AfiO XV.--2.* EPOCA.--NUM. 676
AfiO XV.--2.* EPOCA.--NUM. 676

SÁBADO 17 DE MARZO DE I90Ó

SEMANARIO INDEPENDIENTE

PUNTOS DE SUSCRIPCIÓN:
Sóllxr: Administración.
Francia: D. Guillermo Colom—Quai Commandant Samary-5-Cette (Herault.) Antillas: D. Guillermo Marqués—Calle de Pizarro, Arecibo, (Pto.-Rico.)
Méjico: D. Damian Canals—Constitución-19-San Juan Bautista (Tabasco.)

FUNDADOR Y DIRECTOR-PROPIETARIO: f

REDACCIÓN I ADMINISTRACIÓN:

Juan Marqués y Arbona.

^ Calis de San Bartolomé n.° 17

SQLLER (Baleares.)

PRECIOS DE SUSCRIPCIÓN:
España: 0’50 pesetas al mes. •,
Francia- 0’75 francos id. id. [PAGO ADELANTADO
América: 0’20 pesos id. id.) Números sueltos—O’IO pesetas. Id. atrasados 0’20 pesetas.

La Redacción únicamente se hace solidaria de los escritos que se publiquen sin firma, seudónimo, inicial, ó signo determinado. De los que tal lleven, seráu responsables sus autores.

Sección Literaria
IDILIO TRISTE
En los primeros días del mes de Abril, preparábase para abandonar el puerto
de Batavia un buque destinado á Mar¬
sella.
Todos los pasajeros en el puente in¬ terrogaban á lo lejos el Océano, cuando de pronto detuvo sus miradas un raro espectáculo. Los cargadores del barco
embarcaban á bordo, con infinitas pre¬
cauciones, una especie de objeto de arte maravillosamente cincelado, que ofre¬ cía el aspecto de un ataúd.
Era, en efecto, un ataúd forrado de seda blanca, con preciosos adornos de
plata. Y la sorpresa fué mayor cuando se vio que lo introducían en un camarote de primera clase.
Sonó el silbato de la máquina y el bu¬ que se puso en marcha.
Trascurrieron algunos días, y la lar¬ ga travesía de Batavia á Marsella anun¬ ciábase espléndida y serena. El vapor deslizábase por el mar á impulsos de la
fresca brisa.
A bordo trataban los pasajeros de evi¬ tar el monótono espectáculo de ver siempre el cielo azul y los mismos ros¬
tros. Al fin trabóse amistad entre los
viajeros, y se organizaron en el salón veladas musicales, juegos y otras dis¬
tracciones.
Entre las pasajeras figuraba una más alegre y revoltosa que las otras, á pesar
de su aspecto enfermizo. Su cuerpo débil y como inmateriali¬
zado bajo la abundancia de los encajes, y su palidez de nieve, denunciaban á primera vista la grave dolencia de que
era víctima.
Aquella mujer era la primera que se sentaba al piano y la primera que bai¬ laba, animándolo todo su alegría, siem¬ pre indiferente como el destino ó la
muerte.
Cuantos la rodeaban estaban sorpren¬
didos de aquella singular alegría que jamás cesaba ni sucumbía bajo el peso
de ningún sinsabor.
Una pariente que la acompañaba á
Francia permanecía silenciosa y grave,
sonriéndose de vez en cuando con una
sonrisa forzada y llena de resignación.
La enferma la inducía de continuo á
que cambiara de aspecto, y decía: —Ya ves que no sufro, que soy feliz,
muy feliz, y que no me quejo. Además, la joven viajera reñía tam¬
bién á las personas serias ó demasiado preocupadas.
—Ríanse ustedes—exclamaba; estén

ustedes alegres... Voy á tocar tin pre¬ cioso vals. Oigan ustedes.
Y se sentaba al piano, dejando correr por las teclas sus manos, más blancas y transparentes que el mismo marfil.
Un día la produjo extraordinaria emoción la mirada de un médico joven y elegante que figuraba entre los pasa¬ jeros.
Acercóse á él sonriente y le dijo: —¿Por qué está usted tan triste? No quiero que nadie esté triste á mi lado ó por causa mia. Aquí donde usted me ve, yo siempre estoy alegre... y, sin embar¬ go, sé que voy á morir.
El médico hizo un ademan do pro¬ testa.
—¡Ah!-—repuso la joven.—No me ha¬ go ilusiones de ningún género; mis días están contados, y como puedo morir durante la travesía he querido embarcar conmigo mi propio ataúd. ¿Le parece á
usted estrambótica la idea? Pues á mi
no; porque no me asusta la muerte. Es¬ tamos realizando un magnífico viaje; pero yo voy á hacer otro mejor por un océano más vasto... La muerte, según ha dicho un poeta, es el principio de la inmortalidad. He aquí porqué me ve usted siempre tan alegre y tau serena.
A los pocos instantes, la hermosa jo¬ ven volvió á saltar y sonreírse, adorna¬ da aquel día con todas sus alhajas y to¬ dos sus encajes, y con los dos preciosos claveles rojos que la muerte había es¬ tampado en sus mejillas.
El médico la observaba constantemen¬
te, guardando una actitud soñadora. Una noche en que estaba asomado á
la obra muerta vió llegar á la joven, y con respetuosa timidez la dijo:
—Señorita, me parece que comete us¬ ted una grande imprudencia.
—¡Qué importa!—contestó ella.—Ne¬ cesito respirar el aire libre.
Habíase levantado una húmeda brisa,
y la luna llena vertía sus errantes res¬ plandores sobre la inmóvil superficie del
Océano. En medio del silencio de la no¬
che oíase tan sólo el sordo y cadencioso ruido de la máquina. El buque navega¬ ba no lejos de la costa de Asia, y los dos viajeros contemplaban un faro que tra¬ zaba á lo lejos sobre el mar los esplen¬ dentes rayos de su luz.
La joven fué la primera en romper el
silencio.
—Lo único que me aflige—dijo—es el no inspirar otro sentimiento que el de la piedad.
—¿Y si alguien la amase á usted con delirio?—preguntó el médico.
—No daría crédito á sus palabras... ¿Quién habría de ser tan insensato que se atreviera á amarme por unos cuantos dias y quizá por algunas horas?

—Sin embargo, ¿qué diría usted si ese dentro de su levita abrochada cogían

amor existiese y le dieran á usted las siete personas. Sponer, otro inglés, á la

pruebas de la pasión que ha inspirado? edad de cincuenta años pesaba 675 li-

—Las admiraría

con

gran

1
trabajo...

bras, y las paredes

de

su

vientre

eran

¡Vaya, vaya, no hablemos de eso! Como el fresco era ya intolerable, cesó
la entrevista y los dos jóvenes se sepa¬
raron.

tan recias, que habiendo recibido una cuchillada en la región abdominal, la hoja no pudo llegar á los intestinos, á pesar de medir cinco pulgadas do lon¬

Al día siguiente y en los sucesivos, la enferma y el médico volvieron á ha¬
blar con insistencia del mismo asunto.

gitud. Por último, otro súbdito de la Reina Victoria, llamado Hopkins, fué el obeso más extraordinario que se ha co¬

Y la joven seguía siempre alegre; pe¬ ro con una alegría muy distinta de la anterior, que parecía como una apela¬

nocido: ¡pesaba 990 libras! Los obesos generalmente se sofocan y
sudan á la menor fatiga, lo cual les

ción á la vida.

presta frecuentemente cierto aire de in¬

Su rostro estaba menos pálido y su diferencia y de fastidio.

sonrisa no ofrecía el menor aspecto de

Raspail, por su parte, todavía iba más

tristeza.

lejos al decir: «El estado de los obesos

Transcurrieron dos semanas y el bu¬ hace que se les embote la sensibilidad y

que surcaba ya las aguas del medite¬ rráneo. El vapor se acercaba ya á Fran¬ cia, y los dos viajeros admiraban la luz que se reflejaba en las azules ondas.
Cuando el barco llegó al puerto de

también la inteligencia.» Esta aserción es demasiado absoluta, y para conven¬
cerse de ello basta recorrer la lista de los
obesos célebres, formada por Brillat Savarin en su Fisiología del paladar. Aun

Marsella, fué sacado del camarote el cuando dicha lista no comprende á

ataúd y arrojado á las profundidades del Balzac, á Gustavo Planche ni á Julio

mar.

Janin. demuestra claramente que la

Al cabo de una hora desembarcó la opulencia adiposa no lleva fatalmente

joven asida del brazo del médico, á consigo la pobreza de inteligencia. La quien había jurado amor inextinguible. polisarcia, madre de la fatiga, crea ne¬
Los dos amantes habían concertado cesariamente perezosos; pero todos esos

su matrimonio para dentro de muy po¬ holgazanes físicos, no lo son intelec¬

cos días.

tuales.

Pablo Brulat.

