■

SEMANARIO INDEPENDIENTE

PUNTOS DE SUSCRIPCIÓN:
Sóller: Administración.
Francia: D. Guillermo Colom—Quai Commandant Samary-5-Cette (Herault.) Antillas: D. Guillermo Marqués—Calle de Pizarro Areeibo (Pto.-Kico.) Méjico: D. Damian Canals—Constitución-19-San Juan Bautista (Tabasco.)

IMDADOR Y DIRECTOR-PROPIETARIO: f

REDACCIÓN Y ADMINISTRACIÓN:

Juan Marqués y Arbona,

4 Calle de San Bartolomé n.° 17

SÓLLER (Baleares.)

PRECIOS DE SUSCRIPCIÓN:
España: 0’50 pesetas al mes. \\
Francia- 0’75 francos id. id. PAGO ADELANTADO
América: 0’20 pesos id. id.) Números sueltos—O’IO pesetas. Id. atrasados 0’20 pesetas.

La Redacción únicamente se hace solidaria de los escritos que se publiquen sin firma, seudónimo, inicial, ó signo determinado. De los que tai lleven, serán responsables sus autores.

Sección Literaria
¡NO SALGO!...
(monólogo íntimo.)
Después de un dia de lluvia, ó de frió;
cuando cierra la noche rodeando sus ne¬
gruras de un ambiente glacial, y agi¬
tando sus sombras con viento huracana¬
do, es una delicia decir:—¡No salgo de casa!, y poner en práctica acto continuo
ese acuerdo. Habéis vuelto de la oficina, de la re¬
dacción, del Casino, del ensayo general,
del salón de conferencias de la Carrera, del tresillo, de las visitas, del último
quehacer, ó del postrer pasatiempo de
la tarde, ateridos, dando diente con
diente, y al entrar en casa, el calorcito que «sale á recibiros» hasta la misma puerta de la escalera, parece deciros:
—¡Qué tonto has sido en estarte he¬ lando por ahí fuera! ¡Cuanto mejor lo hubieras pasado aquí!
Y, en efecto, la casa está agradabilísi¬
ma, encantadora. Ya hace rato que ano¬
checió; y se han encendido las luces que caldean la atmósfera; se aproxima la hora de comer, y la chimenea ó el bra¬ sero han puesto el comedor á la tempe¬ ratura que recomienda la higiene de la mesa. Todo está cerrado; dispuesto todo para que el cuerpo que llega yerto de la calle se reaccione; para que los pulmo¬ nes se... atrevan á respirar.
Apenas se perciben los ruidos del ex¬
terior. Son las siete de la tarde, y parece
que han dado ya las dos de la madru¬ gada. Y es que por la calle casi no pasa nadie. Con grandes intérvalos se escucha un rumor parecido al que produce el ro¬ daje de los armones de artillería. Es un coche; un «pesetero» que retumba con estrépito sobre el suelo endurecido por el frió. ¡Quién dijera que es esta la mis¬ ma calle que en verano parece por lo
animado un trocito de acera de la Puer¬
ta del Sol!
No hay estreno; en la enfermedad de... «Fulano», ya pasó el peligro; no hay sesión de importancia en el Ateneo ni en las Academias; no tengo ningún asun¬ to urgente; no concurro al Bolsín; la tertulia del café estará como siempre; la de... «Mengana» como siempre también;
el saloncillo del teatro con los abonados
de costumbre... decididamente, ¡no sal¬ go!
¡Como se conocen en esto los años! A los dieciocho, á los veinticinco, ¡que ho¬ rror!, quedarse en casa; ¡que suplicio! el no salir. Esperaba la novia, ó atraía la conquista inesperada. «Pesaba» el lio-

gar, y fascinábalo defuera', lo nuevo, lo desconocido, lo imprevisto, y... quién se acordaba del frió, teniendo una capita que echarse sobre los hombros, y una sangre en ebullición, mejor que el más perfecto de los sistemas de calefacción.
Pero después, poquito á poco, sin que nos diéramos cuenta, la capa empezó á no abrigar bastante; una noche, como novedad, dijimos: ¡hoy no salgo!; y la novedad cayó en gracia, y nos fuimos haciendo precavidos primero, y apren¬ sivos luego, y sirvió más quede halago, de fatiga, el salir á diario, y al fin la ca¬ sa entró en franca y casi equilibrada competencia con el teatro, con la tertu¬ lia, con el café y el saloncillo.
La costumbre de muchos años, hecha
ley, no se deroga fácilmente. Pero se le va dando distintas interpretaciones, ca¬ da vez más amplias, cada año más «co¬ modonas» y se acaba por no salir—ha¬ ciendo mal tiempo—más que cuando es preciso; y se espera así la época en que no se salga nunca.
Verdaderamente que con una noche mala, ¡valiente tontuna!
Ahora mismo, he entreabierto yo la madera del balcón de mi cuarto, y da miedo mirar á la calle. Por supuesto, que para ver algo, he tenido que borrar, con el pañuelo, el empavonado con que
la humedad «esmerila» las vidrieras.
He mirado arriba, y el cielo tiene un azul sombrío, tristón, violáceo; color de frió; color de cianosis—que es una señal de muerte en los enfermos graves.—Las estrellas brillan mucho, furiosamente,
como con rabia, como si estuvieran, en
una palabra, muy á disgusto, tan altas y tan... ventiladas.
He mirado abajo, y la calle—ayer en¬ charcada—tiene un blanco desagradable también, marmóreo, sepulcral. Dijérase que está nevando. Las huellas de agua ó de humedad semejan manchas de acei¬ te; la luz del farol de la esquina baila en su garita de cristales, atropellada¬ mente, la galop del viento Norte, cuyos «acordes» repercuten dentro del gabine¬
te, zumbando en el cañón de la chime¬
nea, especie de bocina fonográfica. ¡Quién sale con una noche así!
Cierro las maderas y miro á mi appar-
tement. No tiene «color» de invierno, ni
blanco como la calle, ni amoratado co¬
mo el Firmamento. Conserva sus colo¬
res de siempre, y tiene, en cambio, un calor, que sería estúpido abandonar.
¡No salgo! Muchacha; tráeme las za¬ patillas y aviva ese fuego, y cierra la puerta, y vete á dormir, si quieres...
Y así, entregado á la toilette... de ca-

sa; al amor de la lumbre; oyendo en la
estancia inmediata el dulce aleteo de la
respiración de los hijos, y en el piso de abajo el wats de moda; con un buen li¬ bro, y un mediano cigarro, se pasa el rato en un vuelo, y llega la hora de acostarse, y de leer entre sábanas los periódicos, y antes de esto, se dirige otra miradita á la calle y al termómetro. En el portal de enfrente está el sereno, Ma¬ nuel, hecho un bloque con su capote y su bufanda y sus guantes; el pobre Ma¬ nuel que espera á los... jóvenes, á los va¬ lientes, á los impenitentes, á los que no dejan de salir ninguna noche, quizá porque no han probado el placer de que¬ darse en casa, ni creen en la poderosa fuerza atrayente de las... zapatillas, y
en la seducción irresistible de un cha¬
quetón de abrigo, ó de un batin de fan¬
tasía.
¡No salgo! Y por si á algún lector se le ocurre
decir:
—¿Y á mí qué me importa? Me apre¬ suro á manifestar que el protagonista de este Monólogo, no soy yo, sino una fi¬ gura que hace ó pretende hacer hablar á cualquiera de las muchas personas que en estas noches de invierno consi¬ deran como el mejor de los mundos el rincón de su casita, y exclaman con el mayor de los entusiasmos:
—¡No salgo!...
Enrique Sepúlveda.
Conocimientos útiles
Procedimiento para conservar
forrajes por el ensilado
Un edificio cualquiera, granja, pajar ó cobertizo, cerrado y cubierto, con pa¬ redes enlucidas y suelo seco, se puede aprovechar después de perfectamente limpio.
Así no hay quehacer ningún gasto para el ensayo y después de obtenida la práctica, se construyen económicamente locales á propósito que pueden ser de tres clases: l.°, una zanja larga y estre¬ cha de 3 metros de profundidad y apro¬ piada á la cantidad que baya de guar¬ darse, se reviste en muros y suelo con hormigón para impedir toda humedad;
2.u, cuatro muros de idéntica forma y
preparación sobre el nivel del suelo; y 3.°,
una combinación de los dos anteriores
la mitad sobre el mismo nivel y la otra mitad debajo, para defender la conserva de los excesos de temperatura. Cual-

quiera que sea el local se cubre con un ligero tejado para resguardarle de la llu¬ via y del sol.
Cuando el forraje está en el periodo más nutritivo, esto es, á la floración, se
siega y en el mismo dia se lleva al edi¬ ficio: si es maíz se corta con un aparato á propósito (corta-pajas) en ruedas que
no excedan de 2 centímetros de grueso
y se va extendiendo en capas, teniendo cuidado de cargar más contra las pare¬ des y ángulos, haciendo para obtener la primera compresión que un niño ó mujer se pasee constantemente sobre la masa, especialmente junto á los muros, para evitar queden huecos contra ellas;
cuando alcanza la altura de medio metro
se suspende la operación, que se renue¬ va en los dias siguientes hasta almace¬ nar todo el forraje; inmediatamente se coloca encima unos tablones (que de¬ jen entre sí un pepueño intersticio para la salida del aire interior) cuidando mu¬ cho de que sean algo más cortos que la pared para que no se detengan en su descenso, y sobre ellos un gran peso de 1.5oo kilos por metro cuadrado con pie¬ dras, ladrillos, sacos de arena ó tierra ó cualquier otra materia pesada y barata, y ya está terminada la operación, que no debe nunca interrumpirse durante
más de veinticuatro horas.
Transcurridos dos ó tres meses, puede ya utilizarse la conserva como alimento, para lo cual se levanta por la mañana la carga, procurando colocarla sobre el muro para no necesitar subirla al año siguiente, y después el primer tablón, cortando la cantidad necesaria para el alimento del dia, que se esparce el aire, pudiendo por la tarde suministrarla al ganado y continuando la operación has¬
ta consumir la totalidad.
Es frecuente que la primera vez el ga¬ nado muestre repugnancia á consumir¬ lo por efecto del ligero aroma alcohóli¬ co; pero basta insistir para que todo lo coma perfectamente y después de habi¬ tuado, con preferencia á cualquier otro
alimento.
Inútil parece advertir que se conserva por este sistema la alfalfa, esparceta, habas, cebada, avena, centeno, hojas y toda clase de forraje.
Al cavarse la fosa, las paredes deben estar perfectamente perpendiculares, porque cualquier eminencia vendría á impedir, en un punto, el hundimiento
de la masa, ocasionando así huesos que
serian, mas adelante, focos de putrefac¬
ción.
Algunos momentos antes del medio dia se suspenderá el corte de la máqui¬ na, de modo que no quede en el suelo pasto segado, pues recibiendo el sol de las doce estaría perdido para el silo.

