ANO XV.—2.a EPOCA.—NUM. 716
ANO XV.—2.a EPOCA.—NUM. 716

SÁBADO 22 DE DICIEMBRE DE 1900

SEMANARIO INDEPENDIENTE

¿a

PUNTOS DE ■ SUSCRIPCIÓN:
Sóller: Administración.
Frangía: D. Guillermo Colom—Quai Commandant Samary-o-Cette (Herault.) Antillas: D. Guillermo Marqués—«El Cañón»—Arecibo, (Pto.-K.ico.)
Méjico: D. Damian Canals—Constitución-19-San Juan Bautista (Tabasco.)

FUNDADOR Y DIRECTOR-PROPIETARIO: f

REDACCIÓN Y ADMINISTRACIÓN:

Juan Marqués 7 Arbona.

4 Calle de San Bartolomé n.“ 17

SÓLLER (Baleares.)

PRECIOS DE SUSCRIPCIÓN:
España: O’50 pesetas al mes. >.
Francia- O’75 francos id. id. PAGO ADELANTADO
América: 0’20 pesos id. id.) Números sueltos—O’IO pesetas. Id. atrasados 0’20 pesetas.

La Redacción únicamente se hace solidaria de los escritos que se publiquen sin firma, seudónimo, inicial, ó signo determinado. De los que tal lleven, serán responsables sus autores.

Sección Literaria

marido. No cesaba de hablar del premio mayor, como si ya lo tuviera en el bol¬

sillo, y de forjarse ilusiones acerca del

EL PREMIO MAYOR

empleo del dinero. —Compraremos una casa de campo—

I

decia Luliana—y nos daremos una vida

de príncipes.

Dionisio Merlut no era feliz en su ho¬

—¿Con qué medios cuentas para ello?

gar doméstico. Su mujer no le había —Con el premio mayor. ¡Que estúpido

aportado en dote más que un carácter eres!

endemoniado y una voluntad de hierro. — ¡Ah, si! Pero sacar este premio es Luciana Merlut era un tirano para su cosa puramente casual.

esposo, el cual vivía sometido en abso¬ —¡No seas imbécil! ¿Somos acaso de

luto á los caprichos de su despótica con¬ otra madera que los Dupuy?

sorte. '
La base de todas las disputas entre marido y mujer, era la falta de fortuna
del desdichado Merlut.

—Sí; pero... —¡No hay pero que valga! ¡Comprare¬ mos una casa de campo, mal que te pese!

—¡Y me lo decía mi madre!—excla¬ Aquel día, como los demás, el pobre maba con frecuencia Luciana.--Si te ca¬ «hombre se fué al café, con objeto de pa¬ sas con ese hombre te morirás de ham¬ sar la velada entre sus amigos.

bre. Tres mil francos de sueldo no bas¬

tarán para vivir con decencia.

IV

Así es. que diariamente, después de Durante aquella misma noche ocurrió

comer, el pobre Dionisio se iba al café en el café de la Paz un incidente de que

de la Paz, á pasar tranquilamente la ve¬ fué victima el desdichado Merlut.

lada. .

Un amigo que había realizado un

II

buen negocio convidó á beber á sus con¬

Un domingo, mientras Luciana leía un periódico, lanzó un grito tal. que su marido le preguntó sobresaltado:
—¿Que te pasa? —Mira—le contestó, enseñándole un .suelto del periódico, que Merlut leyó en
alta voz:
«Decididamente, no es siempre ciega la fortuna, porque el premio mayor de la Exposición ha correspondido á monsieur Dupuy, modesto empleado de la administración de Correos. Mr. Dupuy
está al frente de una numerosa familia

tertulios, y Dionisio tuvo la desgracia de embriagarse apenas hubo bebido tres
ó cuatro copas.
Los amigos se pusieron después á ju¬ gar á las cartas, y Merlut perdió todo
cuanto llevaba encima.
Como el infeliz había perdido también la cabeza, apeló al último extremo, sa¬
cando de uno de sus bolsillos el billete
para jugárselo contra veinte francos.
Pero la suerte le fué adversa, y cuan¬
do el desgraciado salió del café no tenia en su poder el billete.

y el premio no ha podido caer en mejo¬
res manos.»
—Bien ¿y que?—preguntó Merlut.' —¡Ya ves la fortuna que á ese hom¬ bre se le ha entrado por las puertas.
—Eso es debido á la casualidad.
—Si, pero demuestra que Dupuy ha hecho cuanto ha podido por salir de su angustiosa situación. Si no hubiera to¬
mado el billete...
Eso no prueba nada. Además, el bille¬
te vale veinte francos...
—Ya lo sé, y si tu fueras listo com¬ prenderías que á veces hay que hacer sacrificios indispensables.
El pobre marido se encogió de hom¬ bros y guardó silencio.
Pero aquel mismo día compró un bi¬ llete de un nuevo sorteo de la Exposi¬
ción.
III
Aquel billete sirvió de pretexto á Lu¬ ciana para abrumar más y más á su

V
Transcurrieron tres semanas sin que Merlut se hubiese atrevido á decir á su
mujer lo que habia pasado. Cuando Lu¬
ciana le hablaba del sorteo, Dionisio le contestaba como si nada hubiera ocu¬
rrido. pero temeroso de que se le descu¬
briese su falta. Una mañana, mientras se vestía para
irse á su oficina, Luciana le preguntó á
quemarropa.
—Dionisio, ¿donde has metido el bi¬
llete de la lotería?
El infeliz se echó á temblar y contestó
tartamudeando. —En.’., en... la... ofi... ci... na...
—¡No vayas á perderlo! ¡Ya sabes que
es el número 14.325!
—Sí. mujer. Pero ¿á qué viene eso? —Lo digo, porque hoy es el dia del
sorteo.
—¡Dios mío! ¡Dios mío!—murmuró Dionisio mientras bajaba la escalera.—

¡Con tal de que no salga premiado el
número!...
Merlut... pasó el día poseído de mor¬
tales angustias. Por la tarde, al llegar á su casa en¬
contró á Luciana completamente trans¬ formada. Estaba loca de alegría y no podía permanecer ni un segundo en un
mismo sitio.
Dionisio comprendió que á su mujer le pasaba algo extraordinario, y temió que iba á provocarle una disputa, cuan¬ do se detuvo ante él y le miró cara á
cara.
—¡Cien mil francos, Dionisio!—excla¬ mó Luciana.—¡Cien mil francos! ¿No te
lo había dicho? Ahora vamos á ser ricos
y á vivir en grande. Yo me compraré buenos vestidos y tendré cuanto se me antoje. ¡Mira, mira!...
Luciana cogió un periódico que había dejado en una mesa y con voz temblo¬ rosa leyó lo siguiente:
—Número 14.325... ¡Cien mil francos! ¡Cien mil francos!
Merlut se puso pálido como un muer¬ to y cayó de rodillas ante su mujer.
—¡Perdón, Luciana, perdón!...— le dijo.—Vendí el billete sin saber loque hacía, porque noches atrás tuve la des¬ dicha de embriagarme en compañía de
unos amigos... —¿Lo has vendido?... ¡Ah, misera¬
ble!... ¡Canalla!... Lo has... ¡Ah!... Luciana adelantó el paso y llevándose
las mano* al pecho cayó en tierra como
herida por un royo.
El médico, que fué llamado á toda prisa, se limitó á certificar la defunción, causada por la ruptura de un aneuris¬
ma.
VI
Dionisio Merlut es hoy el hombre más dichoso de la tierra y ni por un instante ha vuelto á pensar en la fortuna que
tan cerca había tenido.
Cuando le hablan de loterins, confiesa
que á veces dan excelentes resultados.
Pero la verdad es que no toma nunca
billetes.
—No se puede tener todo en este mun¬ do—dice con frecuencia—y hay que conformarse con la suerte que á cada cual le depare el destino.
Indudablemente, Merlut es un sabio.
L. de Burgués.
Sección Científica
¿auí¡ ES LA VIDA?
Uu raro experimento, según se dice,

realizó en la cabeza del reo de muerte
Lapommerais el doctor Velpeau, pocos segundos después-de la decapitación. Mr. Velpeau liabia ido el dia antes á vi¬ sitar á su colega Lappotnmerais (conde¬ nado por envenenador de algunos clien¬ tes suyos) y á la vez que aparentaba creer en el indulto, le suplicó, siu embargo, que en el caso de tener que sufrir la úl¬ tima pena, se prestase á hacer un servi¬
cio inmenso á la ciencia.
—Siempre habéis sido un verdadero amante de los progresos científicos—su¬ ponen que le dijo—y, como sabéis per¬ fectamente, nos quedan todavía muchos misterios que resolver. ¿Queréis asocia¬ ros conmigo para un experimento deci¬ sivo? Yo os preguntaré aplicando mi boca á vuestra oreja: «Lappommerais, ¿me oís?» Y vos, en cumplimiento de este contrato, bajareis tres veces el pár¬ pado del ojo izquierdo. ¡Vuestro nombre
será inmortal!
Y los cronistas añaden que en efecto Velpeau subió al tablado en el momento de la ejecución, cogió la cabeza separa¬ da del cuerpo, le habló al oido. y el pár¬ pado del ojo izquierdo se movió tres ve¬ ces, haciéndolo la última de un modo casi imperceptible.
Todo esto se afirmaba en un impor¬
tante periódico. Y sin embargo, no hay una palabra
de verdad en toda esta historia.
He oido afirmar á persona que puede saberlo, al mismo Mr. Croza (sacerdote que asistió al reo en sus últimos instan¬ tes) que nadie hizo observaciones sobre
el condenado á muerte.
Es lamentable que algunos escritores se hagan eco de semejantes noticias sin preocuparse de las ideas erróneas que pueden sembrar en el espíritu de sus
lectores.
Hallábame yo en Niza cuando esta anécdota fué referida y comentada, y aquel dia oí precisamente á muchos fi¬ siólogos discutir sériamente la cuestión, invocando en pró ó en contra de la per¬ sistencia de la sensibilidad loa experi¬ mentos ya numerosos, aunque contra¬ dictorios, hechos en las cabezas de los guillotinados y en los cuerpos de los
ahorcados.
Por una coincidencia sumamente cu¬
riosa, de las muchas que ocurren en la vida, aquel dia, en vez de subir al Obser¬
vatorio de Niza, como era mi intento,
dirigime por el lado del Var, donde uno de mis parientes, muy aficionado á las flores, ha sabido crear un jardín tro¬ pical en el que se ostentan, bien sea en
estufa ó bien en tierra firme, las espe¬
cies más notables y las variedades más raras desde la palmera hasta la orquídea,