Las causas productoras de la obesidad son bastante conocidas. En primer lu¬

——-—0

■

gar, importa citar la herencia, que no es ajena á la producción del mal; pero

Sección Científica

las más de las veces lo ocasiona la falta
de ejercicio, y el uso de una alimenta¬

ción sobrado suculenta, por cuya razón

PARA DEJAR DE SER G-ORDO

es patrimonio de los ricos más bien que de los pobres. Los oficinistas de todas

Obesidad ó polisarcia se denomina la
afección caracterizada esencialmente por
el desarrollo excesivo del tejido graso y subsidiariamente por la sofocación, las palpitaciones, el aspecto congestivo del rostro, los sudores abundantes, la fatiga constante y la somnolencia. Cuando la obesidad existe, la grasa puede llegar á
constituir realmente la mitad, las dos

clases la padecen á menudo. La obesi¬
dad también abunda entre los parro¬
quianos de las cervecerías; de manera que los aficionados á la bebida fermen¬ tada, que tanto agradaba á Cambrinus, tienen en su mayoría una gordura ca¬ racterística, estándoles reservada la
misma suerte á todos los que abusan de las bebidas, cualesquiera que éstas

terceras partes, las tres cuartas partes y sean.

hasta las cuatro quintas partes de la Aunque la polisarcia no es rara en los

masa total del individuo, en cuyo caso niños, se desarrolla generalmente al

su cuerpo adquiere un volumen enor¬ cumplir los treinta años. No iodos los

me, que en ocasiones dadas ha llegado individuos sufren igualmente por la al peso exorbitante de 400 kilos. Mi acumulación de grasa, y hasta los hay á

amigo Witkowski, médico delgado, que quienes casi no molesta. En prueba de

se ha entretenido en reunir ejemplos de ello, el diario médico de Corvisart refi¬

hombres gruesos, asegura haber halla¬ rió la historia curiosa de la mujer Clay,

do en Inglaterra los casos de gordura uno de los seres humanos más gruesos

más notables.

de cuantos se conocieron, la cual reco¬

En este país vivió realmente Eduardo rría diariamente á pie 10 kilómetros sin

Bright, quien á los veintinueve años experimentar sofocación alguna ni pal¬

pesaba 596 libras, habiéndose dicho que pitaciones.

Pero basta de descripciones, y vamos
al tratamiento.
Partiendo del principio que la obesi¬ dad la produce el reposo excesivo de los órganos, la alimentación sobrado co¬
piosa y las bebidas demasiado abundan¬ tes, fácil es decidir que conviene hacer para curarla ó atenuarla.
En vez de permanecer en la cama diez ó doce horas de las veinticuatro que tie¬ ne el día, los tributarios de la polisarcia se acostarán tarde y se levantarán tem¬ prano; no dejarán sus miembros ocio¬ sos, y, por el contrario, los ejercitarán en una gimnasia diaria que á voluntad puede ser una una partida de billar, un paseo en velocípedo, una sesión de es¬ grima, un trabajo de jardinería ú otro cualquiera cansado.
En presencia de los alimentos más su¬ culentos y de las mesas mejor servidas, los obesos recordarán que no deben pro¬ bar todos los platos ni catar todos los vinos, y tendrán siempre en cuenta que les está prohibido en absoluto, que les
está vedado beber entre las comidas.
Ya sé que es penoso resistir á la sed, sobre todo durante los calores; pero re-' sulta absolutamente indispensable, y el que tenga valor para condenarse á se¬ guir mi régimen y se someta por com¬ pleto á las privaciones indicadas, puede estar seguro de curar en pocos meses. En cambio, el que no sepa moderar sil apetito ni refrenar las ansias de beber, tendrá que emplear medicamentos es¬ peciales.
La droga que ahora está de moda nos la proporcionan los triperos; y es la glándula tiróidea extraída del cuello de' los carneros, con la cual se hacen pasti¬ llas, polvos y elixires. El nuevo medi¬ camento sucedió á un vegetal, el fue as vesiculosus, al cual precedieron diversos minerales, como el yoduro de potasio, el acetato de potasa, el bicarbonato de sosa y el sulfato de magnesia.
Todos estos remedios, cuya g’loria se había celebrado antes con ejemplos al canto, como hoy se elogian las prepara¬ ciones tiroidianas, los coloco en el mis¬
mo saco, con las cenizas de víboras, aconsejadas por Galiano, toda vez que curan al obeso que come poco, bebe menos y trabaja mucho.
Al polisárcico glotón, bebedor y pe¬ rezoso, quizá le producen la ilusión de que adelgaza; pero su acción física es igual, en definitiva, al efecto conocidí¬ simo de un cauterio aplicado á uná pierna de)palo,
Í)r. Bremond.

(24)
UNA HERENCIA
Pero María estaba triste, y después es¬ tuvo enferma, y entonces me decía: «Papá ya no me ama, todo es mi tía y ella me quiere á mí, y papá la amará más por esto. Si me pegara como te pe¬ gaban á tí, papá la aborrecería, pero ella no me pegará nunca y papá la amará más que á mí; me moriré; los ce¬
los me matarán.»
Yo le decía:
—Se lo diré á tu papá; pero ella me contestaba: «Prefiero morir, porque tam¬
bién moriría de vergüenza, pues son
tantos los celos que tengo, que hasta los tengo del vizconde y de todo el mundo. Y yo no quisiera que papá amase á na¬ die sino á mí,» y esto se lo dije á la se¬ ñora. Le dije: «si no queréis que María
muera, salid de esta casa». Y ella se
marchó. Le pedí que nada dijese, y na¬ da dijo; es una santa, Yo hubiera calla¬ do siempre, pero veo que habíais mal de ella y no puedo oirlo, porque me dió un beso. Ei primero que he recibido.
La pobre muchacha se puso á llorar
sin consuelo, añadiendo: Me dió estos
pendientes, y yo la quiero como habría

querido á mi madre si la hubiese cono¬
cido.
Carlos se quedó extático. Lo que oía le parecía un sueño. Su cabeza se per¬
día. No acertaba á creer lo que escu¬ chaba.
—¿7 cómo es, exclamó lleno de angus¬ tia, cómo se explica que María me pidie¬ ra á mí que le diese por mamá á su tía?
—Es que María, dijo Susana, me de¬ cía siempre: todos los hombres de la edad de papá están casados, y él se ca¬ sará un día,.y tal vez con esta peste de Mlle. de la Riviére, y cuando pensó que su mamá sería su tía se alegró primero, pero después los celos la atormentaron. Pensó que su papá la aborrecería y per¬ dió el apetito y la alegría, y si reía y pa¬ recía contenta lo hacía para disimular, y si instó para que os casarais, sólo fué esforzándose para que no la aborrecie¬
rais; pero sufría, sufría sin cesar, pues María os quiere de tal modo que me decía: «Mira, Susana, cuando vienen aquí se¬ ñoras con niños y papá les besa, me pa¬ rece que me roban á mí estos besos y detesto á todos los niños y niñas y has¬ ta á Mr. de Saint Gerand porque papá le quiere demasiado. Por esto, compadeci¬ da de lo que padecía la pobre María y porque no muriera, se lo dije á la seño-

ra. y ella se marchó; más no digáis á María que yo os lie dicho esto: á María le debo la vida, pues me arrancó con sus ruegos de las manos de aquella mujer que me arrastraba por los cabellos, me pegaba y me quemaba.
Carlos se repuso, alargó la mano á Susana y atrayéndola hacia sí, la besó
en la frente.
—Gracias, hija mía, dijo. Ella te sal¬ vó la vida y tu has salvado la suya, pues María hubiera muerto y ahora vi¬ virá. Tolos estábamos ciegos. ¡Gracias, Dios mío! exclamó juntando las manos
con fervor.
Y Carlos prorrumpió en llanto, no sa¬ bemos si de gozo ó de tristeza. Franz se le acercó y le abrazó exclamando: ¡Po¬ bre amigo mío!
— Ya lo ves Franz, dijo Carlos, con el acento de un mártir. Es pr-ecisoque Ma¬
ría viva ante todo. Rosario lo ha com¬
prendido. Ella me traza el camino. Entonces se volvió á Susana y le dijo: Vete al aposento de María, y dile que
luego la veré antes que se acueste. La pobre muchacha se alejó, pero
después volvió y, poniéndose Carlos un dedo en los labios, dijo en voz baja:
—La Providencia de todo se vale para
el bien. Yo arranqué á esta infeliz de las

garras de una fiera y os valéis de este pobre sér para salvar á mi hija: Vida por vida. ¡Seas bendito, Dios mío!
—No le diréis nada á María. ¿No es verdad? Ni ahora, ni nunca.
—No, hija mía, nunca María sabrá
nada.
—Ni vos tampoco, dijo la niña, fijan¬ do en Saint Gerand sus claros ojos.
—No temas, dijo éste, nadie sabrá
nunca tu secreto.
Susana salió.
—Ahora Franz, dijo Carlos, puedes ser esposo de Rosario. Ya sabemos su secre¬ to. ¡Y yo que la juzgaba tan mal! ¡Ay, amigo mío! y ahora al ver sus virtudes, su abnegación, la amo más que nunca; pero mi hija moriría, y mi hija, añadió con amargura, mi hija debe vivir.
Los dos amigos hablaron un rato de Rosario y después se dirigieron al apo¬
sento de María.
La niña iba vestida con una bata
blanca de alconchado. Estaba pálida y demacrada, parecía un sér salido de la tumba. Franz apenas la hubiera conoci¬ do, sólo vivían en ella sus ojos negros
de mirada ardiente.
El vizconde la besó, pero vió que la niña miraba á su padre como para de¬ cirle que aquellos besos los tomaba co-

mo suyos. Franz habló un rato con la niña y observó siempre, y se estremeció al ver aquella mirada, aun febril, fija continuamente en su amigo. Aquello era más que amor filial: era un verda¬
dero delirio.
Al salir del cuarto los dos amigos, Franz dijo á Carlos:
—Lo he visto; es imposible que te ca¬ ses, amigo mío. he observado á María! el amor que te tiene es un frenesí. Esta niña morirá el día en que le dés una
rnad rastra.
—María es hija de Luisa, dijo con amargura Carlos, y ha heredado la figu¬ ra y el carácter de su madre. Yo, joven inconsiderado, maté sin quererlo á la esposa celosa en demasía. Las últimas palabras de Luisa fueron! ama mucho á María y no la des celos como á mí. Así lo liaré, me sacrificaré por la hija, ya que hice sufrir á la madre, y no me ca¬ saré jamás; María será mi único cariño. Ella me ama, y esto debe bastarme ya. Ahogaré mi corazón y haré desaparecer esta pasión que ahora le consume. Soy hombre y lo haré.
Franz calló, sólo estrechó la mano á
su amigo. Por la noche se acostaron los dos en el mismo aposento, según cos¬ tumbre. Estaban tristes y silenciosos.