Al dejar el trabajo, se extenderá sobre el pasto ensilado una buena camada de paja ó una lona para producir sombra y evitar así los efectos de los rayos solares. A falta de estos elementos y al volver al trabajo, se sacará todo el pasto que se encontrase marchito y se depositará, .afuera en las orillas, para servir de tapa al día siguiente.
Se ha querido pretender que era in-^ dispensable añadir sal para la conserva¬ ción, pero podemos afirmar que, para este fin, es absolutamente inútil.
Cuando el silo esté lleno hasta el nivel
del suelo, será bueno hacerlo pisar du¬ rante algunos minutos por un caballo pesado y hacerlo caminar en todos sen¬ tidos, especialmente en la orilla. Bajo semejante peso, se notará inmediata¬ mente las partes bajas que serán, en se¬ guida, rellenadas con la cantidad de
pasto suficiente para poner todo á un mismo y perfecto nivel.
En todo silo se puede y se debe hace? entrar, fuera del suelo una cantidad de
pasto verde igual á las dos terceras par¬
tes de la masa contenida en el cubo in¬
ferior. En consecuencia, desde este mo¬
mento se deberá, más que nunca, apu¬
rar el trabajo, puesto que los costados quedan de todos lados expuestos al aire y al sol y se tomará gran cuidado de no salir afuera de la perpendicular de las paredes inferiores del silo con el fin de evitar que el pasto quede agarrado á fio? de tierra y que el hundimiento no sea general.
Para proceder con facilidad á esta se¬ gunda parte de la confección del silo, se llenará, según la expresión técnica, en «lomo de burro» el medio ó eje del silo
hasta una altura de 0‘40 metros á 0‘50‘
más ó menos y se seguirán acomodando las brazadas de pasto, siguiendo siem¬ pre la misma forma hasta una altura de¬
dos metros á 2‘50.
Con el peso de la masa ensilada, au¬ mentado por esta constante carga de nuevo pasto, se concibe que la parte in¬ ferior se apriete igualmente con relación á esta recarga y es asombroso la enorme* cantidad de forraje que entra en la fosa.
En todo caso, se deberá concluir el
silo á más tardar, á la noche del segun¬ do día de principiado.
A la mañana del tercer día se notará, con sorpresa, el gran hundimiento de la
masa, que teniendo 2,50 m. la víspera, al anochecer, no tendrá ya más que 1,50
m. Si entramos la mano hasta el codo, la retiraremos con presteza, el termó¬ metro indicará entonces de 50 á 60 gra¬
dos.
Con algunas carradas que habrán sido depositadas la víspera alrededor, se vol-

¡i’) ffOMilOTÍBí
UNA HERENCIA
—Perdone V. señora; tome V. á este
raayorcito y hágale V. una caricia, y le digo al oído: porque este niño padece lo que V. tal vez no ha padecido nunca, y cómo no hay nadie tan inteligente como
una madre, la señora toma entonces al
mayorcito, le da un par de besos, le pro¬ mete un juguete, le dice todo lo que las madres sólo saben decir, y luego aque¬ lla pobre criatura salta, juega y retoza y recobra sus colores y su alegría. Rosario,
sin haber sido madre, había visto cria¬ turas celosas en casa de sus amigas, y había observado estos fenómenos; una luz iluminó su corazón y exclamó:
—¡Con que yo soy la asesina de Ma¬ ría, yo que quisiera hacerla feliz! No, no temas, dijo volviéndose á Susana; si la vida de María depende de mi matrimo¬ nio con su padre, María vivirá. Hoy mismo sabrá que este proyecto no se llevará adelante, cueste lo que cueste, y al estar restablecida María yo me volve¬ ré á España y no me verás más.
—Si decís esto á María, dijo Susana, ella os dirá que no. Ella temerá disgus¬ tar á su padre y no querrá que paríais y

á mi me aborrecerá toda su vida porque os he descubierto su secreto, y entonces
me echarán de esta casa y me volverán con Madame Armand, añadió con terror,
que me desollará viva como á San Bar¬ tolomé. Nó se lo digáis, señora, dijo la niña poniéndose de rodillas, vos no sa¬ béis lo que es ser abofeteada, apaleada y quemada.
Rosario levantó á la niña, que tem¬ blaba do terror, y le dijo:
—No temas, nadie sabrá nunca lo que acabas de decirme, y si un día te arro¬
jan de esta casa, escríbemelo y te man¬ daré lo necesario para que puedas venir á España conmigo y allí nadie te gol¬ peará.
Susana miró á Rosario con extrañeza,
su mirada alelada se fijó en ella como
un destello de locura, su voz se anudó
en su garganta, volvió á caer de rodi¬ llas y se puso á llorar de nuevo.
Rosario la levantó y le pidió que ca¬
llase.
—¿Porqué lloras ahora?, le dijo. —Yo os odiaba, contestó la niña, huía de vos: aun más, os maldecía, os creía igual á Madame Armand, mi madrastra, pero ahora veo que teneis buen corazón y pediré al buen Dios que os bendiga.
María vivirá y vos también sereis feliz.

—¡Feliz! dijo Rosario con tristeza. ¡Quién sabe! Ahora voy junto al lecho
de María. Cuando vuelva en sí del sopor
que la domina la anunciaré mi partida para España, le diré al oido que no vol¬ veré jamás, y nadie sino tú y yo sabrá
el motivo.
Esta vez Rosario fué la que lloró, y lloró con verdadero sentimiento, ínterin
que la niña arisca la miraba con sus ojos alelados y sin brillo.
Calmóse Rosario, é iba á salir, cuando Susana se le acercó con timidez, jugan¬ do maquinalmente con el extremo de su delantal, turbada como quien quiere pe¬ dir una cosa y no tiene valor. La joven viuda lo echó de ver, creyó que la niña tal vez iba á pedirla alguna alhaja de
las que llevaba, un anillo ó los pendien¬ tes, y le dijo con bondad:
—¿Qué quieres, hija rnia? Pide, pues antes de separarnos para siempre es pre¬ ciso que quedemos buenas amigas.
— ¡Oh! no, no me atrevo á pediros lo que deseaba, dijo ¡a pobre niña, colora¬ da de vergüenza; vos no me lo daríais.
—Sí. hija mia, dijo Rosario, pide. —¡Oh! no. dijo Susana, no es para mi. —Ya lo adivino, dijo Rosario, te gus¬ tan estos pendientes de amatistas que llevo, pues veo que los miras mucho;

bien, dijo, quitándoselos: no son de
mucho valor; tómalos como recuerdo
mió.
—No, no, dijo con sentimiento la in¬ feliz, no me habéis comprendido, quiero otra cosa, y añadió, con vergüenza, ta¬ pándose la cara con el delantal: lo que yo quería era un beso.
Al oir esto, Rosario cogió á la niña en sus brazos y la besó con amor en las mejillas y en la frente, ínterin que aquel ser desgraciado, medio idiota, lloraba y
exclamaba entre sollozos:
—¡Dios os lo pague! nadie sino María me había besado en este mundo. ¡Dios os lo pague!
Rosario puso los pendientes á la po¬ bre muchacha, por más que ella los re¬ husaba. La volvió á abrazar y se despi¬ dió de ella, dirigiéndose hacia el apo¬ sento de María, mientras que Susana se acercaba á su oido y le decía.
—No le digáis lo que ha pasado, me
volverían con Madame Armand. que me
mataría á golpes y me acabaría de vol¬
ver loca.
XII
EL PROYECTO DE CASAMIENTO ROTO
Rosario penetró en el aposento de la

enferma, y precisamente estaba allí el médico, el cual examinaba á la paciente con toda la atención que en tales casos-
hace un verdadero hombre de ciencia.
Carlos tenia su mirada fija en la fiso¬ nomía del doctor, y aquella mirada, lle¬ na de ansiedad, denotaba la angustia de'
su corazón.
María había abierto los ojos y los te¬ nia clavados en su padre con cariño, pe¬ ro ¡ay! la mirada de la pobre niña había perdido su brillo, como una luz próxi¬ ma á apagarse, y Rosario se estremeció' al contemplarla.
Un momento en que Carlos salió para dar disposiciones, á fin de que fuesen á Ferpiñán para traer el medicamento que'
se habia recetado á María, Rosario se
volvió hacia el doctor y le dijo: —Señor doctor ¿se muere de tristeza
una persona? Los padecimientos mora¬ les ¿ocasionan la muerte?
—¿Quién lo duda? señora, dijo el doc¬ tor; y si esta niña fuese una mujer diría que su enfermedad es más moral que fí¬ sica; pero á su edad, mimada de su pa^ dre y de su tia. no hay que sospecharlo, y me pierdo, Madame Varner, me pier-^ do en conjeturas.
—No andais equivocado, doctor, dijo
Rosario. Esta niña tiene un pesar que

SO L. JL £ R

8

verá á llenar el silo hasta ya no poder más, ni con horquillas, y se dará enton¬ ces principio á la tapada, que se efectúa

Pero, como en París todo se resuelve, ► lias artes estaban encerradas en 40 hec¬ todo se aclara y todo se inventa, un es¬ táreas de terreno.
critor humorista nos ha dado la clave La Exposición de 1867 estaba dividida

gorosos, pero nada propios para ser
montados.
En esas condiciones, no hay que es¬

emancipar á los pueblos, son casi siem¬
pre más duros con sus protegidos que los precedentes opresores.

del modo siguiente. Se cubre primeramente el silo, todo
alrededor, con una buena capa de paja,
con el fin de evitar el inmediato contac¬

del problema y he aquí como él fija los puntos sobre las les, mejor dicho, los años sobre los siglos.
«Los simplicistas dicen: un siglo es un

en siete galerías concéntricas y había necesitado catorce millones de kilógramos de hierro; pero la suntuosidad des¬ plegada por esta exposición fué sobre¬

perar que la guerra pueda terminar
pronto, ni es fácil prever como va á concluir. Lo único cierto es que los ame¬
ricanos van á sufrir todavía muchos

De todos modos, hay pérdidas que no se reparan tan fácilmente como las rui¬
nas materiales; tales son las pérdidas de
hombres.

to entre el pasto y la tierra, porque esta periodo de 100 años, el primer año es el pujada en 1878 y en 1889, de las cuales contratiempos.

