ARO XV.—2.a EPOCA.—NUM. 697
ARO XV.—2.a EPOCA.—NUM. 697

SABADO II DE AGOSTO DE 1900

SEMANARIO INDEPENDIENTE

PUNTOS DE SUSCRIPCIÓN:
Sóller: Administración. Francia: D. Guillermo Colom—Quai Commandant Samary-5-Cette (Herault.) Antillas: D. Guillermo Marqués—«El Cañón—Arecibo, (Pto.-Rico.) Méjico: D. Damian Canals—Constitución-19-San Juan Bautista (Tabasco.)

FUNDADOR Y DIRECTOR-PROPIETARIO: f

REDACCION I ADMINISTRACION:

Juan Marqués y Arbona.

Calle de San Bartolomé n.° 17

SÓLLER (Baleares.)

se p^eo*. firma, se^n^lcU., ¿ Igno

■» 1™ al

PRECIOS DE SUSCRIPCIÓN:

España: 0’50 pesetas al mes. \\

| Francia- 0’76 francos
América: 0’20 pesos

id.
id.

id. PAGO ADELANTADO id.)

Números sueltos—O’IO pesetas. Id. atrasados 0’20 pesetas.

“^1

Sección Literaria
CONTRA LATEROS
Había un hombre muy bueno, muy filántropo, muy caritativo. Y este hom¬ bre se llamaba D. Blas, el cual D. Blas cuando agotaba sus recursos particula¬
res para hacer limosnas y dar socorros á los mil menesterosos que llamaban á su puerta, como tenía muchas relaciones
entre las familias ricas madrileñas, que
son todas muy caritativas y están siem¬ pre dispuestas á hacer bien, solía dar á los pobres cartas de presentación ó de recomendación para personas pudientes, y de este modo solía aprovechar su amistad con los ricos para hacer la feli¬
cidad de los pobres.
Pero le cayó uno de esos mendigos de profesión, que no viven más que de ex¬ plotar la caridad y la buena fe de los que dan, y el tal mendigo le proporcio¬
nó muchos disgustos; porque no secóntentaba con ir á las casas de aquellos á
quienes D. Blas le recomendaba, y to¬
mar los cuatro é cinco duros que le da¬ ban la duquesa, ó la condesa, ó el ban¬
quero. sino que luego volvía por su cuenta propia, tomaba el nombre de don Blas y les sacaba más dinero, y si no se
lo daban les insultaba. Era, en fin, un
pillastre, del cual reclamaban los donan¬ tes, y alguno de ellos acusó á D. Blas, que era la bondad misma, de estar de acuerdo con aquel tuno.
Y D. Blas, que cuando era necesario tenía tan malas pulgas como cualquier hombre de pulgas malas, juró que en cuanto se presentara la ocasión había de vengarse de aquel tipo.
La ocasión no tardó en presentarse, y
lo que había de suceder sucedió de esta
manera:
Un día. hacia fines de mes, se presen¬
tó en casa de D. Blas el mendigo ale¬
voso.
—Buenos días, señorito. —Hola, amigo; viene usted, como de costumbre, á decirme que no ha comido hace cinco dias ¿verdad? —Sí, señor, aquellos pobrecitos niños
están pereciendo de hambre.7 —Pues yo no tengo dinero. —¡Vaya todo por Dios! No siempre ha
de hacerlo Vd. todo; si me diera Vd. una recomendacioncita como el mes pasado,
para la señora duquesa, ó para el señor general, que son tan buenos y tan cari¬
tativos...
—No tengo inconveniente; pero como
ya le he dado á Vd. para muchos ami¬ gos míos, va usted á hacerme el favor de dejarme pensar cuatro ó cinco días á

qué nuevo filántropo puedo recomen¬ darle. Véngase Vd. por aquí el domin¬ go, que no se irá sin llevarse lo que me¬
rece.
—Dios se lo pague, y hasta el domin¬ go que viene.
—Sí, señor, si, hasta el domingo que
viene.
El mendigo explotador se retiró, y D. Blas se quedó sentado á su mesa de
escritorio frotándose las manos.
Y después de algunos momentos de meditación y de gestos de monólogo mudo, llamó á su hijo Rudesindo, que
estaba estudiando su lección de mate¬
máticas, y le dijo: —Oye... vas á llegarte á la Cuesta de
los Cojos; entrando por la calle de Segovia la primera casa á la derecha y pre¬ guntarás en la portería:—¿Vive aquí el Sr. Zunzunegui?
—Muy bien, papá; ¿y qué digo des¬ pués?
—Nada más; el portero, que es zapa¬ tero de portal, te dirá que ese señor no vive allí. Le dirás que dispense, y te
volverás á casa.
El hijo, obediente y discreto, salió á hacer el encargo de su padre, y volvió á la hora y media diciendo:
—Ya hice el recado. El portero me miró con una cara muy espantada, y me contestó que allí no ha vivido nunca tal señor; y en verdad, papá, que en aque¬
lla casa no deben vivir personas muy
decentes, ó por lo menos muy acomo¬
dadas.
—Está bien. Véte á seguir tus estu¬ dios, y Dios te bendiga.
D. Blas miró el reloj. Eran las tres y media; se puso á trabajar, y á eso de las seis llamó á su hermana, la solterona,
que vivía con él, y le dijo:
—Teresa, vas á hacerme un favor que
me corre mucha prisa. —Con mucho gusto, querido Blas. —Vístete, toma un coche, y aquí tie¬
nes diez reales para ir y volver, y la propina; irás á la Cuesta de los Cojos, y
allá en lo alto, en el número 2, pregun¬ tarás al portero, que es un hombre muy bruto, y te lo digo para que no te ex¬
trañe, si te responde brutalmente... —¿Qué tengo que decirle? —¿Vive aquí D. Caralarapio Zunzune¬
gui, que es un señor que toca muy bien
el violín?
—¿Y qué mas? —Nada más. Si te responde que vive allí, vuelves para que yo lo sepa, y si no vive allí ya veremos de buscarle. --Voy en seguida. Doña Teresa se puso su mantilla, bajó á la calle, tomó un coche, ó hizo el en¬

cargo en menos de tres cuartos de hora, y volvió diciendo á su hermano:
—Razón tenías: el portero aquél me recibió muy mal... dice que allí no vive semejante sujeto y que en la casa no to¬
ca nadie el violín ni nada.
—Muchas gracias, Teresita, muchas gracias.
Y D. Blas continuó su trabajo, y todo aquel día se pasó en santa paz en aque¬
lla santa casa.
Al día siguiente, asi que despertó, don
Blas salió de su casa, fué ai Continental
Express de la Carrera de San Jerónimo, y dio una carta para que la llevase un coloradito á las siguientes señas:
«Sr. D. C. Zunzunegui, Cuesta de los Cojos, 2.»
Y le dijo al empleado encargado de
recibir los sobres:
—Ahí tiene Vd. sesenta céntimos y
que me traigan la contestación á mi ca¬
sa, á la calle de las Huertas.
Cuando D. Blas se sentaba á la mesa
para almorzar vino el niño recadista sin respuesta y con el carrillo derecho como
un melón.
—¿Qué te han dicho? Y el chico, llorando, dijo: —¿Qué me han de decir? El portero, que es un zapatero, me ha dado una bo¬ fetada que me ha vuelto loco.
D. Blas sacó del bolsillo un duro y se lo dió.
—Toma, hijo mió, toma; no habrá sa¬ bido leer el sobre, ó el inquilino se ha¬
brá mudado,
Al chico se le bajó la hinchazón de la alegría y se marchó muy agradecido.
Por la tarde, á las cuatro, D. Blas lla¬ mó á su criado Pedro y le dijo:
—Pedro, estoy rodeado de tontos que no saben hacer un recado; hazme el fa¬ vor de llegarte á la Cuesta de los Cojos, número 2, y decirle al portero que tienes que ver imprescindiblemente al señor Zunzunegui, que vive allí. Y por si aca¬ so no le conociese por su nombre, le das las señas; le dices que es un señor ni moreno ni rubio, que padece una afec¬ ción cardiaca y que compra El lmyar-
cial en Puerta Cerrada.
—No tenga Vd. cuidado, que yo doy
con el hombre.
Salió Pedro; tardó en volver muchísi¬ mo rato, y á eso de las seis y media de la tarde, le vió entrar la familia de don
Blas, sin sembrero, sudando á mares y con los ojos espantados y mirando hacia
atrás.
—¡Qué es eso!—gritaron todos. , —¡Qué ha de ser, señor! Que es mila¬ gro que venga vivo, porque el -portero, su mujer, un hombre que había con ellos y toda la vecindad han salido co-

rriendo detrás de mi, y si no es por mis piernas y por haber tomado á saltos un
coche, me arrastran.
—Pues, señor—exclamó D. Blas,—¡es cosa increíble! Yo sé que ese señor vive allí, y mañana vamos á ir todos á bus¬
carle.
A la mañana siguiente, á las diez, lla¬ man á la puerta y se presenta el men¬ digo vividor, á tiempo que D. Blas les decía á su hermana, á su hijo y á su
criado: —Ya verán Vds. cómo todas estas
equivocaciones se deshacen en seguida. Y llamando aparte al hombre que
acababa de llegar; le dijo: —Oiga Vd. He encontrado la persona
que usted necesita. Es un señor tan bueno, que lo menos que hará por Vd.
será darle veinte ó veinticinco duros. A
mi me encanta presenciar la felicidad ajena... Va Vd. á venir con nosotros á donde yo le lleve. Entrará Vd. en la portería y le dirá Vd. al portero, después de cerrar bien la puerta y quedarse solo con él ó quien allí haya:
—Portero, ¿es aquí donde vive el se¬ ñor de Zunzunegui, que reparte billetes de cinco duros entre doce y una?
—¿Y nada más que eso? —Nada más; vaya Vd. descansado. Eche usted delante, que nosotros vamos detrás, porque queremos ver lo que ha hecho por Vd. ese grande hombre.
El favorecido echó á correr como un
galgo. D. Blas y su familia fueron en coche al lugar convenido... y cuando llegaron estaba todo el barrio en la ca¬ lle y sacaban al hombre en una camilla!
Eusebio Blasco.
Sección Científica
LO 008 DEBEN SER, LOS JUEGOS DE LOS MlOS(l)
I
Importa sobremanera fijar con la de¬ bida claridad el concepto preciso que debe tenerse de los juegos infantiles;
marcar con exactitud los verdaderos
puntos de vista* desde los cuales deben ser estudiados; señalar el objeto de los mismos y el resultado saludable que de ellos debemos, esperar. Son los juegos infantiles, según la acepción vaga y ge¬ neral que comunmente se les da, ciertas
(1) Artículo promiado por El Liberal on pú¬ blico concurso. Lo dividimos en dos por falta de espacio en el presente número para reproducirlo íntegro, no queriendo privar á nuestros lectores del gusto de leerlo.