2

SOLJLER

ESTUDIOS DE ZOOTECNIA
VIII
Todo problema zootécnico se reduce á organizar una empresa de modo que se reúnan y combinen según su naturaleza los elementos que el ganadero tiene de ■que disponer, de manera que su acción reciproca produzca resultados con el menor gasto posible; este problema, ba¬
se del desarrollo de los intereses que se
persiguen en el curso del estudio de la zootécnia, es la sintesis, la fisiología de la producción animal, que investiga los
medios del desarrollo de toda empresa
pecuaria. Debe ante todo el ganadero darse
cuenta de las bases en que la industria citada toma sus fundamentos, para de¬ ducir después la importancia de cada una de las ciencias auxiliares que inter¬ vienen en el desarrollo de la fisiología industrial; elegir un sistema en que pueda producir el más favorable resul¬ tado; determinar aquellos individuos que por sus cualidades típicas han de ser el objeto de la explotación, consti¬ tuyendo asi un plan en que el cargo y la data resulten equilibrados, ó mejor, si es posible, notablemente aumentada la
oferta sobre la demanda.
Compréndese desde luego, que lo priínero por resolver será el examen de la clase de disfrute que el ganadero ejerce
' sobre los animales, la observación de los
años en que se funda el proceso vital del organismo, las cargas que pesan ó pue¬ den pesar sobre el capital que los ani¬ males representan, y el intrínseco que roseen; los gastos que producen diaria¬ mente como efecto de su alimentación, sea el que quiera el régimen que se es¬
tablezca.
Estas cuestiones conviene estudiarlas
y precisarlas previamente si han de es¬ tar bien dirigidas, y relevados casi en absoluto de contrariedades los poblemas
zootécnicos.
Más á pesar de todo lo hasta aqui ex¬ puesto la multiplicidad de especulacio¬ nes á que se presta una empresa de esta
clase, confundiéndose á veces en sus
caracteres y resultados, dificulta nota¬
blemente el conocimiento de la marcha
económica de la explotación.
Difiere la contabilidad zootécnica de
otras en que en ella se tienen en cuenta los actos que intervienen en cada una de las funciones fisiológicas de la organi¬ zación, modo por el cual se conoce con la precisión posible el estado .particular ó aptitud de cada animal, según la in¬ dustria á que se destina. Además como unos animales son destinados á trabajos mecánicos y otros se explotan por los productos que rinden mediante ciertas funciones, y algunos en fin se les bene¬ ficia mediante los alimentos y otras cir¬ cunstancias que favorezcan su desarro¬ llo, para el mercado; resultan otras tan¬ tas clases-de rendimientos cuyos distin¬ tos caracteres complican más el proble¬ ma, de donde resulta el estudio de las funciones económicas que constituyen la especialidad de la contabilidad zoo¬
técnica.
No hemos de terminar -este artículo
• sin que hagamos algunas consideracio¬ nes respecto de la manutención de los animales, con el fin de fijar más la aten¬ ción de los encargados ó directores de
un número determinado de animales,
respecto al pienso si pertenecen á una empresa de labor, al cebo si se trata de individuos destinados al engorde y los que se eligen para la reproducción.
En las cuentas de previsión que pre¬ ceden, ó deben preceder á la organiza¬ ción de un proyecto zootécnico, se cal¬ cula aproximadamente la ración de cada animal, según su peso y destino á que se le someta, estimando por término medio lo que á cada uno corresponde; pero el administrador ó director, que para el caso es igual, como interesado •en el mayor beneficio de la empresa, deberá tener presente sobre todo las ap¬
titudes de los diferentes individuos, cuyo conocimiento al detalle compete á los
encargados de cuidar el ganado, pues es sabido que las disposiciones para el desempeño del papel á que se destinan
los animales, están en relación con sus
facultades digestivas en todos los indi¬ viduos de una raza, que pueden variar de usos á otros, puesto que, mientras una cantidad determinada, es suficiente
para que algunos resulten perfectamen¬
te robustos, otros teniéndola más abun¬
dante permanecen siempre ñacos. Por otra parte hay que tener en cuen¬
ta que no en todas las estaciones consu¬
men los animales la misma cantidad de
alimentos, ni de la misma clase: en una estación hacen uso de granos y pajas, henos ó pastos secos, en otra se alimen¬
tan de raíces y tubérculos; en otras de

forrajes y diferentes clases de yerbas espontáneas; y como la duración de ese régimen alimenticio depende en buena parte de la temperatura, ó rigores esta¬ cionales variables en cada año por las condiciones climatéricas reinantes; al encargado toca teniendo en cuenta la industria á que los animales se dedican,
determinar cuando se han de empezar y
emprender el aumento ó disminución de cada clase de alimentos y la elección
de su calidad.
J. O.
Actualidades
El mensaje de Mr. Chamberlain
¿Ha querido Mr. Chamberlain sacar partido del entusiasmo y del prestigio que le daban las últimas victorias de lord Roberts para dar un gran golpe?
Cuando se conoce este hombre políti¬ co, incapaz seguramente de grandes pensamientos y de grandes obras, y sí muy hábil para utilizar ciertas ocasiones
favorables, se tiene derecho en suponer
que tal ha sido su intención al enviar su mensaje misterioso á los primeros mi¬ nistros de las grandes colonias de Aus¬ tralia y del Canadá.
Dos hipótesis sobre todo han encon¬ trado el favor público: según una de ellas, Mr. Chamberlain hubiera querido obtener la participación militar más efectiva de las colonias á la guerra. Se ha
notado, en efecto, la insistencia con la
cual los generales ingleses lian puesto
continuamente de relieve, en sus bole¬
tines; la parte que los contingentes co¬
loniales habían tomado en las batallas.
Esos contingentes coloniales eran sin embargo muy débiles y no podian ha¬
ber alcanzado sobre el resultado de los
combates la influencia que se les atri¬ buía. Pero era una táctica propia para halagar las colonias y excitar en ellas el sentimiento imperialista.
Aparece además que si las tropas de
Australia no ha estado á la altura con¬
veniente, las del Canadá han sido exce¬
lentes y, tanto por su disciplina como por su instrucción militar, pueden com¬ pararse con los mejores ejércitos de Eu¬ ropa. En su conjunto han sido superio¬ res á las tropas de la metrópoli.
Pero ¿no es una intención aún más grande que ha querido realizar mon-
sieur Chamberlain?
¿No ha creído él que había llegado el momento de poner en práctica el sueño de la federación anglo-sajona y de con¬ vocar ese parlamento imperial en el que los representantes de las colonias figu¬ rarían al lado de los diputados del Rei¬
na-Unido? Habría en esto doble ventaja por una
parte ese parlamento imperial sería el símbolo de la unidad del imperio, y por otra, podría votar los impuestos délas poblaciones sometidas á la reina, y de esta manera las grandes colonias que gozan de la autonomía contribuirían á los gastos de guerra y marina mientras que hasta ahora la metrópoli, ella sola, hacía los gastos necesarios para ambas
cosas.
Los elementos del entusiasmo anglo¬ sajón se agitan en todas partes, y, como es sabido, el hombre que grita hace más ruido que diez que se callan.
Hay en las colonias una inmensa ma¬ yoría de gentes que no ambicionan sino el trabajar pacificamente; pero, como en todas partes, hay siempre algunos per¬ turbadores dispuestos siempre á seña¬
larse.
El momento le parece favorable al
Sr. Chamberlain para poner esos per¬
turbadores á su servicio y al de su am¬ bición. A los que se opongan, él espera
intimidarlos acusándolos de faltos de
patriotismo y aplastándolos bajo el peso
del entusiasmo del momento.
Es posible también que el mensaje de Mr. Chamberlain á los primeros minis¬ tros de las colonias no tenga importan¬ cia alguna y que hayamos sido víctimas de una mistificación del diputado de Birmingham.
Escuela de Atenas
Hace un año poco más ó menos, mu¬ rió en Atenas el rico banquero Syngros, y dejó, entre otros legados, uno para que se reconstruyese el museo de Delfos.
Mme Syngros acaba de dar las órde¬ nes necesarias para que sean entregados
al Director de la Escuela francesa de Atenas 75.000 francos destinados á la referida reconstrucción.
Estos actos honran á los Zappas, los Avésoff, los Syngros y otros que enalte¬
cen de esta manera una raza noble y
distinguida.