El censo que acaba de hacerse en Cu¬

parte está siempre perdida, producién¬ dose en ella vegetaciones criptogámicas nocivas, engendradas por la fermenta¬ ción pútrida.

número 1 y el último el 100; el siglo si¬ guiente principia el año 101 y así suce¬
sivamente.
Pero los antisimplicistas arguyen:

no solo nos queda el recuerdo, sino magníficos edificios,
La Exposición de 1878, inaugurada por el mariscal de Mac-Mahon, nos ha

Conversión de la Servia al-catolicismo
Un periódico de Praga, el Narodni Listy (Hoja Nacional), generalmente

ba no ha encontrado más que un millón
docientos mil habitantes. La población ha perdido, pues, la mitad de su efec¬
tivo.

Encima de la paja, se procederá á
echar tierra hasta cubrir todo el silo
menos la parte superior del «lomo» que se deja abierta sobre un ancho de 0 ín. 20 á 0 m. 30 y en todo el largo del silo; veremos luego con qué objeto.
El peso para obtener una presión fuer¬ te y suficiente para expulsar el aire y los gases producidos por la fermenta¬
ción, ha sido avaluado en 400 kilos, más 6 menos, por cada metro cuadrado de

imaginemos un cuadrante destinado á contar los cién años de un siglo, cua¬ drante análogo al empleado para contar
las doce horas de un medio dia. La cifra
100 ocupará evidentemente en el cua¬ drante secular el lugar reservado á la
cifra 12 en el cuádrante délas horas.
Ahora bién, cuando la aguja llegue al 100, el siglo espirará y, después, conti¬ nuando su marcha, la aguja entra ya en el terreno del siglo siguiente.

legado el magnífico palacio del Trocadero, construido por Davioud y Bour-
dais.
La Exposición de 1889 que tenia su calle del Cairo, de alegre memoria, ha marcado su paso con esa sorprendente torre de 300 metros, hecha como con fé¬ rreos encajes, uno de los más notables monumentos de la industria metalúrgi¬ ca, desafio titánico de Eiffel al arte del ingeniero.

muy bien informado en cuanto afecta á los asuntos eslavos en los Balkanes, pu¬ blica una carta de su corresponsal en Belgrado, anunciando una extraordina¬
ria noticia.
Dice que el rey Alejandro de Servia, el rey Milano, toda la familia real, la
corte en masa, todos los ministros, todos
los empleados y todo el ejército abando¬ nan la heterodoxia para convertirse al catolicismo. Hasta el metropolitano Ino-

Nueva confirmación de que las guerras
civiles son mucho más mortíferas que
las guerras extranjeras. Esa disminución de población en Cu¬
ba presenta un gran peligro, por cuanto deja vastos terrenos deshabitados, y es de temer que se introduzcan numerosos
colonos de lengua inglesa entre la po¬ blación de lengua española. Y como los
colonos de lengua inglesa, tan pronto
como son numerosos en un punto cual¬

superficie.

Los simplicistas replican: de nuestra La Exposición de 1900 nos legará dos kentije acepta la unión con Roma, quiera empiezan por pedir la igualdad

Ciertos propietarios, muy minuciosos parte tenemos al Papa y al Burean de hermosos palacios, la gran Avenida Ni¬ arrastrando con él al clero.

de su idioma con el del pais, para exigir

y no temiendo ocuparse ellos mismos de longitudes que dice en su Anuario: El colás II y el puente Alejandro III, que

Como la unión con Roma no implica, luego el empleo exclusivo de su lengua,

"agricultura, han reemplazado la tierra siglo XIX termina el 31 de Diciembre con la grandiosa perspectiva desde los en manera alguna, el paso al rito latino, la cultura anglo-sajona amenaza substi¬

con gruesos tablones de madera que de 1900 y el siglo XX empieza el l.° de Campos Elíseos á los Inválidos, embe¬ sino que deja el uso del rito actual, sin tuir en Cuba á la cultura natural del

cargan con enorme cantidad de piedras, Enero de 1901.

llecerán más si cabe el magnífico paseo cambio alguno, de modo que la lengua pais.

buscando á producir, así, una presión más igual y más limpieza en ei trabajo.
Este sistema tiene sus ventajas, como

Los antisimplicistas reponen: nuestra opinión es la del Emperador de Alema¬ nia, quién ha decretado que ya hemos

de la Concordia á la Estrella y serán co¬ mo el sello gigantesco que marcará la desaparición de un gran siglo.

litúrgica seguiría siendo el paleoslavo, es de esperar que el cambio no le causa¬ rá grande estrañeza al pueblo.

Otro peligro para el espíritu latino, tan gravemente herido ya en Ambos-
Mundos.

•también sus inconvenientes.
Entre estos, notaremos en primera lí¬ nea la dificultad que resulta, en vista del largo de los tablones, para la aper¬ tura parcial del silo, cuando se quiere lograr su contenido, obligando á desta¬ par, de una vez, una superficie bastante grande, lo que expone la parte descu¬

entrado en el siglo XX. Pero como nosotros no participamos
ni de aquella opinión ni de ésta, decre¬ tamos solemnemente que acabamos de entrar ¡en el siglo XIX!
Razonemos á nuestra manera.
Si el año 99 de la Era cristiana fué el
último del siglo primero y el año 100 el

* **
Pasaron los cumplimientos de páscuas y de entrada y salida de año; los Reyes magos también han pasado al trote por la tierra y la humanidad sigue como es¬ taba; la bella mitad pensando en la mo¬ da y la mitad fea viendo el modo de sa¬
tisfacerla moda.

Esto permitiría al rey Alejandro su casamiento con alguna archiduquesa austríaca, tal vez con la archiduquesa Isabel, nieta del emperador é hija del archiduque Rodolfo, que llevaría en do¬ te la Bosnia y la Herzegovina.
Esta unión de la Servia con Roma po¬
dría preparar la unión de la Bulgaria, y.

Turcos y Teutones
Los acontecimientos se encargarán, sin duda, de descubrir los resultados po¬ líticos de la visita del Emperador de Alemania al Sultán de Turquía, más pronto de lo que se esperaba.
Y no nos extrañará ver algún cambio

bierta á tomar una fermentación ácida, primer año del siglo siguiente y como,

Para todas esas solemnidades se han de este modo, aseguraría al Austria una de cosas muy trascendental en tal ó cual

de donde resultaría para el pasto ensi¬ lado un gusto ágrio y picante que lo
haría rechazar de los animales.
Bajo la influencia de la fermentación,
toda la masa no tarda en entrar en calor
y esta fermentación se establece de un modo uniforme y regular en el silo, oca¬ sionando la evaporación de toda el agua de vegetación contenida en las plantas.
Esta evaporación es sobre todo nota¬
ble á la mañana del tercer día y más to¬
davía al amanecer del cuarto, pues por
la abertura que hemos dejado al taparlo •con tierra sale un vapor espeso, blanco,
como si estuviese ardiendo.
Es un fenómeno curioso y que mucho llama la atención de los paisanos y peo¬ nes que jamás dejan de criticar esta operación cuando la ven ejecutar por primera vez.
El calor desarrollado en la masa en
este momento sube alrededor de 70 gra¬
dos centígrados y es cuando la opera¬
ción toca á su fin.
Hasta las doce se deja todavía abierto el orificio de arriba para facilitar la eva¬ cuación del vapor del agua; llegado es¬ te momento se podrá tapar el silo, ce¬
rrándolo del todo. Su hundimiento será
entonces considerable; medirá un metro á un metro y medio encima del nivel del suelo, pero se seguirá hundiendo cada vez más y será necesario pasar vis¬ ta diariamente, para con una pala, re¬ llenar los pocitos ó grietas que se pro¬ ducen un poco en todas partes.

dígase lo que se quiera, un siglo se compone de cién años, el siglo primero debió principiar en el año 0.
Siguiendo nuestro razonamiento y siendo lógicos con nosotros mismos, apliquemos á los siglos el mismo siste¬ ma que á los años, llamemos siglo 0 al siglo primero y entonces el siglo 1 será el que vá del año 100 al 200, etc. y, por
consecuencia, el siglo XVIII será el que
va de 1800 á 1900, de tal manera que ahora empezamos el siglo XIX.»
La estupefacción fué grande entre los circunstantes al oir tan extravagantes
razonamientos.
Una señora de la tertulia en que se
discutían tan graves asuntos protestaba con vehemencia; pero el escritor á quién nos referimos cortó aquel torrente de palabras, diciendo:
—Si señora, tengo razón sobrada y V. que tanto habla, según mi teoría, pertenece á la primera mitad del siglo
XVIII.
* **
Muy en breve abrirá sus puertas al mundo la Exposición Universal de Pa¬ rís; allí podremos admirar los tesoros acumulados durante un siglo por el ge¬ nio creador y civilizador del hombre,
luchando sin descanso contra la Natura¬
leza y arráncandola uno á uno sus más
escondidos secretos.
Con esta ocasión creemos interesante
un poco de historia retrospectiva. Las diversas Exposiciones que fueron