recreaciones y pasatiempos en que reina la alegría propia de esa edad dichosa
que no conociendo el mundo en su fiera
realidad, le contempla á través de un
prisma hermosamente embriagador. Esta definición expone simplemente
el hecho, pero no declara el carácter, ni los distintivos y notas más salientes, ni el fin altísimo que en mi sentir entrañan
esas expansiones que el niño busca con febril interés y goza con palpitante frui¬
ción.
El primer carácter que descubre el atento observador en los juegos de los
niños es la satisfacción de una necesi¬
dad, pero de una necesidad enérgica, avasalladora, inexorable. Esta afirmación
sorprenderá tal vez á no pocos de mis lectores, creídos de que la nota culmi¬ nante que debe presidir en los juegos dé¬ la niñez es la alegría y el deleite que siempre los acompaña. Y, sin embargo, esa alegría no constituye el distintivo
principal de los juegos infantiles; es simplemente un efecto, un resultado,
una consecuencia legítima de esa nece¬ sidad cumplida y satisfecha.
Por eso debe brillar en los juegos in¬ fantiles la espontaneidad, que es preciso
favorecer en cuanto sea dable, en vez de
coartarla y deprimirla. Los niños, úni¬
camente los niños, deben ser los directo¬
res natos de esas escenas encantadoras
que el hombre maduro apenas acierta á comprender.
Sean los niños y nadie más los que es¬ cojan sus juegos, y sólo ellos los que determinen el modo, la forma y los gra¬ ciosos incidentes que surgen casi siem¬ pre de esos alborozos infantiles. Porque desde el momento que se sienten cohibi¬ dos y contrariados en sus juegos, á la alegría sucede la tristeza, cuando no el
despecho; la animación y el bullicio tan propios de sus años son reemplazados por un silencio de muerte; dibújase en su semblante un fastidio que guarda en su seno los gérmenes sombríos de la
protesta y de la rebelión, transparen¬ tándose al punto ciaros indicios y visi¬ bles conatos de querer sacudir aquel yugo insolente que se opone á sus natu¬ rales propensiones, y que romperían bien pronto á no estar convencidos de su debilidad y de su impotencia. Desde aquel punto desaparece todo encanto, todo aliciente para el niño, y las gratas impresiones y el regocijo que se prome¬ tía de sus juegos se truecan en amargo estupor, apoderándose de su alma la
indignación, la indiferencia y el desa¬
brimiento.
Si, por el contrario, son los mismos
niños los que eligen y proponen sus jue¬ gos. buscarán los que más se ajusten á

(2) FOIíIíETÓT
CAMBIO DE FRENTE
do él un niño de doce, fué sacado de la
casa de sus padres, humildísimos labra • dores, por el cura del lugar que tuvo, entre, muchísimas virtudes y muchísi¬ mos aciertos, la debilidad do creer que
Pepito era listísimo y madera á propósi¬ to para hacer de él un santo varón, doc¬ to en teología y ejemplar sacerdote. En
casa del buen cura cursó Pepe la gra¬
mática, y á expensas del mismo párroco siguió lueg'o niás finos estudios en el Seminario de X. Pero al llegar á los veinte años, ó porque su protector había
muerto ó por ser él tornadizo ó porque Dios no le llamaba por el camino del sacerdocio, lo cierto es que abandonó la teología, y se vino á Madrid, dispuesto á conquistar España entera en un par de meses, ó sea, á que lo eligiesen dipu¬ tado á Cortes y en seguida ministro, y aindamáis. Una de las ideas fundamen¬ tales de Pepito cuando dejó el Semina¬ rio. era que siendo seglar es fácil ser ministro de la corona; y habiendo leído y oido muchas veces que lo verdadera¬ mente arduo y digno del hombre, na es

conseguir las grandezas mundanas, sino ningún sér creado debe volverse nunca

despreciarlas y hacerse superior á ellas, se figuraba con modestia que dejando él de pretender esta superioridad, con fa¬
cilidad suma encontraríase al nivel de
todas las pompas terrenales, y sólo con
dar oidos al tentador tendría á la mano

sin reverencia suma...
Se hizo ateo. Renegó de.la religión de sus padres. Decía que, pues él, siendo tan buena persona, no tenía qué comer, era absurdo suponer la infalibilidad del
Pontífice romano.

reinos y señoríos sin cuento. Pero se equivocó, y lo único que por
lo pronto halló en Madrid fueron malas
caras, puertas cerradas, dias sin pan y hasta noches sin más abrigo que el del
firmamento.
Con todo esto á los tres ó cuatro me¬
ses de su entrada triunfal por la Puerta de Toledo, daba compasión el antes ro¬ llizo seminarista de X. Por lo enjuto parecía la vera efigie de D. Quijote. Y de ropaje andaba tan mal que aquellos ya no eran pantalones, ni americana, ni sombrero hongo, sino un mero pretexto para que no lo metiesen en la cárcel por andar en cueros por las calles.
Y no era esto lo peor, sino que á Pepe le faltó la paciencia y la resignación cristiana, con las que de seguro hubiese-
hecho más llevadera su miseria, y se dedicó á maldecir, no sólo de los hom¬

Estas y otras cosas disparatadas y desesperadas las decía, entre temos de carretero y lamentos que á cualquiera hubieran movido á lástima, á un primo
suyo, zapatero de lo viejo, establecido en un mal cajón, casi al final de da calle de Serrano. Llamábase e! Crispió Calixto,
y en el barrio le decían D. Calixto.* por respeto al bosque de barbas que lucía bajo su recta nariz judaica y que ie daba un aspecto venerable de viejo rabino.
Era hombre de muy cortos alcances,
aunque no de mal corazón; leía El Cen ¬
cerro todos los lunes y El Motín todos
los jueves; pasaba por buen demagogo, enemigo de curas y frailes, y entre él y un cochero de punto, que junto al cajón tenía la parada, hubiesen sido capaces de prender fuego á Madrid para acabar
de una vez con las pillerías de ricos y
tonsurados.

bres, sino de aquellas cosas altísimas, En el cajón de Calixto solía guarecer¬ sagradas y tremendas, contra las que se Pepe cuando no encontraba más có¬
moda alojamiento. Por las tardes, de dos

á cuatro, allí se lo hallaba sin remedio,
disertando con el zapatero y con el co¬ chero acerca de los problemas más tras¬
cendentales.
—Pero ¿cuándo acabamos con el Pa¬ pa? preguntaba el cochero.
—¿Cómo quiere Vd. que acabemos con él si el rey de Italia está vendido á la curia?—Esla observación era de Pepe.
Pepe disparataba á sabiendas de que lo hacía por secreto y malvado espíritu de venganza contra el género humano, que no atendía, como debiera, á satisfa¬
cer las necesidades del misérrimo semi¬
narista.
Y como suele suceder, cada vez 1c iba
pareciendo á él que sus disparates eran menos disparates, esto es que á fuerza de mentir iba creyendo ó tomando por
verdades sus propias mentiras. Calixto y Roque, el cochero, oían á
Pepe como á un oráculo.
Anochecía una hermosa tarde de pri¬ mavera. Por la puerta del cajón de Ca¬ lixto entraban á tibios raudales los eflu¬
vios fragantes de las vecinas acacias... El zapatero, arrimado á la ventana, pro¬ curaba sacar el partido posible de los últimos resplandores del día para rema¬ tar un par de botas que le habían encar¬ gado con urgencia aquella mañana.