Canadenses franceses é ingleses
Cuando se habla de las manifestacio¬
nes imperialistas del Canadá y de su entusiasmo por las victorias inglesas, es preciso recordar que hay canadenses franceses é ingleses. Los franceses son los que descienden de los 60.000 habi¬ tantes del país cuando éste fué cedido á Inglaterra después de la guerra de 7 años y que han formado una población
de dos millones de individuos. Los franceses del Canadá se hallan
para con los ingleses, en el Canadá, en igual situación que los boers para con los ingleses en el Sur del Africa.
Incendio del Teatro francés
El Teatro francés «ha vivido».
Ayer jueves, á las doce y cinco minu¬
tos de la tarde, mientras varios artistas
se preparaban para la «matinée» que había de empezar á la una y cuarto, el grito de ¡fuego! se oyó en los alrededo¬ res del edificio que se halla en la calle Richelieu. Algunos minutos después las llamas brotaban de todas las puertas y ventanas, y á la una y media la bellísi¬ ma sala del teatro, su «foyer», la esca¬ lera principal, todo había desaparecido.
Mlle. Henriot, de 23 años de edad, ar¬
tista de rarísimo talento, pereció en me¬
dio de las llamas. Se cuentan 17 heridos
y contusos. Ya no quedan rastros de ese teatro
que fué una de las glorias de Francia y
donde se encontraban tantas maravillas
del genio francés. Es una pérdida irre¬ parable en estos momentos sobre todo en los que la Exposición va á abrir sus puertas.
Se trata de habilitar inmediatamente
una sala para que los extranjeros que vengan á visitar esta capital puedan co¬ nocer á los grandes artistas que han in¬ terpretado las producciones de los gran¬ des dramaturgos franceses.
Deploramos esta catástrofe que priva á Francia del templo consagrado al ar¬
te dramático. Ciertamente el edificio se¬
rá en breve reconstruido. Pero aquellas tablas que pisaron los grandes actores franceses, aquella sala en cuyos ámbitos repercutía el eco de tantas joyas lite¬ rarias, todo ha desaparecido, y artistas y público deploran tan irreparable pér¬
dida.
Otra vez la venta de Canarias
El Sr. Silvela se ha encontrado una vez más en la necesidad de desmentir la noticia de la venta de las islas Canarias
á Inglaterra. No sabemos que interés puede mover á los que esparcen noticias
tan absurdas.
Ciertamente un pueblo puede vender colonias que le sean ó le parezcan inú¬ tiles, pero no se ha visto jamás un go¬ bierno ceder expontáneamente una parte de su territorio nacional.
Canarias forma parte integrante del territorio nacional, tanto como las islas Baleares ó como las provincias de Cádiz ó de Zaragoza.
Basta hojear cualquiera geografía pa¬ ra ver que las islas Canarias no están consideradas como una colonia, sinó como una de las 49 provincias de que se compone España y que se hallan admi¬ nistradas como una provincia. En Fran¬ cia poseemos un equivalente exacto de Canarias: la isla de Córcega. ¿A quien se le ocurriría llamar la Córcega una colo¬ nia y tratarla como objeto de cambio por un territorio del Congo á del lago
Tchad?
Muchos hombres de Estado son natu¬
rales de Canarias; podríamos nombrar algunos, entre los contemporáneos, que ocupan los puestos más eminentes en España. Les causaría tanta extraüeza como cólera el que se les dijese que su país no es un pedazo de la misma Es¬ paña, que es una simple dependencia de la que pueden disponer los gobiernos según les convenga en sus diferentes combinaciones diplomáticas.
Inverosímiles en todo tiempo, esas
noticias de cesión, en estos momentos son aún más inverosímiles tratándose de un gobierno como el de ahora que
con tanta energía y actividad se ocupa en la regeneración de España.
A. Saissv.
París 9 de Marzo de 1900.
Crónica Local
LOS AUTOMÓVILES EN SÓLLER
Nuestro estimado amigo D. Jaime Torrens y Calafat, presidente del «Círculo Sollerense», recibió en la noche del do¬ mingo último un telegrama del editor propietario de «La Ultima Hora», don

José Tous, en que le participaba que á la mañana siguiente saldrían de Palma,
para este pueblo, dos coches automóviles de la casa cuya representación lleva en
estas islas.
El Sr. Torrens, después de exponer en la sociedad deportiva el telegrama de referencia con el fin de que la noticia se divulgara y pudieran ser más los admi¬ radores de los «vehículos del porvenir»,
como generalmente se llama á esta clase de coches, invitó atentamente á varias
personas de su intimidad, entusiastas
fundadores de la futura sociedad para
explotación del servicio de automóviles,
tales como D. José Rullán Pbro., el no¬ tario D. Pedro Alcover, los médicos don
Pedro Serra y D. Emilio Conte, los pro¬ pietarios D. Lorenzo Roses, D. Pablo Mayol, D. Damián Deyá, D. Nicolás Morell, D. Guillermo Deyá, D. Ramón Coll, D. Miguel Forteza, el corresponsal de «La Ultima Hora» D. Miguel Oliver y
el Director de este semanario.
Alas diez déla mañana salieron en
carruaje la mayor parte de los invitados, siguiendo carretera arriba hasta las in¬
mediaciones del Pórcho delBisle. Allí
detuviéronse al recibir la noticia de que
los esperados coches bajaban á gran velocidad y no estaban ya muy lejos de aquel punto; y en efecto á los pocos mi¬ nutos pasó uno, sin detenerse, y el otro poco después, que se detuvo y al cual
subió el Pbro. Sr. Rullán, invitado por
el Sr. Ingeniero Jefe de Obras Públicas de esta provincia, D. Eusebio Estada, quién, sumamente amable y deferente con nuestro amigo, le cedió su puesto, bajando él luego en el carruaje en que iban el Sr. Torrens y demás personas por éste invitadas.
La noticia había circulado por el pue¬ blo rápidamente y gran número de per¬ sonas, interesadas unas, curiosas otras, atraídas por la novedad todas, agolpᬠronse á la carretera, calles de Isabel II y del Príncipe y plaza de la Constitución, para presenciar la llegada de los nuevos vehículos, habiendo muchas llegado has¬ ta el Pont d'en Valls, impacientes como estaban de ver y aplaudir lo que signi¬ fica adelanto y es para Sóller, á nuestro parecer, un gran paso hácia su futura prosperidad.
Comprendemos que desearán conocer nuestros lectores¡los pormenores del via¬ je de los automóviles; no podemos dár¬ selos porque de él sabemos únicamente lo que nos han contado. Pero conside¬
rando autorizada la voz de nuestro cole¬
ga palmesano «La Ultima Hora» y de¬ seando complacer á aquellos, cortamos las siguientes líneas que publicó en su
edición del martes de esta semana:
«A Sóller.—Ayer por la mañana, á las nueve y cuarto salieron de esta ciudad dos coches automóviles, uno tipo Dos d dos y otro Victoria. En éste iban una señorita, el ingeniero jefe de esta pro¬
vincia D. Eusebio Estada, el redactor de
este diario D. José Vives y el ckaafeiir Mr. Otto; en el de Dos d dos montaban
el director de la fábrica de automóviles
D. Emilio de la Cuadra, D. José Tous, propietario de La Ultima Hora y su hija
María, D. Domingo Casasnovas y I). José
Arnaldo.
Los antomóviles tomaron por la ancha y recta carretera de Sóller en donde
desarrollaron á trechos una velocidad
de 22 km. por hora; pero la velocidad
media hasta Can Penasso fué de 18 kiló¬
metros. En esta hostería se almorzó,
emprendiendo otra vez la excursión hᬠcia el Coll. Subir el Coll. He aquí la dificultad de la expedición. Para mu¬ chos, aun para los más decididos parti¬ darios del automovilismo, aquellos ocho km. de constante pendiente, era impo¬ sible fueran salvados por los coches au¬ tomóviles. Ayer nos pudimos convencer de que con esta clase de vehículos se sube admirablemente aquella carretera que serpentea por la ladera de la mon¬
taña hasta la cumbre.
Una gran velocidad para subir aque¬ llas pendientes es indudable que se con¬ seguiría adoptando para los coches mo¬ tores de mayor número de caballos; pero en nuestro concepto, subir el Coll, un
automóvil de cuatro asientos á ocho
km. por hora, es para dejar por muy satisfechos á los que están acostumbra¬ das á transitar por aquellas pendientes á paso de carreta.
Bajar del Coll. Otra de las dificultades que se presentaban. Las curvas rápidas hacían presagiar que la velocidad no
podía ser alta á la bajada, pues se temía á un vuelco, pero no es así. Merced á los tres frenos que llevan los automóvi¬ les es posible á las bajadas llevar la ve¬ locidad que se quiere, podiendo en un
momento dado, parar el coche con toda
seguridad. No es extraño, pues, que la bajada del Coll se hiciera con gran con¬ tentamiento de los que los montaban y