hecho trajes, variados como las fiestas mismas y tan elegantes como ha sido posible aun cuando la sencillez es hoy de regla.
En efecto, lo más sencillo es lo más elegante en cuestión de modas.
En este momento, más que nunca es¬
to es verdad; pués el vestido de paño, cada vez más adoptado para todo géne¬ ro de toilettes se presta admirablemente á ir elegantes por el carácter de esa tela, siempre linda sea cual fuere su precio y que se armoniza tan bien con el nuevo
corte de los vestidos.
La falda sigue llevándose unida, es decir, que la falda de pliegues no ha logrado imponerse. Hacese cada vez más larga, hasta con cola, sobre todo en los trajes de recepción.
Los cuellos de las chaquetas siguen llevándose muy altos, hechura Médicis, que resultan muy confortables y ele¬ gantes.
Las joyas están muy de moda; pero no se lleva ninguna en los cabellos, los cuales se sujetan con un peinecillo in¬
visible.
Antonio Ambroa.
París 19 de Enero de 1900.
Actualidades

preponderancia definitiva sobre todos los eslavos de la península de los Bal-
kanes.
Los armenios en el ejército otomano
Varios periódicos armenios dan una noticia muy extraña. Sabido es que en el Imperio otomano el servicio militar es un honor que estuvo siempre exclu¬
sivamente reservado á los musulmanes
y que los cristianos fueron siempre ri¬ gurosamente excluidos de él. Pues bien; parece que el Sultán ha entrado en ne¬ gociaciones con el patriarca armenio á fin de que sus correligionarios y com¬ patriotas sean sometidos de hoy en ade¬
lante al servicio militar.
Hé aquí lo ocurrido. Abdul-Hamid, en un arranque de ge¬
nerosidad, concedió á los armenios, no
la condonación de los impuestos atrasa¬ dos, como equivocadamente se dijo, sino un plazo ilimitado para satisfacerlos cuando vengan tiempos mejores.
Trátase ahora de condonar definitiva¬
mente aquellos atrasos á los deudores, reclutando, en cambio, cierto número de armenios para el ejército otomano.
Esto se halla de tal manera en con¬
tradicción con todas las tradiciones tur¬
cas y concuerda tan poco con las ideas panislámicas de Abdul-Hamid, que nos resistimos á dar crédito á semejante no¬
ticia.
La situación cubana

dominio, antiguo ó presente, del Impe¬
rio Otomano.
Por de pronto, es digno de señalar el hecho siguiente, que nos comunican de Constantinopla.
El emperador de Alemania acaba de obtener el iradié para la instalación de
tres oficinas de correos en las ciudades
de Salónica, Angora y Beyrut. Esta noticia acaba de publicarse pre¬
cisamente en el momento en que la Su¬ blime Puerta pedia con insistencia la supresión de las oficinas de correos ex¬
tranjeras (francesas, inglesas, rusas, austríacas é italianas) que existen en Constantinopla desde hace mucho tiem¬
po.
Esto es simplemente una nueva victo¬
ria alemana.
* **
Con motivo de las fiestas del Ramazán, el gobierno turco ha hecho un emprés¬ tito de 200.000 libras turcas (4.500.000 francos), al 7 por 100, al banco alemán Deusche. El director de este Banco, M. Simens, se encontraba en Constanti¬
nopla hace pocos dias. Sábese, por otra parte, que el director
de los ferrocarriles de Anatolia, M. Haguen, es uno de los representantes de dicho banco.
Frégoli en Paris
El inimitable artista italiano que tan¬ ta popularidad se conquistó en España
con su sorprendente trabajo de rápidas

Quince días después se procederá á organizadas en Paris antes de 1855 eran echar nuevamente toda la tierra que sea puramente de objetos franceses.

Los americanos en Filipinas

Son todavía muchísimos los españo¬ transformaciones é imitaciones infini¬ les que tienen intereses en Cuba, y las tas, hizo anoche la conquista del todo

.posible de modo á obtener el máximum

La primera exposición nacional se ce¬

Opinión de un oficial japonés.— Uno relaciones comerciales entre la grande Paris que decide de los éxitos teatrales.

de presión. La altura del silo habrá en¬ lebró en 1798, en el Campo de Marte y de nuestros corresponsales de Tokio nos Antilla y su antigua metrópoli están sin

Hacia tiempo que Frégoli deseaba ve¬

tonces rebajado hasta el nivel del suelo. su principal atracción fué la de hallarse transmite la declaración siguiente, que duda destinadas á recobrar su interrum¬ nir á coronar aquí su reputación uni¬

Habremos empleado en toda esta ope¬ alumbrada por la noche, mientras el le ha hecho un oficial japonés recien pida actividad. Por estas razones nos ha versal.

ración tres días y medio desde el mo¬ resto de París permanecía envuelto en llegado de Filipinas, donde acaba de parecido conveniente reproducir aquí

Siendo O. de Lagoanere empresario

mento de descargar el primer carro has¬ la sombra.

hacer un viaje de estudio:

las noticias de origen americano que de Olytupia, estuvo en tratos con el ar¬

ta el momento de cerrar hermética¬

Desde 1801 á 1849 hubo nueve expo¬

Preparáse el ejército americano para hemos recibido acerca del estado econó¬ tista italiano, que exigía mil francos por

mente.

siciones, todas internacionales; esta úl¬ una acción decisiva contra los insurrec¬ mico de la isla.

representación y un más asegurado. La

El primero y segundo día. confección del silo; tercer día se tapa con tierra hasta dejar una pequeña abertura arriba y en todo el largo del silo. En fin, á la mitad del cuarto día se concluye la ta¬ pada.
Como se vé, el ensilaje es la operación practicada por los alemanes en la con¬
fección de la Choucroute oa Berra ácicla.
Antes de concluir debemos añadir,
que animales mansos engordados á pe¬

tima fué muy brillante, á pesar de que los gastos solo se elevaron á 560.000
francos.
Con la Exposición de 1855 se abrió la era de los grandiosos torneos interna¬
cionales.
El clon de aquella Exposición fué el Palacio de la Industria, que acaba de ser demolido. Los gastos de esta exposi¬
ción ascendieron á 11.336.522 francos.
Por entonces se organizaron algunas

tos, pero esa táctica no le dará mejores resultados que la actitud espectativa; si ataca al enemigo en sus posiciones, éste, que se mueve con grandísima facilidad, se dispersará en seguida, para volver en pequeños pelotones, hostigando sin cesar al enemigo.
De este modo, á pesar de la enorme desproporción de las fuerzas, los Ame¬
ricanos deben contar con innumerables
dificultades, porque tienen que habérse¬

La producción agrícola aumenta con¬ Empresa hubiese aceptado sus condicio¬

siderablemente y el comercio vuelve á, nes, sin el inconveniente de que traba¬

marchar poco á poco.

jaba en italiano, idioma poco conocido

Después de toda guerra, victoriosa ó en París.

no, se manifiesta en el pais cierta activi¬

Esta vez, Frég'oli se ha constituido en

dad económica. La obligación de repa¬ empresario de si mismo. Ha tomado por

rar, en parte al menos, las pérdidas su¬ su cuenta el teatro de Trianon, y en la fridas; el orgullo, en caso de victoria; el función de convite que dió anoche en

deber de demostrar que la nación no se obsequio á la prensa y á los artistas de

halla completamente abatida, en caso Paris, que llenaban la sala de bote en

de derrota, comunican cierto estímulo bote, obtuvo un triunfo colosal.

sebre con este forraje y con leche de ha¬ rina de granos, han llegado en tres me¬ ses á un estado de gordura extraordi¬
nario.

Exposiciones en el extranjero; pero la más importante fué la de Londres en 1851 que tuvo lugar en Hyde-Purk, en
el célebre Palacio de Cristal.

las con un enemigo que nunca se da por
vencido. Perderán mucha sangre y gas¬
tarán mucho dinero y tiempo para la conquista de la aldea más miserable.

que conduce á un trabajo más intenso. Este hecho, que suele ser general ¿no lo estamos observando hoy en España?
Pues también se produce en Cuba, co¬

A. Saissy. Paris 19 de Enero de, 1900.

El Conde de San Bernardo.

Este interesante edificio que, después

Además, los americanos constituyen, mo en todas partes. Sin embargo, la

fué trasladado á ocho millas de Londres á fuerza de dinero, varios regimientos grande Antilla dista aún mucho de ha¬

—\_«aBSSS»©<BasEa»~

á Sydenham, tenia una capacidad de de caballería, como si se tratase de una ber vuelto al estado próspero en que se ocho hectáreas y estaba construido con guerra regular en el continente; pero encontraba antes de la insurrección.

Variedades

Crónica Parisiense

hierro y cristal; 3300 columnas unidas esos regimientos no podrán ser de gran¬

Con los inagotables recursos del suelo

entre sí por arcos y cristales, represen¬ de utilidad, porque en Filipinas no hay cubano, bastarán tres ó cuatro años de SAS ASSAMBLÉAS DE «CALA-P0Y»

Mis lectores estarán de acuerdo con¬
migo en confesar que, verdaderamente, resulta muy sensible no saber en qué siglo vivimos.
Unos dtcen que ya somos los hombres del siglo pasado, otros aseguran que aun pertenecemos al siglo presente y, entre unos y otros, estamos sin saber á •que palo quedarnos.

tando un total de 325 kilómetros.
En Paris, en 1867, se abandonó el Pa¬
lacio de la Industria por sus reducidas dimenciones y se celebró la Exposición en pleno Campo de Marte, siendo aque¬ lla fiesta el apogeo del Imperio.
La Europa, el Asia, la América, el Africa y la Oceania, con sus tipos huma¬ nos, sus animales, sus plantas, sus pro¬ ductos naturales, sus ciencias y sus be-

vastos territorios propicios para las evo¬ luciones de caballería, y porque el ene¬
migo, tanto por táctica como por falta de organización, no se presenta nunca sobre el terreno en batalla campal. Hastaen el caso de que los americanos quisie¬
sen utilizar solamente su caballería para servicios de descubierta ó caza, sufrirían
muchas decepciones. La mayor parte de sus caballos son de tiro, grandes y vi¬

paz para que vuelva la prosperidad. Lo que falta saber es si aprovechará á
la gran masa de la población. Los hombres de negocios norte-ame¬
ricanos ¿no se muestran más rapaces de lo que eran por regla general los em¬ pleados españoles?
Esto obedece también á otra ley his¬ toria que tiene raras excepciones. Los emancipadores, ó los que pretenden