Pepe y Roque, sentados en sendos ta¬
buretes de madera, en lo más oscuro del
interior del cajón, acompañaban con su* charla la angustiosa faena.
—¡Maestro! ¿y mis botas? Asi dijo desde la calle, con vocecita fresca y atiplada, una muchacha que no‘ era otra que Lola, la hija de Anselmo. —Mira. Lolilla, en la mano las ten¬
go... Si te aguardas cinco minutos te las
llevas.
—Ten§K) mucha prisa, D. Calixto. —¡Andarás de novenas ó setenarios! Mira, chicuela. con más gusto acabaría
las botas si fueses á lucirlas en un baile.
—¿Y Vd. que tiene que ver con eso¿ I). Calixto? ¿Lleva Vd. más barato á la» que van de baile?
—No; pero me da grima que las mo¬
zas de búten como tú crean en curas y sacristanes...
—¡Dale bola!... Y qué pelma es Vdl..¿ Acabe las botas y en paz... Pues, si se¬ ñor. que tengo que cenar do prisa y co¬ rriendo para irme á las Flores de Mayo«
—¡Las flores de Mayo! Ja, ja, jo! ex¬
clamó el zapatero.
Lola se quedó cortada. Interiormente
se decía en aquel momento: —¡Y quien me habrá mandado á tni
traer mis botas á este tíol

6 Ó L JL £ H

pus necesidades, y en sus regocijadas expansiones, el observador traslucirá
con maravillosa exactitud todos los ins¬
tintos del niño, sorprenderá sus ideales

Un fono-velografo
Se acaba de inventar un aparato que retine las ventajas de la máquina de es¬

Congreso de la Unión interparlamenta¬ ria, se procuró evitar que se hablase de
la cuestión de los boers. De todo se ha¬
bló excepto de la guerra sud-africana, so protexto de que los boers no tuvieron

buena, regular para 4 y tan solo me¬
diana para uno'. En los 13 restantes no
se cultiva Ja viña.
La prensa vinícola francesa compa¬
rando las anotaciones verificadas en ios

un hecho las muchas personas de está localidad que con dicho estado mejicano
están relacionadas y allí tienen sus in¬
tereses; y no solo se alegrarán de que se

más ocultos, descubrirá sus opiniones, cribir y del fonógrafo. Se asegura, que representación en la conferencia de La departamentos en 1899 y las realizadas realice tan hermoso proyecto sinó que á

sus sentimientos, su modo de ver las co¬ se habla en un extremó del alambre y Haya. Con tal motivo muchos sostenían en 190U y tomando comei punto de par¬ su realización han de contribuir con

sas, porque aparecerá allí sin artificio, sin hipocresía ni doblez: con libertad ingenua y candorosa. Así los juegos

que la máquina entrega lo que ha reci¬ bido escrito ó mejor dicho impreso en el otro extremo, estando debidamente di¬

que no podrán beneficiar de la nueva situación creada desde el punto de visla del arbitraje, y el Sr. Falliere, presiden¬
te, cortó sistemáticamente toda discu¬

tida el magnifico aspecto de las cepas,
establece que ios estadistas agrícolas se han quedado cortos en acordar á la pró¬
xima cosecha la suma de 55.464.916

cuantos medios tienen en su mano. Por
de pronto sabemos que las casas de nues¬ tros paisanos y amigos M. Ripoll y Com¬

tendrán,para el niño mil encantos, por¬ vidida la conversación ó discurso en sión que tuviese por objeto la guerra del hectólitros, sabiendo que la de 99 fué pañía, Juan Pizá y C.a y Forteza y Com¬

que los mirará hijos de su inventiva y adecuados á su temperamento; así le
parecerán más agradables, mas intere¬ santes, y además responderán mejor á
* nuestros fines educativos. Querer impo¬
ner reglas á sus juegos, es arrebatarle sus más preciados derechos, es descon¬ certarle, es perturbar su alegría, es, en ■ una palabra, oponerse al noble objeto que el educador nunca debe perder de vista en los juegos de los niños.
Como consecuencia de lo dicho ante-
• TriGTmente,' para que los juegos sean ape¬ tecidos y codiciados por la niñez, debe eliminarse de ellos todo lo que propenda ú la exactitud y á la uniformidad. La variedad debe ser uno de sus distintivos
¡principales, pero no una variedad mode¬
lada en un plan preconcebido, sino una variedad alegre, juguetona, inconstante, voluble, caprichosa, arbitraria; producto fiel de sus necesidades, reflejo exacto de •sus inclinaciones, trasunto elocuente de
sus más arraigados instintos. Sustituya¬ se á esa volubilidad é inconsecuencia
que caracteriza los juegos de los niños; sustitúyase á este sabroso desbarajuste eso que los hombres llamamos harmo¬
nía, orden y concierto, y veremos que
aquel mar de ondas rizadas donde flotan «Gurisas y ocultas esperanzas y palpitan
acaso gérmenes de audaces empresas y de planes gigantescos, se convierte en un lago de aguas inmóviles que guarda en su seno los gusanos repugnantes de - Ja estupidez y el desaliento.
El niño, que suele sentir los impulsos -enérgicos de su libre albedrío, no con¬ siente jamás se reglamenten sus expan¬ siones y sus juegos; quiere que sean hi¬ jos fie su temperamento, que se amolden á sus gustos y se armonicen con sus de¬
seos. Nadie como él más indicado para
«legir los juegos que más le convengan y que mejor se adapten á sus inclinacio¬
nes. Así, el educador debe proteger esa
agitación abrumadora que se observa en tdo§ juegos de los niños, porque prueba
-su vida exuberante, del mismo modo
que el Océano reveíala fuerza imponen¬ te que se cobija en sus abismos con la agitación eterna de sus olas. Pero en medio de tanta agitación se complacen
fie vez en cuando los niños en remedar
ciertas formas ordenadas, estableciendo
jerarquías y creando instituciones en sus juegos, y en estos casos no tarda en sur¬ gir de la multitud uno que muestra po¬
seer ascendiente sobre todos; un peque-
.110 dictador que dirije y se impone á la colectividad, pero esa supremacía no ofende á los compañeros, porque deter¬
mina un delicioso vaivén, tumultos, re¬
beliones y veleidades sin cuento y suele

frases con sus puntos, comas y acentos, en debida forma. Ya no nos podemos la¬ mentar de que no haya máquinas que piensen, pues estas hacen más que mu¬ chos de los que se llaman seres inteli¬
gentes.
Los relojes y la electricidad
Los periódicos parisienses recomien¬ dan á los visitantes de la Exposición que cuiden de sus relojes al correr la
sección de electricidad. Dicha recomendación no se basa en
que los rateros hayan escogido dicha sección como preferente teatro de sus hazañas, sino en que la proximidad de las grandes máquinas que allí funcionan determina graves trastornos en la mar¬
cha regular de los relojes. Los técnicos, que conocen perfecta¬
mente este fenómeno, para evitar sus efectos cuidan de colocar el reloj de mo¬ do que se apoye contra el cuerqo la par¬ te posterior del reloj quedando el cristal en opuesto sentido.
Esta advertencia no quita que se tenga
mucho cuidado también con los rateros,
que abundan que es un portento en la Exposición de París. N
Una fuente luminosa sin agua
En el Palacio de Andalucía en tiempo de los moros, que liay en la actual Expo¬ sición de París, puede admirarse una
fuente luminosa cuya particularidad consiste en no tener agua. La invención se debe á un ingeniero electricista muy conocido, el cual lia logrado con este curioso aparato, sin el empleo de nin¬ gún líquido, producir efectos de luz tan sorprendentes como los de una fuente
luminosa.
En el centro de un ancho pilón de fondo inclinado se encuentra un potente ventilador eléctrico sobre el cual hay un tubo que figura la fuente. Una lámpara
de arco voltaico como las ordinarias en¬
vía al tubo rayos reflejados en ángulo recto, éstos iluminan, no á un líquido sino á una cantidad de granos de arroz mezclados con mica y pequeñas partícu¬ las de latón bruñido, que soplados por
el ventilador suben hasta cierta altura y
caen en el pilón, del cual son recogidos de nuevo por la corriente de aire y lan¬
zados otra vez al alto. Alrededor de lo
que pudiéramos llamar la fuente, gira
un disco de cristales de colores que per¬
mite hacer variar el color de aquellos corpúsculos impregnados de luz.
El efecto es tan sorprendente y está

21..°°Transvaal. Todo parecía deslizarse en
favor de los Chainberlain, Cecil Rhodes
y Ja mesón, esa gran trinidad política, moral y civilizadora, cuando un inci¬
dente nu venido á cambiar el rumbo de
las sesiones.
Mr. Ives Guyot, director del Biécle, periódico (quiza el único en Francia que
sostiene cuutru viento y marea a la tri¬ nidad ut supra, había procurado ate¬ nuar los maravillosos efectos del discur¬
so dei «onde Appouyi, que extractamos
en una de nuestras anteriores correspon¬
dencias, y en ios pasillos dei Congreso se intrigaba para que, si llegase el caso de realizarse una organización de la
prensa, la dirección de esta se confiase á personas conocidas por su adhesión á ios grandes, mineros ingleses. Desgraciada¬ mente para estos, Mr. Loraud, diputado
radical de Bruselas, antiguo redactor
jefe de ia Reforme, que pasa por amigo de Inglaterra, se propuso hacer poner la
cuestión sud-africana á ia orden del dia
y obligar á ia asamblea á que se ocupa¬
se de Ja misma. Afortunado en su empe¬
ño, consiguió lo que se proponía; pero
las cosas no hubiesen tenido más conse¬
cuencias que el éxito parlamentario del orador belga, si Mr. Ives Guyot no hu¬ biera tenido la peregrina idea de publi¬ car en su periódico un artículo en que daba al voto del Congreso una significa¬
ción absolutamente contraria á ia ver¬
dadera. El director del Siécle, que lia tomado parte en las deliberaciones del Congreso, envió á cada uno de los miem¬ bros de esta asamblea un ejemplar de
su artículo. En vista de lo cual, Mr. Lo¬
raud creyó necesario llevar el hecho á la tribuna, y con su habitual energía dirigió al Congreso categóricamente es¬ tas dos preguntas:
Un miembro cualquiera de la conferencia ¿puede aprovecharse de que dispone de un periódico para disfrazar odiosamente en él el pensamiento de uno de sus colegas é interpretar de la
manera más contraria á la verdad «el
sentimiento» y la* convicción manifes¬ tada por el voto unánime de la confe¬ rencia? Esto es lo que ha hecho esta mañana, en el periódico en que cree servir ciertos intereses, el Sr. Ives Guyot.
¿Cree el Sr. Bernaért que Mr. Ives Guyot na traducido fielmente su pensa¬ miento y expresado una verdad, jurídica
en el comentario que hace de las obser¬ vaciones presentadas ayer por el presi-
dente en el curso de la discusión de la
moción expresando el sentimiento de la Unión parlamentaria por el hecho de que ti conflicto sud-africano no haya sido sometido al arbitraje?
Esta vez no habia más remedio que
poner las cosas en claro, y se hizo luz; luz que inflamó á esa asamblea que has-
la ahora se habia mostrado tan tran¬
quila y reservada. Hubo un tolle gene¬ ral, y como Mr. Ives Guyot tratase de
contestar, levantóse una voz para gri¬
tarle:
«¡Bonita faena, la que viene usté á hacer nqui!»
Mr. Bernaért contestó á las preguntas de Mr. Lorand diciendo que nunca estu¬ vo en su ánimo el que las Repúblicas

