im¬
prenta d’ en B. Frau. A Felanitx, á s’ im¬ prenta d’ en B. Reus. A Lluchmayor, carrer del Convent, 27.
ESTACIONES
TELEGRÁFICAS T TELEFÍIICAS EXISTENTES E# BALEARES
TELEGRÁFICAS: Alayor. Alcudia.
Andraitx. Arta. Oiudadela. Felanitx. Ibiza. Mahón. Manacor. Palma.
TELEFÓNICAS: Sóller. Palma.

RED METEOROLÓGICA DE CATALUÑA Y BALEARES
SERVICIO DE LA GRANJA EXPERIMENTAL DE BARCELONA.—quincena de Febrero

OBSERVATORIO DE D. JOSÉ RULLAN PERO.—CALLE DE SAN PEDRO.

VIENTO

TEMPERATDRi PSICRÓMETRO

Diréeciiíu Fuerza og Mna Tile Mna Ida ■ 3

v£3
Al sol.

A la sombra

Mañ afia

Tarde

Max Afín Mdx Mín Seco Hdm. Seco Húm.

— 0. 0

—

—

0

—

—

0

—

—

0

E. s. 2

E. s. 6

— E. 0

N. E. 6

— N. 0

S. N. 2

—

—

0

0. — 2

0. S. 2

2 0 ro 0 0 0’8 4 4 1’5 2 4’5 6 L5’o 2 1 0 4’5 1 S

1*0 14 1

6

1*0 15 0

9

1‘0 14 1 10

0*3 14 -3 9

LO 12 3 10

LO 11 5 10

LO 11 7 11

LO 17 3 12

2-0 20 2 12

2-0 20 2 11

LO 20 4 16

LO 20 3 16

LO 22 4 14

1 6’4 3 6’0 2 9'0 0 6’8 5 7’6 6 8’0 8 10’8 5 ll’O 5 12'0 6 12’0 7 16’0 5 14’0 7 13*0

4’0 4’0 7*4 5'0 5’0 6’4 8’6 9’0 7’8 ll’O 12’0 12’0 iro

6’0 6'0 6’4 8’0 9’0 9’0 12'0 12’4 11’4 13’0 13*0 14’0 15’0

4’0 4’0 5*0 6’0 7’0 6’4 12’0 10*0 7’0 10’0 12’0 12*0 12'0

OBSERVATORIO DEL FARO DE «PUNTA GROSSA»

TERMÓMETROS. MAÑANA

TARDE

VIENTO

Atmósfera Plvio

Dias. Man m, Máxi¬ Míni-

ma.

ma.

Termó¬

Termó¬

Ta "de.

metro Baró¬ metro Baró¬ del metro del metro

Baró¬

Baró¬

Máxi¬ Míni¬ metro. Milí¬ metro. Milí¬

ma.

ma. Grados metros Grados metros

Diré cción
Mna« Tí

Anemó¬
metro. n.o de vueltas
durante
M.a las
24 horas.

Tarde Milis.

16 12-0 17 10*0 18 10‘8 19 1L0 20 IL0 21 12-6 22 IL0 23 13*0 24 13-0 25 12’6 26 16*0 27 20*0 28 17*0

2*0 9*0 LO 8*0 756*6 8*0 756*6 N. N. 105.839 c. 0*0 10*0 4*0 8*0 759*0 9*0 758*6 NE. NO. 99.484 c. 3*0 1L0 5*0 9*0 754*0 9*0 755*0 NO. N. 62.751 c. 3*4 11*0 3*0 9*0 757*2 9*0 757*4 O. O. 11.195 c. 3*0 12*0 7*0 8*8 756*0 9*0 754*3 s. O. 13.677 c. 5*0 11*0 6*0 9*0 751*2 9*2 749*0 s. NE. 26.828 c. 6*0 13*0 9‘0 9*4 749*7 10*0 748*5 NE. NE. 72.104 c. 9*0 13*0 9*0 10*4 749*0 10*0 750*0 N. N. 79.476 c. 7*6 12*0 9*0 10*0 751*0 10*6 750*0 N. N. 95.694 c. 6*2 15‘4 9*0 10*2 753*0 11*6 752*6 O. O. 61.872 c. 8*6 20*0 9*4 11*6 751*0 12*0 750*0 SO. SO. 28.480 c. 9*0 17*0 1L4 12*8 753*8 13*6 754*0 — 0. 14.331 c. 90 18*0 12*2 12*6 753*8 15*0 753*3 so. 0. 8.794 c.

c. c. c. 1*0 c. 1*4 c. c. 3’0 c. LO c. 6’0 c. c. c. 1). c.

1
u ©
a Ti
o
&£
s
2*0 3*0 4*0 4*0 1*4 0*8 0*6 0*6 LO 2*0 18 2*0 1*2

Observaciones

NOTA.—El barómetro se halla, en Sóller, á 52'53 metros, y en «La Punta G-rossa», á 101‘620 metro», sobre el nivel del mar. Las horas de obaervación, á las 9 de la mañana y á las 8 da la tarde.—En la casilla da la fuerza de los vientos, ol 0 indica calma, lashojaa
están inmóviles: 1, débil, mueve ligeramente las hojas: 2, moderado, agita las hojas y pequeñas ramas: 3, bastante fuerte, agita las ramas gruesas de lo* árboles: 4, fuerte, dobla las ramas gruesas y los troncos de pequeño diámetro: 6, violento, sacude violentamente lo» árboles, rompe las pequeñas ramas: 6, huracán, derriba tejados y chimeneas, arranca los árboles.—La cantidad de las nubes se expresa en décimas do cielo cubierto, hasta 10 que significa cubierto. La clasificación por C que significa Cirros; K Cúmulos; S, Stratos; N
Nimbos; CK, Cirrccúmulos.