entre apláusos y muestras de aprobación de muchos sollerenses que hallábanse apostados en diferentes trayectos.
En uno de estos paróse el automóvil tipo Victoria para admitir como viajero al venerable sacerdote D. José Rullán,
quién mostróse satisfechísimo de aquel adelanto, que dijo presentía hace cua¬ renta y ocho años.
El pueblo de Sóller agolpábase para presenciar el paso de los automóviles, que produjeron en él gran entusiasmo.
El digno presidente del Circulo Solle¬ rense, nuestro querido amigo D. Jaime Torrens. tuvo para los viajeros atencio¬
nes innumerables. Estos visitaron aque¬
lla sociedad sportiva en donde se habló de los progresos que se notan en el au¬
tomovilismo.
Nuestro amigo D. Domingo Casasno¬ vas tuvo la galantería de invitar á co¬
mer á todos los turistas en su casa de
aquella villa. La comida fué expléndida, digna de aquel simpático'anfitrión.
Por la tarde se fué al puerto á gran velocidad y seguidamente efectuóse el
retorno á Palma.
La nota más simpática de la última etapa de la excursión fué la llegada á la
hostería de Can Penasso en donde nos
esperaba una muralla de gente, en su mayoría del vecino pueblo de Buñola.
Después de tomar un tente-en-pié mon¬
tamos otra vez en los automóviles, em¬ prendiendo estos la marcha seguidos de algunos ciclistas.
El trayecto de Can Penasso á esta ciu¬
dad se recorrió con una velocidad de
32 km. por hora. En resúmen: una expedición agra¬
dable, de las que dejan gratísimo re¬
cuerdo.»
Réstanos añadir que los comentarios del público fueron favorables; que la
venida de los automóviles á Sóller sal¬
vando la rápida pendiente y los zic-zacs del Coll, no solo demuestra que el pro¬
blema de esta clase de locomoción que¬
da completaments resuelto, y realizable por lo mismo el proyecto de un servicio fijo entre Palma y Sóller, sinó que fué un verdadero acontecimiento, que des¬ pertó con justicia el público entusiasmo y dejará recuerdo imperecedero, como lo dejan los grandes adelantos, al con¬ signarse como fecha memorable en la historia de este pueblo la del 12 de Mar¬
zo del año 1900.
Víctima de una pulmonía fulminante que le retuvo muy pocos dias en la cama
falleció el martes de esta semana el co¬
nocido comerciante D. Antonio Enseñat
y Frau. El mismo dia por la tarde rezóse en la
casa mortuoria el rosario y seguidamen¬
te fué conducido á su última morada el
cadáver, á cuyo acto asistió el clero pa¬ rroquial con cruz alzada y numerosos
amigos del finado. En sufragio del alma
de éste celebráronse en la parroquial el dia siguiente los funerales, que fueron
solemnes y estuvieron igualmente con¬
curridos.
Acoja Dios en su seno al alma del se¬ ñor Enseñat y reciba su atribulada fami¬ lia nuestro sentido pésame.
El vapor «León de Oro» llegó ante¬ ayer por la mañana y salió anoche para los puntos de su itinerario. Trajo mucha y variada carga, y se llevó, como siem¬ pre, naranjas, limones y otros efectos, además de algunos pasajeros, no mu¬ chos, pues sabido es que este tiempo es el en que menos viajan nuestros pai¬
sanos.
En el mando de dicho buque continua todavía el capitán Sr. Martorell, intimo amigo del Sr. Mora, á quién sustituyó ya en el viaje anterior por haber queda¬ do éste aquí con objeto de asistir y con¬ solar á su anciano y querido padre en su enfermedad y recoger su último aliento.
Según noticias telegráficas que ha re¬ cibido la casa consignataria, ha llegado dicho vapor á Barcelona esta mañana
sin novedad.
A mediados de la semana actual reci¬
bimos la visita de un nuevo semanario
que con el título de «El defensor de to¬ das las clases productoras y contribu¬ yentes» vió la luz pública en Palma el
dia 8 del corriente mes.
En su primer número dedica cariñoso saludo á sus «apreciables colegas de, Palma, Mahón, Ibiza, Felanitx é Inca, así como á los de Madrid y resto de Es¬ paña», por lo que solo en este último
concepto, porque se considera español, puede corresponder el Sólleb á la corte¬ sía. Sin embargo, y á pesar de la exclu¬
sión con que nos ha distinguido el nuevo

SÓLLER

3

colega, dejamos con él establecido el cámbio y le deseamos larga y próspera
vida.
Durante la presente semana tampoco
ha variado el precio de los limones: pa¬ gábanse antes, según en nuestro ante¬
penúltimo número dijimos, á7 pesetas la carga, y á este mismo precio continúan
pagándose.
El de las naranjas si que ha subido,
como sucede todos los años á penas se nota la escasez del fruto; pero es bas¬
tante difícil precisar el precio verdadero, puesto que se han pagado á 11‘25 y á 12f50 pesetas. De todos modos puede asegurarse que el precio actual, sea el que fuere de los expresados, tiende al alza
todavia.
Una mejora de indiscutible utilidad
está llevando á cabo actualmente el
Ayuntamiento: la construcción de una casita de manipostería en la barriada del Puerto, para fielato de Consumos, en
sustitución de la de madera, pequeña y
de bajo techo, verdadero horno en vera¬ no, en la que se tostaban los empleados que por precisión habían de permanecer
sentados á su sombra todo el dia.
Si no fuera porque lo que aconseja el Sóller que se haga, no suele hacerse, recordaríamos lo que otras veces hemos pedido, es decir, que se construyera otra casita, para fielato de Consumos tam¬ bién, en la carretera de Deyá, en sitio más higiénico que el que ocupa el hú¬
medo é inhabitable cuchitril en que está instalada la expresada dependencia.
La mejora es tanto ó más necesaria que la que se realiza, y el vecindario la aplaudiría, con nosotros, como aplaude
•ésta.
Poco lluvioso puede decirse que ha
Eido en esta comarca el invierno que va
á espirar, tan poco, que en muchos huer¬ tos ha sido preciso regar los habares para evitar se agostaran con tan perti¬ naz sequía. Y no es que hayan faltado nubes ni nubarrones; pero estos, barri¬ dos por el viento, han pasado sin dete¬ nerse, dejando en seco los sedientos sembrados, y con el deseo de que llovie¬
ra á los terratenientes que, levantados
sus ojos al cielo, los han visto pasar una
y otra vez. A los nublados han seguido
dias de buen sol, sin que hayan recibido los campos de secano otro riego que el
que les proporcionaron los rocíos, y últi¬
mamente la nevada de que dimos cuenta
el sábado último.
A pesar de esto, ha despertado en los propietarios la esperanza de una buena
cosecha de aceitunas la noticia de que
en algunos olivares han aparecido ya las primeras yemas floríferas y que, á juzgar por el aspecto que presentan los olivos, es probable abunden éstas este año, lo que de veras quisiéramos.
Ayer tarde empezó á lloviznar, conti¬ nuó por la noche y lloviznando continúa
á la hora en que escribimos, siendo muy
fría la temperatura y estando completa¬

mente cerrado el horizonte, lo cual son indicios de que ha de llover bastante
más.
Según verán nuestros lectores en la «Sección de Cultos» correspondiente, en los dias 18, 19 y 20, tendrá lugar en esta parroquia un devoto ejercicio en desagravio de la injuria inferida á Jesús Sacramentado por mano sacrilega, en la noche del día diez del que cursa, al ser robado en la parroquia de Santa Cruz de Palma un copón que contenía algunas Sagradas Formas.
Para que el acto revista más solemni¬ dad, las preces prescritas por el Exce¬ lentísimo sefíor Obispo serán rezadas
ante Jesús Sacramentado que para este
objeto será expuesto á la pública venera¬
ción.
Para satisfacción de todos aquellos de nuestros lectores que sienten simpatías
por esta publicación no queremos dejar de hacer pública la que nosotros senti¬
mos. Esta mañana ha recibido nuestro Director un oficio de la Administración
de Hacienda de esta provincia, para no¬ tificarle que la J unta Administrativa de la misma «acordó por mayoría de votos absolver de toda penalidad en las pre¬ sentes actuaciones á D. Juan Marqués
Arbona.»
Las actuaciones á que se hace refe¬ rencia son un expediente de supuesta
defraudación contra la administración
del Sóller.
Este fallo, como los anteriormente ob¬
tenidos en otras varias causas contra el
Director de este periódico, viene á con¬ firmar una vez más aquello de que «la verdad siempre triunfa».
CONSEJO DE LA SEMANA
El Espleno-hierro Saint-Aubin es muy rico en ácido fosfórico y en yodo, por eso todos los médi¬ cos le prescriben como succedáneo del aceite de hí¬ gado de bacalao, que tanto repugna al paladar. En todas las buenas farmacias y droguerías.
EN EL AYUNTAMIENTO
Sesión del día 10 de Marzo
Reunido de segunda convocatoria el Ayuntamiento en la noche del expresado
dia celebró su sesión ordinaria de la an¬ terior semana. Presidióla el Sr. Alcalde,
D. Juan Canals, y asistieron á ella los concejales Sres. Santandreu, Estades, Deyá, Oliver y Riutort.
Se dió lectura al acta de la sesión an¬
terior, y fué aprobada. Dióse igualmente lectura á varias cer¬
tificaciones en las cuales se hace constar
que el Excmo. Sr. Capitán General de
estas islas ha tenido á bien declarar pró fugos á los reclutas de este pueblo Pe¬ dro Juan Rullan, Antonio Yicens Magraner, Juan Marqués Rullan, Jaime Cifre Albertí, Jaime Coll Casasnovas, Jaime Canals Frau, Gabriel Pons Roca, Antonio Canals Deyá y Juan Rullan