y desde los naranjos hasta los yaros, Ví¬
vese allí admirablemente en medio del
mundo vegetal más interesante que sd pueda soñar, en la misma costa del Me¬ diterráneo, al pié de las pintorescas colij ñas que encuadran la frondosa bahía de aquel país de las flores.
Eu un pabellón explendentementd iluminado por el sol, encontré á un ami¬
go de la infancia, Mr. G.... cuya función
social no es otra que la de disecador, Cuando pasa algún dia sin disecar al¬ gún animal cualquiera evoca la sombra de Tito y repite cien veces antes de dor¬ mirse:—¡Varaos, hoy he perdido el dia!
No le habléis á este amigo de estrellas, de flores, de los placeres de la mesa, de Baco ni de Venus. A sus ojos el mundo no se compone más que de alimañas, dispuestas para ser disecadas. Coge la escopeta y mata á los pobres animales con mucho cuidado, á fin de no destro¬ zarlos y poderlos disecar después con gran finura y colocarlos elegantemente sobre una mesa. Tiene ardillas que mi¬ ran con aire maligno y parecen prontas á lanzarse á las ramas. Hay pájaros que se enorgullecen de su blanco plumaje, y ruiseñores que levantan su cabecita cosio poniendo por testigo al cielo del asombro con que se sienten mudos.
Aquello constituye también un mun¬
do raro.
El dia en que yo llegué, la caza habia producido poco, y el furibundo diseca¬
dor no habia tenido más recurso que’
dedicar su atención á las langostas. Era muy poco, ciertamente; pero el viento que reinaba no permitía esperar otra
cosa.
Tenia ya el buen señor una media do¬ cena de langostas disecadas y fijas en una tiblita por medio de grandes alfile¬ res negros, cuando yo cogí una para
examinar de cerca su bella armadura de
caballero feudal y ver con un cristal de
aumento sus mandíbulas de bronce. Mi
estupefacción fué inmensa al ver que el insecto desapareció de entre mis dedos, y dando un brinco saltó por la ventana.
Mi sorpresa fué tal. que al principia no podía dar crédito á lo sucedido. Pero el desagradable cosquilleo de la pata que se habia apoyado en mi mano para realizar la huida, me daba en el dedo señales positivas de que el bicho diseca¬ do habia partido.
El grito que yo dejé escapar fué con¬ testado tranquilamente por Mr. G., el cual me dijo:—¡No me extraña: tienen la vida muy dura!
Pero á mí aquello me asombró tanto, que me dirigí á su mesa para enterarme de la manera con que disecaba. La ope¬ ración era realmente practicada con

(3)

W^JjKjMTWN

UNA MADRE COMO HAY MUCHAS
Cataluña, y aun lo es en ciertos pueblos de la misma, que el novio que entrega las alhajas para adorno, entregue tam¬ bién el dedal para trabajar.
Llegaron á casa del Notario para fir¬ mar los esponsales de Mártir y Sabina.
Leídos los preliminares de costumbre, se designó la dote, y al oir Mártir que ésta te componía solamente de dos mil libras, dijo, volviéndose al padre de Sa¬
bina:
—¿Y esta miseria dáis á vuestra hija,
con ser el hombre más rico de la comar¬
ca? Yaya: ó lo decís por broma ó bien os equivocáis en la mitad.
—¡Cuatro mil libras! contestó el padre indignado. ¿De dónde saco yo tanto di¬ nero? Y á Mari a ¿qué le daré?
—Lo que vos queráis, contestó Mártir; pero sé de sobra que podéis darlas, pues en la venta de vino que hicisteis última¬
mente cobrasteis más.
—A tí no te importa, aunque esto fuera verdad, dijo el padre. Si quieres ú mi hija con dos mil libras, tómala, ó si¬ no lo dejaremos; pues no quiero autori¬ zar mulos estilos. En la Casa Baja no se

dan más que dos mil libras á cada mu¬
chacha.
—Pero, dijo la madre terciando, po¬ drían darse tres mil; pues al fin y al ca¬ bo no hay más que dos hijas, y Mártir
se contentaría con esto.
—Quien da tres, da cuatro, observó Mártir, y en casa sobra para asegurarlo, y así quedaremos en que daréis á Sabi¬
na cuatro mil libras.
—No, no; dijo el padre; si quieres las
dos mil, trato concluido.
--Poned las tres mil, dijo el Notario interviniendo, y ni uno ni otro quede con la suya, y empezemos otra vez la
lectura.
La joven entonces se levantó y dijo
con voz entera: Señor Notario, ni las
tres ni las cuatro mil. Si Mártir ha pen¬
sado que compraba una res al regatear¬ me como acaba de hacer, se equivoca; y declaro aquí que, aunque me arrastrasen por los cabellos al altar, diré siempre que no. Nuestro casamiento está roto para siempre.
—Era una broma, Sabina, dijo Már¬
tir; y para mí lo mismo da mil libras
más que mil libras menos. —Vámonos, padre: dijo la joven; pues
aquí nada tenemos que hacer. —Pero, muchacha, dijo la madre, que

deseaba casar á la hija; no tomes eso
por lo serio. Todo fué en vano; el Notario, el pa¬
dre, la madre y el pretendiente se levan¬ taron. rogó el primero, aconsejaron los segundos, pidió perdón el tercero; pero Sabina fué inflexible, y volviéndose á sus padres les dijo: Podéis desollarme
como se hizo con San Bartolomé, pero,
aunque me matéis, no seré nunca la es¬ posa de ese hombre.
—¡Pero si te pido perdón! dijo Mártir casi cayendo de rodillas.
—Pídelo á tu confesor, dijo Sabina, y
salió de la cosa.
Nadie pudo arreglar el casamiento;
medió el señor Cura, los amigos de la
casa, y hasta un señor marqués; pero
Sabina se mantuvo en sus trece, y á pe¬
sar de que su padre y su madre la abru¬
maron con sus instancias, juró y rejuró
que no se casaría con Mártir, y no se
casó con él.
Dos meses después éste era esposo de otra joven de la comarca, de lo cual Sa¬ bina se alegró mucho, pues se vió libre de semejante hombre y de sus importu¬
nidades.
Desde entonces la joven pareció haber cobrado ojeriza al matrimonio y no le plugo partido alguno, si bien no dijo

terminantemente que no quería casarse, hasta que al cumplir los treinta años, se vió con el Notario de Sitjes, haciéndole su visita misteriosa, y desde aquella fe¬
cha declaró formalmente que nunca to¬
maría marido.
Poco después murieron sus padres y la solterona quedó en compañía de su hermano y de su cuñada Engracia.
El heredero de la Casa Roja, murió joven, y quedó su viuda al frente de la
casa con un niño de unos diez años lla¬
mado Valentín, que fué creciendo junto á su madre, respetuoso y bueno como el
que más.
—Valentín, le dijo ésta un día, me parece que deberías casarte y buscar á una joven de tu edad, á fin de que más
tarde sea el ama de la Casa Hoja. —Madre, contestó el joven volviéndo¬
se colorado, es fácil que me haya ade¬
lantado á vuestros deseos. Salvo vuestro
parecer, tengo escogida esposa, y ésta
es la PuMllcta de la Vina Nueva.
—¿La hija de Mártir? dijo la madre con marcado ciigusto.
—No se parece á su padre; contestó el joven, y añadió con los ojos húmedos de lágrimas: Madre, yo la amo.
—Basta, contestó Engracia. Me veré
con Mártir,

Dos días después se hizo la demanda, y á los ocho fué aceptada, quedando en que el dueño de la Viña Nueva y su hija irían á pasar dos días en la Casa Roja y allí se establecerían los pactos de la fu¬
tura boda.
Cuando Sabina supo por su cuñada el futuro casamiento, dijo con acento frío:
— Está bien, Engracia; tú quieres sui¬ cidarte; pero te prevengo que el día en
que la hija de Mártir penetre por una puerta en esta casa, yo saldré por la otra; pues no le quise á él, ni quiero co¬ sa alguna de su raza. Permaneceré aquí
hasta concluida la boda, y después par¬ tiré á casa de mi hermana María, fijan¬
do allí mi domicilio.
—Pero. Sabina, dijo Engracia; ¿que tiene que ver la hija con el padre?
—Lo que los lobeznos con los lobos, todos son de una raza; y no hablemos más del asunto, pues tú sabes de sobra si tengo firmeza de carácter.
No se habló más de ello, y cuando se' empieza esta historia es la víspera de la llegada de la PuMlleta y su padre á la Casa Roja; por lo cual se arreglaba la casa como una taza de plata, si bien Sa¬ bina, firme en su repugnancia, ayudaba á su cuñada de mala gana, sin habla? apenas palabra alguna,