aproximadamente de n8.162.680 hecto¬
litros.
«Sin embargo, dice la mayoría de la
prensa vinícola de esta nación, obsérva¬ se que estimamos que este resultado,
basado en anotaciones ó registros no
exentos de error, es muy reducido y
opinamos que será soDrepusado.» Los
23451.°datosynoticiasqueserecioeudetodas
partes parecen corroborar esta opinión y demuestran que á veces las evaiuacio-
administrativas son inferiores á ia rea¬
lidad. Asi, para muchos departamentos
calificados de medianos oficialmente, se
sabe que presentan gran abundancia y que desde ha largo tiempo las vides no se habían visto tan pobladas de raci¬
mos. En la Gironde el rendimiento se
asegura que será superior al de 1893 que ya fué verdaderamente excepcional. El Mediodía producirá más que en aquella época, porque entonces las regiones del Oeste, Centro y Este eran más favoreci¬ das y en las del mediodía los rendimien¬ tos no pasaban de ordinarios. En estas
últimas comarcas la temperatura, por
decirlo asi, senegalense, que se mantie¬ ne con persistencia, no deja de preocu¬ par á ios viticultores. Parece que las vi¬ ñas situadas en los ribazos, asi como las
de los terrenos guijarrosos, han experi¬ mentado lijeras pérdidas, secándose el racimo y diezmando en insignificante parte la cosecha. En los llanos las cepas están en perfecto estado y tan solo pue¬ den señalarse por el momento algunos casos de grillé, de oídium, etc. que en conjunto no revisten importancia ni pueden influir sobre el total de la pro¬
ducción. Para Cliarentes débense tam¬
bién anotar considerables aumentacio¬
nes; basta decir que se anuncia una co¬ secha doble á la del pasado año. Y lo mismo sucede para otros muchos depar¬
tamentos.
Si las intemperies, las enfermedades criptogámicas y una sequía pertinaz respetan los viñedos se cree que la cifra
de 60 millones de hectolitros será la ver¬
dadera para 1900 y hasta no falta quien afirma que la sobrepasará si algunos aguaceros y chubascos, benéficos en esta ocasión, ayudan á mantener las bellísi¬ mas apariencias actuales y favorecen en el momento propicio el desarrollo de
los granos.
—Persiste la calma. Los cursos de los
vinos se mantienen flojos: las. buenas calidades sin embargo, se cotizan á bue¬ nos precios. Las transacciones para los exóticos carecen de importancia.»
La independencia de Cuba
Los periódicos ingleses creen saber que el gobierno de los Estados Unidos está dispuesto á proclamar la indepen¬ dencia de Cuba. He aquí con qué condi¬ ciones se haría esta proclamación:
La isla de Cuba solo podrá tener
relaciones con las potencias extranjeras
por medio de los Estados Unidos;
La isla de Cuba no tendrá el de¬
recho de declarar la guerra sin el con¬ sentimiento de los Estados Unidos;
Los Estados Unidos tendrán el
derecho de veto en toda ley capaz de aumentar la deuda cubana más allá de

pañía se apresuraron á responder al
llamamiento de los iniciadores de la idea
que aplaudimos, y que de dicha empresa bancaria forman parte, no dudando se¬ guirán á éstas otras casas do comercio mallorquínas, de las que, además de las
nombradas, existen abiertas en San Juan Bautista y otras poblaciones tabasque-
ñas.
Crónica Local
No hubo fiesta callejera el domingo último en ningún barrio de esta pobla¬ ción, y éste fué el motivo por qué tocó la
música en el catafalco de la calle dei
Príncipe durante la velada, hasta muy cerca de media noche; los jóvenes ciclis¬ tas no quieren falte á las hermosas po¬ llitas sollerenses tan agradable como culta diversión. La banda encargada de proporcionar este solaz, fué la que diri¬ ge D. Pablo Cauals, siendo del agra¬ do del numeroso público que llenaba el paseo y las calles inmediatas las escogi¬ das piezas que ejecutó.
A las playas de este puerto concurre todos los dias por la mañana y á la caída de la tarde gran número de personas con objeto de tomar baños de mar, tan salu¬
dables como deliciosos en estos calurosos
tiempos. Aplaudimos la buena costumbre, y
entendemos debería generalizarse toda¬ vía más, por lo higiénica, eu este pueblo donde tantos son los que llevan vida se¬ dentaria, bajo techo casi siempre, y res¬ pirando por lo mismo un aire no del todo puro, como deberían y lo respiran de or¬ dinario los que viven en el campo. Con¬
tribuiría á ello sin duda el que se aumen¬ taran las comodidades á los bañistas.
¿Cómo? No diremos sea cosa del Ayuntamien¬
to el construir en nuestra playa un boni¬ to y cómodo establecimiento donde pue¬ dan desnudarse y vestirse, los que ai baño vayan, al abrigo de las miradas del público; pero si lo es de la autoridad local el procurar á estos la tranquilidad posible y la mayor suma de comodidades
dentro de los mismos medios de que ac¬
tualmente se dispone. Acuérdase anual¬ mente, con aplauso de todos, la separa¬ ción de sexos y la de las personas y ca¬ ballerías en el baño; pues bien, hágase cumplir al pié de la letra tan acertada

ser causa de incidentes y episodios para ellos muy interesantes.
Josa Boivet y Costas.

tan bien imitado, que todo el mundo que lo ve cree que es agua en realidad.

sud-áfricanas no tuviesen, inicial mente,
el derecho de beneficiar de los convenios
de La Haya, que estos constituyen aun
un contrato cerrado, pero que es de es¬

ciertos límites que se fijarán por la cons¬
titución cubana; Los Estados Unidos conservarán
un derecho de fiscalización estrictamente

disposición y se evitarán las quejas que en la presente temporada han llegado ya á ser generales.

>

perar que pronto se convertirá en con¬ definido en la Hacienda cubana;

¿Como se quiere fomente la afición á

Variedades
.'"Máquina para votar

¿Quien inventó el piano?
El instrumento denominarlo piano tuvo sus predecesores en el monocordio. clavicordio, tympanon, espineta, cím¬ balo. etc.; y debió su origen á la idea de reunir en un solo instrumento las ven¬

trato abierto; y que tal era el deseo de la conferencia, como lo prueba su voto
de ayer. Respecto á la falta de la firma de las Repúblicas al pié de las conven¬ ciones de La Haya, nada prueba contra
su independencia absoluta, como nada prueba contra la independencia del Bra¬ sil ó de Méjico, por ejemplo, la ausencia

Los Estados Unidos mantendrán
por cierto número de años, si no defini¬ tivamente, guarniciones en la ciudad de la Habana yen todos los otros puntos importantes (le la isla.
Banco de Tabasco
Sn el «Periódico Oficial» del Gobierno

los baños de mar, si en vez de agua lim¬ pia la encuentran los bañistas súcia con la arena removida y, lo que es peor to¬ davía, con las deyecciones de las caballe¬ rías, que flotan á su alrededor y produ¬ cen náuseas hasta á los menos aprensi¬

"Es muy natural dadas las deficiencias .del.sistema,:que antes de que se verifi¬ quen las elecciones para la Presidencia
de los/Estados-Unidos, se preocuparán los ánimos con la adquisición de una
máquina para votar, más segura, más práctica, y, al misino tiempo, más hon¬ rada que las empleadas hasta aquí.
Un voto se escamotea con suma faci¬
lidad, lo mismo en los Estados-Unidos,
que... en otras partes.
La nueva máquina para votaren Amé¬ rica, se compone, de un contador mecá.mico muy sencillo, dispuesto de modo tal, que cada votante, al oprimir un bo¬
tón colocado sobre un nombre determi¬
nado .hace funcionar el contador corres¬
pondiente al misino .nombre, y añade
una -unidad al número de votos ya apun¬
tados.
Otra -máquina, que funciona al misino tiempo, sirve para recibir el voto escrito por una hendidura hecha ex-profeso.
Los boletines de votos están sustitui¬

tajas del tympanon y del clavicordio á fin de obtener la gradación y el sonido
evitando la resonancia de la percusión por una acción apagadora.
El primero que llevó á la práctica di¬
cha idea filé Baldomcro Christofali. na¬
tural de Parma, datando de 1711 una
Memoria donde Christofali describe el
piano-forte. Algo análogo hizo en 1721 José Gottob
Sclioter, que presentó dos modelos pa¬ recidos en la corte de Dresde, suponién¬ dose. por ciertas imperfecciones del me¬ canismo. que Gottob no conocía el in¬
vento de Christofali.
Hasta 1820 el piano ha recibido infi¬ nitas innovaciones en su mecanismo, siendo sin duda la más importante la llamada repetición que se debe á Sebas¬
tián Ehrlrardt.
Desde hace un cuarto de siglo ha ad¬ quirido tal perfección ya su mecanismo, que no caben en él más que innovacio¬ nes de muy secundario detalle.

dos por tickets, que ostentan el nombre

de cada candidato. Cada votante no pue¬ de introducir, á la vez, más de un ticket,'

-Actualidades

.de modo que, según dicen, el aparato es

perfecto, pues evita la posibilidad de La conferencia interparlamentaria de

toda maniobra fraudulenta.