Frau, de las que se dió por enterada la Corporación.
Fué leída una instancia del dia de la
fecha presentada por D. Jaime Torrens Calafat, en la que suplica se practiquen las diligencias oportunas para que sean reintegradas á este Ayuntamiento dos paralelas y dos barras fijas que el año pasado cedió condicionalmente la Corpo¬ ración municipal á la sociedad «Salut y Forga» domiciliada en la capital de la provincia. Discutida detenidamente aque¬ lla y en vista de lo expuesto en la mis¬ ma, toda vez que se piden con el fin de practicar y difundir un ejercicio que puede ser muy útil á los habitantes de este pueblo que á él se dediquen, se acordó por unanimidad suplicar al pre¬ sidente de la indicada sociedad se digne devolver á este Municipio los aparatos que le fueron cedidos en la sesión cele¬
brada el dia 2 de Marzo de 1899, y que
después de obtenidos sean instalados en
la sala del ex-convento de franciscanos
que ya ocuparon, autorizando á la Junta
Directiva de la sociedad «Círculo Solle-
rense» para que pueda utilizarlos de acuerdo y con arreglo á lo propuesto en
la referida instancia.
Aprobada definitivamente en la sesión
del dia 3 del actual la variación de la
linea de la calle de Santa Bárbara de
esta villa, el Ayuntamiento, teniendo en
cuenta la necesidad de ensanchar las
vias de comunicación y los beneficios que reportará á la población la realiza¬ ción de la mejora proyectada, acordó por unanimidad en cumplimiento de lo dis¬ puesto en el párrafo 3.° del art.° 10 de la ley de expropiación forzosa en conso¬ nancia con el art.° 12 y 17 del Regla¬ mento dictado para la aplicación de la misma, solicitar del Excmo. Sr. Gober¬ nador civil de la provincia se sirva de¬ clarar de utilidad pública la modificación introducida en la misma, que consiste en dar mayores dimensiones al chañan que une la predicha calle de Santa Bár¬ bara con la plaza del Arrabal.
Se acordó reconstruir un muro de
contensión y un prétil en el camino de
la Abeurada.
También se acordó construir por ad¬
ministración un muro de contensión y un
pretil en la calle de la Alquería del Conde, á fin de dar mayor latitud á la
misma.
En cumplimiento de lo dispuesto en el art.° 63 del Reglamento dictado para la ejecución de la ley de reclutamiento vi¬ gente, se nombró á los mozos Gabriel Col!, Antonio Cañellas, Andrés Castafíer, Tomás Marcús, Antonio Forteza, José Trias, Antonio Coll, Juan Canals, Andrés Morell y Juan Colom, para de¬ clarar en los expedientes de las revisio¬ nes délos reemplazos de 1897, 1898 y
1899.
Por último se acordó verificar varios
pagos. Y se levantó la sesión.

CULTOS SAGRADOS
En la iglesia Parroquial.—Mañana, dia 18, á las 9 y media, expuesta S. D. M. se cantará tercia y la misa mayor con sermón por D. Gabriel Comes, Pbro. Por la tarde vísperas, y conclusión de la no¬ vena consagrada al Patriarca San José.
Al anochecer se cantarán solemnes com¬
pletas en preparación á la fiesta del Pa¬
triarca San José.
Dia 19, á las 9 y media horas menores y la misa mayor con música y sermón por el Rvdo. D. Gabriel Comes; por la tarde vísperas y luego después la proce¬
sión que recorrerá las calles de costum¬
bre, y al anochecer el ejercicio mensual propio del dia consagrado al casto espo¬
so de María.
Miércoles, dia 20, al anochecer, empe¬ zará devoto quinario en obsequio al San¬
tísimo nombre de Jesús.
Dias 18 y 19, por la tarde, tendrá lu¬ gar el devoto ejercicio de desagravio. Expuesto S. D. M. se rezarán las leta¬ nías mayores y la estación mayor y se reservará después de dada la bendición
á los fieles.
Dia 20, dicha función tendrá lugar al
anochecer.
Dia 24, á las 6 y tres cuartos, durante la celebración de una misa tendrá lugar el ejercicio dedicado á San Bartolomé.
, «O*.—
IteglsÉr© Civil
Nacimientos. Varones 0.—Hembras 1.—Total 1.
Matrimonios
Dia 10.—D. Jjoreuzo Llull Oliver, soltero, con D.a Margarita Manresa Na¬ dal, soltera.
Dia 13.—D. Juan Bautista Castañer
Colom, viudo, con D.a María Tomás Mayol, soltera.
Defunciones
Dia 11.—D.a Francisca Castañer Ba-
llester, de 70 años, casada, manzana 43. Dia 12.—Jaime Molí Casellas, de 2
meses, calle de la Alquería del Conde. Dia 13.—D. Antonio Enseñat Frau,
de 59 años, casado, calle del Príncipe.
Dia 14.—Pedro Antonio Bauza Rot-
ger, de 3 años, calle de San Andrés. Dia 15.—D.a Antonia Colom Bisbal,
de 17 años, soltera, manzana 15.
MOVIMIENTO DEL PUERTO
Embarcaciones fondeadas
Dia 10.—De Palma, en 5 horas, va¬ por Isleño, de 314 ton. cap. D. R. Piña, con 23 mar. pas. y efectos.
Dia 15.—De Barcelona, en 10 horas, vapor León de Oro, de 278 ton., capitán D. G. Mora, con 16 mar., pas. y efectos.
EMBARCACIONES DESPACHADAS
Dia 10.—Para Cette, vapor Isleño, de 314 ton. cap. D. R. Piña, con 23 mari¬ neros, pas. y efectos.
Dia 13.—Para Agde, laúd. S. José, de 38 ton. pat. D C. Yicens, con 6 mar. y
frutas.

Dia 16.—Para Cette, vapor León dé 278 ton. cap. D. J. Martorell, con 16 marineros y efectos.
La Junta de Gobierno, en uso de las atribuciones que le confiere el art. 35 de ios Estatutos, ha acordado el cobro del 35.° dividendo pasivo, ó sean dos pe¬ setas cincuenta céntimos por acción, que se hará efectivo en el domicilio so¬ cial, sito en la calle de Buen Año, n.o 6,
durante los dias 15 al 25 del corriente
mes, de diez á doce de la mañana. Sóller 3 de Marzo de 1900.—El Di¬
rector Gerente, F. Crespí Morell.
* ■i’ *
La Junta de Gobierno de esta socie* dad, ha acordado señalar los días 15 al
25 de los corrientes, de 10 á 12 de la mañana, todos los días laborables, y ter¬ minado dicho plazo queda señalado el jueves de cada semana, de 10 á 12 de la mañana, para el pago del dividendo ac¬ tivo de 5 pesetas por acción, fijado en la
reunión General ordinaria celebrada el 18 de Febrero último.
Sóller 5 Marzo de 1900.—El Director
Gerente, F. Crespí Morell.
DEFENSORA SOLLERENSE
Habiéndose acordado construir varios
muebles, se invita á los señores carpin¬ teros de esta villa para que presenten bajo pliego cerrado sus ofertas hasta las
cuatro de la tarde del dia 25 del actual
con sujeción al pliego de las condiciones establecidas, que obra en la Secretaria la Sociedad á disposición de los intere¬
sados. Sóller 16 de Marzo de 1900.—El Pre¬
sidente, José Forteza.—P. A. de la Jun¬ ta D., El Secretario, Salvador Elias.
Mañana, domingo, dia 18 del corrien¬ te mes, á las seis de la tarde, en el local que ocupa esta sociedad, dará una confe¬ rencia sobre Utilidad de las abejas en la Agricultura, y cria y manipulación por los sistemas figista y movilista, el socio D. Julián Munar y Puig.
Lo que se hace público para conoci¬ miento de los socios y del público, á quienes se invita.
Sóller 16 de Marzo de 1900.—El
Presidente, José Rufián.
PRECIOSO DON
La vida es un don precioso y para gozar durantes largo tiempo do ella es preciso tener salud y para esto hace falta reanimar el empobrecimiento acci¬
dental ó constitucional de la sangre. Al indicar como el único medicamento en estoá
casos las Píldoras de Planeará, aprobadas por la Academia de Medicina de París, prestamos un ver¬
dadero servicio á nuestros lectores.
Las Píldoras y el Jarabe de Blancard, este más fácil de administrar á los niños, son de una mara¬
villosa eficacia contra la Anemia, Escrófulas, Épo¬ cas difíciles, Sífilis, etc., etc., en una palabra, con¬
tra todas las afecciones debidas á uua sangre pobre
ó viciada.
Rechazad toda imitación y no aceptad más que los francos que lleven el nombre Blancard, las se¬ ñas 40, rué de Bonaparte, PARIS, y el sello de garantía de la Unió : de Fabricantes.