SOLLER

gran cuidado. Tomando G. el insecto entre el índice y el pulgar de la mano izquierda, ¿pasaba la hoja de un corta¬ plumas á lo «largo de su cuerpo, hun¬ diéndolo precisamente desde la cabeza hasta el extremo del abdómen; y des¬ pués abriéndole el cuerpo con el auxilio de unas pinzas, le extirpaba todos los órganos.
El animal quedaba de este modo com¬ pletamente vacio, no quedando más que
su cubierta exterior con la cabeza, las
alas y las patas. Apenas hubo acabado G... de vaciar
la ¡angosta que tenia entre las manos, cuando yo se la pedí para rellenarla de algodón cou mis propios dedos.
Con este objeto la coloqué sobre la mesa en un punto que estaba bañado por el sol. Pero mientras cogia el algo¬ dón, la langosta echó á volar por la ven¬ tana, lo mismo que la otra.
—Toda la vida la tienen en la cabeza
—exclamó M. G...—Por lo demás—aña¬
dió—mirad qué fuertes cabezas. Se com¬ prende que destrocen regiones enteras y no dejen á su paso más que miseria y ruina. Su voracidad debe de ser inago¬
table.
—Varaos al jardín—repliqué.—Allí -decapitareis algunas, para ver si viven
Cambien sin cabeza.
Bajamos, en efecto, y el jardinero no tardó en coger una docena de langos¬ tas. Por regla general las aplastaba bajo su pié, porque suelen destruir las más

la, ya la cabeza con el cuello, ya los tres anillos torácicos, variando los experi¬ mentos y combinándolos, á fin de llegar
á un resultado definitivo acerca del sitio
de la vida entre aquellos extraños séres. Mi primo del Var procuraba enviarme
siempre colecciones de langostas. El 18 de Marzo, al abrir una caja que
contenía ocho ejemplares encerrados desde el dia 9, el doctor Mengeaud prac¬ ticó los experimentos siguientes:
1.° Quitó á una langosta la cabeza y
el cuello, por el primer anillo. Al día siguiente 19, estaba viva, y da¬
ba saltos de 24 centímetros. EL día 20
daba señales de vitalidad y al fin murió el 21. La vida, reside en el segundo anillo (este había quedado adherido al cuerpo) como en el primero y en la ca¬
beza.
2.° Aotralangosta se le quitó todo
el cuerpo, no habiéndole dejado más que la cabeza y los dos primeros anillos.
El dia siguiente, 19, g'ozaba de per¬
fecta vitalidad, se acariciaba la cabeza
con las patas delanteras y parecía ha¬ llarse en buen estado. El 20 vivía, y de¬ jó de existir el 21.
El tercer anillo y el abdómen murie¬
ron inmediatamente.
Por lo tanto, los centros vitales están
en la cabeza y en los dos primeros ani¬
llos, no encontrándose en el tercero.
453 Cuatrocabezasconelcuello(pri¬ .°mer anillo), vivieron más de treinta
horas.

sino cuando es de un buen rendimiento
inmediato.
Nada más característico sobre este
punto, que las declaraciones del Sr. de Bulow, canciller del Imperio, en la tri¬ buna del Reichstag. No las reproduci¬ mos porque el telégrafo se ha adelanta¬ do sin duda á transmitirlas, por lo me¬ nos en extracto, á la prensa de todos los paises. El señor de Bulow se ha esforza¬ do en ser justo con la Fraocia. Ha de¬
clarado do sin sus ribetes de maliciosa
impertinencia, que el Sr. Delcassé mi¬ nistro de negocios extranjeros, no podia obrar mejor de lo que hizo, y que si el presidente Krüger hubiese ido á Barlin,
le hubiera recibido de la misma mane¬
ra; pero ha quitado á los boers todas las esperanzas que aun pudiesen tener puestas en Alemania, declarando sin ambajes que desde ei momento en que
los intereses alemanes se hallan asegu¬
rados en el Africa del Sur, Inglaterra puede hacer en ella lo que le déla gana, y que Alemania no intervendrá jamás.
Y no es que Alemania vaya á remol¬ que de Inglaterra, si hay que dar crédi¬ to á las palabras del Sr. de Bulow. «Am¬
bas nacioues se hallan mutuamente li¬
bres; ningún lazo ni aun del grueso de un cabello, liga la una á la otra.» Pero el canciller quiere que su pais viva en paz con todo el mundo, y por no em¬
barazarse con la continua hostilidad de
una gran potencia, contempla el exter¬ minio del pueblo boer como una cosa

ger todos las adhesiones posibles á tan noble causa.—La juventud no negará
su concurso á las obras al porvenir.-—
¡Que con el siglo veinte se abra una era de justicia y de paz!
Por el Comité: Presidenté, Marc Par-
danaud, Yice-presidentes: Jules Besson; Félix Lamy.— Secretarios: Juan Ossola, Henry Hayem, Rene Toussaint—Teso¬
rero: Leandro Barrois.»
Los firmantes son alumnos de esta
Universidad.
* **
Pequeña revista general
Krüger y Guillermo ii.—Telegrafían de La Haya que en los círculos boers se cree que los telegramas de los periódicos
resumen de una manera inexacta ó in¬
completa el discurso pronunciado en el Reichstag por el Sr. de Bulowq canciller del Imperio.
En contra de lo que los periódicos ponen en boca de Bulow, el presidente Krüger en manera alguna fué disuadido en París en nombre del gobierno ale¬
mán. de ir á Alemania.
La única advertencia que se hizo á Krüger. fué que no podian asegurarle que al emperador le fuese posible en¬ contrarse en Berlin para recibirle.
La cuestión de oportunidad del viaje no fué objeto de ninguna otra comuni¬
cación.
Por esto fué grande la sorpresa con

ginada por lord Salisbury, con el objeto de escapar á una catástrofe.
Pero se dice que la catástrofe no pue¬
de menos de sobrevenir.
Los Americanos en Manila.—Tele¬
gramas de Washington afirman que se¬ gún noticias particulares transmitidas por los oficiales y otros americanos, la situación en Filipinas es incontestable¬ mente muy grave desde el punto de vis¬
ta militar.
La guerra de guerrillas parece eterni¬ zarse y el exterminio de los indígenas parece ser la única solución posible.
No se ve traza alguna de esas sumi¬ siones en masa que, según decían, lia-
bian de ser la consecuencia inmediata
de la reelección de Mac-Kinley.
En cambio, Aguinaldo ha establecido un gobierno regular en los dos tercios de la isla de Luzon donde la justicia, las comuncaciones y la cobranza de los im-^
puestos funcionan con toda regularidad.
La crueldad de los funcionarios mili¬
tares americanos supera á la que se atri¬ buía á los españoles, lo cual engendra constantemente nuevos y profundos
odios de raza.
A. Saissy.
París 14 Diciembre 1900.
Crónica Local

preciadas flores. Pero esta vez quiso en¬

Varias cabezas solas, sin el pri¬ muy natural y muy legítima.

que Krüger y su séquito recibieron en

tregarlas intactas al operador, quien con mer anillo, vivieron cerca de veinticua¬

Hoy más que nunca, debe felicitarse Colonia la noticia de que el Emperador

El Sóller clá á sus abonados

' un cuchillo separó sucesivamente todas
las cabezas.
A medida que las iba decapitando, ^partían tranquilamente hácia los arbus* tos, sin 'perder la cabeza por tan poca
cosa. Al parecer, no habían notado la operación capital de que acababan de ser víctimas, y aunque ciegas, saltaban y volaban perfectamente.
En cuanto á las doce cabezas, no ha¬
bían muerto,, y seguían agitando sus

tro horas.
El primer anillo solo, sin la cabe¬ za ni el cuerpo, vivió muchas horas.
El cuerpo entero, cuando se le quita el abdómen y el tercer anillo, muere á los pocos instantes, conservando menos vitalidad que la cola del lagarto aban¬ donada por el reptil en la mano que trata de apoderarse de él.
Ignoro sí se han hecho experimentos auálogos á los precedentes; más sea co¬

la Francia de su actitud con respecto al presidente Krüger. Dejemos que el señor de Bulow pregunte de que han servido
las manifestaciones de París. Dia vendrá
en que comprenda el valor de estos tes¬ timonios de simpatía. Espíritus más fuertes que el suyo han acabado por convenir en que es necesario tener en
cuenta las fuerzas morales.
Las simpatías de Alemania por Ingla¬ terra no llegan, sin embargo, al extre¬

aconsejaba que no continuasen el em¬ prendido viaje á Berlin.
Krüger y La Holanda.—Ayer hubo gran recepción durante toda la tarde en el Palacio de las Artes de La Haya, en honor del presidente Krüger.
El presidente, que parece algo causa¬
do. sentóse en medio de los enviados
extraordinarios del Transvaal y del Orange, el Doctor Leyds y el secretario
Boesehoten.