la paz

Durante las primeras sesiones del

de la firma de estos países. Mr. Bernaért terminó diciendo: Mi
pensamiento, y creo que como yo pien¬ sa la inmensa mayoría de la Unión, mi convicción absoluta es que el derecho de gentes autorizaba plenamente á las po¬ tencias firmantes para intervenir en fa¬ vor de un Estado cuya independencia completa existe desde 1884. como se ha establecido j u r 1 d i c a m e n te.
A. Saissy.
París G de Agosto de 1900.
La próxima recolección de vinos
Son del Boletín semanal de la’«Esta¬ ción enotécnica de España en Cette» co¬ rrespondiente al 3 del actual, las si¬ guí i en tes líneas:
«Hablábamos en uno de nuestros pa¬
sados Boletines del probable rendimien¬ to que ofrecería para 1900 la cosecha vinícola en Francia. Entonces presumía¬ mos, apoyándonos en informes muy prematuros, que la producción de vino llegaría á 60 millones de hectolitros. Hoy en dia hasta las mismas estadísti¬ cas hechas por los profesores departa¬ mentales de Agricultura y. por lo tanto, oficiales, conceden gran importancia a la futura recolección y calculan que pa¬ sará en mucho de los 55 millones de hectólitros. Por esto y fundándose en
estas cifras califican la cosecha de muy
buena en 35 departamentos, en 30 de

del estado de Tabasco, correspondiente al miércoles 20 de Junio último, leernos
la siguiente interesante noticia: «Merced á la feliz iniciativa y gestio¬
nes de los Sres. José Búlnes y .Rafael Sevilla, gerentes de las acreditadas fir¬ mas Búlnes y Comp.a y G. Benito y Comp.“ Sucesores, respectivamente, con¬ tará Tabasco muy en breve con una institución bancaria que se denominara Banco de Tabasco. Nadie ha de dudar
respecto délos importantes y trascen¬ dentales beneficios que aportará en fa¬
vor del adelanto de todos los ramos de
esta región, un establecimiento de cré¬
dito de la naturaleza del que nos ocu¬
pamos.
Aunque la fundación de dicho Banco
merece estudio más detenido por todos
conceptos, prometiendo á nuestros lec¬
tores ocuparnos de él oportunamente,
no omitimos ahora el interesante intor-
:ne de qne solo tres casas comerciales de la }>laza subscribieron ei monto total de las acciones que pensaron emitirse de un principio, dando por resultado la ampliación del capital social que nos
consta de una manera palmaria se halla
próximo á quedar enteramente subs¬
cripto». Con seguridad han de alegrarse de que
la creación de un Banco en Tabasco sea

vos? ¿como es posible goce de tranquili¬ dad en el baño el que vé acercársele una caballería espantada, á la que se intro¬ duce por fuerza en el agua?
Ya que no otras comodidades, estas por lo menos debería proporcionar la au¬ toridad al vecindario, no permitiendo abusos como los que van señalados; es decir, haciendo no sean letra muerta sus mismísimas disposiciones.
«La Hormiga» es el título de una nue¬ va sociedad de cuya constitución dimos equivocadamente cuenta en nuestro nú¬ mero correspondiente al 7 de Julio últi¬
mo con el de «Caja de Ahorros». Los
fundadores de dicha sociedad reuniéron¬
se el domingo último con el objeto de
dar lectura al Reglamento, y fué éste aprobado, siendo aprobados igualmente los trabajos preliminares hechos por los iniciadores de la idea hasta aquel dia; quedó legalícente constituida k sociedad, y encargada de la dirección de la misma
con carácter definitivo la Junta de Go¬
bierno provisionalmente nombrada en¬ tonces. No publicaremos los nombres dé¬
las personas que la forman por evitar la repetición, toda vez qne son los mismos
que conocen nuestros lectores.

Lo que si importa recordar es que queidan invitadas para asociarse las personas
'de uno y otro sexo residentes en esta lo¬ calidad; que pueden inscribirse como
fundadores hasta fin del corriente mes, y
que después de esta fecha tendrán que satisfacer los que se inscriban las cuotas
atrasadas y el aumento que hubiere por beneficios según balance á partir de l.°
de Septiembre próximo.
Falleció repentinamente en Can Pati, en la mañana dol martes, D. Cristóbal Barceló y Estades, padre político, her¬ mano político y tio, respectivamente, de
nuestros distinguidos amigos D. Bernar¬ do Mayol, D. Juan Simonet Pbro., custos de la iglesia de San Francisco de es¬ ta villa, y D. Antonio Ma^ol y Simonet. El mismo dia por la noche, después del
rezo del rosario en la casa mortuoria,
fuó conducido el cadáver al cementerio, y á la mañana siguiente celebráronse en nuestra iglesia parroquial solemnes hon¬ ras fúnebres en sufragio del alma del fi¬
nado.
Tratándose de una familia tan relacio¬
nada y tan querida en esta localidad, creemos escusado decir que fueron innu¬ merables las personas que lo mismo en uno que en otro de los actos mencionados desfilaron por delante de los deudos del di¬ funto Sr. Barceló, para tomar parte en el dolor en que deja sumido sil corazón tan sensible pérdida. Sírvales de consuelo esta prueba de general conmiseración y simpatía y reciban la expresión de nues¬ tro más sentido pésame, que les envia¬ mos al unir á las suyas nuestras preces para que acoja Dios en su seno el alma del que lloran.
Desde principios de semana se en¬ cuentra entre nosotros el distinguido pintor madrileño D. Ramón Pulido, el cual, atraído por las bellezas naturales que encierra este valle, se propone pasar una temporada al objeto de poder trasla¬ dar al lienzo algo del grandioso panora¬ ma que tanto admira.
Deseamos tanto al Sr. Pulido como á
su distinguida señora que, en su excur¬ sión artística le acompaña, les sea su permanencia en esta á la par que grata, provechosa.
El martes de esta semana llegó á este puerto, procedente de los de Cette y Barcelona el vapor de esta matrícula «León de Oro», siendo portador de nu¬ meroso pasaje y abundante carga. Ano¬ che volvió á salir para los indicados pun¬ tos de su itinerario, llevándose igual¬ mente gran número de pasajeros y mu¬ cha y variada carga.
* **
Entre los pasajeros llegados el martes en el «León de Oro» figuraban nuestros distinguidos amigos D. Jaime Torrens y D. José Truyol, de cuya salida en viaje de recreo á París habíamos dado oportu¬

namente cuenta. Vienen ambos amigos satisfechos en extremo de su excursión, y lamentan solamente la falta de tiempo que han tenido para poder apreciar más
en detalle las bellezas déla hermosa ca¬
pital francesa y las innumerables mara¬ villas acumuladas en la magna Exposi¬ ción, resumen acabado de todos los ade¬ lantos del siglo que va á espirar. En efecto, pocos dias son para ver tanto co¬ mo hay que ver allí, los que han estado
ausentes de aqui nuestros amigos; sin
embargo no dudamos han sido bien apro¬
vechados, y otros tantos quisieran poder invertir en una ocupación igual muchos de los que les estrecharon la mano al marchar y se la han vuelto á estrechar
á su regreso.
Dárnosles nosotros cordial bienvenida.
Igualmente la damos á nuestro paisa¬ no y amigo de la infancia D. Miguel Ballester y Serra, quien, después de una temporada de residencia en Ponce (Puer¬ to Rico) á donde fuó con objeto de hacer¬ se cargo de la marcha de los negocios de la importante casa Frau y C.a (de la que
es el Sr. Ballester socio comanditario) después de las vicisitudes por qué pasó aquella Antilla con el bloqueo, primero, y con el cambio de nacionalidad, des¬ pués, ha venido para pasar aqui otra más larga al lado de su familia.
Por medio délos indisolubles lazos del
matrimonio quedaron unidos en la ma¬ ñana del jueves, la agraciada y simpá¬
tica señorita D.a Antonia Rosselló y
Barceló y nuestro particular amigo el sacristán de la iglesia parroquial de esta villa, D. Antonio Marqués y Castañer.
Fueron los desposados oxplendidamente obsequiados por la infinidad de personas de su intimidad á quienes ha¬ bíase invitado para asistir á la ceremo¬ nia, y correspondieron ellos al favor re¬ cibido obsequiando á su vez al numeroso público que les visitó para felicitarles. El mismo dia emprendieron viaje de bo¬ das hacia Palma y otros pueblos de la
isla.
Al agradecer á la joven pareja la in¬ vitación con que nos distinguió, no po¬ demos menos de expresarla nuestros de¬ seos de que haya bendecido el Cielo la unión y sea eterna su dicha.
lía estado en este pueblo esta semana nuestro paisano y amigo D. Antonio Pastor, gerente de la importante casa mercantil A. Pastor y C.a de Barcelona, y según se nos acaba de informar apro¬ vechó su breve permanencia entre sus amigos para continuar la lista de señores accionistas del «Banco de Tabasco», de cuya fundación en otro lugar del presen¬ te número nos ocupamos. La lista que trajo el Sr. Pastor era larga ya, pero aqui ha sido notablemente aumentada, como no podía menos de suceder siendo tantos nuestros paisanos á quienes inte¬
resa la creación de una sociedad de esta