Es sflenci que reiná dins es salón, vuy di, dins es cotxo, tan pronte cóm s* hag’ué fet cárrech de sa presidencia en Maten Pintamonéyas en sa forma que
verem dissapte passat, va essé complot; s’ hauria pogut sentí sa renóu de sas
alas d’una babayana. Tots ets passatjés
(ara parla es car rilé) no dich que se po-
sassin «uys baixos y mans 'plegadas»

2

SOLLER

cóm volia, ó córa va di per burla en To¬ de convení, Pera, si ressumim tot lo qiV de lo que al principio hemos dicho, que mos la misma invitación á los que no

Matrimonios

men d’ es Ravellá; peró se vá coneixer
que sa cósa los anava interessant y que tots, ó casi tots, tenían es mateix empe-
nyo de fersé seu á n’en Pera, de con¬ vencerá de que amb sas seuas opinions rancis y fíns á un cért punt despóticas, no se podia esperá lo qu’ha menestéSó11er per d’aquí en envant y tots tenim desitjos de conseg'uir.

he dit en duas paraulas, que sa concien¬ cia tota sola no basta, cuant n’hí ha tants qui la tenen tant gruixada ’vuy en dia, per que cada cual serv es llum drét; es precís un’altre cósa per subjectar sa voluntat d’ets qui se ’n anirian cap á n’es
mal si havian d’obrá segons sas seuas
naturáis inclinacions, y á u’ aquest’altre cósa donantlí ets seus vertedés noms li

deducidas las bajas de reglamento, los beneficios obtenidos por la Sociedad en el finido ejercicio han ascendido á 41.902*38
pesetas, á cuya suma se agregan 630‘39 pesetas sobrantes en el anterior y resul¬ ta un total repartible de 42.53277 pe¬ setas, que permiten distribuir un divi¬ dendo activo de 13 pesetas por acción y

puedan concurrir á la conferencia y al público en general.
Nuestro estimado amigo y paisano es¬ tablecido en Cette, D. Antonio Bernat, comerciante, de todos nuestros lectores conocido seguramente, nos ha obsequiado
con un bonito calendario americano de

Dia 27.—D. Gabriel Moya Pons* sob tero, con D.a María Miró Coll,¡soltera*
Defunciones
Ninguna.

—„

—\_

MOVIMIENTO DEL PUERTO

—Deman sa paraula, digué en Jaume hem de dir: autoridats, lleys, forca arma¬ destinar aun á las utilidades del ejercicio propaganda, regalo de la casa á su nu¬

Embarcaciones fondeadas

de Són Diu-vé, rompent aquell silenci
que s’allargava ja massa per sf impa¬ ciencia que tenían ets seus companye-
ros de sentirló.
—Concedida, respongué tot-d’una en
Mateu, amb so mateix tó solemne qu‘
havia usat per obrí sa sessió. —No sé per ’hont he de comencé, con¬
tinué diguent en Jaume, per fé com¬ prender é n’en Pera amb so menos temps possible, á fí d’acabé antes de qu‘ arribém á Ca’-na-Matjina, fent tanta vía cóm fá es cotxo y trobantmós ja próp de Deyá, cuals son ets dréts d’es pob-ble, y mes qu’ ets dréts, ets devers sacratis-

da, presons, etc.; de tot lo cual venina á deduhí que sas autoridats, sas lleys,
sa forca armada y sas presons, son sa
salva-guardia de sas personas de bé, ets medís que tenen sas colectividats
qu’anomenan municipis ó pób-bles, en petit, provincias y nacions, mes en grós, per teñí seguredat, per viure á pié, per treure fruyt d’es seus trabays, per podersé dedicá é n’ ets seus gusts, á n’ ets seus plérs, trauquils, sense veurersé precisáis á guardé, sempre carabina en má, sa seua persona y ets seus bens.
—Molt bé, molt bé, Jaume, digueren
ets seus companyeros d’excursió fent

actual 3.53277 pesetas. En forma concisa y estilo elegante de-
dícanse sentidas frases á la memoria del
malogrado D. Damián Morell y Pons, vocal de la Junta de Gobierno, Director Gerente que fué de la Sociedad desde su fundación y uno de los más entusiastas fundadores de ésta, y se dá cuenta de haberse sustituido al finado, por lo que respecta al cargo de Gerente, por el no menos entusiasta é inteligente accionista fundador D. Damián Magraner y Morell, de cuyo nombramiento oportunamente
nos ocupamos.

merosa clientela.
Agradecemos al Sr. Bernat la aten¬ ción que le hemos merecido.
CONSEJO DE LA SEMANA
Recomendamos á nuestros lectores las pastillas de Espleno-hierro Saint-Aubin, que constituyen el único remedio de la clorosis, anemia y colores páli¬ dos, no es un hierro mineral, es un hierro orgánico, hierro vivo digámoslo así. Se halla en todas las farmacias y droguerías.
EN EL AYUNTAMIENTO

Dia 23.—De Barcelona, en 10 horas* vapor León de Oro, de 278 toneladas* cap. D. G. Mora, con 16jjjnar., pasaje y
efectos.
Dia 24.—De Cette, en 2 dias, laúd S. Bartolomé, de 32 ton. pat. D. G. Va^ lent, con 5 mar. y lastre.
embarcaciones despachadas
Dia 24.—Para Gandía, laúd Virgen del Carmen, de 47 ton. pat. D. P. Cardell, con 6 mar. y lastre.
Dia 24.—Para Barcelona, vapor León de Oro, de 278 ton., cap. D. G. Mora,

sims que sa bona educació, sa cultura, mans-balletes.

La Junta General, en la indicada reu¬

es desitx de millorá de posició, es foment

En Jaume fé una paussa per prénde nión del domingo, después de aprobar la

Sesión del día 20 de Enero

con 16 mar., pasaje y efectos. Dia 26.—Para Cette, laúd S. Bartolo-

de sa riquesa pública, es ben-esté social, obligan á cumplir á tots ets que s’han reunit en agrupacions numerosas, qu‘ anomenam pob-blacions, per viurer en colectividat, per ajudarsé mutuament, amb so fí de progresé cada ú y encaminé es municipi á n’es majó grau possible

alé, mentres tant un d’ells, en Nadal de Can Clarét, girantsé á n’en Pera, li di¬ gné:
—¿Que tal, Pera, cóm t’agrada aixó? —M’agrada, contesté es preguntat. y per mi podia liavé suprimit s’exórdi s‘ orador, y comencat á s‘ Ave María-, tot

Memoria y Balance leídos por el señor Secretario, acordó reelegir para el cargo de vocales á los Sres. D. Jaime Colom, D. Ramón Casasnovas, D. Andrés Al. bertí y D. Guillermo Rufián; para el de suplentes á D. Bernardo Eorteza y don

Presidióla el Alcalde, Sr. Canals, y asistieron á ella los concejales Sres. San¬ tandreu, Coll, Riutort, Estades, Deyá y
Oliver.
Se dió lectura al acta de la sesión an¬
terior y fué aprobada.

mé, de 32 ton., pat. D. G. Valent, con 5 mar. y frutas.

d’il-lustració y de progrés. He dit «es municipi» y nót que me mirau estranyats, tal vegada creguent que me referesch á sa municipalidat ó ajuntament;

cuant ha dit es lo mateix quejó pens ja fa estona. Si sempre parla així, podeu doné sa conversió per feta, que vos asse-
gur qu’estich del tot convencut. Se-

Pedro José Santandreu, y elegir para la vacante que con su muerte dejó el señor Morell al hermano de éste, D. Juan Morell y Pons. Felicitamos cordialmente á

Acto seguido se dió lectura á lina instancia presentada por D. Ramón Ru¬
fián Frontera en nombre de D. José
Puig Bullan solicitando permiso para

El. domingo, dia 28 del corriente, &
las cinco de la tarde, en el salón de se¬
siones de esta Sociedad (calle del Prín¬ cipe núm. 18) dará una conferencia sobre

no, cuant dich «municipi» vuy di el comú de vehins d’un pób-ble, y per aixó he de fervós aviucnt, ara que vé bé, que cada un d’aquets, cada un de nóltros, es una part, encara que petita, d’aquest tot que va endevant ó enrera, drét ó tórt, amb satisfacció ó en disgust de tots nól¬ tros, y que baix d’es nótn de Sóller es conegut d’ets estranys, y alabat ó censurat segons sas passas que dona, sas cos-

gueix, Jaume, segueix, y veurém si fins
á la fí estarém ó no tant acordes cóm
ara.
Tots tengueren sa miqueta de tossina y sa paussa se va allargá encara un poquét mes; peró tot-d’ una [que calla¬ ren continué en Jaume, conforme veureu dissapte qui vé, estimats lectors, qu‘ es carrilé ’vuy frissa mólt perque té un viatje que fé á n’es pórt, y sens’ell rés

los agraciados por la señalada distinción de que han sido objeto.
El vapor de esta matrícula «León de Oro», llegó á este puerto procedente de
Cette con escala en Barcelona el martes
por la mañana, siendo portador de algún pasaje y variada carga.
Tan pronto hubo terminadas las ope¬

blanquear ei frontis y ensanchar una
ventana de la casa núm. 20 de la calle
de Real. Se acordó pasara dicha instan¬
cia á informe de la Comisión de Obras.
Se concedió, permiso con arreglo al díctámen emitido por la Comisión de Obras, á D. Juan Ferrer Liado para la
construcción de varias casas lindantes
con el camino del «Murtará», conforme

el tema: Cría, multiplicación, mejora y cebamiento del cerdo, el socio D. Juan Oliver Colomar, Veterinario é Inspector
de víreres de esta localidad.
Lo que se hace público para conoci¬ miento de los socios y se invita al mismo tiempo, por medio del presente anuncio, á las demás personas que tengan gusto
en asistir.
Sóller 19 de Enero de 1900.—El Vice¬
presidente, Pedro Aleo ver.-—P. A. de la

turns qu’ adquireix, ó sa seua manera de puch escriurer per mes ganas qu’en raciones de descarga, volvió á cargar sin había solicitado.