las más expresivas gracias por el constante favor que le prestan y
les desea felices Pascuas.
Regresó de su corto viaje á Barcelona el viernes de la pasada semana el funda¬ dor y director-propietario de este perió¬ dico, D. Juan Marqués y Arbona.
* * ■!■■
En el mismo vapor vinieron también

antenas,y mandíbulas. —Pues-bien—exclamé—es precisoapu-
/ rar la materia. Mañana haremos un ex¬

mo quiera, estos me han parecido harto interesantes para darles la debida publi¬
cidad.

mo de ofrecerle los regimientos que le hacen falta para apoderarse de una vez del Transvaal y del Orange, é Inglate¬

El barón de Wussenaer, Chambelán,
presentó al presidente los personajes que
desfilaban.

nuestros distinguidos paisanos los jóve¬ nes estudiantes D. Pedro Mayol y Sán¬ chez, D. Bartolomé Colom y Ferrá y don

perimento formal. Supliqué >á mi pariente que hiciera
decapitar algunas langostas y me las

Es indudable que no hay lazo alguno directo que una las especies vivas supe¬
riores á las inferiores, los vertebrados á

enviara á Niza al otro dia.

los invertebrados, los mamíferos á los

Estábamos á =8 de Marzo: A la mañana insectos; y seria rebasar los limites de

siguien-te recibí una oaja^que contenía ¿treinta y una langostas decapitadas. To¬ das estaban vivas, y según las aparien¬ cias, en muy buen estado.
.Eh 10. es decir, á los dos días de k de¬

la observación el hacer la menor aplica¬ ción de los citados experimentos á la fi¬ siología humana. Pero, bajo el punto de vista general del concepto de la vida, vemos que existen séres, en los cuales,

capitación, no había muerto ni una sola lejos de estar localizada, se halla por el langosta. Algmnas de ellas revelaban contrario diseminada en su conjunto de

«cierta fatiga,,pero cuando se abría la órganos.

caja casi todas salían de su encierro é En el hombre, solo percibe el cerebro

^invadían el cuarto.

y toda impresión de dolor ó de placer

El M murieron dos; el 12. seis; el 13. que no fuese trasmitida por los nervios

¿‘trece; el 14, seis; el 15. dos; el 1(5, una. al cerebro, no seria experimentada.

Una sola permanencia con vida el 17. El cuerpo privado de cabeza no sien¬

Mpero se hallaba muy nerviosa é inquie¬ te. En ciertos séres, por ei contrario, el

ta. Quise cogerla, como había hecho con cuerpo puede vivir perfectamente sin

-sus compañeras, para sacarla de la caja,: la cabeza, y probablemente también sen¬

cy saltó con tal fuerza que me dejó en la tir y sufrir. Sin embargo, al practicar

mano la pata'que yo había asido.

los experimentos que preceden, nos he¬

La valerosa langosta vivió seis días mos preguntado si las langostas experi¬

rra se ve reducida á sus propias fuerzas y con sus trecientos millones de subditos para el aplastamiento de un pueblo de 20.000 combatientes y las cosas no van tan bien como quisieran los ingleses en
el teatro de la guerra.
La indignación subleva á los holande¬ ses del Cabo; las crueldades de los gene¬
rales británicos transtorman las con¬
ciencias aun de los ingleses dorados de algún sentimiento de humanidad. El
mundo civilizado se extremece de horror
en presencia del bárbaro martirio que se impone á los prisioneros boers, sin exceptuar á los ancianos, á las mujeres
ni á los niños.
Eso será muy provechoso para los Ce¬
dí Rhodes, Chamberlaiu. Jameson, Milner y Comp.a; pero es una de esas infa¬
mias que, tarde ó temprano, cuestan ca¬ ras á los pueblos que las consienten.
♦*
Unión internacional de los Estudiantes

Se obsequió á Krüger con gran abun¬
dancia de flores.
En la recepción hubo delegados de ciento quince corporaciones.
Entre los personajes que allí acudie¬ ron, figuraban Mr. Pierson primer mi¬ nistro, Roel, ex-presidente del consejo, Karnebeek, vice-presidente de la Confe¬ rencia de la Paz, Verspyck. general ayudante de la Reina, barón Michels, comisario general de la Exposición de Holanda en París, casi todos los diputa¬ dos, el gobernador de la provincia, una infinidad de altos dignatarios de la cor¬ te y del Estado, muchos militares y mu¬
chísimas señoras.
Se dice que Krüger abandonaría la
Holanda si el invierno fuese demasiado
riguroso. El presidente del Consejo de ministros
da hoy una gran comida ofiaial en ho¬ nor de Krüger.
El Duque de York en los Estados

Antonio Rullan y Colom. Desde entonces y de diferentes cole¬
gios de esta isla han llegado otros mu¬ chos estudiantes con objeto de pasar ai lado de sus respectivas familias las pró¬
ximas vacaciones de Navidad. Sean bien venidos.
A la hora anunciada, el domingo últi¬ mo por la tarde, dió nuestro asiduo cola¬ borador y estimado amigo D. José Rullán Pbro., la conferencia de que tienen nues¬ tros lectores noticia, en. el ¿'Sindicato Agrícola Sollerense». Versó sobre las distintas enfermedades de los naranjos y en general de todos los frutales, y acon¬ sejó algunos medios para combatirlas. Muchas de esas enfermedades, dijo, se desarrollan más en los árboles raquíti¬ cos, porque los insectos é parásitos que las constituyen se alimentan mejor y viven más á gusto cuando la sávia que

más. El 21, al exponerla al sol. movía la,
epata que le quedaba; su abdomen se «hinchaba y deshinchaba como si se tra¬
tara de una respiración, sobre todo cuan*.do la acerqué una,prolongada aguja de
«acero.
El 22 respondía aún con la pata al .más ljjero contacto y murió el 28. esto es, ¡d los quince días de haber sido deca¬ pitada!
Por consiguiente, estos ortópteros
fpuedcn vivir sin cabeza y pueden vivir
-también con el cuerpo desprovisto de
todos sus óiganos.
¿Pueden vivir también en esta doble
condición? Si. Muchas langostas que ha-
<bian sido decapitadas y privadas de sus miembros el 17 de Marzo, no daban se¬
ñales de vida el 21. Estaban colocadas
«obre el tapete de una mesa, y expues¬ tas al sol, cuando al tratar de despertar á una de ellas tocándole las antenas, su
vecina, que estaba echada al lado iz¬ quierdo, se volvió, con gran sorpresa mía. y se colocó al lado derecho. Al día -siguiente, al tocarlas, movian aún las
patas. La vida no reside, pues, por completo

mentan sensaciones profundas.
Parecen casi tan insensibles como las
plantas, y afectan una indiferencia im¬ posible de destruir.
Cuando se les corta la cabeza, se las diseca vivas, cuando se les arrancan las entrañas, no hacen ningún movimiento convulsivo, y todo el mundo sabe que cuando se trata de cogerlas os dejan las patas en la mano, sin dolor alguno apa¬
rente.
La langosta á quien lian cortado la cabeza hace ocho días, no lo sabe proba¬ blemente, por más que permanezca vi¬ va. Y, sin embargo ¡qué vitalidad tan prodigiosa!
El gran libro de la naturaleza dista mucho de haber sido leído por comple¬ to, y nuestro planeta reserva á las cien¬
cias tantos descubrimientos como la in¬ mensidad de los cielos.
Camilo Flammarión.
—«rinn-tr» & <nniw.
Actualidades

para el arbitraje
Como resultado de una grandiosa manifestación en que más de cinco mil
estudiantes de todas las Facultades y
grandes Escuelas de París han aclama¬ do en la persona dei presidente Krüger la Libertad y el derecho, se ha organi¬ zado un Comité para formular una peti¬
ción de los estudiantes del mundo ente¬
ro en favor del arbitraje.
Colocándose fuera de toda considera¬
ción de partido, de raza, de religión y de nacionalidad, dicho Comité ha fun¬
dado «La Unión Internacional de los Es¬
tudiantes para el arbitraje» domiciliada en París, 19, me de 1* Odéon. Hé aquí el manifiesto que dirigen á sus compañe¬
ros de las Universidades de ambos
mundos:
«Camaradas: En nombre de los estu¬
diantes de París, os suplicamos que tra¬
bajéis con nosotros para la realización de una idea digna de conmover á todos los corazones generosos, esencial para el progreso y el bien de la humanidad.
Nos colocamos fuera de todo partido para agrupar, sin distinción de opinio¬

Unidos.—Nos telegrafían de Londres que hoy se confirma de origen oficial, la noticia de que al regresar de Austra¬
lia á donde ya á llevar á la nueva Fede¬
ración australiana las felicitaciones de
la Reina Victoria, el Duque de York y la duquesa su esposa que le acompaña, pasarán por los Estados Unidos para in¬

nutre á las plantas se halla en estado de descomposición; por lo mismo, una buena medida preventiva es el criar robustos los vegetales, y la manera de hacerlo se¬ rá objeto de una nueva conferencia, que dará dicho Sr. Rullán más adelante, pré-
vio anuncio.

teresar á los hombres políticos de

La concurrencia, selecta como siempre,

Washington en una común y cordial y más numerosa que la de otras confe¬

inteligencia.

rencias anteriores, aplaudió al disertante,

Dícese que en los Estados Unidos se y salió satisfecha de la reunión y con¬

hacen ya preparativos para celebrar grandes manifestaciones en honor de los duques de York.

vencida al parecer por las razones en que apoyó el Sr. Rullán sus teorías cien¬

tíficas acerca de un mal que, si no preo¬

El Canal de Nicarafua.—Telegra¬ cupa ya á todos los propietarios, debería

fían de Washington que el Senado de¬ bió votar ayer la enmienda Davis al convenio Hay-Pauncefote.

preocuparles de verdad, puesto que á no ponerle inmediato remedio es muy posi¬

Esta enmienda permitirá á los Estados ble acabe en pocos años con la produc-

Unidos emplear fuerzas militares para . ción agrícola do este valle.

la policía del Canal de Nicaragua.