FNQAvnQ nirNTínnns y i iTFRñmns
Sóller, han lucido sus habilidades en la cons¬ trucción naval. El primero con sn buque en miniatura (jabeque antiguo), premiado con di¬
ploma de honor en la de Barcelona, y el segun¬ do por su corbeta.
Ferretería.—La isla de Ibiza ha estado represen¬
tada por D. José Mari y Mari, de San José. Sus instrumentos de labor y sus cuchillos acusan no¬
table habilidad en el constructor. Son recomen¬
dables, sus layas esqueleto (ojo redondo y cua¬ drado), sus azadas anchas y estrechas, su escoda, su hacha sencilla y la de correa, etc.
Metalurgia.—El Sr. Bonet y Cererols, Palma, con su elegante y artística caja para guardar caudales y joyas, es digna de ocupar un lugar distinguido en uu salón aristocrático. E> de hie¬ rro forjado con adornos de alpaca y cabujones que revelan una habilidad, poco común, en el
constructor.
D. Antonio Bosch Gelabert con su colección de
objetos de cerrajería, de aluminium y las foto¬ grafías de construcciones como el pasamano de
la escalera de la casa de D. Juan Aguiló y la verja de cerramiento del jardín de D. Joaquín
Aguiló, demuestra que no es preciso acudir fue¬ ra de la Isla para construcciones artísticas propias
de su oficio.
INDUSTRIA MINERALÓGICA
D. Leopoldo Alonso Santos, Palma, con su
cuarzo terroso ó trípoli, D. Antonio Ravetti, Palma, con sus chimeneas de mármol de Carrara, D.a Francisca F’o tera, de Sóller, con sus
ladrillos, azulejos, piedra artificial y cerámica, y

LA EXPOSICIÓN BALEAR DÉkSÓLLEfi
D. Julián Amorós, de Felanitx, con sus escalo¬ nes de cemento, imitación á mármol, cerámica, ladrillos y figuras para adorno de jardín, deja¬ ron muy bien sentado su nombre en esta sección, mereciendo una mención especial el Sr. Ravetti por la escultura y pulimento de sus chimeneas.
ENSEÑANZA ELEMENTAL Y SUPERIOR
En la Exposición que nos ocupa, es el punto donde mejor pueden estudiarse los progresos de la enseñanza, en todas sus manifestaciones. Aquí
se vé como la rutina escolar va cediendo el pues¬
to á la enseñanza racional ó intuitiva, que des¬ arrolla las fuerzas de la inteligencia al par que
las físicas del alumno.
D. Juan Bmejam, de Cindadela, el fundador de la «Escuela Práctica», el decidido campeón en la enseñanza intuitiva, nos ha dado á conocer su notable Didascosmos, invento que facilita el apren¬ dizaje de la geografía física hasta el punto de que el alumno ve los objetos como si se hallase eu el mismo lugar doude se encuentran. Ofrece trabajo al maestro, pero lo ahorra al discípulo que se estasía á la vista del mar, de un conti¬ nente, de una isla, de un volcán, etc. como si los viese en uu viaje por la tierra. El Didascosmos es un auxiliar poderoso para el profesor: sin él, difícilmente puede darse á comprender al dis¬ cípulo lo que se le explica, sin peligro de for¬ mar ideas completamente falsas ó erróneas. El Sr. Beuejam debía exponer sus obras didácticas que hubieran sido muy bien recibidas.
Don Jerónimo Castaño Llull, de Palma, llama dignamente la atención de los aficionados al no-

POR D. JOSÉ RULLAN PBRO.
ble arte de educar, con su cubo contador, la Viscoins, ó sea cuadro para dar á conocer los ins¬ trumentos de meteorología y su manejo, con la exposición de los fenómenos de la misma, á sus alumnos. Su álbum de trabajos escolares doude aparecen mesas revueltas, figuras geométricas y dibujos excelentes, pone en evidencia los resul¬ tados que obtiene en su Colegio, siguiendo las doctrinas de Pestalozzi. El curioso puede ver el cuadro de distribución del tiempo y del trabajo, con otros objetos referentes á la ciencia pedagó¬ gica.
Don Juan Vidal Vaquer, maestro de Llubí, ha presentado una colección de maderas laborables, recogidas en los paseos escolares, por sus alum¬ nos, que, al par que pueden servir con provecho á los ebanistas, su objeto es dar á conocer el ra¬ mo de arboricultura á sus discípulos, mediante el cuaderno—guía que acompaña el cuadro don¬
de se hallan simétricamente colocadas. Los te¬
rrenos que ama cada planta, pueblos que la cul¬ tivan, frutos y productos, etc., de cada uno de los árboles que las representan, son el objeto de las lecciones de cosas que fácilmente comprenden y retienen los alumnos.
Si todos los profesores siguiesen este camino, más provechosa sería la pesada tarea de la es¬ cuela: los paseos escolares, dirigidos por una per¬ sona que conoce la naturaleza, son de gran pro¬
vecho.
Pero donde se ve un verdadero museo de pe¬
dagogía práctica es en la exposición de material
de las escuelas doude se educa á los asilados de
la Misericordia. En el todo y en cada uno de los muebles, se pone en evidencia que, de la infan-

S O L JL ül ¿n

PUBLICACIONES RECIBIDAS
DURAN JE DA PRESENTE SEMANA
El Mundo Agrícola. — Sumario del
*núm.o 64.—Orientación conveniente, por
M. Vallés y Valles. El pulgón lanígero del manzano y su remedio, por V. El arte de secar frutas y legumbres, por
Mariano de Paño. Enfermedades del
•cerdo, por C. Papst. Notas útiles: De¬ puración del aceite por medio del lava¬ do. El abono químico del maíz y su influencia sobre la época de la siembra. —Importancia de los fosfatos. Cría de
peinas en el colmenar. Arado automó¬ vil. Corrección de vinos que saben á
•azufre. Para impedir que las liebres
Toan la corteza de los árboles. Crónica.
-—Bibliografía. Mercados. Se suscribe en Barcelona, calle Dor¬
mitorio de San Francisco, 3.
* **

El Colmenero Español.—Sumario del
núm. 98.=qMis impresiones!... Exa¬
men crítico de las colmenas verticales y de las horizontales. El romero. Tra¬
bajos en el colmenar. Miscelánea.— Correspondencia. Precios corrientes.—
Anuncios.
Suscríbese: calles de Cervantes, n.° 1,
y San Francisco, 2, Gracia-Barcelona.
* **
Es Pagés Mallorquí. — Sumario del
Q.o 22:—Importancia de las empresas agrícolas. La viña en macetas. Enfer¬
medades del cerdo. Práctica de abonos.
La ruina por la paja. La luz en la ve¬ getación. Sobre ses castes d’ aubarcoquer. Conferencia entre don Geroni y mestre Gaspá. Rondayes curtes. Ous
de somera. Variedades. Arado auto¬ móvil. Territorios inexplorados. Pro¬
ducción de cebollas grandes. Los dies¬ tros y los zurdos. Hortensias blancas y azules. La producción de miel.—

Utilidad de la ortiga contra la anemia. La difteria de las gallinas y la difteria
del hombre.
Punís de susoripció: á Palma, á ses principáis llibreríes. A Manacor, á s‘ im¬ prenta d’ en B. Frau. A Felanitx, á s’ im prenta d’ en B. Reus. A Lluchmayor, carrer del Convent, 27.
* *#
Mallorca.—Sumario del n.o 48:—El
poligeísmo, ó sea, la pluralidad de mun¬ dos habitados, (conclusión), por el Lie. D. Miguel Amer.=Proyectos homiléticos: Domingo vigésimo primero después de Pentecostés, por A. D.=Memoria histórica del Poblé de Son Servera (con¬ tinuación), por D. Miguel Gayá, Pbro. —A la Mare de Deu de Lluch (poesía), por D. Víctor Valenzuela, Pbro.--La santa sombra, por X.—Rondayes curtes, XXIII, por el M. I. Sr. D. Antonio Ma¬
ría Aleo ver.—Miscelánea.
Apéndice.—Apuntes para un Voca¬

bulario etimológico Mallorquín, por don Ildefonso Rullán, Pbro., Licenciado en Filosofía y Letras.
Se suscribe en Palma, calle de Palacio,
número 81.
* **
Boletín Revista de la Cámara Agrí¬
cola Balear.—Sumario del n.° 22.—Cá¬
mara Agrícola Balear. Comunicación de D. G. Reparaz. Crónica general:
Contra los fraudes en materia de abonos.
—Asociaciones agrícolas. La sacarina. Bibliografía. Morbo, por D. Pedro J. Gili. El sistema Solari, por O. El
granizo y el Congreso de Casale Monferrato, por M. Datos y noticias: Méto¬
dos nuevos para destruir la filoxera.— El hollín en agricultura. Trufas, su conservación. Injertos de albaricoquero. Cosechas y mercados. Mercados de Inca y Sineu.
Se suscribe en el domicilio de la Cá¬
mara Agrícola, Plaza de la Constitu¬
ción, 36.

Boletín de la Cámara oficial de Co*
meroic, Industria y Navegación de Pal¬
ma de Mallorca.—Sumario del número 26.—Cámara de Palma: Extracto de se¬ siones de la Junta de Gobierno y de- la Asamblea extraordinaria. La Unión Nacional: Circular del Delegado de los agricultores en la Comisión permanente, dirigida á los Labradores. Viaje del Sr. Paraíso á Valencia. Sección oficial:
Real orden disponiendo se admitan en todas las oficinas públicas los documen¬
tos hechos con máquina de escribir.—
R. O. relativa á guías para la circula¬
ción de azúcares. Iniciativas y comen¬
tarios: El Museo comercial de Filadelfia, III y último, por E. Alzamora. Penín¬ sula. Sección Balear: Concurso público del Banco Territorial de España para provisión de Delegaciones de dioha So¬
ciedad. Mercados: Precios medios de
artículos nacionales y extranjeros. Pre¬
cios corrientes en Mallorca.
Se suscribe: Oficinas de la Cámara, Palacio, 20, Palma.

Los aURnoioa que se inserten en esta sección pagiran: Hasta tres injerclcces i, razón de 0‘05 pesetas la línea; hasta tinco inserciones á
razón de 0‘03 pesetas, y de cinco en adelante á raz-in de 0‘02 pesetas. El valor mínimo de un anuncio, sea cual fuere el número de líneas
le que se componga, será de 0‘50 pesetas.
Las lineas, de cualquiera tipo sea la letra, y los grabados, se conta¬
rán por tipos del cuerpo 12 y el ancho será el de una columna ordina¬ ria del periódico.