J. D., J. Marqués Arbona, Srio.

procedí. Bóno, idó: aquesta agrupació de ve¬
hins, es municipi, qui mirat de defora constitueix una entidat tan important, si ’l rniram de part de dins resulta que no es ningú: qu’aquest tot-hom sa divideix en altres agrupacions mes y mes petitas

tenga...
.—-o
Crónica

Jó Mateix.
Local

pérdida do tiempo y con la posible acti¬ vidad gran cantidad de naranja y algu¬ nas cajas de limones, además de otros varios efectos que desde la anterior se¬ mana se le tenía preparados.
Embarcó algunos pasajeros y salió pa¬

Se acordó á solicitud del interesado, dar de alta en el padrón de vecinos de esta villa, á Juan Mayol Noguera, natu¬ ral y vecino del pueblo de Escorca.
Habiéndose presentado varias cuentas pertenecientes á los ejercicios económicos

JjA SOJLHKEZ!
Por acuerdo de la Junta do Gobierno de esta Sociedad se convoca á los seño¬

finsé quedé reduhit á sa personalidat aislada; que cada individuo té sa seua manera de viurer, es seu módo de pensé, ets seus liabits, y que cada ú sa móu independentement de tots ets altres, se¬
gons ets medís de que dispósa. Peró si cada individuo aislat ja mays’ocupás mes que de sa seua persona, d’es seu trabay, d’ets seus interessos, sense empetxarsé de rés mes, aviat hauriam acabat d’está ’plegats, dins póch temps no quedaría pób-ble; si n’lii ha és precisament perque mos donam sa mé uns amb
sos altres, perque mutuament mos protegim. y no heu de creurer que n’hi baja que tenen mes ó menos ventatjas, no: ets senyós necessitan d’ets menes-
trals cóm aquets d’aquells. ¡Bóns esta¬ ría m si tot mos lio haguessem de fé nól¬ tros mateixos, ó si cada cual s’hagués de satisfé per si sól totas sas seus necessidats! ¡Bóns estariam!
Dins sa colectividat do que tractam hey ha de tot, y cuant mes numerosa és, major número de personas hey ha de

El sábado de la anterior semana se
celebró en nuestra parroquia con la ma¬ yor solemnidad la fiesta que anualmente dedica al glorioso mártir San Sebastián la familia Rubert, de Can Prohom, ha¬ biendo estado encargado del panegírico del Santo, según anunciamos oportuna¬ mente, el elocuente orador sagrado y amigo nuestro D. Antonio A Ico ver,
Pbro. La concurrencia de fieles filé muy
numerosa.
Por la tarde hubo procesión y á poco de haber entrado en prensa nuestra edi¬ ción anterior cantáronse por el clero pa¬ rroquial los Te-Deum que es costumbre
de todos los años cantar frente á las
hornacinas dedicadas al glorioso advo¬ cado contra la peste, en las calles de Co¬ cheras y de la Luna, que estaban ador¬ nadas, é iluminadas ambas con cirios, y por medio de tederos la parte de calle á
ellas inmediata.

ra los indicados puntos el miércoles á la
hora de costumbre.
El último baile de máscaras que se dió en el salón de la «Defensora Solle-
rense» el domingo último, estuvo bas¬ tante más animado que los anteriores, por lo que se prolongó la diversión hasta las once y media. Sabemos que se ha formado nueva empresa, también para bailes de máscara, que admitirá abona¬ dos hasta el viernes próximo á la hora de empezar el primer bailo, y que ha al¬ quilado el salón de «El Buen' Retiro» (Can Domingo) en la calle del Cemen¬
terio.
Era lo regular que existiendo en la
localidad dos bandas de música forma¬
das cada una de ellas por músicos jóve¬ nes, contando ambas con partidarios afi¬ cionados al arte de Terpsícore y estando solamente una de ellas contratada, que no quisiera quedarse la otra en un rin¬

de 1896 á 97 y 1898 á 1899, cuyas cuen¬ tas no pueden satisfacerse con cargo al presupuesto del corriente ejercicio por no haber consignación expresa para las mismas, acordó el Ayuntamiento por unanimidad consignar en el próximo presupuesto adicional la cantidad sufi¬ ciente á solventar las deudas que ajuicio de la Corporación sean justas y legales.
Por último se acordó verificar varios
pagos. Y se levantó la sesión.

—„—....

1>—~——o

‘

CULTOS SAGRADOS

En la iglesia Parroquial.—Mañana, dia 28, á las 7 y inedia, se celebrará mi¬ sa de comunión general para las Hijas de María. A las 9 y media, se cantarán horas menores y seguidamente la misa
mayor con sermón parroquial por el se¬ ñor Cura-Arcipreste. Por la tarde, des¬

res Accionistas á Junta General ordina¬
ria que tendrá lugar el dia cuatro del próximo mes de Febrero á las diez de la
mañana en el local que ocupan sus ofi¬
cinas.
Sóller 19 Enero 1900.—Juan Morell,
Srio.
——--—
Muiíc© ¿le íifóller
La Junta de Gobierno de esta socie¬
dad ha acordado señalar los dias 29, 30, 31 del actual y l.o Febrero próximo, do dos á cuatro de la tarde, y todos los martes y viernes sucesivos, de nueve á doce de la mañana, para el pago del di¬ videndo activo de pesetas trece por ac¬ ción fijado en la sesión general ordinaria
del día de ayer.
Lo que se hace público para conoci¬ miento de los señores accionistas.—Só¬
ller 22 de Enero de 1900.—El Director
Gerente, Damián Magraner.

tota casta: uns son modests, altres am¬ biciosos; uns son humils, altres orgu¬

Este acto atrajo numeroso público.

cón; por esto apenas se inició la idea pués de vísperas y completas, tendrá lu contó con detensores dispuestos á reali¬ gar el ejercicio mensual para las Hijas

ML «AS

llosos; uns son nób-bles de có y tornan bé per mal, altres venjatius y may per¬ donan ni olvidan sas ofensas; uns son afab-bles, altres altius; uns saben molt
y se ereuen grans ignorants, altres son uns ruchs y se pensan es sé y vólen que tot-hóm los tenga per grans sabis; uns son lliberals y donan tot cuant tenen altres estréts, avaros, que fíns y tot ro¬

El domingo por la mañana celebró su Junta General reglamentaria la sociedad
de crédito de esta localidad «Banco de
Sóller» y en ella fué leída la Memoria y Balance del décimo ejercicio social, que, como los anteriores, ha dado el brillantí¬ simo resultado que solo puede esperarse de una administración acertada y de una

zarla.
¡Adelante, pues, y viva el buen hu¬
mor!
El «Sindicato Agrícola Solterease» ha
tomado una resolución que nos apresura¬
mos á aplaudir, con la seguridad de que no la aplaudiremos todavía lo bastante,

de la Purísima.
Jueves, dia l.o de Febrero, al anoche¬ cer, se cantarán solemnes completas en preparación á la fiesta que la Archico-
fradia de Madres Cristianas dedica á
la Virgen María. Viernes, dia 2, á las 7 y media de la
mañana, se celebrará misa de comunión

En cumplimiento de lo que previene*
ei artículo 15 de los Estatutos porque*
se rige esta Sociedad, la Junta de Go¬
bierno de la misma ha acordado convo¬
car á la General ordinaria para el dia diez y ocho de Febrero próximo á las
once de la mañana en el local que ocu¬
pan las oficinas de la asociación, calle de
Buen Año núm. 6.

ban é n’el prohisrne sernpre que póden
per aumenta*ets seus tresórs; uns son
compassius y no póden veurer sufrir un germé seu (que tots heu som, en Jesu\_ Crist), altras tenen có de tigre y dis¬ fruten cuant venen que cualqu’ ú su-
freix; y així per l’estil. A.ra bé, idóy
si amb tanta variedat de parés, de sentiments, d’ inclitiacións, sa conciencia de cada cual hagués d’ essé única guia, única 1 ley, unich politxó, ¿que suese-
hiría?
Ben segú que lo mateix en Pera que cada ú de vóltros ha contestat ja interiorment á sa mena pregunta; créch qu’ heu endevinat: imperaría sa forca
bruta, después de tot, lo mateix que sucseheix á n’ ets pób-bles mes san-
vatjes, y cóm en el mon en general,
y é cualsevól pob-blació en particulé, es mal sól esté mes estés, resultaría
qu’ets molts acabarían amb sos póehs,
que s’ herba aufagaria es blat, y si
aquest no granava mos quedariam sen¬ se llevó. De modo que no podrás menos

inteligencia y celo como demuestran te¬ ner lo mismo el personal de la Directiva, y en especial de la Comisión Permanente, que el que tiene á su cargo todo el de¬ más trabajo en las oficinas.
De dicha Memoria hemos recibido un
ejemplar, sencilla y elegantemente impre¬ so en la tipografía de «La Sinceridad», lo cual tenemos particular satisfacción en po¬ der consignar ya que tantas personas y aun colectividades locales, empezando por el Ayuntamiento, que habría de dar el
ejemplo, tanto interés manifiestan en que
no prospere una industria que honra al
pueblo y que es por este concepto y por otros muchos digna de la protección de todos los sollerenses. Por esta y por el obsequio que ha hecho el «Banco do Só¬
ller» á esta Redacción dárnosle las más
expresivas gracias.
No podemos dejar de manifestar, des¬
pués de haber dado al documento de
referencia una ojeada, en corroboración

por mucho que digamos, en relación á la importancia que tiene. Se trata de invi¬ tar á los propietarios de naranjales que tengan en sus huertos algún naranjo que produzca anualmente fruto igual, de clases especiales que, saliendo de lo vul¬ gar, llamen por uno ú otro concepto la atención, á que se sirvan exponer dos
naranjas do cada una do dichas cla¬ ses en la Sociedad, con objeto de que una comisión que luego se nombre, con¬
venientemente asesorada por comercian¬
tes inteligentes de los que en Francia se dedican á la venta del indicado fruto, señale cual de las clases expuestas es la que conviene propagar en esta comar¬
ca para asegurar la extracción y buenos precios en el mercado, ó lo que es lo mismo para aumentar la riqueza del país.
Mañana, en la conferencia pública que se ha anunciado, se hará la invitación á los que asistan; nosotros, facultados por
la Junta Directiva del «Sindicato», hace¬

general. A las 9 y media, se cantará tercia, verificándose después la bendi¬ ción y distribución de candelas con la procesión de costumbre; acto seguido, se cantará la misa mayor, á toda orquesta,ocupando el púlpito el Revdo. Sr. CuraArcipreste. Por la tarde, se cantarán vísperas y completas, rezándose después la corona de la Virgen, en sufragio de
las almas de las asociadas difuntas. Al
anochecer tendrá lugar el ejercicio men¬ sual con plática, que dirá el Di*. D. José Pastor, Vicario.
Sábado, dia 3, fiesta de S. Blas Obispo y mártir; terminada la misa mayor, se verificará la bendición del y pan demás comestibles, propia de aquel dia.
Civil
Nacimientos.
Varones 1.—Hembras 3.—Total 4.