Nuestros plácemes al Sr. Rullán, so¬

El presidente de la República de Ni¬ llerense de corazón, que se mueve y se

caragua declara que empleará todo su sacrifica en bien de su patria siempre

poder en el pronto éxito de la apertura que algún peligro la amenaza, por la

del Canal.

oportunidad de su disertación y por lo

Confesión ministerial inglesa.—En bien que supo cumplir su cometido.

ni en la cabeza ni en el cuerpo. Se halla
esparcida por los ganglios nerviosos

Alemania, Inglaterra y los boers

nes políticas ó sociales, ni de confesiones los círculos no oficiales de Londres se religiosas, las inteligencias y las volun¬ comenta mucho una declaración que se

El domingo próximo pasado tuvimos

que van desde la cabeza al tórax, y á

Si Madume le Haél volviese al mun¬ tades.

le escapó á Mr. Wyndham, secretario de el placer de oir pulsar la guitarra al jó-

duras penas puede afirmarse que la ca¬ do, le costaría trabajo reconocer á su

Quisiéramos provocar en la juventud Estado en Irlanda, en un banquete de ven profesor palmesano D. Bartolomé

beza lleva la voz cantante.

Alemania, es decir á la Alemania que ilustrada de los diferentes pueblos un correligionarios políticos celebrado en Calata y ud, quién entretuvo agradable¬

Poco hábil en las operaciones de disec¬ creyó-comprender y de la cual no habia movimiento decisivo en favor del prin¬ el «United Club.»

mente á la numerosa concurrencia cou

ción. absolutamente incapaz de hacer
experimentos de vivisección é incompe ¬ tente en insectología supliqué á mi ilus¬
trado vecino, el doctor Mengeaud. pro¬ fesor de historia natural en el Liceo de
Niza, que me ayudara con su saber y su experiencia y me disecara aquellos ani¬ malitos suprimiéndoles ya la cabeza so¬

considerado más que las exterioridades de soñador y poético sentimentalismo, las tendencias filosóficas y la pintoresca y trágica grandeza.
Alemania es un país muy práctico. No se inflama por ninguna idea, y la gue¬ rra que allí pasa por ser una industria nacional, no es miráda con buenos ojos

cipio y de la aplicación del arbitraje.

Mr. Wyndham manifestó que si lord

«Quisiéramos que los estudiantes diri¬ Salisbury no hubiese anticipado la te¬

giesen peticiones á los gobiernos, de los cha de las elecciones y alcanzado la vic¬

Estados firmantes de la Conferencia de toria, el viaje del presidente Krüger hu¬

La Haya, á fin de que su acción se ejer¬ biese tenido otras consecuencias.

za para poner término á las luchas atro¬ No es posible confesar de un modo

ces que desoían el Sur del Africa.

más claro que el anticipar las elecciones

A vosotros, camaradas, os toca reco- | fué una simple maniobra política ima¬

la infinidad de piezas, de difícil ejecu¬ ción algunas de ellas, que tocó durante
la velada en los salones del «Círculo So¬
llerense» y de «La Unión». Las palma¬ das que al final de cada número oyó el joven Sr. Calatayud debieron de satisfa¬ cerle en extremo, pues que fueron la

mejor prueba de que reconocían su mé¬ rito y escuchábanle con delicia los entu¬ siastas por el divino arte.
Ha quedado nombrado corresponsal de este periódico en Barcelona un aplau¬ dido actor de aquella capital, antiguo y queridísimo amigo nuestro, que se firma¬ rá con el pseudónimo de Artagnan y ha ofrecido mandarnos una correspondencia
quincenal. Con seguridad ha de satisfacer á nues¬
tros lectores esta innovación.
El vapor de esta matrícula «León de Oro» llegó á este puerto procedente de los de Cette y Barcelona el martes de es¬ ta semana, siendo portador de algunos pasajeros y carga general. Emprendió nuevo viaje para los puntos de su itine¬
rario el miércoles cargado de naranjas, limones y efectos varios.
Probablemente estará aquí de regreso el lunes ó martes de la semana próxima.
Por exceso de original dejamos de
consignar en la crónica de nuestro nú¬ mero anterior que El Ancora, diario cató¬ lico-popular que por espacio de muchos
años ha visto la luz pública en Palma, suspendió por tiempo indefinido su pu¬ blicación el viernes dia 7 del corriente
mes.
Lo sentimos.
En la misma imprenta en que aquel se imprimía, imprimióse el lunes si¬ guiente el primer número de otro perió¬ dico que, con el título de Diario de Ma¬ llorca, ha seguido y seguirá publicándo¬ se en adelante, el cual ha visitado á los antiguos suscriptores de aquel y de se¬ guro ha obtenido buena acogida, pues que son análog'os á los del desaparecido los própositos que le animan.
Al corresponder al cambio con que el nuevo colega nos brinda, le deseamos muchas prosperidades y larga vida.
* sjc 4:
Otro nuevo colega visitó también esta
Redacción: El Odrero Balear, semanario
que ha aparecido en Palma con objeto
de defender los intereses morales y ma¬
teriales de la clase trabajora, y se pu¬
blicará todos los sábados. Sea bien ve¬
nido.
Que consiga ver en breve fructificar, en bien de sus defendidos, sus iniciati¬ vas y sus esfuerzos, es lo que deseamos al compañero que nos saluda al mismo tiempo que á su saludo correspondemos,
deseándole viva muchos años exento de
los sinsabores que suelen amargar siem¬ pre la existencia de los que un tan lau¬ dable fin salen á perseguir.
Tenemos entendido que este año. en la noche del 31 de Diciembre y primero de Enero, con motivo de ser el último dia del siglo XIX, que finaliza, y el pri¬ mero del XX, que va á empezar, secun¬ dando los deseos de la Santa Sede, en
esta iglesia parroquial se celebrarán
suntuosos cultos en honor de Cristo Je¬ sús, Redentor del mundo.
Por la noche, dia 31 de Diciembre,

se cantarán maitines con la mayor so¬
lemnidad, y á las 9 se pondrá de ma¬
nifiesto S. D. M. A las 11 y media
plática que predicará un señor sacerdote
de la Rvda. Comunidad. A las doce en
punto se cantará con acompañamiento
de órgano un Te-Deum, composición
de uno de los celebrados maestros Tor-
tellóAulí, y enseguida la misa mayor que cantará nuestro Arcipreste, Reveren¬
do Sr. D. Sebastián Maimó.
Después del Communio se repartirá el Pan Eucarístico á los fieles de uno y otro sexo que se acerquen á la Sagrada Mesa.
El Santísimo permanecerá expuesto hasta después de terminada la misa ma¬ yor del dia primero de Enero, en cuyo dia se celebrará en esta parroquia la fiesta del Dulcísimo Nombre de Jesús, y durante todo este tiempo velarán á nues¬ tro divino Redentor parejas de señores sacerdotes y caballeros.
Es probable que sean invitadas á estos actos religiosos las autoridades locales.
Para ganar la indulgencia concedida por el Sumo Pontífice, es preciso, ade¬ más de la confesión y comunión, que oren ante S. D. M. por espacio de una hora y durante el tiempo que estará ex¬ puesto á la pública veneración.
El proyecto de que viniera una com¬ pañía de zarzuela para dar una série de funciones hasta el próximo carnaval en
el teatro de la «Defensora Soliéronse»
ha fracasado al parecer;. tan hermosa
idea se ha secado en flor.
Era lo que esperaban los más experi¬ mentados, los que de antiguo saben que en este pueblo rutinario pocas cosas de las que salen de los antiguos moldes pue¬
den obtener fácil realización. Y sin em¬
bargo, esta vez, ni aún las personas que así piensan pueden darse cuenta del por qué no se ha llevado á cabo el proyecto, pues que sabían había entusiasmo y di¬ nero disponible, base con la cual raras veces puede contarse para una empresa
de esta índole.
De modo que ya no nos podemos ex¬ trañar de nada nuevo que acontezca ha¬
biendo visto lo único que nos quedaba por ver; quedamos plenamente convenci¬ dos de que aquí todo lo que sea vida del
espíritu, todo lo que no sea comer y dor¬ mir (vida bestial) es imposible que arrai¬
gue.
A vegetar, pues, caros compatricios; á pasar la vida... ya que no sabemos ni queremos vivir, como viven los pueblos
ilustrados.
El Sr. D. José Rufián Pbro., compila¬ dor de las Gloses y codolades solleriques, y autor de un hermoso trabajo histórico que encabeza el primer tomo de la im¬ portante obra Literatura popular mallor¬ quína, que se está imprimiendo actual¬ mente, en el cual explica en ameno estilo lo que llegó ésta á ser y cuales fueron las causas que motivaron su decadencia
y su muerte, acaba de poner á la venta dicho primer tomo, que comprende ade¬ más de la censura y autorización ecle¬