índole en aquel apartado pais donde han pasado su juventud y donde tienen sus simpatías y gran parte de sus intereses.
Es posible que al ver las adhesiones que á Tabasco mande el Sr. Pastor, ha¬ yan de resolver de nuevo los iniciadores del proyecto otra ampliación del capital social, lo cual mucho dice en favor de la
naciente empresa.
Ayer en el vapor «León de Oro» em¬ barcóse nuestro estimado amigo D. Bar¬ tolomé Estades y Canals, quien después
de descansar de sus tareas una corta
temporada al lado de sus padres regresa de á San Juan Bautista de Tabasco (Mé¬ xico) para continuar al frente de los ne¬ gocios de la importante sociedad mercan¬ til en comandita Trueba, Estades y C.a
Deseamos á nuestro amigo un viaje feliz, salud y pronto regreso.
En la barriada de Las Marjcidas pre¬ párase una fiesta popular para mañana, con verbena esta noche. Consistirá, se¬ gún informes, en paseo de un buey que ha de ser luego sacrificado y repartido entre los copartícipes, en adornos de banderas y papel de colores, en ilumina¬ ciones por medio de tederos en las aveni¬ das del Murtará y del Pont Nou, y en música que tocará en un tablado que se está construyendo junto á la taberna de
Can Pava.
* ❖#
Otra fiesta no menos lucida preparan
para el miércoles próximo los vecinos de la calle del Mar y adyacentes. A esta
dícenuos concurrirán las dos bandas de
música de la localidad, en cuyo caso to¬ carán una en el punto donde se cruza dicha calle con la de la Rectoría y otra en el extremo opuesto, donde termina la
antigua calle y empieza el nuevo boulevard, en el ensanche.
A divertirse, pues, ahora que se pre¬
senta la ocasión.
No podemos menos de llamar la aten¬ ción de los industriales y agricultores
de esta comarca acerca de la formación
de un muestrario de productos locales, que ha acordado el «Sindicato Agrícola Sollerense». conforme en otro lugar del presente número se anuncia, ya que
creemos no es necesario encarecer, por estar al alcance de todos, la convenien¬ cia de estrechar las relaciones con la im¬
portante república sud-amerieana, dán¬ dola á conocer lo que á unos y á otros conviene exportar. Ningún sacrificio se exige con ello á nuestros paisanos pro¬ ductores; solo una pequeña molestia, exclusivamente en su provecho, pues que suponiendo que no les faltan hoy mercados para dar salida á los aceites, á las conservas alimenticias, á los tejidos, ó á cualesquiera otras producciones del
suelo ó de la industria sollerenses, pue¬ den necesitarlos mañana, y nunca ha de estar demás el saber donde pueden re¬ mitir los artículos en caso de conve¬ nirles.
Por lo dicho, y por lo que, además,

ha de comprender todo el mundo sin decirlo, es de esperar no falte ninguno
de los interesados á la reunión á que el «Sindicato Agrícola Sollerense» les in¬
vita.
Ayer, después de una breve enferme¬
dad que la retuvo solamente ocho días
en lucarna, falleció D a Magdalena Bó-
rrás y Castañer, madre, madre política y tia, respectivamente, de nuestros apre¬ ciables amigos D. Guillermo Bernat, D. Miguel Castañer, Tenedor de libros del «Banco de Sóller» y D. Damián Crespí. El cadáver de la que fué en vida modelo de esposas y de madres, y con su bondadoso carácter y afable trato supo conquistarse generales simpatías, fué conducido á su última morada, anoche, después de rezarse en la casa mortuoria, ante numerosísima concurrencia, el san¬ to rosario; y esta mañana se han celebra¬ do en la parroquial suntuosos funerales, á los que han asistido también en número extraordinario los deudos y amigos de la finada y de su distinguida familia.
Acompañamos á ésta en el sentimien¬ to y unimos nuestras preces á las de los que ruegan á Dios para que conceda al alma de aquella el galardón de los Jus¬
tos.
Por exceso do original, por tener con
retraso el extracto de los acuerdos toma¬
dos por el Ayuntamiento en la última sesión, y por haber resuelto cerrar á me¬ dio dia esta edición, como pensamos ha¬
cerlo todos los sábados á la misma hora
en lo sucesivo, dejamos de publicar hoy la Sección «En el Ayuntamiento».
Dispénsennoslo nuestros lectores, que ya procuraremos subsanar esta falta en el próximo número.
CULTOS SAGRADOS
En la iglesia Parroquial—Hoy, al
anochecer se cantarán solemnes comple¬ tas en preparación á la fiesta de S. Joa¬ quín.
Mañana, domingo, dia 12, á las nueve y media se cantarán horas menores y después la misa mayor con sermón que pronunciará D. José Pastor, Vicario. Por la tarde, después de vísperas y comple¬ tas, habrá explicación del catecismo y á continuación tendrá lugar el ejercicio
mensual de las Madres Cristianas.
Martes, dia 14, ai anochecer se canta¬ rán solemnes completas en preparación á la fiesta del misterio de la gloriosa
Asunción de la Virgen María. Miércoles, dia 15, á las nueve y media
se cantarán horas y después la misa ma¬ yor ocupando el pulpito el Revdo. señor Gura Arcipreste. Por la tarde los actos de coro, celebrándose después la proce¬
sión do costumbre.
Jueves, dia 16, á las seis y media ten¬ drá lugar el ejercicio mensual en honor de la Virgen del Carmen.
Mefps&r® Civil
Nacimientos.
Varones 0.—Hembras 0.—Total 0.

Matrimonios
Dia9. —D. Antonio Marqués Castañer, soltero, con D.a Antonia M.a Ros* selló Barceló, soltera.
Dia 10.—D. Antonio García Cardelfi soltero, con D.a Antonia Bordoy Perelló, soltera.
Defunciones
Dia 7.-—D. Cristóbal Barceló Estades, de 69 años, viudo, manzaná 66.
Dia 8.—D. Miguel Vicens Castañer,
de 77 años, soltero, Alquería del Conde. Dia 8.—D.a María Mayol Pastor, de
68 años, casada, calle de San Jaime.
Dia 10.—D.a Magdalena Borrás Cas*
tañer, de 64 años, viuda, calle de la Vic¬
toria.

iimiitiii

—

c-

MOVIMIENTO DEL PUERTO

EMBARCACIONES CONO HADAS
Día 4.—De Torrevieja, en 4 dias, laúd San José, de 21 ton., pat. D. J. Pamies; con 5 mar. y efectos.
Dia 5.—De Barcelona, en 1 dia, pai¬ lebot N. Estrella, de 36 ton., pat. don S. Lluch, con 6 mar. y efectos. (De arri¬ bada).
Dia 7.—De Barcelona, en 10 horas; vapor León de Oro, de 125 ton., cap. don G. Mora, con 17 mar. y efectos.
Dia 10.—De Palma, en 1 dia, laúd J. Miguelito, de 24 ton., pat. D. B. To: más, con 5 mar. y lastre.
EMBARCACIONES DESCACHADAS
Dia 5.—Para Ciudadela, pailebot Nue¬ va Estrella, de 36 ton., pat. D. S. Lluch,
con 5 mar. efectos.
Dia 10.—Para Cette, vapor León de Oro, de 125 ton. cap. D. G. Mora, cotí 17 mar., pas. y efectos.
Dia 10.—Para Palma, laúd J. Migue¬ lito, de 24 ton., pat. D. B. Tomás, con 5 mar. y lastre.

Esta sociedad, deseosa de secundar los
buenos deseos de la Comisión provincial,
y respondiendo á la atenta invitación de
la «Cámara Agrícola Balear», acordó la formación de un muestrario de productos
agrícolas é industriales de esta localidad, destinado á la República Argentina cotí el objeto de favorecer nuestro comercio
de exportación con aquel pais. Para dar cumplimiento al mencionado acuerdo se'invita á todos los industriales y agri¬ cultores sollerenses á una reunión, que tendrá lugar en el domicilio social—calle
del Príncipe núm. 18—el domingo dia 19
del corriente mes á las siete de la tarde.
Sóller 10 de Agosto de 1900.—El
Presidente, José Rollan.

JESL «AIS

La Junta de Gobierno, en uso de laó atribuciones que le confiere el art. 35' de los Estatutos, ha acordado el cobró del 40.° dividendo pasivo, ó sean dos pe¬ setas cincuenta céntimos por acción, que se hará efectivo en el domicilio so¬ cial, sito en la calle de Buen Año, n.o 6,
durante los dias 15 al 25 del corriente
mes, de diez á doce de la mañana. Sóller 2 de Agosto de 1900.—El Di¬
rector Gerente; F. Crespí Morell.

—- ■

< ■■■

■.»

—

10 LITERATURA POPULAR MALLORQUINA
vehent qule sa mala sórt se ’s pusada demimt mi.
* % v.
Un iV els rasgos mes caraoterístics de sa grave-tat y honradés d’en Saról, el demostra la gdósa signen!. Cridat a una casa de senyors, per fer una fosta de familia, o una glosada, se’n mena sa seua esposa y Fasseguó a un bañe. Cuaut anaven á comencé, y dins la casa no hi porien anear una gaya, se presenta una convidada de moltes pretensions. La senyora de la casa, no
sabent aont col-locarla, feu aixecá sa dona d’ en
Saról per posaiíahi a ella. En Saról cuant va veure S’ afronta pública de .sa seua esposa, s’al¬ ca, la pren a brassét, se dirigeix á la senyora, y
11 diü:
Per vosté, senyora, plauych
es divertiment deixá,
perqué m’ ha fot aixecá S’ amó qui soya a n’ es bañe-
No ’s taut duíenta sa sane, sia do negre o do blanc, que 1’hagan de trepitjá.
Be plogueren supliques, y escuses, v satisfaccions: A n’el glosado qui ha vía de glosa ah el 1, y que li deva que seguós, que tot s- arreglaría,
li con testa:
Vendrás á sa mena fib-blesi ’t vóls apaga sa sét: alia ’t serviré de drét,
aquí, seure, no ’s pnssib-blo.
Y sa festa s’ acaba antes d‘ havé conienqat.