Y á tenor de lo que previene el artí¬
culo veinte de dichos Estatutos los ac¬
cionistas deberán depositar sus acciones*'
con 24 horas de anticipación á la se¬ ñalada, en las oficinas de esta Sociedad, y recojer al mismo tiempo su correspon¬ diente papeleta de asistencia.
Sóller 24 de Enero de 1900.—El Di¬
rector Gerente, F. Crespí Morell.
PRECIOSO DON
La vida es un don precioso y para gozar durante* largo tiempo de ella es preciso tener salud y para, esto hace falta reanimar el empobrecimiento acci¬
dental ó constitucional de la sangre. Al indicar como el único medicamento en estos-
casos las Píldoras de Blancard, aprobadas por la Academia de Medicina de París, prestarnos un ver¬
dadero servicio á nuestros lectores. Las Pildoras y el Jarabe de Blancard, este más
fácil de administrar á los niños, son de una mara¬
villosa eficacia contra la Anemia, Escrófulas, ÍJpo'
cas difíciles, Sífilis, etc., etc., en una palabra, con¬ tra todas las afecciones debidas á una sangre pobre*
ó viciada.
Rechazad toda imitación y no aceptad más que los francos que lleven el nombre Blancard, las se¬ ñas 40, rué de Bonaparte, PARIS, y el sello da garantía de la Unió de Rubricantes.

SOL, .LEU

PUBLICACIONES RECIBIDAS
DURANTE LA PRESENTE SEMANA
BoletinTde la Sociedad Arqueológica
Júuliana.—Sumario del mes de Diciem¬ bre de 1899.—I. El Dr. Roig, médico
mallorquín del siglo XVII, por D. En¬ rique Fajarnés.—II. Folk-Lore Balear. Tradicions populars mallorquines, per D. Antoni M.a Alcover, Pre.—III. El Archivo del ReafRatrimonio en Mallor¬ ca, por D. Gabriel Llabrés.—IV. Pri¬ meras disposiciones de Pedro IV de Aragón sobre los judíos de Mallorca, {1343), por D. Enrique Fajarnés.—V. Anuario bibliográfico de Mallorca. — 1898, (continuación) por D. Pedro Sampol y Ripoll.—VI. Sobre concesión á la
Universidad de Mallorca de la facultad
de conferir grados (1670), por D. José Miralles y Sbert, Canónigo-Archivero.— VII. Revista de ciencias etnográficas españolas, (1599), por D. Enrique Fa-

jarnés.—VIII. Sobre la representació á Inca de un entremes de «Sent Jordi», por D. Ensebio Pascual.—IX. Cartas curiosas del siglo XIV, por D. Estanis¬ lao Aguiló.—X. Curiosidades históricas, CCVI á COVIII, por D. E. Fajarnés.—
XI. Noticias.—XII. Publicaciones re¬
cibidas.
Se suscribe en la tipografía de Feli¬ pe Guasp, calle de Morey, 6, Palma.
* **
Es Pagés Mallorqm. — Sumario del
n.° 19:=:Como sintió la Naturaleza Vir¬
gilio. El progreso agrícola de Mallorca en un siglo. El pro y el contra del go¬ rrión. II. Medio para apreciar la cali¬
dad de los sarmientos americanos desti¬
nados al injerto. Efectos de la sal co¬ mún y de la de Glauber en la alimenta¬ ción del ganado. Los hongos y su cul¬ tivo. El Eucaliptos. Floricultura. Las
flores más caras del mundo.^Folk lore
balear. Tradicions populars mallorqui¬ nes. S’ cguer de sa Llepassa. Varieda¬

des. Caquexia acuosa de las ovejas. Un racimo de uvas mónstruo. La papa to¬
mate.
Punts de suseripció: á Palma, á ses principáis Uibreríes. A Manacor, á s‘ im¬ prenta d’ en B. Frau. A Felanitx, á s’ im prenta d’ en B. Reus. A Lluchmayor, carrer del Convent, 27.
* **
La Escuela Práctica.—Sumario del
n.° L° de la 7.a serie. =Impresiones so¬ bre la enseñanza. Lectura explicada: España. Pauta para la enseñanza reli¬ giosa y moral en las escuelas. Ejerci¬ cios graduados de composición. Leccio¬ nes de cosas. Ejercicios de cálculo.— La Alegría de la Escuela. Variedades. —Notas bibliográficas.
Se suscribe en la imprenta y librería de Salvador Fábregues, Cindadela de
Menorca.
* **
Boletín de la Cámara oficial de Co¬

mercio, Industria y Navegación de Pal¬
ma de Mallorca.—Sumario del número
21.—Cámara de Comercio de Palma: La
Asamblea de Valladolid: Carta circular, comunicación oficial, carta al Sr. Paraíso.
—Actas de sesiones de la Junta de Go¬
bierno: 3 y 9 Enero. Junta Directiva de esta Cámara para 1900: de Gobierno.
—Sección de Comercio-de Industria-de
Navegación. De otras Cámaras: Circu¬ lar de la comisión organizadora de la 2.a Asamblea. Iniciativas y Comenta¬
rios: Las Cámaras en 1899. El Museo
Comercial de Filadelfía, por E. Alzamora. Extranjero: Situación económica Europea al comenzar 1900. Sección Ba¬
lear. Precios corrientes.
Se suscribe: Oficinas de la Gámara, Palacio, 20, Palma.
* **
Mallorca,—Sumario del n.o 44:=E1
poligeísmo, ó sea, la pluralidad de mun¬ dos habitados (continuación), por el Lie. D. Miguel Amer.=Proyectos homiléti-

cos: Domingo décimo séptimo después de Pentecostés, por A. D.=San Sebas¬ tián: noticias sobre sus reliquias y devo¬ ción, por D. Guillermo Janer.=Goigs á la Mare de Deu de Lluch (poesía), por el P. Antonio Tomás, de los Sagrados Corazones.=E1 día d‘ els morts, (conti¬ nuación), per D.! Pera*d' Alcántara |Pexiya.=Rondayes curtes. XX, por el Muy
Ilustre Sr. D. Antonio María Alcover.
=Bibliografía.=Miscelánea. Se suscribe en Palma, calle de Palacio,
número 81.
ESTACIONES
TELEGRÁFICAS I TELEFÓNICAS EXISTENTES ES BALEAIS
TELEGRAFICAS: Alayor. Alcudia.
Andraitx. Artá. Ciudadela. Felanitx. Ibiza. Mahón. Manacor. Palma.
TELEFÓNICAS; Sóller. Palma.

RED METEOROLÓGICA DE CATALUÑA Y BALEARES
SERVICIO DE LA GRANJA EXPERIMENTAL DE BARCELONA.—1.' quincena de Enero.

OBSERVATORIO DE D. JOSÉ RULLAN PERO.—CALLE DE SAN PEDRO.

0ARÚMETUO OBES

TIESTO

DIAS Manana

Taríe

Cani idad

Clasiíicaciiío.

Dire icioo

Fuerza

c3

Ti J Bar. Ter. Bar. Ter. Una Tde. Mna Tde. Moa Tde Moa

TEMPERATURA PSICROMETRO

¿A*
J=3
Al sol.

Ala sombra

Malí ana

Ta ríe Okemeioues

Seco ts— Máx Min Máx Min\\

Húib.

Seco

Ilám.

1 759 13 760 13 6 4 2 761 14 760 14 4 6 3 765 13 755 12 6 4 4 755 16 755 16 10 6 5 754 14 754 14 10 10 6 754 13 754 14 10 10 7 768 12 760 12 10 10 8 763 11 763 12 6 5 9 762 12 761 11 4 6 10 762 12 763 11 10 6 11 764 12 764 11 6 6 12 762 10 762 11 4 6 13 760 9 760 9 6 4 14 760 10 760 9 4 4 15 760 10 762 9 4 0

N.

s. s. 6

N. N. 0. OE 6

N. N. s. N. 4

N. N. — 0 —

N. N. — — 0

N. N. N. S. 4

N. N. — — 0

C. C. N. E* 6

C. C. — — 0

N.

c

—

—

0

N. c. N. N. 6

C. N. E. N. 4

N. c. OE N. 4

C. c. — — 0

C. 0. — — 0

4 6 4 0 5'7 0 10’6 4 48'0 0 26’7 4 0 0 6 4 0’5 4 0 0

2-5 30 15 4‘5 30 17 0*5 30 9 0-5 29 2 0-3 26 5 1*8 25 6 1‘6 24 10 2-7 20 12 1*7 20 12 2-0 20 7 2-0 19 6 2*4 19. 6 1‘4 15 2 1*4 16 04 0-8 20 1

19 17 18-8 15*0 18*4 15*0 12 10 19’0 14*0 21*0 16*0 19 11 18’6 16*0 20*0 16*0 13 6 13*0 11*8 20*0 15*0 11 6 9’0 8*0 10*8 9*8 11 7 9*2 7’4 11*0 10*8 11 8 10’4 9*0 11*8 9*2 12 7 11*8 8*8 12*4 9*4 15 8 10*4 8*8 13*4 9*0 12 6 11*4 9*8 12*0 10*0 11 4 12*0 8*0 11*4 7*4 10 5 ÍO’O 6*0 iro 7*0 Granizo.
8 1 9*0 5’0 9*4 5*6 9 2 4’0 2*0 9*0 6*0 10 04 4’4 3*0 10*0 6*0

OBSERVATORIO DEL FARO DE «PUNTA GROSSA»

TERMÓMETROS. MAÑANA

TARDE

VIENTO

Atmósfera Pifio.