siásticas, un prólogo, el expresado capí¬ tulo histórico, la biografía del celebrado improvisador Pablo Noguera y Ripoll, (Saról), y todas las gloses de éste que han podido reunirse. Entre las Humorístiques figuran las composiciones: A un borratxo.—Sa pescada.—Es dos amichs.— Es parey dl en Tambó.—Broma.- -A na
Catalina.—A rí en Garril y Sa despe¬ dida. Las Series son: A n‘ en BUL—
Carta respósta y Carta d‘ amor. Las Sentimentals: A la mbrt.—A sa desgracia de Felanitx y sa Missió de 1818. Las Re¬ ligiosas-. A sa Bedenpció y Sa confessió. Forman en junto un tomito en 4.° me¬ nor, de 122 páginas, encuadernado en rústica, que se vende en la tienda de ar¬
tículos de escritorio de La Sinceridad y
en las principales librerías de la isla al precio de una peseta.
Ha tenido la amabilidad el Sr. Rufián
de regalarnos un ejemplar del menciona¬ do primer tomo de la obra que no duda¬ mos ha de ser leída con gusto por los ma¬ llorquines y por los sollerenses en espe¬ cial. A aquellos de nuestros abonados au¬ sentes que deseen adqirirlo les regalará nuestro amigo el franqueo, es decir que por el indicado precio de una peseta se lo remitirá, sea cual fuere el punto en que tenga el suscriptor al Sóller fijada
su residencia.
Agradecemos al Sr. Rufián muy de veras la deferencia con que nos distingue y la atención que los favorecedores de es¬ te periódico le merecen.
La Junta de La Capetta de Manacor
ha tenido con nosotros la atención de
invitarnos, por medio de sencilla y ele¬ gante esquela, á la fiesta que dedica
anualmente dicha institución coral á su
Patrona Santa Cicilia. Tendrá lugar la solemnidad religiosa de referencia ma¬ ñana, dia 23, en la iglesia de San Vicen¬ te Ferrer de aquella importante villa, y
por la noche, á las seis, en la casa de La Capetta habrá velada literaria.
Agradecemos de todo corazón á la ex¬ presada Junta la invitación con que ha tenido á bien distinguirnos.
Para esta mañana á las diez se convo¬
có dias pasados al Ayuntamiento y ma¬ yores contribuyentes á una reunión que á la hora en que escribimos se está cele¬ brando en la Casa Consistorial con obje¬ to de proceder á la elección de compro¬ misarios para la designación de Sena¬
dores.
CULTOS SAGRADOS
En la iglesia Parroquial—Mañana, domingo, dia 23, á las 7 y media comu¬ nión general para las Hijas de María asociadas. A las 9 y media horas meno¬ res y la misa mayor con sermón parro¬ quial que predicará el Rvdo. Sr. CuraArcipreste. Por la tarde, vísperas, expli¬
aí cación de la doctrina cristiana y ano¬
checer el ejercicio mensual de las Hijas
de María.

Día 24, lunes, á las 5 y media de la Dia 20.—Para Cindadela, pailebot lila

mallana, prima, cantándose con toda so¬ dustria, de 38 ton. pat. D. J. Mercada!* lemnidad y acompañado de armónium 'el con 5 mar. y efectos.

marfcirológio, luego después el sermón de

la Calenda, que dirá el joven seminarista

D. Antonio Juan Mora; enseguida el ofi¬

cio é inmediatamente el ejercicio propio

del dia, dedicado al apóstol San Barto¬

lomé. Por la noche, á las nueve, siguien¬ Sorteo del 22 de Diciembre de 1900 do antigua costumbre, comenzarán mai¬

tines solemnes; á las 11 y media se can¬ tará la Sibila y á las doce la misa del

Primer premio de 5.000.000 de pesetas

Gallo, con música.

Ha correspondido al número 26.285

Dia 25, fiesta en honra del misterio despachado en Alicante.

de Belén. A las 10, horas menores y la misa mayor con sermón por el Rvdo. se¬ ñor D. Antonio Caparó, Pbro. Por la

Segundo premio de 3.000 000 depesekis Ha correspondido al número 11.386

tarde, vísperas y al anochecer se canta¬ despachado en Madrid.

rán solemnes completas en honra de N.a S.a de la Esperanza.
Dia 26, fiesta con que el gremio de tejedores obsequia á su ecxelsa Patrona.

Tercer premio de 2.000.000 de pesetas
Ha correspondido al número 32.920 despachado en Barcelona.

A las 9 y media horas menores y la misa

Cuarto premio de 500.000 pesetas

mayor con música y sermón que predi¬ cará D. Juan Negre, Pbro. Por la tarde

Ha correspondido al número 1.305

vísperas y completas.

despachado en Salamanca.

Dia 25, por la tarde, se dará principio á la novena de Belén, continuándose en
los demás dias al anochecer.

Quinto premio de 250.000 Ha correspondido al número 11.836

despachado en Sevilla.

Civil

Premios de 100.000 pesetas.—Han correspondido á los números 32.701 y 17.753, despachados en Barcelona.

Nacimientos. Varones 1.—Hembras 2.—Total 3.
Matrimonios
Ninguno.
Defunciones
Dia 16.—Ana Qués Yila, de 14 me¬ ses, calle de Moragues.
Dia 18.—D.a Antonia Rufián Frau, de 62 años, viuda, manzana 55.
Dia 19.—Margarita Molinas Bernat, de 20 meses, manzana 31 número 33.
MOVIMIENTO DEL PUERTO

Premios de 90.000 pesetas.—Han co¬ rrespondido á los números 7.891 y 1.646,
despachados en Barcelona y San Sebas¬
tián.
Premios de 80.000 pesetas.—Han co¬ rrespondido á los números 13.368 y 24.278, despachados en Barcelona.
Premios de 70.000 pesetas.—Han co¬ rrespondido á los números 3.953 y 9.498, despachados en Madrid y Barcelona.
Premios de 60.000 pesetas.—Han correspondido á los números 21.801, des¬ pachado en Barcelona.—-4.568 despacha¬ do en Zaragoza.—15.594, despachado en Madrid.—8.435, despachado eii Madrid.

Embarcaciones fondeadas
Dia 13.—De Palma, en 2 días, laúd San José, de 20 ton., pat. D. P. J. Pu¬ jol, con 6 mar. y piedra.
Dia 13.—-De Ciudadela, en 2 dias, pai¬ lebot Los Amigos, de 34 ton., pat. don B. Sorá, con 5 mar. y trigo.
Dia 15.—De Cindadela, en 2 dias, pailebot Industria, de 38 ton., pat. don J. Mercadal, con 5 mar. y efectos.
Dia 18.—De Barcelona, en 10 horas,
vapor León de Oro, de 125 ton., capitán
D. G. Mora, con 17 mar. y efectos. Dia 20.—De Torre vieja, en 4 días,
laúd S. José, de 20 ton., pat. D. J. Pamies, con 5 mar. y efectos.
Dia 20.—De Agde, en 2 dias, laúd San José, de 38 ton. pat. D. C. Vicens, con
6 mar. y lastre.
EMBARCACIONES DESPACHADAS
Dia 13.—Para Palma, laúd San José, de 20 ton., pat. D. P. J. Pujol, con 6 ma¬ rineros y lastre.
Dia 14.—Para Agde, laúd Esperanza, de 32 ton.; pat. D. J. Vicens, con 5 ma¬ rineros y frutas.
Dia 19.—Para Cette, vapor León de Oro, de 125 ton., cap. D. G. Mora, con 17 mar. y efectos.
Dia 20.—Para Ciudadela, pailebot
Los Amigos, de 28 ton. pat. D. B. Sorá,
con 5 mar. y efectos.

Premios de 50.000 pesetas.—Han co¬ rrespondido á los números 15.703, des¬ pachado en Madrid.—3.796, despachadoen Reinosa.—21 565, despachado en San¬ tander.—10.569, despachado en Madrid. —8.507, despachado.en el Ferrol, quin¬ ce mil 393, despachado en Madrid.—
31.692 despachado en Valls. 7.112 des¬
pachado en Madrid.
Premios de 30.000 pesetas.—Han co¬
rrespondido á los números 31.606 despa¬ chado en.—6.580 despachado en Palencia.—33.036 despachado en Madrid.— 24.235 despachado en Madrid.—25.349 despachado en Madrid.—12.338 despa¬ chado en Madrid.—4.668 despachado en Madrid.—34.757 despachado en Barce¬ lona.—24.625 despachado en Barcelona. —25.109 despachado en Cádiz.
Parte del número favorecido con el
primer premio está en poder de Vicente
Barrachine natural de Alicante y que
tiene en Palma un puesto de turrones.

Para vender hay aigu-
ñas gruesas jácenas, de cuarenta y cinco palmos de largo.
Informarán en esta imprenta.

..

.....