GLOSES Y COOOLARES SOLLERIQUES
Una altre prova de lo qir estimava sa dona la doná ab motiu de que, els seus sógres, desprós de casat, afegiren un bossí de térra a la que li havieri dat per dót; y parlant d- aixó, feu aques--
ta:
Cuant me vaitx esse casat, • que sa dona vaitx teu'L
m• afegiren un bossí; perqu‘ es varen presumí que nP bravien enganat; y jó no liagués baratat inaldament nr haguessen dat
Son Sales de Marratxí.
Una pro va d’el seíí gran iugeni y d’arnor á sá familia, la doná ab aquesta altra glosa. Tenía una ñora, tavernera, qui venia tabach de con¬ trabando. Lí acusaren, y un carabinero entrá á la casa a 4 moment en que la saca de tabach. eslava en mitx d'el rabost y aquest ubert. Ella cuant veu el carabinero, correguó á tanca la porta. En Saról, comprenguent el Compromís, dignó, ven baixa, á un ainicli: fem fer una glo¬ sa. En Saról la comenea y din: Si ‘ni pensás
que no ni diguesseu—y Leu teogueseu reserva!..„■
y seguí repetiut varíes vegades els mateixos versos. Els qui estaven presea ts, comencaren á dir. noltros no‘u direm, y el carabinero, no sospitant V intenció, digné: acaban sa glosa, jo tampoc heu diré ¿
—Idó:
Si pensás que no ni diguesseu y heu tenguesseu reserva! dina, qiPella ha taúcat,

POR D. JOSÉ RULLAN PBRO.
perquc allá dins te tabach y no volía qu’ el vessem
1/ ocurrencia xocá tant á n‘el carabinero que
a’ en torná sensa mirar lo que hi havia dins el
rebost,
Á un fill sen qui no li tenía ses átencions que devia, li digué:
Es sufrí per embellí írob que ¿s bona hábil ida!; essent jove líe trabayat per cuant seria dc edat un hussi de pa teñí.
Si ‘s filis no em veden sufrí, o no Un voten mantení,
no los vuv havé de di:
torneín lo que U lie dunat; lo pooh que tench heretat es meu porque Heu he cumprat: si heu vench per necéssitát niligó m’ hit pot impedí,
¿fe * é. ;
S‘ amia tai d’en Saról y d’en Tambó acabá per esser tan cordial, qu‘ un no sabia glosar sensa s‘ altre. May se veyen que no *s contassen ses peripecies, acabant sempre ab una broma. Un dia en Tambó U hi contava s‘ apuro ah que U ha¬ via posat un glosado ab so tenia: Si Cristo pastu¬ rara oques. En Saról íi reprenia durament la seua cu.rtedat, y en Tambó, per sincerarsé li di¬ gué: ¿y tá qu‘ haurías contesta!’?

^O'jL'JLEn

ULtííAWSm

■■

PUBLICACIONES RECIBIDAS
DUftANTE LA PRESENTE SEMANA
Boletín de la Cámara oficial de Co¬
mercio, Industria y Navegación de Pal¬
ana de Mallorca.—Sumario del número 38.—La Unión Nacional: Circular del
Sr. Paraíso, dimitiendo el cargo de Pre¬ sidente. Iniciativas y Comentarios: La pulpa mallorquína* carta abierta de don ¿Enrique Alzamora. Sección Oficial: Sin¬
dicato central de vinos. El tratado de
■navegación con Suecia y Noruega. Ins¬ trucciones para la expedición obrera á da Exposición de París. Extranjero: Nueva luz. Aparato telegráfico trasmisor de un periódico entero. Penín¬ sula: Obreros á la Exposición de París. —Liga marítima española: Circular, tneünorandum y cuestionario. Sección Ba
dear. Precios corrientes en Mallorca.
Se suscribe: Oficinas de la Cámara, .Palacio, 20, Palmo.
* **

Mallorca—Sumario del n.o 63—Ex-
posició del sistema científich luliá (con¬ tinuación), por D. Salvador Bové, Pbro. —Origens del Cristianisme en la lile de Menorca y fases per que passá fins la invasió sarrahina, por D. Mateo Rotger, Pbro., Archivero Diocesano. Venjansa (poesía), por D.a Isabel Umbert. La Ciencia de la vida (conclusión), por don
Antonio Frates. Miscelánea.
Se suscribe en Palma, calle de Palacio,
número 81.
* *
El Mundo Agrícola.—Sumario del nú¬ mero 74.—Buen principio, por M. Vallés. Mejoramiento de los vinos, por el
Dr. Antonio Blavía. Alimentación de
los polínelos y de las gallinas destinadas á la producción de huevos, por Camilo Pabst. Congresos agrícolas internacio¬ nales, por D. T. Estacas de acacia, por
Ed. Crouzel. Notas útiles: El embadur-
namiento de los troncos del olivo. Para

conservar frescas las frutas durante años.
Cebamiento del ganado con hojas. Tem¬ peratura á que debe desnatarse la leche.
—Conservación de la manteca. Para
las cepas que sufren de la sequía. Bi¬ bliografía. Mercados.
Se suscribe en Barcelona, calle Dor¬ mitorio de San Francisco, 3.
* **
El Colmenero Español.—Sumario del núm. 103.=¡Mis impresiones! (conti¬ nuación). El humo en apicultura (con¬ tinuación). Remoción y permutación de las colmenas. Trabajos en el colmenar. —Bibliografía. Miscelánea. Corres¬ pondencia. Precios corrientes. Anun¬
cios.
Suscríbese: calles de Cervantes, n.o 1,
y San Francisco, 2, Gracia-Barcelona.
* *#
Es Pagés Mallorquí. — Sumario del
n.° 32:—Enfermedades contagiosas de

los animales domésticos. Mal rojo del
cerdo. Nuevo procedimiento de vacuna¬ ción contra esta enfermedad. El pró y
el contra del gorrión. XI. Conferencia entre don Bernat y el sen Llnch sobre ses patates. Contra el granizo. La
clorosis en la vid americana. Historia
de la cerveza. Abonos para las viñas. —Folk-lore balear. Tradicions populars mallorquines. Perque diuen qu‘ es blat
té sa cara del Bou Jesús. Variedades.
El guano de pescado de Noruega. Co¬ mo puede conocerse la presencia de al¬
coholes venenosos en los licores. Una
enfermedad de las jadías.—Contra las
moscas. Nuevo sistema de vertedera en
los arados. Resistencia del caballo.
Punts de susoripció: á Palma, á ses principáis llibreríes. A Manacor, á s‘ im¬ prenta d’ en B. Frau. A Felanitx, á s’ im¬ prenta d’ en B. Reus. A LLuchmayor, oarrer del Convent, 27.
* **
Resumen de Agricultura.— Sumario

del Cuaderno n.o 140.—Congreso Inter¬ nacional de Agricultura de París en 1900. Progresos de la vinificación, por V. Gayón. Progresos de la vinificación, por P. Pañi. La necesidad del empleo de los abonos qufnrieos y sus ventajas, por C. G. Distribuidora de abonos mi¬ nerales, por X. Actinomycosis, por A. Huart. Bibliografía. Problemas agrí¬ colas. Crónica agrícola. Revista co¬
mercial.
Se suscribe en la librería y tipografía católica, Pino, 5, Barcelona.
* **
La Escuela Práctica.— Sumario del n.o 15 de la 7.a serie.=Cuestiones tras¬
cendentales sobre la enseñanza de adul¬
tos. II. Lectura explicada: España.— Lecciones progresivas de composición
castellana. II. Lecciones de cosas: La
lana. Ejercicios de'cálculo. La Ale¬ gría de la Escuela. Pedagogía de los Juegos infantiles. II. Un hallazgo. (So¬ bre un mapa mudo). Variedades.
Se suscribe en la imprenta y librería de Salvador Fábregues, Cindadela de
Menorca.
* **

RED METEOROLÓGICA DE CATALURA Y BALEARES
SERVICIO DE LA ORANJA EXPERIMENTAL DE BARCELONA— quincena de Julio.

OBSERVATORIO DE D. JOSÉ RULLAN PBRO.—CALLE DE SAN PEDRO.

OBSERVATORIO DEL FARO DE «PUNTA GROSSA»

BARÓMETRO NUBES

VIENTO

Clasifica¬

SVIC Masana

Tarile Can iílail

ción.

Dire jetón Enerza - 22

Bar. Ter. Bar. Ter. Mna Tdc. Mna Tdc. Mna Tdc la Tde

16 756 24 756 23 0 0 0. 0 N. -

i0

17 758 24 758 24 0 2 0. E. — E. 0 2

18 758 28 756 26 0 0 0. 0. — — 0 0

19 756 26 754 26 0 0 0. 0. N. — i 0

20 756 26 756 26 0 0 0. 0 N. OE i 3

21 756 24 755 24 0 2 0. c. — E. 0 1

22 756 26 756 26 0 4 0. c. — E. 0 2

23 756 26 753 26 0 2 0. c. — — 0 0

24 753 26 753 26 0 0 0. 0. — E. 0 2

25 753 26 754 27 0 0 0. 0. E. N. 1 1

26 754 26 754 28 0 1 0. c. E. N. 1 1

27 753 27 752 26 0 0 0. 0 — N. 0 1

28 751 26 751 27 0

0

0.

0

—

.—

0

0

29 750 26 750 28 0 0 0. 0. — S. 0 4

30 752 26 752 28 0

2

0.

c. —

—.

0

0

31 755 26 756 24 4 2 c. c. N. s. 1 1

TEMPERATURA PSICROMETRO

s=g
S Al sol

Ala sombra

Manana

Tarde Observaciones

cS Máx Min Máx Min Seco luí. Seco Hiíin,

2-4 33 17 30 19 28’0 24*0 30*0 22*0 4-4 34 16 30 19 29-0 23’4 28*0 22*0 4-0 34 17 31 20 30'4 22'0 29’O 22’4 4-0 33 17 32 20 30‘0 22*0 30*0 24’0 5*0 33 17 31 20 30’4 20’8 29*4 24*6 25 34 18 31 21 290 28*0 28*8 22*0 3-0 34 17 30 20 29'4 23’4 29’8 24*8 4-0 36 19 31 21 30'0 24*0 30*0 243) 4*5 36 19 33 22 30*4 24’4 320 23’4 4-0 36 20 34 23 32*0 20*5 31’8 24’0 3*8 35 20 32 23 21*8 20*8 30*4 26*0 3‘4 35 20 32 23 30*0 26*0 32’2 25’4 4‘0 36 20 34 23 30‘4 240 30’4 24'2I 5-0 35 20 34 22 30*2 27’4 33’0 25*0 5*0 34 19 33 22 31*0 24*4 30’4 25'2 1*5 34 19 31 22 29*6 24’2 29*0 23*4

TERMÓMETR OS. MAÑANA

TARDE

VIENTO

Atmósfera Plvio,

Termó¬

Termó¬

Anemó¬

Dias. Man ana. Máxi¬ Mídí-

ma.

ma.