Sección

de

Anuncios

Los anuncios mortuorios por una sola vez pagarán: Del ancho de una columna 1 50 ptas., del de dos 3 ptas., y asi en igual proporcióon.
En la tercera plana los precios son dobles, y triples en la segunda. Los comunicados y anuncios oficiales pagarán á razón de 0‘06 pese¬ tas y los reclamos á razón de Q‘10 ptas. la línea del tipo en que se compongan, siendo menor del cuerpo 12, y de éste si es mayor.

Loa stiseríptorea
ciento

disfrntar&n

ana rebaja de un

25

n 1 o»

¡OJO, AGRICDLT0RES1

SERVICIO

No comprar ningún guano ni abono químico sin Cirqjano - frentista

probar antes los de la tan acreditada marca

Dentaduras completas, desde 16
duros.

CAMPANA

Dientes, desde 4 pesetas, ase¬
gurando dichas piezas para la mas¬ ticación y pronunciación.

Depósito

en

Sóller:

M.

SEGUÍ

Y

C.a,

San

Bar¬

Orificaciones, empastes y estrac-
ciones sin dolor,

por

el

magnifico y veloz

vapor

tolomé, 2.

Pelaires, n.° 102.—PALMA.

DECENAL
ENTRE

ÜÍA BEL OIOUSTA
La guía MALLORCA, escrita por 13. José Vives Verger, (Pedal y Manubrio), es la más práctica de las guías de esta isla.
Consta de 116 páginas de texto y la acompaña un mapa de Ma¬
llorca con TODAS LAS VIAS DE COMUNICACIÓN DE LA ISLA. Es tal la exactitud y profusión de detalles que se anotan en. la
obra, que sin haber salido nunca de excursión y llevando en el bol¬ sillo la guía MALLORCA se puede recorrer esta isla sin temor á extraviarse y con la seguridad de SABER EXACTAMENTE al fina¬ lizar la excursión, ó en el momento que se quiera, cuantos kilóme¬
tros se han recorrido.
UNA PESETA EJEMPLAR
De venta en Sóller: Tienda de Artículos de escritorio de "La Sin¬
ceridad,, San Bartolomé, 17.—Centro de suscripciones y encargos,
Plaza de la Constitución, n.° 32.

LA SliCIIIDáB
SECCIÓN TERCERA:
CEITRQ BE 80SCRIPCI0HES Y ElCñRGOS.
Plaza de la Constitución, 32—SÓLLER
Este Centro servirá con la ma¬
yor puntualidad á sus abonados los periódicos y revistas, y las obras científicas, literarias, histó¬ ricas, filosóficas, religiosas* políti¬ cas, de artes y oficios á que se hayan suscrito, y cumplirá los en¬ cargos que se le confíen siempre que á ello se comprometa y los registre en sus libros.
Podrá el público adquirir las obras que se hayan terminado, completas y encuadernadas, pa¬

oalidas de Sóller para Barcelona: los dias 10, 20 y último de cada mea. Salidas de Barcelona para Cette: los dias 1, 11 y 21 de id. id. Salidas de Gette para Barcelona: los dias 5, 15 y 25 de id. id. Salidas de Barcelona para Sóller: los dias 6, 16 y 26 de id. id.
CONSIGNATARIOS;—EN SÓLLER.—D. Guillermo Bernat, calle del Príncipe n.° 24.—EN BARCELONA.—Señores Rosich Garles y Comp.a, Paseo de la Aduana, 25.—EN CETTE.—D. Guillermo Co¬ lom, Quai Commandant Samary-5.
NOTA.—Siempre que el día de salida de Cette. según el presente itinerario, corresponda al sábado ó día anterior á uno festivo, la retrasará el vapor veinte y cuatro horas y saldrá el domingo ó día festivo que sea, á la misma hora.
❖Tinta negra Siglo XIX^Tinta comunicativa^Tinta violeta^ ❖Tinta carmin❖Tinta para sellármete., ete.m
Ija hay en venta en el establecimiento LS
SIHOIRIOAD-San Bartolomé-17-SOLLER.

L’ UNION
Compañía francesa de seguros contra incendios fundada en 1828

Esta Compañía, LA PRIMERA DE LAS COMPAÑÍAS FRANCE¬
SAS DE SEGUROS CONTRA INCENDIOS POR LA IMPORTAN-

CIA DE SU CARTERA, asegura además del riesgo de incendio, los daños que pueden ocasionar la caída del rayo, la explosión de gas de alumbrado, del vapor, de LA DINAMITA Y OTROS EXPLOSIVOS.

Capital social
Reservas
Primas á cobrar....

10.000,000 8.705,000
74.287,038

Francos
„ „

Total

92.992,038

Capitales asegurados . . 15.127.713,242

„

Siniestros pagados . . .

194.000,000

„

SEOÜSO MM C«SE€Hil

gándolas á plazos convencionales; las que estén incompletas, serán completadas á solicitud de sus dueños, y se atenderán todas las reclamaciones que se hagan rela¬
tivas á los diferentes ramos á que el Centro se dedica.
Se encarga éste igualmente del cobro de recibos y tendrá abiertos registros de información para la co¬ locación Tle jornaleros, sirvientas, amas de cría, etc., todo á precios
reducidos.
uel tapone: iASWI

ol f lossellé
FIEL CONTRASTE BE PESAS Y MEDIDAS DE ESTA PROVINCIA

Ptas. Cts.

Manual práctico de Aritmética del sistema mótrico-decimal. . 1’00

Reducción completa do todas las pesas y medidas de Mallorca

(on rústica)

i >75

Reducción completa de quintales á kilogramos y vice-versa,

con el 4 p§ y sin él

0’75

Reducción completa de cuartiñes de vino á litros y vice-versa. 0?50

Catálogo que contiene las equivalencias de todas las unidades

de pesas y medidas ele Mallorca al sistema métrico decimal

y vice-versa

0’25

Libro de cuentas hechas por pesetas y céntimos de id. . . . U25 De venta en la librería de «La Sinceridad», calle de San Bartolo¬

mé, 17.—SOLLER.

Esta antigua Compañía asegura también contra el incendio, los de trigo, cebada y avena, tanto en pie como segadas, en gavillas y sobre
la era.
Sucursal española: Barcelona, Paseo de Colón y calle Merced, 20, 22 y 24.—Director, M. Gés.—-Subdirector en Mallorca: B. Homar, Samaritana, 16, Palma.—Agente en Sóller, Arnaldó Oasellas, Luna, 17.

TEMPORADA DE CUARESMA
Recibidos con notable abundan¬
cia los géneros negros, queda abier¬ ta la venta á precios
SINGULARMENTE BARATOS.

FOTOGRAFÍA DE J. TRUYOL
Buen Año, 4, piso 2.°—SOLLER
SUCURSAL DE LA FOTOGRAFÍA MALLORQUINA
DE PALMA

Desea venderse una
mesa escritorio, grande, de caoba, con pupitres.
Darán razón en esta imprenta.
sÉ€}um§. Contra incen¬

Sacos para Señora, de lujo y económicos.

Carteras de todos tamaños,

para niños.

Cinturones de piel, de infinidad de clases. ❖❖ Y otros varios

artículos de novedad.

Se han recibido y puesto en venta en la tienda de artículos de escritorio de «LA SINCERIDAD», San Bartolomé, 17—SÓLLER.

LADRILLOS MÍRLEOS, BAÑERAS,
PIMIOS, FREGADEROS 11» CUSE 1IE PIEIS II! [Mil ttltlll
DE LA CASA
JESCOFET, TEJERA Y C.V de BARCELONA

Único representante en Sóller: Miguel Colom, ca¬
lle del Mar.

Rico surtido en lanas alta no¬
vedad, para Señora. Especialidad en trajes niños para
Primera Comunión.
PRONTITUD, ELEGANCIA y ECONOMIA
L.UNA.-10,-SÓLLER
LA SOLLEREN8E
DE
JFO&Éj COTJL
CERBERÁ y PORT-BOU (Frontera franco-es
Aduanas, transportes, comisión, consignación y tránsito
Agencia especial para el trasbordo y
reexpedición de naranias, frutas preseas y pescado?,

Retratos de todas clases y tamaños; reproducciones de retratos pequeños al tamaño natural, retratos al óleo, al plati¬ no, en color y sobre porcelana; vistas de todos los puntos más pintorescos de Ma¬ llorca, y toda clase de trabajos fotogrᬠficos. Todo en clase superior. Los gru¬ pos pueden hacerse á domicilio.
8e retrata el primer domingo, aunque
esté nublado.
FOTOGRAFÍA:
BUEN AÑO 4, PISO 2.°—SÓLLER
Se alquila una casa có¬
moda y bien situada, denominada
“Can Gabriel.,,
Para más informes, dirigirse á
D. Benito Ripoll, (Panaré), que
ttÍtto InmAdiflt.n á dip.ha, firinn

dios y riesgos, por La Catalana. Marítimos, por L‘ Helvetia-L‘ Italia. Sobre la vida, por el Banco Vitalicio
de España.
Agente en Sóller, Salvador Elias, Pla¬ za de la Constitución n.o 18-primero.— SÓLLER.
CONTRA EL DENGUE
DESPUÉS DE COMEE
una copa de Bemddto.
DE VENTA
En casa de D. Agustín Pomar
Plaza de la Constitución n.° 11-Sóller,
SOLLER.—Imp. de «La Sinceridad*