—

„ LITERATURA POPULAR MALLORQUIN A
—Jó no vuy sebre qui son y lus don s’ enhórabóna Lufernes (1) per una dona
murí de traició.
—España amb un trubadó tots es pagus llevará. Aqni, un tresó hey ha segons resa una escriptura qu’ has de creure si es segura qu‘abaix ben firmada está. Y no lus pót enganá segons ses próves que dona.
Jó lc he sentida una estona. Din: cavant se trubará
a cent trenta pams de fonda una llosa que "s de bronzu, un puquet mala d' alca.
Devall ella ’s trubará
una cóva grandiosa, molt ampia, alta y espayosa,
y allá dins un tresó hey ha.
Y torna cuntinuá:
y cuant Y hye varen pusá l’hey dugueren a barcades. Mes de cent mil carretadas d" ór y plata s’ en duran.
—Aquells qui veynat serán
ó estarán a carretera
ja farán bó.na barquera.
—Si s ve, cíe cóp se dirá..
(1) Luberucs per Holoferues,

GLOSES Y CODOLADES SOLLERiQUES
—Es qui millo n’ estirá será en Llurenset Fnrmatje y llevó es de ca’s Missatje; perque cóm son tavernés hey ’nirán es mercadés amb sa butxaca ben plena;
honran cóm un clót d’arena....
—¿Y si’s ve lu que dichjó?
—Dunarán ses unses d’ ó en llóch de duná tresetes.
—Ja heu vourás: de ses pesetea ningú se ’n empetxará; un empedrat n’ lii habrá qui no les paran desfé.
—Vaja: amb s’ aygu de’s Vergé y llevó aquest mineral Biniaraix será igual a la ciutat de Pamplona.
No hi tó cuteix Barcelona
ni la ciutat de Mallórca; una provincia molt fórta
ara será Biniaraix.
—De cóp heu vourás vultat
d’ unes vaientes murados, amb bateries pusades
per gurdá aquest mineral. Intendent y general, y llevó guvernadó. Tota sa plana majó
a Biniaraix estira.

POR D. JOSÉ ROLLAN PBRO.
—Y Sollo s’ enriquirá
també de ’ts escurrentins.
—Ja no se ’n duran fedrins; ja no quintarán may més;
perque heu farém amb club-bes
aixi cóm a Barcelona.
Cólca ventura mus dóna
Jesucrist, Den vertadé. No hi haurá cap taverné, de’s Puntct fias a sa Plassa,-
que no se pos dins sa plata y s’ ór, sensa que deixéru a s’ Alicaria de ’s Cómpte.
—¡Ojalá que fossen prónta ses páranles qu’ haven clit,
meérn si vouriem ricli
enguay méstre Pau Seguí!
—Toí se pót extravení; perque franch de pagament es póble va més cuntent y boven sa mitat més. Si s’ anyada va a través tendrían aquest mineral qui podrém fé capital a reynat estaranjé. Durérn blat, si ir hem mosto; no mus hem de retgirá. Espanya rioh quedará ¿Qué? En dos dias heu veig rich, Li tocan, segons m’ han dit, de drets y mes requisits
cent mil millons d’ unses d’ ó.

4

sollet»

PUBLICACIONES RECIBIDAS
DURANTE LA PRESENTE SEMANA
Resúmen de Agricultura.— Sumario
del Cuaderno n.» 144.—Del aprovecha¬ miento de las aguas subterráneas para
riegos (continuación), por Manuel Gispert. El granizo, por Dionisio Puig So¬
ler. Guadañadora, por X. Evaluación de la cosecha de trigo en el mundo.— Limpieza y conservación de los envases vinarios, por J. Artígala. Bibliografía. — Crónica agrícola. Revista comercial.
—Indices.
Se suscribe qn la librería y tipografía católica, Pino, 5, Barcelona.
■* **
Mallorca.—Sumario del n.® 76:==
-Exposició del sistema cientííich luliá f(continuación), por don Salvador Bové,
Pbro. El Niño Jesús de Praga, (conti¬ guación), por D. J. 3. Dies iras (poesía),

por Jibé, de Perpignan. Bondat ama¬ gada, (continuación) por D. Pedro de
A. Peña. Micelánea.
Apéndice. —Apuntes para un Vocabu¬ lario etimológico mallorquín, por D. Il¬ defonso Rullán, Pbro., Licenciado en Fi¬ losofía y Letras.
Se suscribe en Palma, calle de Palacio,
número 81.
* **
Es Pagés Mallorquí. — Sumario del
n.° 41:=Variedades del olivo. La con¬
servación de los productos agrícolas por
el frío. Influencia de la orientación de
los surcos sobre el producto de los culti¬ vos. Granja Central. Ensayos de cría de gusanos de seda. Cría del avestruz. —Rondayes curtes. Sa penitencia de sa
beata. Variedades. Tratamiento de las
punturas del casco por el ácido láctico. —El pica-buey. Relación entre el peso de un caballo y su poder de tracción.—
Tratamiento de la sarna desmodéctica ó

folicular del perro por el método de Rotli. Interesante para los ganaderos. —Facultades electivas de las plantas.— Clarificación de los aguardientes. Api¬ cultura fin de siglo.
Punís de suseripeió: á Palma, á ses principáis llibreríes. A Manacor, á s‘im¬ prenta d’ en B. Frau. A Felanitx, á s’ im¬ prenta d’ en B. Reus. A Lluchmayor, earrer del Convent, 27.
* **
Boletin de la Cámara oficial de Co¬
mercio, Industria y Navegación de Pal¬
ma de Mallorca.—Sumario del número 44.—Cámara de Palma: Comunicaciones
oficiales y cartas relativas á la Comisión del Ayuntamiento de Palma á quien esta
Cámara ha cedido su representación para
sus gestiones en Madrid. Iniciativas y Comentarios: Congreso Ibero-America¬
no. Resumen de conclusiones. Sección
oficial: Accidentes del trabajo: conclu¬ sión. El impuesto de alcoholes. Regla¬

mento para el arqueo de las embarcacio¬ nes mercantes. Extranjero: La reforma del impuesto sobre bebidas en Francia.
—Precios corrientes en Mallorca.
Se suscribe: Oficinas de la Cámara.
Palacio, 20, Palma.
* **
La Agricultura Española.—Sumario
del n.® 55.=Coneurso de ensayos de abo¬ nos químicos en cereales, establecido por «La Agricultura Española», por La Re¬ dacción. Concurso de abonos químicos en patatas (sin premio), por M. Mayol. —Ensayos de cría de gusanos de seda, por J. M. Martí. La pulpa de la remo¬ lacha como alimento del ganado. (Conti¬ nuación), por el Dr. Llórente. Granja Experimental de Valencia, por A. Maylín. Crónica: En favor de la riqueza vi¬ nícola. La clorosis de la vid y el proce. dimiento del Dr. Rassiguier. Ensayo de podas en la vid. Destrucción de las oru¬ gas de las coles y los nabos.—Nuestro

Almanaque Agenda para 1901, por E. de Laguardia. Libros y folletos, por L. G. —Sección de Consultas, por B. A. y L. G. Sección comercial. Correspon¬
dencia.
Punto de suscripción: Plaza de Caje¬
ros, 6, Valencia.
**
El Colmenero Español.=SuMARio del tiúm. 107.=¡Mis impresiones! (con¬ clusión). La apicultura en la Exposi¬ ción de París y el Congreso de Apicul¬
tura de 1900. El temperamento de la abeja. A los apicultores todos. De nuestros amigos. Miscelánea. Corres¬ pondencia. Precios corrientes. Anun¬
cios.
Suscríbese: calles de Cervantes, n.® 1, y San Francisco, 2, Gracia-Barcelona.

RED METEOROLÓGICA DE CATALUÑA Y BALEARES
SERVICIO DE LA GRANJA EXPERIMENTAL BE BARCELONA.—1.a quincena de IMelembre

OBSERVATORIO DE D. JOSÉ RULLAN PBRO.—CALLE DE SAN PEDRO.
1

BABJlIETR0 1ÍLn

Ahüiú

rM
< MaOana

Tarde

Glasto-
Can jdail dan Direecitfn

Fuerza

CCS

A
Bar. Ter. Bar. Ter. Mna Tde. Mna Tde. Moa

Tic Mna

Tde

g=j

TEMPER

PjlCRj OTRO

Al «ni

Ala
cnmlti'o

Mañana

Tifie Observaciones

u— Máx Min Máx Min Seco Huid. Seto Hlílfl.

1 749 15 750 15 2

2

c. C. —

—

0

0

2 750 16 751 16 8 8 N. N. 0. — 3 0

3 756 16 756 17 10 8 N. N. — — 0 0

4 756 14 758 14 l 8 C. N. — — 0 0

5 761 16 760 15 6

0

N. O. —

—

0

0

6 761 16 763 17 0 0 0, O. — — 0 0

7 761 16 760 16 8 0 N. o. — — 0 0

8 761 15 762 46 0 0 O. 0. — — 0 0

9 762 15 762 16 0 0 •O. 0. — — 0 0

10 762 16 763 14 0 0 O. 0. — — 0 0

11 763 16 762 16 4 0 c. 0.

—

0

0

12 762 16 765 16 0

0

0. 0.