Los anuncios qne se inserten en esta sección pagiran: Hasta tres inorcienes á razón de 0‘05 pesetas la línGa; hasta cinco inserciones á azcn de 0‘08 pesetas, y de cinco en adelante á razón de 0‘02 pesetas.
El valor mínimo de un anuncio, sea cual hiere el número de lineas le que se componga, será de 0‘50 pesetas.
Las lineas, de cualquiera tipo sea la letra, y los grabados, se conta-
an por tipos del cuerpo 12 y el ancho sera el de una columna ordinaia del periódico.

Sección

de

Anuncios

Los anuneios mortuorios por ana sola vez pagarán: Del ancho de una columna 1‘60 ptas., del de dos 3 ptas., y asi en igual proporaióoa.
En la tercera plana los precios son dobles, y triples en la segunda. Los comunicados y anuncios oficiales pagarán á razón de 0‘05 pese¬ tas y los reclamos á razón de 0'10 ptas. la línea del tipo en que se conmongan, siendo menor del cuerpo 12, y de éste si ©s mayor.
1.08 iuteriptorea disfrutarán una rebaja de un 25 pe» elenco

¡OJO, AGRICULTORES!

*No comprar ningún guano ni abono químico sin probar antes los de la tan acreditada marca

f

SERVICIO DECENAL
ENTRE

CAMPANA

D. Francisco Rullán Reynés
JDe 76 afioi de edad

Depósito en Sóller: M. SEGUÍ Y C.a, San Bar¬
tolomé, 2.
IAL Y AD1INII
EN —-
PALMA DE MALLORCA
DE
Miguel Borrás y Francisco I®1%á9 Procurador
ustión de asuntos así judiciales como extrajudiciales. ilocación de capitales á rédito y administración de toda clase de
bienes.
’ompra y venta de fincas mediante una comisión de lj2 p§ y un 3 por mil según su importancia,
titulación y redención de censos. Jumplimentación de exhortos en los Tribunales de Palma y del Con¬
tinente.
Obtención de certificados del Registro general de actos de última vo¬ luntad y de toda otra clase de documentos en la Nación,
'^presentaciones de la propiedad intelectual. •formes comerciales de todas las plazas del Continente. Corresponsales en todas las provincias de España, Cuba y Puerto-Rico.
PALMA DE MALLORCA.—Luí, 35 J 37> Pral-
DE LA CASA
fIJllA Y CV de BARCELONA
Unico representante en Sóller: Miguel Colom, ca¬
lle del Mar.

Falleció el día¡3 del aotual
SB. IP. TD.
Suhidjoespcoonlístoiclaod,a heseprmosaan, ohsi,jo,sohbijrai¬,
nos y demás parientes |
Al participar d sus amigos y conocidos tan irreparable pérdida, les ruegan tengan al fina¬ do, presente en sus oraciones.

;i i la
POR EL
Vino Uranado Pépsico
cle>
J. TORRENS, Farmacéutico

El primero y único elaborado en esta forma en España, mucho más económico y de mejores resultados que sus similares del extranjero, está preparado con todo esmero por procedimientos científicos bien ex perimentados y acreditado como un reconstituyente sobradamente enérgico para suprimir la elimina¬ ción del azúcar de glucosa en todas las personas afectadas de la enfer¬
medad denominada “diabetes. „
DE "VE3STTA.:
En Barcelona, Sociedad Farmacéutica Española. —Farmacia del Dr. Pizá.—Palma, Centro Farma¬ céutico.—Farmacia de las Copiñas.—Málaga, Far¬ macia del Dr. Pelaez y Bermudez.—Sóller, Far¬
macia de J. Torreas.

TJAI/ACCoCíacQh

venderse un caballo pequeño,
de los más pequeños que hay

en este pueblo, con sus guarniciones y

carretón.

Informarán en esta imprenta.

por el magnifico y veloz vapor
LIC
último de cada mes.
Salidas de Barcelona para Cette: los dias 1, 11 y 2211 de id. id. Salidas de Cette para Barcelona: los dias 5, 15 y 2255 de id. id. Salidas de Barcelona para Sóller: los dias 6, 16 y 2266 de id. id.
CONSIGNATARIOS:—EN SÓLLER.—D. Guillermo Bernat, calle del Príncipe n.° 24.—EN BARCELONA.—Señores Rosicb, Roura y Comp.a, Paseo de la Aduana, 25.—EN CETTE.—D. Guillermo Co¬ lom, Quai Commandant Samary-5.
NOTA.—Siempre que el día de salida de Cette. según el presente itinerario, corresponda al sábado ó día anterior á uno festivo, la retrasará el vapor veinte y cuatro horas y saldrá el domingo ó día festivo que sea, á la misma hora.
L‘ ASSICDRATHIGE ITALIANA
Sociedad de seguros contra los
ACCIBIITES ©EL TRABAJO
ESTABLECIDA EN MILÁN Y RECONOCIDA EN ESPAÑA
Capital social: 5.000.000 Liras
Habiéndose promulgado la Ley sobre los accidentes del trabajo de 50 do Enero último, esta importante Sociedad asegura todas las indus¬ trias, mediante una prima, contra los riesgos indicados en dicha Ley-
Director de la Sucursal Española: D. MANUEL GES, Merced, 20)
Barcelona.—Para informes y demás, dirigirse al Agente principal) B. HOMAR, Samaritana, 16, Palma.—Agente en Sóller. ARNALDO
CASELLAS.
SOLLER—Imp, de «La Sinceridad^