Ja,rde.

metro del
Baró¬

Baró¬ metro

metro del
Baró¬

Baró¬ metro

Máxi¬ Míni¬ metro. Milí¬ metro. Milí¬

ma.

ma. Grados metros Grados metros

Dire cción

metro. n.o de vueltas

durante

He? Mna.

M,a las
24 horas.

Tarde Milis,

Evaporímet.

16 •29‘0 20*0 31*0 24*0 25*0 759*0 29*0 760*0 0. 0. 3.111 D. D.

17 31*0 22*0 31*0 25*0 26*0 763*0 27*0 763*0 0. 0. 4.894 D. D.

18 31*0 22*0 23*0 28*0 26*0 761*0 29*0 761*0 0. 0. 5.419 D. D.

19 33*0 22*0 32*0 28*0 27*0 758*0 27*0 759*0 0. 0. 5.194 D. D.

20 32*0 22*0 32*0 26*0 26*0 759*0 28*0 760*0 0. 0. 2.011 D. D.

21 32*0 21*0 33*0 260 25*0 761*0 27*0 762*0 0. 0. 0.319 D. D.

22 35‘0 21*0 32*0 27*0 27*0 760*0 28*0 760*0 0. 0.

1.191 D. D.

23 32*0 23*0 33*0 27*0 27*0 758*0 29*0 758*0 0. 0. 4 315 D. D.

24 33*0 23*0 36*0 29*0 27*0 757-0 30*0 756*0 0. so. 5.197 D. D.

25 36*0 24*0 35*0 29*0 29*0 757-0 21*0 758-0 0. so. 2.419 D. D.

26 35‘0 23*0 25*0 23*0 28*0 758-0 29*0 759-0 N. NE. 5.194 D. D.

27 25*0 23*0 36*0 24*0 28*0 758-0 29*0 758*0 0. O.

1.911 D. Ib

28 34*0 23*0 34*0 28*0 28*0 756-0 *28*0 756*0 0. 0. 2.419 D. D.

29 34*0 25*5 34*0 26*0 28*0 755*0 29*0 755*0 s. s. 4.991 D. D.

30 25‘0 21*0 30*0 25*0 29*0 755*0 27*0 755*0 NE. NE. 10.411 D. D.

31 30*0 22*0 32*0 24*0 27*0 759*0 28*0 760*0 NE. NE. 11.191 D. D.

11*4 10*0
9*4 11*0 11*4 12*0 11*0 11*4 11*0 12*2 11*4 11*0 12*0 12*4 10*0 10*0

Observaciones

NOTA.—El barómetro se halla, en Sóller, á 52‘53 metros, y en «La Punta Q-rossa», á lül‘620 metros, sobre el nivel del mar. Las horas de observación, á las 9 de la mañana y á las 3 de la tarde.--En la casilla de la fuerza de los vientos, el 0 indica calma, lashojas ■^stán inmóviles: 1, débil, mueve ligeramente las hojas: 2, moderado, agita las hojas y pequeñas ramas: 3, bastante fuerte, agita las ramas gruesas de los.árboles: 4, fuerte, dobla las. ramas gruesas y los troncos de pequeño diámetro: 5, violento, sacude violentamente los árboles, rompe las pequeñas ramas: 6, huracán, derriba tejados y chimeneas, arranca los árboles.—La cantidad de las nubes se expresa en décimas do cielo cubierto, hasta 10 que significa cubierto. La clasificación por C que significa Cirros; K Cúmulos; S, Stratos; N
'Nimbos; CK, Cirrccúrnulos.

Los ai&ttnelos que se inserten en esta sección pagirán; Hasta tres injercicres á razón de 0‘05 pesetas la línea; hasta (toco inserciones á tazón de 0‘03 pesetas, y de cinco en adelante á raz ia de 0‘02 pesetas.
• El valor mínimo de un anuncio, sea cual fuere el número de líneas
le que se componga, será de 0‘50 pesetas. Las lineas, de cualquiera tipo sea la letra, y los grabados, se conta¬
rán por tipos del cuerpo 12 y el ancho será el de una columna ordina¬ ria del periódico.

Sección

de

Anuncios

Los anuncios mortuorios por una sola vez pagarán: Del ancho de una columna 1‘50 ptas., del de dos 3 ptas., y asi en igual proporcióon.
En la tercera plana los precios son dobles, y triples en la segunda. Los comunicados y anuncios oficiales pagarán á razón de 0‘05 pese¬ tas y los reclamos á razón de 0‘10 ptas. la línea del tipo en que se comoongan, siendo menor del cuerpo 12, y de éste si es mayor. Los susci'iptorea «lisfrutariiu una rebaja de un 2S ñor
ciento

CAJA DE PREVISION Y SOCORRO

SERVICIO DECENAL

FundatL*! en Barcelona el SO Abril de

DE

ENTRE

‘Primera compañía española ele seguros sociales

CELESTINO PEREZ
Calle Nueva, (Isabel II) 64

Esta importante sociedad, además de los seguros individuales de ACCIDENTES, de ENFERMEDAD, de INVALIDEZ, de VEJEZ y
de HERENCIA, contrata el

* «l«F
BILLXZA,,

SIC1B (Mil CONTRA LOS ACCIDENTES BE MJO
cuya clase de seguro es de gran importancia para los patronos, en virtud de la promulgación de la Ley de 30 Enero de 1900, pues cumple é indemniza fielmente todas las disposiciones de dicha Ley.
Los detalles y condiciones los facilita el Agente en Sóller, SAL-
YADOR ELIAS.
lOJO, AGRICULTORES!
No comprar ningún guano ni abono químico sin pro’bar antes los de la tan acreditada marca
CAMPANA

Es el mejor Depilatorio inven¬ tado hasta hoy para extraer de raiz el vello que tanto afea el rostro de la mujer, pudiéndoselo extraer sin perjudicarse ni dañarse el cutis en lo más mínimo; se le extermina pa¬
ra siempre mediante algunas senci¬ llísimas operaciones que pueden ha¬
cerse en un minuto.
Al mismo tiempo que nuestros parroquianos encontrarán en venta
tan maravilloso invento en dicha
perfumería, encontrarán también infinidad de clases de jabón, pol¬ vos, aguas para tocador y para re¬ forzar el cabello, pomadas, peine¬

por el magnifico y veloz vapor

L

1 Olí

calidas de Sóller para Barcelona: los dias 10, 20 y último de cada mes. Salidas de Barcelona para Cette: los dias 1, 11 y 21 de id. id. Salidas de Oette para Barcelona: los dias 5, 15 y 25 de id. id. Salidas de Barcelona para Sóller: los dias 6, 16 y 26 de id. id.
CONSIGNATARIOS:—EN SÓLLER.—D. Guillermo Bernat, calle del Príncipe n.° 24.—EN BARCELONA.—Señores Rosich Cárles y Comp.a, Paseo de la Aduana, 25.—EN OETTE.—D. Guillermo Colom, Quai Commandant Samary-5.
NOTA.—Siempre que el día de salida de Cette. según el presente itinerario, corresponda al sábado ó día anterior á uno festivo, la retrasará el vapor veinte y cuatro horas y saldrá el domingo ó dia festivo que sea, á la misma hora.

Depósito

en

Sóller:

M.

SEGUÍ

Y

C.a,

San

Bar¬

tas, orquillas, batidores, etc., etc. CALLE NUEVA, 64.-—SOLLER

tolomé, 2.

L‘ ASSIGURATRICE ITALIAHA

SOCIEDAD BARCELONESA DE BUANüT
BARCELONA
'GUANO POMES-POMAR
el más acreditado, el más barato y el de más con¬ sumo de España
. A 21 pesetas saco. Tossiaiaslo 1# sacos ú 30 pesetas Id.
DEPÓSITO EN CASA DEL REPRESENTANTE
D. MIGUEL COLOM
CAIíLiE 1>MJL n.lIS,-SOLLKIS-(Baleares)

Cirujano - Dentista
Dentaduras completas, desde 10
duros.
Dientes, desde 4 pesetas, ase¬ gurando dichas piezas para la mas¬ ticación y pronunciación.
Orificaciones, empastes y estrac-
ciones sin dolor.
Pelaires, n.° 102.—PALMA.
VPTlffl Se ven^en d°3 casas;
c * casi nuevas, situadas en la calle del Beato Ramón Llull, señaladas con los números 17 y 19, respectivamente.
Informarán en esta imprenta.

Sociedad de seguros contra los
ACCIDEKTBS BEL TRABAJO ESTABLECIDA EN MILÁN Y RECONOCIDA EN ESPAÑA
Capital social: 5.000.000 Liras
Habiéndose promulgado la Ley sobre los accidentes del trabajo de 30 de Enero último, esta importante Sociedad asegura todas las indus¬ trias, mediante una prima, contra los riesgos indicados en dicha Ley.
Director de la Sucursal Española: D. MANUEL GES, Merced, 20, Barcelona.—Para informes y demás, dirigirse al Agente principal,
B. HOMAR, Samaritána, 16, Palma.—Agente en Sóller, ARNALDO
CASELLAS.
SOLLER.—Imp, de «La Sinceridad>