—

—

0

0

13 765 15 760 15 0 0 0. 0. — — 0 0

14 766 14 766 15 4 6 c. c. — — 0 0 15 766 15 766 15 6 4 N. c. — — 0 0

2*0 14 6 15 9 12’0 10’4 13’8 iro

6 1-0 15 5 13 8 13*0 12'0 13’4 ll’O

TO 21 5 14 8 12*0 ÍO’O 13’4 12’G

TO 18 5 14 9 6’8 7’6 14’0 12’0

1-0 19 5 15 7 ll’O ÍO’O 14'4 12’0

0-6 22

6 15

J-t i

12'0

10’4

15’0

ÍO’O

1-0 20 4 16 7 13’0 iro 14’4 12'6

0-6 19 2 14 5 12'8 10'0 12’8 iro

0-5 19 2 14 0 7’4 6’0 13’4 12’0

0-6 19 0*8 19

o 14
T 14

5 9'8 8'0 14’0 12'0 5 8'0 7’0 12’4 11’4

1*5 18 i 14 3 5’6 4’6 13'4 11’4

0*8 16 i 13 3 7’0 6’0 12’0 ll’O

0-5 20 2 13 2 8'0 6’4 13'0 10’4

0*6 20 3 13 6 12’0 lO’O 12*0 ll’O

OBSERVATORIO DEL FARO DE «PUNTA GROSSA»

TERMÓh1ETROS. MAÑANA

TAI&DE

VIE1SrTO

Állíl esfera Bivio.

O

Termó¬

Termó¬

Anemó¬

tH

O

c¿ Mañana.
C3

Tarde.

Dirección metro Baró¬ metro Baró¬ del metro del metro

metro. n.° de vueltas

a -U

A Máxi¬
ma.

Míni¬
ma.

Máxi¬
ma.

Mna- Míni¬ metro. Milí¬ metro. Milí¬
ma. Grados metros Grados metros

Tde.

d 111 lili Le

las 24 horas.

M.a

Tarde Milis,

g*
> w

1 17-0 10*0 17*0 13-0 15*0 745*9 15*0 745-7 0. so. 99.910 D. D. 2 16‘0 5-0 15-0 11*0 14*4 749*4 15*0 750*0 0. 0. 61.371 C. C. 3 15*0 9-0 15-0 11*0 L3*0 756-0 14-0 757-5 NO. NO. 58.689 D. D. 4 17-0 10-0 17*0 13-0 16*0 762-5 15*0 762-0 SO. SO. 32.320 D. C. 5 17-0 11*0 19-0 11*0 15*0 762*0 16*0 761*0 0. O. 09.379 C. D. 6 19-0 11*0 20-0 15-0 15*5 761-5 17-0 760*0 — SO. 10.300 D. D. 7 20-0 12*0 18-0 14-0 15*0 761*7 16*0 761*0 0. SO. 41.350 D. D. 8 18-0 10-0 18-0 14*0 15*0 762-0 16*0 762-0 so. — 12.260 C. D. 9 18-0 9-0 18-0 13-0 14*8 763*2 16*0 762-4 — SO. 14.742 D. D. 10 18-0 10-0 17'0 13*0 14*4 763-0 15*0 762*6 NE. NO. 06.599 D. I). 11 17*0 10-0 17‘0 12*0 14*6 763-3 16-0 763*0 SO. — 09.961 D. D. 12 17-6 9-0 17*0 13*0 15*0 765*0 16*0 764*5 SO. — 11:067 D. D. 13 17-0 9-0 18*0 13*0 14*0 764*5 15*6 764*0 — — 08.755 D. D. 14 18-0 9-0 17*0 13*0 14*0 765-0 15*0 765*0 — NE. 16.765 D. C. 15 17-0 10*0 16*6 12*0 14*0 766*0 14*0 765*0 NE. NE. 25.815 C. D.

2*0

8 2*0

1*0

1*0

4*0

2-0

2*0

1*0

10

3*0

■

1*0

1*0

o-o

2*0

1*0

Observaciones

NOTA.—El barómetro se halla, en Sóller, á-5'2’58 metros, y en -La Punta Q-r
’ostán inmóviles: 1, débil, mueve ligeramente las hojas: 2, moderado, agita las hoj ^árboles, rompe las pequeñas ramas: 6, huracán, derriba tejados y chimeneas, arrauc
Nimbos; CK, Cirrócúmulos.

Los anélidos que se inserten en esta sección pagirán: Hasta tres in«ircicnes á razón de 0‘05 pesetas la línea; hasta cinco, inserciones á razón de 0'03 pesetas, y de cinco en adelante á razón de 0‘02 pesetas.
El valor minimo de un anuncio, sea cuál fuere el número de lineas
le que se componga, será de 0‘50 pesetas. ■■ Las lineas, de cualquiera tipo sea la letra, y los grabados, se conta¬ rán por tipos del cuerpo 12 y el ancho será el de una columna ordina¬ ria del periódico.

Sección

de

los

Ánuncios

Los anuncios mortuorios por una sola vez pagaran.- Del ancho de una columna 1‘50 ptas., del de dos 3 pías., y asi en igual proporeióon.
En la tercera plana los precios son dobles, y triples en la segunda. Los comunicados y anuncios oficiales pagarán á razón de 0‘05 pese¬ tas y los reclamos á razón de 0‘10 ptas. la línea del tipo en que se compongan, siendo menor del cuerpo 12, y de éste si es mayor.
Los an«críptorei disírutnriia una rebaja de un 25 n('i cíente

para 1901, (4.® año de su publicación), recomendado por RR. OO. de los ministe¬ rios de Estado y Hacienda, es el más importante de España porque contiene 450.000 señas comerciales de casi todas las naciones de Europa (entre las que me¬ rece citarse España por la extensión y exactitud de sus direcciones) y toda la Amé¬ rica; Aranceles de Aduanas de dichas naciones; tarifas internacionales de transpor¬ tes, información para el desarrollo comercial, estadísticas, etc., etc.; inserta gratui¬
tamente las señas de todo comerciante, industrial, empleado, propietario, profesor, abogado, notario, procurador, arquitecto, médico, etc., que lo solicite. Precio del
Anuario por suscripción: en Barcelona, 10 pesetas, fuera de Barcelona, 12 pesetas,
—Pídanse las tarifas de anuncios.
PASEO DE ISABEL II, NÚMERO 8 Y CALLE LLAUDER, NÚMERO 1.—Pídase EN PALMA en el «Centro de Suscripciones» de C. Miguel Alvarez, calles de Feliu, 32 y Santo Espíritu 32, y en SÓLLER en el establecimien¬
to «La Sinceridad», San Bartolomé, 17.

Ií ASSICPRATB1CE ITALIANA

Y ÁDM1NI

Sociedad de seguros contra les

ICCIMIIfM

flilAI® -

ESTABLECIDA EN MILÁN Y RECONOCIDA EN ESPAÑA

Capital social: 5.000.000 Liras
Habiéndose promulgado la Ley sobre los accidentes del trabajo de SO de Enero último, esta importante Sociedad asegura todas las indus¬ trias, mediante una prima, contra los riesgos indicados en dicha Ley.

Director de la Sucursal Española: D. MANUEL GES, Merced, 20, Barcelona.—Para informes y demás, dirigirse al Agente principal, B. HOMAR, Samaritana, 16, Palma.—Agente en Sóller, ARNALDO
OASELLAS.

SOCIEDAD BARCELONESA DE GOANOS

BARCELONA

G U AÑolp o m é s - p o m a r

el más acreditado, el más barato y el de más con¬

sumo de España

A

poetes saco» Tómamete 1© saooss ú

pesetas M.

DEPÓSITO EN CASA DEL REPRESENTANTE

D. MIGUEL COLOM

CAIjIíE ©Eli M AfS»-S©JjXiE®-(]BaIe»re¡s)

DMMifA
Dentaduras desde ocho duros.
Dientes á dos pesetas, asegurando la masticación y pronunciación, y como garantía podrán pagarse á
los tres meses de haberlas usado.
A los que acrediten ser pobres se les practicarán las operaciones de cirujía dental gratis.
Pelaires, n.° 102.—PALMA.
LA SOLLERENSE
DE
JTOfKÉ C0ÍAL
PORT-BOU (Fronte franco-espalóla)
Aduanas, transportes, comisión, consignación y tránsito
Agencia especial para el trasbordo y reexpedición de naranjas, frutas
frescas y pescado
La Ilustración Española y Americana. —La Moda Elegante.—La Ilustración
Artística.—El Salón de la Moda.—Album Salón.—La Bordadora.—La Perla Ar¬
tística.—La Mariposa.—La Zapatería Ilustrada.—Sol y Sombra.—La Elegan¬ cia,-—y otra infinidad de periódicos y revistas ilustradas de España sirve á sus abonados el «Centro de Suscripciones», sección tercera de «La Sinceridad», Sai Bartolomé 17,—SOLLER.

EN

PALMA DE MALLORCA

DE

Miguel

y Francisco T'má, ProcMbr

Gestión de asuntos así judiciales como extrajudiciales. Colocación de capitales á rédito y administración de toda clase de
bienes.
Compra y venta de fincas mediante una comisión de I[2 p§ y un 3 por mil según su importancia.
Titulación y redención de censos. Cumplimentación de exhortos en los Tribunales de Palma y del Con¬
tinente.
Obtención de certificados del Registro general de actos de última vo¬ luntad y de toda otra clase de documentos en la Nación.
Representaciones de la propiedad intelectual.
Informes comerciales de todas las plazas del Continente.
Corresponsales en todas las provincias de España, Cuba y Puerto-Rico.
PALMA DE MALLORCA—Lti7v 3) y 37, Pral.
LADRILLOS HIDBÁDLIGOS, BAÑERAS, ~~
Ulitis, MUIS I Mi CLASE II! PIEZAS 1 MI ARTIFICIAL
DE LA CASA
ESCOFET, TEJEMA Y C.“ de BARCELONA

Único representante en Sóller: Miguel Colom, ca¬

lle del Mar.

—.

'

SOLLEE.—Xmp. de «La Sinceridad»