Termó¬

Termó¬

2
Anemó¬
©

Mañana.

Tarde.

Dirección metro Baró¬ metro Baró¬ del metro del metro

metro. n.° de vueltas

0 V

5 Máxi¬
ma.

Míni¬
ma.

Máxi¬ ma.

Baro-

Baró-

Míni¬ metro. Milí¬ metro. Milí¬

ma. Grados metros Grados metros

Mna.

Tde.

durante

las 24 horas.

S.a

Tarde Milis,

o
a3
£

1 22*0 13*0 220 17*0 17*0 754*0 17*0 754*0 s. s. 13.141 D. o.

4*5

2 23‘0 18*0 23*0 17*0 18*0 753*0 16*0 752*0 s. s. 79.417 C. 0.

3*0

3 23-0 17*0 23*0 17*0 18*0 750*0 18*0 749*0 s. s. 18.941 C. c.

3*0

4 23-0 10*0 23*0 10*0 15*0 749*0 15*0 748*6 s. 0. 09.171 Ll. D. 3 2*0

5 23*0 7*0 13*0 8*0 13*0 748*0 13*0 747*0 so. so. 10.441 D. Ll. 20 2*4

6 13*0 7*0 13*0 8*0 12*0 751*0 12*0 751*0 N. N. 44.734 Ll. Ll. 40 2*0

7 14*0 7*0 13*0 7*0 12*0 755*0 12*0 754*0 NO. NO. 17.391 D. Ll. 4 1*0

8 14*0 8*0 13*0 10*0 12*0 758*0 13*0 758*0 N. N. 25.919 D. D.

3-0

9 15*0 10*0 15*0 12*0 13*0 760*0 13*0 760*0 N. SO. 20.194 D. C.

3*2

10 15*0 10*0 17*0 11*0 13*0 760*0 13*0 759*0 O. O. 30.417 D. D.

2*0

11 15*0 9-0 14*0 10*0 12*0 758*0 12*0 758*0 N. N. 22.131 D. D.

2*2

12 14*0 6*0 13*0 9*0 11*0 757*0 11*0 754*0 N. N. 19.874 D. D.

2*4

13 13*0 5*0 13*0 6*0 11*0 755*0 11*0 754*0 NO. NO. 16.913 D. D.

3*0

14 13*0 4*0 13*0 8*0 11*0 754*0 11*0 753*0 NO. NO. 14.804 D. D.

2*0

15 13*0 6*0 15*0 9*0 11*0 755*0 12*0 756*0 S. S. 10.141 D. D.

3*0

Observaciones

NOTA.—El barómetro se halla, en Sóller, á 62‘53 metros, y en «La Punta G-rossa», á 101‘620 metros, sobre el nivel del mar. Las horas de observación, á las 9 de la mañana y á las 3 do la tarde.—En la casilla de la fuerza de los vientos, el O indica calma, las hojas

-están inmóviles: 1, débil, mueve ligeramente las hojas: 2, moderado, agita las hojas y pequeñas ramas: 3, bastante fuerte, agita las ramas gruesas de los árboles: 4, fuerte, dobla las ramas gruesas y los troncos de pequeño diámetro: 5, violento, sacude violentamente lo»

Arboles, rompe las pequeñas ramas: 6, huracán, derriba tejados y chimeneas, arranca los árboles.—La cantidad de las nubes se expresa en décimas de cielo cubierto, hasta 10 que significa cubierto. La clasificación por 0 que significa Cirros; K Cúmulos; S, Stratos; N.

Nimbos; CK, Cirrocúrnulos.

’

'

Loe aasn«loa que se inserten en esta sección psgirán: Hasta tres in¿ercicres á razón de 0‘05 pesetas la línea; hasta cinco inserciones á
tsaon de 0‘03 pesetas, y de cinco en adelante á razia de 0‘02 pesetas. El valor mínimo de un anuncio, sea cual fuere ei número de lineas
fie que se componga, será de 0‘50 pesetas. Las lineas, de cualquiera tipo sea la letra, y los grabados, se conta¬
rán por tipos del cuerpo .12 y el ancho será el de una columna ordina¬ ria del periódico.

Sección

de

Anuncios

Los anuncios mortuorios por una sola vez pagarán: Del ancho de una columna 1‘50 ptas., del de dos 3 ptas., y así en igual proporeióon.
En la tercera plana los precios son dobles, y triples en la segunda. Los comunicados y anuncios oficiales pagarán á razón de 0‘05 pese¬ tas y los reclamos á razón de 0'10 ptas. la línea del tipo en que se compongan, siendo menor del cuerpo 12, y de éste si es mayor.
í- 8 i: scriptores disfrutarán una rebaja de uu 85 por ciento

Véndense á precios reducidísimos en la tienda de artículos de escritorio y dibujo de «LA SINCERIDAD» calle de San Barto¬
lomé, núm. 17.—SÓLLER.

L’ UNIÓN

i!

SERVICIO DECENAL

Compañía francesa de seguros contra incendios fundada en 1828

Cirujano -

ENTRE

Esta Compañía, LA PRIMERA DE LAS COMPAÑÍAS FRANCE¬
SAS DE SEGUROS CONTRA INCENDIOS POR LA IMPORTAN-

OIA DE SU CARTERA, asegura además del riesgo de incendio, los

daños que pueden ocasionar la caida del rayo, la explosión de gas de alumbrado, del vapor, de LA DINAMITA Y OTROS EXPLOSIVOS.

Capital social
Reservas

10.000,000 Francos

8.705,000

„

Primas á cobrar ....

74.287,038

„

Total

92.992,038

Capitales asegurados . . 15.127.713,242

„

Siniestros pagados . . .

194.000,000

„

M2 COSECHAS

Esta antigua Compañía asegura también contra el incendio, los de trigo, cebada y avena, tanto en pie como segadas, en gavillas y sobre
la era.

Sucursal española: Barcelona, Paseo de Colón y calle Merced, 20, 22 y 24.-—Director, M. Gós.—Subdirector en Mallorca: B. Homar, Samaritana, 16, Palma.—Agente en Sóller, Arnaldo Casellas, Luna, 17.

FOTOGRAFÍA DE J. TRÜIOL
Buen Año, á, piso 2.0—SOLLER
SUCURSAL DE LA FOTOGRAFÍA MALLORQUINA
DE PALMA
Retratos de todas clases y tamaños;
reproducciones de retratos pequeños al tamaño natural, retratos al óleo, al plati¬ no, en color y sobre porcelana; vistas de todos los puntos más pintorescos de Ma¬ llorca, y toda clase de trabajos fotogrᬠficos. Todo en clase superior. Los gru¬ pos pueden hacerse á domicilio.
Se retrata el primer domingo, aunque
esté nublado.
FOTOGRAFÍA:
BUEN AÑO 4, PISO 2.o\_SÓLLER

sil*

W S?B.

Bel saj

ANTES SASTRE

DELA TIENDA "ISLA DE CUBA,,

Participa á sus numerosos parroquia¬ nos y al público en general, haberse es¬ tablecido por su cuenta, ofreciendo sus
servicios en Sastrería y Camisería con
gran rebaja de precios.
SE GARANTIZA EL CORTE
PRONTITUD, ELEGANCIA y ECONOMIA
LUN A,-ÍO,-SÓLLER
Desea venderse vma
mesa escritorio, grande, de caoba, con pupitres.
Darán razón en esta imprenta.

Dentaduras completas, desde 16
duros.
Dientes, desde 4 pesetas, ase¬ gurando dichas piezas para la mas¬ ticación y pronunciación.
Orificaciones, empastes y estrac-
ciones sin dolor.
Pelaires, n.° 102.—PALMA.
So alquilan, dos casas
situadas en la calle de la Roma¬
guera. Informará su dueño Guillermo
Cardell, Romaguera, 30-SOLLER.
LA SOLLERENSE
DE
smmm cosa
CERBER4 y PORT-BOU (Frontera franeo-espaseIa)
Aduanas, transportes, comisión, consignación y tránsito
— -*?«3»QNl62.a»
Agencia especial para el trasbordo y reexpedición de naremias., frutas frescas y pescados,
So alquila una casa có¬
moda y bien situada, denominada “Can Gabriel.,,
Para más informes, dirigirse á D. Benito Ripoll, (Panaré), que
vive inmediato á dicha finca.

por el magnifico y veloz vapor
B1 O
calidas de Sóller para Barcelona: los dias 10, 20 y último de cada mes. Salidas de Barcelona para Cette: los dias 1, 11 y 21 de id. id. Salidas de Cette para Barcelona: los dias 5, 15 y 25 de id. id. Salidas de Barcelona para Sóller: los dias 6, 16 y 26 de id. id.
CONSIGNATARIOS:—EN SÓLLER.—D. Guillermo Bernat, calle
del Príncipe n.° 24.—-EN BARCELONA.—Señores Rosich Cárles y Comp.a, Paseo de la Aduana, 25.—EN CETTE.—D. Guillermo Oo-
lom, Quai Commandant Samary-5. NOTA.—Siempre que el día de salida de Cette, según el presente itinerario,
corresponda al sábado ó día anterior á uno festivo, la retrasará el. vapor veinte y cuatro horas y saldrá el domingo ó día festivo que sea, á la misma hora.

Contra incen¬
dios y riesgos, por La Catalana. Marítimos, por Ll Helvelia-L‘ Italia. Sobre la vida, por el Banco Vitalicio
de España.
Agente en Sóller, Salvador Elias, Pla¬
za de la Constitución n.° 18-primero.— SÓLLER.
Se alquila una casa muy
espaciosa con corralito, situada en punto muy céntrico de esta po¬
blación.
En esta imprenta informarán.

ir©t4graf©
CALLE NUEVA, N.° 64
»-<§>§§<§>--»
Retratos de todos tamaños y
precios. Estampas, oleografías, cromos,
marcos dorados, etc. Tamaños y precios variadísimos.
Calle Nueva, 64.—SÓLLER.
SOLLER.—Imp. de «La Sinceridad»